Está en la página 1de 2

Para la base de galletas

:
12 galletas tipo digestive (puedes usar otro tipo de galletas,
pero no es lo mismo)
100 gramos de mantequilla blanda
1/4 taza de azúcar
1/4 cucharadita de sal
Tritura las galletas y mézclala con el azúcar, la mantequilla y la sal. Cuando coloques la
mezcla de galletas procura que quede pareja para que así cuando la cortes, se vera también
parejo. Una vez que tengas todas las galletas extendidas presiona bien con la ayuda de una
cuchara.
Pon esta mezcla sobre la base de un molde desmontable y congela durante 15 minutos.
Luego hornea durante 15 minutos a 160 grados y deja enfriar. Muy importante que esté frío
antes de agregar la mezcla de queso, para que las migas no se suelten. Ah¡¡ puedes meterlo
al congelador si estás apurada.
Precalienta el horno a 160º
Para el relleno
700 gramos de queso crema Filadelfia. (*) a temperatura ambiente
4 huevos M a temperatura ambiente
250 ml de crema ácida (Sour Cream). Se prepara con 250 ml de crema de leche para batir y 1
cucharada de zumo de limón. Mezclar y dejar reposar 15 minutos.
260 gramos de azúcar granulada (2 1/4 taza)
75 gramos de harina (1/2 taza)
1 1/2 cucharadita extracto de vainilla
(*) Yo hice la misma receta 2 veces. La primera vez con queso crema Filadelfia y la otra con
queso crema Carrefour. Debo decir que con el Filadelfia queda mejor. Además, hice una
encuesta entre varias reposteras y todas coincidieron que sin duda usar el queso Filadelfia.
Es verdad que es algo más caro que las otras marcas, pero el resultado final bien vale la
pena.
Lo primero que hay que hacer es batir el queso crema durante unos 3 minutos, a velocidad
media (si utilizas batidora tipo Kitchen Aid.. usa la pala).
Mezclar el harina con el azúcar y seguir batiendo
Agregar la mezcla de la harina y el azúcar al queso.
Agregar la crema ácida (Sour Cream) y la vainilla y seguir batiendo.
Agregar los huevos uno a uno. Esto es muy importante. Seguir batiendo hasta tenerlos todos
integrados, siempre a velocidad media y sin sobrebatir la mezcla.
Saca el molde con la base de galletas de la nevera.
Vierte la mezcla de queso sobre las galletas.
Para hornear el cheesecake tienes que ponerle agua a la bandeja del horno y sobre ella el
molde con el cheesecake.
Hornea 1 hora a 160º. Apaga el horno y sin sacar el molde del horno, déjalo dentro con la
puerta del horno abierta.
Una vez frío, sácalo de la nevera. Para desmoldarlo, pasa la punta de un cuchillo por el borde
del molde. Desmóldalo y ojalá lo dejes reposar al menos 12 horas en la nevera, pues con
reposo queda muchísimo mejor.