Está en la página 1de 1

1.

Coplas de Yaraví
Señor que nuestra vida sea
Cual una quena simple y recta.
Para que tu puedas llenarla
Llenarla con tu música (bis)
Señor que nuestra vida sea
Arcilla blanda en tus manos,
Para que tu puedas formarla
Formarla a tu manera. (bis)
Señor que nuestra vida sea
Semilla suelta por el aire,
Para que tu puedas sembrarla,
Sembrarla donde quieras. (bis)
Señor que nuestra vida sea
Leñita humilde y siempre seca
Para que tu puedas quemarla
Quemarla para el pobre. (bis)
2. Sé como el grano de trigo
Sé como el grano de trigo que cae
en tierra y desaparece
y aunque te duela la muerte de hoy
mira la espiga que crece.
Un trigal, será mi Iglesia
que guardará mis entregas
fecundadas por la sangre de aquel,
que dio su vida por ella.
Ciudad nueva del amor
donde vivirá el pueblo
que en los brazos de su dueño nació
sostenida en un madero.

Yo mi vida he de entregar
para aumentar la cosecha
que el sembrador al final buscará
y dejará ser eterna.
Y un día al Padre volveré
a descubrir el secreto
de la pequeña semilla que fiel
cobró su herencia en el cielo.
3. Padre Dios
Nuestro Dios hizo el cielo y la tierra,
nuestro Dios hizo el agua y el sol
nuestro Dios inventó la semilla
y mantiene mi respiración.
Nuestro Dios hizo el hombre a su
imagen,
y varón y mujer los creó
y le puso la vida en las manos
dándole su poder creador.
Y ese Dios, Ñamandú, Dios Yaveh
es el Dios de Jesús, el Señor
y ese Dios, será hoy como ayer,
Padre Dios nuestro consolador.
Para Él, Padre Dios, para Él
cante y baile nuestro corazón.
Para Él, Padre Dios, para Él
cante el baile el pueblo de Dios.
Nuestro Dios inventó el arco iris,
y su vuelo le dio al picaflor,
nuestro Dios hizo la primavera
su gran cumbre es la Resurrección.
Nuestro Dios es ternura y paciencia,
nuestro Dios tiene un gran corazón,
es el Dios defensor de los pobres
Providencia, justicia y perdón.