Está en la página 1de 1

QUIETUDES    (V

)

Frío  en  el  blanco  herido
entre  oscuros  espinos  atrapado;
alma  ausente  del  nido
olvidada  en  helado
in9ierno  de  dolor  inmaculado.
!
! GLOSA
! El níveo frío es un augurio inesperado de una primavera pletórica de dones
benefactores. Pero queda atrapado entre punzantes espinas que hieren su
inmaculada albura genital. Perpetuo contraste de vida mortal es la esencia misma
del devenir humano del alma, su destino congénito, su delicuescente materia y su
inmarcesible forma que fija el poema. Tal la nieve, tal el alma: dos evanescentes
realidades -la una por efímera, la otra por impalpable- que proceden de un mismo
ente increado, innominado e inextricable, causa última del puro dolor de ser vivo y
no saber nada...
! ! ! ! ! ! ! ! ! Paco Ayala Florenciano