Está en la página 1de 131
may RAN so / Pe pains Te Te faa Hoy, 5. A. (T. H.), 2006 femnas Oe Ero, 4, 28001 Madrid (Esparia) Fotografia dal autor: © José Sanchez Bee ee Grloiin Boclat mara de 2008 Dapdsite lagal: B.§.253-2006 ISBN: 84-8460-482-9 Compost Vitor gual, SL mpsein ‘encuademacién: Licgratia Fiosés, 5. A. = Impraso en Esparia nacié en Pamplona en 1946. A los 26 afios 20 a investigar, en especial los temas de misterio. 8 30 afios ha viajacio por todo el mundo (mas de de kilémetros). Hasta el momento ha ) ta libros, miles de articulos y pronunciado ido conferencias. Ha dirigido varios cursos sobre meno OVNI en la Universidad, asi como diferentes documentales para la television. 7 de julio de 2002 nacié por segunda vez, Desde 95 S@ encuentra practicamente retirado de toda d publica. Vuelo Sevilla-Madrid— Donde se cuenta cémo a 33.000 pies de alrura surge una voz— Nadie me creerd [ni falta que hace]: Dios esté sordo.— Un tra- to muy peculiar: «Ti me cuentas y yo te cuento.» Be CAPITULO) alti stale Carbone ariel ICAL ale orl, sont . 189 E] Salvador-Guatemala— El vuelo 318 esta gafado.— Donde se cuenta cémo Dios, el pasaje y un servidor sufren las consecuencias del «fin del mundo».— Puntualizacién del sordo: «Soy mayorista.»— jSor- presa!: Juan escribié el Apocalichis porque estaba «gaga».— ¢Sabia usted que Fe pro Fe = (Fe)??— Pre- gunta a lo Salman Rushdie: «Pero Ald es drabe?» Canhrupe Gansta aseie’ eons eeeeet! fe wees 197 Guatemala-Domingo [yo ya me entiendo].— Donde Dios aclara que todo lo que sube... paja.— Y si no sube, su «gente» estiburra.— jIncrefble!: Dios no es- tuvo en la «Expo».- Y de cémo me entero de que lo del diluvio fue una calumnia.— El fin del mundo em- pieza por «e».— Que dice el sordo que a EL también le han puesto un piso. Otra revelacién divina: el dia del fin del mundo, todos serdn extrefidos.— Para Dios, «Chogiii, figue» es francés.— Y de cémo, al fin, consigo una gran exclusiva: Dios me revela el tercer secreto de Fatima [pero no lo entiendo]. CADPPURO Ey NAIR (Owe AN Ds ey eect ak ie 211 Domingo-Miami.— Donde Dios reconoce que el pan frito es la gran verdad. Cuando el sordo habla de universos, servidor se marea.— Lo tiltimo en mas- ter: «rapidigitador atémico».— Y de cémo llego a otra sabia reflexién: todo lo que merece la pena es curvo.— Donde Dios mira y descubre que tengo dos cerebros, como Bill Clinton. GApiroLot Dey nd ee apely (ah Shee nen eeamee 227 Miami-Orlando.- Donde, al fin, profetizo: «Yo soy Colén.»— Aviso a la UNESCO: los mariquitas debe- rian ser patrimonio de la Humanidad.— Qué ali- vio!, los cuernos son una «constante» universal.— «That is the question»: ¢los extraterrestres se sudbi- viden, sudbidiven 0 se subridiven?— Y de cémo me entero de que Yavé fue un comandante fumigador, Garireua tpi ode wit at redbull ise BA Orlando-Miami— Morir no es complicado, pero si agotador.— Donde Dios cuenta que la rebelién de Lucifer fue un «cuartelazo» de lo mas cutre.— Debi suponerlo: a Dios le hubiera gustado nacer en Bar- bate.— Sabia usted que somos el planeta n.” 5.342.482,337.666? ¢No? Pues ahora ya lo sabe. Gaphrunniaos ai aiiie deal UE ree eS 257 Miami-México D, F— Donde Dios descubre la ver- dadera historia [jamas contada] de Adan y la «pilin- gui».— jAleluya!, servidor no es autégeno.— Segiin Dios, Eva era como la Claudia Schiffer, pero en pe- lirroja.— Otro chasco: la serpiente que engafié a Eva era un serpiento y se llamaba Cano. A Lara [la princesa] y @ Tirma [la retna-moral, tan lejos y tan cerca... México D, F—Madrid.- Soy un sentimental: ahora resulta que echo de menos a Dios.— Donde el abue- lo cuenta algunas de sus manias— Y de cémo de- muestra que todo lo que merece la pena es «la».— El momento més peligroso del viaje: Dios amenaza con revelarme la VERDAD. Madrid Sevilla. De cémo, al despedirme de Dios, dejé entrar el «la».— Y el sordo tiene razén: a partir de ahora, nada sera igual. Si usted quiere hablar con Dios sélo tiene que marcar el ntimero «e» [es gratis]. _ DoscreNTAS FRASES «MADE IN Dios» (suPONGO) .. 311 _ AGRADECIMIENTOS (0 ALGO asf) Martes Intensa niebla en el aeropuerto 29 de octubre 96 de San Pablo. Despegue a las 12 b. 3’ 10°. Casi dos horas de retraso, jEmpezamos bien...! “Alcanzando el nivel de crucero.. _ {33.000 pies! Muy bien. Aqui estoy, dispuesto a una nueva aventura. ¥y empezamos un largo viaje. Otro mas. Si todo marcha n (2) nos aguardan doce paises. O lo que es lo mismo: treinta vuelos, alrededor de cincuenta mil kilometros enta dias de maletas, hoteles, conferencias, ruedas ensa, investigaciones, viejos amigos, sorpresas y ten- n. Hacia afios que no presentaba un libro en América. é me reserva el Destino? que no entiendo es por qué estoy escribiendo de jVaya tonteria! Ta escribes a cada instante y por lier motivo... lo que digo. ¢Por qué me acompaifia este nuevo cua- de campo? Sus hojas, en blanco-promesa, me tienen Vuelo Sevilla-Madrid —Donde se cuenta como a 33,000 pies de al- tura surge una voz.— Nadie me creerd [nt falta que hace]: Dios estd sordo.— Un trato ntuy peculiar: «Ti me cuentas y yo te cuento.w ide crucero 330 [33.000 pies]. eo que me olvido de lo mas importante. ;No es éste emrrezssise fverzooct or? | LGrsi ot ile ae tote ihe Wa ea vs pa et aan nsaje recibido, Cambio. voz... |No puede ser! Y el caso es que ha sonado 17 —«ix5», hijo... Cambio. Un momento, Son las doce del mediodia. He dormido como un nifio. Estoy sano. ¢Serd la emocién o la edad? —Nr lo uno, ni lo otro. ¢O es que Dios no puede hablar con quien le plazca? Me lo estaba temiendo. Diez afios sin vacaciones es una temeridad... — es una forma-peéties formula poética?? —Para ser un profeta estis cagado, — Aqui te querria ver yo... —No exageres. El A-300 es muy seguro. Ademds, ya te ije que la muerte sélo te visita cuando tmagino que te echo wtenos, —?Y falta mucho? —Déyame ver... 1, Nota de J. J. Benitez: No imaginaba yo que con Dios también se ede ser timido. 2. Nota de Dios: ¢Por qué bhavrd tachado «forma poética»? Réplica de J. J. Benitez: |Sera cotilla! 103 —jAy, Dios! —¢Decias? —Nada, abuelo. zQué tal si hablamos de las mulatas? —Lo dicho: cagadito. [Esto no’se lo aguanto ni a mi padre. ] —No me distraigas. ¢A qué padre te refieres? —Pues no sé, porque con tanto parentesco... —Afirmativo. Las pilas son aicalinas, Alta duractén... —jMande! —No puedo decirte mas, hijo. Este registro es confiden- cial, —¢«Only for your eyes»? —jMande! —¢«Sélo para tus ojos»? —No, hijo, agut también hay mucha filtracién, —¢Qué significa «alta duracién»? —Pues eso, que duran'y duran... [Cuando quiere es como el pedernal.] — Qué cardenal? —Richelieu, abuelo. —No, a ése se le agotaron hace tiempo. Ademds, no eran alcalinas. Ultimamente hemos mejorado mucho. —Dame una pista... —Si, Blanca es muy lista, —Un indicio, abuelo. Cuando pasaré la pagina? —¢Hablamos «off the record»? —Hecho.! 1. Nota de J. J. Benitez: Lo tienes crudo... Réplica de Dios: ;Me ha llamada boludo? Nota de Ivan: ;Animo papa! Sélo te faltaba engafiar a Dios. Segunda replica de Dias: Lo que me faltaba. Otro periodista en Ja saga de los Benitez... 104 —Seguro que me arrepients... —Sélo una pequefia pista. Nadie se va a enterar... —Esté bien, pero te lo diré en clave. —O sea, como siempre. tat aies que pasards al «otro lado» en un afto termt- en ocho." — 71998? —Las turyas son pilas de alia duracion, pirata. — 22008? —Sabia que me arrepentiria... — 22018? —Orra vez la turbulencia. ;No te otgo! Cambio, —22028? —jMande! jNo te recibo! [Del 2038 no paso. Eso seguro.) _ —¢No tienes un segura? _—Si, abuelo. Por cierto, ¢cémo piensas imaginar mi re? [Este es como Jaimito. En mala hora...) —Recuerda que hablamos «off the record»... —Original, hijo. Muy propio de tt. [Ahora si que me ha hecho polvo.] —Pero, ¢por qué te preocupa tanto la muerte? —Nbp, si no me preocupa. En todo caso la forma de rit, —Exso es un farol. —Si quieres puedes mirar por dentro. —Ya lo hago, hijo. —2Y bien? —Pues parece que tienes razon. ¢Y por qué no te asusta? 1, Nota de Dios: ¢ Terminado en ocho o relacionado con el ocha? Ex e sin gafas no veo ui forta... 105 —La culpa es de tu nieto. Ultimamente he aprendido mucho. —Si, ya veo que bas comprendido. La muerte, en efecto, es séla un peaje. —Pero muy caro... —¢Muy raro? —También, abuelo, aunque sé que seguiré vivo y al mando de otro reactor. —Bingo!, pero la frase es mia. —Lo que no entiende es por qué no has imaginado el «salto» de otra manera. —Seria muy aburrido. —Pero menos traumitico. —La muerte sdlo es traumdtica para los que se quedan El que pasa la pdgina sélo despierta, —Entonces, la muerte es como un suefio.! —Exacto, y mi AMOR es tan considerado que os entre- ndis todos los dias. El problema es que no cadis en la cuenta. Dime, cuando te duermes, zlo haces con temor 0 confiado? —Como un nifio. —Ese es el secreto. Enjrentarse a la muerte como un niiio, con la absoluta confianza de que abriras los ojos a la tuz, —Parece tan sencillo... —Y loes, Te lo repito: para morir sélo necesitas unas go- tas de confianza. —Perdona que insista, pero ¢no seria mejor no tener que morir? 1, Nota de Dios: Tu hijo Satche lo explica mejor. Réplica de J. J. Benitez: Cierto, El ingenicro informatico opina que morir es como irse de vacaciones, pero sin equipaje ni billete de vuelta. 106 —Mira a tu alrededor. En realidad nada muere. Esa pa- ibra —de nuevo las palabras— ha asfixiado la verdad. La loche no wruere. Sdlo cambia, Se viste de luz. La madera mpoco muere. El fuego la sublima y le da alas. La mtisica lega a ti y tampoco muere. La transmutas y se bace pasion, magen, nostalgia, vehiculo o compatiera, La semtlla también eduerme y termina poniéndose en pie. Y llega el dia en que econvierte en parte de tu fuerza. ¢Mueren tus pensamientos Sitven de cementa para construir la paz y la prosperidad? Ha muerto tu admirado Lorca? ¢No sigue vivo —mds vivo ie nunca— en el laboratorio de la imaginacién? Todo en el AMOR es movimiento. La VIDA es redonda lo que tt llamas muerte sélo es eso: movimiento. _ —Pero, con la muerte, uno desaparece... —No, hijo, no me estés escuchando. En mi reino nada esaparece. Ni siquiera lo que no existe estd olvidado, En mi todo es evolucién. Yo soy un Dios-Darwin. Y un Dios turbo». Me encanta la velocidad.’ Cuando despiertes a la a vida te encontrards, como te dije, a los mandos de un nuevo modelo de reactor. Y serds lo mds parecido a la luz. Y a nueva velocidad te embriagard. _ —Pero ya no estaré aqui, entre los mios... —Estards y no estards. —Ti harias carrera en la politica. _ —Lao dudo. Yo estoy vacunado contra la mentira. —Permaneceré en la memoria de unos pocos. Eso lo sé. Si y no, » —Me encanta tu claridad. | —¢Caridad? No, hijo, eso no es caridad. A este lado no 1. Nota de J. J. Benitez: Ahora comprendo por qué las mujeres piensan tan répido. Réplica de Dios: Ya te he dicho que también soy MADRE. 107 usamos esa moneda. No necesitamos practicar el AMOR per- que somos el AMOR. La caridad es un precalentamiento, muy saludable antes de la gran partida, =-:Partida o partido? —Para el caso es lo mismo. Partirds para el gran partido. —Un momento, no me enredes. Te decia que ya no es- taré entre los que quiero. iy no, —Y dale. —No circulards por el mundo a bordo de tu viejo reactor. Como te digo, el AMOR te proporcionard otra percha, mru- cho mds sutil, mds ligera, perfecta y veloz. Un cuerpo sin cuerpo que te permitird estar entre los tuyos. —Pero no me veran... —ELAMOR no necesita ver. Te sentirin. Sabran que estds abi, como ti sabes que yo, abora, estoy aqui. Y tu presencia sera tan real e intensa que sé emocionatan, se estremecerdn y una singular y arrolladora alegria los envolverd y catapultard. Y casi sin que se den cuenta te convertirds en su consefero, compaite- ro, amigo y protector. Como te decia, estands y no estards. A esa presencia, tan real camo el oxigeno que respiras y que no ves, vosotros le habéis colgado una etiqueta mediana- mente correcta: permanecer en la memoria. —¢Y por qué no puedo volver con el viejo reactor? —¢Crees que al perfume, libre, ligero y fragante, le gus- taria regresar a su primitivo estado? ¢Querria ser de nuevo madera de sindalo? Si crees en mi, st en verdad me amas, st confias en este sordo genial, déjame hacer. Cuando te imaginé, y apareciste, fue para llenarte y lenarme. Afortunadamente, todavia no lo comprendes, Si lo entendieras, si captaras la magnitud de mi regalo, estallarias. Y estallards, pero a su debida tiempo. —¢¥ por qué siento que tienes razén? 108 —Porque ya vuelas solo, mt querido y atormentado bus- or de la verdad. Poco a poco estds experimentando la int- y gratificante sensacién del joven piloto que se suel- abora, gobiernas el reactor. Tui piensas por tf misnto, dictonantes, atento nicamente al panel de mandos de . Tri estds descubriendo, con el légico alborozo, que de mt AMOR lo lena todo. Que él te sustenta, que de él des y sdlo en él existes, ‘Verdaderamente no alcanzo a comprender cuanto dices, pero confio en ti. - Ese es el tinico equipaje que debes preparar para cuan- eche de menos. —Lo recuerdo: unas gotas de fe. —Negativo. Yo no hablo de fe. Sdlo de confianza. _—¢No es lo mismo? —No, querido, con esas palabras os habéis becho una anada mental, ¢Se dice campanada? _ —Empanada, abuelo. —Eso. _ —Pero fe es creer en lo que no se ve. —Otra estupidez... —Oye, que el iconoclasta soy yo... —No wie atreveria a decirlo, pero si, eres un iconoplasta. —». El desconocido eh cuestidn termind confesindome cémo su familia habia sido testigo de excepcidn del avistamiento de una nave «ummita», jen 1955! El sor- do habia cumplido. iViva el sordo! Réplica de Dios: Te lo dije. De farol, nada... 123 10 Asiento 29C. En 767 (200). Despegue a las 14 b. 4’ 35". Tiempo de vuelo: 5 b. 30’. aracas- Gran decepcién: tras la muerte, Dios no apa- ‘el comité de recepcién.— Donde Dios me tranquiliza: la «re- industrial» en los cielos es mano de santo. De cémo iar el mal, pero Dios no entiende— El abuela le quita rebelién de Lucifer: «Sélo era un chico que tenia pri- esumen, si el mal existiera, la Creacion tendria goteras.— ias: en el cielo se trabaja, x VARIG Cartée de Embarque re Viernes 15 de noviembre 96 Mala suerte. El almuerzo, nada mas despegar, retrasard ién con el abuelo: Supongo que lo entendera. no! Otra vez pollo... ;Cémo echo de menos el {Que aproveche! Ya veo que soy inoportuno. Avisame Hegue el café.’ me muestra una noticia aparecida en el «Folha», io de Sao Paulo. En primera pagina titulan: «Un li- giere que el Papa nunca se enamoré.» [«Santidad: obiografia de Juan Pablo II») Buen tema. ¢Me acordaré? [Una hora mas tarde.] —¢Mormona? No conozco ese tipo de pollo. jHormona, abuelo! Los mormones son otra cosa. —_Mormones? jAb!, sé, las chirijotas de Cadiz... —jNi chirijotas, ni de Cadiz! Los mormomes son una pero de uniforme... . Nota de J. J. Benitez: Es la primera vez en mi vida, que yo sepa, | ago esperar a Dios. Seguro que lo pago en el «gran show», 127 —j Qué raro! Yo no tengo uniforme.. —Déjalo, abuelo. Luego los palos me los llevo yo. Por cierto, me dejaste intrigado con lo del «gran show». zQué pasa después del gran «palo»? —¢ Qué palo? —El del ridiculo... —¢Y qué crees tri?! —No sé, por aqui circulan distintas versiones. Los bue- nos te verdn y los malos, con suerte, te veremos de lejos.., —j Vaya despiste! Ni lo uno ni lo otro, hijo, —Un momento, Vamos por partes. Tu «gente» nos des- pierta, ¢correcto? —Correcto. —Y los equivocados hacemas el ridiculo. Carcajada universal, etc. ¢Correcto? —Mads 0 menos, —Y luego qué? —¢ Qué de qué...? —Pues eso, el apretén de manos: aqui Dios, aqui el Be- nitez... —Thi ves mucha television. —Entonces, ¢no estas en el comité de recepcidn? —Estoy y no estoy. Me verds y no me verds. —Eso me suena. —¢Dénde truena? Yo no he dado la orden. —)Por favor, abuelo! ;Ajusta el «sonotone»! —¢Perdone? ¢Y ahora por qué me llamas de usted? —Me rindo. Me rindo sin condiciones. [¢¥ abora por qué se mosquea?] —