Está en la página 1de 1

74 LA TERCERA Domingo 28 de febrero de 2010

Negocios y tsunami en Chile


Terremoto

La jornada que los


extranjeros no olvidarán
La mayoría pensó que se iba a morir, todos se acordaron de sus cercanos e intentaron
Pensé que era un contactarlos con escaso éxito; eso sí, agradecieron que la desgracia no los tocara tan
tren, pero luego dije: de cerca y solidarizaron con el pueblo chileno.
‘Oh, no hay ningún
tren’. Ahí, las
lámparas volaron y el Rodrigo Retamal y Carlos González Uno de los que se tren, pero luego dije: ‘Oh, no hay nin-
gún tren’. Las lámparas volaron y el
televisor cayó al piso Dios es fundamental en su vida, salvó fue el DT albo televisor se destruyó. Permanecimos
y se destruyó”. pero nunca lo sintió tan cerca como en calma y nos cercioramos de que los
ayer. “Al terminar de leer la Biblia, con Hugo Tocalli, quien demás estuvieran bien”, relata. Su
Cynthia Iocono, mis hijos pensamos sobre adónde iría- compatriota Mike Mc Govern quedó
estadounidense. mos a parar al morir. Después, cuando aprovechó la pasmado. “Era una locura. Estábamos
se produjo el temblor, lo recordamos y en el hall, tomando cerveza cuando
“Dormía cuando sentí nos pusimos a rezar en la habitación”, suspensión para pasó. Al comienzo no le dimos impor-
cuenta Violeta Olivera, argentina resi- tancia, pero vimos que en la piscina se
el remezón. Busqué dente en Canadá, integrante del movi- viajar a Argentina. hacían olas. Ahí nos preguntamos qué
una salida, pero no miento cristiano “Misioneros Mun- pasaba, pues nunca habíamos vivido
dial”, de visita en Chile. “Fue violenta. “Tomé el vuelo algo así”, cuenta.
había ninguna Mis hijos me decían: ‘Nos ha llegado la
señalización, tampoco muerte’. Por suerte, Dios nos dio paz y anoche (viernes) y no “Pensé en mi familia”
todo terminó bien”, agradece. El empresario estadounidense Jor- El mismo terror sintió el biomédi-
una alarma, por lo que Como Violeta, fueron muchos los
sé cómo voy a volver”. ge Gredig pensó que se iba a morir. co brasileño Felipe Andreola: “Dormía
salí con lo puesto”. extranjeros de paso por el país que “Estaba en el décimo piso del hotel. cuando sentí el remezón. Busqué una
sufrieron con el terremoto, especial- Me quedé quieto. Inmediatamente salida, pero no había señalización,
Felipe Andreola, mente los que vienen de lugares no pensé en mi familia. Después, la fuen- tampoco una alarma, por lo que salí
brasileño. sísmicos. Con una mezcla de terror y te del hotel colapsó y la catarata que con lo puesto y pasé la noche en el
sorpresa, dan testimonios dramáticos. estaba ahí comenzó a desbordarse por patio del hotel. Sentí impotencia, no
Cynthia Iocono era una de los 34 el salón. Parecía una licuadora”, con- podía hacer nada. Este fenómeno es
estadounidenses que estaban en el piso fiesa, justo antes de irse a la casa de un tan grande y peligroso, que no se pue-
19 del Crowne Plaza. “Pensé que era un amigo, en tierra más “firme”. de comparar con ninguna otra cosa”.

Intereses relacionados