Está en la página 1de 327
SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XXII ENERO - DICIEMBRE DE 1962 Nos. 61-62 REVISTA PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL ORGANO DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL e COMISION DE LA REVISTA Alberto Ulloz Miguel Békula P. Pedro Ugarteche Fernando Schwalb Edwin Letts Victor Proafio = SUMARIO El doctor don FRANCISCO TUDELA ¥ VARELA ....-----sereereeeee 3 José CarLos MariArEcut.—Participacién de América Latina en ios érganos y comisiones de las Naciones Unidas . 8 ABRAHAM PapILLA BENDEZU.—Historia de la inmigracién en e De DOCUMENTOS IMPORTANTES: Discurso del Ministro de RR.EE. del Pera, Vice-Almirante Luis E. Llosa en la KVII Asamblea General de las Naciones Unidas a. =, 131 Consejo Directivo del Instituto Hispano Luso Americano de Derecho Internacional <2... . ects eect eter ett ee eet 138 Instituto Hispano Luso Americano de Derecho Internacional . 141 Convenio para la creacién de la Organizacién del Caribe 153 Estatuto de la Organizacién del Caribe 160 Declaracién de la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de paises no alineados 170 Posicién del Perfi en la VIII Reunién de consulta tle, RR Es amemcenos per inuic spe ae ss leg oc olk are vam 186 Acta final de la VIII Reunién de consulta de Ministros de RR.EE. para servir de 6rgano de consulta en aplicacién- del tratado interamericano de asistencia reciproca ....... 191 Sigue a la vuelta LIMA-PERU 1963 SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL TOMO XXII ENERO - DICIEMBRE DE 1962 Nos. 61-62 REVISTA PERUANA DERECHO INTERNACIONAL ORGANO DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL @ COMISION DE LA REVISTA Alberto Ulloa Miguel Baékula P. Pedro Ugarteche Fernando Schwalb Edwin Letts Victor Proafio SUMARIO El doctor don FRANCISCO TUDELA Y VARELA ....-...+-+2+-505 3 Jos& CarLos MARIATEGUI.—Participacién de América Latina en los érganos y comisiones de las Naciones Unidas .........+...-- 8 ABRAHAM PADILLA BENDEZU.—Historia de la inmigracién en el Pert. 57 DOCUMENTOS IMPORTANTES: Discurso del Ministro de RR.EE. del Peri, Vice-Almirante Luis E. Llosa en la XVII Asamblea General de las Naciones Unides 131 Consejo Directivo del Instituto Hispano Luso Americano de Derecho Internacional .....+ es. se 0c eee eeeee etree eens 138 Instituto Hispano Luso Americano de Derecho Internacional .. 141 Convenio para la creacién de la Organizacién del Caribe ... 158 Estatuto de la Organizacién del Caribe 1.0.0.0... 0000 e ee 160 Declaracién de la Conferencia de Jefes de Estado y de Gobierno de paises no alineados 179 Posicién del Pera en la VIII Reunién de consulta de Ministros de RR HES americanos 220055025505 ee 186 Acta final de la VIII Reunion de consulta de Ministros de RR.EE. para servir de érgano de consulta en aplicacién del tratado interamericano de esistencia reciproca ....... 191 Sigue a la vuelta LIMA-PERU 1963 El proyecto de desarrollo de Tacna y las implicaciones dei rio Maure ... 209 Suspension de las deciaraciones tripartitas anglo-chileno-argen- tinas sobre la Antartida Controversia maritima entre Dinamarca y Gran Bretanha sobre el limite pesquero de las islas Feroe ........... cae: (242. Declaracién de Lima suscrita por Peri y Venezuela q Declaracién conjunta paraguayo-boliviana sobre mediterranei las Reunién informal de los Ministros de RR.EE. de las Republi- Cas “Americanas fo cces ou El Pert y Ja crisis de Cuba .... Retiro de Guatemala de la ODECA . Declaracién conjunta boliviano-argentina eees Declaracién conjunta de los Presidentes Lépez México y Alessandri de Chile Acuerdo entre Guatemala y Nicaragua sobre la intégracién Gentro-aménica so ence oe ee LEGISLACION DE RR.EE 8200208) See sake 240: INSTRUMENTOS INTERNACIONALES Convencién internacional sobre pasajeros clandestinos ...... 255 Convenio cultural entre la Republica Peruana y la Republica de Colombia 0.5.0.5. 28 : 259 Convencién internacional para la seguridad de la vida humana ent el mar 22 Ss Se eee ee ere 263 CRONOLOGIA INTERNACIONAL ............0000. 00005 269 La responsabilidad de las ideas y opiniones sustentadas en log articulos y notas correspon- den exclusivamente a sus autores. LA COMISION EL DOCTOR DON FRANCISCO TUDELA Y VARELA Después de una etapa propiamente juvenil de su larga vida, en que tuvo destacada figuracién politica, durante ca- si medio siglo, la mantuvo consagrada al estudio de los pro- blemas internacionales del Peri y al servicio de su Diploma- cia de la que fué ,junto con Arturo Garcia Salazar, figura tradicional y decana. Ministro de Relaciones Exteriores, en la €poca de la Primera Guerra, afronté las dificultades politicas y juridicas internacionales que ella trajo a los paises de América Latina, que tuvieron que mantener el dificil equilibrio entre la Neu- tralidad benévola y la No Beligerancia, desarrollando y pro- tegiendo, al mismo tiempo su comercio exterior. Primer Em- bajador del Pert, designado para Washington en 1918, cuando esta categoria de representac:6n internacional continuaba ca- si exclusivamente reservada a los beligerantes y a pocos de sus mejores amigos. Después de un largo ostracismo ,determinado por sus vincu- laciones con el régimen depuesto en 1919, el doctor Tudela volvié al Servicio Diplomdtico en 1931, ocupando en €é1 las mas altas e importantes posiciones: Delegado en la Liga de las Naciones, Presidente de la Delegacién en las conferencias Pert-ecuatorianas de Washington en 1936-1938, Embajador en Espafia, Miembro'de la Comisién Consultiva de Relaciones Exteriores, Presidente de la Comisién de Comercio Exterior, en todas ellas puso eficiencia, estudio, sentido de responsa- hilidad y laboriosidad persistente. No fué, por cierto, solamente formal contribuci6n del doctor Tudela a la vida internacional del Pert, a la defensa de sus derechos y a la sustentacién de sus posiciones juridicas. ect aac Hombre de estudio, con sélida y clara mentalidad juridica; con el dominio de una forma sistemada y vigorosa, sus estudios, trabajos e intervenciones en la Conferencia de Washington, con el Ecuador, en la Comisién Consultiva de Relaciones Ex- teriores, revelaron siempre esas altas calidades de su inteli- gencia y de su preparaci6n. Miembro, fundador, entusiasta y constante de la Socie- dad Peruana de Derecho Internacional, a la que pertenecid desde su fundacién, participé6 también por muchos afios en su direccién como miembro de su Consejo Directivo. Rendi- mos a Su memoria un tributo respetuoso y convencido que ya expres6 en su sepelio el Presidente de nuestra Sociedad, pronun- ciando a nombre de ella el siguiente discurso: DISCURSO DEL DOCTOR ALBERTO ULLOA, EN NOMBRE DE LA SOCIEDAD PERUANA DE DERECHO INTERNACIONAL Al homenaje, profundamente convencido, de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional a uno de sus miembros mas ilustres, deseo agregar la propia emocién con que digo palabras de adhesi6n a la memoria del doctor Francisco Tu- dela y Varela, eminente gran sefior de la vida y del espiritu, a cuya presencia me ligan a través de 60 afios, recuerdos in- fantiles, respeto y estimacién de alumno y de _ estudiante, frecuencia de estudioso, en medio de aficiones an4logas por los problemas juridicos internacionales y de preocupaciones comunes por los intereses actuales y permanentes del Pert; y afecto de invariable amigo de mi hogar, a cuya sombra transcurri6 una de sus etapas juveniles, cuando colabor6é con mi padre en Colombia a comienzos de este siglo. Estudiante, a los fines de los afio 90, su inquietud de amante del Derecho Piblico, le hizo presentar en 1900, para el Bachillerato de las Facultades de Jurisprudencia y de Cien- cias Politicas y Aministrativas, tésis de notoria atraccién universitaria, tanto por lo controvertible de sus conclusiones oe contempordaneas como por su actualidad, sobre el “Voto obli- gatorio” y “La Nacionalidad en el Pert’. En el mismo afio 1900, otro trabajo universitario del Dr. Tudela tuvo extensa y larga repercusién: su tésis doctoral pa- ra la Facultad de Ciencias Politicas y Administrativas sobre el “Derecho Internacional Americano”, cinco anos antes de que Alejandro Alvarez presentara al Congreso Cientifico de Rio de Janeiro su discutida doctrina sobre aquel tema. Don Francisco Tudela la adoptaba en aquel trabajo y lo hacia en paginas de interés permanente para enjuiciar la gravitacién de la Doctrina de Monroe y de los Estados Unidos frente a los paises de América Latina que suscitaba desconfianza y sugeria peligros. No obstante la importancia de los anterio- res citados, el estudio fundamental de esa época juvenil del doctor Tudela, fué el que dedic6é en 1901 al “Arbitraje Perma- nente y Jas Doctrinas de Chile’, escrito frente al planteamien- to de la consideracién de ese medio de solucién de conflictos internacionales en la II Conferencia Panamericana de Méxi- co. Dentro de una convicci6n ideol4gica, su generacién vid, a principios de este siglo, en el arbitraje obligatorio la ansiada férmula juridica internacional para resolver en justicia los conflictos entre Estados y en especial nuestra cuestién con Chile, derivada del cumplimiento del Tratado de Ancén. Era un momento culminante de fé en la ordenacién del mun- de internacional por los sistemas juridicos, encausando y li- mitando las aspiraciones, Ics excesos y las dificultades po- liticas; anterior a la ideolégicamente anacrénica realidad de! siglo XX, que ha vuelto a anteponer la fuerza, y la amenaza creciente de su empleo espeluznante, para establecer o con- solidar las dominaciones. Miembro, atin muy joven, del Parlamento, en 1907, pre- sent6 un importante proyecto de Ley sobre Sociedades Ané- nimas, cuya fecha revela una adelantada preocupacién por los problemas que cincuenta afios mas tarde tienen un reclamo de urgencia que revela como subsiste el ansia de su solu- cian, Incurs‘onando, clara y ponceradamente, en el campo de las cuestiones sociales realizé6 en 1905, y reedit6 en 1907, un trabajo titulado “Socialismo Peruano. Estudio sobre las Co- a munidades de Indigenas”’. No es, ciertamente, la oportunidad de entrar en un andlisis de las ideas, siempre innovadoras y en busca de soluciones, sostenidas por el doctor Tudela. Esta breve enumeraciédn ce sus trabajos tiene por objeto recordar cudn variada, fecunda y meritoria fué su labor intelectual, an- tes de que su estudio, en 1909 sobre la Cuestidn de Limites entre el Peri y Bolivia, marcara el comienzo de una larga eta- pa de preferente dedicacién a los problemas internacionales del Pert. No estuvieron lejos de estos Gltimos los que tuvo que abordar como Ministro de Hacienda, en 1914, relativos a la crisis econémica producida por la Primera Gran Guerra, que ueron objeto de una importante Exposicién, asi como el tra- bajo que present6 la Quince Internacional de Bruselas, en 1925, sobre Estabilizacién Monetaria. Adversario del Gobierno de Leguia, la politica internacio- nal de éste, determin6d al doctor Tudela a redacter los seve- ros pero razonados juicios que publicé en Suiza, en 1925, con el titulo de “La Politica Internacional del Pert’. Después de presidir varios afios la Delegacién en la Li- ga de las Naciones, presidi6 también la Delegaci6én de nues- tro pais en las Conferencias PerGi-ecuatorianas de Washing- ton, de 1936 a 1938, las que, en su extensa labor, no llegaron al arreglo directo, pero dieron lugar a una coordinada, lu- minosa y convincente, demostracién de los dérechos del Pe- ru, que esta en la médula de las posiciones juridicas que condujeron ai Protocolo de 1942. También sobre la Cuestié6n Perti-ecuatoriana, publicé en 1941 un trabajo que constituye una de sus sintesis mas completas. Desde entonces es imponderable su contribucién de ex- posiciones y juicios, verbales y escritos, en la Comisién Ccn- sultiva de Relaciones Exteriores, donde su capacidad y expe- riencia se demostraron indiscutiblemente. En los altimos anos, ya enfermo, siguid inmediatamente, lacido y ansioso, los problemas internacionales del Pera. Por eso pudo suscribir el dictamen de la Comisi6n Consultiva so- bre la Cuesti6n del Petréleo. Fuimos muchos, los que Ilega- mos, en estos Gltimos afios, a su sefiorial residencia de San ss fgets Isidro para conocer sus opiniones, aprovechar sus juicios y perpetuar nuestra amistad. La Sociedad Peruana de Derecho Internacional, de la que fué fundador desde su primera época, miembro permanente del Congreso Directivo y actual Miembro Honorario, cum- ple en este momento con el deber, en que participa su orgu- llo institucional, al proclamar los méritos excelsos del doctor Tudela. PARTICIPACION DE AMERICA LATINA EN LOS ORGANOS Y COMISIONES DE LAS NACIONES UNIDAS Por JOSE CARLOS MARIATEGUI A. Panorama general. Es nuestro deseo ofrecer en este trabajo una visién sus- cinta y comparativa de la parte que ha venido correspondien- do a Latinoamérica en las Naciones Unidas, desde 1945 hasta nuestros dias, teniendo en cuenta que al momento de suscri- birse la Carta de San Francisco los 20 Estados latinoamerica- nos constituian mds de la tercera parte del total de los Esta- dos miembros (51) mientras que a la fecha no alcanzan a la quinta parte del total (104). Para dar mayor claridad a los cuadros presentados pos- teriormente con la composicién actual de los 6rganos y comi- siones de la Organizacién y la cuota que en ellos les corres- ponde, hemos creido oportuno hacer referencia liminarmen- te a temas que, el transcurso del tiempo y los cambiantes sucesos del mundo plantearon a las Naciones Unidas desde su creaci6n hasta la fecha y que, van dando caracteristicas de- finitivas al marco dentro del cual puedan desenvolverse cn la mejor forma sus actividades ,tales como: la definicién de los grupos regionales; la admisién de nuevos miembros; la propuesta del aumento de algunos O6rganos principales que implicaba la revisién de la Carta; los aumentos efectuacos en ciertas comisiones y O6rganos subsidiarios; y, el concepto de una distribucién geografica equitativa al configurarlos. Por tanto, nos ha parecido Util agregar al cuadro inte- eral de ios 6rganos y comisiones en funcionamiento, la re- sia at sena cronolégica de la participacién en ellos de los miembros latinoamericanos. Realizacién de la universahdad: Admision de nuevcs miembros.— Los miembros originarios de la Organizacion de las Na- cones Unidas son los 51 Estades que participaron en la Con- ferencia de San Francisco de 1945, o que. habian firmado con anterioridad la declaraci6n de las Naciones Unidas! y que, firmaron y ratificaron la Carta, a saber: Arabia Saudita, Argentina, Australia, Bélgica, Bielorru- sia, Bolivia, Brasil, Canada, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Cuba, Checoeslovaquia, Dinamarca, Ecuador, Egipto, El Salvador, Estados Unidos, Etiopia, Filipinas, Francia, Gre- cia, Guatemala, Haiti, Holanda, Honduras, India, Irak, Iran. Libano, Liberia, Luxemburgo, México, Nueva Zelandia, Nica- ragua, Noruega, Panama, Paraguay, Pert, Polonia, Reino Uni- do de Gran Bretana e Irlanda del Norte, Reptblica Domini- cana, Siria, Turquia, Ucrania, Unién Sudafricana, Unién de Reptblicas Socialistas Soviéticas, Uruguay, Venezuela y Yu- soeslavia. La Carta de las Naciones Unidas prevé la admisién de los “Estados amantes de la paz’ que acepten las obligacio- nes de esa Carta y que, a juicio de la Organizacién sean ca- paces de cumplirlas y esten dispuestos a ello. ° Durante los primeros cinco afios de funcionamiento de la Organizacién fueron admitidos, de conformidad con el principio de la universahdad de las Naciones Unidas y las reglas de procedimiento establecidas, los siguientes 9 Esta- dos, a saber: Afganistan, Islandia, Suecia y Tailandia, en 1946; Pakist€an y Yemen, en 1947; Birmania, en 1948; Israel, en 1949; e, Indonesia, en 1950. Desde entonces hasta la memorable sesi6n de la Asamblea 1) En Washington, enero de 1942. 2) La admisién se efectGa por decisi6n de la Asamblea General —dos tercios— previa recamendacioén del Consejo de Seguridad. fe General celebrada en 14 de diciembre de 1955, la Organiza- cién afront6 uno de los mas scrios impasses de su historia, al cerrarse las compuertas, impidiéndose el acceso a 18 Es- tados gue lo habian solicitado, cinco de los cuales (“demo- cracias populares’) apoyados por la Unidén Soviética, no ob- tuvieron en el Consejo de Seguridad la mayoria requerida de siete votos. Los otros trece, pertenecientes al bloque occiden- tal, fueron vetados por Rusia, subordinado en esa forma ese ingreso al de los cinco que patrocinaba. Los Estados Unidos se habian venido oponiendo a la ad- misién de las ‘‘democracias populares” del Suroeste de Euro- pa (Hungria, Rumania, Bulgaria y Albania) alegando que esos paises, violandco la Carta y los tratados de paz de 1947, no respetaban los derechos humanos. De Mongolia Exterior se dudaba de la realidad misma de su existencia. Por dos veces acudié la Asamblea General a la Corte In- ternac.onal de Justicia para este asunto: por opinion consuli- tiva de mayo de 1948 —adoptada por nueve votos contra seis— el Tribunal conden6é a la Unién Soviética sin nombrar- la®; y, la segunda vez, opinién de mayo de 1950, sostuvo que “un Estado no puede ser admitido como miembro de las Na- ciones Unidas, en virtud del parrafo 2° del articulo 4° de la Carta, por decisién de la Asamblea General sin que el candi- dato haya obtenido la mayoria requerida, o si algGin miembro permanente del Consejo de Seguridad ha votado en contta la resoluci6n tendente a recomendar su admisid6n”’. En este estado de cosas y para ponerles remedio, la Asarr- blea General estableci6 una Comisi6n Especial de 19 miem- bros, entre los que se contaba el Pera. * E] informe evacuado por esta Comisié6n Especial fué de- bidamente distribuido como documento en junio del afio si- Unidas llamado a pronunciarse en el Consejo de Seguridad sobre la admisi6én de un Estado como miembro de las NN.UU., no puede ju- ridicamente hacer depender su consentimiento a esta admisién de condiciones no expresamente previstas en el parrafo 1° del articuls 4°. En particular, que un Estado miembro de la Organizacién no puede, reconociendo que se dan las condiciones previstas en este texto, subordinar su voto afirmativo a la condicién de que, al misma tiempo que dicho Estado sean admitidos otros Estados como miem- bros de las Naciones Unidas’. 4) Por resoluci6n 620 A (VII) de diciembre de 1952. saer [eles zuiente al de su creacién y no contenia ninguna recomenda- cién concreta a la Asamblea General. Esfa decidié incluir =| tema en el VIII periodo de sesiones y lo remitiéd a la Co- misién de Politica Ad-Hoc. Alli se presentaron varios proyec- tos de resolucién, entre ellos el del Pera proponiendo la crea- cién de una Comisi6n de Buenos Oficios integrada por tres miembros designados por la Asamblea. El proyecto peruano fué aprobado por unanimidad en la Comisién Ad-Hoc, inclu- yéndose en él la propuesta del Brasil especificando que la Ce- misién de Buenos Oficios estaria integrada por Egipto, Pai- de 1953 recibié la sancién de la Asmblea General convirtién- de 1953 recibi6 la sancién de la Asamble General convirtiéndo- se en la Resolucién 718 (VIII), autorizando a dicha Comisi6n a celebrar consultas con miembros del Consejo de Seguridad a fin de estudiar las posibilidades de Negar a un acuerdo que facilitara la admisi6n de nuevos miembros. No cabe duda que eran dificiles las gesticnes encomen- dadas a esta Comision, especialmente si se tiene en cuenta gue, si bicn el ingreso a las Naciones Unidas constituia un derecho para los Estados “amantes de la paz”, jugaban den- tro de la atmésfera del problema muchos factores politicos eontradictorios que enrarecian cualquier solucién. Entre es- tos factores, wna era decisivo: la voluntad favorable de la Uni6n Soviética para permitir el ingreso de un considerabie nuimero de Hstados a cambio de ciertas contaprestaciones. Estas dificultades explican no solo una laboriosa nego- ciaci6én sino e] recorje que el Consejo de Seguridad realiza so- bre la propuesta inicial de la Asamblea General. En efecto, con fecha 8 de diciembre de 1955 la Asamblea General habia sometido al Consejo de Seguridad el plan para facilitar el in- greso de los 18 Estados solicitantes, propuesta ésta que se vid disminuida por el veto de China sobre Mongolia Exterior, que, a su vez, determiné el veto de la Unidén Soviética sobre el Ja- p6n. Al dia siguiente de producido este impasse la Unién So- wiética solicit6 la reunién urgente del Consejo de Seguridad y propuso el ingreso de solo ios siguientes 16 Estados: Albania. Austria, Bulgaria, Cambodia, Ceilan, Espana, Finlandia, Hun- eria, Irlanda, Italia, Jordania, Laos, Libia, Nepal, Portugal y Rumania. La Asamblea General, a su vez, vot6 la recomen- foo Dn dacién del Consejo de Seguridad, por rcsoluci6n 995 (X) de 14 de diciembre de 1955. Se habia dado un gran paso hacia la universalidad que la Carta proclama. El estancamiento surgié de la interpretaci6n dada por el Consejo de Seguridad al articulo 27, segGn la cual la admisién de nuevos miembros no era una cuestiédn de procedimiento si- no de fondo sujeta al veto, con arreglo al parrafo 3° del citado articulo. Las razones tiltimas que lo motivaron fueron politi- cas y se trat6 de encontrar soluciones de la misma naturaleza. Para saiir del atolladero se habia propuesto la admisién en “bloque” o “paquete” de todos los candidatos. Preconizada la idea por M. Trygve Lie y por su sucesor en la Secretaria Ge- neral, Dag Hammarskjold, encontr6 la oposici6n del Gobierno americano, que tomaba en cuenta ia opinién de los refugiados de Europa Oriental, segtin los cuales si se reconocia a los go- biernos de Hungria, Bulgaria, Rumania y Albania se haria de esa manera un homenaje a los gobiernos de esos paises y s¢ desanimaria a sus pueblos que esperaban liberarse. Sin em- bargo, no debe perderse de vista que la Carta no impone con- dicién alguna respecto a la forma de gobierno de los Estados candidatos y que solo considera su actitud en la esfera inter- nacional, a diferencia del Pacto de la Sociedad de Naciones, que hacia referencia a “los Estados o colonias que se gobiernen libremente’”’, Fn las tediosas sesiones sobre este asunto, se afirmdé por muchas delegaciones que “los factores politicos debian preva- lecer sobre los factores juridicos”, que “los argumentos juridi- cos carecen de valor frente a las consideraciones politicas” y, que “los imperativos juridicos deben ser adaptados a las cir- cunstancias politicas’. Aunque es cierto que la solucién final se logr6é sobre mutuas concesiones politicas (la tacha de Mon- golia Exterior produjo la exclusién del Jap6n), también es cierto que al solicitarse por segunda vez la opinién consultiva de la Corte Internacional de Justicia, se habia cometido un grave error politico, puesto que de no mediar tal opinién — confirmando la validez del veto en este asunto— el problema de la admisién pudo llevarse, tal vez, directamente a la Asam- blea. was Pe La cuiminacién del proceso de negociaciones que supone el ‘r2dajo de la comisié6n de Buenos Oficios abre, en realidad, un suevo hor.zonte para Ja realizacién del principio de la univer- salidad de la Carta. En esta nueva etapa resultan insospecha- clemente superadas muchas de las dificultades de tipo politico jue funcionaron anteriormente a manera de represa que con- ‘uvo el anhelo de integracién de las Naciones Unidas. En el ‘uturo, esas razones politicas no estuvieron totalmente ausen- tes. pero si dism-nuidas hasta el punto que no volvieron a fun- cionar, en gran escala, como factor represivo. En efecto, du- rante 1956 y en la primera parte de 1957, fueron admiticos cinco nuevos miembros: Sudan, Marruecos, Tinez, Japén y Ghana; en 1957 durante el XII periodo de sesiones se admitid a la Federacién Malaya; en 1958 a Guinea; en 1960 a Camerun, Togo, Madagascar, Somalia, Congo (Leopoldville), Dahomey, Niger, Alto Volta, Costa de Marfil, Chad, Congo (Brazzavil.e), Gabon, Repidblica de Centro Africa, Chipre, Senegal, Mali y Nigeria; y en 1961 a Sierra Leona, Mongolia Exterior, Mauri- tania y Tanganika. ’ Ciento cuatro miembros tiene la Organizacién al empezar el afio de 1962 y, aparte de aquellos territorios no-aut6énomos que al Ilgar a su independencia soliciten su ingreso, adn que- Gan fuera del marco de las Naciones Unidas algunos Estados: El Vaticano y Suiza que, aunque por diferentes razones, es de esperarse deseen permanecer fuera; los pequefios Estados de Andorra, Ménaco, San Marino y Lischtenstein y, Alemania, Corea e Indochina (los Viet-Nams), actualmente divididos. Tampoco puede dejar de considerarse la posibilidad, en vista de los resultados de las votaciones en el Gltimo periode de sesiones de la Asamblea General y la influencia decisiva que en ella tienen ciertos grupos regionales, de la creacién de nuevos Estados, por secesién y divisién, y, la creacién de Es- tados Federados a base de Estados que ya eran miembros de las Naciones Unidas. En contraposicién, deben resefiarse dos hechos sensacionales y sin precedentes acaecidos en el mismo periodo: el pedido de expulsién de un Estado miembro y la amenaza de retiro de otro, este tiltimo caso sin dispositivo re- glamentario preciso, aunque no imposible de hacerse realidad. El tiempo dira la tiltima palabra. oe Consecuencia de la universalidad: Revision. de Ja Carta. En 1956, producido ya el notable aumento de los Estados miembros con la admisién de los 25 citados (que elevaba e! numero total a 76) los paises latinoamericanos y Espafia so- licitaron la ampliacién del ntiimero de miembros de los 6rga- nos principales de las Naciones Unidas. Aprobadas por la Asamblea General tales propuestas, fueron incluidas como pun- tos separados en el programa del XI periodo de sesiones y. tratados directamente en sesi6n plenaria —por recomendacién de la Mesa— bajo la denominacién comin de: ‘“‘Cuesti6n de Ja reforma de la Carta de las Naciones Unidas, conforme al procedimiento que establece el articulo 108 de la Carta, en el sentido de aumentar el ntimero de miembros no-permanentes del Consejo de Seguridad y el na@mero de votos requeridos para las decisiones del Consejo;... el Consejo Econémico y So- cial;... y, el nGmero de Jueces de la Corte Internacional de Justicia”’. Los paises latinoamericanos y Espafia en el Memorandum explicativo que acompafiaron a sus propuestas, manifestaban que el incremento dei ntimero de estados miembros deberia traer consigo un acrecentamiento en el niimero de los miembros que integraban algunos de los érganos mas importantes de las Naciones Unidas y expresaban que el motivo principal de tal pedido radicaba en la necesidad “de que la composici6n dé esos Organos sigan correspondiendo a una distribucién adecua- da. Al observar las solicitudes de reforma de los articulos 23 y 27 de la Carta, con el solo propésito de aumentar el nu- mero de los miembros del Consejo de Seguridad y el de los votos requeridos para sus decisiones, no se debe pensar qu= los latinoamericanos abandcnaban la firme posiciOn que tu- vieron en San Francisco, cuando fueron los primeros en com- batir la férmuia de Yalta sobre el procedimiento de votacién en ese Conseio, adoptada al fin solo por via de transacién, y, no se debe olvidar tampoco le intervencién de los mismos en la adopcién de la célebre resolucién 377 (V) conocida bajo ne el nombre de “Unién pro-paz”’”, que resulté tan UGtil en gra- ves crisis como la del Cercano Oriente y la de Hungria. En esta ocasi6n no se consider6 oportuno abordar cuestiones tan escabrosas que, ademas, deberian ser obieto de estudio por parte de la proyectada Conferencia General de Estados miem- bros de las Naciones Unidas para la Revisién de ja Carta, dis- puesta en el parrafo 3° del articulo 109, y, a la que se refe- Tia especificamente la resoluci6n 992 (X) que habia estable- cido en 1955 un Comité Especial de todos los miembros de las Naciones Unidas, el mismo que debia estudiar, en con- sulta con el Secretario General, las cuestiones relativas a la fecha y al lugar de la Conferencia, asi como su organizaciéna y procedimiento. Es oportuno resefiar que las reformas propuestas no sur- tirian efecto a menos que, dentro de los tres afios siguientes a la fecha de su aprobacién por la Asamblea General, hubie- ran sido ratificadas en la forma prevista en la Carta, esto es, por las dos terceras partes de los miembros, incluidos todos les miembros permanentes del Consejo de Seguridad. (El es- tablecimiento de ese limite en el tiempo obedecié a la expe- riencia de la Sociedad de las Naciones, puesto que, cierto nimero de reformas del Pacto propuestas en 1921 jamas lle- garon @ ponerse en vigencia por no haber sido ratificadas por los Estados miembros en ntimero suficiente). Este asunto ha continuado tratandose por la Aambles General y la Comisién de Politica Especial, desde el afio de ja presentacién de las propuestas hasta la fecha, sin encontrar soluci6n. Expondremos brevemente Jas razones aducidas en oposicién a las solicitudes, tanto en el aspecto formal del mis- mo —el aumento en si—, como en el fondo —-la oportunidad de revisar la Carta. Aunque puede afirmarse que, en general, las delegacio- es han estado de acuerdo con la necesidad de dar cabida en les 6rganos principales a los nuevos Estados miembros —opi- nién reforzada a partir de 1960 con la insurgencia del mun- 5) $i el Consejo de Seguridad, por falta de unanimidad entre sus miem- bros permanentes, deja de cumplir con su responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacional, la Asamblea Gene- ral examinara inmediatamente el asunto, con miras a dirigir a los miembros recomendaciones apropiadas para la adopcién de medidas colectivas, inclusive el uso de fuerzas armadas cuando fuera necesario. geo Fs do africano—, muy serios argumentos de orden juridico se han esgrimido en contra. Totalmente falsa, por ejemplo, ha sido considerada la opinién en el sentido de que la medida de caracter representativo ha de decidirse por el nfimero de miem. bros representados en tal o cual 6rgano. En conformidad con la indole de las finalidades que per- sigue una organizacién, internacional determinada, deiando a- parte toda exigencia de cardcter formal, existe ciertamente una variedad de criterios fundamentales que determinan el cardcter representativo de un 6rgano u organizacion. Asi, por ejemplo, el articulo 23 de la Carta exige que al elegir los miembros no- permanentes del Conseio de Seguridad se debera tener en cuenta la parte que los candidatos hayan tomado en ei man- tenimiento de Ja paz, y, asimismo se deber4 prestar especiai atencién a una distribucién geogr&fica equitativa. (Nétese que en el Memorandum explicativo de los proponentes se habla de una “distribucién adecuada”, lo que, en opinién de los o- positores introduce un criterio muy subjetivo, con el cual se- gtin se consider6, se abriria paso a la arbitrariedad). El ar- ticulo 9° del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia dispone que Ja constituciédn de la Corte debe responder a una representacién adecuada de las grandes civilizaciones y de los principales regimenes juridicos del mundo. Ei namero de jueces de la Corte est€ basado, pues, en virtud de su Estatuto, en principios totalmente diferentes de jos que determinan el nGmero de miembros de los Consejos, y. los dos principios mencionados en el pdrrafo anterior ademas de las elevadas condiciones personales de cada uno de los jueces, pueden cumplirse perfectamente con arreglo a las dis- posiciones actuales. La tesis de que el aumento en la Corte constituiria mas bien un obstdculo para el saludable funciona- miento de la misma, ha triunfado, segtin se desprende de le resolucién 1404 CXIV), en la que se insiste solamente en los aumentos del Consejo de Seguridad y del Consejo Econémico y Social, descartandose el del 6rgano judicial principal de la Organizaci6n. Por lo tanto, cabe agregar que el hecho de que un gran namero de miembros esté representado en un 6rgano dado de ningin modo denota automaticamente, en todos los casos, sue ese Organo tenga un caracter mas representativo. El fac- --- decisivo lo constituyen los criterios fundamentales adop- -sdos. € incluso puede suceder que un Organo namericamente suerte no pueda de ninguna manera ser calificado de represen- -stivo si se ha hecho caso omiso de tales criterios. El bloque soviético, oponiéndose a toda idea de reforma 4= la Carta, ha sostenido a lo largo de las deliberaciones so- bre esta materia que, la Carta en su forma actual, constituye sn documento internacional bien equilibrado en el que se ha ‘ormulado los propésitos y principios basicos de la Organiza- -ién, que, refleja el sistema de relaciones internacionales crea- do después de la segunda guerra mundial y lo que es parti- -ularmente mas importante es que tiene presente la dolorc- sa experiencia de la Sociedad de las Naciones y se adapta a ia ejecucién de una misién tan noble como es el mantenimiento de a paz y la seguridad internacionales y que, no se trata dé un asunto meramente técnico, sino que esa revision sugerida -raerA consecuencias politicas. De hecho, ellos mismos ya ha- nian introducido este elemento al reclamar Ja presencia de la China comunista antes de proceder a tratar problema de tan- fu ta importancia. Este argumento de la necesaria presencia de la China cc- munista en las Naciones Unidas ha resultado, a la postre, ¢i argumento fundamental sobre la cual el grupo soviético ha afirmado su oposicién o todo idea de reforma de la Carta. En realidad, todos los otros argumentos han quedado reducidos 4 la condicién de factores colaterales. La Unién soviética pre- tende que s6lo serd posible su accesién o consentimiento a le idea de la reforma si las Naciones Unidas reconocen el dere- cho, en forma previa, de la China comunista a devenir miem- bro de las Naciones Unidas. Por resoluciones de las sucesivas Asambleas Generales, considerando que se exige un mejor ambiente internacional, sc ha venido posponiendo una decisién al respecto y solamente se ha acordado seguir incluyendo estos temas en los progra- mas siguientes y, el conservar la Comision de Preparativos para una Conferencia sobre revisién de la Carta. Cuando se planted la idea de la reforma de la Carta se llegé a la conclusién de que éste era un tema muy complejo gasios PE acs que reclamaba no solo la investigaci6n de la voluntad de los gobiernos sino la compilacién o sistematizaci6n de todo el ct- mulo de experiencias surgidas de la practica de las institu- ciones de la Carta, de sus aplicaciones, por qué no decirlo, de las dificultaces presentadas y, de lo que es ya evidente de la existencia de una jurisprudencia internacional. Era pues, yor tanto, necesario emprender este trabajo preparatorio sin 21 cual no serie posible ninguna labor coordinada. Estas pre- visiones surgieron en la Comisi6n Juridica (Sexta Comisi6r.) donde se recomend6é la conveniencia de su realizaci6n y sc 3ehalaron las pautas correspondientes. La Secretaria General de las Naciones Unidas ha realizado no solo con este objetivo sino come un propdésito general de organizaci6n un esfuerzo valioso con la publicacién del “Repertorio de la practica se- guida por los 6rganos de las Naciones Unidas’, obra cuya preparacion le fué encomendada en la segunda parte de ia resoluci6n 992 (XX), estableciendo la comisi6n citada en el parrafo anterior. Nos queda pues la satisfaccién de que algo si se ha aumentado: la Biblioteca de la Organizacién que ha enriquecido su aceryvo con cinco valiosos tomos de la obra mencionada. Tal vez haya sido meior, por ahora, no destapar esta “caja de Pandora”. Consecuencias de la universalidad: Modificacién en fa distribuciédn de puestos.— La iniciativa latinoamericana, aunque paralizada en re- laci6n con los 6rganos principales, contribuyé al aumento dc ciertas comisiones —cuya decisié6n no implicaba la revision de Ja Carta— y, coadyuvé en la necesidad de reformas parcia- ‘es, necesidad que adquirié caracteres imperativos después de 1960, cuando se habia doblado el ntiimero de los miembros o- riginarios de la Organizaci6n. El 18 de diciembre de 1956 la Asamblea General conside- r6 el proyecto presentado por 15 paises latinoamericanos y Es- pana v, por resoluci6n 1103 (XI) decidié aumentar el nimere de los miembros de la Comisién de Derecho Internacional de a 15 a 21, mediante la reforma del articulo 2° del Estatuto de dicha Comisién, y, en la misma fecha, resoluci6n 1104, modi- ficando el articulo 31 del Reglamento de la Asamblea General, aument6 el ntimero originario de las Vicepresidencias de ia misma de 7 a 8. Por resoluci6n posteriores —ntimeros 1647 (XVI) de 1961, y 1192 CXII) de 1957— se ha elevado nueva- mente el niimero de miembros de la Comisi6n de Derecho In- ternacional y el de las Vicepresidencias, a 25 y 13, respecti- vamente. En 1961 se ha incrementado la Comisién Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto de 9 a 12 miembros y, la Comisién para la utilizaci6n del espacio ultraterrestie con fines pacificos de 21 a 25, y, luego a 28. Asimismo, las Comisiones del Consejo Econémico y Social han sido amplia das —por resolucién 845 adoptada durante el XXXII perio- do de sesiones de dicho é6rgano— en la forma siguiente: las comisiones de Derechos Humanos, de la Condicién Juridica y Social de la Mujer, de Asuntos Sociales y, de Comercio Intei- nacional de Productos Basicos, de 18 a 21, y, las comisiones de Poblacién y, la de Estadisticas de 15 a 18. En la menciona- da resolucién se ha dispuesto también el aumento del niimero de miembros de la Comisié6n de Estupefacientes a 21, estabie- ciéndose que todos ellos seran elegidos por un periodo de tres afios, eliminandose de esta manera los miembros elegidos por plazo indefinido. También han sido aumentados el Comité de Asistencia Técnica, la Comisién para el Desarrollo Industriai, ambos a 30, y, la Junta Hiecutiva del UNICEF. Para la adoptaci6n de estas disposiciones se ha tenido en cuenta no solo el considerable aumento de los miembros de la Organizacién sino también la necesidad de que las comi- siones refleien mejor sus necesidades y puntos de vista y, la importancia de asegurar una distribucién geografica equitativa. Practica de fa untversalidad: La distribucién geografica equitativa— El principio de la “distribuci6dn geogrdfica equitativa”’ que, deriva del concepto de la igualdad soberana de todos los —21)— Estados miembros y que contribuye al fortalecimiento de ia cooperacién y mutua confianza entre los mismos, ha sido €l postulado basico que ha gobernado la mayor parte de las e- lecciones en las Naciones Unidas y ha sido incluido en las reglas de procedimiento de la mayoria de sus 6rganos princi- pales y subsidiarios y, en muchas de las resoluciones que los establecen. Este principio gobierna también la contrataciOn de! personal de la Secretaria General, sujeta, como se sabe, a los criterios de independencia, eficiencia, competencia e integri- dad que sefialan los articulos 100 y 10] de la Carta. Para la aplicacién de este principio en la composicién de los 6rganos principales y de las comisiones, ha funcionado e! “acuerdo de caballeros’ de Londres, 1946 —cuya bisqueda en documentos y actas de las sesiones seria estéril por su na- turaleza misma— pacto verbal, de caracter dinamico y con suficiente elasticidad como para tomar en cuenta oportuna- mente los cambios en la situacién internacional. Hay algunos acuerdos adoptados por la Asamblea Gene- ral en los que se ha fijado en forma exacta la distribucion geo- grafica en ciertos 6rganos y comisiones. En efecto, por reso- luci6n 1192 (XII) citada al empezar el capitulo anterior, teniendo en cuenta que la Mesa de la Asamblea debe estar in- tegrada de mode que quede asegurado su cardcter representa- tivo, se confirmé la prdctica establecida para la distribucion de las presidencias de las comisiones principales, segtin la cual, dos de ellas deben corresponder a Estados de la América Latt- na, dos a Estados de Asia y Africa, dos a Estados de Europa Occidental y otros Estados y, una a un Estado de Europa Oriental; y, en el anexo de la misma resolucién se dispuso para la elecci6n de Vicepresidencias de la Asamblea General que, cuatro deben ser ocupadas por representantes de Estados de Asia y Africa, uno de Europa Oriental, dos representantes de América Latina, dos de Europa Occidental y otros Estados y, cinco representantes de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad. Caso aparte se considera la eleccién de Presidente de la Asamblea General, asunto sobre el cual el Cuerpo rechazé en 1959 un proyecto de resolucién que sometiera a su considera- cién la Comisién de Politica Especial, estableciendo la aplica- i= irrestricta del principio de la distribucién geogrdafica. Ori- mente el proyecto fué presentado por un Estado de Europa tal y enmendado durante su debate en la Comisién de ca Especial en el sentido de dar prioridad sobre el prin- de la distribucié6n geografica equitativa, a las altas cua- ies personales para el desempefio de la funcién. Aunque ni la Carta ni las reglas de procedimiento de la blea establecen ningin criterio para la eleccién de su Pre- te, ha existido sobre este particular en los afios de funcio- miento de la Organizacién, la tendencia a un método de ro- 6n geografica. También ha sido fijada la distribucién exacta de los pues- tos en Ia Comisién de Derecho Internacional, que consta en el afo 13 del Memorandum explicativo que se acompaiié al yecto de resoluci6n de aumento y, que dice: “El Presidente ifest6 que existia un acuerdo de caballeros entre las delega- es a efecto de que los seis nuevos puestos en la Comisién ran distribuidos del modo siguiente: tres a africanos y asia- cos, uno para Europa Occidental, uno para Europa Oriental v. uno, alternadamente, a un nacional de América Latina y a un nacional de los paises del Commonwealth brit4nico no in- cluido en ninguna otra agrupacién regional reconocida; enten- diéndose que se mantendria la distribucién actual para los 15 puestos existentes”.® Rol de los bloques regionales Existe, en realidad, una coincidencia de criterio para esta- blecer los grupos regionales a fin de aplicar el principio de la distribuci6én geografica equitativa. Claro es que la divisién aceptada —América Latina, Africa y Asia, Europa Occidental, Europa Oriental y, el commonwealth— no refleja exactamente 5) La distribucién de estos 15 puestos es la siguiente: cinco para ns- cionales de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, cuatro para América Latina, tres para Europa Occidental, uno para Europa Oriental y dos para Asia. Con posterioridad, y como ya se ha sefialado, se efectué un nuevo aumento de 21 a 25, en virtud de la resolucién 1647 (XVI) de 1961, reservandose estos cuatro nuevos puestos para nacionales de paises del grupo afro-asiatico. —)) la geografia porque tiene un innegable matiz politico, pero, se necesita demasieda imaginacién para suponer que se pueda ins- taurar en el seno de cada grupo regional una lista de priorida- des de los paises candidatos o simplemente una rotaci6n, con lo cual se Iegaria practicamente a abolir las elecciones y a substituirlas con un automatismo rigido contrario a la letra y al espiritu de la Carta, puesto que se podria conocer con mu- chos afios de anticipacién, la composicién de cualquier 6rgano o comisi6n. Tal argumento ha servido a ciertos paises comunistas para sostener la tésis de que no sdélo se tequiere una distribucién geografica de los asientos, sino que también se deberia tener en cuenta una equitativa distribucién entre grupes de Estados, dAndoseles igual representacién a lo que han dado en Hamar: “tres grupos bdsicos de paises en el mundo de hoy”: paises socialistas, paises neutralistas, pacifistas o no-alineados (sera preferible eliminar después de los sucesos de Goa, las dos pri- meras denominaciones); y, paises que pertenecen a las varias alianzas occidentales. Los bloques regionales reconocidos en las Naciones Uni- das, son los siguientes: A) Latinoamericano (20 Estados): Argentina, Bolivia, Bra- sil, Chile, Colombia,, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Sal- vador, Guatemala, Haiti, Honduras, México, Nicaragua, Panama, Paraguay, Peri, Reptiblica Dominicana, Uruguay y Venezuela. —E] organismo regional vinculado a las Naciones Uni- das, es la Organizacién de Estados Americanos (OEA) a la cual pertenece también Estados Unidos. ' B) Afro-astatico: (51 Estados): Afganistan, Alto Volta, Ara- bia Saudita, Birmania, Cambodia, Cameritin, Ceil4n, Chad, 7) Es interesante indicar que los Gobiernos de la Reptiblica Francesa, del Reino de los Paises Bajos, del Reino Unido de la Gran Bretana e Irlanda del Nerte y, de los Estados Unidos de América han creado en junio de 1960, una Organizaci6n del Caribe y, en el documento de constituci6n declaran que los Departamentos de la Guayana Fran- cesa, Guadalupe y Martinica; las Antilias Holandesas; Surinam; las Bahamas; la Guayana Britanica; Honduras BritAdnica; las Islas Virge- nes britanicas; las Indias Occidentales; el Estado Libre Asociado de Puerta Rico; y las Islas Virgenes de los Estados Unido estan capaci- tados para ser miembros de la misma. — a Chipre, Congo (Brazzaville), Congo (Leopoldville), Costa de Marfil, Dahomey, Etiopia, Federacién Malaya, Filipi- nas, Gabon, Ghana, Guinea, India, Indonesia, Irak, Iran, Japon, Jordania, Laos, Libano, Liberia, Libia, Madagas- car, Mali, Marruecos, Mauritania, Mongolia Exterior, Ne- pal, Niger, Nigeria, Pakistan, Reptblica Arabe Unida *, Reptiblica de Africa Central, Senegal, Sierra Leona, Siria,” Somalia, Sudan, Tanganika, Tailandia, Togo, Tiinez, Tur- quia y Yemen. Dentro de este bloque, pueden establecerse varios sub- grupos, como la Liga Arabe, integrada por 11 Estados del Cercano Oriente y norte de Africa: Repttblica Arabe Uni- da, Siria, Irak, Libano, Libia, Jordania, Marruecos, Saudi Arabia, Sudan, Tinez y Yemen. En Africa ademas, existen dos sub-grupos antagonicos que han tomado sus nombres de las Capitales en las cuales ge llevaron a cabo las reuniones que los originaron: el “sub-grupo de Casablanca”, formado en enero de 1960: Ghana, Guinea, Mali, Marruecos, Reptiiblica Arabe Uni- da, Siria y el gobierno provisional de Argelia; y, el “sub-grupo de Monrovia’, integrado en mayo de 1961 por 21 Estados de habla francesa e¢ inglesa. La base de este sub-grupo es el llamado “sub-griupo de Brazzaville’, compuesto de seis Estados miembros de la comunidad francesa: Chad, Reptblica de Africa Central, Gabén, Con- go (Brazzaville), Madagascar y Senegal; cuatro Estados del Consejo del Entente (que aunque no pertenecen a la comunidad francesa han firmado pactos de cooperacién con Francia): Alto Volta, Costa de Marfil, Dahomey y Niger; y ademas, los antiguos protectorados franceses de Togo y Camertn. —La Organizacién del Tratado Central (antiguo Pacto de Bagchdad) comprende a Iran, Pakistan, Turquia y Reino Unido; y, La Organizaci6én del Tratado del Sur Oriente de Asia, Como resultado de un plebiscito sostenido el 21 de febrero de 1958 fué establecida la RepGblica Arabe Unida, por la union de Egipto y Siria. EI 13 de octubre de 1961, habiendo reasumido Siria su status come pais independiente también reasumidé su stafus en las NN.UU. C) D) E) —) comprende a Tailandia y Filipinas, ademas de Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Nueva Zelandia. de Europa Occidental: (18 Estados): Austria, Bélgica, Di- namarca Espafia,, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Reino Unido, Suecia, Yugoeslavia e Israel. —La Organizacién del Tratado del Atlantico Norte (NATO) esté compuesta por: Bélgica, Canada, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Grecia, Holanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Portugal, Reino Unido, Turquia y la Reviblica Federal de Alemania. de Europa Oriental: (8 Estados): Albania, Bulgaria, Che- coeslovaquia, Hungria, Polonia, Rumania, Ucrania y Bielorrusia. —El Pacto de Varsovia est4é formado por todos estos paises y la ReptGblica Democratica de Alemania. el Commonwealth britanico: Reino Unido, Irlanda, Aus- tralia, Canada, Nueva Zelandia, Federaci6n Malaya, Ni- geria, Sierra Leona Chipre, Ghana, India y Pakistan. (Estos cuatro Gltimos reconocen a la Reina Isabel IT sola- mente como cabeza de Commonwealth y né como sobe- rana). Tanganika al alcanzar su independencia ha solicitado su ingreso; y, la Uni6n Sudafricana se ha retirado reciente- mente. En esta composici6n se puede apreciar la divisién politica a que se fefiere la Unidn Soviética. Para un mejor entendi- miento de la misma, damos la relaciédn de Estados que se reunie- ron en Belgrado en la Conferencia de paises no-alineados: Afganistan, Arabia Saudita, Birmania, Cambodia, Ceilan, Con- go, Cuba, Chipre, Etiopia, Ghana, Guinea, India, Indonesia, Irak, Libano, Mali, Marruecos, Nepal, Reptiblica Arabe Unida (Egipto y Siria), Somalia, Sudan, Tiainez, Yemen, Yugoeslavia y el gobierno provisional de Argelia. Ademéas, acreditaron ob- servadores: Bolivia, Brasil y Ecuador. —95 — Porvenir de la Organizacion Internacional Pese a todos los desarrollos aleanzados hasta ahora por las formas de organizacién internacional, no se puede sostener, to- davia, que la cooperaci6n entre los Estados haya alcanzado margenes totalmente alentadores. La defensa de la paz sigue constituyendo el objetivo esencial de todas las organizaciones que aspiran a cristalizar formulas viables de seguridad colecti- va. Pero, atin vistas estas medidas con el mas grande optimis- mo no se puede negar que el juego de los factores politicos interfiere con frecuencia los planteamientos y las soluciones, haciendo relativas las aplicaciones del derecho internacional. Las férmulas juridicas para la definicién de la agresién, por ejemplo, viven tedavia la etapa de planteamiento y, por tanto, la aplicacié6n de los dispositivos de la Carta en esta materia pueden verse desnaturalizadas por la interpretaci6n que los gobiernos den a su contenido expreso o a su espiritu. En con- secuencia, la seguridad coiectiva lleva a destacar la importancia de los medios de solucién pacifica de los conflictos internacio- nales, que Ja Carta también contiene y que, como un valioso contingente de experiencia y de normas existen en multiple tratados internacionales*®. De otro lado, la jurisdiccién de la Sorte Internacional de Justicia no ha alcanzado todavia las normas amplias de la obligatoriedad. Hay un escaso recurso a los medios juridicos que desalienta, ciertamente, la esperan- za de los creyentes en las posibilidades del Derecho Interna- cional Positivo. El principio de jurisdiccién obligatoria o de reconocimientos ilimitados de la jurisprudencia internacional no ha llegado tampoco a conformar esa conciencia juridica que reclama la vocaci6n pacifica en la que deben vivir los Estados de la comunidad internacional. Sin embargo, hay lo que podriamos llamar un estado dé solidaridad necesaria que es como un minimo de voluntad co- 9) Desde Ja promulgaci6én de la Carta de las Naciones Unidas poco se ha avanzado en el perfeccionamienta de los procedimientos ¢l4- sicos de solucién pacifica de los conflictos internacionales. Apenas si alguna Asamblea de las NN.UU. decidid actualizar Iz Conven- cién de Ginebra de 1937, y, en otras, se estudié, sin gran éxito, la institucién del arbitraje, o, en fin, se propuso la constitucién de una Comisién Internacional de Buenos Oficios. =e munitaria dentro del cual accionan los gobiernos y que hace posible la vigencia de la paz. Este estado de solidaridad no es, en realidad, sino la revelacién del sentimiento de comuni- dad que vive como un elemento permanente de la organizaci6n social internacional y que hace posible que, en cada caso de conflicto o de perturbacién de la paz, ésta se imponga a la sostre, sobre los factores de violencia. Esta es, en buena cuenta, la importancia que revisten las asambleas internacionales que, como foro, sirven para diluir Jos factores de dificultad y facilitar las concertaciones. Las Naciones Unidas han demostrado en su experiencia, esta si tuacién. No se epuede negar que en muchos casos graves pro- blemas que enfrentaron a los gobiernos fueron disueltos prac- ticamente por el mismo hecho de su debate o su esclarecimien - to. Esto revela, también, la importancia de la influencia mo- ral que ejercen en estos casos las asambleas deliberantes, co- mo son los Naciones Unidas. Quizds, si se ha podido verificar que en ciertos casos, si no en la mayoria, los factores politi- cos, de contraposicién o de coordinacién, han primado sobre las consideraciones juridicas. Pero en el fondo, no se ha dado el caso de que tales factores juridicos hayan sido negados, con- tradichos o sepultados por las razones politicas, lo que quic- re decir que, en realidad, el espiritu de las organizaciones in- ternacionales est4 orientado a la realizacién del derecho aun- que técnicamente los procedimientos para ese objetivo sean diversos. De todo ésto se puede deducir la conciencia de que las organizaciones internacionales deliberantes cuenten, por lo me- aos. con dos factores necesarios: a) autoridad moral; y, b) la nosibilidad de considerar siempre todos los elementos o facto- res de cada problema. Hasta hace poco las Naciones Unidas haa afirmado su existencia en estos dos elementos. La Iama- da “guerra fria” no ha logrado desvirtuarlos. EI principio. de la igualdad juridica que se traduce en ia igual participacién de todos los gobiernos en las votaciones no se ha visto afectado por la lucha de los bloques hasta cl punto de desnaturalizar el rol de imparcialidad y de espiritu conservador que debe caracterizar a las Naciones Unidas. Ca- ‘ye recordar en este particular, el saludable papel desempefia- — Pm do en la primera etapa de la vida de las Naciones Unidas por el grupo de latinoamericanos que, en un momento, significa - ba mas de la tercera parte de los Estados miembros repre- sentados en la Asamblea General. La actuacién del Grupo se tradujo en formas de medidas, de prudencia y de posibilismo. Wo fué necesaric en ningin momento reclamar contra el uso de mayorias indiscriminadas, Hasta 1950 al garantia para ia defensa de la seguridad reposaba ensencialmente en la accion del Consejo de Seguridad. Sin embargo, durante el confiicto de Corea se hizo patente que el Consejo de Seguridad podia ser paralizados en determinadas circunstancias y que la Or- ganizaci6n seria impotente para enfrentar una situacién con- flictiva. Fué por eso que la resolucién “Unién pro paz” aspi x6 a enmendar esta eventualidad revertiendo a la Asamblea General la facultad de recomendar medidas en los casos de paralizaci6n del Consejo. Tai resolucién, de haber sido sana- mente observada dentro de los mecanismos de los procedimien- ‘tos constitucionales habria podido significar lo que alguna vez un autor llamdé “el ocaso del derecho de veto”. Pero, ia realidad ha venido a demostrar que su aplicacién deja todavia muchos interrogantes por esclarecer. Como se sabe, las reco- znendaciones de medidas para la defensa de la paz, conforme al Capitulo VII de la Carta, constituyen segtin las reglas de procedimientos, cuesti6n de fondo, sujeta a la exigencia de la mayoria de los dos tercios. Esta situacién ha dado lugar a que se registre nuevamente la afluencia de 1a politica sobre las legitimas necesidades de regulacién juridica de la conciencia intrenacional, Por obra, especialmente, de los Estados del gru- po soviético, por una tarea de captacién lenta, paciente peru segura, se ha ido modificando el quantum de las votaciones en el seno de Ja Asamblea General hasta el punto de que, por el juego o la influencia de Jas razones politicas, es posible que alguna vez no se Ilegue a aleanzar esa mayoria de dos tercios para sustentar una recomendacién de medidas en defensa de la paz. En esto se ha visto, pues, una modificacién sustanti- va del radio de accién de los bloques en el seno de la Asam- blea. Sin considerar ninguna regla de derecho, por la simple raz6n politica de su accién sobre determinados intereses en juego, algunos Estados o grupos de Estados han revelado ia aan posibilidad de modificar por el voto en contra o por la abs- tenci6n o por la enmienda las decisiones encaminadas a ga- rantizar la paz, Es claro que cuando se constituyeron las Naciones Uni- das fueron muchos los problemas en juego para dejar tiempo a los plenipontenciarios de San Francisco para pensar en ci detalle de Ja experiencia de cada dispositivo. La Carta comu se sabe, fué esencialmente el resultado de un compromiso, que descart6 la perfeccién de las f6érmulas. Pero, es evidente que en nuestros dias algo se esta haciendo presente en el seno dc las Naciones Unidas, que puede revelar c6mo en ciertos ca- sos, es posible el funcionamiento de una cierta dosis de arbi- trariedad politica para juzgar las situaciones o los conflictos internacionales. No es posible todavia clarificar los margenes de este problema. Si algtin escéptico observara friamente el sentido que pa- recen tener en ciertos casos votaciones, especialmente de le Asamblea General, podria registrar que algo no es regular dentro del sisterna general en el cual funciona la igualdad ju- ridica, y, podria pensar, también, en que tal vez no sea rea- listico colocar en el mismo pie a todos los Estados sin discri- minacién cuando se trata de la solucién de problemas que so- lo interesan a ciertos de ellos o tiene tal magnitud que escapa a todo aporte posible de los pequefios Estados. Asimismo po- dria, tal vez, traer al presente las ideas que un eminente poli- tico, desde un momento contempordneo en las conversaciones hacer reposar la autoridad de las Naciones Unidas en un sis- tema de votacién tal, que fuera el refleio cierto 0 aproximadc, de Dumbarton Oaks, habia expresado sobre la posibilidad de de la importancia de los Estados o de su contribucién econé- mica a la organizaci6n internacional, o de su poblacién, o dc sus antecedentes hist6ricos, o de su extensién geografica, etc. etc. Es claro que un simple planteamiento dentro de cierto clima politico podria conmover las bases mismas de la Organi- zaci6n, ya que no se puede olvidar que la igualdad juridica es, a la par de un principio reconocido del derecho interna- cional, una conquista a Ja cual se ha IMegado tras no pocas dificultades, pero, nada seria imposible de ser planteado en =1 caso de que, serenada la guerra fria y abierto el camino de una eventual revisidn de la Carta, éste y otros elementos cu- ya practica ofrece ciertas dificultades juridicas sean enfren- tados con un criterio cientificamente juridico. COMPOSICION DE LOS ORGANOS Y COMISIONES.— PARTICIPACION LATINOAMERICANA.— Los principales 6rganos de las Naciones Unidas son: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Eco- némico y Social, el Consejo de Tutela, la Corte Internacional de Justicia y, el Secretariado. ASAMBLEA GENERAL.—Compuesta de todos los miem- bros de las Naciones Unidas, elige una Mesa para dirigir sus deliberaciones en cada periodo de sesiones y tiene 7 comisiones principales: Politica y de Seguridad (Primera Comisién); de Politica Especial; Econémica (Segunda); Social, Humanitaria y Cultural (Tercera); de Tutela y de territorios no-auténomos (Cuarta); Administrativa y de Mees (Quinta) y, Juri- dica (Sexta). Vicepresidencias de ia Asamblea: 13 - Latinoamericanos: 2. Presidencias de las Comisiones: 7 - Fr & Be Representacion letinoamericana en In Mesa de la Asamblea. Presidencia Vice-Presidencias Presidencias Comisiones (1) 1946 Venezuela Uruguay (1V) - Pana- ma (VI) 1947 (Esp.) Brasil Ecuador Henduras (V1) (QO. Aranha) 1947 Brasil Cuba - México Chile (IT) 1948 (Esp.) Argentina Pert Bolivia y Guatemaia (II) (J. Arce) 1948 México Chile (II) - Panama (VI) 1949 Brasil Chile (II) - Venezue- la (IIT) sts ot ice 1950 Venezuela Colombia y Pera (I) - Cuba (IT) 1951 México Chile (III) - Rep. Domi- (L. Padilla N.) nicana (IV) 1952 Honduras Brasil (I) - Argentina (IV) 1953 México El Salvader (P. Esp. - Venezuela (IV) 1954 Ecuador Colombia (I) - Cuba (VI) 1955 Chile Haiti (12) - México (IV) (J. Maza) (R. Ortega, también de Chile, presidié la Ira. y 2da. reuniones de mergencia de 1956). 1956 El Salvador Peri (1) - Rep. Domini- cana (IV) 1957 Paraguay “Guatemala (P. Esp.) - Venezuela (VI) 1958 Ecuador - Uruguay El Salvador (1) - Méxi- co (VI) 1959 Pert Brasil Esclivia (II) - Guatema- (V. A, Belatnde) . la (VID 1960 Panama - Venezuela Haiti (P. Especial) - Costa Rica (VI) 1961 Costa Rica-México Argentina (I) - Pana- ma (VI) 1962 Colombia ~ Haiti Ecuador (P. Esp.) - Guatemala (IV) CONSEJO DE SEGURIDAD Numero total de miembros: 11. Miembros permanentes: 5 (“grandes potencias’’) Miembros No-permanentes: 6 - Latinoamericanos: 2. Duracién del periodo de estos tiltimos: 2 afios. 1) En 1945, E. Zuleta A,, de Colombia, presidié la Comisién Organiza- dora de las Naciones Unidas. — 3i1— Miembros Permanentes: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y URSS. Miembros eiegidos: Hasta 1963: Filipinas, Ghana y Venezuela; » 1964: Brasil, Marruecos y Noruega. (El Consejo de Seguridad tiene dos comisiones permanen- tes: de Expertos, y Sobre la Admisién de Nuevos Miembros, ambas integradas por todos los Miembros del Consejo. Ade- mas, tiene la facultad de nombrar comisiones ad-hoc, para casos especificos). Representaci6én latinoamericana 1946 México — Brasil 1956 Peri — Cuba 1947 Colombia — Brasil 1957 Colombia — Cuba 1948 Colombia — Argentina 1958 Colombia —— Panama 1949 Cuba — Argentina 3959 Argentina-— Panama 1950 Cuba — Ecuador 1960 Argentina --- Ecuador 1951 Brasil — Ecuador 196i Chile 9 = Ecuador 1952 Brasil -— Chile P 1962 Chile — Venezuela 1°53 Colombia —- Chile 1963 Brasil —~ Venezuela 1954 Colombia — Brasil 1964 Brasil 1955 Peri — Brasil CONSEJO ECONOMICO Y SOCIAL Ntmero total de miembros: 18 - Latinoamericanos: 4. Duracion del periodo: 3 afios. Hasta 1963: El Salvador, Etiopia, Francia, Italia, Jordania y Uruguay; Hasta 1964: Australia, Colombia, Estados Unidos, India, Senegal y Yugoeslavia: Hasta 1965: Argentina, Austria, Checoeslovaquia, Japén, Reino Unido y URSS. =) Representacién latinoamericana i946 Chile — Colombia — Pert — Cuba 1947 Chile — Venezuela — Pert — Cuba 1948 Chile —Venezuela — Peri — Brasil 1949 Chile —Venezuela -—Perfi — Brasil 1950 Chile — México — Peri — Brasil 1951 Chile — México —Pertt -— Uruguay 1952 Argentina — México — Cuba — Uruguay 1953 Argentina —Venezuela — Cuba — Uruguay 1954 Argentina — Venezuela — Cuba — Ecuador 1955 Argentina — Venezuela — Rep. Dominicana — Ecuador 1956 Argentina — Brasil — Rep. Dominicana -~ Ecuador 1957 Argentina — Brasil — Rep. Dominicana — México 1958 Chile — Costa Rica — Venezuela — México 1959 Chile — Costa Rica — Venezuela — México 1960 Chile — Costa Rica — Venezuela — Brasil 1961 Ei Salvador — Uruguay | — Venezuela — Brasil 1962 El Salvador — Uruguay — Colombia — Brasil 1963 El Salvador — Uruguay — Colombia — Argentina 1964 — Colombia — Argentina 1965 — Argentina CONSEJO DE TUTELA Numero total de miembros: 8 Miembros Administradores: 4 Miembros No-Administradores: 4 - Latinoamericanos: (Hasta 1962, entre 5 no-administradores, América Latina tenia un asiento). En 1963: Miembros Administradores: Australia, Nueva Zelandia, Reino Unido y Estados Unidos. Miembros Permanentes del Consejo de Seguridad que no son Administradores: China, Francia y URSS. Miembro ¢legido: Liberia. (El Consejo de Tutela puede nombrar misiones visitantes en territorios No-aut6nomos, y ha establecido numerosas co- misiones ad-hoc. Ademés, tiene dos comisiones permanentes: de Uniones Administrativas, y de Peticionarios). a Representacién latinoamericana 1947 México 1955 El Salvador — Haiti 1948 México — Costa Rica 1956 Guatemala — Haiti 1849 México — Costa Rica 1957 Guatemala -— Haiti 1950 Argentina — Rep. Dominicana 1958 Guatemala — Haiti 1951 Argentina — Rep. Dominicana 1959 Paraguay — Haiti 1952 El Salvador — Rep, Dominicana 1960 Paraguay — Bolivia 1953 El Salvador — Rep. Dominicana 1961 Paraguay — Bolivia 1954 El Salvador —— Haiti 1962 Bolivia CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA Ntimero de Jueces: 15 - Latinoamericanos: 4. Duracién del periodo: 9 afios. Hasta el 5-FEB-1964: Jules Basdevant (Francia) Roberto Cérdova (México) Gerald Fitzmaurice (Reino Unido) Lucio M. Moreno Quintana (Argentina Ricardo J. Alfaro (Panama). Elegido para completar el periodo de J. G. Guerrero, de El Salvador, quien muri6 en 1958. Hasta el 5-FER-1967: Abdel Hamid Badawi (RAD) V. K. Wellington Koo (China) Percy Spender (Australia) Jean Spiropoulos (Grecia) Bondan Winiarski (Polonia) Hasta el 5-FEB-1970: José Luis Bustamante R. (Pert) Philip C, Jessup (EE.UU.) Viadimir M. Koretzky (CURSS) Gaetano Morelli CItalia) Kotaro Tanaka (Japén). sin TR ss fueces latinoamericanos 1946-1952 J. Fabela Alfaro (Panama) 1946-1955 A. Alvarez (Chile) 1946-1955 J. G. Guerrero (El Salvador) 1946-1951 Barros de Acevedo (Brasil) 1951-1955 L. Fernandez Carneiro (Brasil) 1952-1961 E. C. A. Ugén (Uruguay) 1955-1964 R. Cérdova (Mexico) 1955-1958 J. G. Guerrero (E1 Salvador) 1958-1964 R. Alfaro (Panama) 1955-1964 L. M. Moreno Quintana (Argentina) 1961-1970 J. L. Bustamante y R. (Pera) Dos de los 6rganos principales de las Naciones Unidas, la Asamblea General y el Consejo Econémico y Social, distribuyen sus actividades, encargandolas a las comisiones que para ese efecto nombran. La Asamblea General, ademas de su Mesa Directiva y de las 7 Comisiones Principales que ya hemes enumerado, tiene: a) Comisiones de Procedimiento (la Comisién General, cons- tituida por el Presidente de la Asamblea General, los 13 Vice- presidentes y los Presidentes de las 7 Comisiones Principales; vy, la Comisi6n de Credenciales, integrada por nueve miembros nombrados por la Asamblea General a propuesta del Presidente de la misma); b) Comisiones Permanentes (la Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto, y, la de Cuotas, ambas constituidas por expertos propuestos teniendo en cuenta su capacidad personal); y, c) Comisiones subsidiarias y ad-hoc (el Comité Interino de la Asamblea General, la Comisién de Desarme, la Comisién de Preparativos para celebrar una Con- ferencia con el propésito de Revisar la Carta, en las que tienen derecho a estar representados todos los Miembros de la Orga- nizacién; y, una lista interminable, de entre las cuales citare- mos las mas importantes, refiriéndolas a la Comisién Principal en la cual se originan). —35— Comisién Consultiva en Asuntos Administrativos y de Presupuesto N&mero de miembros: 12 - Latinoamericanos: 2 Duracién del periodo: 3 afios. Eieccién: Propuestos por la V Comision. Hasta 1963: Albert F. Bender (EE .UU.) Thanassis Aghnides (Grecia) Ratl A. Quijano (Argentina) Alexei F. Sokirkin CURSS) Hasta 1964: Mohamed Abdel Magid Ahmed (Sudan) Alfonso Grez (Chile) E, Olu Sanu (Nigeria) Dragos Serbanescu (Rumania) Hasta 1965: André Ganem (Francia) Ismat T. Kittani (Irak) Agha Shahi (Pakistan) James Gibson (Reino Unido) Representacién Latinoamericana 1947 Martinez Cabaiias (México) 1947-1949 Machado (Brasil) 1956-1958 Blanco (Cuba) 1950-1952 Machado (Brasil) 1958-1960 Carrizosa (Colombia) 1952-1954 Carrizosa (Colombia) 1959-1961 Blanco (Cuba) 1953-1955 Blanco (Cuba) 1961-1963 Quijano (Argentina) 1955-1957 Carrizosa (Colombia) 1962-1964 Grez (Chile) Comisién dz Cuotas Ntimero de miembros: 10 - Latinoamericanos: 2 Duraci6én del periodo: 3 afios Eleccién: Propuestos por la Quinta Comisién. sass I ieee Hasta 1953: Pavel Mijailovich Chernyshev (URSS) Birendra Narayan Chakravarty (India) José Pareja P.S. (Peri) Maurice Viaud (Francia) Hasta 1964: Raymond T. Bowman (EE.UU.) F. Nouredin Kia (iran) Stanislav Raczkowski (Polonia) Hasta 1965: T. W. Cutts (Australia) James Gibson (Reino Unido) D. Silveira da Mota (Brasil). Representaci6én Latinoamericana 1946-1948 Cabanas (México) 1957-1959 Galvao (Brasil) 1949-1951 J. Saenz (México) 1958-1960 Pareja (Pert) 1951-1953 A. Nass (Venezuela) 1959-1961 Correa (Ecuador) 1952-1954 J. Saenz (México) 1960-1962 Arraiz (Venezuela) 1954-1956 S. Strauch (Brasil) 1961-1963 Pareja (Peri) 1955-1957 J. Saenz (México) 1963-1965 da Mota (Brasil) Listas de personas para constituir comisiones de investigacién o de conciliecién Establecida por Resolucién 268 D (III) Ntmero de miembros: 15 - Latinoamericanos: 5 Duracién: 5 afios Eleccién: Recomendados por la Primera Comision. Actualmente integrada por: Austria, Brasil, Ceild4n, Dina- marca, Ecuador, El Salvador, Grecia, Haiti, Holanda, Israel, Pakistan, RAU, Reino Unido, Repdblica Dominicana y Suecia. Representacién Latinoamericana 1955-1959 Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador y El Salvador. 1960-1964 Brasil, Ecuador, El Salvador, Haiti y Rep. Domi- nicana., igi Comisién de Medidas Colectivas Establecida por Resolucién 377 A (V) Ntmero de miembros: 14 - Latinoamericanos: 3 Eleccién: Recomendada por la Primera Comision. Actualmente integrada por: Australia, Bélgica, Birmania, Brasil, Canad4, Estados Unidos, Filipinas, Francia, México, RAU, Reino Unido, Turquia, Venezuela y Yugoeslavia. Esta Comisién designa el Panel de Expertos Militares. Representacién Latinoamericana Brasil, México y Venezuela, desde que fué establecida. Comisién de Observacién de Ia Paz Establecida por Resolucién 377 A (V) Niimero de miembros: 14 - Latinoamericanos: 2 Duracién: 2 afios. Eleccién: Recomendada por la Primera Comisién. Actualmente la integran: Checoeslovaquia, China, Estados Unidos, Francia, Honduras, Irak, Israel, India, Nueva Zelandia, Pakistan, Reino Unido, Suecia, URSS y Uruguay. Representacién Latinoamericana Desde que fué establecida hasta la fecha: Uruguay. 1951-1954 Colombia. desde 1956: Honduras. Comité cientifico consultivo sobre el uso pacifico de Ia energia atémica Establecido por, Resolucién 810 (IX); y Res. 1344 CXTII) Numero de miembros: 7 - Latinoamericanos: 1 Eleccién: Recomendada por la Primera Comisién, Actualmente lo integran: Brasil, Canada, Estados Unidos. Francia, India, Reino Unido y URSS. = Comité cientizico para el estudio de los efectos de jas radiaciones atdémicas Establecido por Resoluci6n 913 (X) Numero de miembros: 15 - Latinoamericanos: 3 Elecci6n: Recomendada por la Primera Comision. Lo integran actualmente: Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canada, Checoeslovaquia, Estados Unidos, Francia, In- dia, Japdn, México, RAU, Reino Unido, Suecia y URSS. Comision consultiva de la Fuerza de Emergencia Establecida por Resolucién 1001 (XI) Elecci6n: Directamente por la Asamblea General. Actualmente y bajo la jefatura del Secretario General: Brasil, Canada, Ceilan, Colombia, India, Noruega y Pakistdn Comisién de la Soberania Permanente sobre Ios Recursos Naturales Establecida por Resolucién 1314 (XIII) Elecci6n: Recomendada por la Segunda Comisi6n. Actualmente la componen: Afganistan, Chile, Estados Uni dos, Filipinas, Guatemala, Holanda, RAU, Suecia y URSS. Comisién sobre la Utilizacién del Espacio Ultraterrestre con fines pacificos Establecida por Resolucién 1348 (XIII) Numero de miembros: 28 - Latinoamericanos: 3 Duracién: 2 afios. Elecci6n: Recomendada por la Primera Comisién. Compuesta actualmente por: Albania, Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canada, Chad, Checoeslo- vaquia, Estados Unidos, Francia, Hungria, India, Irdn, Italia, Jap6n, Libano, México, Mongolia, Marruecos, Polonia, RAU, ‘Reino Unido, Rumania, Sierra Leona, Suecia y URSS. Comision para ja Informaciédn sobre Territorios No-Auténomos Establecida por Resolucién 66 (1) NiGmero de miembros: 14 - Latinoamericanos: 3 Duracién de los elegidos: 3 afios. Estas —39— Eleccién: Propuesta por la IV Comisién. Miembros que transmiten informacién: Australia, Espafia, dos Unidos, Francia, Nueva Zelandia, Portugal y Reino Unido. 1950 1951 1952 1953 1954 1955 1956 1957 1958 1959 1960 1961 1962 1963 1964 1965 Miembros elegidos: Hasta 1963: Liberia y México; 1964: Alto Volta, Ecuador, Filipinas y Pakistan; » 1965: Honduras, Representacién Latinoamericana Venezuela — México — Brasil Cuba — Ecuador — Brasil Cuba — México — Brasil Cuba — Ecuador — Brasil Guatemala — Ecuador — Brasil Guatemala — Pera — Brasil Guatemala — Peri — Venezuela Guatemala — Pert — Venezuela Guatemala — Brasil — Venezuela Guatemala — Brasil — Rep. Dominicana Argentina — Brasil — Rep. Dominicana Argentina — México — Rep. Dominicana Argentina — México — Ecuador Honduras — México — Ecuador Honduras — Ecuador Honduras Comisién sobre Colonialismo.— (“Comité de los 24”) Ampliada de 17 a 24 miembros por Resolucién 1810 (XVII) Latinoamericanos: 3. Actualmente: Australia, Bulgaria, Cambodia, Chile, Dina- marca, EE.UU., Etiopia, India, Iran, Irak, Italia, Costa de Mar fil,,, Madagascar, Mali, Polonia, Reino Unido, Sierra Leo- na, Siria, Tanganyka, Tinez, Uruguay, URSS., Venezuela y Yugoeslavia. 2 AG Comité de Pensiones def Personal de las NN.UU. Establecido por Resolucién 82 (I). N&Gmero de miembros: 9 (3 designados por el Secretario General, 3 elegidos por los participantes de este Fondo y, 3 nombrados por la Asamblea).— Latinoamericanos: 1. Duraci6n: 3 afios. Elecci6n: Propuestos por la Quinta Comisién. Hasta 1964: Albert F. Bender (EE.UU.) James Barco (Reino Unido) Rigoberto Torres A. (Chile). Suplentes: Arthur C. Liveran (Israel) Brendan Nolan (Irlanda) Nathan Quao (Ghana) Representacion Latinoamericana Hasta 1953: Holte Castelho (Colombia) 1954-1958 Forteza (Uruguay) 1959-1961 Torres A. (Chile) 1962-1964 Torres A. (Chile) Junta de Auditores Establecida por Resolucién 71 (1) Miembros: 3 - Latinoamericanos: 1 Duracién: 3 afios Elecci6n: Propuestos por la V Comisién. Hasta junio de 1964: Pakistan i #3 » 1965: Holanda 5 * 5 5 1966: Colombia Representacién Latinoamericana Le ha correspondido siempre a Colombia. o_o Tribunal Administrativo Establecido por Resolucién 351 A (V) Miembros: 7 - Latinoamericanos: 1 Duracién: 3. afios. Eleccién: Propuestos por la Quinta Comisién. Hasta 1963: Héctor Groz Espiell (Uruguay) Bror Arrid Sture Petrén (Suecia) 1964: Mme. Paul Bastid (Francia) R. Venkataraman (India) Luis Ignacio Pinto (Dahomey) 1965: James W. Barco (EE.UU.) Lord Crook (Reino Unido) ” Representacién Latinoamericana 1950-1951 Oribe (Uruguay 1952-1954 Viteri L. (Ecuador) 1955-1957 Pérez Perozo (Venezuela) 1958-1960 Forteza (Uruguay) 1961-1963 Groz (Uruguay) Grupo Consultivo de Informacién Piiblica Establecido por Resolucién 1405 (XIV) Nimero de miembros: 12 - Latinoamericanos: 2. Designados por el Secretario General, y sirviendo en sus capacidades personales, delegados de: Checoeslovaquia, Estados Unidos, Francia, India, Italia, jap6n, Peri, Reino Unido, Sud4n, URSS y Venezuela. Comisién de Expertos encargada de estudiar las actividades y la organizacién del Secretariado. Establecido por Resolucién 1446 (XIV) Miembros: 8 - Latinoamericanos: 1. Eleccién: Recomendada por la Quinta Comisién. AF cee Actualmente integrada por: Colombia, Estados Unidos, Francia, Ghana, India, RAU, Reino Unido y URSS. Comisiédn de Derecho Internacional Establecida por Resolucién 174 (II) Nimero de Miembros: 25 - lLatinoamericanos: 4 Duracién del periodo: 5 afios. Eleccién: Propuestos por la Sexta Comisién. Hasta 1966: Roberto Ago (Italia), Gilberto Amado (Bra- sil), Millan Bartos (Yugoeslavia), Herbert Briggs (EE.UU.), Marcel Cadieux (Canada), Erik Castren (Finlandia), Abdu- liha El-Erian (RAU), Tesilimi Olawole Elias (Nigeria), André Gros (Francia), Eduardo Jiménez de Aréchaga (Uruguay), Victor Kanga (Camertin), Manfred Lachs (Polonia), Chieh Liu (China), Antonio de Luna Garcia (Espana), Luis Padilla Ner- vo (México), Radhabinod Pal (India), Angel Modesto Paredes ‘Ecuador), Obed Pessou (Dahomey), Shabtai Rosenne (Is- rael), Abdul Hakim Tabibi (Afganistan), Senji Tsurouka (Ja- pon), Grigory I. Tunkin (URSS), Alfred Verdross (Austria), Humphrey Waldock (Reino Unido), Mustapha Kamil Yasseen (Irak). Representacién Latinoamericana 1949-1953 Alfaro (Panama) 1957-1961 Amado (Brasil) Amado (Brasil) Padilla N. (México) Cérdova (México) Garcia Amador (Cu- Yepes (Colombia) ba) 1954-1956 Amado (Brasil) Alfaro (Panama) Cérdova (México) 1962-1966 Amado (Brasil) 1954 Jiménez de A. Uru- Padilla N. (Méx1- guay ) co) 55-56 Padilla N. (México) Garcia Amador Paredes (Ecuador) (Cuba) Salamanca (Boli- via) =n El Consejo Econémico y Social (ECOSOC) tiene las si- guientes siete comisiones orgdnicas: de Estadistica, de Pobla- cién, de Asuntos Sociales, de Derechos Humanos, de la Con- dicién Juridica y Social de la Mujer, de Estupefacientes y de Comercio Internacional de Productos Basicos; y, la Sub-comi- sién de Prevencién de Discriminaciones y Proteccién a las Mi- norias. Ademés, tiene cuatro comisiones econémicas regionales, para Europa, Asia y Lejano Oriente, Latinoamérica (CEPAL) y Africa. (Son miembros de la CEPAL todos los paises latino- americanos y Estados Unidos, Francia, Holanda, Reino Unido y Canada). Entre los é6rganos subsidiarios del ECOSOC estén las si- guientes Comisiones Permanentes, integradas por el total de los miembros del Consejo: Econémica, Social y de Coordinacién. También funcionan ciertos cuerpos especiales, como ia Junta Hjecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para Ja Infancia (UNICEF); el Comité Central Permanente del Opio (compues- to por 8 miembros nombrados por 5 afios); el Cuerpo Super- visor de Drogas (establecido para limitar la manufactura y re- gular la distribucién de narcdéticos estupefacientes, € integrado por cuatro miembros); la. Comisién para el Desarrollo Indus- trial; la Comisién para el Desarrollo de la Capitalizaci6én; y, el Programa de las NN.UU. de Cooperacién Técnica, que com~- prende: el Comité de Asistencia Técnica, la Junta de Asistencia Técnica, el Consejo de Administracién del Fondo Especial, la Junta Consultiva del mismo, el Comité Especial de Asistencia Técnica o Comisién Ad-hoc de Coordinacién (de la coopera- cién técnica de las NN.UU., las agencias especializadas, la agencia internacional de Energia At6mica y el Fondo Especiai. Este Comité fué establecido por Resolucién del ECOSOC 851 (XXXID y estA integrado por 8 miembros del Consejo de Administraci6n), y, la Comisién Consultiva sobre organizacio- nes no-gubernamentales. Durante 1962 se creé ademas, el Comité de Vivienda, Construcci6én y Planificacién, y, la Comisién Preparatoria de ja Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desa- rrollo. poe Ges Comisién de Estadistica Ntamero de miembros: 18 - Latinoamericanos: 3. Duracién: 4 anos. Hasta 1963: Australia, Brasil, India, Nueva Zelandia, Sudan y Ucrania. ss 1964: Cuba, Francia, Noruega, Reino Unido, Ru- mania y Uruguay. > 1965: Canad&é, China, Estados Unidos, Irlanda, Japon y URSS. Representacién Latinoamericana 1947-1949 México 1956-1959 Rep. Dominicana 1950-1952 Argentina 1957-1960 Cuba 1951-1953. Panama 1960-1963 Brasil 1953-1955 Cuba 1961-1964 Cuba 1954-1956 Panama 1962-1965 Uruguay Comisttn de Poblacién Ntmero de miembros: 18 - Latinoamericanos: 3. Duracién: 4 anos. Hasta 1963: China, Francia, Ghana, India, Itaha y Ucrania; is 1964: Bélgica, Ceilan, Grecia, México, RAU y Uruguay; 7 1965: El Salvador, EE.UU., Japén, Reino Unido, Siria y URSS. Representacién Latinoamericana 1948-1950 Pert - Brasil 1957-1960 Brasil - Argentina 1951-1953 Pert - Brasil 1958-1961 El Salvador 1952-1954 México 1961-1964 Mexico - Uruguay 1954-1956 Brasil- Argentina 1962-1965 El Salvador 1955-1957 Costa Rica ws OS, case Comisi6én de Asuntos Sociales Niamero de miembros: 21 - Latinoamericanos: 3. Duraci6n: 4 afios. Hasta 1963: = 1964: 5 1965: Bielorusia, Brasil, Finlandia, RAU, Reino Unido, Uruguay y Yugoeslavia; Albania, Canada, China, Ecuador, Israel, Sudan y Tinez; Austria, EE.UU., Federacién Malaya, Fran- cia, Gabon, Irak y URSS. Representaciton Latinoamericana 1947-1949 Per - Colombia - Ecuador 1950-1952 Bolivia - Brasil - Ecuador 1953 Ecuador 1953-1955 Argentina - Brasil 1954-1956 Uruguay 1956-1959 Colombia - Rep. Dominicana 1957-1960 Ecuador . 1960-1963 Brasil - Uruguay 1961-1964 Ecuador. Comisién de Derechos Humz2nos Nimero de miembros: ?1 - Latinoamericanos: 4, Duraci6én: 3 afios. Hasta 1963: 5 1964: , 1965: Afganistan, China, Holanda, Italia, Panama, Polonia y Reino Unido; El Salvador, Francia, Filipinas, India, Liba- no, Turquia y URSS; Canada, Chile, Dinamarca, Ecuador, Esta- dos Unidos, Liberia y Ucrania. 1947-1948 1947-1950 1949-1951 1951-1953 1952-1954 1954-1956 1955-1957 1957-1959 1958-1960 1960-1962 1961-1963 1962-1964 1963-1965 Comisién de — 46 — Representacién Latinoamericana Uruguay - Panama Chile Uruguay - Guatemala Chile Uruguay Chile México Argentina México Argentina - Venezuela Panama El Salvador Chile - Ecuador. Ja Condicién Juridica y Social de la Muyer Ntimero de miembros: 21 - Latinoamericanos: 4. Duraci6n: 3 afios. Hasta 1963: Argentina, Australia, Checoeslovaquia, Chi- na, Filipinas, Japon y RAU; 53 1964: Espafia, Estados Unidos, Ghana, Holanda, Indonesia, Reino Unido y URSS; “ 1965: Colombia, Finlandia, Francia, México, Peri, 1947 1947-1948 1947-1949 1948-1950 1949-1951 1950-1952 1951-1953 1952 1952-1954 Polonia y Sierra Leona. Representacién Latinoamericana Costa Rica - Venezuela Guatemala México Costa Rica - Venezuela Haiti México Cuba - Rep. Dominicana Brasil Chile ie 1953-1955 Haiti - Venezuela 1954-1956 Cuba - Rep. Dominicana 1955-1957 Argentina 1956-1958 Venezuela 1957-1959 Cuba - México - Rep. Dominicana 1958-1960 Argentina 1959-1961 Chile 1960-1962 Cuba - Colombia - México 1961-1963 Argentina 1963-1965 Colombia - México - Pera. Comisién de Estupetacientes Niimero de miembros: 21 - Latinoamericanos: 3 Duraci6n: 3 afios (Con esta innovacién introducida en 1962, desaparecen los miembros por periodo indefinido). Hasta 1963: China, Japén, India, Polonia, Reino Unido, Turquia y URSS; si 1964: Brasil, Canad&a, Estados Unidos, Francia, Peri, Suiza y Yugoeslavia; 3 1965: Hungria, Iran, Marruecos, México, RAU, Rep. Federal de Alemania y Corea. Representacién Latinoamericana Hasta 1961 el Peri fue miembro por tiempo indefinido. Hasta 1962 México fué reelegido cada tres afios. 1962-1964 Pert - Brasil 1963-1965 México. Comisién de Comercio Internacional de Productos Basicos Ndmero de miembros: 21 - Latinoamericanos: 5. Duracién: 3 afios. Hasta 1963: Bulgaria, Ceilén, Costa de Marfil, EE.UU., Federacién Malaya, Nueva Zelandia y Sue- cia; = oe 3 1964: Australia, Bélgica, Ecuador, Francia, Mali, Madagascar y Pert; s 1965: Brasil, Grecia, Reino Unido, Rumania, Tai- landia, URSS, y Uruguay. Representacién Latinoamericana 1955 Chile 1955-1956 Venezuela - Argentina - Brasil 1956-1958 Chile 1957-1958 Uruguay 1957-1959 Argentina - Brasil 1959-1961 Chile - Uruguay 1960-1962 Argentina - Brasil 1962 Uruguay 1962-1964 Peri - Ecuador 1963-1965 Brasil - Uruguay Sub-comisién de Prevencién de Discriminaciones y proteccién a las minorias Establecida en 1947, Miembros: 14 - Latinoamericanos: 2 Duracion: 3 afios Eleccién: Propuestos por la Comisién de Derechos Hu- manos. Actualmente: Abdel Hamid Abdel-Chani (RAU), Moha- med Ahmed Abu Rannat (Sudan), Charles D. Ammoun (Li- bano), A.A. Fomin (URSS), Philip Halpern (EE.UU.), C. Richard Hiscocks (Reino Unido), José D. Inglés (Filipinas), Pierre Juvigny (Francia), Wojciech Ketrzynski (Polonia), Ar- cot Krishnaswami (India), Franz Matsch (Austria), Enrique Rodriguez Fabregat (Uruguay), Vieno Voitto Saario (Finlan- dia), y Hernan Santa Cruz (Chile). funta Ejecutiva del Fondo de las NN.UU. para la Infancia Establecida por Resolucién 57 (1) Numero de miembros: 30 - Latinoamericanos: 6. Duraci6én: 3 afios. ae: Hasta 1963: Afganistan, Brasil, China, El Salvador, EE.UU., Francia, Jap6n, Polonia, Ttinez y URSS; 1964: Bulgaria, Canadd, Chile, India, Israel, Ita- lia, Nigeria, Pakistan, Uruguay y Rep. Fed. de Alemania; 5 1965: Espafia, Filipinas, México, Rep. Dominica- 1956 1956-1957 1956-1958 1957-1958 1957-1959 1958-1960 1959-1961 1960-1962 1961-1963 1962-1964 1963-1965 na, Senegal, Sudan, Suecia, Suiza, Reino Unido y Turquia. Representacién Latinoamericana Colombia - Ecuador - Uruguay Brasil Rep. Dominicana El Salvador - Venezuela Colombia - Ecuador Brasil Chile - Rep. Dominicana Ecuador - México Brasil - El Salvador Chile - Uruguay México - Rep. Dominicana. Comisién para el Desarrollo Industrial Establecida por Resolucién del ECOSOC 751 (XXIX), a recomendacién de la Resolucién 1431 CXIV). Miembros: americanos: 6. Duracién: 30 (12 elegidos y 18 del ECOSOC - Latino- 3 afios. Eleccién: Recomendada por la Segunda Comisién. Hasta 1963: Bulgaria, El Salvador, Etiopia, Filipinas, Francia, Italia, Jordania, Pakistan, Uruguay y Rep. Fed. de Alemania; a 1964: Australia, Colombia, EE.UU., India Mada- gascar, México, RAU, Senegal, Ttinez y Yugoeslavia; sesame elias 1965: Argelia, Argentina, Austria, Brasil, Checoes- lovaquia, Japén, Reino Unido, Rep. Centro- africana, Suecia y URSS. Representacion Latinoamericana 1961 México - Venezuela 1961-1962 Brasil - Pera 1961-1963 El Salvador - Uruguay 1962-1964 Colombia - México 1963-1965 Brasil - Argentina. Comision encargada de estudiar el establecimiento de un Fondo de la NN. UU. para el Desarrollo de la Capitalizacién Establecida por Resoluci6n 1521 (XV) Niimero de miembros: 25 - Latinoamericanos: 4. Elecci6n: Recomendada por la Segunda Comisi6n. Actualmente: Argentina, Birmania, Brasil, Canada, Costa de Marfil, Checoeslovaquia, Chile, Dinamarca, EE.UU., Fran- cia, Ghana, India, Indonesia, Irak, Italia, Japén, Nigeria, Paises Bajos, Pakistan, PerG, Reino Unido, RAU, Sudan, URSS y Yugoeslavia. . Comité de Asistencia Técnica Establecido por Resoluci6n del ECOSOC 222 (1X) Numero de miembros: 30 (12 elegidos y 18 del ECOSOC) Latinoamericanos: 4. Duracién de los elegidos: 2 afios. Hasta 1963: Afganistan, El] Salvador, Etiopia, Francia, Grecia, Holanda, Indonesia, Israel, Italia, Jordania, Nueva Zelandia y Uruguay; 6 1964: Australia, Brasil, Colombia, Dinamarca, EE.UU., India, Nigeria, Polonia, Senegal, RAU, Yugoeslavia y Rep. Fed. de Alemania: < 1965: Argentina, Austria, Checoeslovaquia, Japon, Reino Unido y URSS. ol ee Representacién Latinoamericana.— (Solamente elegidos) 1957-1958 Venezuela 1959-1961 Brasil 1960-1961 Haiti 1962-1963 El Salvador - Uruguay 1963-1964 Brasil - Colombia. Consejo de Administracién del Fondo Especial (Del Programa ampliado de Asistencia Técnica) Establecido por Resolucién 1240 (XIII) Ntimero de miembros: 18 (divididos en econédmicamente mas y menos desarrollados). Latinoamericanos: 3 Duracién: 3 afios. Hasta 1963: Ghana, Guatemala, Italia, Holanda, Senegal y Suecia; 1964: Brasil, EE.UU., Francia, Indonesia, México y Reino Unido; > 1965: Canada, Filipinas, Japon, Polonia, URSS., y Uruguay. 2) Representacién Latinoamericana 1959 Pert 1961-1963 Guatemala 1959-1960 Chile 1962-1964 Brasil - México 1959-1961 Argentina - México 1963-1965 Uruguay Comisién Consultiva sobre Organizaciones No-gubernamentales Miembros: 7 - Latinoamericanos: Actualmente: Austria, EE.UU., Francia, Japén, Reino Uni- do, Senegal y URSS. (Colombia integré esta Comisién en 1962). Comité Especial de Coordinacion Actualmente: Colombia, Dinamarca, EE.UU., Ettopia, Francia, Jap6n, Jordania, Paises Bajos, Reino Unido, URSS., y Yugoeslavia. Comité de Vivienda, Construccién y Planificacién Creado por Resolucién del ECOSOC 903 C (XXXIV), 1962. Nt@mero de miembros: 21 - Latinoamericanos: 4. Duracién: 3 afios. Hasta 1963: Canada, Costa Rica, Chile, Dinamarca, Hungria, Indonesia y URSS; % 1964: Argentina, Francia, Grecia, Italia, RAU, Rumania y Tanganika; * 1965: Colombia, EE.UU., Iran, Israel, Japén, Ma- dagascar y Nigeria. Conmusién Preparatoria de la Conferencia de las NN.UU. sobre Comercio y Desarrollo Numero de miembros: 30 (18 del ECOSOC y 12 elegidos). Latinoamericanos: 2 de los elegidos. Elegidos: Argentina, Austria, Canada, Checoeslovaquia, Libano, Madagascar, Nigeria, Nueva Zelandia, Pakistan, Pert, RAU y Titnez. Relaci6n de los Organismos o Agencias Especializadas Organizacién Internacional del Trabajo (OIT); en inglés ILO; Organizacién de las NN.UU. para la Agricultura y la Alimen- tacién (FAQ); OrganizaciOn de las NN.UU. para la Educaci6n, la Ciencia y la Cultura (UNESCO); Organizacién Mundial de la Salud (OMS); en inglés WHO; goes BG oo Banco Internacional de Reconstruccién y Fomento (Banco) Afiliadas al Banco: Asociacién para el Desarrollo Inter- nacional (ADI); y, Corporacién Financiera Internacional (CFI); Fondo Monetario Internacional (Fondo); Organizacién de Aviacién Civil Internacional (OACI); Unién Postal Universal (UPU); Unién Internacional de Telecomunicaciones (UIT); Organizaci6n Meteorolégica Mundial (OMM), en inglés WMO; Organizacién Consultiva Maritima Internacional (OCMI); Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) (Se le considera en esta relacién por su alcance mundial); y, Organismo Internacional de Energia Atémica (OTEA). RELACION DE LOS PUESTOS QUE HA OCUPADO Y OCUPA EL PERU en los diversos 6rganos electivos de las NN.UU. En Ia Mesa Directiva de la Asamblea General Fresidencia de la Asamblea General - 1959 Vicepresidencia de la Segunda Sesién Especial de la Asamblea General - 1948 Presidencia de la Comisién Politica Especial - 1950 Presidencia de la Primera Comisién - 1956 (Relator de la Segunda Comisién) - 1954 En los Organos Principales Miembro del Consejo de Seguridad - 1955-1956. Miembro del Consejo Econémico y Social - 1946-48 y 1949-1951 (Segunda Vicepresidencia de Ja 5* sesién). Juez de la Corte Internacional de Justicia - 1961-1970,