Está en la página 1de 8

Análisis y Resumen de la Convención de Viena sobre el derecho de

los tratados
Del Tratado
La Convención toma base de los Tratados como los rectores fundamentales en la creación del
Derecho Internacional Público y por ende de las normas reguladoras entre las relaciones entre los
distintos países, para lograr la paz y la armonía amistosa entre las distintas naciones con el efecto
de que sus controversias sean resueltas de conformidad con los principios de justicia y del derecho
internacional. En la parte introductoria, se toma como base fundamental tanto de la presente
convención como de los demás tratados el libre consentimiento, buena fe y la norma pacta sunt
servanda.

Otro punto resaltable de la convención es afirmar que las normas consuetudinarias seguirán
rigiendo las cuestiones no regulada en la referida convención.

Parte I introducción
El fin de la convención es regular la aplicación de todos los tratados que se realicen entre los
diversos Estados existentes, en virtud que expresa que se “aplica a todos los tratados”. Entre las
diversas definiciones (Términos) que el Tratado regula en su parte introductoria, podemos resumir
las siguientes:

 Tratado: “acuerdo internacional celebrado por escrito entre Estados y regido por el
derecho internacional, consistiendo en uno o más instrumentos”.
 Reserva: “declaración unilateral hecha por un Estado cuando firma, ratifica, acepta o
aprueba un tratado con el fin de excluir o modificar los efectos jurídicas de ciertas
disposiciones del tratado en su aplicación a este Estado”.
 Estado negociador: "un Estado que ha participado en la elaboración y adopción del texto
del tratado”.
 Estado contratante: "un Estado que ha consentido en obligarse por el tratado, haya o no
entrado en vigor el tratado”.

El artículo 4 regula la irretroactividad de la convención, es decir que no tiene efecto alguno sobre
los tratados vigentes celebrados anteriormente a la fecha de entrada en vigencia de la convención.

La convención se aplica tanto a los tratados que involucran las relaciones entre dos o más países
como las que se refieren a la creación de las organizaciones internacionales y las que surgen
dentro de las mismas. Artículo 5.

Parte II Celebración y entrada en vigor de los tratados


Todo Estado tiene capacidad para celebrar tratados, para ello los Estados deben representarse por
medios de personas para manifestar el consentimiento del mismo. Para que la persona represente
a un Estado en particular debe de acreditar los “Plenos Poderes”, pero puede obiarse la
presentación de los plenos poderes cuando por la práctica de los demás Estados participantes en
una negociación aceptan a la persona como representante de tal Estado. Otra forma en que no se
requieren plenos poderes cuando es Jefe de Estado o de Gobierno y los Ministros de Relaciones
Exteriores o los Jefes de Misiones Diplomáticas ante determinado país, puesto que por sus
funciones no es necesario la presentación de acreditación alguna.

La adopción de un texto de un tratado se requiere por mayoría de todos los Estados participantes
o cuando sea aceptada por dos tercios o más de los Estados presentes o votantes.

Un Estado se obliga ante un tratado cuando lo manifiesta mediante la firma, el canje de


instrumentos que constituyan un tratado la ratificación, la aceptación, la aprobación o la adhesión,
o en cualquier otra forma que se hubiere convenido dentro del mismo tratado.

Se puede aceptar un tratado por firma en los siguientes casos:

a) cuando el tratado disponga que la firma tendrá ese efecto;

b) cuando conste de otro modo que los Estados negociadores han convenido que la firma tenga
ese efecto; o

c) cuando la intención del Estado de dar ese efecto a la firma se desprenda de los plenos poderes
de su representante o se haya manifestado durante la negociación.

El Canje sucede cuando en el tratado se disponga que el efecto de realizarlo se da la ratificación,


aceptación o aprobación o cuando en otro tratado se dispuso que los sucesivos tratados entre los
países se realizar por medio de canje.

RESERVAS: El Convenio preceptúa en que momentos se pueden realizar las reservas, (artículo 19)
en cual no puede ocurrir cuando:

 que la reserva este prohibida por el tratado;


 que el tratado disponga que únicamente pueden hacerse determinadas reservas, entre las
cuales no figure la reserva de que se trate; o
 que, en los casos no previstos en los apartados a) y b), la reserva sea incompatible con el
objeto y el fin del tratado.

Una reserva expresamente autorizada por el tratado no exigirá la aceptación ulterior de los demás
Estados contratantes, a menos que el tratado así lo disponga.

También cuando la reserva que realice un Estado afecte la aplicación en su conjunto del Tratado o
se refiera al fin primordial del referido Tratado, está reserva debe de ser aceptada por los demás
Estados participantes, es decir, un Estado no puede hacer reservas que afectan el fondo principal
de un Tratado sin consentimiento de los demás. Igual caso sucede en el seno de Organismos
Internacionales, puesto que si se celebra un Tratado dentro del seno de una organización de
carácter internacional y un Estado efectúe una reserva que afecte el funcionamiento o fin
primordial de tal organización, el seno de la misma debe de dar su visto bueno sobre la reserva.
Cuando un Estado se adhiere a un tratado ya existente y acepta las reservas existentes en ese
tratado y le afecten a ese Estado en particular, la reserva se convierte en parte del tratado,
estableciéndose como ley entre las partes.

A menos que el tratado disponga otra cosa, se considerara que una reserva ha sido aceptada por
un Estado cuando este no ha formulado ninguna objeción a la reserva dentro de los doce meses
siguientes a la fecha en que hayan recibido la notificación de la reserva o en la fecha en que haya
manifestado su consentimiento en obligarse por el tratado si esta última es posterior.

Son efectos de las reservas:

 modificará con respecto al Estado autor de la reserva en sus relaciones con esa otra parte
las disposiciones del tratado a que se refiera la reserva en la medida determinada por la
misma:
 modificará en la misma medida, esas disposiciones en lo que respecta a esa otra parte en
el tratado en sus relaciones con el Estado autor de la reserva.

Toda reserva puede ser revocada por los Estados que la realizaron, este efecto se le denomina
“Retiro” y puede realizar en cualquier momento y no exige consentimiento de los demás Estados.

Toda Reserva y objeción hacía ella debe de realizarse por Escrito comunicándose a los demás
Estados participantes de un Tratado.

Un tratado entrará en vigor de la manera y en la fecha que en se disponga en el Tratado o que


acuerden los Estados negociadores. Sino hubiere tal disposición este entrara en vigor tan pronto
como haya constancia del consentimiento de todos los Estados negociadores en obligarse por el
tratado.

Un tratado puede aplicarse provisionalmente cuando:

 si el propio tratado así lo dispone: o


 si los Estados negociadores han convenido en ello de otro modo.

Parte III Observancia, aplicación e interpretación de los tratados


Observancia de los tratados.
Todo tratado en vigor obliga a las partes y debe ser cumplido por ellas de buena fe, Principio de
“Pacta Sun Servanda”. (Artículo 26). Ningún Estado puede invocar que las disposiciones de su
derecho interno justifican el incumplimiento de un Tratado.

Aplicación de los tratados.


Los tratados son irretroactivos, es decir no aplican a hechos anteriores a la vigencia del Tratado,
exceptuándose cuando el mismo instrumento así lo exija.

Un tratado es vigente en todo el territorio del Estado, exceptuando cuando se desprenda que
aplica a solo una determinada parte del Tratado.
Los tratados son sucesivos cuando regulan la misma materia en intervalos diferentes de tiempo,
en estos casos se aplicaran las siguientes normas:

 Cuando un tratado especifique que está subordinado a un tratado anterior o posterior o


que no debe ser considerado incompatible con ese otro tratado prevalecerán las
disposiciones de este último, es decir el Tratado más reciente revoca al anterior.
 Cuando todas las partes en el tratado anterior sean también partes en el tratado
posterior, el tratado anterior se aplicara únicamente en la medida en que sus
disposiciones sean compatibles con las del tratado posterior.
 Cuando las partes en el tratado anterior no sean todas ellas partes en el tratado posterior.

Interpretación de los tratados.


Un tratado deberá interpretarse de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse
a los términos del tratado en el contexto de estos y teniendo en cuenta su objeto y fin. En la
interpretación el contexto incluye además de su texto (articulado o normativa) el preámbulo y
anexos. Siempre se debe de tener en cuenta todo acuerdo o práctica ulterior entre las partes
acerca de la interpretación del tratado y toda forma pertinente de derecho internacional aplicable
en las relaciones entre las partes.

Cuando un tratado haya sido autenticado en dos o más idiomas, el texto hará igualmente fe en
cada idioma, a menos que el tratado disponga o las partes convengan que en caso de discrepancia
prevalecerá uno de los textos. Una versión del tratado en idioma distinto de aquel en que haya
sido autenticado el texto será considerada como texto auténtico únicamente si el tratado así lo
dispone.

Los tratados y los terceros Estados


Un tratado no crea obligaciones ni derechos para un tercer Estado sin su consentimiento, es
necesario su aceptación, ratificación o adhesión a un tratado para que surta efectos en Él. Una
disposición de un tratado dará origen a una obligación para un tercer Estado si las partes en el
tratado tienen la intención de que tal disposición sea el medio de crear la obligación y si el tercer
Estado acepta expresamente por escrito esa obligación. Pero esto no impide que no una norma
enunciada en un tratado llegue a ser obligatoria para un tercer Estado como norma
consuetudinaria de derecho internacional reconocida como tal.

Parte IV - Enmienda y modificación de los tratados.


Un tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre las partes, salvo en la medida en que el
tratado disponga otra cosa. Toda propuesta de enmienda de un tratado multilateral en las
relaciones entre todas las partes habrá de ser notificada a todos los Estados contratantes, cada
uno de los cuales tendrá derecho a participar en la negociación y la celebración de cualquier
acuerdo o sobre la decisión de las medias que se deban adoptar en relación a la propuesta de
modificación. Todo Estado facultado para llegar a ser parte en el tratado estará también facultado
para llegar a ser parte en el tratado en su forma enmendada.
Pero si un Estado no participa en una modificación o enmienda de un Tratado no se obliga a tal
acto exceptuando cuando expresamente lo declare así.

Todo Tratado puede proveer su modificación o enmienda, pero cuando no se prevean los medios
estas no puede afectar el disfrute de los derechos que gozan los Estados al tratado o al
cumplimiento de sus obligaciones. También una enmienda o modificación no puede ser
incompatible con el fin del tratado a menos que el tratado no lo prohíba.

Parte V - Nulidad, terminación y suspensión de los tratados.


La validez de un tratado o del consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado no podrá
ser impugnada sino mediante la aplicación de la Convención de Viena.

Aunque se renuncie a un tratado o sea invalido, esto no invalida las obligaciones del Estado
conforme el Derecho Internacional.

Nulidad de los tratados


Un Estado no puede alegar nulidad cuando se violó su derecho interno en la celebración de un
tratado, exceptuándose cuando sea manifiesta la violación y afecte una norma fundamental de su
derecho interno, como la Constitución.

Las restricciones de los Estados deben de notificarse con anterioridad, sino no puede invocarse
como causas de nulidad.

El error solo puede invocarse en nulidad cuando afecta una base esencial del tratado.

También se puede invocar como motivos de nulidad:

 El Dolo, cuando ha sido inducido un Estado a celebrar un tratado por la conducta


fraudulenta de otro estado.
 Corrupción del Representante del Estado manifestada de forma directa o directa sobre el
Estado negociado.
 Coacción o Uso de la Fuerza.
 Cuando un Tratado está en oposición a una norma imperativa de derecho internacional
general (“jus congens”)

Terminación de los tratados y suspensión de su aplicación.


La terminación de un tratado o retiro de una parte puede darse conforme a las disposiciones del
tratado, o en cualquier momento, por consentimiento de todas las partes después de consultar a
los demás Estados.

Un tratado multilateral no terminará por el solo hecho de que el número de partes llegue a ser
inferior al necesario para su entrada en vigor, salvo que el tratado disponga otra cosa.
Solo puede denunciar un tratado (renunciar a él) cuando conste que fue intención de las partes
admitir la posibilidad de denuncia o retiro o cuando se infiera de su contenido. Toda denuncia
debe de notificarse con doce meses de antelación.

También puede celebrase un nuevo tratado que suspenda la aplicación de otro cuando esté
previsto en el tratado anterior o no este prohibida en ese y no afecte el disfrute de los derechos de
todos los Estados.

Se considerará que un tratado ha terminado si todas las partes celebran posteriormente un


tratado sobre la misma materia y se desprende del tratado posterior o consta de otro modo que
ha sido intención de las partes que la materia se rija por ese tratado o las disposiciones del tratado
posterior son hasta tal punto incompatibles con las del tratado anterior que los dos tratados no
pueden aplicarse simultáneamente.

Una violación grave de un tratado bilateral por una de las partes facultará a la otra para alegar la
violación como causa para dar por terminado el tratado.

También cuando se desaparezca o destruya definitivamente la causa de un tratado puede


invocarse la imposibilidad de cumplir un tratado.

Asimismo cuando exista un cambio fundamental de las circunstancias que imperaban durante la
celebración del tratado cuando constituyan base esencial del consentimiento de las partes o
modifiquen el alcance de sus obligaciones.

La ruptura de relaciones diplomáticas o consulares entre partes de un tratado no afectará a las


relaciones jurídicas establecidas entre ellas por un tratado.

Procedimiento
La parte que, basándose en las disposiciones de la Convención de Viena, alegue un vicio de su
consentimiento en obligarse por un tratado o una causa para impugnar la validez de un tratado,
darlo por terminado, retirarse de él o suspender su aplicación, deberá notificar a las demás partes
su pretensión. El plazo no debe ser menor de 3 meses. Si cualquiera de las demás partes ha
formulado una objeción, las partes deberán buscar una solución por los medios indicados en el
artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas.

Si, dentro de los doce meses siguientes a la fecha en que se haya formulado la objeción, no se ha
llegado a ninguna solución cualquiera de las partes en una controversia podrá someterla a
someterla a la decisión de la Corte Internacional de Justicia a menos que las partes convengan de
común acuerdo someter la controversia al arbitraje.

Consecuencias de la nulidad, la terminación o la suspensión de la aplicación de un


tratado.
 Las disposiciones de un tratado nulo carecen de fuerza jurídica y tal nulidad debe de
determinarse en virtud de las normas de la Convención.
 Salvo que el tratado disponga o las partes convengan otra cosa al respecto, la terminación
de un tratado produce los siguientes efectos:
 eximirá a las partes de la obligación de seguir cumpliendo el tratado;
 no afectará a ningún derecho, obligación o situación jurídica de las partes creados por
la ejecución del tratado antes de su terminación.
 Cuando un Tratado sea nulo por que se oponga a las normas imperativas de derecho
internacional general los Estados deberán de eliminar en lo posible las consecuencias de
todo acto, que se haya ejecutado basándose en tal tratado y ajustarse sus relaciones en
base a las normas imperativas.
 Salvo que el tratado disponga o las partes convengan otra cosa al respecto, la suspensión
de la aplicación de un tratado exime a las partes de cumplir tal tratado en sus relaciones
mutuos y no afectará de otro modo las relaciones jurídicas que el tratado haya establecido
entre las partes.

Parte VI - Disposiciones diversas.


La ruptura o la ausencia de relaciones diplomáticas o consulares entre dos o más Estados no
impedirá la celebración de tratados entre dichos Estados, ni la celebración de un tratado prejuzga
la situación de relaciones diplomáticas entre Estados.

Parte VII - Depositarios, notificaciones, correcciones y registro.


La designación del depositario de un tratado podrá efectuarse por los Estados negociadores en el
tratado mismo o de otro modo, quien podrá ser uno o más Estados, una organización
internacional o el principal funcionario administrativo de tal organización, por ejemplo el
Secretario de la Organización de las Naciones Unidas o el de la OEA. Las funciones del depositario
de un tratado son de Carácter internacional y está obligado a actuar imparcialmente en el
desempeño de ellas. Sus principales funciones son:

a) custodiar el texto original del tratado y los plenos poderes que se le hayan remitido:

b) extender copias certificadas conformes del texto original y preparar todos los demás textos del
tratado en otros idiomas que puedan requerirse en virtud del tratado y transmitirlos a las partes
en el tratado y a los Estados facultados para llegar a serlo;

c) recibir las firmas del tratado v recibir y custodiar los instrumentos, notificaciones y
comunicaciones relativos a éste;

Cuando, después de la autenticación del texto de un tratado los Estados signatarios y los Estados
contratantes adviertan de común acuerdo que contiene un error, éste, a menos que tales Estados
decidan proceder a su corrección de otro modo, será corregido introduciendo la corrección
pertinente en el texto o formalizando un instrumento o canjeando instrumentos en los que se
haga constar la corrección.

Los tratados, después de su entrada en vigor, se transmitirán a la Secretaria de las Naciones


Unidas para su registro o archivo e inscripción, según el caso, y para su publicación.
Parte VIII - Disposiciones finales.
En la Convención de Viena sobre los derechos de los tratados pueden adherirse todos los estados
miembros de las Naciones Unidas o miembros de algún organismo especializado o del Organismo
Internacional de Energía Atómica, así como de todo Estado parte en el Estatuto de la Corte
Internacional de Justicia y de cualquier otro Estado invitado por la Asamblea General de las
Naciones Unidas, pero se encuentra sujeta a ratificación, depositando en poder del Secretario
General de las Naciones Unidas y entrará en vigor el trigésimo día a partir de la fecha en que haya
sido depositado el trigésimo quinto instrumento de ratificación o de adhesión.

ANEXO
El Secretario general de las Naciones Unidas establecerá y mantendrá una lista de amigables
componedores integrada por juristas calificados, invitándose a cada Estado que sea miembro de
las Naciones Unidas o parte de la Convención de Viena a que designe dos amigables
componedores; los nombres de las personas así designadas constituirán la lista para un periodo
de cinco años renovable.

Cuando se someta a controversia los Estados que constituyan una parte nombraran un amigable
componedor de su nacionalidad y otro que no sea nacional de los Estados en la controversia. Los
cuatro amigables componedores, dentro de los sesenta días siguientes a la fecha en que se haya
efectuado el último de sus nombramientos, nombrarán un quinto amigable componedor, elegido
de la lista, que será Presidente.

La Comisión de Conciliación fijará su propio procedimiento. La Comisión, previo consentimiento de


las partes en la controversia, podrá invitar a cualquiera de las partes en el tratado a exponerle sus
opiniones verbalmente o por escrito. Las decisiones y recomendaciones de la Comisión se
adoptarán por mayoría de votos de sus cinco miembros. Se presentará un informe dentro de los
doces meses siguientes a su composición y se depositara en poder del Secretario General
comunicándose a las partes, este informe no obligará a las partes ni tendrá otro carácter que el de
enunciado de recomendaciones presentadas a las partes para su consideración, a fin de facilitar
una solución amistosa de la controversia.