Está en la página 1de 4

La jirafa tiene un corazón sobrealimentado

22 noviembre 2009 — En muchos sentidos, la jirafa ha sido un icono del


evolucionismo. ¿Por qué y cómo adquirió su largo cuello? Estas cuestiones han sido
a menudo el punto central del choque entre las explicaciones darwinista y
lamarckiana. Hoy en día, muchos simplemente dan por supuesto que de una
manera u otra, evolucionó. Por ejemplo, un artículo aparecido en BBC News decía
lisa y llanamente: «El corazón de la jirafa ha evolucionado hasta tener unas
gruesas paredes musculares y un pequeño radio, lo que le da una gran potencia».

Cuando la jirafa está erguida (arriba — imagen: Hok), el corazón tiene que
bombear a gran presión debido a la altura de la columna de fluido. Al bajar la jirafa
la cabeza para beber (abajo — imagen: Patrick Giraud), se pone en marcha una
serie de dispositivos de regulación de caudal que previenen el reventón de los
vasos sanguíneos del cerebro.
Pero las discusiones acerca de cómo evolucionó, o si evolucionó, no deberían
distraernos del contenido del reportaje: el corazón de la jirafa es potente. El
artículo de la BBC decía: «La investigación desvela ahora que las jirafas tienen un
pequeño y potente corazón sobrealimentado diferente del que poseen
otros mamíferos parecidos». Por lo que parece, esto no se había estudiado antes
de ahora. Unos biólogos sudafricanos estudiaron especimenes muertos
selectivamente en Zimbabwe a lo largo de los últimos años, y descubrieron que la
jirafa posee múltiples mecanismos para bombear la sangre dos metros
verticalmente arriba por el cuello hasta la cabeza. El corazón de la jirafa es «más
pequeño de lo que uno esperaría encontrar en animales de un tamaño similar, pero
las paredes son increíblemente gruesas», encontraron los investigadores.
Aplica una presión doble a la de la mayoría de los mamíferos. Esto significa también
que los vasos sanguíneos han de ser gruesos para hacer frente a esta mayor
presión.

En realidad, los vasos sanguíneos van volviéndose más gruesos con la edad. Según
la jirafa va creciendo y su cuello va llegando a mayor altura, se regula el grosor de
los vasos. «Las jirafas tienen un modo de ajustar la capacidad del sistema
cardiovascular y pueden encoger y expandir sus vasos sanguíneos para
cambiar el volumen del sistema cardiovascular con mucha eficiencia».

La presión sanguínea y la eficiencia del corazón son sólo dos de las cuestiones que
están explorando los investigadores que tienen esta infrecuente posibilidad de
analizar la anatomía de las jirafas. «Medir la presión sanguínea de una jirafa en
estado salvaje, viviendo a su aire, sería algo realmente interesante», decía un
investigador que se clasificó con «gente simplemente como yo, que se preguntan
cómo fue que las jirafas consiguieron un sistema funcional». Medir la presión
sanguínea de una jirafa al galope representa todo un reto. ¿Se le fija la faja
alrededor del cuello?
El potente corazón de la jirafa es sólo una parte de la historia. Las jirafas
necesitan mecanismos para prevenir daños al cerebro cuando se inclinan
para beber. Algunos de estos se explican en el documental Incredible
Creatures that Defy Evolution, volumen I. Son muchos los mecanismos que
hubieran tenido que estar simultáneamente en su sitio, y se precisa de una
gran credulidad para pensar que hubieran podido evolucionar por azar. Otro
problema con el cuento evolutivo es que la jirafa es un mamífero, pero, ¿qué
acerca de los más «primitivos» dinosaurios, no en el supuesto linaje
evolutivo de la jirafa, que tenían cuellos mucho más largos? Dos metros no
es nada. El Supersaurus pesaba 40 toneladas y alcanzaba 34 metros.
Mientras que los darwinistas quedan perplejos ante todo esto, el resto de
nosotros puede gozar maravillándose ante el designio y propósito detrás de
todo ello.

Más sobre las jirafas

Charles Darwin escribió en su libro El Origen de las Especies que él no tenía


dificultad alguna para imaginar que una larga sequía hubiese podido hacer que
algunos hipotéticos antepasados de la jirafa con cuello corto alargasen sus cuellos
de manera continuada para conseguir una provisión de hojas en continua
disminución. Naturalmente, no tenía evidencia fósil para una historia evolutiva
semejante. Aparentemente, tampoco estaba consciente de ciertos problemas
peculiares de las jirafas que hacen que su ligera suposición de la evolución de las
jirafas sea más y más difícil de aceptar.

El corazón de la jirafa es probablemente el más potente del reino animal, porque


precisa de alrededor del doble de la presión normal para bombear la sangre por su
largo cuello hasta la cabeza. Pero el cerebro es una estructura muy delicada que no
puede resistir una elevada presión sanguínea. ¿Qué sucede cuando la jirafa se
arrodilla para beber? ¿Se le revienta el cerebro? Afortunadamente, se han incluido
tres elementos de diseño en la jirafa para controlar este problema y otros que se
relacionan con él.

En primer lugar, la jirafa ha de extender las patas para poder beber con
comodidad. Esto hace descender un tanto el nivel del corazón, de manera que se
reduce la diferencia de altura desde el corazón hasta la cabeza en el momento de
beber. El resultado es que el exceso de presión en el cerebro es menor que el que
existiría si las patas se mantuviesen derechas.

Segundo, la jirafa posee en sus venas yugulares una serie de válvulas antirretorno
que se cierran con el acto de bajar la cabeza, lo cual impide que la sangre vuelva
en reflujo al cerebro.

¿Pero que sucede con el flujo de sangre a través de la arteria carótida que va del
corazón al cerebro?

Un tercer elemento de diseño es «la red maravillosa», un tejido esponjoso lleno de


una multitud de vasos sanguíneos situado cerca de la base del cerebro. La sangre
arterial fluye primero a través de esta red de finos vasos que llega al cerebro. Se
cree que cuando el animal se agacha para beber, la red maravillosa controla de
alguna manera el flujo de sangre de modo que la presión no se ejerce totalmente
sobre el cerebro.

Los científicos que han estudiado el tema creen también que probablemente el
fluido cerebro-espinal que baña el cerebro y la columna espinal produce una
contrapresión que impide la ruptura o las fugas de los capilares del cerebro. El
efecto es similar al de un traje antigravitatorio como los que llevan los pilotos de
combate y los astronautas. El traje antigravitatorio ejerce una presión sobre el
cuerpo y las piernas del que lo viste cuando éste está bajo una fuerte aceleración, e
impide el desmayo. Las fugas de los capilares de las piernas de la jirafa son
también probablemente impedidas por una presión similar del fluido de los tejidos
fuera de las células. Además, las paredes de las arterias de las jirafas son más
gruesas que las de cualquier otro mamífero.

Hace poco tiempo se han hecho algunas cuidadosas investigaciones y se han


tomado algunas mediciones de presión de sangre en jirafas vivas y en acción. Sin
embargo, no ha quedado claramente demostrada la manera exacta en que estos
varios factores cooperan para permitir que esta extraña criatura viva. De todas
maneras, la jirafa es un gran éxito. Cuando termina de beber, se levanta, se abren
sus válvulas de paso, se relajan los efectos de la red maravillosa y de los varios
mecanismos de contra-presión, y todo funciona bien. Ésta es una de las
innumerables muestras de un designio inteligente de un sistema coordinado e
integral que es a todas luces incompatible con el evolucionismo.

Evidentemente, Darwin no conoció todos estos problemas peculiares de las jirafas,


como tampoco muchos otros que han surgido desde entonces, entre ellos la misma
estructura de la célula y sus intrincadas funciones cibernéticas. El conocimiento
añadido de la estructura íntima de la vida, así como de los sistemas fisiológicos y
anatómicos a mayor escala, amontona maravilla sobre maravilla, todo lo cual
potencia más y más el argumento del designio, que Darwin tanto quiso combatir.

Fuente: Creation·Evolution Headlines - Giraffe Has Supercharged Heart


22/11/2009
Redacción: David Coppedge © 2009 Creation Safaris - www.creationsafaris.com
Traducción y adaptación: Santiago Escuain — © SEDIN 2009 - www.sedin.org
Publicado por Santiago Escuain en 17:19