Está en la página 1de 42

POESÍA ESPAÑOLA SIGLO

XX
Acercamiento a la evolución
poética desde el Romanticismo a
la poesía contemporánea
Bécquer y el simbolismo
• Se considera a Bécquer el iniciador de la
renovación poética que desemboca en el
cambio profundo que acentuarán las
Vanguardias del siglo XX.
• El siguiente esquema nos puede servir
para analizar esa evolución que tiene
como punto de partida el SIMBOLISMO.
INICIADORES DE LA POESÍA
CONTEMPORÁNEA

SIMBOLISMO

BÉCQUER

MODERNISMO

RUBÉN DARÍO A. MACHADO

JUAN R. JIMÉNEZ
CARACTERÍSTICAS DE LA
POESÍA SIMBOLISTA
• Posee intenciones metafísicas.
• Utiliza el lenguaje literario como instrumento
cognoscitivo.
• Impregnada de misterio y misticismo.
• Estilo: musicalidad perfecta en sus rimas,
Intentaban encontrar las secretas afinidades
entre el mundo sensible y el mundo espiritual.
Para ello utilizaban determinados mecanismos
estéticos, como la sinestesia.
Veamos ahora algunos ejemplos
concretos
ITE MISSA EST

• Yo adoro a una sonámbula con alma de Eloísa,


virgen como la nieve y honda como la mar;
su espíritu es la hostia de mi amorosa misa,
y alzo al són de una dulce lira crepuscular.
Ojos de evocadora, gesto de profetisa,
en ella hay la sagrada frecuencia del altar:
su risa en la sonrisa suave de Monna Lisa;
sus labios son los únicos labios para besar.
Y he de besarla un día con rojo beso
ardiente;
apoyada en mi brazo como convaleciente
me mirará asombrada con íntimo pavor;

la enamorada esfinge quedará estupefacta;


apagaré la llama de la vestal intacta
¡y la faunesa antigua me rugirá de amor!

RUBÉN DARÍO
EN EL POEMA ANTERIOR:
• Se percibe el
preciosismo
• Las referencias
cosmopolitas y
culturales
• La perfección formal
• Las imágenes
visuales y sensoriales
• El erotismo
Pero también lo metafísico estará
presente,como en este otro poema
LO FATAL

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,


y más la piedra dura porque ésa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.
Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror...
¡Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por
lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos

y no saber adónde vamos,


ni de dónde venimos!...
En la primera etapa de Machado, nos
encontraremos con su libro Soledades,
galerías y otros poemas (1907)

Características

Modernismo Sentimientos
símbolos
intimista universales

La tarde
El agua
tiempo muerte Dios
La noria
Símbolos que podemos encontrar en el
siguiente poema
El poema no es un
Las ascuas de un crepúsculo morado
simple cuadro
detrás del negro cipresal humean... paisajístico.
En la glorieta en sombra está la fuente Analicemos las
con su alado y desnudo Amor de
piedra, palabras y su
que sueña mudo. En la marmórea taza simbolismo.
reposa el agua muerta.
En Campos de Castilla (1912) Machado se
adentra en el tema de España de forma crítica.
Antes que te derribe, olmo del Duero,
Al olmo viejo, hendido por el rayo con su hacha el leñador, y el carpintero
y en su mitad podrido, te convierta en melena de campana,
con las lluvias de abril y el sol de lanza de carro o yugo de carreta;
mayo, antes que, rojo en el hogar, mañana
algunas hojas verde le han salido. ardas, de alguna misera caseta
al borde de un camino;
¡El olmo centenario en la colina antes que te descuaje un torbellino
que lame el Duero! Un musgo y tronche el soplo de las sierras blancas;
amarillento antes que el río hacia la mar te empuje,
le mancha la corteza blanquecina por valles y barrancas,
al tronco carcomido y polvoriento. olmo, quiero anotar en mi cartera
No será, cual los alamos cantores la gracia de tu rama verdecida.
que guardan el camino y la ribera, Mi corazón espera
habitado de pardos ruiseñores. también hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.
Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
hunden sus telas grises las arañas.
Con el paso a la Generación del 14 la
poesía se hace más intelectual.

El representante de
esta generación será
Juan Ramón
Jiménez.
Su idea de poesía es:

• Sed de belleza
• Sed de conocimiento
• Sed de eternidad.
Sus etapas se resumen en tres:

• 1ª. Época sensitiva (hasta 1915).


• 2ª. Época intelectual (hasta 1936).
• 3ª. Época “suficiente” o “verdadera” (hasta
su muerte).
CANCIÓN DE INVIERNO

Cantan. Cantan.
¿Dónde cantan los pájaros que cantan?

Ha llovido. Aún las ramas


están sin hojas nuevas. Cantan. Cantan
los pájaros. ¿En dónde cantan
los pájaros que cantan?

No tengo pájaros en jaulas.


No hay niños que los vendan. Cantan.
El valle está muy lejos. Nada...

Yo no sé dónde cantan
los pájaros -cantan, cantan-
los pájaros que cantan.
EL VIAJE DEFINITIVO

Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando;


y se quedará mi huerto con su verde árbol,
y con su pozo blanco.

Todas las tardes el cielo será azul y plácido;


y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.

Se morirán aquellos que me amaron;


y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincon de aquel mi huerto florido y encalado,
mi espiritu errará, nostalgico.

Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol


verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido...
Y se quedarán los pájaros cantando.
Las vanguardias
En 1934, Ernesto Giménez Caballero publica en Nueva York un
artículo en el que juzga la literatura española entre 1918 y 1930.

De ella dice: “ -alegría,


Es ANTI-romántica, “ -juego,
“ -retórica, “ -pureza,
“ -política, “ -matemática,
“ -plebeya, “ -religiosidad.
“ -patética.
Es PRO-cinema,
“ -sport,
“ -circo,
Temas de la nueva literatura:

-Improbabilidades.
-Realismos.
-Más o menos inhumana.
-Puerilidades poéticas.
-Temas escabrosos.
Estilo de la nueva literatura:

-Riqueza y precisión idiomática.


-Concepto y metáfora.
-Frases punzantes.
-Nada de cloroformo.
-Exceso alcohólico.
En Europa se destacan los siguientes
movimientos:

Vanguardias

Futurismo (1909)

Dinamismo, rapidez verbal, temas


Marinetti
Contemporáneos. Culto a la máquina

Cubismo (!913)

Apollinaire. Caligramas

Dadaísmo (1916)

Tristán Tzara. Irracionalismo


Ejemplos de Caligramas
El reloj
En España se conocerán pronto estos
movimientos:

Vanguardias

Futurismo Ultraísmo Creacionismo Surrealismo

Liberación del
Deshumanización poder
Salinas, Alberti Maquinismo G. Diego creador.
Caligramas Liberación del
lenguaje
Salinas y el futurismo
Quietas, dormidas están, Que se alcen desde siglos
las treinta, redondas, blancas. todas iguales, distintas
Entre todas como las olas del mar
sostienen el mundo. y una gran alma secreta.
Míralas, aquí en su sueño, Que se crean que es la carta,
como nubes, la fórmula, como siempre.
redondas, blancas, y dentro Tú alócate
destinos de trueno y rayo, bien los dedos, y las
destinos de lluvia lenta, raptas y las lanzas,
de nieve, de viento, signos. a las treinta, eternas ninfas
Despiértalas, contra el gran mundo vacío,
con contactos saltarines blanco a blanco.
de dedos rápidos, leves, Por fin a la hazaña pura,
como a músicas antiguas. sin palabras, sin sentido,
Ellas suenan otra música: ese, zeda, jota, i...
fantasías de metal
valses duros, al dictado.
Guillermo de Torre y el
Creacionismo
La Generación del 27
Características

• A) Entre lo intelectual y lo sentimental.


• B) Entre una concepción cuasi mística de la
poesía y una lucidez rigurosa en la elaboración
del poema.
• C) Entre la pureza estética y la autenticidad
humana.
• D) Entre lo minoritario y la “inmensa
compañía”.
• E) Entre lo universal y lo español.
Evolución de la Generación del 27
Primera etapa: hasta 1927
-influencias de Bécquer y del Modernismo.
-magisterio de Juan Ramón Jiménez orientado
hacia la poesía
pura.
-influjo de lo popular y lo clásico.
-fervor por Góngora.
Segunda etapa: de 1927 a la Guerra
Civil
• Proceso de rehumanización.
• Irrupción del Surrealismo. Temas: el amor, el
ansia de plenitud, las frustraciones, las
inquietudes existenciales o sociales…
• Etapa de poesía humana y apasionada.
• Se incorporan los acentos sociales y políticos
Tercera etapa: después de la guerra
• Dispersión por el exilio.
• Los poetas que parten al exilio incorporan el
dolor humano y las imprecaciones contra los
vencedores.
• En España, la poesía deriva hacia un
humanismo angustiado, de tonos existenciales.
Hijos de la ira, de Dámaso Alonso e Historia
del corazón, de Aleixandre, son ejemplos de la
solidaridad del poeta.
Antología de textos
Pedro Salinas
Ayer te besé en los labios. Hoy estoy besando un beso;
Te besé en los labios. Densos, estoy solo con mis labios.
rojos. Fue un beso tan corto Los pongo
que duró más que un relámpago, no en tu boca, no, ya no
que un milagro, más. -¿adónde se me ha escapado?-
Los pongo
El Tiempo en el beso que te di
después de dártelo ayer, en las bocas juntas
no lo quise para nada del beso que se besaron.
ya, para nada Y dura este beso más
lo había querido antes. que el silencio, que la luz.
Se empezó, se acabó en él. Porque ya no es una carne
ni una boca lo que beso,
que se escapa, que me huye.
No.
Te estoy besando más lejos.
Vicente Aleixandre
• Unidad en ella
Cuerpo feliz que fluye entre mis manos,
rostro amado donde contemplo el mundo,
donde graciosos pájaros se copian fugitivos,
volando a la región donde nada se olvida.
Tu forma externa, diamante o rubí duro,
brillo de un sol que entre mis manos deslumbra,
cráter que me convoca con su música íntima,
con esa indescifrable llamada de tus dientes.
Muero porque me arrojo, porque quiero morir,
porque quiero vivir en el fuego, porque este aire de fuera
no es mío, sino el caliente aliento
que si me acerco quema y dora mis labios desde un fondo.
Deja, deja que mire, teñido del amor,
enrojecido el rostro por tu purpúrea vida,
deja que mire el hondo clamor de tus entrañas
donde muero y renuncio a vivir para siempre.
Quiero amor o la muerte, quiero morir del todo,
quiero ser tú, tu sangre, esa lava rugiente
que regando encerrada bellos miembros extremos
siente así los hermosos límites de la vida.
Este beso en tus labios como una lenta espina,
como un mar que voló hecho un espejo,
como el brillo de un ala,
es todavía unas manos, un repasar de tu crujiente
pelo,
un crepitar de la luz vengadora,
luz o espada mortal que sobre mi cuello amenaza,
pero que nunca podrá destruir la unidad de este
mundo.
Federico García Lorca
Tierra seca
Tierra seca,
tierra quieta
de noches
inmensas.
(Viento en el olivar,
viento en la sierra.)
Tierra
vieja
del candil
y la pena.
Tierra
de las hondas cisternas.
Tierra
de la muerte sin ojos
y las flechas.
(Viento por los caminos.
Brisa en las alamedas.)
Grito hacia Roma

(DESDE LA TORRE DEL CRYSLER BUILDING)

Manzanas levemente heridas


por los finos espadines de plata,
nubes rasgadas por una mano de coral
que lleva en el dorso una almendra de fuego,
peces de arsénico como tiburones,
tiburones como gotas de llanto para cegar una multitud,
rosas que hieren
y agujas instaladas en los caños de la sangre,
mundos enemigos y amores cubiertos de gusanos
caerán sobre ti. Caerán sobre la gran cúpula
que untan de aceite las lenguas militares
donde un hombre se orina en una deslumbrante paloma
y escupe carbón machacado
rodeado de miles de campanillas.
Porque ya no hay quien reparta el pan ni el vino,
ni quien cultive hierbas en la boca del muerto,
ni quien abra los linos del reposo,
ni quien llore por las heridas de los elefantes.
No hay más que un millón de herreros
forjando cadenas para los niños que han de venir.
No hay más que un millón de carpinteros
que hacen ataúdes sin cruz.
No hay más que un gentío de lamentos
que se abren las ropas en espera de la bala.
El hombre que desprecia la paloma debía hablar,
debía gritar desnudo entre las columnas,
y ponerse una inyección para adquirir la lepra
y llorar un llanto tan terrible
que disolviera sus anillos y sus teléfonos de diamante.
Pero el hombre vestido de blanco
ignora el misterio de la espiga,
ignora el gemido de la parturienta,
ignora que Cristo puede dar agua todavía,
ignora que la moneda quema el beso de prodigio
y da la sangre del cordero al pico idiota del faisán.
Los maestros enseñan a los niños
una luz maravillosa que viene del monte;
pero lo que llega es una reunión de cloacas
donde gritan las oscuras ninfas del cólera.
Los maestros señalan con devoción las enormes cúpulas
sahumadas;
pero debajo de las estatuas no hay amor,
no hay amor bajo los ojos de cristal definitivo.
El amor está en las carnes desgarradas por la sed,
en la choza diminuta que lucha con la inundación;
el amor está en los fosos donde luchan las sierpes del hambre,
en el triste mar que mece los cadáveres de las gaviotas
y en el oscurísimo beso punzante debajo de las almohadas.
Pero el viejo de las manos traslucidas
dirá: amor, amor, amor,
aclamado por millones de moribundos;
dirá: amor, amor, amor,
entre el tisú estremecido de ternura;
dirá: paz, paz, paz,
entre el tirite de cuchillos y melones de dinamita;
dirá: amor, amor, amor,
hasta que se le pongan de plata los labios.
Mientras tanto, mientras tanto, ¡ay!, mientras tanto,
los negros que sacan las escupideras,
los muchachos que tiemblan bajo el terror pálido de los
directores,
las mujeres ahogadas en aceites minerales,
la muchedumbre de martillo, de violín o de nube,
ha de gritar aunque le estrellen los sesos en el muro,
ha de gritar frente a las cúpulas,

ha de gritar loca de fuego,


ha de gritar loca de nieve,
ha de gritar con la cabeza llena de excremento,
ha de gritar como todas las noches juntas,
ha de gritar con voz tan desgarrada
hasta que las ciudades tiemblen como niñas
y rompan las prisiones del aceite y la música,
porque queremos el pan nuestro de cada día,
flor de aliso y perenne ternura desgranada,
porque queremos que se cumpla la voluntad de la Tierra
que da sus frutos para todos.
Luis Cernuda
Si el hombre pudiera decir lo que ama,
Si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
Como una nube en la luz;
Si como muros que se derrumban,
Para saludar la verdad erguida en medio,
Pudiera derrumbar su cuerpo, dejando solo la verdad de su amor,
La verdad de sí mismo,
Que no se llama gloria, fortuna o ambición,
Sino amor o deseo,
Yo sería aquel que imaginaba;
Aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
Proclama ante los hombres la verdad ignorada,
La verdad de su amor verdadero.
Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
Cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina,
Por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
Y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
Como leños perdidos que el mar anega o levanta
Libremente, con la libertad del amor,
La única libertad que me exalta,
La única libertad por que muero.
Tú justificas mi existencia:
Si no te conozco, no he vivido;
Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.