P. 1
Historia de la Filosofía Volumen 2

Historia de la Filosofía Volumen 2

|Views: 14.652|Likes:
Publicado portoscano_filos

More info:

Published by: toscano_filos on Feb 18, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/04/2013

pdf

text

original

La necesidad de liberar a la primitiva doctrina cristiana de las adiciones que
la tradición católica había acumulado, hizo surgir en Alemania el estudio
crítico de los textos bíblicos. Desde 1559 hasta 1573, Flacius (con otros)
publicó trece volúmenes de las llamadas Centurias de Magdeburgo, en que s*e
documentaban los numerosos cambios que a lo largo ,de los siglos había
tenido la doctrina y el ceremonial de la Iglesia. Contra la tesis de-la
insuficiencia de las Sagradas Escrituras para facilitar por sí solas una guía
para la salvación, tesis que implicaba la necesidad de. una interpretación
auténtica de las mismas por parte de la Iglesia y que era defendida por los
escritores católicos (especialmente por Belarmino), los protestantes de
entonces intentaron demostrar la suficiencia y la inteligibilidad de la Sagrada
Eucaristía. Llamaron clavis áurea al método de que se sirvió para tal -fin
Flacius y que consistía sobre todo en explicar cada uno de los pasajes

mediante el sentido total de la Escritura.

102

FILOSOFIA MODERNA

A pesar de la arbitrariedad de los resultados, este mètodo abrió el camino
a la exégesis histórica de la Biblia, cuya necesidad fue Erasmo el primero en
comprender. El ulterior paso en tal exégesis está representado por los
socinianos. El fundador del socim'anismo fue Lelio Socino, nacido en Siena
el año 1525 y que murió en 1562, a la edad de 37 años, en Zurich, después
de haber vivido en Alemania, en Suiza y en Polonia. Su sobrino Fausto
Socino, nacido en 1539, también en Siena, y que murió en Polonia (donde
se había establecido 'desde 1579) el 1604, continuó y llevó a cabo los
estudios de su tío, y es el verdadero fundador del socinianismo. Fausto
Socino defiende, tras las huellas de Flacius, la veracidad y la suficiencia de
ks Sagradas Escrituras, habiendo también utilizado el Clavis aurea para
demostrar su concordancia. Pero el espíritu racionalista de su exégesis de las
Sagradas Escrituras se refleja en sus doctrinas, que conducen a la negación
de los dogmas fundamentales del cristianismo. Ya el español Miguel Servet
(1511-1553) había negado el dogma trinitario al admitir un solo Dios, es
decir, el Padre, y obstinarse en rechazar el reconocimiento de que la
Trinidad se funda en la Sagrada Escritura. La misma negación se encuentra
en Socino. Dios, que es una esencia numéricamente una, tiene que ser
también una persona numéricamente una: personas distintas implicarían
esencias, es decir, sustancias distintas. Esto excluye que Cristo sea Dios. Por
otra parte, si fuese Dios, ya no sería hombre, puesto que una única sustancia
no puede tener en sí dos formas. La pretendida divinidad de Cristo
contradice a la vez el testimonio del Evangelio y la razón humana. El pecado
original no existe; "es una fábula judaica introducida en la Iglesia por el
Anticristo" (Dial, de justif,, Op. I, 604, b). La culpa exige la voluntad, y así
no puede haber culpa ni pena en el hombre recien nacido. Fausto Socino
defiende, además, la libertad del hombre e interpreta la doctrina luterana
de la justificación como una especie de remisión jurídica del pecado que
Dios otorga al hombre en virtud de la fe. Pero el hombre sólo puede
salvarse por voluntad propia, porque la elección divina no tiene lugar sin
la libre acción de h voluntad humana. En el racionalismo religioso de
Socino el cristianismo se ha convertidlo en un puro deísmo filosófico, en
que han desaparecido completamente los caracteres originales del
cristianismo.

En cambio, insiste sobre el carácter moral y práctico del cristianismo,
entendido como religión de la libertad y de la caridad, Jaime Aconcio,
nacido al parecer en Trento (1520) y que vivió mucho tiempo en
Inglaterra, donde murió el año 1567. En su Stratagemma Satanae (1565)
reconoce como único medio que el hombre tiene de eludir las trampas de
Satanás, el considerar como accidentales a la salvación todos los puntos de
la doctrina que no- influyen en la práctica de la virtud cristiana. Todo lo
que encauza y alienta hacia la fe, la esperanza y la caridad, es
verdaderamente esencial; todo lo que divide a los cristianos y los lanza a
la lucha y a la intolerancia, hay que considerarlo como una tentación
diabólica. En un pequeño tratado titulado De methodo (1558), Aconcio
vaticina también, aunque de manera lánguida y genérica, la necesidad de
la renovación metodológica baconiana. "Puesto que la utilidad de las artes
consiste, no en su conocimiento, sino en su uso, y puesto que es
necesario, si quieres hacer uso de un arte, que domines sus preceptos,

RENACIMIENTO Y REFORMA

103

como lo son los rudimentos de las letras para quien quiere escribir y leer,
es evidente que en la enseñanza de las artes hay que evitar toda
verbosidad." (De metb., 15), Aconcio insiste en el fin práctico de las artes
y en el valor de la experiencia; pero luego repite y explica viejas y
trilladas nociones de la lógica y de la metafísica escolástica.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->