P. 1
Derechos Humanos de Tercera Generacion - LAS GENERACIONES DE LOS DDHH

Derechos Humanos de Tercera Generacion - LAS GENERACIONES DE LOS DDHH

|Views: 6.875|Likes:
Publicado porlilianagomez

More info:

Published by: lilianagomez on Feb 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2013

pdf

text

original

Sections

Consideraremos las características generales de los derechos humanos
de tercera generación y posteriormente estudiaremos las características

40

LUIS T. DÍAZ MÜLLER, Globalización y derechos humanos, en la obra colectiva
Globalización de derechos humanos, ob. cit., págs. 37 y 38.

41

Ver supra, págs. 50 a 52.

217

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

específicas de cada uno de estos derechos, aclarando que se trata del
reconocimiento de los derechos en su fase de formación, por lo que se han
adoptado Declaraciones, sin que exista voluntad política de los Estados
miembros de la Naciones Unidas, para celebrar y ratificar tratados
internacionales y, por consiguiente, adquirir obligaciones internacionales
de respetar y garantizar el libre y pleno ejercicio de los derechos, que sería el
paso siguiente a la suscripción de las Declaraciones; por ello, presentaremos
una somera exposición con la escasa bibliografía disponible.

Los derechos humanos de tercera generación tienen diversas
denominaciones: derechos colectivos de la humanidad o derechos de las
nuevas generaciones, o derechos de solidaridad42

, o derechos de vocación

comunitaria.

“Quienes sustentan la existencia de esta tercera generación de derechos
los denominan también Derechos de Solidaridad, pudiéndose realizar así
una relación con el planteamiento de la Revolución Francesa de «libertad,
igualdad y fraternidad», reservando el concepto de libertad para la primera,
el de igualdad para la segunda y el de solidaridad (fraternidad) para la tercera
generación de derechos”43
.

“Con este punto de vista se abre la idea de la fraternidad, de solidaridad,
que estará en la base de la cultura política y jurídica moderna, como substrato
imprescindible de los derechos sociales”44
.

En efecto, los derechos de tercera generación también podrían
denominarse los derechos de la fraternidad, por la sensibilidad social –
ayuda y socorro mutuos– que conlleva a su reconocimiento, a respetar y a
garantizar su libre y pleno ejercicio; plexo de derechos que conduce a que
todos los seres humanos del mundo se comporten como verdaderos

42

Denominación que se le atribuye a Karel Vasak (1977).

43

TEODORO RIBERA NEUMANN y HERNÁN VIGUERA FIGUEROA, Los Derechos de la Tercera
Generación, Boletín Informativo, Asociación Argentina de Derecho Constitucional,
año XVII, No. 182, junio 2001, pág. 12.

44

GREGORIO PECES-BARBA MARTÍNEZ, Derechos Sociales y Positivismo Jurídico, Instituto
de Derechos Humanos Bartolomé de las Casas, Universidad Carlos III de Madrid,
Dykinson, Madrid, España, 1999, pág. 10.

ERNESTO REY CANTOR

218

hermanos fraternales, a fin de defenderse del capitalismo financiero; por eso
“son siempre necesarios nuevos movimientos de solidaridad de los hombres
del trabajo y de solidaridad con los hombres del trabajo. Esta solidaridad
debe estar siempre presente allí donde lo requiere la degradación social del
sujeto del trabajo, la explotación de los trabajadores, y las crecientes zonas
de miseria incluso de hambre”45

.

Es por ello que “(...) la tercera generación de los derechos exige asegurar
la coexistencia pacífica entre países, pueblos e individuos en los que la
violencia, financiada o auto sostenida, deshilacha el tejido social hasta
romperlo suprimiendo incluso los más elementales derechos humanos”46

.

Otra caracterización general de estos derechos se relaciona con la
identificación de “los llamados intereses difusos, colectivos, transpersonales
o supraindividuales.

”Esta terminología se emplea para designar a los sujetos a los que el
derecho de la tercera generación está destinado a proteger, y aquí nos damos
cuenta que no se trata de un individuo (Derechos Humanos de la Primera
Generación). Tampoco se trata de una clase social (Derechos Humanos de la
Segunda Generación); aquí, en la “Tercera Generación” se trata de un grupo
humano. (…) Este grupo humano del que hablamos se compone de
individuos con diversas características, de varios y distintos grupos sociales
o clases; su composición es el total de la población de un lugar determinado;
por ello, los destinatarios de los derechos de la tercera generación, tienen
un ‘interés’ difuso, debido a que tiende a difundirse en todo un grupo
humano que puebla una región de la tierra; colectivo, porque afecta a toda
una colectividad; transpersonal porque rebasa al interés personal;
supraindividual, porque va más allá del interés individual”47
.

45

JUAN PABLO II, op. cit., pág. 39.

46

RAÚL ÁVILA ORTIZ. “Derecho Electoral y Derechos Humanos de Tercera Generación
en América Latina”, en la obra colectiva Democracia y Representación en el umbral
del siglo XXI, Universidad Nacional Autónoma de México, 1999, pág. 47.

47

HERRERA ORTIZ, op. cit., pág. 11.

219

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

“Una característica de los derechos de la tercera generación es el
reconocimiento de su naturaleza histórica y su evolución progresiva, al
unísono con la misma evolución de la conciencia de humanidad que los
seres humanos van construyendo”48

.

3.¿CUÁLES SON LOS DERECHOS HUMANOS DE
TERCERA GENERACIÓN?

Forman parte de los derechos humanos de tercera generación el derecho
a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, el derecho a la paz, el
derecho al desarrollo y el derecho al patrimonio común de la humanidad,
que explicaremos con brevedad y como una aproximación al tema.

“El valor que sustenta estos derechos es la solidaridad. La idea de
solidaridad como medio para humanizar la sociedad deriva de la virtud
cristiana de la fraternidad. La solidaridad se plantea desde una cultura de la
colaboración deseable, dependiendo de las posibilidades de formación y
voluntariedad personal. Además, la solidaridad promueve la interdependencia
económica, cultural y política de toda la humanidad”49
.

A.EL DERECHO A UN AMBIENTE SANO Y
ECOLÓGICAMENTE EQUILIBRADO

La problemática que se desenvuelve en relación con la producción,
distribución y consumo de bienes y servicios provenientes de una voraz
producción industrial altamente tecnificada y globalizada -el desarrollo
económico-, generó en la mitad del siglo XX (finales de la década de los
sesenta y comienzos de los setenta) un replanteamiento acerca de la
desprotección de los recursos naturales renovables que por la deforestación,
la emisión de gases, el uso indiscriminado de químicos y la descarga de
desechos tóxicos contribuyeron a la contaminación de las aguas, el aire y el

48

GARCÍA, op. cit., pág. 115.

49

CAROLINA UGARTE ARTAL, Las Naciones Unidas y la educación en derechos humanos,
Pamplona (España), Editorial Eunsa, 2004, págs. 151 y 152.

ERNESTO REY CANTOR

220

suelo del globo terrestre, provocando así el deterioro de los ecosistemas
más allá de las fronteras de los Estados, en detrimento de la comunidad
internacional que se vio comprometida a dar respuesta acerca del papel del
hombre como tal, frente a la explotación sistemática de tales recursos naturales.
De ahí nacen las necesidades del hombre a disfrutar del paisaje, de respirar
aire puro, beber agua saludable, explotar tierras fértiles para consumir sus
frutos y alimentos no contaminados, como productos de la madre tierra, es
decir, el derecho que tiene el ser humano, una colectividad o un pueblo a
disfrutar de un “ambiente sano y ecológicamente equilibrado”.

En adelante el planeta y los pueblos que lo habitan girarán alrededor de
una gran tensión-técnico-social, económica, política y cultural–, por la
confrontación entre el desarrollo económico y el ambiente sano y
ecológicamente equilibrado, siendo sus autores y actores los países
desarrollados y los receptores de ese impacto los países en vía de desarrollo,
en el marco de un nuevo orden mundial unipolar a partir de la caída del muro
de Berlín. No olvidemos que “la globalización influye en los medios de
comunicación, en la cultura, en la política, en la guerra, en las finanzas, en la
emigración y en el medio ambiente.50

Como simple referencia, mencionaremos la Convención relativa a los
humedales de importancia internacional especialmente como hábitat de
aves acuáticas, en Ramsar, 1971 -conocida comúnmente como la Convención
de los humedales de Ramsar-, por tratarse del primer instrumento internacional
citado por la mayoría de los autores como punto de partida en el proceso de
formación de los derechos humanos de tercera generación - el derecho a un
ambiente sano-, y en especial en el nacimiento de una nueva disciplina del
derecho: el derecho internacional ambiental.

1)Declaración de la conferencia de Naciones Unidas sobre
el medio humano

La Confederación de Naciones Unidas sobre el Medio Humano se reunió
en Estocolmo (Suecia) y el 16 de junio de 1972, adoptó la Declaración de la

50

HELD. Op. cit., pág. 10.

221

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio humano; también se
adoptó el Plan de Acción o recomendaciones para el Medio Humano con
108 puntos. Su objetivo principal, “consistía en procurar la protección del
medio ambiente en función del ser humano”51
.

La Conferencia enuncia tres principios que se basan en la conjunción de
los conceptos de soberanía, responsabilidad y cooperación de los Estados52
.

Esta Declaración contiene siete puntos enunciados como Proclama y 26
principios enunciados así: 1) Libertad e igualdad; 2) Preservación de los
ecosistemas; 3) Restaurar o mejorar la capacidad de la tierra; 4) Preservar y
administrar juiciosamente el patrimonio natural; 5) Uso racional de los
recursos no renovables; 6) Lucha contra la contaminación; 7) Medidas para
impedir la contaminación de los mares; 8) Desarrollo económico y social; 9)
Asistencia financiera y económica; 10) Países en desarrollo; 11) Políticas
ambientales; 12) Conservación y mejoramiento del medio; 13) Enfoque
coordinado e integrado del desarrollo; 14) Planificación racional; 15)
Planificación a los asentamientos humanos; 16) Políticas demográficas; 17)
Planificación, administración y control de los recursos ambientales; 18)
Utilización de la ciencia y la tecnología; 19) Educación ambiental; 20)
Investigación y desarrollo científico; 21) Derecho soberano sobre la
explotación de recursos; 22) Responsabilidad e indemnización por
contaminación; 23) Aplicabilidad de las normas de cada país; 24) Acuerdos
bilaterales y multilaterales; 25) Labores coordinadas para conservación y
mejoramientos, y 26) Eliminación y destrucción de armas nucleares.

En la Proclama de la Declaración, se expresa que:

“1. El hombre es a la vez obra y artífice del medio que lo rodea, el cual le
da sustento material y le brinda la oportunidad de desarrollarse intelectual,
moral, social y espiritualmente. En la larga y tortuosa evolución de la raza
humana en este planeta se ha llegado a una etapa en que, gracias a la rápida

51

CLAUDIA MARÍA ROJAS QUIÑONEZ. Evolución de las características y de los principios del
derecho internacional ambiental y su aplicación en Colombia. Bogotá, Universidad
Externado de Colombia, 2004, pág. 37.

52

MÓNICA PINTO. El Derecho internacional, vigencia y desafíos en un escenario
globalizado. México, Fondo de Cultura Económica, 2004, pág 125.

ERNESTO REY CANTOR

222

aceleración de la ciencia y la tecnología, el hombre ha adquirido el poder de
transformar, de innumerables maneras y en una escala sin precedentes,
cuanto lo rodea. Los dos aspectos del medio humano, el natural y el artificial,
son esenciales para el bienestar del hombre y para el goce de los derechos
humanos fundamentales, incluso el derecho a la vida misma.

”2. La protección y mejoramiento del medio humano es una cuestión
fundamental que afecta el bienestar de los pueblos y al desarrollo económico
del mundo entero, un deseo urgente de los pueblos de todo el mundo y un
deber de todos los gobiernos.

”3. El hombre debe hacer constantemente recapitulación de su experiencia
y continuar descubriendo, inventando, creando y progresando. Hoy en día,
la capacidad del hombre de transformar lo que lo rodea, utilizada con
discernimiento, puede llevar a todos los pueblos los beneficios del desarrollo
y ofrecerles la oportunidad de ennoblecer su existencia. Aplicado errónea o
imprudentemente, el mismo poder puede causar daños incalculables al ser
humano y a su medio. A nuestro alrededor vemos multiplicarse las pruebas
del daño causado por el hombre en muchas regiones de la tierra: niveles
peligrosos de contaminación del agua, el aire, la tierra y los seres vivos;
grandes trastornos del equilibrio ecológico de la biosfera; destrucción y
agotamiento de recursos insustituibles y graves deficiencias, nocivas para
la salud física, mental y social del hombre, en el medio por él creado,
especialmente en aquel en que vive y trabaja.

”4. En los países en desarrollo, la mayoría de los problemas ambientales
está motivada por el subdesarrollo. Millones de personas siguen viviendo
muy por debajo de los niveles mínimos necesarios para una existencia humana
decorosa: privadas de alimentación y vestido, de vivienda y educación, de
sanidad e higiene adecuados. Por ello, los países en desarrollo deben dirigir
sus esfuerzos hacia el desarrollo, teniendo presentes sus prioridades y la
necesidad de salvaguardar y mejorar el medio. Con el mismo fin, los países
industrializados deben esforzarse por reducir la distancia que los separa de
los países en desarrollo. En los países industrializados, los problemas
ambientales están generalmente relacionados con la industrialización y el
desarrollo tecnológico.

223

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

”5. El crecimiento natural de la población plantea continuamente problemas
relativos a la preservación del medio, y se deben adoptar normas y medidas
apropiadas, según proceda, para hacer frente a esos problemas (…)”.

De los principios de la Declaración, se resaltan los siguientes:

Principio I. El hombre tiene el derecho fundamental a la libertad, la
igualdad y el disfrute de condiciones de vida adecuadas a un medio de
calidad tal que le permita llegar a una vida digna y gozar de bienestar, y tiene
la solemne obligación de proteger y mejorar el medio para las generaciones
presentes y futuras.

”(...).

Principio II. Los recursos naturales de la Tierra, incluidos el aire, el
agua, la tierra, la flora y la fauna y especialmente muestras representativas
de los ecosistemas naturales, deben preservarse en beneficio de las
generaciones presentes y futuras mediante una cuida-dosa planificación u
ordenación, según convenga.

”(...).

Principio IV. El hombre tiene la responsabilidad especial de preservar y
administrar juiciosamente el patrimonio de la flora y fauna silvestre y su
hábitat, que se encuentra actualmente en grave peligro por una combinación
de factores adversos.

”(...).

Principio VII. Los Estados deberán tomar todas las medidas posibles
para impedir la contaminación de los mares por sustancias que puedan
poner en peligro la salud del hombre, dañar los recursos vivos y la vida
marina, menoscabar las posibilidades de esparcimiento o entorpecer otras
utilizaciones legítimas del mar.

” (...).

Principio XIII. A fin de lograr una más racional ordenación de los recursos
y mejorar así las condiciones ambientales, los Estados deberían adoptar un

ERNESTO REY CANTOR

224

enfoque integrado y coordinado de la planificación de su desarrollo de modo
que quede asegurada la compatibilidad del desarrollo con la necesidad de
proteger y mejorar el medio humano en beneficio de su población”.

Principio XIV. La planificación racional constituye un instrumento
indispensable para conciliar las diferencias que puedan surgir entre las
exigencias del desarrollo y la necesidad de proteger y mejorar el medio”.

Principio XIX. Es indispensable una labor de educación en cuestiones
ambientales, dirigida tanto a las generaciones jóvenes como a los adultos y
que preste la debida atención al sector de población menos privilegiado,
para ensanchar las bases de una opinión pública bien informada y de una
conducta de los individuos, de las empresas y de las colectividades,
inspiradas en el sentido de responsabilidad en cuanto a la protección y
mejoramiento del medio en toda su dimensión humana (…).

Principio XXI. De conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y
con los principios del derecho internacional, los Estados tienen el derecho
soberano de explotar sus propios recursos en aplicación de su propia política
ambiental y la obligación de asegurar que las actividades que se lleven a
cabo dentro de su jurisdicción o bajo su control no perjudiquen al medio de
otros Estados o de zonas situadas fuera de toda jurisdicción nacional”53
.

Principio XXV. Los Estados se asegurarán de que las organizaciones
internacionales realicen una labor coordinada, eficaz y dinámica en la
conservación y mejoramiento del medio”.

Como se señaló, en la Conferencia se adoptó un Plan de Acción que giró
“alrededor de tres aspectos fundamentales: el programa global de evaluación
del medio humano; las actividades de ordenación del medio humano y las
medidas internacionales auxiliares de la acción nacional e internacional de
evaluación y ordenación”54
.

53

Veáse el Principio 2 de la Declaración de Río de 1992, ver supra pág. 17.

54

ROJAS QUIÑONEZ. Ob. cit., pág. 41.

225

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

Se destaca que “si bien el eje central del texto de la declaración gira en
torno a la protección del medio ambiente humano, en él se destaca la necesidad
de compatibilizar la protección internacional del medio ambiente con el
desarrollo económico, con especial referencia a los Estados económicamente
más débiles (los Principios 13 y 14 de la Declaración tratan de la necesidad
de emplear un enfoque integrado y planificado del desarrollo, que tenga en
cuenta los criterios ambientales, a fin de lograr una racional ordenación de
los recursos ambientales y conciliar las exigencias de desarrollo económico
y de protección y mejora del medio ambiente)”55
.

En otros términos, “los Estados se permiten coincidir en la necesidad de
adoptar planes para enfrentar la protección del ambiente sin detener el
desarrollo, de allí que algunas de las formulaciones de la Conferencia sean
normas programáticas que requieren reglamentación nacional e
internacional”56
.

En esta conferencia se proclamó la institución del desarrollo sostenible
que veinte años más tarde retomó la primera Cumbre para la Tierra, en Río de
Janeiro, en 1992, con mayor precisión conceptual. Además, “el mérito principal
de la conferencia de Estocolmo es haber alertado a la opinión internacional
sobre la necesidad que tiene el hombre de medir los riesgos que hace correr al
único compañero de que dispone en el planeta: el medio ambiente”57
.

Los gobiernos que participaron en la Conferencia de Estocolmo crearon
el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA),
como autoridad mundial para la cooperación internacional para el
mejoramiento del medio ambiente. Por Resolución 2997 de 15 de diciembre
de 1972, la Asamblea General de las Naciones Unidas creó el Consejo de
Administración (con 58 Estados), una secretaría del medio ambiente y el
fondo para el medio ambiente del PNUMA.

55

ROJAS QUIÑONEZ. Ob. cit., págs. 38 y 39.

56

PINTO. Ob. cit., pág. 126.

57

PIERRE GIOLITTO, Pedagogía del medio ambiente. Barcelona, Editorial Herder, 1984,
pág. 124.

ERNESTO REY CANTOR

226

2)Declaración de Tokio

En 1983, la Asamblea General de las Naciones Unidas creó la Comisión
sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, por medio de la Resolución 38/
161. En Tokio (Japón) el 27 de febrero de 1987, se adoptó la llamada
Declaración de Tokio, en la cual se precisaron las atribuciones de dicha
Comisión, en los siguientes términos:

“a) reexaminar las cuestiones críticas relacionadas con el medio ambiente
y el desarrollo y formular unas propuestas de acción innovadoras, concretas
y realistas para afrontarlas;

”b) reforzar la cooperación internacional sobre el medio ambiente y el
desarrollo, y evaluar y proponer nuevas formas de cooperación que puedan
romper con las modalidades existentes e influir así en las políticas y
acontecimientos en la dirección del cambio necesario;

”c) incrementar el nivel de comprensión y compromiso respecto de la
acción por parte de los individuos, las organizaciones voluntarias, el mundo
de los negocios, las instituciones y los gobiernos”.

En la Declaración, además, se expresó lo siguiente:

“La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo exhorta
ahora todas las naciones del mundo a que, conjunta e individualmente,
integren el desarrollo sostenible en sus objetivos y adopten los siguientes
principios que les sirvan de guía en sus normas de actuación:

”1) Avivar el crecimiento.

”La pobreza constituye una fuente importante de degradación
medioambiental que no solamente afecta a un amplio número de personas
en los países en desarrollo, sino que también socava el desarrollo sostenible
de la comunidad entera de naciones, tanto de los países industrializados
como en desarrollo. Se ha de estimular el crecimiento económico, especialmente
en los países en desarrollo, a la par que se ha de robustecer la base de los
recursos medioambientales. Los países industrializados pueden y deben
contribuir a vivificar el crecimiento económico mundial (...).

227

DERECHOS HUMANOS DE TERCERA GENERACIÓN

”2. Cambiar la calidad de crecimiento.

”El crecimiento que se consiga ha de ser de un nuevo tipo, en el que la
continuidad, la equidad, la justicia social y la seguridad estén fuertemente
entrelazadas y considerables como principios y objetivos sociales. Una firme
y segura política energética medioambiental constituye un componente
indispensable de los que antecede. La educación, la comunicación y la
cooperación internacionales pueden ayudar a conseguir estos objetivos (...).

”3. Conservar y reforzar la base de recursos.

”La sostenibilidad requiere la conservación de las fuentes medio-
ambientales, como por ejemplo el aire puro, el agua, los bosques y los suelos;
también requiere el mantenimiento de la diversidad genética y la utilización
eficaz de la energía, el agua y las materias primas (...).

”4. Asegurar un nivel sostenible de población.

”Las políticas demográficas deberían formularse e integrarse con otros
programas de desarrollo económico y social; como por ejemplo la educación,
los cuidados médicos y la expansión de los medios de existencia de los
pobres (...).

”5. Reorientar la tecnología y afrontar los riesgos.

”La tecnología engendra riesgos, pero ofrece también los medios de
afrontarlos. En los países en desarrollo se necesita reforzar enormemente la
capacidad de innovación tecnológica. La orientación del desarrollo
tecnológico ha de cambiar también en todos los países, con objeto de prestar
mayor atención a los factores medioambientales. Es necesario contar con
mecanismos institucionales nacionales e internacionales que puedan evaluar
las repercusiones potenciales de las nuevas tecnologías antes de pasar a un
uso generalizado de las mismas (...).

”6. Integrar el medio ambiente y la economía en la toma de decisiones.

”Los objetivos medioambientales y económicos pueden y deben ser
mutuamente complementarios. La sostenibilidad requiere la aplicación de
amplias responsabilidades por las repercusiones resultantes de las decisiones

ERNESTO REY CANTOR

228

que se tomen. Aquellos que tomen tales decisiones programáticas han de ser
responsables de los efectos que dichas decisiones tengan sobre el capital de
recursos medioambientales de sus respectivas naciones. Se ha de concentrar
más en las fuentes del daño medioambiental que en los síntomas. (...).

”7. Reformar las relaciones económicas internacionales.

”Un crecimiento sostenible a largo plazo requiere unos cambios
ambiciosos que produzcan flujos comerciales, de capitales y tecnológicos
que sean más equitativos y estén mejor sincronizados con los imperativos
medioambientales. (...).

”8. Reforzar la cooperación internacional.

”La introducción de una dimensión medioambiental incorpora un
elemento adicional de urgencia y de mutuo interés, ya que, de no reconocerse
la interacción entre la degradación de los recursos y el incremento de la
pobreza, correríamos el riesgo de que todo se desbordara y se creara un
problema ecológico mundial. Se ha de conceder alta prioridad a la vigilancia
medio-ambiental, la evaluación, la investigación y el desarrollo y la gestión
de los recursos en todos los campos del desarrollo internacional. (...)”.

Se destaca el quinto principio relacionado con la reorientación de la
tecnología, porque tiene por finalidad proteger el medio ambiente en aquellos
países en desarrollo, adoptando mecanismos técnicos y normativos
nacionales e internacionales, frente a la penetración tecnológica con el objeto
de prestar mayor atención a los factores medio ambientales, como por ejemplo,
que los Estados expidan Constituciones Políticas que reconozcan el derecho
colectivo al medio ambiente y establezcan mecanismos de protección
procesal (por ejemplo, las acciones populares) con una legislación
permanente y estable que garantice el acceso democrático ciudadano a los
procedimientos administrativos y judiciales.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->