Está en la página 1de 1

Marcelino, pan y vino es una historia cristiana, muy dulce y suave, que toca

sutilmente el tema de la muerte.


Jose Mara Snchez Silva dedic sus libros a los nios y los adolescentes.
Otros libros de su autoria son: "Bokumba, rey de los negros", "La burrita Nom",
"Cuentos de navidad", "Adn y el seor Dios" y "Adis, Josefina".
Resumen:
En la ciudad espaola de Castilla, doce frailes franciscanos reconstruyen su
convento, destruido por las guerras contra los franceses. Un da, el hermano
portero encuentra en la puerta a un recin nacido abandonado, y la comunidad
decide hacerse cargo de l. Marcelino crece entre travesuras y el cario de los
frailes.
Los religiosos deciden buscarle una familia de adopcin. Se lo proponen a
varias personas del pueblo, pero finalmente el cario de los frailes puede ms,
y Marcelino permanece con ellos.
Un da, una mujer le habla de su hijo Manuel, a quien no llega a conocer, pero,
desde entonces, se convierte en su inseparable amigo imaginario.
Todo cambia para cuando, desobedeciendo la prohibicin de los religiosos,
Marcelino decide subir al desvn. All descubre una gran imagen del Crucifijo
que le hace correr de espanto, pero la curiosidad puede ms y regresa.
Entonces el miedo se transforma en compasin y nace una emotiva y dulce
relacin entre el Cristo y Marcelino, que cada da roba de la cocina pan y vino,
para llevrselos.
El tema de la madre es siempre el centro de la conversacin entre ellos y el
pequeo expresa su deseo de irse al cielo, para estar con su madre y con la de
Jess.
Mientras tanto, los religiosos, que han notado el cambio en el comportamiento
de Marcelino, lo siguen hasta el desvn, en donde, con tristeza, son testigos de
cmo el pequeo se "duerme" en los brazos de Cristo.
Frases del libro:
- De todos modos, aquel hombre que haba visto era un personaje ms en el
cual pensar a todas horas; pero, eso s, sin poder hablar a nadie de l.
- Entonces el Seor le explic cmo eran las madres. Y le dijo cmo eran de
dulces y de bellas. Y Cmo queran a sus hijos siempre y de que se quitaban las
cosas de comer y de beber y de abrigar para drselas a ellos.