Está en la página 1de 30
Suadernos Historia 16 250 PTAS ow pe (=a dias Manuel Lucena Salmoral Cuadernos Plan de la Obra 1, La Segunda Repiblica Espafola ¢ 2. La Palestina de Jesis «3, El Califato de Cérdoba +4. El Siglo de Oro, 1» 5. Bl Siglo de Oro, 2» 6, Faraones y pirdmides * 7. La Castilla del Cid « 8. La Revolucién Indus- trial 9, Felipe II 10, La medicina en la Antigiedad * 11, Los Reyes Catdicos + 12. La mujer medieval + 18, La Revolucién Francesa, 1» 14, La Revolucién Francesa, 2 15, La Revolucién Francesa, 3+ 16. EL Egipto de Ramsés IT» 17, La invasion rabe de Espaiia + 18. Los Mayas ¢ 19. Carlos V+ 20, La guerra de Ja Independencia, 1+ La guerra de la Independencia, 2+ 2. La Hispania romana + 28. Vida cotidiana en Ja Bdad Media * 24. El Renacimiento * 25. La Revolucién Rusa + 28, Los fenicios + 27. La Mezquita de Cérdoba + 28. La Reforma en Europa + 28. Napoledn Bonaparte, 1+ 30. Napoleén Bonaparte, 2 31. Los iberos + 32. Recaredo y su época + 33. Los campesinos del siglo XVI + 34. La Inglaterra victoriana + 35, El Neolitico * 36. Los Aztecas + 37 La Inglaterra isabelina * 38, La II Guerra Mundial, 1 + 39. La IT Guerra Mundial, 2+ 40. La Tl Guerra Mundial 8 +41, Tartesos » 42. Los campesinos medievales #43. Enrique VIII «44. La Espafa de José Bonaparte 45. Altamira + 46,La Union Buropea * 47, Ls rei- nos de alas» 48 La Tnguiicin on Espa «49 Vid colina ea Roma, 1+ 5. Via Roma, 2 + 51. La Espaia de Franco + §2, Los Incas + 58. Los comuneros + 54, La Espaiia de Isabel IL + 55, Ampurias + 56. Los almorévides * 7. Los viajes de Colon + 58. El cristianismo en Roma + 58. Los pronunciamientos » 60, Carlomagno, I « 61. Carlomagno, 2» 62, La Florencia de los Médicis» 68, La Pri- mera Repiblica Espaiiola + 64. Los sacerdotes egipcios * 65. Los almohades + 66. La Mesta + 67. La Espafa de Primo de Rivera + 68. Pericles y su época * 69, El cisma de Avifin * 70, El Reino nazarita + 7. La Espaia de Carlos II + 72. El Bgipio ptolemaico + 78. Alfonso XIII y su época + 74. La flota de Indias ¢ 75. La Alhambra + 76, La Rusia de Pedro el Grande + 77, Mérida » 78 Los Templars » 79, Veléz- ‘quez ¢ 80, La ruta dela seda ¢ 81. La Espaia de Alfonso X el Sabio 82. La Rusia de Catalina II + 83. Los virreinatos americanos + $4. La agricultura romana + 85, La Generacién del 98 + 86. El fin del mundo ‘comunista + 87. EI Camino de Santiago * 88, Descubrimientos y deseubridores + 89. Los asirios + 90. La Guerra Civil espaiola + 91. La Hansa + 92. Ciencia musulmana en Espaiia + 93. Luis XIV y su época + 94, Mitos y ritos en Grecia + 95. La Europa de 1848 + 96. La guerra de los Treinta Afos ¢ 97. Los moris- os * 98, La Inglaterra de Cromwell »99..La expulsion de los judios * 100, La revolueién informtica, (© Manuel Lucena Salmoral © Informacién e Historia, S.L, Historia 16 Rutfino Gonzélez, 23 bis 28037 Madrid, Tel. 304 6575 N:84-7679-286-1 (Pasciculos) N: 84-7679-287-5 (Obra completa Depésito legal: M-43851-1996 Distribucién en quioseos: SGEL, Suscripiones: Historia 16, Cale Rufino Gonzalez, 23 bis 28037 Madrid, Tel 304 65 75 Fotocomposiién yfotomeednica: Amoetti SF, SL Inpresin: Grafcino, S.A Encuadernain: Mavieam Printed in Spain - Impresoen Espaiia Historia 16 | :2:cescn288"" 2/ LAFLOTA DE INDIAS Indice 5 La creacién del sistema 1 6 Las flotas subsidiarias 6 Dos flotas para Indias fl 9 A EGaleén de Manila ‘7 organinainy pria ; {2 0) ramaviai 8 Los buques 23 La lenta agonia del siglo XVII 11. sateavesi DA. assets de Felipe V 13 Elarribo: las ferias 26 fin de los galeones A Ueconesiin americana 30 yoriental Juicio critico En portada, galeones espaiioles ante las costas de Florida (dibujo de Le Moine, para la cartografia de ‘América de Theodore de Bry, finales del siglo XVD. Izquierda, galeén de 36 canines disefiado por Pero Menéndez Marquez como buque basico en Jaruta de Indias LAFLOTA DE INDIAS/3 4/LA FLOTA DE INDIAS Plano de Cartagena de Indias y de sus fortificaciones, fundamentaies para proteger uno de los puertos més importantes de América en el siglo XVII. La flota de Los Galeones hacia ‘en Cartagena una larga escala de dos semanas, ues era necesario descargar la mereaneia destinada al Nuevo Reino de Granada, que usualmente representaba €1 25 por ciento de toda la que se llevaba a Tierrafirme? PORT otyosnen La flota de Indias Manuel Lucena Salmoral Catedratico de Historia de América Universidad de Alcala de Henares as flotas de Indias fueron el me- canismo de funcionamiento del monopolio comercial espaiol en América y constituyeron la esencia de la denomiinada Carrera de las Indias que englobaba todo el comercio y nave- gacién de Espana con sus colonias. Se configuraron en 1561 y subsistieron, 2 trancas y barrancas, hasta 1778, afto en que se suprimieron definitivamen- te. Los 217 anos de su existencia les dan un verdadero récord de longevidad entre todos los de su clase y explican sobradamente su fallecimiento por ar- terioesclerosis A su muerte la monar- quia espafiola intenté mantener el mo- nopolio comercial con el llamado Reglamento de Libre Comercio, que nacié también con mas de un siglo de retraso, y fue incapaz de hacer frente a la realidad comercial americana moti- vada por la presencia de articulos pro- cedentes de la revolucion industrial. Las flotas murieron tarde y la regla- mentacién que las sustituyé fue tam- bién anacrénica, lo que acentus el des- contento general de los criollos y fue preludio de la independencia. La creaci6n del sistema Como todo cuanto se inventé en América, fue resultado de un proceso experimental a lo largo de muchos anos. La necesidad de defender los mercantes espafioles que iban o venian de Indias se evidencio ya en 1522, cuando Juan Florin, corsario italiano al servicio de Francia, se apoderé de dos de las tres naves que Cortés envia- baa Espaiia con los tesoros aztecas. Se recomendé que a partir de entonces los buques procurasen viajar reunidos 0 en conserva, como entonces se decia, para defenderse mejor de un posible ataque. La advertencia sirvié de poco, dada la tendencia espafiola a hacer caso omiso a las prédicas gubernamen- tales, y en 1543 se ordené que los mer- cantes que hacian la Carrera de las In- dias fueran siempre juntos, reunidos en dos flotas, que saldrian de Espai en marzo y septiembre, siempre escol- tados por un buque de guerra, armado a costa de la tasa de averfa. ada una de dichas flotas tendria al menos 10 bajeles de 100 0 mas toneladas. Una vez en el Caribe cada mercante mar- charia a su puerto respectivo, mien- tras que el buque de guerra se dedica- ria a perseguir a los piratas, tomando La Habana como base. Al cabo de tres meses todos los mercantes se reuni- rian en La Habana con el buque de guerra y emprenderian el regreso a Espafia. En 1552 hubo un intento por supri- mir la custodia de los buques de gue- rra y se ordené que cada mercante fue- se armado para poder repeler la agresién corsaria. Al mismo tiempo se crearon dos agrupaciones navales para defender el tréfico maritimo. Una te- nia su base en Sevilla y defenderia la zona de recalada; la otra, en Santo Do- mingo y atenderia a la defensa del Ca- ribe. Ai aito siguiente se volvié a la idea de las flotas, asignéndose cuatro bu- ques de guerra a cada una de ellas, Una vez en el Caribe uno de ellos acompafaria_a los mercantes destina- dos a Tierrafirme, otro a los que iban a Santo Domingo, y los dos restantes custodiarian la flota que iba a México. Posteriormente se fueron dando reto- ques al sistema, principalmente en lo relativo a las naos de armada, llama- das la guarda, que tenian que acompa- far a los mercantes hasta el Caribe. No se llegé sin embargo a una legisla- cién rigida, ya que los cargamentos transportados no eran demasiado va- liosos. El negocio de la plata Las cosas empezaron a cambiar des- de mediados del siglo XVI, cuando los cargamentos aumentaron de valor. En 1545 un indio descubrié casualmente la mina del Potosf y al afo siguiente se LA FLOTA DE INDIAS/ 5 halls plata en Zacatecas. Dos afios mas tarde (1548) en Guanajuato, luego en Cuencamé, San Luis de Potosi, Som- brerete y Pachuca en 1552, etcétera, En 1555 Bartolomé Medina logré apli- car con éxito el procedimiento de amal- gamacién en las minas de Pachuca (México), y empez6 la produccién masi- va de plata, que naturalmente habia que transportar a Espana a través de una ruta tan fragil como era el Océano Atlantico. Los navios espafoles levaban el cargamento mas valioso por unidad de peso: la plata (a excepcién, natural- mente, del oro) y realizaron el mejor negocio del mundo. Pero su rentabili- dad se volvié contra la potencia que lo controlaba, pues ademas de los riesgos que representaba la navegacién atlan- tica por los fenémenos naturales, sur- gid el de la pirateria, que cayé avida- mente sobre los bajeles peninsulares. Se decidié entonces organizar bien el sistema. En realidad interesaba el tor- naviaje o regreso de los mereantes, que eran los que traian la plata, pero se aprovech6 la ocasién para obtener igualmente buenos dividendos del via- 6/ LA FLOTA DE INDIAS. je de ida, levando los articulos que ni cesitaban los pobladores de América. Pronto se vio que la demanda indiana se centraba en articulos de lujo, que podian ademas ser gravados fuerte- mente, por lo que se convirtid en otro negocio no menos lucrativo. Se confi- guré asi un circuito comercial comple- to, de ida y vuelta, que consistia en Ile- var a Indias manufacturas extranjeras y algunos productos alimenticios usa- dos en la dieta urbana (vino, aceite, pasas, etc.) y traer de ellas la plata Articulos suntuarios por numerario, en definitiva, y todo bajo el estricto control de la Corona, que tomaba a su cuidado la proteccién de dichos envios. Apenas tres afios después del descu- brimiento de las minas de Guanajuato se reglament6 el sistema de las flotas, Dos flotas para Indias Como en América existian dos vi- rreinatos, el de México y Per, cada uno de log cuales englobaba a Nortea- mérica y Suramérica respectivamente, se determiné enviar dos flotas anuales, una para cada uno de ellos. La Real Cédula de 10 de julio de 1561, comple- mentada tres afios después, establecié que se organizarian en la costa anda- luza (Sevilla, Cadiz y San Luicar) y partirian del rio de Sevilla, custodi das por una Armada Real haciéndoles escolta y guarda... y traiga el tesoro nuestro 'y de particulares. Aunque no estaba muy claro en la normativa, pa- rece que el tesoro real debia venir en los buques de la Armada y no en los mercantes. Resultaba asi que por primera vez en la Historia, la Armada se ponia al servicio de los intereses comerciales. EI asunto es explicable por cuanto el Rey era el propietario de la mayor par- te del tesoro que se transportaba en el tornaviaje, y el beneficiario, a través de los impuestos, de los articulos que se levaban, No en vano el comercio in- diano era la parte sustancial de la la- mada Real Hacienda, o Hacienda del Rey. Cada una de las flotas debia llevar un Capitan General y un Almirante (éste de menor rango que el anterior), ademas de un Gobernador del tercio de Infanteria, fuerza que constituyé el origen de ia posterior Infanteria de Marina. Los mereantes tenian que ir