Está en la página 1de 2
1 LA CELEBRACIÓN. PELICULA. 17 DE JUNIO DE 2002. COMENTARIO. ANSELMO PULIDO C. Se trata de una historia de familia, con una fachada de apariencia y un trasfondo de gran agresividad y violencia, expresado a su modo por cada personaje integrante de la familia. En el transcurso de la película se mueve el leit motiv de una hija que se ha suicidado, pero de lo cual se desconoce el motivo. Hacía el final, en la culminación del drama sabremos que fue porque no podía escapar de los monstruos o fantasmas del incesto vivido con el padre. La latitud donde corren los sucesos hablan de la universalidad del fenómeno inconsciente vs. Convencionalismo social y familiar y como se solapa la autoridad irracional, el control inhumano y arbitrario del padre sobre la familia. Un padre más allá del bien y del mal. La satisfacción de sus instintos es la ley. Podría hablarse de una contienda o lucha que ocurre en el decurso de la celebración del sexagésimo cumpleaños del padre. Sobre todo entre éste y su hijo mayor Cristian; Elsie, la esposa, la madre, es una mujer asquerosamente convencional, como hay muchas, apéndice del padre. La apariencia de respetabilidad, de las buenas costumbres deberá mantenerse a toda costa. Racismo (abuso sexual), incesto, violencia; agresividad. Prejuicios. El convencionalismo familiar va de la mano con la enajenación. Digamos que los peores excesos tratados en la película se dan con una capa de educación y cortesía. Violencia hacía la pareja Supeditación hacía el padre. Es como un juego de fuerzas entre el inconsciente familiar que pugna por desmoronar el convencionalismo y las buenas costumbres, y mostrar la verdad de la patología individual y familiar, que corroe de fondo la vida de los protagonistas, en aras de la apariencia y lo convencional. El buen vivir que trata de mantenerse a toda costa, al precio de la represión de todos los inconscientes de los miembros familiares. La madre protege a su esposo ante las acusaciones de Cristian echándole en cara sus defectos, como la drogadicción. 2 Realmente resulta oprimente esa atmósfera de una falsa moral de una moral artificial, de una moral, social, familiar, que oculta el pecado y la podredumbre. La moral de la basura debajo de la alfombra, o de la ropa sucia que se lava en casa. Helena ejerce una rebeldía callada y pasiva. No se atreve a vivir abiertamente esa rebeldía y como no hace ruido, ni quien la tome en cuenta. No se atreve a leer la carta de su hermana suicida, y será su hermano Cristian quien finalmente habrá de leerla derrumbando así el convencionalismo, con la fuerza de los secretos familiares: incesto y violencia. Helen desafía pacíficamente el racismo familiar mostrándose con su pareja: un negro - contra quien ocurre uno de las más feroces agresiones, con una canción racista en pleno familiar. Este personaje siempre conservara una posición de indiferencia y neutralidad, en todo lo que ocurre. Si acaso, una callada anuencia a la conducta de su pareja. Hay un juego de fuerzas inconscientes que son las que pugnan por derrumbar la falsa moral y los convencionalismos Y como en las hordas primitivas, finalmente, el padre es eliminado de la familia. Ya no le permiten tomar el desayuno con todos ellos. Las ligas y la dependencia hacía el padre son intensas Queda la pregunta final: ¿realmente se han liberado del padre? ¿de lo que éste representa en la película: violencia, incesto, control y dominio de los miembros familiares?