Está en la página 1de 7
II. LA CONCEPCION NAHUA DEL TIEMPO Y EL ESPACIO DE MANERA semejante al pensamiento maya, las ideas na- huas sobre el tiempo estaban fundidas con las concepciones sobre la creacién del mundo (cosmogonias), la composicion del universo (cosmologia) y el sentido que los dioses le ha- bian dado a la mision de los seres humanos en la Tierra. Son, como se vera adelante, una prolongacién de las con- cepciones cosmogénicas de los olmecas, zapotecos, mayas, teotihuacanos y mixtecos, aunque adaptadas a la circunstan- cia histérica de los mexicas. 1. EL MITO NAHUA DE LA CREACION Los relatos cosmogénicos nahuas refieren que una pareja di- vina le dio origen al mundo: Tonacatecutli y Tonaciuatl, un _desdoblamiento de su dios principal, Ometéou. A semejanza de Ometéotl, esta pareja es autocreada, eterna y la fuente original de la vida. Moraba en el lugar mas alto del cielo, en el decimotercer piso, donde dio origen a cuatro deidades, cada una identificada por un color: Tezcatlipoca (rojo), Tezcatlipo- ca (negro), Quetzalcéatl (blanco) y Huitzilopochtli (azul). 101 MEMOKIA MEXICANA — Después de 600 anos cde inactividad, Quetzalcéatl y Hui- tzilopochtli comenzaron la creacion del mundo. Crearon el fuego y el sol, aunque no un sol entero, sino apenas un medio sol que alumbraba poco. Crearon también a un hom- bre y a una mujer: al hombre le encomendaron que cultiva- se la tierra y a ella que hilase y tejiese. De Oxomuco y Cipactonal (Fig. 51), la primera pareja humana, nacié la ge neracion de los maceuales, a quienes los dioses debian vigi- lar para que no dejaran de trabajar. Simultaneamente crearon el inframundo, con sus dioses Mictlantecutli y Mictecaciuatl, y también los cielos y el agua, en la cual habia “un como Rte tee teem BF sonBare dey me es oe e ec _.°8 e209 f Figura 51. Oxomuico y Cipactonal, la primera pareja humana. Cidice Borhénico: lam. 21. 102 TL, LA CONCRPCION NAHUA. DEL TIEMPO ¥ FL ESPACIO a lagarto”, Cipactli, del que surgié la Tierra. Crearon asimismo el dios del agua, Tlaloc, y su pareja Chalchiutlicue, junto con los numerosos talogues, diosecillos que los ayudaban a vol- car las aguas sobre la Tierra. La primera creacién del universo se hizo “junto y sin diferencia de tiempo”, cuando adn no habia cuenta del tiem- po, ni dias, afios o edades,' A partir de ese momento co- mienza la era de los soles, fa época gobernada por diversas fuerzas que crean el movimiento y le imponen un origen y un final a las sucesivas creaciones del cosmos. Creacion y destruccion de los primeros cuatro soles? Nabui Océlotl. Sol de Tierra. Al terminar la creacién del uni- verso, los cuatro dioses creadores vieron que este sol estaba como inerte y sdlo era alumbrado por una luz crepuscular. Discurrieron entonces que uno de ellos se transformara en sol y lo pusiera en movimiento. Tezcatlipoca, el que se dis- fraza de jaguar, fue el primer dios que se hizo sol y de esta manera dio comienzo a las eras del mundo, pues a partir de este primer sol empezaron a contarse los afios.* Los seres de esta €poca eran gigantes que arrancaban drboles enormes con las manos, pero no sabian cultivar la tierra. Se mante- nian de bellotas y de frutos y raices silvestres, Este sol termi- no abruptamente cuando los gigantes fueron devorados por jaguares feroces y el sol desaparecid. Esto ocurrié en el dia Namado 4 Jaguar. Durdé este primer sol 676 afios. Nabui Ebécatl. Sol de Viento. Entonces los dioses crea- ron el segundo sol y restauraron la vida en el mundo. Esta vez fue el dios creador Quetzalcéatl el que se wansformé en sol y alumbré la Tierra. Los seres de esta edad sdlo comian pifiones (ococentli). Pero ocurrié que Tezcatlipoca, conver- 103 MEMORIA MEXICANA a tido en jaguar, derrib6 al sol de un zarpazo y provecé un vendaval que desarraig6 los arboles y levanto a los seres humanos por los aires. Quienes no perecieron por el viento se convirtieron en monos. Esto sucedié el dia 4 Viento. Durd este segundo sol 676 afios, segtin unos relatos, y 364, segan otros (Fig. 52). Naui Quiguitl. Sol de Fuego. Los dioses creadores hicie- ron surgir entonces el tercer sol, encarnado por Tléloc, el dios de la lluvia y del fuego celeste. Bajo este sol los seres huma- nos se alimentaron de una semilla llamada acecentli que era 00669 , 86600 ni E66 i608 68 £* es : Figura 52 Sol de Viento, Naui Ehécatl. Dibujo basado en el Cédice Vaticano-Rios: lam. V7. 104 Tl, LA CONCEPCION NAIUA DEL TIEMPO ¥ EL ESPACIO como “maiz de agua”. Pero al igual que los soles anteriores, este tercero desapareci6 entre grandes catdstrofes, Ardi6 el sol, llovid fuego del cielo y los seres humanos y sus casas fueron destruidos, y quienes no murieron se volvieron guajo- lotes (pipiltin). Esto ocurrié el dia 4 Lluvia. Duré este tercer sol 312 afios, segin unas fuentes, y 364, segtin otras (Fig. 53). Nabui Ail Sol de Agua. Los dioses crearon entonces el cuarto sol. La diosa Chalchiutlicue, “la de las faldas de jade”, diosa del agua, se convirtié en sol por mandato de Quetzal- céatl. Durante esta edad los seres humanos se alimentaron de una semilla semejante al maiz, llamada cincocopi. Termi- Figura 53. Sol de Fuego, Nabui Quiduitl. Dibujo basado en el Codice Vaticano -Rios: lam. Vi. 105