Está en la página 1de 2

Ballet Folklórico de Amalia Hernández

Historia
En 1952 Amalia Hernández formó su propia compañía de danza. Su experiencia
como bailarina, maestra y coreógrafa, adquirida en la Academia Mexicana de la
Danza, la motivó a crear una pequeña compañía que, en sus inicios, sólo
contaba con ocho integrantes. Este reducido grupo denominado "Ballet
Moderno de México” comenzó a trabajar esporádicamente en la Sala Chopin
haciendo presentaciones con coreografías creadas por la propia Amalia. En
esta primera experiencia como artista independiente, estrenó su conocida
coreografía Sones de Michoacán con un éxito indiscutible. A partir de entonces
su entusiasmo por continuar en el campo de lo folklórico aportándole su
creatividad, se convirtió en el gran reto a enfrentar.
El grupo logró permanecer vigente gracias a que en poco tiempo se le presentó
la oportunidad de trabajar en un programa de televisión titulado Función de
Gala, proyecto que promovió y patrocinó don Emilio Azcárraga Vidaurreta.
Con la responsabilidad de sacar al aire un ballet nuevo por semana, la
directora, bailarina y coreógrafa, hizo uso de su gran talento para presentar
algo diferente en cada ocasión. El resultado fue sorprendente, pues se Logró
realizar un total de 67 programas con un equipo de trabajo que aumentó
paulatinamente a 20 bailarines, entre los que se incluyó la propia Amalia. La
pequeña compañía atrajo a su vez, la atención del Departamento de Turismo,
institución que solicitó a su directora nevar su espectáculo a otros países del
continente. De esta forma, el recién creado ballet visitó Cuba y Canadá e
inclusive participó en el Festival del Pacífico. Por esa misma época -1958-- viajó
también a Los Ángeles, California, donde actuó con motivo de las fiestas
patrias mexicanas.

En 1959 el ballet de Amalia Hernández fue invitado a participar nuevamente
con representación oficial. En esta ocasión el licenciado Miguel Álvarez Acosta,
director del Organismo de Promoción Internacional de Cultura (OPIC), solicitó a
la señora Hernández la preparación de un programa especial para que su grupo
representara a México en los Juegos Panamericanos de Chicago. Se organizó
así una gira en la que el ballet viajó con 50 elementos, adoptando para tal
acontecimiento el nombre de Ballet Folklórico de México.
El resultado obtenido en Chicago proporcionó a la compañía de folklore otra
dimensión. Concretamente, el entonces presidente de México, licenciado Adolfo
López Mateos, manifestó un especial interés y de hecho ofreció al grupo todo
su apoyo para convertirlo en "el mejor ballet del mundo".

a través del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Celestino Gorostiza. el ballet de Amalia Hernández se presenta ininterrumpidamente en ese espacio teatral. Con tan solo siete años de vida artística independiente. Es así como se iniciaron a partir del domingo 11 de octubre de 1959 las funciones permanentes del grupo que en aquel momento llegó a ser identificado como Ballet Folklórico de Bellas Artes. el ballet de Amalia comenzaba su presentación. la señora Hernández consiguió.Como consecuencia del ofrecimiento presidencial. las presentaciones iniciales del ballet de Bellas Artes tuvieron una acogida tan grande que el propio director del INBA. Desde entonces hasta hoy en día. . la compañía había logrado conquistar escenarios internacionales y había obtenido el apoyo oficial gracias al talento y profesionalismo de Amalia Hernández. ofreció a su directora otro horario más para los miércoles por la noche. Después de la exhibición que se hacía de la famosa cortina de cristal al turismo todos los domingos a las 9:30 horas. con la particularidad de que en la actualidad realiza tres funciones semanales: dos los domingos (mañana y noche) y una los miércoles por la noche. Para sorpresa de muchos. aunque sólo por un tiempo. que el grupo fuera programado semanalmente para presentar su espectáculo. quien tuvo la decisión de hacer de su ballet el mejor de los existentes en su campo.

Intereses relacionados