Está en la página 1de 4

 

 
 
 
 

Me
acuerdo
S1D
 
 

Me acuerdo, cuando tenía cuatro años: una vez mi padre le pi‐
dió la silla de montar a caballo a una vecina y me llevó a dar 
una  vuelta  con  Chayan,  un  caballo  que  teníamos,  yo  estaba  ner‐
viosa y me sudaban las manos, el caballo no paraba de moverse y 
yo caí al suelo. 
 
Me  acuerdo,  la  primera  vez  que  fui  a  la  piscina,  mi  madre  me 
había  apuntado  a  un  cursillo  para  aprender  a  nadar.  El  primer 
día nos colocaron por grupos, el monitor nos iba preguntando uno 
a  uno  si  sabíamos  o  no  nadar,  cuando  me  preguntó  a  mí  yo  dije 
que sí, y a continuación nos mandó tirarnos uno a uno. Yo me ti‐
ré, pero luego no subí, mi madre al ver que no salía se puso a 
gritar, el monitor se tiró al agua y me sacó, yo lo había pasado 
fatal y no quería volver a la piscina. 
 
Me acuerdo, cuando tenía cinco años, habían venido unos días muy 
fríos,  íbamos  paseando  mi  madre  y  yo  por  la  calle,  y  yo  tenia 
frío. Entonces entramos en una tienda a comprar y yo como tenía 
las  manos  frías,  las  puse  encima  de  un  radiador  que  tenía  la 
tienda,  al  ver  que  no  notaba  calor  puse  la  lengua,  y  casi  me 
queda pegada, desde entonces no volví a tocar un radiador. 
 
 

1
Me  acuerdo,  el  año  pasado  cuando  fuimos  de  viaje  de  estudios  a 
Galicia, dormí con Sandra, cuando fuimos para la cama era la una 
de la mañana, yo desperté a las cinco porque había claridad: se 
nos  había  olvidado  correr  las  cortinas  y  no  me  acordaba  de  que 
había un escalón, y caí de narices, Sandra no se había enterado 
de nada. 
 
Me  acuerdo,  hace  cuatro  años,  que  estaba  un  día  en  casa  con  mi 
madre, jugando con un globo en el pasillo, ella me pasó el globo 
y quedó al lado del marco de la puerta, y yo voy le pego un pa‐
tada, el caso es que la patada se la di al marco de la puerta, 
en  vez  de  al  globo.  Mi  madre  me  llevó  al  hospital,  allí  me 
hicieron  radiografías  y  pruebas,  y  solo  para  decirme  que  había 
roto el hueso del dedo pequeño. 
 
 

Me acuerdo de aquellos veranos de mi infancia donde me diver‐
tía con mis primos. 

Me acuerdo de cuando se me cayó el primer diente. 

Me acuerdo de cuando me regalaron el perro. 

Me acuerdo de cuando se me murió la tortuga. 

Me acuerdo de mi primer día en el instituto. 

Me acuerdo del día de la graduación del colegio. 

Me acuerdo del día que me enteré de quienes eran los Reyes Ma‐
gos. 

Me acuerdo de cuando me acostaba y levantaba a su lado, ahora 
duermo solo 

Me  acuerdo  de  las  veces  que  me  he  arrepentido  de  no  haber  dis‐
frutado las cosas que brinda la vida 

Me  acuerdo  de  las  últimas  pulsaciones  de  mi  perra  Lala,  no  me 
separé de ella ni en un momento 

2
Me  acuerdo  de  la  primera vez  que  tuve  entre  mis manos  un  tama‐
gotchi, se me deslizó entre las manos y se me partió en dos 

Me  acuerdo...de  más  pequeña,  los  viernes  cuando  llegaba  del 


colegio  a  las  seis,  y  me  echaba  con  mi  madre  en  el  sofá  a  ver 
cualquier película que echaran en la tele. 

 
Me acuerdo...que a los 5 años cuando estaba en el pueblo de mis 
abuelos, que iba todos los días a casa de Nieves a jugar con los 
animales. 

Me acuerdo...de esas tardes en Cea con mis amigos en el río, an‐
tes de coger la bicicleta para ir a Bustillo el pueblo de al la‐
do. 

Me acuerdo...de a todos los sitios a los que íbamos en verano de 
vacaciones antes de comprar la casa en Cea. 

Me  acuerdo  de  que  la  primera  vez  que  gané  un  torneo,  fue  en 
el grupo Covadonga. 
 
Me acuerdo de que mis padres me regalaron mi primera raqueta. 
 
Me acuerdo que la raza de mi primer perro era un bóxer. 
 
Me acuerdo de todos mis gatos. 
 
Me acuerdo del olor a madera quemada de mi pueblo. 
 
 
 

Me acuerdo perfectamente del día que más miedo he pasado en mi 
vida. Era diciembre, y como todos los viernes, acudía a mis cla‐
ses  de  hípica.  De  repente,  se  desató  una  gran  tormenta,  y  los 
caballos se asustaron. Piafaban, relinchaban y coceaban, y cuan‐
do calo el primer rayo, el mío salió galopando a toda velocidad. 
Me caí, pero me conseguí agarrar a su cuello, y me sacó fuera de 
la pista. Cuando decidió parar, nos recorrimos todas las insta‐
laciones. 

3
Me acuerdo que siendo yo pequeño, mis padres y los de unos ami‐
gos  organizaron  una  excursión  a  un  pinar  en  las  afueras  de  Ma‐
drid. Yo estaba muy contento porque desde pequeño me entusiasma 
todo lo referido a la naturaleza.  Cuando nos adentrábamos en el 
bosque  tropecé  con  un  instrumento  de  metal  que  resultó  ser  un 
cuchillo muy antiguo. Mi padre se puso muy contento y se lo re‐
galamos a un amigo que colecciona antigüedades. 

Me acuerdo de un aburrido viernes madrileño en el que mi madre y 
una amiga se fueron de compras y claro, su hijo y yo las tuvimos 
que  acompañar.  Entraron  en  una  tienda  de  ropa  interior  y  noso‐
tros esperamos en la puerta. De repente, entró un señor disimu‐
lando,  y  veloz  como  el  rayo  cogió  un  puñado  de  bragas  y  se  fue 
corriendo.  Mi  amigo  y  yo  le  pusimos  la  zancadilla  y  éste  y  las 
bragas  saltaron  por  los  aires.  Él  se  levantó  y  salió  corriendo 
como alma que se lleva el diablo, pero sin su botín. Como recom‐
pensa nos dieron las bragas a mitad de precio. 

Me acuerdo de un día, en el que estaba pescando con mi padre en 
Lastres. De repente, algo tiró de mi caña muy fuerte. Intentaba 
sacarlo,  pero  pesaba  mucho.  Cuando  se  fue  acercando,  conseguí 
ver que era un cormorán. Le quitamos el anzuelo, que afortunada‐
mente no le hizo daño y los soltamos de nuevo. 

 
 

Me acuerdo que cuando era pequeño me iba a la playa a chapo‐
tear en el agua y a hacer castillos de arena con mi hermana. 
 
Me  acuerdo  que  unos  años  atrás  jugaba  a  hacer  aviones  y  barcos 
de papel en los recreos de las clases. 
 
Me acuerdo que cuando era pequeño era un poco torpe y me pasaba 
todo el día en el suelo, qué tiempos aquellos. 
 
Me  acuerdo  cuando  compraron  mis  padres  el  gato,  era  peludo  y 
blanco,  me lo pasaba genial. 
 
 

Febrero 2010