P. 1
El Rechazo - (Estudio Biblico realizado por Jessica J. Ordóñez basado al Capitulo #2 del libro "Secretos Enterrados")

El Rechazo - (Estudio Biblico realizado por Jessica J. Ordóñez basado al Capitulo #2 del libro "Secretos Enterrados")

|Views: 3.060|Likes:
Publicado porJessica J Ordonez

Estudio Biblico basado al Capitulo 2 del libro "Secretos Enterrados" www.secretosenterrados.com

Estudio Biblico basado al Capitulo 2 del libro "Secretos Enterrados" www.secretosenterrados.com

More info:

Published by: Jessica J Ordonez on Feb 22, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial
Precio de venta:$4.99 Comprar ahora

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
See more
See less

09/27/2015

$4.99

USD

pdf

El Rechazo

Jessica J. Ordoñez


Estudio Bíblico basado al Libro
Secretos Enterrados
(Como enfrentar los traumas del abuso sexual, el abandono y traición)

www.secretosenterrados.com
www.tiempodesanar.com
Antes de realizar este estudio bíblico procure leer el Capítulo 2 Capítulo 2 Capítulo 2 Capítulo 2 del libro Secretos Enterrados Secretos Enterrados Secretos Enterrados Secretos Enterrados.

Extraído del Capítulo 2, del libro Secretos Enterrados:

Desesperada, frustrada y sin entender la razón por la cual sentía un gran temor de salir de la casa
en medio de aquella tormenta, prefirió no solo cancelar su cita con el médico que le arrancaría mi
cuerpecito de su vientre, sino que decidió borrar por completo esa idea tan cruel de su mente. Mi
padre, al enterrarse de que mi madre estaba esperando un bebé de nuevo, se enfureció. Suficiente
tenía con mantener tres hijos que no eran de él, y era demasiado uno más, aparte de los que ya
tenía por todo el pueblo, con sus diversas amantes. Aquel día golpeó a mi madre, culpándola por no
haberse protegido del embarazo, como si fuera únicamente su responsabilidad. Esperó unos días para
ver si su agresión había sido efectiva; pero, al ver que no, abandonó a mi madre y a sus hijos.
También, a mí, un cuerpecito tan frágil llamado por la gente un embrión; mas Dios, quien ya
conocía mi nombre, me protegía en el hueco de su mano.

¿Qué es el Rechazo?

El sentirnos rechazados es el peor sentimiento que puede existir, lamentablemente es el
más común. Todos en algún momento y a distintos niveles hemos sentido el rechazo. El
rechazo se resume en no recibir lo que todo ser humano necesita para ser validado en este
mundo: amor, aceptación, aprobación y protección. Al no recibir esto desde el vientre de
nuestras madres y durante los años más críticos de nuestro crecimiento comúnmente se
apodera de nosotros el terrible espíritu de rechazo la cual nos persigue por largos
devastadores años. El ser rechazado en los años formativos y por personas significativas
en nuestras vidas ha probado ser el causante de grandes daños emocionales. El rechazo es
el plan destructivo del enemigo para detener el plan perfecto de Dios en nuestras vidas.

Rechazo desde el vientre

Desde el vientre de nuestra madre podemos oír, oler, tocar y sentir. Conocemos la voz de
nuestra madre sin haberla conocido. Sabemos cuando está feliz, triste o molesta. Llegamos
a sentir el temor, la alegría, incluso el rechazo. Recordarás que desde el vientre de su
madre Elisabet, Juan el Bautista “saltó” de emoción al escuchar hablar a la madre de Jesús;
en ese mismo momento su madre fue llena del Espíritu Santo de Dios (Lucas 1:41). A
través de la Palabra vemos a Dios hablándole a sus siervos y recordándoles que desde el
vientre de sus madres fueron escogidos con propósito. Por lo tanto tenemos bases para
comprobar que la atmosfera en la cual una madre se encuentra al cargar por nueve meses a
su bebe; sus acciones, palabras, temores e inseguridades podrá tener efectos de corto o
largo plazo.

Rechazo en la niñez o adolescencia

Los primeros cinco años de vida son los más críticos en nuestra formación. En esta etapa
se forman nuestros valores, nuestra estima y nuestra identidad. Es durante esta edad
cuando aprendemos acerca del mundo en la cual vivimos y establecemos el lugar de
importancia que ocupamos en el. Ser rechazos durante esta importante etapa ha
comprobado tener severos consecuencias. Sin entender los largos efectos de sus acciones y
palabras muchos padres rechazan a esta edad a sus hijos. Sus palabras sonaran inofensivas
y sus reproches insignificantes, mas sin embargo cada palabra dicha en enojo, ira o
frustración comienza a ser raíz en el rincón de un pequeño corazón que tarde o temprano
dará fruto.



Veamos algunos causantes del espíritu de rechazo:

• La comparación o favoritismo entre hermanos.
• Los apodos negativos y humillantes.
• Palabras hirientes, acusadoras y maldicientes.
• Ser dado en adopción o dejado con los abuelos o familiares.
• Ser abandonado por parte de madre o padre.
• La falta de interés, tiempo y atención por parte de nuestros padres.
• Ver a un padre/madre perdido en los vicios.
• Vivir en un hogar destruido por el divorcio.
• Sentir temor y no tener quien nos proteja.
• Recibir golpes y maltratos.
• No tener a nuestros padres presentes en los eventos especiales.
• Que los padres se olviden de nuestro cumpleaños o que no nos celebran una fiesta.
• No sentir el apoyo, amor incondicional, aceptación o aprobación de nuestros padres.
• No poder cumplir las altas expectativas de nuestros padres.

Es necesario entender que el rechazo no se limita únicamente a las acciones o palabras de
nuestros padres. El rechazo puede venir de diferentes influencias en nuestras vidas como:
los abuelos, hermanos, y amigos. Muchos profesores son responsables del rechazo en la
niñez, intimidando y desvalorando los esfuerzos de un pequeño, y prefiriendo a sus
alumnos favoritos.

Rechazo en la adultez

Aun siendo adultos no somos exentos de sufrir el rechazo. Puede ser que eres
menospreciado por tu pareja o tus hijos. Quizás recibes maltratos, golpes o insultos.
Muchas personas sienten ser rechazados al ser abandonados por su pareja o al perder un
ser querido. Incluso, muchas personas se sienten rechazados por la religiosidad de la
iglesia. Tristemente, hay iglesias que funcionan como un club social imponiendo
prerrequisitos a las personas que quieran formar parte de ella, muchos de ellos hasta
impone requisitos para poder recibir el perdón y la salvación departe de Dios. Esta
arrogancia y religiosidad lo único que logra es alejar a las personas de Dios, pues al no
poder llegar a las expectativas del pastor o líderes de la iglesia, prefieren alejarse por
completo, prefiriendo el desconsuelo y soledad que enfrentar el dolor de ser nuevamente
rechazados.

La raíz y su fruto

Nuestro cuerpo fue diseñado por Dios a combatir infecciones que buscan contaminar
nuestro sistema inmune. Cuando contagiamos algún virus, nuestro cuerpo comienza a
pelear casi al instante en contra de dicha infección. ¿Cómo sabemos que nuestro cuerpo está
combatiendo? Nuestro cuerpo comienza a reflejar distintas síntomas que revelan que está
luchando en contra de algo. Por ejemplo con la gripe, uno se siente débil, siente dolor de
huesos y tiene fiebre. Aunque pareciera que estos fueran el problema, no lo son; solo son el
fruto, ósea las síntomas de algo más profundo.

Las raíces son las que alimentan el árbol, se encuentran ocultas, pero se hacen evidentes
por el fruto manifestado. Cada raíz implantada en nosotros, ya sea en la niñez por parte de
nuestros padres, o por personas que nos hirieron en el camino, tarde o temprano dará
fruto, revelando así sus síntomas. Muchas de estos síntomas nos llevan a tomar decisiones
desastrosas, otros son la señal que nos revela que hay cosas escondidas y enterradas
dentro de nosotros que necesitan de la mano sanadora de Dios para poder arrancar toda
raíz que busca destruirnos.

Quizás nunca te has detenido a ver a tu alrededor la raíz del rechazo y sus frutos
manifestados. Comúnmente una persona con el espíritu de rechazo demuestra síntomas de
acuerdo a uno de estos tres ejemplos:

Fruto #1 (Resentimiento, murmuración e insensibilidad)

Una persona que ha sido rechazada muchas veces se vuelve fría, insensible, apartada, y en
muchas ocasiones agresiva. Tiene desconfianza y cierra la puerta a la sensibilidad
emocional. Estas personas comúnmente continúan siendo rechazados por el fruto de su
comportamiento; pues se convierten en personas desagradables, mal hablantes, negativas,
resentidas y vengativas. Les gusta murmurar, criticar y ver los defectos en los demás.
Comúnmente son los causantes de la división dentro de la iglesia. Como pareja son
personas difíciles de amar, pues no saben responder al amor recibido. Prefieren rechazar
que ser rechazados. Les cuesta recibir o participar en contacto físico, abrazos, o cualquier
gesto cariñoso.

Fruto #2 (Auto rechazo, baja estima e inestabilidad emocional)

Una persona que ha sido rechazada frecuentemente se rechaza a sí mismo. Es alguien que
tiene un concepto completamente errado de su propia persona. No se valora, no se quiere,
se siente insignificante y no puede creer que haya un propósito para su vida. Es una
persona que teme el fracaso y que prefiere esconderse detrás del telón, sin tomar riesgos,
ni buscar nuevas oportunidades. Su estima esta por los suelos y constantemente busca
llenar su vasillo con cosas externas. Esta persona lucha con la depresión e inestabilidad. Se
siente no merecer las cosas buenas de la vida y mucho menos las bendiciones que ofrece
Dios. Sus emociones están en completo desbalance y son fácilmente controlados por la
circunstancia. Como pareja es muy inestable sentimentalmente. Un día está feliz, el
siguiente día se encuentra distanciada. Estas personas son más propensas a caer en vicios,
adulterios o cualquier tipo de adicción o inmoralidad sexualidad por su espíritu frágil que
sutilmente es manipulado por fuerzas espirituales externas.

Fruto #3 (Orgullo, desobediencia, falta de compromiso, perfeccionista)

Esta persona hace todo lo posible por ser exitoso en la vida, aunque comprometa sus
principios. Es competidor, arrogante y manipulador. Es una persona que no le gusta perder.
No acepta la corrección y cree saberlo todo. Es una persona que prefiere trabajar solo/a.
No le gustan los grupos, ni trabajar en equipo. Casi siempre salta de trabajos por que no le
gusta recibir órdenes, de esa misma manera salta de iglesias buscando el lugar perfecto. Si
ve a otros prosperar en lo espiritual o económico siente envidia y busca las oportunidades
para poner en duda la credibilidad de aquella persona. Es una persona que aparenta ser
algo con el fin de ganar la aprobación y admiración de la gente (pues desde la niñez nunca lo
recibió). Es exigente, orgulloso/a, calumniador/a, y posesivo/a. Como pareja es inestable e
inmaduro/a, rencilloso/a, y rebelde.

El rechazo y la relación Dios

La raíz del rechazo enterrado afecta la imagen de Dios en nuestra vida. Son personas que
nunca han tenido un ejemplo positivo de amor y aceptación en sus vidas por lo tanto dudan
que son amados y aceptados tal y como son por un Dios quien promete nunca fallarnos, ni
abandonarnos. Personas con raíces de rechazo tambalean en su fe y confianza en Dios.
Según la clasificación bíblica son estas las personas de “doble animo”. Un día gozosos, listos
para vencer cualquier prueba pero al día siguiente tristemente están derrotados, sus
decisiones. Su vida espiritual es inestable y son los que constantemente necesitan
motivación y palabras de aliento de los demás. Son los que necesitan leche espiritual para
sostenerse los que aun no han aprendido a comer carne, creyendo y decretando la Palabra
sobre su propia vida y necesidad.

El rechazo y nuestra relación Dios

Lo cierto es que el rechazo afecta todas nuestras relaciones personales e interpersonales.
Afecta las emociones y personalidad. Nos cambia por completo, convirtiéndonos muchas
veces en personas desconocidas. Muchas personas incluso me han dicho, “no sé porque lo
hice, no sé porque me comporto así” – son manipuladas por algo más fuerte que ellos
mismos. Permitir que una atadura se enraicé en nuestro corazón, es perder el concepto del
dominio propio; permitiéndole controlar nuestras emociones, actitudes, decisiones y
propósito.

La raíz de rechazo afecta todas nuestras relaciones – la relación con Dios, con nuestra
familia, con nuestra iglesia y sobre todo con nosotros mismos. Nos convertimos en nuestro
peor amigo.



























Reflexión Interior

1. ¿Cómo recibió mi madre la noticia que estaba embarazada de mí?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


2. ¿Cómo recibió mi padre la noticia que mi madre estaba embarazada de mí?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


3. ¿Qué situaciones difíciles vivió mi madre los meses que estuve en su vientre?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


4. Al pensar en mis padres, las 3 cosas que más me agradaron de ellos fueron:

Padre: _____________________________ _____________________________ ____________________________

Madre: _____________________________ _____________________________ ____________________________


5. Al pensar en mis padres, las 3 cosas que me hicieron falta de parte de ellos fueron:

Padre: _____________________________ _____________________________ ____________________________

Madre: _____________________________ _____________________________ ____________________________

6. ¿Cuáles fueron tus apodos? ____________________________________________________________________

7. Las frases o palabras que mas decía mi padre al referirse a mi persona fueron:
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

8. Las frases o palabras que más decía mi madre al referirse a mí persona fueron:
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________








9. ¿Alguna vez te sentiste rechazada por tu madre o padre? ¿Qué te dijeron? ¿Qué hicieron?

Padre: ________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

Madre:
_________________________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


10. Describe la relación con tu padre durante la niñez.
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

¿Cómo se encuentra la relación hoy en día?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


11. Describe la relación con tu madre durante la niñez.
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

¿Cómo se encuentra la relación hoy en día?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


12. ¿Cuántos hermanos fueron en total? ___________







13. Describe la relación entre tú y cada uno de tus hermanos/as durante la niñez. ¿Cómo ha
cambiado la relación?

Nombre de tu hermano/a: __________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

Nombre de tu hermano/a: __________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

Nombre de tu hermano/a: __________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

14. ¿Cuáles eran las palabras negativas y las positivas que más te decían tus hermanos?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

15. Describe la atmosfera familiar (paz, tensión, pleitos, amor) que respirabas en casa
durante la niñez.
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

16. ¿Alguna vez te has sentido rechazado/a por la iglesia misma? SI NO

¿Qué sucedió para hacerte sentir así? ______________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

17. ¿Alguna vez has dudado de los planes de Dios para tu vida? SI NO

¿Qué te hizo dudar? _________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

18. Lee Jeremías 1:4 y Salmos 139:13-16. ¿Desde cuándo te conoció (escogió) Dios?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________


19. Lee Isaías 43:4 ¿Qué valor tienes ante los ojos de Dios?
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

20. Lee Isaías 43:2. ¿Qué promesa te hace Dios en este pasaje?

__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________________________

21. Jesús quien conoció el rechazo, promete jamás reprocharnos. Promete amarnos y
protegernos. ¿Qué más promesas te hace Dios en estos pasajes? :

Salmos 147: 3 ______________________________________________________________________________________

Isaías 30:26 _________________________________________________________________________________________

Isaías 51:3 ___________________________________________________________________________________________

Jeremías 30:17 _____________________________________________________________________________________

Juan 14:18 ___________________________________________________________________________________________

Antes de realizar este estudio bíblico procure leer el Capítulo 2 del libro Secretos Enterrados Enterrados.
Extraído del Capítulo 2, del libro Secretos Enterrados:

Desesperada, frustrada y sin entender la razón por la cual sentía un gran temor de salir de la casa en medio de aquella tormenta, prefirió no solo cancelar su cita con el médico que le arrancaría mi cuerpecito de su vientre, sino que decidió borrar por completo esa idea tan cruel de su mente. Mi padre, al enterrarse de que mi madre estaba esperando un bebé de nuevo, se enfureció. Suficiente tenía con mantener tres hijos que no eran de él, y era demasiado uno más, aparte de los que ya tenía por todo el pueblo, con sus diversas amantes. Aquel día golpeó a mi madre, culpándola por no haberse protegido del embarazo, como si fuera únicamente su responsabilidad. Esperó unos días para ver si su agresión había sido efectiva; pero, al ver que no, abandonó a mi madre y a sus hijos. También, a mí, un cuerpecito tan frágil llamado por la gente un embrión; mas Dios, quien ya conocía mi nombre, me protegía en el hueco de su mano. ¿Qué es el Rechazo? El sentirnos rechazados es el peor sentimiento que puede existir, lamentablemente es el más común. Todos en algún momento y a distintos niveles hemos sentido el rechazo. El rechazo se resume en no recibir lo que todo ser humano necesita para ser validado en este mundo: amor, aceptación, aprobación y protección. Al no recibir esto desde el vientre de nuestras madres y durante los años más críticos de nuestro crecimiento comúnmente se apodera de nosotros el terrible espíritu de rechazo la cual nos persigue por largos devastadores años. El ser rechazado en los años formativos y por personas significativas en nuestras vidas ha probado ser el causante de grandes daños emocionales. El rechazo es el plan destructivo del enemigo para detener el plan perfecto de Dios en nuestras vidas. Rechazo desde el vientre Desde el vientre de nuestra madre podemos oír, oler, tocar y sentir. Conocemos la voz de nuestra madre sin haberla conocido. Sabemos cuando está feliz, triste o molesta. Llegamos a sentir el temor, la alegría, incluso el rechazo. Recordarás que desde el vientre de su madre Elisabet, Juan el Bautista “saltó” de emoción al escuchar hablar a la madre de Jesús; en ese mismo momento su madre fue llena del Espíritu Santo de Dios (Lucas 1:41). A través de la Palabra vemos a Dios hablándole a sus siervos y recordándoles que desde el vientre de sus madres fueron escogidos con propósito. Por lo tanto tenemos bases para comprobar que la atmosfera en la cual una madre se encuentra al cargar por nueve meses a su bebe; sus acciones, palabras, temores e inseguridades podrá tener efectos de corto o largo plazo. Rechazo en la niñez o adolescencia Los primeros cinco años de vida son los más críticos en nuestra formación. En esta etapa se forman nuestros valores, nuestra estima y nuestra identidad. Es durante esta edad cuando aprendemos acerca del mundo en la cual vivimos y establecemos el lugar de importancia que ocupamos en el. Ser rechazos durante esta importante etapa ha comprobado tener severos consecuencias. Sin entender los largos efectos de sus acciones y palabras muchos padres rechazan a esta edad a sus hijos. Sus palabras sonaran inofensivas y sus reproches insignificantes, mas sin embargo cada palabra dicha en enojo, ira o frustración comienza a ser raíz en el rincón de un pequeño corazón que tarde o temprano dará fruto.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->