Está en la página 1de 123
TOMO XXXII. JULIO - SETIEMBRE 1980. N° 75 a. LIMA - PERU ee MS Bicep P SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XXXII JULIO - SETIEMBRE 1980 Ne REVISTA PERUANA DERECHO INTERNACIONAL ORGANO DE LA SOGIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL e GOMISION DE LA REVISTA Luis Alvarado Garrido Jorge Fernandez Stoll Manuel Garcia Calderén K. Roberto Maclean Ugarteche Victor G. Proafio Correa SUMARIO —Mensaje del sefior Presidente Constitucional de la Republica, Arq tecto Fernando Belednde Terry. al asumir la Presidencia del Pera. —Ceremon‘a de presentacién de! nuevo Ministro de Relaciones Exte- rlores del Peri, Dr. Javier Arias Stella —Discurso del Ministro de Relaciones Exteriores del Peri, Dr. Ja Arias Stella en al XXXV Periodo de Sosiones de la Asambiea Ge- neral de las Naciones Unidas ... —Intervencién de! Ministro d= Relaciones Exteriores dei Pera, Dr. Javier Arias Stella, en fa Reunién de Ministros del Grupo de los 77, Nueva York, 29 de setiembre de 1980 —Ceremonia de presentacién de! nuevo Secretario General de Relac nes Exterlores del Peré, Embajador Jorge Morelli Pando —Evaiuacion del Proceso Antartico Sudamericano, por el Embajador Gonzalo Fernancez Puyd —Conmemoracién dal Dia del Diplomdtico Peruano —XXV Aniversario de la Academ’a Diplomatica de! Peri —XXVI Aniversario de la Dectaracién de Santiago —ALADI * Discurso dal Canciller del Peru, Dr. Javier Arias Stella, en la Se- sin de Clausura de la Reun’én del Consejo de Ministros de Re- lactones Exteriores. (Montevideo, 12 de agosto de 1980) * Tratado de Montevideo 1980 —SELA *Intervencin ds! Secretario Permanent del SELA, Embajador Car- los Alzamora on el ECOSOC. (Ginebra, 8 de julio de 1980) —PERU — NN.U!L —PEAU — BOLIVIA —GRUPO ANDINO —Publicaciones Recibidas LIMA — PERU 1980 19 27 37 41 45 55 87 67 71 75 99 107 11 17 131 “Honorables Fepresontantes: En los pueblos sujstos al sistema representative, la reunién de las acambleas dolierantes es siempre un acontecimiento de arandiosa signiti- cacién, La satisfaccién de una necasidad piblice, el remedio de un mal, ‘a reaiizacién de una mejora, son en todo tismpo ios bienes que los pue- bios esperan de fos que tienen la clevada y augusta misién de dictar leyes ¥ por tan justo motivo se regocijan cuando quiera que sus Representantes se congregan para deliberar”. Mensajo de $.E. el Presidente Provisorio de la Reptiblica, Don FRANCISCO GARCIA CALDERON, a! Congreso Extraor: nario de 1881. LA RESPONSABILIDAD DE LAS IDEAS Y OPINIONES SUSTENTADAS EN LOS AR- TICULOS, DISCURSOS Y NOTAS Co- RRESPONDE EXCLUSIVAMENTE A SUS AUTORES. LA COMISION MENSAJE DEL SR. PRESIDENTE CONSTITUCIONAL DE LA REPUBLICA, ARQUITECTO FERNANDO BELAUNDE TERRY, AL ASUMIR LA PRESIDENCIA DEL PERU “Sefiores Representantes: El Pueblo nos habre de nuevo las puertas de la ley. Pasemos por ellas sin arrogancias triunfalistas, solidarios y humildes ante la gran tarea comin que nos aguarda, fervientes en nuestro propésito de cohesionar en la més estrecha hermandad a la gran familia peruana. Al jdbilo del pais se une la enaltecedora presencia de emisatios de las naciones amigas entre quienes destacan no sélo altos dignatarios de sus go- biernos y parlamentos sino, sobrepasando esas jerarquias, las de los pro- plos Jefes de Estado que han querido exaltar con su presencia este acto solemne, uno de los cuales ha tenido la gentileza de acreditar a su dignisi- ma esposa, Por mis labios, el pueblo peruano y los Poderes Piblicos dicen a nues- tros ilustres visitantes las palabras protocolares, porque esas palabras son aplicables a ellos en toda circunstancia, dentro y fuera del Gobierno, gran- des y buenos amigos. La democracia se restablece en el Peri después de 12 afios, cumplién- dose el anhelo del pueblo, rectamente interpretado por el gobierno militar que concluye, con la celebracién de un proceso electoral limpio y una trans- ferencia ordenada de! poder, a la que debemos justo reconocimiento. Un gran sentido de responsabilidad y madurez debe llegar a la ciudadania a superar los mates que la aquejan después de un largo eclipse de las liber- tades, uno de cuyos nocivos resultados es la aguda inflacién que ha em- Pobrecido marcadamente a las clases menos pudientes. Instalado ef Congreso de la Republica, indiscutiblemente representativo de todas las regiones y pueblos del Pert, en el que figuran los distintos ctedos y tendenclas politicas, me siento reconfortado por la legitimidad de su augusta misién legisladora y fiscalizadora, insustituibles en el régimen democratico. Ha querido el destino que, por segunda vez nos toque restau« rar el régimen municipal etectivo que permitira |a participacién de todas las comunidades en la direccién de los asuntos publicos. Procederemos, pues, {tis sin tardanza, a convocar los comicios para que los pueblos designen sus gobiernos locales. He cumptido, con honda satisfaccién civica, el honroso deber de jurar fidelidad a 1a Constitucién que hoy entra en plena vigencia, promulgada por el eminente y recordado patricio Victor Radi Haya de la Torre, Esta noche hemos de poner el ciimplace y publiquese a la Constitucién. Ye Ney @ rogar al doctor Luis Alberto Sanchez, Vicepresidente de te Asam- bloa Constituyente, que se sirva aceptar la pluma con que se inscribiré este histérico camplase. Permitidme dividir este mensaje que, de acuerdo con el articulo 211 de !a Constitucién, entrego al Congreso personalmente Y por escrito, en los si- Quientes rubros que sintetizan nuestras Preocupaciones y anhelos en este Fomento iniclal, sobre la situacion del pais y la accién de los poderes pi- blicos: 1) La exaltac'én del cer humano; 2) La creacién y distribucién de la "iqueza; 8) EI Perd en el mundo; y 4) La Paz externa @ interna. 4a Exaitacién del Ser Humano Fortalece la vigencia del Estado de Derecho y el imperio de la ley ta implantacién de! Ministerio de Justicia que reinicia sus funciones después de un prolongado paréntesis de 12 afios. La nueva Carta Politica impone la dacion de leyes organicas y normati« Xas destinadas a lograr su vigencia efectiva, integral e inmadiate que serén fometidas a la consideracién del Congreso. Me retiero, fundamentalmente a la Ley Organica del Tribunal de Garantias Constitucionales; la Ley del Con- eran aGlonal de te Magistratura; la Ley Orgénica del Ministerio Pablico; y, {a Ley Orgénica del Poder Judicial que reestructurardé ese Poder del Estado. Juzgamos que debe promoverse y mantenerse la mas estrecha colabo- racién entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, respetandose celosamente {a alta investidura de la Magistratura, con el Propésito de encarar eficaz- mente la problematica del sistema Penitenciario, al que deberé dotarse de altas calidades técnicas, infrasstructura y bienes necesarios para lograr una adecuada rehabilitacién de los reclusos. Debe Impulsarse vigorosamente una eficaz atencién al problema de la Proteccion y asistencia a la nifiez y a la juventud, que constituyen el capi- tal més preclado de la Nacién; a la familia, que es el nucleo social basico, gsencla misma de la comunidad; y a la anclanidad, por la que se debe velar Ro s6lo por las necesidades ciertas que requiere, sino como testimonio de! sgtadecimiento de una nacién a quienes han dedicado Ie mejor de su vida en servicio del pais. cane. Al asumir el gobierno recogemos el mensaje de fe, esperanza y Justicia social que Su Santidad el Papa Juan Pablo Il viene transmitiendo. Interpre- tando el sentir nacional sin menoscabo de la libertad de cultos, reconoce- mos y apreciamos la importancia de la Iglesia Catélica en la vida del Pera y nos proponemos mantener una estrecha colaboracién con ella y con otras confesiones, con las cuales ya existen diferentes modos de entendimiento, especialmente en lo que se refiere a educacion y salud. ‘Abrigamos {a ferviente esperanza de que el goblerno que se inicia sea recordado como el “Quinquenio de la Educacién”. Centramos nuestra ma- yer atencién en el educando pero nos abocaremos, también, decididamente @ ia tarea de mejorer la situacién del magisterio. Sin un nivel de vida decb- roso es dificil que cumpla a cabalidad sus funciones. Como todas las per- sonas dependientes de un sueldo o jornal, el maestro es victima de la infla- cién pauperizante que estamos heredando, proceso cuya magnitud no cono- ce antecedontes en Ia historia del Pert. Representa el impuesto mas injusto que se le Impone al pueblo y sélo beneficia a sectores privilegiados @ in- troduce actitudes y habitos que dividen a la sociedad en mezquinos gru- pos de intereses, alejando el espiritu de solidaridad que debe primar en la nacién. Segin los informes que he recibido, la inflacion superaré en 1980 Ia cifra del 60%, que es distinta de la que ha venido publicitando recien- temente. Someteremos al Congreso los proyectos legislativos que den al ma- gisterio toda 1a importancia que merece en un serio esfuerzo por elevar su nivel econdmico, otorgando incentivos en el campo cultural y moralizando el aparato estatal para que Ios concursos sean justos y se promueva a los més eficientes y honestos. Dispondremos sin tardanza la reincorporacién do los maestros injustamente alejados de las aulas. Nos proponemos, iguaimente, mejorar la infraestructura educativa, invo- cando el decidido apoyo de la ciudadania a cuyo esfuerzo desinteresado se debe la mayorla de las escuelas elementales de! pals. Iniciaremos una gran campafia para el mejoramiento, culdado y ampliacién de nuestros locales escolares a nivel de las distintas comunidades. Juzgamos que la educacién, sin perder su perspectiva universal, debe ser encauzada de acuerdo a nuestras raices histéricas y cultureles. La escuela con frecuencla desarraiga al nifio de su contorno al propor- cionarle contenido al margen de su experiencia. En ocasiones deviene fac- tor de agresi6n cultural, al negar o subestimar el ancestro espiritual de los nifios de la regién andina, Dentro de esos lineamientos Nevaremos a cabo un amplio plan de alfabetizecién. EI congreso debe abocarse a la gran tarea de sentar las bases firmes y duraderas de ia universidad peruana, que se encuentra en crisis. Juzga- S95 Ss mos que la educacién superior debe esatr estrechamente vinculada a los grandes temas de la vida nacional. El Estado debe recurrir a las universi- dades para que le proporcionen las Investigaciones que requiere. Ha de merecer preferente atencién del gobierno la salud piiblica, la- mentablemente descuidada en los dltimos afios, tanto en el aspecto de me- dicina preventiva como asistencial. Con sentido realista debe organizarse un amplio plan de servicios primarios de salud mediante ios cuales en toda co- munidad carente de fecilidades se proceda a instruir a los elementos mas aplos de la poblacién y a dotarlos de los implementos necesarios para que puedan atender, por lo menos, las tareas de vacunacién y primeros auxilios. Los servicios de atencién de salud estan en deplorable estado de equi pamisnto y funcionamiento; en algunos casos se ha llegado a limites incom- patibles con ‘a dignidad humana, Para enmendar este estado de deterioro se hard necesario otorgar al Ministerio de Salud facultades extraordinarias. Se continuarén los programas de saneamiento bésico-rural y se presta- '@ especial atencién a la lucha contra la contaminacién ambiental. El Ins~ tuto de Seguridad Social se organizaré con la autonomla que le concede la Constitucién para que cumpla con sus fines y realice efectivamente la Proteccién y promocién humana de} trabajador y su familia. EI problema ce ta vivienda se ha agudizado notablemente con la explo- sién demografica y la espiral inflacionaria que, al elevar desmesuradamente los intereses, ha desatticulado el sistema hipotecario y ha desviado hacia fines distintos de los propios los recusos de las mutuales. Ei gobierno se propone establecer un nuevo régimen hipotecario para las clases econémicamente débiles y tlevara adelante un amplio plan de construcciones que se adjudicarén en base al nuevo sistema, favoreciendo, a las familias que no sean poseedoras de bienes ralces. Para los estratos menos pudientes que construyan por accién popular en los pueblos jéve~ nes, se ha previsto implantar un banco de materiales que les permitiré ad- cuirir, en base a créditos blandes y plazos razonables, los elementos indis- Pensables para construir sus proplas viviendas 0 rehabilitar las existentes. De esa manera no sélo se conseguird aliviar el problema de la falta de te- cho sino proteger, en alguna medida, a los sectores mas severamente afec- tados por la inflacién. La creaci6n y distribucién de la riqueza EI pais cuenta con un apreciable caudal de recursos naturales y es ex- poriador tradicional de més de una decena de rubros de intensa demanda mundial. Anie tal realidad resulta inexplicable la situacién por la que atra> viesa si no fueren claras causas de la inflacién el derroche de los fondos os Fie publicos, en gastos generaimente improductivos, realizados al amparo de una prensa controlada y de la perni de fiscalizacién. En ese clima, ademés del incontrolado dispendio, se ha incurrido en un endeudamiento excesivo para inversiones no recuperables 0 de remota rentabilidad. A ello se debe la pauperizacién del pueblo cuyos haberes nun- ca se reajustaron en acecuada proporcién al alza del costo de vida. Se reinicia, afortunadamente, el debate esclarecedor y fiscalizador. El presu- puesto de ia Nacién volvera a ser un documenio cuidadosamente analizado por los representantes del pueblo y, cada afio, Ia Cuenta General de la Re- publica. se someteré a su riguroso control en el clima de irrestricta Hber- tad de prensa que imperaré al ponerse término al despojo que sufrieron los propietarios de diarios y emisoras de difusién nacional. No se nos cculta que la recuperacién ha de ser penosa, demandando concientes sacrificios al pueblo y un profundo sentido de responsabilidad al Gobierno. La meta a perseguirse no puede ser otra que la adecuacién de les haberes al cosio de vida y, logrado ese objetivo, el retorno a la esta- bilidad, proceso que ha de requerir de un perfodo de duros reajusies. Después de un largo proceso de reforma egraria el pals se ha conven cido de que el problema de la produccién no se resuelve con el simple cam- bio de tenencia sino con la ampiiacién de {a frontera agricola y el aumento de la productividad. La experiencia adquirida en el Departamento de San Martin nos demuestra que en la vertiente oriental de los Andes se encuen- tran las tlerras de colonizecién mds econémicas y de rendimiento més rapido. No por resultar con un costo unitario elevado, deben descartarse las grandes obras de irrigacién en la costa, sobre todo cuando estén acompa- fiadas de la generacién de energia, Pese a su alto costo y a las remotas posibilidades de recuperacién del capital invertido, la irrigacion de Majes no debe detenerse, encontrandose avanzada su infraestructura de canales y tineles. La inclusién de la central hidrocléctrica puede equilibrar la inver- sién cuya rentabilidad, sin ella, resultaria exigua. El proyecto de Olmos es, evidentemente, de preferente prioridad. Los ce Chao y Vird, la derivacién del Pampas y el plan Puyango-Tumbes, que Poseen favorables esludios de factibilidad, se sustentan en legistacion que puede y debe ser actualizada. Precisa poner atencién en obras de pequefia y mediana envergadura, que resolverian a corto plazo, apremiantes proble- mas de riego en costa y sierra. La severa sequia del norte, hace aconseja- bie la perforacién de pozos tubulares en vasta escala en la region de Olmos. El sislema de Cooperacién Popular, restablecido con el redoblado im- petu, debe resolver problemas de canalizacién y pequefios represamientos a ejecutarse de inmediato con la misma eficacia empleada por la fructifera tradicién andina en los campos de la vialidad vecinal, la educacién, la hi- giene y la energia. Aah Un plan de fomento a la produccén alimentarla tendré la ventaja_adi- clonal de dar empleo a fos campesinos sin tierra que han de ser requeridos pera su implementacién. La inmensa riqueza iotiolégica del Pert ha sufrido una lamentable de- Predacién, rompiéndose el equilibrio biolégico por la pesca excasiva @ in. controlada, a partir de 1969. Proliferan los barcos arrastreros de bandera extranjera, Debe hacerse una evaluacién exhaustiva del funcionamiento de las em- Presas y organismos piiblicos para determilnar su eficiencia y rentadilidad, manteniéndose como tales a los que acrediten su competencia. Hay que Impulsar decididamente la pesca drtesanal que puede contri- buir apreciablemente a resolver Ia crisis nutricional, ddndose las facilidades necesarias para la conservacién y disiribucién del producto. Este suministro importante de proteinas debe efectuarse en condiciones asequibles a las clases menos favorecidas por la fortuna, En los ultimos afios, e! Perd se ha autoabastecido de petroleo convir- tléndose en exportador de hidrocarburos en proporcién moderada, Le que iniclalments se consideré un éxito, 1 llamado Modelo Peruano” en la ad. fudleacién de contratos de operacién, tesulté ser una férmula perjudiciel a los intereses del pais como lo ha probado el hecho de haberse revisado, con Nentala, los términos de edjudicacién, Se han concertado los nuevos contra. tos que encontraremos en operacién y nos proponemos dar los pasos nece. sarios para que, en equitativa competencia, puedan iniciarse explotaciones ionales. Siendo el petréleo una riqueza agotable es necesario explorar otras {uentes de’ energia permanente. La hidroelectricidad, recurso abundante de nuestro tertitorio, tendré un rol preponderante como fuente. alternaliva de energia, sin que por ello se deje de considerar las fuentes geotérmicas y ta energia_solar. Veamos, compzrativamente, cual es la situacién energética en el Perd, EI potencial hidrosléctrico disponible en el pais es de sesenta millones Ge kilovatios, de los cules el 3% se utiliza actualmente para generar el illén ochocientos mil Kilovatios instalados. Con el potencial existonte so Podria generar una energia equivaionte a doscientos cuarenta mil millones de Kilovatios-hora en un afio. Si esta energla anual, en vez de ser generada usando 81 agua —que es recurso renovable— tuviese que ser producide con Petréleo, se tequeritia un consumo anual de quinientos millones de barrie, Gue es equivalents a més de diez veces la actual produccién de petré!eo del Pera y a las dos terceras partes de nuestias reservas. Seis idad_nos lleva a la conclusion de que el pals debe tomar im- portantes decisiones en el campo hidroeléctrico, Fuera de las centrales ya estudiadas en la costa, algunas de les cuales se encuentran en su etapa Preparatoria, es necesario analizar los trabajos realizados por misiones ex- tranjeras. Técnicos alemanes, que han e’ectuedo un estudio integral, se in- clinan por la construccién de una represa en el rio Ene que generaria dos millones trescientos mil kilovatios, formando un inmenso lago central, en ple- no corazén del pais, no lejos del Mantaro, de unos ciento sesenticinco kilé- metros de largo, a una aititud de quinientos treinta metros. Fuera de la sbundante generacién de energia, el Lago Central ofreceria atrayentes posi: bilidades para el turismo, la industria pesquera y los nuevos asentamientos humanos. Como su construccién demandaria siete afios y la inversion seria considerable, aunque de amplio rendimiento, creemos que el proyecto debe someierse a un exhaustivo debate en las esferas profesionales y en el am- bito.parlamentarto. Pondremos el mayor interés en la minerla donde esta la clave de nues- tra recuperacién econdmica, con la obtencién de divisas que nos permitiran hacer frente al excesivo endeudamiento sxterno. Nos proponemos mantener, en manos del Estado, con la anuencia del Congreso, aquellas empresas cuya operacién sea satisfactoria y estimular la pequefia y mediana mineria. Re\ seremos las normas de cometcializacién de minerates para agilizarlas ha- ciendo posible la répida cancelacién de obligaciones. El amplio plan de desarrollo minero no podra cumplirse exclusivamenie con capitales locales. Ser necesario y conveniente atraer inversiones fo- raneas con el debido resguardo de los intereses nacionales. La red vial del pais es notoriamente insuficiente en su extension, sien- do inadecuadas sus caracteristicas en la mayor parte de su recorrido y muy deficiente su manienimiento. Urge extenderla y mejorarla para que el alto costo de los combustibles, en la actual crisis energética, pueda compensar- se Con menores gastos.en repuestos y pérdidas de tiempo que perjudican a los transportistas y elevan los fletes. Un amplio programa de rehabilitacién y asfaltado debe emprenderse en breve. La carretera Panamericana con las nuevas caracterlsticas que le dimos entre Lima y Chilca debe extenderse a Chimbote e Ica, con una primera etapa que la tleveré a Huacho y Cafiete. Se pavimentaran las principales vias de penetracién, y, habiéndose rehabilitado Ia Carretera Central hasta La Oroya, se prolongeré cl asfaitado hasta la selva de Satipo. Obra fundamen- tal seré la amplizclén de la regién alimentarla de Lima entre Mazamari y el tio Tambo y de Villarrica, por la trocha actuaimente en construccién ha- cia Puerto Bermiidez, hasta empalmar con la carretera Pucalipa entre las io- calidades de Neshuya y San Alejandro, Esta obra incorporara las mejores tie tras aptas para la ganaderia, las industrias forestales y la agro-industria, si- ince ae tuadas a pocas horas de la Capital y acortaré en 100 kilémetros Ia distan- ciz de Pucallpa. Nos proponemos llevar adelante un profundo estudio de co- lonizacién con promisorios asentamientos humanos a lo largo de 300 kilé- metros. Por el lado sur este desarrollo resultaria vecino de la propuesta re- piesa del Ene y del futuro Lago Gentral; por el lado norte quedaria cerca- no a los probados depésitos de gas del Aguaytia, Excelentes condiciones ecolégicas y climéticas, a una a'titud ideal estarian complementadas por el abundante potencial energético. Ambos tramos corresponden al trazo central de la Carretera Marginal en el estudio de la firma Tams. Con Ia construccién de! puente de Punta Arenas que mandaremos ten- der sobre el rio Huallaga, quedaré expedito el paso entre Tingo Mafia, Ta- rapoto, Jaén y San Miguel, cerca de la frontera con el Ecuador, es decir tedo el tramo norte de la Marginal de la Selva. Deberén realizarse estudios definitivos para interconectar nuestra viall- dad con el sistema transamaz6nico-perlmetral del Brasil y construirse Ia ca- rretera de Ilo a Desaguadero que se extenderé a La Paz. En mi anterior administracién quedaron interconectadas las provincias andinas. Esperamos que en la que hoy se inicia, contando con la colabora- cién de los pueblos, pueda emprenderse un plan de vialidad distrital que sa- que a capitales y anexos de su aislamiento. Terminada la ampliacién del Puerto Fluvial de Iquites nos corresponde- ra construir los de Pucallpa y Yurimaguas, dotando de facilidades a varios ctros puntos de nuestra red fluvial. EI plan de aeropuertos que incluye los del corredor amazénico y el in- ternacional del Cuzco comprenderé, ademés, un sistema moderado de ayu- das a la navegacién asi como la pavimentacién de pistas existentes para per- mitir su uso por aviones a retropropulsion. Se Ilevaré adelante la modernizacién y extensién del sistema nacional de telecomunicaciones para que sus beneficios alcancen a la mayor parte de los pueblos. Se emprendera la tarea de subsanar las graves doficiencias que se obesrvan en los servicios telefonicos de Lima y algunas ciudades importantes. Nos proponemos impulsar a la actividad industrial practicando el lema “Trabajar y Dejar Trabajar’, un tenaz esfuerzo en pro de la simplificacién de tramite eliminaré los engorrosos obstéculos que detienen el deserrolio en distintos campos. Es nuestro propésito crear incentivos favoreciendo a las industrias que aumenten su personal y a los que sin trabajar ahora a plena capacidad, re- coblen esfuerzos para operar a turnos completos. =~ gi Se estudiara la locatizacién industrial para desarrollar nuevas regiones y crear parques industriales y artesanales como los que construimos en Are- quipa que reediten el consagratorio éxito logrado en esa misma cludad, en concordancia con el futuro abastecimiento de energia y otras facilidades. La pequefia empresa y Ia artesania que, por practicar tecnologias Inter- medias, sélo requieren una moderada inversién por puesto de trabajo, seran Gecididamente estimuladas. Daremos especial atencién a la industria integral de la madera que pue- de constituirse en uno de nuestros principales rubros de exportacién, pro- moviendo ta construccién y la industria de muebles. Las oportunidades que so presentardn en la Selva, a lo largo de la vialidad colonizadora, le reser- van al Peré un destacado rol en ese campo en el que puede anticiparse la eficar colaboracién de los grandes pelses madereros. La electrificacién que se esté extendiendo en la Costa y sus facilidades portuarlas permitirén a implantacién de nuevas industrias para satistacer Fecesidades del mercado interno e impulsar la exportacién no tradicional donde se requiera la participacion estate! se trataré de aliviar la carga al erarlo ptiblico con la creacién de empresas mixtas. Se daré un considerable impulso al Turismo y @ la consiguiente activi- dad hotelera que debe seguir gozando de las facilidades implantadas en el régimen constitucional anterior. La planificacién nacional perfeccionada y ampliada coordinaré todas les actividades econémicas. “El Pera y el Mundo Primera prioridad on nuestra politica internacional sera el fortalecimiento da nuestras relaciones con los paises hermanos, dentro del 4mbito Homisté~ rico donde los Estados Unidos y el Canada, centros cercanos de adelanto cientifico y tecnolégicos y vigorosos mercados, desempefian importante papel. Nos interesa contribuir al perfeccionamiento del Grupo Andino para que, con la mayor eficiencia, cumpla los plazos y metas fijados para la progrosiva integracién de les naciones patticipantes, como paso previo @ una conjun- cién latinoamericana mas amplia. Después de mas de una década de expe- fiencia procedera hacer una evaluacién de aciertos y errores para subsanar lag frustraciones donde se encuentren. Juzgamos que el desarrollo del Continente debe enfocarse en forma glo- pal, Grupo Andino, Regién Amazénica y Cuenca del Plata constituyen gran- diosos proyectos de desarrollo que deben avanzar coordinadamente. La cay —4— rretera Marginal de la Selva completada en un 5%, constiluira el nexo entr los tres, Tica, la armonizacién de una poll tica de asentamientos humanos, el desarrollo energético y la futura interco nexion eléctrica son temas a abordarse con amplia vision continental. Un Plan de coordinacién en el campo de la aerondutica debe estimular nuestros pantactos binacionales y muttinacionaies, £1 sistome de comunicacién por sa. ‘élite aplicado @ la educactén y a la salud publics debe ser preocupacion de lodas nuestras naciones y, especialmente, de aquellas que estén unidas por e! idioma. La detectacion de Nuestros recursos naturales por la percepcién remela Perfeccionada y ampliada dia a dia, debe acelerar el desarrollo orlentando Ios asentamientos humanos facilitands !a preservacién de zonas Smenzadas por depredaciones y contaminacién ambiente, Esta comin es{uerzo por el desarrollo ha de estrechar a tal punto los Vinculos continentales que todo amago ce desavenencia sa despejaré ante '@ magnitud y los beneficios de Ia accion integradora, EI Perd continuaré: manteniondo Cordiaies retaciones con todos los pal- Ses, sin inmiscuirse en diferencias ideolégicas, confirmando su veraz iden- tificacién como nacién no alineada, que comparte hondamente las preocu- Paciones y anhelos de los paises cel Tercer Mundo”, La Paz Externa e Interna La Constitucién que ha entrado en Vigencia le asigna al Presidente de la Republica la Jefatura Suprema de las Fucrzes Armadas. Asumo tan alta y =i. rina y la Fuerza Aérea han resultado muy alentadoras tanto por el alto espf- itu y preparacién del personal cuanto por la calidad del equipamiento. Com- prendemos claramente el deber que nos corresponde para velar por el man- tenimiento y evolucién de nuestros recursos militares en estricta armonia con los requetimientos do la seguridad nacional. Y apreciamos debidamente la participacién de la Fuerza Armada en el desarrollo econémico del pais y su fructffero y tenaz esfuerzo en el campo de ta accién civica, EI advenimiento de un gobierno democrético coloca a las Fuerzas Po- liciales dentro de los limites de su auténtico radio de accién, es decir, de la legitima preservacién del orden ptblico. Hemos venido a servir y no a servirnos del pueblo peruano. Por ello es necesario que la ciudadania cola- bore activamente a la preservacién del orden piblico, rechazando su alte- racién al tener siempre presente que las mayorias nacionales se han expre- sado Inequivocadamente a favor del sistema democratico de gobierno. La defensa abnegada, sagaz y no exenta de riesgos de ese sistema enaltecera a la Benemérita Guardia Civil, Policia de Investigaciones y Guardia Republi- cana que reclbirén el maximo respaldo de nuestra administracién, deman- dandoles solamente el legitimo cumplimiento del deber. Palabras finales No puede ocultarse que para llevar adelante los planes que he esboza- do, el pals debe gozar de la mas completa paz laboral. Hago un llamado a los trabajadores para que prestan su patriética colaboracién en este empetio, consciente de que nuestro objetivo fundamental es elevar ta calidad de vida de! pueblo peruano y reparar, en lo que esté a nuestro alcance, las injusti- cias sociales de que es victima. Esta exhortacién es la misma que hacemos a los empresarios, para que, al amparo de la garaniia que significa 1a nueva Constilucién para sus es- fuerzos de inversién, correspondan a la colaboracién que pedimos y que es- Peramos de los trabajadores, brindéndoles los beneficios que les correspon- dan de la comin tarea productiva. Sélo asi se reemplazard el enfrentamiento estéril por el didiogo fructifero, indispensable para la recuperacién nacional. Una delicada responsabilidad recae sobre los empleados piblicos cuya precaria condicién econémica que nos preocupa hondamente, trataremos de mejorar. Ellos comparten con nosotros las tareas de la administracién nacio- nal lo que nos obliga mutuamente a realizar un esfuerzo tenaz y abnegado en servicio de la colectividad. Para que esa tarea solidaria pueda cumpiirse con toda eficacia una de las primeras medidas del Gobierno sera proponer al Congreso la Legisla- cién que conjugue las respensabilidades de los servidores publicos, con la vigencia plena de los derechos que la Constitucién les otorga, para la me- Jor representacién y defensa de sus intereses como trabajadores. ie. 2Qué ofrecemos a cambio de la paz social que reclamamos? Concreta- mente un plan de empleo masivo que se iniciard sin tatdanza; un realuste Provisional de haberes y una politica definitiva de sueldos y salarios que Se adecie verazmente al costo de vida, en piazo razonable, en cuanto se salve la actual emergencia, que seré tanto més breve cuanto mayor tran= guilidad reine en el pais. Borraremos de ia administracion publica, del tra- bajo todo rasgo de autoritarismo para darle un estilo de accién y gestién tripartita, en que el Estado convocara al diélogo, que no sélo estimamos po- sible sino Indispensable. Y hemos esbozado ya nuestros amplios planes para impulsar la construceién de viviendas de interés social que beneficiard, si No a todos, por lo menos a un apreciable porcentaje de empleados y obre- Tos, brindandoles oportunidad de ecceso a la pequefia propiedad. Velare- mos, ademas, decididamente por una adecuada participacién de los traba- Jadores en los frutos logrades por su esfuetzo. Pero, sobre todo, ofrecemos promover un ambiente de paz en las rela- ciones labora‘es, solicitando al Congreso ia amnistia de los hechos doriva- dos de conflictes de trabajo donde no se hayan producido victimas, pero que han orlginado procesos penales, a fin de poner en libertad a quisnes Se encontraban privados de ella, quedando las personas implicadas en esos Procedimientos en aptitud de trabajar nuevamente. Asimismo, también soll- citaremos al Congreso levantar les medidas restrictivas en materia laboral que no se concilien con la Constitucién del Estado, cesando las situaciones que subsistieran y que reflejaran tel incompatibilidad. Al asumir el mando supremo de ia Reptbiica reafirmo los ideales y pro- Pésitos que me han hecho incursionar en la vida politica y que se resumen en una séla palabra: servir, Debo la més profunda gratitud a mis correligio- s de Accién Popular que han datallado por nuestra victoria y, especial- mente, a los jévenes que cayeron con gallardia en la lucha; a los ciudada- nos independientes que nos han honrado con su apoyo nos sentimos tam- bién obligados, como lo estamos al Partido Popular Cristiano por haber acu- dido, después de la contienda, a nuestro ilamado a la colaboracién, Pero, terminado el proceso electoral y haciendo justic'a a su idealismo, decia. ramos que nes sentimos estrechemenie unidos a todos nuestros compatrio- tes, por encima de divergencias ideoléaicas y partidarias, anhelando fervien- temente que al término de nuestra gestién —que no ha de estar exenta de humanos errores— ellos puedan sentir, en ta intimidad de sus concien Gue habremos servido al pals con desinterés y patrictismo. EI impulso magico de nuestros puebios, su decision de trabajo por el bien comdn, nos lleva a empezar esta administracién sin que nos detenga la magnitud de la tarea que nos ha sido confiada. Para soportar el peso de musstras grandes responsabilidaces dabiles serlan nuestros hombros si una pléyade ce perunos de buena voluntad no ecercaran los suyos para alige- ter la carga y permitirnos conducir rectamente al pais por el cauce de la SATS lentacion del Congreso Na- S'onal, podemos alcanzar historia reserva a los puo- Yo digo a todos los pueblos del | Perd, en sintesis al pueblo hidatgo del Peru, esie pecho es tu pecho, esta banda es tu banda. Lima, 28 de julio de 1980. Fernando Belatinde Terry, Presidente Consti- tucional de la Republica”, CEREMONIA DE PRESENTACION DEL NUEVO MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DEL PERU. DR. JAVIER ARIAS STELLA PALABRAS DEL SECRETARIO GENERAL DE RELACIONES EXTERIORES, EMBAJADOR FELIPE DE BUSTAMANTE DENEGRI “En mi calidad de Secretario General de Relaciones Exieriores, me co- Tresponde en representacién dei Servicio Dipiomético del Perd, dirigir unas palabras a fin de expresar nuestro especial feconocimiento al Embajador don Arturo Garcia y Garcia, quien acaba de terminar sus funciones como Ministro de Relaciones Exteriores del Peri, y, al mismo tiempo, dar ta bien- venida al doctor Javier Arias Stella, nombrado recientemente Cancilier por el sefior Presidente don Fernando Belatinde Terry. Rindiendo homenaje de respeto a ia modestia una de las tantas virtu- Ges que ostenta ef Embajador Arturo Garcla y Garcia, no voy a insistir en Sus ‘cualidades profesionales que, por lo demas, son de todos conocidas, pene ae me Voy a limitar a destecar a enorme calidad humana que carac- terlza su personalidad y de la cual, por haber merecido su confianza, puedo Gar fiel testimonio, al haber presenciado su cotidiana Preocupacién no sdlo Por las importantes funciones que le correspondieron desempefiar durante los meses de su gestién como Caneiller del Perd, en situaciones sumamente delicadas, sino por los problemas de todos y cada uno de nuestros colegas del Servicio Diplomatico. EI sefiorio del Embalador Garcla y Garcia, le ha permitido desempofiar Sus funciones defendiendo en todo momento el prestigio de nuestra institu- pon cuya sacrificada y sllenciosa labor de servicio a los altos intereses de! Perd, no siempre es comprendida en la medida que le corresponde. En realidad esta ceremonia no es una despedida al Embajador Garcia YGarela porque esta casa que ha sido, es y seré siempre la suya, se sentiré siempre enaltecida con su presencia y su consefo. ta Creo que es de estricta justicia hacer extensive nuestro reconocimiento a la sefiora Isabel Robles de Garcia, cuya sensibilidad la ha llevado a tra- bejar intensamente en favor de los familiares cel personal de Servicio que, junto con el Administrativo y Diplomatico, constituimos la familia de Torre Tagle. Por lo tanto estimo que ella también es merecedora de nuestro home- naje de gratitud. Una institucién se enaltece cuando honra a quienes la sitven con total dedicacién, leeltad y eficiencia. Embajador Arturo Garcla y Garcia, permitidme haceros entrega del Es- tandarte del Servicio Diplomético del Peri, como muestra de nuestro reco- nacimiento y efecto permanentes; Estandarte que estoy seguro luciré orgu- lloso en vuestro hogar, de tradiciones tan ligedas a nuestra funcién como la que representa vuestro ilustre padre, el Embajador don Arturo Garcfa Salazar. Doctor Arias Stella: Su reconocida calidad académica, su experiencia en el campo de la politica y su vocacién de servicio al pals, constituyen puntos de partida promisores para el desempefio de las delicadas funciones que ha tenido a bien encomendarle ef sefior Presidente de la Republica. Las conversaciones que hemos sostenido con usted algunos de noso- tros durante las Ultimas semanas, creo que han permitido un mutuo conoci- miento y la identiicacién de puntos de coincidencia sobre todo en cuanto a la mejor atencién y tratamiento de los altos intereses del Perd. Todos nosotros participamos del entusiasmo que justificadamente ani- ma a nuestro pueblo por el reciente inicio de! proceso democrético cuyo régimen representativo encarna la voluntad grandemente mayoritaria de la nacién peruana, que ha depositado fundadas eSperanzas en el éxito de la ardua tarea que le tocar desarrollar, a fin de superar los problemas a los que tenemos que hacer frente. Puede usted estar seguro que a todos nosotros nos anima el mejor es- piritu de brindar, como es tradicién en los miembros del Servicio Diplomé- tico del Perd nuestra mejor colaboracién en defensa de los legitimos dere- chos de nuestro pais y en procura de los altos destinos que por el esfuer~ zo y Virtudes de su pueblo, le corresponden”, PALABRAS DE DESPEDIDA DEL EMBAJADOR ARTURO GARCIA Y GARCIA “Sefior Ministro de Relaciones Exteriores, Sefior Secretario General, Sefiores Sub-Secretarios, Compajieros todos de Torre Tagle: Quiero agradecer en primer lugar las generosas palabras del Embajador Bustamante y las aquilato, no solamente porque vienen de un profesional con experiencia, capaz, y de una trayectoria irreprochable, sino Porque vie- ren ademas de un amigo y colaborador muy cereano, no solamenta de aho- a en este puesto de Ministro de Relaciones, sino antes, cuando era Emba. jador en Santiago, en momentos también diffciles. Yo conozco mis limitaciones. $6 que las frases del Embajador Busta- mante han sido muy generosas, pero les puedo asegurer que en mis ‘ectua- clones siempre he procurado ser justo y conformarme a los dictados de mi Conciencia. Les ruego me perdonen los errores o las insuficiencize on las que pueda haber incurrido, Les agradezco a todos y cada uno de ustedes, funcionarios diplomati- Strativos y de servicio, la colaboracién que me han prestado; colaboracién invalorable, sin la cual no hubiera podido desempefer la alte misién que me fue confiada. Esa colaboracién la agradezco de manera muy especial a aquellos que 6p momentos dificiles prestaron su concurso olvidéndose de horarios o de qalerases Personales con graves perjuicios, a veces, para eus obligaciones familiares. Yo 8 que esa forma de conducirse es tradicional entre nos. ros. A través de generaciones hemos logrado conformar un grupo con un ecendrado amor al pais y con una vocacié sidente Belainde al asumir la presidencia, podemos coneretar en una pax labra nuestro afén: servir. Creo que nuestro nuevo Ministro, el doctor Arias Stella ha podido apre- clar esa vocacién de servicio en estos dias, porque nuestro Personal se ha dedicado, olvidéndose de las horas, al aspecto protocolario que aunque pa- rezea accesorio tiene una enorme importancia, El recibir, atender y despe- = =. Gir a los ilustres visitantes, el preparar, arreglar y tender las recepciones Gurante estas ceremonias que han transcurtido con toda felicidad, y al mis- mo tiempo, no descuidar el aspecto més importante, el politico: sostener Feuniones y conversaciones con huéspedes importantes, preparar documen- tos y otras reuniones. Todo ello ha podido hacerse, sefior Ministro, gracias @ una plena dedicacién. Esa dedicacién resulta més importante cuando el Pals, después de 12 afios de interrupcién, comienza a ser regido por un Gobierno representativo. Todos los peruanos estamos obligados a prestarle nuestro concurso, a fograr que salga adelante. Y muy en especial nosotros, el Servicio Diplo- matico del Pert, nos sentimos obligados a hacer todo lo que esté a nues. tro alcance porque el Arquitecto Femando Belainde, que es un hombre con experiencia, y su Ministro de Relaciones el docior Arias Stella, profesional de renombre internacional, investigador y estudioso, politico de experiencia aue ha probado su capacidad y su habilidad en la conduccién de la ges- tion politica conduzea en estos cinco afios [a politica exterior del Perd en un nivel muy alto y que pase, en nuestra Historia, como un momento ex- cepcional de las relaciones internacionales, No creo que sea necesatio presentarles al doctor Arias Stella, que es como he dicho, un cientifico de renombre, y un politico que ha sido Minis. fro de Estado, que tiene experiencia no solamente politica sino también ad- ministrative. Yo les pido a ustedes que colaboren con él, como estoy se- Suro lo haran, con la misma eficacia, dedicacién, y empefio con que lo han echo con todos nuestros predecesores, y estoy seguro que él, en la direc. £6n de nuestra politica, lograré comportarse con habilldad y con inteligen- cia como Io han hecho algunos de nuestros més ilustres Cancilleres, ies ruego, mis queridos amigos, un gran aplauso para el doctor Javier Arias Stella, Canciller de la Republica del Pert”. PALABRAS DEL NUEVO CANCILLER DE LA REPUBLICA, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA “Sefior Embajador Arturo Garcia y Garcia, Sefiores Embajadores, Sofioras y sefiores: Quiero que mis primeras palabras al ingresar a esta casa sean para extender, sinceramente, mi més cordial saludo a todos y cada uno de los miembros de esta Cancilleria y del Servicio Diplomatico. Deseo asimismo, expresar mi sincera y decidida voluntad de intentar ser capaz, con el au- xillo de ustedes y el concurso de vuestra experiencia, de seguir ta senda ge eficioncia y de defensa de los intereses del Perd, que caracteriza la tra- yectoria de Torre Tagle. Quiero asimismo, por considerar que es una oca- sién propicia, reiterar piblicamente mi profundo agradecimiento al Embaja- dor Arturo Garcia y Garcfa, a su equipo de colaboradores que trabajan en la Cancillerfa y que seguirén colaborando en ella, por la forma tan patriéti- ca como en las ditimas semanas, sin ninguna reserva, con espiritu frater: no y muy peruano, me han dado la orlentacién requerida para conllevar las responsabilidades que hoy iniciamos. Me complace poder expresar mi reconocimiento, y al mismo tiempo dar cumplimiento a un encargo de! Presidente Constitucional de la Repiblica, Arquitecto Fernando Belatinde Terry, de manifestar su personal agradeci- miento a todos los que en esta Cancitlerfa, en forma ejemplar, han contri buido al éxito de las ceremonias de transferencia del poder a las que he- mos asistido en los tltimos dias. Se inicia el nuevo Gobierno, y todos lo sabemos bien, en medio de grandes dificuitades. Ditioultades a las que no es ajena esta Cancilleria, y en medio de grandes expectativas; acometemos las primeras desde hoy, con la decision de superarlas y no escatimaremos esfuerzo para lograr satisfa- cer las segundas. La nueva Constitucién del Pert, que ha comenzado a regir desde el 28 de julio, sefiala con precisién que es obligacién y atribucién del sefior Pre- sidente Constitucional de la Republica, el dirigir la politica exterior y las relaciones internacionales. Sefiaia asimismo, que constituye imperative cons- titucional el esforzamnos por avanzar en el proceso de integracién en Amé- i abe lca Latina. Seremos celosos en el cumplimiento de estos dispositives cons- titucionales y es para mi, motivo de gran satisfaccién, que con el auxilio Us {odes los que han colaborado conmigo en estos sitios dfas en la Can- cilleria, hayamos podido Iniciar nuestro trabajo dando cumplimiento preci- Be eng: coe Mandato de la Constitucion al habersa cslebrado: ci dia de Avan” "00° éxito on esta casa, la Reunién de Presidentes del Grupo Andino. EI apoyo a la causa de la paz y la justi ia, la observacién del princi- Pio de no intervencién, la libre determinacién de los pueblos, el respeio 2 los marcos juridicos que norman nuestras relaciones con otras naciones, y la universalidad de estrechar vinculos con otros Palses; continuaran sien- do los pilares fundamentales de la politica que hoy iniciamos. bios que necesariamente tiene tancias, en las caracteristicas a la politica exterior de! Peri, de Corrientes ideolégicas ante: evidente flexibilizacion de les mismas, en un esfuerzo de todas las nacio- res en el mundo por adaptarlas cada vez més a Sus propias realidades na- sionales. Asistimos igualmente, a un intento de reorientacion de la econo- mia mundial y aparecen en el hotizonte de la humanidad amenazas que antes no fueron ni siquiera pensadas: escasez de alimentos, explosién de- mogréfica, agotamiento de as fuentes de energia no renovables, violencia Ge la naturaleza por el llamado ‘avance Cientitico y tecnolégico’. Todos es nuestra perspicacia, toda nuestra inteligencia, y todo el aporte de Ia ox- Periencia de esta casa, para hacer el mejor uso de estos cambios por la ceusa del Peri y para el provecho de nuestra patria, Si Guisiérames sintetizar en muy pocas palabras la crientacién que nos Broponemos seguir, voy a decirles que pienso que Constituye una regla de ore el afirmar: ic xterior peruana se rije por los mejores intere- ses nacionales’, Hace muy pocas horas ei Presidente de la Repliblica, dirigisndose a la multitud congregada en la Plaza de Armas dijo algo asi desde los balcones Ge Palacio: ‘Hubiera quetido que todos ustedes pudieran ingresar a esta cas del Peri’, pero eso 2 imposible. Por ello, tratands de conllevar su sentimienio a fa multitud, y por su intermedio a todos fos Peruanos, afiedio eee ohita @ que cada ciudadano alli presente y donde estuviera, pudiera sentir que esa casa, la Casa de Pizarro, ‘era su casa" Recogiendo esta orientacion, de la cual participo en su integridad, quiero ahora decirles a (0908 ustedes sin excepcién, los que colaboran en la Cancilleria y en el Servicio Diplomatico de! Perd, que anhelo, que deseo Y aspiro, a que cada =o uno de ustedes puedan sentir y decir que mi Despacho en la Cancillerla es desde hoy ‘su Despacho’. Agraderco a todos los que han sido tan generosos de alentarnos con su palabra, como el Embajador Felipe de Bustamante, & todos los que nos haf alentado con su eplauso, y reitero mi reconocimiento pare: un gman di- plomético, para, sin duda alguna, uno de los més grandes diplométicos que por fortuna tiene ol Perd, el doctor Arturo Garcia y Garcia, quién segura- Pomnte haré un nuevo paréntesis en sus labores, porque se ha ganado un bien merecido descanso, pero para quien la Patria, por sus calidades y sus condiciones, le tiene reservada, estamos seguros, nuevas obligaciones en el futuro. Muchas gracias”. DISCURSO DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DEL PERU, DOC- TOR JAVIER ARIAS STELLA, EN EL XXXY PERIODO DE SESIONES DE LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS Sefor Presidente: Permitaseme expresar a usted la més sincera felicitacién de la delega- cién del Pert por su eleccién para presidir nuestros trabajos en este XXXV Periodo de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Esta ungnime designacién constituye un merecido homenaje a su persona y a Su condicion de experimentado internecionalista, asi como un tributo al pue- blo y al gobierno de la Repdblica Federal de Alemania con quienes el Pert mantiene lazos de amistad que me resulta hoy muy grato ratificar. Deseo igualmenie expresar nuestro reconccimiento a su predecesor, el Embajador Salim de Tanzania, quien en el ejercicio de sus funciones con- firmé las calidades de diplomatico y estadista que todos le admiramos. Me complace dar la bienvenida a las nuevas Repdblicas de Zimbabwe y de las Is'as San Vicento - Las Granadinas, con motivo de su ingreso a fas Naciones Unidas. Su admisién como miembros acerca cada vez mas a nuestra organizacién a su objetivo de universalidad, Sefior Presidente: El pasado 28 de julio el puebio peruano ungié como Presidente Gons- tiucional de la Republica, con la més alta votacién registrada en Ia histo- ria del pais, al mismo Jefe de Estado cuyo periodo de gobierno habia sido Hegalmente interrumpido hace doce afios. E! insigne honor que se le ha conferido al Arquitecto Fernando Be- lalinde Terry adqulere singular significado porque fueron los sectores popu- lares marginados, campesinos, y urbanos —que un proceso revolucionarlo Pretendié teivindicar—, los que con afan de renovacién han contribuldo con e] mayor contingente a esa copiosa votacién y porque ha sido la Fuerza Armada que depuso al Presidente Bolainde en 1968, la que cumpliendo man- Gato soberano de la Nacién hizo entrega del poder, en acto de incuestio. nable reparacién histérica a la persona de nuestro Jofe de Estado. La experiencia vivide por el Peri en ese lapso, que fuera motivo de oxpectativa y analisis en el mundo, constituye sin duda una leccién que no Puede pasar inadvertida on esta agora universal. Demuestra que el afan de oR avanzar en pos de la Justicia social, en paises como el nuestro, no resulta de la imposicién de concepciones ideolégicas que pretenden arbitrariamente interpretar las ansias y satisfacer las necesidades colectivas, que por buena que sea la intencién es primordial auscultar y recoger, directamente, la vo- luntad cludadana, que sin libertad se relajan el control y la preservacién del interés nacional y el bienestar de las mayorias se convierte en utopia. La ucha por la justicia y la bésqueda de valores igualitarios tiene que ir acom- Pafiada de ta afirmacién de las libertades y debe armonizarse con el ejer- cicio pleno de Ios derechos humanos, La trascendencia de! cambio de Gobierno en mi pais ha sido recono- cida por la Comunidad Internacional que estuvo representada por importan- tes Jofes de Estado y Misiones Especiales. Quisiera en esta oportunidad rei- terar nuestro agradecimiento a los palses que con su presencia en dicho acto expresaron su adhesién y sus mejores votos por la prosperidad y pro- greso de nuestro pusblo. Las ejemplares elecciones en tas que mi pais dio muestra de singular madurez no significan solamente el triunfo de Accién Popular, un partido Politico que es un renovado estado de conciencia colectiva del pueblo pe- Tuano, sino la afirmacién de una esperanza. De ahf que el compromiso so- lemne de los hombres de! Gobierno Constitucional sea el de la preserva. clén de Ia libertad, el del respeto de los derechos humanos y el de la cons- truccién de una sociedad verdaderamente justa. Entendemos que en un pals como el nuestro, soclo-econémicamente di- vidido en un sector incorporado al proceso econdmico, y otro amplisimo fue- fa del mismo privado del acceso a niveles de bionestar y seguridad legiti- mos, y cuyos ingresos estén por debajo de los niveles vitales, 1a prioridad del Estado debe estar dirlgida, como ahora estamos empefiados, a establo- cer politicas que signifiquen una equitativa distribucién de la riqueza. Esto significa !a instrumentacién de una estrategia de desarrollo con un profundo sentido social que leve a los pueblos marginados aliento y apoyo para la efectiva superacién de sus niveles de vida. Seliores Delegados: A estos objetivos conourre de manera muy importante una ancestral tra- dicién peruana: el trabajo voluntario, denominado por el Presidente Be- lauinde como Cooperacion Popular. Mucho de lo grande que hemos tenido en el Peri, se lo debemos a la Cooperacién popular. Por cooperacién popular curgié Macchu Picchu y se slevaron catedrales sobre murallas de templos incaicos. Por la cooperacién Populer los pueblos apartados de la sierra suplieron con su esfuerzo los olvides y las postergaciones de los goblernos, Por ello, y como muestra de =o una de las bases ideoldégicas del nuevo régimen, esia fuerza clvica heredi- taria y de natural vigencia en la msntalidad de nuestros pueblos, esta sien- do activada para ofrecer a las comunidades un mecanismo propio de desen- volvimiento. Convertida 1a Cooperacién Popular en programa institucionalizado y prioritario constituye, por su efecto multiplicador, la mejor respuesta al de- safio que plantea en paises como el Perd, la escasez de recursos ‘iscales y la magnitud de la demanda de infraestructura para la rehabilitacién social y econémica integral de la Nacién. Si pueblos como el Pert afirman con tenacidad su vocacién democraé- tica, también afirman su esperanza de vivir en un mundo més justo, La paz y el desarrollo no son ni pueden ser privilegios de minories, son un dere- cho o, para utilizar una expresién cara en Naciones Unides, deben ser pa- trimonio comin de la humanidad. He deseado hacer estas reflexiones, sefior Presidente, para destacar la profunda voluntad del nuevo Gobierno perueno de construir una demoora- cia integral como inspiracién y sistema de vida. Con el inicio de esta Administracién se ha puesto en vigor la nueva Constitucién Politica de la Replica, que garantiza a todos los peruancs el goce de los plenos derechos y de las libertades fundamentales, sin dis- criminacién por razones politicas, de credo, de raza o de sexo. Junto con el Poder Ejecutivo emanado de Ia voluntad popular, se ha ins- talado el Poder Legislativo en el que se encuentran presentes todas las tendencias politicas nacionales. En noviembre préximo, e! pafs ha sido con- vocado para elegir libremente sus gobiernos locales. De esta forma que- daré consolidado en su plenitud el retorno de la democracia en el Peri. Es claro que después de un largo ensayo politico autoritario, que fue infructuoso en alcanzar las metas perseguidas pues en su praxis estuvo di- Vorciado de los sentimientos populares, los peruanos hemos optado por el ejercicio de un desarrolio politico sin tutelajes. Por esta via empezamos a discurrir nuevamente, confiados en que esta alternativa es indispensable para un desarrollo econémico sostenido y una efectiva y verdadera democracia. Seitor Presidente: La politice exterior del Gobierno del Presidente Belainde Terry estard enmarcada dentro del respsto a las normas juridicas para la convivencia pacifica entre las naciones, la Irrestricta observancia del principio de no ine tervencién, el respeto a la sobsranla y la integridad territorial, la libre de- terminacién y el] cumplimiento de los tratados internacionales, constituyen =i las bases de todo ordenamiento juridico internacional, al que ol Pert se adhiere. Si bien nuestra politica exterior buscara ampliar las vinculaciones del Petd para que el intercambio en diferentes niveles sea mas Universal y ofrez- Ca beneficios reciprocos, serd Prioritario el fortalecimiento de Nuestros ne- Ocupard destacado lugar el estrechamiento de nuestras amistosas rela. clones Con los paises limitrofes, a los que reiteramos aqui el permanente anhelo del Peri de vivir en fraterna vinculacién, con ta voluntad de pro- mover la cooperacién dentro del comin Tespeio a las soberanias nacionales, 0 Para elevar ta calidad de vida © Y un camino para la afirmacién de nuestra independen- uetese contribuir al perfecclonamiento. del Grupo Andino met Slicacia, cumpla con plazos y Metas fijados para la las naciones patticipantes y tavorezca el desarrollo atina. unin de los Jefes de Estado de los paises andinos en Rio- ha permitido reafirmar la voluntad democratica de sus mbros y su atencién permanente Por la vigencia de los derechos huma- i encién no puede desvincularse Seguros de que ta integracién constituye la principal tarea solidaria de América Latina, los paises del Grupo Andino hemos Participado activamente en las negociaciones para el sstablecimiento de la Asociacién Latinoameri- cana de Iniegracién, la que retoma el viejo anhelo de nuestros Pueblos cle integrarse en un amplio Proyecto de conjunto para lograr el establecimienio del Mercado Coman, Juzgamos que e! desarrollo del Continente debe enfocarse desde una Perspectiva global, abarcando ademas de esta esfuerzo andino, jas Cuen- cas Amazénicas y la del Plata, asi camo, en forma paralela y Progresiva, la Carretera Marginal de la Selva, proyecto cotonizador continental que pue- de constituitse en ta columna verlebral 0 nexo entre estos esquemas, ¢2mo observador en esta Asamblea General contribuirg @ fortalecer of rol ue hoy juega América Latina en ef Concierto mundial, =i Los esfuerzos que realizamos para la integracién de América Latina de- ben conducir a articular una efectiva cooperacién con todas las demas re- giones. Reatirmamos nuestra solidaridad de intereses y aspiraciones con los pueblos del Tercer Mundo igualmente empefiados en la dura tarea del desa- rroilo econémico y social. El Presidente Belainde, en ef Mensaje a la Nacién al inaugurar su Go- dierno, contirmé la identificacion del Pera como pais No Alineado, imbuido de sus fundamenios primigenios de opcién independiente frente a las pug- nas de poder de las grandes potencias. Creemos que justamente ahora, cuando etapas ya superadas de la vida internacional parecen nuevamente emerger, el No Alineamiento tiene el deber de contribuir al anhelo irrenun- ciable de la paz, la justicia y el desarrollo. Mi Gobierno desea en esta oportunidad rendir su sentido homenaje a la figura del Presidente Tito, inspirador del Movimiento No Alineado, quien vi- sité ef Per durante el anterior Gobierno del Presidente Belatinde, y cuya ausencia la sienten no sélo su noble puebio, sino todos los palses del Ter- cer Mundo que admiraron su sagaz liderazgo. Sefor Presidente: EI Perd reitera su intencién de contribuir al esclarecimiento y solucién de las cuestiones internacionales, cuya interrelacién e implicancias en la hora presente afecta a la comunidad universal. La gravedad de algunas de estas suscita la preocupacién de los pueblos. Apreciamos no solo que mu- chos de los problemas internacionales no han alcanzado solucién sino que 3e han agravado y aparecido otros igualmente criticos. El panorama inter- nacional se presenta asi cargado de incertidumbres y peligros, Fersiste la presién contra estados medianos y pequefios; diversas for- mas de coercién continéan siendo utilizadas como instrumentos de politica exterior; el proceso de descolonizacién sigue encontrando serlos obstacu- los pues algunos pueblos no pueden ejercer aun su derecho a la autodeier- minacién y practicas discriminatorias contra minorlas sociales, religiosas y étnicas se ejercitan en diversas regiones. Contrariando declaraciones y promesas, la carrera armamentista se vie- ne acelerando en proporcién, ritmo y magnitud que se hace cada dia mas dificil soporiar y entender. Un gasto desmedido de billones de délares, con- centrado en algunos paises permite mantener en creciente expansién la in- dustria de armamentos, suma de dinero que alcanzarfa para solucionar de Inmediato tos més clamorosos problemas de educacién, salubridad y all- mentacién que hoy padece el mundo en desarrollo. hon. Las armas son cads dia mas cruelmente Sofisticadas, mas letales y di ficiles de controlar, No se desvanece a amenaza de una guerra nuclear y cional continda en impresionante crecimiento, gravitando ominosamente en las economias de los paises en desarrollo, quienes contribuyen —en nota. ble paradoja— a los altos costos de su investigacién y perfeccionamiento. En ei Medio Oriente, 1a confrontacién no acaba de superarse y el con- Clerte al servicio de la paz aparece diferide. En el Sudeste de Asia y en Asia Central tropas extranjeras contintan Sojuzgando Estados independientes. En Chipre desestimandose decisiones de esta Asamblea, se mantiene 1a ocu- Pacién forénea. Y en Namibia la potencia colonialista resiste el ecceso de Gicho territorio a la independencia. 'cualmente desaientadores son los resuitados para establecer un nuevo Stden ‘econémico en el mundo que tesponda al anhelo de alcanzar al fin <;, “vel minimo de justicia compatible con la calidad de la vida humana. Mi pals no puede comprender cémo el Tercer Milenio de nuestra Era podria iniclarse sobre las mismas bases que caractorizen hoy el espectro de seve- (a crisis econémica internacional que parece ser feflejo de! deseo de man- [ener © expandir ef poderio politico © la dominacion de los menos sobre fas, Lantos ¥ de otro, la marginacién y ta miseria de imponentes mayo- ‘fas, La interdependencia es un concepto que requiere una nueva forma de ‘elacién econémica, més equilibrada que sea enérgica promotora del de- Sarrollo. Creemos que el reciente fracaso de la Asamblea General Extraordina- ria dedicada a las cuestiones Sconémicas, significa que nos hallamos ante una disyuntiva: © nos mantenemos en esta Suerte de incomunicacién y ha- Debe quedar muy claro que cuando los poe ante el mundo industriatizado —cuaiqui papaltico de sus integrantes— no es que pret \idad de ese mundo, sino simplemente, que ana equitativa y concertada solucion a ios PI afligen, Se Es evidente que en las ultimas décadas el desarrollo de la ciencia y la tecnologia ha alcanzado niveles insospechables. Pero este desarrollo de- herfa tener exclusivamente connotaciones positivas. Sin embargo, es facil comprobar en numerosas dreas, particularmente en los sectores agratio, de educacién, y de salud, que existe un desfase entre los logros cientificos y tecnolégicos y Ia posibilidad de su aplicacién universal con criterio social. La explosién demogréfica y la escasez de alimentos, el uso indebido y. él agotamiento de las fuentes de energia no renovables y la ruptura de los ‘equilibrios ecolégicos son problemas que afectan el futuro de la humanidad ae cuya solucién depende la propia supervivencia de la especie. Si tenemos en cuenta que asistimos a una reevaluacién de ideologlas antes consideradas rigidas e inflexibles y a un examen de la praxis politica dentro de un esfuerzo de todas las naciones para adaptarias cada vez més a sus propias realidades, bien cabe preguntarse si no ha llegado el mo- mento de buscar nuevos y més imaginativos planteamientos que den solucién efectiva a las interrogantes que nos plantea el mundo de majfiana. Frente @ este panorama cuestionado e incierto no podemos deiar de re- conocer algunos hechos que nos demuestran que por encima de las dificul- tades, la perseverancia de la voluntad mancomunada universal ha conse- guido algunos logros de significacién. La erradicacién de la viruela anunciada por la Organizacion Mundial de la Salud a fines de 1979 constituye el primer caso de la historia en la que un flagelo de la humanidad, gracias al progreso cientifico y técnico, ha sido eliminado de la faz de la tierra. Tenemos grandes esperanzas que los resultados positivos hasta ahora alcanzados por la Tercera Conferencia de las Nacicnes Unidas sobre el Derecho dei Mar, se plasmen el préximo afio con la firma de una conven cién mundial que ostablezca un nuevo orden juridico sobre el uso y ex- plotacién de los mares y océanos, concebida como un instrumento de jus- ticia que promueva la cooperacién asi como el desarrollo y bienestar de todas las naciones, Para nosotros es particularmente grato comprobar que !a Comunidad ‘nternacional haya aceptado finaimente la validez de la tesis de las 200 millas defendida desde hace més de treinta afios por el Peri-y el Sistema del Pacifico Sur con el apoyo de otros paises de América Latina y del Ter- cer Mundo. La consagracién de esta tesis y el reconocimiento de los fon- dos marinos, como patrimonio comin de la humanidad, han constituido un aporte del mundo en desarrollo para enriquecer el Derecho Internacional. La bdsqueda de nuevos planteamientos y soluciones a los problemas @ que hemos hecho referencia no se lograré a corto plazo. Por ello, debe- mos continuar utilizando las formas actuales de coordinacién internacional. = El Gobierno Constitucional del Peri respeta los principios de la Carta de las Nacionse Unidas y sus resoluciones, orienta sus mayores esfuerzos para su cabal cumplimiento y continuaré apoyando toda iniclativa que tien- da a democratizar y a incrementar la eficacia de los diferentes organismos que conforman ests gran foro mundial. En esta Asamblea, en la Comisién y en el Comité de Desarme, mi pais ha dado su contribucién al tratamiento de esta importante temética, y ha participado en la Declaracién de los Ochenta relativa al Segundo Decenio para el desarme. Exhortamos a las grandes potencias para que coadyuven @ coneluir satistactoriamente las negociaciones y de esta forma, en los pla- 208 fijados, se inicie una etapa de paz y cooperacién sobre la base de una Tesponsabilidad compartida. El Perd considera que es necesario acelerar las negoclaciones sobre esarme nuclear entre las grandes potencias y continuaré promoviendo los esfuerzos ya avanzados para consolidar a América Latina como zona efecti- vamente libre de armas nucleares. De conformidad con los prnicipios de! Derecho internacional y en el marco de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, apoyamos 'a apertura de! diélogo y una solucién integral y duradera a la problemati- ¢a del Medio Oriente. El Perd es solidario con todo esfuerzo que empren- da la Comunidad Internacional y esta Asamblea, para alcanzar una solucién & esos conflictos dentro del acatamiento a la igualdad soberana de todos los estados de esa regién, la garantla de vida segura y en paz y el recono- cimiento de los derechos del pueblo palestino. Mi pals se opone a las polfticas de discriminacién racial y a la per- manencia de sistemas coloniales y neocoloniales. Como hombres libres no podemos aceptar que subsistan formas opro- biosas de dominacién social. EI Gobierno del Peré desea fervientemente que en Chipre, Asia Central y el Sudeste Asiatic, donde existen confrontaciones armadas, éstas se apa- ciguen y se resuelvan por medios pacificos y en un espiritu de solidaridad Y fespeto reciproco. Sefior Presidente, sefiores Delegados: Cuando mi pais empieza a vivir una etapa en la que corresponde al Pueblo la determinacién de su destino, reatirmamos nuestra conviccién de que el logro de la justicia social esta indisolublemente ligada al ejercicio de la democracia politica y al respeto de los derechos de la persona. = Grandes, complejas y urgentes, como en todo pals en desarrollo, son ahora los problemas y tareas que emprende mi Gobierno. No podemos pre- tender resolverlos en breve plazo pues somos concientes de nuestras lim taciones. Pero estamos comprometidos con el pueblo del Peri para cons- iruir un futuro de prosperidad e igualdad y sabemos blen, como lo han re- conocido Iss Naciones Unidas, que la responsabilidad primordial del de- Satrollo esta en nosotros mismos. Estamos convencidos de que los obietivos que perseguimos en el Am- bito interno tienen que estar armonizados con metas en el plano exterior, Pues somos parte de un mundo diverso pero interdependiente que requiere de una verdadera cooperacién internacional. Mi Gobierno abriga por ello la esperanza que este Trigésimo Perfode Ge Sesiones de la Asamblea General conlleve un efectivo acercamiento ha- Cia el logro de las metas tantas veces proclamadas de una comunidad uni- versal en donde se viva plenamente en paz y en donde impere la justicia, INTERVENCION DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DEL PERU, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA, EN LA REUNION DE MINISTROS DEL GRUPO DE LOS 77 (Nueva York, 29 de setiembre de 1980) Sefior Presidente: Me es profundamente grato expresar a usted el saludo de la Delega- cién del Peri. Me complazca, asim’smo, en manifestarie al igual que a las Delegaciones hermanas presentes, que mi pais que ha iniciado hace dos meses una nueva etapa de gobierno, expresién pura de la voluntad popular, que ha establecido un régimen constitucional y democratico que tiene co- mo bandera fundamental la defensa de las libartades y de los derechos hu- manos, reafirma su solidaridad de intereses y aspiraciones con los pueblos del Tercer Mundo, en su indoblegable propésito de construir un nuevo or- den internacional justo. Tiene esta reunién, realizada @ la sombra de frustraciones por la falta de éxito en el Décimoprimer Perlodo de Sesiones Extraordinario de la Asam- blea General, el cardcter de un cénclave de andlisis y de meditacién, pero a su voz de reafirmacién de nuestras voluntades para la busqueda de nue- vos caminos que nos permitan avanzar hacia nuestros objetivos y metas. Si hemos traido a esta Asamblea General, el mas alto foro mundial, el tema de las negociaciones econémicas. fue, sin duda, porque se aqui- lata en toda su magnitud su importancia para las relaciones internacionales y 8u repercusion para la causa de la paz y la seguridad del mundo. No se puede negar que el colapso de las gestiones preparatorias, la incapacidad de la Asamblea General para superarlas y la inexistencia hasta el momento de una Agenda y regias de procedimiento para iniciar las ne- geciaciones globales, traducen no sélo la ausencia de voluntad de los pal- ses desarrollados para llegar a los objetivos propuestos, sino incluso in- sensibilidad y endurecimiento. Quienes formamos parte del Grupo de los 77, debemos valorar el sig- nificado de esta conducta que implica una revisién del concepto histérico de la cooperacién internacional y de la filosofla de responsabilidad y soli- daridad que se ha proclamado y que se decia sustentar. No podemos de- saprovechar esta leccién, pues ella nos obliga a administrar nuestra pro- Pia capacidad de accién y concertacién Y @ adoptar con firmeza lo que Constituya nuestras propias determinaciones, Pero importantes paises industrializados estan realizando dentro de! marco trazado por Naciones Unidas para o logro del nuevo orden internacional, Consideramos, por ello, que tenemos dos tareas concretas @ inmedia- tas. De un lado, insistir en la necesidad de un compromiso auténtico por Parte de los paises desarrollado Y de otro, la intensificacion entre los Palses del Tercer Mundo de nuestras acciones subregionaes, regionales y continentales con miras a su fortalecimiento. La cooperacién Sur-Sur no debe Pues entenderse como una alternativa de la cooperacién Norte-Sur, sino Como proceso paralelo, simulténeo y com- Plementario, La cooperacién Sur-Sur tiene infinitas y ricas Posibilidades y SU desarrollo, nos atrevemos a decir, es condicién para que la coopera- cién Norie-Sur sea realmente efectiva, Ses nacionales y regionales, abies Coordinar y organizar los intereses regionales para luego aunarlos en et frente comin, debe ser parte de la nueva estrategla tercermundista. No cabe duda que las organizaciones econémicas regionales, permiti- rian, al aportar su apoyo técnico, resolver en una primera instancia aspec- foe fundamentales de las negociaciones. La importancia de este aporte no puede desconocerse aunque sabemos bien del carécter esencialmente poll- fico de los factores que finalmente pueden decidir of éxito de 13s negocia- clones. La experiencia de lo ocurrido en esta Asamblea Extraordinaria nos demuestra cémo lo que es esencialmente politico, pero que s° pretende t6c~ ico, est en el orlgen del actual impasse. Por Id tanto, permitir que la dl- Teccién y juriediccién politicas de la negoclacién pasen a los foros sept" Glalizados, que sustontan, en muches cesos un statu quo que nos 98 ad- verso, es llevar éstas al fracaso. Los 77 debemos ser firmes en esta posicién que ser determinente de la negociacién. Si no logramos que se acepte es que no existen condicio- nes pollticas para Iniclarla y sera mejor admitirlo que exponer & nuestros pueblos a nuevas falsas ilusiones, que no tendrian otro efecto abe desviar- hos de las metas genuinas de nuestro propio esfuerzo en procure de una Concertacién subregional, regional e interregional que habra de ser més fructifera y arménica con nuestros Inmediatos intereses. TTenemos, puss, metas detinidas por les cuales trabajar. En esta tarea de resfirmacién de nuestra unldad, de renovacién y fortalecimiento de la Gstructura de nuestra estrategia de negociacién, el Peri compromete toda su te latinoamericanista en la histrica lucha para lograr la reivindiea de los paises en vias de desarrollo. Si ahora lamentamos un fracaso, el Grupo de los 77 debe mantener su conviceién en el triunfo de la causa para lograr un mundo justo, en él que desaparezcan la miseria y la opresién, y en el que la solidaridad y comprensién sean el comin denominador entre los hombres. CEREMONIA DE PRESENTACION DEL NUEVO SECRETA- RIO GENERAL DE RELACIONES EXTERIORES DEL PERU EMBAJADOR JORGE MORELLI PANDO PALABRAS DEL CANCILLER, DR. JAVIER ARIAS STELLA “En cumplimiento de lo dispuesto por el nuevo Gobierno, nos reunimos hoy, para recepcionar a quien desde Ia fecha sera y es el nuevo Seoretario General de Relaciones Exteriores. Esta oportunidad me permite, asimismo, expresar el reconocimiento del Gobierno y, en particular de ia Cancilleria y del que habla, al Embajador Felipe Bustamante, quien con las dotes personales que lo adornan, con su calidad humana, su inteligencia, capacidad y decisién de trabajo ha contri- buido de manera muy importante a hacer més fécil la tarea de quien asu- mia una responsabilidad en las semanas transcurridas a lo que se le puede llamar el perfodo de transferencia. Me es grato, pues, reilerar este agrade- cimlento al Embajador Bustamante. Iniciamos pues esia nueva etapa plenos de optimismo. Optimismo fun- dado en el hecho de que quien recoge la posta es un hombre de los mas calificados de la Canciileria y del Servicio Diplomético peruano. El Embaja- dor Morelli ha cumplido funciones profesionales y diplométicas en regiones fronterizas, y otros paises de América y Europa, y en organismos interna- clonales, dejando en todas elles muy en alto sus condiciones de hombre dedicado, inteligente y patriota, aportendo no sélo el concurso de su tra- bsjo, sino importantes documentos que hoy sirven a la politica exterior pe- ruana. Me complazco, pues, de poder, el dia de hoy, con estas frases de introduccién a esta breve ceremonia, reiterar de un lado, un reconocimiento muy merecidamente ganado y, de otro, la esperanza fundada, y la fe de que la Gancilleria mantendré su reconocido nivel profesional porque esté en bue- nas manos”. PALABRAS DEL EMBAJADOR FELIPE DE BUSTAMANTE "Del periodo en que he tenido el alto honor de ejercer las funciones de Secretario General de Relaciones Exteriores, vienen a mi memoria mo- mentos sumamente delicados para la accién internacional del Pert, los que si bien demandaron denodado esfuerzo de nuestra parte, considero que ade- mas de la invatorable experiencia profesional, nos permitieron experimentar Se la honda satisfaccién de sabernos participes de una noble causa, cual es la defensa de los derechos humanos bsicos a la vida y a la libertad. Al mismo tiempo, pudimos comprobar, una vez més, que la funcién di- plomética entendida a cabalidad, no constituye la vida facil e intrascendente con la que muchas personas la identifican, sino que demanda un trabajo consiante y a Ia vez silencioso, para la creacién de vinculos que hagan po- sible el buen entendimiento entre las naciones, dentro de la permanente biis- queda de los ideales de paz y de desarrollo. Adem&s agradezco la oportunidad que me ha deparado el destino, de participar desde tan alto cargo, en el proceso de retorno al sistema demo- crético, y ser testigo de excepcién de la especial satisfaccién y vivo inte- rs _de la comunidad internacional, por 1a culminacién de este proceso, el 28 de julio altimo. Al momento de dar término a mi iabor como Seeretario General de Re- laciones Exteriores, quiero dejar piiblico testimonio de mi mas sincero re- conocimiento a mis queridos colegas del Servicio Diplomético, quienes, en todo momento, han sabido brindarme su valiosa colaboracién para e! mejor desempefio de mi cargo; agradecimiento que hago extsnsivo a todos y cada Sno de los que en diferentes campos, trabajamos en esta vieja casona, de- positaria de la més liustre tradicién de servicio a los altos intereses del Perd, y con la cual nos sentimos profundamente identificados, sobre todo los que no nos hemos limitado al esplendor de sus salones, sino que hemos Sabido compartir las premuras de sus pasillos, y vivir intensamente las vigi- lias, preocupaciones, angustias y satisfacciones de sus oficinas. Debo reconocer que en todo momento he recibido la comprensién y con- lanza de dos ilustres personalidades de nuestro pais, el Embajador Arturo Garcia y el doctor Javier Arias Stella, en mi propésito de actuar slempre anteponiendo un profundo sentido institucional a cualquier sentimiento de cardcter personal para, de esta manera, resguardar mejor el merecido pres- tigio de que goza nuestra carrera. Gon Ia sensacién ce tranquilidad que dicho proceder permite, es que shora, en presencia de usted, sefior Ministro, tengo el honor de hacer en- trega de mi cargo a un prestigioso miembro de nuestro Servicio Diplomético, e1 Embajador Jorge Morelli Pando. Con el Embajador Jorge Morelli me une antigua y muy estrecha amis- tad, enriquecida en las oportunidades en que hemos realizado juntos diver- S08 trabajos, que me han dado la ocasién de aquilatar, de manera directa, Su capacidad, dedicacién y experiencia, que permiten augurarle los mayores éxitos en el desempefio de sus nuevas y deticadas funciones; éxitos por los Que formulamos nuestros mejores votos”. PALABRAS DEL SECRETARIO GENERAL DE RELACIONES EXTERIORES EMBAJADOR JORGE MORELLI PANDO AL ASUMIR EL CARGO "Con esie ecto sobric, Ileno de significado, esta Cancilleria honra una tradicién prestigiada y ‘elieva la continuldad institucional del Servicio Di- piomético de la Republica. No es mi propésito abundar ehora sobre la naturaleza y grado de la participacion de nuestro Servicio Diplomdtico en ta vida nacional. Muchas veces, en este mismo lugar, aquella participacién ha sido puesta de mani- fiesto con rigor conceptual. Pido, sin embargo, licencia para repetir una apreciacién hecha por ml, hace unos afios, en una ceremonia de Torre Tagle: en un pals que no ha sido prédigo en instituciones de servicio ptblico, la ininterrumpida vigencia de nuestro Servicio Diplomatico revela una profunda compenetracién entre el destino de la nacién y la aplicacién profesional de su politica exterior. Aquella compenetracién por factores sui generis, gravita en el Pera desde su Inicio republicano y ha seguido todos los avatares de su evolu- cién interna y de su relacién con el exterior. De esta misma compenetracién ha nacido el permanente acatamiento ce nuestro Servicio Diplomatico a la antigua vocacién pacifista e integra- dora con que el Peri ha vinculado y adecuado su interés nacional al de otros paises hermanos. No es el Servicio Diplomatico el depositario Gnico e inmutable de tra- diciones y valores de la vida internacional de! Pera. Mas bien, siempre cons- ciente de la continuidad de nuestros valores milenarios a que ha aludido el sefior Presidente de la Republica en reciente mensaje a esta Cancilleria, nuestro Servicio se nutre y es parle de la realidad nacional, comparte sus cambios y presta su concurso a la elaboracién de nuestra conducta exte- rtor, en un émbito multinacional que, cada vez més, exige nuestra plena, actualizada y a veces comprometida participacién. Acorde con lo dicho, nuestra Institucién esta preparada para prestar con lealtad, dedicacién y eficiencia los servicios que de ella espera el ré- g'men constitucional que tendra a su cargo el! destino del pais durante los préximos cinco afios. Lapso este que, conforme a la prediccién formulada, al despedirse, por el ex-Canciller Arturo Garcia ha de constituir un hito ex- cepcional en nuesira historia diplomatica. aa En suma, sefior Ministro, creo poder asegurarle en nombre de todos mis colegas de carrera, que ha de disponer usted de la cooperacién que el pais y el Gobierno requieren, dentro dei clima cordial, de entendimiento y comprensién, que usted ha creado desde que nos dirigié su primer mensaje. Sélo después de lo dicho, me siento autorizado a formular considera ciones de orden personal, destinadas tanto a renovar mi vivo reconocimiento por la honrosa funcién que se me encomienda cuanto a recordar, en este momento propicio, a quienes me han precedido en el cargo con prestancia y capacidad que tendré como gufas ejemplares, alin cuando no cuente con las cualidedes que generosamente me atribuye el excelente amigo que es el Embajador Felipe de Bustamante, que acaba de cumplir su gestién con tanto acierto e inquebrantab!e voluntad de servicio. Quisiera también manifestar que entre las ausencias inevitables de este acto, lamento en especial la del eminente colega, el Embajador Carlos Garcia Bedoya cuya recuperacién to- Gos esperamos, y con quien el pais y este Servicio tienen deuda de gratitud. Dejo para el final, para privitegiarlo, mi saludo y e! ofrecimiento de mi dedicacién y labores a todos los que en diversas formas servimos a esta casa, a los miembros del Servicio Diplomético, en especial a quienes fue- ron mis Jefes y a mis compafieros profesionales de toda una vida; asi como a la juventud del persona! diplomético, a la que pido acrecentar, sin espera de ajustadas reciprocidades, la noble pasién de defender el prestigio del Pera”. EVALUACION DEL PROCESO ANTARTICO SUDAMERICANO Gonzalo Fernandez Puyo Antecedentes.— Los Polos el Artico y el Antartico con temperaturas su- memente bajas y caracteristicas peculiares, e incluso diferentes el uno del otro, fueron objeto de expediciones descubridoras en siglos pasados, y clen- tificas, a medida que han avanzado los afios y que la tecnologia ha ido po- niendo en manos del hombre, herramientas capaces de iniciar una lucha con- tra la naturaleza en el propésito de desentrafiar las riquezas 0 reservas que podia guardar. Periodo de as declaraciones unilaterales y ef Derecho Internaclonal.— Es fundamentalmente ol siglo XX el que marca una nueva etapa signada por les pretensiones territoriales en o! Polo Sur y, en consecuencia, por las re- clamaciones de soberania de diferentes Estados en la Antértida, unos por considerar como titulo suficiente el descubrimiento; otros, su contribucién 2! conocimiento de las zonas, a través de expediciones cientificas; otros es- grimiendo et principio de la contigiiedad o de Ia continuldad; otros, valo~ tendo el ejercicio de actos administrativos realizados en la zona; otros, fr naimente, exhibiendo antecedentes hist6ricos, geograficos, geolsgicos, gla- siolégicos, etc. Sin embargo traténdose de una zona de caracteristicas peculiares, tan diterentes a otras del érea terrestre, era imposible aplicar los principios tra- dicionales del Derecho Internacional para el que el simple descubrimiento no es suilciente sino esta seguido del acto de ocupacién, y para el que las expediciones cientificas —no obstante su importancia y la significacién de au contribucién al conocimiento humano ce zonas tan ignoradas— no le concede titulo de soberania alguno. Frente a este problema ol eminente internacionalista Alberto Ulloa sos- tenfa en su obra de Derecho Internacional Publico que “El descubrimiento y precision de los Polos y de las zonas del Artico y de la Antartida y las ‘expediciones realizadas hacia ellas desde el siglo XIX, han creado proble- mas internacionales que inciden en los antiguos conceptos de la ocupacién y del Descubrimiento y que han dado origen a nuevos conceptos que serfan aplicables a la posesién y dominio de aquellas zonas”, expresando al mis- mo tiempo que “es evidente que el territorio polar es distinto del territorio continental antes conocido de los Estados y que tiene rasgos propios que {os caracterizan como un campo en que es necesatia la aplicacién del De- echo Internacional, pero no puede hacerse de Conformidad con las regias elaboradas para una realidad esencialmente diferente”, EI criterio de Ulloa era coincidente con el del ilustre tratadista Fau- chille quien afirmaba que “Las regiones Polares son territorios de una clase Particular que necesitan de una solucin especial. Por su naturaleza se opo- nen @ una ocupacién efectiva que dé dominio ind Wvidual exclusivo. Solo es Posible respecto de elias, una ocupacién de explotacion”. Estos mismos conceptos fueron fos que lievaron a Fauchille a exponer su tesis sobre el “Condominio Plural” Proyectada hacia el aprovechamiento Por la “familia de naciones” de la riqueza de los Polos, sin descuidar desde “zonas de influencla que corresponderian a cada continents”. Sostuvo por @0 due los diversos paises podrian aprovechar de las riquezas del sector caneetivos y asl —expresé— “tendrlamos un Continente Pelee Europeo, un Continente Polar Asiatico, un Continente Polar Americano, ete.”. Teoria ésta celon Molla una dobie acepcion frente a les reglones polarea: a) la expto- elon en sf de las mismas; y, b) la determinacion do las bases para ejercer 8u_soberania: Defrontacién, Punto de partida en la busqueda de Soluciones al problema; ia misma que 5,2 mi Juiclo— en su vinculacién con ia del Politico canadiense Pascual Poirer, offecian al mundo una pauta mucho mas seria y pragmatica, al com= plementarse con el requisito de la jurisdiccién, que es el que le faltaba a 'a de Fauchille y la que tacilitaba ta de Poirer, En efecto, Poirer, en abril de 1907 expone su tesis ante el Senado de Ottawa. Seguin 61 “ias regiones poiares articas no son mas que prolongacio- Pes de los paises que rodean al Polo y que, por lo tanto, deben entenderse Colocadas bajo la soberania de esos Paises aplicando las reglas de ac- cesion”, Para delimitar las “prolongaciones” Sugirié el Senador Poirer el trazo de las lineas convergentes hacia el Polo, desde las extremidades del res. Pectivo territorio cuyas costas enfrentan al Continente Polar, Esta es la teo- Hl que se conoce con el nombre de los “Sectores Polares”, Asi lo hizo Chile, que fue el primer pais Sudamericano en declarar los limites que considera que le corresponden en Ie zona antartica, Al plantear Sg la tesis ante el Congreso ce su pals el 21 de enero de 1947, el Canciller chileno, sefior Juliet, hizo concreta referencia a la aplicacién de la Teoria de los Sectores Polares. Al exponer este problema, pero solo dentro del Guadrante Sudamerica- fo, en un ensayo que fuera publicado por !a “Revista Peruana de Derecho Internacional”, en sus numeros 46-48 correspondientes al afio 1954, me re- feri con satisfaccién, en esa oportunidad —al referirme a determinados ante- cedentes antarticos del Peri— que ya en esa ocasién también la Repdblica Argentina habla sefialado su pretensién a un sector determinado y expresé ta seguridad de que asi !o haria el Brasil, como lo hizo 21 afios después, en 1975, adhiriéndose al Tratado de Washington de 1959. Igualmente me fue grato sefialar Ia posicién antértica de! Uruguay, que también ha procedido a formutar su adhesién al mismo Tratado, en enero de este afio. Periodo de ta aproximacién i: taral— Pero el crlterio de la utili- zacién de los recursos en general pareciera que fue sufriendo modificacion conceptual en ei mundo, pasando de la etapa de la simple aprehensi6n uni- laierai, al concepto del pairimonio comtin de la humanidad en los grandes espacios. Asi, en 1948 ya los Estados Unidos intercambiaban consultas con No- rvega, Gran Bretafia, Australia, Nueva Zelandia, Chile y Argentina sobre la internacionalizacién de la zona, siendo rechazado el proyecto por estes dos ultimos paises mencionados. En 1955, Argentina tampoco acepté ta propuesta briténica de someter e! problema de la superposicién de sus respectivas pretensiones soberanas en la Antartida a la Corte Internacional de Justicia, de La Haya; y, en 1958 ei Plan de Internacionalizacion puesto en consulta por el Gobierno de Lon- dres con los seis paises antes citados, no mefecié aceptacién por los de Santiago y Buenos Alres. Pero ya en 1954 se habla reunido en la ciudad de Roma fa Unién In- ternacional de Geodesia y Geofisica, la cual creé un Comité Especial quo sesiond en Paris, en julio del afio siguiente. En esa reunién aparecen dos nuevos participantes: Bélgica y la Union Sovistica, en calidad de “miem- bros de la Unién Internacional de Geodesia y Geofisica”, Por el distinguido iratadista chileno Oscar Pinochet de la Barra nos en- teramos que “Delegados cientificos de primera linea como ej neozelandes Sir Edmond Hillary, Laurence Gould de los Estados Unidos, Sir Vivian Fuchs ae Gran Bretafia, Georges Laclavere y Paul Emile Victor de Francia, mostra- ban el mapa de Antartida al sovistico Belussov y le instaban, en Ia tarde del 9 de julio de 1955, a sefialar los puntos en que su pais deseaba instalar ba- 808. El eligié tres sitios: uno en la costa de Knox, sector australian y siete ge, meses después, on febrero de 1956, estaba construlda la base Mimy”. Hoy nen alrededor de diez, Aun cuando fa reunion de Paris era eminentemente clentifica, no se debe descartar el interés politico de la misma. No debemos tampoco dejar de conceder la importancia estratégica alcanzada por la Unién Soviética, que ce esta manera cuenta ya con bases —aunque se llamen de investigacién cisalifica— en el Artico y en el Antartico. No debemos, finalmente, dejar de expresar sorpresa al verificar que las Grandes Potenclas mientras por un lado impugnaban o desconocian {as pretensiones sudamericanas en el con- tinente polar sudamericano, por otro instaban a la Unién Sovidtica a colo- car bases en este sector tan alejado de su territorlo y en donde la Teoria de los Sectores Poiares estrictamente no le podria ser aplicada Reunién de Washington— 1958 fue dedicado al “Aflo Geofisico Inter- nacional” y los Estados Unidos que no pensaron que el establecimienio de bases sovisticas “cientificas” en la Antdrtida diera lugar al Gobierno de Mosc a formular pretensiones de “soberanfa” basadas en los descubrimien- tos de 1821 de Bellingshausen y Lazarey, tratan por todos los medios de en- contrar formulas que eviten entrentamientos entre los teclamantes, Como, por otro lado, 21 Congreso norteamericano presionaba por las reivindicaciones estadounidenses, el Departamento de Estado considerd con- veniente convocar el 3 de mayo de 1958 a los doce paises que hablan to- mado parte en el Afio Geofisico Internacional y que tenian instaladas bases cientificas en la Antartida (Argentina, Australia, Bélgica, Chile, Estados Unie Gos, Francia, Japén, Noruega, Nueva Zelandia, Gran Bretafia, Rusia y Sud- africa) a la Conferencia de Washington que finalmente se rounid el 19 de diciembre de 1959, Como hemos visto anteriormente hasta ese momento los Estados inte- resados en el Continente helado hablan orientado sus pretensiones de so- boranla territorial hacia declaraciones de caracter unilateral: ya fuera por incorporacién del territorio en base a la Teoria de los “Sectores Polares”: a la del descubrimiento; o a la de la ocupacién efectiva Interpretada como tal con la permanencia de bases militares o de misiones cientificas. Asimis« mo las Grandes Potencias (Gran Bretafia, Rusia y los Estados Unidos) ha- bien exteriorizado en su caso, sus propésitos de internacionalizacién, con- siderando posiblemente su alejamiento de la zona Antartica y recogiendo la Teorla de Fauchille, de! Condominio Plural. Japén por su parte, presionado en el Tratado de Paz de 1951, habla formulado renuncia a toda reivindica- cién en el sector. No se debe descartar pues que la convocatoria hecha por los Estados Unidos @ los Estados participantes en el Afio Geodésico Internacional, haya cbedecido, por un lado, a calmar las inquietudes del Congreso norteameri- a cano y por otro, a evitar enfrentamientos entre paises que discutian super- posicién de derechos en sus reclamaciones de soberanfa como Chile, Ar- gentina y Gran Bretafia, asi como Noruega, Australia y asi msimo la Unién Soviética; lo cual hubiera podido convertir a la regién antartica, en una zona mas de controversia y de belicismo en e! mundo. Por otto lado, puede haber influfdo en el animo de los Estados Uni- Gos la nueva concepcién de la politica internacional, de su democratiza- cién, y el significado que venia adquiriendo 1a cooperacién internacional, para que, junto con los argumentos expuestos en el parrafo anterior, hayan Gecidido la conveniencia de someter a la consideracién de los 12 paises antes citados, el estudio y posterior suscripcién de un Tratado que como bien dice el ilustre tratadista argentino Mario Amadeo, “no desconoce ni teconoce los derechos que cada pais firmante de! Acuerdo, tiene plantea- dos en las zones eustrales”. El Tratado pues, en nuestro concepto, no resuelve el problema jurldico y politico; lo “congela”, si cabe la palabra, respecto de ese continente, pero en cambio desmilitariza la zona e inicia una etapa de cooperacién cienti- fica internacional. Recursos ‘de la Antértida— Este Tratado, surge por otro lado, en mo- mentos en que se ha ido detectando en ese continente tan rico en flora y fauna, un potencial de agua considerado por el explorador Paul A. Siple, Jefe Cientifico para la Base norteamericana para el Afio Geofisico Interna- cional, como “la mayor acumulacién del mundo” la cual —segin él— pue- de desarrollar una civilizacién industrial en el extremo sur antes de lo que espera el mundo. El despacho de la Associated Press que trajo estas impor- tentes declaraciones desde Washington y que fueran publicadas por “El Co- mercio”, de Lima, en su edicién del 30 de enero de 1958, agrega que “Siple se transports a la época en que los reactores nucleares con combustible acumulado proporcionan abundente calor y energia a la Antértida’. Enton- ces, dijo, “el abastecimiento inextinguible de agua quimicamente pura de la Antértida, su capa de hielo de 8,000 pies de espesor, adquirira todo ou _ valor”. En otro pasaje de sus declaraciones sostuvo que “mientras que el agua fresca se esté volviendo més escasa en el mundo, los depésitos de la Antartida aguerdan ser explotados”. Manifesté también que el hielo de la Antértida, formado a través de milenios, esté practicamente libre de todas las impurezas”. A la flora, a la fauna y al agua, habria que agregar el descubrimiento de yacimientos de carbén que, segiin el mismo cientifico es de bajo grado y no serviré como combustible sino como materia prima. Asimismo, ef pe- tréleo, de tan vital importancia en el mundo de hoy y que esta encaminan- dose a su extincién. ile Seguin informacién aparecida en “El Pais", de Madrid, el 4 de noviem- bre de 1979, en la Antértida se han dotectado Por lo menos tres grandes Cuencas petroliferas: la del mar de Wedell, la de las Montefias Transantar- {eas y la del mar de Ross. El mismo Diario, informa que el barco nortea- mericano “Glomar Challenger” inicio en 1970 Perforaciones en la platafor- ma continental del Mar de Ross, auspiciado por la “National Scierice Fun- detion” y su extraccién pareciera que es menos di cultosa que en Alaska, “El Pals” afiadié que las reservas de la base norteamericana “McMurdo Sound”, segin informe del “United States Geological Survey”, se estima en 10.000 millones de metros cubicos de Petrdleo-gas y que los gedlogos ar- Debe agregarse, igualmente que, segtin el Gedlogo argentino Néstor Fourcade los recursos minerales que cobiian esas inmensas capas de hielo, son el hierro, cobre, oro, plata, molibdeno y manganeso, habiéndose habla- do también acerca de la existencia posible de uranio. Por otro lado, de la riqueza de las especies marinas, en especial ha- bria que mencionar el Krill, pequefio crustaceo rico en Proteinas, que sean los bidlogos que han tratado este asunto, podrian ser extraldos en alrede- dor de 109 millones de toneladas anuales, sin poner en peligro su repro- duccién. Toda esta riqueza y especialmente ol petrleo, es lo que dio lugar a que la doctora Dixie Lee Ray, ex Secretaria Auxiliar de Estado, hubiera ad- vertido el 5 de julio de 1975 en Washington (“El Comercio”, 6/7/1975) que Su existencia podria ser causa de graves conflictos internacionales, razon Por. la cual sugerla que deberia idearse “un planteamiento internacional para la explotacion de los recursos naturales de la Antértida”. a la vos que sos- luo que debia adoptarse medidas de proteccién de la ecologia de la re- 9i6n “contra los dafios causados por la explotacién de los recursos mineros”. EI Tratado de Washington pues, constituye una barrera frente a situa- ciones conflictivas, posterga reclamaciones y obtiene el consentimiento de palses interesados en la zona en disponer hasta finales de siglo, de un lepso suficiente como para realizar investigaciones ‘‘cienttficas” que le per- mitan al cumplirse el plazo, conocer el potencial econémice de la Antér- clalmente y en el terreno de la cooperacién— a estudios investigaciones en los campos geofisico, glacioégico, metereoldgico y biolégico. Breve examen del Tratado del Antértico— Como ya tuve oportunidad de expresario a comienzos de 1979, estimo importante en este trabajo relie- =i = var una vez mas, los objetivos fundamentales de este instrumento Interna- cional, cuales son: a) b) Reserva del uso de la Antdrtida soio para fines pacificos. En con- secuencia, desmititariza el continente, incluyendo la desnuclearl- zacién; Fomenta la cooperacién internacional en el campo de la investiga cién cientifica; y Mantiene el statu-quo existente hasta 1959, en materia de reclama- Clones territoriales, por lo menos por 30 afios. En lo que se refiere al alcanco de los compromisos adoptados por los paises adherentes, puede sefialarse lo siguiente: a) b) e) d) e) f) EI Tratado del Antértico constituye el primer acuerdo de interés mundial que entrafia el no-armamentismo ds la regién, tanto a ni- vel de armas nucleares, cuanto a nivel de armas convencionales (arts. | y V); El Tratado no confiere tampoco a este territorio austral un status de territorio Internacionalizado, sino que organiza la cooperacién In. temacional en los campos cientifico y técnico (Arts. II y_ Ill): EI Tratado s6lo constata, sin reconocer ni desconocer, la existen- cia de reivindicaciones territoriales formuladas hasta 1959. No ad- mite su legitimidad, pero no ia ignora, mientras priva de todo titulo © fundamento a cualquier actividad que pretenda fortalecer esas re- clamaciones (Art. IV); EI Tratado del Antértico establece que cualquier nueva reivindica- cién territorial posterior al 12 de diciembre de 1959 0 ampliacién de las que hubieran sido declaradas anteriormente, no seran admi- tidas durante la vigencia del mencionado instrumento internacional (Art. IV, parrafo 2); El Tratado es aplicable a la region situada al sur del paralelo 60° de latitud sur, pero no regula el régimen juridico de la alta mar dentro de esa regién (Art. VI); y EI Tratado del Antértico impone a los Estados adherentes la nece- sidad de realizar actividades en el continente austral, como condi. cién para participar plenaments on la ejecucién del mismo (Art IX, parrafo 2), sons Conclusiones sobre el Tratado.— También en la misma oportunidad ex- presé —y hoy reitero— que del examen anterior se permiten extraer las si- guientes conclusiones: 8) Debido a la evolucién en las aproximaciones politicas hechas por los Estados, cualquier reclamacién unilateral de derechos sobera- nos en la Antartida, podrfa ser rechazada por la comunidad inter- nacional; b) Ningdin Estado puede manifestar una vocacién antértica que me- rezea el reconocimiento de la comunidad internacional, si no co- mienza por adherirse al Tratado del Antartico; ©) Ya no es posible formular reivindicaciones territoriales en el con- texto del mencionado instrumento internacional; 4) Todo Estado que aspire a la adhesion del Tratado debe orlentar su posicién hacia la cooperacién internacional, en los campos sefia- lados en el mismo; y ©) El perfeccionamiento de la calidad de parte contratante del Tratado, ‘en condicién semejanie a la de los 12 fundadores, exige la pre- sencia del pals adherente mediante Ia realizacién en el area de in- vestigaciones cientificas importantes. (Envio de expediciones cienti- ficas © establecimiento de Base). Adhestones al Tratado.— Se han adherido al Tratado, después de la suscripcion por los 12 miembros suscritores de 1959, sin derechos de miem- bros plenos, Polonia, Checoeslovaquia, Dinamarca, Holanda, Rumania, Repti- blica Democratica Alemana, Brasil (1975) y Uruguay (1977). Polonla a estas aituras ya es mlembro pleno desde 1977 y junto con cientificos de otros palses interesados, estudia en estaciones de la Zona del Tratado las con- diciones ambientales y realiza otro tipo de investigaciOn cientifica, Reunlones internacionates.— En cumplimiento del articulo IX del Trata- do, los miembros plenos del mismo deben reunirse con el objeto de inter- cambiar informaciones, ideas relatives a planes y proyectos futuros, a fin de recomendar a los respectivos Gobiernos las medidas que consideren con- venientes a la mejor marcha y aplicacién del instrumento internacional. Con ese motivo, se han realizado reuniones consultivas en Camberra en 1961; en Buenos Aires en 1962; en Bruselas en 1964; en Santiago de Chile en 1986; en Paris en 1968; en Tokio en 1870; en Wellington (Nueva Zelan- dla) en 1972; en Oslo en 1975; en Londres en 1977; y en Nueva York en 1979, Panorama actuel— Al verificar pues la evolucién del proceso antértico NOs encontramos hoy, como Io hemos sefialado anteriormente, frente a una Shes realidad: la existencla de un Tratado internacional, que esta abierto a la adhesin de los palses miembros de las Naciones Unidas; y que, ha logra- do hasta la fecha su reconocimiento por veinte paises. El hecho de la existencia misma de este instrumento no significa la ex- tinclén del valor alcanzado, especialmente en décadas pasadas por los an- tecedentes juridicos, histéricos, geograficos, geolégicos, etc. de paises at tarticos. Son valiosos elementos que permanecen latentes, pero cuya fuerza pareciera estarse desvaneciendo frente al nuevo concepto de la defensa del patrimonio comtin de la humanidad. En consecuencia, el Tratado esta ahora canalizando los estuerzos de los paises interesados hacia la investigacién cientifica y la cooperacién in- ternacional, y se le estarla robusteciendo con proyectos destinados a la pro- teccién de sus riquezas, a la preservacin de las mismas y al establecimiento de regimenes adecuados para la explotacién de algunas de ellas. La adhesién al Tratado de! Antartico, constituye para el Brasil, segdn manifestacién oficial, el acto por el cual el pais adherente obtiene el “nico titulo legal” para sentarse en 1991 en la mesa de las discusiones; si es que el referido instrumento internacional no pierde hasta entonces su vigencia. Lo que sf es improcedente en el Convenio es Ia disposicién por ta cual los doce paises fundadores de una especie de “Club” pretenden hacerlo “cerrado”. Son los que disponen de poderes suficientes para aceptar o vetar @ un miembro adherente, como miembro pleno, y, en todo caso exhiben ta- cvitades decisorias. Es indiscutible que esa posicién atenta contra el siste- me democrdtico de las NN. UU., contra el principio de igualdad juridica de fos Estados, sean signatarios o adherentes, y constituye una enojosa excep- cién a la regia general del Derecho Internacional. Reflexiones finales— En nuestro caso —y sin descuidar los anteceden- ie que favorecen nuestra posicién— no debemos desculdar lo que significa Para el Perd la preservacién de sus recursos del mar, vitales para su desa- rollo econémico y social y que depende, del sistema de las corrientes an- térticas que baflan sus costas. Por esa razén, el Peri —que ha sido “pre- cursor” en el conocimiento de la Antértida como afirma el Prof. Carlos Da- niel Valcarcel, con las expediciones de Cortés de Ojeda y Juan Ladrillero, en 1557; de Alvaro de Mendafia, en 1567; y de Pedro Fernandez de Queiroz, en 1605— tiene el derecho de investigar y el deber de preservar el eco-sis- tema que crea la “Corriente peruana”’ o de Humboldt ¥ otras corrientes mari- Ras que nacen en la Antértida y, consecuentemente, tienen una influencia decisiva en esos vitales recursos. No es ut6pico pensar que logremos estar en condiciones de preparar y enviar alguna expedicién cientifica de acuerdo con nuestro real interés en — bees {a regién, con nuestra necesidad de recoger Informacién directa y con nues: ‘a disposicién de ofrscer nuestro concurso al mejor y mas profundo cono- clmiento de la zona, mientras, por otro lado, se deben ir ahondando nues- {fos conocimientos e investigaciones en los campos que interesan al Peri y en los que constituyen la cooperacién cientitica internacional, No @s descartable tampoco el que elementos cientificos peruanos pue- dan visitar la zona participando de expediciones ya organizadas por cuales- auiera de los paises amigos miembros del Tratado. Ast debié ocurrir en 1979 cuando el Brasil habria estado gestionando la Participacién de dos cientifi- Cos brasilefios en una expedicién organizada por Gran Bretafia; y, segin in- formacién del “Daily Telegrahp”, de 28 de abril de @8e mismo aio, China ®provecharla para unirse a Chile en la Antéitida. En efecto, los Gobiernos de Santiago y de Pekin suscribieron un Convenio de caracter Cientifico y Cultural para la exploracién conjunta del Continents Y Sus recursos, y se esperaba entonces, que cientificos chinos se unieran al grupo chileno, de noviembre de 1979 a marzo de 1980. En todo caso, nuestro pais ha dicho oficialmente su palabra, en mayo Gel afio pasado, cuando “La Asamblea Constituyente declara: que el Pert, Pals de hemisferio austral, vinculado a la Antartida Por costas que se pro- yectan hacia ella, asi como por factores ecolégicos y antecedentes histori- fos) Propicla la vigencia de un régimen internacional que, sin desmedro de fos derechos que correspondan a la Nacién, asegure, en beneticio de toda 'e humanidad, la racional y equitativa explotacion de los recursos de dicho continente”. Lima, setiembre de 1980. CONMEMORACION DEL DIA DEL DIPLOMATICO PERUANO MENSAJE DEL SENOR PRESIDENTE DE LA REPUBLICA “Al conmemorarse un aniversario mas de la Caneillerla, Primer Ministe- "io creado por el Libertador Don José de San Martin, fecha en que se ce- laprara el ‘Dia del Diplomatic’, quiero expresar en nombre de mi Gobierno y en el mio propio, las mas efusivas felicitaciones al Servicio Diplomatico del Perd por su destacada y dedicada accién en la politica exterior de nues- tro pals, en la defensa de los més altos objetivos nacionaies. Hago exten- siva esta felicitacién al personal tanto administrative como al de servicio. En esta hora actual en que asistimos a un amanecer histérico de la de- mocracia en el Per, es grande el reto que nos plantea el destino inmediato y futuro de nuestra pairia. Estoy seguro que responderemos a este reto en la medida en que conjuguemos esfuerzos y dedicacién pera hacer del Pert ei pais que todos anhelamos. Al hacarles llegar este mensaje en un dla tan significative para el fun- cionarlo Diplomatico, les reitero mi confianza en que seguirén garantizando con su preparacién profesional y un profundo espiritu de trabajo, puestos al servicio del Perd, nuestros intereses nacionales y la continuidad de nuestros valores milenarios. Lima, 3 de agosto de 1980. Fornando Belatinde Terry, Presidente de la Republica”, PALABRAS DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA “Sefiores Embajadores, Amigos todos: Si servir al Estado es motivo, muchas veces, de profunda satistaccion, también demanda sacrificios. Servir como diplomatico, por la naturaleza mis- ma de la profesi6n, hace atin mas honda y significativa este alegria del éxito, y también, mas profunda muchas veces la necesidad de sactificio, porque sin duda alguna, pocas pueden deparar mayor salisfaccién personal que el saber que se esté defendiendo los derechos de la Patria, que se esta ha- ciendo respetar lo més sagrado de nuestro querido Peri, y esa es la mi- sién fundamental del diplomético. Pero también debemos reconocer, y a ve~ ces, lamentablemente, no se comprende en toda su magnitud, que esta pro- fesién obliga por sus caracteristicas especiales, a continuos desarraigos, a continuas situaciones humanas en las que cuando un funcionario gana ami- gos, a veces tiene que despedirse de ellos, o también a problemas deriva- dos del cumplimiento de la funcién: los hijos alejados de la Patria se adap- tan a ambientes distintos al nuestro. Por ello es que he ingresado a esta casa con un gran respeto por todos ustedes; no me siento ajeno a esta casa porque comparto con ustedes este sentimiento profundo por el Peri. Puedo reiterar algo que dije cuando tuve oportunidad de recibir del distinguido Embajador Arturo Garcia y Garcia esta Cancilleria: La trayectoria de Torre Tagle, es una en la que, se ha lo- Grado a través de su historia, defender los derechos fundamentales del Peri, y por ello mi primer deseo ha sido y es, el poder ser capaz con la ayuda Ge ustedes, de continuar esta trayectoria. Trayectoria que no ha estado exenta de las vicisitudes politicas que caracterizan a nuestra patria, momentos en los que dentro del marco de lo que acontecia en el Pert, tenian que cam- tlarse actitudes, normas o posiciones. Pero en medio de estos vaivenes derivados de la evolucién social y po \itica peruana, uno pusde reconocer, y lo hago con toda sinceridad, que la Cancilleria y el Servicio Diplomético Peruano han estado y siempre estarén al servicio de los sagrados intereses de la Patria, por ello vaya en este Dia del Diplomatico Peruano mi saludo fraterno y renovada contianza a todos ustedes”. XXV ANIVERSARIO DE LA ACADEMIA DIPLOMATICA DEL PERU DISCURSO PRONUNCIADO POR EL DIRECTOR DE LA ACADEMIA DIPLOMATICA DEL PERU, EMBAJADOR FELIX ALVAREZ BRUN “Sefior Presidente: No es la primera vez que concurre usted, sefior Presidente de la Re- publica, a una actuacién de la Academia Dipiomatica del Pert. En anterio- Tes ocasiones, al celebrarse actos solemnes de clausura de afios académi- cos en esta Institucion, estuvo usted presente con la misma alta investidura que hoy tiene, y en esa forma demostré su interés y preocupacién por la formacién profesional de los funcion: lomaticos; su deseo de cono- cer las necesidades y los problemas de esta casa de estudios, y su voluntad de que el pais tenga el més absoluto convencimiento de que su Gobierno no omitiria esfuerzo alguno porque la carrera diplomética fuese una verda- dera-carrera pablica, como lo manda Ia ley y como conviene al prestigio, al interés y a la seguridad del pais, segin lo hizo constar, con verdadero en- tusiasmo y patriotismo, en una de sus Memorias, e! Embajador Pedro Ugar- teche, Director de la Academia. Hoy, después de un interregno de doce ajios, vuelve usted a esta casa de formacién profesional y de permanente perfeccionamiento de 10s diplo- maticos peruanos, la que, como entonces, se siente muy honrada con su presencia y le acoge con orgullo y profunda satisfaccion, pues viene usted con la aureola de haber obtenido Ia mas alta y significativa expresion de- mocratica de nuestro pueblo. Estoy seguro, sefior Presidente, que durante su ausencia de la alta ma- gistratura del Estado, pero sin dejar por ello de estar. muy cerca de nuestra realidad nacional y de sus agudos problemas, habra usted podido constatar que el Servicio Diplomatico del Pert, al margen de las contingencias pollti- cas que puedan haber pasado sobre él, ha seguido el ritmo que le ha im- puesto nuestro secular acontecer histérico sin defraudar los altos intereses de la nacién, cumpliendo asi su esencial e Inquebrantable cometido, que es precisamente el de defender, en la arena internacional y en todos los tuga- res y las circunstancias que se le presenten, los supremos intereses y dere- chos de la patria. Y lo ha hecho con sagacidad, inteligencia, sentido de responsabilidad y acendrado patriotismo, como en el caso —por sélo citar un ejemplo— de las 200 millas. El diplomatico peruano sabe muy bien que == Si Sa @8 Su misién, muy noble y muy hontosa por cierto, de la que jamés Podré ni deberd apartarse, porque constituye su mas trascendental y acaso tnica razén de ser. La diplomecia es considerada como el baluarte més sélido y eficaz para {a defensa de los sagrados intereses de la patria, y ademas, como una de las grandes ‘uerzas de la nacién, més ain en nuestros dias, en que contem- plamos un mundo cada vez més complicado y diffe, no aélo por los midlti- bles problemas que se plantean a la humanidad para vivir on paz, sin zozo- bra, sin angustia ni sutrimionto, sino porque, ademés, Juegan intereses parti- Culares de naciones grandes o pequefias que dnicamente la sagacidad, la Inteligencia, la preperacién disciplinada y conciente pueden conducir a en- centrar 91 camino 0 los caminos apropiados para superarios, ‘Tenisndo presente tales razones surgié ta necesidad de contar con un servicio diplomatico adecuadamente preparado, lejos de 1a improvisacién, de |a incapacidad y de la insolvencia espiritual o moral de quienes deban com- Eres ei Ateestros llustres y grandes intornacionalistas de la talla, de Alberto Ulloa Sotemayor, Victor Andrés Belainde, Rail Porras Barrenechea y otros, {0 ‘consideraron ast y fueron quienes an diversas: momentos sefialaron como impostergable, como cusstién ineludible © ineluctable, el que el Pera contase Br yoena Academia Diplomatica donde se formen los dipiométices peruanos, Et Fecordedo maestro Rail Ferrero Rebagliati, siendo Ministre de Relaciones Exteriores, precis6, en un substancioso discurso, que “en el complejo mun- do contemporéneo no hay lugar para la improvisacin como no fo hay tam= jocte cao a eatTiclalldad y ta trivolided qua ma leyenda, @ menue Im Justa, qulso atribuir a lo que suponfa ser la ‘carrera diplomética’, fo cual corresponde mas blen a la caricatura ‘de ella”, segiin sus Propias palabras. Mentalidades ha habido, y las hay todavia, que por inercia conceptual @ falta de Informacién, creen que el diplomatice limita su funcian Publica a asistit @ tevepciones 0 banquetes, a patticipar, como elemento decorativo, bros ioe eg eeremonias oficiales. Es frecuente Ignorar que sobre les hom- bros del diplomatico recae 1a enorme responsabilidad de “defender los inte- pes Y 18 continuidad de nuestros valores milenarios”, para expresarlo, sefior Presidente de la Repiblica, con una acertada frase de sa reciente Mensaje die ‘saludo at Servicio Diplomatico del Perd, con motive del "Dia del Di- plomatico”, EI equivocado concepto que muchos tienen respecto del diplomético pro- viene, indudablemente, del hecho de ver solamente el aspecto externo, pu- blicado, y no prestar atencién a ja labor auténtica, a ta que se realiza en la mesa de trabajo, en los foros internacionales, en las discusiones bilaterales © multilaterales, y en el estudio y andlisis constantes de los aspectos que constituyen la clave de la polltica internacional; todo lo que por fuerza es Casi siempre reservado 0 no estd precisamente al alcance del gran publico, as $9 E! doctor José Luis Bustamante y Rivero, que pertenecié al Servicio Exterior y cuya augusta figura es ejemplo de limpieza, de ponderacién y de sefiorio dijo alguna vez que “para el hombre de Ia calle, el diplomatico es un héroe de salén, capaz de todos los sibaritismos, que pasea su postura con atenta elegancia por los ambientes mundanos. Para el analista y el filésofo, el di- Piomatice es poco menos que un tipo de tragedia, condenado a tallar la fo- licidad de los pueblos con el martillo de la trivialidad, en la roca viva de los intereses ... y entre esos dos oxtremos se desenvuelve la labor insomne de las noches de vela, que resume, compara, deduce, plantea y coordina. Labor de gimnasias paradojales, en la que ven del brazo Ia futllidad de la etiqueta y la hondura sustantiva de las negociaciones. Labor apasionante que hoy en dia despojada ya de su viejo y exclusivo sentido cortesano, se os- tenta depurada y ennoblecida y penetra en la entrafia misma de los pueblos Para percibir sus latidos, sus reacciones y sus ansias. Labor de Aguila y de hormiga que otea el panorama internacional desde la altura de las previsio- nes 0 se desliza al nivel de la realidad por entre la marafia de los aconteci mientos ... “Y recogiendo también el pensamiento de! doctor Rail Ferrero, Podemos decir que a la opinién pdblica “no le llega la tensién de las ges- tiones que han de realizarse, la agonfa de les batallas sordamente Ibradas en la mesa de las negociaciones, el alivio de la aquiescencia lograda entra los adversarios, la satisfaccién de ver triunfante el derecho que se ha de- fendido”. Ademés, esa defensa, esa delicada labor, la tealiza el diplomatico, fun damenalmente, en el émbito internacional, en un medio en el cual existe una verdadera confrontacién competitiva entre los representantes y especialistas de los Estados que confluyen en el debate de un problema dado y a donde fos goblernos envian lo mejor que tienen, es decir a sus diplométicos pro- fesionales @ idéneos, dotados de inteligencia y cultura, poseedores de brillo Personal e imbuidos de un profundo y afinado sentido de responsabilidad. Por consiguiente, no es facil cumplir con aquella sagrada misién de servir a la Patria, a menos que el representante diplomatico posea las condiciones antes mencionadas, que de arranque las adquiere y acrecienta en la Acade- mia Diplomética, alma mater de su formacién y perfeccionamiento profesional. Existe la enumeracién clasica, tradicional, tocante a las principales fun- ciones que debe cumplir el diplomético: representar, negociar, informar. Los impos actuales han abierto un abanico més amplio, en el cual existen ta- feas de cardoter politico y juridico, econdmico y comercial, de informacion y de prensa, de orden cultural y de competencia consular; de difusién de la Imagen del pais al cual representa, y por ditimo, la de cubrir aspectos que gravitan en el campo de la ciencia y de la técnica, que son concomitantes con las necesidades de numerosos paises, sobre todo de los pertenecientes al llamado Tercer Mundo, a los subdesarrollados. Muchos aspectos més habria que tener presente para saber con exacti- tud lo que es un diplomético, lo que significa como persona a quien com- sutil ironia juzg6 como seres “casi mundanos, casi elegantes, casi cultos ova conversacion es la manera més segura de perder eI tiempo”, la Academia Diplomatica del Peri, el 18 de agosto de 1955; cuyo Deereto Supremo, trae la firma del ilustre Genciller de entonces doctor David Aguilar Cornejo. Tal ereacién no tue, por Consiguiente, cosa del azar, sino conse- cue nuestros gobernantes, diplomaticos @ internacionalistas vieron con gran claridad. La Academia Diplomética, en estos 25 afios, ha merecido el apoyo tribuido a que la Academia Diplomatica clot Perd, que hoy goza de un pres- tigio que ha tebasado nuestras fronteras, firme Su condicién institucional ponstituyéndose, por Ley, on la cnica via de acceso a la carrera diploma. tea, y en tal virtud ha merecido también ser comprendida en la Ley del Servicio Diplomético de ta Republica y en la Ley General de Educacion. ware, fograma Universitario, con facultad para olorgar el titulo de Diplo- matico, a nombre de ta Nacidn, asi como de Licenciado y de Maestria en Relaciones Internacionales. en la actualidad nuestro servicio, tanto en la Can Ton Los egresados se encuentran distribuidos 6n todos los niveles de nues- ff Servicio Diplomatico de acuerdo a Sus merecimientos y al tiempo que llevan como funcionatios. Todos ellos Son eficlentes funcionarios del Estado, aue en los cargos que hoy desempefan, dentro y fuera del pals, saben de. mostrar la capacidad y talento que es fruto de una madura formacién pro- fesional, iniciada en la Academia Diplomatica y constantemente acrecentada en ella y en la practica y experiencia del Cotidiano quehacer diplomatico, Para terminar, sefior Presidente, deseo expresarle nuestro profundo agra- decimiento por su presencia en esta actuacién de la Academia Diplomat'ca, @ la que hoy como ayer no solamente Confiere usted el esencial apoyo ma. Sas terial y moral que nos es indispensable, sino porque ademés ve usted en ella a la institucién que proporciona funcionarios competentes para asegurar la fie: ejecucién de la politica exterior del Estado y para mantener en alto ni- vel nuestras relaciones internacionales; todo lo que constituye un timbre ju- biloso que enorgullece a la Academia, dandole confianza y seguridad para cu firme desenvolvimento y cabal misién”, PALABRAS DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA “Gefior Presidente Constitucional de la Repdblica, Arquitecto Fernando Belaunde Terry, Excelentisimo sefior Nuncio Apostdlico, Sefiores Ministros, sefiores Embajadores, Sefioras y sefiores: EI Director de nuestra Academia acaba, con elocuencia y detalle, de re- lievar la alta misién de la carrera diplomatica y por ende la significacion del Centro de Estudios que hoy celebra sus bodas de plata. Si tenemos razones para sentirnos orguliosos de la trayectoria en de- fensa del interés nacional que caracteriza la historia de Torre Tagle, tene- mos igualmente fundadas razones para sentimnos orgullosos del trabajo que ha desplegado en estos primeros veinticinco afos la Academia Diplomética del Pert. Pero si bien esto es cierto, no lo es menos que hay todavia labor importante que desplegar en los afios venideros, que hay problemas que de- bemos superar, y nuevas tareas en esta area que cumplir. Acabamos de regresar de un viaje ‘muy aleccionador a Montevideo, don- de hemos tenido el honor de suscribir por el Peri un nuevo Tratado. Esta experiencia nos ha demostrado cuan fuerte y arra'gado est4 hoy en Amé- rica el espiritu integracionista, nos ha demosirado y ha demostrado en ge- neral a todos los pueblos de! orbe, cémo nosotros los ameticanos somos capaces de reconocer nuestros errores y levantarnos de ellos buscando so- luciones y emprendiendo el camino que antes no resulté fructifero, con una nueva esperanza, y nos ha igualmente demostrado que ese afan bolivariano, que ese afan integracionista, es uno al cual puede llegarse por miltiples avenidas. Es en verdad, como reiteradamente se ha dicho, un esfuerzo con- vergente, donde las diversas y multiples vertientes no son discriminatorias, sino mas bien concurrentes, = 6e = Nuestra Academia Diplomética es sin duda alguna, 1a mas solidamente establecida en toda la Sub-regién andina, y es, sin duda alguna, también, le de mayor experiencia, Ia mas fimements consolidada, Por elle nee pro- eerertO® gottalecerla hasta convertiria en ol contro de experlencia en la’ an. Sefianza de esta especialidad y materia en la Sub-region andina, de tal ma- ote ne foc les Palses miembros de la Sub-teyién puedan dervires de ella no s6lo én la forma de cursos regulares, sino como un Gentes de post- G¥edo de permanente perfeccionamiento, Felicito a usted, sefior Director de la Academia, por la labor que viene cumpliendo, felicito a los profesores que lo secundan y a los alumnos que ©on tanto entusiasmo estén sicuiendo hoy estudios en nuestro Centro, Agradezco la presencia de los sefiores Embajadores, de los sefiores Mi- nisifos y autoridades que han realzado esta eelebracién, y de manera par- ticular, egradezco la presencia del sefior Presidente Constitucional de la Re- publica, que realmente estimula el trabalo que habremos de continuar en esta Cancilleria”, PALABRAS DEL PRESIDENTE DE LA REPUBLICA, ARQUITECTO FERNANDO BELAUNDE TERRY “Es especialmente grato y honroso para mi concurrir a la histérica casa del Ministerio de Relaciones Exterlores del Perd para conmemorar, con nues- tra diplomacia y con nuestros distinguides huéspedes, e! Vigésimo Quinto Aniversario de esta institucién que fue pensada y fundada con una gran visién de las necesidades del Perd y del futuro. Me tocé coneurrir en ios afios in‘ciales, en la época del sembrio, del sembrio de ideas, del sembrio de ideetes, y ahora me toca concuttir de nue- vo ya en una etapa que podemos lamar de cosecha, porque como bien se ta dicho la Academia ha dado frutos y muchos de sus egresades han Ile- gado a las mas altas jerarquias dipfoméaticas del Perd. Me complace recordar la accién del Gancitler doctor David Aguilar y de! Gobierno de! General Manue! Odria, dentro del cual se fundé esta Aca- demia, y me complace también comprobar el hecho de que ha tenido una continuldad ininterrumpida. Pienso que el caracter universitario de la Academia es sumamente im- portante y como persona habituada, en el pais y sn el exterior, a deambular por universidades, he tlegado a apreciar muchisimo no sdlo la labor forma- tiva de este tipo de instituciones sino también el esfuerzo que se realiza en el nivel de posigraduados que, considero, es tal vez la labor fundamental de las instituciones de Alta Educacién. Deseprovechariamos todo e! caudal de experiencia que adquieren nues- tios diplomaticos si no los rescatéramos para que vinieran no s6lo a obte- ner nuevas ensefianzas del pals, sino sobre todo a aportar aquellas que re- cogen del exterior. En el Servicio Diplomético tenemos tentaculos que ex- traen la experiencia de otras naciones y que también son portadores del mensaje del Perd. Después de unos afios en el exterior los funcionatios estén especial- mente capacitados para aportar sus conocimientos en benelicio del pais y Ga las nuevas generaciones. Por eso esperamos en los proximos cinco afios, sefior Ministro, tal vez perfeccionar o estimular este empefio de ampliar cada vez més el radio de accién en Ia ciase de postgraduados, a fin de que esta Academia no desaptoveche Ia gran experiencia acumulada por los miembros del Servicio Diplomético peruano. Nos ha complacide mucho escuchar el biillante discurso del sefior Director de !a Academia, Embajador Alvarez Brun, lcs Planieamientos de nuestro pais, de Chile y del Ecuador, otros muy cer- panes & estos planteamientos y finalmente otros que todavia no los compar- fen Pero que reconocen Ia importancia de este revolucionario cambio en la Politica internacional. Nos ha tocado presenciar el fin de la era colonial a ralz de la Segunda Guerra Mundial y de ta proclamacién de los Derechos Humanos en todo el universo; en casi todo el un'verso, 1a vida Colonial llegé a su fin, como todos blen sabemos; se acabé el colonialiemo en tierra firme pero se esboz6 un némicos y capacidades tecnolégices. De manem que si el Peré no hubiese rade una voz de alarma y hublese concentrade una atencion sobre el mar, tal vez el peligro del colonialismo en el mar se habrla extendido, porque shora evidentemente la opinién ptiblica mundi se ha hecho sentir y, en vertg manera, se esté evitando este peligro al Punto de que se reconoce ya po sélo los derechos del mar adyacentes a las Costas de los distintos pate peietine también tos derechos comunes que tienen todas tas neciones, es- Pecialmente los menos favorecidos a lee Zonas de alta mar y a los fondos marinos en las regiones lejanas. EI Pert, pues, se ha anotado un éxito que el sefior Director ha hecho muy bien en resaltar, Gue tiene en Washington una extension de ‘Altos Estudios Exteriores de la ton, donde frecuentemente 1a Facultad de Planeamiento me prestaba a las Facultades de Asuntos Internacionales, también importantes en esta Universi. dad enclavada en el corazén de la capi opservar ahi, cémo cada vez se ha Perfeccionado la ensefianza de los asun. 16h que se han distinguido especialmente en profundizar los estudios interna- cionales, Creo que Ia formacién del diplomatico, como la del militar, como la dal médico © como la del ingeniero, en estos tiempos de rapids cambios, exige una constante evolucién, un continuo investigar. No puede el diplomético es tancarse como no puede hacerlo el militar o el cientifico. Es necesario volver a las aulas y en ese sentido la Academia Diploma- tica esta llamada a cumplir una tarea sumamente importante, que vendré a afiedirse a la fundamental de formar las nuevas generaciones de diplomati- cos peruanos. Sefior Ministro: Me he sentido orgulloso de participar en esta conmemoracién y apro- vecho de esta oportunidad para enviar al extextior por intermedio no s6lo de nuestros funcionarios diplomaticos sino de los emisarios que nos honran con su presencia, los propésitos del Peri de mantener con todas las nacio- nes las més estrechas relaciones y los votos que formulamos por el bienes- tar de todos los paises de! universo, Muchas gracias”. XXVIII ANIVERSARIO DE LA DECLARACION DE SANTIAGO MENSAJE DEL MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DEL PERU, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA (Lima, 18 de agosto de 1980) *Excelentisimo sefior Embajador Juan Miguel Bakula Patifio Secretario General de la Comision Permanente del Pacifico Sur Ciudad, Sefior Secretario General: Tengo el agrado de dirigirme a Vuestra Excelencia en ocasién de con- memorarse el XXVIII Aniversario de la firma de Ia ‘Declaracién de Santiago’, por la que los Gobiernos de Chile, Ecuador y Perd proclamaron gl derecho soberano de ‘conservar y asegurar para sus respectivos pueblos las rique- zes naturales de las zonas de! mar que bafian sus costas hasta la distancia de 200 millas marinas’. En esta oportunidad, considero importante destacar y reiterar que la fesicién conjunta de sus Estados miembros abrid un nuevo horizonte para =f aprovechamiento de sus zonas maritimas y, después de una larga lucha, ‘22°9 una fundamental modificacién en el Derecho Internacional al obtener = conocimiento mundial del principio prociamado en defensa de sus in- Sess maritimos. Merece destacarse, en esta conmemoracion, la participacién de la her- Repiblica de Colombia en el organismo que incluye actualmente a fos paises sudamericanos riberefios del Océano Pacifico. El Peri se en reiterar su seguridad de que nuestro nuevo socio aportaré ideas Penteamientos muy significativos que beneficiaran al organismo y refor- su acci6n internacional. A@simismo, es ocasién propicia poner de relieve la labor de la Comi- Pemmenente del Pacifico Sur, que tan dignamente dirige Vuestra Exce- == el desarrollo de la etapa actual de sus objetivos y fines, cual es = 6S el aprovechamiento practico de los esfuerzos conjuntos, tanto cientificos, tecnolégicos como econémicos, para utilizar apropiadamento la tiqueza de fas zonas maritimes nacionales y, consecuentemente, preparar a nuestros Pelses para la plena participacién en el desarrollo de tas _potencialidades gue ofrecen los océenos. Al expresar muy cordialmente a Vuestra Excelencia mis felicitaciones Por el XXVIII Aniversario de la firma de la ‘Declaracién de Santlago’, me es grato transmitir ef deseo del Gobierno del Pert de coadyuvar para que las actividades de la Comision Permanente del Pacifico Sur se sigan en- cauzando por un 4mbito amplio de solidaridad y cooperacién para afrontar situaciones internacionales dificiles en la defensa de los recursos naturales que le son propios y de aquellos que forman parte del patrimonio comin de la humanidad, Aprovecho la oportunidad para renovar a Vuestra Excelencia las segu- ridades de mi mas alta y distinguida consideracién”. DISCURSO PRONUNCIADO POR EL PRESIDENTE DE LA SECCION NACIO- NAL DE LA COMISION PERMANENTE DEL PACIFICO SUR, EMBAJADOR LUIS SABOGAL (Lima, 18 de agosto de 1980) Los paises riberefios del Pacifico Sur celebran hoy el XXVIII Aniversario de la Declaracién de Santiago sobre Zona Maritima, cuya trascendencia es fundamental tanto en el plano regional como en el internacional. Desde ese punto de vista, la Declaracién responde a una sélida post- cién conjunta de los palses del Pacifico Sur, recientemente reforzada por Colombia, y e8 un antecedente del significative proceso integracionista quo hoy vive el hemisterio, Tenemos razones para estar complacidos por el reconocimiento Interna: Clonal de los principios que emanan de la Declaracién de Santiago que he. mos sostenido con indesmayable conviccién y empefio enfrentando incom. Prensiones e inclusive represalias a lo largo de una campaha de defenes de nuestros intereses maritimos que nos honra y_analtece. La reforma del Derecho del Mar es el primer capitulo del Nuevo Orden Econémico Internacional que los paises en desarrollo venimos propiciando Como un imperativo de justicia y equidad en los precios de las materias pri- mas, en los términos del intercambio comercial y en la distribucién de ta 6h aes a sus recursos naturales. Un ejemplo de esa pretension es el continuo des- Conocimiento de la zona internacional de los fondos matinos y sus recursos como Patrimonio comin de la humanidad, y los esfuerzos Y presiones para ave se establezca un régimen de explotacién de esa zona que favorezca a los Estados de mayor desarrollo en desmedro de los Paises en desarrollo, Durante estos veintiocho afos, la Comisién Permanente del Pacifico Sur, gue fue el _mecanismo institucional creado por los Paises firmantes de la “Declaracién de Santiago” con el objeto de realizar los fines seflalados en sila, ha funcionado de un modo que constituye un verdadero ejemplo para el mundo en el campo de la cooperacién regional. Su existencia misma y la invariable regularidad de sus rouniones y acuer- dos han servido para resaltar la proyeccién de su acclén multilateral. En ese sentido, relteramos la conveniencia de intensificar el apoyo a la Comision Peimanente a través de las Secciones Nacionales, que actin como érganos Ge coordinacién y ejecucién entre los Goblernos de los Estados miembros y ‘a Secretaria General de la Comisién, cuya funcién habra inevitablemente que redoblarse en la medida que el Sistema se amplie y se adecto a las nece- sidades y obligaciones que emanen de la Conferencla de las Naclones Uni- das sobre Derecho del Mar. En este orden de ideas, resulta sumamente grato comprobar que el ani- versarlo que hey eelebramos, siendo de por si trascendental en cuante a ene Proveeciones juridicas y politicas, promete nuevas éreas de creciente saree aci6n internacional entre nuestros paises, compromiso histérico y con. icién inexorable para ta afirmacién colectiva de nuestra regién en la cone, tante evolucién del Derecho del Mar. Por tal motivo, me complace expresar al Embajador Juan Miguel Bakula, Secretario General de la Comision Permanente del Pacifi ‘© Sur y a sus dis- Uinguidos colaboradores, las felicitaciones de la Seccién Nacional Peruana, que me honro en presidir, por el acontecimiento que hoy celebramos. ALADTI DISCURSO DEL CANCILLER DEL PERU, DOCTOR JAVIER ARIAS STELLA, EN LA SESION DE CLAUSURA DE LA REUNION DEL CONSEJO DE MI- NISTROS DE RELACIONES EXTERIORES (Montevideo, 12 de agosto de 1980) “Permitaseme en primer lugar agradecer el honor con el que se nos ha obsequlado de hablar a nombre de las Delegaciones signatarias de este nuevo Tratado en esta sesién de clausura. Distincién que, a la par de re- flejar una fraterna gentileza, entendemos como expresién de una teafirmada solldaridad y adhesién a la causa democratica que hoy, por fortuna, refulge en el cielo peruano y como muestra de reconocimiento a la vocacién inte- gracionista latinoamericana de mi pals. Para el Canciller del Perd tiene especial significado que este primer acto oficial en el exterior se realice en el Uruguay en donde hace trece afios la voz vibrante del Presidente Belainde Terry enfatizara la necesidad de una accion realmente fecunda en la procura de nuevos horizontes para fos pueblos latinoamericanos. La presencia de los Cancilleres latinoamericanos en esta cludad de tan Jarga tradicién en el esfuerzo de integracién traduce 1a Inequivoca voluntad comin de enriquecer el didlogo y la cooperacién regional, y la convicctén cue la integracién constituye la principal tarea solldaria de América Latina. El ejercicio de esta solidaridad se funda en los profundos lazos hist6+ sico-geograticos y culturales que nos unen y est& signado también por un ¢estino comin. Nuestros pueblos tienen asi una meta permanente cuya consecucién re- tesa los Ambitos de las responsebilidades politicas por sus naturalezas clr- cunstanclales y transitorlas. Incorporar este concepto a la doctrina de ac- cin integracionista es sin duda un Imperatlvo para garantizar a les futuras ‘ceneraciones el logro de los objetivos trazados. Percibimos con satisfacclén que se mantienen vivos los Ideales y pro- sésitos de llegar en forma progresiva a un mercado comin latinoamericano, ‘Gstableciendo las condiciones necesarias en el plano politico, econémico y ‘social. Esta tarea se hace atin més imperiosa pues nos encontramos dentro ‘és tendencias crecientes de los Estados de estructurar espacios politicos y gravitante en e| complejo de las relaciones econémicas internacionales, cuya pueva dingmica ha sumentado el grado de interdependencia y revalorizado '@ vigencia de la cooperacién internacionat Con el acto de hoy retomamos el sendero de la integraci6n, al cual nos rauitimos une. y otra vez, pose a las frustraciones seguros que en cumpli- miento de los suefios de los Precursores de nuestras tepiblicas, esta nues- tro destino, creleyseae que los instrumentos de integracion son Convergentes y nunca excluyentes © discriminatorios, Es asi como el nuevo Tratado de integracién permite adecuar arméni- Famente, no sélo los diversos grados de desarrollo de nuestros palses, sino los compromisos regionales o Subregionales existentes, Es, también, y no menos importante, una via a través de la que pue- den canalizarse los estuerzos tanto Para crear un nuevo y més justo orden aioe econémico internacional como para desarrollar formas eficaces de coopera- cién entre palses en desarrollo. Conviene por ello tener presente que la integracién econdmico-social progresara tanto mas rapidamente cuanto avancemos en el esfuerzo de los grandes proyectos conjuntos de las cuencas del Orinoco, del Amazonas y del Plata, Grande es el reto de Ia integracién, pues no sélo exige una vocacién que se manifiesta en forma constante sino ademas requiere de un proceso interno de iguales caracteristicas y condiciones. En el Peri somos plena- mente conscientes de ello y el Gobierno del Presidente Belainde, tal como lo hiciera en su anterior administracion, daré un decidido impulso a la in- tegracién fisica del pals. He aqui, pues, cémo nos encontremos con las dos vertientes de un mis- mo proceso. Mal puede avanzar una si es que no se da una efectiva con- traparte que permita una proyeccién consiructiva al tiempo que pueda reci- bir plenamente los beneficios. ‘Asi lo entendié la Asamblea Constituyente de mi pais al redactar la Carta Magna que nos rige ahora y consagrar como mandato constitucional la Integracién latinoamericana. Estoy seguro de interpretar el sentimiento de todos los participantes en esta reunién al expresar nuesiro reconocimiento a quienes con Indesmaya- bie esfuerzo han trabajado dia a dia para plasmar esta reestructuracién. Ast- mismo al expresar nuestra gratitud el Canciller del Uruguay y a sus auto- Tidades de gobierno por todas las muestras de finas gentilezas con las que nos han regalado en estos dias, debo como peruano pedir la venia de los sefiores Cancilleres para hacer una referencia al Embajador Ferndn Cisneros. Ei dio su vida por la integracién en esta misma sala y por ello nos com- place que hoy lleve su nombre, como recuerdo a su fecunda accién, con- vencidos que su ideal y sacrificio estarén siempre presentes en la memoria de nuestros pueblos. Sefior Presidente, seflores delegados: El Pert, y creo que las demas naciones de América Latina, entlenden e! proceso de integracién no sélo como {a via natural para el desarrollo y bienestar de de nuestros pueblos, sino como un esfuerzo comin para supe- tlores formas de concertacién. Alslados, nuestra vida politica y desarrollo econémico estarén siempre sujetos a designios e intereses que no son ni pueden ser los nuestros. Unidos, partiremos de la identificecién de nuestra propia realidad y de nuestras propias exigencias, para formar un destino propio. ee A esta tarea le dames un nuevo impulso y de nuestra perseverancia y Goraje dependerd culminaria con éxito y satistacer las demandes histéricas cue nos plantearon préceres como Artigas, San Martin y Bolivar. Al Iniciar hoy el camino de un nuevo derrotero, repitamos las frases Gel Presidente Aparicio Mendes en su saludo de recepcién ‘quedan atrés los pasos vacilantes e inseguros’. Y nosotros agregamos como corolatio de esta cita: ‘con renovada fe: merchemos adelante hasta cumplir el destino de! pueblo latinoamericano’ TRATADO DE MONTEVIDEO 1980 (Montevideo, agosto de 1980) Los GOBIERNOS de la Republica Argentina, de la Repiblica de Boli- via, de la Republica Federativa del Brasil, de la Republica de Colombia, de la Repiblica de Chile, de la Repblica del Ecuador, de los Estados Unidos Mexicanos, de la Repiiblica del Paraguay, de la Repiblica del Peri, de la Republica Oriental del Uruguay y de la Republica de Venezuela. ANIMADOS por el propésito de fortalecer los lazos de amistad y soli- daridad entre sus pueblos. PERSUADIDOS de que Ia integracién econémica regional constituye uno de los principales medios para que los pafses de América Latina puedan aces lerar su proceso de desarrollo econémico y social a fin de asegurar un me= jor nivel de vida para sus pueblos. DECIDIDOS a renovar el proceso de integracién latinoamericano y a es- tablecer objetivos y mecanismos compatibles con la realidad de la regién. SEGUROS de que la continuacién de dicho proceso requiere aprovechar la experiencia positiva obtenida en Ia aplicacién del Tratado de Montevideo del 18 de febrero de 1960. CONSCIENTES de que es necesario asegurar un tratamiento especial para los paises de menor desarrollo econdmico relativo. DISPUESTOS a impulsar el desarrollo de vinculos de solidaridad y coo- peracién con otros paises y Areas de integracién de América Latina, a fin de promover un proceso convergent que conduzca al establecimiento de un mercado comén regional. CONVENCIDOS de Ia necesidad de contribuir a la obtencién de un nue- vo esquema de cooperacién horizontal entre paises en vias de desarrollo y sus areas de integracién, inspirado en los principios del derecho internacio- nal en materia de desarrollo. TENIENDO EN QUENTA la decisién adoptada por las Partes Contratan- tes del Acuerdo General de Arancetes y Comercio que permite concertar acuerdos regionales o generales entre paises en vias de desarrollo con el fin de reducir 0 eliminar mutuamente las trabas a su comercio reciproco. — 6 — CONVIENEN en suscribir ef Presente Tratado el cual sustituiré, contor- me a las disposiciones en el mismo contenidas, al Tratado que instituye ta Asociacién Latincamericana de Libre Comercio. CAPITULO 1 Objetivos, funciones Y principios Articulo 4 Dicho proceso tendré como objetivo @ largo plazo el establecimiento, en forma gradual y progresiva, de un mercado comin latinoamericano, Atticulo 2 Las normas y mecanismos del Presente Tratado y las que dentro de su ae 20 establezcan los paises miembros, fendran por objeto el desarrollo de 'as siguientes funciones basicas de la Asociaci cién del comercio teciproco, la complementacién econémica y el desarrollo ce las acciones de cooperacién ®conémica que coadyuven a la ampliacién de los mercados. 9) Pluralismo, sustentado en la voluntad de los paises miembros para su integracion, por encima de la diversidad que en materia politica Y eco- némica pudiera existir en Ia region; >) Convergencia, que se traduce en la muttilateralizacién progresiva de los acuerdos de alcance parcial, mediante negociaciones periédicas entre los paises miembros, en funclén del establecimiento del Mercado co- min latinoamericano; ©} Flexibilidad, caracterizada por ta Capacidad para permitir 1a concerta: clén de acuerdos de alcance Percial, regulada en forma compatible con la consecucién progresiva de su Sonvergencia y el fortalecimiento de 08 vinculos de integracién; = 6) Tratamientos diferenciales, establecidos en la forma que en cada caso se determine, tanto en los mecanismos de alcance regional como en los de alcance parcial, sobre la base de tres categorias de paises, que se integraran tomando en cuenta sus caracteristicas econdmico-estruc- turales. Dichos tratamientos serén aplicados en una determinada magni- tud a los paises de desatrolio intermedio y de manera més favorable a los paises de menor desarrollo econémico relativo; y ¢) Mialtiple, para posibilitar distintas formas de concertacién entre los pal- ses miembros, en armonia con los objetivos y funciones del proceso de integracion, utilizando todos los instrumentos que sean capaces de di- namizar y ampliar los mercados a nivel regional. CAPITULO II Mecanismos Articulo 4 Para el cumplimiento de las funciones basicas de la Asociacién esta- blecidas por el articulo 2 del presente Tratado, los paises miembros esta~ blecen un area de preferencias econémicas, compuesta por una preferencia arancelaria regional, por acuerdos de alcance regional y por acuerdos de alcance parcial. Seccién primera — Proferencia arancelaria regional Articulo 5 Los paises miembros se otorgarén reciprocamente una preferencia aran- colaria regional, que se aplicar& con referencia al nivel que rija para terce- tos palses y se sujetara a la reglamentacién correspondiente. Seccién segunda — Acuerdos de alcance regional Articulo 6 Los acuerdos de alcance regional son aquellos en los que particlpan todos los paises miembros. Se celebraran en el marco de los objetivos y disposiciones de! presente Tratado, y podran referitse a las materias y comprender los instrumentos pre- vistos para los acuerdos de alcance parcial establecidos en la seccién ter- cera del presente capitulo. Seccién tercera — Acuerdos de alcance parcial Ge Articulo 7 Los acuerdos de alcance parcial son aquellos en cuya celebracién no participa la totalidad de los paises miembros, y propenderén a crece las con- Giciones necesarias para profundizar el proceso de integracién regional me- Giante su progresiva multilateralizacién, Los derechos y obligaciones que se establezcan en los acuerdos de al- Cece parcial regirén exclusivamente para los paises miembros que los sus- criban 0 que a ellos adhieran, Articulo 8 Los acuerdos de alcance parcial podrén ser comerciales, de comple- mentacién econémica, agropecuarios, de promocién del comercio o adoptar ctras modalidades de conformidad con el articulo 14 del presente Tratado, Atticulo 9 Los acuerdos de alcance parcial se regiran Por las siguientes normas gensrales: a) Deberén estar abiertos a ia adhesion, Previa negociacién, de los demas paises miembros; 5) Debera contener clausuias que Propicien la convergencia a Sus beneficlos alcancen a todos los paises miembros; ©) Podran coniener cidusulas que propicien ta Convergencia con otros pal- Ses latinoamericanos, de conformidad con los mecanismos establecidos en el presente Tratado; 4) Contendran. tratamientos diferenciales en funcién de las Wes categorias de paises reconocides por ef presente Tratado, cuyas formas de apli- caclén se determinarén en cada acuerdo, asi como procedimientos de negociacién para su revision peridica a Solicitud de cualquier pais miembro que se considere perjudicado; participantes; 1) Deberén tener un plazo minimo de un afio de duracién; y 9) Podran contener, entre otras, normas especificas en materia de origen, cléusulas de salvaguardia, restricciones no arancelatias, retiro de con- = cesiones, renegociacién de concesiones, denuncla, coordinacién y ar- monizacién de politicas. En el caso de que tales normas especificas no se hubieran adoptado, se tendrén en cuanta las disposiciones que esla~ blezean los paises miembros en las respectivas materlas, con alcance general. Articulo 10 Los acuerdos comerciales tienen por finalidad exclusiva la promocién wel comercio entre los paises miembros, y se sujetaran a las normas espe- cificas que se establezcan al efecto. Articulo 1 Los acuerdos de complementacién econdmica tienen como objetivos, en- tre otros, promover el maximo aprovechamiento de los factores de la pro- duccién, estimular la complementacion econdmica, asegurar condiciones equi- tativas de competencia, facilitar la concurrencia de los productos al _merca- do internacional @ impulsar el desarrollo equilibrado y arménico de los pal- ses miembros. Estos acuerdos se sujetarén a las normes especificas que se establez+ can al efecto. Articulo 12 Los acuerdos agropecvarios tienen por objeto fomentar y regular el co- marcio agropecuario intrarregional. Deben contemplar elementos de fiexibili- dad que tengan en cuenta las caracteristicas socio-econémicas de la pro- ducci6n de los paises participantes. Estos acuerdos podrén estar referidos a productos especificos 0 @ grupos de productos y podran basarse en con- cesiones temporales, estacionales, por cupos 0 mixtas, o en contratos entre organismos estatales 0 paraestatales. Se sujeiaran 2 las normas especificas que ce establezcan al efecto. Articulo 13 Los acuerdes de promocién de! comercio estarén referidos a materias no arancelaries y tenderan a promover las corrientes de comercio intrarre- gionales. Se sujetarén a las normas especiticas que se establezcan al efecto. Articulo 14 Los paises miembros podran establecer, mediante las regiamentaciones correspondientes, normas especiiicas para la concertacién de otras modali- dades de acuerdos de alcance parcial. =a A ese efecto, tomarén en consideracién, entre otras Materias, la coo- Peracion clentifica y tecnolégica, la promocién del turismo y la preserva- cién del medio ambiente. CAPITULO Il Sistema de apoyo a tos paises de menor desarrotlo econdmico relative Articulo 15 Los paises miembros establecerén condiciones favorables para la par- ticipacién de los paises de menor desarrollo econémico relativo en el pro- ceso de integracién econémica, baséndose en los principios de la no rec. Procidad y de la cooperacién comunitaria. Articulo 16 Con el propésito de aseguraries un tratamiento preferencial etectivo los Paises miembros establecerén la apertura de los mercados, asf como con- certarén programas y otras modalidades especificas de cooperacién. Articulo 17 Las acciones en favor de los paises de menor desarrollo econémico re- lativo se conoretarén a través de acuerdos de alcance regional y acuerdos de alcance parcial. A fin de asegurar la eficacia de tales acuerdos, los paises miembros Geberdn formalizar normas negociadas vinculadas con la preservacién de las Preferencias, la eliminacién de las restricciones no arancelarias y la aplica- cién de cléusulas de salvaguardia en casos justificados, Seccién primera — Acuerdos de alcance regional Articulo 18 Los paises miembros aprobaran sendas néminas Negociadas de produc- {os preferentemente industriales, originarios de cada pais de menor desarro- ilo econémico relativo, para los cuales se acordaya sin reciprocidad, la eti- minacién total de gravamenes aduaneros y demés restricciones Por parte de todos los demas paises de la Asociacion, Los paises miembros establecerén los procedimientos necesarlos para lograr la ampliacién progresiva de las respectivas néminas de aportura, pu- gp diendo realizar las negociaciones correspondientes cuando lo estimen con- veniente. Asimismo, procurarén establecer mecanismos eficaces de compensacién pera los efectos negatives que incidan en el comercio intrarregional de los paises de menor desarrollo econémico relative mediterrdneos. Seccién segunda — Acuerdos de alcance parcial Articulo 19 Los acuerdos de alcance parcial que negocien los paises de menor de- sarrollo econémico relativo con los demas paises miembros, se ajustardn, en lo que sea pertinente, a las disposiciones previstas en los articulos 8 y 9 del presente Tratado. Articulo 20 A fin de promover una efectiva cooperacién colectiva en favor de los paises de menor desarrollo econémico relativo, los paises miembros nego- ciaran con cada uno de ellos Programas Especiales de Cooperacién. Articulo 21 Los paises miembros podrén establecer programas y acciones de coo- peracién en las areas de preinversién, financiamiento y tecnologia, destina- dos fundamentaimente a prestar apoyo a los paises de menor desarrollo eco- némico relativo y, entre ellos, especialmente a los paises mediterraneos, para facilitar el aprovechamiento de las desgravaciones arancelarias. Articulo 22 Sin perjuicio de lo dispuesto en los articulos precedentes, podran es- tablecerse, dentro de los tratamientos en favor de los paises de menor de- sarrollo econémico relativo, acciones de cooperacién colectiva y parcial, que contemplen mecanismos eficaces destinados a compensar la situacién des- ventajosa que afrontan Bolivia y Paraguay por su mediterraneidad. Siempre que en la preferencia arancelaria regional a que se teliere el artfculo § del presente Tratado se adopten criterios de gradualidad en el tiempo, se procuraran preservar los margenes otorgados en favor de los pai- ses mediterréneos, mediante desgravaciones acumulativas. Asimismo, se procuraran establecer férmulas de compensacién tanto en la preferencia arancelaria regional, cuando ésta se profundice, como en los acuerdos de alcance regional y parcial. BD jee Articulo. 23 Los paises miembros procurarén otorgar facilidades para el estableci- miento en sus territorios de zonas, depésitos o puertos francos y otras fa. cilidades administratives de trénslto internacional, en favor de los paises mediterréneos. CAPITULO IV Gorvergencla y cooperacién con otros paises y éreas de integracién econémica de América Latina Articulo 24 Los paises miembros podrén establecer regimenes de asociacion o de vineulacion multilateral, que propicien la convergencia con otros paises y areas de integrecién econémica de América Latina, incluyendo la posibilidad de convenir con dichos paises o dteas el establecimiento de una preferencia arancelaria latinoamericana. Los paises miambros reglamentarén oportunamente las. caracteristicas que deberdn tener dichos regimenes. Articulo 25 Asimismo, fos paises miembros podran concertar acuerdos de alcance Pareial con otros paises y areas de integracién econémica de América Las tina, de acuerdo con las diversas modalidades previstas en la seccion ters cera del capitulo I! del presente Tratado, y en los términos de las respecti- vas disposiciones reglamentarias, Sin perjuicio de lo anierior, estos acuerdos se sujetarén a las siguien- tes normas: econémico relativo; ®) Cuando un pas miembro incluya productos ya negociados en acuerdos Barclales con otros paises miembros, las concesiones que otorgue po- Gran ser superiores a las convenidas con aquellos, en cuyo caso se realizarén consultes con los = 88 ©) Deberan ser apreciados multilateralmente por los paises miembros en el seno del Comité a efectos de conocer el alcance de los acuerdos pactados y facilitar la participacién de otros paises miembros en los mismos. CAPITULO V Cooperacién con otras areas de integracién econtmica Articulo 26 Los paises miembros realizarén las acciones necesarlas para establecer ¥ desarrotlar vinculos de solidaridad y cooperacién con otras Areas de in- fegracién fuera de América Latina, mediante la participacién de la Asocla- cién en los programas que se realicen a nivel internacional en materia de Cooperacién horizontal, en ejecucién de los principios normativos y compro- misos asumidos en el contexto de la Declaracién y Plan de Accién para la obtencién de un Nuevo Orden Econémico Internacional y de la Carta de los Derechos y Deberes Econémicos de los Estados, El Comité dictaré las medidas adecuadas para facilitar el cumplimiento de los objetivos sefialados. Articulo 27 Asimismo, los paises miembros podran concerter acuerdos de aleance Parclal con otros paises en desarrollo o respectivas areas de integracién eco. nomica fuera de América Latina, de acuerdo con las diversas modalidades Previstas en la secclén tercera del capitulo Il del presente Tratado, y en los términos de las respectivas disposiciones reglamentarias. Sin perjuicio de lo anterior, estos acuerdos se sujetarén a las sigulentes mormas: 8) Las concesiones que otorguen los paises miembros patticipantes en ellos, no se haan extensivas a los demas, salvo a los paises de menor de- Sarrollo econémico relativo; ©) Cuando se incluyan productos ya negociades con otros paises miembros en acuerdos de alcance parcial, las concesiones que se otorguen no Podrén ser superiores a las convenidas con aquellos, y si lo fueran se extenderan autométicamente a esos paises; y ©) Debera declararse su compatibilidad con los compromisos contraidos Por los paises miembros en el marco del presente Tratado y de acuer. do con los literales a) y b) del presente articulo. =i CAPITULO VI Organizacién institucional Articulo 28 Los 6rganos politicos de la Asociacién son: 4) El Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores (denominado en este Tratado “Gonsejo”); b) La Conferencia de Evaluacién y Convergencia (denominada en este Trax tado “Conferencia”); y ©) El Comité de Representantes (denominado en este Tratado “Comité”). Articulo 29 EI Grgano técnico de la Asociacién es la Secretaria General (denomina- da en este Tratado “Secretaria”). Articulo 30 EI Consejo es el érgano supremo de la Asociacién y adoptaré las deci- siones que correspondan a la conduccién politica superior del proceso de Integracion econémica. El Consejo tendré las siguientes atribuciones: #} Dictar normas generales que tiendan al mejor cumplimiento de los ob- Jetivos de la Asociacién asi como al desarrollo arménico del proceso de integraci b) Examinar el resultado de las tareas cumplidas por la Asociacion; ©) Adoptar medidas correctivas de alcance multilateral de acuerdo con las Tecomendaciones adoptades por la Conferencia en los términos del ar- ticulo, 33 literal a) del presente Tratado: 9) Establecer las directivas a las cuales deberén ajustar sus labores los restantes drganos de la Asociacién; ©) Fiar las normas basicas que regulen las relaciones de la Asociacién con otras asociaciones regionales, organismos o entidades internacionales; f) Revisar y actualizar las normas bésicas que regulen los acuerdos de Gonvergencia y cooperacién con otros paises en desarrollo y las res- Pectivas Areas do integraclén econémica; — 68 — 9) Tomar conocimiento de los asuntos que le hayan sido elevados por otros Srganos politicos y resolverlos; hh) Delegar en los restantes érganos politicos la facultad de tomar decisio- nes en materias especificas destinadas a permitir el mejor cumplimiento de los objetivos de la Asociacién; 1; Aceptar la adhesién de nuevos paises miembros; )) Acordar enmiendas y adiciones al Tratado en los términos del articulo 61; k) Designar al Secretario General; y ) Establecer su propio Regiamento. Articulo 31 El Consejo estaré constituido por los Ministros ce Relaciones Exterlo- res de los paises miembros. Sin embargo, cuando en algunos de éstos la Competencia de los asuntos de integracién estuviera asignada a un Ministro 4 Secretario de Estado distinto al de Relaciones Exteriores, los paises miem- bros podrén estar representados en el Consejo, con plenos poderes, por el Ministro 0 el Secretario respectivo. Articulo 32 El Consejo sesionara y tomar declsiones con la presencia de la tota- lidad de los paises miembros. El Consejo se reuniré por convocatoria del Comité, Articulo 33 La Conferencia tendré las siguientes atribuciones: 8) Examinar el funcionamiento del proceso de integracién en todos sus as- Pectos, y la convergencia de los acuerdos de alcance parcial, a través de su multilaterizacién progresiva, asi como recomendar al Consejo la adopcion de medidas correctivas de alcance multilateral; ») Promover acciones de mayor alcance en materia de integracién eco- némica; ©) Efectuar revisiones periédicas de la aplicacién de los tratamientos di- ferenciales, que tengan en cuenta no solo la evolucion de Ia estructura econémica de los paises y consecuentemente su grado de desarrollo, — fpr. beneficiarios del tratamiento diferencial aplicado, asi como de los pro- cadimientos que busquen el perfeccionamienio en la aplicecién de di- chos tratamientos; ) Evaluar los resultados del sistema de apoyo a los paises de menor de- sarrollo econémico relativo y adoptar medidas para su aplicacién mas efectiva; ©) Realizar las negociaciones multilaterales para {a fijacién y protundiza- cidn de la preferencia arancelaria regional; f) Propictar la negociacién y concertacién de acuerdos de alcance regio- nal en los que participen todos los paises mlembros y que se refieran a cualquier materia objeto de! presente Tratado, conforme a lo dispuesto en el articulo 6; 9) Cumplir con las tareas que ie encomiende el Consejo; h) Ericargar a la Secretaria los estudios que estime convenientes; € i) Aprobar su propio Reglamento. Articulo 34 La Conferencia estaré integrada por Plenipotenclarios de los paises miembros. La Conferencia se reunira cada tres afios en sesién ordinatia por con- Vocatoria del Comité, y en las demas oportunidades en que éste la convo- que en forma extraordinaria para tratar asuntos especificos de su com- petencia, La Conferencia sesionara y tomar4 decisiones con la presencia de to- dos los paises miembros. Articulo 35 El Comité es el 6rgano permanente de la Asociacién y tendra las si- guientes atribuciones y obligaciones: @) Promover la concertacién de acuerdos de alcance regional, en los tér- minos del articulo 6 del presente Tratado y, con ese fin, convocar reu- niones gubernamentales por lo menos anualmente, con el objeto de: ') Dar continuidad a las actividades del nuevo proceso de integracién: 1) Evaluar y orientar el funcionamiento del proceso; b) °) d g) h) o) p) aif = ill)” Analizar y promover medidas para lograr mecanimos més avanza- dos de integracion; y 'V) Emprender negociaciones sectotiales o multisectoriales con Ia par- tictpacton de todos los paises miembros, para Concertar acuerdos ge alcance regional, referidos bésicamente a desgravaciones aran- celarias; Adoptar las medidas necesarias para la ejecucién del presente Tratado Y de todas sus normas complemantarias; Reglamentar el presente Tratado; Cumplir con las tareas que le encomienden el Consejo y la Conferencia; Aprobar el programa anual de trabajos de la Asociacién y su presu- puesto anual; Asociacién; Aprobar, @ propuesia del Secretario General, Ia estructura de la Se- cretarla; Convocar al Consejo y a la Conferencia; Representar a la Asociacién ante terceros paises; Encomendar estudios a la Secretaria; Formular recomendaciones al Consejo y a la Conferencia; Presenter informes al Consejo acerca de sus actividades; Proponer formulas para resolver fas cuestiones Planteades por los pal- Ses miembros, cuando fuera alegada la inobservancia de algunas de las normas © principios del presente Tratado; Apreciar multilateralmente los acuerdos Parciales que celebren los pal- Ses en los términos dol articulo 25 del presente Tratado; Declarar ia compatibilidad de tos acuerdos Parciales que celebren los Palses miembros en los términos del articulo 27 de! presente Tratado; Crear 6rganos auxiliares; Aprobar su propio Reglamento; y Sones q’ Atender los asuntos de interés comin que no sean de la competencia de los otros érganos de la Asociacién, Articulo 36 EI Comité estara constituido por un Representante Permanente de cada pals con derecho a un voto. Cada Representante Permanente tendré un Alterno. Articulo 37 El Comité sesionaré y adoptara resoluciones con la presencia de Re- presentantes de dos tercios de los paises miembros. Articulo 38 La Secretaria sera dirigida por un Secretario General y estard com- puesta por personal técnico y administrativo, El Secretario General ejercerd su cargo por un periodo de tres afios y podré ser reelegido por otro periodo igual. El Secretarlo General se desempefiard en tal cardcter con relacion a todos los érganos politicos de 1a Asociacién. La Secretaria tendr4 las siguientes funciones y atrlbuciones: 2) Formular propuestas a los érganos de la Asociacién que corresponda, a través del Comité, orientadas a la mejor consecucién de los objetivos y al cumplimiento de las funciones de la Asociacién; b) Realizar los estudios necesarios para cumplir sus funciones técnicas y los que le fueren encomendados por el Consejo, la Conferencia y el Comité, y desarrollar las demés actividades previstas en el programa anual. de trabajos; ©) Realizar estudios y gestiones encaminadas a proponer a los paises miem- bros a través de sus Representaciones Permanentes, la concertacién de acuerdos previstos por el presente Tratado dentro de las orientaciones fijadas por el Consejo y la Conferencia; d) Representar a la Asociacién ante organismos y entidades internacionales de caracter econémico con el objeto de tratar asuntos de interés comin; e) Administrar el patrimonio de la Asociacién y representarla, a ese efecto, en actos y contratos de derecho piblico y privado; f) 9) h) iD i) m) n) fi) 0) P) SS Solicitar el asesoramiento técnico y la colaboracién de personas y de organismos nacionales e internacionales; Proponer al Comité la creacién de érganos auxillares; Procesar y suministrar, en forma sistematica y actualizada, a los paises miembros, as informaciones estadisticas y sobre regimenes de regula- cién del comercio exterior de los paises miembros que faciliten la pre- paracién y realizacin de negociaciones en los diversos mecanismos de la Asociacién y el posterior aprovechamiento de las tespectivas con- cesiones; Analizar por iniciativa propia, para todos los paises, 0 a pedido del Co- mité, el cumplimiento de los compromisos convenidos y evaluar las dis- posiciones legales de los paises miembros que alteren directa o indi- rectamente las concesiones pactadas; Convocar las reuniones de los érganos auxiliares no gubernamentales y coordinar su funcionamiento; Realizar evaluaciones periddicas de la marcha del proceso de integra- cién y mantener un seguimiento permanente de las actividades empren- didas por la Asociacién y de los compromisos de los acuerdos logrados en el marco de la misma; Organizar y poner en funcionamiento una Unidad de Promocién Econé- mica pata los paises de menor desarrollo econémico relative y realizar gestiones para la obtencién de recursos técnicos y financieros asi como estudios y proyectos para el cumplimiento del programa de promocién. Elaborar, asimismo, un informe anual sobre el aprovechamiento efectua- do del sistema de apoyo a los paises de menor desarrollo econémco relativo; Preparar el presupuesto de gastos de la Asociacién, para su aprobacién por el Comité, asi como las ulteriores reformas que fueren necesarias; Preparar y presentar al Comité los proyectos de programas anuales de trabajo; Contratar, admitir y prescindir de! personal técnico y administrative, de acuerdo con las normas que reglamenten su estructura; Cumplir con Io solicitado por cualquiera de los érganos politicos de la Asoclacién; y Presentar anualmente al Comité un informe de los resultados de la apli- cacién del presente Tratado y de las disposiciones juridicas que de él se deriven. tS Articulo 39 EI Secretarlo General sera designado por el Consejo. Articulo 40 En el desempefio de sus funciones, el titular del 6rgano técnica, asi como el personal técnico y administrative, no sollcitaran ni recibiran instruc- Articulo 41 Los paises miembros se comprometen a respetar el cardcter internacio- nal de las funciones del Secretario General y del Personal de la Secretarla © de sus expertos y consultores contratados, y a abstenerse de ejercer sobre ellos cuaiquier influencia en el desempefio de sus funciones. Articulo 42 Se establecerén érganos auxillares de consulta, asesoramiento Y apoyo ‘teni¢o, En particular, uno integrado por funcionarios responeabise de la po- \itica de integracién de los paises miembros. Se establecerén, asimismo, érganos auxiliares de Carécter consultivo in- tegrades por representantes de los diversos sectores de la actividad econé- mica de cada uno de los paises miembros. Articulo 43 E! Consejo, la Conterencia y el Comité adoptarin sus decisiones con el voto afirmative de dos tercios de los paises miembros. Se exceptian de esta norma general las decisiones sobre las siguientes materias, las cuales se aprobaran con los dos tercios de votos afirmativos y sin que haya voto negativo: 4 Enmiendas 0 adiciones al presente Tratado; 5) Adopeién de tas decisiones que correspondan a la conduccién politica Superior del proceso de integracién; ©) Adopcién de las decisiones que formalicen el resultado de las negocia- ciones multilaterales para la fijacién y Profundizacion de la Preverencia arancelaria regional; of €) Adopeién de las decisiones encaminadas a muttilateralizar a nivel regio- nal los acuerdos de alcance parcial; e) Aceptacién de la adhesién de nuevos paises miembros; 4) Reglamentacién de las normas del Tratado; 9) Determinacién de los porcentajes de contribuciones de los paises miem- bros al presupuesto de la Asociacién; h) Adopcién de medidas correctivas que surjan de las evaluaciones de la marcha del proceso de integracién; {) Autorizacién de un plazo menor de cinco afios, respecto de obligaciones, en caso de denuncia del Tratad J} Adopcién de las directivas a las cuales deberan ajustar sus labores los érganos de la Asoclacién; y ®) Fijacién de las normas basicas que regulen las relaciones de. la Aso- ciacién con otras asociaciones regionales, organismos o entidades in- ternacionales. La abstencién no significard voto negativo. La ausencia en el momento de la votacién se interpretaré como abstencién. El Consejo podré eliminar temas de esta lista de excepciones, con la aprobacién de dos tercios de votos afirmativos y sin que haya voto negativo. CAPITULO VII Disposiciones gener Articulo 44 Las ventajas, favores, franquicias, inmunidades y privilegios que los pai- ses miembros apliquen a productos otiginarios de o destinados a cualquier otro pais miembro o no miembro, por decisiones o acuerdos que no estén previstos en el presente Tratado o en el Acuerdo de Cartagena, serén inme- diata e incondicionalmente extendidos a los restantes paises miembros. Articulo 45 Las ventajas, favores, franquicias, inmunidades y privilegios ya conce- didos 0 que se concedieren en virtud de convenios entre paises miembros a Fc © entre éstos y terceros paises, a fin de facilitar el tréfico fronterlzo, regiran exclusivamente para los paises que los suscriban o los hayan suscrito. Articulo 46 En materia de impuestos, tasas y otros gravamenes internos, los. pro- Guctos originarios del territorio de un pals miembro gozardn en el territorio de los demés paises miembros de un tratamiento no menos favorable al que se aplique a productos similares nacionales. Los paises miembros adoptaran las providencias que, de conformidad con sus Tespectivas Constituciones Nacionales, sean necesarlas para dar cumplimiento a la disposicién precedente, Articulo 47 En 1 caso de productos incluides en la prefetencia arancelaria tegio- nal 0 en acuerdos de alcance regional o parcial, que no sean producides © re s@ produzcan en cantidades sustanciales en su territorio, cada pals miem- Ero trataré de evitar que los tributos u otras medidas internas que se. apli- auen deriven en Ia anulacién o reduccién de cualquier concesién o ventala obtenida por cualquier pais miembro como resultado de las negoclaciones Tespectivas. Si un pais miembro se considera perjudicado por las medidas mencio- nades en el pérrafo anterior, podré recurrir al Comité con el tin de que se examine la situacién planteada y se formulen las tecomendaciones que co- trespondan. Articulo 48 Los capitales procedentes de los paises miembros de la Asoslacién go- zarén en él territorio de tos otros paises miembros de un tratamiento no me. hos favorable que aquel que se concede a los capitales provenientes de cual. Guler otro pals no miembro, sin perjuicio de las previsiones de los acuerdos ue puedan celebrar en esta materia los paises miembros, en los términos dei presente Tratado. Articulo 49 Los paises miembros podrén establecer notmas complementarias de pol tica comercial que regulen, entre otras matarias, la aplicacién de restriccio. Res no arancelarias, el régimen de origen, la adopcién de clausulas de sal- vaguardia, los regimenes de fomento a las exportaciones y el trafico fron. terizo, DB ies Articulo 50 Ninguna disposicién de! presente Tratado serd interpretada como impe- dimento para la adopcién y el cumplimiento de medidas destinadas a la: @) Proteccién de la moralidad publica; b) Aplicacién de leyes y reglamentos de seguridad; ¢) Regulacién de las importaciones 0 exportaciones de armas, municiones y otros materiales de guerra y, en circunstancias excepcionaies, de to- dos los demas articulos militares; @) Proteccién de la vida y salud de las personas, los animales y los ve- getales; €) Importacién y exportacién de oro y plata metalicos; f} Protecclén del patrimonio nacional de valor artfstico, histérico o arqueo- légico; y 9) Exportacién, utilizacién y consumo de materiales nucleares, productos ra~ diactivos 0 cualquier otro material utilizable en el desarrollo 0 aprove- chamiento de la energia nuclear. Articulo 51 Los productos importados 0 exportados por un pais membro gozarén de libertad de trdnsito dentro del territorio de los demés paises miembros y estarén sujetos exclusivamente al pago de las tasas normalmente aplicables @ las prestaciones de servicios. CAPITULO Vil Personalidad juridica, inmunidades y priviiegios Articulo 52 La Asociacién gozaré de completa personalidad juridica y especialmente <= capacidad pare = Contratar; ©) Acquirir los bienes muebles e inmuebles indispensables para la realiza- clén de sus objetivos y disponer de ellos; = Demendar en juicio; y aa 9) Conservar fondos en cualquier moneda y hacer las transferencias ne- cesarias. Anticulo 53 Los Representantes y demés funcionarios diplomaticos de los paises miembros acreditados ante la Asociacién, asi como los funcionatios aseso- res internacionales de la Asociacién, gozarén en el territorio de los paises miembros de las Inmunidades y privilegios dipiométicos y demas necesarios Paia el ejercicio de sus funciones. Los paises miembros se comprometen a celebrar en el plazo més breve Posible un acuerdo destinado a reglamentar lo dispuesto en el pairafo ante- rior, en el cual se definirén dichos privilegios e inmunidades. La Asociacién celebraré un acuerdo con el Gobierno de la Republica Criental de! Uruguay a efectos de precisar los privilegios e inmunidades de fue gozaran dicha Asociacién, sus érganos y sus funcionarlos y asesores in. ternacionales, Articulo 54 a personalidad Juridica de la Asociacién Latinoamericana de Libre Co- de teen ablecida por el Tratado de Montevideo suscrito el 18 de febrero Ce 1960 continuaré, para todos sus efectos, en la Asociacién Latinoamerica- ha de Integracién. Por lo tanto, desde el momento en que entre en vigencia el presente Tratado, los derechos y obligaciones de la Asociagion Latinoa- mericana de Libre Comercio corresponderan a la Asosiacién Latinoamerion, na de Integracién. CAPITULO IX Disposiciones finales Articulo 55 El presente Tratado no ser recibidas en ocasién de su tatificaci6n 0 adhesién. Articulo 56 EI presente Tratado seré ratiticado por los Palses signatarios en el mas breve plazo posible.