P. 1
Revista Proceso - Dic 21 2009

Revista Proceso - Dic 21 2009

|Views: 5.331|Likes:
Publicado porgustavo.ramirez
Revista proceso del 21 de Diciembre de 2009
Revista proceso del 21 de Diciembre de 2009

More info:

Published by: gustavo.ramirez on Feb 12, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/29/2013

pdf

text

original

INDICE 1730.

indd 3 12/24/09 5:35 PM
CISA Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
Con se jo de Ad mi nis tra ción: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Gerardo Albarrán de Alba; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila, Gloria Leticia Díaz,
Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, José Daniel Lizárraga, Ra úl Mon ge, Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra,
Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano; Gua na jua to: Ve ró ni ca
Es pi nosa; Jalisco, Fe li pe Co bián; Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez;
Tabasco: Ar man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Buenos Aires: Santiago Igartúa; Madrid: Alejandro
Gutiérrez; Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas, Estela Leñero Franco,
Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Jor ge Mun guía Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel
Ti bol, Flo ren ce Tous saint, Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga, Ben ja mín Flo res,
Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ar chi vo histórico, Fran cis co Da niel; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se Dres ser, Miguel Ángel Gra-
nados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que
Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía, Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la, Ma nuel Foui lloux Ana ya,
Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez
eje cu ti vos de cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma Velázquez. Circulación:
Mauricio Ramírez, Christian Arcos, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando Polo, Andrés Velázquez. Suscrip-
ciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Julio Aguilar, Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN
RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS
CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Rosa Ma. García, Edgar Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7. Co lo nia Del Va lle, Mé xi co, DF. CP: 03100
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 33, No. 1730, 27 DE DICIEMBRE DE 2009
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010 México DF.
DIS TRI BU CIÓN: D.F. y Zona Metropolitana: Unión de Expendedores y Voceadores de Periódicos de México, A.C;
Resto de la República y Locales Cerrados: Publicaciones Citem, S.A. de C.V., 5366-0000, Voceadores Puebla, Pue.: Jorge G.
López Morán; Tel. 467-4880
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
agen cia pro ce so de in for ma ción
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 19
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 5636-2017
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión Ca li fi ca do ra de
Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una Reserva para uso exclusivo otorgada
por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de Autor en favor de Comunicación e Información, S.A.
de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do;
Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez y Jorge García; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100.
00
; 6 me ses, $660.
00
; Guadalajara, Monterrey y Puebla: Un año,
$1,200.
00
; 6 meses, $720.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za ción ex pre sa
de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia de fotografía
Índice
NARCOTRÁFICO
6 Tras la vacante criminal /Ricardo Ravelo
13 El Jefe de Jefes vulneró la Sedena
20 Semiótica bárbara /Carlos Monsiváis
24 En Juárez, la otra opción… tardía /Marcela Turati
RELIGIÓN
28 El apostolado antiabortista /Rodrigo Vera
31 Una derrota más /Gloria Leticia Díaz
y Rodrigo Vera
ESTADOS / JALISCO
34 El padillato se cimbra /Felipe Cobián R.
INTERNACIONAL /MÉXICO-FRANCIA
38 Otro francés, otro conflicto /Patricia Dávila
INTERNACIONAL /UNIÓN EUROPEA
43 Subsidios para ricos /Marco Appel
INTERNACIONAL /ÁFRICA
45 La invasión china /Alberto Brunat
24
INDICE 1730.indd 4 12/24/09 5:35 PM
27 de diciembre de 2009 t No. 1730
“La Barbie” con Juana Hilda González,
actualmente recluida en una cárcel del
Distrito Federal
Foto portada: Archivo Proceso
ANÁLISIS
48 El ataque al Estado laico /Sabina Berman
49 Toma de protesta /Hernández
50 El nuevo integrismo mexicano /Diego Valadés
51 Caso Beltrán Leyva: Antiética de Estado
/Ernesto Villanueva
52 Ciencia sin conciencia: la “subglobalización”
/Axel Didriksson
53 Copenhague o la invisibilidad del mal /Javier Sicilia
54 La herencia de 2009 /Olga Pellicer
POR MI MADRE, BOHEMIOS
ENSAYO
58 Dante y el Islam /Carlos Montemayor
CULTURA
62 Bicentenario de Larra /Vicente Leñero
66 La “ley Sáizar”, de espaldas a la comunidad
/Judith Amador Tello
70 Páginas de crítica
Arte: Los protagonistas artísticos de 2009 (I)
/Blanca González Rosas
Teatro: Hugo Hiriart y su Premio Nacional
/Estela Leñero Franco
Danza: Lo que 2009 dejó (I) /Rosario Manzanos
Cine: Avatar /Javier Betancourt
Televisión: Sistema Jalisciense /Florence Toussaint
Libros: Tres del año que se va /Alberto Paredes
ESPECTÁCULOS
74 Beatriz Novaro, en defensa de la diversidad
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
76 “¡… Vete ya!” /Alejandro Gutiérrez
79 El Atlas, en la ruina y sin futuro /Raúl Ochoa
82 Mono Sapiens /Calendario Bicentenario
para un estallido a diario... /Helguera y Hernández
56
76
38
28
4
34
INDICE 1730.indd 5 12/24/09 5:35 PM
Ricardo Ravelo
T
ras la muerte del capo Arturo
Beltrán Leyva, el miércoles 16,
surgen nuevos reacomodos en
la célula de narcotráfico que por
más de dos décadas encabezó
el capo conocido como El Bar-
bas, quien mostró gran capaci-
dad para corromper funcionarios e infiltrar-
se en instituciones policiacas y militares.
Luego del tiroteo que segó su vida, sur-
gieron los nombres de Édgar Valdez Villa-
rreal, La Barbie; Sergio Villarreal Barra-
gán, El Grande, y Héctor Beltrán Leyva,
El H o El ingeniero, como los persona-
jes que se disputarían el control de bue-
na parte del Pacífico mexicano, así como
la plaza de Morelos, donde se afincó la or-
ganización de los Beltrán Leyva con la
protección policiaca y presuntamente de
algunos miembros del Ejército.
A pesar de que ambos provienen del
cártel del Golfo, La Barbie y Villarreal
Barragán presuntamente se tienen encono,
aunque se afirma que se mantenían unidos
en la organización a petición del falleci-
do Arturo Beltrán, quien requirió del apo-
yo de los dos, sobre todo después de que
rompió con el cártel de Sinaloa, que enca-
beza Joaquín El Chapo Guzmán.
El operativo que la Secretaría de Ma-
rina culminó el miércoles 16 sin tomar en
cuenta al Ejército ni a la Policía Federal
–que venían encabezando la lucha contra el
narcotráfico desde el arranque del sexenio
calderonista– dejó una cauda de sospechas
en el estado de Morelos, histórico feudo de
importantes cárteles de la droga. “La Barbie”. Aspirante
Tras la
vacante
criminal
6
1730 / 27 de diciembre de 2009
Barbie.indd 6 12/24/09 5:36 PM
Si tras la muerte de un capo se destapan evidencias de compli-
cidades a todo nivel –policiaco, militar, gubernamental–, ello se
antoja menos extraño que la incapacidad del Estado para evi-
tarlas. Días después de que Arturo Beltrán Leyva cayó bajo las
balas de los marinos, empezó no sólo la disputa por su herencia
criminal, cuyo pastel codician todos, narcos y no narcos, sino una
oleada de venganzas sangrientas. La PGR admite que puede des-
atarse una guerra de cárteles por los territorios que controlaba
el capo. Pero no menos cruenta sería la sucesión interna en su
organización, que enfrentaría al jefe de pistoleros, La Barbie, con
el hermano del cabecilla muerto, Héctor Beltrán, y el sicario co-
nocido como El Grande
En el municipio de Tetecala, por ejem-
plo, vivió el capo Amado Carrillo Fuen-
tes, El Señor de los Cielos, hasta poco an-
tes de su muerte, en 1997. A principios
de esa década Morelos fue refugio de Ra-
fael Aguilar Guajardo, y desde el sexenio
del panista Sergio Estrada Cajigal a la fe-
cha ha sido asiento no sólo de la célula de
los Beltrán Leyva, también de personajes
del cártel de Sinaloa, en particular de Juan
José Esparragoza Moreno, El Azul, quien
operaba con el respaldo de la policía del
estado (Proceso 1729).
Tres días después del intenso tiroteo
entre marinos y sicarios de Arturo Beltrán,
comenzó la desbandada de policías cuer-
navacenses. El martes 22, Rogelio Sán-
chez Gatica, secretario de Protección y
Auxilio Ciudadano municipal, reconoció
que 35 de sus agentes no se presentaron a
laborar ni justificaron su ausencia.
La crisis en la corporación se agudizó
cuando efectivos militares ingresaron a la
sede central de la Policía Municipal, su-
puestamente para verificar su armamento.
Lo extraño es que el domingo 20 po-
licías no se presentaron a laborar y un día
después desaparecieron otros 10, cuyo pa-
radero aún se desconoce. Aunque Sánchez
Gatica dijo que no sabe el motivo por el
que su personal no se presentó, se da por
hecho que se fugaron porque pueden estar
relacionados con el narcotráfico.
“No sabemos el motivo (de la ausencia
de los agentes). Fue domingo, ayer no hu-
bo personal administrativo, y estamos ya
(girando) las indicaciones de que se haga
el análisis correspondiente para, en su ca-
so, saber el motivo. En términos de la nor-
matividad, son tres (o) cuatro faltas para
iniciar un procedimiento administrativo,
pero es importante que tengamos las cau-
sas por las que faltaron”, señaló el funcio-
nario de Cuernavaca.
Sin embargo, la Procuraduría General
de la República (PGR), con el apoyo de
militares, realiza una investigación contra
la policía de Morelos, pues se tiene ante-
cedentes de que servían a la célula que en-
cabezaba Arturo Beltrán.
Hasta el miércoles 23,
los federales llevaban a ca-
bo tareas de revisión en la
Secretaría de Protección y
Auxilio Ciudadano. Extra-
oficialmente se informó
del hallazgo de una narco-
nómina en la que estarían
implicados policías esta-
tales y municipales.
En medio de patrulla-
jes de la Marina, el Ejérci-
to y la Policía Federal, la
guerra entre los cárteles
de la droga no parece te-
ner fin en Morelos ni en
el resto del país. “Habrá más violen-
cia”, sentenció el jueves 17 el procurador
General de la República, Arturo Chávez
Chávez, quien añadió:
“La muerte del narcotraficante (Artu-
ro Beltrán Leyva) podría desatar una ola de
violencia en dos frentes: una por el lideraz-
go de la organización, y otra debido a que
cárteles rivales se disputen a sangre y fue-
go los territorios que dominaba Arturo Bel-
trán. Sin duda que se le pegue al líder de un
cártel es un golpe muy fuerte, y esto segu-
ramente obligará a que haya reestructuras.”
¿Puede haber una lucha intestina dentro
de la organización de los hermanos Beltrán
Leyva? –le preguntaron algunos reporteros.
–No se descarta una lucha intestina (en
ese cártel) hasta que se definan las líneas
de mando, pero hay que esperar a ver lo
que ocurre. Si lo advierten débil, proba-
blemente intenten fortalecer accio-
nes para avanzar en te-
rritorios o en posiciones,
y esto puede significar
que puede haber enfren-
tamientos entre ellos.
La guerra entre cárteles
por el control de Morelos,
una de las plazas más bo-
yantes del narco, fue anun-
ciada el martes 22: a 10
minutos del zócalo de Cuer-
navaca, en un jardín de ni-
ños, fue colgada una man-
ta dirigida a Édgar Valdez
Villarreal, La Barbie, quien
fuera jefe de sicarios de Artu-
ro Beltrán y se menciona en
informes de inteligencia como posible rele-
vo del capo sinaloense.
El mensaje tiene frases entrecortadas:
…Aparte de que les estamos ayudando a
combatir la delincuencia en Morelos, co-
metieron un gravísimo error al meterse
con la empresa.
“El Grande”. Rival

1730 / 27 de diciembre de 2009

7
NARCOTRÁFI CO
Barbie.indd 7 12/24/09 5:36 PM
Barbie, tienes todo mi apoyo para em-
pezar una guerra en Morelos, ya que cuen-
to con gente suficiente al mando para em-
pezar una guerra, y que quede claro que la
mafia nunca se va a acabar, arriba Sinaloa.
Atentamente El Flaco Chiquis.
Ese mismo día, otra manta apareció en
Celaya, Guanajuato. El mensaje presunta-
mente proviene del cártel del Golfo e invi-
ta al cártel de La Familia a sumarse a Los
Zetas, que presuntamente ya estaban uni-
ficados con los Beltrán, pues tras la rup-
tura de los hermanos Beltrán Leyva con
el cártel de Sinaloa –que se habría consu-
mado a mediados de 2007– surgió la ver-
sión de que Arturo Beltrán se había unido
a Los Zetas y al cártel de Tijuana. En otras
investigaciones federales se establece que
los Beltrán facilitaban a La Familia el tra-
siego de droga por sus rutas del norte del
país (Proceso 1726).

Trayectoria de “La Barbie”
De acuerdo con la PGR, el liderazgo de la
organización Beltrán Leyva puede dispu-
tarse entre Édgar Valdez Villarreal, La Bar-
bie; Sergio Villarreal Barragán, El Grande
–cuyo feudo está en Coahuila–, y Héctor
Beltrán Leyva, a quien se identifica como el
lavador de activos del grupo. El mejor po-
sicionado de los tres y quien tiene el apoyo
del cártel de Sinaloa es Valdez Villarreal, a
juzgar por el mensaje de la narcomanta col-
gada el martes 22 en Cuernavaca, la cual in-
vestiga ya la PGR.
Mejor conocido como La Barbie –so-
brenombre que le fue puesto por su tez
blanca y su cabello rubio–, Valdez Villa-
rreal es un estadunidense que ha militado
en varios cárteles.
La Barbie nació el 11 de agosto de 1973
en Laredo, Texas, y tiene un hermano, Abel
Valdez Villarreal, que estudió criminología
y trabajó para el gobierno de Texas.
La escuela nunca fue lo suyo. Aparen-
temente el sicario no cursó más allá de la
secundaria y desde temprana edad se de-
dicó a distribuir droga en Laredo, además
de viajar por Estados Unidos. Sus antece-
dentes criminales revelan que fue reclu-
tado por el narcotráfico en 2001 y pos-
teriormente se convirtió en uno de los
principales factores de violencia en la
frontera con Texas.
Según los reportes policiacos sobre su
trayectoria, uno de sus primeros contactos
en el narcotráfico fue Dionisio Román Gar-
cía Sánchez, El Chacho, traficante afinca-
do en Nuevo Laredo, Tamaulipas, a quien
se identificó con el cártel de Sinaloa. Fue
ejecutado el 13 de mayo de 2002.
Otro de sus aliados era Juan Sergio Cas-
tillo Ortiz, El Checo, con quien después se
confrontó y quien fue ejecutado presun-
tamente por Los Zetas el 31 de agosto de
2004 por extraviar un cargamento de droga.
C
ULIACÁN, SIN.- Su padre hubiera
querido sepultarlo junto a su ma-
dre. Ella también se lo había roga-
do: “que nos entierren juntos, en la
misma sepultura”. Y él mismo advertiría en
una ocasión: “Mi ataúd, junto al de mi ma-
dre, allá arriba, en la sierra, en lo alto, en La
Palma, municipio de Badiraguato”.
Era conocido como Arturo Beltrán Leyva,
El Barbas, El Botas Blancas, El Jefe de Jefes, aun-
que su acta de nacimiento también registra
el nombre de Marcos.
Llega en su traje de madera grande, lu-
joso, café, rectangular, al Aeropuerto In-
ternacional de Culiacán, en el vuelo 7466
de Mexicana de Aviación, que arriba a las
18:00 horas del día 19.
Lo reciben algunos parientes, pocos. Y
también los militares, muchos, cerca de un
centenar, apostados en todos lados, man-
chando de verde olivo todos los rincones
de la terminal aérea.
En las salidas esperan el personal y una
carroza de la empresa Moreh Inhumacio-
nes. Luego del papeleo de rigor, el ataúd
es llevado a la carroza, y de ahí al velato-
rio. Tras la breve fila del cortejo y en los cer-
ca de cinco kilómetros de camino, van los
militares en varias unidades, algunas de las
cuales son camionetas de modelo reciente.
En la funeraria, ubicada en el bulevar
Emiliano Zapata, casi esquina con Álvaro
Obregón, se instala otro operativo. Los mi-
litares tienen puntos de observación y revi-
sión, retenes, en todos los accesos, pero so-
bre todo en el principal. Los vehículos que
circulan por ahí –al igual que las personas–
son detenidos y revisados, aunque su desti-
no no sea el velatorio.
Unidades artilladas, conocidas como
Humvee y Hummer, además de camionetas
y camiones, asoman por los alrededores.
Los militares son altos y jóvenes. El oficial
que parece dirigir el operativo dice desco-
nocer todo: no sabe el destino del cadáver,
la hora de la misa, el momento en que los
relevarán o se llevarán el ataúd. No está in-
formado de nada. Es un tipo alto y accesi-
ble, pero de pocas palabras. Luce una es-
cuadra colgando de su muslo derecho, y en
ocasiones, después de bajar de la camione-
ta aparentemente blindada, con doble ca-
bina y antena en la parte superior, empuña
una ametralladora MP-5.
“No sé. No sé nada. Estoy como uste-
des. No sé: sólo espero órdenes.”
Pocos hombres
Alrededor de las 20:00 horas ya está insta-
lado en el velatorio. Le han dado las salas
centrales, las que tienen paredes plegables
para ampliarlas si hay más gente, si no ca-
ben las coronas o si tienen que oficiar misa.
El nombre lo dice todo: Salas Premier.
Hasta ahí llegan los arreglos florales:
monumentales, monstruosos, con cientos,
miles de flores. Las rosas rojas predominan,
pero también hay lirios blancos y otras flo-
res amarillas.
Dos de estos arreglos parecen manos,
uno de los cuales es cargado por cerca de
10 hombres. Avanzan rápido sobre el bu-
levar Zapata para que rinda el esfuerzo. Se
gritan: “¡Así, así, abajo, un poco más, em-
puja, sale de allá”. Y al fin logran meter uno
de ellos. El otro no cabe en la sala, donde
ya suman cerca de 30 arreglos que pare-
Ahí quedó, junto al ataúd
de la abuela...
Javier Valdez Cárdenas*
J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

C
r
u
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Culiacán. La caravana fúnebre de Arturo Beltrán
8 1730 / 27 de diciembre de 2009
Barbie.indd 8 12/24/09 5:36 PM
en misa. Antes de salir, de soltar el ataúd, llo-
ran. Le gritan. Alguien pregunta por qué.
Otra dice que lo ama, que siempre será así.
La mayoría se sonroja. Los pocos niños se
acercan y abrazan la caja.
Dos hombres jóvenes, ni siquiera trein-
tañeros, apenas se asoman, musitan algo
y se van, mientras que los del Ejército to-
man fotos del lugar y un civil fotografía a
los periodistas. Un grupo de mujeres, atur-
didas por el dolor, pero engalladas, van y
piden a los reporteros retirarse. Aunque
los comunicadores han permanecido en
los pasillos y afuera del edificio, las muje-
res dicen “por favor”, y luego, enérgica-
mente: “Ahorita, es por favor, ahorita…
retírense, respeten, déjennos en paz”. Son
unas siete. Todas de negro, en bola. Y así
se regresan. Compactas.
El cortejo
El cortejo empieza a eso de la una de la tar-
de. Una carroza sale de pronto, cuando se
abre uno de los portones, con una patrulla
militar detrás. Es un señuelo, pero nadie cae.
A los pocos minutos regresa la unidad del
Ejército y permanece casi escondida, en otra
esquina, a pocos metros.
En seguida parte una carroza más, y en-
tonces sí abren paso los militares y luego,
entreverados en cinco vehículos de lujo de
los familiares, avanzan hacia el cementerio
Jardines del Humaya, ubicado en la salida
sur de la ciudad, un panteón con mausoleos
que parecen residencias, castillos, fincas de
descanso: con vidrios blindados, aire acon-
dicionado, balcones, salas, sillones, plantas
de energía eléctrica, granito, mármol, can-
tera y ornamentaciones de lujo.
El cortejo avanza por la avenida Obre-
gón, la principal de Culiacán, hasta la Calza-
da de las Ciudades Hermanas; luego, por la
avenida Heroico Colegio Militar, hasta llegar
al camposanto.
No hay banda musical ni grupo norte-
ño, narcocorridos, tambora, y poco, muy
poco tiempo queda para el reconfortante
llanto colectivo. Tampoco tramos a pie, to-
cando la carroza y el atuendo café de la ca-
ja de madera. Todo es rápido, instantáneo.
Exequias fast-track y con apenas lapsos para
tomar agua y refrescos servidos por los me-
seros contratados por la familia, para llorar
mientras cae lentamente el ataúd en la crip-
ta familiar, dejar acomodados, suavemente,
los arreglos florales a los lados, en la cabece-
ra, y partir. Partir ya. Así, a solas, aprisa, sin
sus hombres, los hombres. Rodeado de mu-
jeres de negro, altivas, sufridas y tristes.
Su padre quería llevárselo allá, a la sierra.
Él mismo, en vida, les pidió que si moría, si lo
mataban, lo llevaran a su casa, su tierra, en el
panteón de la serranía, donde está su madre,
en La Palma.
Pero ellas no quisieron. A la hora de de-
cidir decidieron: se queda aquí, con su fami-
lia, junto al ataúd de la abuela, en la cripta
de la familia, para tenerlo cerca y llorarlo en
Culiacán.
Es decir, en la ciudad que, con cerca
de mil 200 asesinatos este año, desde hace
tiempo libra una cruenta guerra que ya se ha
extendido a casi todo el país. ●
* Reportero del semanario sinaloense Riodoce y au-
tor del libro, de reciente aparición, Miss Narco, be-
lleza, poder y violencia.
cen imponentes mausoleos policromáticos.
En los pasillos hay otra docena. Y afuera va-
rios más.
Muchas de estas ofrendas no tienen
nombres en los listones. Algunas, sólo dedi-
catorias que contienen mensajes religiosos
y cariñosos, como aquel que dice que Mar-
cos Beltrán fue siempre “como un padre”,
y los que rezan: “Dios te bendiga”, “Botas
Cuadra” o “De tu amigo El Parrita”. Tienen
un costo cercano a los 40 mil pesos. Pero la
mayoría son remitentes discretos sin rostro,
nombre ni apellidos.
Las pocas bandas de color negro engra-
padas a lo ancho de las coronas han sido re-
tiradas por una mujer. Lo único que se perci-
be es que hay miedo, un denso ambiente de
miradas esquivas, ojos que esculcan, rostros
que se agachan, como rezando, y se pierden
entre los visitantes. Tantos y tan pocos en las
Salas Premier.
A pesar de que hay mucho movimiento,
van y vienen coronas, arreglos, empleados
de la funeraria y de florerías, los hombres no
llegan porque, desde hace mucho, los velo-
rios de supuestos sicarios en Culiacán sólo
son visitados por mujeres de siluetas corvas,
vestidas de luto, que sufren en sillones ne-
gros y acojinados.
La visita de un hombre puede marcar su
destino. Invariablemente lo señalan e involu-
cran en actividades del narco. Queda marca-
do en el reporte de la policía o del Ejército, o
en el informe de los capos rivales. Hay casos
de jóvenes que fueron “levantados” en ple-
no funeral y que aparecieron muertos. To-
do por haber asistido. Alimento para las lis-
tas negras. Expedientes que terminan donde
empezaron: los sepelios.
Mujeres sonrojadas
“Parece mentira, pero es cierto: el hecho de
que estén aquí los soldados ha generado
confianza; por eso ha venido gente; porque
están aquí, se corre la voz, y entonces deci-
den venir… pero son menos, mucho menos
de los que querían venir, y más de los que
esperábamos”, dice con voz apurada, tem-
blorosa y aparentemente franca, un pariente
cercano de Marcos Arturo Beltrán Leyva.
Se ha hecho cargo de todo: acompañar
a la hermana del capo al Distrito Federal para
identificarlo. Y luego a las hijas y otros familia-
res, a recibirlo al aeropuerto. Para en seguida
permanecer atento en la misa, los arreglos, las
escasas visitas, el cementerio, la cripta.
Se le pregunta si es ese el ataúd de 1
millón 200 mil pesos que apareció en los
diarios, chapeado en oro; pero él dice que
no, que es lujoso y caro, pero no a ese ni-
vel. “Ése vinieron y lo ofrecieron, pero
no, ya quedamos en ese, el que traía des-
de allá, que formaba parte del paquete de
traslado y todos los servicios que otorgó la
funeraria”.
Cerca de un centenar de mujeres están
J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

C
r
u
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
Blindado hasta el final

1730 / 27 de diciembre de 2009

9
NARCOTRÁFI CO
Barbie.indd 9 12/24/09 5:36 PM
Primero, las autoridades federales mexi-
canas relacionaron a La Barbie con el cár-
tel del Golfo, pues se dio a conocer como
estratega al crear Los Halcones, un grupo
de espías conformado por policías, taxis-
tas, meseros y boleros que informan a los
narcos sobre los movimientos policiacos
y militares.
En 2004, tras desligarse del cártel del
Golfo, Valdez Villarreal se vinculó al de
Juárez y recibió la encomienda de expul-
sar de Nuevo Laredo –conocida como la
joya de la corona– a la banda encabezada
por Osiel Cárdenas Guillén y sus entonces
sicarios, Los Zetas.
En aquel año trágico que vivió Tamau-
lipas, feudo del cártel del Golfo, las car-
tas de presentación de Valdez Villarreal
fueron un abanico de 10 ejecutados, an-
tecedentes carcelarios en Estados Unidos,
una orden de aprehensión por narcotráfi-
co emitida por la Corte Federal del Distri-
to de Nueva Orleáns y los 40 pistoleros ba-
jo su mando.
Pero La Barbie dio el verdadero sal-
to en el mundo del narcotráfico cuando un
amigo suyo, con antecedentes de distribu-
ción de drogas en Houston y San Antonio,
lo presentó con Arturo Beltrán Leyva. En
ese tiempo éste era operador de Amado
Carrillo en el estado de Nuevo León.
Según su ficha, quien presentó a Val-
dez Villarreal con Beltrán Leyva fue Ja-
vier Martínez Pérez, que tenía 29 años y
era originario de Laredo, Texas. Tiempo
después Martínez se convirtió en una pie-
za importante del Ejército para lograr la
captura del capo Armando Valencia Cor-
nelio, El Maradona, cabecilla del cártel
del Milenio.
Pronto La Barbie se convirtió en jefe
de sicarios de Arturo Beltrán. Uno de los
primeros homicidios que se le atribuyen a
Valdez Villarreal es el de Rolando Hino-
josa, en Nuevo Laredo, en 2002. Pero de
octubre de 2004 a febrero de 2005 se le
relacionó con varios asesinatos, como eje-
cutor o como autor intelectual.
Un ejemplo de la saña con que suele
actuar La Barbie es la matanza del 10 de
mayo de 2004: ese día ordenó la ejecución
de Luis Alberto Guerrero, El Guerrero,
identificado por la PGR como miembro de
Los Zetas y quien fue masacrado en Mata-
moros junto con el expolicía Leandro Gar-
cía y dos mujeres. La camioneta en la que
viajaban recibió 200 balazos.
En la averiguación previa PGR/SIE-
DOUEIDCS/013/2003, Marcela Hidalgo
Salas, una regiomontana que conoció a La
Barbie en la capital de Nuevo León, narra
parte de la vida social que en esa ciudad
llevaba Valdez Villarreal:
Aproximadamente en el año 2000, me
reunía con un grupo de amigas con las
que salía a dar la vuelta a todos lados, al
cine… y en aquellas épocas recuerdo que
mi amiga de nombre Verónica Diamantina
Cervera conoció a un grupo de chavos en
el bar La Habana, que se ubica en calza-
da de San Pedro Garza García de la ciu-
dad de Monterrey… Ella me habló y me
dijo que había conocido a unos mucha-
chos muy guapos que eran de Laredo, de
nombre Gerardo y Rogelio, y que a uno de
ellos le decían Batman…
C
ULIACÁN, SIN.- Antonio Ibarra Sal-
gado vivió una parte de su infancia
en casa de sus padres, por el bule-
var Francisco I. Madero, cerca de
donde están ahora las oficinas de El De-
bate, un céntrico sector de esta ciudad.
Otra parte la vivió en el barrio donde resi-
dían sus abuelos, por la Agustín Verdugo,
entre Ponce de León y Doctor Romero,
en la colonia Gabriel Leyva. Ahí, a la vuel-
ta, a sólo cuadra y media, fue ejecutado
55 años después.
El pasado martes 22 un comando ar-
mado asesinó a Ibarra Salgado cuando
circulaba junto con su escolta y chofer,
Encarnación García Valdez, por la avenida
Álvaro Obregón, sobre el puente Hidalgo
de la colonia Chapultepec, en un céntri-
co sector de Culiacán. Él era secretario de
Turismo de Sinaloa.
En el ataque también murió García
Valdez, quien era agente de la policía
municipal de Culiacán. El funcionario sa-
lía del restaurante del hotel Riviera, lue-
go de haber desayunado con su padre y
hermanos.
De acuerdo con testigos, los agre-
sores iban en una camioneta Cheyenne
blanca y huyeron hacia el norte de la ciu-
dad. Ibarra Salgado y su escolta viajaban
en una Suburban, propiedad del gobier-
no del estado.
Uno de los homicidas, señalaron ver-
siones extraoficiales, se bajó de su vehícu-
lo y disparó en contra de ambos, a corta
distancia y con un arma de alto poder. En
el lugar quedaron más de 50 casquillos
de pistolas .9 mm y de fusiles de asalto
AK-47. Ahí llegó el subprocurador gene-
ral de Justicia del estado, Rolando Bonn,
para iniciar las averiguaciones del caso.
Ibarra Salgado es el primer funcio-
nario de alto nivel asesinado en Sinaloa
en la época reciente. En 1944 cayó aba-
tido a balazos el gobernador Rodolfo T.
Loaiza.
En abril de 2007, Ibarra fue designa-
do secretario de Turismo del gobierno de
Sinaloa, único cargo público que ocupó.
Antes se desempeñó como empresario en
diferentes ramos, entre éstos el de las ca-
sas de cambio.
Sin embargo, en noviembre último el
funcionario negó haberse dedicado a esta
actividad. Su declaración la hizo luego de
la detención, bajo el cargo de lavado de
dinero, de Julio Amavisca Valenzuela, al
parecer socio de Luis Ibarra Salgado, her-
mano de Antonio.
También ocupó cargos directivos en
instituciones bancarias como Banpaís y
Comermex. Se dedicó a la construcción
y era propietario de las empresas Ahome
Sea Food, y de las gasolineras Faja de Oro
Abastos. Además, tenía otras compañías
que compartía con sus hijos y familiares,
como Agrícola Ibarra, Igasa Edificaciones,
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Cuernavaca. Vigilancia extrema
10 1730 / 27 de diciembre de 2009
NARCOTRÁFI CO
Barbie.indd 10 12/24/09 5:36 PM
Sinaloa:
crimen de jerarquía
Edificaciones El Real, Faja de Oro Santa Fe, y
Servicios y Combustibles El Real.
El miércoles 16, su casa y las de otros
funcionarios y empresarios prominentes de
la entidad que viven en el fraccionamiento
Los Álamos, propiedad de la familia Coppel
–dueños de la cadena de tiendas de autoser-
vicio del mismo nombre–, fueron cateadas
por efectivos militares. Los mandos castren-
ses dieron a conocer, por medio de un bole-
tín, que realizaron ese operativo para buscar
“automóviles robados”.
Sin embargo, la acción aparentemente
estaba relacionada con el narcotráfico. Hasta
ahora nadie sabe si hubo o no documentos,
dinero o droga decomisados. Los soldados
que participaron en estas acciones salieron
por la puerta trasera de Los Álamos.
Al secretario de Turismo se le relacionó
con Laura Zúñiga Huízar y su coronación,
a finales de 2008, como reina del concurso
Nuestra Belleza, La joven fue detenida ese
año junto con integrantes de una célula del
cártel de Juárez. El funcionario se apresuró
entonces a declarar a la prensa que la Procu-
raduría General de la República (PGR) debía
investigar a Televisoras del Pacífico, empresa
filial del consorcio Televisa, organizadora del
certamen.
Si bien el funcionario negó que el go-
bierno estatal haya patrocinado el certamen,
fuentes extraoficiales confirmaron que la Se-
cretaría de Turismo había invertido cerca de
500 mil pesos en el concurso, que en total
costó casi 1 millón de pesos.
Preguntas sin respuesta
En una declaración leída ante la prensa, el
gobernador del estado, Jesús Aguilar Padi-
lla, lamentó el homicidio de Antonio Ibarra
Salgado y su escolta y giró instrucciones a la
Procuraduría estatal para que esclarezca el
crimen y detenga a los responsables.
“Ante este reprobable suceso, el gobier-
no que presido expresa su indignación y su
pesar solidario a los familiares y amigos del li-
cenciado Ibarra y del señor García Valdez. Es-
te hecho forma parte de la espiral de insegu-
ridad que viven Sinaloa y México”, sostuvo.
Flanqueado por Rafael Oceguera, secre-
tario general de Gobierno, y por Josefina Gar-
cía, secretaria de Seguridad, Aguilar Padilla
apenas despegó los ojos del documento que
leyó, casi agachado, en sólo dos minutos.
A los reporteros se les había advertido
que no habría preguntas. A pesar de ello,
abordaron al mandatario y algunos lo persi-
guieron, pero no obtuvieron nada.
La misma tónica se utilizó en el encuen-
tro que el subprocurador de Justicia, Rolan-
do Bonn, sostuvo con la prensa cuatro horas
después: el funcionario leyó un documento
de dos hojas, tachonado y con datos que to-
dos tenían. Terminó. Entonces se levantó y
avanzó hacia su oficina. Los reporteros, con
sus micrófonos, cámaras, libretas y graba-
doras, siguieron haciéndole preguntas que
quedaron sin respuestas.
En la vida de Antonio Ibarra Salgado hu-
bo apuros económicos y penas: la muerte de
su esposa e hijas en un accidente automovi-
lístico y el asesinato de su hermano en febre-
ro de 1994. Sin embargo, de la tragedia y la
incertidumbre pasó al confort y la opulencia.
Los hermanos Raúl y Guillermo Bátiz,
poderosos agricultores sinaloenses y en ese
tiempo consejeros del Banco del Atlántico, lo
invitaron a desempeñarse como funcionario
de esa institución bancaria. Era el sexenio de
Renato Vega Alvarado.
Primero fue director adjunto y pronto
desplazó de la dirección a Luis Alfonso Pare-
des. En ese banco tuvo contactos con narco-
traficantes y ayudó al menos a uno de ellos,
J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

C
r
u
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Escena de la ejecución del secretario local de Turismo

1730 / 27 de diciembre de 2009

11
Barbie.indd 11 12/24/09 5:36 PM
Víctor Portillo, quien fue operador finan-
ciero del cártel de Sinaloa.
Versiones extraoficiales señalan que,
mediante malabares financieros, por las
manos de estos personajes pasaron verda-
deras fortunas como parte del proceso de
lavado de dinero procedente del crimen
organizado.
Nexos turbios
De acuerdo con información de círculos
cercanos a Portillo y de quienes fungie-
ron como coordinadores de la campaña
de Juan Millán Lizárraga por la gubernatu-
ra de Sinaloa, a finales de los años noven-
ta Ibarra Salgado hizo llegar recursos del
narcotráfico en apoyo de las labores pro-
selitistas del entonces candidato del PRI.
Las mismas fuentes sostienen que
otros integrantes del comité de campaña
se dieron cuenta de la oscura operación,
por lo que el dinero le fue devuelto a Iba-
rra Salgado; pero también aseguran que
esos recursos nunca retornaron a quien
los aportó.
Poco tiempo después, Portillo fue in-
terceptado por desconocidos, a pocos
metros del hotel Riviera, frente al edificio
donde funcionó una clínica privada de
nombre Tres Ríos. Iba escoltado por dos
agentes de la Policía Estatal Preventiva.
Los tres aparecieron muertos a tiros, uno
sobre otro, en la zona rural de Culiacán.
Eran los últimos años del gobierno de
Renato Vega Alvarado.
Ibarra Salgado ingresó a los negocios
del camarón y construyó granjas acuíco-
las. Fuentes extraoficiales indican que era
compadre de Jesús Aguilar Padilla, gober-
nador del estado, quien, luego de algunas
presiones, lo nombró secretario de Turis-
mo en abril de 2007. Las mismas fuentes
indican que Ibarra Salgado hizo negocios
en la Isla Musala y en el Centro Integral-
mente Planeado, el CIP, de Teacapán, mu-
nicipio de Escuinapa, considerado uno de
los proyectos turísticos y recreativos más
importantes del país.
La información indica que en un ope-
rativo realizado en noviembre pasado por
la Subprocuraduría de Investigación Es-
pecializada en Delincuencia Organizada
(SIEDO) en Tijuana y Culiacán, se mencio-
nó el nombre del secretario de Turismo de
Sinaloa. Se trata del expediente UEIORPI-
FAM/115/2009 sobre lavado de dinero.
Entre los detenidos, que suman 11, está
Julio Amavisca Valenzuela. Presuntamente
este sujeto fue socio de Luis Ibarra Salgado,
hermano de Antonio, y ambos operaban
casas de cambio en la capital sinaloense.
Cuestionado sobre este caso, el enton-
ces titular de la Secretaría de Turismo negó
tener casas de cambio y estar involucrado
en el lavado de dinero. (Información:
semanario Ríodoce) ●
El encuentro en un bar, narra, fue más
o menos así:
Llegó Roy y fue a nuestra mesa a ver
a Verónica, a quien invitó para que fué-
ramos a sentarnos con ellos a su mesa
en la que estaba con sus amigos, ubica-
da en un privado que se localiza en la se-
gunda planta. Nosotras no aceptamos la
invitación, retirándose Roy en ese mo-
mento y regresando más tarde en compa-
ñía de una persona que se presentó como
Fernando. A veces ellos se equivocaban
y lo llamaban por el nombre de Roge-
lio, de quien me enteré por los periódicos
que su nombre era Édgar Valdez… Utili-
zaban carros blindados, acondicionados
con gases y cohetes…
Rivales peligrosos
Otro de los capos mencionado como posi-
ble relevo de Arturo Beltrán es Sergio Vi-
llarreal Barragán, El Grande, quien fue
policía de Coahuila adscrito al área de ro-
bo de vehículos y se vinculó al narco, pri-
mero con el cártel del Golfo
y después con los hermanos
Beltrán Leyva. Opera en la
ciudad de Torreón, aunque
su feudo abarca buena par-
te de la Comarca Lagunera
y también el estado de Mo-
relos, pues trabajó al lado de
Beltrán Leyva.
En La Laguna El Gran-
de es considerado el dueño
de la plaza: llegó en 2003 y
sustituyó a Arturo González
Hernández, El Chaky, quien
se desempeñaba como jefe
de gatilleros de Vicente Ca-
rrillo Fuentes, El Viceroy.
Incluso, Villarreal Barragán
habitó una de las residencias
que González tenía en Ler-
do, Durango, donde lo pro-
tegía la policía municipal
(Proceso 1614).
A El Grande se le veía
con frecuencia en Cuerna-
vaca, realizando negocios
de compra e intercambio de
cocaína con policías federa-
les adscritos al Aeropuerto
Internacional de la Ciudad
de México, aunque su prin-
cipal plaza era Torreón.
Por otra parte, Héctor
Beltrán Leyva, hermano de
Arturo y de Alfredo (éste
preso en Puente Grande des-
de enero de 2008), es otro de
los probables relevos de Ar-
turo Beltrán en Morelos.
Según el oficio C1/C4/
ZC/0340/05, elaborado por
el Centro Nacional de Pla-
neación e Información para el Combate
a la Delincuencia (Cenapi) de la PGR, el
mayor de los hermanos Beltrán Leyva es
Héctor, conocido como El H.
En ese documento se afirma que en
el cártel de los Beltrán, Héctor se encar-
ga de trasladar cargamentos de droga has-
ta Monterrey, Nuevo León, y el estado de
Guerrero, otro de sus feudos y donde tiene
fuertes enlaces.
Su ficha establece: “Se caracteriza por
ser una persona violenta y contar con un
férreo control de los grupos menores de
narcotraficantes”.
Héctor Beltrán Leyva tiene abierta una
averiguación previa en la PGR: la número
2984/2002, radicada en Los Mochis, Sina-
loa, por siembra y tráfico de droga. La in-
formación oficial destaca que es muy dies-
tro en el lavado de dinero.
De hecho, se especifica que puede ser
el principal lavador de dinero del grupo,
ya que le han detectado casas y ranchos
en Sinaloa, el Distrito Federal y el Esta-
do de México.
Cuernavaca. La narcomanta
M
a
r
g
a
r
i
t
o

P
é
r
e
z

R
e
t
a
n
a

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
12 1730 / 27 de diciembre de 2009
Barbie.indd 12 12/24/09 5:36 PM
El “Jefe de Jefes”
vulneró
la
Sedena
C
UERNAVACA, MOR.- Alrede-
dor de tres años les llevó a los
hermanos Beltrán Leyva co-
rromper a una parte del Ejérci-
to y llegar hasta el corazón de
la Sedena, luego de que el pre-
sidente Felipe Calderón declaró la “gue-
rra” contra el narcotráfico en diciembre
de 2006.
El capo Arturo Beltrán Leyva, llama-
do El Jefe de Jefes, y quien fue acribilla-
do en un lujoso departamento de Cuer-
navaca el miércoles 16, tuvo de su lado
a miembros del Grupo de Información
Sensible (GIS) del Ejército Mexicano
para evadir a los propios militares, según
consta en el expediente PGR /SIEDO /
UEIDCS/ 166 /2009, al que tuvo acceso
este semanario.
Si bien los nombres de los integrantes
del GIS –cuerpo de élite castrense encar-
gado de analizar y procesar información
para los operativos contra el narcotráfi-
co– se mantienen en reserva por razo-
nes de seguridad, un policía municipal
de Cuernavaca, Mario González Gaspar,
rindió un testimonio que involucra al GIS
en la protección de narcos.
González Gaspar, apodado El Negro,
se encargaba de vigilar, con un grupo de
compañeros policías, las casas y departa-
mentos en donde se encontrara El Señor
–como denomina en su testimonio a Ar-
turo Beltrán Leyva–, además de patrullar
la ciudad para reportar cualquier movi-
miento extraño en los retenes militares o
en la Policía Federal. Dijo que ellos reci-
bían 2 mil dólares mensuales de los nar-
cos como salario por su labor.
En el citado expediente –abierto por
la Subprocuraduría de Investigación Es-
pecializada en Delincuencia Organizada
(SIEDO)–, González Gaspar reveló tam-
bién que, en una ocasión, “contactos”
dentro del Ejército les avisaron que de-
Miguel Dimayuga
General de división Carlos Demetrio Gaytán, Jefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional. Infiltración
Sobradas razones había para que en el operativo en el que mu-
rió el poderoso capo Arturo Beltrán Leyva en Cuernavaca sólo
intervinieran directamente miembros de la Armada de México y
no elementos del Ejército. Una de ellas: el centro neurálgico de
la inteligencia militar, dependiente del alto mando de la Sede-
na, logró ser infiltrado por el llamado Jefe de Jefes. Documentos
y testimonios consultados por Proceso así lo revelan.

1730 / 27 de diciembre de 2009

13
NARCOTRÁFI CO
Ejecuciones-OK.indd 13 12/24/09 5:37 PM
bían cambiarse de casa antes de que los
propios militares consumaran un opera-
tivo en el lugar.
En el tercer tomo del expediente –
que abarca 16 volúmenes–, el hoy expo-
licía, quien se encuentra preso en More-
los, refirió:
Con el Ejército de Morelos hay dos
contactos que avisan, es el grupo de in-
teligencia llamado GISES del Ejército
Mexicano. No los conozco físicamente,
pero ellos se contactan con El Turruntun-
tún, quien también estuvo en el Ejército.
El Turruntuntún trabaja para el se-
ñor Borrado (Alberto Pineda Villa, uno
de los principales operadores el cártel).
Otro conecte es El Sacristán o El Cura,
a quien le comunican qué va a hacer el
Ejército en Morelos, retenes, interven-
ciones de casas y recorridos. Al Turrun-
tuntún sí lo conozco de vista pero no sé
donde localizarlo.
No obstante que en la XXIV Zona
Militar de Morelos se encuentran comi-
sionados miembros del GIS, ellos res-
ponden directamente a su cuartel, ubi-
cado en el Campo Militar Número 1 de
la Ciudad de México. De acuerdo con la
estructura de la Secretaría de la Defensa
Nacional (Sedena), el responsable de las
labores de inteligencia dentro del Ejérci-
to es el Estado Mayor de la Defensa Na-
cional, encabezado por el general de Di-
V
ILLAHERMOSA, TAB.- Apenas pa-
sada la medianoche del lunes 21,
ocho horas después del sepelio del
tercer maestre e integrante de las
fuerzas especiales de la Armada de Méxi-
co Melquisedet Angulo Córdova, muer-
to en la refriega en la que cayeron Arturo
Beltrán Leyva y varios de sus pistoleros, un
comando de zetas irrumpió en la casa del
marino en el municipio de Paraíso y acri-
billó a cuatro de sus familiares.
El miércoles 23, la Procuraduría de Jus-
ticia estatal presentó a cuatro presuntos
integrantes del grupo que participó en esa
masacre, la tercera que ocurre en Tabasco
en los últimos 11 meses en contra de fami-
liares de agentes que han participado en
operativos contra el narcotráfico.
La primera fue el 14 de febrero ante-
rior, cuando un grupo de sicarios ejecutó
al policía estatal Carlos Reyes López y a 11
familiares suyos, entre ellos siete menores
de edad, en la ranchería Monte Largo del
municipio de Macuspana.
Reyes López era policía estatal de elite
del Grupo Modelo de combate al secues-
tro y narcotráfico. Tres días antes había
participado en un operativo y detención
de cuatro presuntos sicarios de Los Zetas
y la muerte de otro, en Macuspana, luego
de una larga persecución desde Villaher-
mosa, distante a 50 kilómetros.
Cuatro meses después, el 14 de ma-
yo, un grupo armado asesinó en su casa
al policía Baldomero García Rodríguez y a
siete miembros de su familia, así como a
una vecina, en la ranchería La Piedra, mu-
nicipio de Cunduacán.
En el ataque contra la familia del ma-
rino, que según testigos duró sólo 10
minutos, quedaron los cuerpos de Irma
Córdova Pérez, de 64 años, madre de
Melquisedet, ultimada de un balazo; el de
su hermana Yolidabey, de 22, quien reci-
bió siete balazos, y el de su tía Josefa An-
gulo Flores, de 46.
Otro hermano suyo, Benito Angulo,
de 28 años, fue recogido grave pero falle-
ció seis horas después, en tanto que Mi-
raldeyi, de 24 años, quedó herida y fue
enviada a un hospital de Villahermosa.
De acuerdo con la procuraduría esta-
tal, en la casa de la familia Angulo Córdo-
va, ubicada en el bulevar Manuel Antonio
Romero, en la ranchería Quintín Arauz,
municipio de Paraíso, a 80 kilómetros de
esta capital, fueron recogidos 25 casqui-
llos de fusiles R-15, así como cuatro cali-
bre .45, un cartucho de AK-47 o cuerno
de chivo y uno más calibre .223.
La tarde del lunes 21, ocho horas antes
de la masacre, Melquisedet fue sepultado
en el panteón central de Paraíso, por sus
compañeros de la Secretaría de Marina.
visión Carlos Demetrio Gaytán Ochoa.
El divisionario, exjefe de la Sección
Décima, dedicada a las operaciones con-
tra el narcotráfico, fue también coordi-
nador del Colegio de la Defensa Nacio-
nal. Actualmente es uno de los hombres
más experimentados que rodean al se-
cretario de la Defensa Nacional, Guiller-
mo Galván Galván, quien sólo da parte al
comandante supremo de las Fuerzas Ar-
madas, el presidente de la República.
La Ley Orgánica del Ejército esta-
blece que entre las funciones de Gaytán
Ochoa está la planeación, la coordina-
ción y la supervisión de las actividades
de inteligencia dentro del Ejército, como
las que realiza el GIS.
No es la primera vez que las funcio-
nes de inteligencia del Ejército son infil-
tradas por el narcotráfico. El 13 de octubre
de 2002, durante el gobierno de Vicente
Fox, fueron arrestados 600 elementos del
65 Batallón de Infantería del Ejército, con
sede en Guamúchil, Sinaloa, acusados de
proteger al narco en la zona.
Una semana después, en una acción
conjunta, los entonces titulares de Defen-
sa, general Clemente Vega García; Segu-
ridad Pública, Alejandro Gertz Manero;
y de la PGR, el general Rafael Macedo
de la Concha, informaron del desmante-
lamiento de una red que tenía infiltrada a
esas dependencias.
M
a
r
g
a
r
i
t
o

P
é
r
e
z

R
e
t
a
n
a

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
General de brigada Leopoldo Díaz Pérez. Sospechas
Ejecuciones-OK.indd 14 12/24/09 5:37 PM
En Paraíso, venganza brutal
Armando Guzmán
Ante el ataúd de madera, cubierto con
la bandera de México, el teniente de corbe-
ta Raúl Lara Flores hizo el último pase de lista
a Melquisedet y expresó ante el cadáver del
marino: “¡Murió sirviendo a su patria y pue-
blo, honrando a su familia!”.
La banda de guerra de la institución eje-
cutó el toque de silencio y salva de hono-
res mientras el féretro fue depositado en la
bóveda donde descansa el abuelo materno
de Melquisedet, Benito Córdova Córdova,
quien en vida fue pastor evangélico.
Doña Irma Córdova, sin contener el
llanto, recibió el lábaro patrio que cubría el
ataúd de su hijo. Decenas de marinos que
resguardaron el sepelio se retiraron. La fa-
milia, consternada, regresó a su casa sin nin-
guna protección. Pasada la medianoche del
lunes 21, sobrevino el multihomicidio de la
familia Angulo Córdova.
“Eran personas sencillas, humildes. No se
metían en problemas. Tenemos mucho mie-
do que (los asesinos) regresen, tomen repre-
salias y maten a más personas inocentes”,
comentó una vecina.
Los responsables
El martes 22 al mediodía, en rueda de pren-
sa, el procurador general de Justicia, Rafael
González Lastra, prometió que no habría im-
punidad en la ejecución de la familia del ma-
rino y lamentó que haya ocurrido ocho horas
después del entierro del tercer maestre de la
Armada de México.
El funcionario informó que, inmediata-
mente después de los hechos, elementos de
la 30 Zona Militar, de la Quinta Zona Naval,
de la Secretaría de Seguridad Pública del es-
tado y de la procuraduría hicieron un frente
común para buscar a los responsables.
El miércoles 23 fueron presentados Ye-
senia Hernández Valencia, La Ximena; Ju-
lio Arturo Acosta Vargas, El Juniors; Isael de
Jesús García Reyes, El Goten, y Julio Acos-
ta Saucedo, El Compadre, presuntos impli-
cados en la matanza ocurrida en Quintín
Arauz.
González Lastra informó que La Ximena y
El Goten eran “halcones” o vigías de Los Zetas,
en tanto que El Compadre y El Juniors fungían
como pagadores de la nómina de ese grupo
de sicarios en Tabasco. Según la dependencia,
fueron ellos dos los que entregaron el dinero a
los sicarios un día antes de la matanza.
La Ximena y El Goten fueron arrestados
la tarde del martes 22, a la altura del monu-
mento a Andrés Sánchez Magallanes, en Vi-
llahermosa. La madrugada del miércoles 23
elementos del Ejército, en coordinación con
agentes de la procuraduría y de Seguridad Pú-
blica, arrestaron en el hotel Real del Lago de
esta capital a El Compadre y a El Juniors, de 47
y 22 años, respectivamente, ambos de Salti-
llo, Coahuila.
El Compadre dio pormenores de la matan-
za de la familia Angulo Córdova y reveló que
llegó a Tabasco a finales del mes pasado y era
el brazo derecho de uno de los líderes del gru-
po armado del cártel del Golfo en la entidad.
A los detenidos se les incautaron ocho telé-
fonos celulares, billeteras, identificaciones y so-
bres de pago, tres vehículos: un Jetta rojo, pla-
cas de circulación WPL-11-10; un Sentra azul,
placas 222- VYR del Distrito Federal, y una ca-
mioneta Dakota blanca, placas 652-SMP.
González Lastra informó que el operati-
vo contra la familia del marino fue una acción
concertada entre Los Zetas y los hermanos
Beltrán Leyva. En ella, según el procurador,
también participaron policías locales, aunque
no identificó a qué corporaciones pertenecen.
Asimismo, anticipó que en los próximos
días serían presentados algunos de los sica-
rios que asesinaron a la familia de Melquise-
det Angulo Córdova. ●
A
P
A
P
Los familiares de Angulo
El domicilio atacado

1730 / 27 de diciembre de 2009

15
NARCOTRÁFI CO
Ejecuciones-OK.indd 15 12/24/09 5:37 PM
E
n la pasada Conferencia Internacional
por una Reforma de la Política hacia
las Drogas, en Nuevo México, el ex-
canciller Jorge G. Castañeda afirmó
lo que hasta ahora ningún político se había
atrevido a denunciar: “En México lo que he-
mos visto cada vez más son aparentes eje-
cuciones entre bandas de narcotraficantes,
por parte de un cártel contra otro, cuando
en realidad estas ejecuciones son llevadas a
cabo por el Ejército, que culpa a los narco-
traficantes de ellas”.
Castañeda señaló –en la mesa redonda
titulada Confronting the US War on Drugs in
Latin America: Local and Regional Strategies,
en noviembre pasado–, que en México te-
nemos nuestros propios “falsos positivos”,
en referencia al escándalo en Colombia por
el descubrimiento de que militares recluta-
ban personas y las asesinaban para hacer-
las pasar como “positivos” o bajas de gue-
rrilleros en combate.
“Cuando escuchamos la estadística de
que 90% de los ejecutados en México son
producto de los cárteles, que es lo que el go-
bierno y el Ejército pretenden crecientemen-
te que creamos, esto es cada día menos cier-
to porque se están involucrando en la misma
lógica en que se involucró el ejército en Co-
lombia con los ‘falsos positivos’. Allá con la
contabilidad de los guerrilleros abatidos, y
en México es una contabilidad a la inversa,
cuando el gobierno pretende asegurar que
toda esa gente muerta son puros narcos; al
fin y al cabo, un narco muerto no significa
gran cosa”, dijo en el panel donde también
participaron especialistas procedentes de
Brasil, Colombia, Bolivia y Argentina.
En la reunión internacional de exper-
tos en políticas antidrogas, el también pro-
fesor de la Universidad de Nueva York di-
jo que, por miedo y porque todavía no hay
suficientes evidencias, muy pocos hablan en
México de estas ejecuciones extrajudiciales.
Dijo que el único incidente “más o me-
nos conocido” fue el enfrentamiento entre
soldados y narcotraficantes ocurrido en Villa
Ahumada, el municipio michoacano donde,
según la versión que dio, los narcos tenían
el tiro de gracia.
En la mesa redonda puso el siguiente
ejemplo: “Los 12 oficiales de inteligencia
de la Policía Federal que fueron atrapados
por los cárteles, los devolvieron hechos pe-
dacitos en Michoacán. Esos tipos fueron
enviados a infiltrarse en los cárteles, que
los descubrieron y los mataron. Y es por
eso que el Ejército salió entonces a matar a
otros tantos (narcos). Esto es difícil de in-
vestigar, pero alguien tiene que hacerlo”.
Agregó que esa práctica es más preocu-
pante que los “escuadrones de la muerte”
que anunció el alcalde de San Pedro Garza
García, Mauricio Fernández.
En la ronda de preguntas y respuestas,
cuando un integrante del Programa de las
Américas para el Center for International Po-
licy le preguntó en qué basaba sus afirmacio-
Marcela Turati
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
Presuntas “ejecuciones”
militares
En el caso de la Sedena, indicaron que
la fuga de información ocurrió en el Cen-
tro de Inteligencia Antinarcóticos (Cian),
instancia creada en el sexenio de Ernes-
to Zedillo por el entonces secretario de
la Defensa, Enrique Cervantes Aguirre.
En julio de 2008, el general Roberto
Aguilera Olivera solicitó su retiro de la
institución luego de ser investigado por
presuntos vínculos con el narcotráfico en
el sexenio pasado, cuando estuvo a cargo
del Cian. A su salida del centro de inte-
ligencia, el general había sido designado
agregado militar de México en Argentina.
De acuerdo con el expediente obte-
nido por Proceso, el comandante de la
XXIV Zona Militar, el general de briga-
da Leopoldo Díaz Pérez, tuvo informa-
ción precisa sobre la ubicación de al me-
nos una célula importante de los Beltrán
Leyva en el sur de Morelos, desde meses
antes de que la Armada tomara el caso.
El pasado jueves 24, el diario Refor-
ma publicó que entre los infiltrados de
los Beltrán Leyva en los “gises” se en-
contraban un coronel y dos mayores. En
la información consultada por este sema-
nario consta que la estructura de protec-
ción al narco dentro del Ejército pudo lle-
gar a mayores niveles.
Testimonio comprometedor
En un reporte enviado en el primer trimes-
tre de 2009 “Para la atención del Gral. de
BGDA. DEM. COMTE” (Díaz Pérez) se
asienta que dos ciudadanos se presentaron
en una comandancia del sur de Morelos
para denunciar “actividades ilícitas” en
los municipios de Jojutula y Zacatepec.
En el escrito de dos hojas se manifestó
que una persona –cuyo nombre se omite
aquí por razones de seguridad– denunció
que su hijo fue secuestrado por no haber
permitido que dentro de un negocio, la
discoteca La Botana, se vendieran drogas.
El documento asienta:
El 7 de febrero, aproximadamente a
las 24:00 horas, asistió a la discoteque
La Botana Antonio Román, alias El Mo-
ña, de unos 35 años de edad, acompaña-
do de seis sujetos más...
Dentro del local, el señor Antonio Ro-
mán informó al propietario que él era
quien controlaba toda la zona sur del esta-
do y que trabajaba para los Beltrán Leyva,
invitándolo a que se uniera a ellos porque
sabía que era una persona de valor (hue-
vos) y que si aceptaba el trabajo no le fal-
taría el dinero a él, ni a su familia, aparte
de que tendrían la protección del cártel
al que pertenece.
Según esta denuncia, al día siguiente lle-
gó a la discoteca otra persona, Héctor Celes,
Castañeda. Declaración polémica
16 1730 / 27 de diciembre de 2009
Ejecuciones-OK.indd 16 12/24/09 5:37 PM
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
nes, que consideraba muy graves, Castañeda
añadió que casos como el de Villa Ahumada
son difíciles de investigar, pero indicó que en
México esa situación es un rumor creciente
que es alimentado por los propios militares:
“Estos tipos hablan, se emborrachan y
hablan en las cantinas, en los bares, en los
restaurantes, en los hoteles, con sus amantes
y con todo mundo. Y van contando por to-
das partes a cuántos se han echado en ven-
ganza por los compañeros que han sido tor-
turados, asesinados, y eso”, respondió en el
evento organizado por la Drug Policy Allian-
ce, al que fue invitado como orador estelar.
Antes, en su primera intervención, afir-
mó: “Los cárteles obviamente no reaccio-
nan muy amablemente cuando descubren a
un tira o a un policía infiltrado en sus filas y
lo devuelven hecho pedacitos (...) y enton-
ces el Ejército dice: ‘Bien, por cada uno de los
nuestros nos tomamos 10 de ustedes’. Y los
toman, y estos son (los muertos)”.
Retomó el caso de Villa Ahumada, que
explicó así: “Por julio se encontraron los
cuerpos de 28 o 29 sicarios, la mayoría de
ellos con el tiro de gracia, y hubo testigos
que afirmaron que fueron ejecutados des-
pués de haber sido arrestados o detenidos.
La prensa no quiso investigar mucho este
asunto; inclusive Human Rights Watch no
quiso tocar el tema, porque es un asunto
muy delicado. Pero es uno solo (el caso)”.
Al término de la conferencia, el ex funcio-
nario foxista y coautor del libro El narco: la gue-
rra fallida, en el cual, junto con el exvocero pre-
sidencial Rubén Aguilar, descalifica la estrategia
de Felipe Calderón, fue entrevistado por esta
reportera sobre sus afirmaciones y señaló que
leyó en Proceso lo ocurrido en Villa Ahumada.
En su edición 1686, este semanario publi-
có que entre el 9 y el 13 de febrero un coman-
do armado secuestró a varias personas que
sacó de sus casas. Las llevaba en varias camio-
netas cuando se topó de frente con un gru-
po de soldados. Se suscitaron varios enfren-
tamientos, en los que murieron al menos 24
personas, la mayoría sicarios. Quienes llevaban
el tiro de gracia eran los seis secuestrados que
iban en una de las camionetas del comando.
En la entrevista justificó que no es posible
que 99% de las bajas sean provocadas por
enfrentamientos entre narcos: “En una gue-
rra todos se matan entre sí. ¿Qué, la policía
y el Ejército no matan a nadie? Sólo 7% está
matando el Ejército o la policía; se me hace
muy poco en una guerra”.
Obstáculos a la investigación
Hasta ahora ninguna organización no guber-
namental o visitador de derechos humanos
ha probado que el Ejército o la Policía Fede-
ral cometa ejecuciones extrajudiciales en el
contexto del combate al narcotráfico, si bien
cada vez son más las sospechas de que esta
práctica es posible.
Antes lo habían dicho únicamente abo-
gados de personas que han sido víctimas de
violaciones a sus derechos humanos por par-
te de militares.
“La afirmación del excanciller es de su-
yo grave. En caso de ser cierta, implicaría la
existencia de unidades secretas del Ejército
Mexicano encargadas de cometer ejecucio-
nes extrajudiciales para diezmar al enemigo.
Sólo así podría explicarse el hecho de que las
ejecuciones relacionadas con el narcotráfi-
co estén multiplicándose a ritmos extraordi-
narios en ciudades donde están llegando los
contingentes militares que ordenó el presi-
dente Felipe Calderón. Nada podría ser más
perturbador que saber que un gobierno está
pasando por encima de la ley para lograr con
escuadrones de la muerte lo que no puede
hacer con la impartición de justicia”, publicó
en la revista Qué Pasa el experto en asuntos
militares Jorge Luis Sierra, quien estuvo pre-
sente en la conferencia de Nuevo México.
A su vez, Édgar Cortez, secretario ejecu-
tivo de la Red Todos los Derechos para Todos
–que aglutina a medio centenar de organiza-
ciones de derechos humanos del país–, dijo
a Proceso que durante todo este año se ha
manejado esa hipótesis de que los militares
cometen ejecuciones extrajudiciales, pero
hasta el momento no se ha comprobado.
“La hipótesis de que (los militares) presen-
tan algunos muertos como resultados de en-
frentamientos (cuando fueron asesinados fuera
de combate) está tomando cierta fuerza, pero
aún no lo podemos afirmar, porque a quien le
toca investigar no lo hace –puntualizó en en-
trevista–. Nos obstaculizan dos razones: la pri-
mera, la dinámica perversa de que esos homi-
cidios no se investigan y sólo entran dentro del
‘ejecutómetro’, la suma de ejecutados; y la se-
gunda, porque si se llegaran a investigar, quien
investiga es el mismo Ejército y (esos casos) van
al fuero militar, que no es transparente.”
Cortez comentó que dos organizaciones
norteñas, integrantes de su red, tienen sospe-
chas de desapariciones y ejecuciones por parte
de militares y están documentando los casos pa-
ra establecer si el Ejército incurre en esa práctica.
“Percibo que desde este año la hipótesis
ha tomado fuerza, y lo planteamos como una
sospecha, como una duda. No tenemos hasta
ahora pruebas que nos permitan hacer esa afir-
mación. Pero es cierto que en esta guerra anti-
narco el Ejército prácticamente no tiene límites;
hemos visto que en los operativos establecen
un estado de sitio de facto, donde no hay auto-
ridad civil que vigile su actuación”, dijo.
Gustavo de la Rosa, quien hasta octubre
fue visitador para Juárez de la Comisión Es-
tatal de Derechos Humanos de Chihuahua
y fue muy crítico hacia el desempeño de las
Fuerzas Armadas, informó que en dos de los
más de 30 expedientes que abrió este año,
los cuales involucran a 111 ofendidos, se es-
tablece que los soldados pueden haber co-
metido ejecuciones extrajudiciales, aunque
las investigaciones siguen pendientes.
“Hay dos casos que he planteando que
deben investigarse bajo la línea de investiga-
ción de una posible ejecución extrajudicial. Se
tata de las desapariciones de cuatro personas
presuntamente vinculadas al narcotráfico, de-
tenidas por militares y que no aparecieron ni
vivas ante un juez ni muertas, y puede ser que
hayan sido ejecutadas”, señaló en entrevista.
El primer caso se inició con la queja que
puso una madre del poblado de Palomas por la
desaparición de dos hijos (la hija sí estaba invo-
lucrada en el narcotráfico). La mujer responsa-
bilizó de la detención y de ser cómplice de nar-
cotraficantes a un capitán apellidado Castro.
El segundo caso es la desaparición de
un mecánico detenido por militares en Juá-
rez por supuestos vínculos con La Familia y a
J
u
a
n

C
a
r
l
o
s

C
r
u
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
“¿Qué? ¿El Ejército no mata?”
NARCOTRÁFI CO
Ejecuciones-OK.indd 17 12/24/09 5:37 PM
cuyo abogado le pidieron 50 mil dólares
para liberarlo. Pero cuando recibieron el
dinero se llevaron también al abogado y
ninguno volvió a aparecer.
Consultado sobre lo ocurrido en Villa
Ahumada, Michoacán, De la Rosa admitió
que las versiones del enfrentamiento “no se
acomodan en tiempo ni en espacio” como
para afirmar quién les dio el tiro final a los
secuestrados, pero no quiso ahondar mu-
cho porque él no estuvo directamente in-
volucrado con el caso.
Hay varias quejas contra el Ejército por
desapariciones de personas.
Una de ellas es la recomendación
44/2009 de la Comisión Nacional de los De-
rechos Humanos a la Secretaría de la Defen-
sa Nacional, en la que exige presentar con
vida a los hermanos José Luis y Carlos Guz-
mán Zúñiga, a quienes detuvo en su domi-
cilio, frente a sus padres, el 14 de noviembre
de 2008. “En el supuesto de que éstos ha-
yan incurrido en la comisión de alguna con-
ducta antijurídica (se le pide) sean puestos
a disposición, de manera inmediata, ante la
autoridad competente”, urgió la comisión.
En el informe de la organización Amnis-
tía Internacional sobre “Violaciones de De-
rechos Humanos a manos del Ejército” se
registran cinco casos, entre ellos al menos
uno de homicidio, pero todos perpetrados
por militares.
En ese documento la organización in-
ternacional señala:
“Cada vez son más los informes de
graves violaciones de derechos humanos,
como desapariciones forzadas, homicidios
ilegítimos y extrajudiciales, tortura, otros
malos tratos y detención arbitraria, perpe-
tradas por miembros del Ejército Mexica-
no. Los casos que se documentan en este
informe muestran que con frecuencia ni
las autoridades civiles ni las militares inves-
tigan estos informes de forma inmediata,
imparcial y eficaz para garantizar que los
responsables de las violaciones sean pues-
tos a disposición judicial, según establecen
las leyes nacionales y el derecho interna-
cional de los derechos humanos.”
El analista Jorge Luis Sierra remata su
citada columna: “Castañeda debe explicar
con mucha claridad sus afirmaciones. De
otra manera, todo quedará como un in-
tento mezquino del grupo del expresiden-
te Vicente Fox que intenta contraatacar a
Calderón por las críticas que hizo sobre la
supuesta inacción de los mandatarios an-
teriores para acabar con el narcotráfico. El
excanciller dedica su libro a lavar la ima-
gen del expresidente anterior (sic). Quizá
sería mejor que pusiera el esfuerzo en pro-
bar la existencia de ‘falsos positivos’. Sería
más útil para el país”. ●
para ofender a los propietarios, y más tarde
regresó armado con una escopeta. Pero an-
tes de que pudiera disparar, el dueño del lo-
cal lo golpeó con una pistola en la cabeza, lo
desarmó y lo llevó ante la policía.
Agrega:
Cabe destacar que el señor Héctor
Celes obtuvo su libertad a los dos días si-
guientes, desconociendo los motivos por
los cuales lo dejaron en libertad. Al día
siguiente el dueño de la discoteca fue ci-
tado por Antonio Román, alias El Moña,
en su negocio de compraventa de vehícu-
los ubicado en la calle de Galeana, colo-
nia Benito Juárez, municipio de Zacate-
pec, muy cercano a la agencia Corona de
la localidad, para preguntarle si tenía al-
gún problema con Héctor Celes, a quien
había contratado para levantarlo y ma-
tarlo, pero que finalmente no lo hizo por
la amistad que siente por él, aprovechan-
do de nuevo el momento para invitarlo
(…) a unirse a la banda.
En su relato, el denunciante destacó
que Antonio Román, El Moña, era el de-
do chiquito de los hermanos Beltrán Leyva
en el estado y que frecuentemente se ha-
cía acompañar de Gonzalo Baena, un de-
sertor del Ejército y miembro del cártel en
Cuernavaca.
El Moña –dice– tiene compradas a
las autoridades municipales y estatales
con el fin de que brinden protección y li-
bertad para moverse a cualquier lugar,
para lo que usa los siguientes vehículos:
camioneta Ford doble cabina color ne-
gra, camioneta Ford doble cabina color
blanca, camioneta Gran Cherokee color
verde sin placas y con vidrios polariza-
dos, automóvil 300C, marca Kryslet (sic)
color blanco con quemacocos.
El mismo Mario González Gaspar
admitió en su confesión del 8 de mayo
de 2009 que una de las residencias uti-
lizadas por Arturo Beltrán Leyva estaba
en el fraccionamiento Los Limoneros, en
la misma capital morelense, sitio al cual
era frecuentemente asignado para brin-
dar protección en las calles aledañas.
Una de esas casas en las que estaba
viviendo El Patrón era en el fracciona-
miento Los Limoneros. Incluso esta casa
salió en la revista Proceso, que ahí hubo
una reunión donde estuvo El Señor (Ar-
turo Beltrán) con personas de Los Zetas
ya que supuestamente se había levanta-
do a un zeta y esa reunión era para rea-
lizar una tregua. Esto fue hace dos años.
Se trata de la misma casa donde el pa-
sado 11 de diciembre los marinos desple-
garon un operativo para sorprender a una
parte de los miembros del cártel en una
posada que era amenizada por conjuntos
como Los Cadetes de Linares, el Gru-
po Torrente y Ramón Ayala, El Rey del
Acordeón, mientras el Ejército sólo in-
tervino para acordonar las calles.
La revista Sólo para Abogados pu-
blicó en septiembre pasado un reportaje
escrito por su director, Jesús Castillo, en
el que afirma que hay miembros del GIS
distribuidos en toda la entidad.
Los “gises”, como comúnmente se les
conoce, salen a la calle vestidos de civil y
no parecen militares. Usan el pelo largo e
incluso llegan a vestir como “cholos” para
infiltrarse en las pandillas locales o contra-
tan a taxistas para allegarse información, y
han sido la principal fuente de información
del general Leopoldo Díaz Pérez en sus in-
vestigaciones sobre el narco.
En la acción que estuvo a cargo de un
grupo de élite de la Infantería de Marina,
El Jefe de Jefes recibió 62 balazos; algu-
nos de los disparos fueron hechos a tres
metros de distancia, justo a la entrada del
departamento 202 de una de las torres del
complejo Altitude.
Según datos de la Procuraduría Gene-
ral de Justicia de Morelos, los marinos se
llevaron del departamento tres computa-
doras personales utilizadas por Beltrán
Leyva, en una de las cuales se hallan gra-
bados alrededor de 150 videos sobre eje-
cuciones.
En el testimonio de Mario Gonzá-
lez Gaspar no aparecieron los nombres
de los militares que surtían de informa-
ción a Arturo Beltrán Leyva. Sólo habló
de “conectes” con las fuerzas del Ejército
ubicadas en Morelos, bajo el mando del
general de Brigada Leopoldo Díaz Pérez.
Generales al por mayor
Buena parte de los mandos policiacos
de la entidad están ocupados por milita-
res. Durante el último año, el gobernador
Marco Antonio Adame trató de fortalecer
su administración con el nombramiento de
dos generales en retiro, quienes se sumaron
a los cuatro servidores públicos de origen
castrense que ya ocupaban cargos en la
Secretaría de Seguridad Pública del estado
y en la Procuraduría General de Justicia.
Se trata de los generales de brigada
Ángel Daniels Gaytán y Gilberto Tole-
dano Sánchez, designados coordinador
general del Colegio Estatal de Seguridad
Pública y director general de Seguridad
Privada de la SSP, respectivamente.
Gastón Menchaca Arias, general reti-
rado y secretario de Seguridad Pública en
Morelos, presentó a Daniels Gaytán an-
te cadetes y personal administrativo del
Colegio Estatal, y luego de expresar que
18 1730 / 27 de diciembre de 2009
Ejecuciones-OK.indd 18 12/24/09 5:37 PM
“sin la capacitación y la educación no po-
demos avanzar”, dijo que en el general
Daniels Gaytán depositaba la formación
de los nuevos policías del estado.
La llegada de generales a puestos cla-
ve del gobierno morelense comenzó en
mayo pasado, cuando la Policía Federal
y el Ejército capturaron a 14 integrantes
de una célula supuestamente ligada al cár-
tel de los hermanos Beltrán Leyva. Luego
fueron detenidos el secretario de Seguri-
dad Pública estatal, Luis Ángel Cabeza de
Vaca y su homólogo en Cuernavaca, Fran-
cisco Sánchez González, quienes actual-
mente se hayan recluidos en el penal fe-
deral de Matamoros, Tamaulipas, por sus
presuntos nexos con los Beltrán Leyva.
En lugar de Cabeza de Vaca fue nom-
brado Gastón Menchaca y días después el
ayuntamiento de Cuernavaca designó co-
mo responsable de la seguridad pública en
la capital al general retirado Manuel Far-
fán Carriola, cesado en septiembre último
luego de que en esa ciudad se registraran
seis homicidios, entre ellos el de un poli-
cía municipal que fue enviado sin armas a
atender un llamado de auxilio.
Así pues, son generales de Brigada
quienes ocupan la Secretaría, la Subse-
cretaría, el Centro de Comunicación y
Cómputo y Seguridad Privada en la SSP
del estado, mientras que el coronel del
Estado Mayor José Robles Quintana se
encuentra al frente de la Policía Minis-
terial. Además de ellos, el general briga-
dier Héctor Andrés Alvizo Hernández,
exresponsable del Colegio Estatal, fue
reubicado en un área de inteligencia de
la Procuraduría General de Justicia. 
Pese a tales circunstancias, Arturo
Beltrán Leyva tenía elementos infiltrados
en los cuerpos policiacos municipales y
del estado, así como en el propio Ejér-
cito. Inclusive, en su testimonio, Mario
González Gaspar reconoció que él y su
grupo de compañeros trabajaron como
“aviadores” en la corporación policiaca
de Cuernavaca, adonde únicamente con-
currían los días de pago de quincena. El
resto del tiempo lo pasaban de casa en ca-
sa de seguridad atendiendo las órdenes
del cártel de los Beltrán Leyva.
Otro cordón de seguridad de El Je-
fe de Jefes estaba integrado por taxistas,
quienes le suministraban información
sobre los movimientos extraños detecta-
dos en Cuernavaca.
Hoy se sabe que el día que murió Ar-
turo Beltrán Leyva ya estaba herido del
brazo derecho, luego de que había logra-
do escapar de un operativo que le tendió
La Marina días antes en Puebla. Una de
las dos mujeres que lo acompañaban era
enfermera y trataba de curarle las lesio-
nes causadas por esquirlas.
Por lo que se refiere a las fuerzas cas-
trenses, el general Leopoldo Díaz Pérez
fue parte del grupo de militares que lu-
charon contra los zapatistas en Chiapas.
De acuerdo con documentos descla-
sificados por el gobierno de Estados Uni-
dos, él participó en el desmantelamiento
de municipios autónomos zapatistas por
órdenes del entonces gobernador de Chia-
pas, Roberto Albores Guillén, en 1999.
Según una investigación del corres-
ponsal de Proceso en Chiapas, Isaín
Mandujano, Leopoldo Díaz estaba al
frente del Agrupamiento Chiapas, una
fuerza especial de la que poco se sabe.
Entre diciembre y mayo de 2008, es-
te semanario solicitó a la Sedena infor-
mación sobre el Agrupamiento Chiapas,
y en especial en torno al general Leopol-
do Díaz Pérez.
La institución se negó a abrir esos
archivos con el argumento de que con-
tenían nombres, medios utilizados,
despliegue de tropas y, en general, estra-
tegias para repeler las acciones “del auto-
denominado Ejército Zapatista de Libe-
ración Nacional (EZLN)”.
Un año y medio antes de que el general
Leopoldo Díaz Pérez llegara a Cuernavaca
en calidad de comandante de la XXIV Zo-
na Militar, la banda de los Beltrán Leyva ya
estaba construyendo allí su centro de ope-
raciones y principal refugio.
Aviso a los lectores
Los cárteles del narcotráfico continúan imponiendo su ley –la ley de la sangre–
en prácticamente todo el territorio nacional, por encima de las optimistas pro-
clamas oficiales sobre los éxitos de los operativos conjuntos policiaco-militares
que emprendió el actual gobierno. Dadas esas circunstancias, Proceso asu-
me la política de proteger a sus reporteros y corresponsales presentando –de
manera excepcional– ciertas notas y reportajes relacionados con el narco-
tráfico sin su firma. Del contenido de esos trabajos, de su veracidad, se hace
responsable institucionalmente nuestra casa editorial.
De María Guadalupe
Morfín Otero
Señor director:
He sido lectora de Proceso desde hace
muchos años y aprecio el profesionalismo
de este semanario. El
domingo 1 de noviem-
bre, en el reportaje
que en portada se ti-
tuló Expediente abier-
to: La CNDH propició
la fuga del Chapo, fir-
mado por Ricardo
Ravelo (páginas 16
a 19), aparezco co-
mo fuente de información.
Al respecto, envío las precisiones siguientes,
necesarias para servir a la verdad:
1. Sostuve un grave diferendo con el
entonces titular de la Comisión Nacional de
los Derechos Humanos (CNDH) a raíz de
las quejas que la Comisión Estatal de Dere-
chos Humanos de Jalisco recibió durante
el año 2000 por actos de corrupción en el
Cefereso 2, de Puente Grande, Jalisco. Has-
ta donde tuve conocimiento, ni a Raúl Plas-
cencia Villanueva ni a Mauricio Farah Geba-
ra, en esos días segundo visitador general y
administrador de la CNDH, respectivamen-
te, les competía intervenir en una queja de
índole penitenciaria, cuya integración co-
rrespondía a la Tercera Visitaduría General.
2. En el texto se afirma erróneamen-
te que no reporté las irregularidades si-
no hasta pasada la fuga, el 20 de enero
de 2001, cuando en realidad lo hice pun-
tualmente a lo largo del año 2000 ante la
CNDH, como correspondía.
3. Aun cuando se trate de un caso añe-
jo, del que presenté en su oportunidad
una denuncia penal, en el contexto actual
continúa representando un riesgo para los
quejosos hacer públicas sus identidades.
Uno de ellos fue asesinado en 2007. Al di-
vulgar nombres de involucrados en el epi-
sodio citado por el reportaje, se pone en
riesgo la vida de otras personas.
4. Para la realización del artículo no fui
entrevistada por el reportero de Proceso;
tampoco queda claro cuál es la fuente. Se
cita en una ocasión la denuncia de hechos
que presenté, pero otros datos no proceden
de mí; algunos párrafos en cursiva, cuya re-
dacción no reconozco como propia, dado
que hay un abuso de gerundios en el que no
suelo incurrir, se presentan como míos.
Quedo a sus órdenes para aclarar y
precisar lo que considere pertinente.
Con un saludo muy cordial.
Atentamente
MARÍA GUADALUPE MORFÍN OTERO

1730 / 27 de diciembre de 2009

19
NARCOTRÁFI CO
Ejecuciones-OK.indd 19 12/24/09 5:37 PM

barbara
¿
Q
ué hubo antes del impacto mediático? Muy pro-
bablemente la historia registra los actos políti-
cos, las confrontaciones ideológicas,
las grandes movilizaciones sociales,
incluso los golpes de Estado y las
revoluciones. Pero todo eso parece
quedar atrás. Hoy el eje de la política y de la vida
social es el impacto mediático, una mezcla de re-
percusión publicitaria, noticia que puede llegar a
todos los hogares y abuso visual de movimientos,
tragedias y catástrofes. El gobierno mexicano es
un devoto del impacto mediático pero no está so-
lo, también practican ese culto paramesiánico la
delincuencia organizada y las instituciones y los
organismos que puedan.
● ● ●
El combate del 16 de diciembre en Cuernavaca entre miem-
bros de la Marina y sicarios del grupo de Arturo Bel-
trán Leyva, El Jefe de Jefes o El Barbas, se re-
suelve con la muerte del capo y de un marino,
Melquisedet Angulo Córdova, luego de cuatro ho-
ras de fuego incesante en una zona residencial con
vecinos amedrentados y seguramente hartos de la
teoría del impacto mediático.
El ir y venir de los actos simbólicos: el 22 de
diciembre se entierra a Melquisedet en Paraíso,
Tabasco, a unas horas de Villahermosa. La cere-
monia luctuosa, colmada de elogios justos, tie-
ne un inconveniente: se difunden (¿se delatan?) el
nombre del muerto y los datos de su familia. A
Carlos Monsiváis
Semiótica
Margarito Pérez Retana / Procesofoto
Eduardo Miranda
20 1730 / 27 de diciembre de 2009
Monsi.indd 20 12/24/09 5:38 PM
la medianoche de ese día, un comando, ansioso de divul-
gar la respuesta inmediata de su grupo, asesina en Paraíso
a la madre, la tía y dos hermanos de Melquisedet. A su mo-
do, buscan el impacto mediático. El Poder Ejecutivo lanza
su mensaje de “no nos dejaremos amedrentar”, a una socie-
dad francamente amedrentada. El país se unifica por medio
de dos reacciones a fin de cuentas complementarias: la irri-
tación ante la presentación circense del cadáver de Beltrán
Leyva y la profunda indignación moral y política ante la ma-
tanza de los familiares de Melquisedet.
● ● ●
Sin disimulo, el combate o “la guerra” entre el Estado y el
crimen organizado se acompaña de difuntos enteros o mu-
tilados, que al divulgarse hacen las veces de anuncios es-
pectaculares en el imaginario colectivo y en los medios de
comunicación. Un cementerio ubicuo como ofensiva propa-
gandística. Imposible atender de modo específico los cadá-
veres que brotan a diario, las circunstancias que hace poco
parecían inverosímiles o “de película” (la entrada de sica-
rios a un restaurante para matar a un cliente y sus acompa-
ñantes, el ataque a cuarteles policiacos, la matanza de civiles
con granadas el 15 de septiembre en Morelia, las anécdotas
de fugas y ejecuciones). Y lo que se exige, además de efica-
cia policiaca, es el examen de los hechos como recados a la
comarca o el país entero: el locutor asesinado en pleno día
mientras colocaba una manta en un pueblo previniendo a los
jóvenes sobre los males de la drogadicción; el reportero o el
fotógrafo desaparecidos porque “investigaban de más”; el
cantante de onda grupera torturado y asesinado por presumir
de sus relaciones con la novia del capo; el jefe de policía de
honradez intachable…
Los recados no necesitan de mayor interpretación, sólo de
analizarlos exhaustivamente a la luz de la precaución: “Sí, fí-
jate, éste es otro comunicado de los narcos a la sociedad na-
cional e internacional: que no nos den por muertos, en estos
encontronazos nadie muere al último”. (Si la fuerza del Es-
tado es incomparable, es ilimitada la suma de los alcanzados
por la nueva “causa natural” de muerte.) Y pierden mucha de
su utilidad o la vulneran por completo los impactos mediá-
ticos, cuyo origen es la obsesión por el poder de las imáge-
nes, esos asomos de las garantías de inmortalidad, la super-
chería todavía triunfante. Si funciona el impacto mediático,
es la creencia desorbitada, el país o el gobierno o el cártel o el
partido o el movimiento van bien.
● ● ●
El mundo es de los recados, en este caso de los que podrían lla-
marse “correos de bulto”. Con todo, nunca el gobierno federal
había sido tan explícito en sus mensajes a los narcos como en
el despliegue reciente de escenografía con cuerpos adjuntos en
un edificio de lujo en Cuernavaca. Las fotos al cabo del enfren-
tamiento de cuatro horas mezclan varios relatos simultáneos:
–el de un capo de la droga “presentado en sociedad”, ten-
dido ante la complacencia de su exterminadores
–el de la teatralización bárbara del triunfo sobre el enemi-
go de la Patria
–el de la defensa por turnos de la sociedad, ahora a cargo
de la Marina, que hereda la estafeta de la policía, los agentes
judiciales y el Ejército
–el de un episodio ignorado de Beirut.
Lo más notorio: la conversión en carta electrónica y correo
postal dirigidos a la conciencia nacional e internacional del
cadáver de Arturo Beltrán Leyva, sinaloense nacido en 1961,
criminal inmisericorde, hombre cuya persuasión alcanzó a
gobernadores, jefes policiacos, ministerios públicos y jefes
militares, esto último según estimaciones de la prensa avala-
das por el rumor. Todo bajo la tradición del siglo XX: todo en
familia, “si no involucro en este negocio a todos mis parientes,
me van a ver muy mal en la cena de Navidad”.
La puesta en escena: en algunas fotos, Beltrán Leyva es-
tá semidesnudo, con un calzoncillo y los pantalones en pleno
descenso; en otras, se reitera la destrucción de la persona y los
muebles; también, inmerso en la sangre, se advierte a un cri-
minal que no termina de extinguirse, la sangre amenaza con
resucitarlo y con anegarlo de inmediato; de modo reiterado,
El Universal Eduardo Miranda

1730 / 27 de diciembre de 2009

21
NARCOTRÁFI CO
Monsi.indd 21 12/24/09 5:38 PM
el narco es una simple masa sanguinolenta cerca de los grafi-
tis involuntarios; en la foto más divulgada y de alguna mane-
ra la más impresionante, al cadáver lo decoran, a manera de
despedida grotesca, billetes de 500 y mil pesos arreglados de
modo armonioso, que componen, es de suponerse, la mortaja
que del choteo baja, el tejido de las burlas a los muy inefica-
ces santos y vírgenes y reliquias en forma de fotos personales.
“Que aprendan los delincuentes: eso les espera, un sudario de
los papeles del Banco de México que ya no podrán gastar, tú
lo quisiste, narco mostén, tú lo quisiste, tú te lo ten”.
● ● ●
En estas fotos, no parece funcionar el objetivo: alentar la re-
flexión filosófica (digo es un decir) en torno a los valores del
Más Allá y a las intimidaciones en el Más Acá; no impre-
sionan las tácticas del primitivismo muy antiguo, cuando la
mutilación de los cadáveres era parte de la persecución des-
pués de la muerte. El narcotráfico se ha distinguido por sus
decapitaciones, por sus torturas infames, por su manía de
castigar a sus enemigos, a los restos de sus enemigos y, en
los años recientes, a las familias de sus seres odiados. Esto
corresponde a su infinita barbarie y su dimensión psicopato-
lógica (entendida tal categoría en su dimensión popular), y
esto genera inevitablemente las sensaciones de horror ante
las cabezas arrojadas en la discoteca de Uruapan, ante la tor-
tura y la decapitación de los zetas capturados por un cártel
rival que envía la grabación a YouTube, ante los cuerpos se-
pultados en botes de cemento o disueltos en grandes peroles
de ácido. El impacto mediático: los narcos redactan sus atro-
ces “misivas” a lo largo del país: en estos días y por ejemplo
el asesinato del secretario de Turismo de Sinaloa, los atenta-
dos contra alcaldes y jefes de policía, la persistencia de las
cifras mortuorias día a día.
● ● ●
Tras la divulgación de las fotos de Beltrán Leyva sobreviene el
reparto de la inocencia. Todos se deslindan, sin siquiera insi-
nuar que las fotos “fueron tomadas en otro contexto”. Los fun-
cionarios de Gobernación, la PGR, el Semefo de Morelos y la
Secretaría de Marina tartamudean ante el temor de asumir res-
ponsabilidades. Por lo oído y leído, nadie manejó el montaje
del cadáver de Arturo Beltrán Leyva. Semiótica sangrienta, se-
miología de borrón e imagen nueva.
Al Estado de ningún modo le corresponde, así sea en la
muy torpe y malévola recreación escénica de Cuernavaca, el
uso de cuerpos como avisos. El montaje después de la bata-
lla como Oficina de Correos. De seguro, los “curadores” de la
“instalación” del sadismo contemplativo se divirtieron a nom-
bre de los cuerpos de seguridad ofendidos y se rieron al colo-
car cada uno de los billetes, y se olvidaron de la función gu-
bernamental mientras organizaban el “discurso fúnebre” del
capo con técnicas inspiradas por los métodos del narco. Falta-
ron mantas, eso sí, pero tal vez se debió a que no había puen-
tes en las cercanías.
● ● ●
Habría necesidad de un álbum complementario de fotos que
podrían descubrir las fuerzas del orden, donde estarían las si-
guientes:
–Beltrán Leyva cena con el jefe de policía de una ciudad
de provincia, mientras parece recomendarle que pruebe el
magnífico vino recién traído de la capital, o lo felicita por su
poderosa garganta, o cuenta chistes o celebra los perpetra-
dos por el invitado. (Si esta foto parece muy convencional,
siempre queda el recurso del Photoshop: Beltrán Leyva fra-
terniza con Al Capone, Dillinger, Baby Face Nelson o Her-
mann Göring.)
–Beltrán Leyva, a carcajadas, certifica el traspaso de los
dólares a unos guardianes de la ley. Un eclesiástico contempla
beatíficamente la escena.
–Beltrán Leyva dialoga con un presidente municipal, el her-
mano de un gobernador, el director de la policía judicial del
estado. A juzgar por sus semblantes de preocupación, lo más
probable es que estén discutiendo la calidad de la Selección Na-
cional de futbol.
Eduardo Miranda El Universal
22 1730 / 27 de diciembre de 2009
NARCOTRÁFI CO
Monsi.indd 22 12/24/09 5:38 PM
Monsi.indd 23 12/24/09 5:38 PM
C
IUDAD JUÁREZ, CHIH.- La
Suburban negra blindada, de
vidrios polarizados, es segui-
da por tres camionetas oscuras
que transportan gente armada.
El notorio convoy sube la loma,
rebasa viviendas construidas
con láminas y llantas, pisa calles a las que
la última lluvia destapó las caries y frena an-
te una casa desvencijada. El barrio tiembla.
Les llegó la hora de la muerte, se figuran.
De la camioneta baja el hombre res-
guardado. Es de cara rosada, va trajeado,
llega sonriente. Al reconocerlo, la dueña
de la casa se carcajea de nervios y le con-
fiesa: “Nos asustó. Íbamos a salir corrien-
do, pensamos que eran sicarios y dijimos:
‘¡Y atrás vienen más!’”.
El hombre que casi los mata de susto es
José Reyes Ferriz, el alcalde de esta ciudad
que en dos años –a partir de la militariza-
ción ordenada por Felipe Calderón– alcan-
zó el récord mundial de asesinatos. Donde,
a pesar de la presencia de 10 mil soldados
y 3 mil policías, todos los días se traspasa
el límite del horror, pues hoy amanece un
En Juárez, la otra opción...
Marcela Turati
tardía
hombre sin cabeza amarrado a un puente,
mañana son “fusilados” cuatro jóvenes, pa-
sado masacran a una veintena de adictos de
un centro de rehabilitación, al día siguiente
una bala perdida atina a un niño en su salón
de clases o un loco entra a un bar y asesina
al ritmo del tín-marín.
Cuando los vecinos se dan cuenta de la
confusión, se ríen al verse traicionados por
la cochina maña que agarraron de acostum-
brarse a la muerte, la misma que los hace ti-
rarse al piso si al mesero se le cae la charola
(pensando que comenzó la baliza), no re-
clamar los accidentes de tránsito por miedo
a que los haya chocado un sicario o llamar
a la policía cuando encuentran a un “enco-
bijado” en la calle, aunque en realidad sea
un indigente tapándose del frío.
24
1730 / 27 de diciembre de 2009
Juarez.indd 24 12/24/09 5:39 PM
En el papel, el Proyecto Juárez que anunció el presiden-
te Calderón a finales de noviembre es un ambicioso
plan de inversión social, basado en el reconocimiento
tardío de que la militarización por sí sola no detendrá
la violencia. Esto ha creado grandes expectativas, pero
activistas e investigadores coinciden en que, antes de
construir megaobras, el gobierno debe abrirse a la par-
ticipación de los ciudadanos, crear empleos, promover
la educación, transparentar los procedimientos, abatir
la corrupción...
Juárez, donde se estrenó la estrategia de
la militarización, es la ciudad que ha pues-
to la mayoría de los muertos de la “guerra
contra el narcotráfico” que se libra en todo
México. Y el próximo año será el laborato-
rio de la segunda etapa de la estrategia. Esa
es la explicación de la sorpresiva aparición
del alcalde en la colonia Fronteriza.
“El año próximo tendrán una prepara-
toria”, anuncia Reyes Ferriz a los vecinos,
que ya se aglomeran a su alrededor y a
quienes comienza a preguntarles cosas ra-
ras: hasta dónde tienen que viajar para ir a
una biblioteca, a cuánto tiempo les queda
el parque más cercano, si tienen un museo
cerca. Los vecinos le cuentan del arroyo
que tienen que cruzar para ir a una biblio-
teca, del baldío que usan como parque, de
da, y la aparición de una sicaria que asesi-
nó a otra mujer).
El alcalde reconoce que diciembre
pinta duro: empezó con un repunte de ase-
sinatos y no bajan los secuestros y los ro-
bos. Confiesa que cada día recibe llama-
das de amigos desesperados porque han
sido extorsionados.
El domingo anterior un nutrido gru-
po de ciudadanos marchó por las calles pi-
diendo una solución para Juárez, unos em-
presarios pidieron a gritos la presencia de
los Cascos Azules de la ONU y los perió-
dicos constantemente critican al alcalde
porque duerme todas las noches en la ve-
cina ciudad de El Paso, Texas.
Pero hoy el alcalde luce tranquilo, dice
que el programa que están por aprobar en
Los Pinos es un “proyecto de esperanza”.
No sabe cuánto dinero soltará la Federa-
ción, pero el presidente y el secretario de
Gobernación ya hicieron público que en-
frentarán la violencia en esta frontera con
programas sociales. Y esos programas son
los que tiene en el escritorio.
Para armar la propuesta, el alcalde via-
jó a mediados del año pasado a Medellín,
asesorado por el Banco Interamericano de
Desarrollo (BID). En esa ciudad vio có-
mo se hicieron inversiones millonarias en
educación, espacios públicos y oportuni-
dades de desarrollo en las comunas más
pobres, donde vivía la gente que no tenía
más opciones de vida que la delincuencia.
Regresó tan impresionado que envió
a cuatro miembros de su gabinete a estu-
diar ese modelo y otro de Guatemala, don-
de la organización Ceiba les mostró cómo
le hace para incorporar al empleo a los jó-
venes pandilleros. Así armó la propuesta
que le entregó a Laura Carrera, la comisio-
nada de la Secretaría de Gobernación pa-
ra Prevenir y Erradicar la Violencia contra
las Mujeres, que tiene oficinas en Juárez.
El Proyecto de Intervención preten-
de construir grandes obras en los lugares
donde ocurren los feminicidios y la ma-
los kilómetros que los separan de un cine
y de cualquier banco.
“El jueves vendremos a elegir el terre-
no para la prepa”, les dice el funcionario
antes de seguir su camino. Pero se guarda
un secreto: en la zona Norponiente, don-
de se ubica la Fronteriza, podría estrenarse
un programa millonario que pretende ser-
vir de torniquete para que la ciudad no se
desangre, pues en estos dos años han sido
asesinadas más de 3 mil personas.
En esta ciudad de 1 millón 300 mil ha-
bitantes mueren 159 por cada 100 mil, un
promedio de 12 asesinados por día.
Reyes Ferriz pide a su chofer que se de-
tenga en la cima de un cerro, desde donde
muestra las favelas juarenses, las colonias
afincadas sobre el olvido, e imagina que en
ese hoyo poblado por 400 mil personas (una
tercera parte de la población) se levantarán
megabibliotecas con canchas deportivas,
escuelas, parques, centros de justicia comu-
nitaria y museos, como vio en la ciudad co-
lombiana de Medellín, que en los noventa
era la capital mundial de los homicidios.
El proyecto no es una locura suya.
Consta en un documento que tiene planos,
montos y estadísticas, y el cual descansa
sobre su escritorio. Lleva por nombre Pro-
yecto de Intervención por Juárez y el mem-
brete de la Secretaría de Gobernación.
Es un plan ambicioso de inversión so-
cial. Es el reconocimiento tardío de que la
militarización no detendrá la violencia si no
se invierte en mejorar la vida de la gente. De
que si la gente no tiene oportunidades, Juá-
rez será siempre una incubadora de sicarios.
● ● ●
Es jueves 10 de diciembre y a las ocho de
la mañana el presidente municipal trabaja
en su oficina, desde donde se mira el puen-
te fronterizo. El periódico que venden en
las esquinas anuncia: “Suelto el diablo:
matan a 16” (destaca el hallazgo de una
mamá y sus hijas asesinadas en su vivien-
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
El alcalde Reyes Ferriz. Proyecto desesperado

1730 / 27 de diciembre de 2009

25
NARCOTRÁFI CO
Juarez.indd 25 12/24/09 5:39 PM
yoría de los asesinatos, que coinciden con
las zonas donde los niños crecen en la ca-
lle por falta de guarderías y donde los jó-
venes abandonan los estudios porque no
tienen preparatorias cercanas.
“Nos dimos cuenta de que, aunque ten-
gamos 10 mil soldados en la calle y 3 mil
policías, mientras tengamos tantos chavos
que no estudian ni trabajan, no vamos a
evitar que caigan en la tentación del cri-
men organizado”, explica el secretario del
ayuntamiento, Guillermo Dowell.
Aún no pasa el mediodía y ya han si-
do asesinadas cinco personas en la ciudad.
● ● ●
Un día más amanece y Carlitos hoy cumple
13, su padre no estuvo ahí para felicitarle,
un abrazo darle (…). Desde que se va al ca-
llejón se mira muy delgado y es que su ma-
dre no tiene tiempo para educarle porque
se la pasa trabajando, luchando porque no
le falte nada (…). Dejó la secundaria por
andar en la vagancia, qué triste infancia la
de Carlitos, cuando una balacera se desa-
tó en su barrio él se quedó tirado en el pi-
so, a muy corta edad a la tumba fue a dar.
“La historia de Carlitos” es un rap que
compuso un joven juarense llamado Aarón,
que acaba de grabar su primer disco y se hi-
zo popular en los barrios donde los jóve-
nes se enrolan en las pandillas, donde los
cárteles de la droga reclutan a los chavos
como vendedores y los jóvenes son asesi-
nados como moscas, justo ahí donde el go-
bierno pretende construir nuevas guarde-
rías, bibliotecas y preparatorias.
La tragedia juarense está muy bien do-
cumentada y durante décadas ha sido de-
nunciada por académicos y oenegeístas:
esta ciudad, desde los años setenta, recibió
gente de todo el país porque todos conse-
guían empleo en las fábricas maquiladoras.
Los recién llegados poblaron terrenos bal-
díos sin servicios básicos, como alumbra-
do, transporte, centros de salud y escuelas.
Durante la época de “empleo total” las
mamás (muchas de ellas madres solteras y
70% migrantes) salían a trabajar de madru-
gada. Sus hijos, como Carlitos, se queda-
ban solos, se hacían el desayuno ellos mis-
mos y si querían iban a la escuela, pero de
todas formas pasaban el día en la calle has-
ta que su mamá volvía, cansada de trabajar.
“Esos niños que no tenían quién los
cuidara en los ochenta, cuando en Juárez
teníamos empleo general, son los que es-
tán delinquiendo en la ciudad”, dice el al-
calde Reyes Ferriz.
“El Juárez que tenemos ahora es el Juá-
rez de los niños no atendidos”, confirma Cla-
ra Torres, directora de los Centros Municipa-
les de Bienestar Infantil, que de cinco de la
mañana a seis de la tarde atienden a 2 mil de
los 40 mil niños que necesitan guarderías.
¿Qué tienen que ver los asesinatos con
las guarderías o las prepas? Según el al-
calde, mucho: en Juárez, 62% de los jó-
venes de 15 a 24 años no trabajan ni estu-
dian porque no tienen dónde hacerlo. La
ciudad que era meca nacional del empleo
es primer lugar en falta de oportunidades
para los jóvenes. Ellos muchas veces no
tienen más opción que unirse a una pan-
dilla; si quieren retirarse y buscar trabajo,
por su vestimenta y sus tatuajes no los em-
plea ninguna maquiladora. Sólo el crimen
organizado les da una alternativa.
“En Juárez buscamos el bienestar eco-
nómico pero descuidamos a nuestros niños
de una forma criminal (…). Fuimos egoís-
tas y materialistas. Únicamente se habló de
generar empleo y todo se midió con indi-
cadores económicos, pero ¿qué beneficios
iban a tener las mujeres, que eran la mano
de obra, si no iban a estar con sus hijos, si
no pueden llevarlos a la escuela, si no tie-
nen un parque cerca o no conocerán la mú-
sica ni el cine? Perdimos cinco generacio-
nes por esta política económica sin visión.
Todo mundo tuvo empleo, ahorró, pero per-
dimos el capital humano”, explica Torres.
Esa sociedad incubó a los jóvenes que
se matan sin remordimiento y trabajan pa-
ra los cárteles que se disputan el paso de
droga hacia Estados Unidos. La solución
que encontraron el presidente y el alcal-
de para sofocar la violencia fue el envío de
tropas, pero sólo provocaron que las muer-
tes aumentaran repentinamente.
“Laura Carrera lo ha dicho bien: en re-
lación con la seguridad, la estrategia tiene
demasiada testosterona y le falta progeste-
rona. Tiene razón, no se puede resolver to-
do con nalgadas, se necesita educación. Ne-
cesitamos generar la inteligencia policiaca
amarrada con la inteligencia social, porque
la situación no va a mejorar si nomás quere-
mos represión sin educación. Ya vimos que
con 10 mil soldados (la situación) no me-
joró, sino empeoró”, comenta Torres, quien
admite que el diagnóstico sobre lo que se
debía hacer en Juárez no es nuevo, pero has-
ta ahora, tardíamente, se incorporará esa vi-
sión en una política pública.
Ella es panista y ha ocupado puestos
nacionales en el partido del presidente,
pero trabaja para un alcalde de extracción
priista. Explica que aceptó el trabajo mo-
vida por la emergencia: “Juárez trascen-
dió las dinámicas de los partidos políticos
porque no hay un ser humano rico o po-
bre que no haya sufrido, no hay un solo es-
pacio, un estrato social, un horario que no
sea vulnerable. Nos unió el sufrimiento”.
● ● ●
En la presidencia municipal se barajan
proyectos que parecen increíbles: cines
móviles en colonias populares, empleo pa-
L
u
i
s

T
o
r
r
e
s

/


E
l

D
i
a
r
i
o

La ocupación. Recurso fallido
26 1730 / 27 de diciembre de 2009
NARCOTRÁFI CO
Juarez.indd 26 12/24/09 5:39 PM
ra los pandilleros, megabibliotecas cons-
truidas en las dunas donde son halladas las
mujeres muertas.
En el documento que tiene el alcalde
en su escritorio se ven ya los planos del fu-
turo “Conjunto Integral Educacional Kol-
ping”, que constará de prepa, plaza cívi-
ca, biblioteca, transporte público, plaza
comercial, centro de atención a la salud,
centro comunitario, áreas de juego, plaza
de comida y centro de atención a violen-
cia doméstica en la zona de más violen-
cia, a un costo de 90 millones de pesos.
O el “Parque Metropolitano Río Bravo”,
de 150 millones, que consiste en construir
canchas a lo largo del río.
Reyes Ferriz dice que abrirá más Cen-
tros de Atención Infantil para los hijos de
las obreras que carezcan de seguridad so-
cial. Menciona también que, al estilo de
Guatemala, consiguió que unas maquila-
doras den empleo de cuatro horas diarias
a niños tatuados y pandilleros de 14 a 16
años. Anuncia que implantará un proyec-
to igual al de Nike en Brasil, que enseña a
los jóvenes la ética del trabajo a través del
futbol, y enrolará para ello a 20 mil de los
jóvenes sin opciones de trabajo para que
practiquen deportes y estudien.
Sin embargo, los espacios de trabajo
aún son insuficientes para el desempleo
juarense, que el año pasado llegó a 25%.
El alcalde está en espera de que el go-
bierno federal autorice las inversiones pa-
ra construir, pues el municipio no tiene
presupuesto: la mitad de los recursos mu-
nicipales se va en pagar la nómina (y la
mitad de los empleados son policías), otra
buena parte se va en mantener a los 10 mil
soldados y comprar armas y radios; el res-
to es para servicios.
El trabajador social de la Secretaría de
Seguridad Pública local, Alfredo Gaspar,
es uno de los que saltan de gusto por los
cambios que, le han dicho, se avecinan:
“Tengo contacto con 5 mil pandilleros en
espera de una oportunidad. Si realmente el
gobierno les da la oportunidad, podemos
salvar muchas vidas”.
El proyecto en papel suena bien pero
no convence a todos.
La Asamblea Permanente Solución
por Juárez, que se formó a raíz de la mar-
cha del domingo 6 para pedir al gobierno
que incluya a los ciudadanos en el diseño
de planes para pacificar la ciudad, desco-
noce el proyecto.
“Sabemos por rumores que están plan-
teando un programa, pero no lo conoce-
mos. Si realmente están coordinados el
gobierno federal y el municipal para em-
prender una intervención social de emer-
gencia, entonces saludamos la iniciativa,
pero nos gustaría establecer una mesa de
diálogo porque vemos el riesgo, sobre to-
do considerando otras experiencias pasa-
das, de que si no hay una contraparte de la
sociedad civil vigilando el dinero, se gaste
en otras cosas”, opina el maestro Hugo Al-
mada, coautor de la investigación La reali-
dad social de Ciudad Juárez, que en 2005
advirtió de la descomposición social que
generaba la falta de servicios.
Alma Gómez, integrante del Centro de
Derechos Humanos de las Mujeres, recuer-
da que en 2003 el gobierno foxista anunció
un plan de 40 acciones para Juárez que pre-
tendía reducir los feminicidios, y sus resul-
tados están a la vista: 140 homicidios dolo-
sos de mujeres sólo en lo que va de 2009.
Para ella lo más importante es renovar la
justicia porque los crímenes no se investi-
gan ni se castigan.
El periodista colombiano Álvaro Sie-
rra, experto en conflictos armados y nar-
cotráfico, ve riesgoso que se quiera tras-
plantar el programa de Medellín a Juárez
porque, dice, allá alcanzó los cambios Ser-
gio Fajardo, un alcalde desligado de la tra-
dición partidista, que ciudadanizó las de-
cisiones y cambió la manera de hacer
gobierno, mientras que la delincuencia
obedecía a un líder, Don Berna, que apa-
rentemente pactó con el gobierno y ordenó
a su gente que se desmovilizara. En cam-
bio, en Juárez la violencia se mantiene en
escalada y se da entre varios grupos riva-
les, los gobernantes mexicanos responden
a intereses de los partidos políticos y la co-
rrupción del país es famosa en el mundo.
Coincide Nashieli Ramírez, activista
de la Red por los Derechos de la Infancia,
que tiene un programa en Juárez:
“En Medellín la gente se involucró
hasta en el diseño de los planos arquitec-
tónicos, y hubo una obra que quemaron las
bandas porque nunca se consensuó. Si el
alcalde tiene prisa de dejar todo andando
antes de que se termine el periodo y no ha-
ce trabajo barrial, podría repetirse la his-
toria de la biblioteca Vasconcelos, que por
hacerla con prisas se quedó con hoyos en
el techo, es inútil. Otra bronca con la obra
pública es que está ligada con la corrup-
ción y las elecciones.”
El propio exalcalde de Medellín, Sergio
Fajardo Valderrama, señaló en una confe-
rencia que dio el pasado septiembre en Juá-
rez, que para combatir la violencia prime-
ro hay que transformar la política: “Si se
compran votos, se compran los líderes, se
acuerda todo, y cuando se llega al poder se
va en función de lo que se negoció, no de
los intereses de la gente (…). Si nosotros
no luchamos contra la corrupción, no tengo
la menor duda de que el éxito contra la vio-
lencia no se va a dar”.
● ● ●
A Reyes Ferriz le quedan 10 meses en el
poder, y hasta que el presidente Calderón
anuncie el programa él sabrá cuáles obras
aprobaron en Los Pinos. Cuando se le pre-
gunta qué candados pondrá a la corrup-
ción, responde que armar licitaciones pú-
blicas de las obras. Nada más.
La Suburban en la que recorre la ciu-
dad, seguida del convoy que asustó a la
gente de la colonia Fronteriza, entra al es-
tacionamiento de la presidencia munici-
pal, donde tiene otra cita. En ese momento
un colaborador le informa que un policía
acababa de ser asesinado.
“Híjole, ¿era de los nuestros?”, pregun-
ta mientras saca su celular. La respuesta es
afirmativa: el cadáver yace adentro de una
patrulla municipal rafagueada. Ese día el
“ejecutómetro” marcará 17 muertos.
J
o
s
é

L
u
i
s

G
o
n
z
á
l
e
z

/


E
l

D
i
a
r
i
o

La juventud juarense, sin opciones

1730 / 27 de diciembre de 2009

27
Juarez.indd 27 12/24/09 5:39 PM
28 1730 / 27 de diciembre de 2009
C
on la reciente y sorpresiva penali-
zación del aborto en 18 estados del
país, la Iglesia católica mexicana
–apoyada principalmente por el
Partido Revolucionario Institucio-
nal (PRI)– le está ganando la bata-
lla jurídica a los grupos feministas
y a un sector de la izquierda, que hasta el
momento sólo han conseguido despenalizar
el aborto en el Distrito Federal.
No conforme con sus logros en los es-
tados, ahora la Iglesia pretende convencer
a los legisladores federales para que reali-
cen una reforma constitucional en la que
se estipule el derecho a la vida “desde el
momento de la concepción”, de manera
que la prohibición al aborto quede asenta-
da en la norma suprema del país.
Armando Martínez, presidente del Co-
legio de Abogados Católicos y uno de los
principales orquestadores de esta embesti-
da eclesiástica, asegura triunfal:
“Estas reformas demuestran que el
respeto a la vida del no nacido forma parte
de los valores y de la identidad cultural del
pueblo mexicano. ¡Está en la médula de
nuestra mexicanidad! En cambio, los pro-
motores del aborto son sólo una pequeña
minoría de intelectualillos de izquierda
que, ajenos a la idiosincrasia nacional,
quieren imponer a la fuerza su postura.”
Sin embargo, Daptnhe Cuevas Ortiz,
directora de Consorcio para el Diálogo
Parlamentario y la Equidad, organización
feminista que encabeza la batalla jurídica
a favor de la despenalización del aborto,
asegura indignada:
“Gracias al apoyo del PRI, la Iglesia
consiguió esos cambios legislativos en los
estados. El respaldo del PAN era previsi-
ble, pues en su plataforma política asume
posturas sobre la vida afines a la Iglesia.
De ahí que utilice sus recursos políticos y
económicos para tal fin. Hay congruencia,
pues, entre los panistas.
“Pero jamás pensamos que, en los
congresos estatales, los legisladores priis-
tas se transformarían en enemigos de los
derechos de las mujeres. ¡Caray! Hasta
son los priistas quienes están presentando
estas iniciativas. ¡No lo esperábamos! ¡Es
una sorpresa! ¡Un duro revés!”
–Ya se habla de una reciente alianza
política entre el PRI y la Iglesia...
–Sí, se habla mucho de negociaciones
y supuestos pactos. No tenemos pruebas…
Pero obviamente que este apoyo del PRI
responde a un cálculo político electoral.
Lo cierto es que el miércoles 16 el prin-
cipal aspirante priista a la Presidencia de la
República, Enrique Peña Nieto, gobernador
del Estado de México, sostuvo un breve y
muy publicitado encuentro con el Papa Be-
nedicto XVI, en el Vaticano.
Quien estuvo en Roma con Peña Nieto
para ensalzar su imagen y presentarlo per-
sonalmente con el pontífice fue –nada más
Rodrigo Vera
y nada menos– que el presidente de la Con-
ferencia del Episcopado Mexicano (CEM),
monseñor Carlos Aguiar Retes, además de
otros obispos mexicanos.
En el Vaticano, Peña Nieto se compro-
metió a revisar en su estado la legislación
sobre el aborto, y además anunció su boda
con la actriz Angélica Rivera, quién tam-
bién lo acompañó en su encuentro con Be-
nedicto XVI.
Mientras el aspirante presidencial consi-
gue la bendición papal gracias al apoyo del
episcopado, en México se vive una escalada
de criminalización contra las mujeres que
interrumpen sus embarazos. Varias caen en
prisión o enfrentan procesos penales, pues
con las nuevas leyes ya son consideradas
asesinas porque el aborto es tipificado como
“homicidio doloso”.
El abogado Armando Martínez ase-
gura que más gobiernos estatales se su-
marán a la penalización:
“La idiosincrasia de los mexicanos quedó
reflejada en esos 18 estados. Próximamente
serán más. No hay duda. El Colegio de Abo-
gados Católicos, así como muchas organiza-
ciones de laicos comprometidos con su fe,
han logrado despertar esta conciencia, a tra-
vés del diálogo con la sociedad.”
–Se dice, sin embargo, que todo se lo
deben a un acuerdo con Beatriz Paredes,
la líder nacional del PRI.
–No, esos son infundios. Todo ha sur-
gido de un ejercicio democrático en los
estados. Nada de acuerdos cupulares. Yo
personalmente jamás he platicado con Bea-
triz, a la que he buscado para abordar otros
asuntos. Es más: en algunos congresos esta-
tales, como el de Morelos, hasta legisladores
del PRD han salido en defensa de la vida.
“Y Chiapas, entidad gobernada por el
PRD, acaba de votar a favor de la vida. El
mismo Andrés Manuel López Obrador pre-
fiere esquivar el tema porque conoce el ver-
dadero sentir del pueblo: nada de abortos,
eutanasia o matrimonios entre personas del
mismo sexo. Debemos saber distinguir en-
tre los distintos tipos de izquierda.”
–¿Qué paso siguiente darán ustedes?
–Nuestro objetivo final es reformar el
artículo 4 constitucional, para que ahí se
estipule clara y textualmente que en Méxi-
co se “protege el derecho a la vida desde el
momento de la concepción hasta la muerte
natural”. Quizá se requieran modificacio-
nes a otros artículos. Eso lo acordaremos
más delante.
“De manera que ya dimos el primer
paso para lograr nuestro objetivo, que es
conseguir el respaldo de la mayoría de los
estados para realizar una reforma consti-
tucional. ¡Tenemos 18 estados! Falta dar
el segundo y último paso: conseguir el res-
paldo de las dos terceras partes del Con-
greso de la Unión.”
–¿Les será fácil conseguir este respal-
do de los senadores y diputados federales?
–¡Hombre! Por proporcionalidad y
representación creo que sí. Si tú eres se-
nador o diputado, no puedes ir contra las
leyes del estado que representas. Calcu-
lamos que en esta legislatura se den estas
reformas constitucionales.
Así, el presidente del Colegio de Abo-
gados Católicos asegura que el Distrito
Federal, por ser la única entidad donde se
despenalizó completamente el aborto, que-
dará condenada al “aislamiento y lejos de
lo que es la verdadera identidad nacional”.
Efectivamente, en abril de 2007, la
Asamblea Legislativa del Distrito Federal
(ALDF) aprobó la ley que permite a las
mujeres interrumpir sus embarazos hasta
las 12 semanas de gestación. En agosto
de 2008, la Suprema Corte de Justicia de
la Nación (SCJN) avaló esta legislación
al considerarla constitucional. Se creía
entonces que, con el fallo favorable de la
Corte, el aborto se iría legalizando en el
resto de las entidades federativas.
En contraparte, los grupos de laicos
católicos, apoyados por el episcopado,
se aglutinaron en un gran movimiento
nacional de protesta denominado “Cru-
zada por la vida”, entre cuyos objetivos
está justamente impedir que los restan-
El embate de la Iglesia católica con miras a la pena-
lización del aborto en todo el país no cuenta sólo con
el apoyo del Partido Acción Nacional. El PRI, en su co-
rrimiento ideológico hacia la derecha, está fungiendo
como el proveedor de ese respaldo legislativo, en lo que
constituye una suerte de apostolado antiabortista...
Religión 1730.indd 28 12/24/09 5:40 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 29
tes congresos locales legalicen el aborto
(Proceso 1664).
Por lo pronto, han logrado su prohibi-
ción en los primeros 18 estados que ya mo-
dificaron sus leyes después del veredicto de
la Corte: Baja California, Campeche, Chia-
pas, Chihuahua, Colima, Durango, Gua-
najuato, Jalisco, Morelos, Nayarit, Oaxaca,
Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis
Potosí, Sonora, Veracruz y Yucatán.
Daptnhe Cuevas Ortiz recalca que la
sorpresiva alianza entre el PRI y la Iglesia
determinó los cambios legislativos:
“Lo sorprendente es el respaldo que
los legisladores priistas le están dando a
la Iglesia. Once de estas 18 entidades son
gobernadas por el PRI, partido que incluso
está presentando las iniciativas para prohi-
bir la interrupción del embarazo, siendo
que, históricamente, ese partido sostenía
posturas progresistas en la materia.
“Además, los procesos parlamentarios
en los estados se están dando de manera
muy atropellada. Por ejemplo, las iniciativas
se están votando en pleno un día después de
ser presentadas, en un auténtico fast track.
“Por su lado, los obispos locales sos-
tienen cabildeos con los políticos del lu-
gar, llegan incluso a cerrar las parroquias
para canalizar a su feligresía a las marchas
a favor de la vida. Esto ocurre actualmente
en Baja California Sur, donde el tema se
debate en el Congreso y hay un fuerte ac-
tivismo de la Iglesia, que responde a una
estrategia del Papa en contra del aborto.”
En febrero de 2007, Benedicto XVI
reunió en el Vaticano a sus nuncios apos-
tólicos en América Latina para reco-
mendarles que impidieran los “procesos
legislativos” tendientes a legalizar el abor-
to en la región (Proceso 1587).
Marcelo Ebrard, jefe de gobierno del
Distrito Federal, denunció el pasado 27 de
noviembre que el PRI se plegó a los dictados
eclesiásticos para avanzar en las reformas le-
gales que penalizan el aborto. “Es una con-
trarreforma que está promoviendo la Iglesia
católica y sus aliados, dentro de los cuales es-
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
El apostolado
antiabortista
RELI GI ÓN
Paredes. Alianza antilaica
Religión 1730.indd 29 12/24/09 5:40 PM
30 1730 / 27 de diciembre de 2009
tá el PRI, porque sin el PRI no se habrían po-
dido aprobar esas modificaciones”, aseguró.
–¿La dirigencia nacional del PRI ins-
truyó a sus legisladores para apoyar estos
cambios? –se le pregunta a Cuevas Ortiz.
–No lo sabemos. Lo único cierto es
que Beatriz Paredes debió generar un de-
bate interno en el partido para definir su
política ante este tema tan importante.
Pero no hizo nada. ¿Fue por descuido?
¿O porque así le convenía, al llegar a un
acuerdo con la Iglesia?... Lo ignoramos.
“En muchos momentos, Paredes se ha
asumido como feminista. Es extraño que,
ahora como líder del PRI, ni siquiera in-
centivó una posición partidaria. Ella sabe
que hay argumentos basados en creencias
religiosas, o bien, en evidencias, y que en
un Estado laico las creencias no deben
marcar sus políticas públicas.”
En un texto aclaratorio publicado en
el diario El Universal el pasado 30 de no-
viembre, Paredes se autodefinió como una
“feminista” convencida de que “las mujeres
son las únicas con derecho a decidir sobre su
cuerpo”. Sin embargo, dijo que, como diri-
gente del PRI, tuvo que respetar “la libertad
democrática de los legisladores locales”.
Ante tal posición del PRI, Daptnhe
Cuevas vislumbra una postura semejante
en los estados que restan por definir sus
leyes en la materia. “La misoginia y el ma-
chismo están aplastando los derechos de
las mujeres”, se lamenta.
Supone que ni siquiera en los estados
gobernados por el PRD –como Zacate-
cas, Michoacán o Guerrero– se logrará
despenalizar el aborto. “Los perredistas
no tienen mayoría en esos congresos lo-
cales. Aparte, ahí el PRD debe definir qué
derechos defiende, ya que algunos de sus
legisladores también han rechazado la le-
galización del aborto”.
Lamenta el caso de Chiapas, entidad
gobernada por el perredista Juan Sabines
y donde apenas el pasado 18 de diciembre
se prohibió esa práctica. “Los legisladores
chiapanecos habían acordado posponer el
debate para el año próximo. Pero, de bue-
nas a primeras, prohibieron el aborto. Al-
go pasó. Hubo una negociación oculta que
propició este madruguete en Chiapas. Esta-
remos al pendiente de lo que ocurra en las
otras entidades gobernadas por el PRD”.
Eso sí, asegura que la arrolladora em-
bestida católica será frenada al llegar al
Congreso de la Unión, donde intentará el
anunciado cambio constitucional a favor
de la vida del nonato. Explica Cuevas:
“No hubo fuerzas locales para oponer-
se a la Iglesia. Pero las cosas serán muy
distintas en el Congreso federal. Ahí es
permanente la presencia de nuestras orga-
nizaciones feministas, hay mayor apego
a los procesos parlamentarios y una plu-
ralidad que no permite las fáciles com-
plicidades entre los partidos. Será muy
complicado cambiar la Constitución.
“Aparte, hay un marco internacional que
marca por dónde se debe legislar. Está, por
ejemplo, la Convención para la Eliminación
de todas las Formas de Discriminación con-
tra las Mujeres, firmada por México y que
estipula el acceso a la interrupción legal del
embarazo en condiciones que no pongan en
riesgo la vida de la mujer.”
Mientras tanto, señala Orfe Castillo,
coordinadora de enlace de Consorcio para
el Diálogo Parlamentario y la Equidad, se
incrementa la “criminalización” contra la
mujer a raíz de los últimos cambios jurídi-
cos en los estados:
Explica: “Estos cambios están gene-
rando un clima de persecución y crimina-
lización. Aumenta el número de mujeres
en las cárceles, o de quienes llevan pro-
cesos penales por interrumpir sus emba-
razos, puesto que algunos códigos penales
estipulan que el aborto es un ‘homicido en
grado de parentesco’. Y en algunos casos,
como en Quintana Roo, es considerado de
plano como un ‘homicidio doloso’”.
–¿A nivel nacional, cuántas mujeres
están presas por haber abortado?
–Es difícil conocer la cifra. Pero son
muchísimas. Tan sólo en el estado de Gua-
najuato, la organización Human Rights de-
tectó que hay 147 mujeres en la cárcel o en
proceso de ser arrestadas. En esa entidad, los
médicos de un hospital llegaron al extremo
de denunciar a una joven que les pidió ayuda
porque traía un aborto espontáneo en evolu-
ción… la mandaron a la cárcel.
Señalan las entrevistadas que varían las
penas contra quienes abortan. Pueden ser
sólo de seis meses de reclusión, siete años, o
30 años, dependiendo de cada código penal.
Abunda Orfe Castillo:
“Además del arresto, también se contem-
plan multas y tratamientos psiquiátricos para
las mujeres que se atreven a abortar.”
–¿Se está prohibiendo también el uso
de métodos anticonceptivos?
–¡Por supuesto! Cito un caso: el gobier-
no de Jalisco –argumentando que como ahí
se protege la vida del no nacido– prohibió
la anticoncepción de emergencia. De modo
que esta atención se les prohíbe hasta a las
mujeres violadas. Y en otras partes, muchos
médicos se están negando a poner el disposi-
tivo intrauterino, pues también son conside-
radas asesinas las mujeres que lo usan…¡Es
la locura!... ¡La locura total! ●
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
RELI GI ÓN
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Cuevas Ortiz. La penalización, retrógrada
Distrito Federal. Contra el aborto
Religión 1730.indd 30 12/24/09 5:40 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 31
C
on la legalización de los matri-
monios entre personas del mis-
mo sexo en el Distrito Federal, el
pasado lunes 21, esta entidad fe-
derativa es la única que paulatina-
mente se aleja de los lineamientos
en materia de moral sexual marca-
dos por la Iglesia católica, justo cuando se
acaba de penalizar el aborto en 18 estados
del país, acatando los exhortos para respe-
tar lo que los jerarcas consideran “la vida
desde el momento de la concepción”.
Ahora, las reformas a los códigos Civil y
de Procedimientos Civiles del Distrito Fede-
ral permitirán a las parejas de homosexuales
adoptar hijos, heredar bienes y eventual-
mente acceder a beneficios de seguridad so-
cial, entre otros derechos que hasta hoy sólo
tenían los matrimonios heterosexuales.
Este es el tercer cambio legislativo rea-
lizado en el Distrito Federal, relativo a los
derechos de las mujeres y de la comunidad
lésbico-gay: a finales de 2006 se aprobó la
Ley de Sociedades de Convivencia, con la
que se inició el reconocimiento jurídico a
las uniones entre homosexuales; después,
en abril de 2007, se permitió abortar a las
mujeres que tengan hasta 12 semanas de
embarazo; y ahora es el matrimonio gay el
que se legaliza.
Estas tres reformas han producido re-
acciones airadas de la jerarquía católica,
principalmente del cardenal Norberto Ri-
vera Carrera, arzobispo de la Ciudad de
México, quien sin embargo no ha podido
revertir los cambios legislativos en su cir-
cunscripción eclesiástica.
El lunes 21, con 39 votos a favor –del
PRD y PT–, 20 en contra –del PAN, PRI
y PVEM– y cinco abstenciones, la Asam-
blea Legislativa del Distrito Federal (AL-
DF) aprobó en lo general la mencionada
reforma a los códigos Civil y de Procedi-
mientos Civiles capitalinos.
El dictamen presentado llevaba un
candado en el artículo 391, donde se es-
tablecía que no procedía “la adopción
cuando los cónyuges o concubinos sean
del mismo sexo”, restricción que se rom-
pió a propuesta de la diputada perredista
Maricela Contreras Julián, y que en una
segunda auscultación fue respaldada por
31 legisladores y rechazada por 24. Nueve
se abstuvieron.
Así se aprobaron modificaciones a
cinco artículos del Código Civil y a dos
del de Procedimientos Civiles. Básica-
mente se elimina la tipificación del ma-
trimonio como una unión voluntaria entre
hombre y mujer, para definirlo como el
enlace entre “dos personas”, además de
que se reconocen los mismos derechos pa-
ra “las concubinas y los concubinos” que
Gloria Leticia Díaz y Rodrigo Vera
derrota más...
Ante la oleada de reformas es-
tatales para penalizar el abor-
to y la campaña de la Iglesia
católica contra la diversidad
sexual, se anticipaba canden-
te la sesión del lunes 21 en la
Asamblea Legislativa del DF.
Finalmente el PRD, con todo
y su división interna, consi-
guió los votos suficientes para
otorgarles a las parejas homo-
sexuales algunos derechos
hasta ahora reservados a las
heterosexuales. Perdida otra
batalla en la capital del país,
los jerarcas católicos lanzaron
su nuevo anatema electoral:
“El PRD es un peligro para la
familia”.
Una
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Religión 1730.indd 31 12/24/09 5:41 PM
32 1730 / 27 de diciembre de 2009
para los “cónyuges” en la formación de un
patrimonio familiar.
La del lunes 21 fue una sesión intensa.
Por lo menos en seis ocasiones la presi-
denta de la mesa directiva, Lizbeth Rosas
Montero, tuvo que llamar a la compostura
tanto a legisladores del PAN y del PRD –al-
gunos de éstos con las bufandas de arcoiris
emblemáticas del movimiento gay– como
a los invitados que desde las gradas del re-
cinto parlamentario abucheaban o celebra-
ban los posicionamientos partidistas.
Citas homofóbicas de Carlos Marx,
Federico Engels y Ernesto Che Guevara,
así como del escritor cubano Reynaldo
Arenas –víctima de la represión sexual en
su país– fueron esgrimidas por legislado-
res del PAN para denostar las reformas, en
tanto que los perredistas recurrieron al Pa-
pa Juan Pablo II, Mario Benedetti, Benito
Juárez y al presidente español José Luis
Rodríguez Zapatero. José Luis Muñoz
Soria, también perredista, sacó a colación
el nombre del fallecido dirigente panista
Carlos Castillo Peraza para referirse a las
preferencias sexuales de algunos panistas.
Los argumentos de los diputados del
PAN, PRI y PVEM se centraron en reducir
las reformas a “una intención de imponer
una ideología” ajena los mexicanos con fines
electoreros; como un ataque a la “institución
del matrimonio” y contra la “célula básica de
toda la sociedad, que es la familia”.
Dijeron también que el matrimonio tie-
ne como fin la “supervivencia de la especie
humana”, premisa descartada en las uniones
del mismo sexo; que las modificaciones
eran incompatibles con las leyes del ISSSTE
y del IMSS; que para los homosexuales está
la Ley de Sociedades de Convivencia; que
la condición de homosexual no forma parte
de la Declaración Universal de los Derechos
Humanos; que las modificaciones sólo be-
nefician a una minoría; que permitir la adop-
ción a parejas del mismo sexo atenta contra
los derechos de los niños porque “¿qué clase
de hijos podrían educar los matrimonios en-
tre homosexuales?”...
Por su parte los perredistas y petistas
sostuvieron que las reformas no afectan
a terceros; que van en contra de la discri-
minación, condenada en diversos tratados
internacionales signados por México; que
defienden el Estado laico; que colocarían
a la capital entre “las mejores ciudades
y los mejores países del mundo”; que en
los hechos “hay una multiplicidad” de fi-
guras familiares; que la “homosexualidad
es condición humana” que debe recono-
cerse; que negar la adopción a parejas del
mismo sexo es “negar el derecho de tener
una familia” a miles de niños huérfanos.
El cabildeo
El proyecto original de estas modificacio-
nes legales formó parte de la agenda que
impulsaba el Partido Socialdemócrata en
las elecciones de julio pasado, en las que
Lol Kin Castañeda, dirigente de la agru-
pación Acciona, fue candidata a diputada
por el distrito 14 local.
“El acuerdo en el partido era que quien
quedara en la Asamblea Legislativa conti-
nuaría impulsando esta agenda, una con-
dición que se puso para que el diputado
David Razú Aznar se integrara a la bancada
del PRD, que como partido de izquierda
tenía la posibilidad de obtener la mayoría
para que se aprobara”, dice la activista.
Entre agosto y septiembre, añade,
“empezamos a cabildear con los diputa-
dos, proveyéndolos de información para
afinar las líneas discursivas. Al final lo-
gramos el apoyo de 350 grupos de dere-
chos humanos, lésbico-gay, mexicanos e
internacionales, además de que contamos
con el acompañamiento de la consejera
jurídica (del gobierno capitalino) Leticia
Bonifaz, así como de tribunales, académi-
cos de la UNAM y del Colmex, en especí-
fico de Miguel Carbonell, para garantizar
certeza jurídica” a la iniciativa.
David Razú, presidente de la Comisión
de Derechos Humanos de la ALDF, narra
que “a excepción del tiempo en que traba-
jé en la sucesión de Emilio Álvarez Icaza
en la Comisión de Derechos Humanos del
Distrito Federal (CDHDF), me dediqué
de llenó a buscar los consensos necesarios
para presentar la iniciativa y a sumar a las
diferente organizaciones a este proyecto, y
fue hasta que tuvimos los suficientes ama-
rres que presentamos la propuesta”.
La iniciativa original se presentó el
24 de noviembre y fue respaldada por 44
diputados, cinco de ellos del PRI. No lle-
vaba el referido candado, pero en sesiones
de las comisiones unidas de Administra-
ción y Procuración de Justicia, de Equidad
de Género y Derechos Humanos, se puso
“para sostener las negociaciones con el
PRI, que lo habían sugerido para apoyar
las reformas, además hay que recono-
cer que en materia de adopción no había
consenso dentro de la fracción del PRD”,
confía Maricela Contreras.
Sin embargo, aclara, en comisiones
tanto ella como Razú y Beatriz Rojas
advirtieron que iban a reservar el debate
sobre la restricción a los matrimonios ho-
mosexuales para adoptar, a fin de desaho-
garlo en el pleno de la ALDF.
El fin de semana previo a la sesión ple-
naria, prosigue Contreras, sólo tenía amarra-
dos 18 votos para echar abajo el candado.
Reconoce que en la labor de convencimien-
to participaron la consejera Leticia Bonifaz
y el coordinador de los diputados federales
perredistas Alejandro Encinas. “Del jefe de
Gobierno, Marcelo Ebrard –apunta– no sé si
hubo un cabildeo en particular, lo que sí sé
es que siempre estuvo a favor de las refor-
mas como parte de la agenda de la ciudad”.
Las reformas revelaron la división de las
organizaciones de homosexuales y lesbia-
nas. Lol Kin Castañeda admite que el cabil-
deo tuvo bloqueos no sólo de la derecha y
del PAN, sino también de “falsos liderazgos
charros”, como el de la diputada federal del
PRD Enoé Uranga, “quien movió los hilos
para tirar el voto de los diputados del PRI,
que se retractaron en un juego de medir cos-
tos electorales”.
David Razú señala que, una vez que
asumió su cargo, buscó a Uranga para que
apoyara la propuesta de los matrimonios
entre personas del mismo sexo, pero “ella
me dijo que no era el momento, que no es-
taban dadas las condiciones en la ciudad y
que en todo caso habría que mejorar la Ley
de Sociedades de Convivencia: los mismos
argumentos que esgrimió el PAN”.
En la sesión del lunes 21, sentada atrás
de las bancadas del PRI y del PAN, Uran-
ga Muñoz fue objeto de recriminaciones.
“Traidora” y “no nos representas”, le gri-
taron miembros del movimiento lésbico-
gay que asistieron como invitados.
De hecho, algunos de los argumen-
tos contrarios a las reformas que expuso
Uranga –quien en la Cámara de Diputados
es cercana a Guadalupe Acosta Naranjo,
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
Gómez del Campo. Amago panista
Religión 1730.indd 32 12/24/09 5:41 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 33
RELI GI ÓN
líder de la corriente Nueva Izquierda– fue-
ron utilizados por los diputados panistas
Carlo Pizano y Rafael Medina para tratar
de que no se aprobaran.
Pero la mayoría del PRD, sus aliados
del PT y un diputado del Panal se impuso
a panistas, priistas y verde ecologistas que
votaron en contra y quienes anunciaron
que solicitarán a Ebrard que vete las re-
formas o de lo contrario impulsarán una
controversia constitucional. Para esto se
requieren 22 firmas de legisladores lo-
cales, y hasta el martes 22 contaban con
19, según informó la coordinadora de la
bancada del PAN, Mariana Gómez del
Campo. Sin embargo, la consejera jurídi-
ca Leticia Bonifaz descartó que el jefe de
Gobierno vete las reformas.
Reacción política
Sobre una posible reacción de otras enti-
dades del país para no legalizar las bodas
entre homosexuales y prohibir que adop-
ten niños, el diputado David Razú dice:
“¿Qué más pueden hacer, si los códigos
civiles sólo reconocen los matrimonios
entre hombres y mujeres? Y en cuanto a
la adopción, en estos momentos cualquier
persona soltera puede hacerlo sin que se le
condicione su preferencia sexual”.
Para Lol Kin Castañeda, ahora las
organizaciones lésbico-gay tendrán que
“defender las reformas en caso de una
(controversia) constitucional y promover
a nivel federal los cambios necesarios en
las leyes del IMSS e ISSSTE para garanti-
zar la seguridad social” para los integran-
tes de esta comunidad.
El mismo lunes 21, el cardenal Nor-
berto Rivera señaló que la reforma apro-
bada en la ALDF es una “aberración” que
llevará “a la sociedad a la ruina”, ya que
el matrimonio debe ser solamente entre un
hombre y una mujer.
En un amplio comunicado que tituló
Ley inmoral, inadmisible y condenable,
Rivera agregó que la reforma “ha abierto
las puertas a una perversa posibilidad para
que estas parejas puedan adoptar a niños
inocentes, a quienes no se les respetará
el derecho a tener una familia constituida
por una madre y un padre, con los conse-
cuentes daños psicológicos y morales que
provocará tal injusticia y arbitrariedad”.
Para la Iglesia, dijo, “los actos homo-
sexuales son intrínsecamente desordena-
dos”, mientras que el matrimonio es una
“institución esencialmente heterosexual”.
Añadió: “La Iglesia considera una
aberración equiparar las uniones entre
personas del mismo sexo con el matri-
monio, pues éstas son incapaces de al-
canzar los fines que dieron origen a esta
imprescindible institución que, para los
cristianos, no obedece sólo a una forma
de organización social, sino que es un or-
den instituido por Dios desde la creación
del mundo”.
Finalmente exhortó a los católicos a
oponerse a la legislación, que forma parte
de “los embates del Maligno, que no van
dirigidos sólo contra la Iglesia, sino contra
los principios y valores de la familia, tan
querida y apreciada en nuestra patria”.
El vocero del cardenal, el sacerdote
Hugo Valdemar, fue más allá, y en nombre
del Papa Benedicto XVI hizo un llamado
a los fieles para que no voten por el PRD
en las elecciones de 2012:
“Sólo quiero añadir lo que el Papa ya
ha dicho en repetidas ocasiones: en con-
ciencia, un católico no puede votar a favor
de candidatos o partidos que promuevan
la destrucción de los valores fundamenta-
les y que atenten contra nuestra fe. En las
próximas elecciones, los católicos deben
preguntarse si pueden estar bien en su re-
lación con Dios y con la Iglesia apoyando
con su voto a los partidos que han legis-
lado a favor del asesinato de seres huma-
nos en el propio vientre de sus madres y
de que a niños inocentes se les niegue el
derecho de tener un padre y una madre…
Ante la sociedad no quedan dudas: el PRD
es un peligro para la familia”, aseguró Val-
demar, en una entrevista publicada en la
página de internet del arzobispado.
A éste lo secundó el obispo de Ecatepec,
Onésimo Cepeda: “Eso (la reforma) es una
estupidez. Esas uniones no son un matrimo-
nio por una sencilla razón: no pueden formar
un hogar porque no pueden tener hijos”.
En el terreno jurídico, el arzobispado de
México, a través del Colegio de Abogados
Católicos, le envió una “solicitud” formal a
Marcelo Ebrard para que “emita su derecho
al veto y consulte a la ciudadanía” en un re-
feréndum, para así bloquear la reforma.
En esa petición se asegura que la vo-
tación en la ALDF fue una “pantomima”,
pues los diputados perredistas y petistas
ejercieron “su aplanadora legislativa sin la
menor consideración a la ciudadanía, que
ha solicitado un referéndum para que se
conociera la voz directa de los habitantes
de la Ciudad de México”.
La Iglesia y el PRD se enfrentaron
de modo similar en noviembre de 2006,
cuando la ALDF aprobó la Ley de Socie-
dades de Convivencia con 43 votos a fa-
vor, 17 en contra y cinco abstenciones.
El entonces perredista Víctor Hugo Cí-
rigo, uno de los impulsores de esa ley, dijo
que era un logro “de la diversidad sexual
por construir una sociedad incluyente que
respete la libertad de sus miembros a ser
como son, sin estigmatizaciones, rechazos
ni exclusiones”. Del otro lado, el arzobis-
pado de México aseguraba que la ley era
una “farsa” porque obedecía a “grupos
minoritarios y radicales” y “menosprecia
el parecer de la mayoría de los católicos”.
La historia se repitió en abril de 2007,
con la despenalización del aborto en el
Distrito Federal, impulsada sobre todo por
los diputados perredistas de la ALDF y
después avalada por la Suprema Corte de
Justicia de la Nación.
El cardenal Rivera Carrera exhortaba en
la catedral: “La Iglesia no puede callar ante
los crímenes que se están legalizando… Una
Iglesia muda no sirve ni a Dios ni a los hom-
bres. Ante los grandes males de nuestro mun-
do, no nos podemos encoger de hombros”.
Se sumaron a él, en una movilización
nacional de protesta, organizaciones cató-
licas como la Unión Nacional de Padres
de Familia (UNPF), el Comité Nacional
Provida, Movimiento Familiar Cristiano,
Testimonio y Esperanza, Caballeros de
Colón, Derechos del Concebido, Manos a
la Vida, la Orden de Malta…
Hasta el momento, la Iglesia ha logrado
frenar la despenalización del aborto en 18 es-
tados. Sin embargo, no ha podido revertir los
cambios legislativos en el Distrito Federal.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
En la ALDF. Apoyo a las reformas
Religión 1730.indd 33 12/24/09 5:41 PM
El
imperio
se
cimbra
F
o
t
o
s
:

R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
Raúl Padilla, líder del Grupo Universidad
Jalisco.indd 34 12/24/09 5:41 PM
Tras dos décadas de cacicazgo en la Universidad de
Guadalajara, el poder de Raúl Padilla y su grupo co-
mienza a cimbrarse por pugnas internas que han pro-
vocado en los últimos dos meses un suicidio, un aten-
tado y una ejecución. En medio de esta espiral de
violencia, el procurador de Jalisco, Tomás Coronado,
asegura que en el homicidio de Fernando González
Sandoval, colaborador cercano de Padilla, están im-
plicados dos de los escoltas del exrector.
Felipe Cobián R.
G
UADALAJARA, JAL.- Luego
de casi 21 años de éxitos políti-
cos, económicos y hasta socia-
les, los últimos tres meses han
sido los más adversos para Raúl
Padilla López y su grupo, en-
quistado en la Universidad de Guadalaja-
ra (UdeG) desde que fue rector entre 1989
y 1995.
Durante ese lapso, Padilla López –El
Licenciado, como le dicen sus colaborado-
res– ha ejercido el control en la universi-
dad: maneja el presupuesto más alto de Ja-
lisco después del estatal –el próximo año
será de entre 10 mil y 11 mil millones de
pesos–, así como el patronato de las empre-
sas universitarias que preside, entre otras la
Feria Internacional del Libro (FIL), el Fes-
tival de Cine, la Cátedra Julio Cortázar, el
Teatro Diana y el Auditorio Telmex.
Padilla López no sólo impone a recto-
res y directores de las escuelas e institutos
de la UdeG; su influencia también es ma-
nifiesta en los principales partidos. En el
PRD estatal, por ejemplo, ha palomeado
o tachado a candidatos desde hace varios
lustros: incluso fue diputado local por ese
partido en el trienio 1998-2001; algo simi-
lar ha hecho en el PRI, donde ha colocado
a varios mandos y contribuyó al triunfo de
su hermano José Trinidad, quien ganó una
diputación federal en los comicios de julio
pasado, y en el PAN ha sabido tejer alian-
zas con varios de los políticos locales.
Sin embargo, el suicidio, el 19 de no-
viembre, del exrector Carlos Briseño Torres,
otrora incondicional del jerarca mayor de
esa institución; el atentado contra el chofer
del propio Raúl Padilla, Andrés González
Negrete, el 26 de octubre, en el que la Procu-
raduría General de Justicia del estado impli-
ca a dos escoltas del mismo equipo, y la eje-
cución de su operador político y responsable
de su seguridad, Fernando González Sando-
val, el 10 de diciembre, convulsionaron el
feudo de este “gran promotor” y “mecenas
de la cultura y las artes” en Jalisco.
Además, en los últimos años el orga-
nismo descentralizado Hospitales Civiles
de Guadalajara –que incluye los nosoco-
mios Fray Antonio Alcalde y Juan I. Men-
chaca–, dirigido durante varios años por el
doctor Leobardo Alcalá Padilla, primo her-
mano de Raúl Padilla, se ha visto envuel-
to en dos escándalos: la misteriosa pérdida
de una herencia de 400 millones de dólares
que le dejaron el empresario Salvador Padi-
lla Aldrete y su esposa, y el negocio de trá-
fico y trasplante de órganos protagonizado
por el cirujano Luis Carlos Rodríguez San-
cho (Proceso Jalisco 82, 191 y 265).
De susto en susto
La ejecución de Fernando González Sando-
val, 21 días después del suicidio del exrector
Carlos Briseño, conmocionó a los directivos
universitarios, quienes de inmediato redo-
blaron la seguridad en torno a su jefe Raúl
Padilla.
Amigo íntimo, operador político y uno
de los instrumentos de Padilla López para
defenestrar a Briseño, González Sandoval
fue baleado a bocajarro la noche del jue-
ves 10 cuando conducía su auto en la colo-
nia Lomas del Valle, en la capital tapatía.
Poco después del atentado fue capturado
Iván Gómez López, quien declaró que él
sólo había sido contratado como chofer.
El procurador estatal, Tomás Corona-
do Olmos, asegura que en ese homicidio
están implicados los hermanos Gustavo
y José Richard Mancilla Valdez, escoltas
del jefe del grupo de la UdeG, lo que lo
confrontó con la institución. Los directi-
vos universitarios acusan al funcionario de
manipular la investigación y de “pretender
desprestigiar al Licenciado, por lo que de-
mandan un juicio político contra Corona-
do, así como la intervención de la Procura-
duría General de la República (PGR) para
que esclarezca el caso.
El viernes 11 el rector sustituto Marco
Antonio Cortés Guardado emitió un boletín
de prensa en el que externó su preocupación
“ante las muestras de negligencia por parte de
la Procuraduría del estado de Jalisco, por la
deficiente investigación y la falta de resulta-
dos en relación con el atentado contra el se-
ñor Andrés González Negrete, trabajador de
la UdeG”, ocurrido el pasado 26 de octubre.
Días después, los abogados de la
UdeG, Francisco Javier Peña Razo y Al-
fonso Partida Caballero, declararon a los
medios locales que hay irregularidades
tanto en las indagatorias sobre el asesina-
to de Fernando González, como en las del
ataque al chofer de Padilla.
En su edición del miércoles 16, el dia-
rio Público informó que Partida Caballe-
ro, también director de la Preparatoria 14,
confirmó que González Sandoval esta-
ba a bordo de una camioneta tipo Blazer
y observó el momento en que el chofer de
Padilla era atacado. Sin embargo, el jue-
ves 17 el mismo diario publicó que Parti-
da Caballero se desdijo y señaló que “Fer-
nando González no fue testigo presencial
de los hechos”, pues llegó al lugar “alrede-
dor de una hora después”.
Según Público, Partida Caballero decla-
ró: “Nosotros creemos que a quien se quiere
desprestigiar es a otra persona (…) al licen-
ciado Padilla. Hacer ver que hay una situa-
ción entre los escoltas, pero no hay una jus-
tificación, no hay móvil. Hay alguien más
arriba (…) una mano que mece la cuna”.
Los abogados Peña Razo y Partida
Caballero también criticaron al procura-
dor Coronado por no haber detenido a los
agresores de González Negrete a pesar de
que éste los identificó plenamente. La de-
pendencia respondió que no lo hizo debi-
do a que funcionarios de alto nivel de la
UdeG protegieron y escondieron a los her-
manos Mancilla Valdez.
La ejecución de González Sandoval

1730 / 27 de diciembre de 2009 35
ESTADOS / JALI SCO
Jalisco.indd 35 12/24/09 5:41 PM
Partida Caballero asegura a este co-
rresponsal que Coronado omitió datos de
manera dolosa en torno al ataque a Andrés
González: “Si el procurador y su gente hu-
bieran atendido y actuado desde que se le-
vantó la denuncia por la agresión contra
Andrés, nuestro compañero, el director de
la preparatoria 7, estaría vivo y los crimi-
nales en la cárcel”, dice.
Hermano de Leopoldo Partida Caballe-
ro, jefe de la División de Aprehensiones, el
entrevistado añade que la integración de la
averiguación previa sobre el atentado con-
tra el chofer de Padilla “es una porquería”.
Y expone: “El procurador (Coronado)
fue omiso total y absolutamente; no se hi-
zo ninguna actuación que valiera la pena,
salvo regresar los vehículos implicados en
el ataque y pedir informes, pero nunca hu-
bo una investigación en forma y menos
una orden de aprehensión o de arraigo”.
Además, dice, Coronado aseguró el
vienes 11 que no había relación entre la
muerte de González Sandoval y la agre-
sión a Andrés González, pero la tarde del
sábado 12, un grupo de agentes investiga-
dores irrumpieron en la casa de Andrés y
lo hicieron firmar varios documentos. Dos
días después, Coronado cambió su versión
y afirmó que los hechos sí estaban ligados.
“Esto es una situación anómala que
pone en entredicho la calidad de la inves-
tigación y el estado de derecho. Por esa
razón se levantó una denuncia en la mis-
ma procuraduría, registrada con el número
945/2009”, puntualiza Partida Caballero.
Amenazas en internet
El procurador Tomás Coronado reavivó el
fuego el martes 15, al revelar que los escoltas
de Padilla, los hermanos Mancilla Valdez,
fueron escogidos por el propio exrector.
Además, dijo, él mismo le solicitó que los
inscribiera en la nómina ofcial como poli-
cías investigadores sin que les hicieran los
estudios y exámenes correspondientes.
En la página de transparencia del go-
bierno estatal aparecen los hermanos
Mancilla Valdez, quienes cada quincena
cobran 7 mil 110 pesos.
En tanto, en el portal de transparencia
de la UdeG, Gustavo Mancilla aparece ads-
crito a la Coordinación de Seguridad en el
Centro Universitario de Ciencias Sociales y
Humanidades (CUCSH), donde se desem-
peña como auxiliar administrativo. En la
segunda quincena de noviembre cobró más
de 10 mil pesos, mientras que José Richard,
asignado también a ese centro, sólo perci-
bió 4 mil 481 pesos en ese mismo periodo.
En febrero de 2008, en medio de las con-
frontaciones entre Briseño y Padilla, salió a
relucir que en los equipos de ambos había
personas con antecedentes delictivos. Uno
de ellos, Leonel Ulloa Martínez, antiguo in-
tegrante de la Liga Comunista 23 de Sep-
tiembre y acusado de secuestros, bombazos y
otros hechos delictivos, trabajaba con Padilla.
Asimismo, excolaboradores de El Li-
cenciado señalaron que allegados a él, co-
mo el actual presidente del PRD en Jalisco,
Antonio Magallanes, tuvieron como escol-
ta a Montalberti Serrano Cervantes, quien
había sido acusado por portación de arma
prohibida y se le relacionaba con un hecho
de sangre ocurrido en la Escuela de Inge-
niería en junio de 1995, donde resultó he-
rido un estudiante, según la averiguación
previa 13649/92 (Proceso Jalisco 223).
La víspera de las declaraciones de Co-
ronado, el lunes 14, los abogados Peña Ra-
zo y Partida Caballero comentaron que tan-
to ellos como El Licenciado han recibido
amenazas a través de la red de internet:
“Nos dicen que va a haber más (ejecucio-
nes); que sigue fulano o zutano. La verdad,
yo ya mejor ni leo esos comunicados, no
tiene caso; (y aunque) todos tenemos mie-
do, no nos van a doblar”, sostiene Partida.
Los dos abogados mencionan que el
19 de noviembre último, el día que Bri-
seño se suicidó, en el portal del periódi-
co Público apareció el siguiente mensaje:
“Estamos consternados. Antes de un año
vamos a tomar la Universidad. Desde aho-
ra lo avisamos, Raúl (Padilla) muere pron-
to. La UdeG regresará al pueblo”.
Y el lunes 21 Partida Caballero decla-
ró a Radio Metrópoli: “Estamos hablan-
do de algo que puede lamentarse y puede
convertirse en un problema mayor para el
estado de Jalisco”, y demandó reforzar la
seguridad de los funcionarios de la UdeG.
De acuerdo con Peña Razo, son cuatro
las denuncias penales presentadas por la
universidad ante la procuraduría estatal y
ante la PGR a partir del 26 de noviembre.
Hasta hoy no ha habido respuesta. Una de
ellas, promovida por Mónica Alejandra
Prieto, apoderada general para pleitos y
cobranzas de la universidad, fue registrada
ante la fiscalía estatal el pasado martes 2 y
marcada con el expediente 15719/2009-B.
El ascenso de Raúl Padilla
A fnales de los setenta, Raúl Padilla fue
presidente de la Federación de Estudiantes
de Guadalajara (FEG), que luego trans-
formó en Federación de Estudiantes
Universitarios (FEU). Desde esa organi-
zación empezó a maniobrar en contra de
los fegistas, incluso rompió con Álvaro
Ramírez Ladewig, quien lo había impulsa-
do desde los inicios de su carrera política.
Y al llegar a la rectoría de la UdeG,
alejado ya de su mentor, El Licenciado se
afianzó en la institución, donde hoy acapa-
ra incluso una docena de puestos. Además,
él ha designado a varios de los rectores,
desde Víctor González Romero hasta el ac-
tual, Marco Antonio Cortés Guardado, pa-
sando por José Trinidad Padilla López y el
defenestrado Carlos Briseño Torres.
Pese a todo, la vida de Raúl Padilla
–el jeque universitario, como lo denominan
sus detractores– ha estado marcada por la
tragedia. Cuando tenía 16 años presenció
el suicidio de su padre, el político priista
Raúl Padilla Gutiérrez; poco después, uno
de sus hermanos menores también se qui-
tó la vida.
A ese sino trágico de Padilla se suman
los episodios más recientes: el suicidio
de Briseño Torres, quien durante lustros
fue su colaborador y operador político; el
atentado contra su chofer Andrés Gonzá-
lez Negrete, y el homicidio reciente de su
confidente Fernando González Sandoval,
que cimbró al Grupo UdeG.
El sábado 12, cuando Raúl Padilla in-
gresó a la sala de velación del Recinto de
la Esperanza a montar guardia ante el fére-
tro de González Sandoval, Ángel Llamas
le tomó una fotografía que publicó el dia-
rio Mural al siguiente día. En ella el tra-
dicional rostro inexpresivo, duro, de Raúl
se ve doblado y con los ojos enrojecidos.
(Con información de Alberto Osorio y
Esperanza Romero)
R
a
f
a
e
l

d
e
l

R
í
o
Briseño. La sombra de Padilla
36 1730 / 27 de diciembre de 2009
Jalisco.indd 36 12/24/09 5:41 PM
Jalisco.indd 37 12/24/09 5:41 PM
38 1730 / 27 de diciembre de 2009
Patricia Dávila
Otro francés,
otro conflicto
Justo cuando el presi-
dente francés Nicolas
Sarkozy arrecia las pre-
siones sobre el gobier-
no de México para que
libere a su compatriota
Florence Cassez –quien
cumple una sentencia
de 60 años por el delito
de secuestro–, un juez
de Puebla dicta formal
prisión también por se-
cuestro contra otro ciu-
dadano francés: Gilles
Francis Moreaux. Pero
en este caso existe un
agravante: el detenido
denuncia que agentes
judiciales de Puebla lo
torturaron.
Octavio Gómez
Inter Francia 1730.indd 38 12/24/09 5:42 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 39
I NTERNACI ONAL / MÉXI CO-FRANCI A
A
TLIXCO, PUE.- “La tarde del
pasado 12 de noviembre cir-
culaba por la avenida 31 po-
niente de la ciudad de Puebla
cuando fui interceptado por
un vehículo que me cerró el
paso. Bajaron varios hom-
bres, abrieron la puerta de mi camioneta y
me subieron a su coche. Ahí me esposaron
y me ordenaron que agachara la cabeza,
mientras ellos me la cubrían con un som-
brero de palma.
“Los hombres me hablaban pero yo no
entendía mucho. De ahí me llevaron a un
lugar desconocido, en donde me vendaron
los ojos y me quitaron un brazalete de tela
negra y dos cadenas de oro que traía en el
cuello. En mi (deficiente) español yo pe-
día un traductor y contacto con mi emba-
jada (francesa). En el lugar había algunas
mujeres y como siete hombres. Los golpes
empezaron.
“Tenía miedo. Me pidieron que me
quitara la ropa y que me hincara sobre
una tabla de madera. Me golpearon la
cabeza y la columna mientras me echa-
ban agua fría. Me tocaron y lastimaron
los genitales, me echaron agua fría en el
cuerpo, me asfixiaron recostándome en
un colchón. Boca arriba y con un trapo
sobre la cabeza me echaron agua en la
nariz hasta ahogarme.”
Gilles Francis Moreaux –ciudadano
francés radicado en la ciudad de Puebla–
narra las torturas de que fue objeto duran-
te los días 12 y 13 de noviembre pasado
por parte de elementos de la Dirección
de Investigación Especializada en Delin-
cuencia Organizada (DIEDO), oficina de-
pendiente de la Procuraduría General de
Justicia del Estado de Puebla (PGJE).
Los agentes de la DIEDO detuvieron
al ciudadano francés con base en una or-
den de presentación girada por el juez
Octavo de lo Penal del Distrito Judicial
de Puebla, Celestino Martínez Bones. El
motivo: su supuesta participación en el se-
cuestro de Irianelly Miranda Domínguez
–quien era su amiga– cometido en sep-
tiembre de 2008.
De acuerdo con la versión de los agen-
tes que lo detuvieron, Francis Moreaux
intentó sobornarlos con dinero, joyas y
su vehículo. Ante ello, el juez agregó en
contra del ciudadano francés el delito de
cohecho. El pasado 30 de noviembre le
dictó auto de formal prisión sin derecho
a fianza.
Francis Moreaux se declaró inocente
y su abogado presentó ante la Comisión
de Derechos Humanos de Puebla y ante la
delegación de la Procuraduría General de
la República (PGR) en ese estado denun-
cias por detención ilegal y tortura física y
moral por parte de agentes de la DIEDO,
las cuales forman parte de la averiguación
previa AP/PGR/PUE/PUE/IV/1137/2009.
“En repetidas ocasiones, (los agentes
de la DIEDO) me dijeron que yo estaba
solo y nadie me iba a ayudar, que ahí iba
a morir. Así me tuvieron durante dos días.
Vomitaba y me volvían a golpear en la
cabeza cuando me obligaron a firmar una
confesión de secuestro. Acepté porque ya
no aguantaba más la tortura y porque en
lo único que pensaba era en volver a ver
a mi hijo”, dice en entrevista con Proceso
realizada en el reclusorio de Atlixco.
Francis Moreaux viste playera, pan-
talón y tenis blancos. Se encuentra en el
locutorio del penal. Una malla verde lo se-
para de la reportera. Sus lágrimas cortan a
veces su relato:
“En francés y en mi pobre español yo
pedía un abogado y gente de la embajada,
pero me ignoraban y continuaban hacién-
dome preguntas. Querían que dijera que
yo hacía películas pornográficas para ni-
ños, pero no podía decirlo por mi familia,
entonces recibí golpes tan fuertes que creí
que iba a morir. En ese momento les di-
je que aceptaría todo lo que querían, pero
nunca lo de la pornografía.”
El caso de Francis Moreaux ocurre al
mismo tiempo que el presidente francés
Nicolas Sarkozy arrecia las presiones en
contra del gobierno de Felipe Calderón
con el propósito de que libere a Florence
Cassez, ciudadana francesa sentencia-
da en México a 60 años de prisión por el
delito de secuestro. El lunes 14 Sarkozy
se reunió con la familia y al abogado de
Cassez. Ese mismo día el Palacio del Elí-
seo emitió un comunicado en el que en-
fatiza “las sombras de duda” que rodean
este proceso judicial. Luego, el jueves
17, Sarkozy llamó por teléfono a Cassez
–quien se encuentra en el penal de Tepe-
pan, en la Ciudad de México– y le dijo
que “procuraba seguir personalmente su
caso”.
El plagio
Ingeniero en robótica, Francis Moreaux
llegó a México hace ocho años. Es dueño
de la empresa Auquebo, dedicada a publi-
cidad en lonas y a la importación de ese
producto y cuya sede se encuentra en la
ciudad de Puebla.
La acusación de secuestro en su contra
se basa en las declaraciones de su amiga
Irianelly Miranda Domínguez y de la tía
de ésta, Irma Domínguez Contreras, radi-
cadas en la causa penal 354/2009.
Miranda contó que el 8 de septiembre
de 2008 Francis Moreaux y ella fueron a
comer al restaurante Los Cabos y poste-
riormente a tomar una copa al bar W. De
ese lugar salieron a las 11 de la noche.
Viajaban en el vehículo de él: una camio-
neta X-Trail.
Cuenta ella: “Al tomar avenida Las To-
rres, a la altura del primer semáforo de po-
niente a oriente, junto a la colonia mateo
del Regil, una camioneta café se le cerró
al vehículo en que viajábamos. Le dije a
Gilles que no se parara, que la rebasara
porque se veía que de la puerta trasera del
lado del copiloto se iba a bajar un sujeto
(…) pero Gilles, sin tomar en cuenta lo
que le dije, detuvo la marcha de la X-Trail.
En ese momento uno de los hombres abrió
la puerta de mi lado, me empujó hacia la
palanca de velocidades y vi que de lado
de Gilles había otro individuo que abrió
la puerta empujándolo hacia la palanca de
velocidades”.
En otra parte de su declaración, Miran-
da dice que, en respuesta a una pregunta
de uno de los secuestradores, Francis Mo-
reaux dijo que ella era su novia. Afirma
que el francés les ofreció su camioneta y
dinero en efectivo, pero que los plagiarios
no aceptaron. Comenta que cuando circu-
laban por la cuarta sección de San Ramón,
detuvieron el vehículo y Francis Moreaux
se bajó a negociar con ellos. Narra que en
ese momento apareció un cuarto sujeto
con gafas, gorra de color negro y cubre-
bocas azul, quien maniató a Irianelly con
cinta canela y la puso contra el suelo de la
camioneta.
“Cuando me permiten levantarme –rela-
ta ella–, veo cómo Gilles se sube al vehícu-
lo del lado del copiloto y me dice: ‘voy con
el señor que maneja a buscar dinero. No te
preocupes, no te va a pasar nada, esto es rá-
pido’. El conductor le dio las llaves de mi
casa a Gilles (…).”
Miranda dice que la bajaron de la X-
Trail y la subieron a otro vehículo. Uno
de los secuestradores la comunicó por te-
léfono con su tía, Irma Domínguez Con-
treras, quien vivía con ella. “Le dije que
me encontraba bien, pero que consiguiera
dinero”.
La llevaron a una casa de seguridad.
Uno de los secuestradores dijo: “Yo me
largo, porque el que nos metió en la bron-
ca está calientito durmiendo en su casa”.
Luego, otro de los secuestradores le co-
mentó: “Confiaste en alguien, pero ya
pasó todo, te vas a ir a tu casa”. Finalmen-
te, como a las 11 de la mañana del 9 de
septiembre, los plagiarios la dejaron en un
paraje.
Por su parte, su tía Irma Domínguez
Contreras declaró que Francis Moreaux
Inter Francia 1730.indd 39 12/24/09 5:42 PM
40 1730 / 27 de diciembre de 2009
P
ARÍS.- El presidente fran-
cés Nicolas Sarkozy está al
pendiente de su compa-
triota Florence Cassez, sen-
tenciada en México a 60 años de
prisión por el delito de secuestro,
y lo hace saber en forma cada vez
más explícita.
El lunes 14 Sarkozy atendió a
los padres de la joven francesa en el
Palacio del Elíseo. El encuentro duró
40 minutos y en él estuvo presente
Frank Berton, abogado francés de
Florence, y Thierry Lazaro, diputado
del Norte de Francia, de donde es
originaria la familia Cassez.
Inmediatamente después de la
entrevista, esa misma noche, el Elíseo
publicó un comunicado oficial donde
expresó sus dudas sobre la imparciali-
dad de la justicia mexicana en el caso.
Enfatizó: “El presidente de la Re-
pública afirmó a los padres de Florence
Cassez que las autoridades francesas,
que están preocupadas por las zonas
de sombra que rodean el caso y llevan
a dudar de que se benefició de un juicio
equitativo, siguen siendo sumamente
atentas a su situación y dispuestas a brindarle
toda la asistencia que preconiza el derecho”.
Para Charlotte Cassez, madre de Florence,
el encuentro fue “importante y esperanza-
dor”. Confió a la reportera: “El presidente
Sarkozy nos acogió con sencillez y mucho
calor humano. Pero lo que más nos llamó la
atención fue su determinación inquebranta-
ble en resolver el caso de nuestra hija. Es más,
tuvimos la impresión de que estaba firme-
mente decidido a apretar el tornillo”.
–¿Qué quiere decir con eso?
–Sentimos que el presidente Sarkozy
había entendido que no iba a obtener ma-
yores resultados por la vía diplomática y
que había tomado la decisión de atacar el
problema con armas jurídicas.
–¿Le confirmó que el Estado
francés iba a presentar una demanda contra
el Estado mexicano ante la Corte Interna-
cional de La Haya?
–Nos habló, efectivamente, de su deci-
sión de hacerlo. En nuestras pláticas ante-
riores jamás habíamos tocado ese tema con
el presidente Sarkozy. Fue él mismo quien
inició la conversación sobre esa demanda y
nos anunció esa decisión suya.
–¿Frank Berton, abogado de Florence
Cassez, jugará un papel particular en esa
demanda?
–No. Eso le compete exclusivamente al
Elíseo. Berton esta en contacto permanente
con los consejeros de Sarkozy encargados
del caso de nuestra hija, en particular con
Damien Loras, quien nos impresionó por su
amplio conocimiento de todo el expedien-
te. Acababa de regresar de México y había
podido hablar largamente con Florence.
–¿Qué otros puntos específicos toca-
ron con Sarkozy?
–Al presidente Sarkozy le interesó mu-
chísimo conocer todos los detalles de la
conversación que sostuvimos el pasado 8
de diciembre con el embajador de Méxi-
co en Francia (Carlos de Icaza González),
después de nuestra manifestación ante
la sede diplomática mexicana (Proceso
1728).
–¿Qué le contó usted?
–Le expliqué que nos había sorpren-
dido ese encuentro porque no habíamos
solicitado cita alguna con el embajador.
También recalqué que el señor Carlos
de Icaza se había mostrado abierto, de-
seoso de escucharnos, inclusive ansioso
de encontrar una solución. Se notaba
que le hubiera gustado un arreglo en
el marco del Convenio de Estrasburgo.
Pero insistió en que no tenía poder de
decisión alguno y que su papel era
transmitir nuestros planteamientos a
(el gobierno de) México.
“Luego Frank Berton le presentó al pre-
sidente Sarkozy la síntesis de lo que había
recalcado ante el embajador y sus aseso-
res: las múltiples irregularidades y vicios
de procedimiento, así como las graves
manipulaciones que han caracterizado las
investigaciones policiacas y los procesos ju-
diciales que desembocaron en la condena
de nuestra hija a 60 años de cárcel.”
–En declaraciones recientes a la prensa
francesa, Berton explicó que el tema del
traslado de su hija a Francia resultaba cadu-
co. Afirmó que está reuniendo pruebas que
demuestran su inocencia y que su meta es
obtener su liberación.
–Efectivamente, ya nadie habla de tras-
lado en el marco del Convenio de Estras-
burgo. El presidente Calderón rechazó dos
Anne Marie Mergier
ofensiva
Sarkozy a la
Cassez. Apoyo presidencial
Inter Francia 1730.indd 40 12/24/09 5:42 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 41
llegó a su casa a las 11:30 de la noche
del 8 de septiembre y le comunicó que
su sobrina estaba secuestrada. Los pla-
giarios la llamaron por primera vez a
través del celular del francés. Le pidie-
ron 3 millones de pesos. Ella les dijo que
eso era mucho dinero. Luego de horas de
negociaciones, les comunicó que había
logrado reunir mil 563 dólares. Los se-
cuestradores aceptaron.
Sobre Francis Moreaux, la tía de Mi-
randa señala que él estuvo en su casa du-
rante la noche del día 8 de septiembre y
se retiró a las 8:30 horas del día siguiente.
“Según él, iba a conseguir el dinero. Ade-
más de que a las dos de la tarde tenía que
salir a dejar a su hijo al aeropuerto de la
Ciudad de México, para viajar a Francia”,
explicó la señora.
Y contó: “Me dijo que en el transcur-
veces esa solución. Se acabó. De todos
modos a Florence y a nosotros nunca nos
gustó esa solución, que significaba un re-
conocimiento implícito de la culpabilidad
de nuestra hija. Pero Florence es inocente
y no descansaremos hasta que se reco-
nozca su inocencia.
–¿Habló del tema de la liberación de
su hija con Nicolas Sarkozy?
–No. Sólo hablamos de la demanda
ante la Corte Internacional de Justicia de
La Haya. Ese fue el eje central de nuestra
conversación. Entendimos que por ahora
es la prioridad del presidente Sarkozy. Los
servicios jurídicos de los ministerios de Re-
laciones Exteriores y de Justicia están en-
cargados de elaborar esa demanda”. 
“Cita” telefónica 
Por si fuera poco, tres días después de esa
entrevista, el domingo 20, Sarkozy habló
por teléfono con Florence Cassez. El mismo
día, el Elíseo publicó un comunicado oficial
escueto, pero elocuente, sobre el hecho:
“Esta noche el presidente de la Repú-
blica sostuvo una conversación telefónica
con Florence Cassez, nuestra compatriota
detenida en México desde hace más de
cuatro años. El jefe de Estado le aseguró
que procuraba seguir personalmente su
caso y que las autoridades francesas con-
tinuarían brindándole toda la asistencia
prevista por el derecho.” 
–¿De qué hablaron Nicolas Sarkozy y
Florence Cassez?
–No sé –dijo su madre a la reportera–,
Florence sólo me comentó que había sido
una plática muy cordial que le había dado
mucho ánimo. Pero no quiso darme más
detalles.
–¿Florence solicitó esa plática?
–No. Fue una iniciativa del presidente,
quien pidió que se le entregara a nuestra
hija un número de teléfono donde llamar-
lo el pasado 20 de diciembre, a una hora
precisa. No se puede llamar a Florence a
la cárcel. Sólo ella puede hacer llamadas
desde el reclusorio de Tepepan.
Sebastien Cassez, hermano de Flo-
rence, tampoco ofreció mayores detalles
sobre esa conversación.
“Florence me llamó después de su ‘ci-
ta’ telefónica con Sarkozy, pero no la sen-
tí dispuesta a profundizar sobre el tema.
Respeté su discreción”, dijo a la corres-
ponsal antes de confirmar que Agustín
Acosta, abogado mexicano de Florence
Cassez, y Frank Berton, su homólogo
francés, habían estrechado aún más su
colaboración para llevar su caso en Méxi-
co ante la Suprema Corte de Justicia de la
Nación. ●
I NTERNACI ONAL / MÉXI CO-FRANCI A
Inter Francia 1730.indd 41 12/24/09 5:42 PM
42 1730 / 27 de diciembre de 2009
so de la mañana conseguiría dinero, pero
a las 11 de la mañana me telefoneó para
preguntarme qué había pasado. Yo le pre-
gunté si había conseguido algo de dinero,
que pasara después a mi casa. Pero nunca
llegó.
“Antes, durante el transcurso de la
noche, a los familiares que nos encon-
trábamos en casa (Francis Moreaux) nos
insistía en que saliéramos a conseguir di-
nero, que si no nos importaba la vida de
mi sobrina, y nos exigía que le diéramos
las escrituras de la casa y del coche y que
firmáramos pagarés para que le pudieran
prestar dinero.”
“El cohecho”
De acuerdo con la causa penal, a partir
de las denuncias de Miranda y de su tía,
las autoridades judiciales iniciaron una
investigación que, un año y tres meses
después, derivó en una orden de presen-
tación 1529/2008/DIEDI-I contra Francis
Moreaux por el presunto delito de “priva-
ción ilegal de libertad en la modalidad de
secuestro”. Los encargados de cumplirla
fueron los agentes de la DIEDO Rolan-
do Atenco Meneses y José Luis Sánchez
León.
En sus declaraciones –las cuales for-
man parte de la averiguación previa PGJP/
DIEDI/UEICDS-I/AP.72/2009–, los agen-
tes señalan que detuvieron al empresario
francés el viernes 13 de noviembre (y no el
12, como afirma Guilles Francis). Aprove-
charon que Francis Moreaux, quien viajaba
en su camioneta X-Trail, se estacionó en el
negocio Topolonio, ubicado a la altura del
kilómetro 31 de la carretera a Atlixco.
Según el agente Atenco Meneses, el
ciudadano francés “nos dijo que le dié-
ramos oportunidad de irse, que no lo pre-
sentáramos ante el MP y que a cambio
de eso nos daba unas cadenas de oro, las
cuales se quitó del cuello y estiró la mano
derecha, ofreciéndoselas a mi compañe-
ro. Pero al ver que éste no las tomó, nos
dijo que también tenía una computadora
portátil. En ese momento abrió la puerta
trasera izquierda de su camioneta y sacó
una maleta negra, la cual nos la ofreció
extendiendo su mano hacia nosotros. Le
dijimos que lo que estaba haciendo era
un delito, que teníamos una orden y la
íbamos a cumplir”.
Los agentes relatan que Francis Mo-
reaux les ofreció además su camioneta y
les exhortó a que se trasladaran a su ca-
sa por la factura para que se las endosara.
Les dijo que “él sabía que con los mexi-
canos se podía arreglar todo así (sic), por
lo que procedieron a asegurarlo, igual que
los objetos y la camioneta que les ofrecía
(…)”.
La denuncia
En entrevista con Proceso, Luc Francis
Moreaux, confirma que su hermano Gi-
lles desapareció el 12 de noviembre y que
no fue sino hasta las 15:20 horas del día
14 que supo de él: Gilles se comunicó por
celular con su asistente Adriana Vázquez
Ramos. Le informó que se encontraba en
el número 910 de la calle 9 poniente. Luc
y Vázquez fueron a esa dirección. Se die-
ron cuenta de que se trataba de las ofici-
nas de la DIEDO.
Pero un día antes “sucedió algo ex-
traño”, señala a Proceso Vázquez. Y
cuenta: “Lo habíamos buscado en la
Cruz Roja, en la policía, con los ami-
gos y nadie sabía nada. También acudí
al Instituto Nacional de Migración. Ahí
hablé con el jurídico y le pedí que me
aconsejara qué hacer para encontrarlo.
Me dijo: ‘El ingeniero (Gilles) anda en
nexos gruesos, prostitución de niños,
usted no tiene idea de lo que es ese se-
ñor, tienen años investigándolo’”.
“Después –añade Luc–, nos enteramos
que la DIEDO le acusaban también de trá-
fico de armas, tráfico de mujeres, cohecho
y el secuestro de Irianelly.”
La tarde del martes 22 de diciembre,
Luc y Vázquez se reunieron con la cón-
sul adjunta de Francia en México, Fran-
coise Catherine Auburtin de Navarro.
“Expuse la situación de mi hermano.
Nos dijo que no podía hacer nada, sólo
verificar que él se encontrara bien”, co-
menta Luc.
–¿Acudieron a la embajada francesa
para solicitar ayuda?
–Queremos que el caso de mi hermano
se maneje con un perfil bajo. Mis padres
viven en Francia y no les hemos informa-
do que él está detenido. Sabemos que hay
otro juicio por secuestro, el de la francesa
Florence Cassez, y queremos disociar los
casos, porque son diferentes. No quere-
mos saber nada del proceso de ella. Para
nosotros la prioridad es Gilles. Tenemos
todas las pruebas de su inocencia y de que
sufrió tortura. Confiamos en la justicia
mexicana.
Por su parte, el abogado de Fran-
cis Moreaux, Mario Alberto Rodríguez
Suárez explica que interpuso las denun-
cias de detención ilegal y tortura ante
la Comisión de Derechos Humanos de
Puebla y la delegación de la PGR “para
solicitar jurisdicción federal, con el fin
de lograr independencia y certeza en las
investigaciones”.
Por lo pronto, el abogado logró que un
grupo de peritos de la PGR realizaran exá-
menes médicos y psicológicos al deteni-
do. Dichos peritos concluyeron su trabajo
el lunes 21.
“Estoy convencido de que los resulta-
dos son favorables a mi cliente”, confía.
I NTERNACI ONAL / MÉXI CO-FRANCI A
C
o
r
t
e
s
í
a
:

F
a
m
i
l
i
a

F
r
a
n
c
i
s

M
o
r
e
a
u
x
Francis Moreaux. Detenido
Inter Francia 1730.indd 42 12/24/09 5:42 PM
Millones de euros del presupuesto de la Unión Eu-
ropea (UE), destinados a apoyar a campesinos o a
impulsar el desarrollo regional, terminan en manos
de familias adineradas o en subsidios para activida-
des como la siembra de mariguana o la operación
de bares. Con base en los datos oficiales del gasto
ejercido por la UE, el centro de estudios Open Euro-
pe realizó un informe que muestra tal “desperdi-
cio” de recursos públicos en proyectos “inútiles”,
“insólitos” o “extraños”.
Marco Appel
B
RUSELAS.- De acuerdo con un
reporte del think tank británico
Open Europe, gente adinerada
de la Unión Europea (UE) está
recibiendo ayudas económicas
o subsidios originalmente desti-
nados al desarrollo regional o a campesi-
nos pobres.
Tal fue el caso, por ejemplo, de Wolfgang
Porsche, presidente del Consejo de Supervi-
sión de la empresa fabricante de los lujosos
automóviles deportivos que llevan su ape-
llido, quien en 2008 obtuvo –no obstan-
te que la fortuna de su familia rebasa los
20 mil millones de dólares– un “subsidio
agrícola” por 2 mil 500 euros.
Aunque la firma que dirige Wolfgang
Porsche generó durante el año fiscal 2007-
2008 ganancias netas por 5 mil 857 millones
de euros, el empresario recibió la mencio-
nada subvención para ayudarle a sostener
una propiedad rural ubicada en Lowenstein-
Werth, en el estado alemán de Baviera, don-
de el potentado suele dedicarse a su pasa-
tiempo favorito: la cacería.
Igualmente, en 2008, Gloria von Thurn
und Taxis,  viuda del príncipe alemán Jo-
hannes, recibió de la UE 575 mil dólares en
“apoyos agrícolas”, los cuales fueron uti-
lizados para mantener diversos bienes in-
muebles –cercanos a la ciudad bávara de
Ratisbonne– donde acoge a una congrega-
ción de pudientes mujeres cristianas. 
A
P

p
h
o
t
o

/

F
e
r
d
i
n
a
n
d

O
s
t
r
o
p
ricos
Subsidios para

1730 / 27 de diciembre de 2009

43
INTERNACI ONAL /UNI ÓN EUROPEA
Porsche. Recursos públicos
Europa.indd 43 12/24/09 5:43 PM
El hijo de ambos, Albert, de 25 años,
heredó varias posesiones que, en conjun-
to, valen 2 mil 100 millones de dólares, in-
cluyendo inmuebles –como el  majestuo-
so castillo de Saint-Emmeram–, valiosas
obras de arte, una compañía de tecnología
y 30 mil hectáreas de bosque en Alemania.
El pasado 3 de noviembre la página de
internet de la revista Forbes ubicó a ese jo-
ven heredero en el lugar 24 de los hombres
más ricos de ese país europeo.
Los casos de Porsche y  Gloria van
Thurn und Taxis  fueron dados a conocer
cuando el gobierno del estado de Bavie-
ra divulgó una lista de beneficiarios de di-
chos subsidios, donde incluso aparecía el
ministro de Agricultura Helmut Brunner,
quien  había recibido  ayudas por un total
de 7 mil euros.
El reporte del think tank británico Open
Europe –publicado el pasado 9 de noviem-
bre y en el cual se abordan 50 casos en los
que la UE “desperdició” recursos públicos–
agrega que “prominentes miembros de fa-
milias ricas” de España han recibido “cien-
tos de miles de euros” en subvenciones.
Uno de ellos es el empresario Íñigo de Ar-
teaga y Martín, duque del Infantado, quien es
dueño de inmensas extensiones de tierra en la
región de Córdoba y cuya familia es propieta-
ria de un castillo en Madrid.
De acuerdo con la página electróni-
ca de la Junta de Andalucía, entre  2007
y 2013 Arteaga y Martín obtendrá 27 mil
259 euros por concepto de “ayudas agro-
ambientales”,  a pesar de que en 2006  ya
consiguió de la UE un millón 213 mil 997
euros en fondos para el desarrollo regio-
nal, lo que desató un escándalo.
Subvención “verde”
El pasado 10 de noviembre, el Tribu-
nal  de Cuentas Europeo (TCE), con sede
en Luxemburgo, presentó su reporte so-
bre la ejecución del “presupuesto común”
de la UE en el ejercicio de 2008, y no obs-
tante haber concluido que la situación del
gasto había “mejorado” sobre años anterio-
res,  remarcó que algunas áreas del presu-
puesto estaban aún “materialmente afecta-
das por errores”, a causa de la complejidad
de las normas y regulaciones en la materia.
El presupuesto total de la UE en 2008
fue de 117 mil millones de euros (1%
del producto interno bruto de la UE). De
éstos, 54 mil millones fueron canalizados
a diversas ayudas al campo, y 45 mil mi-
llones a  los llamados fondos estructura-
les, cuyo objetivo es nivelar a las regiones
más pobres con las más ricas. El TCE es-
tima que 32% de las primeras ayudas pre-
sentan “errores” en las cuentas, y que 11%
de las segundas no debieron otorgarse.
Mats Persson, el director de investiga-
ciones de Open Europe, comenta en el cita-
do informe que, “debido a los esquemas de
gasto que practica la UE, existen proyectos
inútiles o  muy extraños  que pueden reci-
bir fondos que nunca habrían obtenido si se
hubieran solicitado a los gobiernos nacio-
nales, cuyos presupuestos están sujetos a
otras prioridades. Lo que le interesa a la UE
–puntualiza–  es deshacerse del dinero, no
gastarlo de manera inteligente”. 
En su reporte, el think tank se refiere a
la ciudad sueca de Malmö. A principios de
2008, ésta recibió 80 mil euros de la UE pa-
ra realizar una reproducción de la ciudad,
con todo y su famosa universidad,  en el
mundo virtual de Second Life. Incluso se
configuró una “oficina ciudadana virtual”
donde los funcionarios de Malmö pueden
atender a los habitantes reales del pobla-
do que estén activos en el referido sitio de
internet.
El  pasado 5 de mayo  fue  lanzada la
“ciudad virtual de  Malmö”, pero Second
Life había pasado de moda  y dejó de ser
considerado “el futuro de las redes socia-
les”.  Las críticas al proyecto abundaron.
Joakim Jardenberg, el director ejecutivo
de una de las compañías de nuevas tecno-
logías más conocidas del país, Mediapark,
expresó el 6 de mayo al diario local Syds-
venskan que  Second Life nunca fue  muy
popular en Suecia, por lo  que, cuando
supo del proyecto, pensó que  se trataba
de “una rara broma”. 
En marzo de 2010 el futuro de esa
“ciudad virtual” deberá ser reconsiderado.
Otro caso: El 19 de agosto de 2008, el
diario sueco Aftonbladet publicó que un
cultivador de hoja de mariguana, Nils Tres-
chow, había recibido de la UE 200 euros de
apoyo para su siembra.
En una superficie de  mil metros cua-
drados,  las plantas se localizaban al lado
de una transitada carretera a las afueras de
la ciudad sueca de Falkenberg.
Lo curioso es que no está claro si el pro-
pietario de la tierra violó la ley: En Suecia
está permitido el cultivo de mariguana, con
una licencia especial del gobierno, si tie-
ne propósitos “industriales” y si la sustan-
cia psicoactiva (THC) de la planta es infe-
rior a 0.3%.
En contradicción,  Treschow cumplió
con los requisitos de la UE para ganar el
subsidio, el cual, por otro lado, provenía
de los fondos conocidos como Pago Di-
recto al Agricultor. Éstos eximían a Tres-
chow de notificar a las autoridades el uso
final de la mariguana que planta y que, se-
gún él, por el momento “sirve de protec-
ción a las aves del campo”.
Dinero para bares
El reporte de Open Europe exhibe
otros gastos insólitos en los que ha incu-
rrido la UE. El organismo alude a la se-
rie de 12 videos de animación (helpisodes)
que  financió el año pasado la Comisión
Europea, donde varios personajes –los
“súper héroes antitabaco”– ayudan a la
gente a dejar de fumar.
Estas emisiones para internet forma-
ron parte de la campaña Ayuda: Por una
vida sin tabaco, cuyo costo global ascen-
dió a 72 millones de euros. Sin embar-
go,  denuncia el reporte, la UE continúa
subsidiando a los agricultores europeos de
tabaco, y cada año les transfiere en prome-
dio 293 millones de euros del presupues-
to. En mayo de 2008, recuerda, el Parla-
mento Europeo votó a favor de proseguir
con esa política. 
 Hay otra variedad de subvenciones que
atraen la atención del centro británico. Du-
rante el año pasado, la UE concedió 162
mil 450 euros a la empresa Lord Nelson
Ltd. que provenían de los Fondos Europeos
de Desarrollo Regional y que se dedicaron
al proyecto “Bares de temática irlandesa”.
 La mencionada firma, cuyos propieta-
rios son los hermanos John y Andy Hunter,
operan cuatro bares de la cadena O’Reilly’s
en Gibraltar, un territorio bajo dominio bri-
tánico localizado al sur de España.
Dentro del mismo paquete de ayudas,
la UE distribuyó 89 mil 350 euros al res-
taurante Sporting, propiedad de la empre-
sa KOP Limited, y 127 mil 328 al Beach
Club, regenteado por la firma Jazz Nights
Ltd., ambos comercios también asentados
en Gibraltar.
Open Europe integra igualmente a su
reporte el caso de Ángela Cristina Cañas
Durán, quien fue Miss Sevilla en 2006. La
joven, actualmente de 22 años, es dueña
de una agencia de organización de even-
tos sociales.
El 11 de febrero de 2008, la exreina de
la belleza  obtuvo 7 mil 87 euros  en sub-
sidios europeos para su negocio, bajo la
modalidad de apoyos a “mujeres empre-
sarias”,  canalizados por el Instituto de la
Mujer de la Junta de Andalucía… ●
w
w
w
.
s
e
v
i
l
l
a
p
r
e
s
s
.
c
o
m
44 1730 / 27 de diciembre de 2009
Cañas (al centro). Ayuda europea
Europa.indd 44 12/24/09 5:43 PM
B
EIJING/ EL CAIRO.- China
mantiene su ofensiva económi-
ca y política en África. Su obje-
tivo: garantizar el suministro de
las materias primas que requie-
re para su desarrollo económico.
De hecho, China es ya un actor de pri-
mer orden en ese continente. Y lo demos-
tró apenas el mes pasado, cuando jefes de
Estado y ministros de 49 países de la re-
gión asistieron al cuarto Foro de Coope-
ración China-África que se celebró el 9 y
10 de noviembre en la ciudad egipcia de
Sharm El Sheikh.
Una semana después, el 19 de noviem-
bre, la agencia de noticias Bloomberg in-
formó que el gobierno de Beijing certificó
una inversión por 8 mil millones de dólares
que empresas chinas realizarán en Zimba-
bwe, país gobernado por Robert Mugabe,
el sempiterno presidente que ha estado en
el poder desde 1980.
China se posiciona a pasos acelerados en África con
el propósito de garantizar materias primas para su
economía. Sólo en el primer semestre de 2009 in-
virtió 60 mil millones de dólares en los sectores del
petróleo y de la minería del continente. Su estrate-
gia le ha permitido ser un influyente actor político
en la región. Más aún, unos 75 mil chinos pobres
emigraron, junto con técnicos y empresarios, a di-
versos países africanos para trabajar en la construc-
ción o en la manufactura. Incluso, unos 15 mil de
ellos laboran en Egipto en talleres clandestinos de
ropa que luego venden por las calles de El Cairo.
Alberto Brunat
A
P

p
h
o
t
o

/

R
e
b
e
c
c
a

B
l
a
c
k
w
e
l
l
La
invasión
china

1730 / 27 de diciembre de 2009

45
INTERNACI ONAL /ÁFRI CA
Europa.indd 45 12/24/09 5:43 PM
“Socio global”
De hecho, China invierte y comercia a
gran escala a lo largo y ancho del conti-
nente, especialmente en países ricos en
minerales y petróleo como Angola, Su-
dán, Nigeria, Zambia y República Demo-
crática del Congo.
Sólo en el primer semestre de este año
las grandes corporaciones chinas del rubro
energético invirtieron 60 mil millones de
dólares en derechos de explotación en mi-
nas y campos petroleros, así como en la
compra de acciones de compañías de este
sector radicadas en África, de acuerdo con
el diario español Público.
Asimismo, un estudio del Instituto Su-
dafricano de Asuntos Internacionales seña-
la que 83% de las exportaciones africanas a
China en 2007 fueron de petróleo. El comer-
cio bilateral también se ha disparado. Des-
de 2000 se ha multiplicado por 10 y sigue
creciendo a un ritmo vertiginoso: en 2008, el
comercio superó los 106 mil millones de dó-
lares, 45% más que en 2007, según datos de
la oficina de Aduanas de China.
Un informe disponible en línea de la
Fundación Rockefeller indica que sólo 15
de los 53 países africanos tiene superávit
con el gigante asiático. Pero África, que ne-
cesita inversiones, carreteras, hospitales y
otras obras de infraestructura, tiene en Chi-
na un socio al que considera como su igual.
“Se ve a China como un socio global
que tiene mucho dinero, pero que los tra-
ta de igual a igual”, explica Wenran Jiang,
un experto en relaciones sino-africanas de
la Universidad de Alberta, Canadá, en su
blog wenran.blogspot.com.
Además, en países arrasados por gue-
rras recientes, como Angola o Ruanda, las
empresas chinas lideran la reconstrucción.
El costo, la rapidez y la buena calidad de
la oferta china en productos, tecnología y
servicios para dicha reconstrucción son
prácticamente imposibles de batir. Facto-
res todos ellos que seducen especialmente
a los gobiernos africanos.
“En términos de entrega y velocidad no
hay una opción mejor que la china. Puede
haber factores negativos, pero la cuestión
es cómo consigues un impacto más rápi-
damente”, explica a Proceso Felix Mutati,
ministro de Comercio de Zambia.
Existe también otro factor que juega a
favor del país asiático: a diferencia de Es-
tados Unidos, la Unión Europea (UE) o de
instituciones como el Banco Mundial, Bei-
jing no condiciona sus créditos financieros
y la ejecución de proyectos de comercio e
inversión a la existencia de la democracia o
la erradicación de la corrupción.
“Hay que ser prácticos. Todo es cues-
tión de eficacia a la hora de afrontar los re-
tos del desarrollo”, reconoce Mutati.
Para las naciones africanas los térmi-
nos de la relaciones con China son insupe-
rables: consiguen productos chinos a pre-
cios más baratos, los suyos acceden más
fácilmente al mercado chino y, a cambio
de sus recursos, reciben millonarias inver-
siones –dinero que se inyecta para su de-
sarrollo– y el apoyo diplomático del pode-
roso gigante asiático, el cual abandera la
pretensión del continente africano de te-
ner representación en el Consejo de Segu-
ridad de la Organización de Naciones Uni-
das (ONU).
En los hechos, China ha mostrado muy
pocos escrúpulos a la hora de entablar re-
laciones con gobiernos africanos como los
de Sudán, Zimbabwe, Chad y Guinea, a
los cuales la comunidad internacional acu-
sa de violar sistemáticamente los derechos
humanos. Ello contribuye a que algunos
gobiernos de Occidente vean con recelo el
desembarco de China en África.
Los críticos –entre los que se incluyen
organizaciones de derechos humanos– se-
ñalan además que China está aprovechan-
do su poderío económico y las urgentes
necesidades de recursos financieros por
parte de África para saquear los recursos
naturales de un continente cuya mayoría
de países es pobre.
En la citada cumbre celebrada en
Egipto el 9 y 10 de noviembre pasados, el
primer ministro chino Wen Jiabao calificó
como “desinteresada” la política de Bei-
jing en África y negó las acusaciones de
neocolonialismo.
“Las acusaciones de que China ha ido
a África para saquear sus recursos y prac-
ticar el neocolonialismo son absolutamen-
te insostenibles”, dijo. Y puso un ejem-
plo: China importa de África sólo 13% de
lo que exporta a ese continente; remarcó
también que la política de Beijing en la re-
gión “está orientada a contribuir al bienes-
tar de la gente”.
Aunque las élites políticas africanas
defienden la presencia china debido fun-
damentalmente a su eficacia, sobre el te-
rreno la situación dista de ser idílica. En
varios países, como Argelia, Angola y Na-
mibia, han saltado a las páginas de los pe-
riódicos escándalos laborales y de corrup-
ción en los que se han visto involucradas
empresas del país asiático.
Es decir, el asunto va más allá de que
las empresas chinas “lleven a sus propios
trabajadores, de que en los contratos exi-
jan un alto porcentaje de materiales chinos
o de que no haya transferencia tecnológi-
ca”, advierte un diplomático de Namibia
que accedió a hablar con Proceso a con-
dición de anonimato. “Lo malo es que los
chinos serán los nuevos imperialistas. Y a
ver qué pasa entonces con África”, remata.
“Chinos-bolsa”
La luna de miel entre China y África ha im-
pulsado también una segunda oleada de in-
versiones del gigante asiático en sectores
no vinculados con los recursos naturales.
Empresas chinas públicas y privadas están
posicionándose con éxito en los mercados
locales. Tal es el caso de las compañías de
telecomunicaciones Huawei y ZTE.
Al mismo tiempo, miles de pequeños
empresarios y emigrantes chinos han es-
cogido África para hacer fortuna.
Una de ellas es Re, una joven de la pro-
vincia de Jilin que hace dos años llegó a El
Cairo, la capital de Egipto, huyendo del des-
empleo. “Me dedico a vender ropa puerta
por puerta”, explica a este semanario.
Como ella, un ejército de miles de chi-
nos emigrados de los polos no industriali-
zados del norte de China recorre los rin-
cones de Egipto para vender la mercancía
que producen talleres ilegales instalados
en apartamentos de la capital egipcia.
En árabe se les conoce como los shanta
sini (chinos-bolsa) por los fardos que car-
gan en la espalda. Fuentes del sector con-
A
P

p
h
o
t
o

/

N
a
s
s
e
r

N
a
s
s
e
r
Wen en Egipto. Influencia regional
46 1730 / 27 de diciembre de 2009
Europa.indd 46 12/24/09 5:43 PM
sultadas por Proceso estiman que son unas
15 mil personas en la capital de Egipto.
“Ahora me voy a un pueblo a tres ho-
ras de El Cairo a vender mis mercancías.
Mi jefe chino emplea a otras 2 mil personas
como yo para que distribuyamos las pren-
das que fabrica”, revela desde el interior de
un destartalado minibús esta mujer vesti-
da con chaqueta militar que sólo chapurrea
unas pocas palabras de árabe, suficientes
para poder regatear con los compradores.
La aparición del fenómeno de los
shanta sini es un ejemplo de la idiosin-
crasia emprendedora del pueblo chino,
que no deja escapar oportunidad empre-
sarial que se le ponga delante. Ni siquie-
ra en África: “a los egipcios no les gusta ir
a las tiendas a comprarse ropa; y las mu-
jeres comen muchos dulces y están muy
gordas. Así que prefieren comprar la ropa,
muchas veces a la medida, en sus propias
casas, porque tienen vergüenza. Ahí radi-
ca el éxito de la venta a domicilio”, explica
Yu, una joven de 21 años cuya familia po-
see ocho talleres, 60 almacenes y emplea a
mil 500 vendedores ambulantes.
“En 15 años mi tío, uno de los prime-
ros chinos que llegó a Egipto, ha hecho
una fortuna de 4 millones de euros”, ase-
gura sin pudor.
Según Yu, los empresarios chinos em-
plean a trabajadores egipcios para confec-
cionar las prendas debido a que éstos cobran
salarios más bajos: apenas 65 euros al mes.
Los talleres ilegales chinos se sitúan en los
barrios populares de la megalópolis egipcia,
como el de Hdayk El Koba o Aim Shams.
En esos barrios las mujeres visten
burkas integrales y se pasean silenciosas,
mientras que automóviles decrépitos sor-
tean ovejas y vacas que pastan en medio
del asfalto.
La emigración china a África es un
fenómeno que se remonta al siglo XIX,
cuando cientos de ciudadanos del llamado
Imperio del Centro llegaron a Sudáfrica
para trabajar en las minas de oro contro-
ladas por los Bóers. Pero fue en la última
década cuando se multiplicó la llegada al
continente de estudiantes, empresarios y
aventureros chinos, cuyo número ascen-
dería a 750 mil, según cifras oficiales de
gobierno de Beijing.
La mayoría emigra de las áridas regio-
nes del noreste de China, las cuales presen-
tan un retraso económico y social de dé-
cadas en comparación con las florecientes
provincias costeras y los polos urbanos del
centro del país. Además, el desmesurado
proyecto de la presa de las Tres Gargantas
ha provocado la reubicación de más de un
millón de personas y ha disparado el des-
empleo en lugares como Chongqing.
El resultado: muchos optan por emi-
grar fuera de China. Y de ello se aprove-
chan las llamadas agencias “caza inmigran-
tes”. Existe un millar de ellas en todo el país
asiático. Sus empleados y representantes
buscan pueblo por pueblo a los candidatos
idóneos para levantar puentes, construir ca-
rreteras o dirigir fábricas en África.
“Les proporcionamos un trabajo segu-
ro durante un tiempo, un visado y un bille-
te de avión. Viajan en grupos de entre 10 y
30 personas y los destinos principales son
Nigeria, Gabón, Angola y Uganda”, expli-
ca Huang Yi Ming, quien gestiona uno de
estos establecimientos en Chongqing.
Los emigrantes reciben entre 500 y 900
euros mensuales de salario en función de
la formación de la que disponen. Antes
de embarcarse en la aventura africana de-
ben desembolsar 2 mil euros como depósi-
to para asegurar que mantendrán su com-
promiso contractual.
“Muchos empresarios prefieren chinos
en vez de trabajadores locales porque la-
boran sin descanso y saben que el produc-
to o servicio estará listo a tiempo”, con-
cluye Huang.
A
P

p
h
o
t
o

/

G
e
o
r
g
e

O
s
o
d
i
África. La sombra del dragón

1730 / 27 de diciembre de 2009

47
I NTERNACI ONAL / ÁFRI CA
Europa.indd 47 12/24/09 5:43 PM
48 1730 / 27 de diciembre de 2009
ANÁLI SI S
1. El ataque viene de fuera y de le-
jos. Del Vaticano. De un Papa alarma-
do por la disminución mundial de sus
fieles y por la relajación de la fideli-
dad de los católicos a la palabra papal.
Católicos pero a un tiempo ciudada-
nos de democracias, la mayoría de los
católicos actuales parecen escuchar al
“Santo Padre”, pero no obedecerlo sin
mediar su libre albedrío.
2. Otro podría haber sido el camino ele-
gido por el Papa Benedicto XVI para
volver relevante a la Iglesia en socie-
dades democráticas. Una cruzada con-
tra la pobreza o una cruzada contra la
enfermedad, por imaginar dos causas
pertinentes.
Esta es la desgracia para la década
que inicia en el 2010: Aniquilado el Dia-
blo del comunismo, el Papa ha elegido
como nuevo Satán la ascendente moral
democrática, y eso con la única inten-
ción de restaurar, sin enmienda, la mar-
chita moral autoritaria del catolicismo.
3. Ninguna desviación de una moral del-
gada como un filo de navaja: control
de la vida desde la concepción hasta
la muerte: cero libertad, por ende cero
diversidad, por tanto abominación de
la invención: adiós al libre albedrío,
terror al cuerpo humano y al placer y
espanto de las mujeres autónomas y de
los “diferentes”: el triste rosario de ne-
gaciones de la vieja moral autoritaria.
4. El Satán a combatir: la nueva moral
hecha de libertades civiles: haz lo que
quieras y te haga feliz, con tal de que
no dañes a tu prójimo: ama a quien
amas; elige el número y espaciamiento
de tus hijos; edúcalos en las creencias
en las que crees; y muere como mejor
te parezca morir. Y todo con la protec-
ción y auxilio del Estado.
Los valores: la elección individual,
la diversidad, el placer, la felicidad.
5. Lanzada en Latinoamérica en el año de
2007, la cruzada vaticana indica a los
obispos cooptar arriba para imponer
abajo. Cooptar la voluntad de las cla-
ses dirigentes para imponer como ley
civil a los ciudadanos la desprestigiada
moral restrictiva.
Indica igualmente tres vertientes
de acción: anular las libertades civiles
vigentes en sus países, blindar la pro-
hibición de las aún no legisladas y au-
mentar los poderes del clero.
6. Así, el sueño de hoy de los obispos se-
ría una sociedad donde sean ilegales y
castigados: la diversidad sexual, la an-
ticoncepción, el aborto, los matrimo-
nios gays, el divorcio y la eutanasia.
Y donde la Iglesia tenga: injerencia en
la educación pública y en el Ejército,
medios de comunicación masiva pro-
pios y el derecho a recibir un impuesto
recabado por el Estado.
7. La cruzada vaticana ha tenido éxito en
Latinoamérica únicamente en países
donde la joven moral democrática to-
davía es muy insegura; en Perú y Re-
pública Dominicana, países de por sí
rezagados en cuanto a derechos civi-
les; en Nicaragua y en México, países
de clases políticas corrompidas por el
oportunismo y el analfabetismo moral.
8. En México la cruzada arraigó prime-
ro en la presidencia del PAN, desde
donde los panistas liberales fueron
arrasados debido a su distracción y/o
su indolencia moral. Luego arraigó, y
tal vez para el asombro de los mismos
obispos, en la presidencia del PRI,
nunca tan mendaz y desesperada por el
poder como hoy. Y en los dos partidos
la táctica subsecuente ha sido idéntica.
Los presidentes de cada partido
convencieron a sus gobernadores y/o
caciques locales para realizar el traba-
jo sucio de presionar a la mayoría de
sus diputados para aprobar la crimina-
lización del aborto en sus estados.
9. Es falso que la criminalización de las
libertades civiles refleje el conserva-
durismo de la ciudadanía, como insis-
ten para su disculpa los presidentes del
PRI y del PAN, y afirman algunos de
nuestros intelectuales “liberales”, por
falta de curiosidad sobre sus prójimos.
En el caso reciente de la crimi-
nalización del aborto en 18 estados,
sencillamente nadie consultó a la
ciudadanía. Las reformas se reali-
zaron de espaldas a los ciudadanos,
y a menudo guardando el secreto de
las fechas de su votación y aun de su
contenido.
Por lo demás, consultas de la so-
ciedad civil indican lo contrario: los
mexican@s no somos conservadores.
10. Estas son algunas de las cifras de la
encuesta realizada entre católic@s
mexican@s en 2003. Reproduzco ape-
nas algunos resultados pero invito al
lector a consultarla íntegra en la direc-
ción de internet www.catolicasporel-
derechoadecidir.org.
Una persona puede usar métodos
anticonceptivos y ser un buen católico:
84%. En la escuela debe informarse
sobre todos los métodos de anticon-
cepción: 89%.
En nuestro país debe permitirse la
interrupción de un embarazo en los
siguientes casos: cuando la vida de la
mujer está en peligro (82%); cuando la
salud de la mujer está en riesgo (77%);
cuando la mujer tiene sida (69%);
cuando el feto presenta defectos con-
génitos graves, físicos o mentales
El ataque al Estado laico
S A B I N A B E R M A N
Análisis.indd 48 12/24/09 5:44 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 49
Hernández
Toma de protesta
Por vacaciones, Naranjo estará ausente de estas páginas temporalmente
(66%); cuando el embarazo es resulta-
do de una violación (65%).
11. Lo que veremos en México en próxi-
mas fechas probablemente será a las
dos morales, la vieja moral autoritaria
y la nueva moral democrática, medir
sus fuerzas.
Ya se prepara desde el interior del
PRI el movimiento de Ciudadanos en
Defensa del Estado Laico (edolaico@
gmail.com). Ya se preparan desde varios
flancos controversias constitucionales
para revocar las reformas antiaborto en
18 estados. Ya opera el Fondo María
para auxiliar a mujeres que deseen ve-
nir al DF a abortar en hospitales públi-
cos (maria.balance@gmail.com). Ya se
aprobó en la Asamblea de la Ciudad de
México la despenalización del aborto,
la libertad para recurrir a la eutanasia y,
hace apenas unos días, el matrimonio
de personas del mismo sexo.
Por el lado de la reacción, ya pre-
para el PAN la controversia consti-
tucional para vetar el matrimonio de
personas del mismo sexo. Ya ha co-
locado en la Suprema Corte de Jus-
ticia un nuevo juez catolizante. Ya se
prepara el veto al aborto en otros seis
estados. Ya es estridente el silencio de
un presidente panista que prometió
cuando candidato no interferir con las
libertades individuales y respetar el
Estado laico.
12. Una confesión personal, para cerrar
este texto. Daría cualquier cosa por
escribir sobre el futuro de mi país
y no sobre la pesadilla de un pasado
decimonónico que se nos ha venido
encima. Corrijo: que nos han lanzado
encima desde fuera a l@s mexican@s.
Pero esta es la miserable arena que
hay que palear antes de volver la mira-
da hacia delante. ●
Análisis.indd 49 12/24/09 5:44 PM
50 1730 / 27 de diciembre de 2009
ANÁLI SI S
Además del caso más recien-
te en Chiapas, Veracruz se sumó a
la nómina de los estados donde se
atenta contra el Estado secular y se
afectan los derechos fundamentales,
lesionando en especial a las mujeres.
Sólo que allí se puso en práctica una
singular estrategia que consistió en
darle por su lado a la alta jerarquía
eclesiástica con la reforma constitu-
cional “antiabortista”, y en distraer a
la opinión pública con una reforma
legal que en apariencia despenaliza el
aborto. Dieciocho estados, a los que
tal vez se sumarán otros, van confi-
gurando el nuevo integrismo mexica-
no como decisión de los dos partidos
con mayor votación en el país.
En el caso del PAN no sorpren-
de, porque su trayectoria es la de
un partido conservador; pero el PRI
construyó por décadas una ima-
gen liberal que hoy han abandona-
do muchos de sus integrantes. El
argumento de que se trata de una
decisión tomada en cada estado por
los priistas locales es desconcertante,
porque denota que el PRI está dejando
de ser una organización política nacio-
nal para convertirse en una federación
de cacicazgos, y porque está girando
hacia el clericalismo que por mucho
tiempo combatió. Ambos partidos han
impulsado una reforma confesional en
18 entidades cuya población asciende
a más de 50 millones de habitantes;
alrededor del 50% del total nacional.
Debe reconocerse, empero, que esa
mutación priista todavía no ha tenido
costos en sus proyecciones electora-
les. La Consulta Mitofsky indica que
en noviembre pasado las preferencias
favorecían al PRI en 41.4%, frente al
19.4 del PAN y al 6.7 del PRD.
Con independencia de las variacio-
nes demoscópicas, es indispensable
ahondar en el examen de los efectos
de las reformas constitucionales loca-
les. Hasta ahora se han analizado sus
dos principales consecuencias: La na-
El nuevo integrismo mexicano
DI E G O VA L A D É S
turaleza del Estado está transitando de
la secularidad a la confesionalidad, y se
están violando la Constitución federal y
diversos tratados internacionales de los
que México es parte, mediante medidas
discriminatorias, limitaciones a la liber-
tad, agravios a la dignidad y penas in-
usitadas en perjuicio de las mujeres. La
magnitud de esos ataques a los derechos
fundamentales no ha permitido que ad-
virtamos otro aspecto, comparativamen-
te menor pero también trascendente: los
partidos están poniendo en entredicho el
sistema representativo.
En 1994 se adoptaron la controversia
constitucional y la acción de inconstitu-
cionalidad como medios de defensa de
la Constitución. La legitimación para
promoverlas corresponde sólo a entes
públicos: órganos del poder federal,
estatal o municipal, partidos políticos
y fracciones de los congresos. Esta si-
tuación implicó nuevos derechos para
las minorías en los congresos y nuevas
responsabilidades para los titulares de
los órganos del poder. Todo parecía sa-
tisfactorio hasta que comenzamos
a ver que, con excepción de Baja
California y el Distrito Federal, las
comisiones de derechos humanos,
incluida la nacional, están compro-
metidas con el clero; también ad-
vertimos que los diputados locales
discrepantes no pueden promover
acciones de inconstitucionalidad en
contra de las reformas confesionales
porque no alcanzan el 33% en sus
respectivos congresos. En otras pa-
labras, la defensa de la Constitución
quedó en manos de sus potenciales
infractores.
Cuando los partidos que hacen
mayoría calificada en los congresos
entran en contubernio, no tenemos
forma de proteger el orden consti-
tucional. Esta realidad tiene una so-
lución: que exijamos a los partidos
una reforma al artículo 105 consti-
tucional para que los ciudadanos,
en un número que resulte razonable,
estemos legitimados para promover
acciones de inconstitucionalidad con ob-
jeto de plantear la posible contradicción
entre una norma de carácter general y la
Constitución.
Las reformas constitucionales en
materia de aborto muestran que los parti-
dos han optado por apoyos cruzados que
les permiten intercambiar posiciones
al margen de los intereses nacionales e
incluso en contra de la Constitución. Es
deseable que esta sea una circunstancia
pasajera. Para devolvernos la confianza
que nos han conculcado, los partidos
podrían ofrecernos una muestra de que
no han abjurado por entero de su respon-
sabilidad democrática, confiriéndonos a
los gobernados instrumentos jurídicos
para que defendamos el orden consti-
tucional, como ya sucede en Colombia,
Chile y Perú, por ejemplo, donde existe
la acción popular para promover accio-
nes de inconstitucionalidad.
Hago votos por que las experiencias
del pasado reciente no inhiban las espe-
ranzas en el futuro próximo. ●
Análisis.indd 50 12/24/09 5:44 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 51
La sistemática violación del estado
de derecho por parte de las autoridades
encargadas de cumplir y hacer cumplir la
ley tiene como su más reciente ejemplo a
Arturo Beltrán Leyva, quien fue muerto
por elementos de la Secretaría de Marina
al “oponer resistencia”, según los dichos
de las propias autoridades. Nadie en su sa-
no juicio puede estar en desacuerdo con la
lucha institucional contra el crimen orga-
nizado y en particular contra el narcotrá-
fico. No obstante, los encargados de esta
tarea tienen el deber constitucional y legal
de cumplirla conforme a las reglas escritas
para tal efecto. Si no fuera así, no habría
diferencia alguna entre los cárteles y los
servicios de seguridad pública y de pro-
curación de justicia. En el caso de Beltrán
Leyva se han violentado claramente sus
derechos fundamentales a la vida privada
y a la propia imagen. Veamos.
Primero. Toda persona tiene derecho a
su vida privada; es decir, la prerrogativa
a mantener un ámbito territorial fuera del
conocimiento de los demás. De la misma
forma, tiene derecho a su propia imagen,
que significa el poder jurídico de reserva
frente a la difusión de información gráfica
que la hagan reconocible. En realidad, el
derecho a la propia imagen y el derecho a
la vida privada corren por el mismo sende-
ro y constituyen uno de los denominados
derechos de la personalidad que se basan
en la dignidad de la persona. En un esta-
do de derecho, las autoridades tienen el
deber de imponer cuantas medidas sean
necesarias para la adecuada tutela de los
derechos de referencia. Al proteger los de-
rechos de la personalidad, el Estado pro-
tege los derechos de la libertad humana.
Segundo. Es verdad que el derecho
a la vida privada y el derecho a la propia
imagen no son absolutos; reclaman una
armonización con otros derechos. Pero no
encuentro en este caso justificación alguna
para lo que se ha hecho. En efecto, tras la
muerte de Beltrán Leyva las autoridades
divulgaron en los medios fotografías del
presunto delincuente muerto en varias po-
siciones. Una en particular fue objeto de
amplia polémica, la que presenta al apa-
rente jefe del cártel sinaloense con trusa y
billetes que las autoridades pusieron a lo
largo de su cuerpo boca arriba. Salvo prue-
ba en contrario, se trata de una fotografía
de una escena manipulada, habida cuenta
que resulta inverosímil que Beltrán Leyva
haya muerto en esa posición. Está por de-
más decir que fue ignorada la garantía de
que el titular del derecho o sus familiares
pueden determinar qué imagen o rasgos
fotográficos pueden hacerse públicos. Se
violentó su derecho a la propia imagen por-
que se divulgaron sus rasgos identificables
y se lesionó al mismo tiempo su derecho
a la vida privada porque hubo intrusión, a
través de las fotografías, en el núcleo bá-
sico de este derecho, la intimidad. No sólo
fue un acto de rudeza innecesaria, sino un
ejercicio abusivo de autoridad en donde el
Estado no sólo no hace respetar el derecho
de los gobernados, sino que es el primero
en violarlos.
Tercero. La muerte está relacionada con
el derecho a la vida privada y a la propia
imagen. Para poder privar a Beltrán Leyva y
a sus familiares de los derechos a la vida pri-
vada y a la propia imagen debieron concurrir
los siguientes supuestos: a) estar estableci-
do en la ley; b) perseguir un fin legítimo; c)
que lo hiciera una autoridad competente, y
d) que fuera un acto debidamente fundado
y motivado. Es evidente que ninguno de los
supuestos anteriores se cumplió. No faltará
quien afirme que se trata de un presunto de-
lincuente, a quien se atribuye la autoría ma-
terial o intelectual de varios delitos. Incluso
en ese supuesto, la autoridad no debe repli-
car las formas y modos de actuar de quien
pervive al margen de la ley.
Cuarto. El presidente de la República,
Felipe Calderón, es responsable en última
instancia de hacer cumplir el estado de
derecho en tanto da vida al Poder Ejecuti-
vo; es decir, es el encargado de ejecutar la
ley, de hacerla cumplir. Esta afectación de
derechos fundamentales sólo pudo con-
sumarse por órdenes del presidente o con
su anuencia en tanto jefe supremo de las
fuerzas armadas. ¿Alguien podría creer
que los marinos o militares se mandan
solos? Por el contrario, las ocurrencias
personales del presidente por desdeñar la
ley están teniendo efectos negativos en la
lucha contra el crimen organizado y su es-
pecie el narcotráfico. En esa lógica parece
inscribirse el homicidio de varios familia-
res de uno de los miembros de la Armada
de México que participó en la muerte de
Beltrán Leyva. El mensaje de esos homi-
cidios lamentables lesiona la moral de las
fuerzas armadas y pone de relieve que no
es lo mismo llamar “cobardes” a los de-
lincuentes (Felipe Calderón) o advertirles
“los estamos esperando” (Fernando Gó-
mez Mont), al amparo de una amplísima
escolta de seguridad, que actuar en las
fuerzas armadas con magros sueldos, sin
ninguna protección y donde la cabeza de
marinos, militares y agentes policiacos
pueden tener precio debido a la endémica
corrupción del sistema; con consecuen-
cias fatales y, como siempre, en perjuicio
de los más débiles. Lo cierto es que lo que
ha ganado el pueblo de México con Fe-
lipe Calderón es que se ha ido perdiendo
la libertad y la seguridad con prisas y sin
pausas en partes cada vez más vastas del
territorio nacional. Esa actitud conduce al
autoritarismo en perjuicio de todos. ●
evillanueva99@yahoo.com
Caso Beltrán Leyva:
antiética de Estado
E R N E S T O V I L L A N U E V A
Análisis.indd 51 12/24/09 5:44 PM
52 1730 / 27 de diciembre de 2009
ANÁLI SI S
Un país que no se apoya en la cien-
cia por la inconciencia de sus gobiernos
está en la subglobalización, es decir, en
la cola de las condiciones de bienestar
promovidas por la investigación cientí-
fica, los conocimientos y la educación a
favor de una sociedad determinada. En
el mundo contemporáneo, para ir elimi-
nando las condiciones de pobreza y de
ignorancia, para fortalecer vías alternas
y programáticas de gobernabilidad de-
mocrática, para mejorar las condiciones
de salud y de seguridad social de las ma-
yorías de la población, para enfrentar la
violencia y el crimen organizado, para
mejorar las condiciones medioambien-
tales y enfrentar con menos riesgos el
cambio climático, para eso y para mu-
cho más es indispensable la investiga-
ción científica.
La sociedad actual ha encontrado
que con la ciencia, con la producción
de nuevos y mejores conocimientos,
con la extensión y mejoramiento de
la calidad de los aprendizajes, es po-
sible tomar decisiones en condiciones
menos espontáneas y ligeras, como las
que realizan a diario la mayoría de los
burócratas y políticos de nuestro país,
y que se expresan en que se compran
en el extranjero vacunas para enfrentar
la influenza; que la innovación empre-
sarial y gubernamental dependen de
las soluciones que fueron diseñadas
para otras latitudes; que se fomenta la
maquila, la formación y la promoción en
competencias laborales en los planes y
programas de estudio y en la carreras de
bachillerato y de educación superior; que
no se fomentan los coeficientes de inven-
tiva ni las patentes, y que no se destinan
los recursos necesarios para crear bases de
sustentabilidad mucho más amplias para
la ciencia en el país.
Mientras que en otros países se invierte
como media el 3% del PIB en investiga-
ción experimental, se incentiva por múlti-
ples medios y con suficiencia de recursos
la producción de artículos de investigación
científica, y se promueve la autonomía de
los investigadores para generar conoci-
mientos fundamentales en todas las áreas
del conocimiento, en México esto se limita
al máximo, se tienen otras prioridades y se
deja en manos del mercado lo que debería
de ser una política de Estado.
De acuerdo con la programación ori-
ginal del presupuesto para educación su-
perior e investigación científica de 2010,
elaborada por la Secretaría de Hacienda,
se presentaba un recorte al gasto federal
en estos rubros de 6.2% y de 6.4%, res-
pectivamente, lo que podría dar cuenta del
interés que tiene el actual gobierno en la
materia. Con las modificaciones que reali-
zaron los diputados de la actual legislatu-
ra, el gasto federal en ciencia y tecnología
sólo tendrá una reducción real de 4.6%
durante 2010, y el Conacyt de 1.6%. Es-
to significa que, en la última década, el
presupuesto para estas actividades no se
ha incrementado de manera significativa;
por el contrario, ha ido a la baja, porque
en 2003 alcanzaba el 0.39% y para 2010
apenas llegará a 0.34% del PIB.
Esto implica que la ciencia que se lle-
va a cabo en el país –principalmente en
algunas cuantas instituciones públicas de
educación superior y centro regionales
Conacyt– tendrá que apretarse aún más el
cinturón y tendrá que reordenar proyectos
para adecuarlos a una mayor contracción
de recursos.
Sin embargo, hubo algunos programas
y centros a los que se canalizaron mayores
recursos, como en las ampliaciones apro-
badas para el Ramo 38 del Conacyt, que
son: para el Gran Telescopio Milimétrico,
390 millones de pesos; para los Centros
de Tecnología y Aprendizaje del Estado
de México, 120 millones; para el Labo-
ratorio de Bioseguridad BSL III Plus, 50
millones; para el Centro “Mario Molina”,
50 millones, y para la creación de la Agen-
cia Espacial Mexicana, 10 millones. Pero
hasta allí quedó el asunto.
Frente a este terrible panorama, ape-
nas se oyen algunas voces, pocas, muy
pocas, porque son otros los grandes temas
de interés. Una de ellas es la Academia
Mexicana de Ciencias, que honrosa-
mente y contra viento y marea acaba de
cumplir 50 años de vida. Su presidenta,
la doctora Rosaura Ruiz, ha señalado que
“el sistema científico nacional no desem-
Ciencia sin conciencia:
la “subglobalización”
AX E L DI D R I K S S O N
Análisis.indd 52 12/24/09 5:44 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 53
peña el papel central en el desarrollo
cultural y social del país, ni consti-
tuye una parte indisoluble de la vida
diaria… (pero sí) el avance del oscu-
rantismo y el ataque a la laicidad, que
se expresa en la aprobación de leyes
antiabortistas en 17 entidades del país
justo 150 años después de las Leyes
de Reforma y de la publicación de El
origen de las especies”.
Otros han propuesto desde hace
rato la necesidad de establecer una
política de Estado para la ciencia y la
tecnología con el fin de estructurar un
sistema nacional, impulsar áreas es-
tratégicas fundamentales para el país,
acrecentar la cultura en estos aspectos
y garantizar aumentos constantes en
la inversión pública y privada para al-
canzar, por lo menos, el 1% del PIB
hacia este sector. Esto ya tiene tiem-
po, y se ha dicho de muchas maneras
y con toda la fuerza que se tiene. Sin
embargo, la respuesta que ha mostra-
do el actual gobierno federal no ha
estado a la altura. Preocupa que tam-
poco haya más debate al respecto, ni
de un lado ni de otro, y todo quede en
propuestas aisladas e interesadas, re-
currentes pero mínimas, que no alcan-
zan a construir una visión distinta para
salir de la subglobalización en la que,
parecería, se ha optado por mantener
al país a toda costa, como estrategia
general. ●
Una vez más, desde que en 1997 se
firmó el Protocolo de Kyoto, en el que,
con excepción de Estados Unidos, los
países industrializados se comprometían
a reducir, para el periodo 2008-2012, el
total de sus emisiones de gases de efecto
de invernadero por lo menos en 5% en re-
lación con los niveles de 1990, la Cumbre
de Copenhague resultó un fracaso. No só-
lo los compromisos establecidos en Kyoto
no se cumplieron, sino que los países no
pudieron ponerse de acuerdo para, como
en aquella ocasión, suscribir un nuevo
pacto vinculante.
¿Por qué, frente al calentamiento glo-
bal y a los desastres que está ocasionando
y ocasionará –se sabe, por ejemplo, que,
a causa del cambio climático, en menos
de 70 años tendremos que evacuar a 60
millones de personas asentadas en las cos-
tas y en las zonas árticas–, los países no
pueden cumplir lo que hace casi 20 años
acordaron?
Alguna vez, en un artículo que escri-
bí sobre el Protocolo de Kyoto (Proceso
1281), dije que la ciencia de los expertos
que estudian el clima y sobre la que los
líderes del mundo se montan para propo-
ner lo que hay que hacer, es, contradic-
toriamente, “la misma que produce los
desarrollos industriales, [una ciencia] que
se ha vuelto sierva del progreso sin fin de
Copenhague
o la invisibilidad del mal
J A V I E R S I C I L I A
Análisis.indd 53 12/24/09 5:44 PM
54 1730 / 27 de diciembre de 2009
ANÁLI SI S
los gobiernos que promueven tanto el de-
sarrollo industrial como la limitación de
los gases de invernadero”; la misma en la
que cada ser humano –incluso aquellos
que conforman los grupos ecologistas que
protestan en cada Cumbre– está atrapado
al usar el automóvil y al consumir produc-
tos generados por esa misma industria.
Esta contradicción, que ha terminado
en otro fracaso, habría que buscarla en
el hecho de que los hombres en la socie-
dad industrial estamos alienados y, pese a
nuestra conciencia, hemos hecho invisible
el mal. Esta invisibilidad, que para Iván
Illich es el producto de las “herramientas”
que, al sobrepasar ciertos “umbrales”, se
vuelven contra los hombres que las fabri-
camos, Günther Anders la llama “ceguera
ante el apocalipsis”. Una de sus principa-
les características es el desfase que exis-
te entre nuestra capacidad de producir y
nuestra incapacidad de poder imaginar los
efectos de nuestras fabricaciones: “Los
objetos que estamos habituados a producir
con ayuda de una técnica imposible de re-
frenar y los efectos que somos capaces de
desencadenar son tan gigantescos y aplas-
tantes –escribe Anders en su carta al hijo
de Eichmann– que, sin hablar de identifi-
carlos como nuestros, ya no podemos con-
cebirlos [...]”.
Por ello, nadie –a causa de lo enorme
de las consecuencias del calentamiento
global (ninguno de nosotros, por ejemplo,
puede imaginar la evacuación de 60 millo-
nes de seres humanos) en relación con la
banalidad de los actos que lo provocarán
(encender el motor de nuestros coches,
operar ciertas máquinas que producirán
un objeto dañino y consumir las bondades
inmediatas de esos objetos, etcétera)– ha-
ce efectivamente nada.
En todas partes en donde se discuten
esas amenazas –llámese calentamiento
global, industria armamentista, explo-
tación petrolera, etcétera– se impone la
misma constante: nadie actúa porque en el
fondo nadie cree lo que sabe, nadie logra
realmente imaginar las horrendas implica-
ciones de lo que sabemos. Lo demasiado
grande –evacuar a 60 millones de perso-
nas– es tan abstracto que termina por sa-
botear cualquier acción responsable. “No
existe ser humano –dice Anders al hablar
de quienes hicieron Auschwitz o de quie-
nes arrojaron la bomba de Hiroshima–
capaz de representarse una cosa de tan
espantoso tamaño como la eliminación de
millones de personas”.
Auschwitz, Hiroshima y el calenta-
miento global son el producto de la divi-
sión del trabajo que trajo el industrialismo.
De la misma forma que el empleado del
campo de concentración, el que diseñó la
solución final, el que trabajó en una parte
del dispositivo que creó la bomba atómica
o el que apretó el botón para arrojarla, só-
lo cumplieron con un trabajo moralmen-
te neutro y necesario, las producciones y
los actos más superfluos de nuestra vida
industrial encuentran su legitimidad en el
trabajo que dan y en el bienestar que otor-
gan a la población.
Nadie, por ello –es el fracaso de Copen-
hague–, se atreve a poner un verdadero alto
a los derroches destructores de los recur-
sos naturales no renovables. Digámonos
simplemente que debemos reducir nues-
tra producción petrolera o que se pondrá
un veto a la compra y al uso del automóvil
y nos veremos tomando las calles para re-
clamar el derecho a continuar explotando
nuestros recursos fósiles y a garantizar la
producción y el uso de vehículos porque
generan empleo y nos permiten seguir
nuestros hábitos de consumo y de “bien-
estar”. Esta ceguera, está invisibilidad del
mal, que surge de la desproporción entre
nuestro actuar y sus efectos, nos condena
a concentrarnos en nuestro micromundo, a
perder de vista la verdadera dimensión del
horror y a sentir que son otros siempre los
responsables.
Mientras no estemos dispuestos a en-
carar el problema desde su raíz, es decir,
mientras no estemos dispuestos a romper
la lógica del industrialismo, veremos ir y
venir Cumbres mientras la Tierra se calien-
ta y, en medio de nuestra ceguera y de las
recomendaciones de los expertos, el mal de
nuestros actos se instala y nos devora.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, liberar a to-
dos los zapatistas presos, derruir el Cost-
co-CM del Casino de la Selva, esclarecer
los crímenes de las asesinadas de Juárez,
sacar a la Minera San Xavier del Cerro de
San Pedro, liberar a los presos de Atenco y
de la APPO, y hacer que Ulises Ruiz salga
de Oaxaca. ●
Un año nefasto, coinciden todos.
Sin embargo, también un año en el que
dejan huella cambios que obligan a ver
con ojos nuevos el mundo que viene.
El ambiente internacional estuvo
dominado por los efectos de la crisis
económica, más profunda y extendida
de lo que se había previsto. En algunos
países, la recuperación comenzó en
el último trimestre; han repuntado los
niveles de crecimiento, fluye más el
crédito, y la demanda, según encuestas
de las últimas semanas, se recupera. Lo
que no mejora es el empleo; en Estados
Unidos se mantiene en los dos dígitos
y, en algunos países europeos, como
España, alcanza el 18% de la población
económicamente activa. La inquietud
más grande, sobre todo entre los jóve-
nes, es el panorama de crecimiento sin
creación de empleo.
La crisis económica dejó en segundo
plano, pero no por ello son menos ame-
nazadoras, otras crisis que se hicieron
evidentes desde el año anterior y cuya
solución está lejos de alcanzarse. El alza
en el precio de los alimentos, la dismi-
nución de recursos energéticos tradicio-
nales, la generalización de problemas
de sequías o inundaciones, la persisten-
cia o agravamiento de enfermedades en-
démicas, la extensión del sida.
A los problemas anteriores hay que
añadir la irrupción inesperada de la in-
fluenza A/H1N1, cuya peligrosidad pue-
de aumentar si hay mutación del virus
que la produce, cuyo origen y caracterís-
ticas todavía no están bien determinados.
Análisis.indd 54 12/24/09 5:44 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 55
Por último: el cambio climático. Un
problema que no se originó en 2009,
viene desde mucho antes, desde que co-
menzaron a manifestarse, de manera in-
equívoca, los efectos del calentamiento
atmosférico. Este año, lo ocurrido tuvo
que ver con la toma de conciencia, alen-
tada por la celebración de la Conferencia
de Copenhague. Como todas las grandes
conferencias internacionales, ésta vi-
no acompañada de mayor información,
mayores investigaciones, mayores dis-
cusiones y mayor convencimiento de lo
difícil que resulta enfrentar el problema.
Es un buen ejemplo de lo globalizado de
los problemas y lo diferenciado de sus
efectos; por lo tanto, de la imposibilidad
de encontrar respuestas homogéneas a lo
que está en todas partes, pero ni se origi-
nó ni afecta a todos de la misma manera.
Sin duda es un problema ante el que hay
“responsabilidades comunes pero dife-
renciadas”; lograr al respecto acuerdos
específicos, verificables y obligatorios
jurídicamente es una tarea de titanes.
En el campo de la política, el dato
más importante fue la llegada al poder
de Barack Obama en Estados Unidos. Su
figura es polémica y pronto ha suscitado
odios y descalificaciones. Sería un gra-
ve error, sin embargo, olvidar el aire de
renovación y esperanza que aporta a las
relaciones de poder internas en Estados
Unidos, y a la racionalidad para manejar
una situación internacional peligrosa en
la que hay prendidos muchos focos rojos.
A la nueva presidencia estadunidense se
debe haber puesto sobre la mesa el tema
de millones de ciudadanos en Estados
Unidos que no tienen servicios de salud;
a su presencia se debe que esté de regreso
el tema del desarme nuclear, que hayan
recuperado vigencia las instancias mul-
tilaterales y que haya la disposición de
construir una arquitectura internacional
que incorpora nuevos actores y nuevas
relaciones de poder.
El segundo dato de importancia fue,
justamente, el desplazamiento de los
ejes de poder internacional de Occiden-
te hacia Asia. En 2009 se confirmó que
el mundo unipolar del que tanto se habló
en los primeros años del siglo XXI será
sustituido por un esquema bipolar, aún
naciente y mal definido, probablemente
inestable pero con tendencias ya claras,
encabezado por Estados Unidos y China.
La importancia de esta última, no sólo
por su papel económico sino por su in-
dudable peso industrial, demográfico y
militar cambiará las ideas tradicionales
sobre las influencias que determinan el
devenir de la historia contemporánea.
Mucho de lo que ocurra a las potencias
emergentes (India, Brasil, Rusia, cada
vez menos México) estará relacionado
con la manera en que se adapten a la nue-
va correlación de fuerzas.
Para México fue un año horrible. En
parte por nuestra situación geopolítica,
en parte por mala suerte y en parte por
torpeza. Era inevitable ser el país lati-
noamericano más golpeado por la crisis
económica originada en Estados Unidos.
Exportaciones, remesas, turismo, crédi-
tos, inversión extranjera, todo cayó como
era de esperarse y como debieron saber
desde siempre los encargados de la po-
lítica económica del país. Que además
se haya respondido torpemente, es cues-
tión de mala estrategia. La mala suerte
fue que la influenza A/H1N1 comenzara
aquí, que los medios de comunicación
informaran tan mal, que tantos países se
dejaran llevar por la alarma y que estu-
viésemos tan desprevenidos para mane-
jarla adecuadamente.
En este año de 2009, México perdió
en la carrera para ocupar un lugar en las
nuevas coordenadas de poder internacio-
nal. A los problemas de anteriores cabe
añadir la fuerza mediática de las imáge-
nes de violencia que opacaron cualquier
otra información sobre lo que ocurra en
nuestro país. En ese contexto, el gana-
dor en América Latina fue Brasil, diver-
sos indicadores lo señalan. No obstante,
son muchos los cambios que están ocu-
rriendo, muchas las circunstancias que
pueden profundizar o debilitar el papel
de ese país como el de mayor influencia
mundial entre los latinoamericanos. Su
juego internacional es hábil, pero mucho
dependerá de las cuestiones internas que
están abiertas, entre ellas las elecciones
presidenciales de 2010.
La herencia de 2009 dificulta el avan-
ce de México hacia un mejor espacio
en las relaciones internacionales de la
segunda década del siglo XXI. El bicen-
tenario puede ser la fecha clave para con-
firmar nuestro lugar secundario y oscuro,
o abrir una puerta para recuperar parte
del terreno perdido. ●
La herencia de 2009
OL G A P E L L I C E R
Análisis.indd 55 12/24/09 5:44 PM
56 1697 / 10 de mayo de 2009
PARA DESINTOXICAR NUESTRO OPTIMISMO
UNA FÁBULA, O SI QUIEREN UNA PARÁBOLA, O SI LES ES
MEJOR, UN CUENTO DE HADAS, MUY PROPIO DE ESTE TIEMPO
NAVIDEÑO, LA ÉPOCA EN QUE LA DUREZA SE ENSAÑA CON EL
ESPÍRITU DE LA CONCORDIA. ÉRASE UNA VEZ…
La primera vez que Adalberto intuyó su desdicha todavía era muy
niño. Tal vez nueve o 10 años de edad, no más, y sin embargo ya bu-
llía en su interior un ansia de culpa que superaba todo lo conocido
en materia de niñez, la única etapa de la vida de aceptación de la
responsabilidad. El incidente del que se desprendió este relato fue,
da pena recordarlo, insignificante. Un día Adalbe se llevó el dinero
del gasto de su familia y lo invirtió en la Bolsa, hecho más bien raro
porque a los 10 años lo usual es la fe en los juegos de azar en los
casinos. Su mamá se desesperó y por supuesto, despidió a la em-
pleada doméstica que, incapaz de entender, se lanzó a las rutas del
pecado ganando una fortuna que invirtió sabiamente (esta es una
de las escasas consecuencias positivas de esta parábola). Adalberto
García Corcuera mucho después, localizó, con la intuición detallada
de la infancia, el drama de su vida: las dificultades para ser aceptado
como culpable. Otros se pasan la vida proclamando su inocencia. La
tragedia de García Corcuera, inexorable, sería declarar en vano su
culpabilidad.
De su adolescencia nada se dice porque Adalberto hizo lo que
todos los de su edad: estudios light, uno que otro asalto bancario
para entretenerse con la contabilidad alternativa, transferencia de
objetos de una casa a otra (lo que se llama “mudanza patrimonial”),
en fin, nada del otro mundo. Ya de joven, y en la universidad, Adal-
berto, impulsado por el deseo de conocer el castigo, más deleitoso
históricamente que la dicha, inició con un grupo de íntimos negocios
pequeños para probar su habilidad financiera. El método fue im-
placable: se persuadió a seres dispuestos a creer en los jóvenes (sus
padres, invariablemente), se estudiaron a fondo los mecanismos del
mercado bursátil, se invirtió con prudencia y ya está…
Infortunadamente, no estuvo. Adalberto distrajo algún dinero
para fomentar la molicie corporal, las inversiones no funcionaron y
dos de sus socios (y progenitores) quebraron y uno de ellos liquidó su
empresa, y otro su molesta y tímida existencia. Sus compañeros, en
la locura del dolor, nada le dijeron, y el más ofuscado se declaró el
responsable, o tal vez Adalberto lo delató en un descuido. Como sea,
entre un panorama de ruina y llantos, Adalberto abrazó con firmeza
la suerte que sería nomás suya. Y lo hizo una noche de Navidad, al
son de villancicos a los que por falta de otro adjetivo podríamos de-
cirles “guapachosos”.
◆ ◆ ◆
Una de las habilidades de Adalberto era carecer de habilidades espe-
cíficas. Ni era especialmente brillante, ni especialmente tonto, ni es-
pecialmente nada. No entendía bien su profesión. No comprendía las
finanzas. Del país sólo sabía su vecindad con Estados Unidos, y más
concretamente con Las Vegas, Houston, Los Angeles y Nueva York.
A cambio de eso era muy simpático o eso creían sus amigos, que fes-
tejaban sus afirmaciones creyéndolas parte de su sentido del humor.
Cuando decía, por ejemplo: “Los artículos de primera necesidad son
el 3, el 37, el 33 y el 130 según dice la Constitución”, se reían asu-
miendo la frase como prueba de ingenio. Si le preguntaban por una
poetisa de su preferencia y contestaba categórico “Lupe de Vega”, lo
tomaban como prueba de su uso malévolo del chiste pésimo. Era, a
pesar de lo que decía, un éxito.
La búsqueda de la culpa y del castigo consiguiente obsesionaba
a Adalberto el día entero. ¿Cómo si no? Un día escuchó a un maestro
muy sapiente, que daba 50 horas de clase a la semana para sobrevivir
apenas, murmurar con tristeza: “Lo peor de todo es que aquí sólo los
inocentes la pagan. Los culpables, nunca. Vean a los prevaricadores,
a los asaltantes del presupuesto, a los talabosques, a los del Tribunal
Electoral que sólo le dan la razón a los perdedores para fregar a los
que ganaron, a los que asesinan dirigentes campesinos para que-
darse con sus tierras, a los banqueros y su corte de abogados que
quieren meter preso al Estado por defraudar la confianza de los em-
presarios, a los gobernadores, a los caciques, a los secretarios de Tra-
bajo, a los de más arriba. Hacen lo que les da la gana con lo que no
es suyo, ¿y qué les pasa? Que necesitan un edificio especial para co-
locar las medallas, los reconocimientos, los bustos con su efigie. Eso
para no hablar de las estatuas de cuerpo entero y de sus cuentas de
banco. Lo dicho, aquí a los únicos que les va mal es a los pendejos”.
56 1730 / 27 de diciembre de 2009
resp Por mi madre 1730.indd 56 12/24/09 5:45 PM
Adalberto se acuerda del estupor que siguió a las palabras del
maestro, un silencio tenso, colérico. Uno de los asistentes interrumpió:
“¿De veras está usted hablando en serio? ¿Ya se fijó en lo que dice?
¿Cree usted que aquí a los únicos que les va mal es a los pendejos?”.
El maestro lo pensó un momento y sus ojos se llenaron de lágrimas.
Adalberto casi sintió piedad por él, y si no llegó a sentirla es porque
los sentimientos nunca se le han dado aislados. O todos o ninguno.
Si llora es porque se está riendo al mismo tiempo y porque grita que
le sirvan la comida o corre a todo el restaurante… El maestro se secó
los ojos y afirmó tembloroso: “Tienes razón. He sido un estúpido. En
cierto nivel, a los pendejos, si saben manejarse, lo más probable es que
vivan para siempre en una colonia residencial que ya son los nuevos
centros ceremoniales. Mejor definimos de nuevo qué es ser pendejo”.
Adalberto reflexionó durante largos, interminables 10 segundos
sobre la lección. No la olvidaría.
◆ ◆ ◆
La carrera financiera y la carrera política se le abrieron de pronto a
Adalberto como la misma posibilidad. ¡Eso era! Algo tan expuesto a la
mirada pública tendría que funcionarle en su imploración de penalida-
des. Si lograba que todos se fijaran en su comportamiento, y si éste se-
guía su ruta inercial, no había escapatoria. El desastre y la vergüenza y
el bochorno de amigos y conocidos serían inevitables. (Si no menciona
a la familia es por razones obvias: cuando el escándalo estallase, ya los
suyos estarían en otro lugar del planeta.) Adalberto creyó alcanzar de
golpe la felicidad. ¡Ya venía la dureza de la culpa reconocida! Nomás
tenía que juntar su torpeza de financiero y su inexperiencia absoluta
de política, más alguna “expropiación inoportuna” y el sueño de su
vida cristalizaría. “Ábranse rejas para que yo entre”.
◆ ◆ ◆
¡Oh tristeza sin fin del infortunio! Por más ineptitudes y adquisicio-
nes marginales (y no tanto) que Adalberto juntó, el resultado de la
primera etapa de su doble carrera fue el éxito clamoroso. Todas sus
medidas como dirigente de las finanzas fueron un fracaso y la prensa
independiente y crítica lo alabó mientras criticaba al populismo que
quería vender Constituciones de la República piratas. Devaluó y au-
mentó el precio de la gasolina cada 10 minutos, mientras vendía las
tortillas en joyerías. Resultó lo evidente: su caso no era excepcional:
todos sus compañeros de andanzas triunfaban, recibían homenajes
en revistas especializadas, aparecían en foros internacionales, daban
clases de moral a domicilio, enviaban a sus hijos a estudiar a Harvard,
enviaban de nuevo a sus hijos a estudiar a otra universidad donde
sí los admitían, adquirían residencias en el campus y aún se daban
tiempo para impartir cursos de ética gerencial y política. Ya se sabe:
no hay nada peor que recordar los momentos de desdicha en las
épocas de holgura. ¡Ah!, y en las épocas de felicidad de fin de año,
que por alguna intervención de la sociedad de consumo ocurren sólo
una vez al año, Adalberto hacía una peregrinación a su arbolito de
Navidad, iba de rodillas de la puerta de su casa hasta donde estaba
el pino agraciado y le juraba que era el último año que estaría libre.
Luego, cantaba villancicos al gusto y como no se sabía las letras, sólo
atinaba a líneas clásicas: “Noche de paz, noche de horror”.
◆ ◆ ◆
En su persecución del castigo que merecía, Adalberto fracasó reitera-
damente. Se dilataban sus ansias de verse desenmascarado, y aumen-
taba su fortuna de toda índole. (Como la fortuna nunca viene sola,
hay que guardar en la casa espacio para varias fortunas.) De conocer-
se su dilema, todos lo habrían compadecido, pero nadie se asomaba
a su interior, tan de Agencia del Ministerio Público dirigida contra sí
mismo, y se le creía un triunfador, y por lo tanto alguien al margen
de la ley, un inocente consumado. Culpable, era el rumor histórico,
es aquel que no tiene dinero para costear su inocencia. (“Nunca debí
matarlo, se me olvidó que mi banco había quebrado”.) Adalberto,
desesperado, planeó volverse cínico. ¡Eso es! Sonreiría ampliamente
ante las preguntas sobre su fortuna personal, haría chistes confesio-
nales (“A mí sí que me hizo justicia la Revolución /No le pido a Dios
que me dé sino que me ponga donde hay /Yo no robo, pongo los
capitales a salvo de los corruptos”), se otorgaría aguinaldos desfa-
chatados, se jubilaría prematuramente para, a la semana de entrar
al trabajo, celebrar en nómina los 30 años de jubilado, empezaría
por fin a trabajar. “¡Qué táctica autocriminatoria!”, pensó. “Si tengo
fama de cínico y aureola de corrupto, todos intentarán la represalia,
se me someterá a juicio, iré a la cárcel, sufriré a mares y cumpliré di-
chosamente mi sueño de infancia”. Pero el cinismo lo ayudó en su ca-
rrera ascendente. Los políticos se entusiasmaron: “Si no tiene miedo
es el que nos conviene. Háganlo socio y súbanlo de puesto”.
◆ ◆ ◆
El caos de la política no favorecía a los amigos de Adalberto. Aunque
la tradición del partido de Adalberto era vencer a como diera lugar,
cualesquiera que fuesen los resultados de la votación, no siempre
se gana cuando se pierde. Y un buen día el enemigo o, como cursi-
mente se dice, el adversario, la hizo en unas elecciones, y Adalberto
cambió de puesto, protegido invariablemente por su ansiedad de
castigo. A más deseo de expiar culpas, más impunidad. “¿Pasará lo
mismo en todos los casos?”, se preguntaba.
Y su respuesta era automática: “Por supuesto que no. Casi todos
anhelan la impunidad. Soy el único que vive para deshacerse de
ella”. Y esto lo recordaba cada Navidad, cuando repartía canastas
entre los más necesitados (canastas vacías para que las llenaran con
su gratitud). Él, por supuesto, sabía la historia de Scrooge, y de cómo
se convirtió al bien y a la repartición de regalos la noche de Navidad,
y de cómo fue a la casa de su empleado y la llenó de regalos. Y el
cuento de Navidad le parecía lo más nefasto. “Cómo quedar bien a
base de dádivas, cuando lo mejor es que a uno lo alaben con la in-
tención de ser como todos; es decir, de nunca dar nada”.
Un buen día, Adalberto recibió la gran noticia: se le acusaba
formalmente de ahorrar a costa del erario y en gran forma. En su
fuero interno, allí donde no llega la tentación de dormirse sobre las
cuentas bancarias, sintió alivio. ¡Por fin, por fin el castigo! Se prepa-
ró. Lo aceptaría todo. No discutiría. Lavaría y extendería culpas. En
eso estaba cuando vio la gran campaña en defensa de su inocencia.
¡Qué espanto! ¿Por qué no lo dejaban en paz? Adalberto redactó su
confesión y abrió la puerta de su casa. Iría a entregarse, a probar la
miel amarga. En la calle lo esperaba una multitud. “¡Se ve, se siente,
Adalberto es inocente!”, gritaban. “¡Adalberto es un regalo para
México!” Pálido, destruido, Adalberto supo por fin que la admisión
de la culpa nada significa. Sería inocente si de la tradición mexicana
dependía. Es más difícil que un camello pase por el ojo de una aguja
que un rico entre al bote. Y mientras la tradición sea lo que es y sus
jueces fuesen en algún nivel sus socios, Adalberto era más inocente
que la blancura, color impune si los hay.
Es Navidad, y Adalberto, reunido con varias de sus familias, mira
al cielo y se disculpa: “Mira Señor, de veras quise tener culpas para
expiarlas, pero ya ves como es este negocio del abarrote, y perdóna-
me el lugar común, pero a ti te rezan todos los días con puros lugares
comunes. Ni modo”. Y Adalberto se puso de pie, y salió de su casa
con la frente en alto.
1730 / 27 de diciembre de 2009 57
resp Por mi madre 1730.indd 57 12/24/09 5:45 PM
E
n 1919, Miguel Asín Palacios publicó La esca-
tología musulmana en la Divina Comedia, libro
que produjo, en el contexto del sexto centenario
del poema de Dante, gran turbación y perpleji-
dad en los críticos de la historia literaria, parti-
cularmente entre los círculos italianos. El autor
subrayó que las hipótesis de su libro alcanzaron
un aplauso incondicional en medios académicos fuera de Ita-
lia, aunque reconoció que algunos eruditos italianos supieron
poner el culto de la verdad por encima de los prejuicios patrió-
ticos y aceptaron sus planteamientos. Una segunda edición de
La Escatología musulmana en la Divina Comedia apareció en
el año de 1943.
Sin preocuparse del vicio que él impugnaba, Asín Palacios
reclamó para España la gloria de los autores árabes que con-
cretaron la exuberante tradición oral islámica desplegada en su
libro; reclamó esa grandeza para la España católica que preci-
samente expulsó a judíos y a árabes. Asín Palacios se propu-
so demostrar que la estructuración del Infierno, el Purgatorio
y el Paraíso de la Comedia no provenían de la fértil e impetuo-
sa imaginación de Dante, sino de la fértil e impetuosa tradición
oral del Islam.
Todas las religiones poseen una vasta y profunda corrien-
te de tradición oral. Los libros sagrados son una forma de fijar
la tradición en ciertos momentos. El cristianismo ha tenido su-
cesivas épocas de fijación de su propia tradición. El Evangelio
según San Lucas se inicia explicando que su propósito es pre-
cisamente ordenar las numerosas versiones que sobre los he-
chos de Jesús recordaban los que fueron testigos. El Evange-
lio según San Mateo señala, por ejemplo, que “vinieron magos
de oriente”. Por la época, podríamos pensar en zoroastrianos
o en algunos sacerdotes caldeos. La tradición oral enriqueció
58
1730 / 27 de diciembre de 2009
Ensayo.indd 58 12/24/09 5:46 PM
Dante

y el
Islam
Carlos Montemayor
se también así: “desde el templo sacro hasta el último templo”.
También de este modo: “desde el templo sacro hasta el más re-
moto”. Pero el punto central es que Dios transportó de noche a
su siervo, esto es, a Mahoma. El Corán no agrega más sobre es-
ta travesía nocturna. Pero el pueblo musulmán necesitaba saber
en qué había consistido ese viaje nocturno desde “el templo sa-
cro hasta el más remoto”. La tradición oral enriqueció en pocos
siglos este pasaje mínimo del Corán y le dio lugares, orientación
y geografía. La tradición del viaje nocturno del Profeta recurrió
al Hadit, como llaman a los Dichos del profeta.
Asín Palacios comenta seis colecciones iniciales de Hadit
sobre el viaje nocturno y cuatro variantes posteriores. Cada ci-
clo describe el viaje nocturno de Mahoma como un recorrido
por el Infierno mediante el cual conoce los castigos que sufren
los pecadores. Otros ciclos de Hadit refieren la segunda par-
te del viaje nocturno como el ascenso de Mahoma al Paraíso.
la escueta narración bíblica y le otorgó número, nombre, mon-
turas, colores de tez y coronas de reyes a esos magos a partir
del enriquecimiento fantástico de sus tres obsequios: oro, mi-
rra e incienso. La codificación medieval de la tradición cristia-
na se debe a Jacobo de Vorágine con su Leyenda áurea. Brotes
de una nueva tradición continúan en nuestros días; por ejem-
plo, la tradición oral de la Virgen de Guadalupe y de Juan Die-
go. La tradición oral no es un estadio anterior a la fijación es-
crita; es simultánea y muchas veces complementaria en largas
épocas históricas.
Pues bien, la tradición oral del Islam, en el tema del que nos
ocuparemos enseguida, intentó glosar también el versículo pri-
mero de la XVII sura, que dice lo siguiente: “Alabado aquel
que transportó a su siervo de noche desde el templo sacro has-
ta el último, del cual bendecimos sus moradas por haberle ense-
ñado algunas de nuestras señales”. La frase central puede leer-
Galardonado el pasado 14 de diciembre con el Premio
Nacional de Ciencias y Artes en el área de Lingüística y
Literatura, Carlos Montemayor ofrece a los lectores de
Proceso el siguiente ensayo, en el que revisa la tradición
oral como componente fundamental de las religiones,
con particular énfasis en los casos del Islam –cuyo sus-
trato cultural se halla presente en La Divina Comedia de
Dante– y del cristianismo.

1730 / 27 de diciembre de 2009

59
ENSAYO
Ensayo.indd 59 12/24/09 5:46 PM
Asín Palacios presenta un ciclo más, que integra los anteriores
e intenta fijar todos los episodios, debido al exégeta e historia-
dor al-Tabarí, que lo incluyó en su Comentario del Corán o Ta-
fsir, aclarando que lo había tomado de autores anteriores a él.
Es decir, de acuerdo con al-Tabarí, que falleció en 922, antes
del siglo IX se habían completado ya las historias, episodios,
locaciones y personajes que Mahoma encontró en su visita al
Infierno y en su ascensión al Paraíso; antes del siglo IX esta-
ban resueltos los elementos que constituyen el antecedente, o
quizás, la fuente esencial de La Divina Comedia.
Pero la tradición oral sobre el viaje nocturno requirió de
otras glosas. Por ejemplo, la del versículo 44 de la XV sura
del Corán, que afirma lo siguiente sobre el Infierno: “Hay sie-
te puertas y en cada una de ellas un grupo distinto de ellos”. Es
decir, un grupo diferente de réprobos. Era imposible para los
primeros exegetas del Corán derivar de la palabra bab, puer-
ta, algo diferente a las puertas comunes. Difícil comprender
que en una puerta estuvieran multitudes de réprobos. La tradi-
ción oral resolvió el dilema poniendo en boca de Alí, el yerno
de Mahoma, esta conversación con un auditorio de creyentes:
“‘¿Saben cómo son las puertas del Infierno?’ Ellos respondie-
ron: ‘Como estas puertas’. Alí replicó: ‘No, son así’ y puso una
mano abierta sobre la otra”. Es decir, sugirió pasajes, planos,
no puertas comunes. Otras leyendas tradicionales atribuyeron
al mismo Alí y a Ibn Abbas, tío de Mahoma, la sustitución de
la palabra puerta por la de piso, plano, nivel, escalinata o ex-
planada circular (daragah y tabagah). Por lo tanto, las siete
puertas del Infierno se convirtieron en siete planos circulares
superpuestos como si se tratara del cuerpo enroscado de una
gran serpiente. A los mayores pecadores les correspondería un
plano más alejado de la superficie de la tierra y más ardiente.
Interpretaciones así se correspondían devotamente con otras
revelaciones del Corán, como la del versículo 12 de la LXV
sura, en la que se afirma que “los cielos astronómicos son siete
y siete también las tierras, como son siete los mares y las puer-
tas del Infierno y las moradas del Paraíso”.
El teólogo Ibn Arabí agregó que las siete divisiones del In-
fierno se correspondían también con el tipo de pecados co-
metidos con los siete órganos del cuerpo, esto es: ojos, oídos,
lengua, manos, vientre, sexo y pies. Los círculos del Infier-
no, en número de siete, con diferentes subdivisiones, queda-
ron definidos, pues, en el Islam, antes que Dante re-
tomara la misma estructura del Infierno en
10 círculos descendentes con varios subni-
veles. La amplia diversidad de paisajes fue
depurada también por la tradición musulma-
na: montañas, cordilleras, valles, fosos, ríos,
estanques, lagos, mares, manantiales, pozos,
muros, puentes, castillos, casas, celdas, sepul-
cros. Pero más importante que la orografía, hi-
drografía y arquitectura, fue la variedad de ré-
probos y castigos.
En el primer relato de un Hadit debido, en-
tre otros autores, a Said Ibn Mansur, del siglo
IX, Mahoma se encuentra en su recorrido a di-
versos pecadores que sufren cada uno sus pro-
pios y diferentes castigos. Asín Palacios recu-
rre a un segundo relato constituido por cuatro
Hadit, de los tradicionistas Bahari y Muslim,
del siglo IX; Darajutni, del XI; Ibn Hanbal, del IX, e Ibn Asa-
kir, del XII. En el Hadit que Asín Palacios considera el prin-
cipal de esta colección, dos hombres, que después se identifi-
caron como Gabriel y Miguel, condujeron a Mahoma hasta el
territorio de Jerusalén. En este recorrido nocturno, Mahoma
observa los castigos diversos de los mentirosos, de los que leen
el Corán pero no lo practican, de los adúlteros y de los usu-
reros. En el Paraíso conoce la casa común de los creyentes y
de los mártires; también, pero a distancia y sin entrar en ella,
su propia casa, la que habitará una vez que concluya su vida.
Estos relatos ejemplifican el arranque de la tradición oral
que fue ampliando en pocos siglos con personajes y castigos
el largo listado de réprobos y condenas del Infierno. Pero reto-
memos un punto del segundo relato: el Profeta afirmó literal-
mente que lo llevaron “hasta la tierra de Jerusalén”. En efecto,
desde allí ascendió a los cielos. Otras leyendas islámicas su-
gieren que el Infierno es de tal profundidad que si una piedra
cayera desde su embocadura tardaría 70 años en llegar hasta el
fondo. Esas leyendas precisan el lugar de acceso al Infierno: el
muro oriental del templo de Salomón. Ese muro fue el inicio,
en 1998, de mi interés por el tema.
Cuando Virgilio y Dante se disponen a abandonar el Infierno
para ascender al Purgatorio, refiere la Commedia lo siguiente en
los versos 112 al 115 del canto XXXIV del Infierno:
E se’ or sotto l’emisperio giunto,
Ch’è opposito a quel che la gran secca
Coverchia, e sotto ‘l cui colmo consunto
Fu l’uom che nacque e visse senza pecca:
(Estás ahora en la juntura del hemisferio
contrapuesto a aquel que a la gran tierra
cubre y debajo de la cumbre donde muerto
fue el hombre que nació y vivió sin pecado:)
Dante sitúa las uniones o junturas de los hemisferios austral
y boreal como un orden que asciende o desciende en luga-
res precisos. Saliendo apenas de las profundidades del Infier-
no, indica la posición donde se encuentran: sotto ‘l cui colmo,
bajo “la cumbre” o “el punto más alto” donde murió Jesucris-
to, que es “el hombre que nació y vivió sin pe-
cado”. Es decir, debajo del Gólgota. Por tan-
to, en Jerusalén.
Los tres primeros versos del canto II del
Purgatorio confirman que Jerusalén es el eje
en esta estructuración del universo:
Già era ‘l sole all’orizzonte giunto,
Lo cui meridian cerchio converchia
Jerusalem col suo più alto punto;
(Ya al horizonte el sol había llegado,
cuyo círculo meridiano cubre
en su más alto punto a Jerusalén;)
Dante se situaba ya en ese horizonte de Je-
rusalén y suponía, al mismo tiempo, que era
60
1730 / 27 de diciembre de 2009
Ensayo.indd 60 12/24/09 5:46 PM
el centro de la tierra, pues el “más alto punto” cubría a la ciu-
dad. Jerusalén es, por tanto, esencial.
Ahora bien, recordemos que el versículo del que nace la
tradición oral islámica del viaje nocturno dice lo siguiente:
“Alabado aquel que transportó a su siervo, de noche, desde el
templo sacro hasta el último...”. El templo sacro se refiere a la
Mezquita de la Mecca; el último, sabemos ahora, se refiere a
la Mezquita de Jerusalén. Este versículo es capital para el via-
je nocturno de Mahoma, sí; pero también lo es por la mención
del templo de Jerusalén. Al Aqsa significa en árabe, literalmen-
te, el último. ¿Pero esto podrían saberlo aquellos devotos mu-
sulmanes que crearon la leyenda del viaje nocturno antes que
su pueblo conquistara Jerusalén y edificara ahí la Mezquita de
Al Aqsa? ¿Fueron los conquistadores musulmanes los que in-
tentaron dotar a la leyenda del viaje nocturno de un referente
concreto a esa travesía del profeta mediante la construcción de-
vota de la mezquita? Me inclino por pensar que éste fue el ca-
so. Y para ello veamos lo que constituye la fuerza de la tradi-
ción oral viva.
Un compañero israelí, alto funcionario de la Universidad
Hebrea de Jerusalén, me aseguró que los musulmanes necesi-
taron en el periodo de su mayor expansión que los templos de
peregrinación no sólo estuvieran en tierra de Arabia, es decir,
en la Mecca y en Medina. Necesitaban políticamente que tam-
bién hubiera un sitio sagrado en Jerusalén, cosa imposible por
la historia misma de Mahoma y la conquista tardía de la zona.
La exuberante tradición oral del viaje nocturno se desarrolló
durante los siglos VII al IX, y al cabo de ese periodo se halla-
ba extendida ampliamente en los dominios islámicos. La única
forma de justificar desde el Corán el carácter sagrado de una
mezquita en Jerusalén era el versículo citado de la XVII sura.
La última o más remota era literalmente Al Aqsa, la de Jerusa-
lén. La sacralidad de esta mezquita descansó en la mención del
viaje nocturno y en la vasta repercusión de la tradición oral so-
bre esa travesía.
Pero el viaje mismo se ligaba con Jerusalén por dos moti-
vos adicionales. Primero, porque la tradición islámica había
situado el infierno debajo de Jerusalén y, por tanto, Mahoma
debía llegar ahí en algún momento del viaje; segundo, porque
el sitio de su ascensión debía ser la roca que Omar cubrió con
un suntuoso edificio llamado hoy impropiamente Mezquita de
Omar, y que los creyentes llaman con mayor propiedad el Do-
mo de la Roca, esto es, el sitio donde Abraham estuvo dispues-
to a sacrificar a su hijo Isaac. En la esquina suroeste de esa ro-
ca hay una pequeña perforación a la altura de los hombros de
un hombre de estatura regular. Introduje mi mano y quedó im-
pregnada de un fino perfume de lavanda. Sé que no se trataba
de un perfume superpuesto: cientos de fieles y de turistas intro-
ducen las manos ahí cada día; yo lo hice minutos antes de que
cerraran el Domo y las puertas de acceso al patio de las mez-
quitas: imposible un recambio de perfume. El intérprete árabe
que me acompañaba, devoto del sitio, me dijo que era el aro-
ma natural de esa roca porque, explicó fácilmente, para que yo
entendiera:
–Este hueco lo produjo una coz del caballo del profeta, an-
tes de ascender a los cielos.
En la parte oriente de los muros de Jerusalén hay unas puer-
tas llamadas de Oro o de la Gloria, que tienen relevancia en una
poderosa corriente de tradición oral judía y, en menor medi-
da, cristiana. Por esas puertas, según la tradición judía, entra-
rá el Mesías. Para algunos cristianos, por esas puertas llegará
Jesucristo en su Segunda Venida. Tales versiones son super-
chería para los musulmanes devotos. Imposible la historia del
Mesías judío o del Jesucristo glorioso. Aunque ninguna impor-
tancia les merecen estos sueños milenaristas de los infieles, los
devotos del Islam decidieron clausurar las Puertas de la Glo-
ria. Al iniciarse el siglo XXI las vi cegadas aún por piedras, lo-
do, escombros. Es decir, de ser cierta esa conseja, el Mesías, o
su versión cristiana, encontraría cerradas las puertas. Por tan-
to, tendría que regresarse por donde vino o buscar otro acce-
so a Jerusalén.
Por si la clausura de las Puertas de la Gloria fuera insufi-
ciente para desviar los pasos del Mesías, los musulmanes recu-
rrieron a otro procedimiento más: establecer frente a las Puer-
tas de la Gloria un cementerio musulmán, pues es bien sabido
(aunque se trata de consejas de judíos) que el Mesías no podría
posar las plantas de sus pies en suelo impuro. Tal es la razón de
haber recurrido al cementerio.
Por si la clausura de las Puertas de la Gloria y estableci-
miento del cementerio fueran insuficientes para frenar el pa-
so del Mesías, sin creer, por supuesto, un ápice en estas leyen-
das, los musulmanes recurrieron a un procedimiento más, por
si acaso. Según la leyenda judía (y también la cristiana), al lle-
gar el Mesías (o al retornar por segunda vez Jesucristo) ocurri-
ría uno de los acontecimientos capitales de la historia del mun-
do: la resurrección. Si esto llegara a ser cierto y el cementerio
musulmán no fuera suficiente, enterraron al pie de las Puer-
tas de la Gloria a dos tremendos guerreros musulmanes arma-
dos con alfanjes, puñales y flechas suficientes como para re-
peler el ataque de varios comandos de cualquier ejército, sólo
para disuadir al Mesías de su acceso por esa puerta y sugerir-
le que se regresara pacíficamente por donde vino. Claro, es tra-
dición oral y nadie lo cree. Pero hay que tomar medidas contra
toda eventualidad de la tradición, pues en el mundo las cosas
no suelen ser muy seguras.
Por otro lado, en consonancia con la tradición oral de la re-
surrección a la llegada del Mesías, hay que destacar que los
más ricos judíos de los años finales del siglo XX y del inicio
del siglo XXI, particularmente de Estados Unidos, han com-
prado los edificios de la vieja Jerusalén que miran hacia el mu-
ro de los lamentos y también terrenos situados detrás del ce-
menterio que están frente a las Puertas de la Gloria, sobre el
monte de los olivos, puesto que quieren ser los primeros en re-
sucitar a la llegada del Mesías.
Quizás el Infierno no es un asunto de imaginación, sino de
localización o de ubicación; un asunto que debe reconocerse
tal cual es, independientemente de lo que crean o imaginen los
infieles, así sean los infieles, para algunos, los cristianos y ju-
díos; para otros, los musulmanes mismos. Forma parte de las
creencias de todos, de la creencia de que el mundo es así. Por
ello Dante no podía distinguir entre la realidad del infierno y la
tradición islámica. Toda tradición provenía y retornaba al co-
nocimiento de una realidad compartida. Ahora, desde Afganis-
tán a la Casa Blanca, esa realidad de fieles e infieles, del bien y
del mal, está más actuante que nunca, y aproximando el infier-
no, voraz e innumerable, a todos.
Guatemala, enero de 2002.

1730 / 27 de diciembre de 2009

61
ENSAYO
Ensayo.indd 61 12/24/09 5:46 PM
62 1730 / 27 de diciembre de 2009
Vicente Leñero
Esta narración inédita, Plagio, bien
pudo formar parte del grupo de
cuentos que el escritor Vicente Le-
ñero publicó en el volumen Gen-
te así (Grijalbo, 2008) –y que
aparecerá en otro, “Más gen-
te así”–, en los cuales se en-
tremezclan la realidad y la
ficción. En este relato con tin-
te autobiográfico (el autor fue
becado en Madrid en 1956-57
para estudiar literatura hispá-
nica), el tema es el articulista,
poeta, dramaturgo y novelista es-
pañol Mariano José de Larra, na-
cido hace 200 años, cuya muerte a
los 28 años en circunstancias dra-
máticas sacudió el medio artístico y
político del Madrid romántico del
XIX. Se ofrece en seguida la prime-
ra parte del cuento; la segunda se
publicará la próxima semana.
Larra
de
A José Manuel Navia
El escritor
Bicentenario
Cult 1730.indd 62 12/24/09 5:46 PM
CULTURA

1730 / 27 de diciembre de 2009 63
–¿
Q
uién crees que nos invitó a cenar? ¡Jimé-
nez Quílez! –exclamó Manuel Pérez Mi-
randa apenas entró en el cuartucho donde
vivíamos en Madrid, en el hostal Ribada-
via de Fuencarral 25, tercero derecha.
La habitación era paupérrima. Tenía
dos camas estrechas y desvencijadas, un
ropero, una mesa, el lavabo empotrado en la pared y una ventana
que miraba al pozo de luz. Era invierno. Caía la nieve.
Becados por el Instituto de Cultura Hispánica de Madrid, que
entonces dirigía el fascista Blas Piñar, Pérez Miranda y yo asistía-
mos a un curso para periodistas latinoamericanos que más parecía
un programa de adoctrinamiento franquista con el que se nos trataba
de convencer de las bondades del régimen; bondades que luego ha-
bríamos de encomiar y divulgar –ése parecía el propósito– en nues-
tros respectivos países.
La mísera beca mensual alcanzaba para poco. Apenas podía-
mos pagar el precio de la pensión, que incluía las tres comidas
diarias pero no el uso de la regadera comunitaria –aportábamos
una cuota extra de cinco pesetas– ni el lavado y planchado de ro-
pa. Eso nos obligaba a buscar trabajos complementarios si que-
ríamos comprar calzoncillos, libros o ir de vez en cuando al tea-
tro o a comer en un lugar decente.
El tal Jiménez Quílez nos abrió la oportunidad, luego de aque-
lla cena en su casa de dos plantas a las afueras de Madrid. Era un
hombre importante del franquismo Manuel Jiménez Quílez. Ade-
más de ser subdirector del diario Arriba, acababa de fundar una
revista semanal: La gaceta ilustrada. Con una paga exigua, pe-
ro aliviadora, nos ofreció hacer reportajes para la publicación. Yo
empecé entrevistando a María Teresa Montoya, la eximia actriz
mexicana que pasaba una temporada en Madrid, y luego pergeñé
ocho cuartillas sobre Cantinflas, a quienes los españoles idolatra-
ban por sus películas.
La mejor propuesta de Jiménez Quílez, sin embargo –so-
bre todo por lo económico–, fue la de escribir semblanzas de es-
critores españoles célebres para una colección de cuadernillos
mensuales que se venderían en los quioscos. Cada texto debe-
ría sumar entre treinta y cuarenta cuartillas, y habrían de aparecer
copiosamente ilustrados con imágenes del personaje famoso, de
sus manuscritos, de la España de la época.
A mi amigo Pérez Miranda se le encomendó un trabajo sobre
José Zorrilla –lo que mucho envidié porque desde niño yo era un
fanático de Don Juan Tenorio– y a mí uno sobre un tal Mariano
José de Larra, apodado Fígaro; ambos, literatos de la primera mi-
tad del siglo diecinueve.
No tengo la más pinche idea de quien será ese José de Larra, cara-
jo, qué mala suerte. –Eso no se lo dije a Jiménez Quílez, por supues-
to. Se lo dije, sin el pinche y el carajo, a Gonzalo Torrente Ballester, un
gallego cuarentón y chaparrito, con lentes ámbar de fondo de botella,
que nos daba clases de literatura española en el instituto. Me parecía un
maestro sabio, erudito, extraordinario; el único por el que valía la pena
asistir al programa de becarios: experto en la generación del noventa y
ocho, amigo de Azorín, lector infatigable de Pío Baroja.
Luego de reprenderme por mi incultura, Torrente Ballester hizo
frente a todo el salón un perfil sumario de Mariano José de Larra, na-
cido en 1809, célebre por sus artículos periodísticos –punzantes, los
calificó Torrente Ballester–, más que por sus poemas, por su nove-
la histórica El doncel de don Enrique el Doliente y por su obra de
teatro Macías. Fue precursor de la generación del noventa y ocho,
y alcanzó en vida el reconocimiento público merced a su ingenio
de polemista y a su agudeza para retratar a pincelazos los ambien-
tes del Madrid y de la España toda de los años treinta.
–Es una lectura imprescindible, muchacho –remató Torren-
te Ballester dirigiéndose a mí, luego de recomendarnos un libro
editado por Aguilar seis años atrás: los Artículos completos de
Larra, a los que precedía un estudio biográfico de Melchor Al-
magro de San Martín.
Encontré la obra en La Celestina, una librería de viejo de la
calle de Las Huertas, donde conseguí también los dos tomos de
Recuerdos del tiempo viejo, las memorias de José Zorrilla, con
las que trataría de auxiliar a mi amigo Pérez Miranda en la elabo-
ración de su semblanza.
Me aboqué de inmediato a la lectura de los artículos de Ma-
riano José de Larra.
Todos los fines de semana me instalaba en una cafetería de
La Puerta del Sol, La Mallorquina –porque me parecía insufri-
ble quedarme a leer en mi cuartucho del hostal–, y ahí fui co-
nociendo a un autor que se me antojó desde el principio no úni-
camente anacrónico, sino ajeno por completo a mis intereses
literarios. Qué desperdicio de tiempo.
Y no sólo era yo quien menospreciaba a ese Fígaro imprescin-
dible para mi maestro Torrente Ballester, también lo hacían algu-
nos intelectuales de apellidos notables, según me enteré por las re-
ferencias incluidas en el prólogo de Almagro de San Martín.
Para Menéndez y Pelayo: “Fígaro es inferior, como costum-
brista, no sólo a Estébanez Calderón, sino hasta al insulso y agar-
banzado Mesonero Romanos.”
Para Benito Pérez Galdós: “Era un muchacho que hacía muy
malos versos y no muy buena prosa.”
Algunos más le perdonaban la vida y otros, sí, lo encomiaban
en comunión con Torrente Ballester.
Azorín: “La juventud actual ama a Larra cada vez más; repa-
ra la injusticia de los años pasados y la injusticia de las cosas. ¡Fí-
garo resucita!”
Leopoldo Alas (Clarín): “Fígaro es el primer escritor de su
tiempo; veía horizontes que sus contemporáneos no columbra-
ban siquiera.”
Juan Valera: “Conviene hablar de un autor que, a más de poe-
ta lírico y dramático, fue crítico eminente.”
Dijeran lo que dijeran sus apologistas, me fastidiaron los artí-
culos de Fígaro. No así los episodios biográficos en los que Alma-
gro de San Martín entreteje –a lo largo de las ciento diez páginas
de su prólogo, con letra de ocho puntos– una pasión tórrida, digna
de un folletín. Ahí Larra se transforma en un ser humano, acosa-
do por la calentura amorosa, por el ansia posesiva hacia una mujer
que lo lleva a perder la cordura, el temple, la entereza intelectual.
En esa pasión de Fígaro, más que en su carrera literaria, pen-
sé apoyar mi semblanza para los cuadernillos de Jiménez Quílez.
No sé si para bien.
Porque sucede que luego de casarse con Pepita Wettoret –linda
muchacha apenas púber, muy frágil, muy menuda, con ojos azules
y boquita de rosa, como una muñequita de Sajonia–, luego de pro-
crear hijos con ella, luego de decepcionarse a los tres años de vida
conyugal porque no soporta su cándido infantilismo, su estupidez,
su misantropía, sus risas, su personalidad tontuna, Mariano José de
Larra asiste una noche feliz o infausta –según se le considere por lo
que habrá de acontecer– a una concurrida fiesta donde uno de sus
grandes amigos, el abogado Alonso, lo presenta con una joven da-
ma que, en el centro de un coro de admiradores, ríe y coquetea con
donaire… Se llama Dolores Armijo.
Valía la pena copiar textualmente la historia en palabras del
biógrafo de Fígaro.
Melchor Almagro de San Martín, 1943
Es Dolores Armijo la contrafigura de Pepita. Lo que en ésta echa-
ba Fígaro de menos, había de apreciarlo vivamente en ésta. Física
y moralmente son diferentes y opuestas. Pepita es rubia; Dolores,
morena. Su mujer no gusta de las buenas letras, sino de los folle-
Cult 1730.indd 63 12/24/09 5:46 PM
64 1730 / 27 de diciembre de 2009
tines truculentos; Lola hace poesías y ha
escrito dos novelitas muy sentidas y dis-
cretas. El cabello de la esposa es dora-
do; negro como el ébano el de la Armijo.
Pepita detesta la mundanidad; Dolores
la adora y sabe triunfar en ella. La una es
mujer retraída; de salón la otra. Madrile-
ña Pepita; andaluza Dolores.
Ambos, Dolores y Mariano José,
se sienten atraídos el uno hacia el otro
por un recíproco aprecio de sus brillan-
tes cualidades. Los dos son los reyes de
aquella fiesta. Ella representa la belle-
za triunfante; él, el talento en palmitas.
Larra, que es sensual y de pasiones
violentas sin que halle a su deseo lími-
te ninguno respetable, no vacila en hacer
el amor con Dolores, aunque su condi-
ción de casada le hubiera debido hacerle
abstenerse. La corte descarada que a Do-
lores hace Fígaro no podía menos de le-
vantar polvaredas de escándalo en la sociedad burguesa y estrecha en
que se mueven ambos, donde no existen las amplias benevolencias
del mundo aristocrático. Hubo hablilla, y hubieron de llegar a oídos
del marido de Dolores, que empezó a darle mala vida. Pero no sólo a
conocimiento del infortunado esposo arribaron las nuevas del doble
adulterio, sino que la infeliz Pepita, tan en las Batuecas, tan inofen-
siva y alejada de la vida social, se entera también y acosa al marido
muy en razón, con sus quejas y lamentaciones.
Pepita, a quien Larra no presta la menor atención en sus reclama-
ciones, decide abandonar el techo conyugal. Larra, tratando a su mu-
jer como una niña díscola, la encierra y se lleva la llave de la casa. La
madre de Pepita liberta a ésta durante una ausencia de Fígaro, y le da
amparo en su albergue.
Todo esto debía ocurrir a finales del año 33 o principios del 34.
Al cabo de cierto tiempo de relaciones entre Fígaro y Dolores,
con sus consabidas citas a escondidas, sus cartitas sigilosas, sus
acostumbradas escenas de harturas y de celos alternativamente, que
toda trapisonda pecaminosa de hombre y mujer pasa por tales trámi-
tes, debe llegar la indispensable ruptura. ¿Por parte de él en esta oca-
sión? ¿Por parte de ella? Ahora es la dama quien quiere romper. “Al
llegar las hablillas a conocimiento del marido –escribe Fígaro–, mi
apasionada me dijo que empezaba el peligro y que debía concluirse
el amor; su tranquilidad era lo primero. Es decir, que amaba más a su
comodidad que a mí”.
En vez de dejar en paz a la pobre Dolores, que sólo ansía tran-
quilidad en su retiro, la asaetea con súplicas y mensajes, algunos
poéticos, que publica sin respeto.
Parece que el marido de la bella, deseoso de poner término de-
finitivo al vergonzoso escándalo, que amenazaba prolongarse, teji-
do en torno a su nombre y honra, se decide a encerrar a la que cree
infiel en un convento, de donde la traslada luego a casa de su tío Al-
fonso Carrero, persona perfectamente honorable, quien queda en-
cargado de la guarda de ella en Ávila.
La impaciencia de Fígaro por acercarse a la mujer que desea ar-
dientemente le hace marchar a Ávila, aun a trueque de hacerle daño
en su reputación, ya tan quebrantada.
Una carta de Fígaro, escrita a mediados de febrero al tío de Do-
lores, nos revela claramente que la visita de Larra a la vieja urbe cas-
tellana produjo evidentes molestias a la familia de Dolores. Fígaro,
en su ceguera caprichosa y endiosamiento personal, sin considerar
su propia situación ni la delicadísima de la amada, llega a estam-
par sobre la dicha epístola esta enormidad, falta del más elemental
tacto: “Dadas ya por concluidas, y aun olvidadas, relaciones de tan
triste recuerdo, creí que la conducta mía bastaba para tranquilizar
a todos”. Y añade, con absoluta so-
berbia: “No sé quién pueda tener más
derecho que yo a mirar por el honor
de su sobrina”. Es el Fígaro altanero
que, en un artículo, escribe retador:
“Yo soy Fígaro. Todo el mundo sabe
quién es Fígaro”. ¿Cabe mayor dis-
parate que el de pretender arrogarse
Larra el privilegio de salvaguardar la
honra de la mujer a quién él precisa-
mente se la había quitado? ¡El aman-
te adulterino protegiendo el honor de
la mujer casada a quien ha puesto y si-
gue poniendo en berlina! ¿Y el mari-
do y los padres y tíos de Dolores? ¿A
ésos no compete la cuestión en lo más
mínimo? Ceguera inaudita de la arro-
gancia y el egoísmo.
Es inaudito, además, que La-
rra califique de indigna la conducta
de Dolores por negarse a continuar
unas relaciones pecaminosas. Lo indigno hubiera sido justamen-
te lo contrario. Y tal insulto se atreve a escupirlo a la cara del in-
efable señor Carrero, valiéndose caballerosamente, para que éste
lo aguante, de que el tío de Dolores ha solicitado la protección po-
lítica de Fígaro.
Convengamos en que esta actitud de Larra no se aviene, ni po-
co ni mucho, con los cánones de la más elemental corrección y
delicadeza moral, ni como tampoco el abandono conyugal en que
tiene a la infeliz Pepita, a quien ha dejado con sus hijos y socorre
parsimoniosamente, mientras él se pavonea en salones y teatros o
viaja por el extranjero con un fausto del que se alaba en sus cartas.
Entre tanto, Dolores Armijo ha regresado a Madrid. El gran
egoísta de Larra sueña entonces, como consuelo a su derrota, con
aquella carne morena cuyo recuerdo le trastorna. En su desdicha
se vuelve hacia el amor tal como él lo entiende: posesión y har-
tura física. Fígaro persigue a Dolores de nuevo, con las consabi-
das súplicas y lamentaciones. Sus nervios la necesitan. Dolores
no quiere perder su tranquilidad ganada con tanto esfuerzo, pero
no se atreve a desengañar rotundamente a su amador, cosa muy
femenina, sino que le va dando largas aunque en el fondo se man-
tenga inflexible. La actitud de Dolores era naturalísima y loable.
El marido de la Armijo, que la amaba con toda el alma, no con to-
da la carne como Fígaro, había llegado a perdonarla y consentía
en vivir con ella de nuevo bajo el mismo techo, en paz y gracia
de Dios. ¿Podía serle a ella, no ya grato, ni siquiera soportable,
la vuelta con Larra a las andadas que tantas amarguras le habían
costado? ¿Iba a entregarse a vivir con Fígaro descaradamente,
fuera de la ley, arrastrando todos los desprecios?
“En febrero, Larra ya no escribe –dice Azorín–. La crisis se
acentúa; el desenlace se aproxima. Pasea solo; permanece solo
horas y horas en algún apartado café. A la desdeñosa mujer ama-
da manda carta tras carta, solicitando una entrevista. La entrevis-
ta le es, por último, ¡concedida!”
Es el lunes 13 de febrero de 1837. ¿13?, día aciago. En día 13 con-
trajo su desventurado matrimonio. Fígaro, que es supersticioso, mira
con aprensión el calendario cuando se despierta ya bien entrada la ma-
ñana. Se acostó tarde, en la vigilia anterior. Como de costumbre estu-
vo con los amigos, quizá de francachela. El criado entra. Acaba de des-
correr los cortinajes del balcón. La luz ceniza de un día de invierno se
inicia tristemente a través de las vidrieras. Apenas se ve. Hay niebla en
la calle. El criado enciende una bujía que está sobre un candelero de
bronce en la mesilla de noche, y ofrece a Fígaro una carta cuya letra re-
conoce éste al vuelo. Es de Dolores. Larra tiembla de emoción. Qui-
siera adivinar el contenido. Da vueltas a la carta sin abrirla. Una an-
La casa de Larra en Madrid hoy
V
i
c
e
n
t
e

L
e
ñ
e
r
o
Cult 1730.indd 64 12/24/09 5:46 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 65
CULTURA
gustiosa duda le tortura. ¿Qué vendrá dentro del sobre aromado con
el perfume de rosas que ella acostumbra a usar? ¿Una aventura? ¿Un
nuevo dolor? El corazón de Fígaro palpita de fiebre. El escritor abre la
carta. ¡Oh dicha! Dolores consiente en verlo. La cita, tantas veces ne-
gada y aplazada con subterfugios, le es acordada al fin. Dolores ven-
drá a la casa de Fígaro, ¿Quién ha hecho el milagro? ¡Oh las mujeres!
¡Las mujeres! Siempre veleidosas, siempre incomprensibles. Una lo-
ca ilusión invade el alma de Fígaro. Con su impresionabilidad caracte-
rística cambia de humor repentinamente. Convengamos en que si las
mujeres son versátiles, él también lo es. ¿Hay en la carta de la antigua
amante algo que fundamente su optimismo? No. Es, sencillamente,
una carta simple y breve en que le anuncia su visita. Nada más. Pues-
to que Dolores estaba decidida a terminar rotundamente aquellas re-
laciones de las que nacieron para ella tantas contrariedades y disgus-
tos, ¿con qué fin iba a emplear lagoterías ni pérfidas esperanzas? Sólo
anunciarle cortésmente la visita. Bastaba. Pero el desbocado tempera-
mento del desequilibrio toma pie en la recepción de la misiva para las
más radiantes suposiciones. Dolores torna a sus brazos; la carne mo-
rena que huele tenuemente a rosas, los ojos árabes, el cabello negro en
largas trenzas, van a ser de nuevo suyos. ¡Oh felicidad!
Madrid, 1957
Luego de reflexionar un par de días en esa historia de amor de
Fígaro con Dolores Armijo, decidí plagiármela impunemente de
aquel prólogo que Almagro de San Martín tituló, con notoria pre-
sunción: Mariano José de Larra tal como realmente fue. Le agre-
garía desde luego toda suerte de datos biográficos y citas o pá-
rrafos de los artículos más notables de Fígaro, pero copiaría sin
pudor –suprimiendo quizás algunos comentarios moralistas de
Almagro– el relato de la imperiosa pasión; sin duda alguna lo
más interesante, lo mejor para hacer amenos los cuadernillos de
Jiménez Quílez. La idea del plagio no era para enorgullecer a na-
die, pero me apremiaba el tiempo –debía entregar la semblanza
en dos semanas a lo sumo– y no tenía la suficiente experiencia li-
teraria para recrearla como un cuento, con mis propias palabras.
Se me había presentado además otro problema, porque mi ami-
go Pérez Miranda llegó un domingo en la noche a nuestro cuarto del
hostal y me espetó de manera rotunda:
–Ya lo pensé, ¡No voy a escribir esa semblanza de José Zorrilla!
Venía pasado de copas después de haber ido a la corrida de to-
ros en Las Ventas y de farra con un grupo de amigos becarios en
las tabernas de la Plaza Santa Ana.
–No es justo, caray, no es justo –agregó luego de arrojarse de
espaldas a su cama como si le hubieran hundido una estocada–.
Venir a Madrid para ponerse a trabajar me parece un desperdicio.
En vano le argumenté que debíamos un mes de pensión, que
necesitábamos dinero justamente para irnos de tragos, para visi-
tar un fin de semana Toledo o Ávila, para ligarnos a ese par de ru-
bias de la escuela de periodismo que nos daban jalón.
Ni siquiera me respondió. Cuando estaba a medias con mi ta-
ralata lo oí roncar, y a la mañana siguiente, ya en su pleno juicio,
seguía con lo mismo: le telefonearía a Jiménez Quílez para re-
chazar el encargo.
–O hazlo tú –me dijo, muy quitado de la pena–. Ya que tan-
to te interesa ese Zorrilla, escribe tú la semblanza, te la regalo.
Claro que me gustaría hacer los dos trabajos en simultáneas aun-
que no podría sin recurrir al plagio. A fusilarme con descaro el pró-
logo de Almagro y las mismísimas memorias de José Zorrilla si fue-
ra necesario.
–¿De veras piensas en un plagio? –se asombró Pérez Miranda.
–No hay tiempo para otra cosa.
–Pero eso no está bien –se puso moralista.
–No se van a dar cuenta.
–¿Y si te descubren?
–Cuando se den cuenta, de aquí a que se publiquen los cuader-
nos, ya vamos a estar de vuelta en México –dije. Y fue así como
suspendí de momento la historia de Fígaro y Dolores Armijo pa-
ra documentarme en la biografía del autor de Don Juan Tenorio.
Ya tenía en mi poder Recuerdos del tiempo viejo, que compré
en La Celestina, y aunque años atrás había memorizado por com-
pleto el primer acto del Don Juan –por simple manía de chama-
co que no viene a cuento–, nada sabía de la historia personal de
mi reverenciado autor.
Dejando de lado aquella autobiografía, difícil de leer porque
estaba larguísima, acudí a la biblioteca del Círculo de Bellas Ar-
tes, en Atocha, muy cerca de Fuencarral. Como no podía llevar-
me los libros al hostal, me puse a consultar y a copiar párrafos en-
teros de algunos prólogos y notas preliminares a sus obras en las
que investigadores como Narciso Alonso Cortés, Enrique Pine-
yro o Aniano Peña deban cuenta de las andanzas de José Zorrilla.
Según informaba Aniano Peña, José Zorrilla nació en Valla-
dolid el 21 de febrero de 1817. Era, por tanto, ocho años menor
que Larra.
Su padre, José Zorrilla Caballero, hombre rígido que nunca
aprobó que su hijo se dedicara a las letras, lo envió a Toledo para
estudiar abogacía. Luego a Valladolid. El resultado fue nulo. El
joven Zorrilla prefería la pintura, los versos y la compañía de es-
critores de su generación.
Harto de él, su padre lo reprendió: “Tú tienes trazas de ser un
tonto toda tu vida, y si no te gradúas este año de bachiller a claus-
tro pleno, te pongo unas polainas y te mando a cavar tus viñas de
Torquemada”.
Huyó el joven Zorrilla de aquellas amenazas y cuando estaba
por cumplir diecinueve años se trasladó a Madrid, donde se dedi-
có a la bohemia. Vivía con estrecheces, siempre alerta para evitar a
los ministriles de su padre que le buscaban. Como sus largas mele-
nas lo podían traicionar, usaba unos anteojos verdes enormes que
le desfiguraban la cara en caso necesario. Así, unas veces trenzán-
dose la melena, otras destrenzándola, desfigurándose ya de gitano,
ya de italiano, pasó Zorrilla sus días en la capital entre sobresaltos
y aventuras, hospedado en la no muy cómoda buhardilla de un ces-
tero. Pintaba para sobrevivir, enviaba ilustraciones para el Museo
de las familias de París, y colaboraba en El Burro, periódico satíri-
co que pronto cerró la policía.
Corría el invierno de 1836-1837. José frecuentaba la Biblioteca
Nacional, unas veces para estudiar y encontrarse con amigos poetas,
otras para disfrutar del calor y abrigo que no le brindaban ni el hos-
pedaje de su amigo Miguel de los Santos Álvarez ni la helada buhar-
dilla del cestero. El 14 de febrero de 1837, estando en la Biblioteca
con Álvarez y Madrazo, Joaquín Massard, italiano al servicio del in-
fante don Sebastián.
Aún no salía del asombro cuando tuve que detener el co-
piado. La biblioteca del Círculo de Bellas Artes cerraba a las
ocho, y ya son las nueve menos cuarto, joven, me dijo el bi-
bliotecario gordinflón que me atendía.
Lo que son las cosas, pensé, Aniano Peña hacía referencia a un
14 de febrero de 1837 en la vida de José Zorrilla, y en esa misma fe-
cha –un día antes– se había detenido el relato de Almagro de San
Martín en el momento en que Larra recibe la carta de Dolores Armi-
jo anunciándole su visita. ¿Mera coincidencia? ¿O acaso era inten-
cional que Jiménez Quílez nos hubiera encargado escribir sobre dos
escritores cuyas vidas se cruzaban el mismo febrero de 1837?
Devolví los libros al gordinflón y regresé al hostal Ribada-
via. Ni tardo ni perezoso me senté a escribir en mi Smith Coro-
na. A transcribir, mejor dicho, aquella historia sobre Fígaro con-
tenida en el libro de la editorial Aguilar. Estaba entusiasmado.
Sentía que las palabras no brotaban de la mente de Almagro, si-
no de la mía. Yo era por momentos el autor de ese texto ampulo-
so pero eficaz.
Cult 1730.indd 65 12/24/09 5:46 PM
66 1730 / 27 de diciembre de 2009
C
reado por decreto presi-
dencial de Carlos Salinas
de Gortari el 6 de diciem-
bre de 1988, el Consejo
Nacional para la Cultu-
ra y las Artes (Conaculta)
adolece desde su origen de un estatuto ju-
rídico que norme su actividad, siendo que
se impuso como coordinador de entidades
con jerarquía jurídica superior, violentan-
do leyes ya establecidas e incluso la propia
Constitución Política.
Ahora su actual presidenta, Consuelo
Sáizar, se comprometió a que al término
del actual gobierno, en 2012, el organismo
desconcentrado de la Secretaría de Educa-
ción Pública (SEP) contará con ese orde-
namiento y aseguró, en su primera y has-
ta ahora única presentación oficial ante los
medios, que el abogado Fernando Serra-
no Migallón, secretario Cultural y Artísti-
co del organismo, trabaja en el proyecto y
tiene 80% de avance.
Pero igual que como lo hizo en su mo-
“ley Sáizar”,
Judith Amador Tello
de espaldas a la comunidad
Una eventual
mento Sari Bermúdez, titular del Conacul-
ta de 2000 a 2006, con la iniciativa de Ley
de Fomento y Difusión de la Cultura (lla-
mada Ley Bermúdez), Sáizar parece estar
trabajando en su proyecto de espaldas a la
comunidad.
Esa es la percepción que manifies-
tan los especialistas en legislación cultu-
ral Iván Franco y Luis Felipe Merino, quie-
nes, consultados por separado por Proceso,
exponen algunas de las vías posibles pa-
ra ordenar jurídicamente al Conaculta, no
sin antes ponderar que es irreversible el
perjuicio que la creación del organismo
ha venido causando, desde hace 21 años,
a instituciones señeras como los institu-
tos nacionales de Antropología e Historia
(INAH) y de Bellas Artes (INBA).
Más aún, vislumbran que, lejos de
fortalecer o impulsar el desarrollo cultu-
ral, ordenar el subsector o terminar con
las duplicidades o vicios burocráticos, el
proyecto buscará eliminar las trabas que
ciertas legislaciones –entre ellas la Ley
Federal sobre Monumentos y Zonas Ar-
queológicos, Artísticos e Históricos y las
propias leyes de creación de los institutos
mencionados– imponen a la explotación
mercantilista y hasta a la posible privati-
zación de la cultura.
De frente al camino por recorrer, ad-
vierten que Sáizar no la tiene tan fácil. Si
quiere darle al consejo su “acta de naci-
miento”, “limpiamente” y con orden legal,
deberá revisar, reformar y quizá hasta de-
rogar algunos ordenamientos jurídico-ad-
ministrativos ya existentes que –dice en su
página web– determinan el desarrollo de
sus actividades.
O puede irse por la vía del fast track y
derogar, dentro de su propia propuesta de
ley, todo lo que se le oponga. No es difícil
imaginarlo, dice Merino, al recordar que
los diputados aprobaron “sobre las rodi-
llas” el paquete fiscal que perjudicó a mi-
llones de mexicanos. En esta ruta lo que
encontrará, sin duda, es la resistencia de
académicos, especialistas, creadores y tra-
bajadores de la cultura.
Origen del mal
Los especialistas coinciden en que la crea-
ción del Conaculta estuvo ligada a la refor-
El abogado Luis Felipe Merino y el antropó-
logo Iván Franco están de acuerdo en que el
decreto que encumbró al Conaculta se con-
virtió casi en una ley y duplicó funciones con
el INAH y el INBA. De ahí que los especia-
listas analicen –a partir del dicho de la pre-
sidenta del organismo, Consuelo Sáizar, de
que lleva 80% de avance en su proyecto de
legalizarlo– varias posibilidades, para cuestio-
nar contundentemente su pertinencia.
Franco. Secretaría, no
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
Cult B 1730.indd 66 12/24/09 5:47 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 67
CULTURA
ma del Estado impulsada por el gobierno
de Carlos Salinas de Gortari, que tuvo entre
sus objetivos adelgazar al Estado e impul-
sar la apertura a los mercados internaciona-
les. A decir del doctor en antropología Iván
Franco, investigador del INAH, su funda-
ción estuvo “muy asociada a la necesidad
de fomentar actividades culturales en el
nuevo contexto de apertura comercial pro-
piciado por el mercado global en ciernes”.
Considera también que los grupos inte-
lectuales que legitimaron la llegada al poder
de Salinas de Gortari, pese a los cuestiona-
mientos de fraude electoral, avalaron la crea-
ción del organismo cultural, que se supone
operaría en la “lógica de un consejo”, pero
terminó por duplicar las funciones de institu-
ciones educativas y culturales a las que teóri-
camente coordinaría. Y subraya:
“Pese a que desde su origen es una ins-
tancia subordinada legalmente a la SEP, la
discrecionalidad del Poder Ejecutivo y la
dirección que asumieron los partidos polí-
ticos respecto de la relevancia que alcanzó
el ámbito cultural a nivel mundial a finales
del siglo XX, le concedieron al Conaculta
una dimensión política y económica que el
decreto de erección no considera.”
Además de todo ello, desde entonces
se han señalado las violaciones a los orde-
namientos jurídicos existentes que impli-
có la creación por decreto presidencial del
Conaculta. En su amplio estudio La Ley de
creación del Instituto Nacional de Bellas
Artes y Literatura y el Decreto de crea-
ción del Consejo Nacional para la Crea-
ción del Consejo Nacional para la Cultu-
ra y las Artes. Una propuesta analítica y
comparativa de carácter jurídico, el doc-
tor en derecho Luis Felipe Merino expo-
ne a detalle los atropellos del consejo a la
ley del INBA.
Evoca que el origen del instituto es-
tuvo ligado a la propuesta del desarrollo
estabilizador –el famoso “milagro mexi-
cano”– del entonces presidente Miguel
Alemán Velasco, y fue impulsado por el
compositor Carlos Chávez y estructurado
legalmente por los abogados Ramón Be-
teta y Mario Souza, y enfatiza que lo más
grave es que al crearse el Conaculta se vul-
neró el artículo 89 fracción I de la Carta
Magna, que ordena al presidente de la Re-
pública cumplir con las leyes promulga-
das por el Congreso de la Unión.
En tanto que ya existía, por ley promul-
gada por Congreso, un organismo para im-
pulsar y fomentar la cultura, no debió crear-
se el Conaculta por decreto. O, en su defecto,
debió derogarse la ley ya establecida:
“Los decretos no pueden estar por en-
cima de las leyes, porque son actos admi-
nistrativos, no legislativos. Es la teoría: El
decreto está para mejor proveer las leyes,
no es una ley. El problema es que en nues-
tro país el decreto se ha utilizado de mane-
ra excesiva, pasando a ser un acto legisla-
tivo. Y está visto, por ejemplo, que con el
decreto de creación del Conaculta se está
haciendo una ley.”
Detalla que la ley del INBA fue sancio-
nada por el presidente de la República, en
su caso Alemán Velasco, y por ello debió
ser respetada por sus sucesores. Pero desde
Salinas de Gortari hasta el actual jefe de la
administración pública federal, Felipe Cal-
derón, ha sido violentada. Y es el caso de la
ley de creación del INAH y de otros orga-
nismos, como Radio Educación, que exis-
tían antes del Conaculta y que en los he-
chos han quedado subordinados al consejo.
La propuesta de Sáizar no es la prime-
ra en la historia. El abogado Merino recuer-
da que, para “allanarle un poco el camino”
al ordenamiento jurídico del organismo, se
estableció el 29 de marzo de 1989 el acuer-
do número 151 por el cual el titular de la
Secretaría de Educación Pública delegó
al presidente del Conaculta las facultades
“necesarias para la representación, trámite
y resolución de los asuntos a que se refiere
el artículo 2o. del Decreto de 6 de diciem-
bre de 1988 por el que se creó dicho órgano
administrativo desconcentrado”.
Ni su presidente fundador, Víctor Flo-
res Olea, ni su sucesor Rafael Tovar y de
Teresa, hicieron algo por ordenar jurídi-
camente al consejo. Fue Bermúdez quien
intentó, sin éxito, la aprobación de la ley
a la cual se le sobrepuso su nombre, pero
además de la oposición de buena parte del
sector cultural se le hicieron señalamien-
tos por sus deficiencias jurídicas y con-
ceptuales. Hubo en el mismo periodo ini-
ciativas de ley del entonces senador priista
Natividad González Parás y de la diputada
panista Celita Alamilla Padrón, entre otros
legisladores.
Pan comido
En un ejercicio de prospectiva, Franco y
Merino exponen cuáles son las posibilida-
des para dotar al Conaculta de un marco
jurídico. No han faltado quienes aseguran
que Sáizar trabaja en la creación de una
Secretaría de Cultura, y aunque no lo des-
cartan del todo, ambos especialistas coin-
ciden en que en medio de la actual crisis
económica –que dice el gobierno federal
“vino de fuera”– no es muy viable, y me-
nos cuando el Ejecutivo propuso en ese
marco la desaparición de tres secretarías
de Estado.
Merino considera que podría fundarse
una nueva institución o dejar al Conaculta
como está, con su nombre y prácticamen-
te la misma estructura, pero otorgándole
su ley de creación, con la cual se vuelva
al orden constitucional. Sería una solución
a la forma. Hace ver que si realmente se
le quiere dar una figura jurídica sólida, se
tendrán que revisar las leyes de creación
del INAH y del INBA:
“Si esto es para darle una figura jurí-
dica sólida, se deben revisar las leyes de
creación del INBA y de Antropología, y
donde se contrapongan, modificarlas, o ya
con mucha flojera, derogar. Se le pone así:
‘artículo derogado’, y el Legislativo debe
justificar por qué desaparece un artículo.
Si la cosa es muy dura, abrogas la ley.”
–¿Podrían entonces desaparecer los
institutos?
–Podrían desaparecer. Claro, no desa-
parecerían, les darían otro nombre y otra
forma. Al Palacio de Bellas Artes no lo pue-
den desaparecer y es el emblema del INBA.
Añade que los institutos en realidad “no
les estorban, no les han estorbado en 20
años”, y lo más seguro es que simplemen-
te abroguen ciertos artículos. Prevé que se
hará la ley del Conaculta “nada más para
no seguir vulnerando el estado de derecho”.
Se le pregunta al abogado qué tan sen-
cillo será el proceso si deben modificar-
se varias leyes. Responde que será tarea
de las cámaras hacer esas consideraciones
y modificaciones. O el mismo Conaculta
podría dar los lineamientos para corregir
las leyes. Y añade:
“Yo creo que va a pasar muy fácilmente,
porque los pendientes del año próximo son
la reforma política, la reforma energética, las
cuestiones que para el Congreso –en su ig-
norancia– son fundamentales, y la cultu-
ra no es fundamental en el orden del país,
porque así lo creen ellos, no porque así
sea. Sabemos que en los países desarro-
llados las prioridades son cultura y edu-
cación, es obvio, pero aquí en México no.
“Entonces, como los flashazos van a es-
tar en las grandes reformas, esto va a pa-
sar muy fácilmente. No creo ni siquiera que
el PRD se vaya a oponer, pero aunque se
oponga... González Parás es priista ¿no? O
sea que desde hace tiempo el PRI ya está
metido. Van juntos (PRI y PAN) en esto.”
Luego de anticipar que será un año fá-
cil para ese proyecto, más aún si no inclu-
ye pretensiones económicas de lograr me-
jor presupuesto, ironiza:
“Es buen momento: Se va a reinaugu-
rar el Palacio de Bellas Artes, a lo mejor ya
con un marco jurídico para el Conaculta, y
le van a aplaudir ahí a Consuelo Sáizar. Si
las leyes fiscales las hacen en las rodillas
en tres días y afectan a millones de perso-
nas, esto lo pueden hacer en una semana.”
Como abogado considera elemental el
orden constitucional. Pero aclara:
“No todas las leyes nos son beneficio-
sas. Y aquí de facto el perjuicio está he-
cho desde hace 21 años, nada más es dar-
le forma jurídica al perjuicio. El Conaculta
está por sobre nosotros desde 1989, no le
vería un temor fundado: ¿Quitarle más pre-
supuesto al INBA? Creo que ya no... Más
Cult B 1730.indd 67 12/24/09 5:47 PM
68 1730 / 27 de diciembre de 2009
perjuicio no creo que haya. El INBA lo que
perdió fue una cierta dignidad en la rectoría
artística del país, porque ahora otro orga-
nismo también debe dar su opinión.”
–¿Entonces sólo se reglamentará la
subordinación?
–Totalmente.
Lo único que se hará, insiste, es respe-
tar la forma y darle contenido a la discur-
siva frase de varios presidentes de “nada
por encima de la ley”, pero es claro que no
piensan en beneficios para el sector cultu-
ral, pues entonces estarían consultando a
la comunidad.
El fin y los medios
Franco coincide en que no es momento pa-
ra una secretaría, pero disiente en el terre-
no de lo legal, pues él no la ve tan fácil y
cree que sí tendrían que reformularse va-
rias de las leyes que el propio Conaculta
reconoce en su sitio web como su “marco
legal”, aunque en realidad no lo sean pues
ya existían.
“¿Cómo traducir toda esta legislación
entre primaria y secundaria en una legis-
lación que implique, para empezar, echar
atrás estas legislaciones y crear unas nue-
vas? Yo creo que lo ven como un gran pro-
blema, se nota en declaraciones de Ar-
mando Báez” (entrevistado por Proceso la
semana anterior).
Él vislumbra dos opciones: incluir o
no a los institutos nacionales en el proyec-
to, porque “para empezar han sido muy
contestatarios, han defendido muy bien la
ley federal de monumentos y la naturale-
za de la materia de trabajo... Y porque ade-
más en el Conaculta les ha salido mal mu-
cho de lo que han querido hacer a partir de
las funciones del INAH y del INBA. Hay
miles de problemas, yo digo hasta malver-
sación de fondos”.
Ya descartada la creación de una se-
cretaría, piensa que podría dejarse al Co-
naculta como ahora está, “como un cuer-
po de notables, distribuidas las parcelas y
cuotas de poder”, creándole una ley orgá-
nica, o por la vía de la ley general de cul-
tura que buscará impulsar el Legislativo.
Aunque Sáizar habla de tener su propio
proyecto.
El primer paso para la ley general ya se
dio con las reformas al artículo cuarto de la
Constitución, en el cual se establece el lla-
mado derecho a la cultura, que para Franco
es “una falacia”, pues considera que este de-
recho ya estaba previsto en el artículo terce-
ro, y que la reforma fue sólo “un ajuste cons-
titucional para favorecer la participación de
empresas y particulares en la promoción y
difusión de actividades culturales”.
Lo que avizora entonces es que se esta-
blecerán mecanismos legales para permitir
la explotación mercantil de zonas arqueoló-
gicas, centros históricos y patrimonio cul-
tural en general, para lo cual les conviene
englobar en su proyecto a los institutos. Po-
ne un ejemplo que a decir suyo es claro:
El caso de Chichén Itzá, que se explota
con la “franquicia” que le da el ser conside-
rada una de las nuevas “siete maravillas del
mundo”, y se han realizado ahí varios con-
ciertos masivos donde los boletos se venden
a precios elevados, promovidos por el go-
bierno del estado y empresas multinaciona-
les del país o del extranjero (Coca Cola, Tel-
mex, Nivada, etcétera). El más reciente fue
el de Sara Brightman y ya se está anuncian-
do el próximo con el cantante Elton John.
“Lo que están haciendo es registrar a
Chichén Itzá como una marca que les per-
mite hacer conciertos de nivel internacio-
nal. Y es interesante ver que los primeros
que nos traen son ingleses: Las leyes del
patrimonio en Inglaterra no les permiti-
rían ni un canto a capela en Stonehenge.
¡Está prohibidísimo! Inglaterra, Francia y
Alemania son los que tienen las leyes más
duras en cuanto a su patrimonio para este
tipo de eventos... Pero en México lo esta-
mos haciendo. Lo mismo se pretendía con
Resplandor Teotihuacano.
Hace ver el investigador que en el Pro-
grama Nacional de Cultura 2007-2012
presentado por Calderón se habla de vin-
cular al turismo con la cultura, y él consi-
dera que incluso, desde la academia, hay
quienes no ven mal la explotación mercan-
til del patrimonio y justifican la creación
de una secretaría o de una ley general de
cultura en la cual se eliminen los obstácu-
los a ese fin.
Menciona que, ya de por sí, según da-
tos del investigador Néstor García Cancli-
ni y el economista Ernesto Piedras, 75%
de los gustos y preferencias culturales los
tienen Televisa y TV Azteca. Con la ley de
medios se terminó por “entregarles el pa-
quete completo”:
“Quiere decir que es 25% el que tienen
las instituciones. Es muy pobre, porque
entonces la acción del Estado parece ir en
franca retirada. ¿Qué implica una secreta-
ría? ¿Le van a dar el control de ese 25% a
las grandes empresas? Eso preocupa.”
Recuerda que Bermúdez también
anunció en 2004 tener un avance de 80%
del ordenamiento jurídico, y pregunta a
Sáizar si también destinará 2 millones de
pesos a un despacho para una ley que, co-
mo la Bermúdez, no sirvió para nada:
“Si ya la tienen, ¿por qué no la sacan?
¿Va a pasar lo mismo que con la Ley Bermú-
dez, que tuvo muchas críticas? ¿Viene aho-
ra la Ley Sáizar? ¿Van a repetir la historia?”
En un acuerdo “partidocrático”, no du-
da que se apruebe el estatuto o la ley gene-
ral para darle curso a los proyectos de vin-
cular la cultura con un supuesto desarrollo
económico o con la explotación turística.
No habrá, en su opinión, ningún ordena-
miento real del subsector.
Para él, en tanto el nivel educativo es
muy pobre, la cultura no debería desvincu-
larse de la educación, pero no es optimista:
“El Conaculta está muy distanciado de
ser la institución moderna y modernizado-
ra de las relaciones entre cultura y desarrollo
con el que soñaron y sueñan sus defensores,
puesto que en su seno se han reproducido ya
las más antiguas y viciadas prácticas del sis-
tema político mexicano: influyentismo, co-
rrupción, clientelismo y demás. ¿Podemos
esperar algo distinto según lo anunciado por
Consuelo Sáizar en una Ley Sáizar?”
Se esperaría que la propia Sáizar res-
ponda, pero ha cancelado en varias ocasio-
nes una entrevista con Proceso.
CULTURA
Merino. Violaciones a la ley
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
Cult B 1730.indd 68 12/24/09 5:47 PM

Y
o llegué a México en tren y con
sombrero en junio de 1936.
Tenía 15 años, había tranvías.
Vendían gelatinas... La ciudad
era adorable. No la habían destrozado
‘ejes viales’ ni ‘topes’. Todo olía –todavía–
a ‘suave patria’. Antes de la crisis. Antes
del saqueo. Antes de la deuda. Antes de la
corrupción. Antes de la ineptitud.”
Con esas palabras se inicia el recorrido
de Adorable y enemiga: la Ciudad de México
en los trazos de Abel Quezada, muestra de
cartones de ese caricaturista superior pre-
sentada por el Gobierno de la Ciudad en la
Galería Abierta de las rejas de Chapultepec.
Al verla, lo primero que viene a la
mente es la pertinencia que todavía tienen
los temas de los que se ocupaba Queza-
da y la asombrosa actualidad de sus co-
mentarios: la ciudad convertida en pan-
demonium gracias a los automóviles; los
problemas de transporte; los lugares que
se desvanecen por mandato de la rentabi-
lidad; la contaminación; la falta de estéti-
ca arquitectónica; la sobrepoblación (los
tacos y los autobuses como reguladores
del crecimiento demográfico); el derroche
del agua; la abundancia de gordos; la po-
licía ineficaz, abusiva y corrupta; la justicia
al servicio del dinero… El contexto no ha
variado: todo es igual –o peor.
Los cartones de Quezada parecen di-
bujados hace apenas unos días, pero no:
los 97 ejemplos que ahora se exhiben de
su vastísima obra –más de 10 mil piezas
realizadas en el curso de 47 años– fueron
realizados entre 1952 y 1989. Es decir, el
más reciente de ellos (Quezada abandonó
la caricatura en marzo de 1989 para dedi-
carse a pintar) tiene más de 20 años.
Al mismo tiempo, embarga a quien los
mira la dolorosa conciencia de lo mal que
debe estar México (la ciudad y el país) pa-
ra que en tantos años ninguno de los ma-
les señalados por Quezada en sus cartones
se haya corregido.
Los japoneses y los alemanes queda-
ron hechos pedazos al concluir la Segun-
da Guerra Mundial. Sin embargo, a co-
mienzos de los años setenta las economías
de ambos países figuraban entre las más
fuertes del mundo. Es decir, tras una heca-
tombe, lograron reconstruirse en menos
de 30 años. Pero claro, en México, como
ya lo describía Quezada en 1957, los em-
presarios “emprenden un negocio –se los
financia el gobierno–, el negocio quiebra
–se los compra el gobierno–, el gobierno
se queda con todas las deudas y todavía
les da a ganar –por supuesto, los capaces
empresarios toman la precaución de que-
darse con el dinero del financiamiento en
sus bolsillos”.
Así, entre burlas veras, o verdades que él
hacía que parecieran cuestión de risa, Queza-
da ponía en evidencia a la “familia revolucio-
naria”, a sus socios y amigos –prácticamente
idénticos a la actual “familia reaccionaria”,
sus socios y amigos, a los que don Abel ya
anticipaba, como podrá constatarlo quien
vea la exposición.
“A mí me gusta la verdad como fon-
do de las cosas. En todo lo que uno dice
debe haberla. En el humor, si no existe la
verdad, no hay ningún sustento en nada,
es un humor intrascendente y frívolo, un
chiste”, le dijo al escritor y cineasta Clau-
dio Isaac en una conversación en 1985.
1

Esa verdad es lo que da valor y vigencia
a su trabajo. Para expresarla, Quezada se
Rafael Vargas
de Abel Quezada
Nacido el 13 de diciembre de 1920, por estos días Abel Que-
zada habría cumplido 89 años de edad. Una grata manera de
recordarlo y celebrarlo es visitar la estupenda muestra de sus
cartones en las rejas del Bosque de Chapultepec, expuesta al
público hasta el próximo domingo 10 de enero de 2010.
Vigencia
valía –además, claro, de la singular cali-
dad de su dibujo– de textos breves, inte-
ligentes, de aire inocente, pero cargados
de sorna.
Sus cartones –los “monos gramáticos
de Abel Quezada”, como los llamó un
anónimo y atinado reseñista del desapare-
cido diario Novedades, en 1984 (el propio
Quezada los llamaba “textos ilustrados”)–
pueden leerse hoy como una contunden-
te prueba de que la corrupción no sólo
impide crecer al país: lo ahoga.
No obstante, la tragedia que recono-
cemos a través de ellos no merma su car-
ga de humor. Valga un mínimo ejemplo
de su manera de plasmarlo:
“Una de las ventajas de ser rico en
México es que aquí todo le sale más bara-
to a los ricos –inclusive los impuestos.
‘Que los impuestos los paguen los
pobres –dice don Gastón Billetes–, al fin
ellos tienen menos gastos que nosotros’.”
A través de diarios como Ovaciones,
Esto, Excélsior, Últimas Noticias de Excélsior o
Novedades, y semanarios como Cine Mun-
dial, Quezada llevó a cabo una de las cróni-
cas sociales y políticas más divertidas y me-
nos complacientes del México moderno.
La selección de los cartones se debe a
Alfonso Morales, quien hace 10 años ca-
pitaneó a un equipo de investigadores pa-
ra realizar seis estupendas compilaciones
temáticas de cartones de Quezada publi-
cadas por Editorial Planeta (El mexicano.
Los mejores cartones; El país problema. Los
mejores cartones; El sistema. Los mejores
cartones; El tapado. Los mejores cartones; El
cine. Los mejores cartones; El charro Matías.
Los mejores cartones). Con base en esa ex-
periencia, su propuesta es impecable.
Ojalá que la Asociación Civil Abel
Quezada y el Gobierno de la Ciudad ca-
pitalicen este trabajo y le den mayor difu-
sión a través de un libro. ●
1 “Aterrizaje en la pintura. Abel Quezada entrevistado por
Claudio Isaac”, Artes de México, número 6, invierno de
1989, pp. 69-71.

1730 / 27 de diciembre de 2009 69
Notas Cultas 1730.indd 69 12/24/09 5:48 PM
Arte
Los protagonistas
artísticos de 2009 (I)
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
A
lgunos segmentos del
mercado mexicano del
arte contemporáneo,
la promoción independiente y
la “socialité trendy” fueron los
principales protagonistas de la
escena mexicana de las artes
visuales en 2009.
Astutos, románticos-imprác-
ticos, apoyados o ignorados por
las instancias gubernamentales,
aceptados o despreciados por
el mainstream, veteranos, emer-
gentes, expansivos o recien-
temente desaparecidos, estos
protagonistas –y no los artistas–
guiaron y definieron el devenir
artístico contemporáneo tanto
en la Ciudad de México como
en el contexto global.
En lo que se refiere al comer-
cio artístico, uno de los aspectos
más significativos fue el cierre y
apertura de diferentes espacios.
Contradicción interesante que
comprueba tanto la existencia
de un mercado potencial como
también la necesidad de rees-
tructurar y actualizar la gestión
comercial que realizan algunas
galerías que en otras épocas fue-
ron innovadoras.
Además de La Refaccionaria y
la Galería 13, el cierre de El Estu-
dio fue una de las clausuras más
lamentables. Fundado en 1995
por las historiadoras del arte Rita
Alazraki y Eva Marcovich, El Estu-
dio se caracterizó por una gestión
discreta y profesional que supo
equilibrar innovación, géneros
convencionales y credibilidad
artística. Descubridoras del pres-
tigiado pintor Daniel Lezama y
convencidas de que las cotizacio-
nes deben incrementarse a partir
de una lenta y sensata legitima-
ción, las promotoras conjuntaron
un establo de distintas generacio-
nes y trayectorias, entre las que
destacaron Leonora Carrington
(1917, Lancashire, Inglaterra), Al-
berto Castro Leñero (1951, Méxi-
co) y Mabel Larrechart (1964,
Argentina). Excelente dibujante,
Larrechart mantuvo el espacio
ubicado en La Casa del Poeta en
la Colonia Roma y, en compañía
de Óscar Padilla, Laura Chenillo
y Jimena Lascuráin, inició en julio
de este año un proyecto de co-
operación y difusión artística de-
nominado Acceso B.
Interesadas en promover el
arte latinoamericano a nivel na-
cional e internacional, la artista
Elena Ro y la coleccionista Mari-
sú Sanchís abrieron en octubre
la galería Chicozapote. Ubicada
en Homero 906, en la colonia
Polanco, la propuesta se inició
con una colectiva de artistas
cubanos de trayectoria recono-
cida, entre los que destacan José
Bedia y Alonso Mateo.
Respecto de la promoción
de artistas jóvenes, son varios los
proyectos iniciados en 2009: la
galería Arte Talcual, abierta en
mayo en la calle de Colima 326,
con una selección de nuevas pro-
puestas en géneros convenciona-
les; el taller La Trampa, del artista
Ernesto Alva, ubicado en la calle
de Aldaco, puerta 3 del Colegio
de las Vizcaínas; y el espacio de-
dicado a expresiones graffiteras,
inaugurado en mayo en Jesús
María 60, con el título de Cave
Man Did It First (El hombre de las
cavernas lo hizo primero).
Romántico y ajeno hasta
ahora de intereses comerciales o
lucrativos, el proyecto de la Ga-
lería Interferencial destaca como
un espacio dedicado al arte per-
formático. Ubicada en el Centro
Histórico, en el PH de la primera
cerrada de 5 de Mayo núme-
ro 14, la galería gestionada por
los artistas Alejandra Montoya
y Erick Diego dedicó todos los
jueves, desde junio hasta di-
ciembre, a la realización de una
acción específica.
Y por último, y antes de pa-
sar a las galerías que promueven
el arte definido como contempo-
ráneo en el mainstream, es una
obligación mencionar un espa-
cio que es parte de la historia del
arte contemporáneo de México:
la Galería Pecanins. Abierta hace
45 años en la Zona Rosa por las
hermanas Ana María, Teresa y
Montserrat, la galería se convir-
tió en un lugar entrañable para
la generación de creadores que
se legitimaron en la pasada dé-
cada de los años sesenta.
Gestionada bajo la presencia
cordial y entrañable de las geme-
las Teresa y Ana María, la galería
perdió a sus dos fundadoras en
agosto y diciembre de este año.
Con una exposición conmemo-
rativa de sus 45 años, inaugura-
da el pasado 5 de diciembre, la
Pecanins cierra un ciclo de vida y
abre uno nuevo que estará bajo
la dirección de la artista e hija de
Tere, Yani Pecanins. ●
Teatro
Hugo Hiriart y su
Premio Nacional
ESTELA LEÑERO FRANCO
H
ugo Hiriart, Carlos Mon-
temayor y José Luis Rivas
recibieron el Premio
Nacional de Ciencias y Artes
2009 en el campo de Lingüística
y Literatura, en una ceremonia
amordazada donde faltaron las
palabras. Diez minutos antes
de iniciarse el evento se solicitó
al músico Arturo Márquez para
que hablara, improvisadamente,
en nombre de sus compañeros.
Y él bien dijo: “mi palabra es
realmente la orquesta, las notas
musicales, la música”. Así quedó
acallada cualquier posibilidad
de libertad de expresión, que
ya antes había sido tratada de
controlar cuando se le pedía al
orador conocer previamente su
discurso.
Hoy ni discurso hubo. Los
galardonados tuvieron que re-
currir a otros medios, como el
periódico La Jornada, donde
Carlos Paul entrevistó a Hugo
Hiriart y Carlos Montemayor
escribió su artículo Discurso no
requerido.
Grave es la censura que ac-
tualmente ejercen las autorida-
des en nuestra sociedad, ope-
rando a través de formas sutiles,
premeditadas y devastadoras.
No solamente se bloquean las
palabras a través de un discur-
so, sino que a la cultura se le
da carpetazo, reduciéndole los
recursos, manteniendo una bu-
rocracia y eliminando progra-
mas y proyectos culturales. Los
espacios teatrales operan con
un presupuesto mísero, los gru-
pos independientes financian las
obras con sus bolsillos, y autores
y directores hacen fila para ver
si algún día montan sus obras.
Los teatristas nos las esta-
mos viendo negras sin una ley
que nos proteja, sin una repre-
sentante que luche por mejorar
las condiciones de la vida cultu-
ral y no se vanaglorie de sube-
jercer el presupuesto para la cul-
tura. Teatro se sigue haciendo,
pero de qué manera.
Desconocemos las razones
por las que Hugo Hiriart ha de-
jado de hacer teatro. Escribe,
sigue escribiendo ensayos bri-
llantes, cuentos, libros, pero po-
co teatro. Hace dos años Daniel
Giménez Cacho dirigió su obra
Rosete se pronuncia, y se siguen
representando continuamente
muchas de sus obras escritas en
los ochenta; Luis Martín Solís
estrenó este año Minotastás y
su familia; en el Isabela Corona
hicieron un montaje de La Gine-
comaquia; hace tiempo, Claudia
Cabrera dirigió Simulacros en
el Teatro Casa de la Paz, y an-
tes Iona Weissberg, en el Teatro
Ana María y Tere Pecanins
70 1730 / 27 de diciembre de 2009
Notas Cultas 1730.indd 70 12/24/09 5:48 PM
Helénico, Intimidad. Sus piezas
no han perdido vigencia y se
mantienen vivas en los escena-
rios, pero de su taller El Teatro y
sus Artefactos, fundado en 1981
con Juan José Barreiro, sólo que-
dan sus enseñanzas y sus apor-
taciones innovadoras para el
teatro de títeres y muñecos.
Hugo Hiriart ha sido un
personaje significativo para el
teatro, además de su incidencia
como filósofo, ensayista y nove-
lista de gran envergadura. En el
teatro abrió brecha para la in-
clusión de artefactos y muñecos
en la puesta en escena. Su ima-
ginación tuvo los medios técni-
cos y creativos para mostrarnos
en los ochenta, en los teatros de
la UNAM, trabajos polémicos y
juguetones, como Minotastás
y su familia, Hécuba la perra y
Mecano o Tablero de las pasio-
nes de juguete. En esta misma
década escribió y presentó Ám-
bar, Pinocho y la luna y Camile o
historia de la escultura de Rodin.
En los noventa escribió La repre-
sentación o los peligros del juego
y Cloratio Demoniax, que tuvo
una larga temporada en diver-
sos teatros.
Su capacidad de fabular, de
crear mundos, de proponer re-
soluciones escénicas ha podido
constatarse a lo largo de su tra-
bajo dramatúrgico que, aunque
irregular, siempre ha sido pro-
positivo. Algunas de sus nove-
las, como Galaor (Premio Xavier
Villaurrutia 1972), fueron tam-
bién llevadas al escenario, y Vivir
y beber (editada por Océano)
fue utilizada en los tratamientos
para Alcohólicos Anónimos.
Nos alegramos de que la
labor narrativa de Hugo Hiriart
haya sido reconocida con es-
te premio, y nos preocupamos
porque la ley mordaza, ma-
nifiesta en la ceremonia, esté
tomando formas oscuras para
mantener a un país en la igno-
rancia, privándolo del disfrute
teatral y artístico que alimen-
ta nuestra identidad y nuestra
formación como mejores seres
humanos. ●
Danza
Lo que 2009
dejó (I)
ROSARIO MANZANOS
T
res muertes marcan, deter-
minan, el fin de eras gran-
diosas: Pina Bausch, Michael
Jackson y Merce Cunningham.
Los tres lograron por diversos
medios impactar de forma con-
tundente e incuestionable al
mundo de la danza. Su ausencia
deja en orfandad a millones de
bailarines que encontraron en
estos tres controversiales artis-
tas la inspiración para dedicarse
a la danza.
Feroz en su necesidad de
evidenciar los sótanos de una
sociedad burguesa pútrida y
decadente, Pina Bausch (1940)
–máxima figura de la danza
teatro alemán– ponía sobre el
foro la miseria de la agresión
intersexual, la vulnerabilidad
del amor, e ironizaba al ballet
presentándolo como un arte
refinado sostenido en un virtuo-
sismo circense banal e intras-
cendente. Basta recordar a Do-
minique Mercy ataviado con un
vestido de mujer y gritándole
al público: “qué quieres, ¿vein-
te pirouettes?, te las hago, que
más quieres para divertirte, ¿un
grand jeté?, te lo hago”, mien-
tras efectuaba los movimientos
respectivos en Claveles.
Su indagación profunda en
los sentimientos de sus propios
intérpretes le eran fundamenta-
les para contrariar y violentar al
público, que lo mismo la des-
preciaba que la veneraba y al
que de alguna forma obligaba
a participar rompiendo siem-
pre la cuarta pared. Al paso del
tiempo, su necesidad creativa se
orientó a propuestas más sua-
ves, más sutiles para contrarres-
tar un mundo caótico donde
parecía que la única forma de
ser contestatario era a través de
la belleza y el amor.
En unos días se estrenará su
último espectáculo –el cual no
logró perfeccionar a causa de
un cáncer fulminante que la de-
voró en unos cuantos días– en
la ciudad de Santiago de Chile,
lugar de nacimiento de su es-
poso. El Pina Bausch Taztheater
Wuppertal resguardará la obra
de la artista y mantendrá todos
los compromisos adquiridos
previamente.
Michael Jackson (1958) lo-
gró convertirse en el performer
enarbolado por Jerzy Grotowsky.
Actuaba, cantaba, componía y
sobre todo bailaba con tal maes-
tría que hacia sentir complicadí-
simas secuencias de movimiento
como algo sencillo de interpre-
tar. Interesado en la televisión y
posteriormente en el cine, in-
trodujo al mundo de los medios
el concepto del “video con ar-
gumento”, una especie de mini
musical heredero de la tradición
hollywoodense de los años cua-
renta, cincuenta y sesenta.
Con Beat it (1982) y Thriller
(1982) la dramaturgia se in-
corporó de forma definitiva al
mundo del video musical y lo
encumbró además a él como el
bailarín más admirado por mi-
llones de jovencitos que veían
–y ven– en su forma de bailar
un modelo a seguir.
Una de sus máximas apor-
taciones puede apreciarse en
el corto Ghost, hecho al alimón
con Stephen King, estrenado
en Cannes, donde puede apre-
ciarse cómo el artista que se
inició con sencillas secuencias a
lo Motown había evolucionado
a tal grado que utilizaba abier-
tamente conceptos de la danza
contemporánea y el jazz para
las coreografías diseñadas por
él mismo. Unísonos, el canon,
acrobacia y toda suerte de re-
cursos dancísticos eran ya parte
de su vocabulario personal.
Aún en su documental This
is it, un Jackson bizarro en sus
facciones exhibe tesituras de
movimientos precisas y perfec-
tas que lo muestran dueño y
consciente de su cuerpo y de la
proyección de la que era capaz.
Su descomunal sentido de la es-
cena fue coherente con su retor-
cido modus vivendi.
Merce Cunningham (1919)
aportó conceptos únicos e irre-
petibles para el desarrollo de la
danza actual. Para Cunningham
lo importante era lo que se veía,
sin mensajes, sin anécdotas, la
acción en sí misma y el cuerpo
como un reto. Su capacidad de
intervenir aleatoriamente en la
escena a través de los cuerpos,
la música y la luz resultaba en
escenas que en ocasiones ni él
mismo concebía factibles de
lograr.
En sus primeros años, pobre
pero acompañado de artistas
de la talla del músico John Ca-
ge y del plástico Bob Rauschen-
berg, creaba danzas a través de
las combinaciones del I Ching y
producía montajes en los cuales
ni los bailarines conocían la par-
titura original con la que iban a
bailar en función. Juegos de luz,
atmósferas improvisadas con
gran agudeza generaban expe-
rimentos extraordinarios.
El público siempre permane-
ció atónito frente a la vanguardia
A
l
f
r
e
d
o

G
u
e
r
r
e
r
o
Hiriart. Su teatro
Cunningham. Vanguardia
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o

1730 / 27 de diciembre de 2009 71
Notas Cultas 1730.indd 71 12/24/09 5:48 PM
de su pensamiento, el cual man-
tuvo hasta el final de sus días
sumido en una silla de ruedas a
causa de la artritis, pero con una
computadora en mano y una se-
rie de programas que el mismo
concibió para hacer danza.
De sus espectáculos de finales
de los noventa destaca Biped, una
magistral muestra de danza hu-
mana compartida con la de enor-
mes formas virtuales. Previsor y
sensato, Cunningham tenía todo
arreglado para un vanguardista
homenaje post mortem en el Park
Avenue Armory, un alternativo
espacio de su amada New York;
además arregló todos los com-
promisos para presentaciones
que se harían por última vez de
ciertas obras suyas y dejó un inva-
luable archivo para que aquellos
que nunca lo vieron en vivo pu-
dieran al menos conocer un poco
de su enorme contribución al arte
mundial. (Continuará) ●
Cine
“Avatar”
JAVIER BETANCOURT
Q
ue un marine estaduni-
dense inválido acepte
viajar a un planeta situa-
do a años luz de la Tierra para
sustituir a su difunto hermano
en una misión cibernética, o
que Sygourney Weaver, la in-
trépida teniente Ripley de Alien,
aparezca en pantalla, hace
creer que la proeza tecnológica
y visual del canadiense James
Cameron va por buen rumbo.
Pronto el espectáculo de co-
lor en tercera dimensión de Avatar
(EU, 2009), con actores de carne
y hueso y con figuras animadas,
delata la pobreza de un conteni-
do en blanco y negro. La Tierra se
ha convertido en una especie de
corporación militar; se pretende
controlar, si acaso aniquilar, a los
habitantes de Pandora, un plane-
ta rico en un mineral valiosísimo.
Petróleo y guerra en Irak.
La pretensión del mensaje
político de manual, extraído de
alguna encuesta de la última eta-
pa del régimen del alicaído Bush,
sazonado con ingredientes del
trascendentalismo de Emerson,
en términos modernos, la ame-
naza de destrucción de una raza
que posee una cultura matriar-
cal, la advertencia contra la des-
trucción del ecosistema o la con-
dena a los intereses colonialistas
de una sociedad militarizada, no
desembocan en una relectura
del Nuevo Mundo al estilo Te-
rrence Malick, sino en una nimie-
dad del orden de Walt Disney.
Se reconocen varios temas
que Cameron supo explotar
más a fondo en Aliens o en Abis-
mo, como el choque entre hu-
manidad y tecnología, forma
de expiación a un uso perverso
de la ciencia; en Terminator, por
ejemplo, la sorpresa de los efec-
tos especiales profundiza el sen-
tido del relato. Pero en Avatar
todo parece concebido desde la
superficie, una cinta de tres di-
mensiones sin dimensión.
El fascinante universo de
Pandora, indígenas azules de
rasgos felinos que viven en ar-
monía con una flora y fauna de-
lirante, flores luminosas y extra-
vagantes rinocerontes que acu-
den al auxilio de los protagonis-
tas, funciona como un enorme
planetario, un innovador ciclo-
rama para el público en la sala
de cine. El problema es que la
excelencia de los efectos espe-
ciales va en sentido contrario a
la profundidad del guión.
Se comenta que Avatar pro-
duce una revolución en el uso
de la tercera dimensión, pero
el excesivo costo en tiempo y
dinero (cuatro años y cientos de
millones de dólares) hace dudar
de qué tan lejos puede llegar
una revolución visual apoyada
en el mero espectáculo; el pú-
blico se acostumbra, se aburre y
pronto pide más. Personalmen-
te, nunca he sido fanático del ci-
ne en 3D, pues el mejor cine es
capaz de abrir cualquier dimen-
sión; ahora se celebra el talen-
to con el que Cameron explota
aquí la profundidad de campo,
pero se trata de un viejo recurso
estilístico, útil únicamente al ser-
vicio de un contenido auténtico.
Muy respetable como mero
entretenimiento, pero la con-
traparte del supuesto mensaje
antibélico y ecologista de esta
cinta de James Cameron, tiene
un lado bastante escalofriante.
Jake Sully (Sam Wortington), co-
lonialista redimido, es un joven
inválido producto de la guerra;
su avatar o representación vir-
tual de sí mismo funciona como
forma de liberación; si el mani-
queísmo del guión, aunado a la
lógica del video-juego, propone
a Avatar, la película, como salida
válida de una generación lasti-
mada por las guerras o simple-
mente por la falta de alicientes,
entonces la vía regia es el esca-
pismo virtual. ●
Televisión
Sistema Jalisciense
FLORENCE TOUSSAINT
E
l Sistema Jalisciense de Ra-
dio y Televisión se encuen-
tra entre los importantes
del país por su antigüedad,
infraestructura, ingresos y conti-
nuidad de proyecto. Cuenta con
33 millones de pesos anuales
de presupuesto más lo que se
paga por concepto de nómina,
que depende de la Secretaría de
Cultura del gobierno del Estado.
Con esa cifra ha operado
desde 2007, modernizó sus
equipos y produce 70% de la
programación que difunde en-
tre las siete de la mañana y las
12 de la noche. Está al aire 24
horas, así que las siete restantes
consisten en repeticiones de los
programas del día.
Su infraestructura se com-
pone de un nuevo edificio que
aún debe ser remodelado, dos
emisoras de radio –una en AM
y otra en la banda de FM– y el
canal de televisión.
La continuidad viene da-
da por quienes han dirigido el
sistema desde que se fundó, en
1991, al crearse la televisora.
Sus inicios se remontan a la ra-
dio, surgida hace 70 años, una
de las más antiguas del país. Su
actual director, Samuel Muñoz
(no Daniel, como apareció en el
número 1728 de Proceso), ha-
ce 18 años que labora en la ins-
titución. Antes dirigió televisión
bajo el mando de José de Jesús
Parada al frente del sistema. És-
te, a su vez, había trabajado en
radio y televisión durante mu-
chos años. Al seleccionar al nue-
vo ejecutivo, tomando en cuen-
ta su experiencia y arraigo en el
proyecto, se asegura un interés
genuino y no la simple búsque-
da de un empleo bien remune-
rado o de un trampolín para un
puesto político, como sucede en
otros sistemas de radio y televi-
sión estatales.
Según su director, lo que le
hace falta al Sistema Jalisciense
es inversión para transformarse
en digital; alrededor de 70 mi-
llones de pesos necesita cada
televisora pública para entrar de
manera eficiente al nuevo es-
tándar. La actualización tecno-
lógica debe hacerse ya, pues si
se esperan, después será mucho
más difícil.
El actual director del Sistema
Jalisciense lo es también de la
Red que agrupa a los emisores
de radio y televisión públicas.
Hace dos meses tomó posesión
del cargo con un programa de
trabajo cuya líneas estratégicas
de acción son tres: capacitación,
coproducción e intercambio de
material y vinculación local, na-
cional e internacional.
La cinta de Cameron
72 1730 / 27 de diciembre de 2009
Notas Cultas 1730.indd 72 12/24/09 5:48 PM
Para capacitar se ha pensa-
do en simposios de radio y tele-
visión bienales; promover con-
cursos en cada uno de ellos, en
los que se reconocerá y premia-
rá las mejores producciones de
los asociados. El consejo consul-
tivo, integrado por los expresi-
dentes de la red, será el que juz-
gue los trabajos y determinará a
los ganadores.
Además, se fortalecerá la
reunión anual como herramien-
ta para la actualización e in-
tercambio de experiencias del
personal técnico y creativo, y se
creará un padrón de necesida-
des de capacitación y asesoría
que requieran los asociados a la
red con el fin de determinar el
plan 2009-2011, y de acuerdo
con ello llevar a cabo cursos y
talleres para todos los niveles de
empleo de las emisoras.
También, coproducir e inter-
cambiar material como un ob-
jetivo fijo, y empezar con la
elaboración del catálogo de
producciones de los asociados
a la red que permita conocer la
oferta de cada integrante. Así
como realizar coproducciones
regionales planificadas anual-
mente, tipo series temáticas,
como gastronomía regional,
promoción turística; difusión
de los usos y costumbres de los
pueblos indígenas, de historia y
tradiciones de México, y perfiles
de personajes.
Y se propone instalar un
centro de copiado y distribución
de material de producción y
transmisión en cadena de even-
tos de trascendencia nacional e
internacional, como el Festival
Cervantino, los festejos del Cen-
tenario y Bicentenario o los Jue-
gos Panamericanos, entre otros
que acuerde la Asamblea.
Uno de los puntos más
ambiciosos consiste en crear
un sistema de gestión de no-
tas de trascendencia e interés
nacional, a través de un banco
de información en la página
web de la red, mediante archi-
vos digitales, lo cual no es nada
sencillo (considerando que hay
notables diferencias entre unos
emisores y otros), para consti-
tuir un principio de unidad que
lleve a la red a consolidarse y a
sus miembros a ser una opción
distinta en un cuadrante cada
día más mercantilizado. ●
Libros
Tres del año que se va
ALBERTO PAREDES
A
ntonio Carreira/Anto-
nio Alatorre (editores):
Góngora y Sor Juana para
nosotros, hoy. Soledades/Primero
sueño, de Luis de Góngora/
Sor Juana Inés de la Cruz. FCE
(Tezontle).
Hay un margen de polémi-
ca, pero no es excesivo decir
que en nuestros días Antonio
Alatorre es el mayor especialis-
ta en Sor Juana. El FCE vuelve
a su mejor tradición editorial-
filológica ofreciendo, en un solo
volumen de formato mayor, dos
poemas medulares del barroco
español: Justamente el Primero
sueño de Sor Juana, en la por
tantos años esperada edición
establecida y anotada al pie de
página por A.A., antecedido ese
poema mayor por otra cumbre:
las Soledades del magnético y
alucinante don Luis de Góngora
y Argote, en edición de su gran
especialista que es el madrileño
Antonio Carreira.
¿Qué aportan a un sensible
lector de nuestros días esos dos
poemas extensos? Mucho. Des-
pués del barroco, los autores del
neoclasicismo, romanticismo,
simbolismo, vanguardias y mo-
dernidad han vuelto a la poesía,
que a la par que despliega un
paisaje bucólico, lo hacen topos
en el cuerpo de sus versos para
reflexionar al vuelo de su imagi-
nería. Sor Juana y Góngora son
palabras mayores en la cultu-
ra en español que a la par que
crean suntuosamente su pano-
rama dicen cosas con meollo;
aguardan al lector, ofrecidos por
la inmejorable compañía de es-
tos dos Antonios.
◆ ◆ ◆
Federico Álvarez: Vaciar una
montaña. Obranegra.
Asomarse a los aconteci-
mientos públicos y culturales de
nuestro tiempo es fácil, echando
mano y ojo a los medios de co-
municación masiva; la gracia es-
tá en observarlos y poder hacer
observaciones –pues ahí entran
la inteligencia, la sensibilidad, los
conocimientos… y el lenguaje.
Federico Álvarez ha esta-
do atestiguando la actuali-
dad (agosto de 1998-mayo de
2006), a través de su columna
hebdomadaria en Excélsior, y el
resultado es feliz. Ahora, gracias
a la bella y elegante edición de
un sello heroico alquímicamente
llamado Obranegra, aparecen
134 de sus glosas. Es un librito
enormemente culto y ameno.
La temática son las situaciones
políticas relevantes (nacionales,
regionales, mundiales), y obras
y figuras culturales de monta.
En todos los casos, una prosa
suelta, amable a más no poder,
en las antípodas de la petulan-
cia, nos lleva de buena mano de
un dato o hecho precisos a un
paralelismo histórico, a una cita
puntual y expresa, en ocasio-
nes con información estadística,
para desembocar en un punto
de vista que podrá no ser el de
todos los lectores o especialis-
tas (enhorabuena), pero que es
prudente y digno de atención.
Cuando se repara en la sen-
cilla, sensata agudeza de las dos
cuartillas que acabamos de leer,
se experimentan placer, vértigo
y bochorno: ¡Cuánto sabe Fede-
rico Álvarez y cuán discreto es!
Su lenguaje, además, está muy
a ras de tierra, en el filo entre el
saber y el coloquialismo, inclusi-
ve con giros y refranes sabrosa-
mente castizos que alguna vez
son taurinos.
◆ ◆ ◆
Huberto Batis: Memorias del
sábado perdido, suplemento de
unomásuno (1977-2002), Vol. I.
Ed. Ariadna.
Muchos lectores recordarán
que entre 1987 y 2002 Huberto
Batis perpetró un viraje al “mé-
todo de Fernando Benítez” en
la línea editorial del suplemen-
to Sábado de Unomásuno ha-
cia una antípoda provocadora,
desconcertante, irreverente. En
lugar de aquellos autores mere-
cidamente prestigiados, denos-
tados como “la mafia”, apareció
un desfile variopinto de cola-
boradores de las más diversas
procedencias e intereses. Mérito
de Batis el que con suficiente
frecuencia hubiera textos valio-
sos. Sábado fue uno de los prin-
cipales motores de la vida litera-
ria mexicana en el fin de siglo,
al mismo tiempo que un su-
plemento de autor y de todos.
Hubo mucha paja, acaso no era
necesario pagar con tanta pro-
fusión la libertad creativa e inte-
lectual del suplemento.
La edición: hay una tradi-
ción mexicana de maestros edi-
tores; no es el caso, pues este
volumen es un muestrario de
desaciertos y fealdades; tema de
tesis para estudiantes de dise-
ño gráfico y periodismo cultu-
ral: “Cómo hubiera yo formado
y editado Memorias del sábado
perdido”. ●
Alatorre. Volver al Sueño

1730 / 27 de diciembre de 2009 73
Notas Cultas 1730.indd 73 12/24/09 5:48 PM
74 1730 / 27 de diciembre de 2009
Z
ACATECAS, ZAC.- Lle-
va más de dos décadas
creando guiones para la
pantalla grande y siempre es
requerida para asesorar una
historia. No obstante, Bea-
triz Novaro arguye que la figura del escri-
tor de cine “es muy compleja, porque es
autor de una obra no autosuficiente, pues
depende de otros para sacar sus virtudes o
defectos.
“Se puede decir que el poema se ter-
mina en el poema, y allí está su valora-
ción y su trayectoria. En cambio, el guión
va a depender de muchos factores que ya
no pasan por nuestra decisión. Incluso, los
propios guionistas piensan que es la obra
terminada y en realidad no, porque depen-
de de otros y eso lo hace muy complejo.”
Coincide con Guillermo Arriaga –autor
de Amores perros, 21 gramos, dirigidas por
Alejandro González Iñárritu; Los tres en-
tierros de Melquiades Estrada, de Tommy
Lee Jones, y The burning plain, su ópera
prima como director– en cambiar lingüís-
ticamente el concepto, “porque decir guio-
nista ya de antemano crea una confusión:
“Es fundamental el trabajo del guión,
lo haga quien lo haga, el director, los ac-
tores, o puede ser un producto casi acci-
dental. La figura del guionista en tanto
escritor cinematográfico es la inteligencia
de la película; aunque suene pedante, es
la verdad. Sin embargo, es la inteligencia
que puede pasar por otras personas que la
hagan ver de otra manera, ¡esa es su trage-
dia! El que escribe guiones debe saber que
esa es su tragedia. Si su vocación es ésta,
pues a entrarle con lo que implica.”
Beatriz nació en la Ciudad de México en
1953. Es hermana de la cineasta María No-
varo. Estudió dirección en el Centro Uni-
versitario de Teatro, y guión en el Centro de
Capacitación Cinematográfica, de donde es
maestra y subdirectora académica. También
ha impartido clases en el Centro de Forma-
ción Actoral (Cefal). Ha escrito Azul celeste,
Lola, Danzón, Jardín del Edén, dirigidas por
su hermana; Tu casa, de Ximena Cuevas, y
Viaje redondo, con Marina Stavenhagen, di-
rigida por Gerardo Tort. Esta última película
aún no se estrena.
Es autora de tres libros de poesía: Un
tren de luz, Caja de resonancia y Desde
una banca del parque; la novela Cecilia
todavía, y el libro de teoría Reescribir el
guión cinematográfico. Además, hizo el
cuento para niños Hombre al cielo.
Ha recibido varios premios, como el
Ariel al mejor guión por Lola.
También ha elaborado obras de teatro,
como Querida Lulú, dirigida por Ludwik
Margules, y Extras, en puesta de Enrique
Rentería.
Reconocida tallerista
La entrevista sucede en el marco del Ter-
cer Festival de Cine en Zacatecas, rea-
lizado del 10 al 13 de diciembre, donde
ofreció un taller de guión avanzado para
largometraje.
Columba Vértiz de la Fuente
en defensa de la diversidad
Desmenuza el tema de su vida, el guio-
nismo, y eso la lleva al análisis del cine
nacional, que para ella está en un flore-
cimiento sin igual. “Nunca había vis-
to tantas películas mexicanas buenas”,
dice, y exalta el realizado por jóvenes,
al tiempo que define al gremio cinema-
tográfico como único, por un espíritu
de combate del que carecen los baila-
rines, los pintores o los poetas.
Beatriz Novaro,
Esp 1730.indd 74 12/24/09 5:48 PM

1730 / 27 de diciembre de 2009 75
ESPECTÁCULOS
La invitó Cine Fusión, de la Universi-
dad de Guadalajara, que desarrolla peque-
ños talleres en los lugares donde se reúnen
proyectos de diferentes regiones de la zo-
na de occidente, incluyendo Zacatecas, to-
do lo que es el Bajío, y en las ciudades de
Acapulco y Mérida:
“Me parece muy importante lo que
efectúa Cine Fusión porque es una mane-
ra de descentralizar. Ir a provincia y bus-
car a la gente con talento e historias, pero
que carece de los medios y la información
para crecer.
“También Cine Fusión me invitó a otro
taller para primer guión, en Puerto Vallar-
ta, donde se intenta alentar a los partícipes
a que el tema sea su región, su ciudad. Así
los empujas a darse cuenta del valor de la
tierra, del valor de su lugar, y a no copiar
cintas que han visto, sino buscar en su pro-
pio origen historias interesantes. Creo que
está dando muy buenos resultados.”
–Una de las críticas al cine mexicano
es que no hay creatividad ni calidad ni no-
vedad en las historias, ¿es verdad?
–Para mí, hay muchísima creatividad.
El país es de una diversidad cultural increí-
ble, y en cuanto le rascas a la gente sensible
y creativa, está llena de historias que con-
tar. En principio no confían en que su relato
sea interesante para nosotros. Creo que par-
te de nuestro espectro como país es un poco
la autonegación. Entonces, si se les alien-
ta al decir que eso es interesante, empiezan
a voltear a su propio origen y allí es donde
está la creatividad, en la vida y en la capa-
cidad de elegir de la vida lo que es intere-
sante, lo que no se ha visto, lo que da una
mirada nueva sobre las cosas.
Asegura entusiasta que sí hay “muy
buenos guionistas”:
“Conozco a jóvenes brillantísimos, pe-
ro sus guiones no llegan a la pantalla. Vol-
vemos a la situación de la complejidad del
cine, porque los directores en su mayoría
quieren ellos mismos escribir los guiones,
y a veces no están tan bien armados. Tie-
nen como reticencia a buscar guiones, o
no saben dónde hallarlos, no hay mecanis-
mos. Yo he leído grandes guiones de mis
alumnos, que realmente superan con mu-
cho mis expectativas.”
–¿Qué se escribe más?
–Hay como una mirada permanente en
los guiones de cine de México. Casi todos
van a dar con una sensación de derrota.
Eso lo resiente mucho el público mexica-
no. Se quejan de que las películas siempre
acaban teniendo como una sensación de
derrota en la vida. Quizás, eso tiene mu-
cho que ver con nuestra cultura y se mani-
fiesta en el cine.
“Son inercias en el tono. Es muy fuerte
la sensación de denuncia y derrota. Tiene
que ver con el origen del nuevo cine mexi-
cano, desde los años setenta, el cine que
denuncia la injusticia social, en fin.”
Critica que existan pocas comedias
eficaces en el país:
“Sí las hay, pero no son muy buenas. El
género de miedo y el policiaco sí dependen
mucho del presupuesto. La comedia no, de-
pende del ingenio del escritor y del director.”
–¿A qué se debe que haya poca come-
dia eficaz?, ¿será que Hollywood nos ha
impuesto su tipo de comedia?
–Creo que hubo un momento de tran-
sición del humor, lo que era tradicio-
nalmente nuestro sentido del humor y
nuestro sentido de lo serio estaba muy
marcado por la carpa, el melodrama, y de
alguna manera estamos evolucionando
como sociedad y muy inyectados con la
cultura estadunidense.
El guión, muy colectivo
–Ha escrito poesía, novela y teatro, ¿cómo
es que Beatriz Novaro se dedica a la escri-
tura del cine?
–En mi caso, la poesía es muy espo-
rádica y tiene que ver con eventos de mi
vida. Mis tres libros han estado muy rela-
cionados con sucesos muy fuertes en mi
vida: el nacimiento de mis hijos y la muer-
te de mis padres. Ante los sucesos para mí
tremendos, sale un libro casi en automáti-
co y quién sabe de dónde. Digamos que no
soy poeta de la vida cotidiana.
“En cambio, el guión es un trabajo
muy lúdico, muy colectivo, y me desen-
vuelvo muy bien porque tengo un espíri-
tu gregario intelectual, y allí socializo. Me
gusta socializar en los talleres, en las cla-
ses. No soy sociable por naturaleza, sólo
en función de trabajo intelectual, creativo.
Digamos que el cine es mi lado colectivo...
y la poesía, mi lado solitario.”
En 1987 empezó a escribir guiones y
cree que “el cine es parte de la vida”.
–¿Qué la impulsa o motiva a realizar
un guión?
–Los que se han filmado –los cuales
son realmente los importantes– han sido
por una provocación. Es decir, no ha naci-
do por mí el impulso originario, sino que
me dicen: ¿Por qué no hacemos una histo-
ria de tal tópico? Es como si necesitara de
alguien que me dé la provocación para es-
cribir un guión. Así han sido todos. No he
escrito un solo guión por iniciativa propia.
–La consultan para muchos guiones,
¿cuál es su sentir de que se le busque pa-
ra asesorar?
–Soy más bien una espectadora, me
gusta ver muchos tipos de cine. Me puede
consultar alguien para un filme de miedo,
un comercial o radical, de imagen o per-
sonajes. Me emociono como si fuera el ti-
po de cine que me gusta más. Si yo hiciera
cine de todo a todo, como directora, etcé-
tera, seguramente sería apasionada de un
tipo de cine y me chocaría que los demás
hicieran de otros.
“Me buscan porque la gente siente que
no deseo sacarla de su tendencia para de-
cirle ‘no, no, mejor no hagas de este tipo,
has de este otro’.”
El sube, sube
–El cine mexicano pasa siempre por altas
y bajas, ¿por qué?
–Ha habido sube y bajas, pero ahora
estamos en el sube, sube, porque en mi vi-
da nunca había visto un florecimiento tan
grande del cine nacional. Nunca antes ha-
bía visto tantas películas mexicanas bue-
nas, ¡nunca! Hay sobre todo jóvenes muy
brillantes…
Hace un llamado:
“Hay que producir cine, aunque el pú-
blico masivo no vaya, pero hay que produ-
cir cultura, regalarla y distribuirla en todo
el país. Además de alentar la educación.”
–El gobierno difícilmente apoya al ci-
ne, pero no regula a los distribuidores y a
los exhibidores.
–El gremio cinematográfico es tan
unido y combativo que responde inme-
diatamente y da logros de inmediato. Yo
no sé dónde están los bailarines o los
poetas o los pintores. Nuestra defensa es
la organización, y la verdad es que sí ha
funcionado.
–¿Hacia dónde va el cine mexicano?
–No creo que deba ir a algún lado. De-
be expresarse en toda su diversidad, eso
para mí es una insistencia desde hace 10
años. Yo creo en el cine comercial, de rup-
tura, de complacencia y de rebelión. Creo
en la libre expresión por encima de todo,
entonces me parece muy bien que haya di-
ferentes voces expresándose. Pero si me
preguntan, ¿dónde están los verdaderos
artistas?, contesto que en el cine más radi-
cal, en el cine de ruptura, donde el director
es un autor más completo y donde no se
espera un gran presupuesto, sino una gran
libertad creativa. Ahí creo que es donde
están los verdaderos artistas.
“¿Hacia dónde está yendo el cine? En
todas las direcciones. Yo no censuraría ni
reprimiría ninguna, me parece que es con-
tra natura ser artista, creer en la libre ex-
presión y querer censurar algunos o a otros
directores o creadores cinematográficos;
para mí es contra toda lógica. Creo en la
diversidad y en la libertad de expresión.
Opino que los verdaderos artistas se no-
tan a leguas por su vocación de radicali-
dad y de ir a contracorriente, de romper los
esquemas, de sorprender. Esos son las ar-
tistas de punta. El cine aborda un espacio
enorme, también es entretenimiento, ne-
gocio, industria, y afortunadamente tam-
bién es arte.”
Sonriente, luego de un sorbo a su café
capuccino, sólo asienta:
“Además, hay en el país muy buenos
guionistas.”
Esp 1730.indd 75 12/24/09 5:48 PM
Al ej andr o Gut i ér r ez
M
ADRID.- Tras su des-
pido por los malos re-
sultados deportivos,
el exfutbolista mexi-
cano Hugo Sánchez
se quedó a dos días
de cumplir un año al frente del Unión De-
portiva Almería, y con ello ve cómo se
aleja su objetivo de permanecer en el fut-
bol español y de cumplir su aspiración de
Con su despi do del cl ub Al mer ía por l os pési mos r esul t ados que
obt uvo, Hugo Sánchez ve cómo se al ej a su anhel o de di r i gi r al
Real Madr i d. Un anal i st a que si gui ó su t r i unf al car r er a en el f ut -
bol español dur ant e l os años ochent a y novent a consi der a que a
Hugo l e ocur r e l o mi smo que a Di ego Ar mando Mar adona: Como
j ugador es t uvi er on l ogr os memor abl es, per o no son l o mi smo
como ent r enador es. “ A Hugo –añade– l e gana l a ar r oganci a, y
como di r ect or t écni co yo l o col ocar ía en un segundo ni vel , qui zá
t er cer o, per o no en el pr i mer r ank i ng, como él se vende” .
convertirse en director técnico del Real
Madrid.
La noche del domingo 20, luego de que
su escuadra sufriera una nueva derrota por
2 goles a 0 frente al Espanyol, Hugo fue
convocado a una reunión de urgencia en
un salón del estadio barcelonés Cornellá-
El Prat, del equipo rival al que visitaban.
Mientras el equipo salía rumbo al aero-
puerto, en el estadio se encerraron el pre-
sidente del Almería, Alfonso García; el vi-
cepresidente, Ricardo Martínez; Hugo
Sánchez, y el argentino Sergio Egea, su
principal colaborador en Almería, así como
en los Pumas, y exentrenador del Necaxa.
Un integrante de la directiva dijo a es-
te semanario que el encuentro se prolongó
hora y media, pues los dos técnicos inten-
taron convencer a los directivos del club de
que con ellos al frente, todavía existían po-
sibilidades de sacar adelante a la escuadra.
Sin embargo, indicó la misma fuente,
García se mantuvo firme y les comunicó
que el club prescindiría de sus servicios
debido a los exiguos logros en la tempo-
rada: el conjunto andaluz ocupa la deci-
Mexsport / Alvaro Quezada
76 1730 / 7 de diciembre de 2009
Deportes.indd 76 12/24/09 5:48 PM
moséptima posición en la clasificación,
tras sumar 13 puntos, debido a sus ocho
derrotas, tres victorias y cuatro empates,
en las 15 jornadas que hasta ahora se han
disputado.
La cosecha fue muy mala: El Almería
sólo consiguió cuatro puntos de 24 posi-
bles en los últimos ocho encuentros juga-
dos en la ronda de ida.
Sánchez fue contratado en sustitu-
ción del director técnico Gonzalo Arco-
nada. Empezó a entrenar al equipo el 22
de diciembre de 2008, en plena temporada
2008-2009, en la que consiguió 22 pun-
tos, con 10 victorias, tres empates y 10 de-
rrotas, con lo que mantuvo al equipo en la
Primera División.
Sin embargo, en la actual temporada
los esfuerzos del técnico no fueron sufi-
cientes, y en este momento el equipo se
encuentra a un punto del descenso a la Se-
gunda División. En total estuvo al frente
del equipo andaluz durante 37 encuentros
en ambas temporadas.
Antes de que lo llamaran a la reunión
en donde se le comunicó su despido, en la
conferencia de prensa posterior al encuen-
tro con el Espanyol, Sánchez aseguró que
se sentía con la fortaleza para sacar ade-
lante al equipo.
“No estamos cosechando buenos resul-
tados. No hemos conseguido los puntos ne-
cesarios y los buscaremos en los cuatro par-
tidos que quedan, para acabar la primera
vuelta para meternos en la zona tranquila.
Debemos seguir trabajando igual y mante-
ner la tranquilidad”, dijo a los medios.
Un periodista le preguntó acerca del
“ultimátum” que le había impuesto la di-
1730 / 27 de diciembre de 2009 77
DEPORTES
Deportes.indd 77 12/24/09 5:48 PM
rectiva para ese partido y que era amplia-
mente conocido por los reporteros que
siguen las actividades del club, como
lo confirmó uno de ellos, del periódico
Ideal, a este semanario.
“No he escuchado ningún comentario
al respecto. Hay inquietud y nerviosismo
en todos. Nos gustaría estar mejor y te-
níamos que estarlo, porque hemos juga-
do bien”, respondió el todavía entrenador.
Aceptó que había un “bajón” en el
desempeño del club. “Desde que el Alme-
ría está en Primera División, siempre hay
un bajón en estas fechas. Hay que salir de
esta situación cuanto antes”. Y añadió que
quizás el receso navideño les caería bien a
los jugadores para reanimarse.
Si n r ecur sos
Con la condición de que se mantuviera
en reserva su identidad, un integrante del
club dijo a este semanario que la decisión
de prescindir de Hugo Sánchez estaba
prácticamente tomada desde una semana
antes, cuando el equipo andaluz empató
con el Deportivo La Coruña.
Fue en ese partido cuando la afición
empezó a evidenciar su malestar con el
desempeño del equipo bajo el liderazgo
de Hugo Sánchez. Hubo gritos de: “¡Hu-
go, vete ya!”.
En cuanto salieron de la reunión en
la que se les comunicó su despido, Hugo
Sánchez y Sergio Egea se dirigieron al ae-
ropuerto de El Prat, donde los esperaba el
vuelo charter que los regresaría a Almería.
En el trayecto, ambos directores técnicos
comunicaron la decisión a los jugadores.
De acuerdo con un comunicado del
club, el mexicano les agradeció su pro-
fesionalismo y entrega. También dijo que
“no sólo han sido los resultados los que
nos han echado, sino también diversas cir-
cunstancias”. Lamentó no poder seguir al
frente del equipo y les dijo que “el fútbol
es así, tiene estas cosas y no pasa nada”.
Así, Hugo Sánchez se convertía en el sép-
timo director técnico destituido desde que Al-
fonso García asumió la presidencia del club.
El vicepresidente del conjunto, Ricardo
Martínez, dijo a su llegada a Almería, la no-
che del domingo 20, que “ante las circuns-
tancias había que tomar esta decisión. Estoy
seguro de que Hugo Sánchez es un buen en-
trenador, pero ha tenido mala suerte”.
Esa misma noche, la directiva del equi-
po emitió un comunicado en el que decía:
“El club quiere agradecer públicamente la
profesionalidad, el trabajo y la dedicación
de Hugo Sánchez y Sergio Egea durante
el tiempo que han estado en el Almería,
pero se ve obligado a tomar esta decisión
en busca de la reacción del equipo”.
En una entrevista con el periódico de-
portivo Marca, Hugo Sánchez reiteró lo
que había dicho en julio pasado y que no
cayó bien a la directiva del equipo, cuan-
do recordó que el Almería cuenta con un
“presupuesto modesto”, por lo cual “no se
puede jugar como el Real Madrid o Bar-
celona. Tienen que ubicarse, ser realistas.
No hay potencial para tanto y se debe su-
frir junto a otros ocho equipos. Todos lo
sabíamos; yo, era el primero”.
Esas declaraciones las hizo el martes
22, cuando acudió al estadio del Almería
a despedirse de algunos jugadores y per-
sonal del club. Insistió en que hubiera sido
capaz de mantener al conjunto en la Pri-
mera División porque “cuando se trabaja
con un grupo como el que tenía, con esta
armonía, es fácil salvarse”.
Dijo que aunque lo corrieron por los re-
sultados, la estrategia que puso en marcha
“necesitaba tiempo y no lo hubo. La impa-
ciencia y la falta de apoyo no son buenas
consejeras, y más con estas limitaciones
que tenía la plantilla. El entorno influyó”.
Y agregó: “Los ultimátum, los plazos
no son buenos para el ambiente de la plan-
tilla. Los jugadores se ponen nerviosos,
tienen sensación de culpabilidad y rinden
menos. Se aumenta la desconfianza. Todo
influyó, pero no culpo a nadie en concreto”.
Durante el tiempo que estuvo al fren-
te del equipo andaluz, Hugo no logró con-
vencer a la directiva de que necesitaba
formar su propio equipo; incluso después
de la primera temporada 2008-2009 hu-
bo delanteros, como Álvaro Negredo, que
fueron transferidos a otro club.
Pocas opor t uni dades
El representante del técnico mexicano,
José Manuel Sanz, criticó a la directiva
del club por el despido y destacó que una
de las principales causas de los malos re-
sultados era la falta de atacantes.
Y añadió: “Es el único equipo de la li-
ga española que veo que juega sin delante-
ros. Así ha sido partido tras partido, y por
eso la cantidad de puntos que se han con-
seguido son muy importantes. No se lo-
graron más porque no hay nadie que ano-
te”, publicó el diario Milenio el lunes 21.
En opinión de Sanz, el presidente del
Almería nunca dejó que Sánchez formara
parte en la integración del equipo. Como
es el presidente y el dueño del conjunto es-
tá acostumbrado a organizarlo de acuerdo
con sus deseos. Con Hugo no tuvo una re-
lación amistosa, sino estrictamente laboral.
–¿Usted cree que Hugo Sánchez tenga
posibilidades de llegar al Real Madrid? se le
preguntó a Francisco Gregorio, del periódi-
co Ideal, en enero de 2008 (Proceso 1683).
–Su llegada al Almería es un trampo-
lín para buscar dirigir el Real Madrid, total-
mente, no hay duda. Aceptó venir a un equi-
po humilde y con dificultades para eso; si
lo salva, puede hacer nombre como técni-
co, y lo intentará. Ahora bien, yo lo veo difí-
cil. Creo que los merengue buscan siempre
a técnicos más consagrados, aunque en su
favor está que como técnico en México tam-
bién tuvo éxitos, dijo entonces el periodista.
En esa misma ocasión, Alfonso To-
rres, periodista que ha documentado los
vínculos del fútbol y la Iglesia católica,
opina que “Hugo sabe que el Real Madrid
abre las puertas a sus estrellas, y en ese es-
pejo se quiere ver reflejado”.
En conversación con el periódico As,
Sánchez dijo el 6 de enero de 2008, des-
pués de su debut contra el Betis, que “es-
taba listo para entrenar al Real Madrid”.
En lo referente a las críticas que seña-
laban su eventual falta de experiencia, Hu-
go dijo que “en México he demostrado mi
valía, pero aquí decían que no tenía expe-
riencia en equipo de Primera División. Es
un cliché, la idiosincrasia de aquí. Un peaje
que tenía que pagar en España. Por eso no
me dieron alternativa de forma inmediata”.
Entrevistado tras la salida de Hugo del
equipo andaluz, un periodista argentino
que reside en España y es corresponsal de
una televisora dedicada a los deportes di-
ce “guardando las proporciones, pero es
algo similar lo que pasa con (Diego Ar-
mando) Maradona y con Hugo (Sánchez):
Son las grandes bestias como jugadores,
son los iconos en el césped y tienen lo-
gros que quedarán para el recuerdo, pe-
ro no son lo mismo como entrenadores”.
Aunque pide mantener la reserva de
su identidad por la política de su empresa
que le impide hacer declaraciones, el pe-
riodista, que siguió la carrera como juga-
dor de Hugo Sánchez en los años ochenta
y noventa, asegura que “el problema con
Hugo es que es un gran deportista, pero le
gana la arrogancia y, con franqueza, como
director técnico yo lo colocaría en un se-
gundo nivel, quizá tercero, pero no en el
primer ranking, como él se vende”.
–¿Esto trunca su proyecto de seguir en
el fútbol español o de llegar al Real Ma-
drid? –se le pregunta.
–Eso es relativo. Creo que Hugo aún
tiene posibilidades de continuar en el fútbol
español; es perseverante y lo veo llegan-
do a alguna otra escuadra modesta, como
el Almería. Su personalidad le ha quitado
mucho prestigio, no le ayuda, esa arrogan-
cia y tener aspiraciones demasiado eleva-
das, como llegar al Real Madrid, equipo en
el que te puedo asegurar que nunca ha esta-
do en una terna; aunque él mata por llegar
al Madrid (como director técnico), pero no
tiene ni la personalidad ni la capacidad que
se requieren para dirigir a ese equipo, no al
menos hasta ahora. ●
78 1730 / 7 de diciembre de 2009
Deportes.indd 78 12/24/09 5:48 PM
Raúl Ochoa
E
l club Atlas arrastra una
deuda superior a 100 mi-
llones de pesos, además de
problemas fiscales y un fa-
llido intento por hacerse de
socios comerciales.
Tan sólo por concepto de evasión fiscal,
los dueños del equipo tienen un adeudo de
aproximadamente 10 millones de pesos con
la Secretaría de Hacienda y Crédito Públi-
co (SHCP), según estimaciones del expresi-
dente del club, Alberto de la Torre.
Para colmo, este año los integrantes
del club padecieron retrasos en el pago
de salarios, al grado de que uno de sus
jugadores emblemáticos, Daniel Osorno,
amagó con regresar al Puebla. Sin embar-
Aún no se ven sal i das par a l os pr obl emas f i nanci er os, e
i ncl uso depor t i vos, que enf r ent a el cl ub At l as. Deudas
mi l l onar i as con l a Secr et ar ía de Haci enda y Cr édi t o Pú-
bl i ca y r et r aso en l os pagos de sal ar i os de sus i nt egr an-
t es l o or i l l ar on a buscar i nver si oni st as que l o ayudar an
a r esol ver su cr i si s. Si n embar go, est a opci ón no pr os-
per ó, pues el l unes 7 l os t r es gr upos de capi t al i st as que
par t i ci par on en el pr oceso deci di er on r et i r ar sus of er -
t as. Ar gument ar on que el equi po, por medi o de l a f i -
nanci er a I XE, no l es pr opor ci onó i nf or maci ón suf i ci ent e
que gar ant i zar a l a vi abi l i dad de su i nver si ón.
En la r ui na
y si n f ut ur o
Archivo Proceso
1730 / 27 de diciembre de 2009 79
DEPORTES
Deportes.indd 79 12/24/09 5:48 PM
go, el jueves 17 confirmó su permanencia
con los rojinegros.
En noviembre pasado, los medios infor-
maron que el Atlas se rezagó dos meses y
medio con los sueldos a sus jugadores. In-
cluso el entrenador, Ricardo La Volpe, dijo
que llegaron a deberle tres meses de paga.
El sábado 5, el periódico La Jornada
Jalisco destacó que el club pagó los sala-
rios atrasados “hasta de tres meses, luego
que los jugadores amagaron con tomar me-
didas drásticas sin descartar el parar (acti-
vidades) e ir a la Comisión de Controver-
sia de la Federación Mexicana de Futbol”.
En un esfuerzo por resolver la crisis
económica y hasta deportiva que padece,
el Atlas recurrió en abril pasado a la bús-
queda de un socio comercial mediante la
contratación del Grupo Financiero IXE,
para que gestionara el proceso de selec-
ción de los inversionistas potenciales.
En la recta final de este proceso se
anotaron tres grupos aspirantes: El pri-
mero, integrado por el cantante Alejan-
dro Fernández, el zaguero del Barcelona
Rafael Márquez y el multimillonario ta-
patío Guillermo Romo Jr., expropietario
de la tequilera La Herradura. En el segun-
do estaban los empresarios Jesús Galle-
gos y José Díaz Garza, además del abo-
gado Virgilio Rincón y el argentino Bruno
Marioni, quien recientemente se retiró del
futbol. En el tercero había inversionistas
ligados con Ricardo Salinas Pliego, dueño
de TV Azteca y del equipo Morelia.
Sin embargo, al vencerse la fecha fija-
da por IXE y el Atlas, el lunes 7, en el úl-
timo momento los tres grupos decidieron
retirar sus ofertas. Un día antes, Romo Jr.
difundió en un comunicado de prensa que
“la poca información sobre los compro-
misos adquiridos para la próxima tempo-
rada y el impacto de éstos en las finanzas
del club era el principal motivo de que su
grupo se retirara”.
Añadió que aun cuando el proceso fue
dirigido correctamente por IXE: “Lamen-
tablemente las acciones realizadas por el
club comprometían recursos financieros y
esquemas deportivos que no estaban acor-
des a nuestros intereses. Esto es muy difícil
de evaluar económicamente por un desco-
nocimiento de los términos y condiciones
en que se realizaron estos compromisos.
En ese mismo comunicado, Márquez
dijo que además de sus deseos de retirarse
en el club que lo proyectó a Europa, que-
ría impulsar un proyecto de largo plazo;
incluso mencionó que visualizaba alian-
zas con el Chicago Fire y el club Barce-
lona. “Estoy convencido que traíamos la
mejor opción para el Atlas. Son inadmi-
sibles todos los obstáculos que fueron sa-
liendo en el camino”.
Por su parte, Fernández expresó: “Na-
die en su sano juicio puede poner dinero
para algo sin saber cuáles son los compro-
misos financieros inmediatos, y esa infor-
mación nunca la tuvimos”. No obstante,
el grupo dejó abierta la posibilidad de pre-
sentar la oferta más adelante.
En entrevista con Proceso, el aboga-
do de otro de los grupos postores, Virgi-
lio Rincón, asegura que se retiraron de las
negociaciones debido a que el Atlas, por
medio de IXE, no les proporcionó la in-
formación que requerían.
Y precisa: “Pasamos la primera fa-
se que impuso IXE, y en la segunda fase
realizamos una labor que se conoce como
diligencia de vida, un término muy soco-
rrido en los negocios, lo que significa que
hagamos una negociación a detalle, de có-
mo está el negocio, qué es lo que estamos
comprando y cuáles son los pros y contras
de adquirir una franquicia como ésta.
“La diligencia de vida concluyó con
ciertas recomendaciones que nos vertie-
ron tanto la firma Rincón, Mayorga, Ro-
mán, Illanes y Compañía, Abogados,
S.C., la cual dirijo en Guadalajara, co-
mo otras firmas de la Ciudad de México.
Nos recomendaron solicitar ciertos docu-
mentos al vendedor para efecto de tener
la certeza plena de que lo que estás com-
prando está libre de cualquier conflicto en
materia civil, mercantil, fiscal, etcétera.”
Y prosigue: “Le avisamos al club de-
portivo Atlas a través de IXE. Le dijimos:
‘Aquí está nuestra propuesta económi-
ca final. Te la damos a contraentrega de
estos documentos que te estamos solici-
tando’. Lo hicimos el 30 de noviembre.
No nos entregaron los documentos, y con
profundo pesar tuvimos que abstenernos
de presentar la oferta”.
Rincón, quien también forma parte
de la sociedad que pretende hacerse de
la franquicia del club, dice acerca de los
problemas fiscales y legales que arras-
tra el Atlas: “No nos asusta comprar al-
Archivo Proceso
80 1730 / 7 de diciembre de 2009
Deportes.indd 80 12/24/09 5:48 PM
go que tiene un juicio. Tú puedes comprar
una casa o un negocio que tiene un juicio.
No pasa nada, pero debes saber cuáles son
los alcances de esas posibilidades que tie-
nes en juego en una contienda judicial.
“Investigamos y encontramos que el At-
las tiene pleitos con la Secretaría de Hacienda
y Crédito Público, que son normales y regu-
lares, porque quisiera encontrar algún empre-
sario o negocio en este país que no los tenga;
es un derecho legítimo que todos los mexi-
canos tenemos para defendernos de la au-
toridad. Encontramos que hay pleitos bien
manejados, sustentados. Pero en lo que no
estamos muy seguros es en las garantías que
tienen esos juicios.”
–¿Su grupo insistirá en la compra del
Atlas? ¿Sigue en pie su oferta?
–No es de que siga en pie. Es que no qui-
tamos el dedo del renglón. Estamos interesa-
dos y seguiremos interesados en el Atlas o en
cualquier otra franquicia deportiva, porque
como grupo de inversión tenemos claro que
incursionaremos en el mundo del deporte.
–¿De qué tamaño es el endeudamien-
to del Atlas?
–Esa es precisamente la información
que solicitamos; queríamos saber hasta
dónde está comprometido, pero esos da-
tos los tiene la directiva y su equipo de
abogados podrá dar la respuesta. A partir
de nuestras investigaciones contamos con
información, pero es parcial. De ahí que
necesitábamos complementarla con los
datos que de manera reiterada le solicita-
mos al club por medio de IXE.
–¿Cuáles son los problemas del Atlas
con la Secretaría de Hacienda?
–Es un juicio donde se demandan al-
gunas cuestiones de tipo fiscales. No pue-
do decir más porque firmé un contrato de
confidencialidad… Desconozco la tem-
poralidad de los juicios, es decir, no sé
cuándo iniciaron ni de dónde provienen.
Si n i nver si oni st as
El presidente del Atlas, Carlos Martín
del Campo, aclara a este semanario que
no se trabaja en la venta de la franqui-
cia, sino en la búsqueda de socios estra-
tégicos. “Vamos a seguir laborando igual
que como se venía haciendo con el grupo
IXE, porque esto es un negocio, a fnal de
cuentas, en marcha”. Y asegura que por lo
pronto el plazo para la incursión de inver-
sionistas “ya está vencido para el Atlas. El
tema para nosotros quedó ahí”.
–¿A qué atribuye que los grupos ha-
yan retirado sus ofertas?
–Eso no lo manejó el Atlas, sino IXE.
Así fue el mandato desde un principio, y
así fue respetado. IXE nada más nos co-
municó que el negocio no era viable para
ellos y que desistían de la propuesta. Fue
la información que nos dieron.
–¿Atlas abrirá nuevamente esta posi-
bilidad a los grupos interesados?
–Tenemos que ir al consejo y a la
asamblea para ver si están de acuerdo en
que se sigan abriendo las propuestas. Pe-
ro eso no lo decidimos nosotros, sino el
consejo y después una asamblea, de la que
todavía no tenemos fecha. La directiva se
reunirá para fijar una fecha.
Del Campo, quien asumió el cargo el
pasado 29 de mayo, rechaza que el Atlas
haya ocultado documentos a los grupos
interesados. “Les dimos toda la informa-
ción que requirió IXE. De hecho revisa-
ron todo en el Atlas, y creo que si se re-
tiraron no fue por falta de información.
Ya si internamente con IXE a ellos no les
gustó algo, eso queda fuera del alcance
del equipo. Nosotros entregamos a IXE
todo en tiempo y forma.
El directivo reconoce que el Atlas “tie-
ne sus problemas (económicos), pero los
hemos estado sacando”.
–¿Se trata de un proyecto frustrado?
–Nada. Simplemente no se dio y vamos
a seguir; tampoco dependíamos de esto.
–¿Quiénes estaban en el tercer grupo?
–Creo que TV Azteca. Sonaba, pero
no me consta.
–¿Están obligados a vender jugadores
para solventar la temporada?
–No necesariamente.
El Atlas es uno de los contados plante-
les de futbol en México que tienen la figu-
ra jurídica de asociación civil, además del
Club Universidad Nacional, A.C.; el Club
de Futbol de la Universidad Autónoma de
Guadalajara, A.C., y el Club Deportivo
Social y Cultural Cruz Azul, A.C.
Fundado el 15 de agosto de 1916, el At-
las suma 125 socios con solvencia econó-
mica. Cuenta además con un importante
patrimonio (Atlas Club de Golf, A.C.; Club
Atlas Chapalita, A.C., y Club Atlas Colo-
mos, A.C.) y tiene a su favor la constante
producción de sus fuerzas básicas.
De este equipo han surgido jugadores
como Oswaldo Sánchez, actualmente en
el Santos, y Pavel Pardo, quien después de
una breve experiencia en el futbol de Ale-
mania retornó al América.
Tr aspasos mi l l onar i os
En 1999, el Atlas logró lo que nunca an-
tes ningún equipo mexicano había conse-
guido: que un club extranjero (el Mónaco,
de Francia) obtuviera el traspaso de un ju-
gador nacional, en este caso Rafael Már-
quez, mediante la compra de su carta.
Hasta entonces, todos los futbolistas
mexicanos que jugaron en el extranjero
habían sido cedidos a préstamo, incluido
Hugo Sánchez, cuando inició su aventura
española con el Atlético de Madrid, al co-
mienzo de los años ochenta.
La venta de Márquez al futbol fran-
cés se concretó en una cifra récord para
el mercado nacional. Mónaco pagó por
la ficha del defensa central 6 millones de
dólares, suma que sólo fue superada por
el traspaso de otro jugador surgido de su
cantera: Andrés Guardado, por quien el
Deportivo La Coruña, de España, desem-
bolsó 7 millones de euros en 2007.
Alberto de la Torre, quien vivió en car-
ne propia la problemática del Atlas, pri-
mero en su etapa como presidente (de
1999 a 2003) y después como mandamás
de la Federación Mexicana de Futbol,
afirma que la deuda real del Atlas a pro-
veedores y equipo alcanza los 100 millo-
nes de pesos, la cual se solventaría “con la
venta de tres jugadores o con una inyec-
ción de capital.
–¿De qué nivel tienen que ser esos ju-
gadores para pagar la deuda atlista?
–De los que se han vendido normal-
mente. Si le pones el nivel de Guardado,
con eso se paga; Andrés se traspasó en 7
millones de euros.
–¿En el Atlas hay más jugadores como
Guardado para rescatar al equipo?
–Hay muy buenos jugadores, pero aún
están jóvenes.
De la Torre dice que con un buen pro-
grama el club saldrá adelante. “Creo que
le hace falta un plan comercial y un plan
deportivo que se mantengan bastante
tiempo. También se requiere la unidad de
los directivos.
–¿Al Atlas lo puede beneficiar la
transformación a sociedad anónima?
–Eso lo tienen que ver los especialis-
tas y los abogados. Ellos deben establecer
qué debe hacerse para que el Atlas fun-
cione con un programa a largo plazo. Al
equipo también le ha faltado desde hace
tiempo una directiva de cuatro años. La
última duró sólo dos (en 93 años ha teni-
do 43 presidentes).
–Si los 125 socios decidieran hacer la
llamada cooperacha, ¿bastaría con eso pa-
ra rescatar al Atlas?
–Con 1 millón de pesos que aporte ca-
da uno lo salvan.
–¿Y por qué no lo hacen?
–Es al revés: Debe buscarse un socio
comercial que te pueda hacer trabajar pro-
fesionalmente, no tanto por la necesidad
del dinero.
–¿Usted estaría dispuesto a dar el mi-
llón de pesos?
–Sí, claro, hasta 2 millones. Hay que
preguntarles a ellos (los socios), pero en
lo personal yo sí le entraría.
–¿Le interesaría comprar la franquicia
del Atlas?
–No. Al contrario. Estoy dispuesto a
cooperar con el Atlas para que logre su or-
ganización y su unidad, remata De la To-
rre, socio del club desde 1980.
1730 / 27 de diciembre de 2009 81
DEPORTES
Deportes.indd 81 12/24/09 5:48 PM
Deportes.indd 82 12/24/09 5:48 PM

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->