Está en la página 1de 1
Bien Publico | DEE & OR AED Zo0R De drogas, mitos y supuestos ‘Todos hablamos de drogas. En el trabajo, en nuestro hogar, ena charla con amigos. La problematica de “las drogas’ nos atraviesa y resulta imposible no formarse una opinién al res- pecto, Pero no todo lo que se dice tiene valider, y muchas de las cosas que reproducimos no necesariamente podrian sos tenerse con argumentos validos. En realidad, gran parte del discurso dominante sobre “las drogas” y los problemas que ‘ocasionan toma resonancia a partir de los medios masivos de comunicacién. Lamentablemente, muchas veces fo que cescuchamos, vemos o leemos en relacin a esta problemsti- ‘a son s6lo generalizaciones, producto del sentido comin (0 sinsentido comin"), y carentes de sustento o criterios vilidos, ya sean los mismos basados en la experiencia clinica Ia investigacin aplicada, No obstante, y gencralmente, es sobre este tipo de discursos sobre los que se asienta la opinién publica en relacin a las irogas, Porque son sencillos de interpretar y de retransmit, porque generan cierta sensacién de seguridad, porque ponen cLproblema en el otro y nos exculpan de lecturas més eriticas sobre responsabilidades compartidas. En la base de estos discursos encontramos generalmente un ricleo importante de prejucios. Un prejuicio tiene a funcién de darle sentido (completar) con nuestras propias ideas y supo- siciones una realidad que no conocemos 0 no comprendemos. Proponemos en tanto, revisar algunas afirmaciones que circu- Jan con mucha frecuencia, muchas de ellas con el acervo popular de mitos arraigados y generalizados entre todos/as, Preguntarnos sobre las mismas nos puede permitir dudar de lo-que frecuentemente se dice (decimos) sobre las drogas, + 10 un eercicio que nos permitareflexionary revisar nues- tros supuestos, para construe quizas una visiin distintay mas aproximada ala realidad en torno a dicho fendmeno. “Todas las drogas son iguales” Falso, Las drogas difieren significativamente unas de otras en relacion a su toxicidad, su capacidad adictogena (de generar dlependencia) y de sus margenes de seguridad (riesgos de {nioxicacién sobredosis yfo muerte). “Las drogas mas peligrosas en nuestro medio son las ilegales” Falso, Las drogas mas generalizadas en nuestro medio (las ‘mis consumidas),¢ incluso las que mayor cantidad de enfer- medades y muertes provocan son el cigarrillo y luego el alcoliol, drogas de venta legal, “Las drogas son peligrosas” Relativo, Las drogas en si mismas son inocuas, el uso que Jas personas hacen de ellas puede 0 no ser peligroso depen- diendo del fin con que se utilcen y las formas y pautas de dicha utilizacién (debemos recordar que la gran mayoria de las drogas de abuso fueron concebidas en sus inicios con finalidades médicas) “Todos los que consumen drogas son drogadictos” Falso, Existen tres tipos de distincion clinica en relacién al consumo de drogas: el Uso experimental, no problemdtico. Fl ‘Abuso y la Dependencia. La gran mayoria de las personas {que presentan problemas de consumo de drogas se inchuyen en la categoria de abusadores (Lo cual plantea, por ejemplo, tun mejor pronéstico para su recuperacién). Un porcentaje igificativamente menor lo ocupan aquellos que pueden ser iagnosticados, segtin parimetros clinicos especificos como adictos 0 dependientes. “La drogadiccién es incurable” Relative, Todas las personas, con un problema de consumo de drogas pueden recuperarse contando con un apoyo psi- coterapésco acorde a sus necesidades y problemiéticas. No obstante ura persona adicta, si bien puede permanecer abs- tinente die por vida, debe mantener ciertos cuidados y pre- cauciones siempre, porque cierta predisposicién al consumo no desaparecerd y la persona debe cuidarse de dicha vulnerabilidad espectfica “Los javenes se drogan para cometer delitos” Falso, No todos los jévenes que consumen drogas lo hacen para cometer delitos, como no todos los jévenes que cometen delitos lo hacen bajo el efecto de las drogas. Esa linealidad, alentada generalmente desde los medios de comunicacién (juventud-pobreza-delincuencia-adiccién), es falsa y compone sesgos discriminatorios. ‘A modo de conclusién, dehemos astmir que la probleméti- «a del consumo de drogas es siempre compleja y multideter- minada (inciden en ella distintos factores individuales, sociales, culturales) por lo cual generalizaciones sobre el tema (como las citadas anteriormente) son generalmente superfluas y sin fundamenios. Es importante revisar dichos supuestos e intentar_lecturas :mas profundas y comprometidas. No podemos negar que los problemas relacionados al consumo de drogas en nuestra sociedad reclaman respuestas serias y contundentes, Una forma de llegar a ellas es revisar crticamente Io que escucha- ‘mos y decimos en torno a las drogas, Lie, Mariano Carrico ‘Mat. Prof. N° A 3697 Coordinador Terapéutico dela Asociaci6n Civil Programa del Sol (www programadelsol.com.ar)