Está en la página 1de 1

En aquel tiempo, Jess cont esta parbola: Si uno de vosotros tiene un amigo y,

acudiendo a l a medianoche, le dice: "Amigo, prstame tres panes, porque ha llegado de


viaje a mi casa un amigo mo y no tengo qu ofrecerle", y aqul, desde dentro, le responde:
"No me molestes; la puerta ya est cerrada, y mis hijos y yo estamos acostados; no puedo
levantarme a drtelos", os aseguro, que si no se levanta a drselos por ser su amigo, al
menos se levantar por su importunidad, y le dar cuanto necesite. Yo os digo: Pedid y se
os dar; buscad y hallaris; llamad y se os abrir. Porque todo el que pide, recibe; el que
busca, halla; y al que llama, se le abrir. Qu padre hay entre vosotros que, si su hijo le
pide un pez, en lugar de un pez le da una culebra; o, si pide un huevo, le da un escorpin?
Si, pues, vosotros, siendo malos, sabis dar cosas buenas a vuestros hijos, cunto ms el
Padre del cielo dar el Espritu Santo a los que se lo pidan!