Está en la página 1de 3

Recuerdos de una caminata histórica para el Ecuador

Por Diego E. Duche

2010-02-06

En una tarde calurosa de Puyo y preparando unos camarones en la cocina de


mi madre, tuve la grata visita de un amigo de lucha social el periodista
Salomón Osorio, como un niño que espera su regalo de cumpleaños lo mire y
escuche atentamente, sus palabras traían buenas nuevas, proyectos de lucha
latinoamericana y como guerrero antiguo me comprometí a avanzar, a llevar el
mensaje de solidaridad y de lucha inquebrantable por la construcción del
nuevo hombre y de la nueva sociedad a toda Latinoamérica..Con un apretón de
manos símbolo del pacto trazado…nos despedimos convencidos de que no hay
otro camino revolución o muerte.

La idea no dejo de martillarme todo el día necesitaba hablar con alguien sobre
el tema, espera alguien si saberlo, Marco Choto un amigo de luchas más
recientes llegó a la oficina ya en la noche y no dude en invitarle a un café en el
agradable “Fariseo Café”, ya sentados esperando la taza caliente que facilita y
ayuda tanto en estas conversaciones, empecé tomando aire, me sentía
ahogado, tenía un cúmulo de sentimientos guardados en mi corazón y en mi
cabeza, el nuevo proyecto eran una nueva oportunidad de renacer, de
sentirme vivo, espere tanto este día.

Los recuerdos e imágenes de la hazaña realizada con Salomón hace cuatro


años pasaban como una película por mi cabeza, recuerdos imborrables de mi
memoria, una vez con los cafés en nuestra mesa empecé hablándole a Marco
sobre la importancia de la lucha revolucionaria en Latinoamérica, luego como
suero a un enfermo empecé a contar mi hazaña, en mi cabeza le dije los
recuerdos son frescos, recuerdos que rememoran al 12 de marzo del 2006,
mañana calurosa en la que más de 100 personas reunidas en la histórica Plaza
Roja de la ciudad, iniciaban un recorrido que trajo tantas anécdotas de luchas y
alegrías para el Ecuador. Ese día megáfono en mano se escucharon los
discursos de: Luis Macas presidente de la CONAIE, Eduardo Delgado el cura
revolucionario, Luis Vargas, presidente de la Federación de Indígenas Shuar,
señoras del bono, indígenas, artistas, estudiantes, niños, periodistas, todos
juntos para empezar una caminata de más de 200 kilómetros con dirección a
Quito para exigir la salida de los gringos de la Base de Manta de la petrolera
gringa Oxy, el rechazo al TLC con los gringos y la convocatoria urgente a una
Asamblea Nacional Constituyente.

Trato de no aburrir en mis relatos, así que mire los ojos de Marco para saber su
estado de ánimo, el seguía atentamente mi relato, incluso con algunos wows!!
de asombro, una de las frases que pronunció fue, “pero eso nunca se supo acá
en Puyo”, “Eso fue increíble”, le dije sí es verdad, incluso han tratado algunos
políticos trasnochados de la ciudad de enlodar esta hazaña que conseguimos
sin cálculos políticos solo por la patria. La emoción de los ojos de Marco eran
también los míos, continúe más tranquilo con mi relato…así empezó todo esto,
bandera al hombro me dirigí yo también a apoyar esta movilización, no era
invitado, ni siquiera era amigo de nadie de los que estaban reunidos en el
lugar, pero sabía que tenía la obligación de apoyar la movilización eso me
decía mi conciencia, no sabía cuál era el plan, sabía que el país estaba en
crisis, que se acercaba la firma final del Tratado de Libre Comercio, que el
Procurador de la nación tenía pruebas contundentes en contra de la petrolera
gringa Oxy, y tantas otras por las que luchamos que fue fácil entender la
estrategia, la caminata empezaría en Puyo y seria el acto que invite a
levantarse a todo el país, por cada pueblo y ciudad que iba a pasar la marcha
llevaría el mensaje y aumentarían las filas de la movilización en contra del
entreguista presidente Alfredo Palacio.

La caminata salió de Puyo antes del medio día y se dirigió a su primer destino
la población de Mera a 15 kilómetros al oeste de la ciudad por la vía a Baños, la
emoción y euforia de los presentes eran evidentes, arengando consignas y
bailando al ritmo de las banderas del Ecuador todos se movían y cada paso que
se daba era un paso firme hacia Quito, pasos que retumbaron en todos los
rincones del país, las trompetas de la lucha popular se habían iniciado, de aquí
en adelante solo carretera, solo sol, solo lluvia, solo frio, solo hambre, solo
lucha, solo bronca, solo solidaridad y solo triunfo popular. Yo la verdad no
estaba preparado psicológicamente para esta larga travesía que cruzaría
selvas, montañas y paramos, salimos juntos pero no revueltos junto a mi padre
él iba levantando el ánimo de los caminantes con consignas de lucha yo
caminando y reflexionando sobre la magnitud de la distancia, nadie sabía
cuántos días íbamos a caminar lo que si estoy seguro era que iba hacer un
recorrido inolvidable, no iba preparado, no tenia mochila, solo mi bandera y
mis ganas de seguir hasta el final… Ya a las afueras de la ciudad concejales
como Wilfrido Espín o reinas como la señorita Coka nos deseaban suerte,
estaban ahí solo para la foto, para figurar…ellos siguen hasta la actualidad
viéndonos la cara de pendejos, pero ese es otro tema. Las bajas eran sensibles
de un nutrido grupo de más cien personas estábamos menos de 40 para
continuar a Mera. En la carretera tuve la oportunidad de conversar con
Eduardo Delgado, sentí a una persona comprometida con los pueblos
indígenas, con la amazonia el cura había nacido hace algunas decenas de años
en Morona Santiago, fue interesante hablar con Jesús Álvarez presidente del
Sindicato de Trabajadores de Pastaza quienes participaban con representantes
de las diferentes instituciones publicas de Pastaza entre ellas trabajadores y
trabajadoras de la salud, operarios de maquinaria pesada, como Mesías Yaguar
entre otros. Conocí a Wellington Vásquez activista popular de Pachacutic hoy
concejal rural del cantón Pastaza. Al Chino gran artista de Latacunga que se
unió a la marcha y fue parte fundamental para mantener los ánimos siempre
arriba. A miembros del Partido Comunista Marxista Leninista a compañeros
trabajadores de Santa Clara.

Continuara>>>>

Intereses relacionados