P. 1
1980 La Decada Sandinista en Nicaragua

1980 La Decada Sandinista en Nicaragua

|Views: 14.581|Likes:
Publicado porjlvelazq
uNA INTERPRETACION HISTORICA DE LA REVOLUCION SANDINISTA Y SUS RESULTADOS EN NICARAGUA
uNA INTERPRETACION HISTORICA DE LA REVOLUCION SANDINISTA Y SUS RESULTADOS EN NICARAGUA

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: jlvelazq on Feb 15, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/17/2015

pdf

text

original

1

IV CONGRESO CENTROAMERICANO DE  HISTORIA. 14, 15, 16 Y 17 DE JULIO DE 1998

INTERPRETACIÓN HISTÓRICA DE LA DÉCADA DE 1980  EN NICARAGUA
PONENCIA DE  JOSÉ LUIS VELÁZQUEZ PEREIRA. Ph.D.

Universidad Thomas More
Contenido
REFLEXIÓN HISTÓRICA.......................................................................................................................... 2 EL RÉGIMEN SANDINISTA...................................................................................................................... 4 LA TRANSICIÓN AL SOCIALISMO ............................................................................................................................. 7 LA ESTATIZACIÓN.................................................................................................................................................8 INTENTO DE PLANIFICACIÓN CENTRALIZADA...........................................................................................................10 LA ECONOMÍA DEL SUBSIDIO............................................................................................................................... 12 EL EJE ESTADO-PARTIDO-EJÉRCITO-ORGANISMOS DE MASA Y SUS IMPLICACIONES POLÍTICAS..................................... 15 PROLETARIZACIÓN Y HOMOGENEIZACIÓN IDEOLÓGICA...............................................................................................17 LA ALIANZA ESTRATÉGICA CON EL BLOQUE SOVIÉTICO Y LOS MOVIMIENTOS DE LIBERACIÓN NACIONAL.......................... 18 REVERSIÓN DE LA COYUNTURA............................................................................................................................ 21 UNA APERTURA TÁCTICA ................................................................................................................................... 22 PEONES EN EL AJEDREZ DE LAS SUPERPOTENCIAS................................................................................................... 22 REFLUJO DE LOS MOVIMIENTOS DE LIBERACIÓN..................................................................................................... 23 LOS EFECTOS DE LA TRANSICIÓN..........................................................................................................................23 CONCLUSIONES........................................................................................................................................ 27 NOTAS.......................................................................................................................................................... 29

2

Reflexión Histórica
Desde la colonia española hasta nuestros días, el modelo político de la sociedad  nicaragüense   se   ha   caracterizado   por   ser   oligárquico­patriarcal,   con   períodos   de  autoritarismo más pronunciados que otros y con diversas justificaciones ideológicas  que   comprenden  el  conservadurismo, el  liberalismo  y el  sandinismo. Sin  excepción  alguna, el destino político del país ha dependido en forma contínua de la buena o mala  voluntad de un puñado de individuos y de un equilibrio inter­oligárquico  (obtenido  ya sea por el uso de la fuerza o por pactos políticos) que ha producido, en el curso de la  historia, períodos de ausencia de guerra y de acumulación, seguidos por períodos de  conflicto y devastación económica. La estructura oligárquica ha sido tan persistente,  que   ni   siquiera dos  revoluciones, la liberal  de 1893 y  la sandinista de 1979, fueron  capaces   de   transformarla.   Cuando   mas,   dichos   movimientos   sociales   violentos  significaron en su época, ampliaciones, reacomodos y recomposiciones en el compacto  núcleo oligárquico que tradicionalmente ha gobernado al país.   Fue   precisamente,   despues   de   la   postguerra,   en   uno   de   estos   períodos   de  ausencia de conflicto abierto bajo el autoritarismo paternalista de Anastacio Somoza  García que Nicaragua comenzó la transformación hacia una sociedad caracterizada por  un   desbalance   entre   su   dinámica   económica,   complejidad   social   y   estancamiento  político.  En  el  período  1940­1980, el  PIB de Nicaragua  se multiplicó  por ocho,    ver  gráfico #40.

3
NICARAGUA: PIB A PRECIOS DE 1970
1400.0 1200.0 1000.0 800.0 600.0 153.216 176.025 400.0 200.0 0.0 1940 1945 1950 FUENTE: VICTOR BULMER-THOMAS 1955 ANOS 1960 1965 1970 1977 238.6 356.1 398.3 643.9 776.5 1134.73

La   economía   nacional   se   diversificó,   la   sociedad   diferenció   su   estructura   de  clases,   mientras   el   proceso   político   se   concentraba   cada   vez   más   en   la   familia   del  gobernante   y   sus   allegados.   A   esto   cabe   agregar   el   profundo   sentimiento   de  deprivación política que prevalecía entre los sectores prominentes del país, debido a  las   cicatrices   de   pasadas   intervenciones   militares   extranjeras   y   a   la   prolongada  permanencia en el poder de la familia Somoza, la cual se había convertido ya en una  verdadera dinastía.  La prolongada concentración de poder en la familia gobernante que databa de  1936, inhibió el desarrollo político de la clase dirigente y provocó la profundización de  las desigualdades y la concentración de la riqueza.   En las postrimerías de la década de 1970, el sistema político de Nicaragua, se  había convertido en una olla de presión tensionada al máximo de su resistencia, puesto  que a los factores  estructurales  ya mencionados, se unieron elementos coyunturales  que a la postre servirían de detonante a la ya explosiva situación que se vivía en el país,  entre ellos podemos mencionar: las secuelas del terremoto de Managua de 1972 que  puso   en   evidencia   las   profundas   debilidades   del   Gobierno   para   hacer   frente   al  desastre; el rompimiento de las reglas del juego por parte de Somoza y sus allegados  que   trajo   consigo   la   competencia   desleal   y   la   invasión   por   parte   de   la   familia 

OLARES DE 1970 MILLONES DE D

4 gobernante de los campos económicos reservados al sector privado (i.e  la banca y el  comercio); la crisis del petróleo que encareció las importaciones y aceleró la inflación;  la   recesión   mundial   que   afectó   desfavorablemente   los   términos   del   intercambio  comercial; los cambios en la política exterior de los Estados Unidos, específicamente la  instauración de la política de los derechos humanos del Presidente J. Carter; la crisis  del Mercado Común Centroamericano que redujo el flujo de inversiones y el nivel del  comercio   regional:     la   rigidez   del  Status­quo  que   no   permitía   la   liberación   de   las  tensiones internas mediante la aplicación de soluciones políticas; y el planteamiento de  la sucesión presidencial del último miembro de la dinastía que abrió la lucha por el  poder. 

El Régimen Sandinista
El 19 de Julio de 1979,  el régimen de la familia Somoza sucumbió víctima de las  tensiones liberadas por el proyecto de modernización que se había gestado durante su  gobierno y bajo los embates de una coalición multiclasista y multipartidista, apoyada  activamente  por  la  comunidad  internacional.   Este  fenómeno,  lejos   de   significar,     el  clásico desenlace de una lucha de clases que tiene lugar al interior de una sociedad  semifeudal o "primaria", representa el producto final de las grandes distorsiones que es  capaz de inducir, en una sociedad tradicional, un proceso acelerado de modernización,  caracterizado   por   un   profundo   desbalance   entre   los   procesos   de   crecimiento  económico, movilización social e institucionalización política. La   sociedad   Nicaragüense   en   la   década   de   1970,   distaba   mucho   de   ser   la  caricatura que se pretende hacer de ella, cuando se la presenta como "latifundiaria y  señorial" basada en la "plusexplotación" (Sic) de la fuerza de trabajo servil y dominada  por   la   economía   del   enclave.   Aquellos   que   argumentan   lo   anterior,   se   olvidan   a  propósito de que para esa época, la economía monetaria se había extendido a todo el 

5 territorio nacional,   que Nicaragua contaba con el sector financiero más dinámico de  Centroamérica y que la agricultura de agroexportación que incluía al sector algodonero  y   azucarero   en   especial,   funcionaba   de   acuerdo   a   los   niveles   tecnológicos   y  administrativos más avanzados de la época.  En lo que respecta a los niveles de desigualdad imperante en el país, si bien es  innegable la existencia de altas tasas de concentración  del  ingreso  en pocas  manos,  estas no habían llegado todavía a los niveles de El Salvador, Guatemala y Honduras.  Por   ejemplo,   en   el   sector   cafetalero   de   Nicaragua   existían   cuarenta   y   dos   mil  productores   de   café   y   en   El   Salvador   habían   sólo   trescientos;   el   sector   algodonero  Nicaragua contaba con seis mil productores, mientras que en Guatemala sólo existían  ochenta. Ademas, la producción de granos básicos de Nicaragua que comprendía una  extensión aproximada de doscientas cincuenta mil hectáreas se encontraba en manos  de pequeños productores y campesinos.  Así mismo, se debe recordar que el Mercado Común Centroamericano, mal que  bien, auspició el inicio de un proceso de industrialización que añadió cierto dinamismo  y complejidad a la estructura económica y social del país, en paralelo con la expansión  y modernización del aparato del estado. Fue precisamente el crecimiento económico y  la   diversificación   del   aparato   productivo   los   que   alimentaron   el   proceso   de  diferenciación social, caracterizado por el surgimiento de nuevos grupos sociales como  la clase media y la burguesía. Estos últimos, alcanzaron altos grados de radicalización  y   movilización,   al   momento   de   demandar   a   la   dictadura   de   la   Familia   Somoza,  participación   y   la   apertura   del   proceso   político.   En   resumen   la   Dictadura   de   los  Somoza se convirtió en el cuello de botella del proceso de modernización del país. Para mediados de 1979, la intransigencia de Somoza, la radicalización de la clase  media   y   de   la   burguesía,   el   desborde   del   movimiento   popular,   estimulado   por   la  represión   indiscriminada   del   Gobierno,   y   la   capacidad   de   maniobra   de   la   Facción 

6 Tercerista   del   Frente   Sandinista,   permitió   a   esta   última   aislar   al   Frente   Amplio  Opositor (FAO) 2 y a la Facción de la Guerra Popular Prolongada (GPP) 3 y asumir el  liderazgo de una amplia alianza de fuerzas políticas que eventualmente derrocarían a  la dictadura de Somoza. Dicha alianza cristalizó precisamente en torno a un estatuto  fundamental   que   sustituiría  de   facto  a   la   constitución   vigente   y   un   programa   de  gobierno   que   se   ajustaba   a   los   principios   del  pluralismo   político,   economía   mixta   y   noalineamiento. El 19 de Julio de 1979, la Dictadura de Somoza se desplomó y el ejército que era  su principal apoyo se desbandó. Este desenlace inesperado aún por el propio Frente  Sandinista, abrió el camino para la toma inmediata del poder por parte de las fuerzas  insurgentes. El cambio radical de la situación política, provocado por la súbita toma  del   poder,   trastornó   las   perspectivas   y   expectativas   de   los   dirigentes   del   Frente  Sandinista.   Efectivamente,   la   mayoría   de   las   diferencias   y   conflictos   que   habían  afectado a la organización en el pasado, hasta el punto de dividirla en tres tendencias o  facciones   (Tercerista,   Proletaria,   y   Guerra   Popular   Prolongada)   se   habían   debido   a  diferencias en la estrategia para llegar al poder, por la que cada facción propugnaba.  Sin   embargo,   una   vez   resuelto   ese   problema   con   el   derrocamiento   de   Somoza,   las  únicas diferencias que subsistieron fueron las relacionadas con el proyecto político que  se debía llevar a la práctica. Dada   la   hegemonía   que   ejercían,   al   interior   de   la   dirigencia   sandinista,   los  miembros de la Facción Tercerista, el asunto de la definición del programa político del  nuevo Gobierno  parecía haberse  definido en favor de un proyecto socialdemócrata,  llamado también de, "Tercera Vía". No obstante, realineamientos de última hora entre  las   tendencias   o   facciones   Sandinistas   y   la   temprana   exclusión   de   los   sectores  democráticos   del   proceso   de   toma   de   decisiones,     provocaron   su   abandono   y   la  definición  de   otro  proyecto   que   consistía  en   instaurar   en  Nicaragua  un   régimen   al  estilo   del   Este   Europeo   y   Cuba.   Lo   anterior   se   debió   a   que   confrontada   con   las 

7 realidades inesperadas del poder,  la dirigencia Tercerista cambió su percepción de la  coyuntura política en que se había producido la toma del poder, y juzgó que el recien  abierto espacio político permitía ir más allá de un simple experimento socialdemócrata  o de "Tercera Vía". A partir de entonces, las únicas discrepancias que subsistieron en el  seno de la Dirección Nacional4 fueron las relacionadas con los detalles del proceso, es  decir con cuestiones de ritmo, procedimientos y oportunidad: los radicales pretendían  avanzar   rápidamente   en   la   colectivización   del   país,   mientras   los   "moderados"  propugnaban por un avance   más lento, en concordancia con el cálculo político y las  "condiciones objetivas del momento". Fue de ese modo que se inició la "Transición al  Socialismo" en Nicaragua. Como se deduce de lo anterior,  esta decisión fue tomada unilateralmente por la  dirigencia  sandinista,  sin   tomar  en   cuenta   las   preferencias   del   pueblo  nicaragüense  sobre   el   proyecto   político   que   debería   de   moldear   su   destino.   Adicionalmente   la  decisión de iniciar una transición al socialismo contradecía el Programa Original de  Gobierno que había contado con el consenso y apoyo de la mayoría de los sectores  sociales   claves   del   país,   entre   ellos   los   sindicatos,   La   Iglesia,   las   organizaciones  empresariales, los partidos políticos, las minorías étnicas y los sectores de la opinión  pública.

La Transición al Socialismo

  Durante la primera mitad de la década de 1980, el Frente Sandinista intentó 
realizar en Nicaragua una "transición al socialismo", la cual implicó:   un proceso de  estatización de la propiedad privada; la sustitución de las fuerzas del mercado por la  planificación   centralizada   y   la   intervención   directa   del   estado   en   la   producción;   la  creación   de   un   mecanismo   de   poder   centralizador   y   concentrador   basado   en   la  conjunción del Estado, el Partido Sandinista, el Ejército y los "Organismos de Masa"5 

8 un   intento   de   proletarización   y   de   homogeneización   ideológica   de   la   población,  sustentado en el marxismo leninismo; y el establecimiento de una alianza estratégica  con el bloque soviético, paralela al apoyo activo a los movimientos de izquierda radical  en el Tercer Mundo. Este   proceso  que  se  inició   con  un   fuerte  empuje   en  1979,  estaría   destinado   a  tropezar  con una serie de obstáculos concretos, que  menospreciados por la dirigencia  sandinista,   terminaron   provocando,   a   la   postre,     el   fracaso   de   la   "Transición"   y   su  degeneramiento   en   un   proceso   plagado     de     indefiniciones,   incoherencias   y  contradicciones.  La Estatización Los primeros cinco años de gobierno sandinista fueron testigos de un acelerado  proceso de estatización de la propiedad y de la producción. La evolución del Producto  Interno   Bruto   sectorial   (ver   gráfico   siguiente)   muestra   un   aumento   contínuo   en   la  participación de sector público en la generación del PIB, durante el período 1980­ 1986,  mientras que la del sector privado exhibe una tendencia declinante sostenida, hasta el  punto de que en 1985 el sector público asumió el liderazgo absoluto en la actividad  productiva   nacional.   El   gráfico   siguiente   es   elocuente   en   demostrar   el   impacto  económico de la estatización de la banca, el comercio exterior, los recursos naturales, el  transporte,   y   todas   aquellas   propiedades   y   empresas   que   el   régimen   sandinista  consideró de carácter estratégico para la implementación de su proyecto .

9

Los indicadores presentados sugieren que el modelo económico de la Transición,  estaba basado en el supuesto de que el eje de acumulación de capital necesario para el  desarrollo del país debía desplazarse del sector privado al sector público. En la práctica  este   último   asumió   grandes   porciones   de   las   actividades   productivas,   sin   tener   la  capacidad   para   administrarlas   con   eficiencia.   Esto   provoco     la   contracción   de   la  producción nacional.   Durante  este  período   inicial,  la  administración  Sandinista  puso  en   manos   del  Estado una porción aproximada al 60% de los recursos económicos del país, mientras  que   ejerció   un   control   férreo   por   medio   de   la   legislación   y   las   políticas  gubernamentales, sobre el otro 40% que permaneció en manos privadas. A pesar de  eso, el sector público se reveló incapaz de convertirse en un eje de acumulación de  capital. El incremento del peso específico del Estado en la producción tuvo un impacto  devastador   en   la   actividad   privada.   Las   confiscaciones   y   expropiaciones   que   se  extendieron más allá de los bienes de Somoza y sus allegados, acompañadas por el  consabido   rompimiento   de   las   reglas   del   juego,   afectaron   profundamente     las  relaciones entre ambos sectores,  provocando el rompimiento de la amplia alianza que  se había forjado en la lucha contra la dictadura. Esta alianza fue sustituída por otra de 

10 caracter táctico destinada a ganar el tiempo necesario para crear en el sector público la  capacidad administrativa y técnica suficiente para prescindir de los empresarios.  Los empresarios que sobrevivieron al proceso confiscatorio, pasaron a ser, meros  funcionarios del Estado y administradores de sus propias empresas y propiedades, ya  que la mayoría de las decisiones concernientes a la generación de bienes y servicios,  residían en las dependencias estatales. La   estatización   de   la   economía   se   proyectó   en   forma   directa   en   lo   político,  contribuyendo en gran medida al proceso acelerado de concentración y centralización  del poder en manos del Frente Sandinista. Este último, al hacer crecer su influencia y  su patrimonio a costa de los bienes privados, adquirió un peso abrumador, que utilizó  para debilitar y excluir de las decisiones concernientes a las transformaciones sociales  económicas y políticas del país, a los demás sectores de la vida nacional. El monopolio económico estatal, fue un instrumento clave (combinado con los  controles políticos e ideológicos) para obtener la subordinación y el sometimiento de  los ciudadanos y de las organizaciones intermedias, ya que los puso en una posición  vulnerable de cara al régimen. Intento de Planificación Centralizada El   intento   de   establecer   una   economía   centralmente   planificada   fracasó   al  estrellarse contra los constreñimientos propios de la economía nicaragüense. En primer  lugar, fue   imposible establecer dicho modelo en una economía que no es capaz de  planificar sus ingresos, debido a: las fluctuaciones del mercado internacional (precios,  tasa   de   interese,   disponibilidad   de   crédito,   etc.).   a   factores   climáticos   (sequías   e  inundaciones) y sociopolíticos (cultura e idiosincrasia). En consecuencia, si resultaba  imposible planificar los ingresos nacionales, también resultaba imposible planificar los  egresos, especialmente cuando estos últimos estaban fuertemente condicionados por 

11 un gigantesco y creciente gasto militar, que absorbía el 62% de los ingresos totales del  Estado. El intento posterior de armonizar la planificación y el mercado falló debido a la  conjunción   de   la   imposibilidad   real   de   planificar   (según   lo   hemos   expuesto)   y   la  aversión ideológica que una parte de los dirigentes Sandinistas,  manifestaban hacia la  economía de mercado. Esta contradicción fue potenciada además, por la existencia en  los sectores productivos (medianos y pequeños) de una ideología consistente con los  principios del sistema de libre empresa, que adversaba a la ideología oficial estatizante. Las consecuencias del intento de sustitución de las fuerzas del mercado por las  fuerzas del Estado, fueron el surgimiento de grandes distorsiones económicas, tanto a  nivel de la producción como de la circulación de los bienes. El crecimiento desmedido  del Estado a expensas de la producción privada y su incapacidad  para hacer frente  a  las necesidades económicas de la población y al desempleo, provocó paradójicamente  el aparecimiento de fenómenos que se escaparon de su control, tales como la explosión  del   sector   informal   o   de   economía   sumergida;   el   surgimiento   del   "bisneo"   o  especulación  enraizado en la hiperinflación, la devaluación y el racionamiento; y la  distorsión total del mercado. Los subsidios y condonaciones crediticias y las políticas  laborales displicentes, redujeron la eficiencia económica, incapacitando al sistema para  responder   a   los   retos   de   la   reconstrucción.   El   recrudecimiento   de   la   guerra   y   los  desplazamientos masivos de la población campesina de las áreas afectadas, a fin de  negarle la base social a la "contrarrevolución", destruyeron la base productiva del país  que   proporcionaba   los   granos   básicos,   reduciendo   enormemente   la   oferta   de   los  mismos, encareciendo precios y haciendo más dependiente al país de las "donaciones"  extranjeras. Ante el hecho de un Estado que crecía en forma más acelerada que su capacidad  administrativa, y la introducción de criterios políticos en la asignación de los recursos, 

12 el mercado negro se transformó en el elemento esencial de la economía nacional, fuera  del control del Estado pero en beneficio de aquellos que lo controlaban. En   suma,   al   iniciarse   la   segunda   mitad   de   la   década   de   1980,   el   proyecto  económico sandinista desembocó en un limbo donde no llegó a cristalizar la economía  centralmente planificada, ni la llamada "economía mixta". Lo que resultó realmente fue  una   economía   burocratizada   que   funcionaba   en   base   a   la   arbitrariedad     de   los  gobernantes; y que tuvo como objetivo primordial no la satisfacción de las necesidades  del la población, sino servir a los objetivos políticos del Régimen.

La Economía del Subsidio La   incapacidad   del   Régimen   para   transformar   al   Estado   en   un   nuevo   eje   de  acumulación de capital, capaz de financiar las políticas distributivas y expansivas de la  administración   sandinista,   determinó   que   estas   últimas   fueran   financiadas,   en   un  primer momento, con las donaciones provenientes de la comunidad internacional y los  ingresos   fiscales   del   estado.   Posteriormente,   al   reducirse   el   flujo   de   las   primeras   y  empeñarse los segundos en el gasto militar, se recurrió al endeudamiento externo para  financiar el gasto público, lo cual elevó la deuda externa de mil seiscientos millones de  dólares en 1979 a once mil millones en 1990.  Los   ingresos   provenientes   tanto   de   los   créditos   ,   donaciones,   impuestos   y  utilidades   de   las   empresas   estatales   lejos   de   invertirse   con   criterios   de   eficiencia   y  productividad   se   destinaron   a   subsidiar     a   la   clientela   política   del   Sandinismo,   la  expansión del gasto público y la producción.

13 El   subsidio  a la clientela  política  del  régimen,  estaba  orientada  a sostener   las  actividades de los "organismos de masa", la ubicación de los cuadros y simpatizantes  del   partido   en   las   empresas   estatales   y   la   burocracia   estatal     que   se   aumentó   de  treinticinco mil empleados (incluído el ejército) en 1979   a ciento ochenta y siete mil  novecientos veintinueve en 1989. La expansión del gasto público se destinó al gasto social del Estado, a subsidiar  el consumo, a cubrir el creciente gasto militar que exigía el escalamiento de la guerra y  al financiamiento de inversiones públicas improductivas. La política más nociva, por las consecuencias  de largo plazo que tuvo, fue la  política de subsidio a la producción. Desde un inicio, la dirigencia sandinista adoptó  una actitud incoherente frente a los empresarios nacionales, así , mientras por un lado  extendía  las confiscaciones y regulaciones, proclamaba el fin cercano  de la empresa  privada y perseguía a las organizaciones empresariales como el COSEP6, por el otro,  hacía concesiones y arreglos con individuos y grupos empresariales a fin de mantener  la producción de divisas extranjeras provenientes de la actividad  agroexportadora. El  clima de inseguridad e inestabilidad de la propiedad productiva, amenazada en todo  momento por la expropiación arbitraria y la necesidad del Gobierno de mantener el  flujo de divisas y las fuentes de trabajo, dió pie al surgimiento de un chantaje doble  entre los empresarios y la dirigencia sandinista. Este chantaje recíproco estaba basado  por un lado, en la amenaza del Gobierno al empresario de que si no producía sería  confiscado, y por el otro en la amenaza del empresario al Gobierno de que si no le daba  crédito no producía.  Este  Modus Operandi   degeneró el crédito convirtiéndolo en un mecanismo de  subsidio a la producción. Bajo esta lógica, el negocio del empresario no era ya el de  ganar para pagar su crédito, sino el de perder para pedir al Gobierno la condonación  de la deuda y de allí deducir sus utilidades. Esta situación creó un círculo vicioso ya 

14 que   cada   año,   al   final   de   las   cosechas,   los   productores   desencadenaban   presiones  políticas para obligar al Estado a condonar sus deudas y abrir nuevos créditos para el  ciclo   entrante.   En   este   ámbito,   los   bancos   del   sistema   financiero   nacional   se  convirtieron   en   meras   instancias   de   distribución   de   prebendas   y   subsidios,   con   el  agravante   de   que   al   momento   de   escasearse   los   recursos   provenientes   de   las  donaciones, cerrarse el acceso al crédito  internacional  y elevarse el  gasto militar,  el  Gobierno tuvo que recurrir a grandes emisiones inorgánicas para mantener los citados  privilegios crediticios. Fue así que las emisiones inorgánicas destinadas a financiar el  déficit   fiscal,   el   gasto   público   superexpandido   y   el   subsidio   a   la   producción,   se  convirtieron en el combustible que alimentaba la hoguera de la hiperinflación, la cual  llegaría a la cifra récord de 23.833% mensual a mediados de 1990. Los subsidios tuvieron especial   relevancia para las empresas del sector estatal  agrupadas   en   lo   que   se   llamó   el   "Área   Propiedad   del   Pueblo"   (APP)   las   que   los  obtenían en forma directa vía el presupuesto nacional, la compra de insumos a precios  muy  por debajo  del  mercado, o la fijación  de  precios  arbitrarios  para venta de sus  productos, dentro de esquemas monopólicos. Adicionalmente,   esta   política   de   subsidio   a   las   empresas   públicas   y   privadas  provocó el surgimiento de un aparato productivo altamente ineficiente y dependiente  de las prebendas otorgadas por el Estado.  Los procedimientos ante citados, cambiaron  las   expectativas,   valores   y   comportamiento   de   empresarios   y   trabajadores   que  terminaron creyendo que sí existía "un almuerzo gratis". Entre otras cosas, esta política  del   subsidio   reforzó   las   actitudes   rentistas   en   los   sectores   productivos   que   se  acostumbraron   a   la   evasión   del   riesgo   y   a   la   búsqueda   de   la   protección   y     los  privilegios estatales (el gráfico siguiente describe el proceso al que nos hemos referido).

15

  El eje Estado-Partido-Ejército-Organismos de Masa y sus Implicaciones Políticas. El modelo político de la "Transición" que acompañó a la concentración de los  recursos   económicos   en   el   Estado,   se   estructuró   en   torno   a   una   columna   vertebral  conformada   por   cuatro   elementos   unidos   indisolublemente:   (a)   el   Partido   "Frente  Sandinista", organización de cuadros que funcionaba en base al llamado "centralismo  democrático";   (b)   el   Ejército   Popular   Sandinista   (EPS)   órgano   militar   del   partido,  integrado   por   sus   líderes   y   militantes;   (c)   el   aparato   administrativo   del   Estado  conformado por los organismos del gobierno central y municipal, los entes autónomos  y las Empresas del Área Propiedad del Pueblo; (d) los organismos de masa creados por  el partido  gobernante  y adscritos  a él como una extensión de su propia estructura.  Estos cuatro elementos, eran concertados por la Dirección Nacional.

16 Tanto   el   intento   de   fabricar   una   base   social   que   soportara   este   esquema   de  dominación como los efectos prácticos de la acumulación de poder en un centro capaz  de   concertar   los   cuatro   elementos   citados,     implicó,   un   proceso   sostenido   de  destrucción de la sociedad civil y la  exclusión de importantes sectores de la población  de los procesos decisorios. Este desarrollo se ajustó a la pauta siguiente: En un primer  momento, el partido gobernante procedió a debilitar deliberadamente a los grupos y  organizaciones   intermedias   que   manifestaban   una   mayor   independencia   frente   al  Estado,   mediante   acciones   tendientes   a   socavarles   sus   bases   de   apoyo   político,   sus  fuentes  de legitimidad y en  especial  sus recursos  económicos7. Simultáneamente,   el  sandinismo   creaba   nuevas   organizaciones   paralelas   que   en   algunos   casos   eran  desmembraciones de las primeras, a fin de dar la apariencia de que surgían nuevos  grupos   y   organizaciones,   impulsados   por   la   dinámica   del   mismo   proceso  revolucionario, cuando en realidad eran meras extensiones de la estructura del partido  gobernante,   disfrazadas   de   organizaciones   intermedias   que   servían   como   correa   de  transmisión   de   las   decisiones   adoptadas   por   la   dirigencia   partidaria,   sin   arraigo  concreto en la sociedad.   En la medida en que el Sandinismo reducía la participación de las organizaciones  intermedias, en todos los niveles de la estructura social, procedía  fundar un conjunto  de   organizaciones   militares   y   paramilitares   (i.e.   el   ejército,   las   milicias,   el   servicio  militar   obligatorio,   la   policía   voluntaria,   los   Comités   de   Defensa   y   las   fuerzas   de  choque   llamadas   turbas)   con   el   fin   de   "defender   la   Revolución".   Casi   siempre   se  estableció la filiación obligatoria de los ciudadanos a este tipo de organizaciones, con lo  cual  la sociedad fue  militarizada. A esto debemos  de añadir la administración de  la  escasez   con   fines   políticos   y   el   mantenimiento   de   un   estado   de   movilización  permanente en la población para la "defensa de la Revolución”. Los procedimientos en  referencia, siguieron un ritmo progresivo,   ajustándose a los criterios selectivos de la  dirigencia sandinista y al aparecimiento de condiciones coyunturales favorables.

17 La destrucción y sustitución de la sociedad civil en paralelo con la militarización  y el establecimiento de severos controles sociales, dejaron abierto el camino para   el  ejercicio   del   poder   sin   contrabalances   legales.   Al   ser   neutralizados   los   frenos   y  contrapeso   del   sistema,   el   poder   político,   económico   y   social   se   concentró   y   se  centralizó en la élite gobernante, que aduciendo la defensa del "proceso revolucionario"  suprimió la vigencia de las libertades fundamentales (en especial la de expresión) y  cerró   el   espacio   político   vital   para   el   juego   democrático   de   las   organizaciones  intermedias que tienen a su cargo la defensa de los intereses de sus respectivos grupos  sociales.   El   Estado,   controlado   por   el   partido   gobernante,   avanzó   destruyendo   a   la  sociedad   civil   y   militarizando   casi   todos   los   aspectos   de   la   vida   social.   El   eje  conformado por el Estado­Partido­Ejército­Organismos de Masa, complementado por  la gigantesca maquinaria económica del Estado, ahogaron las libertades individuales y  sociales básicas  y dejaron  al pluralismo político como un mero  recurso retórico  del  partido gobernante. 

Proletarización y homogeneización ideológica. EL proyecto de la "Transición al Socialismo" implicó un esfuerzo sostenido del  Régimen por convertir en "proletarios " o asalariados a la mayoría de la población.  Precisamente,   la   estatización   de   los   bienes   productivos   y   de   la   propiedad   privada  transformaba a los antiguos propietarios que optaban por permanecer en el país, en  asalariados o empleados del Estado y sus empresas. La reforma agraria que durante los primeros años de la "Transición" se ajustó al  proceso   de   estatización   de   las   unidades   productivas   agrícolas   y   a   la   consecuente  proletarización del campesino, asumió a partir de 1985, un carácter contrainsurgente,  cuando el Régimen empezó a sentir los efectos de la rebelión campesina en el norte y  centro   del   país.   En   todo   caso,   la   distribución   de   la   tierra,   no   tuvo   la   intención   de 

18 transformar   al   campesino   en   granjero,   sino   incorporarlo   en   un   esquema   de  cooperativas   militares   parecido   al   de   la   llamadas   "Aldeas   Estratégicas"   aplicado  durante la Guerra de Vietnam. En la región agroexportadora del occidente del país, el  proceso de recampesinización de las tierras dedicadas al cultivo del algodón y de la  caña   de   azúcar,     tuvo   un   impacto   severo   en   la   reducción   de   las   exportaciones,   las  cuales   se   desplomaron   de   700   millones   en   1977   a   250   millones   en   1989.  Consecuentemente,  estas   tierras   pasaron   de  producir   valores   de  cambio   a  producir  valores de uso. En el período que siguió a las elecciones de Febrero de 1990, la reforma  agraria asumió un nuevo giro orientándose a favorecer a   los miembros del partido  gobernante y  su clientela política.  El intento de proletarización fue acompañado de un esfuerzo por homogenizar  ideológicamente a la población en base a la imposición del marxismo leninismo como  ideología oficial del Estado. Con esa finalidad, se lanzó una campaña de alfabetización  a   nivel   nacional   destinada   a   inculcar   entre   alfabetizados   y   alfabetizandos   el   nuevo  credo.   Así   mismo,   el   aparato   ideológico   del   Estado   conformado   por   el   sistema  educativo, la cultura, la propaganda y los medios de comunicación, fue rediseñado y  puesto   al   servicio   del   objetivo   citado.   Este   intento     generó   la   intolerancia   y     la  persecución de las otras expresiones ideológicas. y reforzó el sesgo antidemocrático del  Régimen. 

La alianza estratégica con el Bloque Soviético y los movimientos de liberación nacional. El proyecto de la "Transición al Socialismo" se apoyó en un conjunto de alianzas  internacionales tanto de carácter estratégico como táctico. Teniendo en cuenta que el  mencionado proyecto  se realizaría en contra de los intereses y preferencias del poder  hegemónico   regional   los   Estados   Unidos   de   América,   puesto   que   tenía   un   carácter 

19 "antiimperialista", el partido gobernante optó desde un inicio por la concertación de  una alianza estratégica con la Unión Soviética y sus aliados, que le proporcionara el  apoyo político internacional y los recursos económicos necesarios para llevar adelante  el   proyecto   y  hacer  frente  a  las   presiones   provenientes  de   los  Estados   Unidos.   Del  mismo   modo,   los   gobiernos   y   movimientos     de   izquierda   radical   llamados   de  "liberación   nacional"   que     eran   por   su   naturaleza   "antiimperialista",   constituían   los  aliados   naturales   del   proceso,   en   especial   aquellos   que   existían   en   los   países  centroamericanos   limítrofes,   como   el   Frente   Farabundo   Martí   para   la   Liberación  Nacional   de   El   Salvador   (FMLN).   El   interés   de   Régimen   en     apoyar     con   especial  énfasis   a   este  grupo     estaba  motivado   por  la  necesidad   urgente     de  contar  con   un  gobierno aliado en la región centroamericana y expandir el ámbito de su influencia  dentro del esquema de la "revolución sin fronteras". La afinidad ideológica existente  entre   el   Régimen   sandinista,   el   Bloque   Soviético   y   los   movimientos   de   liberación  nacional, basada en el marxismo leninismo y el "Antiimperialismo", fue el marco de  referencia donde se inscribieron las citadas alianzas.  Las alianzas estratégicas de la "Transición", eran también complementadas por  una   alianza   táctica,   con   los   gobiernos   y   partidos   políticos   de   inspiración  socialdemócrata   pertenecientes   a   la   Internacional   Socialista   (IS),   los   cuales     eran  cautivados   por   el   discurso   ambivalente   que   el   régimen   sandinista   manejaba   en   los  foros internacionales, en donde vendía la idea de que el experimento nicaragüense se  ajustaba a los principios de noalineamiento, economía mixta y pluralismo político.    La alianza estratégica establecida por el Frente Sandinista con el Bloque Soviético  y   los   "movimientos   de   liberación   nacional",   trasladó     la   problemática   nacional   al  contexto   del   conflicto   Este­Oeste,   en   el   episodio   final   de   la   Guerra   Fría.   Esta  desacertada decisión del partido gobernante, trajo consigo consecuencias graves para  Nicaragua.   En   primer   lugar,     significó   el   tiro   de   gracia   para   las   posibilidades   de  mantener una política de noalineamiento, pues como lo muestra el gráfico   siguiente 

20 que representa la pauta de coincidencias entre Nicaragua y la Unión Soviética en las  votaciones   de   la   Asamblea   General   de   las   Naciones   Unidas,   el   porcentaje   de  alineamiento entre ambos países saltó de un 30% en 1979 al 85% en 1983 y al 92% en  1988. 
NICARAGUA-URSS INDICE DE ACUERDOS EN LA ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS 1965-1989
100 90 80 PORCENTAJES 70 60 50 40 30 20 10 0 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 FUENTE: UN. Dep of Public Information. Años

En segundo lugar, provocó la injerencia directa de ambos superpoderes (la URSS  y   los   Estados   Unidos)   en   los   asuntos   internos   de   Nicaragua,   que   desembocó   en   la  guerra civil y complicó al máximo la búsqueda de una solución negociada a la crisis  nacional.   En   tercer   lugar,   trajo   consigo:   el   aislamiento   paulatino   de   Nicaragua   con  referencia a las naciones del Hemisferio, el bloqueo comercial de los Estados Unidos y  la   acentuación   de   los   niveles   de   dependencia   económica   y   militar   de   la   Unión  Soviética. El gráfico siguiente muestra el comportamiento de los niveles de la ayuda  procedente del Bloque Soviético a Nicaragua durante el período 1980­1986.

21 NICARAGUA: AYUDA ECONOMICA Y MILITAR DEL BLOQUE SOVIETICO
1200 1175 590

1000 Millones de US$ Dolares

ECONOMIC AYUDA ECONOMICA MILITARY AYUDA MILITAR TOTAL AYUDA TOTAL
645 FUENTE: U.S. DEP.OF STATE. 535 750

800

340

325

320

450

600

275

400 180 160

200

0 1982 1983 1984 Años 1985 1986

El agotamiento del modelo de "Transición al Socialismo". Reversión de la Coyuntura En 1979, la dirigencia sandinista asumió el poder bajo condiciones coyunturales  óptimas, entre las cuales pueden señalarse:  la caducidad de la dictadura de Somoza, el  surgimiento   y   vigor   de   las   fuerzas   sociales   que   aparecieron   en   el   proceso   de  modernización,   la   concertación   de   la   gran   alianza   antisomocista,   el   reflujo   de   la  influencia de los Estados Unidos en el Hemisferio, el rechazo generalizado del régimen  somocista  en  América   Latina  y   el  ascenso  de   los  partidos  socialdemócratas   a  nivel  mundial.  Estas condiciones favorables se mantuvieron hasta a mediados de 1983, año  en   que   empezaron   a   revertirse   debido   a     errores   de   conducción   cometidos   por   la  dirigencia   sandinista   y   drásticos   cambios   de   coyuntura,   caracterizados   por:   el  surgimiento de la oposición civil y armada al interior de Nicaragua, la severa caída de  los   niveles   de   productividad   nacional,   la   victoria   del   partido   Republicano   en   los 

260

300

585

22 Estados Unidos,  la persistencia de tendencias recesivas en la economía internacional,  el apoyo limitado del Bloque Soviético al proyecto de la "Transición", el reflujo de la  Socialdemocracia en los países europeos y el estancamiento de la llamada "lucha de  liberación" a nivel mundial. Estos factores magnificaron los errores de la dirigencia e  influyeron en el desenlace desafortunado de la "Transición". 

Una Apertura Táctica En   1984   el   Régimen   empezó   a   sentir   tanto   los   efectos   del   aislamiento  internacional como los cambios adversos que se habían operado en la situación política  interna,   y   consideró   necesaria   la   realización   de   una   "apertura   táctica"   que   incluyó  elecciones   generales   con   el   objeto   de   obtener:   una   disminución   de   las   presiones  internas y externas; restablecer el apoyo erosionado de los antiguos aliados de Europa  Occidental y América Latina; y neutralizar   la política exterior Norteamericana. Esta  maniobra   fracasó   debido   a   que   el   gesto   de   la   dirigencia   sandinista   fue   poco  convincente tanto a nivel nacional como internacional. Incidentalmente, esta "apertura  táctica", no logró bloquear la ayuda militar a los rebeldes nicaragüenses en el Congreso  de Estados Unidos ni restablecer los   niveles   históricos de la ayuda procedente   de  Europa Occidental.

Peones en el Ajedrez de las Superpotencias Ante el fracaso del proceso electoral   para provocar un cambio favorable en la  correlación de fuerzas, la dirigencia sandinista se volcó nuevamente hacia la Unión  Soviética     a   fin   de   salvar   el   poder   y   el   proyecto   de   "Transición   al   Socialismo",   sin  embargo, la URSS no estaba interesada más que en utilizar el conflicto nicaragüense  para lograr el retiro de sus tropas de Afganistán y concentrarse en las transformaciones 

23 internas   de su sistema (Glasnot y Perestroika) que le permitieran   superar su difícil  situación   interna,   en   un   ambiente   de   distensión   con   los   Estados   Unidos.  Consecuentemente, lo único que obtuvo la dirigencia sandinista de la URSS fue armas,  pero no la ayuda económica necesaria para sacar el país adelante. 

Reflujo de los Movimientos de Liberación Simultáneamente se produjo el reflujo de los movimientos "liberación nacional"  en la región debido a los factores siguientes: el estancamiento de la "Transición" en  Nicaragua;   la   actitud   de   la   Administración   Republicana   de   los   Estados   Unidos   de  oponerse   activamente   a   los   citados   movimientos,   especialmente   en   El   Salvador;   el  surgimiento   de   gobiernos   electos   popularmente   en   Guatemala,   Honduras   y   El  Salvador;   y   una   mayor   beligerancia   de   los   presidentes   centroamericanos   en   la  búsqueda de soluciones negociadas a los conflictos . Esta situación echó por tierra la  posibilidad de propagación de la revolución y de nuevos aliados en el área. Los Efectos de la Transición Para mediados de 1987, la dirigencia sandinista se encontraba   ya frente a   la  disyuntiva   de   tener   que   escoger   entre   abandonar     el   proyecto   de   la   "Transición   al  Socialismo" para  preservar el poder  o enfrentar la posibilidad de abandonar el poder  por la preservación del proyecto.  A estas alturas los efectos negativos de las políticas y de la guerra habían llevado  al país al mayor desastre   de su historia. Los desaciertos en política económica y la  opción por la confrontación con los Estados Unidos degeneró en la guerra de desgaste,  que impidieron la recuperación de la producción nacional a los niveles anteriores a la  caída de Somoza. El gráfico siguiente muestra el desplome de las tasas de crecimiento  del producto interno bruto durante el período de 1979 a 1989.  

24

NICARAGUA: TASA DE CRECIMIENTO PIB 1979-1989
4.6 5.4 4.6 -0.8 10

TASA DE CRECIMIENTO

0 -1.6 -0.7 -1 -4.1 -2.9 -10.9 -20 -30 1979 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 FUENTES: FMI e INIESEP Años -26 1989
1988

-10

Asimismo el gráfico siguiente muestra la evolución del salario real promedio el  cual llegó a ser en 1988 un quinto de lo que solía ser  diez años antes.

NICARAGUA: EVOLUCION DEL SALARIO REAL PROMEDIO
100% 90% 80% PORCENTAJES 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% 1978 1980 1982 AÑOS 1984 1986 FUENTES: FMI Y COSEP

25 El consumo per capita de los nicaragüenses se cayó de U$1.401 en 1980 a U$504  en 1989 (ver gráfico siguiente).

NICARAGUA: CONSUMO PER CAPITA
2000 1401 DOLARES DE 1989

1164

980

895

822

648

609

1000

730

0 1980 1981 1982 1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 FUENTE:INCAE NICARAGUA Años

La tasa de inflación se disparó a niveles inauditos llegando a la  cifra de 23.833 %  en 1988 (ver gráfico siguiente).

452

540

26
NICARAGUA: TASA DE INFLACION 1980-1989
12 23.833% 10 1.347% 691% 365% Ln(X) 6 27% 23% 33% 50% 1.433

8

4

22%

2

0 1980 1981 1982 1983 1984 1985 Años 1986 1987 1988 1989 FUENTE:INCAE MANAGUA

La caída de la capacidad exportadora del país en paralelo con el incremento de  las   importaciones   que   pretendía   suplir   la   falta   de   producción   interna   de   bienes   de  consumo básico, provoco la ampliación de la brecha externa a un promedio de 400  millones   de   dólares   anuales,   la   cual   tuvo   que   ser   llenada   con   recursos   externos  provenientes del crédito y las donaciones. El gráfico siguiente muestra la evolución de  este fenómeno. 

. NICARAGUA: BRECHA EXTERNA 1000 IMPORTACIONES FOB

OLARES MILLONES DE D

900 800 700 600 500 400 300 200 100 0 1977 1978 1979 1980 FUENTES: FMI. INIESEP. 1981

BRECHA EXTERNA

EXPORTS FOB.

1982 A–os

1983

1984

1985

1986

1987

27

Conclusiones
Para cerrar el panorama de Nicaragua en 1987 es preciso añadir que el saldo de  ocho años de "Transición al Socialismo" arrojaba quinientos mil Nicaragüenses (el 16%  de   la   población)   exilados,   refugiados   o   emigrados,   trescientos   mil   desplazados   de  guerra,   diez   mil   prisioneros   políticos,   treinta   mil   muertos,   la   gran   mayoría   de   la  población viviendo en la miseria o padeciendo secases y persecución política y veinte  mil   campesinos   sublevados     integrados   en   las   filas   de   la   Resistencia   Nicaraguense  (Contra)8 . En   resumen,   el   modelo   económico   sandinista   conformó   una   estructura  económica basada no en la productividad de país sino en los recursos externos, cuya  obtención era legitimada por la geopolítica mundial que emergía de la confrontación  Este­Oeste   y   del   discurso   ideológico   que   presentaba   al   país   como   víctima   de   la  "agresión   imperialista".   Estos   recursos   externos   eran   distribuidos   entre   :   (a)   la  dirigencia sandinista y la burocracia estatal; (b) un sector económico rentista que se  beneficiaba del subsidio a la producción; (c) la élite obrera asociada a las empresas  estatales y a los sindicatos y (d) el aparato militar. En este contexto, la obtención de los  recursos   externos   se   transformó   en   una   variable   crítica   para   el   sostenimiento   del  modelo.  Adicionalmente, el  aislamiento del  sistema de las  reglas  del  mercado,  y  la  corrupción e ineficiencia del Régimen aceleraron el desplome de la producción interna,  haciendo a los recursos externos cada vez más insuficientes para compensar su caída.  Dada   esta   situación,   aun   en   el   caso   de   que   se   hubiera   podido   contar   con   recursos  externos masivos, la crisis del sistema habría sido inevitable debido a la ineficiencia, la  corrupción, la guerra y la incertidumbre   que minaron el apoyo político interno del  régimen.  El golpe de gracia para el modelo sandinista provino de la política de reformas  inaugurada por Mijail Gorvachov en la Unión Soviética (Perestroica) y la secuela de  cambios que ésta tuvo en el enfoque a los "conflictos regionales", las relaciones con los 

28 Estados Unidos   y las prioridades en la asignación   de recursos en la misma   Unión  Soviética. Estas últimas, determinaron una reducción sustancial en la transferencia de  recursos al régimen sandinista, el cual se vio forzado a efectuar un viraje profundo en  sus políticas. Esto demuestra  una vez más que los factores  económicos y políticos externos  condicionan de manera decisiva la situación interna y establecen límites definidos al  voluntarismo   político   de   los   grupos   dirigentes   periféricos.     Desde   las   posiciones  pristinas   avanzadas   por   Hanna   Aredent,   se   asumió   que   los   regímenes   políticos  totalitarios y sus similares, solo podían ser derrocados por medio de la intervención de  fuerzas externas, tal fue el caso del Fascismo y del Nacional Socialismo sin embargo los  recientes casos de Nicaragua y los países de Europa del Este han puesto en evidencia  que tales regímenes en su versión reciente,  solo se mantienen debido a la intervención  de fuerzas externas (la voluntad del aparato militar soviético) que creaba para ellos un  campo   de   fuerzas   y   de   contención   que   les   hacia   invulnerables   al   desarrollo   de   las  contradicciones internas. La evidencia histórica reciente, muestra que una vez que ese  campo de fuerzas es levantado, dichos regímenes se desploman como un castillo de  naipes.   Es dentro de este marco de deterioro general  de la situación interna del país que  socava las bases de su poder, y bajo los auspicios de la distensión entre las grandes  potencias que la dirigencia sandinista se ve obligada a abandonar su proyecto político  y a aceptar la búsqueda de una solución negociada a través del proceso de Esquipulas,  no  sin   antes  acelerar  la promulgación  de  una nueva constitución  que  le permitiera  detentar un fuerte poder de negociación, de cara a la oposición interna y a los actores  internacionales. Posteriormente,   la   búsqueda   de   la   solución   negociada   al   conflicto   nacional  avanzó   impulsada   por   los  rápidos  cambios  que  acontecieron   en  los  países  del   este  europeo a partir de 1988. El derrumbe del bloque socialista y el cambio profundo que 

29 se   operó   en   las   relaciones   de   Estados   Unidos   y   la   Unión   Soviética,   con   todas   sus  implicaciones   ideológicas,   económicas   y   políticas   provocó   la   reversión   total   de   la  coyuntura que nutría al modelo sandinista y la bancarrota de su concepción del mundo  (Weltanschauung). De allí en adelante la dirigencia sandinista fue obligada a pasar de la  ofensiva   a   la   defensiva.   Es   también   en   este   contexto   en   que   se   produce   el   triunfo  electoral de las fuerzas democráticas nicaragüenses aglutinadas en la Unión Nacional  Opositora( UNO), el 25 de Febrero de 1990. 

Notas
 Huntington, Samuel 1968. "Political Order in Changing Societies". New Haven:  Yale University Press.   El   Frente   Amplio   Opositor    (FAO)   era   una  organización   que   agrupaba   a   la  mayoría de las fuerzas democráticas de la oposición nicaragüense  en 1978. Antes de la  caída de Somoza el Frente Sandinista  dividió al FAO mediante la creación del Frente  Patriótico Nacional (FPN).   A  comienzos   de  1979,  antes  de   la caída   de  Somoza, el  Frente   Sandinista   se  encontraba dividido en tres facciones o tendencias, de acuerdo al tipo de estrategia para  llegar al poder: la Tercerista o insurreccional, la Proletaria o   de lucha de masas, y la  Guerra Popular Prolongada o GPP. Esta última era la más radical de todas.   La   Dirección   Nacional   es   el   órgano   supremo   de   conducción   del   Frente  Sandinista y se encontraba integrado por   nueve comandantes, representativos de las  tres tendencias.   Los   "Organismos   de   Masa     eran   organizaciones   creadas   por   el   partido  gobernante y adscritos  a él como una extensión de su propia estructura. Entre ellos  sobresalen organizaciones de todo tipo, sindicales (Central Sandinista de Trabajadores,  Asociación   de   Trabajadores   del   Campo),   gremiales   (Confederación   Nacional   de  Profesionales   Héroes   y   Mártires),   empresariales   (Unión   Nacional   de   Agricultores   y  Ganaderos),   vecinales   (Comités   de   Defensa   Sandinista),   de   mujeres   (Asociación   de  Mujeres Luisa Amanda Espinoza), de niños (Asociación de Niños Sandinistas), militares  (Milicias Populares Sandinistas), etc.
6 5 4 3 2 1

 El COSEP es el Consejo Superior de la Empresa Privada, organismo corporativo 

30 que integra a la mayoría de las camaras y organizaciones gremiales del sector privado  de Nicaragua   La relaciones  entre el Regimen  sandinista y organizaciónes  como el Consejo  Superior de la Empresa Privada (COSEP), la Iglesia Catolica, los sindicatos, el Diario La  Prensa,   la   Confederación   Nacional   de   Prefesionales   (CONAPRO)   y   los   partidos  politicos son ejemplos de este procedimiento. Para una mayor ampliación de este punto  puede   consultarse:Velazquez   Jose   Luis.   Nicaragua:   Sociedad   Civil   y   Dictadura.  Editorial Libro Libre. San Jose. Costa Rica.1986.  Datos tomados de las Informes Sobre la Situación de los Derechos Humanos en  Nicaragua. Años 1990, 1991 y 1992. Asociación Nicaraguense Pro Derechos Humanos  (ANPDH).Managua. Nicaragua. 
8 7

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->