TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
PROCEDENCIA

:

PROCEDIMIENTO
DENUNCIANTE
DENUNCIADA
MATERIAS


:
:
:

COMISIÓN  DE  PROTECCIÓN  AL  CONSUMIDOR  ­ 
SEDE LIMA SUR N° 1 
DE PARTE 
MAURA JUSTINA YUPÁN FRANCIA 
CLÍNICA INTERNACIONAL S.A. 
IDONEIDAD DEL SERVICIO 
SERVICIOS MÉDICOS 
ACTIVIDADES DE HOSPITALES 

ACTIVIDAD 
:
 
SUMILLA:  Se  confirma  la  Resolución  0551­2014/CC1  que  declaró  fundada  la 
denuncia  contra  Clínica  Internacional  S.A.  por  infracción  de  los artículos 18° 
y  19°  del  Código  de  Protección  y  Defensa  del  Consumidor,  al  haberse 
acreditado  que  omitió  diagnosticar  correcta  y  oportunamente  la  Influenza 
AH1N1 que padecía la hermana de la denunciante. 
 
SANCIÓN: 30 UIT 
 
Lima, 28 de enero de 2015 
 
ANTECEDENTES 
 
1.
El  15  de  febrero  de  2013,  la  señora  Maura  Justina  Yupán  Francia  (en 
adelante,  la  señora  Yupán)  denunció  a  la  Clínica  Internacional  S.A.1  (en 
adelante,  la  Clínica)  por infracción de los artículos 18° y 19° de la Ley 27591, 
Código  de  Protección  y  Defensa  del  Consumidor  (en  adelante,  el  Código), 
señalando los siguientes hechos: 
 
(i) El  2  de  diciembre  de  2011,  en  atención  a los síntomas de fiebre alta de 
40°  C,  tos,  dificultad  respiratoria,  sibilancias2,  nauseas,  vómitos, 
malestar  muscular  y  dolor  de  cabeza  que  padecía  su  hermana,  la 
señora  Ana  Ángela  Yupán  Francia  (en  adelante,  la  paciente)  acudió  a 
las  instalaciones  de  la  Clínica  a  efectos  de  recibir  inmediata  atención 
médica,  abonando  la  suma  de S/. 5 000,00 para cubrir los costos de los 
exámenes clínicos a ser practicados; 

1

 

RUC: 20100054184, con domicilio fiscal en Jr. Washington 1471, Distrito, Provincia y Departamento de Lima. 

 

“​
( ...)   sonido  silbante  y   chillón  durante  la  respiración,  que  ocurre  cuando  el  aire  se desplaza a través  de los  
conductos   respiratorios   estrechos   en  los  pulmones. Las  sibilancias  son un signo de que una persona puede 
estar   presentando  problemas   respiratorios.  El  sonido  de  las   sibilancias   es   más   evidente  cuando  se  exhala 
(expulsar   el  aire),  pero  también  se  puede  escuchar   al  inhalar   (tomar   aire).  (...)​
” .  ​
De acuerdo a la definición 
alcanzada  en  el  portal  virtual  denominado  Medline  Plus,  cuya  dirección  web  es   la  siguiente: 
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003070.htm  

 

2

 
M­SPC­13/1B                                                              1/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
(ii)

a  su  ingreso,  tras  ser  revisada  por  el  doctor  emergencista  Ricardo 
Rodríguez  Gonzáles,  fue  diagnosticada  con  “Insuficiencia  Respiratoria 
Aguda”3,  ante  lo  cual  fue  derivada  a  la  especialidad  de neumología con 
el  doctor  Amador  Jaymez  Vásquez  (en  adelante,  el  doctor  Jaymez), 
quien  aseguró  que  padecía  “Neumonía4  Adquirida  en  la  Comunidad  y 
Asma  Descompensada”;  por  lo  que  dispuso  su  internamiento  y  un 
tratamiento de antibióticos, terapia y sintomáticos; 
(iii)  el  3  de  diciembre  de  2011,  si  bien  el  doctor  Jaymez  consignó  en  su 
reporte  que  existía  una  mejoría  en  la  salud  de  la  paciente;  el  doctor 
Uriel  Honores,  quien  la  revisó  durante  el  siguiente  turno,  anotó  que  la 
mejoría  era  subjetiva  y  la  evolución  estacionaria,  advirtiendo  la 
presencia  de  expectoración  amarillenta  con  rasgos  de  sangre.  A través 
de  una  siguiente  revisión,  el  doctor  Jaymez  señaló  que  la  paciente 
mantenía síntomas de nauseas y cefalea5; 
 
(iv) el  4  de  diciembre  de  2011,  el  doctor  Jaymez  aseveró  una  evolución  de 
alternancia  favorable  de  su  hermana.  Sin  embargo,  la  doctora  Pamela 
García  Corrochano,  encargada  en  el  turno  siguiente,  anotó  la 
concurrencia  de  dolor  torácico  moderado  y  fiebre.  Posteriormente,  el 
doctor  Jaymez  solicitó  exámenes  auxiliares  y  una  interconsulta  con 
otros  especialistas,  quienes  concluyeron  a los siguientes diagnósticos a 
su  familiar:  “Síndrome  Coronario  Agudo6  e  Hiperglucemia7  por  Stress”, 
3

 

“​
La  deficiencia  respiratoria  sucede  cuando  no  fluye  suficiente  oxígeno  de  sus   pulmones   a  su corazón. Sus  
órganos,  como  su  corazón  y   cerebro,  necesitan  sangre  rica  en  oxígeno  para  funcionar   correctamente.  La 
insuficiencia  respiratoria  también  puede  suceder   cuando  sus   pulmones   no  pueden  eliminar   el  dióxido  de 
carbono  (un  gas   de  deshecho)   de  su  sangre.  Tener   demasiado  dióxido  de  carbono  en  la  sangre  puede 
lastimar   sus   órganos.  (...)​
” .  ​
De  acuerdo  a  la  definición  alcanzada  en  el  portal  virtual  denominado  Medline 
Plus, cuya dirección web es la siguiente: ​
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/respiratoryfailure.html  

 

“​
La  neumonía  es   una  inflamación  del  pulmón,  causada generalmente por  una infección. (...)​
” . ​
De acuerdo a 
la  definición  alcanzada  en  el  portal  virtual  denominado  Medline  Plus,  cuya  dirección  web  es   la  siguiente: 
http://vsearch.nlm.nih.gov/vivisimo/cgi­bin/query­meta?v%3Aproject=medlineplus­spanish&query=neumonia+
&x=0&y=0  

 

4

  
5
 
 
6
 

Dolores de cabeza. 
“​
Síndromes   coronarios   agudos   (acute  coronary   syndromes, ACS)  es  un término que se utiliza para describir  
un  grupo de condiciones  que se producen como resultado de la isquemia miocárdica aguda (flujo sanguíneo 
insuficiente  al  músculo  cardíaco)   y   que  varían  desde  la  angina  de  pecho  inestable  (dolor   en  el  pecho 
impredecible  y   creciente)  hasta el infarto de miocardio (ataque cardíaco). Las  condiciones  se relacionan con 
grados   variables   de  estrechamiento  o  bloqueo  de  una  o  varias   de  las   arterias   coronarias   que  suministran 
sangre,  oxígeno  y   nutrientes   al  corazón.  (...)​
” .  De  acuerdo  a  la  definición  alcanzada  por   la  Asociación 
Médica 
Americana, 
cuya 
publicación 
se 
encuentra 
en 
el 
siguiente 
enlace: 
http://vsearch.nlm.nih.gov/vivisimo/cgi­bin/query­meta?v%3aproject=medlineplus­spanish&v%3asources=me
dlineplus­spanish­bundle&query=sindrome%20coronaria%20agudo&   

 

7

 

“​
La  hiperglucemia  quiere  decir   azúcar   o  glucosa  alta  en  la  sangre.  Esta  glucosa  proviene  de  los  alimentos  
que  uno  ingiere.  La  insulina  es   una  hormona  que lleva la glucosa hasta las  células  para darles  energía. Sin 
embargo,  cuando  alguien  sufre  de  hiperglucemia,  su  cuerpo no produce una cantidad suficiente de insulina 
o  no  la  puede  usar   en  ese  momento.  (...)​
” .  ​
De  acuerdo  a  la  definición  alcanzada  en  el  portal  virtual 
denominado 
Medline 
Plus, 
cuya 
dirección 
web 
es  
la 
siguiente 

M­SPC­13/1B                                                              2/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
“Síndrome  de  Dolor  Torácico,  Asma  Grave  y  Trombo  Embolismo8 
Pulmonar”,  así  como  “Neumonía  Adquirida  en  la  Comunidad”;  por  lo 
que se dispuso su traslado a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI); 
(v) el  5  de  diciembre  de  2011,  tras  revisar  a  la  paciente  se  consignó 
“disnea9  y  fiebre  anoche”,  así  como  “paciente  portadora  de  asma 
bronquial  severa,  que  cursa  con  dolor  torácico  opresivo,  con  alta 
probabilidad  de SICA, (...) cursa actualmente con dificultad respiratoria”. 
Postermente,  se  agregó  “shock  séptico  por  paro  respiratorio”  y 
“paciente  continúa  inestable  por  múltiples  problemas”,  evidenciando  el 
deterioro de la salud de la paciente;  
(vi) considerando  que  los  síntomas  padecidos  por  su  hermana  se 
asemejaban  a  los  de  la  influenza  y  dado  que  pertenecía  al  grupo 
poblacional  de  riesgo  respecto  a  dicha  enfermedad,  conforme  a  las 
normas  sectoriales  que  la  regulaban,  tales  como  la  Guía  de  Práctica 
Clínica  para  el  diagnóstico  y  tratamiento del virus; el 6 de diciembre de 
2011,  la  Clínica  gestionó,  tras  su  insistencia, la toma de una muestra (a 
través  de  un  aspirado  bronquial) para que el Instituto Nacional de Salud 
(en adelante, el INS) efectuara el estudio de identificación del germen;  
(vii) sin  perjuicio  de  la  espera  de  resultados,  especialistas  del  INS 
recomendaron  al  doctor  Jaymez  iniciar  un  tratamiento  con  Oseltamivir, 
medicamento  recomendado  para  los  casos  de  influenza  AH1N1.  No 
obstante, a las 21:27 horas de dicho día su hermana falleció; y,  
(viii) el  9  de  diciembre  de  2011,  se  entregaron  los  resultados  del  aspirado 
bronquial, determinándose que su hermana padecía influenza AH1N1.  
 
2.

Para  acreditar  sus  afirmaciones,  la  señora  Yupán  remitió,  entre  otros,  copia 
de  los  siguientes  documentos:  (a)  la  Guía  de  Práctica  Clínica  para  el 
Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por  Virus  AH1N1;  (b)  la  Guía  de 
Manejo  Clínico  de  la  Influenza  AH1N1;  (c)  la  Historia  Clínica,  la  Historia 
Clínica  de  Emergencia,  la  Evolución  Clínica,  las  Indicaciones  Médicas  y 
Anotaciones  de  Enfermeria  de  la  paciente;  y,  (d)  el  Informe  de  Resultado 

http://vsearch.nlm.nih.gov/vivisimo/cgi­bin/query­meta?v%3Aproject=medlineplus­spanish&query=hiperglicem
ia&x=0&y=0  
 

8

 

“​
El  trombo  es   un  coágulo  sanguíneo  que  se  forma  en  un  vaso  y   permanece  allí.  La embolia es  un coágulo 
que  se  desplaza  desde  el  sitio  donde  se  formó  a  otro  lugar   en  el  cuerpo.  El  trombo  o  embolia  puede 
producirse  en  un  vaso  sanguíneo  y   obstruir   el  flujo  sanguíneo  en  ese  lugar,  impidiendo  el  suministro  de 
oxígeno  y   flujo  sanguíneo  a  los   tejidos   circundantes.  Esto  puede ocasionar  un daño, destrucción (infarto)  e 
incluso  la  muerte  o  necrosis   de  los   tejidos   que  se  encuentran en esa área. (...)​
” . ​
De acuerdo a la definición 
alcanzada  en  el  portal  virtual  denominado  Medline  Plus,  cuya  dirección  web  es   la  siguiente: 
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/esp_imagepages/18120.htm   

 

Problemas respiratorios. 

 

9

 
M­SPC­13/1B                                                              3/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 

3.

expedido  por  el  INS  sobre  el  análisis  de  la  muestra  aspirado  bronquial  de  la 
paciente, donde se determinó que padecía Influenza AH1N1. 
En  sus  descargos,  la  Clínica  rechazó  la  comisión  de  la  conducta  infractora 
imputada, alegando lo siguiente: 
 
(i) La  pandemia por Influenza AH1N1 se inició en el mes de junio de 2009 y 
culminó  en  agosto  de  2010,  periodo  de  tiempo  respecto  del  cual  la 
Organización  Mundial  de  la  Salud  (en  adelante,  la  OMS)  y  el  INS  puso 
en  estado  de  alerta  a  los  profesionales  de  la  salud  para  su  detección  y 
tratamiento; 
(ii) en  el  Perú,  el Ministerio de Salud ­ MINSA expidió las siguientes normas 
técnicas  sobre  el  diagnóstico  y  tratamiento  del  citado  virus:  (a)  la  Guía 
de  Práctica  Clínica  para  el  Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por 
Virus  AH1N1,  aprobada  por  la  Resolución  Ministerial  326­2009/MINSA 
del  15  de  mayo  de  2009;  y,  (b)  la  Directiva  Sanitaria  para  la  Atención, 
Diagnóstico  y  Tratamiento de Influenza en los establecimientos de Salud 
a Nivel Nacional en Etapa de Mitigación de la Pandemia de Influenza por 
Virus  AH1N1,  aprobada  por  la  Resolución  Ministerial  492­2009/MINSA 
del 21 de julio de 2009; 
(iii) considerando  que  al  mes  de  diciembre  de  2011,  oportunidad  en  que  la 
paciente  acudió  a  sus  instalaciones,  la  pandemia de la influenza AH1N1 
había  culminado,  no  correspondía aplicar la norma técnica aprobada por 
la Resolución Ministerial 492­2009/MINSA;  
(iv) los diagnósticos de Neumonía Adquirida en la Comunidad e Insuficiencia 
Respiratoria  Aguda  atribuidos  a  la  paciente  durante  su  internamiento 
resultaban  correctos,  en  la  medida  que  los  síntomas  presentados  eran 
compatibles con dichas enfermedades; 
(v) puesto  que  la  paciente  no había tenido contacto con población infectada 
del  referido  virus,  ni  había  visitado  regiones  donde  se  hubiese 
presentado  dicha  enfermedad,  no  concurrían  los  requisitos 
indispensables  para  determinar  como  su  diagnóstico  la  Influenza 
AH1N1,  de  acuerdo  a  lo  indicado  en  la  Guía  de  Práctica  Clínica  para  el 
Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por  Virus  AH1N1;  por  lo  que  no 
era  cierto  que  hubiera  efectuado  un  diagnóstico  erróneo  de  la 
enfermedad  padecida  por  la  paciente,  de  acuerdo  a  sus  síntomas.  De 
esa  manera,  el  presente  constituía  un  caso  aislado  con  síntomas 
atípicos, con una evolución rápida y agresiva; y, 
(vi) tras  diagnosticar  a  la  paciente  con  Neumonía  Adquirida  en  la 
Comunidad,  le  brindó  tratamiento  para  dicha  enfermedad;  el  mismo que 
coincidía  para  los  casos  de  Influenza  AH1N1,  habiéndosele 
administrado  Ceftriaxona.  Remitió  copia  de  la  normativa  sectorial,  la 
Historia  Clínica,  Epicrisis,  Evolución Médica y Hoja de Indicaciones de la 

M­SPC­13/1B                                                              4/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
paciente,  así  como  los  documentos  que  estimó  para  evidenciar  la 
competencia profesional de su personal.   
 
4.

 
5.

Mediante  Resolución  0551­2014/CC1  del  4  de  junio de 2014, la Comisión de 
Protección  al  Consumidor  ­  Sede  Lima  Sur  N°  1  (en  adelante,  la  Comisión) 
emitió el siguiente pronunciamiento10: 
 
(i) Declaró  fundada  la  denuncia  contra  la  Clínica  por  infracción  de  los 
artículos  18°  y  19°  del  Código,  al  haberse  acreditado que omitió realizar 
un  diagnóstico  correcto  y  oportuno  sobre  la  enfermedad  que  padecía  la 
paciente.  Ello,  tras  considerar  que  pese  a  los  síntomas  que  presentaba 
la  paciente  y  siendo  que  esta  pertenecía  al  grupo  poblacional  de  riesgo 
por  sufrir  asma,  no  cumplió  con  agotar  los  exámenes  médicos 
pertinentes  para  descartar  Influenza  AH1N1,  diagnosticar  dicha 
enfermedad  y,  por  consiguiente,  brindarle  el  respectivo  tratamiento 
farmacológico que requería;   
(ii) ordenó a la Clínica como medidas correctivas que, en un plazo no mayor 
de  cinco  (05)  días  hábiles,  a  partir  del  día  siguiente  de  notificada  la 
citada  resolución,  cumpliera  con  devolver  a  la  denunciante  el  monto 
pagado  por  la  atención  médica  brindada  a  su  hermana,  así  como  dejar 
sin  efecto  toda  deuda  pendiente  de  pago  que  mantuviera  frente  a  dicho 
centro médico por concepto de la referida atención;  
(iii) sancionó a la Clínica con una multa de 30 UIT;  
(iv) condenó a la Clínica al pago de las costas y costos del procedimiento; y,  
(v) dispuso  la  inscripción  de  la  Clínica  en  el  Registro  de  Infracciones  y 
Sanciones  del  Indecopi,  una  vez  que  la  resolución  quedara  firme  en 
sede administrativa. 
El  18  de  junio  de  2014,  la  Clínica  apeló  la  Resolución 0551­2014/CC1, en el 
extremo  que  declaró  fundada  la  denuncia  en  su  contra,  reiterando  los 
alegatos de su escrito de descargos. A su vez, sostuvo lo siguiente: 

 
(i) 

10

 

La  Directiva  Sanitaria  para  la  Atención,  Diagnóstico  y  Tratamiento  de 
Influenza  en  los  establecimientos  de  Salud  a  Nivel  Nacional  en  Etapa 
de  Mitigación  de  la  Pandemia  de  Influenza  por  Virus  AH1N1  no 
resultaba  aplicable  al  caso  en  particular,  puesto  que  la  pandemia 
culminó  en  agosto  de  2010.  Por  el  contrario,  únicamente  correspondía 

Asimismo,  la  Comisión  declaró  infundada  la  denuncia  contra  la  Clínica  por   presunta  infracción  de  los  
artículos   18°  y   19°  del  Código,  al  no  haberse  acreditado  que  la  denunciada  hubiese:  (a)   designado  como 
médico  tratante  de  la  paciente  a  un  profesional  que  no  contaba  con  la  especialidad  en  neumología; ni, (b)  
cometido  enmendaduras   o  consignado  información  inexacta  en  la  historia  clínica  de  la  paciente.  En  la 
medida que tales extremos no fueron objeto de impugnación alguna, los mismos quedaron consentidos. 

M­SPC­13/1B                                                              5/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
considerar la Guía de Práctica Clínica para el Diagnóstico y Tratamiento 
de Influenza por virus AH1N1; 
(ii) la  citada  Guía  de  Práctica  Clínica  establecía  parámetros  de  sospecha 
de  los  casos  de  gripe  AH1N1,  exigiendo  la  concurrencia  de  los 
siguientes  síntomas:  (a)  fiebre  mayor  de  38°  C,  acompañada  de  al 
menos  tos,  dolor  de  garganta  o  rinorrea;  y,  (b)  que  la  persona  haya 
estado  en  los  7  días  previos  al  inicio  de  su  enfermedad  en  una  zona 
con  casos  confirmados  de  infección  por  virus  Influenza  AH1N1,  o, 
hubiera  tenido  contacto  cercano  con  un  caso  confirmado  de  infección 
con dicho virus;   
(iii) la  paciente  ingresó  a  sus  instalaciones  el  2  de  diciembre  de  2011, 
afirmando  que,  previamente,  había  acudido  a  un  anterior  especialista 
que  la  diagnosticó  con  neumonía  y,  en  atención  a  ello,  se  encontraba 
ingiriendo  antibióticos;  dificultando  el  diagnóstico.  Sin  embargo,  los 
síntomas  padecidos  resultaban  típicos  de  una  Neumonía  Adquirida  en 
la  Comunidad,  por  lo  que  así  fue  diagnosticada,  más  aún  cuando  la 
paciente  no  se  encontraba  en  los  factores  de  riesgo,  referidos  al 
contacto  con  casos  confirmados  de  Influenza  AH1N1  o  visitar  zonas 
donde se encontraran personas infectadas por dicho virus; y,  
(iv)  la  decisión  de  la  Comisión  no  se  sustentaba  en  un  informe  médico  o 
documento  técnico que avalara la interpretación efectuada respecto a la 
Guía  de  Práctica  Clínica;  por  lo  que  ameritaba  llevar  a  cabo  la 
actuación  de  una  pericia  médica  para  determinar  su  responsabilidad. 
De  otro  lado,  cuestionó  las  medidas  correctivas ordenadas, así como la 
multa  impuesta  y  la  condena  al  pago  de  las  costas  y  costos  del 
procedimiento. 
 
6.

Por  escrito  del  20  de  noviembre  de  2014,  la  señora  Yupán  absolvió  el 
recurso  de  apelación  interpuesto  por  la  denunciada,  alegando  que  si  bien 
antes  de  acudir  a  sus  instalaciones  la  paciente  había  ingerido  pastillas 
(Naproxeno  y  Ampicilina),  ello  le  fue  oportunamente  informado;  por lo que, a 
efectos  de  alcanzar  un  correcto  diagnóstico,  correspondía  a  la  Clínica  haber 
agotado  los  examénes  médicos  necesarios  para  identificar  el  padecimiento 
de  la  paciente,  más  aún  cuando  su  estado  de  salud  no  presentaba  mejoría 
ante  los  tratamientos  recetados.  Finalmente,  el  21  de  noviembre  de  2014, la 
señora Yupán solicitó a la Sala se le concediera el uso de la palabra.  

 
ANÁLISIS  
 
(i) De la solicitud de Informe Oral  
 
M­SPC­13/1B                                                              6/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
7.
 
8.
 
9.

El  21  de  noviembre  de  2014,  la  señora  Yupán  solicitó  a  la  Sala  se  le 
concediera el uso de la palabra. 
El  artículo  16º  del  Decreto  Legislativo  1033,  Ley  de  Organización  y 
Funciones  del  Indecopi,  señala  que  la  Sala  puede  convocar  a  audiencia  de 
informe oral, de oficio o ha pedido de parte11. 
En  el  presente  caso,  la  Sala  ha  verificado  que  en  el  transcurso  del 
procedimiento,  la  señora  Yupán  ha  tenido  la  oportunidad  de  exponer  por 
escrito  sus  argumentos  y  plantear  su  posición  respecto  de  los  argumentos 
presentados por la parte denunciada. 

 
10. Por  tanto,  considerando  que  la  señora  Yupán  ha  podido  ejercer  plenamente 
su  derecho  a  exponer  las  razones  que  fundamentan  sus  argumentos  y, 
además,  que  en  su  solicitud  de  informe  oral  no  ha  referido  la  necesidad  de 
presentar  a  la  Sala  nuevos  elementos  de  juicio  para  la  resolución  del  caso 
que  justifiquen  la  audiencia,  corresponde  denegar  el  uso  de  la  palabra 
solicitado. 
 
(ii) Del deber de idoneidad 
 
11. El  artículo  18°  del  Código  señala  que  la  idoneidad  debe  ser entendida como 
la  correspondencia  entre  lo que el consumidor espera y lo que efectivamente 
recibe,  en  función  a  lo  que  se le hubiera ofrecido, la publicidad e información 
transmitida,  entre  otros  factores,  atendiendo  a  las  circunstancias  del  caso. A 
su  vez,  el  artículo  19°  del  citado  Código  indica  que  el  proveedor  responde 
por la idoneidad y calidad de los productos y servicios ofrecidos12. 
 
11

 

DECRETO   LEGISLATIVO   1033.  LEY  DE  ORGANIZACIÓN  Y  FUNCIONES  DEL  INSTITUTO   NACIONAL  DE 
DEFENSA  DE LA COMPETENCIA Y DE LA PROTECCIÓN DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL – INDECOPI. 
Artículo 16º. Audiencia de informe oral ante las Salas del Tribunal.­ 
Las   Salas   del  Tribunal  podrán  convocar   a  audiencia  de  informe  oral,  de  oficio o a pedido de parte. En este 
segundo caso, podrán denegar la solicitud mediante decisión debidamente fundamentada. (…) 

 

LEY  29571.  CÓDIGO   DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL  CONSUMIDOR.  Artículo  18°.­   Se  entiende  por  
idoneidad la correspondencia entre lo que un consumidor  espera y  lo que efectivamente recibe, en función a 
lo  que  se  le  hubiera  ofrecido,  la  publicidad  e  información  transmitida, las  condiciones  y  circunstancias  de la 
transacción,  las   características   y   naturaleza  del  producto  o  servicio,  el  precio,  entre  otros   factores, 
atendiendo a las circunstancias del caso.  
La  idoneidad  es   evaluada  en  función  a  la  propia  naturaleza  del  producto  o  servicio  y   a  su  aptitud  para 
satisfacer la finalidad para la cual ha sido puesto en el mercado. (…) 

 
 

12

 
Artículo  19°.­  El proveedor  responde por  la idoneidad y  calidad de los  productos  y  servicios  ofrecidos; por  lo 
autenticidad  de  las   marcas   y   leyendas   que exhiben sus  productos  o del signo que respalda al prestador  del 
servicio,  por   la  falta  de  conformidad  entre  la  publicidad  comercial  de  los   productos   y   servicios   y   éstos,  así 
como por el contenido y la vida útil del producto indicado en el envase, en lo que corresponda. 
 
M­SPC­13/1B                                                              7/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
12. La  señora  Yupán  denunció  que  desde  el  internamiento  de  su  hermana  el  2 
de  diciembre  de  2011,  la  Clínica  omitió  brindar  un  servicio  idóneo,  en  la 
medida  que  no  cumplió  con  realizar  un  correcto  diagnóstico  de  la 
enfermedad  que  padecía,  pues  determinó  que  tenía  Neumonía  Adquirida  en 
la  Comunidad,  cuando  en  realidad  sufría  de  Influenza  AH1N1;  enfermedad 
que  le  fue  posteriormente  detectada  en  el  INS,  de  acuerdo  al  Informe  de 
Resultado  expedido  por  dicha  autoridad  de  salud  el  9  de diciembre de 2011, 
en virtud a una muestra de aspirado bronquial. 
 
13. En  su  defensa,  la  Clínica  sostuvo  que  el  diagnóstico  realizado,  así  como  el 
consiguiente tratamiento médico prestado a la paciente había sido adecuado, 
siendo  que  los  síntomas  que  la  hermana  de  la  denunciante  presentaba 
daban  cuenta  que  padecía  Neumonía  Adquirida  en  la  Comunidad.  Precisó 
que,  conforme  a  los  procedimientos  y  protocolos  correspondientes,  no 
correspondía  calificar  su  enfermedad  como  Influenza  AH1N1,  puesto que no 
concurrían  los  requisitos  exigidos  por  la  Guía  de  Práctica  Clínica  para  el 
diagnóstico  y  tratamiento  de  la  Influenza  por  virus  AH1N1,  en  tanto  la 
paciente  no  había  tenido  contacto  con  un  caso  confirmado  de  dicha 
enfermedad  ni  había  visitado  una  zona  donde  se  hubiera  hallado  la 
patología, conforme lo indicaba la citada guía. 
 
14. La  Comisión  declaró  fundada  la  denuncia  contra  la  denunciada,  tras 
considerar  que  de  los  medios  probatorios  incorporados  al  expediente  no  se 
verificó  que  la  Clínica  hubiese  realizado  un  correcto  y  oportuno  diagnóstico 
sobre  la  enfermedad  que  padecía  la  paciente;  aún  cuando  los  síntomas que 
presentaba  permitían  definirla  como  Influenza  AH1N1,  más  aún  cuando  la 
hermana  de  la  denunciante  pertenecía  al  grupo  poblacional  de  riesgo  por 
padecer, a su vez, de asma. 
 
15. En  su  apelación,  la  Clínica  reiteró  los  alegatos  de  su  defensa  y  precisó  que 
únicamente  correspondía  aplicar  la  Guía  de  Práctica  Clínica  referida  a  la 
Influenza  AH1N1  y  no  las  demás  normas técnicas invocadas en la denuncia, 
manual  donde  se  indicaba  que  para  determinar  el  padecimiento  del  virus, 
debía  concurrir  fiebre  mayor  de  38°  C,  acompañada  de  tos,  dolor  de 
garganta  o  rinorrea;  y,  además,  que  la  persona  hubiese estado en los 7 días 
previos  al  inicio  de  su  enfermedad  en  una  zona  con  casos  confirmados  de 
infección  por  virus  Influenza  AH1N1,  o,  hubiera  tenido  contacto  cercano  con 
un  caso  confirmado  de  infección  con  dicho  virus; supuestos que no reunía la 
paciente,  por  lo  que  no  evidenciaba  dicha  enfermedad.  Destacó  que,  antes 
de  acudir  a  su  centro  médico,  la  paciente  había  ingerido  antibióticos,  lo  que 
dificultaba  su  diagnóstico.  Finalmente,  solicitó  la  actuación  de  una  pericia 
para determinar su responsabilidad.   
M­SPC­13/1B                                                              8/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
 
16. Cabe  indicar  que  no constituye un punto controvertido entre las partes que la 
la  Directiva  Sanitaria  para  la  Atención,  Diagnóstico  y  Tratamiento  de 
Influenza  en  los  establecimientos  de  Salud  a  Nivel  Nacional  en  Etapa  de 
Mitigación  de  la  Pandemia  de  Influenza  por  Virus  AH1N1,  aprobada  por  la 
Resolución  Ministerial  492­2009/MINSA  del  21 de julio de 2009, no resultaba 
aplicable  al  presente  caso;  toda  vez  que  el  empleo  de  dicha  norma  técnica 
se  circunscribió  al  periodo  de  duración  en  que  se  advirtió  la  pandemia  de 
Influenza  AH1N1  en  la  población,  con  la  finalidad  de  mitigarla;  por  lo  que  al 
culminar  su  propagación  en  agosto  de  201013,  no  corresponde  pretender 
exigir  que  su  aplicación  se  hubiese  prolongado  a  diciembre  de  2011, 
oportunidad  en  que  la  paciente  acudió  a  la  Clínica;  sin  perjuicio  de  utilizar 
dicho manual como un instrumento de referencia en la práctica médica.  
 
17. La  controversia  suscitada  en  el  presente  caso  implica  dilucidar  la 
responsabilidad  que  pudiera  o  no  mantener  la  Clínica  por  infracción  del 
deber  de  idoneidad,  esclareciendo  si,  en  base  a  la  información  médica 
recopilada  de  la  paciente,  cumplió  con  realizar  un  correcto  y  oportuno 
diagnóstico  de  su  enfermedad,  a  efectos  de  haberle  brindado  un  adecuado 
auxilio médico.  
 
18. El  artículo 7° de la Constitución Política del Perú14 reconoce a todo ciudadano 
el  derecho  a  la  protección  de  su  salud,  evidenciándose  que  garantizar  el 
derecho  constitucional  a  la  salud  constituye  una  política  de  estado.  En  el 
marco  de  la  normativa  constitucional  antes  indicada  y,  dentro  de  las  normas 
vigentes  en  la  oportunidad  en  que  se  suscitaron  los  hechos  controvertidos 
del  presente  caso,  el  artículo  2°  de  la  Ley  2765715,  Ley  del  Ministerio  de 
Salud,  reconocía al Ministerio de Salud (en adelante, el MINSA) como el ente 
rector  del  Sector  Salud  Peruano  que  conducía,  regulaba  y  promovía  la 
intervención  del  Sistema  Nacional  de  Salud,  con  la  finalidad  de  lograr  el 
desarrollo  de  la  persona  humana,  a  través  de  la  promoción,  protección, 
13

 

De  acuerdo  a  los   pronunciamientos   efectuados   por   la  Organización  Mundial  de  Salud  a  través   de  los  
diversos medios de comunicación. 

 

CONSTITUCIÓN  POLÍTICA  DEL  PERO   1993.  Artículo  7°.­   Todos   tienen  derecho  a  la  protección  de  su 
salud,  la  del  medio  familiar   y   la  de  la  comunidad  así  como  el deber  de contribuir  a su promoción y  defensa. 
La  persona  incapacitada  para  velar  por  sí misma a causa de una deficiencia física o mental tiene derecho al 
respeto de su dignidad y a un régimen legal de protección, atención, readaptación y seguridad. 

 

LEY  27657.  LEY  DEL  MINISTERIO   DE  SALUD.­   Artículo  2°.­  El Ministerio de Salud es  un órgano del Poder  
Ejecutivo.  Es   el  ente  rector   del  Sector   Salud  que  conduce,  regula  y   promueve  la  intervención  del  Sistema 
Nacional  de  Salud,  con  la  finalidad  de  lograr   el  desarrollo de la persona humana, a través  de la promoción, 
protección,  recuperación  y   rehabilitación  de  su  salud  y   del  desarrollo  de  un  entorno  saludable,  con  pleno 
respeto de los derechos fundamentales de la persona, desde su concepción hasta su muerte natural. 

 

14

 

15

 
M­SPC­13/1B                                                              9/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
recuperación  y  rehabilitación  de  su  salud  y  del  desarrollo  de  un  entorno 
saludable, con pleno respeto de los derechos fundamentales. 
 
19. Cabe  indicar  que  si  bien  a  la fecha de la presente resolución dicha norma ha 
sido  derogada  por  el  Decreto  Legislativo  1161,  Ley  de  Organización  y 
Funciones  del  Ministerio  de  Salud  del  7  de  diciembre de 2013, la calidad de 
autoridad  de  salud  a  nivel  nacional  atribuida  al  MINSA  le  es  actualmente 
reconocida  por  el  artículo  123°  de  la  Ley  26842,  Ley  General  de  Salud, 
conforme  al  texto  recogido  en  la  Única  Disposición  Complementaria 
Modificatoria del Decreto Legislativo 116116. 
 
20. Asimismo,  el  artículo  3°  de  la  Ley  2765717  confería  al  MINSA,  entre  otras 
competencias,  el  desarrollo  de métodos para la priorización de problemas en 
el  sector,  la  armonización  de  planes  de  acción  y  gestión,  así  como  la 
conducción  y  regulación  de  quienes regulaban y administraban el servicio de 
salud. 
 
21. En  virtud  a  la  propagación  de  la  Influenza  por  virus  AH1N1  entre  los 
ciudadanos,  así  como  el  estado  de  alerta  advertido  por  la  OMS  en  atención 
de  la  citada  pandemia  originada  en  el  año  2009  y  la  necesidad  de 
estandarizar  los  procedimientos  clínicos  para  la  determinación  de 
diagnósticos  y  tratamientos,  resultaba  necesario  fortalecer  el  acto médico, la 
calidad  de  atención  y  el  uso  adecuado  de  los  recursos.  En  tal  sentido, 
mediante  Resolución  Ministerial  326­2009/MINSA  del  15  de  Mayo  de  2009, 
el  MINSA  aprobó  la  Guía  Técnica  “Guía  de  Práctica  Clínica  para  el 
diagnóstico  y  tratamiento  de  Influenza  por  virus  AH1N1”,  encargando  a  la 
Dirección  General  de  Salud  de  las Personas que, a través de la Dirección de 
Servicios  de  Salud,  cumplieran  con  diligenciar  la  implementación,  difusión, 
16

 

DECRETO   LEGISLATIVO   1161.  LEY  DE  ORGANIZACIÓN  Y  FUNCIONES  DEL  MINISTERIO   DE  SALUD. 
DISPOSICIÓN  COMPLEMENTARIA  MODIFICATORIA.­   Única.­   ​
Modifíquese  el  Artículo  123  de  la  Ley   Nº 
26842, Ley General de Salud, en los siguientes términos: 
“Artículo  123.­   El  Ministerio  de  Salud  es  la Autoridad de Salud de nivel nacional. Como organismo del Poder  
Ejecutivo,  tiene  a  su  cargo la formulación, dirección y  gestión de la política de salud y  actúa como la máxima 
autoridad normativa en materia de salud”. 
 

 

LEY  27657.  LEY  DEL  MINISTERIO   DE  SALUD.­   Artículo  3°.­   Las   competencias   de  rectoría  sectorial  del 
Ministerio de Salud en el Sistema Nacional de Salud, son las siguientes: (…) 
b)   El  desarrollo  de  métodos   y   procedimientos   para  la  priorización  de  problemas,  poblaciones   e 
intervenciones; 
(…) 
m)   La  armonización  de  planes   de  acción  y   gestión  de  distintos   organismos   públicos   descentralizados   o 
desconcentrados; 
(…) 
v)   La  conducción  y   regulación  de  órganos   desconcentrados   que  regulen  y   administren  la  provisión  de 
servicio de salud a través de sus establecimientos de salud. 

 
 

17

 
 
M­SPC­13/1B                                                              10/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
monitoreo  y  revisión periódica de dicho documento técnico, el mismo que era 
de  referencia  nacional  para  los  prestadores  de  servicios  de  salud,  públicos, 
privados o, incluso, mixtos.  
 
22. Dentro  de  los  objetivos  dispuestos  en  la  mencionada  Guía  Técnica,  se 
dispone  que  la  autoridad  de  salud  procure  facilitar  la  detección  precoz,  el 
diagnóstico  y  el  tratamiento  correcto  y  oportuno  de  los  casos  de  la Influenza 
AH1N1  que  acudan  en  búsqueda  de  atención  en  los  establecimientos  de 
salud  del  país.  Es  preciso  resaltar  que  la  aplicación  del  citado  instrumento 
médico  no  se  restringió  a  su  utilización  en  el  periodo  en  que  se  mantuvo  la 
pandemia  de  Influenza AH1N1, sino que su vigencia se extendía aun cuando 
la  etapa  de  mitigación de la pandemia cesó en agosto de 2010; debido a que 
a  partir  de  su  publicación  la  autoridad  de  salud  perseguía  contribuir  a  la 
adecuada  atención,  tratamiento  y  control  de  los  casos  del  citado 
padecimiento,  evitando  su  propagación  en  la  población  y  disminuyendo  el 
riesgo  de  contagio  entre  los  particulares.  Así,  se  revela  que  al  mes  de 
diciembre  de  2011,  oportunidad  en  que  la  paciente  recurrió  a  las 
instalaciones  de  la  Clínica  para  recibir  auxilio  médico,  la  Guía  de  Práctica 
Clínica resultaba exigible y aplicable, de ser el caso.  
 
23. Por  medio  de  la Guía de Práctica Clínica para el diagnóstico y tratamiento de 
Influenza  por  virus  AH1N1,  elaborada  con  la  participación  de  diferentes 
representantes  de  instituciones  públicas  y  privadas18,  la  autoridad  de  salud 
destacó  la  existencia  de  factores  de  riesgo  que  indicaban  indicios  a 
considerar  en  la  delimitación  del  padecimiento  de  la  enfermedad  Influenza 
por  virus  AH1N1,  asociados  al  medio  ambiente,  estilo  de  vida  o  pertenencia 
a  un determinado grupo que podían elevar el riesgo a un posible contagio, tal 
como se consigna a continuación19: 
 
“5.6. Factores de riesgo asociados 
5.6.1. Medio Ambiente 
(...) 
5.6.2. Estilos de Vida 
(...)5.6.3. Grupos de Alto Riesgo  
Una  persona  de  alto  riesgo  de complicaciones  para la infección por el nuevo 
virus   de  influenza  AH1N1  está  definida  por  los   mismos   criterios   que  para  la 
influenza estacional. 
18

 

Conforme  a  lo  dispuesto  por   la  Resolución  Ministerial  326­2009/MINSA,  donde  se  indicó  que  la“​
( ...)   Guía 
Técnica:  “Guía  de  Práctica  Clínica  para  el  diagnóstico  y   tratamiento  de  Influenza  por   virus   AH1N1”, la cual 
ha  sido  elaborada  con  la  participación  de  diferentes   representantes   de  instituciones   públicas   y   privadas  
(...)​
” . Ver la foja 57 del expediente. 

 

Ver la foja 61 del expediente. 

 

19

 
M­SPC­13/1B                                                              11/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 


Niños   menores   de  5  años.  El  riesgo  de  complicaciones   severas   es   más  
alto en niños menores de 2 años. 
Adultos de 60 años a mas. 
Personas con las siguientes condiciones: 
­ Enfermedades pulmonares crónicas (incluyendo el asma), (...)”  

   
24. Lo  anterior  evidencia  que,  entre  otros,  aquellas  personas  que  padecieran 
problemas  pulmonares  crónicos,  tales  como  el  asma,  mantenía  un  factor  de 
riesgo  a  ser  contagiados  con  la  Infuenza  AH1N1;  por  lo  que  dicha condición 
constituía  un  indicio  a  considerar  por  los  profesionales  de  la  salud  al 
determinar  si  el  paciente  había  sido  o  no  afectado  por  la citada enfermedad, 
relacionada a la propagación del virus AH1N1.  
 
25. De  acuerdo  a  los  datos  consignados  en  el  documento  denominado  “Historia 
Clínica  de  Emergencia”20,  cuyo  valor  probatorio  no  ha  sido  cuestionado  por 
las  partes,  completado  el  2  de  diciembre  de  2011  por  el  personal  de  la 
Clínica  respecto a la evaluación realizada en dicha oportunidad a la paciente, 
se  verifica  que  esta  padecía  como  enfermedad  antecedente  de  asma 
bronquial;  con  lo  cual,  la  hermana  de  la  denunciante  integraba  uno  de  los 
grupos poblacionales de alto riesgo en el contagio de la Influenza AH1N1.  
 
26. Por  su  parte,  la  mencionada  guía  técnica  estableció  diversas  referencias  a 
considerar  en  los  parámetros  que  conllevan  a  realizar  el  diagnóstico  de  la 
enfermedad  que  padece  el  paciente  que  acude  al  establecimiento  de  salud 
para  recibir  atención  médica.  Entre  ellas, se señalaron cuatro posibles casos 
a  evaluar:  (a)  caso  sospecha;  (b)  caso  probable;  (c)  caso  confirmado;  y,  (d) 
caso  descartado;  los  mismos  que  se  relacionaban  con  el  desarrollo  de  la 
enfermedad.  El  caso  sospecha  atendía  a  la presencia de síntomas, mientras 
que  los  demás  casos  se  verificaban  una  vez  que se contara con el resultado 
de una prueba de influenza, sea positivo o negativo, respectivamente. 
 
27. Así,  conviene  citar  la  definición  del  caso  sospecha  arribada  en  la 
mencionada guía médica21: 
 
“6.2. Diagnóstico 
6.2.1. Definiciones de Caso 
(...) 
1. Caso sospechoso 
2. Se considera a quien cumpla con alguna de las siguientes condiciones: 
20

 

Ver la foja 170 del expediente. 

 

Ver la foja 63 del expediente. 

 

21

 
M­SPC­13/1B                                                              12/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 

Persona  con  fiebre  mayor  de  38°  C  acompañada  de al menos  uno de los  
siguientes signos o síntomas: 
­ Tos 
­ Dolor de garganta 
­ Rinorrea 
Que además: 
­ Estuvo  en  los   7  días   previos   al  inicio  de  su  enfermedad  en  una  zona 
con casos confirmados de infección por virus de influenza AH1N1, o, 
­ Tuvo  contacto  cercano  con  un  caso  confirmado  de  infección  con  virus  
de influenza AH1N1.” 

 
28. De  su  lectura,  la  Sala  aprecia  que  tales  requisitos  constituyen  parámetros 
que  deben  hallarse  en  forma  concurrente  o  conjunta  para  determinar  la 
presencia  de  un  caso  sospecha.  Ello,  puesto  que  a  través  de  su  redacción, 
en  virtud  del  conector  “​
además​
”  en  la  división  de  condiciones,  dicha 
normativa  enfatiza  la  necesaria  suma  de  síntomas  y  circunstancias  para 
evidenciar  un  posible  contagio  del  virus  AH1N1.  Así,  a  efectos  de  identificar 
un  caso  como  sospechoso,  la  autoridad  de  salud  persigue  exigir  que  el 
paciente  manifieste  ambas  condiciones descritas en el manual, por lo que no 
bastará  que  presente  síntomas  de  fiebre  alta,  acompañada  de  tos,  dolor  de 
garganta  o  rinorrea22;  sino  que,  además  el  profesional  de  salud  deberá 
indagar  si  el  enfermo  se  hubiera  encontrado  7  días  previos  al  inicio  de  su 
enfermedad  en  una  zona  con  casos  confirmados  de  la  infección  o  hubiera 
tenido contacto cercano con un caso confirmado de la infección.  
 
29. Sobre  el  particular,  conviene  indicar  que  según  el  artículo  29º  de  la  Ley 
26842,  Ley  General  de Salud, los actos médicos deben estar sustentados en 
una  historia  clínica  veraz  y  suficiente  que  contenga  las  prácticas  y 
procedimientos  aplicados  al  paciente  para  resolver  el  problema  de  salud23. 
Precisamente,  el  principal  objetivo  de  la  Historia  Clínica  es  registrar  y 
monitorear  el  proceso  de  atención  médica  de  un  paciente  y  asegurar  su 
continuidad,  consolidándose,  a  su  vez,  como  un  documento  de  alto  valor 
22

 

23

 

“​
( ...)   ​
Una  nariz   congestionada  o  tapada  se  produce  cuando  los   tejidos   que  la  recubren  se  hinchan.  La 
hinchazón  se  debe  a  la  inflamación de los  vasos  sanguíneos. El problema también puede incluir  "rinorrea" o 
secreción  nasal.  Si  hay   exceso  de  moco  que  baja  por   la  parte  posterior   de  la  garganta  (goteo  posnasal), 
puede  causar  tos  o dolor  de garganta.​
”  ​
De acuerdo a la definición alcanzada en el portal virtual denominado 
Medline 
Plus, 
cuya 
dirección 
web 
es  
la 
siguiente: 
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003049.htm  
LEY  26842.  LEY  GENERAL DE SALUD. Artículo 29º.­  ​
El acto médico debe estar  sustentado en una historia 
clínica  veraz   y   suficiente  que  contenga  las  prácticas  y  procedimientos  aplicados  al paciente para resolver  el 
problema de salud diagnosticado. 

 
La información mínima que debe contener la historia clínica se rige por el reglamento de la presente ley. 
El  médico  y   el  cirujano­dentista  quedan  obligados   a  proporcionar   copia  de  la  historia  clínica al paciente en 
caso que éste o su representante lo solicite. El interesado asume el costo que supone el pedido. 
 
M­SPC­13/1B                                                              13/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
médico,  gerencial,  legal  y  académico.  En  tanto  tiene  una  estructura 
secuencial y una descripción completa, ordenada y legible de todo el proceso 
de  atención  médica,  la  Historia  Clínica  es  un  documento  probatorio 
importante,  y  resume  de  manera  integral  los  aspectos  técnicos, científicos, y 
administrativos relativos a la patología y la atención del paciente24. 
30. De  ahí  que,  el  adecuado  llenado  de  la  Historia  Clínica  del  paciente  sea 
responsabilidad  del  profesional  de  salud,  siendo además el medio probatorio 
que  le  permitirá  liberarse  de  responsabilidad  respecto  a  las  posibles 
denuncias  interpuestas  en  su  contra  en  relación  a  los  servicios  médicos que 
brindan  pues,  como  mínimo,  la  revisión  de  la  Historia  Clínica  debe  permitir 
reconstruir la atención médica brindada al paciente​

 
31. Por  tanto,  el  descarte de la enfermedad Influenza por Virus AH1N1 implicaba 
gestionar  las  evaluaciones  necesarias  para  advertir  la  existencia  de  fiebre 
alta,  junto  a  tos,  dolor  de  garganta  o  rinorrea,  además  de  averiguar  la 
concurrencia  de  circunstancias  relacionadas  al  contacto  del  paciente  con 
algún  caso contagiado de influenza por virus AH1N1 o en una zona donde tal 
enfermedad  se  hubiese  confirmado;  dejando  constancia  de  su  oportuna  y 
diligente consulta en la respectiva Historia Clínica. 
 
32. En  el  presente  caso,  la  señora  Yupán  alegó  que  desde  su  ingreso  a  la 
Clíncia,  su  hermana  sufrió  los  siguientes  síntomas:  (a)  fiebre  alta  de  40°  C; 
(b)  tos;  (c)  dificultad  respiratoria;  (d)  sibilancias;  (e)  nauseas;  (f)  vómitos;  (g) 
malestar  muscular;  y,  (h)  dolor  de  cabeza;  siendo  que  los  mismos  se 
intensificaron  posteriormente,  junto  a  la  aparición  de  expectoración 
amarillenta con rasgos de sangre y dolor torácico. 
 
33. En  efecto,  la  concurrencia  de  tales  síntomas  ha  quedado  acreditada  de 
acuerdo  a  la  información  recopilada  en  los  documentos  presentados  por  las 
partes  durante  el  procedimiento.  Al  respecto,  conviene  citar  el  registro  de 
tales manifestaciones, de acuerdo a lo siguiente:  
 
(i) La  Historia  Clínica  de  Emergencia  del  2  de  diciembre  de  2011, 
expedida  por  la  Clínica,  donde  se  consignó  que  la  paciente  tenía: 
“​
tos/disnea/sibilancias​
”25; 
24

 

“​
Evaluar   la  historia  clínica  no  es   tener   un  documento  de  buena  letra,  con  firma,  nombres   y   apellidos   del 
médico  sino  la  obtención  de  registros   confiables   del  proceso  individual  de  atención  del  paciente  que 
permitan  conocer   la  acción  médica  sobre  este  y   su  resultado.  Asimismo  fuente  de  datos   confiables   sobre 
aspectos   administrativos   y   legales”​
. ​
ÁLVAREZ HEREDIA​
, FRANCISCO. Calidad y Auditoría en Salud​
. Ecoe 
Ediciones. 2004. Bogotá. pág.53. 

 

Ver la foja 170 del expediente. 

 

25

 
M­SPC­13/1B                                                              14/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
(ii)  la  Historia  Clínica  elaborada  por  la  denunciada,  donde  se  indicó  que  al 
ingresar  la  paciente  refería  mantener  “​
tos  productiva exigente, malestar 
26
general y fiebre de hasta 40° C​
” ;  
(iii) la  Nota  de  Ingreso  del  2  de  diciembre  de  2011  completada  por  la 
Clínica,  en  la  cual  se  anotó  que  la paciente presentaba: “​
malestar gral., 
27
nauseas, fiebre 40°C tos productiva​
” ; y, 
(iv)  la  Evolución  Clínica  del  3  al  6  de  diciembre  de  2011,  donde  se  registró 
que  la  paciente,  entre  otros,  tenía:  “​
tos  con  expectoración  y  dificultad 
para  respirar  (...)  paciente  afebril  (sic),  (...)  tos  exigente  (...)  paciente 
presenta  expectoración  amarillenta  con  rasgos  de  sangre  (...)  asma 
descompensada (...) paciente refiere dolor toráxico (sic) moderado​
”28.   
 
34. En  consecuencia,  respecto  al  caso  de  la  paciente  este  Colegiado  verifica 
que,  al  ingresar  a  las  instalaciones  del  proveedor,  presentó  los  síntomas  de 
fiebre  alta  de  40°  C,  tos  productiva,  entre  otros,  los  mismos  que  coinciden 
con  los  dispuestos  en  la  Guía  de  Práctica  Clínica  para  el  diagnóstico  y 
tratamiento  de  Influenza  por  Virus  AH1N1;  no  obstante,  pese  a  haber 
recibido  un  tratamiento  suministrado  por  la  denunciada  para  tratar  la 
enfermedad  de  Neumonía  Adquirida  en  la  Comunidad  inicialmente 
diagnósticada,  tales  síntomas  se  intensificaron  durante  el  transcurso  de  los 
días  en  que  se  encontró  interna  la  paciente,  acorde  a  lo  consignado  en  los 
documentos  médicos  donde  se  registró  el  seguimiento  de  su  enfermedad; 
revelando  que  la  indicada  medicación  no  causó  una reacción significativa en 
la mejoría de su estado de salud.  
 
35. En  atención  a  ello,  y  considerando  lo  establecido  en  la  Guía  de  Práctica 
Clínica  sobre  Influenza  por  Virus  AH1N1,  así  como  el  hecho  que  la paciente 
pertenecía  a  un grupo poblacional de riesgo; correspondía a la Clínica agotar 
las  suficientes  evaluaciones  médicas  que  permitieran detectar con certeza el 
padecimiento  de  la  paciente  y,  en  consecuencia,  brindarle  un  adecuado  y 
eficaz  tratamiento  médico;  es  decir,  verificar  si  la  paciente  tuvo  contacto con 
algún  caso  contagiado  de  influenza  por  virus  AH1N1  o  se  encontró  en  una 
zona donde tal enfermedad se había confirmado. 
 
36. En  su  apelación,  la  Clínica  aseveró  que  al  no  haber  incurrido  en  ninguna de 
tales  circunstancias,  si  bien  la  paciente  manifestó  fiebre  alta  y  tos, no reunía 
el  íntegro  de  los  requisitos  indispensables  para  determinar  como  su 
26

 

Ver las fojas 171 y 172 del expediente. 

 

Ver la foja 173 del expediente. 

 

Ver de la foja 147 a 180 del expediente. 

 

27

 

28

 
M­SPC­13/1B                                                              15/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
diagnóstico  la  Influenza  AH1N1,  de  acuerdo  a  lo  indicado  en  la  Guía  de 
Práctica  Clínica  para  el  Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por  Virus 
AH1N1. 
 
37. A  efectos  de  sustentar  dicha  afirmación,  la  Clínica  debía  presentar  los 
documentos  que  acreditaran  el  efectivo  descarte  de  tales  circunstancias 
respecto  de  la  paciente,  a  fin  de  dilucidar  si  esta  reunía  las  condiciones  que 
segun  la  respectiva  guía  técnica,  conllevaban  a  un  caso  sospecha,  a  partir 
del  cual  se  permitiría  esclarecer  si  se  encontraba  contagiada  o  no  de 
Influenza  por  Virus  AH1N1.  Ello,  más  aún  cuando  al  ser  la  encargada  de 
completar  la  respectiva  Historia  Clínica  y  recopilar  los  resultados  de  las 
diversas  pruebas  médicas practicadas a la paciente, la Clínica se encontraba 
en  mejor  posición  para  demostrar  la  idoneidad  en  la  atención  médica 
brindada,  consistente  en  los  exámenes  médicos  y  preguntas  formuladas  al 
paciente para clarificar sus síntomas y factores a considerar.  
 
38. Sin  embargo,  de  acuerdo  a  los  documentos  donde  se  anotaron  las 
evaluaciones  médicas  procuradas  a  la  paciente  durante  los  días  en  que  se 
encontró  interna  en  las  instalaciones  de  la  Clínica,  tales  como  la  Historia 
Clínica,  Nota  de  Ingreso  y  Evolución  Clínica  de  la  paciente,  este  Colegiado 
advierte  que  los  mismos  no  dan  cuenta  que  la  denunciada  hubiera cumplido 
con  realizar  consulta alguna, a la paciente o familiar, destinada a descartar la 
concurrencia  de  las  situaciones  descritas  por  la  Guía  de  Práctica  Clínica 
sobre  Influenza  por  Virus  AH1N1  para  dilucidar  si  constituía  un  caso 
sospechoso  y,  en  consecuencia,  desestimar  que  la  paciente  portaba  dicha 
enfermedad.   
 
39. Ello,  no  obstante  a  que  debido  a  la  compatibilidad  que  mantenían  los 
síntomas  de  la  paciente  con  aquellos  contemplados  respecto  a  la  Influenza 
AH1N1  y  a  la  diligencia  exigida  por  la  autoridad  de  salud  para  el 
cumplimiento  de  la  finalidad  expuesta  por  la  norma  técnica  sobre  Influenza 
con  virus  AH1N1,  correspondía  a  la  Clínica  averiguar  si la paciente reunía el 
íntegro  de  las  condiciones  que  permitían  determinar  si  padecía  o  no  la 
influenza  por  virus  AH1N1.  Así,  acorde  a  la  recopilación  de  la  información 
obtenida,  la  denunciada  podría  haber  calificado  a  la  paciente  como  un  caso 
sospechoso,  a  efectos  de  verificar  o  descartar  que  fuera  portadora  de  dicha 
infección,  en  aplicación  de  lo  expuesto  por  la  respectiva  Guía  de  Práctica 
Clínica. 
 
40. Por  el  contrario,  la  Clínica equiparó los señalados signos de salud a aquellos 
que  conllevan  a  diagnosticar  el padecimiento de la paciente como Neumonía 
Adquirida  en  la  Comunidad  y  Asma  Descompensada,  sin  disponer  la 
M­SPC­13/1B                                                              16/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
realización  de  exámenes  médicos  destinados  a  verificar  o  descartar  el 
contagio  de  la  Influenza  AH1N1,  pese  a  que  de  haber  sido  calificada  como 
un  caso  sospecha,  los  profesionales  de  salud  debían  suministrarle  la 
medicina  determinada  en  la  guía  técnica  para  afrontar  el  padecimiento  de 
dicho  virus.  Recién  el  6  de  diciembre  de  2011,  esto  es,  transcurridos  cuatro 
días  desde  su  internamiento  y  a  pedido  de  la  denunciante  en  coordinación 
con  el  INS,  la  denunciada  realizó  la  prueba  de  aspirado  bronquial  para 
dilucidar  si  la  paciente  era  portadora  del  virus  AH1N1;  evidenciando  que  la 
Clínica  omitió  brindar  un  servicio  de  atención  médica  idóneo  y,  por 
consiguiente,  no  cumplió  con  realizar  un  correcto  y  oportuno  diagnóstico  de 
la enfermedad que padecía la paciente. 
 
41. Ello,  más  aún  cuando  el  Informe  de  Resultado  del  análisis  de  la  muestra  de 
aspirado  bronquial  efectuado  a  la  paciente  el  6  de  diciembre  de  2011 
determinó  que  esta  padecía  de  Influenza  AH1N129  y  resaltando  que  aun 
cuando el estado de salud de la paciente no mejoraba en el transcurso de los 
días  en  que  se hallaba internada, de acuerdo al registro de la evolución de la 
enfermedad  de  la  hermana  de  la  denunciante,  la  Clínica  omitió  descartar  la 
afección  del  citado  virus  o,  ante  la  identificación  del  caso  como  uno  de 
sospecha,  recetarle  la  medicación  que  la  Guía  Técnica  sobre  Influenza 
AH1N1 disponía para tales casos.  
 
42. Sobre  el  particular,  es  de  indicar  que  en  la  medida  que  a  través  de  una 
interpretación  literal  del  contenido  de  la  Guía  de  Práctica  Clínica  para  el 
diagnóstico  y  tratamiento  de  Influenza  por  virus  AH1N1  los  establecimientos 
de  salud  contaban  con los parámetros suficientes para identificar los factores 
de  riesgo  en  el  contagio  de la Influenza AH1N1, así como la identificación de 
los  supuestos  que  constituían  indicios  de  su  padecimiento  y,  por 
consiguiente,  conllevaban  a  su  correcto  y  oportuno  diagnóstico;  la  Sala 
estima  que  no  corresponde  ordenar  la  actuación  de  una  pericia  sobre  la 
conducta  analizada,  sino  que  resultaba  exigible  que  ante  la  concurrencia  de 
los  síntomas  y  signos  de  salud  detallados  como  parámetros  a  advertir,  se 
aplicara  la  citada  guía  técnica,  lo  cual  no  ocurrió  respecto  a  los  síntomas 
manifestados  por  la  hermana  de  la  denunciante,  impidiendo  la  elaboración 
de un diagnóstico acertado. 
 
43. De  otro  lado,  la  Clínica  aseveró  que  al  margen  del  diagnóstico  efectuado 
respecto  al  estado  de  salud  de  la  paciente,  le  recetó  Ceftriaxona, 
medicamento  que  coincidía  con  el  tratamiento  que  se  brindaba  para  los 
casos de Influenza AH1N1.  
29

 

Ver la foja 239 del expediente. 

 
M­SPC­13/1B                                                              17/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
 
44. De  la revisión de la Guía de Práctica Clínica para el diagnóstico y tratamiento 
de  Influenza  por  virus  AH1N1,  la  Sala  verifica  que  para  los  casos  sospecha 
la  autoridad  de  salud  recomienda  la  prescripción  de  un  tratamiento 
consistente  en  la  administración  de  inhibidores  de  neuroaminidasa 
denominados:  Oseltamivir  y  Zanamivir.  Sin  embargo,  de  los  documentos 
incorporados  al  expediente  no  se  ha  verificado  la  receta  de  tales 
medicamentos,  los  mismos  que  acorde  al  diagnóstico  de  Influenza  AH1N1 
(confirmado  por  el  Informe de Resultados expedido por el INS)30 no coinciden 
al  ordenado  por  la  Clínica;  por  lo  que  se  desestima  el  alegato  vertido  por  la 
denunciada al respecto. 
 
45. Por  tanto,  corresponde  confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  que  declaró 
fundada  la  denuncia  contra  la  Clínica,  al  haberse  acreditado  que  omitió 
diagnosticar  correcta  y  oportunamente  la  Influenza  AH1N1  que  padecía  la 
hermana de la denunciante.  
 
(iii)  De las medidas correctivas ordenadas 
 
46. Mediante  Resolución  0551­2014/CC1,  la  Comisión  ordenó  a  la  Clínica  como 
medidas  correctivas  que,  en  un  plazo  no  mayor  de  cinco (05) días hábiles, a 
partir  del  día  siguiente  de  notificada  la  citada  resolución,  cumpliera  con:  (a) 
devolver  a  la  denunciante  el  monto  pagado  por  la  atención  médica  brindada 
a  su  hermana;  y,  (b)  dejara  sin  efecto  toda  deuda  pendiente  de  pago  que 
mantuviera  la  paciente  frente  a  dicho  centro  médico,  por  concepto  de  la 
referida atención. 
 
47. En  su  apelación,  la  Clínica  cuestionó  la  pertinencia  de  las  medidas 
correctivas  dictadas,  alegando  su  invalidez  tras  no  haber  incurrido  en 
infracción  alguna  que  ameritara  su  dictado  y  señalando  que  conforme  a  los 
síntomas  de  la  paciente,  efectuó  un  diagnóstico  correcto,  tras  atribuirle  el 
padecimiento  de  Neumonía  Adquirida  en  la  Comunidad.  Sin  embargo, 
contrariamente  a  lo  expuesto, durante el presente procedimiento la autoridad 
administrativa  ha  determinado  la  responsabilidad  de  la  denunciada  respecto 
a  la  infracción del deber de idoneidad, tras acreditarse que omitió efectuar un 
correcto y oportuno diagnóstico del padecimiento de la paciente.  
 
48. Por  tanto,  corresponde  confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en  el 
extremo  que  ordenó  a  la  Clínica  como  medidas  correctivas  que,  en un plazo 
no  mayor  de  cinco  (05) días hábiles, a partir del día siguiente de notificada la 
30

 

Ver la foja 68 del expediente. 

 
M­SPC­13/1B                                                              18/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
presente  resolución,  cumpla  con:  (a)  devolver  a  la  consumidora  el  monto 
pagado  por  la  atención  médica  brindada  a  la  paciente;  y,  (b)  deje  sin  efecto 
toda  deuda  pendiente  de  pago  que  mantuviera  la paciente frente a su centro 
médico, por concepto de la referida atención31. 
 
49. Debe  indicarse  a  la señora Yupán que en caso la parte denunciada incumpla 
con  la  medida  correctiva  ordenada  deberá  remitir  un  escrito  al  Órgano 
Resolutivo  de  Procedimientos  Sumarísimos  N°  132  (en  adelante,  el  ORPS) 
comunicando  el  hecho,  conforme  a  lo  dispuesto  en  el  artículo  125º  del 
Código33.  Así,  si  el  ORPS  verificara  el  incumplimiento  por  parte  de la entidad 
de  la  medida  correctiva  ordenada,  procederá  a  imponer  las  sanciones 
pertinentes34. 
 
(vi)  De la graduación de la sanción  
 
50. La  Clínica  cuestionó la multa que le fue impuesta, calificándola de arbitraria y 
desproporcionada.  Asimismo,  rechazó  la  existencia  del  daño invocado por la 
Comisión,  consistente  en  no  haber  efectuado  el  correcto  y  oportuno 
diagnóstico  de  la  enfermedad  de  la  paciente,  toda  vez  que  de  acuerdo  a los 
síntomas  que  presentaba  no  correspondía  calificar  dicho  caso  como 
Influenza  AH1N1.  Señaló  que  el  tratamiento  (contra  el  cuadro  de  neumonía 
invocado)  brindado  a  la  paciente  resultó  adecuado,  en  la  medida  que 
31

 

Cabe  precisar   que  la  señora  Yupán  constituía  la  única  heredera  de  la  paciente,  de  acuerdo  a  los  
documentos   adjuntos   en  la  denuncia,  tales   como  el  Testamento  que  otorgó  la  señora  Ana  Ángela  Yupán 
Francia  el  1  de  julio  de  2011,  así  como  los  Títulos  2011­00551105 y  2012­01158746 y  la Partida 12687644 
que  inscribieron el señalado acto ante la Superintendencia Nacional de los  Registros  Públicos. Ver  de la foja 
47 a la 52 del expediente.  

32

 

33

 

RESOLUCIÓN  DE  LA  PRESIDENCIA  DEL  CONSEJO   DIRECTIVO   DEL  INDECOPI  N° 
106­2014­INDECOPI/COD.  APRUEBAN  DIVISIÓN  TEMÁTICA  DE  LA  COMPETENCIA  RESOLUTIVA  DE 
LOS  ÓRGANOS  RESOLUTIVOS  DE  PROCEDIMIENTOS  SUMARÍSIMOS  DE  LA  SEDE  CENTRAL  DEL 
INDECOPI.  
Artículo  1.­   Aprobar   la  división  temática  de  la  competencia  resolutiva  de  los   Órganos   Resolutivos   de 
Procedimientos Sumarísimos de la Sede Central, la misma que queda establecida de la siguiente manera: 
Órgano  Resolutivo  de  Procedimientos   Sumarísimos   de  Protección  al Consumidor  N° 1: (i)  Incumplimiento de 
medidas correctivas (…) 
 
LEY  Nº  29571,  CÓDIGO   DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL CONSUMIDOR. Artículo 125º.­  Competencia 
de  los  órganos  resolutivos  de  procedimientos  sumarísimos  de protección al consumidor. ​
( …)  Asimismo, 
es   competente  para  conocer,  en  primera  instancia,  denuncias   por   incumplimiento  de  medida  correctiva, 
incumplimiento de acuerdo conciliatorio e incumplimiento y liquidación de costas y costos. (…) 
 
LEY  Nº  29571,  CÓDIGO   DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL  CONSUMIDOR.  Artículo  117º.­   Multas 
coercitivas  por  incumplimiento  de  mandatos.  ​
Si  el  obligado  a  cumplir   con  un  mandato  del  Indecopi 
respecto  a  una  medida  correctiva  o  a  una  medida  cautelar   no  lo hace, se le impone una multa no menor  de 
tres (3) Unidades Impositivas Tributarias (UIT). 
En  caso  de  persistir   el  incumplimiento  de  cualquiera  de  los   mandatos   a  que  se  refiere  el  primer   párrafo,  el 
Indecopi  puede  imponer   una  nueva  multa,  duplicando  sucesivamente  el  monto  de  la  última  multa  impuesta 
hasta  el  límite  de  doscientas   (200)   Unidades   Impositivas   Tributarias   (UIT).  La  multa  que  corresponda  debe 
ser pagada dentro del plazo de cinco (5) días hábiles, vencido el cual se ordena su cobranza coactiva. 

 

 

34

 

M­SPC­13/1B                                                              19/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
coincidía  con  el  reservado  para los casos del referido virus, sin que el mismo 
incrementara el riesgo de su salud.  
 
51. El  artículo 112º del Código establece que, al momento de aplicar y graduar la 
sanción,  la  Comisión  debe  atender  al  beneficio  ilícito  esperado  con  la 
realización  de la infracción, la probabilidad de detección de la misma, el daño 
resultante  de  la  infracción,  la  conducta  del  infractor  a  lo  largo  del 
procedimiento,  los  efectos  que  se  pudiesen  ocasionar  en  el  mercado,  la 
reincidencia  o  el  incumplimiento  reiterado  y  otros  criterios  que  considere 
adecuado adoptar35. 
52. Las  sanciones  de  tipo  administrativo  tienen  por  principal  objeto  disuadir  o 
desincentivar  la  realización  de  infracciones  por  parte  de  los  administrados. 
En  ese  sentido,  la finalidad de las mismas es, en último extremo, adecuar las 
conductas  al  cumplimiento  de  determinadas  normas.  Por  ello,  a  efectos  de 
graduar  la  sanción  a  imponer,  la  Ley  del  Procedimiento  Administrativo 
General  contempla  los  principios  de  razonabilidad36  y  proporcionalidad  en  el 
ejercicio de la potestad sancionadora administrativa. 
 
53. En  virtud  del  primero,  la  autoridad  administrativa  debe  asegurar  que  la 
magnitud  de  las  sanciones  administrativas  sea  mayor  a  las  eventuales 
ventajas  que  obtenga  el  infractor,  ello  con  la  finalidad  de  desalentar  la 
realización  de  las  conductas  infractoras.  Por  su  parte,  el  principio  de 
proporcionalidad,  busca  que  los  medios  empleados  por  el  juzgador  sean  los 
35

 

CÓDIGO   DE  PROTECCIÓN  Y  DEFENSA  DEL  CONSUMIDOR.  Artículo  112º.­   ​
Criterios  de  graduación  de 
las  sanciones  administrativas.  ​
Al  graduar   la  sanción,  el  Indecopi  puede  tener   en  consideración  los  
siguientes criterios: 
1. El beneficio ilícito esperado u obtenido por la realización de la infracción. 
2. La probabilidad de detección de la infracción. 
3. El daño resultante de la infracción. 
4. Los efectos que la conducta infractora pueda haber generado en el mercado. 
5.  La  naturaleza  del  perjuicio  causado  o  grado  de  afectación  a la vida, salud, integridad o patrimonio de los  
consumidores. 
6. Otros criterios que, dependiendo del caso particular, se considere adecuado adoptar.(…) 

 

36

LEY  27444.  LEY  DEL  PROCEDIMIENTO   ADMINISTRATIVO   GENERAL.  Artículo  230º.­   Principios   de  la 
potestad  sancionadora  administrativa.  La  potestad  sancionadora  de  todas   las   entidades   está  regida 
adicionalmente por los siguientes principios especiales: (...) 
3.  ​
Razonabilidad​
.​
­  ​
Las  autoridades  deben prever  que la comisión de la conducta sancionable no resulte más  
ventajosa  para  el  infractor   que  cumplir   las   normas   infringidas   o  asumir   la  sanción.  S​
i​
n  embargo​
,  ​
las  
sanciones   a ser  aplicadas  deberán ser  proporcionales  al incumplimiento calificado como infracción​
, ​
debiendo 
observar los siguientes criterios que en orden de prelación se señalan a efectos de su graduación​

a) La gravedad del daño al interés público y​
/​
o bien jurídico protegido​
; 
b) EI perjuicio económico causado​
; 
c) La repetición y/o continuidad en la comisión de la infracción​
; 
d) Las circunstancias de la comisión de la infracción; 
e) EI beneficio ilegalmente obtenido​
; ​
y  , 
f)
La existencia o no de intencional​
i​
dad en la conducta del ​
i​
nfractor. 
(Artículo  modificado  por   el  artículo  1  del  Decreto  Legislativo  1029,  publicado  el  23  de  junio  de  2008  por  
el Diario Oficial “El Peruano”) 
 

M­SPC­13/1B                                                              20/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
más  idóneos a efectos de desincentivar la conducta en tutela de determinado 
interés  público,  pero  que  a  su  vez  signifique  la  menor  afectación  posible  de 
los derechos de los imputados. 
 
54. En  atención  a  los  parámetros  antes  referidos,  la  Comisión  consideró  la 
gravedad  de  la  conducta  infractora  acreditada,  consistente  en  la  omisión  de 
un  correcto  y  oportuno  diagnóstico  de  la  enfermedad  padecida  por  la 
paciente,  en  base al daño ocasionado a la salud de la paciente, toda vez que 
en el presente caso no se corroboró el correcto ni oportuno diagnóstico y, por 
consiguiente,  la  prescripción  del  correspondiente  tratamiento,  a  través  de  la 
realización  del  examen  pertinente  para  determinar  si  la  paciente  padecía  de 
Influenza  AH1N1,  incrementando  el  riesgo  de  su  salud, tras no acertar en su 
enfermedad.  
 
55. A  su  vez,  la Comisión valoró los efectos negativos que la infracción cometida 
podía  conllevar,  tales  como  la  desconfianza  entre  los  consumidores  o 
usuarios  de  los  servicios  de  salud,  pudiendo  estos  considerar  que  el 
diagnóstico  y  tratamiento  de  las  enfermedads  relacionadas  con  el  sistema 
respiratorio no son los correctos; en perjuicio del sector de dicho mercado.   
 
56. En  tal  sentido,  se  constata  que  la  sanción  impuesta  por  la  Comisión  fue 
determinada  conforme  a  los  criterios  establecidos  por  la  normativa  de 
protección  al  consumidor,  los  mismos  que  se  basan  en  factores  objetivos, 
quedando  desestimado  el  alegato  vertido  por  la  Clínica  sobre  su 
arbitrariedad o falta de objetividad. 
 
57. Además,  este  Colegiado  coincide  con  los  parámetros  considerados  por  la 
Comisión  en  la  graduación  de  la  sanción  realizada,  teniendo  en  cuenta  que 
la  Clínica  omitió  agotar  el  íntegro  de  exámenes  pasibles  a  practicar  a  fin  de 
detectar  con  certeza  la  enfermedad  que  padecía  la  paciente  y,  en 
consecuencia,  procurar  el  respectivo  tratamiento,  pese  a  que  su  salud 
presentaba  síntomas  que  coincidían  con  aquellos  que,  de  acuerdo  a la Guía 
de  Práctica  Clínica  para  ​
el  Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por  virus 
AH1N1​
,  ameritaban  su  descarte,  conforme  a  la  finalidad  perseguida, dirigida 
a  la  adecuada atención, tratamiento y control de los casos de influenza por el 
citado virus, en el país, y evitar su propagación en la población. 
 
58. En  este  punto,  la  Sala  considera  necesario  precisar,  que  la  conducta  de  la 
Clínica  da  cuenta  de  la  falta  de  idoneidad  de  un  servicio  que  está 
directamente  relacionado  con  la  vida,  la  salud  y  la  integridad  de  los 
consumidores,  bienes  jurídicos  que  se  encuentran  reconocidos 
M­SPC­13/1B                                                              21/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
constitucionalmente37  y  cuya  protección  ha  sido  expresamente  recogida  en 
diversos  pronunciamientos  emitidos  por  el  Tribunal  Constitucional,  tal  como 
en  la  Sentencia  del  19  de  diciembre  de  2007,  expedida  en  el  marco  de  la 
demanda  de  habeas  corpus  sobre  el derecho a la vida e integridad personal, 
tramitada  bajo  Expediente  06057­2007/PHC­TC,  donde  se  precisó  lo 
siguiente: 
 
“(…) 
El derecho a la vida, a la integridad personal y a la salud 
(…) 
6.  El  derecho  a  la  vida  es   el primero de los  derechos  fundamentales, ya que 
sin  este  no  es   posible  la  existencia  de  los   demás   derechos.  No  sólo  es   un 
derecho  fundamental  reconocido,  sino  un  valor  superior  del  ordenamiento 
jurídico.  Y  el  derecho  a  la  integridad  personal  se  encuentra vinculado con la 
dignidad  de  la  persona,  con  el  derecho  a  la  vida,  a  la salud y  a la seguridad 
personal.  Tiene  implicación  con  el  derecho  a  la  salud en la medida que esta 
última  tiene  como  objeto  el  normal  desenvolvimiento  de  las   funciones  
biológicas   y   psicológicas   del  ser  humano;  deviniendo  así,  en  una  condición 
indispensable  para  el  desarrollo  existencial  y   en  un medio fundamental para 
alcanzar el bienestar individual y colectivo. 
  
7.  De  acuerdo  al  inciso  1,  del  artículo  2°  de  la  Constitución  la  integridad 
personal  se  divide  en  tres   planos:  físico,  psíquico  y   moral.  Con  respecto  al 
plano  físico  ha  precisado  este  Tribunal  Constitucional  (Exp.  Nº 
2333­2004­HC)  que  la  integridad  física  presupone  el  derecho a conservar la 
estructura  orgánica  del  ser  humano;  y,  por  ende,  a  preservar  la  forma, 
disposición  y   funcionamiento  de  los   órganos   del  cuerpo  humano  y,  en 
general,  la  salud  del  cuerpo.  La  afectación de la integridad física se produce 
cuando  se  generan  incapacidades,  deformaciones,  mutilaciones, 
perturbaciones o alteraciones funcionales, enfermedades corpóreas, etc. 
  
8.  También  tiene  dicho  este  Tribunal  Constitucional (Exp. Nº 2945­2003­AA) 
que  la  salud  es   derecho  fundamental  por  su  relación  inseparable  con  el 
derecho  a  la  vida,  y   la  vinculación  entre  ambos   derechos   es   irresoluble,  ya 
que  la  presencia  de  una  enfermedad  o  patología  puede  conducirnos   a  la 
muerte  o,  en  todo  caso,  desmejorar  la  calidad  de  la  vida.  Entonces,  es  
evidente  la  necesidad  de  proceder  a  las   acciones   encaminadas   a 
instrumentalizar  las   medidas   dirigidas   a  cuidar  la  vida,  lo  que  supone  el 
tratamiento  orientado  a  atacar  las   manifestaciones   de cualquier enfermedad 
37

 

CONSTITUCION POLÍTICA DEL PERU. Artículo 2º.­ ​
Toda persona tiene derecho: 
1.  A  la  vida,  a  su  identidad,  a  su  integridad  moral,  psíquica  y   física  y   a  su  libre  desarrollo  y   bienestar. El 
concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece. 
  
Artículo 7º.­ ​
Todos tienen derecho a la protección de su salud (…) 

 
M­SPC­13/1B                                                              22/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
para  impedir  su  desarrollo  o  morigerar  sus   efectos,  tratando,  en  lo  posible, 
de  facilitar  los   medios   que  al  enfermo  le  permitan  desenvolver  su  propia 
personalidad dentro de su medio social. 
Agrega,  que  el  derecho  a  la  salud  comprende  la  facultad  que  tiene  todo ser 
humano  de  mantener  la  normalidad  orgánica  funcional,  tanto  física  como 
mental,  y   de  restablecerse  cuando  se  presente  una  perturbación  en  la 
estabilidad  orgánica  y   funcional  de  su  ser,  lo  que  implica,  por  tanto,  una 
acción  de  conservación  y   otra  de  restablecimiento;  acciones   que  el  Estado 
debe  proteger  tratando  de  que  todas   las   personas,  cada  día,  tengan  una 
mejor  calidad  de  vida,  para  lo  cual  debe  invertir  en  la  modernización  y  
fortalecimiento  de  todas   las   instituciones   encargadas   de  la  prestación  del 
servicio  de  salud,  debiendo  adoptar  políticas,  planes   y   programas   en  ese 
sentido. ​
(…)” 
 

59. Así,  habiéndose  encontrado  comprometidos  derechos  de  primer orden, tales 
como  el  derecho  a  la vida, a la integridad personal y a la salud; correspondía 
a  la  denunciada  agotar  los  medios  con  los  que  contaba  para  brindar  una 
atención  precisa,  a  través  de  un  diagnóstico  correcto, a efectos de preservar 
la salud de la paciente, ofreciéndole un adecuado tratamiento. 
 
60. A  mayor  abundamiento,  debe  tenerse  en  cuenta  los  efectos  en  el  mercado 
que  la  conducta  de  la  Clínica  pudiera  ocasionar  entre  los  consumidores, 
situación  que  haría  peligrar  la  confianza  del  público  en  la  prestación  de 
servicios  relacionados  con  la  atención  de  la  salud,  pudiendo  estos  asumir 
que  los  establecimientos  de  salud  no  realizarían  el  íntegro  de  los  exámenes 
necesarios  para  alcanzar  un  diagnóstico  correcto  y,  por  ende,  brindarles  un 
adecuado  tratamiento.  Al  respecto,  cabe  indicar  que  resulta  de  especial 
relevancia  el  factor  confianza  en  la  prestación  de  los  servicios  médicos, 
considerando  los  posibles  riesgos  que  una  práctica  negligente  implicaría  en 
su salud, vida e integridad. 
 
61. Sancionar  la  existencia  de  una  infracción  por  falta  de  idoneidad  en  la 
prestación  de  servicios  médicos  resulta  de  especial  importancia  toda  vez 
que  permite  crear  incentivos  para  que  instituciones  médicas  y  profesionales 
de  la  salud,  desarrollen  una  labor  diligente,  transparente,  y  acorde  con  los 
parámetros  de  corrección  y  eficiencia  que  deben  regir  el  actuar  de  todas los 
agentes  en  general,  caso  contrario  habría  una  distorsión  del  mercado y con 
ello  de  la  economía,  lo  cual  podría  generar  severos  daños  para  la  sociedad 
en su conjunto. 
 
62. Si  bien  la  Clínica  ​
rechazó  la  existencia  del  daño  invocado  por  la  Comisión, 
consistente  en  no  haber  efectuado  el  correcto  y  oportuno  diagnóstico  de  la 
enfermedad  de  la  paciente,  alegando  que  de  acuerdo  a  los  síntomas  que 
M­SPC­13/1B                                                              23/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
presentaba  no  correspondía  calificar  dicho  caso  como  Influenza  AH1N1​
;  lo 
cierto  es  que,  al  asemejarse  a  los  síntomas  descritos  por  la  respectiva  Guía 
de  Práctica  Clínica  para  ​
el  Diagnóstico  y  Tratamiento  de  Influenza  por  virus 
AH1N1,  ameritaba  efectuar  el  descarte  de  su  contagio  en  la  paciente;  más 
aún  cuando  esta  formaba  parte  del  grupo  poblacional  de  riesgo,  al  padecer, 
a su vez, asma. 
 
63. Además,  sobre  el  argumento  referido  a  ​
que  el  tratamiento  (contra  el  cuadro 
de  neumonía  invocado)  brindado  a  la  paciente  resultó  adecuado,  en  la 
medida  que  coincidía  con  el  reservado  para  los  casos  del  referido  virus,  sin 
que  el  mismo  incrementara  el  riesgo  de  su  salud​
;  es  de  advertir  que, 
conforme  a  lo  actuado, la medicina Ceftriaxona no constituía el medicamento 
dispuesto  por  las  autoridades  de  la  salud  para  calificar  como  un  tratamiento 
adecuado  a  la  Influenza  AH1N1,  sino  los  antivirales  Oseltamir  y  Zonamivir, 
los  cuales  no fueron suministrados a la paciente; evidenciando la negligencia 
de  la  denunciada  respecto,  precisamente,  de  la  salud  de  la  paciente,  al  no 
brindarle el tratamiento idóneo para afrontar la enfermedad que padecía. 
 
64. Pese  a  coincidir  con  los  parámetros  antes  expuestos  para  determinar  la 
sanción  impuesta  a  la  denunciada,  la  Sala  estima  que  la  multa  impuesta  no 
resulta  proporcional  a  la  conducta  infractora  acreditada,  atendiendo  a  la 
naturaleza  del  interés  que  guardaba  la  consumidora,  vinculado  a  los 
derechos constitucionales de vida, salud e integridad personal de la paciente; 
más aun cuando la infracción evidenciaba una grave negligencia por parte de 
la  denunciada  al no cumplir con haber brindado una atención especializada y 
oportuna  a  la  paciente,  en  aplicación  de  los  criterios  contenidos  en  la  Guía 
de  Práctica  Clínica pertinente para determinar el correspondiente diagnóstico 
y, por consiguiente, procurar su tratamiento. 
 
65. Sin  embargo,  no  pudiendo  incrementarla  en  razón  del  principio  ​
reformatio  in 
pejus  establecido  en  el  artículo  237.3º  de  la  Ley  del  Procedimiento 
Administrativo General38, amerita confirmarse la sanción impuesta. 
 
66. En  consecuencia,  corresponde confirmar la Resolución 0551­2014/CC1 en el 
extremo que sancionó a la Clínica con una multa de 30 UIT.  
 
(vii)  De  la  condena  al  pago  de  las  costas  y  costos  del  procedimiento  y  la 
inscripción en el Registro de Infracciones y Sanciones del Indecopi  
38

 

 

LEY 27444. LEY DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO GENERAL. Artículo 237º.­ Resolución.­​
 (…) 
237.3  Cuando  el  infractor   sancionado  recurra  o  impugne  la  resolución  adoptada,  la  resolución  de  los  
recursos   que  interponga  no  podrá  determinar   la  imposición  de  sanciones   más   graves   para  el  sancionado. 
(…). 

 
M­SPC­13/1B                                                              24/26 
 

 
 

 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 
 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
 
67. Mediante  Resolución  0551­2014/CC1,  la  Comisión  condenó  a  la  Clínica  al 
pago  de  las  costas  y  costos  del  procedimiento.  Asimismo,  dispuso  su 
inscripción  en  el  Registro  de  Infracciones  y  Sanciones  del  Indecopi,  una  vez 
que la resolución quedara firme en sede administrativa. 
 
68. Considerando  que  la  Clínica  no  fundamentó  su  recurso  de  apelación 
respecto  de  la  pertinencia  de  la  condena  al  pago  de  las  costas  y  costos  del 
procedimiento  ni de su inscripción en el Registro de Infracciones y Sanciones 
del  Indecopi,  más  allá  de  la  alegada  ausencia  de  infracción,  desvirtuada 
precedentemente,  corresponde  confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en 
dichos  extremos,  en  virtud  de  la  facultad  establecida  en  el  artículo  6º  de  la 
Ley del Procedimiento Administrativo General39. 
 
(viii) Remisión  de  la  resolución  de  Sala  al  Ministerio  de  Salud  y  Colegio  Médico 
del Perú 
  
69. Por  tanto,  esta  Sala  considera  pertinente  remitir  copia  de  la  presente 
Resolución  al  Ministerio  de  Salud  y  Colegio  Médico  del  Perú  para  que,  de 
considerarlo  necesario  y  en  atención  a  sus  facultades,  inicien  las 
investigaciones que estimen sobre el particular. 
 
(ix) Remisión de la resolución de Sala a la Gerencia Legal del Indecopi 
  
70. Finalmente,  esta  Sala  considera  pertinente  disponer  que  la  Gerencia  Legal 
del  Indecopi  remita  copia de la presente Resolución al Ministerio Público para 
los fines que estime convenientes sobre el particular. 
 
RESUELVE:  
 

PRIMERO:  Confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  del  4  de  junio  de  2014, 
emitida  por  la  Comisión  de  Protección  al  Consumidor  ­  Sede  Lima  Sur  N°  1,  que 
declaró  fundada  la  denuncia  interpuesta  por  la  señora  Maura  Justina  Yupán 
Francia  contra  la  Clínica  Internacional S.A. por infracción de los artículos 18° y 19° 
del  Código  de  Protección  y  Defensa  del  Consumidor,  al  haberse  acreditado  que 
omitió  diagnosticar  correcta  y  oportunamente  la  influenza  AH1N1  que  padecía  la 
hermana de la denunciante. 
39

 

LEY 27444. LEY DEL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO GENERAL.  
Artículo 6°.­ Motivación del acto.­​
 (…) 
6.2.  Puede  motivarse  mediante  la  declaración  de  conformidad  con  los   fundamentos   y   conclusiones   de 
anteriores   dictámenes,  decisiones   o  informes   obrantes   en  el  expediente,  a  condición  de  que  se  les  
identifique de modo certero, y que por esta situación constituyan parte integrante del respectivo acto. 
 

M­SPC­13/1B                                                              25/26 
 

 
 
TRIBUNAL DE DEFENSA DE LA COMPETENCIA 
Y DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL 
Sala Especializada en Protección al Consumidor 

 

 
RESOLUCIÓN 0293­2015/SPC­INDECOPI 
 
EXPEDIENTE 010­2013/CC1 

 
 
 
 
SEGUNDO:  ​
Confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en  el  extremo  que  ordenó  a 
la  Clínica  Internacional  S.A.  como  medidas  correctivas  que,  en  un plazo no mayor 
de  cinco  (05)  días  hábiles,  a  partir  del  día  siguiente  de  notificada  la  presente 
resolución,  cumpla  con:  (a)  devolver  a  la  señora  Maura  Justina  Yupán  Francia  el 
monto  pagado  por  la  atención  médica  brindada  a la paciente; y, (b) deje sin efecto 
toda  deuda  pendiente  de  pago  que  mantuviera  la  señora  Ana  Ángela  Yupán 
Francia frente a su centro médico, por concepto de la referida atención.  
 
TERCERO:  ​
Confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en  el  extremo  que  sancionó 
a  la  Clínica Internacional S.A. con una multa de 30 UIT, por infracción del deber de 
idoneidad. 
 
CUARTO:  Confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en  el  extremo  que  condenó  a 
la  Clínica  Internacional  S.A.  al  pago  de  las  costas  y  costos  del  procedimiento,  a 
favor de la señora Maura Justina Yupán Francia. 
 
QUINTO:  Confirmar  la  Resolución  0551­2014/CC1  en  el  extremo  que  dispuso  la 
inscripción  de  la  Clínica  Internacional  S.A.  en  el  Registro  de  Infracciones  y 
Sanciones  del  Indecopi,  una  vez  que  la  resolución  quedara  firme  en  sede 
administrativa. 
 
SEXTO:  Remitir  copia  de  la  presente  Resolución  al  Ministerio  de  Salud  y  Colegio 
Médico del Perú. 
 
SÉTIMO:  Disponer  que  la  Gerencia  Legal del Indecopi remita copia de la presente 
Resolución al Ministerio Público del Perú. 
 
Con  la  intervención  de  los  señores  vocales  Alejandro  Julio  Baltazar  Durand 
Carrión,  Alejandro  José  Rospigliosi  Vega,  Ana Asunción Ampuero Miranda y 
Javier Francisco Zúñiga Quevedo 
 
 

 
 
 
JULIO BALTAZAR DURAND CARRIÓN 
Presidente 
 

M­SPC­13/1B                                                              26/26