Está en la página 1de 73
are eee pP- SC See l BC-CG 612.75 a7 A. |. KAPANDJI wate Ex-interno de los Hospitales de Paris 85969 Ex-Jote de clinica AUlar de los Hospitals de Paris Miembro de la Sociedad Francoss do Ortopedia y Traumatologia (S.O.FC.0.T) ‘Miembro de la Sociedad Francesa de Cirupia dela Mone (G-£ M1) 5a. ed FISIOLOGIA ARTICULAR ESQUEMAS COMENTADOS DE MECANICA HUMANA TOMO II QUINTA EDICION MIEMBRO INFERIOR |.-LA CADERA, IL-LA RODILLA HL-EL TOBILLO IV.-LA BOVEDA PLANTAR Con 690 dibujos originales del autor Version espanola de MARIA TORRES LACOMBA. Fisioterapeuta Profesora Titular de la Escuela Universitaria de Enfermeria y Fisioterapia de Toledo Universidad de Castilla-La Mancha Vv MALOINE EDITORIAL MEDICA. ericana 2. MIEMBRO INFERIOR 7 INDICE LACADERA Movimientos de flexién de ka cadera : 14 Movimientos de extensién de la cadera a 16 Movimientos de abduecién de la cadera - . ~ 1B Movimientos de aduccion de la cadera z : : 20 Movimientos de rotacién longitudinal de la cadera 2 Fl movimiento de circunduccién de la cadera “ : 24 Orientaci6n de la cabeza femoral y del estilo. stat ; von 26 Neos de las superficies articulares..... . 7 : = DR Arquitectura del fémur y de la pelvis ose 30 El rodete cotiloideo y el ligamento redondo : : - 32 La cdpsula articular de la cadera = i = zs 34 Los ligamentos de Ia cadera . 7 36 Funcién de los ligamentos en Is flexoextens 38 Funcién de los ligamentos en la rotaci6n externa-rotacién interna ... 40 Funcidn de los ligamentos en la aduccién-abduccién. — " 2 Fisiologia del ligamento redondo.... 44 Factores de coaptacién de la coxofemoral ..... a ai 46 Factores musculares y dseos de Ia estabilidad de la cadera . 4B Los misculos flexores de la cadera. : . 50 Los misculos extensores de la cadera : 52 Los miiseulos abductores de la cadera 34 El equilibrio transversal de la pelvis . - 38 Los misculos aductores de la cadera ... a . 60 Los misculos rotadores extemos de la cadera 64 Los misculos rotadores de la cadera. : 3 coe 66 La inversi6n de las acciones musculares. s : 68 Intervencién sucesiva de los abductores a n LA RODILLA Los ejes de la articulacién de Ia rodilla . 6 Los desplazamientos laterales de la rodilla : : ee 18 Los movimientos de fexoextensiOn 0. - a : 80 La rotacién axial de la rodilla z 82 Arquitectura general del miembro inferior y orientacién de las superficies articulares. zi 8 Las superficies de la flexoextensién.... . as = 86 Las superficies en funcidn de la rotaci6n axial... : an ses 88 — 7 — Perfil de los c6ndilos y de las glenoides 90 Determinismo del perfil c6ndilo-treclear.. 92 Los movimiento de ls eéails sobre las plenoides en la flexoextensiGn 4 Los movimientos de los céndilos sobre las glenoides en los movimientos de rotaciGn axial 96 La cépsula articular... oncane “OE igamentoadiposo las pleas, la capacided articular. seowsee 100 Los meniscos interarticulares - 102 Los desplazamientos de los meniscos en la flexoextensi6n. 104 Los desplazamientos de los meniscos en la rotaci6n axial, Lesiones meniscales.. 106 Los desplazamientos de la rétula sobre el fémur 108 Los nexos femororrotulianos 110 Los desplazamientos de la r6tula sobre la tibia m2 Los ligamentos laterales de la rodilla 14 La estabilidad transversal de la rodilla 116 La estabilidad anteroposterior de la rodilla.. 120 Las defensas periféricas de la rodilla.... 122 Los ligamentos cruzados de la rodilla...... 124 Nexos de la eipsula y de los ligamentos eruzados 2 126 Direccidn de los ligamentos cruzados... 128 Funcién mecinica de los ligamentos cruzados.... 130 Estabilidad rotadora de la rodills en extensién = 136 Los tests dindmicos en rotacién interna . 140 Los tests dindmicos de ruptura del LCA. 142 Los tests dinémicos en rotacién externa. 144 Los mtisculos extensores de rodill.. 146 Fisiologia del recto anterior 148 Los miisculos flexores de fa 10ill.cosennsnsene oe oe ovsnnoneen 150 Los miisculos rotadores de Ia rodilla 182 La rotacién automitica de la rod sons 154 El equilibrio dinémico de la todilla 156 EL TOBILLO El complejo articular del pie 160 La flexoextensign ss 162 Lay superficies de la tibiouarsiana . 164 Los ligamentos de la tibiotarsiana. . - 166 Estabilidad anteroposterior del tobillo y Factores limitantes de la flexoextens! 168 Estabilidad transversal de la tibiotarsiana 170 Las articulaciones peroneotibiales. IR Fisiologia de las articulaciones peroneotibiales 174 ELPIE Los movimientos de rotaci6n longitudinal y de lateralidad del pie. Las superficies articulares de 1a subastragalina. Congruencia e incongruencia de la subastragalina Fl astrigalo, un hueso singular Los ligamentos de la articulacién subastragalina, La mediotarsiana y sus ligamentos.. Los movimientos en la subastragalina.... subastragalina y en Ia mediotarsiana Los movimientos en Los movimienios en la mediotarsiana... cottetrcsaey Funcionamiento global de las articulaciones del tarso posterior .. El cardan heterocinético del retropié. Las cadenas ligamentos sas de inversién y eversi Lay articulaciones escafocuneales, intercuneales y tarsometatarsianas, Movimientos en las articulaciones del tarso anterior y en la tarsometatarsiana, La extensidn de los dedos, Misculos interéseos y lumbricales: Misculos de la planta del pie Correderas tendinosas de la garganta y de la planta del pie Los flexores del tobillo El triceps sural Los otros extensores del tobillo.. = Los misculos abductores-pronadores: los peroneos Los masculos aductores-supinadores: los tibiales. LA BOVEDA PLANTAR. La boveda plantar en conjunto El arco interno El arco externo, Bl arco anterior y la curva transversal... Distribucidn de las cargas y deformaciones estéticas de la boveda plantar. El equilibrio arquitectural del pie Deformaciones dinémicas de la béveda plantar durante la marcha Deformaciones dindmicas segtin la inclinacién lateral de Ia pierna sobre el pie. AdaptaciGn de la boveda plantar al Los pies cavos Los pies planos Los desequilibrios del arco anterior BIBLIOGRAFIA INDICE DE ABREVIATURAS. 2, MIEMBRO INFERIOR 9 28 230 232 234 236 238 240 242 244 246 248, 250 253 219 10 FISIOLOGIA ARTICULAR 12 FISIOLOGIA ARTICULAR La cadera es la articudacién proximal del miembro inferior: situada en su rafe, su funcién es orientarlo en todas lay direcciones del espacio, lo cual posee tres ejes y tres grados de liber- tad (Fig. 1): ~un eje transversal XOX", situado en el plano frontal. alrededor del cual se ejecu- tan los movimientos de flevo-evtensian un eje anteroposterior YOY", en el plano sugital, que pasa por el centro de la articu- lacidn, alrededor del cual se efecttian los movimientos de abduccidn-aduccion: Un eje vertical OZ. que se confunde con el eje longitudinal OR del miembro inferior cuando la cadera esti en una posicién de alineamiento, Este eje longitudinal permi- te los movimi ntos de rotacién externa y rotacion interna. Los movimientos de la cadera los realiza una. sola articulacion: la covofemoral, en forma de enartrosis muy coaplada, Esta caracteristica se opone totalmente a la de la articulacién del hom- bro, verdadero complejo articular cuya articula- cién escapulohumeral es una enartrosis con poca capacidad de coaptaciGn y una gran movilidad en detrimento de la estabilidad. En consecuencia, la ariiculacién coxofemoral tiene menos amplitud de movimiento -compensada, en cierta medida, Por el raquis lumbar-; en cambio, es mucho md estable resultando ser la articulacién més dific de luxar de todo el cuerpo. Todas estas caracteris ticas propias de la cadera estin condicionadas por las funciones de soporte de! peso corporal y de Jocomocién desempefiadas por el miembro infe- rior. Precisamente fue a propdsito de la articula- cidn de la cadera que surgié la era de las protesis anticulares, transformando la cirugia del aparato locomotor. Esta articulaciéa, aparentemente la mis sencilla de amoldar, puesto que sus superfi- cies art las de una bastantes problemas: dimensién de la esfera protésica, superficies en contacto en lo referente al coeti- fe de frotaciGn, re al desgaste, 10x! dad eventual de los desechos del desgaste, pero sobre todo, el problema més dificil de abordar es la unién con el hueso vivo bajo la controversia de incrustacién o no, También gracias a la cadera, la investigacién sobre las protesis se desarroll6 de tal forma que la cantidad de modelos aumenté considerablemente. {es son muy parecidas a esfera, todavia plant naturaleza de las. 2. MIEMBRO INFERIOR 13 14 FISIOLE ARTICULAR MOVIMIENTOS DE FLEXION DE LA CADERA. La flexion de la cadera es el movimiento que produce el contacto de la cara anterior del muslo con el tronco, de forma que el muslo y el resto del miembro inferior sobrepasan el plano frontal de la articulacién, quedando por delante del mismo. La amplitud de la flexion vari Lintos Factores: segtin dis- De forma general, la flexién activa de la cadera no es tan amplia como la pasiva. La posi- cidn de la rodilla también interviene en ta ampli- tud de la flexi6n: cuando la rodilla esta extendi- da (Fig. 2), la flexi6n no supera los 90°, mientras que cuando Ia rodilla esti flexionada (Fig. 3) aleanza e incluso sobrepasa los 120°, En Jo que respecta a la flexi6n pasiva, su amplitud supera siempre los 120°, pero de nuevo la posici6n de la rodilla es importante: si ésta esta extendida (Fig. 4), la flexién es mucho menor que cuando esté flexionada (Fig. 5); en este tilti- mo caso, Ia amplitud sobrepasa los 140° y el musto contacta casi totalmente con el térax. Mas adelante se podra constatar (pig. 150) cémo Ia flexién de rodilla, siempre que los isquiotibiales estén relajados, permite una mayor flexién de la cadera. Si se flexionan ambas caderas a la vez de forma pasiva mientras que las rodillas estén tam- bien flexionadas (Fig. 6), terior de los muslos contacta ampliamente con el tronco, puesto que a la flexién de jculaciones coxofemorales se aftade la retroversién pélvica borrando la lordosis lumbar (fecha), 16 FISIOLOGEA ARTICULAR MOVIMIENTOS DE EXTENSION DE LA CADERA La extensién dirige el miembro inferior por detds del plano frontal. La amplitud de la extensién de la cadera es mucho menor que la de la flexién, estando limita- da por la tensi6n del ligamenta iliofemoral (véase pag. 36). La extension activa es de menor amplitud que la extensién pasiva. Cuando la rodilla esté extendida (Fig. 7) la extensién es mayor (20°) que cuando esti flexionada (Fig. 8), esto se debe a que Jos masculos isquiotibiales pierden totalmente su eficacia como extensores de cadera, puesto que han utilizado gran parte de su fuerza de contra cidn en la flesidn de rodilla (véase pig, 150). La extensién pasiva no es mas que de 20° delante (Fig. 9); alcanza los 30° cuando el miembro inferior se sittia muy hacia atris (Fig. 10). Hay que recatcar que la extension de la cade- ra aumenta notablemente debido a la anteversion producida por una hipertordosis lumbar Esta participacién del raquis lumbar se_puede medir en las figuras 7 y 8 mediame el angulo centre la vertical (irazos finos) y la posicién de a neaciGn normal del muslo (trazos gruesos). Esta Ultima posiciGn se obliene gracias al angulo inva- riable que forma el musto con la linea que une el centro de la cadera con la espina iliaca anterosu- perior. Sin embargo, este angulo varia segtin suje- tos, ya que depende de la estatica pélvica, es decir del grado de retroversi6n o anteversi6n pél vica. Las amplitudes aqui referidas corresponden a individuos "normales’ sin ningin entrenamiento previo. Se pueden aumentar considerablemente gracias al ejercicio y al entrenamiento apropia- dos; por ejemplo, lay bailarinay pueden realizar sin problemas la apertura de ambas piernas (Fig, 11) incluso sin apoyarse en el suelo, merced a la flexibilidad de su ligamento de Bertin; sin embar- 0, es necesario recalear que no extienden sufi- cientemente el muslo debido a una anteversion pélvica demasiado pronunciada, 18 FISIOLOGIA ARTICULAR MOVIMIE! La abduccién dirige el miembro inferior hacia fuera y lo aleja del plano de simetria del cuerpo. Si te6ricamente es factible realizar la abdue- cién de una sola cadera, en la prdctica la abduc G6n de una cadera xe acompana de una abduc- cin idéntica de la otra cadera. Esto ocurre a par tir de los 30° (Fig. 12), amplitud en ta que se ini- cia una basculacién de la pelvis mediante la incli- nacion de la linea que une Las dos fosas laterales: © inferiores (que corresponden a la proyeccién cutinea de las espinas ilfacas posterosuperiores).. Prolongando el eje de ambos miembros inferio- res, se constala que se cortan en el eje siméirico de la pelvis: por lo tanto, se puede deducir que en esta posicién ambas caderas estén en abduccién de 15°, Cuando se completa el movimiento de abduccién (Fig. 13), 1 angulo formado por los dos miembros inferiores alcanza los 90". La sime: Ufa de abduccién de ambas caderas teaparece, pudiendo deducir que la maxima amplitud de abduecién de una cadera es de 45°. Obsérvese que, en ese preciso instante, la pelvis tiene una TOS DE ABDUCCION DE LA CADERA inclinaci6n de 45° con respecto a la horizontal, del lado de la carga, El raquis, en conjunto, com- pensa esta inclinacién de la pelvis mediante una convexidad hacia el lado que carga. Nuevamente reaparece la participacién del raquis en los movi- mientos de cadera, La abducci6n esté limitada por el impacto Gsco del cuello del fémur con la ceja cotiloidea (véase pagina 34) aunque antes de que esto cu: a intervienen los miisculos aductores y los liga- mentos ilio y pubotemorales (véase pag. 42). Mediante ejercicio y entrenamiento adecua- dos, es posible aumentar la maxima amplitud de abduccién, como en el caso de las bailarinas, que pueden aleanzar de 120° (Fig. 14) a 130° (Fig, 15) de abduccisn activa, es decir sin apoyo. En cuanto a la abduccién pasiva, los individuos que se entrenan pueden aleanzar los 180° de abduc cidn frontal (Fig. 16a); en realidad, ya no se trata de abduccién pura, puesto que para distender los ligamentos de Bertin la pelvis bascula hi delante (Fig. 16b) mientras que el raquis lumbar se hiperlordosa (flecha) de forma que la cadera esta en abducci6n-flexion, 2. MIEMBRO INFERIOR 19) 20 FISIOLOGIA ARTICULAR MOVIMIE! TOS DE ADI La aduccién Teva el miembro inferior hacia dentro y lo aproxima al plano de simetria del cuerpo. Dado que en la posicién de referenci ambos miembros inferiores estén en contacto, no existe movimienta de aduccién “pura” Sin embargo, existen movimientos de adue- cidn relativa (Fig, 17) cuando, a partir de posicién de abduccién, ef miembro inferior se dirige hacia dentro También existen movimientos de aduceién combinados con extensi6n de cadera (Fig. 18) y movimientos de aduceion combinados con fle- xion de cadera (Fig, 19) Por tiltimo, existen movimientos de aduc- cién de una cadera combinados con una abducci6n de la otra cadera (Fig. 20), scompa lado de una inclinaci6n de la pelvis y de una JCCION DE LA CADERA. incurvacién del raquis. Recalear que a partir del momento en el que los pies se separan —y esto es necesario para asegurar el equilibrio del cuerpo- el dngulo de aduccién de una cadera no es exac- tamente el mismo que el dngulo de abduecién de a otra cadera (Fig. 21): su diferencia es el éngu- lo formado por los ejes de ambos miembros infe- riores en la posicion simétrica de partida, En todos estos movimientos de aduecién com- binada, fa amplitud mavima de aduccién es de 30° De entre todos estos movimientos de aduc- n combinada, hay uno que efectia una posi- cin bastante frecuente (Fig, 22): la sedestacién con las piemas cruzadas. En este caso, la aduc~ cién se asocia a la flexién y rotacién extema de cadera y es la posi ara la cade- ra (véase pig. 46). jn mis inestable ps 2 FISIOLOGIA ARTICULAR MOVIMIENTOS DE ROTACION LONGITUDINAL DE LA CADERA. Los movimientos de rotacion longitudinal de Ja cadera se realizan alrededor def eje mecdnico del miembro inferior (eje OR en la figura 1). En la posicién normal de alineamiento, este eje se confunde con el eje vertical de la articulaci6n coxofemoral (eje OZ, Fig. 1). En estas condicio- nes, la rotacién externa es el movimiento que dirige la punta del pie hacia fuera, mieniras que la rotacién interna dirige la punta del pie hacia den- tro, Cuando 1a rodilla esté totalmente extendida no. existe ningiin movimiento de rotacidn en la misn (véase pig. 136), siendo L adera, en este ci s es 1a posicign utili para apreciar la amplitud de los movimientos de Tolacidn, Es preferible realizar este estudio con el individuo en decubito prono, o sentado en el borde de una camilla con la rodilla flexionada en angulo recio. En dectibito prono, ta posicién de referencia (Fig, 23) se obtiene cuando la rodilla flexionad uo recto esti vertical. A partir de esta posi 1 piema se dirige hacia fuera, se mide la rotacién interna (Fig. 24), cuya amplitud m: es de 30 a 40°, Cuando la pierna se dirige hacia dentro, se mide la rotacién externa (Fig, 25), cuya mplitud maxima es de 60° en En sedestacién al borde de ta camilla, cadera y rodilla flexionadas en angulo recto, la rotacién externa se mide igual que en el caso anterior, cus do la pierna se dirige hacia dentro (Fig. 26). con el muslo girando en el sitio, y la rotacién interna ndo la piema se dirige hacia fuera (Fig, 27). En esta posicidn, la amplitud maxima de ta rotacién externa puede ser mayor que en ta posi dectibito prono, ya que ka flexién de la cade fiende los ligamentos ilio y pubofemorales, que son los principales factores limitantes de lk cién externa (véase pxig. 40). En la posiciGin de sedestacion con las piemmas cruzadas (Fig. 28), la rotacidn externa se combina con una flexi6n que sobrepasa los 90° y con una abduccién, Los adeptos al yoga Hegan a forzar la rotacidn externa hasta tal punto que los ejes de ambas piernas quedan paralelos. superpuestos. y horizontales (posicién denominada de "loto"), La amplitud de las rotaciones depende del Angulo de anteversi6n del cuello femoral, Esta anteversiGn esté, por lo general, muy acentuada en el niflo, lo que contleva una rotacion interna de ta picrna —el nino anda con “los pies hacia dentro” y presenta con frecuencia un pie plano valgo bilate- ral-. Con el crecimiento, el ingulo de anteversi6n recupera sti valor normal, haciendo que los proble- mas citados anteriormente desaparezcan. Sin ‘embargo, es necesario citar una circunstaneia en ka que la anteversién puede permanecer perenne e incluso exagerada: algunos nifios adquieren el habito de sentarse en el suelo sobre sus talones con las rodillas flexionadas. esto conlleva una rotacién iniema del fémur y, como la plasticidad del esque. eto es todavia muy gr gerada de los cuellos femorales. Una forma de remediar esta situacidn es obligar al ni tuna actitud inversa, es de ide, una anteversién exa 10 wadoptar sentarye con las pier- nas cruzadas, © todavia yoga, lo que, con el ti ral en retroversiGn, La medicién del dngulo de anteversién de los cuellos femorales planteaba, hasta hace poco. al menos con el método radiolégico clisivo, algunas dificultades para interpretar los resultados. En la actualidad, gracias al esesiner, est Meva a cabo de form ejor, en la posicion de po, moldea el cuello femo- medicién se simple y precisa. Por lo tanto, conviene utilizar este método cuando se pre: tende diagnosticar rotuciones de! miembros inferiores, ya qu blema s juosas de los por lo general, el pro: inicia en la cadera, 2. MIEMBRO INFERIOR 23 24 FISIOLOGIA ARI EL MOVIMI Como en el caso de todas las articulaciones que tienen tres grados de libertad, el movimiento de circunduccién de la cadera se define como la combinacién simultanea de movimientos ele- mentales efectuados alrededor de tres ejes. Cuando la circunduceién alcanza su méaima amplitud, el eje del miembro inferior describe en el espacio un cono cuyo vértice resulta ser el cen- wo de la articulacién coxofemoral: es el cono de cireunduceién (Fig. 29) Este cono dista mucho de ser regular, puesto que las amplitudes maximas no son iguales en todas las direceiones del espacio: por to tanto, la trayectoria deserita por la porcién distal del Iniembro inferior no es un eireulo, sino una curva sintosa que recorte distintos sectores del espacio determinados por la intersecei6n de los tres pla- nos de referenei A) Plano sagital, en el que se realizan los movimientos de flexo-extensién. B) Plano frontal, en el que se ejecutan los movimientos de abduccién-aduceién. ©) Plano horizontal Los ocho sectores del espacio numerados del Tal VII demuestran que la trayectoria atraviesat sucesivamente los sectores IT, Hl, 1, IV, V y VII. * Nota del autor tos sectowes VI. VIL lo figura ya que estin situados por deta ddeducen por razonamientoligio. VIL no sea visible en ie los panos fy I. Se Obsérvese c6mo la trayectoria contomea el miembro en carga: si este tiltimo se desviase, la ENTO DE CIRCUNDUCCION DE LA CADERA trayectoria suftiria un ligero desplazamiento hacia dentro, La flecha R que prolonga hacia abajo, adelante y afuera el miembro inferior en ell sector IV representa el eje del cono de circun- duccién, que corresponde a la posicién tanto fun- cional como de inmovilizacién de la cadera. Strasser propuso proyectar esta trayeetoria sobre una esfera (Fig. 30) cuyo centro O lo veupa el centro de la articulacién coxofemoral, cuyo radio OL esti formado pore! fémur y en la que el eje de los polos El es horizontal, En la citada esfera se pueden sefialar las amplitudes m de meridianos y de paralelos (ausentes en esta figura). gracias a un sist Se propuso este mismo sistema de medicién para el hombro, aunque en este tiltimo caso es ciertamente mucho més ieresante, presto que La rotaciGn sobre el eje longitudinal es mayor para el miembro superior que para el inferior. A partir de una posicin determinada OL del femur, la artic azar movinientos de abéucciin (lech Ab) 0 de aduccion dlecha Ad) recoriemto el mendiano horizontal (MID, ‘movimientos de rotacigninicm «fleck (rf) mediante rotacign alrededor dl eje OL eos de Nexoestension, estos Soa de dos tips lacién puede wt) © de rolacién externa En eam a tos movi em el sertido de paratety P se die entonces que la Mexion PI es circumpotar- ene! sentido del gran cliculo Cen euyo casos dice ‘que la flexion F2 es cireancenmut-. Estas diincioncs wo parecen tener demasiada wlilidad préctica 2, MIEMBRO INFERIOR A CABEZA FEMORAL Y DEL COTILO (as explicaciones son comunes a todas las figuras) La articulaci6a coxofemoral es una enartro: sis: sus superticies aniculares son esféricas. La cabeza femoral (Fig. 31: vista anterior) esti constituida por los 2/3 de una esfera de 40 a 50 mm de didmetro, Por su centro geométrivo O pasan los tres ejes de la articulacién: eje horizon- (1), eje vertical (2), eje anteroposterior (3). El cuello femoral sirve de soporte a la eabeza femo- ral a la parque asegura su unién con la diifisis. El je del cuetlo femoral (flecha Ci) es oblicuo hacia arriba, hacia dentro y hacia delante, formando asi el eje diafisario (D), ingulo denominado "de incli- nacién”, de 125° en el aduito; con el plano fronial (Fig. 37: vista superior) forma un angulo denomi- nado "de dectinucién’, de 10 a 30°, abierto hacia dentro y hacia defanre y también denominado ngulo de anteversin. De esta forma (Fig. 34: vista posterointerna), el plano frontal vertical que pasa por la cabeza femoral y el eje de los céndilos (plano P) deja tras de st, casi en su toalidad, la didfisis femoral y su extremo superior: dicho plano P contiene él eje mecdnico MM” del miem- bro inferior, que junto con el eje diafisario (D) forma un sngulo de 5 a7” (véase pig, 76). La forma de la cabeza y el cuello varia segin individuos, esto hizo que los antropélogos consta- taran que respondi determinada adaptacion funcional. Por lo tanto, se distinguen dos tipos extremos (Fig. ue): un tipo “longilineo” donde la cabeza repre- senta més de los 2/3 de una esfera y los ngulos. cérvico-diafisarios son_maximos La diafisis femoral es la pelvis pequefia y alta, Una morfologia como ésta favorece grandes amplitudes articulares y corresponde a una adaptacion a la velocidad de la carrera (esquemas.a yc): ipo “brevilineo": la cabera apenas sobrepasat la hiemiesfera, los dngulos. son pequenos (= 115%, D = 10°), la disisis es mas ancha y la pelvis maciza y ancha, La ampliiud articular no es tan grande, y lo que pierde en velocidad lo gana en robus- lez (by d). Es una morfologia de “Tuerza” La cavidad cotiloidea (Fig, 32: vista exter na) recibe a la cabeza femoral; estd situada en la cara externa del hueso iliaco, en la union de las tres partes que lo componen, Tiene forma de hemiesjera limitada en su contorno por la ceja cotiloidea (C). Tan solo la periferia del cotilo esta recubierta de cartilago: es la media luna articular (M)), intesrumpida en su parte inferior por la esc tadura profunda isquiopabica. La parte central del cotilo esti por detras de la media luna articular y, por lo tanto, no contacta con ka eabeza femoral: es el srasfondo cotiloideo (TT) al que una fina lamina Gea separa de la superticie endopélvica del hueso iliaco (Fig. 33: hueso transparent). Mas adelante se vers (pig. 32) cémo el radete cotiloideo (Re) se cotiloidea, encaja en la ce| EL cotilo no esti orientado directamente haci afuera, sino que “mira” hacia abajo y hacia detan- te (la flecha C” representa el eje del cotilo). En un corte vertical del mismo (Fig. 36) se puede ver con Claridad esta orientacion hacia abajo: el eje del cétilo forma un dngulo de 30 a 40° grados con la horizontal, esto implica que la parte superior del cotilo rebasa la cabeza por fuera este avance se mide por el ingulo de recubrimiento W, que gene- ralmente es de 30° (dngulo de Wiberg). En el techo del cétilo es donde la presién de la cabeza es mayor y el cartilago de la misma y de ka media Juna articular es més espeso, En un corte horizon- tal (Fig. 37) se pone de manifiesto la orientacién hacia delante: el eje del ) forma un Jo de 30a 40° con el plano frontal, Se distingue también ef trasfondo (Pf) por detras de la media Juna (MI) y el rodete (Re) encajado en la ceja coti oidea. El plano tangencial a ta ceja cotiloidea (Pr) 5 oblicuo hacia delante y hacia dentro. En Ta pritica, para realizar estos dos tipos de corte se cn ol caso del conte vertcofronl, «la tomorradiogratia, jue proporciora una imagen semeyante 4 ta gira 36; «nel caso del core horizntal al examen escanogrifica de lu cadera, que proporcona wea imagen semsjte a 7 y permite medirct sngulo de anteversén del estilo de cuclo emaral, lo quees muy util para el diagndsticn de las dispasias de aden 28 FISOLOGIA ARTICULAR, Cuando la cadera esti alineada (Fig. 38), 1o que corresponde a la hipedestacién también denominada posicién "erguida" (Fig. 39), la cabe- 74 femoral no esti totalmente recubierta por el cétilo, toda la parte anterosuperior de st cart esti al descubierto (flecha, figura 38). debe (Fig. 44: vista en persp nos de referencia de la cadera derecha) a que el eje del cuello femoral (Cf) oblicuo hacia arriba, hacia delante y hacia dentro no esta en la proton- gacién del eje del ctilo (C*) oblicuo hacia abajo, iacia delante y hacia fuera. Mediante un modelo de la articulacién de la cadera (Fig. 40), se puede constatar Ia siguiente disposicion: una esfera sujeta por un tallo curvo de acuerdo con los éngu- los de inclinacién y de declinacién, el plano D representa el pkino que pasa. por los ejes diatfisa rio y transversal de los cdndilos. Por otra parte. va de los tres pla. un hemisferio convenientemente orientado con 10 sagital S; un pequefio plano F representa cl plano frontal que pasa por el centro del hemisferio. En la posicién erguida, la esfe queda ampliamente descubierta por arriba y por delante: 1a media luna negra representa la parte del cartilago que no esta cubierta respecto aun Haciendo girar de determinada manera el hemisterio-cétilo con respecto a la esfera-cabeza CIES ARTICULAR. femoral (Fig, 43), se Hega a hacer coincidir toxal- ‘mente las superticies articulares de la cabeza y el cétilo: en este caso ka media luna negra desapare ce totalmente, Gracias a los planos de referen Sy Pes Facil constatar que para hacer coincidir las superficies articulares son necesarios {res movimientos elementales: una flexidn préxima a los 90° (flecha 1): — una ligera abduccién (flecha 2); — una ligera rotacién externa (flecha 3), En estanueva posicidn (Fig. 45), el eje del e6ti- Jo C’ se ha alineado en C” conel eje del cuello. el esqueleto (Fig. 41), la coineidencia de las superficies articulares puede conseguirse mediante los mismos movimientos de flexién, abduccién y rotacién externa: la cabeza se encaja totalmente en el cotilo, Esta posicién de la cadera corresponde a la sitwacidn de cuadrupedia (Fig 42), que es, por lo tanto, la auténtica posieién sisiologica de la cadera. La evolucién que hizo que el hombre pasara de la marcha cuadniipeda a a bipeda es responsable de la no coincidencia de las superficies articulares de la coxofemoral. Por otra parte, esta no coincidencia de las super- ficies articulares puede utilizarse como un argu- mento a favor del origen cuadrtipedo del hombre. 3) FISIOLOGIA ARTICULAR ARQUITECTURA DEL FEMUR Y DE LA PELVIS La cabeza, el cuello y la didfisis femoral forman un. conjunto que realiza lo que se denomina en mecinica un voladizo. En efeete, el peso del cuerpo que recae sobre ka beza femoral se tansmite a la didfisis femoral « través de tun braco de palanca: el evel femoral, Se puede observar el ‘mismo sistema en “voladizo” en ura horea (Fig. 50), donde la fuerza venical tende "eizalarla bara horizontal en el purto de unign con el mist y acerarel ngulo que forman mbas piezas. Para evitar un accidente de este calibre, basta con inercalar oblicuaimente una jamba de fuerza. EI cuello del fémur constituye la barra superior de la hora y observando el miembro inferior en su conjunto. (Fig, 48) se puede constatar que el eje mecéinico (Iraz0s nuevos) en el que Se alinean las tres anticulaciones de la cadera, rodilla y tobillo, deja por fuera la horea femoral obsérvese también que el ¢ representuda en la figura por una ti interealados de distinto tamaio). Se pod ver m: te (Fig. 128) el interés mecsinico de esta disposici eednico no coincide con k venica cvitar e! cizallamiento de la base del cuello del Femur (Fig, $1),€l extremo superior del fémur posee una estructura muy visible sobre un corte vertical de hueso seco (Fig, 46), Las Liminas del hueso esponjoso estin dispuestas n dos sistemas de trabéculas que comesponden a lineas de fuerza mecdnicas. ‘un sistema principal formado por dos haces de ta: ‘éculas que se expanden sobre el cuello y la cabeza: el primero (1) se origina en la cortical externa de ladiafisis y se acaba en la parte inferior de la cor cel segundo (2) se expande desde la cortical inter ladidfisis y la conical inferior del cuello y ‘se dirige verticalmente hacia la parte superior de laconical cefilica: es elhaz cefilicoo abanico de Calman demos ques se cara exeénrcamenteun ube de cesayo cn forma de eayado 0 gia (Fig. 49) se puede hacer aparece das abanicos de leas de fuera: wn obi, ‘emvenidad, que comespondeta a fuera de race y ree sential homlog del hr acre yoo verical, en acon ‘avid, que comenponder a fersas de preston y eopreent «ha elie Gamba de refer de la ewe un sistema accesorio forniado por dos haces que se cexpanden hacia el trocéinter mayor el primero (3), a panir de la cortical interna de la dhifisis: es el haz trocantéreo: cl segundo (4), de menor imporancia, formado por fbras verticales paralelas a la costical exter: del trocinter mayor. Hay que recalear tres puntos: 1° En la meseta tocantérea se constituye un sistema cojival mediante la convengencia de los haces arc forme (1) y trocantereo (3), El eruce de esios dos pilares forma una clave de arco mis densa que desciende de la cortical superior del cuello. El par interno es menos sSlido y se debilita todavia mis a ‘medida que aumenta la edad, debido a la osteopo- roxis seni 2° En el cuello y la cabeza se constituye otro sistema ojival formado esta ver por la convergencia del hhaz arciforme (1) y del abanico de sustenta (©), Fn interseccidin de estos dos haces, uns zona mis densa forma el niicleo de la cabeza, Este sis- tema cervicocelico se apoya en una zona extre- madamente s6lida, la cortical inferior det cuetlo, que forma el expelin cervical injerior de Merkel (Ep), también denominado de Adams 0 "Calear” 3° Entre ef sistema ojival de ka meseta trocantérea y el sistema de suseniaciGn cervicocefilica existe luna zona menos resistente (+) que la osteoporosis senil oma todavia mis vulnerable, mes iri: pre- cisamente ésta es la zona donde se localizan las Fracturas cervico-tocaniéreas (Fig, La estructura de la cintura pélvica (F se puede analizar del mismo modo. Formando un anillo totalmente cerrado, transmite las fuerzas verticales. del raajuis lumbar (flecha sombreada eon trazos y desdoblada) hacia lay des conofemorales xisten dos sistemas mabvculares principals ve transite la fucreas.a eaves de ncaa uric, en ditcevin af cio yal sauicn gs. 46 y 4. — Las trabéeatas sacrocotideas se ersanizan sexi do sis temas ro (5), procedente de I parte superior de a super ricular, se condensa en et erde posterior de a ‘scat ctica formant epi cic (Be) paca expandime en la pate inferior dl clo, donde se cnt aia con as rahéculas de traccdn del cuclo femoral (1). 2 BL segundo (6), procedente de la parte inferior de le ie suricul, se condensa a a altara del estecch pina nomirala (Bi)~ para ir del cotlo donde se cont- Inia coo las trabéculas de presi del abaico de susten en ta super ficie auricular con los des haces citads amerirmente para descent hasta cl iquin, Se enrceruzan com ks tralkulas que naccn en I ej ctilodea (8). Ese sstema de trabéculs squticassopora el peso del cuerpo en sdestaci. Por tino, tis trateculas originate fa espna nomads (6) y om a espa citi (Ee) se inserts en Ia rans horizontal del pubis, completanlo de esta manera el will plvico, 32 FISIOLOGIA ARTICULAR EL rodete cotiloideo (Re) es un anillo fibro- cartilaginoso ue se inserta en la ceja cotiloidea (Fig. 52), aumentando notablemente la. profundi- dad de la cavidad cotiloidea (véase pag. 44) e igua- lando las irregularidades de la ceja (C): extirpando Ja parte superior del rodete, se puede ver la escota- dura iliopibica (BP). En cuanto a la eseotadira isquioptbica (EIP), la mas profunda de las tres, el rodete forma un puente insertindose en el liga’ menio transverso del acerdbulo (LT), fijo a su ver en los dos bordes de la escotadura: en el esquena se ha “desmontado” LT y Re. En el conte (Fig. 53), el radete se fija con firmeza en el borde del Tiga- mento transverso (véase también la Fig. 36). De hecho, en el corte se puede apreciar la forma ts gular del rodete ademis de las tres earas que se describen a continuacién: una cara interna que se inserta totalmente en la ceja y liga mn) recubierta de cartil mde La media luna articul go, continue’ Io tanto en contacto con la cabeza femo cara periférica en la que se inserta la capsula arti- cular (Ca), pero esta insercion capsular solo se da cn Ja parte mas interna de la citada cara, dejando libre el borde cortante del rodete dentro de la cavi- dad articular; de esta forma, aparece delimitado entre el rodete y Iu cApsula un receso circular (Fi 54 sogin Rouviere), denominado pliewue perilim- ico (Pp). E) ligamenta redondo (LR) es una cintilla aplanada fibrosa (Fig, 56), de 30-35 mm de largo, que se extiende desde la escotadura isquioptibica (Fig, 52) a la cabeza femoral y se aloja en el tras- fondo del cétilo (Fig. 53). Su insercion en la cabe- ca femoral (Pig. 55) se sittia en la parte superior de una pequenta fosa apenas localizada por debajo y por deiras del centro de la superticie cartilaginosa: en ka parte inferior de la fosita, el ligamento se . RODETE COTILOIDEO Y EL LIGAMENTO REDONDO limita a destizarse sobre ella. La cintilla se divide en tres haces un haz posterior isquidtico (hp), el de mayor longitud, que sale por la escotadura isquioptibica, pasando por debajo del liga mento transverso (Fig, 52), para insertarse por debajo y por detras del cuemo posterior de la media luna articular, ~ un haz anterior pibico (ha) que se fija en la misma escotadura, por detras del cuerno anterior de la media luna articula — un haz medio (hm) més delgado, que se inserta en el borde superior del ligamento transverso (Fig. 52) EI ligamento redondo se localiza (Fig. 53), junto con tejido celulo-adiposo, en la cavidad pos- terior (CP). donde esta recubierto por la sinovial (Fig. 54); esta membrana se inserta, por una parte, en el borde central de la media luna articular y en el borde superior del ligamento transverso y, por otra, en la cabeza femoral, en el borde de la foosita de inserci6n de! ligamento redondo. Por lo tanto, la sinovial tiene, aproximadamente, una forma ron- coc6nica, por lo que se la denomina la tienda del ligamento redondo (1). EI ligament redondo no desempefa una fun- cién mecdinica importante, a pesar de ser extremada- mente resistente (carga de ruptura = 45 kg): sin embargo, contribuye ala vascularizacién de la eabe- za femoral. De becho (Fig. 57: vista inferior segiin Rouvitre), [a rama posterior de la arteria obturatriz, (1) desprende una arteriola, la urveria del ligamento redondo (6), que pas por debajo del ligamento transverso y penetra en el espesor del ligamentoy redondo, Por otra parte, la cabeza y el cuello estin vascularizados por las arterias capsulares (5) ramas de las arterias circunflejas anterior (3) y posterior (4), colaterales de la arteria femoral profunda (2). 2, MIEMBRO INFERIOR $5 M FISIOLOGIA AKTICULAR LA CAPSULA ARTICULAR DE LA CADERA, Lacpsulade la eadera tiene forma de manguit Arico (Fig. 58) que se extiende desde el hvese iliaco a cextremidad superior del femur. Este manguito se constituy de cuairo fibras tipo: fibras longitudinales (1), de uniéa, paralelas al} del cilindro; = fibras oblicuas (2 do una espiral, n también de unién, pero forman: iso menos larga, alrededor det cilindro: fibras areijormes (3), cuya nica insercién es el hhueso ilfaco, expandidas en forma de "guimaldas” de un punto a otro de la ceja cotloide: arco, de lengitud variable, cuya pante nnente sobresale del ex forman un promi- io del manguito, Estos arcos fibrosos "envuelven’. « modo de un nudo de corka ta, lacabeza femoral y coniribuyen a mantenerla en el cat = fibras cieulares (4), sin ninguna Sobre todo abundantes en el centro de! manguito, a ‘que retraen ligeramente, Sobresalen en la cara pro- funda de la cépsula formando el anillo de Weber 0 zona orbicular, que rodea y ciie et cucllo. insereiin ésea Mediante su extremo interno, el manguito capsular se fija en la ceja cotloidea (5), en ef ligamento transverso y en la superficie periérica del rodete (véase paig. 32), esta bleciendo esirechos nexos com el tendon del recto anterior (RA, Fig. 52). Siu hay dreto (Ts fj la espn liacaanerenfesio, ha retleo (1) se hit on I pore posenor de kx comederasupacoatoisea tras hatersedeslzado por un debian [fig. 59 9 del gamete thotendinopeecanéen (it) que refuerza a parte superior de la cipal (wéase pig 36), sa ecurente (T,) Fefuce a pate anterior de la cipsul to oe Iw inser caper EL extremo externo del_manguito capsular no se inserta enel limite del cantilago de la cabeza, sino en la base el cuello, siguiendo una linea de insercién que pasa: por delan anterior (6); a Jo largo de la linea intertrocantérea por detrés (Fig, $9), no en la linea intertrocamtérea posterior (7), sino en la uni6n del tervioextemno y de los dos tercios internos de la. cara posterior del cue: lio (8), justo por encima de la corredera (9) del ten: