P. 1
Los 25 animales más venenosos del mundo

Los 25 animales más venenosos del mundo

|Views: 9.481|Likes:
Publicado porirre_1000

More info:

Published by: irre_1000 on Feb 19, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/17/2013

pdf

text

original

Los 25 animales más venenosos del mundo

Araña del banano
Principio del formulario Final del formulario

Principio del formulario
d58aa66945d405 0 0

Final del formulario Es la araña con el veneno más potente de todas las arañas. No es muy peligrosa para los seres humanos porque sus colmillos rara vez atraviesan la piel. Vive en los vástagos de Sudamérica. Es de color café con manchas; tiene un tamaño aproximado de 5 centímetros.

Araña viuda negra

La hembra mide hasta 35 mm con las patas extendidas, es de color negro carbón brillante y posee una mancha de color rojo y forma de reloj de arena en la cara inferior del abdomen. El macho mide 12 mm y pesa 30 veces menos. Las patas son grandes y cada empalme es marrón anaranjado en el medio y negro en los extremos. En los lados del abdomen hay cuatro pares de rayas rojas y blancas. La combinación de colores rojos y negros se interpreta como una coloración de advertencia (aposematismo). Las crías jóvenes son anaranjadas, marrones y blancas; adquieren su color negro con la edad, o con cada muda.

Araña reclusa parda

La picadura o mordedura de una araña reclusa parda es venenosa Elemento tóxico: Veneno de araña reclusa parda Dónde se encuentra: La araña reclusa parda es más común en los estados del centro y sur de los Estados Unidos, especialmente en Missouri, Kansas, Arkansas, Luisiana, Oklahoma y la parte este de Texas. Sin embargo, esta araña también ha sido encontrada en varias ciudades grandes fuera de este rango. Esta araña prefiere áreas oscuras y cubiertas, como debajo de las terrazas y en las pilas de madera.

Araña de arena de 6 ojos

Es una araña de tamaño mediano encontrada en el desierto y otros sitios arenosos de África del sur. Es miembro de la familia Sicariidae; parientes cercanos pueden ser encontrados tanto en África como en Sudamérica. Debido a su postura aplanada también se la conoce como la araña cangrejo de 6 ojos. Al ser arañas muy tímidas, es muy difícil encontrar registros de envenamiento en personas. Su nombre científico Sicarius (facultad muy común en biólogos, la de usar nombres sensacionalistas) proviene del latín y significa "asesino". Estudios de toxicología en laboratorio han demostrado que el veneno de esta especie es en particularmente potente. No existe ningún antídoto actualmente para la Sicarius

Araña Atrax robustus

Originaria de Australia, su color es azul-negro o marrón brillante con pelos aterciopelados. Las hembras pueden alcanzar los 7 cm y los machos son más pequeños y delgados. Los machos son agresivos y tienden a deambular durante los meses de calor en busca de hembras receptivas para aparearse. En verano se suelen encontrar en piscinas y garajes. El veneno de la Atrax contiene un gran número de toxinas diferentes, englobadas bajo el nombre de atraco toxinas (ACTX). La mordedura es inicialmente muy dolorosa debido al pH ácido del veneno y el tamaño de los colmillos que penetran en la piel. Los efectos locales pueden ser sucedidos de envenenamiento sistémico con síntomas como hormigueo alrededor de la boca, contracciones involuntarias de los músculos faciales, náuseas, vómitos, salivación y sudor excesivos, y dificultad respiratoria. La principal forma de tratamiento se basa en el antídoto o anti veneno. Este fue desarrollado en 1981 en Melbourne y desde su introducción no se han registrado casos mortales.

Cobra real

Una especie, conocidas por su aspecto amenazante y su mordedura. Habitan en zonas tropicales y desérticas del sur de Asia y África. Es fácil reconocerlas porque despliegan una especie de "capucha" en la zona de la cabeza cuando están irritadas o en peligro. Logran hacer esto aplanando las vértebras de la cabeza. En general, se alimentan de roedores y aves, a los que matan inyectándoles una neurotoxina a través de los colmillos. Entre sus predadores se incluyen la mangosta y algunas aves rapaces. El veneno de las cobras, una neurotoxina, tiene un efecto devastador sobre el sistema nervioso. Con todo, gracias a la mayor disponibilidad de un antídoto eficaz, la elevada tasa de mortalidad debida a su potente veneno ha disminuido en algunas zonas de Asia. Además de morder e inyectar su veneno neurotóxico, algunas cobras como la cobra escupidora occidental escupen el veneno comprimiendo los músculos que tienen en los colmillos. Estas cobras confían más en escupir el veneno que inyectarlo. Suelen apuntar a los ojos provocando una ceguera temporal, y a veces permanente. El veneno de las cobras se viene usando en la investigación médica debido a que contiene una enzima, la lecitinas a, que disuelve las paredes de las células, así como las membranas que rodean a los virus.

Víbora de Russell

La víbora de Russell es la serpiente con que más mordeduras a humanos en todo el mundo, por lo tanto la que más víctimas humanas se adjudica. Veneno: altamente toxico

La cobra escupidora

Es una serpiente de tamaño entre 120 cm y 280cm. Se encuentran en el continente africano, por sabanas y matorral des de Kenia hasta Sudáfrica. Las tres subespecies tienen hábitos nocturnos y suelen estar durante el día escondidas en sus refugios, escapando del calor. Cuando el calor para un poco sale a cazar, no tienen preferencias en cuanto a estas presas, sino que según el territorio en el que se encuentren cazarán roedores, anfibios, reptiles o aves. Para cazarlas su método es el de todas las cobras: morder a su presa e introducirle su veneno, este mata a la presa antes de que la cobra se la coma. Una de las cosas más sorprendentes de esta especie de cobras y de la que quería hablar principalmente en este post es su capacidad para lanzar el veneno a grandes distancias. El veneno sale a presión por los agujeros delanteros de sus colmillos. Esta técnica suelen utilizarla para defenderse de sus atacantes, más que para cazar. La cobra es capaz de acertar en los ojos del este a distancias superiores a los dos metros; cuando el veneno entra en contacto con las mucosas entra con rapidez en el cuerpo y puede provocar a la víctima daños físicos graves o incluso la muerte. Veneno: Altamente toxico

Víbora de cascabel

Se trata de una de las serpientes venenosas del continente americano perteneciente a la subfamilia Crotalinos. Son fácilmente reconocibles por una especie de cascabel córneo o crótalo que tienen en el extremo de la cola y que agitan con vigor para avisar a los intrusos. El tamaño del cascabel aumenta cada vez que la serpiente muda la piel, proceso que le añade una sección. Las mudas pueden producirse hasta cuatro veces al año. Las partes más viejas del cascabel se van desgastando con el tiempo y se desprenden, de modo que el número de anillos de éste no es, como se cree popularmente, una indicación precisa de la edad de la serpiente. Posee dos glándulas productoras de veneno, una a cada lado de la cara, que están conectadas por medio de conductos con la base de dos colmillos largos y huecos que se pliegan en el interior del maxilar cuando no están en uso. Las serpientes de cascabel se alimentan principalmente de pequeños mamíferos y reptiles. Como la mayoría de los crótalos, alumbran crías vivas, es decir, son ovovivíparas. El crótalo diamantino vive en el sureste de Estados Unidos. Es una especie grande y peligrosa, por la gran cantidad de veneno que puede inocular en una mordedura. Otro crótalo, conocido comúnmente como cascabel, también muy peligroso por su veneno, es el único del género

presente en América del Sur. Veneno: Altamente toxico

Mamba negra

La mamba negra (Dendroaspis polylepsis) es la serpiente más venenosa de África, con un largo promedio de 2,5 m, puede alcanzar los 4,5 m. Su nombre se debe al color negro dentro de su boca; pudiendo variar el color de su piel: de verde amarillento a un gris metalizado. Es una de las serpientes más rápidas del mundo, capaz de la moverse de 16 a 20 km/h. La mamba negra es una serpiente territorial. Por lo tanto, esta serpiente llegará a ser altamente agresiva si se siente amenazada, especialmente si la amenaza está parada entre la serpiente y su guarida. Cuando está agresiva, alzará su cabeza tan alto como le sea posible, incluso a veces pudiendo mirar directamente en los ojos de un ser humano dependiendo del tamaño de las serpientes. Arqueará su parte posterior a y avanzará rápidamente mientras que se balancea sobre la parte posterior de su cuerpo, se abren sus quijadas que revelan el negro manchado de tinta dentro de su boca mientras que silba muy agresivamente. Su mordedura entrega cerca de 100 mg del veneno; siendo mortal en un hombre adulto entre 10 a 15 mg. Cuando

caza animales pequeños los muerde una sola vez y retrocede, esperando que la toxina neurotóxica de su veneno paralice a la presa. La muerte se produce por sofocación como resultado de la parálisis de los músculos respiratorios. Aunque su veneno no es el más toxico, debido a su naturaleza agresiva y la gran cantidad de veneno que inyecta como por su velocidad, es considerada como la serpiente más peligrosa del mundo. Estas serpientes residen en huecos hechos por insectos, madrigueras abandonadas, y entre las grietas de la roca. Son diurnas. Durante el día buscan presas activamente tales como pequeños mamíferos, pájaros y lagartos. Vuelven a la misma guarida cada noche. La mamba verde occidental (Dendroaspis viridis) y mamba verde del este, (Dendroaspis angusticeps) pueden también ser rápidamente fatales, aunque están consideradas menos venenosas que la mamba negra. Son levemente más pequeñas, y son más arbóreas. Veneno: Extremadamente toxico

Taipan del interior

La serpiente que está considerada como la más venenosa del mundo es el taipán del interior (Oxyuranus microlepidotus), una especie de la familia de las cobras que vive en el este de Australia central, en cauces e inmediaciones de ríos secos, en un entorno semiárido. Su veneno es 50 veces más activo que el de la cobra india (Naja naja) y 800 veces más activo que el de la serpiente de cascabel. La principal acción del veneno es interferir la transmisión de los impulsos nerviosos, provocando parálisis respiratorias y cardiacas, aunque también tiene acción destructora de la sangre y los músculos y es capaz de provocar un fallo renal agudo. Antes de que existieran antídotos específicos, no hay registros de que alguien que fuera mordido por esta serpiente consiguiera sobrevivir. La muerte puede ocurrir a la media hora de la mordedura, aunque usualmente ocurre a las 5-6 horas. La media de veneno inoculada en la primera mordedura es de 17'3 mg. La menor dosis que mata al 50 por ciento de los ratones inoculados es de sólo 0'025 mg. Según otros datos, la dosis

letal (LD50) es de 0'01mg/kg de peso corporal. Veneno: Extremadamente toxico

La serpiente Krait

La serpiente Krait solo se encuentra en Asia. Su veneno es 15 veces más potente que el de una Cobra. Tiene tendencia a buscar refugio en bolsas de dormir, tiendas de campaña y botas, como la mayoría de las serpientes son más activas durante la noche. Es de color negro o negro azulado, con pequeñas bandas de color blanco y tiene una cabeza estrecha. Mide aproximadamente 90 centímetros, aunque se han encontrado ejemplares de hasta 1.5 metros. Se puede encontrar en India, Sri Lanka y Pakistán. Su veneno posee una poderosa neurotoxina que causa fallas respiratorias.

Cobra filipina

Esta serpiente habita en Filipinas y a pesar de ser pequeña su veneno es altamente mortífero. Como al resto de las cobras, se las reconoce fácilmente por la estructura que adopta cuando se siente amenazada. Esta especie es utilizada en oriente por los encantadores de serpientes debido responden bien a las señales visuales. Su longitud promedio es de un metro y es de color marrón.

Serpiente marina

Este animal también tiene un veneno muy letal. Es la serpiente más venenosa del mundo. Inyecta su veneno mordiendo a su víctima. Se puede encontrar en cualquier mar de la Tierra.

La Avispa Marina

Es el animal con el veneno más letal del Mundo. Su veneno es tan potente que con solo 1,4 mg puede matar a un humano. UBICACIÓN: Mar Australiano, África, Golfo de México (cerca de Tejas), sudeste de Asia y de áreas adyacentes al oeste del océano índico y el este del Pacífico. La Avispa Marina es muy parecida a la medusa, tiene una forma similar a la de una campana, puede llegar a ser tan grande como un balón de baloncesto. Su color es Azul pálido (Transparente), son casi invisibles en las aguas del amr. De las puntas salen 4 grupos de tentáculos, que pueden tener hasta 15 tentáculos cada una, de 3 metros de largo (4*15=60 tentáculos, para ahorrarles el trabajo). Poseen 4 receptores fotosensibles, los usa para orientarse, evadir objetos e identificar la presa. Su sistema nervioso y sensorial está bien desarrollado y sofisticado, no posee ningún sistema circulatorio, respiratorio o excretor, ya que la mayoría de sus células vivas estan en contacto directo con el agua.

SUS PRESAS: Suelen ser crustáceos y peces(de tamaño pequeño) SU VENENO: El veneno de la avispa marina es la Neurotoxina con dosis letal de 50% de los casos es de aproximadamente 20 microgramos por Kg de masa del sujeto. (Con simplemente 1.4 miligramos de veneno puede matar a un hombre adulto) El veneno actúa rápidamente sobre el sistema nervioso. Los ataques a humanos son accidentales, siempre tratará de evadirnos, pero puede perder el control de sus aguijones y sus células, ya que se estimulan por la presión física.

Pez Piedra

El pez piedra apenas si parece un pez. Cuando yace sobre el fondo se asemeja más a una roca rugosa y agrietada. Así pasa inadvertido. Sus aletas tienen trece radios punzantes cubiertos con un veneno muy activo que ataca el corazón y los músculos de diversos depredadores, tales como tiburones, rayas y ciertos caracoles. Puede producir la muerte rápida de un hombre. Su camuflaje es tan difícil de superar que solo se descubre por casualidad. Estos peces suelen quedar "varados" en las playas y quedar en el exterior por un periodo de 24-48 horas, por esto algunas personas son "picadas" por estos peces, aparte de ser un poco complejo detectarlos en la arena Así llamados por su aspecto. Hay dos especies, la Synanceja horrida que habita en las aguas del indo pacífico, y el Synanceja verrucosa que vive en el mar rojo, áfrica oriental, Madagascar, islas mauricio y Seychelles. Resulta indistinguible de una roca coralina y pueden ser pisados de forma accidental. Tienen púas en la aleta dorsal (12-13), anal (3) o pélvica (2), cada una de ellas con una glándula venenosa. El veneno es tan potente como el de la cobra, tiene citotoxinas y neurotoxinas. Al clavarnos una espina aparece

un dolor intenso y lacerante, con un riesgo de ahogamiento del bañista, el dolor se irradia por todo el miembro y alcanza su máximo a la hora. Se acompaña de dolor de cabeza, vómitos, espasmos intestinales, hipertensión arterial, en ocasiones con arritmias cardíacas, parálisis musculares, convulsiones, coma y parada cardiorrespiratoria. Si sobrevive el paciente, la curación de la herida es lenta, con abscesificación de la misma

Rana punta de flecha

Los dendrobátidos (Dendrobatidae) son una familia de anfibios anuros conocidos como ranas veneno de dardo o ranas punta de flecha. Son endémicas de Centroamérica y América del Sur. Dendrobates auratus ha sido introducida en las islas Hawái. Estas ranas recibieron su nombre común de los numerosos tipos de alcaloides venenosos encontrados en la piel de muchas especies. La mayoría de los miembros de esta familia poseen en su piel estas defensas químicas. Las pumiliotoxinas son una familia de aproximadamente 80 alcaloides, liposolubles, que lo obtienen de la dieta, principalmente de artrópodos, es decir, que estas toxinas no son sintetizadas por las ranas (Saporito et al. 2004, Smith y Jones 2004). La rana del dardo más venenosa es la rana dorada (Phyllobates terribilis). Estas ranas se caracterizan popularmente por su piel brillantemente colorada rosada bicolor y el tamaño pequeño. El rango de colores va del naranja luminoso y negro azulado al amarillo y el rojo. Sin embargo, los miembros del género más rico en especie, Colostethus, son generalmente castaños. Las ranas van de un tamaño de 1 a 6 cm de longitud, dependiendo de la edad y especie de rana.

Pulpo de anillos azules

Hapalochlaena es un género de moluscos cefalópodos del orden de los octópodos conocidos vulgarmente como pulpos de anillos azules. Incluye cuatro especies de pequeños pulpos que viven en las pozas de agua de mar en océano Pacífico, desde Japón hasta Australia. A pesar de su pequeño tamaño, son comunmente reconocidos como uno de los animales más venenosos del mundo.[1] Son reconocidos por sus anillos característicos de color azul y negro y por su piel amarillenta. Caza pequeños cangrejos, cangrejos ermitraños, y langostinos, incluyendo humanos, si es provocado o pisado. Los pulpos de anillos azules son del tamaño de una pelota de golf, sin embargo portan veneno suficiente para quitarle la vida a varias personas. No hay antídoto conocido para su veneno. El veneno producido por estos pulpos contiene tetrodotoxina, 5hidroxitriptamina, hialuronidasa, tiramina, histamina, triptamina, octopamina, taurina, acetilcolina y dopamina. La mayor neurotoxina de estos pulpos se llamó originalmente maculotoxina, pero luego se comprobó que era idéntica a la tetrodotoxina,[2] una neurotoxina que se puede encontrar también en el pez globo y en Conidaes. La tetrodotoxina bloquea los canales de sodio, causando una parálisis motriz. Esa toxina es creada por una bacteria en las glándulas

salivales del pulpo.[3] Son estas bacterias quienes le dan el color azul característico a sus anillos. Según el canal de televisión Discovey Channel, los pulpos de anillos azules son el cuarto animal más venenoso del mundo. Otro cefalópodo, el Metasepia pfefferi produce un veneno tan poderoso como el del pulpo de anillos azules.[4] Independiente de su pequeño tamaño, los pulpos de anillos azules portan el veneno suficiente para matar a 26 humanos en pocos minutos.[5]

Escorpión

Es una especie de escorpión de la familia Buthidae originario de México, pero no se sabe mucho acerca de cómo llegó hasta Chile y a otros países, es considerado como extremadamente peligroso en cuanto a su veneno, gente con experiencia en estos animales o que sabe cómo manipularlas correctamente no tiene tantos riesgos como una persona que recién se integra con ellas. Un escorpión usa su veneno para matar a la presa (generalmente insectos) que va a comer y necesita tiempo para reponer su veneno. En caso de que haya inyectado todo de golpe, si durante este tiempo pica a una persona, no tendrá veneno que inyectarle. Esta es la razón por la que existen individuos que han corrido con la suerte de haber sido picados y no haber presentado síntomas de envenenamiento. Ninguno de los consejos populares tiene efecto para contrarrestar la acción de este veneno una vez ingresado al torrente sanguíneo y eso ocurre en segundos. Normalmente los expertos que extraen veneno a los escorpiones lo hacen una vez por cada tres semanas, para obtener una cantidad suficiente de cada escorpión y que el animal no se estrese demasiado. Es importante reconocer los primeros síntomas de este envenenamiento y nunca esperar que aparezcan para acudir a un centro hospitalario. Los primeros síntomas luego del dolor son: comezón y hormigueo en el sitio de la picadura, comezón en la nariz, sensación de cuerpo extraño en la garganta (comúnmente cabellos en la garganta), estornudos, distensión abdominal, dolor abdominal, mareos, vómito, sudoración y salivación excesiva, hipertensión, taquicardia o bradicardia. Es recomendable tener el suero anti

escorpiones en casa (si vive en un lugar de alta incidencia de escorpiones) y llevarlo al hospital en caso de una picadura. El veneno de los escorpiones es un cóctel compuesto por diversas toxinas, se han identificado 80 toxinas diferentes en varios estudios sobre venenos de escorpiones diferentes.[cita requerida] Hay una gran variedad de toxinas, con diferente actividad, que pueden estar relacionadas con la filogenia, dieta, hábitat, etc. de cada especie, pero no todas ellas son venenosas para el hombre. Apenas unas 10 actúan sobre nuestro organismo y pueden ocasionar la muerte de un niño en pocas horas. La rapidez de estas toxinas para actuar en nuestro organismo se debe a que ellas son sumamente pequeñas y viajan en el torrente sanguíneo con mucha velocidad, hasta que llegan a sus sitios de acción. El suero anti escorpiones por el contrario contiene moléculas de anticuerpos de tamaño relativamente más grande, por lo que llegan con más retardo a estos sitios de acción que el veneno. De ahí la importancia de actuar antes de que aparezcan los síntomas de envenenamiento. Todas las especies consideradas peligrosas (excepto un par de Hemiscorpius) presentan venenos de tipo neurotóxico, actuando de manera similar, bloqueando canales de Ca, y las bombas Na/K de las células (neuronas, músculos, etc.), y en general dejando pocas secuelas luego.

Medusas

Las medusas (también llamadas aguamalas, aguavivas o lágrimas de mar) son organismos marinos pertenecientes al filo Cnidaria; son pelágicos, de cuerpo gelatinoso, con forma de campana de la que cuelga un manubrio tubular, con la boca en su extremo inferior, a veces prolongado por largos tentáculos cargados con células urticantes llamados cnidoblastos. Se caracterizan por su movilidad, y variabilidad mesoglea. Aparecieron hace unos 500 millones de años.[1] Para desplazarse por el agua se impulsa por contracciones rítmicas de todo su cuerpo; toma agua, que ingresa en su cavidad gastrovascular y la expulsa, usándola como "propulsor". El concepto de medusa no es taxonómico sino morfológico. Muchos cnidarios tienen una alternancia de generaciones, con pólipos sésiles que se reproducen asexualmente y medusas pelágicas que llevan a cabo la reproducción sexual. Solo los antozoos carecen de forma medusa; las otras tres clases de cnidarios (hidrozoos, escifozoos y cubo zoos) poseen forma pólipo y forma medusa; dichas medusas presentan características distintivas en las tres clases, de modo que se puede hablar de hidromedusas, escifomedusas y cubo medusas respectivamente. Las medusas poseen tentáculos formado por células urticariantes, o nematocistos, que usan para capturar presas y como forma de defensa. Estas células contienen una cápsula con un filamento tóxico (venenoso). Al contacto con una presa, los filamentos se eyectan e inyectan veneno. Los tentáculos de medusas muertas que a veces se encuentran en la playa pueden envenenar por varias semanas. La toxicidad de la picadura de la medusa varía según la especie. La mayoría de las medusas que encuentran los bañistas provocan

picaduras dolorosas, y con una sensación de ardor pero pasajeras. Sin embargo, se aconseja a los bañistas inmediatamente salir del agua, porque existe la posibilidad de padecer un choque anafiláctico y ahogarse.

Ornithorhynchus anatinus

El ornitorrinco (Ornithorhynchus anatinus) es una especie de mamífero semiacuático endémico del este de Australia y de la isla de Tasmania. Junto con las cuatro especies de equidna, es una de las cinco especies que perviven en la actualidad del orden de los monotremas, únicos mamíferos actuales que ponen huevos en lugar de dar a luz crías vivas. Es el único representante vivo de la familia Ornithorhynchidae y del género Ornithorhynchus. La extraña apariencia de este mamífero ponedor de huevos, venenoso, con hocico en forma de pico de pato, cola de castor y patas de nutria desconcertó a los naturalistas europeos cuando se lo encontraron por primera vez, llegando incluso a ser considerado por algunos como una elaborada falsificación.[3] Es uno de los pocos mamíferos venenosos; los machos tienen un espolón en las patas posteriores que libera un veneno capaz de producir un dolor intenso a los humanos. Sus características únicas lo convierten en importante sujeto de estudio en el campo de la biología evolutiva, así como un símbolo reconocible e icónico de Australia; ha aparecido como mascota en acontecimientos nacionales y aparece al dorso de la moneda de 20 céntimos australiana. El ornitorrinco es el emblema animal del estado de Nueva Gales del Sur.[5] Hasta principios del siglo XX se lo cazaba por su piel, pero actualmente está protegido en todo su ámbito de distribución. A pesar de que los programas de reproducción en cautividad han tenido un éxito bastante limitado y que es una especie vulnerable a los efectos de la contaminación, no se considera que se encuentre bajo amenaza inmediata.[1]

Pitohui Encapuchado

El tóxico, conocido como homobatracotoxina, se concentra principalmente en las plumas y la piel del ave, aunque también puede recogerse de los músculos, el estómago y otros órganos del animal. Las plumas más tóxicas son aquéllas localizadas en la barriga, pecho y piernas de los pájaros. Hasta ahora, este tipo de defensa química sólo era conocida en otros organismos pero no en las aves. Curiosamente, la homobatracotoxina aislada en los pitohui pertenece a una clase de compuestos denominados batraco toxinas. Los herpetólogos pensaban que estos venenos eran exclusivos de las ranas neotropicales del género Phyllobates (Phyllobates aurotaenia) y Dendrobates. Uno solo de estos batracios, del tamaño de una lenteja, tiene en su piel veneno suficiente para matar a varias personas. Al ser ingerida, el sabor tan espantoso de la toxina impulsa al depredador a escupirla casi al instante.

Anopheles

Anopheles es un género de mosquito de la familia Culicidae que habita en prácticamente todo el mundo incluyendo Europa, África, Asia, América y Oceanía, con especial intensidad en las zonas templadas, tropicales y subtropicales. Hay aproximadamente 400 especies de Anopheles, de las cuales 30 a 40 transmiten cuatro especies diferentes de parásitos del género Plasmodium, causantes de la malaria humana (ya que existen muchas otras especies de plasmodium que causan malaria en ratones (P. Bergei), aves (P. gallinaceum), simios (P. yoeli), etc). La especie Anopheles gambiae es una de las mejor conocidas, porque trasmite el más peligroso, el Plasmodium falciparum. En Europa una de las especies más importantes es Anopheles atroparvus

Irukandji

es una pequeña medusa del orden Cubomedusae altamente venenosa que habita en las aguas del norte de Australia. Fue documentada por primera vez en 1952 por Hugo Flecker, quien la llamó Irukandji por el pueblo aborigen que vive en las costas australianas cerca de Cairns, lugar en donde se produjo el descubrimiento. Su cuerpo mide solo 1,5 cm, pero sus tentáculos alcanzan más de 80 cm de longitud. Efectos del veneno Su veneno es 100 veces más potente que el de la cobra y 1000 veces más potente que el de la tarántula.[1] La picadura de la medusa provoca un rápido aumento en la presión sanguínea que puede desembocar una hemorragia cerebral; también puede provocar parálisis. Este conjunto de síntomas es llamado “síndrome Irukandji”.

Pez escorpión

Pez escorpión está coloreado de rojo, negro, rosa y blanco, y posee unas enormes aletas, las cuales extiende amenazadoramente si es molestado, su comportamiento es de absoluta confianza en sí mismo, ya que demuestra la total ignorancia y desprecio hacia sus posibles predadores, confiando totalmente en su espinas dorsales, ya que pueden inyectar veneno letal, provocando la muerte. Pertenece a la familia: scorpaenidae (peces escorpión). Se encuentran en la Baja California al Ecuador, incluyendo las Galápagos y otras islas de la costa. La cabeza y cuerpo del pez escorpión es tan hundida como ancha y está cubierta de numerosos dobleces de piel o cirri grandes. Su color es muy variable pero comúnmente es una mezcla pardusca, moteada de gris, café, rojo y negro. El hábitat: de los peces escorpión son depredadores que viven en el fondo y que se tienden sobre fondos rocosos y arenosos. Se encuentran en una variedad de profundidades desde estanques de mareas bajas, hasta abismos oceánicos. La historia Natural de este pez escorpión recibe este nombre por sus venenosas espinas dorsales, anales y pélvicas que contienen una proteína tóxica. Ellos permanecen inmóviles la mayor parte del día, pero son activos por la noche. Su alimento consiste principalmente de crustáceos y peces pequeños. Las formas de color de su cuerpo se

mezclan bien con los alrededores y les proporcionan el camuflaje que les permite pasar inadvertidos por sus presas. Normalmente los buzos, que no advierten su presencia, confunden frecuentemente al pez escorpión con parte del arrecife. Algunas veces pueden rozar contra ellos, o inclusive descansar sus manos en lo que parece ser una roca, recibiendo una herida punzante que muy pronto se vuelve dolorosa y puede infectarse. Para ayudar a aliviar el dolor, se debe sumergir la parte herida en agua muy caliente.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->