33

C u e s t i o n e s

de

a n t a g o n i s m o

D i r e c t o r

C a r l o s

P r i e t o

d e l

C a m p o

Diseño de cubierta

Sergio Ramírez
Título original

The Destruction of the European Jews
Traducción de

Cristina Piña Aldao

Reservados todos los derechos.
De acuerdo a lo dispuesto en el art. 270
del Código Penal, podrán ser castigados con penas
de multa y privación de libertad quienes
reproduzcan sin la preceptiva autorización o plagien,
en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica
fijada en cualquier tipo de soporte.

© Raúl Hilberg, 2002 (edición revisada publicada por Yale University Press)
© Ediciones Akal, S. A., 2005
para lengua española
Sector Foresta, I
28760 Tres Cantos
Madrid - España
Tel.: 918 061 996
Fax: 918 044 028
www.akal.com
ISBN-10: 84-460-1809-8
ISBN-13: 978-84-460-1809-4
Depósito legal: M-16.073-2005
Impreso en Lavel, S. A.
Humanes (Madrid)

La destrucción
de los judíos europeos
Raúl

Hilberg

-akal-

/

Indice general

Prefacio a la edición en castellano ...............................................................

9

Prefacio a la tercera edición.........................................................................

15

Prefacio a la edición revisada.......................................................................

17

Prefacio a la primera edición .......................................................................

21

I. Precedentes...........................................................................................

23

II. Antecedentes.........................................................................................

47

III. La estructura de la destrucción ............................................................

67

IV La definición por decreto.......................................................................

77

V. La expropiación .....................................................................................

93

Los despidos .............................................................................................

95

Las arianizaciones .....................................................................................

105

Los impuestos sobre el patrimonio...........................................................

145

El bloqueo del dinero .......................... ....................................................

15 1

Los trabajos forzados y las regulaciones salariales ...................................

158

Los impuestos especiales sobre la ren ta...................................................

16 1

Las medidas de inanición...........................................................................

163

VI. La concentración ...................................................................................

169

El área del Reich-Protektorat ...................................................................

169

Polonia......................................................................................................

201

Las expulsiones.......... ............................................................................

220

La formación de los guetos ...................................................................

230

5

El mantenimiento del gueto................................................................

253

Las confiscaciones...............................................................................

259

La explotación de los trabajadores......................................................

269

El control de los alimentos..................................................................

282

Enfermedad y muerte en los guetos ..................................................

289

VII. Las operaciones móviles de exterminio...............................................

293

Preparativos..........................................................................................

294

El primer barrido...................................................................................

3 13

Estrategia..........................................................................................

315

La cooperación con las unidades móviles de exterminio......................

323

Las operaciones de exterminio y sus repercusiones............................

346

El exterminio de los prisioneros de guerra.............................................

366

La fase intermedia.................................................................................

373

El segundo barrido ...............................................................................

403

VIII. Las deportaciones............................. ...............................................

431

Organismos centrales de deportación....................................................

446

El área del Reich-Protektorat ................................................................

455

El proceso de desarraigo....................................................................

455

Primer problema especial: Mischlinge y judíos de matrimonios mixtos ..

456

Segundo problema especial: los judíos de Theresienstadt................

470

Tercer problema especial: los judíos sometidos a retrasos................

480

Cuarto problema especial: los judíos recluidos.................................

490

Apresamiento y transporte ................................................................

496

Confiscaciones...................................................................................

514

Polonia..................................................................................................

527

Preparativos.......................................................................................

529

La realización de las deportaciones....................................................

535

Consecuencias económicas ................................................................

578

El arco semicircular...............................................................................

601

El norte..............................................................................................

612

Noruega..........................................................................................

6 13

Dinamarca.......................................................................................

618

6

El oeste..................................................................................................

628

Países Bajo s........................................................................................

629

Luxemburgo ......................................................................................

661

Bélgica................................................................................................

664

Francia................................................................................................

675

Italia....................................................................................................

734

Los Balcanes..........................................................................................

755

Area militar del «sureste»..................................................................

756

Serb ia..............................................................................................

758

G recia..............................................................................................

770

Los satélites por excelencia................................................................

788

Croacia............................................................................................

788

Eslovaquia........................................................................................

798

Los satélites oportunistas ...................................................................

825

Bulgaria.............. ..............................................................................

826

Rum ania..........................................................................................

841

Hungría............................................................................................

887

IX. Las operaciones de los campos de exterm inio.....................................

953

Los orígenes de los campos de exterminio...............................................

953

Organización, personal y m antenim iento.................................................

990

La utilización de mano de o b ra.................................................................

1016

Los experimentos m édicos.......................................................................

1035

Las confiscaciones....................................................................................

1046

Las operaciones de exterm inio................................................................

1060

La ocultación..........................................................................................

1060

La «cinta transportadora»......................................................................

1067

La supresión..........................................................................................

1076

La liquidación de los centros de exterminio y el fin del proceso de
destrucción ..............................................................................................

1079

X . Reflexiones.............................................................................................

1094

Los perpetradores.....................................................................................

1094

La expansión destructiva .......................................................................

1095

Los obstáculos .......................................................................................

M IO

7

Problemas administrativos..................................................................

IIII

Problemas psicológicos......................................................................

1115

Las víctim as..............................................................................................

1140

Los vecinos ..............................................................................................

I 154

X I. Consecuencias......................................................................................

1163

Los juicios ................................................................................................

I 178

Rescate......................................................................................................

1233

Resarcimiento ..........................................................................................

1282

X II. Repercusiones......................................................................................

1335

Apéndice A Rangos alemanes .....................................................................

I 345

Apéndice B Estadísticas de judíos fallecidos ...............................................

1347

Apéndice C Nota sobre las fuentes.............................................................

1369

Bibliografía escogida....................................................................................

1379

índice analítico ............................................................................................

1392

8

Prefacio a la edición
en castellano

Pocos años después de la Segunda Guerra Mundial, empecé a preguntarme por qué
la muerte de millones de judíos europeos en lugares de ametrallamiento y cámaras de
gas llamaba tan poco la atención en Estados Unidos. N i siquiera la comunidad judía
estadounidense, que debido a la catástrofe se había convertido automáticamente en la
mayor del mundo, manifestó mucho ultraje o desesperación. A cualquiera con el más
mínimo conocimiento de lo que había pasado debe de habérsele ocurrido que la escala
y la intensidad de la operación, aplicada por una burocracia alemana metódica y eficaz,
carecían de precedentes. Los judíos residentes fuera del continente europeo debían
tener claro que su pérdida sería permanente, nunca tendría remedio, nunca se borra­
ría. La reacción fue, sin embargo, contenida.
Es cierto que en Washington la Guerra Fría que se impuso rápidamente ensombreció
los descubrimientos de los campos de concentración hechos durante la liberación en 1945
y después de la misma. Las urgencias del nuevo conflicto entre el Este y el Oeste enmu­
decieron buena parte de lo que podría haberse dicho sobre el régimen nazi. Habían sur­
gido nuevas necesidades, se habían trazado nuevos mapas, y forjado nuevas alianzas. Esta­
ba claro, además, que la nueva Alemania debía desempeñar una función importante en
esta transformación. Los judíos, a su vez, se enfrentaron a una crisis inmediata propia
cuando el naciente Estado de Israel se vio amenazado. En esa atmósfera, la respuesta de
la comunidad judía estadounidense en particular fue de dos tipos: alárma por Israel y abotargamiento respecto a la sombra de los judíos muertos en Europa.
Éste era el escenario cuando, a los veintidós años, decidí investigar y registrar la des­
trucción de los judíos europeos. Retrospectivamente, me doy cuenta de que probable­
mente no hubiera tomado esta decisión si hubiera sido algo más joven o algo más viejo.
Había vivido durante un año bajo el régimen de Hitler en Viena, a los doce años, cuando

9

apenas era suficientemente maduro como para observar el impacto de la presencia nazi
sobre nuestra familia y nuestros amigos. Seis años después, estuve como soldado esta­
dounidense en suelo alemán, destinado en una unidad que capturó Múnich, y conser­
vaba en la memoria buena parte de lo que había visto allí. Aun así, no sabía qué iba a
hacer. Sólo después de volver a la vida civil, estudiando ciencias políticas, me di cuen­
ta de las masas de documentos alemanes que habían sido transportados a Estados Uni­
dos y, después, de que estos materiales me permitirían recoger información detallada y
elementos que me ayudaran a comprender. Específicamente, aprendería algo sobre la
estructura administrativa y las funciones de los organismos alemanes implicados en las
medidas contra los judíos. Si hubiera sido más viejo y más experimentado, quizá hubie­
se rehuido un proyecto que de hecho había subestimado enormemente. Pero en ese
momento me sumergí en el trabajo creyendo que necesitaría cinco años para comple­
tar la tarea. Cuando alcancé ese límite inicial, estaba muy lejos de mi objetivo, pero
había recopilado una enorme cantidad de materiales y me sentí impulsado a seguir.
Desde el comienzo, mis principales fuentes fueron los documentos alemanes. En
Nuremberg, los ayudantes de los fiscales habían seleccionado la correspondencia que
incriminaba a los altos funcionarios acusados de crímenes de guerra. Esta pila, que con­
tenía copias de muchos miles de órdenes, cartas e informes, fue mi primer material de
lectura. Después, en Washington, también busqué documentación y periódicos en la
Biblioteca del Congreso, y en N ueva York encontré otra fuente de documentación
indispensable, el YIVO Institute. Pero el espectáculo más impresionante lo hallé en el
Federal Records Center de Alexandria, Virginia, donde las carpetas alemanas captura­
das se almacenaban en cajas que ocupaban decenas de miles de metros de estantería.
De pie en este cavernoso edificio, me di cuenta de que no podría leer todos estos papeles
en toda mi vida. En Alexandria desarrollé el hábito de hurgar al azar en una colección.
Descubrí que no todo se halla donde uno lo busca, pero que donde uno no ha buscado
todavía se puede encontrar casi de todo. Esa es una de las razones que, una y otra vez,
me movieron a extender mis exploraciones por todas partes.
Me di cuenta de que tenía que consultar también fuentes judías. La documentación
interna de los consejos judíos resultó ser escasa. La mayoría se había perdido durante la
guerra. Así, por ejemplo, los archivos de la comunidad judía de Colonia quedaron com­
pletamente destruidos en un bombardeo aéreo, y los del consejo judío de Varsovia fue­
ron consumidos por las llamas durante la revuelta del gueto. Abundaban, por el con­
trario, los relatos de los supervivientes. Contenían información valiosa sobre las
reacciones de las víctimas, pero no iluminaban la evolución de los acontecimientos. Me
parecía evidente que los judíos no veían claramente más allá de las vallas de los guetos.
Sólo los perpetradores tenían una visión general. Me di cuenta de que, sólo por esta
razón, una historia global debía basarse, en primer lugar, en los registros contem porá­
neos de aquellos que habían iniciado o puesto en práctica las medidas antijudías. A un­

10

que estos hombres no habían empezado con un plan básico, tenían una dirección, y sus
actos encajaban en una secuencia reconocible. Esa lógica dictaba qué pasos tenían que
dar antes de poder seguir con cualquier otro. Tan pronto como comprendí esta cadena
de toma de decisiones, en una fase inicial de mi investigación, redacté un esbozo deta­
llado de 20 páginas que me permitió organizar mis notas en el orden en el que las iba a
usar. Inevitablemente, de esa forma adoptaría una perspectiva alemana y vería el avance
de los sucesos a través de los ojos alemanes.
Con los años, continué mi tarea en archivos más distantes, más recientemente en
los abiertos detrás del antiguo Telón de Acero, y aproveché los crecientes fondos de
microfilmes del United States H olocaust Memorial Museum de Washington. A medi­
da que iba recogiendo este material diverso, también estaba en mejor situación para
enmendar los errores que había cometido, llenar vacíos en el relato que había escrito,
y profundizar en las conclusiones establecidas. Pero he mantenido mi armazón original,
capítulo a capítulo, hasta hoy.
La primera edición de La destrucción de los judíos europeos la publicó tras varios retrasos
una pequeña editorial en 1961, casi trece años después de haber empezado mi trabajo.
Aunque el libro fue reseñado en la prensa, el contenido no era fácil de digerir. Yo no
había hecho concesiones en mi descripción, de la que no había eliminado la complejidad
del proceso a medida que era aplicado por los perpetradores, ni la desprevención de las
víctimas enfrentadas a la matanza. A nte todo, los lectores estadounidenses no estaban
aún preparados para el tema; debían transcurrir muchos más años antes de que se con­
virtiera en un tema de enseñanza y comentario generalizados.
La primera traducción completa del libro, ampliada con nuevas investigaciones, la
publicó una pequeña editorial alemana en 1983. N o debería sorprender que los alem a­
nes, que habían roto con su propio pasado, no hubieran contemplado antes este capí­
tulo de la Segunda Guerra Mundial; pero tampoco es accidental que desde mediados
de la década de 1980 los alemanes no se mostraran sólo dispuestos a leer este material,
sino que también desarrollaran un sustancial cuerpo propio de historiadores del H olo­
causto. La sociedad alemana tiene algo en común con la judía. En ambas el tema es una
historia familiar. A l tiempo que los judíos estadounidenses se interesaban gradualmen­
te por el destino de sus parientes perdidos en Europa, también los hijos y los nietos de
los perpetradores tenían que enfrentarse al ineludible hecho de que durante el régimen
nazi sus padres y abuelos habían contribuido al proceso de destrucción. La hazaña no
había sido sólo producto de las acciones de las SS o de la policía. Estuvo m odelada tam ­
bién por un enjambre de oscuros participantes del ejército, el funcionariado civil, la
industria y los ferrocarriles, que habían contribuido con su experiencia indispensable al
resultado final. Yo había estudiado precisamente esta implicación.
Siguieron otras traducciones, entre ellas al francés y al italiano. Inicialmente, tam ­
bién Francia tenía un pasado poco agradable que superar, y allí la dificultad radicaba en

II

la circunstancia de que, durante años, los ex miembros de la Resistencia vivían al lado
de los antiguos colaboracionistas. Con historias tan distintas, los dos grupos tenían que
fundirse en un futuro común. Italia era el país que había pasado de ser el principal alia­
do europeo de Alem ania a convertirse en un territorio ocupado bajo dominio alemán,
un doloroso antecedente que exigía curación. En Italia había comparativamente pocos
judíos, pero residían allí desde la Antigüedad, y en los días de la independencia italiana
que se prolongó hasta 1943, el régimen fascista nunca igualó la eficacia alemana en su
persecución. Los italianos rechazaron las solicitudes alemanas de deportación, no sólo
desde la propia Italia, sino también desde las regiones ocupadas por Italia en Francia,
Yugoslavia y Grecia. Durante la fase más peligrosa, bajo la ocupación alemana, miles de
judíos italianos fueron deportados, pero muchos más consiguieron ocultarse. Estos
ejemplos se recuerdan ahora plenamente.
España se mantuvo oficialmente neutral durante la Segunda Guerra Mundial. Su
costosa guerra civil había acabado sólo cinco meses antes de que los alemanes com en'
zaran la invasión de Polonia; pero dado que el régimen franquista había obtenido su vic­
toria con considerable ayuda alemana e italiana, aportó tropas para que lucharan con­
tra el Ejército Rojo en el frente oriental. Después de 1945, el país tardó treinta años en
convertirse en parte plenamente integral de la vida europea. Tanto las potencias occi­
dentales como el bloque soviético consideraban a España como un resto ideológico de
las fuerzas derechistas que en A lem ania y sus aliados habían desatado agresión tras
agresión. En cierto sentido, el tiempo se había paralizado.
En 1939, sólo había en España unos cuantos miles de habitantes judíos. Estos,
expulsados en 1942, nunca habían vuelto. Pero durante la guerra, el gobierno español
no pasó por alto a la comunidad judía ni fue inconsciente de su desaparición. Cientos
de miles de judíos seguían hablando castellano. La mayoría había adquirido el idioma
siendo emigrantes en América Latina durante los siglos XIX y XX, pero en los Balcanes
y en Turquía quedaba otro grupo de judíos, los sefardíes, que habían salido de España
en el siglo XV Y habían conservado s u castellano, con algunos cambios de consonantes
y vocales, con virtiéndolo en ladino. Estas personas constituían la mayor comunidad de
habla castellana en Europa fuera de la propia España. En 1924, un decreto del gobier­
no español permitió a los sefardíes de Salónica y Alejandría solicitar la nacionalidad
española. N o hubo muchos que aprovecharan esa oportunidad, y en ningún momento
previo el gobierno español que pudieran emigrar a España más que un puñado de ellos,
pero cuando las deportaciones y los gaseamientos alcanzaron su punto culminante,
entre 1942 y 1944, los diplomáticos españoles manifestaron sus preocupaciones mora­
les en un tono llamativamente similar al empleado por los-funcionarios italianos que
intentaban salvar a los judíos.
La muerte de Franco señaló el fin del aislamiento al que aún se veía sometida Espa­
ña. A medida que se instituían las reformas democráticas y surgía una apertura de la

12

investigación, era lógico que toda la historia de la guerra fuera objeto de un estudio más
preciso. En medio de esa probabilidad era inevitable encontrarse con la catástrofe de
los judíos.
La actual edición aparece en lengua castellana al final de los esfuerzos de toda mi
vida. Es el último texto que puedo presentar con el producto de la investigación que
realicé hasta finales de 2003. En la medida en que en España y en Am érica Latina no
hay tantos estudios sobre el tema como en otros países, la mayoría de los contenidos de
esta traducción quizá resulten nuevos para los lectores. Sin embargo, a pesar de la aper­
tura de los archivos de Europa occidental y oriental y la consiguiente multiplicación de
fuentes disponibles, ninguna obra sobre el Holocausto, la mía incluida, es en absoluto
completa, y ninguna puede garantizar que esté líbre de errores. Sólo puedo decir que,
desde el comienzo, he intentado escribir el estudio más amplio y fiable que pueda com ­
poner un autor solo. Ése ha sido mi principal objetivo.
Raúl Hilberg
Burlington, Vermont
A gosto de 2004

13

Prefacio a la tercera
edición

Hoy, la bibliografía dedicada a este tem a alcanzaría para llenar una biblioteca. El
Holocausto lo estudian con avidez en Am érica y en otros continentes hombres y
mujeres altam ente com petentes, que plantean nuevas preguntas y consultan las nue­
vas fuentes disponibles. ¿Por qué, entonces, tendría yo que seguir con mi propia obra,
comenzada hace m ás de cincuenta años, después de que la primera edición aparecie­
ra en 1961 y la segunda en 1985? Después de todo, uno debe parar en un punto, aun ­
que sólo sea por agotamiento. Era consciente, sin embargo, de que no había llegado al
final, y sabía que ningún tema era para mí más importante que éste. M e sentía impul­
sado a examinar cualquier documento, todo aquello que pudiera proporcionarme una
clave sobre algo sobre lo que me había interrogado o quería conocer, así que cuando se
abrieron los archivos de Europa Oriental, poco después de 1985, mi impulso de seguir
se intensificó.
A menudo, un documento de una carpeta no aporta más que un pequeño detalle, y
esto ha ocurrido también en mi búsqueda continuada. El valor de dicho descubrimien­
to podría ser considerable, no obstante, porque podría cambiar una perspectiva, alterar
de maneras sutiles el significado que yo había atribuido a un acontecimiento, o podría
demostrar la relación entre dos hechos aparentemente independientes entre sí. Otros
materiales revelan importantes episodios, como también he experimentado. En esa
situación, podía ampliar el alcance de mis conocimientos y escribir una historia más
completa. A medida que avanzaba, he ido añadiendo buena parte de lo descubierto en
ambas categorías a las traducciones del libro a otros idiomas, y finalmente la edición
estadounidense de 1985 se convirtió en la más antigua impresa.
En un campo de investigación empírico, ninguna obra de cualquier autor y ninguna
edición de dicha obra puede ser definitiva, aunque alguna editorial pueda desear afir­

15

marlo. Un libro de historia es una empresa que se ha detenido en algún momento, y lo
que contiene está siempre incompleto. Mi más viejo amigo, Eric Marder, consideraba,
sin embargo, que la edición de 1985 no debía seguir siendo mi última palabra en inglés,
e hizo posible esta edición por parte de Yale University Press. N ada de lo que yo diga
puede expresar mi gratitud por lo que ha hecho.
Éste es el momento en el que pienso también en mi familia. Mi esposa Gwendolyn,
siempre a mi lado, me ayuda desinteresadamente corrigiendo las pruebas de imprenta
del texto recientemente impreso. Mis hijos David y Deborah se han mudado hace unos
años, pero siguen siendo una inspiración para mí, sin importar lo lejos que estén o lo
escasamente que los vea.
Burlington, Vermont
Junio de 2002

16

Prefacio a la edición
revisada

La obra que culmina en los contenidos de estos volúmenes comenzó en 1948. Desde
entonces han transcurrido treinta y seis años, pero el proyecto ha seguido conmigo, desde
la primera juventud a la mediana edad, a veces interrumpido, pero nunca abandonado,
debido a una pregunta que me planteé. Desde el comienzo he querido saber cómo destruyeron a los judíos de Europa. Q uería explorar el mecanismo de destrucción en su tota­
lidad, y a medida que ahondaba en el problema, veía que estaba estudiando un proce­
so administrativo llevado a cabo por burócratas en una red de organismos esparcidos
por todo un continente. Conocer los componentes de este aparato, con todas las face­
tas de sus actividades, se convirtió en la principal tarea de mi vida.
El «cómo» de los acontecimientos es una forma de aprender a conocer a los perpe­
tradores, a las víctimas, a los espectadores. En esta obra se describirá la participación
de todos ellos. Se mostrará a los cargos públicos alemanes pasando memorandos de
mesa en mesa, debatiendo sobre definiciones y clasificaciones, y redactando leyes públi­
cas o instrucciones secretas en su incansable impulso contra los judíos. La comunidad
judía, atrapada entre la maleza de estas medidas, se contemplará en función de lo que
hizo y lo que no hizo como respuesta al asalto alemán. El mundo exterior forma parte
de esta historia, en virtud de su postura de espectador.
Aun así, el acto de destrucción fue alemán, y este retrato enfoca principalmente a
los que concibieron, los que iniciaron y los que pusieron en práctica la empresa. Ellos
construyeron el marco en el que los colaboradores del Eje y los países ocupados contri­
buyeron a la operación, y ellos crearon las condiciones con las que se encontraron los
judíos en un gueto cerrado, en la ruleta de una redada, o a la entrada de una cámara
de gas. Para investigar la estructura del fenómeno es necesario plantear primero la cues­
tión sobre los alemanes.

17

He buscado respuestas en gran número de documentos. Estos materiales no son me­
ramente un registro de los acontecimientos, sino creaciones de la propia maquinaria
administrativa. Lo que nosotros denominamos fuente documental fue en otro tiempo
una orden, una carta o un informe. Su fecha, firma y envío la invistieron de consecuencias
inmediatas. La hoja de papel en manos de los participantes fue una forma de acción. Hoy,
la mayoría de las colecciones supervivientes son alemanas, pero hay también algunos restos
de los consejos judíos y de otros organismos no alemanes. He buscado en todos ellos, no
sólo por los hechos que contienen, sino para recaptar el espíritu en el que se escribieron.
El mío no es un estudio breve. El libro es largo y complejo porque describe una empre­
sa enorme e intrincada. Es detallado porque trata de casi todos los aspectos importantes en
el campo de la destrucción, dentro y fuera de Alemania, desde 1933 a 1945. N o está resu­
mido, para que pueda registrar, plenamente, unas medidas que se aplicaron plenamente.
La primera edición de esta obra apareció en Chicago hace veintitrés años. O cupa­
ba 800 páginas a doble columna, y se reimprimió varias veces. Yo sabía, incluso mien­
tras la versión original se encontraba aún en prensa, que inevitablemente me daría
cuenta de que había cometido errores, de que había vacíos en el relato, y de que las
afirmaciones analíticas o las conclusiones me parecerían algún día incompletas o impre­
cisas. También sabía que para alcanzar mayor precisión, equilibrio y claridad, tendría
que usar más documentos.
Mi primer sondeo se había concentrado principalmente en las pruebas reunidas para
los procesos de Nuremberg y en los depósitos de documentos alemanes capturados y trasla­
dados en ese momento a Estados Unidos. Ahora, mi investigación se ampliaría para cubrir
diversos materiales que salían a la luz en los archivos de varios países. Por prolongada
que fuera esta labor, proporcionaría información sobre organizaciones y acontecimientos que
hasta entonces habían permanecido velados o completamente ocultos. Entre los documen­
tos que encontré había telegramas de los ferrocarriles alemanes estableciendo horarios para
los trenes de la muerte, protocolos de los funcionarios de la comunidad judía en Berlín duran­
te la guerra sobre sus reuniones periódicas con oficiales de la Gestapo, y archivos reciente­
mente desclasificados de la Oficina Estadounidense de Servicios Estratégicos sobre el campo
de exterminio de Auschwitz. Cada serie de comunicaciones estaba escrita en un lenguaje
interno, cada una encerraba un mundo separado, y cada una suponía un eslabón perdido.
La atmósfera de trabajo ha cambiado considerablemente. En las décadas de los cua­
renta y cincuenta yo copiaba los documentos a mano, y mecanografiaba el manuscrito
sobre una mesa portátil, en una máquina manual. En aquellos tiempos, el mundo aca­
démico no se acordaba del tema, y las editoriales no lo recibían bien. De hecho, recibí
más a menudo consejos de que abandonara el tema que de que lo continuara. M ucho
después, en los mal iluminados archivos judiciales de Düsseldorf o Viena, seguía co­
piando testimonios en un cuaderno, pero el aislamiento había desaparecido. El tema,
que había dejado de ser inmencionable, ha atraído al público.

18

Por fortuna, cuando empecé con pocos recursos, recibí ayudas decisivas. Recuerdo
a Hans Rosenberg, cuyas clases sobre la burocracia soldaron mis ideas cuando era estu­
diante universitario; Franz Neumann, ya fallecido, cuya guía me fue esencial en las pri­
meras fases de mi investigación, siendo alumno de doctorado en la Universidad de
Columbia; William T. R. Fox, de la misma universidad, que intervino con actos de
extraordinaria amabilidad cuando me sentía perdido; Filip Friedman, ya fallecido, que,
creyendo en mi obra, me animó; y mi difunto padre, M ichael Hilberg, cuyo sentido del
estilo y la estructura literaria pasó a ser el mío. Mi viejo amigo Eric M arder escuchó mis
lecturas de buena parte de los borradores manuscritos. C on su mente extraordinaria­
mente penetrante, me ayudó a superar una dificultad tras otra. El difunto Frank Petschek se interesó por el proyecto cuando aún no estaba terminado. Lo leyó línea a línea
y, con un gesto singular, hizo posible su primera publicación.
Un investigador depende completamente de archiveros y bibliotecarios. Algunos de
los que me ayudaron no saben cómo me llamo, otros posiblemente no me recuerden.
No es muy posible mencionar a todos aquellos cuyos conocimientos especializados me
resultaron vitales y, por consiguiente, mencionaré sólo a Dina Abramowicz, del YIVO
Institute, a Bronia Klibanski, de Yad Vashem, a Robert Wolfe, de National Archives, y
a Sybil Milton, del Leo Baeck Institute. Serge Klarsfeld, de la Beate Klarsfeld Founda­
tion y Liliana Picciotto Fargion del Centro di Documentazione Hebraica Contem porá­
nea me enviaron sus valiosas publicaciones y me comentaron sus datos. O tros muchos
historiadores y especialistas de otras disciplinas me facilitaron la búsqueda de fuentes
en la Biblioteca de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia, en la Biblio­
teca del Congreso estadounidense, en los archivos judiciales alemanes, en los archivos
ferroviarios conservados en Fráncfort y Nuremberg, en el Instituí für Zeitgeschichte de
Múnich, en los Archivos Federales Alem anes de Coblenza, la Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen de Ludwigsburg, en el Centro Docum ental Estadounidense de
Berlín, en el Centre de Documentation Juive Contemporaine de París, en los archivos
del Com ité Judío Estadounidense, y en la Oficina de Investigaciones Especiales, ads­
crita al Departam ento de Justicia estadounidense.
Vivo en Vermont desde 1956, y durante estas décadas he trabajado en la Universi­
dad de Vermont, que me ha dado el tipo de respaldo que sólo una institución que pro­
porciona un empleo fijo, permisos sabáticos, y ocasionalmente pequeñas cantidades de
dinero para la investigación, puede aportar a lo largo del tiempo. En la universidad tam ­
bién he tenido compañeros que me han apoyado. El primero fue el ya fallecido L. Jay
Gould, que siempre tuvo paciencia conmigo; y más recientemente, Stanislaw Staron,
con quien he trabajado en el diario escrito por A dam Czerniaków, presidente del gueto
de Varsovia; y Samuel Bogorad, con quien dicté un curso sobre el Holocausto.
A H. R. Trevor-Roper, que escribió varios artículos sobre el libro cuando se publicó
por primera vez, le debo la mayor parte del reconocimiento recibido por éste. Hermán

19

Wouk, novelista, y Claude Lanzmann, cineasta, que han retratado el destino judío en
empresas artísticas de gran alcance, me reforzaron en mi propia búsqueda en muchas
ocasiones.
Mi agente literario, Theron Raines, hombre de letras que sabe del tema, ha hecho
incesantes esfuerzos en mi nombre. M ax Holmes, director de Holmes & Meier, asumió
la tarea de publicar la segunda edición con un profundo conocimiento de lo que yo
intentaba hacer.
Para mi familia tengo una mención especial. Mis hijos David y Deborah me han
dado el propósito y la paz. Mi esposa Gwendolyn me ha ayudado con su amorosa pre­
sencia y su fe en mí.
Burlington, Vermont
Septiembre de 1984

20

Prefacio a la primera
edición

Primeramente, habría que hablar del alcance de este libro. Para que nadie se confunda con la palabra «judíos» incluida en el título, permítaseme señalar que éste no es
un libro sobre los judíos. Es un libro sobre aquellos que destruyeron a los judíos. N o se
leerá mucho acerca de las víctimas. El objetivo enfoca a los perpetradores.
Los siguientes capítulos describirán la enorme organización de la máquina destruc­
tiva alemana y los hombres que desempeñaron importantes funciones en dicha m áqui­
na. Revelarán la correspondencia, los memorandos, las actas de conferencias que pasa­
ron de mesa en mesa a medida que la burocracia alemana tomaba sus pesadas y
drásticas decisiones de destruir, completa y totalmente, a los judíos de Europa. Trata­
rán de los obstáculos administrativos y psicológicos que bloquearon periódicamente la
acción, y mostrarán cómo se superaron estos impedimentos.
Por otra parte, no se hará hincapié sobre las consecuencias que las medidas alemanas
tuvieron sobre la comunidad judía de Europa y de otras partes. N o nos detendremos en los
sufrimientos de los judíos, ni exploraremos las características sociales de la vida en el gueto
o la existencia en los campos. En la medida en que examinemos las instituciones judías, lo
haremos principalmente a través de los ojos de los alemanes: como herramientas utilizadas
en el proceso de destrucción. En resumen, este estudio no abarca la evolución interna de
la organización y de la estructura social judías. Eso es historia judía. Hace referencia a la
tempestad que provocó el naufragio. Eso forma parte de la historia occidental. La historia
de Occidente que a veces ha estado modelada por los judíos. H a sido cambiada también
en la misma medida - o incluso m ás- por aquellos que han actuado contra los judíos, por­
que cuando yo le hago algo a otro, también me hago algo a mí mismo.
N o se ha explorado aún la total importancia de las medidas alemanas; la destrucción
de los judíos europeos no ha sido asimilada todavía como acontecimiento histórico.

21

Esto no significa que en general se niegue la desaparición de millones de personas, y
tampoco implica que se dude seriamente de que enormes masas de estas personas fue­
ron ametralladas en zanjas y gaseadas en campos. Pero reconocer un hecho no signifi­
ca aceptarlo en el sentido académico. Los actos inauditos de tal magnitud sólo son
aceptados académicamente cuando se estudian como pruebas que examinan las con­
cepciones existentes sobre la fuerza, las relaciones entre culturas y la sociedad en su
conjunto. H ace sólo una generación, los incidentes descritos en este libro habrían sido
considerados improbables, no factibles, o incluso inconcebibles. Ahora han ocurrido.
La destrucción de los judíos fue un proceso de extremos. Por eso es tan importante
como fenómeno de grupo. Por eso puede servir de examen para las teorías sociales y
políticas. Pero para practicar tales exámenes, no basta con saber que los judíos han sido
destruidos; es necesario también comprender cómo se realizó esta empresa. Esa es la
historia que se cuenta en este libro.
Burlington, Vermont
Octubre de 1960

22

Precedentes

La destrucción alemana de los judíos europeos constituyó un tour de force\ el hundi­
miento de los judíos bajo el asalto alemán supuso una manifestación de fracaso. Ambos
fenómenos fueron el producto ñnal de una época anterior.
Las políticas y medidas antijudías no comenzaron en 1933. Durante muchos siglos, en
muchos países, los judíos habían sido víctimas de una acción destructiva. ¿Qué objetivo
tenían estas actividades? ¿Cuáles eran los fines de aquellos que persistían en cometer
actos antijudíos? A lo largo de la historia occidental, se han aplicado contra los hebreos
de la diáspora tres políticas consecutivas.
La primera política antijudía comenzó en el siglo IV d.C. en Roma1. A comienzos de
dicho siglo, durante el reinado de Constantino, la Iglesia cristiana adquirió poder en Roma,
y el cristianismo se convirtió en religión estatal. A partir de ese periodo, el Estado aplicó
la política esclesiástica. Durante los siguientes 12 siglos, la Iglesia católica prescribió las
medidas que se debían tomar respecto a los judíos. A l contrario que los romanos pre­
cristianos, que afirmaban no tener monopolio sobre la religión y la fe, la Iglesia cristiana
insistía en la aceptación de la doctrina cristiana.
Para comprender la política cristiana hacia el judaismo, es esencial darse cuenta de que
la Iglesia no buscaba la conversión tanto para acrecentar su poder (siempre ha habido
un número reducido de judíos), como por la convicción de que el deber de los verdaderos
creyentes era salvar a los no creyentes de la condena al fuego eterno. El celo en la tarea de

1
La Roma precristiana no tenía una política antijudía. Roma había aplastado al Estado inde­
pendiente de Judea, pero los judíos de Roma disfrutaban de igualdad ante la ley. Podían firmar escri­
turas, celebrar matrimonios válidos con romanos, ejercer los derechos de tutclaje, y ocupar cargos
públicos. Otto STOBBE, Die juden in Deutschland wáhrend des Mittelalters, Leipzig, 1902, p. 2.

23

conversión indicaba la profundidad de la fe. La religión cristiana no era una de las múlti­
ples religiones, sino la verdadera, la única. Quienes no pertenecían a su rebaño eran igno­
rantes o estaban equivocados. Los judíos no podían aceptar el cristianismo.
En las primeras fases de la fe cristiana, muchos judíos consideraban a los cristianos como
miembros de una secta judía. Después de todo, los primeros cristianos todavía observaban
la ley hebrea. Simplemente habían añadido unas cuantas prácticas no esenciales, tales como
el bautismo, a su vida religiosa. Pero su punto de vista cambió abruptamente cuando Cris­
to fue elevado a la categoría de deidad. Los judíos sólo tienen un Dios. El no es Cristo, y
Cristo no es El. Desde entonces, el cristianismo y el judaismo son irreconciliables. La acep­
tación del cristianismo ha significado desde entonces el abandono del judaismo.
En la Antigüedad y en la Edad Media, los judíos no abandonaron fácilmente su religión.
Con paciencia y persistencia, la Iglesia intentó convertir a los obstinados hebreos, y duran­
te mil doscientos años se libró sin interrupción el debate teológico. Los judíos no se dejaron
convencer. Gradualmente, la Iglesia empezó a respaldar sus palabras con la fuerza. El papado
no permitió que se ejerciese presión sobre los judíos individuales; Roma prohibió las con­
versiones forzosas2. Sin embargo, en general, el clero sí hizo uso de la presión. Poco a poco,
pero con un efecto cada vez más amplio, la Iglesia adoptó medidas «defensivas» contra sus
pasivas víctimas. Se «protegía» a los cristianos de las consecuencias «perniciosas» que podía
tener la relación con los judíos mediante rígidas leyes contra los matrimonios mixtos,
prohibiciones de debatir sobre temas religiosos, leyes contra la domiciliación en moradas
comunes. La Iglesia «protegía» a sus cristianos de las «perniciosas» enseñanzas judías
quemando el Talmud y prohibiendo a los judíos ejercer cargos públicos3.
Estas medidas se constituyeron en precedentes de actividades destructivas. El poco
éxito que la Iglesia tenía en el logro de su objetivo lo revela el trato dado a los escasos
judíos que sucumbían a la religión cristiana. El clero no estaba seguro de su éxito, de
ahí la práctica extendida, en la Edad Media, de identificar a los prosélitos como anti­
guos judíos4; de ahí la inquisición de los nuevos cristianos sospechosos de herejía5; de
ahí la emisión en España de certificados de limpieza de sangre para demostrar que los
antepasados eran puramente cristianos, y la especificación de «cristianos a medias»,
«un cuarto de cristianos nuevos» y «un octavo de cristianos nuevos», etcétera6.
2 Esta prohibición tenía un punto débil: una vez convertido, aunque fuese a la fuerza, a un judío
se le prohibía volver a su fe. Guido K is c h , The Jews in Medieval Germany, Chicago, 1949, pp. 201-202.
3 De hecho, los no judíos que querían convertirse al judaismo tropezaban con formidables obs­
táculos. Véase Louis FlNKEISTElN, «The Jewish Religión: Its Beliefs and Practices», en Louis Finkelstein (ed.), The Jews: Their History, Culture, and Religión, vol. 2, Nueva York, 1949, p. 1376.
4 Guido Kisch, The Jews in Medieval Germany, cit., p. 315.
5 Ibid.
6 Cecil ROTH, «Marranos and Racial Anti-Semitism - A Study in Parallels», Jewish Social Studies 2
(1940), pp. 239-248. Se acusaba a los médicos cristianos nuevos de matar a los pacientes, un tribunal

24

La no conversión tuvo consecuencias a largo alcance. La Iglesia, habiendo fracasa­
do en su objetivo de conversión, comenzó a contemplar a los judíos como un grupo de
personas especiales, diferentes a los cristianos, sordos al cristianismo y peligrosos para
la fe cristiana. En 1542, Martín Lutero, fundador del protestantismo, escribió las
siguientes líneas:
Y, si hubiese una chispa de sentido común y entendimiento en ellos, tendrían verda­
deramente que pensar de esta forma: oh, Dios mío, hay algo que no tiene sentido y no
va bien en nosotros; nuestra desgracia es dem asiado grande, dem asiado larga, demasiado
dura; Dios nos ha olvidado, etc. Yo no soy judío, pero no me gusta m editar seriamente
sobre la brutal cólera de Dios contra este pueblo, porque me aterroriza la idea que atra­
viesa mi cuerpo y mi alma: ¿qué va a pasar con la cólera eterna en el infierno contra los
falsos cristianos y los descreídos?7

En resumen, si él fuese judío, habría aceptado el cristianismo hacía tiempo.
Un pueblo no puede sufrir durante 1.500 años y seguir considerándose el pueblo ele­
gido. Pero este pueblo estaba ciego. Había sido golpeado por la cólera de Dios. El los
había golpeado «con frenesí, ceguera y un corazón enfurecido, con el fuego eterno, o lo
que dicen los profetas: la cólera de Dios se proyectará como un fuego que nadie podrá
sofocar»8.
El manuscrito luterano se publicó en una época de creciente odio a los judíos. Se había
invertido demasiado en 12 siglos de política de conversión, y se había obtenido muy poco.
Desde e l siglo XIII al XVI, los judíos de Inglaterra, Francia, Alemania, España, Bohemia e
Italia recibieron ultimatos que sólo les daban una opción: convertirse o ser expulsados.
La expulsión es la segunda política antijudía de la historia. En su origen, esta políti­
ca se presentó como la única alternativa; una alternativa, además, que se dejaba a elec­
ción de los judíos. Pero mucho después de la separación entre Iglesia y Estado, mucho
después de que el Estado dejase de aplicar la política eclesiástica, la expulsión y la
exclusión siguieron siendo el objetivo de la actividad antijudía.
de Toledo dictó en 1449 una sentencia al efecto de que los cristianos nuevos no eran elegibles para
cargos públicos, y en 1604 se les prohibió el acceso a la Universidad de Coimbra (ibid..). Los descen­
dientes de judíos o moros tampoco podían servir en la «Milicia de Cristo», el ejército de Torquemada, encargado de torturar y quemar a los «herejes». Franz H e l b in g , Die Torcur - Geschichte der Folter
im Kriminalverfahren aller Vólker und Zeiten, Berlín, 1902, p. 118.
' Martín LUTERO, Von denjueden undjren Luegen, Wittenberg, 1543, p. Aiii. Los números de las
páginas de la edición original del libro de Lutero se sitúan en la parte inferior de cada dos o cuatro pá­
ginas como sigue: A, Aii, Aiii, B, Bii, Biii, hasta Z, Zii, Ziii, comenzando de nuevo con a, aii, aiii.
8
Ibid., p. diii. La referencia al frenesí es una inversión. El frenesí es uno de los castigos por aban­
donar al único Dios.

25

Los antisemitas del siglo XIX, que se apartaron de los objetivos religiosos, abrazaron
la emigración de los judíos. Los antisemitas odiaban a los judíos con un sentimiento de
rectitud y razón, como si hubiesen adquirido el antagonismo de la Iglesia igual que es­
peculadores que compran los derechos de una empresa en quiebra. C on este odio, los
enemigos posteclesiásticos de los hebreos también asumieron la idea de que era impo­
sible cambiar a los judíos, que no se les podía convertir, que no era posible asimilarlos,
que eran un producto acabado, de características inflexibles, de nociones establecidas
y creencias fijas.
La política de expulsión y exclusión fue adoptada por los nazis y se mantuvo como
objetivo de toda la actividad antijudía hasta 1941. Ese año marca un punto de inflexión
en la historia antijudía. En 1941, los nazis se hallaban inmersos en una guerra total. Varios
millones de judíos fueron encarcelados en guetos. La emigración se hizo imposible. Un
proyecto de última hora de embarcar a los judíos hacia la isla africana de M adagascar
había fracasado. Era necesario «resolver el problema judío» de alguna otra forma. En este
momento crucial, en las mentes nazis emergió la idea de establecer una «solución terri­
torial». La «solución territorial» o «la solución final de la cuestión judía en Europa», como
se conoció, preveía la muerte de los judíos europeos. Había que matarlos. Esta fue la ter­
cera política antijudía de la historia.
En resumen. Desde el siglo IV d.C. ha habido tres políticas antijudías: la conversión,
la expulsión y la aniquilación. La segunda apareció como alternativa a la primera, y la
tercera surgió como alternativa a la segunda.
La destrucción de los judíos europeos entre 1933 y 1945 nos parece ahora un caso
sin precedentes en la historia. De hecho, en sus dimensiones y configuración total, nada
por el estilo había sucedido antes. Com o resultado de una empresa organizada, cinco
millones de personas fueron asesinadas en el breve espacio de unos años. La operación
estaba terminada antes de que nadie pudiese calibrar su enormidad, y mucho menos sus
consecuencias futuras.
Pero, si analizamos esta explosión singularmente masiva, descubrimos que la mayor
parte de los sucedido en esos doce años ya había ocurrido antes. El proceso de destrucción
nazi no surgió de la nada; fue la culminación de una tendencia cíclica9. Es posible obser­
var la tendencia en los tres objetivos sucesivos de los administradores antijudíos. Los misio­
neros cristianos habían dicho en realidad: no tenéis derecho a vivir entre nosotros siendo
judíos. Los gobernantes laicos que los siguieron habían proclamado: no tenéis derecho a
vivir entre nosotros. Los nazis alemanes decretaron finalmente: no tenéis derecho a vivir.
9
Una tendencia regular no se rompe (por ejemplo, un aumento de la población); una tendencia
cíclica se observa en algunos de los fenómenos recurrentes. Podemos hablar, por ejemplo, de un con­
junto de guerras que se hacen progresivamente más destructivas, depresiones que disminuyen de gra­
vedad, etcétera.

26.

Estos objetivos progresivamente más drásticos trajeron consigo un lento y constante crecimiento de las medidas y las ideas antijudías. El proceso comenzó con el intento
de atraer a los judíos al cristianismo. La evolución siguió para obligar a las víctimas a
exiliarse. Terminó cuando se llevó a los judíos a la muerte. Los nazis alemanes, por con­
siguiente, no descartaron el pasado; se basaron en él. N o comenzaron una evolución;
la completaron. En los profundos intersticios de la historia antijudía encontraremos
muchas de las herramientas administrativas y psicológicas con las que los nazis pusieron
en práctica el proceso de destrucción. En los huecos del pasado descubriremos también
las raíces de la respuesta característica judía a un ataque externo.
La significación de los precedentes históricos se comprenderá más fácilmente en la
esfera administrativa. La destrucción de los judíos fue un proceso administrativo, y su ani­
quilación requería la aplicación de medidas administrativas sistemáticas en pasos sucesi­
vos. N o hay muchas formas en las que la sociedad moderna pueda, fácilmente, matar a
una gran cantidad de personas que viven en su propio seno. Este es un problema de efi­
ciencia de gran dimensión, y que plantea incontables dificultades e innumerables obs­
táculos. Pero, al revisar la documentación sobre la destrucción de los judíos, recibimos casi
inmediatamente la impresión de que la administración alemana sabía lo que hacía. Con
un inquebrantable sentido de la orientación y una extraña capacidad para encontrar el
camino, la burocracia alemana encontró la senda más corta para llegar al objetivo final.
En teoría, la propia naturaleza de la tarea determina la forma en que ésta se lleva a
cabo. Cuando hay voluntad, hay también un modo, y con que haya la mínima volun­
tad necesaria, ese camino se encontrará. Pero ¿y si no hay tiempo para experimentar?
¿Y si la tarea debe resolverse de manera rápida y eficaz? U na rata en un laberinto que
tiene un único camino hacia la meta aprende a escoger ese camino después de muchos
intentos. También los burócratas se ven, a veces, atrapados en un laberinto, pero no pue­
den permitirse ensayar. Quizá no haya tiempo para dudas y paradas. Ésta es la razón por
la que los resultados anteriores son tan importantes; ésta es la razón por la que la expe­
riencia pasada es tan esencial. Se dice que la necesidad aguza el ingenio, pero si se han
creado ya precedentes, si ya se ha establecido una guía, el ingenio deja de ser necesa­
rio. La burocracia alemana podía recurrir a tales precedentes y seguir dicha guía, porque
los burócratas alemanes podían echar mano de unas enormes reservas de experiencia
administrativa, unas reservas que la Iglesia y el Estado habían acumulado en 15 siglos
de actividad destructiva.
En el transcurso de su intento de convertirlos, la Iglesia católica había tomado muchas
medidas contra los judíos. Estas medidas estaban diseñadas para «proteger» a la comunidad
cristiana de las enseñanzas hebreas y, no incidentalmente, para debilitar la «obstinación»
judía. Es indicativo que tan pronto como el cristianismo se convirtió en religión estatal de
Roma, en el siglo IV d.C., se pusiera fin a la igualdad de ciudadanía de los judíos. «La Iglesia
y el Estado cristiano, decisiones conciliares y leyes imperiales, trabajaron mano a mano a par­

27

tir de entonces para perseguir a los judíos»10. Aunque la mayoría de estas leyes no se aplica­
ron en la totalidad de la Europa católica desde el momento de su concepción, si se convir­
tieron en precedentes para la era nazi. El cuadro 1.1 compara las medidas antijudías básicas
de la Iglesia católica y los modernos homólogos puestos en práctica por el régimen nazi11.
Ningún resumen del derecho canónico puede ser tan revelador como una descrip­
ción del gueto de Roma, mantenido por el Estado papal hasta la ocupación de la ciu­
dad por el ejército realista italiano en 1870. U n periodista alemán que visitó el gueto
en los días en que se procedía a su cierre publicó dicha descripción en Neue Freie Presse11.
El gueto constaba de unas cuantas calles húmedas, oscuras y sucias en las que se había
hacinado (eingepfercht) a 4.700 seres humanos.
Cuadro 1.1. Medidas canónicas y nazis contra los judíos
DERECHO CANONICO

MEDIDA NAZI

Prohibición de matrimonios mixtos y relaciones se­
xuales entre cristianos y judíos, Sínodo de Elvira,
año 306

Ley para la Protección de la Sangre y el Honor
Alemanes, 15 de septiembre de 1935 (RGB11, 1146)

Prohibición de que cristianos y judíos coman juntos,
Sínodo de Elvira, año 306

Se prohíbe a los judíos la entrada en los vagones co­
medor (ministro de Transportes al ministro del Inte­
rior, 30 de diciembre de 1939, Documento NG-3995)

No se permite a los judíos ocupar cargos públicos,
Sínodo de Clermont, año 535

Ley para el Reestablecimiento del Funcionariado
Civil Profesional, 7 de abril de 1933 (RGB11, 175)

No se permite a los judíos emplear sirvientes ni po­
seer esclavos cristianos, Tercer Sínodo de Orleáns,
año 538

Ley para la Protección de la Sangre y el Honor
Alemanes, 15 de septiembre de 1935 (RGB11, 1146)

No se permite a los judíos mostrarse en público du­
rante la Semana Santa, Tercer Sínodo de Orleáns,
año 538

Decreto que autoriza a las autoridades locales a
prohibir que los judíos salgan a la calle ciertos días
(es decir, en las festividades nazis), 3 de diciembre
de 1938 (RGB1 1, 1676)

Quema del Talmud y otros libros, 12.° Sínodo de
Toledo, año 681

Quema de libros en la Alemania nazi

Se prohíbe a los cristianos acudir a médicos judíos,
Sínodo Trullano, año 692

Decreto de 25 de julio de 1938 (RGB11, 969)

Se prohíbe a los cristianos convivir con los judíos
en casa de estos, Sínodo de Narbona, año 1050

Directiva de Goring en la que se establece la concen­
tración de judíos en casas, 28 de diciembre de 1938
(Bormann a Rosenberg, 17 de enero de 1939, PS-69)

10 Otto Stobbe, Die Juden in Deutschland wahrend des M ittelalters, cit., p. 2.
11 La lista de medidas eclesiásticas está tomada en su totalidad de Johann E. SCHERER, Die Rechtsverhaltnisse der Juden in den deutsch-osterreichischen Landem, Leipzig, 1901, pp. 39-49. En el cuadro 1.1
sólo se cita la primera fecha de cada medida.
12 Cari Eduard B a u e r n sc h m id , Neue Freie Presse (17 de mayo de 1870). Reimpreso en Aíiganeine
Zeitung des Judenthums, Leipzig, 19 de julio de 1870, pp. 580-582.

28

Cuadro 1.1. Medidas canónicas y nazis contra los judíos (cont.)
DERECHO CANÓNICO

MEDIDA NAZI

Se obliga a los judíos a pagar impuestos para sostener
a la Iglesia en la misma medida que los cristianos,
Sínodo de Gerona, año 1078

La «Sozialausgleichsabgabe» establece que los judíos
deben pagar un impuesto sobre la renta especial en
lugar de las donaciones destinadas a los fines del Par­
tido impuestas a los nazis, 24 de diciembre de 1940
(RGB11, 1666)

Prohibición de trabajar en domingo, Sínodo de
Szabolcs, año 1092
Se prohíbe a los judíos demandar o testificar con­
tra los cristianos en los tribunales, Tercer Concilio
de Letrán, año 1179, Canon 26

Propuesta por parte de la Cancillería del Partido de
que se prohíba a los judíos entablar demandas civi­
les, 9 de septiembre de 1942 (Bormann al Ministerio
de Justicia, 9 de septiembre de 1942, NG-151)

Se prohíbe a los judíos desheredar a descendientes
que hubiesen adoptado el cristianismo, Tercer Con­
cilio de Letrán, año 1179, Canon 26

Decreto capacitando al Ministerio de Justicia para
que anule los testamentos que ofendan el «sano jui­
cio del pueblo», 31 de julio de 1938 (RGB11, 937)

Marcado de las ropas judías con una insignia, Cuar­
to Concilio de Letrán, año 1215, Canon 68 (Copia­
do de la legislación del califa Ornar II [634-644],
que había decretado que los cristianos llevasen cin­
turones azules y los judíos amarillos)

Decreto de 1 de septiembre de 1941 (RGB11, 547)

Se prohíbe la construcción de nuevas sinagogas,
Concilio de Oxford, año 1222

Destrucción de las sinagogas en todo el Reich, 10
de noviembre de 1938 (Heydrich a Goring, 11 de
noviembre de 1938, PS-3058)

Se prohíbe a los cristianos asistir a ceremonias ju­
días, Sínodo de Viena, año 1267

Prohibidas las relaciones de amistad con judíos, 24
de octubre de 1941 (Directiva de la Gestapo, L-15)

Se prohíbe a los judíos discutir con simples cristia­
nos sobre los principios de la religión católica, Sí­
nodo de Viena, año 1267
Establecimiento de guetos obligatorios, Sínodo de
Breslau, año 1267

Orden de Heydrich, 21 de septiembre de 1939
(PS-3363)

Se prohíbe que los cristianos vendan o alquilen bie­
nes inmuebles a los judíos, Sínodo de Ofen, año 1279

Decreto que establece la venta obligatoria de los bie­
nes inmuebles de los judíos, 3 de diciembre de 1938
(RGB1 I, 1709)

La adopción de la religión judía por un cristiano o la
vuelta de un judío bautizado a la religión judía se
define como herejía, Sínodo de Maguncia, año 1310

La adopción de la religión judía por un cristiano lo
pone en peligro de ser tratado como judío. (Decisión
del Oberlandesgericht Kónigsberg, Cuarto Zivilsenat, 26 de junio de 1942) (Die Juden/rage [Vertrauli­
che Beilage], 1 de noviembre de 1942, pp. 82-83)

Prohibida la venta o transmisión de artículos ecle­
siásticos a los judíos, Sínodo de Lavour, año 1368
Se prohíbe a los judíos actuar como agentes en la
firma de contratos, especialmente contratos de
matrimonio, entre cristianos, Concilio de Basilea,
año 1434, Sessio XIX

Decreto de 6 de julio de 1938 estableciendo la li­
quidación de las agencias inmobiliarias, las agen­
cias de corretaje y las agencias matrimoniales judías
que atiendan a no judíos (RGB1 1, 823)

29

Cuadro 1.1. Medidas canónicas y nazis contra los judíos (cont.)
DERECHO CANÓNICO

MEDIDA NAZI

Se prohíbe a los judíos obtener títulos académicos,
Concilio de Basilea, año 1434, Sessio xix

Ley contra el Congestionamiento de las Escuelas y
Universidades Alemanas, 25 de abril de 1933
(RGBl I, 225)

Para arrendar una casa o un establecimiento comercial fuera de los límites del gueto,
los judíos necesitaban el permiso del cardenal vicario. La adquisición de bienes inmuebles
fuera del gueto estaba prohibida. El comercio de productos industriales o libros estaba
prohibido. La educación superior estaba prohibida. Las profesiones de abogado, boticario,
notario, pintor y arquitecto estaban prohibidas. Un judío podía ser médico, siempre que li­
mitase su práctica a los pacientes judíos. Ningún judío podía ocupar un cargo oficial. Se
exigía a los judíos que pagasen los mismos impuestos que el resto y, además, los siguientes:
(1) un estipendio anual para el mantenimiento de los funcionarios católicos que super­
visaban la Administración Financiera del gueto y la organización de la comunidad judía;
(2) una cantidad anual de 5.250 liras a la Casa Pía para su trabajo misionero entre los ju ­
díos; (3) una cantidad anual de 5.250 liras al claustro de los conversos, con el mismo
propósito. A cambio, el Estado papal gastaba una cantidad anual de 1.500 liras en obras
sociales. Pero no se dedicaba dinero estatal a la educación ni al cuidado de los enfermos.
El régimen papal del gueto de Roma nos da una idea del efecto acumulativo del
derecho canónico. Este fue su resultado total. Además, la política de la Iglesia no sólo
dio lugar a normativas eclesiásticas; durante más de mil años, la voluntad de la Iglesia
también fue impuesta por el Estado. Las decisiones de los sínodos y los consejos se con­
virtieron en guías básicas para la acción estatal. Todo Estado medieval copiaba el de­
recho canónico y lo elaboraba. A sí surgió un «derecho medieval internacional sobre los
hebreos», que siguió evolucionando hasta el siglo XVIII. Los refinamientos y las elabo­
raciones gubernamentales del régimen clerical se pueden comprobar brevemente en el
cuadro 1.2, que muestra también las versiones nazis.
Éstos son algunos de los precedentes transmitidos a la maquinaria burocrática nazi.
Indudablemente, no todas estas lecciones del pasado se recordaban en 1933; habían
sido oscurecidas en buena parte por el transcurso del tiempo. Esto es especialmente
cierto respecto a los principios negativos, tales como el evitar las revueltas y los pogro­
mos. En 1406 estalló un incendio en el barrio judío de Viena. La multitud, que no
venía al rescate, pretendía por el contrario asaltar a los judíos y saquear sus casas. A l
final los cristianos se empobrecieron, porque las casas de empeños, que se convirtie­
ron en humo durante la conflagración, contenían sus posesiones13. Esta experiencia

13
Otto STOWASSER, «Zur Geschichte der Wiener Geserah», Vierteljahrschrift für Sozial- und Wirtschaftsgeschichte 16 (1922), p. 117.

30

estaba completamente olvidada cuando, en noviembre de 1938, las multitudes nazis
penetraron de nuevo en las tiendas judías. Las que más perdieron fueron las empresas
aseguradoras alemanas, que tuvieron que pagar a los propietarios alemanes de los edi­
ficios dañados por la rotura de escaparates. Fue necesario aprender de nuevo una lec­
ción histórica.
Si bien hubo que hacer de nuevo antiguos descubrimientos, debe resaltarse que
otros muchos ni siquiera se habían sondeado antiguamente. Los precedentes adminis­
trativos de la Iglesia y el Estado eran en sí incompletos. La senda destructiva marcada
en siglos pasados era una senda interrumpida. Las políticas de conversión y expulsión de
los judíos podían llevar a cabo las operaciones destructivas sólo hasta cierto punto. Estas
políticas no sólo eran objetivos; eran también límites ante los cuales la burocracia tenía
que detenerse y que no podía traspasar. Sólo la eliminación de estas restricciones podía
producir el desarrollo de las operaciones destructivas en su pleno potencial. Esta es la
razón por la que los administradores nazis se convirtieron en improvisadores e innovado­
res, y, por eso, la burocracia alemana bajo Hitler hizo infinitamente más daño en doce
años de lo que la Iglesia católica fue capaz en 12 siglos.
Cuadro 1.2. Medidas p re nazis y nazis contra los judíos
EVOLUCIÓN ESTATAL PRENAZI

MEDIDA NAZI

Impuesto de protección per cápita (der goldene Opferpfennig) impuesta a los judíos por el rey Ludovico el Bávaro, 1328-1337 (Otto Stobbe, Die Juden
in Deutschland wáhrend des Mittelalters, cit., p. 31)
La propiedad de los judíos asesinados en una ciudad
alemana se consideraba propiedad pública, «porque
los judíos con sus posesiones pertenecen a la cámara
del Reich», disposición incluida en el código del siglo
XIV Regulas juris «Ad decus» (Guido Kisch, The Jews
in Medieval Germany, cit., pp. 360-361, 560-561)

Decimotercera Ordenanza de la Ley de Ciudada­
nía del Reich en la que se establece que se confis­
carán las propiedades de los judíos tras la muerte
de éstos, 1 de julio de 1943 (RGB11, 372)

Confiscación de los créditos de acreedores judíos
contra deudores cristianos al final del siglo XIV en
Nuremberg (Otto Stobbe, Die Juden in Deutschland
wahrend des Mittelalters, cit., p. 58)

Undécima Ordenanza de la Ley de Ciudadanía del
Reich, 25 de noviembre de 1941 (RGB1 1, 722)

«Multas»: por ejemplo, la multa de Regensburg
por «matar a un niño cristiano», año 1421 (ibid.,
pp. 77-79)

Decreto del «Pago de Desagravios» por parte de los
judíos, 12 de noviembre de 1938 (RGB11, 1579)

Pago del muro que rodeaba el gueto de Roma me­
diante exacciones a las víctimas, 1555 (Cecil ROTH,
The History nf the Jews of Italy, Filadelfia, 1946,
p. 297)

Pago del muro que rodeaba el gueto de Varsovia
mediante exacciones a las víctimas, 1941 (Ghetto
Kommissar Auerswald a Czerniaków, presidente
del Consejo Judío, 22 de octubre de 1941, JM
1112)

31

Cuadro 1.2. Medidas prenazis y nazis contra los judíos (cont.)
EVOLUCIÓN PRENAZI ESTATAL
Marcado de los documentos y papeles personales
para establecer que el poseedor o portador era judío
(Zosa S z a jk o w s k i , «Jewish Participation in the Sale
of National Property during the French Revolution», Jewish Social Studies [1952], p. 291 n.)

______________ MEDIDA NAZI______________

Hacia 1800, el poeta judío Ludwig Borne tuvo que
permitir que en su pasaporte figurase «Jud von Fráncfort» (Heinrich GRAETZ, Volkstümliche Geschichce
der Juderi, Berlín-Viena, 1923, vol. 3, pp. 373-374)

Decreto que establece el sellado de los pasaportes,
5 de octubre de 1938 (RGB11, 1342)

Marcado de las casas, horas de compras especiales
restricción de movimientos, siglo XVII, Fráncfort
(ibid., pp. 387-388)

Marcado de las viviendas judías (Jüdisches Nachrichtenblatt, Berlín, 17 de abril de 1942)
Decreto que establece las restricciones de movi­
mientos, 1 de septiembre de 1941 (RGB1 I, 547)

Nombres judíos obligatorios en la práctica buro­
crática del siglo xix (Leo M. F ried m an , «American
Jewish Ñames», Historia Judaica [octubre de 1944],
p. 154)

Decreto de 5 de enero de 1937 (RGB11, 9)
Decreto de 17 de agosto de 1938 (RGB11, 1044)

y

Decreto que establece el uso de tarjetas de identi­
ficación, 23 de julio de 1938 (RGB11, 922)

Los precedentes administrativos, sin embargo, no son los únicos determinantes históri­
cos que nos conciernen. En una sociedad occidental, la actividad destructiva no es sólo un
fenómeno tecnocrático. Los problemas derivados del proceso de destrucción no son sola­
mente administrativos, sino también psicológicos. A un cristiano se le ordena que escoja a
Dios y rechace al diablo. Cuanto más destructiva sea su tarea, por lo tanto, más potentes
son los obstáculos morales que encuentra. Es necesario eliminar estos obstáculos morales;
hace falta resolver de alguna forma el conflicto interno. Uno de los principales medios con
los que el perpetrador intenta limpiar su conciencia es cubriendo a su víctima con un
manto de maldad, retratándola como un objeto que debe ser destruido.
En los anales de la historia encontramos muchos retratos de este tipo. De un modo
invariable, flotan efusivamente como nubes a lo largo de los siglos, y de un continente
a otro. Sea cual sea su origen o su destino, la función de estos estereotipos es siempre
la misma. Se utilizan como justificaciones para el pensamiento destructivo; se emplean
como excusas para la acción destructiva.
Los nazis necesitaban ese estereotipo. Precisaban dicha imagen del judío. Por lo
tanto, no carece de importancia el hecho de que cuando Hitler llegó al poder la im a­
gen estuviese todavía ahí. El modelo ya estaba fijado. C uando Hitler hablaba de los
judíos, podía hablar a los alemanes en un lenguaje familiar. Cuando injuriaba a su víc­
tima, resucitaba una concepción medieval. Cuando gritaba sus feroces ataques contra
los judíos, despertaba a sus alemanes como de una especie de sopor ante una ofensiva
durante mucho tiempo olvidada. /C uál es, exactamente, la antigüedad de estas acusa­
ciones? ¿Por qué tienen un tono de tanta autoridad?

32

La imagen del judío que se encuentra en la propaganda y en la correspondencia nazi se
forjó varios siglos antes. Martín Lutero ya había trazado los primeros esbozos de dicho retrato, y los nazis, en su época, poco tenían que añadir al mismo. He aquí unos cuantos extrac­
tos del libro Sobre los judíos y sus mentiras, de Lutero. Permítaseme resaltar, sin embargo, que
las ideas de Lutero las compartían otros en su siglo, y que su modo de expresión correspon­
día al estilo de la época. Su obra sólo se cita aquí porque fue una figura sobresaliente en la
evolución del pensamiento alemán, y lo escrito por ese hombre no se puede olvidar en el
descubrimiento de una conceptualización tan crucial como ésta. El tratado de Lutero sobre
los judíos estaba dirigido directamente a sus lectores, y, en ese relato torrencial, las frases
descendían sobre ellos como una verdadera avalancha. He aquí un pasaje:
C on esto podréis ver fácilmente cómo interpretan y obedecen el quinto m andam ien­
to de la ley de Dios, a saber, que son sabuesos sedientos y asesinos de toda la cristiandad,
con plena intención, desde hace ya más de 14 siglos, y de hecho a m enudo fueron quem a­
dos hasta la muerte bajo acusación de haber envenenado el agua y los pozos, robado y
descuartizado niños, para enfriar en secreto su furia con sangre cristiana14.

Y otro:
A hora vemos qué mentira tan obvia, burda y enorme supone su queja de que noso­
tros los mantenem os cautivos. H ace más de 1.400 años que Jerusalén fue destruida, y en
este m om ento hace casi 300 años desde que los cristianos son perseguidos por los judíos
de todo el m undo (como ya se ha señalado antes), de forma que bien podríam os quejar­
nos nosotros de que ellos nos habían capturado y m atado, lo cual es la verdad desnuda.
Adem ás, hasta ahora desconocem os qué mal los ha traído a nuestro país; nosotros no fui­
mos a buscarlos a Jerusalén15.

Incluso entonces nadie los retenía allí, continuaba Lutero. Podían ir donde quisie­
ran. Porque eran una pesada carga, «como una plaga, pestilencia, pura desgracia en
nuestro país». Habían sido expulsados de Francia, «un nido especialmente adecuado»,
y el «am ado emperador Carlos» los expulso de España, «el mejor nido de todos». Y este
año han sido expulsados de toda la corona bohemia, incluida Praga, «también un nido
adecuado». Igualmente de Ratisbona, M agdeburgo y otras ciudades16.
¿Se llama a esto cautividad, a que uno no sea bien recibido en ningún territorio o
casa? Sí, nos m antienen a nosotros los cristianos cautivos en nuestro país. N os dejan tra­
14 Martín Lutero, Von den Jueden und Jren Luegen, cit., p. diii.
15 Ibid.
16 Ibid., pp. diii, e.

33

bajar con el sudor de nuestra frente, ganar dinero y propiedad para ellos, mientras que
ellos se sientan delante del horno, perezosos, chismorrean, asan peras, comen, beben,
viven tranquilamente y bien a costa de nuestra riqueza. N os han capturado a nosotros y
a nuestros bienes con su maldita usura, se burlan de nosotros y nos escupen, porque tra­
bajam os y les permitimos ser perezosos hidalgos que nos poseen a nosotros y a nuestro
reino; son, por lo tanto, nuestros señores, nosotros somos sus siervos con nuestra propia
riqueza, nuestro sudor y nuestro trabajo. Después ellos m aldicen a nuestro Señor, para
recom pensarnos y dam os las gracias. ¿No debería el diablo reír y danzar, si puede dispo­
ner de tal paraíso entre nosotros los cristianos, que puede devorar a través de los judíos,
sus santones, aquello que es nuestro, tapándonos la boca y la nariz com o recompensa,
burlándose y maldiciendo a Dios y al hombre por añadidura.
N o podían haber tenido en Jerusalén, en los tiempos de David y Salom ón, con sus propiedades unos días tan buenos com o los que disfrutan ahora con las nuestras, que roban
y hurtan diariamente. Pero aun así se quejan de que los m antenem os cautivos. Sí, los teñemos y m antenem os en cautividad, de la misma forma que yo he capturado mi cálculo, la
pesadez de mi sangre, y todas las demás enferm edades17.

¿Qué han hecho los cristianos, pregunta Lutero, para merecer tal destino? «N os­
otros no llamamos prostitutas a sus mujeres, y tampoco las maldecimos, no robamos y
desmembramos a sus hijos, no envenenamos su agua. N o tenemos sed de su sangre.»
Era tal y como Moisés lo había dicho. Dios los había golpeado con la locura, la cegue­
ra y un corazón enfurecido18.
Esta es la imagen que Lutero traza de los judíos. En primer lugar, quieren gobernar
el m undo19. En segundo lugar, son archicriminales, asesinos de Cristo y de toda la cris­
tiandad20. Finalmente, se refiere a ellos como una «plaga, pestilencia y pura desgra-

17 Ibid., p. e.
18 Ibid., p. eii.
19 El emperador Federico II, al excluir a los judíos de los cargos públicos, declaró en 1237: «Fie­
les a los deberes de un príncipe católico, excluimos a los judíos de los cargos públicos para que no
abusen del poder oficial para oprimir a los cristianos», Guido Kisch, The Jews in Medieval Germany,
cit., p. 149.
20 El que sigue es un pasaje de un libro de derecho alemán del siglo XV, el código municipal de
Salzwedel, par. 83.2: «En caso de que un judío asaltase a un cristiano o lo matase, el judío no puede
hacer réplica alguna, debe sufrir en silencio lo que la ley designe, porque no tiene nada que recla­
marle a la cristiandad y es el perseguidor de Dios y asesino de la cristiandad», Guido Kisch, The Jews
in Medieval Germany, cit-, p. 268. Kisch señala que anteriores libros de leyes alemanes no contenían
discriminaciones de ese tipo.
La leyenda de los pozos envenenados (siglo XIV) y la de los asesinatos rituales (siglo X lll) fueron con­
denadas por los papas. Johann E. Scherer, Die rechtsverhaltnisse der Juden, cit., pp. 36-38. Por otra parte,

34

cía»21. Este retrato que Lutero hace del gobierno judío mundial, la delincuencia judía y
la plaga judía ha sido a menudo repudiado. Pero, a pesar de la negación y la denuncia,
las acusaciones han sobrevivido. En cuatrocientos años, la imagen no ha cambiado.
En 1895, el Reichstag estaba discutiendo una medida, propuesta por la facción anti­
semita, para excluir a los judíos extranjeros. El orador Ahlwardt pertenecía a esa fac­
ción. He aquí algunos extractos de su discurso22:
Está claro que hay entre nosotros m uchos judíos de quienes no se puede decir nada
malo. Si uno califica de malos a todos los hebreos, lo hace con el conocim iento de que
las cualidades raciales de esta gente son tales que a largo plazo no pueden armonizar con las
cualidades raciales de las gentes alemanas, y que todo judío que en este momento no haya
hecho nada malo puede, no obstante, bajo las condiciones adecuadas, hacerlo, porque
sus cualidades raciales lo conducen a ello.
Señores, en India había cierta secta, los thug, que elevaba el asesinato a un acto de polí­
tica. En esta secta había, sin duda, unos cuantos que no habían cometido nunca personal­
mente un crimen, pero en mi opinión los ingleses hicieron lo correcto cuando extermina­
ron [ausrotteten] a toda la secta, sin plantearse la cuestión de si un miembro en particular
de la misma había cometido ya un asesinato o no, porque en el momento adecuado cada
miembro de la secta lo haría.

Ahlwardt señaló que los antisemitas no luchaban contra los judíos por su religión,
sino por su raza. Y continuó:
Los judíos han conseguido lo que ningún otro enemigo ha alcanzado: expulsar a los
pobladores de Fráncfort hacia las afueras. Y así es siempre que se congregan judíos en
grandes cantidades. Señores, los judíos son, de hecho, bestias de presa [...].
el código castellano del siglo XIII Las Siete Partidas, partida séptima, título XXIV («De los judíos»), ley II,
hace referencia al delito capital de crucificar a niños cristianos o figuras de cera en Viernes Santo. Anto­
nio G. S o la lin d e (ed.), Antoiogíd de Alfonso X el Sabio, Buenos Aires, 1946, p. 181. En cuanto a la con­
sideración jurídica de la usura, véase Guido Kisch, The Jews in Medieval Germany, cit., pp. 191-197.
21 El Cuarto Concilio de Letrán hizo un llamamiento expreso a los poderes seculares para que
«exterminasen (exterminare) a todos los herejes. Guido Kisch, The Jews in Medieval Germany, cit.,
p. 203. Esta disposición fue la base para una oleada de quemas en la hoguera durante las inquisiciones.
La historia de la décima plaga, la muerte del primogénito, ha dado lugar a la leyenda del asesi­
nato ritual, según la cual los judíos mataban niños cristianos durante la Pascua judía para utilizar su
sangre en el pan ácimo (matzo). Véase también la disposición de la partida séptima, en la que la déci­
ma plaga se combina con los Evangelios para producir la crucifixión de niños.
22 Reichstag, Stenographische Berichte, 53, sesión de 6 de marzo de 1895, pp. 1296 ss. El mérito de
descubrir este discurso e incluirlo en su libro corresponde a Paul M a s s in g , Rehearsal for Destrucción,
Nueva York, 1949.

35

El señor Rickert [otro diputado que se había opuesto a la exclusión de los judíos]
empezó diciendo que ya teníamos dem asiadas leyes, y que esa era la razón por la que no
deberíamos ocuparnos de un nuevo código antijudío. Ese es realmente el argumento más
interesante que se haya presentado jam ás contra el antisemitismo. ¿Deberíamos dejar a los
judíos a su albedrío sólo porque tenemos demasiadas leyes? Bien, pienso que si elimináse­
mos a los judíos [die juden abschaffen], podríamos eliminar la mitad de las leyes incluidas
ahora en nuestros códigos.
Después, el diputado Rickert dijo que es realmente una vergüenza -n o sé si dijo exac­
tamente eso, porque no pude tom ar notas, pero el significado era que es una vergüenzaque una nación de 50 millones de personas tema a unos cuantos judíos. [Rickert había
citado estadísticas para probar que el número de judíos del país no era excesivo.] Sí,
caballeros, el diputado Rickert tendría razón si se tratase de luchar con armas honradas
contra un enemigo honrado; entonces obviamente los alem anes no temerían a un puña­
do de gente. Pero los judíos, que operan com o parásitos, son un problema diferente. El
señor Rickert, que no es tan alto com o yo, teme a un solo germen de cólera; y, señores,
los judíos son gérmenes de cólera.
(R isas)

Caballeros, es la capacidad infecciosa y el poder de explotación de los judíos lo que
está involucrado.

Ahlwardt pidió a continuación a los diputados que barriesen a «estas bestias de
presa [Rotten Sie diese Raubtiere aus]», y continuó:
Si ahora se señala -y ése es indudablemente el argumento de los dos oradores que nos
han precedido- que el judío también es humano, debo rechazarlo totalm ente. El judío no
es alemán. S i dicen ustedes que el judío ha nacido en A lem ania, ha sido criado por enfer­
meras alemanas, ha obedecido las leyes alemanas, ha tenido que convertirse en soldado
- y qué tipo de soldado, mejor no hablemos de eso (Risas en el ala derecha)
ha cumplido sus deberes, ha tenido que pagar impuestos, también, pues bien, nada de eso
es decisivo para la nacionalidad, sino sólo la raza de la que ha nacido [aus der er herausgeboren istj. Permítanme utilizar una analogía banal, que ya he presentado en discursos
anteriores: un caballo que nace en un establo no es una vaca. (Carcajadas atronadoras.)
U n judío que nace en A lem ania sigue sin ser alemán; sigue siendo judío.

Ahlwardt puntualizó a continuación que no era cosa de risa, sino un asunto mortalmente serio.

36

Es necesario ver la cuestión desde este ángulo. N i siquiera pensam os en llegar tan
lejos, por ejemplo, como los antisem itas austríacos del Reichsrath, y pedir que se esta­
blezca un fondo para recompensar a todo aquel que dispare a un judío [dass wir ein
Schussgeld für die Juden beantragen wollten], o que debiésemos decidir que quien m ate a
un judío herede su propiedad. (Risas, inquietud.) N o pretendemos esas cosas aquí; no que­
remos llegar tan lejos. Pero lo que sí queremos es una tranquila y sensata separación entre
los judíos y los alemanes. Y para conseguirla, es ante todo necesario que cerremos esa
escotilla, de forma que no pueda entrar ninguno más.

Es notable que dos hombres separados entre sí por trescientos cincuenta años puedan
seguir hablando el mismo lenguaje. La imagen que Ahlwardt presenta de los judíos es en
sus rasgos básicos una réplica del retrato luterano. El judío sigue siendo (1) un enemigo
que ha conseguido lo que ningún enemigo externo ha alcanzado: expulsar a los pobla­
dores de Fráncfort hacia las afueras; (2) un criminal, un bruto, una bestia de presa, que
comete tantos delitos que su eliminación permitiría al Reichstag reducir el código penal
a la mitad, y (3) una plaga o, más precisamente, un germen de cólera. Bajo el régimen
nazi, estas concepciones del judío se expusieron y repitieron en un flujo casi intermina­
ble de discursos, carteles, cartas y memorandos. El propio Hitler prefería considerar al
judío un enemigo, una amenaza, un contrario taimado y peligroso. He aquí lo que dijo
en un discurso pronunciado en 1940, cuando analizaba su «lucha por el poder».
Fue una batalla contra un poder satánico, que había tom ado posesión de todo nues­
tro pueblo, que había acum ulado en sus m anos todos los puestos claves de la vida cien­
tífica, intelectual y económ ica, y que desde la ubicación privilegiada que le proporcio­
naban éstos vigilaba a toda la nación. Fue una batalla contra un poder que, al mismo
tiempo, tenía la influencia de com batir con la ley a cualquier hombre que intentase
entablar batalla contra ella, y contra cualquier hombre que estuviese dispuesto a ofre­
cer resistencia a la expansión de este poder. E n ese momento, los todopoderosos judíos nos
declararon la guerra23.

El Gauleiter Julius Streicher resaltaba la afirmación de que los judíos eran delin­
cuentes. El que sigue es un extracto de un discurso típico de Streicher a las Juventudes
Hitlerianas. Se escribió en 1935.
N iños y niñas, retrotraigámonos algo m ás de hace diez años. U na guerra - la Guerra
M un dial- se había cernido sobre los pueblos de la tierra y había dejado finalmente un
m ontón de ruinas. Sólo un pueblo se m antuvo victorioso en esta m ortal guerra, un p u e­
23 Discurso de Hitler, prensa alemana (10-11 de noviembre de 1940).

37

blo del que Cristo dijo que su padre es el demonio. Ese pueblo había arruinado a la
nación alemana en cuerpo y alma.

Pero entonces apareció Hitler y el mundo se animó con la idea de que ahora
la raza hum ana podría librarse de nuevo de este pueblo que vaga por el mundo desde hace
siglos y milenios, m arcado por el signo de Caín.
Niños y niñas, aun cuando digan que los judíos fueron en otro tiempo el pueblo ele­
gido, no lo creáis, creednos por el contrario a nosotros cuando decim os que los judíos no
son el pueblo elegido. Porque no puede ser que un pueblo elegido actúe entre los pueblos
como lo hacen los judíos hoy en día.
U n pueblo elegido no va por el m undo haciendo a otros trabajar para ellos, chupán­
doles la sangre. N o anda entre las gentes para echar a los cam pesinos de sus tierras. N o
anda entre las gentes para empobrecer a vuestros padres y conducirlos a la desesperación.
U n pueblo elegido no m ata y tortura a los animales hasta la muerte. U n pueblo elegido
no vive del sudor de otros. U n pueblo elegido se une a las filas de aquellos que viven por­
que trabajan. N un ca olvidéis eso.
Niños y niñas, por vosotros hemos ido a prisión. Por vosotros hemos sufrido siempre.
Por vosotros hemos tenido que aceptar la burla y el insulto, y nos hemos convertido en
soldados contra los judíos, contra esa institución organizada de delincuentes mundiales,
contra los que ya había luchado Cristo, el mayor antisem ita de todos los tiempos24.

Una serie de nazis, incluidos el jefe de las SS y la Policía alemanas, Himmler, el juris­
ta y Generalgouverneur de Polonia, Hans Frank, y el ministro de Justicia, Thierack, se
inclinaban a creer que los judíos eran una especie inferior, como un gusano, que por con­
tacto infectaban al pueblo alemán con enfermedades mortales. Himmler advirtió en una
ocasión a sus generales de las SS que no tolerasen el robo de propiedades que hubiesen
pertenecido a judíos muertos. «Por el simple hecho de haber exterminado una bacteria
-afirm ó-, no queremos, al final, ser infectados por esa bacteria y morir de ella.»25 Frank
se refería frecuentemente a los judíos como «piojos». Cuando mataron a los judíos de su
dominio polaco, anunció que ahora una Europa enferma volvería a sanar26. El ministro
de Justicia Thierack escribió una vez la siguiente carta a un preocupado Hitler:
U na mujer plenamente judía, tras el nacim iento de su hijo, vendió su leche a una
doctora, y ocultó el hecho de que era judía. C on esta leche se alimentó a niños de san­
24 Discurso de Streicher, 22 de junio de 1935, M -l.
25 Discurso de Himmler, 4 de octubre de 1943, P S-1919.
26 Conferencia de Salud del Generalgouvernement, 9 de julio de 1943, Diario de Frank, PS-2233.
Las observaciones de Frank se registran textualmente.

38

gre alem ana en una clínica infantil. Está acusada de fraude. Los compradores de la leche
han sufrido daños, porque la leche de una judía no puede considerarse alimento para los
niños alemanes. La impúdica conducta de la acusada es también un insulto. Sin em bar­
go, no ha habido una acusación formal para evitar a los padres -q u e no conocen los
hechos- preocupaciones innecesarias. Estudiaré los aspectos de higiene racial que pre­
senta el caso con el jefe de sanidad del Reich27.

Los nazis del siglo XX, como los antisemitas del XIX y los clérigos del XVI, considera­
ban a los judíos hostiles, delincuentes y parásitos. Finalmente, la palabra judío (Jude) se
impregnó de todos estos significados28. Pero hay también una diferencia entre los escri­
tos recientes y los más antiguos que requiere explicación. En los discursos nazis y anti­
semitas descubrimos referencias a la raza. Esta formulación no aparece en los libros del
siglo XVI. Por el contrario, en la obra de Lutero se menciona repetidamente el despre­
cio de Dios, los truenos y los rayos peores que los de Sodom a y Gomorra, el frenesí, la
ceguera y el corazón enfurecido. Tal lenguaje desapareció en el siglo XIX.
Hay, sin embargo, una estrecha relación entre las referencias de Lutero a los golpes
divinos y la referencia de Ahlwardt a las características de la raza, porque tanto uno
como otro intentaban demostrar que era imposible cambiarlos, que un judío seguiría
siendo un judío. «Lo que Dios no mejora con golpes tan terribles, no lo cambiaremos
nosotros con palabras y hechos.»29 Había algo maligno en el judío que ni siquiera los
fuegos divinos, que arden alto y fuerte, podían extinguir. En tiempos de Ahlwardt, estas
cualidades malignas, fijas e inmutables, se atribuyen a una causa determinada. El judío
«no puede ayudarse a sí mismo» porque sus cualidades raciales lo llevan a cometer actos
antisociales. Se puede ver, por lo tanto, que incluso la idea de la raza encaja en una ten­
dencia de pensamiento.
El racismo antijudío comenzó en la segunda mitad del siglo XVII, cuando l a «carica­
tura del judío» apareció por primera vez en las viñetas’0. Estas caricaturas fueron el pri­
mer intento de descubrir características raciales en los judíos. Sin embargo, el racismo
sólo adquirió base «teórica» durante el siglo XIX. Los racistas del siglo XIX afirmaron
explícitamente que las características culturales, buenas o malas, eran producto de las
27 Thierack a Hitler, abril de 1943, NG-1656. El experto a cargo del caso era el Ministerialrat
Dr. Malzan.
28 Véase la entrada de Jude en D e u t s c h e A k a d em ie , Trübners Deutsches Wdrterbuch, vol. 4,
Alfred Gótze (ed.), Berlín, 1943, pp. 55-57. A menudo los estereotipos carecen de originalidad y son
fácilmente atribuibles a diversas naciones. Obsérvese, por ejemplo, el rumor extendido durante la Pri­
mera Guerra Mundial de que los alemanes habían crucificado a un soldado canadiense. Paul FUSSELL,
The Great War and Modem Memory, Nueva York, 1975, p. 117.
29 Martín Lutero, Von den Juden in Jren Luegen, cit., p. Aiii.
30 Eduard FUCHS, Die Juden in der Karíkatur, Múnich, 1921, pp. 160-161.

39

físicas. Los atributos físicos no cambiaban; en consecuencia, los patrones de conducta
social tenían también que ser inmutables. Para los antisemitas, los judíos se convirtieron, por consiguiente, en una «raza»31.
La destrucción de los judíos europeos fue perpetrada fundamentalmente por alemanes y, por lo tanto, es a ellos a quienes debemos dedicar principalmente nuestra
atención. Lo que les sucedió a los judíos no se puede comprender sin conocer las deci­
siones tomadas por los oficiales alemanes en Berlín y en el campo de operaciones. Pero
los esfuerzos y los gastos diarios de los alemanes se veían afectados por la conducta de las
víctimas. En la medida en que un organismo sólo podía dedicar unos recursos limitados
a un fin determinado, el avance de la operación y su éxito final dependía de cómo res­
pondiesen los judíos.
La postura de los judíos ante la destrucción no estuvo basada en el estímulo del
momento. Los judíos de Europa se habían enfrentado al uso de la fuerza muchas veces
en su historia, y durante esos encuentros habían desarrollado un conjunto de reaccio­
nes que se mantendrían notablemente constantes a lo largo de siglos. Este patrón se
puede retratar en el siguiente diagrama:
Resistencia

Alivio

Evasión

Parálisis

Cumplimiento

El ataque preventivo, la resistencia armada o la venganza estaban casi com pleta­
mente ausentes de la historia del exilio judío. La última, y única, gran revuelta tuvo
lugar en el Imperio romano a comienzos del siglo II, cuando los judíos aún vivían en
asentamientos com pactos en la región mediterránea oriental, y cuando todavía imagi­
naban una Judea independiente32. Durante la Edad Media, las comunidades judías ya
no se planteaban el entablar batalla. Los poetas hebreos medievales no celebraban las
artes marciales33. Los judíos de Europa se situaban bajo la protección de la autoridad
constituida: esta supeditación era jurídica, física y psicológica.
31 Respecto a los análisis nazis de la raza, incluidas formulaciones como «sustancia racial» (Rassekem), «raza superior» (Hochrasse) y «decadencia racial» (Rasseverfall), véase Konrad Dürre, «Werden und Bedeutung der Rassen», Die Neue PropyIden'WeItgeschichte (1940), Berlín, pp. 89-118.
32 La rebelión, en 115-117 d.C., bajo el imperio de Trajano (después de la destrucción del Tem­
plo por los romanos en el 70 d.C., y antes del levantamiento de Bar Kochba, en 132-135 d.C.), había
estallado en la Cirenaica, Egipto y Chipre, y su fermento se fue extendiendo a Mesopotamia y a la
propia Judea. La dirección y convergencia de las fuerzas judías indica que el objetivo era Jerusalén.
Véase Shimon A p p leb a u m , Jews and Greeks in Ancient Cyrene, Leiden, 1979, pp. 201-334 y, particu­
larmente, pp. 336-337.
33 Véase David SEGAL, «Observations on Three War Poems of Samuel Ha-Nagid», AJSreview 4
(1979), pp. 165-203. Ha-Nagid fue el único poeta bélico hebreo de la Edad Media.

40

La dependencia psicológica de los judíos europeos la ilustra el siguiente incidente.
En 1096, cuando a las comunidades judías de Alemania se les advirtió mediante cartas y
emisarios enviados desde Francia que los cruzados iban a venir a matarlos, los dirigentes judíos de M aguncia replicaron: «N os preocupa enormemente vuestro bienestar. En
cuanto a nosotros, no hay muchas razones para temer. N o hemos oído ni una palabra de
tales asuntos, y no se ha insinuado que nuestras vidas estén amenazadas por la espada».
Pronto, los cruzados llegaron, «batallón tras batallón» y cayeron sobre los judíos de Spira,
Worms, Maguncia y otras ciudades alemanas34. Más de ochocientos años después, un presidente del consejo judío de Holanda diría: «El hecho de que los alemanes hayan perpe­
trado atrocidades contra los judíos polacos no era razón para pensar que se comportasen
[sic] de la misma forma con los judíos holandeses, en primer lugar porque los alemanes
siempre habían tenido en descrédito a los judíos polacos, y en segundo lugar porque en los
Países Bajos, al contrario que en Polonia, tenían que tener en cuenta la opinión pública»33.
En los Países Bajos, como en Polonia al este, los judíos fueron sometidos a la aniquilación.
Entre los judíos de la diáspora, los actos de oposición armada se habían convertido en
algo aislado y episódico. La fuerza no sería una estrategia judía hasta que la vida judía se
reconstituyese en un Estado judío. Durante la catástrofe de 1933-1945, los casos de opo­
sición fueron débiles y escasos. Ante todo, fueron, cuando y donde ocurrieron, acciones
de último (nunca primer) recurso36. Los perseguidos rechazaban incluso los movimientos
de oposición de los judíos de otros países contra los opresores, por miedo a que la situa­
ción empeorase en el interior. Ésa fue la reacción de los judíos de Ancona en 1556, cuan­
do mercaderes judíos del imperio otomano intentaron organizar un boicot conjunto con­
tra los puertos de A ncona y los de los Estados papales37. De manera similar, en marzo

34 Crónica Hebrea Anónima de Maguncia (texto de una versión contemporánea), en Shlomo
Eidelberg (ed. y trad.), The Jews and the Crusaders, Madison, Wisconsin, 1977, pp. 99-100
35 Testimonio de D. Cohén, 12 de noviembre de 1947, citado por Louis de JONG, «The Netherlands and Auschwitz», Yad Vashem Studies 7 (1968), p. 44.
36 Desde 1789 los judíos habían adquirido experiencia militar en los ejércitos de Europa conti­
nental. En 1794 y 1831 habían luchado en sus propios destacamentos del lado de las fuerzas polacas
en Varsovia. Durante 1903-1904, las unidades de autodefensa judías, armadas con porras, se enfren­
taron a las muchedumbres ebrias que invadieron los barrios judíos de varias ciudades rusas. Pero estas
experiencias, a menudo citadas en la bibliografía, fueron precedentes limitados. Los soldados judíos
de los ejércitos alemán o austríaco no llevaban uniforme judío. Los destacamentos judíos de Varso­
via lucharon como residentes de Polonia, por la causa polaca. Las unidades de autodefensa rusas no
se enfrentaron al Estado ruso. Aun así, se debe señalar que las revueltas de los campos de concen­
tración de Treblinka y Sobibór fueron planeadas por prisioneros judíos que habían sido oficiales mili­
tares, que el principal levantamiento de un gueto tuvo lugar en Varsovia, y que la actividad partisana
judía se concentró en partes de la U RSS ocupada.
37 C e c il R o t h , The History of the Jews ofltaly, Filadelfia, 1946, pp. 300-301.

41

de 1933, la organización de veteranos judíos de Alemania expresó su oposición pública a
las declaraciones antialemanas hechas por los judíos emigrados al extranjero38.
Por el contrario, los intentos de alivio eran respuestas típicas e instantáneas de la
comunidad judía. Bajo el titular de alivio se incluyen las peticiones, los pagos por pro­
tección, los acuerdos de rescate, el cumplimiento preventivo, la mitigación, el salva­
mento, la reconstrucción; en resumen, todas aquellas actividades diseñadas para evitar
el peligro o, en caso de que ya se hubiese utilizado la fuerza, disminuir sus efectos. A con­
tinuación se incluyen algunos ejemplos.
La ciudad antigua de Alejandría, Egipto, estaba dividida en cinco distritos: a , |3, y, 8
y e. Los judíos estaban fuertemente concentrados en el distrito delta (en la línea de la
costa), pero también tenían residencias en otras partes de la ciudad. En el año 38 d.C.,
el emperador Calígula deseó ser adorado como semidiós. Los judíos se negaron a presen­
tarle el respeto deseado. Inmediatamente, estallaron revueltas en Alejandría. Los judíos
fueron empujados hacia el distrito delta y la multitud tomó las viviendas abandonadas. Se
abolió temporalmente la igualdad de derechos, se cortó el suministro de alimentos al dis­
trito delta, y se sellaron todas las salidas. Periódicamente, un centurión de la caballería
romana entraba en las casas judías con el pretexto de buscar armas. Bajo estas condicio­
nes, que tienen un regusto peculiarmente moderno, los judíos enviaron una delegación a
Roma para pedir alivio al emperador Calígula. La delegación incluía al famoso filósofo
Filón, que discutió sobre la materia en Roma con Apión, una figura pública antijudía39.
Este es uno de los primeros ejemplos de diplomacia de petición judía. Más de mil nove­
cientos años después, en 1942, una delegación de judíos búlgaros presentó una petición
con un propósito similar: evitar el desalojo de sus casas40.
A veces, los judíos intentaban comprar la protección con dinero. En 1384, cuando en
Franconia se estaba vertiendo mucha sangre judía, los judíos ofrecieron un rescate. Los
acuerdos del pago se negociaron con rapidez. La ciudad de Nuremberg recogió la enorme
suma de 80.000 florines. De esa cantidad, el rey Wenzel se quedó con su parte de 15.000
florines. Los representantes del rey, que participaron en las negociaciones con otras ciu­
dades, recibieron 4.000 florines. Beneficio neto de la ciudad: más de 60.000 florines, o
190.000 táleros41. Los judíos de la Europa ocupada por los nazis, desde los Países Bajos
38 Declaración del Reichsbund jüdischer Frontsoldaten en Kólnische Volkszeitung, RC-49.
39 Heinrich GRAETZ, Volkstümliche Geschichte der Juden, vol. 3, Berlín y Viena, 1923, pp. 600-669.
Víctor T c h er ik o v er , Hellenistic Civilization and the Jews, JPS y Universidad Hebrea, 1959, pp. 313-316.
Extractos de la descripción de Filón procedentes de una carta del emperador Claudio (41 d.C.) en
Naphtali LEWIS, The Román Principate —27 b. C.-285 a. D., Toronto, 1974, pp. 111-113. Claudio hace
referencia a la misión judía enviada por separado como «algo nunca antes hecho».
40 Frcderick C a r i , The Bulgarianjews and the Final Solution, 1940-1944, Pittsburgh, 1972, pp. 73-74,
92-96 y 144-152.
41 Otto Stobbe, Die Juden in Deutschland wahrend des Mittelalters, cit., pp. 57-58.

42

hasta el Cáucaso, hicieron idénticos intentos de evitar la muerte comprando su seguri­
dad con dinero y objetos valiosos.
Una de las más sagaces reacciones de alivio del arsenal judío era el cumplimiento pre­
ventivo. La víctima, percibiendo el peligro, lo combatía iniciando una respuesta concilia­
dora antes de enfrentarse a amenazas abiertas. De esa forma se rendía a una exigencia en
sus propios términos. Un ejemplo de dicha maniobra fue el esfuerzo de las comunidades
judías europeas antes de 1933 por provocar un significativo cambio en su estructura ocupacional, pasando del comercio y el derecho a los trabajos técnicos, de mano de obra cua­
lificada y agrícolas. Este movimiento, que en Alemania se conoció como Berufsumschichtung (redistribución ocupacional), fue provocado por la esperanza de que en su nuevo papel
económico los judíos serían menos notorios, menos vulnerables, y estarían menos someti­
dos a la crítica de improductividad42. Otro ejemplo de anticipación es que las empresas
judías procurasen, en la Alemania anterior a 1933, restringir la contratación de personal
judío. Las empresas judías se habían convertido ya en empleadoras de la mayoría de los asa­
lariados hebreos, pero después algunas instituyeron cuotas para evitar una manifestación
todavía mayor de su cualidad de judías43. Varios años después, en la Europa dominada por
los nazis, los consejos judíos pasaban muchas horas intentando anticipar las exigencias y
las órdenes nazis. A los alemanes, razonaban, no les interesaría el impacto de una deter­
minada medida económica sobre aquellos judíos menos capaces de soportar otra carga
más, mientras que los consejos podrían al menos proteger a los judíos más débiles y nece­
sitados de los efectos perjudiciales. En este sentido, el Consejo Judío de Varsovia se plan­
teó confiscar las pertenencias judías deseadas por los alemanes44, y por la misma razón el
consejo diseñó un sistema para organizar el trabajo, con disposiciones que eximían a los
judíos acaudalados a cambio de una cantidad, que podría utilizarse para pagar a las fami­
lias de los judíos más pobres que trabajaban sin salario para los organismos alemanes45.
Los alivios que siguieron al desastre se desarrollaron en la comunidad judía hasta un
alto grado. La mitigación, el rescate y el salvamento eran antiguas instituciones judías.
42 En dos cartas dirigidas a Adolf Hitler el 4 de abril y el 6 de mayo de 1933, una organización
conservadora de veteranos de guerra judíos (Reichsbund jüdischer Frontsoldaten) señaló que desde
hacía tiempo había adoptado una Berufsumschichtung de los trabajos «intelectuales» a la agricultura
y las actividades artesanas. Textos en Klaus HERRMANN, Das Dritte Reich und die deutsch-jüdischen
Organisationen, 1933'1934, Colonia, 1969, pp. 66-67 y 94-98.
43 Esra BENNATHAN, «Die demographische und wirtschaftliche Struktur der Juden», en Werner
Mosse (ed.), Entscheidungsjahr 1932, Tubinga, 1966, pp. 88-131, en pp. 110, 114.
44 Raúl HlLBERG, S tan islaw STARON y Josef K erm isz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czemiakoiv, Nueva York, 1979, p. 99.
45 Véase el diario de Czerniaków, entradas del 13 al 24 de octubre de 1939; 2 y 13 de noviembre
de 1939; 9 de diciembre de 1939; y 21 y 23 de enero de 1940, ibid., pp. 81-110, passim; Czerniaków
al plenipotenciario del jefe de distrito para la ciudad de Varsovia, 21 de mayo de 1940, ibid., pp. 386-387.

43

Los comités y subcomités de mitigación formados por los judíos «prominentes» (los Pro­
minente) , tan típicos de la maquinaria de la United Jewish Appeal después de la Segun­
da Guerra Mundial fueron comunes en el siglo XIX. Ya durante la década de 1860, gru­
pos de judíos rusos fueron trasladados a Alem ania en una escala bastante amplia46. La
reconstrucción -e s decir, la reconstrucción de la vida judía, bien en nuevos lugares o
bien, una vez disminuida la persecución, en su antiguo hogar- ha sido cuestión de ajus­
te automático durante cientos de años. La reconstrucción equivale a la continuidad de
la vida judía. La mayor parte de cualquier libro de historia general judía está dedicada
a la historia de los constantes cambios, los reajustes recurrentes, la interminable recons­
trucción de la comunidad judía. Los años posteriores a 1945 estuvieron marcados por
uno de los mayores de estos esfuerzos reconstructores.
La siguiente en la escala de reacciones es la evasión, la huida. En el diagrama, la
acción evasiva no está tan marcada como los intentos de alivio. C on esto no queremos
decir que en el patrón de respuesta judío no se produzca la huida, la ocultación y el
escondite. Queremos decir, por el contrario, que los judíos han puesto menos esperan­
zas, menos expectativas y menos confianza en estos mecanismos. Es cierto que siempre
han vagado de un país a otro, pero raramente lo han hecho porque las restricciones de
un régimen se hubiesen vuelto excesivam enteonerosas. Los judíos han migrado princi­
palmente por dos razones: la expulsión y la depresión económica. Raramente han huido
de un pogromo. Lo soportaban. N o han tenido tendencia a escapar sino a sobrevivir den­
tro de los regímenes antijudíos. Es un hecho, ahora confirmado por muchos docum en­
tos, que los judíos intentaron vivir con Hitler. En muchos casos no escaparon cuando
todavía había tiempo; y aún con más frecuencia, no se quitaron de delante cuando los
asesinos estaban ya sobre ellos.
Hay momentos de desastre inminente en los que casi cualquier acción concebible
no servirá más que para empeorar el sufrimiento o acercar más las agonías finales. En
tales situaciones, las víctimas pueden caer en la parálisis. La reacción es meramente
manifiesta, pero en 1941 un observador alemán señaló la sintomática inquietud de la
comunidad judía de Galicia mientras esperaba la muerte, entre las sacudidas de las ope­
raciones de exterminio, en «nerviosa desesperación» (verzweifelte Nervositat)41. Entre
los judíos situados fuera de la zona de destrucción, se manifestaba también una actitud

46
Véase, por ejemplo, la lista de contribuciones en Allgemeine Zeitung des Judenthums, Leipzig, 2
de noviembre de 1869, pp. 897 ss. A finales del siglo xix, esta actividad se amplió para ayudar a los
judíos de Galitzia y Rumania. Véase la correspondencia, 1899-1900, de organizaciones judías de Alema­
nia y Francia, en los Archivos del U. S. Holocaust Memorial Archives, adquisición núm. 1995 A 1268
(Comunidad Judía de Berlín), Rollo 3.
4' Oberfeldkommandantur 365 a Militarbefehlshaber im Generalgouvernement, 18 de diciembre
de 1941, T501, Rollo 214.

44

pasiva. En 1941 y 1942, justamente cuando comenzaron las ejecuciones en masa, los
judíos de todo el mundo contemplaron impotentes cómo se desvanecían las poblacio­
nes judías de ciudades y países enteros.
La última reacción de la escala es el cumplimiento. Para los judíos, el cumplimien­
to de las leyes y órdenes antijudías ha sido siempre equivalente de supervivencia. Se
enviaban peticiones contra las restricciones, o se procuraba evadirlas, pero cuando
estos intentos fracasaban, el cumplimiento automático era el curso de acción normal.
El cumplimiento se llevaba hasta grandes extremos y hasta las situaciones más drásti­
cas. En Fráncfort, el 1 de septiembre de 1614, una multitud dirigida por un tal Vincenz
Fettmilch atacó el barrio judío para matar y saquear. Muchos judíos huyeron al cem en­
terio. Allí se apiñaron y oraron, vestidos con los sudarios rituales de los muertos y espe­
rando a los asesinos48. Este ejemplo es particularmente pertinente, porque la reunión
voluntaria en las tumbas se repitió muchas veces durante las operaciones de extermi­
nio nazis de 1941.
Las reacciones judías a la fuerza siempre han sido el alivio y el cumplimiento. La rea­
parición de este patrón se puede observar una y otra vez. Debería resaltarse de nuevo
que la expresión «reacciones judías» hace referencia exclusivamente a los judíos de los
guetos. Este patrón de reacción nació en el gueto y morirá allí. Forma parte de la vida
del gueto. Se aplica a todos los judíos de gueto, asimilacionistas y sionistas, capitalistas
y socialistas, no practicantes y religiosos.
Es necesario entender otro punto. La respuesta alivio-cumplimiento data, como
hemos visto, de tiempos precristianos. Tiene su comienzo con los filósofos e historia­
dores hebreos Filón y José, que negociaron con los romanos en nombre de los judíos, y
advirtieron a éstos que no atacasen, de palabra ni de hecho, a otra gente. El patrón de
reacción judío aseguró su supervivencia durante el masivo impulso conversor de la Igle­
sia. La política judía aseguró asimismo a la asediada comunidad un punto de apoyo y
una oportunidad de sobrevivir durante los periodos de expulsión y exclusión.
En consecuencia, si bien los judíos siempre le han hecho el juego al atacante, ha sido
con deliberación y cálculo, a sabiendas de que su política provocaría el menor daño
económico o físico. Los judíos sabían que las medidas de destrucción se financiaban a
sí mismas o eran incluso rentables hasta cierto punto, pero que más allá de ese límite
48
Heinrich Graetz, Volkstümliche Geschichte der Juden, cit., vol. 3, pp. 388-389. El populacho les
permitió huir. Los judíos volvieron a sus casas dos meses más tarde, bajo protección imperial. Fettmilch
fue descuartizado por cuatro caballos siguiendo la orden de las autoridades: al emperador no le gusta­
ban los pogromos. En Erfurt, durante el siglo XIV, el ayuntamiento permitió a una muchedumbre matar
a 100 judíos. Cuando las multitudes comenzaron a amenazar a los 3.000 judíos restantes, las víctimas
huyeron a sus viviendas, bloquearon las entradas y les prendieron fuego, ardiendo hasta la muerte en
el holocausto. Ludwig Count Utterodt, Günther G raf von Schwarzburg - Erwáhlter Deutscher Kónig,
Leipzig, 1862, p. 33 n.

45

quizá resultasen costosas. Como ha dicho un historiador: «uno no mata a la vaca que
quiere ordeñar»49. En la Edad Media, los judíos desempeñaron funciones económicas
vitales. Precisamente la usura de la que tanto se quejaban Lutero y sus contemporáneos
supuso un importante catalizador para el desarrollo de un sistema económico más com ­
plejo. También en tiempos modernos los judíos han sido precursores en el comercio, las
profesiones liberales y las artes. Entre algunos de ellos creció la convicción de que las co­
munidades judías eran «indispensables».
A comienzos de la década de los veinte, Hugo Bettauer escribió una novela fantástica
titulada Die Stadt ohne Juden (La ciudad sin judíos)50. Esta novela altamente significativa,
publicada sólo 11 años antes de que Hitler llegase al poder, describe la expulsión de los
judíos de Viena. El autor muestra que la ciudad no puede mantenerse sin judíos. Final­
mente, se les pide que regresen. Ésa era la mentalidad de los judíos y de sus dirigentes en
vísperas del proceso de destrucción. Cuando los nazis asumieron el poder, en 1933, se
estableció de nuevo el antiguo patrón de reacción judío, pero esta vez los resultados
fueron catastróficos. Las súplicas judías no frenaron a la burocracia alemana; la indis­
pensabilidad judía no la paró. Sin prestar atención al coste, la maquinaria burocrática,
operando con una velocidad cada vez mayor y un efecto destructivo cada vez más
amplio, procedió a aniquilar a los judíos europeos. La comunidad judía, incapaz de optar
por la resistencia, aumentó su cooperación al mismo ritmo que las medidas alemanas,
adelantando así su propia destrucción.
En resumen, tanto perpetradores como víctimas se guiaron por una experiencia de
siglos a la hora de relacionarse entre sí. Los alemanes lo hicieron con éxito. Los judíos
avanzaron hacia el desastre.

49 Otto Stowasser, «Zur Geschichte der Wiener Geserah», cit., p. 106.
50 Hugo B e t t a u e r , Die Stadt ohne Juden - Ein Román i/on übermorgen, Viena, 1922.

46

II

Antecedentes

El primer capítulo ha estudiado los paralelos históricos, los acontecimientos y patro­
nes de épocas anteriores a los nazis que se repitieron en los años 1933-1945. Estos acon­
tecimientos fueron los precedentes del proceso de destrucción. A hora debería hablarse
del clima en el que comenzó dicho proceso. Llamaremos antecedentes a las actividades
diseñadas para crear este clima.
La cuestión específica que hay que abordar en este capítulo es la siguiente: ¿cuál era
el estado de disposición para la acción antijudía en 1933? La concepción antagonista
de los hebreos, la imagen en la que se retrataba al judío como enemigo, criminal y pará­
sito era ya bastante antigua. La acción administrativa contra los judíos europeos se
había adoptado incluso antes; las leyes sobre los hebreos eran un producto de tiempos
medievales. Y en tercer lugar, durante siglos se había desarrollado en Alem ania un apa­
rato administrativo capaz de funcionar con eficacia a un elevado nivel de complejidad.
De tal forma, Hitler no tuvo que crear propaganda alguna. N o tuvo que inventar leyes.
No tuvo que crear una máquina. Tuvo que tomar el poder.
El ascenso de A dolf Hitler a la cancillería constituyó para la burocracia una señal de
que podía empezar a tomar medidas contra los judíos. Cualquiera que fuese, el punto de
vista del movimiento nazi sería a partir de entonces el objetivo de toda Alemania. Tal
era la atmósfera general y la expectación en conjunto. El partido nazi, cuyo nombre com ­
pleto era Nationalsozialistische Deutsche Arbeiter Partei (Partido Nacionalsocialista de los
Trabajadores Alemanes [N SD A P]), se asignó la tarea de activar la burocracia y a toda
la sociedad. Lo que no proporcionó fue un conjunto de elementos específicos. En quince
años de actividad no había establecido un proyecto detallado que debiera aplicarse.
El partido se organizó poco después de la Primera Guerra Mundial. Algunos de sus
fundadores establecieron un programa de 25 puntos, fechado el 24 de febrero de 1920,

47

en el cual incluyeron cuatro artículos que trataban, directa o indirectamente, de los
judíos. Estos artículos, que fueron toda la orientación suministrada por el partido a la
burocracia, fueron los siguientes:
4- Sólo un miembro de la comunidad [Volksgenosse] puede ser ciudadano. Sólo una persona con sangre alemana, independientemente de su confesión religiosa, puede ser miem­
bro de la comunidad. Ningún judío puede, por consiguiente, ser miembro de la comunidad.
5. Q uien no sea ciudadano debería vivir en A lem ania sólo com o huésped, bajo la ley
aplicable a los extranjeros.
6. El derecho a determinar la jefatura y las leyes del Estado sólo lo pueden ejercer los
ciudadanos. Exigimos, por lo tanto, que todo organismo público, independientem ente de
su naturaleza, del Reich, provincial o local, esté regido sólo por ciudadanos.
8. Es necesario evitar la inmigración de no alemanes. Exigimos que todos los no ale­
m anes que hayan m igrado a A lem ania después del 2 de agosto de 1914, sean obligados a
abandonar el Reich inm ediatam ente1.

El artículo 17 establecía la expropiación de los bienes inmuebles para propósitos
comunitarios. Hitler dio la interpretación de autoridad de esta disposición, que preocu­
paba a los seguidores hacendados del partido, estableciendo que sólo afectaba a las pro­
piedades de los judíos2. Como después de la guerra nos indicó Goring, el segundo de abor­
do en el partido, el programa había sido redactado por «gente muy simple». N i Hitler ni
Goring habían participado en la redacción3.
H asta comienzos de la década de los treinta, el partido no aumentó su maquinaria
para incluir divisiones jurídicas y políticas. La División de Política Interior, establecida
al final de 1931, estaba dirigida por funcionarios civiles: primero por el Dr. Helmut
Nicolai y después por su adjunto, Em st von Heydebrand und der Lasa4. Ambos lucharon

1 Texto incluido en Ludwig MÜNZ, Führer durch die Behorden und Organisationen, Berlín, 1939, pp. 3-4.
En febrero, el partido era todavía el Deutsche Arbeiter Partei. Su denominación cambió a la de NSD A P
en marzo. Su primer presidente f 1. Vorsitzender) fue Antón Drexler, pero Hitler leyó el programa el
24 de febrero en un mitin al aire libre. Reginald P h e l p s , «Hitler ais Parteiredner im Jahre 1920», Vierteljahrshefte für Zeitgeschíchte 11 (1963), pp. 274 ss.
2 Ludwig Münz, Führer durch die Behorden und Organisationen, cit., p. 4.
3 Testimonio de Goring, Trial of the Major War Crimináis, vol. 9, p. 273.
4 El Regierungsrat Nicolai había sido despedido de su puesto como funcionario por sus activida­
des políticas. Uwe ADAM,Judenpolitik im Dritten Reich, Düsseldorf, 1972, p. 28. El Regierungsrat Heydebrand obtuvo la jubilación anticipada de su puesto por problemas cardiacos. Eike von REPKOW
(Robert M. W. Kempner), Justiz-Dammerung, Berlín, 1932, p. 111 (reed. por el autor en 1963). La Di­
visión de Política Interior fue incorporada a la División Jurídica (dir. Hans Frank) en diciembre de 1932.
Uwe Adam, Judenpolitik im Dritten Reich, cit., p. 28 n.

48

con temas tales como la ciudadanía, las exclusiones y el registro civil. Los textos de los
borradores se han perdido, pero Heydebrand resumió sus ideas preliminares en una
revista publicada en 1931. Significativamente, advertía contra el peligro de que se aso­
ciasen a las regulaciones iniciales algunas consecuencias que podrían ser demasiado
«horripilantes» (allzu grausige Folgen)5.
El 6 de marzo de 1933, siete semanas después de que Hitler se convirtiese en canci­
ller, el Staatssekretar Bang, del Ministerio de Economía (un hombre del partido), escribió
extraoficialmente a Lammers, jefe de la Cancillería del Reich, para sugerirle algunas
medidas antijudías (prohibición de la inmigración de judíos orientales y la revocación del
cambio de nombres)6. Durante ese mes, una comisión privada (Arbeitsgemeinschaft), posi­
blemente reunida por el Ministerio del Interior, trabajó en un elaborado proyecto de legis­
lación antijudía. El grupo, que contenía sólo uno o dos conocidos antisemitas, consiguió
anticipar varias medidas que se adoptarían en años posteriores, incluidos los despidos, la
prohibición de los matrimonios mixtos, la revocación del cambio de nombres y la institu­
ción de la maquinaria de la comunidad judía. Revisando su trabajo, a la comisión se le
ocurrió que sus propuestas provocarían a las víctimas «un pesado y parcialmente inme­
recido sufrimiento que, por lo tanto, debería mitigarse en la medida de lo posible [ein
schweres, zum Teil unverdientes und daher nach Móglichkeit zu mildemdes Schicksal]»1.
Hay pocos indicios, sin embargo, de que la burocracia ministerial se viese muy afec­
tada por estas iniciativas, o incluso de que fuese incesantemente consciente de ellas. Por
el contrario, estas incursiones pueden tomarse como indicativos de convergencia de
pensamiento, dentro y fuera del partido, sobre las direcciones que deberían tomarse y los
obstáculos que habría que afrontar en los asuntos judíos. Los funcionarios estatales no
necesitaban realmente que les mostrasen el camino. Así, el 3 de octubre de 1932, casi
cuatro meses antes de la subida de Hitler al poder, el ministro del Interior del Reich, von
Gayl, estaba considerando exigir veinte años de residencia para adquirir la ciudadanía
alemana en el caso de los extranjeros «pertenecientes a una cultura inferior» (Angehórigen niederer Kultur)8. Se refería, principalmente, a los judíos polacos. El 23 de diciembre
de 1932, incluso mientras hombres del partido interesados por exponer y aislar a los ju ­
díos exigían que éstos sólo utilizasen nombres judíos, un funcionario del Ministerio del
Interior prusiano, Hans Globke, redactó una directiva, sólo para uso interno, en la que

5 Robert M. W. Kempner, Justiz-Dammerung, cit, p. 110
6 Lammers envió las sugerencias de Bang al ministro del Interior, Frick, el 9 de marzo de 1933,
añadiendo una idea propia (deportación de los judíos orientales con nacionalidad extranjera). Frick res­
pondió a Lammers el 15 de marzo de 1933, indicando que sus propuestas habían sido trasladadas a subor­
dinados del Ministerio del Interior. Toda la correspondencia está incluida en el documento NG-902.
7 Uwe Adam, Judenpolitik im Dritten Reich, cit., pp. 33-38
8 Ibid., p. 43.

49

se prohibía la aprobación de cambios de nombres solicitados por judíos que podrían
haber deseado «disfrazar su ascendencia judía [ihre Ábkunft [.. .] zu verskhleiem]»9. En
marzo y abril de 1933, el trabajo ministerial para prohibir a los judíos desempeñar cargos
públicos estaba conduciendo ya a las primeras leyes antijudías.
Aun así, el partido consideraba que debería emplear sus sedes y formaciones para crear
un clima conducente a que el Estado, las empresas y los ciudadanos en general participa­
sen en actividades antijudías. Con este fin, el partido se embarcó en exhortaciones, mani­
festaciones y boicots. En estas cuestiones, al menos, los hombres del partido podían rei­
vindicar una experiencia exclusiva. Sin embargo, no disfrutaron de libertad de crítica.
En especial, la elite intelectual alemana siempre había expresado su disgusto por la
«propaganda» y por los «alborotos». La crudeza del lenguaje o la discusión iba asocia­
da con la gente ordinaria, carente de educación y vulgar. A veces, la propia palabra anti­
semita tenía una connotación negativa10. Aun cuando la llegada del nazismo produjo
ciertos intentos de hablar en tonos antijudíos (en Oslo, un enviado alemán de origen
aristocrático, movido por el nuevo espíritu, convirtió una antigua novela antisemita en
materia de lectura de su familia)11, el hábito era difícil de adquirir y fácil de desechar.
Esa es, la razón por la que la mayoría de los altos funcionarios afirmaban sistem ática­
mente después de la guerra que en principio ellos nunca habían odiado a los judíos.
Las actividades callejeras eran aún menos aceptables para la clase alta alemana. Para
el año nuevo judío, el 12 de septiembre de 1931, la formación de las camisas pardas (SA)
de Berlín había planeado molestar a los judíos cuando saliesen de las sinagogas. Calcu­
lando mal la hora de finalización de los servicios, las S A programaron su operación una
hora tarde y acosaron a varios no judíos. Los organizadores del disturbio fueron juzga­
dos. Aunque los jueces fueron muy suaves con la condena impuesta a la formación nazi,
el episodio no aumentó el prestigio del partido12.

9 Regierungsrat Globke a los Regierungsprásidenten (Polizeiprasident de Berlín), los Landráte,
las administraciones regionales de policía (staatliche Polizeiverwalter), y comisarías locales (Ortspoüzeibehorden), 23 de diciembre de 1932. Archivos Centrales (Zentralarchiv) de la República Democrá­
tica Alemana, Zentralarchiv Potsdam, 15.01 RMdl 27403.
10 Véase, por ejemplo, la carta escrita por Friedrich Nietzsche a Georg Brandes el 20 de octubre
de 1888. Friedrich N ietzsche, Werke, Karl Schlechta (ed.), vol. 3, Munich, 1956, 3 vols., pp. 1325-1326.
Cuando el joven Heinrich Himmler, procedente de la clase media, encontró por primera vez libros
antijudíos, su reacción a esta bibliografía fue notablemente reservada. Véase Bradley S m it h , Heinrich
Himmler - A Nazi in the Making, Stanford, 1971, pp. 74, 92.
11 Diario de Ernst von Weizsacker, entrada del 22 de abril de 1933, en Leónidas E. Hill (ed.), Die
Weizsacker Papiere 1933-1945, Viena y Fráncfort del Meno, 1974, p. 31. La novela era Jud Süss, de
Wilhelm Hauff.
12 Arnold PAUCKER, «Der jüdische Abwehrkampf», en Werner Mosse (ed.), Entscheidungsjahr
1932. Zur Judenfrage in der Endphase der Weimarer Republik, Tubinga, 1966, pp. 478-479. R B. Wiener,

50

En cualquier caso, los hombres del partido aprovecharon la oportunidad de lanzar
una campaña de violencia contra judíos individuales y proclamar un boicot antijudío.
Esta vez se produjeron graves repercusiones en otros países. Se inició un movimiento
de boicot contra las exportaciones alemanas, apoyado en igual medida por judíos y no
judíos. El 27 de marzo de 1933, el vicecanciller Papen se vio obligado a escribir una
carta a la Cám ara de Comercio germano-estadounidense, en la que señalaba que el
número de «excesos» contra estadounidenses era «menos de una docena», que a cientos
de miles de judíos no se les había molestado, que las grandes editoriales judías seguían
funcionando, que no había habido una N oche de San Bartolomé, etcétera13.
En junio de 1933, el ministro de A suntos Exteriores alemán, von Neurath, visitó
Londres. En su informe al presidente del Reich, von Hindenburg, el ministro señaló que
apenas reconocía Londres. La cuestión judía había salido una y otra vez, y los argu­
mentos en contra no servían de nada. Los ingleses habían declarado que al juzgar este
asunto se dejaban guiar sólo por el sentimiento (gefühlsmassig) . Este argumento se lo
planteó a von N eurath el propio rey inglés en una «conversación muy seria». Von N eu ­
rath había observado en las conferencias internacionales que muchos gobiernos esta­
ban representados por conocidos judíos, como una especie de protesta14.
Otra dificultad la produjo el comportamiento indisciplinado de los miembros del par­
tido. Muchos judíos sufrieron malos tratos y algunos fueron asesinados. En Baviera la
policía detuvo a varios miembros de una formación uniformada del partido, las Schutzstaffeln (Escuadras de Protección) (SS), por maltratar a judíos. La delegación de las SS en
la ciudad de Aschaffenburg reivindicó acto seguido que ningún miembro de las SS podía
ser detenido por un policía. Esta afirmación era tan novedosa que el ministro de justicia
bávaro, Dr. Hans Frank, él mismo un alto cargo nazi, la cuestionó y pidió al ministro pre­
sidente bávaro (Siebert) que analizase el asunto con el jefe de las SS, Himmler, y con el
superior de éste, el jefe de las SA , Rohm 15.
Poco después de este incidente, se produjeron varios asesinatos en el campo de con­
centración bávaro de Dachau. Las víctimas fueron dos alemanes y un judío (Dr. Delwin
Katz). Himmler y Rohm pidieron que el juicio contra los responsables de las SS se anula­
«Die Parteien der Mitte», ibid., pp. 303-304. Sobre el juicio, véase Robert M. W. Kempner, JustizDámmerung, cit., pp. 32-33, 54-57.
13 Von Papen a la Cámara de Comercio Germano-Estadounidense, 27 de marzo de 1933, D-635.
The New York Times (29 de marzo de 1933). Sobre los ataques a estadounidenses, véase el informe
del cónsul general estadounidense, Mcssersmith, al secretario de Estado, 14 de marzo de 1933, L-198.
Similar a la carta de von Papen es el telegrama de la filial en Colonia de la Cámara de Comercio Esta­
dounidense en Alemania a la Cámara de Comercio Estadounidense, 25 de marzo de 1933, RC-49.
14 Von Neurath a von Hindenburg, 19 de junio de 1933, Neurath-11.
15 Frank al Staatsminister del Interior bávaro, Adolf Wagner, 6 de septiembre de 1933, D-923.
Las SS formaban entonces parte de una formación del partido más amplia, las SA.

51

se por razones «de política de Estado». El Staastsminister del Interior bávaro, Wagner (otro
hombre del partido), se mostró de acuerdo, pero expresó la esperanza de que en el futuro
no se le volviesen a plantear a él dichas solicitudes. En una carta a Frank, Wagner pidió al
ministro de Justicia que anulase los juicios del campo de concentración, «que alberga,
como se sabe, casi exclusivamente a delincuentes [das bekanntlich fast ausschliesslich Verbrechematuren beherbergt]»16.
Es muy interesante que dentro de las propias SS se expresase escepticismo respecto
a las impetuosas acciones contra los judíos. En mayo de 1934, un memorando dirigido
al jefe del Servicio de Seguridad, Heydrich, por uno de sus subordinados planteaba lo
siguiente17:
Los judíos deben ser privados de su potencial de vida; no sólo en la esfera económ i­
ca. A lem ania debe ser un territorio sin futuro para ellos. Sólo se debería permitir a la
generación de más edad morir aquí en paz, pero no a los jóvenes, para que se m antenga
el incentivo para emigrar. En cuanto a los medios, debe rechazarse el antisemitismo
tumultuoso. N o se com bate a las ratas con el revólver, sino con veneno y gas. Las reper­
cusiones exteriores de los m étodos callejeros superan con m ucho cualquier éxito local.

Esta recomendación de evitar incidentes no se consagró, sin embargo, en la política
pública, y la continua agitación, particularmente el boicot dirigido por el partido, tras­
tornó el delicado equilibrio del mundo económico alemán. El 20 de agosto de 1935, se
celebró en el despacho del Reichsbankprásident Schacht una conferencia interminis­
terial sobre los efectos económicos de la acción del partido. A ella asistieron el minis­
tro del Interior, Frick, el de Finanzas, von Krosigk, el de Justicia, Dr. Gürtner, el ministro
de Educación, Rust, varios Staatssekretare, y el Staatsm inister A dolf Wagner en cali­
dad de representante del partido18.
Schacht inició el debate señalando que la actividad «ilegal» contra los judíos tendría
que terminar pronto (dass das gesetzlose Treiben gegen das Judentum baíd ein Ende nehmen
müsse), o, de lo contrario, él no sería capaz de llevar a cabo su tarea de rearme económico.
Por dar algunos ejemplos, el jefe del boicot, Streicher, estaba intentando obligar a las
empresas alemanas a despedir a sus representantes judíos en otros países. Pues bien, no

16 Wagner a Frank, 29 de noviembre de 1933, D-926.
17 Servicio de Seguridad IV/2 a Heydrich, 24 de mayo de 1934, Centro para la Conservación de
Colecciones de Documentos Históricos, Moscú, Fondo 501, Opis 1, Carpeta 18, en Michael Wildt
(ed.), Die Judenpoütik des SD 1935 bis 1938, Múnich, 1995, pp. 66-69. Wildt identifica al jefe del IV/2
y probable autor del memorando como el mayor retirado Walter Ilges. Ibid., p. 14.
18 Resumen de la conferencia de Schacht sobre cuestiones judías, celebrada el 20 de agosto de 1935,
fechado el 22 de agosto de 1935, NG-4067. El Reichsbank, una institución estatal, era el banco central.

52

podía olvidarse, continuó Schacht, que estos representantes judíos eran «especialmente
hábiles». Cuando el agente judío de Allianz Insurance en Egipto fue sometido a las argu­
cias del partido, simplemente dejó su puesto llevándose con él a los clientes. Los ingleses
se habían apoderado del mercado. Otro ejemplo: en muchas ciudades, incluida Leipzig, a
los judíos no se les permitía acudir a baños públicos. ¿Cómo funcionaría esto durante la
exposición de Leipzig? Además, esta «actividad ilegal» (gesetzlose Traben) había provocado reacciones en el exterior. Un importador francés había anulado un gran pedido hecho
a la empresa de calzado Salamander. La firma Bosch había perdido todo su mercado suramericano. A menudo se decía que era posible salir adelante sin las empresas judías, pero
quien mantuviese esa opinión, dijo Schacht, simplemente no conocía el mundo. Los ju­
díos eran necesarios incluso para las importaciones, porque el comercio de productos
escasos, necesario para las fuerzas armadas, estaba en manos de judíos.
Esto no significaba, declaró Schacht, que todas las «acciones individuales» (Eizelakturnen) contra los judíos debieran condenarse. Por ejemplo, no veía objeciones a la pre­
sencia de carteles indicando que «no se admiten judíos». Tales carteles también se encon­
traban a menudo en Estados Unidos. El interés de prohibir a los judíos la entrada al
balneario de Bad Tolz era más dudoso. El que el partido expulsase a los judíos de Langenschwalbach era un caso «extremadamente dudoso». Pero completamente injustifica­
ble era el caso que había ocurrido en Amswalde. Allí el director de la oficina local del
Reichsbank, uno de los propios hombres de Schacht, había comprado algo a un judío que
había servido de sargento en la guerra y recibido la Cruz de Hierro. Acto seguido, Streicher había publicado la foto del Reichsbankrat en tres tablones de anuncios públicos19, y
bajo la foto aparecían las palabras: «quien compra a un judío es un traidor al pueblo»
(Volksverrdter) . Schacht había protestado inmediatamente al oficial local del partido, exi­
giendo que en los mismos tablones de anuncios se expusiese una disculpa. Después, había
enviado una copia de su protesta a la más alta autoridad regional del partido, el Gaulei­
ter Kube. Sus deseos no se vieron satisfechos. En consecuencia, había ordenado que se
cerrase la sucursal local del Reichsbank. Pero lo que le molestaba especialmente era que
el Gauleiter Kube no hubiese considerado necesario responderle.
El ministro del Interior, Frick, fue el siguiente orador. También él compartía la opi­
nión de que «las acciones individuales salvajes» (wilde Einzelaktionen) contra los judíos
debían concluir. Su ministerio trabajaba ya en varios decretos. La cuestión judía se iba
a resolver de manera completamente legal.
A continuación habló el Staatsminister Wagner, representante del partido. También
él estaba en contra de estas acciones «salvajes». Pero la gente abandonaría espontánea­
mente tales comportamientos, dijo, en cuanto se diese cuenta de que el gobierno del
Reich estaba tomando medidas contra los judíos.
19 StürmerMsten, utilizados por Streicher para publicar los materiales más difamatorios de su periódico.

53

Un representante del Ministerio de Propaganda agregó entonces que, desde su
punto de vista, no había nada malo en la condena de Streicher al Reichsbankrat que
había comprado algo a un judío. Schacht replicó con indignación que simplemente
nunca había oído una idea como ésa. N o siendo miembro del partido, tenía derecho a
comprar donde quisiera. N o conocía leyes en contra. El representante del Ministerio de
Propaganda evidentemente no sabía que incluso había organismos públicos que esta­
ban haciendo pedidos a judíos. El incidente de Arnswalde era «un caso de la mayor per­
fidia y mezquindad [ein Fall hóchster Perfidie und Gemeinheit]».
Com o conclusión, los conferenciantes tomaron las siguientes decisiones: era nece­
sario promulgar una ley que impidiese el establecimiento de nuevas empresas judías; la
Administración pública tenía que esforzarse en hacer sus pedidos a empresas alemanas;
Wagner tenía que someter varias sugerencias del partido para que se promulgasen más
leyes. N o hace falta decir que estas resoluciones no fueron muy importantes. La deci­
sión respecto a las nuevas empresas judías era inútil, la realización de pedidos empre­
sariales a empresas alemanas se decretó con posterioridad, y las sugerencias adicionales
del partido no se materializaron.
Es de interés resaltar en este momento contra qué protestaba Schacht y qué inten­
taba hacer. N o se oponía a las medidas antijudías, sino a las acciones «salvajes» del par­
tido. Prefería la vía «legal», es decir, la certidumbre, no la incertidumbre. Era la incertidumbre lo que dañaba a la actividad empresarial. Schacht nunca se opuso a los
decretos antijudíos20; por el contrario, les daba la bienvenida y se mostraba impaciente
cuando no se emitían con suficiente rapidez21, porque, básicamente, él deseaba «clari­
dad» para poder mantener el mecanismo de la actividad empresarial.
El 4 de octubre de 1935, incluso Streicher declaró que la cuestión judía se estaba
resolviendo, «pieza a pieza», de una manera legal. Quien reconociese, afirmó Streicher,
la tremenda importancia de estos decretos no se dejaría arrastrar a ridiculas argucias.
«N o rompemos cristales, ni aplastamos a judíos. N o tenemos que hacerlo. Q uien reali­
ce acciones individuales [Einzelaktionen] de ese tipo es enemigo del Estado, un provo­
cador, o incluso un judío [odergar einjude].»22 Pero en noviembre de 1938, sucedió algo
que desbarató completamente los planes.
Ciertas secciones del partido se impacientaron, y de improviso desencadenaron una
revuelta que tuvo consecuencias mucho más graves que las acciones «salvajes» de 1933.

20 Interrogatorio a Hjalmar Schacht, 17 de octubre 1945, PS-3729. En este testimonio, Schacht se­
ñaló que los decretos antijudíos no eran «tan importantes como para arriesgarse a una ruptura» con Hitler.
21 Schacht a Frick, 30 de octubre de 1935, protestando contra los retrasos en la aprobación de
ciertos reglamentos de aplicación de las leyes antijudías, NG-4067.
22 Discurso de Streicher en un mitin masivo del Frente Alemán del Trabajo, 4 de octubre de 1935,
M-35. El Frente Alemán del Trabajo era una organización del partido.

54

Debe recordarse que este estallido se produjo en el sexto año del régimen nazi. Ya no
había necesidad de recordar a la burocracia cuáles eran los «deseos del pueblo». El pro­
ceso de destrucción estaba ya en camino. Múltiples decretos contra los judíos se habían
publicado ya o estaban en preparación. Hoy sabemos cuál fue la verdadera razón de esas
revueltas. El partido, aparte de la formación de las SS, ya no tenía funciones importan­
tes en los asuntos judíos. Esto era especialmente cierto respecto a los camisas pardas (las
SA) y al aparato de propaganda. Las revueltas de 1938 supusieron un intento de hacerse
con el poder. Los hombres del partido querían participar en la aplicación del proceso de
destrucción de los judíos, pero fracasaron miserablemente.
El 7 de noviembre de 1938, un emigrante judío de diecisiete años, Herschel Grynszpan,
entró en la em bajada alemana en París y disparó dos veces contra un funcionario de
baja graduación de ésta, Ernst vom Rath. En la tarde del día 9, vom Rath murió de sus
heridas. El asesinato no había sido el primero de este tipo. Aproximadamente tres años
antes, un estudiante rabínico judío había m atado al líder de la rama suiza del partido
nazi23. El asesinato de Suiza no tuvo repercusiones, pero el partido aprovechó el inci­
dente de París para lanzarse a la acción. En la noche del 9 de noviembre de 1938, el
ministro de Propaganda, Dr. Josef Goebbels, dijo a un grupo de líderes del partido en
Múnich que habían empezado revueltas contra los judíos en los distritos de Hesse-Kassel y Magdeburgo-Anhalt. A sugerencia suya, afirmó Goebbels, el Führer (Hitler) había
decidido que en caso de que las revueltas se propagasen espontáneamente por el Reich,
no serían reprimidas. Los líderes del partido escucharon atentamente. Para ellos, la
declaración de Goebbels sólo tenía un significado: el partido no iba a aparecer exter­
namente como arquitecto de las manifestaciones, pero las organizaría y ejecutaría24.
Los disturbios se extendieron a la velocidad del rayo. La formación de las S A envió
sus brigadas a quemar sistemáticamente todas las sinagogas del país25. A las SS unifor­
madas de negro, y a la policía regular no se les había notificado nada. Pero a última hora,
el Gruppenführer Wolff, jefe del Estado Mayor personal de Himmler, estaba todavía en
su despacho, atendiendo una conferencia. A las once y cuarto de la noche recibió una
llamada indicándole que Goebbels había ordenado un pogromo. Wolff contactó inmediata­
mente con Himmler. El jefe de las SS y de la Policía llegó a la una de la madrugada del 10
de noviembre y ordenó a sus hombres que entrasen en acción para impedir el saqueo a
23 David Frankfurter, «I Kill a Nazi Gauleiter», Ccrmmentary, febrero de 1950, pp. 133-141. El nazi
asesinado, Wilhelm Gustloff, no era realmente Gauleiter sino Landesgruppenleiter. U n Gauleiter era
un jefe regional del partido dentro del Reich; un Landesgruppenleiter era el dirigente de los ciuda­
danos alemanes residentes en otro país.
24 Informe del jefe del Tribunal del Partido, Walter Buch, a Hermann Góring, 13 de febrero de 1939,
PS-3063.
25 Véanse seis informes de las SA-Brigaden, fechados el 10 y el 11 de noviembre de 1938, sobre
la destrucción de sinagogas, PS-1721.

55

gran escala y, de paso, llenar sus campos de concentración con 20.000 judíos26. Después
de atender las necesidades del momento, Himmler dictó un memorando de archivo en
el que expresaba sus reacciones personales al pogromo de Goebbels. El memorando decía
aproximadamente lo siguiente: «La orden la dio la Dirección de Propaganda, y yo sos­
pecho que Goebbels, por su ansia de poder, de la que yo hace tiempo que me he dado
cuenta, y también por su cabeza hueca [Hohlkópfigkeit], comenzó esta acción justamente
en un momento en el que la situación política exterior es muy grave [...]. Cuando le pre­
gunté al Führer al respecto, me dio la impresión de que no sabía nada de estos aconte­
cimientos»27.
La reacción de Himmler parece haber sido relativamente suave. Después de todo,
también él tenía algo que ganar con la acción, aunque generalmente prefería tomar sus
propias decisiones. Pero la reacción de los demás altos cargos nazis no fue tan indife­
rente. Cuando el ministro de Economía, Funk (sucesor de Schacht), se enteró de las re­
vueltas, llamó por teléfono al ministro de Propaganda y se dirigió a él en los siguientes
términos:
¿Estás loco, Goebbels? ¡Complicar tanto las cosas [Schweinreien]! Uno tiene que aver­
gonzarse de ser alemán. Estamos perdiendo todo nuestro prestigio en el extranjero.
Intento, día y noche, conservar la riqueza nacional, y ahora tú la tiras sin más por la ven­
tana. Si esto no para inmediatamente, no quiero saber nada de toda esta porquería [werfe
ich den ganzen Dreclc hin]28.
26 El 11 de noviembre de 1938, el jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, informó a Goring de
que se había efectuado la detención de unos 20.000 judíos. PS-3058. El número definitivo, sin embar­
go, fue más elevado. Desde Austria y el sur de Alemania se enviaron 10.911 a Dachau. Anthony
Read-y David Fisher, Kristallnacht, Nueva York, 1989, p. 112. La cifra de Buchenwald, que recibió a
los judíos de Alemania central, fue de 9.828. Harry Stein, Juden in Buchenwald 1937-1942,
Gedenkstátte Buchenwald, 1992, p. 41. Sachsenhausen, que fue el destino de los judíos del norte de Ale­
mania (incluido Berlín), tenía 457 prisioneros judíos el 10 de noviembre de 1938 y 6.471 el 21 de
noviembre de ese año, lo que indica una llegada de más de 6.000. Archivos del Nationale Mahn- und
Gedenkstátte Sachsenhausen, R 201, Mappe 3. Las detenciones totales fueron superiores al número
enviado a los campos. De los 6.547 capturados en Viena, 3.700 fueron transportados a Dachau entre
el 17-18 de noviembre de 1938. Hans S a fr ia n y Hans W it e k , Und keiner war dabei, Viena, 1988, p. 160.
Varios cientos de judíos murieron en los tres campos de concentración. Salvo unos cuantos, todos
fueron liberados transcurridos pocos meses. Véase Harry Stein, Juden in Buchenwald 1937-1942, cit., p.
50; y Sachsenhausen, R 201, Carpeta 4.
27 Declaración jurada de Josef Luitpold Schallermeier, 5 de julio de 1946, SS(A )-5.
28 Declaración jurada de Louise Funk, 5 de noviembre de 1945, Funk-3. La declarante, esposa
del ministro de Economía, afirma haber escuchado la conversación. Que Funk, antiguo Staatssekretar del Ministerio de Propaganda, expresase unos sentimientos tan contundentes a su antiguo jefe
es algo que puede estar abierto a dudas. No hubo, sin embargo, más testigos que la señora Funk.

56

Goring desconocía completamente lo que pasaba porque, en el momento de la ins­
tigación de la revuelta, iba a bordo de un tren. La noticia se la comunicaron a su llega­
da a la estación de Berlín. El se quejó inmediatamente a Hitler de la enorme irrespon­
sabilidad de Goebbels y de que los efectos sobre la economía, especialmente sobre el
«espíritu de conservación», serían desastrosos y demás. Hitler «disculpó en cierta medi­
da a Goebbels» pero aceptó que dichos acontecimientos no debían repetirse. Ese mismo
día (10 de noviembre), Goring y Hitler se entrevistaron de nuevo. Esta vez también
estaba presente Goebbels. El jefe de propaganda empezó con su «cháchara habitual».
Ese no era el primer asesinato cometido por un judío; no se podían tolerar tales cosas,
etc. Entonces Goebbels sugirió algo que dejó atónito a Goring. Los judíos debían pagar
una multa. «De hecho, deseaba que cada Gau [distrito del partido] recaudase dicha
multa, y mencionó una cantidad casi increíblemente elevada». Goring replicó que ese
procedimiento era completamente imposible. D ado que Herr Goebbels era también el
Gauleiter [jefe regional del partido] de Berlín, y dado que tenía gran número de judíos
en su Gau, era obviamente «la parte más interesada». Si se tomasen dichas medidas,
debería ser el Estado el que recaudase el dinero. Hitler se mostró de acuerdo, y tras de­
batir sobre «esto y aquello», se acordó la cantidad de 1.000 millones de m arcos29.
Goebbels fue derrotado. Sus esperanzas se truncaron, y sus ansias de poder quedaron
insatisfechas. Le habían quitado el bocado de las manos. A partir de ese momento, ten­
dremos poco que decir de él. Aunque hizo algunos intentos de retornar, su papel en la
destrucción de los judíos nunca volvió a ser de importancia primordial. Com o G aulei­
ter de Berlín, tendría algo que decir sobre la deportación de los judíos de la capital;
como ministro de Propaganda y jefe de la Oficina de Propaganda del partido, siguió
siendo el principal suministrador de palabras, pero hasta esta función tenía que com ­
partirla con otros. Mientras tanto, el ministro de Propaganda se había convertido en
una personalidad impopular entre los burócratas alemanes, porque los había cargado
con multitud de problemas indeseables.
La primera en la lista de repercusiones desfavorables fue la reacción extranjera. Los
comentarios de la prensa extranjera fueron críticos, las negociaciones internacionales
se vieron perjudicadas, y se intensificó el creciente boicot a los productos alemanes.
29
Testimonio de Goring, Trial of the Major War Crimináis, vol. IX, pp. 276-278. Según el tipo de
cambio oficial, 1.000 millones de Reichsmark equivalían a 400 millones de dólares.
En la vecina Italia, el ministro de Asuntos Exteriores, Ciano, anotó en su diario un interesante
comentario hecho en privado por Benito Mussolini a la «multa»: «El Duce critica la decisión alema­
na de imponer una multa de mil millones de marcos. Está de acuerdo con que se tomen represalias
de tipo personal, pero considera que valorar la vida de vom Rath en siete mil millones de liras es exce­
sivo. O incluso absurdo», Galeazzo Ciano, Ciano’s Hidden Diary, ¡937-1938, Nueva York, 1953, en­
trada del 13 de noviembre de 1938, p. 194. Nos ocuparemos con más detalle de la «multa» en el capí­
tulo dedicado a la expropiación.

57

El embajador en Washington, Dieckhofif, escribió al Ministerio de Asuntos Exteriores
que esperaba que «la tormenta que en la actualidad barre Estados Unidos vuelva a amai­
nar en un futuro predecible, y que podamos volver a trabajar». H asta el 10 de noviembre,
una gran proporción de estadounidenses se mantenían alejados de la campaña antialemana. Ahora ya no era así. La indignación no sólo procedía de los judíos, sino de todos los
sectores y clases, incluidos los estadounidenses de origen alemán. «Lo que me asombra
-continuaba el embajador alem án- es el hecho de que, con pocas excepciones, los respe­
tables círculos patrióticos, profundamente anticomunistas y, en su mayor parte, de actitud
antisemita, también empiezan a apartarse de nosotros. El hecho de que los periódicos
judíos escriban todavía más excitados que antes y que la campaña de los obispos católicos
contra Alemania sea más implacable que antes no es sorprendente; pero que hombres
como Dewey, Hoover, Hearts y muchos otros que hasta ahora han mantenido una reserva
comparativa e incluso, en cierta medida, han expresado simpatía hacia Alemania, adopten
ahora públicamente una actitud tan violenta y dura contra Alemania es un asunto grave
[...]. En la atmósfera general de odio, la idea de boicotear los productos alemanes ha reci­
bido nuevo combustible, y por el momento no se puede pensar en iniciar negociaciones
comerciales»30. Informes de ese tipo le llovieron al Ministerio de Asuntos Exteriores desde
todo el mundo31.
Pero, si los diplomáticos sufrieron algunos sobresaltos, las mayores decepciones estu­
vieron reservadas para los exportadores, los expertos en armamento, y todos aquellos inte­
resados en el suministro de divisas. El comercio alemán llevaba ya un tiempo sufriendo los
boicots organizados en determinados países. Pero el movimiento de boicot se había limita­
do en gran medida a los consumidores; no estaba dirigido contra las empresas judías, y no
tenía muchos seguidores no judíos. Los disturbios de noviembre de 1938 cambiaron esta
situación. Por primera vez, el movimiento de boicot consiguió muchos participantes
entre los establecimientos de venta al por menor, los distribuidores y los importadores.
Esto supuso, en la práctica, cancelaciones de contratos a gran escala, especialmen­
te en Francia, Inglaterra, Estados Unidos, C anadá y Yugoslavia. La Oficina de Econo­
mía Arm am entística de las Fuerzas Arm adas informó de que muchas empresas habían
perdido entre el 20 y el 30 por 100 de su negocio de exportación. Entre los más perju­
dicados se encontraron los fabricantes de productos de piel y de juguetes. U na empre­
sa de juguetes perdió todo su negocio con Inglaterra; otra perdió sus puntos de venta
en Estados Unidos. Debido a la eliminación de las empresas judías en Alemania, buena

30 Dieckhoff al Ministerio de Asuntos Exteriores, 14 de noviembre de 1938, Akten zur Deutschen
Ausvucirtigan Politik, 1918-1945, Ser. D. vol. rv, núm. 501. Traducido al inglés, también en Documents on
Germán Foreign Policy, 1918-1945, misma serie, mismo volumen, mismo número de documento.
31 Véase, por ejemplo, el informe de la legación alemana en Uruguay (firmado por Langmann) al
Ministerio de Asuntos Exteriores, 11 de noviembre de 1938, NG-3235.

58

parte de las divisas que esas empresas habían obtenido también se sacrificaron. Así, una
empresa, cuyo propietario judío había sido detenido, no pudo firmar bajo la nueva direc­
ción «aria» un contrato por la cantidad de 600.000 Reichsmark que ya había sido nego­
ciado antes de la persecución. Lo más doloroso, sin embargo, fue el cese de las antiguas
conexiones entre empresas «arias» de Alemania y empresas «arias» de países extranjeros.
Los alemanes no podían sencillamente entender por qué las empresas no judías se sentí­
an obligadas a unirse al boicot. Pero esto es lo que sucedió. En Holanda, una de las mayo­
res empresas comerciales, Stockies en Zoonen, de Amsterdam, que había representado a
empresas alemanas como Krupp, Ford (filial alem ana), DKW y BMW rescindió todos sus
contratos alemanes y asumió la representación de firmas inglesas32.
Claramente, la primera consecuencia del pogromo fue la pérdida de muchos parti­
darios en el extranjero. El segundo resultado fueron los daños causados a propiedades
inmuebles en el interior33.
El 12 de noviembre de 1938, dos días después de los disturbios, Goring convocó una
conferencia para examinar los daños y discutir medidas para paliarlos. A la reunión asis­
tieron el ministro de Economía, Funk, el ministro de Propaganda, Goebbels, el ministro de
Finanzas, von Krosigk, el representante de las compañías de seguros alemanas, Hilgard, el
jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, el jefe de la Policía del Orden, Daluege, el repre­
sentante del Ministerio de Asuntos Exteriores, Wórmann, y muchas otras partes interesa­
das34. En sus puntualizaciones introductorias, Góring resaltó que ya había tenido «sufi­
cientes manifestaciones de este tipo. N o perjudican a los judíos -afirm ó- sino a mí, porque
yo soy en último extremo la autoridad responsable de coordinar la economía alemana. Si
hoy se destruye una tienda judía, si se arrojan las mercancías a la calle, la empresa de segu­
ros pagará los daños, que el judío no llegará a soportar [...]. Es una locura vaciar y quemar
una tienda judía y después hacer que una compañía de seguros alemana compense la pér­
dida. Y se están quemando mercancías que necesito desesperadamente, balas completas de
tejidos y qué sé yo, que creo que hacen falta por todas partes. También puedo quemar las
materias primas antes de que lleguen».
Tras estas puntualizaciones introductorias, se cedió la palabra a Hilgard, el experto
en seguros. Su relación recuerda vagamente a la Klostemeuburger Chronik medieval, que

32
Informe de la Oficina de Economía Armamentística Ilb (Wehrwirtscha/tsstab/IIb), 21 de diciem­
bre de 1938, Wi/1.149a. La Oficina de Economía Armamentística fue la precursora del WirtschaftsRüstungsamt (Wi Rü).
11
Informes incompletos indican los siguientes daños: 815 tiendas destruidas; 171 casas incen­
diadas; 191 sinagogas quemadas; 14 capillas de cementerio, salas comunitarias y edificios similares
destruidos. 20.000 judíos fueron detenidos, 36 muertos, otros 33 heridos de gravedad. Heydrich a
Goring, 11 de noviembre de 1938, PS-3058.
34
Actas de la conferencia de Goring, 12 de noviembre de 1938, PS-1816. Las actas se dividen
en siete partes. Tres de esas partes (II, IV y Vi) se han perdido.

59

admitía a regañadientes que los daños causados por una multitud en el barrio judío de
Viena habían perjudicado más a los cristianos que a los judíos, porque el daño se había cau­
sado a los bienes cristianos almacenados en las casas de empeño judías. Ahora, en 1938,
Hilgard desplegó una historia similar. Se habían destrozado lunas de escaparates asegu­
radas en unos 6.000.000 de Reichsmark. A l menos la mitad de esta cantidad debería
aportarse en divisas extranjeras, porque los caros vidrios estaban fabricados en Bélgica.
Es más, las lunas de las tiendas judías no pertenecían a los tenderos judíos, sino a los
propietarios alemanes de las casas. El problema era similar en el caso de los bienes de
consumo almacenados. Sólo los daños de la joyería M argraf ascendían, según el infor­
me, a 1.700.000 marcos.
Goring interrumpió en este momento: «¡D aluege y Heydrich, tendréis que hacer
redadas, a gran escala, para traerme estas joyas!». Heydrich replicó que la recuperación
quizá no resultara fácil. H abían tirado las cosas a la calle. «Com o es natural, la multi­
tud se apresuraba a coger visones, zorros, etc. Será muy difícil recuperar eso. H asta los
niños se han llenado los bolsillos, simplemente por diversión». Entonces Heydrich
añadió sarcásticam ente, a costa de Goebbels: «Se sugiere que no se emplee a las Ju ­
ventudes Hitlerianas y que éstas no participen en tales acciones sin consentimiento
del partido».
H ilgard, siguiendo con su informe, afirmó que los daños físicos totales en bienes
inmuebles serían de unos 25 millones de Reichsm ark. Heydrich sugirió que, si se añ a­
dían las pérdidas en bienes de consumo, en impuestos y otras pérdidas indirectas, los
daños se medirían en cientos de millones. A ñadió que 7.500 tiendas habían sido
saqueadas. D aluege amplió que en muchos casos las m ercancías de las tiendas no
pertenecían a los dueños de éstas, sino que pertenecían todavía a los mayoristas ale­
manes.
HILGARD: Tendremos que pagarles tam bién a ellos.
GORING: (a Heydrich): Preferiría que hubieses m atado a 200 judíos, y no que se hayan

destruido esos bienes.
HEYDRICH: H an m uerto 35.

A l final, los reunidos decidieron la siguiente regulación de las reclam aciones por
daños, es decir, distribuyeron los daños y perjuicios de la siguiente manera: (1) las
pérdidas no aseguradas de bienes inmuebles judíos serían pérdidas para los judíos. Las
joyas, pieles o cualquier otra m ercancía saqueada no se devolverían a los propietarios
judíos. En la m edida en que se recuperase algo, los artículos serían confiscados por el
E stado35; (2) las propiedades de los alem anes aseguradas (principalmente lunas de es­
caparates y partidas de bienes de consumo) tendrían que cubrirlas las com pañías de
35 Véase la directiva de la Policía del Estado de Darmstadt (Gestapo), 7 de diciembre de 1938, D-183.

60

seguros; (3) las pérdidas aseguradas de propiedades judías se tratarían com o sigue: las
indemnizaciones de los seguros judíos serían confiscadas por el Reich; se ordenaba a
las empresas que realizaran los pagos al Estado; a su vez se ordenaba a los propietarios de bienes inmuebles judíos que reparasen los daños «para restaurar el aspecto de la
calle»36. Sin embargo, un decreto posterior permitía a los judíos deducir el coste de las
reparaciones del pago de la multa de 1.000 millones de marcos37. El efecto neto de estas
normativas, por lo tanto, fue el de cargar los daños y perjuicios asegurados sobre las
compañías aseguradoras.
Hilgard admitió que las compañías tendrían que realizar los pagos para impedir que
se destruyese la confianza en los seguros alemanes. Pero había esperado que el gobier­
no reembolsase en secreto esa cantidad. Góring, sin embargo, no «soñaría» con eso;
eso sería un «regalo». A un así, en el transcurso de la reunión, Hilgard recibió la pro­
mesa de que se haría algo por las «pequeñas» aseguradoras; por supuesto, sólo en casos
en los que fuese «absolutamente necesario». En este punto hay un vacío en las actas
de la conferencia, pero en la parte V de las mismas, Góring señaló que «después de
todo lo que se ha dicho y hecho, quedará algo de beneficio para las com pañías asegu­
radoras, dado que no tendrán que pagar todos los daños. Sr. Hilgard, puede usted estar
contento».
HILGARD: N o tengo razones para estarlo. ¡A l hecho de que no tengamos que pagar
todos los daños y perjuicios lo llaman beneficios!
GÓRING: ¡U n momento! Están obligados por ley a pagar cinco millones, y de repen­
te aparece ante ustedes un ángel un tanto corpulento encarnado en mi persona y les
dice que pueden guardarse un millón, ¿por qué no se le puede llamar beneficio a eso?
Yo debería realmente repartirlo con ustedes, o como ustedes lo llamen; lo veo sólo con
mirarlo a usted, está usted exultante. H an obtenido ustedes un gran beneficio.
(Observación: Vamos a establecer un impuesto para daños y perjuicios provocados
por los disturbios públicos, que deberán pagar las compañías de seguros.)
Hilgard replicó que, en su opinión, «el honorable comerciante alemán» seguiría
siendo quien pagase. Las compañías de seguros seguían siendo las perdedoras. «Eso es
así, y seguirá siéndolo, y nadie me puede decir lo contrario».
GÓRING: ¿Entonces, por qué no procura usted que rompan unos cuantos escapara­
tes menos? ¡Usted también pertenece al pueblo!
El tercer problema producido por el pogromo de Goebbels fue la destrucción de las
sinagogas. En comparación con las repercusiones en el extranjero y las indemnizacio­
nes de los seguros, éste era un problema relativamente menor. D ado que Góring no
pensaba utilizar las sinagogas, no las consideraba propiedad alemana. Pero las ruinas
36 Decreto firmado por Góring, 12 de noviembre de 1938, RGB11, 1581.
37 Decreto firmado por von Krosigk, 12 de noviembre de 1938, RGB1 1, 1638.

61

estorbaban. Después de muchas discusiones sobre este problema, el Ministerio para
Asuntos Eclesiásticos dio con la solución invocando el código de edificación para cargar a las comunidades judías con la eliminación de los escombros38.
El cuarto asunto que se debía tratar era la posibilidad de que los judíos entablasen
acciones judiciales. El Ministerio de Justicia se ocupó del problema emitiendo un
decreto por el cual los judíos de nacionalidad alemana no tendrían en ningún caso
derecho legal de reclamación por los «sucesos» acaecidos entre el 8 y el 10 de noviem­
bre39. Los judíos extranjeros que habían sufrido lesiones o daños y perjuicios podían
naturalmente recurrir a la intervención diplomática y reclamar daños y perjuicios al
Estado. A Góring le irritaba «el minuto en el que el Itzig [apodo despectivo dado a los
judíos polacos] había abandonado Polonia, ya que ello le obligaba ¡a tratarlo como si
fuese polaco!», aunque no conseguía encontrar una forma de eludir este dilema. C uan­
do el representante del Ministerio de Asuntos Exteriores señaló que había que tratar
con países como Estados Unidos, con capacidad para tomar represalias, Góring replicó
que Estados Unidos era un «país mañoso» y que las inversiones alemanas allí deberían
haberse liquidado hacía mucho tiempo. «Pero tiene usted razón, señor W ormann, hay
que considerar la cuestión»40.
El quinto problema era, en algunos aspectos, el más difícil de todos. En el trans­
curso de los disturbios se habían com etidcractos que constituían delitos incluidos en
el código penal. Se habían robado pertenencias personales (sin posterior entrega al
Estado), se había asaltado a mujeres, matado a hombres. Del 23 al 26 de enero de 1939,
el ministro de Justicia, Gürtner, convocó una conferencia con los fiscales de los más
altos tribunales para estudiar el problema. El Staatsekretar Freisler (segundo de abor­
do en el M inisterio de Justicia) explicó que el problema tenía dos vertientes: las
acciones judiciales contra miembros del partido, y las acciones contra quienes no fue­
sen miembros del mismo. En cuanto a los no miembros, la m aquinaria judicial podía
actuar inm ediatam ente, sin «andar por ahí hablando a gritos de su trabajo». Gürtner
señaló que sólo se podrían juzgar los «asuntos graves». Por ejemplo, habría que tratar
lo de las violaciones. Los asuntos menores, com o la apropiación de unas cuantas latas
de com ida, tendrían, por otra parte, que dejarse pasar. El O berstaatsanw alt Joél (un
fiscal) se mostró de acuerdo con que no era necesario juzgar a nadie por llevarse un
par de cajones de existencias. Adem ás, habría que tener en cuenta que la tentación
era grande, la necesidad estaba presente, y la instigación estaba clara. C on respecto

38 Circular del Ministerio de Asuntos Eclesiásticos, probablemente de marzo de 1939, NG-26.
Véase también la correspondencia en los documentos NG-2088, NG-2089 y NG-2090.
39 Decreto firmado por Stuckart, Hess, Schlegelberger y Reinhardt, 18 de marzo de 1939, RGB1
I, 614.
40 Actas de la conferencia de Góring, 12 de noviembre de 1938, PS-1816.

62

a los miembros del partido, sólo se podría iniciar una acción después de que fuesen
expulsados del mismo, ya que existía la presunción de que habían actuado siguiendo
órdenes41.
En febrero de 1939, el Tribunal Supremo del Partido se reunió para decidir sobre el
caso de 30 hombres que habían cometido «excesos». En el informe que envió a Goring,
el juez jefe del partido, Buch, señaló la circunstancia atenuante de que el pogromo no
había sido espontáneo sino organizado. 26 de los acusados habían m atado a judíos.
Ninguno de ellos fue expulsado del partido. En nombre de los 26, se instó al ministro
de Justicia a que diese m archa atrás a los procedimientos iniciados en los tribunales
penales. En todos estos casos, el tribunal no había encontrado motivos «innobles».
Incluso si los hombres hubiesen actuado sin recibir órdenes, comprendían que el propósito de la persecución era la venganza. O bien se les había ordenado m atar o bien
se habían dejado llevar por sentimientos de odio. En consecuencia, la expulsión y el
juicio eran injustificados. Cuatro hombres que habían violado a mujeres fueron expul­
sados del partido y entregados a los tribunales. El pogromo no podía justificar los delitos
morales. En estos casos, los hombres habían usado la revuelta como simple pretexto
para sus acciones42.
Toda la burocracia alemana, así como la mayoría de los dirigentes del partido, reac­
cionaron al pogromo de Goebbels con un sentimiento de irritación y vejación. Las con­
secuencias de estos sucesos en el extranjero, la destrucción de propiedades, la presencia
de las ruinas de las sinagogas en todas las grandes ciudades alemanas, las demandas por
daños y perjuicios interpuestas por los judíos extranjeros, y, finalmente, el problema de
los «excesos» fueron más allá de lo que cualquiera hubiese esperado. Para concluir la
conferencia celebrada el 12 de noviembre, Goring delaró: «quiero eliminar los actos
individuales [Einzelaktionen] de una vez por todas». Poco después, en una conferencia de
Gauleiter, Goring reiteró su oposición a los pogromos. Los disturbios, en su opinión,
daban salida a los «instintos más bajos» y además tenían repercusiones indeseables en el
extranjero43.
El pogromo de noviembre fue la última ocasión para ejercer la violencia contra los
judíos en las calles alemanas. En septiembre de 1941, cuando, a instancias del M iniste­
rio de Propaganda, se emitió un decreto para marcar a los judíos con una estrella am a­
rilla, el jefe de la Cancillería del Partido, Bormann, dio instrucciones para asegurarse de

41 Resumen de la conferencia judicial celebrada del 23 al 26 de enero de 1939 (firmada por Leimer),
NG-1566. Véase también un resumen de la conferencia de jueces, 1 de febrero de 1939, NG-629.
42 Buch a Goring, 13 de febrero de 1939, PS-3063. En los siguientes capítulos se encontrará de
nuevo esta distinción entre motivos «idealistas» y «egoístas».
43 Declaración jurada del Dr. Siegfried Uiberreither (Gauleiter, Estiria), 27 de febrero de 1946,
Górmg-38.

63

que no se repetirían las «manifestaciones» de noviembre. Estaría por debajo de la dignidad del «movimiento», afirmó Bormann, que sus miembros molestasen individual­
mente a los judíos (wenn ihre Angehórigen sich an einzelnen Juden vergreifen würden).
Tales acciones, concluyó, «están y seguirán estando estrictamente prohibidas»44.
La única razón de la repulsa e incluso del horror que todos los dirigentes, excepto
Geobbels, sentían por los pogromos y la violencia callejera era la conciencia de que
estas «acciones» no se podían controlar. Cuando se dejaba suelta a la multitud, las
cosas se escapaban inevitablemente de las manos. Los pogromos eran demasiado caros
y, en último término, no conseguían nada. Las actividades del partido durante la déca­
da de los treinta sólo tuvieron efecto, en consecuencia, sobre la burocracia alemana.
C ada burócrata, perteneciese o no al partido, se convenció a partir de entonces de que
había que tomar medidas sistemáticas contra los judíos, y que debía evitarse bajo cual­
quier circunstancia la gestión diletante de la situación por parte de Goebbels y otros
agitadores. A partir de ese momento, la cuestión de los judíos se trataría de modo «ju­
rídico», es decir, de forma ordenada que permitiese una planificación adecuada y pro­
funda de cada medida m ediante memorandos, correspondencia y conferencias. En
adelante, se sopesarían cuidadosam ente los pros y los contras de cada medida y que­
daría prohibida la acción precipitada. La burocracia había asumido el poder. Fue el
proceso burocrático de destrucción el que paso a paso condujo finalmente a la ani­
quilación de cinco millones de víctimas45.
¿Cómo reaccionaron los judíos a toda esta violencia? Curiosamente, la reacción
judía a los excesos del partido fue similar, en aspectos cruciales, a las respuestas de la bu­
rocracia alemana. En los años anteriores a la subida de Hitler al poder, los judíos se ha­
bían abstenido de usar invectivas46 y habían evitado manifestarse por las calles, ya fuese

44 Instrucciones del Amtsleiter Ruberg de la Auslands-Organisation (Organización del Partido en
el Exterior), 20 de septiembre de 1941, en las que se adjuntaba la orden de Bormann, NG-1672.
45 El propio Hitler distinguió en su primer tratado sobre el antisemitismo entre el antisemitismo
emocional (gefühlsmássigen) -cuya expresión suprema era el pogromo- y el antisemitismo de la razón
(Vermm/t), que en manos de un poderoso gobierno podría conducir al establecimiento de medidas
planificadas contra los judíos y, finalmente, provocar su completa eliminación (Entfemung). Hitler
(cuando aún era soldado primero, y servía en una unidad de inteligencia y propaganda del Reichswehrgruppenkommando 4 de Munich) a su oficial al mando, capitán Karl Mayr, 16 de septiembre
de 1919. El memorando lo solicitó Mayr para responder a una carta enviada por un estudiante de un
curso sobre propaganda, Adolf Gemlich. Mayr, de acuerdo con la mayoría de las ideas de Hitler, se
las trasladó a Gemlich. Véase la correspondencia incluida en Ernst D e u e r le in (ed.), Der Aufstieg der
NSDAP in Augenzeugenberichten, Munich, 1974, pp. 89-95.
46 Principalmente, resaltaban sus logros en las artes y la ciencias, y defendían sus triunfos en la
Primera Guerra Mundial. Véase, por ejemplo, Verein zur Abwehr des Anti-Semitismus, A bwehrBlatter 42 (octubre de 1932): encarte. También, Arnold PAUCKER, «Der jüdische Abwehrkampf», en

64

con formaciones comunistas o socialdemócratas47. En 1933, las organizaciones judías,
como el vicecanciller von Papen, se apresuraron a protestar contra las manifestaciones
y la «propaganda de la atrocidad» que tenían lugar en otros países. La Organización de
Veteranos de Guerra Judíos acusó a los emigrantes de «desertores» de los demás judíos,
y de tirar «flechas desde escondites seguros» en detrimento de Alem ania y de los judíos
alemanes48.
El CentralA/erein deutscher Staatsbürger jüdischen Glaubens, principal organismo de
los judíos asimilacionistas, declaró con indignación: «nadie nos puede robar nuestra
madre patria alemana [...]. A l librar en ella esta batalla, libramos una batalla alemana,
no egoístamente judía»49. Los judíos estaban convencidos de que iban a pasar tiempos
difíciles, pero que su situación no acabaría siendo insostenible. «Pueden condenarnos a
pasar hambre, pero no a morirnos de hambre [Man kann uns zum Hungem verurteilen,
aber nicht zum Verhungem]»50. Com o Schacht, los judíos esperaban que se promulgasen
decretos que pusiesen fin a la incertidumbre y definiesen su status. «Uno puede vivir
bajo cualquier ley [Man kann unter jedem Gesetz leben].»51
A comienzos de abril de 1933 -coincidiendo con la primera oleada de propaganda,
boicot y violencia del partido, y con la publicación del primer decreto antijudío—se pro­
dujo una controversia entre las dos tendencias de la comunidad judía. Esta polémica es
característica de todo lo que se va a exponer en este libro. El Central-Verein Zeitung,
órgano de los asimilacionistas, había publicado un editorial, fruto de la desesperación,
que contenía el famoso verso de amor frustrado de Goethe: «Si te amo, ¿a ti qué te
importa?». El periódico sionista Jüdische Rundschau publicó a continuación una res­
puesta que declaraba desafiante: «Si te amo, es asunto tuyo. El pueblo alemán debería
saberlo: una alianza histórica, que data de hace cientos de años, no puede romperse tan

Werner Mosse (ed.), Entscheidungsjahr 1932. Zur Judenfrage in der Endphase der Weimarer Republik,
cit., pp. 405-499.
47 Sobre los comunistas, véase Hans-Helmuth Knütter, «Die Linksparteien», en ibid., pp. 323-345,
especialmente pp. 335-336; sobre los socialdemócratas, véase Werner Mosse, «Der Niedergang der
Republik», ibid., pp. 36-37; sobre ambos, véase Arnold Paucker, «Abwehrkampf», ibid., p. 459 n.
48 Comunicado de prensa del Reichsbund jüdischer Frontsoldaten en el que se contenía un tele­
grama enviado a la embajada de Estados Unidos, en Kólnische Volkszeitung, 27 de marzo de 1933, RC-49.
49 Central-Verein Zeitung (23 de marzo de 1933), en Hans LA M M , «Über die Innere und Aussere
Entwicklung des Deutschen Judentums im Dritten Reich», Erlangen, 1951, mimeografiado, p. 143,
176 n. Véase también, declaración sionista en Jüdische Rundschau, 17 de marzo de 1933, ibid., p. 143,
176 n.
50 Ismar Elbogen, Central-Verein Zeitung (16 de abril de 1933), citado por Hans Lamm, «Uber die
Innere und Aussere Entwicklung des Deutschen Judentums im Dritten Reich», cit., pp. 147-148.
51 De una declaración realizada por Georg Kareski, «judío nacionalista extremista», ibid.,
pp. 147-148.

65

sencillamente»52. Pero se rompió. La burocracia cortó, nudo a nudo, los lazos entre las
comunidades alemana y judía. Ya en junio, el periódico sionista, perdida toda la asperanza, realizó una súplica final:
Los nacionalsocialistas, en sus manifestaciones, califican a los judíos de «enemigos del
Estado». Esa calificación es incorrecta. Los judíos no son enemigos del Estado. Los judíos alemanes desean y esperan el ascenso de Alemania, algo para lo que siempre han invertido, hasta
donde les ha sido posible, todos sus recursos, y eso es lo que desean seguir haciendo53.

En 1939, hasta los ruegos de reproche habían desaparecido. Los líderes de la com u­
nidad judía, en su publicación oficialmente aprobada, sólo tenían una palabra de con­
sejo para sus lectores: que cumpliesen con la mayor exactitud todas las órdenes y direc­
tivas oficiales54. Los judíos tenían sus leyes.

52 Jüdische Rundschau, con cita del editorial publicado en el Central-Verein Zeitung del 13 de abril
de 1933, ibid., pp. 152-153, 177 n.
53 Jüdische Rundschau, 27 de junio de 1933, ibid., pp. 157 y 177 n.
54 Jüdisches Nachrichtenblatt, Berlín, 5 de septiembre de 1939.

66

III

La estructura de la
destrucción

A primera vista, la destrucción de los judíos quizá tenga la apariencia de un acon­
tecimiento indivisible, monolítico e impenetrable. O bservada más de cerca, se revela
como un proceso de pasos secuenciales dados por iniciativa de los incontables respon­
sables de la tom a de decisiones en una máquina burocrática extensa. U na característi­
ca que subyace a este cataclismo es, por consiguiente, su estructura: una lógica de desa­
rrollo, un mecanismo de toma de decisiones, y una organización implicada en la acción
administrativa diaria.
El proceso de destrucción se desplegó siguiendo un patrón definido1. Sin em bar­
go, no procedió según un plan básico. En 1933, ningún burócrata podía haber predicho qué tipo de medidas se tom arían en 1938, y en 1938 tam poco era posible prede­
cir la configuración que tomaría la empresa en 1942. El proceso de destrucción fue
una operación realizada paso a paso, y el adm inistrador rara vez veía m ás allá del paso
siguiente.
Las medidas se introdujeron en el siguiente orden: en primer lugar, se definió el con­
cepto de judío; después se inauguraron las operaciones de expropiación; en tercer lugar,
se concentró a los judíos en guetos; finalmente, se tomó la decisión de aniquilar a los
judíos europeos. Se enviaron a Rusia unidades de exterminio móviles, mientras que en
el resto de Europa las víctimas fueron deportadas a centros de exterminio. La evolución
cronológica se puede resumir, por lo tanto, como sigue:

1
La existencia del patrón la sugirió por primera vez en una declaración jurada el Dr. Rudolf Kast
ner, el 13 de septiembre de 1945, PS-2605.

67

Definición

I

Expropiación
Concentración

i-------------- :--------------Operaciones móviles de exterminio
en la URSS ocupada

----------------------------- 1
Deportaciones y operacionbes en centros
de exterminio en el resto de la Europa del Eje

El concepto de proceso de destrucción excluye las acciones del partido analizadas en
el capítulo anterior. Schacht y Frick denominaron a estas acciones del partido Einzelaktionen [«acciones aisladas»]. Las Einzelaktionen carecían de importancia adminis­
trativa. N o entraban en ningún patrón administrativo. N o cumplían un objetivo admi­
nistrativo. N o constituían un paso dentro de un proceso administrativo. Esa es la razón
por la que en Alemania desaparecieron por completo a partir de 1938, y en los territo­
rios ocupados se produjeron sólo en raras ocasiones.
La definición de judío parece ser una medida relativamente inocua en comparación
con las sangrientas revueltas de 1938. Su importancia, sin embargo, es mucho mayor,
porque la definición de la víctima era un requisito esencial para acometer acciones
futuras. La medida en sí no dañó a nadie. Pero tuvo continuidad administrativa. Esta
es la principal diferencia entre un pogromo y un proceso de destrucción. El pogromo pro­
duce daños a la propiedad y lesiones a las personas, y eso es todo. N o exige nuevas
medidas. Por el contrario, una medida dentro de un proceso de destrucción nunca se
mantiene aislada. Quizá no siempre haga daño, pero siempre tiene consecuencias. Cada
paso del proceso contiene la semilla del siguiente.
El proceso de destrucción se asentó sobre dos políticas: la emigración (1933-1940)
y la aniquilación (1941-1945). A pesar de este cambio de política, la continuidad admi­
nistrativa del proceso se mantuvo intacta. La razón de ese fenómeno debe encontrarse
en el hecho de que los tres pasos introducidos antes de 1940 (definición, expropiación
y concentración) sirvieron no sólo para inducir a la emigración, sino también como
escalones para una operación de exterminio:
Definición
.............

Emigración

Expropiación
.....■....... Emigración
Concentración
" .............
Aniquilación

Emigración

La senda hacia la aniquilación avanza directamente por estos antiguos peldaños.
Nos enfrentamos a un proceso administrativo que iba a hacerse cada vez más drás­
tico. En el transcurso del mismo, muchos burócratas percibieron la existencia de una
barrera entre los antiguos principios procedimentales y las necesidades del momento.
Lo que ellos querían era una acción sin restricciones. Por lo tanto, crearon una atm ós­
fera en la que gradualmente pudiera abandonarse la palabra formal escrita como modus
operandi. Esta transformación del fundamento, que pasó de la creación de leyes públi­
cas a las operaciones ocultas, se puede retratar en el siguiente continuo2:
Leyes
Decretos de aplicación
Ordenanzas o reglamentos ministeriales o territoriales
Anuncios a la población en cumplimiento de leyes y decretos
Anuncios de los funcionarios locales indicando que actuaban sólo de acuerdo con supuestas necesidades
Directivas escritas y no publicadas
Autorizaciones generales a subordinados no publicadas
Directivas y autorizaciones orales
Interpretaciones básicas de los funcionarios según las cuales las decisiones
no necesitan órdenes ni explicaciones

En última instancia, la destrucción de los judíos no fue tanto producto de las leyes
y las órdenes como cuestión de espíritu, de comprensión compartida, de consonancia y
sincronización.
¿Quién participó en esta empresa? ¿Qué tipo de maquinaria se utilizó para realizar estas
tareas? La máquina de destrucción fue una suma; no había ningún organismo a cargo de
la operación completa. Aun cuando un organismo particular pueda haber ejercido una
función supervisora («federführende») en la aplicación de una medida particular, no hubo
un único organismo que dirigiese o coordinase todo el proceso. La máquina de la destruc­
ción fue un aparato intrincado, diverso y, sobre todo, descentralizado.
Consideremos por un momento el tamaño que precisaba tener ese aparato. En 1933,
los judíos estaban casi completamente emancipados y casi completamente integrados
en la comunidad alemana. Separarlos de los alemanes fue, en consecuencia, una ope­
ración muy compleja. A penas hubo organismo, oficina u organización que no se inte­
resase en un momento u otro por la adopción de medidas antijúdías. Si tuviésemos que
enumerar los organismos públicos y privados que se pueden denominar el «gobierno

2
Se puede encontrar una exploración definitiva de esta evolución en Uwe A dam s, Judenpolitk
im Dritten Reich, Düsseldorf, 1972.

69

alemán» y aquellos organismos que se pueden denominar la «maquinaria de destruc­
ción», descubriríamos que estamos tratando de organismos idénticos.
Sin embargo, las designaciones Administración alemana y maquinaria de destrucción sí
hacen referencia a funciones distintas, ya que Administración es el término más incluyen­
te. Implica la totalidad de las funciones administrativas de una sociedad. La destrucción
es sólo una actividad administrativa muy especializada. Lo que puede ser un poderoso
organismo de la Administración quizá no constituya una parte vital de la maquinaria de
destrucción, y, al contrario, lo que puede ser un organismo clave en el aparato de des­
trucción quizá no constituya un eslabón importante en la estructura administrativa. En
resumen, cuando hablamos de la maquinaria de destrucción, hacemos referencia al siste­
ma de la Administración alemana en una de sus funciones especiales.
El aparato administrativo alemán constaba de un Führer (Adolf Hitler) y cuatro gru­
pos jerárquicos específicos3: la burocracia ministerial, las fuerzas armadas, la industria y
el partido. Su organización detallada se muestra en los cuadros 3.1, 3.2, 3.3, 3.4 y 3.5.
Durante siglos, los funcionarios y los militares se consideraron los dos pilares del
Estado alemán. La función pública y el ejército modernos de A lem ania se originan a
mediados del siglo XVII. El crecimiento de estas dos burocracias, no meramente como
máquinas administrativas, sino también como jerarquías con tradiciones, políticas y va­
lores propios, es en cierto sentido sinónimo e idéntico al ascenso del Estado alemán
moderno. El sector empresarial no se convirtió en factor político, a la par con las orga­
nizaciones más antiguas, hasta el siglo XIX. El partido era la jerarquía más joven del
gobierno nazi; en 1933 tenía escasam ente diez años. Pero ya disponía de una enorme
burocracia, que competía con las demás jerarquías y, en algunas áreas, amenazaba sus
prerrogativas. A pesar de los distintos orígenes históricos de estas cuatro burocracias y
a pesar de sus diferentes intereses, las cuatro estaban de acuerdo en la destrucción de
los judíos. La cooperación de las mismas fue tan completa que podemos verdadera­
mente decir que se fundieron en una maquinaria de destrucción.
La contribución específica de cada jerarquía se puede evaluar aproximadamente
siguiendo las líneas jurisdiccionales. La burocracia ministerial, compuesta por funcio­
narios civiles, fue la principal encargada de aplicar los decretos antijudíos durante las
primeras fases del proceso de destrucción. Fueron funcionarios ministeriales los que

3
Franz Neumann, BeRemoth, 2- ed., Nueva York, 1944, pp. 364-399, 468-470 [ed. cast.: Behemoth, México DF, FCE, 1946J. Los organigramas de la burocracia ministerial, del sector empresarial y
de la maquinaria regional se basan en parte en el organigrama certificado por Frick, PS-2905. La orga­
nización de las fuerzas armadas anterior a 1938 la describe Hans Bemd Gisevius en Trial of the Major
War Crimináis, XII, p. 197. Las fuerzas armadas, después de su reorganización, las describe Walter von
Brauchitsch en su declaración jurada de 7 de noviembre de 1945, PS-3703. El organigrama del parti­
do se basa en una declaración jurada de Franz Xaver Schwarz (tesorero del partido), 16 de noviembre
de 1945, PS-2903.

70

redactaron los decretos y reglamentos que definían el concepto de «judío», los que esta­
blecieron la expropiación de las propiedades judías, y los que inauguraron la concen­
tración en guetos de la comunidad judía alemana. Así, los funcionarios civiles esta­
blecieron el curso y la dirección de todo el proceso. Esta fue su función más importante
en la destrucción de los judíos. Sin embargo, también desempeñaron un papel sorpren­
dentemente amplio en las posteriores operaciones antijudías que tuvo un carácter mucho
más drástico. El Ministerio de Asuntos Exteriores negoció con los países del Eje la depor­
tación de los judíos a centros de exterminio; los ferrocarriles alemanes se encargaron del
transporte; la policía, completamente fusionada con las SS del Partido Nazi, se involucró
extensamente en las ejecuciones.
El ejército fue atraído al proceso de destrucción después del estallido de la guerra
por su control de vastos territorios en Europa oriental y occidental. Unidades y orga­
nismos militares tuvieron que participar en todas las medidas, incluido el exterminio
de judíos por unidades móviles especiales y el transporte de judíos a los campos de
exterminio.
La industria y el sistem a financiero tuvieron un im portante papel en las expro­
piaciones, en el sistem a de trabajos forzados, e incluso en la gasificación de las víc­
timas.
El partido se ocupó de todas las cuestiones que suponían problemas delicados en las
relaciones germano-judías (medio judíos, judíos en matrimonios mixtos, etc.) y, en
general, propugnó acciones drásticas. N o fue un accidente que el brazo militar del par­
tido, las SS (que estaban amalgamadas con la policía del Ministerio del Interior), lle­
vase a cabo las operaciones más drásticas de todas: las de exterminio.
Cada jerarquía aportó al proceso de destrucción no sólo medidas administrativas,
sino también características administrativas. Los funcionarios públicos infundieron en
otras jerarquías su firme planificación y su meticulosidad burocrática. D el ejército, la
maquinaria de destrucción adquirió su precisión militar, su disciplina y su insensibilidad.
La influencia de la industria se dejó sentir en el gran hincapié hecho sobre la contabili­
dad, el ahorro y el rescate, así como en la eficacia fabril de los centros de exterminio.
Finalmente, el partido aportó a todo el aparato un «idealismo», la idea de «misión», y la
noción de estar «haciendo historia». De esa forma, las cuatro burocracias se fundieron no
sólo en la acción sino también en su forma de pensar.
La destrucción de los judíos fue, en suma, obra de una burocracia administrativa
extensa. Este aparato avanzó paso a paso. Tanto la iniciación como la aplicación de las
decisiones estuvieron en gran medida en sus manos. N o se creó ningún organismo espe­
cial y no se estableció ningún presupuesto especial para destruir a los judíos europeos.
Cada organización desempeñaría una función específica en el proceso, y cada una debía
encontrar los medios para llevar a cabo su tarea.

71

cn

Oí O

y tí
C/0
o
>

2
O)

o
-

rt
y

O
tí rM
C
C 3
pj-

3

X

<

c;
o
co

^

o

4>
£

&

r-

<j
OJ
CQ

-—
, 5tí "atu
m 3 r o
tí05 C Sh >-

CQ

.s S i

S I3^
-tí

o

:3
£
&
O
O

S w

•rC JJ

ríU
T3
H

W

O

;c
& sm fe-

’tí

JU
Gh

03

cl

o

u

_ S(UJ3

wx

co

t-i -

Já £ -tí
-tí
CO

y £

v—'

Q
PS

c
y o

3 O

72

O

<L>
«s
9

p
3 l)
¿u

& 2

&JD

<u OJ E?
U O
u
<*-Ü
üutí rn
U ü
lW
1) <U ci>
:=S M
’S
i> -tí

o ¿z fcu

3

-tí

-tí

á

W

-O

-tí
u
D
T3

£p

O

r> 1/5

3

u

■o| í
tí ^3 ^
a < i5

pu

-títí

F

<!

8 -i I

-i-t (U
£ o,
Cco

o
O

CQ í ¿

¡o
j§ ^

5 tí
<3 EO ¡-J

d ra ^
^ £3 ’c

“PJ3

■u

u Ip-l
-2
co

o

UJ

o c
-cu tL3,
CO

3c¿¡

OD

Itío> »-rK1
e

Cuadro 3.1. La burocracia ministerial

■-tí
u

tí £,
UJ C/0

T3

03
O
03C
Cu
O

£
O

% J¿ -s
§ a oo
s
N

s
2l i^,c/)

Nota: los predecesores de los últimos titulares se encuentran entre paréntesis. Ministros y Staatssekretare («subsecretarios») separados por un espa­
cio. La Cancillería del Reich (que no se muestra) se situaba entre Hitler y los ministerios a efectos de coordinación.

tí .2P


5T
2

rt
<u

o
2 <.
O jj
~S tí 3

»-i

£2rt ü_s


o—
s T3
D

o
u

O "O .&

t?
O t/> _C O V

H 3 3

>-

*1^23 tC
3
-H
i 5
•-1

•O
O

< Ü

Cuadro 3.2. Las fuerzas armadas

« JS —
O

LSL, ^O
00

o

¡>
3
-H Si
vtu
^ <

1
cu I
5

u>
~o

•—
_tí

rt
tí ^5?

CQ

”c3
js

-O
O

< <

O

^

O

^ /- OJ
O <ü O

,<
D

£

*N i££ £¿¡
K
u d? O

O

I
u
u 1¿
•- 7

DC_C T
«1-O
1
3

I

7, O

o

o
•S o
£ T2
2¿ "O '
tí w
•So y? _o
to - £

’-g a

c
Sd

^3
s-S

§
-•Ss g
g<
s -2
,9 <u

CJ -a

O
3
n5ri5 12
O tí
<V

:cq tí O
c2 -^Q

-ao

8 o

<. -t-o
_
U '0>
^ ¿tí
JJ —

1s
_o
3
O

s

tío

.£■ Sím

<D <^

>

• rt
CJ o -Q
n3 .tiO O
S
'TJ

a

S¿


ce

£
3¿

-d r3

CS I-cLoa -s
,9 u

*

B u c1»
rS
w O
U T3

CJ -o

73

S
s

JS
**d

2
2
'H,
^Ltí

S ^
O vü
•ri o

£ aO

-tío oa,
o

C3
m "2 5

O
>

00

O
g „
£ J3 «¡ a 5 . 9
t3®

O

>
3 "T3 -o tí \CT3 U, . .
W .2
S U S .2
S
2ÍT3 cd s *s
c/2 tu . Gtí -?C
O C
3
£

rl 5 W<3 ’óc 5O
»o 3
¿ ü í d <L> u
a ’-<au £¿
VCJi>D

en Q

23 3 B
y ^ >
H 5¡ en

| ie
w<

tí co

S

'S
S y

8 ce:
3
w

rt
aB
'C
O

J2
■a
u
&H

Z .
uJ 'O ,
Ou
c/2 < o
2 j
3 ‘<7
ffl é
O S

Q-< O

•e i
ao s¡=
u ¿g

g
u
m
tt.
w
>

6 „p
d p w
z 2 3

n
P) ^Z <Q

<

aü E

¡I

^ S M
<u
o3
3ctí_¿ -T
3 a ¿ í s
O O
rv
i-.
- &
• ü "o
s .s i
«o ctí atí
ü 3

o.
zn


ca

N

R o 2
Q "2 2

O< 2

&•
o,
_ 03

~ .y
■s ^

3 g.

Ji&
>
¡*¡

•a
rt

£ tí

Cu
Z

0

1

^rt ^3 2m y
P H í<i w
ca it/5 _o
?0


'O a-g
*«C <„ u•-

E

C "rt c¿

Z

<

^ «
« ss y

es


<dtí
O
02

— tí

O -c
<u
-o
2 03
■5 3
£ u
o J
E

£
i? £
S 2
O §
T?
<

V) O
*i—
i
S 1» fe!
o>
o
M
-J O
id
> 4J
U
”3
M

< PU ¡X W

0
<u C
O
es -o .23 u
£
e V3 J J
o
O
cC .&
u .y «J tí
tí "53 -o
o 'tí
Oh £"2


CT3 w
tí>

. T3
3 I o
a o

£ X

74

’JS §

W
)

3o .2a>
?

ca

eí tí =
”d
05 3 1,
o
a

O

o tí
•e
^
fe s
e
ca g
S <

5

Cancillería del Führer

Cancillería del Partido

Formaciones del Partido

C
Oí 'O

o
'tí
cu

rt

2
3
~

< X

^ |Si. 2
C

o ¿í
"O —
rt
'2
’o
O.

s £ s
> ^

-T3

o tí

tí tí
<L)

-tí
O
< CO

&
o

C ^

te
ctío srt
E <u
e§ «tn
hh

-tí
O
CQ

o
•O
ai .y 2 $

- tí £ o ^
« £ (2! o

03

a
Q-

o

El tí
• '3
tí kP3 »>ña

H3 u
«

75
Sá ‘tí

ca fc> O

c/3 P*,

I-a
n2 w

3 Ü.

0m3 r3
tí £
3 £o
UL CO

s

cd J2
T3
C o>
cd _o

u
65 <
O

so

I I

O -C

a
-S
• tí ■3
3 S 3
-O (S «
£

ü
-3

•= '2
£ -9tíu
£5
O X

■-aO

Nota: las líneas discontinuas indican la posición de la Cancillería del Partido como centro para transmitir informes a Hitler y canal para recibir sus
directivas. Todos los organismos del partido eran responsables ante Hitler. No están todos enumerados.

Cu

4J g «

O

522
£3¡
§O
.S -2 \

'O
Ortsgruppenleitei

o


ce
*5
a

o

-o
ce
t/2
PJ
O

3 S 2 * 3
a *c *c tí
3

O
D

£
£

O


<D
-o

Q

í

Bürgermeister
(ciudades)

3

00
UJ

2
‘o

'>
o

o

4i»->
~

W

-fi
e
t¡C3 c¿3

-J
w ?p «
'' ' " <tíL>

76

tí1
3
w
0>

'5b
o

Landrate
(zonas rurales)

Cuadro 3.5. Maquinaría regional

¡3
O

IV

La definición por
decreto

Un proceso de destrucción consiste en una serie de medidas administrativas destinadas
a un grupo definido. La burocracia alemana sabía de quién tenía que ocuparse: el objetivo
de sus medidas eran los judíos. Pero ¿qué eran exactamente los judíos? ¿Quién pertenecía a
ese grupo? La respuesta a esta pregunta tenía que establecerla un organismo que se ocupa­
se de los problemas generales de la administración: el Ministerio del Interior. Mientras se
elaboraba la definición, otros organismos de la función pública y del partido se interesaron
por el problema. A efectos orientativos, por lo tanto, los cuadros 4.1, 4.2 y 4.3 m ues­
tran la estructura del Ministerio del Interior y de los dos organismos que a lo largo de
los años se ocuparon más estrechamente de los aspectos generales de la acción antijudía: la maquinaria judicial y la Cancillería del Reich.
El problema de definir a los judíos no era en absoluto sencillo. De hecho, había
constituido un escollo para los antisemitas de la generación anterior. Hellmut von Gerlach, uno de los diputados antisemitas del Reichstag durante la década de 1890, expli­
có en sus memorias por qué los dieciséis miembros antisemitas de la legislatura nunca
habían propuesto una ley antijudía: no habían conseguido encontrar una definición
viable del concepto judío. Todos estaban de acuerdo en la tonadilla:
No importa a quién reza,
El cochino lío está en la raza.
[Was er glaubt ist einerlei
In der Rasse liegt die Schweinerei]

Pero ¿cómo definir la raza en una ley? Los antisemitas nunca habían conseguido po­
nerse de acuerdo sobre esa cuestión. Por eso «todos siguieron maldiciendo a los judíos,

77

Cuadro 4.1. Ministerio del Interior
Ministro
Staatssekretar en funciones
Constitución y leyes
Subdirector
Constitución
Derecho administrativo
Derecho de ciudadanía
Naturalización
Derecho internacional
Raza
Cambio de nombres
Sanidad
Salud pública
Eugenesia y raza

Dr. Wilhelm Frick3
Hans Pfundtnerb
Staatssekretar Dr. Wilhelm Stuckartc
Ministerialdirigent Hering
Ministerialrat Medicus
Ministerialrat Dr. Hoche
Ministerialrat Dr. Hubrich
Oberregierungsrat Dr. Duckart
Ministerialrat Globke
Ministerialrat Losener
Ministerialrat Globke
Staatssekretar Dr. Leonardo Contid
Ministerialdirektor Dr. Cropp
Ministerialdirigent Dr. Linden

Nota: se pueden encontrar gráficos y descripciones más detallados del Ministerio en Hans PFUNDTNER (ed.),
Dr. Wilhelm Frick und sein Ministerium, Munich, 1937; declaración jurada de Hans Globke, 14 de noviem­
bre de 1947, NG-3540; organigrama del Ministerio del Interior, 1938, NG-3462; organigrama del Minis­
terio del Interior, 1943, en Taschenbuch für Verwaltungsbeamte, 1943, PS-3475.
a Frick fue sucedido por Himmler en 1943.
b Pfundtner dimitió en 1943; su puesto quedó vacante.
c Stuckart fue nombrado en 1935; su predecesor fue el Staatssekretar Grauert.
d Conti también fue nombrado en 1935; su predecesor fue el Ministerialdirektor Dr. Gütt.

pero nadie introdujo una ley contra ellos»1. La gente «sencilla» que redactó el programa
del partido nazi en 1920 tampoco suministró una definición. Simplemente señalaron que
sólo podía ser miembro de la comunidad una persona de «sangre alemana, con inde­
pendencia de su confesión».
Cuando el Ministerio del Interior redactó su primer decreto antijudío, para cesar a
los funcionarios judíos, se encontró con el mismo problema que había preocupado a los
antisemitas y a los nazis de los primeros tiempos. Pero los burócratas del Ministerio del
Interior atacaron el problema sistemáticamente, y pronto encontraron la respuesta.
El decreto del 7 de abril de 19332 establecía que los funcionarios de «descendencia
no aria» debían retirarse. El término descendencia no aria se definió en el reglamento de 11
de abril de 19333, como designación de cualquier persona que tuviese un progenitor o un
abuelo o abuela judíos. Se suponía que los progenitores o los abuelos eran judíos cuando
perteneciesen a la religión judía.
1 Hellmut von Gerlach, Von Rechts nach Unks, Zurich, 1937, pp. 111-113. El autor, diputado anti­
semita, abandonó la facción asqueado.
2 RGB11, 175.
3 RGB11, 195.

78

I
Cuadro 4.2. La maquinaría judicial
MINISTERIO DE JUSTICIA
1933-1941

1941-1942

1942-1945

Giirtner

Schlegelberger (suplente)

Thierack

Schlegelberger

Rothenberger

Klemm

Ministro:
Staatssekretar:

Penal

I

Personal y Organización

Letz

II

Formación

Segelken

III

Código Penal

Schafer

IV

Derecho Penal (Procedimiento)

Engert

V

Prisiones

Marx

VI

Derecho Civil

Altstótter

Civil

Adjunto

Hesse

Expertos en raza

Rexroth, Meinhof

VII

Comercio y Derecho Internacional

Quassowski

VIII

Pensiones

Schneller
TRIBUNALES

Tribunales Ordinarios
(Cada tribunal dividido en dos secciones
penales y civiles)

Tribunales Extraordinarios
(Procesamiento de delitos políticos)

Reichsgericht

Volksgerichtshof
(Tribunal Popular)

Oberlandesgerichte
Landgerichte
Amstgerichte

Sondergerichte
(Tribunales Especiales)

Nota: organigrama del gobierno del Reich (certificado por Frick), PS-2905; organigrama de la División VI,
febrero de 1944, NG-917; declaración jurada de Rothenberger, 12 de febrero de 1947, NG-776. Respecto a
los títulos de jueces y fiscales, véase el documento NG-2252.

La fraseología de esta definición es tal que no se podría decir que fuese contra las
estipulaciones del programa del partido. El Ministerio había dividido a la población en
dos categorías: «arios», que eran aquellos que no tenían antepasados judíos (es decir, de
pura «sangre alem ana»), y «no arios», que eran todos aquellos, judíos o cristianos, que
tenían al menos un progenitor o un abuelo judíos. Debe señalarse que esta definición
no está en ningún sentido basada en criterios raciales, tales como el grupo sanguíneo,
la curvatura de la nariz u otras características físicas. Los comentaristas nazis, por razo-

79

Cuadro 4.3. La Cancillería del Reich
Jefe de la Cancillería
Staatssekretar
A.
B.
C.
D.
E.

Hans Heinrich Lammers
Kritzinger

Administración, Propaganda, Educación, Salud Pública
Plan Cuatrienal, Reichsbarik, Transporte, Agricultura
Finanzas, Presupuesto, Trabajo, Auditoría, Asuntos de Servicio Civil
Asuntos Exteriores, Areas Ocupadas de Europa Oriental
Interior, Policía, Justicia, Fuerzas Armadas, Partido

Meerwald
Willuhn
Killy
Stutterheim
Ficker

Noca: organigrama de la Cancillería del Reich, NG-3811; declaración jurada del Dr. Otto Meissner (jefe,
Prasidialkanzlei) sobre la función y las competencias de Lammers, 15 de mayo de 1947, NG-1541; declaración
jurada de Hans Heinrich Lammers sobre su carrera profesional, 26 de abril de 1947, NG-1364; declara­
ción jurada de Friedrich Wilhelm Kritzinger sobre su carrera profesional, 25 de abril de 1947, NG-1363.

nes propagandísticas, denominaron a los decretos «leyes raciales» (Rassengesetze)4, y
algunos autores no alemanes, adoptando este lenguaje, también se han referido a estas
definiciones como «raciales»5. Pero es importante comprender que el único criterio
para la inclusión en el grupo «ario» o en el «no ario» era la religión, si bien no la religión de la persona involucrada, sino la de sus antepasados. Después de todo, a los nazis
no les preocupaba la «nariz judía», sino la «influencia judía».
La definición de 1933 (conocida como el Arierparagraph) suscitó diversas dificul­
tades. Uno de los problemas surgió del uso de los términos ario y no ario, que habían
sido elegidos para dar a los decretos un tono racial6. Otros países, principalmente
Japón, se sintieron ofendidos por la implicación de que los no arios eran inferiores a los
arios. El 15 de noviembre de 1934, representantes del Ministerio del Interior y del Mi­
nisterio de Asuntos Exteriores, junto con el jefe de la Oficina de Política Racial del par­
tido, Dr. Gross, analizaron el efecto adverso del Arierparagraph en la política con el
Lejano Oriente. Los reunidos no encontraron solución. El Ministerio de A suntos Exte­
riores informó de que sus embajadas en el extranjero habían explicado la política ale­
m ana de distinguir entre los tipos de razas, en lugar de las cualidades de las razas (Verschiedenartigkeit der Rassen, en lugar de Verschiedenwertigkeit der Rassen). Desde este
punto de vista, cada raza producía sus propias características sociales, pero las caracterís­
ticas de una raza no eran necesariamente inferiores a las de otra. En resumen, el «tipo»

4 Por ejemplo, el comentario de Wilhelm Stuckart y Rolí Schiedermair, Rassen- und Erbpflege in
der Gezetzgebung des Reiches, 5- ed., Leipzig, 19445 Véase Cecil ROTH, «Marranos and Racial Antisemitism: A Study in Parallels», Jewish Social
Studies 2 (1940), pp. 239-248.
6 En realidad, el término ario, como el término semita, no es una designación de raza. Como
mucho, denomina a un grupo étnico-lingüístico.

80

racial comprendía cualidades físicas y espirituales, y la política alemana sólo intentaba
promover condiciones que permitiesen a cada raza desarrollarse a su manera. Sin em­
bargo, esta explicación no satisfizo demasiado a los países del Lejano Oriente, que
seguían considerando que el término genérico de no ario los situaba en la misma cate­
goría que a los judíos7.
Había otra dificultad que afectaba al fondo de la medida. El término no ario se había
definido de tal forma que incluía no sólo a los plenamente judíos —es decir, a las per­
sonas con los cuatro abuelos ju díos- sino también a los que eran tres cuartas partes
judíos, a los medio judíos, y a los que eran judíos en una cuarta parte. Tal definición se
consideraba necesaria para eliminar de los cargos oficiales a todos aquellos que pudie­
sen ser portadores de la «influencia judía» hasta el grado más mínimo. N o obstante, se
reconocía que el término no ario, además de a los plenamente judíos, afectaba a una
serie de personas cuya inclusión en posteriores medidas más drásticas provocaría difi­
cultades. Para limitar la aplicación de decretos posteriores y excluir de los mismos a
tales personas, se hizo necesaria una definición de lo que realmente significaba el tér­
mino judío.
A comienzos de 1935, el problema recibió cierta atención en los círculos del parti­
do. A una de las reuniones acudió el Dr. Wagner, entonces Reichsarzteführer (principal
cargo médico del partido), el Dr. Gross (jefe de la Oficina de Política Racial), y el Dr. Blome
(en aquel momento secretario de la asociación de médicos, posteriormente Reichsárzteführer en funciones). El Dr. Blome se manifestó en contra de conceder un status especial a
quienes sólo fuesen parcialmente judíos. N o quería una «tercera raza». En consecuencia,
propuso que todos aquellos que fuesen judíos en una cuarta parte se considerasen alema­
nes y todos los medio judíos se considerasen judíos. Razón: «Entre los medio judíos, los
genes judíos son notoriamente dominantes»8. Dicho punto de vista se convirtió posterior­
mente en política del partido, pero éste nunca consiguió imponerla en el Ministerio del
Interior, donde se redactaron los decretos decisivos.
Con ocasión de la concentración del partido que tuvo lugar en Nuremberg, Hitler
ordenó, el 13 de septiembre de 1935, que se redactase en dos días un decreto titulado
«Ley para la protección de la sangre y el honor alem anes». D os expertos del Ministerio
del Interior, el Ministerialrat Medicus y el Ministerialrat Losener, viajaron inmediata­
mente a Nuremberg en avión. A l llegar encontraron en la comisaría central de la poli­
cía a los Staatssekretare Pfundtner y Stuckart, al Ministerialrat Seel (experto en fun­
ción pública del Ministerio del Interior), al Ministerialrat Sommer (representante de
7 Circular de Pfundtner, 9 de febrero de 1935, NG-2292. Bülow-Schwante (Ministerio de A sun­
tos Exteriores) a las embajadas y consulados en el extranjero, 17 de mayo de 1935; se adjuntaba la
circular emitida por el Ministerio del Interior el 18 de abril de 1935, NG-3942.
8 Declaración jurada del Dr. Kurt Blome, 17 de enero de 1946, N O -1710.

81

Hess, adjunto del Führer) y a otros expertos redactando la mencionada ley. El ministro
del Interior, Frick, y el Reichsárzteführer Wagner se trasladaban de los aposentos de
Hitler a la comisaría con borradores. En medio de la conmoción, con el acompañamiento de música militar, los desfiles militares, y rodeados de banderas, se negoció el
nuevo decreto. La ley ya no trataba de los «no arios» sino de los «judíos». Prohibía los
matrimonios y la relaciones extramatrimoniales entre judíos y ciudadanos de «sangre
alem ana o relacionada», el empleo en viviendas judías de mujeres de «sangre alemana
o relacionada» menores de cuarenta y cinco años, y que los judíos izasen la bandera del
Reich9. En el decreto no se definía ninguno de los términos empleados.
La tarde del 14 de septiembre, Frick volvió a su villa tras visitar a Hitler y dijo a los exhaustos expertos que se apresurasen a redactar la ley de ciudadanía del Reich. Los Staatssekretare y los Ministerialráte se dispusieron a redactar en la sala de música de la villa
de Frick la ley de ciudadanía. Pronto se quedaron sin papel y requisaron antiguas tarjetas de
menú. A las dos y media de la madrugada, la ley de ciudadanía estaba terminada. Establecía que sólo quienes tuviesen «sangre alemana o relacionada» podían ser ciudadanos.
Dado que en la Alemani nazi la «ciudadanía» no implicaba nada, la redacción de este
decreto carece de interés, excepto por una disposición según la cual los «plenamente
judíos» no podían ser ciudadanos. Esto implicaba una nueva categorización que diferenciaba entre los alemanes y los parcialmente judíos, por una parte, y las personas que,
independientemente de su religión, tuviesen cuatro abuelos judíos, por la otra. Hitler
comprendió enseguida esta implicación e inmediatamente suprimió la disposición10.
Las actitudes del partido y de los funcionarios públicos hacia los parcialmente judíos no
se habían manifestado con claridad. El partido «combatía» a los parcialmente judíos por
ser portadores de la «influencia judía», mientras que los funcionarios querían protegerlos
por «esa parte que es alem ana»11. La definición final se redactó en el Ministerio del Interior, y por esa razón no es sorprendente que no prevaleciese el punto de vista del partido.
Los autores de la definición fueron el Staatssekretar Dr. Stuckart y su experto en
asuntos judíos, el Dr. Lósener. Stuckart tenía entonces treinta y tres años. Era nazi,
creía en Hitler y en el destino de Alemania. También era considerado un hombre del
partido. Hay una diferencia entre estos dos conceptos. Se presumía y se aceptaba que
todo el mundo era nazi, a no ser que por su propia conducta un determinado individuo
insistiese en lo contrario. Pero no todos eran identificados con el partido. Sólo eran
hombres del partido aquellos que tenían cargos en el mismo, que debían su cargo al par­

9 Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes, 15 de septiembre de 1935, RGB11,1146.
10 La historia de las dos leyes se ha obtenido de la declaración jurada del Dr. Bernhard Lósener,
24 de febrero de 1948, NG-1944-A. La última versión de la Ley de ciudadanía del Reich está fecha­
da el 15 de septiembre de 1935, en RGB11, 1146.
11 Véase la carta de Stuckart, 16 de marzo de 1942, NG-2586'I.

82

tido, o que representaban los intereses del partido en las disensiones entre éste y otras
jerarquías. Stuckart estaba en el partido (incluso se había unido a las SS en calidad de
miembro honorario), había subido al poder más rápidamente que otros, y sabía lo que
el partido deseaba. Pero se negó a seguir las líneas de éste en el asunto de la definición.
El experto en asuntos judíos de Stuckart, el Dr. Bem hard Losener, había sido trans­
ferido al Ministerio del Interior tras un largo servicio en la administración de aduanas.
Las definiciones y los asuntos judíos eran una experiencia completamente nueva para
él. Pero se convirtió en un eficaz «experto» en su nuevo puesto. En última instancia
redactó, o ayudó a redactar, 27 decretos antijudíos12. Es el prototipo de otros «expertos»
en asuntos judíos que encontraremos en los Ministerios de Finanzas, de Trabajo, de A sun­
tos Exteriores, y en otros muchos organismos públicos.
Los dos hombres tenían una tarea urgente que llevar a cabo. Los términos judío y alemán
se habían utilizado ya en un decreto que contenía sanciones penales. N o había tiempo que
perder. El texto definitivo de la definición corresponde en lo esencial a un memorando escri­
to por Losener y fechado el 1 de noviembre de 193513. En dicho memorando, Losener ana­
lizaba el problema crítico de los medio judíos. Rechazaba la propuesta del partido de hacer
equivaler los medio judíos a los plenamente judíos. En primer lugar, sostenía Losener, tal
categorización fortalecería al bando judío. «En teoría, los medio judíos deberían considerar­
se un enemigo más serio que los plenamente judíos porque, además de las características
judías, poseen muchas germánicas de las que carecen éstos». En segundo lugar, la ecuación
supondría una injusticia. Los medio judíos no podrían emigrar y no podrían competir con
los plenamente judíos a la hora de conseguir un puesto de trabajo con empresarios judíos.
En tercer lugar, había que considerar las necesidades de las fuerzas armadas, que se verían
privadas de aproximadamente 45.000 hombres. En cuarto lugar, un boicot contra los medio
judíos era poco práctico (los alemanes no lo secundarían). En quinto, los medio judíos ha­
bían proporcionado servicios meritorios (recita una serie de nombres). Finalmente, había
muchos matrimonios entre alemanes y medio judíos. Supongamos, por ejemplo, que el
señor Schmidt descubre, tras diez años de matrimonio, que su esposa es medio judía, un
hecho que, presumiblemente, todas las esposas medio judías habrían mantenido en secreto.
En vista de todas estas dificultades, Losener propuso que los medio judíos se divi­
diesen en dos grupos14. N o había forma práctica de separar individualmente a los medio
judíos de acuerdo con sus convicciones políticas. Pero había una forma autom ática de

12 Véase la lista recopilada por Losener en su declaración jurada del 28 de febrero de 1948,
NG 1944-A.
13 Stuckart al ministro de Asuntos Exteriores, von Neurath, 1 de noviembre de 1935, adjuntan­
do el memorando de Losener, NG-3941.
14 La naturaleza de estos argumentos es tal que se podrían utilizar igualmente contra todas las
medidas antijudías.

83

solucionar el problema. Lósener proponía que sólo contasen como judíos aquellos
medio judíos que perteneciesen a la religión judía o estuviesen casados con un judío.
La propuesta de Lósener se incorporó a la Primera Ordenanza de la Ley de Ciuda­
danía del Reich, fechada el 14 de noviembre de 193515. En su forma definitiva, el método
automático de división separaba a los «no arios» en las siguientes categorías: se definía
como judío a todo aquel que (1) fuese descendiente al menos de tres abuelos judíos (judío
pleno o tres cuartas partes judío) o (2) fuese descendiente de dos abuelos judíos (medio
judío) y (a) perteneciese a la comunidad religiosa judía el 15 de septiembre de 1935, o
se uniese a la comunidad en fecha posterior, o (b) estuviese casado con una persona ju­
día el 15 de septiembre de 1935, o se casase en una fecha posterior con una persona
judía, o (c) fuese hijo o hija de un matrimonio contraído con una persona judía en sus tres
cuartas partes o judía plena después de que entrase en vigor la Ley para la Protección
de la Sangre y el Honor Alemanes (15 de septiembre de 1935), o (d) fuese hijo o hija de
una relación extramatrimonial con una persona que fuese tres cuartas partes judía o ple­
namente judía, y hubiere nacido fuera del matrimonio después del 31 de julio de 1936.
Para determinar la categoría de los abuelos, se mantenía la suposición de que el abuelo
o abuela eran judíos si pertenecían a la comunidad religiosa judía16.
• No se definía como judío sino como individuo con «mezcla de sangre judía» a (1) cual­
quier persona que descendiese de dos abuelos judíos (medio judíos), pero que (a) no per­
teneciese (o no practicase ya) a la religión judía el 15 de septiembre de 1935, o no se unie­
se a ella en ningún momento posterior, y (b) no estuviera casado (o no estuviese ya
casado) con una persona judía el 15 de septiembre de 1935, y que no se casase con alguien
de esas características en fecha posterior (a estos medio judíos se les denominaba Misch­
linge de primer grado), y (2) cualquier persona descendiente de un abuelo o abuela judío
(Mischling de segundo grado). Las designaciones «Mischling de primer grado» y «Misch­
ling de segundo grado» no estaban contenidas en el decreto del 14 de noviembre de 1935,
sino que se añadieron posteriormente en una orden del Ministerio del Interior17.
En la práctica, por lo tanto, Lósener había dividido a los no arios en dos grupos:
Mischlinge y judíos. Los Mischlinge no estuvieron desde ese momento sometidos al
15 RBG1 I, 1333.
16 El párrafo en el que se incluyen estas categorizaciones en las que se definen a los medio judíos
como judíos comienza con las palabras «A Isjude gilt auch [...]» (literalmente, «Como judío se consi­
dera también [...]»). La expresión dio lugar al uso del término Geltungsjuden para estos medio judíos.
Ocasionalmente, las víctimas o sus familiares presentaron el infructuoso argumento semántico de que
ser «considerado» judío no era lo mismo que «ser» judío. N o obstante, los Geltgungsjuden que viviesen
con su progenitor no judío estaban protegidos de la deportación. Este tema se analiza en Hans G. Adler,
Der verwaltete Mensch, Tubinga, 1974, pp. 187, 199, 223, 280, 294, 339, 699.
17 Wilhelm Stuckart y Rolf Schiedermair, Rassen- und Erbpflege in der Gezetzgebung des Reiches,
cit., p. 17.

84

proceso de destrucción. A tenor de los decretos anteriores, seguían siendo no arios, y
seguían estando afectados por ellos, pero las medidas posteriores se tomaron, en su totalidad, sólo contra los «judíos». A partir de entonces se dejó fuera a los Mischilinge.
Administrativamente, el decreto de Lósener y el Arierparagraph que lo precedió supu­
sieron un procedimiento complicado, interesante porque permite comprender en buena
medida la mentalidad nazi. En primer lugar, ambos decretos se basaban en la ascenden­
cia: la filiación religiosa de los abuelos. Por esa razón, era necesario probar la ascendencia.
A este respecto, los decretos no sólo afectaban a los «no arios»; a cualquiera que solicita­
se un puesto en la Administración pública o en el partido se le podía pedir que buscase
los registros de sus antepasados. Para dicha prueba de ascendencia se exigían siete docu­
mentos: el certificado de nacimiento o de bautismo, los certificados de los padres, y los
certificados de los abuelos18.
Antes de 1875-1876, los nacimientos sólo los registraban las iglesias19. Así, las igle­
sias fueron atraídas al desempeño de una función administrativa en la aplicación de la
primera medida del proceso de destrucción, una tarea que desempeñaron como si de
algo rutinario se tratara. N o fue tan sencillo el intento de obtener la cooperación de los
funcionarios en activo. Aunque los funcionarios sólo tenían que rellenar un impreso si
se podía presumir que la información revelada en el mismo provocaría su despido; la
intranquilidad, por no hablar del papeleo, seguía siendo considerable. En algún
momento, el Ministerio del Interior propuso que todos los funcionarios y sus esposas
presentasen la prueba de ascendencia20, y el Ministerio de Justicia exigió esta prueba a
los notarios21. A l menos algunas universidades (contando sus estudiantes no arios) se
contentaron con el sistema del honor22, pero el partido insistió en los procedimientos,
aunque no siempre con completo éxito. Todavía en 1940 el jefe de la organización del
partido en el exterior tuvo que recordar a su personal que presentase los documentos.
La mayoría de los empleados en el cargo simplemente habían pasado por alto una direc­

18 Se pueden encontrar especificaciones detalladas, por ejemplo, en el «Merkblatt für den Abstammungsnachweis» del Reichsfilmkammer, octubre de 1936, G-55.
19 Pfarramter. Después de 1875-1876, los registros los realizaba un organismo público, el Standesamter. Reichsfilmkammer «Merkblatt», octubre de 1936, G-55. Las iglesias también registraban el
bautismo de los conversos. En 1936, la Iglesia evangélica luterana de Berlín preparó un índice alfa­
bético desde el 1 de enero de 1800 al 30 de septiembre de 1874, con cambios de nombres incluidos.
Véase Gotz Aly y Karl Heinz Roth, Die restlose Erfassung, Berlín, 1984, pp. 70-71.
20 Uwe A d a m , Judenpolitik im Dritten Reich, Dusseldorf, 1971, p. 147. Sobre la lucha respecto a la
universalización de la exigencia, véase Hans Mommsen, Beamtentum im Dritten Reich, Stuttgart,
1966, pp. 52-53..
21 Uwe Adam, Judempolitik im Dritten Reich, cit., p. 147.
22 Albrecht Gótz von OlENHUSEN, «Die “nichtarischen’’ Studenten in den deutschen Hochschulen», Vierteljahrshefte für Zeitgeschichte 14 (1966), p. 181.

85

tiva anterior para que enviasen sus certificados, sin siquiera dar una excusa o explica­
ción por no haber cumplido la orden23.
Ya a comienzos de la década de 1930 había surgido toda una nueva profesión de «inves­
tigadores familiares» (Sippenforscher o Familienforscher), facultados para ayudar a quienes
ocupaban cargos públicos y a los aspirantes a los mismos a buscar documentos. Los Sippenforscher recopilaban los Ahnentafeln (árboles genealógicos), que enumeraban a los padres y
a los abuelos. A veces era también necesario investigar a los bisabuelos. Tales procedimien­
tos, sin embargo, se limitaban a dos tipos de casos: (1) solicitudes para prestar servicios en
formaciones del partido como las SS, que, en el caso de los oficiales, exigían demostrar que
no se tenían ascendientes judíos desde 1750, y (2) intentos de demostrar que un abuelo
judío era en realidad hijo de padres cristianos. Este último procedimiento era posible por­
que sólo se suponía que un abuelo era judío si pertenecía a la religión judía. De la misma
forma, la investigación sobre el status de los bisabuelos se podía utilizar en detrimento de un
solicitante. Porque si se demostraba que un abuelo cristiano había sido en realidad hijo de
judíos, el abuelo sería considerado judío, y eso provocaría una clasificación «descendente»24.
La decisión definitiva sobre la corrección de los hechos la realizaba el organismo que
tenía que aprobar al solicitante, pero en los casos dudosos una oficina del partido sobre
investigación familiar (la Sippenamt) proporcionaba opiniones de expertos para aconse­
jar a los directores de organismo. Había una categoría interesante de tales casos: los
hijos de relaciones extramatrimoniales. Su status planteaba un problema peculiar. ¿Cómo
se podía clasificar a alguien cuyos ascendientes no podían determinarse? Este problema se
dividía en dos partes: hijos de madres judías e hijos de madres alemanas.
En los casos de hijos de madres solteras judías, la Reichssippenamt (Oficina de Investi­
gación Familiar) suponía que cualquier niño nacido antes de 1918 tenía padre judío y cual­
quier niño nacido después de 1918 tenía padre cristiano. La razón para esta suposición era
la hipótesis nazi conocida como «teoría de la emancipación», según la cual los judíos no se
mezclaban con alemanes antes de 1918. Sin embargo, después de 1918 los judíos tuvieron
la oportunidad de acometer una desintegración sistemática (Zersetzung) del pueblo alemán
(Volkskórper). Esta actividad incluía la potenciación de las relaciones extramatrimoniales.
A l comentar esta teoría, el Amtsgerichtsrat (juez) Klemm, de la Oficina Jurídica del
partido, señaló que era completamente cierto que los judíos eran culpables de esta prác­
tica pero que, después de todo, sólo pretendían violar a mujeres alemanas. Difícilmente

23 Orden del Gauleiter Bohle, 31 de mayo de 1940, NG-1672. La falta de pronto cumplimiento
se debía en parte a la dificultad de conseguir los papeles necesarios. Véase el expediente del Dr. Gerd
Wunder, bajo RKO la 5. La carpeta se encontraba en el Federal Records Center de Alexandria, Virgi­
nia, antes de su disolución.
24 Wilhelm Stuckart y Rolf Schiedermair, Rassen- und Erbpflege in der Gezetzgebung des Reiches,
cit., p. 16.

86

se podía suponer que una mujer judía asumiese un embarazo para perjudicar al hombre
alemán. Según los criterios utilizados por el Reichssippenamt, se quejaba Klemm, una
madre judía simplemente se negaría a decir a la oficina quién era el padre, y su hijo se
convertiría inmediatamente en Mischling de primer grado25. Los comentarios de
Klemm eran probablemente muy correctos. Esta fue quizá la única teoría nazi que supuso una completa ventaja para algunos judíos plenos.
La «teoría de la emancipación» no parece haberse aplicado a los nacidos de madres
alemanas solteras. La razón era sencilla: el Reichssippenamt raramente, o nunca, recibía
esos casos. Si los hubiese recibido, prácticamente la mitad de los niños alemanes ilegíti­
mos nacidos después de 1918 habrían sido clasificados como Mischlinge de primer grado.
Pero dado que esos casos no llegaban al partido, los hijos ilegítimos de madres alemanas
siguieron siendo alemanes, con todos los derechos y obligaciones de un alemán en la A le­
mania nazi. Sin embargo, hubo unos cuantos casos en los que un judío o Mischling había
reconocido la paternidad del hijo de una mujer alemana. En algunos de los casos, perso­
nas que habían sido clasificadas como Mischlinge acudieron a los tribunales, señalando
que el padre legal no era el padre real y que, por lo tanto, había fundamentos para la reciasificación. En tales casos, el Ministerio de Justicia estableció la norma de que los tribuna­
les no debían preguntar los motivos de la persona que había reconocido la paternidad y
que debían rechazar cualquier testimonio de la madre, «a quien sólo le interesa proteger
a su hijo de las desventajas que le plantea su ascendencia judía»26.
Incluso los hijos dentro del matrimonio podían tener problemas si el status de uno de los
padres no se demostraba o era desconocido. En el caso de Leonore Streimer, residente en
Viena, cuyo Sippenforscher era Karl Franzl, la búsqueda de confirmación fue infructuosa.
Streimer, nacida de madre judía en Cracovia, Austria-Hungría, en 1901, y considerada judía
de niña, buscó pruebas de que su padre, que había muerto en 1912, era ario. El 12 de ene­
ro de 1942, un tiempo peligroso para los judíos, Frázl escribió a la oficina del alcalde de Tarnopol, por aquel entonces en manos de los alemanes, preguntando si se podría encontrar el
nombre y la religión de su padre en un censo austro-húngaro de 1900, pero le respondieron
que los archivos de esa ciudad habían sido destruidos en la Primera Guerra Mundial27.
La engorrosa tarea de probar la ascendencia no era el único problema que compli­
caba la administración de los decretos. Aunque la definición parecía hermética, en el

25 Amtsgerichtsrat K lem m , «Spricht eine Vermutung für die Deutschblütigkeit des nicht feststellbaren Erzeugers eines von einer Jüdin ausserehelich geborenen Kindes?», Deutsches Recht, 1942,
p. 850 y Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de julio de 1942, pp. 50-51.
26 Directiva del Ministerio de Justicia, 24 de mayo de 1941. Deutsche Justiz, 1941, p. 629.
27 Correspondencia depositada en los Archivos del U. S. Hoíocaust Memorial Museum, Número
de Acceso 1997 A 0194 (Archivos de Ternopil [Tarnopol] Oblast), Rollo 1, Fondo 181, Opis 1, C ar­
peta 72.

87

sentido de que, dados los hechos, debería haber sido posible determinar inmediata­
mente si un individuo era alemán, Mischling o judío, había de hecho varios problemas
de interpretación. En consecuencia, podemos encontrar toda una serie de resoluciones
administrativas y judiciales diseñadas para hacer más precisa la definición.
El principal problema de interpretación giraba en tom o a la disposición incluida en
el decreto de Losener, según la cual los medio judíos eran clasificados como Mischlin­
ge de primer grado si no pertenecían a la religión judía y no estaban casados con una
persona judía el 15 de septiembre de 1935 o con posterioridad a esa fecha. N o había
dificultad jurídica para determinar si una persona estaba casada, ya que el matrimonio
era un concepto jurídico claramente definido. Pero determinar los criterios de perte­
nencia a la religión judía no era tan sencillo. El que un medio judío debiera clasificar­
se como judío o como Mischling de primer grado dependía en última instancia de la res­
puesta a la pregunta: ¿se sentía el individuo judío?
En 1941, el Reichsvenvaltungsgericht (Tribunal Administrativo del Reich) recibió una
petición de un medio judío que no se había educado como judío y nunca había perteneci­
do a ninguna sinagoga. N o obstante, el tribunal calificó al peticionario de judío porque
había pruebas de que en varias ocasiones desde 1914 se había calificado a sí mismo de judío
al rellenar impresos y documentos oficiales, y no había corregido la impresión de las auto­
ridades de que era judío. La tolerancia de una suposición era conducta suficiente al efecto
de calificar a una persona de judía28.
En una sentencia posterior, el Reichsgericht (el Tribunal Supremo de Alemania) esta­
bleció que la conducta no era suficiente; la actitud revelada por la conducta era deci­
siva. La causa particular hacía referencia a una joven, medio judía, que se había casa­
do con un medio judío (Mischling de primer grado). El matrimonio, en consecuencia,
no la situaba en la categoría de judía. Estaba, sin embargo, el tema de su religión29. Las
pruebas demostraban que en 1923 y 1924 había recibido instrucción religiosa judía por
insistencia de su padre que era judío. En años posteriores acompañó a su padre a la sina­
goga, una vez al año, en los principales días sagrados de los judíos. Después de la muer­
te de su padre, en 1934, suspendió las visitas a la sinagoga, pero, al pedir un trabajo en
una organización comunitaria judía, declaró que era de religión judía. H asta 1938, ade­
más, estuvo incluida como miembro de una sinagoga. El tribunal sentenció que no era
judía. Las pruebas demostraban que se había resistido a los intentos paternos de que
fuese formalmente aceptada con la oración y la bendición en la religión judía. N o había
visitado la sinagoga por razones religiosas, sino sólo para satisfacer a su padre. A l pedir
28
Sentencia del Reichsvenvaltungsgericht, 5 de junio de 1941, en Deutsches Recht, p. 2413; tam­
bién en Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de febrero de 1942, pp. 11-12.
19
En la práctica judía, la religión de la madre es decisiva para determinar la religión de un hijo
medio judío.

88

un puesto en una organización comunitaria judía, no estuvo motivada por un senti­
miento religioso, sino sólo por consideraciones económicas. Tan pronto como descubrió
que la habían incluido en la lista comunitaria judía, pidió que retirasen su nombre de
la misma30.
La actitud e intención del individuo fue decisiva en otro caso en el que se trazó una
delgada línea. U n medio judío casado con una alemana en 1928 había dejado a partir de
ese momento de ser miembro de su sinagoga. En 1941, la organización comunitaria ju ­
día de Berlín, que en aquel momento desempeñaba importantes funciones en el proce­
so de destrucción, pidió repentinamente información sobre la situación económica perso­
nal del hombre, y cuando esta información le fue denegada, la comunidad judía acudió
al tribunal, afirmando que el demandado había dejado la sinagoga pero no su religión. El
tribunal rechazó el argumento de la organización judía, señalando que la comunidad reli­
giosa judía no tenía personalidad jurídica ni status jurídico público. En consecuencia,
cualquier persona que hubiese abandonado su sinagoga había dejado su religión al mismo
tiempo, a no ser que hubiese pruebas de que todavía se consideraba judía. En este caso
no había pruebas de ello. Por el contrario, el demandado había proporcionado pruebas de
su pertenencia a organizaciones del partido, y en todos los demás aspectos el tribunal
quedó convencido de que la intención de este hombre había sido la de cortar sus cone­
xiones con los judíos desde el momento en que abandonó la sinagoga.
Esta sentencia fue una de las pocas atacadas por la Oficina de Política Racial del parti­
do. Un abogado de dicha oficina, el Dr. Schmidt-Klevenow, en referencia a que la propia
comunidad judía hubiese afirmado que el demandado era uno de sus miembros, preguntó
si el tribunal tenía que ser «más papista que el Papa (pcipstlicher ais der Papst) » 51.
De todas estas sentencias se deduce que la preocupación del sistema judicial por los
medio judíos es bastante evidente. Esta preocupación fue producto de un deseo de
equilibrar la protección a la comunidad alem ana con la destrucción de los judíos. C uan­
do una persona era a un tiempo alemana y judía por ascendencia de sus padres, los ju e­
ces tenían que determinar qué elemento era dominante. Para hacerlo, sólo tenían que
ser un poco más precisos de lo que Losener había sido al plantear la pregunta de cómo se
había clasificado un individuo a sí mismo.
30 Sentencia del Reichsgericht/3. Strafsenat, 13 de agosto de 1942, también en Deutsches Recht,
1943, p. 80. Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de febrero de 1943, pp. 11-12. Véase también la
directiva de la Dirección General de Seguridad del Reich IV-B-4 (firmada por Günther), 20 de febre­
ro de 1943, en la que se exime a los Mischlinge que pudiesen probar que habían intentado alguna vez
dejar la religión judía antes del 15 de septiembre de 1935, pero que, por razones inevitables, no lo
hicieron hasta más tarde. Policía de Israel, 1284.
31 Sentencia de un Amtsgericht, confirmada en apelación y publicada en Deutsches Recht, 1941,
pp. 1552-1553. Resumen de la causa con comentario de Schmidt-Klevenow en Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de septiembre de 1941, pp. 61-63.

89

Las interpretaciones judiciales del decreto de Lósener ilustran una vez más que no
hay nada «racial» en el diseño básico de la definición. De hecho, hay unos cuantos
casos muy curiosos en los que una persona con cuatro abuelos alemanes fue clasificada
como judía porque pertenecía a dicha religión. En su sentencia, un tribunal señaló que
a las personas que cumpliesen los requisitos «raciales» debía concedérseles el tratamiento ario, «pero que, en aquellos casos en los que el individuo en cuestión se sienta
ligado a los judíos a pesar de su sangre aria, y muestre este hecho externamente, su actitud es decisiva»32. En otra sentencia, dictada por el Tribunal Financiero del Reich, se
establecía que un ario que abrazaba la religión judía debería recibir trato de judío mien­
tras durase su adhesión a dicha fe. Según el citado tribunal, un individuo «que racial­
mente no es judío pero proclama abiertamente su pertenencia a la comunidad judía,
pertenece a la comunidad y, por lo tanto, se ha situado en las filas de los judíos»33.
Aunque el poder judicial cubrió las lagunas jurídicas de la definición de Lósener,
haciéndola más precisa, en un número creciente de casos se hizo necesario establecer
excepciones en nombre de individuos cuya clasificación en un grupo particular se con­
sideraba injusta. A l crear a los Mischlinge, Lósener había elaborado una especie de ter­
cera raza, es decir, un grupo de personas que a efectos administrativos no eran ni judíos
ni alemanes. Los Mischilinge de primer grado, en particular, iban a sufrir una serie de dis­
criminaciones cada vez más onerosas, incluidos los despidos de las administraciones
públicas, la exigencia de consentimiento especial para casarse con alemanes, la exclusión
del servicio activo en las fuerzas armadas, la no admisión en institutos de secundaria y
universidades, y (en otoño de 1944) el trabajo forzoso para construir fortificaciones.
Debido a estas discriminaciones, los compañeros, superiores, amigos y familiares ejer­
cían presión para que se concediesen tratamientos especiales. En consecuencia, en 1935
se instituyó un procedimiento para la reclasíficaclón de individuos considerados Mischling
en una categoría más elevada, es decir, de Mischling de primer grado a Mischling de
segundo grado, o de Mischling de segundo grado a alemán, o de Mischling de primer
grado a alemán. Este procedimiento se conocía como Befreiung («liberación»). Había
32
Sentencia del Oberlandesgericht Kónigsberg, 4. Zivilsenat, 26 de junio de 1942, en Die judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de noviembre de 1942, pp. 82-83.
w Sentencia del Reichsfínanzhof, 11 de febrero de 1943. Reíchssteuerblatt, 1943, p. 251, y Die
Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 15 de abril de 1943, pp. 30-31. Esta causa, así como la citada ante­
riormente, se refería a los individuos que habían aceptado la religión judía al casarse con una mujer
de esta religión. Véase también la historia del barón Em st von Manstein, pariente del mariscal de
campo alemán, que vivió su vida como judío converso. Herbert SCHULTHEIS, juden in Mainfranken,
1933-1945, Bad Neustadt an der Saale, 1980, pp. 507-509, y Hans G. Adler, Der verwaltete Mensch,
cit., pp. 293, 606, 753. Por el contrario, un alemán de Rumania, en otro tiempo convertido al judais­
mo pero posteriormente bautizado de nuevo, no tuvo impedimento en teoría para volver a Alemania
como ario. Correspondencia en T 175, Rollo 69.

90

dos tipos: «pseudoliberaciones» y «liberaciones genuinas» (unechte Befreiungen y echte Befreiungen). La pseudoliberación era una reclasificación basada en la aclaración de los hechos
o de la ley. Se conseguía demostrando, por ejemplo, que un abuelo supuestamente judío no
lo era realmente, o que una supuesta adhesión a la fe judía no había existido. La «libe­
ración real», sin embargo, se concedía al demostrar el «mérito» del solicitante34. Las solici­
tudes de liberaciones reales se tramitaban a través del Ministerio del Interior y la Cancille­
ría del Reich hasta llegar a Hitler si el solicitante era civil, y a través del Alto Mando del
Ejército y la Cancillería del Führer si el solicitante era militar35.
Los beneficiarios de este trato de favor eran a veces altos cargos públicos. El Ministerialrat Killy, de la Cancillería del Reich, un hombre que desempeñó funciones significati­
vas en la destrucción de los judíos, era Mischling de segundo grado. Su esposa era Misch­
ling de primer grado. Se había afiliado al partido y había entrado en la Cancillería del
Reich sin contarle a nadie su origen. Cuando se emitió el decreto del 7 de abril de 1933
(Arierparagraph), Killy informó a Lammers de la situación y se ofreció a dimitir. Lammers
consideró la situación muy grave debido a la situación en que se encontraba la esposa de
Killy, pero le aconsejó que no dimitiese. Inmediatamente, Lammers habló con Hitler, que
aceptó que Killy continuase en su cargo. Después, en la Nochebuena de 1936, mientras
la familia de Killy estaba sentada alrededor del árbol abriendo los regalos, un mensajero
trajo presente especial: una Befreiung para Killy y sus hijos36.
Félix Krüger, sucesor de Wilhelm Wundt como jefe del Instituto Psicológico de la Uni­
versidad de Leipzig, lo pasó peor mientras buscaba una liberación genuina. Krüger, cuya
especialidad era el alma, estaba clasificado como Mischling de segundo grado. Cuando se
jubiló debido a un infarto de miocardio, en 1937, no recibió el acostumbrado agradeci­
miento del Führer por sus servicios. Mortificado, escribió el 4 de enero de 1938, para seña­
lar que sus padres le habían ocultado el nombre del judío Friedrich Engel, muerto en 1859,
pero que Engel no podía haber sido su abuelo, porque su madre era hija ilegítima de otro
hombre. A l no tener éxito este argumento, fue borrado de la lista de eméritos en 1940.
Entonces escribió amargamente que lo habían etiquetado. Finalmente se impuso antes
de morir, en 1944, pero su Gauleiter nunca llegó a convencerse37.
34 Wilhelm Stuckart y Rolf Schiedermair, Rassen- und Erbpflege in der Gezetzgebung des Reiches,
cit., pp. 18-19.
35 Declaración jurada de Blome, 17 de enero de 1946, NO-1719.
36 Respecto a las aventuras de Killy, véase su testimonio en la Causa Núm. 11, transcripción pp.
23, 223-235, 267.
37 Vcase el expediente de Félix Krüger en el Sachsisches Hauptarchiv, Dresde, legajos del Sáchsisches Ministerium für Volksbildung 1281/199 y 200. Helmut Schmidt, que se convirtió en canciller
de la República Federal de Alemania en la posguerra, tenía un abuelo judío, Ludwig Gumpel. El padre de
Schmidt, sin embargo, era hijo ilegítimo de Gumpel, adoptado de bebé con ayuda económica de éste
por una pareja, los Schmidt, y bautizado con este apellido. La adopción no fue revelada a ningún

91

Las «liberaciones» aumentaron de volumen hasta tal extremo que, el 20 de julio de
1942, Lammers informó a las más altas autoridades del Reich de que Hitler deseaba dis­
minuir su número. Las solicitudes se habían manejado con demasiada «flexibilidad»
(weichherzig) ■ Hitler no pensaba que la conducta intachable de un Mischling fuese
argumento suficiente para su «liberación». El Mischling tenía que demostrar un «méri­
to positivo», que podría probarse si, por ejemplo, sin ser consciente de su ascendencia,
hubiese luchado por el partido ininterrumpidamente desde mucho antes de 193338.
Para no dejar la impresión de que la tendencia a igualar a los Mischlinge con los ale­
manes carecía de oposición, deberíamos señalar que había otra tendencia a eliminar la
«tercera raza» reclasificando a los Mischlinge de segundo grado como alemanes y trans­
formando a todos los Mischlinge de primer grado en judíos. Esta presión, que procedió
de círculos del partido y de la policía, alcanzó su cénit en 1942. Sin embargo, nunca
tuvo éxito.
Así, pues, encontramos que la definición de Lósener siguió siendo la base de esta
categorización durante todo el proceso de destrucción. A un cuando posteriormente se
adoptaran definiciones diferentes en algunos de los países ocupados y en determinados
Estados del Eje, el concepto básico de estos primeros decretos se mantuvo inalterado.
En resumen, he aquí una recapitulación de los términos y sus significados:
/

N o arios

^

Mischlinge de segundo grado: personas descendientes de
un abuelo o abuela judíos
Mischlinge de primer grado: personas descendientes de
dos abuelos judíos pero no pertenecientes a la religión judía y no casados con un judío el 15 de septiembre de 1935
Judíos: personas descendientes de dos abuelos judíos y
pertenecientes a la religión judía o casados con un judío
el 15 de septiembre de 1935, y descendientes de tres o
cuatro abuelos judíos

organismo durante el periodo nazi. Véase Gerrit A llST e Irmgard STEIN, Gumpel, Wenzel, Schmidt,
Hamburgo, 199438
Lammers a las más altas autoridades del Reich, 20 de julio de 1942, NG-4819. La carta de
Lammers se basaba en las opiniones manifestadas por Hitler en una cena. Véase Henry PlCKER (ed.),
Hitíer’s Tischgespráche im Führerhauptquartier 1940-1942, Berlín, 1951, entradas correspondientes al
10 de mayo y al 1 de julio de 1942, pp. 303, 313.

92

La expropiación

V

El primer paso en el proceso de destrucción consistió solamente en una serie de defi­
niciones. Sin embargo, fue muy importante. Equivalió a crear una diana que se podía
bombardear a voluntad. Los judíos se vieron atrapados en este espacio. A l principio aún
podían emigrar, pero posteriormente sólo podían prepararse para lo que viniese.
En el transcurso de los siguientes años, la maquinaria de destrucción se centró en la «ri­
queza» judía. En números crecientes, una familia judía tras otra descubrió que se había empo­
brecido. A los judíos se les quitaba cada vez más; y se les daba menos a cambio. Se les privó
de sus profesiones, sus empresas, sus reservas financieras, sus salarios, su derecho a alimentos
y refugio, y finalmente, de sus últimas pertenencias personales, hasta llegar a la ropa interior,
los dientes de oro, el cabello de las mujeres. A este proceso lo denominaremos «expropiación».
La maquinaria de expropiación integró a los cuatro grupos jerárquicos principales. Las
organizaciones situadas al frente de las operaciones expropiatorias pertenecían a la función pú­
blica y al sector empresarial. Algunos de estos organismos se describen en los cuadros 5.1- 5.5.
Cuadro 5.1. Oficina del Plan Cuatrienal
Goring
Ministerialdirektor Gritzbach
Kórner
Ministerialdirigent Marotzkc
Ministerialdirektor Wohlthat
Ministerialdirektor Gramsch
Gerichtsassessor Dr. Hahn

Asesor personal
Staatssekretár
Adjunto del Staatssekretár
Principales expertos

<j^

Generaldirektor a cargo de Industrias Hermann
Goring

Staatssekretár Pleiger

Nota: organigrama del gobierno del Reich, 1945, certificado por Frick, PS-2905, e información recogida de
documentos que se citarán en el texto.

93

Cuadro 5.2. Ministerio de Finanzas
Ministro
Staatssekretar
Inspector de Aduanas
Departamento General de Finanzas
Administración de Valores Financieros
Enlace con la Dirección General Fiduciaria del Este
Presupuesto del Reich
Presupuesto de las Waffen- SS
II.
Aduanas e Impuestos sobre las Ventas
111. Impuestos sobre el Patrimonio y sobre la Renta
Multa antijudía
IV. Salarios y Pensiones de los Funcionarios
V. Finanzas internacionales
Guerra Económica
Propiedades de los Enemigos
VI.
Administración
Organización
Administración de las Propiedades Enemigas
Dirección General del Teroso del Reich
Tribunal Fiscal
1.

Schwerin von Krosigk
Fritz Reínhardt
Hossfeld (transferido a las SS y Policía)
Ministerialdirigent Bayrhoffer
Patzer
Dr. Casdorf
Ministerialdirektor von Manteuffel
Ministerialrat Rademacher
Ministerialdirektor Dr. Wucher
Ministerialdirektor Dr. Hedding
Dr. Uhlich
Ministerialdirektor Wever
Ministerialdirektor Dr. Berger
Dr. Schwandt
Baenfer
Ministerialdirektor Maass
Ministerialdirektor Groth
Ministerialrat Dr. Maedel
Fiebig
Regierungsrat Mirre

Nota: Ludwig MÜNZ, Führer durch Behórden und Organisaticmen, Berlín, 1939, p. 112; organigrama del Mi­
nisterio de Finanzas, 10 de julio de 1943, NG-4397; organigrama del gobierno del Reich, 1945, certificado
por Frick, PS-2905.

Cuadro 5.3. Ministerio de Economía
Ministro
Staatssekretar
Staatssekretar para Asuntos Especiales
I.

11.
III.
IV.
V.

[Schacht] Funk
[Nang, Brinkmann, Landfried] Hayler
Posse

Personal y Administración
Organización Económica e Industria
Comercio Exterior
Créditos y Bancos
Minas

Illgner
[Hannecken, Kehrl] Ohlendorf
[Jagwitz] Kirchfeld
[Klucki] Riehle
Gabel

Nota: basado en el organigrama del gobierno del Reich, 1945, certificado por Frick, PS- 2905. Últimos ocu­
pantes del cargo en la columna derecha; predecesores entre corchetes.

94

Cuadro 5.4. Ministerio de Trabajo
Ministro
Staatssekretar
Staatssekretar
I.
II.
III.
IV.
V.
VI.

Seldte
Syrup
Engel

General
Seguros Laborales
Salarios
Policía d e Urbanismo y Construcción
Prestaciones por Desempleo
Oficina Europea de Asignación de Trabajadores

Bórger
Zschimmer
vacante
Durst
Beisiegel
Timm

Nota: véase la nota al cuadro 5-3.
Cuadro 5.5. Ministerio de Alimentación y Agricultura
Ministro
Staatssekretar
Staatssekretar
General
Mercados y Producción Agrícola
Trabajo y Crédito Agropecuario
Política Comercial
Campesinado
Propiedad Agrícola Estatal
Colonización de Nuevas Áreas
Municipios rurales

[Hugenberg, Darré] Backe (en funciones)
Willikens
Riecke
Schulenburg
Moritz
Lorenz
Walter
Manteuffel
Kummer
Hiege
Rheinthaler

Nota: véase nota al cuadro 5-3.

LOS DESPIDOS

Las primeras medidas de expropiación se diseñaron para quebrar al «poder satáni­
co» que, en palabras de Hitler, había «atrapado entre sus manos todos los puestos clave
de la vida científica e intelectual así como política y económica, y que controlaba todo
el país desde la ventaja que le ofrecían estos puestos clave»1. En resumen, las medidas
económicas iniciales estuvieron dirigidas contra los judíos que ocupaban puestos de
cualquier tipo en las cuatro jerarquías dirigentes de la Alem ania nazi.

1 Discurso de Hitler, prensa alemana, 10-11 de noviembre de 1940.

95

La población no aria (judíos y Mischlinge) era en 1933 de unas 600.000 personas,
el 1 por 100 de la población total de Alem ania2. El número de no arios en las adminis­
traciones públicas rondaba los 5.000, aproximadamente el 0,5 por 100 del personal
total3. Estos no arios fueron privados de sus puestos a consecuencia de la Ley para el
Restablecimiento de la Función Pública Profesional. La ley llevaba fecha del 7 de abril
de 19334, y la firmaban Hitler, Frick (ministro del Interior) y von Krosigk (ministro de
Finanzas). La secuencia de firmas nos indica que el decreto lo redactaron los expertos
correspondientes del Ministerio del Interior, y que antes de su publicación se consultó
a los expertos correspondientes del Ministerio de Finanzas.
La historia completa de la ley revela la implicación de un número algo mayor de acto­
res, incluidos ministros de gobiernos regionales (Lander). Así, a comienzos de marzo se
produjo una gran agitación del partido contra los jueces judíos, especialmente los que
veían causas penales. A mediados de mes, varios Ministerios de Justicia regionales esta­
ban trasladando a dichos juristas a causas civiles o los «persuadían» de que solicitasen
permisos indefinidos5. El 20 de marzo, el Ministerio de Estado prusiano (Staatsministerium) informó al Ministerio de Justicia prusiano de la intención de restringir el
número de cargos del poder judicial ocupados por «personas no adscritas a una con­
fesión cristiana» (Nichtangehórige christilicher Bekenntnisse) . Ese mismo día, el Ministe­
rio de Justicia prusiano envió un proyecto de ley al Ministerio de Estado para cesar a
los jueces y fiscales no cristianos que no ocupasen su cargo antes del 9 de noviembre
de 1918 o que no fuesen veteranos de guerra. La semana siguiente, el ministro de Fi­
nanzas prusiano, Popitz, y el Oberregierungsrat Scel, del Ministerio del Interior del
2 Durante el censo del 16 de junio de 1933, el cómputo de judíos expresos fue de 499.682. No se
incluyeron los 4.038 judíos contados el 19 de julio de 1927 en el Sarre. Tampoco se incluyeron los no
arios que no pertenecían a la religión judía. Véase Pfundtner al mayor Hossbach (asistente de Hitler),
3 de abril de 1935, Archivos Federales Alemanes, R 43 11/595. Aproximadamente 20.000 judíos habían
emigrado entre el 30 de enero y el 16 de junio de 1933. INSTITUTE OF Je w ish A feaires, Hitler’s Ten-Year
War on the Jews, Nueva York, 1943, p. 8.
3 Se pueden encontrar estadísticas detalladas en Statisches Reichsamt, Statistik des Deutschen
Reich, CDLI, Pt. 5, «Die Glaubensjuden im Deutschen Reich», pp. 29, 61, 66. Véase también Erich
R o s e n t h á l , «Trends of the Jewish Population in Germany, 1910-1939», Jewish Social Studies 6 (1944),
pp. 255-257; e Institute of Jewish Affairs, Hitler’s Ten-Year War on the Jews, cit-, p. 7. El número de
funcionarios de religión judía era aproximadamente de 4.000. En la educación pública (en los tres
niveles) había 1.832; en el poder judicial, 286; en las administraciones ferroviaria y postal, 282; en
todos los demás organismos, incluidas las fuerzas armadas, 1.545.
4 RGB11, 175.
5 Las medidas se adoptaron en Prusia, Baviera, Badén, Hessen, Württemberg y Sajonia. Véase
Uwe Adam, Judenpolitk im Dritten Reich, Düsseldorf, 1971, pp. 46-51, Véase también la crónica deta­
llada de Frederick T. B i r c h a l l , «Germán Business Protests Boycott», The New York Times (31 de
marzo de 1933), pp. 1, 8, y anteriores noticias en el mismo periódico.

96

Reich, trabajaron en una disposición mucho más amplia, en la que se preveía el cese de
todos los funcionarios públicos para «simplificar» la estructura administrativa, tanto del
Reich como de los Lánder6. Mientras se discutían todos estos proyectos, el propio Hitler
intervino para exigir el cese de los funcionarios judíos en todo el país7.
El 4 de abril de 1933, el anciano presidente, mariscal de campo von Hindenburg,
envió una carta a Hitler. Escribió que en los días anteriores había oído hablar de una
serie de casos en los que jueces, abogados y funcionarios judiciales mutilados de guerra,
con ejemplares expedientes administrativos, habían sido obligados a solicitar la excedencia, con miras a un posterior despido, sólo por ser de ascendencia judía. Para él, per­
sonalmente, dar ese trato a funcionarios mutilados de guerra era completamente into­
lerable. En su opinión, funcionarios, jueces, profesores y abogados que fuesen mutilados
o veteranos de primera línea, o que fuesen hijos o padres de hombres muertos en
acción, debían mantenerse en activo. Si habían sido suficientemente buenos como para
luchar y dar su sangre por Alemania, eran dignos de servirla ahora.
La respuesta de Hitler está fechada el 5 de abril. La carta es la más larga que Hitler,
en su función de canciller y Führer, escribió sobre las cuestiones judías. Su tono es estri­
dente. Sin preliminares, dio dos razones para esta actitud: en primer lugar, el que desde
hacía tiempo se excluía a los alemanes (incluidos los veteranos de guerra) de los cargos
públicos debido a la participación de los judíos en las profesiones jurídicas y sanitarias, y
segundo, el debilitamiento de todo el Estado alemán por un cuerpo extranjero cuya com ­
petencia se concentraba en la actividad empresarial. El cuerpo de oficiales, recordó
Hitler a Hindenburg, siempre había rechazado a los judíos. A un así, honrando la hum a­
nidad del mariscal de campo, ya había estudiado con el ministro del Interior del Reich,
Frick, una ley para suprimir del proceso de destitución las iniciativas individuales arbi­
trarias, la cual establecería además concesiones para los judíos que hubieran servido en
la guerra o hubieran sido dañados por la misma, o que tuvieran otros méritos, o que
nunca hubieran suscitado quejas en el transcurso de un largo desempeño del cargo8.
Cuando fue publicada, unos días más tarde, la ley establecía el retiro obligatorio de
los funcionarios no arios del Reich, de los Lánder, de los gobiernos locales (Gemeinden)
y de las empresas públicas, con las excepciones anticipadas en el proyecto prusiano y
exigidas por Hindenburg en su carta. La cláusula de persona no aria no se aplicaba a los
6 Sobre la «simplificación», véase el texto de propuestas presentadas por Pfundtner en la prima­
vera de 1932, en Hans Mommsen, Beamtentum im Dritten Reich, Stuttgart, 1966, pp. 127-135. Pfundtner,
posteriormente Staatssekretar del Ministerio del Interior del Reich, se refería a la fusión de ministerios,
tanto del Reich como prusianos, y a la eliminación de funcionarios «izquierdistas». Sus propuestas no
mencionaban a los judíos.
7 Adam cree que Hitler dio ese paso el 31 de marzo o el 1 de abril. Véase Uwe Adam, Judenpolitk im Dritten Reich, cit., pp. 58-61.
8 Textos de las dos cartas en Walter H u b a ts c h , Hindenburg und der Staat, Gotinga, 1966, pp. 375-378.

97

funcionarios que habían servido en las administraciones públicas desde el 1 de agosto
de 1914, o que habían luchado en el frente a favor de Alem ania o de alguno de sus alia­
dos en la Primera Guerra Mundial, o cuyo padre o hijos hubiesen fallecido luchando del
lado alem án durante dicha contienda. La naturaleza de estas excepciones parece refle­
jar el sentimiento de que la lealtad debería premiarse con lealtad. Además, los obliga­
dos a jubilarse tenían derecho a pensión si habían completado diez años de servicio9.
Después de dar el golpe, se produjo la sensación de que se habían alcanzado ya los
límites de la latitud política. El 25 de abril de 1933, en una conferencia presidida por
Frick y a la que asistieron los ministros presidentes y los ministros de Interior de los Lander, Góring emitió una nota particularmente cautelosa en su calidad de ministro presi­
dente de Prusia. Hitler le había dicho específicamente que en la aplicación de la ley
había que cuidar de tener en cuenta los deseos del presidente von Hindenburg o la
reacción de los países extranjeros. A lem ania no podía decir: haremos lo que queramos.
Ya estaba aislada, y los judíos estaban procurando que la situación se agravase aún más.
Había que golpear fuertemente a los judíos, pero a los extranjeros que pudieran malinterpretar lo que se estaba haciendo no había que darles la oportunidad de calificar a los
alemanes de bárbaros. U n judío que hubiese aportado algo realmente significativo a la
humanidad no debía ser cesado del cargo, el mundo no lo entendería. Además, Hin­
denburg estaría obsesionado con la posibilidad de equiparar a «esos científicos tan emi­
nentes (derartige wissenschaftliche Kapazitáten) » con veteranos del frente10.
Éste era el estado de ánimo cuando se estaba promulgando la primera ley diseñada
para infligir verdadero daño a los judíos. Fue una medida relativamente benigna, pero
el proceso destructivo constituyó una evolución que empezó precavidamente y termi­
nó de manera desenfrenada. Las víctimas nunca se mantuvieron en una posición
durante mucho tiempo. Siempre se produjeron cambios, y los cambios siempre fueron
para peor. Tal fue también la historia posterior de las leyes sobre la función pública.
N o habría más exenciones, y los funcionarios en activo inicialmente protegidos
pronto perdieron sus puestos. La palanca con la que se llevaron a cabo nuevas expul­
siones fue un artículo del decreto que establecía que cualquiera podía ser retirado de la
función pública si dicha separación suponía la «simplificación de la Administración».
Según el Ministerialdirigent Hubrich, del Ministerio del Interior, este artículo se utilizó
extensamente para eliminar a los no arios que eran antiguos funcionarios, veteranos o
parientes de veteranos fallecidos. N o había restricciones sobre el pago de pensiones a los

9 Declaración jurada del Dr. Georg Hubrich (Ministerialdirigent, Ministerio del Interior), 21 de
noviembre de 1947, NG-3567.
10 Resumen del Ministerio de Interior del Reich y memorando detallado del Staatsrat Dr. Schultz
(Hamburgo), ambos fechados el 27 de abril de 1933, sobre la reunión del 25 de abril. Textos en Hans
Mommsen, Beamtentum im Dritten Reich, cit., pp. 159-163.

98

funcionarios retirados de este modo11. Finalmente, el decreto de 14 de noviembre de 1935,
que definía el concepto de «judío», estipulaba que todos los funcionarios judíos restan­
tes (excepto los profesores de escuelas judías) serían retirados del servicio el 31 de di­
ciembre de 1935. A los funcionarios retirados bajo este decreto sólo se les concedían
pensiones si habían luchado en primera línea durante la Primera Guerra M undial12.
Los judíos habían quedado ahora desplazados de la función pública, pero la regula­
ción del sistema de pensiones distaba mucho de ser perfecta (véase cuadro 5.6). Para
los burócratas esto significaba que habría que recortar algunas pensiones. Durante
mucho tiempo no se hizo nada al respecto. Después, en noviembre de 1939, el S taats­
sekretar Pfundtner propuso al jefe de la Cancillería del Reich, Lammers, un compleja
regulación para reducir los pagos de pensiones a los judíos13. El Reichspostminister
(ministro de A suntos Postales) Ohnesorge comentó que el proyecto era demasiado
complicado. «Considero indeseable -escrib ió- que el aparato administrativo se vea car­
gado con dificultades adicionales por culpa de los judíos, nada menos». Además, era
«bastante probable» (durchaus denkbar) que los judíos que estaban aún en el país, la
mayor parte de los cuales no estaba «haciendo nada» en cualquier caso (untatig herumlungem), fuesen encarcelados en custodia protectora, detención de seguridad, «o algo
similar» durante la guerra. En consecuencia, en el campo de las pensiones, esta even­
tualidad podría abordarse inmediatamente, retirando todas las pensiones a los judíos y
concediendo únicamente ayudas revocables o por razones de necesidad14.
Cuadro 5.6. Reglamentación del sistema de pensiones
1933
Veteranos
Familiares sobrevivientes
En activo antes de 1914
Diez años de servicio
Menos de diez años de servicio

«SIMPLIFICACIÓN»
Pensión
Pensión
Pensión

1935
Pensión
Sin pensión
Sin pensión

Pensión
Sin pensión

Estos comentarios indican la rapidez con la que la burocracia alemana, incluso en el
Ministerio de A suntos Postales, podía desarrollar ideas drásticas en relación con una

11 Declaración jurada de Hubrich, 21 de noviembre de 1947, NG-3567.
11
RGB11, 1333. Los Mischlinge no se vieron afectados por el decreto de 14 de noviembre de 1935.
En la medida en que hubiesen sobrevivido a tenor de las cláusulas de excepción de la ley de 7 de abril
de 1933, los Mischlinge podían, por consiguiente, seguir en el cargo.
1J Pfundtner a Lammers, 17 de noviembre de 1939, NG-358.
14 Reichspostminister al ministro del Interior, 30 de noviembre de 1939, NG-358.

99

cuestión tan nimia como las pensiones. Los encarcelamientos «y cosas por el estilo»
pronto se hicieron realidad. Las pensiones, sin embargo, no se tocaron. El problema no
volvió a surgir hasta que se empezó a matar a los judíos.
Las disposiciones de la ley de la función pública se aplicarían también a los profesio­
nales que no eran funcionarios. Así, los médicos judíos admitidos en la lista de turnos
del programa de seguridad social estatal (Krankenkassen) fueron privados de su afilia­
ción por un decreto para «aplicar» la ley de la función pública. Se eximió a los médicos
que habían servido en el frente o en salas de infecciosos, o que estaban en activo antes
del 1 de agosto de 191415. 2.000 médicos no arios fueron inmediatamente afectados por
la ordenanza, que pronto se complementó con otra promulgación dirigida a dentistas y
protésicos dentales16. Claramente, la ley de la función pública estaba siendo ampliada,
no «aplicada», al negar los honorarios a los médicos y dentistas incluidos en la Krankenkassen. Inmediatamente se emitieron reglamentos adicionales, prohibiendo a los médicos
no arios suplir a colegas arios, vetando a los no arios la expresión de opiniones médicas a
médicos arios, y aboliendo los grupos de prácticas mixtos17. Los estudiantes universitarios
no arios tampoco eran funcionarios públicos, pero la ley de la función pública sirvió de
inspiración para que se emitiesen órdenes que privaban de becas a estos estudiantes18.
En virtud de una ley redactada apresuradamente y firmada el 7 de abril de 1933 por
Hitler y por el ministro de Justicia, Gürtner, los abogados no arios de práctica privada po­
dían ser sometidos a inhabilitación antes de finales de septiembre de 1933. En cuanto a
los abogados empleados en una empresa, se especificaba que la inhabilitación suponía un
argumento «importante» para la resolución del contrato de trabajo. Los abogados inde­
15 Decreto del Ministerio de Trabajo del Reich, 22 de abril de 1933, RGB1 1, 222.
16 Decreto del 2 de junio de 1933, RGBl I, 350. Para una completa descripción de la historia y el
impacto de estas ordenanzas, véase Florian Tennstedt, «Sozialpolitk und Berufsverbote im Jahre 1933»,
Zeitschrift für Sozialreform, núm. 25, 1979, pp. 129-153, 211-238. La mayoría de las aseguradoras pri­
vadas siguieron pronto el ejemplo, prohibiendo los pagos a médicos que hubiesen sido retirados de las
listas del Krankenkassen. La retirada adicional de estos pacientes privados equivalía normalmente a
la pérdida de los medios de vida del médico. Ibid., pp. 222-223. Había unos 9.000 médicos judíos en
total, y en 1938 aproximadamente 5.000 habían emigrado. Ibid., p. 224.
17 Deutsches Arzteblatt (19 de agosto de 1933), vol. 63, pp. 217-218, en Zentralarchiv Potsdam,
15.101 RMdl 26401. Véanse también otros elementos de este legajo.
18 Anuncio del rector de la Universidad de Friburgo (Martin Heidegger), en Freiburger Studentenzeitung, 3 de noviembre de 1933, reimpreso en Guido SCHNEEBERGER (ed.), Nachlese zu Heidegger,
Berna, 1962, p. 137. El rector hizo referencia específica a la definición de «no ario» incluida en la ley
de la función pública. Se contemplaron, sin embargo, excepciones únicamente respecto a aquellos
alumnos que eran veteranos del frente o cuyo padre había muerto luchando por el bando alemán. Un
edicto paralelo había sido emitido por el Ministerio de Educación prusiano para las universidades de
su jurisdicción. Véase Albrecht Gotz von Olenhusen, «Die “nichtarischen” Studenten in den Deut­
schen Hochschulen», Vierteljahrshefte für Zeitgeschichte 14 (1966), pp. 183-184.

100

pendientes inhabilitados podían perder su arrendamiento. Exentos de la medida estaban
aquellos profesionales que estuviesen en activo el 1 de agosto de 1914, o que hubiesen
servido en el frente, o que fuesen padres o hijos de hombres muertos en acción19.
Las destituciones de las fuerzas armadas fueron una cuestión relativamente senci­
lla. En primer lugar, el ejército en 1933 era una organización comparativamente pe­
queña, con un tam año limitado mediante tratado a 100.000 hombres. En segundo
lugar, como Hitler había com unicado en su carta a Hindenburg, los militares siempre
habían discriminado a los judíos. Todavía en 1910 ningún judío podía convertirse en
oficial de carrera en el ejército prusiano, a no ser que cambiase de religión o fuese
médico20. Pero la cuestión no se limitaba a retirar a un puñado de judíos de las fuerzas
armadas, ni a privar a cualquier aspirante judío de la oportunidad de labrarse una
carrera militar. La principal preocupación era el posible efecto que un rechazo de todo
el personal no ario tendría en el cómputo final de soldados si el proyecto se hacía rea­
lidad. En respuesta a una consulta, a comienzos de abril de 1935, sobre el número de
conversos y parcialm ente judíos, el Ministerio del Interior dio a las fuerzas armadas
unas cifras muy elevadas21. Los cálculos resultaron estar más allá de los límites de la
realidad, pero - a l no disponer de datos sobre ambos grupos en el censo de 1933- tenían
que dar lugar a cierta cautela. Para guardar las apariencias, las Ley de las Fuerzas A r­
madas, fechada el 21 de mayo de 1935, y firmada por Hitler, por el ministro de la G ue­
rra, von Blomberg, y por el ministro del Interior, Frick, sí especificaba que, con al­
gunas excepciones, ser de ascendencia «aria» era un requisito indispensable para el
servicio activo; sin embargo, un decreto publicado el 29 de mayo de 1935 estableció
que, a efectos militares, el término «no ario» sólo comprendía a los que eran total­
mente o tres cuartas partes judíos22. En consecuencia, los Mischlinge estaban som eti­
dos al proyecto. Eso, sin embargo, no puso fin al asunto. A un cuando los medio judíos
o judíos en una cuarta parte eran muchos menos de lo que se había previsto, su empleo
en el frente de batalla iba a provocar una nueva dificultad. El M ischling medio judío
podía, como soldado y subsiguiente veterano, reclamar privilegios y beneficios que no
eran tolerables para Hitler y los incondicionales del partido. En consecuencia, el 8 de
abril de 1940, el mariscal de cam po Keitel, jefe del A lto M ando de las Fuerzas A rm a­
19 RGB11, 188. Se puede encontrar la historia de la ley en U. Adam, Judenpolitik im Dritten Reich,
cit., pp. 65-66. La ley fue seguida de un decreto en el que se cesaba a los agentes de patentes, 22 de
abril de 1933, firmado por Hindenburg, Hitler y Frick, RGB11, 217; los asesores fiscales fueron eli­
minados por el decreto de 6 de mayo de 1933, firmado por Hitler y Gürtner, RGB1 1, 257.
20 «Die Juden im deutschen Heere», Allgemeine Zeitung des Judentums (25 de noviembre de 1910),
Berlín, pp. 556-559.
21 Se calculó que había 300.000 conversos al cristianismo y 750.000 parcialmente judíos. Pfundtner a Hossbach, 3 de abril de 1935, Archivos Federales Alemanes, R 43 11/595.
22 RGB11, 609. U. Adam, Judenpolitk im Dritten Reich, cit., p. 116.

101

das, emitió una reglamentación en la que se excluía a los Mischlinge de primer grado
del servicio activo23.
El partido no empleaba judíos, pero su influencia tuvo ramificaciones para los judíos
dedicados a las artes. Tras la creación del Ministerio de Propaganda, dirigido por Joseph
Goebbels, el 22 de septiembre de 1933 se creó la Cámara de Cultura del Reich (Reichkulturkammcr) , como organismo dependiente del nuevo Ministerio. Dentro de la Reichskulturkammer, dirigida por Hans Hinkel, se establecieron cámaras separadas para la literatura, la prensa, la radio, el teatro, la música, las artes visuales y (preexistente desde el
13 de julio de 1933) el cine. Ningún artista podía presentarse en público sin ser mientibro de la cámara de su profesión, y la falta de fiabilidad o idoneidad era razón suficien­
te para la exclusión24. Los judíos, al no ser idóneos, fueron gradualmente expulsados.
Formaron su propia Kurlturbund, que ofrecía obras de teatro, conciertos y conferencias
al público judío25. O tro decreto, datado el 4 de octubre de 1933, ordenaba a los perió­
dicos que despidiesen a sus redactores no arios26.
En las iglesias protestantes, unas cuantas docenas de pastores y organistas de extrac­
ción no aria constituyeron durante varios años tema de deliberación para los eclesiás­
ticos. Se suscitaron cuestiones sobre la ordenación, la promoción y la retención. El pas­
tor M artin Niemoller sugirió que ningún no ario debería ocupar cargos destacados, y
posteriormente el obispo O tto Dibelius, basándose en la Ley de Ciudadanía del Reich,
propuso que sólo se ordenase a los ciudadanos. Cuando las iglesias pidieron a todos los
pastores que remitiesen prueba de su ascendencia aria, la mayoría de ellos obedeció27.
El proceso de despido más interesante, y también más complicado, tuvo lugar en el
sector empresarial. La actividad empresarial no constituía una jerarquía única, sino un
conglomerado de organizaciones. D ado que no había un organismo que pudiese ordenar
a todas las empresas que despidiesen a sus empleados judíos, cada empresa tenía que
tomar su propia decisión al respecto. En el sector empresarial los judíos se sentían, por
consiguiente, seguros. N o pensaban que organizaciones puramente privadas se uniesen
al proceso destructivo sin que las obligasen. H e aquí un ejemplo de I. G. Farben.
23 Texto y análisis de la reglamentación en Hans G. A d l e r , Der verwaltete Mensch, Tubinga, 1974,
pp. 294-295. Los alemanes casados con judías fueron también cesados. Se eximió a los oficiales acepta­
dos por el ejército en tiempo de paz. Los Mischlinge de segundo grado debían retenerse sólo por «razón
suficiente» (bei ausreichender Begründutig) y ser ascendidos sólo en circunstancias excepcionales.
24 Ley para el establecimiento de una Cámara de Cultura del Reich, 22 de septiembre de 1933,
RGB11, 661. Ley que establece la Cámara Cinematográfica, 14 de julio de 1933, RGB11, 483. Decreto
de aplicación en el que se exige pertenecer a una cámara, 11 de noviembre de 1933, RGB11, 797.
25 Sobre el Kulturbund, que fue una empresa monopolista aprobada por Hinkel, véase Eike GEISEL
y Henryk B ro k er (eds.), Premiere und Pogrom, Berlín, 1992.
26 RGB11, 713.
27 Dqris L. Bergen, Twisted Cross, Chapel Hill, Carolina del Norte, 1966, pp! 55-57 y 88-100.

102

En julio de 1933, una delegación de DuPont visitó I. G. Farben de Alemania. Los
representantes de DuPont mantuvieron muchas reuniones con directivos de I. G. Farben,
y en el transcurso de estas conversaciones uno de los hombres de DuPont habló con el
Dr. Karl von Weinberg, uno de los fundadores de I. G. Farben y presidente en funciones
de su Veruialtungsrat, una asamblea de «estadistas de más edad» que no tenía verdadero
poder en la empresa pero cuyo asesoramiento se consideraba de peso28. He aquí la im­
presión que uno de los estadounidenses obtuvo de Weinberg29:
D espués del almuerzo, visitam os al Dr. Karl von Weinberg, que tiene ahora setenta
y tres años y viene a la oficina todos los días para consultar con los miembros activos de
I. G. El Dr. von Weinberg habló tam bién de la situación en A lem ania y, aunque es judío,
ha aprobado plenamente la operación. N os ha dicho adem ás que todo su dinero está
invertido en A lem ania y no tiene un pfennig fuera del país. H ablam os de la propuesta de
aum entar la colaboración con I.G., con la que se mostró plenam ente de acuerdo. R es­
pecto a los intereses de I.G. en Estados Unidos, el Dr. von Weinberg indicó que I. G. esta­
ba muy satisfecha con la inversión, y m ediante sugerencias nos dio a entender que no
tenían intenciones de retirarse de ese mercado.

Weinberg era un hombre privilegiado. Le habían puesto su nombre a una calle de
Fráncfort y, aun cuando existía la política de eliminar tales recordatorios de la presen­
cia judía en Alem ania, la comisión encargada de dar nombre a las calles (Strassenbenennungsausschuss) dudaba si hacerlo en su caso. Y, sin embargo, no había futuro para
él. Murió en el exilio, si bien es cierto que en la Rom a fascista30. En cuanto a los demás
ejecutivos judíos de I.G. Farben, casi todos ellos fueron despedidos en 193731.
Los despidos en el sector empresarial fueron mucho más notables, debido a los dos obs­
táculos que las empresas alemanas tenían que superar: contratos de trabajo y problemas de
eficacia. Los contratos indefinidos de los trabajadores judíos planteaban un problema jurí­
28 Se puede encontrar la lista de miembros del Verwaltungsrat en la declaración jurada de Hermann Baessler, julio de 1947, NI-7957.
29 Homer H. Ewing, E. I. DuPont de Nemours and Co., Wilmington, Delaware, a Wendell R. Swint,
director, Departamento de Relaciones Internacionales de DuPont, 17 de Julio de 1933, NI-978430 Kommission zur Erforschung der Geschichte der Frankfurter Juden, Dokumente zur Geschichte
der Frankfurter Juden 1933-1945, Fráncfort del Meno, 1963, pp. 171, 173, 174, 552. El hermano
mayor de Karl, el Dr. Arthur von Weinberg, químico en el momento de la fundación de I. G. Farben,
que había alcanzado el grado de mayor en la Primera Guerra Mundial, y condecorado con la Cruz de
Hierro de Primera Clase, fue arrestado en la casa de su hija adoptiva no judía (esposa de Graf Rudolf
Spreti) en 1942 y transportado a la edad de ochenta y un años al «Gueto para Ancianos» de Theresienstadt, donde murió. H. G. Adler, Der verwaltete Mensch, cit., pp. 337-339.
31 Declaración jurada de Baessler, 17 de julio de 1947, NI-7957.

103

dico. Dado que no se emitió un decreto que obligase a las empresas a despedir a su perso­
nal judío o que las liberase de la obligación de empleo asumida en los contratos, muchos
casos acabaron llegando a los tribunales. Allí, las empresas alemanas intentaron habitualmente justificar los despidos argumentando la presión ejercida por el partido, o que había
una cláusula en el contrato de trabajo, por remota que fuese, aplicable al caso32.
H asta dónde llegaron estos intentos es algo que ilustra una causa sentenciada por el
tribunal más elevado del país, el Reichsgericht. U na empresa cinematográfica (alema­
na) dem andada afirmaba que tenía derecho a despedir a un director de escena judío
con quien había resuelto un contrato indefinido basándose en una cláusula de éste, en
la que se establecía el cese en el trabajo en caso de «enfermedad, muerte o causas simi­
lares que impidiesen trabajar al director de escena». El Reichsgericht sentenció que la
cláusula era «incondicionalmente aplicable» (unbedenklich amvendbar) basándose en que
las «características raciales» del demandante equivalían a enfermedad y muerte33. En
opinión de los jueces supremos de Alemania, los judíos ya habían dejado de ser orga­
nismos vivos. Eran materia muerta que ya no podían contribuir al crecimiento de una
empresa alemana.
El segundo obstáculo a la separación de los judíos de las empresas alemanas era la
cuestión de la eficacia. Existía la firme convicción de que en ciertos puestos (tales como
puestos de ventas en el comercio exterior) los judíos eran ideales34, o incluso irremplazables. Esta noción condujo a I. G. Farben y otras empresas con filiales en el exterior a
trasladar a su personal judío a otros países. De esa forma, los judíos estaban fuera de
Alemania, y todo el problema parecía resuelto. Sin embargo, incluso esta solución fue
temporal, porque invariablemente las grandes empresas decidieron «reducir gradual­
mente» su número de representantes judíos en el extranjero35.
A l adquirir impulso los despidos, las condiciones bajo las cuales se despedía a los
judíos fueron empeorando. Cuanto más tarde tuvo lugar el despido de un judío, menor
fue su salario de despido, su indemnización o su pensión36. El proceso ya estaba muy
adelantado cuando la burocracia ministerial se inmiscuyó en él. A comienzos de 1938,
el Ministerio del Interior preparó un decreto que definía el término empresa judía. El
decreto, fechado el 14 de junio de 1938j7, iba a constituir la base para la transferencia
32 Véase Emst FRAENKEL, The Dual State, Nueva York, 1941, pp. 92 y 95; respecto a los argumen­
tos en la disolución de sociedades, véanse las pp. 90-91.
33 Sentencia del Reichsgericht, 17 de junio de 1936, citada por Fraenkel, ibid,., pp. 95-96.
34 Véase el resumen de la conferencia de Schacht, 22 de agosto de 1935, NG-4067.
35 Véase el resumen de la junta de la Comisión Comercial de I. G. Farben, presidida por von
Schnitzler, 17 de octubre de 1937, Nl-4862.
36 Declaración de Hugo Zinsser, miembro del consejo de administración del Dresdner Bank, 17
de noviembre de 1945, NI-11864.
37 RGB11,627.

104

obligatoria de las empresas judías a hianos alemanas. La definición, sin embargo, era muy
amplia. Una empresa no sólo se consideraba judía si era propiedad de judíos, sino tam ­
bién si un representante legal o miembro del consejo de administración era judío. C ual­
quier filial de una empresa alemana se consideraba judía si uno de los directivos de dicha
filial era judío. Tal definición constituyó un amplio incentivo para cesar a los consejeros,
a los Prokuristen (directivos con capacidad para representar a la empresa) o a los directi­
vos judíos de las filiales, si todavía permanecían en su cargo. En noviembre de 1938, los
Ministerios volvieron a inmiscuirse. El decreto del 12 de noviembre de 193838, firmado
por Góring, ordenaba a las empresas alemanas que despidiesen a todos sus directivos ju ­
díos antes de fin de año. El despido se podía efectuar con un aviso previo de seis sem a­
nas. A l expirar dicho aviso, el directivo judío ya no tenía derecho a reclamación eco­
nómica alguna contra su empleador.
De esa forma, las expropiaciones empezaron con la lenta pero concienzuda purga de
los judíos de la maquinaria destructiva. Este, a los ojos de los nazis, era el comienzo lógi­
co. Antes de poder dominar a los judíos, era obviamente necesario eliminar su «dom i­
nación». Sin embargo, los despidos constituyeron sólo un ataque superficial contra la
comunidad judía. En el transcurso de este ataque, sólo cayeron unos cuantos miles de
víctimas. Los principales centros del «poder» judío, las ciudadelas de la «dominación»
judía, los símbolos de .ja «explotación» judía eran las empresas judías independientes,
desde los miles de pequeñas tiendas hasta unas cuantas empresas importantes que
podrían optar al título de «grandes empresas».

LAS ARIANIZACIONES
En conjunto, la participación judía en el sector empresarial alemán antes de 1933
revela las siguientes proporciones, configuraciones y tendencias: (1) un gran porcenta­
je de la población judía era autónoma. Las cifras eran del 46 por 100 de los judíos y el
16 por 100 de los alemanes; (2) los judíos estaban fuertemente representados en acti­
vidades tan visibles como la venta minorista, el sector inmobiliario, las profesiones jurí­
dicas y sanitarias, así como en la función de intermediarios en la banca comercial y en
el comercio mayorista de alimentos y metales; (3) en diversas ramas de la industria y el
comercio, notablemente en el sector bancario y el comercio de metales, la participación
judía estaba descendiendo antes de la llegada de Hitler al poder39. De hecho, un inves­

38 RGB11, 1580.
39 Véase el análisis detallado de la distribución de los judíos en la economía ofrecido por Esra
Bennathan, «Die demographische und wirtschaftliche Struktur der Juden», en Werner M o s s e (ed.),
Entscheidungsjahr 1932, Tubinga, 1966, pp. 87-131, especialmente pp. 106-108, 115 y 119.

105

tigador nazi concluyó que la influencia económica Judía había alcanzado su punto cul­
minante en 191340. Este patrón explica la considerable vulnerabilidad de las empresas
judías al asalto que se acercaba.
El destino de una empresa judía podía ser la liquidación o la «arianización». La empresa
liquidada dejaba de existir; la arianizada era comprada por una empresa alemana. Las aria­
nizaciones se dividieron en dos fases: (1) las denominadas arianizaciones voluntarias
(enero de 1933 a noviembre de 1938), que eran transmisiones realizadas de conformidad
con acuerdos «voluntarios» entre vendedores judíos y compradores alemanes, y (2) las
«arianizaciones compulsivas» (después de noviembre de 1938), que eran transmisiones
realizadas en cumplimiento de órdenes estatales en las que se obligaba a los judíos a
vender su propiedad.
La palabra «voluntarias» se mantiene entrecomillada porque ninguna venta de propie­
dades judías realizada bajo el régimen nazi fue voluntaria en el sentido de contrato libre­
mente firmado en una sociedad libre. Se presionaba a los judíos para que vendieran. Cuan­
to más decidieron esperar, mayor se hizo la presión y menor la compensación. Esto no
significa que los judíos fuesen totalmente impotentes. La arianización fue quizá la única
fase del proceso destructivo en la que dispusieron de cierto margen de maniobra, ciertas
posibilidades de enfrentar a los alemanes entre sí, y en algunas ocasiones de utilizar tácti­
cas dilatorias. Pero era un juego peligroso. El tiempo avanzaba en contra de los judíos.
Para las empresas ya gravemente debilitadas por la depresión económica y profun­
damente dependientes de los préstamos concedidos por los bancos alemanes para sos­
tener las operaciones diarias, la llegada del régimen nazi supuso un fin precoz. La cade­
na de grandes almacenes Hermann Tietz, de Alemania oriental, se encontraba en esta
situación. Sus propietarios judíos se retiraron en 1934, y en 1935 la empresa arianizada
se denominaba Hertie4’ .
La tendencia a resistir o a ceder no dependía del tamaño. Las grandes empresas judías
presentaban formidables obstáculos a los compradores alemanes, pero también eran
«bocados tentadores». Cuantas más armas tuviese una empresa judía a su disposición,
mayores eran las fuerzas desplegadas contra ella. Por consiguiente, la velocidad con la que
40 Wolfgang Hofler, Untersuchunger über die Machtstellung der Juden in der Weltwirtschaft, vol. 1,
England und das vomationalsozialistische Deutschland, Viena, 1944, pp. 216-217, 235-237. Sobre el
ascenso y las dificultades especiales de los grandes almacenes, y la oposición a los mismos, véase
Heinrich Uhlig, Die Warenhauser im Dritten Reich, Colonia, 1956.
41 Günther Plum, «Wirtschaft und Erwerbsleben», en Wolfgang Benz (ed.), Die Juden in Deutschland
1933-1945, Múnich, 1988, pp. 268-313, especialmente pp. 305-306. Durante el periodo 1933-1934,
otras dos cadenas de grandes almacenes cayeron en manos alemanas: Leonhard Tietz A.G., Colonia,
y Rudolph Karstadt A. G., Berlín. Johannes L u d w ig , Boykott Enteignung Mord, Hamburgo, 1989,
pp. 104-127. La absorción de Leonhard Tietz fue obra del Commerzbank, el Dresdner Bank y el
Deutsche Bank. El nombre arianizado del negocio fue el de Westdeutsche Kaufhof.

106

se vendía un negocio judío no era meramente cuestión de los recursos del propietario, sino
de sus expectativas o temores. A veces un propietario vendía parte de sus propiedades, y
se aferraba desesperadamente a las restantes. A veces lo vendía todo de una vez. Hubo
casos de ventas rápidas en territorios ocupados por los alemanes en 1938 y 1939. Los ale­
manes marcharon sobre Austria en marzo de 1938, sobre los Sudetes checoslovacos en
octubre de 1938, sobre Bohemia-Moravia (el Protektorat) en marzo de 1939. Hay casos
en los que las ventas en estas áreas precedieron a la entrada de las tropas alemanas. El
temor judío, en resumen, funcionó antes de que se pudiese aplicar presión.
En Austria, las negociaciones más importantes antes del Anschluss [«anexión»] se lievarón a cabo entre Osterreichische Kreditanstalt, controlada por los Rothschild, y la
empresa alemana I. G. Farben. El objeto de las negociaciones fue una filial de Kreditanstalt, la Pulverfabrik Skodawerke-Wetzler A.G. Las conversaciones se iniciaron ori­
ginalmente con idea de construir una fábrica conjunta en Austria. Sin embargo, en el
transcurso de las negociaciones, el representante plenipotenciario de I. G. Farben, Ilgner, exigió que Kreditanstalt vendiese el 51 por 100 de su participación en Pulverfabrik
a la I. G.42. Kreditanstalt no podía acceder a esta exigencia porque Austria, un país
pequeño, ofrecía pocas posibilidades de inversión. En otras palabras, Kreditanstalt no
podía utilizar los chelines que I. G. Farben le ofrecía en pago por la adquisición de una
propiedad tan buena com o la próspera Pulverfabrik43.
No obstante, las negociaciones continuaron. En febrero de 1938, un mes antes del
Anschluss, Kreditanstalt aceptó la fusión de Pulverfabrik con otra empresa química austría­
ca (Carbidwerk Deutsch-Matrei A. G.). La fusión debía llevarse a cabo bajo el «patronazgo»
de I. G. Farben, de forma que laaaueva empresa pudiese ser controlada por la firma alema­
na44. Este acuerdo es psicológicamente significativo, porque significa que Kreditanstalt había
aceptado, si bien a regañadientes, permitir a I. G. Farben controlar su base industrial.
Aunque la fusión propuesta no establecía que se eliminase por completo la participación
de los Rothschild, tal era claramente el objetivo previsto por los negociadores alemanes.
De acuerdo con las declaraciones de los ejecutivos de I. G. Farben que informaron del
asunto en abril de 1938, las discusiones continuaron de hecho después de haber alcanza­
do el acuerdo inicial, y sólo se rompieron cuando el ejército alemán penetró en Austria45.
42 Declaración jurada del Dr. Franz Rothenberg, 13 de septiembre de 1947, NI-10997. Rothenberg, judío, era miembro del consejo de administración del Kreditanstalt. El consejo de administración
corresponde aproximadamente a la junta directiva (presidente y vicepresidentes) de una empresa es­
tadounidense.
43 Declaración jurada del Dr. Josef Joham, 13 de septiembre de 1947, NI-10998. El declarante era
también miembro del consejo de administración del Kreditanstalt.
44 1. G. Farbenindustrie A. G. (firmado por Hafliger y Krüger) al Staatssekretar Keppler, 9 de abril
de 1938, NI-4024.
45 Ibid.

107

¿Qué sucedió después del Anschluss? Unos camisas pardas (SA ) uniformados
secuestraron a un miembro del consejo de administración [consejo de administración]
de Kreditanstalt, Rothemberg, y lo arrojaron de un coche en marcha46. El ingeniero Isidor Pollack, que había convertido la Pulverfabrik en una gran empresa y era su Generaldirektor, encontró un fin violento. U n día de abril de 1938, las S A le hicieron una
visita en su casa para «registrarla». Durante el «registro» lo golpearon hasta matarlo47.
Mientras tanto, los empresarios alemanes siguieron con sus negocios. Kreditanstalt fue
absorbido por el gigante Deutsche Bank, y su filial, la Pulverfabrik, cayó en manos de
I. G. Farben48.
Com o en el caso de Austria, las empresas judías de Praga se estaban vendiendo antes
de que el Estado checoslovaco fuese aplastado. En febrero de 1939, un mes antes de la
marcha alemana sobre Praga, el Bóhmische Escompte Bank, controlado por judíos,
pasó a manos del Dresdner Bank alemán. Com o los directivos del Kreditanstalt, los
principales consejeros judíos del Bóhmische Escompte Bank no se beneficiaron mucho
de la venta. Dos de ellos, el Dr. Feilchenfeld y el Dr. Lob, murieron en un campo de
concentración; al consejero Dr. Kantor lo ahorcaron49.
Tanto el de Kreditanstalt como el del Bóhmische Escompte Bank son casos en los
que la amenaza se percibió al otro lado de la frontera, y la reacción se produjo antes de
que los alemanes estuviesen en situación de utilizar la fuerza. Los judíos anticiparon la
fuerza y se acomodaron a ella de antemano.
Las empresas judías que decidieron esperar futuros acontecimientos fueron someti­
das a una fuerte presión, diseñada para aumentar su disposición a vender al menor pre­
cio posible. Esta presión no se aplicaba contra una empresa judía determinada, sino
contra las empresas judías en general. Principalmente, se intentó aislarlas de sus clien­
tes y de sus proveedores. El alejamiento del cliente se consiguió mediante el boicot anti­
judío; el corte de los suministros se consiguió mediante una serie de medidas de asig­
nación. Debe resaltarse que estos esfuerzos no constituían procedimientos compulsivos
de arianización. Estaban diseñados para facilitar las transmisiones voluntarias.
El boicot estuvo inicialmente organizado por el partido, que el 29 de marzo de 1933
estableció un comité directivo compuesto por los siguientes representantes50:
46 Declaración jurada de Rothenberg, 13 de septiembre de 1947, N.I-10997.
47 Ibid. Véase también la declaración jurada de ]. Joham, 13 de septiembre de 1947, NI-10998.
48 Declaración jurada de Georg von Schnitzler, 10 de marzo de 1947, Nl-5194. Von Schnitzler,
miembro del Vostand de I.G., era presidente de la Comisión Comercial de I. G. Para conseguir el
completo control sobre Pulverfabrik, I. G. tuvo que comprar la participación del Deutsche Bank.
49 Interrogatorio del ingeniero Jan Dvoracek (Zivno Bank), 22 de noviembre de 1946, N I-11870.
Véase también la declaración jurada de Dvoracek, 2 de febrero de 1948, NI-14348.
50 Anuncio del Comité Central para la Defensa contra la Campaña de Horror y Agitación Judía,
29 de marzo de 1933, PS-2156.

108

Julius Streicher, presidente
Robert Ley, Frente Alem án del Trabajo
A dolf Hühnlein, S A
Heinrich Himmler, SS
Reinhold Muchow, Células de Fábrica del Partido Nazi
Hans Oberlindober, Organización del Partido Nazi para la Atención a las Víctimas
de la Guerra
Jacob Sprenger, Liga Nazi de Funcionarios Públicos
Walter Darré, Jefe del Partido para Asuntos Agrícolas
Dr. Theodor Adrián von Renteln, Líder del Partido para la Clase Media
Dr. Hans Frank, Jefe Jurídico del Partido
Dr. Gerhard Wagner, Jefe Sanitario del Partido
Willy Korber, Juventudes Hitlerianas
Dr. Achim Gercke, Departam ento de Información del Partido
El comité desempeñaba su trabajo convocando mítines masivos, con oradores como
Streicher y Goebbels, y situando delante de las "tiendas judías «guardias defensivos»
asignados por los camisas pardas de las S A y las S S uniformadas de negro. A los guar­
dias se les ordenaba que «sólo» se informase al público de que el propietario del esta­
blecimiento era judío51. A veces, la información se proporcionaba pintando en el esca­
parate la palabra Jude52.
Debería señalarse que el comité de boicot del partido lanzó su campaña no tanto
para facilitar la compra de las empresas judías por las alemanas como para recordar a
los ministros la hostilidad «popular» contra los judíos, y así influir en los funcionarios
para que tomasen medidas contra aquellos. Sin embargo, el boicot tuvo claros efectos
económicos, que se fueron intensificando y ampliando.
Ya hemos visto que en la conclusión de la conferencia de Schacht, celebrada el 20
de agosto de 1935, se decidió retirar todos los contratos públicos a las empresas judías.
Esta decisión se puso en práctica modificando la Directiva del Gobierno del Reich
Referente a las Concesiones de Contratos Públicos53. A l mismo tiempo, el boicot se
hizo obligatorio no sólo para los organismos del Reich, sino también para sus em plea­
dos. Por iniciativa del Ministerio del Interior, se sentenció que los funcionarios no podían

51 Orden firmada por Streicher, 31 de marzo de 1933, PS-215452 Cuando se ocupó Austria, las tiendas alemanas de Viena a menudo consideraron necesario
marcar sus establecimientos con el rótulo Arisches Geschaft («tienda aria»). Gauleiter Bürckel
(Viena) a Hess, 26 de marzo de 1938, PS-3577.
53 Instrucciones del Ministerio de Propaganda del Reich en las que se incluye la directiva modi­
ficada, 26 de marzo de 1938, G-61.

109

seguir recibiendo subvenciones para servicios prestados por médicos, abogados, dentistas,
hospitales, farmacias, y -por sugerencia del Ministerio de Justicia- maternidades y fune­
rarias pertenecientes a judíos54. El boicot obligatorio atañía también a los miembros del
partido. En un caso particular, un miembro del partido, el Dr. Kurt Prelle, tuvo que com­
parecer ante un tribunal interno porque su esposa había comprado, sin saberlo, postales
por valor de 10 pfennig en la tienda de un judío llamado Cohn. Prelle fue expulsado por
el tribunal del partido y, a petición del adjunto del Führer (Hess), también se le prohibió
practicar su profesión de notario, porque había dudas de que estuviese dispuesto a apoyar
y defender al Estado nacionalsocialista en toda ocasión55.
Que se tomasen medidas para hacer cumplir el boicot entre los miembros del partido,
los funcionarios públicos y los organismos del Reich no es sorprendente, porque se supo­
nía que el «movimiento» y el Reich eran la vanguardia de la acción política. Tenían que
dar ejemplo, y el pueblo los seguiría. Por su propia naturaleza, sin embargo, un boicot total
era suficientemente rígido como para generar efectos indeseados. En especial, el rápido
hundimiento de una empresa judía sin la correspondiente expansión de una alemana
podía provocar desempleo entre los trabajadores no judíos, erosión de la actividad eco­
nómica, además de pérdida de ingresos fiscales. En las ciudades con un volumen signifi­
cativo de empresas judías, dichas perspectivas podían dar que pensar56.
Aun así, la presión se intensificó. Desde mediados de la década de los treinta, se in­
tentó aislar a los productores judíos no sólo de los clientes sino también de los proveedo­
res. Las entregas de materias primas se podían reducir de tres maneras: (1) negativa
voluntaria de los proveedores alemanes a vender a los judíos; (2) acción mediante carte­
les, en los que se podían recortar o eliminar las cuotas de materias primas para los miem­
bros judíos; (3) el ajuste a la baja de las asignaciones de moneda extranjera por parte del
Estado, con vistas a privar a los productores judíos de materiales importados. Estos con­
troles resultaban engorrosos y ni mucho menos eran plenamente eficaces, pero se invo­
caron como parte del método general para disminuir el precio de las empresas judías57.
54 Pfundtner a las más altas instancias del Reich, 19 de mayo de 1936, NG-2612. Stuckart a las
más altas instancias del Reich, 9 de septiembre de 1936, NG-2612.
55 Orden para investigar a Prelle, firmada por el Staatssekretar Dr. Schlegelberger, del Ministerio
de Justicia, 6 de diciembre de 1938, NG-901. Véase también la orden de investigación firmada por
Schlegelberger en referencia a otro notario, Dr. Wolfgang Rotmann, que compró tabaco en una tien­
da judía, 3 de junio de 1939, NG-901.
56 Memorando de archivo de la Oficina Económica (Wirtschaftsamt) de la ciudad de Fráncfort,
17 de febrero de 1934, Kommission zur Erforschung der Geschichte der Frankfurter Juden, Docu­
mente zur Geschichte der Frankfurter Juden 1933-1945, Fráncfort del Meno, 1963, pp. 178-185.
57 Véase la carta de Rohde a Steinbrinck (correspondencia interna de la acería Flick), 22 de
noviembre de 1937, NI-1880. Rohde informaba de que la acería judía Rawack y Grünfeld ya no esta­
ba autorizada a comprar mineral, «lo cual debería ciertamente influir en el valor de mercado de las

110

Com o resultado del control de las asignaciones, el boicot y el temor judío a que la
situación em peorase aún más, muchos empresarios judíos estaban dispuestos a ven­
der sus posesiones. A hora había un «m ercado». Miles de empresas alem anas revisa­
ban el país en busca de empresas judías adecuadas. En la jerga de negocios alemana,
las empresas judías se habían convertido en Objekte («objetos»). D ado que no siempre
era fácil encontrar un O bjekt, el proceso de búsqueda se convirtió en sí en una acti­
vidad especializada. Las instituciones que se especializaron en el negocio fueron los ban­
cos. Era una actividad lucrativa. Los bancos cosechaban beneficios triples de las tran­
sacciones de arianización: (1) comisiones (aproximadamente el 2 por 100 del precio de
venta) por el trabajo de poner en contacto a compradores y vendedores, (2) intere­
ses sobre los préstam os concedidos a los compradores, y (3) beneficios de posteriores
transacciones entre el banco y la empresa arianizada. (Tales operaciones derivaban
habitualmente de una cláusula establecida en el contrato entre el posible comprador
y el banco, según la cual el com prador estaba obligado a designar al banco com o la
«principal conexión bancaria» de la em presa recientem ente adquirida.)58 Adem ás, los
bancos no sólo actuaban de agentes; eran tam bién compradores, y no perdían o ca­
sión de adquirir un banco judío o valores industriales escogidos. Todo tipo de em ­
presa alem ana participaba en la rapiña, pero los bancos estaban en el mismísimo cen ­
tro de ella.
Las bajas judías en el auge de la arianización fueron importantes, pero a comienzos
de 1938 había signos de debilitamiento general en el sector empresarial alemán. Las
negativas judías sobrevivieron a sus propios temores y a la presión alemana. En mayo
de 1938, un directivo del Dresdner Bank se quejó de que había más empresas judías que
compradores alemanes. Era especialmente difícil encontrar compradores para las gran­
des empresas judías que estaban mostrando resistencia. A l analizar esta inversión de la
tendencia, el experto del Dresdner Bank sólo llegó a una gran conclusión: tenía que
bajar el precio59.
acciones [de Rawack y Grünfeld]». Véase también la circular enviada por la Wirtschaftsgruppe Eisenschafifende Industrie [Agrupación Económica de la Industria Productora de Hierro) a Fach- y Fachuntergruppen y empresas asociadas, 13 de enero de 1938, NI-8058. Véase también Wirtschaftsgruppe
Gross- Ein- und Ausfuhrhandel/Fachgruppe Eisen- und Stahlhandel (Agrupación Económica de
Grandes Importadores y Exportadores/Grupo Filial de Comerciantes del Hierro y el Acero) a las
empresas asociadas y el Wirtschaftsgruppe Eisenschaffende Industrie, 28 de marzo de 1938, NI-8059.
Alemania era importador de mineral de hierro.
58 Véase el informe sobre las arianizaciones realizado por el Bohmische Escompte Bank (filial del
Dresdner Bank), firmado por Kanzler y Stitz, 6 de agosto de 1941, N I-13463. Respecto a la cláusula
de «principal conexión bancaria», véase el contrato celebrado entre Bohmische y Oswald Pohl, 5 de oc­
tubre de 1940, NI-12319. El propio Bohmische, originalmente bajo control judío, había sido arianizado.
59 Memorando del Dr. E Binder, 7 de mayo de 1938, NI-6906.

III

Para disminuir el precio de los «objetos» judíos era necesario ejercer una presión
directa. Para que tal presión tuviese éxito, debía cesar la competencia entre los com­
pradores. En palabras de una revista económica: «La tentación de tragar a un competidor
[judío] anteriormente fuerte, o incluso de arrancar un delicioso bocado de las mismísimas
fauces de otro competidor [alemán], ha conducido con toda seguridad a una sobrevaloración en muchos casos»60. Con la eliminación de las rivalidades entre los compradores, el
propietario judío se enfrentaría bien a un negociador alemán o bien a un frente unido.
Los medios para conseguir tal acción concertada fueron los acuerdos entre compra­
dores, de los que había dos tipos: uno cubría la compra de una empresa judía por varios
compradores que actuaban juntos; el otro establecía la asignación de varias empresas
judías a compradores específicos. El primer tipo de acuerdo lo ejemplifica un contrato
firmado el 30 de noviembre de 1937 por Mitteldeutsche Stahlwerke (Flick) y L. Possehl
and Company para la compra de acciones de la empresa judía Rawack & Grünfeld al 50
por 100. El acuerdo establecía que después de la compra, y antes del 1 de enero de 1943,
ninguna de las partes podría vender sus acciones sin consentimiento de la otra. Después
del 1 enero de 1943, ninguna de las partes podría enajenar sus acciones a no ser que ofre­
ciese la mitad de su participación a la otra61. Una única empresa judía podía ser también
absorbida por un consorcio de empresas con diferente capacidad financiera, siempre que
las empresas solventes del grupo estuvieran dispuestas a avalar a los participantes más
débiles en la necesaria solicitud de préstamos a los bancos62.
Cuando diversas partes se mostraban interesadas por varios Objekte, era costumbre
asignar un Objekt a cada comprador. Por ejemplo, el 23 de marzo de 1939, el Dresdner
Bank, el Deutsche Bank y el Kreditanstalt der Deutschen acordaron dividirse tres ban­
cos controlados por judíos. El Dresdner Bank adquiriría el Bohmische Escompte Bank,
el Deutsche Bank adquiriría el Bohmische Union Bank, y el Kreditanstalt der Deuts­
chen se encargaría de la absorción del Lánderbank63. Ambos tipos de acuerdos estaban

60 Der Volkswirt 12 (9 de septiembre de 1938), p. 2409.
61 Acuerdo entre Mittelstahl y Possehl, 30 de noviembre de 1937, NI-194462 Una alusión a este tipo de arianización se encuentra en un borrador de memorando realizado
por Karl Kimmich, miembro del consejo de administración del Deutsche Bank, no fechado (proba­
blemente noviembre o comienzos de diciembre de 1938), resumido en Dietrich ElCHHOLTZ y Wolfgang
S c h u m a n n (eds.), Amtomie des Krieges, Berlín Oriental, 1969, pp. 197-198.
63 Resumen de la conversación mantenida por los bancos el 21 de marzo de 1939 en el edificio
del Ministerio de Comercio checo (firmado por Kiesewetter), 23 de marzo de 1939, NI-13394. La
lista de participantes fue la siguiente: Dr. Kóster, Ministerio de Economía alemán; Dr. Schicketanz,
Oficina del Reichskommissar en el área de los Sudetes; Dr. Rasche, Dresdner Bank; Freiherr von
Lüdinghausen, Dresdner Bank; Dr. Rosler, Deutsche Bank; Pohle, Deutsche Bank; Osterwind,
Deutsche Bank; Dr. Werner, Vereinigte Finazkontore, Berlín; Kiesewetter, Kreditanstalt der Deutschen; Dr. Baumann, Kreditanstalt der Deutschen; Pulz, Kreditanstalt der Deutschen. La reunión se

112

pensados para privar a los propietarios judíos de la oportunidad de negociar. Por norma
general, los judíos afectados por dichos acuerdos podían vender al precio ofrecido por
el comprador o no vender.
El 26 de abril de 1938, la burocracia ministerial dio otro paso decisivo para bajar los precios. A partir de ese momento, el contrato para transferir una empresa judía a un alemán
necesitaría la aprobación oficial64. Un mes después de la emisión de este decreto, el Regierungsrat Dr. Gotthardt, del Ministerio de Economía, explicó a un ejecutivo del Dresdner
Bank el propósito y el efecto de la medida. Según Gotthardt, en el pasado los comprado­
res no sólo habían pagado el valor de los activos materiales, sino también intangibles como
el «fondo de comercio» (marcas registradas, reputación, contratos de venta, y otros facto­
res que aumentaban el valor). A partir de ese momento, los compradores ya no tendrían
que pagar el «fondo de comercio», porque las empresas no arias de entonces no tenían fondo
de comercio. Además, el comprador alemán debería deducir del precio de compra aquellas
cantidades que podría tener que pagar después de la transmisión por el incumplimiento uni­
lateral de contratos, incluidos contratos de trabajo, contratos con mayoristas judíos, etc.
En general, por lo tanto, el Ministerio de Economía sólo daría su aprobación a los contra­
tos que estableciesen el pago del 66 al 75 por 100 del valor original65.
Las opciones factibles para los potenciales vendedores judíos se habían reducido
ahora considerablemente. Aun en el caso de que hubieran existido durante muchos
años relaciones amistosas con una gran firma alemana, proceder a la venta no era un
asunto fácil. En agosto de 1938, la empresa judía Grünbaum & Kaufmann, que tenía
más de 300 empleados [Angestellte und Arbeiter] y fabricaba tejido de estambre de lana
en Cottbus, se aproximó a su suministrador de hilaza alemán, la empresa de hilado
Stóhr & Co. de Leipzig, con la oferta de que se hiciera cargo de la empresa de tejedu­
ría. Grünbaum & Kaufmann ya había visto reducida su asignación de lana y Stóhr &
Co. estaba preocupada porque sucesivos recortes pudieran dañar su propia actividad
empresarial. «C on gran pesar y únicamente por lealtad a este cliente» [Schweren Herzens zwar und nur aus treue zu diesem Kunden] la dirección de la empresa de Leipzig, que
no estaba en general interesada en procesos de adquisición vertical, mostró su acuerdo
a la propuesta. Estableció una empresa subsidiaria, cuyo nuevo propietario fue total­
mente consciente en ese momento, y no lo olvidó después, de que estaba explotando la
oportunidad que se le ofrecía. Finalmente, en septiembre se firmó el contrato por una
suma de 913.301 Reichsmark, de los que se dedujeron 49.440 que se destinaron al m an­
tenimiento de los pagos voluntarios que se efectuaban a los jubilados. Uno de los pro­
celebró en Praga apenas una semana después de que las tropas alemanas marchasen sobre la ciudad.
El Dresdner Bank ya se había tragado su bocado.
64 Decreto de 26 de abril de 1938, RGB11, 415.
65 Memorando del Dr. E Binder (Dresdner Bank), 23 de mayo de 1938, NI-6906.

113

pietarios judíos obtuvo un préstamo de 240.000 Reichsmark del comprador para concluir la transacción66.
En la zona carbonífera de Alemania central, que se extiende hasta el interior de Che'
coslovaquia, tres familias judías, que controlaban inmensas propiedades, estaban dispuestas a resistir, viniese lo que viniese. Estas tres familias, que estaban decididas a no ceder
sus posesiones a cualquier precio determinado en moneda alemana, eran los Rothschild,
los Weinmann y los Petschek. La batalla que presentaron no era judía. Fueron, por el contrario, tres batallas separadas libradas por tres intereses separados en el vano intento de
sobrevivir al nazismo, si no de convivir con él. La determinación de resistir a la presión
de los compradores nació del convencimiento de que las pérdidas resultantes del enfreiv
tamiento serían menores que el sacrificio inherente a la venta de las acciones, porque estos
judíos no medían sus recursos en el valor real de mercado de las acciones sino en estadísticas de producción, capacidad fabril, y reservas de hierro y carbón. Los Rothschild, los
Weinmann y los Petschek estaban dispuestos a luchar con armas no disponibles para
los judíos pobres, tales como empresas m atrices extranjeras y el argumento de la «in­
dispensabilidad». El bando alemán, por su parte, era consciente de las dificultades. Los
alemanes sabían que la arianización de estas empresas requeriría una presión concen­
trada y tácticas implacables sin precedentes en la historia empresarial alemana. Esta
presión y esta implacabilidad fueron proporcionadas, en parte, por una única institu­
ción industrial: Industrias H erm ann Góring.
Industrias Góring fue instituida en los primeros días del régimen nazi por Hermann
Góring, y algunos de sus grandes mediadores, como empresa propiedad del Reich.
Góring adquirió minas y terrenos con un método muy sencillo. Presentó prácticamen­
te a todos los grandes productores de acero un ultimátum para que le transfiriesen sus
propiedades67. Tenía un argumento sencillo para justificar su método: Industrias Góring
no se gestionaba con ánimo de lucro sino en «interés político del Estado» a beneficio
del Reich. Esos argumentos tan persuasivos, ofrecidos por el segundo hombre más
poderoso de Alem ania, demostraron ser irresistibles. Naturalm ente, cuando Alemania
comenzó a expandirse, en 1938, Industrias Góring también deseó expandirse. Sus gran­
des oportunidades estaban en la adquisición de las grandes empresas no alemanas ubi­
cadas en los nuevos territorios. Por lo tanto, no es sorprendente que Góring llevara
tiempo con la vista puesta en las propiedades de los Rotshchild, los Weinmann y los
Petschek. Se erigió en máximo responsable del proceso arianizador de las grandes
empresas judías: «La arianización de los establecimientos más grandes tiene que corres66 Para un análisis completo de la arianización de esta empresa y de su historia posterior, véase
Beatrix HEINTZE, Waíter Cramer, die Kammgamspinnerei StófiT und die sogerumte «Judenfrage», Leipzig,
2003, pp. 40-59.
67 Memorando de Flick (industrial del acero), 5 de diciembre de 1939, NI-3338.

I 14

ponderme, como es natural, a mí»68. De esa forma, Goring se convirtió en la fuerza
motriz que había tras la coalición de empresarios y dirigentes ministeriales enviados,
como soldados de infantería, a las salas de reunión a batallar con los judíos.
Una de esas batallas había que librarla contra los Rothschild. La familia estaba
extendida por diversos países. Había un barón Rothschild en Viena (Louis), otro en
Praga (Eugene) y un tercero en París (Dr. Alphons). Las inversiones de los Rotshchild
estaban igualmente dispersas, porque la familia había cuidado de no apostar todo su
capital al mismo número. Además, sus posesiones estaban entremezcladas. Así, los
Rothschild de Viena tenían intereses en Checoslovaquia, los de Praga tenían propieda­
des en Francia, y así sucesivamente. Esta organización daba a la familia Rothschild cier­
ta resistencia. N o se podía echar abajo todo el imperio de un golpe, y no se podía ata­
car a ninguna de las partes sin incurrir en el peligro de que otros baluartes de la
estructura adoptaran contramedidas.
En Checoslovaquia, cerca de Ostrava, los Rothschild poseían una gran acería que les
interesaba a los alemanes: la Witkowitz Bergbau- und Eisenhütten Gewerkschaft. En
febrero de 1937, más de dos años antes de la caída de Checoslovaquia, los Rothschild
transfirieron la propiedad de las acciones de Witkowitz a la Alliance Assurance Company de Londres. Alliance Assurance emitió a su vez certificados al portador, expresados
en unidades, que representaban la participación real en el capital de Witkowitz69. Dichas
unidades eran propiedad de los Rothschild y de un grupo amigo, los Gutmann. Este fue
el primer movimiento para hacerles la vida difícil a los nazis, porque Alliance Assurance
era una empresa británica, y los Rothschild consideraban ahora a Witkowitz una propie­
dad británica. En marzo de 1938, los alemanes entraron en Austria. Dos días después del
Anschluss, el Rothschild de Viena (barón Louis) fue arrestado70. Este fue el primer movi­
miento para hacerles la vida difícil a los Rothschild. El barón Louis no fue liberado, y
pronto quedó claro que lo mantenían como rehén. Su arresto fue probablemente el pri­
mer empleo del visado de salida como método para la arianización.
El 29 de diciembre de 1938, el Landerbank Wien A. G. envió a Reichswerke A. G. für
Erzbergbau und Eisenhütten «Hermán Goring» un informe sobre la valoración pericial
de Witkowitz. La valoración se había hecho el 31 de diciembre de 1935, y el Landerbank
señalaba que dada la posterior devaluación de la moneda checa así como la mejora de
las instalaciones, el valor actual era más elevado71. En febrero de 1939, un mes antes

68 Goring en conferencia celebrada el 12 de noviembre de 1938, PS-1816.
69 Declaración jurada de Leonard Keesing (intereses de los Rothschild), 19 de marzo de 1948,
NI-15625.

70 Ibid.
71 Landerbank Wien a Industrias Hermann Goring, a la atención del abogado Spick, 29 de
diciembre de 1938, NI-5697.

115

de la invasión de Checoslovaquia, el Rothschild de Praga (Eugene), quien, mientras tanto,
había adquirido la nacionalidad francesa, viajó a Londres «para recabar el respaldo del
gobierno británico en la venta de Witkowitz al gobierno checoslovaco»72. Un negociador
checo, el Dr. Preiss, presidente de la mayor institución financiera checa, el Zivnostenska
Banka (Zivno Bank) estaba también presente. Los negociadores discutieron un precio tentativo de diez millones de libras en moneda británica73. (Podríamos señalar de pasada
que esta cantidad era idéntica a la prometida por los británicos al gobierno checoslo­
vaco en compensación por el acuerdo de M únich). En marzo, los alemanes ocuparon
el resto de Checoslovaquia, incluida Vitkovice [Witkowitz], y las negociaciones quedaron en nada.
El siguiente paso lo dieron los alemanes. Se hicieron preparativos para comprar
Witkowitz. El 23 de marzo de 1939, una semana después de la ocupación de Checoslo­
vaquia, el jefe de la sección industrial del Ministerio de Economía, Kehrl, autorizó al Dr.
Karl Rasche, miembro del consejo de administración del Dresdner Bank, y al Dr. Jaroslav
Preiss, presidente del Zivno Bank y el mismo hombre que un mes antes había negociado
en nombre del gobierno checo, a que iniciasen negociaciones con los Rothschild para la
compra de la propiedad en nombre del Reich. En su autorización, Kehrl mencionó que se
podía disponer de moneda extranjera74.
El 27 de marzo de 1939, una delegación alemana llegó a París y se reunió con el
grupo Rothschild. La lista de negociadores que participaron incluía los siguientes repre­
sentantes75:
Alem anes:

Judíos:

Dr. Rasche (Dresdner Bank)
Prásident Preiss (Zivno Bank)
Direktor Wolzt (miembro del consejo de administración, Lánderbank
Wien)
Barón Eugene Rothschild (Praga-París)
Barón Alphons Rothschild (París)
Barón Willi Gutmann
Direktor Keesing
Direktor Schnabel
Generaldirektor Federer (presidente de la junta directiva o consejo de
administración, Witkowitz)

72 Declaración jurada de Keesing, 19 de marzo de 1948, NI-15625.

73 Ibid.
74 Kehrl a Raschc, 23 de marzo de 1939, NI-13407.
75 La lista de asistentes a la reunión está tomada del resumen de la reunión en alemán incluido
en una carta de Wolzt a Rasche, 1 de abril de 1939, N I-14473.

116

Al comienzo de la reunión, el grupo alemán presentó una oferta. Por la transmisión
de los intereses de Witkowitz, incluida la filial Bergwerks Aktiebolaget Freja de Estocolmo (minas de hierro, con un capital de 2,6 millones de coronas suecas)76, los alemanes ofrecieron 1.341 millones de coronas checas. Esta cantidad se pagaría en m one­
da checa, excepto una pequeña parte que se pagaría en moneda extranjera77.
Antes de la caída de Checoslovaquia, 1.341 millones de coronas checas tenían un
valor aproximado de diez millones de libras. Pero ahora, la moneda checa, como la pro­
pia Checoslovaquia, estaba aprisionada. Las coronas checas eran inútiles para los
Rothschild. Esa cantidad tan grande de dinero no podría reinvertirse, y tam poco podría
vendérsele a nadie de Inglaterra, Estados Unidos, Suiza, etcétera, sin una gran pérdida.
El grupo Rothschild, en consecuencia, rechazó la oferta, exigiendo a cambio del pago
de diez millones de libras esterlinas. Los representantes de Rothschild-Gutmann seña­
laron que el vendedor de las acciones era una empresa británica, a saber, la Alliance
Assurance Company. La empresa británica, explicaron los Rothschild, no discriminaba
entre las nacionalidades de los diversos propietarios. Pagaba dividendos a todos los pro­
pietarios (poseedores de certificados al portador) en una moneda: libras esterlinas78.
La reunión se aplazó, y al día siguiente los negociadores se encontraron nuevam en­
te. El segundo encuentro fue un poco más explosivo. Los alemanes descubrieron por
primera vez que el extenso aparato Rothschild había entrado en acción. Se habían blo­
queado varias cuentas de Witkowitz depositadas en bancos suizos, holandeses y esta­
dounidenses; es decir, se habían obtenido mandatos judiciales para impedir el pago de
dinero de esas cuentas mientras no se aclarasen los derechos legales. U n crédito de
200.000 libras a Freja había sido bloqueado.
Los alemanes se indignaron. A tenor de las leyes monetarias del Reich, todos los
Inlander (nacionales residentes) tenían que ofrecer al Reich sus posesiones en el extran­
jero a cambio de marcos. El paso dado por los Rothschild suponía una transgresión de
la ley, y provocaría la imposición de sanciones. El barón Eugene Rothschild (de Praga)
pidió a continuación una contraoferta. Los alemanes ofrecieron 2.750.000 libras ester­
linas. Esta era una oferta que los Rothschild estaban dispuestos a estudiar, y tras un cier­
to regateo, el precio se aumentó a 3.600.000 libras. En otras palabras, los alemanes con­
76 Memorando incluido en los archivos de Industrias Hermann Goring, 31 de marzo de 1944,
NG-2887. Los 2,6 millones de coronas suecas equivalían a 628.000 dólares o 113.000 libras según los
tipos de cambio por cable de marzo de 1939.
77 Los alemanes sólo ofrecían moneda extranjera a aquellos propietarios considerados extranje­
ros bajo las leyes monetarias del Reich. La ley monetaria de 12 de diciembre de 1938, RGB1 1, 1734,
definía a un extranjero como forastero no residente o emigrante que tenía activos en el Reich.
78 La disponibilidad de esta moneda derivaba de que Witkowitz vendía prácticamente toda su
producción -láminas de acero- a la marina británica. Memorando del Regierungsbaurat Teuber, 22
de junio de 1939, NI-9043.

117

seguirían Witkowitz y su filial sueca, Freja, mientras que los Rothschild conseguirían
algo más de la tercera parte de las libras esterlinas que habían pedido, y al barón Louis.
Para rescatar al barón Louis, parte de las transmisiones tendrían que realizarse antes de
su liberación. En consecuencia, la maquinaria de los Rothschild se puso en movimiento,
con una inundación de cartas y telegramas dirigidos a Kuhn, Loeb and Company, al Bank
of Manhattan, al Coha-Bank, a Nederlandschen Handels Mij, a Amstelbank, a Blankart
et Cié y a otras instituciones financieras, para levantar las inmovilizaciones y poner a dis­
posición de los alemanes cantidades en dinero y en acciones a condición de que «Louis
Rothschild haya abandonado Alemania por la frontera suiza o francesa como máximo el
4 de m ayo»79. Del lado alemán, Kehrl (ministro de Economía) envió cartas a Rasche,
autorizándole a negociar con el barón Louis, y a la oficina de la Gestapo en Viena, pidien­
do permiso para que se realizase una entrevista entre Rasche y Rothschild80.
Tras la liberación de Louis Rothschild, los alemanes se dispusieron preparar la trans­
misión completa. El 15 de junio de 1939, se reunió un grupo de expertos en armamento para
analizar la inclusión de Witkowitz en el programa de carros de combate. Algunos de los par­
ticipantes expresaron sus dudas respecto a confiar secretos armamentísticos a Witkowitz.
La arianización tendría que ser completa, y habría que realizar los cambios necesarios de
todo el personal antes de poder considerarla alemana81. Una semana más tarde, se descu­
brió que Witkowitz esperaba cubrir pedidos de la armada británica hasta finales de año®.
Mientras tanto, sin embargo, Rasche, Direktor del Dresdner Bank, viajaba entre
París y Berlín para concluir el acuerdo83, a pesar de que un consejero del banco rival, el
Deutsche Bank, se quejaba ante el Staatssekretar Pleiger, de Industrias Hermann
Góring, de que su banco había sido excluido de esos «acuerdos tan enormes» (Grossen
Engagements)84. En Praga, las autoridades financieras checas (el ministro de Finanzas

n Véase Dr. Karl von Lewinski (abogado alemán conservado por los Rothschild) al Regierungsrat Dr. Britsch («compromisario» encargado de los asuntos relacionados con los Rothschild en el
Ministerio de Economía), 25 de abril de 1939, NI-15550. También, Keesing (en París) al Bankhaus
S. M. von Rothschild de Viena (bajo control alemán), 28 de abril de 1939, NI-15550.
80 Kehrl a Rasche, 14 de abril de 1939, NI-13792. Kehrl a la Staatspolizeileitstelle de Viena, 14
de abril de 1939, NI-13790.
81 Memorando del Regierungsbaurat Teuber sobre la reunión de oficiales encargados del arma­
mento militar, bajo la presidencia del Oberstleutnant Nagel, 15 de junio de 1939, NI-9043.
82 Memorando de Teuber, 22 de junio de 1939, NI-9043.
83 Resumen de la junta del consejo de administración del Dresdner Bank, presidida por Gotz, 29
de junio de 1939, NI-1395. También, junta del consejo de administración celebrada el 7 de julio de
1939, NI-15368.
84 Memorando de Kimmich, 28 de junio de 1939, en Dietrich ElCHHOLTZ y Wolfgang SCHUMANN
(eds.), Anotarme des Krieges, pp. 219-220. Sobre el papel del Deutsche Bank en la arianización, véase Harold Jam es, The Deutsche Bank and the Nazi Eccmomk War against the Jews, Cambridge (Inglaterra), 2001.

118

del gobierno «autónom o» checo, Kalfus) se quejaban de que los alemanes planeaban
cubrir el precio de la compra con moneda exterior perteneciente al «Protektorat»85. Es
decir, el ministro Kalfus había descubierto que los checos iban a pagar la empresa.
En julio se redactó el acuerdo definitivo. Las partes acordaron la transmisión de 80
de los 100 certificados al portador por una cantidad de 3.200.000 libras. El vendedor
tenía derecho a ofrecer, y el comprador estaba obligado a aceptar, las restantes 20 accio­
nes a un precio de 400.000 libras. Los beneficios del año económico de 1938 los reco­
gería el comprador86. Estos eran los términos que, en esencia, se habían pactado en
marzo. El contrato entraría en vigor a finales de septiembre87. También esto se había
pactado en marzo88. Los alemanes estaban satisfechos. El 13 de julio se firmó el con­
trato en Basilea89. El 2 de agosto, Rasche le envió una carta al Gruppenführer Wolf y al
jefe de la guardia personal de las S S y de la Policía, Himmler, en la que el Dresdner
Bank expresaba su agradecimiento por la ayuda de la policía (arresto del barón Louis)
a la hora de rebajar el precio90. Entonces, de repente, surgió un inconveniente.
El 1 de septiembre de 1939 estalló la guerra, y el acuerdo no pudo entrar en vigor.
Según la explicación que dio después de la guerra el Direktor Keesing, experto finan­
ciero de los Rothschild, éstos habían redactado el contrato de tal manera que la trans­
misión de la titularidad no tuviese lugar mientras no se realizasen ciertos pagos y se
cumpliesen ciertas condiciones. El objeto de estas disposiciones, según Keesing, era
frustrar la transmisión en caso de que estallase la guerra91.
No sabemos qué había en la mente de los Rothschild. N o sabemos si su imperio eco­
nómico estaba dotado de intuiciones proféticas que le permitiesen predecir con seguri­
dad cuándo iba a comenzar la guerra. Sabem os que la transacción era dolorosa para
ellos, y es por lo tanto probable que, a la hora de elegir entre la renuncia a la titularidad
por el 36 por 100 de la compensación justa y la retención de dicha titularidad con la es­
peranza de recuperar la posesión una vez destruido el régimen de Hitler, los Rothschild
oscilaran de una alternativa a otra hasta que la guerra tomó la decisión por ellos. En con­
secuencia, en septiembre de 1939 los propietarios de Industrias Witkowitz se dispusieron
contemplar quién duraría más, el régimen nazi o los Rothschild. Pero la espera no cons­
tituyó una propuesta muy tranquila y pacífica.
85 Memorando de Herbeck (miembro del Vorstand [«consejo de administración»], Dresdner
Bank), 23 de junio de 1939, NI-14474.
86 Texto del contrato (sin fecha), en NI-15551.
87 Resumen de la junta del consejo de administración, Dresdner Bank, 7 de julio de 1939, NI15368.
88 Véase el memorando sobre la reunión de París, 1 de abril de 1939, N I-14473.
89 Herbeck a Rasche, 13 de julio de 1939, NI-15547.
90 Rasche a Wolff, 2 de agosto de 1939, NI-13669.
91 Declaración jurada de Leonard Keesing, 19 de marzo de 1948, NI-15625.

119

En noviembre de 1939, los alemanes intentaron asegurarse las acciones de Indus­
trias Freja medíante demanda presentada ante un tribunal sueco. Fracasaron92. En enero
de 1940, Industrias Witkowitz, que ya no producía para la armada británica, fue puesta
bajo la «supervisión» de un consejo que constaba de los siguientes miembros93:
Doctor Delius, Industrias Hermann Goring
Karl Hermann Frank, Staatssekretar, gobierno del Protektorat
Generaldirektor Pleiger, Industrias Hermann Goring
Generaldirektor Raabe, Industrias Hermann Goring
Doctor Rasche, Dresdner Bank
Doctor Rheinlander, Reichsstelle für Wirtschaftsausbau (Oficina de Planificación de Cons­
trucciones, Plan Cuatrienal)
Generalmajor Weigand, Inspección de Armamentos, Praga
Goring se puso ahora al mando. Sin embargo, los alemanes aún querían encontrar
una solución. Industrias Witkowitz era inglesa, y los alemanes, a pesar de estar en gue­
rra, todavía esperaban llegar a un acuerdo con Inglaterra. En resumen, la posesión física
no les resolvía el problema. Por consiguiente, en marzo de 1940, el Dr. Rasche le escri­
bió al presidente de la filial sueca, Freja, el señor Sune Wetter, sugiriendo que se enta­
blasen nuevas negociaciones94. En abril, Rasche viajó a Estocolmo y amenazó con tomar
medidas drásticas. Si los Rothschild no estaban dispuestos a negociar en terreno neutral,
Industrias Witkowitz sería «cedida» a una empresa alemana (Industrias Hermann
Goring), para que ésta la dirigiese por su cuenta. De esa forma, los propietarios se verían
privados de todos los beneficios obtenidos durante la guerra y, además, se presentaría una
demanda contra Freja, esta vez «en una dirección distinta»95. Pero los Rothschild no es­
taban dispuestos a negociar. Entonces, en junio de 1940, cayó Francia.
El día del armisticio, el Dresdner Bank pidió al A lto M ando del Ejército un pase es­
pecial que permitiese a Rasche viajar a Francia. Razón: corría el rumor de que las accio­
nes de Freja estaban situadas en algún sitio de París y podían incautarse96. Las acciones
se guardaban, de hecho, en el banco Rothschild de París97. Los Rothschild comenzaban
a debilitarse. Inglaterra luchaba sola contra Alem ania e Italia. El régimen nazi parecía
92 Declaración jurada de Leo F. Spitzer (Consejero General, Witkowitzer Bergbau), 15 de octu­
bre de 1948, NI-15678.
93 Orden del Reichsprotektor de Praga (von Neurath), 15 de enero de 1940, NI-15347.
94 Rasche a Sune Wetter, 11 de marzo de 1940, NI-13654.
95 Sune Wetter (Estocolmo) a Oskar Federer (Londres), 6 de abril de 1940, NI-13637.
96 G. Stiller (Secretariat, Dr. Rasche) al Gerieralquartiermeister/Passierscheinhauptstelle (Cuartel
General/Sección General de Pases), 24 de junio de 1940, NI-1853.
97 Nota de archivo, Dresdner Bank, 2 de julio de 1940, NI-1832.

120

más seguro de lo que había estado nunca, porque hasta ese momento había pasado la
prueba de la guerra y emergido victorioso en todas partes.
En diciembre de 1940, la división exterior del Reichsbank llamó al presidente del
consejo de administración del Dresdner Bank, Gótz, para informarle de que un banco
estadounidense había preguntado en nombre de los Rothschild si a los alemanes les
interesaba retomar las negociaciones sobre Witkowitz98. A Rasche le sorprendió un
poco que los Rothschild diesen ese paso. Ya no estaba ansioso por negociar, pero sugirió
que las negociaciones se realizasen en E sp añ a". Evidentemente estas discusiones tam ­
poco tuvieron lugar, pero, por el momento, ningún bando hizo un movimiento agresivo.
Todavía en junio de 1941, Industrias Freja enviaban cargamentos regulares de mineral
de hierro a Witkowitz, como si no hubiese expropiaciones ni guerra100.
A comienzos de 1941 se produjo un grotesco incidente. Recordemos que había 100
certificados al portador que demostraban la propiedad de la empresa británica, que a su
vez era propietaria de las acciones de Witkowitz, que ascendían a un total de 223.312101.
14.000 habían sido cedidas a los alemanes como parte del rescate de Louis Rothschild;
43.300 (una participación considerable) la había dejado atrás en París el barón Eugene al
huir de los alemanes. Estas acciones se encontraba en un depósito de Nevers, guardadas
por un funcionario francés Oannicot, director de la Administración de la Propiedad y Ofi­
cina General de Tributos del Departamento del Sena) y un representante de los Rothschild. El 8 de enero de 1941, un grupo de alemanes (el Devisenschutzkommando, o «Escua­
drón Monetario») llegó al depósito, echó a un lado a los franceses, y se hizo con las
acciones. El gobierno de Vichy, considerablemente molesto, contrarrestó este movimien­
to secuestrando (bloqueando con miras a la confiscación) todas las propiedades de los
Rothschild en Francia102. Los alemanes se retiraron, ofreciendo pagar las acciones por una
cantidad aceptable103. (Esto formaba parte de un plan para adquirir la mayoría o la tota­
lidad de las 223.000 acciones. Sin embargo, el plan no era muy práctico, porque sólo las
43.300 acciones descubiertas en París estaban realmente «al alcance» [greifbar])104.
98 Gótz a Rasche, 21 de diciembre de 1940, N I-13292.
99 Rasche a Gótz, 28 de diciembre de 1940, NI-13292.
100 G. Stiller (Secretariat, Dr. Rasche) al Assessor Zóppke (División Jurídica, Ministerio de Asun­
tos Exteriores), 21 de junio de 1941, NI-1557101 Nota de Stiller, 3 de febrero de 1932, NI-2643.
102 Declaración jurada de Yvonne Delree Kandelafte, 19 de marzo de 1948,NI-15552. La decla­
rante era secretaria privada del barón Eugene. Jannicot al Director General del Registro, Adminis­
tración de la Propiedad y Tributos (Vichy), 11 de enero de 1941, NI-15537.
103 Marotzke (Oficina del Plan Cuatrienal) al Militarbefehlshaber Frankreich/Verwaltungsstab
(Comandancia Militar en Francia/Administración), con copia al Dr. Raschc, 6 de noviembre de 1941,
NI-2647.
104 Nota de Stiller, 3 de febrero de 1943, NI-2643.

121

Com o resultado, Industrias Góring siguió disfrutando de la posesión de la empresa
sin ser propietaria de la misma. En un memorando fechado el 31 de marzo de 1944,
Industrias Witkowitz se enumera como parte del complejo de Góring, con la anotación:
«sin participación de capital; sólo conexión operativa»105. A pesar de que la conexión
era sólo «operativa», Industrias Góring se embolsaba los beneficios, que ascendieron a
2.400.000 Reichsmark durante el periodo contable de 1941106. Y ésa es la historia de la
«arianización» de Witkowitz.
La evolución de las técnicas marca las fases de arianizaciones «voluntarias» antes y
después de los Rothschild. El arsenal anterior a los Rothschild contenía las siguientes
armas principales: (1) boicot, (2) control de la asignación, (3) acuerdos de compra, y
(4) eliminación del «fondo de comercio» por decreto. La arianización de Witkowitz re­
vela, además, los siguientes métodos: (5) negociación mediante representante plenipo­
tenciario (Dresdner Bank), (6) restricción del visado de salida, (7) intento del robo de
acciones, (8) explotación de la empresa y recogida de los beneficios.
El caso de los Rothschild no es, sin embargo, el mejor ejemplo de la eficacia de las
técnicas operativas alemanas. A efectos prácticos, Góring había conseguido su objetivo,
pero no consiguió completar la transacción. N o se realizó una transmisión definitiva, y
Witkowitz no se incluyó en los libros de contabilidad como fábrica alemana. Indudable­
mente, esta resistencia se puede achacar sólo a que los Rothschild habían conseguido
convertir Witkowitz en una empresa inglesa. La bandera británica impedía a los alema­
nes instalarse como los nuevos propietarios de la sociedad.
En los casos de Weinmann y Petschek, la transmisión se completó. Hizo falta ejercer
una extraordinaria presión contra ambas familias. El propio Reich se inmiscuyó final­
mente, confiscó las empresas y se las vendió con beneficios a los compradores interesa­
dos. Pero debe resaltarse que estas «confiscaciones» no formaron parte de un proceso confiscatorio general. Fueron medidas completamente individuales que sólo se adoptaron
después de que los negociadores alemanes, utilizando todas sus herramientas y estratage­
mas, no consiguieran llegar a ninguna parte. En resumen, las «confiscaciones» se impu­
sieron como una especie de multa por la obstinación y la actitud poco cooperadora de los
propietarios judíos. Las «provocaciones» fueron distintas en cada caso: los Weinmann
suplicaron, los Petschek desafiaron. Pero su destino final fue el mismo. La supervivencia
en la Alemania nazi no se podía garantizar insistiendo en los derechos propios.
La parte a la que más interesaban las propiedades de los Weinmann y de los Petschek
era la misma que había adquirido Witkowitz: Industrias Hermann Góring. Industrias Góring era original y principalmente una empresa dedicada al carbón y al acero. (Estas dos
105 Reichswerke Hermann Goring/Montanblock al Ministro de Economía/División Principal
III/División 5, Moneda Extranjera, 31 de marzo de 1944, NG-2887.
106 Pleiger a Góring, 5 de diciembre de 1941, NI-15575.

122

ramas se encontraban a menudo en la misma empresa alemana. Las empresas metalúrgicas siempre andaban en busca de una «base carbonífera»; es decir, les interesaba la adqui­
sición de suficientes minas de carbón para asegurarse un suministro fiable para fabricar
el acero.) D ado que Industrias Goring se explotaba en «interés político del Estado», a
Goring no le resultó difícil obtener del ministro de Economía, Funk, el acuerdo de que
todas las minas de carbón bituminoso de la zona de los Sudetes (Bohemia septentrional,
anexada de Checoslovaquia en octubre de 1938) debían pertenecer a su empresa107.
Para integrar las minas de carbón de los Sudetes en la empresa de Goring, se creó
una nueva empresa, la Sudetenlándische Bergbau A . G., M ost [Brüx] (Subag), el 10 de
junio de 1939. Significativamente, la primera reunión de esta filial de Goring no se cele­
bró en Most, en la zona de los Sudetes, sino en Berlín, en la sede social del Dresdner
Bank108. La razón de esta localización era obvia. Las propiedades de la Subag todavía
no se habían adquirido. El Dresdner Bank aún tenía que llevar a cabo la arianización.
Las minas en cuestión eran todavía propiedad de las familias Weinmann y Petschek.
El menor pero más antiguo de los dos grupos eran las empresas Weinmann, con sede
social en U stí nad Labem en los Sudetes. El valor de estas empresas fue objeto de disen­
siones desde el comienzo. El cuadro 5.7 muestra la discrepancia de los cálculos. Se ob­
servará que los alemanes ofrecieron sólo aproximadamente la mitad de lo que pedían
los Weinman. La razón para una valoración tan baja debe encontrarse en el hecho de
que la principal empresa Weinmann, la Brucher Kohlenwerke, llevaba diez años ope­
rando con pérdidas109. Hay varias maneras de calcular el valor de una empresa. Uno de
los métodos es calcular el valor de los activos materiales y del «fondo de comercio»
(comerciabilidad del producto). Eso es evidentemente lo que hicieron los Weinmann.
Otro método es proyectar los beneficios (o pérdidas) pasados en el futuro, midiendo el
valor según el rendimiento pretérito. Esto es lo que hicieron los alemanes.
Había otra dificultad aún más importante: el problema del tipo de cambio. Si al menos
los alemanes hubiesen hecho su oferta en libras o en dólares, los Weinmann podrían haber­
se sentido satisfechos. Pero la oferta se realizó en moneda cautiva: coronas checas. Los
Weinmann no habían dado el mismo paso que la familia Rothschild. N o habían estableci­
do una sociedad anónima británica, suiza o estadounidense que se convirtiese en poseedo­
ra de sus bienes. De hecho, durante el verano de 1938, antes de la invasión alemana de Che­
107 Funk al Staatssekretar Kórner, 13 de abril de 1939, NI-12512.
108 Actas de la primera reunión de la Aufsichtsrat [«junta directiva»], 10 de junio de 1939, NI13910. El Generaldirektor Pleiger fue elegido presidente. Otros consejeros eran el Unterstaatssekretar von Hanneken (Ministerio de Economía), el ingeniero Wolfgang Richter, Kehrl (Ministerio de
Economía-Industria), Gabel (Ministerio de Economía-Minas), el Ministerialrat Mundt, Dr. Rasche,
Delius (Industrias Goring), y el ingeniero Nathow. Sobre las actas de constitución, fechadas el 12 de
junio de 1939, véase NI-13641.
109 Memorando confeccionado por Ansmann, 19 de abril de 1939, NI-15607.

123

coslovaquia, el experto financiero de los Weinmann, Geiringer, había asegurado a empresa­
rios alemanes de los Sudetes que las empresas no serían vendidas a los checos a cambio de
moneda extranjera ni de otra manera110. Los Weinmann sólo habían tomado una medida
preventiva. En 1936, habían realizado un préstamo al gobierno checo que debía devolverse
en moneda extranjera111. Sin embargo, en marzo de 1939, el gobierno checo ya no existía y,
en lo que a los alemanes concernía, ya no había Estado checo. El préstamo sólo sirvió para
suscitar el interés alemán sobre la cuestión de dónde procedería la moneda extranjera pro­
metida por el gobierno checo. Por esa razón (y también porque no se había alcanzado un
acuerdo respecto a la arianización de las empresas Weinmann) no se concedió a uno de los
Weinmann (Hans), a quien la invasión sorprendió en Praga, permiso para salir. A l contra­
rio que Louis Rothschild, él permaneció en libertad, pero para «garantizar la disposición a
negociar [Kautionfür Verhandlungsbereitschaft]» no se le concedió pasaporte112.
Para sacar a Hans Weinmann de Praga, Fritz Weinmann (en París) pagó 20.000 fran­
cos suizos por «un verdadero pasaporte». Entonces, de repente, Hans Weinmann salió
furtivamente, sin pasaporte. Cuando Rasche y Ansmann, los dos expertos en arianización
del Dresdner Bank, llegaron a París el 25 de mayo de 1939, para discutir con Fritz Wein­
mann y su experto financiero (Dr. Geiringer) la compra de las empresas, Fritz empezó la
discusión exigiendo la devolución de sus 20.000 francos113. Aparentem ente animado
por la huida de Hans, Fritz Weinmann exigió a continuación el pago de sus minas en mo­
neda extranjera. Para respaldar su reivindicación, recitó las siguientes razones: primero,
tenía derecho a exigir moneda extranjera porque había rendido importantes servicios al
pueblo alemán (das Deutschtum). Con lo que a los alemanes les pareció un «descaro inau­
dito, comenzó entonces a analizar el nacionalsocialismo, cuyos principios él había adop­
tado incluso antes que Hitler fin ung&wóhnlich frecher Weise zog er dann über den Natíonabozialismus her, dessen ( hundsatze er schon vor Hitler vertreten habe]». La zona minera de
«Ustí nad Labem sería inconcebible sin él, entonces o ahora [Aussig sei weder früher noch
jetzt ohne ihn denkbar]». Finalmente, Weinmann recordó a los alemanes que en 1938 no
les había vendido su propiedad a los checos porque los empresarios alemanes locales de
los Sudetes no habían querido que lo hiciese. Esto lo podían demostrar personalidades
de los Sudetes tan importantes como Richter, Schicketanz, Henlein y, por último, aun­
que no obviamente menos importante, el propio Goring.

110 Reinhold Freiherrr von Lüdinghausen (industrial del área de los Sudetes) a Rasche, inclu­
yendo resumen de la reunión a la que asistieron banqueros e industriales sudetes, 28 de julio de 1938,
N I-13399.
111 Declaración jurada de Geiringer, 15 de octubre de 1948, NI-15679.
112 Memorando de Ansmann, 18 de abril de 1939, NI-15607.
113 Resumen de la reunión con los Weinmann, elaborado por los negociadores alemanes, 26 de
mayo de 1939, N I-15629.

124

Cuadro 5.7. Las empresas Weinmann (valores en miles)
VALOR NOMINAL
DE LAS ACCIONES
EN PROPIEDAD DE
LOS WEINMANN
EMPRESA

Brucher Kohlenwerke
A. G. (100 por 100
de los Weinmann)
Westbóhmischer
Bergbau Aktienverein
(40 por 100 de los
Weinmann)
Total

VALOR DE
MERCADO
CALCULADO
POR LOS WEINMANN

VALOR DE
MERCADO
CALCULDADO
POR LOS ALEMANES

CORONAS DOLARES CORONAS DOLARES CORONAS DOLARES
DE 1939
DE 1939
DE 1939
100.000

3.500

100.000
a 119.000

3.500
a 4.165

40.000
a 50.000

1.400
a 1.750

50.000

1.750

60.000
a 70.000

2.100
a 2.450

42.500

1.477,50

150.000

5.250

160.000
a 189.000

5.600
a 6.615

83.000
a 92.500

2.900
a 3.877,50

Ñola: Dresdner Bank al Ministerialdirigent Nasse (Ministerio de Finanzas), ordenados según el valor de las
acciones, 10 de febrero de 1939, NI-13719. Memorando del Ministerio de Finanzas, enumerando intereses
porcentuales, 17 de febrero de 1939, NI-15635. Memorando de Ansmann (experto en arianización, Dresdner
Bank), analizando los diferentes cálculos, 18 de abril de 1939, NI-15607.
Según el experto financiero del grupo Weinmann, Geiringer, el valor de las propiedades de los Weinamnn en 1938 estaba entre los 200 y los 250 millones de coronas, o entre 7 y 8,75 millones de dólares al
tipo de cambio de marzo de 1938. Declaración jurada de Ernest Geiringer, 15 de octubre de 1948, NI15679. Geiringer era consejero del Osterreicliische Kredintanstalt, Viena.

El discurso de Fritz Weinmann no tuvo el efecto esperado sobre los alemanes. Los
ejecutivos del Dresdner Bank se indignaron. Rasche y A nsm ann señalaron que ellos
habían interpretado los servicios de Weinmann de manera muy diferente, y reiteraron
que su solución al problema del pago (moneda extranjera) estaba «completamente
fuera de cuestión». Los negociadores alemanes declararon entonces que la emigración
ilegal de Hans había creado una nueva situación. Todas las propiedades de los Weinmann
podrían ahora ser confiscadas.
Acto seguido, Fritz Weinmann jugó su última carta. Había ciertas exportaciones de
una empresa en la que él tenía intereses económicos. Prometió que las divisas extraiv
jeras recibidas por la venta de estas exportaciones nunca llegarían de nuevo a Alemania. Era una defensa endeble, y la reunión se disolvió. Weinmann había perdido.

125

En septiembre de 1939, el Ministerio de Economía ordenó la venta de las empresas
Weinmann a beneficio del Reich114. En octubre, el Dresdner Bank se ocupó de recoger
las acciones depositadas en varios b a n c o s"5. Gradualmente, Industrias Hermann
Góring - a través de su filial, la Subag- se hizo con todo. El Ministerio de Finanzas no
estaba completamente satisfecho con la venta de las posesiones de los Weinmann a
Industrias Góring, porque la Subag sólo pagó aproximadamente el 60 por 100 del valor
determinado por los expertos del Ministerio de Econom ía116. Es cierto que Industrias
Góring era «propiedad del Reich». N o obstante, era económicamente autónoma. Lo
que Góring conservaba para sus empresas, el Reich no lo podía usar en su presupuesto.
En otras palabras, Góring le había estafado al Reich el 40 por 100.
¿Qué es lo que había producido este rápido proceso en el que los Weinmann no sólo
perdieron la posesión física de sus empresas sino también su derecho a la propiedad de
las mismas? Los Weinmann pensaban que podían presentar argumentos irrefutables.
Fritz Weinmann sostenía que era indispensable. N o dudó en afirmar que siempre había
albergado ideas nazis. Por supuesto, ni era esencial para sus rivales ni era genuinamente uno de ellos. Simplemente estaba representando un antiguo patrón de reacción
judío, y lo estaba haciendo más fervientemente que los demás judíos.
En 1941, la familia Weinmann emigró a Estados Unidos. Fritz Weinmann se convir­
tió en Frederick Wyman. Hans siguió siendo Hans, pero su hijo Charles «se convirtió
pronto en parte del tejido industrial estadounidense». En una noticia impresa por The
New York Times el 4 de enero de 1953, no se menciona el hecho de que los Weinmann
fuesen judíos cuya propiedad había sido arianizada. Por el contrario, la impresión que
se daba era que habían perdido sus minas por el apoyo económico prestado al gobierno
checo. De hecho, el artículo no menciona la palabra judío. Sí menciona que Charles
Wyman, hijo de Hans, era ya miembro de varias empresas y que era «también líder de
la Iglesia unitaria». El artículo continúa: «Podremos comprender mejor en qué medida
se han adaptado los Wyman a la vida estadounidense si nos fijamos en el nombre que
Charles y su esposa, Olga, les han puesto a sus tres hijos: John Howard, Thomas Michael
y Virginia A n n »117. Esto es verdadera adaptabilidad.
El Dresdner Bank y el Ministerio de Economía respondieron al método empleado
por los Weinmann con rapidez y decisión. Las peticiones de Fritz Weinmann simple­

114 Memorando fechado el 21 de septiembre de 1939, en los archivos del Westbóhmische Bergbau Aktien-Verein, NI-15623.
115 Dresdner Bank al Ministerio de Economía/División II, a la atención del Assessor Scheidemann, 16 de octubre de 1939, N I-15624.
116 Memorando del Ministerio de Finanzas, marzo de 1941, NI-15638.
117 Robert H. Fetridge, «Along the Highways and Byways of Finance», The New York Times, 4 de
enero de 1953, p. F3.

126

mente suavizaron el camino para una completa confiscación, porque en opinión de los
alemanes la solicitud de los Weinmann no constituía servilismo (lo cual era) sino una
burla (algo que no se pretendía). La idea de que un judío fuese indispensable o de que
pudiese siquiera albergar ideas nacionalsocialistas sólo se podía considerar un insulto
porque, de otra manera, toda la lógica del proceso de destrucción se vendría abajo.
La última de las historias de arianización que analizaremos es la de las empresas
Petschek. Las propiedades Petschek pertenecían a dos familias: los hijos de Julius Petschek y los de Ignaz Petschek. Am bas familias explotaban minas de carbón en A lem a­
nia y Checoslovaquia. (El cuadro 5.8 ofrece una lista de estas posesiones.)
La arianización del «complejo» Petschek se confió a dos negociadores: Mitteldeutsche Stahlwerke (M ittelstahl), de Friedrich Flick, y el Dresdner Bank. La división del
trabajo fue territorial. Friedrich Flick recibió competencias para negociar la transferen­
cia de las propiedades de Julius e Ignaz Petschek en Alem ania; el Dresdner Bank fue
plenipotenciario para las minas de Checoslovaquia118. Esta división refleja cierta prefe­
rencia por las «soluciones territoriales». Las minas de Alem ania central tenían que arianizarse primero.
Los dos grupos Petschek, por su parte, no estaban unidos. Com petían «e incluso se
oponían» entre sí119. Cuando la amenaza de la arianización puso a ambas familias cara
a cara, éstas reaccionaron siguiendo modelos opuestos.
Los descendientes de Julius Petschek se encontraban en una excelente posición
negociadora. Flabían creado una sociedad fantasma británica que, a su vez, era contro­
lada por una sociedad fantasma estadounidense. Todo el montaje era «oscuro» para los
alemanes. A los negociadores de Flick les parecía que esta rama de la familia había ven­
dido realmente las minas a empresas extranjeras pero reteniendo una opción de recompra. En cualquier caso, no podía probarse n ada120. De repente, sin dar a los alemanes
tiempo para organizarse, el grupo Julius Petschek ofreció vender. Los Petschek explica­
ron que querían deshacerse de sus intereses en Alem ania; por consiguiente, sólo acep­
tarían moneda extranjera. Para respaldar su afirmación, señalaron que eran inmunes a
la arianización debido a sus arreglos extranjeros121.
Flick supuso que los Petschek temían la guerra o una catástrofe similar122, pero
actuó con rapidez. «Por orden del Generalfeldmarschall Goring», un consorcio com ­
118 Goring a Flick, 1 de febrero de 1938, NI-899. Dresdner Bank al Ministerialdirigent Nasse, 10
de febrero de 1939, NI-13719. Gerichtsassessor Dr. Hahn (Oficina del Plan Cuatrienal) al Oberfinanzprasident de Berlín, a la atención del Oberregierungsrat Dr. Müller y del Ministerialrat Gebhardt
(Ministerio de Finanzas), 10 de febrero de 1939, NI-10086.
119 Memorando del Ministerio de Finanzas, 26 de septiembre de 1938, NG-4034120 Memorando de Steinbrinck (representante de Flick), 10 de enero de 1938, NI-3254121 Memorando de Steinbrinck, 10 de enero de 1938, Nl-3254.
122 Memorando de Flick, 19 de enero de 1938, NI-784-

127

puesto por Winterschall A. G., I. G. Faben y la propia Mitteldeutsche Stahlwerke de Flick
tomaron el control de las minas alemanas propiedad de los descendientes de Julius Petschek. El consorcio estaba representado por Flick. Petschek estaba representado por la
United Continental Corporation, de Nueva York. Según las condiciones del contrato, los
compradores adquirían por 11.718.250 Reichsmark acciones valoradas en 24 millones de
Reichsmark. Sin embargo, el pago se hacía en moneda extranjera, proporcionada por el
Ministerio de Economía, «por expreso deseo del Generalfeldmarschall Goring». El precio
en dólares fue de 4,75 millones. El contrato se firmó el 21 de mayo de 1938123.
Cuadro 5.8. Las empresas Petschek
Alemania:
Anhaltische
Kohlenwerke A. G., Halle
Werschen-Weissenfelser
Braunkohlen A. G-, Halle
Julius Petschek
(sede social en
Praga)

>

Checoslovaquia (Sudetes):
Britannia A. G., Falkenau
Vereinigte Britannia A. G.,
Seestadt
(Mayoría de)
Duxer Kohlengesellschaft
A. G., Teplice

24.012.000 de Reichsmark
9.600.000 de dólares

y

Checoslovaquia (Sudetes):
Nordbohmische
Kohlenwerke A. G., Brüx
Rrüxer Kohlen-Bergbau
Gesellschaft
Alemania
Ohriger Bergbau A. G.
Preussengrube A. G.
Niederlausitzer Kohlenwerke A. G.
Hubertus Braunkohle A. G.
«Use» Bergbau A. G.
«Eintracht» A. G.
Otras posesiones

Ignaz Petschek
(sede social en
Ustí nad Labem)

\

>

200-243 millones de coronas
7-8,5 millones de dólares

>

200.000.000 de Reichsmark
80.000.000 de dólares

y
\

>
36.700.000 de coronas
1.286.500 de dólares

123
Memorando del Ministerio de Finanzas, 26 de septiembre de 1938, NG-4034. Informe del
Oberregierungsrat Dr. Müller y del inspector fiscal Krause al Oberfinanzprásident de Berlín, 26 de
octubre de 1938, NG-4033.

128

Después de este rápido trabajo, el Dresdner Bank no tuvo problema con las empresas
de los herederos de Julius Petschek en los Sudetes. Menos de un año después, el Dresdner Bank, actuando en nombre del Reich, había adquirido las minas, que valían 200-243
millones de coronas, por 70 millones de coronas (en moneda checa) más suministros de
carbón. De manera inmediata sólo habría que entregar el dinero; los suministros se es­
paciarían en un periodo de cinco años. Kehrl, Prásident del Ministerio de Economía, se
entusiasmó con la transacción («extraordinariamente satisfactoria y ventajosa»). Pensaba
que el Reich siempre podría librarse de la propiedad por el doble del precio de compra124.
Pero cuando el Dresdsner Bank presentó la factura por sus oficios, el rostro de los fun­
cionarios del Reich perdió la sonrisa. La comisión era del 4 por 100 en lugar del habi­
tual 2 por 100. D ado que el Dresdner Bank había avanzado sus propios fondos para
realizar la compra, el Reich tenía que pagar también un interés del 6,5 por 100. Tras
una discusión con el Ministerio de Finanzas, se acordó que en futuros acuerdos la
comisión sería del 2 por 100 y el interés del 5,5 por lOO123. Adem ás, no se produjo un
beneficio del 100 por 100 en la venta de las minas, porque el comprador de las pro­
piedades de Julius Petschek en los Sudetes fue, por supuesto, la Subag, filial de H er­
mann G oring126.
Aunque los herederos de Julius Petschek sólo habían conseguido librarse de las minas
a costa de grandes pérdidas, habían realizado un movimiento rápido y hábil. Para respal­
dar sus exigencias habían empleado el grado justo de presión. Ésa es la razón por la que
tuvieron un notable éxito en comparación con otros empresarios judíos. Los alemanes se
dieron cuenta de esto y lo lamentaron tan pronto como las arianizaciones de las empre­
sas de Ignaz Petschek habían seguido su curso.
Al contrario que sus primos, los hijos de Ignaz Petschek decidieron conservar sus
propiedades. Para los alemanes, esta cuestión era un asunto muy serio, porque las minas
de los Petschek suponían una parte importante de la industria del carbón de A lem ania
central. A comienzos de enero de 1938, Goring formó una comisión encargada de
«solucionar el problema Petschek». La comisión estaba compuesta por los siguientes
miembros127:
124 Memorando del Ministerio de Finanzas, 17 de febrero de 1939, N I-15635.
125 Memorando del Ministerio de Finanzas, 13 de marzo de 1939, NI-15637. Véanse también las
cartas del Ministerio de Economía al Dresdner Bank, 19 de diciembre de 1939, y 4 de enero de 1940,
Archivos Federales Alemanes, R 7/3169. Posteriormente, el Dresdner Bank ofreció aceptar una cantidad total de 300.000 Reichsmark por los servicios prestados en las arianizaciones de Weinmann y
Petschek. Dresdner Bank (firmado por André y Rasche) al consejo de administración de la Subag, 16
de julio de 1940, NI-15665.
126 Dresdner Bank al Ministerialrat Gebhardt (Ministerio de Finanzas), 30 de marzo de 1940, NI14756.
127 Memorando de Steinbrinck, 5 de enero de 1938, NI-3252.

129

Staatssekretár Posse, Ministerio de Economía
Staatssekretár Keppler, Oficina del Plan Cuatrienal
Staatssekretár Pleiger, Industrias Hermán Góring
Flick, en calidad de experto industrial
Sauckel, como Gauleiter local
Flick sería el negociador principal. Esta elección es interesante por dos razones. En
primer lugar, Flick no era un experto desinteresado. Era el mayor industrial de la zona,
y tenía un interés especial por el resultado de las discusiones. (Como hemos visto, iba
a beneficiarse de la arianización de la porción de Julius Petschek.) Sobresale también
porque no era desconocido para los Petschek, y éstos no eran desconocidos para él.
Com o Flick, el viejo Ignaz Petschek era un hombre que se había hecho a sí mismo.
Partiendo del cargo de Prokurist (ayudante de un consejero con competencias para
representar a la sociedad) en las empresas Weinmann, Ignaz se había independizado y
adquirido una mina tras otra. Friedrich Flick había servido en un Aufsichtsrat [junta
directiva] de una empresa de Petschek. Posteriormente dirigiría su propio imperio
industrial, la Mitteldeutsche Stahlwerke. Flick y Petschek se mantuvieron en contacto,
e inmediatamente antes de la muerte de Ignaz, en 1934, Flick le envió felicitaciones
con ocasión de su 75 cumpleaños. «M e mantuve en los términos más amistosos con el
viejo Ignaz Petschek en todo momento», dijo Flick después de la guerra128.
¿Cómo podía un hombre representar adecuadam ente al Reich si estaba interesado
por la propiedad de los Petschek y tenía tales relaciones con la familia? En lo que al
deseo de adquisición personal de Flick se refiere, Góring confiaba en que podía lidiar
con cualquier competidor invocando el interés del Reich. A l final, el cálculo demostró
ser correcto. Las relaciones personales entre Flick y la familia Petschek no resultaron
ser un obstáculo para la arianización. Incluso en sus primeros días, el proceso de destrucción era un poderoso transformador de las relaciones y de las actitudes.
El 10 de enero de 1938, el adjunto de Flick, Steinbrinck, redactó un memorando en
el que señalaba que el grupo de Ignaz Petschek no estaba dispuesto a vender su propie­
dad ni a intercambiar las minas por otras posesiones. En vista de esa situación, «habría
que considerar el posible empleo de la fuerza o la intervención del Reich [muss man gegebenenfalls Gewaltmassnahmen oder staatliche Eingriffe ins Auge fassen]»129. Este comentario
es significativo. Es difícil encontrar una expresión tan desnuda de la filosofía nazi, ni si­
quiera en documentos secretos. En este caso, el comentario es doblemente significativo,
porque en el mismo memorando hay una clara insinuación de que, incluso si los Petschek
estuvieran dispuestos a vender en Reichsmark, no habría dinero suficiente para pagar la
128 Testimonio de Flick, causa núm. 5, transcripción, p. 3242.
129 Memorando de Steinbrinck, 10 de enero de 1938, NI-3254.

130

propiedad. Las cuatro partes interesadas - a saber, I. G. Farben, la Vereinigte Stahlwerke,
Industrias Hermann Goring, y el Dresdner Bank- estaban dispuestas a invertir menos de la
mitad de los fondos necesarios para pagar el valor nominal de las acciones de Petschek130.
Mientras tanto, los descendientes de Ignaz Petschek estaban empezando a crear
sociedades fantasm a en Suiza y H olanda131. N o había tiempo que perder, porque con el
paso de los meses la familia esparciría sus posesiones entre sociedades extranjeras, un
proceso que los alemanes denominaban Einneblung, o «empañamiento». El 19 de enero
de 1938, el cabeza del grupo de Ignaz Petschek, Karl, fue convocado al Ministerio de
Economía, donde declaró ante el Staatssekretar Posse y ante los funcionarios alemanes
allí reunidos: «Si quieren guerra, señores, estoy dispuesto a darla»132.
Los alemanes buscaron una vía para iniciar el ataque. En junio, un abogado de Flick
envió un memorando en el que se contenían las posibles acciones judiciales contra los Petschek. N o había posibilidad de entablar tal acción, se quejaba el abogado, porque no había
ninguna ley que obligase a un judío a vender su propiedad. Incluía un proyecto para una ley
de este tipo como única solución133. Entonces, en julio, las cosas empezaron a moverse.
El 22 de julio, se convocó una reunión interministerial para estudiar el problema
Petschek, la única reunión dedicada a una sola familia judía de la que tenemos noticia134.
Participaron los siguientes cargos públicos:
Ministerialrat Wohlthat (presidente), Oficina del Plan Cuatrienal
Gerichtsassessor Dr. Hahn, Oficina del Plan Cuatrienal
Oberregierungsrat Dr. Müller, Oberfinanzprasident, Berlín
Steuerinspektor Krause, Oberfinanzprasident, Berlín
Legationsrat Altenburg, Ministerio de Asuntos Exteriores
Konsul Dr. Kalisch, Ministerio de A suntos Exteriores
Oberregierungsrat Dr. G otthardt, Ministerio de Economía
Bergrat Ebert, Ministerio de Economía
Dr. Lintl, Reichskommissar para el Carbón
Amtsgerichtsrat Herbig, Ministerio de Justicia
Wohlthat inició la discusión señalando que Góring había ordenado la arianización de las
propiedades de Ignaz Petschek en Alemania. El valor de estas propiedades ascendía a 200 mi­
130 Ibid.
131 Ibid.
132 Nota de archivo de Steinbrinck, 19 de enero de 1938, NI-3249.
133 Dr. Hugo Dietrich al Direktor Steinbrinck, 20 de junio de 1938, NI-898.
134 Resumen de la reunión sobre los Petschek (firmado por Wohlthat), 2 de agosto de 1938, NG2398. La oficina del Oberfinanzprasident de Berlín era un despacho regional del Ministerio de Finanzas;
la del Reichskommissar para el Carbón era un organismo dependiente de la Oficina del Plan Cuatrienal.

131

llones de Reichsmark. El representante del Ministerio de Justicia explicó que no había base
para entablar una acción judicial basándose en los decretos antijudíos. Entonces, a medida que avanzaba la reunión, los representantes de todos los Ministerios coincidieron en que
simplemente no había fondos suficientes para la compra de la propiedad. El representante
del comisario del carbón resaltó la importancia del carbón de los Petschek para la economía.
Quería una arianización inmediata. Todos se mostraron de acuerdo, sin embargo, en que no
se podían tomar medidas que estrangulasen la producción en las minas de carbón de la fami­
lia. El Ministerio de Finanzas ofreció una solución parcial: siempre se podían reclamar
impuestos. De hecho, la investigación había revelado ya que los Petschek debían 30 millones
de marcos al Reich. Los reunidos consideraron entonces soluciones alternativas: sustitu­
ción de los directores judíos en las filiales del grupo industrial de los Petschek basándose en
que los judíos eran un peligro para la comunidad; disolución del Consorcio del Lignito del Este
del Elba controlado por los Petschek (organizaciones de comerciantes mayoristas), etcétera.
Las reclamaciones de impuestos resultaron ser la palanca que estranguló al imperio de los
Petschek. En octubre de 1938, los alemanes, que marcharon sobre los Sudetes checoslova­
cos, tomaron posesión de la sede social del grupo de empresas de Ignaz Petschek en Ustí nad
Labem, con idea de descubrir nuevos delitos fiscales. Las cosas iban tan bien que en una reu­
nión de funcionarios de los Ministerios de Finanzas, de Economía y directivos de Mittelstahl,
Steinbrinck aconsejó suspender las negociaciones basándose en que «los Petschek no están
aún suficientemente ablandados [Die Petscheks seien noch nicht weich genug]»135. Desde el
gobierno del poco duradero y amputado Estado checo (octubre de 1938 a marzo de 1939)
llegó la ayuda en respuesta a una solicitud alemana. El ministro de Asuntos Exteriores checo,
Chvalkowsky, declaró su disposición a cooperar con la investigación en todos los aspec­
tos, «ya que los Petschek también habían cometido fraude contra el Estado checo»136.
En junio de 1939, el Ministerio de Finanzas había aumentado su reclamación de 30 a
300 millones de Reichsmark. Toda la propiedad de los Petschek en Alemania sería ahora
insuficiente para pagar los impuestos reclamados por el Reich137. El Ministerio de Finanzas
estaba exultante. El 26 de junio, el Ministerialrat Gebhardt, del Ministerio de Finanzas,
declaró que la posición de su Ministerio era ahora «más firme que nunca». En otras
palabras, después de todos los problemas con los plenipotenciarios y los comités, el
Ministerio de Finanzas había hecho la tarea por sí solo. La felicidad de Gebhardt sólo
se veía em pañada por una idea. Era una desgracia, dijo, que el Reich hubiera llegado

115
Hann al Oberregierungsrat Müllery al Ministerialrat Gebhardt, 10 de febrero de 1939, NI-10086.
Durante la misma reunión, el Dr. Rasche del Dresdner Bank intentó asumir las funciones del Ministerio
de Finanzas, ofreciéndose a negociar las reclamaciones de impuestos con los Petschek. Gebhardt declinó
la oferta, basándose en que tal disposición pondría a los otros grandes bancos de «mal humor». Ibid.
136 Ibid.
137 Nota de archivo redactada por Steinbrinck, 12 de junio de 1939, NI-3364.

132

tan rápidamente a acuerdo con los descendientes de Julius Petschek. Indudablemente,
ese grupo también había incurrido en «actividades empresariales irregulares»138.
A continuación, el Reich vendió las empresas de Ignaz Petschek al precio que el mer­
cado estaba dispuesto a pagar. Las minas de Alemania central fueron absorbidas por Góring
y Flick, pero sólo después de un desagradable trueque de minas entre Industrias Góring y
la Mittelsthal, bajo los términos del cual el Reichsmarschall recibió decididamente la
mejor oferta en «interés político del E stado»139.
Las minas checas, capturadas mientras tanto por el Dredsner Bank sin ninguna difi­
cultad, fueron transferidas a una AuffanggeseUschaft (una sociedad creada con el propósito
explícito de absorber propiedades arianizadas). La empresa en cuestión, Egerlander Bergbau A. G., era propiedad del Reich porque éste también había confiscado las minas che­
cas en satisfacción parcial de la reclamación fiscal. Sin embargo, la Egerlander Bergbau se
vendió a intereses privados controlados por una familia de industriales, los Seebohm140.
El destino de los descendientes de Ignaz Petschek fue el mismo que el de los Weinmann,
a pesar de que éstos habían argumentado y pedido, mientras que Karl Petschek había
«declarado la guerra». La respuesta al acertijo es que tanto los Weinmann como los Pets­
chek estaban siguiendo estrategias que conducían inevitablemente a un enfrentamiento. En
el encuentro definitivo, ninguna de las dos familias pudo defenderse. Los Weinmann esta­
ban desarrollando un juego muy antiguo, y lo hicieron con habilidad. Pero maniobraban sin
base. El grupo de Ignaz Petschek se mantuvo firme porque era literalmente demasiado
grande para negociar. La batalla, sin embargo, la tenía inevitablemente perdida, porque
luchaba en solitario contra todo el poder del Estado alemán.
Las confiscaciones «por sanción» de las propiedades de los Weinmann y de los descen­
dientes de Ignaz Petschek marcan el fin de las arianizaciones «voluntarias». Por supuesto,
«voluntarias» a este respecto significa que los Weinmann y los Petschek aún tuvieron opor­
tunidad de negociar con los alemanes. Mientras existiese dicha oportunidad -independien­
temente de lo adversas que fueran las condiciones y lo fuertes que fueran las presiones- el
proceso se consideraba voluntario. La arianización involuntaria o forzosa (Zivangsarisierung
o Zwangsentjudungsverfahren) se caracterizó por la completa ausencia de negociador judío.
En los procedimientos de este tipo, el propietario judío estaba representado por un «com­
promisario»; es decir, ambas partes de las negociaciones eran alemanas.

138 Nota de archivo redactada por Steinbrinck, 26 de junio de 1939, N I-10139.
139 Memorando de Flick, 5 de diciembre de 1939, NI-3338. Esta notablemente sincera crónica
de las relaciones de Flick con Góring se leyó ante los miembros del consejo de administración de una de
las filiales de Flick, Harpen.
140 Memorando del Direktor André (Dresdner Bank), 5 de noviembre de 1940, NI-6462. Memo­
rando para la junta del consejo de administración, Dresdner Bank, redactado por el Direktor Busch,
7 de noviembre de 1940, NI-6462.

133

Hubo dos razones para la introducción del plan de arianizaciones involuntarias. Una
era la impaciencia de los Ministerios. Con los procedimientos obligatorios se podía acele­
rar el proceso, establecer fechas de expiración, y planear la ejecución completa de las trans­
misiones dentro de esos límites temporales. La otra razón era más importante: la burocracia
ministerial quería tener voz en la distribución de las empresas judías.
Uno de los principales efectos de las arianizaciones fue la creciente concentración
empresarial. Hemos visto que no había tendencia a descomponer las empresas judías
entre pequeños compradores. N o se produjo una «descartelización». De manera simi­
lar, sólo muy raramente se dio el caso de que una gran empresa judía fuese absorbida
por varias empresas alemanas actuando en calidad de consorcio comprador o Auffanggesellschaft. Más a menudo, el comprador alemán era más grande que el vendedor judío.
En resumen, las arianizaciones habían alterado la estructura empresarial alemana de tal
forma que se acentuó el poder de empresas ya de por sí poderosas. Esto significa que el
sector empresarial en su conjunto, representado como estaba por poderosos industria­
les, había adquirido todavía más poder en sus tratos con otras jerarquías.
En su actitud hacia el problema de la distribución, sin embargo, el partido y los Mi­
nisterios no consiguieron mantener un frente unido. De hecho, los desacuerdos tras­
cendieron a las dos jerarquías. La mayor parte de los cargos del partido y del Ministerio
del Interior se convirtieron en defensores de los pequeños empresarios, mientras que el
Ministerio de Economía, el Ministerio de Finanzas y, en última instancia, una voz del
partido muy decisiva (Goring) se alineaban con la gran empresa, adoptando el denomi­
nado punto de vista «liberal». La cuestión provocó un gran debate que sólo se vio eclip­
sado en la década de los cuarenta por otra controversia, la referente al status de los
Mischlinge. El debate se precipitó en el transcurso de la publicación por parte del Minis­
terio del Interior de tres medidas administrativas que obviamente constituían pasos pre­
vios en el establecimiento de un proceso de arianización involuntaria.
El 26 de abril de 1938, el Ministerio del Interior ordenó a todos los judíos que registrasen
sus propiedades141. De modo significativo, el trabajo de registro se confió a oficinas regiona­
les que no rendían cuentas a los Ministerios competidores: los Regierungsprásidenten de
Prusia y Baviera; el Pólice President de Berlín; los Reichsstatthalter de Turingia, Hessen,
Schaumburg-Lippe, Hamburgo, y Lippe; los Kreishauptmanner de Sajorna; los Ministerios
de Presidencia de Mecklemburgo y Anhalt; el Reichskommissare del Sarre y de Austria.
Otro decreto de la misma fecha establecía que los contratos que supusiesen la transmi­
sión de un negocio judío a un alemán exigía la aprobación de las «oficinas administrativas
superiores» (Hóhere Verwaltungsbehorden) 142. Generalmente, el término Hóhere VerwaltungS'
behorden sólo comprendía las oficinas regionales de la Administración general, como a las
141 R GB11,414.
142 RGB11,415.

134

que se les confiaban los registros. En este caso, sin embargo, entraron en el cuadro el Minis­
terio de Economía, los asesores económicos regionales del partido (Gauwirtschaftsberater y
Kreiswirtschaftsberater) , las cámaras de comercio locales, y las asociaciones industriales pertinentes143. Todos querían el poder de vetar la transacción definitiva.
El 14 de junio de 1938, el Ministerio del Interior tomó la tercera medida preparato­
ria: la definición de empresa judía144. Este decreto establecía que un negocio era judío
si el propietario era judío, si uno de los socios era judío, o si el 1 de enero de 1938 uno
de los miembros del consejo de administración o de la junta directiva era judío. Tam­
bién consideraba judía la empresa en la que los judíos tuviesen más de la cuarta parte
de las acciones o más de la mitad de los votos, o que estuviese de hecho predominan­
temente bajo influencia judía. La filial de una empresa judía se consideraba judía, o la
filial de una empresa no judía se consideraba judía, si el director de la filial era judío.
El mismo día de la emisión del decreto de definición empresarial, el ministro del Interior,
Frick, abrió el debate, al proponer la introducción de la arianización obligatoria145. Frick sugi­
rió que las empresas judías se transfiriesen al Reich a cambio de bonos, y que éste las ven­
diese, a crédito, a compradores adecuados de clase media. Los derechos de los acreedores no
judíos se reducirían mucho. En lo que a Frick concernía, los acreedores arios que hasta ese
día hubiesen mantenido relaciones comerciales con los judíos no merecían consideración.
En una respuesta fechada el 23 de agosto de 1938, el ministro de Finanzas, von K ro­
sigk, señalando la preferencia del Ministerio del Interior por la clase media, declaró que
por principio las empresas importantes deberían ser absorbidas por sociedades econó­
micamente fuertes, y las empresas de sectores con exceso de oferta deberían ser liqui­
dadas. El ministro de Finanzas expresó su oposición a que se extendiese el crédito del
Reich a los compradores («el crédito del Reich no debe verse afectado») y a que se can ­
celasen las deudas de los acreedores no judíos. En su respuesta concluyó que si se desea­
ba establecer transmisiones compulsivas de propiedades judías, sería mejor establecer
límites temporales en los cuales se exigiese a los judíos que vendiesen sus negocios146.
143 Memorando del Dr. P Binder, 23 de mayo de 1938, NI-6906.
144 RGB1 I, 627. Se remitieron proyectos del decreto, después de la celebración de una confe­
rencia interministerial y antes de su publicación, a Goring; los ministerios de Trabajo, Economía,
Finanzas y Justicia; el Ministerio de Asuntos Exteriores; la Cancillería del Reich; y el adjunto del
Führer (Hess). Véase la carta circular escrita por Stuckart, 30 de abril de 1938, NG-3938. El decre­
to fue firmado por Frick (Interior), Hess, Funk (Economía) y Gürtner (Justicia).
145 Frick al Oberregierungsrat Hallwachs (Oficina del Plan Cuatrienal), al Ministerialbürodirektor
Rcinecke (Ministerio de Economía), al SS-Oberführer Klopfer (Cancillería del Partido), al SS-Untersturmfiihrer Regierungsrat Dr. Tanzmann (Policía de Seguridad), 14 de junio de 1938, NG-3937.
146 Von Krosigk a Frick, Goring, Hess, Ribbentrop, Lammers, Funk y Heydrich, 23 de agosto de 1938,
NG-3937. Véase también el memorando presentado por el Ministerio de Defensa el 16 de julio de
1938, NG-4031. Respecto a la actitud del Ministerio de Economía, véase el memorando del Dr. Binder

135

La última palabra en este debate la pronunció Goring en la conferencia celebrada el
12 de noviembre de 1938:
Es fácil comprender que se harán firmes intentos de conseguir que todas estas tiendas
[judías] pasen a manos de miembros del partido [...]. He presenciado cosas terribles en el
pasado; pequeños chóferes de Gauleiters se han beneficiado tanto de estas transacciones
que ahora tienen aproximadamente medio millón. Ustedes, caballeros, lo saben. ¿Es eso
correcto? (asentimiento). Por supuesto, cosas como ésa son imposibles [...]. Insistiremos en
que el ario que compre un establecimiento tenga experiencia en el negocio y conozca su
trabajo. H ablando en general, tendrá que pagar la tienda con su propio dinero147.

Ése fue el fin del debate.
Desde julio a diciembre de 1938, la burocracia ministerial eliminó en seis golpes
consecutivos la restante estructura de la actividad autónoma y empresarial de los judíos.
Los decretos (1) establecieron fechas de terminación para el funcionamiento de servicios
comerciales, consultas médicas, despachos de abogados, y establecimientos minoristas,
y (2) establecieron la administración, mediante compromisarios designados por el Mi­
nisterio de Economía, de los establecimientos minoristas, las empresas industriales, los
bienes inmuebles y las propiedades agropecuarias. Es digno de mención el que estas me­
didas se basasen en la suposición de que las pequeñas empresas judías, especialmente
las pertenecientes a sectores «con exceso de oferta», deberían liquidarse completamente.
Sólo las empresas o negocios eficientes con instalaciones de gran valor se consideraban
dignas de ser transferidas a manos arias148.
(Dresdner Bank) sobre la discusión con el Regierungsrat Dr. Gotthardt, 23 de mayo de 1938, NI-6906.
Véase también la comunicación de Binder a Gotz, 30 de mayo de 1938, NI-6906. Gotz era presidente del
Vorstand (consejo de administración) y presidente del Aufsichtsrat (junta directiva) del Dresdner Bank.
147 Actas de la reunión, 12 de noviembre de 1938, P S-1816.
148 En Austria, antes del Anschluss, había 25.898 empresas judías (sin incluir consultas médicas
y despachos de abogados). A finales de 1939 se habían liquidado 21.143. Los porcentajes de liquida­
ción en los diferentes sectoies fueron los siguientes:
Negocios artesanos
87 por 100
Ventas
83 por 100
Viajes y transporte
82 por 100
Bancos
81 por 100
Industrial
26 por 100
Agrícola
2 por 100
Krakauer Zeitung (2 de diciembre de 1939), página titulada Wirtschafts-Kurier. Respecto a una es­
tadística similar en Berlín, véase Esra Bennathan, «Die demographische und wirtschaftliche Struktur der Juden», cit., p. 131.

136

El primer decreto, fechado el 6 de julio de 1938149, hacía referencia a los servicios
comerciales. Establecía que antes del 31 de diciembre de 1938 debían cesar todas las actividades empresariales judías en servicios de seguridad, oficinas de información de crédi­
to, agencias inmobiliarias, agencias de corretaje, guías turísticas, agencias matrimoniales
que prestasen servicios a no judíos, y venta ambulante. N o se establecía compensación
alguna para las pérdidas económicas que el cese de la actividad pudiese provocar.
El segundo decreto tenía como objetivo a los médicos judíos. Esta ley se había estu­
diado al más alto nivel. Ya el 14 de junio de 1937, el principal médico nazi, el Reichsárztefiihrer Dr. Wagner, presentó la medida a Hitler. En esa reunión, Hitler declaró que para
él la eliminación de los médicos judíos era todavía más importante que el despido de los
funcionarios públicos, porque la gente veía a los médicos como modelos. Hitler estaba
incluso dispuesto a proporcionar un salario estatal mínimo a los médicos judíos despedi­
dos. A l final, no llegó a eso, ya que a los abogados judíos, a los que se les había prohibido
ejercer en 1933, no se les había pagado. Por otra parte, la posible necesidad de médicos
hizo que el Staatsekretár Pfundtner, del Ministerio del Interior, plantease algunas pre­
guntas. El 18 de diciembre de 1937, preguntó si se podía prescindir de los 4.000 médicos
judíos en la paz y en la guerra. El 11 de junio de 1938, amplió la cuestión para preguntar
si se podía prescindir de los 4-000 médicos judíos, de un total de 55.000 en el Antiguo
Reich, y 3.300 médicos judíos de un total de 7.000, en la recientemente anexada Austria.
A pesar de las cifras, el decreto, fechado el 27 de julio de 1938, fue firmado por Hitler,
Frick (ministro del Interior), Hess (adjunto del Führer), Gürtner (ministro de Justicia) y
Reinhardt (Staatssekretár, Ministerio de Finanzas). En virtud de dicho decreto, el M i­
nisterio del Interior tenía competencias para conceder permisos a los médicos judíos, res­
tringiendo su práctica a los pacientes judíos. El alquiler de los pisos arrendados a médicos
judíos para su consulta era rescindible a opción del arrendador o del arrendatario150.
A continuación cayeron los restantes abogados judíos. En abril de 1938, el Staatssekretár Schlegelberger, del Ministerio de Justicia, informó a Kritzinger, de la Cancillería
del Reich, de que los abogados alemanes querían que se eliminase a sus colegas judíos.
149 RGB1 1, 823.
150 RGB11, 969. Los médicos judíos, cuya práctica se restringía a sus correligionarios, se vieron pri­
vados no sólo de su actividad profesional sino también de su título. A partir de entonces se los denomi­
nó Krankenbehandler [«asistente de enfermos»]. Respecto a la historia de este decreto, véase Lammers a
Schlegelberger, 19 de agosto de 1937, donde se incluye el memorando de Wagner sobre la reunión con
Hitler, R 43 11/733, y Pfundtner a Hess, Lammers y los Ministerios de Justicia y Finanzas, 11 de junio de
1938, R 43 11/733. La cifra de médicos judíos en activo en el Antiguo Reich era de 5.557 y el número
total de médicos era de 51.007. In s t it u t e OF J ew ish A ffa ires , Hitler’s Ten-Year War on the Jews, cit., p. 7.
Los dentistas judíos que, de acuerdo con una carta enviada por Pfundtner el 18 de diciembre de 1937,
eran sólo 606 frente a un total de 16.217 en el Antiguo Reich, fueron privados de sus licencias por decreto
de 17 de enero de 1939, RGB11, 47. En 1933 había 1.041 dentistas judíos, y 12.120 en total. Ibid., p. 7.

137

Hitler aceptó. Hubo nueva correspondencia respecto al establecimiento de una fecha
límite en la que los judíos debían abandonar su práctica. Esta consideración la provocó
la incorporación de Austria; se calculabá que 1.600 de los 2.100 abogados de Viena
eran judíos. El 27 de septiembre de 1938, el decreto fue firmado por Hitler, Frick, Hess,
Gürtner y Reinhardt. La fecha límite para cesar la práctica era el 31 de diciembre de 1938,
con la salvedad de que algunos abogados podían permanecer en activo después de dicho
plazo para representar a los clientes judíos151.
Las tres medidas que afectaban a los servicios, a los médicos y a los abogados eran
directamente decretos de liquidación. Bajo los términos de estas leyes, no había transmisión de empresas de los judíos a los alemanes. Sólo se transferían pacientes y clien­
tes a patrocinio alemán.
C on ocasión de las revueltas de noviembre, Hitler y Góring mantuvieron una discusión sobre multas y cuestiones similares. Uno de los productos de esa discusión fue la
decisión tomada por Hitler de asumir la «solución económica» del problema judío; en
otras palabras, quería que se arianizasen todas las empresas judías restantes. Propio de
Hitler, su motivación no era en absoluto económica. Q uería una rápida arianización,
especialmente de los grandes almacenes, porque no creía que los clientes arios, princi­
palmente los cargos y los empleados públicos que sólo podían comprar entre las seis y
las siete de la tarde, obtuviesen un servicio adecuado152. Independientemente de la ló­
gica de este razonamiento, la solución se aplicó inmediatamente.
El 12 de noviembre de 1938 se ordenó a los establecimientos de venta al por menor
que cesasen toda actividad comercial a partir del 31 de diciembre153. Para ampliar este
decreto, la ordenanza de 23 de noviembre de 1938154, firmada por el Staatssekretar Brinkmann (Ministerio de Economía) y por el Reichsminister Gürtner (Ministerio de Justicia),
establecía que todo el comercio minorista judío, incluidas tiendas, casas de pedidos por
correo, grandes almacenes, etc., fuese disuelto y liquidado por una cuestión de princi­
pios. A los propietarios judíos se les prohibía que vendiesen sus existencias a los clientes.
Todas las mercancías se ofrecerían al grupo o asociación competente del sector (Facfigruppe o Zweckvereínigung). Los precios deberían ser fijados por expertos designados por el
presidente de la Cám ara de Comercio competente. En otras palabras, el consumidor ale­
151 RBGl I, 1404. Los abogados cuya práctica se restringió a los judíos se denominaron Konsulenten [«consultores»]. Respecto a la historia de esta medida, véase la nota de Kritzinger, 12 de abril
de 1938, R 43 11/1535; Lammers a Gürtner, 23 de abril de 1938, R 43 11/1535; Gürtner a Hess, Lammers
y los Ministerios de Interior y Finanzas, 27 de agosto de 1938, R 43 11/593; y Gürtner a Kritzinger, 16
de septiembre de 1938, R 43 11/593.
152 Testimonio de Góring, Triol of the Major War Crimináis, IX, p. 278.
153 RGB1 I, 1580. Los establecimientos mayoristas quedaban fuera del proceso de arianización
obligatoria.
154 RGBl I, 1642.

138

mán no sacaría nada de este acuerdo; el competidor alemán sería el que se quedase con
la ganga. Para apresurar las cosas, se autorizó al Ministerio de Economía para que nom­
brase liquidadores, y pudiera conceder en casos especiales el derecho a vender a un com­
prador alemán (la arianización). Los propietarios judíos de talleres de artesanías, sin
embargo, serían retirados del registro y se les confiscarían sus licencias.
El 3 de diciembre de 1938, se promulgó la última y más importante de las medi­
das155. Este decreto, firmado por Funk y Frick, trataba de las empresas industriales, la
propiedad inmobiliaria y los activos financieros. C on respecto a las empresas industria­
les judías, la medida establecía que se podía ordenar a los propietarios que vendiesen o
liquidasen en un periodo de tiempo determinado. Se podía designar un «compromisa­
rio» que efectuase la venta o liquidación. Los compromisarios debían ser designados por
el Ministerio de Economía, pero serían «supervisados» por las principales autoridades
regionales del Reich. Para realizar una venta, los compromisarios necesitaban también
el permiso de todos aquellos organismos que ejercían el poder de veto en estas cuestio­
nes (los asesores económicos de los Gau, las cámaras de comercio, y las asociaciones
industriales). En cuanto negociador, la autoridad de un compromisario sustituía a cual­
quier poder de representación exigido por la ley.
El decreto establecía también que se podría ordenar a un judío que vendiese sus
terrenos de labor o forestales, o sus bienes inmuebles. Sin embargo, las arianizaciones
de bienes inmuebles se retrasaron varios años porque, en muchos casos, los judíos había
hipotecado sus casas hasta «la antena del tejado»156. Finalmente, el decreto ordenaba
a los judíos que depositasen todas sus acciones, bonos y otros activos en las oficinas
regionales del Ministerio de Finanzas. Los depósitos y títulos deberían marcarse para
saber que eran judíos. A partir de entonces, la venta de los activos financieros necesi­
taba la autorización del Ministerio de Economía.
Esa fue la «solución económica». Puede señalarse que estos decretos no resolvieron todos
los problemas. Para empezar, no tenían vigor en el denominado Protektorat de Bohemia y
Moravia, donde el Dresdner Bank y sus adláteres estaban muy ocupados con las arianizaciones «voluntarias»157. En segundo lugar, las leyes no eran aplicables a las empresas judías
extranjeras afincadas en el Reich. Se intentó que fuesen aplicables a los extranjeros, pero sin
éxito. Mediante decreto de 26 de abril, se había ordenado a los judíos extranjeros que regis­
155 RGB11, 1709.
156 La hipoteca media era del 75 por 100. Veáse el Deutsche Volkswirt, 29 de julio de 1938,
pp. 2142-2143.
157 El decreto promulgado por el Protektorat el 21 de junio de 1939 (firmado por el Reichsprotektor von Neurath), estipulaba que la transmisión de un negocio judío sólo era permisible con auto­
rización escrita especial. Además, el Reichsprotektor se atribuía a sí mismo la capacidad para designar
compromisarios «en aquellos casos que le parezcan apropiados». Verordnungsblatt des Reichsprotektors in
Bohmen und Mahren, 1939, p. 45.

139

trasen sus propiedades en Alemania. El decreto contenía también una frase en parte admi­
nistrativa y en parte propagandística, la cual indicaba que las propiedades registradas se
utilizarían de acuerdo con las necesidades de la economía alemana. Como consecuencia
de estas disposiciones, Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Bélgica, Suiza, Polonia, Letonia, Lituania y Checoslovaquia protestaron. Todos estos países, excepto Bélgica y Polonia, tenían tratados con Alemania que prohibían específicamente a las partes apoderarse
de las propiedades de los ciudadanos de la otra sin una compensación adecuada.
Como resultado de estas protestas, el Staatssekretar Weizsacker, del Ministerio de Asuiv
tos Exteriores, señaló que una aplicación indiscriminada del principio de «utilización» ten*
dría graves consecuencias políticas, desproporcionadas respecto a cualquier ventaja obtenida158. Esta opinión la confirmó Lammers, el jefe de la Cancillería del Reich, después
de una conversación con Ribbentrop, Frick y Hitler. Los cuatro habían considerado la
cuestión, plagada de consecuencias para la futura política, de si los judíos de diferente
nacionalidad debían ser tratados como extranjeros o como judíos. Se decidió que, en prin­
cipio, deberían ser tratados como judíos, pero que quizá fuesen necesarias excepciones en
casos individuales por razones de política exterior159. El resultado de estas conversaciones
fue que Góring decidiese a regañadientes eximir a los judíos extranjeros de las arianizaciones forzosas. Como dijo durante la conferencia celebrada el 12 de noviembre de 1938:
«intentaremos persuadirlos de que se dejen echar voluntariamente presionándolos ligera­
mente, con una presión cada vez mayor, y con maniobras inteligentes»160.
El partido no estaba demasiado satisfecho con la «solución» dada al problema de la
arianización, porque «la clase media» o los «pequeños choferes de Gauleiter» -como
uno quisiera ver el asunto—quedaban fuera. En el Gau de Franconia, distrito de Streicher, el partido decidió tomar su propia solución económica. La víspera de la promul­
gación de los decretos de noviembre, sospechando que no había tiempo que perder, las
oficinas del Gauleiter Streicher se pusieron a trabajar. Llamaron a un judío tras otro y
les hicieron firmar un papel por el que transferían sus inmuebles a la ciudad de Fürth,
al Gau, o a algún otro comprador digno. De la organización comunitaria judía, la ciu­
dad de Fürth adquirió por 100 marcos propiedades valoradas en 100.000. De un parti­
cular, la ciudad obtuvo por 180 marcos un inmueble valorado en 20.000, etc. Uno tras
otro los judíos fueron convocados, y los documentos firmados.
Sin embargo, se produjo una dificultad, porque algunos funcionarios judiciales se
negaron a inscribir las transacciones en el registro de la propiedad (Grundbuch), un paso
exigido para dar legalidad al trato. Uno de los jueces, el Amtsgerichtsrat Leiss, estaba dis­
puesto a seguir adelante. Razonó que «la cuestión del libre albedrío era quizá dudosa, pero
158 Weizsacker a Brinkmann (Staatssekretar, Ministerio de Economía), junio de 1938, NG-3802.
159 Lammers a Hess, 21 de julio de 1938, NG-1526.
160 Actas de la conferencia de Goring, 12 de noviembre de 1938, PS-1816.

140

que todas las acciones de la vida estaban gobernadas por una influencia u otra». Pero Leiss
quería poner las circunstancias de la transacción por escrito. Además, algunos de los fun­
cionarios judiciales insistían en que el Gauleiter Streicher se inscribiese como comprador
de aquellas propiedades que habían sido transferidas al Gau, porque el Gau como tal no
tenía «personalidad jurídica». Los hombres del partido decidieron que el nombre del G au­
leiter tenía que «quedar fuera de esto» e inscribieron el nombre del Gauleiter Adjunto,
Holz, como «compromisario». El Staatssekretar Schlegelberger, del Ministerio de Justicia,
no tenía objeción alguna a este procedimiento, y los cargos del partido explicaron en su
defensa que «el Gau de Franconia había hecho especiales contribuciones en la cuestión
judía y, por lo tanto, era titular de derechos especiales»161.
Si el partido tenía sus motivos de queja, el Reich tenía más. Porque cuando todo
estuvo dicho y hecho, el mayor beneficio no fue a parar ni al partido ni al Reich, sino
a intereses empresariales privados: los compradores de las empresas judías y los com pe­
tidores de las sociedades liquidadas. Esta fue la verdad tanto de la arianización invo­
luntaria como de la voluntaria. La idea de que una clase especial fuese a obtener todos
los beneficios de una medida adoptada en «bien del pueblo» le resultaba desagradable
hasta a Góring. En consecuencia, se decidió que los nuevos propietarios tendrían que
desprenderse de parte de sus ganancias.
En primer lugar, se planteaba el problema de salvar el abismo entre el precio de compra y
el valor real. Góring consideraba que no se suponía que los compromisarios debieran servir a
los judíos. Estaban nombrados para servir al Estado. En su opinión, los compromisarios de­
bían fijar la cantidad que se pagaría al propietario judío por sus bienes. «Naturalmente -d ijo debe establecerse una cantidad tan baja como sea posible.» Pero, al traspasar la propiedad a
un comprador alemán, el compromisario debía obtener el precio más elevado posible: el valor
real. La diferencia se la embolsaría el Reich162. Ésa es la razón por la que Góring no quería
«pequeños choferes» entre los compradores. Sin embargo, el plan no funcionó, porque los
compradores alemanes no estaban dispuestos a pagar más por las arianizaciones forzosas de
lo que habían pagado por las arianizaciones voluntarias. En consecuencia, las empresas se
vendieron en realidad por «lo menos posible», y el Reich tuvo que recaudar la diferencia
de los compradores en lugar de recogerla de los compromisarios, lo cual no era tan fácil.
161 La historia de las arianizaciones de Franconia está tomada del memorando redactado por el
Oberstaatsanwalt Joel, 15 de febrero de 1939, NG-616. Goring nombró una comisión especial para
analizar estas transacciones. Respecto al informe de dicha comisión, véase el documento PS-1757.
Un decreto no publicado, firmado por Goring y datado el 10 de diciembre de 1939, invalidaba todas
las arianizaciones irregulares concluidas después del 1 de noviembre de 1938, NG-1520.
162 Actas de la reunión celebrada el 12 de noviembre de 1938, PS-1816. Véase también el docu­
mento preparatorio para una conferencia de directores de moneda extranjera convocada para el 22
de noviembre de 1938, en la que se menciona la «arianización injusta». En el documento se asigna­
ba un beneficio del 20 por 100. Staatsarchiv Leipzig, expediente Devisenstelle Leipzig 826.

141

En virtud de un decreto de 3 de diciembre de 1938163, se hacía a los beneficiarios de
propiedades judías responsables del pago de un impuesto de «igualación», equivalente
a la supuesta diferencia entre el precio de compra y el valor real. El impuesto sólo afec­
taba a aquellos compradores cuyas transacciones habían estado sometidas a aprobación
oficial en virtud de los decretos del 26 de abril y el 3 de diciembre, en resumen, nin­
guna arianización pactada con anterioridad al 26 de abril de 1938. El 6 de febrero de 1941,
una circular del ministro de Economía sometía retroactivamente a la misma exacción
las transacciones realizadas antes de 1938. Sin embargo, el Ministerio decidió no ser
«mezquino» en la aplicación del impuesto164. Que la aplicación no fue «mezquina» es
algo que demuestran las siguientes cifras, que indican los magros ingresos obtenidos
mediante la «igualación» en tres ejercicios económ icos165:
1942
1943
1944 (cálculo aproximado)

34.530.483,87 Reichsmark
9.156.161,17 Reichsmark
5.000.000,00 Reichsmark

A dem ás de este impuesto, los adquirentes de las empresas judías tenían que superar
otra tribulación: la eliminación de las marcas registradas y de los nombres comerciales
de las empresas judías. Esta medida la exigió por primera vez Góring durante la confe­
rencia celebrada el 12 de noviembre de 1938. Señalando que muchos arios habían sido
tan «inteligentes» como para mantener las designaciones judías, Goring resaltó que
muchas de estas empresas arianizadas habían sido saqueadas durante las revueltas de
noviembre por error. A partir de entonces, la «razón social de las antiguas empresas
judías tendrá que desaparecer por completo, y los alemanes tendrán que poner su pro­
pia denominación [...]. Todo ello es obvio»166.

163 RGB1 1, 1709.
164 Der Deutsche Volkswirt 15 (28 de febrero de 1941), pp. 820-821. Se pueden encontrar las ins­
trucciones detalladas en Reichsbauernfiihrer, Dienstnachrichten, 1941, p. 418, NG-1678.
165 Administración de Liquidación del Ministerio de Finanzas alemán (firmado por el D t Siegert) a
la Comisión de Control de Alemania/Elemento Británico/División de Finanzas, 14 de noviembre de
1946, NG-4904. N o hay indicación de ingresos algunos anteriores al ejercicio económico de 1942. En
Austria, donde inmediatamente después de la anexión de marzo de 1938 se produjeron «arianizaciones
salvajes» que implicaban tácticas tales como la exigencia perentoria de las llaves de las oficinas («Geb’ns*
ma de G'schaftsschlüssel»), se autorizó al Osterreichische Kontrollbank fiir Industrie und Handel para que
comprara y vendiera algunas de las empresas más importantes con el fin de garantizar que el Estado se
beneficiaría de la arianización. Véase Irene Etzersdorfer, Arísiert, Viena, 1995; y un facsímil del informe
enviado por el Kontrollbank, 10 de julio de 1941, en el que se enumeran 99 empresas, con el precio paga­
do y obtenido, en Hans S a fr ia n y Hans WlTEK (eds.), Und keiner war dabei, Viena, 1988, pp. 143-157.
166 Actas de la conferencia, 12 de noviembre de 1938, PS-1816.

142

Pero el asunto no era tan obvio para el empresario alemán. U na marca registrada o
un nombre comercial que vendía mercancías constituían un activo, y un activo valía
dinero. Cierto que los compradores arios no habían pagado este tipo particular de acti­
vo, porque formaba parte del «fondo de comercio», y se suponía que los judíos no tenían
«fondo de comercio» de ningún tipo; pero en cualquier caso, a nadie le gusta perder algo
valioso por el simple hecho de no haberlo pagado. En consecuencia, a los comerciantes
y a los industriales no les satisfizo que, de acuerdo con lo establecido en el decreto de
3 de diciembre de 1941, los compromisarios tuvieran competencia para eliminar los
nombres comerciales judíos, y les gustó aún menos el decreto de 27 de marzo de 1941167,
que exigía a cualquier comprador de una empresa judía que todavía conservase el nombre
del propietario judío, que cambiara dicho nombre en el plazo de cuatro meses. Para ha­
cerse entender perfectamente, el ministro de Justicia (responsable de esta medida) se­
ñaló en una instrucción explicativa que habría que eliminar el nombre de todos los pro­
pietarios judíos, sonase a judío o no, ya fuese completo o abreviado168. Esta regulación
dio lugar a recursos, correspondencia y reuniones.
El 18 de abril de 1941, la Rosenthal-Porzellan A. G. envió una carta a Goebbels solici­
tando que el honorable Reichsminister persuadiese al Ministerio de Justicia para que hicie­
ra una excepción con la denominación «Rosenthál», ya que en este caso «no era cuestión
de razón social, sino del símbolo de un producto [Sachbegriff]». El fundador de la empresa,
Generaldirektor Geheimrat Philipp Rosenthál (judío) se había jubilado en 1933, y la fami­
lia Rosenthál nunca había controlado más del 20 por 100 de las acciones. La denominación
en sí era desde hacía 50 años una marca reconocida en todo el mundo, especialmente en
países extranjeros, donde «Rosenthál» se había convertido en símbolo de la «personifica­
ción de la calidad» en porcelana. Además, la razón social ya se había cambiado en 1938,
de «Porzellanfabrik Philipp Rosenthál A . G .» a «Rosenthal-Porzellan A. G .»169.
El Ministerio de la Propaganda trasladó el recurso, con un comentario favorable, al
Ministerio de Justicia170. Anim ada, la empresa de porcelanas inundó al Ministerio de
Justicia de memorandos adicionales en los que indicaba, entre otras cosas, que el con­
sejo de administración de la empresa había sido completamente arianizado durante el
mismo año; y que la familia Rosenthál había transferido sus acciones a intereses arios
en 1936171. El Ministerio de Justicia cedió. Decidió que la orden no era aplicable a la
167 RGB11, 177.
168 A llgemeine Verfügung des Reichsjustizministers, 27 de marzo de 1941, Deutsche Justiz, Cuaderno
15/16, p. 459.
169 Rosenthal-Porzellan A. G. a Goebbels, 18 de abril de 1941, G-64.
170 Ministerialdirigent Dr. Schmidt-Leonhardt al Ministerio de Justicia, 26 de abril de 1941, G-64.
171 Rosenthal-Porzellan A. G./consejo de administración (firmado por Klaas y Zóllner) al Minis­
terio de Justicia, 27 de mayo de 1941, G-64. Rosenthal-Porzellan A. G./consejo de administración al
Ministerio de Justicia, 7 de junio de 1941, G-64.

143

empresa porque ¡según lo establecido en el decreto de 14 de junio de 1938, en el que
se definía a la empresa judía, Rosenthal no lo era!172
El caso de Rosenthal es particularmente interesante, porque los arios que habían adquirido la empresa y su marca pertenecían al tipo de gente que insertaba propaganda antijudía en la prensa. El caso es significativo también por las consecuencias que tuvo después
de la guerra. La nueva dirección tenía razón al afirmar que la denominación «Rosenthal»
era conocida en el extranjero. Después de la guerra, la empresa envió su porcelana a unos
grandes almacenes judíos de Nueva York que, a su vez, vendieron su mercancía a muchos
clientes hebreos convencidos de que estaban comprando un producto judío.
El método utilizado por Rosenthal -obtener una exención individual- no satisfizo al sector empresarial. Los empresarios querían eliminar por completo la ordenanza. El 29 de mayo
de 1941, representantes de los Ministerios y de las empresas se reunieron para analizar el pro­
blema. En su introducción, el presidente, Ministerialrat Kühnemann, del Ministerio de Jus­
ticia, explicó que el propósito del decreto era extinguir las razones sociales judías, para que el
comerciante alemán pudiese vender en el futuro sus mercancías sin estos «recuerdos de la
supremacía del sentido empresarial judío en la economía alemana» El representante de
la Reichsgruppe Industrie (Asociación Industrial del Reich), Dr. Gerdes, propuso sin preám­
bulos que el decreto se pospusiera hasta después de la guerra. El Oberregierungsrat von
Coelln, del Ministerio de Economía, lo respaldó, al igual que el Kammergerichtsrat Dr. Heinemann, del Ministerio de Agricultura, y el Dr. Grosse, de la Cámara de Comercio del Reich.
Sólo la Cancillería del Partido (Staatsanw alt von Kaldenberg) respaldó al presidente173.
En la correspondencia posterior, además, el grueso de la opinión estaba en contra
del Ministerio de Justicia. La Reichsgruppe Industrie quería excepciones completas
para todas las marcas famosas. U n representante de los empresarios, Hunde, en carta
dirigida al Ministerio de Propaganda, señaló que el decreto tenía un defecto fatal. La
orden sólo afectaba a aquellas sociedades que habían absorbido empresas judías. ¿Qué
impediría que una pequeña fábrica de porcelanas de Turingia registrase una denomina­
ción de fama mundial como «Rosenthal» tan pronto como se desposeyese de su uso a
los propietarios de la marca? Las empresas más «rápidas» serían recompensadas, mien­
tras que el objetivo principal de la ordenanza -la «extinción» de las denominaciones de
los anteriores propietarios judíos- seguiría sin cumplirse174. El decreto en su conjunto
172 Ministerio de Justicia (firmado por Quassowski) a Rosenthal-Porzellan A. G./consejo de admi­
nistración, 25 de agosto de 1941, G-64- Schmidt-Leonhardt a Goebbels, 10 de julio de 1941, G-64. A te­
nor del decreto de 14 de junio de 1938, un negocio era judío si en 1938 la cuarta parte de las acciones
estaban en manos de judíos o si el 1 de enero de 1938 uno de los miembros del consejo de administra­
ción o de la junta directiva era judío.
173 Resumen de la reunión sobre razones sociales (firmado por Sünner), 29 de mayo de 1941, G-59.
174 Prasident des Werberates der deutschen Wirtschaft (firmado por Hunke) al Ministerio de
Propaganda, 11 de julio de 1941, G-59.

144

era sencillamente imposible. Nadie lo deseaba. Sólo la Cancillería del Partido siguió
apoyando al acosado Ministerio de Justicia, ya que quería que el decreto se ampliase
para abarcar todos los nombres judíos, los masónicos, las marcas no germánicas (artfremde), etc.175. El resultado de la controversia fue que el Ministerio de Justicia salió
completamente derrotado. En septiembre se decidió no seguir adelante con la eliminación de las denominaciones judías durante la guerra176.
Al examinar las arianizaciones, descubrimos que el sector empresarial había engullido muchas empresas judías y se había beneficiado de gran número de liquidaciones
forzosas. N o tenemos cifras totales que muestren la amplitud de estos beneficios. Sólo
sabemos que el comprador de una empresa judía rara vez pagó más del 75 por 100 de
su valor, y que a menudo pagaron menos del 50 por 100. Sabemos también que los
beneficiarios alemanes de estas liquidaciones invirtieron poco o nada. El beneficio para
el sector empresarial debe calcularse en miles de millones de Reichsmark.
¿Y respecto al Reich? ¿Qué hay de los pronunciamientos de Goring de que el Reich,
y sólo el Reich, tenía derecho a beneficiarse de las arianizaciones? El Ministerio de
Finanzas recibió realmente pocos ingresos. Aparte de unas cuantas confiscaciones sancionadoras (que no rendían tanto cuando el comprador era Góring) y aparte del im­
puesto de igualación por arianización (que tampoco produjo m ucho), el Ministerio no
registró ningún ingreso. Pero, indirectamente, el Reich obtuvo una enorme porción de
los restos de los valores patrimoniales judíos. Recogió las enormes cantidades de dinero
en metálico y otros activos líquidos que los judíos habían adquirido en el transcurso de
las arianizaciones como pago por sus empresas. Este dinero fue confiscado por el Minis­
terio de Finanzas en forma de dos impuestos sobre el patrimonio: el denominado Impues­
to por la salida del Reich y el denominado Pago de Desagravio.

LOS IMPUESTOS SOBRE EL PATRIMONIO

El impuesto sobre la salida se reguló por primera vez el 8 de diciembre de 1931177,
más de un año antes de que Hitler subiera al poder. Originalmente, la medida afectaba
a todos los nacionales que emigrasen del Reich y que el 31 de enero de 1931 tuviesen
un patrimonio de un valor superior a los 200.000 marcos o cuya renta durante el año
natural de 1931 hubiese sido superior a 20.000 marcos.

175 Cancillería del Partido al Ministerio de Justicia, 16 de julio de 1941, G-59.
176 Regierungsrat Dr. Hilleke (Ministerio de la Propaganda) al Prásident des Werberates der
deutschen Wirtschaft, 22 de septiembre de 1941, G-59. Anuncio del Ministerio de Economía, Mirdsterialbhxtt des Reichswirtschaftsministeriums, 14 de enero de 1942, p. 15.
177 RGB11, 699, PP. 731-733.

145

Durante los primeros meses del régimen nazi, un determinado número de judíos
solicitó deducciones de ese impuesto basándose en que el pago inmediato les provoca­
ría dificultades económicas. El Staatssekretar Reinhardt, del Ministerio de Finanzas,
comprendió claramente la implicación de estas solicitudes. La emigración de los judíos,
señaló, era deseable, pero obtener esta «última contribución» era igualmente necesa­
rio178. El 18 de mayo de 1934, la aplicabilidad del decreto se amplió de hecho, al dis­
minuir el umbral a todos los nacionales emigrantes del Reich que el 31 de enero de
1931, o en cualquier momento posterior, poseyesen un patrimonio de valor superior a
50.000 marcos, o que hubiesen ganado más de 20.000 marcos en 1931 o en cualquier
año posterior179.
En el término «patrimonio» se incluían todos los valores gravables a tenor de las
leyes ordinarias sobre el patrimonio, más activos (normalmente no gravables) tales
como participaciones en sociedades personales y ciertos empréstitos del Reich. El
impuesto consistía en el 25 por 100 del valor actual del patrimonio (es decir, el valor
en el momento de la emigración). N o había exenciones, ni se permitían deducciones.
El emigrante afectado tenía que pagar la cuarta parte completa de sus bienes gravables
actuales. ¿Qué significaba esto? U n judío cuyo patrimonio gravable el 1 de enero de
1931 tuviese un valor de 60.000 marcos y que en el momento de su emigración, pon­
gamos 1938, todavía poseyese 16.000 marcos, pagaba un impuesto de 4.000 marcos. Un
judío cuyo patrimonio gravable nunca superase el valor de 50.000 marcos pero cuya
renta únicamente durante el año 1932 fuese de 25.000, pagaba la cuarta parte del patri­
monio gravable que tuviese en el momento de la emigración. Si ese patrimonio era de
5.000 marcos, pagaba 1.250180.
Obviamente, la modificación parcial introducida en 1934, y las normas administra­
tivas dictadas para la aplicación de este decreto, reflejaban no sólo un cambio de efec­
to sino también de propósito. La regulación original estaba concebida para disuadir la
emigración, particularmente la partida de gente adinerada que deseaba sacar su rique­
za del país, mediante traslados de mercancías o transferencias de dinero. La regulación
modificada estaba diseñada para aprovecharse de la emigración: esta vez, la emigración
de los judíos que abandonaban el país para empezar una nueva vida en el extranjero181.
178 Instrucciones dadas por Reinhardt, 26 de julio de 1933, Zentralarchiv Potsdam, 21.01 RFM
B 10136.
179 RGB11, 392.
180 Respecto a los detalles sobre la aplicación de esta ley, véase Heinz COH N , Auswanderungsvorschriften für Juden in Deutschland, Berlín 1938, pp. 61-68.
181 La Delegación de Economía (Wirtschaftsamt) de Francfort del Meno informó el 27 de febrero
de 1934 que de 42 personas evaluadas para considerar la imposición del gravamen en el área urbana,
41 eran no arias. Dokumente zur Geschichte der Frankfurter Juden ¡933-1945, Francfort del Meno, 1963,
pp. 178-179.

146

El efecto se muestra en las siguientes cifras de recaudación, por ejercicio fiscal, desde
1931 a 1944182:
1931-1932
1932-1933
1933-1934
1934-1935
1935-1936
1936-1937
1937-1938
1938-1939
1939-1940
1940-1941
1941-1942
1942-1943
1943-1944

aprox.
aprox.

1.900.000

1.000.000
17.602.000
38.120.000
45.337.000
69.911.000
81.354.000
342.621.000
216.189.000
47.787.000
36.503.000
31.460.000
8.802.000

Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark

La singularidad de que las estadísticas siguieran realizándose en periodos posteriores
a la fase de emigración se debe a una decisión del Ministerio de Finanzas de aplicar el
gravamen también a los bienes patrimoniales dejados atrás por los judíos deportados183.
El rendimiento total durante los años nazis se acercó en consecuencia a los 900.000.000
de Reichsmark, incluso después de la deducción de probables cantidades pagadas por
emigrados no judíos.
El segundo impuesto sobre el patrimonio, denominado «Contribución de D esagra­
vio» (Sühneleistung) se les impuso a los judíos después del asesinato, en noviembre 1938,
del Gesandtschaftsrat vom Rath en París, y el Ministerio de Finanzas, no el partido, fue
designado receptor de la multa. Durante la discusión sobre las prerrogativas políticas,
Hitler, Goring y Goebbels también habían fijado la cantidad del impuesto: una cifra
redonda de mil millones de Reichsmark; pero la recaudación de dicha suma planteaba
un problema.
U na administración tributaria nunca puede precisar de antemano con exactitud
qué recaudación producirá un impuesto determinado. U n gravam en se expresa casi

182 Stefan Mehl, Das Reichsfinanzminísterium und die Verfolgung der deutschen Juden 1933-1943,
Berlín 1990, p. 44. Los ejercicios presupuestarios comenzaban el 1 de abril. Para las transacciones
ordinarias, el valor del Reichsmark se movía en una estrecha franja inmediatamente inferior a 2,5
marcos por dólar.
183 Ibid., p. 47. Mehl cita la carta de Hedding (Ministerio de Finanzas) al Oberfinanzprasidenten
(no incluía Praga), 14 de abril de 1942.

147

siempre como un porcentaje fijo sobre la renta, sobre el patrimonio o sobre los rendi­
mientos brutos del patrimonio. Si la renta, el valor del mismo, o los rendimientos bru­
tos del patrimonio cambian de un ejercicio fiscal al siguiente, también cambia el ren­
dimiento del impuesto. Para predecir la recaudación de ingresos, hace falta, por lo
tanto, realizar cálculos complicados. El Ministerio de Finanzas tenía una tarea incluso
más difícil que ésa. En lugar de empezar con un impuesto y calcular los ingresos, tenía
que empezar con una cantidad precisa y determinar el impuesto. N o había preceden­
te por el que guiarse. En ningún ejercicio fiscal anterior se habían impuesto graváme­
nes específicamente a los judíos. Incluso el Impuesto por la salida del Reich lo paga­
ban todos los emigrantes.
El Ministerio de Finanzas sabía que un impuesto sobre la renta no valdría, ya que la
renta de los judíos estaba descendiendo muy rápidamente. La única forma de que dicha
cantidad pudiera recaudarse era mediante un impuesto sobre el patrimonio. Pero esto
exigía conocer los bienes que los judíos poseían aún. Esa cifra no era desconocida. Sólo
unos meses antes de que se decretase la multa de noviembre, el Ministerio del Interior,
convencido de que antes o después todo el patrimonio judío sería alemán, había orde­
nado a los hebreos que registrasen sus propiedades.
El decreto emitido el 26 de abril de 1938184, una medida preparatoria para la aria­
nización, exigía a todos los judíos (excepto a los extranjeros) que evaluasen e informa­
sen de sus posesiones en el interior y en el extranjero. Los judíos extranjeros sólo tenían
que comunicar las propiedades que poseían en el interior. Los objetos transportables por
el individuo y los enseres domésticos no tenían que incluirse a no ser que constituye­
sen bienes de lujo. Las propiedades debían valorarse a precios actuales y corrientes.
Había que declararlas si su valor superaba los 5.000 Reichsmark. En cumplimiento de
este decreto (que entró en vigor en el Antiguo Reich y en A ustria), se registraron los
siguientes valores patrimoniales: 135.750 judíos de nacionalidad alemana declararon
7.050.000.000 Reichsmark; 9.567 judíos extranjeros declararon 415.000.000 Reich­
smark; 2.269 judíos apátridas declararon 73.500.000 Reichsmark. El total declarado
fue, por consiguiente, de 7.538.500.000 Reichsmark185. Si los descomponemos, por tipo
de patrimonio, sólo en lo que respecta a los judíos del Reich y a los apátridas, resulta lo
siguiente186:

184 RGB11, 414.
185 Wiehl (Ministerio de Asuntos Exteriores/División de Comercio Político) a las embajadas y a
los consulados alemanes en el extranjero, 25 de enero de 1939, NG-1793.
186 Informe anual del Servicio de Seguridad II 112 de Heydrich correspondiente a 1938, Archi­
vos Federales de Alemania R 58/1094, en Michael Wildt (ed.), Die Judenpolitik des SD 1935 bis 1938,
Múnich, 1995, pp. 194-205.

148

Agrícola y silvícola
Bienes inmuebles
Empresas (deudas excluidas)
Activos líquidos

112.000.000
2.343.000.000
1.195.000.000
4.881.000.000

Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark

Total
Menos deudas

8.531.000.000
1.408.000.000

Reichsmark
Reichsmark

Total neto

7.123.000.000

Reichsmark

Con tales cifras a su disposición, el Ministerio de Finanzas podía obtener sin demasiada dificultad un tipo impositivo.
El 12 de noviembre de 1938, Goring proclamó la «m ulta»187. Nueve días después, el
Ministerio de Finanzas tenía preparado su decreto de aplicación188, que se consideraba
aplicable a todos los judíos que habían declarado su patrimonio en cumplimiento del
decreto del 26 de abril de 1938 (excepto a los extranjeros). Había que ajustar las valoraciones a 12 de noviembre. Se calculó que entre el 26 de abril y el 12 de noviembre apro­
ximadamente dos mil millones de marcos de los bienes registrados habían pasado a pose­
sión alemana189. Los funcionarios de la Administración financiera tuvieron que suponer
que un gran número de vendedores -si no todos- ya habían abandonado el país. Tras de­
ducir estos 2.000 millones y realizar otro ajuste que tomó en consideración las propieda­
des de los judíos extranjeros (400 millones), el patrimonio alcanzaba un valor de al menos
5.000 millones de Reichsmark sobre el que se podía aplicar el impuesto. La «multa» que
debería pagar cada judío responsable se fijó consecuentemente en el 20 por 100 de su patri­
monio registrado, y el pago debía hacerse en cuatro plazos: 15 de diciembre de 1938, 15 de
febrero de 1939, 15 de mayo de 1939 y 15 de agosto de 1939. Se autorizó a la Adminis­
tración fianciera para que exigiera el pago de una fianza a los judíos que deseasen emigrar.
A los posibles emigrantes, sin embargo, se les hizo una concesión cuando el ministro de
Finanzas decidió, el 7 de febrero de 1939, evaluar el Impuesto de salida del Reich sobre
el patrimonio restante después del pago de la «m ulta»190.
El Ministerio de Finanzas también tuvo que establecer disposiciones para los judíos que
no disponían del efectivo necesario en Reichsmark. En las instrucciones no publicadas dadas
el 10 de diciembre de 1938, se pide a la Administración financiera que tome nota de las
sucursales establecidas por el Ministerio de Economía para la compra de objetos valiosos y de

187 RGB11, 1579.
188 RGB11, 1638.
189 Discurso del ministro de Economía, Funk, 15 de noviembre de 1938, PS-3545.
190 Instrucciones dadas por Hedding, 7 de febrero de 1939, Zentralarchiv Potsdam, 20.01 RFM
B 10136.

149

arte en propiedad de los judíos. Los judíos podían también realizar los pagos desde cuentas
bancarias situadas en países extranjeros. Menos favorecido resultó el poseedor de activos
financieros. Sólo se aceptarían si estaban incluidos en las listas de cotización oficial, al tipo de
cambio establecido en las mismas. Se daría preferencia a las acciones, seguidas de los bonos
empresariales, y en último término, a los bonos emitidos por el Reich y por sus organismos.
Dado que dicha aceptación se consideraba un privilegio concedido al judío, éste debía pagar
el impuesto sobre transmisiones patrimoniales191. En la normativa no se menciona que el
Ministerio de Finanzas no podía permitir que los judíos «lanzasen» sus activos financieros al
mercado, para evitar así que se arruinaran las condiciones de endudamiento del Reich192.
A medida que empezaban a afluir el dinero en efectivo, los objetos de arte, la mone­
da exterior y los activos financieros, al Ministerio de Finanzas empezó a preocuparle
que el tipo del 20 por 100 fijado hubiese sido demasiado bajo. En consecuencia, se aña­
dió otro plazo del 5 por 100 que debería pagarse el 15 de noviembre de 1939193. Con
este plazo, el Ministerio batió una marca, como revelan los siguientes totales194:
Ejercicio fiscal de 1938
Ejercicio fiscal de 1939
Ejercicio fiscal de 1940
Total

498.514.808
533.126.504
94-971.184

Reichsmark
Reichsmark
Reichsmark

1.126.612.496

Reichsmark

.

El Impuesto de salida del Reich y el Pago de Desagravio judío se resumen en el cua­
dro 5.9. Los dos impuestos produjeron un total de 2.000 millones de marcos. El rendimiento combinado durante el ejercicio fiscal de 1938 (841.000.000 marcos) representó
casi el 5 por 100 de los ingresos totales (17.690.000 marcos) de ese año195. El ejercicio fis­
cal de 1938 (1 de abril de 1938 a 31 de marzo de 1939) fue año de movilización. La esca­
sez de fondos era «crítica». A medida que el Ministerio de Finanzas recaudaba el dinero
judío, éste se canalizaba inmediatamente hacia el gasto armamentístico196.
191 Instrucciones del Ministerio de Finanzas, 10 de diciembre de 1938, NG-4902.
192 Testimonio del Ministro de Finanzas, Schwerin von Krosigk, causa núm. 11, transcripción,
p. 23292. Schacht señaló después de la guerra que aproximadamente un tercio del primer plazo tuve
que aceptarse «en especie». Interrogatorio de Hjalmar Schacht, 11 de julio de 1945, PS-3724.
193 Decreto de 19 de octubre de 1939, RGB11, 2059.
194 Administración de Liquidación del antiguo Ministerio de Finanzas alemán (firmada por Siegert) a la Comisión de Control de Alemania/Elemento Británico/División de Finanzas, 14 de noviem­
bre de 1946, NG-4904195 Total de ingresos presupuestarios de 1938 según el Deutsche Bank, 30 de mayo de 1939
pp. 144-145.
196 Resumen hecho por Wórmann (Ministerio de Asuntos Exteriores/División Política) de ur
discurso pronunciado por Goring ante ministros, Staatssekretare y generales, fechado el 19 dt
noviembre de 1938, PS-3575. Interrogatorio de Schacht, 11 de julio de 1945, PS-3724-

150

Aunque los 2.000 millones de marcos constituyeron el mayor beneficio registrado
por el Reich en todo el proceso de destrucción de los judíos europeos, la cantidad fue
inferior a un tercio de los bienes declarados por los judíos en 1938. De los 7.500 millo­
nes de Reichsmark registrados ese año, el Reich sólo recibió las sobras. Este hecho
quedó patente cuando el Ministerio de Finanzas descubrió que en algunos casos el
«ridículo contravalor» recibido por los judíos por sus bienes arianizados era insuficien­
te para pagar los impuestos sobre el patrimonio197.
Cuadro 5.9. Impuesto de huida del Reich y Pago de Desagravio de los judíos
IMPUESTO DE SALIDA

PAGO DE DESAGRAVIO

Sujetos pasivos

Todos los nacionales que emigrasen del Todos los judíos (excepto los extranjeros)
Reich y que el 1 de enero de 1931 (o en que tuviesen un patrimonio registrado de
cualquier momento posterior) tuviesen más de 5.000 RM
un patrimonio superior a 50.000 RM, o
que en 1931 (o en cualquier año posterior)
hubiesen percibido una renta superior a
20.000 RM

Tipo impositivo

25 por 100 del patrimonio gravable

25 por 100 del patrimonio registrado

Rendimiento

900.000.000 RM

1.100.000.000 RM

EL BLOQUEO DEL DINERO

Supongamos que un judío vendiese sus propiedades y pagase sus impuestos y, des­
pués de estos ruinosos procedimientos, todavía le quedase dinero. ¿Podría llevarlo al
banco, cambiarlo por dólares, y viajar a Estados Unidos? La respuesta es no.
En primer lugar, se tenía la idea de que todo el capital judío que hubiese en Alemania
pertenecía realmente al pueblo alemán, porque los judíos no podían haberlo adquirido
honradamente198. En otras palabras, no se podía permitir a los judíos que transfiriesen
dinero al extranjero, porque si aún tenían dinero, el Reich quería confiscarlo en último
extremo. La segunda y más poderosa razón era que si a los judíos emigrados se les permi­
tía salvar parte de sus recursos, el Reich se vería obligado a gastar moneda extranjera por
simples Reichsmark, y eso estaba fuera de cuestión. Desde 1931, unos estrictos controles

197 Declaración jurada del Ministerialrat Walter Donandt, 20 de mayo de 1948, Krosigk-24.
Donandt fue asesor personal del Ministro de Finanzas von Krosigk.
198 Notas del Ministerio de Asuntos Exteriores (firmado por el Staatssekretar Weizsacker) a los
embajadores alemanes en Londres, París, Roma, Washington y Varsovia, y a las legaciones alemanas
en Belgrado, Bucarest, Budapest, Praga y Sofía, 8 de julio de 1938, NG-3702.

151

de cambio habían regulado todas las transacciones en moneda extranjera. Según la ley,
todo alemán estaba obligado a ofrecer al Reichsbank cualquier moneda extranjera de la
que dispusiese, incluidos los créditos expresados en moneda extranjera. En consecuencia,
si un exportador vendía mercancías en el extranjero, le pagaban en Reichsmark, y el Reich
recogía los dólares, las libras, los francos o cualquier otra moneda.
El propósito de esta movilización de la moneda extranjera era garantizar que todos los
fondos extranjeros estuviesen disponibles para gastar sólo en importaciones esenciales.
Cualquier desviación de tales reservas para permitir a los emigrantes judíos establecer una
nueva vida en el extranjero era lo último en lo que se podía pensar. Pero era necesario
hacer algo semejante para promover la emigración de los judíos. Los países extranjeros no
estaban muy dispuestos a aceptarlos, y mucho menos si eran pobres199. Los controles del
cambio monetario fueron, por lo tanto, uno de los principales obstáculos a la rápida emi­
gración. El problema sólo podía resolverse de dos maneras: mediante la ayuda económi­
ca de parientes y amigos judíos residentes en el extranjero, y mediante transferencias de
moneda excepcionales, indirectas y prohibidas. En la medida en que no se pudiese dispo­
ner de la asistencia judía en el exterior, salvar el dinero se convertía en un requisito pre­
vio y absoluto para cualquier programa de emigración.
A continuación se incluye una lista dé 12 métodos empleados por los judíos para
transferir dinero al extranjero. El que hubiese al menos 12 de estos caminos es en sí un
elocuente indicativo del dilema alemán.
1. La denominada Freigrenze (zona monetaria libre). A cada emigrante, incluso si era
judío, se le permitía sacar del país la suma de diez Reichsmark en moneda extranjera (al
tipo de cambio oficial), y dos veces esa cantidad si el punto de destino era un país con
el que Alemania no tenía frontera. Esto significaba que una familia de tres personas que
viajase a Estados Unidos podía llevar consigo 24 dólares200.
2. La Warenfreigrenze (zona libre de mercancías). A un emigrante se le permitía tam­
bién sacar mercancías por valor de 1.000 Reichsmark. Para calcular el precio, era decisivo
el valor de las ventas en el punto de destino, no el valor de mercado en el Reich201.
3. C ada emigrante podía sacar también del país sus pertenencias personales, incluidos
muebles. Sin embargo, a los emigrantes se les exigía que entregasen a las autoridades
una lista de todos los artículos que pensaban trasladar202. El propósito de las listas era

199 Véase el informe de Albrecht (Ministerio de Asuntos Exteriores/División Jurídica) a Himmler
sobre las restricciones de inmigración que afectaban a los judíos en Estados Unidos, Guatemala, El Sal­
vador, Brasil, Ecuador, Bolivia, la Unión Surafricana y Palestina, 10 de noviembre de 1937, NG-3236.
200 Decreto de aplicación de la Ley Monetaria, 22 de diciembre de 1938, RGB11, 1851. El lími­
te de 10 marcos fue el resultado de sucesivas reducciones. Estaba en vigor desde 1934201 Heinz Cohn, Auswanderungsvorschriften für Juden in Deutschland, cit., p. 35.
202 Ley Monetaria, 12 de diciembre de 1938, RGB11, 1734, art. 58.

! 52

controlar los envíos, con vistas a impedir la exportación de joyas y objetos de valor.
Había, por supuesto, una tendencia a sacar tales productos de contrabando, pero la
burocracia hacía todo lo posible por frustrar este tipo de transferencias. El 21 de febre­
ro de 1939, se ordenó a los judíos entregar el oro, el platino, la plata, las piedras pre­
ciosas y los objetos de arte a las oficinas de compra del Ministerio de Economía, a cam ­
bio de «una compensación fijada por el M inisterio»203.
4. O tra forma de gastar el dinero antes de la emigración era la compra con Reichsmark de pasajes de ferrocarril y de barco. Este método era completamente admisible,
pero las líneas navieras extranjeras no siempre estaban dispuestas a aceptar moneda
alemana. Por ejemplo, la línea italiana Lloyd Triestino exigía el pago de la mitad del
pasaje en m oneda extranjera204.
5. El A ltreu o A llgem eine Treuhandstelle für die jüdische Auswanderung (O fici­
na Fiduciaria G eneral para la Emigración Judía) era una oficina de cambio estable­
cida para convertir Reichsm ark en m oneda extranjera (que no fuera palestina) con
un 50 por 100 de pérdida para los judíos. La adm inistración de este procedimiento
estuvo som etida a com plicados trámites. H asta octubre de 1937, el límite superior
fue de 8.000 Reichsm ark. Posteriormente, el máxim o se aum entó en algunos casos
hasta los 50.000 Reichsmark. A partir de 1938, sin embargo, dejaron de admitirse nue­
vas solicitudes205.
6. A los judíos que emigraban a Palestina se les daba la oportunidad especial de
retirar su capital mediante el denominado acuerdo H aavara. Este acuerdo lo firmaron
en agosto de 1933 el Reich alem án y la A gencia Judía para Palestina. Formalmente,
era un acuerdo modificado de com pensación de pagos entre países. Bajo las condicio­
nes en él establecidas, a un judío «capitalista» que deseara emigrar a Palestina se le
permitía firmar un contrato con un exportador alem án para la transferencia de mer­
cancías de Alem ania a Palestina. A l exportador alemán se le pagaba con fondos obte­
nidos de la cuenta bloqueada del emigrante judío. El emigrante recibía su moneda
palestina de la A gencia Judía a su llegada a Palestina. En resumen, los canales eran los
siguientes206:
203 RGB1 1, 279.
204 The New York Times (6 de julio de 1939), p. 14.
205 Heinz Cohn, Auswanderungsvorschriften für Juden in Deutschland, cit., pp. 37-39.
206 Memorando del Ministerio de Asuntos Exteriores, 10 de marzo de 1938, NG-1889. La com­
pleja historia del acuerdo la describen Werner Feilchenfeld, Dolf Michaelis y Ludwig Pinner, Haavara-Transfer nach Palestina, Tubinga, 1972. Las transferencias Haavara, incluidas mercancías compra­
das con marcos en Alemania por los propios emigrantes, totalizaron más de 100 millones de marcos
y facilitaron la emigración aproximadamente del 36 por 100 de los 50.000 judíos que entraron en
Palestina procedentes del Antiguo Reich. Véase también el análisis realizado por Ychuda B a u e r , Jews
for Sale?, New Haven, Connecticut, 1994, pp. 5-29.

153

Cuenta bloqueada
del emigrante judío

Emigrante

pago en
Reichsmark
exportación a
Exportador alemán ---------------------

A

pago en libras
A gencia Judía

La Agencia Judía y los exportadores estaban tan satisfechos con este arreglo como los
propios emigrantes. Las mercancías alemanas empezaron a afluir hacia Palestina y, trans­
currido un tiempo, el acuerdo de compensación se suplemento con un acuerdo de permu­
ta en el que se establecía el intercambio de naranjas palestinas por madera, papel de envol­
ver, automóviles, bombas y maquinaria agrícola, etc., de origen alemán207. Parecía que
las relaciones económicas entre la Alemania nazi y la comunidad judía de Palestina fuesen
excelentes. Naturalmente, había cierta insatisfacción en el partido nazi, en el Referat del
Ministerio de Asuntos Exteriores alemán (que se ocupaba de las cuestiones judías) y entre
los alemanes de Palestina, que se quejaban de que se habían descuidado sus intereses a
favor de los judíos208. N o obstante, este acuerdo sobrevivió hasta el estallido de la guerra.
7. Pagos de las arianizaciones en moneda extranjera. Este método estaba abierto prin­
cipalmente a los judíos de nacionalidad extranjera y a aquellos que podían vender su
participación en una empresa extranjera. También se podía utilizar si el comprador de
la empresa era residente extranjero209. Finalmente, era una posibilidad para los judíos
emigrados quienes, como antiguos propietarios de una empresa arianizada, podían ejer­
cer acciones contra los nuevos propietarios mediante la adscripción de fondos en filia­
les extranjeras de dicha empresa210.
8. La venta de Reichsmark bloqueados. U n emigrante que no sacase automáticamen­
te su dinero con él, lo perdía en una cuenta bloqueada (Sperrguthaben) sobre la que no
podía ejercer control alguno. Las cuentas bloqueadas se encontraban bajo la supervi­
sión de los Devisenstellen, que formaban administrativamente parte de las oficinas de los
Oberfinanzprásidenten (oficinas regionales del Ministerio de Finanzas) pero que recibían
207 Resumen de la conferencia interministerial que tuvo lugar en las oficinas del Ministerio de
Economía el 22 de septiembre de 1937, NU-4075.
208 Correspondencia y reuniones, entre 1937 y 1938, en los documentos NG-1889, NG-4075, y
NG-3580.
209 Véase el contrato de arianización entre la empresa de Fráncfort, J. &. C. A. Schneider y Bruno
Sletzki, un residente suizo, 27 de diciembre de 1938, T 83, Rollo 57210 Véase la carta de la empresa arianizada M. M. Warburg & Co. K. G. (firmada por Nelmeyer)
al Oberfinanzprasident de Hamburgo/Oficina Monetaria, a la atención del Reichsbankoberisnpektor
Kurth, 18 de septiembre de 1939, y cartas posteriores, Archivos Federales Alemanes, R 7/4464.

154

órdenes del Ministerio de Economía211. Los Devisenstellen tenían competencias para
permitir la explotación de las cuentas bloqueadas sólo para satisfacer tres objetivos
principales: (1) para conceder crédito a un alemán, (2) para realizar pagos de seguros, y
(3) para adquirir propiedades inmuebles. Estas disposiciones no estaban pensadas para
beneficiar a los judíos emigrantes, sino a los extranjeros no judíos a quienes les interesara realizar tales inversiones. Sin embargo, el hecho de que las cuentas bloqueadas, o
Sperrmark, fuesen liberadas para algún propósito les daba al menos cierto valor. De hecho,
algunos judíos pudieron vender sus fondos bloqueados a un tipo de cambio de 20 céntimos
por Sperrmark, o incluso un poco mejor; es decir, una pérdida no superior al 50 por 100212.
Aquellos judíos que no vendieron sus cuentas en Sperrmark las perdieron cuando, en el
transcurso de la confiscación posterior, las engulló el Ministerio de Finanzas.
9. Algunos judíos pobres que querían cambiar su dinero rápidam ente y sin inter­
mediarios practicaban el contrabando de moneda, en contravención de la ley. D ado
que el dinero en m etálico sacado de contrabando tenía que volver a meterse de con­
trabando para que le resultase útil a cualquiera que no fuese un cazador de recuer­
dos, el tipo de cambio de dichas transacciones era sólo de 10 a 13 céntimos por
marco213. La corona checa, que valía 3,43 céntim os antes de que los alem anes m ar­
chasen sobre Praga, se vendía una sem ana después en los bancos de N ueva York a
menos de un céntim o214.
10. O tra transacción ilegal pero común era un acuerdo privado, para el que hacían
falta tres partes judías: un judío emigrante con moneda alemana, una familia pobre judía
que se quedase atrás, y un pariente extranjero de la familia pobre dispuesto a prestar
ayuda. Con dicho acuerdo, el emigrante daba sus Reichsmark a la familia pobre y pos­
teriormente recogía los deseados dólares (o libras o marcos) donados por los parientes
extranjeros que prestaban la ayuda.
11. D ado que según la ley monetaria las posesiones de los ciudadanos alemanes en
el extranjero debían declararse al Reich, la retención de posesiones extranjeras era equi­
211 Ley Monetaria, 12 de diciembre de 1938, RGB11, 1734. Decreto de aplicación del Ministerio
de Economía, 22 de diciembre de 1938, RGB11, 1851. La Ley Monetaria y el reglamento de aplica­
ción son codificaciones de normativas anteriores. La recopilación completa de las normas monetarias
de 1939 -con comentario de experto- puede consultarse en Regierungsrat Hans GURSKI y Regierungsrat Friedrich SCHULZ (eds.), Devisengesetz, Berlín, 1941212 Edward J. CONDLON, «Shoppers for Foreing Exchange Benedit A s Stocks Here Increase», The
New York Times (19 de marzo de 1939), pp. 1, 5. La emisión de Sperrmark para permitir la emigración
de judíos indigentes también fue aparentemente aprobada. Las cuentas se las compraban a sus pro­
pietarios organizaciones extranjeras de ayuda a los judíos. S. A d l e r -R u d e l , Jüdische Selbsthilfe unter
dem Naziregime, 1933-1939, Tubinga, 1974, pp. 179-181.
213 The New York Times (19 de marzo de 1939), pp. 1 y 5.
214 Ibid.

155

valente a una transferencia de moneda. Había sólo dos formas de conservar las inver­
siones en el extranjero: no declarándolas u obteniendo permiso para conservarlas.
Ambos métodos se utilizaron poco.
12.
D ado que muchos judíos eran tan pobres que no podían permitirse pagar su
pasaje, el jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, buscó formas poco convenciona­
les de ayuda mediante un típico método Heydrich. Durante la conferencia llevada a
cabo el 12 de noviembre de 1938, Heydrich lo explicó de la siguiente manera: «A tra­
vés de la Kultusgemeinde judía [la organización de la comunidad judía en Viena]
extrajimos cierta cantidad de dinero a los judíos ricos que querían emigrar. A l pagar
esta cantidad, y una suma adicional en moneda extranjera [sacada de las cuentas judías
en países extranjeros], hicieron posible que se marchasen varios judíos pobres. El pro­
blema no era hacer que se fuesen los judíos ricos, sino librarnos de la chusma judía».
A Góring no le entusiasmó este procedimiento: «Pero, hijos míos, los habéis puesto a
pensar bien esto? N o nos ayuda a sacar cientos de miles [para] la chusm a judía. ¿Os
habéis parado a pensar que este procedimiento nos puede costar tanto dinero en mo­
neda extranjera que al final no vamos a poder aguantar?». Heydrich, en su defensa,
contestó, «sólo lo que el judío ha tenido en moneda extranjera»215. En una nota pre­
parada para la reunión que tuvo lugar el 22 de noviembre de 1938 entre los funcio­
narios encargados de la moneda extranjera, se calcula que 170.000 judíos habían emi­
grado con recursos tales como moneda extranjera, mercancías, liberación de activos
extranjeros o transferencias a Palestina, dando una cantidad total de 340.000.000 de
Reichsmark, o 2.000 Reichsmark per cápita216. Eso era el pasado. El futuro iba a ser
mucho más sombrío para los posibles emigrantes, especialmente si no tenían nada que
llevar con ellos.
El problema de los judíos pobres era tan enorme que recibió atención desde muchos
puntos. H acia finales de 1938, el Prásident del Reichsbank, Schacht, que ya no ocupa­
ba el cargo de Ministro de Economía pero seguía siendo una figura poderosa, viajó a
Londres con un plan para la emigración de unos 150.000 judíos. Éstos debían dejar sus
posesiones atrás, y su reasentamiento debía ser financiado por un consorcio de institu­
ciones financieras extranjeras. Este grupo extranjero entregaría por adelantado 1.500
millones de marcos, que el Reich devolvería (con intereses) en forma de «exportaciones

213
Actas de la conferencia organizada por Goring, 12 de noviembre de 1938, PS-1816. Véase
también el resumen de los comentarios hechos por Heydrich en una reunión del comité del Reichszentrale für die jüdische Auswanderung [Central del Reich para la emigración judía], mantenida
el 11 de febrero de 1939, en Alelen zur Deutschen Auswartingen Politik 1918-1945, serie D, vol. V,
doc. 665.
216 Nota no fechada, Staatsarchiv de Leipzig, legajo Devisenstelle Leipzig 926.

156

adicionales» en un largo periodo de tiempo217. La motivación de Schacht, y la de sus
partidarios, parece haber sido la siguiente: en primer lugar, el plan era una forma de
combatir la propaganda extranjera que acusaba a Alem ania de robar a los judíos todas
sus propiedades, convirtiéndolos en indigentes. (En ese mismo momento, los alemanes
estaban haciendo idénticas acusaciones respecto al trato que recibían los alemanes de
los Sudetes en Checoslovaquia.)218
Una razón más importante era que Schacht estaba convencido de que en último
término A lem ania se beneficiaría más de las «exportaciones adicionales» que de la in­
cautación sin com pensación del patrimonio judío. Las exportaciones adicionales, des­
pués de todo, iban a crear muchos nuevos consumidores de mercancías alemanas. U na
vez creado un cliente, se tenía un cliente para siempre; una vez creado un mercado,
se tenía un mercado para siempre. A largo plazo, las exportaciones compensarían por
sí solas. Schacht estaba convencido de ello. Por otra parte, si la guerra interrumpía las
exportaciones, todos los problemas se resolverían de inmediato. Los judíos estarían
fuera, los bienes judíos se quedarían dentro. De cualquier forma, Alem ania no iba a
perder.
El plan de Schacht no se materializó, en parte al menos por la oposición del M inis­
terio de A suntos Exteriores alemán. Ribbentrop no veía ninguna razón para permitir­
les a los judíos transferir, de una forma u otra, lo que él consideraba patrimonio roba­
do a los alem anes219. Tras este razonamiento se escondía un agravio que nada tenía
que ver con los judíos. Las negociaciones las estaba llevando a cabo en Londres el pro­
pio Schacht, y al Ministerio de A suntos Exteriores no se le dio entrada. Su jurisdic­
ción se pasó por alto. Humillado por este proceder, el ministro de A suntos Exteriores
217 Unterstaatssekretar Wórmann (Ministerio de Asuntos Exteriores/División Política) al ministro
de Asuntos Exteriores, Ribbentrop, al Staatssekretár Weizsacker, al jefe en funciones de la División Polí­
tica, a los jefes de la División Jurídica, División de Cultura, División de Economía, y al Referat Deutschland (todos ellos pertenecientes al Ministerio de Asuntos Exteriores), 14 de noviembre de 1938,
NG-1522. Embajador Dirksen (Londres) al Ministerio de Asuntos Exteriores, 16 de diciembre de 1938,
Akten zur Deutschen Auswártigen Politík 1933-1945. Serie D, Vol. V, Doc. 661. El plan de Schacht no
estaba pensado para ayudar a los «capitalistas» a la manera del Haavara. La intención era financiar la
emigración de los judíos pobres con los fondos de los ricos, y en el proceso librarse de ambos.
218 Prof. Freiherr von Freitagh-Loringhoven al Vortragender Legationsrat Geheimrat Dr. Albrecht
(Ministerio de Asuntos Exteriores), 26 de julio de 1938, NG-3443. Von Freitagh Loringhoven había es­
crito un artículo sobre los checos y estaba indignado por las acusaciones contra Alemania: pidió al Minis­
terio de Asuntos Exteriores una explicación. Albrecht respondió, el 9 de agosto de 1938, NG-3443:
«Cualquier descripción de los hechos reales debe evitar confesar que la posición del tipo de cambio
alemán no permite que los judíos que emigren transfieran las propiedades que tienen en el país por
el correspondiente valor en el extranjero».
219 Staatssekretár von Weizsácker (Ministerio de Asuntos Exteriores) a las representaciones ale­
manas en el extranjero, 8 de julio de 1938, NG-3702.

157

expresó su desaprobación de toda la idea220. Las propiedades y los judíos se quedaron
atrás221.

LOS TRABAJOS FORZADOS Y LAS REGULACIONES SALARIALES

En 1939, la comunidad judía restante, reducida a la mitad de su tamaño original, esta­
ba ya empobrecida. Los profesionales habían perdido su profesión, los capitalistas habían
perdido su capital, los trabajadores comunes estaban perdiendo sus puestos de trabajo222.
Muchos trabajadores judíos de empresas judías no consiguieron sobrevivir a la disolución
o a la arianización de las empresas que los habían empleado. A medida que las empresas
judías fueron absorbidas por los alemanes, también el personal fue «arianizado»223.
Los judíos que se quedaron eran menos capaces de sostenerse mediante un trabajo duro
que los que habían emigrado. Quienes se quedaron atrás tenían menos capacidad de super­
vivencia, ya que la emigración había afectado a los elementos jóvenes y dejado un gran exce­
dente de mujeres. En el Antiguo Reich (límites de 1933), la proporción de judíos mayores de
cuarenta años había cambiado del 47,7 por 100 en 1933 al 73,7 en 1939224. La proporción
de mujeres había aumentado del 52,2 por 100 en 1933 al 57,7 en 1939225. En resumen,
la comunidad judía había adquirido las características de una gran familia de depen­
dientes. Pero una campaña de auxilio era lo último que se les ocurriría a los burócratas.
220 Weizsacker a Ribbentrop, a Wormann (jefe, División Política), al jefe adjunto de la División Polí­
tica, al jefe de la División de Política Comercial, al jefe de Referat Deutschland, 20 de diciembre de 1938,
NG-1521. Weizsacker a Ribbentrop, etc., 4 de enero de 1939, NG-1518. Pocos días más tarde, Ribben­
trop aceptó la organización «discreta» de la emigración, siempre que el Ministerio de Asuntos Exteriores
pudiese participar. Memorando de Weizsacker, 13 de enero de 1939, NG-1532. Nada se supo del asunto.
221 Aproximadamente la mitad de los 800.000 judíos residentes en el área del Reich-Protektorat
emigraron. Informe de Korherr, estadístico de las SS, 23 de marzo de 1943, NO-5194.
222 El impacto sobre estos grupos se describe con cierto detalle estadístico en S. Adler-Rudel,
Jüdische Selbsthilfe unter dem Naziregime 1933-1939, cit., pp. 121-149.
223 Véase, por ejemplo, la carta escrita por los compromisarios de I. G. Farben en las minas de I. Pets­
chek en Falkenau (firmada Kersten y Prentzel) al Regierungsrat Dr. Hoffmann del Ministerio de Eco­
nomía sobre la Sáuberungsakdon («acción de limpieza»), que dio como resultado el despido de 209
trabajadores, 18 de enero de 1939, NI-11264. Obsérvese también el contrato para la arianización de
la empresa de Fráncfort J. & C. A. Schneider, 17 de diciembre de 1938, firmado por Lothar y Fritz
Adler, los propietarios judíos, y Bruno Seletzky, comprador, en el que se establecen detalladas estipu­
laciones para el despido de los trabajadores judíos, incluida la estipulación de que las indemnizacio­
nes correrían a cargo de los Adler. T. 83, Rollo 97.
224 De las cifras incluidas enjüdisches Nachrichtenblatt, Berlín, 10 de noviembre de 1939.
225 De las cifras incluidas en «Die Juden und jüdischen Mischlinge im Dritten Reich», Wirtschaft
und Statistik, vol. 20, p. 84.

158

Mediante decreto de 29 de marzo de 1938, las instituciones de ayuda judías fueron privadas de sus exenciones fiscales226. El 19 de noviembre de 1938, un decreto firmado por
Frick, von Krosigk y el ministro de Trabajo, Seldte, estipulaba que los judíos debían ser
excluidos de las ayudas públicas227. Durante el mes siguiente, se tomó la primera medida
para obligar a los judíos desposeídos a realizar los trabajos más duros y menos valorados.
En una directiva fechada el 20 de diciembre de 1938, el presidente de la Oficina de
Empleo del Reich, Syrup, estipuló con «aprobación expresa» de Góring que se hiciese un
esfuerzo para asignar en adelante a todos los judíos ociosos y con posibilidades de trabajar
a la construcción pública y privada así como a proyectos de recuperación, segregados de
los trabajadores no judíos228. A comienzos de 1941, aproximadamente 30.000 judíos tra­
bajaban por grupos en proyectos de trabajos pesados229. Los restantes judíos en condicio­
nes de trabajar estaban en fábricas y en la creciente red de organizaciones comunitarias
judías. Unos cuantos profesionales se ganaban a duras penas la vida como Krankenbehandler y Konsulenten, atendiendo las necesidades sanitarias y jurídicas de la comunidad.
Las reservas en metálico estaban desapareciendo de las manos privadas, y el 29 de
abril de 1941, un tribunal especial de Leipzig condenó a una pareja judía a prisión por
acaparar dinero230. D ado que los judíos ya habían perdido posiciones y posesiones, se
aferraban a la esperanza de que a partir de ese momento los dejarían tranquilos sim­
plemente si trabajaban duramente y se ocupaban de sus propios asuntos. Después de
todo, las «ciudadelas de poder» de los judíos ya habían sido aplastadas, y el saqueo
había terminado. N o obstante, la burocracia no podía quedarse a medias. El proceso de
destrucción tenía que continuar. Mientras que las medidas antijudías anteriores a 1939
estaban destinadas a las inversiones, los decretos emitidos durante la guerra hacían
referencia a la renta. A partir de entonces, la burocracia les quitó a los judíos sus sala­
rios. Las expropiaciones de renta produjeron mucho menos que las confiscaciones de
bienes, pero para los judíos las nuevas medidas eras más graves. Los pobres gastan una
proporción mucho mayor de la renta en productos necesarios que los ricos, y los muy
226 RGBl I, 360.
227 RGBII, 1694. Sobre las actividades de ayuda organizadas por la propia comunidad judía, véase
S. Adler-Rudel, Jüdische Selbsthilfe unter dem Naziregime 1933-1939, cit., pp. 158-182. Véase también
Wolf G r u n e r , Offentliche Wohlfahrt und Judenverfolgung, Oldenbourg, 2002. Los veteranos inválidos de
guerra judíos y los judíos de los matrimonios mixtos siguieron recibiendo asistencia pública.
228 Texto incluido en Dieter M a ie r , Arbeitseinsatz und Deportation, Berlín, 1994, pp. 30-31. Sobre
los orígenes y la posterior historia del trabajo segregado, véase también Wolf Gruner, Der Geschhssene Arbeitseinsatz deutscher Juden, Berlín, 1997.
229 Informe de Kaiser (Cancillería del Reich) al Reichskabinettsrat Dr. Killy (también en la C an­
cillería del Reich), 9 de enero de 1941, NG-1143.
230 Véase la correspondencia sobre Salomon y Kathe Kanstein en Staatsarchiv Leipzig, legajo
Landgericht Leipzig (Staatsanwaltschaft) 5627. Salomon fue sentenciado a cuatro meses y su esposa
a tres. Ella murió el 6 de junio de 1942 en el campo de concentración para mujeres de Ravensbrück.

159

pobres gastan toda su renta en necesidades. De acuerdo con el modelo progresivo del
proceso de destrucción burocrático, los judíos se vieron privados de una porción cada
vez mayor de sus necesidades básicas. La supervivencia se hizo cada vez más difícil.
Es característico que, al igual que en el caso de las propiedades judías, también en la
cuestión de la renta judía el sector empresarial se llevase la mejor parte. En primer lugar,
se redujeron los salarios de los judíos. Y lo que quedaba fue gravado impositivamente.
La formulación de una política salarial aplicable a los judíos comenzó en el Ministerio de
Trabajo a finales de 1939, siguiendo el principio de que deberían modificarse las leyes labo­
rales alemanas para excluir a los judíos de ciertas remuneraciones231. Mientras los burócra­
tas ministeriales discutían los detalles de la medida propuesta, la industria empezó a tomar
medidas propias. Varias empresas se negaron a remunerar las vacaciones legales, y los tra­
bajadores judíos contraatacaron acudiendo a los tribunales. El Tribunal de Trabajo de Kassel se manifestó, como es natural, a favor de las empresas, con el razonamiento de que los
judíos no tenían un «vínculo interno» con el desempeño de un trabajo, que para ellos un
trabajo era sólo una mercancía, y que no tenían lealtad hacia su empleador. En consecuen­
cia, un judío no tenía derecho a recibir una remuneración por los días de vacaciones232.
A comienzos de 1940, el Ministerio de Trabajo redactó el proyecto de ley que regu­
laba las remuneraciones salariales de los judíos. El proyecto establecía que a estos se les
privaría de la remuneración por los días de vacaciones, los complementos de familia e
hijos, las subvenciones por maternidad o matrimonio, las prestaciones por fallecimiento,
las primas, los regalos de aniversario, las indemnizaciones por accidente, y -en el caso de
aquellos que trabajasen lejos de su lugar de residencia—todos los complementos excep­
to un complemento de viaje anual para visitar a los miembros de su familia233. El decre­
to propuesto se encontró con diversas objeciones, principalmente porque contenía um
enumeración de excepciones en lugar de un principio positivo (como por ejemplo, la
norma de que a los judíos se les pagase solamente por el trabajo efectivamente realiza­
do)234. Estas objeciones hirieron el orgullo jurisdiccional del ministro de Trabajo que, en
consecuencia, decidió aplicar sus ideas mediante la emisión de las instrucciones ade­
cuadas a las delegaciones regionales sin esperar la concurrencia de otros Ministerios235.
231 Ministro de Trabajo, Seldte, al jefe de la Cancillería del Reich, Lammers, 16 de abril de 1940,
NG-1143.
232 Dietrich Wilde, «Der Jude ais Arbcitnehmer», Die Judenfrage, 15 de Julio de 1940, p. 95.
A idéntica conclusión llegó el Staatssekretar Stuckart, del Ministerio del Interior, en la propuesta que
presentó a Lammers, 30 de abril de 1940, NG-1143.
233 Seldte a Lammers, 16 de abril de 1940, NG-1143.
234 Stuckart a Lammers, 30 de abril de 1940, NG-1143.
235 Staatssekretar Syrup al Ministerio del Interior, 3 de enero de 1941, NG-1143. Respecto a las
normativas regionales detalladas, véase Oberregierungsrat Hans Küppers, «Die vorlauflge arbeitsrechtliche Behandlung der Juden», Reichsarheitsblatt, Parte V, pp. 106-110.

160

A finales de año, el Ministerio de Trabajo fue invitado por el de Interior a asistir a
una conferencia sobre el status laboral de los judíos. A ceptando la invitación, el Staatssekretar Syrup, en nombre del Ministerio de Trabajo, añadió las siguientes palabras:
«Considero evidente que estoy encargado de formular todas las cuestiones referentes a
las leyes laborales, también con respecto a los judíos, en la medida en que siguen sien­
do empleados por la empresa privada»236.
La reunión se celebró bajo la presidencia del experto en asuntos judíos del Ministe­
rio del Interior, el Ministerialrat Lósener. Uno de los presentes (el representante de
Góring) declaró que sólo quería una norma que estableciese que los judíos tenían un
status laboral aparte. El decreto propuesto no le interesaba en absoluto. Los reunidos se
comprometieron a emitir dos decretos, uno que estableciese el principio, y el otro que
contuviese los detalles237.
El principio de status laboral separado se promulgó finalmente en el decreto de 3 de
octubre de 1941, firmado por el Staatssekretár Kómer, de la Oficina del Plan Cuatrienal238.
El decreto de aplicación del Ministerio de Trabajo, fechado el 31 de octubre de 1941, y
firmado por el Staatssekretár Engel239, establecía que los judíos sólo tenían derecho a
recibir remuneración por el trabajo efectivamente realizado. A continuación enumera­
ba las remuneraciones a las que los judíos no tenían derecho, y que de cualquier m ane­
ra ya hacía bastante tiempo que no recibían. Pero el decreto contenía también varias
disposiciones nuevas que eran importantes. Los judíos tenían que aceptar cualquier
puesto de trabajo que las oficinas de empleo les asignasen. Tenían que emplearse en
grupos. Los jóvenes entre catorce y dieciocho años podían ser empleados en cualquier
horario. Los inválidos judíos (excepto los mutilados de guerra) tenían que aceptar todos
los trabajos asignados. En resumen, a la industria se le había concedido el derecho a una
explotación casi ilimitada: pagar salarios mínimos por el máximo trabajo.

LOS IMPUESTOS ESPECIALES SOBRE LA RENTA

El Ministerio de Finanzas tenía ahora la tarea de gravar los salarios judíos (o lo que
quedaba de ellos). La idea de establecer un impuesto sobre la renta especial para los
judíos surgió realmente a finales de 1936, cuando se redactaron los primeros proyectos
de ley en el Ministerio del Interior. El propio Hitler deseaba este gravamen por razones
punitivas, porque 1936 fue el año del primer asesinato de un dirigente nazi a manos de
236
237
238
239

Syrup al Ministerio del Interior, 3 de enero de 1941, NG-1143.
Kaiser a Killy, 9 de enero de 1941, NG-1143.
RGB1 1, 675.
RGB11, 681.

161

un judío (el Landesgruppenleiter Wilhelm G ustloff en Suiza). El impuesto sobre la
renta se deseaba como una especie de castigo240. U n proyecto posterior, preparado por
la División III del Ministerio de Finanzas, establecía de hecho un incremento fluctuante del impuesto asociado a la conducta de los judíos en cuanto enemigos públicos241,
pero la idea punitiva se abandonó cuando el Ministerio de Justicia objetó que la medida era jurídicamente defectuosa y políticamente peligrosa, en especial por la posibilidad
de represalia contra las minorías alemanas en el extranjero (un temor típicamente
nazi)242. Tampoco a Góring le gustaba el decreto, aunque había utilizado la idea de cas­
tigo para su supuesta multa después del asesinato del segundo nazi, vom Rath243.
A pesar de todas las objeciones, la correspondencia inicial sobre el impuesto sí produ­
jo algunos resultados. Uno de ellos fue la abolición, en 1938, de las exenciones fiscales
que afectaban a los niños judíos244. En palabras del decreto sobre impuestos de 1939, que
volvió a poner en vigor la disposición, los «niños» eran personas que no eran judías245.
La razón para especificar el status del niño más que el status del asalariado era garantizar
que el padre cristiano de un niño judío no obtuviera una deducción y que el padre judío
de un niño Mischling retuviera la exención. En resumen, esta medida tenía como obje­
tivo a los padres cuyos hijos estuviesen clasificados como judíos246.
La correspondencia inicial contenía también una justificación diferente de la punitiva
para el gravamen propuesto. Esta razón, mencionada por primera vez por Stuckart, persis­
tía en la mente de los burócratas mucho después de que la medida en sí se hubiese archi­
240 Staatssekretar Reinhardt (Ministerio de Finanzas) al Ministerio de Asuntos Exteriores, a la
atención del Amtsrat Hofrat Schimke; Ministerio de Economía, a la atención del Ministerialbürodirektor Reinecke; Ministerio de Propaganda, a la atención del Regierungsrat Braeckow; adjunto del
Führer (Hess), a la atención del Hauptdienstleiter Reinhardt, al Plenipotenciario del Plan Cuatrie­
nal (Goring), y al Staatssekretar Lammers (Cancillería del Reich), 9 de febrero de 1937, adjuntando
carta de Stuckart fechada el 18 de diciembre de 1936, NG-3939.
241 Memorando de Ziilow y Kühne (Ministerio de Finanzas/División III), 25 de abril de 1938,
NG-4030.
242 Carta de Reinhardt en la que se adjunta correspondencia de Stuckart, 9 de febrero de 1937,
NG-3939.
243 Memorando de Zülow y Kühne, 25 de abril de 1938, NG-4030.
244 Carta de Reinhardt, 9 de febrero de 1937, en la que se adjunta una carta del Prof. Dr. Hedding
(Ministerio de Finanzas) al Staatssekretar Stuckart, fechada el 17 de enero de 1937, NG-3939. Rein­
hardt al Ministerio de Asuntos Exteriores, 27 de noviembre de 1937, NG-3939. Ley Fiscal de 1938,
RGB11, 129, p. 135.
245 Decreto de 17 de febrero de 1939, RGB11, 284.
246 En 1938, los burócratas del Ministerio de Finanzas se entusiasmaron mucho con la idea de abo­
lir las exenciones fiscales. Entre las propuestas estaba la sugerencia de privar a los veteranos de guerra
judíos que estuviesen ciegos de la exención de pagar la tasa por disposición de perro de la que disfru­
taban los ciegos de guerra. Memorando de Zülow y Kühne, 25 de abril de 1938, NG-4030.

162

vado. Stuckart había argumentado que los judíos no realizaban aportaciones a las organi­
zaciones benéficas y de socorro mutuo nazis. En lugar de esas contribuciones, sostenía, los
judíos debían pagar un impuesto especial sobre la renta247. Esta práctica idea no se podía
desaprovechar. El 5 de agosto de 1940, la propuesta se tradujo en acción, no contra los
judíos sino contra los polacos, que entonces se estaban importando al Reich en cantidades
crecientes. El impuesto se denominó Sozialausgleichsabgabe («Impuesto de Igualación So­
cial»). Era un impuesto especial del 15 por 100 sobre la renta, con una desgravación de 39
Reichsmark al mes. La contribución se añadía al impuesto regular sobre la renta248. Una
vez decretada la medida contra los polacos, se extendió a aquellos para quienes original­
mente había sido planeada: los judíos. Esto se llevó a cabo mediante decreto de 24 de
diciembre de 1940, firmado por el Staatssekretar Reinhardt, del Ministerio de Finanzas249.

LAS MEDIDAS DE INANICIÓN

El recorte de los salarios y el aumento de los impuestos no pusieron fin a la estrangulación
económica de la comunidad judía. Después de todas las deducciones, los judíos seguían
teniendo algunos ingresos, que los burócratas consideraban un fardo de reivindicaciones
judías sobre los bienes y los servicios alemanes. Esto ya era en sí suficientemente malo. Pero
dado que los judíos sólo tenían unos cuantos marcos, tenían que reclamar con estos marcos
lo que más necesitaban: comida. Y la comida no era una simple mercancía. En Alemania, a
la comida se la llama «medios de vida» (Lebensrmttel). En la Primera Guerra Mundial, el ejér­
cito alemán había pasado hambre. En la Segunda Guerra Mundial se saquearon alimentos
de todas las áreas de la Europa ocupada para distribuirlos en Alem ania bajo un cuida­
doso sistema de racionamiento. Por lo tanto, no es sorprendente que la burocracia ale­
mana empezase a imponer restricciones a la distribución de artículos alimenticios entre
los compradores judíos. Los judíos no iban a obtener su porción.
El racionamiento era responsabilidad del Ministerio de Alimentación y Agricultura. Cada
tres o cuatro semanas, el Ministerio enviaba instrucciones de racionamiento a las oficinas
de alimentación regionales (Provinzialermhrungsamter en Prusia y iMndesernahrungsamter
en otras provincias). A escala regional, las oficinas de alimentación complementaban a
veces estas instrucciones de acuerdo con las existencias locales.
El suministro de alimentos se dividió en cuatro categorías: (1) alimentos no racio­
nados, (2) raciones básicas para los consumidores normales, (3) raciones suplemen­
247 Carta de Reinhardt, 9 de febrero de 1937, en la que se adjunta la propuesta de Stuckart, NG-3939.
248 RGB11, 1077.
249 RGB1 I, 1666. Respecto a los detalles de la aplicación, véase Ministerialrat Josef Oermann
(Ministerio de Finanzas), Die Sozialausgleichsabgabe, 2.a ed., Berlín, 1944.

163

tarias para trabajadores que realizaban tareas pesadas o turnos de noche, niños, muje­
res embarazadas y madres en periodo de lactancia, y personas enfermas e inválidas,
(4) asignaciones especiales de alimentos racionados cuando había reservas suficientes,
o de alimentos no racionados pero generalmente no disponibles, cuando los había.
(Estas variaban en diferentes épocas y de un lugar a otro.) El Ministerio de Agricultu­
ra procedió en sus restricciones a los compradores de alimentos judíos siguiendo el
característico modelo gradualista. Empezando por las asignaciones especiales, el Minis­
terio siguió por las raciones suplementarias, y finalmente recortó las raciones básicas y
los alimentos no racionados.
El 1 de diciembre de 1939, el ministro de A lim entación en funciones, Backe, dio
instrucciones a las oficinas de alimentación regionales para que privasen a los judíos
de las asignaciones especiales de alimentos para el periodo de racionamiento com­
prendido entre el 18 de diciembre de 1939 y el 14 de enero de 1940. Com o resultado,
los judíos recibirían menos carne, menos mantequilla, nada de cacao y nada de arroz. Los
cupones debían invalidarse antes de la emisión de las cartillas de racionamiento. En
caso de duda respecto a si el propietario de una cartilla era judío, podía consultarse a
la policía o a las oficinas del partido. Las instrucciones no debían publicarse en la pren­
sa250. Las instrucciones del siguiente periodo de racionamiento (15 de enero a 4 de
febrero de 1940) establecieron de nuevo el recorte de las raciones especiales, esta vez
en carne y legumbres251.
Las oficinas de alimentación regionales no aplicaban estas instrucciones uniformemen­
te. Bien por confusión o bien en un exceso de celo, recortaban las raciones suplementarias
de los niños, los trabajadores que desempeñaban trabajos pesados, los incapacitados, e
incluso las raciones básicas de los consumidores normales. El 11 de marzo de 1940, se les
recordó a estas oficinas que las raciones básicas y los suplementos para niños, y demás,
no debían tocarse. Las raciones especialmente asignadas, sin embargo, debían recortar­
se. De manera similar, los alimentos no racionados, que normalmente no estaban dis­
ponibles y que se distribuían sólo periódicamente mediante listas de clientes, debían
prohibirse a los judíos. En el periodo en cuestión, los artículos no racionados incluían
la carne de ave, el pescado procedente de pesca deportiva, y los productos ahumados.
La orden de aclaración enumeraba entonces, para orientar a las delegaciones de ali­
m entación regionales, las siguientes normas y recomendaciones de procedimiento.
Todas las cartillas de racionamiento correspondientes a judíos deberían marcarse con
una ]. Esa J podía invalidar los cupones de racionamiento especiales. Las cartillas de
racionamiento familiares sólo debían intercambiarse por cupones de viaje y restauran­
250 Backe a las delegaciones de alimentación regionales, 1 de diciembre de 1939, N I-13359.
2,1 Ministerio de Alimentación (firmado Narten) a las oficinas de alimentación regionales, 3 de
enero de 1940, NG-1651.

164

te en casos de absoluta necesidad; los judíos podían realizar sus cortos desplazamientos
sin comida. Finalmente, las oficinas de alimentación tenían competencia para señalar
unas horas de compra especiales para los judíos, asegurándose así de que no se «moles­
taba» a los compradores arios. En realidad, esta disposición garantizaba que los judíos
nunca tuviesen acceso a los artículos vendidos por orden de llegada de los comprado­
res252. Las horas de compra para los judíos se establecieron en Viena entre las 11 y la
una del mediodía y entre las cuatro y las cinco de la tarde, en Berlín sólo entre las cua­
tro y las cinco de la tarde, y en Praga entre las tres y las cinco de la tarde253.
A pesar de la orden de aclaración emitida el 11 de marzo de 1940, a escala regional
se siguieron cometiendo errores. Uno de ellos provocó un incidente bastante absurdo.
Berlín recibió un cargamento de verdadero café (es decir, Bohnenkaffee en lugar de
Ersatzkaffee) . La población tenía que registrarse para obtenerlo y, en ausencia de prohi­
biciones, 500 judíos se incluyeron en la lista de solicitantes. Cuando la oficina de ali­
mentación descubrió las solicitudes, eliminó a los judíos de las listas y les impuso mul­
tas por alterar el orden público. Un judío presentó una demanda ante un juzgado local
(Amtsgericht). La oficina de alimentación sostuvo que los judíos deberían haber sabi­
do que no tenían derecho a café, pero el juzgado anuló la disposición de la oficina argu­
mentando que una multa no podía basarse en una «interpretación artificial de la ley
[gekünstelten Auslegung des Gesetzes]». Cuando un nuevo ministro de Justicia, Thierack,
asumió el cargo en 1942, analizó el caso en la primera de sus famosas «instrucciones a
los jueces [Richterbriefe]». He aquí lo que les dijo:
La sentencia del Amtsgericht casi pone en evidencia [Blossteüung] deliberadamente, en
forma y contenido, a un organismo administrativo alemán frente a un judío. El juez debe­
ría haberse planteado con qué satisfacción recibiría el judío la sentencia de este tribunal,
que le certificaba a él y a sus 500 cam aradas de raza en un argumento de 20 páginas su
derecho y victoria sobre una organismo alemán, por no hablar de la reacción del instinto
sensato del pueblo [gesundes Volksempfinden] a ese impertinente y presuntuoso com por­
tam iento de los judíos254.

Los judíos que «ganaron» el juicio, por cierto, fueron inmediatamente deportados a
un campo de concentración255. Se acabó el café para ellos.
En 1941, decidido a cubrir todos los vacíos legales, el Ministerio de Agricultura
tomó medidas contra el envío de paquetes desde países extranjeros. Estos paquetes
252 Narten a las oficinas de alimentación regionales, 11 de marzo de 1940, N I-14581.
253 Boris S h u b (Institute of Jewish Affairs), Scawation over Europe, Nueva York, 1943, p. 61.
254 Richterbrief núm. 1 (firmado Thierack), 1 de octubre de 1942, NG-295.
255 Dr. Hugo Nothmann (superviviente judío), en Hans L a m m , «Uber die Entwicklung des
Deutschen Judentums im Dritten Reich», Erlangen, 1951, mimeografiado, página 312.

165

complementaban la dieta de aquellos judíos suficientemente afortunados como para
tener amigos y familiares en países neutrales. Pero el Ministerio no podía soportar la
idea de que los judíos recibiesen comida dos veces, de sus parientes y de ciudadanos alemanes. En consecuencia, el Ministerio de Alimentación solicitó al servicio aduanero
del Ministerio de Finanzas que enviase a las oficinas de alimentación informes semanales sobre paquetes de los que se supiese o se sospechase que iban destinados a judíos.
A continuación, los contenidos se sustraían de las raciones de comida256.
Gradualmente, las instrucciones del Ministerio dirigidas a las oficinas de alimenta­
ción se fueron volviendo más estrictas. Artículo tras artículo, se fueron reduciendo o
suprimiendo por completo. El 26 de junio de 1942, el Ministerio de Alimentación y
Agricultura invitó a los representantes de la Cancillería del Partido, de la Cancillería
del Reich, de la Oficina del Plan Cuatrienal y del Ministerio de Propaganda a reunirse
para revisar definitivamente la cuestión del suministro de alimentos a los judíos257.
A juzgar por el resumen oficial258, la conferencia fue notablemente tranquila. Todas
las propuestas se adoptaron por unanimidad. A los asistentes se les informó de que, de
acuerdo con las instrucciones del Ministerio de Alimentación, los judíos ya no recibirían
pasteles. Además, una serie de oficinas de alimentación habían prohibido ya la distri­
bución de pan blanco y panecillos. Todos los presentes se mostraron de acuerdo en que
sería «apropiado» enviar instrucciones a todas las oficinas de alimentación para que reti­
rasen el pan blanco y los panecillos a los judíos. A continuación, los reunidos supieron
que el Ministerio ya había dado instrucciones a las oficinas de alimentación para que no
distribuyesen cartillas de huevos a los judíos. Los representantes que acudieron a la reu­
nión pensaron que sería «justificable» (vertretbar) excluir a los judíos de la compra de
cualquier tipo de carne.
En tercer lugar, los burócratas decidieron unánimemente que sería «correcto» (richtig)
levantar la igualdad de trato de la que todavía disfrutaban los niños judíos. (Hasta ese
momento, habían recibido las mismas cantidades suplementarias de pan, carne y mante­
quilla asignadas a los niños alemanes.) En consecuencia, se decidió recortar estas racio­
nes suplementarias. Eso habría dado a los niños judíos las raciones de los consumidores
alemanes adultos. Sin embargo, dado que esto seguía siendo demasiado, los burócratas
acordaron dar a los niños judíos el nivel de raciones concedido a los adultos judíos. En
consecuencia, si los adultos judíos perdían sus cartillas de carne, también los niños. Dado

256 Ministerio de Finanzas (firmado Seidel) a los Oberfinanzprasidenten, 20 abril de 1941, NG-1292.
257 Ministerio de Alimentación y Agricultura (firmado Moritz) al Ministerialdirektor Klopfer
(Cancillería del Partido), al Reichskabinettsrat Willuhn (Cancillería del Reich), al Ministerialdirektor
Gramsch (Oficina del Plan Cuatrienal) y al Ministerialdirektor Bemdt (Ministerio de Propaganda), 26
de junio de 1942, NG-1890.
258 Resumen de la conferencia, fechado el 1 de julio de 1942, NG-1890.

166

que los niños habían disfrutado de igualdad también en la distribución de leche, se con­
sideró adecuado cambiar también la ración de leche. A partir de ese momento, los
niños judíos no recibirían leche entera, sino desnatada. Los niños arios menores de tres
años tenían derecho a aproximadamente tres cuartos de litro de leche al día, aquéllos
de entre tres y seis años a aproximadamente medio litro y los situados entre los seis y
los catorce años a aproximadamente un cuarto de litro de leche entera. Los niños ju­
díos sólo recibirían leche hasta el día en que cumpliesen los seis años, y la cantidad
máxima concedida incluso al niño más pequeño no debía ser superior a poco más de
medio litro de leche desnatada.
A continuación, los burócratas estudiaron las raciones de las mujeres embarazadas,
las madres lactantes, y las personas enfermas. El representante del Ministerio de A gri­
cultura señaló que de las madres judías ya se habían ocupado en una directiva emitida
en abril de 1942, y que el Staatssekretár de Salud del Ministerio del Interior (Dr. Conti)
había dado instrucciones a los médicos de que a los pacientes e inválidos judíos no les
recetasen raciones complementarias de ningún tipo. Se acordó que la orden de Conti
se reforzase mediante una directiva a las oficinas de alimentación.
Finalmente, los reunidos consideraron que sería «correcto» suprimir las raciones com­
plementarias para los trabajadores con jom adas laborales muy largas, los trabajadores
nocturnos y los trabajadores encargados de tareas muy pesadas. H asta ese momento, a los
judíos se les habían garantizado esas raciones complementarias por razones de eficacia,
pero, sólo en los últimos tiempos, la experiencia había demostrado de nuevo que el tra­
bajo realizado por los judíos no era en ningún sentido tan valioso como el realizado por
los alemanes. La distribución de raciones complementarias a los trabajadores judíos había
provocado mal humor entre grandes secciones de los trabajadores alemanes. N o obstan­
te, quizá fuese necesario dar a los judíos expuestos a sustancias tóxicas medio litro de
leche desnatada al día. Esta excepción afectaría especialmente a los trabajadores judíos
de centrales eléctricas (sólo en Berlín, aproximadamente 6.000). En relación con esto, a
los reunidos se les recordó que ya hacía cierto tiempo que Berlín había eliminado las
raciones complementarias para los trabajadores judíos.
A l finalizar la conferencia, se señaló que el Staatssekretár de Sanidad, Dr. Conti, no
estaba representado y que, como resultado, ninguno de los presentes podía juzgar «exper­
tamente» si los recortes de raciones propuestos iban o no «demasiado lejos» en el debili­
tamiento físico de los judíos, fomentando así epidemias y amenazando también a la pobla­
ción aria. En consecuencia, se decidió pedir la opinión del Staatssekretár Conti antes de
poner en vigor los recortes de raciones. En segundo lugar, se señaló que el plenipotencia­
rio de trabajo, Sauckel, tampoco estaba representado y, por lo tanto, se decidió solicitar
también su opinión, esta vez desde el punto de vista de la eficacia en el trabajo.
Parece que ni el Staatssekretár Dr. Conti ni el plenipotenciario de trabajo Sauckel
plantearon objeciones especiales, porque las instrucciones dadas a las oficinas de ali­

167

mentación regionales, fechadas el 18 de septiembre de 1942259, no moderaban las drás­
ticas decisiones tomadas en la reunión del 29 de junio. En un aspecto, las regulaciones
del 18 de septiembre fueron incluso más lejos. Se incluyó una nueva restricción en la
cuestión de los paquetes de alimentos, algo que había preocupado mucho al Ministerio.
H asta ese momento, los paquetes de alimentos dirigidos a los judíos se habían abierto
para cargar los contenidos a las raciones del destinatario. Ahora, había tantos artículos
prohibidos que el servicio aduanero debía trasladar cualquier paquete que contuviera
productos de contrabando, como café o quizá un salchichón, a las delegaciones de ali­
m entación para que éstas los distribuyesen entre los hospitales u otros grandes consu­
midores alemanes260.
D ado que 1942 fue el año de las deportaciones en m asa, cada vez menos judíos habi­
taban dentro de las fronteras del Reich. En 1943, el problema del racionamiento esta­
ba tan simplificado que en Viena el Consejo judío daba una única comida al día en su
sede de Klein Pfarrgase 8. La comida estaba disponible hasta la una de la tarde. Los
judíos que desempeñaban trabajos forzosos podían acudir a comer hasta las 7 de la
tarde261. Y de esa manera, de unos cuantos plumazos, la burocracia había reducido a
una comunidad en otro tiempo próspera, con una experiencia acumulada e inversiones
extensas, a una banda de famélicos trabajadores forzados que suplicaban su magra
comida al final del día.

259 Instrucciones del Staatssekretar Riecke, 18 de septiembre de 1942, NG-452.
260 En el Protektorat de Bohemia y Moravia, el ministro del Territorio y de Silvicultura del
gobierno «autónomo» checo siguió pronto el ejemplo. En dos órdenes consecutivas se prohibió a los
judíos la compra de todo tipo de carnes, de huevos, pan blanco y panecillos, leche (excepto un cuar­
to de litro para los niños menores de seis años), todo tipo de frutas y verduras (ya fuesen frescas, secas
o enlatadas), frutos secos, vinos, zumos, almíbares, mermeladas, confituras, quesos, caramelos, pes­
cado y aves en cualquier estado de preparación. Orden circular del Ministerio del Territorio del Pro­
tektorat (firmada por Oberembt), 1 de diciembre de 1942, Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 15 de
febrero de 1943, pp. 14-15. Pronunciamiento del Ministerio del Territorio del Protektorat (firmado
Hruby), 1 de diciembre de 1942, Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de febrero de 1943, p. 10.
261 Jüdisches Nachrichtenblatt, Viena, 17 de mayo de 1943.

168

VI

La concentración

EL ÁREA DEL REICH-PROTEKTORAT
El tercer paso del proceso de destrucción fue la concentración de la comunidad
judía. En Alem ania, la concentración comprendió dos procesos: el hacinamiento de los
judíos en grandes ciudades, y su separación de la población alemana. El proceso de
urbanización fue consecuencia de las medidas económicas antijudías analizadas en el
capítulo anterior. El proceso de «guetización» se planeó deliberadamente, medida a
medida.
Incluso antes de que los nazis llegaran al poder, la comunidad judía de A lem ania
ya estaba altam ente urbanizada, pero después de 1933 se produjo un mayor hacinamiento en las ciudades. Familias judías aisladas se trasladaron de las aldeas a las pobla­
ciones de mayor tamaño. Y desde allí la m area continuó hacia Berlín, Viena, Franc­
fort, y otros grandes centros de población1. Considerando conjuntamente el área del
Antiguo Reich y Austria, el porcentaje de judíos residentes en ciudades de más de
100.000 habitantes ascendió del 74,2 por 100 en 1933 al 82,3 por 100 en 19392. El
censo realizado el 17 de mayo de 1939 reveló que la población judía ascendía a
330.892 habitantes. M ás de dos tercios de ellos vivían en diez ciudades, agrupados
como sigue3:

1 Georg Flatow, «Zur Lage der luden in den Kleinstadten», Jüdische Wohlfahrtsbflege und Sozialpolitik, 1934, pp. 237-245.
2 «Die Juden und jüdischen Mischlinge», Wirtschaft und Statistik, vol. 20, p. 86.
3 Ibid.

169

Viena
Berlín
Fráncfort
Wrocíaw
Hamburgo
Colonia
Munich
Leipzig
Manheim
Nuremberg

91.480
82.788
14.461
11.172
10.131
8.539
5.050
4.477
3.024
2.688
233.810

Más de la mitad de los judíos residía en Viena y Berlín.
Repitámoslo: los alemanes no planearon este movimiento. La emigración se produ­
jo principalmente por el gradual empobrecimiento de la población judía, lo cual provo­
có una creciente dependencia intrajudía, especialmente la dependencia de los judíos
pobres respecto a las organizaciones benéficas propias. A l menos un alcalde, el Ober­
bürgermeister de Fráncfort, preguntó a su jefe de policía si de alguna manera se podía
frenar el flujo de judíos del campo a su ciudad. El jefe de policía respondió que «des­
afortunadamente» no disponía de medios legales para hacerlo4.
A diferencia del movimiento incontrolado de los judíos hacia las ciudades, la reclu­
sión de la comunidad judía en guetos (es decir, su aislamiento de la población alemana
circundante) fue dirigida, paso a paso, por la burocracia. Guetización no significa que en
las ciudades del Reich y del Protektorat de Bohemia-Moravia se estableciesen distritos
judíos, con muros incluidos. Tales distritos se establecieron posteriormente más hacia el
este, en Polonia y Rusia; pero la comunidad judía de Alemania fue sometida a condicio­
nes que poseían muchos atributos del gueto. Estas características se reflejan en los cinco
pasos del proceso de guetización: (1) la ruptura de los contactos sociales entre judíos y
alemanes, (2) las restricciones de vivienda, (3) los controles de movimientos, (4) las
medidas de identificación y (5) la institución de la maquinaria administrativa judía.
La ruptura de los contactos sociales fue el primer paso hacia el aislamiento judío. En
un país donde los miembros de un grupo minoritario mantienen estrechas relaciones
personales con el grupo dominante, las medidas drásticas de segregación no pueden
tener éxito mientras dichas relaciones no se disuelvan, y mientras no se establezca cier­
ta distancia entre ambos grupos. La disolución de las relaciones sociales comenzó con

4 Polizeiprasident, Frankfurt am Main, al Oberbürgermeister Staatsrat Dr. Krebs, 8 de junio de
1936, G-113.

170

el despido de los judíos de los cargos públicos y de la industria, y con la arianización o
liquidación de los establecimientos empresariales judíos. Estas medidas, sin embargo,
fueron principalmente económicas. Sus consecuencias sociales fueron incidentales.
Se tomaron también medidas calculadas contra las relaciones entre alemanes y judíos.
Estos decretos se dividieron en dos categorías, una basada en el supuesto de que los ale­
manes eran demasiado amistosos con los judíos y que, por lo tanto, tales expresiones de
amistad debían prohibirse en interés de la pureza alemana y los ideales nacionalsocialistas;
y la otra basada en la premisa opuesta, que los alemanes se mostraban tan hostiles a los
judíos que la segregación era necesaria para mantener el orden público. La clara contra­
dicción de este razonamiento tiene una explicación sencilla. En el primer caso, se incluían
medidas que, para su eficacia administrativa, debían aplicarse contra los alemanes,
mientras que en el segundo tipo de ordenanzas el objetivo de la separación podía con­
seguirse aplicando las restricciones solamente a los judíos.
El primer decreto contra la mezcla fue la Ley para la Protección de la Sangre y el
Honor de los Alem anes5. En una de sus disposiciones, se prohibía emplear en las casas
judías a mujeres alemanas menores de cuarenta y cinco años. En 1935, no se había aca­
bado la era del servicio doméstico de mujeres internas, y la partida obligatoria de miles
de mujeres alemanas de los hogares judíos de clase media produjo una inundación de
solicitudes para reemplazarlas entre las filas de las judías pobres6. La estipulación sobre
las tareas domésticas se instituyó por analogía en hoteles y casas de huéspedes de cen­
tros de reposo. Siempre que hubiese mujeres alemanas empleadas allí, debía prohibirse
la entrada a huéspedes judíos7.
Efectos más complicados tendría la prohibición de los matrimonios y las relaciones
extramaritales entre judíos y ciudadanos de sangre alemana o afín, establecida en la Ley
de Protección de la Sangre y el Honor. Estas ramificaciones se hicieron manifiestas en
las interpretaciones y en la aplicación de la ley. Si se contraía un matrimonio mixto des­
pués de la entrada en vigor de la ley, se consideraba nulo de pleno derecho, y las partes
5 Firmada por Hitler, Frick, Gürtner y Hess, con fecha de 15 de septiembre de 1935, RGB1 I,
1146.
6 Durante 1936, sólo en Berlín, 3.861 judías fueron enviadas a hogares judíos. S. A dler -R u d el ,
Jüdische Selbsthilfe unter dem Naziregime, 1993-1939, Tubinga, 1974, p. 131. Buena parte de este tra­
bajo era probablemente a tiempo parcial.
7 Pfundtner (Ministerio del Interior) a las delegaciones territoriales del Ministerio, 24 de julio de
1937, T 175, Rollo 409. En 1938, la Cancillería del Partido propuso una enmienda de la ley con miras
a ampliar la prohibición a recepcionistas, modelos, etc. El Ministerio del Interior replicó que ya esta­
ba abrumado con la legislación antijudía y que la propuesta no era suficientemente importante como
para merecer la redacción necesaria. Pfundtner a Hess, 25 de mayo de 1938, NG-347. En noviembre
de ese año, la propuesta del partido se había quedado obsoleta. Hering al Ministerio de Justicia, 12
de diciembre de 1938, NG-347.

171

de dicho matrimonio eran asimismo inmediatamente culpables de mantener relaciones
extramaritales. De acuerdo con las disposiciones penales, tanto el hombre como la mujer podían ser condenados a sentencias de cárcel por formar parte de un matrimonio
mixto, pero sólo el hombre (ya fuese judío o alemán) podía ser enviado a la cárcel por
mantener relaciones extramaritales. Fue deseo de Hitler que la mujer (judía o alemana)
fuese inmune al enjuiciamiento.
La razón de la insistencia de Hitler en esta exención se desconoce. Puede haberse
debido a un sentimiento de caballería o, más probablemente, a la creencia de que las mu­
jeres (incluso las alemanas) eran individuos muy débiles, sin voluntad propia. En cual­
quier caso, ni el sistema judicial ni la Policía de Seguridad estaban satisfechos con la exen­
ción. En consecuencia, en una reunión judicial, se decidió considerar el deseo de Hitler
sólo en el sentido literal. Ninguna mujer alemana sería castigada por mantener relaciones
con un judío (o por Rassenschande [«corrupción racial»] según se denominó finalmente el
delito), pero si la cazaban contando una mentira durante la vista contra el hombre, podría
ser enviada a la cárcel por perjurio8. El Gruppenführer Heydrich, de la Policía de Seguri­
dad, decidió por su parte que una mujer judía no podía quedar libre si su compañero ale­
mán era encarcelado. Tal disposición iba contra sus principios, con o sin orden de Hitler.
En consecuencia, emitió instrucciones secretas a sus secciones de Policía Estatal y Policía
Penal para que al encarcelamiento legítimo de un hombre alemán por Rassenschande le
siguiera la inmediata detención de su compañera judía, a quien se debía hacer desapare­
cer en un campo de concentración9.
En relación con los Mischlinge, se propusieron otras modificaciones de tendencia
más severa. ¿Cuál era exactam ente el status de los Mischlinge bajo la Ley para la Pro­
tección de la Sangre y el Honor de los Alemanes? La ley, obviamente, sólo menciona­
ba a judíos y alemanes. Para los creadores de esta «tercera raza» era evidente que los
Mischlinge, en cuanto personas que no eran judías ni ciudadanos de «sangre alemana
o afín», constituían de hecho un puente entre las comunidades judía y alemana. Sin legis­
lación adicional concurrente, un Mischling habría estado en posición de casarse o man­
tener relaciones extramatrimoniales con cualquiera. La perspectiva de que se produjese
dicha situación era suficientemente incómoda como para requerir cierta acción. Por con­
siguiente, en lo que a los matrimonios se refiere, se pusieron en vigor inmediatamente
varias prohibiciones. (Las normas se enumeran en el cuadro 6.1. Para comprender la
regulación de los matrimionios de Mischlinge, quizá sea útil recordar que un Mischling
de primer grado era una persona con dos abuelos judíos, que no pertenecía a la religión
judía, y que no estaba casada con un judío en la fecha límite del 15 de septiembre de 1935.
U n Mischling de segundo grado tenía sólo un abuelo judío).
8 Resumen de la conferencia judicial, 1 de febrero de 1939, NG-629.
9 Heydrich a las oficinas de la Gestapo y de la Kripo, 12 de junio de 1937, NG-326.

172

Estos impedimentos legislativos tendían a aislar al Mischling de primer grado. Excepto
con permiso oficial, a tal individuo no se le permitía casarse con nadie que no fuese otro
Mishling de primer grado o judío. La elección de un compañero judío daba lugar a la extin­
ción del status de Mischling y a una reclasificación automática como miembro de la comu­
nidad judía. Además, en octubre de 1941, se había establecido la política de no conceder­
les permiso para casarse con un alemán10. Mientras tanto, sin embargo, a los Mischlinge
de primer grado no se les ponían trabas en sus relaciones extramatrimoniales. N o podían
cometer Rassenschande, independientemente de que eligiesen un compañero judío o
alemán11. N o hace falta decir que hubo intentos de eliminar este vacío. En 1941, el pro­
pio Hitler solicitó una enmienda de la Ley de la Sangre y el Honor que habría prohibi­
do las relaciones extramatrimoniales de un Mischling de primer grado con un alemán12.
Pero, tras una conferencia y mucha discusión, el asunto se dejó a un lado con el con­
sentimiento de Hitler13. Aparentemente, la burocracia no confiaba en poder aplicar tal
prohibición. Lo que quedaba era un procedimiento extralegal. En palabras de una circu­
lar confidencial de las SS : en el caso de que Mischlinge de primer grado mantuviesen
relaciones íntimas con alemanes, serían «sometidos a medidas de Policía Estatal»14.
Se puede plantear ahora una cuestión acerca de la eficacia general de la Ley de la
Sangre y el Honor para interrumpir o disuadir los contactos íntimos extramatrimonia­
les entre judíos plenos y alemanes. U na indicación de lo que tal vez haya sucedido en
estas situaciones es que todavía en 1942 al menos 62 judíos fueron condenados por
Rassenschande en el Antiguo Reich. Esta cifra se puede comparar con las 57 condenas
por fraude en el pasaporte y las 56 por transgresiones m onetarias15. ¿Por qué, entonces,
10 SS Standortkommandantur/VII, Praga, Vertrauliche Informationen, núm 14,6 de octubre de 1941,
Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 48.004 (Instituto Histórico Mili­
tar, Praga), Rollo 6.
11 Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 25 de abril de 1941, pp. 22-2412 Pfundtner al adjunto del Führer, al Ministerio de Justicia y a la Policía de Seguridad, 7 de mayo
de 1941, NG-1066.
13 Resumen de la conferencia sobre los Mischlinge, 13 de mayo de 1941, NG-1066. Lammers al
Ministerio del Interior, 25 de septiembre de 1941, NG-1066.
14 SS Standortkommandantur/VII, Praga, Vertrauliche Informationen, núm. 14, 6 de octubre de
1941, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 48.004 (Instituto Histó­
rico Militar de Praga), Rollo 6. Véanse también las instrucciones del Regierungsrat Mussgay (Staatspolizeileitstelle de Stuttgart) a los Landrate y comisarías de su área, 21 de julio de 1942, para adver­
tir a los Mischlinge de primer grado de que abandonasen sus relaciones con mujeres alemanas, en
Paul Sauer (ed.), Dokumente zur Verfolgung der jüdischen Bürger in Württemberg-Baden, Stuttgart,
1966, 2a parte, pp. 377-378.
15 Ministerio de Justicia (firmado Grau) al Prásident del Reichsgericht, Pras. Volksgerichtshof, al
Oberlandesgerichtsprasidenten del Reichsgeright y del Volksgerichtshof, y al Generalstaatsanwálte, 4
de abril de 1944, NG-787.

173

esta necesidad continuada de asociaciones entre judíos y alemanes? La Ley de la Sangre
y el Honor sorprendió a muchas parejas mixtas, que tenían intención de casarse, antes
de que tuviesen oportunidad de cumplir sus planes. Esas parejas tenían tres opciones.
Separarse, lo cual era el objetivo del decreto. Alternativamente, emigrar. Y, en tercer
lugar, «vivir en pecado».
Cuadro 6.1. Regulación de los matrimonios de Mischlinge
MATRIMONIOS PERMITIDOS
Alemán — Alemán
Mischling de segundo grado — Alemán
Mischling de primer grado — Mischling de primer grado
Mischling de primer grado — Judío
Judío — Judío
PROHIBIDOS EXCEPTO CON CONSENTIMIENTO ESPECIAL
Mischling de primer grado — Alemán
Mischling de primer grado — Mischling de segundo grado
PROHIBIDOS
Alemán — Judío
Mischling de segundo grado — Judío
Mischling de segundo grado — Mischling de segundo grado
Nota: Primera Ordenanza para la Aplicación de la Ley de la Sangre y el Honor (firmada por Hitler, Frick,
Hess y Gürtner), 14 de noviembre de 1935, RGB11, 1334- Wilhelm Stuckart y Rolf Schiedermair, Rassenund Erbpflege in der Gesetzgebung des Reiches, 5.a edic., Leipzig, 1944, pp. 46-48. Die Judenfrage (Vertrauliche
Beilage), 25 de abril de 1941, pp. 22-24.

La alternativa de la emigración, por cierto, se consideraba delito. Hay al menos un
caso de un alemán que se convirtió al judaismo en 1932 para poder casarse con una
judía, y que posteriormente emigró a Checoslovaquia, donde contrajeron matrimonio.
Después de la ocupación, lo capturaron en Checoslovaquia y lo acusaron de Rassenschande. El acusado replicó que era judío, pero el tribunal rechazó este argumento. Tam­
bién alegó el principio jurídico general de que una ley sólo somete a las personas a sus
disposiciones dentro de la jurisdicción territorial. La letra de la ley no contenía indica­
ción alguna de que ésta fuese aplicable a los ciudadanos alemanes residentes en el
extranjero. Pero el tribunal sentenció que el acusado había incumplido la ley al aban­
donar el país con el propósito de hacer algo contrario a lo estipulado en ella. Su emi­
gración formaba parte de la ofensa total. En consecuencia, había transgredido la ley
cuando todavía se encontraba dentro de las fronteras alem anas16.
16
Sentencia del Reichsgericht, 5 de diciembre de 1940, Deutsche Justiz, 1941, p. 225. También,
Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 10 de marzo de 1941, pp. 15-16.

174

U na causa, por lo tanto, del número relativamente elevado de condenas era que las
parejas mixtas no estaban dispuestas a separarse por una prohibición absoluta de matri­
monio. Había, sin embargo, otra razón por la que las estadísticas eran un tanto eleva­
das. Los tribunales siempre trataban los casos de Rassenschande con severidad. N o
había circunstancias atenuantes, y no había necesidad de presentar pruebas elaboradas.
La carga de la prueba recaía siempre en la defensa. U n acusado no podía afirmar, por
ejemplo, que desconocía la situación de su compañera; de hecho, el Reichsgericht sos­
tenía que cualquier alemán que desease mantener relaciones extramaritales con cualquier mujer tenía el deber legal de inspeccionar los papeles (Ariemach'weis) de ésta para
asegurarse de que no era legalmente judía. Tenía que ser especialmente cuidadoso con
las mujeres medio judías, que podrían bien ser judías (relación prohibida) o Mischlinge
de primer grado (relación permitida), dependiendo de las complejas cuestiones jurídi­
cas relacionadas con la filiación religiosa17. El acusado estaba también indefenso con­
tra la afirmación de alegaciones no probadas. N i que decir tiene que la relación extramarital no es fácil de probar, pero en los tribunales alemanes los más mínimos indicios
de que existiese una relación de amistad podían bastar para establecer una firme pre­
sunción. El ejemplo más flagrante de tal caso, «que levantó una enorme polvareda en
el sistema judicial»18, fue la acusación contra Lehmann Katzenberger, jefe de la com u­
nidad judía de Nuremberg.
Los hechos de esta causa fueron los siguientes: en 1932, Katzenberger era propieta­
rio de un establecimiento de venta de calzado al por mayor en Nuremberg. Era enton­
ces un hombre próspero, de cincuenta y nueve años, con hijos ya adultos. Ese año, una
joven alem ana soltera, de veintidós años, llegó a Nuremberg para regentar una tienda
de fotografía en el edificio de Katzenberger. El padre de la muchacha le pidió a éste que
la cuidase. En el transcurso de los años, Katzenberger ayudó a la joven cuando tenía
problemas, prestándole ocasionalmente dinero y haciéndole pequeños regalos. Esta
amistad continuó una vez casada la m uchacha, y después de que estallase la guerra. Un
día, la mujer, la señora Irene Seiler, fue citada por la Oficina de Distrito del Partido
(Kreisleitung) donde le advirtieron que debía interrumpir la relación. Ella prometió
hacerlo, pero poco después Katzenberger fue detenido, para ser juzgado por Rassens­
chande en la sala de lo penal de un tribunal ordinario. Katzenberger se acercaba a los
setenta años; la señora Seiler tenía más de treinta.
El fiscal encargado de la causa, Hermann Markl, lo consideró un asunto puramen­
te dé trámite. Esperaba una sentencia «moderada». (A tenor de la Ley de la Sangre y el
Honor, un hombre convicto de Rassenschande podía ser sentenciado a cualquier perio­
17 Sentencia del Reichsgericht, 26 de noviembre de 1942, Deutsches Recht, 1943, p. 404. El tema
se trata también en Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 15 de abril de 1943, p. 31.
18 Declaración jurada del Dr. Georg Engert (fiscal, Nuremberg), 18 de enero de 1947, NG-649.

175

do de prisión.) Sin embargo, el juez que presidía el tribunal especial local (Sondergericht,
con jurisdicción en los casos políticos) oyó hablar de la vista e inmediatamente se inte­
resó por la misma. Según el fiscal Markl, este juez, el Landgerichtsdirektor Dr. Rothaug,
tenía una disposición «colérica». Era un fanático obstinado y estricto que inspiraba
temor incluso a sus fiscales. Cuando la causa de Katzenberger llamó su atención, orde­
nó que el procedimiento se trasladase a su tribunal. En palabras de otro fiscal, el Dr.
Georg Engert, el juez Rothaug «reclamó» la causa para su tribunal porque estaba deter­
minado a no perder la oportunidad de condenar al judío a muerte.
El procedimiento del tribunal especial de Rothaug resultó ser un juicio espectáculo.
Acosó a los testigos. Cuando el abogado defensor demostraba que los testimonios eran
falsos, su alegación era desestimada con el fallo de que el testigo simplemente había
cometido un error. Rothaug interrumpía frecuentemente con comentarios insultantes
sobre los judíos. Cuando Katzenberger quería hablar, el juez lo cortaba. En su alegación
final, Katzenberger intentó reiterar su inocencia y reprochó a Rothaug el hecho de in­
sistir sobre el tema de los judíos y olvidar que él, Katzenberger, era un ser humano. A con­
tinuación, nombró a Federico el Grande. Rothaug lo interrumpió inmediatamente para
oponerse a que el nombre del gran rey prusiano fuera «m ancillado», especialmente por
un judío.
El 13 de marzo de 1942, el Landgerichtsdirektor Dr. Rothaug, al que se unieron los
Langerichsráte Dr. Ferber y el Dr. Hoffmann, emitió sentencia. Resumió las «pruebas»
como sigue:
Se dice, por lo tanto, que ambos se habían aproximado sexualm ente (geschlechtliche
Annáherungen) de diversas m aneras, incluida la relación sexual plena. Se alega que se
han besado, a veces en la vivienda de la señora Seiler, y otras en el negocio de Katzenberger. Se alega que Seiler se ha sentado en el regazo de Katzenberger y se dice que éste,
con intención de recibir satisfacción sexual, le ha acariciado el muslo por encim a [no por
debajo] de la ropa. En tales ocasiones, se alega que Katzenberger ha acercado a Seiler
hacia sí y ha reposado la cabeza sobre el pecho de ésta.

Seiler admitió haber besado a Katzenberger, pero en broma. Rothaug rechazó ese
motivo señalando que ella había aceptado dinero de Katzenberger. Era, por lo tanto,
«accesible» (zuganglich) . A l pronunciar la sentencia, Rothaug condenó a muerte a Kat­
zenberger y a la señora Seiler a prisión por perjurio19.
19
Esta narración se basa en los siguientes materiales: declaración jurada del Oberstaatsanwalt
(fiscal) Dr. Georg Engert, 18 de enero de 1947, NG-649. Declaración jurada del Staatsanwalt Her­
mann Markl, 23 de enero de 1947, NG-681. Declaración jurada de Irene Seiler, 14 de marzo de 1947,
NG-1012. Paul Ladiges (cuñado de la señora Seiler) al «JustizministeriumNürnberg» (Tribunal Mili­

176

Tras la publicación de la sentencia, se produjo otro incidente sobre el caso. Aunque
era marzo de 1942 y en Rusia se estaba preparando la gran ofensiva de primavera, el
comandante de las fuerzas armadas alemanas y Führer del Reich alemán, A dolf Hitler,
había oído hablar de la sentencia y protestó por el hecho de que no se hubiese tenido
en cuenta su orden en contra de la condena de la mujer. Ninguna mujer, afirmó Hitler,
podía ser sentenciada por Rassenschande. Enseguida se le informó de que la señora Seiler
no había sido encarcelada por Rassenschande, sino por mentir bajo juramento. Esta explicación ablandó a Hitler20.
En junio, Katzenberger fue ejecutado, pero poco después, la Sra. Seiler, que había
cumplido seis meses de cárcel, fue liberada21.
El caso Katzenberger fue sintomático del intento de romper las relaciones de amistad entre judíos y alemanes. Debemos tener en cuenta que Lehmann Katzenberger era
presidente de la comunidad judía de Nuremberg (la décima más grande del Reich), que
antes de que Rothaug tuviese la oportunidad de juzgar la causa, Katzenberger había
sido acusado ante un tribunal ordinario, y antes de que fuese acusado, la señora Seiler
había recibido advertencias del partido para que pusiera fin a su amistad con el líder
judío. El caso Katzenberger no carece, por lo tanto, de importancia administrativa;
formó parte de un intento de aislar a la comunidad judía. La confirmación de este
hecho la encontramos en una orden emitida por los cuarteles generales de la Policía de
Seguridad (Reichsicherheitshauptamt) el 24 de octubre de 1941, a todas las oficinas de la
Gestapo:
En los últimos tiempos se ha sabido repetidam ente que, ahora com o antes, hay arios
que m antienen relaciones de am istad con judíos y se m uestran conspicuam ente en públi­
co con ellos. En vista de que estos arios todavía no parecen comprender los principios
básicos elementales del nacionalsocialism o, y dado que su com portam iento debe consi­
derarse com o una falta de respeto a las m edidas del Estado, en tales casos la parte aria
deberá ser puesta tem poralmente en custodia preventiva a efectos educativos, y en los
casos graves deberán ser trasladados a un cam po de concentración, nivel I, por un perio­
do m áxim o de tres meses. La parte judía debe en cualquier caso ser puesta en custodia
preventiva hasta nuevo aviso, y enviada a un cam po de concentración22.

tar estadounidense en Nuremberg), 23 de noviembre de 1946, NG-520. Sentencia del tribunal espe­
cial de Nürnberg-Fürth en la causa contra Lehmann Katzenberger e Irene Seiler, firmado por Rot­
haug, Ferber y Hoffmann, el 13 de marzo de 1942, NG-154.
20 Lammers al SS-Gruppenführer Schaub (ayudante del Führer), 28 de marzo de 1942, NG-5170.
21 Carta de Ladiges, 23 de noviembre de 1946, NG-520.
22 Circular de la Oficina de la Policía Estatal de Nürnberg-Fürth (firmada por el Dr. Grafenberger),
en la que se adjunta la orden de Berlín, 3 de noviembre de 1941, L-152.

177

N i que decir tiene que las actuaciones de la Policía de Seguridad eran completa­
m ente extrajudiciales. N o implicaban la confrontación ante un tribunal, ya fuese
ordinario o extraordinario. La orden estaba diseñada para suprimir relaciones que no
siempre podían calificarse de Rassenschande (a saber, relaciones am istosas entre ju­
díos y alemanes, particularm ente la amistad manifiesta y abierta m ostrada por la con­
versación en la calle o las visitas dom ésticas). Había, quizá, cierto temor a que la tole­
rancia de dicha am istad pudiese animar a algunos alemanes a ofrecer a los judíos
refugio contra las redadas de deportación. Pero ese temor era infundado porque, lle­
gada la hora de la decisión, pocos alemanes se movieron para proteger a sus amigos
judíos.
La Ley de la Sangre y el Honor y la orden del jefe de la Policía de Seguridad, Hey­
drich, estaban pensadas para eliminar las relaciones personales íntimas, ya fuesen
sexuales o platónicas, entre judíos o alemanes. Debido a que estas medidas no sólo tenían
que dirigirse contra la parte judía, sino también contra la alemana, recordaban a las res­
tricciones medievales contra la herejía, a las que se parecían en contenido y forma. El
hombre alemán que dejase el país para casarse con su novia judía era culpable de herejía.
N o podía afirmar que él era judío. De manera similar, el alemán que se parase en la calle
a hablar con una antigua amistad judía también era culpable de desconocimiento y falta
de respeto hacia los «principios» nazis23.
Por supuesto, la guetización fue mucho más allá. Se procuró apartar a los alemanes
y a los judíos durante todo el tiempo posible, y tanto como fuese posible. Estas medidas
sólo se podían adoptar prohibiendo a los judíos permanecer en determinados lugares a
ciertas horas. La razón dada para estos decretos era que a los alemanes no les gustaban
los judíos, que a los arios les «molestaba» la presencia de judíos, y que, por lo tanto, era
necesario mantenerlos fuera o alejados.
La más importante de estas ordenanzas contra la convivencia fue la Ley contra la
Masificación de los Colegios Alemanes, promulgada el 25 de abril de 1933, que redujo
la admisión de los no arios en cada colegio o universidad a la proporción de todos los
no arios en el total de la población alem ana24. La cuota de aceptación se fijó, en con­
secuencia, en el 1,5 por 100, mientras que el límite superior de matriculación se dise­
ñó con la idea de reducir progresivamente el conjunto de estudiantes judíos. En 1936,

23 En ciertas épocas de la Edad Media, las parejas mixtas que habían mantenido relaciones sexua­
les eran acusadas de prostitución (überhure) y quemadas (o enterradas) vivas. Se consideraba que el
cristiano culpable había renegado de su fe (ungelouben) , en otras palabras, cometido herejía. Guido
Kisch, The Jews in Medieval Gemiany, Chicago, 1949, pp. 205-207, 465-468.
24 Decreto de 25 de abril de 1933, firmado por Hitler y Frick, RGB11, 255. La ley exceptuaba de
la cuota a todos los no arios que tenían al menos un abuelo alemán o cuyo padre hubiese luchado en
el frente a favor de Alemania durante la Primera Guerra Mundial.

178

más de la mitad de los niños judíos incluidos en el grupo de edad de seis a catorce años
acudían a escuelas regentadas por la comunidad judía25. N o había, sin embargo, escue­
las técnicas ni universidades judías, y la posición de los judíos matriculados en las ins­
tituciones alemanas de enseñanza superior se hacía cada vez más endeble26. A partir de
noviembre de 1938, los alumnos judíos que quedaban en el sistema educativo alemán
fueron expulsados. A partir de esa fecha, a los judíos sólo se les permitía asistir a cole­
gios judíos27.
Aunque las medidas de segregación escolar crearon un problema muy grave para la
comunidad judía, provocaron menos discusión y menos controversia en los niveles superio­
res de la burocracia alemana que las órdenes referentes a los viajes por tren de los judíos.
El ministro de Propaganda, Goebbels, llegó a la conferencia del 12 de noviembre de 1938
bien preparado con propuestas para las regulaciones de viajeros. He aquí un extracto
de la discusión:
GOEBBELS: Hoy en día, sigue siendo posible que un judío viaje en el mismo com parti­

m ento de coche cam a que un alemán. N ecesitam os, por lo tanto, un decreto del M inis­
terio de Transportes del Reich en el que se establezca que los judíos deben disponer de
com partim entos separados; en los casos en que se llenen los com partim entos, los judíos
no pueden exigir asiento. Sólo se les adjudicará un com partim ento separado una vez que
todos los alem anes se hayan asegurado sus asientos. N o se m ezclarán con los alemanes,
y si no hay espacio, deberán viajar de pie en el pasillo.
GORING: En e se c a s o , c re o q u e s e ría m á s s e n s a to d a rle s c o m p a r tim e n to s s e p a r a d o s.
GOEBBELS: ¡N o si el tren está lleno!
GORING: U n m o m e n to . Sólo habrá u n vagón judío.
GOEBBELS: Supongam os, sin embargo, que no viajen muchos judíos en el expreso a

M únich, supongam os que haya dos judíos en el tren y que los demás compartimentos
estén llenos. Estos dos judíos tendrían un com partim ento para ellos solos. Por lo tanto,
en mi opinión, los judíos sólo deben poder reclamar un asiento después de que todos los
alem anes hayan conseguido plaza.
25 S. Adler-Rudel, Jüdische Selbsthilfe unter dem Naziregime, 1993-1939, cit., pp. 19-33.
16
Albrecht Gótz von O l e n h u s e n , «Die “nichtarischen” Studenten an den deutschen Hochschulen», Vierteljahrschefte für Zeitgeschichte 14 (1966), pp. 175-206. El límite máximo de matriculación en
las universidades era del 5 por 100. Ibid., p. 179. El porcentaje de judíos incluidos en el estamento
estudiantil de las universidades alemanas había ido disminuyendo desde finales del siglo XIX. Michael
Stephen S t e in b e r g , Sabres and Brown Shirts, Chicago, 1977, pp. 28 y 187 n. 48.
27
Prensa alemana del 16 de noviembre de 1938. Los Mischlinge de primer grado fueron expul­
sados de los colegios en 1942; a los Mischlinge de segundo grado se les permitió continuar su escolarización siempre que su presencia no contribuyese al congestionamiento. Die Judenfrage (Vertrauliche
Beilage), 1 de marzo de 1943, pp. 17-19.

179

GORING: Yo les daría a los judíos un vagón o un compartimento. Y si surgiese un caso

com o el que usted com enta y el tren fuese lleno, créame, no necesitam os ley. ¡Lo echa­
mos a patadas y le tocará ir sentado solo en el retrete todo el cam ino!
GOEBBELS: N o estoy de acuerdo; no creo que sea así. Debería haber una ley [...]28.

Transcurrió más de un año antes de que el Ministerio de Transportes emitiera una
directiva sobre la forma de viajar de los judíos. «En interés del mantenimiento del orden
en los trenes de pasajeros» se prohibió a los judíos de nacionalidad alemana y apátridas
utilizar las literas y los vagones restaurante en cualquier línea férrea de la «Gran Ale­
mania». Sin embargo, la directiva no introdujo compartimentos separados, una dispo­
sición que el ministro de Transportes consideraba poco práctica29. H asta julio de 1942
no se prohibió a los judíos permanecer en las salas de espera y en los restaurantes de las
estaciones. Esta medida, sin embargo, no la ordenó el Ministerio de Transportes, sino
la Policía de Seguridad30. El Ministerio de Transportes no volvió a ocuparse del tema de
los compartimentos.
Las ordenanzas referentes a los colegios y a los ferrocarriles fueron acompañadas de
otras muchas medidas diseñadas para aliviar la «masificación» y promover la «comodi­
dad» de la población alemana, y mantener el «orden público». Ya hemos señalado que
el Ministerio de Alim entación y Agricultura introdujo horas de compras especiales.
A nte la insistencia del ministro de Propaganda, Goebbels, y del jefe de la Policía de
Seguridad, Heydrich, a los judíos se les prohibió la entrada en complejos hoteleros y
playas31. Los hospitalizados fueron transferidos a instituciones judías, y las barberías
arias dejaron de ofrecer sus servicios a los judíos32.
Los decretos segregacionistas constituyeron la primera fase del proceso de guetización. La
mayoría se redactaron en la década de los treinta, y su objetivo se limitaba a la separa­
ción social de judíos y alemanes. En la segunda fase, la burocracia buscó la concentración
física, estableciendo acomodaciones especiales aparte para los judíos. Este tipo de medida
de guetización constituye siempre un problema administrativo muy difícil, porque las per­
sonas tienen que cambiar de vivienda.
Antes de tomar medidas serias en el terreno de la vivienda, Goring planteó una pre­
gunta fundamental en la conferencia celebrada el 12 de noviembre de 1938: ¿debería
hacinarse a los judíos en guetos, o sólo en casas? Dirigiéndose a Heydrich, jefe de la Po­
licía de Seguridad, que estaba proponiendo todo tipo de restricciones de movimiento e
insignias para los judíos, Goring dijo:
28
29
30
31
32

Actas de la conferencia del 12 de noviembre de 1938, PS-1816.
Ministro de transportes (Dorpmüller) al ministro del interior, 30 de diciembre de 1939, NG-3995.
Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de marzo de 1943, pp. 17-19.
Actas de la conferencia celebrada del 12 de noviembre de 1938, PS-1816.
Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de marzo de 1943, pp. 17-19.

180

Pero mi querido Heydrich, no podrá usted evitar la creación de guetos a gran escala,
en todas las ciudades. H abrá que crearlos33.

Heydrich replicó muy enfáticamente:
En cuanto a la cuestión de los guetos, me gustaría aclarar mi opinión desde el principio.
Desde el punto de vista de la policía, no creo que se pueda establecer un gueto en forma de
distrito completamente segregado en el que sólo vivan judíos. N o podríamos controlar un
gueto en el que los judíos se congregasen en medio de toda una población judía. Se conver­
tiría en un escondite para los criminales y en foco de epidemias y cosas por el estilo. N o quere­
mos que los judíos vivan en la misma casa que la población alemana; pero hoy en día, la po­
blación alemana, sus bloques o casas, obligan al judío a comportarse. Controlar a los judíos
mediante el ojo avizor de toda la población es mejor que tenerlos por miles en un distrito en
el que no puedo establecer control sobre su vida diaria mediante agentes uniformados34.

El «punto de vista policial» es notable en dos aspectos. Heydrich consideraba a toda
la población alem ana como una especie de fuerza policial auxiliar. Tenía que asegurar­
se de que los judíos se «comportaban adecuadam ente». Tenía que vigilar cada movi­
miento de los judíos e informar de todo aquello que pudiera resultar sospechoso. Tam­
bién es interesante la predicción de Heydrich respecto a las epidemias. Quizá no
constituyan un elemento concomitante de los guetos, pero sí se producen cuando la
densidad aumenta, las instalaciones sanitarias son inadecuadas, y el suministro de ali­
mentos y medicinas disminuye.
Sin preocuparse por estas consideraciones, Bürckel, un funcionario de la oficina del
Reichskommissar para la integración de la O stmark (Austria) en el Reich, consideró la
creación de «medio guetos» (Halbghettos) en los distritos II, IX y XX de Viena35. Esta idea
fue recogida en un largo memorando redactado por Eugen Becker, de la oficina de
Bürckel, a comienzos de octubre de 1939. Viena, decía él, era una ciudad de hombres
trabajadores, donde la población vivía en pisos muy pequeños y estaba acostumbrada a
pagar rentas muy bajas. Les sería útil que los pisos de los judíos, especialmente los más
pequeños, quedasen vacíos. Propuso un plan para albergar a los 50.000 judíos austría­
cos en barracones con espacio para tres o cinco personas por habitación e instalaciones
de ducha comunitarias36. A continuación, un técnico de la ciudad realizó un estudio de
viabilidad para el establecimiento en barracones de 6.000 judíos en la zona suburbana
33 Actas de la conferencia del 12 de noviembre de 1938, PS-1816.
34 Ibid.
35 Texto de memorando, sin autor identificado, de 30 de septiembre de 1939, incluido en Gerhard
B otz , WohnungspoUtikundJudendeportatioriinWien 1938 bis 1945, Viena-Salzburgo, 1975, pp. 150-151.
36 Extractos del Memorando de Becker, comienzos de octubre de 1939, en ibid., pp. 164-187.

181

de G ansem dorf37. Este proyecto no se llevó a cabo. Goring, haciendo caso del consejo de
Heydrich, emitió el 28 de diciembre de 1939 una directiva en la que se establecía que
sólo debía concentrarse a los judíos en casas38.
Ahora que iba a empezar el traslado, había que resolver otro problema: el de los
matrimonios mixtos. En la Ley de la Sangre y el Honor, la burocracia había prohibido
la formación de nuevos matrimonios, pero dicha ley no afectaba a los existentes. Según
el derecho matrimonial, los matrimonios mixtos estaban sometidos a las mismas nor­
mativas que otros: no se podía conceder el divorcio a no ser que una de las partes
hubiese hecho algo incorrecto o los cónyuges llevasen separados al menos tres años.
En la ley de 1938 sólo se había incluido una disposición que afectase a los matrimo­
nios mixtos. Según dicha disposición, la parte aria de un matrimonio mixto podía obte­
ner el divorcio si conseguía convencer al tribunal de que después de la introducción de
las leyes de Nuremberg había llegado a comprender tan bien la cuestión judía que ahora
se había convencido de que de haberla comprendido antes de celebrarse el matrimonio
nunca se habría casado. Esta convicción, por supuesto, debía probarse de manera satis­
factoria para el tribunal. Adem ás, la parte aria sólo tenía hasta finales de 1939 para
entablar una demanda de divorcio basada en ese motivo39. Aparentem ente, sólo unos
cuantos alemanes se acogieron a este procedimiento complicado y potencialmente
embarazoso. En 1939 había unos 30.000 matrimonios mixtos en el área del Reich-Protektorat, es decir, casi uno de cada diez judíos estaba casado con un cónyuge no judío40.
El problema al que se enfrentaba ahora la burocracia era el de qué hacer con estas
30.000 parejas. ¿Habría que trasladarlas a casas especiales para los judíos?
La directiva emitida por Goring el 28 de diciembre de 1938 resolvió este problema
dividiendo a las parejas mixtas en dos categorías: «privilegiadas» y «no privilegiadas».
Los criterios de clasificación se indican en el cuadro 6.2.
Debe observarse que el factor decisivo para clasificar a todos los matrimonios mixtos con
hijos era la educación religiosa de éstos. U n hijo no educado en la religión judía era Mischling de primer grado. Los hombres de esta categoría podían ser reclutados para las fuerzas
armadas o para el Servicio Laboral. Goring no quería que estos Mischlinge estuviesen
«expuestos a la agitación judía» en casas ocupadas por judíos; por lo tanto, exceptuó a todas
las parejas con hijos así educados. En el caso de las parejas sin hijos, la esposa judía de un
37 Conclusiones, firmadas por Grudacker, de la División Principal de Construcción del Ayunta­
miento de Viena, 9 de octubre de 1939, ibid., pp. 188-191.
38 Adjunto en una carta de Bormann a Rosenberg, 17 de enero de 1939, PS-69.
39 Véase el comentario de Dietrich Wilde y del Dr. Krekau en «Auflósung von Mischehen nach
Par. 55 EheG.» Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 15 de mayo de 1943, pp. 33-36.
40 No existen cifras exactas para finales de 1938, pero el 31 de diciembre de 1942 el número de ma­
trimonios mixtos seguía siendo de 27.744. Informe Korherr, estadístico de las SS, 19 de abril de 1943,
NO-5193.

182

Cuadro 6.2. Clasificación de los matrimonios mixtos
CON HIJOS NO EDUCADOS
CON HIJOS
COMO JUDÍOS
EDUCADOS COMO
(MISCHLINGE DE
JUDÍOS
PRIMER GRADO)
Esposa judía-marido alemán
Marido judío-esposa alemana

Privilegiados
Privilegiados

No privilegiados
No privilegiados

SIN HIJOS

Privilegiados
No privilegiados

Nota: Bormann a Rosenberg, 17 de enero de 1939, PS-69.

marido alemán se consideraba privilegiada, porque el hogar pertenecía al cónyuge alemán.
Por el contrario, la esposa alemana de un marido judío podía ser trasladada a una casa judía.
Góring esperaba que estas esposas alemanas se divorciasen de su marido y «volviesen» a la
comunidad alemana41. N o debió de prestar atención a las parejas sin hijos más jóvenes, en
las que la esposa alemana podría dar a luz a un niño clasificado como Mischling de primer
grado, lo cual convertiría el matrimonio no privilegiado en privilegiado42. A juzgar por las
estadísticas parciales43, las parejas privilegiadas superaban a las no privilegiadas en una pro­
porción casi de tres a uno. La razón de esta proporción no es difícil de encontrar: la gran
mayoría de las parejas mixtas no educaban a sus hijos en la religión judía.
Debe resaltarse que la exención de vivienda concedida a las parejas de matrimonios mixtos se extendió con pocas modificaciones a las disposiciones sobre salarios y alimentos. Además, en 1941-1944, los judíos de matrimonios mixtos, incluidos aquellos pertenecientes a
uniones no privilegiadas, no fueron en general sometidos a deportaciones, siempre suponien­
do en cada caso que el cónyuge alemán estuviese vivo y el matrimonio se mantuviese intac­
to. Esta perpetuación de la exención inicial fue característica del proceso de destrucción gradualista. En una cierta fase, era tan difícil restaurar un impulso perdido como abandonar
una operación en marcha. Los judíos casados con alemanes, sin embargo, vivían en la incertidumbre. En su vida diaria tenían que ser cuidadosos, si no querían ser detenidos por una
infracción menor de las normativas. Como grupo, nunca estarían seguros de que su inmu­
nidad fuese a durar, o que durase plenamente. Más tarde, se produjeron de hecho intentos
dentro del aparato burocrático de abolir su status anómalo, y todavía más tarde un grupo
relativamente pequeño, pero no por completo insignificante, de judíos casados con arios,
que ya no tenían hijos menores en casa, fueron finalmente deportados.
La puesta en práctica de las restricciones de vivienda constituyó un proceso muy
lento. Había que desalojar a muchas familias judías, pero el desalojo no era una solución
41 Bormann a Rosenberg, 17 de enero de 1939, PS-69.
42 Véase Bruno Mannheim (registrador de la comunidad judía de Berlín) a Paul Eppstein
(Reichsvereinigung de los judíos en Alemania), 23 de junio de 1942, Zentralarchiv de Potsdam,
colección Reichsvereinigung 75c Re 1, Laufende Nummer 17.
43 Informe de Korherr, 19 de abril de 1943, NO-5193.

183

si no tenían adonde ir. Sólo era practicable en el caso de que la familia judía desposeída
pudiera ser alojada en otra casa judía, o si había una vacante en una casa diseñada para
la ocupación judía. La primera normativa sobre el desalojo dirigida contra los judíos se
encuentra en la ley del 7 de abril de 1933, que permitía la resolución de los contratos de
alquiler de los que fuesen titulares los abogados judíos a los que se había prohibido ejer­
cer su profesión44, y en el decreto del 25 de julio de 1938, que afectaba de manera similar
a los médicos45. El año 1938 fue un periodo en el que los tribunales interpretaron muy
libremente los reglamentos y los contratos de arrendamiento. Durante ese año, muchos
judíos emigraron, y en consecuencia se produjeron vacantes. En una sentencia del 16 de
septiembre de 1938, un tribunal de Berlín llegó a establecer que las leyes de arrenda­
miento no eran en absoluto aplicables a los judíos. En la medida en que los judíos no eran
miembros de la comunidad popular (Volksgemeinschaft), no podían ser miembros de la
comunidad habitacional (Hausgemeinschaft) 46. Esta sentencia anticipó un poco las cosas,
pero en efecto todo ello se recogió en la ley de 30 de abril de 1939, que fue firmada por
Hitler, Gürtner, Krohn (adjunto del ministro de Trabajo), Hess y Frick47. El decreto esta­
blecía que los judíos podían ser desalojados por un arredandor alemán que presentase un
certificado demostrando que el inquilino podía vivir en otro lugar. Al mismo tiempo, el
decreto establecía que las familias judías carentes de hogar tenían que ser aceptadas como
inquilinas por otros judíos que todavía estuviesen en posesión de sus viviendas.
Ahora podía empezar el hacinamiento de los judíos en Judenháuser. Seleccionar las
viviendas y conducir a los judíos a ellas era tarea de las autoridades de la vivienda locales
(Wohnungsamter). En las ciudades más importantes, los Wohnungsámter tenían secciones
especiales para el traslado de los judíos (Judenumsiedlungasbteilungen). En 1941, es evi­
dente que el traslado había avanzando lo suficiente como para confiar las asignaciones
restantes de viviendas a la organización de la comunidad judía, que vigilaba de cerca las
vacantes o el espacio de las Judenháuser. Los burócratas judíos trabajaban bajo la supervi­
sión de la Policía Estatal (Gestapo)48. Finalmente, los pisos de las Judenháuser se llenaron
por completo. Se acumulaban maletas, equipajes y cartones; y los muebles se colocaban
en medio de las habitaciones. En un piso, un inquilino tenía que saltar sobre la cama de
los demás para llegar a la suya. En otro, las habitaciones se separaban con mantas colga­
44 RGB11, 188.
45 RGB11, 969.
46 Sentencia del Amstsgericht Berlin-Schoneberg, 16 de septiembre de 1938, Juristische
Wochenschrift, 1938, p. 3405. Citada por Ernst Fraenkel, The Dual State, Nueva York, 1941, p. 93.
47 RGB11, 864- La ley se redactó en los Ministerios de Justicia y Trabajo. Véase Gürtner a Lammers,
6 de marzo de 1939, Archivos de Alemania Federal, R 43 II/l 171a.
48 Nota circular de la Fachgruppe (Asociación) de Pintores, Administradores y Agentes Inmobiliarios
al Bezirksgruppe (Grupo Local) de Viena-Baja Austria, 14 de junio de 1941, Occ E 6a-15. Reichsbaurat
Walter Uttermohle en Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 1 de septiembre de 1941, pp. 63-64.

184

das. Una «instalación doméstica» albergaba a 320 personas en dos plantas, los hombres
en una y las mujeres en la otra49.
N o se esperaba que las restricciones de vivienda constituyesen las únicas limitacio­
nes impuestas a los judíos. C asi contemporáneamente con los reglamentos sobre la
vivienda, la burocracia restringió los movimientos y las comunicaciones de los judíos.
Muchas de estas disposiciones fueron publicadas por órganos de la policía. El 5 de
diciembre de 1938, los periódicos publicaron una ordenanza provisional del Reichsfüh­
rer-SS Himmler por la que se privaba a los judíos de permiso de conducir50. Aunque
extremadamente pocas personas se vieron afectadas por este anuncio, tiene considera­
ble importancia por la forma en la que se publicó. Himmler no había enviado previa­
mente su orden mediante canales normales al boletín oficial, y no podía citar ley ni
decreto alguno que autorizase su medida. Pero el propio Reichsgericht lo confirmaría.
Por el simple hecho de que la ordenanza se publicase y por el posterior silencio de las
autoridades supremas del Reich, el tribunal asumió su aceptación. En consecuencia, era
válida y eficaz desde el día en que apareció51.
En septiembre de 1939, poco después del estallido de la guerra, se ordenó a las comi­
sarías locales que obligasen a los judíos a mantenerse fuera de las calles a partir de las
ocho de la tarde. El jefe de prensa del Reich dio instrucciones a los periódicos para que
justificasen esta restricción con la explicación de que «a menudo los judíos habían apro­
vechado el apagado de las luces para molestar a las mujeres arias»52. El 28 de noviem­
bre de 1939, el jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, firmó un decreto en el que
autorizaba a los Regierungsprásidenten de Prusia, Baviera y los Sudetes, al alcalde de
Viena, al Reichskommissar del Sarre, y a las autoridades competentes de otras áreas a
imponer restricciones de movimientos a los judíos, por las cuales se podía prohibir a los
residentes judíos no sólo que apareciesen en público a ciertas horas, sino también que
entrasen en áreas específicas a cualquier hora53. El director de policía de Berlín decla­
ró, en consecuencia, que algunas áreas eran zonas prohibidas54. El director de la policía
de Praga (Charvat) prohibió a los judíos cambiar de domicilio o abandonar los límites
de la ciudad, excepto a efectos de emigración55. El 17 de julio de 1941, Charvat prohi­
49 Konrad Kwiet, «Nach dem Pogrom», en Wolfgang Benz (ed.), Die Juden in Deutschland 1933-1945,
Munich, 1993, pp. 545-659, en pp. 641-651.
50 Vólkischer Beobachter, 5 de diciembre de 1938, PS-2682.
51 Uwe A d am , Judenpolitk im Dritten Reich, Düsseldorf, 1972, pp. 213, 24451 Instrucciones del jefe de prensa del Reich (Material de Brammer), 15 de septiembre de 1939,
NG-4697.
53 RGB1 1, 1676.
54 Decreto de 3 de diciembre de 1938; texto incluido en Institute of Jewish Affairs, Hitler’s TenYear War against the Jews, Nueva York, 1943, pp. 22-23.
5:1 Jüdisches Nachrichtenblatt, Praga, 8 de noviembre de 1940.

185

bió también a los judíos entrar en los bosques de Praga56. M ediante el decreto de 1 de
septiembre de 1941 (una medida fundamental que se analizará plenamente más ade­
lante), se prohibió a los judíos abandonar los límites de sus distritos residenciales sin lle­
var un permiso escrito de la autoridad policial local. (Los judíos de matrimonios mixtos
estaban exentos de esta restricción.)57 El gueto empezaba a tomar forma.
El movimiento dentro de las ciudades se reguló aún más mediante órdenes referentes
al uso del transporte urbano por parte de los judíos. En Praga, el director de la policía les
prohibió el uso de trolebuses y autobuses en su decreto de 12 de diciembre de 194158. En
el área del Reich, incluida Austria, el Ministerio de Transportes estableció el 18 de sep­
tiembre de 1941 que los judíos no podían usar el transporte urbano durante las horas
punta, y que a otras horas sólo podían sentarse cuando no hubiese alemanes de pie59.
El 24 de marzo de 1942, el jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, de acuerdo con
el Ministerio de Transportes y el Ministerio de Asuntos Postales, publicó una orden que
restringía drásticamente el derecho de los judíos a utilizar el transporte público, inclui­
dos metros, tranvías y autobuses. A partir de entonces, los judíos necesitaban permisos
policiales (emitidos por la Policía del Orden local) para utilizar cualquier transporte
público. Los permisos se concedían a los trabajadores que pudiesen demostrar que la
distancia desde su casa al lugar de trabajo era de siete kilómetros o de una hora. Los
enfermos y los trabajadores discapacitados podían obtener permisos para distancias
relativamente más cortas. A los niños se les concedía para ir al colegio siempre que la
distancia fuese al menos de cinco kilómetros o de una hora al día. Abogados y médicos
(Konsulenten y Krankenbehandler) podían obtener permiso para cualquier distancia60.
Las comunicaciones se recortaron aún más con la retirada del derecho a utilizar los
teléfonos. El 28 de julio de 1940 el Ministerio Postal emitió una directiva [Erlass] para
que se procediera a retirar los teléfonos privados de las viviendas judías el 30 de sep­
tiembre de ese año. Se hallaban exentos de tal medida los médicos, los dentistas, los abo­
gados y las organizaciones judías [Kranken- und Zahnbehandler, Konsulenten und jüdische
Organisationen]61. A finales de 1941 se colocaron carteles en las cabinas de teléfonos
públicos en los que podía leerse «Prohibido el uso a judíos»62.
56 Ibid., 25 de julio de 1941.
57 RGB11, 547.
58 Jüdisches Nachrichtenblatt (Praga), 12 de diciembre de 1941.
59 «Benutzung der Verkehrsmittel durch Juden», Die Judenfrage (Vertrauliche Beilage), 10 de di­
ciembre de 1941, pp. 78-79.
60 Regierungsprásident/Führungsstab Wirtschaft de Wiesbaden a las Cámaras de Comercio del
área, 12 de mayo de 1942, adjuntando la directiva firmada por Heydrich el 24 de marzo de 1942, L-167.
Jüdisches Nachrichtenblatt, Berlín, 17 de abril de 1942.
61 B ru n o BLAU, Das Ausmhmerecht für die Juden in Deutschland 1933-1945, Dusseldorf, 1954, p. 84.
62 Ministerio de Propaganda (firmado Wachter y Bemdt) a todos los Gauleiter, a los jefes de las
Oficinas de Propaganda, y a los jefes de propaganda con Gauleiter, sin fecha, probablemente de frna-

186

Estas elaboradas restricciones se reforzaron mediante un elaborado sistema de iden­
tificaciones. El primer elemento de este sistema hacía referencia a los documentos per­
sonales. Los papeles de identificación son un ingrediente importante en cualquier sis­
tema de Estado policial. En el caso de los judíos, los requisitos de documentación eran
especialmente estrictos. Los archivos de la Universidad de Friburgo revelan que, ya en
1933, los estudiantes no arios tuvieron que cambiar las usuales tarjetas de identificación
marrones por otras de color amarillo63. Cinco años después, el 23 de julio de 1938, un
decreto preparado por los ministerios del Interior y de Justicia exigía a todos los judíos de
nacionalidad alemana que solicitasen (declarando que eran judíos) tarjetas de identifica­
ción64. La fecha límite de solicitud era el 31 de diciembre de 1938. Los mayores de quin­
ce años tenían que llevar la tarjeta en todo momento. A l tratar con oficinas del partido
o delegaciones ministeriales, tenían que indicar que eran judíos y mostrar sus tarjetas
sin que se lo pidiesen.
Los judíos que estaban a punto de emigrar también tenían que obtener pasaporte.
Al principio, no había nada en los pasaportes que indicase que el portador era judío.
Aparentemente, nadie pensó en hacer cambios hasta que los funcionarios de un país
extranjero iniciaron una acción. Ese país fue Suiza. Después del Anschluss austríaco,
muchos judíos habían aprovechado el acuerdo austrosuizo de abolición del visado para
entrar en Suiza. El 24 de junio de 1938, el jefe de la Policía Federal suiza, Heinrich
Rothmund, protestó ante la legación alemana en Berna por lo que él denominaba
«inundación» (Überflutung) de Suiza por los judíos vieneses, quienes, dijo, no tenían
más utilidad para Suiza de la que tenían para Alem ania65.
El 10 de agosto, el embajador suizo en Berlín visitó al jefe de la División Política de
la Oficina de A suntos Exteriores alemana para decirle que la afluencia de judíos a Suiza
había alcanzado «proporciones extraordinarias». En solo un día habían llegado 47 y
siete judíos a Basilea. El gobierno suizo estaba decididamente contra la «judaización»
(Verjudung) del país, algo que los alemanes podían comprender. En esas circunstancias,
Suiza estaba ahora considerando reimplantar los controles de visado66. El 31 de agosto,
Berna revocó el acuerdo de abolición del visado. Tres días después, sin embargo, el jefe
les de 1941, G-44, aviso mieografiado del Vorstand de la Jüdische Kultusgemeinde, Berlín, 14 de
noviembre de 1941, ü-229. Jüdisches Nachrichtenblatt, Praga, 13 de febrero de 1942; Die Judenfrage
(Vertrauliche Beilage), 1 de marzo de 1943, pp. 17-29.
63 A. G. von Olenhusen, «Die “nichtarischen” Studenten an den deutschen Hochschulen», Vierteliahrschefte für Zeitgeschichte, núm. 14, cit. p. 185.
64 RGB11, 922.
65 Akten zur Deutschen Auswártigen Politik 1918-1945, Serie D, vol. V, Documento 642 (nota a
pie de página).
66 Memorando de Wormann (jefe, División Política del Ministerio de Asuntos Exteriores), 10 de
agosto de 1938, Akten, Serie D, Vol. V, Doc. 642.

187

de policía suizo (Rothmund) informó al embajador alemán en Berna de que estaba dis­
puesto a pactar. El gobierno suizo estaría dispuesto a limitar la exigencia de visado a los
judíos alemanes si los pasaportes indicasen claramente que sus portadores eran judíos. Esta
condición se aceptó después de cierto regateo sobre la «reciprocidad» (es decir, la exi­
gencia de visado para los judíos suizos, algo que Suiza era reacia a aceptar)67. El 26 de sep­
tiembre, Rothmund viajó a Berlín. El 29 de septiembre se firmó un tratado por el cual
el Reich se comprometía a marcar todos los pasaportes de sus judíos (viajasen o no a
Suiza) con una señal que identificase la condición de sus portadores68. Unos días des­
pués de negociar el tratado, se redactó un decreto sobre pasaportes.
El decreto, fechado el 5 de octubre de 193869, y firmado por el jefe de la oficina ad­
ministrativa de la Policía de Seguridad, el Ministerialdirigent Best70, establecía que todos
los pasaportes de los judíos alemanes debían llevar un sello con una J de gran tamaño
en color rojo. En una carta escrita al Vortragender Legationsrat Ródiger, de la División
Jurídica del Ministerio de Asuntos Exteriores, fechada el 5 de octubre de 193871, Best
solicitaba que se sellasen los pasaportes de judíos residentes en el extranjero siempre
que los documentos se presentasen ante los consulados o las embajadas para su reno­
vación o con algún otro propósito, y que se confeccionasen listas de los judíos residen­
tes en el extranjero que no respondiesen a las invitaciones para que pasaran a sellar su
pasaporte.
El 11 de octubre, Ródiger escribió a los representantes diplomáticos y consulares en
el extranjero72, repitiendo y ampliando estas exigencias. Específicamente, debían emi­
tirse invitaciones a quienes poseyesen pasaportes válidos para más de seis meses, a otros
67 Akten, Serie D, Vol. V, Doc. 643 (nota a pie de página).
68 Ministerialrat Krause (oficial de pasaportes, Policía de Seguridad) al Ministerio de Asuntos
Exteriores, a la atención del V LR Conrad Ródiger, 3 de octubre de 1938, adjuntando el texto del tra­
tado germano-suizo. Akten, Serie D., Vol. V, Doc. 643 (con notas a pie de página). El tratado lo fir­
maron el LR Gustav Best, Krause, Króning y Ródiger por el lado alemán, y Rothmund y Kappeler por
el suizo. El Bundesrat suizo lo aprobó el 4 de octubre de 1938. El 11 de noviembre se intercambiaron
las ratificaciones. Según dicho tratado, el gobierno alemán se reservaba el derecho a imponer exi­
gencias de visado a los judíos suizos. No sabemos si esta disposición fue activada. Sobre las iniciati­
vas suizas en la cuestión del pasaporte, véase también Alfred A. H á SLER, The Lifeboat Is Full, Nueva
York, 1969, pp. 30-53.
69 RGB11, 1342.
70 La competencia para emitir reglamentos referentes a pasaportes, control policial, registro e
identificación le fue atribuida al Ministerio del Interior mediante decreto del 11 de mayo de 1937
firmado por Hitler, Frick, el Staatssekretar von Mackensen (Ministerio de Asuntos Exteriores), el
Staatssekretar Reinhardt (Ministerio de Finanzas), y el Staatssekretar Schlegelberger (Ministerio de Jus­
ticia) RGB1 1, 589.
71 Best a Ródiger, 5 de octubre de 1938, NG-3366.
72 Ródiger a las embajadas y consulados en el extranjero, 11 de octubre de 1938, NG-3366.

188

judíos debían sellárseles los pasaportes cuando los presentasen, no se debía cobrar por
la entrada, etc. Estas instrucciones tienen importancia porque ampliaron el sistema de
identificación a decenas de miles de judíos emigrados a países posteriormente ocupados
por los alemanes.
El sellado de los documentos no terminó en los pasaportes. Hemos visto que, el 11
de marzo de 1940, el Ministerio de Alimentación y Agricultura ordenó que las cartillas
de racionamiento de los judíos se marcasen con una J para su identificación73. El 18 de
septiembre de 1942, el Staatssekretár Riecke, del Ministerio de Alimentación y A gri­
cultura, ordenó que las tarjetas de racionamiento entregadas a los judíos se marcaran
con la palabra Jude en diagonal y ocupando todo el espacio74.
La segunda parte del sistema de identificación consistió en la asignación de nombres
judíos. Este proceso había comenzado ya en 1932, cuando se implantaron restricciones
al cambio de nombre. Ciertamente, esa directiva interna tenía un alcance limitado, y en
los siguientes años llegaron al Ministerio del Interior diversas propuestas de miembros
del partido interesados por el tema de los nombres. En marzo de 1933, el Staatssekretár
Bang, del Ministerio de Economía, sugirió a Lammers que se revocasen los cambios de
nombre concedidos desde noviembre de 19 1875. En junio de 1936, Himmler informó a
Pfundtner de que el Führer no quería que los judíos llevasen nombres como Siegfried y
Thusnelda76. El 5 de enero de 1938, entró en vigor una medida. El decreto de esa
fecha77 establecía que los cambios de nombre concedidos antes del 30 de enero de 1933
podían revocarse.
La orden de revocación fue seguida por el decreto de 17 de agosto de 193878, redac­
tado por el Ministerialrat Globke, experto en nombres del Ministerio del Interior, y fir­
mado por el Staatssekretár Stuckart y el ministro de Justicia, Gürtner. Este decreto esti­
pulaba que los varones judíos tenían que añadir a su nombre propio el de Israel, y las
mujeres el de Sara, a no ser que en su nombre apareciese ya uno de los incluidos en la
lista aprobada por el Ministerio del Interior. La lista, que tenía que usarse para poner
nombre a los recién nacidos, la confeccionó también el experto Globke79.
73 Narten a las oficinas de alimentación, 11 de marzo de 1940, NI-14581.
74 Riecke a las oficinas de alimentación, 18 de septiembre de 1942, NG-1292.
75 Bang a Lammers, 6 de marzo de 1933, NG-902.
'6 Zentralarchiv Potsdam, 15.01 RMdl 27401.
77 RGB11, 9.
78 RGBl I, 1044- La autoría del decreto la establece Lósener en su declaración jurada del 24 de
febrero de 1948, NG-1944-A.
79 Declaración jurada de Lósener, 24 de febrero de 1948, NG-1944-A. La lista completa está
incluida en el decreto de 18 de agosto de 1938, Ministeriai-Blatt des Reichs- und Preussischen Ministeriums des Innem, 1938, p. 1346. La emisión del decreto fue precedida de mucha correspondencia. Al
propio Hitler le preocupaba la elección de nombres para los niños judíos, mientras que el Ministerio

189

A l recopilar su lista, Globke tuvo necesariamente que omitir nombres hebreos que
en la mente popular (Volksbeivusstein) ya no se consideraban ajenos, porque estaban
completamente germanizados (eingedeutscht). En consecuencia, omitió nombres como
Adam, Daniel, David, Michael y Raphael para los hombres, y A nna, Debora, Esther,
Eva y Ruth para las mujeres. Por el contrario, incluyó (para los niños) Faleg, Feibisch,
Feisel, Feitel, Feiwel y Feleg, y (para las niñas) Scharne, Scheindel, Scheine, Schewa,
Schlamche, Semche, Simche, Slowe y Sprinzi, además de otras muchas distorsiones y
productos de la imaginación. Los cambios de nombre y los nuevos nombres tenían que
ser registrados en los certificados de nacimiento y matrimonio por la Policía del Orden
local. A partir de entonces, las nuevas denominaciones no sólo aparecían en los docu­
mentos personales de los judíos sino también en los archivos judiciales y en toda la
correspondencia oficial en la que se nombrase a individuos judíos. Tal clasificación de
nombres, sin embargo, no eliminaba las dudas sobre la propiedad de utilizar Esther,
Ruth, Josef y Abraham para los alemanes, o de sustituir Jo sef por Sepp, y Judith por
Jutta80. U n miembro del partido se preocupó porque descubrió durante un permiso que
su esposa había llamado al hijo recién nacido Jochem en lugar de Joachim. A este hom­
bre, Jochem le sonaba a hebreo81.
El tercer componente del sistema de identificación fue la marca externa en personas
y viviendas. La marca externa se diseñó para distinguir visualmente a los judíos del resto
de la población. A mediados de la década de los treinta había comenzado ya un proce­
so indirecto de marcado. En Alemania se hizo costumbre, especialmente en las grandes
ciudades, colgar la bandera roja-blanca-negra de las ventanas en los días de fiesta (los
nazis más ardientes colocaban fotos en color de Hitler en la ventana), llevar en el brazo
bandas con la insignia nazi y la esvástica, y presentar el «saludo alemán»: el deutscher
Gruss (el brazo extendido y el «Heil H itler»). Todas estas manifestaciones de perte­
nencia a la comunidad alemana les fueron sucesivamente negadas a los judíos. La Ley
de la Sangre y el Honor82 prohibía a los judíos desplegar los colores del Reich, y les per­
mitía expresamente desplegar la bandera sionista, azul-blanca-azul. El decreto del 14 de
del Interior y la oficina del adjunto del Führer debatieron si era aconsejable permitir el cambio de nom­
bre a los Mischlinge, con un resultado negativo para éstos. Archivos Federales Alemanes, R 435/1543.
El ministro de Asuntos Eclesiásticos, Kerrl, quería que se obligase a utilizar el nombre de «Judá» en
lugar de «Israel», basándose en que los judíos consideraban un honor llevar este último. Diario del
ministro de Justicia, Gürtner, 24 de febrero de 1938, Archivos Nacionales, Grupo de Registro 238,
T 978, Rollo 3.
80 Bibliographisches Instituí A G de la Verlag Meyers Lexikon und Duden al Ministerio del Inte­
rior, 31 de julio de 1942, Zentralarchiv Potsdam, 15.01 RMdl 27409.
81 Adjunto del Führer/Oficina de Política sobre la Raza al Ministerio del Interior, 18 de marzo de
1941, ibid.
82 15 de septiembre de 1935, RGB11, 1146.

190

noviembre de 193583 regulaba el uso de insignias, medallas, títulos, etc. Finalmente,
una orden del Ministerio de Justicia, fechada el 4 de noviembre de 193784, privaba a los
judíos proclives a ofrecer el «saludo alemán» de la oportunidad de ocultar su identidad.
El marcado directo lo propuso por primera vez Heydrich en la reunión celebrada el 12
de noviembre de 1938. Mientras Heydrich esbozaba su propuesta, el presidente Goring,
que no sólo era el primer industrial de Alemania, sino también el primer diseñador de uni­
formes, sugirió esperanzado: «¿Un uniforme?». Sin dejarse amenazar, Heydrich respondió:
«Una insignia»85. Sin embargo, en ese momento Hitler se opuso a señalar a los judíos, y
Goring reveló la decisión en la reunión de Gauleiter celebrada el 6 de diciembre de 193886.
El marcado de los judíos se aplicó primero en Polonia, donde se consideraba que la
prohibición de Hitler no estaba en vigor. Se dieron también casos en los que se obliga­
ba a los judíos a llevar bandas en el brazo en los lugares de trabajo del interior del
Reich87. El 30 de julio de 1941, el Staatssekretar y Gruppenführer de las SS Karl H er­
mann Frank, del gobierno del Protektorat en Praga, solicitó urgentemente en una carta
a Lammers que le permitiese marcar a los judíos de Bohemia-Moravia88. Lammers trasla­
dó la solicitud al Ministerio del Interior89. Stuckart respondió el 14 de agosto de 1941,
suscitando la cuestión de si el decreto podría aplicarse en toda el área del Reich-Protektorat. Sin embargo, deseaba conocer primero la opinión del Ministerio de Asuntos
Exteriores y del Ministerio de Trabajo90.
El 20 de agosto de 1941, el Ministerio de Propaganda tomó la iniciativa y pidió a
Hitler que cambiase de idea. Este aceptó91. Habiendo alcanzado este éxito, el M iniste­
83 RGB11, 1341.
84 Deutsche Justiz, 1937, p. 1760.
85 Actas de la conferencia celebrada el 12 de noviembre de 1938, PS-1816.
86 Stuckart a Lammers, 14 de agosto de 1941, NG-1111. La razón para que Hitler se opusiera es
un misterio. Probablemente se negó por cuestiones de estética.
87 Stadtrat y Amtsarzt Dr. Trendtel a través del director del psiquiátrico de Dosen, Dr. Nitsche, al
director de la sección judía del psiquiátrico, 18 de enero de 1940. Staatsarchiv Leipzig, pp-v 64 Heilund Pflegeanstalt Dósen. Dr. Eichler al Departamento de Sanidad de Leipzig, 26 de enero de 1940,
ibid. Ehrich y Graetz A. G. al Frente de Trabajo Alemán en Berlín-Neukólln, 10 de julio de 1941, en
Dietrich Eichholz y Wolfgang Schumann (eds.), A natomie des Krieges, Berlín Este, 1969, p. 344. Tanto
en Leipzig como en Berlín la iniciativa surgió de las sedes del partido. Otros ejemplos de marcado simi­
lar, incluidas las bandas de trabajadores al aire libre, se señalan en Wolf Gruner, Der geschlossene Arbeitseinsatz deutscher Juden, Berlín, 1997, pp. 188-190.
88 Lammers a Frank, 10 de agosto de 1941, NG-1111.
89 Ibid.
90 Stuckart a Lammers, 14 de agosto de 1941, NG-1111.
91 Unterstaatssekretar Luther (Ministerio de Asuntos Exteriores/División de Alemania) al
Staatssekretar Weizsácker del Ministerio de Asuntos Exteriores, 19 de septiembre de 1941, D ocu­
mento Weizsacker-488.

rio de Propaganda hizo circular la noticia e invitó a los Ministerios interesados a una
conferencia92, que se celebró bajo la presidencia del Staatssekretar Gutterer, del Minis­
terio de Propaganda. El experto en asuntos judíos del Ministerio del Interior (Ministerialrat Lósener), que asistió a esta reunión, dijo después de la guerra: «Yo había supues­
to que, como era habitual, sería una pequeña reunión de los expertos participantes».
Por el contrario, hubo discursos. «Después se aplaudió, no como en una reunión, sino
como si fuese una campaña electoral»93. Sin embargo, al final, la redacción del decreto
le fue confiada a Lósener94.
En su forma definitiva, el decreto, fechado el 1 de septiembre de 194195, establecía
que los judíos de seis años o más sólo debían aparecer en público llevando una estrella
de David. La estrella tenía que ser tan grande como la palma de la mano. Debía ser de
color negro y con fondo amarillo, y en el centro el decreto establecía que llevase la ins­
cripción Jude. Las víctimas debían coser firmemente la estrella en la parte delantera
izquierda de sus prendas. Los judíos que formasen parte de matrimonios privilegiados
estaban exentos.
Las estrellas fueron fabricadas por la Berliner Fahnenfabrik Geitel & C o.96, y distri­
buidas inmediatamente. N o hubo mayores repercusiones. Algunos judíos intentaban
ocultar el emblema con una carpeta o un libro, una práctica que la G estapo de Berlín
consideraba inadmisible97. La directiva de la fábrica de Siemens Kabelwerk Gartenfeld
no quería que sus trabajadores judíos llevasen la estrella en las instalaciones, afirman­
do que allí ya estaban segregados. La Dirección General de Seguridad del Reich tuvo que
considerar, en consecuencia, la cuestión de si la fábrica era un lugar público incluido en
el significado del decreto98. El partido, preocupado por la posibilidad de que la exposi­
ción de la estrella en las calles provocase nuevos disturbios, emitió circulares advirtiendo a sus afiliados de que no m olestasen a los judíos99. Debía advertirse especial­
mente a los niños. Pero no hay datos sobre violencia. De hecho, se conoce la anécdota

92 Ibid.
93 Testimonio de Lósener, Causa núm. 11, tr. pp. 7636-7638.
94 Declaración jurada de Lósener, 24 de febrero de 1948, NG-1944-A.
93 RGB1 1, 547.
96 Memorandos del 17 y del 20 de septiembre de 1941, confeccionados por Paul Eppstein del
Reichsvereinigung judío sobre las reuniones mantenidas con el Hauptsturmfiihrer Gutwasser de la Di­
rección General de Seguridad del Reich/IV-B-4 el 16 y el 20 de septiembre, Leo Baeck Institute, rollo
en microfilm 66, de documentos originales en el Deutsches Zentralarchiv, Potsdam.
97 Memorando de Eppstein, 20 de septiembre de 1941, sobre la reunión mantenida con el repre­
sentante de la Gestapo en Berlín (Prüfer). Ibid.
98 Memorando de Eppstein, 26 de septiembre de 1941, sobre la reunión mantenida con Gutwasser.
Ibid.
99 Véase la directiva anteriormente mencionada de Bormann, en NG-1672.

192

de una niña que se salió de su camino para saludar amablemente a un trabajador com u­
nitario judío. Le dijo, «Heil Hitler, señor judío»100.
En las iglesias se produjo una situación difícil cuando los judíos bautizados acudían
a los servicios. En Wroclaw, el anciano cardenal Bertram, jefe de la Iglesia católica en
Alemania oriental, dio instrucciones de que la «celebración de servicios especiales» [die
Abhaltung von Sondergottesdiensten] para los portadores de estrellas debía «sopesarse»
sólo en el caso de que se produjesen «grandes dificultades», como que los funcionarios
civiles o los miembros del partido se mantuviesen apartados o saliesen ostentosamente
de las celebraciones101. Los representantes de la Iglesia evangélica luterana de siete pro­
vincias invocaron las enseñanzas de Martín Lutero para declarar que los cristianos
racialmente judíos no tenían cabida ni derechos en una Iglesia evangélica alem ana102.
Mientras tanto, la Policía de Seguridad amplió la marca a las viviendas. En 1942, se
ordenó a los judíos que pegasen la estrella en su puerta, con pintura negra sobre papel
blanco103.
Todo el sistema de identificación, con sus documentos personales, nombres especial­
mente asignados, y un conspicuo etiquetado público, constituyó una potente arma en
manos de la policía. En primer lugar, el sistema era un dispositivo auxiliar que facilitaba
la aplicación de las restricciones de residencia y movimiento. En segundo lugar, constituía
una medida de control independiente, porque permitía a la policía distinguir a un judío,
en cualquier lugar y momento. En tercer lugar, y quizá más importante, la identificación
tenía un efecto paralizante sobre sus víctimas. El sistema indujo a los judíos a ser aún más
dóciles, más receptivos a las órdenes que antes. El portador de la estrella estaba expuesto;
pensaba que todos los ojos estaban fijos en él. Era como si toda la población se hubiese
convertido en una fuerza policial, observándolo y vigilando sus acciones. Ningún judío,
bajo tales condiciones, podía resistir, escapar, o esconderse sin librarse primero de la cons­
picua etiqueta, el revelador segundo nombre, la acusadora tarjeta de racionamiento, el
pasaporte y los papeles de identificación. Pero librarse de estas cargas era peligroso, por­
que la víctima podía ser reconocida y denunciada. Pocos judíos se arriesgaron. La enorme
mayoría llevaba la estrella; y llevándola, estaban perdidos.
Hemos visto ahora cómo, m ediante pasos consecutivos, la comunidad judía fue ais­
lada socialmente y hacinada en casas especiales, cómo se le restringieron los movi­
100 Relato del Dr. Hugo Nothmann (superviviente judío) incluido en Hans Lamm, «Uber die
Entwicklung des deutschen Judentums», mimeografiado, 1951, p. 313.
101 Mitteilungen zur Weltanschaulichen Lage, 15 de abril de 1942, pp. 13-17, EAP 250-C-10/5.
102 Anuncio del 17 de diciembre de 1941, firmado por Klotzsche por Sajonia, obispo Schultz por
Mecklenburgo, Kipper por Nassau-Hessen, Dr. Kinder por Schleswig-Holstein, Wilkendorf por Anhalt,
Dr. Volz por Turingia, y Siewers por Lübeck, reimpreso en Helmut Eschwege, Kennzeichen J, Berlín,
1966, pp. 161-162.

103 Jüdisches Nachrichtenblatt, Berlín, 17 de abril de 1942.

193

mientos, y cómo se vio expuesta mediante un sistema de identificación. Este proceso,
que hemos denominado guetización, se completó con la institución de un aparato
administrativo judío mediante el cual los alemanes ejercían el dominio sobre la pobla­
ción judía. Para comprender cómo fueron finalm ente destruidos los judíos, es esencial
que conozcamos los orígenes de la máquina burocrática judía, que ellos mismos habían
creado.
A ntes de 1933, la organización comunitaria judía estaba aún descentralizada. Cada
ciudad con población judía tenía un Gemeinde, con un Vorstand responsable de la direc­
ción de los colegios, las sinagogas, los hospitales, los orfanatos y las actividades benéfi­
cas. Por ley, los Gemeinden podían exigir un impuesto a todos aquellos nacidos en la
ley judía y que viviesen en la localidad, siempre que no renunciasen formalmente a su
pertenencia104. Había también organizaciones regionales (Landesverbande), que en los
Estados alemanes del sur (Badén, Württemberg y Baviera) tenían competencias legales
para controlar presupuestos y nombramientos en el Gemeinden, pero que en Sajonia y
Prusia eran simples confederaciones de delegados de comunidades locales. El Landesverband prusiano daba cuenta del 72 por 100 de los judíos alemanes, incluyendo las
importantes ciudades de Berlín, Fráncfort del Meno, Wrocíaw y Colonia. Su presiden­
te, el rabino Leo Baeck, estaba trabajando en un «concordato» con Prusia en 1932, en
vísperas del ascenso de Hitler al poder105.
En aquella época, las comunidades judías, reflejando la tendencia política de toda Ale­
mania después de 1918, estaban a punto de centralizarse. En los días de la República de
Weimar se habían preparado varios borradores para una establecer organización judía
central106. En 1928, a falta del establecimiento de una Reichsorganisation, los delegados
de los Landesverbande, reunidos en conferencia, se constituyeron en grupo de trabajo
(Arbeitsgemeinschaft), asignaron provisionalmente al Landesverband prusiano el man­
tenimiento de los libros del grupo, y crearon un comité encargado de representar los
intereses judíos ante los organismos oficiales del Reich alem án107.
En la primavera de 1933, se formó una rudimentaria organización judía central. A lo
largo de los años siguientes, ésta evolucionaría paulatinamente, hasta convertirse en un
104 Nathan S t e in , «Oberrat der Israeliten Badens, 1922-1937», Leo Baeck Institute Year Book 1
(1956), pp. 177-190, especialmente p. 183. Sobre la economía, véase también S. Adler-Rudel, Jüdische
Selbsthilfe unter dem Naziregime, 1993-1939, cit., pp. 161, 178.
105 Leo B a e c k , «In Memory of Two of Our Dead», Leo Baeck lnstitue Year Book 1, 1956, pp. 51-56,
en 52-53.
106 Borradores de 1926, 1931 y 1932, en Leo Baeck Institute, Nueva York, colección Kreutzberger,
AR7183, Caja 18, Carpeta 3.
107 Hans-Erich FABIAN, «Zur Entstehung der “Reichsvereinigung der Juden in Deutschland”», en
Herbert A. Strauss y Kurt R. Grossman (eds.), Gegenwart im Rückblick, Heidelberg, 1970, pp. 165-179,
en 167.

194

aparato judío con funciones cada vez más significativas. Las fases de esta evolución, dos
de ellas coronadas durante 1933, se indican en los siguientes cambios de título108.
1933

1935

1938

1939

Reichsvertretung der jüdischen Landesverbande
(Representación de las Federaciones Territoriales judías en el Reich)
Leo Baeck y el Kammergerichtsrat Leo Wolff, copresidentes
Reichsvertretung der deutschen Juden
(Representación de los judíos alemanes en el Reich)
Leo Baeck, presidente
M inisterialrat O tto Hirsch, adjunto
Reichsvertretung der Juden in Deutschland
(Representación de los judíos de Alem ania en el Reich)
Leo Baeck
O tto Hirsch, adjunto
Reichsverband der Juden in Deutschland
(Federación de los judíos de Alem ania en el Reich)
Leo Baeck
O tto Hirsch, adjunto
Reichsvereinigung der Juden in Deutschland
(Asociación de los judíos de Alem ania en el Reich)
Leo Baeck
Heinrich Stahl, adjunto

Cuando los dirigentes judíos se enfrentaron a la toma del poder por los nazis, en 1933,
procuraron establecer en primer lugar un «debate abierto» (offene Aussprache), una «con­
troversia digna» (Auseinandersetzung [ . . . ] rrút Waffen der Vomehmheit) con los nazis sobre
el tema del antisemitismo y el futuro de los judíos de Alem ania109. En marzo de 1933, el
propio Baeck y el Vorstand de la comunidad de Berlín en ese momento, Kleemann,
108 S. Adler-Rudel, Jüdische Selbsthilfe unter dem Naziregime, 1993-1939, cit., pp. 9-18; K. Y. B a l l -

«The National Representation of Jews in Germany», Yad Vashem Studies 2 (1958), pp. 159-178,
contiene textos de memorias de Emst Herzfeld (presidente del Central-Verein) y Franz Meier (sionista);
Max Gruenewald, «The Beginning of the “Reichsvertretung”», Leo Baeck Institute Year Book 1 (1956),
pp. 57-67; H. E. Fabian, «Zur Entstehung der “Reichsvereinigung der Juden in Deutschland”», cit.;
Hugo H a h n , «Die Gründung der Reichsvertretung», en Hans Tramer (ed.), In Zwei Welten, Tel
Aviv, 1962, pp. 97-105; Abraham MARGALIOT, «The Dispute over the Leadership of Germán Jewry
(1933-1938)», Yad Vashem Studies 10 (1974), pp. 129-148; Leonard B a k e r , Days ofSorrow and Pain
- Leo Baeck and the Berlín Jews, Nueva York, 1978. Adler-Rudel, Ball-Kaduri, Gruenewald, Fabian y
Hann eran veteranos del Reichsvertretung.
109 H. Lamm, «Über die Entwicklung des deutschen Jedentums», cit., pp. 98-99.
K a d u r i,

195

enviaron una carta a Hitler en la que incluían una declaración pública (Aufruf) expre­
sando su consternación por el boicot nazi, llamando la atención sobre los 12.000 judíos
muertos en la Primera Guerra Mundial, y rechazando la responsabilidad por las «fecho
rías de unos cuantos» (Verfehlung einiger Weniger)110. U na y otra vez, los jefes de diver­
sos grupos de interés judíos, entre ellos el Central-Verein, los veteranos de guerra y los
sionistas, solicitaron entrevistas con Hitler y otros altos cargos nazis. U na delegación
fue recibida por Goring el 25 de marzo de 1933111, pero fue la última reunión de este
tipo. En años posteriores, los dirigentes judíos, no sólo del Reich, sino también de los
territorios ocupados, se vieron obligados a tratar con oficiales alemanes de rango cada
vez más bajo, hasta que finalmente debieron presentar sus solicitudes ante los capita­
nes de las SS. En 1933, no preveían este futuro, y se esforzaron por crear una repre­
sentación general (Gesamtvertretung) como cuestión de la más alta prioridad. El Reichsvertretung der jüdischen Landesverbánde fue la manifestación inicial de este objetivo, pero
resultó poco más que una ampliación de la comunidad de Berlín y del Landesverband
prusiano. El rabino Baeck reconoció las limitaciones de su impotente organismo, y di­
mitió de él transcurridos unos m eses112.
A finales del verano de 1933, un grupo de dirigentes judíos de Essen lideraron una
campaña para reformar el Reichsvertretung. Querían una representación mucho más
fuerte de las comunidades de fuera de Berlín, y la inclusión de organizaciones naciona­
les. Su estrategia era «aislar» (isolieren) a Berlín y ofrecer la dirección del nuevo Reichsvertretung al hombre que, en su opinión, estaba por encima de las facciones políticas:
Leo Baeck113. El 28 de agosto de 1933, se celebró una reunión en la sinagoga de Essen
para negociar un plan. Los participantes formaron una comisión de trabajo dirigida por
el Dr. Georg Hirschland (Essen) y lo autorizaron a acoger en su seno a los sionistas,
hasta aquel entonces una pequeña minoría, pero ahora de creciente influencia. Al
Ministerialrat de Stuttgart, Dr. O tto Hirsch, le pidieron que estableciese las directri­
ces114. Hirsch redactó una proclama dirigida «a los judíos alemanes», informándoles en
la redacción original de que «con el consentimiento de las principales organizaciones y
de todos los Landesverbánde judíos, hemos asumido el liderazgo del Reichsvertretung
de los judíos alemanes [An die deutschen Juden! Wir haben mit Zustimmung aller jüdischen
110 Baeck y Kleeman a Hitler, 29 de marzo de 1933, en S. Adler-Rudel, Jüdische Selbsthilfe linter
dem Naziregime, 1993-1939, cit., pp. 183-184, y en Klaus Herrmann, Das Dritte Reich und die DeutschJüdischen Organisationen, Colonia, 1969, pp. 60-61.
111 L. Baker, Days of Sorrow and Pain - Leo Baeck and the Vashem Studies, cit., pp. 153-154.
112 L. Baeck, «In Memory of Two of our Dead», cit., p. 54.
113 H. Hahn, «Die Gründung der Reichsvertretung», cit., p. 101. El rabino Hahn pertenecía al
grupo de Essen.
114 Se puede encontrar un resumen de la reunión en la colección Reichsvertretung del Leo Baeck
Institute, A R 221.

196

Landesverbánde Deutschlands und allergrossen Organisationen der deutschen Juden die Führung der Reichsvertretung der deutschen Juden übemommen]»115.
El tres de septiembre de 1933, la comisión de trabajo de Hirschland se reunió en
Berlín. Los reunidos hablaron de un liderazgo de personalidades (Persónlichkeiten), que
debía suplantar a los dirigentes existentes. La lista de la que se debían sacar los futuros
líderes incluía a Martin Buber, el filósofo, y Richar Willstater, el premio Nobel de química.
La comisión eligió finalmente a Baeck como presidente y a Hirsch presidente ejecutivo
(geschaftsführenden Vorsitz) 116Dos semanas después de la reunión mantenida el 3 de septiembre, comenzó a funcionar el nuevo Reichsvertretung. N o incluía a algunos judíos ortodoxos (Agudah), que
miraban con recelo al liberal rabino Leo Baeck y sus estudios eruditos sobre las doctri­
nas cristianas, ni estaba apoyado por los judíos asimilacionistas, que abrazaban el nacio­
nalismo alemán (Verband nationaldeutscher Juden), y creían que sus sacrificios especiales
por Alem ania los hacían acreedores de mayores derechos que otros judíos, y tampoco
-en el extremo opuesto del espectro- a los revisionistas sionistas, que creían en la nece­
sidad de la emigración total117. A un así, el grupo tenía una base suficientemente amplia
como para requerir cuidado en la asignación de los puestos de la presidencia. Había que
reservar espacios para los sionistas recientemente reclutados, las otras principales orga­
nizaciones judías, y las comunidades más grandes, como Berlín, que incluían un tercio
de los judíos de Alem ania. A l fin, no hubo espacio para Buber ni para W illstatter118.
Todos los hombres situados al mando del Reichsvertretung tenían experiencia en el
terreno de la política, y casi inmediatamente se vieron obligados a usar dicha experien­
cia, no meramente para tratar entre sí, sino con el Estado alemán y los crecientes pro­
blemas de la comunidad judía.
La política inicial del Reichsvertretung se basó en el concepto de que los judíos tenían
que resistir (auszuharren), con la esperanza de que la Alem ania nazi moderase su com ­

115 Texto en Leo Baeck Institute, colección Reichsvertretung, A R 221. En posteriores redaccio­
nes esta frase se alargó. El «liderazgo» (Führung) se convirtió en «dirección» (Leitung) y el activo
«hemos asumido» (wir haben [ ...] übemommen) se convirtió en el pasivo «nos ha sido transferido» (ist
uns übertragen worden). El texto definitivo se puede encontrar en S. Adler-Rudel, Jüdische Selbsthilfe
unter dem Naziregime, 1993-1939, cit., pp. 185-186.
116 Resumen de la reunión en Leo Baeck Institute, colección Reichsvertretung, A R 221. Véase
también la carta escrita por el Dr. Heinrich Stem (Berlín), a Hirschland, en la que se queja de la con­
ducta de éste en la reunión, y del modo en que Hirsch fue elegido. A R 221. El grupo de Berlín siguió
sin quedar satisfecho: véase la carta de Stahl (presidente del Gemeinde de Berlín), Kareski y Rosenthal
al Reichsvertretung, 1 de junio de 1937, y la respuesta de Baeck y Hirsch, 3 de junio de 1937, A R 221.
117 Abraham M a r g a l io t , «Leadership», Yad Vashem Studies 10 (1974), pp. 133-136.
118 Véanse los borradores del Leo Baeck Institute, A R 221. También H. Hahn, «Die Gründung
der Reichsvertretung», cit., p. 103.

197

portamiento antijudío y concediese a la comunidad hebrea suficiente «Lebensraum»
para continuar su existencia. Por entonces, la emigración no se consideraba la única
salida, sino una m ás119. A finales de 1935, este principio ya no era sostenible. Simbóli­
camente, al Reichsvertretung se le pidió que cambiase su nombre de representación de
los judíos alemanes a la de los judíos de Alemania. Sustancialmente, sus actividades se cen­
traron en problemas tales como la formación vocacional y la emigración, además de con­
tinuar sus actividades benéficas. El Reichsvertretung tuvo que aumentar su presupues­
to proporcionalmente120. Aunque seguía dependiendo de los fondos procedentes de las
comunidades y de los Landesverbande, recibía cantidades crecientes de organizaciones
benéficas judías extranjeras, lo cual sirvió para fortalecer su carácter centralizado121.
En 1938, cuando muchos judíos estaban perdiendo su punto de apoyo económico, se
produjeron nuevos cambios. En algunas comunidades más pequeñas, reducidas por la
emigración, surgieron diferencias acerca de la administración de las propiedades comu­
nales o de las rentas derivadas de su venta. El Reichsvertretung prácticamente abando­
nó su función «representativa» y se convirtió en un Reichsverband (federación) con fines
administrativos. El 27 de julio de 1938, los dirigentes judíos decidieron que todos los
habitantes del Antiguo Reich que fuesen judíos de religión debían pertenecer al Reichs­
verband. En febrero de 1939, esta nueva organización general (Gesamtorganisation)
enviaba su correspondencia con otro nombre: el Reichsvereinigung122. En un anuncio
hecho ese mes, el Reichsvereinigung declaró que todos los Gemeinden del Antiguo
Reich se convertirían en delegaciones del Reichsvereinigung, de forma que los dirigen­
tes de Berlín pudieran dedicar el superávit que se produjese en cualquiera de ellos a
cubrir las necesidades de otros. Además, continuaba la declaración, cualquiera que
hubiese abandonado la religión judía y el Gemeinde local, pero fuese judío según la defi­
nición de 1935, podía y debía ser directamente miembro del Reichsvereinigung123. Unos

119 M. Gruenewald, «Die Gründug der Reichsvertretung», Leo Baeck Institute Year Book 1 (1956),
pp. 61, 67.
120 Véase el presupuesto del Reichsvertretung desde el 1 de abril de 1934 al 31 de diciembre de
1935, Leo Baeck Institute, A R 221.
121 K. Y. Ball-Kaduri, «The National Representation of Jews in Germany», cit., p. 177.
122 H. E, Fabian, «Reichsvereinigung», en A. Strauss y K. R. Grossman (eds.), Gegenwart im Rückblick, cit., pp 169-170. Uno de los primeros actos del Reichsvereinigung fue la imposición a los judíos
emigrados, con respaldo alemán, de una contribución especial (ausserordentlichen Beitrag) en forma de
impuesto sobre el patrimonio, que variaba en una escala del 0,5 al 10 por 100. Véase el informe del
Reichsvereinigung para 1939, Leo Baeck Institute, A R 221.
123 Texto del anuncio, de la primera página del Jüdisches Nachrichtenblatt, 17 de febrero de 1939,
en Otto Dov Kulka (ed.), con Anne Birkenhauer y Esriel Hildesheimer, Deutsches Judentum unter dem
Natiomlsozialismus, vol. 1, Dokumente zur Geschichte der Reichvenretung der deutschen Juden 1933-1939,
Tubinga, 1997, pp. 441-448.

198

meses más tarde se produjo otro cambio, el más crítico. El 4 de julio de 1939, el Reichsvereinigung fue tomado, completamente, por la Policía de Seguridad.
El decreto de 4 de julio de 1939124 fue redactado por el Miniserialrat Lósener y por
otro experto, Rolf Schiedermair125. Lo firmaron el ministro del Interior, Frick, el adjun­
to del Führer, Hess, el ministro de Educación, Rust, y el ministro de Asuntos Eclesiás­
ticos, Kerrl. Parte del decreto confirmaba la situación existente. Se estableció que la
jurisdicción territorial del Reichsvereinigung era la del Antiguo Reich, incluidos los
Sudetes, pero excluidos Austria y el Protektorat. Todos los Gemeinden locales se situa­
ron bajo el Reichsvereinigung en una categórica relación jerárquica (véanse los cuadros
6.3 y 6.4). A l Reichsvereinigung se le encargó el mantenimiento de las escuelas hebreas
y el respaldo económico a los judíos indigentes.
El decreto especificaba que los sujetos del Reichsvereinigung eran los «judíos»; no
sólo los que pertenecían a la religión judía, sino todas las personas clasificadas como
judías por el decreto de definición. Además, los artífices del decreto insertaron una dis­
posición que tendría profunda importancia pocos años después. El Ministerio del Inte­
rior (con lo cual se quería decir la Policía de Seguridad) recibió competencias para asig­
nar tareas adicionales al Reichsvereinigung. Estas asignaciones acabarían convirtiendo
el aparato administrativo judío en una herramienta de destrucción de la comunidad
Cuadro 6.3. Organización de la comunidad judía, 1939
Dirección General de Seguridad del Reich
Heydrich
Reichsvereinigung
Rabino Leo Baeck
Vorsitzender

Organizaciones Comunitarias
(Kultusgemeinden) y
Oficinas Filiales de la
Reichsvereinigung (Bezirksstellen)

Gestapo de Viena

Gestapo de Praga

Oficina Central para la
Emigración Judía, Viena

Oficina Central para la
Emigración Judía, Praga

Kultusgemeinde, Viena

Kultusgemeinde, Praga

Dr. Josef Lówenherz,
Amtsdírektor

Dr. Fleischmann,
Zentralsekretdr

Nota: las Kultusgemeinden y las Reichsvereinigung Bezirksstellen pertenecientes al área del Reich se situaban
bajo la supervisión de la Gestapo. La información de este gráfico se basa en documentos del YIVO Institute, Nueva York.
124 R G B 11,1097.
125 Declaración jurada de Lósener, 24 de febrero de 1948, NG-1944-A.

199

Cuadro 6.4. La Reichsvereinigung, 1939
Presidente del Vorstand
Presidente Adjunto

Rabino Dr. Leo Baeck
Heinrich Stahl
^ Dr. Paul Eppstein
Moritz Henschel
Miembros del Vorstand <
Philipp Kozower
Dr. Arthur Lilienthal
Dr. Julius Seligsohn
Financiación y Comunidades
Dr. Arthur Lilienthal
Finanzas
Paul Meyerheim
Comunidades
Dr. Arthur Lilienthal
Migración
Dr. Paul Eppstein
Información, Estadísticas, Migración de Mujeres
Dra. Cora Berliner
Pasajes, Financiación, Administración
Victor Lowenstein
Asesoramiento y Planificación
Dr. Julius Seligsonhn
(Representantes en
Erich Gerechter
Emigración a Palestina
Alemania de la Agencia •<
y
Judía para Palestina)
Dr. Ludwig Jacobi
Preparativos previos a la Emigración
Formación y reconversión ocupacional
Dr. Conrad Cohn
Agricultura
Martin Gerson
Comercio y Profesiones, Problemas de Vivienda
Philipp Kozower
Colegios
Paula Fiirst
Profesores
Ilse Cohn
Enseñanza de idiomas
Ilse Cohn
Seguridad Social
Dr. Conrad Cohn
Problemas Generales de Seguridad Social
Hannah Kaminski
Sanidad
Dr. Walter Lustig
Nota: Jüdisches Nachrichtenblatt (Berlín), 21 de julio de 1939. En la lista publicada en eljüdisc/ies Nach­
richtenblatt, todos los funcionarios judíos llevaban como segundo nombre Israel o Sara. El Jüdisches Nachrich­
tenblatt era la publicación oficial del Reichsvereinigung. Había también un Jüdisches Nachrichtenblatt en Viena,
publicado por la comunidad judía, y otro Jüdisches Nachrichtenblatt en Praga.

judía. El Reichsvereinigung, con sus Gemeinden y sus delegaciones territoriales, se con­
vertiría en brazo de la maquinaria de deportación alemana.
Significativamente, esta transformación se estaba llevando a cabo sin cambio o nombra­
miento alguno de personal. Los alemanes no habían creado el Reichsvereinigung, ni habían
nombrado a sus líderes. El rabino Leo Baeck, el Dr. Otto Hirsch, el Direktor Heinrich Stahl,
y todos los demás, eran líderes judíos. Dado que estos hombres no eran marionetas, conserva­
ron su status y su identidad en la comunidad judía durante toda su participación en el proce­
so de destrucción, y dado que no disminuyeron su diligencia, desplegaron la misma capacidad
que en otro tiempo habían demostrado para velar por el bienestar de los judíos en ayudar a los
supervisores alemanes en operaciones que se habían vuelto letales para esa comunidad.

200

Comenzaron el patrón de cumplimiento informando de las muertes, nacimientos y otros
datos demográficos a la Dirección General de Seguridad del Reich, y transmitiendo a la población judía las normativas alemanas en la publicación Jüdisches Nachrichtenblatt. A conti­
nuación establecieron cuentas bancarias especiales, accesibles a la Gestapo, y concentraron
a los judíos en las viviendas asignadas. En los momentos finales, confeccionaron gráficos,
mapas y listas, y proporcionaron espacio, medios y personal para preparar la deportación. El
Reichsvereinigung y sus homólogos de Viena y Praga fueron el prototipo de una institución
-el Consejo judío- que aparecería en Polonia y en otros territorios ocupados, y que se emplearía en actividades conducentes al desastre. Fue un sistema que permitió a los alemanes aho­
rrar personal y fondos, y al mismo tiempo aumentar su dominio sobre las víctimas. Una vez
dominados los dirigentes judíos, estaban en posición de controlar a toda la comunidad.
La concentración de los judíos marca el cierre de la fase preliminar del proceso de
destrucción en el área del Reich-Protektorat. Las consecuencias fatales de esta fase pre­
liminar se manifestaron en dos fenómenos. Uno fue la relación entre perpetradores y víc­
timas. Cuando la burocracia se encontraba a punto de pasar a una acción más drástica,
la comunidad judía estaba reducida al completo cumplimiento de órdenes y directivas.
La otra manifestación del régimen de estrangulación nazi fue la diferencia cada vez
mayor entre nacimientos y fallecimientos en la comunidad judía. La tasa de natalidad se
precipitaba hacia cero; la tasa de mortalidad aumentaba continuamente hasta límites
inauditos (véase el cuadro 6.5). La comunidad judía era un organismo moribundo.
Cuadro 6.5. Nacimientos y muertes de judíos en el Antiguo Reich
(sin incluir Austria y el Protektorat)
AÑO
1940
1941
1942
TOTAL

NACIMIENTOS
396
351
239
986

MUERTES
6.199
6.249
7.657
20.105

POBLACIÓN AL
FINAL DEL AÑO
aprox. 175.000
aprox. 140.000
[tras las deportaciones] 51.327

Nota: Korherr, estadístico de las SS, a Himmler, 27 de marzo de 1943, NO-5194. Las deportaciones en
masa comenzaron en octubre de 1941-

POLONIA

Cuando el ejército alemán invadió Polonia, en septiembre de 1939, el proceso de des­
trucción estaba ya en su fase de concentración. La comunidad judía polaca se vio, por lo
tanto, inmediatamente amenazada. La concentración se llevó a cabo con una rapidez mu­
cho mayor de la que se había osado en la región del Reich-Protektorat. El recientemente

201

ocupado territorio polaco constituyó, de hecho, un área de experimentación. En poco tiem­
po, la maquinaria de destrucción de Polonia alcanzó y superó a la burocracia de Berlín.
Esta evolución se debe a tres razones. U na radica en la composición personal de la
administración alemana en Polonia. Ese aparato tenía un gran número de hombres del
partido en sus filas, y fue menos precavido y menos «burocrático» que la Administra'
ción del Reich.
El segundo factor era la percepción que los alemanes tenían de los judíos polacos.
Estos llevaban ya tiempo en la escala inferior. Habían sido señalados e identificados repe­
tidamente antes de la guerra. En la memoria reciente estaban los miles transportados por
Alemania a la frontera polaca en 1938. Quince años antes, los individuos con nacionali­
dad polaca habían sido deportados por el gobierno bávaro por indeseables126. Aun antes,
el 23 de abril de 1918, el Ministerio del Interior prusiano prohibió la entrada en las pro­
vincias orientales alemanas a los judíos polacos que trabajaban como jornaleros no cuali­
ficados, basándose en que no les interesaba el trabajo sino la inmigración, y que eran
moralmente poco fiables y físicamente sucios, introduciendo el tifus en Alemania127.
Armado con dichas concepciones, el régimen nazi fue menos considerado y más drás­
tico en Polonia que en la propia Alemania. En general, no se hicieron concesiones a los ju­
díos polacos que habían sido veteranos de los ejércitos alemán o austrohúngaro en la Pri­
mera Guerra Mundial. N o se dudó mucho en establecer para los judíos polacos densidades
de habitación que superaban con mucho las permitidas para los judíos de Alemania. Ade­
más, en Polonia, al contrario que en Alemania, no había necesidad de tener precaución
para que las medidas antijudías no tuviesen repercusiones dolorosas sobre la población
no judía. N o había el imperativo de tener en cuenta el bienestar de los polacos.
La tercera y más importante razón para el tratamiento más duro dado a los judíos
polacos fue su proporción numérica. El 10 por 100 de la población polaca era judía; de
33.000.000 millones de habitantes, 3.300.000 eran judíos. Cuando Alem ania y la URSS
se repartieron Polonia en septiembre de 1939, dos millones de estos judíos se vieron re­
pentinamente situados bajo dominación alemana. Sólo en Varsovia, residían unos 400.000,
126 Correspondencia en Archivos Nacionales Alemanes, R 43 1/2193. Para un análisis detallado,
véase también Reiner P o m m e r in , «Die Ausweisung von Ostjuden aus Bayem 1923», Vierteljahrshefte
für Zeitgeschichte 34 (1986), pp. 311-340. La expulsión se debatió también en Sajonia. Véase Cáma­
ra de Comercio de Chemnitz al Ministerio del Interior sajón, 6 de febrero de 1920, y Ministerio del
Interior sajón al Ministerio de Economía sajón, 24 de febrero de 1920, Sáchsisches Landeshauptarchiv
Dresden, Legajo Wirtschaftsministerium 1544.
127 Trude MAURER, «Medizinalpolizei und Antisemitismus», en Jahrbücher für Geschichte Osteuropas 33 (1985), pp. 205-230. Respecto a los antecedentes, véanse también Egmont Zechlin, Die Deuts­
che Politik und diejuden im Ersten Weltkrieg, Gotinga, 1969, pp. 260-277 y la Cámara de Comercio de
Leipzig al Ministerio del Interior sajón/Sección de Comercio, 10 de agosto de 1916, Sáchsisches Lan­
deshauptarchiv Dresden, Legajo Wirtschaftsministerium 1546.

202

es decir, casi tantos como vivían en Alem ania en 1933 y más de los que quedaban en
toda el área del Reich-Protektorat a finales de 1939. El desarraigo y la segregación de
tantos judíos presentaban en conjunto problemas diferentes, y dieron lugar a soluciones completamente distintas. Así, en Polonia, la concentración no se limitó a un sistema de restricciones integradas como las analizadas en la primera parte de este capítu­
lo. Por el contrario, en Polonia, la burocracia resucitó el gueto medieval, separado
completamente del resto del mundo.
Quizá se recuerde que la introducción del proceso de destrucción en Alem ania fue
precedida de Einzelaktionen: breves y violentos ataques contra los judíos. También en
Austria, durante un breve periodo posterior al Anschluss, se produjeron Einzelaktionen. Cuando el ejército alemán avanzó hacia el Este, también en Polonia tuvieron lugar
estas Einzelaktionen. Com o en el caso del Reich y de Austria, la violencia tenía la fun­
ción de convencer a las autoridades y a las víctimas de la necesidad de establecer la ley
y el orden. A l igual que en Alemania, las Einzelaktionen fueron iniciadas por miembros
del partido y refrenadas por la autoridad responsable del gobierno de la zona. En Polo­
nia, los elementos del partido fueron las SS armadas (Waffen-SS), formaciones milita­
res del partido que luchaban como unidades integradas en las fuerzas armadas. La auto­
ridad gobernante inicial era el ejército.
Los primeros informes de violencia llegaron pocos días después del estallido de la
guerra. En una localidad, un miembro de la Policía Secreta sobre el Terreno y un hom ­
bre de las S S condujeron a 50 judíos, que habían estado ocupados todo el día en la repa­
ración de un puente, a una sinagoga y los mataron sin razón alguna (in einer Synagoge
zusammengetrieben und grundlos zusammengeschossen). Tras un largo intercambio de co­
rrespondencia, en el que se señaló que el hombre de las SS había sido provocado por las
atrocidades polacas y había actuado por «iniciativa juvenil» (jugendlichen Draufgángertum) ,
el castigo de ambos culpables se fijó en tres años128.
Pocos días después de este incidente, el comandante del Decimocuarto Ejército,
Wilhelm List, tuvo que emitir una orden prohibiendo que se saqueasen propiedades
judías, se quemasen sinagogas, se violase a las mujeres judías y se disparase contra la po­
blación judía129. Pero incluso después del cese de hostilidades, las Einzelaktionen con­
tinuaron. El 10 de octubre de 1939, el jefe del Estado Mayor, Halder, hizo una críptica
observación en su diario: «M asacres de judíos; ¡disciplina!»130. Durante el mes siguien­

128 Diario del jefe del Estado Mayor, Halder, 10 de septiembre de 1939, NOKW-3HO. Memo­
rando del ejército, 13 de septiembre de 1939, D-421. Oberkriegsgerichtsrat del Tercer Ejército (fir­
mado Lipski) al Oberstkriegsgerichtsrat de la Oficina del Generalquartiermeister, 14 de septiemre de
1939, D-421.
129 Orden de List, 18 de septiembre de 1939, NOKW-1621.
130 Diario de Halder, 10 de octubre de 1939, NOKW-3140.

203

te, el ejército comenzó a reunir sistemáticamente pruebas de las atrocidades cometidas
por las SS. Quizá deba señalarse que al ejército no le importaban tanto los judíos como
el intento de entablar una causa contra las SS en general. De ahí que los memorandos
militares referentes a las Einzelaktionen contra los judíos estén archivados junto con
otras quejas contra las SS, todos mezclados.
El 23 de noviembre de 1939, el General der Artillerie Petzel, comandante del nuevo
Distrito Militar XXI de Poznañ, informó de un incidente que había tenido lugar en la
población de Turek el 30 de septiembre. Varios camiones de las S S llenos de hombres
de las S S y al mando de un alto oficial de esa organización habían atravesado el pue­
blo. Los hombres de las SS iban armados con fustas y las habían utilizado libremente,
golpeando indiscriminadamente a los transeúntes en la cabeza. Aparentemente, varios
habitantes de etnia alemana también habían recibido golpes. La partida se había dirigi­
do a continuación a una sinagoga, había hacinado a los judíos en el edificio, y obligado
a las víctimas a arrastrarse, cantando, por debajo de los bancos. Después, les habían
obligado a bajarse los pantalones para azotarlos. En el transcurso de estas palizas, uno
de los judíos se hizo de vientre con el miedo. A nte esto, los hombres de las S S habían
obligado a la víctima a embadurnar con la basura la cara de otros judíos. El informe
continuaba con una queja contra el representante de Goebbels, que aparentemente
había realizado un discurso de victoria en el que había conseguido elogiar a las SS sin
mencionar siquiera al ejército131.
En febrero de 1940, el comandante del ejército en Polonia (Blaskowitz) confeccio­
nó una lista de quejas para presentar ante el comandante en jefe del Ejército (von Brauchitsch). El informe contenía en total 33 artículos, cada uno de los cuales constituía
una queja separada. El artículo 7, por ejemplo, se refería a un registro llevado a cabo el
31 de diciembre de 1939, con un frío atroz, por la noche, en la calle. A los judíos, espe­
cialmente a las mujeres, se les había obligado a desnudarse mientras la policía fingía
buscar oro. O tra queja (artículo 8) mencionaba que un teniente de las SS, el Untersturmführer Werner, vivía bajo nombre supuesto con una actriz judía (Johanna Epstein)
en un apartamento de Varsovia, un caso claro de Rassenschande cometido por un ofi­
cial de las SS. El artículo 31 era la descripción de una orgía de violencia en Nasielsk,
que había durado toda la noche, afectando a 1.600 judíos que habían sido azotados. El
artículo 33, reservado para el final, analizaba el caso de dos policías que habían sacado
a rastras a dos adolescentes judías de la cama. Una de las mujeres había sido violada en
un cementerio polaco. A la otra, que había enfermado, los policías le dijeron que vol­
verían por ella en otro momento y le pagarían 5 zloty. De todos estos sucesos, el Gene131
Alto Mando del Ejército/Jefe del Ejército de Reemplazo (Fromm) al Alto Mando de las Fuer­
zas Armadas, 30 de noviembre de 1939, en el que se incluye un informe del General der Artillerie
Petzel, fechado el 23 de noviembre de 1939, D-419.

204

raloberst Blaskowitz sacaba la siguiente conclusión: «Es un error -escribió- m asacrar a
unos 10.000 judíos y polacos, como se está haciendo en la actualidad; porque -e n lo
que al conjunto de la población se refiere—no erradicará la idea de Estado polaco y tam ­
poco exterminará a los judíos»132.
La queja de Blakowitz recuerda las palabras pronunciadas por Schacht cinco años
antes. Com o Schacht, al general no le indignaba la idea de tomar medidas drásticas,
sino sólo la manera aficionada en que las SS intentaban enfrentarse a un enorme conjunto de dos millones de judíos. En realidad, los «profesionales» de las SS ya se habían
hecho cargo de la situación.
El 9 de septiembre de 1939, el jefe de la Policía de Seguridad, Heydrich, se reunió
con el Generalquartiermeister Wagner, del Alto M ando del Ejército, para analizar algu­
nos de los problemas polacos. Los dos oficiales se mostraron de acuerdo en realizar «de
una vez por todas una limpieza» de «judíos, intelectuales, sacerdotes, nobleza»133. A l
día siguiente, el comandante en jefe del Ejército escribía que «existe en líneas generales
la idea del gueto; los detalles no están todavía claros»134. Estos se elaboraron 24 horas
después en una reunión de jefes de la Dirección General de Seguridad del Reich y de
comandantes procedentes de las unidades de la Policía de Seguridad (Einsatzgruppen) ya en
Polonia. La decisión era limpiar de judíos las áreas de habla germana, trasladar la pobla­
ción judía del campo, y concentrar a los judíos en guetos dentro de las grandes ciuda­
des135. Estas conclusiones, que se incorporaron el mismo día a una orden dirigida a los
Einsatzgruppen136, constituían un ambicioso plan de concentración.
La introducción de la orden hace una breve referencia a un objetivo último -la emi­
gración de los judíos que se llevaría a cabo más adelante-, pero que por el momento no
se explicaba en detalle. La primera parte establecía que los judíos debían ser expulsa­
dos de los territorios de Danzig, Prusia occidental, Poznañ y de la A lta Silesia Oriental.
Estas áreas fueron posteriormente territorio incorporado, es decir, un territorio integra­
do en la Administración del Reich. Los judíos de estas áreas debían ser desplazados al
interior de Polonia, un territorio posteriormente conocido como el «Gobierno General»
(Generalgouvernement). Los judíos del Gobierno General debían concentrarse en las
132 Notas para un informe oral preparadas por Blaskowitz, 6 de febrero de 1940,
NO-3011.
133 Diario de Halder, 10 de septiembre de 1939, NOKW-3140.
134 Diario de Halder, 20 de septiembre de 1939, NOKW-3140.
135 Actas de la conferencia celebrada el 21 de septiembre de 1939, en Staatsanwaltschaft beim
Landgericht Berlín, 3 P (K) Js 198/61, «Schlussvermerk in der Strafsache gegen Beutel u. a. wegen
Mordes», 29 de enero de 1971, pp. 17-19. Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen, Ludwigsburg.
136 Heydrich a los Einsatzgruppen, con copias al Alto Mando del Ejército (OKH), al Staatssekretár Neumann de la Oficina del Plan Cuatrienal, al Staatssekretár Stuckart, del Ministerio del
Interior, al Staatssekretár Landfried, del Ministerio de Economía, y al jefe de la Administración Civil
en los Territorios Ocupados, 21 de septiembre de 1939, PS-3363.

205

ciudades. Sólo se elegirían como puntos de concentración las ciudades situadas en
nudos de ferrocarril o, al menos, a lo largo de la línea férrea. Todas las comunidades ju­
días de menos de 500 habitantes debían ser disueltas y trasladadas al centro de con­
centración más cercano.
En la segunda parte, Heydrich ordenaba que en cada comunidad judía se estable­
ciese un consejo de ancianos judíos (Altestenrat, también Judenrat) compuesto por per­
sonas influyentes y rabinos. Los consejos serían plenamente responsables (en el sentido
literal de la palabra) de la ejecución exacta de todas las instrucciones. Debían hacer un
censo improvisado de los judíos de su área, y tenían que responsabilizarse personal­
mente de la evacuación de los judíos de zonas rurales a los puntos de concentración, de
su manutención durante el transporte, y de albergarlos a su llegada. N o había objeción
en contra de que los judíos llevasen con ellos sus enseres domésticos. La razón dada
para la concentración era que los judíos habían participado activamente en ataques de
francotiradores y en saqueos.
El ejército no quiso tomar parte en la ejecución de este plan. Durante la discusión
mantenida entre Heydrich y Wagner, el 19 de septiembre de 1939, el general inten­
dente del ejército había insistido en que se notificase a las autoridades militares de
todas las actividades de las SS y de la Policía, pero que la «limpieza» se llevase a cabo
tras la retirada del ejército y el traspaso de poderes a la Administración civil, es decir,
no antes de comienzos de diciembre137. En vista de la precoz abdicación del poder por
parte del ejército en Polonia, esta exigencia se pudo cumplir fácilmente. Esta vez, el
ejército no tuvo que ensuciarse las manos con el asunto. En 1941, como veremos, ya
no pudo escapar del papel que le habían asignado en la destrucción de los judíos euro­
peos, pero en Polonia el proceso de destrucción se puso directamente en manos de una
Administración civil recientemente creada.
Los Einsatzgruppen, por su parte, no podían hacer mucho. La guetización era un
procedimiento demasiado complejo para un puñado de unidades miltarizadas que se
iban a disolver y transformar en una Administración de Policía de Seguridad una vez
cesado el régimen militar. Establecieron varios consejos judíos, simplemente llamando
a un líder judío identificado para que formase un «Judenrat»138. En Varsovia, el 4 de
octubre de 1939, un pequeño destacam ento de la Policía de Seguridad hizo una reda­
da en la sede central de la comunidad judía, mostrando interés por la caja fuerte y pre­
guntando quién era el presidente. El conserje les dijo que era Adam Czerniaków139. El
mismo día, Czerniaków fue conducido al edificio ocupado por altos mandos del Ein137 Diario de Halder, 19 de septiembre de 1939, NOKW-314Ü.
138 Veáse Iasiah TRUNK, Judenrat, Nueva York, 1972, pp. 21-26.
139 Apolinary HARTOLAS, «How did Czerniaków Become Head of the Warsaw Judenrat?», Yad
Vashem Bulktin 15 (1964), pp. 4-7.

206

satzgruppe, donde le comunicaron que debía elegir a 24 hombres para trabajar en el consejo y asumir su jefatura140. En los días siguientes, Czerniaków hizo listas y esbozó orga­
nigramas141. El Einsatzgruppe informó de que había «establecido la comunidad judía con
presidente y secretario, al igual que el museo. (Die Jüdische Kultusgemeinde mitsamt Prasident und Schriftführer wurde ebenso wie das jüdische Museum sichergesteüt)»142.
La era de la administración civil comenzó a finales de octubre. Había dos tipos de
estructuras administrativas: una en los territorios incorporados al Reich, y la otra en el
denominado Generalgouvernement. En las áreas incorporadas, las delegaciones admi­
nistrativas seguían el mismo modelo que las del propio Reich. Del territorio conquista­
do e incorporado se habían separado dos nuevos Reichsgaue: Danzig-Prusia O cciden­
tal y Wartheland [Posnania]. U n Reichsgau era una unidad territorial que combinaba las
características de una provincia prusiana (o Land no prusiano) y un distrito del partido
(Gau). El jefe de la unidad territorial era un cargo regional del Reich (Reichsstatthalter),
que era al mismo tiempo cargo regional del partido (Gauleiter).
El Reichsstatthalter y Gauleiter de Danzig-Prusia Occidental era un hombre llamado
Forster. Dado que Forster ya había sido Gauleiter de la «ciudad libre» de Danzig, el nom­
bramiento resultó ser una ampliación de sus funciones. El Reichsstatthalter y Gauleiter
del Wartheland, Greiser, había sido anteriormente presidente del senado de Danzig. En
ese cargo se había distinguido por introducir toda la gama de legislación antijudía mucho
antes de la llegada de las tropas alemanas. La «ciudad libre» había promulgado una Ley
de la Sangre y el Honor, decretos para la suspensión de los médicos y los abogados judíos,
y un programa de arianización sistemática. Excepto 10.000, todos los judíos de Danzig
habían emigrado antes de la guerra143. Tras la toma de Danzig, el Senatsprásident Greiser,
140 Entrada de Czerniaków en su diario, 4 de octubre de 1939, publicada en Raúl HlLBERG, en
Stanislaw Staron y Josef Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, Nueva York, 1979,
p. 78. Todas las citas posteriores del diario harán referencia a esta edición. El diario fue traducido al
inglés por el profesor Staron y el personal de Yad Vashem. Respecto a una edición en polaco, véase
Marian Fuks (ed.), Adama Czemiakowa dziennik getta warszawskiego, Varsovia, 1983.
141 Entradas del 5 al 14 de octubre de 1939, R Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw
Diary of Adam Czerniaków, cit, pp. 78-83.
142 Informe del Einsatzgruppe IV, 6 de octubre de 1939, en fiscalía de Berlín, acusación final con­
tra Beutel, 3 P (K) Js 198/16.
143 F. R e d l in , «Danzig lost die Judenfrage», Die Judenfrage, 26 de enero de 1939, p. 5. Greiser
había trabajado en estrecha cooperación con el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán. Weizsacker
por medio de Wórmann a Erdmannsdorff, 17 de octubre de 1938, NG-5334- Véase también Herbert
S. L e v in e , Hitler's Free City, Chicago, 1973; Edwin LlCHTENSTElN, Die Juden der Freien Stadt Danzig,
Tubinga, 1973 y Konrad ClECHANOWSKl, «Das Schicksal der Zigeuner und Juden in den Jahren des
zweiten Weltkrieges in Pommerellen», artículo para la Comisión Principal para la Investigación de los
Crímenes Nazis/Sesión Científica Internacional sobre el Genocidio Nazi, Varsovia, 14-17 de abril de
1983. De los aproximadamente 1.500 judíos que quedaban el 31 de agosto de 1939, al menos 560

207

Mapa 1. Polonia bajo la ocupación alemana

.......................
------------- _ _

i—

o

1 “ i ----------- 1

80

160

........

Limites antiguos
huevas divisiones administrativas
Nuevas fronteras
I"""" 1

320

208

t—

480

............................. i

640 km

I

i

í

i

que se había quedado sin trabajo, fue trasladado al sur, para convertirse en jefe ejecutivo
del Wartheland. A l contrario que su homólogo Forster, que sólo tenia unas decenas de
miles de judíos, Greiser tenía varios cientos de miles. Su papel en la concentración, las
deportaciones, e incluso las operaciones de exterminio fue, por consiguiente, crucial.
Adem ás de los dos Reichsgaue, el territorio incorporado contenía también dos uni­
dades menores que se dividieron entre las provincias vecinas del Reich. La provincia de
Prusia oriental se anexionó territorio en este proceso, y Silesia se convirtió en la Gran
Silesia. Sin embargo, la Gran Silesia era una unidad administrativa difícil de manejar.
En consecuencia, en enero de 1941, el Grossgau fue dividido en dos Gaue: Baja Silesia
(con capital en Wroclaw), que contenía sólo antiguo territorio alemán y estaba gober­
nada por el Oberprásident y Gauleiter Karl Hanke, y la A lta Silesia (con capital en
Katowice), que consistía principalmente en territorio incorporado y se situó bajo el
Oberprásident y Gauleiter Fritz Bracht144.
En sentido contrario a las agujas del reloj, las nuevas unidades administrativas, con
sus jefes ejecutivos y el número de judíos polacos bajo su jurisdicción, fueron, por lo
tanto, las siguientes:
Danzig-Prusia O ccidental (Forster)
Expulsiones (sin guetos)
Prusia oriental (Koch)
De 30.000 a 40.000
Wartheland (Greiser)
(Antes de las expulsiones) 400.000 aprox.
A lta Silesia (Bracht)
100.000
Al este y al sur de los territorios incorporados, los alemanes crearon un nuevo tipo de
administración territorial, primero conocida como el «Gobierno General de Polonia» y
después simplemente como el «Gobierno General» (Generalgouvernement). En diciembre
de 1940, tras el paso de judíos a la zona soviética y las llegadas provenientes fundamen­
talmente del Wartheland, esta región tenía una población de 1.425.000 judíos145. La prin-

pudieron todavía emigrar. Las deportaciones se realizaron al gueto de Varsovia, a Theresienstadt, y
directamente a los campos. Sobrevivieron aproximadamente 100.
144 Krakauer Zeitung, 28 de enero de 1941, p. 1.
145
Informe resumen de las organizaciones de asistencia judías correspondiente a 1940, fech
en julio de 1941, cuadros 1, E, y E4, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Re­
gistro 15.026 (Diversos materiales del Generalgouvernement), Rollo 1. No se hallaban computadas
varias comunidades judias pequeñas. El total contabilizado incluye 267.000 refugiados, definidos como
personas asistidas que antes de la guerra no habían vivido en la ciudad en la que ahora estaban regis­
tradas. Las entradas y salidas del Generalgouvernement (en general congeladas en primavera) pue­
den haber sido aproximadamente iguales. Para calcular el total en primavera, el subsecuente exceso
de las muertes sobre los nacimientos, que ascendía a decenas de miles, tendría que añadirse a la cifra de
1.425.000.

209

cipal diferencia entre las áreas incorporadas y el Generalgouvernement era el grado de centralización vigente en la maquinaria burocrática. El Reichsstatthalter era principalmente
un coordinador. Así, las delegaciones regionales de los diversos ministerios recibían
todas sus instrucciones funcionales (fachliche A nweisungen) de Berlín y estaban someti­
das sólo a las órdenes territoriales del Reichsstatthalter o el Oberprasident de acuerdo
con la siguiente fórmula:
Hitler

-*

1
Ministerio

Reichsstatthalter

1

Delegación regional

Las flecha horizontales representan la autoridad funcional; las verticales, la territorial.
En el Generalgouvernement, este diagrama cerrado no era aplicable. El Generalgouvem eur Hans Frank no tenía delegaciones ministeriales. Tenía departamentos generales
(Hauptabteilungen) que sólo respondían ante él:
Hitler
i
Ministerio

—»

Frank
1
Hauptabteilung

Com o Generalgouverneur, Frank tenía más autoridad que un Reichsstatthalter o un
Oberprasident. Tenía también más prestigio, porque era Reichsminister sin cartera,
Reichsleiter del partido, presidente de la Academ ia Jurídica Alem ana; en resumen, un
nazi de alto nivel en todos los aspectos.
Cuando Frank llegó a Polonia, trajo consigo un séquito de dignatarios del partido
que ocuparon algunos de sus departamentos generales146:
Generalgouverneur: H ans Frank
A djunto (hasta mayo de 1940): Reichsminister Seyss-Inquart
Staatssekretar: Dr.* Bühler
Staatssekretar adjunto: Dr. Boepple
M áximo responsable de las SS y de la Policía (desde abril de 1942), Staatssekretar,
Seguridad, SS-Obergruppenführer Krüger (sustituido en 1943 por Koppe)
Departamentos generales
Interior: Ministerialrat Dr. Siebert (Westerkamp, Siebert, Losacker)
Justicia: Ministerialrat Wille
146
Dr. M ax F reih err DU P re l (ed.), Das Generalgouvernement, Wurzburgo, 1942, pp. 375-380.
Véase también Krakauer Zeitung (passim), y el Diario de Frank, PS-2233.

210

Educación: Hofrat Watzke
Propaganda: Oberregierungsrat Ohlenbusch
Ferrocarriles (O stbahn): Prasident Gerteis
Servicio Postal: Prasident Lauxm ann
Construcción: Prasident Bauder
Forestal: Oberlandforstmeister Dr. Eissfeldt
Emissionbank: Reichsbankdirektor (ret.) Dr. Paersch
Economía: Ministerialdirigent Dr. Emmerich
Alim entación y Agricultura: SS. Brigadeführer Kórner (Naumann)
Trabajo: Reichshauptamtsleiter Dr. Frauendorfer (Struve)
Finanzas: Finanzprásident Spindler (Senkowsky)
Salud: Obermedizinalrat Dr. Walbaum (Teitge)
La red regional de la administración del Generalgouvernement era enormemente
similar a la maquinaria regional del Reich, pero los títulos variaban un tanto, como se
muestra en el cuadro 6.6. El Gouverneur se denominó originalmente Distriktchef, pero
el nuevo título se otorgó como una forma de aumentar la moral147. En 1939 había en
Polonia cuatro Gouvem eure. Tras estallar la guerra con Rusia, el ejército alemán ocupó
Galitzia, y esta área se convirtió en el quinto distrito del Generalgouvernement (en
agosto de 1941). El nombre del Gouvem eure y de sus adjuntos administrativos se pre­
senta en el cuadro 6.7. Puede observarse que, por lo general, el Gouverneur era un
hombre del partido, pero su A m tschef era un funcionario civil. La Administración del
Generalgouvernement combinaba la iniciativa del partido en la cumbre con la meticu­
losidad burocrática en la base148.
El Generalgouvemeur Hans Frank era un caprichoso autócrata que desplegaba senti­
mentalismo y brutalidad. Era jurista, y a menudo utilizaba el lenguaje elocuente y preci­
so del derecho, pero también un hombre del partido y sabía dirigirse a la multitud en el
lenguaje de la calle. En su castillo de Cracovia, Frank se comportaba como un gobernan­
te culto que entretenía a sus huéspedes tocando música de Chopin al piano. En la sala de
reuniones, sin embargo, fue uno de los principales arquitectos del proceso de destrucción
en Polonia. Era poderoso pero vanidoso. El tesorero (Reichsschatzmeister), Schwarz, se refi­
rió a él una vez como «Kónig Frank», que significa «rey Frank» o «el real Frank»149.

147 Resumen de la discusión entre Frank y el Dr. Wachter (Gouverneur, Varsovia), 10 de noviembre
de 1939, Diario de Frank, PS-2233.
148 Sobre la composición del personal, véase Dieter Pohl, Von der «Judenpolitik» zum JudenmordDer Distrikt Lublin des Generalgouvemements 1939-1944, Frankfurt am Main, 1993, pp. 37-38.
149 Berger (jefe de la Oficina Central de las SS) a Himmler, 2 de julio de 1941, NO-29. El Generalgouvemement recibía a veces la denominación (jocosa) de Frankreich.

211

Cuadro 6.6. Maquinaria regional del Reich y del Generalgouvernement
Reichsstatthalter
u Oberprásident

Generalgouverneur

I

I

Gouverneur

Regierungsprasident
________ I__________

I-------

Oberbürgermeister
o Bürgermeister
(ciudades)

Landrat
(rural)

_______ I_______
Stadthauptmann
(ciudades)

Kreishauptmann
(rural)
Stadtkommissar
(ejecutivo municipal)

Alcalde polaco

Alcalde polaco

El Generalgouverneur era un rey incómodo. N o temía a los polacos y mucho menos
a los judíos, pero libró una batalla desesperada con ciertos personajes de Berlín que querían robarle su autoridad y su poder. N unca se cansaba de señalar que era un dictador
absoluto, responsable sólo ante Hitler, que el Generalgouvernement era su reserva pri­
vada, y que en su reserva nadie tenía permiso para hacer nada a no ser que recibiese
órdenes del castillo de Cracovia. «Com o ustedes saben -d e c ía - soy un fanático de la
unidad adm inistrativa.»150 La «unidad administrativa» significaba que supuestamente
cualquiera que ocupase un cargo en el Generalgouvernement no podía acatar órdenes
más que de Frank. Este denominaba hineinregieren («injerencia» en su dominio) al in­
tento de los organismos de Berlín de dar instrucciones a las delegaciones del Generalgouvemement. Eso era algo que él no toleraba. Pero la unidad administrativa era real­
mente una ficción, al menos en lo que a tres organismos respecta.

Cuadro 6.7. Los Gouvemeure
Cracovia
Gouverneur:
Amtschef:

SS-Brigadeführer Dr. Wachter (SS-Brigadeführer Dr. Wendlei; von Burgsdorfi)
Ministerialrat Wolsegger (Dr. Eisenlohr, Dr. Stumm)

Gouverneur:
Amtschef:

Schmidt (Oberstarbeitsführer Zórner, Wendler)
Landrat Dr. Schmige (Losacker, Oberrregierungsrat Engler, Schlüter)

Gouverneur:
Amtschef:

Reichsamtsleiter Dr. Karl Lasch (Unerstaatssekretár Kundt)
Oberregierungsrat Dr. Egen

Lublin

Radom

150
Resumen de la conferencia de hombres del partido en el Generalgouvernement, 18 de marzo
de 1942, Diario de Frank, PS-2233.

212

Varsovia
Gouvemeur:
Amtschef:

Hauptamtsleiter SA-Brigadcführer Dr. Fischer
Reichsamtsleiter Landgerichtsdirektor Barth (Reichshauptstellenleiter
Staatsanwalt Dr. Hummel)

Gouvemeur:
Amtschef:

Dr. Lasch (SS -Brigadeführer Dr. Wáchter)
Regierungsrat Dr. Losacker (Bauer, Dr. Brandl)

Galitzia

Nota: recopilado de Dr. Max Freiherr du Prel, Das Deutsche Generalgouvernement in Polen, Cracovia, 1940,
pp. 87, 100-101, 147, 200; M. F. du Prel, Das Generalgouvernement, Wurzburgo, 1942, pp. 375-380; Krakauer
Zeitung, passim.

La primera excepción era el ejército. Frank no tenía autoridad sobre las tropas. La
autoridad correspondía exclusivamente a un general denominado, sucesivamente,
Oberbefehlshaber Ost (Generaloberst Blaskowitz), Militarbefehlshaber im Generalgouver­
nement (General der Kavallerie Kurt Freiherr von G ienanth), y, finalmente, Wehrkreisbefehlshaber im Generalgouvernement (Gienanth y General der Infanterie H aenicke). El
ejército no sólo controlaba las tropas, sino también la producción de guerra, que esta­
ba en manos de la Rüstungsinspektion, o Inspección de Armamento (Generalleutnant
Schindler). La relación entre G ienanht y Schindler se ilustra en el siguiente diagrama:
Jefe del Ejército de Reemplazo
Fromm

-*

A lto M ando de las fuerzas A rm adas/
Departam ento de Economía-Armamento
Thom as
—»

Gienanth
j
Schindler

Gienanth y Schindler desempeñaron funciones subordinadas pero no carentes de
importancia en el proceso de destrucción.
La segunda excepción a la unidad administrativa de Frank era el sistema de ferroca­
rriles. Aunque Frank tenía una División Principal de Ferrocarriles bajo la dirección del
Prásident Gerteis, ese alto cargo era también Generaldirektor del Ostbahn, que a su vez
era dirigido por el Reichsbahn. El O stbahn controlaba los confiscados Ferrocarriles Esta­
tales de Polonia en el Generalgouvernement151, y su personal clave estaba compuesto
por 9.000 alemanes152. Sin embargo, el servicio de ferrocarriles había absorbido, además del
equipamiento, a unos 40.000 trabajadores de los ferrocarriles polacos153. A finales de 1943,
1,1 Reichsbahnrat Dr. Peicher, «Die Ostbahn», en M. Freiherr du Prel, Das Generalgouvernement,
cit., pp. 80-86.
152 Ibid.
153 Oberlandgerichstrat Dr. Weh, «Das Recht des Generalgouvemements», Deutsches Recht, 1940,
pp. 1393-1400. En abril de 1940, el personal alemán al servicio de los ferrocarriles incluía 9.298 traba­

213

el O stbahn estaba aún dirigido por 9.000 alemanes, pero para entonces empleaba a
145.000 polacos más unos cuantos miles de ucranianos154. Estas estadísticas no carecen
de importancia, porque la administración del ferrocarril acabaría desempeñando un papel
crucial en las concentraciones, y un papel decisivo en las deportaciones.
La tercera y más importante excepción a la autoridad absoluta de Frank eran las SS
y la Policía, el aparato de Heinrich Himmler. ¿Cuál era el aparato de Himmler y cómo
afirmó su autoridad en el Generalgouvernement?
Himmler, hijo de un profesor y director de Gymnosium, apenas combatió en la Pri­
mera Guerra Mundial y se dedicó brevemente a la agronomía después de ésta. Su diario,
que mantuvo durante la adolescencia y la juventud, revela que vivió una niñez burgue­
sa normal, que se preocupó desde muy pronto por lo que era considerado adecuado, y
que tenía hábitos de meticulosidad con un asomo de pedantería155. Conservador, con­
vencional y patriota, leía bastante y mantenía una lista de los libros leídos. En propor­
ción, poca de su bibliografía era antisemita, y por su diario parecería que Himmler des­
arrolló muy lentamente sus nociones antijudías. Hambriento de poder, se unió al
movimiento nazi con poco más de veinte años y se encargó de formar guardaespaldas:
la Schutzstaffel o SS. Las características de su juventud se podían contemplar aún en el
liderazgo que ejerció durante la guerra en las S S y la policía. A ndaba siempre a la caza
de la corrupción, especialmente en las filas de sus rivales. A medida que expandía su
poder en varias direcciones, se involucró en todo tipo de asuntos156. Sus intereses abar­
caban las relaciones internacionales, la administración interna, la producción de arma­
mento, y el reasentamiento de poblaciones, la dirección de la guerra, y, por supuesto, la
destrucción de los judíos. Podía hablar de estos temas largo y tendido, y a menudo retenía
a sus interlocutores tres horas seguidas. (Debería añadirse que estos interlocutores eran sus
propios generales de las SS.) Ante todo, el poder de Himmler descansaba en su indepen­
dencia. Este hecho es de la mayor importancia. Himmler no formaba parte de ninguna
jerarquía, pero tenía puntos de apoyo en todas partes. En la maquinaria de la destrucción
está, por fuerza, situado entre dos jerarquías: la burocracia ministerial y el partido.
Himmler recibía la mayor parte de sus fondos del Ministerio de Finanzas y reclutaba a
jadores en el Generalgouvernement y 47.272 en los territorios incorporados, mientras que los emplea­
dos polacos ascendían a 36.640 en el Generalgouvernement y 33.967 en los territorios incorporados.
Ministerio de Transportes al OKH/Transporte, 11 de abril de 1940, H 12/101.2, p. 219. El Ostbahn esta­
ba limitado al Generalgouvernement. No administraba los ferrocarriles de las áreas incorporadas.
154 Discurso pronunciado por Frank ante oficiales del ejército del aire, 14 de diciembre de 1943,
Diario de Frank, PS-2233.
155 Véase Bradley F. S m it h , Heinrich Himmler: A Nazi in the Making, 1900-1926, Stanford, 1971.
Smith descifró el diario y lo utilizó como una de sus fuentes principales.
156 Véase el libro sobre la política de las SS escrito por Heinz HóHNE, The Order of the Death's
Head, Nueva York, 1970.

214

la mayoría de sus hombres de las filas del partido. Tanto presupuestariamente como desde
el punto de vista de su estructura de personal, la organización de las SS y de la Policía fue
en consecuencia una amalgama entre el funcionariado civil y el partido157.
Las SS y la Policía operaban centralmente a través de las oficinas principales, cuyos
jefes eran directamente responsables ante Himmler, y regionalmente a través de los lí­
deres superiores de las SS y de la Policía (Hóhere SS- und Polizeiführer) , que también res­
pondían directamente ante él.
La organización central constaba de doce Direcciones Generales (véase el cuadro 6.8).
Los componentes policiales de esta maquinaria deben buscarse en la R SH A y en la
Hauptamt Ordnungspolizei, la primera constituía una organización relativamente peque­
ña en la que la Gestapo era el elemento predominante, y la segunda una antigua insti­
tución en el escenario alemán.
Cuadro 6.8. Direcciones Generales
SS- Hauptamt (SSHA)
(Dirección General de las SS)
Reichssicherheitshauptamt (RSHA)
(Dirección General de Seguridad del Reich)
Hauptamt Ordnungspolizei
(Dirección General d§ Jia Policía del Orden)
C hefdes Personlichen Stabes RF-SS
(Jefe de la Guardia Personal de Himmler)
SS Wirtschafts-Verivaltungshauptamt (WVHA)
(Dirección General Económico-Administrativa)
SS Personal Hauptamt
(Personal)

(Wittje) Berger
Heydrich (Kaltenbrunner)
Daluege (Wünnenberg)
Wolff
Pohl
Schmitt (von Herff)

157
Originalmente, las SS estaban incluidas en una formación del partido, las SA. Véase la orden
de Rohm (comandante de las SA) de 6 de noviembre de 1933, SA-13. La policía era un aparato des­
centralizado, situado bajo la dirección de Himmler en 1936. Himmler fue a partir de entonces el
Reichsführer-SS und Chef der deutschen Poüzei, Decreto del 17 de junio de 1936, RGB1 1, 487. Las SS
(sector del partido) constaba el 31 de diciembre de 1943 de 700.000 hombres. El 30 de junio de 1944
ascendía a 800.000. La mayoría de estos hombres estaban organizados en unidades para el combate
sobre el terreno. Korherr, estadístico de las SS a Himmler, 19 de septiembre de 1944, NO-4812. Sólo
39.415 hombres de las SS se encontraban en el aparato administrativo de sus oficinas centrales y de
su maquinaria regional. Memorando, Oficina de Estadística de las SS, 30 de junio de 1944, D-878.
Las SS Armadas (Waffen-SS), cuya mayor parte luchaban como unidades de combate, y las fuer­
zas de policía eran pagadas por el Reich. Sólo en el ejercicio presupuestario de 1943, la factura de las
Waffen-SS ascendió a 657 millones de RM. Resumen de la conferencia mantenida entre el Ministe­
rio de Finanzas y oficiales de las SS, NG-5516. Himmler también obtuvo fondos del partido (Tesore­
ro del partido Schwarz) para financiar algunos de sus proyectos «especiales». Berger a Himmler, 2 de
julio de 1941, NO-29. Por otro lado, recibió contribuciones de la industria. Von Schróder a Himmler, adjuntando 1,1 millones de RM, 21 de septiembre de 1943, EC-453.

215

Hauptamt SS-Gericht (Tribunal de las SS)
SS-Führungshauptamt
(Dirección General de Operaciones)
Dienststelle Heissmeyer
(Servicios a las Familias de Miembros de las SS)
Stabshauptamt des Reichskommissars für die Festigung des
deutschen Volkstums
(Dirección General de Personal del Reichskommissar para
Fortalecer la Germanidad)
Hauptamt Volksdeutsche Mittelstelle (VOMI)
(Dirección General de Seguridad Social para
los Habitantes de Etnia Alemana)
Rasse- und Siedlungshauptamt (RuSHA)
(Dirección General de la Raza y de Reasentamiento)

Breithaupt
Jüttner
Heissmeyer

Greifelt
Lorenz
Hofmann (Hildebrandt)

Nota: del Organisationsbuch des NSDAP, 1943, pp. 417-429, PS-2640. Los nombres de los funcionarios se
han obtenido de diversos documentos.

R SH A 158
Sicherheitspolizei (Policía de Seguridad)
Gestapo
Kripo (Policía Penal)
Sicherheitsdienst (Servicio de Seguridad,
originalmente encargado de los servicios
de inteligencia del partido)

Aprox. 40.000 a 45.000
Aprox. 15.000

Unos miles

,•159
Ordnungspolizei1

Einzeldienst (estacionario)
Urbano: Schutzpolizei
Rural: Gendarmerie
Truppenverbánde (unidades)

Aprox. 250.000 (incluidos reservistas)

Aprox. 50.000 (incluidos reservistas)

La red regional de Direcciones Generales estaba al mando de más de 30 máximos
responsables de las SS y de la Policía. (El número variaba de un momento a otro). Las
158 Declaración jurada de Schellenberg (Servicio de Seguridad), 21 de noviembre de 1945, PS-3033.
Sobre Heydrich, véase la biografía escrita por Günther Deschner, Reinhard Heydrich, Nueva York, 1981.
159 Daluege a Wolff, 28 de febrero de 1943, NO-2861. La Dirección General de la Policía del
Orden incluía también servicios técnicos, bomberos y otros servicios.

216

cinco con jurisdicción en Polonia eran: Generalgouvernement, Krüger (Koppe); Danzig-Prusia occidental, Hildebrandt; Wartheland, Koppe; Prusia Oriental, Rediess (Sporrenberg); Silesia, Schamauser. La maquinaria regional de las Direcciones generales
estaba coordinada por los máximos responsables de las SS y de la Policía, de acuerdo
con el patrón funcional y territorial común:
Himmler

—> M áximo responsable de las SS
y de la Policía

i
Dirección General —»

1
Delegación Regional
de la Dirección General

De gran importancia para las operaciones antijudías era la red regional de dos Direc­
ciones Generales: la Dirección General de la Policía del Orden y la Dirección General
de Seguridad del Reich (R S H A ). Estas dos Direcciones Generales tenían tres tipos de
maquinaria regional: una en el Reich, otra en los territorios ocupados, y la tercera en
áreas en las que se estaba llevando a cabo la invasión (véase el cuadro 6.9).
Debe señalarse que las unidades móviles de la Policía del Orden eran formaciones per­
manentes que podían trasladarse de un país a otro. El Generalgouvernement poseía de
hecho guarniciones de tales unidades, cuyos efectivos superaban los 10.000 miembros,
al mando de un BdO 160. En cuanto a jurisdicción funcional, la Policía del Orden ejercía el
control sobre la policía indígena regular conservada o reorganizada en los territorios ocu­
pados. En el Generalgouvernement, la policía polaca (y después del ataque a la U RSS,
también la policía ucraniana en el área de Galitzia) ascendía a más de 16.000 efectivos161.
La Policía de Seguridad fue perdiendo solidez en la Europa ocupada. Sus unidades móvi­
les (Einsatzgruppen), formadas de nuevo para cada despliegue en un área invadida, eran
básicamente improvisadas y temporales, mientras que su personal estacionario siempre se
mantuvo disperso. En el Generalgouvernement había 3.000 hombres162. Los cuerpos

160 Conferencia sobre la policía del Generalgouvernement celebrada el 25 de enero de 1943, Dia­
rio de Frank, PS-2233. En la carta de Daluege a Wolff de 28 de febrero de 1943, NO-2861, se cita
una cifra más elevada.
161 Daluege a Wolff, 28 de febrero de 1943, NO-2861.
162 Resumen numérico del personal civil en las áreas exteriores al Reich, en el que se enumeran
3.042 Policías de Seguridad en el Generalgouvernement, primavera de 1943, Zentralarchiv Potsdam,
legajo 07.01 Reichskanzlei 3511. En 1940, antes de la adición de Galitzia, la cifra era de apenas 2.000.
Conferencia del Generalgouvernement del 22 de abril de 1940, Diario de Frank, en Werner Prág y

217

especiales de policía nativos situados bajo el control de la Policía de Seguridad, tales como
las oficinas de Policía Penal nativas, eran de tamaño comparativamente pequeño.

Cuadro 6.9. Maquinaria regional de la policía del orden y de la RSH A
REICH

TERRITORIO OCUPADO

ÁREAS INVADIDAS

Policía del Orden

Inspekteur der
Ordnungspolizei
(IdO)
(Inspector de la
Policía del Orden)

Befehbhaber der
Ordnungspolizei
(BdO)
(Comandante de la
Policía del Orden)

Truppenverbande
(unidades de tropa)
organizadas en regimientos
y batallones de policía

RSHA

Inspekteur der
Sicherheitspolizei und
des Sicherheitsdienstes
(IdS)
(Inspector de la Policía
de Seguridad y del
Servicio de Seguridad)

Befehlshaber der
Sicherheitspolizei und
des Sicherheitsdienstes
(BdS)
(Comandante de la
Policía de Seguridad
y del Servicio de
Seguridad)

Unidades móviles
organizadas en
Einsatzgruppen (del tamaño
de un batallón) y
Einsatzkommandos (del
tamaño de una compañía)

En el Generalgouvernement, los oficiales policiales clave (sucesivamente) fueron:
BdO: Becker, Riege, Winkler, Becker, Grünwald, Hóring
BdS: Streckenbach, Schóngarth, Bierkamp
La organización de las SS y de la Policía estaba centralizada no sólo bajo el Generalgouverneur, sino también bajo los Gouverneure. Los cinco máximos responsables de las
S S y de la Policía fueron (sucesivam ente):
Cracovia: Zech, Schwedler, Scherner, Thier
Lublin: Globocnik, Sporrenberg
Radom: Katzmann, Oberg, Bottcher
Varsovia: Moder, Wigand, von Sammern, Stroop, Kutschera, Geibel
Galitzia: Oberg, Katzmann, Diehm
C ada responsable de las SS y de la Policía mandaba sobre un Kommandeur der Ordnungspolizei (KdO) y un Kommandeur der Sicherheitspolizei und des Sicherheitsdienstes (KdS).
En consecuencia, las relaciones de mando eran las siguientes:
Wolfgang Jacobmeyer (eds.), Das Diensttagebuch des deutschen Generalgouvemeurs in Polen 1939-1945,
Stuttgart, 1975, p. 182.

218

Himmler - »

Jefe de la Policía del Orden
(Jefe, RSH A )

i
Krüger

i
-*

BdO
(BdS)

Responsable de las S S
y de la Policía

K dO
(KdS)

A Frank éste le parecía un cuadro incompleto. Se imaginaba a sí mismo frente a
Krüger como una especie de jefe territorial supremo:
Hitler

-*

Himmler

—»

i
Frank

—*

1
Krüger

—>

Jf
Gouverneur

i
-*

Jefe de la Policía del Orden
(Jefe, R SH A )
1
BdO
(BdS)

i

Director de las S S
y de la Policía

->

K dO
(KdS)

Para garantizar tal relación, Frank había nombrado a Krüger su Staatssekretár de
Seguridad163. El nuevo título estaba pensado menos como un honor que como un
mecanismo para garantizar que Krüger acataría las órdenes de Frank. A Himmler, por
supuesto, esa relación le parecía absurda. De la misma forma que Frank era un «faná­
tico» de la centralización, Himmler era un fanático de la descentralización funcional.
A sus hombres, Himmler les exigía que respondiesen 100 por 100 ante él.
Así, desde el principio, Frank y Himmler fueron enemigos. N o es accidental que esta
fricción encontrase su primer blanco en los judíos, porque el aparato de Himmler rei­
vindicaba la autoridad principal en cuestiones judías en toda Polonia, y ésa era una gran
reivindicación. Podemos comprender la base de esta afirmación de jurisdicción si exa­
minamos las últimas fases del proceso de concentración en el área del Reich-Protektorat. A l aplicar las restricciones al movimiento y las medidas de identificación, y particu­
larmente en la dirección de la maquinaria administrativa judía, las SS y la Policía
emergieron gradualmente como el mecanismo de control más importante. A medida que
avanzaba hacia sus fases más drásticas, el proceso de destrucción comenzó a asumir cada
163
Resumen de la conferencia sobre la policía del Generalgouvernement, 21 de abril de 1942,
Diario de Frank, PS-2233.

219

vez más las características de una operación policial. El control de los movimientos, las
redadas, los campos de concentración: todas ellas son funciones policiales.
En el área del Reich-Protektorat, el ascenso de las SS y de la Policía fue impercep­
tible. La creciente importancia del aparato de Himmler en el área interior se debió a la
evolución natural del proceso de destrucción. En Polonia, sin embargo, el proceso de
destrucción se introdujo en su fase de concentración. La entrada inmediata de las SS y
de la Policía en un nivel muy elevado de formación política fue, por consiguiente, cons­
picuo y problemático. De hecho, hemos señalado que el jefe de la Policía de Seguridad,
Heydrich, emitió su orden de guetización el 21 de septiembre de 1939, antes de que la
administración civil tuviese oportunidad de organizarse. Esto significa que en asuntos
judíos Himmler no sólo era independiente, sino también superior a Frank. El proceso
de destrucción en Polonia lo llevaron a cabo, por lo tanto, estos dos hombres. Es carac­
terístico que, en cuanto enemigos y rivales, Himmler y Frank compitiesen sólo en cruel­
dad. La competencia no benefició a los judíos; ayudó a destruirlos.
Las expulsiones

Esencialmente, el plan de concentración de los judíos polacos establecido por Hey­
drich se dividía en dos fases. En primer lugar, aproximadamente 600.000 judíos debían
trasladarse de los territorios incorporados al Generalgouvernement. La población judía
del Generalguvemement aumentaría, en consecuencia, de aproximadamente 1.400.000
a unos 2.000.000 individuos. La segunda parte de la directiva de Heydrich estipulaba
que estos 2.000.000 de judíos debían hacinarse en barrios cerrados: los guetos.
Dado que el ejército había insistido en que la «limpieza» se retrasase hasta después de
transferida la jurisdicción de la autoridad militar a la civil, la primera fase no pudo comen­
zar inmediatamente164. En consecuencia, se establecieron medidas para reservar, a partir del
15 de noviembre de 1939, toda la red de ferrocarriles (el Ostbahn) del Generalgouvemement a los efectos de reasentar a los judíos165. Inmediatamente antes de empezar el asenta­
miento masivo, el máximo responsable de las SS y de la Policía del Generalgouvernement,
Krüger, anunció en una reunión de los principales jefes de departamento y de Gouvemeure
que, además de los judíos, los polacos de los territorios incorporados debían ser trasladados
al Generalgouvernement. En conjunto, 1.000.000 de polacos y judíos serían trasladados en
la primavera, con una media de 10.000 traslados diarios166. Las regiones despobladas del
164 A pesar de las afirmaciones de las SS, en septiembre tuvieron lugar pocos movimientos. Véase
la correspondencia del ejército, 12-24 de septiembre de 1939, NOKW-129.
165 Resumen de la conferencia sobre la policía del Generalgouvernement presidida por Frank, 31
de octubre de 1939, Diario de Frank, PS-2233.
166 Resumen de la conferencia celebrada bajo la presidencia de Frank, 8 de noviembre de 1939.
Diario de Frank, PS-2233.

220

territorio incorporado se llenarían con el «retom o», pactado mediante acuerdos espe­
ciales con Letonia, Estonia y la Unión Soviética, de población de etnia alemana desde
estos países bálticos y desde las nuevas áreas soviéticas de Volinia y Galitzia167.
El 1 de diciembre, con un ligero retraso sobre lo previsto, los trenes empezaron a lle­
gar al Generalgouvernement168. Apenas habían comenzado estos movimientos cuando
el programa de evacuación se amplió aún más. Serían enviados al Generalgouvernement
no sólo los judíos y los polacos de los territorios incorporados, sino también los judíos y
los gitanos del Reich. Se limpiaría el Reich, con todos sus territorios incorporados, de
judíos, polacos y gitanos por igual. Los enviaron cada vez más hacia el este, y el distri­
to de Lublin acabaría convertido en una reserva judía, o Judenreservat.
Al principio Frank se tomó todos estos movimientos con calma. Un memorando no fir­
mado, fechado en enero de 1940 y probablemente escrito por él, habla de la idea en su con­
junto en términos muy despreocupados. En total, Frank estaba dispuesto a recibir a
1.000.000 de judíos (600.000 de las áreas incorporadas y 400.000 del Reich). En cualquier
caso, la estancia de los judíos en su «reino» sería temporal. «Tras la victoria», una evacua­
ción de varios millones de judíos, «posiblemente a Madagascar», crearía suficiente espacio.
A Frank ni siquiera le preocupaban los polacos que estaban enviando en números crecien­
tes a su Generalgouvemment. «Tras la victoria», los «polacos superfluos» serían enviados al
este, quizá a Siberia, como parte de una «reorganización» de toda el área oriental europea169.
Los grandiosos planes de reasentamiento trazados por Himmler no se mantuvieron
en vigor durante mucho tiempo. Frank echó un vistazo más serio a la situación y se asus­
tó. El flujo ininterrumpido de judíos, polacos y gitanos a su limitada área se convirtió en
una Lebensfrage [«cuestión vital»], el asunto central de su Administración, especial­
mente de la Administración del distrito de Lublin, incapaz ya de soportar la carga170.
En los dos primeros meses del programa, aproximadamente 200.000 polacos y judíos
habían sido obligados a trasladarse al Generalgouvernement. Su número incluía 6.000 ju­
díos de Viena, Praga, O strava (Protektorat) y Szczecin171. El transporte desde Szczecin fue
tan brutal que, para vergüenza de todos, la prensa extranjera lo comentó ampliamente172.
167 Gotz A ly, «Endlósung», Fráncfort del Meno, 1995, pp. 59-103.
168 Resumen de la conferencia de Amtsleiter del Generalgouvernement, 8 de diciembre de 1939.
Diario de Frank, PS-2233.
169 Materiales para someter a la consideración de la Comisión sobre la Ley de Nacionalidad de la
Academia Jurídica Alemana (sin firma), enero de 1940, PS-661. Frank era presidente de la misma.
170 Discurso de Frank ante los Kreishauptmanner y los Stadthauptmanner del distrito de Lublin,
4 de marzo de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
171 Memorando de Heydrich, sin fecha, N 0-5150.
172 Véase la carta de Lammers a Hitler, 28 de marzo de 1940, en la que se incluye un informe
recibido por la Cancillería del Reich, NG-2490. Véanse también las instrucción del Reichspressechef
a la prensa alemana (material Brammer), 15 de febrero de 1940, NG-4698.

221

El 12 de febrero de 1940, Frank viajó a Berlín para protestar por la forma en la que le
estaban haciendo tragarse los transportes173.
En presencia del Reichsführer-SS Himmler, los Reichsstatthalter Froster y Greiser,y
los Oberprásidenten Koch y Wagner, el presidente de la conferencia (Góring) declaró
que a partir de entonces no podían enviarse transportes al Generalgouvernement sin
notificación previa al Generalgouverneur. Koch (Prusia oriental) señaló que de sus dis­
tritos no habían enviado judíos al Generalgouvernement. Forster (Danzig-Prusia occi­
dental) anunció que prácticamente no les quedaban judíos; sólo 1.800. Greiser (Wartheland) informó de que tras la evacuación de 87.000 judíos y polacos, todavía tenía
400.000 judíos y 3.700.000 polacos. Wagner (Silesia) solicitó que se deportasen entre
100.000 y 120.000 judíos, más 100.000 polacos «poco fiables» de su área. Acto segui­
do, Himmler señaló que en los territorios incorporados habría que hacer espacio para
40.000 alemanes del Reich, 70.000 alemanes bálticos, 130.000 alemanes de Volinia, y
30.000 alemanes de Lublin. Este último grupo tenía que salir de Lublin porque ese dis­
trito se iba a convertir en reserva judía174.
Aunque Góring había establecido que al Generalgouvernement sólo habría que noti­
ficarle la llegada de los transportes, Frank se fue a casa con la firme convicción de que
le habían dado una capacidad de veto absoluta sobre todos los transportes entrantes175.
Esta interpretación resultó ser correcta, porque el 23 de marzo de 1940 Góring ordenó
que se paralizasen todas las evacuaciones. A partir de entonces los transportes sólo
podían llevarse a cabo con permiso de Frank176. El Reichsstatthalter del Wartheland,
Greiser, con 400.000 judíos en su Gau, protestó vehementemente. Entendía que Góring
tal vez hubiera emitido esa orden debido al «caso» de Stettin, pero el Feldmarschall
(Góring) no podía hacer referencia al Wartheland, porque el 12 de febrero de 1940
Frank ya había prometido a Greiser que los 200.000 judíos de la ciudad de Lódz serían
aceptados en el Generalgouvernement. Le consternó oír hablar de este cambio177, pero
Frank había conseguido su victoria. El 11 de marzo, Himmler agradeció al Staatsse173 Resumen de la conferencia de Goring sobre los problemas en el este, 12 de febrero de 1940,
EC-305.
174 Resumen de la conferencia a la que asistieron Goring, Frank, Koch, Forster, Greiser, Wagner y
Himmler, el 12 de febrero de 1940, EC-305. Facsímil de la recopilación estadística de reasentamientos
de población de etnia alemana a partir del 1 de diciembre de 1940, preparada para Himmler el 12 de
diciembre de 1940, incluido en Susanne H aim y Gotz A ly, Bevólkerungsstruktur und Masenmord, Ber­
lín, 1991, p. 28.
175 Discurso de Frank ante funcionarios de Lublin, 4 de marzo de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
176 Resumen de la conferencia interministerial celebrada en Berlín el 1 de abril de 1940, en Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej vi
Polsce, vol. 3, Varsovia, Lódz y Cracovia, 1946, 3 vols., pp. 167-168.
177 Ibid.

222

kretár del Ministerio de Transportes, Kleinlmann, su cooperación, y con este agradeci­
miento se puso fin al programa de evacuación178.
La fiebre de la expulsión no se limitó a los movimientos desde los territorios incor­
porados hacia el Generalgouvernement. Los judíos también fueron reasentados dentro
de estas regiones. Forzados a abandonar sus viviendas y su mobiliario, los obligaron a
trasladarse distancias cortas hacia pequeñas ciudades y pueblos superpoblados. Los po­
tentados de la A lta Silesia, que sólo habían conseguido expulsar a unos 2.500 judíos
desde Katowice al área de Lublin en octubre de 1939179, trasladaron un número un
tanto más elevado, principalmente desde la región que era alemana antes de 1918,
hacia el este, en zonas situadas bajo su control, cerca de la frontera con el Generalgouvem em ent180. En 1941 se produjeron más expulsiones internas dentro del espacio
relativamente pequeño de la A lta Silesia, desde la ciudad de Auschwitz181.
A su vez, el Generalgouverneur Frank centró su atención en su capital, Cracovia.
En una alocución pronunciada ante los jefes de los principales departamentos, el 12 de
abril de 1940, el Generalgouverneur calificó las condiciones de la ciudad de escanda­
losas. Los generales alemanes «al mando de las divisiones» se veían obligados, debido a
la escasez de viviendas, a vivir en casas que también contenían inquilinos judíos. Lo
mismo podía decirse de los oficiales de alta graduación, y tales condiciones eran «into­
lerables». El 1 de noviembre de 1940, la ciudad de Cracovia, con sus 60.000 judíos,
debía quedar judenfrei («libre de judíos»). Sólo se podría permitir quedarse a unos 5.000
o, como máximo, 10.000 trabajadores cualificados. Si el Reich podía trasladar cientos
de miles de judíos al Generalgouvernement, razonaba Frank, a buen seguro habría espa­
cio para los 50.000 más de Cracovia. A los judíos se les permitiría trasladar todos sus
enseres, «excepto, por supuesto, los artículos robados». Entonces se limpiaría el barrio
judío, para que los alemanes pudiesen vivir allí y respirar «aire alem án»182.
Las expulsiones de Cracovia se dividieron en dos fases: voluntarias e involuntarias.
Hasta el 15 de agosto de 1940, a los judíos de la ciudad se les dio la oportunidad de tras­
ladar todas sus posesiones a cualquier ciudad que eligieran del Generalgouvernement.
178 Himmler a Kleinmann, 11 de marzo de 1940, NO-2206.
179 G. Aly, «Endlósung», cit., pp. 64.
180 Véase una orden detallada para la limpieza definitiva de la «Vieja Silesia» por el Kommando
de la Policía de Protección (Schutzpolizei), firmado Scheer, 26 de abril de 1940, Archivos del US
Hoíocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.033 (Glowna Komisja Badana, Sosnowiec),
Rollo 1.
181 G. Aly, «Endlósung», cit., pp. 240-241.
182 Resumen de la conferencia de los jefes de los departamentos generales, 12 de abril de 1940,
Diario de Frank, PS-2233. De hecho, la población judía de Cracovia había ascendido a 80.000 per­
sonas desde septiembre de 1930. Dr. Dietrich Redecker, «Deutsche Ordnung kehrt im Ghetto ein»,
Krakauer Zeitung (13 de marzo de 1940).

223

Los Gourverneure recibieron instrucciones para que aceptasen a estos judíos. Todos
aquellos que aún permanecieran en Cracovia a partir de la medianoche del 15 de agos­
to serían sometidos a una expulsión «organizada», con limitación de equipaje, a ciuda­
des elegidas por la Administración183.
En el curso de las expulsiones, el Stadthauptm ann Schmid se sintió frustrado en
repetidas ocasiones. El 22 de mayo de 1940, el presidente del Consejo Judío, Bieberstein, le envió un informe en el que se indicaba que a finales de abril las partidas volun­
tarias de judíos eran aproximadamente iguales a las llegadas de judíos expulsados del
W arthegau184. El progreso ulterior fue, pues, escaso y el 19 de junio Schmid se quejaba
a uno de sus asistentes de las bajas cifras de «nuevos colonos comprometidos» [Aussiedlungslustige]185. Ese mes el Consejo Judío también le informó de que «una parte muy
sustancial de los judíos de Cracovia estaba preparada para emigrar a otros países», pero
que el Reich había prohibido tales salidas. Cuando Schmid preguntó a la administra­
ción del Generalgouvernement si esta prohibición se había producido realmente, Siebert, de la División de Interior, le confirmó que «por el momento» era una realidad186.
M ediante una «intensiva cam paña de persuasión contra el Consejo judío [intensives
Einwirken auf den Judenrat]», fue posible efectuar el traslado «voluntario» de 23.000
judíos187. El último día de la fase voluntaria, Frank pronunció un discurso en el que
repitió que era simplemente intolerable permitir que los representantes del Gran Reich
Alem án de A dolf Hitler estuviesen establecidos en una ciudad tan «atestada» de judíos
que una «persona decente» no podía salir a la calle. Las expulsiones de Cracovia, conti­
nuó Frank, estaban pensadas como una señal: los judíos tenían que «desaparecer» (verschwinden) de toda Europa. Obviamente, Frank pensaba en M adagascar188.
La fase involuntaria se puso en marcha inmediatamente. Mediante notificaciones
enviadas a las familias afectadas a través del Consejo judío, otros 9.000 judíos fueron
expulsados antes de mediados de septiembre. El número total de expulsados ascendía
ahora a 32.000189. A pesar de estas drásticas medidas, la situación de la vivienda en la
ciudad no mejoró tanto como se esperaba, por la simple razón de que se descubrió que
los judíos habían sido albergados «apretadamente» (es decir, las viviendas de los judíos
estaban atestadas). Además, las casas judías estaban tan destartaladas como para hacer
183 Krakauer Zeitung (6 de agosto de 1940), página del Generalgouvernement.
184 Bieberstein a Schmid, 22 de mayo de 1940, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum
Archives, Grupo de Registro 15.026 (Materiales Diversos del Generalgouvernement), Rollo
1.
185 Schmid al Amtmann Hirsch, 19 de junio de 1940, ibid.
186 Schmid a la División de «Asuntos Exteriores» del Generalgouverneur, 8 dejunio de 1940, y
Siebert a Schmid, 21 junio de 1940, ibid.
187 Krakauer Zeitung, 31 de diciembre de 1940, 1 de enero de 1941, página del GG.
188 Ibid., 17 de agosto de 1940.
189 Ibid., 31 de diciembre de 1940, 1 de enero de 1941, página del GG.

224

inaceptable la habitación alem ana190. N o obstante, o quizá debido a estos resultados, las
expulsiones continuaron. El 25 de noviembre de 1940, el Gouvem eur del distrito de
Cracovia ordenó la partida de otros 11.000 judíos. Estas evacuaciones se llevaban a cabo
alfabéticamente. Todos aquellos cuyo apellido comenzase de la A a la D debían presen­
tarse el 2 de diciembre de 1940, el grupo de la E a la J, el 4 de diciembre, etc.191. Esta
medida elevó el número total de evacuados a 43.000, total cercano al objetivo previsto
por Frank. Los restantes judíos de Cracovia fueron hacinados en un gueto cerrado, el
Judenwohnbezirk, en la sección Podgorce de la ciudad192.
Es posible que Frank se sintiera satisfecho con las expulsiones de Cracovia, pero los
Kreishauptmánnner locales estaban tan molestos con la afluencia de estos expulsados como
el Generalgouvemeur lo había estado con la llegada de los judíos de los territorios ocupados193. A las afueras de Cracovia, los habitantes polacos se quejaban que los judíos de la ciu­
dad estaban alterando la estabilidad de la renta de las viviendas, al ofrecer cantidades des­
mesuradamente elevadas y pagar un año por adelantado. Era un error, afirmaba el
Kreishauptmann del Land de Cracovia, permitir a los judíos elegir libremente su resi­
dencia. Naturalmente, la mayoría de ellos se estaban congregando en su área194.
En otros lugares también se llevaron a cabo expulsiones urbanas, con repercusiones
similares. En diciembre de 1940, 1.500 judíos de la ciudad de Radom, «completam en­
te empobrecidos y decrépitos [vóllig verarmte und verkammene Subjekte]» de acuerdo con
las descripciones, fuerón arrojados a la pequeña población de Busko. N o servirá de
nada, declaró el Kreishauptmann, que las ciudades se libren de esta forma de sus car­
gas sociales, a expensas de las zonas rurales195. En febrero, sin embargo, recibió otros mil
judíos, con el resultado de que la densidad de habitación en el barrio judío había
aumentado a 20 personas por habitación, y se estaba declarando el tifus196.
190 Ibid.,
191 Jacob A penszlak (ed.), The Black Book of Polish Jewry, Nueva York, 1943, pp. 80-81.
192 Anuncio del Stadthauptmann de Cracovia (Schmid) en la Krakauer Zeitung (23 de marzo de
1941), p. 18.
193 Informe emitido por el Kreishauptmann de Jasfo (Dr. Ludwig Losacker), 29 de agosto de 1940,
Yad Vashem, microfilm JM 814. Informe del Kreishauptmann de Nowy Sgcz, firmado por su adjun­
to, el Regierungsoberinspektor Muegge, 31 de diciembre de 1940, JM 814- Informe del Kreishaupt­
mann de Chelmo, 7 de diciembre de 1940, JM 814.
194 Kreishauptmann del Land de Cracovia (firmado Holler), informe mensual de agosto de 1940,
JM 814. El Dr. Egon Holler asumió el gobierno de la ciudad de Lvov en febrero de 1942.
195 Informe del Kreishauptmann de Busko (firmado Schafer), 11 de enero de 1941, JM 814196 Informe de Schafer, 28 de febrero de 1941, JM 814. En Kielce, la población polaca se negó
(weigerte sich) a recibir a un transporte de evacuados de manera ordenada. Había que resaltar, indi­
có el Kreishauptmann, que los que llegaban eran judíos. Informe del Kreishauptmann de Kielce, 6 de
marzo de 1941, JM 814- Sobre la recepción de 2.000 judíos vieneses en Pulawy, véase el informe del
Kreishauptmann (firmado Brandt), 27 de febrero de 1941, JM 814-

225

Todavía en marzo y abril de 1941, el G ouvem eur de Lublin, Zórner, intentó expul­
sar a 15.000 judíos de su capital, porque se consideraba que el gueto, que en ese
momento se estaba formando, tenía capacidad sólo para 20.000 personas. Dentro de la
ciudad, las viviendas que los judíos dejaban vacías eran fumigadas para que las ocupa­
sen familias polacas. La limpieza se consideraba necesaria, ya que los polacos eran, en
opinión de Zórner, menos inmunes al tifus que los judíos. Las viviendas que dejaban
libres los polacos, a su vez, se entregaban al ejército alemán, que estaba acumulando
tropas en el distrito en preparación para invadir la U R S S 197.
El programa de evacuación creaba problemas allí donde sus consecuencias se deja­
ban sentir. N o obstante, había algunos (especialmente Himmler) que no encontraban
objeciones válidas al hacinamiento de los barrios judíos. El 25 de junio de 1940, Frank
escribió una carta a Lammers en la que le decía que le llegaban constantemente rumo­
res desde Danzig y desde Poznañ al efecto de que había nuevos planes de enviar muchos
miles de judíos y polacos al Generalgouvernement. Tal traslado, informaba Frank a Lammers, estaba completamente fuera de cuestión, especialmente porque el ejército estaba
expropiando grandes porciones de terreno con el propósito de realizar maniobras198.
A comienzos de julio, Frank estaba de nuevo eufórico. El 12 de julio de 1940, infor­
mó a los jefes de los departamentos generales de su zona que el propio Führer había deci­
dido que no se podían enviar más transportes de judíos al Generalgouvernement. Por el
contrario, la comunidad judía del Reich, del Protektorat y del Generalgouvernement
debería ser transportada, «a la mayor brevedad imaginable», una vez firmado un tratado
de paz, a una colonia africana o americana. La idea más extendida, dijo, se centraba en
Madagascar, que Francia debería ceder a Alem ania con ese propósito expreso. Con una
superficie de 500.000 kilómetros cuadrados, explicaba Frank, la isla (por cierto, en su
mayor parte selva) podía albergar fácilmente varios millones de judíos. «He intervenido
en nombre de los judíos del Generalgouvernement -continuaba—para que también esos
judíos puedan beneficiarse de las ventajas de iniciar una nueva vida en una nueva tie­
rra.» Esa propuesta, concluía Frank, había sido aceptada en Berlín, de forma que toda la
Administración del Generalgouvernement podía esperar un «colosal Slivio»199.
Radiante de placer, Frank repitió este discurso en el distrito de Lublin, el más ame­
nazado por los desbordados transportes de judíos evacuados. Tan pronto como se res­
197 Resumen de los comentarios de Z5mer en la conferencia del Generalgouvernement celebrada el
25 de mano de 1941, Diario de Frank, Archivos del U. S. National, Grupo de Registro 238, T 992, Rollo 5.
Resumen de la conferencia celebrada en el distrito de Lublin el 31 de mano de 1941, J ü d isch es H istorisCHES iNSTrrUT W ar sc h a u , Faschismus-Getto-Massenmord, Berlín, 1961, pp. 123-124. El 25 de marzo, se men­
cionó a 10.000 judíos que serían objeto de expulsión, el 31 de marzo, a 15.000. Véase también D. Pohl, Von
der «Judenpolitik» zumjudenmord - Der Distrikt Lublin des Generalgouvemements 1939-1944, cit., pp. 86-87.
198 Frank a Lammers, 25 de junio de 1940, NG-1627.
199 Frank a los jefes de los departamentos generales, 12 de julio de 1940, Diario de Frank, PS-2233.

226

taurase el transporte marítimo, afirmó, los judíos serían trasladados, «pieza a pieza,
hombre a hombre, señora a señora, señorita a señorita [Stück um Stück, Mann um
Mann, Frau um Frau, Fráulein um FrauleinJ». Habiendo producido Heiterkeit (el térmi­
no utilizado por los expertos en protocolo alemán para la diversión registrada por un
público oficial) en su audiencia, Frank predecía que también Lublin se convertiría en
una ciudad «decente» y «hum ana» para los hombres y las mujeres alemanes200.
Pero el júbilo de Frank fue prematuro. N o se firmó ningún tratado de paz con Francia,
y no se apartó ninguna isla africana para los judíos. Frank estaba atascado con sus judíos,
y una vez más la presión de las expulsiones iba a causar problemas a su Administración.
El 2 de octubre de 1940, Frank se reunió con otros altos cargos en la residencia de Hitler.
El Reichsstatthalter de Viena, von Schirach, mencionó que tenía 50.000 judíos que Frank
debía quitarle de las manos. El Generalgouvemeur replicó que esto era completamente impo­
sible. A continuación el Oberprásident de Prusia oriental, Erich Koch, indicó que hasta
entonces no había deportado judíos ni polacos, pero que había llegado el momento de que el
Generalgouvernement aceptase a esta gente. De nuevo, Frank contestó que era completa­
mente imposible recibir tales masas de polacos y judíos; simplemente no había espacio para
ellos. En este punto, Hitler recalcó que a él le resultaba bastante indiferente la densidad de
población del Generalgouvernement, que desde su punto de vista, el Generalgouvemement era sólo un «enorme campo de trabajo polaco [ein grosses polnisches Arbeitslager]»201.
U na vez más, Frank conjuró la corriente con que lo habían amenazado, pero no
pudo evitar que unos cuantos polacos y un puñado de judíos de Viena cruzasen sus
fronteras. Finalmente, el 25 de marzo de 1941, Krüger anunció que no se enviarían más
transportes al Generalgouvernement202. A partir de ese momento, ya no se ejerció pre­
sión sobre Frank. Por el contrario, tal presión afectó a la Administración de los territo­
rios incorporados.
En octubre de 1941, comenzaron en el Reich las deportaciones en masa, y no ter­
minaron hasta que el proceso de destrucción estuvo acabado. El objeto de estos movi­
mientos no era la emigración, sino la aniquilación de los judíos. Por el momento, sin
embargo, no había centros de exterminio en los que las víctimas pudieran morir gasea­
das y, por lo tanto, se decidió que, mientras no se construyesen los campos de extermi­
nio, los judíos debían ser trasladados a los guetos de los territorios incorporados y a los
territorios soviéticos ocupados más al este. El objetivo en los territorios incorporados
era el gueto de L ó d z.

200 Discurso de Frank a oficiales de Lublin, 25 de julio de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
201 Memorando de Bormann sobre la conferencia celebrada en la residencia de Hitler el 2 de octu­
bre de 1940, URSS-172. Véase también Lammers a von Schirach, 3 de diciembre de 1940, P S -1950.
202 Resumen de la conferencia del Generalgouvernement, 25 de marzo de 1941, Diario de Frank,
PS-2233.

227

El 18 de septiembre de 1941, Himmler envió al Reichsstatthalter Greiser una carta
en la que trataba de las evacuaciones propuestas. Escribió que el Führer deseaba que el
Antiguo Reich y el Protektorat quedasen «libres de judíos» lo antes posible. Himmler
estaba, por consiguiente, planeando «como primer paso» transportar a los judíos al
territorio incorporado, con vistas a trasladarlos más hacia el este en la primavera
siguiente. Tenía intención de alojar a 60.000 judíos en el gueto de Lódz, que, según
había «oído» tenía espacio suficiente. Esperando la cooperación de Greiser, Himmler se
despedía con el comentario de que confiaba al Gruppenführer Heydrich la tarea de lle­
var a cabo estas migraciones judías203.
Aunque hay un vacío en la correspondencia, puede deducirse de las cartas poste­
riores que Greiser había conseguido reducir la cifra de 60.000 inmigrantes a 20.000
judíos y 5.000 gitanos. Pero incluso este total reducido escandalizó a las autoridades
locales. Un representante del Oberbürgermeister (alcalde) de Lódz (la ciudad fue rebau­
tizada «Litzm annstadt») protestó inmediatamente al Regierunsprásident del área, el
SS-Brigadeführer honorario Uebelhoer204.
En su protesta, el Oberbürgermeister Ventzki anunció que rechazaba cualquier res­
ponsabilidad por las consecuencias de la medida. Después recitó algunas de las razones
de su actitud. El gueto había albergado originalmente a 160.400 personas en un área de
4,13 kilómetros cuadrados. La población había descendido ahora a 144.000 debido a las
defunciones y a los traslados a campos de trabajos forzados, pero si se deducían el terre­
no vacío y una fila de casas derruidas por razones de seguridad, el área habitable era en
realidad de 3,41 kilómetros cuadrados. La densidad era ahora de 59.917 personas por
kilómetro cuadrado. Los 144-000 habitantes vivían ahora en 2.000 casas con 25.000
habitaciones, es decir, 5,8 personas por habitación.
Dentro del gueto, afirmó Ventzki, grandes fábricas estaban produciendo materiales
vitales para el Reich (se dan cifras), pero en él sólo entraban raciones de comida de ham­
bre. La falta de carbón había llevado a los reclusos a arrancar puertas, ventanas y suelos
para alimentar el fuego de las estufas. La llegada de 20.000 judíos y 5.000 gitanos adi­
cionales aumentaría la densidad de población a siete personas por estancia. Habría que
albergar a los recién llegados en fábricas, con el resultado de que se interrumpiría la pro­
ducción. El hambre aumentaría, y las epidemias se extenderían sin control. La excava­
ción de letrinas adicionales para eliminar las heces conduciría a un aumento del núme­
ro de moscas, que acabarían por invadir el barrio alemán. Los gitanos, agitadores y

203 Himmler a Greiser, con copias a Heydrich y al máximo responsable de las SS y de la Policía
en Wartheland, Gruppenführer Koppe, 18 de septiembre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
204 Oberbürgermeister de Lódz (firmado Ventzki) a Uebelhoer, 24 de septiembre de 1941, Archi­
vos de Himmler, Carpeta 94. Los miembros honorarios llevaban el uniforme pero no ejercían las fun­
ciones propias de las SS.

228

pirómanos innatos, empezarían una conflagración, y así sucesivamente. Uebelhoer envió
este informe a Himmler, subrayando algunas de las conclusiones en una carta propia20’’ .
El método utilizado por Heydrich para abordar estas protestas fue cablegrafiar a
Uebelhoer indicándole que los transportes comenzarían a llegar según lo previsto, de
acuerdo con las disposiciones establecidas con el Ministerio de Transportes206. Himmler escribió una carta más conciliadora al insatisfecho Regierungsprasident. «N atural­
mente -com enzaba- no es agradable recibir nuevos judíos. Pero me gustaría pedirle con
toda cordialidad que mostrase por estas cuestiones la misma comprensión natural mani­
festada por su Gauleiter.» Obviamente, las objeciones habían sido establecidas de
manera experta por un subordinado, pero Himmler no podía admitirlas. La producción
de guerra era en ese momento la razón favorita para oponerse a cualquier cosa. Nadie
había pedido que se albergase a los judíos en fábricas. Dado que la población del gueto
había descendido, podía volver a aumentar. En cuanto a los pirómanos gitanos, Himmler aconsejó a Uebelhoer que anunciase que por cada incendio que se produjese en el
gueto serían fusilados diez gitanos. «Verá -indicaba Him m ler- como los gitanos se con­
vierten en los mejores bomberos que haya usted tenido.»207
Uebelhoer estaba ahora verdaderamente exasperado. Escribió otra carta a Himmler
en la que explicaba que un representante de la Dirección General de Seguridad del Reich,
el Sturmbannführer Eichmann, había estado en el gueto y, de manera parecida a un tra­
tante de caballos gitano, había falseado completamente al Reichsführer-SS la verdadera
situación. Uebelhoer hizo entonces una sugerencia constructiva. Pidió a Himmler que
enviase los judíos a Varsovia en lugar de enviarlos a Lódz. Había leído en un periódico
de Berlín que el gueto de Varsovia, situado en el Generalgouvernement, tenía todavía
salas de baile y bares. Había visto fotos en la Berliner lllustrierte. Conclusión: Varsovia era
el lugar adecuado para los 20.000 judíos y los 5.000 gitanos208.
Esta vez, Himmler replicó en tono áspero: «Señor Regierungsprasident, relea su carta.
Ha adoptado usted el tono equivocado. Obviamente, ha olvidado que se dirigía a un su­
perior». A partir de entonces no se aceptaría ninguna comunicación del despacho de
Uebelhoer209. Heydrich escribió su propia carta a Greiser, protestando específicamente
contra los comentarios referentes al camarada Eichmann, de las SS, a quien Uebelhoer
había acusado de utilizar métodos similares a los de un tratante de caballos gitano210.
205 Uebelhoer a Himmler, 4 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
206 Heydrich a Himmler, 18 de octubre de 1941, donde se incluye el telegrama a Uebelhoer,
Archivos de Himmler, Carpeta 94.
207 Himmler a Uebelhoer, 10 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
208 Uebelhoer a Himmler, 9 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
209 Himmler a Uebelhoer, 9 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94. Esta carta fue
de hecho despachada antes de la primera respuesta de Himmler.
210 Heydrich a Greiser, 11 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.

229

El 16 de octubre empezaron a llegar los primeros transportes. El 4 de noviembre,
20 transportes habían empujado al gueto a 20.000 judíos: 5.000 de Viena, 5.000 de
Praga, 4.200 de Berlín, 2.000 de Colonia, 1.100 de Fráncfort, 1.000 de Hamburgo,
1.000 de Düsseldorf y 500 del principado de Luxemburgo, que ya había sido ocupado.
También llegaron los gitanos211. Tan lleno estaba el gueto, que muchos de los recién lle­
gados tuvieron que ser alojados en las fábricas212.
El 28 de octubre, Greiser escribió una carta amistosa a Himmler. El Gauleiter había
hablado con el Regierungsprásident. Uebelhoer había sucumbido a su «famoso tempe­
ramento», pero el Regierungsprásident era un antiguo nazi que siempre había realizado
bien su trabajo. Había hecho todo lo posible por llevar esta acción a buen fin213.
Himmler respondió que había recibido la carta de Greiser. «Com o todos saben, no
guardo rencor a nadie [Ich bin bekanntlich nicht nachtragend]». El bueno de Uebelhoer
debería tomarse unas vacaciones y descansar sus nervios; después todo quedaría per­
donado214. De hecho, el incidente se olvidó pronto, porque el 28 de julio de 1941,
Uebelhoer tuvo ocasión de agradecerle a Himmler su regalo de cumpleaños: una figu­
ra de porcelana con la inscripción «Abanderado de las S S » 215.
Las expulsiones habían terminado y la situación estaba estabilizada.
La formación de los guetos

D esde el otoño de 1939 al otoño de 1941, se habían producido tres movimientos
de expulsión de oeste a este: (1) judíos (y polacos) de los territorios incorporados hacia
el Generalgouvernement; (2) judíos (y gitanos) del área del Reich-Protektorat al
Generalgouvernement; (3) judíos (y gitanos) del área del Reich-Protektorat a los terri­
torios incorporados. Estos movimientos son significativos no tanto por su amplitud
numérica como por sus móviles psicológicos. M uestran las tensiones que entonces
convulsionaban a toda la burocracia. El periodo de 1939-1941 supuso una transición
del programa de emigración forzada a la política de «solución final». En la cumbre de
esta fase de transición, se enviaron transportes de oeste a este, en un esfuerzo por lle­
gar a soluciones «interm edias». En el Generalgouvernement había un gran nerviosis­
211 Informe de Künzel, Hauptmann der Schutzpolizei, 13 de noviembre de 1941, Centralna
Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materudy do dziejáw okupacji rdemeckiej to Pols­
ce, vol. 3, cit., pp. 203-206. Datos detallados en el Instituto YIVO, Colección sobre el Gueto de Lódz,
núm. 58.
212 Inspección de Armamento XXI a la OKW/Oficma de Economía y Armamento, 12 de diciem­
bre de 1941, Wi/ID 1.14.
213 Greiser a Himmler, 28 de octubre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
214 Himmler a Greiser, noviembre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.
215 Uebelhoer a Himmler, 29 de julio de 1942, Archivos de Himmler, Carpeta 94.0.

230

mo porque en la zona residían ya 1.500.000 judíos y no había posibilidad de em pujar­
los más hacia el este.
Si las expulsiones se consideraron medidas temporales orientados hacia los objetivos
intermedios, la segunda parte del programa de Heydrich, que establecía la concentra­
ción de los judíos en guetos cerrados, estaba pensada únicamente como mecanismo pro­
visional mientras se preparaba la definitiva emigración en masa de las víctimas. En los
territorios incorporados, la Administración sólo esperaba la expulsión de sus judíos al
Generalgouvernement, y el Generalgouverneur sólo esperaba una «victoria» que hicie­
se posible el reasentamiento de todos sus judíos en la colonia africana de Madagascar.
Este fue el espíritu con el que se abordó la guetización. Los preliminares administrativos
se concluyeron con bastante rapidez, pero la formación real de los guetos fue tardía y
lenta. Así, los muros que rodeaban al gigantesco gueto de Varsovia no se cerraron hasta
el otoño de 1940. El gueto de Lublin no estuvo establecido hasta abril de 1941.
Los pasos preliminares del proceso de guetización consistieron en el marcado, las res­
tricciones a los movimientos, y la creación de órganos de control judíos. Puesto que
dichas medidas iban dirigidas a los «judíos», era necesario definir el término. Caracterís­
ticamente, en el Generalgouvernement no se prestó en un principio demasiada atención
a los sentimientos ni a los intereses de la comunidad polaca en materia de categorización. A finales de octubre de 1939, un Einsatzkomando de la Policía de Seguridad que
todavía estaba en la ciudad de Cracovia ordenó al Consejo Judío que registrase a «todas
las personas que pertenecisen a la raza judía» [alie Personen jüdischer Rassezugehdrigkeit]
con independencia de su religión216. Cuando el Generalgouvernement publicó el decre­
to que obligaba a llevar la estella, que no definía a los «judíos», el G ovem eur Wachter,
del distrito de Cracovia, y el Stadtkommisar Drechsel, de Petrikau (Piotrkow Trybunalski), utilizando cada uno su propia redacción, especificaron en efecto que eran judías las
personas que tenían al menos un abuelo o abuela judíos217. A lo largo de la primavera
siguiente, el recientemente nombrado especialista en asuntos judíos del Departamento
del Interior del Generalgouvernement, Gottong, propuso una definición que habría
incluido no sólo a todos los medio judíos, sino también a los cónyuges no judíos de matri­
monios mixtos no disueltos218. El 6 de mayo de 1940, Frank invalidó la decisión del
216 Informe de la directora [LeiterinJ de la División del Registro de Población del Consejo Judío
de Cracovia [Volksevidenz-Abteilung], Olga Bannet, correspondiente al periodo comprendido entre el
13 de septiembre de 1939 y el 30 de septiembre de 1940, Archivos del U. S. Holocaust Memorial
Museum, Grupo de Registro, 15.072 (Consejo Judío de Cracovia), Rollo 1.
217 Directiva [Anordnung] de Wachter, 18 de noviembre de 1939, Archivos del U. S. Holocaust
Memorial Museum, Grupo de Registro, 15.041 (Adminstración del Distrito de Cracovia), Rollo 1.
Orden de Drechsel, 1 de diciembre de 1939, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, FaschismusGetto-Massenmord, cit., pp. 74-75.
218 Carta circular de Gottong, 6 de abril de 1940, ibid., pp. 55-56.

231

Departamento del Interior, insistiendo en la formulación adoptada por el Reich219. Finalmente, en julio de 1940, en el Generalgouvernement se introdujo por decreto el princi­
pio de Nuremberg220. Para entonces, el proceso de concentración ya había comenzado.
Ya a comienzos de noviembre de 1939, Frank emitió instrucciones para que se obligase
a todos los «judíos y judías» (Juden und Jüdinnen) que hubiesen alcanzado los doce años a
llevar una banda blanca en el brazo con una estrella judía en azul221. Su orden se aplicó
mediante decreto de 23 de noviembre de 1939222. En los territorios incorporados, algunos
Regierungsprásidenten impusieron marcas propias. Por razones de uniformidad, el Reichsstatthalter Greiser, de Wartheland, ordenó que todos los judíos de su Reichsgau llevasen una
estrella de diez centímetros sobre fondo amarillo cosida en la parte delantera de la ropa y
otra en la de atrás223. En B^dzin, Alta Silesia, donde el 18 de julio de 1941 se había esta­
blecido el uso de una banda blanca con una estrella de David azul en el brazo, la banda
debía ser entregada y cambiada, previo pago de 10 pfening, por la estrella negra sobre fondo
amarillo establecida el 22 de septiembre de 1941224. Los judíos empezaron a usar la estrella
inmediatamente. En Varsovia, por ejemplo, la venta de bandas se convirtió en un negocio
regular. Había bandas ordinarias de tela y elaboradas bandas de plástico que eran lavables225.
En los días anteriores al establecimiento del gueto, las tiendas judías también tuvie­
ron que ser marcadas. La ubicación adecuada de las placas podía, no obstante, consti­
tuir un problema. En Radzyn, el Kreishauptmann objetó que con frecuencia no eran lo
suficientemente visibles e insistió en que debían fijarse a la altura de los ojos en la puer­
ta de entrada y en cada uno de los escaparates del negocio226.
219 Frank habló en una conferencia en la que Siebert había sugerido que todos los medio judíos
fuesen tratados como judíos plenos. Diario de Frank, Grupo de Registro de los Archivos Nacionales
238, T 992, Rollo 2.
220 Decreto de 24 de julio, Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs I, 1940, p. 231. Se fijaron
fechas límite de acuerdo con la fecha de entrada en vigor del decreto. La introducción del principio
de Nuremberg en los territorios incorporados se produjo en mayo de 1941.
221 Resumen de la discusión entre Frank y el Gouvemeur de Cracovia, Dr. Wachter, 10 de
noviembre de 1939, Diario de Frank, PS-2233.
222 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1939, p. 61.
223 Orden del Regierungsprásident de Kalisz (Uebelhoer), 11 de diciembre de 1939, por la que
enmienda sus instrucciones de 14 de noviembre de 1939, Centralna Zydowska Komisja Historyczna
w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejáw okupacji niemeckiej id Polsce, cit., vol. 3, p. 23.
224 Anuncios de la «Representación de los Intereses Judíos» (Consejo) de B^dzin, 18 de julio y 20
de septiembre de 1941, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.060
(Instituto Histórico de los Judíos de Polonia, Colección Bfdzin), Rollo 1.
225 «Warschaus Juden ganz unter sich», Krakauer Zeitung (4 de diciembre de 1940), página del
Generalgouvernement.
226 Kreishauptmann de Radzyn (Dr. Schmige) a los alcaldes polacos de su Kreis, 5 de octubre de 1940,
Archivos del U. S. Holocaust Memorial, Grupo de Registro 15.076 (Archivos de Lublin), Rollo 1.

232

En conjunción con los decretos sobre las marcas distintivas, a los judíos se les prohibió
moverse libremente. Por decreto del Generalgouvernement de 11 de diciembre de 1939,
firmado por e! máximo responsable de las SS y de la Policía, Krüger, a los judíos se les prohi­
bía cambiar de residencia, excepto dentro de la localidad, y se les prohibía salir a la calle
entre las 21 y las 5 horas227. A tenor del decreto de 26 de enero de 1940, a los judíos se
les prohibía también usar los trenes, excepto para viajes autorizados228.
La medida de concentración más importante antes de la formación de los guetos fue
el establecimiento de consejos judíos (Judenrate). De acuerdo con el decreto emitido
por el Generalgouvernement el 28 de noviembre de 1939, toda comunidad judía de
hasta 10.000 personas tenía que elegir un Judenrat de 12 miembros, y toda comunidad
con más de 10.000 personas debía elegir 24229. El decreto se publicó cuando ya se ha­
bían establecido muchos de los consejos, pero su emisión significaba una afirmación de
la jurisdicción civil sobre los consejos y una confirmación de su carácter de institucio­
nes públicas.
En Polonia, como en el Reich, los Judenrate estaban copados por los líderes judíos
de preguerra, es decir, hombres heredados de los consejos de la comunidad judía que
habían existido en la república polaca, o que habían servido en los consejos municipa­
les como representantes de partidos políticos judíos, o que habían ocupado puestos en
organizaciones religiosas o filantrópicas judías230. Por norma, el presidente del consejo
de preguerra (o, en caso de que no estuviese disponible, su adjunto o algún otro miem­
bro dispuesto del consejo) era convocado por un oficial de los Einsatzgruppen o por un
funcionario de la nueva Adm inistración civil, que le ordenaba formar un Judenrat231.
A menudo, la rápida selección de los miembros daba lugar a muchas reincorporacio­
nes y a pocas adiciones. En Varsovia y Lublin, por ejemplo, la mayoría de los antiguos
miembros disponibles fueron nombrados de nuevo, y los nuevos nombramientos se
hicieron principalmente para reunir los 24 hombres exigidos. De producirse algún cam ­
bio sutil en el alineamiento tradicional de los líderes, éste se m anifestaba en la mayor
presencia de hombres que sabían hablar alemán y en las menores inclusiones de rabi­
nos ortodoxos, cuyo atuendo o forma de hablar podrían haber resultado provocativos
para los alemanes, o de socialistas, cuyas actividades anteriores podrían resultar peligrosas 2M.
227 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1939, p. 231.
228 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs I, 1940, p. 45.
229 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1939, p. 72. Respecto a los datos estadísticos de la
población judía en las ciudades de Europa oriental, véase Peter-Heinz Seraphim, Das Judentum im
osteuropaischen Raum, Essen, 1938, pp. 713-718.
230 I. Trunk, Judenrat, cit., pp. 29-35.
231 Ibid., pp. 8-10, 28.
232 Ibid., pp. 32-33.

233

Radicalmente diferentes de los viejos tiempos eran las circunstancias que rodeaban
a los Judenrate recientemente instituidos. Por muy ansiosos que estuviesen algunos de
los miembros del Judenrat de obtener reconocimiento público antes de la ocupación,
ahora les preocupaba lo desconocido. U n veterano político judío elegido para servir en
el Judenrat de Varsovia recuerda el día en que A dam Czerniaków (ingeniero químico
de formación) se reunió con varios de los nuevos cargos en su despacho y les mostró
dónde guardaba la llave de un cajón de su mesa, en el que había colocado un frasco con
24 pastillas de cianuro233.
A ntes de la guerra, estos líderes judíos se encargaban de las sinagogas, las escuelas
religiosas, los cementerios, los orfanatos, y los hospitales. A partir de ese momento, a
sus actividades se les sumaría una función muy diferente: la transmisión de las directi­
vas y las órdenes alemanas a la población judía, el uso de la policía judía (denominada
Ordnungsdienst) para obligar a cumplir la voluntad alemana, la entrega de las propieda­
des judías, el trabajo de los judíos, y la vida de los judíos al enemigo alemán. Los con­
sejos judíos, en el ejercicio de su función histórica, siguieron haciendo hasta el final
esfuerzos desesperados por aliviar el sufrimiento y frenar las muertes masivas en los gue­
tos. Pero, al mismo tiempo, los consejos respondían a las exigencias alemanas con el
cumplimiento inmediato, e invocaban la autoridad alemana para obligar a la comuni­
dad a obedecer. Así, el liderazgo judío salvó y destruyó al mismo tiempo a su pueblo,
salvando a unos judíos y destruyendo a otros, salvando a los judíos en un momento y
destruyéndolos en otro. Algunos líderes se negaron a mantener este poder, otros se
emborracharon de él.
C on el transcurso del tiempo, los consejos judíos se sintieron cada vez más impo­
tentes en sus esfuerzos por cumplir las tareas de bienestar social propias de su cometi­
do, pero se afanaron cada vez más en la aplicación de los decretos nazis. C on el aumen­
to de la función destructiva de los Judenrate, muchos líderes judíos sintieron una
necesidad casi irresistible de parecerse a sus señores alemanes. En marzo de 1940, a un
observador nazi en Cracovia le impresionó el contraste entre la pobreza y la suciedad
del barrio judío y el lujo empresarial de la oficina central de la comunidad judía, llena
de hermosos gráficos, cómodas sillas de cuero, y pesadas alfombras234. En Varsovia, la
oligarquía judía se acostumbró a llevar botas235. En Lódz, el «dictador» del gueto, Rum-

233 A. Hartglas, «How did Czerniaków Become Head of the Warsaw Judenrat?», cit., p. 7. Hartglas, antiguo miembro del parlamento polaco, emigró a Palestina a comienzos de 1940.
234 Dr. Dietrich REDECKER, «Deutsche Ordnung kehrt im Ghetto ein», Krakauer Zeitung (13 de
marzo de 1940).
235 Emanuel RlNGELBLUM, Notitsn fun Varshever Ghetto, Varsovia, 1952, p. 291, citado en la tra­
ducción inglesa que presenta Philip Friedman (ed.), Martyrs and Fighters, pp. 81-82. A Ringelblum,
historiador, lo mataron los alemanes. Sus notas se encontraron después de la guerra.

234

kowski, imprimió sellos con su imagen y hacía discursos que contenían expresiones
como «hijos míos», «mis fábricas» y «mis judíos»236. Desde el interior, por lo tanto, ya resultaba realmente evidente que los líderes judíos se habían convertido en gobernantes,
que reinaban sobre la comunidad del gueto y disponían de ella con una irrevocabilidad
absoluta. Desde el exterior, sin embargo, aún no estaba claro a quién pertenecían real­
mente estos gobernantes absolutos.
En virtud del decreto emitido por el Generalgouvernement el 28 de noviembre de 1939,
los Judenráte dependían de los Stadthauptmánner (en las ciudades) y de los Kreishauptmánner (en los distritos rurales). De manera similar, en los territorios incorporados,
los Judenráte eran responsables ante el Bürgermeister en las ciudades y el Landrate en las
zonas rurales (véase el cuadro 6.10).
A tenor del decreto de 28 de noviembre, la autoridad de las oficinas regionales sobre
los Judenráte era ilimitada. Se consideraba a los miembros de un Judenrat personalmente responsables de que se ejecutasen todas las instrucciones. De hecho, los líderes
judíos se m ostraban tan temerosos y trémulos en presencia de sus amos alemanes que
los oficiales nazis meramente tenían que mostrar sus deseos. Com o señaló Frank en un
momento de satisfacción y complacencia: «Los judíos dan un paso adelante y reciben
las órdenes [die Juden treten an und empfangen Befehle]»237. Pero este arreglo no se m an­
tuvo sin oposición.
El 30 de mayo de 1940, en una reunión celebrada en Cracovia, las S S y la Policía
volvieron a apostar por conseguir el poder sobre los Judenráte. Iniciando el ataque, el
comandante de las unidades de la Policía de Seguridad y del Servicio de Seguridad del
Generalgouvernement, Brigadeführer Streckenbach, informó a sus colegas civiles de
que la Policía de Seguridad estaba «muy interesada» por la cuestión judía. Esa era la
razón por la que, dijo, se habían creado los consejos judíos. Ciertamente, tenía que
admitir que las autoridad locales, mediante una estrecha supervisión de las actividades
de los consejos, habían avanzado en el conocimiento de los métodos judíos. Pero, como
resultado de este arreglo, la Policía de Seguridad había perdido parte de su protagonis­
mo, mientras que todo tipo de organismos habían entrado en escena. Por ejemplo, en
la cuestión de la solicitud de mano de obra, todo el mundo se estaba acercando sin pla­
nes fijos a los Judenráte.

236 Solomon B l o o m , «Dictator of the Lodz Ghetto», Commentary (febrero de 1949), pp. 113,115.
Leonard Tushnet, The Pavement ofHell, Nueva York, 1972, pp. 1-70.
237 Actas literales de la entrevista de Frank con Kleiss, corresponsal de Vólkischer Beobachter, 6
de febrero de 1940, Diario de Frank, PS-2233.

235

Cuadro 6.10. Controles alemanes sobre los consejos judíos
TERRITORIOS
INCORPORADOS

GENERALGOUVERNEMENT

Reichsstatthalter
(u Oberprasident)
1
Regierungsprásident
1

Generalgouverncur
|
Gouverneur
1

1
(ciudad)
Bürgermeister

1
(rural)
Landrat

(ciudad)
Stadthauptmann

(rural)
Kreishauptmann

Judenrat

Judenráte

Judenrat

Judenráte

I
1

1

i
1

i
1

1

i
1

Este problema exigía una «solución» clara. En primer lugar, habría que «decidir» quién
estaba a cargo de los Judenráte: el Kreishauptmann, el Gouverneur, el Stadthauptmann,
o posiblemente incluso la Sicherheitspolizei (la Policía de Seguridad). Si Streckenbach
recomendaba su Policía de Seguridad, lo hacía por «razones funcionales». Antes o después, afirmaba, todas las cuestiones referentes a los asuntos judíos tendrían que trasla­
darse a la Policía de Seguridad, especialmente si la acción contemplada exigía una «apli­
cación ejecutiva» (Exekutiveingríff). La experiencia había demostrado, además, que sólo la
Policía de Seguridad tenía un conocimiento de largo alcance sobre las condiciones que
afectaban al conjunto de los judíos. Todo esto no significaba en absoluto que la Policía de
Seguridad quisiera llevarse la guinda del pastel, por así decirlo. A la Policía de Seguridad
no le interesaban las propiedades judías; recibía todo su dinero de A lem ania y no de­
seaba enriquecerse. Streckenbach propondría, por lo tanto, que los consejos judíos «y,
en consecuencia, los judíos en su totalidad» se situasen bajo la supervisión de la Policía
de Seguridad, y que todas las demandas planteadas sobre los judíos fuesen atendidas por
la misma. Para poder seguir explotando a las comunidades judías tanto como ya habían
sido explotadas, el Generalgouvenement tendría algún día que mantener a millones de
judíos. Después de todo, los judíos eran muy pobres; no había judíos ricos en el Generalgouvernement, sólo un «proletariado judío». Streckenbach, por lo tanto, agradecería que
se transfiriese el poder a la Policía de Seguridad. A buen seguro, ésta no estaba ansiosa
por soportar esta carga adicional, pero la experiencia había demostrado que la situación
actual no era «funcional».
Concluido el discurso, Frank permaneció en silencio. El Gouverneur de Lublin, Zorner, explicó las condiciones de su distrito. Dado que Frank no había hablado, el Gouverneur se aventuró a sugerir que la Policía de Seguridad no podía manejar los Judenráte
debido a su insuficiente fuerza numérica. A l finalizar Zórner, el Gouverneur de Cracovia,
Wachter, pronunció un discurso en el que aludía a los comentarios de Streckenbach,
señalando que en los asuntos judíos la administración judía podía valérselas sin la Policía

236

de Seguridad y que, por el contrario, la Policía de Seguridad no podía actuar sin el apara­
to civil. Cautelosamente, W achter sugirió que tal vez ambos cuerpos pudieran cooperar.
Finalmente, habló Frank. En un nítido lenguaje jurídico, rechazó las sugerencias de Streckenbach. «La policía -afirm ó- es la fuerza armada del gobierno del Reich para el mante­
nimiento del orden en el interior [...]. La policía no tiene un propósito en sí misma.»238
El primer movimiento de la policía había fracasado. Pero se había presentado el reto,
y durante los años siguientes la lucha respecto a los judíos mantendría todo su vigor.
Finalmente, la policía salió victoriosa, pero su trofeo fue una pila de cadáveres.
Los tres pasos preliminares -e l marcado distintivo, la restricción de movimientos y
el establecimiento de la maquinaria de control ju día- se dieron en los primeros meses
de gobierno civil. Pero después transcurrió todo un año antes de que comenzara seria­
mente la verdadera formación de los guetos -e s decir, la creación de distritos judíos
cerrados- proceso que adquirió un carácter descentralizado. La iniciativa de cada ciu­
dad y pueblo la tomaron el Kreishauptmann o el Stadthauptm ann y, sólo en el caso de
los grandes guetos, el Gouverneur o el propio Frank.
La com andancia general militar (el Oberfeldkommandantur, u O FK) del distrito de
Varsovia se quejaba de que, debido a que se había permitido a cada Kreishauptmann
decidir de qué forma reunir a sus judíos (die Art der Durchführung der Judenzusammenlegung in seinem Kreis), la migración, en lugar de presentar una imagen uniforme, pro­
ducía la impresión de movimientos constantes hacia uno u otro lado239. En las ciuda­
des, la planificación uniforme estaba completamente fuera de cuestión, aunque fuese
sólo debido a la compleja distribución de la población, las actividades económicas
entremezcladas, y los intrincados problemas de tráfico.
Los primeros guetos aparecieron en los territorios incorporados durante el invier­
no de 1939-1940, y el primero de gran tam año se estableció en abril de 1940 en la
ciudad de L ó d z240. A lo largo de la primavera siguiente, el proceso de formación de
guetos se extendió lentam ente al G eneralgouvernem ent. El gueto de Varsovia se creó
en octubre de 1940241; los guetos más pequeños del distrito de Varsovia se formaron
a comienzos de 1941242. Para los judíos que quedaban en la ciudad de Cracovia, se
238 Resumen de la reunión con la policía con comentarios literales de Frank, 30 de mayo de 1940,
Diario de Frank, PS-2233.
239 OFK 393 al Wehrmachtbefehlshaber im Generalgouvernement, 18 de noviembre de 1941,
Polen 75022/17. Carpeta original en otro tiempo en el Federal Records Center, Alexandria, Virginia.
240 Philip Friedman, «The Jewish Ghettos in the Nazi Era», Jewish Social Studies, núm. 16, 1954,
p. 80. Sobre Lódz, véanse los documentos de planeamiento de diciembre de 1939 y febrero de 1940
en Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materiaiy do dziejów okupacji rúemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 26-49.
241 Krakauer Zeitung (16 de octubre de 1940), página del Generalgouvernement.
242 Conferencia del Generalgouvernement, 15 de enero de 1941, Diario de Frank, PS-2233.

237

estableció un gueto en marzo de 194 1243. El de Lublin se formó en abril de 1941244.
El doble gueto de Radom, en forma de dos distritos separados, se terminó ese mismo
mes245. Los guetos de Chestocova246 y K ielce247, en el distrito de Radom, también
comenzaron su existencia en ese momento. En agosto de 1941, el Generalgouvernem ent adquirió su quinto distrito, Galitzia, un área que el ejército alemán había extraí­
do de la ocupación soviética. La capital de Galitzia, Lvov, se convirtió en emplaza­
m iento del tercer gueto de mayor tam año de Polonia en diciembre de 194 1248. Al
final de ese año se había com pletado, en conjunto, el proceso de formación de gue­
tos en el Generalgouvernem ent249. En 1942, sólo quedaban unos cuantos guetos por
erigir250.
Aunque la creación de los distritos cerrados no procedió de una orden ni de un plan
básicos, el procedimiento fue notablemente similar en todas las ciudades. Esto difícil­
mente podría sorprender, porque los problemas para la formación de guetos eran prác­
ticamente los mismos en todas partes. Observemos la primera gran operación de esta­
blecimiento de un gueto, que constituyó el prototipo de las posteriores operaciones: el
establecimiento del gueto de L ód z.
Lódz era la segunda ciudad más importante de Polonia, pero sus orígenes se remonta­
ban tan solo a principios del siglo XIX. Era un centro textil, y en 1931 los judíos constituían
un tercio de sus 605.000 habitantes. Para disgusto del régimen de ocupación alemán, un
considerable número de judíos y habitantes de etnia alemana vivía entremezclado y
m antenía un estrecho contacto entre sí. Aunque la gran mayoría de la población era
polaca, Lódz iba a ser profundamente germanizada. Se esperaba aproximadamente a
15.000 colonos de etnia alemana provenientes de la región báltica, y un grupo mucho
mayor debía llegar desde Volinia. Los planificadores contemplaban la construcción de
un gueto y la separación de los barrios alemanes y polacos. Entre diciembre de 1939 y
abril de 1940, Lódz fue de hecho transformada. C uando finalizó este periodo, cerca de
300.000 residentes del total de la población de la ciudad tenían una nueva dirección.
243 Krakauer Zeitung (23 de marzo de 1941), p. 18.
244 Proclamación del Gouverneur de Lublin, Zórner, 24 de marzo de 1941, ibid.., 30 de marzo de
1941, p. 8.
245 Ibid., 6 de abril de 1941, p. 5.
246 Borrador sin fecha de la orden emitida por el Stadthauptmann de Chestocova, Dr. Wendler,
Yad Vashem, microfilm JM 1489.
247 Krakauer Zeitung (8 de abril de 1941), p. 6.
248 Ibid., 15 de noviembre de 1941, p. 5. El gueto no albergaba a todos los judíos de Lvov.
249 Inspección de Armamento, Generalgouvernement al OKW/Wi Rü/Rü IIIA, informe que abar­
ca desde el 1 de julio de 1940 al 31 de diciembre de 1941, fechado el 7 de mayo de 1942, pp. 102-103,
Wi/ID 1.2.
250 E Friedman, «The Jewish Ghettos in the Nazi Era», cit., p. 83.

238

En ese momento, además, se esperaba que el gueto se disolviese a partir de octubre, ya
que comenzaría entonces la evacuación de sus judíos251.
Los pasos dados para la creación del gueto fueron los siguientes. El 10 de diciembre
de 1939, el Regierungsprásident de Kalisz, Uebelhoer, nombró un «grupo de trabajo» para
preparar la formación del gueto. El propio Uebelhoer asumió la presidencia. Nombró
vicepresidente a su representante en L ó d z, el Oberrregierungsrat Dr. Moser. El grupo de
trabajo incluía también a miembros del partido, del gobierno municipal de la ciudad, de
la Policía del Orden, de la Policía de Seguridad, las unidades de las Totenkópfe [«Cabezas
Muertas»] de las SS, la Cám ara de Industria y Comercio de Lódz, y la Oficina Financie­
ra de la ciudad. Los preparativos se realizarían en secreto; el movimiento debía ser repen­
tino y preciso (schlagartig). Este secretismo era necesario para garantizar el abandono
apresurado de buena parte de los bienes muebles judíos, que se podrían confiscar conve­
nientemente. Mientras tanto, sin embargo, muchos judíos fueron expulsados de sus hoga­
res, y dirigidos hacia el área que en el futuro ocuparía el gueto, para poder hacer espacio
a los habitantes de etnia alemana trasladados desde el área del Báltico252.
Uebelhoer no lo consideraba una institución permanente. «La creación del gueto
-declaraba en su orden- es, por supuesto, sólo una medida transitoria. Determinaré en
qué momento y con qué medios se limpiará el gueto -y por consiguiente la ciudad de
L ód z- de judíos. Finalmente, en todo caso, debemos eliminar esta plaga bubónica [Endziel muss jedenfalls sein, dass wir diese Pestbeule vestios ausbrennen] .»153
El grupo de trabajo seleccionó un barrio pobre, el área de Baluty, com o em plaza­
miento del gueto. El distrito ya contenía 62.000 judíos, pero había que trasladar a su
interior a m ás de 100.000 judíos residentes en otras partes de la ciudad y en sus afue-

251 En cuanto a las estadísticas básicas, véase el informe sin fecha de la oficina estadística del
Oberbürgermeister, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 05.008
(Stadtverwaltung Litzmannstadt), Rollo 1, Signatura 31. Los polacos y los judíos se vieron obligados
a intercambiar sus muebles además de sus viviendas. Stadtkommissar (Oberbürgermeister Schiffer)
al Regierungsprásident, 9 de marzo de 1940, ibid., Rollo 2, Signatura 70. Las preocupaciones por la
densidad existente en el gueto fueron señaladas por el director de construcción de la ciudad (Stadtoberbaudirektor) Hallbauer al Oberbürgermeister, 29 de abril de 1940, en ibid., Rollo 1, Signatura
32. Sobre la prometida disolución del gueto, véase el informe sin fecha del la Oficina de Auditoría
del Reich (Rechnungshof des Deutschen Reiches), ibid. Puede encontrarse una cronología de los
movimientos de los habitantes de etnia alemana en G. Aly, «Endlosung», cit., pp. 60-92.
252 Ibid., p. 80.
253 Uebelhoer a Greiser, a la administración del partido de Lódz, al Representante del Regierungsprasident en Lódz, a la Policía de Seguridad de Lódz, a la Cám ara de Industria y Comercio
de Lódz, a la Oficina de Finanzas de Lódz, 10 de diciembre de 1939, Centralna Zydowska Komis­
ja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3,
pp. 26-31.

239

ras254. El 8 de febrero de 1940, el Polizeiprásident de Lódz, Brigadeführer Schafer, emitió sus órdenes repentinas y precisas. Los polacos y los habitantes de etnia alemana te­
nían hasta el 29 de febrero para abandonar el emplazamiento del gueto255. Los judíos
tenían que trasladarse al gueto por tandas. C ada pocos días, el Polizeiprásident publi­
caba un calendario de traslados que afectaba a determinado barrio de la ciudad. Todos
los judíos que viviesen en ese barrio tenían que trasladarse al gueto en el tiempo esta­
blecido. La primera tanda tenía que abandonar sus viviendas entre el 12 y el 17 de
febrero256, la última se trasladó el 30 de abril. Diez días después, el 10 de mayo, el Poi^
zeiprásident Schafer emitió una orden que separaba a la población del gueto del resto
del mundo. «Por principio -ordenó— los judíos no deben abandonar el gueto. Esta
prohibición se aplica también a los más ancianos de los judíos [Rumkowski] y a los jefes
de la policía judía [...]. Por principio, ni alemanes ni polacos -con tin u ab a- deben
entrar en el gueto.» Los permisos de entrada sólo los podía conceder el Polizeiprásident.
Los judíos no gozaban de libertad de movimiento ni siquiera dentro del gueto; desde las
siete de la tarde hasta las siete de la mañana no podían permanecer en las calles257.
Completados los traslados, los alemanes levantaron un muro alrededor del gueto. El
muro estaba vigilado por un destacamento de la Policía del Orden258. U na tarea más inte­
resante, la de policía secreta, le fue confiada a la Policía de Seguridad. Esta organización
se dividía en dos ramas. La Policía Estatal (Gestapo) y la Policía Penal (Kripo). La Policía
Estatal, como su nombre indica, se ocupaba de los enemigos del Estado. Dado que los
judíos eran los enemigos por excelencia, la Policía Estatal estableció una delegación den­
tro del gueto. La Policía Penal se ocupaba de los delitos comunes. En consecuencia, un
destacam ento de 20 hombres de la Policía Penal se adjuntó a la Policía del Orden que
vigilaba el gueto. La función del destacamento era prevenir el contrabando, pero la solu­
ción irritó a la Policía Penal. Como sus colegas de la Gestapo, los hombres de la Policía
Penal querían. estar dentro del gueto. En consecuencia, el Kriminalinspektor Bracken
redactó un memorando en el que presentaba las razones por las que era urgentemente
necesario trasladar su destacamento al otro lado del muro. «En el gueto -d e c ía- viven,
por lo menos, unos 250.000 judíos, todos ellos con tendencias más o menos delictivas.»
254 Informe estadístico sobre el gueto de Lódz, aparentemente preparado por el Consejo judío
para la administración alemana y que cubre el periodo comprendido entre el 1 de mayo de 1940 y el
30 de junio de 1942, Colección del Gueto de Lódz, núm. 58.
255 Orden de Schafer, 8 de febrero de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 35-37.
256 Orden policial, 8 de febrero de 1940, ibid., pp. 38-49.
257 Orden de Schafer, 10 de mayo de 1940, ibid., pp. 83-84.
258 Las unidades que vigilaban el gueto pertenecían a la Schutzpolizei. Respecto a las instrucciones
dadas a los detacamentos de la Schutzpolizei de «disparar a primera vista», véase la orden del coman­
dante de la Schutzpolizei de Lódz, Oberst der Polizei Keuck, 11 de abril de 1941, ibid., pp. 86-87.

240

De ahí la necesidad de «supervisión constante» por parte de los oficiales de la Policía
Penal259.' El destacamento se trasladó al interior.
Como el Regierungsprasident Uebelhoer había predicho, el gueto fue una medida tran­
sitoria, pero la transición no condujo a la emigración, sino al aniquilamiento. Los presos
del gueto de Lódz murieron allí o fueron deportados a un centro dé exterminio. La liqui­
dación del gueto llevó mucho tiempo. Cuando finalmente se levantó, en agosto de 1944,
tenía cuatro años y cuatro meses. Ningún otro gueto de la Europa nazi duró tanto tiempo.
A l otro lado de la frontera de los territorios incorporados, en el Generalgouvemement, se presentaron tres argumentos específicos para la formación de los guetos. Una
la aportaron los médicos alemanes, convencidos de que la población judía estaba propa­
gando el tifus (Fleckfieber)160. O tra era la alegación de que los judíos, en cuanto resi­
dentes y propietarios de tarjetas de racionamiento que en opinión del jefe de alimenta­
ción y agricultura del distrito de Varsovia sólo les daban derecho, a efectos prácticos, a
pan, estaban pujando por los alimentos no racionados y creando un mercado negro de
artículos racionados261. La tercera era la afirmación de que no había suficiente espacio
habitacional disponible para los soldados y los oficiales de las fuerzas armadas alema­
nas262. La respuesta parecía ser siempre la guetización. A buen seguro, cuando se esta­
blecían los guetos, aumentaba el tifus en las congestionadas casas judías, aumentaba el
contrabando de los judíos para evitar la inanición, y los alemanes seguían necesitando
viviendas. De hecho, las tres explicaciones principales para crear los guetos se recupera­
rían más tarde como razones para disolverlos y trasladar a todos sus habitantes judíos.
Desde el comienzo, la formación de guetos no fue una empresa sencilla. En el caso de
Varsovia, donde el proceso duró un año, el primer paso se dio a comienzos de noviembre
de 1939, cuando el comandante militar estableció una «cuarentena» (Seuchensperrgebiet)
en un área situada dentro de la parte antigua de la ciudad, habitada principalmente por
judíos, a la que no debían acceder los soldados alemanes263. El 7 de noviembre, el Gou-

259 Memorando del Kriminalinspektor Bracken, 19 de mayo de 1940, ibid., pp. 92-94. Véase tam­
bién el memorando del jefe de la Policía Penal de Lódz, el Kirminaldirektor Zirpins, 23 de octubre de
1940, ibid., pp. 100-101.
260 Comentarios del Obermedizinalrat Dr. Walbaum en una reunión de los jefes de división del
Generalgouvernement, 12 de abril de 1940, W. Prag y W. Jacobmeyer (eds.), Das Dknsttagebuch des
deutschen Generalgouvemeurs in Polen 1939-1945, cit., p. 167.
261 Reunión sobre alimentación en el Generalgouvernement, 3 de marzo de 1940, ibid., p. 142.
262 Saurmann, Stadthauptmann de Lublin, se quejaba en un informe mensual fechado el 31 de
diciembre de 1940 de que la ciudad estaba superpoblada. Yad Vashem, microfilm JM 814- Sobre la
demanda diaria de habitaciones por parte de alemanes en Radom informó el Stadthauptmann el 8 de
marzo de 1941, JM 814.
263 Véanse las entradas de Czerniaków correspondientes al 4 y 5 de noviembre de 1939, en R.
Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary ofAdam Czerniaków, cit., p. 87.

241

vemeur del distrito de Varsovia, Fischer, propuso encarcelar en el gueto a los judíos de la
ciudad (cuyo número calculaba en 300.000), y Frank dio su consentimiento inmediato ai
la propuesta264. Durante el invierno, Fischer creó un Departamento de Reasentamiento
(Umsiedlung) al mando de Waldemar Schon, que acabaría desempeñando una importante
función en el planeamiento del gueto y que posteriormente fue el encargado de aplicar el
plan. La primera idea, en febrero, de situar el gueto en el margen izquierdo del río Vístula,
fue rechazada en una reunión celebrada el 8 de marzo de 1940, basándose en que el 80
por 100 de los artesanos de Varsovia eran judíos y que, dado que eran indispensables,
no resultaría muy fácil «cercarlos» (cernieren). Se expresaron también dudas sobre si de­
bían suministrar alimentos a un gueto cerrado265. El 18 de marzo de 1940, Czerniaków
planteó crípticamente: «Una-petición de que la comunidad rodee el “gueto” con alambre,
sujeto en postes, etc., y posteriormente lo vigile todo»266. Las comillas de la palabra gueto
hacen referencia a la cuarentena previamente establecida. El 29 de marzo, Czerniaków
señaló que habría que «vallar» el gueto, y al día siguiente discutió con el Stadtkommandant Leist sobre la «práctica imposibilidad de construir un muro (daños en las instalacio­
nes de agua, en los cables eléctricos y telefónicos, etc.)»267. De hecho, en abril se suspen­
dió la construcción del muro, mientras los alemanes estudiaban la idea poco duradera de
enviar a los judíos al distrito de Lublin. Schon, del Departamento de Reasentamiento,
examinó entonces la viabilidad de establecer dos guetos, uno en una sección occidental
(Kofo y Wola) y otro en el este (Grochów) para minimizar cualquier alteración de la eco­
nomía de la ciudad y del tráfico automovilístico, pero este plan se abandonó cuando a
Varsovia llegó noticia del proyecto de M adagascar268. El 16 de julio, Czerniaków anotó
que, después de todo, no se iba a formar el gueto269. Pero el 7 de agosto de 1940, la esca­
samente definida cuarentena se convirtió en un «verdadero» distrito cerrado (ein richtiges
Sperrgebiet) con límites definidos y públicos. Los judíos que vivieran en esta área ya no
podrína moverse a otra. Únicamente quienes se encontraran en el exterior de la misma
podrían, por el momento, permenecer donde estaban270. Ese mes, sin embargo, la Subdi264 Resumen de la conversación entre Fischer y Frank, 7 de noviembre de 1939, Diario de Frank,
PS-2233.
265 Informe de Schon, 20 de enero de 1941, reproducido en un gran e x t r a c t e n Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 108-113.
266 R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 130.
267 Ibid., p. 134.
268 Informe de Schon, en Jüdisches Historisches Instituí Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 108-113.
269 R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerrdakow, cit., p. 174.
270 Informe del Consejo Juáfo de Varsovia correspondiente al periodo comprendido entre el 7 de
octubre de 1939 y el 31 de diciembre de 1940, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum,
Grupo de Registro 15.073 (colección de Consejos Judíos), Rollo 1 (Varsovia).

242

rección de Sanidad, perteneciente al Departamento de Interior del Generalgouvemement, señalando las crecientes concentraciones de soldados en la zona, exigió la forma­
ción de guetos en el distrito. Los oficiales no médicos del Departamento del Interior, acep­
tando, sólo se opusieron al sellado hermético de los guetos, porque no podrían sobrevivir
económicamente271. El 6 de septiembre de 1940, el Obermedizinalrat Dr. Walbaum, ci­
tando estadísticas de tifus entre los judíos, insistió en un discurso ceterum cerneo en que
fuesen encarcelados en un gueto cerrado como medida de política sanitaria272. Seis días
.después, Frank anunciaba en una conferencia de los jefes de los Departamentos genera­
les que los 500.000 judíos de la ciudad suponían una amenaza para toda la población y
que no podía seguir permitiéndoseles «deambular por ahí»273. Czerniaków, que seguía
albergando la esperanza de que se estableciese un gueto «abierto» que combinara la
residencia obligatoria con la libertad de movimiento, conoció esta decisión el 25 de sep­
tiembre. Ese día escribió «gueto» sin ninguna duda sobre su carácter274.
El «distrito judío» (Wohnbezirk) de Varsovia se estableció a lo largo de un periodo de
seis semanas, entre octubre y noviembre de 1940, en un área que cubría aproxim ada­
mente las dos terceras partes de la antigua cuarentena275. En el transcurso del traslado,
113.000 polacos abandonaron el emplazamiento del gueto y 138.000 judíos ocuparon
su lugar. Pero otros 72.000 judíos fueron obligados a trasladarse al gueto desde las zonas
occidentales del distrito de Varsovia para crear espacio para los polacos expulsados del
territorio incorporado276. En forma de T, el gueto era más estrecho en un punto en el
que una cuña «aria» separaba la porción del norte, más grande, de la del sur, de menor
tamaño. Las fronteras, trazadas con miras a utilizar los muros cortafuegos existentes y
disminuir al mínimo el problema de la seguridad, no eran definitivas. Durante sep­
tiembre de 1941, en un espíritu de progresivo anexionismo, algunos oficiales alemanes
se plantearon la posibilidad de separar la parte sur del gueto. En ese momento, un hom ­

271 Informe de Schón, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 108-113. Fischer pensaba que se podría eximir por completo de la guetización a los ju­
díos con empleo. Resumen de la conferencia del Gouvemeure, 11 de septiembre e 1940, Diario de
Frank, National Archives, Grupo de Registro 238, T 992, Rollo 2.
272 Resumen de la conversación entre Frank, el Dr. Walbaum y el Jefe de Sanidad del distrito de
Varsovia, Dr. Franke, 6 de septiembre de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
273 Resumen de la conferencia de jefes de divisiones principales, 12 de septiembre de 1940, Dia­
rio de Frank, PS-2233.
274 R. Hilberg, S. Staron y J. Kermitsz (eds.), The Warsaw Diary ofAdam Czerniaków, cit., p. 201.
El 26 de septiembre, Czerniaków escribió: «¡El Gueto!», ibid.
275 Veáse el mapa, preparado por el cartógrafo de Yad Vashem, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz
(eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., pp. X-XI.
276 Informe de Schón, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 108-113.

243

bre poco común de la Administración alemana tomó una medida poco común. Era el
médico jefe del aparato municipal alemán, el Dr. Wilhelm Hagen. En una carta con­
tundente dirigida al Stadthauptmann, predijo un empeoramiento de la epidemia del
tifus y calificó el plan propuesto de «locura» [Wahnsinn]277. El gueto del sur se mantu­
vo, pero fueron derruidos más bloques, se ordenó la construcción de más muro, y, como
única unión entre las dos secciones del gueto, ahora había un puente peatonal sobre lo
que se había convertido en corredor «ario».
El gueto de Varsovia nunca estuvo abierto al tráfico sin trabas, pero al comienzo había
28 puntos de salida y entrada, utilizados por unas 53.000 personas con pase. El jefe de
sanidad del distrito de Varsovia, Dr. Lambrecht, puso objeciones al número de permisos,
argumentando que anulaban todo el propósito del gueto. Las puertas se redujeron des­
pués a 15278. El regimiento de policía de Varsovia (teniente coronel Jarke) era responsa­
ble de vigilar el gueto. Esta tarea la llevaba a cabo una compañía del 304.° Batallón (a
partir de la segunda mitad de 1941, el 60), apoyado por la policía polaca y el Ordnungsdienst judío. En cada puerta se podía ver a un hombre de cada uno de estos servicios, pero
dentro había 2.000 hombres del Servicio del Orden279.
U na vez sellado eí gueto de Varsovia, los Stadthauptmanner y los Kreishauptmanner de todas las partes del Generalgouvernement aprobaron la iniciativa y, como en el
caso de Varsovia, el proceso podía ser complicado. Un ejemplo es el de Kielce, donde
el Stadthauptm ann Drechsel calculó en enero de 1941 que el barrio apartado para el
gueto tenía 2.000 habitaciones (45.000 metros cuadrados), que acomodarían a 20.000
judíos. D ado que él tenía 25.000, quería mandar los 5.000 restantes a la población cer­
cana de Ch^ciny. Pidió al Kreishauptmann Jedamzik del distrito circundante de Kielce,
en el que Chgciny estaba situada, que aceptase este sobrante y le enviase no más de
2.500 polacos a cambio. El Kreishauptmann aceptó, pero posteriormente las cifras se
redujeron. El objetivo era que Chfciny, con 2.634 judíos en marzo de 1940 y 3.372 en
junio de 1941, tuviese 5.372 en el momento en que se crease su gueto, en julio. Mil
polacos debían abandonar la población, un número que posiblemente aumentase más
277 Hagen a Leist, 22 de septiembre de 1941. Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen, Ludwigsburg, Polonia, 365c, p. 58.
278 Resumen de la conferencia de diversos organismos para tratar sobre el gueto, 2 de diciembre
de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 1113. Informe de Schon, en Jüdisches Historisches Instituí
Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 108-113.
279 Sobre la jurisdicción policial, véase la conferencia presidida por Auerswald y Schon, 8 de
noviembre de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112. Auerswald era entonces Kommissar del gue­
to, Schon estaba en el Departamento del Interior del distrito de Varsovia. La dotación de la com­
pañía policial, según informó Schon el 20 de enero de 1941, era de 87 hombres al mando de un
teniente primero. La identificación de las unidades policiales se ha realizado a partir de diversos
documentos.

244

tarde. La densidad del gueto de Ch^ciny, fijada en 2-2,5 metros cuadrados por persona,
se consideraba «adecuada» (ausreichend). Los polacos restantes constituirían una mino­
ría, residente en las calles principales280.
Algunas pequeñas comunidades judías se convirtieron en su totalidad en poblacio­
nes gueto281. A diferencia de los guetos de mayor tamaño, que eran ciudades dentro de
ciudades, rodeadas por un muro, como Varsovia, o por una valla de madera como Lódz
o por una alambrada, como Lublin, los guetos más pequeños sólo se podían marcar con
distintivos que indicaban sus límites282.
Com o se puede observar en la estadística presentada en el cuadro 6.11, un gueto era
normalmente una barriada pobre, fuertemente poblada, sin parques, solares vacíos ni
espacios abiertos. A pesar de su pequeño tamaño, el gueto, situado en medio de una
metrópolis, creaba invariablemente problemas de tráfico. En Varsovia, hubo que cam ­
biar las rutas de los tranvías283; en Lódz, las autoridades de la ciudad tuvo que instalar
una nueva línea de autobús que rodeaba el gueto284, mientras que en Lublin, el Stadthauptmann Saurm ann tuvo que construir una calle de circunvalación alrededor del
barrio judío285.
Aunque no todos los guetos se podían cerrar completamente, no se harían excepcio­
nes para las categorías privilegiadas. En Lódz, los judíos pertenecientes a matrimonios
mixtos,* con sus cónyuges polacos, y los Mischlinge de todos los grados, fueron obligados
a residir en el gueto285. El 26 de febrero de 1941, el primer secretario de la embajada
280 Drechsel a Jedamzik, 23 de enero de 1941. Jedamzik a Drechsel, 27 de enero de 1941.
Recopilación estadística recogida en la oficina de Jedamzik, 11 de marzo de 1940. Memorando sin
fechar y sin firmar sobre Chgciny (aparentemente redactado por Jedamzik, junio de 1941). Archi­
vos del U. S. H olocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.031 (Glowna Komisja Badana,
registros de Kielce), Rollo 11.
281 Respecto a una descripción de tales poblaciones gueto, véase Gustav Andraschko, «Das fiel
uns auf in Szydlowiec...!», Krakauer Zeitung (21 de junio de 1941), pp. 6-7.
282 Véase la circular del gobernador de Radom/División del Interior (firmada Oswald), a los
Stadthauptmanner y a los Kreisthauptmanner, 11 de diciembre de 1941, Yad Vashem, JM 1489.
283 Krakauer Zeitung (27 de noviembre de 1941), página del Generalvouvernement.
284 Alcaldía de Lódz (Dr. Marder) a la Oficina del Regierungsprasident de Lódz, 4 de julio de
1941, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji
niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 177-179.
285 Informe de Saurmann presentado en una conferencia a la que asistió Frank, 17 de octubre de
1941, Diario de Frank, PS-2233.
286 Representante del Regierungsprasident en Lódz (firmado Moser) al Polizeiprásident de Lódz,
26 de agosto de 1940, adjuntando carta de la oficina del Reichsstatthalter de Wartheland (firmado
Coulon) al representante del Regierungsprasident en Lódz, 6 de agosto de 1940, Centralna Zydows­
ka Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit.,
vol. 3, p. 172.

245

soviética, Bogdanov, preguntó por qué ciertos ciudadanos soviéticos eran obligados a
vivir en ciertos lugares. El Unterstaatssekretár Wórmann, del Ministerio de Asuntos Ex­
teriores, respondió que los ciudadanos a que se hacía referencia eran judíos (dass es sich
um Juden handele) y que los judíos de nacionalidad soviética estaban recibiendo el mismo
trato que los de otras nacionalidades287.
4

Cuadro 6.11. Densidades en los guetos de Varsovia y Lódz
GUETO DE
VARSOVIA GUETO DE
CIUDAD DE
VARSOVIA LODZ, SEPTIEMBRE
VARSOVIA, MARZO «ARIA»
DE 1941
DE 1941
Población
Area (kilómetros cuadrados)
Habitaciones
Personas por habitación

1.365.000
140,87
284.912
4,8

920.000
137,51
223.617
4,1

445.000
3,4
61.295
7,2

144.000
4.13
25.000
5,8

Nota: las estadísticas de Varsovia fueron tomadas de los archivos del Instituto Histórico Judío, Varsovia,
por Isaiah Trunk, y publicadas por él en un artículo titulado «Epidemics in the Warsaw Ghetto», YIVO
Annual of Jewish Social Science, vol. 8, p. 87. Las cifras sobre la densidad de habitación en el gueto de Var­
sovia las confirma Stroop (líder de las SS y de la Policía de Varsovia) en un informe enviado a Krüger, 16
de mayo de 1943, PS-1061. Stroop menciona 27.000 viviendas con una media de 2,5 habitaciones cada
una. Las estadísticas de Lódz se han tomado de un informe enviado por Ventzki a Uebelhoer, 24 de sep­
tiembre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.

Aunque el sistema del gueto implicaba una separación espacial, el tráfico no con­
trolado a través de sus fronteras no fue eliminado. A tenor de un decreto del Generalgouvernement del 15 de octubre de 1941 se instituyeron tribunales especiales para
sentenciar a muerte a los judíos que abandonasen el gueto sin autorización [unbefugt]288, pero su funcionamiento fue lento y cuando fue necesario éstos no emitieron
las sentencias que se esperaba de ellos. En un caso, unos padres que habían sacado del
gueto a sus hijos (legalmente dem asiado jóvenes para ser procesados) fueron conside­
rados no culpables de haber incumplido indirectamente esta norma [mittelbare Táterschaft]. U n contrariado funcionario de la División de Justicia del Generalgouvernement,
287 Unterstaatssekretar Wórmann (jefe, Departamento Político) a través del director adjunto del
Departamento Político a la Sección V del Departamento (Asuntos Soviéticos), 24 de febrero de 1941,
NG-1514- Sin embargo, la liberación de los judíos soviéticos se estaba considerando; véase el informe
del Representante del Ministerio de Asuntos Exteriores en el Generalgouvernement (Wühlisch) al
Ministerio de Asuntos Exteriores, 7 de febrero de 1941, NG-1528.
288 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1941, p. 595.

246

Ganser, señaló que al menos su acto merecía la consideración de instigación punible
[Anstiftung]289. Tampoco fue condenado un judío, Zacharias Goldberg, que por su
cuenta había ocupado el lugar de otro judío en un destacam ento de trabajo enviado
fuera del gueto de Chestocova, y que se había separado de la fila en el trayecto de
vuelta para mendigar comida. El presidente de la División de Justicia, Wille, obser­
vando que el objeto del decreto era impedir la difusión de epidemias y el contraban­
do, exigió en consecuencia un nuevo juicio alegando que Goldberg (1) había abando­
nado el gueto sin permiso, y (2) que lo había abandonado de nuevo al ausentarse
inadvertidamente del destacam ento, el cual había de considerarse como una exten­
sión del gueto [A usweitung]290. Los juicios prolijos eran ciertamente limitados, pero
constituían sin embargo otra arma en el arsenal. En diciembre de 1941 la población
polaca del Generalgouvernement tuvo que obtener un nuevo documento de identidad
provisto de fotografía. Se trataba de otro mecanismo disuasorio,#aunque tam poco to­
talmente eficaz291.
A finales de 1941, casi todos los judíos de los territorios incorporados y del Generalgouvemement vivían en guetos. Su encarcelamiento fue acompañado de cambios en
la maquinaria de control alemana y de ampliaciones en la burocracia judía. En Lódz y
Varsovia, se crearon nuevas oficinas para la supervisión del gueto292.
El consejo judío de Lódz se situó al mando de una «Oficina Económica y de A li­
mentación del G ueto» (EmahrungS' und Wirtschaftsstelle Getto). Originalmente, esta
oficina regulaba sólo las cuestiones económicas que afectasen al gueto. Pronto, sin
embargo, su título se cambió al de Gettoverwaltung Litzmannstadt (Administración del
Gueto, Lódz), y con el cambio de título se produjo también un cambio de función. La
oficina que se hizo cargo de todos los asuntos del gueto contaba con 198 empleados el
31 de enero de 1943293. El lugar que ocupaba la Gettoverwaltung en la estructura de
gobierno local se ilustra en el cuadro 6.12.

289 Ganser a las Divisiones de Justicia de Cracovia, Lvov, Lublin y Varsovia, 9 de mayo de 1942,
Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.026 (Materiales Diversos del
Generalgouvernement), Rollo 1.
290 Wille al Tribunal Especial de Chestocova, 15 de enero de 1942, ibid.
291 Véanse las cartas de dos tiendas de fotografía, Stanislaus Pytal de Skiemewice, 10 de diciem­
bre de 1941, y L. Chrapowski de Varsovia, 11 de diembre de 1941, dirigidas ambas al Kreishauptman
de Jedrzejow, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.054 (Kreishauptmannschaft de Jedrzejow), Rollo 1.
292 Posteriormente, Biaiystok también exigió una administración de ese tipo. I. Trunk, Judenrat,
cit., pp. 270-271.
293 Registros de la oficina estadística al Oberbürgermeister, Archivos del U. S. Holocaust Memo­
rial Museum, Grupo de Registro 05.008 (Stadtverwaltung de Litzmannstadt), Rollo 3, Signatura 126.

247

Cuadro 6.12. Controles alemanes sobre el gueto de Lódz
Reichsstatthalter Greiser
Regierungsprasident Uebelhoer ------------------- Representante del
Regierungsprasident de
Lódz: Oberregierungsrat
Dr. Moser
Polizeiprasident: -------- Oberbiirgermeister Schiffer (Ventzki)
Brif. Schafer
(Adjunto: Bürgermeister Dr. Marder)
(sucedido por el
Brif. Albert)
Gettoverwaltung Litzmannstadt
Jefe: Diplom Kaufmann Hans Biebow
Adjunto: Ribbe
El más anciano de los judíos: Rumkowski
Nota: respecto al nombramiento del Diplom Kaufmann Hans Biebow como jefe de la Gettoverwaltung y
otras cuestiones de personal, véase Biebow al DAF Ortsgruppe Rickmers, 30 de abril de 1940, y Biebow al
Bürgermeister Dr. Marder, 12 de noviembre de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materiaty do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 253-257. Diplom Kaufmann
era el título de un titulado en administración empresarial.

En Varsovia, los cambios administrativos se produjeron también por etapas. Inicialmente, el Judenrat respondía ante el Einsatzgruppe IV, y posteriormente recibía instruc­
ciones del Stadthauptmann294. Durante el proceso de formación del gueto, el control
sobre el consejo pasó a manos del Departamento de Reasentamiento (Schón) de la admi­
nistración del distrito. Schón formó un Transferstelle (a cargo de Palfinger) para regular
el flujo de mercancías hacia y desde el gueto. El 1 de mayo de 1941, el Gouvemeur Fischer nombró un Kommissar para el distrito judío. El cargo fue ocupado por un joven abo­
gado, Heinz Auerswald, que anteriormente había servido como jefe de sección en el
Departamento del Interior para la Población y el Bienestar. A dam Czerniaków práctica­
mente le doblaba en edad. El Transferstelle se puso a cargo de un experto banquero (ante­
riormente empleado por el Landerbank de Viena), M ax Bischof, que ocupó el cargo bajo
contrato295. La Administración Auerswald-Bischof se representa en el cuadro 6.13.

294 Véanse las entradas de Czerniaków del 6 de febrero, el 21 de marzo y el 26 de abril de 1940,
en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czemiakout, cit., pp. 115,131,
143. Los dos primeros en ocupar el cargo fueron O tto y Dengel. En abril, se hizo cargo de la ciudad
Ludwig Leist.
295 Texto del contrato, efectivo el 15 de marzo de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112.

248

Cuadro 6.13. Controles alemanes sobre el gueto de Varsovia
Gouverneur Fischer
Transferstelle
Bischof
Adjunto: Rathje

Komrmsar für den jüdischen Wohnbezirk
Auerswald
Adjunto: Grassler
Presidente del Consejo Judío
Czerniaków
Adjunto: Lichtenbaum

Nota: basado en los microfilmes JM 1 1 1 2 y l l l 3 d e Yad Vashem.

La guetización generó una metamorfosis de amplio alcance en los consejos judíos.
En su forma original, los Judenráte se habían organizado como vínculo entre los orga­
nismos alemanes y la población judía, y sus primeras actividades se centraban en el
reclutamiento de trabajadores y en la asistencia social. En el gueto, cada presidente de
Judenrat se convertía, de facto, en alcalde (Czerniaków también recibió el título), y cada
consejo tenía que desarrollar las funciones de una administración municipal. La inci­
piente burocracia judía, hasta ese momento consistente en pequeñas plantillas dedica­
das al registro o a las finanzas, se estaba ahora ampliando y diversificando para abordar
problemas urgentes como la vivienda, la sanidad y el orden público. El aparato aum en­
tó con multitud de funcionarios, remunerados o no, capaces e incompetentes, honra­
dos e interesados. La influencia, el favoritismo y la corrupción directa se convirtieron
en posibilidades atractivas, y demasiado pronto en lugar común296.
Hubo algunas diferencias entre guetos, tanto en la extensión de las operaciones del
consejo como en el modo de gobierno del mismo. Algunos guetos, como el de Lódz,
eran propietarios de tiendas e industrias, mientras que otros, como el de Varsovia, m an­
tenían la empresa privada. Algunos funcionaban de manera dictatorial, y en otros las
responsabilidades se compartían o dividían de diversas maneras297.
La burocracia judía del gueto de Lódz, medida según sus recursos para regular e
interferir en la vida de sus habitantes, era probablemente la más totalitaria de todos los
guetos. He aquí una lista de las oficinas dependientes del Judenrat de Lódz en 1940298:
296 I. Trunk, Judenrat, cit., pp. 354 y 360-364.
297 Ibid., pp. 55-60.
298 Basada en un organigrama organizativo del Consejo judío del gueto de Lódz, 20 de agosto de
1940, Wi/ID 1.40. Los registros del Consejo judío de Lódz y sus divisiones (en yiddish) se conservan
en la Lódz Ghetto Collection del YIVO Institute, Nueva York. Respecto a una descripción de las ofi­
cinas de este gueto, véase también el artículo de Bendet Hershkovitch, «The Ghetto in Litzmannstadt (Lódz)», YIVO Annual of Jewish Social Science, núm. 5, 1950, pp. 85-122.

249

El más anciano de los judíos
C onsejo de A ncianos compuesto por los judíos de mayor edad
Departam ento Central (Zentrale)
Oficina Central de Negociaciones (Zentral-Verhandlungsstelle)
División de Correspondencia (Prásidialabteilung)
Departam ento de Personal
Tesoro Principal y Teneduría de Libros
Oficina de Información
División de Cementerios
Oficina Rabínica
Departam ento de los Judíos más Ancianos para la Colonia Infantil
Registro y Documentación
Oficina de Registro
Oficina de Documentación
División Estadística
Dirección General de Policía (Ordnungsdienst Kommando)
División Jurídica
4 Precintos
2 Reservas (móviles)
Policía Auxiliar (Hilfsordnungsdienst o «Hido»)
Control Sanitario
Control de Precios
Com ando Especial (Sonderkommando)
División contra Incendios
Dirección General de Correos y Estafeta de Correos
Comisión de Control para las Propiedades Alem anas y Polacas en el Gueto
División de Vivienda
División Financiera
Oficina de Arrendamiento
Oficina Tributaria
Oficina Ejecutiva (Vollstreckungsstelle)
Banco (Edificio Principal y Sucursal)
Oficina de Compras de Bienes valiosos y Prendas de Vestir
División Económica
Administración de los Bienes Inmuebles
División de Actividades Subalternas
Deshollinadores
Renovación Técnica
Eliminación de Residuos Sólidos y Líquidos (Müll- und Fakalienabfuhr)

250

Tiendas
Oficina de Ventas de Artículos Domésticos
División Agrícola (Dirección General y Delegación)
División Escolar
Departam ento Central de Trabajo
4 Divisiones de Sastres
2 Divisiones de Carpinteros
1 División de Zapateros
1 División de Trabajadores Textiles
División de Obras Públicas
Oficina de Asignación de Obras
Oficina de Construcción
División de Suministros
Estación de Recepción
Departam ento Central
Oficina de Auditoría
Depósito Principal
Depósito de Vegetales
Depósito de Carbón
Depósito de Productos Lácteos
Depósito de Carne
Depósito de Alm acenam iento de Carne en Frío
Depósito de Cigarrillos y Tabaco
Panadería de la Comunidad
36 Puntos de Distribución de Alimentos
17 Tiendas para la Venta de Leche, M antequilla, y Alimentos Comprables por
Prescripción M édica
14 Carnicerías
División de Bienestar Social
División de Prestaciones (Dinero y Productos)
Guardería
2 Orfanatos
Residencia de A ncianos
Hogar para Inválidos
Punto de Reunión para Personas Sin Techo
Cocinas Públicas
Colonia Infantil
Sanatorio Infantil

251

División Sanitaria
Departam ento Central
4 Hospitales
4 Dispensarios
Clínica Dental
Farmacia Central y 6 Sucursales de Farmacia
2 Unidades de Ambulancia
Laboratorio
Laboratorio de Exam en Bacteriológico
División de Desinfección
La maquinaria judía de Lódz reflejaba en su propia organización la peculiar doble futv
ción desempeñada por el gueto en el proceso de destrucción. La función de superviven­
cia del gueto se ilustra principalmente por las tres últimas divisiones: sanidad, bienestar
social y suministros. La función destructiva se reconoce claramente en el Departamento
Central, en la Oficina de Registro y Documentación y, sobre todo, en la policía. Es carac­
terístico que la oficina con una función más abiertamente destructiva, la policía, siguiera
el modelo alemán hasta en su organización. Se dividía en una especie de Policía del Orden
(con precintos, reservas, auxiliares y control sanitario) y una especie de Policía de Segu­
ridad: una fuerza de control de precios con funciones penales, y un Sonderkommando que
tenía funciones similares a las de la Gestapo. En septiebre de 1940 la policía judía conta­
ba con 850 hombres299. En un aspecto, la máquina del gueto de Lódz era incluso más
avanzada que en su prototipo nazi: Rumkowski no tenía un departamento de justicia
separado; su única oficina jurídica estaba incorporada a su policía.
El consejo de Varsovia se organizó de manera más compleja. En el gueto de Varsovia,
las deliberaciones del consejo eran importantes, y las agendas regulares de las reuniones
del consejo eran preparadas por comisiones, inicialmente compuestas por miembros del
consejo pero que finalmente incluyeron expertos que querían ejercer su influencia300.
Los departamentos administrativos, cuyos directores no eran necesariamente miembros
del consejo, eran los siguientes: Servicio del Orden, Hospitales, Sanidad, Vivienda, Tra­
bajo, Economía, Jurídico, Finanzas, Bienestar Social, Cementerios, Apelaciones, Educa­
299 Informe de Biebow correspondiente a septiembre de 1940, 1 de octubre de 1940, Archivos del
U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 05.008 (Stadtverwaltung de Litzmannstadt),
Rollo 1, Signatura 32.
300 A finales de 1940 existían las siguientes comisiones: Hospitales, Sanidad, Trabajo, Bienestar
Social, Personal, Auditoría, Finanzas, Economía, Quejas. Además, la importante Comisión de Comer­
cio e Industria se ocupaba de la política de asignación de materias primas y distribución de alimentos
en el gueto. Veánse los informes semanales de Czerniaków relativos a los periodos comprendidos entre
el 13 y el 19 de diciembre, y el 20 y el 26 de diciembre de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 1113.

252

ción, Bienes Inmuebles, Estadística Vital, Auditoría, Contribuciones, Servicio Postal, e
incluso Archivos. Cuatro divisiones importantes se transformaron de hecho en organis­
mos independientes. La División de Aprovisionamiento, que dispensaba alimentos y car­
bón, se convirtió en la Autoridad de Aprovisionamiento, la División de -Producción se
incorporó como la Jüdische Produktion GmbH, la División de Comercio se reorganizó para
establecer una empresa de entregas fuera del gueto (Lieferungsgesellschaft), y la Divi­
sión Bancaria cambió su nombre a Genossenschaftsbank für den jüdischen Wohnbezirk.
La policía planteaba un problema especial. El Servicio del Orden del gueto de Var­
sovia era la mayor fuerza policial judía de la Polonia ocupada. (En su momento culmi­
nante ascendía a unos 2.000 efectivos.) Czerniaków, insistiendo en el profesionalismo
especialmente en este componente de la administración del gueto, nombró para algu­
nos de los cargos principales a personas con experiencia policial. Tales individuos, espe­
cialmente el jefe, Szeryñski, antiguo teniente coronel de la policía polaca, eran conver­
sos al cristianismo. D ada la función especial de estas personas en el funcionamiento del
gueto, Czerniaków no prestó atención al descontento y a las protestas por su nombra­
miento301. Complicando la vida de Czerniaków, existía otra policía judía, similar a la del
gueto de Lódz, de la que los habitantes judíos sospechaban que funcionaba bajo los aus­
picios de la Policía de Seguridad alemana. Su nombre oficial era «Oficina de Control
para Combatir el M ercado N egro y la Especulación en el Distrito Judío» (Uberwachungsstelle zur Bekámpfung des Schleichhandels und der Preisivucherei im jüdischen Wohnbezirlc), pero la designación popular, basada en la dirección de su sede central, en el 13
de la calle Leszno, era la de «La Trece». Adem ás de «La Trece», que disponía de unos
500 hombres, había un «Servicio de Ambulancias» de menor tamaño pero igualmente sos­
pechoso. En agosto de 1941, Czerniaków consiguió, con ayuda del Kommissar Auerswald,
disolver la problemática Oficina de Control, que había interferido por igual con el prin­
cipio de jurisdicción indivisa en las oficinas de Czerniaków y de Auerswald302. A este
respecto, al menos la lucha del líder de un gueto y la de su supervisor alemán podían
moverse en un plano paralelo.
El mantenimiento del gueto

El gueto era una ciudad-Estado cautiva en la que el confinamiento territorial se
combinaba con la absoluta subyugación a la autoridad alemana. Con la creación de los

301 Veáse la entrada de Czerniaków del 27 de julio de 1941, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz
(eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., pp. 262-263.
302 Orden de Auerswald de disolver la Oficina del Consejo, 4 de agosto de 1941, y protocolo de
disolución de 5 de agosto de 1941, firmado por Gancwajch, Stemfeld y Lewin (Oficina de Control),
Zabludowski y Glücksberg (Consejo judío), y Szeryñski (Servicio del Orden), ibid., pp. 264-267.

253

guetos, la comunidad judía de Polonia ya no constituía un todo integrado. C ada gueto
estaba solo, obligado a un repentino aislamiento, con una multiplicidad de problemas
internos y una dependencia del mundo exterior para obtener el sustento básico.
Fundamental para la idea en sí de gueto era la completa segregación de sus residen­
tes. Los contactos personales a uno y otro lado del límite fueron drásticamente recor­
tados o eliminados por com¿je¿--., dejando en conjunto sólo canales de comunicación
mecánicos: algunas líneas ^ 'te lé fo n o , conexiones bancarias y oficinas postales para el
envío y recibo de cartas y paquetes. Físicamente, el habitante del gueto estaba a partir
de ese momento encarcelado Incluso en un gueto grande, no se encontraba a más de
unos minutos de un muro o valla. Y aun así tenía que llevar la estrella y, por la noche,
durante el toque de queda, estaba obligado a permanecer en su vivienda.
U na vez creado el gueto, los alemanes aprovecharon inmediatamente su maquina­
ria y sus instituciones para librarse de una carga administrativa (Entlastung) que exigía.
personal y que ahora podía transferirse (abgewálzt) a la comunidad judía303. N o podían
evadir, sin embargo, la cuestión de cómo iba a mantenerse el gueto, de cómo iban a
arréglaselas dentro de sus muros en el futuro las personas que habían sido privadas de
las empresas y los trabajos que las habían sostenido en el pasado.
Cuando Greiser, Gauleiter de Wartheland, visitó a Frank en julio de 1940, afirmó
que el reciente establecimiento del gueto de Lódz era exclusivamente una medida pro­
visional. (Die Aktion sei an sich abgeschlossen, habe aber lediglich provisiorischen C harakter.) N i siquiera se planteaba retener más allá del invierno a los judíos que había haci­
nado en el gueto (diese im Ghetto zusammengepferchten Juden noch über den Winter hinaus
zu behalten)m .
De hecho, la Oficina Fiduciaria Principal del Este, que incautó las propiedades pola­
cas y judías, había prometido 25 millones de Reichsmark en subvenciones, pero a con­
dición de que pudiera obtener el cuádruple de sus operaciones confiscatorias, y que la
evacuación del gueto estuviese finalizada en octubre de 1940305. El gueto no se disol­
vió, por supuesto, y cuando el Ministerialdirektor Hedding, responsable del impuesto
sobre la renta del Ministerio de Finanzas, examinó la situación en agosto, señaló que
tan pronto como los judíos utilizasen las posesiones disponibles que les quedaban, ten­
drían que fabricar mercancías o trabajar a cambio de sus importaciones. Toda esa pro­
ducción equivaldría aproximadamente al 20 por 100 del valor de las mercancías que

303 Leist en la conferencia del Generalgouvernement de 3 de abril de 1941, en W Prag y W Jacobmeyer (eds.), Das Diensttagebuch des deutschen Generalgouvemeurs in Polen 1939-1945, cit., p. 346.
304 Conferencia del Generalgouvernement, 31 de julio de 1940, ibid., p. 261.
305 Winkler (Oficina Fiduciaria Principal del Este) a von Krosigk (Ministro de Finanzas), 10 de
junio de 1941, Zentralarchiv de Potsdam, 21.01 RFM B 6159. En esta carta, Winkler declaraba tam­
bién que su promesa, hecha el 1 de abril de 1940, ya no estaba en vigor.

254

recibirían. Mientras tanto, la ciudad de Lódz estaba obteniendo el 15 por 100 del pre­
cio de sus entregas por el gasto de seguro, desinfección y transporte, y dado que Lódz
formaba parte del territorio incorporado al Reich, el Oberfinanzprásident, en su fun­
ción de representante del Ministerio de Finanzas, quería recaudar un 3 por 100 adicio­
nal en concepto de impuestos, una exigencia que se encontró con objeciones del muni­
cipio306. Los especialistas del Generalgouvernement estudiaron esta experiencia de Lódz
durante meses (monatelang) antes de seguir adelante con la propia guetización de la ciu­
dad de Varsovia307, pero dado que el gueto se había establecido en noviembre de 1940,
debatieron en dos reuniones celebradas en abril de 1941, por un lado, cómo podría éste
pagar los alimentos, el carbón, el agua, la electricidad; el gas, el arrendamiento, la eli­
minación de residuos humanos, y los impuestos y, por otro, cómo iba a liquidar las deu­
das adquiridas con los organismos públicos o con los acreedores polacos.
El G ouvem eur del distrito de Varsovia, Fischer, consideraba que, mientras que en
Lódz se había cometido un error al retirar las máquinas y las materias* primas del em pla­
zamiento del gueto, los acontecimientos en Varsovia eran mejores de lo esperado (über
Erwartung gut gestaltet). Los judíos del gueto tenían provisiones, trabajaban para empre­
sas polacas, pagaban su arrendamiento, y tenían suficiente comida308. El Bankdirigent
Paersch disintió. El gueto de Lódz, dijo, necesitaba un subsidio de un millón de marcos
al mes, y el gueto de Varsovia también tendría que recibir ayuda309. A l Finanzprásident
Spindler un desembolso anual de 70 o 100 millones de zloty para el gueto de Varsovia
le parecía sencillamente «insoportable» (untragbar)310. El jefe económico del Generalgouvemement, Dr. Emmerich, consideró que el elemento básico estaba en balanza de
pagos del gueto. El problema no se resolvería, dijo, señalando las reservas de existen­
cias que en ese momento tenía el gueto, porque éste no se había creado sólo para un
año. Habría que considerar un marco temporal más amplio y la relación que a lo largo
de ese periodo m antendría el gueto con la economía polaca respecto a cuestiones tales
como el pago de deudas a los polacos por parte de los judíos y la competencia entre el
gueto y las empresas polacas por las materias primas.
El Ministerialdirigent Walter Emmerich presentó entonces a un economista, el Dr.
Gater (Reichskuratorium für Wirtschaftlichkeit, Dienststelle Generalgouvernement), que
había estudiado el gueto de Varsovia como especialista en la racionalización y en el pla­
neamiento de la producción. El Dr. G ater ofreció el siguiente escenario: si se pudiese

306 Memorando de Hedding, 29 de agosto de 1940, Zentralarchiv de Potsdam, 21.01 RFM B 3060.
307 Conferencia del Diensttagebuch, celebrada el 19 de abril de 1941, ibid., p. 360.
308 Comentarios de Fischer en las conferencias del Generalgouvernement de 3 y 19 de abril de
1941, ibid., pp. 343, 360.
309 Conferencia del 19 de abril de 1941, ibid., pp. 360-361.
310 Ibid., p. 361.

255

emplear a 60.000 de los 65.000 judíos del gueto, suponiendo una productividad media
diaria de 5 zloty por trabajador (en función de una fórmula implícita por la que «productividad» + materias primas + otros costes + beneficios = valor del producto aca­
bado a precios controlados), y si los contingentes de judíos que en ese momento traba­
jaban en proyectos en el exterior del gueto durante siete u ocho meses al año
continuasen trabajando de esta manera con los salarios imperantes, se podría ganar
suficiente dinero para obtener provisiones por un valor aproximado de medio millón de
zloty o lo que es lo mismo, 93 groszy por persona. Esta cifra, resaltaba, no era un cálcu­
lo de las necesidades mínimas para sobrevivir (Existenzminimumberechnung) , sino una
cantidad basada en la proyectada balanza de pagos. Además, incluso para alcanzar este
objetivo haría falta la inversión por parte de grandes empresas alemanas, que a su vez
necesitarían créditos por un importe de unos 30-40 millones de zloty anuales. Para el
Reichsamtsleiter Schón, estas ideas eran «demasiado teóricas»311, y cuando a finales de
ese mes Fischetf contrató a Bischof para el puesto de director del Transferstelle, la pre­
gunta planteada por este último fue si se podía esperar en caso alguno la independen­
cia absoluta que se esperaba del barrio judío, ahora que estaba cerrado312.
Los pesimistas poseían amplios argumentos para mantener sus dudas. La población
del gueto no tenía trabajo. La creación de los guetos fue el último e insuperable acto de
desarticulación que le sobrevino a una comunidad ya debilitada en la década de los
treinta por la depresión y en 1939 por la guerra. Las empresas judías que aún funcio­
naban después de 1939 habían sido rápidamente liquidadas. Los mercados de las res­
tantes fábricas y tiendas de artesanos del gueto habían quedado desechos por el muro.
Los intermediarios, tales como los traperos de Varsovia, se vieron separados de prove­
edores y clientes por igual. Los trabajos que aún se conservaban fuera de los límites del
gueto se perdieron. Era necesario construir la economía del gueto desde cero.
La hipotética producción analizada por los economistas del Generalgouvernement en
las conferencias no se podía obtener de la noche a la mañana, y difícilmente un gueto
tenía la perspectiva inmediata de mantenerse, ni siquiera teóricamente, simplemente
con las exportaciones. A sí iba a ser, independientemente de que todos los envíos tuvie­
ran que realizarse a través de los canales oficiales o que algunos se dirigiesen, a precios
superiores, al mercado negro. A l comienzo, los habitantes del gueto se vieron obligados,
por lo tanto, a utilizar sus bienes privados (principalmente, los restos de ingresos pasa­
dos, consistentes en dinero en efectivo, objetos valiosos, muebles o prendas de vestir)

311 Comentarios realizados por Emmerich, Gater y Schón en la conferencia del 3 de abril de
1941, ibid.., pp. 343-345. El 5 de mayo de 1941, Gater habló con Czerniaków en el gueto. R. Hilberg,
S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 230.
312 Memorando de Bischof, 30 de abril de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112. Fischer, ani­
mándolo, le prometió subvenciones si le hacían falta.

256

para las compras esenciales. Estos recursos eran finitos; una vez gastados o vendidos, des­
aparecían. Por consiguiente, la supervivencia del gueto se basaba en primer lugar en la
capacidad de los organizadores de la producción para reemplazar con el tiempo las men­
guantes reservas personales, una propuesta precaria para sostener un equilibrio entre im­
portaciones y exportaciones.
El gueto se enfrentaba no sólo a la necesidad de hacer pagos externos; también tenía
problemas internos. Había personas con algunas posesiones y otras sin recursos, algu­
nas con trabajo y muchas más desempleadas. Si no se reparaba, este desequilibrio ten­
dría desgraciadas consecuencias para gran parte de la población del gueto, pero cual­
quier método de redistribución o igualación iba a ser difícil. El esfuerzo benéfico estaba
inherentemente limitado, y la recaudación de impuestos se perdía, principalmente en
Varsovia, por las múltiples transacciones ilegales que, por su propia naturaleza, no se
registraban. En general, sólo se podían recaudar impuestos allí donde el dinero aflora­
ba en los pagos no ilícitos. Las rentas públicas, en consecuencia, se componían de una
mezcla que normalmente incluía la mayoría de las siguientes partidas313:
Impuestos sobre el salario
Impuestos de capitación
Impuestos sobre el pan racionado
Pagos de personas exentas de trabajos forzados
Impuestos sobre alquileres
Impuestos de cementerio
Recargos postales
Tasas sobre medicamentos
Tasas de registro
En Varsovia, donde el impuesto sobre el pan era importante, la estructura de los
ingresos públicos tenía la apariencia de exacciones impuestas a los pobres para m ante­
ner vivos a los indigentes. Por esta razón, Czerniaków intentó también obtener contri­
buciones de los empresarios judíos, utilizando la mano dura si era preciso314. En el sec­
tor empresarial del gueto, su táctica dio lugar a la queja de que estaba arruinando el
mercado de capitales315.

313 I. Trunk, Judenrat., cit., pp. 236-258, 282-283.
314 Entradas de Czerniaków del 31 de enero y del 2 de febrero de 1942, en R. Hilberg, S. Staron
y ]. Kermisz (eds.), T he Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., pp. 320-321. Véase también A le­
xander Iv an k a, Wspomrúenia skarbowca 1927-1945, Varsovia, 1964, p. 536. Ivanka era tesorero de la
Administración municipal polaca, y hablaba ocasionalmente con Czerniaków.
315 Nota de archivo realizada por Auerswald, 4 de marzo de 1942, Yad Vashem, microfilme JM 1112.

257

La deficiencia crónica de fondos en las arcas del gueto daba lugar a operaciones de
«endeudam iento» tales como el impago de las nóminas de los empleados316. Dado el
enorme número de empleados del gueto que no tenían mucho que hacer y cuya principal razón para aferrarse a sus puestos era la idoneidad para recibir raciones mayores
de alimentos y otros privilegios, buena parte de este trabajo gratuito no era realmente
trabajo y no era realmente gratis. Aun así, a Czerniaków le preocupaba que no se paga­
se a su Servicio del Orden317, porque quería que fuese una fuerza profesional.
Los alemanes, por su parte, entendían la limitada capacidad de la economía del
gueto, y eran conscientes del papel estabilizador que los consejos desempeñaban en una
situación de pobreza masiva y abyecta. En la medida en que los organismos alemanes
tenían que mantener un gueto, debían reforzar el poder del consejo de éste para abor­
dar las necesidades elementales, si no querían que acabase siendo incapaz por comple­
to de cumplir las exigencias y las directivas alemanas. Periódicamente, por lo tanto, los
oficiales alemanes hacían «concesiones» a los consejos, permitiéndoles tomar prestadas
cantidades de los fondos judíos secuestrados318, o considerando una desgravación a una
organización benéfica judía de los impuestos de seguridad social pagados por los judíos
a los municipios polacos que ya no ayudaban a los judíos pobres319, o apoyando las soli­
citudes planteadas por los consejos de recaudar nuevos impuestos a la población judía.
Cuando Czerniaków pidió permiso para introducir diversos impuestos y tasas, el jefe en
funciones de la División de Reasentamiento, Mohns, respaldando esta propuesta,
declaró que: «Radica en interés de la difícil administración del distrito judío que la auto­
ridad del Consejo judío sea defendida y fortalecida bajo cualquier circunstancia»320.
Esta línea de razonamiento la enunció incluso más explícitamente el Kommissar del
gueto de Varsovia, Auerswald, pocos meses después. «Cuando se producen deficiencias

316 Boletín estadístico núm. 3, del Consejo judío, 2 de junio de 1940, en el que se contiene el infor­
me económico para enero-abril de 1940, en Szymon D a t n e r , «Dzialalnosc warszawskiej “Gminy Wyznaniowej Zydowskiej” w dokumentach podziemnego archiwum getta Warszawskiego (“Ringelblum II”)»,
Biuletyn Zydowskiego Institutu Historycznego 74 (abril-junio de 1970), pp. 103-105.
317 Entrada de Czerniaków correspondiente al 2 de octubre de 1941, en R. Hilberg, S. Staron y
J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 291. Los hombres del Servicio del
Orden que realizaban tareas especiales recibían a veces pagas especiales.
318 Una medida de emergencia anterior a la guetización de Varsovia. Véanse las entradas de
Czerniaków del 16 y del 20 de febrero de 1940, ibid., pp. 117, 119-120.
319 Informe del Kreishauptmann de Petrikau (distrito de Radom), 7 de marzo de 1941, Yad Vashem,
microfilm JM 814. Véase también la entrada de Czerniaków correspondiente al 8 de mayo de 1941,
en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 231.
320 Czerniaków al Transferstelle, 8 de enero de 1941, y Mohns a Leist, 11 de enero de 1941, Yad
Vashem, microfilm JM 1113. En su carta, Czerniaków mencionaba una renta diaria de 20.000 zloty,
y gastos diarios de 40.000 a 50.000 zloty. La deuda total era de dos millones de zloty.

258

-escribió-, los judíos dirigen sus resentimientos contra la administración judía, y no
contra la supervisión alem ana.»321
Aun cuando estos supervisores alemanes tenían un interés vital en garantizar una vida
básica y ordenada dentro de los muros, no evitaban poner en práctica contra la población
judía medidas que amenazaban gravemente la viabilidad del gueto. Los tres medios prin­
cipales por los que los organismos alemanes aumentaban las privaciones eran (1) los actos
confiscatorios que erosionaban la capacidad del gueto para exportar productos mediante
canales legales o ilegales, (2) la explotación de los trabajadores, mediante la cual los em­
presarios externos podían aumentar sus beneficios a expensas de los salarios de los judíos,
y (3) los embargos de alimentos, que hacían imposible que los guetos convirtiesen los
beneficios obtenidos de las exportaciones en poder de compra efectivo para la adquisición
de pan, lo cual obligaba a muchos judíos a comprar alimentos en el mercado negro a pre­
cios mucho más elevados.
Los consejos judíos, por su parte, intentaban superar cualquier adversidad, pero ju­
gaban una partida marcada, ya que los organismos alemanes, que originalmente habían
creado el problema, eran los que en última instancia controlaban las soluciones. Los
consejos se veían así envueltos en un dilema del que no podían librarse: no podían ser­
vir al pueblo judío sin aplicar automáticamente la voluntad alemana. Los judíos, sin
armas, se aferraban únicamente a la esperanza. «Los judíos -afirm aba Auersw ald- espe­
ran el fin de la guerra, y mientras tanto se comportan sin hacer ruido. Por el momento
no han dado señales de albergar espíritu de resistencia alguno.»322
Las confiscaciones

En el área del Reich-Protektorat, las expropiaciones precedieron al proceso de con­
centración. En la medida en que es reconocible una secuencia de medidas, la burocra­
cia pensó primero en las expropiaciones y sólo más tarde en las medidas de guetización.
En Polonia ocurrió lo contrario. El proceso de destrucción lo introdujo en Polonia el
elaborado plan de concentración de Heydrich. Este plan se convirtió en el punto focal
de la acción antijudía en los territorios polacos, y las medidas expropiatorias se conci­
bieron y se llevaron a cabo en función del proceso de guetización. Formaron parte de
la institución del gueto.
La confiscación de las propiedades inmuebles, la conscripción del trabajo, y la pri­
vación de alim entos fueron operaciones administrativas en una elaborada escala. En
Alem ania, los beneficios de las expropiaciones de propiedades superaron con mucho
321 Auerswald al adjunto del plenipotenciario del Generalgouvemeur, Dr. von Medeazza, en Ber­
lín, 24 de noviembre de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112.
322 Ibid.

259

los beneficios obtenidos de las m edidas tom adas respecto al trabajo y los alimentos,
porque la com unidad judía alemana tenía mucho capital pero relativam ente pocas
personas. En Polonia, la situación era la contraria. La com unidad judía polaca tenía
poca riqueza, pero su adquisición no sería descuidada. D e hecho, el proceso confiscatorio causó disputas jurisdiccionales entre organismos interesados no sólo por las
propiedades sino también por la conservación o el engrandecimiento de sus compe­
tencias.
El primer problema surgió cuando Goring decidió encargarse de toda la confiscación
en Polonia. Con este fin estableció la Oficina Fiduciaria Principal del Este (Haupttreuhandstelle Ost), con sede central en Berlín, adscrita a la Oficina del Plan Cuatrie­
nal323. La Oficina Fiduciaria Principal del Este estableció inmediatamente sucursales en
Danzig (Reichsgau Danzig-Prusia O ccidental), Poznañ (W artheland), Ciechanów
(Prusia O riental), Katowice (Silesia), y Cracovia (Generalgouvernement). Estaba pre­
sidida por el Bürgermeister M ax Winkler324.
La creación de una oficina con sede central en Berlín y competencia en el Generalgouvem em ent transgredía la norma sagrada de unidad administrativa defendida por
Frank. Era un acto de luminregieren («injerencia» en su esfera territorial), y, por lo tanto,
intolerable. En consecuencia, Frank contrarrestó el movimiento de Goring estable­
ciendo su propia oficina fiduciaria, a las órdenes del Ministerialrat Dr. Plodeck325. Goring
decidió no dar importancia al asunto326. A partir de entonces hubo dos oficinas fidu­
ciarias en Polonia: una dirigida por Winkler, con jurisdicción en los territorios incor­
porados, la otra por Plodeck, con funciones en el Generalgouvernement. N i que decir
tiene que ninguna de estas oficinas compró nada. Las oficinas fiduciarias confiscaban la
propiedad y la vendían a los compradores interesados de acuerdo con ciertos criterios
de prioridad. Los ingresos derivados de tales ventas en los territorios incorporados los
recibía el Reich, mientras que los obtenidos en el Generalgouvernement los retenía la
Administración de Cracovia.
Para preparar el terreno para llevar a cabo confiscaciones sin problemas y eficaces,
ambas oficinas adoptaron ciertas medidas preliminares. En los territorios incorporados
sólo se aplicó una de esas medidas: el decreto del 17 de septiembre de 1940, firmado por
323 Anuncio (firmado Goring), 1 de noviembre de 1939, Deutscher Reichsanzeiger und Preussischer
Staatsanzeiger, núm. 260.
324 Ibid. Winkler había sido anteriormente fideicomisario jefe del Reich. Declaración jurada de
Winkler, 9 de septiembre de 1947, NI-10727.
325 La oficina se instituyó el 15 de noviembre, dos semanas después de que se estableciese la Ofi­
cina Fiduciaria Principal del Este. Véase O. F. P l o d e c k , «Die Treuhandverwaltung im Generalgouvernement», en M. F. du Prel (ed.), Das Generalgouvernement, Wurzburgo, 1942, pp. 110-114.
326 Testimonio de Bühler (Staatssekretar, Generalgouvernement), en Trial of the Major War Cri­
mináis, XII, 67.

260

Goring, para el secuestro de las propiedades judías. El objetivo de dicho decreto era prohi­
bir a los propietarios de bienes secuestrados que los enajenasen de cualquier forma327.
La Administración del Generalgouvernement fue un poco más elaborada en su trabajo
preparatorio. En noviembre de 1939, el jefe de la División de Moneda y Comercio Exterior
del Generalgouvernement había ordenado que se bloqueasen todos los depósitos y cuentas
bancarios pertenecientes a judíos. A l depositario judío sólo se le permitía retirar 250 zloty
(125 Reichsmark o 50 dólares) semanales, o una cantidad mayor si la necesitaba para man­
tener su negocio. A l mismo tiempo, los judíos tenían que depositar todas las reservas en
metálico superiores a 2.000 zloty (1.000 Reichsmark, o 400 dólares), mientras que los deudo­
res de los judíos tenían que realizar todos los pagos superiores a 500 zloty (250 Reichsmark,
o 100 dólares) en la cuenta bloqueada328. N i que decir tiene que esta medida desanimó la
venta de las propiedades judías. La disuasión se convirtió en prohibición con el decreto de
secuestro emitido el 24 de enero de 1940, firmado por el Generalgouvemeur Frank329. El
mismo día, la Administración del Generalgouvernement promulgó un decreto de regis­
tro. Esta medida, al contrario que el decreto promulgado en el Reich el 26 de abril de
1938, exigía el registro de todo tipo de propiedades, incluidas ropas, utensilios de coci­
na, muebles, y joyas. Además, no se hacían exenciones para las cantidades pequeñas330.
El proceso confiscatorio en sí se dividió en dos fases. En un primer momento, las
confiscaciones se limitaron a retirar los mejores bocados. Durante esta fase, las oficinas
fiduciarias y algunos de sus competidores no autorizados saquearon los grandes alm a­
cenes y las viviendas elegantes331. La segunda fase, que resultó fundamental y crucial,
fue unida a la guetización.
A medida que los judíos se trasladaban hacia el gueto, dejaban la mayor parte de sus bie­
nes atrás. Estas propiedades «abandonadas» eran confiscadas. Se puede comprender fácil­
mente ahora que elegir dónde se ubicaba el gueto era de la mayor importancia para el éxito
de la operación. Por norma, el gueto preferido era un barrio pobre, porque de esa forma los

327 RGB1 1, 1270. El decreto llegó un poco tarde.
328 Krakauer Zeitung, 26-27 de noviembre de 1939, página del Wirtschafts-Kurier. Véase también
el proyecto de directiva OKH/GenQu/Z(W ), mediados de septiembre de 1939, Wi/1.121.
329 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs I, 1940, p. 23.

330 Ibid., p. 31.
331 Sobre la competencia no autorizada, véase la carta del Brigadeführer Schafer a la prensa de
Lódz, 17 de enero de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i mate­
rialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 63-64. Schafer autorizó a los judíos a exi­
gir papeles oficiales a los requisadores y a llamar a la policía si fuese necesario. La requisa de vivien­
das por agencias no autorizadas hizo que el Govemeur Wáchter del distrito de Cracovia mostrase
públicamente su malestar. Wachter al responsable de las SS y de la Policía, Schwedler, y a otras ofi­
cinas, 15 de marzo de 1941, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.026
(Materiales Diversos del Generalgouvernement), Rollo 2.

261

mejores apartamentos, casas y muebles se dejaban atrás. Pero esta solución también tenía sus
dificultades, porque los barrios pobres a menudo estaban llenos de almacenes y fábricas. De
esa forma se descubrió durante la formación del gueto de Lódz que los mayores almacenes
textiles se encontraban dentro de los límites propuestos para el gueto. Naturalmente, los
comerciantes locales se disgustaron. «Difícilmente se podía haber pretendido -escribió uno
de ellos- dejar estos enormes valores en el distrito del gueto. En la medida de lo posible, estas
cosas tendrán que ser confiscadas y almacenadas fuera del mismo.»332 Casi de igual impor­
tancia fueron los repentinos y precisos calendarios de traslado, que estaban pensados para for­
zar a los judíos a dejar atrás la mayor parte de sus bienes muebles. A los judíos no se les daba
tiempo para preparar el transporte de todas sus posesiones, y no tenían tiempo para encon­
trar un espacio de almacenamiento adecuado en los superpoblados distritos de los guetos333.
Durante la tercera fase de las confiscaciones, las oficinas fiduciarias se introdujeron
en los guetos para administrar las propiedades o confiscar los objetos valiosos. Esta fase
no fue muy productiva, porque las agencias consideraban que los guetos eran institu­
ciones transitorias. Obviamente, era más fácil incautarlo todo cuando se liquidasen que
buscar en ellos los bienes escondidos. Por esa razón tendremos que volver a hablar de
las confiscaciones en el capítulo de la deportación334.
Indudablemente, la parte más interesante del proceso confiscatorio fue la distribu­
ción de las propiedades entre los compradores. Es característico de todo el proceso de
destrucción que era más fácil quitarles las propiedades a los judíos que determinar
quién debería quedarse con ellas. Siempre hay muchos aspirantes a todo aquello que se
obtiene regalado, y Polonia no fue una excepción.
Los territorios incorporados en particular se enfrentaron a un gran problema de dis­
tribución, y fueron escenario de enormes convulsiones. Se estaba enviando a los judíos
a los guetos, se estaba expulsando a los polacos, los alemanes del Reich -y a fuesen ofi­
ciales o cazadores de fortuna- estaban llegando por miles, y también estaban llegando
reasentados de etnia alemana procedentes de los países del Báltico y de Volinia. Ade­
más, no debemos olvidar a los nativos de etnia alemana, que se consideraban con dere­
cho a todo. La distribución de las propiedades confiscadas en los territorios incorpora­
dos fue, por lo tanto, un asunto muy complejo.
V52 Memorando no firmado, 16 de enero de 1940, ibid,, pp. 52-54333 Véase la orden del Gouverneur Zorner para el establecimiento del gueto de Lublin.
334 Debe señalarse que también se confiscaron las propiedades polacas. Tin los territorios incor­
porados, los alemanes confiscaron la tierra, las propiedades inmuebles, las empresas y, sobre todo, las
propiedades «abandonadas» por los polacos que habían sido obligados a trasladarse al Generalgouvernement. Véase el decreto del 17 de septiembre de 1940, RGB1 1, 1270. En el Generalgouverne­
ment, las propiedades polacas sólo fueron sometidas a confiscación en casos de «necesidad política o
económica». Véase el artículo del Dr. Helmut Seifert (División Fiduciaria, Generalgouvernement) en
Krakauer Zeitung (11 de octubre de 1942), p. 11.

262

Las empresas polacas y judías fueron sometidas a un proceso de liquidación exhaus­
tivo. Se calculó que en 1930 había en los territorios incorporados 75.000 pequeños
negocios, 9.000 empresas medianas y 294 grandes335. N o pasó mucho tiempo antes de
que la Oficina Fiduciaria Principal, en estrecha cooperación con las asociaciones de in­
dustriales (Reichsgruppen) separase el grano de la paja. Sólo en el área de Lódz, las 43.000
empresas no manufactureras se redujeron a 3.000336. Las empresas liquidadas poseían
grandes existencias de materias primas y productos semiterminados, que rápidamente
se canalizaron a través de la maquinaria confiscatoria. Las materias primas y los pro­
ductos semiterminados fueron incautados por el ejército (Oberbefehlshaber Ost/Plenipotenciario para la Incautación de Materias Primas, Generalmajor Bührmann) para
entregárselos a las industrias de guerra337. De esa manera, el ejército m ató dos pájaros
de un tiro: alivió las escaseces de materias primas y se benefició de la venta de m ate­
riales a la industria. Para vender los productos acabados, la Oficina Fiduciaria Principal
del Este estableció una «Empresa de Administración y Enajenación» (Verwaítungs- und
Verwertungsgesellschaft), que, como su título indica, primero confiscaba y después ven­
día los bienes de los judíos338.
Las empresas supervivientes fueron objeto del mayor interés por parte de la Stabshauptamt für die Festigung deutschen Volkstums (Dirección General del Estado Mayor para
el Fortalecimiento de la Germ anidad). La Stabshauptam t era una de las 12 oficinas
principales de las S S y de la Policía. Su tarea fundamental era la de germanizar los te­
rritorios de reciente ocupación m ediante el fortalecimiento de los elem entos alem a­
nes locales y fomentando el asentamiento de alemanes recién llegados. Por lo tanto, la
Stabshauptam t estaba ansiosa por garantizar la distribución de las empresas a los resi­
dentes y a los colonos alemanes, frente a los absentistas inversores alemanes del Reich.
Tan pronto como comenzó la andadura de la Oficina Fiduciaria Principal, el jefe de la
Stabshauptam t, el Brigadeführer Greifelt, le envió a Winkler un hombre de contacto
(el Obversturmbannführer Galke). A continuación, Greifeld insistió (con éxito) en
tener el derecho a vetar el nombramiento de cualquier fideicomisario o la conclusión
de cualquier venta339. (Los fideicomisarios eran a menudo compradores interesados.)
Finalmente, Himmler y Winkler acordaron que los habitantes de etnia alemana debían
335 «Die Haupttreuhandstelle O st», Frankfurter Zeitung (22 de febrero de 1941), NI-3742.
336 «Textilzentrum Litzmannstadt», Donauzeitung (14 de enero de 1942), Belgrado, p. 6. Véase
también Frankfurter Zeitung (22 de febrero de 1941), NI-3742.
337 Oficina del Regierungsprasident de Kalisz (firmado Weihe) al Oberbürgermeister de Lódz, al
Polizeiprasident de Lódz, al Oberbürgermeister de Kalisz, a los Landráte y al Regierunsprasident Aussenstelle de Lódz (Moser), 4 de marzo de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 67-68.
338 Polizeiprasident Schafer (Lódz) a los periódicos de Lódz, 17 de enero de 1940. Ibid., pp. 63-64.
339 Declaración jurada de Winkler, 15 de agosto de 1947, NO-5261.

263

obtener las empresas por un precio que incluyera tan sólo maquinaria y las existencias.
N o pagarían por ningún otro valor y no asumirían las deudas340.
La Oficina Fiduciaria Principal del Este estaba ahora atada de pies y manos. Winkler
deseaba especialmente librarse de la necesidad acuciante de someter todos los nombra­
mientos de fideicomisario y los contratos de ventas a la aprobación de Greifelt, pero para
ello tuvo que pagar un precio. El 29 de julio de 1940, adoptó un nuevo acuerdo con
Greifelt que establecía la venta de las empresas de acuerdo con un rígido plan de prioridad y preferencia. Winkler y Greifelt establecieron cuatro grupos de prioridad de los
posibles compradores:
Grupo I (máxima prioridad): formado por los alemanes del Reich (Reichsdeutsche,
ciudadanos de Alemania) y los habitantes de etnia alemana que el 31 de diciem­
bre de 1938 residiesen en los territorios incorporados.
Grupo II: incluía a todos los colonos recién llegados de etnia alemana.
Grupo III: comprendía a los alemanes del Reich y a los habitantes de etnia alemana
que después del 1 de octubre de 1918 (cuando los territorios pasaron a ser polacos)
hubiesen abandonado su residencia en los territorios incorporados, a todos los ale­
manes de Danzig, y a los alemanes de Alem ania occidental evacuados a los terri­
torios incorporados debido a las condiciones bélicas.
Grupo IV: (prioridad más baja) correspondía a todos los demás alemanes interesa­
dos por comprar.
Dentro de cada grupo, se debía dar preferencia a los soldados (Kriegsteilnehmer) y a
los sobrevivientes de habitantes de etnia alemana «asesinados» por los polacos; en se­
gundo lugar, tendrían preferencia los miembros leales (bewáhrte) del partido y las fami­
lias numerosas; en tercer lugar, los sobrevivientes de los soldados caídos; y finalmente
todas las demás personas341.
El derecho de máxima preferencia para los veteranos presentaba cierta difucultad a
la hora de hacerlo realidad, ya que Alem ania estaba empezando la guerra. Había, por
lo tanto, que reservar empresas para los posibles veteranos. Esto se hizo mediante la for­
340 Acuerdo entre Himmler y Winkler, 20 de febrero de 1940, NG-2042.
341 Acuerdo entre Greifelt y Winkler, 1940, NO-5149. La administración de las propiedades agríco­
las (polacas y judías) se transfirió enteramente a la Stabshauptamt. Acuerdo Greifelt-Winkler, NO5149. Declaración jurada de Greifelt, 1 de julio de 1947, NO-4715. Los bienes inmuebles de los judíos
en el territorio del antiguo «Estado Libre» de Danzig fueron confiscados por el Oberbürgermeister
Lippke en nombre de la Administración municipal. Esta iniciativa se basó en una «ordenanza» que
la «ciudad libre» aprobó apresuradamente el 4 de septiembre de 1939 (cuatro días después de la ocu­
pación alemana). Véase el memorando de Maass (Ministerio de Finanzas), 14 de agosto de 1941,
sobre la conferencia de Danzig de 27 de mayo de 1941, NG-1669.

264

mación de las denominadas Auffanggesellschaften (literalmente, «empresas de incauta­
ción») que se apoderaban de empresas judías y polacas con el propósito de dirigirlas y
expandirlas con vistas al retorno de los soldados del frente. La Oficina Fiduciaria Prin­
cipal del Este enterró millones de Reichsmark en estas empresas, para permitirles rea­
lizar sus funciones «fiduciarias»342.
Los habitantes de etnia alemana que compraban empresas también necesitaban
dinero. En consecuencia, el Stabshauptam t creó dos instituciones de crédito que ope­
raban en la esfera agrícola: la Deutsche Ansiedlungsgesellschaft (DAG) y la Deutsche
Umsiedlungstreuhandgesellschaft (D U T )343. Otros compradores necesitados de fondos te­
nían también a su disposición créditos de los bancos alemanes. El ubicuo Dresdner Bank
creó una filial, el Ostbank A . G., con oficina central en Poznari. El O stbank se especia­
lizó sustancialmente en la misma actividad que su empresa matriz: la «reprivatización»
de las empresas polacas y judías sometidas a fideicomiso344.
La situación de las viviendas y de los muebles merece también un comentario, por­
que en los territorios incorporados no sólo había dem anda de empresas, sino también
de vivienda. Nom inalmente, la O ficina Fiduciaria Principal del Este tenía comple­
tamente a su cargo las viviendas vacías y su contenido; en realidad, el autoservicio
desempeñó un papel importante en el proceso de distribución. Obviam ente, los ale­
manes y los polacos expulsados de los em plazam ientos propuestos para los guetos
tenían que trasladarse a las viviendas dejadas vacías por los judíos. También los reasentados querían que los instalasen rápidamente. Los cargos públicos saquearon las
mejores casas judías para amueblar nuevas oficinas. Por cuestiones de orden, a los fun­
cionarios locales se les indicó posteriormente que informasen de sus posesiones de mue­
bles judíos a la Oficina Fiduciaria Principal del Este345. El mobiliario restante, que fue
confiscado por la Oficina Fiduciaria Principal, debía distribuirse de acuerdo con los mis­
mos criterios aplicados a las empresas. Los muebles simplemente se incluyeron en el
acuerdo Winkler-Greifelt346.
La m aquinaria confiscatoria del Generalgouvernem ent fue tan rápida com o la de
los territorios incorporados. En menos de dos años, 112.000 empresas comerciales

342 En la Alta Silesia, la Auffanggesellschaft für Kriegsteilnehmerbetriebe im Regierungsbezirk
Katowitz, GmbH, recibió una cantidad inicial de 5.000.000 de marcos alemanes. Krakauer Zeitung
(23 de marzo de 1941), p. 14343 Declaración jurada del Standartenführer Herbert Hübner (representante de la Stabshauptamt en el Warthegau), 29 de mayo de 1947, NO-5094.
344 Informe del Ostbank para los accionistas de 1941, NI-6881.
345 Staatssekretar Stuckart a los Regierungsprasidenten de los territorios incorporados, 12 de
junio de 1940, NG-2047.
346 Documento N O -5149.

265

judías fueron reducidas a 3.000 consideradas dignas de retención347. En las absorciones, las empresas alem anas del Reich, dispuestas a devorar cualquier O bjekt de Polonia que valiese la pena, parecen haber llevado la iniciativa. Ya en julio de 1939, más
de un mes antes del estallido de la guerra, I.G. Farben había preparado un informe
titulado «Las empresas químicas más importantes de Polonia»348. La naturaleza de las
posteriores arianizaciones se revela en una estadística relativa al distrito de Varsovia
que indica que durante el verano de 1942 un total de 913 empresas no agrícolas esta­
ban siendo adm inistradas por 208 «fideicom isarios», de los cuales 70 eran alemanes
del Reich, 51 de etnia alemana, 85 polacos, uno ruso, y uno ucraniano349. El destino
de la enorme mayoría de las empresas com erciales judías fue la liquidación. La mayo­
ría había desaparecido después de los primeros seis meses de gobierno alemán, y en el
transcurso de la form ación del gueto se cerrarían las tiendas todavía existentes en la
parte aria350.
En la administración de los bienes inmuebles judíos se introdujo una nueva sitúa'
ción, ya que fueron confiscados por el Estado pero no vendidos a intereses privados.
En la ciudad de Varsovia, se habían expropiado 4.000 casas de judíos a ambos lados
del límite del gueto. Fuera de éste, los inmuebles se situaron bajo el control de 241
«plenipotenciarios» alemanes, que a su vez dirigían a 1.200 «administradores» polacos.
Dentro del gueto, la administración fiduciaria constaba de 25 «plenipotenciarios prin­
cipales» alemanes, 57 «plenipotenciarios» judíos, y 450 «administradores de casas» ju­
díos351. Los inquilinos de las viviendas situadas bajo la administración fiduciaria paga­
ban sus rentas a la Oficina Fiduciaria, que desembolsaba diversas cantidades para
salarios, impuestos, instalaciones, seguro, reparaciones menores, intereses hipoteca­

’47 Informationsdienst der Gruppe Handel in der Hauptgruppe Gewerbliche Wirtschaft und Verkehr in der Zentraíkammer für die Gesamtwirtschaft im GG, 7 de abril de 1944, Polen 75027/4- Car­
peta conservada en el Federal Records Center de Alexandria, Virginia, después de la guerra.
348 Informe de I. G. Farben, 28 de julio de 1939, NI-9155. Sólo una de estas empresas, la del Dr.
M. Szpilfogel, era propiedad de un judío. Respecto a su rápida adquisición por parte de la I. G., véan­
se los documentos NI-8457, NI-2749, NI-1093, NI-8380, NI-1149, NI-8373, NI-8397, NI-8378, NI707, NI-8388, NI-7371, NI-6738, y NI-7367.
349 Gouvemeur del distrito de Varsovia (Fischer) al Staatssekretar, Generalgouvernement, infor­
me de junio y julio de 1942, fechado el 15 de agosto de 1942, en pp. 12-13, Occ. E 2-3.
350 Respecto a las primeras liquidaciones, en Varsovia, véase el Boletín Estadístico núm. 1 del
Consejo judío, 3 de mayo de 1940, en S. Datner, «Dzialaínosc warszawskiej “Gminy Wyznaniowej
Zydowskiej” w dokumentach podziemnego archiwum getta Warszawskiego (“Ringelblum II”)», Biuktyn Zydowskiego Institutu Historycznego 73 (enero-marzo de 1970), p. 107. Sobre los cierres provo­
cados por la formación del gueto, véase el anuncio hecho por el Stadthauptmann de Chestocova, Dr.
Wendler, sin fecha, Yad Vashem, microfilme JM 1489.
351 Die Judenfrage, 10 de marzo de 1941, p. 35.

266

rios, y como «anticipos» a los copropietarios arios352. En abril de 1941, sin embargo, la
oficina sólo pudo recaudar el 60 por 100 de los alquileres devengados353.
Las empresas comerciales sometidas a liquidación completa sólo planteaban el pro­
blema de enajenar sus existencias. La administración del Generalgouvernement resol­
vió el problema instalando en cada ciudad o distrito rural una empresa mayorista o de
importación alemana «fiable» que gozaba de completa autoridad para vender los ar­
tículos y que garantizaba que nada pasara al mercado negro354.
Los beneficios obtenidos de la venta de las propiedades judías en Polonia no fueron
ciertamente abrumadores355, y los organismos alemanes, insatisfechos con el botín, sos­
pecharon que los judíos habían escondido el grueso de sus objetos de valor en el interior
del gueto. Por consiguiente, no se puso fin a las confiscaciones ni siquiera después de que
los guetos comenzasen a existir. Los consejos recibían llamadas continuas para que reali­
zasen pagos por los costes de la supervisión alemana. Así, en Lódz, el gueto tuvo que
financiar la Gettoverwaltung356, y en Varsovia le presentaron a Czerniaków grandes fac­
turas en concepto del muro construido por el contratista alemán Schmidt & Münstermann, Tiefbaugesellschaft mbH357. Las «requisas» de los guetos para diversas necesidades
alemanas fueron otro procedimiento común. La División Económica del Judenrat del
gueto de Varsovia, por ejemplo, entregaba regularmente artículos tales como toallas y

352
Informe de la Oficina Fiduciaria (Abteilung Treuhand-Aussenstelle), distrito de Varsovia, refe­
rente a octubre de 1940, 8 de noviembre de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 814.
Distriktchef de Varsovia (Fischer) al Staatssekretar del Generalgouvernement, informe de 12
de mayo de 1941, referente al mes de abril. La cifra comparable en la Varsovia aria era del 80 por 100.
Las primeras 19 páginas del documento original están en posesión de Jack J. Silverstein, de Tallahassee, Florida. Por cortesía del señor Silverstein.
354 Resumen de los comentarios hechos por el Ministerialdirigent Dr. Emmerich en la conferen­
cia económica del Generalgouvernement presidida por Frank, el 31 de octubre de 1940, Diario de
Frank, PS-2233. Véase también el informe de la Oficina Fiduciaria de Varsovia fechado el 8 de no­
viembre de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 814. Los beneficios obtenidos de la venta de las existen­
cias se acumularon en tres cuentas a nombre de la oficina y denominadas como ingresos derivados
de la enajenación de textiles, cuero y pieles de propiedad judía, respectivamente.
355 Según Winkler la Oficina Fiduciaria Principal del Este recaudó 1.500 millones de marcos ale­
manes. Pero esta cifra incluye el valor de las propiedades polacas y judías, y no informa sobre las confis­
caciones llevadas a cabo en el Generalgouvernement. Declaración jurada de Winklei; 9 de septiembre
de 1947, NI-10727.
336 I. Trunk, Judenrat, cit., pp. 282-283.
357
Ibid., p. 245. Las facturas acumuladas de Schmidt & Münstermann, que ascienden a más de
1.300.000 marcos alemanes desde 1941 hasta el 7 de julio de 1942, se detallan en su declaración de 8
de julio de 1942. Zentrale Stelle Ludwigsburg (Akten Auerswald), Polen 365d, p. 303. Véanse también
las entradas de Czerniaków correspondientes al 2 de diciembre de 1941 y al 13 de enero de 1942, en
R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., pp. 304, 314-315.

267

sábanas358. Cuando los ejércitos alemanes estaban a punto de enfrentarse a su primer
invierno en el frente ruso, en diciembre de 1941, las SS y la policía ordenaron la entrega
de todas las pieles que estuviesen en posesión de los judíos, en puntos de recogida especiales establecidos en los guetos359. Enseguida se formaron largas colas en el gueto de Varsovia mientras todo el personal burocrático del consejo se ocupaba de contar abrigos,
forros, zamarras y estolas360. Del lado alemán, el procesamiento llevó mucho tiempo y,
como consecuencia, todavía el 23 de marzo de 1941 - a comienzos de la primavera- había
grandes cantidades de pieles acumuladas en un almacén central de Cracovia361.
Adem ás de esas confiscaciones organizadas, se hicieron intentos periódicos de reti­
rar de los guetos casi todo lo que no ocupase mucho y que pudiera tener algo de valor.
Y en 1940, varios organismos se ocuparon en la tarea de «descubrir» tesoros ocultos en
los guetos. Tales actividades conducían a acusaciones de «sabotaje» y «corrupción». En
Lódz, un destacam ento de la Policía Penal se había establecido en el gueto. Desde esta
ubicación privilegiada, el destacamento confiscó tantos bienes, oro, y objetos de valor,
que la Gettoverwaltung se quejó de «sabotaje»362. El 23 de octubre de 1940, la Policía
Penal y la Gettoverwaltung llegaron a un acuerdo por el cual todos los bienes confisca­
dos por el destacam ento del gueto serían entregados a la Gettoverwaltung. Por su parte,
éste declaraba que no pondría objeción si el personal de la Policía Penal «reflexionaba»
sobre ciertos artículos y deseaba comprarlos a precios tasados363.
358 Véase el certificado de entrega núm. 200 de Izrael First (División Económica) al Kommissar,
20 de junio de 1942, Yad Vashem, microfilm JM 1112.
359 Auerswald al responsable de las SS y de la Policía en Varsovia, 27 de diciembre de 1941, en Zentrale Stelle Ludwigsburg, Polen 365d, pp. 288-289. Auerswald informó de que Czerniaków, intentando
obtener excepciones, le había dicho que en Radom los miembros del consejo, los médicos y los miembros
del Ordnungsdienst judío no habían tenido que entregar sus pieles, y que en lódz se les había prometido
compensación en forma de suministro de víveres. Por otra parte, Czerniaków, según Auerswald, había
señalado cooperativamente que los judíos intentarían guardar las pieles en casas de polacos, y había acon­
sejado a éste que extendiese rumores de que los polacos también tendrían que entregar sus pieles.
360 Véanse las entradas de Czerniaków correspondientes al 25 de diciembre de 1941, hasta el 5
de enero de 1942, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary ofAdam Czemiaków, cit., pp. 390-412, y entradas posteriores, passim. El jefe de la policía judía, Szerynski, fue arres­
tado bajo sospecha de dar pieles a oficiales de policía polacos para que las escondiesen. Véase la
entrada de Czerniaków correspondiente al 2 de mayo de 1942, ibid., p. 349.
361 Véase la correspondencia en Akten Auerswald, Zentrale Stelle Ludwigsburg, Polen 365d,
pp. 286-297.
362 Memorando del Kriminaloberassistent Richter, sin fecha (probablemente en el otoño de 1940),
Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej
w Polsce, cit., vol. 3, pp. 96-98.
363 Memorando del Kriminaldirektor Zirpins (jefe de la Policía Penal de Lódz) sobre su discusión
con Biebow, 23 de octubre de 1940, ibid., pp. 100-101.

268

Las SS y la policía no eran tan consideradas cuando el zapato estaba en otro pie.
Himmler odiaba los vicios, y el vicio que más odiaba era la corrupción. El 25 de marzo
de 1942, él, Bormann y Lammers se reunieron con Frank para discutir informalmente
(kameradschaftlich) ciertos asuntos problemáticos (Fragenkomplexe). El propósito de la
discusión era solucionar estos problemas «sin molestar al Führer con estas cosas». Vio­
lentamente a la defensiva, Frank habló de «manera teatral» sobre su trabajo y sobre la
corrupción. Supuestam ente, él era el principal corruptor (Oberkorruptionist). N o estaba
dispuesto a tolerar esas acusaciones. Himmler habló entonces de manera desdeñosa
sobre toda la Administración del Generalgouvernement y resaltó que se había creado
una situación «imposible» debido a las compras que los particulares llevaba a cabo en
los guetos. Continuó señalando que Fráulein Frank, hermana del Generalgouverneur,
había llevado a cabo personalmente negociaciones con los judíos, que el «castillo» (el
cuartel general de Frank) estaba plagado de artículos procedentes del gueto, que esos
artículos se habían obtenido a precios «arbitrarios», etc. A continuación, Himmler ex­
puso la «inmensa corrupción» (Riesenkorruption) del Gouvemeur de Radom, el Dr. Lasch,
y Frank contrarrestó exigiendo que se retirase al líder de las SS y de la Policía de Lublin,
Globocnik364. Mientras tanto, las oficinas fiduciarias esperaban el segundo y mayor
saqueo cuando se liquidase el sistema de guetos. Se iban a desilusionar.
La explotación de los trabajadores

El proceso expropiatorio en Polonia tuvo tres componentes. D ado que los judíos
polacos eran pobres, las confiscaciones fueron presupuestariamente y en otros aspec­
tos la parte menos importante de las expropiaciones. Para los alemanes, la im portan­
cia económ ica de los judíos polacos se expresaba en su número: 2.500.000 personas
constituyen un factor productivo importante. Esto era especialmente cierto en Polo­
nia, donde los judíos constituían un porcentaje elevado de la mano de obra cualifica­
da disponible.
El impacto inicial que la guerra tuvo sobre Polonia fue un enorme aumento del
desempleo. Toda la economía se vino abajo. Así, al comienzo de la ocupación, se que­
daron sin trabajo 2.150.000 personas, mientras que 6.420.000 (comprendiendo los
desempleados y las personas que dependían de ellos) se vieron directamente afectadas
por la convulsión365. Durante este periodo no había necesidad de establecer un sistema
de trabajos forzados, pero, para los alemanes, los miles de jóvenes judíos «merodeado­
res» (herumlungemde Juden) suponían un peligro que debían atajar inmediatamente.
364 Memorando de Himmler, 5 de marzo de 1942, NG-3333.
365 Informe de la Inspección de Economía Armamentística, Ober-Ost (que abarca toda la Polo­
nia ocupada), 28 de octubre de 1939, Wi/ID 1.49.

269

Incluso durante las primeras semanas de la ocupación, las oficinas militares y civiles
capturaban a los judíos en las calles y los obligaban a limpiar escombros, rellenar trin­
cheras antitanque, palear nieve, y desempeñar otras tareas de emergencia366.
El 26 de octubre de 1939, la Administración del Generalgouvernement estableció
los trabajos forzados como principio general. U n decreto de esa fecha establecía que los
judíos deberían desempeñar trabajos obligatorios en «tropas de trabajos forzados»
(Zwangsarbeitertroups) 367. Las tropas de trabajos forzados, o columnas de judíos (JudenIcolonnen), fueron la primera forma de utilización de los trabajadores en Polonia. Siem­
pre que un organismo determinado necesitaba judíos, los cogía en la calle, los organi­
zaba en columnas, y los ponía a trabajar. A l final de la jornada los liberaba, y al día
siguiente comenzaba de nuevo el mismo procedimiento368.
En Varsovia, el Judenrat se ocupó de los apresamientos callejeros como uno de los
primeros temas de su agenda. Estableció un batallón de trabajo que se podía poner a
disposición de los alem anes cuando fuese necesario369. Krüger validó esta medida fir­
m ando el decreto de 2 de diciembre de 1939, en el que atribuía a los Judenráte la
com petencia de organizar colum nas de trabajos forzados370. El tam año medio del ba­
tallón de trabajo de Varsovia ascendía diariamente a unos 8.000-9.000 trabajadores371
U no de los que m ás utilizó el batallón fue la O rganisation Todt, un organismo del
Reich creado un año antes -cu an do se autorizó a Fritz Todt, inspector general de ca­
rreteras, a construir una línea de defensa en el o e ste- y que se trasladó a la Polonia
ocupada en 1939 para restaurar el tráfico por carretera y asumir temporalmente el
m ando de todo el sistem a de transportes de Varsovia372. D urante el invierno, el bata­
llón se convirtió, a efectos prácticos, en el departam ento de retirada de nieve y lim­
pieza de calles de la ciudad373.

366 Krakauer Zeitung (4-5 de febrero de 1940), página del GG; 19-20 de mayo de 1940, página del GG.
367 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1939, p. 6.
368 En aquel momento no se consideraba factible ningún otro procedimiento.Véase elinforme
de Krüger en la conferencia del GG de 8 de diciembre de 1939, Diario de Frank, PS-2233.
369 Entradas de Czerniaków correspondientes al 19-20 de octubre y 2 de noviembre de 1939, en
R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary ofAdam Czerniaków, cit., pp. 84, 86-87.
370 Verordnungsblatt des Generalgouvemeurs, 1939, pp. 246-248.
371 Czerniaków al plenipotenciario del jefe de distrito para la ciudad de Varsovia(Leist), 21 de
mayo de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 1113.
372 Franz W. S e id l e r , Die Organisation Todt, Bonn, 1998, pp. 15, 27. Todt posteriormente dirigió
el nuevo Ministerio de Producción de Guerra, al tiempo que conservaba la organización que recibió
su nombre. La Oficina de Planificación de la Organisation Todt la dirigía Xaver Dorsch. Todt murió
en un accidente aéreo en 1942, y fue sucedido en todas sus funciones por Albert Speer.
373 Entrada de Czerniaków del 3 de marzo de 1940, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.),
The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 123.

270

A los alemanes pareció gustarles el sistema. A partir de entonces, cada oficina que
necesitaba mano de obra podía hacer conocer sus deseos directamente al Judenrat, o
indirectamente, a través de la policía, al Kreishauptmann correspondiente o el Stadthauptmann local. Sobre la mesa de los funcionarios del Judenrat, gráficos con líneas
rectas que avanzaban en diagonal ascendente indicaban la utilización creciente de las
columnas de trabajos forzados374. U n testigo presencial alemán informó: «Hoy, en el
Generalgouvernement, pueden verse tropas judías, con las palas al hombro, marchan­
do sin escolta alem ana por el campo. A l mando de la columna marcha igualmente un
judío»375. El Generalgouverneur Frank elogió condescendientemente a los judíos por su
diligencia, como si él los hubiese reformado: «Trabajan muy bien [sehr brav], sí, incluso
con entusiasmo [/a sie drangen sich dazu], y se sienten recompensados cuando se les per­
mite trabajar en el “castillo” . Aquí no conocemos al típico judío oriental; nuestros ju ­
díos trabajan»376.
N o obstante, siguió habiendo ciertos problemas. Algunos organismos hacían caso
omiso del nuevo sistema y seguían capturando judíos en las calles377. En la ciudad de
Tarnów, un fideicomisario de dos empresas expresó su indignación al Stadtkommissar
después de que el Consejo judío lo hubiese privado de trabajadores especializados judíos
para enviarlos a realizar trabajos forzados. N o tenía sentido, dijo, que le quitasen sus
trabajadores mientras miles de judíos desempleados seguían «m erodeando»378. El res­
ponsable máximo de las SS y de la Policía del Generalgouvernement, Krüger, ya había
propuesto en 1939 que se crease un instrumento de control en forma de Zentralkartei,
un registro central que enumerase a todos los judíos con su ocupación, edad, sexo y
otras estadísticas vitales379. Tras este plan, sin embargo, acechaba el deseo de Krüger de
asumir el control de todo el sistema de trabajos forzados. Frank no concedió una juris­

374 Véase el informe del Dr. Dietrich Redecker sobre el Judenrat de Cracovia en Krakauer Zeitung
(13 de marzo de 1940).
375 «Die Juden im Generalgouvernement», Die Judenfrage, 1 de agosto de 1940, pp. 107-108.
376 Actas literales de la entrevista realizada a Frank por el corresponsal Kleiss, del Vólkischer Beohachter, 6 de febrero de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
377 Véase la carta del Stadthauptmann de Cracovia, Schmid, al Judenrat de Cracovia, 8 de mayo
de 1940, en Gaceta Zydowska, Cracovia, 23 de julio de 1940. Schmid solicitaba al Judenrat que le
informase de los apresamientos indiscriminados de trabajadores.
378 Fideicomisario de las empresas Gans & Hochberger y Josef Ketz (firmado Walter Tidow) al
Stadtkommissar Eckert (en ocasiones escrito Ekert en los archivos), 31 de mayo de mayo de 1940, A r­
chivos del U. S. Holocaust Museum, Grupo de Registro 15.020 (Archivos del Estado polaco de Tar­
nów), Rollo 8. Stadtkommissar a Tidow, 4 de junio de 1940, señalando que, si el responsable de las
SS y de la Policía había convocado a los judíos para que realizasen trabajos forzados, Tidow tendría
que solicitar al Kreishauptmann de Tarnów que interviniese para que los liberasen. Ibid.
379 Krüger en el resumen de la conferencia del 8 de diciembre de 1939, Diario de Frank, PS-2233.

271

dicción especial a las SS y a la policía. Sólo acepto que en cuestiones de procura de tra­
bajadores los Stadt- y los Kreishauptmanner trabajasen «en estrecho contacto» con la
Policía de Seguridad380.
A partir de entonces, se encargarían las oficinas de empleo locales. Serían ellas, y no
los consejos judíos, las que seleccionasen a todos los trabajadores. Se debía dar priori­
dad al empleo regular de los judíos, y los trabajos forzados debían reservarse para los
proyectos importantes381. Los judíos no debían utilizarse para tareas de limpieza o auxi­
liares, ya que eran físicamente inadecuados para realizar trabajos al aire libre y de
cavar382. H acia finales de 1940, el Departamento General de Trabajo del Generalgou­
vernement empezó a recopilar un Zentralkartei383, pero este proyecto se quedó en ejer­
cicio teórico.
Las columnas constituían una fuente barata de mano de obra. Los pagos por parte
de los empresarios alemanes, si es que se producían, eran irregulares. En Cracovia, la
Administración municipal realizaba un pequeño reembolso al Consejo judío por la uti­
lización de los trabajadores384, y en Varsovia, durante la primavera de 1941, Schu, Rittmeister del ejército alemán y propietario de una empresa encargada de recoger chata­
rra, declaró que no quería esclavos (Skhventum) y finalmente pagó a Czerniaków un
jornal diario de dos zloty por trabajador385. La principal responsabilidad de pagar el jor­
nal de las columnas de trabajo recaía, en consecuencia, sobre los consejos, que inten­
taron resolver el problema imponiendo sobretasas y tarifas de registro en el servicio de
empleo, que eran generales, e instituyendo pagos de exención de trabajo, que se cobra­
ban a los varones capaces registrados que deseaban comprar su libertad, y que (en el
380 La exigencia se presentó de nuevo durante la conferencia en la que Streckenbach, coman­
dante de la Policía de Seguridad, pidió el control de los Judenráte. Resumen de la conferencia del 30
de mayo de 1940, Diario de Frank, PS-2233.
381 Oficina de empleo de Tarnów al Kreishauptmann, al Stadtkommissar y otros, 25 de julio de
1940, Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo de Registro 15.020 (Archivos del
Estado Polaco en Tarnów), Rollo 8.
382 Directiva Circular de la División de Trabajo del Generalgouvernement (firmado Frauendorfer),
20 de agosto de 1940, ibid. A pesar de estas disposiciones, el Gouvemeur Lasch, del distrito de Galitzia,
recientemente anexado en 1941, tuvo ocasión de quejarse de que se capturaba a judíos sin tener en
cuenta que estuviesen empleados en empresas importantes, que se les retiraban las tarjetas de identi­
dad, y que se utilizaban inadecuadamente para trabajos en las calles. Lasch a las oficinas de empleo del
distrito, 28 de noviembre de 1941, Archivos de Lvov Oblast, Fondo 35, Opis 12, Carpeta 76.
383 Reichshauptamtsleiter Dr. Frauendorfer, «Aufgaben und Organisation der Abteilung Arbeit
im Generalgouvernement», Reichsarbeitsblatt, 1941, parte 5, pp. 67-71.
384 I. Trunk, Judenrat, cit., p. 256.
385 Veánse las entradas de Czerniaków correspondientes al 13 de noviembre de 1939, y al 10 y 24
de mayo de 1940, en R. Hilberg, S. Staron y ]. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czemiaków, cit., pp. 89, 148, 153.

272

caso de Varsovia) equivalían a 60-100 zloty al mes, con reducciones a la mitad para las
personas «socialmente activas» y para los casos de privación386.
Durante el verano de 1940, el jefe de la División Principal de Trabajo del Generalgouvemement, Frauendorfer, estableció que a los trabajadores judíos se les pagase el 80
por 100 de los salarios que se abonaba a los polacos. En una reunión de representantes
del Generalgouvernement y de funcionarios de empleo del distrito, celebrada bajo su
presidencia, se criticó la política por conceder a los judíos una compensación excesiva.
Frauendorfer defendió el principio basándose en que era esencial para mantener la fuer­
za física (Arbeitskraft) de los judíos387, pero esta acción fue objeto de oposición también
en el ámbito local. En el distrito de Putawy (Lublin) el ejército sustituyó a los judíos por
polacos388, y en Chestocova, el Stadthauptm ann afirmó que nadie conseguía entender
por qué los consejos judíos o «la totalidad de los judíos» (die Juden in ihrer Gesamtheit)
ya no tenían medios para pagar a los trabajadores forzados. En su opinión, éste no era
el caso de Chestocova. Por consiguiente, dio por sentado que la directiva se podía
«dejar perder» en el ámbito local, y actuó en consecuencia389.
En la A lta Silesia, Himmler instaló a un plenipotenciario, Schmelt, para que se ocu­
pase del trabajo de los no alemanes, quien intentó llenar las fábricas ociosas con traba­
jadores judíos desempleados. Cuando los consejos judíos no consiguieron cumplir con
el reclutamiento de trabajadores, Schmelt escribió al Regierungsprásident Springorum
diciéndole que había ofrecido su respaldo a los consejos, y que cualquier judío que no
siguiese las instrucciones de los consejos sería enviado al campo de concentración de
Auschwitz o se encargarían de él de alguna otra forma390. Aproximadamente siete
meses más tarde, se enviaban diariamente a los talleres industriales columnas de traba­
jo de más de 10.000 judíos. Allí trabajaban, segregados de los empleados no judíos, por

386 Czerniaków en Leist, 21 de mayo de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 1113. Sobre los pagos
de exención de trabajo en Cracovia, Lódz y Lublin, véase I. Trunk, Judenrat, cit., pp. 250 y 252-253.
387 Resumen, fechado el 9 de agosto de 1940, de la conferencia sobre el trabajo de los judíos cele­
brada en el Generalgouvernement el 6 de agosto, Yad Vashem, documento 06/11.
388 Informe del Kreishauptmann Brandt referente a agosto de 1940, publicado el 10 de septiem­
bre de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 814389 Informe referente a agosto de 1940, confeccionado por el Stadthauptmann de Chestocova
(Wendler), 14 de septiembre de 1940, JM 814. En Skalat, Galitzia, fue el presidente regional (Bezirksvorsteher) Zukowski el que no realizó los pagos al consejo judío a las tarifas establecidas por hora. El
experto en asuntos económicos judíos del Kreishauptmann, Palfinger (en Stanislawów), le recordó que
lo hiciese el 30 de septiembre y el 23 de octubre de 1941. Archivos del U. S. Holocaust Memorial
Museum, número de Acceso 1997 A 0194 (Archivos de Temopil Oblast), Rollo 2, Fondo 205, Opis 1,
Carpeta 12.
390 Schmelt a Springorum, 1 de noviembre de 1940, Archivos del U. S. Holocaust Memorial
Museum, Grupo de Registro 15.033 (Glowna Komisja Badania, Colección de Sosnowiec), Rollo 1.

273

el 70 por 100 de los salarios normales, bajo la supervisión de capataces judíos algo mejor
pagados. Tal y como Schmelt explicó el sistema a una delegación eslovaca visitante,
cualquier capataz que no cumpliese las cuotas de producción sería rebajado a la categoría de trabajador común. De esa forma, dijo, estos capataces dirigían a los trabajado­
res judíos con «métodos brutales»391.
Las columnas fueron la primera forma de utilización de los trabajadores. Eran ade­
cuadas sólo para el trabajo urgente de cada día, y para proyectos de construcción. Con
el transcurso del tiempo, emergió de las columnas de trabajo un tipo nuevo y más per­
manente de trabajo forzado, los campos de trabajo392. Los campos se establecieron con
el propósito de emplear a los judíos a una escala más amplia, en proyectos de mayor
envergadura. La primera propuesta para un proyecto de gran escala procedió, significa­
tivamente, de Heinrich Himmler. En febrero de 1940, éste sugirió a von Brauchitsch,
comandante en jefe del ejército, la construcción de una enorme zanja antitanque a lo
largo de las recientemente creadas fronteras del este, para contener al Ejército Rojo.
Para la construcción de esta línea, Himmler soñaba con utilizar a los judíos polacos393.
En el transcurso de la planificación ulterior, la línea de Himmler se recortó un poco.
La zanja se limitó a la brecha de Bug-San, una franja de territorio sin ríos que frenasen
el avande del Ejérctio Rojo. El proyecto no exigió el empleo de millones de judíos, como
en principio se había previsto, sino sólo de varios miles. Los campos de trabajo se esta­
blecieron en Belzec, Ptaszów y un puñado de localidades más. En octubre de 1940, el
proyecto estaba casi acabado394.
Sin embargo, la línea de Himmler fue sólo el comienzo. La Administración del dis­
trito de Lublin lanzó un gran proyecto de regulación y canalización del río, para el cual

391 Informe del Hauptsturmführer Wisliceny, 12 de julio de 1941, T 175, Rollo 584- Seis meses
después, Schmelt reclutó también mujeres judías para trabajar. Schmelt a Merin (presidente del Con­
sejo judío de Sosnowiec), 15 de enero de 1942, Jüdisches Historisches Instituí Warschau, FaschismusGetto-Massenmord, cit., p. 232.
392 Las columnas de trabajadores siguieron existiendo incluso después de que se clausurasen los
guetos. En varios guetos se emitieron pases para permitir a las columnas salir y volver a diario. Véase
el artículo de la Krakauer Zeitung titulado «Jüdisches Wohnviertel auch in Kielce», 8 de abril de 1941,
p. 6. Además de las columnas de trabajadores, había un puñado de individuos empleados en instala­
ciones situadas fuera de los guetos. Esto se conocía como Kleineinsatz (utilización de mano de obra a
pequeña escala). Véase el memorando del Militárbefehlshaber im Generalgouvernement/Chef des
Generalstabes, 15 de octubre de 1942, NOKW-132.
393 Diario de Halder, 5 de febrero de 1940, y 24 de febrero de 1940, NOKW-3140.
394 Gouverneur de Lublin/Departamento del Interior/Población y Bienestar al Departamento
general del Interior/Población y Bienestar de Generalgouvernement (a la atención del Dr. Fóhl), 21
de octubre de 1940. Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do
dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 1, pp. 220-221.

274

utilizó 10.000 judíos recluidos en 45 campos (director global, Regierungsbaurat Haller)395.
En el distrito de Varsovia se inició en 1941 un programa similar de restauración del terri­
torio. Para ese proyecto, se reclamaron aproximadamente 25.000 judíos396. A mediados
de 1941, Smelt, plenipotenciario de la A lta Silesia, empleó a 5.000 judíos en trabajos
pesados por 50 pfennig al día a lo largo de la carretera entre Gliwice y Opole397. Final­
mente, los campos de trabajo salpicaron el paisaje de la A lta Silesia. El mayor campo de
Silesia, con 3.000 reclusos judíos, se situó en M arkstádt398. También el Warthegau tenía
grandes planes para el «empleo externo» (Ausseneinsatz) de los judíos, y en 1940 se esta­
blecieron campos en Pabianice y Lowenstadt (Breziny)399.
A l principio, los reclusos de los campos se utilizaban sólo para proyectos al aire libre
tales como cavar zanjas antitanque, canalizar y regular ríos, construir carreteras y vías fé­
rreas, etc. M ás tarde, se trasladaron empresas industriales al interior de algunos de los
campos, y se construyeron campos cerca de las principales fábricas. El campo de trabajo
se convirtió, así, en una institución permanente, y dejó de depender de los proyectos.
Com o las columnas de trabajo, los trabajadores de los campos judíos eran recluta­
dos por los Judenráte400. Los grupos de los campos iban acompañados de «supervisores»
(Aufseher) y «líderes de grupo» Qudengruppenführer) judíos. Además, se garantizaba el
comportamiento adecuado del trabajador forzoso manteniendo un registro de los
miembros de la familia que dejaba atrás. De conformidad con esta política de rehenes,
la Administración alemana de Lódz decidió que el «trabajo externo» se reservase prin­
cipalmente a los cabezas de familia401. De esa forma, no hacía falta desviar grandes fuer­
395 Krakauer Zeitung (17 de diciembre de 1940), página del Generalgouvernement. Estos judíos
trabajaban entre ocho y diez horas diarias, de pie, sin botas, con el agua infestada de sanguijuelas
hasta las rodillas. Informe del Judenrat de Varsovia/Referat Arbeitslager, finales de 1940, en Jüdisches
Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., pp. 218-220. De Varsovia se
enviaron judíos a Lublin.
396 Krakauer Zeitung (18 de abril de 1941), p. 5.
397 Informe de Wisliceny, 12 de julio de 1941, T 175, Rollo 584.
398 Declaración jurada de Rudolf Schonberg (superviviente judío), 21 de julio de 1946, PS-4071.
399 Oñcina del Regierungsprásident de Lódz (firmado por el Regierungsrat von Herder) a la Gcttoverwaltung de Lódz, 28 de octubre de 1940, adjuntando resumen de la conferencia mantenida bajo
la presidencia de Moser el 18 de octubre de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materiaíy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 102-104400 Entradas de Czerniaków, correspondientes al 6 y al 28 de septiembre de 1940, en R. Hilberg,
S. Staron y J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary ofAdam Czerniaków, cit-, pp. 194, 202.
401 Von Herder a la Gettoverwaltung, 28 de octubre de 1940, adjuntando resumen de la conferen­
cia de 18 de octubre de 1940. Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy
do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 102-104- A la conferencia asistieron el Regierungsvizeprasident Dr. Moser, el Regierungsrat Baur, el Polizeiprasident Albert, el Bürgermeister Dr. Marder, el Dr. Moldenhauer, el jefe de la Gettoverwaltung, Biebow, y el Regierungsrat von Herder.

275

zas policiales para vigilar los campos y las partidas de trabajo judías. Las reducidas tro­
pas regulares de las SS y de la Policía se complementaron con auxiliares de policía de
etnia alemana402, vigilantes contratados de la Wach' und Schliessgesellschaft (Asociación
de Vigilantes)403, hombres de las SA , soldados del ejército, miembros de la Organisation
Todt (el organismo del Reich encargado de la construcción)404, y capataces de trabajo
polacos405.
El coste de los campos de trabajo era muy bajo. Sus instalaciones sanitarias era
«naturalmente bastante primitivas» (natürlich ziemlich fmmitiv)406. Los hombres dormían
en cuartos abarrotados, con suelo de tierra pisada. N o se les entregaba ropa. Los ali­
mentos de algunos campos los suministraba el Judenrat más cercano y en otros campos
la Administración civil; pero los principales ingredientes de la dieta de los trabajadores
eran únicamente pan, sopa aguada, patatas, margarina, y restos de carne407. Trabajando desde el alba al ocaso durante siete días a la semana, los judíos eran conducidos al
colapso. U n superviviente informa de que incluso en los campos pequeños, con sólo
400 a 500 reclusos, se producían aproximadamente 12 muertes diarias408.
Los aspectos financieros de los campos no eran muy complicados. N o se exigía a los
organismos del Reich que pagasen salarios, y los empleadores públicos eran, por lo
tanto, libres de explotar sin limites a sus trabajadores judíos. Las empresas privadas no
tenían «derecho» a trabajadores judíos. En el Generalgouvernement, las empresas pri­
vadas no entraron en los campos de trabajo antes de 1942. En los territorios incorpo­
rados, los fideicomisarios de trabajo del Reich (uno en cada Reichsgau) daban a las
empresas instrucciones de pagar salarios, considerablemente inferiores a los pagados
habítualmente a los trabajadores alemanes. Sin embargo, a los reclusos de los campos
402 Krakauer Zeitung (17 de diciembre de 1940), página del Generalgouvernement. Los auxiliares
de etnia alemana del Generalgouvernement se organizaron en la Selbstschutz (fuerza de autodefensa),
bajo el mando de la BdO (Policía del Orden), y en el Sonderdienst (Servicio Especial), originalmente
controlado por los Kreishauptmanner pero posteriormente asumido por el comandante de la Policía
del Orden. Ibid., 21 de mayo de 1940, 16 de agosto de 1940, 9 de abril de 1941, página del Generalgouvernement; Diario de Frank, PS-2233. El proyecto de línea de Himmler estaba vigilado en parte
por el Sonderkommando Dirlewanger, una unidad especial de las SS compuesta por efectivos no fia­
bles. Globocnik a Berger, 5 de agosto de 1941, NO-2921.
403 Memorando del Ministerio de Trabajo, 9 de mayo de 1941, NG-1368.
404 Declaración jurada de Schonberg (superviviente), 21 de julio de 1946, PS-4071.
405 Krakauer Zeitung (17 de diciembre de 1940), página del Generalgouvernement.
406 Informe referente a agosto de 1940 realizado por el Kreishauptmann Weihcnmaier de Zamosc
(distrito de Lublin), 10 de septiembre de 1940, Yad Vashem, microfilm JM 814.
407 Informe del viaje de inspección realizado a Belzec por el mayor Braune-Krikau (Oberfeldkomandantur 379), 23 de septiembre de 1940, T 501, Rollo 213. El proveedor de alimentos de este
campo era el Judenrat de Lublin.
408 Declaración jurada de Schonberg, 21 de julio de 1946, PS-4071.

276

no se les pagaban siquiera en su totalidad los salarios reducidos; el grueso del dinero se
retenía en las oficinas regionales del Reich para «mantener» los campos. Como norma,
el Reichsstatthalter y el Oberprásident podían beneficiarse de la transacción409.
Com o el trabajo de estos campos era tan barato, a la burocracia no siempre se le
ocurría devolver a los trabajadores judíos a sus guetos una vez concluido un proyecto.
Muchos trabajadores nunca volvieron a ver a su comunidad. Cuando ya no eran nece­
sarios en un campo, simplemente los trasladaban a otro. Un informe de un funcionario
local de Lublin revela la actitud de la burocracia hacia los campos de trabajo judíos. En
octubre de 1940, se levantó el campo de trabajo de Belzec. Miles de judíos fueron
enviados a otras partes. U n tren partió con 920 de ellos hacia la población de Hrubieszów, pero el funcionario que informó del asunto ni siquiera sabía si los guardias eran
hombres de las SS o miembros de las fuerzas auxiliares de etnia alemana, la Selbstschutz. Cuando el tren llegó a Hrubieszów, sólo había 500 judíos a bordo; faltaban los
otros 400. «D ado que no pueden haberlos m atado en un número tan elevado -escribió
este funcionario- he oído rumores de que quizá estos judíos hayan sido liberados a cam ­
bio del pago de algún tipo de dinero». El segundo tren, que transportaba otros 900 ju ­
díos, continuaba, había llegado a Radom intacto. M uchos de los judíos del segundo tren
eran residentes de Lublin. Sería muy difícil, concluía, hacer que volvieran410.
El régimen de explotación de trabajadores en Polonia constó de tres partes: (1) las
columnas de trabajo forzado, que sólo eran un mecanismo provisional pero que persistió
debido a su bajo coste, (2) los campos de trabajo, que eran un vástago de las columnas de
trabajo pero que pronto las superaron en importancia, y (3) el sistema de trabajo del gueto.
Esencialmente, había dos tipos de utilización de los trabajadores del gueto: el siste­
ma de talleres municipales y el empleo en empresas privadas. Los talleres municipales,
principal forma de empleo en el gueto, estaban realmente dirigidos por los Jüdenrate
bajo la estrecha supervisión de los órganos de control. El mayor taller de un gueto,
situado en Lódz, mantenía su propia estación de ferrocarril en Radegast, desde la que
a diario se despachaban entre 70 y 90 vagones cargados411. Allí se obtenía la fabrica­
ción barata de todo tipo de productos (billige Fertigung jeder Art) a cambio de una dieta
de prisión y del estilo de vida más sencillo posible (denkbar einfachsten Lebensführung).
Sobre esta base, el gueto se ganaba su sustento y proporcionaba a la ciudad un beneficio
409 Respecto a las regulaciones detalladas de los fideicomisarios de trabajo, véase el memorando
del Ministerio de Trabajo de 9 de mayo de 1941, NG-1368.
410 Gouvemeur de Lublin/Departamento del Interior/Población y Bienestar al Generalgouvernement,
Departamento del Interior/Población y Bienestar, a la atención del Dr. Fóhl, 21 de octubre de 1940,
Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej
w Polsce, cit., vol. 1, pp. 220-221.
411 Memorando del Technischer Kriegsverwaltungsintendant Merkel, en conversación con Biebow, 18 de marzo de 1941, Wi/ID 1.40.

277

que «no debería subestimarse» (einen nich zu unterschátzenden wirtschaftlichen Gewinn)
a finales de 1941412.
Las empresas privadas que deseaban aprovechar la fuerza de trabajo del gueto podían también esperar que los costes de producción se redujesen en gran medida. De
hecho, como señaló Bischof, director del Transferstelle de Varsovia, en uno de sus informes mensuales, los salarios eran de «importancia menor» (geringer Bedeutung)413. Las
empresas alemanas, sin embargo, no se apresuraron a entrar en los guetos. La historia
de la industrialización del gueto de Varsovia revela una evolución lenta, que comenzó
desde cero y sólo se aceleró en la primavera y el verano de 1942. El esfuerzo por aumen­
tar la fabricación en el gueto se vio dificultado por varios problemas recurrentes, como
las interrupciones en el flujo eléctrico, las reubicaciones debidas a los cambios de lími­
tes, o las requisas realizadas por el Alto M ando de Arm am ento de Varsovia; por no
hablar del hambre de los trabajadores, que Bischof intentó aliviar (en el caso de las
empresas de armamento y de las empresas de exportación importantes) entregando
raciones adicionales en las fábricas414. Bischof reclutó ávidamente empresas alemanas y
pertenecientes a alemananes étnicos, entre ellas Walter Tobbens, Schultz & Co., Waldemar Schmidt y A stra Werke, y evidentemente consciente del límite de su éxito, también favoreció el capitalismo judío. Se perdonaron las infracciones fiscales judías415 y se
liberaron fondos para la inversión de las cuentas bloqueadas416, con el resultado de que
el volumen de producción de las empresas judías acabó siendo mucho mayor que el de
las alem anas417. Para disgusto de Bischof, sin embargo, las empresas judías comerciaban
con empresas polacas en el mercado negro. Intentó eliminar los incentivos para este
tráfico pidiendo a la oficina de control de precios que estableciese unos precios «sensa­
tos» (vemünftige), es decir, más elevados418, pero el supervisor de precios de Varsovia,

412 Informe de la XXI Rüstungsinspektion, referente al periodo comprendido entre el 1 de octubre
de 1940 y el 31 de diciembre de 1941, parte 2, pp. 33-34 Wi/ID 1.20. Las primeras deportaciones
desde Lódz empezaron en enero de 1942, pero el gueto se mantuvo hasta el verano de 1944.
413 Informe de Bischof a Auerswald referente a abril de 1942, fechado el 5 de mayo de 1942, Yad
Vashem, microfilm JM 1112.
414 Véanse los informes mensuales de Bischof en JM 1112.
415 Véase el informe de Bischof referente a noviembre de 1941, JM 1112.
416 Proclamación del Kommissar für den jüdischen Wohnbezirk (firmado Auerswald), 1 de agosto
de 1941, Amtlicher Anzeigerfür das Generalgouvernement, 1941, p- 1329. N o sólo en el gueto de Varsovia operaban firmas judías privadas. Véase la carta de la Kultusgemeinde judía/Oficina del Presi­
dente de Sosnowiec, Alta Silesia, a David Passermann Füllfeder-Reparaturwerkstatt de Sosnowitz, 21 de
marzo de 1941, en Natan Eliasz Sztemfinkel, Zaglada Zydów Sosnowca, Katowice, 1946, pp. 63-64.
417 Véanse los informes mensuales de Bischof referentes a julio y agosto de 1942, Yad Vashem,
microfilm JM 1112.
418 Véase el informe de Bischof para diciembre de 1941, 7 de enero de 1942, JM 1112.

278

Dr. Meisen, decidió, después de analizar la cuestión, no hacer concesiones. Los precios
propuestos en los contratos eran realmente «indefendibles» (umertretbar), informó
Meisen, y por lo tanto había que declararlos nulos. Aunque reconocía el interés de los
organismos alemanes por conseguir «el mantenimiento más llevadero y económica­
mente menos gravoso del distrito judío hasta que sea posible su liquidación», tenía que
considerar la importancia política de mantener la estructura de precios419. Bischof no
frenó el mercado negro y, por lo tanto, no pudo aprovechar la producción total del
gueto, como había hecho la Gettoverwaltung de Lódz, para maximizar los beneficios
alemanes, pero como sus colegas de Lódz, siempre podía descuidar el envío suficiente
de comida y combustible al gueto, limitando así sus gastos. A la población judía que
sufría esta privación oficialmente impuesta, el mercado negro le ofrecía poca salvación.
Los estraperlistas rara vez son filántropos.
La econom ía sem icontrolada del gueto de Varsovia se había solidificado. Los polí­
ticos alem anes no harían nada por alterar su curso. El Dr. Emmerich, de la División
Principal de Economía, afirmó el 15 de octubre de 1941 que si se hubiese querido
m antener la viabilidad (Lebensfahigkeit) de la población del gueto, habría sido esencial
establecer subvenciones. Pero declaró explícitamente que no se manifestaba contra el
gueto en sí; era simplemente un cam po de concentración temporal (ein vorübergehendes Konzentrationslager)420. Hummel, A m tschef del distrito de Varsovia, señaló el 18 de
junio de 1942 que el gueto se había «activado» hasta tal punto que se habían hecho
innecesarias las subvenciones (nicht notwendig) . Las exportaciones del gueto, tanto ofi­
ciales como ilegales, estaban proporcionando sustento a los reclusos, dijo, para bien o
para mal (recht und schlecht)421.
D ada la mezcla de transacciones legales e ilegales que tenían lugar en el gueto, sólo
había una medida general de su actividad económica: el número de trabajadores. C u an ­
do Bischof llegó a Varsovia, oyó a Auerswald admitir ante el Gouverneur Fischer que
sólo 170 judíos trabajaban con contratos externos (óffentliche Auftrage)422. En septiem­
bre de 1941, apenas había 34.000 personas «económicamente activas» (9.000 de ellas
como empleados de la comunidad o de sus organizaciones asociadas)423, pero el 11 de
419 Meisen (Amt für Preisverwahung del distrito de Varsovia) al Oberregierungsrat Dr. SchulteWissermann (Amt für Preisbildung) en el Staatssekretariat, Generalgouvernement, 4 de abril de
1942, adjuntando el informe de marzo, JM 1112.
420 Resumen de la conferencia mantenida en el Generalgouvernement el 15 de octubre de 1941,
Diario de Frank, National Archives, Grupo de Registro 238, T 992, Rollo 5.
421 Resumen de la conferencia celebrada en el Generalgouvernement el 18 de junio de 1942,
ibid.., Rollo 7.
422 Memorando de Bischof sobre la reunión con Fischer, 8 de mayo de 1941, JM 1112.
423 Cuadro incluido en Emanuel RINGELBLUM, Polish-Jewish Relations During the Second World War,
Josef Kermisz y Shmuel Krakowski (eds.), Nueva York, 1976, nota de pp. 71-72.

279

julio de 1942, la fuerza de trabajo había aumentado a 95.000424 y la tasa de ocupación
se acercaba al 50 por 100. Ciertamente, esta cifra, que representaba el nivel de subsistencia teórico previsto por los economistas del Generalgouvernement, sólo se alcanzó
durante el mes en el que la población del gueto comenzó a ser deportada.
La utilización de la mano de obra en los guetos-fábrica era más estricta que en el
ambiente de libre empresa de Varsovia. En Lódz, el «más anciano de los judíos», Rumkowski, fue autorizado a «reclutar a todos los judíos para que trabajen sin salario»425. A me­
diados de 1942, los judíos del gueto de Lódz trabajaban por turnos. El hijo ya no veía
al padre, y el marido ya no veía a la esposa426. En Opole, la regimentación se llevó hasta
el extremo de que toda la población judía se dividió en grupos de viviendas organiza­
dos según la dedicación profesional. A todos los carpinteros se les asignó vivienda en
una sección, a todos los sastres en otra427.
Si los guetos-fábrica obligaban a sus reclusos a adoptar patrones de vida rígidos, los
guetos organizados según el modelo de la empresa privada arrojaban a sus víctimas a
una selva económica. El de Varsovia, por ejemplo, tenía una formidable clase alta, com­
puesta de burócratas, comerciantes y especuladores. Estos grupos privilegiados eran
suficientemente grandes como para llamar la atención. Frecuentaban los clubes noc­
turnos, comían en restaurantes caros, y se trasladaban en coches tirados por seres
humanos428. Los alemanes los fotografiaron y propagaron las noticias sobre la prosperi­
dad del gueto429. Pero en el gueto de Varsovia había poca prosperidad. U n periodista
alemán que lo visitó describió así la situación:
En este gueto judío todo aquel que tiene un cargo oficial -y sobre todo una gran parte
de la policía- produce una impresión de prosperidad; quien puede trabajar tiene algo
para comer, y quien puede com erciar se las apaña bastante bien, pero nada se hace por
aquellos que no pueden integrarse en este proceso430.

424 Entrada de Czerniaków correspondiente a esa fecha, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz
(eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 378.
425 Oberbürgersmeiter Schiffer a Rumkowski, 30 de abril de 1940, Centralna Zydowska Komisja
Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Pobce, cit., vol. 3, pp. 74-75.
426 Diario de Oskar Rosenfeld (entrada sin fechar incluida en un cuaderno de notas a mediados
de 1942), Wozu noch Welt, Hanno Loewy (ed.), Fráncfort del Meno, 1994, p- 115.
427 Krakauer Zeitung (26 de agosto de 1942), p. 5.
428 Bemard Goldstein, The Stars Bear Witness, Nueva York, 1949, p. 91; Mary Berg, Warsaw Ghetto,
Nueva York, 1945, pp. 55, 65, 87, 111.
429 Fotografías de calesas tiradas por hombres publicadas en Krakauer Zeitung (18 de mayo de
1941), p- 5, y en Donauzeitung, Belgrado, 22 de noviembre de 1941, p- 8.
430 Cari W. Gilfert, «Ghetto Juden und Ungeziefer gehoren zusammen [Los judíos del gueto y las
alimañas son todo uno]», Donauzeitung (22 de noviembre de 1941), Belgrado, p. 8.

280

Los dos sistemas de gueto no se distinguían en el tipo de productos elaborados. N o se
permitía la fabricación de ningún producto secreto431, al tiempo que se favorecían los pro­
yectos que exijían una utilización intensiva de mano de obra. La producción típica del
gueto, en consecuencia, era la siguiente: uniformes, cajas para municiones, zapatos de
cuero, esparto y madera, artilugios de metal y trabajos de acabado del metal, cepillos,
escobas, cestos, colchones, recipientes, juguetes y reparación de ropas y muebles vie­
jos432. Los principales clientes de estos artículos eran las fuerzas armadas, los organismos
de las SS y la Policía que ayudaban a los habitantes de etnia alemana (Stabshauptamt
y Volksdeutsche M ittelstelle), las organizaciones del servicio de empleo como el Baudienst de los habitantes de etnia alemana en el Generalgouvernement, y muchas
empresas privadas. Gradualmente, sin embargo, el ejército se convirtió en el compra­
dor más importante de los productos del gueto, desplazando a otros compradores. Los
guetos se convirtieron así en parte integrante de la economía de guerra, y esta evolución
causaría considerables dificultades durante las deportaciones. Los alemanes acabaron
dependiendo de la producción de los trabajadores judíos. El propio Generalgouverneur
Frank reconocía esta dependencia, porque el 12 de septiembre de 1940, inmediatamente
después de ordenar la creación del gueto de Varsovia, añadió los siguientes comentarios
al discurso que pronunció en una conferencia secreta:
Por lo demás, los judíos del Generalgouvernement no siempre son criaturas decrépitas
[verlotterte Gestalten], sino un componente de m ano de obra cualificada necesario para la
estructura total de la vida polaca. [...] N o podemos enseñar a los polacos ni la energía ni
la habilidad para ocupar el lugar de los judíos [Wir konnen den Polen weder die Tatkraft noch
die Fáhigkeit beibringen, an Stelle der Juden zu treten]. Esa es la razón por la que nos vemos
obligados a permitir que estos trabajadores cualificados sigan en su trabajo433.

De hecho, los judíos tenían una poderosa motivación para trabajar diligentemente.
En su indispensabilidad veían la oportunidad de sobrevivir.
431 Rüstungsinspektion Generalgouvernement al OKW/Wi Rü/Rü III A, abarcando desde el 1 de
julio de 1940 al 31 de diciembre de 1941, 7 de mayo de 1942, p. 153, Wi/ID 1.2.
432 Krakauer Zeitung (23 de enero de 1942), p. 5; 10 de abril de 1942, p. 4; 24 de abril de 1942,
p. 5; 10 de junio de 1942, p. 5; 24 de julio de 1942, p. 5. Sobre el gueto de Lódz, descrito por Biebow
como «el mayor taller de costura de Europa» y el «mayor taller de Alemania», véase el memorando
de Merkel, 18 de marzo de 1941, Wi/ID 1.40; y la segunda parte del informe de la Rüstungsinspek­
tion XXI, que abarca del 1 de octubre de 1940 al 31 de diciembre de 1941, pp. 33-34 y Anlage 6,
Wi/ID 1.20. Véanse también las fotografías en color de las fábricas y productos del gueto de Lódz en
Hanno L o ew y y Gerhard S c h o e n b e r n e r (eds.), «Unser einziger Weg ist Arbeit» - Das Getto in Lodz,
Fráncfort del Meno y Viena, 1990, pp. 112-133.
433 Comentarios literales de Frank en la conferencia de jefes de divisiones principales, 12 de sep­
tiembre de 1942, Diario de Frank, PS-2233.

281

El control de los alimentos

La supervivencia de la población del gueto dependía, en primera instancia, del sumi­
nistro de víveres y combustible. Disminuyendo e interrumpiendo el suministro de ali­
mentos, los alemanes podían convertir los guetos en trampas mortíferas. Y eso es lo que
hicieron.
C on el establecimiento de los guetos, los judíos ya no podían comprar comida en el
mercado libre. Aparte de ciertas compras tortuosas en el mercado negro, del contra­
bando y de la producción de alimentos en los guetos, todo lo cual ascendía a muy poco,
el único suministro de alimentos lo compraban los Jüdenrate. La comida entraba por el
mismo lugar que salían los productos manufacturados: los puntos de control (Umschlagplatze) establecidos por el respectivo Transferstelle, por la Gettoverwaltung o por la
Administración municipal. D ado que las asignaciones de víveres se realizaban en con­
junto para periodos semanales o mensuales, la tentación de disminuir las cantidades,
que en el papel parecían enormes, era irresistible. La política de alimentos alemana en
Polonia era muy sencilla. Todo lo que se pudiera saquear se enviaba a Alemania. A los
polacos había que mantenerlos vivos. A los judíos, automáticamente situados en el
fondo de la pirámide, se les mantenía suspendidos entre la vida y la muerte.
Los principios básicos de funcionamiento de la asignación de alimentos alemana los
ilustran las directrices emitidas por el jefe de Alimentación y Agricultura del Generalgouvernement, Kórner, el 29 de agosto de 1940. En este elaborado documento, que pre­
cede a la guetización de los judíos en el área, las raciones más elevadas se reservaban
para los alemanes, incluidos los habitantes de etnia alemana. A los polacos y a los ucra­
nianos se les asignaba menos, con distinciones entre los trabajadores y los consumido­
res «norm ales». Para los judíos se establecían sólo las cantidades fijas semanales de pan
(700 gramos, frente a los 2.100 para los alemanes), azúcar, y sucedáneo de café. Su
ración diaria de leche (un cuarto de litro) dependía de la disponibilidad. Se establece
que su derecho a raciones semanales no especificadas de patatas y verduras, y a distri­
buciones ocasionales de otros artículos enumerados, tales como pescado, grasas o hue­
vos, dependería de las provisiones o de la «posibilidad». Este diseño tiene una implica­
ción ineluctable: a los judíos ya no se les garantizaba que fuesen a tener alimentos
suficientes para sobrevivir434.
El 25 de octubre de 1940, en Lódz, varios dirigentes locales reunidos bajo la presi­
dencia del Regierungsvizepradient, Dr. Moser, analizaron la cuestión de suministrar ali­
mentos al gueto. El Dr. Moser señaló que el gueto, «es decir, la comunidad judía» era una
institución muy desagradable, pero que constituía un mal necesario. Había que alimentar
454 Directrices, firmado por Kórner, 29 de agosto de 1940, Archivos del U. S. Holocaust Memo­
rial Museum, Grupo de Registro 15.020 (Archivos del Estado Polaco, Tarnów), Rollo 8.

282

a los judíos, la mayoría de los cuales arrastraban una vida inútil a costa del pueblo ale'
mán; que a este respecto no se les podía considerar consumidores normales en el marco
de la economía alimentaria era algo que no requería comentario. Las cantidades, dijo,
tendría que determinarlas la Gettoverwaltung tras consultar con expertos en alimenta­
ción. En cuanto a la calidad de la comida, M oser propuso que «preferiblemente la mer­
cancía de inferior calidad» debía apartarse de los canales de comercio normales y
enviarse al gueto. Los precios cobrados por los productores de alimentos debían con­
trolarse muy de cerca, porque parecía natural que el nivel de precios debería estar en
armonía con la calidad de la «m ercancía más o menos dudosa»435.
Traducida a estadísticas, la política de M oser significaba que a efectos de asignación
de alimentos, el gueto de Lódz se consideraba una prisión. Las entregas debían garan­
tizar una dieta de prisión. En realidad, en 1941 el suministro de alimentos cayó por
debajo del nivel carcelario436. El cuadro 6.14 muestra los suministros para un periodo de
siete meses.
Las estadísticas son psicológicamente engañosas. Para entenderla adecuadamente,
cada cifra debe dividirse aproximadamente entre 150.000, lo cual nos da la ración m en­
sual por persona. 99 toneladas de carne se reducen así a unos 660 gramos por persona,
192.520 huevos equivalen a poco más de un huevo por individuo, y 794 toneladas de
patatas equivale a unos cinco kilos por persona. N o es demasiada comida para todo un
mes. Además, las estadísticas no indican la calidad de la comida. N o revelan la políti­
ca alemana de enviar al gueto patatas húmedas, podridas o congeladas y mercancía
«dudosa» de la denominada de calidad B y C.
Adem ás, el hecho de recibir una cartilla de racionamiento en el gueto de Lódz no
significaba que el propietario fuese a comer tanto como otros reclusos del gueto. Había
que comprar la comida, y quienes no disponían de un empleo a tiempo completo no
siempre obtenían la totalidad de las magras raciones. En el diario de un adolescente,
cuyos padres eran pobres, se menciona repetidamente la tentación de comerse la hoga­
za de pan semanal antes de que la semana terminase. En esa familia de cuatro personas
el padre murió; después la madre fue eliminada porque el médico había diagnosticado
que era «débil»; después murió el propio muchado, y sólo su hermana pequeña consi­
guió sobrevivir hasta 1944, cuando desapareció en Auschwitz437.

435 Resumen de la conferencia sobre el gueto de Lódz (firmado por Palfínger, del Emcihrungs- und
Wirtschaftsstelle Getto), 25 de octubre de 1940, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 241-242. El Emahrungsund Wirtschaftsstelle Geno se transformó posteriormente en la Gettoverwaltung.
436 Beibow a la Gestapo de Lódz (a la atención del Kommissar Fuchs), 4 de marzo de 1942, ibid.,
pp. 232-235.
437 A la n A d e l s o n (ed .), The Diary of David Sierakowiak, N u e v a York, 1996.

283

También en el Generalgouvernement eran reacios a suministrar alimentos a los
judíos. Parece que durante un breve periodo inmediatam ente posterior al establecí'
miento del gueto de Varsovia se pararon por completo los suministros de alimentos, y
las reservas estaban tan bajas que Frank se planteó seriamente disolver por completo
el gueto como medio para aliviar la situación alimentaria438. En mayo de 1941, el ejér­
cito calificó la situación en el gueto de «catastrófica». Los judíos se caían en las calles
de debilidad. Sólo disponían de una ración de 670 gramos de pan a la semana. No les
habían entregado las patatas, por las que el Judenrat había adelantado varios millo­
nes. Las enfermedades se multiplicaban y la mortalidad se había triplicado en dos
m eses439. Fischer, reconociendo la insuficiencia de los envíos oficiales, declaró a Bischof ese mes que dadas las circunstancias era necesario «tolerar discretamente» el
contrabando440, pero cuando Czerniaków pidió a Bischof unas sem anas más tarde que
le permitiese utilizar fondos del Judenrat para comprar patatas y otros artículos en el
mercado libre (polaco), éste, dudando, le pidió una opinión a su predecesor Palfinger,
quien consideró que tal permiso constituiría un «insulto a la autoridad»441. En octu­
bre, Fischer estaba suficientemente preocupado por la inanición en el gueto como
para pedir que se aum entasen las asignaciones de alimentos. El jefe de la División
Principal de A lim entos y Agricultura, N aum ann, rechazó la propuesta. Le era impo­
sible enviar 10.000 toneladas más de harina al gueto de Varsovia, y tampoco podía
aum entarse la ración de carne. Sin embargo, consideró que tal vez fuese posible enviar
algunos huevos y ciertas cantidades de azúcar, grasa y mermelada. Tras eso, Frank
m anifestó su opinión de que no se podían conceder aumentos a los judíos. Tal conce­
sión le resultaba inconcebible442.
438 Resumen de la conferencia del Generalgouvernement, celebrada el 15 de enero de 1941, Dia­
rio de Frank, PS-2233.
439 Kommandantur Warschau (firmado von Unruh) al Militarbefehlshaber, Generalgouvemement, 20 de mayo de 1941, Polen 75022/5. La carpeta se envió al Federal Records Center, Alexan­
dria, Virginia, después de la guerra.
440 Memorando de Bischof, 8 de mayo de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112. Véase también
el informe del ejército referente al «contrabando discretamente permitido» (den stillschweigend zugelassenen Schmuggel), Kommandantur Warschau (firmado von Unruh) al Militarbefehlshaber del Generalgouvemement, 21 de agosto de 1941, Polen 75022/6, T 501, Rollo 217.
441 Entrada de Czerniaków correspondiente al 3 de junio de 1941, en R. Hilberg, S. Staron y
J. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., pp. 245-246. Palfinger había servido en
Lódz antes de trasladarse a Varsovia, donde se hizo cargo del Transferstelle bajo el mando de Schon.
442 Resumen de la conferencia del Generalgouvernement, 14-16 de octubre de 1941, Diario de
Frank, National Archives, Grupo de Registro 238, T 992, Rollo 5. Los judíos del gueto intentaron
aumentar sus reservas de alimentos mediante el contrabando, y convirtiendo los espacios vacíos en
pequeños huertos. M. Berg, Warsaw Ghetto, cit., pp. 59-62, 112, 116, 130, 134- B. Goldstein, The
Stars Bear Witness, cit., pp. 75-78.

284

Para empeorar las cosas para la población judía, había dos controles de alimentos.
El primero, en manos de los alemanes, determinaba el suministro total de alimentos dis­
ponible para los habitantes del gueto. El segundo sistema, instituido dentro del gueto
por los Judenrate, deteminaba qué cantidad de las existencias disponibles se entregaba
a cada judío. Desde el principio, los controles interiores estuvieron destinados a pro­
mover el bienestar de algunos a expensas de otros. Cuando las reservas de comida son
muy limitadas, la distribución desigual significa el desastre para las infortunadas vícti­
mas. La desigualdad se ponía en evidencia en todas partes.
Incluso en una economía tan rígidamente compartimentada y totalitaria como la del
gueto de Lódz, el favoritismo, el robo y la corrupción eran endémicos. A l principio, el gueto
tenía cocinas económicas controladas por los partidos. Había cocinas del Bund para los so­
cialistas, cocinas sionistas para los sionistas, etc. Esta situación imposible se remedió median­
te la «nacionalización» de las cocinas económicas. Pero quienes trabajaban en las cocinas
no sólo comían hasta llenarse, sino que se apropiaban de comida para venderla.

Cuadro 6.14. Suministro de alimentos para el gueto de Lódz (1941, en toneladas métricas)
ARTÍCULOS

30 ENERO- 27 FEBRERO- 27 MARZO - 1-28 29 MAYO- 30 JUNIO4-31
26 FEBRERO 26 MARZO 30 ABRIL MAYO 29 JUNIO 3 AGOSTO AGOSTO

Pan
Harina
Carne
Grasa
Leche (litros)
Queso
Huevos (unidades)
Pescado
Patatas
Verduras
Sal
Azúcar
Mezcla de café
Miel artificial
Mermelada
Alimentos diversos
Forraje
Heno
Paja
Carbón vegetal
Carbón

892
838
98
38
72.850

142
1.736
126
49
69.338

2.438
76
55
142.947

1.202
82
85
118.563

794
700
90
48
15
76

1.596
2.772
169
48
35
36

3.657
3.532
132
48
61
37

916
2.324
55
48
56
36

160
1
3
3
175
2.826

171
8
3
19
28
2.395

149
34

132
10

9
17
997

15
25
622

1.312
104
70
187.772
1
192.520
15
1.067
672
105
211
19
35
1
186
21
3
35
10
723

1.560
84
71
230.856

1.210
36
65
181.760

190.828

14.000

346
679
198
256
7
43
1
148
13
5
36
49
871

1.576
3.507
97
229
12
36
1
98
17
18
11
42
634

Nota: Oberbürgermeister Ventzki de Lódz, adjuntando informe con estadísticas al Regierungsprasident
Uebelhoer, 24 de septiembre de 1941, Archivos de Himmler, Carpeta 94.

285

Adem ás de las cocinas económicas, el gueto tenía también tiendas que eran «coo­
perativas». En estas «cooperativas» parte de cada envío de alimentos se distribuía a pre­
cios fijos, pero el resto se vendía bajo cuerda. En tales condiciones, sólo los ricos podían
comer. También las «cooperativas» fueron posteriormente nacionalizadas, pero quienes
manejaban la comida siguieron disfrutando de buenas condiciones de vida. Finalmente,
el gueto de Lódz tenía su propia corrupción «legalizada». El gueto distribuía raciones
suplementarias (denominados talones) a los trabajadores que realizaban trabajos pesa­
dos, a los médicos, a los farmacéuticos y a los instructores. Pero claramente las raciones
suplementarias más grandes estaban a disposición de los dirigentes y sus familias. Los su­
plementos semanales se ponían en los escaparates, donde los habitantes hambrientos
podían ver aquello de lo que estaban privados443.
A comienzos de 1942, la Gestapo de Lódz envió una carta al jefe de la Gettoverwal­
tung, Biebow, sugiriéndole que el gueto estaba recibiendo demasiada comida y que tales
asignaciones no podían justificarse. En una airada respuesta, Biebow señaló la epidemia
y que los agotados trabajadores estaban produciendo material bélico para el ejército ale­
mán, y concluyó pidiendo a la Gestapo que se dejase de «perder el tiempo» con dicha
correspondencia444. El 19 de abril de 1943, Biebow escribió al Oberbürgermeister Ventzki que el suministro de alimentos al gueto ya no podía garantizar la continuación de la
producción. Los judíos llevaban meses sin recibir mantequilla, margarina ni leche. En las
comidas económicas, se cocían verduras de calidad B o C en agua con un poco de acei­
te. N o se había añadido grasa ni patatas a la sopa. El gasto total en alimentos había caído
a 30 pfennig (12 centavos) por persona y día. H asta el momento, ningún campo de tra­
bajo judío y ninguna prisión se las habían tenido que arreglar con tan poco445.
A comienzos de 1944, el gueto de Lódz obtenía aún menos. Los alimentos básicos
llegaban muy irregularmente. Junto con cárgamenos de harina, algo de aceite para coci­
nar, margarina, sal, zanahorias, nabos, o «ensalada de verduras», el gueto podía recibir
algo de betún para los zapatos y sucedáneo de café, pero no patatas. En un lenguaje des­
443 Esta descripción de los controles de alimentos de Lód¿ está tomada del artículo de Bendec
H e r s h k o v it c h , «The Ghetto in Litzmannstadt (Lodz)», YIVO Annual of Jewish Social Science 5 (1950),

pp. 86-87, 104-105. Los paquetes de alimentos entrantes los consumía la policía del gueto. No esta­
ba autorizado el contrabando ni recibir paquetes de comida por correo, porque el más anciano de los
Judíos, Rumkowski, quería que sus judíos dependiesen completamente de sus raciones. Ibid., p. 96.
444 Biebow a la Oficina de la Gestapo de Lódz (a la atención del Kommissar Fuchs), 4 de marzo
de 1942, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce, Dokumenty i materialy do dziejów oku­
pacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, pp. 243-245.
445 Biebow a Ventzki, 19 de abril de 1943, ibid., pp. 245-248. Cuando a finales de 1942 se envíaron 1.000 huevos, anónimos cronistas del consejo judío se refirieron a ellos como un alimento que se
había vuelto «desconocido». Entrada del 17 de diciembre de 1942, en Danuta DABROWSKA y Lucjan
DOBROSZYCKI (eds.), Kronika Getta Lódzkiego, Lódz, 1966, vol. 2, pp. 588-589.

286

camado, el cronista oficial judío del consejo anotó el 12 de enero de 1944: «El gueto
tiene hambre». En las dos semanas siguientes, la situación empeoró. N o se recibió la
ensalada de verduras, en las cocinas del consejo se cortó el gas, y el toque de queda se
cambió de la noche a las horas del día, obligando a la gente a comprar por la noche,
después del trabajo446.
En la economía libre del gueto de Varsovia, la cantidad de comida que las personas
consumían dependía del dinero que éstas pudieran gastar. Czerniaków calculaba en di­
ciembre de 1941 que el gueto tenía unos 10.000 habitantes con capital, 250.000 que se
podían mantener, y 150.000 indigentes447. Sólo los «capitalistas» podían permitirse
mantener una dieta equilibrada de alimentos de contrabando a los siguientes precios
del mercado negro (las cifras indicadas son el precio por libra -4 5 0 gram os- en junio de
1941)448:
Patatas
Pan de centeno
Carne de caballo
Acemite
Pan de maíz
Alubias
Azúcar
M anteca de cerdo

3 zloty
8 zloty
9 zloty
11 zloty
13 zloty
14 zloty
16 zloty
35 zloty

Los grupos empleados y aquellos que disponían de ahorros podían comprar los pro­
ductos racionados: pan, azúcar, y verduras típicas del gueto como patatas, zanahorias y
nabos. A comienzos de 1942, la asignación básica individual de pan era de unos dos
kilos al mes. Para los que trabajaban en armamento y en importantes empresas de
exportación, y para los empleados del consejo y otras personas con ocupaciones útiles,
en total 31.000, la ración de pan se duplicaba, y para los dos mil hombres del Servicio
del Orden se quintuplicaba449. Para que una familia tolerablemente bien situada sub­
446 Entradas del 12, 14, 15 y 16 de enero, y del 26 de febrero de 1944. Manuscrito mecanogra­
fiado, cortesía del Dr. Dobroszycki.
447 Enerada de Czerniaków para el 6 de diciembre de 1941, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz
(eds.), The Warsaw Diary of A dam Czerniaków, cit., p. 305.
448 De Isaiah T r u n k , «Epidemics in the Warsaw Ghetto», YIVO A nnual of Jewish Social Science 8
(1953), p. 94- Las estadísticas presentadas por Trunk están tomadas de los Ringelblum Archives, núm.
1193; se pueden encontrar otros precios del mercado negro en M. Berg, Warsaw Ghetto, cit., pp. 5960, 86, 116, 130-131.
449 Informe de Czerniaków para marzo de 1942, Zentrale Stelle Ludwigsburg, Akten Auerswald,
Polen 365e, pp. 588-603.

287

sistiese con alimentos racionados y (a precios más elevados) otros obtenidos en el mer­
cado negro, el presupuesto mensual hacia finales de 1941 era el siguiente450:
Gastos (reales)

Ingresos (reales)
Salario del padre
Salario del hijo
Asistencia pública
Ingresos secundarios

Alquiler
Pan
Patatas
Grasas
Asignaciones
Tasas
Electricidad, velas
Combustible
M edicamentos
Jabón
Varios

235 zloty
120 zloty
-

80 zloty
435 zloty

70 zloty
328 zloty
115 zloty
56 zloty
80 zloty
11 zloty
28 zloty
65 zloty
45 zloty
9 zloty
3 zloty
810 zloty

Ese mes, esta familia particular equilibró su presupuesto vendiendo un armario rope­
ro, su último mueble no imprescindible, por 400 zloty.
Las 150.000 personas más pobres, aunque estaban exentas de pagar el impuesto
sobre el pan451, apenas podían permitirse pagar las magras asignaciones. Para los indi­
gentes, los refugiados y los niños golpeados por la pobreza, había cocinas económicas
que en enero de 1942 ofrecieron menos de 70.000 comidas de mediodía diarias452.
La pirámide alimenticia del gueto de Varsovia era de hecho una disposición de la pobla­
ción por orden de vulnerabilidad al debilitamiento y a la muerte. El propio Auerswald reco­
noció las implicaciones de esta desigualdad cuando observó en un informe oficial que las
raciones asignadas eran extremadamente insuficientes (bei weitem nicht ausreichend) y que
la comida de contrabando sólo estaba llegando a los judíos con medios económicos453. Esta
situación se confirmó en un estudio de consumo de alimentos realizado por médicos judios
del gueto a finales de 1941. En esa época, los empleados del consejo consumían una
media de 1.665 calorías diarias; los artesanos, 1.407; los trabajadores de las tiendas, 1.225,

450 Del diario de Stanislav Rózycki, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, FaschismusGettO'Massenmord, cit., pp. 152-156.
451 Entrada de Czerniaków, 6 de enero de 1942, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz (eds.), The
Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 312.
452 Informe de Czerniaków para enero de 1942, Polen 365e, pp. 546-559.
453 Informe de Auerswald de 26 de septiembre de 1941, Yad Vashem, microfilm JM 1112.

288

y la «población en general», 1.125454. Mendigos y refugiados quizá pudieran subsistir varios
meses a base de sopa del gueto, equivalente a unas 600-800 calorías diarias455. En palabras
de Czerniaków, escritas ya el 8 de mayo de 1941: «Los niños se mueren de hambre»456.
Enfermedad y muerte en los guetos
El encarcelamiento de los judíos fue un acto de expoliación total. A los debilitados judíos
del gueto, sin capital y sin objetos valiosos, los habían dejado sin recursos. Los organismos ale­
manes siguieron cogiendo lo que podían -pieles, sábanas, instrumentos musicales- y fomen­
taron la creación de una fuerza de trabajo judía que pudiera producir nuevos objetos de valor
para el enriquecimiento alemán. También ellos tenían que hacer algunos envíos, sin embar­
go, aunque sólo fuera para conservar el sistema del gueto y mantener con vida a sus traba­
jadores. En general, consideraban sus envíos de alimentos, carbón o jabón como un sacrifi­
cio, y pensaban en estas existencias con suficiente frecuencia como para formar una imagen
de sí mismos según la cual no se consideraban expoliadores voluntarios de la comunidad
judía, sino contribuyentes involuntarios a su bienestar. N o dudaron en reducir la contribu­
ción a niveles situados claramente por debajo de los completamente esenciales, y tomaron
estas decisiones sin indagar las consecuencias. Pronto los efectos fueron claramente visibles.
La enfermedad era una manifestación de las constricciones. El 18 de octubre de 1941,
el director de la Subdivisión Sanitaria del distrito de Radom, Dr. Waisenegger, se fijó en
que el tifus (Fleckfieber) se limitaba prácticamente a los judíos. Las razones, dijo, eran la in­
suficiencia de carbón y de jabón, la excesiva densidad de habitación, que ayudaba a los pio­
jos a multiplicarse, y la falta de alimentos, que disminuía la resistencia a la enfermedad in
tato457. En el Warthegau, la epidemia del verano de 1941 alcanzó tales proporciones que
el Bürgermeister y los Landrate solicitaron la disolución de los guetos y el traslado de los
100.000 reclusos al superpoblado gueto de Lódz. El jefe de la Gettoverwaltung de Lódz,
Biebow, se opuso vigorosamente a esta sugerencia y advirtió que un traslado «frívolo» de
tal masa de personas a su gueto sería desvastador458. El 24 de julio de 1941, el Regierungsprásident Uebelhoer prohibió el traslado de judíos enfermos de los guetos peque­

454
I. Trunk, Judenrat, cit., pp. 356, 382; Ysrael GUTMAN, The Jews of Warsaw, Bloomington, India­
na, 1982, p. 436.
453
Leonard T u s h n e t , The Uses of Adversity, Nueva York, 1966, pp. 62 ss. El autor era un médi­
co estadounidense, y en este libro estudió los aspectos médicos del gueto de Varsovia.
456 R. Hilberg, S. Staron y ]. Kermisz (eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 232.
45' Comentarios de Waisenegger en la conferencia celebrada en el Generalgouvernement el 18
de octubre de 1941, en W. Prag y W Jacobmeyer (eds.), Das Diensttagebuch des deutschen Generalgouvemeurs in Polen 1939-1945, cit., pp. 432-434.
458
Memorando de Biebow, 3 de junio de 1941, Centralna Zydowska Komisja Historyczna w Polsce,
Dokumenty i materialy do dziejów okupacji niemeckiej w Polsce, cit., vol. 3, p. 184.

289

ños de Warthegau a Lódz459. El 16 de agosto de 1941, Uebelhoer ordenó medidas drás­
ticas en los guetos afectados de Warthegau: las víctimas de la epidemia debían aislarse
completamente; había que evacuar casas enteras y llenarlas de judíos enfermos460.
La situación del gueto de Varsovia también se deterioró. La epidemia de Varsovia em­
pezó en las sinagogas y en otros edificios institucionales, que albergaban a miles de perso­
nas sin hogar461. Durante el invierno de 1941-1942, las alcantarillas se congelaron. Ya no
se podían utilizar los sanitarios, y los excrementos humanos se acumulaban en las calles
junto con los desperdicios462. Para combatir la epidemia de tifus, el Judenrat de Varsovia
organizó brigadas de desinfección, sometió a los habitantes a una «acción de vapor»
(parówka), estableció estaciones de cuarentena, hospitalizó los casos graves, y como
último recurso instituyó «bloqueos de casas», aprisionando en sus viviendas a sanos y
enfermos por igual463. Prácticamente no se disponía del único artículo útil, el suero. Un
único tubo de medicamento antitifoideo costaba varios miles de zloty464.
Aunque el tifus era la enfermedad del gueto por excelencia, no era la única. Un cro­
nista del gueto de Lódz, escribiendo a comienzos de 1944, veía la enfermedad como algo
interminable: tifus intestinal en verano, tuberculosis en otoño, gripe en invierno. Su
«estadística superficial»; aproximadamente un 40 por 100 del gueto estaba enfermo465.
La segunda curva que ascendió en los guetos fue la de la mortalidad. A medida que el
hambre rugía descontrolada, se desató una primitiva lucha por la supervivencia. El 21 de
marzo de 1942, la División de Propaganda del distrito de Varsovia informó lacónicamente:
La cifra de m uertes en el gueto se m antiene todavía en tom o a las 5.000 por mes.
H ace unos días se registró el primer caso de canibalism o por hambre. En una familia ju­
día, el padre y sus tres hijos murieron en el plazo de unos días. La madre comió un trozo
de carne del hijo que murió el último, un m uchacho de doce años. Está claro que esto
tam poco la pudo salvar, y ella misma murió dos días más tarde466.
459 Dr. Marder (Oficina del Oberbürgermeister) a la Gettoverwaltung, 26 de julio de 1941, ibid.., p. 186.
460 Uebelhoer a los Landrate, al Oberbürgermeister a Kalisz, y al Polizeiprasident de Lódz, 16 de
agosto de 1941, ibid., p. 187.
461 B. Goldstein, The Stars Bear Witness, cit., p. 73.
462 M. Berg, Warsaw Ghetto, cit., p. 117.
463 I. Trunk, «Epidemics in the Warsaw Ghetto», cit., pp. 107-112. En junio de 1941, el número
de casas bloqueadas en el gueto era de 179. Trunk, citando los Archivos Ringelblum, núm 223, p. 107.
464 M. Berg, Warsaw Ghetto, cit., p. 85.
465 Entrada correspondiente al 13 de enero de 1944. Manuscrito incluido en la colección del Dr.
Dobroszycki.
466 Generalgouvemement/División Principal de Propaganda, informes semanales consolidados
por las divisiones de propaganda de los distritos para marzo de 1942 (marcado con «Alto secreto; des­
truir inmediatamente), informe de la División de Varsovia, 21 de marzo de 1942, Occ E 2-2. Véan­
se también los informes de un superviviente y de la clandestinidad polaca en Philip F ried m a n (ed.),
Martyrs and Fighters, Nueva York, 1954, pp. 59, 62-63.

290

Los judíos del gueto luchaban por sobrevivir con la última fuerza que les quedaba. M en­
digos hambrientos arrancaban la comida de las manos de los tenderos467. Pero, tras una des­
nutrición persistente, la víctima ya no podía digerir el pan con normalidad. El corazón, el
hígado y el bazo disminuían de tamaño, bajaba de peso, y la piel se le marchitaba. «Perso­
nas activas, ocupadas y enérgicas -escribió un médico del gueto- se convierten en seres apá­
ticos y somnolientos, siempre en la cama, apenas capaces de levantarse para comer o para
ir al baño. El tránsito de la vida a la muerte es lento y gradual, como la muerte debida a la
ancianidad fisiológica. N o hay nada violento, ni disnea, ni dolor, ni cambios obvios en la res­
piración o en la circulación. Las funciones vitales decaen simultáneamente. El ritmo car­
diaco y la velocidad respiratoria se ralentizan y al paciente le resulta cada vez más difícil
alcanzar un estado de conciencia, hasta que se va la vida. Las personas mueren en la cama
o en la calle, y aparecen muertas por la m añana. Mueren mientras realizan un esfuerzo
físico, tal como buscar comida, y a veces incluso con un trozo de pan en las m anos.»468
De hecho, era común en el gueto ver cadáveres tirados en la acera, cubiertos de pape­
les, pendientes de que llegasen los carros del cementerio469. Los cadáveres, dijo el G ou­
vem eur Fischer a Czerniaków, estaban produciendo mala impresión470.
La comunidad judía de Polonia se estaba muriendo. En el último año anterior a la
guerra, 1938, la tasa media mensual de fallecimientos en Lódz era del 0,09 por 100. En
1941, la tasa aumentó al 0,63 por 100, y durante los seis primeros meses de 1942 fue
del 1,49 por 100471. El mismo patrón, comprimido en un solo año, quizá sea aplicable al
gueto de Varsovia, donde la tasa de mortalidad mensual durante la primera mitad de 1941
fue del 0,63 por 100, y en la segunda mitad del 1,47 por 100472. En el ascenso a esta
meseta, las dos ciudades fueron prácticamente similares, aun cuando Lódz era un gueto
completamente cerrado, con su propia moneda, en el que el mercado negro era esen­
cialmente producto del intercambio interno, mientras que Varsovia estaba inmersa en
un contrabando extensivo, «silenciosamente tolerado» por los alemanes473. Las tasas de
467 Ph. Friedman, Martyrs and Fighters, cit., pp. 56-57.
468 La cita se ha obtenido de Dr. Julián F lie d e r b a u m , «Clinical Aspects of Hunger Disease in
Adults», en Myron Winick (ed.), Hunger Disease, Nueva York, 1979, pp. 11-36, en 36. En el mismo
volumen se contiene descripciones adicionales de otros médicos del gueto de Varsovia durante 1942.
469 B. Goldstein, The Stars Bear Witness, cit., p. 74470 Entrada de Czerniaków para el 21 de mayo de 1941, en R. Hilberg, S. Staron y J. Kermisz
(eds.), The Warsaw Diary of Adam Czerniaków, cit., p. 239.
471 Estadística de la Colección del Gueto de Lódz, núm. 58, p. 23.
472 Estadísticas mensuales para 1941 en informe de Czerniaków a Auerswald, 12 de febrero de 1942,
en Zentrale Stelle Ludwigsburg, Akten Auerswald, Polen 365e, pp. 560-571, en p. 563. La tasa de mor­
talidad anual fue del 10,44 por 100. En el periodo de enero-junio de 1942, antes del comienzo de las
deportaciones, la media mensual fue del 1,2 por 100. Datos de ese periodo, sólo en cifras mensuales abso­
lutas, en Jüdisches Historisches Institut Warschau, Faschismus-Getto-Massenmord, cit., p. 138.
473 La proporción de fallecimientos de hombres y mujeres en el gueto de Lódz era aproximada­
mente d e3:2 en 1941ydurante los primeros seis meses de 1942.En el gueto de Varsovia fue de 17:12

291

natalidad en ambas ciudades eran extremadamente bajas: Lódz tenía un nacimiento
por cada 20 decesos474, mientras que en Varsovia, a comienzos de 1942, la proporción
era de 1:45475. La repercusión de estas cifras está bastante clara. U na población con una
pérdida neta del 1 por 100 mensual disminuye a menos del 5 por 100 de su tamaño ori­
ginal en sólo 24 años.
En cifras absolutas, en el duradero gueto de Lódz, con una población acumulativa
(incluidas nuevas llegadas y nacimientos) de unos 200.000 habitantes, se produjeron más
de 45.000 fallecimientos476. El gueto de Varsovia, con unos 470.000 habitantes en el
periodo comprendido entre finales de 1940 y el final de las deportaciones masivas en sep­
tiembre de 1942, enterró a 83.000 personas477. Los dos guetos contenían a menos de la
cuarta parte de los judíos polacos, y aunque había comunidades con tasas de mortali­
dad inferiores a las de Lódz y Varsovia, el impacto de la guetización en cualquier loca­
lidad eran simple cuestión de tiempo478. A los alemanes encargados de tomar las de­
cisiones, el ritmo no les parecía suficientemente rápido. N o podían esperar dos o tres
décadas, ni confiar la tarea de «resolver el problema judío» a un generación futura.
Tenían que «resolver» este problema, de una forma u otra, allí y en ese momento.

en 1941, y aproximadamente de 17:13 durante los primeros seis meses de 1942. La tasa de mortali­
dad de los varones como grupo en Lódz prácticamente duplicó la de mujeres en 1941 y durante enerojunio de 1942. Colección del Gueto de Lódz, núm. 58, p. 21, Czerniaków a Auerswald, 2 de febrero de
1942, Polen 365e, p. 563, e informes mensuales de Czerniaków en Polen 363e, pp. 546-559, 573-641.
474 Colección del Gueto de Lódz, núm. 58, pp. 23, 26.
475 Informe de la División de Propaganda de Varsovia, 21 de marzo de 1942, Occ E 2-2.
476 Los datos sobre población se han obtenido del resumen mecanografiado de los archivos de la
Administración municipal de Lódz, copia en Yad Vashem, carpeta 06/79.
477 Las estadísticas mensuales de septiembre de 1939 a noviembre de 1942, confeccionadas por el
Consejo judío, están incluidas en el artículo de J. Fliederbaum, «Clinical Aspects of Hunger Disease in
Adults», en M. Winick (ed.), Hunger Disease, cit., p. 35. Las mismas cifras mensuales, para 1941 tan solo,
y con interrupciones para las diferentes categorías, se encuentran en el informe presentado por Czemiaków el 12 de febreo de 1942. Los informes mensuales del consejo en 1942 tienen también totales con dife­
rentes detalles. Véanse también los datos parciales para el gueto de Lublin, donde, de un total de 30.000
habitantes, se produjeron 225 falleciemientos en noviembre 1941 y 429 en enero de 1942. Las muertes
están registradas por nombre, edad y dirección en listas de la oficina del registro municipal, Archivos del
U. S. Holocaust Memorial Museum, Acceso número 1998 A. 235 (Archivos de Lublin), Rollo 1.
478 Korherr, estadísticp de las SS, calculó un déficit de la población judía, no atribuible a las de­
portaciones, de 334.673 habitantes para los territorios incorporados (incluido Bialystok) y 427.920
para el Generalgouvernement (incluida Galitzia) desde el momento en que se habían capturado estas
áreas hasta el 31 de diciembre de 1942. Korherr a Himmler, 19 de abril de 1943, NO-5193. En efec­
to, estas cifras pueden traducirse a 750.000 víctimas, incluidos 500.000 muertos antes y durante el
periodo de guetización, y la mayoría de los restantes muertos en las operaciones de supresión de los
guetos, especialmente en Galitzia, Lublin y Bialystok.

292

VII

Las operaciones móviles
de exterminio

A l completar todas esas medidas que comprendían la definición de los judíos, la
expropiación de sus bienes, y su concentración en guetos, la burocracia había alcanza­
do una línea divisoria. Cualquier paso adelante pondría fin a la existencia judía en la
Europa nazi. En la correspondencia alemana, se hacía referencia al cruce de este umbral
como «la solución final de la cuestión judía» [die Endlosung der Judenfrage]». La palabra
final guardaba dos connotaciones. En el sentido estricto significaba que el objetivo del
proceso de destrucción ya se había aclarado. Si la fase de concentración había sido una
transición hacia un objetivo no especificado, la nueva «solución» eliminaba todas las
incertidumbres y preguntas sin responder. El objetivo se concretaba: debía ser la muer­
te. Pero la expresión «solución final» tenía también un significado más profundo e
importante. En palabras de Himmler, nunca más habría que resolver de nuevo el pro­
blema judío. Definiciones, expropiaciones y concentraciones se pueden deshacer. Las
muertes son irreversibles. Por lo tanto, dieron al proceso de destrucción su cualidad de
finalidad histórica.
La fase de aniquilación constó de dos grandes operaciones. La primera se lanzó el 22
de junio de 1941, con la invasión de la U R SS. Se enviaron a territorio soviético peque­
ñas unidades de las S S y la Policía, que mataban sobre el terreno a los habitantes judíos.
Poco después de que comenzasen estas matanzas perpetradas por unidades móviles, se
instituyó la segunda operación, en el transcurso de la cual las poblaciones judías de Eu­
ropa central, occidental y suroriental fueron transportadas a campos equipados con ins­
talaciones de gaseamiento. En esencia, en la U R SS ocupada los verdugos se desplazaron
hacia las víctimas, mientras que fuera de este ámbito las víctimas fueron trasladadas
hasta los verdugos. Las dos operaciones constituyen un proceso no sólo cronológica­
mente, sino también en cuanto a su complejidad. En las áreas arrebatadas a la Unión

293

Soviética, las unidades móviles podían desplegarse con la máxima libertad hasta los pun­
tos más lejanos alcanzados por las armas alemanas. Las deportaciones, por el contraio,
fueron obra de un aparato mucho mayor que tenía que enfrentarse a gran cantidad de
restricciones y exigencias. Este esfuerzo se consideraba necesario para alcanzar la solu­
ción final a escala europea.

PREPARATIVOS
La invasión de la Unión Soviética y las matanzas perpetradas por las unidades móvi­
les llevadas a cabo como consecuencia de la misma marcan una ruptura con la histo­
ria. Esta no era una guerra ordinaria en busca de beneficios ordinarios. Los planes de
batalla se discutieron en el A lto M ando del Ejército (Oberkommando des Heeres) ya el
22 de julio de 1940, 11 meses antes de que las tropas cruzasen la frontera soviética1. No
se lanzaría ningún ultimátum que alertase al gobierno soviético del peligro. N o se preveía
tratado de paz alguno que pusiera fin a la guerra. Los objetivos de la campaña no eran
limitados, y los medios con los que se luchó no eran restringidos. En un número sin pre­
cedentes, se reunió un ejército de tierra que debía iniciar la que pronto se denominaría
«guerra total».
Los grupos del ejército invasor iban acompañados por pequeñas unidades de exter­
minio mecanizadas de las SS y la Policía que estaban tácticamente subordinadas a los
comandantes de campo, pero que por lo demás eran libres de moverse de un lado a otro
para cumplir su cometido especial. Las unidades móviles de exterminio operaban en las
áreas del frente bajo un acuerdo especial y en alianza específica con el ejército alemán.
Para comprender qué hizo que esta alianza funcionase, es necesario observar más de
cerca a los dos participantes: la Wehrmacht alemana y la Dirección General de Seguri­
dad de las SS y de la Policía del Reich.
La Wehrmacht era una de las cuatro jerarquías independientes en la maquinaria de
destrucción. A l contrario que el partido, los organismos de la Administración pública y
las empresas comerciales, las fuerzas armadas no desempeñaron una función importan­
te en la fase preliminar del proceso de destrucción. Pero en el inexorable avance de ese
proceso, cada segmento de la sociedad organizada alemana sería atraído hacia la obra
destructiva. Incluso en 1933 la Wehrmacht se interesó por la definición de los «judíos».
M ás tarde, el ejército se vio afectado por la expropiación de las empresas judías que pro­
ducían materiales bélicos. En Polonia, los generales consiguieron por muy poco no verse
involucrados en el proceso de concentración. Ahora, con la puesta en marcha de las
1
Franz H ald er, Kriegstagebuch, Hans A dolf Jacobsen (ed.), 3 vols., Stuttgart, 1962-1964, vol. 2,
pp. 32-33.

294

operaciones móviles de exterminio, las fuerzas armadas se encontraron de repente en el
mismísimo centro del Holocausto.
La implicación de la Wehrmacht comenzó en el nivel máximo de la estructura del
Alto M ando y desde allí se extendió al campo de batalla. En el cuadro 7.1 se muestran
las características básicas de la maquinaria militar. Obsérvese que el Oberster Befehlshaber der Wehrmacht estaba a cargo de los comandantes en jefe (Oberbefehlshaber) de los
tres cuerpos. Sin embargo, no había una cadena correspondiente de mando que avan­
zase desde el O KW al O KH , el O KM y el O K L. El OKW, así como los otros tres altos
mandos, eran esencialmente organizaciones de dirección y ejecución, que llevaban a
cabo funciones de planificación dentro de su ámbito de competencias. En consecuen­
cia, la integración de las unidades móviles de exterminio dentro de los grupos del ejér­
cito invasor sólo se consiguió tras extensas negociaciones con el O KW y el O KH .
En el cuadro 7.2 se muestra la organización territorial del ejército. El cuadro distin­
gue entre tres tipos de mando territorial: el propio Reich, los territorios ocupados, y las
áreas recientemente invadidas. En términos generales, la autoridad militar sobre los
civiles aumentaba con la distancia entre el territorio y el Reich. En Alem ania propia­
mente dicha, esa autoridad era prácticamente inexistente; en las áreas de invasión
reciente, era prácticamente absoluta. La región de vanguardia, desde las áreas de reta­
guardia de cada grupo del ejército hasta la línea del frente, se consideraba zona de ope­
raciones. Allí, un cuerpo administrativo independiente de las fuerzas armadas sólo
podía operar bajo un acuerdo especial con la Wehrmacht.
El único organismo admitido en las áreas de vanguardia durante la campaña rusa fue
la Dirección General de Seguridad del Reich (la R S H A ). Este fue el organismo que, por
primera vez en la historia contemporánea, iba a dirigir una operación de exterminio
masivo. ¿Qué tipo de organización era la RSH A ?
La R SH A fue creada por Reinhard Heydrich. Ya hemos visto que Heydrich es una
figura sobresaliente en las Einzelaktionen de 1938 y en el proceso de concentración den­
tro de las esferas alemana y polaca. Sin embargo, la organización de Heydrich no asumió
un lugar preeminente en la maquinaria de destrucción hasta 1941. Este fue un año cru­
cial para la evolución de todo el proceso de destrucción, porque fue durante ese perio­
do cuando Reinhard Heydrich estableció los cimientos administrativos para las opera­
ciones móviles de exterminio y para las deportaciones a los centros de exterminio.
En la composición de su personal, el aparato de Heydrich reflejaba una característi­
ca del gobierno alemán en su conjunto. La R SH A y su maquinaria regional eran una
organización de hombres del partido y funcionarios civiles. La fusión de estos dos ele­
mentos en la R SH A era tan completa que prácticamente todos los hombres podían ser
enviados al frente a ejecutar con meticulosidad burocrática y disciplina prusiana los
más drásticos planes nazis. Esta amalgama de personal en la R SH A se alcanzó en un
periodo de dos años, en el que Heydrich montó su organización pieza a pieza.

295

O

^ cj 'o
O O<

Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas--------Chef, OKW Keitel
(Oberster Befehlshaber der Wehrmacht)
Operaciones (Wehrmachtführungsstab - WFSt), Jodl
Hitler
Defensa (Landesverteidigung - L), Warlimont
Propaganda (WPr), von Wedel
Señales (Nachrichtenwesen - WNW), Fellgiebel

£

a v

a
.s
o y

-c c¿

£
£
> ¡g e

te
C
u
Pu
O
O

U

•c

J5(U
a

1 1C ^03
o-

£
<
c

.0

2 ^1
■o m >-)
S s < J
& aN <t/3
«*aj So

&

<L>

c S
(2 <2U O
^,_
r «<--<>
' >K

. <u
♦_ co w§
-T3
CC tí <u cu dj w
U
§ -S

<D «3
tíce
.SP ^
‘u
ctí

3

o

co c/)

O 'Tj

c
ó •§ ^ A

’G
tírt C
U .2o
u
>!
<cí
Jr

o o

rt

’u
c¡=

e4
<u

a3>
-T

$ o

P •

=5 J-¿
a y
ca> o
n
O ^

O X
u
^a s¿4
3?
en
O tí
-o
<u

VU C £
&c
3
uT .§ *c

"53 ¿c =9
JvjT "O s—' o
"re
>
-s
$

u
tíI
& 3
w
£ & <r> -tí w uJ
>O CU
/5
<U -3 3

£o

•a w
§.
w 'tf
tí K« tí5 stíS
U M tí O3 £2 O<u
I
g O

-O s

>4

O

£
CQ

*T3

o
<tív .y

o

<y \¿

. c vtu

JH w
C u
2 "3
£o
ü

296

CD

o


O
>

a

^
2
So-i
'tu

o

2 fg

-Si °°

« *.q>
•a <

<

(U C

-T3 <

.5*

’ o

O •*

CQ

-o

o
"O
c

o
C

O CQ
G


i_ j

< ÍS
o 2

'<
2y °-

h

á!

:y — 4-<
o

2

cj *J3
eo ^ 2

I—w O*<S

—.
•<
•£ O

Já -£

<jy
<« en *$s
i— P >
ai
¡s¿

3
*s
3

ü a> <u a>
-O "ü T3 ”T3
O O

O

O
-T3

O

J3
e5 <d -d -o
-ac -ac
’u
tí 0
<DS--5 — tírt ffi
3 es
a

g

“ o£

J¿

T!

6

y

¿ S

¿ í

g« c.a e3
E
ca

° £

vQ .G

.SP 3

D <U-O
OJ -Q
<U

6oo

.2

o

E l.

O*T3 1

CC

Ü \Ü

297

.3
CC CQ rrt
Ic
.y c s
' I<<-U
v
5
?
: "CT3 tcía •T
3
‘UJ ^
O
p*
rg , [.5L«¿f. 2 ^ ,°5
ü wo hrü
*

fflí ÜT3

Cuadro 7.2. Organización territorial del ejército

"O
c

s

2
z

■w
O
a

<

a
a

c/>

o
Q
SS
o
o

2

O
H
*
%

I
Ó

O t£T

O '5J

.££ -S

(U tU

.fe 0£i 2"

fi

.‘=3
g s
1 = 2 J? X

CQ

S

-tí

cO
2
J .tá
1 'S
e í?

U -o

JS 1 <y
-c
J 2 :C0. O^cJOz)
| l
S

3? 3 *
"3 ^
cCcS o
so o.
2
O a
£3

-tí
«

CQ 'ca

to
O

CQ

O

o

<U
^ O

£O ^c
& «
H £

*73

O
-O

CO

3

298
ui

o
.y
o
'w

— v
o -5

ca

X -c
.aj

w Jú

’o

o 5£ w

tí "O
«i -5t*

8 2 0 S O
Koo-_0
§
4> 7O
=^ 1 i e
“O
¡o o

-tí ¡j
■ü
4> jj
U JSo -1O
3
3
0
3
W
*•* u
-O

CQ 3

J2 K¿

o &£•

e
ao

j* ^

ü vSá g ^

O

p tí

rio específico (como Ucrania, el Sureste, el Generalgouvernement). A veces, un mando territorial o un mando de unidad (como el OB del Sureste y el Comandante
del Grupo E del Ejército) iban unidos en la misma persona.

Nota: el Wehrkreisbefehlshaber era el comandante de un distrito militar (designado mediante números romanos). El WB, OR o MB era el comandante de un territo­

-d

El proceso de construcción empezó en los primeros días del régimen nazi, cuando
Himmler y su leal seguidor Heydrich asaltaron el Ministerio del Interior prusiano y se
hicieron cargo de su recién organizada Policía Secreta Estatal (Geheime Staatspolizei, o
Gestapo). Góring era entonces ministro del Interior y Daluege el jefe de policía2.
Ministerio del Interior prusiano
(posteriormente Ministerio del Interior del Reich)
Ministro: Góring (seguido por Frick)
I
Staatssekretar: Grauert
Jefe de policía: Daluege
Jefe de la G estapo (en sucesión):
Diels, Hinkler, Diels, Himmler (representado por Heydrich)
A continuación, Heydrich (como adjunto de Himmler) se hizo cargo de una división
especial dentro de la oficina del jefe de la policía de Berlín: la Landeskriminalpolizeiamt,
o Policía Penal (Kripo)3. La Gestapo y la Policía Penal se separaron posteriormente de
sus organizaciones matrices y se unieron para formar la Hauptamt Sicherheitspolizei (Dirección General de la Policía de Seguridad). Heydrich ocupaba todos los puestos clave
en esta oficina4:
Jefe de la Policía de Seguridad: Heydrich
Administración y Derecho: Dr. Best
Gestapo: Heydrich
Kripo: Heydrich
La creación de la Policía de Seguridad como organismo del Estado fue acom pañada
por la formación paralela de un sistema de inteligencia del partido, el denominado Ser­
vicio de Seguridad (Sicherheitsdienst, o S D ). Heydrich tenía ahora dos direcciones gene­
rales: la H auptam t Sicherheitspolizei, que era una organización estatal, y la Sicher-

2 Testimonio de Hans Bernd Gisevius, Trial of the Majar War Crimináis, XII, pp. 168-173, 181.
Gisevius estuvo en la Gestapo en 1933.
3 R. Heydrich, «Aufgaben und Aufbau der Sicherheitspolizei im Dritten Reich», en Hans
Pfundtner (ed.), Dr. Wilhelm Frick und sein Ministerium, Munich, 1937, p. 152.
4 Dr. Ludwig MÜNZ, Führer durch die Behórden und Organisationen, Berlín, 1939, p. 95. A efectos
presupuestarios, el nuevo Hauptamt se situó dentro del Ministerio del Interior.

299

heitshauptamt, que era una organización del partido. El 27 de septiembre de 1939,
Himmler emitió una orden en virtud de la cual ambas oficinas se amalgamaron en la
Dirección General de Seguridad del Reich Reichssicherheitshauptamt, o R SH A 5, en el
cuadro 7.3 se presenta el diagrama).
La organización de la R SH A se presenta de forma abreviada en el cuadro 7-4. En este
cuadro podemos observar que la R SH A revelaba en su estructura la historia de su orga­
nización. De tal forma, la Policía de Seguridad comprendía las sudirecciones generales IV
y V (Gestapo y Kripo), mientras que el Servicio de Seguridad funcionaba en las sudirecciones generales III (Interior) y VI (Exterior)6. A partir de entonces, el propio Heydrich
llevó el título de Chef der Sicherheitspolizei und des SD, abreviado Chef SP und SD.
La R SH A disponía de una enorme red regional, que incluía tres tipos de organiza­
ción: una en el Reich y en las áreas incorporadas, otra en los territorios ocupados, y la
tercera en los países en los que se estaba realizando la invasión. Esta red se retrata en
el cuadro 7.5. Obsérvese que fuera del Reich la Policía de Seguridad y el SD estaban
completamente centralizados, hasta el ámbito local (o de unidad). Por el momento, sin
embargo, nos ocuparemos sólo de la maquinaria en las áreas recientemente invadidas:
los denominados Einsatzgruppen. Estos grupos constituyeron las primeras unidades
móviles de exterminio7.

Cuadro 7.3. Formación de la R SH A
PARTIDO

ESTADO
Gestapo

Kripo

Hauptamt Sicherheitspolizei
(Dirección General de la Policía de Seguridad)

Sicherheitshauptamt
(Dirección General de Seguridad)

Reichssicherheitshauptamt - RSHA
(Dirección General de Seguridad del Reich)

5 Orden de Himmler, 27 de septiembre de 1939, L-361.
6 La Sudirección General IV se denominaba «Subdirección General de Investigación y Combate de
los Enemigos» (Gegner-Erforschung und Bekdmpfung). La Subdirección General V se denominaba «Subdi­
rección General de Lucha contra la Delincuencia» (Verbrechensbekampfung). Los servicios de inteligencia
interior (Subdirección General III) se denominaba «Áreas de vida alemana» (Deutsche Lebensgebiete).
7 En cuanto a una historia completa de los Einsatzgruppen, véase Helmut Krausnick y Hans
Heinrich Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, Stuttgart, 1981. La primera parte (pp. 12-279),
escrita por Krausnick, trata de la evolución y las operaciones de los Einsatzgruppen en su conjunto.
La segunda parte (pp. 279-643), escrita por Wilhelm, es un estudio del Einsatzgruppe A.

300

El contexto sobre el que se desplegaron los Einsatzgruppen fue la operación «Barbarossa», concebida para acometer la invasión de la U R SS. Una anotación escrita de la
misión apareció en el diario de guerra del Wehrmachtführungsstab (WFSt) del OKW el
3 de marzo de 1941, en un momento en que los planes de invasión estaban ya muy avan­
zados. El contenido de la entrada era un proyecto de directiva destinado a los comandan­
tes de tropa, que había preparado el Landesverteidigung de la oficina de Warlimont en el
W FSt, y que había sido remitido por el Jefe del W FSt, Jodl, a Hitler para su aprobación.
El diario de guerra contiene el anexo de Jodl con los comentarios de Hitler, incluido un
argumento filosófico que define la próxima batalla como un enfrentamiento entre dos
concepciones del mundo, y varias afirmaciones específicas, en una de las cuales Hitler
declaraba que habría que «eliminar [besitigt]» a «la inteligencia [Inteligenz] judeobolchevique». En opinión de Hitler, estas tareas eran tan difíciles que no se podían confiar al
ejército. El diario de guerra presentaba a continuación las instrucciones dadas por Jodl a
Warlimont para que revisara el proyecto de conformidad con las «directrices» estableci­
das por Hitler. U na cuestión que el Reichsführer-SS debe explorar, afirmaba Jodl, era la
introducción de órganos de las SS y de la Policía en el área de operaciones del ejército.
Jodl consideraba que dicho movimiento era necesario para asegurar el «control» inme­
diato de los jefes y comisarios bolcheviques. En conclusión, se le dijo a Warlimont que
podía contactar con el O K H para acordar las revisiones, y que debía remitir un nuevo
proyecto para que Keitel lo firmase el 13 de marzo de 19418.
En la fecha especificada, Keitel firmó la directiva revisada. El párrafo decisivo era
una declaración en la que se informaba a los comandantes de tropa de que el Führer
había encargado al Reichsführer-SS el desempeño de tareas especiales en el área de
operaciones del ejército. En el marco de estas tareas, que eran producto de una batalla
hasta el fin entre dos sistemas políticos opuestos, el Reichsführer-SS actuaría indepen­
dientemente y bajo su propia responsabilidad. Iba a asegurarse de que el cumplimiento
de su tarea no interrumpiese las operaciones militares. Los detalles los establecerían
directamente entre el O K H y el Reichsführer-SS. A l comienzo de las operaciones, la
frontera de la U R SS se cerraría a todo el tráfico no militar, excepto los órganos policia­
les despachados por el Reichführer-SS en cumplimiento de la directiva del Führer. Las
dependencias y los suministros para estos órganos serían reguladas por el O K H /G enQ u
(Alto M ando del Ejército/Cuartel General: W agner)9.

8 Percy S c h r a m m y Hans-Adolf J a c o b s e n (eds.), Kriegstagebuch des Oberkommandos der Wehrmacht (Wehrmachtführungsstab) 1940-1945, Fráncfort del Meno, 1965, vol. 1, pp. 340-342.
9 Directiva del OKW /L (firmada Keitel), 13 de marzo de 1941, NOKW-2302. Véase también
la crónica detallada presentada por Walter WARLIMONT, Im Hauptquartier der deutschen Wehrmacht
1939-1945, Fráncfort del Meno, 1962, pp. 166-187; y el interrogatorio a Warlimont de 25 de octu­
bre de 1962, realizado por el fiscal del Landgericht Múnich II, Causa Wolff, 10a Js 39/60, Z-Prot II/

301

CLi
q q
3

|

4-)

CS W

U o

O S Í
O en PQ

c
'O
Cuadro 7.4. Organización de la R SH A


rt
ao
i r
03

C

o ®
CX, t*
3 PJüh
O

es

«2

.a

en

&
.2 v
-* dS
K «
w a:
c¿ t¿
Oí 2
O O
'«lc-H
ti '■cM
d
M -Q
3 3
¿5 ¿5
O O

c03

ÜU
>*

'O

a>
z
p¿

o
’~cS
4-J
rJ0
O

es

-Q

3
4-*

en

O
-o

j
d
s-í
cd
-D
3


X!rt
3

O

o

”d

rt

£

<

J3
c
w
G*
c<
de

"d

iZ
>

< a
hS

«

1

1tí

OJO

u
*C
T3
>s
0)
£

■*1“

Wi

<U w

a>

O -

’ü

Q
""té
_D

O
O

en en

O


O
^
<y
r-uC -r¡
1> to
Oh Q <e
c rg
en en p
U ^^ g
i<
->
c
O
r- £U II
■V tí
13 o

VW
>
-O 'Q a vg
'O <tj3
CU
<U \¿>
>- ü
’u ‘g
3 3 ^
<
U
-i ca
a O
s -s
I I 8 *«- 3
3 4O
o
->
-O9 *cea •¿3
Of -o OJ o O » V3
ü
s
S EfO JS ü Q O rt
on x~
Qh eu 3
LO n . cü -q <

O - ro m
ro j <
%>< < < < < < cü U ó a
O s ¿

O O

& J5
Si
en
'5

Q en

CO CO

3

3 -e
3
« CO ^C5 -9
en O en en en

On

en

"ój

>>

CL.

^


tsC ^OS
.S, T2

rt "rt ca g
• O

■h S S
*tí
y
'es
£3 3
4a>
-tí1 O
W
-i Z U W
7 < co U Q

o

a
'tí
3
c:
s
<L» rt
o
O -§ tí tí <J
w
&1
^ ^ ^ en
s ^
B
< < < < < CQ
£

>

302

es

CO

cd
-D
Vi

en tr> X co

o
-o

2

Q

_03

§ 3
S O
IX¡
5?.
•- W

> >

0H

£

'S


o-

ai

J3

u
o


CUd> £
títí ^

ce
_Q

u u u 3

> > > C/)

•2, 5



cti rt

>- Ju

O o
o.

co jjj'
es
oj

a

O U

Co
TJ ^
M
5

*—l CS

3 P
íá
a £
> o

W

< u3

j-i rt cc

CO > >

cd

co

x2
■o

o S
O £ n.

^ ctío ctío
O u

s s

c 2

S

« o
g « ¿ 3

G F
o

O ^
CQ CÜ m í¿ U Q w w
^ í¿- ■> :> :> :¿

.o o
3
^ tí X3

t* 'T? flj «5

o £ q 3 Í

•g* < ® U Q

¡*¡ í> ^

:> ■>

VD

H^ -

=
w <feu 3

<GuO
nj CG
r- •-

i

w

c:
'd

£
v-

W)

O ¿_3 t3 O

-S <

CQ U Q W u-

á > > > > > >
co

>

303

'2
‘o

v2
> "O
'2
S) m

° Zt D
>

Nota: organigrama de la RSHA en 1941, L-185. Organigrama de la RSHA a 1 de octubre de 1943, L-219. Antes de que acabase la guerra, Panzinger (IV-A) se hizo cargo de la Kripo. Organigrama del gobierno del Reich en 1945, certificado por Frick, PS-2905.

Q

< hJ
Q >

"O
cro

9o

3 w
f_
<L) gQ

C

W

Cuadro 7.5. La maquinaria regional de la RSHA

CQ
-O
C3 o
-C

c Q

Q

3
<

¡¡¿

£ 2

1» IS
T3
>•
<U Q,

C
a

1> CO
n rt

C

a

cd O
& tí

on .ü

I

Q

Q
en
T3

tí3

X

o

Oh 02
!/3

2G 4i-<)
s-s
O

«

C .2
J1J
<J
"3 'o "o
J

o oO -2<u
. . ü T3
Ceí u
* á

y,/
O 'O

8 J2 »

'Trtd

s¡ j 2 'S -£ >c
íss qj im 52 3
& 'Td W
> £ O" C»

r*

^
»-M

c3 C CO o
<2
^ .° c o cdj T3
1>
D
2 y 3 j <ji O
o. u
9*
a,
£COát i 4^ _i3 C/l
S ^ ,S¿

0 '3 °

304

<

o

-

<U

l O ^ ^3

o
u í<
<s
ü CO ■jg
</>
<;

<u

-s„
jj

O P |

23 s

o

Nota: basado en las declaraciones juradas de Hótd y Ohlendorf, 28 de octubre de 1945, PS'2364.

CO
l- "T
3

Cin
on

CU
co
<I-u
os Q ^
T3 C / D ^c To3
e

Halder, Jefe del O KH , ya había sido informado de la «tarea especial [Sonderauftrag]»
de Himmler el 5 de marzo, y cuando ocho días después se emitió la directiva del OKW,
hizo una anotación críptica sobre una «Conversación Wagner-Heydrich: cuestiones
policiales, aduanas fronterizas»10.
La cadena de comunicaciones Hitler-Jodl-Warlimont-Halder-Wagner-Heydrich no
era ciertamente la única. Más corta y directa era la ruta de Hitler a Himmler y de
Himmler a Heydrich, pero no existe un registro de las instrucciones o «directrices»
transmitidas por este canal durante las dos primeras semanas de marzo.
La correspondencia del ejército continúa. Incluye el proyecto de un acuerdo a partir
de las negociaciones Wagner-Heydrich. Fechado el 26 de marzo de 1941, el acuerdo entre
el Ejército y la R SH A esbozaba los términos bajo los cuales los Einsatzgruppen podían
operar en la U R SS ocupada. La frase crucial del proyecto establecía que «dentro del
marco de sus instrucciones y bajo su propia responsabilidad, los Sonderkommandos tie­
nen derecho a tomar medidas ejecutivas contra la población civil [Die Sonderkommandos
sirtd berechtigt, im Rahmen ihres Auftrages in eigener Verantwortung gegenüber der Zivilbevolkerung lixekutmnassrlühmen zu treffen]». Los dos organismos acordaron también que las
unidades móviles podían moverse en las áreas de retaguardia de cada grupo del ejército y
en las del ejército. Se dejó claro que los Einsatzgruppen estarían administrativamente
subordinados al mando militar, pero que la R SH A retendría el control funcional sobre
ellos. Los ejércitos controlarían los movimientos de las unidades móviles. Los militares
proporcionarían a los Einsatzgruppen alojamientos, gasolina, raciones de alimentos, y, en
la medida de lo necesario, comunicaciones por radio. Por otra parte, las unidades de
exterminio recibirían «directivas funcionales» (fachliche Weisungen) del jefe de la Policía
de Seguridad y del SD (Heydrich) de esta forma:
Com andante en Jefe
del Ejército
(von Brauchitsch) ----------------------------» Grupos del Ejército

R SH A

funcional
---------------------------------- >

territorial
Einsatzgruppen

vol. 3, pp. 842-847, Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen, Ludwigsburg. El uso de las unida­
des móviles en sí no carecía de precedentes. Véase HStuf. Schellenberg al Obf. Jost, 13 de septiem­
bre de 1938, URSS-509, sobre la asignación de dos Einsatzstábe a Checoslovaquia. Los Einsatzgrup­
pen aparecieron en Polonia en 1939, y en 1940 se enviaron pequeños destacamentos de la Policía de
Seguridad hacia el oeste. De acuerdo con Streckenbach, los Einsatzgruppen se planearon para Ingla­
terra, y en la campaña de los Balcanes se desplegaron dos Kommandos. Interrogatorio a Bruno Strec­
kenbach, 13 de noviembre de 1962, Causa Wolff, Z-Prot. II/vol. 3, pp. 977-987.
10 E Halder, Kriegstagebuch, cit., vol. 2, pp. 303, 311.

305

Las relaciones de los Einsatzgruppen con la Policía Secreta sobre el Terreno (Geheime Feldpolizei, o GFP) del ejército debían basarse en una separación estricta de juris­
dicciones. Cualquier cuestión relacionada con la seguridad de las tropas la manejaría
exclusivamente la Policía Secreta sobre el Terreno, pero los dos servicios debían coo­
perar mediante un puntual intercambio de información: los Einsatzgruppen debían
informar a la GFP de todos los asuntos que le concerniesen y, viceversa, la GFP debía
enviar a los Einsatzgruppen toda la información perteneciente a su esfera de compe­
tencia (Aufgabenbereich) n .
Las conversaciones definitivas entre el ejército y la R SH A se llevaron a cabo en mayo
de 1941- A l principio, los negociadores fueron el Generalquartiermeister Wagner y el
jefe de la Gestapo, Müller. Entre ambos no consiguieron llegar a un acuerdo. A petición
de Wagner, Müller fue en consecuencia reemplazado por un subordinado, el SS-Sturmbannführer Regierungsrat Schellenberg, entonces jefe del IV-E. Schellenberg, elegido
por su experiencia en materia de protocolo, redactó las condiciones definitivas. Diferían
el borrador inicial sólo en un aspecto importante. A los Einsatzgruppen se les permitiría
no sólo operar en las áreas de retaguardia de los grupos del ejército y en las del ejército,
sino también en las áreas de cuerpos del ejército situadas justamente en la línea de fren­
te. Esta concesión fue de gran importancia para los Einsatzgruppen, porque había que
capturar a las víctimas tan pronto como fuera posible. N o se les debía dar ninguna adver­
tencia y ninguna oportunidad de huir. La versión definitiva del acuerdo fue firmada a
finales de mayo por Heydrich en nombre de la R SH A y por Wagner en nombre del
O K H 12. Se había establecido la alianza.
El siguiente paso, en lo que a la R SH A se refiere, fue la formación de los Einsatz­
gruppen. Esta no disponía de unidades móviles a mano; había que crearlas de cero para
cada nueva invasión. En consecuencia, se enviaron órdenes a hombres de la sede cen­
tral y de las delegaciones regionales de la Policía de Seguridad y del SD para que se diri­
giesen al centro de adiestramiento de la Policía de Seguridad de Pretzsch, y de allí al
punto de reunión, ubicado en D üben13.
11 Texto del borrador, fechado el 26 de marzo de 1941, adjunto en la carta enviada por Wagner
a Heydrich, 4 de abril de 1941, con copias al OKW/Abwehr (Canaris) y al OKW /L (Warlimont),
NOKW-256.
12 Declaración jurada de Schellenberg, 26 de noviembre de 1945, PS-3710. Declaración de
Ohlendorf, 24 de abril de 1947, NO-2890. N o se ha encontrado el texto del acuerdo definitivo.
13 Principalmente se reclutó personal de las oficinas en las que se podía prescindir más fácilmen­
te de éste. Interrogatorio de Streckenbach, Causa Wolff, Z-Prot II/vol. 3, pp. 977-987. En H. Krausnick y H. H. Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit., pp. 141-150, se puede encontrar
una explicación detallada del procedimiento de nombramientos. Eichmann recuerda haber asistido
a una gran reunión en un cine donde se dio el nombre de los jefes de Einsatzkommando. Véase el
testimonio de Eichmann en su juicio, sesión 102, 19 de julio de 1961, pp. H l, II.

306

En total, se establecieron cuatro Einsatzgruppen, cada uno del tamaño de un b ata­
llón. Las unidades operativas de los Einsatzgruppen eran los Einsatzkommandos y los
Sonderkommandos, del tamaño de una compañía. Tanto los Einsatzgruppen como los
Kommandos tenían unos Estados Mayores de gran tamaño, con secciones que repre­
sentaban al Servicio de Seguridad, a la Gestapo y a la Policía Penal14. El número de ofi­
ciales era mucho mayor que en una unidad de combate militar de tamaño comparable,
y sus rangos eran superiores. El cuadro 7.6 enumera los oficiales que estaban al mando
de los Einsatzgruppen y de los Kommandos.
¿Quiénes eran estos hombres? ¿De dónde procedían? Dos de los comandantes de los
Einsatzgruppen iniciales fueron tomados directamente de la R SH A : el jefe de la Policía
Penal, Nebe, y el jefe del SD-Interior, O tto Ohlendorf. La historia del nombramiento
de Ohlendorf arroja mucha luz sobre la actitud de los verdugos y, en un sentido más
amplio, sobre todo el proceso de destrucción.
En 1941, O hlendorf era un joven de treinta y cuatro años. H abía estudiado en tres
universidades (Leipzig, G otinga y Pavia) y obtenido el grado de doctor en leyes. Com o
hombre de carrera, había alcanzado un puesto de director de investigación en el Ins­
tituto para la Economía M undial y el Transporte Marítimo de Kiel. En 1938 era tam ­
bién Hauptgeschaftsführer del Reichsgruppe H andel, la organización de comercio ale­
mana. Aunque O hlendorf se había afiliado al partido en 1925, a las S S en 1926 y al
SD en 1936, consideraba sus actividades de partido, e incluso su cargo de jefe del SD Interior, com o un elem ento marginal de su carrera profesional. D e hecho, dedicó sólo
cuatro años (1939-1943) a la actividad a tiempo completo en la R SH A , porque, en 1943,
se convirtió en Ministerialdirektor y adjunto del Staatssekretar en el Ministerio de
Econom ía15.
Heydrich era un hombre al que no le gustaban los subordinados con lealtades divi­
didas. Ohlendorf era demasiado independiente. Heydrich no quería a nadie que fun­
cionase ehrenamtlich (es decir, a título honorario). Las «medidas ejecutivas» que había
que tomar en Rusia requerían una atención com pleta e íntegra. A sí fue como el inte­
lectual O tto O hlendorf se encontró al mando del Einsatzgruppe D 16.
Algo similar se puede contar de Ernst Biberstein, que asumió el mando del Einsatzkommando 6, perteneciente al Einstazgruppe C, en el verano de 1942. Biberstein era
un hombre algo más mayor, nacido en 1899. Había sido soldado raso en la Primera G ue­
rra Mundial. En 1924 se convirtió en pastor protestante y en 1933 ascendió a Kirchen-

14 Véase la composición de los Estados Mayores en el cuartel general del Einsatzgruppe A y en
el Einsatzkommando 2, tal y como se reproduce en H. Krausnick y H. H. Wilhelm, DieTruppe des
Weltanschauungskrieges, cit., pp. 290-293.
15 Declaración jurada de O tto Ohlendorf, 4 de marzo de 1947, NO-2409.
16 Declaración jurada de Ohlendorf, 14 de julio de 1946, SD(A)-44-

307

Cuadro 7.6. Oficiales de los Einsatzgruppen y de los Kommandos
Einsatzgruppe A
Sonderkommando
Sonderkommando
Einsatzkommando
Einsatzkommando

la
Ib
2
3

Stahlecker (Jost)
Sandberger
Ehrlinger (Strauch)
R. Batz (Strauch, Lange)
Jager

Einsatzgruppe B
Sonderkommando 7a
Sonderkommando 7b
Sonderkommando 7c
Einsatzkommando 8
Einsatzkommando 9
Vorkommando Moskau

Nebe (Naumann)
Blume (Steimle, Rapp)
Rausch (Ott, Rabe)
Bock
Bradfisch (Richter, Isselhorst, Schindhelm)
Filhert (Schafer, Wiebens)
Six (KHngelhofer)

Einsatzgruppe C
Einsatzkommando 4a
Einsatzkommando 4b
Einsatzkommando 5
Einsatzkommando 6

Rasch (Thomas)
Blobel (Weinmann, Steimle, Schmidt)
Herrmann (Fendler, F. Braune, Haensch)
E. Schulz (Meier)
Kroger (Mohr, Biberstein)

Einsatzgruppe D
Einsatzkommando
Einsatzkommando
Einsatzkommando
Einsatzkommando
Einsatzkommando

Ohlendorf (Bierkamp)
Seetzen (Christmann)
Persterer
Zapp
B. Müller (W. Braune, R Schulz)
Nosske (Ministerialrat E. Müller)

10a
10b
lia
11b
12

Nota: RSHA IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 129,4 de noviembre de 1941, NO-3159.
Declaración jurada de Eugen Steimle, 14 de diciembre de 1945, NO-3842. Declaración jurada de Adolf
Ott, 29 de abril de 1947, NO-2992. Declaración jurada de Erwin Schulz, 26 de mayo de 1947, NO-3473.
Declaración jurada de Karl Hennicke (Oficial del SD-Interior, Einsatzgruppe C), 4 de septiembre de 1947,
NO-4999. Declaración jurada de Heinz-Hermann Schubert (asistente de Ohlendorf), 7 de diciembre de 1945,
NO-511. H. Krausnick y H. H. Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit., pp. 644-646. Los co­
mandantes de los Einsatzgruppen tenían el rango de Brigadefiihrer o Gruppenführer; es decir, eran oficiales
generales. Los dirigentes de los Kommandos eran Sturmbannfíihrer, Obersturmbannfiihrer o Standartenfuhrer
(mayores, tenientes coroneles o coroneles).

probst. Después de once años como ministro, Biberstein entró en el Ministerio de Asuntos
Eclesiásticos. En 1940 fue transferido a la R SH A . Este traslado no debería resultar muy
sorprendente, porque el Ministerio de Asuntos Eclesiásticos era un organismo del Estado.
Además, Biberstein se había afiliado al partido en 1926 y a las S S en 1936.
Pero Biberstein seguía siendo hombre de iglesia. C uando le enseñaron las oficinas
de la R SH A , mostró ciertos recelos respecto a su nuevo entorno. Inmediatamente,
Heydrich lo envió a O ppeln a que se encargase de la delegación local de la Gestapo.
En este puesto, Biberstein ya había sido introducido en el proceso de destrucción,

308

porque tenía que ocuparse de la deportación de los judíos de la ciudad de O ppeln a
los centros de exterminio del este. En la primavera de 1942, Heydrich fue asesinado
y Biberstein, que dejó de estar protegido por su entendim iento personal con el jefe de
la R SH A , fue repentinam ente transferido al terreno de operaciones, a dirigir las m a­
tanzas17.
Com o O hlendorf y Biberstein, la gran mayoría de los oficiales de los Einsatzgruppen
eran profesionales liberales. Incluían un médico (W einmann)18, un cantante de ópera
profesional (Klingelhófer)19, y gran número de abogados20. Estos hombres no eran en
ningún sentido matones, delincuentes, criminales comunes, ni maniacos sexuales. La
mayoría eran intelectuales. En general, estaban en la treintena, e indudablemente que­
rían cierto grado de poder, fama y éxito. Sin embargo, no hay indicios de que ninguno
de ellos pidiera que lo asignaran a un Kommando. Todo lo que sabemos es que llevaron
a sus nuevas tareas todas las habilidades y la instrucción que eran capaces de aportar.
Estos hombres, en resumen, se convirtieron en verdugos eficaces.
La fuerza total de los Einsatzgruppen era de unos 3.000 hombres. N o todo el perso­
nal se reclutó de la Policía de Seguridad y del SD. De hecho, hubo que pedir prestado
la mayor parte del personal alistado. D esde Berlín se despachó todo un batallón de la
Policía del Orden porque la Policía de Seguridad no podía destacar tanta gente sobre el
terreno21. Además, los Einsatzgruppen recibieron hombres de las W affen-SS22. En el
teatro de operaciones, el Einsatzgruppe A aumentó su fuerza aún más añadiendo a su
nómina ayudantes indígenas como policía auxiliar. La composición resultante del per­
sonal de este Einsatzgruppe se indica en el siguiente cuadro, que muestra la distribu­
ción de sus miembros23:

17 Interrogatorio de Em st Biberstein, 29 de junio de 1947, NO-4997.
18 Declaración jurada de Eugen Steimle, 14 de diciembre de 1945, NO-3842.
19 Declaración jurada de Waldemar Klingelhófer, 17 de septiembre de 1947, NO-5050.
20 Sobre el Einsatzgruppe A, véase H. Krausnick y H. H. Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit., pp. 281-285.
21 Declaración jurada de Adolf von Bomhard (Kommandoamt, Policía del Orden), 13 de julio de
1946, SS(A )-82. En 1941 fue el IX Batallón, en 1942, el Tercero. Hans-Joachim Neufeldt, Jürgen
Huck, y Georg Tessin, Zur Geschichte der Ordnungspolizei 1936-1945, Coblenza, 1957, pt. II, p. 97; H.
Krausnick y H. H. Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit., pp. 146-147. Las compañías
de la Policía del Orden llegaron después del comienzo de las operaciones. Véase R SH A IV-A-1,
Informe sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 8 (25 copias), 30 de junio de 1941, con respecto al
Einsatzgruppe C (denominado B en ese momento), NO-4543. Las compañías se dividían en dos Einsatzkommandos, de tal forma que un Kommando no recibiría más que un pelotón.
22 Del Primer Batallón del disuelto Decimocuarto Reg. Inf. de las SS, H. Krausnick y H. H. Wil­
helm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit.
23 Informe del Einsatzgruppe A, 15 de octubre de 1941, L-180.

309

Waffen-SS
Conductores de motocicleta
Administración
Servicio de Seguridad (SD)
Policía Penal (Kripo)
Policía del Estado (Stapo)
Policía Auxiliar
Policía del Orden
Mujeres empleadas
Intérpretes
Operadores de teletipo
Operadores de radio
Total

340
172
18
35
41
89
87
133
13
51
3
8
990

El Einsatzgruppe A era el grupo de mayor tam año24.
A comienzos de junio, mientras se reunían los Einsatzgruppen, se celebró una reunión plenaria en el edificio del O KW en Berlín. A ella asistieron Canaris, Wagner, Heydrich, Schellenberg y gran número de oficiales de Ic (servicios de inteligencia). Esta fue
la última oportunidad de planear la estrecha coordinación de las actividades de los Einsatzgruppen y del ejército25.
A pesar de los detalles establecidos en estos acuerdos, la misión en sí no se había
delineado. Las instrucciones eran orales, y los ponentes no visualizaban aún claramen­
te lo que ocurriría. Los oyentes de los Einsatzgruppen salieron de esa reunión tan solo
con una vaga impresión de su tarea. N o se les había dado un conjunto sucinto de órde­
nes para la acción concreta.
N o obstante, en el transcurso de las diversas fases preparatorias se articularon determina­
das ideas drásticas. Los cuatro comandantes de los Einsatzgruppen recibieron instrucciones de
Himmler en persona. De acuerdo con Ohlendorf, el único de los cuatro que testificó después
de la guerra, les informaron de que una parte importante de su tarea sería la «eliminación
[Beseitigung] de los judíos —hombres, mujeres y niños—y de los funcionarios comunistas»26.
24 Respecto al Einsatzgruppe C, véase la tabulación de las fuerzas al mando del máximo respon­
sable de las SS y de la Policía del Sur el 19 de agosto de 1941, T 501, Rollo 5. Ohlendorf dio cifras
para el Einsatzgruppe D que varían de 400 a 800 hombres en sus declaraciones juradas de 5 de
noviembre de 1945, PS-2620, y 27 de agosto de 1947, N 0-2890.
25 Declaración jurada de Schellenberg, 20 de noviembre de 1945, PS-3710.
26 Declaración jurada de Ohlendrof, 5 de noviembre de 1945, PS-2620. La veracidad de Ohlen­
dorf, y la de otros que testificaron haber recibido órdenes de matar a los judíos antes de la partida, ha
sido puesta en duda por Alfred S treim , Die Behandlung sowjetischer Kriegsgefangener im «Fall Barbarossa», Heildelberg, 1981, pp. 74-93.

310

El Standartenführer Jager, del Einsatzkommado 3, recuerda una reunión de unos 50 dirigentes de las SS en Berlín, en la que Heydrich declaró que en caso de guerra con Rusia
habría que m atar a los judíos del Este. Uno de los hombres de la Gestapo preguntó:
«¿Tenemos que fusilar a los judíos? [Wir sollen die Juden erschkssen?]». Heydrich contestó
entonces: «Por supuesto [selbstverstandlich]»27. En el centro de instrucción de Pretzsch, el
jefe de personal de la R SH A , Streckenbach, se dirigió a los miembros de los Einsatzgruppen en términos más generales. Les dijo a dónde iban y les dio instrucciones de pro­
ceder sin piedad (dass dort rücksichtslos durchgegriffen werden müsste)28.
H asta el lanzamiento de la campaña militar, no se emitieron directivas específicas escri­
tas ni orales. En conjunto, estas órdenes no revelan un plan preconcebido. Indican en rea­
lidad una política evolutiva con un efecto cada vez más amplio. La locución «todos los
judíos» apareció por primera vez el 28 de junio de 1941, en un borrador de la Dirección
General de Seguridad del Reich. Esta disposición se limitaba al fusilamiento de los prisio­
neros de guerra soviéticos29. Una carta enviada por Heydrich el 2 de julio a los cuatro
máximos responsables de las SS y de la Policía destinados a los territorios recientemente
invadidos recapitula las que él declara que han sido sus instrucciones a los Einsatzgruppen.
En este resumen hay un apartado titulado «ejecuciones», con una línea que hace referen­
cia a los «judíos que ocupen puestos en los organismos del partido y del Estado»30. El 11
de julio, el Comandante del Regimiento de policía del Centro transmitía a sus batallones
una orden del máximo responsable de las SS y de la Policía del Centro para que fusilasen
inmediatamente a todos los varones judíos de edades comprendidas entre los diecisiete y
los cuarenta y cinco años que hubiesen sido detenidos por «saqueadores»31. Tres semanas
27 Resumen del interrogatorio al que fue sometido Karl Jager, 15 de junio de 1959; en Landeskriminalamt Baden-Württemberg, Sonderkommission/Zentrale Steile, 1/3-2/59. Jager se suicidó el 22
de junio de 1959.
28 Declaración jurada de Wilhelm Forster (conductor del Einsatzgruppe D), 23 de octubre de 1947,
N 0 -5520. La especificidad de las instrucciones parece haber estado relacionada con el rango de
aquellos a los que iban dirigidas. Véase la declaración jurada de Walter Blume, 29 de junio de 1947,
NO-4145, en la que se indica que la destrucción de los judíos fue mencionada a los comandantes
de los Kommandos por Heydrich y Streckenbach, y declaración jurada de Robert Barth, 12 de sep­
tiembre de 1947, NO-4992, en la que recuerda un discurso más general de Heydrich a los hombres
reunidos. Véase también H. Krausnick y H. H. Wilhelm, Die Truppe des Weltanschauungskrieges, cit.,
pp. 150-172.
29 Borrador de 28 de junio de 1941, PS-78.
30 Heydrich a Jeckeln, von dem Bach, Prützmann, y Korsemann, 2 de Julio de 1941, Archivos
Federales Alemanes R 70/SU 32.
31 Orden del teniente coronel Max Montua, transmitiendo la orden del máximo responsable de
las SS y de la Policía, von dem Bach, 11 de julio de 1941, Instituto Histórico Militar, Praga, C olec­
ción Polizei Regiment Mitte A-3-2-7/1, Karton 1. Obsérvese, sin embargo, que en diversas localida­
des, los Einsatzkommandos se sintieron autorizados a matar a todos los varones judíos. Así, en Dau-

311

más tarde, Himmler envió una «orden explícita» (ausdrücklicher Befehl) a dos batallones
montados de las SS indicando que se debía fusilar a «todos los judíos» (samtliche Juden),
con la nota explicativa de que las mujeres debían ser conducidas a los pantanos32.
Por el momento, ninguno de estos textos contenía una referencia al aniquilamiento de
familias enteras. La simple palabra «judíos» todavía significaba, principalmente, varones
judíos jóvenes o de mediana edad. A buen seguro, a los judíos restantes no se les iba a
permitir vivir mucho tiempo. Edwin Schulz, comandante del Einsatzkommando 5, decla­
ró después de la guerra que en agosto de 1941 el Dr. Rasch, del Einsatzgruppe C, reunió
a los líderes de Kommando en Zhitomir para trasmitirles una orden dada por Himmler al
líder superior de las SS y de la Policía del Sur, Jeckeln, de acuerdo con la cual había que
matar a todos los judíos (de nuevo, samtliche Juden) , a menos que fuesen necesarios como
mano de obra, y que si era necesario (gegebenenfalls) se disparase también contra mujeres
y niños judíos, para que no hubiera vengadores en el futuro33. Es en este punto donde la
operación se amplió para abarcar -com o se dijo en uno de los informes- a judíos de ambos
sexos y de todas las edades34. Numerosas ciudades se quedaron primero sin hombres ju­
díos y después sin las mujeres judías más jóvenes35. Desde la Ucrania occidental, un ofi­
cial del gobierno militar informó de que en algunas localidades, el cuidado de los niños y
bebés huérfanos judíos había causado dificultades temporales, pero que la Policía de Segu­
ridad ya había resuelto al cuestión36. De esta manera cristalizó el objetivo de la operación.

gavpils, el Einsatzkommando Ib mató a todos los varones judíos identificados por los colaboradores
letones (alie mánnliche Juden kurzerhand erschossen). R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en
la URSS, núm. 24 (33 copias), 16 de julio de 1941, NO-2938.
32 Anotación en el archivo del Batallón Montado del Primer Regimiento de Caballería de las SS,
1 de agosto de 1941, Archivos Federales Alemanes, RS 3-8/36, y anotación en el archivo del Batallón
Montado del Segundo Regimiento de Caballería de las SS, 1 de agosto de 1941, T 354, Rollo 168.
33 Declaración jurada de Erwin Schulz, 26 de mayo de 1947, NO-3644- Más de dos años después,
el 6 de octubre de 1943, Himmler declaró en un discurso pronunciado ante oficiales de alta gradua­
ción del partido: «Se nos planteó esta cuestión: ¿qué hacemos con las mujeres y los niños? También
aquí decidí buscar una solución clara. Pensé que no tenía derecho a exterminar a los hombres -es
decir, matarlos o hacer que los m atasen- y permitir que sus hijos, al convertirse en adultos, se ven­
gasen en las personas de nuestros hijos y nietos», T 175, Rollo 85.
34 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 133 (60 copias), 14 de
noviembre de 1941, NO-2885. La referencia es a Mogilev.
35 Véanse los informes del Feldkommandantur 528 (V) a la Sicherungsdivision (División de
Seguridad) 221, 1 y 13 de septiembre de 1941, sobre la ciudad de Rogachev, T 315, Rollo 1672. Véase
también la correspondencia militar sobre Belaya Tserkov en Helmut KRAUSNICK y Harold DEUTSCH
(eds.), Helmut Groscwth: Tagebuch eines Abwehroffiziers, Stuttgart, 1970, pp. 88-91 y 534-542.
36 Informe del Oberkriegsverwaltungsrat von Winterfeld de la 454.a División de Seguridad/VII
referente al periodo comprendido entre el 16 de agosto y 15 de septiembre de 1941, fechado el 23 de
septiembre de 1941, Archivos Federales Alemanes R 94/26.

312

EL PRIMER BARRIDO

A comienzos de junio, los cuatro Einsatzgruppen se reunieron en Düben. Después de
los discursos de Heydrich y Streckenbach, las unidades móviles de exterminio se trasladaron a sus posiciones. A l Einsatzgruppe A se le asignó el Grupo del Ejército del Norte; el
Einsatzgruppe B fue destinado al Grupo del Ejército del Centro; el Einsatzgruppe C se tras­
ladó al sector del Grupo del Ejército del Sur; y el Einsatzgruppe D se adjuntó al Undécimo
Ejército, que operaba en el extremo sur. A medida que los ejércitos avanzaban hacia las
primeras avanzadas soviéticas, los Einsatzgruppen los seguían, dispuestos a atacar37. Cuan­
do los Einsatzgruppen cruzaron la frontera de la U R SS, cinco millones de judíos vivían bajo
la bandera soviética. La mayoría se concentraba en las partes occidentales del país. C ua­
tro millones vivían en territorios posteriormente invadidos por el ejército alemán:
Territorios colchón38
Á rea báltica
Territorio polaco
Bukovina y Besarabia

260.000
1.350.000
hasta 300.000
hasta 1.910.000
Territorios antiguos39

Ucrania (fronteras anteriores a 1939)
Rusia Blanca (fronteras anteriores a 1939)
República Federal Socialista Soviética Rusa
Crimea
Otras áreas capturadas por los alemanes

1.533.000
375.000
50.000
________ 200.000
aprox. 2.160.000

Aproxim adam ente 1.500.000 de judíos residentes en los territorios afectados huye­
ron antes de que llegasen los alemanes.
37 Inicialmente, el Einsatzgruppe B era el C y el C era el B. Las designaciones se cambiaron después
de que las unidades se trasladasen al campo de batalla, pero la numeración de los Einsatzkommandos
se mantuvo igual, de forma que los Kommandos 7 a 9 operaban al norte de los Kommandos 4 a 6.
38 Aproximaciones de los cálculos realizados por la Comisión de Distribución Conjunta Esta­
dounidense, Report referente a 1939, pp. 31-38, y Report referente a 1940, pp. 19, 27.
39 Solomon M. SCHWARZ, The Jews in the Soviet Union, Syracuse, 1951, p. 15, citando cifras del
censo de 1939 para Ucrania y la Rusia Blanca. Las cifras correspondientes a las áreas R SFSR son
aproximaciones basadas en los datos del censo de 1926 incluidos en Peter-Heinz S er a ph im , Das
Judentum im osteuropáischen Raum, Essen, 1939, pp. 716-718.

313

Los judíos no sólo estaban concentrados en un área situada al alcance del ejército
alemán, sino que vivían en las ciudades. La urbanización judía en la antigua U R SS era
del 87 por 10040; en los territorios colchón era superior al 90 por 10041. El siguiente desglose incluye (aparte de M oscú y Leningrado) sólo localidades invadidas por los alema­
nes42. En general, las cifras, si no los porcentajes, habían aumentado en 1939.
Población judía
(porcentaje respecto
a la población total)

Ciudad y año del censo

O dessa (1926)
Kiev (1926)
M oscú (1926)
Lwow [Lvov] (1931)
Leningrado
Dniepropetrovsk (1926)
Kharkov (1926)
Chi§ináu [Kishiniov] (1925)
Wilno [Vilnius, Vilna] (1931)
Minsk (1926)
C e m áu |i [Chem ovtsi] (1919)
Riga (1930)
Rostov (1926)
Bialystok (1931)
Góm el (1926)
Vitebsk (1926)
Kirovograd (1920)
Nikolaev (1923)
Kremenchug (1923)
Zhitomir (1923)
Berdichev (1923)
Jersón (1920)
Kaunas [Kovno] (1934)
Um an (1920)
Stanislawów [Stanislav] (1931)

153.200
140.200
131.200
99.600
84.400
83.900
81,100
80.000
55.000
53.700
43.700
43.500
40.000
39.200
37,700
37,100
31.800
31.000
29.400
28.800
28.400
27.600
27.200
25.300
24.800

(36,4)
(27,3
(6,5)
(31,9)
(5,3)
(36,0)
(19,4)
(60,2)
(28,2)
(40,8)
(47,7)
(8,9)
(13,2)
(43,0)
(43,6)
(37,6)
(41,2)
(28,5)
(53,5)
(42,2)
(65,1)
(37,0)
(26,1)
(57,2)
(51,0)

40 S. M. Schwarz, The Jews in the Soviet Union, cit., p. 16.
41 Arthur R uppin, Soziofogie derjuden, Berlín, 1930, vol. 1, pp. 348, 391, 398, 401.
42 Datos obtenidos de E H. Seraphim, Das Judentum im osteuropaischen Raum, cit., pp. 716-718.

314

Równe [Rovno] (1931)
Poltava (1920)
Bobruisk (1923)
Brzesc [Brest-Litovsk] (1931)
Grodno (1931)
Pinsk (1931)
Vinnitsa (1923)
Tighina (1910)
Luck [Lutsk] (1931)
Przemysl (1931)

22.700
21.800
21.600
21.400
21.200
20.300
20.200
20.000
17.400
17.300

(56,0)
(28,4)
(39,7)
(44,2)
(43,0)
(63,6)
(39,2)
(34,6)
(48,9)
(34.0)

Estrategia

Durante las primeras semanas de la campaña, los Kommandos avanzaron tan rápi­
damente como les fue posible hacia las proximidades de las líneas del frente. Unidades
del Einsatzgruppe A entraron en las ciudades de Kaunas, Liepáia, Jelgava, Riga, Tartu,
Tallin y en las mayores poblaciones circundantes de Leningrado, con las unidades de
avance del ejército43. El Sonderkommando 7b del Einsatzgruppe C (en aquel momen­
to todavía denominado B) estaba en Brest-Litovsk mientras la lucha continuaba en
búnkers aislados de la ciudadela44. Tres coches del Einsatzgruppe C siguieron a los pri­
meros tanques hasta Zhitomir45. El Kommando 4a del mismo Einsatzgruppe se encon­
traba en Kiev el 19 de septiembre, el día en que cayó la ciudad46. Miembros del Ein­
satzgruppe D se trasladaron a Hotin cuando los rusos todavía la estaban defendiendo47.
Tales movimientos en la línea del frente planteaban dificultades. Ocasionalmente,
los Einsatzgruppen se encontraban en medio de una fuerte batalla. El Einsatzkomman­
do 12, que avanzaba por la línea de costa al este de O dessa para realizar ametrallamientos masivos de judíos, fue sorprendido por un equipo de reconocimiento soviético
43 Informe resumen del Einsatzgruppe A, a 15 de octubre de 1941, L-180. El informe, con anexos
de diversas fechas, supera con creces las 100 páginas. Aunque se prepararon 40 copias, obviamente
se escribió para la RSHA. En general se conoce como el primer informe Stahlecker, para distinguirlo
de un resumen posterior.
44 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 8 (25 copias), 30 de junio de
1941, NO-4543.
45 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 128 (55 copias), 3 de
noviembre de 1941, NO-3145.
46 R H SA IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 97 (48 copias), 28 de sep­
tiembre de 1941, NO-3145.
47 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 19 (32 copias), 11 de julio de
1941, N O '2934.

315

de 2.500 hombres y huyó apresuradamente bajo el fuego48. A veces, un comandante del
ejército aprovechaba la presencia de las unidades móviles de exterminio para ordenarles limpiar un área infestada de partisanos o de francotiradores49. Sólo en casos raros,
sin embargo, una orden del ejército establecía la suspensión de una operación de
exterminio debido a la situación en el frente50. En conjunto, las operaciones de los Einsatzgruppen sólo estaban limitadas por su propio tamaño en relación con el espacio que
debían cubrir.
Los Einsatzgruppen no se movían en unidades compactas. Los Kommandos se sepa­
raban generalmente de los Estados Mayores de grupo, y operaban de manera indepen­
diente. A menudo los propios Kommandos se dividían en destacamentos de avance
(Vorkommandos), que seguían el ritmo de las tropas; y partidas de trabajo del tamaño de
una sección (Teilkommandos) , que penetraban en distritos alejados de las carreteras
principales.
A ntes de que se aclarase el objetivo último de las operaciones, los Einsatzgruppen
no se esforzaron por destruir comunidades enteras. El territorio colchón, que la Unión
Soviética había adquirido en 1939 y 1940, se cubrió esporádicamente, dejando atrás
masas de judíos. Pronto, sin embargo, las matanzas se hicieron más sustanciales.
En el norte, el Einsatzgruppe A avanzó hacia la región del Báltico, y se dispuso a
penetrar en Leningrado. Cuando el ejército alemán se vio primero frenado y después
estancado a las puertas de la ciudad, los Kommandos de los Einsatzgruppen desviaron su
atención hacia un área ocupada, con un denso asentamiento judío, que se extendía
desde el mar Báltico a las porciones occidentales de Bielorrusia. El Einsatzkommando 2
comenzó sus operaciones de mayor envergadura a lo largo de la costa letona (Liepáia y
Riga), el centro de Letonia (Jelgava), y la región lituana que rodea Siauliai51. Un infor­
me resumen del Einsatzkommando 3 en Lituania detalla toda una serie de movimientos
repetitivos. El Kommando cubrió una gran parte del área de Lituania, con salientes en
Dvinsk (Daugavpils), Letonia y cerca de Minsk en la Rusia Blanca. Su informe, fechado
el 1 de diciembre de 1941, contiene 112 entradas de fusilamientos. U na u otra entrada
hace referencia a diversas localidades adyacentes o varios días consecutivos. Se nombran
48 A O del Undécimo Ejército a Ic del Undécimo Ejército, 22 de septiembre de 1941, NOKW-1525.
49 Ic/AO del Undécimo Ejército (Abwehr III), firmado por el jefe del Estado Mayor Wohler, al
Einsatzgruppe D, 8 de agosto de 1941, NOKW-3453. La lucha contra los partisanos «es una tarea de
la Policía de Seguridad». Informe de Stahlecker a 15 de octubre de 1941, L-180.
50 Diario de Guerra, Decimoséptimo Ejército/Operaciones, 14 de diciembre de 1941, NOKW3350. La orden establecía: «Por orden del jefe del Estado Mayor, se pospondrán las acciones judías
(Judenaktionen) en Artemovsk, pendiente de aclararse la situación en la línea de frente». El coman­
dante del Decimoséptimo Ejército era el Generaloberst Hermann Hoth. En el área operaba el Einsatzgruppe C.
51 Informe de Stahlecker para el 15 de octubre de 1941, L-180.

316

61 lugares, y en 14 de estas comunidades el Kommando atacó más de una vez. Así, las
poblaciones de Babtai, Kedainiai, Jonava y Rokiskis fueron asaltadas dos veces; Vandziogala, Utena, Alitus y Dvinsk, al menos tres veces; Raseiniai y Ukmerge, cuatro;
Marijampole, cinco; Panevézys, seis; Kovno (Kaunas), 13; y Vilna (Vilnius), 15 veces.
El intervalo entre redadas en estas ciudades variaba desde una fracción de día hasta 42
días, y la pausa media era de una semana. A lgunas de las principales masacres se pro­
dujeron después de la tercera, la cuarta o la quinta redada52.
A medida que el Einsatzgruppe B avanzaba rápidamente a través de la parte occi­
dental de Bielorrusia, atacó puntualmente los centros de población judíos, pero los dejó
esencialmente intactos. En el otoño, más hacia el este, exterminó una serie de com u­
nidades judías, incluidas las de Bobruisk, Vitebsk y Gómel53. En el interior de Rusia, los
judíos eran menos numerosos y estaban más dispersos. En la carretera de Smoliensk a
Moscú, el Einsatzgruppe informó de que en m uchas poblaciones los soviéticos habían
evacuado a todos los habitantes judíos54.
Empezando desde el sur de Polonia, el Einsatzgruppe C atravesó Galitzia. Cuando
llegó al corazón de Ucrania, informó el 11 de septiembre de que «A l otro lado del frente
parecen haber circulado rumores entre los judíos sobre el destino que pueden esperar de
nosotros [Bei den Juden scheint sich auchjenseits der Front herumgesprochen zu haben, welches Schicksal sie bei uns erwartet]». De hecho, se había encontrado comunidades judías
reducidas entre el 70 y el 90 por 100, y algunas en un 100 por 10055. Tales informes se
multiplicarían en el otoño. Dniepropetrovsk tenía antes de la guerra unos 100.000 habi­
52 Informe del Staf. jager, 1 de diciembre de 1941, Zentrale Stelle der Landesjustizverwaltungen, Ludwigsburg, U dSSR 108, película 3, pp. 27-38. Para cubrir Lituania de esta forma, Jager había
organizado una partida de asalto (Rollkommando) de ocho a diez hombres, bajo el mando del OStuf.
Hamman. La partida de asalto salía casi a diario de Kaunas hacia puntos distantes, donde los litua­
nos locales ayudaban en las redadas y en las matanzas. En la vecina Letonia, el Einsatzkommando
2 se encontraba también tras las líneas. H asta finales de 1941, sus principales matanzas tuvieron
lugar en la costa (Liepáia y Riga), el centro (Jelgava) y la región lituana que rodea Siauliai (Shavli o
Schaulen). Informe de Stahlecker, 15 de octubre de 1941, L-180. Al Einsatzkommando 2 se sumó
un Sonderkommando letón de más de 100 hombres (finalmente dos compañías de tres pelotones
cada una) al mando de un letón con formación jurídica y experiencia policial, Viktor Arajs. A cusa­
ción presentada contra Arajs por el fiscal del Landgericht de Hamburgo, 141 Js 534/60, 10 de mayo
de 1976, pp. 55-66, y sentencia del tribunal de Hamburgo en la causa de Arajs, (37)5/76, 21 de di­
ciembre de 1979.
53 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 148 (65 copias), 19 de
diciembre de 1941, NO-282454 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 123 (50 copias), 19 de
noviembre de 1941, NO-2832.
55 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la U R SS, núm. 81 (48 copias), 24 de octu­
bre de 1941, NO-3154-

317

tantes judíos. Se calculaba que se habían quedado 30.00056, un cálculo que resultó ser
demasiado elevado. En Chemigov, con 10.000 judíos antes de la guerra, el Sonderkommando 4a encontró sólo 30957. A pesar de tales reducciones, el Einsatzgruppe todavía
pudo acceder a grandes concentraciones de víctimas. En una de las primeras de estas
acciones, el Einsatzkommando 4a entró en el gueto de Zhitomir a las cuatro de la madru­
gada del 19 de septiembre y destruyó toda la comunidad, matando a 3.145 personas58.
El Kommando se trasladó a continuación a Kiev, donde mató a 33.771 judíos entre el 29
y el 30 de septiembre59. Cuando llegaron a Kharkov, mataron a unos cuantos rehenes
judíos. El 6 de diciembre, un registro de la población restante de Kharkov reveló la pre­
sencia de 10.271 judíos. Unos días después los reunieron y los trasladaron a una fábrica
de tractores, desde donde los fueron sacando en pequeños grupos para matarlos60.
En el sur, el Einsatzgruppe D esperó la ofensiva rumana. Después cruzó Besarabia y
se estableció en Nikolaiev y Jersón. Allí «resolvió la cuestión judía» m atando a unas
5.000 personas en cada ciudad hacia mediados de septiembre61. Trasladándose a Melitopol, donde una población original judía de 11.000 habitantes se había reducido a
2.000, m ató a ese resto62. En Mariupol, que tenía aproximadamente 18.000 habitantes
judíos antes de la guerra, el Einsatzgruppe capturó y m ató a 8.00063. Girando hacia el
sur, siguió al ejército alemán hasta la península de Crimea, la mayor parte de la cual,
incluida la ciudad de Simferopol, fue ocupada. Sinferopol tenía antes de la guerra
20.000 habitantes judíos, de los cuales se habían quedado 11.000. El Einsatzgruppe los
ejecutó a todos64.
56 RSH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 135 (50 copias), 19 de
noviembre de 1941, NO-2832.
57 Ibid. Se informó también de que la mayoría de los judíos de Kremenchug y Poltava había huido.
RSHA IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 111 (50 copias), 12 de octubre de 1941,
NO-3155.
58 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 106 (48 copias), 7 de octu­
bre de 1941, N O -3140.
59 RSH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 101 (48 copias), 2 de octu­
bre de 1941, N O -3137.
60 Archivos del Oblast de Kharkov, colección de carteles y Fondo 2982, Opis 1, Carpeta 232, y
Opis 3, Carpeta 16. Véase también el informe de los Stadtkommandantur militar de Kharkov, 20 de
agosto de 1942, indicando que no había judíos en la ciudad, T 501, Rollo 34.
61 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 95 (48 copias), 26 de sep­
tiembre de 1941, NO-3147. R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 101
(48 copias), 2 de octubre de 1941, NO-3137.
62 Informe de la Ortskommandantur 1/853 en Melitopol, 13 de octubre de 1941, T 501, Rollo 56.
63 Ortskommandantur 1/853 en Mariupol al comandante del Area de Retaguardia del Ejército
(Korück) 533, 29 de octubre de 1941, T 501, Rollo 56.
64 Ortskommandantur 1/853 en Simferopol a Korück 533,14 de diciembre de 1941, T 501, Rollo 56.

318

Periódicamente, los Einsatzgruppen informaban del número total de personas que
habían m atado hasta ese momento. Para el Einsatzgruppe A, la cuenta a 15 de octubre
de 1941 era de 125.000 judíos ejecutados65. El Einsatzgruppe B anotó el 14 de noviem­
bre de 1941 un total incompleto de 45.000 víctimas66. En el Einsatzgruppe C, la cifra
del Einsatzkommando 4a el 30 de noviembre de 1941 eran de 59.000, y la del Einsatz­
kommando 5, el 7 de diciembre, era de 36.00067. El Einsatzgruppe D recapituló el 2 de
enero de 1942 la matanza de 76.000 personas68.
Hubo una segunda oleada de unidades móviles de exterminio, que avanzaron rápi­
damente detrás de los Einsatzgruppen. Operaban bajo una variedad de mandos y ata­
caban las diversas comunidades que los Einsatzgruppen habían dejado atrás apresura­
damente.
D esde Tilsit, en Prusia Oriental, la G estapo local envió un Kommando a Lituania.
Estos hombres de la Gestapo mataron a miles de judíos al otro lado del río Memel69. En
Cracovia, el Befehlshaber der Sicherheitspolizei und des SD (BdS) del Generalgouvemement, SS-Oberführer Schóngarth, organizó tres pequeños Kommandos. A mediados de
julio, estos Kommandos se trasladaron a las áreas del este de Polonia y, con cuarteles
generales en Lvov, Brest-Litovsk y Biaíystok, respectivamente, mataron a decenas de
miles de judíos70.

65 Informe de Stahlecker a 15 de octubre de 1941, L-180. Mataron también a 5.000 personas no
judías.
66 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 133 (60 copias), 14 de
noviembre de 1941, NO-2825.
67 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 156 (65 copias), 16 de enero
de 1942, NO-3405. Los totales incluyen algunas víctimas no judías.
68 RSH A IV-A-A, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 150 (65 copias) 2 de enero
de 1942, NO-283469 R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la U R SS, núm. 19 (32 copias), 11 de julio
de 1941, NO-2934. RSH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 26, 18 de julio de
1941, NO-2941. Stahlecker menciona que la unidad de Tilsit había matado a 5.500 personas. Infor­
me de Stahlecker a 15 de octubre de 1941, L-180.
70 Orden del comandante, Area de Retaguardia del Grupo del Ejército del Sur, Ic (firmado von
Roques), 14 de julio de 1941, NOKW-2597. R SH A IV-A-1, Informe sobre las Operaciones en la
URSS, núm. 43 (47 copias), 5 de agosto de 1941, NO -2949. R SH A IV-A-1, Informe sobre las O pe­
raciones en la U RSS, núm. 56 (48 copias), 18 de agosto de 1941, NO -2848. R SH A IV-A-1, Infor­
me sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 58, 29 de agosto de 1941, NO -2846. R SH A IV-A-1,
Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 66, 28 de agosto de 1941, NO-2839. RSH A IV-A-1,
Informe sobre las Operaciones en la U RSS, núm. 67, 29 de agosto de 1941, NO-2837. R SH A IVA-1, Informe sobre las Operaciones en la URSS, núm. 78 (48 copias), 9 de septiembre de 1941,
NO-2851. Estos informes, que no cubren todas las operaciones de los tres Kommandos, mencionan
17.887 víctimas.

319

Los máximos responsables de las S S y la policía hicieron entrar en acción fuerzas
adicionales. Himmler había nombrado tres de estos oficiales regionales y había situado
las siguientes unidades de las SS y de la Policía bajo su mando táctico71:
1. El máximo responsable de las SS y de la Policía en el Norte de Rusia, Obergruppenführer Prützmann (seguido en noviembre por Jeckeln), mandaba el Regimiento
Policial del Norte y la Segunda Brigada de Infantería de las SS. La brigada se desplegó
en combate en el frente.
2. El máximo responsable de las SS y de la Policía para Rusia Central, Obergruppenführer von dem Bach, mandaba las siguientes formaciones:
Regimiento de Policía del Centro: teniente coronel M ontua
Brigada de Caballería de las SS (formada en agosto de 1941): Staf. Fegelein
Primer Regimiento de Caballería de las SS : Fegelein (Lombard)
Batallón M ontado: Stubaf. Lombard
Segundo Regimiento de Caballería: Staf. Hierthes
Batallón M ontado: Stubaf. Magill
3. El máximo responsable de las SS y de la Policía del Sur de Rusia, Jeckeln (seguido en noviembre por Prützman) mandaba sobre:
Regimiento de Caballería del Sur: coronel Franz
45 Batallón de Policía
Primera Brigada de Infantería de las SS (motorizada): Brif. Herrmann, com­
puesta por los Regimientos de Infantería O ctavo y Décimo
En el centro y en el sur, las unidades subordinadas a los máximos responsables de las
SS y de la Policía llevaron a cabo grandes matanzas de judíos.
71
Los tres regimientos policiales se establecieron antes de la invasión para el uso de los máximos res­
ponsables de las SS y la Policía del Norte, Centro y Sur de Rusia. Véase el informe del mayor Schmidt von
Altenstadt, 19 de mayo de 1941, NOKW-486. En 1941, no había en la URSS ocupada otras unidades poli­
ciales con tamaño de regimiento, pero entre julio y diciembre se enviaron hacia el este batallones de po­
licía adicionales, algunos de ellos asignados a divisiones de seguridad del ejército. Véase una lista en Peter
LONGERICH, Politik der Vemichtung, Munich, 1998, pp. 308-310. El SS-Kommandostab, formado a mediados
de junio de 1941, estaba compuesto inicialmente por brigadas de las SS y algunas unidades menores. El
28 de junio de 1941, el Stab estaba subordinado personalmente a Himmler. Véase el facsímil del Diario de
Guerra del Kommandostab para 1941, en Fritz BAADE et al. (eds.), Unsere Ehre heisst Trene, Viena, 1965,
pp. 1-91, o en los Archivos del U. S. Holocaust Memorial Museum, Grupo' de Registro 48.004 (Instituto
Histórico Militar, Praga), Rollo 1. Este rollo y el Rollo 2 contienen también informes de las brigadas y mate­
riales del 322 Batallón del Regimiento de Policía del Centro. Respecto a los destinos y los movimientos de
las brigadas, véase el diario de guerra del Kommandostab. Vcase también la asignación de la Brigada de
Caballería de las SS a von dem Bach el 28 de julio de 1941, en Archivos Federales Alemanes, NS 19/3489.

320

El Regimiento de Policía del Centro participó en operaciones que costaron la vida a
2.378 judíos en Minsk72 y a 3.726 en M ogilev73. La Brigada de Caballería de las SS se
trasladó a los terrenos pantanosos del Pripiat. Cuando Himmler ordenó a los dos bata­
llones montados de la brigada que ametrallasen a los varones judíos y que trasladasen
a las mujeres a los pantanos, el comandante del batallón del Primer Regimiento, Lombard, aún no había encontrado muchos judíos en su sector, pero les explicó a sus sol­
dados que no deberían considerar la orden de Himmler como un «reproche» (Rüge),
aunque al mismo tiempo les pidió a los jefes de los destacamentos de reconocimiento
que mantuviesen los ojos abiertos: «que no quede ni un varón judío vivo, ni una sola
familia en las ciudades»74. 10 días más tarde pudo informar de que, además de fusilar a
hombres y «activistas» del Ejército Rojo, había m atado a 6.504 judíos75. Su colega Magilí, del Segundo Regimiento, informó de que los pantanos no eran suficientemente
profundos como para ahogarse, pero que se había ejecutado a 14.178 «saqueadores, y
dem ás»76. Una vez completada su misión, el número de víctimas de la brigada era de
14.178 «saqueadores», 1.001 partisanos y 699 prisioneros de guerra soviéticos77.
En el sur, la primera gran matanza tuvo lugar cuando la Primera Brigada de Infan­
tería de las SS fue cedida al Feldmarschall Reichenau, com andante del Sexto Ejército,
a finales de julio. Cuando Reichenau ordenó a la brigada que destruyese los restos de
la 124 División del Ejército Rojo, a los partisanos y a los «partidarios del sistema bol­
chevique