Está en la página 1de 5

Esta historia es para gente que:

a) Tiene niños
b) Que algún día tendrá niños
c) Tuvo niños que ya son grandes
d) Alguna vez fue niño
e) Conoce a algún niño
Mientras hacía la maleta para un viaje de trabajo,
mi hijo de tres años estaba jugando en mi cama y
se lo estaba pasando bomba. En cierto momento
me dijo:

— Papi, mira esto —y puso dos de sus


deditos frente a mis ojos.

Aunque tenia prisa no podía dejar


pasar la ocasión de jugar con mi hijo,
así que cogí su mano y metí los dos
deditos de su mano en mi boca.
— ME VOY A COMER ESTOS DEDITOS !!!
GGGGGGGRRRRRRRRRR—
le dije simulando comérmelos, antes de
salir del cuarto de nuevo.

Cuando regresé, mi hijo estaba quieto


en la cama mirando sus deditos desde
varios ángulos y con una expresión de
absoluta desolación en su cara, por lo
que le pregunté:
— ¿Qué pasa mi amor?
Y él me contestó:

¿ DONDE ESTÁ MI
MOCOOOOOO ?