Está en la página 1de 7

La vida es una copa llena de felicidad,

Pero nunca se te da llena,

La vida te da la felicidad de sorbito a sorbito

Que tienes que ir llenando, gota a gota,

Todos los días para sobrevivir

Nacemos para luchar por la felicidad

Para crearla, para construirla a pesar

De tristezas, desencantos, errores,

Malas jugadas e irremediables improvistos.

Las felicidad no se encuentra en vienes y placeres

Se actúa bien y ella sola se va presentando,

La felicidad no es estar añorando todo lo que nos


falta,

Si no acoplarnos a todo lo que tenemos y lo que no


tenemos.
No vendas tu felicidad ¡¡¡¡ Regálala!!!!

No busques formulas sencillas ni baratas para lograr


la felicidad.

INGREDIENTES DE LA FELICIDAD

Del panal, un poquito de miel

Del mar, un poquito de sal

De la vida, un toque de optimismo

De la imaginacion, sueños

Del dolor, raíces fuertes

Y de la fe, ¡solidez de roca!

No somos felices porque no sabemos como llenar

Nuestra copa, porque no damos a la vida todo lo que


podemos darle y esperamos a veces ingenuamente,
que la vida nos regale…….. pero sin pagar el precio.
Nos olvidamos que la mejor manera de ser feliz es
ocuparse de que otros lo sean; ocuparse en servir.

Demos mucho de nosotros y la felicidad llegará sola.

¡¡¡LLENEMOS NUESTRA COPA!!!!!


Pierde el miedo

al fracaso

Algunas personas tienen un terrible miedo al fracaso


y al “que dirán”; esto en ocasiones es más fuerte
que su deseo de triunfar. Lo que no saben es que
los únicos que no fracasan son los que no intentan
nada. No seas tu principal rival, tu más duro
adversario quien, muchas veces –a fuerza de
trucos- impide que brote el inmenso potencial que
llevas dentro. Cuídate del que dice “yo nunca he
fracasado” porque no ha intentado nada. Las
oportunidades están ahí para emprenderlas.
Tómalas todas, pues de toda actividad algo se
aprende. ¡vive para crear, no para subsistir!

No temas cometer errores. Estos están siempre en la


libertad humana. Todos podemos equivocarnos por
el simple hecho de que errar no es una fatalidad,
aunque desgaste y angustie. En realidad las fallas
sirven como “alarma” para alentarnos y poder
corregir el camino. Mucha gente aprende más de
sus errores que de sus aciertos, porque cuando uno
rectifica pone más que conciencia, más voluntad,
más cuidado.
El indicador del éxito o del triunfo no esta en el
juicio o la evaluación de alguien. Ninguna
calificación, resultado o sueldo puede definir una
vida.

La verdadera realización llega únicamente si haces


con persistencia lo que te gusta hacer, para
tomarle cariño y sabor, y si tienes el valor de
hacerte algunas preguntas.

¿Que has hecho para llegar a donde estas?

¿Qué papel ha jugado tu inteligencia y tu voluntad


para ser lo que ahora eres?

¿has escogido tu lo que haces o eres producto del


ambiente que te ha rodeado?

¿sabes lo que quieres vivir y como lo puedes lograr?

Recuerda la historia de muchos personajes – como


Beethoven- que han brindado al mundo su voz, sus
manos y talento a pesar de los obstáculos. Nadie
nació siendo pintor, cantante, músico o arquitecto;
mas bien todos han soñado con serlo, pero solo
quienes se esfuerzan lo logran. Date la posibilidad
de convertir tus miedos en sueños hechos realidad.
Ten fe en aquella persona a la que –tal vez- nunca
has escuchado con mucha atención: TÚ.

Intereses relacionados