Está en la página 1de 2

LA ABUELA Y SU NIETO

La anciana lloraba con frecuencia y miraba con


tristeza hacia la mesa.

Haba una vez una pobre mujer muy anciana,


que vea apenas, tena el odo bastante sordo y le

Un da, al no poder siquiera mover sus manos,

temblaban las rodillas. Cuando estaba a la mesa,

dejo caer su plato al suelo, y se le rompi su vasija

apenas poda sostener su cuchara, volteaba el vaso

de barro, que apenas poda sostener en sus

en la mesa y ensuciaba el mantel, y an algunas

temblorosas

veces se babeaba.

improperios a los que no se atrevi a responder, y

manos.

Su

nuera

le

llen

de

baj la cabeza suspirando. Le compraron entonces


una tazon de madera, en el que se le dio de comer
de all en adelante.

La mujer de su hijo y su mismo hijo estaban


muy disgustados con ella, hasta que, por ltimo, ya
no la sentaban en el comedor con ellos, sin que la
dejaban en una mesita solitaria en la cocina, donde
le dejaban poca comida en un plato viejo de barro.

Algunos das despus, su hijo y su nuera vieron

echaron a llorar, volvieron a poner a la pobre

a su nio, que tena algunos aos, muy ocupado en

anciana a la mesa del comedor; y comi siempre

reunir algunos pedazos de madera que haba en el

con ellos, siendo tratada con la mayor amabilidad y

suelo.

respeto que se merece una persona de su edad.

- "Qu haces?", pregunt su padre.


- "Un Tazon, contest, para darles de comer a ti y a
mam cuando sean viejitos como mi abuela."

El marido y la mujer se miraron por un


momento sin decirse una palabra. Despus se

FIN.