Está en la página 1de 18

Educación para la

vida y el trabajo

Formación y
capacitación de los
gestores culturales
José Luis Mariscal Orozco *

Palabras clave:
Gestión cultural, profesionalización, capacitación,
educación en línea.

* Maestro en Antropología social, coordinador de la li-


cenciatura en Gestión Cultural del Sistema de Universi-
dad Virtual de la Universidad de Guadalajara. mariscal@
udgvirtual.udg.mx.

56  
Resumen

En más de alguna ocasión hemos asistido a la representación de una obra de teatro, a


un concierto o a un museo. Apreciamos un montaje artístico y podemos saber quién es
el autor, su trayectoria, incluso hasta los patrocinadores que apoyaron la realización de
la actividad, sin embargo detrás del telón, en la construcción del andamiaje de todo el
proyecto, se encuentra el gestor cultural.
¿Quién es y qué hace un gestor cultural?, ¿cómo se forma este profesional?, ¿qué
implicaciones conceptuales y metodológicas implica la formación de los gestores cul-
turales en la actualidad? Estas y otras preguntas son las que guiarán el presente docu-
mento, cuya finalidad es analizar el panorama general de la formación académica de
los gestores culturales en Iberoamérica en su proceso de profesionalización, además de
poner sobre la mesa algunas reflexiones sobre la forma en que se ha realizado la gestión
cultural en la práctica.

Los gestores culturales en la políticas que facilitan o impiden la con-


práctica servación, transformación, difusión y ex-
tinción de sus manifestaciones, por cierto
El reflexionar desde y sobre la gestión diversificadas social e históricamente.
cultural es como entrar a un laberinto de En Latinoamérica, el diseño y ejecu-
espejos, con múltiples reflejos de uno mis- ción de los proyectos y políticas culturales
mo y con la certeza de que por ahí en al- privadas, comunitarias y gubernamenta-
gún lugar hay una salida a esta búsqueda. les de cualquier nivel, han sido realizados
La cultura, ese elemento fundamental por profesionistas de diversos niveles y
en la vida social de los seres humanos, formaciones académicas relacionadas en
ha sido estudiada no sólo desde diver- particular con el arte y las ciencias socia-
sos enfoques, también ha sido objeto de les y económicas.

educación para la vida y el trabajo 57 


una carrera técnica o una licenciatura en
Una parte de los gestores culturales alguna ciencia o disciplina relacionada
con el ámbito cultural (sociólogos, an-
tienen una carrera técnica o una tropólogos, trabajadores sociales, psicó-
licenciatura en alguna ciencia o logos, artistas) y con la administración
pública (administradores, contadores,
disciplina relacionada con el ámbito politólogos), por lo que su especialización
en la gestión cultural se da a través de la
cultural, por lo que su especialización práctica, del autoaprendizaje y a partir de
en la gestión cultural se da a través de su participación en procesos de forma-
ción de diferentes tipos (cursos, talleres,
la práctica, del autoaprendizaje. diplomados), niveles (educación conti-
nua, carreras técnicas, licenciaturas y en
pocos casos especialidades y posgrados)
El estudio sobre perfiles profesiona- y atienden diversos campos de interven-
les del personal cultural en América La- ción profesional (artesanías, educación
tina y el Caribe auspiciado por la unesco artística, políticas culturales, comunica-
(unesco, 2003) afirma que existe una gran ción, museos).
heterogeneidad de ámbitos de acción en Diversos autores (Guédez, s.f.; Cisne-
los que están insertos los gestores cultu- ros, s.f.; Gervilla, 1991; Sánchez, 1991;
rales, que van desde el diseño y ejecución Mariscal, 2002; Jiménez, 1999; Mac Gre-
de políticas culturales hasta proyectos de gor, 1998; Zapata, 2005; López en Ramí-
promoción de actividades artísticas en un rez, 2005; entre otros) han reflexionado
barrio. acerca de las grandes áreas disciplinarias
Estos gestores culturales realizan su de las que se sirve la gestión cultural en
labor a través de organismos de diversa la práctica.
índole: instituciones gubernamentales en Para los fines de este escrito, identi-
sus tres niveles, Organizaciones No Gu- ficaremos tres de estas áreas: social, ad-
bernamentales (ong), empresas, grupos ministrativa y artística. Cada una de ellas
informales de ciudadanos, entre otros, aporta diferentes elementos a la práctica
con desiguales oportunidades de desarro- de la gestión cultural y de ellas provienen
llo y reconocimiento laboral y profesional. muchos de los gestores,1 por lo que, según
La gran mayoría de ellos se enfrentan a la visión que su formación les proporcio-
problemáticas y retos que son resueltos na, es como desarrollan su trabajo en el
a partir de las vivencias personales, sin sector cultural.
contar con un acervo de conocimiento y Para hacer un esbozo de la praxis de
habilidades suficientes para hacerlo de los gestores en activo, será necesario con-
manera profesional. siderar algunos aspectos que se articulan
Según el estudio de la unesco, una en estas tres áreas de formación, los cua-
parte de los gestores culturales tienen les son: a) disciplina de la que provienen,

1
Cabe mencionar que en México, a comparación de otros países latinoamericanos, no existía una licenciatura en
gestión cultural hasta 2003, por lo que los gestores en activo se formaron a través de la práctica, talleres, cursos y
diplomados encaminados básicamente a un conocimiento general de la gestión cultural.

58  
b) visión de la cultura, c) visión de la prác-
tica de la gestión, d) papel del gestor y e)
unidad de producción predilecta; los que
desglosaremos de breve manera en cada
una de las áreas señaladas.

Práctica desde el área social


En esta área encontramos a gestores cuya
formación académica está vinculada a la
sociología, antropología, historia, comu-
nicación, derecho, psicología, filosofía y
pedagogía, entre otras disciplinas.
La visión que éstas tienen de la cultura
se encuentra ligada a enfoques antropo-
lógicos, ya que consideran que la cultura
es un conjunto de sistemas simbólicos
que representa la relación del hombre con
sus semejantes, la naturaleza y el cosmos
reflejados en conocimientos, creencias,
costumbres, usos y hábitos sociales. Bajo
esta concepción, la cultura no es un ente
separado de los diferentes aspectos de la
vida, ya que juega un papel importante en
los ámbitos político, económico, ecológi-
co y demográfico.
Así, la visión que se tiene sobre lo que
debería ser la práctica de la gestión cul-
tural es la realización de una serie de ac-
tividades encaminadas a desatar y acom-
pañar procesos de desarrollo no sólo de
ofertas culturales, sino de un desarrollo
social integral.
Para ello, el gestor es un agente de
cambio social, por lo que su labor es
acompañar y estudiar los procesos y
no debe hacer modificaciones sin que
haya un consenso comunitario sobre el
proyecto que se pretende realizar. Todo
programa o política debe basarse en un
diagnóstico previamente realizado que yectos de investigación que van desde el
identifique las necesidades, potencialida- rescate de costumbres y tradiciones hasta
des y debilidades de la población a la que el análisis del consumo y la oferta cultu-
se piensa intervenir. ral, la capacitación de gestores en activo y
Este tipo de gestores tienen como uni- principiantes, así como los proyectos de
dades de producción predilectas los pro- desarrollo comunitario.

educación para la vida y el trabajo 59 


Práctica desde el área administrativa
En esta área entran todos aquellos que La cultura no es
tienen una formación económica-admi-
nistrativa, como los administradores, un ente separado
contadores, economistas, o los profesio- de los diferentes
nales en recursos humanos, turismo y
comercio. aspectos de la vida,
La visión que éstos tienen de la cultura
es una serie de servicios que se dan a par- ya que juega un
tir de la oferta y la demanda, por lo que la papel importante
práctica debe ir encaminada al desarro-
llo de proyectos eficientes y eficaces que en los ámbitos
proporcionen servicios y productos cul-
turales de manera oportuna y de calidad. político, económico,
Para lograrlo el gestor cultural debe ser ecológico y
administrador de los servicios y proyec-
tos, lo que implica gestión, control y eva- demográfico.
luación de los recursos y las actividades a
desarrollar.
La unidad de producción predilecta grupos tengan acceso a la misma, esto
para estos gestores es la realización de es “llevar la cultura a los pueblos”. Des-
eventos artísticos, desarrollo de la in- de esta visión, la cultura y las artes están
fraestructura cultural, turismo cultural, concentradas, por lo que hay que distri-
análisis de públicos y de la economía de la buirlas y así lograr democratizarla: “esta
cultura, campañas de gestión de recursos concepción está expresada, yo diría ar-
y proyectos de difusión cultural. quetípicamente, en la idea que Malraux
[cuando fue ministro de cultura de Fran-
Práctica desde el área artística cia en la década de los sesenta] referente
En esta área podríamos designar a todos a las funciones de las ‘casas de cultura’. A
aquellos gestores que tienen una forma- través de ellas se procuraba difundir los
ción en alguna disciplina artística, como beneficios de la cultura al conjunto de la
pintura, escultura, arquitectura, danza, población, al mismo tiempo que les per-
música o literatura. mitía participar de los beneficios de la
Así, la cultura es vista como una serie élite” (Ander Egg, 1987).
de manifestaciones artísticas, por lo que La unidad de producción predilecta de
la práctica de la gestión cultural deberá estos gestores son las actividades para la
tomar en cuenta la realización de accio- promoción del arte, exposiciones, educa-
nes encaminadas a la difusión y educa- ción artística (talleres, cursos, escuelas),
ción artística. En este sentido, el gestor actividades de acercamiento al arte (sen-
jugará el papel de mediador entre el arte y sibilización al arte, apreciación artística,
la sociedad. Dicha práctica está vinculada animación a la lectura), apoyo a la crea-
con lo que Ander Egg llama la democrati- ción, concursos, muestras. Así pues, po-
zación de la cultura, ya que estos gestores demos concentrar la información expues-
trabajan para que todos los individuos y ta en la siguiente matriz (cuadro 1):

60  
Cuadro 1. Áreas de formación y visiones de la gestión cultural desde la práctica.

Aspectos Área social Área administrativa Área artística

Visión de la cultura Conjunto de sistemas Servicios que se dan a Manifestaciones artísticas.


simbólicos que representa partir de la oferta y la
la relación del hombre demanda.
con sus semejantes,
la naturaleza y el
cosmos reflejados en
conocimientos, creencias,
costumbres, usos y
hábitos sociales.

Visión de la práctica Serie de actividades Desarrollo de proyectos Acciones encaminadas a


encaminadas a desatar y eficientes y eficaces. la difusión y educación
acompañar procesos de artística.
desarrollo social.

Papel del promotor Agente de cambio social. Administrador cultural. Mediador entre el arte y la
sociedad.

Unidad de producción Proyectos de Actividades artísticas, Las actividades


predilecta investigación, la desarrollo de la artísticas, exposiciones,
capacitación cultural y el infraestructura cultural, educación artística, y en
desarrollo comunitario. análisis de públicos y de general actividades de
la economía de la cultura, acercamiento al arte.
campañas de gestión de
recursos y proyectos de
difusión cultural.

Es oportuno resaltar que muchos de La formación académica de


los gestores descritos, gracias a la capa- gestores culturales
citación han logrado desarrollar proyec-
tos donde toman en cuenta las tres áreas, La década de los ochenta es un momento
pero en sus inicios se inclinaban más por crucial en la formación sistemática de los
el área de formación inicial, sin embargo trabajadores de los servicios culturales en
en la práctica y en el discurso persiste México. En 1983 surge el Plan de Activi-
el predominio de las visiones y acciones dades Culturales de Apoyo a la Educación
de la gestión cultural que tenían antes de Primaria (pacaep) con el objeto de aprove-
participar en los diplomados y cursos.2 char las potencialidades del magisterio en

2
Esta categorización hecha con fines metodológicos, y para un estudio más amplio habrá que considerar otras cuestiones de
los gestores, como la institución para la que trabaja, la inclinación política, su experiencia personal y laboral, entre otras.

educación para la vida y el trabajo 61 


el ámbito de la promoción cultural, revi- cas, operativas y manejo de los procesos
sar y fortalecer los contenidos culturales fundamentales de la planeación y la ges-
de la educación, así como impulsar y sis- tión de proyectos culturales por parte de
tematizar las actividades culturales que todos los involucrados en el programa (co-
se realizaban en la escuela (sep, 1985). naculta, 2005).

A partir de un diagnóstico realiza-


do por la sep se determinó quiénes eran Para cumplir estos objetivos, el Sis-
los promotores, cuál era su perfil actual tema Nacional de Capacitación Cultural
y cuál sería el ideal para desempeñar de ofrece a instituciones culturales (guber-
mejor manera su trabajo, así como cuál namentales, privadas y universitarias)
sería el tipo de actividades que debería apoyo económico, diseño de cursos, di-
realizar, de esta manera se inició en 1983 plomados y seminarios, así como la inter-
un proyecto de capacitación llamado mediación con instructores y expertos;
“Programa de formación y capacitación cuenta con cuatro subsistemas con dife-
de promotores culturales”, que estaba di- rentes estrategias de formación:
rigido a los responsables de la planeación
y operación de actividades culturales de 1. Subsistema de formación modular.
instituciones educativas, de asistencia so- Oferta unidades básicas de capaci-
cial u otros organismos públicos y priva- tación (cursos, talleres, seminarios)
dos que prestaban este tipo de servicios. específicas a gestores culturales en ac-
Este programa pretendía apoyar y dar tivo. Cada unidad tiene asignada una
formación al trabajador de la cultura, ya carga horaria y los gestores podrán
que le permitiría orientar y hacer eficien- solicitar un diploma al acumular un
tes sus funciones en apoyo al desarrollo total de 200 horas (de acuerdo a cier-
cultural de las comunidades, así como le- tas normas que el sistema tiene).
gitimar la importancia de su labor, tanto 2. Subsistema formación continua. Ofer-
a nivel personal como institucional. ta educación continua a partir de di-
Para el año 2000, se creó la Dirección plomados (de primer nivel con 200
de Capacitación Cultural dependiente de horas y de segundo con 300), así
la Dirección General de Vinculación Cul- como seminarios que permiten pro-
tural del Consejo Nacional para la Cultura fundizar en sus conocimientos, am-
y las Artes (conaculta) y a partir de esa pliar la información que tienen sobre
fecha se puso en marcha el Sistema Na- el ámbito cultural en su entorno local
cional de Capacitación Cultural, con el o regional y desarrollar el análisis del
objetivo de: mismo, a escala nacional e incluso
internacional.
Capacitar, actualizar y profesionalizar a 3. Subsistema de capacitación a dis-
los promotores y gestores culturales para tancia. Realiza teleconferencias y
elevar el nivel y la calidad de los servicios videoconferencias instaladas por ins-
culturales que llevan a cabo instituciones titutos de cultura, bibliotecas munici-
públicas y privadas, comunidades y gru- pales y universidades.
pos independientes, así como estimular 4. Subsistema de formación profesional.
procesos educativos y organizativos que Estimula y apoya a las universidades
favorezcan el aprendizaje de los marcos interesadas en abrir estudios de licen-
conceptuales, herramientas metodológi- ciatura y posgrado en gestión cultural,

62  
desarrollo cultural o similares, median- mación sociocultural (Universidad Vera-
te la vinculación de su planta docente y cruzana), entre otras, así como estudios
su catálogo de cursos que pueda apoyar de posgrado (uam, UdeG y uac).
el diseño curricular universitario. México cuenta con una diversidad de
programas de formación de gestores cul-
El Sistema Nacional de Capacitación turales, sin embargo, la gran mayoría de
Cultural ha coordinado con otras depen- estas ofertas son recientes, a compara-
dencias estatales, universitarias y muni- ción con Argentina y España que tienen
cipales 510 ofertas de capacitación en el una mayor trayectoria y experiencia en la
que han participado 16,093 alumnos (co- formación de gestores desde la academia.
naculta, 2005). A nivel Iberoamérica existen múltiples
Sin embargo, fue hasta el año 2002 ofertas de formación para gestores cultu-
cuando surgió una primera licenciatu- rales, que van desde cursos de educación
ra en desarrollo cultural ofertada por la continua hasta doctorados. A partir de un
Universidad Autónoma de Nayarit apoya- estudio de las ofertas de formación acadé-
da con el conaculta y a ella le continuaron mica de gestores culturales en la región,
otras más como la licenciatura en gestión podemos concluir que España es el país
cultural y desarrollo sustentable (de la que más oferta tiene, con 38 por ciento,
Universidad Autónoma Benito Juárez de seguida por Argentina y México con 16 y
Oaxaca), la licenciatura en gestión y ani- 12 respectivamente (véase gráfico 1).

México
Perú
España 12%
2% Portugal
38% 6%
República Dominicana
1%
Uruguay
1%

Argentina
16%

Bolivia
1%

Brasil
3%
Chile
Ecuador
Colombia 8%
2% Cuba
6% 4%

Gráfico 1. Porcentaje de ofertas académicas por país.

educación para la vida y el trabajo 63 


De la oferta existente, las maestrías De los programas de formación en
representan 35 por ciento, mientras que línea, 52 por ciento corresponde a espe-
las licenciaturas, especialidades y pro- cialidades, mientras que 24 por ciento a
gramas de formación continua cuentan maestrías, 18 por ciento a educación con-
con 13 por ciento cada una (véase gráfi- tinua y sólo 6 por ciento a nivel técnico.
co 2). Sin embargo, llama la atención el Así pues maestrías y especialidades con-
peso que tiene la modalidad presencial forman 76 por ciento de la oferta en línea.
de dichos programas, ya que éstos repre- De la que España también tiene el mayor
sentan 89 por ciento de la oferta contra 9 número de programas en línea, con 82
por ciento en línea, 4 a distancia3 y 3 de por ciento de la oferta en Iberoamérica
modalidad mixta (véase gráfico 3). (véase gráfico 4).

Maestría
35%

Doctorado
3%

Nivel técnico
7%

Especialidad Licenciatura
13% 13%

Educación continua
13%

Gráfico 2. Porcentaje de oferta por nivel.

3
Para fines de análisis, se ha separado “distancia” y en “línea” entendiendo la primera como aquellos programas
cuyos materiales son enviados a domicilio por medio de una plataforma web como recurso de apoyo, mientras que
los llamados “en línea”, los recursos, diseño instruccional, asesoría e intercambio es totalmente en línea a través de
un Learning Management System.

64  
España
82%

Costa Rica
6%

México
6%
Argentina
6%

Gráfico 3. Porcentaje de oferta por modalidad.

España
82%

Costa Rica
6%

México
6%
Argentina
6%

Gráfico 4. Porcentaje en línea por país.

educación para la vida y el trabajo 65 


Presencial
96%

Mixta
4%

Gráfico 5. Porcentaje de modalidad por licenciaturas.

Aunque España tiene el mayor número artística) y a los administradores y artis-


de maestrías y especialidades en gestión tas a las disciplinas sociales (enseñándo-
cultural, llama la atención que no tiene li- les elementos y metodologías, por ejem-
cenciaturas,4 y es justo porque en Latino- plo para hacer “diagnósticos culturales,
américa es donde se ofertan programas de investigación cultural, o evaluación”).
formación en este nivel. Argentina y Méxi- Así pues, más que la formación inte-
co son los países con la mayor oferta en la gral de un profesionista en gestión cul-
región, las cuales casi en su totalidad son tural, en realidad lo que se realiza es un
de modalidad presencial (véase gráfico 5). proceso de homologación de elementos
A nivel general, los programas acadé- comunes en distintas áreas que atravie-
micos de formación de gestores cultura- san la gestión cultural (véase figura 1).
les, en particular de educación continua, Por otro lado, esta estrategia de for-
especialidades y maestrías, han estado di- mación va a estar condicionada también
rigidos a la formación de gestores cultura- al concepto (o conceptos) de cultura que
les en activo, los cuales tienden a acercar cada institución establezca explícita o
a los científicos y humanistas (antropólo- implícitamente, ya que ello conlleva refe-
gos, sociólogos, economistas, pedagogos, rentes teóricos, metodológicos y políticos
normalistas) a la gestión cultural (instru- de lo que debe ser la gestión cultural y sus
yéndolos en las áreas administrativa y la respectivos perfiles de egreso.

4
Esto también tiene mucho que ver con la visión que se tiene de la gestión cultural, vista como una especialización
dentro del sector cultural.

66  
Científicos Artistas

Artísticas Científicas
Administrativas Administrativas

Gestión
cultural

Artísticas
Científicas

Administradores

Figura 1. Estrategia de formación de las maestrías y especialidades.

De este modo, podemos enunciar cuatro 3. La cultura como mercancías (en su


modelos de conceptualización-formación: mayoría mediáticas) cuyos contenidos
simbólicos y materiales hacen refe-
1. La cultura como un elemento de refi- rencia a manifestaciones de grupos o
namiento social accesible sólo a ciertos movimientos sociales concretos. La
grupos sociales, en él los contenidos importancia de esta tendencia es la
van encaminados a formar especialis- producción, circulación y consumo de
tas en las identificaciones culturales, dichas mercancías, por lo que sus per-
en su mayoría relacionados con el arte files de egreso están dirigidos a ellos.
académico: su historia, promoción y 4. La cultura como una dimensión es-
comercialización. tratégica para el desarrollo de las na-
2. La cultura como un repertorio de ma- ciones. En este sentido la formación
nifestaciones socialmente construido académica está dirigida a formar espe-
y de valor patrimonial, por lo que la cialistas en políticas culturales enca-
formación va encaminada a formar minadas a la conformación de acciones
especialistas en políticas culturales que tengan un impacto a la vez social y
encaminadas a la conservación, pre- económico dentro de las comunidades
servación y difusión de ese patrimonio donde se desarrollan, acorde a un mo-
cultural e históricamente constituido. delo de desarrollo económico. 5

5
Muchas de las ofertas de esta tendencia tienen nombres como “desarrollo cultural”, su conceptualización de cultura
es de corte evolucionista centrándose en las identificaciones culturales y su articulación con políticas económicas
desarrollistas.

educación para la vida y el trabajo 67 


La licenciatura en Gestión contenidos se centran en las manifesta-
Cultural en línea: una propuesta ciones culturales y en su investigación y
de formación de gestores promoción. Esto conlleva a crear espe-
culturales desde la virtualidad cialistas en dichas identificaciones (artes
escénicas, espacios culturales, historia
Se ha dicho hasta aquí que los gestores del arte, audiovisuales) lo que supone
culturales en activo se han forjado en la dos cuestiones elementales: a) la cultura
práctica y que por lo regular, éstos tienen es vista como un producto y no como un
una formación académica primordial- proceso; y b) las identificaciones son lo
mente en las áreas sociales, administrati- central al dejar en segundo plano la orga-
vas y artísticas, desde las cuales diseñan nización social donde se producen, distri-
y ejecutan políticas culturales. buyen, consumen y se crean sentidos.
En Iberoamérica existen programas Dicho de otra manera, más que ver a
de formación donde los gestores cultura- la cultura “como el conjunto de los rasgos
les encuentran elementos que les permite distintivos, espirituales y materiales, in-
reflexionar su praxis y mejorarla. La ma- telectuales y afectivos que caracterizan
yoría de estos programas son presencia- una sociedad o un grupo social” (unesco,
les, destacando las maestrías y especiali- 1982), habrá que verla como un sistema
dades cuya conceptualización de cultura simbólico de valores y prácticas cuyos
juega un papel importante en el diseño sentidos son construidos social e históri-
curricular y sus perfiles de egreso. camente.
No obstante, se vislumbra una proble- La cultura, al tener un proceso de pro-
mática en la formación de gestores cultu- ducción material y de sentido, debe con-
rales de orden epistemológico, ya que los siderar para su análisis e intervención el

68  
espacio social en donde se construye, el
cual tiene condiciones sociales e históri- Más que ver a la cultura
cas particulares que pueden ser aprehen-
didos a través de la definición y análisis “como el conjunto de los
de la organización social de la cultura. rasgos distintivos, espirituales
Toda cultura se organiza de manera
social para su producción, reproducción e y materiales, intelectuales y
innovación, no importa si es una institu-
ción, un municipio, una comunidad o una afectivos que caracterizan
nación, todos y cada uno de los objetos una sociedad o un grupo
de análisis e intervención tienen una or-
ganización social de la cultura donde los social” (UNESCO, 1982),
diferentes agentes participan en procesos
de producción material, procesos de dis- habrá que verla como un
tribución, consumo, procesos de trans- sistema simbólico de valores
misión y de construcción del sentido.
Por ello, la formación académica de y prácticas cuyos sentidos
gestores culturales debe contemplar no
sólo especialización de algún campo de son construidos social e
acción, sino también la importancia de históricamente.
analizar la organización social de la cul-
tura, esto es, diagnosticar cómo están
organizados los diferentes actores dentro tural el cual retoma la experiencia de la
de un campo social, cuáles son las accio- Universidad de Guadalajara en procesos
nes y relaciones que sostienen, identifi- de formación en este ámbito.6
car necesidades, productos y procesos y El modelo de gestión cultural pro-
crear prospectivas de los mismos, para puesto por la licenciatura y el modelo
así diseñar, gestionar, ejecutar y evaluar educativo de la udg Virtual convergen en
proyectos de intervención a partir de me- el proceso de gestión del conocimiento, ya
todologías científicas. que el plan curricular asume:
Bajo esta visión, en el Sistema de Uni-
versidad Virtual de la Universidad de Que el conocimiento es una construc-
Guadalajara (udg Virtual) se ha diseñado ción social.
la licenciatura en Gestión Cultural en una La importancia de centrarse en los
modalidad en línea que responda a las procesos y productos que producen,
necesidades de formación de los gestores circulan y usan las comunidades de
culturales en activo, pero también que aprendizaje.
sea un espacio académico dedicado a la La aplicación del conocimiento en la
investigación y docencia de la gestión cul- transformación de la realidad social.

6
En este proceso de acción-reflexión sobre la docencia de la gestión cultural en el occidente de México, ha jugado un
papel importante Blanca Brambila, profesora-investigadora del Instituto de Gestión del Conocimiento y el Aprendizaje
en Ambientes Virtuales de la udg Virtual, cuya trayectoria y aportación es crucial para entender los procesos de
profesionalización de gestores culturales en la región.

educación para la vida y el trabajo 69 


Así pues, el egresado de la licenciatura Diseñar estrategias de participación,
en Gestión Cultural será un profesional conformar y dirigir equipos de tra-
capacitado para: bajo, así como generar y comunicar
información de una manera abierta,
Diagnosticar problemáticas, necesi- reflexiva, colaborativa y autocrítica.
dades y oportunidades en la organi- Difundir las acciones culturales a
zación social de la cultura desde una partir del conocimiento y manejo de
metodología científica. diversas estrategias de comunicación
Diseñar e implementar proyectos cul- social.
turales acordes a un diagnóstico sis- Operar, dirigir y monitorear proyectos
temático que permita, por una parte, culturales a partir del diseño y eje-
atender las problemáticas detectadas, cución de estrategias de intervención
pero también que las acciones a desa- sociocultural de una forma flexible,
rrollarse en su conjunto sean coheren- eficiente, eficaz y asertiva.
tes, rentables, viables y que faciliten la Evaluar y sistematizar su práctica
participación respetuosa y democráti- como un proceso cotidiano y perma-
ca de la población a la que va dirigida. nente que le permita, por un lado, me-
Gestionar y administrar los recursos jorar su trabajo y, por otro, documen-
necesarios para la realización de los tar y compartir experiencias con otros
proyectos y políticas de una manera colegas (véase figura 2).
eficaz, eficiente, creativa y honesta.

Detectar problemas,
Análisis de la realidad oportunidades y necesidades.

Prospectiva y creación
de “mundos posibles”.

Conocimiento y manejo de:


Especialista en la Teorías y metodologías.
organización social Legislación y normatividad.
de la cultura Relaciones sociales.
Información del campo.
Tecnología de la información.

Diseño de estrategias de intervención.


Intervención de Adquisición y administración de recursos.
la realidad
Operatividad de las acciones.

Evaluación y sistematización.

Figura 2. Propuesta del perfil del gestor cultural.

70  
El plan de estudios de la licenciatu- luar proyectos autosustentables de
ra agrupa unidades curriculares cuyos creación y promoción artística. De la
contenidos y desarrollo de competencias misma forma será un especialista en
están relacionados con cinco dimensio- la operación eficaz y eficiente de las
nes en las que se realiza la práctica de la acciones de un proyecto. Su campo de
gestión cultural en Iberoamérica: organi- desempeño profesional está vinculado
zacional e institucional, municipal o pro- con instituciones gubernamentales,
vincial, regional, e internacional. empresas turísticas y del entreteni-
A partir del tercer ciclo el estudiante miento, universidades, fundaciones,
podrá elegir una orientación por ámbito organizaciones no gubernamentales,
de especialización: entre otras.
Promoción y difusión cultural. Será
Investigación cultural. Será capaz de capaz de diseñar, ejecutar y evaluar
diseñar y elaborar investigaciones estrategias de promoción y difusión
sobre la cultura, diagnósticos, eva- de la cultura de manera sistemática,
luaciones, estudios de viabilidad y de eficiente y eficaz. Su desempeño pro-
mercado, con una visión interdisci- fesional podrá ser en instituciones de
plinaria a partir de una metodología educación superior, empresas de co-
científica. Podrá desempeñarse profe- municación (televisión, radio, periódi-
sionalmente en escuelas, universidades, cos), editoriales, organizaciones no gu-
centros de investigación o empresas bernamentales, fundaciones, etcétera.
de investigación y mercadeo.
Políticas culturales. Podrá formular, De la misma manera, durante toda la
ejecutar, analizar y evaluar políticas carrera podrá elegir unidades curricula-
culturales integrales, incluyentes, sus- res optativas tanto que ofrece la propia
tentables y con coherencia conceptual licenciatura en gestión cultural como de
y metodológica. Su campo de desem- cualquier otra licenciatura de la udg Vir-
peño profesional está vinculado prin- tual que oferte en el área de formación
cipalmente con instituciones guberna- básica común, lo cual facilitará la forma-
mentales, universidades, fundaciones, ción multidisciplinaria y acorde a las ne-
organizaciones no gubernamentales, cesidades de los estudiantes.
consultorías, organismos internacio-
nales.
Espacios culturales. Será capaz de Para finalizar
diseñar, ejecutar y evaluar proyectos
institucionales encaminados a la crea- Los gestores culturales en Iberoamérica
ción de ofertas culturales y a la pro- se han formado en la práctica a través de
moción y conservación del patrimonio aciertos y errores que les han proporcio-
cultural de una manera eficaz, eficien- nado tanto satisfacciones como momen-
te e integral. Su campo laboral son los tos amargos. En la actualidad, existe una
museos, galerías, centros turísticos, gama más o menos amplia de ofertas de
casas de la cultura, teatros, bibliotecas formación académica especializada que
y reservas naturales. proporcionan a los trabajadores de la cul-
Organización de actividades artís- tura conceptos y metodologías que aplican
ticas. Podrá diseñar, ejecutar y eva- en su labor cotidiana.

educación para la vida y el trabajo 71 


A nivel internacional, cada vez más (sociología, antropología, etcétera) e
se hace evidente y explícita la función intervención (mercadotecnia, trabajo
del gestor cultural como un agente más social), una discusión amplia sobre
dentro del campo y dinámica de las pro- sus alcances y limitaciones, el esbozo
fesiones, y en este sentido, los diferentes de los elementos constituyentes que
programas de formación académica han la conforman y que la hacen particu-
contribuido en el proceso de profesionali- lar con relación a otras disciplinas.
zación de la práctica de la gestión cultural. 2) Una amplia discusión y consenso
Podemos hablar de una profesiona- general sobre el campo de acción, las
lización de la gestión cultural si nuestra metodologías y conceptualizaciones
labor tiene los siguientes elementos: en gestión cultural. 3) La continua
sistematización de experiencias que
a) Manejo y conocimiento de conceptos, proporcionen datos valiosos para la
metodologías y técnicas multidiscipli- construcción de modelos, teorías y
narias para analizar e intervenir en los metodologías propias de la gestión
procesos socioculturales de una deter- cultural. 4) Y relacionada con todas, la
minada organización social. difusión y discusión de las experien-
b) Fortalecimiento académico: es fun- cias y conocimiento generado.
damental el fortalecimiento de la aca- c) La eficiencia y eficacia de las activi-
demia en la gestión cultural, y para lo dades desarrolladas: aspecto funda-
que habría que considerar cuatro as- mental en la creación de productos y
pectos: 1) La caracterización de la ges- servicios culturales de calidad que re-
tión cultural, en la que incluye su ubi- flejen el conocimiento y dominio de la
cación y conformación en relación con profesión.
las demás disciplinas de conocimiento d) El reconocimiento: Uno de los recla-
mos más recurrentes de los gestores
culturales en activo es el reconoci-
miento laboral de los espacios en don-
de trabajan, esto implica una valora-
ción de su función en la sociedad y por
su puesto una adecuada retribución
económica por su trabajo.

No cabe duda que queda mucho por ha-


cer, ya que el proceso de profesionalización

72  
de la gestión cultural podría tener sus lecturas. Diplomado en Gestión Cultural. Bloque temá-
similitudes con los procesos de consoli- tico IV: Perspectivas de la gestión, México: CONACULTA.
dación de otras profesiones, como la de CONACULTA (2005), “Sistema Nacional de Capacitación
los antropólogos a inicios del siglo xx o Cultural”, en http://vinculacion.conaculta.gob.mx/
como la de los comunicólogos y contado- capacitacioncultural/23200c.html, fecha de consulta:
res públicos en la segunda mitad del siglo 17 octubre 2005.
pasado. Gervilla, Enrique (1991), El animador: perfil y opciones, Es-
Sin embargo, este proceso no lo po- paña: Editorial CCS.
demos desarrollar de la mejor manera, Guédez, Víctor (s.f.), “La formación del gestor cultural”, en
sino se cuenta con la participación de los Antología de lecturas. Diplomado en Gestión Cultural.
diversos sectores involucrados en el sec- Bloque temático IV: Perspectivas de la gestión, México:
tor cultural, esto es, de los investigadores CONACULTA.
desde sus reflexiones e investigaciones, IBERFORMAT (2004), “Directorio Iberoamericano de centros
de los gestores desde su práctica y de los de formación”, en: www.iberformat.org/directorioibe-
funcionarios y legisladores en materia roamericano.htm, fecha de consulta: 12 de diciembre
tanto laboral como de educación. de 2005.
A partir de este año (Calendario 2006- Mac Gregor Campuzano, José Antonio (1998), Políticas cul-
B), la udg Virtual ofertará la licenciatura turales y formación de promotores y gestores culturales
en Gestión Cultural en línea, cuyo objeti- para el desarrollo cultural autogestivo, conferencia,
vo principal es formar especialistas capa- Bogotá Colombia, julio de 1998.
ces de analizar e intervenir en la organi- Mariscal Orozco, José Luis (2002), Evaluación del Diploma-
zación social de la cultura, lo cual implica do en Gestión de Proyectos Culturales de la Universi-
diseñar y aplicar diagnósticos culturales, dad de Guadalajara, trabajo recepcional para obtener el
crear escenarios posibles, formular, ope- título de licenciado en sociología, Guadalajara: Univer-
rar y evaluar estrategias de intervención; sidad de Guadalajara.
todo esto a partir del conocimiento y ma- Pérez Márquez, Claudia Elizabeth (2002), Evaluación del
nejo de teorías y metodologías, legislacio- Diplomado en Cultura Popular, México: Inédito.
nes, relaciones sociales, tecnologías de la Ramírez, Jade (2005), “Anthar López”, en Rutas de vida, por
información y trabajo colaborativo. donde viaja la memoria a través de la palabra, vol. I.
Esta nueva oferta educativa no sólo México: CONACULTA-Radio UdeG-Producciones Ochún.
contribuirá a la profesionalización de los Sánchez, Antonio, et ál. (1991), Cauces vivos de la anima-
gestores culturales en activo, sino que ción, España: Editorial CCS.
también ampliará los programas de edu- Secretaría de Educación Pública, Dirección General de Pro-
cación en línea que forman nuevos profe- moción Cultural (1985), Formación de personal para el
sionistas capaces de visualizar y proponer desarrollo cultural en México, México: SEP.
acciones integrales que analicen y afron- UNESCO (1982), Declaration on Cultural Policies, World Con-
ten los retos de la diversidad cultural y la ference on Cultural Policies, México: UNESCO.
globalización. (2003), Informe final: Estudio de perfiles profe-
sionales del personal cultural en América Latina y el
Caribe, División de Políticas Culturales- UNESCO, Buenos
Bibliografía Aires: Observatorio Cultural (FCE-UBA).
Zapata, Clara Mónica (2005), “Capacitación y formación”, en
Cisneros de Sapene, Isa. (s.f.) “Apertura e intercambio: reto Primer en encuentro Nacional repromotores y Gestores
del gestor cultural, participación desde la perspectiva Culturales. Memoria en cuatro actos, Cuadernos de pa-
de nuevas organizaciones culturales”, en Antología de trimonio cultural y turismo, núm. 11, México: CONACULTA.

educación para la vida y el trabajo 73