Está en la página 1de 1

La importancia de la cultura de información en las profesiones

Antes toda la información se encontraba en libros lo cual dificultaba la


búsqueda de información y no cualquier persona tenia la posibilidad de
consultar en libros. En la actualidad ahora toda la información que se desea
consultar ya sean: libros, enciclopedias, novelas, definiciones, cualquier cosa,
se puede encontrar fácilmente en internet.

Este desarrollo de la sociedad de la información está transformando


profundamente la vida social en todo el mundo porque ahora casi todo se
desarrolla en el espacio electrónico” Las bibliotecas universitarias
norteamericanas, y posteriormente las bibliotecas públicas, fueron uno de los
motores de la cibercultura en el último

Cuarto del siglo pasado” (http://www.anabad.org/archivo/docdow.php?


id=196).

Esto, claro, no sucedió de un en un instante, la digitalización empezó con los


números, los signos, las fórmulas y los textos, gracias a los lenguajes de
programación, luego alcanzó al sonido y la imagen, gracias a las tecnologías
multimedia. “La telematización permitió poner todos esos contenidos en redes
locales o globales de acceso a distancia. Así surgió el espacio electrónico, o
tercer entorno” (http://www.anabad.org/archivo/docdow.php?id=196).

Gracias a la tecnología ahora cualquier persona tiene acceso a la información


desde cualquier parte del mundo y de una manera rápida fácil y de un costo
muy accesible para casi todos los bolsillos. Pero como todo en este mundo
tiene sus puntos débiles la tecnología no es la excepción, lo malo de este es
que no todas las personas tienen la posibilidad de acceder a este medio y esto
esta creando una brecha entre los que saben y los que no saben utilizar la
tecnología.

Me atrevo a decir que en todas las profesiones es casi un requisito


indispensable el conocer y saber utilizar los diferentes avances tecnológicos.
Un ejemplo de ello es, saber ocupar la computadora, porque ahora todo o al
menos casi todo, se realiza por medio de ella.

J.G. Galindo R.