Está en la página 1de 2

Arboles del campo

Quizás un árbol del campo

Puede decirse a sí mismo;

No envidio ni pido nada,

A los que están junto al río.

Mas la gente que los mira

Notará la diferencia,

Y mirarán que el del río

Tiene muy buena apariencia.

Más el que dentro del campo,

Aunque verde y muy macizo,

No luce igual que el del río.

Por que siempre es más cenizo.

Así los hombres genuinos y puros de corazón.

Se pueden ver desde lejos,

Que no son como el montón.

Y aunque haya miles diciendo

Que son ¡pero no son!

Al final siempre veremos

Que son mil más del montón.