P. 1
Reparar Bomba de Freno

Reparar Bomba de Freno

|Views: 9.572|Likes:
Publicado pormarianini0

More info:

Published by: marianini0 on Feb 10, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/19/2014

pdf

text

original

Reparar bomba de freno

La estructura mecánica de una bomba de frenos es relativamente sencilla. Todo estriba en la precisión de las tolerancias que hacen posible la retención de la presión. Actualmente la práctica totalidad de las motocicletas, tanto de carretera como de campo, e incluso un gran número de ciclomotores, emplean frenos hidráulicos de disco. Estos, superan en casi todas las ocasiones a los antiguos frenos a expansión, cuyo mantenimiento era superior y con graves problemas de calentamiento en uso continuado, además de falta de eficacia en mojado. Presión hidráulica de la pinza Los frenos de disco funcionan a base de comprimir una o varias parejas de pastillas contra la superficie del disco. Para realizar esta operación, se emplea generalmente un circuito hidráulico accionado desde el manillar o en el pedal del freno. En muy raras ocasiones, y siempre en motocicletas de bajas prestaciones, el accionamiento puede tener lugar por medio de un cable. Generalmente, los problemas de estos sistemas suelen estar localizados en la zona de accionamiento, principalmente en las pastillas de freno y en el propio disco, pera no son éstos los únicos componentes sometidos a esfuerzos y desgastes. En el sistema

1

hidráulico, también hay elementos que tarde o temprano precisan la atención del usuario. La bomba de freno, bien asociada con manija o a pedal, consta normalmente de varios elementos. Por un lado, el cilindro maestro donde se comprime el líquido hidráulico, por otro, el pistón de accionamiento que se encarga de realizar esta operación, y finalmente, el depósito de fluido hidráulico que mantiene siempre cebado el sistema y se encarga de equilibrar los cambios de volumen.

Todo el esfuerzo para el bombín Entre estos elementos, el que mayor esfuerzo realiza es el pistón o bombín, que recorre el cilindro de la bomba al ser accionado por la manija que hace posible la compresión del líquido. Lógicamente, es necesario contar con una gran hermeticidad entre el pistón y el cilindro para evitar fugas laterales de líquido hidráulico, que impedirían que éste alcanzase la presión suficiente para realizar una frenada adecuada. Por ello el pistón dispone de varios retenes, normalmente juntas tóricas de alta calidad, capaces de dar la adecuada estanqueidad a la unión pistón-cilindro. Si por algún motivo los retenes pierden eficacia, es fácil adivinar que la frenada se resiente de manera preocupante. Si un reten no es capaz de mantener la estanqueidad, cuando el líquido es comprimido pasa por el lateral del pistón, por la zona entre éste y el cilindro, y puede volver al depósito de modo que la presión ejercida no se traduce en la pinza de freno en un empuje sobre las pastillas de freno. La manija o el pedal se hunden, pero el tacto de la bomba y la frenada carece de consistencia. En casos extremos, esta sensación se 2

puede ver acompañada de fugas de líquido. Si el estado de los retenes es tan malo que el fluido se filtra por la parte posterior del pistón, hasta la zona de accionamiento exterior. Para remediar el problema, es necesario sustituir los retenes del pistón de accionamiento. Hay que comprobar, de todos modos, que tanto el cilindro como el pistón se encuentren en buen estado, ya que si existe una ovalización, es necesario realizar también su sustitución. Cambio meticuloso de los elementos El cambio de los retenes conlleva desmontar por completo la bomba de freno; para ello, lo primero es separarla del circuito con cuidado de que el líquido derramado no caiga sobre ninguna superficie pintada, ya que es altamente corrosivo. Una vez colocada sobre una bandeja en la que pueda caer el líquido, se desmonta el depósito y el diafragma de vacío. Para extraer el pistón hay que desmontar la manija y, en ocasiones, el sistema de interruptor de luces, que suele estar instalado en el accionamiento de la manija, sobre todo en el caso de los frenos delanteros, mientras que en los posteriores suele ser exterior. Una vez que la manija o el pedal han sido extraídos, hay que desmontar el frenillo que impide el retroceso del pistón más allá de un cierto límite, que probablemente estará protegido por una funda. Según la clase de bomba y de la marca, el pistón puede ser de un tipo o de otro. Desde los integrales con un par de retenes, hasta los desmontables de uso en la actualidad, que disponen de varias piezas independientes, son de fácil sustitución. En cualquier caso, conviene cambiar todos los retenes, aunque normalmente no aparecen en los despieces de los catálogos como piezas independientes. Todos ellos, suelen conseguirse sin dificultad en comercios especializados en elementos de retención. En caso de no disponer de los retenes adecuados, es mejor cambiar todo el sistema del pistón, ya que una junta que no ajuste correctamente, no solucionaría el problema. Para volver a montar la bomba, no hay más que seguir los pasos inversos, teniendo cuidado con la posición de los diferentes elementos, que no suelen ser simétricos y, en muchos casos, no guardan una lógica.

3

Cambio de retenes

Para cambiar los retenes de la bomba de freno, conviene separarla de su anclaje y desmontar el sistema hidráulico. En esta operación hay que tener cuidado con no derramar líquido, ya que es bastante corrosivo.

A continuación se desmonta la manija o el empujador, operación que dará acceso al fuelle de protección del bombín. Bajo ningún concepto se emplearán herramientas punzantes o de corte.

4

Para extraer el bombín, es necesario quitar el frenillo de sujeción con unos alicates de punta. Hay casos en los que el frenillo es una arandela de presión, que se saca pisando el bombín y dejándolo retornar de golpe.

Una vez quitados los componentes internos de la bomba, y ordenados sobre un papel absorbente, se procede a medir el diámetro del interior del cuerpo de la bomba. Posteriormente se hace lo mismo con el exterior del bombín. No debe existir el más mínimo desgaste.

5

Antes de la introducción de los nuevos elementos, se limpian todos los componentes con alcohol o tetraetilo, y se secan con aire a presión. En algunos casos, los fabricantes suministran equipos de reparación con todos los elementos internos de la bomba.

Para la colocación de los nuevos retenes, se lubrica con vaselina el cuerpo del bombín, y con sumo cuidado se hacen deslizar los nuevos componentes. Antes del montaje es conveniente medir la longitud del muelle, que puede haber perdido su capacidad de presión.

6

En la fase de montaje, se lubricará el cilindro de la bomba y, en el preciso momento de introducir el bombín, hay que procurar no volver al revés el retén principal, cuya forma cónica asegura la presión de la bomba.

Si la reparación se ha llevado a cabo con limpieza, y las medidas de los elementos móviles son las correctas, se puede asegurar que el estado de la bomba es tan perfecto como en su estado primitivo. Recogido de la web: http://www.repuestosmotos.com.ar Rebollas 27 de marzo de 2005.

7

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->