Está en la página 1de 83

UNIVERSIDADE

DE VIGO

ESCUELA UNIVERSITARIA DE INGENIERÍA TÉCNICA INDUSTRIAL

TRATAMIENTOS Y PROCESADO DE MADERA PARA


ESTRUCTURAS

ALUMNO/OS:

DESTINATARIO: Fernando Iglesias Rodríguez

ASIGNATURA
MATERIALES PARA A CONSTRUCCIÓN E MAQUINARIA
3º INGENIERÍA TÉC. INDUTRIAL. MECÁNICA

VIGO, Junio de 2008


RESUMEN

Este trabajo estudia los tratamientos y procesado de la madera para


estructuras. Se pretende con esto llegar a conocer el tipo de material y las
posibles utilidades que este pueda ofrecer en el ámbito tecnológico. Para lograr
todo eso es necesario estudiar su composición, propiedades, tanto mecánicas
como térmicas, procesos de fabricación, en lo que se incluye tipos de talado
cortado, secado, posprocesado, etc. También se debe prestar atención a la
durabilidad, sin perder de vista los agentes biológicos que puedan afectar a
propiedades de la madera, para estructuras es necesario estudiar su
resistencia al fuego.

De forma resumida la madera esta compuesta en gran parte de celulosa,


y sus partes principales que son corteza, albura y duramen, situadas
respectivamente desde la superficie de los árboles hacia el centro. Las células
de los árboles están constituidas formando fibras que van todo a lo largo del
árbol. Esta composición hace que sea un material anisotrópico, consiguiendo
una gran resistencia a tracción en el mismo sentido que las fibras y siendo
mínimo cuando la tracción sea perpendicular. Otras características de la
madera son las de poder ser curvada con cierta facilidad y que poseer una
conductividad térmica muy pequeña.

Los procesos de fabricación fueron evolucionando con el tiempo, pero


básicamente son los mismos mejorados que reducen mucho los tiempos de
preparación de la madera. En la tala ahora se usan sierras y máquinas que
facilitan el trabajo, igual que en el aserrado en el cual varían las máquinas
según el tipo de aserrado que se aplique. El proceso que más cambios sufrió
es el de secado en el cual se busca sobrepasar un poco el punto de saturación
de las fibras para reducir la densidad pero sin empobrecer la resistencia. Como
métodos de secado se usan algunos que se realizan desde antiguamente,
como son el secado natural y las cámaras convencionales, y otros más
evolucionados como cámaras deshumidificadoras, de radiación solar, cámaras
de vacio, y secado por radiofrecuencia. Estas dos últimas formas de secado,
solo son recomendables para cargas de madera pequeñas, puesto que el
sistema de funcionamiento es totalmente distinto al de las anteriores.

- ii -
Una vez procesada la madera está lista para usarse, pero en algunos
casos es necesario prepararla para que ejerza un determinado tipo de función.
Se realizan varios procesos sobre la madera, estos son madera laminada
encolada, madera aserrada estructural, madera microlaminada y tablero
estructural.

La madera aserrada sale directamente de los procesos de fabricación y


sus usos suelen quedar restringidos a puertas, ventanas, marcos, muebles, etc.
La madera laminada encolada ya conlleva un proceso después del aserrado,
que consta de unir piezas de pequeño espesor mediante colas de forma que se
desarrolle una pieza en función de nuestros intereses. Por esta razón el
proceso es muy usado para la realización de piezas estructurales de gran
tamaño como son vigas, cargaderos, pilares, cerchas, etc. En cuanto a la
madera microlaminada podría considerarse como un tipo de tablero especial.
Este se basa en unir chapas de pequeño espesor con colas al igual que en la
madera laminada. Las aplicaciones son parecidas a las de la laminada
estructural, siendo útiles para vigas, estructuras de carga, entrevigado, y en
otros aspectos para cerramientos, suelos de camiones, embalajes especiales,
etc. Dentro de los tableros estructurales hay una gran variedad de tipos. Los
principales son los aglomerados, madera prensada, madera contrachapada, y
tableros OSD. Las diferencias son que los aglomerados están compuestos de
madera prensada con resinas adhesivas, mientras que los de madera prensada
usan fibras en vez de partículas. Por otro lado los tableros contrachapados
usan chapas de pequeño espesor mientras que los OSD se fabrican con virutas
rectangulares de madera. Tiene en común que uno de sus usos es para
mueblería

Estudiando la durabilidad se descubre que hay varios tipos de agentes


que afectan a la madera. Uno de los grupos de agentes más destacados son
los agentes biológicos y dentro de estos hay hongos, insectos y moluscos
xilófagos. Los hongos llegan a la madera por medio de un transmisor que
puede ser el aire, o animales, o agua, etc. y una vez en ella germinan y vuelven
a repetir el proceso. Dentro de los hongos los hay que son incapaces de
alimentarse de los principales componentes de la madera con lo cual no
producen pérdidas significativas de la resistencia. Por otro lado están los

- iii -
insectos. Los que le afectan principalmente a la madera son los que viven en
colonias y están buscando siempre madera donde hacer un nido. Estos
insectos son identificables por las galerías que crean o incluso por el serrín que
producen. La madera que está en el agua también esta expuesta a problemas
de durabilidad causados por los moluscos y crustáceos xilófagos. Para paliar
todos estos problemas se debe de establecer la clase de riesgo a que está
expuesta cada estructura y en función de esto elegir el tratamiento correcto.
Hay varios tipos de protección dependiendo de la penetración media del
protector y pudiendo ser el proceso realizado de varias formas distintas. Como
protectores de la madera los hay hidrosolubles, hidrodispersables, en
disolvente orgánico y protectores orgánicos naturales.

A parte de los agentes biológicos existen también agentes


meteorológicos que deterioran la madera siendo estos la acción de la lluvia el
sol y el frío utilizándose para evitar este deterioro aceites y ceras. También se
pueden utilizar un tipo especial de tintes llamados lasures.

La madera por su naturaleza es un elemento combustible, y a la hora de


ser usado como elemento estructural debe tenerse en cuenta su
comportamiento al fuego y la forma de mejorarlo. A pesar de ser un material
combustible tiene un comportamiento bastante bueno frente al fuego gracias a
su baja conductividad del calor, que consigue que la perdida de resistencia sea
mas lenta, y haciéndose más pequeña la conductividad térmica por la aparición
de carbón alrededor del elemento estructural. Como métodos de protección se
desarrollan dos tendencias que son protección activa de incendios y protección
pasiva. Las protecciones activas son las que recogen actuaciones de acción
directa. Dentro de esta aparecen los extintores, alarmas, instalaciones de
detección, alumbrado de emergencia, etc. Por el contrario las protecciones
pasivas tratan de retrasar la descomposición de los componentes de la
madera. El proceso más simple es darle un sobreespesor al elemento
estructural en función de la velocidad transversal de carbonización. Los
procesos más usados son el uso de revestimientos, pinturas y barnices
intumescentes que retrasan el proceso de descomposición, o incluso el uso de
cortafuegos para evitar que las llamas se transmitan de un elemento estructural
a otro.

- iv -
ÍNDICE

ESCUELA UNIVERSITARIA DE INGENIERÍA TÉCNICA INDUSTRIAL................i

-v-
Página 1 de 76

1. INTRODUCCIÓN:

La madera es un elemento que ha formado parte de la vida de los


hombres desde los comienzos de la existencia. Desde el principio de los
tiempos le ha servido como combustible, como medio de defensa, formando
parte de sus armas, y como no, participando como elemento primordial en las
estructuras.

Dicho material, junto


con la piedra ha formado
parte de la mayoría de las
estructuras a lo largo de los
tiempos, y aún hoy en día,
debido a las nuevas
tecnologías y técnicas que
nos permiten obtener Fig. 1: Cubierta de una piscina.

productos estructurales más fiables y económicos se sigue utilizando en


estructuras importantes; como se puede ver, en la imagen que se adjunta.

Sin embargo, el proceso de obtención de la madera, ha sido muy similar


a lo largo del tiempo. Este proceso consta de:

• Talado del árbol.


• Descortezado y eliminación de ramas.
• Despiece y troceado del árbol.
• Secado de la madera.
• Procesado de la madera.

Las mejoras que hacen que la madera siga siendo un elemento


competitivo dentro de las estructuras forman parte de este último proceso, que
gracias a las nuevas técnicas de unión de las piezas, de elementos de
protección que garantizan su integridad,…

En los siguientes apartados se estudiarán, tanto las propiedades y


características de la madera en sí, como la de los diferentes elementos ya
procesados que pasarán a formar parte de las estructuras.
Página 2 de 76

2. MEMORIA DESCRIPTIVA:
2.1. Descripción del material:

2.1.1. Composición:

La madera es una sustancia fibrosa, organizada, esencialmente


heterogénea, producida por los árboles.

Sus propiedades y posibilidades de empleo son la consecuencia de sus


constituyentes, su organización y composición química de las células que la
constituyen.

El origen vegetal de la madera, hace de ella un material con unas


características peculiares que la diferencia de otros de origen mineral.

Elementos orgánicos de que se componen:


− Celulosa: 40-50%
− Lignina: 25-30%
− Hidratos de carbono: 20-25%
− Resina, tanino, grasas: 5-15%

2.1.2. Análisis de los componentes:

-CELULOSA:
La celulosa es el principal componente estructural de la madera. Sería el
equivalente a las armaduras en el hormigón armado.
La celulosa es un polímero lineal, cuya fórmula es (C6 H10 O5) n siendo el
valor de n varios miles de unidades.

-HIDRATOS DE CARBONO:
Se considera a los hidratos de carbono como agente cementante que mantiene
aglomeradas las microfibras y evita fisuras cuando las fibras de la madera son
sometidas a esfuerzos de torsión, flexión o compresión que actúan sobre ellas.

-LIGNINA:
Podríamos decir que la lignina actúa como impermeabilizante de las cadenas
de celulosa (muy hidrófilas) y como aglomerante de las estructuras fibrilares de
las células.
Página 3 de 76

2.1.3. Estructura macroscópica:

Al observar el tronco de un árbol podemos observar un material


heterogéneo, formado por diversas capas superpuestas que van dotando a la
medara de cada zona de unas características propias. En la figura que se
muestra a continuación se pueden observar las diferentes capas:

-Corteza: Capa exterior del tronco. Tejido impermeable que recubre la


albura y protege al árbol.

-Albura: Se encuentra en la parte externa del tronco, bajo la corteza.


Constituida por tejidos jóvenes en período de crecimiento (zona viva). Contiene
mucha savia y materias orgánicas. De coloración más clara que el duramen,
más porosa y más ligera, con mayor riesgo frente a los ataques bióticos.

-Duramen: Madera de la parte interior del tronco. Constituido por tejidos


que han llegado a su máximo desarrollo y resistencia (debido al proceso de
lignificación.) De coloración, a veces, más oscura que la exterior. Madera
adulta y compacta.
Es aprovechable.
La duraminización
(transformación de
albura a duramen)
de la madera se
caracteriza por una
serie de
modificaciones
anatómicas y
químicas,
oscurecimiento,
aumento de
densidad y mayor
resistencia frente a
los ataques de los Fig. 2: Sección tronco

insectos.
Página 4 de 76

2.1.4. Estructura microscópica:

Como se ha visto la madera no es un material homogéneo, está formado


por diversos tipos de células especializadas que forman tejidos.

Estos tejidos sirven para realizar las funciones fundamentales del árbol:
conducir la savia, transformar y almacenar los alimentos y formar la estructura
resistente o portante del árbol.

Por lo tanto, se puede considerar la madera como un conjunto de células


alargadas en forma de tubos, paralelos al eje del árbol y muy variables, unidas
entre sí por una sustancia llamada materia intercelular o laminilla media, y a su
vez trabadas por otro tipo de células, colocadas perpendicularmente a las
anteriores y en el sentido radial del tronco, formando los llamados radios
leñosos.

La variedad de tipos de células y la forma de unirse, definen la infinidad


de especies diferentes de madera que existen.

2.1.5. Propiedades:

La madera posee una serie de propiedades que la hacen competitiva


frente a otros materiales más actuales. Su utilización es muy amplia ya que
presenta unas ventajas, como pueden ser, su estética, su calidad, su
resistencia mecánica, propiedades térmica y acústicas, … A pesar de poseer
muchas ventajas también presenta inconvenientes, como por ejemplo: su
combustibilidad, inestabilidad volumétrica y su putrefacción.

A continuación se estudian detalladamente las propiedades:

• Anisotropía: La madera se puede considerar como un material


anisótropo, ya que no se comporta igual en todas las direcciones de las
fibras.

• Resistencia a tracción: Posee unas buenas características resistentes


cuando trabaja a tracción debido a su especial estructura direccional. La
resistencia será máxima, cuando el esfuerzo sea paralelo a las fibras, y
mínimo cuando sea perpendicular.
Página 5 de 76

• Resistencia a flexión: La flexión implica un esfuerzo de tracción y de


compresión en las fibras; por lo que la resistencia será máxima cuando
la fuerza actuante sea perpendicular a las fibras.

• Flexibilidad: La madera posee la característica de poder ser curvada


con facilidad. Esta facilidad depende de diversos factores, como pueden
ser: la edad, la humedad,…

• Densidad: Depende del contenido en agua de la madera, por lo que


podemos diferenciar dos densidades: densidad absoluta (viene
determinada por la celulosa y sus derivados[1550 kg/m3]) y densidad
aparente (viene determinada por los poros; ya que dependiendo de su
cantidad de agua afectan a el valor de la densidad)

• Dureza: Está directamente relacionada con la densidad


(+ densidad  + dureza)

• Conductividad térmica: En la madera seca los poros ya no poseen


agua, estando éstos repletos de aire; lo que hace que se comporte como
un aislante térmico.
Página 6 de 76

2.2. Procesos de fabricación:

Para poder empezar la producción de los diversos procesos de fabricación,


hay varios procesos previos para la obtención de la madera y su conservación;
estos procesos son:

• Apeo, corte o tala: en este proceso intervienen los leñadores o la


cuadrilla de operarios que suben al monte y con hachas o ahora sierras
eléctricas o de gasolina cortan el árbol y le quitan las ramas, raíces y
empiezan a quitarle la corteza para que empiece a secarse. Esta
operación es recomendable hacerla en invierno u otoño. Es obligatorio
replantar más árboles que los que se cortaron.

• Aserrado: esta fase sólo consiste en dividir la madera en trozos, el uso


que se le vaya a dar después. Suelen usar diferentes tipos de sierra,
como por ejemplo, la sierra alternativa, de cinta, circular o con rodillos.
Algunos aserraderos combinan varias de estas técnicas para mejorar la
producción.

Atendiendo el uso que se le quiera dar, se selecciona el tipo de aserrado


más conveniente. En esta decisión influyen las grietas y heridas que
tenga el árbol. Es fundamental conseguir un buen aprovechamiento de la
madera y hacer las divisiones de forma que las tablas sufran el mínimo
deterioro durante la fase de secado.

• Secado: el proceso
de eliminar el exceso
de agua de la madera
para facilitar su
posterior
procesamiento y
regularidad.

Es uno de los
procesos más
exigentes, su correcto Fig. 3: Secadero de madera
Página 7 de 76

desarrollo depende que este material ofrezca buenos resultados durante


y después del proceso de transformación.

Un aspecto para tener en cuenta el secado es la densidad de la madera,


que se mide mediante su peso y dureza, determinados por la cantidad
de células existentes en su conformación. Es decir, a mayor número de
células mayor dureza en la madera, y a un menor número se obtiene
una madera más blanda.
La madera más densa es más difícil de secar que la menos densa,
debido a la mayor cantidad de paredes celulares que contiene. La
densidad esta relacionado con la presencia de agua en la madera, que
puede ser de dos formas:
- Agua libre o capilar: está en el interior de las cavidades
celulares, es de fácil y rápida extracción. Su eliminación no
modifica apreciablemente la madera, que se queda con un
contenido de humedad del 30% aproximadamente.
Este punto es el Punto de Saturación de las Fibras (P.S.F.).
- Agua de impregnación: el agua adherida a las paredes celulares
que resulta mucho más difícil de eliminar, y al ser extraída genera
cambios evidentes en la madera
después del secado.

Se puede decir que hay dos


etapas bien definidas en el proceso de
secado: La eliminación del agua libre
hasta el Punto de Saturación de la
Fibra, y la eliminación del agua de
impregnación hasta el 7 por ciento
máximo, contenido de humedad, ideal
para el uso de madera en muebles de
Fig. 4: Medidor de humedad
gran calidad.

Para medir la densidad de la madera, se aplican diferentes


métodos, pero el más conocido es el de la probeta (consiste en tomar
una pieza de madera para medirla en todas sus dimensiones, pesarla
Página 8 de 76

con precisión, y secarla en horno, poco a poco, hasta que ya no pierda


más peso; después se repite el proceso y se comparan resultados).
Para entender el proceso de secado, hay que tener en cuenta
alguna consideración:

- El agua del interior de la madera se mueve desde las zonas


más húmedas (interior), hacia las más secas (exterior), por
capilaridad y difusión, y que este mismo orden se da la remoción
del agua de la superficie.

- La madera no sólo cede humedad, sino que también la toma del


aire o de su medio circundante para equilibrar el contenido de la
misma (concepto que la define como un material higroscópico). Es
una reacción que se busca también cuando se adelanta un proceso
de secado.

Para la realización del secado existen diversos sistemas o


métodos; los cuales se exponen a continuación:

- Secado natural:
Es el primero, el
más antiguo y es
considerado por
muchos, el mejor.
Se aplica
frecuentemente en
distintos lugares del
mundo y para
diversos casos, Fig. 5: Secado natural
pero en especial
cuando no se cuenta con recursos para montar otros sistemas.

Hay muchas maneras para secar naturalmente, desde los


encastillados particulares o apilamiento de la madera, hasta
prácticas que incluyen creencias esotéricas y ambientales para
obtener mejores resultados en el proceso.
Página 9 de 76

El sistema tienen como principal inconveniente el elevado tiempo


que demanda (es difícil de establecer, pues depende de variables
como la cantidad de luz solar, la velocidad del viento, la exposición
a puntos cardinales, la condensación y humedad relativa ambiental,
entre otros), y la reducida homogeneidad en los resultados, pues
no toda la madera seca de igual forma, razón por la que no se
puede establecer con exactitud la humedad final que generalmente,
no baja del 20 por ciento con éste sistema.

- Cámaras convencionales: Trabajan con temperatura media-


alta y son las
más usadas
en el mundo,
pues existe
una gran
variedad
dentro del
grupo, de-
pendiendo de Fig. 6: Cámara convencional
su
configuración, aunque todas funcionan bajo un mismo principio.

Cuentan con una caldera


de madera o carbón, que
calienta el agua de 90° C a
100° C, para luego hacer
pasar el líquido por unos
intercambiadores de calor o
radiadores (serpentines)
Fig. 7: Caldera instalados en el interior del
horno, en donde también se instalan ventiladores de gran
capacidad que generan una fuerte corriente de aire caliente,
gracias al paso de éste por los radiadores.
Página 10 de 76

Están provistos de unas boquillas de aspersión de agua, que son


usadas cuando es necesario humectar o aumentar la humedad
relativa de la cámara, y unas chimeneas, o ventilas ubicadas en
ambos extremos del horno que pueden ser abiertas o cerradas
para controlar, tanto la humedad como la temperatura, y que
además sacan el aire “mojado” e introducen aire nuevo.

En algunas cámaras la humectación se logra con vapor de agua


que cumpla doble función: calentar y humedecer el ambiente.

Existen una gran variedad de sistemas para medir condiciones


como la temperatura y la humedad, desde los más sencillos como
el bulbo seco y el bulbo húmedo, hasta los más sofisticados
sensores electrónicos de manejo
automatizado, pero todos tienen como
base el mismo principio: el equilibrio de la
madera a unas condiciones ambientales,
o sea el C.H.E.

Pará su calentamiento, algunas


cámaras de este tipo utilizan distintos
Fig. 8: Quemador
sistemas, como aceite térmico, para
quemadores de gas o calderas de fuego calentamiento
directo
directo.

- Cámaras deshumidificadoras: Cuentan con todos los


elementos de las cámaras convencionales (ventiladores,

Fig. 9: Sistema de humidificación compuesto


por sprays y tubos de acero inoxidable.
deshumidificadores, controles, etc), pero incluyen adicionalmente
Página 11 de 76

unos equipos similares a los de aire acondicionado, dotados de


unos serpentines por los cuales pasa el aire para que en vez de
calentarlo se enfríe. De esta manera se condensa la humedad, que
a su vez se elimina por conductos para ese propósito.

- Cámaras de radiación solar: Funcionan aprovechando la ener-


gía calorífica del sol y la luz para ganar temperatura. En este grupo
el mercado
ofrece diversos
tipos con varios
grados de
tecnificación
(sensores de
temperatura y
humedad) y
tamaños.
Fig. 10: Cámara de secado solar
La principal
ventaja de estos sistemas es el menor consumo energético y el
respeto por el medio ambiente. Sus desventajas: el proceso de se-
cado se desarrolla más lentamente que usando cámaras
convencionales o deshumidificadoras. Estas funcionan también
controlando la temperatura y la humedad y empleando ventiladores
para forzar las corrientes de aire tal como sucede con las cámaras
convencionales.

- Cámaras de vacío:
El principio de
funcionamiento se
resume en dos pasos
aplicados
consecutivamente,
hasta alcanzar la
humedad deseada. El
Fig. 11: Cámara de vacio
primero, se aplica
Página 12 de 76

temperatura a la madera, inyectándola a presión, para abrir el poro.


A continuación se aplica el vacío succionado a la humedad.
Generalmente se utilizan cargas de madera relativamente
pequeñas (no sobrepasan el metro cúbico, aunque también las hay
de mayor tamaño), y tienen un alto costo en el mercado. Su mayor
ventaja es la reducción de tiempo en el proceso, comparado con
otros sistemas. Garantiza la calidad de la madera, sin sufrir
alteraciones.

- Secado por radio frecuencia: Ideales también para cargas


pequeñas, ya que éstas operan totalmente diferente a todas las
anteriores, gracias a que el principio de la radio frecuencia es casi
exactamente como el de un horno microondas: las células con
agua son obligadas a vibrar con alta frecuencia, para generar un
calentamiento de las células que evapore el agua.

Gracias a este sistema se obtienen tiempos de secado


verdaderamente rápidos, sin embargo, tanto el consumo de energía
(único medio para su funcionamiento) como el costo de los equipos
es muy alto.

Con todos los métodos y sistemas de preparado de la madera, ya


podemos pasar a el desarrollo de las diferentes formas de usar la
madera en las estructuras. A continuación se exponen los elementos
estructurales de madera más comunes, y una breve descripción de su
obtención:

2.2.1. Madera aserrada estructural:

• DEFINICIÓN:

Piezas de madera maciza obtenidas por aserrado del árbol,


generalmente escuadradas, es decir con caras paralelas entre sí y cantos
perpendiculares a las mismas.

• APLICACIONES:
Página 13 de 76

La madera aserrada constituye, lógicamente el material base de todos


los productos de la madera. En este apartado únicamente se consideran los
usos posibles de la madera utilizada directamente en su formato aserrado y
cepillado.

 Productos de carpintería
- Puertas
- Ventanas
- Suelos interiores y exteriores
- Revestimientos
- Fachadas
- Tabiques
- Pérgolas

 Elementos estructurales
- Viguetas, correas,
- Entablados de cubierta y de forjado.

• TERMINOLOGÍA:

Para las superficies que delimitan la pieza:


- Cara: superficie de la pieza correspondiente a la mayor dimensión de
la sección transversal.
- Canto: supeficie de la pieza correspondiente a la menor dimensión de
la sección transversal.
- Testa: superficie de corte transversal a la dirección de la fibra en el
extremo de la pieza.

Para las dimensiones de la pieza:


- Anchura: dimensión mayor de la sección tranversal.
- Grosor: dimensión menor de la sección transversal.
- Largo: longitud de la pieza.
Página 14 de 76

Medidas:

- nominal: es el resultado de medir una dimensión para un contenido de


humedad de referencia
- real: es el resultado de medir una dimensión para el contenido de
humedad de la madera determinado.

Para la clasificación de formatos:

- Tablas: piezas de sección rectangular con grosores comprendidos


entre 20 y 38 mm.
- Tablones: piezas de sección rectangular con grosores iguales o
superiores a 52 mm.
- Largueros: piezas de sección cuadrada de lado igual o superior a 52
mm.

Para la clasificación de la calidad:

Son las particularidades propias de la madera como los nudos, la


desviación de la fibra, la presencia de bolsas de resina, etc.

Antiguamente se denominan “defecto” a estas particularidades propias y


naturales de la madera. Las diferentes reglas de clasificación definen las
singularidades permitidas y la valoración de las mismas.

• DIMENSIONES

La gama dimensional que ofrece la madera aserrada es muy amplia y


normalmente va asociada a cada especie de madera. En el ámbito del mercado
español no es posible encontrar una gama común que simplifique esta
diversidad. A nivel europeo se manejan también varias gamas dependiendo de
los países de origen, hasta el punto de que no se ha considerado posible
establecer una norma europea común a todos los países por su inviabilidad.

Las gamas dimensionales más habituales de la madera de coníferas de


los aserraderos españoles, que pueden variar según las especies, son las
siguientes:
Página 15 de 76

Tabla:

- Gruesos: 20 - (25) 26 - (30) 32 - 38 mm.


- Anchos: 100 - 120 - 130 - 140 - 160 - 180 - 205 - 230 mm.
- Largos: de 0,50 a 1,90 m y de 2 m en adelante.

Tablón:

- Gruesos: 50 - 65 - 75 - 100 mm.


- Anchos: 150 - 180 - 205 - 230 mm.
- Largos: de 2 m en adelante (la mayoría 2,20 y 4,40). La longitud
máxima de aserrado depende del tipo de instalación de máquina de
carro. (con frecuencia de 6,50 m).

Función de calidades comerciales:

Las gamas dimensionales de los pinos y abetos procedentes de Suecia


y Finlandia siguen en principio la tabla de dimensiones establecida en la norma
ISO 3179 - Madera aserrada de coníferas - Dimensiones nominales. Pero
existen también otras dimensiones resultantes de adaptar las serrerías su
surtido al comercio internacional y nacional con este producto.

- Gruesos: 12 - 16 - 19 - 22 - 25 - 32 - 38 - 44 - 47 - 50 - 63 - 75 –
100mm
- Anchos: 25 - 38 - 50 - 75 - 100 - 125 - 150 - 175 - 200 - 225 mm
- Largos: 1,50 - 1,80 - 2,10 - 2,40 - 2,70 - 3,00 - 3,30 - 3,60 - 3,90 - 4,20 -
4,50 - 4,80 - 5,10 - 5,40 - 5,70 y 6,00 m.

La gama dimensional de las coníferas procedentes de Norteamérica,


teniendo en cuenta que en el comercio de estas maderas definir la sección
transversal se emplean las dimensiones nominales expresadas en pulgadas.

- madera estructural: 38 x 64; 38 x 89; 47 x 75; 40 x 100 mm


- madera estructural con grandes escuadrías: 38 x 140 a 286 mm; 44 x
150 a 300 mm.
- Largos más usuales: 2,45 - 3,05 - 3,70 - 4,30 - 4,90 - 5,50 - 6,10 - 6,80
7,55 - 7,95 - 8,55 m.
Página 16 de 76

La gama dimensional de las frondosas procedentes de Norteamérica,


teniendo en cuenta queen el comercio de estas maderas se emplean las
dimensiones nominales expresadas en pulgadas.

- gruesos: 19; 25,4; 31,8; 38,1; 50,8; 63,5; 76,2; 101,6 mm


- anchos: aleatorios, hasta 304,8 mm.
- largos: aleatorios, hasta 3,66 m.

En obras de restauración o en estructuras de diseño tradicional que


requieren gruesas secciones y largos superiores a los 4 ó 5 metros, existen
mayores dificultades para encontrar el material necesario. Uno de los caminos
posibles es recurrir a la madera laminada encolada. El otro presenta dos
posibilidades:

- Emplear madera nueva; la piezas deben encargarse directamente al


aserradero / almacenista.

- Emplear maderas procedentes de derribos.

• ESPECIFICACIONES

- Especie: deberá indicarse el nombre botánico y el comercial.

- Calidad de la madera: deberá hacerse en referencia a una norma o


reglamento conocido (vermarcas de calidad de madera aserrada). La
norma de clasificación deberá tener criterios de resistencia si el uso de la
madera es en estructuras y criterios de tipo estético y aspecto si su uso
es decorativo o de revestimiento.

- Contenido de humedad - Madera seca: La madera, siempre que sea


posible, deberá tener la humedad lo más parecida a la humedad de
utilización. (Ver bloque informativo: Secado de la madera)

- Tratamiento: en función de la especie de madera y de su aplicación


(clases de riesgo) seexigirá en tratamiento preventivo que corresponda.
En los casos de Madera tratada en autoclave y madera termotratada se
exigirá el certificado de tratamiento (Ver bloque informativo: Protección
Preventiva de la Madera).
Página 17 de 76

- Dimensiones y tolerancias: se especificará las dimensiones


nominales y la norma o reglamento que especifica las tolerancias
admisibles para los gruesos, anchos y largos.

- Recepción en obra: deberán verificarse los aspectos siguientes:


a) Comprobación visual, en lo posible, de la especie.
b) Calidad de la madera, mediante el marcado, si existe, o la
medición de los defectos de acuerdo con la norma de
clasificación.
c) Contenido de humedad, mediante medición con xilohigrómetro
en un número representativo de las piezas. d) Dimensiones y
tolerancias de acuerdo con la norma.

• SELLOS Y MARCAS DE CALIDAD

En el comercio de la madera aserrada es frecuente que las piezas estén


marcadas con un sello que garantice la calidad de la madera de acuerdo con
una norma o reglas de clasificación, que son variables en función del país de
procedencia. Estas marcas son efectuadas por el aserradero, pero están
controladas por un organismo externo e imparcial. Esta situación es normal en
los países con abundante empleo de la madera, como Estados Unidos de
América, Canadá, Países Nórdicos, etc.

La clasificación de la madera puede utilizarse con dos criterios: para su


empleo como elemento estructural (vigueta, pie derecho, etc.) o para su
utilización no estructural (revestimiento de suelos, techos, fachadas, carpintería
de puertas y ventanas, etc).

A continuación se incluyen las marcas y sellos de mayor implantación


relativos a madera para uso no estructural, ya que de uso estructural se carecía
de información.

MADERA DECORATIVA O CON USO “NO” ESTRUCTURAL


Aunque se acaban de definir varias normas europeas relativas a la
clasificación de la madera aserrada decorativa su implantación en el
Página 18 de 76

mercado supone una gran incógnita, ya que las antiguas clasificaciones


están muy consolidadas a nivel comercial.
- Sello de calidad de AITIM

Es una marca de conformidad a especificación propia, gestionada


por AITIM, que se basa en el establecimiento por parte del fabricante de
un autocontrol de materias primas y producto acabado y en la realización
de varias inspecciones anuales por parte del Servicio de Inspección de
AITIM. Las muestras tomadas en estas inspecciones son enviadas al
laboratorio donde se ensayan conforme a las especificaciones
establecidas.

- Madera de coníferas procedente de los países nórdicos

La clasificación se realiza de acuerdo con “Nordic Timber -


Grading rules”. Clases: A (A1, A2, A3, A4); B; C; D; AB; ABC,
Schaalboards; Knotfree three sides; y Halverna,.

- Madera de coníferas procedente de Estados Unidos

La clasificación se realiza de acuerdo con las Reglas de


Clasificación de la Madera del Oeste (Western Lumber Grading Rules),
que están reconocidas por el American Lumber Standard Committee
(ALS). La clasificación por aspecto de la madera es muy compleja y
contiene numerosísimas calidades y combinaciones; que incluso
depende de la especie. Las principales clases son las siguientes:

a.- clases de aspecto: Selects; Finish; Paneling; Bevel or


bungalow siding
b.- aplicaciones generales: common boards y Alternate boards.

Las especies principales para la exportación son el Pino Oregón y


el Pino amarillo del Sur.

- Madera de coníferas procedente de Canadá


Página 19 de 76

La madera aserrada de Canadá se clasifica de acuerdo con La


Standard Grading Rules for Canadian Lumber del National Lumber
Grades Authority (NLGA).

- Madera de frondosas procedente de Norteamérica

La clasificación e inspección se realiza de acuerdo con la NHLA -


National Hardwood Lumber Association.

2.2.2. Madera laminada encolada:

• Definición

Son grandes piezas obtenidas a partir de tablas (láminas) de madera de


dimensiones relativamente pequeñas (de grosor inferior a 4.5 cm), con
respecto a la pieza final, empalmadas mediante colas sintéticas (longitudinal y
transversalmente). Para el encolado se utilizan adhesivos de resorcina,
melamina, urea o acetato, aunque solo los dos primeros son adecuados para
su uso en exterior. Las láminas se disponen de manera que sus fibras son
paralelas.

Se usa en: vigas, cargaderos, pilares, cerchas y en general, elementos


estructurales para cubrir grandes luces.

• Materiales

Maderas.

Para la fabricación de madera laminada encolada (MLE) se suelen


utilizar las confieras(pino, abeto,…)aunque también se utilizan algunas
frondosas como chopo y limba.

Colas.

Hay tres tipos de colas: caseína, urea y resorcina. Los poliuretanos y las
resinas epoxi no se suelen utilizar por su elevado coste.
Página 20 de 76

• Fabricación

La fabricación es un proceso sencillo pero que requiere rigurosos


controles. La madera utilizada pude llegar ya secada (por otra empresa) o por
el contrario sin secar. En el primer caso se recomienda almacenarla en un local
climatizado para mantener su humedad. Si es la fábrica la que realiza el
secado se debe disponer de almacenes cerrados para evitar los ataques de
xilófagos y la aparición de fendas debidos a la lluvia y la luz directa del sol
antes de proceder a su secado.

Los procesos que se llevan a cabo en la fabricación son:

1) Clasificación y saneado: Después del secado de la


madera se clasifica según criterios de resistencia mecánica
establecidos por varias normas. Después se lleva a cabo el saneado,
que consiste en la eliminación de las singularidades o defectos de la
madera (nudos, fendas,…). Para ello se utiliza una sierra de disco.
Esta eliminación mejora la calidad estructural se la madera, estando
también normalizado este proceso de saneado respeto al tamaño de
nudos, desviación de fibras en la misma entalladura y fendas.

2) Empalmes por
unión dentada. Tras el saneado es
necesario reconstruir las piezas
mediante las uniones dentadas. Para
ello se emplean máquinas rotativas
que funcionan a gran velocidad,
interviniendo sobre las testas de las
piezas, en horizontal o en
vertical. Este método
Fig12: Máquinas rotativas.
permite conseguir láminas de la
longitud deseada.

3) Encolado de testas y puesta en presión: Para la


aplicación de la cola la superficie de los dientes debe quedar
cubierta de cola en su totalidad, lo que se puede
Página 21 de 76

comprobar cuando tras su puesta en presión la cola rebosepor sus


cuatro caras. Para la aplicación de la cola es necesario conocer la
humedad de la madera para que sea compatible con la cola y para que
sea homogénea en las distintas piezas; esta diferencia de humedad
entre las piezas no puede superar el 5%. El ensamblado se debe
realizar antes de 24 horas para mantener los dientes de las piezas
limpios, evitar deformaciones,... Es recomendable utilizar colas de
polimerización rápida con el fin de lograr un manejo rápido de las
piezas en los procesos posteriores.

La presión se debe realizar en la direccion paralela a la fibra; para


longitudes de dientes mayores a 25mm será de entre 2 y 5 N/mm2 y
para longitudes inferiores será de entre 5 y 10 N/mm2 . Si se
sobrepasan estos valores pueden aparecer fisuras en las zonas
mecanizadas que inutilizan la pieza, según las especificaciones de la
normativa. El tiempo de presión mínimo a la presión máxima será de
dos segundos. Los empalmes conseguidos deberán conseguir
resistencias equivalentes a las de la madera para poder ser admitidos.

4) Cepillado de las láminas: Este proceso busca


eliminar las irregularidades y preparar las caras de las láminas para su
encolado. La maquina que se utiliza en este proceso es la perfiladora.
Durante el proceso la madera deberá estar a una temperatura superior
a los 15°C. Según el tipo de perfil a conseguir el cepillado tendrá unas
características u otras que vienen definidas en la normativa.

5) Encolado de las láminas: El encolado se realizara


siguiendo las recomendaciones del fabricante pudiéndose utilizar dos
métodos de aplicación: por rodillos o por extrusión. El encolado por
rodillos aplica el adhesivo por las dos caras de una sola pasada. El
encolado por extrusión sólo aplica cola en una cara dejando a la
aplicación de la presión el reparto de cola entre las láminas. Este
último sistema es el más utilizado por ser más rápido. El encolado se
debe realizar antes de 24 horas después del cepillado, ya que los
cambios superficiales de las láminas pueden provocar una adherencia
Página 22 de 76

deficiente. Dicho intervalo será de 6 horas si la especie es difícil de


encolar o está tratada. Siempre este proceso se realizara con las
láminas limpias de impurezas como polvo.

6) Armado y puesta en presión: Antes del armado es


necesario comprobar la humedad, estando limitada a unavariación
máxima del 2% entre láminasadyacentes y de un 4% al total de la
pieza.La puesta en presión tiene por objeto mantener las piezas
encoladas a la presión requerida durante el tiempo de polimerización
de la cola. Este tiempo dependerá del tipo de cola,temperatura,modo
de aplicación de la cola,... En piezas curvas la presión debe ser
superior, pero el sistema a utilizar debe permitir el desplazamiento de
las láminas para evitar la separación por sus testas. La presión se
comprobara durante el tiempo de fraguado corrigiéndola si es
necesario. Las láminas encoladas se arman sobre un bastidor metálico
que dependiendo de la dirección del esfuerzo de cierre se denomina
horizontal (las piezas curvas solo pueden utilizar este bastidor) o
vertical. La presión se aplica de forma mecánica, neumática o
hidráulica.

7) Fraguado y acondicionado: El fraguado se debe


hacer en locales con una temperatura de 20°C cuando la de la madera
sea superior a 18°C, y de 25°C cuando la madera este a 15°C, siendo
en ambos casos la humedad relativa del 30%. Tras el proceso de
fraguado, que viene especificado por el fabricante, las piezas
encoladas se deben ubicar en un local con una temperaturasimilar a la
del taller de encolado, lo que permitirá alcanzar la resistencia óptima
de las líneas de cola y por ello de la pieza. Este tiempo de almacenaje
es de unas 36 horas a unos 20°C.

8) Acabado: Para eliminar las cejas de las láminas y los


excesos de cola se utilizan regruesadoras para obtener ya los perfiles
comerciales.

• Protección de las piezas


Página 23 de 76

Para aumentar la durabilidad se utilizan diversos métodos en función del


tipo de ambiente en el que estará la pieza, lo que podemos observar en el
siguiente cuadro:

Ambiente Tratamiento
Interior Pincelado de
lasur
Abrigado de Pincelado de
la intemperie lasur
Intemperie, abrigado Pincelado o inmersión
pero con fuertes Con productos orgánicos
alteraciones de H y T
Exterior Autoclave por vacío y
presión con sales de
arsénico, cromo y cobre

• Almacenaje y transporte
El almacenado, siempre que la geometría lo permita de realizara de
canto, evitándose el contacto con el suelo mediante enrastrelado. A su llegada
a obra su disposición debe ser la misma y se debe evitar, en la medida de lo
posible, la exposición prolongada al sol.

El transporte de la madera laminada es el gran limitador, debido a las


longitudes máximas permitidas por el tráfico rodado, complicándose aún más el
transporte de piezas curvas.

• Control de calidad

Los controles a realizar son muchos, tanto durante la fabricación como


después de esta. El fabricante deberá realizar control de las láminas (especie
de madera, dimensiones de la sección, contenido de humedad, clasificación,
ensamblado, calidad de la superficie de las láminas cepilladas y temperatura
durante el encolado), control del encolado (condiciones higrotérmicas del aire
del local, características de la cola y calidad el encolado) y control del producto
terminado (se suelen realizar una o varias piezas de las mismas características
Página 24 de 76

que las puestas en servicio para su ensayo hasta la rotura). El control de


fabricación requiere dos ensayos mecánicos: control de uniones dentadas y
esfuerzo cortante, para comprobar la integridad de las líneas de adhesivo, a los
que se suma el ensayo de delaminación.

El ensayo de uniones dentadas consiste en someter a flexión las láminas


empalmadas hasta rotura. El ensayo de esfuerzo cortante busca conocer la
resistencia al esfuerzo cortante de las líneas de cola en dirección paralela a las
fibras.

El ensayo de delaminación consiste en someter las probetas obtenidas


de la pieza a unas condiciones de vacío y presión que generen unas tensiones
capaces de dar lugar a tracciones perpendiculares a la fibra, lo suficientemente
elevadas como para provocar la delaminación en zonas inadecuadamente
encoladas.

2.2.3. Madera microlaminada

• DEFINICIÓN

Dentro de los tableros contrachapados se debería englobar a los


tableros laminados que se caracterizan por que se elaboran encolando chapas
de madera de modo que las fibras de todas las chapas sean paralelas a la
dirección longitudinal del tablero. En inglés se denomina laminated veneer
lumber (LVL).

Debido a que es un producto con una identidad propia se trata de forma


independiente, ya que puede utilizarse como tablero o como perfil. Los perfiles
que se denominan “perfiles de madera microlaminada” se obtienen cortando
longitudinalmente los tableros a una anchura predefinida.

En algunos tableros y perfiles especiales, con el objeto de mejorar sus


prestaciones, se puede incorporar en el alma una serie de chapas encoladas
con la dirección de la fibra paralela entre sí pero perpendiculares a la de las
chapas de la cara y contracara (suelen representar el 20% del total de chapas).

• APLICACIONES
Página 25 de 76

Estructurales:

- Vigas
- Entrevigado
- Fabricación de vigas doble T, en las alas (50 % de la producción)
- Estructuras de carga
- Cerramiento y diafragma
- Escaleras
- Viviendas familiares
- Casas prefabricadas
- Barcos
- Suelos de camiones
- Vagones
- Embalajes especiales
- Fabricación de muebles

Es un material ideal para usos estructurales debido a la elevada


resistencia, uniformidad de sus propiedades y a su poco peso.

• MATERIALES

- Chapas de madera: láminas finas de madera, con un espesor máximo


permitido de 5 mm. Especies de madera utilizadas: Abeto, Pino Oregón, Alerce
y Pino amarillo del Sur.

- Alma: con el objeto de mejorar sus prestaciones se puede incorporar en el


alma una serie de chapas encoladas con la dirección de la fibra paralela entre
sí pero perpendiculares a la de las chapas de la cara y contracara (suelen
representar el 20% del total de chapas)

- Adhesivos: de Urea formol (para interiores) o de Fenol formaldehído (para


exteriores).

• TIPOS
Página 26 de 76

La clasificación que se utiliza con más frecuencia en Europa es la


relativa a sus características de aplicación (durabilidad - calidad del encolado)
en función de los ambientes en donde va a instalarse:

- LVL usos generales y para su utilización en interior en ambientes seco


(incluyendo mobiliario).

- LVL / 1 aplicaciones estructurales en ambiente seco.

- LVL / 2 aplicaciones estructurales en ambiente húmedo.

- LVL / 3 aplicaciones estructurales en exterior a la intemperie.

• DIMENSIONES

- Espesor: varían de 27 a 75 mm
- Anchura del tablero (canto del perfil): varían de 200 a 600 mm.

• PROPIEDADES

La característica principal del tablero / perfil laminado es la uniformidad


de sus propiedades y su poco peso. De forma particular sus propiedades
resistentes, y en especial la resistencia a cortante, son buenas.

- Densidad: depende de la/s especie/s utilizadas. Los fabricados con


abeto, 480 Kg/m3.

- Estabilidad dimensional: es un producto dimensionalmente estable.

- Resistencia a la humedad: adecuada si se utilizan los de clase de


encolado LVL/ 3

- Conductividad térmica: mal conductor de la temperatura, al igual que


la madera maciza. Los valores de la conductividad térmica (Kcal/mh ºC =
W/ (m×K)) en función de la densidad del tablero (kg/m3) son: 0,09 para
una densidad de 300, 0,13 para 500, 0,17 para 700 y 0,24 para 1000.

- Aislamiento acústico: Coeficiente de absorción acústica 0,10 (para un


rango defrecuencias de 250 a 500 Hz) y 0,30 (para 1.000 - 2.000 Hz)
Página 27 de 76

- Resistencia al fuego: En aplicaciones estructurales el parámetro más


importante es la resistencia al fuego, para su cálculo los fabricantes
aportan el dato de su velocidad de carbonización, 0,6 mm/mn

- Comportamiento frente a los agentes biológicos: en función de las


clases de riesgo en que se encuentren pueden ser degradados por
hongos xilófagos, insectos xilófagos de ciclo larvario e insectos xilófagos
sociales (termitas). Su comportamiento se puede mejorar mediante su
protección superficial, media o profunda. Ver bloque “Protección de la
madera”.

- Conductividad eléctrica: en estado seco es prácticamente aislante.

- Acción de los rayos ultravioletas: la acción de la luz puede provocar


la rotura de las fibras. Su comportamiento se puede mejorar mediante su
protección superficial, media o profunda.

- Radios de curvatura: se pueden curvar. El factor limitante suele ser su


espesor del tablero.

- Arranque de tornillos y clavos: excelentes propiedades.

- Propiedades estructurales: El fabricante ha de suministrar los


valorescaracterísticos. Ver bloque “Construcción en Madera -
Estructuras”.

2.2.4. Tablero estructural:

Las actuales tecnologías permiten fabricar varios tipos de tableros, para


ser utilizados en diversas aplicaciones en la construcción, la industria del
mueble y diversas otras áreas.

Por muy parecidos que se vean, a la hora de manejarlos, es importante


hacer algunas distinciones un poco más profundas.

1) TABLEROS DE MADERA AGLOMERADA:


Página 28 de 76

Se obtienen al prensar partículas de madera impregnadas de una resina


adhesiva (urea-formaldehído).

Tienen 3 capas: dos delgadas exteriores y una capa central.

Tras ser prensados, los tableros son cortados y pulidos. Finalmente, se


someten durante 10 días a un preparación para equilibrar su contenido de
humedad.
• Características:

- Tienen propiedades mecánicas similares a las de la madera con que


fueron fabricados. Normalmente no sufren daños ni se encorvan con la
humedad ambiental, aunque los Ecoplac y Facilplac, cuando son utilizados
como revestimiento en ambientes cerrados, pueden sufrir daños. En contacto
directo con el agua, todos sufren deterioros si no están convenientemente
protegidos.

- Los fabricados a través de extrusión, son continuos, de mayor espesor,


con una estructura interna diferente, más resistente a la tracción que a la
flexión.

- Se usan para fabricar tabiques o unidades divisorios auto soportantes


para zonas secas. También en instalaciones comerciales, utilería y
escenografía. Además en mueblería, como parte integral de muebles y partes y
piezas que serán ulteriormente recubiertas.

- Se cortan y trabajan con los mismos utensilios y procedimientos


utilizados para maderas duras.

• Tipos:

Entre los tableros de este tipo se cuentan los siguientes:

- Panel aglomerado: Tablero grueso, de baja densidad. Se


fabrica en 24 - 32 y 45 mm de espesor y en 1,52 x 2,44 m - 1,52 x
4,84 m y 2,50 x 2,16 m. Uso: revestir tabiques o como división
auto soportante en zonas secas.
Página 29 de 76

- Placa aglomerada: Tablero de partículas de madera unidas


entre sí mediante un adhesivo ureico. Viene en 9 -12 – 15 y 18
mm y en 1,52 x 2,42 m. Uso: revestir tabiques, muros y pisos de
zonas secas. En utilería y escenografía.

- Panel hidroresistente o HR-100: Tablero de partículas de


madera de pino radiata, unidas entre sí mediante un adhesivo
Fenólico, el cual le confiere sus características de
hidroresistencia. Es más oscuro que los tableros estándar. Mide
2,42 x 1,52 m. y se fabrica de 9 – 12 – 15 y 18 mm. Uso:
revestimiento exterior, tabiques de zonas húmedas, base de
cubiertas de techos y pisos y base de cubiertas para muebles de
cocina y baño.

- Ecoplac: Tablero delgado de partículas finas de madera. Existe


un Ecoplac recubierto con lámina de papel sobre un perfil, que
permite pintarlo sin problemas. Se fabrica de 2,42 x 1,08 m.; 2,16
x 1,52 m y de 2,42 x 1,52 m. y en 4, 6 y 8 mm de espesor. Los
dos últimos vienen sólo en 6 y 8 mm de espesor. Uso: revestir
cielos y tabiques en zonas secas. También en mueblería, para
fondos de cajón, traseras y como base de tapizado para paneles
divisorios de oficinas de planta libre.

- Fácilplac: Tablero delgado de partículas gruesas de madera. Su


superficie está lijada. Viene en 8 mm y de 2,42 x 1,52 m. Uso:
revestir cielos y tabiques, en zonas secas. También en mueblería,
como base de tapizado para paneles de oficinas de planta libre.

- Aglomerado Enchapado: Tablero de partículas de madera


(Placa aglomerada) enchapado por ambas caras con chapas de
madera natural seleccionadas, ya sean corrientes (pino), nativas
(mañío, coigüe, etc), o exóticas (eucaliptus, mara, tauarí, etc) y
perfectamente unidas entre sí. Una cara lleva chapas de 1ª
calidad, seleccionadas y hermanadas de un mismo trozo de
madera (calidad tipo A) y la otra lleva chapas de calidad B, no
hermanada. Viene de 2,40 x 1,50 m. y en 12 – 15 y 18 mm de
Página 30 de 76

espesor. Uso: para muebles de hogar, oficinas, instalaciones


comerciales y revestimientos decorativos, incluidas puertas de
clóset, baño y cocina.

- Aglomerado Melamínico: Tablero de partículas recubierto por


ambas caras con folio decorativo impregnado con resinas
melamínicas. Su superficie es totalmente cerrada, libre de poros,
dura y resistente al desgaste superficial. Fabricado en 9, 15 y 18
mm de espesor, en dos formatos: 2,50 x 1,83 m y 2,42x 1,52 m. y
en 5 tipos de decorado.(no aporta). Uso: muebles de baño y
cocina, hogar, oficina, hospitales e instalaciones comerciales.

- Aglomerado Folio: Tablero de partículas recubierto por ambas


caras con folio decorativo sin impregnación con resinas
melamínicas. Su superficie es porosa y con baja resistencia al
desgaste superficial (calor y líquidos de limpieza). Fabricado en
15 y 18 mm de espesor, en dos formatos: 2,50 x 1,83 m y 2,42x
1,52 m. y en 2 tipos de decorado, colores lisos y diseños madera.
Uso: debido a su menos resistencia al desgaste, se recomienda
su uso en elementos verticales de muebles, como muebles de
baño y cocina, hogar, oficina, hospitales e instalaciones
comerciales.

- Melamina Postformada: Melamina con cantos curvos y un


perfecto acabado superficial en sus cuatro costados, logrado a
través de un proceso especial de postformado. Posee iguales
características y cualidades que la Melamina normal. Disponibles
en distintos tipos de perfiles. Uso: para puertas y cubiertas de
muebles de cocina, oficina y clóset. También en, frentes de cajón
y cenefas, zócalos, encimeras y otros.

- Melamina Plus: Tablero recubierto en folio decorativo e


impregnado en resinas especialmente formuladas para obtener
superficies con una resistencia mayor a 8.000 ciclos de abrasión.
Viene en 18 y 24 mm, en un formato de 1,52 x 2,42 m y en
colores: Coigüe, Haya catedral, Peral y Roble claro. Uso: en
Página 31 de 76

zonas de alto tráfico y con alto grado de desgaste superficial,


como cubiertas de escritorios y muebles de oficinas,
revestimientos murales en clínicas, instalaciones comerciales, etc.

2) Tableros de madera prensada:

Son tableros fabricados con fibras de madera prensadas. En este grupo


están los tableros de alta densidad HDF (High Density Fiber) o Hardboard y los
de densidad media MDF ( "Medium Density Fiber" ).

• Tableros de alta densidad HDF: se fabrican con FIBRAS de


madera prensadas a altas temperaturas pero sin aglomerantes. Sólo
usan la resina del pino insigne. Entre estos están:

- Cholguán: Tablero delgado, color café claro, de gran resistencia


a la humedad.

- Durolac: Mediante un proceso adicional de acabado de los


tableros de Cholguán se obtienen tableros laqueados, de gran
dureza superficial y resistentes a la humedad. Hay 2 diseños:
"Azulejo" y "Entablados".

Además, existe otro tipo de tablero HDF que se moldea y texturiza


imitando la madera y se usa para fabricación de puertas.

• Tableros de densidad media MDF: se obtienen al prensar a


altas temperaturas fibras de madera reciclada de procesos industriales y
recuperada, a la que se incorpora Urea formaldehído. Son planchas de
superficie suave y uniforme, más resistentes, flexibles y homogéneas
que las de madera aglomerada. Uso: en la industria del mueble y en la
construcción por su extraordinaria facilidad para ser trabajados,
moldurados, pintados o laminados. Con ellos se pueden lograr fijaciones
y ensambles de máxima firmeza. Entre los tableros de MDF están:

- Trupán: Es el MDF de Arauco. Se fabrica usando troncos


frescos de pino, seleccionados y descortezados, lo que le da un
Página 32 de 76

característico color claro. Uso:: en la industria del mueble y en c


onstrucción.

- Trupán ultra liviano: Tiene una densidad de 500 Kg/m3 . Se


fabrica en 12 –15 –18 –20 –25 –30 –38 –45 y 50 mm. de espesor.
Su medida estándar es de 1,52 x 2,44 m. Uso: donde no se
requiera altas propiedades físico - mecánicas, ni moldurados
exigentes y en donde el bajo peso es muy importante. Por
ejemplo: muebles, molduras de habitaciones y de cuadros, casas
rodantes, interior de embarcaciones, cielos falsos.

- Trupán liviano: Tiene una densidad de 600 Kg/m3 . Se fabrica


en 3 –4 -5,5 –9 –12 –15 –18 –20 –25 -30 mm de espesor. Su
medida estándar es de 1,52 x 2,44 m. Uso: en aplicaciones que
requieran una mejor manipulación y exigentes propiedades fisico -
mecánicas.

- FibroFácil estándar: MDF de Masisa S.A., fabricado en Pino


Insigne. Se caracteriza por su composición homogénea a través
de todo su espesor. Las capas exteriores son de fibras de
densidad superior a 900 Kg/m3 y la capa interior es de menor
densidad pero máxima uniformidad. Se fabrica en 3 - 4 – 5,5 – 9 -
12 – 15 - 18 – 20 - 25 y 30 mm de espesor y en un formato de
2,44 x 1,52 m.

Los tableros MDF pueden estar desnudos o recubiertos por una o dos de
sus caras con aplicaciones de folio melamínico o PVC. Se usan especialmente
para fondos de cajón y traseras de muebles.

Tipos:

- Trupán MDF Enchapado: Fabricados por Arauco. 2,44 x 1,52 m.

- Masisa MDF Recubierto: Trae una o dos caras enchapadas en


melamina blanca o eucalipto; o bien, con chapa de encina por un lado y
de eucalipto por el otro. Los melamínicos blancos (1 o 2 caras) tienen 15
- 18 – 20 y 25 mm de espesor y miden 1,83 x 2,50 m. Los enchapados
Página 33 de 76

en eucalipto tienen 3,7 – 15 - 18 – 20 y 25 mm de espesor y miden 2,40


x 1,50 m. Los enchapados en encina por un lado y eucalipto por el otro,
vienen en 15 - 18 – 20 y 25 mm de espesor y miden 2,40 x 1,50 m.

- Masisa MDF Ranurado: Trae un sistema de ranuras similares que sirve


de apoyo a diversos sistemas de exhibición. Se aplica directamente
sobre muros o como parte de muebles. Los hay desnudos o recubiertos
con aplicaciones de folio o PVC. Los Ranurados Melamínicos vienen en
Blanco o Haya, en 18 mm de espesor y en dos formatos: 1,83 x 2,50 m y
1,52 x 2,44 m. Uso: para presentación de productos en supermercados,
locales comerciales y tiendas.

3) Tableros de madera contrachapada:

Se obtienen uniendo varias capas de CHAPAS de madera dispuestas con


sus fibras en ángulo recto, en forma perpendicular. Así se compensan las
tensiones internas del material y se obtienen tableros resistentes y
relativamente indeformables.

Se fabrican con diversas maderas (Pino radiata, Mañío, Coigüe, Eucalipto,


Laurel y Tepa) y dos tipos de adhesivos según el uso del terciado (para interior
o exterior). Los terciados para exterior pueden ser: Marino, Moldaje recubierto
(con film), Moldaje desnudos, Estructural.

En edificación son muy utilizados para moldaje, estructuras,


revestimientos interiores y exteriores. Permiten crear superficies curvas, lo que
los hace muy apreciados en mueblería (estructuras, asientos, respaldos de
sillas y otros) y muy atractivos para fabricar carrocerías de vehículos, casas
rodantes, instrumentos musicales y también para la aviación.

Tipos:

- Terciado Moldaje: Tablero contrachapado en madera de Pino Radiata,


de caras sólidas y calibradas, sin defectos abiertos. Viene en 15 y 18
mm de espesor y en 1,22 x 2, 44 m. Uso: aplicaciones generales en
construcción de vivienda y moldaje de hormigón.
Página 34 de 76

- Terciado Estructural: Tablero contrachapado en madera de Pino


Radiata de gran estabilidad y resistencia mecánica. Viene en 9,5 – 11,
15 y 18 mm de espesor y en 1,22 x 2,44 m. Uso: en exterior e interior,
como base de cubiertas de techo y piso, divisiones, construcción de
vigas y paneles, embalajes y cajones. Puede ser estucado, pintado o
recubierto.

- Terciado Revestimiento o ranurado: Tablero contrachapado para


revestimiento decorativo-estructural, en madera de pino Radiata. Cara
principal ranurada. Viene en 9,5 – 11 y 15 mm de espesor y en 1,22 x
2,44 m. Uso: revestir pilares, vigas, muros y tabiques con una
terminación natural barnizada o pintada, en interior y exterior. También
en cielos, portones de acceso y carpintería en general.

- Terciado Mueblería o multipropósito: Tablero contrachapado en


madera de pino Radiata para aplicación decorativa-estructural. Viene en
7-9-12-15-18 y 21 mm, en una medida estándar de 1,20 x 2,40 m. Uso:
fabricación de muebles para interior y exterior, en revestimientos de
muros y carpintería en general.

4) Tableros OSB:

La sigla OSB significa "Oriented Strand Boards" (Tablero de Astillas


Orientadas).

Son tableros estructurales fabricados con VIRUTAS RECTANGULARES


de madera, las cuales -para aumentar su fortaleza y rigidez- han sido
orientadas en formas de capas cruzadas y unidas entre sí mediante resina
Fenólica aplicada bajo alta presión y temperatura. Las virutas no son productos
de desechos de otros procesos de fabricación de madera, sino que se crean
específicamente para obtener el máximo rendimiento de la construcción del
panel.

Vienen en 9,5 – 11,1 y 15,1 mm de espesor y de 2,44 x 1,22 m.

Uso:
Página 35 de 76

En edificación, para base de cubierta de techos, revestimiento de tabiques


estructurales, pisos, escalas, vigas doble T, forros de aleros y cielos, pisos
falsos. En mueblería, para parlantes, paneles de oficinas, embalajes (bins y
pallets). No deben ser usados a la intemperie en forma directa ni para moldaje.
Se instalan a una altura mínima de 30 cm del suelo.

Los tableros clasificados como "Rated Sheating" utilizan adhesivos


completamente resistentes al agua, por lo que resisten una corta exposición al
exterior. Se usan para revestir muros, tabiques, techumbres y pisos.

Los "Sturd– I –Floor" traen un machihembrado en el borde, para un mejor


ajuste. Se usan en entramados de pisos que serán recubiertos con alfombras,
cubre pisos, revestimientos vinílicos u otros.

Se han desarrollado variados productos derivados del OSB, los cuales


traen diferentes componentes como mayor o menor cantidad de resina,
insecticidas contra termitas e insectos xilófagos, recubrimientos con film o
papel kraft para utilizar los tableros como moldaje y texturados y resinas
especiales, que otorgan una apariencia similar al siding y sirven para ser
utilizados como tableros de revestimiento y terminación.
Página 36 de 76

2.3. Durabilidad.

La durabilidad natural de una madera es la resistencia natural que


presenta frente al ataque los distintos agentes degradadores. Los agentes
degradadores pueden ser abióticos (atmosféricos, mecánicos o químicos) y
bióticos (hongos cromógenos, hongos de pudrición, insectos de ciclo larvario o
insectos sociales). La durabilidad natural de una especie, o la eficacia de un
tratamiento de protección, están unidos a la naturaleza y al modo de acción de
los agentes de alteración de la madera. Para elegir correctamente una especie
o un tipo de tratamiento, es importante comprender bien porqué y cómo estos
ataques se manifiestan y se desarrollan

Durante su crecimiento, el árbol produce cada año un cierto volumen de


madera. Esta materia leñosa está formada de un conjunto de células provistas
de divisiones sucesivas de una hilada de celular periféricas, el cambium,
generador de madera hacia el interior y de líber (corteza) hacia el exterior. Este
crecimiento se materializa sobre las especies de climas templados por las
capas de crecimiento anuales -o cercados- que corresponden al periodo de
vegetación, activo en primavera y en verano, pero que se para en invierno.
Bajo los climas tropicales, el periodo de vegetación al ser permanente, las
capas de crecimiento no son visibles. La parte joven del árbol, compuesta por
las capas exteriores más recientemente formadas, constituye la albura, que
asegura la función de conducción de líquidos, y netamente la ascensión del
agua y de sales minerales empujadas por las raíces. Mientras el árbol llega a
una cierta edad, las capas más ancianas de la albura, por lo tanto las más
internas, paran de asegurar su función de conducción y se transforman en
madera perfecta que ocupa la parte central del tronco. Esta transformación se
acompaña, a menudo, de un cambio más o menos pronunciado del color de la
madera; se habla entonces de madera perfecta duraminizada o de duramen
que se distingue visualmente de la albura como en el roble, el castaño, los
pinos y muchas especies de origen tropical. Esta modificación se da desde el
depósito, sobre las membranas y el interior de las células, sustancias
residuales de la actividad biológica: Pigmentos, taninos, compuestos minerales.
Página 37 de 76

Pero sobre un gran número de especies, la transformación de la albura


en madera perfecta no se produce por una modificación sensible del color. La
albura y la madera perfecta son entonces, no distinguibles o poco distinguibles,
a pesar de que fisiológicamente la zona de albura esté presente, incluso
invisible o no delimitada. Es el caso de especies como el álamo, el haya, el
abeto, la picea y ciertas maderas tropicales blancas o claras.

La transformación de la albura en duramen, o duraminación, es un factor


particularmente importante en la medida en que es ella la que confiere a la
madera su durabilidad natural. En efecto, la albura es siempre fácilmente
alterable, ya sea o no apreciable. Esta vulnerabilidad se debe a la presencia de
hidratos de carbono (almidón, azúcar), que constituyen sustancias nutritivas
susceptibles de favorecer el desarrollo de los insectos y hongos lignívoros. Por
contra, el duramen, que no contiene estas sustancias de reserva, es siempre
más resistente frente a agresiones biológicas. Además, posee antisépticos
naturales, como los taninos o las resinas, por ejemplo.

Por contra, estos constituyentes no están presentes en las esencias de


madera perfecta no duraminizada y así pues no distintas de la albura. La
madera perfecta de estas especies presenta una resistencia a los agentes de
alteración mucho más débil, en general idéntica a la de la albura.

2.3.1. Protección preventiva frente a los agentes bióticos:

Los agentes bióticos son las causas de alteración de la madera de origen


vivo y comprenden:

• HONGOS XILÓFAGOS: Los hongos que se relacionan directamente


con la madera son los mohos, los hongos cromógenos y los hongos de
pudrición. Su ciclo biológico queda definido por las esporas, las hifas, el
micelio y los cuerpos de fructificación. Las esporas de los hongos se
encuentran en todas partes y en gran cantidad, y son arrastradas por el viento,
el agua o los animales. El ciclo se inicia cuando encuentran unas condiciones
favorables para su germinación (maderas con un contenido de humedad
superior al 22%). De las esporas emergen las hifas que son células muy finas,
solamente visibles con el microscopio, que se introducen en la madera. Las
Página 38 de 76

hifas se alimentan de las sustancias de reserva del interior de las células y/o
segregan enzimas que producen la descomposición de la pared celular y que
permiten que puedan ser asimiladas por éstas; son las que realizan la función
degradadora en la madera. Las hifas van aumentando su tamaño y su número,
y terminan formando lo que se denomina "micelio", en donde se forman los
cuerpos de fructificación, que son visibles y que vuelven a emitir esporas al
exterior cerrando de esta forma el ciclo. Los factores que tienen mayor
influencia en el desarrollo de los hongos son la humedad, la temperatura y la
presencia de aire (oxígeno). La humedad es de vital importancia para la
fisiología de los hongos y es indispensable para la germinación de las esporas,
la digestión de la madera por las enzimas, el transporte de las sustancias de
alimentación y la realización de todas las funciones vitales. Su óptimo se sitúa
entre el 35 y el 50%, el límite inferior entre el 20% - 22% y el superior alrededor
del 175%.

Los mohos se alimentan de los materias almacenadas en el interior de


las células de la madera (lumen). Son incapaces de alimentarse de los
principales componentes de la pared celular de
las células (celulosa o lignina), por lo que no
producen pérdidas significativas en la resistencia
de la madera. Se detectan cuando se forman
esporas en la superficie de la madera (color
oscuro) o cuando el cuerpo de fructificación forma Fig.13: Estructura dañada
por mohos
sobre la superficie una especie de pelusilla
(proliferaciones algodonosas) transparente, o con tonalidades que van desde el
color blanco al negro.

Los hongos cromógenos al igual que los


mohos sólo se alimentan del contenido celular de
las células de la madera, tampoco producen
degradaciones en su pared celular y apenas
afectan a las propiedades físico - mecánicas de la
madera. Se caracterizan porque producen Fig14:Madera dañada
por cromógenos.
decoloraciones en la madera, como el azulado, la
coloración verde, el corazón rojo del haya y la madera pasmada también del
Página 39 de 76

haya. Para su desarrollo el contenido de humedad de la madera debe ser


superior al 18 – 22 %.

Los hongos de pudrición producen una


degradación más importante ya que alteran las
paredes de las células de la madera. La
pudrición no es fácil de reconocer en sus etapas
iniciales ya que las hifas permanecen ocultas en
su interior. Según va desarrollándose la
pudrición se va acentuando el cambio de color,
rojizas - pardas o a veces claras, y la madera Fig.15: Madera podrida
empieza a peder peso y aumentar su contenido
de humedad. En la fase final del proceso se llega a la disgregación total de la
estructura de la madera con una pérdida importante de sus características
físico - mecánicas.

La clasificación de las pudriciones es difícil de realizar ya que no existen


parámetros fijos en los que nos podamos apoyar, la más aceptada es la que
conjuga el color de la madera atacada junto el aspecto que presenta, aunque
sigue siendo imperfecta. Los tipos o clases de pudrición serían las pudriciones
pardas (su ataque se centra en la celulosa y la madera toma un color marrón
oscuro, cuarteándose y formando pequeñas formas cúbicas), las pudriciones
blancas o fibrosas (su ataque se centra en la lignina, la madera toma un color
blanquecino y presenta un aspecto fibroso) y las pudriciones blandas (su
ataque se centra en la celulosa de la pared secundaria de la célula, cuando el
contenido de humedad es elevado confieren a la madera una consistencia
blanda).

El ataque de estos hongos suele reducirse a las zonas de las piezas que
se encuentran con un excesivo contenido de humedad, como apoyos de vigas
en muros o pies derechos de muros entramados, con humedades procedentes
del fallo de las instalaciones, retenciones del agua de la lluvia o fenómenos de
capilaridad de los muros.
Página 40 de 76

• INSECTOS XILÓFAGOS: Los insectos de forma individual no causan


problemas, el problema aparece cuando se tiene en cuenta su capacidad de
reproducción y de reinfección de la madera atacada. Se pueden clasificar por
su ciclo biológico en insectos de ciclo larvario y en insectos sociales, entre los
primeros tendríamos por ejemplo a las carcomas y entre los segundos a las
termitas. El ciclo biológico de cada uno de ellos es diferente.

El ciclo de vida de los insectos xilófagos larvarios se caracteriza por


su cambio de forma, que se denomina "metamorfosis", pasando por cuatro
estados sucesivos de desarrollo: huevo, larva, pupa e insecto adulto o imago.
El tiempo requerido para el cumplimiento de todos los estados se conoce com
"duración de la generación", el cuál es diferente para cada especie. Los
estados de huevo, pupa e imago son por lo general de corta duración y varían
desde varios días hasta semanas; el tiempo más largo del ciclo de vida
corresponde al estado larvario, etapa durante la cuál lleva a cabo la
degradación de la madera para satisfacer sus necesidades alimenticias.

Su desarrollo está influido por


diferentes condiciones, entre las que
se destacan: la especie de madera
(existen insectos especializados en
madera de frondosas, otros en
maderas de coníferas y otros que
atacan indistintamente a ambas); el
contenido de humedad de la madera Fig.16: Insectos xilófagos
(algunos sólo atacan maderas secas,
otros maderas muy húmedas y otros que atacan maderas con cualquier
contenido de humedad); la temperatura (los insectos no pueden regular la
temperatura de su cuerpo, por tanto dependen de los cambios que se producen
en el medio ambiente); y la presencia de hongos de pudrición: (algunos de ellos
van siempre asociados a los hongos). El tamaño y la forma de las galerías y de
los orificios de salida junto con el tipo de serrín, la especie de madera y su
contenido de humedad son las principales características que sirven para
identificarlos. Los principales insectos xilófagos de ciclo larvario que actúan en
España son los siguientes:
Página 41 de 76

- Cerambicídos: Hylotrupes bajulus L. = carcoma grande.

- Líctidos (Lyctus brunneus Steph y Lyctus linearis Goeze) = polilla.

- Anóbidos: Anobium punctatum De Geer = carcoma fina.

- Anóbidos: Xestovium rufovillosum De Geer = “reloj de la muerte”

-Curculiónidos = gorgojos.

Los insectos xilófagos sociales se


caracterizan por constituir agrupaciones de
individuos en la que los distintos tipos o castas,
incapaces de vivir solitariamente, desempeñan
diferentes cargos o funciones en el desarrollo de
la colonia. El ciclo de vida de una colonia
empieza con el vuelo en forma de enjambre de
los individuos sexuados, que en ciertos días del
año salen en gran cantidad del antiguo nido y
buscan un lugar apropiado para el futuro nido,
abriendo una cavidad (cámara nupcial) en la que Fig.17: Insectos xilófagos
sociales
realizan la copulación. Los huevos que pone la
reina se convierten en ninfas que pueden dar lugar a 3 castas o individuos
morfológicamente distintos: individuos sexuados, distinguiendose los reyes
alados (pareja real fundadora de la colonia) y los reyes secundarios o de
sustitución; soldados, cuya misión es la defensa de la colonia; obreros, cuya
misión es buscar alimento y alimentar a los demás individuos de la colonia,
cuidar a la pareja real y construir, reparar y limpiar el nido.

Al principio el desarrollo de la colonia es muy lento. Con el aumento de


individuos la velocidad se incrementa. Su desarrollo se realiza por mudas
sucesivas. Los obreros descomponen la celulosa de la madera mediante
ciertos flagelados multiciliados del tubo digestivo, que transforman la celulosa
en azucares asimilables, y alimentan al resto de la colonia (se denomina
trofalaxia cuando los individuos cambian alimentos entre sí). También se
pueden alimentar de papel y de tejidos, y en su camino para llegar a las fuentes
alimenticias pueden provocar daños a otros materiales que obstruyan su
Página 42 de 76

camino. A veces construyen canales o tubos, fabricados con saliva,


excrementos o partículas de tierra o de madera que les permite salvar cualquier
tipo de obstáculos; estos tubos pueden estar adosados a muros de
mampostería o estar colgados del techo. Excepto los individuos sexuales, las
termitas (obreros y soldados) son ciegos. Su orientación por olfato está muy
desarrollada. Los individuos dejan gotas de un compuesto sobre el terreno
(feromonas) que muestran el camino hacia las fuentes de alimentación a los
otros obreros. Su cuerpo no está pigmentado por lo que siempre huyen de la
luz, la insolación directa mata a los obreros y soldados. El estado de las
termitas teóricamente es inmortal, ya que no hay una obligación biológica para
su muerte; el nido sólo puede ser destruido por una catástrofe o desintegrarse
por falta de alimentos. La "juventud eterna" de la colonia de termitas se debe a
la posibilidad de regenerar todas sus partes.

En España solamente actúan tres especies:

- Reticulitermes lucifugus Rossi en la península y Baleares (termitas


subterráneas).
- Criptotermes brevis Walker en Canarias (termitas de madera).
- Kalotermes flavicollis Fabr. (su incidencia es muy pequeña).

Forma y tamaño
Nombre Nombre Especie de Contenido de
del ataque - Serrín
científico vulgar madera humedad
galerías
Reticulitermes Termitas frondosa y Húmeda >
Laminar 1 - 2 mm -
lucifugas (subterráneas) conífera 18%

Criptotermis Termitas (de frondosa y


Seca < 18% Laminar 1 - 2 mm -
brevis madera seca) conífera

Carcoma Elípticas 3, 6 y 9
Cerambícidos conífera 8 - 40% Basto
grande mm

Líctidos Polilla frondosa Seca < 18% Circular 1 - 1,5 mm Muy fino

frondosa y Cualquier
Anóbidos Carcoma Circular 1 - 3 mm Granular
conífera contenido

frondosa y Húmeda >


Curculionidos Gorgojo Circular 1 - 2 mm granular
conífera 18%

Tabla 1: Cuadro resumen de insectos xilófagos.


Página 43 de 76

Los xilófagos marinos están integrados por dos grandes grupos, los
moluscos y los crustáceos. Dentro de los moluscos xilófagos sólo presenta
cierta importancia en España la
familia de los Teredinidos y
principalmente el género
Teredo. Son hermafroditas y su
reproducción se puede realizar
de dos formas. En la primera,
que es la del Teredo navalis, la
fertilización de las larvas y su
desarrollo se produce en el
Fig.18 Moluscos
interior del molusco adulto. xilófagos.
Posteriormente expulsan las larvas al exterior junto con el agua procedente de
las branquias. En la segunda forma de fertilización el individuo adulto expulsa
conjuntamente los huevos y los espermas; la fecundación se produce en el
agua del mar. Por medio de una sustancia viscosa, denominada "biso"
segregada por una glándula de su pie, se fijan a la madera y posteriormente
abren orificios de sección circular de 0,5 a 1 mm de diámetro. El Teredo
empieza a desarrollarse, aumenta de tamaño, vive en el interior de la madera
durante toda su vida y nunca la abandona.

En cuanto a los crustáceos xilófagos su ciclo de vida comienza cuando


el macho fecunda a la hembra en el interior de la madera. La hembra pone los
huevos que tienen el mismo aspecto que el de los individuos adultos, pero con
un tamaño menor. Se diferencian de los moluscos en que no se encuentran
aprisionados en el interior de la madera, sino que pueden moverse libremente
en su interior. La degradación que producen es visible exteriormente y es muy
diferente a la causada por los moluscos. Actúan en masa (una madera muy
infectada puede tener de 300 a 400 individuos), abren galerías con longitudes
inferiores a 1 cm y con diámetros de 2 mm, dejando la madera prácticamente
cribada (tienen el aspecto de un panal). El ataque sobre la madera se
concentra generalmente sobre la zona del nivel medio de las mareas y el de la
baja mar, por lo cual los pilotes de las construcciones marinas tienden a tomar
Página 44 de 76

la forma característica de “reloj de arena”. La velocidad del ataque es inferior a


la producida por los Teredos.

Todos estos agentes dañan notablemente las estructuras de madera,


para paliar esto se deberán una serie de tratamientos que ayuden a
combatirlos. Para ello se establecen unas clases, que nos clasifican el
elemento estructural; para que, dependiendo de una clase o otra podamos
solventarlo de diferentes maneras.

Según la UNE EN 335-1 se definen cinco clases de riesgo ante agentes


bióticos.

• Clase 1: el elemento estructural está bajo cubierta protegido de la


intemperie y no expuesto a la humedad. En estas condiciones la madera
maciza tiene un contenido de humedad menor que el 20%. Ejemplos:
elementos estructurales en general que no estén próximos a fuentes de
humedad, estructuras en el interior de edificios.

• Clase 2: el elemento estructural está bajo cubierta y protegido de la


intemperie pero se puede dar ocasionalmente un contenido de humedad
mayor que el 20 % en parte o en la totalidad del elemento estructural.
Ejemplos: estructura de una piscina cubierta en la que se mantiene una
humedad ambiental elevada con condensaciones ocasionales y
elementos estructurales próximos a conductos de agua.

• Clase 3: el elemento estructural se encuentra al descubierto, no en


contacto con el suelo y sometido a una humidificación frecuente,
superando el contenido de humedad el 20%. Ejemplos: puentes de
tráfico peatonal o rodado y pérgolas.

• Clase 4: el elemento estructural está en contacto con el suelo o con


agua dulce y expuesto por tanto a una humidificación en la que supera
permanentemente el contenido de humedad del 20%. Ejemplos:
construcciones en agua dulce y pilares en contacto directo con el suelo.

• Clase 5: situación en la cual el elemento estructural está


permanentemente en contacto con agua salada. En estas circunstancias
Página 45 de 76

el contenido de humedad de la madera es mayor que el 20 %,


permanentemente. Ejemplo: construcciones en agua salada.

Para llevar a cabo una buena protección preventiva hay que tener en
cuenta los siguientes aspectos:

1) Tipo de protección: indica el grado del tratamiento, pudiendo ser:

a) Superficial: la penetración media alcanzada por el protector es de 3 mm,


siendo como mínimo de 1 mm en cualquier parte de la superficie tratada.
Los métodos de tratamiento más adecuados son el pincelado, al
pulverización y la inmersión breve. Los tipos de protectores utilizados
son los hidrodispersables y los que llevan disolventes orgánicos.

b) Media: la penetración media alcanzada por el protector es superior a 3


mm en cualquier zona tratada, sin llegar al 75 % del volumen
impregnable. Los métodos más adecuados son la inmersión prolongada,
la inmersión caliente y fría y los sistemas de impregnación por autoclave:
vacío-vacío y vacío-presión. Los protectores utilizados son las sales
hidrosolubles y los protectores en disolventes orgánicos.

c) Profunda: la penetración media alcanzada por el protector es igual o


superior al 75 % del volumen impregnable. Los métodos de tratamiento
más adecuados son los de impregnación por autoclave. Los protectores
utilizados son las sales hidrosolubles y los disolventes orgánicos.

2) Métodos de tratamiento: es el procedimiento por el que se aplica un


protector a la madera. Existen varios métodos:

Fig19 : Pincel
Página 46 de 76

a) Pincelado: el protector, generalmente en disolvente orgánico, es


aplicado mediante pincel, brocha o rodillo. Con este tratamiento se
consigue una protección superficial contra la acción de agentes bióticos
y contra la fotodegradación.

b) Pulverización: se aplica un protector,


generalmente en disolvente orgánico,
a la superficie de la madera con un
pulverizador, manual o
mecánicamente. Se consigue una
protección idéntica al anterior
tratamiento. Fig.20: Pulverizador automático

c) Inmersión breve: la madera se sumerge totalmente en un protector


hidrosoluble o en disolvente orgánico, durante un período de tiempo
variable entre algunos segundos y 10 minutos, dependiendo de la
especie, de las dimensiones de la madera y del tipo de protector. Se
consigue la misma protección que con los tratamientos anteriores.

d) Inmersión prolongada: este tratamiento, poco utilizado en España,


consiste en sumergir totalmente la madera en un protector durante un
tiempo superior a 10 minutos. La duración de la inmersión depende del
grado de protección que se desea alcanzar y se copnsiderará: la especie
de madera, las dimensiones de la pieza, el contenido de humedad de las
mismas y el tipo de protector utilizado. Se puede conseguir una
protección media o profunda contra la acción de agentes bióticos y
contra la fotodegradación.

e) Difusión: en este
tratamiento, poco utilizado

Fig.21: Boquillas tratamientos presión.


Página 47 de 76

en España, se aplica un protector, generalmente hidrosoluble, a la


superficie de la madera húmeda, en forma de pasta o solución
concentrada, difundiéndose a través de esta debido a la fuerza del
gradiente de concentración. Se puede conseguir una protección
profunda contra la acción de agentes bióticos.

f) Tratamientos con presión: se hace penetrar el protector en la madera de


forma forzada aplicando presión, en un cilindro cerrado o autoclave. Se
consigue una protección profunda y se pueden utilizar todo tipo de
protectores.

g) Doble vacío: es un tratamiento de célula llena (impregna la mayor parte


posible de la pared celular rellenando los vacíos celulares) que tiende a
realizar una protección perimetral de la pared celular sin llegar a rellenar
totalmente el lumen de las células. Se aplica a madera de construcción
previamente elaborada, principalmente a madera de carpintería. Se
consigue una protección profunda contra la acción de agentes bióticos y
sólo se pueden utilizar protectores en disolvente orgánicos.

3) Protectores de la madera: son sustancias químicas utilizadas de forma


aislada o en combinación para proporcionar a las piezas de madera sobre
las que se aplican, una mayor resistencia frente a la degradación por
organismos xilófagos. Estos protectores deben estar inscritos en el Registro
Oficial Central de Productos y Material Fitosanitarios del Ministerio de
Agricultura, Pesca y Alimentación. Existen varios tipos:

a) Protectores hidrosolubles: son mezclas de sales minerales utilizadas en


solución acuosa a una concentración determinada. Esta concentración
varía en función del grado de protección deseado, del método de
tratamiento y de la especie de madera a proteger. Los más
Página 48 de 76

característicos son CCA (Cromo, Cobre y Arsénico), CCB (Cromo,


Cobre y Boro) y CFK (Cromo, Flúor y Cobre). La madera tratada queda
limpia aunque generalmente coloreada. Debido a que estos protectores
la humedecen durante el tratamiento o se aplican a madera húmeda,
exigen un secado posterior en el que se pueden producir fendas y
deformaciones, si no se toman las precauciones adecuadas.

b) Protectores hidrodispersables: son mezclas de principios activos no


hidrosolubles a los que se añade un agente emulgente para producir una
buena dispersión en agua. Comercialmente se conocen como
emulsiones. La madera por regla general no cambia de color, admite un
acabado posterior, es compatible con las colas, no es corrosiva para los
metales ni para los plásticos, no ve acumulada su inflamabilidad y no
mancha los materiales con los que está en contacto.
c) Protectores en disolvente orgánico: son soluciones de productos con
propiedades fungicidas y/o insecticidas, en un solvente orgánico.
Normalmente incluyen repelentes al agua y en algunos casos
colorantes. Cuando el disolvente se ha evaporado por completo, la
madera queda con un aspecto limpio, sin cambios de color, dispuesta a
recibir cualquier tipo de acabado. No mancha los materiales con los que
está en contacto, no es corrosiva para los materiales y no ve aumentada
su inflamabilidad.

d) Protectores orgánicos naturales: son productos que se obtienen de la


destilación del alquitrán de hulla (creosotas) o de la pirolisis del petróleo.
Sólo se utilizan para tratamientos de traviesas de ferrocarriles, postes de
teléfono y eléctricos y en construcciones agrarias al exterior.

Una vez conocidas el tipo de protecciones y protectores, es importante


saber que tipo de protección utilizar en función de la clase de riesgo; las cuales
se resumen en el siguiente cuadro:
Página 49 de 76

Clase de riesgo Tipo de protección

No necesaria. Recomendable una


1
protección superficial
Es necesaria una protección superficial.
2
Recomendable una protección media
Es necesaria una protección media.
3
Recomendable una protección profunda

4 Es necesaria una protección profunda

5 Es necesaria una protección profunda

Tabla 2 : Resumen de protecciones dependiendo del tipo de clase

Además hay una serie de casos que poseen unas características


especiales, algunos se exponen a continuación:

• Especies de difícil tratamiento: algunas especies coníferas


frecuentemente utilizadas en construcción, como los abetos, piceas y
cedro rojo, son difícilmente impregnables, por lo que no es
recomendable su utilización en las clases de riesgo que requieren
tratamiento en profundidad.

• Casos de riesgo especial: en obras de rehabilitación en las que se


haya detectado ataques xilófagos previos, al introducir una estructura
nueva se recomienda aplicar protección superficial en clase de riesgo
1, protección media en clase de riesgo 2 y protección profunda en las
clases de riesgo superiores.

• Tratamiento de piezas de madera laminada encolada: cuando se


prescribe un tratamiento superficial de la madera laminada, debe
Página 50 de 76

realizarse sobre la pieza ya terminada y después de las operaciones


de acabado (cepillado, mecanizado de testas y taladros).

Si el tratamiento es de protección media o profunda, deberá


realizarse sobre las láminas, previamente al encolado. El producto
protector debe ser compatible con el encolado. En general los
protectores hidrosolubles son compatibles con el encolado, pero no
existe suficiente experiencia con los protectores orgánicos.

2.3.2. Protección preventiva frente a agentes meteorológicos:

Los principales agentes meteorológicos a tener en cuenta son el sol, la


lluvia y el frío, que actúan sobre la superficie de la madera colocada en el
exterior y sobre la protección superficial que pueda tener.

• Acción de la lluvia:

Una de las principales causas del deterioro superficial de la madera


se debe a los cambios rápidos del contenido de humedad de la capa
externa. El agua de lluvia que moja la superficie de la madera sin protección
es absorbida rápidamente por la capa superficial de la madera seguida de la
adsorción en las paredes de las células. El vapor de agua es recogido
directamente por las paredes de las células.
La diferencia de humedad entre el interior y la capa superficial, que
tiende a hinchar, provoca un estado de tensiones en la pieza que si no está
equilibrado de manera simétrica ocasiona curvaturas, alabeos y fendas.

Se denomina fenda a toda raja longitudinal que se extiende a través


del anillo de crecimiento

El efecto del agua de lluvia combinado con la insolación constituye la


principal causa de deterioro superficial de la madera.

• Acción del sol:


Página 51 de 76

Los rayos (UV) del sol son un enemigo natural de la madera. Son los
responsables de que ésta, si se encuentra al aire libre, pierda su aspecto
natural y adquiera un tono grisáceo. Ello se debe a que el sol degrada un
componente del material llamado "lignina". A partir de ahí, la lluvia elimina la
lignina, agrietando la madera y abriendo paso a la acción de la humedad.

La radiación ultravioleta degrada los componentes de la madera


comenzando por la lignina. Esta acción se traduce en un oscurecimiento
superficial. La incidencia del agua de lluvia provoca por erosión la
eliminación de los productos degradados por la acción del sol. Al incidir el
agua de lluvia, los productos resultado de la degradación son eliminados
por el agua y queda la celulosa, menos sensible a las radiaciones,
adquiriendo un color blanquecino. Así, la madera expuesta a la luz solar
sufre un cambio de la coloración que inicialmente tiende al oscurecimiento
hacia un tono marrón y que posteriormente toma un color grisáceo.

El agua y el sol actúan de forma combinada y se potencian entre si


multiplicando sus efectos.

La degradación que produce es lenta, se estima en 1 a 13 mm por siglo.


La degradación de la superficie depende principalmente de su orientación,
además de la especia de madera y el clima. En nuestro hemisferio las
fachadas sur, suroeste y oeste son, por este orden, las más desfavorables
frente a la acción del sol.
Los rayos infrarrojos provocan una acción degradante indirecta sobre la
madera ya que mediante un proceso de calentamiento superficial generan
la aparición de fendas en la cara expuesta y la subida de resinas a la
superficie. El contenido de humedad de la madera es función directa de la
temperatura de la misma. La superficie expuesta sufre un proceso de
calentamiento que origina una pérdida de humedad superficial, como el
interior de la pieza se mantiene más frío su contenido de humedad será
diferente al de la capa superficial. Esta diferencia de contenidos de
humedad entre la superficie y el interior de la pieza se traduce en tensiones,
ya que la superficie de la pieza tenderá a contraerse al disminuir su
contenido de humedad por la acción del calor y dicha contracción se ve
Página 52 de 76

dificultada o frenada por la parte interior, que provoca la aparición de


fendas. En realidad se debería hablar de microfendas ya que muchas veces
no son visibles por el ojo humano.

La aparición de fendas también está relacionada con la especie de


madera utilizada. Si la madera tiene un coeficiente de contracción elevado
se favorece la aparición de fendas, si por el contrario tiene un coeficiente de
contracción bajo disminuye la posibilidad de que aparezcan fendas o si
aparecen su número y su profundidad suele ser mucho menor. Otro efecto
negativo provocado por este calentamiento es la subida de la resina que
aflora en la superficie de la pieza, algunas especies cuyo contenido en
resina es elevado presenta con mayor incidencia esta particularidad.

Otra causa que produce una acción del sol prolongada es la aparición de
fendas de insolación. Debido a un excesivo calentamiento por sol de una
zona extensa del árbol, se produce la desecación de la corteza, liber y
cambium que acaban por morir y desprenderse, dejando al descubierto el
leño, que al ser atacado por los rayos del sol se deseca a su vez y produce
numerosas y pequeñas fendas longitudinales.

El leño queda expuesto a la acción de los agentes externos y puede ser


atacado por hongos que se desarrollan en la herida abierta cuando se
encuentran un ambiente favorable de humedad debido a la lluvia,
originando una pudrición que puede dar lugar a la formación de cavernas en
el tronco. Sin embargo, es improbable que se desarrollen enfermedades
debidas a hongos, ya que éstos necesitan ambiente húmedo y lo normal en
ésta clase de fendas es que el leño esté abrasado por el sol.

En resumen el efecto depende de la cantidad de radiación solar,


intensidad de la lluvia, viento y grado de exposición.

Como conclusión final sobre el efecto del agua de lluvia y de la radiación


solar, como fenómenos conjuntos de la exposición a la intemperie, debe
considerarse como una degradación superficial que no afecta a las
propiedades mecánicas de manera significativa.

• Acción del frío:


Página 53 de 76

La acción del frío tiene como consecuencias más importantes la


producción de fendas de heladura. Si se produce una helada muy fuerte se
enfría la superficie estableciéndose una gradiente de humedad entre esta
zona superficial y el interior del tronco, que deseca las zonas superficiales.

En la parte afectada, los anillos se contraen más en el sentido tangencial


que en el radial y como en el núcleo central no se contrae se rompe el anillo
de crecimiento. Se forman nuevos anillos que en la parte afectada da lugar
a un reborde de cicatrización, que cuando está cerrado se acusa en el
exterior por una costilla o cresta de la corteza.

La fenda aparece casi siempre en el plano de los radios medulares y a


veces llega hasta el corazón.

Siempre tiene importancia, pues deja el leño al descubierto a merced de


los agentes patógenos que penetran por la herida, encontrando un medio
favorable de humedad por el agua que también ha penetrado, y se
desarrollan ocasionando una pudrición.

Si la cicatrización ha cubierto la fenda, atacada de esta forma, hay que


tener cuidado pues en el interior tenemos el foco de una pudrición, la cual
sólo se manifiesta por la costilla o reborde longitudinal que suele ser
fácilmente identificable y difícil de confundir.
Cuando la fenda atacada por pudrición segrega un líquido parduzco es
difícil que ésta llegue a cicatrizarse.

Se producen fendas en árboles poco protegidos y en zonas de bajas


temperaturas.

PROTECTECCIONES CONTRA AGENTES METEOROLÓGICOS:


En un primer vistazo a los productos que nos ofrece el mercado para la
protección de la madera, vemos que lo principal es que sean productos que,
aplicados en dosis y forma adecuada, cuiden este material contra uno o varios
agentes destructores. De forma general enunciaremos sus propiedades
ideales:
• Poder ser aplicado sobre todo tipo de maderas.
Página 54 de 76

• Ser efectivo contra insectos y hongos xilófagos.


• No debe ser perjudicial para el medio ambiente.
• Debe ser compatible con la aplicación posterior de pinturas y
barnices.
• No afectará a las propiedades propias de la madera.
• No dejará olores residuales.
• Deberá mantener su acción protectora a largo plazo.
Por su eficacia contra los destructores de la madera los materiales pueden ser:
• Fungicidas (protegen de la acción de los hongos),
• Insecticidas (insectos),
• Hidrófugos (humedad),
• Pigmentados (contienen pigmentos que protegen de la acción del
sol).

1) Aceites y ceras:

El sistema de aplicación suele ser generalmente mediante brocha o


pincel (aunque también se puede aplicar mediante, pulverización,
inmersión, inyección y autoclave). El pincelado es el sistema más sencillo
de impregnación ya que sólo necesitamos de una brocha o pincel.

Para obtener un buen acabado decorativo, es importante preparar el


material. Sobre maderas nuevas, se devastará la superficie con un papel de
lija de grano grueso y, seguidamente, con una lija más fina, se eliminan las
imperfecciones hasta conseguir un tacto suave y liso.

El lijado siempre se realizará en el sentido de la veta. Eliminaremos el


polvo con un cepillo o con un trapo ligeramente humedecido. También
conviene lijar suavemente entre manos de aplicación, para mejorar el
acabado final y la adherencia entre capas.

Siempre es necesario eliminar las capas de barniz o pintura que hayan


sido aplicadas anteriormente. La madera necesita respirar y protegerse, por
lo que se hace necesaria la eliminación de las barreras que forman los
barnices y pinturas.
Página 55 de 76

El protector para madera de exterior está compuesto esencialmente de


aceites que se impregnan en la fibra de la madera, nutriéndola y dejando
una transpiración natural. En los muebles de madera para jardín,
utilizaremos aceite de teca.

Para los compuestos por ratán, banana o mimbre, al ser su material de


construcción diferente a la madera, siempre deberán estar cubiertos en
terrazas o porches, o no dejarlos a la intemperie, ya que el efecto de la
lluvia y humedad sería fatal. Éstos sí se pueden barnizar al inicio de la
primavera y del otoño.

No debemos aplicar nunca un protector sobre superficies barnizadas o


pintadas, porque sería ineficaz y se evaporaría lentamente. Para eliminar
las capas previas de barnices y pinturas, se pueden utilizar medios
mecánicos (lijadoras, sopletes de aire caliente) o medios químicos
(decapantes o quitapinturas, siguiendo las instrucciones del fabricante).

Ahora sólo queda lijar y limpiar, pincelando con el aceite protector (de
teca para mueble de jardín, aceite protector para carpintería exterior),
retocar defectos con pasta de madera, lijar suavemente y aplicar protector
de acabado. Los mejores productos son indudablemente los que nos
ofrecen las marcas de reconocido prestigio y que podemos encontrar en
centros de bricolaje.

2) El Lasur:

Desde siempre la protección de la madera se ha realizado con aceites y


ceras para realzar su brillo natural. Después se pasó a la etapa posterior de
restaurar la madera con tintes para que obtuviera un color diferente al suyo
propio o para que recuperase el tono primigenio; en cualquier caso, el
resultado a corto plazo era muy bueno aunque el problema radicaba en que
factores externos acababan degradando tanto los productos protectores
como la propia madera, y la solución pasaba por tener que recubrirla otra
vez, con el agravante de tener que decaparla primero para no tener
problemas posteriores de pérdida de adherencia.
Página 56 de 76

Dentro del mundo de los tintes el problema es aún más complejo porque
hay que encontrar colorantes estables a la luz,y por desgracia incluso hoy
en día los colorantes acaban padeciendo reacciones radicales que los
descomponen en fragmentos que, o bien mutan de color o simplemente lo
pierden y por lo tanto su aspecto visual queda seriamente en entredicho; de
ahí que muchas veces los tintes sólo se recomienden para interiores donde
la acción solar es mucho menos agresiva.

Con el paso de los años, los tintes se han debido desarrollar mucho más
para cumplir con toda una serie de requisitos económicos,
medioambientales, de calidad, etc. Cada vez mayores exigencias
legislativas en contra del abusivo empleo de disolventes orgánicos, ha
favorecido la aparición de los lasures, un tipo de tintado más ecológico cuya
base diluente es el agua. Este tipo de tintado apareció hace algunos años
en los países nórdicos de Europa, donde las construcciones implican el uso
frecuente de la madera que exige una eficaz protección frente a la
climatología adversa.

Los lasures son tintes en base agua que deben presentar buenas
propiedades de dureza, resistencia, y elasticidad. El lasur colorea y decora
la madera gracias a sus pigmentos que, sin comunicarle opacidad,
presentan alta resistencia a los rayos UV y le confieren una prolongada
durabilidad evitando que adquiera tonos grisáceos. Los ligantes hidrófugos
de nuevo desarrollo, una vez polimerizados, permiten la salida del vapor de
agua que se forma en el interior de la madera, no permitiendo penetrar la
lluvia ni la humedad. A su vez, los principios activos que contiene evitan la
acción de los hongos sobre su superficie. Algunos muestran además una
protección insecticida pero hay que tener presente que en muchos casos
pueden darse incompatibilidades entre los aditivos protectores de la
radiación, generalmente aminas terciarias, y los agentes insecticidas que
necesitan un pH controlado menos básico.
Página 57 de 76

Estos tintes al agua, tienen un gran poder de penetración y de


humectación de la fibra, lo que requiere un menor número de capas pero, a
su vez, plantean el problema del levantamiento de la astilla (comúnmente
denominada pincha), porque el agua separa las fibras de la madera, y al
secarse deja algunas de ellas levantadas respecto a la base del substrato.
Por eso es importante aplicar un barniz de acabado que, o bien minimice
este efecto, o en su defecto fije la
astilla y facilite su lijado.

Un resultado estético
importante se puede observar en
la Figura 1, donde una madera
de calidad normal sea cual fuere
su tipo, puede decorarse y
protegerse mediante lasures,
dando unos acabados realmente
vivos. Como tintes que son, la
aplicación de un mayor número
de capas provoca una mayor
intensidad del color, siendo los
colores más claros los que
muestran este efecto con mayor
Fig.22 : Muestra colores tintes.
intensidad, así, se observan
diferencias de color más acusadas entre una y dos capas en el lasur Pino o
Roble pero no tanto en el Nogal.
Estos lasures presentan un elevado poder de tinción, facilitando las
preferencias estéticas del aplicador.

Como ya hemos mencionado antes la actividad de la celulosa, la lignina


y otros compuestos de la madera frente a la radiación solar está ligada a un
complejo proceso de descomposición por radicales libres que se caracteriza
por las propiedades antioxidantes de todo el sistema. En particular, la
lignina, como compuesto polimérico, sufre una fotodegradación y
Página 58 de 76

destrucción lenta de su estructura celular por la componente ultravioleta A y


B (280-400 nm) de la radiación solar.

Al comienzo de la irradiación, la albura se aclara con cierta celeridad,


mientras que el duramen continúa oxidándose, lo que provoca su gradual
oscurecimiento de acuerdo a su proceso natural de envejecimiento
adquiriendo un tono grisáceo en exposiciones prolongadas. A esta
degradación solar opone una parcial resistencia la presencia de sustancias
taninas en el duramen.

Para paliar esta degradación se emplean los recubrimientos, que pueden


incluir un paso previo de tintado para, posteriormente, aplicar una
imprimación y una película protectora de acabado.

La capa de lasur se aplica directamente sobre la madera previamente


preparada, es decir, desbastada y bien limpia, mediante un proceso de
impregnación y absorción sobre el substrato. Las diferentes coloraciones y
tonalidades de los tintes confieren a la madera una función básicamente
decorativa; el coloreado otorga un valor añadido de forma que aquellas
maderas más económicas (sean macizas o de tipo conglomerado)
aparenten una mayor calidad.

El agua y la humedad no atacan directamente a la madera, pero


favorecen las condiciones para el desarrollo de los hongos y los insectos.
Este material sólo acaba pudriéndose si está constantemente húmedo, por
eso, cuando tenemos elementos de madera al aire libre, éstos necesitan
una protección eficaz contra la humedad. Cuando llegan las lluvias otoñales
nos encontramos con el momento propicio para protegerla.

2.3.3. Durabilidad natural e impregnabilidad:

El árbol es un ser vivo, constituido principalmente por una materia leñosa


estructurada, formada por la yuxtaposición de células organizadas con una
precisión y complejidad propias de las especies evolucionadas del reino
vegetal. En este sentido, posee sus propias capacidades de reacción contra las
agresiones exteriores, ya sean de origen mecánico como el viento,
climatológica como la sequía y el frío o biológica como los insectos, los hongos
Página 59 de 76

y las bacterias. Contra todos estos ataques potenciales, el árbol es casi


siempre capaz de defenderse, de cicatrizar sus heridas, de regenerar sus
tejidos alterados por las enfermedades.

Una vez talado y explotado, el árbol se convierte en madera, materia inerte


y sin defensa, biodegradable bajo la acción de un cierto número de agentes
biológicos. Estos agentes de degradación -insectos y hongos- se manifestarán
esencialmente en función de la especie y de la situación -medio seco o
húmedo- en el que se encuentran las piezas de madera. Es en este nivel en el
que interviene la noción de durabilidad natural de la madera, que va a
condicionar en gran parte la longevidad y duración de servicio de las obras.

Pero la longevidad de las obras podrá también estar influenciada por su


concepción y su puesta en obra que a menudo pueden reducir o incluso
eliminar el riesgo de aparición y desarrollo de los agentes de degradación.

Dependiendo de que se pueda suprimir totalmente o en parte solamente


estos riesgos biológicos, esta durabilidad será absoluta o solamente relativa.
Así, mientras el riesgo esté perfectamente identificado, como por ejemplo el de
un ataque de insectos de larvas en una carpintería interior, y que la madera
utilizada sea naturalmente resistente frente a este riesgo, la duración vital de la
obra es casi ilimitada. La carpintería de las catedrales en roble o en castaño
están ahí como prueba.

Por contra, con los riesgos de pudrición por hongos, que son las causas
principales de degradación de las obras exteriores, la resistencia podrá ser
variable en función no solamente de las especies, sino igualmente de la
situación de la obra y en particular de riesgos de humedades de la madera.
Además, y sobre todo si la humedad de la madera es efectiva, no importará la
durabilidad absoluta, sino solamente el mejor comportamiento de una especie
en relación a otra. En este contexto, un tratamiento de protección se define
como una alternativa a una ausencia o una insuficiencia de durabilidad natural
de la madera.

Esta solución se adoptará:


Página 60 de 76

• Ya sea para mejorar una durabilidad insuficiente de la especie en las


condiciones a que se emplee.
• Ya sea como una alternativa más económica a una solución que
necesita durabilidad natural, en la medida que las maderas más
durables son a menudo las más caras.

Pero no es suficiente recurrir a la necesidad de un tratamiento preventivo


para que esta operación sea sistemáticamente posible. Proteger la madera no
consiste en una protección física o mecánica superficial. Hay que convertirla
definitivamente en insensible a los ataques biológicos en toda la superficie
donde se puedan desarrollar.

Proteger la madera es recurrir a dos imperativos tan indisociables como


indispensables:

• Hay que definir en primer lugar un volumen a proteger, generalmente


en aumento con la importancia del riesgo.

• Después, hay que introducir en ese volumen un producto eficaz y en


cantidad suficiente.

Es por eso, que la noción de impregnabilidad de la madera es, después de


la de durabilidad natural, un elemento fundamental e indudable de una buena
protección.

Esta impregnabilidad se aprecia en relación con dos exigencias:

• La profundidad máxima a la que un producto puede penetrar.

• La concentración máxima en producto que se puede dar en la zona


tratada.

1) Durabilidad natural:

La durabilidad natural de la madera es a la resistencia que presenta de


manera natural frente al ataque los distintos agentes degradadores. Los
agentes degradadores pueden ser abióticos (atmosféricos, mecánicos o
químicos) y bióticos (hongos cromógenos, hongos de pudrición, insectos de
Página 61 de 76

ciclo larvario o insectos sociales). La diferencia entre la durabilidad de unas


maderas y otras, se debe al mayor o menor contenido de resinas, taninos, o
aceites que impregnan sus tejidos internos.

El decir que una madera es muy durable no significa nada si no lo referimos


a un determinado agente destructor. Por otra parte, el origen de la madera y la
dureza no tienen nada que ver con la duración natural de la misma, por tanto,
es erróneo decir que las maderas tropicales tienen mayor duración natural que
las maderas de zonas templadas (depende de la especie).

De todas formas podemos establecer la siguiente clasificación de maderas,


en donde la durabilidad se refiere a la duración natural de la madera en
exterior:

• Muy durables: ciprés, cumarú, doussie, blondo, iroko, guayacán,


lapacho, massaranruba, merbau, palisandros, palo rosa, pino
canario, sequoiz, teca, wengé, etc .

• Durables: caoba, roble, castaño, merenti rojo, cedro.

• Medio durables: roble americano, pino, abeto, bubinga, ebano,


jatoba, pino silvestre, sapeli, etc.

• No durables: balsa, chopo, ramín, abedul, arce, aliso, balsa, boj,


calabó, cerezo, chopo, eucalipto, fresno, samba, etc.

Existen maderas resistentes a algunos e incluso a todos los agentes


bióticos (hongos e insectos). Sin embargo, los agentes atmosféricos, como la
humedad, la lluvia, el sol o los cambios de temperatura, atacan en mayor o
menor medida a todas las maderas. La humedad provoca hinchazón y aumenta
la probabilidad de ataques de insectos y hongos. También puede provocar la
aparición de grietas al volverse a secar. El sol provoca una degradación
superficial que vuelve la madera grisácea (fotodegradación). Y los cambios
bruscos climáticos son los causantes principales de la aparición de fendas
(grietas).
Página 62 de 76

Por tanto, siempre es conveniente proteger cualquier madera contra los


agentes de degradación con el protector adecuado. Los protectores pueden ser
fungicidas (que protegen contra los hongos), insecticidas (protegen contra los
insectos), hidrófugos (protegen contra la humedad), pigmentados o lasures
(protegen contra la acción de los rayos solares).

La radiación solar actúa principalmente a través de los rayos ultravioletas e


infrarrojos. Los rayos ultravioletas degradan progresivamente las resinas de los
productos de acabado, sobre todo aquellos que no están protegidos por
pigmentos, es decir, los transparentes. Los rayos infrarrojos tienen una acción
indirecta al producir un recalentamiento de la superficie de la madera que la va
degradando. Este calentamiento es mayor si se utilizan protectores con mucho
pigmento, es decir, los oscuros. Por tanto no es aconsejable usar para maderas
muy expuestas al sol protectores transparentes ni muy oscuros. Es preferible
usar protectores medianamente pigmentados.

La aparición de grietas es más difícil de evitar, ya que se deben a los


cambios de temperatura y de humedad. Una madera que reciba un cambio
brusco de temperatura o humedad provocará un cambio dimensional en la
misma que puede desembocar en la aparición de grietas.

Otra causa de la aparición de grietas puede ser la utilización de maderas


que no este debidamente secadas. Si se utiliza una madera que no esté bien
seca y se seca con la acción del sol o con calor excesivamente rápido puede
producir agrietamientos en la misma. Todas las maderas deben secarse muy
lentamente.

Los agrietamientos pueden evitarse en parte con los protectores de fondo,


ya que protegen de la humedad evitando bruscos cambios dimensionales. Si
una madera en exterior tiene grietas, siempre se pueden rellenar con una
buena masilla epoxi de dos componentes para madera.
Las propiedades que debe reunir un buen protector de fondo para madera
son las siguientes:

• Que puede ser aplicado sobre todo tipo de maderas.


• Que sea efectivo contra los insectos y los hongos xilófagos.
Página 63 de 76

• Que no sea perjudicial para el medio ambiente.


• Que sea compatible con a la aplicación posterior de pinturas y
barnices.
• Que no afecte a las propiedades de la madera.
• Que no deje olores residuales.
• Que mantenga su acción protectora a lo largo del tiempo.

2) La impregnabilidad:

Cuando en una situación dada, definida por una clase de riesgo, la


durabilidad de la especie elegida es insuficiente, un tratamiento de protección
se hace necesario. Pero la posibilidad de este tratamiento está condicionado
por una característica esencial y fundamental de la madera: Su
impregnabilidad. La impregnabilidad traduce la capacidad de penetración y de
circulación de los líquidos en la madera. Es extremadamente variable según las
especies, la zona de madera afectada (albura o madera perfecta), el sentido de
circulación (paralelo o perpendicular al hilo de madera) e incluso a veces, por
una especie concreta, según de donde proceda o las condiciones de
crecimiento.

La norma EN 350-2 “Durabilidad de la madera y las materias derivadas -


Durabilidad natural de la madera maciza - Parte 2: Guía de la durabilidad
natural de la madera y de la impregnabilidad de las especies de madera
elegidas por su importancia en Europa”, o bien la durabilidad natural, establece
igualmente una clasificación de especies en relación a su impregnabilidad en
cuatro categorías. Los valores de penetración correspondientes son los
obtenidos durante los tratamientos más representativos, en autoclave en vacío
y presión. Los procesos más ligeros como la inmersión o pincelado, se
tradujeron siempre en penetraciones más débiles. Además, para la categoría
de impregnabilidad 1 que corresponde a una penetración en todo el volumen
de la madera, la impregnabilidad no puede definirse de manera totalmente
exacta. De hecho, netamente para las categorías 2 y 3, las penetraciones
pueden ser muy irregulares según las especies y su procedencia.
Página 64 de 76

Para simplificar el acercamiento en materia de especificaciones de


tratamiento, la norma distingue dos categorías de especies:

• Categoría 1: las especies impregnables. Son fáciles de tratar. La


madera aserrada puede ser impregnada y sin dificultad con un
tratamiento bajo presión.

• Categoría 2: las especies refractarias medianamente impregnables.


Son bastante fáciles de tratar. En principio, una impregnación
completa no es posible, pero después de 2 ó 3 horas con un
tratamiento bajo presión, una impregnación lateral de más de 6 mm
puede ser esperada en las resinosas. En las que tienen hojas una
larga proporción de vasos pueden ser impregnados.

• Categoría 3: las especies poco impregnables. Son difíciles de tratar:


de 3 a 6 mm de impregnación lateral después de 3 a 4 horas de un
tratamiento bajo presión.

• Categoría 4: las especies no impregnables. Virtualmente son


imposible de tratar. Poco producto absorbido, incluso después de 3 a
4 horas de tratamiento bajo presión. Impregnaciones laterales y
axiales mínimas.

La impregnabilidad está indicada en la norma para una impregnación


lateral, perpendicular al vaso de la madera. La impregnación axial o
longitudinal, o sea, en el sentido del vaso de la madera, es siempre mucho más
importante. Incluso para especies refractarias, puede llegar de 5 a 10 cm en
autoclave vacío-presión. Esta propiedad es muy interesante e importante,
porque mientras los trabajos definitivos se hacen antes del tratamiento, permite
obtener localmente alrededor de estos trabajos impregnaciones axiales
definitivas.
2.4. Protección contra incendios:

La madera como elemento estructural forma parte de naves, de


viviendas, de cubiertas de piscinas, etc. Todas estas estructuras van a alojar en
su interior a un determinado número de ocupantes. Para prevenir daños a
Página 65 de 76

estas personas en caso de incendio se hace necesario un estudio de su


comportamiento al fuego.

A continuación se describe el comportamiento de la madera frente al


fuego.

La madera es un elemento combustible e inflamable, pero a pesar de


eso tiene un buen comportamiento ante situaciones de incendio. Durante la
combustión la madera sigue seis procesos:

• Deshidratación
• Pirólisis
• Ignición o autoignición
• Combustión
• Carbonización
• Formación de cenizas

Estos procesos se van sucediendo según va aumentando la temperatura


en la madera.

Durante el fenómeno de deshidratación del agua física, la madera


aumenta su resistencia mecánica. Por cada 1% de agua perdida, aumenta un
41% su resistencia a la compresión y un 2% la resistencia a flexión. De esta
forma se compensa la perdida de sección por efecto de la carbonización
superficial.

Por la acción del calor (pirólisis) la madera se descompone y a partir de


cierta temperatura si tiene oxígeno presente se produce la ignición o
autoignición. El punto de ignición de la celulosa es alrededor de los 230ºC.

Antes de los 230ºC el proceso de combustión es endotérmico, pero a


partir de ese punto ya es una combustión exotérmica.
Hacia el final de la combustión queda un residuo incandescente que se
va consumiendo hasta convertirse en ceniza. Durante el proceso de
carbonización se avanza en el sentido perpendicular a las fibras, teniendo
como valor medio una velocidad de avance de 0,6mm/minuto.
Página 66 de 76

Una característica a favor en la carbonización es que como la


conductividad térmica del carbón es menor, cuanto más carbón se produce
más lento se hace el proceso y al ser este material esponjoso aún favorece
más esta característica.

Habiendo estudiado el comportamiento al fuego de la madera se puede


comparar con otros materiales que son utilizados hoy en día como elementos
estructurales.

La

Fig. 23: Perdida de resistencia.


figura muestra el tiempo que tardan en perder resistencia varios tipos de vigas
y perfiles de distintos materiales, entre ellos de madera (viga MA y viga MLE),
siendo con diferencia estas vigas las que más tiempo conservan la resistencia.

Esto es debido a que la madera y el carbón de esta son muy malos


conductores del calor, y de esta forma se protege la parte interna de los
elementos estructurales.

A pesar de este comportamiento de la madera, esta sigue siendo un


material combustible, y ella misma una vez iniciado el incendio es capaz de
transmitir las llamas con rapidez por toda la estructura. Esto llevó al desarrollo
de métodos que evitaran estos incendios o de que por lo menos retrasaran su
extensión a lo largo de toda una construcción.

Se desarrollan paralelamente dos tipos de protecciones contra


incendios claramente distinguidas, una activa y otra pasiva.
Página 67 de 76

2.4.1Protección activa contra incendios

La protección activa abarca todos los métodos que implican actuaciones


de acción directa. Hay cuatro clases de instalaciones:

• Instalaciones de detección: estas avisan de que se produjo un fuego


en algún lugar de la estructura. Los sistemas deben ser capaces de
ubicar el incendio y comunicarlo a las personas que puedan activar el
plan de emergencia. La característica principal de estas instalaciones
debe ser la rapidez de detección de incendios.

• Instalaciones de alarma: esta clase de instalaciones se basan en


transmitir una señal a un centro de control desde el cual se pueda
localizar la zona del pulsador que fue activado. Los pulsadores deben
ser fácilmente visibles.

• Instalaciones de emergencia: deben ser capaces de permitir una


forma de evacuación segura y fácil para los ocupantes en caso de fallo
del alumbrado general.

• Instalaciones de extinción de incendios: son instalaciones que


permiten apagar el incendio. Las más usadas son bocas de incendio,
extintores móviles y sistemas fijos de extinción, cada uno con sus
distintas variantes dependiendo estas del tipo de fuego.

2.4.2Protección pasiva contra incendios

La finalidad de este tipo de protecciones es retrasar en todo lo posible la


descomposición de los elementos de madera y de evitar su extensión a lo largo
del resto de la estructura. Podemos diferenciar varios tipos de protecciones
pasivas.

• Sobreespesor de madera: este método se basa en dar un espesor


extra al elemento estructural, aunque por cálculo no lo necesite. De
esta manera se gana tiempo en función de la velocidad transversal del
proceso de carbonización, el cual anda en torno a 0,6 mm/minuto,
Página 68 de 76

cuanto más sobreespesor más tiempo tardará el elemento estructural


en colapsarse.

• Uso de cortafuegos: con el uso de cortafuegos se pueden


independizar sectores de elementos estructurales de madera. La
finalidad de este método es evitar la extensión del incendio por el resto
de la construcción. El uso de este método requiere de un estudio
individualizado para cada construcción, de manera que los cortafuegos
sean efectivos.
Los cortafuegos pueden ser de madera aserrada, de piezas de tablero
contrachapado u otros materiales con suficiente resistencia al fuego.
Suelen colocarse en muros, en encuentros entre falso techo y muros,
en escaleras, y en zonas de paso de instalaciones.

• Productos de impregnación: lo que se consigue es introducir un


producto ignifugante en el seno de la madera. Uno de los procesos
para lograr la impregnación es por inmersión de las piezas dentro del
producto. La finalidad de estos productos es rebajar su reacción al
fuego produciendo un efecto de intumescencia que mejora su
comportamiento ante el mismo.

• Revestimientos: este tipo


de protección también actúa
por intumescencia produciendo
un efecto de aislamiento. El
método a seguir es aplicar un
recubrimiento sobre las
superficies como se ve en la
figura. Este tendrá un volumen Fig.24: Revestimientos.

importante de masa de carbón, lo que dotará al recubrimiento de un


bajo coeficiente de transmisión térmico.
Otro tipo de revestimientos existentes proporcionan directamente
aislamiento e impermeabilización mediante una película no inflamable.
Página 69 de 76

• Pinturas y barnices intumescentes: estos productos actúan por


acción del calor creando una capa aislante denominada
intumescencia.
Estos productos tienen la ventaja con respecto a los de impregnación
de que pueden aplicarse in situ quedando en forma de película
superficial que no afecta a la madera. Aparte de los efectos contra el
fuego, también evitan la humedad.
La diferencia entre la pintura y el barniz es que la pintura se usa con
fines decorativos, y el barniz se usa para resaltar el aspecto original de
la madera. El barniz es muy usado en rehabilitación de edificios
antiguos.

Tanto los productos de impregnación, como los revestimientos, como las


pinturas y los barnices, tienen la finalidad de reducir la reacción al fuego.
Esta reacción al fuego se mide con el índice M (M-0, M-1, M-2, M-3, M-
4), el cual se debe tender siempre a rebajar.

Fig.25: Reacción al fuego.


Página 70 de 76

En la figura se observa la reducción de la reacción al fuego respecto a la


reacción normal del elemento estructural.
Página 71 de 76

2.5. Datos estadísticos:

• La madera como material

En el apartado anterior ya se estudió el comportamiento de la


madera frente al fuego, comparándolo con otro tipo de material
estructural como es el acero, donde destacó de forma significativa el
poder que tiene la madera para prolongar mucho más tiempo que el
acero la pérdida de resistencia. Por el contrario esta madera si no
estaba protegida con cortafuegos al ser inflamable provoca rápidamente
la extensión del incendio mientras que el acero tan solo extiende el calor
pero no las llamas.

A parte de estas cualidades que hacen destacar la madera


como elemento estructural sobre otros materiales, esta tiene alguna
característica más que la hace muy interesante a la hora de su
utilización.

Fig.26:pérdida de calor

En la figura se representa el espesor necesario de diferentes


materiales para conseguir el mismo aislamiento térmico. Cabe destacar
de esta figura que la madera usado como material de enlucido, o en
forjados, etc. conlleva un gran ahorro de energía frente a materiales
como el ladrillo o el hormigón.

Por esta razón, por los grandes avances en la protección de la


madera ante lluvia, edad y agentes biológicos y por aspectos estéticos
Página 72 de 76

se convierte en un material competitivo a la hora de la fabricación de


casas.

• La madera como sector industrial

La madera en el marco industrial conserva sus niveles de


utilización gracias a los avances en los cuidados de esta, que consiguen
hacerla competitiva e incluso en algunos casos casi insustituible. Prueba
de ello es que casi todas las cubiertas de piscinas son de madera,
puesto que otros materiales más usados industrialmente son muy
susceptibles a su contacto con el cloro.

A pesar de todas estas mejoras sobre la madera esta no se


encarece a niveles más rápidos que otros materiales

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

CEMENTO 1.265,8 1.259,2 1.322,5 1.349,9 1.342,7 1.392,2 1.473,6 1.634,3

CERAMICA 1.235,3 1.230,9 1.209,9 1.227,4 1.226,0 1.268,9 1.332,3 1.431,3

MADERA 1.455,8 1.479,6 1.488,6 1.507,4 1.517,9 1.536,4 1.572,2 1.638,1

ACERO 679,7 718,1 697,2 719,9 735,7 1.017,7 978,2 1.079,6

COBRE 653,5 682,8 609,7 558,2 689,3 866,6 1.381,4 1.540,4

ALUMINIO 730,0 789,0 768,3 725,8 711,7 753,4 868,7 884,6

Fig.27: Indice de precios de materiales

En la figura aparecen los índices de precios de materiales


durante los últimos 7 años. Como se puede observar el crecimiento de
los índices de los distintos materiales durante este periodo de tiempo es
aproximadamente igual.
Página 73 de 76

2.6. Ensayos.

2.6.1. Ensayos sobre madera

• Norma UNE 56528: Preparación de una probeta para la


realización de ensayos físicos y mecánicos.
• Norma UNE-EN 13183-1: Determinación de la humedad,
mediante secado en estufa.
• Norma UNE 56531: Determinación del peso específico.
• Norma UNE 56532: Determinación de la higroscopicidad.
• Norma UNE 56533: Determinación de las contracciones lineales y
volumétricas.
• Norma UNE 56534: Determinación de la dureza.
• Norma UNE 56536: Determinación de la resistencia a la flexión
dinámica.
• Norma UNE 56538: Determinación de la resistencia a la tracción
perpendicular a las fibras.
• Norma UNE 56539: Determinación de la resistencia al
quebramiento.
• Norma UNE-EN 1310: Determinación de los defectos.
• Norma UNE-EN 13183-2: Determinación del contenido de
humedad por desecación con resistencia eléctrica.
• Norma UNE 56535: Determinación de la resistencia a la
compresión axial.
• Norma UNE 56537: Determinación de la resistencia a la flexión
estática.
• Norma UNE 56542: Determinación de la resistencia a la
compresión perpendicular a las fibras.
• Norma UNE 56543: Determinación de la resistencia al esfuerzo
cortante.

2.6.2. Ensayos sobre protecciones de la madera

• Norma UNE 56.411-EN118: Determinación de la eficacia


preventiva contra termitas del género Reticulitermes.
Página 74 de 76

• Norma UNE 56.402-EN46: Determinación de la eficacia


preventiva contra larvas recién nacidas de Hylotrupes bajulus.
• Norma UNE 56.412-EN 113: Determinación del umbral de
eficacia contra hongos basidiomicertos xilófagos.
• Norma UNE 56.419-EN 152-1: Determinación de la eficacia
preventiva de un tratamiento de protección de la madera elaborada
contra el azulado. Tratamiento por pincelado. .
• Norma UNE 56.419-EN 152-2: Determinación de la eficacia
preventiva de un tratamiento de protección de la madera elaborada
contra el azulado. .
• Norma UNE 56.403-EN 47: Determinación del umbral de eficacia
contra larvas de Hylotrupes bajulus.
• Norma UNE 56.410-EN 117: Determinación del umbral de
eficacia contra termitas del género Reticulitermes.
• Norma UNE-EN 807: Determinación de la eficacia respecto de
microorganismos de pudrición blanda y de otros microorganismos del
suelo.
Página 75 de 76

2.7. Empresas relacionadas.

• Maderas Esparza. Aserrado, almacenaje, pre-secado y secado de


productos de roble.
Dirección: Noain (Valle de Elorz).
www.maderasesparza.com.

• Finsa. Fabrica de tableros aglomerados.


Dirección: Carretera N-550 km. 57. Santiago de compostela – España.
www.finsa.es

• Las Cinco Jotas. Fabrica de casas de madera.


Dirección: Candeán - A Madroa – Vigo.
www.las5j.com

• Maderas Cordeiro. Fabrica y almacén de madera


Dirección: Rivela – Ourense
www.maderascordeiro.es

• Casas Nórdicas. Fabrica de casas de madera


Dirección: Calle Pandiña, 155 A (Tirán) 36958 Moaña – Pontevedra
www.casasnordicas.net

• CarpymoCtra. Carpintería y mobiliario de madera


Dirección: Peinador a Redondela, 22 B Redondela – Pontevedra
www.carpymo.com

• Tarimas y parquets galpar. Colocación y barnizado de tarimas y


parquets
Dirección: C/ San Isidoro, 59 bajo - A Coruña
www.galpar.com

• Decomar. Carpinterías, tratamiento de la madera y limpieza.


Dirección: Rúa García Lorca, Vigo – Pontevedra.
www.decomarsl.com

• Delta Galicia. Construcción de casa de madera


Página 76 de 76

Dirección: Polígono industrial de Mirallos, P-1-E - nave 1, Santa Lucia


de Moraña – Pontevedra
www.deltagalicia.com

• Corral y Couto S.L. Fabricantes y mayoristas de muebles de madera.


Dirección: Carretera da Estrada - Santiago - km 2, Toedo, A Estrada –
Pontevedra.
www.corralycouto.com
Página 77 de 76

3. BIBLIOGRAFÍA.

• Aislamientos aisledif.
http://www.aisledif.es/Proteccion_contra_fuego/Edif_general_estrcuras_
madera.html

• Insfecta Shield. Tratamientos imnifugos.


http://www.retardantedelfuego.com.ar/articulos/025-Seguridad
%20Contra%20Incendios.htm

• Construmática.
http://www.construmatica.com

• CTE-DB-SE-M

• Casas de madera. Asociación de investigación de las industrias de la


madera y corcho AITIM

• Las Cinco Jotas. Fabrica de casas de madera. Revista Nº 6,


septiembre 2004

• Intervención en estructuras de madera. Francisco Arriaga, Fernando


Peraza, Miguel Esteban, Ignacio Bobadilla y Francisco García.

• Estructuras de madera. UNED Escuela de la edificación. José María


Alares Martín, Antonio Guindeo Casaus y Luis Carlos Lain Ortega

• Revista el Mueble y la Madera.


www.revista-MM.com

• www.infomadera.net

• La madera y su tecnología. Luis García Esteban y otros. Editorial


Fundación. Págs 179-201.

• La madera laminada encolada. Antonio Sanchez Mazaría. Editorial


Fundación. Págs 42-56.
Página 78 de 76

• http://www.protecciondelamadera.com/

• http://www.bricolajeyhogar.com

• Intervención en estructuras de madera. Francisco Arriaga Martitegui.


Publicación Madrid : Asociación de Investigación Técnica de las
Industrias de la Madera y Corcho, D.L. 2002

• Título Estructuras de madera. Guindeo Casasús, Antonio


Publicación Madrid : Fundación Escuela de la Edificación, D.L. 1996
ISBN 84-86957-30-3

• Arquitectura-Conservación y restauración
Arriaga Martitegui, Francisco