Visiones en plata

ishop

Visiones
en
plata
Una novela de Anne Bishop
Los Otros - Libro 03

2

Visiones en plata
ishop
Serie: Los Otros
Título original: Vision in Silver
Autora: Anne Bishop
Año: 2015
Traducción oficial: No publicado en español
Traducción libre: Grupo Dark Wolf

3

Visiones en plata
ishop

Para
Jennifer Crow

4

Visiones en plata
ishop
Índice
Resumen:.........................................................................................................
8
Resumen:
Geografía.........................................................................................................
9
Geografía
Una Breve Historia del Mundo..........................................................................13
Mundo
Capítulo 1......................................................................................................
16
1
Capitulo 2......................................................................................................
31
2
Capítulo 3......................................................................................................
42
3
Capítulo 4......................................................................................................
56
4
Capítulo 5......................................................................................................
65
5
Capítulo 6......................................................................................................
67
6
Capítulo 7......................................................................................................
75
7
Capítulo 8....................................................................................................
104
8
Capítulo 9....................................................................................................
108
9
Capítulo 10...................................................................................................
116
10
Capítulo 11...................................................................................................
124
11
Capítulo 12...................................................................................................
132
12
Capítulo 13...................................................................................................
137
13
Capítulo 14...................................................................................................
146
14
Capítulo 15...................................................................................................
151
15
Capítulo 16...................................................................................................
175
16
Capítulo 17...................................................................................................
180
17
Capítulo 18...................................................................................................
194
18
Capítulo 19...................................................................................................
198
19
Capítulo 20...................................................................................................
204
20
Capítulo 21...................................................................................................
213
21
Capítulo 22...................................................................................................
220
22
Capítulo 23...................................................................................................
222
23
Capítulo 24...................................................................................................
234
24
Capítulo 25...................................................................................................
242
25
Capítulo 26...................................................................................................
247
26
5

Visiones en plata
ishop
Capítulo 27...................................................................................................
253
27
Capítulo 28...................................................................................................
257
28
Capítulo 29...................................................................................................
269
29
Capítulo 30...................................................................................................
272
30
Capítulo 31...................................................................................................
275
31
Capítulo 32...................................................................................................
278
32
Capítulo 33...................................................................................................
296
33
Capítulo 34...................................................................................................
297
34
Capítulo 35...................................................................................................
311
35
Capítulo 36...................................................................................................
316
36
Capítulo 37...................................................................................................
319
37
Capítulo 38...................................................................................................
322
38
Capítulo 39...................................................................................................
331
39
Capítulo 40...................................................................................................
348
40
Capítulo 41...................................................................................................
353
41
Capítulo 42...................................................................................................
361
42
Capítulo 43...................................................................................................
366
43
Capítulo 44...................................................................................................
369
44
Capítulo 45...................................................................................................
373
45
Capítulo 46...................................................................................................
379
46
Capítulo 47...................................................................................................
389
47
Capítulo 48...................................................................................................
407
48
Capítulo 49...................................................................................................
418
49
Capítulo 50...................................................................................................
433
50
Capítulo 51...................................................................................................
436
51
Capítulo 52...................................................................................................
456
52
Capítulo 53...................................................................................................
458
53
Capítulo 54...................................................................................................
470
54
Capítulo 55...................................................................................................
477
55
Capítulo 56...................................................................................................
490
56

6

Visiones en plata
ishop
Diario de Elayne Borden.................................................................................
493
Borden
Capítulo 57...................................................................................................
498
57
Capítulo 58...................................................................................................
503
58
Sobre la Autora Anne Bishop..........................................................................512
Bishop
Nota de sobre la traducción.............................................................................
514
traducción

7

Visiones en plata
ishop

Resumen:
Los Otros han liberado a las Casandra de sangre para proteger la sangre
de las profetas de la explotación, sin darse cuenta de que sus acciones tendrán
consecuencias nefastas.
Ahora las frágiles videntes están en más peligro que nunca, ya sea por sus
propias debilidades o por los que tratan de controlar sus capacidades con fines
perversos. En la desesperada necesidad de respuestas, Simon Wolfgard, líder
cambiante de los Otros, no tendrá más remedio que buscar la ayuda de la
profeta de la sangre Meg Corbyn, a pesar de los riesgos a los que enfrenta por
ayudarlo.
Meg sigue padeciendo la profunda agonía de su adicción a la euforia que
siente cuando se corta y libera las profecías. Sabe que cada corte es una espada
tentando a la muerte. Pero tanto Otros como humanos necesitan respuestas, y
sus visiones pueden ser la única esperanza de Simon de poner fin al conflicto.
Las sombras de la guerra se profundizan en todo el Atlántik, y el perjuicio
de una facción fanática amenaza con llevar la guerra justo a la puerta de Meg y
Simon...

8

Visiones en plata
ishop

Geografía

El mundo de Namid
Tierras continentales (hasta el momento)
Afrikah
Australis
Britania/ Britania Salvaje
Bloque Romano/Alianza de naciones del Bloque Romano
Felidae
Islas Fingerbone
Islas Tormenta
Thaisia
Tokhar-Chin
Zelande
Grandes Lagos:
Superior, Tala, Honon, Etu, y Tahki
Otros Lagos:
Lago Feather Lago Finger
Ríos:
Talulah/Saltos de Talulah

9

Visiones en plata
ishop
Ciudades o pueblos:
Hubb NE (Conocido también como Hubby), Jerzy, Lakeside,
Podunk, Sparkletown, Saltos de Talulah, Toland, Walnut Grove, Wheatfield.
Montañas:
Addirondak, Montañas Rocosas
Días de la semana
Earthday
(Día de la tierra)
Moonsday
(Día de la luna)
Sunsday
(Día del sol)
Windsday
(Día del viento)
Thaisday
(Día de la tierra libre)
Firesday
(Día del fuego)
Watersday
(Día del agua)

10

Visiones en plata
ishop

11

Visiones en plata
ishop

12

Visiones en plata
ishop

13

Visiones en plata
ishop

Una Breve Historia del Mundo

Hace mucho, mucho tiempo, Namid concibió todo tipo de vida,
incluyendo a los seres conocidos como humanos. Ella les otorgo tierras fértiles
y agua de buena calidad. Comprendiendo su naturaleza y la de sus otros
retoños, también les dio suficiente aislamiento para que tuvieran una
oportunidad de sobrevivir y crecer.
Y así lo hicieron.
Aprendieron a hacer fuego y refugios. Aprendieron a cultivar y a
construir ciudades. Construyeron barcos y pescaron en las aguas del
Mediterráneo y Mar Negro. Procrearon y se diseminaron a través de sus partes
del mundo hasta que llegaron a las tierras salvajes. Fue entonces cuando
descubrieron que otros descendientes de Namid ya habían reclamado el resto
del mundo.
Los Otros observaron a los humanos y no vieron en ellos conquistadores.
Vieron un nuevo tipo de carne.
Se libraron guerras para poseer las tierras salvajes. A veces los humanos
ganaron y esparcieron su semilla un poco más lejos. Más a menudo, sus partes
civilizadas desaparecieron, y los sobrevivientes, temerosos, trataron de no
temblar cuando un aullido se levantaba en la noche o cuando a un hombre, que
vagara demasiado lejos de la seguridad de las puertas robustas y luminosas, se
lo encontraba a la mañana siguiente sin sangre.
Siglos pasaron, y los humanos construyeron buques más grandes y
navegaron a través del Océano Atlántik. Cuando encontraron una tierra virgen,
construyeron cerca de la orilla. Entonces descubrieron que esa tierra también
había sido reclamada por el indígena, los Terráneos, los Nativos de la Tierra.
Los Otros.
Los Terráneos que gobernaban el continente llamado Thaisia, se enojaron
cuando los humanos talaron árboles y cercaron la tierra que no les pertenecía.

14

Visiones en plata
ishop
Así que los Otros se comieron a los pioneros y conocieron esta carne en
particular, tal como les había pasado a los humanos muchas veces en el pasado.
La segunda oleada de exploradores y pioneros encontraron el
asentamiento abandonado y, una vez más, trataron de reclamar la tierra como
propia.
Los Otros también se los comieron.
La tercera ola de pioneros tuvo un líder, que era más inteligente que sus
predecesores. Ofreció a los Otros mantas y cortes de tela para la ropa y
brillantes pedacitos interesantes, a cambio de que se les permitiera vivir en el
asentamiento y tener suficiente tierra para cultivar. Los Otros pensaron que se
trataba de un intercambio justo y se alejaron de los límites de la tierra que los
humanos podrían usar. Más regalos fueron intercambiados por los privilegios
de caza y pesca. Este acuerdo era satisfactorio para ambas partes, incluso si un
lado consideraba a sus nuevos vecinos con gruñidos de tolerancia y el otro lado
se tragaba el miedo asegurándose de que su gente estuviera a salvo dentro de
los muros fortificados antes del anochecer.
Los años pasaron y llegaron más colonos. Muchos murieron, pero
suficientes humanos prosperaron. Los asentamientos devinieron en aldeas, que
luego fueron pueblos, los cuales se convirtieron en ciudades. Poco a poco, los
humanos se movieron a través de Thaisia, extendiéndose todo lo que podían
sobre la tierra que se les permitía usar.
Siglos pasaron. Los humanos eran inteligentes. Así como lo eran los
Otros. Los humanos inventaron la electricidad y la fontanería. Los Otros
controlaban todos los ríos que podrían alimentar los generadores y todos los
lagos que suministraban la fresca agua potable. Los humanos inventaron
máquinas de vapor y calefacción central. Los Otros controlaban todo el
combustible necesario para hacer funcionar los motores y calentar los edificios.
Los humanos inventaron y fabricaron productos. Los Otros controlaban todos
los recursos naturales, decidiendo así lo que se hacía o no en su parte del
mundo.
Hubo choques, por supuesto, y algunos lugares se convirtieron en
oscuros monumentos para los muertos. Esos memoriales finalmente dejaron en
claro al gobierno humano que el nativo de la tierra gobernaba Thaisia, y nada
salvo el fin del mundo lo iba a cambiar.

15

Visiones en plata
ishop
Así fueron las cosas hasta la era actual. Existen pequeños pueblos de
humanos dentro de las grandes extensiones de tierras que pertenecen a los
Otros. Y en las grandes ciudades humanas, hay espacios cercados llamados
Courtyard que están habitados por los Otros que tienen la tarea de mantener la
vigilancia sobre los residentes de la ciudad y hacer cumplir los acuerdos de los
humanos con los Terráneos.
Todavía hay tolerancia a regañadientes en un lado y miedo hacia lo que
camina en la oscuridad en el otro. Pero si son cuidadosos, los humanos
sobreviven.
La mayor parte del tiempo, ellos sobreviven.

16

Visiones en plata
ishop

Capítulo 1

Thaisday 10 de Maius
Meg Corbyn entró en el cuarto de baño de la Oficina del Enlace Humano
y dejó los elementos necesarios para la profecía: ungüento antiséptico, vendas, y
la navaja plegable de plata, decorada con hojas y flores bonitas en un lado. En el
otro, tenía grabado en letras llanas; cs759, una designación. Durante 24 años, esa
designación fue lo más parecido a un nombre que había tenido.
Tenía un nombre ahora y un verdadero apartamento en lugar de una
celda estéril. En el recinto donde se había criado y entrenado... y donde la
usaron... tenía una amiga: Jean, la joven que no le permitió a nadie hacerla
olvidar que una vez tuvo un hogar y una familia fuera del recinto... la joven que
ayudo a Meg a escapar.
Ahora Meg tenía muchos amigos, y no le importaba que la mayoría de
ellos no fueran humanos. Los Terráneos le dieron la oportunidad de tener una
vida, de encontrar una forma de vivir con la adicción que finalmente la mataría.
Pero Simon Wolfgard, líder del Courtyard de Lakeside, insistía en que había
visto a alguien como ella, que había sobrevivido el tiempo suficiente para
convertirse en una anciana.
Quería creer que eso fuera posible. Esperaba que el experimento de esta
mañana pudiera darle una pista sobre cómo podía ser posible.
Después de comprobar para asegurarse de no haberse olvidado nada que
fueran a necesitar, Meg se sentó en el asiento del inodoro tapado y esperó a
Merri Lee, la amiga humana que estaba aprendiendo a trabajar como su
interlocutora e intérprete.
Las Casandra de sangre veían profecías cuando su piel se cortaba. Eran
entrenadas para describir las visiones e imágenes. Pero a las chicas no se les
enseñaba cómo interpretar lo que veían. Habría sido inútil. En el momento en
que una chica empezaba a hablar, una euforia la llenaba, velando su mente y
protegiéndola de lo que esas imágenes revelaban. De hecho, de la única manera

17

Visiones en plata
ishop
en que una profeta de la sangre podría recordar lo que veía, era guardando
silencio. Si no decía las palabras en voz alta, podían recordar lo que veían.
Requería de una particular determinación -o desesperación- para
soportar la agonía que inundaba a una chica cuando no hablaba después de que
su piel fuera cortada. Y experimentar la euforia -que era casi orgásmica-, era la
razón principal de que las Casandra de sangre se volvieran adictas al corte.
Requería de un tipo particular de valor, el reconocer que no podía
escapar por completo de la adicción, después de tantos años de ser cortada en
un horario regular para el beneficio de otra persona. Las profecías dentro de ella
no se podían negar. Quisiera o no, Meg tenía que cortarse.
De ahí que la cita de hoy con la navaja fuera tan importante. No estaba
experimentando la sensación de alfileres y agujas que anunciaban que algo iba a
suceder. Nada la empujaba, lo que hacía de esta mañana el momento perfecto
para descubrir lo que pasaba cuando se hacía un corte controlado.
La puerta trasera de la oficina se abrió. Un momento después, Merri Lee
estaba en la puerta del baño sosteniendo un pequeño bloc de papel y un lápiz.
Ambas mujeres eran pequeñas, tenían casi la misma edad, y ambas
tenían la piel blanca. Pero Merri Lee tenía ojos oscuros y el pelo en capas
oscuras que caía por debajo de los hombros, mientras Meg tenía ojos gris claro
y cabello negro corto, que todavía cargaba con un rojo anaranjado raro, fruto de
sus esfuerzos para disfrazarse cuando había huido del hombre conocido como
el Controlador.
—¿Estás segura de esto? — Preguntó Merri Lee—. Tal vez deberíamos
esperar hasta que Simon y Henry vuelvan de Isla Grande.
Meg negó con la cabeza.
—Debemos hacer esto ahora, antes de abrir la oficina y haya
algún...aporte adicional... que pueda cambiar lo que vea. Vlad está trabajando
en Aullidos, Buena Lectura hoy. Podemos contarle sobre la profecía, y está lo
suficientemente cerca si necesitamos ayuda.
—Está bien. — Merri Lee arrastró una silla de la pequeña zona del
comedor, dejándola justo fuera de la puerta del baño, y se sentó—. ¿Qué debo
preguntar?

18

Visiones en plata
ishop
Meg había pensado en eso. Cuando los clientes llegaban al recinto del
Controlador, tenían una pregunta específica. Ella no estaba buscando nada tan
definido, pero necesitaba algún tipo de límite.
—Esto es lo que debes preguntar: ¿A qué deben estar atentos los residentes
del Courtyard de Lakeside en la próxima quincena?
—Eso es demasiado vago, — dijo Merri Lee—. ¿Y... quincena?
—Si pregunto acerca de una cosa específica en el Courtyard, alguna cosa
podría ser pasada por alto, y podría ser la cosa más importante que los Otros
deberían saber, —respondió Meg—. Dos semanas es tiempo suficiente. En
cuanto a "quincena", acabo de descubrir esa palabra y me gusta como suena.
Creo que encaja con las profecías mejor que decir "dos semanas".
—Pero si no funciona, si no conseguimos nada útil, entonces te habrás
cortado por nada. — Merri Lee argumentó.
—No va a ser por nada, — dijo Meg. La euforia era razón suficiente para
cortarse. No era algo que podía decirle a su amiga, por lo que ofreció una
verdad diferente—. Si puedo estirar el tiempo entre cortes, porque un corte
suministrará las advertencias que necesitamos para dos semanas y con eso
calmar la sensación de alfileres y agujas que me empuja a cortarme, voy a tener
más años de vida. Y quiero vivir, sobre todo ahora que tengo una vida real.
Un momento de silencio. Entonces Merri Lee dijo:
—¿Lista?
—Sí. — Abriendo la navaja de plata, Meg puso la parte plana de la hoja
contra su piel, su anchura de un cuarto de pulgada, proporcionaba la distancia
perfecta entre cortes, -la distancia que mantenía separadas a las profecías, sin
perder piel valiosa-. Alineo la hoja a la última cicatriz en su antebrazo
izquierdo. Luego giró la mano y cortó justo lo suficientemente profundo para
que la sangre fluyera libremente e, igualmente importante, para que el corte
dejara una cicatriz.
Le embargo la agonía, preludio de la profecía. Al escuchar a alguien
llorando, -alguien a quien nadie más podía oír- Meg apretó los dientes, dejó a
un lado la navaja, y descanso el brazo en el lavabo del baño. Luego le dio Merri
Lee un gruñido agudo.

19

Visiones en plata
ishop
—¿A qué deben estar atentos los residentes del Courtyard de Lakeside en
la próxima quincena? — Dijo Merri Lee—. Habla, profeta, y yo te escuchare.
Ella habló, revelando todo lo que veía. Las imágenes se desvanecieron
con el sonido de las palabras en forma de ondas de euforia que le produjo un
delicioso cosquilleo en los pechos y un tirón rítmico entre sus piernas, en
sustitución del dolor.
No sabía cuánto tiempo flotó en el placer producido por la euforia. A
veces parecía desaparecer cuando liberaba la última imagen, mientras que otras
veces se deslizaba por un tiempo más, en una bruma de placer físico. Cuando
volvió a ser consciente de su entorno, Meg se dio cuenta de que había pasado el
tiempo suficiente como para que Merri Lee le vendara el corte, limpiara la
navaja, y lavara el lavabo.
La sangre de las Casandra de sangre era peligrosa para los humanos y
Otros por igual. Había sido usada para fabricar Repasando el lobo y Bienestar, dos
drogas que habían causado muchos problemas a lo largo de Thaisia en los
últimos meses. Razón por la cual, cuando hicieron planes para este corte, ella y
Merri Lee acordaron que toda la sangre se eliminaría por el lavabo y las vendas
se recogerían después y las llevarían al Complejo de Servicios Públicos para su
incineración.
—¿Funcionó? — Preguntó Meg—. ¿Liberé una profecía? ¿Vi algo útil? —
Su voz sonaba áspera, y le dolía la garganta. Quería pedirle a Merri Lee un vaso
de agua o tal vez un poco de jugo, pero no podía despejarse lo suficiente como
para decir algo más.
—Meg, ¿confías en mí?
Sonaba como una forma ominosa para responder a sus propias
preguntas.
—Sí, confío en ti.
Merri Lee asintió, como si hubiera tomado una decisión.
—Sí, funcionó. Mejor de lo que podríamos haber esperado. Necesito un
poco de tiempo para poner las imágenes en algún tipo de orden.
No era una mentira, exactamente, pero tampoco era la verdad.
Meg estudió a su amiga.
20

Visiones en plata
ishop
—No quieres decirme lo que dije, lo que vi.
—No, no quiero. Realmente no.
—Pero...
—Meg. — Merri Lee cerró los ojos por un momento—. Nadie en el
Courtyard está en peligro inmediato, pero dijiste un par de cosas que eran...
inquietantes, cosas que no se bien cómo interpretar. Quiero hacer una
distribución preliminar de las imágenes, como lo hicimos la última vez cuando
dibujamos las imágenes en tarjetas y las fuimos reordenando hasta que nos
contaron una historia. Luego iré a Aullidos, Buena Lectura y hablare con Vlad.
—¿Vi que algo malo le sucedía a Sam? ¿O a Simon? O... ¿ a alguien de
aquí? — En forma humana, Sam Wolfgard parecía estar cerca de los 8 o 9 años
ahora, pero todavía era un cachorro. Simon era su amigo. Sólo el pensar de que
algo le sucediera a cualquiera de ellos le causaba un dolor en el pecho.
Merri Lee negó con la cabeza.
—No dijiste nada que indicara que alguien de aquí iba a estar en
problemas. — Le tocó la mano a Meg—. Ambas estamos aprendiendo cómo
hacer esto, y quiero la opinión de otra persona antes de que hablemos de lo que
viste. ¿Vale?
No había peligro inmediato. Ninguno de sus amigos en riesgo.
—Bien.
—Ya son casi las 9. Debes comer algo antes de abrir la oficina.
Meg siguió a Merri Lee saliendo del baño, sintiéndose un poco mareada.
Sí, tenía que comer, necesitaba un poco de tiempo de tranquilidad. Necesitaba
averiguar qué decir a cualquier Lobo que tuviera la guardia hoy. Aunque tratara
de evitarlo, el Lobo olería la sangre y el ungüento. Estaba bastante segura de
poder convencer a John de que no diera la alarma, y si era el turno de Saltarín
como Lobo guardián, un par de galletas sería suficiente para distraerlo. Pero si
Blair, el ejecutor principal del Courtyard, apareciera con Saltarín, como era su
costumbre...
Tal vez Merri Lee tenía razón en contarle a Vlad antes de que alguien
empezara a aullar acerca del corte, atrayendo a todo el mundo exigiendo
respuestas.
21

Visiones en plata
ishop

—¿Merri? — Dijo Meg cuando Merri Lee abrió la puerta trasera de la
oficina—. ¿Yo no vi nada más sobre los Otros?
Merri Lee negó con la cabeza. Luego frunció el ceño.
—Bueno, viste patas cavando.
—¿Cavando? — Ahora Meg frunció el ceño—. ¿Por qué sería lo
suficientemente importante como para verlo en una visión?
—No sé. Quizás Vlad o los Lobos podrán entenderlo. — Merri Lee vaciló
—. ¿Vas a estar bien? ¿No estás mareada o algo?
—No, estoy bien.
—Recuerda comer.
—Lo haré.
Tan pronto como Merri Lee cerró la puerta de atrás, Meg miró en la
nevera bajo el mostrador. En el recinto, los Nombres Caminantes que se
encargaban de las chicas, nunca les daban la posibilidad de elegir qué comer
después de un corte. Las alimentaban bien, pero nunca les daban la posibilidad
de elección. Sobre nada.
Incapaz de decidir, Meg calentó un pequeño trozo de tarta salada y la
mitad de un sándwich de carne en el microondas. Se sirvió un vaso de jugo de
naranja, luego llevó su comida a la sala de clasificación.
Podía elegir uno de los CD que había tomado de Música y Películas y
escuchar música mientras comía. O podría mirar a una de las revistas que
estaba usando para abastecerse a sí misma con imágenes para las profecías.
Pero no quería nuevos sonidos o imágenes nuevas en este momento.
Quería saber qué había visto. Quería ayudar a averiguar el significado de las
imágenes.
Y a pesar de que su amiga había tratado de sonar apaciguadora, Meg
quería saber qué había visto, que Merri Lee no quería decirle.
***
22

Visiones en plata
ishop

Vladimir Sanguinati, co-gestor de Aullidos, Buena Lectura, se instaló detrás
del escritorio en la oficina de la librería. Al encender el ordenador, ignoró la
escasa pila de papeles y escribió un breve correo electrónico a Stavros
Sanguinati, quien vivía en Toland, la gran ciudad de la costa este, donde se
encontraban los mayores editores de libros.
Editores de libros Humanos, es decir. Desde la reorganización de la
Región del Medio Oeste unas semanas atrás, los envíos de todo tipo de material
se habían ralentizado, ya sea que esos materiales vinieran de la región central o
no. Así que eso se tradujo en que los editores humanos realmente estaban sin
stock de muchos de los libros que habían ordenado para la tienda y estaban
esperando el próximo envío de papel para imprimir copias de los libros ya
publicados de la editorial y los nuevos títulos. O podrían ser que fueran tan
tontos como para estar sin stock, solo para las órdenes enviadas por los
Terráneos.
Stavros se enteraría. Al igual que el abuelo Erebus, él disfrutaba de las
películas antiguas y, a menudo jugaba a ser una caricatura de su propia especie,
como vampiro rural vestía pantalones vaqueros, una camisa a cuadros y botas
de trabajo y decía cosas como: "Kerrer seis latas de sangrre". Pero cuando estaba
en comisión de servicio para el Courtyard de Toland, Stavros seguía la tradición
de los Sanguinati de vestirse de negro, y no había nada rústico en él cuando
llegaba en una limusina, vestido con un traje de la mejor calidad.
Stavros se llamaba eufemísticamente solucionador de problemas del
Courtyard de Toland. Sabedor de cómo el otro vampiro resolvía los problemas,
Vlad casi podía sentir piedad de cualquier humano que recibiera una visita
oficial. Así que Stavros alentaría a las empresas a poner a tiendas como Aullidos,
Buena Lectura primeras en la lista para cumplir con las órdenes, y Vlad sería
capaz de satisfacer las solicitudes que venían de los asentamientos Terráneos
que recibían las mercancías desde el Courtyard de Lakeside. Los productos
fabricados por los humanos, eran la única razón por la que los Terráneos en el
continente de Thaisia toleraban la existencia continuada de esos monos
invasores. Si ya no suministraban los bienes, el único valor que los humanos
tenían era la carne.
Mientras Vlad enviaba el e-mail, oyó que alguien subía las escaleras.
Pasos vacilantes, pero no furtivos. Podría ser alguien de la manada humana que
quería usar el ordenador en la habitación de la Asociación Empresarial, que
ocupaba la otra mitad de la segunda planta de ABL. Se suponía que tenían que
23

Visiones en plata
ishop
pedir permiso antes de entrar en esa habitación, y los empleados más nuevos,
todavía se estaban acostumbrando a trabajar y a tratar directamente con los
Otros. Eso podría explicar la vacilación.
Cuando Merri Lee se detuvo en la puerta y vio la expresión de su cara,
Vlad comprendió que la vacilación que había oído, era porque sabía que a él no
le iba a gustar lo que ella venía a decirle. Cerró el programa de correo
electrónico y esperó a ver lo que quería el peluche explosivo.
Cuando Aullidos, Buena Lectura había abierto sus puertas a los clientes
humanos, solía escuchar a las hembras humanas, referirse a él como "bombón",
lo que significaba que su pelo y ojos oscuros, más su piel de oliva, y su hermoso
rostro, fácilmente atraían a su presa. Para él, la alimentación se combinaba a
menudo con los juegos previos.
Pero Merri Lee nunca había mostrado ningún interés sexual en él, lo que
demostraba que era más sensible que otras hembras humanas, y como estaba
saliendo con un oficial de policía, no creía que estuviera a punto de arrojarse a
él ahora.
Concluyendo, a él realmente no le iba a gustar su razón para venir hasta
aquí a buscarlo.
—¿Hay algo que pueda hacer por ti, Sra. Lee? — Preguntó finalmente
cuando ella permaneció detenida en el umbral.
Entró corriendo y se sentó en la silla del visitante.
Está temblando, pensó, repentinamente cauteloso.
—¿Qué pasa?
—Nada. Aún, — Merri Lee respondió—. Hay que decirle al Lobo
guardián que no se moleste y agite a todo el mundo.
Se percató de que no sabía quién se suponía iba a ser el guardia ese día.
Nathan Wolfgard, uno de los mejores ejecutores del Courtyard, era por lo
general el Lobo guardián cuando Meg estaba trabajando en la Oficina del Enlace
Humano. Pero Nathan estaba de baja por un par de semanas más, corriendo con
los Lobos en las montañas Addirondak, libre de sus responsabilidades, libre de
la piel humana. Los Sanguinati estaban más a gusto en las ciudades humanas ya
que el humo, -su otra forma- los hacía depredadores ideales en un entorno
24

Visiones en plata
ishop
urbano. Pero cambiantes como los Lobos, Osos y varios gard felinos
encontraban la vida en un Courtyard como una tensión constante.
Trabajar en un Courtyard para algunos de los Terráneos, era un sacrificio
en pos de beneficiar al resto de su especie. Ellos vigilaban a los depredadores
bípedos que habían venido a Thaisia de otras partes del mundo. Ellos hacían
posible que los humanos existieran en este continente. Vlad se preguntó si
algún humano entendía eso... o comprendía lo que le pasaba a los lugares
otorgados a los humanos cuando un lugar "civilizado" como un Courtyard
desaparecía.
Pero esos pensamientos no eran importantes en este momento, no con
esta hembra mirándolo desde el otro lado del escritorio.
—¿Qué va a molestar al Lobo? — Preguntó, con una incómoda sensación
de ya conocer la respuesta.
—Meg se hizo un corte.
Las manos de Vlad se cerraron en puños, pero se quedó sentado.
—Lo planeamos para esta mañana, —dijo Merri Lee apresuradamente—.
Un especie de experimento.
Déjala hablar.
—¿Algo molestó a Meg?
—No. Pues, ese era el punto. Hacer un corte controlado cuando no
hubiera nada presionándola.
Mil cortes. Supuestamente era todo lo que una Casandra de sangre,
podría soportar antes de que un corte la matara o condujera a la locura. Y no
eran sólo los cortes realizados con una navaja. Cualquier lesión que rasgara la
piel contaba como parte de ese número. La mayoría de esas chicas no llegarían a
su trigésimo quinto cumpleaños, y ahora Meg se cortaba sin ninguna razón.
La adicción era su razón. Eso explicaría el por qué Meg había elegido un
momento en que Simon Wolfgard y Henry Beargard estaban lejos del
Courtyard. Pero eso no explicaba el porqué Merri Lee vino a verlo.

25

Visiones en plata
ishop
Tenía que sonar calmado, razonable. Merri Lee era parte de la manada
humana de Meg, y las dos chicas habían demostrado la capacidad de trabajar en
conjunto para interpretar las profecías.
—¿Fue un experimento exitoso?
Merri Lee asintió.
—Fue diferente a la última vez que asistí. Después del inicial... malestar...
Meg empezó a hablar. Un montón de imágenes. Creo que ella escuchó algunas
cosas también, pero los sonidos eran parte de las imágenes. Yo lo escribí. — Ella
le entregó una hoja de papel.
Vlad estudió la lista larga.
—¿Qué significa esto? —Señaló un P en un paréntesis después de
algunas de las palabras.
—Es una pausa, — dijo Merri Lee—. Es lo diferente de la última vez. Esta
vez Meg hizo una pausa, como un descanso en la música, así que pensé que
cada grupo de palabras componían una historia. — Le entregó unas tarjetas.
Las tomó a regañadientes.
—¿Cuál fue la pregunta?
—Preguntamos a qué deberían estar atentos los residentes del Courtyard
de Lakeside en la próxima quincena.
—¿Residentes? ¿No sólo los Terráneos?
Ella vaciló.
—No. Dijimos residentes, no sólo los Otros. Por lo cual lo que Meg vio
aplica a todos los que viven en el Courtyard.
Lo que significaba que todos incluía a Meg y Merri Lee.
Vlad miró a las "historias" sobre las tarjetas y sintió frío.

Se necesita personal: N.A.A.D.L.

26

Visiones en plata
ishop
Rastro de fuego1 (blaze /¿infierno?). Buscar sendero (Path /¿Brújula?)
Chica embarazada en camino de tierra. Navaja de plata. Sangre. ¡No! ¡No es demasiado
tarde!
Chica llorando. Navaja de plata. Ciervos quebrados junto a la autopista (animal
atropellado).
Oso Marrón comiendo joyas.
Huerta. Patas excavando, manos plantando.
Carteles de venta.
Algunas de las "historias" no significaban nada para él. Pero si estaba
interpretando correctamente las demás, todos los Terráneos tendrían que actuar
con rapidez.
Vlad estudió a Merri Lee. Algunas de las "historias" no significaba nada
para él, pero sí para ella.
—¿Cuáles comprendiste? — Él puso las tarjetas en el borde de la mesa,
donde ella podía alcanzarlas.
Ella vaciló, luego señaló a "Se necesita personal: N.A.A.D.L.".
—Sobre la puerta de la Oficina del Enlace, hay un cartel que dice:
N.S.A.L.H - No se aplica la ley humana. N.A.A.D.L significa: No aplican amantes de
Lobo. — Ella tragó saliva y no lo miró a los ojos—. En la última semana, un buen
número de anuncios de empleo en el Lakeside Noticias tienen esas letras al final,
y he visto un par de esos carteles en escaparates.
—Ya veo. — Y lo veía. Etiquetaban a cualquier persona que quisiera
mantener la paz entre los humanos y los Terráneos como un amante de lobo,
especialmente si esa persona interactúa directamente con los Otros en cualquier
orden, y obligaban a las personas a elegir entre tener un trabajo y alimentar a
sus familias, o oponerse a los tontos que provocaban una lucha que terminaría
con muchos, muchos humanos muertos o expulsados de la ciudad.
1 Rastro de Fuego: En el original decía Trail Fire, ahora no tiene mucha
relevancia pero más adelante sí, sin embargo en la traducción se pierde el
porqué es relevante en la visión de Meg
27

Visiones en plata
ishop

Pensando en los humanos que trabajaban en el Courtyard y en las dos
cosas básicas que cada uno necesitaba -comida y refugio-, él preguntó:
—¿Esos carteles se aplican sólo a los puestos de trabajo o también a la
vivienda?
Merri Lee no le respondió, y eso fue suficiente respuesta.
—¿Qué más? — Preguntó Vlad.
—No... soy yo quien debe decirlo.
Se inclinó hacia delante. Ella se estremeció.
—Dilo de todos modos, — sugirió.
—Ruth Stuart y Karl Kowalski. Todos estamos siendo animados a hacer
algún tipo de jardín este verano y plantar algunas verduras para complementar
lo que se puede encontrar en el mercado. Bueno, Ruth y Karl compraron el
material y construyeron la jardinera para el huerto, para su edificio de
apartamentos en el entendido de que serían capaces de utilizar la mitad del
huerto y los otros inquilinos en el edificio, incluyendo el propietario,
compartirían la otra mitad. Pero una vez que realizaron el trabajo, el propietario
les dio aviso, dijo que son inquilinos inaceptables. Él los quiere fuera a finales
de Maius porque ya tiene a gente aceptable que planean mudarse para principios
de Juin. Eso le da a Ruth y Karl tres semanas para encontrar otro lugar y
mudarse. Firmaron un contrato de arrendamiento por un año, y apenas han
tenido tiempo para instalarse en su nuevo lugar. Ese hombre dice que no va a
reembolsarles por los materiales que compraron o devolverles su depósito de
seguridad o el alquiler del último mes, que pagaron cuando firmaron el
contrato de arrendamiento. Si eran aceptables antes de que hicieran todo el
trabajo, ¿por qué son inaceptables ahora? Y si este hombre se sale con la suya,
¿qué va a detener al próximo propietario de hacer lo mismo?
¿Que detendría al propietario de usar el mismo truco con el próximo
inquilino? Sonaba como que podría ser un problema de humanos-contrahumanos. Los humanos se estafaban entre ellos todo el tiempo.
Pero Karl Kowalski era uno de los policías que trabajaban directamente
con los líderes del Courtyard para evitar que cualquier colisión menor entre los
humanos y los Otros se convierta en una pelea importante. Si Kowalski estaba
28

Visiones en plata
ishop
siendo marcado como un amante de Lobo y estaba siendo expulsado de su casa
a causa de ello, los Otros tenían que prestar más atención a las cosas, que en la
superficie, parecían estrictamente asuntos humanos.
Por otro lado, si Ruthie era una inquilina inaceptable porque en realidad
trabajaba para el Courtyard de Lakeside ahora, entonces el problema con este
propietario en particular ya no era estrictamente un asunto humano, ¿cierto?
Algo para discutir con el abuelo Erebus.
Al menos Merri Lee, toda enardecida ahora, por la defensa de sus
amigos, estaba actuando más como la misma de siempre en lugar de como un
conejito asustado. Hablaba de Ruthie y Kowalski, pero también estaba
revelando a lo que ella y Michael Debany se enfrentarían. Debany era otro
oficial de policía que trataba con los Otros, y Merri Lee trabajaba para el
Courtyard. En este momento, vivía en uno de los monoambientes por encima
del Taller de costura y sastrería, pero tarde o temprano, ella y Debany querrían
vivir juntos como un pareja acoplada y se enfrentarían a la misma hostilidad.
—¿Algo más? — Preguntó. Ella ya le había dado mucho en que pensar,
pero sentía que la chica no había terminado.
Merri Lee señaló la advertencia sobre algo que no era demasiado tarde.
—No creo que esto sea parte de la visión. Creo que Meg lo gritó en un
intento de advertir a la muchacha que vio en la visión. — Dejó escapar un
suspiro—. Ambas "historias "sobre las chicas incluyen una navaja de plata. Las
profetas de la sangre están en problemas, ¿cierto?
"Problemas" podría ser una pequeña palabra para lo que podría estarle
sucediendo a esas chicas.
—Gracias, Sra. Lee, — dijo Vlad, ignorando su pregunta—. Tú y Meg me
han dado mucho en que pensar. Pero ahora es el momento de que todos
empecemos la jornada laboral. Estas a cargo de los pedidos de la librería hoy,
¿verdad?
—Sí. De los pedidos que pueda cumplir, de todos modos. — Merri Lee se
puso de pie, pero no hizo un movimiento hacia la puerta—. Ruth no iba a
decirle sobre el huerto o de lo otro.
—Entonces me alegro de que me lo dijeras.
29

Visiones en plata
ishop

Vlad escuchó a Merri Lee bajar las escaleras antes de apartarse de la mesa
y acercarse a las ventanas que daban a la Avenida Crowfield.
Los malditos Monos se mantenían charlando sobre el movimiento
Humanos Primeros y Últimos en la radio y en los periódicos. Los humanos eran
una especie advenediza en comparación con los Terráneos, que, de una u otra
forma, habían estado caminando por el mundo mucho antes que los
dinosaurios. Pero los humanos pensaban que deberían controlar el mundo, y los
discursos de los miembros del movimiento HPU alentaban ese tipo de
pensamiento.
¿Los humanos no se daban cuenta de que los Terráneos habían
escuchado esas palabras antes? ¿Acaso los humanos entendían de que esas
palabras eran una advertencia de que una lucha por el territorio estaba
construyéndose bajo la superficie?
¿No se preguntaban qué le había pasado a las ciudades y civilizaciones,
las veces anteriores que los humanos había hecho tales afirmaciones?
Bien, pensó Vlad. Que vengan. Ustedes, monos no tienen idea de lo que hay en
el país salvaje. Pero lo verán. Si inician una pelea con los Otros en Thaisia, lo
descubrirán.
Mientras miraba distraídamente el tráfico en movimiento a lo largo de la
Avenida Crowfield, vio a un camión parar al otro lado de la calle. Dos hombres
se bajaron, sacaron un poco de material del camión, y comenzaron a clavar un
cartel en el patio de uno de los grandes edificios de apartamentos de piedra
frente al Courtyard. Luego cruzaron a través del patio de una casa de madera de
dos pisos y clavaron otro cartel en el césped del otro gran edificio de
apartamentos.
Vlad miró por encima del hombro a las tarjetas sobre la mesa. Estudió los
carteles de En venta que acababan de ser puestos a través de la calle.
No puedo esperar a discutir esto con Simon, pensó mientras regresaba al
escritorio y envió un breve correo electrónico a todos los Sanguinati que vivían
en Thaisia. Lo que Meg había visto ya estaba en movimiento, lo que significa
que las profetas de la sangre, las sangre dulce, ya estaban en peligro.

30

Visiones en plata
ishop
Cerró el programa de correo electrónico y dejó Aullidos, Buena Lectura, ni
siquiera se detuvo el tiempo suficiente para decirle a Merri Lee que se iba.
Cambiando a su forma de humo, Vlad corrió a las Cámaras para informarle al
abuelo Erebus.

31

Visiones en plata
ishop
Para: Todos los Sanguinati en Thaisia
Asunto: N.A.A.D.L.
Lean los anuncios clasificados en los periódicos
humanos. Busquen las letras N.A.A.D.L. Representan:
"No aplican amantes de Lobo" y son un golpe contra
de los humanos que no son enemigos de los Terráneos.
Hagan una lista de las empresas que colocan los
anuncios. Además, verifiquen esas letras en anuncios
de alquiler de apartamentos o casas. Reúnan
información, pero no hagan nada más. La verdadera
presa son depredadores bípedos de una manada
llamada Humanos Primeros y Últimos. Se esconden
entre el resto de los humanos, y N.A.A.D.L es un signo
de su presencia en su territorio.
Los Sanguinati llamarán a estos humanos Portavoces
de ponzoña, porque envenenan a otros humanos con
sus palabras.
Mantengan la vigilancia e informen. Dejen que los
Portavoces de ponzoña salgan a la luz pública.
Entonces van a ser más fáciles de matar.
Vladimir Sanguinati
Sanguinati.

en

32

nombre

de

Erebus

Visiones en plata
ishop

Capitulo 2

Thaisday 10 de Maius
Simon Wolfgard aparcó la camioneta en el estacionamiento designado
para los pasajeros que tomaban el ferry a la Isla Grande. Empezó a abrir la
puerta y se volvió hacia su compañero, Henry Beargard.
—¿Qué quería Vlad cuando llamó?
—Él quiere que la Asociación Empresarial se reúna tan pronto como
regresemos al Courtyard, — respondió Henry—. Él dice que debemos agendar
una reunión con el Teniente Montgomery y el Dr. Lorenzo tan pronto como sea
posible. Tal vez el con Capitán Burke también.
—¿Qué pasó? — Simon gruñó, sintiendo sus colmillos alargarse al
tamaño del Lobo.
—Nada de qué preocuparnos en lo inmediato, pero muchas cosas tienen
que ser habladas y resueltas. Meg está bien, — añadió Henry—. Vlad pasó por
la Oficina del Enlace y lo verificó antes de llamar.
Sabía cómo interpretar esas palabras.
—Se cortó y vio una profecía.
Henry asintió.
—Meg está preocupada porque Merri Lee no quiso decirle lo que había
visto, pero Vlad dice que ambas chicas están bien. El corte se realizó con
cuidado y fue atendido. De hecho, a pesar de estar preocupada por la profecía,
Meg sonaba alegre y relajada y dijo algo acerca de un símbolo de un nuevo
comienzo, pero rechazó el intento de Vlad de averiguar lo que eso significaba
diciendo que era una cosa de chicas.
Simon no quería meter la nariz en una "cosa de chicas". Era un territorio
potencialmente peligroso. Pero las palabras no indicaban que el propio corte
fuera un motivo de preocupación.

33

Visiones en plata
ishop
Si había algo mal con Meg, Vlad no sería indiferente, sobre todo cuando
el abuelo Erebus, el líder de los Sanguinati en Lakeside, y tal vez el líder de los
Sanguinati toda la Región Noreste, o incluso de la totalidad de Thaisia- tenía un
interés personal por la chica a la que llamaba la sangre dulce.
Técnicamente no es una chica, Simon pensó mientras él y Henry cerraron la
camioneta y se dirigieron a la cabina que vendía billetes para el ferry. Meg tenía
24 años. Una hembra adulta. Pero las Casandra de sangre mantenían la dulzura
del corazón de un niño, que era una de las razones por las que no se las
consideraba presa.
La otra razón era que las profetas de la sangre eran la creación de Namid,
tan maravillosas como terribles, y mucho más peligrosas de lo que nadie
hubiera creído. Esa fue la razón por la que los Otros exigieran a los humanos
una completa divulgación: que revelen cualquier lugar que albergue profetas de
la sangre o que enfrenten el exterminio de toda la ciudad que conspiraba para
mantener a las chicas en secreto.
Todo el continente fue sacudido por la cacería de los Terráneos de un
hombre conocido como el Controlador. Los Otros en la región del Medio Oeste,
donde se encontraba el recinto, no sólo habían destruido al hombre y los que
trabajaban para él; habían mostrado a las autoridades humanas lo que las leyes
que permitían la "propiedad benevolente" hacían con las Casandra de sangre
mantenidas en recintos como ese.
Meg provino de ese recinto del Medio Oeste. Simon había encontrado su
celda mientras buscaba a su amiga Jean, y sólo el recuerdo del aroma de Meg en
ese lugar lo llenaba de rabia.
El hombre en la taquilla los despidió con un gesto.
—No tienen que pagar hoy. Mejor vayan al agua. Están sacando el ferry
para ustedes.
«No es algo habitual» dijo Henry, cambiando a la forma de comunicación
de los Terráneos, mientras caminaban hacia el ferry.
«No. Pero cuando Steve Barquero llamó y me pidió esta reunión, parecía
asustado»
Simon no estaba seguro de cómo los Intuye se veían a sí mismos; como
una raza separada de otros humanos o como un grupo de personas que habían
34

Visiones en plata
ishop
sido perseguidas por su habilidad especial para percibir lo que pasaba a su
alrededor de otras maneras en que los humanos no podían. Como quiera que
esa capacidad se llamara -intuición o clarividencia- los Intuye no veían visiones,
si no que tenían un presentimiento sobre algo, bueno o malo. Expulsados de los
asentamientos humanos hace generaciones, habían hecho sus propios negocios
con los Terráneos y ahora tenían sus propias aldeas escondidas en el país
salvaje, fuera del alcance de sus perseguidores.
Pero no siempre estuvieron fuera de alcance. Cuando vivieron entre los
otros humanos, hubieron veces en que engendraron a niñas que eran más
sensibles que el resto de los Intuye, niñas que podían ver visiones. Al margen de
los Intuye, llegaron las primeras Casandra de sangre, chicas que veían
advertencias de lo que vendría cuando cortaban su piel.
En cierto modo, todo estaba volviendo al punto de partida. Los Intuye,
que habían renunciado a su progenie, pensando que estaban salvando las niñas,
así como a sus otros hijos, eran ahora los voluntario para cuidar de las chicas
que querían salir de los recintos donde habían sido consideradas y tratadas
como propiedad .
Meg no era propiedad. No más. Ella era su amiga, y debería haber
esperado a que regresara antes de usar la navaja de plata.
Tan pronto como llegara a casa, le gruñiría a Meg por ser tan taimada con
ese corte. Y le gruñiría a Merri Lee también. Eso podría hacer que quedara más
claro el punto.
O no.
Cuando Aullidos, Buena Lectura había abierto sus puertas a los clientes
humanos, las mujeres que venían olfateando alrededor, estaban allí para ver a
un Terráneo vistiendo piel o plumas, o estaban buscando dar un paseo por el
lado salvaje, buscando relaciones sexuales con un hombre que no era humano,
como una especie de trofeo. Ese comportamiento era fácil de entender y hacer
caso omiso. ¡Pero no a la manada humana del Courtyard! No había nada simple
con esas mujeres.
«Deja de gruñir» dijo Henry.«Estás asustando a los humanos»
No se había dado cuenta de que había estado gruñendo. Una revisión
rápida pasando la lengua por los dientes le advirtió que tenía que cambiar sus
35

Visiones en plata
ishop
caninos de nuevo a algo más cercano a lo humano, antes de sonreír a los
nervioso humanos que lo estaban observando.
—Buenos días, — el macho humano dijo cuando Simon y Henry
subieron al ferry—. Soy Will Barquero, hermano de Steve. Y esta es nuestra tía,
Lucinda Fish. Los llevaremos a la isla. Steve tiene una habitación reservada en la
sede del gobierno. ¿Saben dónde está?
—Sí, — dijo Henry.
—¿Les importa si nos quedamos afuera? — Preguntó Simon. El ferry no
era una gran embarcación, y en realidad no quería pasar el tiempo encerrado en
la cabina con un montón de pasajeros nerviosos.
Humanos nerviosos olían demasiado a presa, por lo que era más fácil
reaccionar como un Lobo cazando... y hacía que fuera mucho más difícil
retroceder una vez que el olor a la sangre llenara el aire.
—No hay problema. Eso sí, no se incline sobre el riel demasiado, — dijo
Will—. Incluso un buen nadador puede estar en serios problemas en este curso.
«¿Acaso cree que somos tan estúpidos?» Simon preguntó a Henry
mientras se abrían camino hacia el arco.
«No, pero creo que ha tratado con humanos que han sido así de
estúpidos,» Henry respondió.
Will y su tía echaron amarras, y el ferry comenzó su viaje a través del río
Talulah.
Desembarco del Ferry era un pueblo Intuye dividido por el río. La mitad
del pueblo estaba en la parte continental, mientras que la otra, estaba en la Isla
Grande. A diferencia de Lakeside, que era una ciudad controlada por humanos,
construida en un terreno arrendado a los Otros, Desembarco del Ferry, siempre
había sido un asentamiento humano controlado por los Terráneos. Eso
significaba que los nativos de la tierra tenían la última palabra en todo lo que los
humanos hacían, ya fuera poner un nuevo edificio o permitir que alguien se
convierta en un residente del pueblo, y no tenían ningún reparo en eliminar a
los humanos que trataban de causar problemas.

36

Visiones en plata
ishop
Esa era una dura verdad que los residentes de Saltos de Talulah, todavía
estaban aprendiendo, ahora que la ciudad ya no estaba bajo el control humano.
—Parece que Steve Barquero no quería esperar a que vayamos hasta el
edificio del gobierno, — dijo Henry cuando estuvieron a la vista del muelle del
ferry y vieron a los dos hombres que los estaban mirando—. O tal vez Ming
Beargard también tiene una razón para reunirse con nosotros.
El Oso Negro afirmaba que era sólo una fuerza de paz a tiempo parcial
en la isla. Pero Ming era uno de los pocos Terráneos en la isla que en realidad se
aventuraba a estar en el pueblo, así que decir que Ming era sólo una fuerza de
paz, era como decir que Henry era solo un escultor. El Oso pardo de Lakeside
era miembro de la Asociación Empresarial, así como guía espiritual del
Courtyard. Por lo cual, la opinión de Henry tenía peso.
Al igual que su pata que podía, y lo hacía, darle un batacazo a una
persona.
«Steve les pide que permanezcan en el ferry» Ming les dijo.«El lugar de
encuentro se ha cambiado»
Un manto de piel surgió alrededor de los hombros de Simon. Como
humano, era un nadador aceptable. Como Lobo, era excelente. Pero él no
querría poner a prueba su fuerza y resistencia contra el río Talulah. No le
gustaba sentirse suspicaz sobre las razones de Steve Barquero, que los llamaba a
la isla y luego no los quería allí, pero no tenía ninguna razón para desconfiar del
alcalde de la aldea. Sin embargo...
Tan pronto como el ferry atracó, Steve y Ming abordaron. Mientras Steve
se acercó a la caseta de control para hablar con Will, Ming y Lucinda Fish
alentaron a los pasajeros humanos a desembarcar con presteza.
Los pasajeros miraron a Henry y Simon y no necesitaron que se les
pidiera dos veces.
Aún de pie en la proa, Simon observó a Roger Czerneda, oficial de policía
de la aldea, y a Flash Foxgard, también fuerza de paz a tiempo parcial, poner
caballetes, cerrando el acceso al ferry.
—Algo está sucediendo, — dijo en voz baja a Henry.

37

Visiones en plata
ishop
«Steve nos quiere sentados en la cabina para hablar» Ming dijo cuando el
último pasajero se apresuró al muelle y pasó entre los caballetes.
«¿Hay alguna razón por la que no nos quiere en la isla?» Preguntó
Simon.
«Demasiados humanos quieren hablar en lugar de dejar que Steve sea su
portavoz,» Ming respondió. «Muchos se reunieron frente al edificio del
gobierno en previsión de tu llegada. Steve salió por la puerta de atrás del
edificio para reunirse con ustedes aquí»
«¿Los Intuye tienen un presentimiento acerca de esta reunión?»
«Demasiadas emociones, creo, pero no hay presentimientos guiándolos.»
«Eso no es bueno,» dijo Henry. Entró en la cabina, dejando que Simon lo
siguiera.
Steve Barquero era un hombre vigoroso, un humano saludable, delgado
y musculoso como un Lobo, en lugar de ser voluminoso como un Oso. Su pelo
oscuro estaba limpio, y sus ojos marrones celebraban una inteligencia brillante.
Ahora el hombre parecía un poco... masticado. No, los humanos no
dirían "masticado". Exhausto. ¿Era el equivalente humano?
—Gracias por venir, — dijo Steve—. Disculpen el cambio sin previo aviso
del lugar de reunión, pero era la única forma de poder hablar de forma
reservada. Y si es necesario, Will está listo para echar amarras y dejarnos en el
medio del río para evitar la participación de quienes no han sido invitados. —
Dejó escapar un suspiro—. Tenemos algunos productos horneados de la
panadería de Eamer, y la tía Lu dice que tiene café recién, si lo desean.
—Lo que nos gustaría es la razón por la que nos has llamado aquí, — dijo
Simon.
Steve se frotó las manos en su rostro.
—Todo el pueblo está asustado. Estamos meados en los pantalones de miedo,
y necesitamos ayuda.
Simon se contuvo de agacharse bajo la mesa y tomar una aspiración, pero
el movimiento abortado le hizo sonreír a Steve.
38

Visiones en plata
ishop

—Es una expresión, — dijo Steve—. Significa que estamos muy
asustados.
Los humanos habían inventado algunas palabrotas y expresiones útiles,
pero esa expresión no era algo que Simon usaría en algún momento cercano.
—¿Este temor se debe a que los Terráneos ahora gobiernan Saltos de
Talulah? —Preguntó Henry.
—En parte, —Steve asintió. Echó un vistazo a Ming.
—Los Otros en el control de Saltos de Talulah, sienten una profunda ira y
desconfianza hacia todos los humanos, — dijo Ming—. Y muchos nativos de la
tierra alrededor de los Grandes Lagos piensan que la ira y la desconfianza son
merecidas, que la población humana en Saltos de Talulah necesita ser separada
dejando sólo a aquellos que son necesarios para el funcionamiento de las
máquinas y los negocios humanos previamente reclamados como vitales.
Buscan excusas para matar a los humanos y responden con violencia a
cualquier tipo de problemas. Incluso los humanos que hacen entregas
solicitadas, están en riesgo.
—Ese tipo de ira proviene de la experiencia, — Henry retumbó.
—Lo sé. Pero ese tipo de ira es como el fuego, que o bien se quema o bien
se propaga.
—Los Crowgard de Saltos de Talulah y de Isla Grande tuvieron una
reunión, que es como nos enteramos de lo que está pasando, — dijo Steve—.
Los Cuervos de los Saltos, dijeron que los Terráneos han traído a un ejecutor
que los hace sentirse incómodos. Le han dado rienda suelta con el trato con los
humanos que causan cualquier tipo de problemas. Dijeron que su cabello es
largo y sujeto en muchas pequeñas trenzas con huesos pequeños tejidos en los
extremos, huesos que a veces hacen ruido al juntarse y suenan como serpientes
furiosas incluso cuando está parado. Y el cabello cambia de color. Vieron
algunos humanos discutir con el Terráneo, como si fueran a pelear. Los Cuervos
apartaron la vista del ejecutor cuando los huesos temblaron y su cabello
comenzó a cambiar a negro, pero no llegaron a ver a los humanos caer muertos.
—¿Conocen a esta forma de Terráneo? — Preguntó Ming.

39

Visiones en plata
ishop
Silencio. Entonces Henry dijo:
—Con las trenzas y los huesos no estamos familiarizados, pero
conocemos a esa forma. Es peligroso aun hablar de él. Si tienen que ir a Saltos
de Talulah, tengan mucho cuidado y no miren al ejecutor si su cabello empieza
a volverse negro.
Un Segador, pensó Simon. Los Terráneos han traído a un Segador para
encargarse de los humanos molestos. ¿Sabría Tess que había otro de su tipo en la
zona? ¿Había alguna forma segura de preguntarle? Probablemente no.
Simon centró su atención en Steve de nuevo.
—¿Qué otra cosa te hacer sentir incómodo?
—Lo que realmente está sacudiendo a toda nuestra comunidad son las 5
Casandra de sangre que sacaste del Medio Oeste, —dijo Steve—. Pensamos que
estaban adaptándose a vivir aquí. Por lo menos, parecían estar haciéndolo bien
durante los primeros días. Pero ahora una o más de ellas tienen algún tipo de
crisis emocional cada día, o cae en un estado catatónico que dura desde unos
pocos minutos a unas pocas horas. No sabemos por qué ocurre esto. No
sabemos cómo ayudarlas. Sabemos que tenemos que sacarlas del hostal y buscar
otra vivienda para ellas, pero ¿qué tipo? ¿Y dónde? Tratamos de llevarlas a
nuestro centro médico para un chequeo básico. Tres de ellas se lastimaron a sí
mismas, y las otras dos huyeron en un pánico ciego y estuvieron a punto de ser
golpeadas por los vehículos. ¿Recuerdas que te dije sobre la familia de Jerry
Carguero, cómo había comenzado su sobrina a cortarse, y luego saltó al río y se
ahogó? Ya puedes imaginar lo que es ver a 5 niñas quebrarse como le está
sucediendo a toda su familia.
—¿Quieres que nos llevemos a las niñas? — Preguntó Henry.
Steve negó con la cabeza, en un movimiento vehemente.
—Los Intuye dejaron a otra persona el cuidado de niñas como éstas una
vez antes, y es una parte vergonzosa de nuestra historia. No vamos a hacerlo
otra vez de buen grado. Pero no es sólo nuestra comunidad. Cada pueblo Intuye
que tomó a algunas de las niñas de ese recinto, está teniendo problemas. Estoy
recibiendo correos electrónicos todos los días de los líderes de los pueblos,
pidiendo cualquier información que pudiera ayudar. No queremos que estas
niñas mueran, y todos tenemos miedo de que vayan a hacerlo.
—¿Qué pasa con Jean? — Preguntó Simon—. ¿Qué dice ella?

40

Visiones en plata
ishop
Steve suspiró.
—Jean ha sido... torturada... y apenas es capaz de funcionar. Ella sigue
diciendo que Meg sabe, que Meg puede ayudar.
Cuando Simon había rescatado a Jean, ella le había dicho que Meg era
una Pathfinder, una Trailblazer2. En ese momento, le había gustado el sonido de
esas palabras. Ahora sonaban como grandes piedras que alguien quería atar
alrededor del cuello de Meg, antes de tirarla en el río para ver si podía
sobrevivir. Pero las chicas que, junto con el Teniente Montgomery y el Dr.
Lorenzo, habían sacado del recinto del Controlador tenían entre ocho y once
años. Todavía cachorras que dependían de los adultos de la manada para su
supervivencia. Y Jean, que era una adulta -y muy dañada por lo que le habían
hecho-, era amiga de Meg.
—Voy a hablar con Meg, — dijo Simon, no contento con hacer esa
elección, pero bastante seguro de que Meg sería más infeliz si algunas de las
otras profetas de la sangre se lastimaran.
—Algo que te puede ayudar ahora, —dijo Henry—. Sus sanadoresmédicos, no deben usar las túnicas blancas cerca de las niñas. Sus captores
vestían uniformes blancos y túnicas blancas. Meg se perturba por esas cosas. Es
probable que las otras chicas se perturben por eso también.
—Eso sirve, — dijo Steve—. Voy a darle a todos la información. Gracias.
—Los Terráneos están dispuestos a extender las tierras de la aldea para
construir una nueva guarida para estas chicas, — dijo Ming—. Pero primero
tenemos que saber qué construir.
Toda una concesión, pensó Simon. Pero le trajo algo más a la mente.
—Ese complejo industrial abandonado y el grupo de casas al lado de la
carretera River. Sé que el arrendamiento de tierras no fue renovado debido a
que las empresas volcaban demasiada maldad en la tierra y el agua, pero me
preguntó si hay algunas personas que aún viven en esas casas y qué grupo de
Terráneos controla la tierra ahora.
2 Pathfinder. Trailblazer: Son dos palabras compuestas, que tienen varias
acepciones en común, puede ser exploradora, pionera, vanguardista, abre caminos
(Trailblazer). O exploradora, pionera, busca caminos etc. (Pathfinder). Como estas
dos palabras ya aparecieron y van a seguir apareciendo, preferimos dejarlo sin
traducción. (N de T)

41

Visiones en plata
ishop

—Las chicas serían vulnerables allí, — dijo Steve inmediatamente—. El
acceso a la isla es controlada; es por eso que están aquí.
—No para las niñas, — Simon le dio la razón—. Pero no quiero que
ninguno de los humanos que logren escapar de Saltos de Talulah hagan
guaridas en esas casas. No quiero una manada de potenciales enemigos
interesados en reclamar tierra entre Lakeside y la Isla Grande.

Steve miró Ming antes de decir:
—Había personas aún viviendo en un par de las casas unos meses atrás,
pero el invierno pasado los convencieron de que no querrían estar viviendo por
ahí solos, cuando el clima los encierre.
—Los Hawkgard informaron que los últimos humanos empacaron y
salieron tan pronto como el camino fue transitable, — dijo Ming—. No he oído
hablar de ningún Terráneo reclamado la tierra como territorio salvaje. ¿Quieres
reclamarlo?
—No por nuestra cuenta, — respondió Simon.
—En ese caso, estaríamos dispuestos a compartir la responsabilidad de
esa tierra con el Courtyard de Lakeside. — Ming miró a Steve, que asintió con la
cabeza.
—¿Tienen a alguien que pueda comprobar las construcciones? —
Preguntó Simon a Steve.
—Claro, — Steve respondió—. Tenemos fontaneros, carpinteros, y todo
lo demás. Voy a poner un equipo en camino para inspeccionar cada edificio y
hacer una lista de lo que cada uno necesita para ser habitable de nuevo. Y
vamos a echar un vistazo a la disponibilidad de agua y electricidad en los
edificios. — Dudó—. ¿Supongo que estás pensando en esto como una
comunidad solo por invitación?
Simon asintió. No estaba seguro de quién debía vivir en esa comunidad,
pero estaba seguro de que los terrenos y edificios necesitaban permanecer bajo
el control de los Otros.
Luego se levantó, sintiéndose saturado en el cuerpo y la mente.
42

Visiones en plata
ishop
—Suficiente.
Steve se puso de pie, tomó la caja de la panadería Eamer.
—Lleven esto para su cafetería. — Salió de la cabina con Ming.
En el exterior, los caballetes se movieron y los pasajeros embarcaron para
el viaje a la parte continental del pueblo. Pero nadie entró en la cabina.
Henry abrió la caja de la panadería, hizo un sonido de aprobación, y
tomó un pastel lleno de frutas.
—Bueno, — dijo después de tragar el primer bocado—. Entonces. ¿Estás
deseando haberte ido a las montañas Addirondak con Nathan?
—No. Pero sí quiero contactarme con Vlad. Si todo sigue tranquilo en el
Courtyard, quiero echar un vistazo a esas casas ya que están de camino a casa.
Ahora mismo, realmente quería cambiar, salir de esa piel y ser Lobo en
lugar de tener que pensar en los problemas humanos, pero no se arrepentía de
haber dejado pasar la oportunidad de pasar tiempo fuera del Courtyard. Él no
se arrepentía de quedarse para estar con Meg. Su amiga humana.
Él sólo deseaba saber por qué Meg, la Trailblazer, había decidido hacerse
un corte mientras él estaba ausente.

43

Visiones en plata
ishop

Capítulo 3

Thaisday 10 de Maius
Simon y Henry encontraron un puñado de jóvenes Sanguinati en
cuclillas en una de las casas abandonadas en lo que Simon decidió llamar
Comunidad River Road3. Habían llegado a Saltos de Talulah de los asentamientos
Terráneos de alrededor de los Grandes Lagos, atraídos por las historias de un
exceso de fáciles presas humanas. Pero el Terráneo enviado para hacer frente a
esos humanos que sobrevivieron, no estaba interesado en enseñar a los jóvenes
cómo vivir en una ciudad humana, y los Sanguinati habían sido ahuyentados
por ejecutor principal de las cataratas, con sus trenzas y el estrépito de los
huesos.
Después de conseguir la promesa de los jóvenes de no cazar en
Desembarco del Ferry, prometiéndoles a su vez, contarle a Erebus acerca de su
situación actual, Simon y Henry partieron, satisfechos de que tenían una
mínima guardia en sus nuevas tierras adquiridas.
A medida que llegaban a la entrada principal de la calle del Courtyard de
Lakeside y se dirigieron hasta el camino de acceso, oyeron un arroooo fúnebre
de Saltarín Wolfgard.
Estacionando la camioneta, Simon estudió al joven Lobo sentado en la
puerta de atrás de la Oficina del Enlace Humano.
—¡Arroooo! ¡Arroooo! ¡Arooeeooeeoo! «¡Meg no me deja entrar!»
Echando un vistazo al reloj en el salpicadero, Simon dejó escapar un
suspiro y bajó la ventanilla.
—Saltarín. ¡Saltarín!
—¡Arroooo! «¡Meg no me deja entrar!»

3 Road: Carretera, como es un nombre propio preferimos dejarlo tal cual (N
de T)
44

Visiones en plata
ishop
Saltarín tenía un cerebro que no siempre funciona bien y con frecuencia
se saltaba pedazos de información. En el país salvaje, esa particularidad
terminaba con el joven cometiendo un error fatal. Era un inconveniente en un
Courtyard, pero cualquier joven que sobrevivía a la madurez por lo general se
desarrollaba bien a pesar de ser saltante.
Saltarín había sido enviado a Lakeside unas semanas atrás. La mayoría
de los días pasaba al menos algún tiempo en la oficina con Meg, con bastantes
Lobos que trabajaban en los edificios cercanos, se evitaba que él hiciera algo
demasiado estúpido, por no mencionar que por lo general Nathan estaba
presente como el Lobo guardián oficial.
Pero la comprensión de que la oficina no siempre estaba abierta, era un
pedazo de información que el cerebro de Saltarín tenía problemas para asimilar.
Dado que Meg, probablemente todavía estaba en su pausa del mediodía, el
joven iba a aullar hasta quedarse ronco y nunca se daría cuenta de que ella no lo
dejaba entrar porque no estaba allí.
O que, estaba allí y prefería tener algún tipo de barrera entre sus oídos y
el arroooo tirolés, un sonido que Simon esperaba sinceramente que Saltarín
superara.
«¡Simon!»
Simon miró en el espejo lateral y vio a Elliot Wolfgard, cónsul del
Courtyard y padre de Simon, de pie frente al consulado.
«Has algo con ese Lobo idiota. Estoy en medio de una llamada con el
alcalde Rogers y apenas puedo oír al hombre.»
Al ver a Vlad salir de la entrada trasera de Aullidos, Buena Lectura, Simon
salió de la camioneta y dijo a Elliot:
«Voy a tratar con él.»
«¿Por qué Meg no lo deja entrar?» Vlad preguntó mientras caminaba
hacia la oficina del Enlace, utilizando la forma Terránea de comunicación en
lugar de tratar de gritar por encima del aullido.
«No es hora para que abra para el horario de la tarde,» Henry dijo,
uniéndose a Simon y a Vlad.

45

Visiones en plata
ishop
Saltarín, todavía aullando a la puerta cerrada, no se dio cuenta de que
ellos estaban allí.
«Pero ella regresó a la oficina,» dijo Vlad, sonando sombrío. «Yo venía a
ver cómo estaba, porque Crystal Crowgard me acaba de llamar para
preguntarme si Meg seguía molesta.»
«¿Molesta por qué?»
«No lo sé.»
Simon se acercó a la puerta, asustando a Saltarín, quien saltó lejos con un
grito de sorpresa y se golpeó la cabeza en la rodilla de Vlad. El vampiro juró y
fue a agarrar al Lobo, demostrando que no estaba listo para unirse a la caza de
cualquier cosa que tuviera pezuñas o trompa, cuando casi se le escapa
corriendo entre las piernas de Vlad.
Henry cogió a Saltarín, depositando suavemente al combativo Lobo en el
patio cerrado junto a la Oficina del Enlace, luego, cerró la puerta de madera. Ya
que Saltarín no podía cambiar a otra forma y no podía hacer que su cerebro se
centrara el tiempo suficiente para aprender a abrir las puertas, se quedaría
donde Henry lo puso.
Y era de esperar que olvidaría rápidamente dónde había estado hacía un
minuto y el por qué había estado aullando.
Por supuesto, Saltarín tendía a recordar las cosas en los momentos más
inoportunos. Como ahora, que, sentado detrás de la puerta, reanudó su aullido
sobre Meg no dejándolo entrar.
Sacudiendo la cabeza, Simon trató de abrir la puerta trasera de la oficina.
Bloqueada.
Esa puerta no se suponía que debía estar cerrada cuando Meg estaba en
la oficina, en caso de que necesitara ayuda en un apuro. Como cuando usaba la
navaja.
Gruñendo, él sacó las llaves del bolsillo de sus vaqueros, abrió la puerta
de atrás, y se apresuró a entrar.

46

Visiones en plata
ishop
—Meg, — Simon se volvió hacia un sonido que venía del cuarto de baño
—. ¿Meg, qué...? —Él se detuvo. Miró.
Eso era nuevo.
Dio un paso cauteloso hacia ella. Entonces, intrigado, dio otro paso.
—¿Meg?
«¿Simon?» Preguntó Vlad. «¿Qué pasa?»
«Manténganse afuera,», respondió.
Incluso después de que Meg llegara al Courtyard, no había prestado
mucha atención a la apariencia física de los humanos que trabajaban para ellos.
Ellos hacían su trabajo, y él no los comía. Era suficiente. Pero nunca habían
tenido a una profeta de la sangre viviendo en el Courtyard antes, ¿así que tal
vez esto era un cambio estacional normal?
No, no era normal. Meg se veía molesta, por lo que esto debía ser algo
nuevo para ella también.
—Te mudaste de tu viejo cabello, — dijo él. Bueno, ella había hecho algo
con el pelo. Tenía la sensación de que era uno de esos momentos en los que un
hombre debía expresar entusiasmo positivo, independientemente de lo que
realmente pensaba, sobre todo cuando él realmente no sabía lo que estaba
pasando.
Afortunadamente, se sentía positivo y curioso.
El pelo naranja raro de Meg se había ido, y su cabeza estaba cubierta por
un pelaje que era brillante negro y espeso, y tan corto que se quedaba parado.
Extendió la mano, queriendo ver si el pelo se sentía tan suave como parecía.
—Esto parece pelusa de cachorro.
Antes de que pudiera darle una rascadita detrás de la oreja, ella se apartó
de su mano y se lamentó:
—¡No quiero parecer a la pelusa de un cachorro!
—¿Por qué no? Los cachorros son lindos.

47

Visiones en plata
ishop
Su respiración comenzó a ensancharse, y sus ojos tenían pánico, una
mirada vidriosa que le recordaba a un bisonte joven que había visto una vez
cuando era un joven Lobo viviendo en la Región Noroeste. El joven había
desafiado a un toro de más edad y tuvo un golpe en el cráneo que había herido
a su cerebro. Él y los otros Lobos lo habían visto tambalearse y girar y girar,
incapaz de cambiar de dirección o incluso detenerse. Con el tiempo se recuperó
y siguió al resto de la manada.
Si la manada no hubiera hecho ya una matanza más temprano ese día, el
joven toro hubiera sido presa fácil.
Si uno forzaba a las cachorras de profetas de la sangre a ver demasiadas
imágenes nuevas, sus cerebros se congelaban como si hubieran recibido un
golpe duro, al igual que el joven bisonte. A las chicas que había sacado del
recinto les habían pasado varias veces durante el viaje en tren de regreso a
Lakeside.
Pero esta era la primera vez que había visto la mirada de pánico en los
ojos de Meg.
—¡Meg! — Dijo con fiereza. ¿Qué podía hacer? ¿Cómo podía ayudarla?
De la misma manera que había ayudado a las niñas durante el viaje en
tren. Ocultando lo extraño. Las cosas nuevas asustaban.
Simon se precipitó en la sala de clasificación y abrió bruscamente los
cajones debajo del mostrador, gruñendo mientras pateaba el contenido
desparramado y pensando en las palabrotas humanas más desagradables que
conocía. Encontró el sombrero de lana de flexible en el fondo de un cajón.
Agarrándolo, corrió a la habitación de atrás, puso el sombrero en la cabeza de
Meg, luego, la arrastró hasta el baño y la colocó frente al espejo sobre el lavabo.
—¡Mira! — Exigió, cerrando sus manos alrededor de sus brazos y
dándole una pequeña sacudida—. Esta es Meg, usando el sombrero de ala
ancha que compramos para mantener tu cabeza caliente después de que llegaste
a casa del hospital. Esta es Meg, el Enlace Humano del Courtyard de Lakeside.
Esta es Meg, mi amiga, amiga de Sam, amiga de Vlad, amiga de Tess, amiga de
Henry, la amiga de Jenni. ¡Mira!

48

Visiones en plata
ishop
Vio cómo el pánico en sus ojos se desvanecía, la vio a absorber la imagen
de sus reflejos en el espejo. Con el pelo oculto, se veía igual que el día anterior,
excepto por el vendaje en su antebrazo izquierdo.
Ahora confusión, y un toque de miedo, llenaron los ojos grises.
—Simon...
Molesto con ella y por ella, pero más suave ahora que sonaba como Meg
de nuevo, la llevó a la sala de clasificación.
«¿Simon?» Henry llamó.
«Quiero a Merri Lee aquí ahora,» dijo Simon. «Una vez que me entere de
lo que está pasando con Meg, la Asociación Empresarial se reunirá.»
«Elliot también,» dijo Henry. «Él tiene cosas para decirnos acerca de su
conversación con el alcalde.»
«Voy a tratar con Meg primero.»
«¿Ella está bien?»
«No está herida, pero... No lo sé. Creo que esto es una cosa de chicas.»
¿No era eso lo que había dicho Meg a Vlad? ¿Qué iba a hacer una cosa de chicas
como símbolo de un nuevo comienzo?
Simon estudió a Meg mientras se apoyaba en la mesa de clasificación, se
veía agotada. Esperaba no haber magullado sus brazos cuando la arrastró hasta
el baño, pero si lo hubiera hecho, no se sorprendería cuando Henry le diera un
manotazo, ojalá fuera con una mano humana y no una pata con garras de Oso
Pardo.
Merri Lee se precipitó en la sala de clasificación.
—¿Meg... ? — Ella frenó de golpe—. ¿Sr. Wolfgard?
—Quítate el sombrero, Meg, — dijo Simon. Merri Lee miraría la nueva
capa de Meg, haría una observación casual, y luego...
—¡Guau! Eso es radical.
La respiración de Meg se trabó. Simon se giró hacia Merri Lee y gruñó:
49

Visiones en plata
ishop
—¡No estás siendo útil!
—Bueno, lo siento, pero es radical, — Merri Lee tartamudeó—. Puedo
entender por qué Meg necesita tiempo para adaptarse a la forma en que se ve
con el pelo tan corto.
—Eso no ayuda, — advirtió, mostrando sus dientes.
Pero Merri Lee no estaba prestándole atención. Estudiaba a Meg.
—No estabas preparada para cómo te verías, ¿cierto?
Meg negó con la cabeza.
—Tu pelo era corto, cuando llegaste por primera vez al Courtyard. No tan
corto, pero corto, por lo que debían habértelo cortado de forma regular. —
Merri Lee continuó estudiando a Meg—. ¿Pero no en un salón?
—No me acuerdo de mi pelo siendo cortando, — dijo Meg—. Pero a
veces tenía sueños raros de cosas que me hacían. Los Nombres Caminantes nos
llevaban a cada una de nosotras a una habitación para un sueño de
mantenimiento. Cuando me despertaba, nada parecía diferente.
Simon vio a las dos chicas y cambió su peso. Merri Lee se veía como si
quisiera morder a alguien, así que no estaba seguro de si necesitaba dar un salto
hacia adelante para proteger a Meg o saltar lejos para protegerse a sí mismo.
—¿Viste a la estilista cortarte el pelo esta vez?
—No. Podía sentirla usando el peine y las tijeras, pero no pude verla.
—Ah. — Merri Lee asintió—. La estilista tenía la silla dada vuelta para
que cuando terminará, poder girar la silla para enfrentarte al espejo y
sorprenderte con tu nuevo yo, ¿sí?
Meg asintió.
—Creo que ella sabía que algo andaba mal, pero no me podía quedar, no
podía hablar... Ya no era yo.
Merri Lee suspiró.
—Cuando yo tenía once años, mi madre decidió que no le gustaba mi
pelo largo y me llevó a su estilista para que me lo cortara. Me encantaba tener el
50

Visiones en plata
ishop
pelo largo, y no quería que me corten el pelo, pero no me dieron una elección.
Ya habían decidido entre ellas que iba a ser corto, porque eso es lo que quería
mi madre. Así que la estilista mantuvo la silla alejada del espejo mientras me
cortaba el pelo. Entonces giró la silla y me dijo que era un corte de pelo muy
lindo, y mi madre sonrió... — Ella hizo una pausa, y luego negó con la cabeza—.
El punto es, que no reconocí a la chica en el espejo. Vi a una extraña y me sentí...
desconectada.
—Sí, — susurró Meg.
Simon las miró fijamente.
—¿Sí? ¿Sí? Te ves igual, hueles igual. ¿Cómo puedes no saber quién eres?
Meg, pintaste tu pelo anaranjado y no te molesto. ¡No como esto! — Él gruñó
cuando un pensamiento se le ocurrió—. ¿Te has puesto así de molesta, pero lo
has mantenido escondido de nosotros?
Cuando ella vaciló, su gruñido se profundizó. No podía tenerla
tambaleándose alrededor, girando como un bisonte con daño cerebral. Ahora
no. Nunca. No su amiga.
—Tú. — Señaló a Merri Lee—. A partir de hoy, vas a trabajar dos horas
menos en la librería y la cafetería.
Merri Lee palideció.
—Pero necesito esas horas.
—Eso no es justo, — dijo Meg, haciendo un esfuerzo para permanecer en
su propio lugar sin apoyarse en la mesa—. Sólo porque no te gusta lo que dijo...
—Yo no he dicho que va a trabajar menos horas, — Simon chasqueó—.
Pero va a estar trabajando aquí contigo, porque ambas van a averiguar
exactamente por qué sucedió esto, exactamente por qué Meg entró en pánico, y
lo que hay que hacer para que no vuelva a ocurrir.
—Simon, voy a estar bien, — comenzó Meg.
—Esto no es sólo acerca de ti, — dijo—. Las chicas que trajimos del
recinto, se están desmoronando como tú hace un momento, sólo que está
sucediendo a una o más de ellas cada día. Los Intuye no saben cómo ayudarlas.
Los humanos que más saben acerca de las profetas de la sangre no van a

51

Visiones en plata
ishop
ayudarnos a dar a su propiedad una manera de vivir fuera de las jaulas seguras.
Sabes que no lo harán. Jean te llama la Pathfinder, Trailblazer.
Merri Lee se sobresaltó.
—¿Qué ha dicho?
Simon la miró.
—Pathfinder. Trailblazer
Merri Lee tragó saliva y miró a Meg.
—Esas fueron dos de las cosas que dijiste durante la profecía. Rastro y
Fuego. Buscar y Path. Esas fueron las cosas a las que los Terráneos, que se supone,
deben estar atentos.
—Ambas van a averiguar lo que las Casandra de sangre necesitan y lo
que los humanos y Otros tienen que hacer para ayudarlas a mantenerse con
vida, — dijo Simon.
—¿Qué esperas que hagamos? — Meg gritó—. Escribir Guía de Profetas de
la sangre para imbéciles?
—¡Sí! Eso es exactamente lo que quiero que hagas. — Mirando sus
expresiones aturdidas, se preguntó si había sido un poco demasiado honesto—.
Entiéndelo y escríbelo para que podamos pasar la información a todo el mundo
que está tratando de ayudar a estas niñas.
—No soy una escritora, — Merri Lee protestó—. Puedo tomar notas,
seguro, ¡pero no puedo escribir algo así!
—Ruthie te ayudará a escribirlo. — Ya. Problema resuelto. Ruthie era
una maestra. Ella escribía frases todo el tiempo.
—Ha... ¿ha hablado con Vlad? — preguntó Merri Lee—. ¿Dijo algo acerca
de la profecía de esta mañana?
—Todavía no. — Miró a las chicas y suavizó su voz—. Resuelve esto,
Meg. Jean dijo que eres la única que puede hacerlo.
Simon salió de la oficina, cerró la puerta de atrás, y se detuvo. Sólo se
detuvo. No podía llamar a los otros Lobos en el Courtyard para que le ayuden a
alejar este peligro de su amiga. Este peligro vivía dentro de ella, era parte de
52

Visiones en plata
ishop
ella, al igual que las visiones y profecías nadando en su sangre, así como su
frágil piel.
¿Cómo se suponía que debía proteger a Meg de Meg?
Tess salió de la puerta trasera de Un Pequeño Bocado. Hubiera sido más
fácil para ella usar la puerta interior entre las dos tiendas para llegar a la sala de
reuniones de arriba, así que debió haber llegado de afuera para ver cómo estaba.
«¿Vas a la reunión?», Le preguntó, señalando a la segunda planta de
ABL.
«Sí.» Cruzó la zona pavimentada detrás de los edificios, y subieron a la
reunión juntos.
No se arrepentía de haberse quedado en el Courtyard para estar con
Meg, pero en este momento le gustaría poder arrojar todos los problemas
humanos, junto con la piel humana.

***
Meg y Merri Lee se miraron la una a la otra.
—Antes de que nos ocupamos de las otras cosas... —Merri Lee hizo un
gesto con la mano para indicar el pelo de Meg—. ¿Por qué tan corto?
—Me cansé de la manera en que los repartidores miran mi pelo. Me
cansé de la forma en que los Otros miran mi pelo. ¡No se suponía que debía ser
naranja! — Meg resopló—. Fui a la peluquería en la Plaza Comercial. Yo no
conocía al Cuervo que estaba trabajando allí. Ella dijo que podría cortarme el
pelo para quitar la parte de color naranja. ¡Pero pensé que me quedaría más
largo!
Merri tocó su cabello en capas oscuras.
—Me tomó años para encontrar un estilista en quien confiar, por lo que
nunca fui a la peluquería en la Plaza Comercial. Pero creo que las dos mujeres
que trabajaban allí a tiempo parcial, se les pagaba para enseñar a algunos de los
Otros a cortar el cabello, así como hacer peinados. Me pregunto si el Cuervo
había estado aprendiendo a cortar el pelo antes de que las mujeres renunciaran,

53

Visiones en plata
ishop
o si simplemente se ofreció como voluntaria para prestar el servicio y no sabe lo
que está haciendo.
—¿Así que ahora hay un Cuervo semi-entrenada cortando el pelo a todo
el mundo? — Meg levantó la voz. Se imaginó un dibujo animado de un Cuervo
cortando el pelo de alguien, agitando violentamente las tijeras mientras retazos
de pelo volaban por todas partes. La imagen parecía lo bastante ridícula como
para hacerla sentir más tranquila.
»—No fue descuidada, — dijo—. No podía ver lo que estaba pasando,
pero los movimientos se sentían precisos, incluso reflexivos.— El ligero tirón de
pelo que se levantó, el sonido de las tijeras. ¿La Crowgard habría quedado tan
absorta con el movimiento, de las tijeras brillantes, abriendo y cerrándose, que
no quiso que la experiencia terminara?
—Bueno, — Merri Lee dijo después de un momento—. Tu pelo es de un
negro sólido ahora. Ni siquiera hay una punta naranja perdida en alguna parte.
Y por el lado bueno, el pelo va a ser fácil para manejar este verano.
Meg vacilante pasó una mano por la cabeza. Diferente. Todo se sentiría
diferente; todas sus rutinas necesitaban un reajuste.
—¿Qué? — Preguntó Merri Lee—. Tienes una mirada en tu cara, como si
acabaras de descubrir algo.
—No estoy segura. Necesito usar el baño.
—¿Tienes un bloc de notas de repuesto? Voy a recoger un cuaderno en
Las Tres P más tarde, para tenerlo aquí para nuestras notas.
—En ese cajón. — Señaló Meg—. Tengo un bloc extra que se ajusta al
portapapeles que uso para las entregas.
Entró en el cuarto de baño, manteniendo sus ojos fijos por debajo del
nivel del espejo. Estudió sus manos, una forma familiar. Las cicatrices,
familiares. Luego apoyó los dedos sobre su cara y se miró en el espejo. Piel clara
con un toque de rosa en las mejillas. Ojos grises. Cabello negro, las cejas, las
pestañas.
Hoy esta es mi cara. Esta es la cara que Simon reconoce como Meg.

54

Visiones en plata
ishop
Ella bajó sus manos. Esta vez no hubo pánico.
No recordaba ninguna imagen de formación de una persona sorprendida
por tener un corte de pelo. Ahora tenía la imagen de su propio rostro en el
espejo, conmocionada y sin preparación para la alteración física. Y tenía la
historia de Merri Lee de una acción similar que había sacudido el sentido de
identidad de una persona.
Cuando Meg salió del baño, miró a la nevera bajo el mostrador y se dio
cuenta que no había almorzado todavía. Si Merri Lee no había comido tampoco,
tal vez podrían llamar a Corteza Caliente y pedir una entrega de pizza. Pizza era
un alimento cómodo, ¿no?
Cruzó el umbral, miró a su alrededor, y se congeló.
—No. — Ella corrió hacia el reproductor de CD en el mostrador,
golpeando a Merri Lee a un lado, y movió la pila de CD de la izquierda a la
derecha.
Merri Lee dio un paso atrás.
—Dioses encima y por debajo, ¡Meg! ¿Qué te pasa?
Meg puso sus manos en la pila de CD.
—No puedes moverlos.
—¡Estaba haciendo un poco de espacio en el mostrador!
—¡No puedes cambiar las cosas constantes! — Meg gritó.
Merri Lee la miró durante un largo momento. Entonces se adelantó y
puso su mano sobre la de Meg.
—Cálmate. Los CD están de vuelta a donde pertenecen. Respira, Meg.
Sólo respira.
Respirar. Ella podía respirar. Simple. Rutina.
—¿Vas a estar bien si me voy al cuarto de atrás para traernos un poco de
agua? —Preguntó Merri Lee.
Meg asintió.

55

Visiones en plata
ishop
Merri Lee se apresuró a salir de la habitación, y luego se apresuró a
regresar llevando una botella de agua y dos vasos. Después de verter el agua,
ella dio un vaso a Meg. Bebieron, evitando el contacto visual, permaneciendo en
silencio.
—Bien, — dijo Merri Lee—. Creo que es el momento de hacer algunas
preguntas. Has estado aquí cuatro meses y medio. Las cosas cambian en esta
oficina todos los días, y no te has asustado hasta ahora. ¿Fue el corte de pelo el
detonante? ¿La cosa que te sobrepasó? Si no puedes tolerar los cambios, ¿cómo
has sobrevivido? ¿Cómo sobrevivir? Tenemos que resolver esto.
—Es sólo un mal día, — Meg protestó débilmente.
—Sí, un mal día y el choque por el corte de pelo. Sobrecarga emocional.
Entiendo eso, Meg. Lo entiendo. Al igual que entiendo cuando experimentas la
sobrecarga de información, cuando simplemente no puedes absorber ninguna
otra cosa. Incluso entiendo el que seas un poco obsesiva-compulsiva acerca de
tus cosas. Pero me empujaste a un lado y me gritaste. Que supongo es mejor que
desmoronarte, porque al menos estas aún interactuando conmigo. Y ese es el
punto. Has hecho tanto, y tanto ha sucedido en los últimos meses, y hoy, -hoyllegaste a tu límite. Pero Simon dijo que esas otras chicas se están
desmoronando todos los días, y han estado fuera del recinto menos de un mes.
¿Qué pasa con las otras chicas que quieren salir?, ¿qué quieren vivir afuera y se
enfrentan a tratar de salir adelante?
—No sé cómo ayudarlas. — Las lágrimas le escocían los ojos de Meg.
—Sí, lo sabes, pero lo que has hecho para ayudarte a ti misma, lo hiciste
por instinto. Ahora Meg, La Trailblazer, tiene que averiguar lo que ha hecho para
que podamos decirles a las otras chicas.
Secándose las lágrimas, Meg tomó otro sorbo de agua.
—Las cosas constantes no pueden cambiar,— Merri Lee le dio pie—.
¿Qué hace que una cosa sea constante? — Ella estudió la pila de CD—. ¿Siempre
cinco? ¿Pero no los mismos cinco? ¿Y siempre en el lado derecho del
reproductor?
—Sí. — Meg miró alrededor de la habitación—. Espero que las cosas
cambien en la sala de clasificación, porque eso es lo que pasa aquí. Esa es la
función de la habitación. Las cosas entran y salen, pero la habitación sigue
56

Visiones en plata
ishop
siendo la misma. La mesa esta siempre en el mismo lugar. Así como el teléfono
y el reproductor de CD. Los casilleros en la pared del fondo no se mueven.
—¿Qué pasa cuando estás en casa?
—Tengo una rutina. Yo sigo la rutina, al igual que sigo los caminos en el
Courtyard cuando estoy haciendo las entregas.
—¿Y cuando se interrumpe la rutina? ¿Como cuando fue cancelada
nuestra clase de Mente Serena?
—Me siento... inquieta... hasta que decida qué hacer en su lugar.
—Constancia vs el cambio. Una tolerancia limitada para el cambio dentro
de las constantes. Y te sientes estresada cuando se interrumpen las rutinas.
Meg recordó imágenes de expresiones y decidió que miedo era la más
cercana a lo que vio en el rostro de Merri.
—Descubriste algo.
—Nada todavía. Tenemos que conseguir el permiso del señor Wolfgard
para hacer algunos experimentos antes de que me sienta segura de decirle a otra
persona lo que estoy pensando. Pero si estoy en lo cierto acerca de por qué las
profetas de la sangre en Isla Grande están teniendo desmoronamientos, todas
las Casandra de sangre que dejaron el cautiverio están en serios problemas.

57

Visiones en plata
ishop

Capítulo 4

Thaisday 10 de Maius
Tomando asiento en la mesa baja en la habitación de la Asociación
Empresarial, Simon estudió las tarjetas que Merri Lee había creado a partir de
las visiones que Meg había visto, y luego se las entregó a Elliot, la única otra
persona en la reunión que no las había visto ya.
Chicas, navaja de plata y animal atropellado. ¿Por qué las chicas estarían
en una carretera solas?
Está bien, Meg había viajado sola desde el Medio Oeste hasta llegar a
Lakeside, pero había viajado en tren y autobús. No había estado caminando en
una calle donde podría ser golpeada por un coche y resultar asesinada como un
mapache o un ciervo.
Pero había caminado por las calles de Lakeside por un rato. En la noche.
En una tormenta de nieve. Sola.
Incluso los cachorros no eran tan tontos o tan estúpidamente valientes.
Meg por lo general no era tonta o estúpida. Pero estaba desesperada,
cuando se escapó del Controlador, y otras chicas podrían estar tan desesperadas
por escapar. Y todavía...
—Esto me suena raro, — dijo Simon—. Incluso si los humanos estuvieran
enojados con nosotros por obligarlos a decirnos donde mantienen a las profetas
de la sangre, ¿por qué dejar a las chicas que consideran valiosas anden vagando
por ahí? Eso me suena raro.
—¿Crees que Meg ha cometido un error? — Preguntó Henry.
—No. — Pero tal vez nosotros sí. No pensamos como los humanos, así que tal
vez cometimos un error—. Meg vio esto como algo en lo que tenemos que estar
atentos, pero las únicas Casandra de sangre al alcance de Lakeside son Meg y

58

Visiones en plata
ishop
las niñas que viven en Isla Grande. Ninguna de ellas está en peligro de ser
atropelladas.
—Meg y esas chicas no están en peligro, — Vlad le dio la razón—. Pero
hemos recibido la advertencia, por lo que somos quienes deben enviar la
advertencia al resto de los Terráneos. Envié una alarma a los Sanguinati. Ya
están en busca de alguna chica que parezca perdida o abandonada. Y están
buscando a cualquier hembra yaciendo en una carretera o en una zanja.
También hablé con Jenni Crowgard. Ella está pidiendo a todo los Crowgard que
busquen Casandra de sangre, y Starr y Crystal volaron para hablar con los
cuervos comunes. Van a correr la voz entre los de su propia especie y les dirán a
los Crowgard si notan algo nuevo en sus territorios.
—Mientras tratabas con Meg y Merri Lee, llamé a Joe y Jackson
Wolfgard, informándoles acerca de estas dos visiones, — dijo Henry—. También
me puse en contacto con algunos de los Beargard y Panthergard. Los Lobos,
Osos y Panteras extenderán la alarma para el resto de los Terráneos en sus
regiones y empezaran a buscar. Por ahora, eso es todo lo que podemos hacer.
Ninguno de ellos mencionó la otra cosa que podían hacer, no
mencionaron a la manada a la que no le habían hablado de la advertencia
todavía.
—¿Qué más? — Dijo Simon, señalando las tarjetas que Elliot puso en la
mesa.
—A los pocos minutos de este corte controlado, tuvimos respuestas a tres
de las cosas de las que los Terráneos debemos estar atentos, — dijo Vlad—. Meg
es a la vez Pathfinder y Trailblazer. Justo después de que Merri Lee me trajo esas
tarjetas, vi a unos humanos poner carteles de En venta, en el césped de dos casas
del otro lado de la calle del Courtyard.
—No significa que sean los carteles correctos, — dijo Elliot.
—Pero es muy probable que lo sean, — Vlad contrarrestó.
—Sí, es probable, teniendo en cuenta la exactitud de las profecías que
Meg ha compartido con nosotros, — Elliot admitió—. Al igual que es muy
probable que N.A.A.D.L. sea un intento de discriminar a cualquier humano que
esté dispuesto a trabajar para nosotros o con nosotros. Cuando me reuní con el
alcalde Rogers ayer, vi una propuesta de agregar un símbolo a los documentos
59

Visiones en plata
ishop
de identidad, un símbolo que le diga a otros humanos si una persona es un
"amante del lobo". Rogers actuó nervioso al ver que vi la propuesta, y me dio
todo tipo de razones por las que eso beneficiaría a la ciudad y ayudaría a
sofocar los disturbios. — Elliot exhibió toda una sonrisa con dientes—. Le
pregunté si los documentos de identidad de todos los humanos que han tenido
relaciones sexuales con algún Terráneo llevarían ese símbolo, ya que sin duda se
habían ganado esa designación. A juzgar por la forma en que su cara cambió de
color, supongo que al menos un miembro de su familia ha dado un paseo por el
lado salvaje. No es algo por lo que un humano -políticamente ambiciosoquerría ser conocido.
Henry frunció el ceño.
—En lugar de tratar de justificar el agregado del símbolo en los
documentos, debería haberte dicho que era asunto del gobierno. Nosotros no
nos involucramos con el cómo los humanos se gobiernan a sí mismos.
—No nos involucramos hasta sus conflictos se convierten en una
amenaza para nosotros, — dijo Simon—. Pero hemos prestado asistencia a los
humanos que fueron perseguidos porque no encajaban con el resto. Es por eso
que los Intuye y Vida simple, en su mayoría viven en la tierra que controlamos,
en lugar de vivir en ciudades controladas por los humanos.
—Creo que Rogers dejó la propuesta a la vista, para medir mi reacción,
— dijo Elliot—. Pero también pude ver un logotipo en una carta que no estaba
lo suficientemente bien escondida, bajo los otros papeles de su escritorio, una
carta que no creo que él quisiera que yo viera.— Sacó un pedazo de papel de su
bolsillo de la chaqueta y lo puso sobre la mesa—. Es un boceto del logotipo.
Se veía como una maraña de líneas en un círculo hasta que Simon se dio
cuenta de que era un intento de convertir las letras en un símbolo.
—El movimiento Humanos Primeros y Últimos, — gruñó.
Elliot asintió.
—He oído rumores acerca de apretones de manos secretos, y este
símbolo se muestra en todo tipo de tiendas y negocios. Hay un humano en
Toland que anda hablando acerca de lo que merecen los humanos, provocando
al resto de los monos y tratando de convencerlos de que pueden exterminar a
los Terráneos y tomar el control del mundo.

60

Visiones en plata
ishop
—Puede que sean capaces de matar a los cambiantes que viven en los
Courtyard, o incluso a alguno de los cambiantes que viven en la tierra que
bordea un pueblo o ciudad humana, — dijo Henry—. Pero nunca van a tomar el
control del país salvaje. Ellos nunca tomarán el control de Namid. El resto de los
Terráneos se encargarán de eso.
—Pero la semilla ha sido plantada, — Elliot argumentó—. Los humanos
en el gobierno de Lakeside ya han olvidado las consecuencias de atacarnos, a
pesar de que el predecesor del alcalde Rogers, está entre aquellos que fueron
asesinados en represalia. Miran a Saltos de Talulah y se niegan a creer que ellos
y su ciudad podrían terminar de la misma manera.
—¿Qué le dijiste al alcalde sobre la propuesta? — Preguntó Tess.
—Le dije que los Terráneos no se opondría a ser capaces de identificar
aliados humanos, siempre y cuando también podamos identificar a nuestros
enemigos. Si el gobierno de Lakeside decide marcar a algunos humanos como
amantes de lobo, entonces los Terráneos exigirán que todas las personas que
apoyan al movimientos Humanos Primeros y Últimos, tengan un sello similar
sobre sus documentos de identidad, porque no queremos apoyar a las empresas
propiedad de tales humanos o suministrar a esos negocios materias primas para
fabricar sus productos. Porque seguro que los humanos que pertenecen o han
trabajado en esas empresas no querrán materias primas de nosotros.
—Apretones de manos y símbolos secretos. —Vlad negó con la cabeza—.
Recibí un e-mail de Stavros justo antes de esta reunión. Algunas empresas en
Toland ahora exigen a sus empleados unirse al movimiento HPU si quieren
mantener sus puestos de trabajo, y no van a contratar a ninguna persona que se
niegue a unirse.
—Este movimiento HPU es como una enfermedad propagándose entre
los humanos, —dijo Henry.
El pelo de Tess comenzó a enrollarse.
—Cuando un tipo de enfermedad se propaga a través de una población,
otros tipos de enfermedades tienden a seguir.
Un escalofrío de miedo pasó por Simon al recordar el otro nombre para la
forma Terránea de Tess: Jinetes de la plaga. Casi gritó cuando su teléfono móvil
sonó.

61

Visiones en plata
ishop
—¿Qué? — Espetó.
—¿Simon? Soy Meg. Merri Lee y yo necesitamos tu permiso para tomar
algunas fotos. Ruth tiene una cámara con una de esas tarjetas de memoria que
contiene las imágenes, y Lorne dice que puede imprimir las fotos desde el
ordenador en Las Tres P.
Frunció el ceño.
—¿Fotos de qué? — Ella sonaba... rara. Emocionada y asustada. Como
una joven Loba que se une por primera vez a la manada para cazar bisontes.
—De cosas en la sala de clasificación, en su mayoría. Y tal vez el área
detrás de la oficina. Nos ayudará a hacer lo que nos pediste que hiciéramos.
—Está bien, pero esas fotos no pueden salir del Courtyard.
—Está bien. — Meg colgó.
—Meg, Merri Lee, Ruthie, y Lorne van a tomar fotografías, — dijo en
respuesta a todas las miradas inquisitivas.
—¿Por qué? — Preguntó Henry.
—Es parte de una tarea de comprensión de las Casandra de sangre. — Él
continuó antes de que alguien tuviera la oportunidad de preguntarle qué
significaba eso—. Los Terráneos necesitamos averiguar si "amante del lobo" es un
término utilizado en Lakeside, o si el movimiento HPU está creando esa marca
para causar problemas a lo largo Thaisia.
—Le conté al Abuelo Erebus sobre la profecía de Meg, — dijo Vlad—.
Una orden ya salió a todos los Sanguinati; que reporten cualquier anuncio de
empleo o alquiler de propiedades que incluya N.A.A.D.L. en la descripción de
requisitos. Eso nos dirá si el término es local, regional o ha infectado a todo el
continente. También debería darnos una idea de que empresas son propiedad
de miembros del movimiento HPU.
—No hay muchos Sanguinati en las regiones del Medio Oeste y del
Noroeste, — dijo Henry.
—En el suroeste tampoco los hay, — respondió Vlad—. Nos adaptamos
mejor en las costas y las ciudades humanas más grandes. — Miró a Simon—. Te
62

Visiones en plata
ishop
voy a dar una copia del e-mail que envié a los Sanguinati. Se puede ajustar la
redacción y enviarlo a los gard que mantienen vigilancia sobre los otros lugares
humanos.
Simon asintió. Se pondría en contacto con Joe y Jackson. Ellos correrían la
voz entre los Wolfgard.
—Por cierto, — dijo Vlad—. Por instrucciones del abuelo, los Sanguinati
se referirán a los humanos que pertenecen al movimiento HPU como Portavoces
de ponzoña.
—¿Y quién se supone le va a explicar a los Snakegard que no lo
entiendan como un insulto a ellos? — Elliot se quejó.
—No creo que vayan a sentirse ofendidos, porque el nombre es una
advertencia para todos los Terráneos de que las palabras que estos humanos
sueltan son peligrosas y no deben ser desestimadas.
—Muy bien, — dijo Simon—. Este es un comienzo para identificar a
nuestros enemigos entre los humanos en todas las ciudades. ¿Alguna idea del
huerto que Meg vio en las visiones?
Vlad les contó sobre Kowalski y Ruthie siendo forzados a salir de su
nueva guarida y que no se les permitió plantar su parte en el jardín para la
comida.
—Entonces nos ocuparemos de nuestra manada humana, los verdaderos
amantes de lobo, — dijo Simon—. Les ofreceremos algunas de las recompensas
que se pueden encontrar en el Courtyard. Si comparten el trabajo, pueden
compartir la comida.
—La comida crece por todas partes en esta tierra, — dijo Henry—.
Compartir el trabajo significaría dar acceso a la manada humana a la mayor
parte del Courtyard y sus residentes. Es un riesgo para nosotros, y un riesgo
para ellos.
—Compartir el trabajo no significa necesariamente la recolección de la
comida o la captura de la carne, — Simon respondió—. Los humanos conservan
los alimentos en frascos y hacen cosas con la fruta, para que puedan
almacenarse y ser comida durante el invierno. Los Intuye y los de Vida Simple,
han estado haciendo ese tipo de comercio por generaciones, y todos nosotros
63

Visiones en plata
ishop
nos beneficiamos. Tal vez los amantes del lobo son el siguiente grupo de
humanos que debe ser ayudado, por nuestro bien, así como por el suyo.
Esperó mientras que el resto de los Otros en la sala lo meditaban.
—Podemos ampliar el jardín del Complejo Verde para alimentar a un par
de humanos, —dijo Henry mientras Tess, Vlad, y Elliot asintieron su acuerdo.
—Una docena de humanos, — dijo Simon—. Vamos a ampliar lo
suficiente para alimentar a una docena de humanos. Si no les gusta lo que
podemos ofrecer, pueden valerse por sí mismos.
—¿Qué docena de personas tienes en mente? — Preguntó Tess.
Se encogió de hombros, pero podían adivinar que estaba pensando en los
otros policías que estaban haciendo un esfuerzo por conocer a los Terráneos.
Ruthie y Kowalski estaban siendo expulsados de su guarida porque eran
lo suficientemente inteligentes como para trabajar con los Otros. ¿Qué podría el
Courtyard hacer al respecto?
—Los amigos del Capitán Burke. — Simon habló lentamente mientras
terminaba de trazar el plan—. Los que los Terráneos rescataron y llevaron a
Lakeside. Los humanos que venden las casas de enfrente no los conocen.
Pueden ir a mirar y reportar.
—¿Quieres que compremos esas casas? —Preguntó Tess.
—Sí, — respondió Simon—. Un lugar para que vivan los amantes de
lobo.
—Esas casas no son parte del Courtyard, — señaló Elliot—. Vamos a
tener que pagar impuestos por ellas, así como el resto de los gastos, al igual que
lo hacen los humanos.
Él asintió con la cabeza.
—Y vamos a controlar quien vive en esas guaridas, tal como vamos a
decidir quién va a vivir en las casas en la Comunidad River Road y quién recibirá
las materias primas necesarias para hacer cosas útiles para nosotros, así como
para los humanos.

64

Visiones en plata
ishop
Nadie tenía nada más que decir sobre jardines o casas. Después de dar a
Henry una mirada inquisitiva, nadie tenía alguna idea acerca de un oso marrón
comiéndose joyas.
—¿Hemos terminado? — Simon esperó a que todos asintieran—. En ese
caso, creo que debería ir a la estación de la calle Chestnut y hablar con el
Capitán Burke y el Teniente Montgomery. — Y mientras esperaba a que Blair
trajera un vehículo del Complejo de Servicios Públicos, podía averiguar lo qué
Meg y su manada estaban haciendo con la cámara.
Nadie se quedó para hablar excepto Elliot.
—Si compramos esas casas, causará problemas aquí, — dijo Elliot,
entregando las tarjetas a Simon.
—Ya hay problemas aquí, — respondió Simon—. El alcalde alineándose
con el movimiento HPU es prueba de ello. Sólo tenemos que hacer todo lo
posible para protegernos, por si los humanos de Lakeside se vuelven contra
nosotros, así los Terráneos y nuestros humanos en el Courtyard tendrán una
manera de sobrevivir.

65

Visiones en plata
ishop
Padre:
Las
muestras
de
prueba
para
las
mejoras
farmacéuticas, mostraron un gran potencial, y creo que
las mejoras podrían ser de gran valor en la última etapa
de los planes de HPU. Desafortunadamente, el
fabricante salió del negocio de forma inesperada, y es
poco probable que en este clima actual, otros posibles
fabricantes estén dispuestos a asumir el riesgo de
ofrecer el producto, a pesar de las recompensas
monetarias significativas. Sin embargo, por lo que
entiendo, el producto final es fácil de producir si uno
tiene materiales de calidad. Por lo tanto,-discretamentevoy a enviar una muestra de la materia prima en el
próximo barco que viaje al Bloque Romano. También
recomiendo explorar algunos de los pueblos de los
países en nuestra patria, ya que serían los lugares más
probables de tener lo que buscamos. Y tener una fuente
local, incluso si el material es de calidad inferior,
reducirá la cantidad que necesitaríamos exportar de
Thaisia.
NS.

66

Visiones en plata
ishop

Capítulo 5

Thaisday 10 de Maius
La niña tropezó a lo largo del lado de la carretera, en busca de algo,
cualquier cosa, que reconociera de las carpetas llenas de imágenes de
entrenamiento.
Autopista. Dos carriles, una amplia franja de hierba llamada medianera y
dos carriles más con coches que van en la dirección opuesta.
Toma, los guardianes le habían dicho. Este medicamento te hará sentir bien.
Le hizo sentir bien; casi tanto como la euforia. Ella y las otras chicas había
flotado mientras eran embarcadas en un remolque de caballos. Se habían
detenido y partido muchas veces durante la noche, y cada vez que se detenían,
una chica se quedaba a un lado de la carretera.
La granja está cerrada, los guardianes dijeron cuando algunas de las chicas
lloraron y suplicaron volver. No podemos permitirnos el lujo de mantenerlas más.
Había visto algo o escuchó algo cuando le hicieron el último corte, algo
que tenía que recordar. Muy importante para recordar. Pero ella era tan grande
y estaba tan cansada y tan sola aquí. Nunca había estado sola, excepto en su
celda, y no se sentía sola porque sabía que había chicas en las otras celdas a su
alrededor y los guardias estaban siempre presentes y siempre vigilándola.
No había nadie aquí ahora.
Demasiadas imágenes, demasiados sonidos. La golpeaban como puños
de imágenes y sonidos. El vientre era demasiado grande, era demasiado torpe.
Le dolía. Trató de hablarles del dolor cuando se la llevaron a la caravana, pero
los guardianes no la escucharon.
La granja está cerrada. Tienes que irte. Entonces los guardianes dijeron la
última y más terrible, cosa. Si los Otros te encuentran, te mataran y al bebé. Te
abrirán el vientre y se comerán al bebé directamente de ti.
67

Visiones en plata
ishop

Necesitaba encontrar a la gente, encontrar la granja, encontrar... algo.
¿Policías? No. La policía no ayudaría a las chicas en la granja. Es por eso
que el lugar era un secreto. Cuando las niñas eran sacadas por la policía, eran
golpeadas por lo que perdían a los bebés. Los encargados así le dijeron.
Tropezó en la grava golpeándose con la cuneta en ese lado de la
carretera. Adoptando medidas incómodas para evitar caerse, terminó en el
carril de la derecha. Ella vio el camión grande acercándose y dio un paso.
Imágenes de personas y autopistas llenaron su mente. Imágenes de
animales y autopistas llenaron su mente. Una palabra bajo las imágenes de los
animales muertos: atropellados.
Se iba a parar cerca de la cuneta y haría señales. Tal vez la gente en el
camión se detendrían. Tal vez ellos le darían un paseo y la llevarían de vuelta a
la granja. Su vientre dolía más y más. Un dolor rítmico. Necesitaba volver a la
granja porque el dolor rítmico significaba algo.
Un estallido del claxon de la camioneta la asustó. Tuvo que salir del
camino, tenía que hacerlo...
Oyó un aullido. Un aullido terrible.
¡Los Otros llegaban! La encontrarían y...
Ella corrió directamente hacia la trayectoria del camión. Cuando la
golpeó, se acordó de que algo de la última profecía... una mujer diciendo:
—¡No lo hagas! ¡No es demasiado tarde!
Y entonces ya fue demasiado tarde.

68

Visiones en plata
ishop

Capítulo 6

Thaisday 10 de Maius
El Teniente Crispin James Montgomery extendió su mano al hombre que
se levantó de la silla del visitante cuando el Capitán Burke hizo las
presentaciones.
—Estoy encantado de conocerle, señor Denby, — dijo Monty, estrechando
la mano de Pete—. Me alegro de que usted y su familia llegaran a Lakeside bien.
—Yo también. No creo que lo hubiéramos conseguido sin la ayuda de los
Terráneos, — dijo Pete.
Pete Denby había ayudado en la búsqueda del Controlador. Cuando esa
asistencia lo convirtió en un objetivo, tomó a su esposa y sus dos hijos, y se
dirigió a Lakeside, en un largo camino desde la Región del Medio Oeste de
Thaisia. Su coche se salió de la carretera, en un intento deliberado de herir o
matar a Peter, pero los Otros intervinieron y le proporcionaron una escolta para
el resto del viaje.
—¿Está planeando volver al Medio Oeste? — Preguntó Monty.
Los ojos de Pete celebraron una mirada sombría antes de dar a Monty
una sonrisa demasiado afable.
—No creo que tenga mucho futuro allí. — La demasiado afable sonrisa
desapareció—. No estoy seguro de que tenga mucho futuro aquí tampoco.
—Ya te lo dije, — dijo Burke—. No tengo un inquilino actual para el otro
lado del dúplex, y estás invitado a usarlo.
—Aprecio eso, —dijo Pete—. Pero un techo sobre nuestras cabezas es
sólo la mitad del problema.
—¿Problema? — Monty miró de un hombre a otro.
—Estamos trabajando en ello, — dijo Burke.
69

Visiones en plata
ishop

—Ni siquiera tu puedes seguir alimentando cuatro personas más con una
sola libreta de racionamiento, — dijo Pete con fuerza.
—Si va a trasladarse... — comenzó Monty.
—Para recibir una libreta de racionamiento que se pueda usar en
Lakeside, uno o más adultos de la familia deben estar empleados, y mostrar
una prueba del trabajo, — dijo Pete—. Aparentemente hay quienes temen que
un exceso de personas vengan de otras ciudades tratando de conseguir las
libretas de racionamiento sin formar parte de la población activa, creando así
una escasez de alimentos. Si hay escasez, los precios suben y más gente va a
terminar con menos.
—Has ido a dos entrevistas desde que decidiste a buscar trabajo aquí, —
señaló Burke—. Rechazaste ambas ofertas.
—No voy a firmar una maldita "promesa de lealtad", — Pete espetó—.
Sobre todo cuando los socios principales de la firma de abogados, fueron
evasivos cuando pregunté a quién o a qué se suponía que debía prometer mi
lealtad.
El estómago de Monty hizo tuvo un revoltijo de mareo.
—¿Humanos Primeros y Últimos?
—Eso creo. ¿Han oído hablar del orador motivacional, Nicholas Scratch?
Monty captó la mirada de Burke dirigida a él. Sí, había oído y conocía a
Nicholas Scratch. El hombre venía de la Alianza de Naciones del Bloque
Romano, pero Scratch actualmente vivía en Toland, con la ex amante de Monty
y con su hija pequeña.
—Escuché un par de sus últimos discursos, y él es un hijo de puta
persuasivo, —continuó Pete—. Si no estuviera casi el cien por ciento seguro de
que HPU, fueron los que amenazaron a mi familia, estaría casi convencido de
que ellos tienen la respuesta a cualquier cosa y a todo. ¿Quieres que tus hijos
tengan más leche? Mata a un Lobo.
—Pete, — Burke comenzó, mirando hacia la puerta de su oficina.
—No es culpa nuestra el que, como especie, sean bastante estúpidos.
70

Visiones en plata
ishop

Monty se estremeció, y luego se volvió hacia Simon Wolfgard mientras el
Lobo entraba en la oficina de Burke.
—Creo que hemos demostrado que podemos ser peligrosos, — dijo Pete.
—El ser peligrosos no los hace menos estúpidos, — respondió Simon—.
Y ser inteligentes para inventar y hacer cosas, no es lo mismo que ser inteligente
para comprender el mundo. A veces no hay suficiente comida. A veces, los
cachorros no sobreviven los tiempos de escasez. Cuando eso sucede, no nos
gusta tampoco. Trabajamos duro para conseguir la carne para nuestras manadas
y para alimentar a nuestros jóvenes, y no nos gusta cuando otro depredador
intenta llevarse nuestra caza.
—No creo que estemos entendiendo su punto, Sr. Wolfgard, — dijo
Burke.
Monty oyó el énfasis en el nombre de Simon y vio a Pete palidecer
cuando se dio cuenta que había sido escuchado por un Lobo.
Simon miró a Pete, la ira creando destellos de color rojo en los ojos ámbar
del Lobo.
—Vamos a luchar por lo que es nuestro. Al final, los jóvenes tendrán
suficiente para comer, ya que habrá un menor número de humanos para
compartir. Y nuestros jóvenes crecerán fuertes con toda la carne cosechada de la
lucha.
Un tenso silencio llenó la habitación. Entonces Pete dijo:
—Ustedes son grandes en la destrucción.
—Nos adaptamos al mundo, y aprendemos de otros depredadores. Eso
incluye a los humanos.
Monty llamó la atención de Burke y captó el mensaje.
—Sr. Wolfgard, tal vez usted y yo podemos continuar esta conversación
en otro lugar.
Simon se frotó el pelo oscuro con las dos manos. Si hubiera estado en
forma de Lobo, probablemente daría a todo su cuerpo una buena sacudida. Lo
que Monty encontró intrigante, fue cómo esa acción parecía sacudir el enojo
también. Un momento atrás, Simon no podría haber pasado por humano. Ahora
71

Visiones en plata
ishop
parecía un hombre guapo, activo, en sus treinta y tantos años, vestido con ropa
informal adecuada para el dueño de una librería. Ahora los ojos color ámbar
eran la única pista de que estaba viendo a un Terráneo Lobo.
—No. Si él es el macho que los Terráneos ayudaron a llegar a Lakeside,
entonces es a quien vine a ver. —Simon giró la cabeza hacia Pete. Luego miró a
Burke y a Monty.
—Y vine a verlos por otra cosa.
Pete se quedó mirando al Lobo.
—¿Vino a verme? ¿Por qué?
—Para preguntar si está dispuesto a hacer un pequeño trabajo para el
Courtyard.
Monty contuvo el aliento. Había pasado los últimos cuatro meses y
medio, construyendo algo de confianza entre él y Simon Wolfgard. Su equipo
interactuaba con los residentes del Courtyard casi a diario en una misión oficial:
Aprender más acerca de los Otros, más de lo que a la mayoría de los humanos
alguna vez se les permitió ver, y proporcionar ejemplos de humanos
interactuando pacíficamente con quienes viven en un Courtyard. Todo ese
trabajo podría ser arruinado por un hombre que tenía alguna razón para estar
resentido, dado que su vida se había salido de control, por asistir a los
Terráneos, aunque fuera indirectamente.
Pero Pete Denby lo sorprendió diciendo:
—¿Qué tipo de trabajo? ¿Necesita un abogado?
—Todavía no, — Simon respondió pensativo—. Dos edificios frente a la
calle del Courtyard están a la venta. Queremos que alguien los mire y nos diga
si son guaridas adecuadas. Si compramos, tendremos que contratar a un
humano que puede resolver los papeles legales.
—¿Algunos Terráneos van a vivir fuera del Courtyard? — Preguntó
Monty. Simon Wolfgard era un líder progresista. Había abierto algunas tiendas
para el público en general y tenía más empleados humanos que cualquier otro
Courtyard en el continente. Pero se preguntó si el Lobo no estaba siendo un
poco demasiado progresista en este momento.

72

Visiones en plata
ishop
—No, — dijo Simon—. Es una oferta para los humanos que están siendo
expulsados de sus guaridas, ya que optan por trabajar con nosotros o para
nosotros. Como Kowalski y Ruthie.
Douglas Burke era un gran hombre, cuyos ojos azules generalmente
celebraban una especie de cordialidad y ferocidad al mismo tiempo. Pero la
mirada feroz en sus ojos mientras se levantaba de su silla detrás del escritorio,
fue suficiente para que Simon gruñera en respuesta.
—¿Perdón? — Dijo Burke.
Simon dejó de gruñir y los miró a todos.
—¿Kowalski no les dijo?
—No he oído hablar de esto, — dijo Burke con suficiente ira, como para
que Monty sintiera el calor de la misma—. ¿Y usted, Teniente?
—No, — respondió Monty—. Sabía que algo le molestaba. Pensé que iba
a hablar conmigo cuando estuviera listo.
—¿Por qué no pide a Kowalski que vaya a mirar, si él es el que podría
estar viviendo allí? — Preguntó Pete.
—Los humanos que viven allí ahora reconocerían su rostro, — dijo Simon
—. Queremos que alguien las mire antes de que los humanos se den cuenta de
que el Courtyard quiere comprar los edificios.
—Voy a cobrarle mi tarifa por hora habitual, — dijo Pete—. Obtendrá un
informe escrito sobre cada edificio. ¿Está bien si llevo a mi esposa? Es "el hombre
de la casa" en nuestra familia.
Simon ladeó la cabeza.
—¿Su esposa es hombre?
Pete parpadeó.
—No. Sólo quería decir que a ella le gusta trabajar con herramientas y
hacer las reparaciones.
—¿Tienes a alguien que cuide a los niños? — Preguntó Burke.
—Podemos cuidar a los cachorros, — dijo Simon.
73

Visiones en plata
ishop

Salto de fe, pensó Monty, viendo a Pete luchar con la idea de entregar a
sus hijos a los Lobos... y todo lo que podría llegar a sentirse curioso acerca de
pequeños humanos.
—Está bien. Gracias, — dijo Pete—. ¿Es muy pronto mañana?
Simon asintió mientras sacaba un pedazo de papel doblado de su bolsillo
de los vaqueros.
—Este es el número de teléfono de Aullidos, Buena Lectura. Llame allí
cuando esté listo para mirar las casas. Estas son las direcciones en la Av.
Crowfield y el número de teléfono que aparece en los carteles de venta.
—Voy a hacer una cita con el agente inmobiliario, y Eva y yo lo veremos
mañana.
Monty se preguntó si Simon estaba esperando a que Pete se fuera antes
de decirles acerca de la otra cosa que había llevado a un Lobo a una estación de
policía. Había aspectos del Courtyard que los Otros no compartían la ligera. Por
otro lado, si Pete iba a hacer algo de caza de casas para ellos, estaba obligado a
conocer lo que el Courtyard guardaba con cuidado y a sus especiales
empleados.
Simon estudió a Pete por un momento, luego se volvió a Burke.
—¿La policía ha sido advertida de alguna chica tirada a un lado de la
carretera?
—¿Algún tipo particular de chica? — Preguntó en voz baja Burke.
—Chicas con navajas de plata. Chicas que están gestando. — Simon
gruñó— . Atropelladas.
Los ojos de Burke parecían hielo azul.
—¿Aquí en Lakeside?
Simon negó con la cabeza.
—Más allá de Lakeside e Isla Grande.
—¿Cómo de... exacta...es la información?

74

Visiones en plata
ishop
—Hemos enviado una advertencia a todos los Terráneos en Thaisia a
causa de lo que se nos ha dicho. Ya están buscando. Son la última manada en
escuchar la advertencia.
—Vamos a hacer correr la voz. ¿Teniente?
Monty miró a Simon e hizo un gesto hacia la puerta.
—Lo acompaño a la salida.
—El olor de este lugar lo tengo fresco. Puedo encontrar la puerta de
salida. —Simon ladeó la cabeza—. Esto de acompañar. ¿Es como una mujer en
una novela, que dice que va a empolvarse la nariz cuando realmente va a hacer
pis?
Pete se atragantó.
—Algo así, — dijo Monty con voz ahogada. Salió de la oficina de Burke.
Simon lo siguió.
Monty esperó hasta que estuvieron fuera.
—¿Esta la Sra. Corbyn bien? Así es como se sabe que la información es
exacta, ¿porque se ha hecho un corte?
—Meg está bien, pero no sabe nada de las chicas todavía.— Simon
cambió su peso de un pie al otro, un pequeño signo de ansiedad en una persona
que solía ser audaz y directa—. Los humanos pagan un montón de dinero por
las profecías. Eso hace a las Casandra de sangre valiosas para los humanos que
dirigen los recintos. ¿Por qué dejarían chicas tiradas en el camino?
—Las chicas podrían haber salido por su cuenta. Meg lo hizo.
—Meg escapó. Estas chicas pueden hablar con la policía, nos puede decir
que quieren irse. Ellas no tienen que huir y estar solas. — Los ojos de Simon
estaban llenos de tristeza y aceptación en partes iguales—. No vamos a
encontrar a algunas de ellas hasta que estén muertas.
—La policía va a estar por ahí buscando también, y vamos a salvar a
todas las que podamos. — Monty esperó un segundo—. ¿Algo más?
—Nada que no pueda esperar. — Simon se alejó.

75

Visiones en plata
ishop
Mientras Monty vio a Simon y a Blair alejarse en el coche, Louis Gresh,
comandante de la brigada de explosivos, se acercó.
—Parece que acabas de encontrar un maletín con un tic tac, — dijo Louis.
—Suficientemente cerca. Pero gracias a los dioses, la bomba no está en
Lakeside en esta ocasión.
—¿Hay algo que pueda hacer para ayudar?
—Un montón. — Juntos, volvieron a entrar para ayudar a Burke a enviar
el aviso a las comisarías en toda Thaisia.

76

Visiones en plata
ishop

Capítulo 7

Thaisday 10 de Maius
Se ve triste, Meg pensó cuando Simon entró en la sala de clasificación y se
detuvo al darse cuenta de que Merri Lee y Ruth estaban con ella. Parecía
enojado y triste.
Ella corrió hacia él.
—¿Qué pasó? — Cuando no le respondió, ella miró a sus amigas, luego
de nuevo a él—. ¿Simon? ¿Qué pasó?
¿Qué se suponía que debía hacer cuando un amigo se veía enojado y
triste, pero desconocía el por qué?
—Tú eres la Trailblazer, — dijo Simon—. Tú tienes las respuestas, y
necesitamos respuestas.
—Tiene razón, — dijo Merri Lee.
Meg comparó la cara de Merri Lee con imágenes de entrenamiento.
Pálida. Enferma. Molesta.
Ella sabe por qué Simon está molesto. Es debido a la profecía, por las cosas que
no quiso decirme.
Ruth, por el contrario, se veía preocupada, pero no parecía saber.
—Esto es lo que sacamos en limpio. — Merri Lee dejo una serie de
fotografías en la mesa de clasificación. — Meg ha creado un marco de cosas
tangibles que actúa como un ancla y le impide quedar abrumada por los
estímulos visuales y auditivos. El marco es una combinación de cosas grandes,
como la mesa de clasificación y cosas más pequeñas como el reproductor de CD
y la pila de discos compactos colocados sobre el mostrador. Estas son las cosas
constantes que no pueden cambiar, porque Meg tiene que contar con que estén
exactamente dónde están.

77

Visiones en plata
ishop
—Es como los muebles de la habitación de Meg en el recinto, —
complementó Ruth.
—Celdas, —Meg dijo con fuerza—. Se llaman celdas. Ellos la cerraban
desde el exterior, y solo teníamos los que los Nombres Caminantes nos permitían
tener.
Ruth asintió para indicar comprensión.
—El contenido de las celdas no cambiaba mientras las chicas vivieran en
el recinto. Creemos que la falta de cambio equilibraba todas las nuevas
imágenes y vídeos que les mostraban a las chicas, como parte de su
entrenamiento para describir las visiones.
Meg no agregó su pequeña cuota de especulación: que la esterilidad de
las celdas hacía que las niñas quisieran estudiar las imágenes y las volvía más
dispuestas a cortarse para poder experimentar algún estímulo. La adicción
seguía allí, el ansia por la navaja, cómo la sensación de euforia. Todavía velaba
su mente para protegerla de las visiones, pero la euforia no se sentía tan intensa
como las sensaciones que había sentido hace unos meses. O tal vez quería creer
que era porque había muchos otros tipos de estimulación agradables ahora.
Algo en lo que tenía que pensar un poco más.
—No podemos decir si es por la formación o simplemente así funcionan
sus cerebros, pero creemos que, ya que absorben todo lo que les rodea, las
profetas de la sangre sufren sobrecargas de información mucho más rápido que
otras personas, y sufren apagones para que su mente descanse, — dijo Merri
Lee.
Meg podía decir por la forma en que las orejas de Simon se habían vuelto
un poco peludas y con más forma lobuna, que estaba escuchando atentamente a
todo lo que decían, pero no estaba segura si él entendía lo que decían.
—Cuando los cachorros son jóvenes, tienen que absorber todo también,
para poder aprender sobre el mundo, — él dijo—. Sus cosas constantes son el
estudio y la manada.
—¿Qué sucede cuando sus pequeños cerebros se cansan? — Preguntó
Merri Lee.
Simon entrecerró los ojos hacia Meg.
78

Visiones en plata
ishop
—Se acurrucan y toman una siesta.
Meg entrecerró los ojos en respuesta a él. No parecía impresionado.
—Bueno, los humanos no están hechos para tomar estas pequeñas siestas
cortas durante todo el día.
Su único comentario fue un sonido de chasqueo resoplado, que les decía
a todas que él pensaba que ese era un defecto humano.
—El punto, — Ruth dijo—, es que tratamos de determinar lo que
constituye una constante y qué hace que algo sea aceptable, incluso cuando
cambia.
Merri Lee señaló las fotos de nuevo.
—Por ejemplo, un jarrón de flores puede tener o no tener flores. Un
jarrón con flores era diferente, pero no causó ansiedad. La puerta al patio de
Henry podría estar abierta o cerrada. Podría haber comida en la nevera aquí o
no. Pero Meg eligió donde poner los CD, y si alguien cambia la colocación, hace
que Meg se sienta molesta.
—A partir de lo que nos dijo, la mayoría de días hay algo que la hace
sentirse molesta, — continuó Ruth—. Pero un poco de aflicción, más otro poco
de molestia por el aluvión de nuevas imágenes, podría empujar a una profeta
de la sangre a cortarse para aliviar la presión emocional de sentirse abrumada.
Simon miró a Meg y gruñó.
—Las cosas siempre están cambiando en el Courtyard.
—Sí, — dijo ella, con la esperanza de que pudiera hacerle comprender.
Con la esperanza de que mantendría su promesa de dejarla tener una vida,
incluso si tenía una que la matara—. Cada día cuando hago mis entregas, el
Courtyard se ve diferente. Pero es un buen diferente, un diferente natural.
—Y Meg lo ve como una imagen activa, — dijo Merri Lee—. Creemos
que eso es parte de ella. Al conducir a través del Courtyard, o caminar o montar
como pasajera, Meg es una participante activa en un movimiento, la imagen
cambia. La tierra cambia con las estaciones...
—Pero mi apartamento no cambia,— Meg terminó—. El mobiliario se
mantiene en el mismo lugar a menos que mueva algo.

79

Visiones en plata
ishop
Simon comenzó a rascarse detrás de una oreja. Entonces su rostro se
sonrojo cuando se dio cuenta de que sus orejas eran Lobunas. Sin mirarlas, él
cambió sus orejas de vuelta a la forma humana.
—No hay un montón de cosas en tu apartamento, —dijo—. No hay
mucho mobiliario. No necesitamos mucho... —Se calló.
—Ni yo, — dijo Meg—. Tampoco las otras chicas.
—Así que... ¿Más como Vida Simple que como el atesoramiento de los
Cuervos?
No había visto ninguna de esas cosas, pero sólo una sonaba calmante.
—Si Vida Simple es más como nuestros apartamentos, entonces, sí, así.
—El problema inmediato son las niñas que viven en la Isla Grande,
¿verdad? —Preguntó Merri Lee.
Simon vaciló, y luego asintió con la cabeza, dejando a Meg a preguntarse
quién más necesitaba ayuda.
—Quien sea que cuide de las niñas, debe limpiar sus habitaciones de
visuales cosas extrañas, cuadros en las paredes, estatuillas en las mesas, cosas
así, — dijo Ruth—. Pueden tomar fotos de todas esas cosas y hacer una capeta
de imágenes. Tal vez permitir que cada chica miré las imágenes y seleccione un
puñado de artículos que querría en su habitación, luego dejar que ellas sean
quienes les den una ubicación. Pero una vez que las cosas queden establecidas,
la habitación de la chica no puede cambiar, a menos que ella sea la que haga el
cambio.
—También, tienen que tomar una foto de cada habitación, como
referencia para los adultos, para que no cambien inadvertidamente algo, —dijo
Merri Lee—. Incluso una pequeña diferencia, como poner un libro en un estante
diferente, puede ser desorientador para estas niñas. Algo que todos aprendimos
cuando cambié la pila de CD hoy.
—Rutina, — dijo Ruth—. La flexibilidad no era parte de la atención o la
formación en el recinto. Todo lo que es diferente es un factor de estrés para las
chicas.

80

Visiones en plata
ishop
—Alguien podría hacer una carpeta llamada: "Nuestro Pueblo" o
"Desembarco del Ferry", — añadió Merri Lee—. Las niñas pueden estudiar las
imágenes previamente, y su profesor o cuidador pueden discutir qué otras cosa
podrían ver, como los coches en movimiento en la calle o las personas que
conducen bicicletas. Imágenes estáticas combinadas con una imagen en
movimiento. Luego pueden salir como una aventura, para ver las cosas por sí
mismas.
Simon se centró en Meg.
—No tienes esas cosas.
—Pero tengo la rutina que da forma a los días. Y no necesito una carpeta
de imágenes para el Courtyard, porque estoy familiarizada con la mayoría de
las calles y edificios ahora. — No le iba a recordar que no había esperado
sobrevivir más de unas pocas semanas, por lo que se había atiborrado de
imágenes y experiencias, determinada vivir mientras pudiera.
Y no le diría que a menudo era su miedo a lo que el olor de la sangre
podría hacer con los instintos de los depredadores, lo que le impedía cortarse
más a menudo de lo que se cortaba.
—¿Eso ayuda? — Preguntó.
—Ayuda.
—¿Vas a decirme por qué estás enojado y triste?
Echó un vistazo a Merri Lee, luego miró a Meg y se quejó en voz baja.
—Algunas de las profetas de sangre han dejado los recintos. Las viste
caminar por su cuenta cerca de las carreteras. Y algunos de ellas...
Meg comprendió entonces por qué Merri Lee no le dijo lo que había visto
esa mañana.
—Vi imágenes que indicaban que algunas morirían.
—Sí. Pero los Terráneos están buscándolas ahora. También la policía. Las
encontraremos, Meg. Vamos a encontrarlas y llevarlas a un lugar seguro.
¿Cuántas chicas había visto ella?
—¿Dónde las vas a llevar?
81

Visiones en plata
ishop

—Para los pueblos Intuye o asentamientos Terráneos, — dijo Simon—. Lo
que esté más cerca del lugar donde las encontremos. — Hizo una pausa—. ¿Qué
debemos hacer cuando nos encontremos con ellas?
¿Qué me habría ayudado si me hubiera encontrado sola y asustada, y hubiera
sido encontrada por extraños?
—Imágenes, — dijo Meg. Merri Lee y Ruth asintieron vigorosamente—.
Díganles a las chicas lo que está sucediendo. Díganles cómo van a llegar desde
donde están a donde van a ser llevadas. Todas tenemos imágenes generales
acerca de los viajes. Díganles la secuencia para que puedan recordar las
imágenes de entrenamiento que coincidan. Entonces, si pueden, muéstrenles
una foto de la habitación que será su lugar seguro.
Sus brazos se erizaron de repente con tan mal quemazón, pero no se
atrevió a frotarse su piel. Simon reconocería la advertencia de la profecía. Así
como Ruth y Merri Lee. Ellos sabían que no debía cortarse de nuevo hoy,
después de haberse cortado esta mañana, y Simon ya estaba molesto. No quería
ni pensar en cómo iba a aullar y gruñir si sacaba la navaja por segunda vez en
un día.
—Me tengo que ir, — dijo Simon—. El resto de los Terráneos necesitan
saber estas cosas.
—También los agentes de policía implicados en el rescate de las chicas, —
dijo Ruth—. Debe llamarlos también.
Él enseñó los dientes para demostrar que no le gustaba que alguien le
diera una orden, pero los dientes se quedaron en tamaño humano, por lo que
debía haber pensado que Ruth tenía razón. Esa fue probablemente la verdadera
razón por la que les gruñó y dijo:
—Ustedes escriban esto para la Guía.
Antes de que pudieran protestar, él salió de la sala de clasificación y cerró
la puerta de atrás al salir de la oficina.
—Bueno... — Merri Lee farfulló.
—Creo que deberíamos empezar a escribir La Guía de las Profetas de la
sangre para imbéciles, — dijo Meg.
82

Visiones en plata
ishop

Después de un momento, Ruth asintió.
—Sí, debemos hacerlo. Y creo que deberíamos encontrar a alguien que
pueda dibujar, así podemos añadir una caricatura de Meg señalando los
elementos importantes.
—¿Qué? — Meg gritó.
—La caricatura de Meg podría llamarse Meg la Pathfinder, — dijo Merri
Lee—. Y podría proporcionar consejos Trailblazer, que a otras chicas le serían de
ayuda.
—No creo que deberíamos llamarlo para Imbéciles, — dijo Ruth—. Tal vez
sólo La Guía de las Profetas de la sangre.
—Sí, — susurró Meg. El zumbido doloroso bajo su piel se desvaneció a
un cosquilleo ligero en sus dedos. Luego, eso también se fue—. Una guía para
las niñas, así como para las personas que tratan de ayudarlas.
—Está bien. — Merri Lee aplaudió—. Vamos a ver si podemos usar el
ordenador en la habitación de la Asociación Empresarial, para pasar estas
primeras notas. ¿A quién debemos pedir permiso? ¿A Vlad o a Tess?
—¿A quién sea que encontremos primero? — Dijo Ruth.
—La oficina necesita mantenerse abierta un poco más, — dijo Meg—.
Adelántense y empiecen.
—¿Vas a estar bien aquí sola?
—¡Arooeeooeeoo! ¡Arooeeooeeoo!
Meg suspiró mientras el arroo tirolés de Saltarín sonó afuera de la puerta
de entrega de la sala de clasificación.
—Estaré bien. Salgo con ustedes.
—¿No vas a dejarlo entrar? — Preguntó Merri Lee.
—No hasta estar segura de que no está tratando de echar un ratón en la
oficina, —respondió Meg—. Sobre todo porque Nathan no está aquí para
olfatear.
83

Visiones en plata
ishop

Sus amigas humanas corrieron a la puerta trasera de Un Pequeño Bocado.
El joven Lobo, sin ningún juguete peludo, entro en la oficina.
Mientras Meg guardaba cuidadosamente las fotos que Ruth había
tomado para su experimento, pensó en el tono de las voces de las otras chicas
cuando hablaban de la Guía. No fue un olvido de lo malo que le estaba pasando
a las otras Casandra de sangre, pero si una distracción, un esfuerzo para ayudar.
Y eso era un tipo diferente de referencia. Una referencia de vida.
Meg registro eso en la memoria de audio "animando a un amigo."

***

De pie en la ventana de arriba que le daba una vista de la zona asfaltada
detrás de las tiendas, Simon vio a Merri Lee y Ruthie ir apresuradas hacia Un
Pequeño Bocado mientras que Steve Barquero le ladraba por teléfono.
—No dijeron que había que quitar el papel tapiz de las habitaciones, sólo
las cosas extras que hacen que la habitación parezca demasiado ocupada, —
dijo cuando Steve se detuvo por un momento. ¿Y por qué los humanos ponen
papel en las paredes de todos modos?
—¿Están las chicas seguras de que eliminando todo menos lo esencial de
las habitaciones no causará más trauma? — Preguntó Steve.
—No, no están seguras. Pero diles a las cachorras de profeta de la sangre
que esperan que eso las va a ayudar. Me tengo que ir. Tengo más llamadas para
hacer.
—Gracias por esto. De verdad.
Simon terminó la llamada, luego se dirigió a la mesa en la oficina de
ABL. No tenía sentido escribir un e-mail. Las manadas estaban desconectadas.
Probablemente era inútil llamar y dejar mensajes en los teléfonos. Sin embargo,
algunos Lobos usaban un collar que tenía una bolsa de cuero, para llevar un
teléfono móvil o algún otro elemento humano. Un aullido viajaba por millas y
no dependía de postes, líneas o torres metálicas para llevar mensajes. Un aullido
84

Visiones en plata
ishop
viajaría de Lobo a Lobo, dando la información a todo el mundo dentro del
alcance. Pero la policía no reconocerían un aullido de "¡Encontré algo!";
necesitaban una llamada telefónica.
Llamó a Jackson primero y resumió todo lo que Meg le había dicho en
una frase: tratar a las profetas de la sangre como a los cachorros que no saben
nada y tienen miedo de todo.
No era probable ninguna de las chicas se encontraría cerca de Aguas
Dulces, un área en el noroeste que contenía un pueblo Intuye y el asentamiento
Terráneo donde vivía Jackson. Hace unas semanas, un simple control de rutas
se había establecido a través de la carretera que conducía a la zona de una aldea
humana que había sido contaminada con Repasado al lobo, una droga hecha de la
sangre de las Casandra de sangre. Nadie podría haber dejado a las chicas a lo
largo de ese camino sin que los Otros lo supieran.
El teléfono sonó bajo su mano, sorprendiéndolo lo suficiente para morder
a la persona en el otro extremo.
—¿Qué?
—¿Simon?
—¿Joe? — Había pasado algo malo Terriblemente malo. Como una
patada de un bisonte, quebrándote las costillas.
—Hemos encontrado... No sabíamos... — El aullido de dolor de Joe hizo
que Simon se levantara.
—¿Encontraste a alguna de de las chicas? — Atropellada. No todas esas
chicas tendrían la fuerza y el deseo de sobrevivir de Meg. ¿Era por eso que Joe
estaba de duelo?
—A unas pocas. Cargan cachorros. Todas ellas están listas para tener
cachorros.
Cuando los Terráneos atacaron el recinto dirigido por el Controlador, no
habían visto ninguna hembra gestante. Cachorras con edad suficiente para la
escolarización, sí, pero no había mujeres llevando cachorros.
¿Mantenían a las hembras reproductoras en un lugar diferente al de las
chicas que eran cortadas?
85

Visiones en plata
ishop

—¿Qué más?
—Encontramos cachorros muertos, — Joe gimió—. Simon, mataron a los
cachorros.
Un horrible dolor atravesó a Simon. Recuerdos de alcanzar a su hermana
Daphne, después de que ella recibiera un disparo. Los recuerdos de la
búsqueda de Sam acobardado, sus pequeñas patas cubiertas de la sangre de su
madre. Recuerdos de Meg la primera vez que la había visto, tropezando en
Aullidos, Buena Lectura medio congelada y en busca de trabajo.
—¿Cuántos cachorros? — Apenas podía dar forma a las palabras
humanas.
—Muchos de los Terráneos que estaban buscando a las chicas sólo
distinguen a los humanos de los Otros que puedan desplazarse a esa forma. Los
Eaglegard y Hawkgard vieron humanos lanzando sacos ruidosos en un lago
muchas veces antes de hoy, pero no entendían. Ellos sólo pensaron que los
humanos estúpidos estaban infectando su propio suministro de agua. Para
cuando algunos de los Crowgard volaron por el lago y reconocieron los sonidos
que provenían del último de los sacos, como el llanto de un bebé... Demasiado
tarde para salvar a alguno de ellos.
¿Le habrían hecho esto a Meg? ¿La habrían puesto a reproducirse, en una especie
de granja como ganado? ¿Habrían arrojado a su cría en el lago, si hubiera sido hombre e
inútil para las profecías?
Limpieza de casa. ¿No es así como los humanos dicen cuando quieren evitar ser
castigados por alguna fechoría? Limpieza de casa. Destruyeron la evidencia que
mostraba a todos que eran malvados, incluso para los humanos.
Tal vez deberíamos hacer un poco de limpieza de casa también.
No estaba seguro de qué más le dijo a Joe, o lo que Joe le dijo, antes de
que finalizara la llamada con la promesa de enviar información acerca de cómo
mantener vivas a las chicas rescatadas.
Humanos. Había tratado de verlos, trabajar con ellos, incluso ayudar a
algunos de ellos.

86

Visiones en plata
ishop
En este momento, lo único que quería hacer, era deshacerse de ellos antes
de que lastimaran a Sam. Antes de que lastimaran a Meg.
Él podía, y lo haría, librar al Courtyard de la enfermedad llamada
humanos, antes de que contaminara a los Terráneos, antes de que los cambiara.
Era, después de todo, el Lobo dominante, el líder.
Él bajó las escaleras. John Wolfgard le echó un vistazo y se encogió.
Simon tomó las llaves de su bolsillo y con calma cerró la puerta principal
de ABL.
No había escape por esa dirección.
—¿Simon? — La voz de Vlad. Filosa. Casi desafiante.
—Todos los humanos son desterrados del Courtyard. No quiero verlos,
oírlos, olerlos.
—¿Qué pasó?— La voz de Tess ahora. Igual de filosa.
Simon se giró y sintió la furia estallar en él cuando vio a Merri Lee y
Ruthie de pie junto a Tess, cuyo pelo se ondulaba con hebras rojas que
rápidamente pasaban a negras.
Haciendo caso omiso de la advertencia visual de Tess, Simon se precipitó
a las chicas, con las manos, cambiándolas para acomodar las garras del Lobo.
—¡Monos asquerosos! — les aulló. La saliva saliendo de su boca. Él pasó
a Vlad cuando el vampiro se interpuso entre él y las chicas—. ¡Asquerosos,
monos codiciosos! ¡Los cachorros de Meg no son algo que se ahogue como una
bolsa de gatitos! Pero eso es lo que hacen, ¿no? Destruyen cualquier cosa para
conseguir lo que quieren, ¡todo lo que no es exactamente igual a ustedes!
Casi esquivó a Vlad cuando saltó para atacar a Merri y Ruthie. Él podría
haber sobrevivido a Tess. Pero los grandes, brazos peludos de Henry lo
atraparon, lo levantaron de sus pies de manera que lo único que podía hacer era
luchar y rabiar.
—Salgan, — dijo Vlad, empujando a las chicas hacia la puerta de atrás—.
Salgan del Courtyard y manténganse alejadas hasta que las llame.
87

Visiones en plata
ishop

—Pero yo vivo en el monoambiente... — comenzó Merri Lee.
—Encuentra otro lugar esta noche, — Vlad espetó.
—Dale diez minutos para empacar algo de ropa, — dijo Tess—. Ruthie ve
a Las Tres P y dile a Lorne que cierre, y luego ve a la oficina médica y avisa a
Theral.
Simon aulló. ¡La presa se estaba alejando!
—¡Vayan! — Dijo Tess.
Las chicas corrieron hacia la parte trasera de la tienda. Pero Merri Lee
volvió.
—¿Qué pasa con Meg?
«¡Nuestra Meg!» Simon gritó.
—Vamos a cuidar de Meg y mantenerla a salvo, — dijo Vlad, viendo a
Simon—. Váyanse.
Simon jadeó. Le era difícil respirar. La presa se había ido. No tenía
sentido pelear con el Oso Pardo ahora que la presa se había ido.
—Simon.
Vampiro de mierda tenía la agudeza en su cara otra vez. ¡Maldito!
—¿Con quién hablaste? — Preguntó Vlad en voz baja—. ¿Simon? ¿Quién
te dijo acerca de los cachorros de Meg?
No eran los cachorros de Meg, pero que podrían haberlo sido.
Su boca no podía moldear el lenguaje humano.
«Joe encontró...» Sin la furia, se sintió enfermo y demasiado cansado para
luchar con Vlad y Henry.
Henry lo arrastró hasta la habitación de la Asociación Empresarial.
Incapaz de soportar estar en la sucia piel humana un momento más, Simon se
arrancó la ropa y cambió totalmente a Lobo. El alivio fue casi doloroso.
88

Visiones en plata
ishop

Se acurrucó y estudió a Henry, que montaba guardia en la puerta.
«¿Meg?» Preguntó.
«Nosotros nos encargaremos de Meg,» Henry respondió. «Puedes verla
cuando estés más tranquilo.»
Henry no mentiría. Con los humanos fuera del Courtyard, Meg estaría a
salvo.
Simon cerró los ojos. A la deriva en un sueño intranquilo, soñaba con
Meg cayendo a través del hielo sobre el Arroyo Courtyard, agobiada por las
bolsas que se lamentaban y gritaban.

***

Vlad colgó el teléfono con cuidado exagerado... y se preguntó cuánto
tiempo Tess había estado de pie en la puerta.
—¿Es malo? — Ella preguntó.
Comprendía el matar para comer, para sobrevivir. Comprendía el matar a
un enemigo. Comprendía el matar para proteger a la familia y el hogar.
Pero él no entendía esto. No estaba seguro de que hubiera algún tipo de
Terráneo que pudiera entender esto.
Una oportunidad, pensó mientras cogía el teléfono y marcaba. Una
oportunidad para mostrarnos que no son todos monstruos.
—Ven para que puedas escuchar. Yo prefiero no repetir esto más de lo
necesario.

***

89

Visiones en plata
ishop
Monty entró en la oficina de Burke para preguntar si el hombre quería
una taza de café, pero el capitán estaba en el teléfono, y su rostro estaba lívido y
pálido.
Retirándose, Monty tropezó con Kowalski, quien lo agarró del brazo y
tiró de él hacia su propio escritorio, donde los oficiales Debany y MacDonald
esperaban, junto con Louis Gresh y Pete Denby.
—Ruthie me acaba de llamar, — dijo Kowalski, hablando tan bajo que los
otros hombres tuvieron que inclinarse para oírlo—. Algo ha sucedido, algo
malo, pero las chicas no saben qué. Simon Wolfgard simplemente desterró a
todos los humanos del Courtyard. Está tan malditamente loco, trató de atacar a
Merri Lee y Ruthie.
El corazón de Monty golpeó contra su pecho. Mikhos, espíritu guardián,
por favor líbranos de tener que llenar un formulario de Difunto. Ubicación Desconocida
para cualquiera de estas chicas.
—¿Están todos bien?
—Sí. Tess, Vlad, y Henry intervinieron. En este momento, las otras dos
chicas están con Ruthie en nuestro apartamento. Merri Lee se queda con
nosotros esta noche. Lawrence puedes recoger a Theral después de tu turno.
—Gracias, — dijo MacDonald.
Pete miró al resto de ellos.
—¿Es esto debido a las chicas que todo el mundo está buscando?
—Ruthie no lo cree así, — respondió Kowalski.
—Los Otros sabían de esas chicas antes que nosotros, — dijo Monty—.
Wolfgard no habría perdido el control unas horas más tarde, por lo que tiene
que ser...
—Señores, — Burke dijo desde la puerta de su oficina—. Entren. El
último, cierra la puerta.
Monty entró primero. Pete Denby llegó último, cerrando la puerta.

90

Visiones en plata
ishop
—Acabo de recibir dos llamadas telefónicas. La primera era de un
contacto en un departamento de la policía en el noroeste. —Burke les dio a
todos una sonrisa escalofriante—. ¿Las chicas que la policía y los Otros están
buscando? Todas están embarazadas. Cada chica que se ha encontrado hasta
ahora, está embarazada, y algunas de ellas estaban en el trabajo cuando las
encontraron.
—Dioses, deben estar aterrorizadas, — dijo Monty.
—Muertas de miedo. Literalmente, en algunos casos. Al parecer, a las
chicas les han lavado el cerebro para hacerles creer que la policía las golpearían
hasta que perdieran a sus bebés. Y que los Otros se los comerían. Están huyendo
de la ayuda y algunas chicas han muerto como consecuencia de ello.
Monty estudió el rostro de Burke.
—Eso no es lo peor de todo. Eso no es lo que empujó a Simon Wolfgard
sobre el borde hace un rato.
—La segunda llamada era de Vladimir Sanguinati. — Las manos de
Burke se cerraron en puños—. La mayoría de las personas prefieren no saber
acerca de las leyes que permiten la propiedad benevolente. E incluso las personas
que no piensan que otros humanos deben ser capaces de "tener" a otro humano,
justifican mantener a las muchachas con problemas en recintos especiales por su
propio bien. ¿Cuántas de esas personas tratarían de justificar no sólo la cría
reproductiva de esas muchachas con problemas, sino también la eliminación de
los bebés no deseados? Sí, señores, al parecer, algunos de esos recintos también
tienen sus propias granjas de cría. No se puede tener ese pequeño secreto sin
que salga, ¿cierto?
—Las Casandra de sangre son todas chicas, —dijo Monty—. ¿Hay un
orfanato para los niños varones?
—Eliminación, Teniente, no adopción. Y eso es lo que los Terráneos han
descubierto durante la búsqueda de las chicas. — Poco a poco, con esfuerzo,
obligó a sus manos a abrirse—. Los responsables de la cría reproductiva de
estas chicas como ganado, deben ser encontrados y juzgados con todo el peso
de nuestra ley. Las chicas y los bebés que sobreviven, tienen que ser encontradas
y resguardadas. Hay que encontrar y terminar con las granjas de cría. Teniente,
estoy dividiendo su equipo por el resto del día. Cada hombre se emparejará con
otro oficial de la estación. De esta manera habrá un hombre en cada vehículo
que ha tenido tratos con los Otros. Usted irá a las granjas alrededor de Lakeside.
91

Visiones en plata
ishop
Comprobará los graneros, las dependencias. Hará una nota de cualquier edificio
que podría albergar a estas chicas. Si se encuentra con problemas o se encuentra
con alguien que no quiere que mire alrededor, llame por respaldos o dispare un
par de tiros al aire. Me dijeron que llegara otro tipo de ayuda.
—¿Capitán? — Preguntó Kowalski—. ¿Cree que vamos a encontrar algo?
—No, no lo creo. Pero vamos a buscar de todos modos para resguardar a
todos los ciudadanos de Lakeside.
Pete Denby se aclaró la garganta.
—Estas chicas. Las que viven por aquí. ¿Necesitan un abogado?
—No por el momento, — Burke respondió—. Pero es bueno saber que
estás dispuesto a brindar esa asistencia. — Se dirigió hacia la puerta—. Vamos a
hacer esto, señores.
—¿Usted va a buscar? — Dijo Monty. ¿No debería el capitán quedarse en
la estación para coordinar con otras estaciones, con otros capitanes? ¿Con el
comisario y el alcalde?
—Ah sí. Voy a salir a buscar. Voy a mantener mi teléfono móvil
encendido para que me puedan encontrar en el campo. — Burke abrió la puerta
de la oficina y se fue.
Monty y los otros hombres se apresuraron a seguirlo.

***

Meg. Los cachorros.
Simon se despertó y se puso de pie.
El gruñido de advertencia de Henry le convenció de quedarse.
Estudió al Oso Pardo, cuyas manos estaban peludas y con garras. Henry
podía hacer mucho daño con esas garras.

92

Visiones en plata
ishop
En este momento, odiaba la forma humana. En este momento, pensó que
su corazón iba a romperse si tenía que llevar esa piel. Pero no creía que Henry le
dejara salir de la habitación de la Asociación Empresarial mientras se encontrara
en forma de Lobo, por lo que cambió. Se puso los vaqueros, luego, ponderó las
rasgaduras en la camisa de punto que había estado usando. ¿Las garras del Oso
Pardo o las uñas afiladas del Lobo habían hecho eso?
—No mordí a ninguna. — Su voz sonaba áspera, como si su cuerpo se
estuviera resistiendo al cambio a humano.
—Pudiste hacerlo.
La vergüenza era una sensación extraña. A pesar de ser humanas, le
gustaban Ruthie y Merri Lee. Más importante, a Meg le gustaban. Él sólo había
estado tan enojado con todos los monos por herir a las chicas como Meg. Y se
había sentido aterrorizado de usar la forma humana tanto como lo hacía,
tratando de entenderlos y teniendo tanto contacto con ellos, podría absorber ese
aspecto horrible del ser humano.
—Meg sabe acerca de... —Él tragó. No podía decir las palabras.
—Todavía no. — Henry cambió sus manos de nuevo a la forma humana
—. Meg no está en peligro. Pensamos que era mejor hacer correr la voz a los
Terráneos que están buscando a las chicas, para que sepan qué buscar, si
detectan humanos cerca del agua.
—¿Alguien ha contactado con Jackson Wolfgard o Roy Panthergard?
—Estuviste dormido sólo por unos minutos, tiempo suficiente para que
Vlad averiguara por qué estabas tan enojado y nos pusiera al tanto a nosotros y
unos pocos más del Courtyard, antes de empezar a comunicarse con los
Sanguinati para darles esta nueva información.
—Voy a llamar a Jackson y Roy.
Henry metió una mano en el bolsillo y le tendió un teléfono móvil.
—No sé dónde está tu teléfono. Vlad está usando el teléfono de la oficina
de ABL, así que puedes permanecer aquí y usar mi teléfono. Bajaré y usare el
teléfono en la tienda. Hare algunas llamadas a los Beargard.

93

Visiones en plata
ishop
Alojarse en esta sala lo mantendría fuera de la vista y
cualquier humano.

alejado de

Simon tomó el teléfono móvil.
—Nunca mordería a Meg.
—Lo sé. Pero mientras estés aquí, no te encontrarás con Tess. En este
momento, es lo mejor para todos nosotros.
Esperó hasta que Henry salió de la habitación. No llamó a Jackson o Roy.
La primera llamada que hizo fue a la oficina del Enlace para hablar con Meg.
Pero la línea estaba ocupada, por lo que no tuvo el confort de escuchar su voz.
Suspirando, llamó a Jackson para contarle la otra cosa que los humanos le
hacían a su propia especie.

***
Meg agarró receptor del teléfono con tanta fuerza que le dolía la mano.
—No sé lo que pasó. ¿Es parte de las visiones que vi? — Se había cortado
en la mañana. Sentía como si hubieran pasado días desde entonces.
—No, — dijo Merri Lee—. Es por eso que no entendemos lo que pasó. Un
minuto Simon dice que la tres trabajemos juntas en la Guía, y al minuto
siguiente está pateando a todos los humanos, menos tú, fuera del Courtyard.
Ruth y yo lo hemos repasado una y otra vez, pero no podemos averiguar que
hicimos para molestarlo.
—Voy a tratar de averiguarlo.
—Ten cuidado. — Una pausa—. Esa droga. Repasando al lobo. ¿Podría
haber consumido un poco por accidente?
—No. — Dado que la droga se hacía con la sangre de las Casandra de
sangre, habría tenido que morderla o morder a alguien que hubiera consumido
la droga. Si él hubiera mordido a alguien que tomó la droga, actuaría como un
humano violento y loco, y si ese fuera el caso, habrían Lobos y Sanguinati
ocupando la oficina para protegerla, o la estarían presionando para que
regresara a su apartamento.

94

Visiones en plata
ishop
—¿Seguro que estarás bien allí? — Preguntó Merri Lee.
—Estoy segura.
Meg dejó el receptor en la base. Alguien sabía por qué Simon se había
trastornado tanto para "morder humanos", pero ¿quién lo diría? Ni Vlad, ni Tess
o Henry. Ellos, ¿cuál era el concepto? Muro de piedra. Sí. Levantarían un muro de
piedra, porque incluso habiendo intervenido para salvar a Ruth y Merri Lee,
Simon seguía siendo el líder del Courtyard, y protegerían al líder dándole la
oportunidad de hablar por sí mismo. Jester Coyotegard podría saberlo y le diría,
ya sea solo para hacer de las suyas, pero estaba bastante segura de que no le
contaría por teléfono, y ella tendría que cerrar la oficina demasiado tiempo para
pasar por el Establo Poni.
Pero había otros residentes que por lo general sabían lo que estaba
pasando en el Courtyard, y estarían en su tienda de la Plaza Comercial.
Meg arrancó una página de la libreta de papel que Merri Lee había
dejado sobre el mostrador. Buscó a través de un par de cajones antes de
encontrar un marcador grueso y un rollo de cinta adhesiva transparente. Luego
hizo una pausa para considerar lo que estaba a punto de hacer.
Todavía no había ido a Chucherías y brillantes. Demasiadas otras cosas
habían sucedido en el Courtyard durante los últimos meses. Demasiadas
muchas otras cosas para ver, solo con su rutina diaria. Había gritado a Merri Lee
por mover la pila de CD, una clara indicación de que necesitaba un poco de
tranquilidad antes de que tratara de hacer frente a cualquier otra cosa. Y con
tantos de los Otros ya agitados por algo, tener un "episodio" ahora, podría
causar un montón de problemas.
Bueno, no tendría un "episodio". Al menos, no hasta que llegara a su casa
y pudiera esconderse de todo el mundo.
Escribió Vuelvo en diez minutos, en el papel, lo pegó en la puerta de la
oficina, y se apresuró a salir por la puerta trasera e ir otra vez a la Plaza
Comercial.
Por lo general había unos pocos de los Terráneos buscando algo en la
carnicería o las tiendas de comestibles. Había, por lo general, algún tipo de
actividad en Música y Películas y en la biblioteca. Hoy, la Plaza estaba vacía,
como abandonada.
95

Visiones en plata
ishop

Corrió a Chucherías y brillantes, y Meg sintió alivio al encontrar la tienda
abierta, hasta que entró. La tienda dirigida por los Cuervos era una explosión
visual de colores y formas hacinadas juntas y amontonadas.
Esto fue un error, pensó Meg, sosteniendo el marco de la puerta para
apoyarse. Luego se centró en Crystal, que estaba de pie, detrás de un mostrador
de vidrio en la parte trasera de la tienda.
—Es nuestra Meg. — Plumas surgieron sobre la cabeza de Crystal, un
signo seguro de angustia.
Ella no quiere verme hoy, no quiere ser quien suelte lo que sea que están
ocultándome. Sólo que yo esté aquí la está alterando. No puedo preguntar y no puedo
retirarme sin causar otro tipo de problemas.
Manteniendo los ojos centrados en Crystal para no se sobrecargarse por
el resto de la tienda, Meg se acercó al mostrador y se obligó a sonreír.
Crystal miró hacia una puerta con cortinas detrás de ella.
—Jenni y Starr están haciendo llamadas telefónicas. ¿Nuestra Meg
necesita algo?—Más plumas reemplazaron el cabello.
—Estoy aprendiendo cómo estar en un lugar que tiene un montón de
cosas. Para ayudar a las otras Casandra de sangre, para que puedan ir a las
tiendas también. —No era una mentira, pero no toda la verdad.
—Ah. — Crystal miró a su alrededor—. Tenemos un montón de tesoros.
No tantos como solíamos, pero todavía tenemos un montón. ¿Quieres ver?
Meg echó un vistazo a la plataforma que podía ver a través del cristal y se
sintió mareada. ¡Solo en esta repisa debía haber toda una carpeta de imágenes!
—No. No puedo mirar demasiadas cosas a la vez.
Las plumas en la cabeza de Crystal se suavizaron en una posición más
relajada. Cogió un tazón de vidrio verde y la colocó frente a Meg.
—¿Tal vez esto? — Metió la mano en el recipiente y la sacó con un
puñado de monedas brillantes—. Me gusta tenerlas, verlas brillar a medida que
caen de nuevo en el tazón. Puedes probarlo.
96

Visiones en plata
ishop

Para complacer a su amiga, Meg metió la mano en el recipiente. Monedas
brillantes. Crystal debió haber pasado horas puliendo tantas monedas. ¿O ella
sólo buscaba monedas que ya estaban brillantes?
—Esto es bueno. Gracias,— dijo Meg cuando la última moneda cayó de
nuevo en el tazón. Comenzó a alejarse, preparándose para la prueba de caminar
hacia la puerta.
—Espera. — Crystal corrió hacia una de las mesas y rebuscó en una
cesta. Ella se apresuró a volver a Meg y le tendió la ofrenda—. No tengo el tipo
adecuado de cadena. Tal vez Blair sí. Puedes pedirle. No te podrá gruñir.
Claro que podría.
Meg tomó la pieza ovalada con facetas de vidrio, sin saber qué hacer con
eso.
—Si vas a una ventana, ¡Un arco iris bailará en tu habitación!
—Esto es maravilloso. Pero no traje nada de dinero.
—Esta es tu primera búsqueda del tesoro. Quédatela. Como un regalo.
—Un cristal de Crystal. Gracias.
—¿Nuestra Meg va a la oficina ahora?
—Sí. Pero antes puede ser que me siente en la Plaza Comercial por unos
minutos.
Mientras elegía un banco de la plaza, Meg se preguntó cuántos de los
Otros sabrían exactamente donde estaba para cuando Crystal terminara de
transmitir las noticias acerca de su primera búsqueda del tesoro.

***

Vlad vio Meg apresurarse a la Plaza Comercial. Inusual para ella romper
la rutina. Por supuesto, todo este día se habían roto un montón de cosas que se
97

Visiones en plata
ishop
habían establecido con cuidado durante meses, incluso años. No se habría
sorprendido si alguno de los Otros Lobos hubieran perdido el control y
arremetido contra las chicas hoy, ¿pero Simon? ¿El líder que, esta misma
mañana, había hablado de comprar edificios para proporcionar viviendas para
estas mismas chicas?
Se volvió hacia el escritorio, armándose de valor para leer los mensajes de
correo electrónico que habían comenzado llegar ni bien se encontraban profetas
de la sangre en otras partes de Thaisia, vivas o muertas. Entonces oyó un coche
en la zona detrás de la tienda y miró por la ventana para ver quién era tan tonto
como para venir aquí hoy.
Un coche de policía.
—Bendita Thaisia, — murmuró mientras corría fuera de la oficina, por
las escaleras, y salía por la puerta trasera de ABL.
Tres policías trabajaban con el teniente Montgomery para mantener la
paz entre los humanos que vivían en Lakeside y el Courtyard. Karl Kowalski, el
compañero de Montgomery y pareja de Ruthie, tenía el pelo oscuro y ojos
marrones. Los otros dos, Debany y MacDonald, tenía el pelo rubio oscuro o
castaño claro y ojos azules y eran de la misma altura y constitución.
Una pareja armónica, Vlad pensó mientras caminaba hacia el coche y el
hombre que salió de él. Hasta hacía poco Debany y MacDonald no habían
visitado el Courtyard tanto como Kowalski y Montgomery, por lo que no
siempre era fácil distinguirlos, a menos que se fuera un Lobo, que no sólo
reconocía el olor de cada macho, sino también el de su hembra actual, en la piel
y en la ropa.
Le tomó un momento para decidir que era Lawrence MacDonald quien
esperaba que se acercara. El oficial todavía en el coche, sudoroso y pálido, no
era Debany.
—Sr. Sanguinati. — MacDonald se quitó el sombrero y lo sostuvo,
haciendo un esfuerzo notable para no inquietarse.
—No debería estar aquí, — dijo Vlad—. Lo sabe.
—Sí, señor, lo sé. Pero tengo que preguntar. ¿Está el Courtyard cerrado
por el bien de los humanos solo hoy? ¿Puede Theral venir a trabajar mañana?
98

Visiones en plata
ishop

Interesante pregunta, especialmente cuando era tan obvio por el control
de MacDonald, que la respuesta era muy importante.
—¿No puede quedarse en su casa por un día? — Preguntó Vlad.
—No sola. — MacDonald parecía incómodo—. Vivió con alguien por un
tiempo. Él... la lastimó, y se fue. Pero le ha causado problemas. Es por eso que se
trasladó a Lakeside, por eso está viviendo en la casa de mis padres, tratando de
empezar de nuevo. En los últimos días, ha habido llamadas telefónicas a la casa.
Una Persona que cuelga tan pronto como alguien contesta. Creemos que Jack
Fillmore, ese es su nombre, pensamos que está buscándola. Si llega a la casa
cuando nadie más este...
Otra chica en riesgo. ¿Era la amenaza a Theral muy diferente a la de los
hombres que habían llegado a por Meg? Vlad tenía una idea bastante buena de
lo que Meg diría.
¿Ella lo perdonaría, o Simon, si Theral fuera dañada por un malvado
humano cuando tendría que estar en el Courtyard, protegida por los que vivían
en el Courtyard, manteniendo a la chica segura?
—Voy a hablar con los demás miembros de la Asociación Empresarial, —
dijo Vlad, siendo renuente, pero no viendo qué más podía hacer—. Lo llamaré
esta noche con nuestra decisión.
MacDonald sacó un pedazo de papel doblado de su bolsillo.
—Todos mis números de teléfono, para que no tenga que buscar. Gracias.
Vlad los observó retroceder y conducir por el camino de acceso.
«Nuestra Meg regresa a su oficina,» Jake Crowgard informó mientras
volaba de regreso a su lugar habitual en la pared que separaba la zona de
entrega desde el patio de Henry.
Vlad se apresuró a volver a Aullidos, Buena Lectura, deslizándose dentro
cuando Meg apareció a la vista. ¿Un acto cobarde? Tal vez. Pero, pensó, era una
respuesta comprensible.
Lo que los Otros habían descubierto acerca de las otras profetas de la
sangre y de los bebés le haría daño, y Vlad no quería ser quien lastimara a Meg.
99

Visiones en plata
ishop

***

Exhausto y dolorido, Simon volvió a la Oficina del Enlace Humano, unos
minutos antes de que Meg cerrara por el día. Cada Terráneo que sabía cómo
usar un teléfono o enviar un e-mail, había sido puesto a trabajar llamando a
otros Courtyard en la Región Nordeste y más allá. Él y Henry habían hecho
llamadas a los Wolfgard, Panthergard y Beargard en el Medio Oeste y Noroeste.
Jenni y Starr habían avisado a los Crowgard en el Noreste y el alto Noreste. Y
hace un rato, Jester Coyotegard se presentó en ABL en nombre de los
Elementales, que querían saber por qué tantos Terráneos estaban molestos y por
qué Meg estaba molesta.
Cuando regresaron del Medio Oeste el mes pasado, le había dicho al
Teniente Montgomery y al Dr. Lorenzo que hasta que alguien ya no necesitara
respirar, un humano no podía esconderse de Aire. Los Elementales rara vez
prestaban atención a las personas a no ser que fueran provocados o, en el caso
de Meg, intrigados. Pero la aparición de Jester le hiso darse cuenta, que había
un grupo de Terráneos que podrían haber encontrado a las Casandra de sangre
abandonadas más rápido que el resto de ellos. Simplemente no se le había
ocurrido pedir su ayuda.
Después de explicar por qué era tan urgente encontrar a las profetas de la
sangre que estaban solas y asustadas, Simon dijo al Coyote sobre los sacos
arrojados a lagos y estanques. No sabía qué, si hacían algo, los Elementales que
vivían en el Courtyard de Lakeside harían con la información, pero si hablaban
con el resto de sus congéneres, había una posibilidad de encontrar más chicas y
bebés vivos.
El Teniente Montgomery había llamado para que la Asociación
Empresarial estuviera al tanto de que los agentes de policía en toda Thaisia
estaban por ahí buscando. Montgomery también dijo que muchos funcionarios
del gobierno sonaban indignados y feroces cuando los reporteros de televisión
hicieron preguntas acerca de las chicas abandonadas.
Simon no le preguntó cuántos de esos humanos indignados habían
comprado un corte a cualquiera de esas chicas. Pero Vlad, que había escuchado
los informes de las noticias, tomó nota de quien negó la existencia de profetas
de la sangre.
100

Visiones en plata
ishop

Los Terráneos en Lakeside habían hecho todo lo que podían hasta el
momento. Sólo faltaba una cosa más para que él hiciera.
Abrió la puerta de atrás de la Oficina del Enlace y miró a su alrededor.
¿Qué tan poco, era lo poco que se tornaba demasiado para que Meg absorbiera?
Pero había aprendido a hacer un trabajo, y lo hacía tan bien, que había
cambiado la forma en que los Otros veían a las personas que trabajaban para
ellos. Había aprendido cómo cuidar de sí misma, estaba aprendiendo a cocinar
comidas sencillas. Incluso había aprendido a conducir, más o menos. No es que
nadie en el Courtyard la dejaría salir a las calles de la ciudad, pero se manejaba
bien en su caja sobre ruedas mientras hacía las entregas a los diversos complejos
donde vivían los Otros.
Meg, la Trailblazer. La que podría mostrar a las otras chicas cómo vivir y
sobrevivir, y disfrutar del mundo que habían visto sólo en imágenes.
Entró en la sala de clasificación. Meg dejó de poner en orden las pilas de
revistas y esperó.
—Mataron a los bebés, — dijo, sin saber qué otra decirle—. Los humanos,
como el que te enjauló, pusieron bebés en sacos y los arrojaron al agua para que
se ahoguen. Las chicas que se quedaron al lado de las carreteras no eran de los
recintos; llegaron desde las guaridas donde las mujeres tenían sus crías.
Las manos de ella temblaban.
—¿Eso es una de las cosas que vi en la profecía? ¿Era eso una de las cosas
que Merri Lee no quería decirme?
—No. Viste a las chicas que estaban en problemas, no a los bebés.
Ella no dijo nada. Él esperó. Un Lobo sabía ser paciente.
—Dragar el lago, — dijo Meg—. ¿La policía va a dragar los lagos? — Ella
sonrió con amargura—. Conozco la frase porque la leí en un par de thrillers
recientemente. Pero no recuerdo ninguna imagen de formación que coincida
con esas palabras.

101

Visiones en plata
ishop
—¿No sería esa una imagen importante si alguien quisiera encontrar a un
humano que faltara? — Preguntó Simon. Los humanos se ahogaban por
accidente.
—Debería haber sido una imagen de formación. Pero no creo que las
personas que poseían profetas de la sangre quisieran que las niñas tuvieran una
imagen de lo que pasaba con los bebés varones cuando se los llevaban. — Meg
se estremeció—. Después de que Sam comenzó a cambiar a su forma humana,
me pregunté si alguna vez había tenido un hermano menor. En los recintos, no
había niños siendo entrenados para ver visiones. Sólo chicas. ¿Cuántos viejos
sacos crees que van a encontrar en los lagos?
—No lo sé. —Le dolía porque a ella le dolía. Quería lamerle la cara y
encontrar un hueso carnoso para que ella pudiera roer. Él quería seducirla para
jugar, para que pudiera pensar en otra cosa. Pero sabía por experiencia que nada
podía proveer suficiente distracción para eliminar ese tipo de dolor.
—¿Simon? ¿Podríamos ir al Complejo Wolfgard y jugar con los
cachorros?
Tal vez había una distracción que le ayudaría.
—Seguro que podemos. Sería bueno hacer eso. — Mañana iba a pensar
en las cosas humanas de nuevo. Ahora iba a pasar algún tiempo con su propia
especie y con su amiga.
Mientras él y Meg cerraban la puerta de atrás de la Oficina del Enlace,
Vlad se acercó a ellos desde ABL.
—Cerré por el día, — dijo Vlad—. No estamos abiertos para los clientes
humanos, y cualquier Terráneo que quiera un libro puede pedir prestado uno
de la Biblioteca de la Plaza Comercial. Y he tenido suficiente de... — Su teléfono
móvil sonó.
—¿No vas a contestar? —Preguntó Meg.
—No. — Cuando dejó de sonar Vlad tomó el teléfono de su bolsillo y lo
apagó.
—Vamos hasta el Complejo Wolfgard, — dijo Simon.

102

Visiones en plata
ishop
—Tengo que informar al abuelo Erebus. ¿Por qué no vamos juntos? —
Vlad miró a Meg—. Simon puede cambiar y montar en la parte de atrás del
Bow. Voy a conducir a las Cámaras y luego los levanto cuando estén listos para
volver a casa.
—Puedo conducir, — dijo Simon.
—No esta noche, — dijo Vlad, en silencio. «Ninguno de ustedes debe
conducir esta noche», añadió. «No te ves como que puedas mantener la forma
humana mucho más tiempo, y Meg no necesita hacer un esfuerzo mental en
este momento.»
Simon asintió. Vlad tenía razón en lo de no ser capaz de mantener la
forma humana mucho más tiempo. No podía medir el nivel de fatiga de Meg,
pero ella cruzó la corta distancia entre la oficina y los garajes, como si hubiera
corrido un largo camino a través de la nieve profunda y cada paso fuera ahora
un esfuerzo para sobrevivir.
Dado que ya habían cerrado la oficina y librería, Simon entró en el garaje
que albergaba uno de los Bow para sacarse sus ropas y cambiar. Vlad
amablemente quedó donde bloquearía la vista de Meg. No es que Simon tuviera
algún tipo de inhibiciones acerca de que un humano lo viera desnudo o
cambiando, pero aún así, tenía la precaución de evitar que Meg lo viera
desnudo. Había hecho el cambio de Lobo a humano una vez sin pensar, y su
confusión acerca de verlo como un humano desnudo casi había roto su amistad.
Él sacudió su pelaje y esperó a Vlad para guardar su ropa en la parte
posterior del Bow. Cuando saltó, se aseguró de que su cola no estorbara, antes
de que cerrará la puerta trasera. Entonces Vlad y Meg se sentaron en los
asientos delanteros. Después que Vlad saliera del garaje y se detuviera el tiempo
suficiente para cerrar la puerta del garaje, se dirigieron hacia el Complejo
Wolfgard.
Los Bow eran vehículos eléctricos que se usaban en el Courtyard. Tenían
dos asientos y un área de carga que era lo suficientemente grande para un Lobo
crecido si mantenía su cola escondida. No era su culpa que la cabeza de Meg - y
su recién cosechado cabello- estuvieran tan cerca de su boca que no podía dejar
de olerlo.
Ya no había olores apestosos, de eso que había usado para teñirse el
pelo. Ahora el cabello olía a champú hecho por los Terráneos, y olía como Meg.
103

Visiones en plata
ishop

Le dio al lado de su cabeza una lamida rápida antes de que ella gritara y
se alejara de él.
Sabía como Meg. Se sentía como pelusa de cachorro.
Lástima que no podía sujetarla y darle una preparación apropiada como
solía hacer con Sam. Todavía podía hacerlo con Sam.
Cuando llegaron al Complejo Wolfgard, los cachorros estaban jugando
afuera a algún tipo de juego con los jóvenes Lobos.
Vlad apenas tuvo tiempo de detener el Bow antes de que Meg se
revolviera para salir del vehículo.
«¡Meg!» Fue el feliz arroo de Sam, seguido por el de los de otros
cachorros ya que todos ellos la rodearon.
«¡Es la Meg!» «¿Meg tiene galletas?» «¿Jugamos a tirar?» «¡A atraparte!»
«Déjame salir,» Simon gruñó a Vlad. Los cachorros emocionados podrían
fácilmente olvidar que tenían que tener cuidado con Meg.
Casi se golpeó la cabeza, demasiado impaciente para esperar a que Vlad
abriera la puerta trasera totalmente antes de que él saltara del Bow.
Entonces se detuvo y observó a Meg y Sam. Había un fuerte vínculo
entre ellos. Confianza y amor.
¿Estaba el hermano menor de Meg en el fondo de un lago? ¿Realmente
ella quería saber esa verdad acerca de los humanos que la habían mantenido?
¿Y él?
El resto de los Wolfgard que vivían en Lakeside se acercaron a donde
Meg estaba abrazando a todos los cachorros, pero especialmente a Sam.
«¿Tío Simon?» dijo Sam. «Los ojos de Meg tienen fugas. ¿Está enferma?»
«No, no está enferma. Ella...»

104

Visiones en plata
ishop
No podía contarle a los cachorros lo sucedido hoy, sobre todo, no a Sam,
que había visto a su madre caer, había estado con ella cuando murió
desangrada. El cachorro no necesitaba oír hablar de los humanos que mataban a
sus crías. En su lugar, Simon aulló el Cantar de las penas.
Los Lobos adultos se hicieron eco de la canción. La mayoría de ellos sabía
por lo menos algo de lo que había sucedido. Oyó la voz de Blair, y Elliot. Luego
Jane y John y el resto. Luego, los jóvenes y los cachorros. Y alguien más. Una
voz que nunca había oído antes.
Meg, de rodillas en la hierba, con un brazo alrededor de Sam. Meg,
aullando, añadiendo su voz al duelo.
Cuando terminó el aullido, todos los cachorros se presionaron alrededor
de Meg. El confort que la manada ofrecía.
Simon la observó mientras Sam la dejó por un momento y regresó con
una de las cuerdas suaves, ofreciéndole la distracción del juego. La observó
mientras corría en alrededor haciendo ruidos chirriantes, pretendiendo ser la
presa mientras los cachorros la perseguían y los Lobos adultos se aseguraban de
que el juego no fuera demasiado áspero. Observó mientras jugaba a tironear con
Sam.
Había pasado la mayor parte de su vida aislada, incluso cuando estaba
rodeada de otros humanos. Ahora estaba aprendiendo más de los Lobos que de
los humanos, sobre lo que significaba tener una familia.
Ella no era un Lobo. Ella no era Terránea. A pesar de eso, Meg estaba
convirtiéndose en uno de ellos.

105

Visiones en plata
ishop

Capítulo 8

Thaisday 10 de Maius
—Ha llamado a la residencia Borden. Deje su nombre, número, y el motivo de su
llamada.
Monty colgó sin dejar un mensaje. Había estado tratando de contactarse
con Elayne -o, mejor dicho, con su hija, Lizzy- desde que escucho hablar de las
chicas abandonadas y la eliminación de los bebés de las Casandra de sangre.
Sentía a su corazón enfermo, quería alguna garantía, cualquier tipo de garantía,
que su propia niña estaba bien. Pero no había respuesta.
Se dio la vuelta para ver las noticias, medio escuchando mientras se hacía
un sándwich que no tenía interés en comer y se sirvió otra copa de vino.
—En un día lleno de tragedias desconcertantes, los departamentos de policía y
Terráneos de toda Thaisia trabajaron juntos para localizar a las adolescentes en riesgo
que estaban vagando solas por las carreteras y autopistas del país. Las chicas, que
quedaron sin hogar por el cierre repentino de varias instituciones que habían cuidado a
adolescentes con problemas, sufrían de deshidratación y, en algunos casos, exhibían un
comportamiento psicótico al ser abordadas por el personal de rescate.
»—Nicholas Scratch orador motivacional, tuvo estas palabras acerca de los
eventos trágicos de hoy.
Monty estudió al hombre que ahora llenaba la pantalla de la televisión, el
hombre que actualmente vivía con Elayne y Lizzy. Clásicamente guapo con piel
que podría haber sido descrita como de tez morena, si no tuviera el brillo de
una vida mimada. Cabello oscuro ondulado lo suficientemente largo como para
verse descuidado, si no hubiera sido perfectamente diseñado para desafiar a
cualquier cosa que pudiera dejarlo revuelto. Los ojos oscuros estaban llenos de
sinceridad ardiente.
Teniendo en cuenta lo que había pasado hoy, no era de extrañar que
Nicholas Scratch fuera muy solicitado. Pero incluso si Elayne estaba asistiendo a
las conferencias de prensa con Scratch, alguien debería haber estado en casa con
106

Visiones en plata
ishop
Lizzy, una vez que saliera de la escuela. Alguien debería haber contestado el
teléfono, sobre todo tarde en la noche.
—Mientras que los humanos de todo el mundo aplauden los esfuerzos que los
Otros han hecho hoy para ayudar en la búsqueda de estas niñas con problemas, también
reconocemos que fueron las acciones de los Terráneos las que causaron estos trágicos
eventos en primer lugar, — dijo Scratch—. La destrucción de una institución en el
Medio Oeste, cuyo personal presuntamente estaba implicado en prácticas cuestionables o
formas de abuso, y las posteriores amenazas contra cualquier y todos los lugares que
atienden a chicas con problemas, especialmente aquellas con una adicción al auto-daño,
está en el núcleo de las tragedias de hoy. ¿Quienes llevaban estos establecimientos
habrían cerrado de manera precipitada, si no hubieran temido a las represalias de las
criaturas que no pueden entender a los humanos que viven con presión cuando están
bajo amenaza constante? ¿Habrían dejado a estas chicas valerse por sí mismas si no
hubieran temido que las comunidades donde vivían y trabajaban serían destruidas? Es
evidente que el número de víctimas de suicidio encontrado por los rescatistas debe ser un
mensaje suficiente de que necesitan estos establecimientos y deben ser dejadas tranquilas.
»—Cuando los humanos preguntaron qué harían con las chicas rescatadas, los
Otros dijeron que las chicas serían llevadas a lugares seguros, no revelados,— continuó
Scratch—. Muchos de nosotros nos preguntamos hoy, si estas adolescentes
mentalmente frágiles nunca se volverán a ver.
—No van a ser vistas de nuevo por humanos como tú, — Monty
murmuró mientras apagaba el televisor.
Tuvo que admitir que Scratch tocó los botones correctos, sobre todo
cuando los informes de las noticias anteriores eran sobre el número de chicas,
-muchas en estado avanzado de gestación-, que salieron corriendo a la calle y
fueron golpeadas por vehículos en movimiento.
Era bastante fácil ser el centro de atención al recordarles a todos que los
Otros habían comenzado esto al presionar a los humanos para revelar la
ubicación de cada lugar que retenía a las Casandra de sangre. Pero la población
en general no sabía que los Otros habían forzado el tema porque la sangre de las
chicas era el ingrediente principal de las drogas callejeras que habían desatado
la violencia en muchas ciudades de todo el continente. Era fácil señalar con el
dedo el miedo expreso de las niñas que los Otros se habían llevado, ¿pero qué,
si había algo, dirían acerca de los bebés que habían sido eliminados por los
humanos? Sigan bombardeando con la proclama de "todos somos humanos",
pero ni siquiera susurren las palabras "propiedad benevolente", porque podría
107

Visiones en plata
ishop
hacer que algunas personas se pregunten el por qué a estas chicas -con sus
cicatrices espaciadas uniformemente- las habían encerrado en el primer lugar.
El teléfono sonó. Monty casi derramó el vino mientras agarraba el
receptor.
—¿Hola?
—¿Teniente? Soy MacDonald.
¿Había pasado algo más? ¿Estaba siendo llamado para volver al trabajo?
Por favor, dioses, no me pidan que enfrente a nada más esta noche.
—¿Qué puedo hacer por ti, Lawrence?
—Recibí una llamada de Vladimir Sanguinati. Él dice que la Asociación
Empresarial discutió el asunto, y convino en que las chicas deben volver a
trabajar mañana, y los Denby deben ir como estaba previsto. Sólo quería hacerle
saber.
—Aprecio la llamada. Buenas noches, Lawrence. Hasta mañana.
—Buenas noches, señor.
Monty terminó la llamada, bebió el vino, y casi tiró el bocadillo no
consumido en el bote de basura. Entonces se acordó de haber visto un nuevo
cartel en el autobús: RESIDUOS HOY, HAMBRE MAÑANA.
Envolvió el sándwich y lo puso en la nevera. El pan podía estar al otro
día rancio, pero podía calentarlo en el microondas y tomar el sándwich para el
desayuno.
Después de lavar los pocos platos que estaban en el fregadero, se dirigió
a la cama. Pero se detuvo y se quedó mirando el teléfono. Luego cogió el
teléfono y marcó el número de Elayne.
Alguien contesto antes de que el contestador automático atendiera.
Monty esperó, pero nadie habló.
—¿Elayne? — Dijo.
Nada más que una respiración pesada en el otro extremo de la línea.
108

Visiones en plata
ishop

—¿Elayne? — Dijo Monty nuevo.
La persona en el apartamento de Elayne colgó.
Monty dejó el auricular en su soporte y siguió mirando fijamente el
teléfono. No había nadie a quien pudiera llamar en Toland, ningún compañero
oficial que le haría el favor de pasar por el apartamento de Elayne. Él había sido
transferido de la policía de Toland porque había matado a un humano para
salvar a una niña Lobo que había estado en forma humana. Había sido visto
como un traidor a su propia especie.
Podría haber sido Elayne quien contestó el teléfono y decidió fastidiarlo.
No era su manera típica de tratar con él, pero él no podía asegurarlo. Lo había
culpado por su repentina caída social y usaba a Lizzy como una forma de
castigarlo, negándose a dejarle hablar con su hijita. Durante una llamada
telefónica unas semanas atrás, le había informado de que ella y Lizzy se iban al
Bloque Romano con Scratch por el verano, y podrían no volver a Thaisia más.
Ella y Monty no se habían casado. No tenía derechos de visita más allá de
lo que ella podría permitirle. De hecho, lo único que Elayne hacía por él cuando
se trataba de Lizzy, era cobrar los cheques de apoyo con prontitud.
—Lizzy, — Monty susurró mientras cogía el teléfono y marcaba el
número de Elayne de nuevo.
—Ha llamado a la residencia Borden. Deje su nombre, número, y el motivo de su
llamada.
Nada en esta ocasión. Ni siquiera la respiración pesada.
Monty fue a la cama, pero no durmió. El Capitán Burke conocía a un
montón de gente. Alguien en Toland podría ser capaz de decirle algo. Y
Vladimir Sanguinati conocía algunos de los vampiros que gobernaban el
Courtyard de Toland. Prefería deberle un favor a Burke que tratar con Vlad,
pero aceptaría toda la ayuda que pudiera llegar a confirmar que su niña estaba
bien.

109

Visiones en plata
ishop

Capítulo 9

Firesday 11 de Maius
La chica soñaba con la lluvia y se despertó con el sonido de algo que
goteaba.
¿Dónde...?
No era el recinto en el que los encargados de túnica blanca... Esa chica
mayor, Jean, los llamaba Nombres Caminantes. Y había otra chica, la que no fue
más a las lecciones. Bueno, muchas chicas dejaban de ir a las clases. Un montón
dejaron de caminar afuera en el patio cercado. Después, un día sus lugares en la
mesa estaban vacíos.
Pero esa chica. Su desaparición había sido diferente. Y, de alguna manera,
estaba relacionada con la lucha que destruyó el recinto...
Ellos habían cubierto las cabezas de las chicas. Se habían llevado a las
niñas más jóvenes, pero a las chicas de su edad las llevaron a través de los
pasillos, tropezando con cosas aplastadas bajo sus pies. Y desde el techo venía el
goteo de algo que caía. Algo espeso y húmedo.
Incluso con la cabeza cubierta, vio cosas. O tal vez recordaba algunas
cosas que había visto en las visiones. Cosas malas. Húmedas, cosas rojas que la
aterrorizaban. Y las personas que no eran personas, que tenían dientes y garras
y ojos rojos.
Entonces ella y las otras chicas estuvieron en camionetas o coches y las
llevaron lejos del recinto.
Este es un pueblo en el noroeste. Vas a quedarte aquí con nosotros ahora, le
habían dicho. Eran humanos llamados Intuye.
¿Cuál es tu nombre? le habían preguntado
Cs821, había respondido. Su respuesta los entristeció. Mucho.
110

Visiones en plata
ishop

Ocho chicas habían llegado a este lugar desde el recinto. Las cuatro
chicas no cicatrizadas fueron llevadas a otra parte de la aldea. Las cuatro chicas
de su edad -las que tenían su primer conjunto de cicatrices, pero no muchas
más allá de esas-, las dejaron juntas en esta habitación individual. Un cuartel.
Esa era la palabra para la imagen de entrenamiento que hacía juego con la
habitación.
Se preguntaba quien por lo general vivía allí y qué le había pasado.
Había ropa en los armarios y libros en las estanterías que formaban la parte
inferior de las mesitas de noche.
Son libres ahora, los nuevos guardianes de ella y de las otras chicas habían
dicho. Pero las chicas no tenían imágenes de "libres", sin referencia, sin
comprensión de lo que se requería de ellas en este lugar de madera y vidrio,
este lugar lleno de imágenes y sonidos que no pertenecían al recinto, el lugar
que toda su vida le habían dicho que era el único lugar seguro para chicas como
ella.
Encontró a los baños por desesperación unas pocas horas después de que
habían llegado. Encontró que si estaba en la puerta de la habitación y
preguntaba en voz alta por la comida y el agua, alguien podría traer comida
para ella y las otras chicas.
¿Te gustaría comer en el comedor? ¿Te gustaría salir a la calle? Te gustaría...?
La comida era diferente, incluso cuando se parecía a algo que recordaba
comer. El agua sabía diferente. El aire olía diferente, un aroma silvestre bajo el
olor de las niñas sin lavar.
Demasiado, demasiado. Todo era demasiado. Tanto era demasiado, que
las otras tres chicas pasaban la mayor parte de su tiempo acurrucadas en sus
camas, y cuanto más, sus nuevos guardianes, trataban de ayudar, más cosas de
ellos las abrumaban hasta que no querían encontrar nada en este lugar
aterrador.
Los nuevos guardianes habían guardado las navajas de plata, pero había
varios objetos en los cuarteles que eran lo suficientemente fuertes para hacer un
corte.
Los Nombres Caminantes no habrían sido tan descuidados.
111

Visiones en plata
ishop

Un estremecimiento de dolor seguido del alivio. No había nadie que
escuchara, pero susurraba en la oscuridad, anhelando la euforia que obtendría a
través de la siguiente andanada de imágenes.
¿No quieres un nombre? ¿No te gustaría vivir?
¿Cómo se suponía que iba a saber si ella quería esas cosas?
Todas las noches se cortaban a sí mismas y susurraban en la oscuridad.
Entonces, una noche, antes de que comenzara a susurrar, vio una visión de sí
misma en una visión. Así que apretó los dientes y sufrió la agonía de una
profecía no hablada. El dolor la comía por dentro y quería gritar y gritar y
nunca dejar de gritar. Pero no dijo nada, y se vio a sí misma con hojas de papel y
muchos lápices de colores.
Cuando era joven y aprendía a hacer letras y escribir palabras, ella
dibujaba las imágenes de las lecciones del día. Tanta alegría por una cosa tan
simple.
Los Nombres Caminantes dijeron que estaba diluyendo su capacidad de
ver profecías, y necesitaba terminar con ese mal hábito. Tenían guantes
especiales que mantenían sus dedos atados juntos para que no pudiera sostener
el lápiz. Pero el dibujo le daba una clase diferente de euforia, y era tan difícil
resistirse a hacer un pequeño dibujo cada vez que tenía un lápiz.
Así que los Nombres Caminantes retuvieron el papel y los lápices. La
alimentaban con cosas que no tenía sabor, privándola de las variedades de sabor
y texturas de los alimentos. Cuando la hubieron despojado de cada posible cosa
que le diera un poco de placer, disponible en el recinto, la cortaron por primera
vez para mostrarle el único placer que a las chicas como ella se les permitía
tener.
La hicieron temer tocar un lápiz o papel. Pero esa noche, cuando se tragó
las palabras de la profecía, se veía dibujando. Vio la expresión de su propia cara:
alegría.
Casi había juntado el valor de pedir un lápiz y papel cuando llegaron las
otras chicas. Las chicas mamá, que parecían enfermas y salvajes, abandonadas
por sus antiguos guardianes y encontradas por criaturas a las que temían por
encima de todo.
112

Visiones en plata
ishop

Estás a salvo aquí, los nuevos guardianes, los Intuye, dijeron mientras
acomodaban a las chicas mamá en las otras cuatro camas.
Ellos tenían
experimentados.

buenas

intenciones,

pero

no

eran

encargados

La chica se sentó, temblando.
El sonido de algo que goteaba.
¿Tal vez uno de los lavabos en la habitación con los baños? ¿Si giraba el
grifo, se detendría el goteo?
Se levantó de la cama. Su cama estaba más cerca de la puerta; los baños
estaban en el otro extremo de la habitación, pasando el resto de las camas.
Goteo, goteo, goteo.
Todo el susurro se había detenido.
Goteo, goteo, goteo.
Al pasar por la cama de al lado, su pie resbaló.
Un olor en el aire. Le recordó el partir del recinto, cuando su cabeza
había sido cubierta mientras la llevaban lejos de lo malo que había ocurrido allí.
Se dio la vuelta y corrió hacia la puerta, acariciando la pared para
encontrar el interruptor de la luz. Las otras chicas iban a enojarse cuando
encendiera las luces del techo, pero no le importaba. Ella necesitaba ver.
Entrecerró los ojos cuando la luz llenó la habitación. Entonces miró al
suelo. Miró a las chicas en las camas que estaban más allá de ser abrumadas por
las imágenes y las expectativas.
Ellas no querían vivir, pensó mientras miraba. Eligieron esto en vez de tratar
de vivir.
Más fácil era elegir esto. ¿Cuánto tiempo más podía seguir luchando para
entender este lugar, a estas personas? ¿Cómo iba a saber lo que querían que
113

Visiones en plata
ishop
aprendiera? Ella sabía dónde encontrar los objetos afilados. Podía hacer lo que
las otras chicas habían hecho y...
Recordó la imagen de sí misma con las hojas de papel y lápices de
colores.
La chica llamó a la puerta y gritó. No fue hasta que escuchó a gente
gritando y corriendo hacia ella que trató de abrir la puerta.
No estaba cerrada. ¿Una prueba? ¿O una elección?
Abrió la puerta y cayó en los brazos de uno de los hombres que habían
venido corriendo en respuesta a sus gritos.
—¡Quiero vivir! — Exclamó—. ¡Quiero vivir!

***

—Ha llamado a la residencia Borden. Deje su nombre, número, y el motivo de su
llamada.
—Elayne, soy Monty. No vas a ver otro cheque a menos que hable con
Lizzy y tenga algo de confirmación de que mi hija está bien.
Monty esperó un momento, casi esperando a que Elayne contestara y
empezara a gritarle por lo que sugería que no era una buena madre. En este
momento, no estaba seguro de que fuera una buena madre.
Colgó, y luego terminó de prepararse para el trabajo.
Informes de radio y televisión de noticias estaban llenas de fragmentos
de audio de los discursos de Nicholas Scratch sobre las adolescentes, ya
atribuladas por una adicción enfermiza al corte, que eran sacadas del control
humano.
Scratch tuvo cuidado de no hacer ninguna mención a las chicas que son
Casandra de sangre o que la mayoría de los cortes de las chicas habían sido
hechos por los hombres que vendían profecías para el beneficio de ellos. No
tuvo ningún problema señalando que las acciones imprudentes de los Terráneos
114

Visiones en plata
ishop
fueron la razón detrás de la tasa de suicidios del cincuenta por ciento de las
chicas que habían sido liberadas de la vida protegida, y estructurada que había
sido diseñada para ellas por el cuidado de profesionales. Pero no hizo mención
de los bebés que habían sido asesinados para ocultar la evidencia de las granjas
de cría.
Tampoco dijo que la mayoría de las chicas que se habían suicidado, lo
habían hecho con una navaja plegable con mango de plata, el mismo tipo de
navaja que Meg Corbyn usaba, ya que cada profeta de la sangre tenía una
navaja afilada y brillante que se usaba exclusivamente en ella.
Si Elayne quería ondear la bandera de Scratch, era su elección, pero
Monty no iba a retroceder más y dejar que Lizzy se quedara en ese lío. Simon
Wolfgard había dicho que los Terráneos no dañarían a los niños. Aunque
probablemente fuera cierto que un Lobo no dañaría a un niño sin provocación,
Monty no creía que los Elementales u otros tipos de Terráneos fueran tan
atentos acerca de quién podría sufrir su ira.
Tarde o temprano, los Terráneos se darían cuenta de que las palabras
podían ser tan peligrosas para ellos como un arma física. Más pronto o más
tarde, Nicholas Scratch, o alguien más en el movimiento HPU, iba a decir
demasiado.
Se detuvo en la puerta de su apartamento y volvió a mirar el teléfono. Era
temprano en la mañana, Elayne debería haber estado en casa.
—Maldita seas, — dijo en voz baja.
Él tenía la intención de ir a la corte para obtener algún tipo de custodia
que impidiera a Elayne llevar a Lizzy a otro continente. Había tenido que poner
las necesidades personales a un lado, cuando la presión de encontrar al
Controlador e impedir un asalto a todos los asentamientos humanos en la
región del Medio Oeste había consumido todo su tiempo y energía. Una
decisión justificada, ya que la amenaza para el Medio Oeste había sido
inmediata y el viaje al Bloque Romano estaba programada para el verano,
probablemente después de que Scratch hubiera terminado sus contratos de
discursos en Thaisia y regresara a casa.
Pero ahora el verano estaba a menos de un mes de distancia. Ahora
Monty tenía que hacer algo para sí mismo y su pequeña niña. Y por un capricho

115

Visiones en plata
ishop
del destino o de la benevolencia de los Dioses: había conocido a Pete Denby, un
abogado en quien podía confiar para que lo representara.
De regreso a su dormitorio, Monty abrió el armario y sacó la caja de
seguridad de la plataforma superior. Al abrir la caja, sacó una copia del
certificado de nacimiento de Lizzy, que lo mostraba como su padre, y una copia
del acuerdo de apoyo que Elayne había insistido en que firmara, cuando había
sido trasladado a Lakeside y ella se había negado a acompañarlo.
Después de meter los papeles en el bolsillo interior de la chaqueta,
Monty volvió a guardar la caja de seguridad y cerró la puerta del armario.
Luego cerró su apartamento y se dirigió a la parada de autobús, llegó justo a
tiempo para coger el autobús que iba por Whitetail, para ir al trabajo.

116

Visiones en plata
ishop
Simon:
Siete profetas de la sangre se suicidaron temprano esta
mañana. Los Intuye están en estado de shock. Dicen
que tenían sentimientos encontrados acerca de traer a
las chicas a su pueblo, pero ignoraron los malos
presentimientos porque querían ayudar. Ahora dicen
que van a mantener a las chicas jóvenes, pero no la
chica que estaba en la habitación con las muertas. Ella
tiene cicatrices y cortes frescos. Creo que esperan que
se suicide, y tienen miedo de las repercusiones que otra
muerte tendrá sobre todo en los niños, no sólo los que
están acogiendo.
El médico Intuye dice que la chica llena de cicatrices
que sobrevive tiene 15 o 16 años. Él le dio medicina
para hacerla dormir para que pudiéramos moverla. La
trajimos al asentamiento Terráneo de Aguas Dulces, que
está a una milla de la aldea Intuye.
Ella dijo que quiere vivir. No sabemos si es fuerte como
tu Meg, pero nos dijeron que vino desde el mismo lugar.
¿Cómo podemos mantenerla con vida? ¿Hay que
mantenerla con vida? ¿Tiene Meg respuestas?
Jackson
PD: Los Intuye nos dijeron que la chica con cicatrices se
llama cs821.

117

Visiones en plata
ishop

Capítulo 10

Firesday 11 de Maius
En la estación de Addirondak, Nathan Wolfgard subió al tren con rumbo
al oeste. Caminó a través de dos vagones que estaban demasiado llenos para ser
confortables. El tercero tenía unos pocos humanos agrupados cerca de la parte
delantera del vagón, pero la otra parte estaba vacía.
Nathan suspiró con alivio. Había esperado que al tomar el primer tren
disponible reduciría el número de humanos a bordo. Había pasado casi dos
semanas en las montañas Addirondak, corriendo con una de las manadas que
custodiaban ese pedazo del país salvaje, y él no estaba dispuesto a interactuar
con los humanos más de lo necesario.
Se detuvo en un asiento y descubrió que esa parte del vagón no estaba
tan vacío. Al otro lado del pasillo estaba una hembra humana, apretujada en el
asiento junto a la ventana.
Pensó en moverse un par de filas más abajo, pero tenía que
acostumbrarse a estar alrededor de los humanos de nuevo. Una pequeña
hembra era una buena manera de empezar.
Guardando su bolsa de viaje en el estante por encima de los asientos,
sacó un libro del bolsillo lateral y tomó el asiento del pasillo. Demasiado fácil
para un Lobo solitario quedar atrapado si estaba en el asiento junto a la ventana.
No tenía que volver al Courtyard de Lakeside por otras dos semanas,
pero echaba de menos estar allí. Eso fue una sorpresa para él, así como para la
manada de acogida. Incluso un Courtyard tan grande como Lakeside podría
sentirse demasiado pequeño, cuando no estaba habitado por Terráneos cuyas
formas eran adversarios en el mundo animal. Los Nativos de la Tierra no
absorbían todo de las formas que habían elegido durante los largos años desde
que el sol se había levantado y sentado en Namid. Eran primero y siempre
Terráneos. Pero aprendieron de los depredadores en los que se convirtieron, y
ciertos rasgos se transmitían a los jóvenes de cada forma.

118

Visiones en plata
ishop
Sí, había peligro, amenazas e incluso hubo ataques en el Courtyard de
Lakeside durante los últimos meses, pero también había un nuevo tipo de
diversión. Meg Corbyn, Enlace Humano y juguete chillón, proveía un tipo
diferente de interacción con los humanos. Y su presencia cambió cómo algunos
otros humanos se acercaron a los Otros.
Durante el día, la manada de Addirondak había cazado y jugado como él
lo solía hacer. Pero por la noche, después de que cantaran al mundo, los Lobos
habían preguntado por el Courtyard, sobre las cosas que habían oído, pero no
acababan de creer. Claro, los Intuye que vivían en los asentamientos humanos
dentro del territorio de Addirondak, negociaban de manera justa con los Otros.
Pero ninguno de esos humanos jugaba con los Lobos. ¿Esta Meg realmente jugaba
con él?
Así que por la noche, les contó historias sobre el primer encuentro de
Meg con él, después de que había sido asignado a custodiar la oficina; sobre
cómo ella había engatusado a Sam, el sobrino de Simon Wolfgard, para sacarlo
de una jaula y lo bien que el cachorro lo estaba haciendo ahora; sobre Saltarín,
-el joven Lobo que había sido enviado a Lakeside-, capturando un ratón y
persiguiendo a Meg; acerca de cómo había conocido al líder de los Sanguinati y
había hecho amistad con Invierno y los ponis de los Elementales.
Les habló de su sangre dulce y de los cortes que se había hecho en su
propia piel para ver las advertencias que habían salvado a los ponis... y a Sam.
Les habló de las galletas que se están realizando actualmente especialmente
para los Lobos. Bueno, para otros Terráneos también, pero sobre todo para los
Lobos.
Había aprendido más acerca de los humanos en los últimos meses, de lo
que había aprendido en todo el tiempo que había entrenado para trabajar en un
Courtyard y hacer frente a la proximidad de tantos humanos. Pasaba tanto
tiempo en forma de Lobo como en forma humana. Él corría, jugaba y cazaba en
el Courtyard al igual que en el país salvaje. Pero luego podría pasar a ver una
película o leer un libro... o jugar un juego activo, físico adaptado mejor a la
forma humana.
Cuando los líderes de la manada le pidieron hablar con Simon sobre
permitir que unos Lobos visitaran Lakeside para aprender estas cosas humanas
adicionales, Nathan se preocupó de que podría haber contado algunas historias
de más. Pero Simon había hablado sobre el cierre de las tiendas a la mayoría de
los humanos para que los Terráneos pudieran aprender sobre los diferentes
119

Visiones en plata
ishop
tipos de tiendas y mercancías, y con seguridad, interactuar con los humanos en
quienes se podía confiar.
Otra razón por la que se dirigía a casa antes de lo esperado.
Había intentado llamar a Simon, y luego a Blair, ayer, para decirles que
regresaba, pero todas las líneas telefónicas estaban ocupadas, ocupadas,
ocupadas. Esta mañana había recibido tantas peticiones de última hora de la
manada, que apenas había llegado a la estación para mostrar su pase de viaje y
recibir un boleto gratis, antes de que el tren arrancara. Ahora se daba cuenta de
que todavía nadie sabía que necesitaba un viaje a casa cuando el tren llegara a la
estación de Lakeside.
Llamaría Blair cuando el tren hiciera su siguiente parada. Había un
montón de millas entre las montañas Addirondak y la ciudad a orillas del Lago
Etu.
Después de que el guarda entró a comprobar su boleto, Nathan abrió su
libro, una novela de suspense de un autor humano. La había leído cuando salió,
hace un par de años, pero a la mayoría de los Lobos de Addirondak les era
difícil visitar los asentamientos humanos, e ir a las tiendas para comprar cosas,
por lo que había negociado los dos nuevos libros que había llevado con él por
éste, para leer en el camino a casa, e hizo una nota mental para preguntarle a la
manada humana de Meg, ideas sobre cómo los Terráneos podrían conseguir
más novelas.
No sabía cuánto tiempo había pasado cuando un varón humano caminó
a su asiento. Nathan levantó la cabeza y le enseñó los dientes.
¡Intruso!
No, pensó, luchando por el control. No era un intruso, como tal. Fue el
olor acre de la colonia del hombre, lo que había desencadenado la respuesta de
Nathan a un extraño masculino tratando de marcar el territorio que no le
pertenecía. Pero el hombre no podría haber estado tratando de reclamar nada.
El hombre podría haber llegado desde el vagón comedor y necesitaba pasar a
través de este vagón para regresar a su asiento.
A los Terráneos no les gustaba los olores que los humanos usaban para
disfrazar su propio olor, pero por primera vez, Nathan se preguntó si el que los

120

Visiones en plata
ishop
hombres se bañaran a mismos con un olor agudo, era un equivalente del Lobos
rodando por un pez muerto para dejar atrás una marca de olor más fuerte.
Ahora que pensaba en ello, ese olor particular había estado en el vagón
cuando se sentó. Se había diluido por el aire fresco que entró con la gente que
entraba y salía, pero había estado allí.
Preocupado por eso, pero sin saber el por qué, Nathan hizo un balance
de su entorno. Salvo por el hombre apestoso, no hubo otros humanos entrando
en este vagón desde que salió de la estación Addirondak.
¿Por qué se veía mal?
Bajó la vista hacia el libro, pero movió la cabeza lo suficiente para
estudiar al pasajero en el otro lado del pasillo.
Niña. Lo bastante joven como para que él la considerara un cachorro. Piel
del color del chocolate con leche. Ojos oscuros grandes. Pelo negro trenzado que
estaba atado un poco por debajo de las orejas y sobresalía como colas de dos
dedos de largo.
Estaba pegada a un oso marrón gastado, y ambos estaban mirando en su
dirección.
¿Por qué los humanos daban a sus crías versiones falsas de los
depredadores que encantados se comerían a las crías?
Los dos rostros a su lado, se veían lindos, sin embargo.
Entonces se dio cuenta de que las pequeñas manos oscuras, estaban
alrededor de las caderas del oso, y los delgados dedos lo apretaban y apretaban.
Él miró hacia otro lado porque era simplemente espeluznante.
Captó el olor acre de colonia cuando el mismo macho humano entró en el
vagón de nuevo, caminó a través, luego, por la otra puerta. Pero esta vez,
Nathan cogió algo nuevo en el olor que le hizo ver al humano hasta que el
hombre dejó el vagón.
Luego le dio a la niña un vistazo rápido y se dio cuenta de lo que estaba
mal.

121

Visiones en plata
ishop
Los humanos y los Lobos tenían una cosa en común: no dejaban sus
pequeños solos por mucho tiempo. Entonces, ¿dónde estaban los adultos que
deberían estar en torno a la chica? Había estado sola cuando él había tomado su
asiento. ¿Los adultos habían bajado del tren y la habían dejado atrás? Había
historias sobre niños perdidos. A los Lobos no les gustaba esas historias. ¿Tal
vez la chica debería haber bajado en la estación Addirondak?
Miró a las dos tiras de papel blanco pesado escondido encima de los
asientos. Decía LAK en ambas, lo que significaba que había alguien más
sentado con la niña que también iba a Lakeside. El guarda había puesto el
mismo tipo de la tira por encima de su asiento después de comprobar su boleto.
Bueno, ella no había perdido su parada, lo que lo llevó de vuelta a
preguntarse por el adulto. Si la persona que dejó a la niña sola para usar el
baño, ¿cuánto tiempo se tardaba en hacer pis o caca? O, en el otro extremo,
incluso si el adulto estaba comprando comida y había una cola en el vagón
comedor, el otro humano debería haber vuelto ya.
La puerta en el otro extremo se abrió, y el mismo hombre entró en el
vagón por tercera vez. Tan pronto como el hombre pasó los asientos que
contenían a los pasajeros humanos, sus ojos se centraron en la chica de la misma
manera que los Lobos se centrarían en un ternero sin protección cuando estaban
cazando.
Nathan se paró en el pasillo y gruñó en voz alta. Sus colmillos se
alargaron al tamaño del Lobo, y sus ojos ámbar parpadearon con el rojo, el
signo de la ira. Piel surgió en el pecho y los hombros. Piel cubrió sus manos. Sus
dedos se acortaron, y sus uñas cambiaron a las afiladas uñas de Lobo que serían
más útiles en una pelea.
Una mujer sentada cerca de la parte delantera del vagón volvió a mirar a
Nathan, saltó de su asiento y corrió del vagón. Un momento después, un
guardia de seguridad y el guarda se precipitaron dentro.
—¿Qué está pasando? — Preguntó el guarda.
La mano del guardia de seguridad se cernía sobre el arma todavía en su
funda.
—Mantengan a este macho lejos de la niña,— Nathan gruñó.

122

Visiones en plata
ishop
—Sólo hay un malentendido, — dijo el hombre.
—Él apesta de la lujuria. — Esa había sido la esencia del hombre que
había estado tratando de ocultar debajo de la colonia apestosa—. Si no lo
mantienen alejado de ella, yo lo haré.
En la mente de cualquiera no habría dudas de cómo él iba a mantener al
hombre lejos.
El guarda dio un paso adelante.
—Cariño, ¿conoces a este hombre?
La chica negó con la cabeza y mantuvo al oso falso frente a ella como un
escudo.
—Señor, venga con nosotros, — dijo el guardia de seguridad con fuerza.
Haciendo caso omiso de las protestas del hombre, el guardia se lo llevó.
Nathan no sabía, ni le importa, donde llevarían al hombre, pero el
guardia de seguridad y el guarda, sabían lo suficiente sobre Terráneos para no
tratar de llevar al hombre cerca de él.
Se detuvo un minuto, tratando de cambiar de nuevo a la forma humana,
lo suficiente para que el resto de los pasajeros en el vagón, no fueran a entrar en
pánico. Entonces, en vez de retomar su propio asiento, se sentó junto a la niña.
—Soy Nathan Wolfgard. — Esperó un latido mientras ella lo miró
fijamente—. ¿Quién eres?
—Se supone que no tengo que hablar con extraños.
Eso sonaba como una buena regla, como la de "No te burles de un zorrillo",
pero no era útil ahora.
—No soy un extraño; Soy como un policía Lobo. — Él estaba contento de
haber pensado en eso como una manera de explicar que era el ejecutor del
Courtyard.
Por supuesto, la policía humana no tendía a comerse a los malhechores.

123

Visiones en plata
ishop
—Ah. — Ella pensó por un momento—. Soy Lizzy. Y este es Oso Boo. Él
es mi mejor amigo. — Ella empujó el oso falso cerca de la cara de Nathan.
Él hizo un gesto con la cabeza hacia atrás y tomó respiraciones
superficiales a través de su boca.
Oso Boo necesitaba un baño.
Pero...
Nathan se inclinó hacia delante y olisqueó el oso. Manchas de comida
vieja alrededor de la nariz. ¿Mantequilla de maní? Algo de olor humano que se
había secado con costras alrededor de las orejas, como si se hubiera usado al oso
para limpiarse la nariz. Y luego, la pata del oso...
Sangre. Seca ahora, pero el pelaje enmarañado olía a sangre. Si no
hubiera sido por la colonia apestosa del hombre, que enmascaró otros olores,
habría cogido el olor de la sangre antes de ahora.
Nathan tomó otro delicado resoplido. No era la sangre de la niña. La
costra alrededor de las orejas de Oso Boo olía a ella, pero la sangre no.
Nathan se echó hacia atrás, mirándola tan intensamente como ella a él.
—¿Dónde está tu... madre? — Le tomó un momento para recordar la
palabra humana.
Lizzy se encogió de hombros en un gesto exagerado y puso a Oso Boo
cerca de ella de nuevo.
—¿Vino en el tren contigo?
Sacudida de cabeza.
No le gustaba esa respuesta. No le gustaba en absoluto. Un cachorro no
debía estar viajando solo. Pero tenía un boleto. De hecho, ella debía haber
tenido dos boletos. De lo contrario, el guarda no habría puesto dos tiras LAK
sobre los asientos.
Entonces. Ninguna madre en el tren.
—¿Dónde está tu padre? — Preguntó Nathan.
124

Visiones en plata
ishop

Ahora se animó.
—Mi papá es un policía. Él vive en Lakeside.
Nathan la estudió.
—¿Cómo se llama tu padre?
—Crispin James Montgomery. Si es policía Lobo, ¿conoce a mi papá?
Nathan observó cómo el guarda entró en el vagón y caminó lentamente
por el pasillo. El hombre no se detuvo al llegar a sus asientos, no hiso ninguna
pregunta, pero Nathan tenía la sensación de que el guarda y el guardia de
seguridad estarían caminando a través de los vagones muchas veces durante
este viaje. Había purgado a un depredador humano por ellos, pero podría haber
más, y la presencia del guardia mantendría a la joven protegida.
La nariz de Oso Boo se asomó por el brazo de Nathan.
—¿Conoces a mi papá? — Preguntó Lizzy.
—Sí. Lo conozco. — Y tengo la sensación de que no te esperaba.

125

Visiones en plata
ishop

Capítulo 11

Firesday 11 de Maius.
Simon miró a los dos niños apestosos que estaban entre Pete y Eva
Denby. No era una clase de apestoso por falta de limpieza; era por tantos olores
que los cubrían, que no podía identificar. No sin un cercano, y más a fondo,
olfateo que llevaría a sus padres a gruñirle.
No es que les culpara a Eva y Pete por gruñirle. Todos los humanos que
habían regresado al trabajo esta mañana, estaban fingiendo que él no había
estado a punto de "morder a todos lo humanos" ayer, en su enojo, pero estaban tan
cautelosos con él, como lo habían estado antes de que Meg comenzara a trabajar
en el Courtyard.
Se preguntó si había una manera en que los varones humanos podían
decir lo siento sin decir que lo sentían. Porque no estaba arrepentido de haberse
enojado. Todos los Terráneos estaban enojados por los cachorros de profeta de
la sangre asesinados. Pero lamentaba haber intentado morder a Ruthie y Merri
Lee, que no eran la clase de humanos que ahogarían cachorros o gatitos... o
bebés.
Tampoco Pete y Eva Denby, que habían demostrado valentía al venir
aquí, y una confianza en que sus cachorros estarían a salvo con los Otros.
Lo que lo llevó de nuevo a los niños, que parecía como si estuvieran
esperando por él para sacar su piel y hacer crecer los colmillos.
Cachorros irritantes. Tan pronto como Pete y Eva se hubieran ido, los
mandaría de paseo afuera
Caw, caw.
Y tenerlos afuera haría más fácil para los curiosos Terráneos observarlos.
—Este es nuestro hijo, Robert, y nuestra hija, Sarah, — dijo Pete—. Niños,
éste es el señor Wolfgard. Dirige la librería.
126

Visiones en plata
ishop

—¿Puede realmente convertirse en un lobo? — Preguntó Robert.
—Siempre soy un Lobo, — respondió Simon—. A veces cambio para
verme humano.
—¿Puede?, como, ¿ponerse peludo y esos chismes?
Antes de que pudiera decidir si quería contestar a eso, y a qué se refería
el joven humano con eso de "chismes", hubo un golpe y un grito en la parte
trasera de la tienda. Entonces Ruthie se apresuró hacia él, mirándose revuelta y
agitada, lo cual era extraño porque era generalmente una mujer bien peinada.
—¿Sr. Wolfgard? — Dijo.
Primero lo primero. Sacar a los niños apestosos, sin molestar a los padres,
ya que ellos querían mirar los edificios que estaban a la venta en la calle.
Entonces él lidiaría con el golpe y el grito.
—Ella es Ruthie Stuart, pareja del oficial Kowalski. Ella le mostrará a sus
cachorros la Plaza Comercial, — dijo Simon.
Sarah se rió. Robert dijo:
—No somos cachorros; somos chavos4.
Simon miró a Robert y Sarah, luego a Ruthie.
Chavos/chivos. Había oído a Merri Lee decir algo acerca de cuando era una
chava. Pero la palabra no se aplicaba a ella ahora, porque era una adulta, por lo
que nunca se le había ocurrido que, tal vez, los humanos tenían un poco de la
habilidad cambiante, que superaban a medida que maduraban. ¿Cuando ella
había dicho chava, tal vez ella había querido chivo?
Miró a Robert y Sarah con más interés.

4 Chavo: La palabra usada en el texto original es Kid. Es un juego de
palabras que fuimos capaces de encontrar la forma de plasmar en la
traducción. La traducción de Kid en español tiene varias connotaciones;
niño, chaval, chamaco etc., pero también significa cabrito, chivo.
127

Visiones en plata
ishop
—¿Los pequeños humanos pueden cambiar a chivos jóvenes? — Los
chivos eran muy sabrosos. ¿Los humanos que cambiaban a chivos, tenían un
sabor diferente de los chivos - chivos?
—No, — dijo Ruthie con firmeza—. Los humanos no pueden cambiar en
cualquier otra forma, y aunque a los niños humanos a veces se los llaman
chavos, nunca son chivos. — Ella tomó aire y miró a Robert y Sarah—. Sería
mejor no usar la palabra "chavo" en el Courtyard porque los chivos son
comestibles y los niños no lo son.
Simon vio todo el color de la cara de Eva Denby desaparecer.
—¿A qué hora se supone que deben mirar los edificios? — Preguntó.
Pete vaciló, luego miró su reloj de pulsera.
—Tenemos que ir ahora. — Sacó un billete de cinco dólares de su bolsillo
y lo sostuvo en alto mientras miraba a su hijo—. Comparte esto con tu hermana
y compra un regalo.
Robert tomó el dinero.
Otro golpe en la habitación de atrás seguido por una maldición gruñida
en voz alta. Entonces Saltarín Wolfgard giró en la parte delantera de la tienda y
vio el dinero en la mano de Robert.
«¡Galleta!»
Antes de que Simon pudiera agarrarlo, el joven Lobo con el cerebro de un
saltante, arrebató el dinero de los dedos de Robert, le dio un par de rápidas
mordidas y lo tragó.
Mierda, joder, maldición, pensó Simon. Agarrando la cola de Saltarín, tiró al
Lobo hacia él, antes de mirar al chico. No había sangre, no había gritos, no había
dedos que faltaran.
Mientras Simon cambió su agarre para sujetar a Saltarín por la piel, los
ojos del menor se abrieron de sorpresa justo antes de que vomitara el dinero y la
mitad de un ratón.
Sarah gritó y saltó lejos del desastre. Robert se inclinó para ver mejor.

128

Visiones en plata
ishop
«Vomite galleta,» dijo Saltarín.
—Lo siento, lo siento. — John Wolfgard corrió a la parte delantera de la
tienda—. Él se alejó de mí.
—Se comió un ratón, — dijo Robert, sonando intrigado.
—Te comiste un gusano una vez y vomitaste el gusano y un centavo que
debiste habértelo tragado junto con eso. —Eva suspiró y miró a Simon—. ¿Tiene
algún trapo o algo para limpiar eso?
—Yo me encargo de eso, — dijo Tess, viniendo a través del arco de Un
Pequeño Bocado.
Simon no se molestó a jurar. El cabello de Tess estaba totalmente verde y
ondulado, una señal de que estaba agitada por algo.
Los Denby observaron. Ruthie se detuvo. Saltarín trató de retorcerse del
agarre de Simon y comerse el ratón regurgitado.
—Ustedes. Vayan con ella. —Tess señaló a los niños, luego a Ruthie—.
Ustedes dos vayan a mirar a los edificios de apartamentos.— Señaló a Pete y
Eva, y luego se volvió hacia John—. Lleva a Saltarín afuera. Y no le digas a Meg
que se comió un ratón o no va a dejar que se quede con ella en la Oficina de
Enlace.
Todo el mundo se apresuró a obedecer, dejándolo frente a Tess sobre un
charco de vómito.
—Encuentra algo que hacer, — le dijo.
Este no era el momento para recordarle que él era el líder. La rodeó y se
dirigió a las escaleras. Pero miró hacia atrás y vio a Tess observándolo. Ella no
parecía feliz.
Por supuesto, él no iba a ser feliz tampoco si tenía que limpiar el vómito.
Olía peor que los niños Denby.

***

129

Visiones en plata
ishop

Dejando a Jake Crowgard posado sobre el mostrador de la Oficina del
Enlace, Meg se lanzó a Las Tres P, la tienda del Courtyard de papel, sellos, e
impresión. Cuando abrió la puerta trasera de su oficina unos minutos atrás,
había visto las luces encenderse en la tienda, por lo que sabía que Lorne se
estaba preparando para su día de trabajo.
Sólo necesito un par de minutos para comprobar a Lorne y asegurarme de que
está bien con estar aquí hoy, Meg pensó mientras entraba en la tienda. Sólo unos
pocos minutos...
Ella no había estado dentro de Las Tres P. Todo lo que necesitaba para
hacer su trabajo en la Oficina del Enlace se lo habían dado, desde los bolígrafos
y lápices hasta el portapapeles y bloc de papel que utilizaba. Ahora se quedó
paralizada justo dentro de la puerta.
No hubo picor. No sentía los alfileres y agujas. No sentía una profecía.
Pero mientras miraba a la gran cantidad de artículos en exposición, supo que
entrar en la tienda había sido un error.
Entonces Lorne salió de la habitación de atrás y la vio.
—¿Meg?
Empezó a correr hacia ella, pero se detuvo, y se preguntó qué vio en su
rostro, que le hizo parecer tan preocupado.
—¿Te pasa algo?—Preguntó.
No hay peligro aquí, ninguna amenaza, pensó Meg, sintiendo el pánico
empezar a burbujear en su interior.
—Voy a llamar a Simon. — Lorne volvió hacia el mostrador y el teléfono.
—¡No! — Su vehemencia sorprendió a ambos—. No,— dijo de nuevo,
luchando por recuperar el control—. No llames a Simon. Todavía no. Sólo
necesito un minuto.
Ella no hablaba con Lorne de la forma en que hablaba con Merri y Ruth
sobre las imágenes y cómo ella y la otras Casandra de sangre habían sido
entrenadas en el recinto. Si trataba de explicarse, ¿lo entendería?

130

Visiones en plata
ishop
Sólo había una forma de averiguarlo.
—He visto imágenes de tiendas de suministros de oficina, — dijo ella—.
Si esto fuera una lección, mostraría una imagen general de la parte interior de la
tienda. Pero no habría imágenes de una mercancía, una imagen para representar
un determinado tipo de cosa.
—¿Entonces te mostraría el exterior de una agenda y tal vez una página
interior que mostrara una cita? — Preguntó Lorne.
Meg asintió.
—Sólo teníamos las imágenes que los Nombre Caminantes querían que
nosotras tuviéramos, en lugar de todo. — Ella hizo un gesto para indicar las
estanterías de mercancía que llenaban las paredes y las dos unidades a la altura
del pecho que proporcionaban más espacio de exhibición.
No le quedaba más tiempo. No podía dejar a Jake por su cuenta durante
mucho tiempo, sobre todo cuando era su trabajo el recibir las entregas.
Lorne miró a su alrededor.
—Así que sin nadie que establezca límites, ¿tratarías de catalogar todo en
la tienda como imágenes diferentes?
—Sí. Cuando vivía en el recinto, podría haber absorbido toda una
carpeta de imágenes en el transcurso de un día. Pero hay tantas cosas que ver en
el Courtyard, que hacerlo ahora sería abrumador. — Sobrecarga de información.
Supresión, porque su mente se había cerrado durante unos minutos. Se había
cerrado a las imágenes.
Su reacción a estar dentro de Las Tres P era otra confirmación de que las
Casandra de sangre podrían absorber solamente algo, antes de que se cerraran o
buscaran una manera de aliviar la presión dentro de ellas.
—¿Por qué viniste?—Preguntó Lorne.
Después de ir a Chucherías y brillantes, pensó que podía manejar entrar en
Las Tres P, pero no podía ir más allá de la puerta. Hoy no.
—Escribí una carta a mi amiga Jean. Ella vive en la Isla Grande ahora.
Pero es en papel y lleva un sobre y sello.

131

Visiones en plata
ishop
¿Había dicho algo que valiera la pena en esa carta? El acto de escribir que
la había absorbido tanto que no podía recordar lo que había dicho. Ni siquiera
sabía si había dicho algo que alguien más pudiera entender, ¿o había divagado,
atrapada por la fascinación de ver el bolígrafo formar letras?
No era lo mismo que escribir la información sobre las entregas. Eso era
sencillo. Y no era lo mismo que actualizar las listas de los libros que había leído
o la música que le gustaba, o incluso el escribir algunos pensamientos acerca de
su día. Ninguna de esas cosas le creaba esa compulsión de continuar, por el
simple hecho de continuar.
De repente Meg entendió por qué la Crowgard le había cortado el pelo
tan corto. Al igual que Meg escribiendo una carta, había quedado atrapada por
una nueva experiencia y no quería terminarla.
—¿Quieres algo de papelería? — Preguntó Lorne—. Tengo un poco de
surtido.
¿Cuánto tiempo gastaría llenando pagina tras pagina?
—Mucho. Meg alcanzó la puerta detrás de ella. Tenía que volver a la
oficina, a lo familiar.
—Espera ahí. — Lorne corrió hacia un estante cerca del mostrador.
Rápidamente
seleccionó un puñado de artículos, y luego regresó,
extendiéndoselos a ella—. Postales. Una foto en el frente. —Dio la vuelta a una
—. Y en la parte blanca al otro lado. Pones un sello en esta esquina, y la
dirección de la persona aquí. — Señaló a los dos lugares—. La otra mitad es
donde se escribe un mensaje. El espacio es limitado.
Espacio limitado. Las palabras debería haber conjurado una imagen de
algo que debería odiar. En cambio, sintió alivio.
Meg tomó las postales.
—Te debo dinero.
—Solo manda las cartas hoy. — Lorne abrió la puerta para ella, un gesto
que entendía significaba que tenía que irse—. Nos arreglaremos más tarde.
Además, suena como que tienes una entrega, — añadió, cuando ambos
escucharon el sonido de la puerta corredera lateral de una camioneta abrirse,
luego cerrarse un momento después.
132

Visiones en plata
ishop

Meg se apresuró a volver a la oficina y llegó a la puerta de entrada
privada a tiempo para ver a Jake coger un bolígrafo con su pico y ofrecer al
repartidor. El hombre asintió a Meg, tomó la pluma de Jake, e hizo una
anotación en el documento adjunto a su portapapeles.
Un repartidor dejando paquetes. Familiar. Jake jugando al juego del
bolígrafo. Familiar.
Miró a las tarjetas postales en sus manos, fascinada por las fotografías de
Saltos de Talulah. Todo lo que el agua vertía sobre el borde del mundo, creaba
niebla y un arco iris.
Algo nuevo. Una experiencia limitada.
Meg se lanzó a la mesa en la sala de clasificación y coloco las cinco
tarjetas postales, con la imagen hacia arriba. Tres de ellas eran de Saltos de
Talulah. Una de ellas era un ciervo medio envuelto por una niebla que se
levantaba desde el suelo. Y la última... Rocas rojas grandes levantándose de la
tierra, sus cimas planas.
Mesetas.
Una efervescencia de emoción la invadió. Meseta. Lugar de descanso.
Lugar estable donde las cosas podrían permanecer igual durante un tiempo,
dando a la mente la oportunidad de ponerse al día.
¿Era por eso que, después de hacer tanto y absorber tanto, estaba en
apuros ahora? Viviendo en el Courtyard, absorbía más imágenes e información
en un día de lo que hubiera visto en una semana en el recinto. E incluso en el
recinto, aunque nadie le habría dicho a las chicas por qué se hacía de esa
manera, habría una semana de nuevas imágenes, y luego la siguiente para mirar
las cosas que habían visto antes.
Meseta. Lugar de descanso. Un poco lo había hecho por instinto, tomaba
una revista que había examinado antes, en lugar de ver la nueva edición. Pero
no había prestado la suficiente atención, porque no había considerado lo
importante que era parar antes de llegar a la sobrecarga. A partir de ahora, se
daría a sí misma, más lugares de descanso.

133

Visiones en plata
ishop
Y si necesitaba esos lugares de descanso, también las otras chicas,
especialmente las niñas que no habían elegido vivir en el mundo exterior.
Meg cogió el teléfono en la sala de clasificación y llamó Merri Lee.
—¿Merri? Me di cuenta de otra cosa que tenemos que poner en la Guía.

134

Visiones en plata
ishop

Capítulo 12

Firesday 11 Maius
Steve Barquero condujo a la granja Gardner. La gente de Vida Simple no
tenía teléfonos en sus casas, y seguro que no poseían cámaras digitales. O
cualquier tipo de cámara, para el caso.
¿Funcionaría un dibujo como una referencia para una profeta de la
sangre? Algo que tenía que preguntar.
Después de hablar con Simon Wolfgard ayer, había llevado su cámara
personal a B y B donde las cinco jóvenes Casandra de sangre se alojaban, y tomó
fotografías de cada uno de los dormitorios, después de que él y varios otros
hombres ayudaran a Margaret y Lara, propietarias de B y B, a vaciar las
habitaciones de todo lo que no se considerara esencial o parte de la habitación
en sí. Incluso tomó fotos de habitaciones que las niñas normalmente no veían, al
igual que el cuarto de lavado. Luego tomó fotos del exterior del edificio y el
estacionamiento de tierra, de la hierba, jardines, cualquier cosa que se le ocurrió.
Mientras lo hacía, Roger Czerneda, armado con nueva cámara digital -para
escenas del crimen- de la aldea, tomó fotografías de las tiendas del pueblo y
edificios públicos, incluyendo el centro médico, por dentro y por fuera.
Nadie en Desembarco del Ferry entendía por qué el mirar imágenes en
lugar de la cosa real, podía hacer una gran diferencia en las niñas, pero lo hizo.
Y entender que ningún cambio era un pequeño cambio para estas niñas, ayudo
a los adultos a enfrentar la asistencia de las chicas.
—Ver la vida de forma indirecta, para que no interfiera con alguna
maldita profecía, — murmuró. Por supuesto, cualquier persona que no hubiera
visto a Meg Corbyn no sólo funcionando, sino prosperando en el tsunami de
información sensorial que venía de la mano con ser el Enlace Humano para el
Courtyard de Lakeside, comprensiblemente podría concluir que estas chicas
necesitaban un entorno restringido, casi estéril para mantenerse cuerdas.

135

Visiones en plata
ishop
Pero ellas no necesitaban entornos estériles. Sólo necesitaban ayuda para
adaptarse a un mundo lleno de sensaciones. Y necesitaban esa ayuda porque
habían sido entrenadas para ver el mundo como imágenes.
Dioses, esperaba que fuera cierto.
El B & B era una solución provisional de vivienda para las Casandra de
sangre. Él tenía gente trabajando tan fuerte y rápido, como les era posible, para
diseñar y construir un hogar para estas chicas, que les diera la oportunidad de
prosperar.
Y la urgencia no sólo era para salvar a las 5 chicas que estaban ahí. Las
chicas que eran Casandra de sangre, originalmente venían de su propio pueblo,
los Intuye; personas que tenían un sentido muy agudo del mundo que los
rodeaba, que sabían cuando algo en torno a ellos podría resultar bueno o malo.
Algunos podían detectar un cambio en el tiempo antes de que hubiera alguna
indicación discernible. Otros Intuye tenían un sentido para los animales, sabían
cuándo comprar un animal subestimado por todos los demás y cuándo dejar
pasar el negocio. Discriminados y perseguidos por los humanos que no querían
tratar con personas que tuvieran un detector interno tan agudo, los Intuye
tuvieron que huir al país salvaje y hacer sus propios negocios con los Otros.
Ahora algunos Intuye trabajaban como consultores para los Terráneos,
escuchaban cuando los humanos venían con una propuesta para adquirir más
tierras, más minerales, más agua, más de lo que quisieran ese día. Algunas
propuestas eran honestas y sensatas, y podían beneficiar - al menos- a algunos
de los Terráneos, así como a los humanos. Pero otras propuestas ofrecían nada
que el Terráneo pudiera querer.
Incluso con ese detector interno agudo, su pueblo había cometido
algunos errores lamentables en sus negocios con otras clases de humanos.
Generaciones atrás, habían entregado las hijas que veían visiones y profecías,
cuando su piel se cortaba de cualquier forma, las chicas que enloquecían por las
cosas que veían y se cortaban buscando la euforia que nublaba sus mentes y les
hacía sentir bien.
Después de haber descubierto lo que habían hecho con las chicas durante
todos los años desde entonces, los asentamientos Intuye a lo largo de Thaisia
estaban ofreciendo dar acogida a las Casandra de sangre y cuidar de ellas lo
mejor que pudieran.

136

Visiones en plata
ishop
Tenían que aprender, porque el don, o maldición, de la profecía estaba
empezando a aparecer en las familias Intuye. El año pasado, la familia
Carguero, en la Isla Grande habían perdido a una adolescente que había
comenzado a cortarse y se tiró en el río Talulah para escapar de las visiones que
nadie había entendido, hasta que fue demasiado tarde.
El día de ayer había escrito las cosas que Simon le había dicho, y las envió
por correo electrónico a la red de asentamientos Intuye en la región Nordeste.
Algunos de ellos debieron haber reenviado la información a asentamientos en
otras partes de Thaisia. Para cuando había regresado para descargar las fotos e
imprimir las copias para Margaret y Lara para usar como referencia, había
recibido tantos mensajes de correo electrónico y llamadas pidiendo más
información y ayuda, que él no sabía qué hacer. Había llamado a su madre,
Raquel, y Penny Carguero, su amiga la esposa de Jerry, para ayudar a responder
a los correos electrónicos y devolver las llamadas telefónicas. Como el alcalde de
Desembarco del Ferry, solicitó una reunión con Simon Wolfgard, y no se
sorprendió al enterarse de que Wolfgard no regresaba las llamadas.
Pero todas estas cosas, eran la razón por la que iba a la granja de los
Gardner, un día después, para hablar con ellos y con la otra Casandra de sangre
que había sido sacada del recinto del Medio Oeste dirigido por el Controlador:
Jean, la profeta de la sangre que había ayudado a Meg Corbyn a escapar.
Aparcando cerca de la casa, Steve tomó la cámara digital, y salió justo
cuando Lorna Gardner dio la vuelta al lado de la casa, seguida de sus dos hijos.
No esperaba ver a James. Cada familia tenía su propia asignación de tierras,
pero los agricultores de Vida Simple trabajaban juntos para la siembra y la
cosecha, estaban en la temporada de crecimiento.
Lorna lo llevó a la casa de invitados, una versión más pequeña de la casa
principal.
—¿Jean? — Lorna llamó, abriendo la puerta lo suficiente como para ser
escuchada—. Steve Barquero quiere hablar contigo. ¿Puedes hacer eso?
Ella dio un paso atrás y bajó la voz.
—Si tienes respuestas...
—Tengo algunas, —Steve respondió—. Pero va a significar que permitan
una cierta tecnología en su hogar. No es equipo que tengan que usar, pero
tendrán los resultados.
137

Visiones en plata
ishop

Después de un momento de reflexión, Lorna asintió.
—Si va a ayudarla.
—Entra, — dijo Jean.
—Pasa por la casa cuando hayas terminado, — dijo Lorna, haciéndose a
un lado.
Steve entró en la casa, se detuvo en la puerta, mientras sus ojos se
acostumbraron a la habitación oscura. Todas las cortinas estaban cerradas.
Todas las ventanas estaban cerradas. Sin luz. Sin aire fresco.
—Cierra la puerta, — Jean espetó.
Cerró la puerta y se apoyó en ella.
—¿Cómo estás? —Preguntó.
—Yo quería esto, — dijo—. Desde el día me llevaron a ese recinto y
dieron una designación, quería vivir afuera; Yo quería ser una persona de nuevo
en lugar de una propiedad. Pero no me di cuenta que sería tan duro. —Ella
vaciló—. ¿Cómo está Meg?
—Meg está bien. Ella y sus amigos en el Courtyard de Lakeside, han
encontrado algunas respuestas que, con suerte, harán las cosas más fáciles para
todas las profetas de la sangre que han dejado los recintos.
—Ella me envió una carta. No la he abierto todavía.
—¿Por qué no?
—Sólo el recibir una carta es una cosa nueva, demasiado para un día.
—Tal vez deberías leerla pronto.
Las cortinas no bloqueaban toda la luz. Ahora que sus ojos se habían
acostumbrado, podía verla sentada en una mesa de madera sencilla, girando la
navaja de plata una y otra vez en sus manos.

138

Visiones en plata
ishop
Su corazón dio un golpe duro, entonces pareció congelarse en el pecho
durante un buen rato antes de que empezara a latir de nuevo.
—Lo que me gustaría hacer es abrir las cortinas y recibir suficiente luz
aquí para tomar imágenes de las habitaciones, — dijo—. Entonces voy a tomar
fotos de la casa de los Gardner y el granero y otros edificios. Voy a tomar fotos
de los animales.
—¿Así me puedo quedar aquí y ver el exterior a través de imágenes?
Oyó una amarga resignación en su cansada voz.
—Es una referencia para cuando salgas y veas la realidad, no sea tan
chocante. Meg y las mujeres que trabajan con ella para crear una guía para las
profetas de la sangre, sugirieron esto. Lo hicimos con las chicas que se alojan en
B y B, y les ayudó. Hoy estoy aquí para hacer lo mismo para ti, si me lo
permites.
—Meg, la Pathfinder, — dijo Jean suavemente—. Meg, la Trailblazer. Muy
bien, Steve Barquero. Muéstrame la primera marca del camino. — Ella le dio
una sonrisa extraña—. No sé lo que tal cosa es o lo que hace, pero fue una de las
imágenes de entrenamiento.
—¿Nunca las viste en su contexto?
Su sonrisa se le heló.
—Eso habría proporcionado demasiada información.
En el recinto, había sido maltratada y abusada en casi todos los sentidos
que una persona podría abusar de otra. Había oído hablar, en confianza con uno
de los médicos de la isla, que tenía cicatrices cruzadas en varias partes de su
cuerpo y, en algunos lugares, marcas en el tejido cicatricial.
¿Estaba cuerda? Nadie quería hacer un diagnóstico de una manera u otra.
Mientras no fuera una amenaza para los Gardner, los médicos y los Terráneos
estaban dispuestos a dejar que se quedara en la casa de invitados.
Steve alzó la cámara.
—Inicio de una nueva vida, Jean, y una manera de vivir afuera de nuevo.
¿Lista para intentarlo?

139

Visiones en plata
ishop
Ella se apartó de la mesa.
—Estoy lista. — Hizo una pausa—. Y mientras tomas las fotos por ahí,
voy a escribir una breve nota a Meg.

140

Visiones en plata
ishop

Capítulo 13

Firesday 11 de Maius
—Los dos edificios de apartamentos están en muy buen estado, — dijo
Pete Denby, sentado en una de las mesas en Un Pequeño Bocado—. Eva dice que
todos los apartamentos necesitan una nueva capa de pintura y papel tapiz, ese
tipo de cosas.
—Nada que los nuevos inquilinos no puedan hacer por su cuenta, — dijo
Eva—. Es posible que desee contratar a un profesional que revise los edificios,
pero no vimos ningún problema estructural.
—¿Entonces por qué vende los edificios? — Preguntó Simon. Elliot, Tess,
Henry, y Vlad se habían unido en la cafetería para escuchar el informe de los
Denby. Desde que era un miembro de la Asociación Empresarial, le había dicho
a Jenni Crowgard acerca de esta reunión, pero no había expresado ningún
interés en unirse a ellos. Eso le turbó un poco, pero oír hablar de algo, no era lo
mismo que tener la oportunidad de hurgar en un lugar nuevo, por lo que tal vez
todo este bla, bla, no era de interés para los Cuervos.
—Por falta de inquilinos, — dijo Pete—. El actual propietario de los
edificios está atrasado en los pagos de la hipoteca porque no está recibiendo la
renta de alquiler que necesita. Cada edificio cuenta con cuatro apartamentos de
dos dormitorios. Sólo la mitad de esas unidades están ocupadas ahora, y todos
los inquilinos estarán fuera para fin de mes, y no hay nuevos aspirantes a
ocupar los apartamentos.
—El propietario y el representante de bienes raíces no lo expresaron
abiertamente, —dijo Eva—. Hablaban de potencial y una reestructura, nuevos
caseros, nuevos inquilinos. Pusieron mucho cuidado de no decir el por qué los
inquilinos no se quedan. Como dijimos, Pete y yo no vimos ningún signo de
infestación de insectos o daños por agua o cualquier otra razón estructural por
lo que la gente no quiera vivir en esos apartamentos.

141

Visiones en plata
ishop
—El alcalde Rogers me dijo el otro día que había una escasez de
viviendas en Lakeside, — dijo Elliot—. Si eso es cierto, ¿por qué guaridas
aceptables siguen vacías?
Pete parecía incómodo.
—Ubicación.
—¿Significa que los humanos de repente se oponen a vivir tan cerca del
Courtyard?— Vlad preguntó con escalofriante cortesía.
—El representante de bienes raíces no dijo eso, — dijo Eva. Ella miró a
Pete—. Pero los dos tenemos la impresión de que es la razón de que los
apartamentos no se han ocupado cuando los inquilinos anteriores se mudaron
al final del último año, y el por qué los inquilinos existentes se van.
Pete sacó un trozo de papel del bolsillo interior de la chaqueta.
—Este es el precio que pide para cada edificio. Hemos preguntado acerca
de los impuestos de propiedad y el coste medio de los servicios públicos. Creo
que son números optimistas.
—Más bien como un número en base a que tiene dos apartamentos en
uso en cada edificio, y ninguno de los inquilinos tienen hijos, — dijo Eva—.
Duplicaría las cifras de utilidades para cada edificio, como mínimo.
—Cuando me preguntó, le dije al dueño que yo era el abogado que
representaba a una asociación empresarial que estaba buscando edificios para
una inversión y rentas de propiedad, — dijo Pete—. Una pregunta que no podía
responder era cómo pretende mi cliente a pagar por la propiedad.
Simon frunció el ceño.
—Dándoles dinero. Ellos nos dan los papeles que diga que somos los
dueños de los edificios. ¿Cómo si no íbamos a pagar por ellos? — ¿Acaso Pete
pensaba que simplemente iban a tomar lo que no era suyo? Los Otros en el
Courtyard no eran así de humanos, no importaba lo bien que podrían asumir la
forma.
Por otra parte, incluso los animales luchaban entre sí para mantener, o
adquirir más territorio.
—Ellos se estaban preguntando cómo se va a financiar la compra, — dijo
Pete—. ¿Los Terráneos pueden obtener una hipoteca de un banco?
142

Visiones en plata
ishop

—¿Por qué querríamos esta hipoteca cuando tenemos el dinero? —
Preguntó Henry.
—¿Efectivo? ¿Están pensando en pagar en efectivo ambos edificios? —
Pete parpadeó—. ¿Entienden el precio de venta?
Simon estudió a Pete y decidió que el hombre no estaba tratando de
insultar su educación.
—La ciudad de Lakeside y todas las granjas que la abastecen, están en un
terreno que es arrendado por los Terráneos a través del Courtyard de Lakeside.
Una cuarta parte de la renta se paga cada temporada. No necesitamos esta cosa
de la hipoteca. Tenemos dinero.
Eva lo miró fijamente.
Pete le dio una extraña sonrisa.
—La tierra de un pueblo pequeño, como en el que Eva y yo vivíamos
antes de venir aquí, es arrendada en su conjunto. Los límites se establecieron
antes de que la población creciera, y el contrato de arrendamiento en toda
aquella tierra expira al mismo tiempo. Pero una ciudad como Lakeside, habría
crecido por parcelas. Ya sea que quiera llamarlo, optimismo determinado o
deseo de no llamar la atención sobre una verdad básica, no creo que el gobierno
alguna vez hubiera negociado con los Terráneos para unificar
esos
arrendamientos. Lo que significa que los contratos de arrendamiento de tierras
para diferentes partes de Lakeside caducan en diferentes momentos.
—Sí, así es, — Simon le dio la razón.
Eva miró a Pete, y luego a Simon.
—Entonces, ¿qué pasaría si no se renueva el contrato de arrendamiento?
—Los humanos tendrían que trasladarse fuera de la tierra recuperada, —
respondió Simon—. Como los humanos que tuvieron que abandonar el pueblo
de Jerzy cuando fue reclamado por los Terráneos que cuidan de la Región de la
Costa Oeste.
—Entonces todo lo que tiene que hacer es esperar a que el contrato de
arrendamiento expire en los lotes cruzando la calle. Una vez recuperada la
tierra, nadie podría vivir en esos edificios sin su permiso, — dijo Pete.
143

Visiones en plata
ishop

—Lo que dice es cierto, — Henry apuntó—. Sin embargo, el
arrendamiento de tierras que incluye dichos lotes, no caducará en unos cuantos
años, y Ruthie y Kowalski necesitan un lugar para vivir ahora. Dado que los
edificios están a la venta, hemos decidido hacer esto de la manera humana y
comprarlos.
—En ese caso, debe saber que la mujer que vive en el dúplex entre los
otros dos edificios preguntó si mi cliente estaría interesado en comprar su casa
también, — dijo Pete—. Eva le echó un vistazo rápido mientras me quedé con el
propietario del apartamento ocupado.
—Es una casa de madera para dos familias, un piso para cada una, —
dijo Eva—. El piso superior estuvo ocupado por el hijo de la mujer y su familia,
pero el hijo tomó recientemente un trabajo en un lugar llamado Hubbney. ¿Es
realmente un nombre de ciudad? De todos modos, los pisos tienen tres
dormitorios, sala de estar, comedor, cocina y baño. Hay estacionamiento en la
calle detrás de cada uno de los edificios, así como aparcamiento en la Avenida
Crowfield. No hay mucho terreno para jardines y demás.
—Eso no sería un problema, — dijo Simon.
—Los inquilinos pueden aprecian la posibilidad de plantar algunas
verduras. Cualquiera que trate de alimentar a una familia tendrá que plantar un
poco de comida con el fin de pagar por cosas como el pan, que duplicó su
precio desde la semana pasada y se está convirtiendo en un artículo de lujo.
¿El pan era un artículo de lujo? Eso no sonaba bien. Por otra parte, comía
el pan sólo cuando era parte de una comida servida en La Carne no es Verde, o
cuando tomaba un sándwich en Un Pequeño Bocado.
Simon miró a Tess, pero ella estaba estudiando a Eva.
«¿El pan de un artículo de lujo?», Preguntó a Tess.
«Pensé que era un alimento básico, el tipo de cosas que todos los
humanos comían,», respondió ella. «Si algo ha sucedido en las granjas humanas
para cambiar eso...»
«Si te enteras de algo, házmelo saber.» Prefería comer ciervos frescos que
pan fresco, pero Meg debía tener pan siempre que ella quisiera.
144

Visiones en plata
ishop

Eva sacó un pedazo de papel de su bolso y se lo entregó a Simon.
—De todos modos, eso es lo que a la señora Tremaine le gustaría por su
casa, pero quiere reubicarse pronto para estar con su hijo, por lo que va a
aceptar cualquier oferta razonable.
Simon se acercó a la ventana y estudió los edificios al otro lado de la
calle.
«Si compramos los tres, nos gustaría poseer todos los edificios en ese
bloque, excepto el edificio comercial que da a la calle principal,» dijo a los otros
Terráneos.
«Eso es un montón de humanos,» dijo Henry.
«Tal vez.» Se volvió.
—Usted. Hombre de la casa Eva. ¿Podría vivir en esa casa?
—¿En el dúplex? Claro,— dijo Eva—. Necesita un poco de trabajo, pero
nada que no pudiera hacer. Por supuesto... —Ella miró a Pete—. Dudo que
podamos darnos el lujo de alquilar un lugar de ese tamaño. No ahora.
—No pagaría el alquiler. Sería la gerente, quien se hace cargo de los
edificios por nosotros.
Pete y Eva parecían como si un poni les hubiera dado una patada en la
cabeza. Deseó que no se vieran de esa manera. Se sentiría mejor sobre el plan
que estaba tomando forma, si estaba seguro de que sus cerebros se seguían
funcionando.
—¿Me está ofreciendo un trabajo como administradora de su propiedad?
— Finalmente dijo Eva.
—Sí. Y Pete podría ser nuestro abogado cuando tengamos que tratar los
asuntos humanos.
«¡Simon!» Eso vino de Tess, Elliot, y Vlad. Pero no, notó, de Henry.
—Vamos a comprar los edificios, y nos encargaremos de ellos, — dijo.
—¿Qué pasa con los inquilinos? — Preguntó Pete—. ¿Va a anunciar que
tiene apartamentos en alquiler?
145

Visiones en plata
ishop

Él sabía por la mirada en sus ojos que ya no pasaba por humano.
—No, — dijo—. Vamos a elegir quien vive en nuestra tierra.
Pete dejó escapar un suspiro.
—En ese caso, vamos a hablar de qué tipo de oferta desea realizar para
cada edificio.
Henry miró a Simon y asintió. Después de un momento, también lo hizo
Tess y Vlad. Elliot no era parte de la Asociación Empresarial, pero tenía que
lidiar con el gobierno de Lakeside. Cuando el Lobo asintió, Simon se centró en
Pete y Eva.
—Sí, vamos a hablar.

***

Después de acordar lo que Pete y Eva tenían que hacer a continuación,
para adquirir los edificios, Simon los acompañó a la Plaza Comercial, donde
recogieron a sus hijos y luego se marcharon. Cuando regresó a ABL, no le
sorprendió que Vlad, Tess, y Henry lo siguieran hasta la oficina, pero no había
esperado que Blair Wolfgard se deslizara detrás de ellos.
—Me puedes hablar de esto más tarde, — dijo Blair—. Sólo quería
avisarte que Nathan está en camino a casa y quiere que los recoja en la estación
de tren esta tarde.
—¿Los recoja? — Dijo Simon. Los oídos humanos simplemente no
apuntalaban adecuadamente para mostrar interés—. ¿Nathan encontró una
pareja?
Blair dudó.
—No sonaba como si lo hubiera hecho. Pero está trayendo a alguien con
él. —El ejecutor principal del Courtyard salió de la oficina, cerrando la puerta
detrás de él.
—¿Es prudente enredarse tanto con los humanos? — Preguntó Henry.

146

Visiones en plata
ishop
—Nuestros antepasados Terráneos permitieron a algunos humanos
establecerse en Thaisia. ¿Eran sabios? — Simon contrarrestó—. Tal vez no. Pero
hicieron esa elección, y tenemos que encontrar una manera de vivir con los
humanos que están aquí ahora.
—Tienen que encontrar una manera de vivir con nosotros, — dijo Tess—.
Mientras que algunas partes del mundo pertenecen a los humanos, Thaisia fue,
es, y siempre pertenecerá a los Terráneos.
—Estoy de acuerdo, — dijo Henry—. Y son los humanos que están
tratando de vivir con nosotros los que son objeto de debate.
—Entonces, ¿qué elección estamos haciendo por Lakeside? — Preguntó
Vlad.
—Balance, — dijo Simon—. Saltos de Talulah ha sido recuperada, y los
Terráneos ahora tienen el control de esa ciudad. Permitieron que los turistas
sobrevivieran la reclamación de irse. También permitieron a los estudiantes que
asistían a la universidad salir. Pero están reteniendo a los adultos que viven en
Saltos de Talulah, responsabilizándolos de la explosión que mató a varios
Cuervos y por el humano loco que mató a uno de los Sanguinati. Esas personas
están trabajando y viviendo en el miedo.
—Se podría decir que la mayoría de los humanos en Thaisia están
viviendo en el miedo, excepto los que viven en las ciudades más grandes y
están voluntariamente ciegos a la verdad de lo que significa la vida humana
para el Terráneo, — dijo Vlad.
—Esto es diferente. Nunca ha habido tanta ira hacia los humanos, para
mantener a algunos cautivos. — Vio a los pequeños movimientos inquietos, que
todos ellos hicieron. Los Terráneos mataban humanos como carne o como
enemigos o como depredadores rivales. Destruían las ciudades cuando los
humanos se convertían en demasiada amenaza. Pero nunca habían mantenido
humanos cautivos dentro de una ciudad, antes de los problemas en Saltos de
Talulah.
Simon se frotó la parte posterior de su cuello, tratando de aliviar los
músculos tensos. ¿Cuánto de lo humano era demasiado humano? Siempre
había un riesgo de absorber demasiado de una forma. ¿Eso fue lo que pasó con
los Otros que aceptaron la tarea de controlar Saltos de Talulah? ¿Habían
absorbido demasiado el comportamiento humano?
147

Visiones en plata
ishop

Están comportándose con aquellos humanos de la misma forma en que el
Controlador se comportó con Meg y las otras profetas de la sangre.
Sacudió la cabeza, como si eso sacudiera ese pensamiento antes de que
tuviera la oportunidad de encontrar una madriguera.
—Los Lobos, Cuervos, y todos los otros nativos de la tierra que viven en
los Courtyard son el parachoques entre los humanos y el resto de los Terráneos.
Los humanos que están siendo tildados de amantes de lobo, son un parachoques
entre nosotros y el resto de los humanos.
—No hay muchos de ellos, así que no es un parachoques muy grande, —
dijo Tess.
—Pero aquellos que están tratando de trabajar con nosotros están siendo
expulsados de sus guaridas,— dijo Simon—. Si no los ayudamos, alguien más
va a ofrecerles lo que necesitan para ellos y los chicos que van a tener. Alguien
más va a ofrecer comida y refugio y dar a esos humanos una razón para sentir
lealtad.
—¿Y la Comunidad River Road?— Preguntó Henry.
—No quiero alquilar ninguna de esa tierra a los humanos de nuevo, pero
tener a algunos humanos viviendo allí junto con los Terráneos, daría a esos
humanos una razón para proteger esa tierra también.— Hizo una pausa, y
luego añadió—: Y voy a aumentar el sueldo de todos los humanos que aún
trabajan para nosotros. Todos ellos están haciendo más ahora, y diferentes tipos
de trabajo. Deben obtener más dinero.
—Estás tomando un montón de decisiones por tu cuenta, — dijo Vlad—.
Y estás haciendo un montón de cambios muy rápido. Tal vez demasiado rápido.
—Soy el líder, — Simon gruñó. Pero Vlad tenía un punto. Una vez que
hubieran asegurado la tierra de River Road y las guaridas humanas frente al
Courtyard, todo el mundo necesitaría tiempo para adaptarse a los cambios. Él
incluido.
Un momento de silencio antes de que Vlad dijera:
—Sí, tú eres el líder. — El Sanguinati miró al Oso Pardo.

148

Visiones en plata
ishop
—Las inundaciones pueden atraparte, — dijo Henry, con una mirada
atribulada—. A veces hay una tormenta en la distancia, y se ve demasiado lejos
como para preocuparse, hasta que el agua llega furiosa a tu propio territorio,
arrasando lo que uno pensaba que era seguro.
Simon asintió.
—Una tormenta en la distancia, pero estamos empezando a sentirla aquí.
Las cosas entre los humanos y los Otros han cambiado en los últimos meses. El
Controlador que hacía las drogas de la sangre de las Casandra de sangre. Las
peleas entre los humanos y Otros que fueron causadas por esas drogas, fueron
el inicio de las inundaciones. Ahora los humanos están hablando de tener
derecho a la tierra, al agua, a la madera, a lo que quieran. Y ahí está ese grupo
autodenominado Movimiento Humanos Primeros y Últimos, incitando a los
humanos a hacer las cosas que harán a los Terráneos volverse contra ellos. Y el
pan se está convirtiendo en un lujo. ¿Por qué?
—Tal vez eso es algo que debes preguntarle a Meg la próxima vez que se
haga un corte controlado, — dijo Tess.
Simon y Vlad le gruñeron.
Su cabello de inmediato se puso rojo con hebras negras y comenzó a
ondularse.
—Ten cuidado, vampiro, — advirtió, mirando a Vlad.
—Sí, el próximo corte debe ser un corte controlado, — dijo Henry. A
pesar de que habló en voz baja, su voz retumbó ahogando los gruñidos—. Fue
diferente a los que nuestra Meg se hace cuando está molesta. No fuerza su
cuerpo como los otros cortes.
—¿Cómo lo sabes? — Preguntó Vlad.
Henry sonrió.
—El tiempo se ha calentado lo suficiente para que ella abriera la ventana
de la sala de clasificación cuando comenzó su trabajo. Podía escuchar su canto.
— Pensó por un momento—. Bueno, fue un sonido feliz de todos modos.
—Bien, —dijo Tess, las hebras negras desaparecieron de su pelo—. Los
humanos no son el enemigo nunca más.

149

Visiones en plata
ishop
—Ah, la mayoría de ellos todavía son enemigos y carne, — dijo Simon—.
Pero creo que este plan nos ayudará a identificar a los pocos que no lo son.

150

Visiones en plata
ishop

Capítulo 14

Firesday 11 de Maius
Por segunda vez en dos días, Monty se unió al Capitán Burke y a Pete
Denby para una reunión a puerta cerrada.
—No tiene precedentes, — dijo Burke después de que Pete les hablara de
los apartamentos y la posterior oferta de trabajo de Simon Wolfgard—. Por
supuesto, Wolfgard ha sido un líder progresista desde que se hizo cargo del
Courtyard de Lakeside.
—¿Tuvo la sensación de que quieren ampliar el Courtyard? — Preguntó
Monty.
Pete negó con la cabeza.
—No, pero creo que está centrado en la supervivencia de los residentes
del Courtyard. Eso hace que me pregunte que sabe él que nosotros no.
Burke abrió las manos en un gesto de "¿Quién sabe?"
—Ellos tienen una profeta de la sangre. Y aunque Wolfgard ha
compartido la información que ha recibido de Meg Corbyn, no voy a asumir
que lo comparte todo. Por otro lado, no hay otra fuerza de policía en todo el
continente, que interactúe con los Terráneos de la forma en que lo hacemos, y el
Teniente Montgomery y su equipo son en gran parte responsables de ello. Así
que cualquier cosa que el resto de nosotros pueda hacer para mantener esa
comunicación abierta, es una avenida que me gustaría explorar.
—Tengo que admitir que tengo una especie de curiosidad también, —
dijo Pete—. Igual Eva.
—¿Estás preocupado por los niños? — Preguntó Burke.
—Algo. Pero estoy más preocupado por lo que otros humanos puedan
hacer , que por los Terráneos, — dijo Pete—. ¿Alguien más a observado cómo
las noticias de ayer -sobre la policía y Otros cooperando para localizar y ayudar
a esas chicas abandonadas- han sido sustituidas por los informes acerca de la
151

Visiones en plata
ishop
situación desesperada en Saltos de Talulah y cómo cada gobierno regional está
revisando las libretas de racionamiento para determinar qué alimentos se añade
en previsión de escasez? Dado que dudo que haya muchos de los Otros
prestando atención a los informes de noticias humanas, parece que alguien no
quiere que veamos alguna prueba de que podemos llevarnos bien. Y eso me
asusta. Los humanos no poseen tanto como un acre de tierra en todo este
continente. Podemos construir o sembrar en la tierra que es arrendada;
podemos extraer minerales y combustibles; podemos extraer madera. La
mayoría de los contratos de arrendamiento de tierras son por 20 o 25 años por
pueblos y pequeñas ciudades. Ellos hacen las renovaciones tan discretamente,
que dudo que alguien del gobierno, funcionarios y abogados, si quiera piensen
en ello. O no lo hacían hasta que los Terráneos se negaron a renovar el contrato
de arrendamiento de Jerzy, y todos los humanos se vieron obligados a salir de
ese pueblo. La mención ocasional de un contrato de arrendamiento de la tierra
de la ciudad durante una reunión del gobierno, se deja de lado tan rápido que
ni siquiera estás seguro de que escuchaste las palabras. La gente de mi vieja
ciudad, se sorprendieron cuando se dieron cuenta de que los Otros toman esos
arrendamientos en serio, y están dispuestos a desalojar a los inquilinos que ven
como demasiado molestos para tolerar.
—Tal vez eso es en parte, lo que está detrás de las habladurías sobre la
escasez, —dijo Monty—. Tal vez algunos de los contratos de arrendamiento
sobre extensiones de tierras de cultivo están llegando a término, y los gobiernos
no están seguros de que los contratos de arrendamiento se renovarán en este
momento.
Burke asintió.
—Esa es una posibilidad. El impuesto sobre el agua aquí, ayuda a todos a
recordar quién es dueño del agua que abastece a la ciudad. Pero Pete tiene
razón sobre los olvidos de los contratos de arrendamiento. Lakeside ha existido
el tiempo suficiente como para que la mayoría de la gente no lea la letra
pequeña que dice que cuando compran una casa, están comprando el edificio y
no la parcela de tierra en la que se encuentra.
—Eva y yo pasamos el resto de la mañana hablando de ello, — dijo Pete
—. Y, francamente, hemos hablado de ver otro pueblo en el noreste o en algún
lugar en la Región Sureste.
—¿Creen que esos lugares serían más seguros?— Preguntó Monty.

152

Visiones en plata
ishop
—No, no lo creemos. Es por eso que voy a aceptar el trabajo de ser el
abogado de los Otros para las preocupaciones humanas y Eva va a trabajar para
ellos como una administradora de los edificios.
—Movimiento inteligente, — dijo Burke—. Te voy a dar la ayuda que
pueda.
Monty miró a Pete.
—Antes de que se vaya, me gustaría preguntar... ¿Si está trabajando para
el Courtyard, podría... puede... aceptar también otros clientes?
—¿Teniente? — Preguntó Burke, poniéndose de pie.
—Simon Wolfgard no dijo que no podía,— dijo Pete—. Y no creo que
tengan suficiente trabajo para que pueda ganarme la vida si no tomo otros
clientes. ¿Por qué? ¿Necesita un abogado?
Monty asintió.
—Estoy preocupado por mi hija. Durante un tiempo, mi ex estuvo
hablando de mudarse a algún lugar del Bloque Romano para vivir con Nicholas
Scratch y su familia.
—¿Scratch?— Pete miró a Monty, luego a Burke—. ¿El orador de HPU?
—El mismo, — dijo Burke sombríamente—. Scratch está todavía en
Toland haciendo sus discursos. Dioses encima y por debajo, no se puede ver un
informe de noticias sin escuchar al bastardo haciendo uno de sus discursos.
—Dado que Scratch está en Toland, es lógico pensar que Elayne esté allí
también,— dijo Monty—. Pero no he sido capaz de comunicarme con ella desde
hace un par de días. — Trató de seleccionar las palabras, pero ellas brotaron
solas—. Ya es bastante malo que ella invitara a Scratch a irse a vivir con ella tan
poco después de conocerlo, pero Lizzy es tan hija mía como de ella, y no quiero
que Elayne se lleve a Lizzy por el Atlántik a vivir con un hombre que no es de
confianza. ¡Dioses! Nicholas Scratch es un alias. Ni siquiera podemos averiguar
quién es y si realmente proviene de una familia rica del Bloque Romano como él
dice.
—¿Cree que dijo eso para sonar más creíble?— Preguntó Pete.
—No lo sabemos, — respondió Burke.
153

Visiones en plata
ishop

Monty sacó los papeles del bolsillo interior de su chaqueta y se los
entregó a Pete.
—Estas son las copias del certificado de nacimiento de Lizzy y los
documentos legales que Elayne elaboro para la manutención de la niña.
—¿No hay otros acuerdos legales entre usted y Elayne? — Preguntó Pete.
—No nos casamos, si eso es lo que está preguntando.
Pete metió los papeles en su maletín.
—Está bien. Voy a ver qué opciones tiene para ganar algún tipo de
custodia, o, al menos, evitar que Elayne se lleve a Lizzy más allá de Thaisia.
—Gracias. — ¿Si ganaba algún tipo de custodia, su madre estaría
dispuesta a trasladarse y ayudarle a cuidar de Lizzy? Otra cosa en que pensar.
El móvil de Monty sonó.
—Montgomery al habla.
—Teniente. — Algo extraño en la voz de Simon Wolfgard—. Venga al
Courtyard. Ahora. Tenemos algo que le pertenece.

154

Visiones en plata
ishop

Padre:
El pago de la mercancía fue mal dirigido. Ubicación
conocida, pero la recuperación será difícil. Primer envío
de la mercancía será enviada de buena fe.
NS

155

Visiones en plata
ishop

Capítulo 15

Firesday 11 de Maius
—¿Por qué tengo que jugar con una humana? — Preguntó Sam otra vez
cuando Meg abría la puerta trasera de Un Pequeño Bocado.
Ella se apartó de la puerta y se inclinó, apoyando sus manos en sus
muslos para que ella y Sam estuvieran a la misma altura. Por la forma en que
estaba creciendo, no tendría que hacerlo por mucho más tiempo. O tal vez este
estirón podría estabilizarse pronto. Ninguno de los Otros hablaba acerca de
cómo se veían los Terráneos antes de tomar una forma que los separaba en
diferentes gard, dándoles a cada grupo rasgos particulares, pero Meg tenía la
impresión de que el crecimiento de Sam, no estaba basado en cuán rápido o
lento los lobos o humanos crecían hasta alcanzar la madurez; estaba basado en
cómo maduraba la misteriosa primera forma de los Terráneos.
—No vamos a jugar con ella, exactamente, — dijo Meg—. Sólo vamos a
tomar un aperitivo y hacerle compañía hasta que llegue el Teniente
Montgomery.
—¿Porque él es su sire?
—Sí. — Ella le tocó el brazo, mantuvo el contacto por un momento—. Ella
está sola, Sam, y es demasiado joven para haber llegado tan lejos en un tren por
su cuenta.
Simon no le había dicho mucho, pero le había dicho lo suficiente. Lizzy
Montgomery podría no haber llegado a Lakeside si Nathan no hubiera estado
en ese tren y tomado el mismo vagón.
Sam miró al suelo entre sus pies antes de preguntar en voz baja:
—¿Le ha pasado algo a su mamá?
Simon dijo que había un poco de sangre seca en el oso de juguete de Lizzy, pensó
Meg. Sam es un cachorro de Lobo. Él está destinado a olerlo.

156

Visiones en plata
ishop
—No sabemos lo que pasó con la madre de Lizzy, — dijo—. Pero Simon y
el Teniente Montgomery lo averiguarán.
Ahora él extendió la mano, un toque del dedo en el brazo.
—¿Vas a tener que sangrar?
Él no sabía nada de la adicción de las Casandra de sangre al corte, pero sí
sabía que se cortaba con el fin de ver visiones.
—No. Lo que sea que hubiera pasado, ya pasó Yo... me corto... cuando es
importante ver lo que podría suceder. Como cuando esos hombres atacaron el
Courtyard y lo supe antes de que llegaran, y que tenías que quedarte con el Sr.
Erebus porque estarías a salvo con él.
—Y supiste que esa caja de terrones de azúcar haría que los ponis se
enfermaran.
—Sí.
Aparentemente satisfecho de que nada le pasaría a su manada, él miró su
cabeza con desconcertante interés.
—¿Puedo sentir tu piel? — Preguntó.
—No es piel; es el pelo.
—Ajá. ¿Puedo sentirlo?
Ya era bastante malo que ella misma se hubiera sorprendido con este
nuevo corte de pelo, pero además cada Lobo, Cuervo, Halcón, Búho, y
Sanguinati que había visto ayer, la habían mirado fijamente. Jester Coyotegard
había trotado desde el Establo Poni, para conseguir una mirada, y luego
alegremente corrió de nuevo a informar a las chicas en el lago. Incluso los ponis,
que eran los carteros del Courtyard y corceles de los Elementales, habían estado
más interesados en chupetear lo que le quedaba de pelo, que en comer los
trozos de zanahoria que tenía como regalo.
—¿Por qué? — Dijo—. Es el mismo que era antes.
—Uh-uuuh.

157

Visiones en plata
ishop
Meg resopló.
—Bien. Puedes sentirlo.
—Es suave y grueso, — dijo Sam, pasándole la mano por el pelo—. Se
siente como de Lobo.
El suave, y deliberado, arrastre de un zapato en el suelo, sonó justo detrás
de ella.
Meg se levantó de golpe y se dio la vuelta.
—Simon. — Ella intentó y falló en recordar una imagen de
entrenamiento, que hiciera juego con la expresión de su cara. ¿Desconcertado,
molesto con un toque de sentimientos heridos?
—Espéranos dentro, cachorro, —dijo—. Y no cambies en frente de la
pequeña humana.
Soltó un gran suspiro entrecortado. Luego, después de haber dejado
claro su opinión sobre ser puesto para entretener a una humana, Sam abrió la
puerta y entró en Un Pequeño Bocado.
—Debería... — Meg señaló la puerta.
—¿Me gruñiste, porque quise sentir tu pelo, pero que ni siquiera
murmuraste contra él?
Sin duda algunos sentimientos heridos.
—¡Es un cachorro! — Protestó.
—¿Y?
—Bueno... pero...
—Yo no te gruño cuando quieres acariciar mi piel, — dijo Simon.
—Pero... ¡eso es diferente!
—¿Cómo?

158

Visiones en plata
ishop
Meg abrió la boca para explicar exactamente cómo era diferente, y no se
le ocurría nada que decir. Era diferente, ¿no? Él nunca se oponía cuando pasaba
los dedos por su piel. Él era un Lobo. Y era esponjoso. Menos esponjoso ahora
que se había quitado el abrigo de invierno, ¡pero seguía siéndolo!
¿Había estado entrometiéndose en lo que un artículo de una revista
llamaba; espacio personal, sin darse cuenta? Nunca había objetado, pero nunca le
había dado su permiso para acariciarlo.
Ella lo miró pacientemente, esperando una explicación y se dio cuenta
que él no veía una diferencia entre su curiosidad táctil y la de ella. Y ahora
mismo no podía averiguar la diferencia tampoco.
—Bien,— murmuró.
No era como el toque de Sam. La mano más grande de Simon se movió
lentamente por la cabeza, los dedos fuertes encontraron el lugar detrás de la
oreja, donde los músculos estaban tensos. Presionando. Moviéndose en círculos.
Persuadiendo a los músculos a ceder y relajarse.
Se tambaleó. Ni siquiera se dio cuenta de que él se había movido hasta
que su frente descansó sobre su pecho.
—Ah, — ella respiró—. No me extraña que sólo te quedes tendido
cuando estamos viendo una película.
Su aliento le revolvió el pelo cuando dijo entre risas:
—Bueno, sí.
Demasiado pronto Simon bajó la mano y dio un paso atrás.
—Sam se impacienta y siente curiosidad ahora que ha conseguido un
vistazo a la Lizzy. Vamos. La Lizzy no le dirá a Nathan lo que le pasó a su
madre, pero puede ser que te lo diga a ti.
Meg asintió y entró en Un Pequeño Bocado.
No sólo Lizzy, la Lizzy.
Ruth fue quien se dio cuenta de que los Terráneos tenía una jerarquía
verbal que usaban cuando hablaban de los humanos, una forma de indicar el
grado de interacción con un individuo. Ruth había sido la Ruthie cuando era
159

Visiones en plata
ishop
una cliente en Aullidos, Buena Lectura, pero desde que había empezado a trabajar
en el Courtyard, era sólo Ruthie. Meg era Meg, la Meg, o nuestra Meg
dependiendo de quién estaba hablando con ella o sobre ella.
Y los humanos que a los Otros no les gustaban tenían "Ese" añadido a su
nombre.
Simon entró detrás de ella y le dio un empujoncito, que la hizo darse
cuenta de que había dejado de moverse mientras meditaba sobre las
distinciones de los nombres.
Mientras caminaba por el pasillo que conducía desde la puerta trasera a
la parte delantera de la tienda, se imaginó el área de clientes de Un Pequeño
Bocado, con sus mesas y el mostrador donde Tess trabajaba. Se imaginó a Sam
sentado en una de las mesas. No había visto a Lizzy todavía, así que ella
recordó una imagen de formación de una chica joven. Ahora tenía una idea de
qué esperar.
Entonces oyó una voz femenina joven diciendo:
—¡Perro malo! — Oyó el golpe de dos cosas conectándose, seguido de un
grito. Y luego a Saltarín retorciéndose por el pasillo y casi derribándola en su
prisa por escapar.
—Tienes que lidiar con eso, — dijo Simon, dándole otro empujón. Se dio
la vuelta y salió por la puerta de atrás con Saltarín.
¿Lidiar con qué? ¿Con cuántas cosas lidiaba porque Simon asumía que
podía? ¿Y de cuántas cosas se había ocupado porque no quería que Simon
supiera que no podía?
Algo para meditar otro día.
Sacudiendo la cabeza, Meg entró en la habitación del frente de la
cafetería.
—Estoy haciendo sándwiches tostado de queso, — dijo Tess—. Tú eres el
referente. Puedes decirle a la señorita Lizzy que Oso Boo no va a tener su propio
sándwich. Tendrá que conformarse con un bocado del de ella.

160

Visiones en plata
ishop
Puesto que el pelo de Tess era verde y ondulado, Meg no discutió y no le
pidió explicarse. Pero se preguntó por qué nadie le había mencionado que un
miembro de los Beargard estaba visitando el Courtyard.
Sam, que había estado de pie cerca del mostrador, agarró la mano de Meg
y le susurró en voz alta:
—Ella golpeó a Saltarín. Con un oso.
El cachorro sonaba impresionado. Meg se sintió confundida.
Incapaz de recordar alguna imagen de formación que coincidiera con lo
que Sam decía, ella susurró:
—Vamos, vamos a presentarnos. — Aferrándose a su mano, se acercó a la
mesa donde la niña los miraba—. Soy Meg. Este es Sam. ¿Podemos sentarnos
contigo?
La niña asintió.
—Soy Lizzy. Él es Oso Boo.
Mirando a Oso Boo, Meg comprendió por qué no iba a tener su propio
sándwich. Sólo esperaba que Lizzy comprendiera la diferencia entre Oso Boo y
un oso real.
Tess se acercó y puso dos platos en la mesa. Ambos tenían un sándwich
tostado de queso, cortado a la mitad y un racimo de uvas rojas.
—Ya te traigo el tuyo, — le dijo a Meg. Luego miró a Lizzy y Sam.—
Siéntense. Coman. Traten de no causar ningún motín.
¿Se supone que eso fue una broma? Meg se preguntó.
Sam se sentó en el borde de una silla, con un pie en el suelo en caso de
que necesitara hacer una escapada rápida. Cogió la mitad de su sándwich y le
dio un mordisco, observando todo el rato a la niña y el oso.
Meg se sentó y dio las gracias a Tess cuando el tercer plato y tres vasos de
agua se colocaron sobre la mesa. Durante un minuto, saboreó la experiencia de
comer, el sabor y la textura de pan tostado con queso derretido, la dulzura de
las uvas frescas.
Después de que hubo comido la mitad del sándwich, se centró en la niña.
¿Qué podía decir? ¿Qué podía hacer? ¿Y si algo malo había sucedido?
161

Visiones en plata
ishop

Por supuesto que algo malo sucedió, pensó Meg. Lizzy está aquí, sola. Casi. Los
policías deben ser quienes pregunten sobre eso. Pero tengo que decir algo.
Entonces supo exactamente qué decir, porque había tenido una
experiencia similar, unos meses atrás.
—¿Qué te pareció viajar en el tren? — Preguntó Meg. Ella dirigió la
pregunta a Lizzy, pero se sentía como si estuviera hablando con el equipo de
Lizzy y Oso Boo.
Lizzy dio un mordisco a su bocadillo antes de poner el pan tostado con
queso contra el lugar donde la boca del Oso Boo estaba. Cuando levantó el
sándwich para tomar otro bocado, Meg trató de ignorar las migas de pan
tostado y pedazos de queso pegados en la piel.
—Estuvo bien, —dijo Lizzy—. Oso Boo tuvo un poco de miedo, porque
había un mal hombre en el tren. Pero el policía Lobo lo expulso.
Meg parpadeó.
—¿El qué?
Mientras devoraban los sándwiches, la historia de Nathan asustando al
mal hombre, le dio el pie a Sam para hablar de la película de la Brigada Lobo, que
había visto recientemente. Al principio Meg se preguntó si la historia era
demasiado sanguinaria para la edad de una humana como Lizzy. Después de
todo, a ella, ver esas películas le daban miedo. Sin embargo, después de unos
minutos de escuchar a los dos niños discutir sobre quién era más fuerte, si la
Brigada Lobo o un grupo de chicas que sonaban más como diminutas
Elementales, que jóvenes humanas con poderes especiales, Meg no estaba
segura de si el término "sanguinario" se debía aplicar al joven que prefería
comer su carne cruda.

***

Él tenía su teléfono móvil, las llaves de la casa, la cartera, y el ID de
policía. Dado que no podía entender que había dejado en el Courtyard que
necesitaba ser recuperado con tanta urgencia, Monty se centró en su
compañero.
162

Visiones en plata
ishop

—¿Qué van a hacer Ruth y tú? — Preguntó Monty, en referencia a la
mudanza forzada.
—Guardar algunas de nuestras cosas con mis amigos y otras en la casa
de los padres de Ruthie. Y espero que podamos encontrar otro lugar
rápidamente, —Kowalski respondió—. Hay gente de mente estrecha, miope...
— Él se detuvo.
Monty esperó un segundo.
—¿Estás hablando de tu próximo ex-casero o tus padres?
Kowalski no respondió hasta que se detuvieron en un semáforo.
—Mis padres van a ayudar porque somos una familia y eso es lo que
hacen las familias. Pero ellos no están contentos acerca del por qué estoy siendo
expulsado. Cuando mi hermano dijo que no querría vivir en el mismo edificio
con los amantes de lobo, mis padres no dijeron nada. Eso equivale a un acuerdo
tácito. Y con todas las noticias acerca de las chicas con problemas suicidándose,
y echándoles la culpa a los Terráneos por el cierre de muchos de esos centros de
reinserción, debido a que los administradores tienen miedo de mantenerlos
abiertos, bueno, esa es otra razón para no ponerse del lado de los monstruos, no
importa lo que parezcan. Y luego esta que tienen a las chicas sobrevivientes en
lugares no revelados... Sólo puede haber una razón para eso, ¿no?
—La mayoría de la gente no va a querer admitir que los monstruos en
este caso no sólo parecen humanos si no que son humanos. — Monty dudó pero
decidió que tenía que preguntar, necesitaba saber—. Karl, ¿quieres una
transferencia?
Kowalski hizo el giro a la izquierda en la calle principal, y luego se volvió
de nuevo para entrar en el área de entrega del Courtyard.
—No, señor, no, — dijo—. Y Ruthie no quiere alejarse de su trabajo en el
Courtyard. Ambos creemos que a la hora de la verdad, el tipo de interacción
que tenemos con los Otros actualmente, podría ayudar a Lakeside a seguir
siendo una ciudad controlada por los humanos, en lugar de convertirse en una
jaula como Saltos de Talulah. Así que me quedo.
—¿Y esperas que tus padres se acerquen a tu forma de pensar?

163

Visiones en plata
ishop
—Eso no es probable. Pero no han dicho -aún- que no van a estar en mi
boda con Ruthie el próximo mes.
Monty oyó la amarga resignación en la voz de su compañero y lamentó la
brecha cada vez mayor en la familia. ¿Qué pasaría en la ciudad si el atractivo del
movimiento Humanos Primeros y Últimos, causara un distanciamiento entre
los agentes de policía? ¿La polarización llegaría hasta el punto en que no
podrían contar con los suyos por ayuda?
—Vamos, — Monty dijo mientras abría la puerta—. Vamos a ver lo que le
revolvió el pelo de Wolfgard.
Utilizaron la puerta de atrás de Aullidos, Buena Lectura. Nada inusual en
el almacén, salvo una notable falta de stock. Pero había un grupo en el pasaje
que conducía a Un Pequeño Bocado.
Simon, Nathan, y Blair se giraron a mirarlo. Simon le entregó un lápiz y
un bloc de papel a Nathan, y luego se alejó de la puerta, inclinando la cabeza
para indicar a Monty que debía seguirlo.
—¿Sucede algo? — Preguntó Monty.
—La Lizzy, — Simon contestó.
Debió haber oído mal.
—¿Lizzy y su madre están aquí? ¿Mi Lizzy?
—No, la Lizzy y Oso Boo están aquí.
Él sintió que la sangre le subió a la cabeza.
—¿Qué hay de su madre? ¿Dónde está Elayne?
—Esa es una buena pregunta, Teniente. —Simon lo estudió—. ¿Es
normal que una cachorra tan joven, viaje sola? Nosotros no lo dejaríamos, pero...
—Por supuesto que no es normal,— Monty espetó. Oyó un gruñido
suave y no estaba seguro de si la advertencia venía de Nathan o Blair—. No,—
dijo, luchando por llevar su voz de nuevo a una calmada cortesía, mientras su
corazón latía. ¿Lizzy aquí sola? ¿Cómo? ¿Por qué?—. Ella tan sólo tiene 7 años.
Una niña de esa edad no podría, no debería, viajar sola. ¿Dijo algo sobre su
madre?
164

Visiones en plata
ishop

Simon parecía sombrío.
—No. Pero hay algo de sangre en Oso Boo, y no huele como a la Lizzy.
Dioses encima y por debajo.
—¿Dónde...?
—Ella está en Un Pequeño Bocado tomando una merienda con Sam y Meg.
—¿Ella no está herida?
—No, — hubo algo en los ojos de Wolfgard. "No" no era una mentira,
pero no era toda la verdad.
—¿Puedo preguntar? — Kowalski se acercó para unirse a ellos—. ¿Cómo
terminó Lizzy aquí en el Courtyard?
—Nathan estaba en el mismo tren. Cuando se dio cuenta que no había
ningún adultos con ella, él... la custodió... y la trajo aquí.
Su niña había necesitado un guardia. ¿Habría recibido otro tipo de
llamada telefónica si un Lobo no hubiera estado en el tren? Cómo la vida daba
vueltas. Él había sido trasladado a Lakeside, porque había matado a un hombre
para proteger a una chica que era un Lobo. Y ahora un Lobo había llegado a
ayudar a su propia hija.
Él haría una visita especial al Templo Universal y prendería una vela
extra para Mikhos, el espíritu guardián que vigilaba a los policías, bomberos y
personal médico. Y, al parecer, velaba por sus familias también.
—Yo quiero verla, — dijo Monty.
—Adelante.
La suave palabra le hizo detenerse y considerar. Quería ver a Lizzy y
necesitaba asegurarse de que se encontraba bien, pero se preguntó por qué tres
Lobos adultos se agolpaban alrededor de un arco en vez de ir a la tienda de café
y tomar un asiento en otra mesa.
—¿Están parados en el arco para evitar asustar a Lizzy? — Preguntó
Monty.
165

Visiones en plata
ishop

Nathan y Blair soltaron una carcajada.
Simon miró a Monty.
—Estamos de pie aquí porque, para ser una pequeña humana, la Lizzy es
territorial. Ya golpeó a Saltarín por ir a tomar una aspiración, y podemos oír
bien todo desde el arco. — Hizo una pausa—. Además, Oso Boo realmente
apesta.
Kowalski tosió.
Los Lobos hicieron sitio a Monty en el arco para observar a su hija. Ella
parecía estar bien, charlando con Sam y Meg, deteniéndose de vez en cuando
para retransmitir un comentario de ese oso tonto.
Dioses, Elayne se había puesto furiosa con él cuando regresó de una
excursión con Lizzy, y trajo a ese oso en lugar de la muñeca que Elayne había
dicho que sería un juguete adecuado. Pero Lizzy no quería una muñeca. Se
había enfocado en ese oso marrón peludo, tirando de un estante que apenas
podía alcanzar y aferrándose con tanta fuerza que había tenido que elegir entre
tomar el oso o dejar a la niña.
Las muñecas eran juguetes sumisos cuando Elayne insistía a Lizzy que
jugara con algo que pareciera humano, pero era Oso Boo -su mejor amigo-,
quien iba a todas partes con la niña.
Al parecer eso seguía siendo así, a pesar del enamoramiento de Elayne
con Nicholas Scratch y su maldito movimiento HPU.
Meg miró hacia el arco.
—Lizzy, — dijo mientras señalaba.
Lizzy se volvió y lo vio.
—¡Papá! — Se arrastró fuera de su silla y corrió hacia él, tirando a Oso
Boo en el suelo.
Monty se puso de rodillas y envolvió sus brazos alrededor de ella.
—Lizzy. — Él la besó en la mejilla, en la frente—. Pequeña Lizzy. ¿Estás
bien, cariño?

166

Visiones en plata
ishop
—Estamos bien. Estábamos en el tren, y había un hombre malo, y ¡el
policía Lobo lo echó!
Monty miró a Nathan.
—Gracias.
El Lobo se encogió de hombros.
—Tenía que... — Miró a la chica y se detuvo.
—Los dientes de Nathan se pusieron realmente grandes, —dijo Lizzy—.
¡Los vi!
Uno de los Lobos detrás de él suspiró.
—Lizzy, ¿dónde está tu madre? — Preguntó Monty.
Sus ojos tenían una mezcla de culpa y miedo, una expresión que él
conocía muy bien. Se veía de esa manera siempre que algo pasaba porque había
estado haciendo algo que le habían dicho que no hiciera. Lizzy entendía que las
acciones tenían consecuencias. No quería creer que se aplicaba a ella. Por
supuesto, su transferencia, y la interrupción de toda su vida, fue un poderoso
ejemplo de acciones y consecuencias.
—¿Lizzy?
—Mamá se lastimó. Ella dijo que tenía que ser una chica grande y subir
al tren sola. Yo y Oso Boo.
Lastimar podría significar un montón de cosas para una niña.
—¿Dónde se lastimó?
Lizzy colocó una mano sobre su vientre.
—¡No! — Gritó Meg.
Monty levantó la vista. Lizzy se volvió y gritó:
—¡Perro malo! — Y corrió hacia la mesa justo cuando Saltarín agarró una
de las cortas patas delanteras de Oso Boo y trató de huir con el premio.
—¡Voy a por él! — Dijo Sam. Se sacó sus pantalones cortos, tiró de la
camiseta sobre su cabeza, se desplazó a la forma de Lobo, y se apresuró a ir tras
167

Visiones en plata
ishop
Saltarín, persiguió al joven Lobo por y alrededor de las mesas, ambos golpearon
las sillas.
Lizzy corrió dando vuelta a la mesa, tomó el último bocado de su
sándwich y se lo tiró a Saltarín, distrayéndolo lo suficiente para que Sam clavara
sus dientes en una de las patas traseras de Oso Boo.
El feroz juego de tira y afloja, sólo duró unos segundos antes de que las
costuras se soltarán y Saltarín se lanzara debajo de una mesa con una peluda
pata delantera. Sam tiró la pierna rota trasera, agarró el resto del oso, y lo trajo
de vuelta a la mesa. Lo dejó caer a los pies de Lizzy antes de pasar a la forma de
un desnudo, sonriente chico, que estaba muy obviamente satisfecho de sí
mismo.
Nadie habló. Poniéndose de pie, Monty sintió la risa brotar de lo
absurdo, más allá del pánico de un padre. Lizzy no lloraba por el Oso Boo en
pedazos -todavía-, pero eso era probablemente porque estaba teniendo su
primer buen vistazo de un niño desnudo. Sam no parecía mucho mayor que
Lizzy, y él no estaba haciendo nada, pero aún así... Era un niño desnudo.
Simon se metió en Un Pequeño Bocado, seguido de Nathan.
—Sam, vístete, — dijo Simon suavemente—. ¿Meg? ¿Estás bien? ¡Meg!
—¿Puedo ayudarle? — Preguntó Kowalski, facilitando en todo a Monty.
—Mantenga un ojo en las cosas, — dijo Tess. Ella se acercó a la mesa
donde Meg se quedó congelada y tomó la mano de la joven—. Meg y yo
necesitamos un poco de aire y tiempo para sentarnos. Vamos a estar en la
Oficina del Enlace. — Ella llevó a Meg fuera de la cafetería.
Observar a las dos mujeres alejarse, despejó a Monty. Meg Corbyn era la
clave de muchas cosas, y, hasta ahora, era la única Casandra de sangre que
había logrado vivir fuera de un recinto sin tener averías. Si estaba empezando a
romperse ahora, ¿cuánto se rompería con ella?
Simon levantó la pata trasera de Oso Boo, luego, se acercó a la mesa
donde estaba Saltarín mordiendo la pata delantera y gruñendo.
El Wolfgard gruñó. Saltarín soltó la pierna delantera destrozada y se
deslizó lejos debajo de la mesa.
168

Visiones en plata
ishop

Nathan dio la vuelta al mostrador. Él volvió a salir y levantó una de las
galletas de Lobo.
—Saltarín. Galleta.
Saltarín dio un salto y se golpeó la cabeza en la parte inferior de la mesa,
lo suficientemente duro para ser sorprendido por un momento. Nathan tiró del
Lobo juvenil fuera de la mesa y medio lo arrastró por la puerta trasera.
Simon miró a Sam.
—Ve con ellos.
Sam miró a su tío por un momento antes de correr para ponerse al día
con Nathan.
Lo que dejaba a Lizzy literalmente abraza al relleno de Oso Boo mientras
Simon, Blair, Kowalski, y Monty formaron un círculo a su alrededor.
—¿Papá? — Ahora las lágrimas comenzaron a caer—. Oso Boo está
herido.
—Lo sé, Lizzy pequeña. Pero...
—He llamado a la sanadora de los Wolfgard, — Henry Beargard retumbó
mientras daba un paso a través del arco y se unió a ellos—. Ella nos esperará en
el consultorio médico y hará lo que pueda.
—Pero él es un oso, — Lizzy se lamentó. Un poco más de relleno salió
hacia fuera de los lugares rotos.
—Como yo, — dijo Henry—. Pero soy el único Oso Pardo en el
Courtyard, así que cuando estoy lastimado, la Loba me atiende. — Le tendió
una mano grande.
—Henry es el guía espiritual del Courtyard, — dijo Simon—. Él es sabio.
Lizzy vaciló, luego dio el Oso Boo a Henry.
El Oso Pardo estudió al oso de juguete. Luego le olfateó la cara, los
lugares donde las piernas habían sido arrancadas, la costura a lo largo de la
parte posterior.
169

Visiones en plata
ishop

Observando el rostro de Henry, Monty alivió a Lizzy detrás de él. Sintió
que la posición de Kowalski cambió para proporcionar una protección
adicional.
—No hay enfermedad aquí, —dijo Henry—. La sanadora cuidará a Oso
Boo.
Los Otros sabían que Oso Boo era un juguete. ¿no? Ahora que lo
pensaba, los Lobos habían hablado de Oso Boo de la misma forma que Lizzy lo
hacía, como si el oso de peluche tuviera vida de alguna manera.
—¿Va a necesitar otra operación? — Lizzy preguntó, con los ojos llenos
de lágrimas que desgarraban el corazón de Monty.
—Tal vez, —dijo Henry—. Pero voy a estar con mi hermano oso.— Él
intercambió una mirada con Simon.
—¿Dónde está Ruthie?— Preguntó Simon.
—Ella no estaba programada para trabajar, por lo que está empacando las
cosas de la casa, — respondió Kowalski.
Simon estudió a Kowalski.
—No se vaya hasta que hablemos.
Monty se enfadó ante la suposición del Lobo de que podía pedir a
Kowalski quedarse, pero todos se fueron moviendo hacia la puerta trasera de
Un Pequeño Bocado y luego a la oficina médica en la Plaza Comercial.
Theral MacDonald estaba cerrando su escritorio cuando entraron.
Kowalski la saludó y se habría detenido si Simon no hubiera gruñido:
—Kowalski, le necesitamos aquí. La Lizzy debe permanecer adelante con
Theral.
—Sr. Wolfgard... — Comenzó Monty. No tenía sentido protestar por el
que Wolfgard diera órdenes a un oficial de policía, o tomara decisiones acerca
de una niña humana. Este era el Courtyard, y los humanos tenían poco, si es
que algo, que decir sobre alguna cosa.

170

Visiones en plata
ishop
La puerta se abrió y una Loba hembra entró. Tenía piel en lugar de pelo,
y sus orejas eran lobunas en una extraña combinación con su rostro humano.
Pero no era aterradora, como las mezclas que había visto hace unas semanas
cuando un hombre llamado Phineas Jones intentó hipnotizar a Meg para
convencerla de irse con él.
La hembra Lobo vaciló.
—Jane, por aquí, — dijo Simon, dirigiendo a todos a la sala de exámenes
que Dominic Lorenzo había puesto, para proporcionar atención médica a los
humanos que vivían o trabajaban en el Courtyard.
Henry puso a Oso Boo en la mesa de examen. Simon dejo la pata
delantera suelta y la pierna de atrás al lado del cuerpo principal.
—Hay algo en el interior, — dijo Simon—. Algo que no huele como la
Lizzy.
Monty estaba a punto de señalar que Oso Boo había sido hecho a mano y
podía oler a la persona que lo había rellenado. Pero Lizzy tenía 3 años cuando
se enamoró de el juguete peludo, y después de cuatro años, ¿podría haber algún
aroma más allá de los que estaban en el apartamento y la gente con la que Lizzy
entraba en contacto con frecuencia?
—La niña mencionó otra operación, — dijo Henry.
Jane se inclinó sobre el oso, olfateando mientras sus dedos se movían
sobre la piel en la espalda del oso. Luego revolvió en los cajones, sin duda,
destruyendo cualquier orden que Lorenzo había creado. Al no encontrar lo que
buscaba, salió a la recepción y regresó con una navaja.
Monty no tuvo tiempo de protestar antes de que cortara la espalda de
Oso Boo.
Simon se inclinó sobre la mesa, hurgando en el relleno. De repente todos
los Terráneos se centraron en el oso, como si hubieran oído algo.
Simon sacó una pequeña bolsa de tela. La abrió y vertió el contenido
sobre la mesa.

171

Visiones en plata
ishop
Esmeraldas. Zafiros. Rubíes. Incluso un par de diamantes. Y una especie
de anillo de diseño hecho de oro blanco o platino con varios diamantes.
Kowalski silbó suavemente.
Simon ladeó la cabeza y miró a Monty.
—¿Los humanos generalmente rellenan con joyas a los osos?
—No. — Monty tragó la sensación de malestar en el estómago. Dioses
encima y por debajo, ¿dónde estaba Elayne? ¿Y qué estaba haciendo ella con
una fortuna escondida dentro Oso Boo?
¿O había sido ella quien había escondido las joyas?
—Oso Marrón comiendo joyas, — dijo Henry—. Esa fue una de las visiones
que Meg vio ayer cuando se hizo el corte.
—Tengo que reportar esto, — dijo Monty—. Tengo que...
—Cuidar de su cachorro, — dijo Simon.
Monty miró al Lobo.
—Sí. — Lizzy estaba primero. Alguien más podría llamar a la policía en
Toland y preguntar acerca de Elayne. Preguntar acerca de joyas robadas.
—¿Tal vez el Teniente Montgomery y Lizzy podrían permanecer en el
monoambiente destinado para el equipo? — Dijo Kowalski—. El Courtyard está
más cerca de la estación, y Lizzy podría descansar un poco.
Henry asintió.
—Una buena idea. La niña ha viajado lo suficiente hoy.
—¿Qué hacemos con el oso y...? —Jane hizo un gesto con la mano sobre
la mesa, señalando a todos los pedazos.
—Lo dejamos tal y como esta, — dijo Monty—. Voy a llamar al Capitán
Burke.— Él vaciló, sin saber cómo Wolfgard reaccionaría a la siguiente parte—.
La policía tendrá que examinar esto, hacer preguntas a todos nosotros.
—¿Policías que no están conectados a usted porque la Lizzy es su
cachorro? — Preguntó Simon.
172

Visiones en plata
ishop

—Sí. Hasta que no sepamos lo que pasó, sería mejor si no hubiera nadie
de mi equipo.
—Pero uno de los policías que conocemos y uno de nuestros ejecutores
vigilará a los policías desconocidos.
Eso era más compromiso del que esperaba, por lo que acordó.
Cuando entró en la zona de recepción, Lizzy saltó de una silla. Ella le
miró las manos vacías, y luego a la puerta de la sala de exámenes.
—Oso Boo tiene que quedarse aquí y ayudar a la policía en sus
investigaciones, — dijo Simon, dirigiendo sus palabras a Lizzy—. Theral es
pariente de un policía, así que ella y Henry se quedarán con Oso Boo. El Oficial
Kowalski llevará tu bolsa de viaje al apartamento donde el Teniente
Montgomery y tú van a esperar y descansar mientras los policías hacen su
olfateo. Blair va a esperar a la entrada de entregas y escoltar a los policías
desconocidos aquí.
Estoy fuera de balance y no soy de mucha ayuda, Monty pensó al salir de la
oficina médica, siguiendo a Simon a los monoambientes por encima del Taller de
costura y sastrería.
La última vez que él y Simon se habían ocupado de niñas, habían
trasladado a 5 chicas del recinto del Controlador hacia Lakeside. Él había estado
abrumado por lo que había visto cuando él, Simon, y Dominic Lorenzo habían
entrado en el recinto. Salvajismo y masacre. Y la angustia de ver a las chicas, las
Casandra de sangre, que estaban siendo engendradas y entrenadas para el
beneficio de alguien.
Simon había cuidado de las niñas, y hecho los arreglos para que los
Intuye en la Isla Grande cuidaran de ellas. Ahora estaba a cargo de nuevo.
Cuidando de la manada. Protegiendo a los jóvenes.
No era tan sencillo cuando uno era humano.
Joyas dentro de un juguete que Lizzy llevaba a todas partes. Sangre en
Oso Boo. Elayne herida de alguna manera, y sintiéndose lo suficientemente
desesperada para decirle a Lizzy que hiciera el viaje a Lakeside sola. ¿Por qué
173

Visiones en plata
ishop
no había llamado a su madre o hermano? Vivían en Toland y podría haber ido a
buscar a Lizzy si Elayne tenía que ir al hospital. Por qué enviar a Lizzy hasta
Lakeside... a menos que quedarse en Toland ya no fuera seguro
Dioses encima y por debajo, ¿en qué se había metido Elayne?

***

Una de las ventajas de vivir con los depredadores es que sabemos qué esperar,
pensó Tess cuando ella y Meg se sentaron en la mesita en la trastienda de la
Oficina del Enlace.
Meg no parecía estar en peligro. Ella no estaba rascando su piel, una
señal de que estaba plagada de una sensación de alfileres y agujas que
indicaban que algo podría ser revelado en una visión.
¿Cuánto era demasiado? Cuando pensaba en todas las cosas que le
habían sucedido a Meg desde que tropezó en el Courtyard, hace unos meses, en
comparación con lo poco que le había sucedido durante sus primeras 24 años,
¿era de extrañar que su mente estuviera abrumada? Por supuesto, lo que le
había sucedido a la chica durante esos primeros 24 años podría haber sido
repetitivo, pero Tess no creía que nada de eso hubiera sido amable.
—Merri Lee, Ruth, y yo vimos una película hace poco, — Meg dijo
finalmente—. Había un perro grande con un montón de pelo. Ruth dice que hay
un montón de razas de perros, pero no nos enseñaron las razas, solo una
identificación general de los animales.
—Tiene sentido, — dijo Tess—. ¿Por qué alguien pagaría una profecía
acerca de un animal a menos que fuera valioso? ¿Por qué estás pensando en la
película?
—El perro seguía metiéndose en problemas. No se proponía hacerlo,
pero lo hacía. Se golpeaba con las cosas o perseguía a un gato en una fiesta, así
que la gente caía en una piscina o terminaban con alimentos pegajosos
derramados sobre ellos.
Tess se levantó, buscó en la nevera bajo el mostrador, y encontró una
botella de agua fría. Llenó dos vasos y los trajo de vuelta a la mesa.
174

Visiones en plata
ishop

—Tuvimos suficiente alboroto con un sándwich de queso, un oso de
peluche y un Lobo idiota, — dijo ella.
—¡Exactamente!
Estudió a Meg.
—¿Qué exactamente?
—Merri Lee y Ruth dijeron que la película era una comedia, que el perro
metiéndose en problemas y haciendo que la gente snob se mojara o quedara
sucia, se suponía que era divertido. Pero la gente no se reía. Se veían enojados y
le gritaban al perro. —Meg tomó un sorbo de agua—. Algunas de las imágenes
de entrenamiento producen sentimientos. Como ver insectos arrastrándose en la
comida. No me gustaba mirar esas imágenes. Así que eso es una cosa mala.
—Si eres alguien que come insectos, sería una buena imagen y mostraría
qué tipo de cebo se debería usar.
Meg la miró fijamente.
Tess se encogió de hombros.
—Para muchas cosas, bueno o malo, es lo que te hacen sentir. Si ves una
imagen de los Lobos matando a un ciervo, puedes sentirte mal por el ciervo. O
puedes entender que los Lobos han alimentado a su familia ese día, al igual que
un humano que mata a una vaca o a un pollo para alimentar a su familia. —
Consideró lo que sabía de Meg—. Tienes todas estas imágenes en tu cabeza.
Miles de imágenes, y absorbes más imágenes todos los días. Pero ahora que
estás teniendo tus propias experiencias, ahora que estás aprendiendo tus
propios gustos y disgustos, también estás tratando de asignar los sentimientos
adecuados para todas esas imágenes, ¿no es así?
—Sí. Algunas cosas son fáciles. Sam es fácil. Y trabajar aquí, y conocerlos
a todos ustedes. Esas cosas son fáciles. Me siento bien trabajando aquí. Me
siento bien cuando estoy aprendiendo cosas nuevas, al menos hasta que me
canso. Pero a veces no sé cómo debo sentir.
—Por ejemplo, deberías sentir malestar como Lizzy porque Oso Boo fue
dañado, o sentir vergüenza como el Teniente Montgomery porque su niña vio a
un niño desnudo, o reír porque era como ver una de esas películas absurdas. —
Tess detuvo—. O como yo, sentirte agradecida de que Saltarín no logró comer
175

Visiones en plata
ishop
nada de el oso, así que no tengo que lidiar con el vomito de relleno en la
cafetería.
—Una imagen, pero los sentimientos cambian la forma en que se la
puede ver, — dijo Meg en voz baja.
—Yo diría que eso es cierto en la mayoría de las cosas. ¿No te parece?
Meg respiró hondo y soltó el aire en un suspiro.
Relajada. Equilibrada. Ella había proporcionado la respuesta que Meg
necesitaba.
—Tu cabello es castaño de nuevo, — dijo Meg.
—Estoy sentada aquí hablando contigo.
Meg era algo así como el perro grande en la película. No quería hacer
ningún daño, pero se las arreglaba para poner todo tipo de cosas en
movimiento.
—¿Por qué te ríes?— Preguntó Meg.
—Sólo pensaba en algo que nadie más va a encontrar divertido.

***

Simon llenó unos pedidos de libros mientras esperaba a Kowalski. No
había mucho más que pudiera hacer. Vlad estaba en la oficina de arriba,
esperaba que tratando con algunos de los trámites que parecían reproducirse
más rápido que los conejitos. Nathan tenía mensajes de los Lobos Addirondak,
pero tendrían que esperar hasta que la policía terminara de husmear a Oso Boo
y hacer sus preguntas.
Lo que implicaba que la única cosa útil que podía hacer ahora, era llenar
órdenes y considerar si quería sugerir a los Terráneos que dirigían pequeñas
editoriales, que debían publicar más libros, tal vez incluso unos pocos por
autores humanos. Se estaba haciendo más difícil la compra de libros de los

176

Visiones en plata
ishop
editores humanos, y las historias escritas, como la música grabada, eran dos
cosas humanas que los Otros realmente disfrutaban y querían.
¿O tal vez los Intuye publicaban libros? Algo para preguntar a Steve
Barquero.
Tantas cosas que pensar, al menos hasta que llegara el momento de
volver a casa. Entonces podría cambiar y pensar en las cosas buenas por un
tiempo, algo como el sabor del agua y los olores de conejos y ciervos, y tal vez
jugar un juego fácil de persecución con Meg. Sueños de Lobo.
Kowalski se acercó a la caja. Él y Ruthie iban a ser pareja oficialmente el
próximo mes. Simon no estaba seguro de por qué eso hacía la diferencia, puesto
que ya estaban apareados, cualquier Lobo podía oler eso, pero los humanos al
parecer no podían, por lo que Kowalski y Ruthie tenía que tener una ceremonia
y se les daría una hoja de papel para que otros humanos supieran que estaban
apareados.
—Lizzy tiene sus cosas, —dijo Kowalski—. El Oficial Debany y Nathan
están en el consultorio médico, observando mientras el oso y las joyas son
embolsados. El Capitán Burke está allí también y le gustaría hablar con usted
cuando esté disponible. Y... ¿Jane?... dijo que le diga que llevo a Sam y Saltarín
de regreso al complejo Wolfgard.
¿Y Meg? Simon pensó.
No oyó nada, ni siquiera con su audiencia superior, pero se volvió hacia
el arco cuando vio a Kowalski tensarse, luego, hacer un esfuerzo visible para
relajarse.
—Meg está bien, — dijo Tess—. Ella está con Henry en su estudio. Están
hablando de la madera y escuchando la música de los nativos de la tierra.
Él asintió con la cabeza, notando cuando Tess se metió de nuevo en la
cafetería, que tenía el pelo castaño y los rizos se había relajado en ondas. Así
que Meg estaba bien y Tess estaba en calma. Ambas cosas buenas cuando los
humanos que no eran de la manada olfateaban alrededor. Les había dado su
consentimiento, pero eso no quería decir que le gustara.
—¿Quería hablar conmigo? — Dijo Kowalski.

177

Visiones en plata
ishop
Simon olfateó el aire, tratando de no ser demasiado obvio. Nervios. Pero
no temor. Eso era bueno.
Dado que Kowalski estaba en el camino, Simon caminó alrededor del
mostrador en lugar de saltar sobre él, dio la vuelta a la simple cerradura de la
puerta principal de ABL, y salió. Cuando Kowalski se unió a él, Simon señaló a
uno de los edificios de piedra en la calle.
—Dos dormitorios. Me han dicho que necesita limpieza y pintura. ¿Es
una guarida en la que pueda vivir con Ruthie?
—Claro, pero yo no creo que nos lo podamos permitir.
—Una vez que el Courtyard compre esos edificios, puede darse el lujo de
vivir allí. La pregunta es, ¿quieren? — Eva Denby tendría primera elección de
las guaridas de la casa de enfrente, y Ruthie podría tener la otra, pero todavía
quería saber si la manada humana consideraría los apartamentos en los edificios
de piedra como guaridas adecuadas. No tenía sentido comprar los edificios si
sus humanos no querían vivir en ellos.
Kowalski se quedó mirando los edificios en el otro lado de la avenida
Crowfield.
—¿Hay algún espacio para una pequeña huerta?
—No mucho. Pero para la manada humana...
Dudó. Fue su idea, pero ahora que había llegado el momento de decir
algo, ¿realmente quería exponer más del Courtyard a los humanos? ¿Y si los
humanos no podían, o no querían, aceptar a los Terráneos que no podían pasar
por humanos?
Y, sin embargo Kowalski fue el segundo hombre hoy en preguntar sobre
la tierra para cultivar alimentos. Algún día él y Ruthie tendría cachorros, así que
la comida era importante. Pero ¿por qué, en el comienzo de la temporada de
crecimiento, los humanos pensaban que no sería suficiente? La planta no estaba
preparada para la siembra aún, y ninguna de las granjas de los nativos de la
tierra estaban reportando problemas.
Se había perdido algo. Quizás Vlad sabría ya que el Sanguinati tendía a
prestar más atención al parloteo humano.
178

Visiones en plata
ishop

—Tenemos jardines donde cultivamos verduras, — dijo Simon—.
Podemos ampliar algunos de ellos. Tenemos frutas y nueces que cosechamos.
Ustedes hacen su parte del trabajo, y obtienen su parte de la comida.
—¿Por qué hace esto? — Preguntó Kowalski—. Estaba cabreado con
todos nosotros ayer.
Simon suspiró.
—¿Tal vez debo decirle: "Lo siento, casi te mordí", a Ruthie?
Kowalski se quedó mirando los edificios al otro lado de la calle.
—Salimos a todas las granjas ayer, recorrimos durante horas chequeando
en cualquier lugar que podría haber estado haciendo eso a esas chicas. El
Teniente Montgomery, Debany, MacDonald, y yo. Incluso el Capitán Burke. Y
estoy bastante seguro de que el Capitán tuvo un par de palabras con otros
capitanes de patrulla, porque vi a hombres de otros distritos en las carreteras
también, mirando. Lo enojo, oír hablar de lo que le hicieron a chicas como Meg,
a los bebés. Nos hizo enojar también. Tal vez, si hubiera recibido una llamada
telefónica de esa manera, enterarme de ello así, yo podría haberme agarrado con
alguien porque no podía pensar con claridad. Lo habría lamentado, y habría
sido feliz de que alguien me detuviera. Lo que estoy diciendo es que todos
entendimos por qué atacó. No tiene que hacer esto por haberse enojado,
ofrecernos a Ruthie y a mí un lugar para vivir.
No había esperado comprensión. De alguna manera eso le hizo sentir
peor acerca de morder a Merri Lee y Ruthie.
—Esa no es la única razón para hacer esto. Tal vez queremos saber si se
puede hacer. Los Intuye y la gente de Vida Simple han vivido junto a los
Terráneos durante muchas generaciones, y cada parte cumple su rol para que
todos los lados tengan suficiente sin estar constantemente luchando por el
territorio. Pero no hemos hecho ese tipo de asociación con su tipo de humanos.
— No habría siquiera considerado hacer una asociación hasta que Meg empezó
a trabajar para ellos y tuvieron que permitir su necesidad de tener amigos
humanos.
—Voy a hablar con Ruthie, — dijo Kowalski—. Es una decisión que
tenemos que hacerla juntos.
Como las parejas lo hacían.
179

Visiones en plata
ishop

El teléfono móvil de Kowalski sonó. Una breve llamada.
—El Capitán Burke quiere verme.
Simon abrió la puerta, pero Kowalski vaciló.
—Gracias. Significa mucho que pueda hacer esto por nosotros.—
Kowalski entró y se dirigió a la puerta trasera del ABL.
Simon volvió a la caja y continuó llenando órdenes.
Había dicho las palabras. Esperaba que no hubiera cometido un error que
amenazara a todos en el Courtyard.

180

Visiones en plata
ishop

Capítulo 16

Firesday 11 de Maius
Meg se sentó en la parte superior de las escaleras que conducían a su
apartamento, un libro al lado de ella. Su porche proporcionaba refugio en el mal
tiempo y sombra cuando estaba soleado. Había una celosía para dar privacidad.
Lo que no tenía era ningún lugar para sentarse.
Algunos de los apartamentos en el Complejo Verde tenían porches; otros
no. Ninguno de los otros pórticos tenía la celosía para dar privacidad. Tampoco
tenían muebles. ¿Demasiado temprano en la temporada? ¿O los Halcones,
Búhos, y Cuervos, no se molestaban con los muebles dado que la barandilla del
porche era una percha suficiente?
Mañana iba a mirar los anuncios en el Lakeside Noticias para tener una
idea de lo que la gente podría comprar como muebles de exterior. Esta noche...
—¿Quieres dar un paseo?
Miró a Simon de pie en la parte inferior de las escaleras.
—Está bien, —dijo—. ¿No vas a cambiar primero?
—No.
No era la respuesta que esperaba. Simon por lo general cambiaba a Lobo
tan pronto como llegaba a casa, aliviado por estar fuera de la piel humana.
Llevando el libro adentro, se cambió los zapatos blandos de entre casa,
por unas zapatillas de deporte. Un paseo con Simon podría significar cualquier
cosa, como una caminata para ganar musculo, y sólo porque comenzara en
forma humana, no significaba que no iba a trotar junto a cuatro patas, para
cuando terminaran el paseo.
Cerró la puerta, luego se unió a Simon.

181

Visiones en plata
ishop
—Tienes que leer esto primero. — Desplegó un pedazo de papel y se lo
entregó.
¿No hemos ya enfrentado lo suficiente hoy? pensó mientras volvió a doblar el
papel y se lo devolvió a él.
Ella comenzó a caminar, necesitaba una distracción de la picazón
alrededor de sus hombros. Simon se puso a caminar a su lado, sin decir nada
durante varios minutos.
Muchos de los residentes del Courtyard estaban fuera de casa. Muchos
los vieron y vacilaron, pero nadie se acercó.
—Me acuerdo de ella,— finalmente dijo Meg—. Recuerdo a cs821. Era
más joven que yo. No te puedo decir su edad, pero ella consiguió su primera
cicatriz el año pasado o el anterior, por lo que la suposición del médico parece
correcta.
—Ella dijo que quiere vivir. Jackson no está seguro de que lo hará. ¿Qué
puede hacer él? ¿Qué te ayudaría si estuvieras en su lugar?
—¿Le quitaron la navaja de plata?
—Probablemente.
—Devuélvansela. Devuélvanle las navajas a las chicas.
—Se van a cortar.
—Van a cortarse todos modos. — Siguió caminando, siguió moviéndose
—. Hay muchas cosas que pueden cortar la piel, pero esas navajas fueron
diseñadas para ello.
—Ella no quiere morir.
—Tampoco yo. — Meg se detuvo y miró a Simon. No podía pasar por
humano más—. Ni yo, pero quiero ser quien toma la decisión.
Empezó a caminar, un ritmo rápido, como si quisiera huir de las
palabras.

182

Visiones en plata
ishop
Ella corrió para alcanzarlo, luego tuvo que trotar cada pocos pasos para
mantenerse a su lado.
—Simon... — Jadeó.
Redujo la velocidad, pero no se detuvo.
Los Terráneos habían acordado que era su elección, pero no les gustaba
que se corte. Para ellos, la sangre fresca significaba una herida, y en el país
salvaje, una herida podría ser fatal. Si le sumaba que la sangre de las Casandra
de sangre actuaba como una droga, ella entendía por qué a los Otros no les
hacía gracia que se corte. Ser empujados a asumir el cuidado de una niña que
no conocían -y que no los conocía-, haría todo más difícil para todos ellos.
—Dile a Jackson que le dé una habitación que tenga tan poco como sea
posible. Que le dé tiempo para descansar. — Meg pensó en la chica llamada
cs821—. Tal vez dejar una cosa que tenga colores. Le gustaban los colores. Ella
describiría imágenes de entrenamiento primero por su color y luego por su
forma.
—Se lo diré.
Regresaron al Complejo Verde en silencio. Simon se apresuró a entrar en
su propio apartamento y volvió a salir un minuto después. Él sacudió su pelo y
salió corriendo, necesitando algo que ella no podía darle.
Suspirando, Meg miró a su apartamento. Se sentía agotada y agitada, con
hambre y demasiado apática para molestarse en alimentarse.
—¿Has comido?— Preguntó una voz en las sombras bajo sus escaleras.
Vlad entró en la luz mortecina, su figura se mantenía pasando de humo a
humano—. Recogimos un par de pizzas de Corteza Caliente. Tess hizo una
ensalada. Estamos reunidos en el salón social para ver películas.
—¿Qué películas?— Preguntó Meg.
—¿Importa?
Ella prefería ser capaz de esconderse detrás de Simon durante los
momentos de miedo, y la mayoría de las películas Terráneas tenían momentos
de miedo.
183

Visiones en plata
ishop

—Supongo que no.
—Entonces, únete a nosotros.— Vlad sonrió—. Le diré Simon dónde
encontrarte cuando termine su paseo. — Él la estudió—. O te puedo llevar algo
de comida si prefieres estar sola.
¿Quería estar sola? ¿Necesitaba estar sola?
—Me reuniré con ustedes para la primera película, — dijo Meg.
Su sonrisa se amplió, mostrando un poco de colmillos.
—Ven entonces. Vamos a comer la pizza mientras aún está caliente.
Mientras ella y Vlad caminaron juntos por Complejo Verde donde estaba
la sala de correo, lavadero y salón social, Meg oyó a un Lobo aullando. Pensó
que sonaba solitario.

***

Los monoambientes tenían cabinas de ducha en lugar de bañera.
Después de asegurarle muchas veces que sería capaz de manejar su pelo si ella
lo tenía húmedo, y después de que Lizzy también le asegurara muchas veces
que podía lavárselo sola y tener cuidado en el resbaladizo suelo, Monty dejó a
su niña en la ducha por su cuenta. Mientras escuchaba alguna señal de peligro
o, los Dioses no lo permitieran, un resbalón y alguna lesión, desempaquetó su
maleta, colgando un par de cosas en el armario y guardando el resto en la mitad
de los cajones de la cómoda.
Un arreglo temporal hasta que tuviera más información sobre lo que le
pasó a Elayne. Una opción práctica, ya que, como señaló Kowalski, el Courtyard
estaba más cerca de la estación de la calle Chestnut que el apartamento de
Monty, y era un refugio seguro para su niña, porque ¿quién iba a pensar en
buscarlos ahí?
Monty tomó los pijamas doblados de Lizzy y sintió algo del tamaño de
un libro pequeño. Desdoblando el pijama, se quedó mirando el diario rosa
salpicado con estrellas doradas. Tenía un pestillo y un pequeño ojo de

184

Visiones en plata
ishop
cerradura. Trató con el pestillo, lo que confirmaba que el diario estaba cerrado.
Una recorrida rápida por la maleta no le mostró ninguna llave.
Frotó su pulgar sobre las estrellas. ¿Un diario? ¿De qué podría escribir
alguien de 7 años? ¿De la escuela? ¿Amigos? Por favor, dioses, que no hubiera
ninguna confesiones sobre un enamorado. Todavía no.
Antes de que pudiera preguntarse demasiado por el contenido, Lizzy
gritó:
—¡Papá! ¡Apaga el agua!
Monty metió el diario en el cajón con la ropa interior de Lizzy, y se
apresuró a cerrar el grifo de agua.

185

Visiones en plata
ishop

Capítulo 17

Watersday 12 de Maius
A las siete de la mañana, Douglas Burke le dio al teléfono a su típica
sonrisa de feroz cordialidad y esperó hasta el tercer tono antes de contestar.
—Estación de la calle Chestnut, habla el Capitán Burke.
—Capitán, —dijo Vladimir Sanguinati diplomáticamente—. ¿Tiene un
minuto para hablar?
—Claro.
Fue una decepción, pero no es una sorpresa, que el Sanguinati se hubiera
puesto en contacto con él, antes de que la policía de Toland llamara para
preguntar sobre una niña desaparecida.
Había pocas razones por las que Elayne Borden hubiera enviado a su hija
a Lakeside, dejando a la niña viajar varias ciento de millas sola. Según el
informe verbal que había recibido del Oficial Kowalski, Lizzy había dicho que
su madre resultó herida en el vientre. Un malestar intestinal agudo, podría ser
responsable de que Elayne pareciera lastimada o estar adolorida. También
podría explicar su decisión de enviar a la niña a Monty, mientras ella buscaba
ayuda médica, especialmente si estaba lo suficientemente adolorida para no
estar pensando con claridad. O bien, teniendo en cuenta lo que había sido
hallado en el oso de peluche, tal vez estaba pensando con claridad, y se dio
cuenta de que no podía confiar en nadie más que en Monty, en lo que a Lizzy
concernía.
O podría haber puesto a la niña en un tren desentendiéndose, para poder
irse con su nuevo amante, socialmente prominente y no comprometido.
No creía que Elayne fuera tan fría o insensible en lo que a Lizzy se
refería, o ninguna de sus especulaciones eran certeras, pero eran argumentos
que podía esgrimir si alguien le preguntaba por qué no había llamado a la
policía de Toland ni bien Lizzy llegó a Lakeside.
186

Visiones en plata
ishop

¿Monty no había llamado a nadie de la familia de Elayne todavía? Él no
lo creía, pero tenía que averiguarlo.
—¿Sus parientes escucharon algo en las noticias, acerca de una mujer
herida o enferma en la estación de tren ayer? — Preguntó Burke. Los Lobos
habían hablado de sangre seca en el oso de Lizzy, pero la verdad era, que el
pedazo de piel que había rozado un poco de sangre, era tan pequeño, que la
sangre podría haber venido de un corte en la mano de alguien, un empujón
rápido mientras la gente se embarcaba en el tren. Un humano lo habría pasado
por alto. Los humanos lo habían pasado por alto. Si no hubiera sido así, un
guarda conductor o alguien en el tren, habrían preguntado a la niña acerca de
un oso con sangre y la ausencia de un adulto.
Una vacilación. Entonces Vlad dijo:
—Stavros considera parte de su trabajo para el Courtyard de Toland, leer
el periódico humano y escuchar las noticias. Hubo un informe ayer por la tarde
sobre una mujer apuñalada en la estación de tren de Toland. Muerta en la
escena. La policía está investigando. No se aporta el nombre hasta que los
familiares sean notificados. Cuando hablé con él, no había escuchado las
noticias de la mañana, así que no sé si han dado el nombre de la mujer todavía.
—Así que la policía está investigando una muerte sospechosa.
Lizzy había estado en el tren con rumbo al oeste temprano. Los familiares
habrían sido notificados antes de que el noticiero de la noche saliera al aire. Si la
mujer muerta y Elayne eran una y la misma, entonces alguien ya sabría que
Elayne estaba muerta... y no habían llamado al padre de su hija.
¿Ni siquiera se habían dado cuenta de que Lizzy faltaba?
Otra larga vacilación, antes de que Vlad dijera:
—Las estaciones de tren son un buen coto de caza.
Burke se enderezó.
—¿Estás diciendo que uno de los Sanguinati mató a Elayne Borden?
—No. Estoy diciendo que los Sanguinati a menudo están en las
estaciones de tren, especialmente en las estaciones de las ciudades más grandes
como Toland, porque muchos trenes entran y salen, y por lo general hay una
abundancia de presas. Pero las estaciones también proporcionan una manera de
187

Visiones en plata
ishop
estudiar a los humanos. Los Sanguinati observan, tanto como cazan. No
estaban en la parte de la estación de Toland cuando sucedió, por lo que no
vieron el ataque, y no vieron a Lizzy subir en un tren. Sintieron curiosidad por
toda la actividad una vez que la policía llegó y entonces escucharon.
Genial. ¿Estaban por lo general los Sanguinati en las multitudes alrededor
de escenas del crimen, atraídos por la conmoción y por los humanos que serían
presas fáciles? Algo en que pensar. Más tarde.
—¿Qué escucharon?
—El baño donde se encontró a la mujer tenía un cartel de ocupado en la
puerta. El personal de mantenimiento en la estación insistió en que el cartel era
de la puerta del baño de los hombres, no de las mujeres. No estaba claro si la
mujer movió el cartel en un intento de ocultarse o si su atacante lo trasladó para
retrasar a que alguien la encontrara. La mujer llevaba una pequeña llave de oro
en una cadena larga y delgada escondida debajo de la camiseta. Se especuló que
la llave abría la cerradura de una caja de joyería, pero la maleta de la mujer no se
abrió en la estación, por lo que los Sanguinati no podían decir si encontraron la
caja.
Burke escribió notas.
—¿Algo más?
—La mujer tenía dos boletos para un tren suburbano que iba a Hubb NE.
Ella fue encontrada poco antes de que el tren saliera de la estación, por lo que la
policía buscó a su acompañante entre los pasajeros que lo abordaban, pero no
localizaron a ninguna persona que conociera a la mujer.
Burke pensó por un momento. ¿Elayne compró otros billetes para darse
otra vía de escape? ¿O fueron una distracción? Si Lizzy tenía dos boletos para
Lakeside, eso podría explicar por qué nadie había cuestionado la ausencia de un
adulto. Mamá estaba en el baño. Aquí está el billete.
Mamá estaba en el cuarto de baño. Pero no el baño del tren.
—Gracias por la información,— Burke comenzó.
—¿Capitán? — La voz de Vlad, que había tenido un tono coloquial hasta
ese momento, de repente se volvió fría—. ¿Alguien lo llamó a usted o al
Teniente Montgomery para preguntar sobre la niña?
188

Visiones en plata
ishop

Burke sintió que su corazón golpeó fuerte contra su pecho.
—No, — dijo, tragando un sabor amargo que reconoció como miedo—.
Nadie ha llamado para preguntar por la niña.
—Es lo que pensábamos. — Vlad colgó.
Dioses encima y por debajo, pensó, notando cómo le temblaba la mano
cuando regresó el receptor a su base. Una cosa era que él condenara el desprecio
por el bienestar de la niña. Era muy distinto a preguntarse cómo el Sanguinati
veía ese desprecio.
Teniendo en cuenta cómo los Terráneos habían reaccionado a la muerte
de los bebés de las Casandra de sangre, no creía que los Otros iban a permitir
que los humanos tomaran las decisiones en lo que concernía a la niña de
Montgomery.
Burke se dejó caer en su silla, pero se enderezó de nuevo un momento
después, cuando Louis Gresh tocó en su puerta. Agitando la mano al
comandante del escuadrón de bombas, él le dijo:
—Entra y cierra la puerta. — Estudió a Louis y añadió—: ¿No estabas
fuera de servicio hoy?
—Se suponía que debía estarlo, pero con Monty fuera pensé que podrías
necesitar una mano extra. — Louis se encogió de hombros—. ¿Te has enterado
algo por la policía Toland?
—Nada de la policía, aún, pero tengo novedades de los Sanguinati.
Llamé a Vlad anoche y le pedí que hiciera algunas consultas con sus parientes
de Toland. —Burke dejó escapar un suspiro—. Una mujer fue atacada y
asesinada ayer por la mañana en la estación de tren. Supongo que era Elayne
Borden.
—Dioses, — Louis exhaló—. ¿Lo sabe Monty?
—Todavía no. — Burke se sentó y cruzó las manos sobre su vientre
guarnecido—. Tienes hijos.
—Un varón y una chica. Ambos adolescentes, que los dioses me ayuden.

189

Visiones en plata
ishop
—Es un viaje de siete horas de Toland a Lakeside. El ataque ocurrió
temprano en la mañana. La policía es llamada, investigadores de la escena del
crimen comienzan su trabajo, y alguien se comunica con los familiares. Si te
informaran de la muerte de un miembro de la familia, una madre soltera, ¿qué
dirías después de pasado el impacto inicial?
—¿Dónde está la niña? — Louis se frotó la barbilla—. Suponiendo que la
niña no estaba quedándose con uno o su ubicación ya se conocía.
—Exactamente. La mujer ha muerto en circunstancias sospechosas. Su
hija ha desaparecido, y tanto los familiares como la policía lo sabían mucho
antes de que el tren llegara a la estación de Lakeside. Y sin embargo, nadie
llamó al Teniente Montgomery para preguntar si Lizzy de alguna manera subió
a un tren hacia Lakeside. Nadie llamó para ver si ella estaba con su padre, si
estaba a salvo. Veinticuatro horas han pasado, y nadie ha llamado en busca de la
niña.
Louis se acomodó en la silla del visitante.
—Monty apagó su teléfono móvil y no está en su propio apartamento.
Alguien podría haber tratado de comunicarse con él.
—Él es un policía, — dijo Burke en voz baja—. Si llamas a la estación y
dices a alguien que algo le pasó a su hija y que necesitas encontrarlo, puedes
estar muy seguro de que lo encontrarás ya sea que su teléfono este encendido o
no.
—Es verdad. — Louis suspiró—. Pero si no han estado buscando a la
niña, ¿qué han estado buscando?
¿Un joyero que se abre con una llave de oro pequeña? ¿Una fortuna en
joyas que alguien escondió dentro de un oso de peluche?
—He respondido un par de llamadas de teléfono de la oficina de Monty
esta mañana, —dijo Louis—. La voz de un hombre. No me iba a dejar su
nombre. No me iba a dejar un número. Dijo que tenía que hacer una entrega y
quería estar seguro de que Monty estaría en casa hoy. Cuando le pregunté por el
nombre de la tienda que hacía la entrega, colgó. La segunda vez que llamó, él
debe haber reconocido mi voz tan rápido como yo lo reconocí, ya que colgó
antes de hacer su perorata. El Oficial Kowalski está aquí, así que le hablé del
hombre que llamó a Monty. Podría ser uno de los parientes de la señora Borden.

190

Visiones en plata
ishop
O puede ser el hombre que necesita encontrar una bolsa de joyas, pensó Burke.
Uno-dos golpes en la puerta antes de que se abriera hasta la mitad y
Kowalski se arrimara en la oficina.
—Perdón por la intrusión, Capitán, pero hay un Capitán Felix Scaffoldon
de la policía de Toland, pidiendo por el Teniente Montgomery. Dice que está en
la Unidad de Investigación de Delitos. Está en la línea 2.
—Esto va a ser interesante. — Burke agitó un dedo a Kowalski para
indicar al Oficial que entrara. Luego tomó el teléfono—. Aquí el Capitán
Douglas Burke.
Una pausa antes de que una voz demasiado cordial, dijera:
Supongo que el hombre que me atendió no ha tenido suficiente café aún.
Pedí por Crispin James Montgomery.
—El Teniente Montgomery está tomándose un par de días de licencia
personal. Soy su oficial al mando. ¿Qué puedo hacer por usted?
—Es importante que hable con él. ¿Podría darme su domicilio y número
del móvil?
—¿Hablar con él acerca de qué?
—Es privado.
—Entonces deme su número, y le voy a dar el mensaje cuando él se
reporte.
—Me dijo que se está tomando un tiempo personal.
—Lo está. Pero él es un funcionario diligente, por lo que va a reportarse.
— Colocándose el teléfono entre el hombro y la oreja, Burke arrancó una hoja de
papel de una libreta y escribió Llama a Pete. Tema custodia. Lo más breve posible. Le
entregó el papel a Kowalski, quien lo miró y se apresuró a salir de la habitación.
Burke podía sentir la hostilidad viniendo a través de la línea telefónica.
—Mire, —dijo Scaffoldon—. Tengo que verificar el paradero de
Montgomery durante las últimas 48 horas.
191

Visiones en plata
ishop

Esperó un latido.
—¿Por qué?
—¡Maldita sea, Burke! — Una respiración pesada antes de que Scaffoldon
continuara con más control—. Él es una persona interesada en la muerte
sospechosa de Elayne Borden.
—No pudo ser. El Teniente Montgomery no ha estado fuera de servicio
las suficientes horas consecutivas para hacer el viaje desde y hacia Toland.
—Usted dijo que había tomado un tiempo personal. — Scaffoldon se
había aferrado a esas palabras.
—Tiempo que comenzó después de que su turno terminara ayer.—
Burke se cansó de ese baile—. Está tomándose un tiempo personal porque su
hija llegó en una visita sorpresa.
—Ella... ¿Ella está ahí? ¿Cómo?
La sorpresa en la voz no era genuina. Scaffoldon, o alguien que había
llamado el día de ayer, sospechaba que Lizzy estaba en Lakeside.
—Ella tenía un billete y se subió a un tren, — dijo Burke.
—No, — la negación de Scaffoldon bordeaba la vehemencia—. Celia
Borden, la madre de Elayne, me dijo que Montgomery había estado haciendo
amenazas, que Elayne temía que iba a intentar llevarse por la fuerza a su hija. Si
la chica está ahí, es porque Montgomery se la llevó y Elayne fue asesinada
cuando ella trató de detenerlo.
—Montgomery no podría haber hecho el viaje, — Burke insistió—. Si yo
fuera usted, estaría buscando al hombre que se mudo con Elayne poco después
de que el Teniente Montgomery se trasladó. Es un personaje desagradable que
vive bajo un nombre falso.
—¿Qué nombre? — Preguntó Scaffoldon con cautela.
—Nicholas Scratch.
Silencio. Entonces:
192

Visiones en plata
ishop
—¿Sabe quién es Nicholas Scratch?
Burke oyó el miedo y la hostilidad en la voz de Scaffoldon.
—No. Ese es el punto. Si yo fuera usted, me gustaría ver qué tipo de
coartada tiene para el momento del asesinato.
—Está acusan...
Mientras esperaba a que Scaffoldon recobrara algo de control, miró hacia
la puerta, invitó a entrar a Kowalski y Pete Denby en su despacho, y luego se
llevó un dedo a los labios para indicar que él quería que se callaran.
—Usted no tiene ninguna prueba, ninguna en absoluto, de que Nicholas
Scratch se relacionó con Elayne Borden, y mucho menos que vivía con ella,—
Scaffoldon gruñó—. Está tratando de manchar la reputación de un hombre
mediante la conexión de su nombre a una investigación de asesinato.
—¿No es eso lo que está haciendo, tratando de arrastrar al Teniente
Montgomery en esto? Mi hombre está a 7 horas de tren de la escena del crimen.
Su hombre está en la misma ciudad. Sé con quién yo estaría hablando ahora.
Silencio.
—La Señora Borden tiene la custodia de la niña, — dijo Scaffoldon—.
Vamos a organizar una escolta policial para traer a la chica de vuelta a Toland.
Si ella estaba con su madre en la estación de tren, debe hacer una declaración.
Si la primera táctica no funciona, prueba con otra, pensó Burke.
—Una vez más, le han dado información inexacta. El Teniente
Montgomery tiene la custodia de su hija. Ella se quedará aquí. Vamos a tomar la
declaración formal de Lizzy más tarde hoy, y le enviaremos una copia de la
transcripción. Un gusto.
—¡Espere! ¿Qué pasa con el oso?
Burke le dio a los tres hombres que escuchaban cada palabra, su sonrisa
feroz- cordial—. ¿El oso?
—La Señora Borden mencionó un oso de peluche. Juguete favorito de la
niña. Lo llevaba a todas partes. ¿Está allí?
193

Visiones en plata
ishop

—La mayor parte, — respondió amablemente—. Las niñas pueden ser
descuidadas, y los Lobos tienen dientes afilados.
Scaffoldon contuvo el aliento.
—¿Fue destruido?
—Perdió un brazo y una pata, pero por lo demás está intacto.
Una vacilación.
—¿Dónde está ahora?
—Lo aparte del peligro, está aquí en la estación, e iba a hacerlo remendar
como una sorpresa para Lizzy. Pero puedo poner los pedazos en una caja y
enviárselo si piensa que va a ayudar a su investigación.
—No, — dijo Scaffoldon bruscamente. Entonces su voz cambió a algo que
podría ser confundido con cortesía—. No hay necesidad de hacer eso.
—Si cambia de opinión, sólo hágamelo saber.
—Montgomery es el único que tiene un motivo para matar a Elayne
Borden. Si intenta proteger a un oficial que ya tiene una mancha grave en su
historial, va a pisar algunos dedos de pies importantes, Burke. Eso no será
olvidado.
—¿Alguna vez ha hecho un período de servicio en el país salvaje,
Scaffoldon?
—Es una tarea de castigo, — Scaffoldon espetó—. No hay policías
cuerdos que se ofrezcan como voluntarios para ello. Así que no, nunca he hecho
ese tipo de tour.
—Yo sí. Dos veces. Aprendí mucho de la experiencia. Es por eso que no
voy a ser intimidado por funcionarios o empresarios con mucho dinero del
gobierno... o por oradores motivacionales que afirman provenir de familias ricas
que viven cómodamente en otro continente. He visto algo de lo que hay en la
oscuridad. Esos son los dedos de los pies que no quiero pisar.
—Supongo que Montgomery encaja bien allí.

194

Visiones en plata
ishop
—Sí, lo hace. — Burke colgó. Se frotó las manos por la cara antes de
sentarse derecho nuevamente.
—Supongo que lo mejor sería conseguir los papeles de custodia
procesados antes de que alguien pida ver una copia, —dijo Pete.
—Conozco a un juez que me debe un favor.
Para su crédito, Pete no dijo: Por supuesto que sí. Al menos no en voz alta.
—¿Problemas? — Preguntó Louis.
—Ah, sí, — respondió Burke—. Más de uno, incluyendo a un Capitán de
UID que muy probablemente pertenezca al movimiento Humanos Primeros y
Últimos. No quería que Scratch quedara conectado a Elayne Borden de ninguna
manera.
—No es de extrañar que él pertenezca a HPU, —dijo Pete—. Tienes que
saber que a algunos policías les va a gustar esa melodía.
—A los miopes. — Burke miró a Kowalski—. ¿Algo para decirme sobre el
Teniente?
—Fui a su apartamento la noche anterior y empaqué un bolso para él, se
lo lleve al Courtyard. También le llevé mi saco de dormir. Sólo hay una cama
individual en los monoambientes. Supuse que si lo extiende en el suelo podría
ser más cómodo que dormir en una silla.
Estudió al joven.
—¿Qué más?
Kowalski vaciló.
—¿Ha oído que los Otros están viendo de comprar un par de edificios de
apartamentos al otro lado del Courtyard?
Burke inclinó su cabeza hacia Pete.
—He oído hablar de eso.
—¿Sabe algo que debería saber sobre esos edificios? — Preguntó Pete—.
Soy el abogado del Courtyard cuando tratan con las cosas humanas como la
compra de un edificio.
195

Visiones en plata
ishop

Kowalski miró a Pete.
—Simon Wolfgard me preguntó si Ruthie y yo estaríamos dispuestos a
vivir en uno.
—Es de mi conocimiento de que tiene que encontrar otro lugar para vivir,
— dijo Burke suavemente.
—Sí, señor, así es. Pero fue la oferta de una participación en el huerto lo
que me tiene confundido.
—Wolfgard llamó a Eva ayer por la noche y le dijo que una parte de los
huertos sería parte de su salario, — dijo Pete—. Luego colgó antes de que
pudiera preguntarle qué significaba eso.
—Sé que traen cosas como carne y huevos de granjas que están
controladas por los Terráneos, —dijo Kowalski—. Pero parece que los residentes
del Courtyard plantan algunas de las frutas y verduras que necesitan. Y este
año, a los empleados humanos se les dará la opción de tener una parte de la
cosecha si ayudan con el trabajo.
—Eso podría significar una mayor exposición al Courtyard e interacción
con los residentes que tienen poco o nada de contacto con los humanos, —dijo
Burke—. ¿Cómo se sienten con Ruth al respecto?
—Emocionados. Con un poco de miedo. Simon Wolfgard dijo que los
Terráneos no han tratado de hacer un acuerdo como este, con nuestro tipo de
humanos, pero indicó que los Otros trabajan cooperativamente con los Intuye y
con la comunidad rural de Vida Simple. Estamos dispuestos a hacer la prueba.
—¿Está todo bien. Pete?
—La mujer que posee el dúplex quiere vender, — dijo Pete—. Después de
hacer un poco de investigación para tener una idea del precio de venta de otras
casas de la zona, le hice una oferta ayer por la tarde. Me acerqué a su precio de
venta. No por mucho, pero lo suficiente como para endulzar el trato. Ella
aceptó, así que voy a ir al Courtyard esta mañana para explicar sobre el papeleo
que hay que hacer para que la Asociación Empresarial haga la compra de
inmuebles en la parte humana de la ciudad. —Se volvió hacia Kowalski—. No
quiero parecer demasiado curioso sobre el Courtyard, pero me gustaría saber
más acerca de esta participación en los huertos, sobre todo porque no estoy
196

Visiones en plata
ishop
seguro de que trabajar para los Terráneos va a hacer que Eva o yo califiquemos
para recibir una libreta de racionamiento.
—Ruthie podrá sacar más información, —dijo Kowalski—. Todas las
chicas se van a reunir esta mañana para un paseo por la naturaleza o algo así.
Burke se apartó de su escritorio.
—Suena como que varios de nosotros tenemos negocios con los Otros
esta mañana. — Él los miró—. ¿Algo más?
—No de mí. — Louis se puso de pie—. Me quedaré en la estación y
contestare el teléfono de Monty hasta que digas lo contrario.
—Hay algo más, pero voy a esperar afuera, — dijo Pete, dando a
Kowalski un vistazo antes de salir con Louis.
Burke estudió al joven oficial. Estos últimos meses de trabajar en torno a
los Otros habían sazonado a Karl Kowalski en formas que la mayoría de los
policías no podrían experimentar. En cierto modo, el trabajo en torno a este
Courtyard era similar a un período de servicio en el país salvaje, excepto que
aquí se tenía una mejor oportunidad de salir de un encuentro vivo.
Ese era el tipo de condimento que Burke quería que más de sus hombres
tuvieran.
—¿Qué tiene en mente? — Preguntó.
—El Capitán Scaffoldon preguntó sobre el oso, pero no dijo nada acerca
de las joyas?
—No, no lo hizo.
Kowalski era uno de uno del puñado de personas en Lakeside que sabían
de las joyas en Oso Boo. Pero la verdad saldría. Con una fortuna de ese tipo
dentro de ese oso, y la muerte de la ex amante de un oficial de policía añadida a
la mezcla, la verdad saldría.
—¿Cree que él lo sabe? — Preguntó Kowalski.

197

Visiones en plata
ishop
—Él lo sabe. Él no está interesado en el oso... o la niña. Elayne Borden se
enredó en algún tipo de desastre, y apostaría el sueldo de un año de que está
conectado a Nicholas Scratch y el movimiento HPU.
—¿Ella está muerta?
—Sí.
Kowalski asintió.
—Esperaba equivocarme, pero medio me lo imaginé... El Teniente
Montgomery me pidió comprobar sus mensajes cuando fui a su apartamento.
No había nada de la madre de Lizzy. Uno pensaría que, si pudiera, ella habría
llamado para asegurarse de que Lizzy llegó a Lakeside bien.
—Con la mujer muerta, la niña ya está en el medio de esto. Hasta que no
tengamos una mejor idea de lo que está pasando, todos tenemos que movernos
con cuidado. ¿Va al Courtyard?
—Sí señor.
—Entonces dígale al Teniente Montgomery que mantenga su teléfono
móvil apagado. No quiero que escuche nada sobre Elayne de nadie más que de
mí. Dígale que tenemos que tomar una declaración formal de Lizzy, y necesito
hablar con él de antemano, por lo que tiene que esperarme en el Courtyard
hasta que yo llegue. Y averigüe si Vladimir Sanguinati estará disponible para
hablar conmigo.
—Sí señor.
Cuando Kowalski salió, Pete regresó.
—¿Crees que la policía de Toland está comprometida de alguna manera?
— Preguntó Pete.
—Nicholas Scratch está vinculado al movimiento Humanos Primeros y
Últimos. Mancha la reputación de uno y causaras daños en ambos. Si Scaffoldon
pertenece a HPU, creo que va a hacer lo que sea necesario para asegurarse de
que Scratch no esté conectado con Elayne Borden.

198

Visiones en plata
ishop
—Humanos Primeros y Últimos es una idea seductora. Para tener todo lo
necesario y también no tener miedo de lo que está ahí afuera, porque no estará
ahí más.
Burke resopló.
—Viviste en un pequeño pueblo en el Medio Oeste. ¿Con cuántos
Terráneos interactuaste?
—Uno aún así sabía que estaban ahí afuera.
—Sabes que hay asaltantes humanos y violadores y asesinos por ahí
también. Pero aún así sales de tu casa y vas a trabajar. Eva sale a hacer recados.
Los niños van a la escuela. Algunas de las personas que se ven en los tribunales
son mucho más peligrosas para tu familia que un Halcón sobre tu cabeza en
busca de su cena o un Cuervo posado en un árbol husmeando por algo que vio
en tu patio.
Pete le dio una sonrisa torcida.
—Todavía es una idea seductora.
—Los humanos primero y los últimos humanos, — dijo Burke
sombríamente—. ¿Los últimos humanos en una ciudad, en una región, en un
continente? ¿En el mundo?
—Eso no es lo implica Humanos Primeros y Últimos.
Burke rodeó el escritorio e indicó que Pete que lo precediera para salir de
la oficina.
Pero Pete se detuvo en la puerta y lo estudió.
—Eso no es lo que significa.
—Creo que el significado depende de si eres humano o uno de los
Terráneos.

199

Visiones en plata
ishop

Capítulo 18

Watersday 12 de Maius.
Monty se acomodo hasta sentarse, con el corazón palpitante, mientras
trataba de sacudirse la pesadilla que lo había asustado sacándolo de un sueño
intranquilo.
Al oír el inodoro y el agua corriendo en el lavabo, se pasó las manos por
encima de su cabeza y trató de calmar su respiración.
Segura. Su niña estaba a salvo. Pero Elayne...
Soñó que Oso Boo se había transformado en un Terráneo Oso Pardo que
quería la bolsa de joyas por alguna rara razón oníricamente lógica, y que Elayne
no quería renunciar a ello. Lucharon, ella obtuvo un corte en el vientre, y el Oso
Pardo agarró la bolsa y se la tragó, convirtiéndose de nuevo en Oso Boo antes de
que Lizzy saliera del baño y lo viera como realmente era: un asesino escondido
detrás de la máscara de algo en lo que ella confiaba.
¿O alguien en quien confiaba?
Dioses, Monty reflexionó mientras se levantaba y miraba a su teléfono
móvil. Tendría que haber llamado a la madre de Elayne o a su hermano, Leo.
Burke no quería que hiciera ninguna llamada, pero seguro que no estaría de
más encender su teléfono y comprobar los mensajes.
Cuando tomó el teléfono, alguien llamó a la puerta, un sonido tranquilo
pero urgente.
Monty miró hacia la cocina. No había un cajón seguro para su arma en el
monoambiente, por lo que había puesto su revólver en el estante más alto en la
cocina. Ahora lo sentía muy lejos.
Pero, ¿quién iba a saber que estaba aquí? ¿Y quién podría entrar en el
edificio sin levantar una alarma de los Terráneos en servicio?

200

Visiones en plata
ishop
Quitó el seguro y abrió la puerta.
—Buenos días, Teniente, — dijo Kowalski.
Una mirada a los ojos de Karl, le confirmó lo que había descubierto por
su cuenta, aunque sólo fuera en un sueño.
—Elayne está muerta, ¿cierto? — Preguntó.
Kowalski vaciló. Luego asintió.
—Lo siento, Teniente.
Monty sintió una punzada de dolor.
—Yo también. Las cosas estaban... tensas... entre nosotros en estos
últimos meses, pero fuimos una familia hasta ese momento. Ella era la madre de
mi hija.
—Lo sé. — Kowalski cambió su peso de un pie al otro—. Un policía de
Toland llamó esta mañana. El Capitán Burke estará aquí pronto. Él quiere que
mantenga su teléfono móvil apagado hasta que él hable con usted.
El que Burke quisiera que no estuviera ubicable después de que la policía
de Toland llamara, ponía a Monty incómodo.
—¿Algún mensaje en el contestador automático de mi casa?
—No señor.
Monty miró hacia el cuarto de baño. ¿El agua seguía corriendo? ¿Qué
estaba haciendo la niña ahí?
—Bueno. Será mejor que me vista. Llama al Capitán y dile que no hay
razón para que él venga al Courtyard. Lizzy y yo podemos reunirnos con él en
la estación.
—Me dijo que debería esperar aquí.
—Llámalo.
—Sí señor. ¿Teniente? Si hay algo que Ruthie y yo podamos hacer, sólo
tiene que pedir.
201

Visiones en plata
ishop

—Has hecho un montón ya, pero lo tendré en cuenta. — Monty obligó a
sus labios a hacer una sonrisa. —Gracias.
Al cerrar la puerta, oyó que el agua dejó de correr. Entonces Lizzy entró
en el salón, vestida con su pijama. Mirando a sus pies descalzos, se dio cuenta
de que sus uñas estaban pintadas en el tono del rojo que le gustaba a Elayne.
Algo curioso para hacer si estaba huyendo de algo o alguien. Por otra
parte, Elayne no había estado en casa cuando le llamó la noche anterior a que
hubieran ido a la estación del tren. Ella y Lizzy ¿Dónde se habían quedado?
¿Pintarse las uñas fue una manera de pasar el tiempo y distraer a una niña?
Él y Lizzy irían a la estación de la calle Chestnut y harían una declaración
formal. Después de eso, tenía que considerar los aspectos prácticos de tenerla
aquí. Tenía un apartamento de un dormitorio, y su renta estaba fijada para un
solo ocupante. Con el precio del agua, siendo lo que era, su arrendador estaba
obligado a aumentar la renta ya que Lizzy no sería una invitada que se alojaría
durante unos días. Claro, él podría apretar lo suficiente de su cheque de pago
para solventar la renta adicional, sobre todo porque ahora tendría el dinero que
había estado enviando a Elayne para la manutención de su hija. Bien, él podría
darle a su niña el dormitorio y dormir en el sofá, pero eso era un arreglo
temporal, al igual que su estancia en este monoambiente era un arreglo
temporal.
—¿Papá?
¿Cuánto tiempo se había quedado mirándola, perdido en sus propios
pensamientos?
Monty la besó en la frente.
—Buenos días pequeña Lizzy. ¿Dormiste bien?
Ella asintió con la cabeza, pero miró hacia la cama, donde Oso Boo
debería haber estado.
—¿Tienes hambre? — Preguntó Monty, queriendo evitar sus preguntas
un poco más de tiempo. Queriendo evitar hablarle de Elayne por un poco más
de tiempo—. Vamos a ver lo qué el Oficial Karl y la señorita Ruth nos dejaron
para nosotros.

202

Visiones en plata
ishop
Había huevos en la nevera, también pan, leche, mantequilla, y un
pequeño frasco de jalea de uva. La caja de cereales en el armario no era del tipo
que tentaría a una niña. Ni siquiera lo tentaba a él. Así que uso cuatro de los
huevos y el pan tostado. Y ya que no encontró nada de café, ambos tomaron un
vaso de leche.
¿Por qué hacer café aquí cuando podía bajar a por una infusión en lo de
Tess? ¿Estaría abierto a esta hora?
—¿Puedes ver la televisión o leer un libro mientras me ducho? —
Preguntó mientras lavaba los platos rápidamente.
—Bueno. ¿Vamos a ir al trabajo?
Miró a esos grandes ojos oscuros y sintió que su corazón palpitaba, con la
certeza de que ningún hombre jamás había amado a un niña más. Y que
ninguna niña debería enfrentar lo que Lizzy tendría que enfrentar hoy.
—Sí. Vamos a sentarnos con el Capitán Burke, y vas a decirle todo lo que
recuerdas acerca de la estación de tren y tu viaje a Lakeside.
—¿Entonces podemos llevarnos a Oso Boo?
Monty se secó las manos y colgó el paño de cocina.
—No cariño. Oso Boo tiene que quedarse en la estación para ayudar a la
policía. —Y entre las joyas ocultas en su interior y la sangre en el oso, no era
probable que Oso Boo Oso volviera alguna vez.
Evitaría decirle esa verdad el mayor tiempo posible.
—¿Si no tenemos a Oso Boo para protegernos, puede el policía Lobo
venir con nosotros? Nathan tiene grandes dientes. Incluso más grandes que Oso
Boo.
Ah, maldición.
—Cariño...
—Por favor, papá.
Derrotado, dijo:
203

Visiones en plata
ishop
—Voy a pedirle. — Entonces se retiró al baño antes de que Lizzy pudiera
pensar en otra cosa que necesitaba para dar su declaración.

204

Visiones en plata
ishop

Capítulo 19

Watersday 12 de Maius
No muerdas al mensajero. Si lo muerdes, no va a trabajar para ti. No muerdas al
mensajero.
Sentado en la sala de reuniones de la Asociación Empresarial con Vlad,
Henry, y Tess, Simon reorientó su atención a Pete Denby y la lista insoportable
de papeles que necesitaba ser rellenados o firmados o alguna otra cosa
semejante con el fin de comprar un edificio.
¿Por qué no podían simplemente darle a la hembra humana una bolsa de
dinero y luego orinar en el edificio, para que todo el mundo supiera que era
suyo?
Esta fue una de las razones por la que algunos Terráneos concurrían a
centros de educación humanos , eso iba más allá de lo que nadie quería saber
sobre la carne inteligente. Pero incluso teniendo la educación, no bastaba para
soportar un proceso tan irritante.
—Búsqueda de títulos. Inspección de vivienda, — dijo Pete—. Tiene que
hacerse. Puesto que van a pagar en efectivo, podríamos ser capaces de apurar
los trámites y cerrar el acuerdo antes de fin de mes.
—Podríamos inspeccionar la casa nosotros mismos, — dijo Simon—.
Darle una buena aspiración.
—Aún así es necesario el papeleo. Y desde un punto de vista legal, una
buena aspiración no es suficiente.
Simon suspiró. Él prefería estar con Meg, haciendo lo que fuera que ella
estaba haciendo.
—Encárguese de los papeles que necesitamos, —dijo Henry a Pete—.
Entonces le daremos a la humana el dinero y reclamaremos la casa.

205

Visiones en plata
ishop
—Sobre eso. — Pete olía nervioso—. Cuando dicen que van a pagar en
efectivo...
—Vamos a llenar una bolsa con la cantidad correcta de dinero, —dijo
Vlad.
—No le van a dar a la señora Tremaine un saco de dinero, — dijo Pete
con un chasquido en su voz que hizo a Simon gruñir... y molestó lo suficiente a
Tess como para que su cabello castaño adquiriera una amplia hebra roja y
empezara a enrollarse.
Pete levantó ambas manos, en un gesto conciliador. No era tan sumiso
como la exposición de la garganta, pero bastó para que Simon no sintiera la
necesidad de hacer cumplir su papel como líder del Courtyard.
—Vamos a hacer esto de la manera humana y darle el dinero a la mujer
por su casa, —Henry retumbó.
—Sí, — dijo Pete rápidamente—. Yo no estaba sugiriendo que no lo
fueran a hacer, o que no deberían comprar la casa en la forma humana. Pero... —
Estudió a los cuatro de ellos—. Este dinero proporcionará a la Sra. Tremaine
comida y refugio para el resto de su vida. Es mucho dinero. Darle una bolsa de
la dejará vulnerable a los ladrones. Podrían hacerle daño, incluso matarla si
intentara luchar contra ellos. No es la forma correcta de comprar una casa,
incluso cuando van a pagar en efectivo.
—Entonces, ¿qué sugiere? — Preguntó Vlad.
—Vi una especie de banco en la Plaza Comercial. ¿Es un banco legítimo?
—Sí, — dijo Simon. Luego hizo una pausa, con incertidumbre. Nadie
había hecho esa pregunta antes, pero un banco era un banco. ¿No?—. La
Asociación Empresarial también tiene cuentas en un banco humano ubicado en
el plaza de la Avenida Bird.
—Eso es bueno. —Aliviado, Pete tomó notas—. Ese es un banco regional,
por lo que debería tener una sucursal en Hubb NE, que es donde la señora
Tremaine va a ir. Si ella también usa ese banco, pueden tomar el dinero de su
cuenta y depositarlo en la de ella. Seguro y fácil. O podemos darle un cheque de
caja. Eso sería aún mejor. — Él levantó la vista de sus notas—. ¿Tienen suficiente

206

Visiones en plata
ishop
dinero en esa cuenta para cubrir los costos de la compra de la casa? ¿El precio
de compra y los cargos?
«¿Cargos?» Henry preguntó, mirando a los otros Terráneos.
—Deberíamos tener suficiente, —dijo Vlad—. Pero vamos a hacer un
depósito la próxima semana para cubrirnos de algo inesperado. ¿Qué pasa con
los otros dos edificios?
Pete frunció el ceño.
—El propietario intentó doblar su precio una vez que se dio cuenta de
que el Courtyard estaba interesado en los edificios. Le dije que no tenían prisa
para adquirir las propiedades y que estaban dispuestos a esperar hasta que el
banco lo embargara y dejara los edificios para subasta. Él está atrasado en los
pagos de la hipoteca, — explicó, cuando los Otros lo miraron—. No vive en esos
edificios. Es una propiedad para alquiler que se supone que genera ingresos,
pero no tiene inquilinos. Las últimas personas en los edificios están empacando.
Y, francamente, una vez que se sepa que ustedes son los dueños del dúplex en
medio de los dos, no es probable que vaya a obtener ningún inquilino. Yo le hice
una oferta que se acercaba a su precio de venta, y le dije que estaban dispuestos
a pagar en efectivo. Y me aseguré de que el representante de bienes raíces
también escuchara la oferta.
«Ha hecho mucho en un corto período de tiempo,» dijo Henry.
«No habríamos sabido hacer la mitad de eso,» dijo Vlad. «Pete Denby
está siendo justo con los humanos al hacer las ofertas, pero también está siendo
justo con nosotros.»
Tess no emitió comentarios, pero Simon notó que su pelo era ahora de un
castaño ondulado, lo que significaba que ya no estaba enojada.
—Estamos de acuerdo, —dijo—. Vamos a comprar esa casa y pagaremos
en la forma humana que sugirió.
Pete hizo otra nota.
—Voy a empezar con el papeleo el Moonsday. Ah. Otra cosa. La Sra.
Tremaine está mudándose a un lugar más pequeño y va a dejar una buena
cantidad de sus muebles. Ella dijo que llamaría a un par de personas que tienen
mesas en los puestos de la feria para sacarse cosas de encima, pero puede que
deseen echar un vistazo antes de que lo haga. Personalmente, creo que parte de
207

Visiones en plata
ishop
eso son chucherías, pero a Eva le pareció que algunas cosas podrían ser
arregladas y que quedarían bastante bien. Está disponible con sólo pedirlo, y
ciertamente no estaría de más que mirar.
—¿Chucherías? — Simon ladeó la cabeza. Los Cuervos no habían salido
a sus búsquedas del tesoro en la basura desde el día en que algunos humanos
cebaron una calle y trataron de matar a Jenni Crowgard y sus hermanas, lo
mismo los otros Cuervos. La advertencia de Meg había salvado a los Crowgard,
pero la experiencia había agriado el placer de los Cuervos en la búsqueda de
fragmentos brillantes, entre lo que los humanos tiraban como basura en la acera
cada semana. ¿Tal vez esto sería divertido para los Crowgard? Y podrían
descartar lo que no querían.
—Iremos a ver, — dijo. Entonces pensó en Pete y su familia empacando
su coche y escapando a Lakeside después de que Pete ayudara con la búsqueda
del Capitán Burke del Controlador—. Era dueño de una casa llena de cosas.
—Sí. Bueno, alquilábamos una casa.
—Pero tenía cosas. — Nunca había visto el interior de una casa humana,
excepto en los programas de televisión, pero tenía la impresión de que una casa
de verdad sería similar a la tienda de los Cuervos, Chucherías y brillantes estaba
llena con todos los pedazos y partes de las cosas que los humanos no podían
dejar de consumir.
Pete le dio una sonrisa torcida.
—Sí, éramos propietarios de cosas. Pero las cosas se pueden reemplazar.
—¿Qué pasará con esas cosas?
Pete se encogió de hombros.
—El alquiler está pago hasta finales de este mes. Después de eso,
supongo que el propietario empacara todo y lo almacenara... o lo más probable
mantendrá el mobiliario y alquile la casa como amueblada y venda todo lo
demás, diciendo que no me podía encontrar.
En lo que concernía a Simon, el territorio importaba porque era el
territorio que te daba un lugar para vivir lleno de un montón de comida y agua
de buena calidad, pero una mesa era una mesa, una silla era una silla. Mientras
sirvieran, una no era diferente de la otra. Pero los humanos eran más como los
Crowgard. Recolectaban cosas.
208

Visiones en plata
ishop

—Páseme su dirección, — dijo Simon—. Voy a ver si hay algo que los
Terráneos en esa área puedan hacer sobre cómo recuperar sus posesiones.
—Todos, -el humano y los Otros- lo miraron sorprendidos.
—Se lo agradecería,— finalmente dijo Pete. Él sacó un llavero,
desenganchó dos llaves, y las puso sobre la mesa. Luego escribió la dirección y
la ciudad—. Si sus amigos tienen que elegir que transportar, dígales que las
cosas personales primero, ropa, juguetes, fotografías. Eso es más importante
para mí y Eva que los muebles.
—Se los diré, — dijo Simon—. ¿Hay algo más que necesite de nosotros?
—No. — Pete puso sus papeles en su maletín y se dirigió hacia la puerta.
Entonces se detuvo y los miró—. Gracias.
Cuando Pete salió, Nathan Wolfgard entró.
—Los Lobos de Addirondak quieren saber si pueden enviar a algunos de
la manada a Lakeside para una visita, — dijo Nathan—. Quieren que los Lobos
que han estudiado la forma de interactuar con los humanos, tengan algo de
exposición del día a día con los humanos antes de tomar una asignación en un
Courtyard.
—Hay asentamientos humanos en Addirondak, — dijo Henry.
—Sí, pero los asentamientos son pequeños y tienen puestos de comercio
donde los Terráneos van a comprar bienes humanos. Fui a uno de esos lugares,
y tenía todos los elementos básicos que necesitamos cuando estamos en forma
humana, pero es una experiencia diferente de ir a las tiendas como las de
nuestra Plaza Comercial. Los humanos que viven en los asentamientos y
trabajan en los comercios son Intuye, y aunque son educados, en realidad no
hablan con los Terráneos, no como los humanos lo hacen aquí. — Nathan se
encogió de hombros—. Tenemos cosas de la que los Lobos de Addirondak sólo
han oído hablar.
—¿Cómo nuestra propia profeta de la sangre, juguete chillón?— Tess
preguntó secamente.
Nathan se retorció.
209

Visiones en plata
ishop

¡Mía! Simon tragó el pensamiento -y el gruñido que le seguiría-, cuando
Henry se movió en su silla.
—Tenemos nuestra propia instructora humana que puede mostrar a los
Terráneos las cosas que los humanos aprenden cuando son jóvenes, —dijo
Henry. Se volvió hacia Simon—. Es por eso que contrataste a Ruthie, ¿no? Para
que otros, además de los residentes del Courtyard de Lakeside puedan
aprender como parecer humano, quién podría ser amigo, y cómo reconocer un
comportamiento que indica que alguien es el enemigo, ¿cierto?
—Sí, — Simon afirmó—. Tenemos que reconocer dos tipos de humanos.
— Tan pronto como pudiera salir de esta piel, se daría una buena sacudida y
daría una pequeña carrera para averiguar lo que estaba haciendo Meg—. Voy a
hablar con los Lobos de Addirondak. Tenemos espacio para un par de
invitados.
Quedando eso establecido, cada uno fue a ocuparse de lo suyo. Henry
fue a su estudio. Tess fue a Un Pequeño Bocado. Simon y Vlad bajaron a atender
los pedidos de libros y abrir ABL. Mantenían el cartel de Sólo Residentes,
desalentando a los humanos a entrar, pero más de los residentes del Courtyard
se aventuraban ahora, a experimentar el comprar un libro y tener una pequeña
interacción con una de las humanas de la manada de Meg.
—Vuelvo pronto, — dijo Simon.
—Si tienes algún sentido, deberías huir de las hembras, no ir hacia ellas,
—Vlad le gritó mientras entraba en el cuarto de almacenaje.
Haciendo caso omiso de la risa de Vlad, Simon se quitó la ropa y la puso
en una silla cerca de la puerta trasera de ABL Luego cambió a Lobo, y trotó para
ver a Meg.
Mientras que pudiera escapar de ellas, no estaba preocupado sobre cómo
tratar con la manada femenina.

210

Visiones en plata
ishop

Capítulo 20

Watersday 12 de Maius
La manada femenina; -Meg, Merri Lee, Ruth, y Theral- se encontraron en
el camino al Complejo Verde, antes de ir a la Plaza Comercial. Era un
experimento para averiguar qué podían absorber las Casandra de sangre y qué
provocaba una sobrecarga. Dado que Merri Lee y Ruth estaban ayudándola a
escribir La Guía de las Profetas de la sangre, y Theral trabajaba en la oficina médica
y podía ser necesario que supiera acerca de los factores desencadenantes, Meg
les había pedido unirse a ella en un paseo desde su apartamento a la Plaza
Comercial.
Manejaba por ese camino, cada día laboral y a menudo paseaba con
Simon y Sam. Así que el camino le era familiar y sin embargo ligeramente
diferente cada vez, pero no recordaba que su mente experimentara apagones
cada vez que algo cambiaba. Entonces; ¿qué provocaba el desborde de una
Casandra de sangre hasta el punto de caer en el pánico... y la autodestrucción?
Tenía que averiguarlo porque ya no se trataba solo de ella, o porque eso
angustiara a los Otros en este Courtyard. La Guía no era sólo una manera de
Simon de mantener a la manada femenina ocupada. Había chicas que ahora que
querían vivir y podrían no sobrevivir ya que las personas que querían ayudarlas
no sabían cómo hacerlo.
Así que ella y sus amigas caminarían, y ella vería, y tal vez podría
encontrar una respuesta a una pregunta que ayudaría a algunas de las chicas a
vivir un poco más de tiempo. Tal vez incluso el tiempo suficiente para que ella
averiguar la siguiente respuesta.
—Tomamos el autobús del Courtyard hasta el Complejo Verde, —dijo
Merri Lee mientras las mujeres se dirigían a la Plaza Comercial—. Henry se
reunió con nosotras en la Plaza Comercial y le dijo al chofer que nos permitiera
tomar el autobús hasta tu apartamento a partir de ahora.
—Creo que un Halcón era el chofer, —añadió Ruth—. O tal vez era un
Búho. De todos modos, justo antes de que el autobús parara en el Complejo
211

Visiones en plata
ishop
Verde, vi el gran pedazo de tierra trabajada que debe ser la huerta. Y había
estacas de madera con una cuerda más allá de lo que ya se usaba, por lo que
parece que los Otros realmente están pensando en ampliar lo suficiente para
que todos tengamos una participación.
—Espero que todos podamos participar, — dijo Merri Lee—. Pero incluso
si el Wolfgard sólo hace la oferta a los inquilinos de los apartamentos, las
verduras y frutas que se venden en el abasto de la Plaza Comercial, siempre
están muy frescas y cuestan menos que en los supermercados humanos.
—¿Qué pasa con la carnicería? — Preguntó Theral—. Fui a comprar un
poco de carne hace unos días, pero ese comercio parecía un poco... extraño.
Una vacilación.
—Sólo recuerda ser específica acerca de lo que quieres, — finalmente dijo
Merri Lee.
—Tal vez por eso mi tía dijo que la carne sabía un poco extraña, y explica
el por qué Lawrence palideció cuando le dije que compré la carne en la Plaza
Comercial.
—Si tenía un sabor fuerte, no era res, que no siempre está disponible, —
dijo Ruth—. El almacén de ramos generales también es un poco de a suerte y
verdad. Puedes encontrar un frasco de salsa para espagueti y una caja de pasta,
pero no hay cajas de cereales. Un montón de cosas se venden en frascos que
esperan que los regreses, pero no hay mucho que se venda en latas.
—Los alimentos enlatados saben a metal, y los Terráneos tienden a comer
los alimentos frescos que están en temporada, — dijo Meg. La sensación de
alfileres y agujas llenó sus mejillas, la lengua y la mandíbula.
Se detuvo y estudió un grupo de plantas que no habían florecido hace un
par de días atrás.
Las otras chicas se detuvieron también.
—¿Cómo lo llevas?—Preguntó Merri Lee, mirando a Meg mientras Ruth
tomaba una foto de las plantas.
—Muy bien, — respondió Meg. Ahora que habían dejado de hablar de la
comida, el picor se desvaneció. ¿Debería mencionarlo? ¿O sus amigas se sentían
212

Visiones en plata
ishop
incómodas al hablar con ella de todo, temerosas de que algo desencadenara la
necesidad de cortarse?
—¿Qué clase de flor es? — Preguntó Ruth mientras Merri Lee esperaba,
con el bolígrafo suspendido sobre un pequeño cuaderno.
—¿Flor silvestre? — Meg especuló—. No recuerdo una imagen de
entrenamiento que corresponda.
—Es un heraldo de verano, — dijo una voz femenina detrás de ellas—.
¿Qué otro nombre necesita?
—Buenos días, Primavera, —dijo Meg, volviéndose hacia el Elemental—.
Hola, Niebla.
—¿No trabajas hoy? — Preguntó Primavera.
—Sí. Todas. Pero estamos dando un paseo primero.
—Muy sabio. Lloverá más tarde. No será una tormenta. Una lluvia suave
por todo lo que está floreciendo. Pero hay cosas que necesitan un pequeño trago
ahora. — Primavera les sonrió antes de que ella y Niebla se alejaran a medio
galope.
Theral señaló el lugar donde habían estado el Elemental y el corcel.
—El camino está mojado allí. Justo allí.
—Es porque Niebla estaba allí, — dijo Meg.
Las chicas la miraron. Finalmente Merri Lee dijo:
—¿Así que los ponis realmente son sus nombres?
—Sí.
—Vaya.
Theral no conocía los nombres de todos los ponis y no comprendía lo que
implicaba, pero Ruth y Merri Lee, que habían sido testigos de la tormenta en
Febros, parecían tener un poco de miedo.
—Eso explica algunas cosas, — dijo Ruth.
213

Visiones en plata
ishop

Meg no recordaba mucho de la tormenta que azotó a Lakeside después
de que había caído a través del hielo en el arroyo. Pero recordó estar atrapada en
el hospital, junto con Simon y Jester, porque toda la ciudad había quedado
varada por una nevada récord.
También recordó despertar en algún momento para encontrar a Simon en
forma de Lobo, acurrucado en esa cama de hospital con ella para mantenerla
caliente.
—Es mejor empezar a moverse, — dijo.
Cuervos las siguieron mientras continuaban por el camino. Halcones se
dispararon por los cielos o encontraron alguna cómoda percha para observar.
Un par de Búhos, que deberían haber estado en casa en ese momento, volaron
sobre sus cabezas.
Un pequeño conejo saltó al otro lado de la carretera, bajo la atenta mirada
de un Halcón. ¿El Halcón habría hecho más que mirar si las chicas no
estuvieran justo pasando por su percha?
Agradecida de no tener una nueva imagen de un conejo asesinado, Meg
miró las flores, la hierba y los árboles. ¿Le dejaría Simon trabajar en el huerto? Si
llevaba guantes y tenía la precaución de proteger su piel, podría plantar y sacar
malezas como las otras chicas. ¿Podría?
—¿Los ponis hablan entre sí?— Preguntó Merri Lee.
Meg se apartó de las flores que le habían llamado la atención y sonrió.
Todos los ponis excepto Niebla se encontraban en el cruce donde la carretera
principal del Courtyard cruzaba con la calle que conducía al Establo Poni.
Incluso Remolino, el más nuevo poni, estaba allí, aunque todavía no había
logrado asumir la forma de: "soy un inofensivo, gordito poni" .
Meg los saludó.
—Tenemos zanahorias como golosina hoy.
—¿Eso es importante? — Ruth preguntó cuando
suficientemente lejos del el camino como para no ser escuchada.

214

estaban

lo

Visiones en plata
ishop
—Todos vienen para el regalo de Moonsday, porque son terrones de
azúcar, —dijo Meg—. Pero no todos se presentan para las zanahorias.
—Tiene sentido, — dijo Merri Lee.
—Vaya que sí, —dijo Ruth en voz baja.
Un Lobo con un pelaje oscuro, salpicado ligeramente con manchas grises
corrió hacia ellas... grande, rápido, letal. Y feliz. ¿Tal vez implicaba que la
reunión había ido bien? Lo más probable era que Simon estaba feliz de estar al
aire libre y peludo, aunque fuera sólo por unos minutos.
—No he traído la cuerda, y no voy a correr y llegar toda sudada antes de
empezar a trabajar, así que ni siquiera pienses en jugar a arrear a la humana, —
dijo Meg.
Él se rió de ella, -podía asegurar que se estaba riendo-, y miraba el
sombrero tejido que Merri Lee le había traído para proteger su cabeza del sol.
Meg puso una mano en el sombrero, que parecía divertirlo.
Los Lobos podían hacer un juego de casi cualquier cosa, y el juego de
arrebatarle el sombrero podría continuar durante semanas antes de volverse lo
suficientemente aburrido como para buscar algo más.
Después de haber logrado lo que fuera que vino a hacer, Simon volvió y
trotó en dirección a la Plaza Comercial.
Él se habría quedado si hubiera estado caminando sola.
—Puedes llamarlo, para que camine por delante de nosotras, — dijo
Merri Lee.
Meg negó con la cabeza.
—Estamos haciendo un experimento.
Pero ella deseaba haber podido pasar una mano por su pelaje, sólo por
ese momento de conexión. Solo para decir estoy aquí.

***
215

Visiones en plata
ishop

Simon se puso la ropa que había dejado en ABL: vaqueros, zapatos de
lona, y un polo de color verde oscuro. No era el tipo de vestimenta que solía
usar durante las horas de trabajo en la librería, pero no tenía que preocuparse
de causar la impresión correcta en los clientes humanos más. Además, ahora
que estaba más cálido, usaba el mismo tipo de ropa que Kowalski, Debany, y
MacDonald llevaban cuando no estaban de servicio. Para los Terráneos que
mantenían la vigilancia sobre los humanos, mezclarse en una calle de la ciudad
era tan importante como moverse sin ser visto en el país salvaje.
Meg se veía bien. Había captado el olor del miedo cuando había
alcanzado a las chicas, pero no venía de ella. Alguien más en la manada había
temido al Lobo, porque estaba en forma de Lobo.
Sonrió. Pandilla de chicas. Manada femenina sonaba a dientes y poder.
¿Pero pandilla? Era más fácil hacer frente a una pandilla, siempre y cuando
recordara que una pandilla podría cambiar a una manada muy, muy rápido.
Al llegar al arco entre ABL y Un Pequeño Bocado, se dio cuenta de que la
puerta de celosía seguía cerrada. Cuando trató de abrirla, descubrió que estaba
trancada.
«¿Tess?»
«Monos de mierda. Apaga sus ojos. Aprieta sus corazones en pulpa
negra. Conviértelos en la podredumbre de una cloaca contenida en una bolsa
llorona de piel.»
Simon se apartó de la puerta de celosía. La voz sonaba como Tess, pero
no de la Tess que conocía
Jinete de la plaga.
Los Segadores eran una forma rara de Terráneos, solitarios que podían
matar con una mirada cuando su verdadera naturaleza era revelada. Había
invitado a Tess a vivir en el Courtyard de Lakeside cuando había asumido el
control como líder. Sabía que ella era un depredador peligroso, pero no sabía lo
que era hasta hace poco. Y nunca había sentido que había puesto al resto de
Terráneos en Lakeside en riesgo por dejarla vivir ahí, hasta ahora.

216

Visiones en plata
ishop
«¿Tess? ¿Qué pasa?»
«Vete, Simon. Sólo... Vete. Voy a hablar contigo más tarde.»
Corriendo al depósito, encontró el paño que usaba a veces para cubrir
una mesa para una exhibición adicional. La puso por encima de la puerta de
celosía. Sospechaba que Tess estaba en algún lugar de la trastienda, fuera de la
vista de cualquiera que mirara en las ventanas, pero si ese no fuera el caso, no
quería a nadie de los suyos caer capturados por verla.
—¿Simon? Hay algo que tienes que saber antes de reunirte con la policía.
—Vlad se acercó y miró la cubierta—. ¿Qué es eso?
—Algo está mal con Tess. El Teniente Montgomery y la Lizzy bajaran del
apartamento en cualquier momento. Creo que Tess cerró todas las puertas de
Un Pequeño Bocado, pero ve a la puerta de atrás y asegúrate de que todo el
mundo entre por ABL.
—¿Vas a llamar a Henry?
Simon asintió. No es que un Oso Pardo pudiera hacer algo más que un
Lobo contra una Segadora, pero Henry fue el primero en reconocer la clase
Terránea de Tess, por la forma en que había matado Asia Crane durante el
ataque al Courtyard. Y Henry podría ayudarle a mantener a todos los demás
fuera de la cafetería.
Mientras Vlad salió de nuevo a vigilar, Simon, llamó a Henry, Blair, y
Nathan.
El Teniente Montgomery entró primero, seguido de Kowalski. Blair y
Nathan llegaron momentos después.
—¿Dónde está la Lizzy? — Preguntó Simon bruscamente.
Montgomery vaciló.
—Necesitaba un minuto para hablar con usted, y el Sr. Beargard
amablemente la invitó a ver a sus tótems de jardín.
La chica no se había deslizado pasando a Vlad y tropezado con Tess.
Bien.

217

Visiones en plata
ishop
Montgomery y Kowalski miraron el paño que cubría la puerta de celosía.
—¿Hay algún problema? — Preguntó Montgomery.
—Tess necesita un poco de tranquilidad,— respondió Simon. Y tan
pronto como fuera seguro acercarse a ella, iba a averiguar lo que la había
enfurecido tanto.
—Necesito un favor, — dijo Montgomery, pareciendo incómodo—. Lizzy
tiene que hacer una declaración formal esta mañana, y le gustaría que el policía
Lobo fuera con ella.
—¿Policía Lobo?— Dijo Blair.
Nathan resopló.
—No creí que ella sabría lo que era un ejecutor.
—¿Por qué quiere a Nathan?— Preguntó Simon.
—Lizzy cree que Oso Boo la protegía de las cosas malas, y ahora él no
está con ella cuando tiene que hablar de lo que le pasó a su madre. Es por eso
que le gustaría que Nathan fuera con nosotros. Ella dice que tiene los dientes
grandes, incluso más grande que Oso Boo.
Se quedaron mirando a Montgomery. Finalmente Simon dijo:
—Oso Boo no tiene ningún diente, por lo que todo el mundo tiene
dientes más grandes.
—Lo sé. — Monty vaciló—. La madre de Lizzy fue apuñalada en la
estación de tren la mañana de ayer. Ella está muerta.
¿Se había visto así de cansado y confundido la noche que dispararon a
Daphne? ¿La noche que Sam vio a su madre morir? Simon miró a Vlad.
«¿Lo sabías?»
«El Capitán Burke me pidió que comprobara con los Sanguinati de
Toland por las noticias,» Vlad respondió. «Stavros llamó esta madrugada con la
información. Suena como que el Teniente ha comprendido lo suficiente como
para saber por qué la Lizzy estaba en el tren sola.»

218

Visiones en plata
ishop
—Voy a ir con la cachorra, — dijo Nathan.
—¿Un Lobo solitario en un edificio lleno de humanos con armas de
fuego?— Blair gruñó.
—No solo, —dijo Kowalski—. Nathan no estará solo.
Simon asintió para reconocer esa promesa.
—Voy a ir con ella, —dijo Nathan—. Pero la Lizzy es una exprimidora,
por lo que no voy a cambiar a la forma de Lobo.
—Es una señal de miedo, — dijo Simon, complacido de compartir una
pepita de información acerca de las mujeres humanas, y aliviado de pensar en
algo más que una muerte que suscitó demasiados recuerdos—. Cuando Meg ve
una película de la Brigada Lobo con Sam, termino siendo exprimido.
¿Debería mencionar la compulsiva depilación de piel? Nah. Eso podría
ser sólo cosa de Meg. Además, Nathan no iba como Lobo, por lo que no debería
importar.
—Tengo el coche, — dijo Kowalski—. Podemos ir cuando esté listo,
Teniente.
Montgomery miró la puerta cubierta.
—¿Hay algo que pueda hacer para ayudar con eso?
Simon se encogió de hombros.
—Cuando me entere de lo que le molesta, le haré saber.
Montgomery, Kowalski, y Nathan salieron de la tienda en busca de Lizzy
y subieron al coche rumbo a la estación.
Simon estudió la puerta, luego se fue al mostrador para trabajar en
cualquier pedido que pudiera completar.
Cuando Tess estuviera dispuesta a hablar, le haría saber. Sólo esperaba
que no matara a nadie antes.

219

Visiones en plata
ishop

Capítulo 21

Watersday 12 de Maius
A Nathan no le gustaba la estación de policía. Demasiadas paredes,
demasiada gente, demasiado ruido. No le gustaba la forma en que algunos de
los hombres lo observaban mientras caminaba con la Lizzy y el Teniente
Montgomery. Difícil no gruñir una advertencia para que mantuvieran su
distancia.
Difícil no darse cuenta de la forma en que algunos de los hombres
miraban a Kowalski, como si ya no perteneciera a la misma manada.
Entonces captó el olor del Capitán Burke antes de que los hombres se
dieran cuenta de que el Capitán estaba allí. Y se preguntó cómo Burke iba a
manejar este potencial conflicto dentro de la manada de la policía.
—Sr. Wolfgard, — dijo el Capitán Burke—. Gracias por venir con Lizzy y
el Teniente Montgomery. ¿Me acompañan?
Burke los llevó a una pequeña habitación.
Alguien había estado enfermo ahí no hace tanto tiempo. ¿Debería decirle
al Capitán Burke que los humanos no habían limpiado toda la enfermedad? La
habitación tenía el olor punzante de los productos de limpieza, así que tal vez
los humanos pensaban que la habitación estaba limpia y no podían oler lo que
todavía estaba allí.
Esperaba que a la Lizzy no le llevara mucho tiempo contar su historia. No
quería quedarse en ese cuarto.
Trató de aparentar que no prestaba mucha atención. Después de todo, su
trabajo consistía en vigilar el Courtyard de Lakeside, no el preocuparse por algo
que había sucedido en Toland, ¿por qué iba a estar interesado en este tipo de
cosas?

220

Visiones en plata
ishop
Era más fácil fingir desinterés cuando estaba en forma de Lobo. Los
repartidores que iban a la oficina del Enlace hablaban con Meg. No se les
ocurría pensar que el Lobo que parecía que había perdido interés en cuanto los
reconocía todavía escuchaba todo lo que decían.
Presentía que los policías no eran tan fáciles de engañar como los
repartidores. Especialmente alguien como Burke.
Después de asegurar a Lizzy que Oso Boo estaba recibiendo la mejor
atención y todavía tenía que quedarse en la estación y ayudar a la policía, el
Capitán Burke prendió una grabadora. Entonces él sólo movió su bolígrafo y
miró el papel delante de él.
¿Qué estaba esperando Burke? ¿Cuánto tiempo iba a esperar? Ellos no
tenían que acercarse sigilosamente a las respuestas como si fuera una especie de
presa asustadiza. La Lizzy tenía las respuestas. ¡Sólo necesitaban hacer las
malditas preguntas para que todos pudieran salir de esa habitación!
—¿Por qué ahora?— Preguntó Nathan. Ignorando las miradas afiladas de
Burke y Montgomery, se centró en la Lizzy—. ¿Por qué tu madre quería que
fueras a Lakeside ahora?
Lizzy jugueteó con un botón en su camisa.
—Mamá y el señor Scratch tuvieron una pelea porque el señor Scratch
fue a una fiesta de pijamas en casa de una señora, y a mamá no le gustó. Ella le
gritó, y él le dio una bofetada. Luego empacó su maleta y se fue. Entonces
mamá llamó a la abuela Borden y lloró, y cuando colgó, lloró un poco más.
Entonces las costuras de Oso Boo se rompieron porque el tío Leo no hizo las
cosas bien la última vez que jugamos al doctor, y tratamos de arreglar a Oso Boo
con vendas adhesivas, y luego mamá vio a Oso Boo y encontró el secreto.
Nathan estudió a los dos hombres. Al oír la palabra doctor, se pusieron
rígidos como si hubieran olido peligro, lo cual no tenía sentido ya que una
palabra no tenía olor.
—¿Tu mamá llamó a alguien?— Preguntó el capitán Burke.
Lizzy negó con la cabeza.
—Ella dijo que teníamos que mantener el secreto hasta que pudiéramos
hablar con papá.

221

Visiones en plata
ishop
—¿Te acuerdas de que día fue? ¿Viajaste en el tren al día siguiente?
—No. Fuimos al banco y nos dieron dinero. Y mamá preparó una maleta
para cada una. Y cuando el tío Leo se acercó, ella me dijo que me quedara en mi
habitación porque nuestro viaje para ver a papá, era un gran secreto, y Oso Boo
podría cotillear.
Nathan consideró esta información adicional. No entendía por qué el
juego sería malo. Jugando era como los jóvenes aprendían sus habilidades. Tal
vez el jugar con el tío Leo era la parte mala, ¿el hombre era un peligro? Dado
que la madre estaba tan preocupada porque la Lizzy hablara con el tío Leo,
sonaba como que una humana joven no sabía lo suficiente para mantenerse
tranquila y esconderse cuando un depredador venía a husmear la guarida. No
le parecía justo culpar a Oso Boo, dado que no habría podido irse de lengua con
nadie.
—Entonces, ¿qué pasó? — Preguntó el Capitán Burke.
—Tan pronto como oscureció, mami y yo fuimos a un hotel para una
noche de chicas fuera de casa. Nos pintamos nuestras uñas de los pies y vimos
televisión y cenamos en nuestra habitación. Y ella no puso su cara de loca
cuando no comí todas mis verduras. — Lizzy siguió jugueteando con el botón.
—¿Lizzy? — Dijo Montgomery en voz baja.
—Mamá no paraba de decir que el viaje en tren tenía que ser un secreto
para todos, incluso para la abuela y el tío Leo Borden. — La mirada que puso, le
dio a Nathan ganas de quejarse por simpatía—. Yo no le conté el secreto cuando
el tío Leo llamó. Pero... tal vez le dije que sabía un secreto.
—¿Cuándo fue eso?— Preguntó el Capitán Burke—. ¿Te acuerdas?
—Por la mañana, —respondió Lizzy—. Mamá estaba en el baño. Es por
eso que conteste el teléfono.
—¿Acaso mamá te dijo que no respondieras?—Preguntó Montgomery.
Ella se volvió hacia él.
—Pero era el teléfono, papá. Y seguía sonando y sonando.
Montgomery asintió.
222

Visiones en plata
ishop
—¿Qué dijo el tío Leo?
—Me preguntó que estábamos haciendo en un hotel, y yo le dije que
íbamos a tener una noche de chicas, y él dijo que habíamos preparado un
montón de cosas para una noche y si nos íbamos a alguna parte. Yo le dije que
no lo podía decir porque era un secreto. Entonces mamá salió corriendo del
cuarto de baño y colgó el teléfono y dijo que teníamos que irnos ya mismo. Yo le
dije que no me lave los dientes aún y que Oso Boo necesitaba hacer caca, pero
ella dijo que ya mismo era ya mismo y que Oso Boo tendría que esperar hasta
que llegáramos a la estación de tren porque me había ido de la lengua con el tío
Leo después de que me dijo que no contestara el teléfono. — Las lágrimas
llenaron los ojos de Lizzy. Ella sollozaba.
—Cometiste un error, pequeña Lizzy, — dijo Montgomery—. Pero el
hombre de la recepción le dijo al tío Leo que tú y mamá se alojaban en el hotel.
Es por eso que él llamó a tu habitación. Así que el hombre de recepción se
equivocó también.
Burke serenamente se aclaró la garganta.
—¿Luego fueron a la estación de tren?
Lizzy asintió.
—Mamá compró dos boletos. Luego fuimos a otra ventana, y me dijo que
podía ser una chica grande y comprar las entradas para Lakeside. Se puso de
pie justo detrás de mí, y el hombre sonrió y le guiñó un ojo, y luego le dio el
dinero y me dio los boletos, y mamá me dijo que pusiera los boletos y el dinero
extra en el bolsillo especial dentro de mi abrigo de verano. Luego dijo que
íbamos a fingir que estábamos siendo perseguidas, como en una película. Oso
Boo y yo estábamos encargados del secreto que teníamos que llevar a papá, y
ella sería el señuelo. Si podía, subiría en el tren conmigo. Si los hombres malos
ya estaban buscándonos, ella los despistaría y tomaría el tren en Hubb, y luego
llamaría a papá.
—¿Tu mamá te puso en el tren?—Preguntó Burke.
—Ella me mostró donde se suponía que debía pararme cuando llegara el
momento; luego fuimos a un baño así Oso Boo podría hacer caca antes de subir
al tren. Y tenía que hacerlo... — Lizzy se detuvo, sus mejillas se ruborizaron—.
Mamá se enojó porque Oso Boo no puso atención a sus asuntos y tardo mucho
tiempo y así íbamos a perder el tren. Pero cuando nos fuimos del baño, ella
miró a su alrededor e hizo un sonido, como si estuviera a punto de vomitar. Me
223

Visiones en plata
ishop
dijo que subiera en el tren, que encontrara una familia con niños y actuara como
si fuera parte de esa familia, como una chica lo haría en las películas. Me dijo
que me fuera, y me empujó. Entonces ella volvió a entrar en el baño.
—¿Subiste al tren?
—¡Yo no quería que mamá fuera un señuelo! Hice lo que me dijo, más o
menos, pero luego volví al baño porque no me quería ir sin ella. Pero estaba en
el suelo, sosteniendo su vientre. Sacudí su brazo, y ella me miró y me dijo que
corriera. Me dijo que iba a estar bien en un minuto, pero tenía que correr antes
de que el hombre malo me lastimara también.
El botón con el que Lizzy había estado jugando todo el tiempo, se salió de
la camisa. Ella lo miró por un largo momento, y luego lo puso sobre la mesa.
—Había un niño y una niña con su mamá y papá subiendo al tren. El
niño estaba llorando y golpeando con los pies y todo el mundo lo miraba.
Mientras que el papá lo regañaba y lo cargaba, me subí al tren con la mamá y
luego encontré un asiento por mí cuenta.
Silencio. Luego Burke dijo:
—Gracias, Lizzy. Ese fue un muy buen informe. ¿Por qué no vas con tu
padre a buscar algo de beber y me esperan en mi oficina? Me gustaría obtener la
declaración del Sr. Wolfgard sobre el viaje en tren.
Nathan hubiera preferido conseguir una bebida con la Lizzy, pero él
permaneció sentado y observó a Montgomery y a la Lizzy salir de la habitación.
—¿Qué pasó en el tren?— Preguntó Burke.
—Yo había pasado algún tiempo en las montañas de Addirondak y
estaba de camino a casa,— Nathan respondió, encogiéndose de hombros—.
Tome un asiento. Note que la Lizzy y Oso Boo estaban solos. Un macho humano
pasó varias veces por el vagón y la miraba. Ella es sólo una cachorra, y Oso Boo
no tiene dientes, y los miembros adultos de su manada no aparecían, por lo
que... — Otro encogimiento de hombros.
—Intervino,—Burke concluyó—. Lizzy no habría llegado a Lakeside, si
no lo hubiera hecho.
Nathan se movió en su silla.
224

Visiones en plata
ishop
—Esta habitación apesta. ¿Podemos irnos ahora?
—¿Apesta porque no le gusta estar aquí?
—Huele a enfermedad y productos de limpieza.
—Ah. Voy a decirles a los de mantenimiento.
Cuando Burke se puso de pie, Nathan se levantó también.
—El Oficial Kowalski lo llevará de vuelta al Courtyard. ¿Le importaría
llevarse a Lizzy con usted, sólo por una hora o dos? El Teniente Montgomery y
yo tenemos mucho trabajo que hacer.
Nathan estudió al humano. La voz. Demasiado casual. Como cuando un
Lobo trataba de pasar a una manada de ciervos fingiendo no darse cuenta de
ellos.
—¿Por qué la quiere allí? — Preguntó Nathan—. Este edificio está
protegido. Tiene muchos humanos con armas de fuego.
—Me han dicho que Celia Borden quiere la custodia de Lizzy, —dijo
Burke en voz baja—. Leo Borden sabía dónde Lizzy y Elayne se alojaban. No es
disparatado pensar que Leo se lo dijo alguien, y esa persona quería asegurarse
de que Elayne Borden no dejara Toland mientras que el juguete de su hija
guardaba una fortuna en joyas.
—¿Qué tiene eso que ver con la Lizzy permaneciendo en el Courtyard?
—La ley humana no se aplica en el Courtyard. Quiero asegurarme de que
nuestras leyes no se puedan usar en contra de Lizzy y que la pongan en peligro.
Yo no quiero ser obligado a entregarla al enemigo.
Nathan pensó que tratar de forzar a Burke a hacer algo que lo hiciera
enojar, sería como tratar de forzar a Henry Beargard, con más o menos el mismo
resultado.
—Esa es la decisión de Simon, no la mía.
Burke no mencionó que él y su policía habían ayudado a Simon a
proteger a Meg, habían hecho más para ser útiles que lo que los humanos
225

Visiones en plata
ishop
habían hecho antes. Inteligente Burke en no mencionarlo y dejar que los
Terráneos pudieran elegir.
—Tess está enojada, así que no estoy seguro de que el Courtyard sea el
lugar más seguro, pero la Lizzy puede volver conmigo, — dijo Nathan. Y sólo
esperaba que alguien de la manada humana estuviera alrededor y supiera qué
hacer con una cachorra humana.

226

Visiones en plata
ishop

Capítulo 22

Watersday 12 de Maius
Se había producido un sonido de goteo, y sangre en el suelo, y las otras
chicas...
Se puso de pie junto a la cama y se centró en el hombre que bloqueaba la
puerta de la habitación.
Un lugar diferente. Un nuevo controlador. Pero él no se veía como un
Nombre Caminante. No eran sólo los pantalones vaqueros y la camisa azul lo que
lo hacía diferente a los que la habían controlado en el recinto. Parecía...
silvestre... y sus ojos ámbar le daban la seguridad de que no era humano.
¿Por qué uno de ellos la trajo a este lugar?
—Soy Jackson Wolfgard. Dijiste que querías vivir. Los Intuye no podían
mantenerte con su gente, por lo que te traje aquí al campamento Wolfgard en el
asentamiento Terráneo.
Ella había dicho que quería vivir. Había gritado las palabras. Sí. Recordó
con claridad. Sus recuerdos de cómo había llegado a esa habitación eran los que
estaban velados.
Recordó las imágenes de entrenamiento sobre las expresiones en un
intento de averiguar lo que veía en su rostro. Renuencia. Renuncia.
Él se acercó a la mesa y una silla, los únicos otros muebles en la
habitación, además de la cama y una pequeña mesa con una lámpara. Cuando
él se alejó, ella se quedó mirando la navaja de plata que había dejado sobre la
mesa.
—Meg, la Trailblazer, dice que debes tener la navaja, que el corte debe ser
tu elección. Ella dice que este tipo de habitación ayudará a aquietar tu mente. —
Jackson la miró, tal como ella lo observaba—. No sabemos cómo cuidar a las

227

Visiones en plata
ishop
sangre dulce, pero vamos a tratar de ayudarte a mantenerte con vida, si eso es
lo que quieres. —Una vacilación—. Debes elegir un nombre.
—Me llamaron cs821, — susurró.
—Eso no es un nombre.
No sabía que responderle.
—Si quieres algo, pídenos.
Cuando ella asintió con la cabeza, salió de la habitación y cerró la puerta.
Esperó, pero no pasó nada. Cuando se cansó de esperar, exploró la
habitación. Paredes de madera, suelo de madera, techo de madera. Escritorio de
madera, una silla de madera, mesa de madera, cabecero de madera. Persianas
de madera que estaban abiertas, pero la ventana estaba cubierta, tapando el
exterior con papel blanco que permitía a la luz entrar pero le impedía ver
afuera.
El cuarto de al lado tenía un inodoro, un lavabo y otra pequeña ventana
cubierta.
Volviendo a la habitación, fue a la mesa y tomó la navaja de plata que
brillaba en la madera oscura. La euforia que venía de un corte la haría sentirse
bien. Tan bien.
Pero algo que Jackson dijo, finalmente hizo clic. Meg, la Trailblazer, había
dicho a sus nuevos cuidadores que esto era lo que necesitaba para seguir con
vida. Meg.
¿Podría ser... ?
Ella miró alrededor de la habitación de nuevo. Nada más que madera y
una ventana cubierta.
Se acercó a la cama y estudió la cubierta, clasificándola a través de las
imágenes de entrenamiento hasta que llegó a una identificación. Colcha de
retazos. Diferentes colores, diferentes patrones de tela cosidas juntas.

228

Visiones en plata
ishop
Con cautela, se sentó en la cama. Tímidamente, tocó la colcha. En
silencio, el dedo trazó las pautas. Intrigada por las formas, se olvidó de la
navaja.

229

Visiones en plata
ishop

Capítulo 23

Watersday 12 de Maius
—"Los Terráneos exigen la revelación absoluta de los paraderos de estas
denominadas profetas de la sangre, exponiendo públicamente a chicas que ya tienen
problemas, que según los expertos médicos, requieren de la vida tranquila que las
instituciones privadas ofrecen. Y una vez que estas instituciones admiten tener algunas
de estas chicas con problemas, los Otros sacan a las chicas de los entornos protegidos y
las llevan a lugares no revelados. Todo el mundo dispuesto a defender los derechos
humanos y la dignidad humana, deben insistir a los gobiernos en cada aldea, pueblo,
ciudad y región en Thaisia, que exijan la misma revelación absoluta que los Terráneos
exigen de nosotros. Si los Otros realmente no van a hacerles a estas chicas ningún daño,
que nos dejen verlas, que nos dejen saber que están a salvo. Y que dejen a los humanos
ocuparse de los humanos sin temor a represalias".
—El discurso de Nicholas Scratch fue escuchado por una multitud de pie, en un
evento de recaudación de fondos para HPU en Toland. Más cerca de casa, el Alcalde
Franklin Rogers dijo a la prensa que iba a ayudar al Gobernador Patrick Hannigan en la
creación de un grupo de trabajo médico para la Región Nordeste. El grupo de trabajo se
encargara de la inspección de todas las instalaciones que atienden a las niñas en
situación de riesgo que tienen adicciones peligrosas para la vida.
—Apague eso, —dijo Burke mientras conducía por la calle principal
hacia el Courtyard.
Monty apagó la radio.
—Las denominadas profetas de la sangre. ¿Cree que alguien como
Nicholas Scratch no sabe de la existencia de las Casandra de sangre y lo que
esas chicas pueden hacer?
—La Alianza de Naciones del Bloque Romano ha desarrollado un avión,
una nueva forma de transporte que da a los humanos una mirada expansiva de
la tierra alrededor de ellos. El movimiento Humanos Primeros y Últimos,
irrumpe en la escena de Thaisia desde el Bloque Romano. Un portavoz del
movimiento llega a Toland para difundir el mensaje de que los humanos deben
230

Visiones en plata
ishop
ser los primero, últimos, y todo lo demás entremedio, a la hora de contar con los
recursos disponibles en este mundo. Drogas aparecen en diversas comunidades
humanas y, o bien hacen que el usuario quede completamente pasivo o adoptan
una conducta tan agresiva, violenta, que el instinto de conservación no es una
consideración. ¿Es una coincidencia que todas estas cosas han pasado en tan
poco tiempo? No lo creo. El desarrollo de un avión tomaría meses, incluso años.
Ahora que hay una máquina que funciona, sería el momento de poner las otras
piezas en su lugar. Yo no me sorprendería de escuchar que Scratch tuvo
contacto con el Controlador u hombres como él. Yo no me sorprendería al
escuchar que los problemas de las drogas en Thaisia eran pruebas de armas
potenciales. El último mensaje que recibí de mi primo, Shady Burke, indicó que
el Bloque Romano sigue mostrando signos de preparación para la guerra. Los
que viven en la parte humana de Brittania, están preocupados de que los líderes
del Bloque Romano puedan decidir que es demasiado arriesgado luchar contra
los Terráneos y ataquen otras partes controladas por humanos del mundo, con
el fin de adquirir más tierras y recursos.
—Y Brittania es el lugar más cercano. — Monty asintió con la cabeza—.
De cualquier manera, tener una idea de cómo el futuro podría llegar a
presentarse y ser capaces de ajustar los planes militares, podría hacer la
diferencia entre ganar o perder una batalla.
—Drogar a las tropas para que se conviertan en locos también es útil
cuando se enfrenta a un enemigo que los humanos han temido desde nuestro
primer encuentro con los Terráneos.
—¿Cree que los Otros encontraron a todas las profetas de la sangre que
fueron alejadas de los recintos y metidas en un criadero como animales?— El
estómago de Monty realizó un cosquilleo lento mientras consideraba las
posibilidades. Las drogas Repasando al lobo y Bienestar, se hicieron a partir de la
sangre de las Casandra de sangre. ¿No querrían los líderes del Bloque Romano
tener cerca a la fuente, si las tropas necesitaban recibir una dosis justo antes de
la batalla?
Tal vez eso era algo que debería mencionar a Simon Wolfgard. Los
buques eran la única manera de cruzar el Atlántik. Si se estaban llevando a las
niñas de Thaisia, tendrían que viajar en barco. ¿Y qué ciudad oriental tenía
barcos yendo y viniendo todos los días a los puertos en otras partes del mundo?
—¿Cree que la policía de Toland sabe dónde Scratch se aloja?—Preguntó
Monty.
231

Visiones en plata
ishop

—Me sorprendería si no fueran quienes garantizan su protección, —
respondió Burke—. Y si estás buscando a alguien para crear problemas, Scratch
es un bastardo persuasivo. Él tiene a todo el mundo tan centrado en lo que ha
pasado con las Casandra de sangre en los últimos días, que nadie está
preguntándose que había estado sucediéndoles a esas chicas por generaciones.
En cuanto a este grupo de trabajo médico, los Terráneos podrían permitir a los
médicos desconocidos entrar en los asentamientos donde las chicas residen.
Dejar que se vayan es una historia completamente diferente.
Monty observó a un coche blanco girar en la calle principal de entrada al
Courtyard.
—Creo que es el coche de Dominic Lorenzo. Debe ser su mañana para
trabajar en el Courtyard. —O Meg Corbyn necesitaba tratamiento médico y
Lorenzo había sido convocado.
Burke entró en el Courtyard y continuó por el camino de acceso. Se
detuvo en el estacionamiento de los empleados, aparcó en un espacio al lado del
coche de Lorenzo.
—¿Qué lo trae por aquí esta mañana?—Preguntó Burke mientras los tres
hombres caminaron hacia la puerta de atrás de Aullidos, Buena Lectura.
—Necesito hablar con Simon Wolfgard sobre el grupo de trabajo médico,
— respondió Lorenzo.
—¿No va a tratar de convencerlo de que dejar entrar a los médicos en los
asentamientos del país salvaje va a ser beneficioso?
—Que los dioses me ayuden, sí, lo voy a hacer. — Lorenzo parecía
inquieto—. A partir de esta mañana, yo soy la fuerza especializada para
Lakeside y sus alrededores. Estoy de vacaciones pagas en el hospital de
Lakeside, con el fin de recopilar información y proporcionar atención médica a
las profetas de la sangre. Me han dado una beca del gobierno de Lakeside para
contratar a un asistente. Espero que vaya a estar autorizado a hacer uso de las
habilidades administrativas de la Sra. MacDonald a cambio de compartir todo
lo que aprenda con los Otros. En este momento, soy uno de los cuatro médicos
que cubren toda la Región Noreste.
—¿No puede rechazar la tarea? — Preguntó Monty.
232

Visiones en plata
ishop

—Puedo. No quiero rechazar. Ayudar a estas chicas tendrá un impacto en
todo el mundo. Y gracias a mi exposición con los Otros aquí, tengo un poco de
experiencia en el trato con los Terráneos, que es algo que los otros médicos no
tienen.
—Por lo menos no gaste la mitad de su tiempo viajando por toda la
región.
—No al principio, de todos modos. Primero tenemos que localizar a las
chicas, y dudo que vayamos a tener éxito a menos que los Terráneos quieran
cooperar. —Lorenzo le dio una mirada perspicaz a Monty—. ¿Está bien?
—He estado mejor. — Él vaciló, pero había un consultorio médico en la
Plaza Comercial, y Lorenzo estaba aquí—. Después de que hables con Wolfgard,
te agradecería si pudieras darle a mi hija un chequeo rápido.
—¿Está enferma?
Cuando Monty vaciló, Burke dijo:
—La madre de Lizzy fue asesinada en la estación de tren de Toland ayer.
La niña subió al tren rumbo a Lakeside sola, para estar con el Teniente
Montgomery.
—Dioses, — Lorenzo exhaló—. Claro, voy a echarle un vistazo. ¿La niña
no resultó herida?
—No, — dijo Monty. Luego inclinó la cabeza hacia la puerta trasera de
ABL—. Doctor, adelántate. Necesito hablar con el Capitán.
Burke alzó las cejas y esperó.
—Alguien cercano a Elayne y Lizzy deslizó una bolsa de joyas en un oso
de peluche, que rara vez estaba fuera del alcance de Lizzy, — dijo Monty.
—Salvo que fuera la misma Elayne, la lista es corta; su madre, su
hermano Leo, y Nicholas Scratch,— dijo Burke.
—Usar a Oso Boo, fue una elección desesperada o apresurada. Scratch
me parece alguien más inteligente que eso.

233

Visiones en plata
ishop
—Puede ser. Pero si Leo jugó al doctor con Oso Boo y Lizzy, haciendo
una operación -abriendo las costuras y cosiendo de nuevo- y dejando las joyas en
el oso, debió haber sido parte del plan desde el principio, aunque me imagino
que las joyas estuvieron en algún otro lugar del apartamento la mayor parte del
tiempo.
—No explica, de dónde las joyas vienen, —dijo Monty—. La familia de
Elayne es lo suficientemente acomodada, pero creo que no podrían permitirse el
lujo de tener tantas joyas, a menos que liquidaran todos sus activos.
—No es una acción imposible si su familia está comprometida con el
movimiento Humanos Primeros y Últimos, y están dispuestos a apoyarlo en esa
medida. La otra posibilidad es que la bolsa de joyas representa las
contribuciones de muchas familias o partidarios. — Burke abrió la puerta
trasera de ABL—. Y se está olvidando de la tercera posibilidad, que las joyas
fueran robadas y Scratch o Leo Borden están involucrados.
En vez de ir hacia adelante, Monty balanceó un paso. A pesar de los años
que él y Elayne vivieron juntos, y, a pesar de estar en la misma ciudad, nunca
había llegado a conocer bien a su familia. Había tal frialdad cada vez que
aparecía en una reunión familiar, que se había mantenido a distancia. ¿Podría
decir con certeza que su familia no estaba involucrada en el robo de joyas?
—Si las joyas fueron robadas... —Monty tragó saliva.
—Usar a Lizzy como mensajera, habría hecho de Elayne el chivo
expiatorio si algo salía mal, sobre todo si el oficial investigador no quería que
nadie mirará a Nicholas Scratch u otros miembros de HPU. Pero Scratch no
previó que Elayne lo echara por acostarse con otra mujer, y él no la habría
esperado que ella huyera.
—La noche de Thaisday, cuando llamé a Elayne, alguien contestó el
teléfono. Sólo una respiración pesada. Pensé que estaba jugando conmigo.
—Alguien podría haber sido enviado para recuperar las joyas, — dijo
Burke sombríamente.
—Si Elayne y Lizzy hubieran estado en casa... —Monty no pudo terminar
la frase—. ¿La policía Toland nos dirá si alguna joyas ha sido robada
recientemente?

234

Visiones en plata
ishop
Burke le dio esa sonrisa feroz-cordial.
—La policía no son los únicos que tienen una red de información. Y
conocemos gente que conoce gente, ¿no? — Entró en ABL, dejando que Monty
lo siguiera.

***

En días de gran afluencia, ABL había tenido más humanos en la tienda
que los que había en este momento, pero no se reunían alrededor del mostrador
con ganas de hablar con él.
—¿Qué? — Simon gruñó, mirando a Burke, Montgomery, y Lorenzo.
Decidió tomar el mismo enfoque que tomaría con los buitres que
sobrevolaban una matanza: dispersarlos.
Señaló a Monty.
—Meg preguntó a las chicas del lago si la Lizzy podía ver a los ponis, por
lo que Meg, la Lizzy, y Nathan han ido al Establo Poni y deben estar de vuelta
pronto. — Señaló a Dominic Lorenzo—. Merri Lee, Ruthie, y Theral están en la
Oficina del Enlace, en busca de entregas y tomando notas para agregar a la Guía
de Profetas de la sangre. Si quiere hablar con ellas, llamare a Henry para que lo
acompañe.
—Eso está bien, —dijo Lorenzo—. Agradezco cualquier información.
Pero quería hablar con usted acerca del grupo de trabajo especializado, que
ahora es responsable de determinar el bienestar mental y físico de las profetas
de la sangre en Lakeside y sus alrededores.
Mantente humano, Simon se dijo a sí mismo. Tess finalmente se había
calmado lo suficiente como para querer hablar con él. No ayudaría a nadie si
dañaba al médico que estaba dispuesto a tener alrededor de Meg.
Además, Vlad acababa de deslizarse en la parte delantera de la tienda.
—No creo que el grupo de trabajo tendrá problemas aquí, siempre y
cuando usted sea el doctor que haga estas visitas, — dijo Vlad con una sonrisa
que mostraba unos colmillos como advertencia—. Creo que podemos arreglar
una visita a la Isla Grande y que pueda hablar con las personas que cuidan de
235

Visiones en plata
ishop
las profetas de la sangre. Después, puede asegurar a los humanos - a los que no
les importaban hace una semana- que las niñas están siendo atendidas
adecuadamente. Puede hacer su informe sobre su estado físico y mental. Sólo
recuerde que sería muy poco saludable si la ubicación de las niñas alguna vez
aparece en un informe.
—Una de las cosas que se me pidió que definiera, es si las chicas son las
llamadas profetas de la sangre o chicas con otros problemas que se manifiesten
como una especie de auto-daño, — dijo Lorenzo—. Me gustaría hablar con Meg
Corbyn y obtener alguna idea que pudiera ofrecerme.
—Steve Barquero podría tener a alguien que le pueda proporcionar
algunas ideas,— dijo Vlad.
«¿Barquero?» preguntó Simon, usando la forma de los Terráneos de
comunicación.
«Una mujer apareció en Desembarco del Ferry, manejando un coche que
estaba cargado con todas sus posesiones, incluido un perro. Ha trabajado en
varias casas que se encargan de niñas con problemas. Después de ser
despedida, una vez más, porque no tiene miedo de compartir sus opiniones con
todo el mundo, empacó y comenzó a manejar. Ella le dijo a Barquero que tuvo la
sensación de que era el lugar que había estado buscando, el lugar donde
realmente podría ayudar.»
«¿Una sensación? ¿Es una Intuye?»
«Él piensa que sí, pero no está seguro de que ella sepa lo que es. Aún así
quiere llevarla a la isla y ver cómo responde a las chicas. Él quiere tu
aprobación. Lo mismo Ming.»
Hace unas semanas, un hombre llamado Phineas Jones había intentado
llegar a la Isla Grande para encontrar chicas que podrían ser Casandra de
sangre. Él era un enemigo. El Controlador estaba muerto, así como Phineas
Jones, pero otros hombres que dirigían recintos podrían haber enviado a otros
humanos para encontrar a las chicas.
«Ella no se quedará en la isla, y nunca estará sola con las niñas,» dijo
Simon.
«Barquero dijo lo mismo.»
236

Visiones en plata
ishop

Simon se dio cuenta de que los humanos habían estado observando el
intercambio silencioso, sabiendo que algo estaba en discusión.
—Si la mujer que fue a Desembarco del Ferry es aceptable para nosotros,
entonces puede hablar con ella.
No creía que a Lorenzo le gustara que tomarán las decisiones por él, pero
una Intuye que no habían vivido en una de sus comunidades podía entender el
afuera mejor que las personas que habían aceptado sus habilidades toda su
vida. Y esa era la persona que Lorenzo debería ver.
La puerta de celosía entre Un Pequeño Bocado y Aullidos, Buena Lectura se
abrió. Tess no dio señales de darse cuenta de la tela de que Simon había usado
para cubrir el arco. Su pelo salvajemente encrespado tenía vetas de color
marrón, verde, rojo y negro, como si ella no supiera muy bien cómo se sentía.
Puesto que él sospechaba que su pelo había sido el del color de la muerte
hace una hora, Simon tomó todos los otros colores como una buena señal de
que el resto del Courtyard muy probablemente sobreviviría.
—Cuando hayan terminado de hablar, hay algo que quiero que los cuatro
vean,— dijo Tess, mirando a Vlad, Montgomery, Burke, y finalmente a Simon.
Luego se retiró a la cafetería.
—Voy a ir a la oficina del Enlace ahora, si eso está bien con ustedes, —
dijo Lorenzo. Miró a Montgomery—. Si termino allí antes de que su hija regrese
de la visita a los ponis, puede encontrarme en el consultorio médico.
Montgomery asintió.
—Ya nos ocupamos del doctor, —dijo Simon—. Ahora, ¿qué quieren
ustedes dos?
Burke se giró hacia Vlad.
—Le agradeceríamos un poco más de información de sus parientes en
Toland.
—Ah.— Vlad miró a Monty—. No hemos escuchado nada más sobre la
muerte de su ex pareja.

237

Visiones en plata
ishop
—Me pregunto si han oído algo acerca de las joyas o joyas robadas, —
dijo Burke.
—¿La policía de Toland no han oído hablar de ese tipo de cosas? ¿Por qué
no les hablan?
—Al Capitán de la policía de Toland con el que hablé no le caí en gracia,
por lo que dudo que me diga algo, — Burke respondió—. A diferencia del
Capitán de la policía, no creo que los Sanguinati tengan algún interés en las
joyas que se encontraron en Oso Boo. Eso los convierte en una fuente imparcial
de información.
Simon estudió a Burke. ¿El Capitán de la policía pensaba que los Otros
serían más honestos que su propia especie? ¿Qué pensaban los Sanguinati de la
policía de Toland?
—Voy a hacerle una llamada a Stavros y ver lo que él o Tolya han
escuchado, — dijo Vlad.
—Me gustaría quedarme en el monoambiente con Lizzy una noche más,
si eso está bien con ustedes, — dijo Montgomery.
—Hemos dejado reservado uno de los apartamentos para la policía, así
que pueden quedarse, — dijo Simon. Como los humanos no decían nada,
añadió—, ¿Vamos a averiguar lo que Tess quiere mostrarnos?
Entró en Un Pequeño Bocado. Vlad y los dos policías lo siguieron.
Tess se puso detrás de la vitrina de vidrio, su cabello ahora tenía bucles
totalmente rojos. Enojada de nuevo. ¿Pero por qué?
Echó un vistazo a la comida en la vitrina de los pasteles, galletas,
bocadillos y otros artículos que fueron entregados por la mañana. Cuando él se
inclinó para ver mejor, comprendió, y compartió la ira de Tess.
Podrido. Todo. Moho en el pan. Queso reseco o con moho en los
sándwiches. Incluso con el sentido menor del olfato de los humanos y el vidrio
entre él y la comida, podía oler la carne en mal estado.
—¿Hay algo mal con el sistema de refrigeración? — Preguntó Burke.

238

Visiones en plata
ishop
—No, — contestó Tess con voz áspera—. Algo está mal en los humanos
en esta ciudad.
La panadería con la que solían tratar, había dejado de hacer las entregas
unas semanas atrás. Tratando de dar a los humanos una nueva oportunidad
antes de informar al alcalde de que se habían roto los acuerdos entre los
humanos y los Terráneos, Tess había contactado con otra panadería en Lakeside
que proporcionaba los tipos de alimentos que se vendían en Un Pequeño Bocado.
—Esto es lo que me dieron esta mañana, — dijo Tess—. Fue
empaquetado de una manera que yo no pude ver la podredumbre, así que
pague la factura en efectivo, como lo requerían. — Ella llegó a la parte delantera
de la vitrina y señaló con un dedo hacia la comida—. ¿Comería usted eso?
¿Alimentaría con eso a su hija?
—No, — dijo Montgomery.
—No abriremos a los humanos que no estén conectados al Courtyard
más, — dijo Simon.
—Ese no es el punto, — Tess espetó—. Eso nunca fue el punto. Los
acuerdos con la ciudad son bastante claros: tenemos derecho a todo lo que esté
disponible para los humanos. Si pueden comprar algo, nosotros también
podemos hacerlo.
—Y si no podemos, tampoco ellos pueden, — dijo Simon.
—¿Son unos pasteles y sándwiches tan importantes? — Preguntó
Montgomery, sonando alarmado.
Simon miró a su alrededor.
—Esta cafetería se inspira en las que los humanos usan. Proporciona las
mismas bebidas y alimentos. La mayor parte de esas tiendas no hornean sus
propios productos; los compran a las panaderías. Así que hicimos lo mismo con
el fin de entender por qué un lugar así tendría algún valor. Cuando las
panaderías se cierren mañana, porque los acuerdos con los Terráneos se
violaron dos veces en relación con el suministro de alimentos para la cafetería,
¿cuán importante será la falta de esos pasteles y bocadillos para los humanos
que entran en esas cafeterías?

239

Visiones en plata
ishop
—No estoy seguro de que el gobierno haga que las panaderías cierren o
exija a la policía hacer cumplir esos cierres, — dijo Burke, sonando tan cauteloso
como un coyote que acababa de captar el olor de un oso pardo.
—No tendrá que hacer cumplir nada, —dijo Tess—. Los Elementales
pueden hacerse cargo de cerrar las panaderías. Estoy segura de que Fuego los
obligará una vez que le muestre lo que nos enviaron los monos como alimento
para Meg y las otras chicas.
Simon parpadeó. ¿Pedirle a uno de los Elementales que queme todas las
panaderías de la ciudad? Eso parecía... excesivo. Era mejor quemar a los que
causaban problemas, especialmente el que le vendió a Tess la comida podrida
para Meg.
Burke y Montgomery parecían sorprendidos y bastante asustados.
Vlad sonrió.
—O, en lugar de quemar todas las panaderías, podemos redirigir los
alimentos cultivados en los asentamientos Terráneos y ofrecerlo sólo a las
empresas humanas que honrarán los acuerdos que hacen con nosotros. Eso sería
cortar el suministro de alimentos que entran en esta ciudad. — Miró a Simon—.
Tal vez podamos construir nuestra propia pequeña panadería y contratar a
alguien para hacer lo que necesitamos.
—Steve Barquero dijo que las panaderías en Desembarco del Ferry
podrían vendernos, —dijo Simon—. Y vamos a tener que ajustar las
asignaciones de suministro para Desembarco del Ferry aunque sea para dar
cabida a las galletas de Lobo que ya están haciendo. Reorientar la comida es
más práctico que la quema de edificios. — Pero pensaría un poco más en la idea
de pedirle a Fuego que visite a esta panadería en particular.
—¿Estarían dispuestos a probar una panadería de Lakeside más?—
Preguntó Montgomery—. Hay un lugar en la calle principal, que frecuento. Voy
a hablar con la dueña para ver si estaría interesada en suministrar artículos para
su cafetería.
Simon vaciló. Ninguna de las tiendas del Courtyard iban a estar abiertas
al público en general, más ya, pero la cafetería seguiría siendo una experiencia
de aprendizaje útil para los Terráneos que no tenían acceso a un lugar así, o
como una oportunidad de interactuar con humanos como la manada de Meg.

240

Visiones en plata
ishop
—Muy bien, —dijo—. Una más. Si no funciona, le daremos nuestro
negocio a Desembarco del Ferry y los suministros adicionales también.
—Vamos a ocuparnos ahora, — dijo Burke—. El Teniente tiene que pasar
por su apartamento y comprobar su correo de todos modos.
«Una cosa más después de que los humanos se hayan ido,» Tess les dijo a
Simon y Vlad.
—Lee diré a Jester que Meg y la Lizzy deben volver ahora, — le dijo
Simon a Montgomery—. Puede esperarla en el consultorio médico.
—¿Le importa si echo un vistazo rápido alrededor de la librería? —
Preguntó Burke.
—Adelante. — Observó a los hombres pasar por el arco antes de dirigirse
a Tess—. ¿Qué?
—Incluso si esa comida hubiera estado en buen estado, no habría hecho
otra orden con esa panadería,— dijo Tess.
—¿Por qué?— Preguntó Vlad.
Hebras negras aparecieron en su pelo.
—Porque Jake Crowgard notó una calcomanía HPU en la ventana trasera
de la camioneta de entrega.

241

Visiones en plata
ishop

Capítulo 24

Watersday 12 de Maius
—¿Por qué no puedo montar un poni?— Lizzy se quejó.
Que sonido tan molesto. Si alguna vez se quejaba de esa manera, Meg
esperaba que Simon la mordiera. Realmente duro.
Pero los Lobos se quejaban también. ¿Por qué no le molestaba cuando
ellos lo hacían?
—Porque los ponis del Courtyard no son ponis para montar, — dijo Meg
por tercera vez. Su piel se erizaba cada vez que Lizzy pedía montar un poni,
haciéndola sentir extraña, abrumada. Tenía que hacer que Lizzy entendiera que,
en el Courtyard, se suponía que los cachorros obedecían a los adultos, y que no
era no. Pero ¿qué más podía hacer? ¿Qué más podía decir?
La primera vez que había visto a los ponis, no había querido montarlos, y
no se le había ocurrido, cuando se ofreció a llevar a Lizzy al Establo Poni, que la
niña querría hacerlo, o que fuera tan persistente en salirse con la suya.
Y los ponis, que habían estado lo suficientemente curiosos por la
pequeña humana como para permitirle a Lizzy acariciar sus narices, ahora
mostraban sus rostros gruñones mientras trotaban alejándose.
—Tenemos que volver a la Plaza Comercial, —dijo Meg. ¿Alguien la oía?
¿Había hablado en voz alta?
Jester Coyotegard le gruñó a Lizzy.
—Meg dijo que no, y siendo el que se ocupa de los ponis, digo que no.
Así que ese es el final del asunto, cachorra.
—¡Eso no es justo!— Lizzy golpeó el suelo con el pie—. ¡La abuela
Borden me dejaba montar un poni!

242

Visiones en plata
ishop
La voz de Lizzy transformó a la sensación de alfileres y agujas a un
rumor doloroso. Meg clavó los dedos en su costado, justo por encima de la
cintura de sus pantalones vaqueros, arañando su piel a través de la camiseta.
Necesitaba pensar. No podía pensar, no con la voz de Lizzy zumbando en sus
oídos. Demasiado. ¡Demasiado!
Tenía que... ¿qué?
—Típico de los humanos, —dijo una voz femenina—. Dales algo y
siempre quieren más.
Meg se quedó mirando al Elemental cuyo pelo rojo tenía mechones en
amarillo y azul, y el rostro de mujer que nunca podría pasar por humana. Pero a
veces el peligro podía ocultarse silenciosa y muy fácilmente.
—¿Meg? — La voz de Nathan.
Nathan. ¿Está en peligro?
El rumor se convirtió en una agonía que tenía que arrancar de su piel
antes de que se la comiera viva.
Tengo que mantener el control, pensó. Tengo que...
Sacó la navaja de plata de su bolsillo.

***

—Meg, — Nathan gruñó, agarrándole la mano que sostenía la navaja
cerrada—. Meg, ¿qué pasa? — ¿Debería haber sentido algo? ¿Distraído por la
Lizzy, se había perdido la señal de que Meg se iba a cortar?
—¡Quiero montar un poni!—Gritó Lizzy.
Soltó a Meg, se dio la vuelta y le gritó a Lizzy, sus dientes casi le tocaron
la nariz, asustando a la niña y haciéndola callar. Entonces agarró a Meg de
nuevo, atrapando la mano con la navaja y tirando de la otra mano para su
costado.

243

Visiones en plata
ishop
—¿La pequeña humana ha herido a nuestra Meg?— Preguntó Fuego,
mirando a Meg y luego a la Lizzy.
«¡Jane!» Nathan llamó. «Ven al Establo Poni. Meg necesita ayuda. ¡Date
prisa!» Más en concreto, él necesitaba ayuda.
—¡Déjame!— Meg luchaba por liberarse—. Necesito cortarme. Lo
necesito.
—¿Meg?— Ahora la Lizzy sonaba asustada.
«Voy a llevar a la cachorra de regreso con su padre,» dijo Jester. El Coyote
agarró a la niña, la metió en el Bow de Meg, y se marchó.
—Demasiado, — gritó Meg—. ¡Demasiado peligro! Tengo que cortarme.
Tengo que cortarme ahora.
—Te cortaste hace un par de días,— Nathan protestó—. Es demasiado
pronto.
—Tengo que hacerlo,— jadeó—. Lizzy. Tengo que hacerlo.
No se suponía que debía estar cerca de ella cuando sangraba. Ninguno
de los Lobos se suponía que tenían que estar cerca. La sangre de las Casandra
de sangre era una tentación casi irresistible, así como la droga humana llamada
Bienestar. Simon había aprendido de la manera difícil cuando lamió uno de los
cortes de Meg y sufrió una sobredosis, llegando a ser tan pasivo que había
estado indefenso durante horas.
—Meg, — Nathan gruñó—. Meg—. Si seguía conteniéndola, terminaría
perjudicándola. Si la soltaba, se haría el corte mientras estaba actuando como
una loca, y podría matarse.
Meg gritó como si tuviera un terrible dolor. ¿Y si así era? ¿Qué pasaba si
al no dejarla cortarse, la estaba dañando de alguna manera que no entendía?
Aullidos del Complejo Wolfgard. La ayuda venía... pero no a tiempo.
Nathan miró a Fuego.
—La única forma de protegerla es cortarla. Pero voy a tener problemas
una vez que empiece a sangrar.
244

Visiones en plata
ishop

Fuego lo miró fijamente. Entonces asintió.
—Voy a proteger a Meg. Incluso de ti, Lobo.
Asintiendo con la cabeza, Nathan metió a Meg en el establo. Agarrando
una manta, la arrojó sobre la paja en el primer puesto y la acostó.
Lloraba. Suplicaba. ¿Era siempre así? Él no lo creía.
Le sacó la navaja de la mano y la abrió. Sus manos, ahora libres, arañaron
su piel justo por encima de la cintura de sus pantalones, tratando de cortarse la
piel con las uñas.
Nathan cubrió una de las manos de Meg bajo su rodilla. Fuego agarró la
otra mano.
¿Cuán largo? ¿Qué tan profundo? No había tiempo para esperar
respuestas.
El acero agudo besó la piel que se había estado rascando. Ella se
estremeció, y su rostro estaba lleno de un dolor tan terrible que Nathan estuvo
seguro de que la había matado. Entonces su rostro cambió, y él captó el fuerte
olor de la lujuria cuando Meg empezó a hablar.
El delicioso olor de la sangre fresca llenó el aire. De sangre dulce. Fuerte.
Rica. Más potente que cualquier otro aroma a su alrededor.
La boca de Nathan salivó, anhelando el sabor de esa sangre. Sólo un poco
de sabor.
Sacudió la cabeza, tratando de aclararla. Tenía que escuchar. Ese era su
trabajo ahora, escuchar.
—Máscara feliz, —dijo Meg—. Cara enojada. Hielera. Corazón. Carne
podrida.
Ella dijo las mismas palabras dos veces. Luego suspiró... y se distendió.
Nathan se acercó más. Él debía lamer la sangre, limpiar la herida.
—Lobo. — Una advertencia ardiente.
245

Visiones en plata
ishop

Levantó la vista, sorprendido. Había estado tan atraído por el olor de la
sangre de Meg, que se había olvidado de Fuego.
—Vete, — dijo una voz.
Gruñendo, él se puso de pie y giró para enfrentar al intruso, quien le
tendió una mano salpicada de plumas.
Búho. Masculino. Sanador. No era una amenaza.
—Ve afuera, — dijo el Búho de nuevo.
Nathan salió corriendo del Establo Poni.

***

La euforia pasó rápidamente, y con su desaparición, Meg percibió lo que
la rodeaba de nuevo. Su rostro estaba mojado, alguien estaba presionando sobre
su costado demasiado duro para conseguir una mayor comodidad, los vaqueros
y camiseta estaban empapados, y Nathan aullaba, un sonido tan lleno de
miseria que quería llorar en respuesta.
Deslizándose una mano por la cara, abrió los ojos y miró a la nariz del
poni gris. Una niebla fina continuaba cayendo sobre su rostro.
—Estoy despierta, Niebla, —dijo, parpadeando para sacarse el agua de
sus ojos.
—Lo cual demuestra que tienes menos sentido que una chica aún dentro
del huevo.
Volvió la cabeza y miró a un hombre que no conocía.
—Soy Welby, el sanador Owlgard, — dijo—. Jane Wolfgard está en
camino, pero no sé si sabe cómo coser esto tampoco.
—¿Coser... ?

246

Visiones en plata
ishop
Meg levantó la cabeza para mirar la mano presionando un paño contra
su costado. Cuando rozó el hocico de Niebla, babeó su corto cabello antes de
dar un paso atrás.
Welby la empujó hacia abajo, no muy gentilmente.
—Tú y la pequeña humana han causado bastantes problemas hoy, para
que te lastimes más aún.
—Yo... — Lizzy. ¿Dónde estaba Lizzy?—. ¿Causamos problemas?
—Lastimaste al Lobo y molestaste a los Elementales y a los Sanguinati. —
El pelo de Welby cambió a plumas, una señal de que él también estaba
angustiado hasta el punto en que no podía mantener la forma humana.
Ella luchó para pensar en una pregunta segura.
—¿Por qué estoy tan mojada?
—Fuego se enfadó y el heno comenzó a arder. Agua llegó y empapó todo.
Jane Wolfgard se precipitó en el establo.
—Simon dice que el sanador humano está en la oficina de la Plaza
Comercial. Blair está fuera con un Bow. Él dice que puede quedarse humano lo
suficientemente como para llevar a Meg a la oficina.
—¿Dónde está mi navaja? — Meg preguntó una vez que envolvieron su
cintura para sostener un paño doblado sobre el corte.
—Simon y Henry dijeron que toda esta paja y la manta, deben ser
quemadas, — dijo Jane mientras ella y Welby levantaron a Meg y la llevaron al
Bow—. Cualquier cosa con sangre fresca debe ser quemada.
No quisieron hablar con ella directamente, mientras la instalaban en el
asiento del pasajero. Y Blair simplemente le gruñó, por lo que estaba claro que
no iba a hablar con ella tampoco.
Mejor así, pensó mientras presionó una mano sobre el corte. Estaba
segura de que Simon tendría mucho que decir cuando la viera.
¿Sería él capaz de contarle que pasó?

247

Visiones en plata
ishop
***

Henry tendió una mano.
—Dámela.
Cosa odiosa, pensó Simon, girando la navaja de plata una y otra vez en las
manos que eran peludas y con garras.
—Simon, — el Oso Pardo retumbó.
Le dio a Henry la navaja.
—Pensé que a Meg le gustaba Nathan. ¿Por qué le haría eso a él? ¿Qué se
supone que debo decirle a ella?
No podía morder a la Lizzy, que había comenzado el problema, ya que
era el deber de Montgomery disciplinar a la cachorra. Y no podía morder a Meg
porque era Meg. Pero estaba tan asustado y furioso en este momento, que
realmente quería morder a alguien.
—No vas a decirle nada, — dijo Henry—. Yo soy el guía espiritual de este
Courtyard, así que voy a tratar con Meg.
Jester había caído en la trastienda de ABL aullando por Simon y Vlad y
todos y cada uno. Desde Burke y Montgomery seguían allí, por donde habían
salido corriendo también.
Algo sobre la Lizzy no dándole permiso para montar a los ponis. ¡Por
supuesto que no podía montar a ninguno de los corceles Elementales, sin
importar la forma en la que estaban! Pero el lloriqueo de la Lizzy había causado
que Meg tratara de hacerse un corte cuando estaba fuera de control. Si Nathan
no hubiera estado allí...
¡Si fuera otra salvo Meg, hubiera conseguido un mordisco por molestar a
un miembro de la manada de esa manera!
—Sí, — dijo, sintiendo que sus colmillos se alargaban—. Trata con Meg.
Veré lo que puedo hacer por Nathan.
Nathan había corrido a ABL tan pronto como Jane Wolfgard corrió hacia
el Establo Poni. En el momento en que entregó la navaja a Simon, se quitó la
248

Visiones en plata
ishop
ropa y cambió a Lobo. Ante la insistencia de Tess, había comido parte de una
galleta de manzanilla, pero incluso con ese gran efecto calmante, aún estaba tan
molesto que no podía dejar de temblar o lloriquear.
Después que el Dr. Lorenzo le diera a la Lizzy una comprobación rápida
y aseguró a Montgomery que la niña estaba bien, el Teniente llevo a la Lizzy de
nuevo al monoambiente. Ahora el médico esperaba a Meg.
«Estoy dejando a Meg en el consultorio médico ahora,» dijo Blair.
«Muy bien,» Simon respondió. Vaciló antes de añadir, «Henry se ocupará
de Meg.»
«Bien. En este momento, realmente quiero morderla. Y a esa cachorra
idiota del policía también.»
«Una vez que Meg este con el Dr. Lorenzo, ven a ABL y ayúdame con
Nathan.»
Simon miró a Henry.
—Tal vez fue un error dejar que los humanos estuvieran en el Courtyard.
Si la Lizzy no hubiera ido al Establo Poni con Meg, esto no habría sucedido.
—Tal vez, — dijo Henry—. Pero todos estamos de acuerdo en tratar con
algo que no se ha hecho antes. Todos estamos aprendiendo, y eso significa que
habrá errores. Esta vez, Meg fue quien cometió el error, y tiene que entender lo
que ha hecho. Ve a atender a Nathan, y esperemos que el día de hoy no haya
deteriorado por completo su voluntad de trabajar con los humanos.

249

Visiones en plata
ishop

Capítulo 25

Watersday 12 de Maius
—Ella va a estar bien, — dijo Ruth, dándole a Monty una sonrisa tensa—.
Vamos a ver una película o leer un libro hasta que regreses.
Monty la estudió.
—¿Karl te dijo?
—Sí. — Ella miró a Lizzy, que estaba sentada en la silla con los brazos
envueltos alrededor de sus piernas—. ¿Lizzy lo sabe?
Monty negó con la cabeza. Había pasado tanto ya esta mañana, que no
había encontrado el momento adecuado para decirle a su niña que su madre
había muerto. Y necesitaba tiempo para considerar las preguntas que podría
hacerle. ¿Podrían ambas haber salido si no hubiera perdido la noción del tiempo
en el baño, jugando su juego tonto con Oso Boo? ¿Habría muerto Elayne si
Lizzy no hubiera contestado el teléfono en la habitación del hotel, confirmando
su ubicación?
Él no tenía respuestas. Nunca tendría las respuestas. Pero necesitaba
algún tipo de respuesta para que Lizzy no cargara con la culpa y el dolor.
Se acercó a la silla y se agachó, apoyando una mano en los pies de Lizzy.
—Yo sólo quería montar un poni, —ella gimió, rompiendo su corazón
con esos grandes ojos llenos de lágrimas.
—Lo sé, pequeña Lizzy, lo sé. Pero esos no son ponis que las personas
pueden montar, y deberías haber respetado a la señorita Meg cuando te dijo
eso.
—¿La señorita Meg se lastimo porque yo no le hice caso?
¿Cómo explicar la adicción de una profeta de la sangre al corte? ¿Cómo
decirle a su hijita que el nuevo corte de Meg fue, de alguna manera, por su
250

Visiones en plata
ishop
causa? ¿Cómo decir eso sin que Lizzy confundiera el corte de Meg con Elayne
siendo apuñalada y quedando moribunda?
Al menos los Otros habían sacado a la niña antes de que Meg se hiciera el
corte. Pero basado en la reacción de los Lobos, esto no había sido un corte típico,
y la vida de Meg había estado en riesgo.
—La señorita Meg es un tipo especial de mujer,—dijo cuidadosamente—.
Y ella puede resultar herida cuando algo es más molesto de lo que puede
manejar.
—Nathan no me quiere más.
Probablemente, pero él dijo:
—Ya veremos. Tendremos tiempo para hablar más tarde acerca de todas
las cosas que te dan miedo que han sucedido. Pero en este momento, la señorita
Ruth va a cuidar de ti mientras yo me ocupo de algo con el capitán Burke. ¿Está
bien?
Lizzy asintió.
Quería quedarse con su niña. Ella lo necesitaba. Pero tenía que equilibrar
esa necesidad en contra del bienestar de toda la ciudad de Lakeside. Así que
tenía que resolver el tema de la panadería antes de que los Otros lo resolvieran a
su manera.
Le besó la frente de Lizzy, y luego asintió a Ruth, y salió del
monoambiente para unirse a su Capitán.

***

Sentada en el banco en el estudio de Henry, Meg se quedó mirando la
piel en la parte posterior de las manos del Oso Pardo. El estudio no se sentía
tranquilo de la forma en que solía hacerlo. Y el Oso en forma humana no se veía
tranquilo. Se veía grande y poderoso... y enojado.
—Tuve que cortarme. — Esperaba que Henry la comprendiera dado que
Simon no quería hablarle. Esperaba que alguien pudiera entenderla y ayudarla a

251

Visiones en plata
ishop
entender, porque el dolor que la abrumó, había sido demasiado para
mantenerlo dentro de sí misma.
—Tenías que hacerlo. — Asintiendo, Henry deambuló por su estudio,
mirando las esculturas en diversas etapas de la creación—. ¿Tenías que cortarte
cuando estabas fuera de control porque eres demasiado estúpida para tratar de
entender lo que estaba a tu alrededor sin cortarte?
Ella lo miró, sorprendida.
—Henry...
—Hemos visto lo suficiente de estos cortes desde que llegaste a vivir con
nosotros, para saber que tienes advertencias, esas punzadas que te dicen que
algo está mal.—Henry se alzaba sobre ella—. Debiste haber tenido esas
punzadas en el Establo Poni, pero no le dijiste a Nathan para que él supiera que
algo estaba mal, no te alejaste del Establo Poni para ver si las punzadas se
desvanecerían. ¿No es eso lo que has hecho antes de determinar si un corte es
necesario?
—Sí, pero...
—En vez de eso, te quedaste, tratando de hablar con una cachorra que
pensaba que debería salirse con la suya. Te quedaste cuando ya habías dicho
todo lo que había que decir sobre que no podía montar a los ponis.
—¡Pero Lizzy estaba en peligro! — Meg protestó.
—¿Quién de nosotros no sabe eso ya?—Respondió con una brusquedad
que la hirió. Ella espera que Simon le rugiera y gruñera, pero no Henry.
—¡Y Nathan estaba en peligro también!
—¡Por tu causa y la de la Lizzy! — Henry rugió—. Colocaste a un Lobo
que pensaba que eras su amiga en la posición de estar alrededor de sangre
fresca que sabes es un peligro para él. ¿Sabías que Nathan tuvo que hacer el
corte? Estabas tan fuera de control, que tuvo que hacer el corte para impedir que
te abrieras el vientre.
Meg se quedó inmóvil, tan profundamente conmocionada, que apenas
podía respirar. Recordó a Nathan aullando, tanta miseria en el sonido.

252

Visiones en plata
ishop
—No, —susurró—. No, yo no lo hice.
—Lo hiciste, — Henry gruñó—. Fuego ayudó a mantenerte contenida, y
la experiencia ha agudizado sus sentimientos acerca de los humanos en general
y de la Lizzy en particular.
—Pero valió la pena, — Meg insistió. Lo que había visto tenía que valer la
pena, por todo este dolor que había causado a los seres que le importaban.
Henry sacó un pedazo de papel envuelto alrededor de su navaja plegable
del bolsillo. Arrojó ambas cosas en su regazo.
—¿Esto vale la pena por el sufrimiento que causaste?
Ella desenrolló el papel y se quedó mirando las palabras.
Máscara feliz
Cara enojada
Hielera
Corazón
Carne podrida
—Debe haber más. — Ella observó sus manos temblar.
—No. Eso fue todo lo que dijiste.
—Tal vez... tal vez el corte no fue lo suficientemente largo o lo
suficientemente profundo. — El corte se sentía lo suficientemente largo y lo
suficientemente profundo.
—Tal vez los hombres, como el Controlador tenían razón y las Casandra
de sangre no pueden sobrevivir fuera de las jaulas. Quizás las profetas de la
sangre no pueden experimentar el mundo como los demás, porque todo y todos
pueden ser una excusa para usar la navaja. ¿Es eso lo que debemos decir a los
Intuye y a los otros humanos que están luchando para ayudar a estas niñas a
sobrevivir? ¿Que las profetas de la sangre necesitan un contacto limitado con
otras personas, experiencias limitadas, una vida limitada? De lo contrario se
cortaran a sí mismos hasta matarse por encima de cualquier cosa.
—¡No! Henry, ¡lo hice por Lizzy!
—Ninguno de nosotros cree eso.
253

Visiones en plata
ishop

Ella lo miró, asombrada.
—Se dice que son mil cortes antes del que te mate. ¿Cuántas cicatrices
tienes ahora, Meg? ¿Cuántos años te quedaran si te cortas cada tres días? ¿Dices
que hiciste este corte por la Lizzy? ¿Qué quieres que le digamos a Sam cuando
un día te desangres por un corte que no necesitabas hacerte?
—Henry... —Sollozó. Sus palabras la golpearon como puños.
—Nos haces daño, a todos nosotros. Haces daño a Sam, a Simon y
Nathan. Molestaste a los Elementales, a los ponis y a los Sanguinati. Se supone
que debes ser la Pathfinder, la que va a encontrar alternativas a la navaja, para
que las profetas de la sangre puedan vivir en el mundo exterior.
Presionando una mano en el corte de la cintura, ella lloró. Y cuando
Henry se sentó a su lado y puso sus brazos a su alrededor, ofreciendo con
refunfuños confort, como podría hacerlo para un cachorro, le dolió más que sus
palabras de furia.

254

Visiones en plata
ishop

Capítulo 26

Watersday 12 de Maius
Lizzy está bien, y Ruth es muy capaz de cuidarla un par de horas, Monty pensó
mientras él y Burke entraban en Nadine Bizcochos & Café tras la fiebre del
almuerzo. Mantente enfocado en el trabajo ahora.
Nadine no le dio su sonrisa habitual. En lugar de eso, dijo:
—¿Estás aquí para pedirme que elija un bando, Teniente?
—¿Elegir un bando?
—Tal vez eso ha estado burbujeando bajo la superficie durante mucho
tiempo, pero parece que, de pronto, se espera que todos nos declaramos de una
manera u otra. O estas con los humanos y en contra de los Otros, o eres un
traidor a tu propia especie. La neutralidad como opción no se ha descartado por
completo, pero pende de un hilo. Se habla de que vamos a estar viendo la
escasez de carne de cerdo y res para el final del verano, porque los animales
están muriendo por falta de alimento. Ya hay un límite en la cantidad de harina
y azúcar que las panaderías pueden comprar cada semana, y los precios de
algunos artículos ya han subido, se han duplicado en algunos casos. — Nadine
suspiró—. ¿Conoces a Chris de Fallacaro Llave & cerradura ?
—Él trabaja con los Terráneos del Courtyard,— Monty respondió.
—Su padre y yo somos primos. Anoche Chris durmió en mi sofá porque
su padre se unió al movimiento Humanos Primeros y Últimos y declaró que el
negocio es solo para los humanos a partir de ahora, y si Chris hace otro trabajo
para los Otros, no sólo va a ser despedido de la empresa; va a ser desheredado.
Y cualquier otro empleado que no se una a HPU estará fuera del trabajo. — Sus
ojos oscuros celebraron ira a la par que preocupación, mientras se centraba en
Monty—. Por lo general, vienes de camino a casa desde el Templo Universal. De
alguna manera, no creo que estés aquí para tomar un almuerzo tardío.
—No, no venimos a eso, —dijo Monty, lamentando que Nadine tuviera
razón; iba a pedirle elegir un bando. Sólo esperaba que comprendiera que el
255

Visiones en plata
ishop
elegir a los Otros , de laguna manera, era ayudar a los humanos—. Hay una
cafetería en el Courtyard. Ya no está abierta al público en general, pero sí
suministra alimentos para los empleados humanos, así como a los Terráneos.
Dos panaderías en Lakeside que debían suministrar a la cafetería con productos
horneados y otros alimentos han roto sus acuerdos con el Courtyard.
—Entonces, los Otros deberán aprender a hornear o prescindir de ello, —
respondió Nadine.
—Hay panaderías en la Isla Grande que abastecerán con lo que quieran a
la cafetería, — dijo Burke—. Pero habrá sanciones para Lakeside si no hay
panaderías en la ciudad que hagan honor a los acuerdos.
Nadine los estudió.
—¿Qué tipo de sanciones?
—Algunos de los alimentos que necesitan las personas en esta ciudad, se
cultivan en granjas dirigidas por los Terráneos, —dijo Burke—. Todo lo que
Simon Wolfgard tiene que hacer es informar a aquellas explotaciones que, de
ahora en adelante, el superávit que se derivaba a las empresas en Lakeside,
ahora va a ir a las empresas en la Isla Grande o para otros asentamientos
humanos que no apoyen al movimiento HPU. Y si Wolfgard, que es el líder
Terráneo más liberal que he conocido, detiene el envió, otros líderes Terráneos
adoptarán también la medida. Y entonces, Sra. Fallacaro, sabremos lo que es la
escasez.
Nadine miró Burke. Luego se volvió hacia Monty.
—¿Es eso cierto?
Monty vaciló.
—El Capitán Burke tiene más conocimiento de los Terráneos que yo, así
que toma sus palabras como la verdad.
Ella dejó escapar una risa frágil.
—Esto es todo en cuanto a querer ser neutral.
—Puedes negarte a suministrar bienes para la cafetería del Courtyard, —
dijo Monty.
—¿A cuántas otras panaderías vas a hablarles? ¿O sólo tienes que buscar
la calcomanía de HPU en sus ventanas y ni siquiera te molestaras en preguntar?
256

Visiones en plata
ishop
— Su sonrisa era tan frágil como su risa—. El padre de Chris piensa que los
humanos pronto tendrán la capacidad para levantarse contra los Terráneos y
reclamar todos los rincones de este mundo. ¿Crees que puede pasar?
Monty miró a Burke, quien miró a Nadine.
—Creo, — Burke dijo en voz baja—, que si fuéramos capaces de visitar
algunas partes del país salvaje, nos encontraríamos con los restos de grandes
civilizaciones que alguna vez pensaron lo mismo y estaban equivocadas.
Esperaron, dándole tiempo a considerar.
—No quiero hacer publicidad de que estoy vendiendo al Courtyard, —
dijo finalmente.
—Tienen vehículos sin distintivos. Se puede arreglar para que recojan la
orden, — dijo Monty.
—Ni siquiera estoy segura de por qué estoy acordando con esto, —
Nadine murmuró.
—Para mantener la paz, — dijo Burke—. Está ayudando a mantener la
paz.
—Gracias, — dijo Monty.
—Espera. — Nadine sacó rápidamente dos cajas de panadería y las llenó
de una variedad de pasteles—. Tengo un poco de quiche que quedó de la hora
del almuerzo por la tarde. Te lo dejo para ti. También podrías averiguar si a los
Otros les gustará lo que van a recibir.
Entró en la trastienda y regresó unos minutos más tarde con otra caja que
contenía trozos de quiche, así como un par de sándwiches. Los empacó en una
pequeña hielera ligera, que Monty prometió devolver.
—Esto podría ponerla en peligro, — dijo después de que él y Burke
guardaron las cajas en el asiento trasero del coche de Burke y se dirigieron hacia
el apartamento de Monty para recoger el correo y un par de mudas de ropa.
—Sí, podría,— Burke le dio la razón—. Pero este es un momento precario
para todos nosotros, ya sea que la mayoría de la gente se dé cuenta o no.
257

Visiones en plata
ishop

Dado que estaba de acuerdo con eso, Monty guardó silencio durante el
corto viaje a su apartamento, sus pensamientos se remontaron a Lizzy. Había
estado muy molesta cuando Jester la trajo al consultorio médico de la Plaza
Comercial. Parte de eso había sido una exhibición excesiva de la emoción de lo
que debería haber sido una pequeña decepción cuando no pudo montar en un
poni. La mayor parte fue por el miedo real cuando Meg Corbyn se salió de
control debido a su rabieta.
Y que los dioses lo ayudaran, ella todavía no sabía que Elayne estaba
muerta.
Esa excesiva rabieta no era típica de Lizzy. Por lo menos, no lo era hace
unos meses. Esperaba que no se tratara de un nuevo patrón de comportamiento.
En este momento esperaba un montón de cosas.
Burke estacionó al otro lado de la calle del el apartamento de Monty.
Cuando entraban en el edificio, Monty se detuvo para comprobar su buzón de
correo antes de subir las escaleras.
Abrió la puerta del apartamento, dio dos pasos en el interior, y se detuvo.
—¿Teniente? — Dijo Burke en voz baja, sacando su pistola.
Monty se acercó con cuidado a la cocina, puso su correo en la mesa y
miró a su alrededor. Nada fuera de lugar, y sin embargo...
Comprobó la sala de estar, dormitorio, cuarto de baño.
—Creo que alguien revisó mi apartamento,— finalmente dijo Monty.
—¿Cree?— Burke miró a su alrededor. Enfundó su pistola y sacó su
teléfono móvil—. Habla Burke. Quiero una lista de todos los trenes entre Toland
y Lakeside de ayer y esta mañana. Y quiero una lista de cada tren que llegó a
Lakeside entre ayer por la mañana y ahora. No deje esas listas en mi escritorio.
Aférrate a ellas hasta que vuelva a la estación.
—Este sería el primer lugar en que alguien buscaría a Lizzy, — dijo
Monty—. Si se dieron cuenta de que estaba en un tren a Lakeside, este es el
lugar donde irían a buscar.
258

Visiones en plata
ishop

—¿Alguien viajó a Lakeside para hacer una búsqueda, o alguien llamó a
una persona que ya estaba aquí? Hay algunos agentes de policía en Lakeside
que piensan que Humanos Primeros y Últimos es una idea bien poderosa. —
Burke dejó escapar un suspiro—. La búsqueda no les aportó el oso o las joyas.
Esa podría ser la razón de que el Capitán Scaffoldon llamó esta mañana.
Monty miró a Burke.
—¿Scaffoldon? ¿De la UID de Toland?
—Ese mismo. Alguien llamó a la estación temprano esta mañana,
tratando de confirmar si estaba en su casa. Poco después de eso, Scaffoldon
llamó, afirmando querer conocer su paradero en el momento del asesinato de
Elayne. Habría habido tiempo suficiente para que alguien buscara aquí e
informar a Scaffoldon que no se encontró nada.
Necesitaba pensar con claridad, por lo que Monty ignoró el ardor de la
ira por haber sido acusado del asesinato de Elayne y el ardor más profundo de
que él y Lizzy podrían haber estado aquí, y habrían sido atacados por quien fue
en busca de las joyas. Más trauma para Lizzy, si no algo peor. ¿Y para qué? Oso
Boo y las joyas ya estaban en la estación de la calle Chestnut.
Por supuesto, nadie lo sabía.
—¿Oso Boo y las joyas están en el almacén de las pruebas? — Preguntó
Monty.
—Oso Boo, las joyas y las fotografías tomadas de las pruebas se
encuentran en un lugar seguro, — respondió Burke.
Una respuesta evasiva. En este momento, no le preocupaban ni el oso o
las joyas, así que era respuesta suficiente.
Monty volvió a entrar en el dormitorio y sacó la caja de seguridad fuera
de la plataforma superior. Él la puso en la cama y la abrió. Pete Denby tenía la
copia del certificado de nacimiento de Lizzy y los documentos legales de la
manutención, por lo que la caja de seguridad guardaba la chequera y los
ahorros de Monty. Su testamento. Una copia del contrato de alquiler del
apartamento. Algunos otros documentos personales.
Nada faltaba. Nada fuera de orden.
259

Visiones en plata
ishop

Cuando Burke entró en la puerta del dormitorio, Monty dijo:
—No puedo pedir a un equipo de investigación para empolvar el
apartamento por las huellas digitales, cuando ni siquiera puedo estar seguro de
que alguien ha estado aquí. — Y tan pronto como lo pidiera, la noticia
seguramente viajaría y, muy probablemente, llegaría a los oídos de la persona
que había llevado a cabo la búsqueda.
—Esa es la forma humana de buscar un intruso, — dijo Burke—. Hay
otra opción.
Le tomó a Monty un momento para darse cuenta de lo que quería decir
Burke. Luego suspiró mientras sacaba su teléfono y llamó a Aullidos, Buena
Lectura.
—¿Sr. Wolfgard? Me doy cuenta de que este no es un buen día para pedir
un favor, pero necesito un poco de ayuda para determinar si alguien ha estado
en mi apartamento buscando a Lizzy.

260

Visiones en plata
ishop

Capítulo 27

Watersday 12 de Maius
—Lo siento, Meg, — dijo Merri Lee—. Pero creo que Henry tiene razón.
No deberías haberte hecho ese corte, sobre todo cuando te sentías tan fuera de
control.
Estaban sentadas en la trastienda de la Oficina del Enlace, haciendo un
registro de lo que había sucedido para precipitar la necesidad de Meg de
hacerse el corte, incluyendo todo lo que Lizzy había dicho, mientras que la
sensación de alfileres y agujas escalaba de un rumor doloroso. Ahora Meg se
apartó de la mesa y fue a la sala de clasificación, en busca de algo que hacer que
le diera una excusa para poner fin a esta discusión.
—Eso no es lo que querías escuchar.— Merri Lee siguió a Meg a la sala
de clasificación y dejó el bloc de papel y el lápiz sobre el mostrador.
—¡Tenía que cortarme! — gritó Meg—. ¿Por qué nadie entiende eso?
—Tal vez nadie lo entiende porque nadie más lo ve de esa manera,—
Merri Lee respondió acaloradamente—. Te equivocaste, y ahora estás tratando
de justificar tus acciones.
—Lizzy...
—Tuvo un berrinche y trató de salirse con la suya. Tal vez sea una niña
mimada y piensa que siempre debe salirse con la suya. Tal vez ha estado
portándose mal y saliéndose con la suya, porque su madre se derrumbó cuando
empezó a lloriquear y el Teniente Montgomery no estaba allí para inculcar un
buen comportamiento. O tal vez ella está actuando así porque tan sólo tiene 6 o
7 años y ha pasado por muchas cosas en las últimas 24 horas. — Merri Lee dejó
escapar un suspiro—. Mira, Meg, trataste de hacer algo bueno mostrándole los
ponis. Son regordetes y se ven muy lindos de una gruñona manera. Y todo iba
bien hasta que ella empezó a insistir acerca de montar un poni, ¿verdad?
Meg puso una mano contra su cintura, sintiendo el vendaje sobre el corte.
261

Visiones en plata
ishop
—Sí, pero entonces...
—Entonces tuviste el picor advertencia de que algo estaba pasando, —
Merri Lee interrumpió—. Lo que se extendió a sentirte tan mal y desesperada,
que te habrías hecho -tú lo sabes- mucho daño si hubieras estado a solas con la
navaja.
Las lágrimas le escocían de los ojos de Meg. Había esperado apoyo, no
otra persona diciéndole que estaba mal, que no podía hacer frente al mundo
exterior de una celda estéril.
—Lo hice por Lizzy, — insistió.
Merri Lee hizo una mueca.
—Muy bien, vamos a echar un vistazo a eso. Lo hiciste por Lizzy porque
estabas absolutamente segura de que el cosquilleo que sentiste era una profecía
sobre Lizzy. Pero si me has dicho todo lo que recuerdas, Lizzy no era la única
persona contigo. Te enfocaste en Lizzy, por lo que las visiones que viste eran
sobre Lizzy. Pero tal vez el picor inicial había sido realmente una advertencia
sobre problemas de Nathan o Jester o los ponis o uno de los Elementales, ya que
Fuego estaba de pie allí cuando Lizzy hizo la gran afirmación de que la abuela
la dejaría montar en el poni. Que puede o no ser verdad, por cierto. No es que se
pueda llamar precisamente a la abuela y preguntarle, ¿verdad? Ese cosquilleo
podría haber sido por ti, advirtiéndote que necesitabas alejarte de Lizzy y el
Establo Poni, porque algo podría sucederte si te quedabas. ¿Siquiera
consideraste eso?
Meg miró a Merri Lee.
—¿Crees que debería haberme alejado.
—Sí. Tu piel tiene picores varias veces al día. Todos te hemos visto
frotarte los brazos o las piernas. Pero no te cortas cada vez que tienes esa
sensación. ¿Por qué esos momentos son diferentes de lo que pasó hoy?
—A veces la sensación de alfileres y agujas se desvanece.— Meg se frotó
el brazo, no porque tuviera esa sensación, simplemente como una manera de
recordar lo que solía hacer—. Cuando fueron envenenados los terrones de
azúcar, sabía que el peligro estaba en la trastienda de la oficina del Enlace, pero
tuve que cortarme para ver la visión que le diría a alguien lo que estaba mal.
—¿Cómo sabías que el peligro estaba en el cuarto de atrás?
262

Visiones en plata
ishop

—La sensación se fue cuando me fui de esa habitación y volvió cuando
regrese.
Merri Lee tomó el lápiz y comenzó a garabatear en el bloc de papel.
—Así que el picor desaparece cuando pones algo de distancia entre tú y
una persona u objeto, lo que te da una indicación de lo que podría ser
importante. Eso significa que el hormigueo es una especie de varilla de zahorí 5.
Un cosquilleo podría significar las llaves de un coche, cosas menores fuera de
lugar que no valen la pena para un corte, mientras que un zumbido que causa
malestar físico por lo general significa algo muy importante. ¿Es eso exacto?
Meg asintió.
—Así que si te hubieras marchado y luego tomado un enfoque de cada
persona ahí, te habrías dado cuenta de que lo que estabas sintiendo no se
trataba de Lizzy en absoluto. — Merri Lee soltó el lápiz y tomó las manos de
Meg—. Lizzy estaba sobrepasada, lo cual es comprensible. Pero tú también. Ir
con ella por tu cuenta no fue la mejor idea. Y tener a Nathan contigo no cuenta
porque no sabía qué hacer con una niña humana lanzando un berrinche.
—Habría mordido a la cachorra. Él muerde a Saltarín un montón cuando
ambos son los Lobos guardianes de la oficina.
—Ahí tienes.
Meg suspiró.
—¿Qué tengo que hacer?
—Si yo fuera tú, llamaría a la panadería en Desembarco del Ferry y le
compraría a Nathan su propia caja de galletas de Lobo como una disculpa por
causarle malestar. Y entonces... — Con una sonrisa forzada, Merri Lee soltó las
manos de Meg y se alejó.
5 Varilla de zahorí: Nombre que determina en Radiestesia las dos varitas
de material flexible, incluso hechas artificialmente, que están separadas por
un extremo y unidas en el otro y cuya función es amplificar la percepción de
los campos telúricos o magnéticos, los cuales, mediante los movimientos de
la varilla hacia la tierra, hacen posible la detección de los campos
geopatógenos del lugar. Actualmente se utilizan péndulos y varillas
metálicas, que además son plegables para facilitar su transporte.
263

Visiones en plata
ishop
—¿Y luego?
—Y entonces, Meg, la Trailblazer, debe pensar en lo que le gustaría que las
otras profetas de la sangre aprendan de lo que pasó hoy. Hice algunas notas.
Agrega tus pensamientos; luego, Ruth puede arreglarlo un poco y darle a Vlad
para que lo envié.
Después de que Merri Lee se fue, Meg miró el reloj. Demasiado pronto
para cerrar la oficina. Las entregas se habían reducido, pero todavía había una
posibilidad de que algo pudiera llegar.
Suspirando, entró en la sala y vio a Simon en el asiento del copiloto de la
camioneta justo antes de que se retirara de la zona de entrega y se alejara del
Courtyard.

264

Visiones en plata
ishop

Capítulo 28

Watersday 12 de Maius
—El cartel dice "No estacionar en la calzada", — dijo Blair.
—No hay nada cerca en la calle, así que estacionaremos aquí, —
respondió Simon—. No quiero que demasiados humanos vean a un Lobo.—
Volvió a mirar a Nathan, que se había negado a cambiar de forma de Lobo, otra
vez, alguien más podría hacerse cargo de Meg—. ¿Todavía quieres venir con
nosotros?
«Sí.»
Todavía suena débil, pensó Simon. Pero le dio crédito a Nathan por
resistirse a la tentación de lamer la sangre de Meg, una vez que se hizo el corte.
No había sido capaz de resistirse cuando la había encontrado después de que se
había hecho un corte incontrolado el mes pasado. Por otra parte, no tuvo a
Fuego allí, dispuesta a quemarlo por su propio bien.
Blair se detuvo en el camino de entrada al lado del edificio del
apartamento de Montgomery. Simon bajó y abrió la puerta del lado de Nathan.
Entonces los tres entraron en el edificio y subieron las escaleras.
Ninguno de los Lobos se sentía amistosos hacia los humanos en ese
momento, así que Simon no se molestó en reprimir el gruñido cuando vio a
Montgomery y Burke esperándolos justo dentro de la puerta del apartamento.
—Gracias por venir, — dijo Montgomery—. Se lo agradezco.
—El Teniente sospecha que alguien buscó en su apartamento después de
que Lizzy llegó a Lakeside ayer, — dijo Burke—. Supongo que fue en algún
momento temprano esta mañana.
Simon se puso rígido, insultado.
—¡No somos unos malditos perros rastreadores!

265

Visiones en plata
ishop
—No, señor, no los son, — dijo Montgomery, su voz generalmente cortés,
sonaba tensa—. Pero pueden confirmar si alguien estaba aquí sin que tenga que
pasar por los canales oficiales.
Simon meditó sus palabras. Al igual que los lobos, los Lobos Terráneos
mantenían territorios en los que cazaban la comida o cultivaban alimentos que
sus formas humanas disfrutaban. Pero los Lobos que vivían en diferentes
territorios trabajaban juntos para protegerse a sí mismos y al país salvaje de un
invasor. Había pensado en las comisarías de policía en esos términos: diferentes
manadas que custodiaban un territorio específico, pero trabajaban juntas para
proteger a toda la ciudad de Lakeside.
—No confía en los otras manadas de la policía.
Ningún humano habló. Finalmente Burke dijo:
—Eso dependerá de lo que nos pueda decir.
«Ya que estamos aquí, voy a darle a la guarida de Montgomery una
aspiración,» Nathan dijo mientras se metía más allá de los dos humanos.
Simon y Blair entraron. Montgomery cerró la puerta.
Mientras Nathan exploraba sistemáticamente la sala de estar, Simon dio
un paso hacia la cocina y la olió. Luego miró a Montgomery.
—Algo huele mal en acá.
—Quise sacar la basura de la cocina cuando llegué a casa ayer, — dijo
Montgomery, luciendo avergonzado.
«Huele viejo aquí» Nathan informó cuando olió la parte posterior y los
lados del sofá.
Cuando Simon transmitió el comentario, Montgomery asintió.
—El sofá estaba aquí cuando alquilé el lugar, lo dejó el anterior inquilino.
No lo he reemplazado todavía.
«Olor de Kowalski en algunos de los libros,» Nathan dijo mientras
revisaba una estantería antes de volver al sofá.
—¿Kowalski estuvo aquí?—Preguntó Simon.
266

Visiones en plata
ishop

Montgomery asintió.
—Él llenó una bolsa para mí ayer.— Él parpadeó—. ¿Puede saber que
estaba aquí? ¿reconoce su olor?
—Por supuesto, — respondió Simon, mirando a Blair echar un vistazo a
la cocina, incluyendo la nevera y armarios. No había razón para que los intrusos
buscaran en esos lugares a la Lizzy u Oso Boo, pero los Lobos no recibían
invitaciones para mirar guaridas humanas. ¿Por qué desperdiciar la
oportunidad?
«Vive austeramente,» dijo Blair. Entonces se detuvo cerca del contenedor
de residuos. Se agachó y olfateó alrededor de la parte superior antes de poner
las manos sobre sus y rodillas para olfatear el pedal que levantaba la tapa.
Simon observó a Blair, pero se dio cuenta de cómo Monty hizo una
mueca, probablemente pensando en que había en la basura que fuera
interesante... y notó cómo Burke se centraba en el Lobo.
«Alguien que no es Montgomery o Kowalski tocaron este contenedor,»
dijo Blair.
«Algunos nuevos aromas en los bordes de los cojines,» reportó Nathan.
Simon transmitió las observaciones mientras los otros dos Lobos
comprobaban el resto de la vivienda.
—Ah... — Montgomery corrió hacia adelante cuando incluso los oídos
humanos podían oír a Blair hurgando en el botiquín del baño.
Los tres llegaron a la habitación a tiempo para ver a Nathan cambiar sus
patas delanteras lo suficientes para abrir los cajones y hurgar. Abandonando la
cómoda, el Lobo olfateó la ropa en el armario antes de pararse sobre sus patas
traseras para rastrear la plataforma por encima de la barra de la ropa.
Acabado con el armario, Nathan asomó la cabeza debajo de la cama, y
luego se echó hacia atrás, estornudando.
«Polvo»
A juzgar por la expresión de la cara de Montgomery, Simon no tenía que
transmitir ese comentario.
267

Visiones en plata
ishop

Montgomery suspiró.
—Si fuera mi mamá quien notará el polvo, habría dicho, "Crispin James,
estás faltándole el respeto a tu casa".
—¿Crispin James?—Dijo Simon—. ¿No Montgomery?
—Mamá me llama Crispin o Crispin James. El resto de la familia me
llama CJ, y mis amigos me llaman Monty.
—¿Por qué los humanos necesitan tantos nombres?
—No sé.— Después de un momento, dijo—: A veces los nombres
representan un aspecto diferente de la misma persona. Crispin James es el hijo
de Twyla y James Montgomery. Teniente Montgomery es un oficial de policía.
Misma persona, pero las personas que me rodean tienen diferentes expectativas,
necesitan cosas diferentes de mí.
—Cada uno de nosotros tenemos un nombre, — dijo Simon.
—Eso no es del todo cierto, — dijo Monty—. He oído que se refieren a
usted como el Wolfgard cuando otro Terráneo le habla como líder del
Courtyard. Y luego está Meg Corbyn y cs759. La misma persona.
—No. — Simon mostró sus dientes para hacer hincapié en la negación—.
Una de ellas era propiedad. La otra es Meg.
—La misma persona, lo que era, y lo que es, esos nombres tiene peso y
significado, para ella y para las personas a su alrededor, — Monty contrarrestó.
Las cachorras profeta de la sangre en la Isla Grande necesitan tener nombres para
ayudarles a aprender que no son más propiedad, Simon pensó mientras Nathan le
dio al baño y la cocina una aspiración rápida entre tanto Blair entraba en el
dormitorio. Algo para discutir con Steve Barquero ya que el Intuye bien podría
saber algunos nombres adecuados.
Eso lo calmó, al menos momentáneamente, Simon observó a los
humanos sin ser obvio. Burke seguía centrado en los Lobos. Montgomery, por el
contrario, parecía que lamentaba haber llamando al Courtyard y dejar que esas
narices sensibles se asomaran en todos los rincones de su vida.

268

Visiones en plata
ishop
Blair y Nathan volvieron a la sala de estar.
—Dos olores que no son de Kowalski o Montgomery, — dijo Blair—. No
los reconocemos, así que no son de los que ha dado la vueltas por el Courtyard.
Simon vio la tensión liberándose de ambos hombres. No era una traición
de alguien en quien Montgomery confiaba.
—Gracias por su ayuda, — dijo Burke.
Simon miró alrededor del apartamento. No había manada aquí para
ayudar a proteger a los jóvenes. Nadie para proteger a la Lizzy cuando
Montgomery tenía que hacer las cosas de la policía.
Los humanos eran como pegajosas enredaderas. Si no escapabas al
primer toque, quedabas más y más enredado.
La mayoría de ellos eran carne, siempre serían carne. Pero, mierda, ahora,
cuando veía a algunos de ellos, simplemente ya no los veía como carne, incluso
cuando quería morderlos por alguna transgresión.
—Los depredadores han encontrado su guarida, — dijo de mala gana,
recordando cómo Montgomery y Burke habían ayudado a proteger a Meg—. La
Lizzy no puede quedarse aquí. — Al escuchar el suave gemido de Nathan,
angustiado, añadió con algo de calor—. Pero no quiero que juegue con Meg o
Nathan hasta que entienda la cantidad de problemas que causó hoy por un ser
una humana quejumbrosa.
A juzgar por la forma en que Montgomery se puso rígido, sus plumas se
habrían levantado en defensa de su cría... si es que los humanos tuvieran
plumas.
Pero Simon escuchó más lamento que ira, en la voz de Montgomery
cuando el hombre dijo:
—Lamento que Meg y Nathan fueran perjudicados por las acciones de
Lizzy. Los humanos jóvenes se portan mal y cometen errores.
—Los Lobos jóvenes se portan mal y también cometen errores, — dijo
Simon—. Sin embargo, para el bienestar de la manada, el joven debe aprender
de los errores y ser disciplinado cuando se porta mal.

269

Visiones en plata
ishop
«La Lizzy es sólo una cachorra,» Nathan se quejó. «No vamos a morderla
duro.»
«Pero vamos a morderla,» dijo Blair.
«Si la Lizzy se queda en el Courtyard, por supuesto que va a conseguir
algún pellizcó por portarse mal, igual que cualquier otro cachorro,» Simon le
dio la razón. Ellos simplemente no le dirían a Montgomery. Y si la Lizzy era
inteligente, no le contaría tampoco.
—Aprecio que nos permita quedarnos en el Courtyard mientras arregle
las cosas, —dijo Montgomery—. Me aseguraré de que Lizzy entienda que tiene
que seguir sus reglas.
—Hemos estado aquí el tiempo suficiente, — Blair se quejó.
Simon asintió.
—Hemos hablado con una panadería en la calle principal y tenemos
algunas muestras para Tess, de la comida que Nadine Fallacaro puede ofrecer,
— dijo Montgomery—. Si la comida cuenta con la aprobación de Tess, puede
hablar con la Sra. Fallacaro para concretar un pedido para Un Pequeño Bocado.
—Voy a ayudar a cargar las cajas de la panadería y la hielera, Teniente, —
dijo Burke—. ¿Por qué no hace las maletas con lo que necesitará para unos días
más?
—Y no se olvide de sacar la basura de la cocina, —dijo Simon—. En un
par de días más, incluso de otros humanos serán capaces de oler.
Salieron. Blair abrió la camioneta para que Nathan pudiera salir de la
vista, mientras que Simon cruzaba la calle con Burke en busca de la comida.
—La comida en la hielera debe ponerse en una nevera tan pronto como
estén el Courtyard, — dijo Burke mientras caminaban de regreso a la camioneta.
Algo en la voz de Burke le recordó a Simon a un Oso Pardo enojado.
—Cuando los Lobos están de caza, van a seguir el rastro de la presa por
un largo tiempo, — dijo Simon—. ¿No cree que los depredadores seguirían a la
Lizzy?
270

Visiones en plata
ishop

—No van tras de Lizzy, — Burke gruñó mientras él y Simon colocaban
las cajas de panadería y la hielera en el piso detrás del asiento del pasajero
delantero—. Van tras las joyas. Y estas personas ya han matado a una mujer y
entrado en el apartamento de un oficial de policía a causa de esas joyas.
—¿No puede mantener a Oso Boo en la jaula? — Simplemente el decir la
palabra jaula hizo que los caninos de Simon se alargaran, pero trató de no hacer
otros cambios.
—¿Arresto al oso como un ladrón de joyas? — Burke sonaba divertido.
No se burla de mí, Simon decidió. Sólo le divierte la idea. Aún así, era una
oportunidad para hacer preguntas. Y si Burke no le contestaba, simplemente le
preguntaría a Kowalski o Debany el por qué era divertido.
—En los programas de televisión, la policía tiene una jaula de pruebas,
—dijo Simon—. ¿No tiene la estación de policía una jaula de esas?
—Tiene. — Burke ya no parecía divertido—. Pero creo que esas joyas
necesitan ser escondidas en un lugar no revelado hasta que sepamos de dónde
vienen y quién las quiere de vuelta. El que mató a Elayne Borden no debe
beneficiarse de ellas.
Simon estudió al Capitán de la policía. Luego sacó su teléfono móvil y
llamó a Jester Coyotegard, alguien a quien le gustaba las travesuras.
—Establo Poni, — dijo Jester.
—Soy Simon. Si quieres mantener una bolsa de joyas lejos de los
humanos malos, pero no quieres que sepan que tienes guardadas las joyas, ¿qué
harías?
—Ir a Chucherías y brillantes y reemplazar las joyas con cosas brillantes
que sean aproximadamente del mismo tamaño y color, — Jester respondió con
prontitud—. Por supuesto, si yo tuviera la intención de dar las verdaderas joyas
a alguien en el futuro, no las dejaría con los Cuervos.
Buen punto.
—Gracias, Jester. — Simon terminó la llamada y miró a Burke—. Tal vez,
después de que la Lizzy este dormida, alguien podría llevar a Oso Boo al
271

Visiones en plata
ishop
Courtyard a visitar a su familia. Y tal vez alguien podría recogerlo de nuevo
antes de que la Lizzy este despierta.
—Tal vez alguien podría, — dijo Burke, sonriendo—. Se alejó de la
camioneta—. Gracias por toda la ayuda.
Tan pronto como Simon entró y cerró la puerta, Blair sacó la camioneta
de la calzada y se dirigió de nuevo al Courtyard.
Ya había tenido suficiente, y todo lo que Simon quería ahora, era salir de
esa piel. Pero a medida que se detenían en la entrada principal de la calle del
Courtyard, Meg salió corriendo de la oficina del Enlace.
—¿Nathan está contigo? — Preguntó, sonando sin aliento—. No he sido
capaz de encontrarlo en ningún lugar.
—Está en la parte de atrás, — dijo Blair.
—¿Puedo hablar con él?
Simon giró lo suficiente para mirar en la parte trasera de la camioneta.
«¿Nathan? Depende de ti.»
Nathan suspiró, pero se puso de pie.
«Hay que abrir la puerta y mover las cajas.»
Simon hizo espacio para que el Lobo saltara fuera de la minivan. Observó
a Meg volver a la oficina con Nathan. Luego suspiró, cerró las puertas, y le dijo
a Blair:
—Te veré en Un Pequeño Bocado.
Caminó por el camino de acceso y otra vez a la puerta trasera de la
cafetería, se resignó a ser humano un poco más. Bien podría hacer los
despachos con Vlad después de hablar con Tess.
Había un montón de cosas que todavía tenía que hacer antes de ir a casa.
Así que nadie pensaría que estaba esperando alrededor para averiguar el por
qué Meg quería hablar con Nathan.

***
272

Visiones en plata
ishop

Meg dejó irse a Nathan por la puerta trasera de la Oficina del Enlace y lo
observó correr con prisa hacia la puerta trasera de Aullidos, Buena Lectura.
Reportándose a Simon, naturalmente.
Después de cerrar la puerta, fue al baño para lavarse la cara.
Enfado. Cautela. Desconfianza. No tenía ninguna imagen de
entrenamiento para identificar las emociones en la cara de un Lobo, pero había
pasado el tiempo suficiente en torno a Nathan como para poder interpretar sus
expresiones.
¿El corte fue innecesario? Todo el mundo pensaba así.
Meg abrió el grifo, se echó agua en la cara, y luego permaneció inclinada
sobre el lavabo.
La sensación de alfileres y agujas era irritante, a menudo dolorosa. Pero
era una especie de varilla de zahorí que había ido evolucionando desde que había
llegado al Courtyard. Así que tal vez si se hubiera alejado...
No, no, no, no. Había un peligro para alguien en el Establo Poni. Ese
rumor doloroso fue una advertencia sobre un enemigo...
Meg apretó los dientes contra el zumbido repentino que llenaba sus dos
brazos. Ella se enderezó y vio su cara en el espejo sobre el lavabo.
El zumbido se desvaneció.
Meg se quedó mirando su reflejo.
—Fui yo, — susurró—. Yo era el enemigo.
Ella dio un paso atrás del lavabo, puso una mano sobre el vendaje en su
cintura, y pensó en lo que Merri Lee había dicho: Y entonces Meg, la Trailblazer,
pensó en lo que le gustaría que las otras profetas de la sangre aprendieran de lo
sucedido ese día.

273

Visiones en plata
ishop
—Nadie tiene el derecho de decidir si, o cuando cortamos nuestra piel,
pero si no aprendemos a interpretar las señales de advertencia, las que nos
dicen si realmente tenemos que cortarnos, podemos transformarnos en las
esclavizadoras, así como las esclavas. Podemos llegar a ser nuestro propio
enemigo.
Esa fue la segunda lección que Meg, la Trailblazer, había aprendido hoy.
La primera lección, la más difícil, era la más importante; ella no era la única que
resultaba herida cuando se cortaba.

***

Simon dio la vuelta al escritorio cuando Nathan apareció en la puerta de
la oficina de ABL.
—Eso no llevó mucho tiempo.
Nathan se acercó a él lentamente, a regañadientes. No era un
comportamiento típico del ejecutor, a menos que hubiera hecho algo mal.
Simon se inclinó sobre el otro Lobo, pero no tuvo que inclinarse mucho
para captar el olor.
—¿Por qué hueles como Meg? — Exigió.
«Ella lloró sobre mí,» dijo Nathan. «Yo no pude entender la mayor parte
de lo que dijo, pero lloró hasta que mi piel quedó mojada.» Sonaba
desconcertado y molesto.
—Supongo que se siente mal por hacerse un corte y asustarte.
Asustarnos a todos.
Nathan no dijo nada por un momento. Entonces:
«No hay nada en mi piel, ¿no?»
Simon dio al otro Lobo una mirada cuidadosa.
—No hay mocos.
«Bien. Odio lavar los mocos de la piel.»

274

Visiones en plata
ishop
—¿Quién no? Lo que sale de la nariz humana es repugnante. — Simon se
sentó en el suelo, su espalda contra el escritorio. Nathan se sentó junto a él—.
¿Quieres que Blair asigne a otro como el guardián Lobo de la Oficina del Enlace
Humano?
«No. Ver a los humanos es interesante, y me gusta Meg. Pero necesitamos
reglas acerca de la navaja. Hoy... Eso estuvo mal. Meg estaba mal, y la Lizzy
estaba equivocada. No fue justo que no pudiera morder a ninguna cuando
ambas lo merecían.»
—Lo sé. — Simon cerró los ojos y esperó hasta que sintió la tensión
drenarse de ambos—. ¿Todavía crees que es una buena idea tener a algunos de
los Lobos de Addirondak visitando el Courtyard? Tenemos humanos que
trabajan para nosotros que no saben cómo comportarse, pero no podemos
atacarlos y echarlos fuera como lo haríamos con un enemigo.
«Si no hubiera empujado a Meg a cortarse, el error de la Lizzy habría
sido molesto pero nada más. Y nuestros cachorros también cometen errores.»
Por supuesto, ¿quién podría decir cuánto tiempo podría haber pasado
antes de que alguien descubriera las joyas dentro Oso Boo si Saltarín y Sam no
le hubieran arrancado un brazo y una pierna? Eso había comenzado algunos de
los problemas. Por otra parte, Burke y Montgomery no habrían sabido que la
Lizzy estaba en peligro si no hubieran encontrado las joyas.
Simon se puso de pie.
—Vete a casa. Corre. Mañana es Earthday, y vamos a pretender que no
existen los humanos.
«Excepto Meg.»
—Excepto Meg.
Nathan se levantó, sacudió su pelo, y se fue.
Simon apagó el ordenador, apagó las luces y sintió como si un peso lo
hubiera abandonado cuando salió de Aullidos, Buena Lectura. No podía quitarse
de encima todo lo humano. No quería librarse de Meg, que lo esperaba en la
puerta trasera de la Oficina del Enlace, sus ojos muy hinchados y toda de la piel
con manchas.

275

Visiones en plata
ishop
Él le pasó una mano por su pelo corto negro y le dio una rascadita detrás
de su oreja.
—¿Simon?— Dijo en un hilo de voz—. ¿Podemos ir a casa?
—Claro. Déjame buscar el Bow.
Encontró una de las cajas de panadería en la parte posterior del Bow.
Puesto que él no creía que Meg hubiera comido mucho hoy, le dio la bienvenida
a la consideración de Tess.
Mientras sacaba el Bow del garaje y esperaba a Meg para cerrar la puerta
del garaje, miró hacia los monoambientes, luego sacudió la cabeza.
Ya había tenido suficiente. Todos habían tenido suficiente. Los Owlgard
mantendrían la vigilancia esta noche, pero para el resto del día, el Teniente
Montgomery tendría que hacerse cargo de la Lizzy por su cuenta.

276

Visiones en plata
ishop

Capítulo 29

Watersday 12 de Maius
Mientras Monty trataba con la intrusión en su apartamento, y Ruth
Stuart cuidaba de Lizzy, su equipo había traído un colchón de uno de los otros
apartamentos, por lo que no tendría que pasar otra noche en un saco de dormir
en el suelo duro. Ellos habían traído suficiente comida para él y Lizzy, para los
próximo par de días. Y alguien había seleccionado cinco películas que esperaba
fueran adecuadas para una niña humana de siete años.
Distracciones. Diversiones. Cuidado.
Monty se sentó en la silla y puso sus brazos alrededor de Lizzy cuando la
instaló en su regazo.
Ella lo miró con esos ojos grandes.
—Yo sólo quería montar un poni.
¿Por qué estaba tan empecinada en eso? Por supuesto, él no estaba seguro
de poder explicar a una niña, lo peligrosos que los ponis eran cuando se
ignoraba ese aspecto inofensivo.
—La abuela Borden me habría dejado, —dijo Lizzy.
Sabía que decir acerca de eso.
—No creo que la abuela Borden te habría permitido cabalgar un poni.
Ella habría dicho que eran apestosos y que te ensuciarías.
Pero la mujer podría haber armado un alboroto porque alguien había
negado algo a su nieta, y negar una cosa a una Borden no era aceptable.
Afortunadamente, la familia no tenía la riqueza o el estatus a la altura de sus
pretensiones.
—Y la abuela Twyla te habría llamado la atención por ser descortés y
hacer un escándalo cuando la señorita Meg ya te había dicho que los ponis eran
especiales y no eran para montar.

277

Visiones en plata
ishop
—Pero...
—No, Lizzy.
Ella hizo un mohín, y tomó nota de la mirada calculadora en sus ojos,
como si estuviera esperando a ver qué efecto tendría.
Lizzy no habría hecho eso hace unos meses. No era así antes de que él
fuera trasladado a Lakeside y tuvo que dejarla, tuvo que dejar a ambas, porque
Elayne se había negado a ir con él.
Pero Elayne había sido así. Era curioso cómo él nunca se había permitido
verlo. Ah, Elayne era mucho más sutil al respecto cuando quería salirse con la
suya, pero cuando el comportamiento se presentaba en grandes rasgos en la
niña, no podía negar que Lizzy estaba imitando a su madre.
Tengo que decirle, pensó.
—Lizzy... Fuiste muy valiente para viajar en el tren sola y me encontraste.
Algunas personas malas estaban buscándote a ti y a mamá, y ella hizo lo
correcto, haciéndote subir al tren sin ella.
—¿Mamá vendrá pronto?
—No, bebé. — Las lágrimas le escocían los ojos de Monty—. No. Mami
estaba muy mal herida y... ella murió. Ella no puede estar más con nosotros.
Lizzy puso su cabeza en su hombro.
—¿La señorita Meg se va morir porque me porte mal?
—No. La señorita Meg estará bien en un par de días. — ¿Cómo podía
plantearle el asunto sin asustarla demasiado?—. Uno de los hombres malos te
siguió a Lakeside, así que tenemos que quedarnos en el Courtyard por un
tiempo.
Ella levantó la cabeza.
—¿Qué hay de Oso Boo?
—Esta con el Capitán Burke. Está ayudando a la policía en la
investigación. Te echa de menos, pero está siendo muy valiente. Como tú.
Ella asintió con la cabeza, acurrucándose de nuevo.
278

Visiones en plata
ishop

¿Entendía? Tal vez entendía tanto como podía manejar. ¿Tal vez era más
fácil al estar en un lugar que no tenía tantos recordatorios?
Dioses, ¿podía incluso tener una fotografía de Elayne para que Lizzy
tuviera algo?
—Vas a estar segura en el Courtyard, —dijo—. Pero quedarse aquí
significa desempolvar tus buenos modales y hacer caso a los adultos que estarán
cuidándote cuando no puedo estar aquí. — Él la miró, su niña querida—.
¿Entiendes la diferencia entre la policía humana y la policía Lobo?
—¿La policía Lobo te muerden si eres malo?
—Sí, — dijo Monty—. Ellos te muerden si eres malo. Hoy te fuiste con lo
que mi Capitán llamaría una advertencia, lo que significa que sabes que hiciste
algo malo, por lo que la próxima vez...
Lizzy apretó los dientes haciendo un ademan de morder.
Monty asintió.
—Exactamente, es correcto.
—¿Papá? Tengo hambre.
Se comieron los sándwiches de Nadine Bizcochos & Café, entonces vieron
una de las películas. Se preguntó si el que había elegido las películas, lo había
hecho porque era lo acorde a la edad, o para mostrar a Lizzy algunas verdades
acerca de los seres que la rodeaban. Cualquiera fuera la razón, la historia sobre
la Brigada Lobo proporcionó algunas lecciones afiladas para ambos.

279

Visiones en plata
ishop

Capítulo 30

Watersday 12 de Maius
Más tarde esa noche, mientras una suave lluvia caía sobre el Courtyard,
los Owlgard observaron a Douglas Burke meter una bolsa de papel contra la
puerta trasera de Aullidos, Buena Lectura.
Respondiendo a la llamada de los Búhos, Vladimir y Nyx Sanguinati
fueron a buscar la bolsa y fluyeron hacia Chucherías y brillantes, donde Jenni
Crowgard, Jester Coyotegard, Jane Wolfgard, y Blair Wolfgard esperaban por
ellos.
Una por una, las joyas de la bolsa se guardaron en una pequeña caja de
madera, forrada de terciopelo, sustituyéndolas por brillantes que encontraron
en la tienda. Después de estudiar el anillo de lujo, Blair hizo una linda copia
usando alambre fino y trozos de cristal que Jenni sacó de una pieza de joyería
de fantasía.
Habiendo terminado con su cometido, sustituyeron la bolsa dentro de
Oso Boo y Jane, -como sanadora de los Wolfgard- hizo las costuras. Tras un
breve debate, no restauraron el brazo y la pierna, dejando al oso igual a como se
veía cuando llegó.
Al primer indicio de la luz del día, Vlad colocó la bolsa de papel fuera de
la puerta trasera de ABL, cambió a su forma de humo, y esperó en las sombras.
Unos minutos después, los Búhos informaron de alguien estacionando al otro
lado de la calle del Courtyard. Un minuto después, Douglas Burke en silencio se
dirigió a la puerta trasera de ABL y recogió la bolsa de papel.
Cuando Burke se alejó manejando, Vlad se unió a Nyx, que había
esperado a por él en la Plaza Comercial. Juntos, llevaron la pequeña caja a la
casa de mármol del Abuelo Erebus en las Cámaras, un lugar donde ningún
humano podría buscar las joyas y sobrevivir.

***

280

Visiones en plata
ishop

Llevando dos candelabros a la madera reluciente de una mesa antigua,
Vlad encendió las velas y el abuelo Erebus lo vio inclinar la caja, y suavemente
derramar las joyas sobre la madera oscura.
—Una brillante fortuna, — dijo Erebus—. Los humanos se han matado
unos a otros por una sola joya. No dudarían en matar a una mujer y su hija por
lo que estas piedras bonitas podrían comprar.
—Cosas, — dijo Vlad, revelando sus colmillos—. Matan por cosas.
Erebus agitó las piedras.
—Eso podría decirse de nosotros también.
—Matamos por alimento, por proteger nuestras tierras y hogares. Por
proteger a nuestros familiares.
—Comida, tierras, casas. Esas son cosas importantes, que valen la pena
proteger, pero todavía son cosas, Vladimir. ¿Cuánta comida crees que estas
bonitas podrían comprar?
—No puedes comprar lo que no está allí. — Vlad consideró lo que él
acababa de decir. ¿Cuando, exactamente, había empezado esta charla acerca de
la escasez de alimentos?
Se quedó mirando las joyas.
—Tal vez la comida no está allí porque ya ha sido comprada. Tal vez las
joyas eran el pago. Pero ¿por qué acaparar la comida y dejar que la gente piense
que ellos y sus crías pasarán hambre?
—Veremos la respuesta muy pronto. El hambre puede ser una afilada
maestra. —Erebus guardó las joyas nuevamente dentro de la caja de madera de
terciopelo forrada—. Ahora. Háblame de los humanos que estaban criando
sangre dulce. ¿Han sido encontrados?
—No. — Vlad se tragó la amargura—. He hablado con los Sanguinati que
viven en las regiones donde se encontraron a las chicas abandonadas o donde se
descubrieron los cuerpos de los bebés. Por lo que pueden decir, nadie está en
busca de las granjas. Nadie está buscando a los humanos que dirigían esas
granjas.

281

Visiones en plata
ishop
—¿Qué pasa con la policía, el gobierno de aquí?
—Habría que preguntarle a Elliot sobre el gobierno. La policía aquí hizo
la búsqueda. Eso lo sé con certeza. Ellos buscaron y confirmaron que no había
sitios como esos en ningún lugar alrededor de Lakeside. No había chicas
abandonadas. No había bebés muertos.
Erebus no dijo nada. Pero luego:
—No sólo las cosas tienen un precio, Vladimir. La lealtad también se
puede comprar. — Él tocó la caja con una espesa uña amarillenta—. Dado que
los humanos no van a buscar las granjas, entonces, lo haremos nosotros. Dile a
los Sanguinati que tienen que encontrar a los humanos que dañaron a las sangre
dulce y mataron a sus crías.
—¿Debo hablar con las chicas en la lago? Sus parientes podrían destruir
los edificios una vez que fueran encontrados.
—Madera. Piedra. Vidrio. — Erebus negó con la cabeza—. Deja los
edificios intactos. No significan nada. Encuentra a los humanos que trabajaban
en esos lugares y mátalos.
—¿Deben dejarse los cuerpos en donde los puedan encontrar? — Es
decir, ¿Erebus quería que los humanos supieran que los Sanguinati había
librado su propia forma de justicia?
Erebus lo miró. Vlad no estaba seguro de si el asombro era real o fingido.
—Después de que los Sanguinati se hayan alimentado, no hay razón para
perder la carne, Vladimir, — dijo Erebus, su voz una suave reprimenda—. No,
no. Lleven la carne al país salvaje donde será útil. Hay muchos allí además de
los Terráneos que darán la bienvenida a la comida fácil para sus crías.

282

Visiones en plata
ishop

Capítulo 31

Earthday 13 de Maius
La muchacha se acurrucó bajo la colcha de retazos y escuchó como los
Lobos en el otro lado de la puerta despertaban. Los grandes bostezos,
suavemente vocalizados le recordaron los gritos que había oído la noche
anterior. Entonces una voz femenina diciendo:
—Jackson, has un poco de pan tostado. Voy a revolver un par de estos
huevos para la sangre dulce.
Se referían a ella. Ellos no la llamaban cs821. Decían que no era un
nombre.
Sangre dulce no era un nombre tampoco, pero llamarla así no los ofendía.
La mujer, Grace, le había traído un pijama ayer y otra muda de ropa.
Bragas y calcetines estaban metidos en uno de los cajones de la cómoda. El resto
de la ropa colgaba en ganchos en la pared, incluyendo un largo, suéter grueso.
La chica salió de la cama y corrió al cuarto de baño. Se estremeció
mientras orinaba, mientras se lavaba las manos y se echaba agua fría en la cara.
Corriendo, se quitó el pijama y se puso los pantalones vaqueros, una camisa de
manga larga, y el suéter grueso. Ella tenía un calcetín cuando la puerta se abrió
y Grace y Jackson entraron.
—No sabemos cómo cocinar muchos alimentos humanos, — dijo Grace
—. Pero he aprendido a revolver los huevos, y Jackson te hizo un poco de pan
tostado. — Ella puso un plato en la mesa. Jackson dejo un vaso de líquido
blanco al lado del plato.
Grace salió de la habitación. Jackson se quedó, estudiándola.
Él dijo que podía pedir. ¿Tenía el valor de pedir? Podría ser un truco para
ver si todavía estaba tentada a hacer lo que no se le permitía hacer. Los Nombres
Caminantes siempre trataban de engañarla. Pero Jackson era un Lobo. Conocía a
Meg.
283

Visiones en plata
ishop

Una prueba, entonces. Pero esta vez, ella no sería la única a la que se
estaba probando.
—¿Podría tener un lápiz y un papel?
Un silencio reflexivo antes de que Jackson dijera:
—¿Un lápiz negro o un lápiz de color?
Ella contuvo el aliento, sintió un cosquilleo en sus manos. Pero no fue lo
suficientemente valiente para pedir tanto.
—Lo que nadie más esté usando.
Otro silencio reflexivo.
—El puesto de comercio no está abierto en Earthday. Voy a ver lo que
tenemos aquí. Come tu desayuno, sangre dulce.
Salió y cerró la puerta. Encendió la lámpara junto a la cama. Los Lobos
podrían no tener problemas para ver con apenas la luz del día, pero quería una
mejor visión de la comida antes de que comiera algo de eso.
Sentada a la mesa, cogió el vaso. Olfateó. Con cautela probó. Estaba
bastante segura de que era leche, pero sabía diferente, más potente que
cualquier cosa que le habían dado en el... en ese lugar.
El pan estaba un poco quemado en los bordes; los huevos revueltos,
como la leche, no tenían un gusto parecido a lo que ella había probado antes,
pero era bueno y tenía hambre.
Después de la comida, fue al baño a lavarse las manos y cepillarse los
dientes. Cuando salió, Jackson estaba en la puerta, sosteniendo una bandeja de
madera. Él la puso sobre la cama, revelando seis hojas de papel y un conjunto
de lápices de colores. Naranja, rojo, verde, azul, amarillo, marrón, negro, rosa. A
partir de imágenes de entrenamiento, identificó una goma de borrar y un
pequeño sacapuntas de mano.
—Esto es lo que he podido encontrar.—Jackson se apartó de la cama.
—Gracias.

284

Visiones en plata
ishop
Recogió los platos usados y se fue.
Sentada en la cama, examinó cada lápiz, tocó el papel.
Nadie irrumpió en la habitación, gritándole. Nadie se llevó los lápices y
papel. Nadie le ató las manos como castigo, dejándola dependiente de los
Nombres Caminantes para todas las necesidades personales.
Sintiéndose más audaz, estudió la colcha de retazos. Luego cogió un
lápiz y llenó una hoja de papel reproduciendo los patrones de la colcha.
Se puso de pie, se estiró, consiguió un poco de agua, sacó punta de todos
los lápices.
Tal vez debería hacer otra cosa por un rato. Pero... ¿qué? El cuarto no
tenía nada. ¿Podría pedir un libro? Pero no quería leer, quería...
Un aullido. Distante. Otro aullido. Más cerca de este edificio.
Habían aullado anoche. Cerró los ojos y recordó cómo el sonido parecía
elevarse como el humo, pintando formas fantasmales en el cielo nocturno.
Volviendo a la cama, tomó una hoja de papel en blanco, cogió un lápiz y
comenzó a dibujar.

285

Visiones en plata
ishop

Capítulo 32

Earthday 13 de Maius
Simon, todo peludo y de cuatro patas, miró a Henry. No sólo era el Oso
Pardo en forma humana; estaba despierto y trayendo una solicitud.
«Pero es Earthday.» Simon hizo su mejor esfuerzo para reprimir un
gruñido. «Se supone que es un día libre de lo humano» Su oreja apuntaló hacia
atrás, al sonido de la risa de Meg y los ladridos felices de Sam en la cocina. «A
excepción de Meg, pero ella ya no entra más en esa categoría de humano.»
—Tú fuiste el que le dijo a los humanos que podían compartir la cosecha
si también compartían el trabajo, —Henry retumbó—. Los huertos tienen que
ser ampliados, y están dispuestos a hacer el trabajo.
«Pero...» Simon se detuvo. Meditó. Suspiró.
Él era quien había tomado la decisión de dejar entrar a los humanos,
tanto como recompensa por no querer ser enemigos, como para aprender más
acerca de los humanos a partir de la interacción informal. Tal vez los Terráneos
había intentado esto antes, en los siglos desde que los primeros humanos
llegaron a Thaisia. Tal vez fue un error.
Una apuesta, en cualquier caso. Para todo el mundo.
«Muy bien, muy bien.»
—Me quedaré en forma humana, —dijo Henry—. Y Vlad estará allí.
«¿Montgomery va a estar ahí con la Lizzy?»
Henry asintió.
—Pete y Eva Denby traerán a sus cachorros también. Y los policías que
tienen permitido usar los monoambientes y nuestros empleados humanos
estarán aquí.

286

Visiones en plata
ishop
«¿Todos ellos?» Eso era una gran manada de humanos mezclándose con
los Lobos, Cuervos, Halcones, Búhos, y cualquier otro que decidiera ver a los
visitantes.
Entonces Meg salió de la cocina con Sam rebotando alrededor de ella, sus
ojos grises fijos en el sombrero que sostenía fuera de su alcance.
No podía agarrar el sombrero una vez que ella se lo puso, porque tenía
cintas que ató bajo la barbilla para mantener el sombrero fijo, y ella podría salir
lastimada. Pero si a alguien se le ocurriera masticar una de las cintas, y Aire
estaba dispuesta a cooperar un poco, podrían jugar a tomar el sombrero.
Hoy no, Simon pensó con pesar. Demasiados espectadores hoy, seguro que
alguien se daría cuenta de quien cortaba la cinta del sombrero.
—¿Estamos listos? — Preguntó Meg, con los ojos tan felices y brillantes,
que si tuviera una cola, la menearía.
Sam soltó un arroo. Henry abrió la puerta principal. Y Simon le dio a la
mano de Meg una rápida lamida para ayudarle a recordar por qué había allí
una manada humana en el primer lugar.

***

Meg cerró la puerta de Simon, luego frunció el ceño en el área bajo su
apartamento del segundo piso. El apartamento de Simon era de dos pisos. Su
lugar y el de él compartían un pasillo en el segundo piso y las escaleras que
conducían a la puerta de la calle. De lo que había averiguado, ya que no había
encontrado nada en su apartamento que hiciera juego con las imágenes de
entrenamiento que había estudiado, los tanques del sistema de calefacción y del
agua caliente para los dos apartamentos estaban en un lavadero en la planta
baja del apartamento de él.
Entonces ¿que había bajo su apartamento? Estaba cerrado con tablas,
como las imágenes de edificios abandonados, sólo que más ordenado. Y había
una abertura, que bien podría ser un ventana, que también estaba tapiada.

287

Visiones en plata
ishop
Durante el invierno, de tanto en tanto le prestaba atención, pero lo
desestimaba porque no era parte de lo que necesitaba para absorber para poder
vivir por su cuenta y mantener su trabajo. Ahora...
El Complejo Verde tenía forma de U, con apartamentos en los dos lados y
la lavandería, sala de correo, y salón social ocupaban la parte posterior, junto
con el arco que conducía a los garajes.
Meg miró a través del área abierta. El apartamento de Henry estaba al
otro lado del de ella, y, también, tenía un espacio tapiado debajo.
—¿Henry, que hay debajo de mi apartamento?
Él le dio una gran sonrisa.
—Esa es la sala de verano que tú y Simon comparten. Se ha cerrado por
el invierno, pero ahora es el momento de abrirla y limpiarla.
Ella miró a Henry, luego a Simon, que le dedicó una sonrisa Lobuna.
—¿Sala de verano?
—Una zona protegida para mantener alejados a los insectos, — dijo
Henry—. Un lugar fresco para dormir durante el clima caliente y húmedo. Ven.
Es el momento de conocer al resto de los excavadores—. Él comenzó a caminar,
esperando claramente que ella lo siguiera.
Cuando la pata de Simon golpeó su trasero para hacerla mover, ella se
apresuró a alcanzar al Oso Pardo, mirando hacia atrás al Lobo, que parecía
demasiado satisfecho de sí mismo.
No había experimentado un clima caliente y húmedo todavía, pero Merri
Lee y Ruth le habían dicho el tipo de ropa que debía comprar para el verano de
Lakeside. Lo cual le recordó la otra cosa se suponía que debía preguntarle a
alguien.
—¿Henry? ¿Debo comprar un traje de baño?
—¿Por qué necesitas uno?
—Merri Lee no estaba segura de si había un lugar para ir a nadar en el
Courtyard. Ella me dijo que debía preguntar.

288

Visiones en plata
ishop
—Tenemos pequeños lagos y arroyos. En el clima cálido, un montón de
nosotros pasamos algún tiempo en y alrededor del agua. A los Lobos les gusta
especialmente nadar. A mí también.
—¿Pero que usan cuando van a nadar en forma humana?
Se veía tan desconcertado, que ella se sonrojó y deseó haber esperado a
preguntarle a Tess sobre trajes de baño y la natación.
Por supuesto, Henry podría estar desconcertado porque los Otros nunca
iban a nadar en forma humana. Pero no creía que esa era la parte de su
pregunta que lo desconcertó.
No se había dado cuenta de que había dejado de caminar hasta que
Simon le lamió la parte posterior de la rodilla. Saltó hacia adelante y gritó:
—¡Simon!
Meg, si vamos a estar trabajando afuera, no puedes usar pantalones largos y
camisas de manga larga, Merri Lee había dicho. Vas a terminar con un golpe de calor
o algo así.
Ruth había estado parcialmente de acuerdo con Merri Lee, expresando su
preocupación por los posibles arañazos, así como las quemaduras solares. Ellas
se habían ocupado de la elección del atuendo, y por eso Meg llevaba un par de
pantalones cortos, una camiseta sin mangas, y una camisa de gasa de manga
larga. Definitivamente ropa adecuada para el clima más cálido. Pero Meg no
había considerado la cantidad de piel que ahora estaba disponible para ser
lamida, o lo que el golpe inesperado de una lengua húmeda la haría sentir.
Lamidas furtivas, pensó con un suspiro. Un nuevo juego para el verano.
Afortunadamente, la huerta no estaba tan lejos del Complejo Verde, y
Vlad ya estaba allí con los oficiales Kowalski, Debany, y MacDonald; Ruth,
Merri Lee y Theral; los Denby; y el Teniente Montgomery con Lizzy. Incluso
Lorne de Las Tres P vino a ayudar.
Los humanos miraban a los Lobos, que también estaban allí. Meg no
creía que todos los Wolfgard hubieran venido a ayudar, pero había bastantes de
ellos. Y luego, los Cuervos y Halcones llegaron.

289

Visiones en plata
ishop
¿Algunos de ellos habrían estado en forma humana, si los humanos no
hubieron estado allí?
No sabía, no podía preguntarse. Esto no era un millar de nuevas
imágenes, pero si una imagen en movimiento llena de nuevas experiencias.
Hacer una huerta. Trabajar con amigos. Encontrar el camino que permitiera a
otras Casandra de sangre vivir en el mundo exterior sin quedar abrumadas.
Quería disfrutar de la mayor cantidad de esta experiencia, tanto como
pudiera antes de que tuviera que retirarse y dejar que la mente y el cuerpo
descansaran.
Meg dejó escapar un suspiro. Sus ojos se encontraron con Simon. Esta era
una experiencia nueva para él también.
Ella le sonrió.
—Vamos a plantar una huerta

***

Simon les dio crédito por una cosa: estos humanos sabían cómo trabajar.
Y los humanos y Terráneos experimentaron una nueva manera de aprender el
uno del otro, ya que combinaron sus habilidades para expandir la huerta.
Kowalski, Debany, MacDonald, y Henry cortaron el césped de la zona
ampliada. Montgomery y Pete Denby utilizaron una herramienta con dientes
curvos y un mango largo para romper el suelo.
Los Lobos, por supuesto, utilizaron patas y garras para lograr los mismos
resultados. Pero Simon advirtió que Blair husmeaba las herramientas de jardín
que los humanos habían traído y pensó que Meg recibiría una lista de
herramientas de los Servicios Públicos.
—Lo bueno es que tuvimos una ligera lluvia anoche, — dijo Montgomery
cuando abría la tierra, mientras que Pete apilaba cuadrados de césped que
habían sido cortados.
Todos los demás humanos se detuvieron y miraron.

290

Visiones en plata
ishop
—No llovió anoche,— Kowalski dijo finalmente.
—Supongo que fue una lluvia localizada, — dijo Montgomery.
Un gruñido de risa de Henry hizo que los humanos giraran hacia el Oso
Pardo.
Henry hundió la pala en el suelo, sus movimientos fluidos y de gran
alcance.
—Hablamos con las chicas del lago ayer por la tarde y les dijimos que
estábamos ampliando esta huerta y que nuestra Meg quería ayudar con la
excavación y la plantación de las semillas.
—¿Así que anoche sólo llovió en el Courtyard? — Dijo MacDonald.
«Eso lo perturba.» Desconcertado, Simon hizo una pausa en su
excavación para estudiar a Lawrence MacDonald.
«Sí. Me parece interesante.» Henry volvió a cortar el césped.
Simon miró a los tres niños. La Lizzy todavía estaba acariciando a los
Lobos cachorros, pero el Robert y la Sarah estaban jugando con algunos de los
jóvenes Halcones golpeando volantes de bádminton muy alto para que los
Halcones los atraparan y luego lo tiraban para que el siguiente jugador con una
raqueta golpeara de nuevo.
En un rato los cachorros se aburrirían de ser acariciados y correrían a ver
qué estaba haciendo Sam, ya que él se había quedado cerca de Meg.
Eventualmente los Halcones se cansarían del juego y volarían para ver qué más
estaba sucediendo en el Courtyard. Eventualmente los Cuervos encontrarían a
los humanos menos entretenidos y volarían a trabajar en su propia huerta, el
campo de maíz en especial.
Y Meg, que nunca había excavado en el suelo u olido la tierra recién
removida, que nunca había tenido que recordar beber agua cuando trabajaba al
aire libre o ponerse una crema en su piel para evitar las quemaduras solares...
Meg estaba fascinada por todo.
Simon mantuvo un ojo vigilante sobre ella y escuchó a la manada
femenina mientras hablaban sobre la huerta y algunas de las verduras y las
291

Visiones en plata
ishop
hierbas que les gustaría plantar. No estaba seguro de que alguno de los
Terráneos se preocuparan por las hierbas. Después de todo, un ciervo se supone
que sabe a ciervo, y uno no rociaba ninguna cosa en un conejo antes de
comérselo Pero Tess se acercó y expresó su interés en las hierbas, por lo que las
hierbas se plantaron, junto con el maíz, lechuga, brócoli, pimientos, tomates,
judías, guisantes, y algo llamado calabacín, que Merri Lee dijo que sabía muy
bien con la salsa de tomate y pasta.
—Basta por hoy, — Henry dijo mientras empezaba a recoger las
herramientas que pertenecían a los Otros—. Tess, Vlad y Jester están diciendo
que es hora de comer.
Un momento de tensión cuando los humanos miraron a los Otros.
—¿Esto es un picnic? — Preguntó Meg.
—No es un picnic, si entiendo lo que los humanos quieren decir con esa
palabra, —respondió Henry—. Pero es algo que esperamos disfrutes.
Nathan llegó con la camioneta de los Servicios Públicos, cargó a los
cachorros y jóvenes Lobos, incluido Sam, y los llevó de vuelta al Complejo
Wolfgard para su propio tipo de comida. Halcones, Cuervos, y un par de Búhos
soñolientos también se dirigieron a sus propios lugares, lo que dejó a los
humanos y los residentes del Complejo Verde, caminando hacia la comida que
Tess había dispuesto.
Simon trotó por delante de ellos, dejando a Henry para vigilar a Meg. Si
iba a comer con ellos, mejor verse humano. Y era mejor cambiar en privado. Al
ser Terráneo, no respondía a los cuerpos femeninos de la manera que los
varones humanos, a menos que la mujer oliera como si quisiera aparearse. Pero
quedar desnudo no era algo que se hacía en torno a los cachorros humanos,
aunque él quería preguntar a los hombres por qué estar desnudo de cintura
para arriba estaba bien para ellos, pero las mujeres se mantenían cubiertas. Eso
no parecía justo.
Cambiando una pata lo suficiente para formar dedos regordetes, abrió su
puerta de entrada, y luego corrió hasta su habitación para cambiar totalmente y
ponerse unos pantalones cortos de mezclilla y una camiseta. Sandalias.
Revisando mentalmente su lista sobre el aseo humano, decidió que todos los
demás iban a estar sudorosos y emitiendo un fuerte olor, por lo que no tenía
que ocultar su propio olor y podía mantener su arreglo personal al mínimo. Él
292

Visiones en plata
ishop
se echó agua en la cara, se peinó, se cepilló los dientes, y estaba de vuelta fuera
antes de que los rezagados humanos llegaran al área abierta que formaba el
centro del Complejo Verde.
Un árbol en una maceta proporcionaba algo de sombra para el
abrevadero que alguien había llenado con agua fresca. Un par de bancos
proporcionaban lugares para que las aves se posaran u Otros en forma humana
se sentaran si no querían la privacidad de sus porches.
Henry recogió la esponja de descanso en la zona elevada de la cubeta y
se lavó los brazos, el pecho y la cara antes de dejar el agua correr por su espalda.
Kowalski y Debany fueron los siguientes.
—¿Jabón? — Kowalski preguntó cuando Henry ofreció la esponja.
—No en esta agua, — respondió Henry.
Antes de que pudieran preguntar por qué, Jake Crowgard voló hacia la
cuneta. Tomó un trago, luego tuvo un toque rápido en la zona elevada antes de
volar.
—Correcto, — dijo Debany, limpiándose con la esponja después de que
Kowalski terminó con ella.
Simon se puso delante de Meg. Parecía cansada, los ojos un poco
vidriosos.
—¿Demasiado? — Le preguntó en voz baja, notando como las otras
chicas le dieron un vistazo antes de trasladarse hacia el canal. ¿Esa mirada se
suponía que era una advertencia, un mensaje, o simplemente la curiosidad que
las hembras humanas y los Cuervos parecían tener en común?
—Sí, pero en el buen sentido. — Ella sonrió—. No hay alfileres y agujas.
—Tess, Vlad y Jester abrieron la sala de verano. Nathan trajo caballetes y
tablones para utilizar como mesa. No hay mucho mobiliario para sentarse, pero
hay un par de bancos.
Ella cerró los ojos. Frunció el ceño un poco, pero la sonrisa todavía
curvaba sus labios.
293

Visiones en plata
ishop

—Tengo imágenes de entrenamiento de caballetes y bancos, pero no
puedo ponerlas juntas para hacerme una imagen de la sala de verano.
—Te puedo llevar comida. Puedes comer en el porche, o en el interior.
Ella lo miró, y su sonrisa era cálida.
—No, estoy bien. Me gustaría ver la sala de verano. Me gustaría ver cómo
la comida se pone afuera para un picnic que no es del todo un picnic.
—Bien.
Meg miró la cuneta de agua.
—Pero me voy a lavar en mi propio cuarto de baño.
Simon se hizo a un lado.
Tan pronto como Meg entró en su apartamento, Montgomery se le
acercó.
—¿Meg está bien?— Preguntó Montgomery.
—Ella está bien.
—¿No hay problemas con el corte de ayer?
—No. Tuvo cuidado hoy. — Y se había quedado lo suficientemente cerca,
que habría cogido el más mínimo soplo de sangre si el corte se hubiera
reabierto.
Montgomery miró a su alrededor.
—Esto es algo nuevo, ¿no? Ustedes y nosotros.
Simon se encogió de hombros.
—No sé si es nueva, pero no creo que se haya intentado durante mucho
tiempo. No con este tipo de humanos.
Montgomery vaciló, como si quisiera decir algo más. En cambio, sonrió.
—Supongo que será mejor que me lave.

294

Visiones en plata
ishop
Simon observó a los humanos. Cautelosos, pero no con miedo. Incluso
los más nuevos humanos, los Denby, no tenían miedo. No como lo hubieran
tenido hace un año.
Esperaba que permanecieran cautelosos, especialmente si el Courtyard
empezaba a tener invitados.
«La comida está aquí,» dijo Vlad.
«Estoy esperando a Meg.» Oyó el inodoro. Difícil no escuchar zumbido
del agua a través de las tuberías con la sala de verano abierta. Dado que los
humanos fingieron que no sabían acerca de pis y caca de cada uno, dejaría que
ella se lo figurara por su cuenta. Tenía algo más en mente. «¿Por qué tener una
participación en esta huerta es tan importante para la manada humana?»
«¿Les gusta comer lo mismo que nosotros?»
«Es más que eso. Están demasiado aliviados por tener otra fuente de
alimentos, además de lo que pueden comprar en las tiendas humanas.»
«Entonces será interesante averiguarlo.»
Simon no dijo nada más porque Meg volvió. La siguió hasta la sala de
verano para ver qué tipo de comida estaban comiendo en lugar de un ciervo.

***

Ahora que había comido, todo lo que Monty quería era una ducha
caliente y dormir. Le llevaba al menos una década a cada miembro de su
equipo, y hoy esos años se hicieron sentir.
¿Iban a trabajar tan duro cada Earthday hasta la cosecha?
Por otra parte, los Terráneos solían trabajar duro para cada comida, así
que hoy era sólo un tipo diferente de trabajo.
—El maíz fresco en la mazorca es genial, —dijo Kowalski cuando la
charla fluyó sobre lo que todos querían plantar.

295

Visiones en plata
ishop
—¿Por qué? — Preguntó Simon, perplejo.
—El maíz es bueno, — dijo Jenni Crowgard.
Kowalski sonrió.
—Ah sí. Al vapor hasta que esté tierno y luego untado con mantequilla
derretida. La única forma de comerlo.
Un silencio de desconcierto.
—¿Al vapor?—Dijo Jenni—. ¿Se puede cocinar el maíz?
Kowalski, Debany, y MacDonald intercambiaron miradas.
—Sí, — dijo MacDonald—. Cocinamos muchas verduras, incluyendo el
maíz.
—Nunca me importó el gusto de eso, pero podría ser atractivo si se
cocina adecuadamente, — dijo Vlad.
Jenni resopló.
—Puede ser. Pero está bien tal y como está.
Si eres un Cuervo, pensó Monty.
—¿Cómo protegen sus cultivos? — Ellos no parecían de los que ponían
espantapájaros en sus huertas.
Henry se echó a reír.
—¿No vieron el poste para los Halcones? Quien venga a asaltar una
huerta es también alimento para muchos de nosotros, por lo que esta es una
temporada de abundancia.
—Y la protección de una huerta es un buen entrenamiento para los Lobos
jóvenes, — agregó Simon.
Los cubiertos se detuvieron. Eva Denby dejó de masticar y miró los
platos que Tess había dispuesto como comida, sin duda preguntándose acerca
de los ingredientes.
—Aquí no hay nada que ustedes no encontrarán en una tienda humana,
— dijo Tess, divertida.
296

Visiones en plata
ishop

—Sus cachorros han dejado de comer, — dijo Jester. El Coyote señaló a
los tres niños, que fueron desapareciendo tras un día ajetreado—. Yo podría
llevarlos a la sala social para ver una película.
—Adelante, — dijo Simon.
—Voy a darle una mano, — dijo Theral.
El resto de las mujeres llenaron sus copas y se fueron afuera. Después de
un momento, Jenni Crowgard se unió a ellas, dejando a Tess como la única
mujer todavía en la mesa.
—Nos preguntábamos por qué tener una participación en la huerta es tan
importante para todos ustedes, — dijo Vlad con una naturalidad que hizo
Monty tener cautela.
—Nos hicieron la oferta,— respondió Monty.
Vlad asintió.
—Lo hicimos. ¿Por qué aceptaron?
La tensión llenó la habitación.
—En cuanto a mí, y Ruthie, ser capaces de cosechar algunas verduras,
significa una factura más pequeña en el supermercado, y un montón de
alimentos van a ser más caros, incluyendo las frutas, — dijo Kowalski—. El
precio de cualquier cosa hecha con harina también ha aumentado en el último
par de semanas.
—Tenemos frutales, así como huertas, — dijo Simon—. Tenemos fresas,
frambuesas, moras, uvas. Hay algunos árboles de manzana en el Courtyard, así
como peras y melocotones.
—Nogales también. — Henry sonrió—. Mientras que una forma
particular podría haber tomado el gusto a ciertos alimentos, los Terráneos
pueden, y comen mucho de lo que ofrece Namid. Así que nuestros Courtyard
tienen algo de todo lo que crece en esta parte de Thaisia.
—¿Por qué la fruta va a ser más cara? — Preguntó Vlad.

297

Visiones en plata
ishop
Después de un intercambio de miradas alrededor de la mesa, fue Pete
Denby quien respondió.
—La escasez. Varios de los gobiernos regionales predicen escasez de
alimentos este año, y los precios ya están subiendo. La pérdida de las granjas en
Jerzy...
—Las granjas no se perdieron, — Simon chasqueó—. Los agricultores
pueden estar trabajando para los Terráneos ahora que la tierra fue recuperada,
pero el trabajo es el mismo. Mantienen lo que necesitan para alimentar a los
suyos y proporcionan comida para los Intuye que se trasladaron a la aldea para
encargarse de los negocios que los agricultores también necesitan. El resto de
sus cosechas se venden a los mercados de las ciudades humanas, igual que el
año pasado.
—Las cosechas se perdieron en el Medio Oeste, —dijo Pete—. Por lo
menos, eso es lo que las noticias están diciendo.
—Los Elementales no estaban interesados en las tierras de cultivo. El
enemigo no estaba escondido en los campos. Atacaron lo que se proponían
atacar.
Otro intercambio de miradas alrededor de la mesa.
Pete se inclinó hacia delante.
—Están diciendo que hemos perdido una gran cantidad de nuestros
cultivos excedentes debido a los silos dañados. Hemos perdido el alimento de
los animales, y algo de ganado ha muerto a causa de ello. Se habla de la escasez
de harina y de los granos de cereales.
—La libreta de racionamiento tenía cupones que permitían a una familia
comprar una docena de huevos por mes a un precio fijo, — dijo Kowalski—.
Cuando mi mamá fue a comprar huevos, el otro día, el mismo cupón ahora es
para media docena de huevos por el mismo precio.
—Escuché que las panaderías tendrán prioridad para ingredientes como
la harina y el azúcar con el fin de mantenerse en el negocio, y todos los demás
sólo serán capaces de comprar una bolsa cada mes, si está disponible, — dijo
Debany—. Eso significa que las familias no podrán hornear su propio pan o
hacer galletas.

298

Visiones en plata
ishop
—Una panadería en la calle de enfrente a casa le dijo a Theral que cada
hogar necesita registrarse con ciertas empresas para garantizar la disponibilidad
de algunos artículos. Cualquier persona registrada en esa panadería le
garantizarán un pan cada semana, — dijo MacDonald.
Debany asintió.
—No significa que todo el que se registra será capaz de permitirse el lujo
de comprar una hogaza por semana en el plazo de seis meses.
Monty escuchaba, cada vez más inquieto. ¿Todo esto había aumentado en
el último par de días, mientras había estado centrado en la llegada de Lizzy y la
muerte de Elayne?
Simon parecía estar preguntándose lo mismo.
—Eso no responde a la pregunta. El año pasado, había suficiente comida.
¿Por qué no hay suficiente este año? Los Terráneos no han reclamado mucha
tierra, y lo que necesita crecer todavía está creciendo.
Pete Denby negó con la cabeza, pensativo.
—No he oído hablar de ninguna plaga que hiciera que los cultivos se
perdieran.
—Ha habido una, — dijo Vlad—. El movimiento Humanos Primeros y
Últimos.
Simon asintió.
—No habíamos captado ningún olor de ellos el año pasado. Este año,
están aullando en todas partes sobre todo.
—Tal vez deberíamos prestar más atención a lo que están diciendo, —
Tess sugirió mientras su pelo se volvía verde y comenzó a encresparse.
—Tal vez deberíamos, — Simon coincidió.
Monty de repente tuvo la sensación de que su equipo realmente quería
una excusa para salir. Él miró fijamente a Kowalski.
—¿Qué no estás diciendo? — No era una buena pregunta, no con los
líderes del Courtyard presentes, pero la información era también un cultivo
para ser tendido.
Kowalski se estremeció.
299

Visiones en plata
ishop
—He oído de otros oficiales que algunas de las carnicerías y panaderías
mostrarán una calcomanía HPU. Los clientes que deseen artículos limitados no
sólo tendrán que inscribirse en una tienda en particular; van a tener que mostrar
su tarjeta de membrecía de HPU.
—¿Y si no tienen una tarjeta de membrecía?
—No creo que los no socios serán bienvenidos. O estar seguros.
Algo para hablar con el Capitán en la mañana, en el supuesto que Burke
no supiera nada de eso ya.
Simon, Vlad, Henry, y Tess se veían extrañamente tranquilos.
Entonces Simon se movió en su silla.
—Suficiente. Es tiempo de descansar.
—Secundo, —dijo Pete Denby.
Acordaron en dejar que Tess almacenara la comida restante y que la
llevara a Un Pequeño Bocado en la mañana, ya que la mayoría de los humanos
estarían trabajando alrededor del Courtyard de todos modos. Kowalski, Debany,
y MacDonald salieron juntos, y sus voces se mezclaron con las de las mujeres
que todavía estaban sentadas afuera.
Después de desearles a los Otros las buenas noches, Monty y Pete se
acercaron al salón social, a buscar a sus hijos.
—Dicen que el ojo de la tormenta es el lugar más seguro para estar, —
dijo Monty.
—¿Es ahí donde estamos? — Preguntó Pete—. ¿En el ojo de la tormenta?
—Puede ser. Vamos a ser capaces de alimentar a nuestras familias, y eso
es algo que no todo el mundo será capaz de decir.
—¿Crees que los Otros son responsables de la escasez?
—No. Y eso me preocupa, ya que si no son ellos...
—Entonces somos nosotros, — Pete terminó.
300

Visiones en plata
ishop

Monty hizo a un lado los sentimientos lúgubres, pero no fue necesario
poner una sonrisa para su niña. Los niños y Jester, estaban tendidos en los
muebles, profundamente dormidos. Sólo Theral todavía estaba despierta, y ella
les dio un saludo ausente antes de volver su atención de nuevo a la película la
Brigada Lobo.
—Casi termina, — susurró Theral.
Jester se irguió ante el sonido de su voz y parpadeó ante Monty y Pete.
Con un gruñido, se frotó el pelo, y se echó hacia atrás cuando Theral siseó una
advertencia para que se callara antes de que tuviera la oportunidad de hablar.
Así que todos se quedaron en silencio.
No es una película hecha por el hombre, Monty pensó mientras observaba el
exitoso ataque y rescate de la Brigada Lobo y escuchó a Pete aspirar una
bocanada de aire cuando los Lobos trataron con los malos humanos.
—¿Hay más de estas películas? — Preguntó Theral, bajando el volumen
cuando los créditos comenzaron a rodar.
—Unas pocas, — dijo Jester—. Puede que tengas que poner tu nombre en
una lista en Música y Películas ya que la Brigada Lobo es muy popular. Hay libros
sobre ellos también.
Asintiendo, Theral se levantó y se estiró. Entonces bostezó.
—¿Lawrence está listo para ir a casa?
—Creo que él se olvidó de que estabas aquí y te está buscando, — dijo
Monty, sonriendo. Tomó a Lizzy, luego esperó a que Pete levantara a Sarah y
agitara a Robert hasta despertarlo lo suficiente como para seguirlo hasta el
coche.
Mientras caminaban fuera con los niños, Monty miró hacia la sala de
verano. No había luz, por lo que no podía estar seguro de que Simon Wolfgard
todavía estaba allí. Pero los Otros no necesitaban luz.
—¿Dónde está Meg? — Preguntó.

301

Visiones en plata
ishop
—Ella subió.— Merri Lee echó la cabeza para indicar el apartamento de
Meg—. Está agotada. Yo también.
Ellos subieron a los coches que habían quedado en los espacios de los
visitantes a través de la carretera desde el Complejo Verde. Kowalski y Ruth
dejaron a Merri Lee y Debany, así como a Monty y Lizzy.
Deseándoles a todos buenas noches, Monty subió las escaleras y se
dirigió al monoambiente que estaba usando. Despertó a Lizzy lo suficiente para
que usara el inodoro y se pusiera el pijama. Mientras la arropaba, se preguntó
cuánto tiempo Merri Lee y Debany se quedarían afuera, y si Merri Lee vendría
sola.

***

No había necesidad de una vela o lámpara. Los Terráneos veían muy bien
en la oscuridad.
—¿Qué quieres que haga? — Preguntó Vlad en voz baja.
—Nunca nos hemos preocupado por los barcos humanos que viajan en
los Grandes Lagos, o por lo que esos barcos traen al puerto de aquí, —
respondió Simon—. Nuestros suministros de otras regiones son traídos en
barcos nativos de la tierra o Intuye. Los humanos se darán cuenta si empezamos
a husmear sus barcos ahora.
—Algunos de los Sanguinati que viven en el Courtyard a menudo cazan
alrededor de los muelles. Ellos podrían saber algo que no pensaban que sería de
interés para el abuelo.
—Pregúntales. Pero hay una forma de Terráneo que puede encontrar más
información.
—Si están dispuestos, — dijo Henry.
Simon asintió.
—Si están dispuestos. — Se puso de pie—. Voy a ver a Meg. Luego voy a
darles a las chicas del lago una visita.

302

Visiones en plata
ishop
—¿Esta noche? — Preguntó Tess.
—Sí. — Él miró a los tres—. ¿Van a estar aquí?
Henry y Tess asintieron. Vlad dijo:
—Tengo que visitar al abuelo Erebus, pero voy a esperar hasta que
regreses.
Subió las escaleras y encontró a Meg en el sofá, profundamente dormida,
a pesar de que la televisión estaba sintonizada en el programa que veía cada
Earthday. Agachándose, le pasó una mano por la pelusa de pelo. No podía
gruñirle al respecto si no lo sabía.
Bastante seguro de que no se despertaría en cualquier momento pronto,
se despojó de su ropa y cambió. Luego se fue de su apartamento y corrió a la
parte de los Elementales del Courtyard.
Salvo Invierno y Otoño, que dormían durante las estaciones más cálidas,
todas las chicas estaban alrededor del lago. Lo observaron acercarse. Aire
agitaba las hojas en los árboles. Agua lamía el banco, que fluía sobre los pies de
Tierra. Fuego, Primavera y Verano estaban sentadas un poco más lejos de la
orilla del lago.
—¿Le pasó algo malo a nuestra Meg? — Preguntó Primavera.
«No. Tuvo diversión hoy. Está planeando seguir plantando más semillas
y cuidar de lo que crece.»
—No siembren mañana, —dijo Agua—. La lluvia está viniendo de
nuestros parientes que viven cerca del lago Superior.
—Dado que nuestra Meg es feliz, ¿qué quiere el Wolfgard? — Preguntó
Fuego.
«Quiero su ayuda. Creo que tú y tus parientes pueden encontrar
respuestas a algunas preguntas.»

303

Visiones en plata
ishop

Capítulo 33

Las preguntas fueron la piedra que cayó en un estanque, y las ondas se
susurraron en el viento para los Elementales en todo el continente de Thaisia.
Fluyeron a través de los Grandes Lagos y por los arroyos y ríos, y fueron parte
de la lluvia. Se convirtieron en un aroma de la tierra que fue recogido por más
que los cambiantes y Sanguinati dispuestos a residir cerca de los asentamientos
humanos.
Ese olor no agradó a los nativos de la tierra que habitaban en las partes
más primigenias y vírgenes, del país salvaje.
Y cuando las ondas se convirtieron en olas, Océano tomó las preguntas
por su cuenta y las envió más allá de Thaisia.

304

Visiones en plata
ishop

Capítulo 34

Moonsday 14 de Maius
—Simon, es Tess. Blair me está llevando hasta Nadine Bizcochos & Café. Ella
dijo que me podía vender algo de lo que tiene listo, pero preferiría que recogiéramos la
orden antes de que abriera para los clientes humanos.
Simon le gruñó al contestador automático y continuó frotándose la toalla
sobre su cabello. Había oído el timbre del teléfono cuando se metió en la ducha.
El maldito teléfono no había hecho nada más que sonar desde que había abierto
el agua. Pero Tess podría haber usado la forma Terránea para decirle que iba a
salir del Courtyard, y al elegir no hacerlo, lo impedía de expresar su opinión.
—Simon, soy Steve Barquero. ¿Recuerdas que te hable de la mujer que se
presentó para trabajar con las chicas? Me gustaría contratarla si puedo encontrar la
manera de estirar el presupuesto del pueblo para pagarle. De todos modos, me gustaría
que la conozcas. Y quería repasar algunas cosas sobre la Comunidad River Road. ¿Hay
alguna posibilidad de que vengas a Desembarco del Ferry hoy?
—¿Cómo voy a saberlo? — Se quejó—. Ni siquiera me he vestido aún. —
Y si él no conseguía moverse, Meg podría gruñirle por hacerla llegar tarde al
trabajo o se iría sin él.
—Simon, habla Pete Denby. Necesito hablar contigo acerca del dúplex que
quieres comprar. Y quería preguntarte... ¿tienes un escritorio de más y un ordenador en
una de las oficinas que pueda usar?
Los humanos. No pueden simplemente quedar satisfecho con no ser
considerados comestibles; también querían hablar con él. Y hablar. Y hablar.
Dio dos pasos lejos del contestador automático cuando el teléfono volvió
a sonar.
Abalanzándose sobre el teléfono, levantó el auricular y gruñó:
—¿Qué?

305

Visiones en plata
ishop
—¡Arroo!
—¿Sam?
—¡Tío Simon! ¡Los Lobos cachorros vamos a ir a una visita de campo con
la señorita Ruth!
Simon parpadeó.
—¿Te vas a un viaje para ver un campo?
Sam se echó a reír.
—No. ¡Vamos a visitar Aullidos, Buena Lectura y aprender a comprar un
libro! — Una pausa—. ¿Puedo quedarme con Meg después de la visita de
campo? Nathan va a quedarse con ella.
—Nathan es el Lobo guardián.—Dado que la Lizzy todavía estaba en el
monoambiente con Montgomery, tendría que comprobar y asegurarse de que
Nathan iba a estar en la oficina con Meg. El ejecutor estaba aún molesto con la
Lizzy por su mal comportamiento y haber causando tantos problemas el
Watersday.
—¿Tío Simon?
—Está bien, de acuerdo. Pero no te quejes si Meg no tiene tiempo para
jugar contigo.
—¡Hasta luego! — Sam colgó.
Simon colgó el teléfono y corrió hasta su habitación para vestirse. Luego
se fue al apartamento de Meg a través de la puerta de la cocina y la encontró
con las manos apoyadas en la mesa.
—¿Meg? — Se apresuró hacia ella.
Ella parpadeó.
—Estoy muy dolorida. Incluso los músculos de mis glúteos están
adoloridos. Yo no he hecho nada con ellos. ¿Por qué me duelen?
—No sé. — Él no había dormido la siesta tanto como solía hacerlo en
Earthday, pero se sentía muy bien.

306

Visiones en plata
ishop
Le pasó la mano por su pelo pelusa de cachorro. Cuando no le gruñó, no
estaba seguro de si debía sentirse satisfecho o preocupado.
—¿Desayunaste? — Preguntó.
—Traté de llegar a la leche. Estaba demasiado lejos.
Recogió sus cosas de trabajo y luego le dio una rápida mirada una vez
más, para asegurarse de que estaba lo suficientemente vestida para la oficina.
Hecho eso, la condujo fuera de su puerta delantera y se entretuvo mirando a
Meg gemir mientras bajaba por las escaleras.
Ella no está enferma; no resultó herida. Antes de llamar al Dr. Lorenzo para
que le eche un vistazo, vería si las otras hembras estaban quejándose esta
mañana.
Probablemente era mejor no señalar que los machos humanos y los
Lobos habían hecho la excavación ayer, que era un trabajo más duro que
sembrar. Y ninguno de ellos se quejaba.
Bueno, los Lobos no lo hacían.
Esperó hasta que se dirigieron al trabajo antes de mencionarle la
excursión de la mañana.
—¿Por qué hacer un viaje de campo?— Preguntó Meg.
—¿Porque alguien desató sus zapatos?
Meg frunció el ceño.
—Eso no tiene sentido.
—Tiene tanto sentido como la mayoría de los chistes humanos.
—Es verdad.
Simon llevó las cosas de Meg a la Oficina del Enlace, luego, se preguntó
si debía ofrecerse a llevarla a ella. Pero llegó al interior por su cuenta, así que
puso el Bow en el garaje y se acercó a Aullidos, Buena Lectura a decirle a Vlad
acerca de la visita de campo y averiguar si alguien más quería morder su cola
esta mañana.
307

Visiones en plata
ishop

***

Meg se apoyó en el mostrador y miró a Nathan, que estaba tendido en la
cama de Lobo debajo de una de las grandes ventanas.
Se sintió aliviada de encontrarlo en la oficina. Después de haber quedado
tan alterado cuando se hizo ese corte, -o, siendo más honesta, cuando lo obligó a
cortarla, porque había estado fuera de control-, no estaba segura de que estaría
dispuesto a seguir trabajando como el Lobo guardián.
Ella lo miró allí tendido, tan perezoso y cómodo.
Por supuesto, que "trabajo" podría ser una palabra flexible.
—Si Earthday se supone que es un día de descanso, ¿por qué todos
trabajamos tan duro ayer?—Preguntó.
Levantó la cabeza lo suficiente para mirarla, gruñó, y luego se dejó caer
en la cama de Lobo.
Observó a un camión de reparto llegar.
—Es Harry.
Dejando escapar un suspiro entrecortado, Nathan rodó sobre su vientre,
luego se levantó y realizó el acto que, en su clase de la Mente Serena, era llamado
lobo juguetón, aunque Merri Lee le había dicho que el movimiento, usualmente
se conocía como perro abajo.
Meg lo miró por un momento antes de apoyar sus manos sobre el
mostrador y dar un paso atrás, lo suficientemente lejos para realizar una versión
modificada del estiramiento.
Nathan cambió de posición, ahora estirando sus patas traseras y las
caderas. Luego se dio a sí mismo una buena sacudida.
—Presumido, — murmuró.
Él sólo bostezó, mostrando todos sus dientes.
308

Visiones en plata
ishop

Harry entró con un par de paquetes, miró a ambos, y sonrió.
—Supongo que todo el mundo trabajó al aire libre ayer, — dijo Harry—.
Mi esposa y yo aramos la tierra y plantamos algunas verduras. Luego ella quiso
tener un par de macetas de flores para un poco de color, así que nos fuimos al
centro de jardinería. No puedes dar la vuelta allí sin hacer nuevos amigos.
Ella no sabía lo que eso significaba y estaba demasiado cansada para
preguntar.
—Plantamos algunas verduras también. — Meg sacó su portapapeles y
lentamente escribió la información de la entrega.
—Debe tomar un analgésico o algo para ayudar a los músculos
doloridos, —dijo Harry—. Y no olvide beber mucha agua.
—Voy a recordarlo. — Esperó hasta que Harry se alejó, luego entró en la
sala de clasificación para ver si había algo que pudiera hacer que no requiriera
estar de pie, agacharse, levantar objetos, sentarse o estirarse para buscar algo.
¿Beber mucha agua? No lo creía. Beber significaba orinar y orinar
significaba conseguir que los músculos del muslo se doblarán lo suficiente para
que pudiera sentarse en el inodoro. Ya había hecho eso una vez esta mañana.
No estaba dispuesta a probarlo de nuevo.
—¿Meg? — Merri Lee entró en la trastienda, llevando un recipiente de
Un Pequeño Bocado y una bolsa pequeña. Abrió el contenedor y puso la comida
en la mesa de clasificación—. Café, sándwich, y un par de galletas. — Entonces
ella abrió la bolsa pequeña y sacó dos frascos—. No estaba segura de si por lo
general tomabas aspirina o paracetamol, así que te traje ambos.
—No creo que alguna vez me dieron nada como esto en el recinto, — dijo
Meg, tomándose un momento para recordar imágenes de entrenamiento de los
medicamentos.
Merri Lee se quedó pensativa, y luego abrió el frasco de paracetamol y
dejó dos pastillas en la mano de Meg. Entró en el cuarto de atrás y volvió con un
vaso de agua.

309

Visiones en plata
ishop
—Probablemente no te daban aspirina porque reduce la coagulación de
la sangre. No es la mejor idea para una Casandra de sangre.
Meg tragó las píldoras y bebió toda el agua.
—¿No te duele?
—No me duele, pero estoy muy contracturada, que es uno o dos niveles
por debajo del dolor. Y porque estoy contracturada hice una cita con Elizabeth
Bennefeld hoy para un masaje. Hice una cita para ti a las 16:15, cuando termines
el turno de la tarde aquí. Ruth y Theral también hicieron citas. Y Eva Denby
hizo un meneo de caderas cuando le dije que había una terapeuta de masajes
que trabajaba un par de días a la semana en la Plaza Comercial.
—¿Qué debo hacer mientras tanto?
—Estirarte. Eso sí, no te estires demasiado. Me tengo que ir. Ruth va a
llevar a los Lobos cachorros a ABL, como un viaje de estudio para aprender
acerca de las librerías y la forma correcta de comportarse cuando estás en una, y
hoy trabajo en la caja.
Tan pronto como Merri Lee se fue, Meg se inclinó hacia adelante. En la
clase de Mente Serena, podía tocar con sus dedos el suelo. Hoy sus dedos
colgaban justo debajo de sus rodillas.
Los Cuervos que se encaramaron en la pared a la altura del hombro que
separaba la zona de entrega del patio de Henry, comenzaron a graznar
momentos antes de que Nathan soltara un suave arroo de advertencia de que
otro camión de reparto había llegado.
Ella gruñó cuando se enderezó y se dirigió a la sala. Luego frunció el
ceño mientras sacaba el portapapeles y escribía el nombre pintado en el lado de
la pequeña furgoneta de reparto.
—Flores en Flor. Ese es nuevo.
No fue nada más que un comentario, pero Nathan se acercó al mostrador.
El hombre abrió la puerta, pero no terminó de entrar en la oficina. Le dio
a Meg una sonrisa nerviosa.
—Tengo una entrega para Theral MacDonald. ¿Es el lugar correcto?
310

Visiones en plata
ishop

La sensación de alfileres y agujas barrió sobre las costillas de Meg, luego
sintió ganas de excavar hasta los huesos.
Nathan la miró, luego le gruñó al repartidor.
—Puedo firmar, —dijo ella, luchando por mantener la calma.
—¿Así que ella trabaja aquí? Me dijeron que confirmara antes de dejar la
entrega. —Levantó el arreglo floral.
El hormigueo llenó las manos de Meg ahora, así como sus costillas.
—Ella puede recoger las flores aquí.
—Supongo que eso está bien, siempre y cuando reciba una firma. — Se
dirigió al mostrador, manteniendo un ojo en Nathan—. Eso es una mascota.
—Ajá. — Ella echó un vistazo a la camisa del hombre mientras firmaba
por las flores. La camisa verde oscuro tenía el logotipo de Flores en Flor en el
lado izquierdo. Sin nombre de la etiqueta, sin embargo.
—Debes mantener a tu perro con una correa.
Ella dio el repartidor de una vaga sonrisa y se preguntó qué tipo de
empleador enviaría a alguien para el Courtyard sin decirle nada a la persona
acerca de quién vivía allí.
¡Poner a un Lobo con una correa!
Por supuesto, Sam solía usar un arnés y correa cuando iba a la oficina con
ella. ¿Podría el hombre haber oído hablar de eso de otro repartidor? ¿O es que
en realidad no conocía la diferencia entre un perro y un Lobo?
El repartidor la estudió, y ella lo estudió. Tenía el pelo rubio y ojos
azules. Nada inusual en esa combinación. No podía recordar una imagen de
entrenamiento que se ajustara a su aspecto general. No era guapo. ¿Agradable a
la vista?
Pero algo en él le generaba un cosquilleo en la piel. ¡Vete, vete, vete! pensó
con fiereza.

311

Visiones en plata
ishop
El camión del correo llegó.
—Lugar muy concurrido. — Sonaba molesto por eso.
—Sí lo es.
—Bueno, que tengas un buen día.— Él salió y mantuvo la puerta abierta
para el cartero.
—¿Algo para enviar? — Preguntó el cartero mientras dejaba una bolsa de
correo en uno de los carros de mano que se usaban para los paquetes más
grandes.
—Hoy no, gracias.
Esperó hasta que él sacó el correo del buzón azul colocado fuera del
consulado. Luego se giró hacia la sala de clasificación. No se sorprendió cuando
Nathan saltó sobre el mostrador y entró justo detrás de ella. Pero se sorprendió
cuando cambió a su forma humana.
Su forma humana desnuda.
—¿Qué pasa? — Exigió.
Ella corrió hacia el otro lado de la gran mesa de clasificación, así no podía
ver desde la cintura para abajo. Desnudo, desnudo no era tan inquietante como
cuando Nathan cambiaba a esa mezcla extraña de humano y Lobo que le hacía
parecer ambos y ninguno.
Cuando él empezó a caminar alrededor de la mesa, ella chilló y corrió
hacia la puerta de la habitación de atrás.
—Debes ponerte algo de ropa cuando estás en forma humana.
Él le gruñó.
De acuerdo, no está interesado en la ropa, pensó, tratando de ignorar su
curiosidad y no mirar a sus partes, ya que podría ser interpretado como el envío
de una señal. Por lo menos, de acuerdo con la Guía de citas para imbéciles, que
había estado leyendo desde que esa... confusión... con Simon la noche que
cambió de Lobo a su forma humana y ella lo sacó de la cama a patadas. Pero las
312

Visiones en plata
ishop
patadas fueron por lo que había estado soñando y no por Simon estando
desnudo... y humano.
Como Nathan no parecía importarle si lo veía desnudo en una forma u
otra, ¿tal vez los Lobos y los humanos no leían las mismas señales?
La puerta de atrás de la oficina se abrió. Nathan, que se veía satisfecho,
cambió a la forma de Lobo y regresó a la sala.
Bueno, esa señal era lo suficientemente clara.
—Soplón, — Meg murmuró mientras Simon y Vlad se apresuraron a
entrar.
—Meg, —dijo Simon. Enseñando los dientes—. Nathan dice que tienes
picazón. ¿Por qué tienes picazón?
—No tengo. — Ya no sentía el más mínimo cosquilleo.
—¡Arroo!— Nathan dijo, sus patas delanteras sobre el mostrador para
poder ver lo que estaba pasando en la sala de clasificación.
Meg se volvió y lo miró. Él le devolvió la mirada.
—Tenía picazón, ya no, — se corrigió cuando Simon gruñó, claramente
más inclinado a aceptar la palabra de Nathan que la de ella en estos momentos.
Extendió sus manos.
—Ya no hay picazón. Cuando ese repartidor apareció, la sensación de
alfileres y agujas comenzó y siguió empeorando. Me alejé del mostrador tan
pronto como pude.
Vlad siseó. Simon y Nathan gruñeron.
Meg decidió que no le gustaba ese gruñido en estéreo.
—No estamos molestos contigo, — dijo Vlad.
Que gracioso, seguro que sonaba así.
—¿Qué entregaron que causó las espinas?
313

Visiones en plata
ishop

—Un centro de flores, — respondió ella.
Tan pronto como se dirigió hacia la puerta con el cartel de Privado, el
cosquilleo comenzó de nuevo alrededor de su caja torácica. Cuando llegó a la
puerta, la sensación de alfileres y agujas se convirtió en un rumor doloroso a lo
largo de sus costillas, y un cosquilleo feroz en sus manos. Había estado tan
enfocada en lo que sentía que no se dio cuenta de que Simon y Vlad estaban tan
cerca. Cuando trató de retroceder, pisó el pie de Simon, haciéndole aullar.
Simon la agarró y la empujó a la trastienda.
—¿Ella está bien? — Preguntó Vlad, corriendo para unirse a ellos.
—Estoy bien, — dijo, sacudiendo sus manos—. El picor se desvaneció de
nuevo, así que debe haber algo en el arreglo floral que está causando la
reacción. Las flores provenían de una compañía llamada Flores en Flor. Nunca
han entregado aquí antes. — Ella se detuvo, meditando.
—¿Meg?— Dijo Simon bruscamente—. Estas pálida.
—Entrega para Theral, —susurró—. Las flores son para Theral.
Vlad salió de la trastienda. Lo oyó levantar el teléfono y decir:
—Ven a la Oficina del Enlace. — Pausa—. Joder con esperar que alguien
que cuide a la caja registradora. Ven aquí ahora.
Meg parpadeó cuando regresó a la habitación de atrás.
—¿Le dijiste una palabrota a Merri Lee?
—¿Cómo sabías que estaba hablando con Merri Lee? — Preguntó.
—Ella me dijo que estaba trabajando en la caja de ABL esta mañana, por
lo que tuvo que ser ella, y dijiste... algo malo.
Vlad se balanceó sobre los talones.
—Parecía apropiado. ¿Debo pedir disculpas?
—En cualquier otro momento, le habrías gritado por dejar la caja
registradora sin vigilancia, por lo que, sí, debes pedirle disculpas. — Meg no

314

Visiones en plata
ishop
estaba segura de si un empleador humana habría pedido disculpas, pero si le
hubieran gritado injustamente, ella querría una disculpa.
Vlad suspiró.
Merri Lee llegó a la carrera. Igualmente Tess, cuyo cabello castaño tenía
hebras verde y rojas y estaba empezando a encresparse. Una voz retumbando en
el frente de la oficina anunció la llegada de Henry.
—¿Qué pasa? —Tess exigió.
—Algo que ver con las flores, — respondió Simon—. Pero no sabemos
por qué están causando problemas.
Decidida a encontrar una respuesta, Meg se dirigió a la habitación del
frente con Merri Lee sobre sus talones y tres Terráneos cerca. Pero se detuvo
antes de llegar a la puerta de entrada privada y se abrazó a sí misma, con ganas
de rascar y rascar hasta poder alcanzar el zumbido.
Meg se apartó de la puerta. Merri Lee se deslizó junto a ella y se acercó al
mostrador.
—Nathan dice que no huele a nada más que flores y un poco al humano
que las trajo y a alguien más, — dijo Simon.
—Probablemente el repartidor y el florista. — Merri Lee estudió las flores
—. Bonito arreglo de flores de estación. No veo nada aquí que parezca extraño o
peligroso, aunque supongo que la mayoría de las flores pueden ser peligrosas si
alguien trata de comerlas.
—¿Dónde está Saltarín? — Preguntó Meg.
Nathan y Simon suspiraron, pero era una pregunta válida. Saltarín estaba
dispuesto a comer cualquier cosa que no se veía u olía vagamente a cosas
comestibles... y otras cosas también.
Merri Lee giró el florero.
—No hay ninguna tarjeta.
—¿Eso es inusual? — Preguntó Tess.

315

Visiones en plata
ishop
Merri Lee asintió.
Meg se frotó los brazos, se acercó lo suficientemente a la puerta para ver
lo que estaba sucediendo, y miró a Merri Lee.
—El repartidor dijo que eran para Theral.
—Ambas huelen a miedo, — dijo Simon—. ¿Por qué?
Merri Lee vaciló.
—¿Saben por qué Theral está viviendo en Lakeside con la familia de su
primo?, y ¿por qué el Oficial MacDonald la escolta al trabajo y de nuevo a la
casa?
Simon asintió.
—Montgomery dijo que ella se escapó de una pareja que le hizo daño.
—Su nombre es Jack Fillmore. Podría haber enviado las flores sólo para
confirmar dónde encontrarla.
—El repartidor llamó a Nathan perro, —dijo Meg—. Y le molestó que la
oficina estuviera muy concurrida.
—¿Cómo era él? — Preguntó Merri Lee, luego levantó la mano—. Espera.
Voy a llamar a Michael y pedirle que hable con Lawrence. Tal vez los
MacDonald tengan una foto de Jack Fillmore. El resto de la familia podría
haberse desecho de las fotos, pero apuesto a que Lawrence se quedó con una en
caso de que la policía lo necesitara.
—Theral pensó que estaría a salvo aquí, — dijo Meg, y luego añadió en
silencio, igual que yo.
—Ella está a salvo, — Simon gruñó—. ¿Montgomery todavía está en el
monoambiente?
—No, —dijo Merri Lee—. Tenía que ir a la estación. Lizzy está en la
excursión a la librería con los cachorros. Eva Denby dijo que Lizzy podía pasar
el día con Robert y Sarah, pero el Teniente Montgomery no quiere que se vaya
del Courtyard sin él.
—Prudente, — Henry retumbó.
316

Visiones en plata
ishop

—Necesitamos saber más, pero Henry y yo tenemos que salir a reunirnos
con Steve Barquero, — dijo Simon. Estudió Meg—. ¿Está todo bien?
—Estoy bien. — Ella se retiró a la sala de clasificación, pasando al otro
lado de la mesa. Así de lejos de las flores, el picor no era más que una molestia
leve.
Simon la siguió.
—Estoy bien, —dijo de nuevo—. Ve a tu reunión. — Ella esperó para ver
si podía haber algún tipo de respuesta profética a las palabras.
Nada.
—Está bien, — dijo después de estudiarla—. Henry llevará las flores al
consulado para que no te molesten. Vlad está llamando a la policía.
—La ley humana no se aplica en el Courtyard.
—No, pero la amenaza no está en el Courtyard. Además, el Oficial
MacDonald es familiar de Theral, por lo que el policía lo sabrá de todos modos
y querrá respuestas.
Ella asintió con la cabeza. Luego le dio una sonrisa temblorosa.
—No me corté.
—Eso es bueno. — Él vaciló, pasando de un pie al otro.
—No debes hacer esperar a Henry.
Pero él seguía dudando. Luego suspiró y salió de la oficina.
—¿Estás segura de que estás bien? — Merri Lee preguntó en voz baja
después de que Nathan se acurrucara en su cama y el resto de los Terráneos
regresaron a su propio trabajo—. Me quedaré si me necesitas.
—Estoy bien.

317

Visiones en plata
ishop
Meg pensó por un momento. Simon era un Lobo, y las reglas humanas
no siempre se aplicaban porque incluso cuando se veía humano, no pensaba
como un humano. Y sin embargo...
—Él parecía... decepcionado... cuando se fue. A Simon me refiero.
Merri Lee se apoyó en la mesa de clasificación.
—Cuando Michael y yo estamos juntos y uno de nosotros tiene que irse,
nos besamos como despedida. Tal vez a Simon le hubiera gustado el equivalente
del Lobo.
Meg frunció el ceño ante su amiga.
—No voy a lamerle la cara.
Merri Lee se rió.
—Está bien, pero si está en forma humana, creo que un beso en la mejilla
le daría el mismo mensaje.
—Estoy aquí. — Conexión. Compañerismo. Tocar.
—Darse la mano también sirve cuando se tiene audiencia.
Algo en que pensar. Meg sonrió.
—¿Vas a dejar a Vlad en la caja solo?
—Él me gritó, así que lo voy a dejar defenderse por su cuenta, pero creo
que Ruth podía necesitar una mano ahora mismo.
Después de que Merri Lee se fue, Meg abrió la puerta de entrega y tiró de
la carretilla de mano a la sala de clasificación. Tenía que ordenar el correo antes
de que los ponis llegaran a tener sus cestas llenas de correo.
Pero después de que arrojó el correo en la mesa, se quedó allí, sin hacer
ningún esfuerzo para trabajar.
Conexión. Tocar. Estoy aquí.
Definitivamente algo en que pensar.

318

Visiones en plata
ishop

Capítulo 35

Moonsday 14 de Maius
Mientras Simon manejaba por la carretera River rumbo a Desembarco del
Ferry, Henry respondió una llamada tras otra. Cuando un minuto pasó sin el
teléfono móvil graznando, dijo:
—¿Problemas?
—Mensajes,—respondió Henry—. Un policía ha llegado de Toland y
quiere entrevistar a la Lizzy. El Capitán Burke preguntó si la reunión podría
celebrarse en el consulado.
—Movimiento inteligente. ¿Por qué no lo pidió el Teniente Montgomery?
Él es quien normalmente trabaja con nosotros.
—Tal vez porque la Lizzy es su hija y si él lo pidiera causaría algunos
problemas que no entendemos. Stavros Sanguinati también llegó esta mañana.
Él y el policía de Toland debieron haber tomado el mismo tren de la noche.
—¿Crees que Stavros insistió en usar el vagón ejecutivo privado?
Henry mostró los dientes en una sonrisa.
—Si había uno de esos vagones en el tren de la noche, estoy seguro de
que viajó en ese.
En Thaisia, los Terráneos podían viajar en tren en cualquier momento y a
cualquier lugar, a cambio de que a los ferrocarriles se les permitiera construir
pistas por el país salvaje para conectar las comunidades humanas. Pero hasta
que Simon, el Teniente Montgomery, y el Dr. Lorenzo fueron al Medio Oeste a
cazar al Controlador, los Otros no sabían que por lo general había un vagón de
lujo, con asientos de cuero y su propia pequeña cocina y ducha, y no apestaba a
tantos humanos. Ahora los Otros lo sabían, y los humanos que usaban esos
vagones ya no podían contar con usar el tiempo de viaje entre las ciudades de
forma privada para satisfacer sus parcelas y hacer planes uno contra el otro, o
en contra los Terráneos

319

Visiones en plata
ishop
Incluso cuando no había un vampiro o cambiante en el vagón, los
Terráneos ahora observaban a los humanos que usaban esos vagones. Era una
suerte para los humanos que los Elementales, y algunas de las formas
-generalmente invisibles- de los nativos de la tierra, prestaban poca atención a la
carne inteligente, a menos que los provocaran.
—Después de la charla de la policía con la Lizzy, el Teniente
Montgomery hablará con Meg acerca de las flores y el humano que las entregó,
— dijo Henry.
—Mala pareja. — Este macho había sido el causante de que Theral
perdiera otros dos puestos de trabajo en otra ciudad. Ser pariente del Oficial
MacDonald y vivir con sus padres en Lakeside le proporcionaba cierta
seguridad. Trabajar en el Courtyard le proporcionaba más.
¿Era suficiente?
Simon quería sacudirse los asuntos humanos que se le pegaban como
fresas en la piel en los últimos días. Sabía el por qué las cosas habían cambiado,
y no se arrepentía de la presencia de Meg. Ella no sólo hizo que fuera más fácil
enfrentarse a otros humanos; ella proporcionaba entretenimiento para todos en
el Courtyard, haciendo que el peso de todos los humanos que vivían en
Lakeside fuera más soportable.
Pero eso no significaba que su presencia no fuera una confusión.
Por ejemplo su amistad con Nathan. Se alegraba de que se llevaran bien.
La Oficina del Enlace no funcionaría si Meg y el Lobo guardián no se llevaran
bien. Pero a veces Simon se resentía mirando por la ventana al ver a su juguete
chillón retozando afuera con otro Lobo cuando él tenía que lidiar con el
estúpido papeleo humano.
Pero Nathan era lo que los humanos llamaban un amigo del trabajo. Meg
no pasaba mucho tiempo con él fuera de la oficina del Enlace. No se acurrucaba
con él para ver la televisión o películas. No compartía la cama con Nathan ya
fuera humano o Lobo.
Eran cosas que hacía solamente con él porque era un tipo diferente de
amistad. Era casi...

320

Visiones en plata
ishop
Un olor, una sensación en el aire, llamó la atención de Simon, dispersó
sus pensamientos y le recordó el por qué había tomado algunas de las
decisiones que había hecho en los últimos años.
—¿Si los Terráneos que trabajan en los Courtyard se vuelven demasiado
humanos, nos volvemos el enemigo? — Preguntó en voz baja.
Henry volvió la cabeza, con el pelaje marrón peludo batido por el aire
que entraba por las ventanas.
—¿Hablas por ti o por otra razón?
—¿Hueles eso?
Henry miró hacia otro lado y no dijo nada. Entonces:
—Sí, lo huelo. Su olor no estaba aquí la última vez que fuimos a la Isla
Grande. Es un recordatorio de lo lejos que estamos ahora de los Nativos de la
tierra que viven en la parte más salvaje del país salvaje.
También implicaba que las ondas causadas por acciones temerarias que
los humanos habían hecho en los últimos meses, habían llegado al primitivo
país salvaje, molestando a los tipos de Nativos de la tierra que por lo general no
se acercaban tan cerca de las zona habitadas por humanos, cuando sus
intenciones aún eran benevolentes.
El país salvaje era un término para todas las tierras que a los humanos no
se les permitía usar, pero el territorio salvaje tenía diferentes niveles, como los
círculos de un tiro al blanco. El centro era un lugar humano. El primer círculo
contenía a los Terráneos que podían cambiar y pasar por humanos, por lo
menos el tiempo suficiente para interactuar con los intrusos y recibir los bienes
acordados que eran el pago por el uso de algunos terrenos, es decir, los Otros
que trabajaron en los Courtyard o vivían en sus propios asentamientos cerca de
poblados humanos con el fin de vigilar. El siguiente círculo lo ocupaban los
Terráneos a los que les gustaba algunas de las cosas que los humanos hacían,
pero no querían tener contacto con ellos. Esos dos círculos operaban como una
barrera, de unas pocas millas, entre los humanos y el país salvaje que se
desmarcaba de la influencia humana en todos los sentidos. Más allá de esa
barrera...
Las formas que adoptaban cuando no andaban en su verdadera forma de
Nativos de la tierra no tenían nombres. Sus pasos eran un trueno silencioso que
321

Visiones en plata
ishop
se sentía debajo de las piedras y la hierba. Incluso los cambiantes poderosos
como los Lobos, Osos y Panteras no eran rivales para ellos. Eran los dientes y las
garras de Namid.
El resto de los Terráneos se referían a ellos como los Antiguos.
—Cabañas de madera, — dijo Simon—. Pozos. Granjas. Hiladoras y
telares. Molinos de viento y norias. Años atrás, cuando los humanos fueron
borrados de una parte de Thaisia, lo que dejaron atrás se convirtió en casas de
otros seres o lentamente se fueron convirtiendo en parte del mundo de nuevo.
La ausencia de los humanos no hizo ninguna diferencia. Los Terráneos
aprendimos a construir nuestras propias cabañas de madera; aprendimos cómo
hilar y tejer la tela para hacer las mantas que queríamos; cómo cultivar a nuestra
propia manera y almacenar la cosecha para los días de hambre. Podíamos hacer
todo eso sin absorber demasiado de esta forma. Pero ahora...
Henry dejó escapar un suspiro.
—Ahora, si los humanos no están alrededor para atender lo que han
hecho, esas cosas no se convertirán lentamente en parte del mundo otra vez. Al
menos, no en mucho tiempo. — Volvió la cabeza para que el aire le soplara el
pelo de la cara—. ¿Es por eso que estás tan interesado en esta Comunidad River
Road y en alimentar a una manada de humanos en nuestro Courtyard?
Simon asintió.
—Va a pasar de nuevo. Los humanos van a empujar hasta que los
Terráneos tengan que destruirlos. Las drogas que están haciendo con la sangre
de las Casandra de sangre, es sólo el comienzo del problema. Incluso sin las
drogas, los problemas seguirán extendiendo. Es como captar el olor del humo
pero ser incapaz de localizar el fuego. Ninguno de los Terráneos que trabajan en
torno a las granjas que controlamos pueden entender por qué los humanos
afirman que hay una escasez de alimentos o por qué van a pasar hambre este
año. No hay ninguna razón por la que deban pasar hambre, por lo menos la
mayoría de los días.
—Es una certeza para todas las criaturas de Namid, incluidos nosotros.
—Sé que no todos los días terminamos con la barriga llena. Todos salvo
los humanos lo saben. Pero el miedo del hambre tiene a los humanos mirando
hacia nuestras tierras, y la ira por no poder tomar lo que no es de ellos se
fortalece. Al menos algunas regiones de Thaisia se están dirigiendo a una lucha
por el territorio.
322

Visiones en plata
ishop

—¿Así que estás tratando de averiguar si los Terráneos podemos ser lo
suficientemente humanos para reemplazar a los humanos sin perder lo que
somos?
—Sí.
Silencio. Entonces Henry dijo:
—Eso explica el por qué estás interesado en ayudar a los Intuye en la Isla
Grande y a la manada humana del Courtyard. Son un experimento. — Hizo una
pausa—. ¿El tiempo que pasas con Meg, también es un experimento?
—No, — dijo Simon, tragando el deseo de rugir como respuesta. No sería
inteligente cabrear a Henry cuando se encontraban en un vehículo en
movimiento y no podía esquivar un golpe violento—. Tal vez lo sea. Ella está
aprendiendo de nosotros; nosotros estamos aprendiendo de ella. Y ella y yo...
Estamos aprendiendo juntos.
Otro silencio.
—Bien, —dijo Henry.

323

Visiones en plata
ishop

Capítulo 36

Moonsday 14 de Maius
Jackson Wolfgard tomó un par de respiraciones para calmarse antes de
abrir la puerta de la habitación de la chica llena de cicatrices. Cuando no captó
ningún olor a sangre, entró y dejó el plato de comida en la mesa antes de
estudiar a la joven tendida en la cama. Ella parpadeó, luego bostezó, mostrando
una boca llena de dientes delicados y saludables.
—Te he traído algo de comer. — Dio un paso hacia la cama, le daban
curiosidad los dibujos que había hecho. El primero, parecía ser un dibujo de la
colcha de retazos. No estaba seguro de lo que el segundo se suponía que era.
Pero el tercero...
—¿Qué es esto? — Preguntó, señalando la tercera imagen.
—Es lo que oí ayer por la noche.
Jackson miró a la tierra iluminada por la luna. Dos Lobos tenían sus
cabezas levantadas cantando. Un humo se elevaba de sus bocas, elevándose
hacia al cielo nocturno, donde tomaba las formas de bisontes y bueyes, alces y
ciervos, cabras de montaña y conejos.
—Dibujaste nuestra canción.
La joven se metió las manos en las axilas, como si necesitara protegerlas.
—¿Hice mal?
—No.—Él tomó el dibujo y vio que sus ojos se llenaron de pesar—. Me
gustaría mostrar esto a los ancianos Wolfgard. Te lo traeré de vuelta.
—Podría... — No quiso mirarlo a los ojos—. ¿Puedo colgarlo en la pared?
—Sí.

324

Visiones en plata
ishop
Ahora lo miró. Justo como un cachorro temeroso de ser castigado por
seguir sus instintos. Lo que significaba que los humanos en el recinto la habían
castigado por dibujar. ¿Por qué?
Tenía que decir algo.
—El pasto no es del mismo verde que las hojas, y el agua puede tener
diferentes tonos de azul. Puedo ir al puesto de comercio hoy, y ver si tienen más
lápices... si tener más colores no es molesto para ti.
—Me gustan los colores.
Se giró para irse.
—Ellos me hubieran cortado los dedos. En ese lugar. Me habrían cortado
los dedos porque necesitaba dibujar y ellos querían que yo necesitara cortarme.
Salió de la habitación y cerró la puerta con cuidado.
Grace lo miró, su sonrisa se desvaneció mientras estudiaba su rostro.
—¿Qué pasa? — Ella olfateó el aire.
Dio vuelta el dibujo, para que ella pudiera verlo.
—¿Cómo lo supo? — preguntó Grace, mirando al dibujo.
—Eso es algo que voy a preguntarle a Meg, la Trailblazer. Ahora mismo,
quiero mostrarle esto a nuestros ancianos. Luego tengo que hacer un viaje al
puesto Intuye.
—Tienes que comprar un marco para el dibujo de la sangre dulce.
—¿Vienes conmigo a comprarlo?
Grace era una Loba blanca, que había bajado del Alto del Noroeste
siendo una jovenzuela y, finalmente, encontró su lugar en Aguas Dulces. Podía
pasar por humana, pero su pelo permanecía siendo blanco con hebras de color
gris claro. Combinado con un rostro joven, lograba una apariencia peculiar y
atraía la atención, cosa que la inquietaba.

325

Visiones en plata
ishop
—Había extraños en el puesto comercial cuando fui la semana pasada, —
contestó—. No me gustó su olor. Creo que a los Intuye tampoco.
Dio un paso más cerca.
—Debiste decírmelo.
—Le dije a los ancianos. Creo que los Cuervos están manteniendo la
vigilancia sobre el poblado, y los Halcones y las Águilas están prestando
atención a la carretera y a los vehículos que vienen en esta dirección. —Ella le
revolvió el cabello—. Iré contigo. No creo que ninguno de nosotros debe visitar
el puesto solo. No por algún tiempo.
Él quería ser su pareja, y ella estaba pensando en aceptarlo. Había
esperado que quisiera ir para pasar tiempo con él, pero no quería que lo
acompañara sólo porque pensara que un Lobo solitario estaría en peligro. Si
había problemas en la aldea Intuye, ella estaría en peligro también.
Pero los Intuye no le habían dicho nada acerca de extraños en su aldea
cuando respondió a su petición de ayuda por la chica con cicatrices. Eso era
algo más en qué pensar.
Jackson enrolló cuidadosamente el dibujo y se fue con Grace. Se detuvo
el tiempo suficiente para asignarle a otro Lobo que se quedara en la cabaña para
que la sangre dulce no estuviera sola. Entonces se fue con Grace a ver a los
ancianos antes de tomar uno de los dos vehículos del asentamiento y manejar
hasta el puesto comercial.
Cuando regresara,
enviaría un mensaje a Simon Wolfgard,
preguntándole si las sangre dulce podían revelar visiones y profecías de otras
maneras además de cortarse la piel.

326

Visiones en plata
ishop

Capítulo 37

Moonsday 14 de Maius
Monty se movió rápidamente al escuchar las voces airadas procedentes
de la oficina del Capitán Burke.
—Acabo de pasar 7 horas en un tren, atrapado en un vagó con un
maldito vampiro. Espero algún tipo de cooperación, Burke.
—Cooperación te puedo dar. En cuanto al resto, no puedo darte lo que no
tengo, —Burke respondió mientras miraba hacia la puerta—. Teniente, adelante
le presento al Capitán Felix Scaffoldon de la Unidad de Investigación de Delitos
de Toland. Capitán, el Teniente Crispin James Montgomery.
Monty entró en la oficina de Burke.
—¿Tiene alguna noticia sobre lo que le pasó a Elayne?
Scaffoldon dio Monty un fría mirada rápida.
—¿Sólo anda de paseo por acá, Teniente? Supongo que ser amigable con
los Lobos aquí, tiene sus ventajas, si no tiene que presentarse a trabajar en hora.
Hablaremos más adelante. —Se apartó de Monty -con un desdeñoso gesto- y
miró a Burke—. En este momento, quiero ver a la niña.
Monty dio un paso adelante, forzando a Scaffoldon a incluirlo.
—¿Vino desde tan lejos para entrevistar a Lizzy? ¿No se le envió una
copia de la entrevista que ya se llevó a cabo?
—Se le envió, — Burke respondió antes de que Scaffoldon pudiera—.
Pero el Capitán está realmente más interesado en recuperar las pruebas físicas,
que ya he ofrecido entregarle para su investigación.
—Sí, tengo que llevarme ese oso a Toland, — Scaffoldon espetó—.
Tenerlo reposando aquí no ayuda a encontrar a un asesino. — Cuando dijo
"asesino", no miró a Monty, y fue de una manera que dejaba claro que creía que
Monty era el asesino, a pesar de la imposibilidad física de poder viajar hacia y
desde Toland en el lapso de tiempo—. Pero la familia de la niña, la quiere de
regresó en Toland, así que me la voy a llevar conmigo.
327

Visiones en plata
ishop

—Mi hija se queda conmigo, — dijo Monty con un sosegado ardor.
—Presunta hija. La madre de la Sra. Borden ha cuestionando si -de
hecho- es el padre de la niña.
Monty sacó un documento del bolsillo de la chaqueta interior de su traje
y se lo entregó a Scaffoldon.
—Tenga. Puede entregarle esto a Celia Borden.
—¿Qué es? — Scaffoldon no se molestó en mirar.
—Cuando se establecieron los documentos legales para la manutención
de mi hija, Elayne no expresó ninguna duda de que yo fuera el padre de Lizzy.
No tenía dudas cuando Lizzy nació y la partida de nacimiento fue llenada. No
tenía dudas, como tampoco Celia Borden, durante los años en que Elayne,
Lizzy, y yo vivimos juntos en Toland. Sé que soy el padre de Lizzy,
independientemente de lo que Celia Borden este diciendo ahora. Soy el pariente
más cercano de Lizzy, y puedo mantenerla. Así que mi hija se queda conmigo.
Lo que le di, es una fotocopia de los documentos de custodia que se firmaron y
fueron notariados esta mañana.
El alivio que sintió al firmar esos papeles, lo hizo tambalearse. Celia
Borden nunca había mostrado ningún interés real en Lizzy, y Monty no creía
que su deseo de tener la custodia ahora, fuera provocado por sentimientos de
afecto hacia la muchacha. Celia sólo quería tener fácil acceso a la niña, por
alguna razón, y cualquiera que fuera esa razón, estaba seguro de que no era
para beneficio de Lizzy.
El rostro de Scaffoldon quedó bañado en ira. Parecía que quería rasgar
los papeles y tirarlos al suelo.
—Quiero ver a la niña, — dijo Scaffoldon.
La sonrisa feroz cordial de Burke se tornó helada.
—Ella está en un lugar seguro. Dado que insistes en verla, voy a hacer los
arreglos para que puedas entrevistarla allí. Voy a buscar el oso de la sala de
pruebas. Lo puedes llevar contigo para que no tengas que volver aquí después
de la entrevista. — Hizo un gesto de mirar el reloj—. Va a estar disponible en
una hora.
328

Visiones en plata
ishop

—Voy a entrevistarla aquí.
—No lo harás.
Scaffoldon miró a Monty y a Burke.
—Por todos los dioses, ¿dónde la tienen?
El brillo de hielo en los ojos azules de Burke igualó a su sonrisa.
—En el Courtyard de Lakeside.

329

Visiones en plata
ishop

Capítulo 38

Moonsday 14 de Maius
Se reunieron en el edificio del gobierno en la Isla Grande, en la sala de
conferencias que Steve Barquero había reservado para esa reunión.
Simon estudió a la mujer sentada frente a él, pero desconocía la forma
correcta para describir a Pam Ireland. ¿Rolliza? ¿Sólida? ¿Compacta?
Esos eran términos humanos. Como no estaba considerando si tendría
suficiente carne para alimentar a una manada, pensó en otras palabras que
fueran pertinentes.
Sincera. Sí, esa era una buena palabra para lo que estaba sintiendo. Y...
—Hueles a perro, — dijo.
—Es por Ben, — respondió con una sonrisa fácil—. Él es un golden
retriever. Todavía es joven, por lo que es un poco tonto, pero es genial con los
chavos.
Simon ladeó la cabeza.
—¿Pequeños humanos o chivos jóvenes?
Ella rió.
—Nunca ha visto a un chivito.
—Los verá si te quedas aquí, —dijo Steve, tomando asiento a su lado—.
Junto con Zorros, Osos y Coyotes, por nombrar algunos. Hay algunos perros y
gatos en la isla. Mayormente animales de trabajo. — Mirando a Simon y Henry,
él hizo un gesto con la mano para señalar a Ming Beargard—. Hasta que Ben
llegó y dejó en claro que, para él, un Oso huele como un oso, ya sea que esté
usando pelaje o piel humana, no se nos había ocurrido que los animales aquí no
respondían a los Terráneos de la misma manera como un animal que no creció
alrededor de sus aromas. Pobre Ben ha pasado la mitad del tiempo escondido.

330

Visiones en plata
ishop
—A pesar de eso, ha sido como una especie de manta de seguridad
peluda para las chicas, — dijo Pam—. El Sr. Barquero me indicó que hay
algunas personas que tienen que decidir sobre si puedo trabajar aquí...
—Pero quería ver cómo la Sra. Ireland interpretaba la información que la
Sra. Corbyn ya ha proporcionado, — Steve interrumpió—. Así que le di permiso
para trabajar con las chicas un par de horas.
—¿Y? — Dijo Simon.
—Ojalá hubiera sabido incluso ese poco en un par de lugares en los que
trabaje, —dijo Pam—. Más incluso, ojalá hubiera tenido la confirmación de mis
propias impresiones cuando trabaje con algunas de las chicas en los centros de
reinserción social. Tenía la sensación de algunas cosas que podían funcionar,
aliviar la angustia de algunas de las chicas, pero no tenía ninguna prueba, y la
sensación no fue suficiente para los administradores.
Simon pensó que la amargura repentina en su voz, era interesante.
—¿Las niñas murieron?
—Algunos de los intentos de suicidio tuvieron éxito. Pero después de
escuchar algo sobre las Casandra de sangre, me pregunto si esas chicas
realmente estaban tratando de quitarse la vida o se cortaban por una razón
diferente y fueron lo suficientemente desafortunadas como para sangrar antes
de que alguien las encontrara.
Pertinaz. Era otra palabra para esta mujer. Apostaría que había expresado
muchas más opiniones a sus empleadores que la manada lo hacía con él. Por
supuesto, sus ex empleadores muy probablemente no tenían un buen conjunto
de colmillos entre ellos.
—Las jóvenes profetas no pueden seguir viviendo en el hostal, — dijo
Ming—. Incluso después de simplificar sus habitaciones como su Meg sugirió,
el lugar está demasiado ocupado para ellas.
—Y Lara y Margaret tienen que ganarse la vida, — dijo Steve—. El
pueblo ha estado pagando por la estadía de las niñas, pero no podemos hacer
eso para siempre tampoco.
—No las pueden cortar con fines de lucro, — Simon gruñó.

331

Visiones en plata
ishop
—¡Por supuesto que no! — Steve se pasó los dedos por el pelo—. Pero
nuestro pueblo no tiene una gran cantidad de recursos que le sobren.
Simon se enderezó. El Courtyard de Lakeside tenía un montón de dinero.
Pam Ireland podría ser contratada por la Asociación Empresarial del Courtyard,
pero trabajaría para Steve Barquero como cuidadora de las profetas de la sangre.
Y podría reunirse con el Dr. Lorenzo en la oficina médica de la Plaza Comercial
para hablar de las chicas y decidir que poner en sus informes del grupo de
trabajo.
Sí, eso podría funcionar para todos ellos.
—¿Tienes algunas ideas? — La pregunta de Henry a Ming trajo a Simon
de nuevo a la discusión inmediata.
El Oso Negro asintió.
—Los Terráneos hemos estado hablado entre nosotros, y con los líderes
Intuye. Daremos treinta hectáreas para construir una casa para las Casandra de
sangre.
—¿Treinta hectáreas? — Dijo Simon, sorprendido—. ¿Qué van a hacer 5
jóvenes con 30 hectáreas? Ellas no saben cómo cazar o pescar, o incluso excavar
para plantar alimento.
—Vamos a empezar con una vivienda que se ajuste a lo que necesitamos
ahora, pero planificando construir un lugar para un centenar de niñas que vivan
en el campus,— dijo Steve.
—Campus. — Simon enseñó los dientes y se dio cuenta de que sus
caninos no estaban cerca del tamaño humano, cuando los ojos de Pam se
agrandaron—. ¿Eso es otra manera de decir recinto?
—No. Bueno, sí, en cierto modo. —Steve dejó escapar un suspiro—. No
va a ser un lugar con paredes y puertas cerradas. No estamos hablando de nada
de eso. Sin embargo, sí de un lugar donde las Casandra de sangre puedan vivir
y recibir educación. Un lugar que va a ser más como una escuela privada, pero
tendrá senderos para caminar y agua. Jardines en el que puedan crecer algunos
de sus propios alimentos y tener una conexión activa con el mundo. Una
pequeña granja con un par de vacas lecheras y un puñado de pollos que las
niñas pueden ayudar a cuidar. Tal vez una cabra o dos. Y Jerry Carguero dijo
que hablaría con la familia Liveryman para una donación de un par de caballos.
332

Visiones en plata
ishop

—Esperemos que muchas de las niñas sean capaces de ir más allá de la
escuela y trabajar en una comunidad pequeña como Desembarco del Ferry
cuando lleguen a la edad adulta, — dijo Pam—. Pero creo que hay que
prepararse para el hecho de que algunas de esas chicas nunca serán lo
suficientemente estables como para vivir fuera de una instalación supervisada.
—Y algunas morirán, independientemente de lo que alguien trate de
hacer para ayudarlas, — Henry terminó, asintiendo.
—¿Tienes trabajadores que puedan construir este campus?— Preguntó
Simon. ¿Qué diría Meg de que las profetas de la sangre se muden de un tipo de
lugar confinado a otro? ¿Se sentirían confinadas? Treinta hectáreas no era
mucho para un Lobo. Por otro lado, las 300 hectáreas que conformaban el
Courtyard de Lakeside estaban rodeadas por una valla marcando los límites.
¿Se sentía Meg confinada?
Algo para preguntarle esta tarde.
—Tenemos los trabajadores,— Steve respondió—. Tenemos un arquitecto
que trabaja para diseñar los edificios, un modelo definido con la vista puesta en
la mezcla de privacidad y protección. No es un diseño tan básico como las casas
que los de Vida Simple prefieren, si no más en consonancia con el resto de
Desembarco del Ferry.
Cuando Steve vaciló, Ming complementó:
—Lo que los Intuye y Terráneos de la Isla Grande no tenemos es dinero
para comprar madera y tuberías, y las otras cosas que va a necesitar la guarida
humana.
«Eso es algo para discutir entre nosotros,» Simon dijo, mirando a Pam.
«A las niñas les gusta ella,» dijo Ming. «Creo que Steve quiere ponerla a
cargo de la escuela una vez que se construya.»
«¿Conoció a Jean?»
«Le hemos hablado de Jean, y Steve se fue a la granja de los Gardner a
hablarle a Jean sobre Pam Ireland. Pero no se han conocido. Jean no está lista.»
Simon se volvió hacia Pam.
333

Visiones en plata
ishop
—Estás contratada para trabajar con las niñas que viven en Desembarco
del Ferry. Ahora vete.
Ella parpadeó varias veces antes de mirar a Steve, que asintió con la
cabeza y dijo:
—Gracias, Pam. Hablaremos tan pronto como haya terminado aquí.
Ella salió de la habitación en una prisa controlada.
—Eso fue grosero, — dijo Steve.
—No, — Simon corrigió—. Amenazar con comerla si no se iba, habría
sido grosero, ya que los empleados no son comestibles. Pero las decisiones
deben tomarse, y no es parte de ello.
—La Comunidad River Road, — Henry retumbó, cortando cualquier cosa
que Steve pudiera haber dicho—. Simon tuvo que ocuparse de otras cosas estos
últimos dos días, por lo que Vlad y yo hemos hablado con los Terráneos que
han oído hablar de esa tierra.
Simon miró al Oso Pardo. También Ming y Steve.
—Hay algunos Sanguinati viviendo en una de las casas, — dijo Steve con
cautela—. Cuando fui con una tropilla a revisar las casas y hacer una lista de lo
que sería necesario, salieron a investigar y dijeron que les habías dado permiso.
—Así es, — dijo Simon—. Y Erebus Sanguinati también les ha dado
permiso. Háblame de las casas.
—No están en mal estado, — dijo Steve—. Necesitan algo de atención
básica y todas necesitan algunas reparaciones. El edificio industrial necesitaría
una importante labor para convertirlo en algo que pudiéramos usar, una vez
que alguien idee como podríamos sacarle provecho.
—La principal preocupación, para nosotros, es que los humanos que
logran escapar de Saltos de Talulah quieran tratar de reclamar esas casas y la
tierra, — dijo Ming.
—Razón por la cual necesitamos a alguien más a parte del puñado de
vampiros jóvenes ocupando esas casas, — dijo Simon.

334

Visiones en plata
ishop
—¿Qué clase de humanos tienes en mente? — Preguntó Steve.
—Una comunidad mixta. Intuyes, los humanos que el movimiento HPU
llama amantes de lobo, y Terráneos. — Simon estudió a los otros cuatro
hombres—. En este momento, Saltos de Talulah es un lugar peligroso.
—Los Crowgard me han dicho que los Terráneos que han asumido el
deber de mantener la ciudad bajo control, han dicho que van a separar a los
humanos útiles de la carne. Y la mayor parte de lo que hay en la ciudad es
carne, — dijo Ming.
—La animosidad entre los humanos y Otros es el combustible para el
movimiento HPU. — Simon frunció el ceño. Algo que Ming dijo le causó
comezón—. ¿Cómo los humanos pueden escapar de Saltos de Talulah? — Los
Terráneos que controlaban esa ciudad trajeron a un Segador como su ejecutor
principal. ¿Cómo los humanos lograban pasar más allá de él?
—Un grupo de humanos crearon una distracción, — dijo Steve—.
Causaron el suficiente alboroto para que los Otros se concentraran en ellos, y
mientras tanto otro grupo, en el otro lado de la ciudad, escapó a pie, tomando
sólo lo que podían cargar. — Él se removió—. Personalmente, creo que los Otros
están dejando que escapen. Ahora que la ira inicial contra los humanos ha
pasado, tengo la sensación de que si pudieran encontrar una manera de
mantener las industrias necesarias funcionando, dejarían a todos los demás irse.
Lo que no están considerando es que la gente del movimiento HPU
probablemente considera cada fuga como una especie de victoria sobre los
Terráneos, incluso si las personas no sobreviven el tiempo suficiente para llegar
a otro pueblo humano.
—Victoria implica una pelea, y no hay nada que ganar luchando contra
nosotros, —dijo Henry—. Los humanos no pueden ganar.
Simon levantó una mano, indicando a todos que guardaran silencio.
Crear distracciones en un solo lugar para que algo más suceda en otro.
Algo que se reclama como una victoria, aunque nadie sobreviva. Captar el
aroma de un fuego tan distante que no puedes hacer nada al respecto, y sin
embargo, aún sabiendo que un cambio en el viento podría traer ese fuego
directamente a tu guarida con poca advertencia.

335

Visiones en plata
ishop
—Los humanos en Thaisia no pueden ganar una lucha contra los
Terráneos, — dijo en voz baja—. ¿Por qué el movimiento HPU trata de
comenzar un conflicto aquí? ¿Qué ganan cuando tienen que saber que van a
perder?
Los ojos de Steve se agrandaron.
—Distracción. Crear un alboroto y centrar la atención de todos lejos de
alguien más, o de algún otro lugar.
—Los Lobos atacan a otro depredador para alejarlo de sus crías. No es
una lucha seria, aunque puede convertirse en una. Ellos sólo se hostigan y
muerden, forzando al depredador a que lidie con ellos, mientras que otros
miembros de la manada ponen a resguardo a los cachorros.
—El movimiento HPU aquí, pueden ser el hostigamiento y la mordida,
forzando a otros humanos y a nosotros a enfocarnos en ellos, — dijo Henry—.
Pero ¿qué están protegiendo? Cada vez que se levanta una pata contra otro
depredador, se corre el riesgo de ser herido o asesinado. ¿Qué vale la pena el
riesgo?
—Ser capaces de controlar toda la comida, todo el agua, todos los
recursos, — dijo Steve.
—Los humanos no pueden ganar una lucha contra nosotros, — dijo
Simon—. No aquí, donde las ciudades están separadas por millas y millas de
territorio salvaje. ¿Pero en otro lugar donde los humanos necesitarán alimentos
y suministros extra para sostener una contienda?
Steve se inclinó hacia delante.
—¿Crees que el movimiento HPU de aquí está creando una distracción y
reuniendo recursos para el HPU del Bloque Romano? ¿Que han sido engañados
para enviar tantos suministros como les sea posible, tantos que -de hechogeneren la escasez de alimentos aquí? Dioses encima y por debajo, si realmente
creen que todo lo que suceda en el Bloque Romano les beneficiará, nunca los
convencerás de que están siendo usados.
—No importa si los humanos en el Bloque Romano ganen o pierdan su
lucha contra los Terráneos; los humanos en Thaisia perderán, — dijo Ming.
Simon asintió.

336

Visiones en plata
ishop
—Van a perder. Pero el movimiento HPU es como una maleza invasora
que ha echado raíces y se extiende a través de las comunidades humanas en
todo el continente. No vamos a ser capaces de convencer a los humanos que han
sido captados que están siendo usados o que van a perder. Tenemos que
proteger a nuestras propias manadas de la mejor manera posible y tenemos una
mejor oportunidad de lograrlo si trabajamos juntos.
—De acuerdo, — dijo Steve.
—Es por eso que necesitamos que la Comunidad River Road este
habitada por un grupo de humanos y Terráneos, que nos ayuden a defender la
ruta entre Desembarco del Ferry y Lakeside. — Y será tolerada por los nativos de la
tierra en el país salvaje que han sido perturbados por las recientes acciones humanas.
—Bien, ¿qué hacemos? — Preguntó Steve.
—He estado hablando con algunos Terráneos, — dijo Henry—. Se ha
corrido la voz de que el Courtyard de Lakeside va a ser un campo de
entrenamiento para Otros que necesiten lecciones más detalladas para
interactuar con humanos. He hablado con los líderes Panthergard de las
regiones occidentales, así como con los Lynxgard de las regiones del Noreste y
Alto Noreste.
—¿Algunos de los gatos quieren venir a Lakeside? —Simon trató de no
quejarse. Un Lobo podía enfrentarse a un Lince o Gato montés, si era necesario,
¿pero con uno de los gatos como las Panteras o Pumas? No si tenía opción. Eran
más grandes, más pesados y más bestiales que los Lobos.
¿Ideales ejecutores para la nueva comunidad?
—Preguntaron acerca de la formación en Lakeside, no sobre vivir allí, —
dijo Henry—. Pero en River Road, algunas casas podrían reservarse para los
diversos gard que quieran pasar más tiempo aquí antes de regresar a su antiguo
territorio.
Les tomó una hora trazar un plan de trabajo. La Comunidad River Road
tenía 45 dúplex adosados, de dos dormitorios con garajes compartidos. Quince
de los dúplex se reservarían para los Terráneos. Veinticinco estarían disponibles
para los humanos que querían ayudar a construir esta comunidad y que
contaran con la aprobación tanto de los Intuye como de los Terráneos. Los otros
cinco, los más cercanos a la carretera River, se convertirían en el centro
337

Visiones en plata
ishop
comercial. Por el momento, la planta industrial se iba a usar para
almacenamiento.
Los Intuye suministrarían el trabajo para poner las casas en forma lo más
rápido posible. El Courtyard de Lakeside suministraría el dinero para comprar
los materiales necesarios. Algo del terreno se reservaría para crear huertos para
que los residentes pudieran plantar una parte de sus alimentos, y habría un
terreno común cercado para el ganado. Pero aún así quedaba un montón de
tierra abierta para aquellos que prefieran cazar para conseguir alimento en lugar
de plantar.
Al Oficial Roger Czerneda, el responsable policial en Desembarco del
Ferry, se le ofrecería una casa en la Comunidad River Road a cambio de ampliar
su territorio incluyendo a la comunidad y la carretera que iba de la misma hasta
la Isla Grande.
No sería fácil para los humanos y Terráneos el convivir tan cerca uno del
otro. Incluso en un lugar como la Isla Grande, donde los Intuye y Otros habían
trabajado juntos durante generaciones para proporcionar alimento y refugio y
proteger a los residentes de la isla, no habían tratado de vivir lado a lado.
Nadie había considerado tal cosa hasta que Meg comenzó a vivir en el Complejo
Verde y mostró a algunos de los Terráneos que era posible.
Ninguno lo dijo, pero Simon comprendía que parte del interés de los
Panthergard y Lynxgard en Lakeside, era la profeta de la sangre que conservaba
la dulzura del corazón de un niño. Meg era la leña que había iniciado un tipo
diferente de fuego entre los humanos y Terráneos por igual; un incendio que
ardía con tanto brillo como las llamas que el movimiento HPU se mantenía
avivando.
¿Esperanza o odio? ¿Cuál fuego encenderá a Thaisia?

338

Visiones en plata
ishop

Capítulo 39

Moonsday 14 de Maius
Solo en la trastienda de la oficina del Enlace, Nathan se acomodó la
camisa azul a cuadros en sus pantalones vaqueros. Una camiseta habría sido
más fácil de llevar en un clima cálido, pero Michael Debany le dijo que sería
demasiado informal para una reunión oficial. Y este era un asunto con un oficial
de la policía de Toland, que era un extraño y, aunque aún no estaba confirmado,
podría ser muy bien un enemigo.
Por esa razón iba a asistir a esta reunión: debido a que el agente de
policía de Toland podría ser un enemigo. Ya que Nathan era el ejecutor que la
Lizzy conocía mejor, la Asociación Empresarial del Courtyard pensó que sería
capaz de contar su historia con honestidad si se sentía segura.
Al menos esta vez no se sentiría confundido si la Lizzy se transformaba
en un cachorro llorón. Meg no estaría en la reunión, no necesitaría su protección
del extraño o de la Lizzy. La Lizzy no tenía toda la culpa de que Meg necesitara
cortarse. Pero responsable o no, el verse forzado a cortar a Meg lo había
asustado demasiado, y eso lo hacía desconfiar de la Lizzy.
—¿Por qué estás gruñendo? — Meg preguntó al entrar en la sala de
clasificación.
—No lo estoy.
—Sí, lo estás.
Se encogió de hombros, no estaba dispuesto a admitir que eran más
difícil tratar con los humanos cuando no podías darles un mordisco letal o
incluso un pellizco agudo.
Entonces él captó algo en el olor de Meg y se centró en ella.
—¿Que está mal?
—Nada.

339

Visiones en plata
ishop
—Tú... — Probablemente decirle que no olía bien no era lo indicado. En
los libros que había leído hace poco, las hembras humanas se ponían irritables
cuando un hombre comentaba acerca de su olor, a menos que dijera que era un
buen olor—. Te ves molesta.
Nathan vagó alrededor de la mesa, mirando los catálogos y sobres. No
había nada que pareciera peligroso. Pero el sobre que Meg sostenía, tenía su
nombre en él. Nadie escribía a Meg.
—Déjame ver eso. — Le tendió una mano. No podía sacárselo. El papel
también podía cortar.
Meg le dio el sobre.
—Nunca he recibido una carta antes. No una que fuera enviada. Es una
cosa nueva.
—¿Una nueva cosa que asusta?— Él la vio meditar, podría decir por la
mirada en sus ojos, que estaba recordando imágenes de entrenamiento en un
intento de encontrar algo que coincidiera con su propia experiencia.
—Un poco,— dijo finalmente—. No por recibirla, sino porque no sé lo
que hay dentro. Algunas imágenes de entrenamiento mostraban a una persona
sosteniendo un sobre viéndose excitado o feliz. Otras imágenes mostraban a una
persona con aspecto asustado o triste.
—¿Cómo te sientes?— Le preguntó en parte por curiosidad y en parte
para poder reportar un peligro potencial para Meg.
—Emocionada y asustada, — decidió.
Nathan estudió el sobre. La dirección del remitente era Granja Gardner,
Isla Grande, y el código postal era el de Desembarco del Ferry. Olió el sobre,
recogiendo el aroma de pollos, vacas, humanos, heno.
—Huele a una granja, —dijo, devolviéndosela.
Ella lo miró, luego olfateó el sobre.
—Si tú lo dices.
—¿Quieres que lo abra?

340

Visiones en plata
ishop
Meg negó con la cabeza.
—No estoy lista para lo que hay dentro.
Los Cuervos en la pared exterior graznaron una advertencia.
—La policía está aquí, — dijo Nathan—. Me tengo que ir. — Él vaciló.
Algo no estaba bien con ella—. La carta es algo nuevo, pero no es por eso que
hueles... — Otra vez con los olores.
—¿Hice lo correcto, no cortándome cuando se entregaron las flores? —
Preguntó Meg.
Preocupación. Un poco de miedo. Eso es lo que olía en ella. ¿Realmente
pensaba que diría algo que pudiera animarla o que le diera una excusa para
cortarse? Simon lo destriparía en dos. Y si Simon no lo hacía, los Sanguinati
seguramente sí. Vlad lo había dejado muy en claro.
Pero al final ninguna de esas cosas importaba. Trabajaba como un
ejecutor. Protegía a los residentes del Courtyard. Pero había sido un poco
condescendiente como Lobo guardián, porque no había comprendido
plenamente que Meg tenía un enemigo que siempre estaba cerca: ella misma.
—¿Qué podrías haber aprendido de un corte que no aprendimos sólo con
el picor de tu piel? — Preguntó—. Sabemos que las flores son para Theral, y
sospechamos que vinieron de la pareja de quien huyó porque la lastimaba.
—No lo sabemos con certeza, — dijo Meg.
—No necesitamos "certeza", Meg. Estamos en guardia ahora. Vamos a
mantener la vigilancia. Theral está protegida aquí. Y ella es pariente de un
policía. Los dientes de MacDonald no son de mucha ayuda en una pelea, pero
tiene un arma, por lo que va a protegerla también. — Como no dijo nada,
presionó porque no podía salir hasta que estuviera seguro de que Meg no se iba
a convertir en su propia enemiga—. ¿Tú piel todavía pica?
Meg negó con la cabeza.
—No desde que se llevaron las flores.
Golpeó el sobre.
—¿No sientes picor por esto?

341

Visiones en plata
ishop
Ella pareció sorprendida por la pregunta.
—No. No siento nada que indique que hay una profecía conectada a la
carta.
«Nathan,» dijo Elliot. «La policía ha llegado. El Teniente Montgomery
está trayendo a la Lizzy a sala de reuniones del consulado.»
«¿Cuándo?»
«Ahora.»
Nathan miró a Meg.
—Me tengo que ir. — Abrió la puerta privada saltando sobre el
mostrador, y se dirigió a la puerta principal. Entonces se detuvo y regresó al
mostrador, recordando lo que Crystal Crowgard le había dicho esa mañana—.
¿Meg? ¿Te acuerdas de Charlie Crowgard?

Ella sonrió.
—Por supuesto que me acuerdo de él.
—¿Recuerdas cuando que Phineas Jones vino al Courtyard, y tú y Merri
Lee salvaron a Saltarín pegándole a ese humano con una tetera y una escoba?
Ahora ella palideció.
—Sí, lo recuerdo. Tremendo recuerdo.
—Crystal me dijo que Charlie Crowgard escribió una canción sobre la
pelea. Se llama "Mujer Tetera y Chica Palo de escoba", y es tan popular entre los
Terráneos que la han oído, que va a grabarla para que el resto de nosotros pueda
escucharla también.
Mientras se apresuraba a salir de la oficina, escuchó a Meg ladrar para
que volviera.

***

Como oficial de policía, le tomó a Monty menos de un minuto el darse
cuenta de que no le gustaba, o respetaba, al Capitán Felix Scaffoldon de la
342

Visiones en plata
ishop
Unidad de Investigación de Delitos de Toland. Como padre, le tomó la mitad de
ese tiempo darse cuenta de que no quería que su niña estuviera en la habitación
con ese hombre.
Algo sobre Scaffoldon estaba... mal. No se veía como un depredador
sexual, pero Monty tenía la impresión de que Lizzy no contaba, que de alguna
manera, la consideraba un daño colateral aceptable.
Un escalofrío le recorrió. ¿Qué sabía Scaffoldon sobre la muerte de
Elayne que no compartía? ¿Había sido considerada un daño colateral también?
Nadie había pedido su consentimiento antes de arreglar esta entrevista.
Monty había pensado que fue despótico por parte de Burke hacer tal arreglo.
Ahora tenía que admitir que no habría pensado en hacer estos arreglos por su
cuenta.
Scaffoldon había estado preparado para tener a Monty y Burke presentes,
uno como la representación policial de la ciudad de Lakeside y el otro como el
padre de la niña. Pero el hombre no se había preparado para la presencia de los
Terráneos que, aparentemente sí, habían sido invitados a la entrevista. Elliot
Wolfgard, el Lobo cónsul del Courtyard de Lakeside y quien trataba con el
gobierno de la ciudad, se quedó cerca de la puerta de la sala de conferencias.
Nathan Wolfgard se situó detrás de la silla de Lizzy, por lo que quedaba claro
para todos que el Lobo estaba allí para proteger a la niña. Luego estaba
Vladimir Sanguinati, representando a la Asociación Empresarial del Courtyard,
vistiendo pantalones negros y una camiseta negra. Y por último, estaba Stavros
Sanguinati, uno de los vampiros que dirigían el Courtyard de Toland, vestido
con un traje negro de punta a punta, que hacía que todos los demás en la
habitación, incluyendo a Elliot Wolfgard, parecieran como si vistieran trajes
baratos de segunda mano.
—¿Deberíamos empezar? — El Capitán Burke preguntó con cortesía.
La puerta se abrió y Pete Denby entró.
—Siento llegar tarde. Tenía que dejar a los niños en Un Pequeño Bocado. —
Él se sentó junto a Monty, abrió su maletín y sacó una libreta y un bolígrafo—.
Cuando quieran.
—¿Siente que necesita un abogado, Teniente? — Preguntó Scaffoldon.
Pete pareció sorprendido.
343

Visiones en plata
ishop
—No estoy aquí como representante legal del Teniente Montgomery.
Estoy aquí como abogado y defensor de la señorita Elizabeth.
—Yo también estoy entrenado en el derecho humano, — dijo Stavros—.
Así que puedo aconsejar al Teniente Montgomery si lo requiere.
Scaffoldon soltó una carcajada.
—¿Un abogado vampiro? ¿No es redundante?
Stavros sonrió, pero sus ojos oscuros se mantuvieron fríos.
—Quizás.
—Esta entrevista debería realizarse en la estación. — Scaffoldon había
estado expresando esa queja todo el camino hasta el Courtyard. Al menos
Monty no tendría que escuchar las quejas del hombre cuando se fuera del
Courtyard. Burke había pedido a Louis Gresh que lo siguiera en otro coche y
que llevara a Scaffoldon a la estación de tren después de la reunión.
—¿Ha detenido al o los responsables de la muerte de Elayne Borden? —
Stavros continuó sonriendo—. ¿No? Entonces Elizabeth está más segura aquí.
Haga sus preguntas, si tiene alguna.
Sea cual fuera las preguntas que Scaffoldon realmente tenía en mente, no
quería hacerlas en presencia de los Terráneos. Cubrió el mismo terreno que
Burke había cubierto en la entrevista inicial con Lizzy, pero, Monty notó,
Scaffoldon no preguntó sobre nada que hubiera sucedido antes de que Elayne y
Lizzy llegaran a la estación de tren.
¿Le habría enviado Burke la parte de la entrevista donde se detallaba que
Elayne y Lizzy se alojaron en un hotel la noche anterior?, ¿o acerca de la
llamada telefónica de Leo Borden que precipitó el viaje desde el hotel hasta la
estación de tren?
¿La transcripción que había sido enviada a la policía Toland mencionaba
que encontraron joyas en el interior del oso?
Un pensamiento extraño burbujeaba.
¿Scaffoldon estaría preguntándose si los Terráneos lo observaban con
tanta atención fija a causa de lo que estaba diciendo o porque estaban pensando
en la cena?
344

Visiones en plata
ishop

Scaffoldon se quedó sin preguntas más o menos al mismo tiempo que la
novedad de ser el centro de tanta atención por parte de los adultos se disipó
para Lizzy. En un minuto, comenzaría a molestar o poner mala cara, segura de
que todo lo que Sarah y Robert estaban haciendo en Un Pequeño Bocado era
mucho más emocionante que hablar con los agentes de policía.
Scaffoldon no podía leer las señales de Lizzy, pero al parecer Vlad sí.
—Creo que se ha cubierto todo, ¿cierto? — Preguntó Vlad, mirando a
Stavros.
—Todo, — Stavros acordó con una sonrisa escalofriante dirigida
directamente a Scaffoldon.
—Sr. Denby, — dijo Vlad—. Usted y Nathan pueden escoltar a la Lizzy a
Un Pequeño Bocado, para que tome un aperitivo junto a los demás niños.
Pete miró a Monty y Burke antes de guardar su libreta y bolígrafo de
nuevo en su maletín.
—Claro.
El hombre, el Lobo, y la niña salieron de la sala de conferencias.
Burke dio una palmada en la mesa.
—Ahora que eso está resuelto...
—Nada está resuelto,—Scaffoldon espetó—. La niña debe regresar a
Toland con su familia. Ella es un testigo.
—¿De qué, exactamente? — Preguntó Stavros—. Como acaba de decirle,
no vio quién lastimó a su madre, y ya respondió a todas sus preguntas. Al
menos, respondió a las preguntas que eligió preguntar.
—¿A qué se refiere?
—Yo también tengo algunas preguntas. No para la niña, si no para usted.
Scaffoldon se quedó tan pálido, que Monty se preguntó si el hombre iba a
desmayarse.

345

Visiones en plata
ishop
—Yo no tengo nada para decir,— dijo Scaffoldon.
—Eso responde todo lo que necesitaba oír. — Stavros miró a Scaffoldon
—. No hay ninguna razón para que regrese a Lakeside. No hay ninguna razón
para que usted, o cualquier con quien trabaje, hable con la niña de nuevo. Si
persiste en centrarse en ella, los Sanguinati van a centrarse en usted. Y en sus
asociados.
Ay Dioses, pensó Monty, notando como el color se drenaba de la cara de
Burke mientras que la cara de Scaffoldon se llenaba de una furia oscura.
¿Stavros amenazaba con tener a los Sanguinati preparados para enfrentarse
contra de la fuerza policial de Toland?
Poniéndose de pie, Scaffoldon miró a Burke y no trató de ocultar su
animadversión.
—Estás apoyando el lado equivocado.
—No, no lo estoy, — respondió Burke.
—Voy a acompañar al Capitán Scaffoldon a su coche y lo voy a observar
hasta que se vaya del Courtyard, — dijo Elliot, abriendo la puerta de la sala de
conferencias en una orden silenciosa.
Dando a todos ellos una última mirada, Scaffoldon salió.
—Sr. Wolfgard. — Burke sacó las llaves del coche de su bolsillo—. El
Capitán Scaffoldon necesita la caja de pruebas que está en el maletero de mi
coche. Puesto que él no va a regresar a Lakeside, no queremos que se vaya sin
ella.
Elliot tomó las llaves y salió, dejando a dos vampiros y dos policías en la
habitación.
Vlad miró a Burke y sonrió. Burke, recuperando un poco de color en su
cara, le devolvió la sonrisa.
Monty liberó un suave soplo de alivio. Luego miró a Stavros.
—¿Los Sanguinati realmente van a atacar a las fuerzas policiales de
Toland?
Stavros lo miró sorprendido.
346

Visiones en plata
ishop
—¿Por qué lo haríamos? No han proporcionado suficiente provocación
para una decisión de este tipo.
—Dijo que se centrarían en Scaffoldon y sus asociados.
—No me refería a la policía. No a toda la policía, — Stavros se corrigió.
Burke asintió.
—El movimiento Humanos Primeros y Últimos.
Stavros se dirigió a Vlad.
—¿Por qué tú y el Capitán Burke encontraron divertida la salida de ese
humano?
Vlad sonrió, mostrando un toque de colmillos.
—Debido a que va a regresar corriendo a Toland con un oso de juguete
maltratado, el cual fue enviado a recuperar.
—¿Por qué?
—Porque el oso tiene una bolsa de joyas escondidas en su interior, — dijo
Monty, recordando la razón más probable por la que Elayne estaba muerta y
Lizzy había estado en peligro.
—Ah. — Stavros dio a Vlad una mirada curiosa—. ¿Es por eso Abuelo
Erebus desechó cualquier discusión sobre las joyas ayer? Porque estaba
permitiendo que las joyas sean devueltas a Toland, a pesar de... —Se detuvo, y
luego estudió a Vlad y a Burke.
—¿De dónde una joven obtendría una bolsa de piedras preciosas? — Dijo
Burke—. Lo más probable es que ella fingía ser una ladrona de joyas o alguna
otra cosa que hubiera visto en una película, y escondió una bolsa de vidrios de
colores dentro de su socio del crimen.
Stavros parecía encantado.
—¿Vidrios de colores?
—De colores tan bonitos, — Vlad murmuró—. Azules, verdes y rojos
rubí.
Stavros rió, largo y tendido.
347

Visiones en plata
ishop

Monty se sintió mareado.
—Cuando HPU lo averigüe...
—Los Lobos arrancaron un brazo y una pierna, pero el torso del oso
estaba intacto, — dijo Burke—. Scaffoldon no dijo una sola palabra, no preguntó
ni una sola pregunta sobre joyas. Él no tiene ninguna razón para pensar que las
encontramos. Siendo ese el caso, ciertamente no va a decirme nada sobre el
asunto.
—Sobre todo porque ha habido muchos informes de joyas robadas a la
élite de Toland, — dijo Stavros—. Y los informes de los noticieros siguen
hablando sobre un par de joyerías que también han sido robadas. Los humanos
están tratando de culpar a los Crowgard, lo cual es ridículo. Si un pendiente o
un anillo se deja caer en la acera que bordea el Courtyard, un Cuervo no se
resistirá a reclamarlo. Pero no van a las casas humanas y roban... y no sacan las
piedras de una pieza de joyería descartando el soporte.
—¿La policía no tiene pistas?— Preguntó Burke inexpresivamente.
—Los policías que investigan los robos, portan todos un distintivo de
HPU en sus solapas. Lo mismo ocurre con los humanos que fueron robados. Y
pasa lo mismo con los propietarios de las joyerías que reportaron el robo sólo de
las gemas.
—Elayne podría haber quedado atrapada por el glamur de estar con
Nicholas Scratch y por codearse con la gente de sociedad que no la hubieran
aceptado de otra manera, pero no se habría rebajado a robar joyas, y ciertamente
no habría puesto a Lizzy en riesgo escondiéndolas en Oso Boo. — Monty dijo
acaloradamente.
Vlad se inclinó hacia delante y dijo suavemente.
—Ella descubrió el secreto, y trató de huir. Ellos tenían que detenerla.
Se frotó la cara, de repente cansado.
—Tendría que haber dejado las joyas. Dejarlas en un armario,
dispersarlas en el suelo para que alguien perdiera el tiempo recuperándolas.
—No habría hecho ninguna diferencia. Todavía conocía el secreto. Lo
mismo la Lizzy.

348

Visiones en plata
ishop
—A diferencia de la policía de Toland, no creemos que algo ha sido
robado. —Stavros habló con un tono de voz determinado a ser bajo y calmante
—. Creemos que estas fueron... donaciones... para el movimiento HPU.
—Con el beneficio adicional de señalar con el dedo a los Cuervos y
alimentar la animosidad creciente entre los humanos y Terráneos, — dijo Burke.
—Exactamente.
Voces de enfermos, pensó Monty. ¿Acaso creían que uno no podía, o no
quería, manejar la verdad, cual sea que fuere?
—Alguien debería interrogar a Leo Borden, — dijo. No podía imaginarse
a Leo planificando un robo de joyas, pero sí podía verlo como un mensajero, y
podía imaginarse fácilmente a Leo pensando que Oso Boo sería un buen
escondite para una fortuna en piedras preciosas. Después de todo, ¿quién
buscaría en el juguete de una niña, especialmente una niña que vivía bajo el
mismo techo que Nicholas Scratch?
Ella no tiene nada que Scaffoldon o Scratch quieran, por lo que Lizzy está a salvo
ahora, pensó Monty. El padre quería creerlo. El policía sabía que no era cierto,
podía sentir que no era cierto.
—¿Qué pasará cuando HPU descubra que las joyas que Scaffoldon llevó
de vuelta son falsificaciones? — Preguntó.
—Creo que ustedes los humanos lo llaman efecto dominó, — Stavros
respondió mientras Elliot entraba de nuevo en la habitación—. Lo que me lleva
a la razón por la que vine a Lakeside. Quería, por supuesto, hablar con Simon
directamente, pero el abuelo Erebus decidido que algunos humanos en
particular, así como Terráneos debían estar preparados.
—Dioses encima y por debajo, — murmuró Burke—. ¿Preparados para
qué?
—En lo que respecta a los humanos, Toland es el centro comercial de
Thaisia, — dijo Stavros—. Muchos barcos atracan allí, y un gran flujo de
mercancías entran en la ciudad desde otras partes del mundo. Así como un gran
flujo de bienes salen.
—¿Los barcos Terráneos también atracan allí?
349

Visiones en plata
ishop

—No. Tenemos otros puertos para nuestros pequeños barcos, puertos que
compartimos con los Intuye.
Hubo una agudeza en las palabras que le hizo a Monty preguntarse si en
el pasado hubieron problemas: peleas, sabotaje u otros tipos de incidentes que
fomentaron el que los Otros mantuvieran su distancia.
—Nuestros barcos no atracan en el puerto de Toland, pero aún así
prestamos mucha atención a lo que entra a Thaisia... y a lo que sale.
Monty se preguntó si el peso que de repente se aferró a sus huesos era un
sentimiento de temor.
—¿Que está saliendo? — Burke preguntó finalmente.
—Los Crowgard probablemente puedan decir más que los Sanguinati ya
que les gusta hurgar en todo, y mis parientes tienden a visitar el área alrededor
de los muelles en la noche, — dijo Stavros—. Les puedo decir que los barcos que
vienen de Brittania no están recibiendo toda la carga que esperaban cargar, pero
aún así les están cobrando el importe total. Cualquier capitán que proteste es
amenazado con ser excluido de la lista de comercio.
—¿Qué pasa con el cargamento que no se está cargando?— Preguntó
Monty.
—Nos dimos cuenta de que los buques con destino a la Alianza de
naciones del Bloque Romano se cargan a altas horas de la noche, cuando hay
menos observadores. Tenemos la sospecha de que la carga faltante a los buques
mercantes de Brittania se encuentra en las bodegas de los barcos del Bloque
Romano.
—Otra forma de piratería,— Burke murmuró—. Con su permiso, me
gustaría tener algunas palabras con discreción con un primo mío. Él es un
oficial de policía en Brittania, y me mantiene informado de los rumores que
salen del Bloque Romano.
—¿Él también está dispuesto a usar su influencia para proporcionar
asistencia discreta? — Preguntó Stavros.
Burke se quedó mirando al vampiro durante varios segundos.
350

Visiones en plata
ishop
—Creo que eso dependerá de lo que se le pida hacer.
—Muy pronto, una tormenta en el Atlántik arremeterá contra un barco
del Bloque Romano en curso. Encallará en la costa de Brittania Salvaje y todo se
perderá.
—¿La tripulación incluida?
—Ah, especialmente la tripulación, ya que fueron los Sharkgard quienes
pasaron el mensaje a los Sanguinati, en el entendimiento de que esa recompensa
será compartida. — Stavros sonrió, mostrando sus colmillos—. Sin embargo, el
barco encallará de forma tal que la carga, y el barco en sí, no serán dañados y
pueden ser reclamados como rescate, dividido en partes iguales entre los
humanos que asistan y los Terráneos. Con una excepción, que es donde su
primo, el oficial de policía de Brittania, jugaría su papel. A medida que el buque
particular, se cargó la otra noche, los Sanguinati que estaban observando
escucharon llantos salir de las cajas con agujeros para aire.
Monty apoyó las manos sobre la mesa.
—¿Cree que están enviando humanos para el Bloque Romano?
—Creemos que están enviando Casandras de sangre. La carga vale tres
veces su peso en oro, — dijo Stavros—. Sobre todo para los líderes del
movimiento Humanos Primeros y Últimos. — Él miró a Vlad, con los ojos llenos
de una desconcertante simpatía—. Esas chicas... La mayoría no son como
vuestra Meg. Al menos, no las que ya son adictas al corte. Ellas no quieren el
reto de tener una vida. Muchas han encontrado otra manera de ser protegidas.
—¿Prostitución?— Preguntó Burke, su voz desprovista de emoción.
—Algo por el estilo. Algunos establecimientos experimentales han
surgido en Toland. O, mejor dicho, los mismos establecimientos ahora se llaman
a sí mismos por un nombre diferente. Las profetas de la sangre cobran por cada
corte. Ellas son mimadas, consentidas, y no esperan nada, siempre y cuando
puedan pagar por la atención que reciben.
—Pero siguen siendo utilizadas,— Monty protestó.
—Una chica ofrece el servicio demandado, y recibe un pagó, por lo
ofrecido, — dijo Stavros—. No hay coacción, no se habla de propiedad,
benevolente o de otra cosa por el estilo. La transición se hizo tan bien, y tan
351

Visiones en plata
ishop
rápidamente que sospechamos que los hombres que dirigen los
establecimientos estaban advertidos de que esto podría suceder, incluso si no
sabían bien qué iba a iniciar la cadena de acontecimientos. — Hizo una pausa—.
Las jóvenes en esos establecimientos... Estar allí es su elección, y ya que están en
la tierra que se encuentra actualmente bajo el control humano, no
interferiremos. Pero las chicas que fueron empaquetadas como carga... Los
humanos no tienen ni voz ni voto cuando entran en el dominio de Océano.
Después de un silencio incómodo, Burke dijo:
—¿Cuándo encallará ese buque, y qué se supone que mi primo debe
hacer con las chicas?
—Eso es algo que los humanos en Brittania deben decidir, — dijo Stavros
—. Pero el mensaje que se me pidió transmitir es este: Océano no estará
complacida con los humanos de Brittania si esas chicas terminan en el Bloque
Romano.

***

Vlad escuchaba mientras Elliot escoltaba a Burke y Montgomery fuera
del consulado. Luego se volvió hacia Stavros, quien dijo:
—¿Crees que tus agentes de policía comprenden el significado de que los
Terráneos no atraquen sus barcos en Toland?
—Montgomery está pensando en su hija y en mantenerla a salvo, lo que
es justo, pero creo que Burke va a entender al tiempo, — respondió Vlad. El
centro de comercio de Thaisia podría desaparecer durante la noche si un
Elemental como Océano desataba su ira sobre Toland.
—Hay susurros alrededor de los muelles, — dijo Stavros—. Thaisia no es
la única tierra que enfrenta la escasez. Muchas cosas escasean en el Bloque
Romano también. Especialmente los alimentos.
—Una bolsa de piedras preciosas podría haber comprado un montón de
trigo y maíz. Me pregunto si la escasez en Thaisia desaparecerá ahora que las
joyas reales se almacenan en las Cámaras.
Stavros dio Vlad una sonrisa brillante.

352

Visiones en plata
ishop
—¿Sabes lo que me pregunto? ¿Cuántas toneladas de trigo y maíz el
movimiento HPU podrá comprar con una bolsa llena de cristales de colores?

***

Meg miró el sobre, tomó el sobre. Olfateó el sobre.
—No huele como una granja, — murmuró.
Abrió el sobre con cuidado para evitar cortarse con el papel, sacó la única
hoja de papel.
Querida Meg:
Traté de escribirte un par de cartas desde que llegué a Isla Grande, pero no podía
escribirlas, no podía enviarlas. Siento como si el llegar aquí se hubiera tragado mi
capacidad de hacer cualquier cosa.
Es tan difícil vivir fuera del recinto. No recuerdo que fuera tan difícil. Te envié
esto, así que seguro que estoy mejor. Ahora no estoy segura de nada. Algunas mañanas
Lorna Gardner me trae la comida porque no puedo afrontar incluso la vida sencilla y a
la gente más allá de las paredes de la casa de invitados.
Algunas noches me acuerdo de las cosas que he visto en las profecías cuando me
usaban para hacer Repasado al lobo. Cosas terribles.
Algunas noches me pregunto si empecé lo que va a pasar al ayudarte a escapar.
Pero esta mañana, me las arreglé para salir a la calle y ver salir el sol, y me pregunté si,
ayudándote, hice lo único que podría salvar a algunos humanos de lo que viene.
Cuídate, Meg.
Tu amiga,
Jean
Meg leyó la carta dos veces, luego la devolvió a su sobre y lo guardó en el
cajón donde guardaba el cuaderno que sostenía sus listas. Sacó las cinco

353

Visiones en plata
ishop
postales que había conseguido en Las Tres P, las puso sobre el mostrador y
estudió las imágenes.
¿Las rocas rojas, la meseta? No. Demasiado diferente y fuera de su
alcance.
¿Las imágenes de Saltos de Talulah? También fuera de su alcance.
Ella miró la foto de los ciervos medio cubiertos por la niebla. La dio
vuelta y tomó un bolígrafo.

Querida Jean:
He visto a un ciervo. He acariciado a un poni. Ayudé a plantar una huerta. He
olido la tierra y la sentí en mis manos. Tú viste salir el sol. Estas cosas son por las que
vale la pena luchar para vivir afuera.
Tu amiga,
Meg.

354

Visiones en plata
ishop
Simon:
¿Pueden las cs ver visiones sin cortarse? La chica con
cicatrices dibujó una canción de los Lobos, por eso
preguntó. Pregúntale a tu Meg qué juguetes seguros
podemos darle a la chica. Le compramos papel de
dibujo y muchos lápices de colores. Ella no se ha
cortado desde que está aquí.
Jackson
Jackson:
Meg dice que es probable lo de las visiones. A las CS no
se les dio la oportunidad de probar nada, además de
cortarlas. Tu chica puede ser el hallazgo de un nuevo
camino. Los libros son buenos juguetes. Dale fotos a la
muchacha de la tierra de los asentamiento y sus
alrededores. Eso le ayudará cuando esté lista para salir
a la calle.
Simon

N:
El barco se salió de curso durante la tormenta. No se
encontró nada. El Barco, la mercancía, y todos los
tripulantes se han declarado perdidos.
Padre
Douglas:
La mitad de los regalos de las "Tiítas" llegaron
irreparablemente rotos. Voy a tomar el siguiente barco
a Thaisia para discutirlo contigo en persona.
Shady

355

Visiones en plata
ishop

Capítulo 40

Windsday 16 de Maius
En la tarde de Windsday, Steve Barquero y Roger Czerneda se detuvieron
frente a una de las casas adosadas en la Comunidad River Road. Cuando salió del
coche y esperó a Roger, Steve vio las seis columnas de humo que se reunieron
cerca de una de las casas más alejadas de la entrada a la comunidad.
Él levantó la mano en señal de saludo. La única respuesta de los
Sanguinati fue cambiar a forma humana, cuatro hombres y dos mujeres.
Steve no reconoció a ninguno de ellos, no estaba seguro de cuanto
contacto habían tenido con humanos. Más allá de eso, desde lejos de todos
modos, parecían adolescentes humanos, pero verse humanos y ser capaces de
actuar como humanos eran cosas muy diferentes. Aunque que los Sanguinati en
Lakeside habían dejado claro que los residentes de Desembarco del Ferry no
debían ser dañados, era obvio para él que seis contra dos no eran buenas
probabilidades, sobre todo si los vampiros estaban hambrientos y dispuestos a
pasar por alto su promesa de comportarse.
Oyó un graznido y sintió que la tensión en sus hombros se alivió un
poco. Los Crowgard. Él y Roger no estaban solos con los Sanguinati. Luego
consideró la tensión de advertencia entre los omóplatos y deseó que sólo
estuvieran con los vampiros y los Cuervos.
Cuando Steve bajó la mano, uno de los varones Sanguinati levantó una
mano, imitando el saludo.
Con tal reconocimiento, Steve se volvió a Roger y le dijo:
—¿Qué piensas?
Roger estudió la casa.
—¿Si creo que podría vivir en una de estas casas? ¿Si creo que es una
buena idea tener una comunidad que incluya Intuyes sacando adelante
pequeñas granjas y negocios, y Terráneos haciendo lo que solo los dioses saben
que constituye su contribución? ¿O sí creo que Simon Wolfgard está un poco
loco al proponer esto en primer lugar?
356

Visiones en plata
ishop

—No es una locura, —Steve respondió—. Está implementando un
montón de nuevas ideas en un lapso muy corto de tiempo, y creo que él sabe
que se está moviendo un poco demasiado rápido. Pero creo que está
presionando para sacar adelante esta comunidad y los cambios que empezó en
el Courtyard de Lakeside porque está preocupado. ¿Pero de qué?... un par de
cientos de Terráneos en el Courtyard de Lakeside rodeados de doscientos mil
seres humanos. Si las cosas dan un vuelco y se salen de control en la ciudad, me
gustaría tener algún tipo de vía de escape para mi gente, ¿no?
—Sí, es cierto, — dijo Roger en voz baja—. Y yo sé de primera mano lo
que puede suceder cuando las cosas se salen fuera de control.
Steve maldijo.
—Lo Siento. No pensé en Jerzy.
—Ese fue un caso de una aldea controlada por humanos, rodeada de
millas de territorio salvaje controlada por los Otros, y los humanos comenzaron
el conflicto. No hace que el resultado sea más fácil de aceptar. — Roger estudió a
Steve—. ¿Tienes un presentimiento sobre todo esto?
Ah, sí, tenía un presentimiento. La piel entre los omóplatos se había
retorcido y tironeaba desde que llegaron allí.
—¿Acerca de la comunidad? Sí. Pero en este momento, tengo la sensación
de que estamos siendo observados, — dijo Steve en voz baja.
Roger asintió.
—Por más que vampiros y Cuervos. Sí. Me siento como si tuviera un
blanco pintado en la espalda.
Steve miró a su alrededor y no vio nada inusual. No veía nada, en
realidad. Los Sanguinati habían desaparecido y los Cuervos estaban en silencio.
—Cuando yo era niño, Douglas Burke vino de visita durante un par de
semanas, —dijo Roger—. Es un viejo amigo de mi padre.
—Me di cuenta de ello, dado que hizo los arreglos para que nosotros te
contratáramos.
Roger mantuvo sus ojos en las casas en frente de ellos.
357

Visiones en plata
ishop
—¿Sabes que los hombres cuentan historias sobre sus vidas cuando todo
el mundo está fuera haciendo algo, y simplemente están ellos y sus recuerdos?
Ellos saben cuando un niño se cuela para escuchar, pero fingen que no lo hacen,
y cuentan el tipo de historias que las madres no querrían que un niño
escuchara.
Steve sonrió.
—Los Intuye tienen una tradición de invierno llamada "La Noche de Yo
Recuerdo" cuando los abuelos y abuelas hablan de cómo eran las cosas cuando
eran jóvenes. El mismo tipo de cosas. El conocimiento pasa a lo largo de los
recuerdos. Los niños no son invitados, pero nadie te echa si te escabulles de la
habitación y te quedas en silencio.
—El tío Doug habló un poco acerca de su tiempo como un joven oficial
de policía, sirviendo en los asentamientos humanos rodeados por el país
salvaje. Recuerdo que dijo que hay un amortiguador entre la tierra de los
Terráneos que separa los lugares humanos del país salvaje, y que muy pocos
humanos han visto alguna vez el verdadero país salvaje y sobrevivido.
—Ming me dijo una vez que no hay un país salvaje en la Isla Grande. La
mayor parte de la isla es tierra virgen que pertenece a los Otros, pero todos los
Terráneos son conscientes de nosotros, e incluso los que no interactúan con
nosotros participan directamente en la caza o la cosecha que beneficia a ambas
partes.
—Intermediarios, como los Otros que viven en los Courtyard. — Roger
hizo una pausa—. Nunca he olvidado algo que dijo el tío Doug durante esa
visita. Dijo que los humanos sólo pensaban en el país salvaje en términos de
tierra sin cultivar y que está alejada de los poblados humanos. Pero cuando los
Otros hablan de el país salvaje, están hablando de los que viven en la tierra, así
como de la tierra misma. Dijo que la gente piensa que el amortiguador entre la
tierra humana y el país salvaje siempre se mide en millas, pero a veces el
amortiguador entre el uno y el otro se puede medir en yardas, y es cuando esa
verdad se ignora, que la gente muere y los lugares humanos desaparecen.
Steve asintió.
—Eso encaja con lo que he observado sobre los Otros. Creo que hay
niveles de nativos de la tierra. El primer nivel es el que se ocupa de nosotros.
Cuando nuestros antepasados llegaron a este continente, los nativos de la tierra
nos miraron y vieron habilidades que deseaban adquirir. Tal vez ya usaban
herramientas simples y vieron las nuestras como una mejora de lo que tenían.
358

Visiones en plata
ishop
Claro, los humanos eran invasores que eran tanto depredadores rivales como
una nueva fuente de alimentación, pero vivían en manadas y se entendieron en
algún grado. Y algunos de los Terráneos fueron lo suficientemente curiosos o lo
suficientemente comprometidos con su propia especie, para estudiarnos, para
ser... contaminados...con nuestra forma y algunos de los comportamientos que
nos hacen humanos.
—En el segundo nivel están los nativos de la tierra que habitan en el
territorio amortiguador y en el borde del país salvaje y tienen las mismas
formas que los que habitan en los Courtyard. Tal vez puedan adoptar una forma
humana lo suficiente como para usar nuestras herramientas, y les gusta algunas
de las cosas que los humanos hacemos. Así que talán algunos árboles en su
territorio con el fin de hacer papel para los libros, y permiten algunas minas de
carbón, oro y plata y todo lo que podría estar en su tierra. Algo al menos. Y por
lo general no tratan directamente con los humanos; ellos tratan con el primer
nivel de Terráneos.
—¿Y el tercer nivel?— Preguntó Roger.
—El tercer nivel no ha sido tocado por los humanos de ninguna manera,
y vive en la tierra que se considera el verdadero país salvaje; que ocupa la mayor
parte de Thaisia. Estos nativos de la tierra no nos quieren aquí, nunca nos han
querido aquí. Mientras no atraigamos demasiado la atención sobre nosotros
mismos, siempre y cuando no seamos una amenaza para su propia especie,
vamos a ser tolerados. Pero cuando decidan que ya no nos van a tolerar... —
Steve se estremeció.
Roger miró a Steve.
—¿Eso es lo que sientes? ¿Qué tercer nivel de nativos de la tierra está ahí
afuera observándonos?
—Ya lo creo. No pienso que a Simon Wolfgard le guste o confíe en la
mayoría de los humanos. Si yo fuera un Lobo, supongo que me sentiría de la
misma manera. Y hace seis meses, no le habría importado si se despertaba una
mañana y todos los humanos hubieran desaparecido. Ahora tiene un interés
personal en que algunos humanos sobrevivan, y tenemos que ayudarle a creer
que debemos estar entre esos humanos.
—Dioses encima y por debajo, — Roger exhaló—. ¿Es por eso que los
nativos de la tierra están aquí? ¿Para vigilarnos?

359

Visiones en plata
ishop
—No, — Steve respondió lentamente, guiado por los presentimientos—.
Ellos no están interesados en nosotros. Si crees en algunas de las viejas historias,
los nativos de la tierra han existido de una forma u otra desde el principio del
mundo. Ellos fueron los principales depredadores entonces y son los
principales depredadores ahora, porque cambian a medida que el mundo
cambia, absorbiendo las cualidades de las nuevas especies depredadoras sin
perder la esencia de lo que son. — La certeza se instaló entre sus omóplatos—.
Ellos no están aquí porque sientan curiosidad acerca de una especie que no es
parte de su propia clase. Sienten curiosidad en Simon Wolfgard y en lo que está
tratando de hacer aquí y en el Courtyard de Lakeside.
—¿Por qué están preguntándose si representa la próxima adaptación de
los Terráneos? — Preguntó Roger—. ¿Un Lobo que puede tomar el lugar de un
humano, pero aún sigue siendo un Lobo?
Steve miró alrededor de la comunidad, las casas y las tierras más allá de
estas.
—Hay más tormentas en camino. Grandes tormentas. Malas Tormentas.
Tenemos que hacer que este lugar funcione. Tenemos que demostrar a los
Terráneos que podemos compartir el trabajo y el mundo de forma pacífica. Y
eso es un presentimiento.
Roger no dijo nada. Luego asintió.
—Estoy dentro. — Señaló a la casa—. Me gustaría echar un vistazo
dentro de una.
—Entonces vamos a echar un buen vistazo antes de regresar a
Desembarco del Ferry y armar una propuesta de lo que necesitaría una
comunidad para ser autosuficiente.

360

Visiones en plata
ishop

Capítulo 41

Thaisday 17 de Maius
Simon abrió la puerta a una de las habitaciones de arriba de la Oficina
del Enlace, luego dio un paso a un lado para dejar que Pete Denby entrara
primero. El hombre quería tener una pequeña guarida en la que trabajar.
Después de algunas reflexiones y discusiones entre los miembros de la
Asociación Empresarial, se decidió que una oficina arriba una oficina tenía
sentido, siempre y cuando los clientes de Denby fueran lo suficientemente
jóvenes y saludables para subir las escaleras.
—¿Quiero saber para que se usaba está habitación? — Pete preguntó
mientras miraba a su alrededor.
—Era usada para el sexo. — Simon pensó que era obvio desde el mueble
principal era una cama, pero los humanos no siempre veían, ni olían, lo obvio.
—Escuche que había habitaciones arriba del centro social para eso.
—Sí, pero estas son... —Simon frunció el ceño, sin saber cómo explicar la
diferencia.
—¿Suites ejecutivas? — Pete no olfateó todo como un Lobo lo haría, pero
estaba mirando cada rincón de la habitación.
Simon asintió.
—Más privada. Pero no se han usado mucho, y no necesitamos ambas
habitaciones para el sexo más. — En realidad, no podía recordar un momento
en que las dos habitaciones habían sido usadas en la misma noche.
Pete lo miró pero no dijo nada. En cambio, registró el baño, incluso tiró
de la cadena y abrió el grifo del agua en el lavabo y la ducha, antes de ir a las
ventanas que daban a la zona de entrega y a la entrada de la calle Principal.
—¿No tienen ningún espacio de oficinas en la Plaza Comercial?

361

Visiones en plata
ishop
—Tenemos algunos, pero aquí podrás tener clientes humanos que no
estén conectados al Courtyard.
—Eres optimista.
—¿Por qué?
Pete sacudió la cabeza y sonrió de una manera que le hizo a Simon creer
que el hombre había probado algo amargo.
—Me gustaría poner una nueva capa de pintura en las paredes, y voy a
tener que sustituir el mobiliario que está aquí con mobiliario de oficina,—dijo
Pete mientras giraba en un círculo lento—. También me gustaría hacer alguna
división de algún tipo para crear un área de recepción y una oficina privada.
—Podemos mover estas cosas y guardarlas. El consulado puede que
tenga algún escritorio y otras cosas que puedas usar. Tendrás que comprar
archivadores para tus papeles, pero puedes encontrar humanos u Otros que
puedan ayudar a construir un muro.
—Lo agradecería. Me gustaría que Eva le eche un vistazo a este espacio.
Ella y algunas de las chicas están ayudando a la señora Tremaine esta mañana.
—¿Tremaine?
—La mujer que vendió el dúplex. Va a dejar algunos de los muebles, y
una o dos piezas podrían adaptarse para una oficina. Y hablando de casas, creo
que el dueño de los dos edificios de apartamentos estará aceptando tu oferta
dentro de un día o dos. Eva dijo que él y el representante inmobiliario tenían un
par de personas mirando ayer, y estaban hablando que como la propiedad sería
un buen ingreso.
—Eva debe tener un buen oído.
Pete se rió.
—No es tan bueno como el de los Cuervos encaramados en el techo, pero
las ventanas de la casa de la señora Tremaine estaban abiertas y el propietario
del apartamento no hablaba en voz baja. De todos modos, los posibles
compradores estaban entusiasmados con la cafetería, una librería y un gimnasio
al otro lado de la calle, y la conveniencia de un parque cerca. Sin duda, un
punto de venta para inquilinos con niños. Justo entonces los Lobos comenzaron
362

Visiones en plata
ishop
a aullar y los posibles compradores se dieron cuenta de que estaban pegados al
Courtyard.
—Eso explica por qué Jake Crowgard pidió a los Lobos a aullar, — dijo
Simon.
—Me llamó el representante de bienes raíces un poco más tarde y le
recordé que había una oferta sobre la mesa por el precio de venta de ambos
edificios, y que mi cliente pagaría en efectivo. Creo que voy a conseguir una
llamada muy pronto. No vamos a ser capaces de cerrar a finales del mes con
esos dos edificios, pero seremos capaces de tomar posesión del dúplex para
entonces.
—Bien. Eva puede decidir que guarida quiere. Ruthie puede tener la otra.
—¿Qué pasa con el Teniente Montgomery y Lizzy? — Preguntó Pete—.
Ellos no pueden quedarse a vivir en el monoambiente.
No había pensado en que ellos se quedarían allí. Pero ninguno de los
humanos parecía ansioso por sacar a la Lizzy fuera del Courtyard.
—¿Por qué la Lizzy no está segura ahora?
Pete enumeró las razones con sus dedos.
—Oyó algo, vio algo, sabe algo que puede implicar a la persona que
asesinó a su madre.
Simon resopló.
—Ella estaba en un urinario ensañando a Oso Boo cómo hacer caca en el
inodoro. Luego se fue al tren, lo que se suponía que debía haber hecho, y
regreso a buscar a su madre, algo que no tenía que haber hecho. — Esa última
parte podría haber ocasionado la muerte de la cachorra—. Y ella es chiquita,
incluso más bajita que Meg. ¿Qué podía haber visto con todos esos humanos
abarrotados con prisas para coger sus trenes?
—Probablemente tengas razón de que Lizzy esté a salvo.— A pesar de
decir las palabras, Pete no sonaba como si realmente creyera eso. Luego agregó
—: Sin embargo, he oído que Celia Borden puede impugnar derecho de
custodia de Monty. Y a veces, cuando hay una pelea como esta, una de las
partes puede contratar a alguien para arrebatar al niño del padre que tiene la
custodia.
363

Visiones en plata
ishop

Simon se puso rígido.
—¿Esa mujer robaría a la cachorra de su manada?
Pete vaciló.
—No estoy diciendo que Celia Borden lo vaya a intentar, pero hay que
admitir, que tienen una excelente seguridad aquí, que es algo que estoy seguro
de que el Teniente Montgomery valora en este momento.
Lo que tenían era un montón de dientes afilados y el gusto por la carne
especial.
Probablemente era mejor no hablar de eso.
Tendría que hablar con los otros miembros de la Asociación Empresarial
para resolver donde el Teniente Montgomery y su cachorra podrían vivir,
-temporalmente-. Él y el resto de los residentes no estaban dispuestos a dejar
que los humanos vivan en el Courtyard fuera de la zona designada para los
negocios.
Excepto Meg.
—Toma. — Simon le tendió una llave—. Esta abre la puerta exterior y las
dos puertas de arriba.
Pete guardó la llave.
—Gracias. —Él vaciló—. ¿Desearías no haber empezado esto, no haber
cambiado la dinámica entre los Otros y los humanos?
Eso era un poco como desear haber tomado otro camino a través de los
árboles y el ciervo atrapado en lugar de tomar una caída y aterrizar en un
arroyo. No había querido quedar enredado con los humanos, pero las
decisiones que tomó, ahora seguían enfocadas en beneficiar a los Terráneos, y a
Meg, en primer lugar.
No creía que Pete quería escuchar eso. Aún así, era mejor si el humano lo
entendiera ahora.
—Algunos de ustedes han llegado a ser como los Intuye, son
considerados no comestibles, ya que han hecho un pacto con los Terráneos que
beneficiará a ambas partes. — Miró a Pete y dejó que una pisca del Lobo se
364

Visiones en plata
ishop
mostrara a través de la forma humana—. Pero la mayoría de los humanos son
carne inteligente. También son depredadores que vinieron a nuestra tierra y se
mantienen tratando de invadir nuestro territorio. No vamos a permitirlo. Nunca
lo haremos. Eso es algo que los humanos tienden a olvidar.

***

Vlad empujó su silla hacia atrás cuando Merri Lee, Ruthie, Theral, y Eva
Denby entraron en la oficina del ABL y se alinearon en el otro lado de la mesa.
—Si esta es otra intervención de chicas, vayan a hablar con Simon,— dijo
—. Si se trata de Meg y Simon, dejen que lo resuelvan por sí mismos. — La
última vez que los Peluches explosivos se agruparon para encararlo por una de
estas intervenciones, el tema fue el sexo y el resultado fue todo tipo de
confusiones.
—Nada que ver con Meg o Simon, — dijo Merri Lee.
—Tiene más que ver con muebles, — dijo Eva Denby.
—Y de los Cuervos, — agregó Ruthie.
Theral simplemente le sonrió, como si dijera: no necesitas ninguna otra
información.
Ojalá fuera cierto.
—Las escucho. — Vlad no vio ninguna manera de salir de esto sin causar
más problemas.
—Estábamos ayudando a la señora Tremaine a empacar algunas de sus
cosas, y nos dijo que era una lástima que no hubiera tiempo para una venta de
garaje para que pudiera vender lo que no iba a llevarse, — dijo Eva.
—Y entonces me dije que tal vez a los Crowgard les gustaría echar un
vistazo, ya que no van a salir más a buscar tesoros, — dijo Merri Lee.
—Y eso me hizo pensar en la feria que abre los fines de semana, — dijo
Ruthie—. Cuando hay buen tiempo, algunas de las mesas están al aire libre,
365

Visiones en plata
ishop
pero la mayoría de las mesas están en un gran edificio que se alquila para
diferentes eventos. Y también hay una feria de verduras al aire libre durante el
verano. De todos modos, algunas personas venden artículos de artesanía y otras
personas venden artículos para el hogar y cosas que recogen de ferias
ambulantes y de puestos fijos. Karl y yo vamos a echar un vistazo este fin de
semana. Y pensé que, siempre y cuando los comerciantes estén de acuerdo,
podría ser una excursión divertida para algunos de los Cuervos. Quizás Jenni y
sus hermanas podrán ser las compradoras designadas, y el resto de los
Crowgard podrán comprar los artículos en Chucherías y brillantes o alguna otra
tienda en la Plaza Comercial.
—Así que quieren llevar a los Cuervos a una excursión a un lugar que
tiene un montón de pequeñas cosas que pueden comprar, — dijo Vlad. Estudió
a cada mujer por turnos. Sus ojos brillaban de emoción, pero ninguna de ellas
parecía padecer de locura
—Sí. Pero queríamos consultarlo antes de mencionárselo a Jenni, — dijo
Ruthie.
La idea le inquietaba. Un montón de humanos en el mismo lugar con un
pequeño grupo de Terráneos, nunca era una buena combinación. Por los
acuerdos con los gobiernos humanos, los Otros tenían derecho a asistir a
cualquier evento público. Pero la experiencia les había enseñado que no era
seguro asistir a una escuela humana, o ir a un concierto, o ver una obra de teatro
o un evento deportivo.
—Suena como un lugar donde habría una gran cantidad de humanos
dando vueltas.
—No tanta gente como habría en un buen día, si llueve, — dijo Ruthie—.
Y Karl y yo hablaríamos con los comerciantes antes.
Los otros clientes eran más preocupantes que los comerciantes. Por otra
parte, los Cuervos había estado actuando apagados desde que dejaron de salir
en su búsqueda del tesoro en la basura. Tal vez una breve visita a esta feria sería
lo suficientemente seguro, si fueran allí y se retirarán antes de que demasiados
humanos los notaran.
—No veo un problema con que ustedes y los Cuervos crucen la calle para
comprar lo que la señora Tremaine no quiere. En cuanto a ir a la feria, voy a
hablar con Simon y Henry. Ver que opinan antes. — Tomó un bolígrafo y movió
366

Visiones en plata
ishop
un par de papeles sobre el escritorio. Había visto a un humano en una película
hacer eso como una manera de terminar una reunión. Al parecer, las hembras
no habían visto esa película—. ¿Ninguna tiene trabajo que hacer?
Ellas le sonrieron antes de enfilar hacia la puerta.
Vlad las vio irse, aliviado de no tener que tomar esta decisión por su
cuenta.
Una manada de hembras humanas y algunos Cuervos en un edificio
lleno de cosas para comprar.
Él se echó hacia atrás y suspiró.
—Y los humanos piensan que los vampiros dan miedo.

367

Visiones en plata
ishop

Douglas:
Viaje retrasado. Problemas en el trabajo. Conexiones de
ultramar erráticas debido a tormentas en el Atlántik. Si
es posible, llamaré. Las Tías solicitan manual de
instrucciones para los regalos que enviaste.
Shady
Shady:
Primera parte del manual de instrucciones va en
camino. Esperare a la información sobre tus planes de
viaje.
Douglas

368

Visiones en plata
ishop

Capítulo 42

Firesday 18 de Maius
Al escuchar la radio en la cafetería de la estación, y al darse cuenta de
que escuchaba porque todo el mundo había dejado de hablar para escuchar,
Monty se detuvo en la puerta.
"...no podemos ignorar la difícil situación de estas niñas que, después de haber
sido expulsadas de recintos diseñados para sus necesidades especiales, ahora son
incapaces de hacer frente a sus vidas y están en riesgo debido a la conducta insensible de
los Otros hacia los humanos en general y hacia estas niñas en particular. Por lo tanto, la
gente del Bloque Romano han abierto sus casas y sus corazones a estas niñas y harán
todo lo posible para dar a las niñas la atención que necesitan".
—Nicholas Scratch realizó este apasionado discurso en el puerto Toland cuando
30 adolescentes en riesgo, fueron escoltadas a un barco de pasajeros conocido como
Ocean Greyhound. Estos barcos son las embarcaciones más rápidas de alto calado que
existen, y el capitán dijo a los periodistas, que confía en que su nave será capaz de correr
más rápido que cualquiera de las tormentas que han sido responsables de la pérdida de
varios buques mercantes en los últimos días.
Varios hombres se dieron cuenta de que Monty estaba de pie en la puerta
de la cafetería, pero sólo Louis Gresh fue a hablar con él.
—Escuché el informe anterior, — dijo Louis—. Un gran teatro con Scratch
y el alcalde de Toland haciendo discursos. Las chicas no estaban disponibles
para hacer comentarios, pero el reportero las describió como que caminaban
tranquilamente por la pasarela y saludaban a todo el mundo una vez que
estuvieron a bordo.
—Me pregunto cuan pesadamente fueron sedadas las niñas para poder
hacer frente a ese gran estímulo, — dijo Monty en voz baja—. Y me pregunto si
estas chicas son tan valiosas, o si alguien decidió cambiar de táctica después de
que el contrabando de Casandras de sangre de Thaisia no funcionó.
Louis frunció el ceño.
—¿Repítelo?
369

Visiones en plata
ishop

No debería haberlo dicho la primera vez. Pero Louis estaba en lista corta
de Burke de las personas en las que se podía confiar tales secretos. Él estaba en
la lista de Monty también, ya que había trabajado con Monty y Burke para
ayudar a los Otros a encontrar al Controlador.
—Algunas chicas fueron sacadas de contrabando como carga. La nave
perdió el rumbo en una tormenta y se perdió. No hay rastro de ella.
—¿Esa es la versión oficial? — Preguntó Louis.
Monty asintió.
—Se hicieron arreglos para recoger la carga. — Se sintió aliviado cuando
Louis no le preguntó acerca de la tripulación del buque.
—Si los Otros no quieren que ninguna de esas chicas vayan al Bloque
Romano, ¿qué diferencia hará el que Scratch haga tal escándalo por este viaje en
todo los medios de comunicación?
—¿Para los Terráneos? Ninguna en absoluto. Pero va a dar a Scratch más
munición para usar en su discurso de humanos-contra-Otros, cuando los
Terráneos que habitan en el agua hundan el barco. — Monty sostuvo el
periódico doblado en un pequeño artículo en el interior—. Tengo otra cosa que
hablar con el Capitán esta mañana.
—Monty. ¿De verdad crees que los Otros hundirán ese barco, sabiendo
que esas chicas están a bordo? — preguntó Louis.
—Ellos pueden tratar de salvar a las chicas, pero incluso si no pueden,
ese barco no alcanzará el Bloque Romano. Los Sharkgard y la Elemental
conocida como Océano se asegurará de ello.
Monty se acercó a la oficina de Burke. Al ver a su Capitán en el teléfono,
dudó en la puerta hasta que Burke le hizo un gesto para que entrara.
—Tienes el oso, — dijo Burke. Sostuvo el teléfono alejado de su oído lo
suficiente para que Monty reconociera la voz airada de Felix Scaffoldon pero no
podía distinguir las palabras. Cuando los gritos comenzaron a relajarse, Burke
se acercó el teléfono a la oreja de nuevo y dijo—: ¿Qué joyas? — Sostuvo el
teléfono alejado de su oreja durante un minuto antes de responder—. Así que el
oso tenía un compartimiento secreto donde una niña podía esconder lo que sea
370

Visiones en plata
ishop
que las niñas escondan. Sé feliz por haber encontrado algunos trozos de vidrios
de colores. Si el oso hubiera pertenecido a un niño, es posible que hubieras
encontrado un par de rocas y una rana disecada. No... No, no estoy tratando de
fastidiarte. Te estoy diciendo que nadie nos pidió buscar ninguna cosa dentro
del oso, así que no indagamos ¿Por qué esperabas encontrar algo? — Él asintió
con la cabeza mientras escuchaba—. ¿Ya enserio? ¿Crees que el asesinato fue un
resultado de una disputa entre ladrones? Pensé que los Crowgard había sido
acusados de... Ah. Puede ser que estén traficando con las joyas robadas. Bueno,
si los robos se están llevando a cabo por humanos, el hermano sería el cómplice
más probable, aunque los robos no comenzaron hasta...
Burke miró el teléfono.
—Vaya Scaffoldon colgó. —Él se echó hacia atrás en su silla, su sonrisa
mucho más feroz que cordial—. Siéntese, Teniente. Vamos a hablar de Elayne
Borden.
Monty se sentó, el diario en su regazo.
—¿Qué hay para decir?— Él pensó en la parte de la conversación
telefónica que había oído—. ¿Scaffoldon encontró las joyas sustitutas?
—Sí. Quedó bastante molesto. Ahora, la teoría es que Elayne Borden
estaba ocultando las joyas robadas del ladrón -aún desconocido- y trató de huir
con todo el botín en lugar de sólo su parte.
—Si sigue soltando teorías, va a quedar como un tonto, — dijo Monty.
—Bueno, él no puede venir y simplemente decir que los mimados de la
sociedad de Toland dieron sus joyas a Nicholas Scratch para ayudar a financiar
al movimiento HPU, pero que estos denunciaron que la joyería fue robada con
el fin de cobrar el seguro. Pero las piedras se han ido porque alguien las puso en
el oso y el oso terminó en Lakeside con Lizzy, y eso significa que Scratch no
tiene la fortuna que esperaba.
»—Y eso nos lleva de nuevo a Elayne Borden,— Burke continuó—.
¿Cómo una mujer pasa de ser la amante de un policía caído en desgracia, a
amante de una figura pública como Nicholas Scratch?
—He pensado en eso desde que me enteré de la asociación de Elayne con
Scratch,— respondió Monty—. Elayne, o debería decir la madre de Elayne,
siempre estaba obsesionada con el estatus social, pero su familia no tiene el
dinero o la influencia que quieren creer que tienen.
371

Visiones en plata
ishop

—Pero tienen, o tenían, algo que quería Scratch, — Burke argumentó—.
Ellos le proporcionaron algún tipo de conexión. De lo contrario, ¿por qué iba
involucrarse con Elayne o su familia?
¿Por qué lo haría? Monty pensó.
—Así que alguien ha decidido que si Elayne no tenía las joyas con ella en
la estación de tren, entonces, Lizzy las tiene. ¿Por qué no asumen que estaban
escondidas en el apartamento y que las dejaron allí? — Monty hizo una pausa y
luego respondió a su propia pregunta—. Debido a que el apartamento fue
registrado incluso antes de que la policía se involucrara. Ya fuera que Elayne
estuviera involucrada con la adquisición de las joyas o que las hubiera
encontrado y se dio cuenta de en que estaba metida, sabía demasiado y salió
huyendo. Por lo tanto, era un problema.
—Alguien sabía dónde se suponía que las gemas estaban, y enviaron a
Scaffoldon a buscarlas. No es probable que él piense que Lizzy todavía las tiene.
Si tiene que creer en algo, será en que encontré las joyas y me las quede. —
Burke sonrió—. Yo no lo hice, pero podría haberlas escondido en la caja de
pruebas o en un cajón de escritorio. — La sonrisa se desvaneció—. Dicho esto,
creo que sería una buena idea que Lizzy permaneciera en el Courtyard a menos
que este con usted. Ahora, ¿qué quería decirme?
Sacándose de la mente a Elayne, y sintiendo que había olvidado algo,
Monty dejó el periódico sobre la mesa y señaló un artículo sobre una mujer que
murió en un ataque al azar, cuando salió de compras con su familia.
—¿Heather Houghton? — Dijo Burke.
—Ella trabajó en Aullidos, Buena Lectura. Renunció el mes pasado después
de que Meg Corbyn... — La garganta de Monty se apretó.
—¿La Sra. Corbyn vio esto?
—Vi algo. Meg lee el Lakeside Noticias. No sé si alguien más en el
Courtyard lo hace.
—Debe hacer que Simon Wolfgard esté al tanto. — Burke suspiró—. Es
tan seductoramente fácil pensar que el uso de los pronunciamientos de las
Casandra de sangre, hará que las cosas malas se vayan, que vamos a estar

372

Visiones en plata
ishop
prevenidos de cualquier cosa y evitaremos estar en el lugar equivocado en el
momento equivocado. Pero no siempre es cierto.
—No señor. No siempre es cierto.
Monty se reunió con Kowalski en el estacionamiento. El joven miró el
periódico, luego se metió en el coche, sin decir nada.
—¿Viste el artículo? — Preguntó Monty.
Kowalski asintió.
—La familia de Heather había estado presionándola para que dejara su
trabajo, habían amenazado con renegar de ella si no renunciaba. Si todavía
hubiera estado trabajando en Aullidos, Buena Lectura no habría estado en esa
tienda, y todavía estaría viva.
—Eso no lo sabes, — dijo Monty suavemente. Dado que Kowalski estaba
sintiendo el mismo tipo de presión de su propia familia para que se distancie de
los Otros, Monty no ofreció ningún cliché. Pero se preguntó exactamente lo que
se dijo antes de que Meg viera esa visión.

373

Visiones en plata
ishop

Capítulo 43

Firesday 18 de Maius
Al menos ella había dejado de llorar.
A Simon no le importaba cuando Meg lloraba sobre él durante una
película. Bueno, le importaba pero aceptaba que eso era típico de las hembras
humanas, y ella se sacudía los malos sentimientos una vez que la película
terminaba. Pero esto era algo más, un dolor más profundo, como si se hubiera
tragado una astilla de hueso que le desgarraba su interior.
—Es mi culpa, — dijo.
Había perdido la cuenta del número de veces que había dicho eso desde
que Nathan aulló contando que algo andaba mal con Meg.
—¿Cómo puede ser tu culpa? No estabas. No hiciste daño a Heather.
—Le di el consejo equivocado, le dije las cosas mal, — gritó Meg—. Es
por eso que ella murió.
—Ella murió porque un humano se volvió rabioso y atacó a otros
humanos que estaban de compras en esa tienda. — ¿Alguien le habría
suministrado una dosis de Repasando al lobo? Algo para preguntarle al Teniente
Montgomery.
—Ese día estábamos todos haciendo la investigación para localizar el
recinto donde me tenían recluida, Heather estaba molesta porque su familia iba
a renegar de ella, si continuaba trabajando en Aullidos, Buena Lectura. Recuerdo
que pensé: ¿Qué pasará con Heather si toma la decisión equivocada? Debo haber
golpeado mi mano, al mismo tiempo que estaba pensando, porque tuve una
visión sobre Heather. Había revistas esparcidas a su alrededor, cubiertas de
sangre. Vi una fecha. No es la edición actual. — Ella frunció el ceño—. Ni
siquiera el año en curso. Pero lo que yo vi tenía que estar equivocado. Debo
haber mezclado los números.
—¿Es todo lo que viste? ¿Revistas esparcidas alrededor de Heather?
374

Visiones en plata
ishop

—Tú vendes algunas revistas en ABL, así que pensé... Había tanta sangre,
pensé que significaba que iba a morir en la tienda si se quedaba.
No había muchos detalles sobre cómo Heather murió, pero el artículo del
periódico no mencionaba nada de revistas. Otra cosa para preguntar a
Montgomery. Y si Meg mezcló una fecha, poco importaba ahora.
—¿Meg? — Simon se movió hasta que estuvo a su lado, y luego apoyó
los antebrazos en la mesa de clasificación para estar a su nivel—. ¿Esa tienda
tendría revistas?
Ella parpadeó.
—¿Qué?
—Esa tienda en la que Heather estaba. ¿Tendría revistas?
—No sé. — Ella tenía esa mirada en sus ojos que significaba que estaba
revisando sus imágenes de entrenamiento para ver si podía encontrar una
coincidencia. Luego sacudió la cabeza—. No lo sé.
—Heather era un conejo, — dijo suavemente—. Estaba muy bien para ser
una humana, y era una buena trabajadora, pero nos temía de una manera en
que Merri Lee y Ruthie no. Vlad y yo reconocimos los signos y sabíamos que no
iba a quedarse mucho más tiempo, incluso antes de que los líderes Terráneos
llegaran aquí para esa reunión. Incluso antes de que tuvieras esa visión.
—Pero si se hubiera quedado un poco más...
—Hubiera sido expulsada de su manada, y cuando se fuera de ABL, tal
vez no la hubieran admitido de nuevo, y ella habría quedado sola.
—Pero viva.
—¿Lo estaría? — Le tocó la mano—. Tal vez Heather evitó la muerte que
viste porque se fue cuando lo hizo. Ella estaba con su familia, y eso es lo que
quería. Si no hubieran ido a esa tienda en ese día, o si se hubieran demorado, o
si Heather hubiera decidido quedarse en casa y hacer algunas tareas, ella habría
estado leyendo acerca de otra persona que murió en ese ataque. No se puede
saber acerca de lo que no se ve, Meg.

375

Visiones en plata
ishop
Meg suspiró.
—Tienes razón. No puedo saberlo. Y no puedo cortarme para ver lo que
podría sucederle a un amigo cada vez que tenga que tomar una decisión.
—No, no puedes. — Él le pasó una mano por la cabeza y le dio una ligera
rascadita detrás de una oreja—. ¿Te sientes mejor ahora?
—Un poco. — Le dio una mirada irónica—. Lo suficientemente mejor
para no poner otro nudo en la cola de Nathan.
«Estaba preocupado» Nathan dijo desde la sala.
«Y con razón,» Simon respondió. «Pero Meg parece avergonzada, como
una ardilla que se cayó de un árbol y está tratando de fingir que tenía la
intención de hacer eso.»
Con un bufido de fastidio, Nathan volvió a la cama de Lobo.
—Estoy bien, — dijo Meg—. Yo no quiero que mis amigos sufran daño, y
es difícil saber que lo que vi no fue suficiente para salvar a Heather, cuando fui
capaz de salvar a los ponis y a Sam. Y tal vez la hice vivir más tiempo de lo que
tendría si hubiera continuado trabajando en ABL.
Y tal vez ella murió mucho antes, pensó Simon.

376

Visiones en plata
ishop

Capítulo 44

Firesday 16 de Maius
Jackson no sólo le había devuelto su dibujo de la canción de los Lobos; él
y Grace lo enmarcaron y colgaron en su habitación. Le trajeron más papel y más
lápices de diferentes colores. Pasaron el tiempo contándole que tal tono de
verde era el de la hierba y que tal tono era el de los árboles cuando arrojaban
sus hojas cuando Otoño caminaba por la tierra y que tal tono era el de los pinos.
Describieron, lo mejor que pudieron, las tonalidades del agua, pero ellos tenían
conocimiento de bajíos y del sol calentando la frescura de un lago profundo, no
del color del agua.
Escuchó, absorbiendo lo que decían y preguntándose qué habría afuera
de su habitación. Jackson y Grace no eran los únicos Lobos allí. Lo sabía a partir
de la canción. Pero no era lo suficientemente valiente como para preguntarles si
podía salir de su habitación.
Pensó en sus nuevos cuidadores. Se negaban a llamarla cs821. Una vez
por día, le preguntaban si había elegido un nombre. No la castigaban por no
elegir. Ellos la alimentan, limpiaban su ropa, se aseguraban de que tuviera lo
que necesitaba para lavarse y usar el baño. Y parecían contentos de que le
gustara dibujar.
Jackson y Grace. Pero al pensar en ellos, no veía a Grace. Veía a Jackson
y...
Tomando una hoja de papel en blanco, la muchacha comenzó a dibujar.

***

Jackson entró en la habitación de la chica llena de cicatrices con un plato
de comida para el almuerzo.
Ella se sentó a la cabecera de la cama, con los brazos envueltos alrededor
de las piernas flexionadas, con la barbilla apoyada en las rodillas.
377

Visiones en plata
ishop

—¿Qué pasa? — Preguntó, sólo se percató de lo rudo que había sonado,
cuando ella hizo una mueca. Dejó el plato en la mesa y se acercó a la cama,
oliendo ligeramente para que ella no se diera cuenta de que estaba tratando de
captar el olor a sangre.
No había sangre, pero algo estaba mal.
—Quería hacerte un dibujo para ti y Grace, pero dibujé eso.— Señaló el
papel al pie de la cama.
Sujetándolo con cuidado por una esquina, él lo dio vuelta. Entonces
contuvo el aliento.
—¿Alguna vez has visto a estos lugares? ¿Visto... esas imágenes? —
preguntó.
Ella negó con la cabeza.
Ella nunca lo había visto en forma de Lobo, pero había dibujado su
cabeza, con su hocico apuntando hacia el cielo, las montañas rocosas como
fondo. Eso ocupaba la sección superior izquierda del papel. La sección inferior
derecha la llenaba la cabeza de otro Lobo aullando. En el centro del papel había
una vivienda humana como nada que encontraría en torno a la tierra donde
vivía, una isla desde la perspectiva de un águila, y cascadas como la de los
Saltos de Talulah.
—Ese otro Lobo no es Grace, — ella dijo en tono preocupado.
—No, es mi amigo Simon. Él vive en Lakeside, un lugar en la orilla
oriental del lago Etu. — Estudió a la chica. Su pelo lanudo era de un marrón
dorado, y sus ojos eran verdes con motas de oro. Si fuera un cambiante,
pensaría que pertenecía a los Panthergard por su coloración—. ¿Tú dibujaste
esto para mí?
Ella asintió.
—Significa algo. — Miró el escritorio, al cajón donde guardaba la navaja.
Luego miró hacia otro lado.
—Significa algo, — le dio la razón—. Una fuerte amistad siempre tiene
un significado.
378

Visiones en plata
ishop

Ella pareció sorprendida, luego aliviada.
No, pensó Jackson. No voy a pedirte que uses la navaja.
Tomó el dibujo, con cuidado de no borronearlo.
—Gracias. — Entonces vio el dibujo debajo de él.
—Me confundió, así que no termine la imagen. — Ella vaciló, y luego
añadió en voz baja—: Gaste un montón de mis lápices de color azul.
—Voy a ir hasta el pueblo Intuye hoy y ver si tienen más.
Había poder en el dibujo que había hecho de él y Simon, pero este otro lo
perturbaba. Un campo de trigo. Sabía que era trigo, porque había dibujado
tallos con grano maduro en el primer plano. Pero estaban bajo el agua.
Tiburones nadando por encima del campo de trigo, y en el fondo, en el borde
del papel, había algo que parecía un barco hundido.
Tomó ese dibujo también.
—Come tu comida, — dijo.
—El trigo no crece bajo el agua. Lo recuerdo por las imágenes de
entrenamiento. —Una mirada al cajón donde estaba la navaja.
—No tienes que cortarte. Tú nos has dado respuestas. Depende de
nosotros encontrar las preguntas.
Jackson salió de la habitación y cerró la puerta. Luego escuchó.
Pasos suaves que cruzaron hacia la mesa. Una apertura de cajón.
Contó hasta diez antes de que el cajón se cerrara de nuevo y la silla
raspara el suelo. Cuando estuvo seguro de que estaba comiendo en lugar de
usando la navaja, se alejó en silencio.
Sólo había un teléfono en el asentamiento Terráneo. No había ninguna
necesidad de más. El teléfono, junto con el ordenador, se encontraba en la
cabaña en el límite del asentamiento, junto a la carretera que conducía a la aldea

379

Visiones en plata
ishop
Intuye. Correo y paquetes eran entregados allí también, porque había muy
pocos viviendo en el asentamiento que podrían pasar por humanos.
Miró el dibujo de dos Lobos que vivían en diferentes partes de Thaisia
pero que estaban conectados por más que la amistad.
Él mostraría los dibujos a los ancianos, luego los dejaría con Grace para
su custodia, mientras se dirigiría a la cabaña con el teléfono para hacer una
llamada a Simon.

380

Visiones en plata
ishop

Capítulo 45

Firesday 18 de Maius
Simon revisó las listas en sus manos, y luego miró a los libros en los
estantes. A principios de Maius, había preguntado la pandilla de chicas y los
policías, que se habían convertido en parte del Courtyard, -incluyendo al
Teniente Montgomery- qué tipo de libros leían y cuales autores les gustaban. Le
habían dado las listas, y basado en esas listas, era el momento de seleccionar el
stock.
Trayendo de un carro cerca, empezó a tirar los libros de los estantes.
—¿Esto es algo que yo deba saber? — Preguntó Vlad, apoyado en los
estantes.
—Hemos cerrado la tienda a los humanos que no son parte de la manada
del Courtyard, así que es hora de quitar los libros que no son de interés para
ellos o para los Terráneos.
Vlad sacó un libro del estante. La portada mostraba un hombre
musculoso vestido parcialmente, se veía amenazante, y estaba destinado a ser
una especie de Terráneo. A los pies del macho estaba una mujer parcialmente
vestida, probablemente humana, que, a pesar de estar acobardada, tenía la
barbilla levantada en una actitud desafiante y tenía la espalda arqueada de una
manera que mostraba un impresionante par de pechos.
—¿Crees que los humanos alguna vez se darán cuenta de que los pechos
no tienen ninguna atracción para nosotros una vez que somos destetados? —
Preguntó Vlad, abriendo el libro a una página al azar.
—¿Por qué lo harían? — Simon apunto con la cabeza hacia el libro—.
Ninguno de nosotros estaría interesado en esa historia, por lo que a ninguno de
nosotros se le ocurriría comentar el libro, y los editores Terráneos ya saben que
la cubierta no nos atraería. — La mejor pregunta, en lo que a él concernía, era;
¿cómo ese libro se había metido en los estantes en el primer lugar?
Vlad leyó un par de páginas, luego, puso el libro en el carro.
381

Visiones en plata
ishop
—Algunos de nosotros podríamos leerlo si lo clasificas como una
comedia.
Simon lo miró, luego miró el libro.
—¿O mejor ponerlo en los libros de cocina?
—Quedaría demasiado obvio cual es nuestro interés en los pechos.
Riendo, le entregó la mitad de las listas a Vlad.
—Estos son los libros que nuestros humanos disfrutan leer. Quiero
mantener esos autores en stock, así como libros similares. Parece que Heather
era la única que estaba interesada en los libros de puro besos, pero a la manada
le gustan los thrillers románticos o las aventuras. Por ahora, me quedo con uno
de cada ejemplar de lo que tenemos en stock, libros de besos incluidos, y sacaré
las copias adicionales. Henry puede llevarse su selección para nuestra
biblioteca, y vamos a pasar del resto.
—¿Qué vamos a hacer con el espacio en las estanterías?
—Añadir libros escritos por Terráneos. En lugar de exhibirlos en algún
lugar escondido en la trastienda o en un exhibidor de vez en cuando en la
vidriera de la tienda, vamos a vender los libros al lado de sus contrapartes
humanos.
—¿Simon? ¿Transformar el Courtyard de Lakeside en una especie de
academia, es realmente una buena idea? ¿Sobre todo ahora?
—Cuando los humanos llegaron a Thaisia e hicimos los primeros
negocios, hace mucho tiempo atrás, sus asentamientos eran pequeños, y fáciles
de estudiar a pesar del poco contacto real, más allá de lo que nos pagaban por el
uso de la tierra. Eso se mantiene todavía en la mayoría de los lugares. Incluso
los Otros que mantienen la vigilancia sobre las grandes ciudades humanas sólo
interactúan con un puñado de humanos, y cuando se da, es una reunión formal,
o con el enlace humano, y la interacción es formal, también. Pero ahora pueden
esconder cosas de nosotros.
—¿Cómo los recintos que tenían y aún tienen, Casandras de sangre?
Simon asintió.

382

Visiones en plata
ishop
—Supimos de la existencia de las profetas de la sangre desde hace
mucho, al igual que los humanos. Tal vez desde antes. Pero estaban más allá de
nuestra vista, porque no nos preocupábamos cuando los humanos trataban con
los humanos. En su mayor parte, los humanos han mantenido la paz, pero son
una especie invasiva -un kudzu6 de dos patas-, y hubieran tomado tanta tierra
como les fuera posible si no se hubieran acordado los límites. Ahora están
provocando problemas en todas partes, debido al movimiento Humanos
Primeros y Últimos.
—¿Crees que la respuesta está en aprender a ser más humanos?
Simon sacó unos cuantos libros más de los estantes.
—No exactamente. Creo que la respuesta es aprender a reconocer al
enemigo cuando se esconde dentro de la manada. Una vez que sepamos eso,
podremos matar al enemigo y mantenernos a nosotros y a Thaisia a salvo. — Él
miró a Vlad—. Los llamamos carne inteligente, así que es fácil olvidar que la
razón por la que algunos de nuestros antepasados aprendieron esta forma, fue
porque los Terráneos reconocieron a los primeros humanos que llegaron a
Thaisia como un nuevo tipo de depredador, algo que teníamos que entender
para seguir siendo los dominantes. Ahora tenemos que entender más, a fin de
decidir a qué tipo de humanos se les debe permitir permanecer en Thaisia. —
Mientras que los nativos de la tierra como tú y yo todavía tenemos algo que decir sobre
esta decisión, añadió en silencio.
—Me pregunto cómo se sentiría el Teniente Montgomery o Kowalski o
Debany para el caso, si supieran eso.
—No hay razón para que lo sepan, ¿cierto?
—No hay ninguna razón en absoluto.
Después de que Vlad fuera al siguiente grupo de estantes para escoger
los libros de sus listas, Simon se quedó mirando los títulos frente a él, sin ver
nada.
6 Kudzu: Es una de las 50 hierbas fundamentales usadas en la medicina
tradicional china. Constituye una de las plantas invasoras más activas,
cubriendo rápidamente la vegetación existente y matándola al impedirle la
absorción de la luz solar en el proceso de la fotosíntesis. Está incluida en la
lista 100 de las especies exóticas invasoras más dañinas del mundo
de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.
383

Visiones en plata
ishop
Le gustaban los humanos que estaban interactuando con el Courtyard. Y
le gustaba Steve Barquero y los otros Intuye que había conocido en el
Desembarco del Ferry. Pero últimamente había llegado a darse cuenta de que
las palabras podían ser un arma tan devastadora como una de fuego, y eso era
algo que la mayoría de los Otros no entendían todavía. Los Terráneos no había
seguido aprendiendo lo suficiente de los humanos, debido a que gran parte de
lo que los humanos querían no tenía ningún interés para ellos.
Vlad volvió, con las manos llenas de libros.
—Simon, ¿quieres mantener estos?
Antes de que pudiera responder, Jenni Crowgard vino corriendo desde el
almacén y le dijo:
—¡Los Cuervos saben por qué los humanos se están quedando sin
comida! — Ella hizo una pausa por un momento, y luego añadió—: Bueno,
también el resto de los Terráneos.
—¿Qué sab... ? —Simon gruñó cuando el teléfono empezó a sonar.
Vlad dejó los libros en el carro y condujo a Jenni hacia la trastienda,
diciendo:
—Dime lo que has oído.
Simon contesto el teléfono que sonaba.
—Aullidos, Buena Lectura.
—¿Simon? Soy Jackson.
Se quedó inmóvil por un momento. Su amigo sonaba... raro.
—¿Todo está bien?
—Sí. Tal vez. — Jackson vaciló—. La chica con cicatrices me dibujó entre
las Montañas Rocosas y Lakeside, con los Saltos de Talulah entre nosotros. ¿Eso
significa algo para ti?
—Tal vez. — Pensó en la tierra entre Lakeside y Saltos de Talulah. Pensó
en la nueva comunidad que los Otros y los Intuye harían juntos. No había
pensado en que Jackson estaría interesado en abandonar el noroeste, pero un
montón de cosas iban cambiando a lo largo de Thaisia. El otro Lobo podría estar
sintiendo que era hora de seguir adelante. ¿Querría Jackson vivir en la
Comunidad River Road?
384

Visiones en plata
ishop

—Ella hizo otro dibujo.
—Ya. — ¿La chica llena de cicatrices se frotaba su piel como Meg cuando
una profecía comenzaba con el picazón y el zumbido? ¿Por eso Jackson sonaba
perturbado?
—Un campo de trigo bajo el agua. Los Tiburones nadando sobre el
campo. Un barco hundido. ¿Significa algo?
Simon miró hacia los estantes de libros y se dio cuenta de que Vlad había
regresado solo y lo estaba viendo. Esperándolo. Repitió lo que dijo Jackson
sobre el campo de trigo.
Vlad asintió.
—Sí, — dijo, respondiendo a la pregunta de Jackson—. Esto significa que
los humanos trataron de enviar alimentos a través del agua, mientras afirmaban
que no iba a haber suficiente alimento para los humanos que viven en Thaisia.
Ellos mintieron a su propia especie para causarnos problemas.
—¿Qué podemos hacer?
—Esperar. Vigilar. Quiero saber si la chica con cicatrices hace otros
dibujos que son visiones. — Después de recibir una garantía de Jackson de que
iba a ser informado sobre las visiones de la chica llena de cicatrices, y la
promesa de hablar con Meg sobre la chica, Simon colgó.
—¿Vas a decirle al Teniente Montgomery?— Preguntó Vlad.
Simon negó con la cabeza.
—El trigo se ha ido, y algunos alimentos serán escasos a causa de ello. Él
ya sabe eso.
—Él no sabe el por qué.
—¿Importa?
—¿No te gustaría saber por qué tu cachorro tendrá hambre?

385

Visiones en plata
ishop
—Sí, me gustaría. Pero Montgomery no va a tener algo que decir en todo
esto. Ni nosotros. No tiene sentido decirle el por qué, hasta que también
podamos decirle a él... y al Capitán Burke, qué va a pasar después.
Vlad respiró hondo y soltó el aire lentamente.
—En ese caso, vamos a tomar algunas decisiones sobre estos libros. Es lo
más que podemos hacer. — Tomó los libros que había descargado en el carro,
luego se detuvo—. Ah, y Ruthie va a hablar con los comerciantes de la feria de
mañana. Si están de acuerdo en tener a algunos de nosotros allí, Ruthie y
algunas otras mujeres llevarán a los Cuervos de compras el Watersday.
—No le veo la gracia, — Simon murmuró.
Vlad sonrió.
—Me alegra de que pienses así, ya que tendrás que hablar con Blair sobre
quién va con ellos.
Simon cogió el libro con la hembra acobardada, desafiante, de grades
pechos en la portada. Tal vez lo metería con los libros de cocina, después de
todo.

386

Visiones en plata
ishop

Capítulo 46

Watersday 26 de Maius
De la mano, Meg y Sam caminaba por la carretera desde el Complejo
Verde a la Plaza Comercial.
El autobús del Courtyard había partido justo después de comer para ir a
la feria; el experimental viaje de campo para Jenni, Starr, y Crystal Crowgard.
Ruth y Merri Lee la habían invitado a unirse a ellos, pero se apresuraron a
señalar que la cantidad de mercancía, por no hablar de las multitudes y el ruido
que eran típicos en una tarde de Watersday, podría ser abrumador para ella.
Ella les tomó la palabra. Además, tomar un tranquilo paseo de vuelta a la
Oficina del Enlace, -o al menos lo más tranquilo que una humana podría pasear
con Sam y Saltarín como compañía- era lo más adecuado para ella.
—¿Por qué no puedo marcar árboles en el camino como Saltarín lo está
haciendo?— Preguntó Sam.
—Porque estas en forma humana, — respondió Meg.
Saltarín, que parecía no prestar atención a su conversación, levantó la
pierna y les dio una sonrisa Lobuna.
—Los humanos orinan los árboles también, — dijo Sam, mirando a
Saltarín mientras el Lobo adolescente trotaba para olfatear a otra cosa.
Incapaz de recordar alguna de las imágenes de entrenamiento que
confirmarán o negarán esa afirmación, Meg no dijo nada y siguió caminando.
Inclinando la cabeza hacia arriba para poder ver más allá del ala de su
sombrero, vio al Halcón que volaba por encima de ellos, manteniendo la
vigilancia. Si Sam corría a demostrar que un niño podría orinar en un árbol, no
estaría completamente solo, incluso si ella seguía caminando. Y, en realidad,
todo lo que él tenía que hacer era seguir el camino a la Plaza Comercial, por lo
que no podía perderse. Podría ser que tuviera que buscar su ropa más tarde si
se desnudaba y cambiaba a Lobo, pero al parecer encontrar ropa abandonada
en el Courtyard era bastante común durante los meses más cálidos.
387

Visiones en plata
ishop

No abandonada, Meg recordó. Dejada, donde se podía encontrar de nuevo,
siempre y cuando un humano no llegara y llevara la ropa a otro lugar.
Había aprendido la lección ayer cuando vio una pila de ropa cerca de la
carretera mientras que hacía un par de entregas. Como era un overol y botas de
trabajo, los dejó en el Complejo de Servicios Públicos, y entonces se encontró
con -el un poco demasiado molesto- Blair, que había ido a buscar la ropa que
había dejado a un lado cuando cambió a Lobo, para hacer lo que fuera que tenía
que hacer en su forma peluda.
Tal vez debería hablar con Eva Denby ya que Sarah y Robert jugaban con
algunos de los jóvenes del Courtyard. Después de todo, si Sam iba a quejarse de
no poder hacer pis en un árbol cuando estaba en forma de niño, ¿Robert no se
quejaría de no poder sacarse su ropa y correr desnudo sólo porque él no podía
cambiar algo con plumas o pieles?
Ella no tenía imágenes de entrenamiento que hicieran juego con lo que
pensaban los varones jóvenes de cualquier especie, o acerca de qué encontraban
interesante. Al parecer, este tipo de cosas no se consideraban un conocimiento
útil cuando se liberaba profecías.
En el momento en que llegaron a la Plaza Comercial, Meg estaba
acalorada y húmeda, una frase que Ruth dijo que su abuela usaba porque la
anciana insistía en que las damas no sudaban.
La abuela de Ruth obviamente nunca tuvo a Lobos como compañeros de
juego. Cuando una jugaba con ellos, no quedaba húmeda, sudaba.
—Todo el Courtyard está aquí, — dijo Sam, sonando impresionado.
Ella sabía que no era cierto, pero seguro que parecía como si todos los
residentes hubieran concurrido a la Plaza.
Céntrate en una o dos cosas, pensó. Deja que el resto sea un fondo ocupado,
como si estuvieras viendo una visión que ocurre en un lugar lleno de gente, en vez de un
lugar desierto.
Sintiéndose más estable después de tomar esa decisión, Meg miró a su
alrededor y se centró en Jester Coyotegard, quien señalaba varias tiendas y
parecía estar explicando algo a un hombre con el pelo rojo y una cara que
388

Visiones en plata
ishop
parecía lo suficientemente zorruna para no pasar por humano. Nunca había
entregado correo a nadie que fuera Foxgard, por lo que ese varón era o bien un
visitante o un nuevo residente.
Se dio cuenta de que Blair se veía como si alguien estuviera masticándole
la cola, lo cual no era probable porque estaba en forma humana. Luego se
olvidó del Lobo cuando vio a Julia y Marie Hawkgard saliendo de Chocolates y
Crema, lamiendo conos de helado.
¿Alguna vez había probado helado? No estaba segura. Pero sabía que
nunca había experimentado el comer un cono de helado. Y Sam no había tenido
helado en años, si es que alguna vez tuvo alguno cuando era un pequeño
cachorro. Irían a Chocolates y Crema, y compraría conos de helado para los dos. Y
para Saltarín también, así no se sentiría excluido.
Miró a Sam.
—¿Te gustaría...?
El fuerte picor comenzó en su pecho, extendiéndose rápidamente a su
hombro izquierdo.
—¿Me gustaría qué, Meg? — Sam tiró de su brazo—. ¿Meg?
Meg miró a la Plaza Comercial. Llena de gente. Demasiada gente,
demasiado poco espacio para moverse, para escapar.
La Plaza Comercial le resultaba familiar, pero ya no la sentía familiar. Y
la certeza de que necesitaba escapar se hacía más fuerte cuanto más tiempo se
quedaba allí.
—Algo está mal, — susurró. Ella palmeó el bolsillo derecho de sus
pantalones cargo cortos. Vacío.
¿Cómo podía estar vacío? ¿Cómo podría...?
Ella apretó su mano contra el bolsillo izquierdo y sintió la forma de su
navaja plegable. La había puesto allí, -y cerró el bolsillo- para que la navaja
estuviera con ella pero le fuera más difícil de alcanzar.
—¿Meg? — Sam gimió mientras tiraba de su brazo de nuevo.

389

Visiones en plata
ishop
Meg hizo un esfuerzo para calmar su respiración. Debería darse la vuelta
y alejarse de la Plaza Comercial, caminar de regreso al Complejo Verde o seguir
por la calle, lo más lejos que fuera necesario, hasta que el doloroso zumbido de
alfileres y agujas bajo la piel, se detuviera.
Ella miró a Sam y a Saltarín, con la intención de decirles que tenían que
irse.
Pero ¿y si la profecía era acerca de uno de ellos? ¿Podría correr ese
riesgo? ¿Podría vivir con el dolor, si alguno de ellos resultara herido?
Asegúrate, pensó. La última vez no te alejaste, molestaste a muchos amigos.
Hiciste daño a Nathan. Y a Simon. Tienes que asegurarte.
Se apresuró a alejarse de la Plaza Comercial, con la intención de llegar a
su oficina y llamar... ¿a quién? Simon estaba en la feria con Jenni Crowgard y
sus hermanas. Nathan, Vlad, Henry, y la manada humana fueron con ellos.
Excepto Theral, que trabajaba en la oficina médica esta tarde porque no quería ir
a un lugar lleno de gente, donde su ex-pareja podría encontrarla.
¿Podría Theral ser la razón de la picazón? No hubo ninguna señal del
hombre desde que las flores llegaron como una manera de confirmar que a
Theral se la podía encontrar en el Courtyard. Pero ningún humano podría
alcanzar a Theral en el consultorio médico. Sobre todo hoy, con tantos Terráneos
reunidos en la Plaza Comercial.
Muchedumbre y filosas garras, olores desagradables. Empujones. Aullidos y
gritos. No hay lugar para escapar si...
—¿Meg? — Dijo Sam—. ¿A dónde vas?
Corrió a la Oficina del Enlace. Entra y llama... Blair, el ejecutor principal
del Courtyard. No, él estaba en la Plaza Comercial, cerca. Llamaría a Nyx. La
Sanguinati la ayudaría.
Se detuvo, apenas capaz de respirar.
El zumbido había empeorado, no mejorado. Se había movido hacia la
razón de las visiones que se construían en su piel, en vez de alejarse.

390

Visiones en plata
ishop
No me puedo cortar cuando estoy fuera de control. No puedo asustar a Sam como
asuste a Nathan. No puedo. Pero el peligro está aquí. Sé que está aquí.
Meg miró a su alrededor, centrándose en los edificios que la rodeaban
mientras giraba en un círculo lento. Los garajes tenían dos Bow y también
diversas herramientas y equipos para el trabajo de la temporada. Las Tres P y el
camino de acceso que proporciona el acceso a la entrada de la calle principal al
Courtyard. La parte posterior de la Oficina del Enlace y el patio de Henry. La
entrada trasera de Aullidos, Buena Lectura y Un Pequeño Bocado.
Meg miró a las escaleras que conducían a los monoambientes por encima
del Taller de costura y sastrería, y se agarró los brazos cuando el zumbido se hizo
brutalmente doloroso.
Había 4 apartamentos allí. Y este zumbido bajo su piel era la vara de
zahorí que señalaría qué apartamento, qué amigo, podría estar en peligro. Ella
tenía que averiguar qué apartamento producía el zumbido, que personas eran el
objeto de la profecía, y entonces se escaparía hasta que el zumbido se detuviera.
Podía hacer eso. Haría eso.
—¿Meg? — Sam sonaba asustado.
No podía hacer esto con sólo el pequeño ahí. Si algo salía mal...
Ella levantó la cabeza.
—¡Arroo! ¡Arroo!
Sam ladeó la cabeza.
—¿Qué fue eso?
—Es una advertencia, — Meg jadeó—. Algo está mal con los
monoambientes. Mal, mal. Tengo que advertir.
—¡Arroo! — Sam aulló—. ¡Arroo!
—¡Arroo! — Saltarín aulló un momento después.
Un momento después, un aullido profundo les respondió.

391

Visiones en plata
ishop
Meg subió corriendo las escaleras. A medio camino, tropezó y cayó,
golpeándose la rodilla.
—¡Meg!
Ella se dio la vuelta para sentarse en la escalera, apenas notando a Elliot
que corría hacia ella desde el consulado. Se quedó mirando la piel desgarrada
en su rodilla mientras su cuerpo se llenaba con la agonía que era el preludio de
la profecía.
Entonces Tess llegó a su lado, con una mano fuerte le sujetó de la parte
posterior de la cabeza, y Elliot fue a su otro lado.
—Tienen que, — Meg jadeó—. Tienen que...
—No hay tiempo para traer papel y lápiz, — dijo Tess—. Vamos a tener
que escuchar con atención y recordar.
Elliot asintió.
Tess giró la cara de Meg para que sus ojos se encontraran.
—Habla, profeta, y te escucharemos.
Un revoltijo de imágenes.
—Libro rosa, estrellas de oro... secretos... apartamento... ladrón, más
ladrones... Libro de Lizzy... tren... tren... brillantes... un hombre con un largo
caño... Cuervos... bolsas de brillantes... ¡Corran!
Las imágenes hervían en su mente, ardiendo en su memoria. En lugar de
la euforia que la protegería de las visiones, Meg sintió al miedo concentrarse
hasta llenarla... un tipo diferente de agonía.
Entonces vio a su propio brazo levantado, rígido y recto. Vio a su dedo
índice apuntando hacia arriba. Ella vio a los otros dedos cerrarse en la palma de
una manera que su mano parecía...
—¡Simon!

***
392

Visiones en plata
ishop

Cuando se derrumbó Meg, Tess amortiguó la cabeza de la muchacha con
la mano y miró a Elliot.
—Voy a llamar a Simon, — dijo Elliot. Él saltó de la escalera y se trasladó
a unos pies de distancia, sacando su teléfono móvil de su bolsillo.
—¿Se desmayó? — Preguntó Blair.
Tess asintió. No le sorprendió que el ejecutor principal viniera corriendo,
sobre todo si estaba lo suficientemente cerca como para oír los aullidos extraños.
No fue una sorpresa ver a Julia y Marie Hawkgard o a Jester Coyotegard
responder. Apresurándose para unirse al pequeño grupo estaban Lynn y Jane
Wolfgard, la cuidadora de dientes y la sanadora respectivamente.
—¿Simon está en peligro?— Preguntó Jester—. ¿Él necesita ayuda?
—Toda la ayuda que pueda conseguir, — Tess respondió con gravedad,
esperando que el Coyote entendería el tipo de ayuda que Simon necesitaba.
—Le diré a las chicas del lago. — Miró a Meg y vaciló—. ¿Nuestra Meg
va a estar bien?
—Nosotras nos encargaremos de ella, — dijo Jane—. He tratado con uno
de sus cortes antes, y no voy a lamer la sangre.
—¿Escuchaste algo en lo que Meg dijo que indique que ellas no deberían
hacerse cargo de ella, que tenemos que esperar al sanador humano? — Blair
preguntó a Tess.
—No, — respondió cuando Meg empezó a moverse. De hecho, todo lo
que había escuchado indicaba que debían llevar a la chica lejos de esta parte del
Courtyard lo más rápido posible—. Pueden llevar a Meg a la oficina médica y
luego al Complejo Verde. — Estudió la puerta en la parte superior de las
escaleras, y luego miró a Blair—. Tú y yo tenemos que decidir qué hacer con los
monoambientes.
Elliot regresó, dio Meg un estudio agudo y rápido, luego, sacó un
pañuelo limpio y se lo entregó a Jane.

393

Visiones en plata
ishop
—Así no va gotear la sangre.
Jane envolvió hábilmente el pañuelo alrededor de la rodilla de Meg.
Entonces ella y Lynn la cargaron y la llevaron a la Plaza Comercial.
—Simon está en camino, — dijo Elliot.
Los aullidos ansiosos habían sido un ruido de fondo molesto que Tess
había ignorado mientras se concentraba en las advertencias que Meg luchó por
transmitir. Cuando los gritos se detuvieron bruscamente, se dio cuenta de que
le faltaban.
—¿Dónde están Sam y Saltarín?
—John agarró a Sam y se llevó a los dos jóvenes a la Plaza Comercial, —
dijo Blair—. Van a volver al Complejo Verde con Meg tan pronto como ella este
arreglada. John se quedará con ellos para evitar que los jóvenes se concentren en
las vendas de Meg.
—Así que nos queda el encontrar lo que está allá arriba que alguien
quiere robar, —dijo Elliot, apuntando hacia los monoambientes—. Supongo que
es lo que Meg quería decir cuando hablaba de un ladrón.
Tess asintió, después de haber asumido la misma cosa.
—Tomaremos todas las posesiones, todo lo que nuestros humanos
trajeron de su propiedad. Lizzy todavía tiene algo que alguien quiere lo
suficiente como para entrar en el Courtyard. Si despojamos todos los
apartamentos, los ladrones no sabrán con certeza que sabemos que están detrás
de las posesiones de Lizzy.
Además, los ladrones podrían ser lo suficientemente rencorosos como
para destruir las posesiones de Merri Lee cuando no encuentren lo que buscan,
que era la razón principal para tomar todos los objetos personales que los
humanos del Courtyard habían traído.
Los Terráneos no necesitaban todo eso para averiguar lo que querían los
ladrones. Meg ya les había dicho lo que tenían que encontrar.
—Ambos Bow están en el garaje, — dijo Blair—. Vamos a echar todo en la
parte de atrás y lo arreglaremos más tarde. — Se dirigió al garaje donde estaba
el primer Bow.
394

Visiones en plata
ishop

Para cuando Julia volvió de la oficina de Aullidos, Buena Lectura con las
llaves de los monoambientes, Nyx Sanguinati se había unido a ellas. Las cuatro
mujeres se separaron. Julia y Marie empacaron las posesiones de Merri Lee;
Nyx comprobó el apartamento que Lorne de Las Tres P y el que el equipo de
policía de Montgomery estaba usando; y Tess se ocupó del apartamento que
Montgomery y Lizzy ocupaban.
Sola, con la puerta cerrada para que nadie entrara, se permitió que su
verdadera naturaleza se mostrara a través de la máscara humana. Meg había
mencionado una máscara cuando liberó la profecía en el Establo Poni hace un
par de semanas. Máscara feliz, Cara enojada. Podría aplicarse a una gran cantidad
de humanos en este momento, pero su propia interpretación era que la imagen
representaba el engaño.
Simon estaba caminando sobre algún tipo de peligro en la feria. Había
ladrones en camino hacia los monoambientes. Dos tipos de amenaza ocurriendo
al mismo tiempo. ¿Coincidencia o algo intencional? ¿Estaba uno destinado a ser
un engaño que se suponía iba a apartar la atención de la otra amenaza hasta que
fuera demasiado tarde?
Tess encontró dos maletas almacenadas bajo la cama individual. Las
cargó y las dejó caer en la cama y empezó a vaciar los cajones, tirando de ellos
fuera de la cómoda y volcando las cosas sobre las maletas, moviéndose tan
rápido como podía.
Pero cuando algo del cajón de la ropa interior de Lizzy cayó en la maleta
con un ruido sordo, Tess dejó de lado el cajón para darle una mirada más cerca.
Libro rosa con estrellas doradas. Un broche de oro y un pequeño ojo de
cerradura.
Tess sacudió un par de piezas de ropa, pero no encontró la llave que
encajaba en la cerradura. No importaba. Meg había visto el libro, no la llave.
Dejó el libro a un lado mientras terminaba la limpieza de todo lo que
pertenecía a Montgomery y Lizzy. Luego envolvió el libro en una toalla de
cocina limpia, escondió su verdadera naturaleza, lo suficiente para no poner en
peligro a los otros nativos de la tierra, y abrió la puerta.
Nyx estaba al otro lado.
395

Visiones en plata
ishop

—Marie y Julia sacaron las cosas de Merri Lee, — dijo Nyx—. Están
llevando el Bow al Complejo Verde y lo dejarán en los garajes de allí. Blair está
esperando para transportar todo lo que tienes aquí con el otro Bow.
Una puerta cerrada no significaba nada para un Sanguinati, y sin
embargo Nyx había esperado fuera. Fue ese respeto de la necesidad de un
momento privado, lo que hizo que su mano se posara en el libro envuelto que
tenía Tess.
—Toma esto y ocúltalo de todo el mundo hasta que te lo pida, — dijo
Tess.
Nyx tomó el libro.
—¿Es peligroso?
—Yo creo que sí. — Después de todo, los secretos podrían ser muy
peligrosos.
Blair dio la vuelta de la esquina.
—¿Están listas? Vamos a sacar estas cosas de aquí para que pueda traer a
los Lobos para la defensa.
—No van a defender los apartamentos, — dijo Tess, su pelo cambiando
en un rojo sólido y ondulado.
Blair dio un paso atrás y gruñó. Nyx miró con curiosidad.
—Vamos a dejar que los ladrones entren, — continuó—. Vamos a dejar
que ellos comiencen a buscar en los apartamentos para que los otros humanos
sepan que eran enemigos.
—¿Y entonces? — Preguntó Blair.
—Y entonces los mataré.

396

Visiones en plata
ishop

Capítulo 47

Watersday 26 de Maius
Simon miró a la mercancía en otra mesa, y luego miró hacia otro lado,
desinteresado.
Demasiada gente, demasiado ruido, demasiadas cosas. ¿Por qué los
humanos necesitaban tantas cosas?
Nathan se había quedado en el interior del gran edificio de metal que
albergaba los puestos de feria, por unos 15 minutos antes de afirmar que
alguien tenía que custodiar el pequeño autobús del Courtyard contra vándalos
o ladrones. Simon se habría unido con gusto, pero un líder adecuado debía
quedarse y mantener un ojo en el resto de la manada. Claro, Henry y Vlad
estaban allí para ayudar a mantener un ojo en Jenni, Starr, y Crystal. Kowalski,
Debany, y MacDonald estaban allí también, pero tenían las manos llenas
-literalmente- como caballos de carga de dos patas para Ruthie y Merri Lee.
—Supongo que los Cuervos y los humanos tienen algo en común, —
Kowalski dijo mientras se acercaba a Simon—. A ellos les gusta llenar sus casas
con baratijas.
Simon estudió a Ruthie, que parecía estar arrullando a algún tipo de
vasija.
—¿Vas a dejar que tu pareja compre una vasija que se parece a una vaca
enferma?
—¿Qué le hace pensar que la vaca se ve enferma?
—Porque yo nunca he visto una vaca sana sentarse de esa manera. — No
estaba seguro de que las vacas, -o cualquier otro tipo de presa de cuatro pataspudiera sentarse de esa manera—. ¿Qué va a hacer con eso?
—Ponerlo en el mostrador de la cocina y usarlo como un tarro de galletas
o algo así.
—Pero tienes que mirar también.
397

Visiones en plata
ishop

Kowalski se encogió de hombros.
—Ella es mi compañera. Puedo vivir con eso si la hace feliz.
Simon miró a los abultados sacos que cargaba Kowalski en cada mano.
—¿No podrías darle simplemente las mejores partes de un conejo?
—No significa lo mismo para una hembra humana.
Él suspiró. Había tenido la sensación de que esa sería la respuesta.
—Jenni y sus hermanas se divierten, — dijo Kowalski—. Realmente les
gusta la cacería de tesoros.
—¿Pueden dejar de divertirse pronto?— Un Lobo podría viajar cien
millas en un día cuando necesitaba. Pero después de una hora de este ruido y
confusión, ¡y todos los olores apestosos!, él estaba cansado y quería ir a casa y
tomar una siesta. Y ver a Meg. Él realmente quería ver a Meg. Quería jugar con
Sam. Él quería...
Ignoró la risa de Kowalski aunque el humano se estaba riendo de él, y
respondió a su teléfono móvil.
—¿Qué?
—Simon, sal de ahí ahora, — dijo Elliot.
—Estamos casi...
—¡Ahora! Meg tuvo una visión, y lo que vio sobre ti y la feria la asustó
tanto que se desmayó.
Simon se puso rígido. Observó a Kowalski estudiarlo, luego, dejó las
bolsas de compras a un lado e hizo un gesto a Michael Debany.
—¿Meg se cortó ella misma?
—Ella se cayó en las escaleras que conducen a los monoambientes. Algo
malo va a suceder allí también, pero Tú...
—Mantenla a salvo. — Terminó la llamada y miró a su alrededor en
busca del resto de los Terráneos.
398

Visiones en plata
ishop

«Tenemos que irnos ahora.»
—¿Problemas? — preguntó Debany, uniéndose a Simon y Kowalski.
—Peligro, — Simon respondió—. Meg dice que tenemos que salir de
aquí.
—¿Deberíamos llamar Teniente Montgomery? — Preguntó Debany a
Kowalski.
Kowalski negó con la cabeza.
—El Teniente y los Denby llevaron a los niños al cine esta tarde. Su
teléfono va a estar apagado. Llama a la estación. Voy a llamar al Capitán Burke.
Mientras los dos hombres hicieron sus llamadas, Kowalski se dirigió a
Ruthie y Merri Lee, mientras Debany hizo su camino de regreso a la mesa
donde Lawrence MacDonald se levantó, una mirada inquisitiva en su rostro
cuando se dio cuenta de que su compañero se dirigía a él.
Simon miró a su alrededor y juró en silencio. Henry era fácil de detectar,
incluso con tantos humanos. Jenni, Crystal, y Starr estaban repartidas en mesas
diferentes y quedaron ocultas cuando los humanos llenaron las mesas y
bloquearon a los Cuervos de su línea de visión. Jenni y sus hermanas habían
oído su orden, pero su atención estaba demasiado atrapada por los objetos que
llenaban las mesas. Iba a tener que hablar con los líderes Crowgard sobre esta
obsesión por los objetos brillantes. Se estaba interponiendo en el camino de la
supervivencia.
Trató de evitar chocar con los humanos mientras se movía hacia Jenni,
pero parecía que un par de hombres deliberadamente le chocaron el hombro, lo
que retrasó su acercamiento a la mesa de ese comerciante. Cuando llegó a su
lado, algo en la forma furtiva, nerviosa de la mirada del comerciante, hizo que
sus colmillos se alargaran. Piel le cubrió de repente la parte superior del pecho
de Simon y la espalda, y sus manos ya no eran -incluso en vistazo rápidohumanas.
Jenni le miró e inmediatamente se alejó de la mesa, una admisión
silenciosa de que había ignorado sus órdenes.

399

Visiones en plata
ishop
—¿Qué hay con esto?— Dijo el comerciante rápidamente, volteando un
paño para revelar una pieza plana de metal que, por lo que Simon podría decir,
no hacía nada, salvo brillar.
—Ooooh, — dijo Jenni.
Antes de que pudiera acercarse a la mesa otra vez, Simon le agarró del
brazo y la apartó, haciendo caso omiso de sus protestas.
—¡Simon! — Exclamó Jenni.
—Meg dice que tenemos que salir ahora.
—Solo una cosa más. Por favor, Simon. Solo uno más...
Él se volvió hacia ella.
—Estamos en peligro, — dijo con amenaza franca—. Sea lo que sea que
Meg vio, la asustó tanto que se desmayó. Ella no se desmayó la última vez que
vio a los Cuervos en peligro, así que esto es malo, Jenni. Esto es muy malo.
Quédate si quieres, pero yo no voy a arriesgar al resto de nosotros, ya que no
puedes resistirte a agarrar otro poco de brillo.
—¿Nuestra Meg lo dijo?
—Sí. — Él comenzó a moverse hacia la parte delantera del edificio.
Jenni no soltó la maldita bolsa de compras, pero se apresuró a seguir su
ritmo, lanzándose y esquivando alrededor de los humanos mientras se dirigían
a la puerta principal del edificio grande.
«¿Nathan?»
«Tengo el autobús en marcha y listo para funcionar. Simon, muévete
rápido. Hombres se reúnen en la playa de estacionamiento. Todos tienen
garrotes y caños de hierro, y están viendo el autobús.»
Él siguió moviéndose, siguió mirando. Los compradores y comerciantes
de las mesas cercanas miraron a su alrededor al pasar, como ciervos que intuían
que algo andaba mal, pero no estaban seguros de si debían correr. Los humanos
de un par de pasillos a distancia no le prestaron atención. Pero estaba la

400

Visiones en plata
ishop
sensación de que el lugar había cambiado; un olor feo ahora flotaba en el aire
delante de él, un olor que los Lobos reconocían como una amenaza.
Kowalski y Debany estaban a su derecha, a la par con él. Ruthie y Merri
Lee, junto con Starr, iban a un paso por detrás de ellos, cada una arrastrando un
saco de transporte. Los hombres seguían hablando en sus teléfonos móviles,
pero sus camisas estaban remangadas para revelar las placas unidas a sus
cinturones.
«¿Henry?» Simon llamó.
«Estoy aquí, a tu izquierda y a un par de pasos atrás. Mantente en
movimiento.»
«¿Vlad?»
«Detrás de ti. Crystal y MacDonald están justo delante de mí. Pero hay
una manada de humanos detrás de nosotros que... Simon, creo que uno de los
comerciantes vende armas en secreto. Algunos de los humanos podrían tener
armas.»
«Si disparan contra nosotros, van a lesionar o matar a algunos de los
suyos.»
«¿Crees que los humanos se preocupan por esas cosas?»
No, él no creía que les importara.
Jenni se detuvo y miró hacia atrás cuando Crystal gritó. Simon miró
sobre su hombro y gruñó. Un hombre había arrebatado una de las bolsas de
compra del Cuervo y hacía gestos con la mano por encima de su cabeza,
burlándose de ella por tratar de recuperarla.
Crystal dejó caer la otra bolsa y trató de recuperar la que había sido
tomada de ella, alejándose del resto de los Otros.
«Déjalo ir, Crystal,» Simon chasqueó.
«Le di el dinero a los humanos. ¡Esos brillantes son míos!»

401

Visiones en plata
ishop
MacDonald agarró a Crystal de la cintura y la levantó del suelo.
Haciendo caso omiso de sus gritos sobre sus tesoros perdidos, se dirigió hacia el
resto de su grupo, dejando a un lado los humanos que no tenían suficiente
sentido común para salir de su camino.
«¡Simon!» Nathan gritó. «¡Date prisa!»
Mirando hacia la parte delantera del edificio, Simon vio a los hombres de
pie entre él y las puertas abiertas del edificio. Al principio pensó que sólo había
seis hombres en busca de una pelea. Eso hacía que fuera un número par de
machos, los Terráneos y los policías, tenían la ventaja de dientes, garras, y la
formación. Entonces más hombres se unieron a los primeros seis enemigos. Y
más. Y más.
Y todos ellos llevaban algún tipo de arma.
Simon se detuvo. Kowalski y Debany se detuvieron con él, formando una
línea.
—Estas no son buenas probabilidades, — susurró Debany.
—Somos policías, — dijo Kowalski, su voz planteado tanto una
advertencia como un desafío—. Ustedes, a un lado y dejen que estas personas
se vayan.
—Ellos no son personas, y no eres más que un amante de lobo de mierda,
— dijo un hombre—. No importa si eres un policía. Vamos a darte una lección.
—No quieren hacer esto, — advirtió Simon.
El hombre mostró los dientes.
—Sí, queremos.
Kowalski gritó:
—¡Somos policías! ¡Bajen sus armas ahora!
—¡Los humanos primero, último, y siempre! — Gritó el hombre,
corriendo hacia Simon.
Mientras que el hombre balanceaba un caño de tubería en la cabeza de
Simon, Henry gritó:
402

Visiones en plata
ishop
—¡Simon! — Y le dio un golpe rápido al Lobo, tirándolo al suelo al
mismo momento en que el Oso Pardo rugió de rabia y dolor, y el hombre que
había oscilado el tubo cayó al suelo, con la camisa volviéndose húmeda y roja.
Gritos. Gritos. Disparos detrás de ellos.
La gente corrió hacia las puertas o a otra parte del edificio o a cualquier
lugar que los llevara lejos de la pelea. Pero los hombres con palos y cuchillos se
apresuraron hacia Henry y Simon mientras que otros atacaron a Kowalski y
Debany.
Instintivamente, Simon cambió lo que necesitaba cuando se levantó para
enfrentar el ataque. Cabeza de Lobo con dientes podían cortar y desgarrar lo
suficientemente fuerte como para romper los huesos. Las manos con garras
podrían desgarrar la carne.
Luchó duro, mordiendo y arañando, hasta que rompió la muralla
humana, proporcionando un escape para su manada.
«¡Simon!» Nathan aulló.
Un Lobo solitario no tenía ninguna posibilidad contra una turba.
Más disparos y gritos y...
—¡Oficial caído! ¡Oficial caído!
Simon vaciló. Nathan era un Lobo, uno de los suyos. Nathan lo
necesitaba. Pero como líder del Courtyard, su manada incluida Cuervos, Oso
Pardo y vampiros... e incluso un par de humanos.
Lo siento, Nathan. Lo siento, Meg.
Alejándose de las puertas, Simon saltó de nuevo a la lucha.

***

Un coche se detuvo en el estacionamiento de clientes del Courtyard. Dos
jóvenes, en edad universitaria, se bajaron y caminaron hacia la calle principal.
403

Visiones en plata
ishop
Al pasar por Aullidos, Buena Lectura miraron las ventanas y se detuvieron
cuando vieron a un anciano de pie cerca del mostrador. Sin saber o importarles,
quién era, se rieron y le mostraron el dedo del medio. Cuando este sonrió,
mostrando los colmillos de Sanguinati, se estremecieron y se apresuraron a
cruzar la calle principal antes de que el semáforo cambiara.
Otro coche entró en el aparcamiento. Un hombre y una mujer, un poco
mayores que los otros dos humanos, caminaron por la calle y entraron en El
Ciervo y la Liebre.
Dos coches más estacionaron, como si el Courtyard de repente se hubiera
vuelto una suerte de estacionamiento público. Los humanos caminaban o
conducían pensando que no había nada inusual cuando una camioneta se
detuvo en el aparcamiento. Tres hombres salieron de la puerta trasera de la
furgoneta y casualmente caminaron unos pasos a la puerta de vidrio que
conducía a los apartamentos por encima del Taller de costura y sastrería.

***

Tess no escuchó a nadie en el pasillo, pero sintió la presencia de alguien
fuera del monoambiente que usaba el Teniente Montgomery y Lizzy.
Sus rulos encrespados se tiñeron con el negro puro de la muerte cuando
salió del apartamento, pero mantuvo la mirada baja, por si acaso la presencia no
fuera un intruso. Una mirada directa -sus ojos encontrándose con otros ojosmatarían a su presa, pero incluso el solo verla cuando estaba en su verdadera
forma dañaría la carne.
Mirando al piso, Tess vio al humo que se convirtió gradualmente en un
vestido de terciopelo negro anticuado.
—Nyx, — advirtió.
—Mis ojos están cerrados.
No había razón para dudar de Nyx, pero Tess aún así centró sus ojos en
la pared junto al hombro de la Sanguinati, lo que le permitió ver sin tener que
mirar a la otra mujer.

404

Visiones en plata
ishop
—Si bien es posible hacernos daño en nuestra forma de humo, es muy
difícil que nos maten, — dijo Nyx—. Un nativo de la tierra puede tener éxito en
matar a uno de nosotros, pero no va a sobrevivir la lucha.
Segadora. Jinete de la plaga. Durante años se había mantenido en secreto
para el resto del Courtyard de Lakeside. Ahora parecía que había muchos que
sabían lo que era. Lo que la desconcertaba era que no parecía importarles que
uno de los depredadores más feroces de Namid vivían entre ellos.
Normalmente su especie vivía en la periferia, evitados y temidos. La aceptación,
la verdadera aceptación, era un regalo raro y valioso.
—¿Qué quieres, Nyx?
—Una camioneta se detuvo en el estacionamiento de los clientes. El
enemigo estará aquí en cualquier momento.
—Entonces debes irte.
—No, debería quedarme. Una bala puede hacerte daño, incluso matarte,
si el enemigo es capaz de disparar un arma de fuego antes de que puedas segar
la suficiente vida para incapacitarlo.
Cierto. Y si el enemigo sabía algo acerca de su especie y disparaba sin
mirarla, ella estaría en riesgo.
—¿Qué estás sugiriendo?
Nyx sonrió.
—Lo que a veces es más práctico, y más divertido, cazar en pareja.

***

Agarró el arma humana para bloquear un golpe mientras sus dientes
rasgaron en la carne. Esquivó los golpes que podrían romperle los huesos y
dejarlo indefenso.
Simon no pudo realizar un seguimiento de su manada. Los humanos y
los Otros no sabían cómo luchar como una unidad para derribar al enemigo, y
su defensa de los más débiles entre ellos era más como el bisonte adulto
405

Visiones en plata
ishop
agrupándolos juntos para proteger a los terneros. Eso funcionaba lo
suficientemente bien con grandes animales con pezuñas y cuernos, pero no iba
a funcionar con la manada. A pesar de que el número de humanos que ya había
heridos o muertos, más enemigos estaban cerrándose a su alrededor. Habían
perdido la oportunidad de correr, y cuando ya no había espacio suficiente para
luchar...
«¡Oigo sirenas!» Nathan gritó.
Ayuda. Puede ser. Pero, ¿llegará a tiempo para salvar a alguno de ellos?

***

Los Crowgard observaban desde los árboles y tejados, memorizando los
rostros de los humanos que habían abandonado sus vehículos en el
aparcamiento. Los Sanguinati observaban desde las sombras, esperando el
momento adecuado para agarrar al conductor de la furgoneta.
Moviéndose casualmente y actuando como si pertenecieran ahí, los tres
hombres abrieron la cerradura de la puerta de vidrio y subieron las escaleras.
Con sigilo y velocidad. Uno abrió la cerradura del apartamento de Merri
Lee y entró. Los otros dos se fueron al apartamento de Montgomery. Pero
cuando ellos entraron, tuvieron un momento de sorpresa al mirar la cara de
Tess, al mirarla a los ojos. En ese momento, en el que con una mirada, ella
cosechó suficiente de su fuerza vital para hacer que las piernas y los brazos
fallaran y los corazones a revolotearan. Los dos hombres se derrumbaron,
retorciéndose en el suelo, demasiado débiles para alcanzar sus armas.
Tess recogió dos pistolas y un corto y flexible garrote cubierto de cuero.
Miró hacia la puerta y a la columna de humo que asoma en el otro lado.
«¿Es seguro?» Preguntó Nyx.
«¿Todavía no.» Con esfuerzo, Tess ocultó su verdadera naturaleza detrás
de la máscara humana. Cuando el pelo enrollado se relajó un poco y hebras
verdes rompieron el color de la muerte, ella miró a Nyx. «Ahora es lo
suficientemente seguro.»

406

Visiones en plata
ishop
—¿Blair puede tomarlos?
Tess asintió. Se inclinó y palmeó sus bolsillos de nuevo.
—Sin identificación.
Nyx sonrió.
—Sin identificación, no hay ninguna obligación para ningún humano. —
Ella olfateó delicadamente—. Por lo menos los tuyos no hicieron un desastre. El
mío meó en la alfombra. Vamos a tener que encontrar la manera de limpiarlo y
cómo explicar el olor a orina.
—Culpando a Saltarín, — dijo Blair, uniéndose a ellas—. Vamos a decir
que él se metió en el apartamento de alguna manera y orinó en la alfombra
mientras estaba husmeando por galletas. Dudo que una nariz humana pueda
distinguir entre la orina de Lobo y la orina humana, por lo que la manada
humana no va a saber la diferencia.
—La manada sabrá que esperábamos problemas, — dijo Nyx.
—Los ladrones irrumpieron, no encontraron nada, y se fueron, — dijo
Tess. Ella movió el garrote corto—. No sé qué es esto. Un arma de algún tipo.
Blair lo tomó, lo golpeó contra la palma de su mano, e hizo una mueca.
—¿Ablandador de carne?
Uno de los hombres hizo un sonido.
Tess lo estudió y luego dijo:
—La lengua de este está empezando a oscurecerse y pudrirse. Si quieres
que te diga algo, has tus preguntas rápido.

***

Tres cosas sucedieron a la vez. Algo se estrelló contra la parte trasera del
edificio lo suficiente para sacudir la estructura; la mitad del techo fue arrancado
y se fue volando; y Nathan gritó:
«¡Algunos coches simplemente explotaron y se están quemando!»

407

Visiones en plata
ishop
Una vacilación en los combates cuando un viento feroz y furioso entró en
el edificio por el techo abierto y lanzando las mesas y mercancías a los
humanos, un viento que, curiosamente, no tocaba las mesas que podían lesionar
a la manada del Courtyard.
A pesar de los gritos de la gente en todo el edificio, Simon escuchó las
sirenas cada vez más fuerte. Y vio a Fuego caminar a través de las puertas
abiertas, con el pelo y el vestido desplegado mientras se acercaba. El suelo
humeaba en su estela.
Eso explica los coches en llamas, pensó Simon, estremeciéndose cuando el
Elemental se acercó. Nada escaparía si Fuego quería quemar, especialmente si
Aire avivaba la ira de su hermana a través del edificio.
Fuego miró a los hombres que habían estado luchando con la manada y
dijo:
—O todos nos vamos o todos los humanos arderán.
Una repentina ráfaga de aire atrapó la bata de Fuego. Se encendió y
encontró la pierna de los pantalones vaqueros de un hombre. Con un grito, dejó
caer el tubo que había estado conteniendo y golpeó en la tela ardiente.
—¡Policía! ¡Tiren sus armas!
Muchas voces hicieron esa demanda mientras que los hombres se
apresuraron a entrar a través de las puertas abiertas, y luego frenaron
rápidamente cuando Fuego se volvió hacia ellos.
—Ellos están aquí para ayudar, y necesitamos ayuda.
Al escuchar las palabras en voz baja, Simon miró a Kowalski. La cara y la
ropa del hombre estaban ensangrentadas, pero las manos que sostenían una
pequeña pistola se mantuvieron estables.
Sí, que necesitaban ayuda, pero él no reconocía a ninguno de estos
policías.
Entonces el Capitán Burke entró por la puerta. Él no dijo nada. Él se
limitó a mirar a Simon y esperó.
Era hora de hacer una elección.
408

Visiones en plata
ishop

«Fuego» dijo Simon. «Estos humanos policía nos ayudarán.»
Ella se volvió hacia él, y se dio cuenta de que no había sido un capricho
lo que les llevó a ella y a Aire a la feria para rescatarlo a él y al resto de la
manada. Los Elementales ni siquiera lo había hecho por él; vinieron aquí por
Meg.
«¿Confías en ellos?» Preguntó.
No en todos ellos. No quería pensar en lo que podría hacer si él
respondía a su pregunta con honestidad, por lo que se decidió por:
«En muchos de ellos. Confío en los humanos en los que Meg confía y
esos humanos confían en los demás policías.»
Sintiendo que estaba demasiado cerca de expresar su furia y quemar
todo a la vista, dijo lo único que pensó podría influir en ella.
«Dile a Meg que estaré en casa pronto.»
No le importaba si Fuego carbonizaba todo el edificio y a todos en él,
pero quería conseguir que su manada saliera de ahí primero, y todavía había
demasiados humanos entre él y la puerta.
Un acalorado silencio. Entonces Aire dijo:
«Torbellino y yo nos quedaremos para vigilar.»
Simon asintió, aliviado de que los Elementales se comprometieran a
tanto.
«Muy bien.» Fuego inclinó la cabeza... y desapareció.
La policía se apresuró a ir hacia ellos, apresando a los hombres que los
habían atacado. Por lo menos, apresando a los que no estaban muertos o
gravemente heridos.
Kowalski bajó su arma, pero tuvo problemas para mover un brazo y
terminó metiendo el arma en la cintura de sus pantalones vaqueros. Simon hizo
todo lo posible para cambiar lo suficiente como para verse pasablemente
humano. Entonces oyó dos voces.

409

Visiones en plata
ishop
Ruthie diciendo:
—Aguanta, Lawrence. Aguanta. Los paramédicos están aquí.
Y Jenni llorando.
—¿Crystal? ¡Crystal, despierta! Simon dice que tenemos que salir ahora.
Les dejó paso a los hombres de la ambulancia que se apresuraron,
custodiados por la policía. Miró a su manada.
Henry tenía un profundo surco, con sangre a lo largo de su mejilla
derecha de la bala que lo había golpeado cuando él dio un manotazo a Simon
para sacarlo de la trayectoria. Michael Debany cojeaba y no era capaz de doblar
una rodilla. Ruthie estaba toda ensangrentada, pero no podía decir si estaba
herida o si toda era la sangre de Lawrence MacDonald. Merri Lee tenía
moretones ya floreciendo en la cara, brazos y piernas, y un hueso atravesando la
piel de un dedo de su mano izquierda. Vlad apareció ileso. Lo mismo Jenni y
Starr. Pero Crystal...
La espalda demasiado arqueada. Los pies apuntando con tanta fuerza
que casi encrespaba. Los ojos que deberían haber sido oscuros y brillantes, ya
estaban apagados. Y las plumas habían brotado parcialmente a lo largo de sus
brazos rígidos.
Miró las revistas sangrientas que habían caído a su alrededor y pensó:
Esta es la visión que Meg vio sobre Heather. Si el conejo humano hubiera estado
trabajando en el Courtyard, habría venido aquí con las otras chicas. ¿Crystal estaría
con vida si Heather hubiera muerto aquí?
No sabía cuánto de una profecía podría cambiar y cuánto iba a ocurrir,
independientemente de lo que alguien hacía. Lo único que sabía era que ahora
estaba herido y quería ir a casa.
«¿Nathan?» llamó.
«Cortado por los vidrios rotos y herido por las rocas que me lanzaron.
Los monos dieron vuelta el bus. No creo que pueda salir. Huelo a gasolina.»
Una vacilación. «La policía aquí están diciendo que van a ayudar. Dicen que me
de prisa.»
«Van a ayudar. Aléjate del bus.»

410

Visiones en plata
ishop
Demasiado ruido. Demasiada confusión. Se sentía apagado y enfermo
mientras observaba a los paramédicos meter rápido a MacDonald en la
ambulancia. Observó a la policía conducir a los atacantes con heridas leves
fuera del edificio. Y observó al Capitán Burke hablar brevemente con Kowalski
y Debany antes de acercarse a él.
—¿Sr. Wolfgard? ¿Qué podemos hacer por usted y su gente? Usted y el
Sr. Beargard están heridos. Así como el Lobo que se encontraba en el autobús.
—Nuestros sanadores se harán cargo de nosotros, — dijo Simon—. Sólo
queremos volver a casa.
—Su autobús está demasiado dañado para andar, pero vamos a llevarlos
a casa.
—A Crystal también.
Burke asintió.
—Siento su pérdida.
Quería escapar de ese lugar. Quería la oportunidad de descansar y sanar.
Entonces se acordó de la otra parte del mensaje de Elliot.
—Dígale al Teniente Montgomery que mantenga a la Lizzy lejos del
Courtyard. Algo malo va a suceder allí... o ha sucedido.
—¿Malo de que tipo?
—No sé. Meg vio...
—Simon está herido, — dijo Henry—. Él tiene que ir a casa.
—El Capitán Zajac y sus hombres también respondieron a la
convocatoria de respaldo. Denme un momento para hablar con él; entonces voy
a hacer los arreglos para conseguir que todos vuelvan a casa. Necesitaremos
declaraciones de todos ustedes, pero podemos esperar.
Cuando Burke se alejó, Kowalski se acercó a Simon y a Henry, su brazo
alrededor de Ruthie.
—Lo siento, — dijo Ruthie, llorando—. Lo siento.
411

Visiones en plata
ishop

—Hablamos con la Asociación de Comerciantes la semana pasada y les
preguntamos si habría un problema con que los Terráneos visitaran la feria para
hacer compras. Nos dijeron que no habría problema, — dijo Kowalski.
—Lo siento mucho.
—No fue tu culpa, — dijo Simon—. Querías dar a los Cuervos una
delicia. Otros humanos aprovecharon la oportunidad para tratar de matarnos.
No, esto no fue culpa de Ruthie. Dejarse atraer a un lugar donde los
Terráneos tenía tan pocas posibilidades de sobrevivir a un ataque, era culpa
suya. Como líder, debería haber recordado el por qué los Terráneos no iban a las
salas de cine o conciertos o cualquier otro lugar donde una turba de humanos
podría atacar a un pequeño número de Otros. Tendría que haber hecho caso a
las preocupaciones de Vlad sobre ir a la feria en lugar de confiar en la confianza
de Kowalski y de Ruthie en estos humanos. Crystal Crowgard había muerto a
causa de esa confianza, y Lawrence MacDonald resultó gravemente herido.
Burke volvió cuando Debany y Merri Lee se unieron a ellos.
—Oficiales, ustedes y las damas van al hospital para recibir tratamiento.
He dejado mensajes para el Teniente Montgomery y Pete Denby, para que estén
al tanto de la situación y tomen precauciones. Sr. Wolfgard, hay un transporte
esperando por usted y el resto de Terráneos.
—Estamos listos.
Vlad se unió a ellos, llevando a Crystal y escoltado por Jenni y Starr.
Asintiendo a Burke, Simon salió a la calle, seguido por Vlad y los
Cuervos, con Henry en la retaguardia. Nathan esperaba cerca de algún tipo de
camioneta de la policía. El Lobo todavía sangraba por algunos de los cortes más
profundos, y a juzgar por la forma en que Nathan se movió, Simon sospechaba
que había otras lesiones, más profundas. Sólo esperaba que esas lesiones fueran
cosas que Jane Wolfgard pudiera arreglar.
A medida que se alejaban de la Feria, más ambulancias estaban llegando
al estacionamiento, y Simon se preguntó si los humanos que comenzaron esto
tenían alguna idea de la magnitud del daño que habían hecho.

412

Visiones en plata
ishop
***

Blair gruñó y miró por encima del hombro, pero la advertencia terminó
rápidamente cuando Elliot se unió a ellos y dijo:
—Tengo noticias.
—¿Simon? — Preguntó Blair.
—Él está herido, — dijo Elliot—. Igual Nathan y Henry. Crystal está
muerta. Jenni y Starr están mal pero no parecen heridas. Vlad esta ileso. Todos
ellos estarán aquí en unos pocos minutos. La manada humana está siendo
llevada al hospital. Diversas lesiones. Uno de ellos está gravemente herido.
—Vamos a mover estos cadáveres. — Blair dudó. Luego miró a Tess—.
¿Estos son carne?
Considerando que los dos hombres ya estaban más allá para responder a
las preguntas, y reconociendo para sí misma que había segado más de lo que
había previsto. Ella negó con la cabeza.
—Están descomponiéndose demasiado rápido.
—El mío se debilita, pero la carne y la sangre son frescas, — dijo Nyx.
Blair asintió.
—También tenemos al conductor de la furgoneta. Dos proporcionarán
carne especial suficiente para todo el que quiera un poco.
«Sirenas,» Jake Crowgard informó desde su posición en el techo. «La
policía está en camino.»
—Entonces tenemos que darnos prisa, — dijo Nyx.
Blair fue a buscar los trapos que había dejado al final del pasillo. Los
cuatro Terráneos envolvieron los tres cuerpos y los arrastraron hasta la
camioneta del Complejo de Servicios Públicos, que había estacionado cerca de
las escaleras de atrás. También tomaron la alfombra sucia.
Tan pronto como Blair y Elliot partieron con la carne, Tess abrió las
ventanas en todos los apartamentos, incluso los que no habían sido invadidos.
413

Visiones en plata
ishop
Luego limpió los pisos mientras Nyx dispuso que las pertenencias personales
fueran devueltas después que la policía se fuera.
Para el momento en que Nyx regresó y los agentes de policía fueron
subiendo las escaleras de la puerta de la calle, Tess tenía todo lo suficientemente
ordenado.
Dejó que los oficiales miran a su alrededor. Ella respondió a las
preguntas que eligió responder, y el oficial a cargo, el Comandante Gresh, que
había prestado asistencia en ocasiones anteriores, fue lo suficientemente
inteligente como para estar satisfecho con las respuestas que le fueron dadas.
Ella le dijo que podía hacer la cosa de los polvos en la puerta de la calle
para comprobar las huellas dactilares. ¿Los coches en el estacionamiento del
Courtyard? No había clientes en ninguna de sus tiendas, por lo que los oficiales
eran bienvenidos a aprovechar detener, remolcar, o hacer cualquier otra cosa
que quisieran con ellos.
—Una camioneta acaba de remolcarlo, — Nyx dijo una vez que la policía
estuvo husmeando alrededor de la playa de estacionamiento—. Vlad dice la
policía llevará a Simon y a los demás a la oficina médica de la Plaza Comercial.
—No creo que nuestros humanos regresen pronto, pero vamos a poner
todo lo mejor que podamos.
—¿Todo?
Tess miró a Nyx, conociendo a la Sanguinati sabía que estaba
preguntando sobre el libro de color rosa.
—No todo.

414

Visiones en plata
ishop

Capítulo 48

Watersday 26 de Maius
Sonriendo mientras escuchaba el emocionado parloteo de los niños,
Monty sacó su teléfono móvil del bolsillo y lo encendió. No es que él esperara
algo. El Capitán Burke sabía que se había tomado el día libre para pasar tiempo
con Lizzy. Ahora que se había resuelto la cuestión de la custodia, al menos por
el momento, decidió que era seguro llevar a Lizzy al cine como un regalo y
había invitado a la familia Denby a unirse a ellos.
—¿Hay algo que todos queramos comer? — Preguntó Pete Denby.
—¡Pizza! — Dijo Lizzy.
—Pizza, pizza, pizza,— dijo Sarah.
—Hamburguesas, — dijo Robert—. ¡Estoy tan hambriento que podría
comer una hamburguesa del tamaño de una vaca!
—¿Toda una vaca? — Eva Denby dio a su hijo una mirada incrédula—.
¿Incluso los cascos?
Antes de Robert pudiera responder, Lizzy miró a Monty.
—¡Papá! Prendiste el teléfono.
—Tengo que revisarlo, Lizzy pequeña.— Y lo que vio lo hizo inquietarse.
¿Tres mensajes desde el número de teléfono de Burke mientras que había estado
en el teatro? Eso no era bueno.
—Siempre pones al trabajo primero. Mami dijo...
—Es suficiente,— Monty espetó, picado, no sólo por escuchar las mismas
palabras, sino también el tono de desaprobación de Elayne en la voz que salía
de su propia hija. Miró a Pete—. Revisa tus mensajes. — Entonces él escuchó los
suyos.

415

Visiones en plata
ishop
—"Teniente, ha habido un incidente en los puestos de la feria. Llame cuando
pueda".
—"El Courtyard está bajo ataque. No, repito, no lleve a Lizzy allí hasta que hable
conmigo".
—"Lawrence MacDonald recibió un disparo. Está en cirugía. Venga al hospital
de Lakeside tan pronto como sea posible".
—Mikhos, vela por nosotros,—susurró Monty. Cuando guardó su
teléfono, miró el rostro pálido y la expresión sombría de Pete.
—Llevaremos a Lizzy con nosotros de nuevo a la dúplex, — dijo Pete.
—¿Puedes dejarme cerca del hospital de Lakeside?
—Claro.
—¿Que suced...? — Eva miró a los dos hombres y no terminó la
pregunta.
—Uno de mis hombres, — dijo Monty, sabiendo que no necesitaba decir
más.
Ellos metieron a los niños en el coche. Monty se preguntó si se veía
atormentado. Los dioses sabían, se sentía así.

***

—Dioses encima y por debajo. — El Capitán Zajac negó con la cabeza
mientras miraba la destrucción de los puestos de la feria desde afuera, feria que
se encontraba en su distrito policial.
El veterano capitán de patrulla se había rozado con los asuntos de los
Otros cuando un ex empleado del Courtyard llamado Darrell Adams murió en
circunstancias misteriosas, y un montón de gente en la misma área terminó en
la sala de urgencias con dolencias repentinas. Desde entonces, Zajac había sido
ferozmente insistente que mantenerse informado sobre las "actividades de la
estación de la calle Chestnut".
416

Visiones en plata
ishop

—Un tercio de los vehículos en este lote se destruyeron en segundos, —
dijo Zajac—. Los vi estallar en llamas y sentí las explosiones, ya que estábamos
llegando. Vi a esa fémina correr más allá de los coches justo antes de que
explotaran.
—Podría haber sido mucho peor, — Burke respondió. Vio como el
autobús del Courtyard se enderezaba y lo unían a una grúa. El autobús iba a ir
a un garaje de reparación de vehículos de la policía. Si pudiera ser reparado lo
suficiente, lo harían. Si no podía, iba a sentarse con el alcalde y el interventor de
la ciudad, para hacer todo lo posible para convencerlos de la necesidad de
comprar un nuevo autobús para los Terráneos. Los Otros podían permitirse otro
autobús, y no sería una dificultad en el presupuesto anual del Courtyard, por
supuesto, había autobuses del tamaño adecuado para la venta. La escasez del
acero estaba empezando a hacerse sentir en varias industrias, incluyendo la
fabricación de vehículos. Había oído de un par de sus fuentes que al transporte
público como taxis y autobuses se les daría prioridad, y los individuos podría
terminar esperando seis meses o más para comprar un coche familiar, y
tendrían que elegir entre lo modelos que estaban disponibles en ese momento o
prescindir del transporte.
Lo que sus fuentes no le podían decir, era por qué había una escasez de
acero cuando los Terráneos estaban vendiendo la misma cantidad de materia
prima a los fabricantes como de costumbre.
Un problema para otro día, Burke pensó cuando escuchó el suspiro del
hombre mayor.
—Sé que podría haber sido peor, — dijo Zajac—. Dos salidas para todo el
maldito edificio y la salida trasera bloqueada por los escombros que fueron
lanzados contra la puerta. Y la gente atrapada detrás de una barricada de mesas
y mercancías sopladas por un viento enloquecido, sin posibilidad de salir si un
incendio se hubiera iniciado en esa parte del edificio.
—Eso no fue un viento enloquecido, — dijo Burke en voz baja—. Eso fue
hecho por una Elemental enojada. Los escombros no estaban bloqueando las
puertas traseras por accidente, el techo no fue arrancado de este lugar por una
probable ráfaga de viento que acaba de pasar encontrando un punto débil, y
esos coches no explotaron debido a una fuga de gas de algún tanque y el calor
del sol sobre el pavimento. Eso sería una convincente explicación, tal vez, y si
somos inteligentes, no vamos a ofrecer una explicación diferente, porque si
417

Visiones en plata
ishop
Fuego hubiera entrado en el edificio primero, en lugar de quemar los coches
como una manera de interrumpir el ataque contra el autobús del Courtyard,
habríamos tenido una gran cantidad de cadáveres y muy pocos sobrevivientes.
—¿Esto va a estropear las cosas? — Zajac dio a Burke una sonrisa amarga
—. Además de prestar atención a lo que está sucediendo en tu estación, yo
mantengo mi oído en las calles, Douglas. He escuchado que las tiendas del
Courtyard ya no están abiertas a los humanos. He oído que Wolfgard ha
comprado al menos un edificio fuera del Courtyard que se usara para alquilar. Y
he escuchado a un par de amigos que sirven en las fuerzas de policía de Saltos
de Talulah, lo que queda de ella, así que tengo una idea de lo mal que puede ser
para nosotros -los humanos- cuando los Terráneos realmente nos odian.
Burke había oído unos rumores sobre Saltos de Talulah también. Si algo
como el ataque en la feria hubiera sucedido allí, los Otros habrían matado a
todos, y no habría importado que la mayoría de esas personas no hubieran
participado en el ataque.
—Simon Wolfgard quiere usar el Courtyard de Lakeside como una
especie de escuela de posgrado para Terráneos que necesitan interactuar con
humanos en una forma u otra. Las tiendas pueden estar cerradas a la población
humana en general, pero todas sus tiendas están abiertas ahora a un selecto
grupo de humanos que están interactuando con muchos más de los residentes
del Courtyard. Eso nos da la oportunidad de mostrar a los Otros que los
humanos pueden trabajar con ellos para el beneficio de todos nosotros.
—¿Todo eso se habría ido si Wolfgard hubiera muerto hoy?
—Todo eso se habría ido. Y el próximo líder no habría visto con buenos
ojos a ninguno de nosotros.
Se quedaron en silencio durante un par de minutos, viendo a la gente
absorber la pérdida de la propiedad. Observando a la gente seguir a los
paramédicos subiendo a las ambulancias que llevarían a sus seres queridos a
uno de los hospitales de la ciudad.
Observando a la camioneta del forense llevarse a los muertos.
—¿Douglas? No sé si has visto las alertas aún, pero hay un montón de
personas que han desaparecido de repente. — Zajac miró hacia delante—. No

418

Visiones en plata
ishop
son de Lakeside, gracias a todos los dioses. Los más cercanos a nosotros son una
docena de personas de la zona del Lago Finger, todos de la misma ciudad.
—Tal vez ellos huyeron juntos.
—Un buen número de alertas han llegado de todas las regiones, — dijo
Zajac, como si no hubiera oído el comentario de Burke—. Grupos de personas
desapareciendo en el mismo momento. Casi como si alguien hubiera decidido
poner una empresa fuera del negocio mediante la eliminación de los empleados.
¿No te parece extraño que tantas personas puedan desaparecer y nadie ha
captado ninguna señal de alguno de ellos?
—¿Las personas desaparecidas viven cerca de las carreteras donde se
encontraron las profetas de la sangre embarazadas?
—Lo suficientemente cerca. — Un momento de silencio—. ¿En qué
piensas?
Me pregunto quién dio la orden de cazar a los que dirigían las granjas de cría.
—Creo que las personas realmente se han ido, y no debemos buscar
demasiado o hacer demasiadas preguntas.
Observaron a sus hombres escoltar a la gente del edificio. Algunas
personas fueron trasladadas en camillas, pero la mayoría se retiraron por su
cuenta.
Sí, las cosas podrían haber sido mucho peor.
Finalmente Burke se movió.
—Me tengo que ir. Voy buscar las declaraciones de Wolfgard y el resto de
los Terráneos que estaban aquí y te enviare una copia del informe.
—Lo apreciaría. Espero que tu oficial se recupere.
—Yo también.
Burke subió a su coche y se dirigió hacia el Courtyard. El Hospital de
Lakeside estaba de camino, pero necesitaba determinar qué más los Otros
podrían saber acerca del por qué el Teniente Montgomery debía mantener a
Lizzy lejos de lo que había sido un lugar seguro. Una vez que él lo supiera, iría
419

Visiones en plata
ishop
al hospital a ver a sus hombres y comenzar una vigilia a la espera de noticias
sobre MacDonald.
Y mientras esperaba, consideraría si estos dos ataques habían ocurrido al
mismo tiempo, por casualidad o de forma planificada.

***

Cuando Monty llegó a la pequeña sala de espera, privada, se encontró
con Burke en la puerta hablando con Louis Gresh.
Gresh asintió cuando Monty se unió a ellos.
Burke dijo:
—Cuéntale.
—Al mismo tiempo que el Capitán Burke fue informado de la necesidad
de respaldo en la feria, la estación recibió una llamada sobre un posible ataque
en el Courtyard, — dijo Louis—. El Capitán Burke estaba en su camino hacia los
puestos de la feria y tú estabas fuera de servicio, así que respondí al llamado del
Courtyard, calculando que una cara familiar sería una mejor opción.
Monty asintió.
—De acuerdo, sobre todo si los Otros consideraron que alguno de sus
más... vulnerables... residentes estaban en peligro. — O sea los jóvenes y Meg
Corbyn. ¿O había sido esto una especie de intento del ex de Theral MacDonald
para llegar a ella? —. ¿El intruso dañó alguna de las tiendas?
Louis negó con la cabeza.
—Alguien o varias personas desconocidas entraron en dos de los
monoambientes, con la probable intención de tomar objetos de valor. La Sra.
Lee reside en uno de esos apartamentos, y tú estás utilizando actualmente el
otro.
Monty se sintió enfermo. ¿Alguien aún estaba tras de Lizzy? ¿Por qué?
La policía de Toland tenía a Oso Boo, y sólo los Terráneos sabían dónde estaban
ocultas las joyas reales.

420

Visiones en plata
ishop
—¿Se llevaron algo? — Preguntó.
—Nada, — contestó Louis—. Ellos no me dijeron por qué, pero los
Terráneos habían sacado todas las posesiones personales de esos dos
apartamentos justo antes del intento de robo. Puesto que nada fue robado y no
había ni rastro de los ladrones, no había mucho que pudiéramos hacer. La
puerta de la calle fue analizada por posibles huellas dactilares. Tomamos las
placas de la matrícula de los cuatro vehículos estacionados en el aparcamiento y
se rastreó a los propietarios. No fue difícil. Todos ellos estaban tomando bebidas
y aperitivos en El Ciervo y la Liebre.
—¿Juntos?— Preguntó Burke.
—No, pero yo apostaría que se conocían y habían estacionado en el
aparcamiento del Courtyard como una especie de provocación. Y uno de los
hombres tenía un distintivo de HPU y sonreía, como si supiera algún gran
secreto, sobre todo después de ser interrogado sobre si había visto cualquier
otro vehículo en el estacionamiento.
—Esos coches eran un camuflaje, — dijo Monty—. Un solo vehículo en
ese lote se notaría. Varios vehículos estacionados se verían más como mostrarles
el culo a los Lobos y atreverse a hacer una gran transgresión menor.
—Eso suena lo suficientemente estúpido para ser verdad, pero no había
otro vehículo en el aparcamiento cuando llegamos allí,— dijo Louis. Miró a los
dos y añadió lentamente—. Y ninguno de ustedes piensen que encontraremos el
vehículo.
—Oh, podríamos encontrar el vehículo, — dijo Burke. Había algo en su
tono que advirtió sobre preguntar cualquier cosa sobre los ocupantes de dicho
vehículo.
—Bueno, — dijo Louis después de un silencio incómodo—. Será mejor
que vuelva a la estación. Voy a pasar más tarde. Esperemos que todos
tendremos buenas noticias para entonces.
Esperaron hasta que Louis se perdió de vista. Luego Burke dejó escapar
el aliento en un suspiro racheado.
—Muy bien, Teniente, vamos a hablar con sus muchachos y averiguar
por qué una excursión sencilla salió tan mal.
421

Visiones en plata
ishop

Sus muchachos, Monty lo meditó mientras seguía a Burke a la sala de
espera. No sus hombres, no sus oficiales. Sus muchachos.
Cuando él los vio, entendió la elección de palabras de Burke.
Kowalski y Debany estaban sentados en sillas plegables, sujetando a Ruth
y Merri Lee. Todos se veían jóvenes, asustados y agotados. Había sangre en sus
ropas. Moretones y vendajes. Uno de los dedos de Merri Lee estaba entablillado
y la mano envuelta. Se veía más atontada que los otros tres, y Monty supuso
que le habían dado algún analgésico.
Burke trasladó algunas revistas y se sentó en la mesa delante de ellos,
ignorando la forma en que crujió por su peso.
Monty se agachó junto a la silla de Kowalski.
—¿Karl?
Kowalski hizo un esfuerzo por mantenerse firme, a pesar de que no pudo
evitar que sus manos temblaran.
—MacDonald está en cirugía. Ruthie hizo lo que pudo para aplicar
presión a la herida, pero perdió mucha sangre antes de que llegaran los
paramédicos. Michael llamó a la familia de Lawrence. Están en camino. No han
localizado a Theral todavía. Ella no contesta su teléfono móvil.
—Hubo algunos problemas en el Courtyard, —dijo Monty en voz baja—.
Ella puede haber dejado su teléfono en alguna parte.
—¿Está Theral bien? — Merri Lee preguntó, despejada por un momento.
—Voy a averiguar. — También tendría que decirle que su primo había
recibido un disparo.
—Vamos a sacar una declaración formal por parte de cada uno de
ustedes después, — dijo Burke—. En este momento, me gustaría saber lo que
pasó.
—Lo siento, — susurró Ruthie—. Un viaje de campo, un placer para los
Cuervos. Karl y yo preguntamos a la gente que maneja los puestos de la feria,

422

Visiones en plata
ishop
así como a algunos de los comerciantes si habría alguna objeción de que los
Otros compraran allí. Preguntamos.
—La impresión que tuvimos es que los comerciantes darían la
bienvenida a todo el que quisiera gastar dinero, — dijo Kowalski—. Pero... — Él
miró a sus amigos.
—Sólo dilo, — dijo Burke.
—Es sólo una impresión, — dijo Debany.
—Eso está bien. De hecho, las impresiones son buenas si vamos a hacer
un efectivo control de daños.
—La gente que dirige el alquiler de la feria, alquilan las instalaciones
cada fin de semana, — comenzó Kowalski—. Luego alquilan espacio para mesas
de los mercaderes. Uno puede alquilar hasta tres mesas, ya sea juntas o en
diferentes áreas de la feria. El centro está atravesado por amplios pasillos
principales que dividen al edificio en cuatro cuartos, son los lugares
privilegiados y cuestan más para alquilar.
Ruth se movió en su silla.
—Muchos de los compradores nunca van más allá de la cruz del centro a
menos que estén en busca de un elemento específico o en busca de las personas
que están tratando de descargar un montón de pequeñas cosas de una venta
ambulante o fija y son precios baratos.
—Lo que notamos fue que varios comerciantes a los que hemos visto
antes que generalmente tienen mesas en un pasillo lateral tenía mesas en la cruz
del centro hoy, — dijo Kowalski—. Y tenían el tipo de mercancía que atraería a
los Cuervos. Juguetes de cuerda. Bloques de construcción, mierda llamativa.
—Jenni y sus hermanas estaban tan emocionadas, tan felices, — dijo
Merri Lee—. Y tenían mucho dinero.
Debany asintió.
—Jenni hizo la mayor parte de la compra, y tenía un cinturón de dinero
alrededor de la cintura lleno con dinero en efectivo. Pensé que un par de
comerciantes se iban a desmayar cuando ella sacó un fajo de billetes para pagar
lo que querían.

423

Visiones en plata
ishop
Burke frunció los labios.
—Así que avanzaron lentamente por el pasillo principal de la feria, y
todos estaban pasando bien.
—Sí, — dijo Kowalski—. Nosotros sólo habíamos llegado al centro de la
feria. Los Cuervos todavía tenían para rato, pero tuve la sensación de que Simon
Wolfgard había tenido más que suficiente ruido y gente. Michael iba a hablar
con las chicas para concluir el día. Antes de que pudiera hacerlo, Wolfgard
recibió una llamada telefónica, y de repente estábamos en movimiento, en
peligro, teníamos que salir ya.
—¿Así que se detuvieron antes de pasar la mitad trasera de la feria? —
Preguntó Monty.
—Sí señor. Él agarró a Jenni y comenzó salir corriendo hacia la entrada
principal, donde estaba estacionado el autobús. Ruthie y Merri tenían a Starr
con ellas, y Lawrence escoltaba a Crystal. Henry Beargard estaba a la izquierda
de Simon. No sé dónde estaba Vlad. Detrás de nosotros, creo. Pudimos ver las
puertas cuando un grupo de hombres bloqueó el camino. Todos cargaban
armas, mayormente palos, pero algunos tenían cuchillos. Michael y yo nos
identificaron como agentes de policía y ordenamos a los hombres que se
hicieran a un lado.
—¿Fue ahí cuando llamó a la estación? — Preguntó Burke.
Kowalski negó con la cabeza.
—Antes. Llamamos a la estación y a usted ni bien Wolfgard indicó que
estábamos en peligro.
Burke los dejó seguir con el resto, confirmaron que los humanos atacaron
a su grupo después de que Kowalski y Debany se identificaran como agentes de
la policía; que los disparos que mataron e hirieron a Crystal Crowgard y
Lawrence MacDonald provinieron de detrás de ellos; que habían disparado sus
armas -fuera de servicio- para protegerse y proteger a las personas con ellos.
Que Simon Wolfgard se había abierto camino y que podría haber salido,
pero volvió a ayudarles cuando MacDonald cayó.
Cuando terminaron, Burke miró a Merri Lee y a Ruth.
—¿Señoras, podrían darnos un minuto?

424

Visiones en plata
ishop
Ruth ayudó a Merri Lee a pararse. Las dos mujeres salieron lentamente
de la habitación.
—¿Merri será capaz de permanecer en el Courtyard de esta noche? —
Preguntó Debany.
—El Teniente y yo vamos a ir al Courtyard pronto. Vamos a evaluar la
situación y sabremos. — Burke se acercó más—. Ahora. Quiero una respuesta
directa. Cuando MacDonald cayó y pidió más respaldo, ¿hubo alguna demora
antes de que los agentes llegaran a ayudar?
Monty vio el shock en los rostros de Kowalski y Debany. Se miraron el
uno al otro, vacilaron y luego negaron con la cabeza.
—Se sentía como si la lucha se hubiera prolongado durante horas, pero
no creo que todo el asunto haya durado más de unos pocos minutos, — dijo
Kowalski—. Los Elementales llegaron primero, pero los respaldos estaban justo
detrás, y tenían razón para estar detrás.
Burke golpeó sus manos en sus muslos y se levantó.
—Está bien. Bien. Comprobaremos el Courtyard y luego volveremos.
Monty salió con Burke. Sosteniendo la puerta para Merri y Ruth, miró a
sus hombres, y luego dijo en voz baja a Burke:
—Yo sé por qué había que hacer la pregunta, ¿pero tenía que preguntarse
hoy? La pregunta fue un shock. Han tenido bastantes sacudones.
—La ayuda llegó antes de que tuvieran la oportunidad de preguntarse de
si iba a llegar. Creo que eso va a importar mucho en los próximos días. Vamos,
Teniente. Vamos a ver si Simon Wolfgard también cree que la ayuda llegó en el
momento oportuno.

425

Visiones en plata
ishop

Capítulo 49

Watersday 26 de Maius
El conductor de la camioneta de la policía hizo todo lo posible para hacer
giros cuidadosos y evitar paradas rápidas, pero sólo el movimiento de la
camioneta cuando se dirigían de regreso al Courtyard le causaba dolor a Simon.
Estaba herido y lastimado y dolorido. Quería cambiar a Lobo y encontrar un
lugar seguro para esconderse. Entonces podría gemir como un pequeño
cachorro porque estaba herido y lastimado y dolorido.
Cuando era un Lobo adolescente que vivía en la Región Noroeste, había
pasado un año con otros jóvenes aprendiendo a trabajar y cazar con una
manada que no era familiar, como un primer paso para trabajar en un
Courtyard, en el que tendría que trabajar cooperativamente con muchas formas
de Terráneos. Fue entonces cuando conoció a Joe y Jackson. Trabajar con ellos se
habían sentido fácil, natural, y ese vínculo había hecho de los tres líderes
colectivos de su manada.
Pero un Lobo joven no encajaba con el resto de ellos. Él quería ser líder,
pero había algo en él que hacía que los otros Lobos se sintieran cautelosos, y no
querían seguirlo. Estaba resentido con Simon, Joe, y Jackson y ese resentimiento
creció hasta el día que estaban cazando un bisonte a medio crecer. La manada
tenía hambre y motivada para caer en el juego. En lugar de trabajar con el resto
de ellos, el Lobo hizo girar al animal en el momento en que Simon fue incapaz
de salir de su camino.
Había tenido suerte ese día. En lugar de ser pisoteado, había esquivado
las pezuñas y recibió nada más que un golpe de refilón que le había ralentizado
e impedido cazar por unos pocos días. Pero había recibido daño, así como la
traición lo dañó.
El Lobo resentido desapareció ese mismo día. El día que Simon reunió la
manada para una búsqueda, encontraron al Lobo. Él había sido pisoteado, sus
huesos de la cadera aplastados. Él también tenía profundas marcas de garras
que habían desgarrado a sus lados. Había tratado de rastrear, parecía
encaminarse hacia la zona donde se asentaban los juveniles. Y entonces algo le
había aplastado el cráneo.
426

Visiones en plata
ishop

Los Lobos adultos les habían dicho a los jóvenes que estaban solos ese
año, a un grito de distancia si se metían en problemas graves, pero
esencialmente por su cuenta y no bajo la atenta mirada de otros Lobos.
Si eso era cierto o no, no importaba mucho. Cuando habían buscado los
olores para averiguar qué tipo de animal había matado al Lobo, olía a nada más
que a otro Terráneo. No a Lobos. No a algo que pudiesen nombrar.
Esa fue la única vez durante ese año de que alguno de ellos olieron
aquellas formas de Terráneos. Todos ellos esperaban nunca volver a captar esos
olores de nuevo.
Algunos de esos olores habían estado en el aire el día que él y Henry
pasaron por delante de la Comunidad River Road en su camino a una reunión con
Steve Barquero, lo que significaba que algunas de esas formas de Terráneos
ahora estaban lo suficientemente cerca para ver a los humanos y a los Otros que
vivían alrededor de Lakeside.
La lección que los Lobos jóvenes habían aprendido el día en que
encontraron el cuerpo del Lobo resentido, fue que: ciertas acciones enfurecían a
los nativos de la tierra que vivían profundamente en el país salvaje, y ellos eran
los que no debían ser provocados.
¿Sería considerado el ataque de hoy una provocación? El no lo sabía. Sólo
sabía que, en estos momentos, estando herido e incapaz de defenderse, temía a
otros tipos de Terráneos más de lo que temía al ser humano.
«¿Simon?» Dijo Vlad. «Estamos en casa.»
Casa. Meg.
Él gruñó por necesitar ayuda para salir de la camioneta de la policía, pero
él no podía haber salido por su cuenta. Humillante, y aterrador, era el ser tan
vulnerable. Vlad se quedó cerca de él mientras arrastraba los pies al consultorio
médico de la Plaza Comercial, mientras que Henry ayudaba a Nathan.
Jake Crowgard, en forma humana, corrió hacia la camioneta, abrazó a
Jenni y Starr cuando salieron.

427

Visiones en plata
ishop
Mientras Vlad abría la puerta de la oficina médica, Simon miró a los
humanos de pie cerca de la camioneta. Extraños en uniformes de policía.
¿Quién podría ser de confianza? ¿Y qué pasaría con cualquiera que se
considerara indigno de confianza?
Un coche blanco se detuvo detrás de la camioneta de la policía. Justo
detrás llegó un sedán negro.
—Estamos protegidos, — dijo Vlad en vos baja—. Entremos.
Protegidos, sí. Vio varios Sanguinati en su forma de humo. Vio a Blair y
algunos otros Lobos en forma de Lobo moverse a lo largo de un lado de la parte
interior de la Plaza Comercial. En el centro de la Plaza estaba Aire a horcajadas
de Torbellino a modo de advertencia y amenaza.
El Dr. Dominic Lorenzo, el Teniente Montgomery, y el Capitán Burke
pasaron bajo uno de los arcos de la Plaza Comercial y se dirigieron hacia la
oficina médica. Tess y Nyx también se dirigieron hacia el consultorio médico,
pero venían desde la Oficina del Enlace.
—Pensé que estaba ayudando a los humanos a tratar con las Casandra de
sangre,— dijo Simon a Lorenzo, sorprendido de lo arrastrado que las palabras
sonaron.
—Lo estaba, — respondió Lorenzo—. Pero todavía reservo algunas horas
para los residentes del Courtyard. Oí un boletín de noticias sobre los problemas
en los puestos de la feria, y pensé que podría ser necesario aquí.
Estaba a punto de rechazar. No quería que ningún humano lo tocara.
Entonces Meg apareció en la puerta de la oficina. Ella miró a Henry,
luego a Nathan, luego a él, y se echó a llorar.
Jane Wolfgard atrapó a Meg antes de que sus piernas se doblaran.
—No puedes doblar la rodilla, — dijo Jane con severidad.
Lorenzo negó con la cabeza.
—Suficiente. — Miró a Jane—. Lleva a la Sra. Corbyn a la sala de examen.
Aunque estoy seguro de que hiciste un excelente trabajo de limpieza y cuidado
del corte, voy a examinar la rodilla y hacer mis notas para su archivo. — Luego
428

Visiones en plata
ishop
se volvió para mirar a Nathan—. Usted. No puede lamer esos cortes. Incluso
desde aquí puedo ver que hay vidrios en algunas de esas heridas. Si se traga
algo de eso, puede cortarse por dentro. — Finalmente se volvió hacia Henry y
Simon—. Voy a examinarlos a los dos y hacer mis recomendaciones para sus
formas humanas. Entonces ustedes y su sanadora puede decidir el mejor curso
de acción.
Después de haber dado sus órdenes, Lorenzo entró en la oficina y se
dirigió a la sala de examen.
Mientras cojeaba siguiendo a Lorenzo, Simon notó a Theral, estaba fuera
del camino. Cuando vio a Burke y Montgomery, -y a ninguno de los humanos
que habían partido con los Otros un par de horas atrás-, ella palideció y se
tambaleó.
—Sra. MacDonald, — dijo Montgomery suavemente—. Tenemos que
hablar. — Él la llevó a la sala que Elizabeth Bennefeld usaba para masajes y
cerró la puerta.
—Sr. Wolfgard, — dijo Burke, ignorando el gruñido de Simon de
advertencia—. Me gustaría conocer sus percepciones de lo que sucedió en la
feria.
—Nos avisaron que teníamos que irnos, — respondió Simon—. Peligro.
Los humanos bloquearon el camino y atacaron antes de que pudiéramos salir.
Atacaron a Nathan también. —Trató de volver la cabeza para mirar al Oso Pardo
—. Henry me derribó. — Y tenía un surco en la mejilla derecha de la bala que
probablemente habría matado a Simon.
—Capitán, puedo aportarle lo suficiente para su informe, — dijo Vlad.
Jane salió de la sala de examen.
—¿Nathan?
—Simon primero, — dijo Nathan.
Lorenzo podía haber querido verlos en orden de las lesiones visibles,
pero el líder venía antes que el ejecutor. Simon cojeando entró en la sala de
examen.

429

Visiones en plata
ishop
Puesto que no la había visto irse, no debería haberle sorprendido que
Meg todavía estuviera allí, sentada en una silla.
Él se quejó con Lorenzo y Jane cuando le cortaron la camisa, perdiendo
una prenda utilizable, pero no podía levantar los brazos para que se la sacaran,
así que no había mucho de donde elegir. Él les gruñó cuando le sacaron los
zapatos, calcetines y los pantalones vaqueros. Los habría mordido -al menos a
uno de ellos- si hubieran tratado de sacarle el slip . Nadie le sacaría eso mientras
Meg estuviera en la habitación.
—Ay, Simon. — Meg empezó a llorar de nuevo.
—No llores, Meg, — suplicó. Le dolía de una manera diferente escuchar
su llanto.
Lorenzo lo empujó y espolió, lo suficientemente suave, considerando
todas las cosas, pero Simon aún así gritó un par de veces.
—Bueno, incluso en esta forma, usted es mucho más resistente que un
humano, — dijo Lorenzo—. Está maltratado y profundamente magullado, no
hay duda sobre eso. Es posible que tenga algunas pequeñas fracturas que no
puedo detectar sin tomar rayos X, que no puedo hacer aquí. Pero no siento
ningún obvio hueso roto o algo dislocado. Todo lo que puedo decir prescribir es
reposo. Dese tiempo para sanar.
—Una vez que Simon cambie a Lobo, podré decir si hay problemas en el
interior, —dijo Jane.
—No puedo cambiar a Lobo,— Simon murmuró—. Tengo que hablar con
los humanos sobre...
Meg saltó de la silla y quedó contra su rostro tan rápido, que él se echó
hacia atrás... y luego gimió porque la herida se movió, hiriéndolo, lastimándolo,
doliéndole.
—No tienes que quedarte en forma humana,— ella gritó—. No tienes que
hablar con los humanos hasta que estés mejor. ¡Tienes que ser un Lobo lobuno!
Y si te pones estúpido acerca de eso, voy... ¡Voy a pintar tu cola de naranja!
Pensó en señalar que no iba a tener una cola si se quedaba en forma
humana, pero Jane asintió y dijo:
430

Visiones en plata
ishop
—Esa es una buena amenaza. Vamos, Meg. Vamos afuera así Simon
puede cambiar y el médico humano puede mirar a Nathan.
Después de darle una mirada de "Yo zurró a los Lobos malos", Meg salió
cojeando de la sala de examen.
—Déjeme ayudarlo a bajar, — dijo Lorenzo, apoyando una mano bajo el
codo de Simon—. No voy a ofrecer un analgésico, porque no sé cómo
reaccionaría un Terráneo.
Simon no sabía cómo iba a reaccionar a los analgésicos humanos
tampoco, pero pensó que si le daba a Meg un par de lamidas le haría sentirse
mejor. Él siempre se sentía consolado cuando le daba a la mano un par de
lamidas mientras veían una película. Pero ¿qué pasaría con Nathan?
—Dile a Jane que Meg sostenga una de las galletas de manzanilla por un
minuto y que luego le dé un pedazo a Nathan, — dijo.
Lorenzo lo estudió.
—¿Así que la calidad sedante no sólo está en la sangre de las Casandra
de sangre? El solo hecho de que Meg sostenga algo proporciona suficiente
contacto como para transferir parte de ese efecto calmante?
La sangre de las Casandra sangre había sido usado para hacer la droga
Bienestar, que podía dejar a alguien tan pasivo, que lo dejaba impedido de
responder a cualquier tipo de amenaza. Era fácil argumentar que tomar la
sangre de las niñas era una cosa mala, especialmente cuando las chicas eran
tratadas como ganado. Pero Simon de repente se sintió reacio a decir a nadie, ni
siquiera Lorenzo, que una profeta de la sangre podría suministrar un
tranquilizante suave a alguien con sólo sostener los alimentos.
Después de todo, la comodidad que sentía podría ser por darle a su
amiga una lamida de "estoy contigo".
—Las galletas siempre saben mejor si Meg las maneja, — finalmente dijo
Simon.
Lorenzo pareció considerarlo durante demasiado tiempo.
—Eso es definitivamente algo para pensar. Ahora, cambie y salga de aquí
para que pueda mirar a su amigo.

431

Visiones en plata
ishop
Le dolió tanto cambiar a Lobo, y sus patas delanteras no querían llevar su
peso porque sus hombros no funcionaban del todo bien. Pero salió cojeando de
la sala de examen, rápidamente sustituido por Nathan.
«Tengo que quedarme como Lobo hasta que me cure,», le dijo a Vlad.
«Considerando lo que Meg le hizo a su pelo, tú no quieres que pinte tu
cola de naranja.» No teniendo una cola, Vlad sonaba divertido en lugar de
considerado. «Montgomery ha llevado a Theral al hospital. Burke va a hablar
con nosotros sobre lo que pasó aquí y en la feria. Voy a encargarme por ti. O
Elliot puede hacerlo.»
«¿Elliot?» No había visto a su sire. «¿Dónde está Sam?»
«En el Complejo Verde con John y Saltarín. Están bien protegidos. Blair
llevará la cama de Lobo de la oficina de ABL a tu apartamento.»
Bien, él no iba a poder saltar a una cama en los próximos días, y dormir
en algo mullido se sentiría mejor que dormir en el suelo duro.
Meg estaba junto a la puerta de la oficina abierta, mirando hacia la Plaza.
Pero cuando Nathan, en forma de Lobo, salió cojeando de la sala de examen, se
volvió pisando fuerte hasta donde los tres estaban de pie.
En otro momento, habría sido divertido; Meg en un estado de ánimo de
-bisonte dando pisotones- con su pelo de pelusa de cachorro y una mirada
determinada en sus ojos grises. Ahora...
Por favor no me zurres, Simon pensó, agradecido cuando Vlad se interpuso
entre los Lobos y la profeta de la sangre.
—Nathan se viene a casa con nosotros, — dijo Meg—. Él necesita
tranquilidad y descanso tanto como Simon, y si está en el Complejo Wolfgard,
los cachorros lo van a molestar.
Vlad sabía que los Lobos adultos no permitirían eso. Pero el Sanguinati
estaba extrañamente silencioso. Por supuesto, todo lo que Simon podía ver en
ese momento era la espalda de Vlad y no la cara de Meg.
—Nathan se viene a casa con nosotros.

432

Visiones en plata
ishop
Un momento de silencio de desconcierto.
«¿Meg acaba de gruñirte?» Simon preguntó a Vlad.
«Sí. Así que decide acerca de quién va a dónde, antes de que decida hacer
algo más que gruñir para dejar en claro su punto,» Vlad respondió.
Simon pensó en Nathan, atrapado y solo en el autobús volcado, cortado
por el vidrio y las afiladas rocas que habían sido lanzadas contra él a través de
las ventanas rotas. ¿Qué sería más cómodo? ¿estar con la manada en el
Complejo Wolfgard o estar con una manada más pequeña que incluyera a Meg?
Miró a Nathan.
«¿Quieres venir con nosotros?»
«Sí.»
«Envía Blair a buscar la cama de Nathan y que la lleve a mi apartamento
también,» Simon le dijo a Vlad. «Puede quedarse conmigo... con nosotros...
hasta que sane.»
«¿Estás seguro?»
«Meg está segura, así que estoy seguro.»

***

A pesar de que no iba a participar, Elliot sintió que la entrevista con la
policía tendría más peso si se realizaba en la sala de conferencias del consulado,
y Tess acordó. Por eso ella y Nyx estaban sentadas frente al Capitán Burke, y por
qué habían elegido los asientos, mantenían a Burke ignorando que Vlad, en su
forma de humo, estaba mezclado en las sombras en un rincón de la habitación.
«Burke parece nervioso por estar en una habitación con nosotros,» dijo
Tess.
«Él debe estar nervioso,» Nyx respondió.
Burke levantó una pequeña libreta y un lápiz.
—¿Está bien si tomo notas?
433

Visiones en plata
ishop

—Por supuesto,— contestó Tess. Ella vio el destello de alarma en los ojos
del hombre cuando su cabello comenzó a encresparse, pero el pelo se mantenía
marrón, una señal de que ella no se sentía enojada o amenazada.
Después de un momento de vacilación, Burke abrió la libreta.
—El Sr. Wolfgard dijo que le habían advertido que se fuera de los puestos
de la feria, que estaban en peligro. ¿Asumo que la advertencia provino de la Sra.
Corbyn?
—Sí, —dijo Tess.
—¿Qué me puede decir acerca de lo que pasó aquí?
Tess le contó lo que sabía. Ella había estado en Un Pequeño Bocado. John
Wolfgard estaba desempacando libros del almacén de ABL, y Elliot Wolfgard
estaba haciendo algunos trámites en el consulado cuando todos oyeron un
aullido extraño. Entonces Sam y Saltarín aullaron una advertencia que los hizo
llegar corriendo a tiempo para ver a Meg resbalar por las escaleras de los
monoambientes y caer, cortándose en la rodilla. John agarró a los jóvenes y los
apartó antes de que Meg empezara a hablar, dejando a Elliot y Tess escuchando
la profecía.
No, no tomaron notas. No estaban preparados, y no había tiempo. Meg
había aguantado tanto como pudo antes de hablar. ¿La profecía? Ladrones
entrando en los apartamentos para buscar algo. Peligro para Simon, para todos
los que habían ido a la excursión a la feria. Meg se había desmayado de miedo
por lo que había visto. Para entonces, muchos de los Terráneos que había estado
en la Plaza Comercial se habían reunido en respuesta a los gritos.
Elliot llamó a Simon. Meg fue llevada a la oficina médica. Tess, Nyx, y
Blair retiraron las pertenencias personales de los apartamentos para frustrar a
los posibles ladrones. Ellos estaban en el proceso de traslado de los bienes a un
lugar seguro cuando los ladrones irrumpieron. En cuanto a lo que los Otros
podrían decir, ninguno de los muebles que venían con los apartamentos fueron
tomados. Hubo un poco de orina en el piso del apartamento de Merri Lee.
Suponiendo que era una especie de gesto de desprecio, Tess había limpiado.
No, ella no había visto un vehículo y sólo podía suponer que hubo al
menos un humano.
434

Visiones en plata
ishop

«Él conoce lo suficiente acerca de nosotros como para saber que Blair
podía oler el área y decir cuántos ladrones habían subido las escaleras de la
puerta del lado de la calle,» dijo Nyx. «Podría incluso decir cuántos intrusos
entraron en cada apartamento.»
«Esa es una de las razones por la que Blair no está en esta reunión,» Tess
respondió. La otra razón era que el ejecutor dominante, estaba demasiado
furioso por los ataques para sentir confianza en cualquier ser humano, incluso
en uno que normalmente sería tolerado.
—Eso es todo, — dijo Tess, mirando más allá de Burke—. ¿Alguna cosa
que desees agregar sobre el ataque en la feria?
Burke se sacudió cuando Vlad pasó a forma humana y se unió a ellos.
Observando a Vlad, Tess pensó que la decisión de cerrar sus tiendas a la
población humana en general, fue buena. Ella no creía que los Sanguinati o los
Lobos iban a tener mucha tolerancia hacia la mala conducta humana por más
tiempo.
Vlad puso las manos sobre la mesa y se inclinó hacia Burke.
—El grito de guerra de los humanos que nos atacaron fue: "Los humanos
primero, último, y siempre".
—Eso suena como un grito de guerra HPU, pero no hay ninguna prueba
de que el movimiento HPU planeó el ataque, — dijo Burke.
—Los disparos venían de detrás de nosotros, — continuó Vlad—. Dos
pistolas, dos tiradores. Oí cuatro disparos. No sé quién más fue golpeado. No
creo que pensaron en disparar a través de esa gran distancia y correr el riesgo
de hacer daño a los humanos. Creo que habían planeado atraernos a la mitad
trasera del edificio y esperar hasta que estuviéramos cerca de la mesa donde los
hombres estaban vendiendo lo que parecía baratijas pero los paquetes que
entregaron a sus clientes me hicieron pensar que vendían armas.
—Lo que sería ilegal en ese puesto de feria, — dijo Burke—. Hay
cuchillos y pistolas que muestran donde las armas se compraron, pero la venta
de armas en el puesto semanal de feria y el mercado de los agricultores es una
violación de los permisos otorgados a los propietarios del edificio de la ciudad.
— Suspiró—. Pero en el caos que siguió a los disparos, y la cantidad de...
435

Visiones en plata
ishop
mercancía... que fue reorganizada por las ráfagas de viento, no es probable que
encontraremos las armas.
El teléfono móvil de Burke sonó.
»—Discúlpenme por un momento.
Tess vio una tristeza llenar los ojos de Burke cuando él dijo:
—Estaré allí tan pronto como pueda.
—¿Problemas, Capitán?— Vlad preguntó cuando Burke terminó la
llamada.
—Era el Teniente Montgomery llamando desde el hospital. El Oficial
MacDonald no sobrevivió a sus heridas.
Los tres Terráneos intercambiaron una mirada.
—Lo sentimos por su pérdida, — dijo Vlad.
—Él nos gustaba, — dijo Tess.
Burke puso su libreta y el lápiz en el bolsillo, una señal de que se estaba
preparando para salir. La tristeza se había apagado de los ojos azules, dejando
tras de sí un fuego feroz.
—Puede que no sea capaz de encontrar las armas usadas para matar a mi
oficial y al Cuervo, pero que me condenen si no encuentro a sus asesinos. Esa es
una promesa.
Tess miró a Vlad, quien se incorporó cuando Burke se apartó de la mesa
y se levantó.
—No tendrá que ir muy lejos, — dijo Vlad—. Los encontrará entre los
muertos.
Burke se le quedó mirando.
Vlad sonrió, una amarga expresión y aún así satisfecha.
—Yo no estaba lo suficientemente cerca como para evitar que dispararan,
pero los atrape antes de que pudieran mezclarse con los demás humanos y
escapar.
436

Visiones en plata
ishop

Burke lo siguió mirando.
—¿Alguna cosa que debería saber sobre esas muertes? ¿Alguna cosa que
haría que alguien pensara que un Sanguinati fue el responsable?
Vlad se encogió de hombros.
—Un montón de cosas volaron alrededor cuando Aire sopló al rescate.
Cosas afiladas que podían rebanar la garganta de una persona. Era bastante
probable que alguien más se resbalara con toda esa sangre y cayera mal,
rompiéndose el cuello.
Burke asintió.
—Eso es plausible. Me imagino que algunas pocas personas tenían
similares, aunque menos grave, lesiones.
—Bastantes, según el informe especial de noticias que escuché, — dijo
Vlad.
En otras palabras, nada que pudiera apuntar a uno de nosotros como asesinos de
los humanos "inocentes", pensó Tess. Por supuesto, hubo atacantes que fueron
asesinados por dientes o garras. Pero eso era un problema para la ciudad y la
policía.
Burke sacó una tarjeta y se la entregó a Vlad.
—Tengo que ir al hospital. Si se le ocurre algo más, hágamelo saber. O
dele al Teniente Montgomery una llamada.
—Avise al Teniente Montgomery y a Merri Lee que arreglamos los
apartamentos y pusimos las cosas lo mejor que pudimos recordar, — dijo Tess
—. No queremos que se alarmen si se dan cuenta de que algo no está
exactamente en la forma en que lo dejaron esta mañana.
—Les diré.

***

Alguien golpeó fuerte en la puerta principal de Simon.

437

Visiones en plata
ishop
Meg se despertó y tomó el libro que se estaba resbalando de su regazo
antes de golpear la ya dolorida cabeza de Simon. Dejándolo a un lado, se
levantó del sofá, luego dio un paso alrededor de las colas y las extremidades
para responder a quien fuera que estaba llamando a la puerta que no estaba
cerrada con llave.
Simon y Nathan se agitaron, incluso parecía que iban a tratar de ponerse
de pie y desafiar al intruso.
—Ustedes dos. — Ella señaló hacia ellos—. Quietos.
Gruñendo y cojeando, llegó a la puerta y la abrió, diciendo:
—No estaba trancada por una razón.
Steve Barquero la miró fijamente.
—Te cortaste el pelo.
Meg resopló.
—Sí, parece pelusa de cachorro. No, no puedes acariciarlo.
Se esforzó duramente en no sonreír. Luego ambos escucharon al menos a
un Lobo tratando de ponerse en pie.
—¡Simon, quieto! — Meg espetó.
El gemido sonó más como una protesta molesta, pero aún así fue un
gemido.
—Él necesita descansar, por lo que no voy a entrar,— dijo Steve—. Lo que
pasó en los puestos de feria está en todas las noticias locales. Vine para hacerle
saber que los Intuye y los Otros en la Isla Grande darán toda la ayuda que
necesiten. Y para traer esto. — Puso una canasta junto a la puerta—. Galletas de
Lobo para ellos, incluyendo las de manzanilla recién horneadas, y un par de
bocadillos y golosinas de panadería para ti.
—Gracias.
Miró a su rodilla.
—¿Estás bien?

438

Visiones en plata
ishop
Miró a su rodilla vendada, que estaba envuelta de esa manera para evitar
que los Lobos lamieran la herida.
—No es una herida grave. Yo estaba tratando de localizar la fuente de la
sensación de alfileres y agujas y me caí de las escaleras.
—Y liberaste una profecía.
—Sí. — Meg se estremeció. No podía recordar las imágenes que había
visto, que era lo mejor en este momento, pero todavía sentía el terror residual
por lo que había visto.
Ella se sacudió cuando Simon y Nathan aullaron. También lo hizo Steve.
—¿Se lastimaron?— Preguntó—. ¿Me refiero a si se lastimaron ahora?
—No, ese es el aullido de "Queremos galletas", — respondió Meg.
—Lo pillo. — Steve dio un paso atrás—. Cuídate, Meg. Y llámanos si
necesitas algo.
—Lo haré. — Ella vaciló, pero él estaba ahí—. Las chicas que fueron
rescatadas del recinto. ¿Cómo les va?
—Están mejor ahora que hemos disminuido los estímulos visuales en sus
habitaciones. Las chicas tienen una línea muy fina entre la suficiente y
demasiada estimulación o información. La mujer que contratamos para
ayudarlas tiene una buena idea de dónde está esa línea. Las salidas que
experimentan las niñas tienen más éxito, les facilita el que alguien sepa cuando
han tenido demasiado. Esperemos que aprendan otras maneras además de
cortarse, para afrontar cuando se sienten abrumadas.
—Son Casandra de sangre, — dijo Meg—. Con el tiempo, se van a cortar.
—Pero no tan pronto, e incluso una vez que empiecen, tal vez no sea tan
a menudo.
Pensó en la información que Jackson Wolfgard envió sobre cs821.
—Espera. Otra Casandra de sangre que está viviendo con los Wolfgard
en el noroeste está revelando visiones a través de dibujos. — Se frotó su brazo

439

Visiones en plata
ishop
izquierdo, tratando de calmar la picazón—. Tal vez eso es algo que otras chicas
pueden hacer para retrasar el corte.
—Otras chicas, — dijo Steve suavemente—. Pero tu no.
—No, yo no. — El picor se desvaneció con las palabras, confirmando una
verdad.
Steve dio otro paso atrás.
—Gracias por la sugerencia. Descansa un poco, Meg.
Cerró la puerta, levantó la canasta, y cojeó hasta la cocina, haciendo caso
omiso de los aullidos suaves, quejumbrosos procedentes de la sala de estar.
Eran Lobos heridos y por lo general eran quejicas, ¿o estaban tratando de
jugar la carta de condolencia para conseguir más atención... y más galletas? Ella
le preguntaría a Jane cuando la sanadora cayera esa tarde para comprobar a los
pacientes.
Después de guardar los alimentos que necesitaban refrigeración, cojeó de
nuevo a la sala de estar con una bandeja que contenía un sándwich, dos
pequeñas bandejas con varios sabores de galletas, y una jarra de agua para
todos ellos. Llenó de agua los cuencos de Simon y Nathan hasta la mitad, luego
vertió el resto del agua en su vaso.
No quería ver la televisión mientras comían. Y la radio no paraba de
hablar sobre el ataque en la feria, por lo que no podía escucharla tampoco, sobre
todo después de escuchar el informe...
No. Simon estaba herido, y Nathan estaba herido, su cara toda cortada
por los vidrios rotos y todo lo que la muchedumbre le había arrojado mientras
él estaba atrapado en el autobús. Así que, no, no iba a decirle a nadie todavía
que la audición de Nicholas Scratch comentando sobre el ataque en Lakeside
habían hecho a su piel zumbar.

440

Visiones en plata
ishop

Capítulo 50

Watersday 26 de Maius
Monty se frotó las manos por la cara y miró alrededor del
monoambiente.
Día largo. Largo, día terrible. No habría repercusiones físicas y
emocionales. Habría una posibilidad de represalias. Los miembros locales del
movimiento Humanos Primeros y Últimos, culpaban a gritos a los Otros por las
muertes, lesiones y destrucción de la propiedad. Si los Otros se hubieran
quedado en su pedazo designado de la ciudad, donde pertenecían, -si es que
pertenecían a alguna parte de Lakeside- el incidente no hubiera ocurrido,
transformando a un lugar acogedor como la feria, en un campo de batalla. El
Alcalde Rogers había dado rodeos al ser entrevistado, negándose a reconocer
que los miembros del movimiento HPU habían incitado el conflicto y sido
responsables de la muerte a tiros de un policía.
Nicholas Scratch, por otro lado, no había dado rodeos. Hablando desde
un lugar seguro en Toland, había sido intenso en sus condolencias a las familias
de los muertos e hizo hincapié en cómo el movimiento HPU había reunido a
toda la Región Noreste para proporcionar apoyo emocional y asistencia física a
esas familias. Y él puso la culpa en los Terráneos del Courtyard de Lakeside por
hacer que la gente de la feria se sintiera tan amenazada, que habían arremetido.
Y si bien era lamentable que un policía hubiera sido asesinado, junto con varios
otros humanos atrapados en una pelea sin sentido, debería haber esperado una
reacción de este tipo.
La declaración más escalofriante fue hecha por Elliot Wolfgard cuando
los periodistas le acorralaron después de una reunión con el alcalde.
—"Los nativos de la tierra que residen en los Courtyard son administradores de
la propiedad, los intermediarios entre los humanos y el resto de los Terráneos. Podemos
hablar en nombre de los nativos de la tierra que viven en el país salvaje que nos rodea,
pero ellos tienen la última palabra en Thaisia, y ellos decidirán qué pasará después".

441

Visiones en plata
ishop
Y ellos, quienesquiera que fueran, no iban a negociar, porque cualquier
persona que lograra encontrarlos no sobreviría. Eso asumiendo que los
humanos pudieran comunicarse con ellos en absoluto.
Tess había hecho un buen trabajo en poner todas las cosas personales de
vuelta donde las había encontrado. Si hubiera entrado sin preparación, se
habría dado cuenta que alguien había tocado sus cosas, habría detectado
diferencias antes de buscar los detalles que lo confirmaran. Algo doblado un
poco o cajones en un orden diferente. Dado que los Otros le habían avisado que
tomaron sus cosas y las de Lizzy y luego las devolvieron, le dio a los cajones y al
armario no más que una mirada superficial.
Al entrar en la pequeña cocina, Monty abrió una botella de whisky y se
sirvió un vaso considerable. No bebía mucho, pero esta noche quería algo para
suavizar el desasosiego, sobre todo porque Lizzy no estaba allí.
Cuando llamó a los Denby para contarles sobre Lawrence MacDonald,
Eva había insistido en que Lizzy se quedara con ellos durante la noche. Hubo
preguntas sin respuesta acerca de los intentos de robo. Él no tenía dudas de que
hubo un intento, al igual que no creía que el momento del robo y el ataque en la
feria, fuera coincidencia. Pero Oso Boo y las joyas habían desaparecido. La gente
en Toland involucrada con la muerte de Elayne tenían que saberlo. No creía que
el Capitán Felix Scaffoldon estuviera directamente involucrado en el asesinato
de Elayne, pero apostaría a que el Capitán mantenía a alguien al tanto de la
información.
Lo que significaba que todavía había una pieza que faltaba. Alguien
todavía estaba buscando algo y pensaba que había llegado a Lakeside. ¿Podría
alguna de las joyas haber sido escondida en algo además de Oso Boo?
Monty se quedó absolutamente inmóvil, dejando que los pensamientos
se arremolinaran en torno a él.
Algo en una historia que había estado leyendo a Lizzy antes de ser
trasladado a Lakeside. Páginas de un libro habían sido cortadas para formar un
compartimiento secreto. Había quedado emocionada cuando le había leído que
quiso convertir uno de sus propios libros en un lugar para esconder los secretos.
Había tenido la intención de buscar un libro usado para que no arruinara uno
de sus nuevos libros. Pero ella no trajo ningún libro con ella, solo...

442

Visiones en plata
ishop
—El diario, — susurró Monty. Dejó el vaso de whisky abajo y corrió
hacia el tocador, pateando a través de los cajones. ¿Por qué llevar un diario si
Lizzy había perdido la llave? A menos que no estuviera usando el diario como
un diario, pero era, de hecho, otro escondite, y Lizzy nunca había sido la
persona que tenía la llave.
Revisó el armario, comprobó las maletas, se fijo debajo de la cama y
detrás de los pocos muebles en el apartamento. Comprobó debajo del colchón,
sacudió todas las toallas de baño y ropa de cama extra. Cuando terminó, buscó
en todo de nuevo.
Luego se sentó en la cama estrecha y pensó durante mucho tiempo.
Tess había devuelto todo excepto el diario cerrado.

443

Visiones en plata
ishop

Capítulo 51

Earthday 27 de Maius
Era temprano en la mañana cuando Tess entró en una de las aulas de la
escuela del Courtyard a esperar a Nyx. Nadie estaría allí para interrumpirlas o
hacer preguntas. Igualmente importante, la escuela había sido construida en el
interior del Courtyard, por lo que los humanos no tenían siquiera un atisbo de
ella desde las calles de la ciudad en los alrededores. La mayoría de los humanos
no sabían que existía.
El intento de robo de ayer no tenía sentido. Tratar de arrebatar a Oso Boo
con el fin de recuperar las joyas que habían escondido dentro de él, hubiera
tenido sentido. Los Sanguinati hicieron bien en aprender sobre las cosas que
tenían valor en las partes humanas del mundo, y Nyx le había dicho que las
joyas escondidas en Oso Boo valían mucho dinero.
Pero Oso Boo fue entregado a la policía de Toland, y el oso había sido
cosido por la sanadora Wolfgard para que nadie sospechara que alguien había
escarbado en el interior del cuerpo del oso. Los ladrones no deberían estar
buscando chucherías entre las posesiones de Montgomery. No más.
No, no se trataba de joyas. Se trataba de secretos ocultos dentro de un
libro de color rosa.
Nyx fluyó en la habitación en su típica forma mezclada de humo y
humana.
—He traído el libro.
—Ahora sólo necesitamos... — Comenzó Tess. Se detuvo y se volvió hacia
la puerta. Su cabello comenzó a enrollarse en previsión para tratar con el
intruso ruidoso. Entonces parpadeó sorprendida cuando el ejecutor dominante
del Courtyard entró en la habitación.
Blair Wolfgard generalmente se movía en silencio porque era su
naturaleza, pero no hizo ningún esfuerzo en acercarse con sigilo cuando entró
y sacudió una pequeña caja de herramientas.

444

Visiones en plata
ishop
—Las herramientas no son tan fáciles de adquirir en este momento, así
que no voy a entregarlas a menos que sepa lo que van a hacer con ellas, —
gruñó.
—No tienes que entregar nada, — dijo Tess—. Sólo tienes que abrir la
cerradura de este libro. Es por eso que te dije que trajeras tus herramientas
pequeñas.
Nyx inclinó la cabeza.
—Eso sonó desagradable, pero no estoy segura del por qué.
El Lobo mostró los dientes y le tendió la mano.
—Dame esa cosa.
Nyx le entregó el libro rosa con estrellas de oro en la tapa.
Blair tocó la cerradura.
—¿Dónde está la llave?
—No lo sé, — contestó Tess—. Es por eso que estás aquí con tus
pequeñas herramientas. Tenemos que saber lo que hay en ese libro.
—¿Por qué?
—Porque Meg vio un libro de color rosa con estrellas de oro conectado a
un secreto. Y porque alguien está todavía buscando algo que la Lizzy trajo con
ella.
—¿Te importa que alguien sepa que lo abrimos? — Preguntó Blair.
—No.
Eligió una herramienta y rompió la cerradura.
Lo bueno es que no estamos interesadas en cerrarlo de nuevo, Tess pensó
cuando Blair le entregó el libro un poco destrozado, tomó su caja de
herramientas, y se fue.
Abriendo el libro, Tess estudió la escritura.
—No puedo imaginar a un adulto usando un libro de color rosa con
estrellas de oro, pero este escrito no se parece al de una niña.
445

Visiones en plata
ishop

—No, no, — Nyx coincidió—. Pero es de mujer, sobre la base de la
escritura a mano humana que he visto.
—Es hora de saber lo que dice.— Tess recostó su cadera en la mesa del
profesor y comenzó a leer.

***

Meg soñó que era una tarta deliciosa y alguien se mantenía lamiendo su
glaseado.
Se despertó sobresaltada cuando Vlad dijo:
—Es mejor que pares antes de que te atrape.
Irguiéndose en el sofá de la sala de estar de Simon, se quedó mirando a
Simon y Nathan, que le estaban dando su mirada de: "yo no sé de que está
hablando".
La última vez que los Lobos le dieron esa mirada "demasiado inocente para
ser creída" fue cuando descubrió envases vacíos apilados en un armario en su
habitación de clasificación; envases que habían estado llenos de galletas de Lobo
cuando almorzaron ese día.
—Ustedes dos han tenido suficiente glaseado, — ella murmuró.
—¿Cómo te sientes, Meg?— Preguntó Vlad.
Bajando los pies con cuidado para evitar pisar patas o colas, Meg se
levantó e hizo balance. Rigidez, dolor, hambre. Y ella realmente necesitaba
hacer pis, y probablemente no era la única.
—Estoy bien. Necesito usar el baño. ¿Puedes abrir la puerta para que
Simon y Nathan salgan a la calle? Cuando Jane los vio la pasada noche, dijo que
sería mejor si no cambiaban en absoluto por otro día.
—Claro. ¿Necesitas que te ayude a subir las escaleras?
—No, yo puedo hacerlo.
446

Visiones en plata
ishop

Mientras subía las escaleras, un escalón a la vez, porque con la rodilla
vendada no podía doblarla bien oyó a Simon y Nathan luchando para pararse.
Jane Wolfgard estaba por caer para chequear a los Lobos y a Henry. Le
pediría a la sanadora Lobo que le sugiriera algunas actividades tranquilas que
mantuvieran a los Lobos ocupados mientras se recuperaban. Y el Dr. Lorenzo
debía estar llegando pronto para ver cómo estaba. Ella realmente esperaba que
pudiera convencerlo de que los Otros sabían que había tomado todas las
precauciones con ella, que estaba bien para sacarse los vendajes y que la dejara
tomar una ducha. Era, después de todo, sólo un corte.
Incluso el Controlador, que valoraba su piel con fines de lucro, no habría
hecho tanto escándalo por su bienestar. Por otra parte, los Terráneos la
valoraban más a ella que a su piel.
No tienes ninguna razón para sentirte culpable, Meg se dijo a sí misma. Pero
se sentía culpable, y temía que la reprimenda vendría ahora que las cosas
estaban más tranquilas.
Esperaría hasta que el Dr. Lorenzo y Jane hubieran hecho sus visitas. Y
luego, una vez que Simon y Nathan se arreglaran con un plato de comida y un
poco de agua, caminaría hacia el otro lado del Complejo Verde a visitar a Henry.

***

—Bueno, — dijo Tess un rato más tarde—. Esto explica por qué el
movimiento HPU sigue estando tras de la Lizzy. Pero no creo que sea prueba
suficiente para que los humanos hicieran algo al respecto. Podrían decir que
Elayne Borden lo hizo para causar problemas.
—¿La habrían matado si hubiera hecho lo que ella escribió en el libro?—
Preguntó Nyx.
—Verdad o mentira, habría causado problemas, — contestó Tess—. Hay
un montón de acusaciones aquí por una mujer que no era tan importante como
había creído.— Ella podría haber sentido una gran sensación de piedad por
Elayne Borden si el juicio y las acciones de la mujer no hubieran traído
problemas a Lakeside a través la presencia de la Lizzy—. Los humanos van a
447

Visiones en plata
ishop
decir que escribió estas cosas por despecho o celos porque el hombre que vivía
con ella y le hacía promesas, también se apareaba con otras mujeres. Dirán que
trataba de desacreditar al movimiento HPU como una manera de vengarse de
él.
Nyx pensó en eso por un momento.
—Ya sea que los humanos lo crean o no, no importa. Es la confirmación
humana de lo que los Terráneos ya sabían. Tenemos que mostrarle este libro a
Vlad y al abuelo Erebus.
—Simon es el líder de este Courtyard. Debemos decirle primero, — dijo
Tess, preguntándose si había una potencial lucha de poder entre los Sanguinati
y los Lobos. Hubieron ciertas tensiones entre los dos grupos debido a Meg.
—Él está herido y necesita descansar. Vlad y el abuelo no están
lesionados. Además, este problema se inició en Toland y los Sanguinati
controlan el Courtyard allí. — Nyx hizo una pausa—. De hecho, los Sanguinati
controlan los Courtyard en cada ciudad humana que es un importante puerto
en la costa oriental. Entornos urbanos se adaptan a nuestra forma de caza, por
lo que somos la mejor forma de Terráneos para vigilar esos lugares.
Tess no podía discutir sobre el hecho que Simon necesitaba descanso. No
se había percatado de que los Sanguinati controlaban tantos Courtyard en
Thaisia, aunque lo que Nyx dijo acerca de que ellos encajaban mejor en los
entornos urbanos tenían sentido. Tenían mucho en común con los Segadores,
que también se veían atraídos por la superabundancia de presas abarrotadas en
las ciudades.
Si los Sanguinati eran generalmente seleccionados para controlar los
Courtyard en las ciudades portuarias, ¿por qué Simon era el líder en Lakeside,
el principal puerto humano en el lago Etu? ¿Por qué elegir a un Lobo, cuando
había una fuerte reunión de vampiros como la que había aquí, por no hablar de
la presencia de Erebus? ¿Habían cedido el liderazgo a un gard diferente por
elección, o se les había pedido ceder?
—Vamos a mostrar esto a Vlad y al abuelo Erebus,— Nyx dijo de nuevo.
—Está bien. Pero debemos mostrárselo a Henry y a Elliot también. Y
deberíamos esperar hasta que Simon tenga una oportunidad de verlo antes de
tomar cualquier decisión. Hagamos lo que hagamos con esta información
afectará a Lakeside y a nuestro Courtyard.
448

Visiones en plata
ishop

—En ese caso, Blair, como el ejecutor dominante, debe ser incluido
también.
—De acuerdo.
Ella y Nyx se acomodaron en un silencio reflexivo considerando todas las
opciones. Al igual que tantas decisiones que habían hecho recientemente, sea lo
que sea que los Otros en Lakeside hicieran ahora, repercutiría a través de toda
Thaisia. Eso hizo que Tess se preguntara si fue este libro o Simon Wolfgard el
verdadero objetivo ayer.

***

Henry se sentó en la sala de verano debajo de su apartamento, lijando
una pata de madera. El lado derecho de su rostro estaba lastimado, y el surco
dejado por la bala que lo hirió dejaría una cicatriz que la cargaría siendo
humano y Oso Pardo. Él no estaba preocupado por eso. Algunas cicatrices eran
parte de la vida, mientras que otras...
Atrapó el aroma de Meg, levantó la cabeza y la vio acercarse a su
apartamento. Luego, cuando se dio cuenta de que estaba en una sala de verano
como el que ella compartía con Simon, esperó mientras ella lo observaba a
través de la puerta corredera.
—Puedes entrar, — dijo finalmente.
Ella abrió la puerta y caminó cojeando hasta la mesa que usaba para todo
tipo de trabajos.
—¿Qué estás haciendo? — Preguntó mientras estudiaba las piezas sobre
la mesa.
—Un sustituto de Oso Boo.
Cogió la cabeza, luego vaciló y lo miró pidiendo permiso. Cuando él
asintió, ella lo recogió y exploró la cabeza de madera del oso con sus dedos.

449

Visiones en plata
ishop
—El tallado está terminado. Voy a terminar de lijar las piezas esta
mañana y se las doy a la costurera para que las inserte en el cuerpo de tela que
ella hizo. — Dejó el papel de lija y la pata, se sentó y esperó. Se veía infeliz, y él
era en parte responsable de eso debido a que algunas cicatrices eran parte de la
vida, mientras que otras...
Meg dejó la cabeza del oso en la mesa.
—No me corte a propósito. Me caí de las escaleras.
—Lo sé, — retumbó suavemente—. También sé que si no te hubieras
caído, si no hubieras sangrado y liberado la profecía, hubiéramos sabido que
algo iba a suceder en los monoambientes porque sentiste eso sin cortarte, pero
no habríamos sabido del ataque en los puestos de la feria. No habríamos tenido
ninguna advertencia acerca de eso, no habríamos tenido tiempo para pedir
ayuda, y más de nosotros habrían muerto.
—¿Estás enojado conmigo?
Henry negó con la cabeza, un pequeño movimiento dado que el
movimiento hacía que su rostro doliera.
—No, Meg, no estoy enojado. Esto no es simple, y es... difícil... para
nosotros. Estoy agradecido de que nos dieras la advertencia, y estoy triste de
que tengas otra cicatriz.
—No estoy triste por esta cicatriz,— dijo suavemente, agitando una mano
hacia su rodilla—. Estoy triste porque tú tendrás una cicatriz.
Sonrió con cuidado.
—No estoy triste por esta cicatriz. La conseguí por salvar la vida de
Simon... al igual que tú tienes tu cicatriz porque estabas cuidando de nosotros.
—Se siente diferente, esta cicatriz.
—Es una señal de un corazón cariñoso. Se debe sentir diferente.
Ella miró la cabeza y las patas del oso que había tallado para la Lizzy.
—Nosotros nos cuidamos uno al otro, ¿no?
—Sí lo hacemos.

450

Visiones en plata
ishop
Un aullido se elevó desde el otro lado del Complejo Verde.
Meg suspiró.
—Pensé Simon dormiría más tiempo. Mejor me voy antes de que haga
alguna tontería.
Henry la vio caminar de regreso al apartamento de Simon. Había dos
Lobos adultos alojados allí, ahora mismo. Le resultaba interesante que Meg
hubiera sabido que era Simon quien llamaba buscándola.

***

Simon cojeaba tras de Meg. Árboles y arbustos tapaban la línea de visión
entre las calles humanas y los complejos donde vivían los Otros, pero los
edificios estaban localizados lo suficientemente cerca para hacer uso de las
utilidades que los humanos proveían al Courtyard y sin embargo tan lejos de la
vista humana como era posible. No fue un compromiso fácil, y sin embargo los
Terráneos habían hecho el trabajo. No tenía más remedio que hacer que
funcionara, porque alguien tenía que mantener un comportamiento de vigilia y
reportar si los humanos se volvían demasiado peligrosos para Thaisia y todas
las criaturas que vivían allí.
A pesar de su hermana, Daphne, a quien dispararon y mataron hace un
par de años, ser capaz de oír los coches circulando no lo había hecho sentirse
nervioso. Pero se sentía vulnerable ahora. No podía precipitarse hacia adelante
para desafiar a un enemigo o correr lo suficientemente rápido para salir del
camino si el enemigo era demasiado fuerte como para entrar solo. En este
momento, no podía proteger a su manada, no podía proteger a Meg.
La alcanzó cuando llegó a la huerta. Estaba, tal vez, a dos piedras
lanzadas desde el Complejo Verde, pero él jadeaba por el esfuerzo de caminar
incluso ese trecho.
Al menos Meg parecía estar sintiéndose mejor. El Dr. Lorenzo le había
puesto un vendaje pequeño en la rodilla, sobre todo para mantenerla limpia y
para desalentar cualquier lamida del corte en curación.
No había lamido el corte anoche, después de que Meg se quedó dormida
en el sofá. Tampoco Nathan. Pero lamerle la mano y el pie, que colgaban del
451

Visiones en plata
ishop
sofá justo delante de las narices de los Lobos, los había calmado lo suficiente,
tanto que pudieron dormir por un par de horas antes de que sus lesiones les
dolieran de nuevo. No parecía que fuera algo malo hacerlo, y si hubiera estado
despierta, estaba seguro de que Meg habría accedido a dejar que tomaran un
par de lamidas con fines medicinales, pero quizás deberían haber pedido
permiso primero. Después de todo, Meg era Meg, no un frasco de medicina.
—Mira, Simon. ¡Las semillas que plantamos están brotando!
Pequeñas cosas verdes. No comestible todavía. No serían comestibles
durante semanas y semanas.
Quería un poco de agua.
Simon miró a la bomba cerca. La bomba y el pozo habían estado allí
antes de que la ciudad colocara las tuberías para el servicio, y los Otros todavía
usaban esa agua, junto con el agua de lluvia recogida en barriles, para la comida
que plantaban.
«¿Meg? ¿Agua?»
«¿Meg bombeará el agua para nosotros?» Nathan preguntó, uniéndose a
él.
Ella no podía oír el habla Terránea y él no podía cambiar para pedir.
—¿Arroo? — Simon fue cojeando a la bomba, seguido de Nathan—.
¿Arroo?
Meg miró a la bomba y luego a la huerta. Ella cojeó hacia la bomba.
—¿Crees que las plantas necesitan agua?
Él no sabía nada de plantas, pero a los Lobos seguro les gustaría un poco.
Nathan se quejó, luego lamió boquilla de la bomba.
—Ah, quieren agua. — Meg estudió la bomba durante tanto tiempo que
los Lobos se sentaron a esperar.
—No preste atención al agua cuando plantamos la semilla en la huerta,
pero creo que puedo hacer esto, — dijo finalmente.
452

Visiones en plata
ishop

Bueno, sí, ella pudo hacer funcionar la bomba, y el agua salió. No fue un
goteo al que se le podría haber dado lengüetazos, y el cubo que debería haber
estado debajo de la salida para recoger el agua no estaba allí. Finalmente
consiguieron su bebida, en su mayoría por lamerse el uno al otro el agua que
goteaba.
—Lo siento, — dijo Meg—. Tiene que haber un truco para esto.
Simon se quedó allí, incapaz de sacudirse el agua porque el movimiento
haría que sus hombros y patas delanteras dolieran.
Alguien tosió ligeramente.
Trató de girar y casi perdió el equilibrio.
«Es Vlad» dijo Nathan.
Vlad dejó escapar un suspiro racheado que sonaba más como una risa.
—Los dejo a los tres solos por un rato, y mira los líos en que se meten.
«No nos metemos en líos,» Simon gruñó. «Sólo acabamos mojados.»
—El cubo se pone bajo la bomba, está guardado en el cobertizo,— Vlad le
dijo a Meg, señalando la pequeña estructura.
—No tenía pensado hacer nada más que mirar el jardín, — dijo—. Pero
Simon y Nathan quería tomar algo.— Miró a los Lobos—. Están muy mojados.
—Se van a secar, — dijo Vlad.
«Ya vas a ver cuánto simpatía consigues cuando Meg vierta agua sobre
ti,» Simon gruñó.
«Se ha llamado a una reunión,» dijo Vlad, ya no sonaba divertido. «Hay
algo que tienes que ver antes de decidir qué hacer»
«No puedo cambiar hoy»
«No hay humanos invitados a esta reunión, por lo que no tienes que verte
humano.»
453

Visiones en plata
ishop

«Meg no debería estar aquí sola.» Un Halcón pasó sobre Simon, un
recordatorio de que había Terráneos vigilando.
«Ella no estará sola. Y no vamos a estar lejos. Nos vamos a reunir en mi
apartamento.»
—¿Vlad? — Dijo Meg, pasando la mirada del vampiro a los Lobos.
—Reunión de negocios. Se necesita a Simon, — dijo Vlad tranquilamente.
—Pero él debe descansar hoy, — protestó.
—Lo sé, pero no puede esperar.
Ella quería protegerlo, y eso agradó a Simon en todo tipo de formas,
porque quería protegerla también. Pero un líder no podía siempre ser protegido,
por lo que comenzó a regresar al Complejo Verde rumbo al apartamento de
Vlad.
Vlad habló con Meg durante otro minuto, y luego lo alcanzó.
«Nathan se quedará con ella,» dijo Vlad.
«No puede protegerla contra los intrusos.»
«No, él no puede, pero puede dar la alarma si es necesario. Y varios de
los ponis acaban de aparecer, incluyendo a Tornado y Torbellino. Nadie va a
acercarse a Meg mientras que estén pastando alrededor del complejo»
Diciéndose a sí mismo que debería estar satisfecho con eso, Simon entró
en el apartamento de Vlad. Cuando vio quién más estaba en la habitación, sabía
que esto no era sólo acerca de los ataques de ayer, sino algo más... y peor.

***

Meg abrió la puerta de la sala de verano debajo de su apartamento y
esperó a Nathan para entrar. Esperaba que todos los cortes en la cara y patas
delanteras se curaran sin dejar cicatrices. Ya era bastante molesto pensar en
454

Visiones en plata
ishop
Henry, como hombre u Oso Pardo, con una cicatriz a lo largo de su mejilla
derecha. No quería que Nathan se viera en el espejo todos los días y recordara la
traición humana.
¿Qué pensaban los Otros de sus cicatrices? ¿Las viejas cicatrices les
importaba a alguno de ellos, exceptuando a los pocos que entendían lo que
significaba el número de cicatrices en relación a la duración de su vida? ¿Qué
pasaba con los humanos? ¿Era difícil para ellos mirar sus cicatrices? Ella no
tenía ninguna en su cara, pero los pantalones cortos y camisetas de manga corta
que eran prácticos para usar en el verano, revelaban algunas de las cicatrices en
sus brazos y piernas.
Ninguno de los humanos que eran sus amigos había dicho algo. No a ella
de todos modos. ¿Qué pasaba con los repartidores? ¿Al usar la ropa de verano,
estaba publicitando que era una Casandra de sangre? Con la difícil situación de
las chicas liberadas y abandonadas, y el creciente número de muertes causadas
por su incapacidad para hacer frente al mundo exterior, más gente entendería el
significado de las cicatrices espaciadas en tramos iguales. ¿No?
Aunque, ahora que lo pensaba, las profetas de la sangre ya no eran
mencionadas en las noticias o en los periódicos. Ahora, la noticia era acerca de
los alimentos que se añadirían a las libretas de racionamiento del próximo mes,
la escasez que se estaban pronosticado y las acusaciones de que los Otros eran
los culpables de la disminución de los alimentos disponibles y el aumento de
los precios. Eso no tenía mucho efecto en ella. A excepción de la pizza,
compraba toda su comida de las tiendas de la Plaza Comercial, que eran
abastecidas por granjas Terráneas, pero Merri Lee y Ruth habían dicho un par
de veces que estaban contentas de que se les permitiera hacer compras en la
Plaza Comercial y aún más aliviadas porque iban a recibir una parte de los
alimentos cultivados en el Courtyard.
—¿Arroo? — Nathan preguntó suavemente.
¿Cuánto tiempo había estado de pie allí, sosteniendo la puerta abierta?
—Cerebro ocupado, — dijo ella entrando en la habitación. Recogiendo el
libro que había dejado sobre la mesa, eligió la nueva silla de salón que daba al
patio del Complejo Verde. Merri Lee y Michael Debany le habían dado dos sillas
reposeras como un estreno de la sala de verano. Ruth Stuart y Karl Kowalski le
habían dado una pequeña mesa redonda y dos sillas que le brindaban un lugar
para comer o trabajar en un proyecto.
455

Visiones en plata
ishop

Alguien, probablemente Vlad o Tess, habían hecho un poco de
reorganización con el fin de mover las camas de Lobo a la sala de verano.
Después de una aspiración de confirmación para determinar cuál era su
cama, Nathan se acostó, puso su cabeza sobre sus patas, y se quedó dormido.
Meg no sabía dónde estaban sus amigos humanos hoy. En el duelo, sin
duda. ¿Estaban en la casa de los MacDonald, ayudando a los padres de
Lawrence y a Theral a hacer lo que se hacía en un momento como ese?
Había visto vídeos, y, a veces demostraciones reales, de niñas víctimas de
abusos o incluso asesinadas, pero no tenía muchas imágenes de entrenamiento
de hombres asesinados. En su lugar, había imágenes que, pegadas con otra
imagen, significarían una especie de muerte. Un coche destrozado y una tarjeta
de condolencia. Una pistola y una urna de cremación. No es que el Controlador
o los Nombres Caminantes les hubieran dicho a las chicas lo que esas
combinaciones de imágenes significaban, pero al final ella y Jean lo habían
descubierto.
¿Las profetas de la sangre que se desmoronaron habrían visto esa
combinación de imágenes cuando tomaron su decisión final, del corte fatal?
Meg sacudió la cabeza como si con eso desalojara a los pensamientos.
Cuando se dio cuenta que estaba frotándose los brazos para aliviar esa
sensación de alfileres y agujas, también se dio cuenta de que Nathan estaba
despierto y mirándola.
—Está todo bien. El picor se fue, — le dijo, lo cual era cierto.
—Arroo.
A pesar de estar herido, todavía estaba en guardia. A su manera, ella
también lo estaba.
Meg abrió su libro y trató de leer. Pero no podía concentrarse en la
historia porque seguía pensando en Henry tallando un nuevo oso para Lizzy.
Aquí, en el Courtyard, todos se cuidaban mutuamente.
Los amigos de Lawrence MacDonald estaban cuidando a su familia, pero
¿qué pasaba con Jenni y Starr? ¿Había alguna manera de que pudiera cuidarlas?
456

Visiones en plata
ishop

Ella pulía monedas hasta que brillaban. Una pequeña muestra, un gesto de
simpatía por la pérdida de una hermana. Y...
Un gran pata empujó contra su muslo con una fuerza considerable.
Meg se quedó sin aliento. Nathan se puso de pie al lado de su silla,
mirando como si estuviera a punto de levantar la cabeza y gritar.
—Estoy bien, — dijo, aunque ¿cómo podía estar bien si acababa de tener
una visión sin cortarse? Eso había ocurrido sólo una vez, antes del ataque contra
el Courtyard a principios de ese año, cuando estaba haciendo entregas durante
el día y de repente pensó que estaba conduciendo en la noche.
—¡Rroo! — Un definitivo desacuerdo.
—Estoy bien, — Meg insistió—. Yo estaba pensando.— Levantó la mano
para darle una palmadita tranquilizadora y mantenerlo tranquilo, entonces
recordó que no tenía que tocar su rostro—. Yo estaba pensando.
—¿Arroo? — No convencido todavía de que estaba bien, pero
escuchando.
—Es algo diferente, y no estoy segura de cómo explicarlo.
Nathan se sentó al lado del sillón y esperó.
—Estaba pensando en Jenni y Starr y si había algo que podía hacer por
ellas. Y entonces vi algo que podía hacer. Pensé que era una visión porque tengo
visiones. Pero en realidad no fue una visión. Era mi mente dándome una
respuesta a la pregunta, mostrándome haciendo algo bueno para ellas. —
Emocionada, pasó las piernas por el borde de la silla, puso su nariz contra la
nariz de Nathan—. No fue un pensamiento de profeta de sangre, ¡fue un
pensamiento de chica normal!
Olió su rostro y al parecer decidió que no había motivo de alarma.
—¿Puedes decirle a Julia Hawkgard que me gustaría verla?
Nathan ladeó la cabeza. Cuando ella no dijo nada más, volvió a su cama
y se acostó. Un minuto más tarde, Julia apareció.
457

Visiones en plata
ishop

—¿Pasó algo de malo? — Preguntó Julia.
—No, — Meg le aseguró—. Sólo necesito un par de cosas de la Plaza
Comercial, y mi rodilla... — Hizo un gesto hacia la rodilla vendada. No había
nada de malo en su rodilla. Lo único que tenía que hacer era evitar doblarla
demasiado para no hacerse una fisura en el corte en curación. Podría haber
caminado o manejado su Bow, pero Nathan habría ido con ella, sin importar lo
que le dijera, y él necesitaba descansar.
—Ah. Claro, — dijo Julia—. ¿Qué necesitas?
Meg le dijo lo que quería. Mientras esperaba a que Julia volviera, se
preguntó lo que los Otros pensarían acerca de su petición. Quizá Julia pensara
que era algo propio de los humanos. O tal vez el Halcón entendiera el motivo de
la solicitud. De cualquier manera, Julia regresó rápidamente con todos los
elementos.
Mientras Simon estaba en su reunión y Nathan dormitaba, Meg se sentó
en la mesa en la sala de verano y pulió dos rollos de monedas de diez centavos
hasta que cada moneda brilló.

***

Simon no estaba seguro de si Blair y Elliot cambiaron a Lobo porque era
Earthday y habitualmente se encontraban en esa forma en el día libre de
contacto con los humanos, o si no querían que se sintiera incómodo por ser el
único que no estaba en forma humana en esa reunión.
De cualquier manera, una vez que eligió un lugar en el salón de Vlad y se
acostó, Blair y Elliot se colocaron a ambos lados de él. Vlad, Nyx y Erebus
Sanguinati se sentaron en las sillas enfrentadas a los Lobos. Eso dejaba a Henry
y Tess sentados en extremos opuestos de la habitación.
—No hay muchas entradas en el libro que sean de interés para nosotros,
así que voy a leer esas pocas en voz alta, — dijo Tess.
—Diario, — dijo Vlad—. Ese tipo de libro se llama diario. ¿Dónde lo
conseguiste?
458

Visiones en plata
ishop

—Lo tomé del apartamento del Teniente Montgomery. Estaba en un cajón
con la ropa de la Lizzy, por lo que es probable que haya venido con ella, y
después de que Nyx y yo lo leímos, nos dimos cuenta de que esto fue la razón
por la que alguien todavía está tras la niña.
—La Lizzy es joven, — dijo Erebus—. ¿Qué podría alguien tan joven
anotar que hiciera que tantos cazadores vayan tras su pista?
—La Lizzy no escribió nada, — contestó Tess—. Elayne Borden, por otro
lado...
«Léelo,» Simon dijo, mirando el diario como lo haría con una serpiente
de cascabel enojada.
Tess leyó las entradas. Cuando terminó, Simon esperó a escuchar lo que
el resto de ellos diría, pero nadie habló... a menos que contara los gruñidos de
Blair.
—Esto confirma lo que los Terráneos ya descubrieron, pero ahora a los
humanos en el gobierno se les debería decir el por qué su gente no tiene
suficiente comida, el por qué algunas posesiones serán difíciles de comprar, —
finalmente dijo Henry.
—¿Crees que los humanos del gobierno no lo saben ya? — Vlad sonaba
escéptico—. Es el resto de los humanos que necesitan saberlo, por lo que al
movimiento HPU respecta, los humanos que tienen la primera reclamación de
alimentos viven en el Bloque Romano, y los humanos en Thaisia recibirán los
restos, si los hay . El hambre va a empujarlos a tratar de tomar más tierra del
resto de las criaturas de Namid.
«Estoy de acuerdo con revelar esto a los gobiernos humanos,» dijo Elliot.
«Pero, ¿cómo lo hacemos? ¿Cómo se pueden hacer muchas copias de ese
diario?»
—La mayoría de lo escrito es personal, — dijo Tess—. Dudo que sería de
interés para cualquier ser humano, salvo para el Teniente Montgomery.
—Lo que es importante para los Terráneos puede ser condensado en un
par de párrafos que confirmarán a nuestros líderes que los humanos son

459

Visiones en plata
ishop
responsables de la escasez de alimentos y materias primas, — dijo Vlad—. Eso
también es todo lo que los gobiernos humanos necesitan saber.
«Debemos hacer dos copias de todo el libro,» dijo Elliot. «Guardaremos
una copia para nosotros y daremos la otra copia al Courtyard de Toland, ya que
tendrán que hacer frente a la parte de los problemas que hay en su ciudad.»
«No nos corresponde aullar esta información de los humanos a todas las
partes de Thaisia,» dijo Simon. «Esa elección debe ser hecha por los Terráneos
que cuidan de cada región de nuestra tierra. Tomamos decisiones para
Lakeside.»
—Hemos estado tomando decisiones para mucho más que Lakeside
últimamente, —Henry respondió—. Por lo menos, toda la región Nordeste se
atendrá a nuestras decisiones.
«Bueno, si estamos tomando decisiones para los que no son...» Simon
detuvo. ¿Montgomery no era un poco de los suyos, o era parte de la manada
humana ahora? «Creo que el diario original hay que dárselo al Teniente
Montgomery. Elayne murió para que la Lizzy pudiera escapar de los malos
humanos y llevarle las palabras a él.»
Un silencio mientras todos pensamos acerca de ello.
—Dos ejemplares de este diario será suficiente, — dijo Erebus con un
guiño hacia Elliot—. Uno para Lakeside y otro para Toland. Vlad, cuando
termine esta reunión, llama a Stavros. Dile que hay cosas que tiene que saber
que no se puede discutirse por teléfono.
Vlad asintió.
—Yo le voy a llamar y le pediré que tome el siguiente tren disponible.
«Sigo pensando que deberíamos decirle a más humanos,» dijo Elliot.
«No importa ahora cuántos humanos lo sepan,» dijo Simon. «Se
mintieron entre ellos y trataron de culparnos para causar problemas.
Deliberadamente tomaron acciones para que su gente pase hambre el próximo
año con el fin de crear más conflictos. A causa de eso, serán los Terráneos en el
país salvaje quienes decidirán qué sucede después.»

460

Visiones en plata
ishop
Nadie habló considerando las implicaciones. Los humanos tenían poco
conocimiento acerca de los Terráneos que podían ver. No tenían ninguna
comprensión en absoluto acerca de los nativos de la tierra que habitaban en el
país salvaje.
—Tren. Tren, — dijo Tess—. Cuando vaticinó la última profecía, Meg dijo
esa palabra dos veces. El Controlador y su... gente... pasaron años entrenándola,
por lo que todo lo que dice en la profecía tiene un significado.
—Stavros va a venir en tren, — dijo Vlad.
—Y también lo hará otra persona. Para bien o para mal, creo que
debemos esperar un segundo visitante.
Simon gruñó por el esfuerzo de levantarse.
«Suficiente. Voy a ser capaz de cambiar mañana. Entonces voy a ver
cómo me siento con la forma humana y qué limitaciones que puedo tener.»
—Voy a ir a Las Tres P ahora y hare las copias del diario, — dijo Tess.
Ya que no había nada más que tuviera que hacer en esa reunión, Simon
cojeó hasta la puerta, y luego tuvo que esperar a que alguien le abriera. Quería
caminar poco y descansar mucho. Quería acurrucarse con Meg y que lo
acariciara mientras veían una película.
Quería estar fuerte y lo suficientemente bien como para poder proteger,
por si acaso el segundo visitante que venía a Lakeside resultaba ser un enemigo.

***

Jenni Crowgard regresó a su apartamento en el Complejo Verde
temprano esa noche. Los Crowgard había pasado el día juntos, de luto por la
pérdida de Crystal, no fue muy distinto a la forma en que los humanos se
habían reunido para llorar la pérdida de Lawrence MacDonald.
¿Los Cuervos abrirán Chucherías y Brillantes mañana? Meg se preguntó. ¿O
van a abandonar su tienda en la Plaza Comercial?

461

Visiones en plata
ishop
Sintiéndose incómoda, llamó a la puerta de Jenni... y trató de no mirar
dentro cuando el Cuervo respondió.
El pelo negro de Jenni, por lo general brillante y bien peinado, colgaba
sin brillo y descuidado en torno a un rostro dibujado por el dolor.
—Tengo algo para ti y Starr.— Meg le tendió una pequeña caja decorada,
uno de los elementos que Julia Hawkgard había recogido para ella.
Jenni tomó la caja y la miró por un minuto completo antes de levantar la
tapa. Tomó un par de monedas de diez centavos en una sola mano.
—Brillantes, — susurró—. Las monedas no son siempre tan brillantes. A
Crystal le gustaba las monedas brillantes. Ella las mantenía en un recipiente
sobre el mostrador.
—Lo sé. Por eso pulí estas. Pensé que podrías añadirlas a la taza en su
honor. —Meg se detuvo—. No sé cómo ayudar, y quiero ayudar.
—Ya ayudaste. Advertiste a Simon, pero no escuchamos cuando dijo que
teníamos que salir. Había tantas cosas brillantes tantos tesoros, a la vista y el
tacto, que no quisimos escuchar. Él tuvo que esperar, tuvo que discutir con
nosotros, y eso dio el tiempo para que los humanos ataquen.
—Esos hombres habían planeado atacar a los Terráneos. No fue tu culpa,
Jenni.
El Cuervo vertió las monedas de diez centavos en la caja.
—No cambia las cosas. Crystal está muerta. MacDonald ha muerto. Y
hemos aprendido, de nuevo, que en los humanos no se puede confiar.
La ira en los ojos de Jenni heló a Meg.
—Jenni...
—Nuestra Meg es de confianza. Nuestra Meg no nos traicionará.
—No no lo haría. Ni Merri Lee o Ruth o los otros humanos que trabajan
aquí.

462

Visiones en plata
ishop
Jenni se encogió de hombros. Meg pensó que era una muy mala señal de
lo enojados que los Terráneos estaban acerca de este último enfrentamiento
entre ellos y los humanos.
—Merri Lee y Ruth no traicionarían a los Cuervos o a cualquiera de los
Terráneos, —Meg insistió—. Tampoco Debany o Kowalski. Ellos no lo harían.
Jenni miró a Meg. Entonces, finalmente dijo:
—Crystal fue asesinada en ese lugar. No fue culpa de ellos, tampoco.
Meg asintió, aliviada al escuchar esa gran concesión.
Jenni vaciló, luego dio un paso atrás para cerrar la puerta.
—Gracias por los brillantes.
—De nada.
Frotándose los brazos, Meg volvió al apartamento de Simon y deseó
poder creer que nada iba a suceder.

463

Visiones en plata
ishop

Capítulo 52

Earthday 27 de Maius
La chica esperó a que Jackson o Grace buscaran los platos de la cena.
Temprano en el día, ella había abierto las persianas que cubrían su ventana, con
ganas de más luz. Una pantalla cubría la ventana, y el papel blanco estaba
pegado fuera de la pantalla, impidiéndole ver nada. Pero los había oído hablar,
gruñendo. Enojados.
Algo malo había sucedido. Simon, el otro Lobo que había dibujado en esa
imagen que había hecho para Jackson, había sido herido. Y debido a ese mal
que había sucedido, algo iba a pasar.
La chica miró el dibujo que había hecho ese día. Nubes de tormenta y un
rayo. Coches llenos de personas que conducían lejos de la tormenta. Pero por el
otro borde del papel, algo que esperaba a los coches y a la gente, algo que no
podía imaginar en su mente, algo que su mano se negó a plasmar porque no
estaba destinado a ser visto. Simplemente estaba.
Y, siendo invisible y terrible, esperaba a la gente en los coches.
Al oír un sonido fuera de su puerta, la chica empujó el dibujo debajo de
la cama antes de que Jackson entrara llevando un sobre de correo. Puso el sobre
a los pies de la cama.
—Meg, la Trailblazer, dijo que deberíamos tomar fotos para que las
vieras.
¿Nuevas imágenes? Ella estaba dispuesta a mirar nuevas imágenes.
—Gracias. — Debió haber dicho lo correcto porque él asintió con la
cabeza y recogió los platos que había dejado sobre la mesa.
Esperó un minuto. Luego levantó cuidadosamente la solapa del sobre y
sacó las fotografías.

464

Visiones en plata
ishop
Se quedó sin aliento mientras miraba a cada una de ellas, bebiendo de las
imágenes.
—No están en orden, — murmuró mientras reorganiza las fotos—.
Necesitan estar... así.
Un lugar. Todas las fotos eran diferentes imágenes de un lugar
maravilloso. Pero... ¿dónde? Sus viejos guardianes solían identificar las
imágenes. ¿Cómo si no podía decirle a alguien lo que veía cuando se cortaba?
Nada escrito en el dorso de las fotos, por lo que dio vuelta el sobre.
Impreso con cuidado en la parte delantera había dos palabras: Aguas Dulces.
La chica pasó el resto de la noche escuchando a los Lobos aullando
mientras estudiaba las fotografías.

465

Visiones en plata
ishop

Capítulo 53

Moonsday 28 de Maius
Monty no quería que lo incluyeran en la reunión con el alcalde Franklin
Rogers y el comisionado de la policía Kurt Wallace. Había perdido un buen
hombre, y el resto de su equipo estaba recuperándose de lesiones menores y el
shock del ataque. Y por alguna razón, su hija todavía era el blanco de un
agresor desconocido. Pero el Capitán Burke lo quería allí desde que la reunión
iba a abordar el tema del Courtyard y podría ofrecer una opinión informada.
Pues bien. Ofrecería una opinión informada a Su Señoría. Si iba a haber
alguna crítica sobre las acciones en la feria que condujeron a pérdidas de vidas
humanas, sus hombres merecía tenerlo ahí para sacar la cara por ellos.
Especialmente Lawrence MacDonald, que ya no podían hablar por sí mismo.
Asintiendo con la cabeza al Capitán Zajac, que también había sido
llamado a esta reunión, Monty tomó una posición a la izquierda del Capitán
Burke. El alcalde Rogers se sentó detrás de su escritorio, una posición de poder.
Ninguno de los policías, entre ellos el comisionado, fue invitado a sentarse.
—Una terrible situación, — dijo el alcalde Rogers—. No se puede
minimizar el daño que los Otros lo hicieron a la propiedad humana, o el
número de heridos y muertos que resultó de su ataque.
—Contraataque, — dijo Zajac al mismo tiempo, Burke dijo—: Defensa
propia.
—Si usted lee mi informe, ya sabrá que los hombres conectados al
movimiento Humanos Primeros y Últimos comenzaron el incidente y los
disparos que mataron a un oficial de policía y a uno de los Terráneos, — dijo
Zajac—. Otros miembros de HPU atacaron el autobús del Courtyard, lo dieron
vuelta y atacaron al Lobo que estaba dentro.
—Ellos no deberían haber estado allí en el primer lugar, — dijo el
comisionado Wallace bruscamente—. Ellos deben permanecer en el interior del
Courtyard. ¿No es por eso qué las empresas están obligadas a hacer las

466

Visiones en plata
ishop
entregas? ¿Así la mayoría de nuestra población no tiene que lidiar con esas
criaturas? Y, dioses de las profundidades, ¿realmente hay una entidad de fuego?
Hay mucho más, y peor aún, que un Elemental de fuego en el Courtyard, pensó
Monty, enojado de que todo el esfuerzo que él y sus hombres habían puesto en
la creación de un diálogo con los Otros podría ser destruido por tontos. Tener
un comisionado de policía fingiendo que no sabía nada de los Elementales
después de la tormenta que golpeó la ciudad en Febros iba más allá de la
estupidez; era un nivel de rechazo que podría conseguir que los mataran a
todos.
Zajac vaciló antes de contestar.
—Parece ser el caso. Y es poco probable que se trate de una ráfaga de
viento que por casualidad rompió el techo del edificio o apiló los desechos
pesados contra el otro conjunto de puertas, impidiendo que nadie saliera por
ahí.
—Entonces los Otros deben rendir cuentas, deben ser obligados a pagar
por los daños a la edificación, así como el pago de todos los coches que fueron
quemados, —dijo Rogers.
—¿Pagar por los daños? — Repitió Monty—. Supongo que la promesa
que hizo cuando sustituyó al anterior alcalde, quien murió a causa de su
participación en el movimiento HPU y su posterior participación en la muerte
de varios Terráneos, no era más que una hipérbole política.
—Ya, es suficiente... — Rogers gritó.
—Usted se comprometió a trabajar con el Courtyard para evitar futuros
conflictos, ¿y ahora usted está tratando de iniciar una pelea?
—Es suficiente, Teniente, — dijo Burke. Su voz sonaba suave, pero sus
ojos desataron una advertencia.
—¿Tiene algo que decir sobre esto, Burke? — El comisionado Wallace
exigió.
Burke miró a Wallace. Luego miró al alcalde.
—Cuatro palabras. Jerzy. Saltos de Talulah.
Rogers y Wallace se pusieron rígidos.
467

Visiones en plata
ishop

—Es posible que desee comprobar cuántos años quedan de
arrendamiento de los terrenos de esta ciudad antes de que sugiera a los líderes
Terráneos que mantengan a sus residentes dentro de la cerca del Courtyard, —
dijo Burke—. Es posible que desee comprobar cuántos años quedan de derecho
de vía de las carreteras y del ferrocarril. Si los Otros no renuevan el contrato de
arrendamiento de la tierra, pueden desalojar a todo el mundo en esta ciudad, al
igual que lo hicieron en Jerzy. O pueden asegurarse de que no podamos salir.
—¿Está sugiriendo que van a bloquear todas las rutas para salir de la
ciudad? — Dijo Rogers.
—Nos cerraron con una tormenta de nieve y los glaciares bloquearon
cada carretera que lleva a la ciudad. Me imagino que pueden ser igualmente
eficaces incluso en las temporadas más cálidas, — dijo Burke.
—Eso puede ser cierto, pero tenemos que tener en cuenta las reacciones
de la gente si damos la impresión de que la pérdida de la vida humana es
insignificante, —dijo Wallace—. La forma en que los Otros se vengaron...
—Los Terráneos se defendieron contra un ataque, — dijo Monty—. Ellos
se defendieron y a sus compañeros humanos, uno de los cuales era un policía
herido, por las acciones agresivas de los humanos que eran, en su mayor parte,
no comerciantes, sino hombres que estaban allí ese día con el expreso propósito
de iniciar una pelea y matar o herir gravemente a los Otros. Las acciones de los
Terráneos fue su respuesta típica cuando son atacados.
Antes de que Rogers o Wallace pudieran responder, Burke agregó:
—Los Otros aún no han tomado represalias por el ataque o intento de
matar a Simon Wolfgard por parte de HPU. — Después de un momento de
silencio rígido de todos los demás en la sala, continuó—. Vamos a dejar de fingir
que fue una acción producto de una reacción espontanea de algunos exaltados
que no querían que unos Cuervos compraran algunas chucherías. El HPU
quería agitar las cosas, quería que la gente se agitara y enojara con los Otros,
para que nadie viera muy de cerca lo que están haciendo.
—Ha dejado planteado su disgusto por el movimiento HPU bastante
claro, — Rogers se espetó.
—Eso espero, porque la sangre del lado humano que muere en un
conflicto con los Otros está en sus manos, — Burke espetó en respuesta.
468

Visiones en plata
ishop

—¡Es suficiente! — Dijo Wallace, dando un paso adelante—. ¡Está fuera
de orden, Capitán!
Burke dio un paso atrás.
—Diga eso después que sepamos lo que HPU va a costar esta ciudad. —
Después de dar al Capitán Zajac un gesto brusco, él salió de la oficina del
alcalde.
Monty corrió tras él, pero no trató de hablar hasta que estuvieron en el
coche.
—Acaba de conseguir la enemistad del alcalde y el comisionado de
Policía.
—Lo único que pueden matar es mi carrera. Voy a elegir eso a la
alternativa siempre. — Burke se frotó las manos por la cara y dejó escapar un
suspiro—. Déjelo ir, Teniente. Por ahora, déjelo correr.
No viendo otra opción, Monty lo dejó correr. Pero Lizzy y los niños
Denby estaban jugando en el Courtyard porque alguien todavía quería algo que
había llegado a Lakeside con Lizzy. Hasta que esa amenaza exterior, esa
amenaza humana, fuera eliminada, tenía que confiar en que Simon Wolfgard y
el resto de los Otros en el Courtyard mantendrían su conducta de no lastimar a
los jóvenes, incluso si los jóvenes pertenecían a una especie que consideraban
enemigos.

***

Meg mantuvo sus ojos en la carretera, con las manos en el volante, y se
negó a decir nada cuando Simon suspiró de nuevo.
—Meg, por cómo estás manejando, podemos llegar más rápido a la Plaza
Comercial caminando.
—Estoy siendo cuidadosa. No hay nada malo en ser cuidadosa. Todavía
te estás recuperando y no necesitas ser golpeado.
—El Dr. Lorenzo nos está esperando.

469

Visiones en plata
ishop
—Él puede examinar a Nathan primero.
Bueno, tal vez ella iba un poco demasiado lento. Tal vez el Bow no podía
ir más despacio y aún así estar en movimiento. Pero no sabía que sería tan
molesto ver a un amigo herido. Y él estaba herido, incluso si quería encogerse
de hombros. Claro que no podía hacerlo porque sus hombros estaban todavía
demasiado magullados y doloridos por los golpes que había recibido durante la
pelea. No podía levantar los brazos para sujetar el volante, que fue la razón por
la que ella manejaba a la Plaza Comercial.
—Nathan necesita mantenerse en forma humana un día completo para
dejar que esa forma sane, por lo que Saltarín será el Lobo guardián hoy, — dijo
Simon—. Pero Nathan estará cerca. Y Henry estará trabajando en su estudio. Él
te escuchara si necesitas ayuda. Y Jake Crowgard mantendrá la vigilancia. Lo
mismo ocurrirá con Marie Hawkgard. Y Nyx.
Mientras trataba de descifrar el mensaje, apretó el pedal de potencia del
Bow, llevándolo hasta una velocidad típica.
—¿Por qué tantos guardias? — Finalmente preguntó. Simon no había
indicado que algo inusual sucedería hoy, y no había tenido ningún sentimiento
de alfileres-y-agujas tampoco.
Simon miró por la ventana del pasajero.
—No son guardias, exactamente. Sólo más Terráneos vigilando.
—¿Por qué? — Los Cuervos siempre estaban vigilando. Y un Halcón o
dos siempre volaban por encima del área de negocios del Courtyard. Y Nyx
últimamente había estado pasando más tiempo en Aullidos, Buena Lectura, así
que no era inusual tampoco. Así que ¿por qué hacer hincapié en decirle quien
estaría alrededor de ella, cuando a menudo estaban alrededor, especialmente
cuando Saltarín era el Lobo guardián?
—Los humanos comenzaron esa pelea en la feria, pero ahora los monos
en la radio y la televisión están gritando acerca de cómo los humanos
supervivientes que participaron en la lucha están en la cárcel y nosotros no. Así
que no podemos confiar en ninguna persona que entre en la Oficina del Enlace.
No por un tiempo.

470

Visiones en plata
ishop
¿Tal vez nunca más? Meg se preguntó. Tener unos pocos humanos
echando a perder las cosas para todo el mundo podría hacer una historia
atrapante, pero no le gustaba mucho cuando sus amigos sufrían por ello.
—Esas personas no tienen derecho a estar enojados contigo. Sólo te
defendiste. —Sus manos se apretaron en el volante. Ella pisó el pedal, y el Bow
se disparó hacia adelante.
—¿Meg? ¿Podrías reducir la velocidad?
—Tú tenías prisa.
—No tanta prisa. — Simon apoyó una mano contra la puerta.
Ella levantó el pie y le oyó respirar.
—¿Es este el...? — Él se detuvo. Olfateó delicadamente.
—¿Es qué? — Gruñó, sabiendo exactamente qué había olfateado.
—Nada.
Ellos se estaban quedando sin camino, así que desaceleró un poco más.
—Ibas a preguntar si era esa época del mes, ¿no?
—Yo no he dicho esas palabras. — Luego añadió en un murmullo—: Ya
aprendí esa lección.
Ella se detuvo en uno de los amplios espacios de estacionamiento que
eran usados por los camiones de reparto de los nativos de la tierra que traían los
suministros de los asentamientos Terráneos y se llevaban los productos hechos
por el hombre.
Meg cerró el Bow, pero no hizo ningún movimiento para salir, incluso
cuando Simon abrió la puerta. Él la miró, luego se acomodó en su asiento y
cerró la puerta.
—¿Crees que la gente va a dejar de venir tras de Lizzy? ¿Dejar de buscar
lo que creen que ella tiene?
—Sí, lo creo, porque lo encontramos.
471

Visiones en plata
ishop

Se sentía mareada. Le tomó un momento para identificar el sentimiento
de felicidad mezclado con el alivio.
—¿Lo encontraron?
—Algo que le dijiste a Tess ayudó a encontrar el libro que tenía secretos
sobre el movimiento HPU. Es por eso que los humanos estaban persiguiendo a
la Lizzy. Querían recuperar el libro antes de que alguien leyera los secretos.
El hecho de que los Otros encontraran el libro no significaba que Lizzy
estaría a salvo.
—Pero nadie sabe que lo encontraron.
—Los Terráneos ya conocían los secretos, Meg. Nos enteramos hace unos
días. Ahora algunos humanos lo sabrán también.
—¿Van a creerles?
Una larga pausa.
—No importa si creen las palabras o no.
—No, supongo que no importa. Las personas dejaran de ir tras de Lizzy,
y eso será suficiente. — Ella abrió la puerta—. Vamos. Tengo que ir a trabajar.
Vamos a cumplir con nuestras visitas al médico y terminar con el asunto.
Caminaron la corta distancia a la oficina médica. Theral estaba en el
mostrador de recepción. Estaba pálida, y sus ojos estaban hinchados, pero ella
les dio una pequeña sonrisa.
—Gracias por el envío de las flores. Mi tía y tío... Significó mucho para
ellos que haya enviado flores cortadas del Courtyard. Y significa mucho que
vayan a dejar que ellos tengan la parte de la producción de Lawrence de la
huerta de este año.
La puerta de la sala de examen se abrió. Nathan salió, los miró, y dijo:
—Son los siguiente.
Pero Meg se detuvo en la puerta de la sala de examen, a pesar de ver al
Dr. Lorenzo esperándolos. Estudió a Simon.
472

Visiones en plata
ishop

—Compartir los alimentos es importante. ¿Lo hiciste por la familia de
Lawrence?
—Queríamos que supieran que el Oficial MacDonald era... valioso.
Los amigos eran valorados. Familia- manada - era valorada. Y la pérdida
de un miembro no era olvidada.
Meg entró en la sala de examen y dejó que el Dr. Lorenzo comprobara su
rodilla e hiciera sus notas. Feliz de que ya no necesitaba un vendaje de ningún
tipo, esperó mientras Lorenzo pinchada y espoleaba a Simon, haciendo una
mueca de simpatía cuando el Lobo intentó ahogar un gemido.
Simon estaba muy dolorido, pero el Dr. Lorenzo no creía que hubiera
ningún daño permanente. Simon sólo necesitaba tiempo para sanar. Todos ellos
necesitan tiempo para sanar.
Sintiendo un picor a lo largo de la espalda, solo esperaba que tuvieran
ese momento.

***

—¡Arooeeooeeoo! ¡Arooeeooeeoo!
Tess se apresuró a salir de la puerta trasera de Un Pequeño Bocado con el
café y la bolsa de comida que había puesto para Meg y Sam. Y para Saltarín, que
era el Lobo guardián designado ese día.
—Meg no está allí todavía, Saltarín, — Tess dijo mientras caminaba hacia
el Lobo adolescente sentado junto a la puerta trasera de la Oficina del Enlace.
Volvió la cabeza, miró a Tess por unos cinco segundos, luego continuó su
arroo tirolés.
A veces sus payasadas le divertían. Pero no había nada divertido en la
actualidad, no con lo que Simon tenía que decirle al Teniente Montgomery. Y
ahora Vlad estaba sosteniendo el teléfono porque alguien quería hablar con
Simon, y le había pedido entregar el mensaje y distraer a Meg y a los jóvenes.
473

Visiones en plata
ishop

Vamos, Simon. ¿Cuánto tiempo se necesita para que un médico humano
averigüe que estás dolorido y magullado y no vas a perseguir a un ciervo en el corto
plazo?
Su cabello comenzó a enrollarse y se volvió verde. Sabían que una
decisión sería tomada en respuesta a los problemas que los humanos habían
causado con sus mentiras, pero ¿recibir la decisión a través de una llamada
telefónica? Eso no podía ser bueno.
—Arooee...
—Tengo que quedarme con Meg todo el día.
La voz emocionada de Sam, venía de la dirección de la Plaza Comercial,
interrumpió el canto tirolés. Saltarín volvió la cabeza, se centró, y corrió hacia
Sam, Meg, y Simon venían de los garajes.
Simon dijo:
—¡No jo... Saltarín, no! — Él se puso delante de Meg para evitar que el
joven chocara con ella en su prisa por saludarla y obtener una galleta o un
cepillado o conseguir lo que sea que Saltarín solía conseguir, cuando se suponía
que debía estar cuidando a Meg.
Fiel a su cerebro saltante, el joven trató de ir entre las piernas de Simon y
terminó atrapado cuando Simon apretó sus rodillas.
—Saltarín, — Sam agarró al Lobo por la piel—. ¡No molestes a Meg!
¿Cómo era ese dicho humano; El muerto se ríe del degollado? Tess pensó.
Sam podría ser más joven que Saltarín, pero era más dominante. Tal vez
porque, mentalmente, estaban más a la par que con los otros Lobos, Saltarín
respondía mejor a Sam que a los adultos.
—Supuse que no pudiste desayunar mucho esta mañana, así que te traje
un poco, — le dijo Tess a Meg. Luego miró a Simon. «Alguien quiere hablar
contigo. Vlad está sosteniendo el teléfono.»
«Dile que deje un mensaje, y llamare...»

474

Visiones en plata
ishop
«Ahora, Simon. Es urgente.»
Vio cómo su pelo, ya enrollado cambiaba de colores. Luego él le tocó el
brazo a Meg, un gesto simple que era de alguna manera íntimo.
—Tengo que tomar una llamada telefónica.
—Está bien.— Meg le vio correr hacia la puerta trasera de ABL. Luego
miró a Sam—. Tú y Saltarín espérenme en la puerta de la oficina. — Finalmente
miró a Tess—. Hay problemas.
No tenía sentido negarlo.
—Sí.
—¿Qué tan malos?
—No lo sabremos hasta que Simon termine con esa llamada.
Meg vaciló.
—¿Vi eso? Cuando me caí y tú escuchaste, yo...
—No.
—¿Estás segura?
—Créeme, Meg. Si hubieras dicho algo, siquiera un indicio de que esta
llamada telefónica vendría, se lo habría dicho a alguien. — A todos. Había visto
la mirada en el rostro de Vlad cuando se dio cuenta de quien estaba en el otro
extremo de la línea telefónica. Los Segadores eran una vieja forma de Terráneos
que había adaptado la forma de su máscara muchas veces para ser los cazadores
más eficaces. Los Lobos eran también una forma antigua de Terráneos. Igual los
Sanguinati.
Sin embargo, algunas formas de nativos de la tierra eran mucho, mucho
más antiguas. Y había buenas razones por las que no se los debía molestar.
—Toma. — Tess le tendió la bolsa con la comida—. Comida en su
mayoría humana, pero hay un par de galletas para Saltarín.
—Los sándwiches y los pasteles son mejores de los que tenías antes, —
dijo Meg, tomando la bolsa.
475

Visiones en plata
ishop

—Hasta ahora, Nadine Bizcochos & Café ha entregado lo que prometió.
—Eso es bueno.
—¡Vamos, Meg! — Sam llamó.
—¡Arooeeooeeoo!
Meg miró hacia la ventana del segundo piso de ABL, entonces se
apresuró a abrir la oficina y meter a los jóvenes ruidosos dentro.
Cuando se fueron, Tess vio la puerta abierta del patio de Henry. El Oso
Pardo echó la cabeza hacia la puerta de atrás de ABL, pero él no la esperó. Ella
corrió hacia la puerta. Cuando se volvió a cerrarla, vio el humo negro corriendo
hacia ella. Tres de los Sanguinati, seguidos por Blair y Elliot, también a toda
prisa.
Ella sostuvo la puerta para ellos, luego los siguió hasta la oficina de la
librería para averiguar cuan malo iba a ser.

***

Simon corrió por las escaleras hasta la oficina de ABL. Menos mal que
estaba en forma humana; sus patas delanteras no habrían apoyado el intento de
subir las escaleras a esa velocidad.
Vlad no dijo nada; simplemente le tendió el teléfono. Pero Simon notó el
temblor en la mano del vampiro.
—Soy Simon Wolfgard.
No era una voz destinada a dar forma a las palabras humanas. No era
una voz que se debería haber escuchado a través de cualquier dispositivo
creado por los seres humanos.
Simon se dejó caer en la silla.
—Sí, voy a escuchar. — Y lo hizo. Durante varios minutos, escuchó sin
decir nada. Entonces—: Sí, lo entiendo. — Y lo hacía.
476

Visiones en plata
ishop

En el momento de colgar, la oficina estaba llena de las personas que
llevarían algo de este peso junto con él: Erebus, Vlad, Nyx, y Stavros; Blair y
Elliot; Henry y Tess. Pero al final de lo que se dijo, una persona había sido
señalada, y ella no estaba en la habitación.
La sangre dulce ha cambiado las cosas. Has cambiado a causa de ella. Estamos
intrigados por los humanos que se han reunido alrededor de tu Courtyard, así que
vamos a darte algo de tiempo para decidir cuánto de lo humano los Terráneos
mantendrán.
¿Cuánto tiempo era algo de tiempo? ¿Y qué, exactamente, estaban
decidiendo mantener, los productos humanos que los Terráneos encontraban
útiles?, ¿o las piezas que, tomados en conjunto, formaban la naturaleza esencial
de los humanos? ¿Se suponía que tenía que decidir si era posible tener una
forma humana de Terráneos? Dentro de un siglo, ¿habría un Humano y un
humano, como había un Lobo y un lobo? ¿Y si no hubiera suficientes Terráneos
dispuestos a convertirse en esos Humanos?
¿Cuánto tiempo era algún tiempo?
—Así que, — Henry dijo finalmente—. ¿Los Antiguos han declarado un
abuso de confianza?
—Sí. — Las consecuencias iban a rodar a través de Thaisia como una
terrible tormenta.
—¿Se han decidido por la extinción?
Simon se estremeció.
—Todavía no.
Silencio mientras el resto de ellos absorbían las palabras.
—¿Qué le vas a decir a Montgomery? — Preguntó Vlad.
—La verdad.

477

Visiones en plata
ishop

Capítulo 54

Moonsday 28 de Maius
Cuando Monty llegó a la puerta de la oficina del Capitán Burke, oyó a
una voz desconocida decir:
—Gracias por recibirme, especialmente en un momento difícil. Mis
condolencias por la pérdida de uno de sus hombres.
Dando al visitante su típica sonrisa feroz cordial, Burke agitó un dedo a
Monty, un comando silencioso para que entrara.
—Apreció el sentimiento. En cuanto a recibirlo, bueno, tomó un tren y
vino a hablar con nosotros. Lo menos que podemos hacer es escuchar lo que
tiene que decir. Teniente Montgomery, le presento a Greg O'Sullivan, un agente
del recién formado Grupo de Trabajo de Investigación del gobernador.
O'Sullivan, le presento a Crispin James Montgomery.
—Es un placer conocerle, — dijo O'Sullivan, extendiendo una mano hacia
Monty.
Monty sacudió la mano que le ofrecía mientras evaluaba al hombre.
O'Sullivan parecía tener unos treinta años. Tenía unos ojos verdes, cabello
oscuro corto y era más fino en la parte superior. La constitución magra podría
ser por la suerte de su herencia o un resultado deliberado de dieta y ejercicio.
Sin embargo, la piel de la cara de O'Sullivan estaba tan fuertemente pegada
sobre los huesos y músculos que evidenciaba del hombre una especie de ardor
intenso e hizo a Monty pensar en un guerrero que eligió una vida austera con el
fin de estar siempre listo para la siguiente batalla.
¿Soy la próxima batalla? Algo en la forma que O'Sullivan lo miró, le dio
Monty la sensación de que el hombre ya sabía demasiado sobre él.
Monty y O'Sullivan se sentaron en las sillas de los visitantes. Burke
estaba sentado detrás de su escritorio y esperó.

478

Visiones en plata
ishop
Mirando a los dos hombres, Monty se preguntó si Burke estaba viendo
una versión de si mismo más joven. O'Sullivan ciertamente encontró que tenía
el mismo tipo de fiereza bajo un barniz de civilización.
—Somos todo oídos, — finalmente dijo Burke.
—¿Es segura esta habitación? — O'Sullivan respondió.
—Nada de lo que diga aquí irá más lejos sin su consentimiento.
O'Sullivan se recostó en la silla y cruzó las piernas en los tobillos.
—Hay un archivo sobre usted en la oficina del gobernador.
—Cada agente de policía tiene un archivo,— Burke respondió
tranquilamente—. Por lo que se, todos los empleados del gobierno tienen un
archivo. Procedimiento estándar.
—Sí así es. Hasta que se unió a la fuerza en Lakeside y comenzó a subir
en el escalafón, su archivo... Bueno, nadie tiene el archivo tan limpio, así que
cuando el gobernador Hannigan llamó a algunos de sus ex comandantes,
llenaron un poco de lo que faltaba en las páginas.
—¿Y por qué el gobernador está interesado en un Capitán de patrulla de
Lakeside?
O'Sullivan sonrió.
—Él estaba tratando de decidir si debía contratarlo para la GTI
—¿Por qué?
La sonrisa de O'Sullivan se desvaneció.
—Debido a que se le asignó a pequeños pueblos humanos cerca o dentro
de las fronteras del país salvaje en sus primeros años en el cuerpo. Porque tuvo
experiencia directa con los Terráneos al menos una vez durante esos años, y esa
experiencia ha signado las elecciones que ha hecho desde entonces, cuando se
trata de lidiar con los Otros. Debido a que dos de sus ex comandantes dieron a
entender que usted vio algo o sabe algo demasiado peligroso para poner en un
informe o transmitir a alguien más, y lo que pasó en esos primeros años lo
convierte en un hombre peligroso porque realmente sabe lo que está en juego
cuando los humanos se enredan con los Otros. Porque usted es alguien a quien
el Gobernador Hannigan quiere como aliado.
479

Visiones en plata
ishop

—¿Está aquí para ofrecerme un trabajo?
—No. Después de una cuidadosa revisión, el gobernador decidió que es
la persona idónea para estar donde se encuentra ahora.
—Qué amable de su parte pensar eso.
—No estoy aquí para comenzar problemas, Capitán Burke. Estoy aquí
porque necesito ayuda. — Miró a Monty—. De ambos.
Burke se inclinó hacia adelante y puso sus manos cruzadas sobre su
escritorio.
—Me gusta saber con quién trabajo. ¿No, Teniente?
—Sí, señor, — respondió Monty—. A mí también. Sobre todo cuando esa
persona parece saber mucho acerca de mí.
O'Sullivan asintió.
—Lo suficiente. Antes de unirme al GTI, estaba en la fuerza policial en
Hubbney. Al ser una idea original del gobernador, la oficina de GTI se
encuentra a una cuadra de la oficina del Gobernador Hannigan, así como la
estación de policía en la que solía trabajar. Lo que significa que, por fortuna para
mí y para otro puñado de agentes que actualmente componen la fuerza de la
GTI, podemos contar con la ayuda y el respaldo de la policía allí. Eso es algo
que espero que pueda decir sobre Lakeside también.
O'Sullivan hizo una pausa, como si estuviera considerando lo que tenía
que decir.
»—Patrick Hannigan se casó con la hermana menor de mi madre, así que
es mi tío político. Es pro-humano, pero no un partidario del movimiento
Humanos Primeros y Últimos. Teniendo en cuenta cuantos de los que mueven
los hilos en Toland son partidarios de HPU y de la atención que están
prodigando al orador motivacional del Bloque Romano, esa no es una posición
políticamente inteligente para tomar, ya que sólo los humanos votan para elegir
a los funcionarios del gobierno humano. Pero después de lo que le sucedió a su
predecesor, y -al ver la advertencia que sacudió a la Región del Medio Oeste el
último mes-, Hannigan quiere ser más activo en evitar que los problemas se
inicien en el noreste.

480

Visiones en plata
ishop
—Una decisión prudente, — dijo Burke.
—El tío Patrick dice que se parece a su abuela, que se la conoce como "la
sagaz". Ella tenía una forma de percibir la verdad acerca de una persona.
¿Una Intuye? Monty pensó.
—¿La sagacidad del gobernador le da razones para pensar que la policía
en Lakeside no está haciendo lo suficiente para mantener la paz? — Preguntó
Burke.
—Todo lo contrario, — O'Sullivan respondió—. Lakeside es
estratégicamente importante porque es un puerto humano en uno de los
Grandes Lagos, y es uno de los extremos de esa vía de agua en general. Eso
significa que una gran cantidad de los bienes producidos en Thaisia llegan a los
almacenes y luego se cargan en camiones y trenes que ofrecen estos productos a
todo el noreste y el sureste. No podemos darnos el lujo de perder el control de
esta ciudad. Toland es estratégicamente importante porque es un puerto que
sirve a los buques mercantes costeros y buques oceánicos que trasladan
mercancías y personas a todo el mundo. Los bienes y las personas entran y
salen de ambas ciudades. — Se inclinó hacia delante—. Y en este momento, el
gobernador está preocupado por la supervivencia de ambas ciudades. Lakeside
ha tenido algunos momentos difíciles en estos últimos meses, pero no se ha
cerrado de golpe con el tipo de respuesta que otros lugares humanos han
experimentado cuando las personas se cruzaron con los Terráneos. Y es por eso
que estoy aquí. Usted realmente tiene un diálogo con los Otros. No sólo puede
hacer preguntas; puede conseguir respuestas. Una de las cosas que estoy
investigando es una cadena de robos en los barrios de la élite de Toland, y la
acusación es que los Crowgard podrían estar involucrados.
—¿Robos?— Monty sintió frío y no se atrevió a mirar a Burke—. ¿Por qué
cree que los Crowgard estarían involucrados?
—A ellos les gusta las cosas brillantes. — O'Sullivan pensó por un
momento—. Los ladrones tomaron un poco de plata, algo de dinero, pero sobre
todo joyería. Piezas llamativas con piedras que valen una fortuna. Hace un par
de días una acusación fue hecha por una de las víctimas. Ella afirmó haber visto
un Cuervo llevarse su broche.
—¿Cómo fue que esta mujer vio un Cuervo?—Preguntó Monty.

481

Visiones en plata
ishop
—Ella es una dama de sociedad, por lo que nadie en Toland hizo esa
pregunta, —respondió O'Sullivan—. El Comisionado de la policía de Toland
sugirió que hablara con los Otros en vez de dudar de la palabra de una mujer de
buena familia.
—¿Qué pasó? — Preguntó Burke.
—Nada. Ni siquiera pude cruzar la puerta, así que dejé mi tarjeta y le
pedí a alguien que me llamara. Y alguien lo hizo más tarde ese día. No se
identificó a sí mismo, pero él me informó que los Cuervos habían encontrado un
par de piezas de joyería descartadas. Los artículos habían sido arrojadas sobre la
cerca del Courtyard. Lo que encuentran se quedan. Estaba seguro de que los
Cuervos no habían volado hasta una repisa de la ventana en un edificio de
apartamentos de gran altura, conseguido pasar a través de una ventana abierta,
arreglarse ellos solos para abrir la caja de joyería de una mujer, y luego irse lejos,
algo que fue sugerido por otro investigador.
—¿Qué, exactamente, quiere saber? — Preguntó Monty.
—Tengo algunas sospechas sobre lo que podría estar pasando, pero me
gustaría saber lo que los Otros saben acerca de estos robos. — O'Sullivan
alcanzó un maletín que había estado apoyado en la pata de la silla—. Puedo
mostrarles...
—Déjelo ahí, — dijo Burke. Miró a Monty—. ¿No mencionó Kowalski que
un visitante Sanguinati llegó esta mañana?
—Sí, señor. — Sintiéndose inquieto, Monty miró a O'Sullivan—. Stavros
Sanguinati.
O'Sullivan se puso rígido.
—¿El abogado vampiro del Courtyard de Toland? ¿Ese Stavros
Sanguinati?
Monty asintió.
—Él ha venido antes. Creo que es cercano a algunos de los Sanguinati
que viven en el Courtyard de aquí, sobre todo... —Por el rabillo del ojo, vio el
pequeño movimiento de la cabeza de Burke—. ¿Usted ha oído hablar de
Stavros?
O'Sullivan miró a Monty, luego a Burke.
482

Visiones en plata
ishop
—Hubbney está a sólo una hora de viaje en tren desde Toland. Todo el
mundo en la fuerza ha oído rumores de que Stavros es el principal solucionador
de problemas del Courtyard de Toland, y si resuelve el problema, la policía no
va a encontrar un cuerpo flotando en el río.
Por supuesto que no, pensó Monty. Después de que los Sanguinati beban toda
la sangre "del problema", darán la carne a los Lobos en ese Courtyard.
—¿Pueden organizar una reunión? — Preguntó O'Sullivan.
—Suena como que tenemos que hacerlo,— respondió Burke—. Y más
temprano que tarde. Teniente, llame a Simon Wolfgard. Dígale que tenemos un
asunto urgente para discutir y nos gustaría hablar con él... y Stavros Sanguinati.
Monty vaciló.
—Este podría no ser el mejor momento para discutir sobre los Crowgard
o acusar a alguno de ellos de robar. — Para O'Sullivan añadió—. Uno de los
Cuervos de Lakeside también murió en el ataque que mató al oficial
MacDonald.
—Yo no estoy aquí para hacer acusaciones. — O'Sullivan levantó el
maletín—. Estoy aquí para hacer preguntas y espero conseguir algunas
respuestas.
—Acerca de la joyería robada, — dijo Burke.
O'Sullivan asintió.
—Y si tienen alguna información acerca de un objeto que se puede abrir
con una pequeña llave de oro que se encontró a una mujer que fue asesinada en
la estación de tren de Toland a principios de este mes.
Ay, dioses, pensó Monty. El diario que falta.
Burke estudió O'Sullivan, luego miró a Monty.
—Haga la llamada.
Monty dejó la oficina de Burke, fue a su escritorio y tomó su teléfono.
Luego vaciló.
Él había deseado más de una vez que Lizzy hubiera dejado a Oso Boo en
el tren, que el oso y joyas simplemente hubieran desaparecido. Pero Elayne
483

Visiones en plata
ishop
seguiría estando muerta y Lizzy todavía estaría en peligro porque Oso Boo no
era la única cosa que alguien consideraba necesario volver a adquirir. Tal vez
ahora, con la ayuda de O'Sullivan, podría reunir la suficiente información para
finalmente tener algunas respuestas. Tal vez.
Exhalando un suspiro, Monty levantó el auricular e hizo la llamada.

***

Simon colgó el teléfono y se volvió hacia Vlad y Tess, cuyo pelo verde con
hebras de color rojo se retorcían en rulos apretados.
—¿Otro problema? — Preguntó Vlad.
—El Teniente Montgomery quiere que hablemos con un investigador que
está de visita en Lakeside.
—¿No es Scaffoldon?
—No, — dijo Simon—. Un humano diferente de algo llamado el Grupo
de Trabajo de Investigación. A ver si Stavros ha oído hablar de él. Montgomery
también nos preguntó si habíamos visto el libro que se abre con una llave de
oro.
—¿Cuándo vendrán? — Preguntó Tess.
—Ellos están en camino. — Él miró a Vlad, a continuación, se centró en
Tess. No había hebras negras en el pelo, lo que era bueno, pero todo el verde
rápidamente estaba siendo reemplazado con rojo.
Ella dijo:
—Entonces es el momento de devolver el libro y mostrar a Montgomery
y a los otros humanos la verdad.

484

Visiones en plata
ishop

Capítulo 55

Moonsday 28 de Maius
—¡Arroo!
Meg se sacudió, dejó caer la pila de correo, y se precipitó hacia el
mostrador del frente.
—¿Qué es? ¿Que está mal?
Sam sonrió.
—Nada. Sólo quería que supieras que la policía está aquí.
El corazón le golpeó en el pecho. Golpeó un poco más fuerte cuando
Saltarín, capturó algo estaba pasando, corrió a la puerta de vidrio y parecía
como si se hubiera estrellado contra la misma.
—Podrías haber dicho que la policía está aquí, — se quejó—. Estás en
forma humana. Y no te pares sobre el estante de esa manera.
—Pero no puedo ver si no estoy arriba.
—No hay nada más que ver. — Ella dio un tirón a su camisa—. Ven a
ayudarme con el correo. Los ponis estarán aquí en un minuto.
—No vi a Karl o a Michael en el coche, — dijo Sam, siguiéndola a la sala
de clasificación—. ¿Cómo es que no están en el coche?
—No lo sé. Tal vez están en otro coche hoy, ya que el Teniente
Montgomery y el Capitán Burke tienen una reunión con Simon. — ¿Por qué
Simon había llamado para contarle acerca de la reunión? ¿Así sabría dónde
encontrarlo? ¿La llamada de teléfono sería un sustituto del aullido de Lobo de:
estoy aquí? ¿Karl y Michael harían llamadas similares a Ruth y Merri Lee? Les
preguntaría cuando viera a las otras chicas en la clase de Mente Serena.
—Tienen a otro hombre en el coche. ¿Es un mal tipo? — Preguntó Sam.

485

Visiones en plata
ishop
—No, él es un invitado.
—¡Arooeeooeeoo! ¡Arooeeooeeoo!
Saltarín iba a mantenerse con eso hasta que se olvidara del por qué
estaba aullando. O hasta que lo distrajera.
Más allá de la desesperación, Meg hurgo en la bolsa que Tess le había
dado y sacó una galleta de chocolate para Sam y una galleta en forma de vaca
para Saltarín.
—Vamos. Come. Cállate y déjame terminar la clasificación del correo.
Sam corrió hacia la habitación del frente, abrió el pasador, y se dejó caer
en la cama de Lobo. Saltarín se apresuró a unirse al niño y conseguir su parte de
las galletas.
Paz. Bueno, un silencio crujiente. Meg terminó la clasificación de la
última pila de correo, luego sacó la nueva caja de terrones de azúcar fuera de su
embalaje. Al oír el ruido de los cascos de los ponis, abrió las puertas de entrega
de la sala de clasificación, y observó a los ponis pasar junto a ella y rodear a los
tres hombres que habían estado a punto de entrar en el consulado.
Nieve se arremolinaba alrededor de las piernas de los hombres mientras
una densa niebla cubría la zona de entrega.
Esto no era un juego para pavonearse. Esto era un punto de inflexión.
—¡Oye, Meg! — Sam llamó—. ¡Ven a ver! Afuera todo está cubierto de
niebla.
Los ponis nunca habían mostrado interés en una visita esperada antes, y
mucho menos manifestaron ese comportamiento intimidante. Sin saber qué más
hacer, apostaría a lo que había funcionado antes. En caso de duda, insistir en los
buenos modales.
—¡Avalancha! ¡Niebla! Dejen de presumir y vengan aquí para obtener sus
correos. — Apenas podía verlos. Dado que los hombres no estaban gritando o
aullando por ayuda, tenía que averiguar si Arenal no había hecho nada, todavía.
Un movimiento en el borde de su visión. Aire montando a Tornado.
486

Visiones en plata
ishop

—¿Aire? ¿Pasa algo malo?
La Elemental la observó.
—Muchas cosas. Pero no aquí.
La nieve caía más rápido y la niebla se volvió más espesa. No había
señales de Aire y Tornado, pero Meg tenía la sensación de que no estaban tan
lejos. Y era obvio que Aire no iba a frenar a los ponis.
Meg levantó la voz.
—Creo que nadie quiere un terrón de azúcar hoy.
La nieve se detuvo al instante. La niebla comenzó a disiparse mientras los
ponis, incluyendo a Tornado, se empujaron hasta la puerta de entrega y se
colocaron en fila, con Trueno en su posición habitual encabezando.
—Menos mal, — dijo Meg—. Me preocupaba que tuviera que comerme
todo el azúcar yo sola. — Sonriendo, ella levantó una mano en saludo al
Teniente Montgomery. Después de un momento de vacilación, él le regresó el
saludo antes de seguir al Capitán Burke y al extranjero al consulado.
Meg llenó las canastas con el correo, repartió los terrones de azúcar como
regalo especial de Moonsday, y se negó a pensar en otra cosa hasta que estuvo
en el baño lavándose las manos.
Muchas cosas estaban mal. Pero no aquí.
Tal vez por eso, a pesar de la conducta de los ponis, no había sentido ni
siquiera el más ligero cosquilleo debajo de su piel.

***

La voz y los movimientos del desconocido lo ocultaban bien, pero olía a
nervios. Y a mojado.
Todos los humanos olían a mojado.

487

Visiones en plata
ishop
Mirando a través de las persianas que cubrían las ventanas de la sala de
conferencias, Simon miró el montón de nieve derretida, luego a los tres
hombres.
«¿Jake?» Llamó al Cuervo posado en la pared que separaba el patio de
Henry de la zona de entrega.
«Avalancha nevó en los humanos. Ahora los ponis están entregando el
correo para nuestra Meg.»
Sintiendo un remolino de advertencia de aire alrededor de sus tobillos,
Simon decidió no preguntar por qué los ponis de los Elementales se enfocaron
en los humanos. Se trasladó de nuevo a la mesa mientras el Capitán Burke
presentaba al Agente Greg O'Sullivan de la GTI. Simon, por su parte, presentó a
los otros Terráneos que participaban en la reunión: Vlad y Stavros, Blair y Elliot,
Henry, y Tess.
O'Sullivan había pedido reunirse con Stavros, pero ahora que estaba en la
misma habitación, el hombre parecía reacio a acercarse al solucionador
problemas del Courtyard de Toland. Por supuesto, Stavros había llegado a la
reunión vestido con su camisa de color negro sobre un traje negro y la tela tenía
un brillo cuando la luz golpeaba el material de la manera correcta. Al igual que
el brillo multicolor del aceite en el agua, o el brillo de las alas de un Cuervo.
Tomando su asiento, Simon miró a los humanos. Burke puso una carpeta
sobre la mesa. O'Sullivan hizo lo mismo. Cuando Tess colocó dos carpetas
delante de Simon, vio a los humanos mirarlas, sin duda preguntándose qué
habían traído a esta reunión.
—Aprecio que hablen conmigo, sobre todo en estos momentos difíciles,
— dijo O'Sullivan.
—Todos tenemos información para compartir, mensajes que transmitir, —
respondió Simon.
Burke se tensó ligeramente. Montgomery parecía alarmado. ¿El Teniente
estaría menos preocupado una vez que comprendiera que la Lizzy estaría a
salvo ahora? Posiblemente. Por otra parte, el mensaje tenía la intención de
alarmar a los humanos.

488

Visiones en plata
ishop
—Vamos a comenzar. — Stavros sonrió a O'Sullivan—. Reconozco su voz.
Ha estado preguntando sobre joyería. Dado que no podía hacerlo en Toland, ¿ha
venido a Lakeside con el fin de acusar a los Crowgard de robar? ¿O ahora
incluye a los Sanguinati en esas acusaciones falsas? Después de todo, nosotros
también somos capaces de entrar en una ventana de un apartamento de gran
altura, y a diferencia de los Cuervos, todo lo que necesitamos es una grieta para
poder entrar.
«¿Los humanos en Toland son tan estúpidos? ¿Realmente acusaron a los
Sanguinati?» Simon preguntó a Vlad.
«Lo hicieron. Stavros estaba lo suficientemente furioso como para
arrancar gargantas.»
O'Sullivan sacudió la cabeza con vehemencia.
—No señor. No. Creo que los Crowgard y Sanguinati están siendo
culpados por estos robos con el fin de encubrir una estafa a los seguros. — Se
centró en Stavros—. Los Crowgard no tenía ninguna razón para mentir acerca
de donde encontraron los ajustes. No sé mucho acerca de los Cuervos, pero me
parece que si iban a tomar algo, porque la mirada de eso los atrae, no lo iban a
desarmar y quitar las piedras preciosas. ¿Por qué quitar los trozos brillantes?
—Un punto válido, — Stavros concedió.
Abriendo la carpeta, O'Sullivan dejó varias fotos en la mesa.
—Estas son las fotos de las joyas robadas, tomadas por las compañías de
seguros que escribieron las pólizas de las piezas. Estas dos piezas fueron
supuestamente vistas siendo usadas por los Crowgard en el Courtyard de
Toland. Y este anillo... —Él tomó otra foto de la carpeta—. Este anillo era una
pieza única realizada por encargo con media docena de diamantes. Fue
valorada en seis cifras.
Stavros estudió la foto y negó con la cabeza.
—No importa cuánto cuesta. Es feo.
—Podríamos hacer algo igual de bueno con alambre de plata y piedras
de vidrio, — dijo Vlad.
Eso llamó la atención de O'Sullivan, pensó Simon. Señaló a la foto.
—Ese anillo estaba dentro Oso Boo.

489

Visiones en plata
ishop
O'Sullivan parpadeó.
—¿Un oso se comió el anillo real?
—Cuidado,— Burke respiró, mirando fijamente a O'Sullivan.
Simon no estaba seguro de si O'Sullivan oyó a Burke, pero todos los
Terráneos sí.
Burke abrió la carpeta y posó tres fotos justo encima de las de O'Sullivan.
Dos fotos eran de las piedras sueltas. La otra foto era del anillo.
—La hija del Teniente Montgomery, Elizabeth llegó a Lakeside con una
pequeña maleta y un oso de peluche que era su juguete favorito. Después de un
incidente con un par de Lobos jóvenes, descubrimos una bolsa de joyas
escondidas en el interior del oso. Ese anillo también estaba en la bolsa. El oso, y
la bolsa de joyas, fue entregado al Capitán Scaffoldon como prueba en un
homicidio. ¿Nadie en la fuerza policial de Toland le mencionó esto a usted?
O'Sullivan frunció el ceño. Luego miró a Montgomery.
—La mujer que murió en la estación de tren.
—Elayne Borden era la madre de Lizzy, — dijo Montgomery—. Los
dioses saben que Elayne era muchas cosas, pero no era una ladrona.
—No, — dijo Simon suavemente—. Ella no era una ladrona. Ella no robó
nada, porque nada fue robado.
—Eso es lo que he estado pensando, —dijo O'Sullivan—. Mi teoría es que
los miembros de HPU han estado dando las joyas para el movimiento, pero
presentaron informes de los artículos como robados para recibir dinero de las
compañías de seguros. Las joyas a diferencia de los ajustes tienen valor
monetario, por lo que fueron sacadas para ser vendidas a otra parte o, más
probablemente, para usarse como moneda de cambio para la compra de
suministros que se envían desde Thaisia al Bloque Romano, que es donde se
originó el movimiento HPU. La GTI cree que todos los involucrados en los
llamados robos, pertenecen al movimiento. Esa es la única manera de que esto
funcione, desde las empresas que venden los alimentos y otros suministros a los
buques que transportan la carga, y todo el mundo en el medio. Pero mientras
que la élite de Toland puede estar encaprichada con el movimiento HPU,
supongo que las empresas prestadoras de los suministros y el transporte están a

490

Visiones en plata
ishop
por el beneficio. Cuando las joyas que se suponía iban a ser el pago
desaparecieron, también lo hizo la ganancia y el incentivo para vender a HPU.
—Los miembros de HPU pueden donar el dinero del seguro y pagar por
los suministros así, — dijo Burke.
—Algunos de ellos sí. Pero varios de los miembros no sienten la
suficiente dedicación para trasmitirlo a través de sus billeteras. — O'Sullivan
sonrió sombríamente—. Al principio esa clase de glamur es atrayente, un grupo
secreto dentro de un movimiento muy público. Apretones de manos y
reuniones secretas a altas horas de la noche, o que se llevan a cabo durante un
acto público en las narices de los seguidores que no están al tanto de los planes.
—Suena como una película, — dijo Stavros—. ¿El héroe llega a aparearse
con muchas mujeres hermosas?
—Probablemente. Nicholas Scratch ha estado extrañamente no
disponible cuando traté de hablar con él, así que no podía preguntarle sobre sus
hazañas sexuales.
Montgomery hizo una mueca. Simon se dio cuenta. Estaba seguro de que
Burke también.
»—De repente el gran esquema de HPU para enviar suministros al
Bloque Romano se cae a pedazos. — O'Sullivan miró a Burke—. ¿Felix
Scaffoldon sabía que había encontrado las joyas?
Burke dio a O'Sullivan su sonrisa feroz cordial, pero finalmente dijo:
—Lo que hizo fue acusarme de cambiar las piedras preciosas por
falsificaciones, pero eso es una acusación difamatoria. Yo entregué el oso, como
él pidió. Yo no tenía nada que ver con todo lo que se encontraba en el interior.
—Dado que este esquema de abastecimiento de HPU partía de la base de
que todo el mundo obtendría una ganancia, ¿no es extraño que ocultaran la
fortuna dentro del juguete de una niña? — Preguntó Stavros—. Asumiendo que
el juguete no se dañaría o perdería. También podría poner a la niña en peligro.
—Puso a la niña en peligro, — dijo Vlad—. Ocultar las joyas de esa
manera es o arrogante o estúpido.
O'Sullivan miró a todos ellos.
491

Visiones en plata
ishop
—¿O hábito? Tal vez la persona que escondió las joyas en el oso solía
ocultar las cosas en los juguetes cuando él o ella era un crio. ¿Eso encaja con
alguna persona relacionada con los robos?
—No puedo pensar en una sola persona, — dijo Montgomery en voz
muy baja.
—¿Teniente? — Preguntó Burke.
Montgomery negó con la cabeza.
—La pregunta aún sigue presente, — dijo O'Sullivan—. ¿Dónde están las
joyas reales?
Vlad sonrió, mostrando un colmillo.
—Considérelas perdidas para siempre.
O'Sullivan parpadeó.
—Dioses, — exhaló. Luego no dijo nada más.
—Es muy inteligente para ser un humano, — dijo Stavros mientras
estudiaba a O'Sullivan—. Espero que seguirá siendo inteligente en los próximos
días. — Él se echó hacia atrás—. Sobre la base de esa esperanza, voy a hablar
con usted como Vladimir y Simon hablan con el Teniente Montgomery y el
Capitán Burke.
—Esa es una oferta generosa, — dijo O'Sullivan, finalmente después de
un pesado silencio—. ¿Por qué hacerla ahora?
Henry se movió, su primer movimiento desde el comienzo de la reunión.
—Debido a lo que se viene.
Simon miró a Henry.
«Vamos a mostrarles el por qué antes»
Tess dejó el diario rosado delante de Montgomery, quien contuvo el
aliento. Simon empujó una carpeta hacia Burke y la otra hacia O'Sullivan.
Con delicadeza, porque Montgomery había sido amable con el dolor de
los Terráneos, Simon dijo:

492

Visiones en plata
ishop
—Esto es lo que los humanos estaban buscando cuando registraron su
apartamento, cuando irrumpieron en los monoambientes aquí. Es por esto que
su pareja murió... y el por qué los humanos cazaban a la Lizzy, incluso después
de que Scaffoldon se llevó a Oso Boo de nuevo a Toland.
Él se echó hacia atrás y dejó que ellos leyeran.
Después de unos minutos, Montgomery cerró el diario y dijo:
—Dioses, Elayne. ¿Moriste por esto? ¿Para esto?
Burke y O'Sullivan cerraron las carpetas. Los dos hombres parecían
tristes y... avergonzados.
—Su reacción no es lo que esperábamos, — dijo Stavros.
—Esto es una basura, — dijo O'Sullivan—. Lo siento por lo que le costó a
usted y a su hija, Teniente, pero esto es basura. — Miró a Stavros—. Es abogado.
Ya sabe que lo que se dice aquí sobre HPU es sólo la palabra de una mujer que
sería etiquetada de histérica, celosa y vengativa. No hay ninguna prueba de que
la escasez que la gente va a estar enfrentando en Thaisia son el resultado de una
asociación de los agricultores vendiendo sus cosechas al Bloque Romano bajo la
mesa para evitar el límite de los bienes que se pueden exportar. O que una
empresa siderúrgica estaba haciendo lo mismo. Y sin las joyas reales, podemos
especular sobre la estafa al seguro, pero no hay ninguna prueba de que Leo
Borden o Nicholas Scratch sabían que las joyas estaban en la residencia de
Elayne Borden, y mucho menos que uno de ellos puso las joyas en el juguete de
una niña para esconderlas.
—Usted ha formulado una teoría acerca de todas esas cosas, —Stavros
contrarrestó—. Nos la dijo aquí en esta sala.
—Tengo una teoría, pero ninguna prueba.
Montgomery negó con la cabeza lentamente.
—Alguien debe haber pensado que Elayne sabía más de lo sabía. O
pensó que tenía una prueba real. Pudo haber hecho esa afirmación en un
momento de ira, y luego darse cuenta de que se había puesto a sí misma y a
Lizzy en verdadero peligro.
—Estoy de acuerdo con su evaluación, Agente O'Sullivan, — dijo Stavros
—. Este escrito no tendría ningún valor en un tribunal humano.
493

Visiones en plata
ishop

—Pero no se trata de la ley humana, — dijo Simon en voz baja. Él había
dejado que los humanos hablaran de cosas que ya no importaban porque
pensaban que esas cosas seguirían siendo importantes. Ahora era el momento
de entregar el mensaje.
»—Nos preguntábamos por qué la manada humana estaba tan
preocupada por tener suficiente comida este año, cuando nada en las granjas
Terráneas o Intuye señalaba una razón para tal preocupación. Así que
preguntamos, y la pregunta viajó a toda Thaisia. Tenemos la respuesta. Todos
los Terráneos tienen la respuesta. ¿Esto? —Hizo un gesto a las carpetas y al
diario—. Esto es para ustedes. Estas palabras, escritas por una humana,
confirman la traición del hombre hacia el hombre. — Se inclinó hacia delante—.
Usted puede no saber el nombre de la asociación agrícola que vende alimentos
al Bloque Romano y que luego mintió acerca de por qué no habría suficiente
para alimentar a los humanos en Thaisia. Pero nosotros lo sabemos. Usted
puede no saber quiénes son los dueños de la línea de ferrocarril que se lleva la
comida hasta el puerto de Toland, pero nosotros sí. Conocemos los nombres de
los buques que viajaban por los Grandes Lagos con carga que no debería haber
dejado Thaisia si hubiera realmente una escasez de materias primas.
Conocemos a los humanos que traicionaron a su propia especie y trataron de
culparnos. Todos los Terráneos saben esas cosas.
O'Sullivan lentamente se aclaró la garganta.
—El gobernador Hannigan debe saber acerca de esto.
—Lo sabrá. Todos en Thaisia lo sabrán mañana. Es por eso que usted y
Stavros deben viajar esta noche. — Simon respiró hondo y soltó el aire
lentamente. Nunca había tenido que entregar una sanción de esta magnitud—.
Los Terráneos que viven en los Courtyard toman decisiones sobre las ciudades
que vigilamos. Pero nosotros no tomamos decisiones sobre el resto de Thaisia.
Los nativos de la tierra que viven en el país salvaje y lo custodian , toman esas
decisiones. Debido al acto de traición a su propia clase, los humanos se han
convertido en una amenaza para nosotros, esos nativos de la tierra han
declarado un abuso de confianza.
Burke palideció pero no dijo nada.
»—Se trata de la más seria ofensa que los humanos pueden hacer contra
los Terráneos. Cualquier y todos, los acuerdos hechos con los humanos que
viven en Thaisia pueden ser rescindidos a causa de un abuso de confianza.
494

Visiones en plata
ishop

—Sr. Wolfgard, — Montgomery comenzó.
Simon negó con la cabeza.
—Ya está hecho, Teniente. El abuso de confianza fue declarado antes de
que la noticia llegara tan lejos al este. Yo sólo soy el mensajero.
—¿Qué va a pasar ahora? — Preguntó Burke.
—Los buques de propiedad humana que viajan por los Grandes Lagos
no pueden llevar ninguna carga que los humanos declararon como escasa. Las
cinco hermanas tomarán represalias contra cualquier barco que intente desafiar
ese decreto.
—¿Cinco hermanas?
—Superior, Tala, Honon, Etu, y Tahki
Burke frunció el ceño.
—Esos son los nombres de los Grandes Lagos.
Simon asintió.
—¿Está diciendo que los Lagos son Elementales?
—No, pero un Elemental controla cada lago, y ella toma su nombre como
propio.
—¿Van a hundir los barcos?
—Sí. Sin embargo, los barcos de los asentamientos humanos que
pertenecen a los Terráneos o los barcos Terráneos pueden viajar por los Grandes
Lagos y vender alimentos a otras partes de Thaisia. Pero ningún alimento
cultivado en Thaisia dejará Thaisia hasta que ya no haya escasez.
Burke, O'Sullivan, y Montgomery parecían aturdidos.
—Hay otros lugares humanos, además del Bloque Romano que compran
comida de Thaisia, — dijo Burke—. ¿Serán honrados esos acuerdos?

495

Visiones en plata
ishop
—No lo sé, — respondió Simon—. Va a depender de lo que digan los
Terráneos sobre ese lugar. Para mañana, todos los gobernadores sabrán por qué
hubo un abuso de confianza y las consecuencias de las acciones humanas. Para
mañana, el derecho de paso a través del país salvaje será restringido, y a nadie
que pertenezca al movimiento Humanos Primeros y Últimos se le permitirá
salir de la tierra que todavía se está arrendado a los humanos. En otras palabras,
pueden seguir viviendo en las ciudades donde se ubican actualmente, pero no
pueden salir. No en coche, tren o barco. En el momento que pasen fuera de los
límites de una ciudad, serán perseguidos.
Montgomery se agitó.
—¿Cómo pueden decir si una persona pertenece al movimiento HPU? Y
si alguien de HPU trata de subir a un autobús o tren, ¿cuántas otras personas
podrían resultar heridas?
—Posiblemente muchas. Posiblemente todos. Si un humano es
sospechoso de ser un enemigo y está fuera de los límites de una ciudad o
pueblo controlado por humanos, ese humano morirá. — Antes de que
Montgomery pudiera protestar, Simon le dijo la única cosa que no se diría a
ningún otro humano fuera de esa habitación—. Teniente, los Terráneos en el
país salvaje están muy enojados. Ya no son más una especie problemática;
Ahora han demostrado que son una amenaza real para los nativos de la tierra y
para el mundo.
—Mantener a los humanos encerrados en las ciudades no es la solución,
— dijo Montgomery.
—No, — Simon chasqueó—. La extinción es la solución.
Silencio atónito.
Se tomó un momento para recuperar el control.
»—¿Sabe por qué los nativos de la tierra están esperando para tomar esa
decisión, Teniente? Debido a que hemos cambiado las cosas. Debido a que el
Oficial MacDonald murió tratando de salvar a un Cuervo. Debido a que usted
nos ha ayudado. Debido a que este Courtyard, a diferencia de cualquier otro,
tiene una manada humana. Porque Steve Barquero y los residentes de la Isla
Grande quieren más que una asociación con los Terráneos. — Miró a Burke—.
Este Courtyard. Sus agentes de policía. Los humanos en el Desembarco del
Ferry. Es todo lo que está impidiendo la extinción de los humanos en Thaisia.
¿Comprende?
496

Visiones en plata
ishop

—Sí, — dijo Burke—. Comprendo.
—Tiene que haber algo que el resto de nosotros pueda hacer. — La voz
de O'Sullivan evidenciaba el shock—. El gobernador Hannigan está dispuesto a
trabajar con los Terráneos para construir una vida próspera para todos.
—Creo que hay que crear algún tipo de identificación para los humanos
como el agente O'Sullivan que necesitan viajar con el fin de ayudar a mantener
la paz, — dijo Stavros—. Voy a idear algo.
—La identificación puede ser falsificada, — dijo Vlad.
—La GTI solo tiene seis agentes en este momento, — dijo O'Sullivan—. Si
saben quiénes somos, entonces sabrán si alguien más está tratando de viajar
usando documentos falsos.
—Entonces se puede hacer.
—Tenemos mucho que pensar y cosas que discutir con nuestra propia
gente, — dijo Burke—. A menos que haya algo más que necesite transmitir, creo
que deberíamos salir ahora.— Se puso de pie, pero no hizo ningún otro
movimiento—. Gracias por su honestidad.
Simon también se puso de pie.
—A partir de ahora, la supervivencia humana en Thaisia va a depender
de la honestidad.
Burke salió de la habitación, seguido de O'Sullivan y Montgomery. Antes
de que Montgomery saliera de la habitación, Stavros dijo:
—¿Teniente? Su Lizzy estará a salvo ahora.
Montgomery no respondió. Simon no estaba seguro de que incluso
escuchara o comprendiera lo que significaba que Stavros hubiera dicho esas
palabras.

497

Visiones en plata
ishop

Capítulo 56

Moonsday 28 de Maius
—Aguas Dulces, — dijo la chica, tan pronto como Jackson entró en la
habitación con su próxima comida.
Dejó el plato y el vaso de leche en la mesa antes de girar para darle su
atención.
—¿Qué hay con ello?
Apenas podía quedarse quieta con ganas de saber, pero ahora que él
estaba aquí, ¿se atrevería a preguntar?
—La has visto.
—Sí. Está afuera.
—Sé que está afuera. Todo está afuera. Pero has visto este lugar. Le
sacaste fotos. — Algo sobre el lugar la llamaba, la arraigaba, la levantaba. Ella
quería, necesitaba, la confirmación de que esto no era un lugar inventado, que
las fotografías no eran una especie de truco, porque ella podía vivir en ese lugar.
Verdaderamente vivir más allá de las cuatro paredes de una habitación. Él dijo
que podía pedir lo que quisiera, pero no estaba segura de que tanto podía pedir.
Sintió que su coraje se marchitaba bajo su mirada.
Él se movió hasta que estuvo junto a la cama y pudo ver las fotos que
había puesto en orden para que la tierra fluyera correctamente. Luego se agachó
para que ella no tuviera que levantar la mirada.
—Sangre dulce, — dijo suavemente—. Vivimos en el asentamiento
Terráneo Aguas Dulces. Esto... — tocó una fotografía, luego levantó la otra
mano y señaló a su ventana-cubierta—, está afuera.
Ella temblaba.
»—¿Quieres verlo?— Preguntó Jackson.
498

Visiones en plata
ishop

Ella asintió.
Se puso de pie, caminó hacia la puerta, y la abrió.
—Vamos.
Ella vaciló en la puerta del dormitorio, y luego se apresuró a seguirlo, sin
apenas darse cuenta de la gran sala que podría haber sido el salón principal si
hubiera tenido algún mueble.
Otra puerta. La luz del sol más allá de una, área techada abierta. Porche.
Pasos. Y entonces...
Estaba parada en una de las fotografías. La hierba y los árboles y las
montañas que se elevan como una barrera natural. El destello de la luz del sol
sobre el agua. Quería tocarlo todo, olerlo todo.
—Es suficiente, — dijo Jackson.
Ella se volvió a mirarlo, sintiéndose aplastada. Entonces se dio cuenta de
la distancia entre ellos. No muy lejos, en realidad no, pero él seguía de pie en el
escalón inferior y ella no recordaba haberse alejado de él.
—Pero... — Una protesta débil.
—Un cachorro no se aleja mucho de la guarida en su primera salida. Hay
mucho que aprender, así que se explora un poco más cada día. — Cuando ella
no se movió, añadió—. Regresa ahora.
Ella obedeció, porque no sabía qué más hacer.
—Siéntate ahí. —Señaló el escalón más alto.
Se sentó y Jackson se sentó a su lado.
Él le permitió sentarse en donde le daba la luz del sol por un rato. Él no
dijo mucho. No podía decirle los nombres de los diferentes árboles. Los Lobos
no se preocupaban por esas cosas, pero el pueblo de los Intuye en el camino,
tenían una librería y podían tener libros que nombraban tales cosas si quería
aprender sobre ellos.

499

Visiones en plata
ishop
Ella quería aprender.
Cuando había decidido que había tenido suficiente sol para su primer día
fuera de la guarida, él no la hizo volver a su habitación. Se sentó en el porche, y
le trajo la comida que había olvidado. Ella observó cómo el poco del mundo que
ella podía ver permanecía igual y sin embargo seguía cambiando, al igual que
ella tuvo que cambiar de posición en el porche para permanecer en la sombra.
Jackson se quedó con ella todo el tiempo, defendiéndola de los jóvenes
Lobos que querían darle una aspiración profunda y podrían raspar
accidentalmente su piel con una uña, mientras que se empujaban unos a otros.
Finalmente cansada de mirar, ver, sentir, ella accedió a ir a su habitación,
sobre todo cuando vio a Jackson retirar el papel blanco que le había impedido
ver por la ventana.
—Puedes ver más mañana, — dijo cuando ella vaciló en la puerta del
dormitorio.
—Esperanza, — dijo ella, oyendo a la verdad en la palabra.
Él ladeó la cabeza.
—¿Qué?
Ella le dio una sonrisa brillante.
—Mi nombre es Esperanza.

500

Visiones en plata
ishop

Diario de Elayne Borden
—¿Qué hace un hombre como él con alguien como ella?
—No sé lo que ve en ella.
A veces oigo esas palabras cuando Nicholas y yo
caminamos más allá de la audiencia que han venido a
oírle hablar, yo en su brazo, tratando de no mostrar
demasiado lo emocionada que estoy de ser la que él ha
elegido.
Me sentí tan avergonzada después de que Monty se
fue. Para todo el que importaba, yo era la amante de un
policía que había matado a un humano para salvar a un
Lobo. ¿Cómo podría vivir con eso? Y Lizzy recibiendo
bofetadas de otros niños que le daban nombres
hirientes por algo que no era su culpa.
Entonces Nicholas entró en mi vida, un hombre rico, de
una distinguida familia del Bloque Romano. Me
deslumbró con el sólo hecho de que me quisiera. Dijo
que sabía desde el momento en que me conoció que yo
era diferente de cualquier otra mujer que había
conocido nunca, y que llegar a Toland y conocerme era
su destino.
Yo estaba con él cuando hacía sus discursos,
promocionando al movimiento Humanos Primeros y
Últimos. Yo estaba con él cuando asistió a los banquetes
organizados por la crème de la sociedad de Toland. Él
me llevó a las partes que incluso madre no pudo
agenciarse una invitación para asistir... lo que la
impresionó mucho.
Madre ya no me rechazaba en público, ya no da la
impresión -cuando la visito- que yo le causo una gran
vergüenza, como algo que huele mal o mierda bajo el
zapato. Ahora que Nicholas está viviendo conmigo, ella
incluso animó a mi hermano, Leo, a que cuide a Lizzy
en las tardes cuando Nicholas y yo tenemos un evento.
Me he reivindicado. Me he sacado la desgracia de ser
de clase media como la amante de un oficial de policía,
me saqué las dudas de que no sería bienvenida de
501

Visiones en plata
ishop
nuevo en el nivel social que mi familia disfruta. Ser
amante de Nicholas me eleva varios peldaños en la
escala social, y ahora es madre quien tiene que pegarse
a mis faldones para asistir a las partes más elegantes.
Nicholas habla acerca de llevarnos a mí y a Lizzy al
Bloque Romano y quedarnos en la finca de su familia. Él
quiere que me conozcan, quiere que los conozca. Y
Lizzy también. Siempre incluye a Lizzy en nuestros
planes.
Es lo mejor que me ha pasado.
***
Volvió de una reunión apestando a esa zorra asquerosa
que se colgó de él después de su último compromiso
para dar un discurso. ¿Y qué fue lo que dijo cuando le
acusé de dormir con ella? "No seas tan provinciana,
Elayne. Un hombre de mi origen tiene derecho a
desvíos fuera de las comodidades del hogar ".
¿Es eso lo que soy? ¿Un consuelo? ¿Alguien a quien
follar si un desvío no está disponible?
¿Le dio ese feo anillo hecho de oro blanco con
diamantes, del que ella se anda pavoneando por los
alrededores? ¿Es por eso que ella me estaba dando
miradas maliciosas, ya que Nicholas no me ha dado
nada con tanto destello? Dioses, ni siquiera se ofrece
para ayudar a pagar la comida que come, y el hombre
tiene gustos caros. Sólo lo mejor para Nicholas.
Pero mamá me sonríe. Ella sonríe y sonríe, tan contenta
de verme con un hombre como Nicholas Scratch. Pero
sus ojos no sonríen. Nunca lo hacen; no como sonríen
cuando mira a Leo.
Ella no me quiere. Ella trata de ocultarlo, y durante
tantos años, yo creía que la razón por la que no le
gustaba, era porque había algo que me faltaba. Pensé
que si podía ser lo que ella quería, hacer lo que quería,
me aprobaría de la misma manera que aprueba a Leo.
Pero no lo hace, porque no le gusto, y no me quiere. No
estoy segura de que alguna vez lo hizo.

502

Visiones en plata
ishop
A veces creo que su pecho está hecho de hielo, y tiene
que permanecer emocionalmente fría con el fin de
ocultar el olor de un corazón en descomposición.
—¿Qué hace un hombre como él con alguien como ella?
—No sé lo que ve en ella.
¿Cuándo empecé a hacerme esas mismas preguntas?
***
Oí a Nicholas hablar por teléfono. No escuché el otro
lado de la conversación, pero lo que dijo fue suficiente.
Thaisia experimentará escasez de granos, harina, no sé
qué más. ¿Por qué? Debido a una asociación agrícola
que vende su cosecha a Nicholas, que es enviada al
Bloque Romano, porque la comida es igual a la victoria,
sea lo que sea. Pero aquí, algunas familias no van a
poder pagar una hogaza de pan, suponiendo que haya
alguno para comprar.
¿Cómo puede no haber algo tan básico como el pan?
Humanos Primeros y Últimos. Creo que he descubierto
como los humanos serán los primeros.
***
Siempre quise el amor y la aprobación de mi madre.
Nunca tuve ninguno, pero se aseguró de mantenerme
bajo su pulgar lo suficiente para que siguiera tratando
de conseguirlos. La única vez que he actuado por mí
misma, la única opción que no logró controlar, fue
cuando me enamoré de Monty y nos mudamos a vivir
juntos. Mi madre dejó de hablarme por varios meses
como un castigo. Esos fueron los meses más felices de
mi vida.
***
¡Dioses! He encontrado una bolsa de joyas dentro Oso
Boo. Lizzy había mencionado que jugó al hospital y que
Oso Boo necesitó una operación, pero Leo se encogió
de hombros, y yo había tomado demasiado después de
una pelea con Nicholas, quien me envió a casa
temprano porque, según dijo, estaba causando una
503

Visiones en plata
ishop
escena. Pero por la forma en que la perra asquerosa me
miraba mientras me escoltaba fuera, yo supe que él
tenía la intención de dormir con ella esa noche.
Luego está Lizzy usando todas las vendas adhesivas en
ese maldito oso...
Joyas. Quería creer que eran de vidrio, algo que Lizzy
había recogido en alguna parte. Quería creer que ella
las había escondido dentro de Oso Boo después de que
Leo le contó alguna historia acerca de cómo usábamos
juguetes para ocultar las cosas cuando éramos niños
para que madre no encontrara lo que queríamos
mantener en secreto.
Pero ese feo anillo de oro con diamantes blancos, está
en la bolsa.
Y me acordé de que Leo escondía cosas en mis
juguetes, especialmente cosas que lo meterían en
serios problemas si alguien sabía que los tenía.
¿Habría hecho lo mismo con Lizzy?
Leo y Nicholas. ¿Están robando en los actos benéficos a
quienes aportan para el movimiento HPU? ¿Están
trabajando juntos, o Nicholas desconoce que Leo lo está
usando?
¿Leo está usando a Nicholas? ¿O Nicholas nos está
usando a todos?
***
Arrojé al lamentable culo de Nicholas Scratch. Empaque
sus maletas y las deje fuera de la puerta del
apartamento. Él es muy consciente de su reputación
para exponerse a una pelea a gritos en la puerta. Esa
es probablemente la razón por la que Leo apareció un
poco más tarde "para meter algo de sentido en mí".
Leo estaba sudando, y trataba de mirar a su alrededor
sin ser obvio.
Adivino el por qué él realmente quería ver a Lizzy.
***

504

Visiones en plata
ishop
Madre llamó. No debería haber contestado, no cuando
estaba tan enojada y asustada. Comenzó a meterse
conmigo, con su fría crítica, y reventé, le grite que lo
sabía todo acerca de los sucios acuerdos y que le iba a
decir todo el maldito mundo que Nicholas Scratch era
un mentiroso y un ladrón y podía probarlo.
Entonces colgué y me di cuenta lo que había hecho. Ella
se lo diría a Leo. Por supuesto que lo haría. Y Leo
tendría que hacer desaparecer el problema para
permanecer en el gran círculo de Nicholas.
Y tendrá que hacer desaparecer el problema para poder
poner sus manos en Lizzy y recuperar las joyas que
están escondidos en Oso Boo.
No voy a dejar que eso suceda, porque va a entregarla
a madre. ¿Dejar que madre crie a Lizzy? Jamás.
No puedo confiar en la policía. He visto a muchos de
ellos en los discursos y eventos de Nicholas. No puedo
confiar en nadie. Excepto en Monty. Tengo que llegar a
Monty. Él sabrá qué hacer.

505

Visiones en plata
ishop

Capítulo 57

Moonsday 28 de Maius
Con Lizzy a salvo, durmiendo en la cama del monoambiente, Monty se
sentó en el inodoro tapado y leyó las paginas que Elayne escribió en el diario de
color rosa con estrellas doradas. ¿El aspecto del diario, fue una elección astuta
por parte de ella o un retorno inconsciente a la niña que había sido?
O'Sullivan tenía razón: las palabras eran basura, un grito de infelicidad
con un par de pedazos de información que habrían sido desestimados. Nada
por lo que valiera la pena morir.
Si esa asociación agrícola no hubiera hecho un robo en busca de más
beneficios subiendo los precios y reclamando una escasez de cultivos
demasiado pronto, nadie se habría enterado hasta que realmente hubiera
escasez. Tal vez esa no fue su idea. Tal vez esa fue una decisión de HPU, para
crear problemas y generar más adeptos para su causa. ¿Qué mejor manera de
remover las cosas que decirle a la gente que iban a pasar hambre porque los
animales controlaban la tierra?
En el camino de regreso a la estación, el Capitán Burke había especulado
que los Terráneos no bloquearía el transporte de los productos alimenticios de
una región de Thaisia a otra por completo, pero sospechaba que habría límites
estrictos a partir de ahora en cuanto al tamaño de los camiones que podrían ser
usados para el transporte de alimentos, límites estrictos sobre la cantidad que
podría ser enviada por cualquier tren. Y por el agua no se enviaría nada...Ya
había informes de buques a la deriva en uno de los Grandes Lagos, perdida de
tripulación y carga.
¿Y los barcos tratando de cruzar los océanos? Vlad Sanguinati los había
acompañado a su coche después de la reunión y había dicho, también
casualmente:
—Los Sharkgard y Orcasgard estarán atentos a partir de ahora, y van a
informar de cualquier barco que haya cometido un abuso de confianza. —
Cuando O'Sullivan preguntó a quién le reportarían, Vlad había sonreído—.
Piense en el Atlántik como la hermana mayor del Lago Etu.
506

Visiones en plata
ishop

¿Un Elemental que podía comandar el poder de un océano? Monty se
estremeció al pensar en ella, y sintió una curiosidad terrible acerca de cuál sería
su aspecto.
Dejando diario en el piso del baño, desdobló la única hoja de papel que
había encontrado entre dos páginas que habían estado parcialmente pegadas
entre sí.
Monty:
Es demasiado tarde para un montón de cosas, por lo menos
entre tú y yo. He tenido un poco de tiempo para pensar, y entiendo
algunas cosas ahora.
Mi madre nunca me quiso. Le encantaba el potencial que
representaba, qué puertas sociales le podían abrir mis logros. Yo era
una especie de as en la maga de una manera que Leo nunca lo fue.
Nunca lo vi con claridad, hasta ahora.
No me acuerdo de mi padre, no recuerdo un momento en el
que viviera con nosotros. Ni siquiera sé dónde vive, pero creo que
madre va a visitarlo de vez en cuando, su secreto travieso. No
recuerdo su voz, y al pensar en cómo leías a Lizzy cada noche, me di
cuenta de que ella nunca va a decir eso. Tu voz, tu presencia en su
vida... se lo arrebate, diciéndome a mí misma que no era importante.
Estoy tratando de ser precavida, tratando de actuar con rapidez
sin que parezca que voy a hacer algo inusual. Pero ahora que he
pateado a Nicholas fuera del apartamento, Leo ha estado
espiándome. Y después que saqué las maletas fuera de la bodega,
Lizzy ha estado más que emocionada, a pesar de que no le he dicho
nada, salvo que vamos a visitarte y tiene que ser un secreto para
todos, incluyendo a su abuela y al tío Leo. Pero creo que Leo
sospecha que estoy planeando huir. Así que tenemos que irnos
mañana.
Tengo un montón de remordimientos sobre las decisiones que
he tomado en mi vida. Pero, Monty, mi mayor lamento es que no me
fui a Lakeside contigo cuando me lo pediste.
Elayne
Monty dobló el papel y se lo metió en el bolsillo de su camisa mientras
las lágrimas corrían por su rostro.

507

Visiones en plata
ishop
Elayne había sido una utilidad para Leo y Celia Borden, una pantalla que
había proporcionado una razón para que alguien como Leo Borden se codeara
con un hombre como Nicholas Scratch.
No era su caso, no era su jurisdicción. No había ninguna prueba más allá
de las palabras en el diario, de que Leo tenía una razón para ir tras de Elayne y
acuchillarla en la estación de tren. No había ninguna prueba de que él puso una
bolsa de joyas en el oso de Lizzy.
Nicholas Scratch no sabía cuánto Elayne realmente sabía acerca de los
envíos al Bloque Romano, o de las joyas que se suponía iban a ser el pago de
esos bienes, por lo que cualquier cosa que pudiera incomodar al movimiento
HPU tenía que ser destruido o recuperado. Pero Scratch no había contado con la
reacción de los Terráneos. Puesto que si los humanos no se habían preocupado
por Lizzy, ¿por qué los Otros lo harían? Un gran error de cálculo de su parte.
Monty se frotó la cara con las manos.
Nunca sería capaz de demostrar que Leo había matado a Elayne, y no
creía que Felix Scaffoldon iba a esforzarse en resolver el caso, no cuando
Nicholas Scratch iba a estar haciendo un montón de control de daños, una vez
que la participación de HPU en la escasez de alimentos fuera revelada. No
dudaba de que Scratch giraría a por lo menos neutralizar el daño al HPU. ¿Pero
tener un miembro acusado de asesinato? No.
Monty recogió el diario y se puso de pie, sintiendo el peso del mundo
sobre sus hombros. Luego entró en el cuarto y miró a Lizzy, profundamente
dormida y abrazando a su nuevo amigo.
Henry Beargard había tallado en madera la cabeza, las patas y los pies,
que estaban unidos por un cuerpo de tela con pantalones vaqueros y una
camisa a cuadros, que la costurera del Courtyard había hecho. Un oso de rostro
severo. Un guerrero en lugar de un amigo de peluche. Con diferencia un arma
más que un juguete.
Lizzy lo había llamado Oso Grr, un nombre que Monty pensó era muy
apropiado.
Hace unas horas, Simon Wolfgard le había dicho, le dijo a todos en esa
reunión, que los Terráneos estaban considerando la extinción de los humanos

508

Visiones en plata
ishop
que vivían en Thaisia. Sin embargo, esos mismos seres habían hecho un juguete
especial para su niña, compensando el que había perdido.
¿Sabe lo que le pasó a los dinosaurios? Los Otros fue lo que le pasó a los
dinosaurios.
Una broma que el Capitán Burke le había dicho en su primer día de
trabajo en Lakeside. Salvo que no era una broma. Burke lo había sabido, al
menos hasta cierto grado.
Y ahora también él.

509

Visiones en plata
ishop
Capitán Burke:
Leo Borden fue encontrado en el agua cerca de los
muelles de Toland ayer. Su garganta fue cortada. Dentro
de un bolsillo secreto en su chaqueta, los
investigadores encontraron dos esmeraldas y un anillo
de oro con un diamante blanco de diseño distintivo, que
coincidía con los artículos robados recientemente. La
policía especula que una disputa entre ladrones podría
haber llevado a la muerte de Borden. La GTI trató de
interrogar a Celia Borden sobre los asociados de su hijo.
Sin embargo, los vecinos dijeron que ella se fue de casa
hace dos días y no ha sido vista desde entonces.
Agente Greg O'Sullivan, de la GTI
PD: Felix Scaffoldon no se presentó a trabajar hoy y
nadie ha sabido nada de él.

510

Visiones en plata
ishop

Capítulo 58

Windsday 30 de Maius
—Los titulares de esta mañana... Los funcionarios del gobierno en toda Thaisia
argumentan que no tenían conocimiento o participación en el acuerdo para vender
granos y otros alimentos a la Alianza de Naciones del Bloque Romano, mientras que se
declaraba la escasez en el país con el fin de aumentar los precios. La asociación agrícola
señalada, por una fuente anónima, niega las acusaciones, pero los funcionarios dicen
que habrá una investigación y esta asociación particular, propiedad de un grupo de
empresarios, estará bajo un escrutinio cuidadoso de ahora en adelante. Mientras tanto,
los agricultores independientes y otros grupos de agricultores que no están actualmente
bajo investigación, dicen que; salvo que haya un desastre natural, anticipan el
rendimiento habitual de sus cosechas de este año.
—En otras noticias, por orden del Gobernador de la Región del Noreste, Patrick
Hannigan, un grupo de trabajo de humanos y Terráneos han retirado a todas las
supuestas "profetas de la sangre" de los centros de reinserción y otras instituciones en
Toland. Alegando preocupaciones por la salud y la seguridad, las jóvenes fueron
trasladadas a instalaciones no reveladas en el noreste u otros lugares. Un portavoz del
gobernador Hannigan declaró que algunas de las instalaciones podrían estar
enfrentando cargos de proxenetismo y abusos.
—Último momento. El capitán de un barco de Brittania informó haber visto un
buque de carga succionado por un remolino que apareció y desapareció sin previo aviso.
El barco Brittánico buscó a los pasajeros y la tripulación, pero no encontraron
sobrevivientes. El capitán declaró que un número sin precedentes de tiburones estaban
en la zona. También señaló que, después de salir de la zona, su barco fue seguido por
orcas hasta que estuvieron bien lejos de las Islas Fingerbone, donde el otro barco se
hundió.

***

Meg trató de distraerse de la sensación de alfileres y agujas que vagaban
por debajo de su piel, ya que su pequeña caravana había dejado el Courtyard.

511

Visiones en plata
ishop
Tendría que haberse hecho un corte controlado ayer, pero Simon le había pedido
que esperara, diciendo que necesitaba un día para hacer los arreglos.
Pero no le contó qué tipo de arreglos, sólo que ellos harían un pequeño
viaje antes de hacer el corte.
Una imagen en movimiento, como una película. Ella absorbió la
experiencia de viajar en el asiento trasero de un coche. Merri Lee estaba en el
asiento trasero con ella; Simon iba al frente con Michael Debany, que conducía.
El zumbido de los neumáticos en la carretera. Los árboles y la hierba y las flores
que crecían silvestres. ¡Y el río! Quería sentarse en la orilla y simplemente ver el
río Talulah.
Saltó, sorprendida, cuando una mano se cerró sobre la suya.
—Estás temblando,— susurró Merri Lee—. ¿Estás bien?
Meg asintió, luego se dio cuenta de que Simon la observaba. Un susurro
era tan bueno como un grito para las orejas de un Lobo, incluso cuando esas
orejas estaban en forma humana.
—Estoy bien,— Meg susurro. Pero miró a Simon cuando lo dijo, y esperó
hasta que él volvió su atención a la parte delantera del coche antes de continuar
—. El río es... — Ella sacudió la cabeza, reacia a admitir lo mucho que el río la
atraía.
—Más cerca de Saltos de Talulah, donde hay rápidos, es una experiencia
poderosa. Y los mismos saltos. Yo vi una vez las cataratas. — Merri Lee sonrió
—. Es difícil de describir.
Meg asintió.
Tomaron la carretera principal, pasando por un gran edificio, poco
atractivo antes de que se acercaron a las viviendas. Casa, garaje, garaje, casa. Ese
tipo de vivienda tenía un nombre, pero ella no estaba interesada en la búsqueda
a través de sus imágenes de entrenamiento para recordar, no cuando Karl y
Ruth los alcanzaron, seguidos por la minivan del Courtyard. Blair salió del lado
del conductor, Henry desde el asiento del pasajero. Nathan y Tess salieron de la
puerta lateral.

512

Visiones en plata
ishop
—¿Simon? — Meg dijo cuando otro grupo de coches llegó y aparcó
cerca.
—Es Steve Barquero, — dijo Simon—. Él trajo a algunos de los suyos para
esto.
—¿Para qué?
—Mira a tu alrededor, Meg. Antes de que nadie diga nada, sólo mira a tu
alrededor, obtén una imagen de este lugar. — Simon señaló a Merri Lee—. Tú te
quedas con ella.
Se alejó, haciendo un gesto para que Michael y Karl lo siguieran.
Ruth se unió a ella y Merri Lee.
—¿Sabían que habría un acontecimiento aquí? Parece...
—No creo que se supone que debemos ofrecer opiniones todavía, — dijo
Merri Lee—. Meg necesita tiempo de tranquilidad para absorber.
Ruth asintió.
Se sentía un poco extraño estar parada en silencio con chicas que no eran
Casandra de sangre, absorbiendo imágenes. Se preguntó que veían.
Ella miró por encima del hombro y vio a Simon hablando con Steve
Barquero y la gente que había traído de Isla Grande. Se dio cuenta de que
Nathan llevaba una cesta a una manta que Tess había puesto sobre la maleza.
La sensación de alfileres y agujas que habían vagado bajo su piel durante
el viaje se instaló en un solo lugar en la espalda.
Es hora de cortar, pensó. Mientras miraba las casas y vio las columnas de
humo negro convertirse en Sanguinati, pensó que entendía por qué Simon la
había llevado hasta allí.

***

513

Visiones en plata
ishop
—Ella es Emily Faire,— dijo Steve Barquero—. Recientemente recibió su
título como enfermera. Después que llamaste y me dijiste lo que querías hacer,
le pedí que se uniera a nosotros. Pensamos que sería una buena idea tener un
médico entrenado a mano.
—Estoy encantada de conocerle, señor Wolfgard, — dijo Emily—. ¿Está
bien si me voy por ahí y me presento?
Simon asintió. Esperó hasta que estuvo fuera del alcance del oído, antes
de dirigirse a Steve.
—¿Tuviste un presentimiento?
—No, no ese tipo de presentimiento,— Steve respondió—. Pero el Dr.
Lorenzo está en ese grupo de trabajo con las Casandra de sangre. Puede que no
sea capaz de tener horas regulares de oficina, por lo que deberías considerar
tener a alguien que trabaje en la oficina médica del Courtyard. Emily está
interesada.
—No hay muchos humanos que cuidar.
—Pensé que podía dividir su tiempo entre el Courtyard y esta
comunidad. Y ella no tiene que tratar a los humanos en exclusiva.
—Tenemos nuestros propios sanadores.
—Sí, lo sé. Pero no estaría de más que los Terráneos se familiarizaran con
la curación humana. Para aprender cosas sencillas, como la forma en que uno de
nuestros curanderos toma la temperatura de una persona, o usa un estetoscopio
para escuchar el corazón y los pulmones, o medir de la presión arterial.
No podía ver el daño en cualquiera de esas cosas, sobre todo ahora que
tenía que considerar cuánto de lo humano los Terráneos querían mantener.
—Lo pensare.
«¿Simon?» Nathan llamó. «Meg cada vez tiene más picor.»
—Es la hora, —le dijo a Steve—. Adelántate. Estaremos allí en un minuto.
— Fijó su mirada en Michael Debany, luego se alejó, esperando que el humano
lo siguiera.
514

Visiones en plata
ishop

—¿Problemas?— Preguntó Michael.
—Merri Lee es tu pareja. ¿Por qué estaba sosteniendo la mano de Meg?
— No se había dado cuenta de que se sentía enojado, o incluso amenazado,
hasta que se oyó gruñir las palabras.
Michael parpadeó, se tambaleó un poco, pero en realidad no dio un paso
atrás.
—Es una cosa de chicas. Amistad. Confort. Comunicación no verbal.
Simon entrecerró los ojos.
—No eres un hembra, y te tomas de la mano con Merri Lee. ¿Eso es
amistad?
Michael sonrió.
—Eso es amistad. Pero conmigo y Merri, también es romance.
Romance. Algo sobre lo que pensar. Pero en este momento, había algo
más que necesitaba saber.
Apresurándose a unirse al resto de Terráneos y humanos reunidos,
Simon se centró en Meg.
—Quería que vieras este lugar como lo es ahora, — dijo—. Y luego me
gustaría que nos digas lo que ves como su futuro. Necesitamos saber lo que
podemos hacer aquí. ¿Puedes decírnoslo, Meg?
—Sería como lo que hicimos la última vez que realizamos un corte
controlado, — dijo Merri Lee—. Te centraste en el Courtyard en ese momento.
Meg asintió. Luego se torció el brazo para alcanzar un lugar en la
espalda.
—No puedo hacerme el corte.
—Yo puedo, — dijo Emily Faire—. Y traje un botiquín de primeros
auxilios conmigo.
Meg sacó la navaja de su bolsillo. Después de un momento de vacilación,
se lo dio a Emily antes de sentarse en la manta, con las piernas ligeramente
cruzadas para evitar tirar la piel de la rodilla que todavía estaba tierna. Después
515

Visiones en plata
ishop
de otra vacilación, se quitó la parte de arriba. El sujetador cubría
adecuadamente sus pechos, pero las correas delgadas no ocultaban casi nada de
su espalda.
Simon escuchó a Emily Faire contener el aliento. También Steve Barquero.
Merri Lee y Ruthie palidecieron mientras miraban las cicatrices en la espalda de
Meg.
Mil cortes. Alguien se había dado cuenta de que era todo los que una
Casandra de sangre podía aguantar antes del corte que la mataría.
Se negó a contar las cicatrices de Meg.
Después de que Meg le explico cómo hacer el corte, y Emily encontró el
punto exacto donde la piel se erizaba con la profecía, y Merri Lee indicó que
estaba lista con su cuaderno y bolígrafo, Simon cayó sobre una rodilla y miró a
los ojos de Meg.
—¿Qué ves aquí en los meses venideros? ¿Qué podemos construir aquí?
Habla, profeta, y vamos a escucharte.
Meg mantuvo sus ojos en él mientras Emily hizo el corte.
Era tan difícil estar tan cerca de Meg, oler la sangre fresca que fluía de la
herida y saber lo bien que sabía, lo bien que le haría sentir después de que la
lamiera Pero se quedó.
Conexión. Comunicación. Amistad.
Vio el cambio entre en sus ojos antes de que olió la lujuria cuando la
euforia la llenó al empezar a liberar la profecía.
Pero esta vez fue diferente. Meg miró a su alrededor a las casas, a la
tierra.
—¿Qué ves, Meg? — Susurró Simon.
Ella sonrió.
—Jackson está aquí. Está lanzando una pelota a algunos de los Lobos
más jóvenes. Y hay un gato dorado, cambiando a humano. Roy. Lo recuerdo. Y
un gato más pequeño. Bonito. Cola corta y orejas puntiagudas. Y personas
516

Visiones en plata
ishop
trabajando en jardines y pintando casas. Una mujer alimenta a algunos pollos.
Caballos y carros. Vacas, cabras y ovejas. Animales peludos grandes. — Ella
frunció el ceño, buscando claramente en su memoria—. Bisonte.
¿Bisonte? Simon pensó. ¿Aquí?
»—Molino de viento, — dijo Meg—. Autobús lleno de libros. Luces en las
ventanas. Lobos aullando. Lechuza en el claro de luna. El sonido de una
guitarra. Risas. — Ella suspiró.
—Eso es todo, — dijo Merri Lee en voz baja.
Simon se apartó distanciándose de los paños ensangrentados que Emily
Faire estaba colocándolos en un recipiente de plástico. Henry y Steve Barquero
se unieron a él.
—Suena como que no queremos depender de las formas más elevadas de
la tecnología para todo, — dijo Steve—. Un molino de viento es de Vida Simple,
pero un molino proporcionaría harina y harina de maíz, por lo menos.
—Autobús de libros, — dijo Henry—. Ming Beargard me dijo el otro día
que su pueblo envío un autobús de libros a los lugares donde los gard viven en
la isla.
—Hemos incluido a aquellos residentes desde que volvimos a un
autobús en una biblioteca rodante, —dijo Steve—. Pero Ming y Flash Foxgard y
algunos otros Terráneos eran los únicos que entraban antes en el autobús para
hacer una selección. Ahora más Terráneos se aproximan cuando se detiene el
autobús.
—No pueden pasar por humanos, — dijo Simon, entendiendo el por qué
no se habían acercado antes.
—No, ellos no pueden pasar, — Steve concordó—. Durante generaciones,
los Intuye han compartido la isla y el trabajo de la provisión de alimentos para
todo el mundo, pero había una barrera y la mayoría de los Otros mantenían su
distancia. Algo cambió en Lakeside, y eso cambió las cosas para nosotros
también.
Todos sabían lo que había cambiado en Lakeside.

517

Visiones en plata
ishop
—Si Meg puede tolerar un poco más lo nuevo, voy invitarlos a todos
ustedes a una comida en Hamburguesas a Reventar, — dijo Steve.
Simon captó su aroma y se dio vuelta cuando Meg se acercó.
—Voy a ver cómo se siente.
Steve y Henry se alejaron para hablar con el resto de su grupo.
—¿Recibiste la respuesta? — Preguntó—. ¿Es... malo?
Simon sonrió.
—En realidad, es bueno. Viste a la comunidad que esperamos construir
aquí. Intuyes viviendo en algunas de las casas; Terráneos viendo en otras.
Agricultores que cultivan los alimentos. Los humanos y Otros trabajando
juntos.
—Eso es bueno. — El estómago de Meg gruñó.
Él se rió.
—Eso suena lobuno.
—Tengo hambre. — Se llevó una mano a su estómago—. Estoy realmente
hambrienta.
La euforia se suponía que debía dejarla apacible. No se veía apacible.
Parecía que estuviera considerando el mejor lugar para hundir sus dientes en él.
No le gustaba la forma en que lo hizo sentir porque tenía la inquietante idea de
que los conejitos sentían lo mismo justo antes de que un Lobo se abalanzara.
—Steve Barquero nos invitó a ir a Hamburguesas a Reventar en
Desembarco del Ferry. Hay un montón de comida allí. Carne de vaca.
—Una hamburguesa suena bien.
—Entonces vamos.
Mientras caminaban hacia el grupo que los esperaba en los coches, la
mano de Simon rozó la Meg. Vaciló un paso o dos; entonces él le tomó la mano,
listo para liberarla si ella gruñía una objeción. Pero después de una mirada de
asombro, ella sonrió y cerró los dedos alrededor de la suya.

518

Visiones en plata
ishop
Había abierto algunas tiendas a los clientes humanos durante años; había
contratado a humanos para trabajar en las tiendas y en la Plaza Comercial. Pero
nada había cambiado realmente entre humanos y Otros hasta que Meg tropezó
en el Courtyard, medio congelada y huyendo del hombre que la había poseído.
Sus esfuerzos para adaptarse y construir una vida eran historias que flotaron en
el viento o en las alas de un Cuervo hasta el país salvaje. De alguna manera, los
Terráneos que tocaban ciudades humanas sólo cuando acudían a destruir,
quedaron lo suficientemente intrigados por lo que él y Meg estaban haciendo
como para mantener su distancia un poco más. Tal vez se quedarían intrigados
lo suficiente como para darle a los Terráneos que había aprendido la forma
humana, tiempo para prepararse si los nativos de la tierra -que eran los dientes
y las garras de Namid- decidieran que la extinción de los humanos era la mejor
manera de proteger al mundo.
Por ahora, él y Meg iban a emprender la aventura de ver a un nuevo
lugar y tener una nueva experiencia. Juntos.
Él no era humano. Nunca sería humano. Y Meg no esperaba que lo fuera.
Pero con la sensación de su mano en la suya, Simon pensó que tal vez él podría
aprender a ser lo suficientemente humano.

519

Visiones en plata
ishop

Sobre la Autora Anne Bishop
Érase una vez...
¿Has escuchado esta historia antes?
Sí.
De acuerdo entonces.
Ah, quieres otra historia.
Érase una vez, una joven que quería escribir historias. Y así lo hizo. Y se divirtió.
Entonces, un día, un pensamiento se quedó atascado en su cabeza, de que
si no podía escribir una gran historia, no tenía mucho sentido escribir historias
en absoluto. Así que dejó de escribir.
Ella era joven y no entendía las cosas bien.
La joven salió al mundo para ganarse la vida y hacer algo que la hiciera
crecer. Y eso era bueno y necesario.
Entonces, un día, varios años más tarde, una historia asomó en su cabecita
liberándose del depósito creativo y dijo: ¿Hola?
Era una pequeña historia, y parecía más bien triste, por lo que la joven le
dio forma en palabras lo mejor que pudo para que pudiera salir al mundo.
La historia, -que estaba muy contenta- se fue de nuevo al depósito creativo
a empacar sus maletas para emprender su aventura por el mundo y contarle a
todos sus amigos sobre la joven.
No mucho tiempo después de eso, otra historia asomó en su cabecita hasta
que salió del depósito creativo y dijo: ¿Hola?
Así que la joven le dio forma con palabras lo mejor que pudo. Y la historia
quedó muy feliz. Al igual que las otras historias que vinieron después de esa.

520

Visiones en plata
ishop
Eran pequeñas historias. Era muy respetuosas.
Durante los años en que la joven perfiló estas historias, comenzó a leer
libros y revistas acerca de la escritura (y, más tarde, sobre la organización y
gestión del tiempo). Mientras trabajaba y leía, llegó a ser más hábil y pudo dar
forma a historias más grandes.
Entonces llegó el día en que algo le tocó en el hombro. Cuando se dio la
vuelta, no fue una pequeña historia respetuosa, con apariencia triste y diciendo:
¿Hola? Fue una novela que le besó la mano, sonrió y dijo: Hola. Vamos a ser muy
buenas amigas por mucho tiempo.
Así que esa es la historia de cómo la joven terminó compartiendo su
espacio de vida, entre otras cosas, un exceso de papeleo y un gran número de
personajes.
¿Deseas datos mundanos también? En ese caso...
La New York Times bestselling Anne Bishop es la ganadora de RT Book
Reviews 2013 categoría Ciencia Ficción / Fantasía. Es también la ganadora del
premio William L. Crawford Memorial Fantasy por la trilogía Black Jewels. Su más
reciente novela es Visiones en Plata, el tercer libro de la serie de fantasía urbana
de Anne, situada en una re-imaginada Tierra. Cuando no está en comunión con
los Otros, Anne disfruta de la jardinería, lectura y música.
Serie los Otros:
1.
2.
3.
4.

Escrito en Rojo
Murder of crows
Visiones en Plata
Marked in Flesh (2016)

521

Visiones en plata
ishop

Nota de sobre la traducción
Está es una traducción libre del Grupo Dark Wolf, un grupo de lectoras que
tienen como único fin compartir esta lectura en nuestro idioma, ya que el libro
no se ha editado en español y no hay noticias de que esa situación vaya a ser
modificada. No perseguimos ningún ánimo de lucro, ni tampoco queremos
perjudicar a los escritores, ya que tanto ellos como nosotros estamos a merced
de las editoriales.
También queremos expresar que no somos traductoras profesionales, así que
sepan disculpar cualquier error en nuestra interpretación de esta novela.
Finalmente aclaramos que muchos de los nombres propios usados por la
autora, hemos decidido dejarlos sin traducción ya que en varios casos; o no
existe una traducción clara o la encontrada, simplifica y/o cambia el sentido que
la autora (según nuestra interpretación) quiso transmitir, y en otros casos hemos
modificado ligeramente lo que sería la traducción literal para lograr una mejor
comprensión de la novela.
Los esperamos con la siguiente traducción del cuarto libro de la saga, mientras
esperamos pueden seguir otras de nuestras traducciones en nuestro blog.

522