Está en la página 1de 2
¿Cómo un profesor podría controlar el comportamiento de sus alumnos? El equipo decidió usar la técnica de premiar a los estudiantes, mediante estímulos que generen un mayor aprendizaje para ellos, así como estímulos negativos para los alumnos que no se comporten de una manera apropiada dentro del aula. Para probar esto, nos hemos basado en la técnica de condicionamiento operativo por parte de Skinner. En el experimento de Skinner se trabajó con aves, las cuales eran encerradas en una caja que contaba con un par de palancas y una de ellas le brindaba alimento al ave. El objetivo era probar que cada vez que el animal tenía hambre presionaba la palanca correcta y obtenía su alimento. Skinner relacionó todo esto con el aprendizaje, ya que el animal aprende a conseguir algo, a eliminar una situación perjudicial y a obtener algo beneficioso. Así como los animales, el sujeto no sólo aprende a responder ante una situación si no que esto le ayuda a obtener un nuevo repertorio de conductas. Así que con base en lo anterior, un premio o refuerzo es un estímulo que reduce la probabilidad de que cierta conducta sea repetida por el sujeto. De esta manera, cuando el profesor motive al alumno, podrá controlar el comportamiento de este. De otro modo, el psicólogo estadounidense John B. Watson realizó el experimento del pequeño Albert que es una demostración empírica del procedimiento del condicionamiento clásico, con una colaboración de Rosalie Rayner. Se seleccionó a un niño sano de nueve meses, Albert, para el experimento. Se le examinó para determinar si existía en él un miedo previo a los objetos que se le iban a presentar (animales con pelo), examen que fue negativo aunque se identificó un miedo a los sonidos fuertes. El experimento inició cuando Albert tenía 11 meses y tres días. El diseño era presentarle al pequeño Albert un ratón de color blanco y al mismo tiempo un ruido fuerte (golpeando una barra detrás de la cabeza del niño). Después de varios ensayos, el niño sollozó ante la presencia de una rata, y luego mostró generalización del estímulo ante bloques, un perro, lana, un abrigo, etc. Así Watson comprobó que es posible cambiar el comportamiento de una persona mediante la introducción de un trauma o un miedo. Aunque es una manera de cambiar la conducta de un ser humano, el psicólogo Albert Bandura menciona que son necesarios cuatro puntos para un aprendizaje exitoso: la atención, la retención, reproducción y motivación. Es por eso que hemos decidido que el profesor motive a sus alumnos mediante estímulos positivos que llamen su atención y les permitan cambiar la perspectiva que tienen sobre su profesor y la clase.