Está en la página 1de 10

"PREDICANDO CON FRESCURA"

CONTENIDO

INTRODUCCION:

2

EL REENCUENTRO CON EL DOCTOR OCAMPO

3

LA PRIORIDAD DEL PREDICADOR

3

LA IMPORTANCIA DE COMENZAR TEMPRANO

4

RIFLES Y ESCOPETAS

4

PREDIQUE CON AFORISMOS

5

CAMBIE DE VEHÍCULO

5

LA CREACIÓN DE UN DIÁLOGO INTERNO

6

EL PROYECTO NEHEMÍAS

6

UNA RESERVA DE PODER

7

UNA VISITA AL CEMENTERIO

7

LAS TRES R DE LA PREDICACIÓN

8

ILUMINANDO EL SERMÓN

8

LUZ EN LA NIEBLA

9

REFLEXIONES SOBRE LA PREDICACIÓN

9

INTRODUCCION:

El libro Predicando con Frescura es sin duda uno de los libros mas atractivos y reales donde nos narra las diferentes circunstancias y dificultades por las que atraviesa el pastor llamado Pablo para llevar el mensaje de la palabra de Dios a su congregación, ya que conlleva una gran responsabilidad de predicar la palabra de Dios, pero suele sudecer que el mensaje predicado no consigue una aceptación por parte de la iglesia y tal dificultad ahonda mas cuando los predicadores se siente frustrados e impotentes al no poder conectar con su congregacion.

Por otro lado el libro nada el encuentro con su antiguo profesor de Homeletica que le ofrecerá herramientas que el habia olvidado o dejado de lado por los afanes y rutinas de la vida

Al poder leer este libro se puede entender la importancia de depender meramente de Dios, encontrar la importancia de prioridades, y preguntarse que actitud se tomo al pararse frente al pulpito, como dijo Martyn Lloyd Jones es una de sus famosa citas

Un hombre que siente que es competente, y que puede hacer esto fácilmente, por lo que se apresura a predicar sin ninguna sensación de miedo o estremecimiento, o vacilación alguna, es un hombre que está proclamando que nunca ha sido “llamado” a ser un predicador.1

Nos deja claro la importancia de predicar, la actiud y cual es el ministerio del predicador.

1 Martyn Lloyd-Jones, Preaching and Preachers, 107.

EL REENCUENTRO CON EL DOCTOR OCAMPO

Pablo predicador de una la iglesia se siente muy confundido, desanimado por los comentarios recibidos acerca de su predicación que le lleva a una frustración tal que piensa en renunciar a su ministerio, pero Dios le pone en su camino a un amigo y ex profesor de Seminario, al Dr. Ocampo, y es quien le aconseja sobre el verdadero llamado como predicador y tienen una serie de reuniones sobre como Pablo puede predicar con frescura.

Éste le ayudará a planificar con tiempo las predicaciones, a darles vida a través de experiencias e ilustraciones, a tener tiempo para el estudio personal, a autoevaluar los sermones, y otros muchos consejos prácticos.

Así que Pablo comienza conversando con el Dr. Ocampo sobre su problema de preparar sermones cada semana. Y es cuando la primera lección es dada cuando Pablo entiende que las habilidades no son suficientes para un buen sermón, necesitamos renovar, darle vida a la predica bajo la ayuda del espíritu santo.

El principal problema de Pablo es que no tiene tiempo para planificar correctamente una predica. EL Dr. Ocampo le enseña que lo clave es canalizar toda actividad hacia el pulpito,

“La necesidad más urgente en la Iglesia cristiana en la actualidad es una auténtica predicación, y puesto que esta es la mayor y más urgente necesidad en la Iglesia, es también la mayor necesidad del mundo” — Martyn Lloyd-

Jones.2

Pablo debia que encontrar la pasión, el poder , el impacto que supone una predicación bien preparada y un predicador bien dispuesto.

Debes consagrarte con un compromiso total a la predicación, debes convertirse en tu prioridad número uno. Todo debe pasar por el filtro de la oración y del ministerio de la Palabra, absolutamente todo.

LA PRIORIDAD DEL PREDICADOR

El predicador se debe concentrar y poner todo su esfuerzo en la oración y en el ministerio de la Palabra como tareas esenciales y únicas como ministro de Dios., todo su enfoque debe estar dirigido hacia esto. Ocampos le pone como ejemplo una presa donde convergen muchas corrientes de aguas y un lago que solo da agua a otro lugar, dice que así es el púlpito, si todas las

corrientes las enfocamos en él, estará revitalizado y siempre fresco, pero si siempre está dando, llegará el momento en que estará seco y sin fuerzas. Por tanto debería priorizar el tiempo dedicado a la preparación de sus sermones y dejar algunas cosas que estorban el desarrollo de la oración y la predicación.

LA IMPORTANCIA DE COMENZAR TEMPRANO

Prepare la serie de mensajes con antelación, así su mente estará trabajando con mayor tiempo en el mensaje, lo que enriquecerá con muchas más cosas el sermón. Tres cosas le mostró el Dr. Ocampo acerca de la importancia de comenzar temprano.

1. Planifique la semana para la preparación del sermón

2. Panifique tres semanas por adelantado

3. Planifique un año completo de predicación por adelanto

Para todo predicador, es de suma importancia definir sobre qué se trata sus mensajes pero sobre todo la planificación del tiempo; es decir el tiempo de escoger el tema a tratar; considerando que debe ir al púlpito con un propósito claro, lógico y definido, a fin de que sus sermones contengan las grandes y únicas verdades bíblicas y, el poder del evangelio para transformar vidas.

El predicador debe desarrollar la capacidad de penetrar la realidad de la vida e interpretar sabiamente al ambiente de la comunidad en que se desenvuelve para ellos la planificación es la primera de las enseñanzas para predicar con frescura.

RIFLES Y ESCOPETAS

Dr. Ocampo le pone un ejemplo de lo que es disparar con un rifle a un objetivo específico y lo que es disparar con una escopeta a varios objetivos. La predicación debe tener un objetivo y este debe ser el mismo que el Espíritu tenía en mente en el mismo momento en que se escribió el pasaje usado en el sermón.

Todo predicador debe elaborar siempre para sus sermones un título específico para su propósito. Esta afirmación de propósito pone una meta delante del

sermón; es decir el destino hacia el cual se conducirá la predicación. Es claro entonces, que todo el mensaje debe ser estructurado para obtener dicha meta.

No se debe hacer asociación de palabras y sacar palabras fuera de contexto para terminar diciendo lo que la persona.

PREDIQUE CON AFORISMOS

El deseo de todo predicador es que su sermón tenga un impacto profundo en la

vida de los oyentes. Para que esto se dé, el predicador no sólo debe contar con

la ayuda del Espíritu Santo, sino también tener un sermón bien estructurado; de

manera que el propósito sea llevado a su destino, convirtiéndose así en el vehículo que el predicador emplea para alcanzarlo.

Si lo que se desea es obtener un sermón con calidad y efectividad; debe iniciarse el bosquejo después de la exégesis del pasaje; para lo cual, primero se deben arreglar las ideas claves en forma clara y lógica

En el relato Pablo se fue a la biblioteca a estudiar acercar del uso de aforismos. Fue así, como Pablo entendió que el aforismo es pues una frase breve y aguda que expresa una verdad o precepto; Jesús mismo utilizó aforismos en sus enseñanzas

Y al revisar el sermón del monte, Pablo se da cuenta que las afirmaciones de

Jesús son aforismos que han trascendido aún a las culturas paganas, como ejemplo: Nadie, puede servir a dos señores, ciegos guías de ciegos, llamad y se abrirá, buscad y hallaréis. Etc.

Durante el relato el profesos Ocampo le comenta que la mejor manera de impresionar la mente de la audiencia; es expresar dicho propósito en la forma de un aforismo3.

CAMBIE DE VEHÍCULO

La siguiente enseñanza del Dr. Ocampo es que cambie de vehículo su predicación, es decir que no se debe volver rutinario en las formas de la disertación del sermón. Así como Jesús usó la narración, ilustración, etc. para sus sermones, también el predicador debe echar mano a este valioso recurso.

Dos concepto muy importantes se deben extraer de esta sección, la primera es Desarrollar bosquejos claros y fáciles de seguir, Segundo usa variedad e bosquejos para lograr variedad y novedad.

Una frase que ilustra la enseñanza del doctor Ocampos es, “¿Qué es la predicación? Es teología en llamas. Y una teología que no tiene fuego, sostengo, es una teología defectuosa, o al menos la comprensión del hombre de la misma es defectuosa.” — Martyn Lloyd-Jones.4

Es importantes que tu predicación, la preparación de los bosquejos así como los recursos de la proclamación seas claros, fresco, y con fuego.

LA CREACIÓN DE UN DIÁLOGO INTERNO

La observación enriquecedora del Dr. Ocampo esta vez giraba sobre el inquietar a los oyentes con preguntas para contestar en sus corazones, donde se planteara un diálogo interno. Jesús lo hizo hay 237 preguntas que Jesús hizo en los evangelios. Practicar las adivinanzas o parábolas como Jesús las usó, para crear ese diálogo de la persona consigo mismo. Esto mantiene a las personas expectante y tratando de dar solución a los interrogantes propuestos.

La utilización de frases es común durante el culto y la predicación.

El predicador interactúa con sus oyentes mediante ellas, es el puente que conecta al predicador con sus oyentes, hay un diálogo constante con la congregación y entre la congregación.

EL PROYECTO NEHEMÍAS

Mientras Pablo estuvo todos los días de la semana visitando el hospital por la operación que le practicaron al hermano que le había dado la bienvenida cuando llegó a la iglesia por primera vez, pero que estaba pensando en irse de la iglesia por el poco crecimiento espiritual que estaba teniendo; en las tardes había tenido ensayo de una boda y además un funeral. Pero, esta vez había resistido la prueba de dejar la preparación del sermón para el sábado en la noche, lo que hizo fue levantarse dos horas antes de lo acostumbrado.

Esta vez el Dr. Ocampo le reprochó porque había permitido que lo urgente ocupara el lugar de lo prioritario, aunque se había levantado más temprano a preparar el sermón, no obstante a ese ritmo de vida no iba a durar mucho tiempo en vida. Ahora bien se acercaba la reunión con los diáconos y por consejo del Dr. Ocampo era un buen punto para poner en la mesa, ya que

tantos años en el seminario no fueron para servir a las mesas, sino a la oración

y la palabra.

El consejo final es que debía hacer lo que hizo Nehemías, Primero evaluar el problema, comentarlo con personas claves y después llevarlo a la congregación.

UNA RESERVA DE PODER

En esta oportunidad el Dr. Ocampo habla de lo que es una cañería donde fluye agua que se agota y lo que es un estanque de reserva que recibe y hasta no rebosar no da el agua. Lo mismo pasa con el ministerio que solo da lo que tiene en esa semana y se siente luchando nuevamente en la siguiente para encontrar un nuevo sermón y muchas energías se pierden en ese trabajo, Pero cuando es como un estanque que se llena y llena hasta rebosar de abundancia, es el que tiene mucho que dar porque se ha estado alimentando y orando debidamente. Un recurso muy fundamental para el predicador es echar mano de la oración, recomendado a media semana separar un día para orar exclusivamente por las necesidades que se pretender cubrir con el sermón y una vez al mes por las necesidades de los hermanos y del liderazgo espiritual de la iglesia.

UNA VISITA AL CEMENTERIO

Esta vez el Dr. Ocampo pide a Pablo que le acompañe al cementerio donde

está enterrada Emile, estando dentro observó la iglesia la cual parecía no tener pastor, efectivamente lo pudo comprobar con el guarda templo, quien le dijo que el pastor a lo mejor se había ido porque se había aburrido de las personas, que el fuego de cuando llegó se había extinguido. Que se fue a hacer negocios

y no quería saber nada del ministerio. Otro más que mordió el polvo, porque se le acabó la munición de predicar con frescura.

Basada en la enseñanza Ocampo le explica algunas técnicas que se pueden utilizar para mejorar el contenido del sermón:

a. Utilizar una introducción impactante hace que la audiencia se enlace con el predicador, atrayendo su atención hacia el sermón, lo que ayudará a presentarla verdad bíblica con mayor facilidad y logrando mantener durante un buen rato la atención de los hermanos de la iglesia.

b. El poder de la sorpresa. Aunque llamado inicialmente así por Carlos Spurgeon, el autor del libro se refiere a este elemento como aquel que

salta de las escrituras y asombra al oyente atento. En un acercamiento más detallado de este concepto, en mi opinión, se trata de aquellas perlas que tiene la escritura y que el predicador debe encontrar para dárselas a la congregación, la cual se sorprendería al ver lo que estaba oculto y no había podido encontrar si no fuera por el predicador.

c. A través de preguntas, enigmas, adivinanzas etc. El predicador debe Crear en el oyente un “dialogo interno”, es decir, una reflexión que cuestione al auditorio, que lo lleve a pensar y a redargüirse.

LAS TRES R DE LA PREDICACIÓN

De camino a casa el Dr. Ocampo le dice a Pablo que el ministerio siempre estará echando mano de las tres erres.

La primera es Recordar, es necesario estar recordando a la gente lo que sabe de la palabra de Dios, el apóstol Pablo lo hacía.

La segunda es repetición, pero repetir un buen tema que vale la pena repetir, un buen material de apoyo para la repetición y llevando el sermón a una conclusión poderosa.

La tercera es la reiteración, pero una reiteración que aclare más en otras palabras la idea u oración anterior en la cual estuvo el énfasis.

ILUMINANDO EL SERMÓN

Se refiere a las ilustraciones, eventos, anécdotas, historias cortas que pueden ejemplificar en una forma gráfica y vívida el sermón o lo que se quiere comunicar. Una falla muy común es que un vez que se tiene una buena ilustración, se quiere usar en el próximo sermón, forzándola cuando aún no encaje. Para que se pueden usar buenas ilustraciones es necesario tener un archivo de estas, una buena fuente de ilustraciones son: las experiencias diarias de la vida, la lectura de libros, revistas etc. Para lo cual se recomienda tener una libreta de apuntes, donde se puedan anotar en el mismo momento en que se cazan, porque, si no se olvidan.

El utilizar las ilustraciones es una herramienta útil, para ello se debe buscarlas en libros especializados en este tema, recolectar de manera sistemática las anécdotas propias que puedan tener una aplicación en un sermón, no se deben forzar su aplicación al sermón y mucho menos tomar una de ellas para encajar un sermón.

La predicación debe contener un lenguaje oral sencillo, preferiblemente el lenguaje común de las personas que integran la congregación. No utilice palabras demasiado técnicas o exagere en los detalles teológicos que cansan a la audiencia y no rinden el fruto que se busca con la predicación.

Uso sonidos para ser más descriptivo, esto ayuda a la atención y al entendimiento de la iglesia.

El autor sugiere usar las metáforas y los símiles, más las primeras que las segundas.

LUZ EN LA NIEBLA

En esta oportunidad han recorrido más de dos mil kilómetros desde su casa para ver un monumento en la noche con su iluminación, pero una niebla envolvió l monumento y no fue posible verlo. A veces pasa en el púlpito lo mismo, el mensaje que envuelto en un nube teológica difícil de encontrar la verdad esencial que ayudara a los creyentes a cambiar, madurar, consolar. Y que la aplicación del mensaje a sus vidas debería darse en el principio del sermón para así crear un vivo interés que les cautivará.

Cuando las personas saben desde el principio que un mensaje las ayudara a vencer sus temores o les enseñara verdades importantes que les servirán para mejorar su vida, escucharan más atentamente.

Al ir dándoles pistas desde el principio acerca de la dirección del sermón, los predicadores pueden hacer que se levante la niebla de los ojos de la congregación y tengan buenas razones para escuchar atentamente.

REFLEXIONES SOBRE LA PREDICACIÓN

Cuando las personas saben de antemano que el mensaje que van a escuchar les ayudará vencer sus temores o les enseñará verdades que cambiaran o mejorarán sus vidas, escucharán más atentamente.

Utiliza la segunda persona para que el mensaje tenga más sentido y se transmita con más poder y urgencia. La palabra se transforma en un rifle que va directo al corazón de los oyentes. Por otro lado el escuchar tus sermones con sentido crítico y con un cuaderno de notas a la mano son buenas ayudas para mejorar.

Otra enseñanza a rescatar es tener un vocabulario más rico, Ocampos le dice que debe procurar usar más metáforas y símiles en tus sermones. Siempre que

se quiera que una enseñanza se comunique de una manera eficaz, se debe tratar de pensar en una buena analogía o forma figurativa para describirla.

La aplicación y conclusión debe ser contundentes, resumiendo muy rápidamente el sermón, y buscando acentuar y fijar el propósito del mensaje en la mente, voluntad y emociones del oyente.

Finalmente el autor realiza unas sugerencias para tener una predicación exitosa y que se mantenga por un largo periodo:

Vaya al pulpito con reserva de Poder: es decir, tenga una relación personal y abundante con el Espíritu Santo, mediante la oración y la lectura de la Biblia, con el fin de llenarse de Su presencia, poder y palabra.

Evaluarse a sí mismo mediante la grabación en audio o vídeo de los mensajes, en estos debe revisarse el tono de voz utilizado que vaya de acuerdo a la intensidad del momento en el mensaje.

Igualmente el tiempo utilizado debe ser el apropiado y no extenderse demasiado en un solo punto.

Ajuste el mensaje de acuerdo a la situación o características de la audiencia.

Viva lo que predica y trate de visualizar las necesidades de la iglesia. Estudie, actualícese y aprenda de los grandes predicadores.