Está en la página 1de 1

La eutanasia; un dilema de ideologias.

Actualmente, nos hemos dado cuenta de que surgen demasiados desacuerdos con
un tema como la eutanasia, esto surge a raiz de la constante lucha entre la ciencia
y la religin, y como ambas se han tomado el derecho dentro de nuestras vidas de
calificar lo que es bueno o malo, lo que es pecado, delito, libertinaje o simplemente
juzgando lo que hacemos por conviccin propia.
El derecho a morir dignamente no es una salida o un escape de nuestros problemas
de la manera ms sencilla, como suele sentenciar los dogmas de la iglesia, sino que
por el contrario es la decisin ms difcil que se puede llegar a tomar en la vida,
porque estamos eligiendo terminar tal vez con nuestro sufrimiento, con nuestro
dolor, con nuestra existencia y sobre todo con la angustia incesante de nuestros
seres queridos.
Pero sinceramente consideramos que la eutanasia debera ser utilizada como una
herramienta dentro del campo de la medicina? O simplemente es un mtodo
inhumano, que ni siquiera debera ser una opcin para escapar de los problemas?
La sociedad basa su fundamentacin jurdica en la proteccin de los derechos
humanos. En este sentido, cada enfermo tiene derecho a decidir, y a elegir, sobre
los asuntos que pertenecen a un mundo tan privado como su cuerpo; y en raz de
esto, decidir cmo quiere seguir o no seguir viviendo.
La eutanasia, es decir, el acto deliberado de poner fin a la vida de un paciente,
aunque sea por voluntad propia o a peticin de sus familiares, es contraria a la
tica. Esto no impide al mdico respetar el deseo del paciente de dejar que el
proceso natural de la muerte siga su curso en la fase terminal de su enfermedad.
En muchos casos se han revelado que mdicos han admitido haber causado o
acelerado la muerte del paciente sin que ste lo pidiera, por diferentes razones,
desde la imposibilidad de tratar el dolor, la falta de calidad de vida o por el hecho
de que tardara en morir.
La posicin de la iglesia sentencia tanto la eutanasia como el suicidio asistido; ya
que para ellos el hombre no tiene derecho a alterar la naturaleza humana ni el
desarrollo de la misma, interfiriendo de esta manera con los designios de Dios.
Este tema tan controversial no puede ser definido entre lo bueno y lo malo, entre lo
legal o lo ilegal, entre lo humano y lo inhumano, sino que por el contrario cada
persona con sus propios criterios y autonoma, tiene la capacidad de elegir lo ms
idneo para el desarrollo de su vida.