Está en la página 1de 1

Desde entonces, una mana del orden se haba apoderado de l.

Dejaba su casa en perfectas


condiciones. No dejaba un solo espacio sin la ms perfecta armona. Pero aquello que lo
obsesionaba no le dejaba entender que en donde su tranquilidad reposaba, se encontraba la
perfecta tensin, la lucha eterna.