Los Juegos Inventados

José Delgado Bravo

Mecíase en el tiempo, alegremente. Con la lluvia jugaba y se reía. Tras la niebla sus juegos escondía. Todo era igual para ella: río o puente. A la mañana la desenvolvía sobre el trizado espejo del torrente. Nadie como ella para ir al frente de su perfil, que un vuelo parecía. Entre el rocío y el misterio herboso ella subía por la escala bruna de los musgos supérstites del pozo. Por eso es que los astros la envidiaban, y por eso también, sin tregua alguna, todos mis pensamientos la inventaban.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful