P. 1
globulos blancos

globulos blancos

|Views: 12.828|Likes:
Publicado porHernán Padilla
mi trabajo de patologia clinica :P espero les sirva
mi trabajo de patologia clinica :P espero les sirva

More info:

Categories:Types, School Work
Published by: Hernán Padilla on Feb 24, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/21/2013

pdf

text

original

Patología Clínica Glóbulos blancos

Leucocitos

Son un conjunto heterogéneo de células sanguíneas, efectores celulares de la respuesta inmune, así intervienen en la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos (antígenos). Se originan en la médula ósea y en el tejido linfático. A diferencia de los eritrocitos (glóbulos rojos), no contienen pigmentos, por lo que se les califica de glóbulos blancos. Son células con núcleo, mitocondrias y otros orgánulos celulares. Son capaces de moverse libremente mediante seudópodos. Su tamaño oscila entre los 8 y 20 μm (micrómetro). Estas células pueden salir de los vasos sanguíneos a través de un mecanismo llamado diapédesis esto les permite desplazarse fuera del vaso sanguíneo y poder tener contacto con los tejidos al interior del cuerpo.

 

Clasificación
Según la forma del núcleo se clasifican en: Leucocitos con núcleo sin lóbulos
 

Linfocitos Monocitos

Leucocitos con núcleo lobulado
  

Neutrófilos Basófilos Eosinófilos

La observación a través del microscopio ha permitido clasificarlos según sus características tintoriales en:

Granulocitos: presenta gránulos en su citoplasma, con núcleo redondeado y lobulado, formados en las células madres de la médula ósea: eosinófilos, basófilos y neutrófilos. Agranulocitos: No presenta gránulos en su citoplasma: linfocitos, monocitos y macrófagos.

Todos se relacionan con los mecanismos defensivos del organismo. Los granulocitos y los monocitos destruyen a los microorganismos fagocitándolos mientras que los linfocitos producen anticuerpos contra ellos

Neutrófilo (micrófagos)
Miden de 9 a 12 μm y es el tipo de leucocito más abundante de la sangre en el ser humano. Se presenta del 60 al 75%. Su periodo de vida media es corto, durando horas o algunos días. Su función principal es la fagocitosis de bacterias y hongos Subtipos:

Neutrófilo bastonado (3 – 5%): Núcleo alargado, de grosor uniforme, escasa cromatina densa, cromatina laxa presente en toda su longitud (su presencia indica: actividad celular y estadío joven. Citoplasma con finos gránulos neutrófilos. Neutrófilo segmentado (55 – 60%): Núcleo lobulado (2 – 5 lóbulos) unidos por puentes de cromatina densa, escasa cromatina laxa. Citoplasma con finos gránulos neutrófilos.

Se llaman neutrófilos porque no se tiñen con colorantes ácidos ni básicos, por lo que su citoplasma se observa rosa suave. Su citoplasma contiene abundantes gránulos finos color púrpura, (con el colorante Giemsa) que contienen abundantes enzimas líticas, así como una sustancia antibacteriana llamada fagocitina, todo esto necesario para la lucha contra los gérmenes extraños.

Los neutrófilos interaccionan con agentes quimiotácticos para migrar a sitios invadidos por microorganismos.

Diapédesis

Penetran en vénulas poscapilares en la región de inflamación y se adhieren a las diversas moléculas de selectina de células endoteliales de estos vasos a través de sus receptores de selectina, esta interacción entre selectinas da lugar a que el neutrófilo ruede con lentitud A medida que los neutrófilos desaceleran sus migraciones, la interleucina 1 (IL-1) y el factor de necrosis tumoral (TNF) inducen a las células endoteliales para que expresen moléculas de adherencia intercelular tipo 1 (ICAM-1), a las cuales se unen las moléculas de integrina de los neutrófilos. Cuando ocurre la unión, los neutrófilos dejan de migrar a fin de penetrar en el compartimiento de tejido conectivo. En el tejido conectivo, destruyen los microorganismos mediante fagocitosis y la liberación de enzimas hidrolíticas (y el brote respiratorio). Además, mediante la elaboración y liberación de leucotrienos, los neutrófilos ayudan a iniciar el proceso inflamatorio.

Una vez que los neutrófilos llevan a cabo su función de destruir microorganismos, también mueren y ello tiene como efecto la formación de pus que es la acumulación de leucocitos y bacterias muertas y líquido extracelular.

Se denomina basófilo a cualquier célula que se tiñe fácilmente con colorantes . Los gránulos de los basófilos son gruesos pero escasos. Son células de unas 8 - 10 μm de diámetro y su núcleo tiene una forma que recuerda a una S. Son los menos numerosos, ya que constituyen sólo el 0,5% del total. Al activarse y pasar a los tejidos, se les llaman células cebadas o mastocitos. Tienen una activa participación en la respuesta inmunitaria, a través de la liberación de histamina, serotonina en bajas concentraciones, y otras sustancias químicas.

Basófilo

Tiene gránulos de dos clases:

Gránulos azurófilos: Contienen Lisosomas, que a su vez estos contienen hidrolasas ácidas. Gránulos específicos o secundarios: Contienen Histamina Heparan sulfato , Heparina y Leucotrienos

Eosinófilo

El eosinófilo es un leucocito granulocito pequeño derivado de la médula ósea, tiene una vida media en la circulación de 3 a 4 días antes de migrar a los tejidos en donde permanecen durante varios días. Su desarrollo en la médula ósea es estimulado por la interleucina-5, la interleucina-3 y el factor estimulante de colonias granulocito-macrófago. Es característico su núcleo bilobulado, al igual que sus distintivos gránulos citoplásmicos; estas proteínas granulares son responsables de muchas funciones proinflamatorias, principalmente en la patogénesis de las enfermedades alérgicas, como célula efectora de hipersensibilidad inmediata, así como en la muerte de parásitos. Una de las enzimas más importantes que contienen sus gránulos es la histaminasa, que se encarga de hidrolizar la histamina, regulando así la respuesta alérgica. Su cantidad aproximada en la sangre es de 150 células/micro litro, y constituye entre el 2% y 4% de los leucocitos. Los eosinófilos pueden regular la respuesta alérgica y las reacciones de hipersensibilidad mediante la neutralización de la histamina por la histaminasa y a su vez producir un factor inhibidor derivado de los eosinófilos para inhibir la desgranulación de las células cebadas o de los basófilos, que contienen sustancias vasoactivas.

 

Su tamaño es semejante al del neutrófilo (10-14 μm). Constan de un núcleo bilobulado y su citoplasma está casi completamente ocupado por unos 20 gránulos acidófilos pues se tiñen de color naranja o marrón anaranjado con las coloraciones panópticas . Los gránulos están formados por un núcleo electrodenso rodeado por una matriz electrotransparente y contienen cuatro clases principales de proteínas: proteína básica mayor (MBP), proteína catiónica del eosinófilo (ECP), peroxidasa del eosinófilo (EPO) y neurotoxina derivada del eosinófilo (EDN). El eosinófilo es capaz de sintetizar de nuevo otros productos, como mediadores lipídicos (PAF, LTC4), citocinas (IL-3-5, GM-CSF), quimiocinas (eotaxina) y óxido nítrico (NO). Los eosinófilos juegan un papel de defensa del huésped frente a microorganismos no fagocitables, poseen una función citotóxica (por sus proteínas granulares), inmunoreguladora (por las citocinas que libera) y son capaces de participar en la reparación y remodelación tisular (liberando TGFβ).

Linfocitos

Son los leucocitos de menor tamaño (entre 8 y 10 μm), y representan del 24 a 32% del total en la sangre periférica. Presentan un núcleo esférico que se tiñe de violeta-azul y en su citoplasma frecuentemente se observa como un anillo periférico de color azul. Poseen un borde delgado de citoplasma que contienen algunas mitocondrias, ribosomas libres y un pequeño aparato de Golgi. Encargadas de la inmunidad específica o adquirida. Estas células se localizan fundamentalmente en los órganos linfoides. Tienen receptores para antígenos específicos. La principal causa de su aumento es el estrés.

 

Clasificación:

Linfocitos B (bursodependientes): son los responsables de la respuesta humoral, es decir, de la producción de anticuerpos, proteínas (inmunoglobulinas) que se adhieren a un antígeno especifico (al cual reconocen únicamente). Son capaces de reconocer lípidos, proteínas, glúcidos.

Linfocitos T (timodependientes): Detectan antígenos proteicos asociados a moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad (MHC 0 CMH).
 Linfocitos CD4+ o Linfocitos T4. Reconocen antígenos presentados por el MHC-

II. También se les llama linfocitos "helper" o ayudantes que participan en las sinapsis inmunitarias. MHC-I y tienen capacidad lítica.

 Linfocitos T citotóxicos o Linfocitos CD 8+. Reconocen péptidos presentados por

Células asesinas naturales, Natural Killer (NK): No tienen marcadores característicos, participan en la inmunidad innata, son capaces de reconocer lo "propio“, también tienen propiedades líticas.

Monocitos Macrófagos

Es el leucocito de mayor tamaño, su tamaño varía entre 12 y 15 μm, y representa del 4 a 8% en la sangre. Presenta un núcleo arriñonado (forma de riñón), que se tiñe de color violeta-azulado con una proporción 2:1 con respecto al resto de la célula, y tiene una depresión profunda. El citoplasma es abundante y de color gris azulado pudiendo estar acompañado de vacuolas blanquecinas. Los monocitos se generan en la médula ósea y después viajan por la sangre, para luego emigrar a diferentes tejidos como hígado, bazo, pulmones, ganglios linfáticos, hueso, cavidades serosas, etc. Después de alrededor de 24 horas de permanecer en el torrente sanguíneo, los monocitos lo abandonan y atraviesan el endotelio de los capilares o las vénulas poscapilares hacia el tejido conectivo, donde se diferencian rápidamente a macrófagos. Su principal función es la de fagocitar o "comerse" a diferentes microorganismos o restos celulares. Células presentadoras de antígeno. Sistema retículo endotelial

Contaje Leucocitario
Valor normal entre 3.500 y 11.000/ml

Neutrófilos: Valor normal entre 2.000 y 7.500/ml. Son los más numerosos.. En situaciones de infección o inflamación su número aumenta en la sangre. En estos casos se observan algunos que son 'inmaduros' y se denominan cayados. En la analítica se indica en forma de porcentaje sólo cuando hay infección porque en condiciones normales su cifra es cero. Linfocitos: Valor normal entre 1000 y 4500/ml. Aumentan sobre todo en infecciones por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias. Monocitos: Valor normal entre 200 y 800/ml. Esta cifra se eleva casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias. Eosinófilos: Aumentan sobre todo en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.

Disminuyen

En situaciones en las que la médula ósea no puede producir células, por estar ocupado su espacio e inhabilitada su función debido a agentes infecciosos, tejido tumoral u otro tipo de agentes. En infecciones graves. Aunque en un primer momento el número de estas células aumenta debido a una invasión externa, la cifra puede llegar a disminuir si el agente agresor es más fuerte y produce la muerte de los leucocitos. Por algunos medicamentos que producen toxicidad sobre la médula ósea como los quimioterápicos (para el tratamiento del cáncer). También algunos antibióticos (cloranfenicol) o analgésicos (nolotil) pueden producir como efecto no deseado una reducción de su número.

Fórmula diferencial

La fórmula leucocitaria, llamada también Recuento diferencial, es la proporción (tanto por ciento) de cada tipo de Leucocito. Modo de hacerlo: Se contabilizan los distintos tipos de leucocitos, usando un “contador de saco” u otro cualquier artilugio que posibilite el contaje. Pueden cogerse varios campos del microscopio (los mejores, sin repetirlos) usando el sistema de conteo de dividir mentalmente el campo del microscopio en una esfera de reloj y ejecutar el contaje sistemáticamente. Lo normal es hacer un recuento de 200 a 300 leucocitos; lo mínimo es 100.

Se realizan los cálculos pertinentes y se pasan a tanto por ciento. Se compara lo obtenido con los valores normales.

VALORES NORMALES Leucocitos: En el hombre (en la mujer un poco menos): De 6.000 a 8.000 por milímetro cúbico. Neutrófilos...... 60 al 70% Linfocitos........ 25 al 30% Monocitos........ 5 al 10% Eosinófilos....... 1 al 4% Basófilos.......... 0,5%

VALORES ANORMALES.
   

El aumento suele indicar una patología, infecciosa o no: Leucocitos: Aumento entre 10.000 a 20.000 por milímetro cúbico indica una infección aguda (apendicitis, neumonía, etc.). Si el aumento es más de 30.000 a 40.000 indica una probable Leucemia. Neutrófilos: Su aumento indica una infección aguda bacteriana normalmente, cercana en el tiempo. Monocitos: Su aumento indica una infección crónica bacteriana como la tuberculosis, fiebres tifoidea, paludismo y otras infecciones crónicas. Linfocitos: Los linfocitos aumentan en la tos ferina, la anemia perniciosa, por la permanencia a elevadas altitudes o en los trópicos, por las quemaduras solares y en ciertas enfermedades crónicas como la tuberculosis, etc. Aumentan también en las enfermedades agudas poco lejanas en el tiempo. (Primero aumentan los Neutrófilos y luego los Linfocitos). Eosinófilos: Su aumento indica una parasitosis por tenias, anquilostomas, triquina, etc. Basófilos: Su número aumenta en los procesos alérgicos, asma, y algunas dermopatías. También puede alterarse su número en procesos puramente fisiológicos como la regla (menstruación), vivir en grandes alturas, diferentes horas del día, digestión, etc.

 

Durante las infecciones y en toda reacción general de agresión, la fórmula muestra variaciones según: • la fase en el tiempo • la virulencia del agente • la resistencia del organismo. SCHILLING ha establecido una curva "curva leucocitaria biológica", típica y común al síndrome general parainflamatorio: la primera fase, de lucha, consiste en una leucocitosis neutrofila, con desviación a la izquierda (formas inmaduras) y granulaciones tóxicas, aneosinofilia y linfo y monopenia.

En la segunda fase, de defensa, aparece una monocitosis y en la tercera, de curación, una linfocitosis con reaparición de los eosinófilos. Se apartan de este patrón determinadas infecciones bacterianas (tifoidea, por ejemplo) y las viracis, que cursan generalmente con leucopenia.

Desviación a la izquierda, en los neutrófilos
Significa, en el esquema Schilling, el aumento en la proporción de formas inmaduras (en banda o cayado, juveniles e incluso mielocitos) dentro de los neutrófilos. Se puede simplificar todavía más este esquema, hablando sólo de "neutrófilos segmentados" y "no segmentados", que son las formas jóvenes. En general suele acompañarse de leucocitosis neutrófila y corresponder a cuadro infeccioso, pero hay numerosas excepciones. Constituye un dato importante en todo hemograma, que puede ser (junto con los demás) de notable valor diagnóstico y pronóstico.

En las infecciones. Puede presentarse en la siguientes circunstancias:

a) Con leucocitosis neutrófila creciente, en cuyo caso tiene la significación de una defensa antiinfecciosa. Si existe hiperleucocitosis y la proporción es marcada, se trata de un caso grave pero todavía recuperable. Si las formas juveniles superan en proporción a los segmentados, la infección es muy grave (PINEY).

b) Con leucocitosis neutrófila decreciente, acentuándose cada vez más la desviación izquierda, significa un mal pronóstico, que será probablemente infausto si la caída de los leucocitos alcanza cifras leucopénicas.

c) Sin leucocitosis aparente, es decir, con cifra prácticamente normal de leucocitosis o con leucocitosis insignificante. Esto puede ocurrir: I) En los primeros estadios de una infección aguda, pero en seguida aparecerá la leucocitosis. II) En infecciones subagudas y crónicas. III) En infecciones neurotropas (tétanos, etc.). IV) En las complicaciones sépticas de la tuberculosis pulmonar: infección secundaria de cavidades.

d)

Con

leucopenia.

Esta

fórmula

tiene

mayor

valor

diagnóstico que pronóstico. Es típica de la fiebre tifoidea, en la que su observación constituye un buen punto de apoyo para la clínica. Además, se presenta también en las endocarditis sépticas y en la lenta.

2) En las intoxicaciones: a) Exógenas, por ejemplo, en las formas graves de

intoxicación por el plomo o benzol, en que pueden observarse mielocitos. b) Endógenas: en la acidosis diabética o urémica.

3) En la anomalía de Pelger, como hallazgo asintomático de distribución familiar y hereditaria, sin importancia clínica. Se caracteriza por la persistencia indefinida y de grado invariable de la "desviación a la izquierda" que alcanza a veces el 50% de los neutrófilos. Es una falsa "desviación", pues los núcleos sólo en su forma son parecidos a los juveniles, mientras que su estructura es madura, o aun envejecida.

4) En ciertas hemopatías: es frecuente en las agranulocitosis. También en la anemia aplástica y en la policitemia. La leucemia mieloide aleucémica puede aparecer solamente como una "desviación izquierda" en el hemograma. En las invasiones medulares neoplásicas pueden "desbordar" los mielocitos en la sangre periférica. En la mononucleosis infecciosa puede registrarse neutropenia con desviación a la izquierda.

Desviación a la derecha
Usualmente se refiere de la presencia de formas maduras segmentadas, con aumento de tamaño e hipersegmentación.

No obstante, se habla de "desviación a la derecha" cuando el porcentaje de linfocitos y monocitos se haya acrecentado en relación a los polimorfonucleares, es decir, a con respecto a los neutrófilos, eosinófilos y basófilos. La desviación a la derecha se da normalmente en procesos de infecciones víricas.

Hipersegmentación nuclear
La mayoría de polinucleares presentan más de tres lobulaciones. Ocurre: • • • • • En la anemia perniciosa. Dato de interés diagnóstico en las fases de remisión de la enfermedad. En la anemia hipocroma esencial también se observa a veces hipersegmentación de los neutrófilos. En las reacciones mieloides de la sepsis, excepcionalmente, pues casi siempre determinan desviaciones a la izquierda. En afecciones hepáticas, ocasionalmente. A veces en la leucemia mieloide, en la aplasia medular y en la intoxicación por gases.

Mieloblastosis y eritroblastosis
Normalmente no se encuentran estas células en sangre periférica. Pueden aparecer: 1. En la medula irritada ("stressed marrow"), por hipoxia, infección o hemolisis. 2. Por asplenia funcional, por ejemplo en la hematopoyesis

extramedular en el bazo y en el síndrome postesplenectomía. 3. En la ocupación medular, por metástasis tumorales, leucosis, etc.

Histograma
Es una gráfica de la frecuencia y tipos de células en una muestra de sangre; permitiendo observar, poblaciones su numero relativo.

También se llama Curva de Distribución de Frecuencia. de celulas, su tamaño promediorespecto al resto de la poblaciony

HISTOGRAMA DE LEUCOCITOS

EL CONTEO DE LEUCOCITOS SE MIDE DIRECTAMENTE DE LA DILUCION DE ESTAS CELULAS DESPUES DE AGREGAR UN AGENTE LITICO EL CUAL LISA LOS ERITROCITOS Y ENCOGE LA MEMBRANA CELULAR Y EL CITOPLASMA DEL LEUCOCITO .POR LO TANTO REPRESENTA UNA MEDIDA DE VOLUMEN CELULAR MAS QUE DE TAMAÑO NATURAL DE LA CELULA AL PASAR A TRAVES DE LA ABERTURA.

LAS PARTICULAS MAYORES DE 35 fL SE CUENTAN COMO LEUCOCITOS OBTENIENDOSE UN CONTEO DIFERENCIAL EN 3 PARTES BASADOS EN LOS TAMAÑOS RELATIVOS DE LOS LEUCOCITOS EVALUADOS ASI:

  

LINFOCITOS ENTRE 35 Y 90 Fl CELULAS MONONUCLEARES ENTRE 90-160 Fl. GRANULOCITOS ENTRE 160- 450 fL

Monocitocis

Se habla de monocitosis cuando el recuento en sangre es superior a 0,9x109/l.

La monocitosis es habitualmente la manifestación de una enfermedad inflamatoria o neoplásica. En algunos tumores hematológicos, especialmente en la leucemia aguda monocítica y en la crónica mielomonocítica, el principal hallazgo es un aumento de monocitos en médula y en sangre.

Actitud clínica ante un paciente con monocitosis

Primero debemos confirmarlo con un nuevo hemograma, que además nos permitirá valorar el recuento porcentual de otros tipos leucocitarios y su evolución en el tiempo, si es posible la comparación con analíticas previas. La historia clínica nos puede orientar la sospecha diagnóstica hacia un tumor, una infección o inflamación crónica, o a la sospecha de un síndrome mielodisplásico/ mieloproliferativo especialmente en casos de monocitosis en pacientes de mayor edad. La morfología del frotis sanguíneo periférico es muy útil para la visualización de células blásticas, valoración de rasgos displásicos o signos de infección. Hay veces que puede ser necesario la realización de aspirado y/o biopsia de médula ósea para llegar al diagnóstico definitivo. Una vez confirmada la monocitosis, y descartando la existencia de una patología grave, o un trastorno linfoproliferativo, parece prudente adoptar una actitud expectante repitiendo la determinación en 1-2 meses para ver la evolución.

Eosinofilia

Se define como el aumento en el número absoluto de eosinófilos circulantes por encima 500 células/ mm3. Las cifras de eosinófilos son más elevadas en los recién nacidos y pueden variar también dependiendo de la edad, hora del día, el ejercicio y los estímulos ambientales particularmente la exposición a alergenos. Niveles más altos por la noche con una variación mayor del 40 por ciento que se ha relacionado con la variación diurna de los niveles de cortisol.

La eosinofilia se ha clasificado arbitrariamente en: • Leve: 500-1.500 células/mm3. • Moderada: 1.500-5000 células/mm3. • Severa: > 5000 células/mm3.

La causa más común en el mundo de eosinofilia son las infecciones por parásitos helmintos, y la causa más frecuente en los países industrializados es la enfermedad atópica (rinitis, dermatitis y asma). Las primeras suelen cursar con cifras muy elevadas de neutrófilos mientras que las enfermedades alérgicas producen una eosinofilia leve o moderada.

Actitud clínica ante un paciente con eosinofilia La eosinofilia leve es, en la mayoría de los casos, un hallazgo benigno en el hemograma cuya causa es evidente y que por tanto no precisa ser estudiada. Si la cifra de eosinófilos es moderada-alta o si se asocia a otros signos clínicos deberá ser valorada. La historia clínica del paciente es fundamental y deberá ir orientada: • Antecedentes de viajes a países con alto grado de infección por parásitos (helmintos). • Consumo de fármacos o de otras sustancias (L-triptófano, preparados vitamínicos, tónicos, sustancias yodadas). • Antecedentes personales o familiares de atopia. • Convivencia con animales en el domicilio. • Síntomas alérgicos, dermatológicos o respiratorios así como otros síntomas que pudieran orientar a trastorno linfoproliferativo. Exploración física cuidadosa: erupciones cutáneas, nódulos subcutáneos, linfadenopatías, organomegalias, sibilancias respiratorias, búsqueda de parásitos en región perianal, etc. Si tras la realización de este estudio no llegamos a un diagnóstico definitivo deberemos, previa confirmación de la eosinofilia en un nuevo análisis, realizar pruebas complementarias: examen de parásitos en heces, orina, analítica general y serología de hidatidosis, radiografías de tórax, determinación de Ig E, frotis de sangre periférica y determinación de TSH. Criterios de derivación • Eosinofilia moderada-elevada no filiada. • Síndrome hipereosinófilo idiopático.

Síndrome hipereosinófilo idiopático.
Se define como el aumento de eosinófilos en sangre por encima de 1.500 células/mm3 durante un período mayor de 6 meses sin causa evidente. Se presenta de forma esporádica, con una frecuencia baja y no se ha relacionado con ningún factor geográfico ni ambiental. Es más frecuente en varones mayores de 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad. Una cifra elevada de eosinófilos puede dañar distintos órganos, entre ellos el corazón, la piel y el sistema nervioso. Los pacientes pueden estar asintomáticos o presentar un curso agresivo que conduce al fallecimiento en pocos meses si no se pone tratamiento. La clínica vendrá determinada por el órgano afectado. Síntomas inespecíficos como astenia, pérdida de peso, febrícula, sudoración nocturna, artralgia pueden preceder a otros más específicos como insuficiencia cardiaca, enfermedad pulmonar restrictiva o síntomas neurológicos de naturaleza tromboembólica. El diagnóstico se basa en la clínica y en el aumento persistente de eosinófilos. Siempre hay que descartar una infección parasitaria o una reacción alérgica. El tratamiento se basa en la administración de hidroxiurea o prednisona.

Estudio de 64 casos de Apendicitis Aguda

 
                      

HALLAZGOS CLÍNICOS
Síntomas al ingreso Dolor abdominal 64
Anorexia 58 Fiebre 55 Vómitos 51 Diarrea 11 Signos Dolor en FID 62 Signo de rebote 57 Defensa local 54 Dolor generalizado 19 Distensión abdominal 6 HALLAZGOS RADIOLÓGICOS Radiología abdomen Normal 26 Fecalito 11 Asa centinela 11 Ocupación en FID 9 Oclusión intestinal 4 Ecografía Positiva 29 Negativa 2 Falso positivo 1 Falso negativo 7 No realizada 25

Se realizó hematimetría y fórmula leucocitaria en todos los pacientes, encontrándose cifras de leucocitos totales . Superiores a 10.000 células/mm3 en 58 casos 44 mayores a 14.000 células/mm3 (con un valor máximo de 52.500 células/mm3

Hubo desviación a la izquierda (porcentaje de segmentados superior al 75% o presencia de cayados) en 48 casos

UTILIDAD CLINICA DEL LEUCOGRAMA
   

ORIENTA AL CLINICO MARCA LA PAUTA DE CONDUCTA Y A VECES SU DIAGNOSTICO INDICA LA INTENSIDAD DE LA LESION ORIENTA EN LOS PROCESOS VIRALES, BACTERIANOS, INFLAMATORIOS O SEPTICOS

SU UTILIDAD GUARDA RELACION DIRECTA CON LA COMPETENCIA DE QUIEN LA PRACTICA Y LOS CONOCIMIENTOS DE QUIEN LA INTERPRETA

•desviacion a la izquierda + leucocitosis .Significa un aumento de cayados o neutrofilos hiposegmentados. Los neutrofilos hiposegmentados son sinonimo de inmaduros o jovenes

•infecciones agudas •gota •embarazo (sin desviacion) •neoplasias •hipoxia (EPOC,hay policitemia) •hemorragia aguda •leucemia mieloide cronica •mielemia •corticoides , adrenalina , litio

Desviacion a la izquierda + leucopenia •fiebre tifoidea (aneosinofilia) •EBS •brucelosis •viriasis Desviacion derecha (neutrofilos hipersegmentados). anemia perniciosa

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->