Está en la página 1de 1

Porqu alguien percibe imgenes o pensamientos de otras personas sin que en ello

intervengan ninguno de los cinco sentidos es un enigma que, no por ello, deja de ser
algo mucho ms comn de lo que la mayora imaginamos. La telepata influye en
nuestra vida diaria y no hacen falta capacidadeNotas curiosas de la telepata 1s
extraordinarias para que ello suceda. La investigacin ha confirmado su existencia,
aunque an se buscan explicaciones sobre la base de su funcionamiento.
Telepata es un trmino que procede de los vocablos griegos 'tele', lejos, y 'patheia',
sensacin. El investigador F. W. Myers, quien utiliz la palabra telepata por primera
vez en 1883, la defina como "la transmisin de impresiones de cualquier gnero entre
un cerebro y otro, independientemente de toda va sensorial reconocida".
En palabras corrientes podemos decir que es la percepcin de cualquier acontecimiento
relacionado con alguien o la captacin del pensamiento de alguna persona que se
propona expresarlo.
Del primer experimento de telepata que se tiene constancia es el protagonizado por la
famosa pitonisa de Delfos, dado a conocer por Herodoto: Creso, rey de Lidia, que rein
desde el 560 al 546 aC, preocupado por la potencia de los persas, decidi averiguar cul
orculo de los conocidos era el mejor para consultarlo sobre el tema. As fue como, el
mismo da, envi distintos mensajeros para consultar seis orculos griegos y uno
egipcio, con la orden de preguntar, al centsimo da de su partida: "Qu hace en estos
momentos el rey de Creso, hijo de Aliate?"
Las respuestas deban ser anotadas y llevadas a Creso y as se hizo, pero slo qued
registrada la respuesta del orculo de Delfos: "Puedo contar los granos de arena, medir
el ocano; tengo odos para el silencio y s lo que dice el mundo. Oh!, mis sentidos
perciben el olor de tortuga con el caparazn puesto a hervir con carne de cordero; el
recipiente es de rama y de ramas es la tapadera".
Creso contest que la pitonisa de Delfos haba dado una respuesta correcta, pues l
mismo haba tomado una tortuga y un cordero, los cort en trozos con sus mismas
manos y los puso a hervir en un caldero de ramas, cubrindolo con una tapadera
tambin de ramas.