Está en la página 1de 30

Psicoanálisis Inédito

www.psicoanalisisinedito.com

¿Qué es una mujer?
Marie-Hélène Brousse*

PRESENTACIÓN
Annick Passelande: Aquí estamos, en la
sexta edición de los encuentros del Pont
Freudien. Y es con un enorme placer que
recibimos

hoy

a

Marie-Hélène

Brousse,

psicoanalista francesa, miembro de la École
de la Cause Freudienne (París) y de la
Asociación Mundial de Psicoanálisis. Es
también presidenta de la Escuela Europea de
Psicoanálisis – sección Desarrollo.
Este encuentro inaugura el año 2000, y el
tema

elegido

es

la

feminidad.

Más

precisamente, nos abocaremos esta tarde a la
pregunta “¿Qué es una mujer?”. ¡Todo un
tema! Podemos decir que los cinco últimos
encuentros lo prologaron. Cada uno de
nuestros invitados previos apuntó, llamó
nuestra atención, a su modo, sobre esta
cuestión de la feminidad, ya sea del lado de lo
que Lacan llama el “empuje a la mujer” en la
psicosis, o bien tomando la cuestión del falo, la cuestión de la sexualidad, la del goce. O incluso
interrogando este punto en el que el sujeto se pregunta sobre su ser, particularmente si es hombre
o mujer. Y bien, hemos dicho en las conferencias precedentes: “¡eso no va de suyo!”. Así que
armémonos de valor para abrir esta caja de Pandora. Abramos este debate que es, sin duda, uno
de los más importantes para nuestra civilización: el que se refiere al sexo.
En psicoanálisis, la sexualidad no es instinto, tampoco es biología. Si así fuese, el encuentro entre
un hombre y una mujer tendría la simplicidad del encuentro entre el macho y la hembra, o incluso
del espermatozoide y del óvulo, nos recuerda Marie-Hélène Brousse en uno de sus escritos.
Ahora bien, no es el caso. Nada deja correr más tinta que este encuentro casi siempre malogrado.
*

Conferencia dada el 18 de febrero de 2000 en La Maison de la Culture de Montreal, invitada por Le Pont
Freudien. El texto original en francés se encuentra disponible en http://pontfreudien.org/content/marieh%C3%A9l%C3%A8ne-brousse-quest-ce-quune-femme

1

Psicoanálisis Inédito
www.psicoanalisisinedito.com

Nada nos hace hablar más, seguramente porque es malogrado. Porque, precisamente, entre los
sexos, eso no funciona. No hay complementariedad inscripta en lo biológico.
La pregunta “¿Qué es una mujer?” no puede cerrarse fácilmente. Decir que ella es diferente del
hombre permite distanciarse de la disputa, pero no resuelve la cuestión. “¿Qué es una mujer?”.
Extraña pregunta. Sin embargo, desde siempre, la feminidad constituye un enigma sobre el que
los seres humanos se interrogan y tratan de concebir en vano. Durante siglos, esta pregunta pudo
encontrar una respuesta por el lado de la maternidad: ser mujer es ser madre. O bien se ponía la
cuestión bajo una ley que la subsumía: ser una mujer es ser esposa. Pueden también venirnos a
la mente otras figuras de mujeres, fuera de las normas: la de la bruja, la de la santa…
A comienzos de siglo, el movimiento feminista hizo su aparición asociado a condiciones sociales y
económicas de la época. Favorece el retorno de un debate que no está cerrado. Hombres y
mujeres, ¿son semejantes o diferentes? ¿Son complementarios? El reparto de poderes parece
una apuesta mayor, ¿no hay allí sino una pura y simple relación de fuerza, competición, en la que
cada una de las partes cuenta los puntos? Respecto a este debate sobre un fondo de
complementariedad esperada, ¿qué puede añadir el psicoanálisis?
Freud causa revuelo. Descubre que, en el inconsciente, el sexo femenino no es concebido sino
como ausencia, corte en relación al sexo masculino. Hasta el final de su enseñanza, afirma la
primacía del falo. Sin embargo, hasta el final, esta cuestión de la feminidad permanece como su
punto de tope. ¿Podríamos tal vez decir que es por esta pregunta, “¿Qué es una mujer?”, que
nació el psicoanálisis? ¿Que, para Freud, el descubrimiento del inconsciente y del psicoanálisis es
una tentativa de resolver esta cuestión?
La diferencia sexual es indiscutible en el plano anatómico, pero – es lo que descubrió Freud – no
se plantea necesariamente de entrada en el nivel psíquico. Lacan va a dedicar varios años a lo
que llama su retorno a Freud. Va a reformular, racionalizar en términos de lenguaje, la
problemática freudiana. La cuestión de ser hombre o mujer no es una cuestión de anatomía, sino
de discurso, dirá. La respuesta de lo que se debe hacer como hombre o como mujer, se extrae del
lenguaje. Hombre o mujer son más bien dos estandartes respecto a los cuales un ser humano
elige bajo cuál situarse. Antonio Di Ciaccia nos recordaba que Lacan, para dar un ejemplo de
mujer, se refería a San Juan de la Cruz.
Lacan también intenta y fracasa en señalar la identidad sexual. Mientras que Freud abordaba la
cuestión del lado de la identificación edípica, Lacan retoma el impasse freudiano y desplaza la
cuestión de qué es un hombre o una mujer, retomándola del lado de sus tipos respectivos de
goce. “La mujer es no-toda”, dirá Lacan, pero eso no es para indicar un menos del lado mujer. Si
tomamos esta frase de un modo positivo, eso quiere decir que la mujer tiene una extensión del
lado del goce. Ella es no-toda. Pero digamos la frase entera: no-toda fálica. La feminidad no debe
ser concebida como totalmente capturable en la lógica de la castración. Indica de ese modo una
extensión del lado del goce, un Otro goce.
2

Psicoanálisis Inédito
www.psicoanalisisinedito.com

Es a un más allá del Edipo a lo que nos invita Lacan. Sin duda, es por eso que Marie-Hélène
Brousse eligió como tema de sus seminarios de mañana y pasado mañana el siguiente título: De
una perspectiva edípica de la feminidad a una perspectiva más allá del Edipo: el avance de
Jacques Lacan. Parece indicar así que se despliega todo un recorrido que Freud, y luego Lacan, y
luego sus discípulos, han transitado a partir de esta cuestión que plantea la feminidad. Le paso
entonces la palabra a Marie-Hélène Brousse, para esta conferencia en forma de pregunta.

CONFERENCIA
Marie-Hélène Brousse: Tengo la sensación de abordar un asunto difícil, porque es un asunto
sensible, ideológicamente hablando; un asunto sobre el cual los estereotipos psicosociales y los
prejuicios de todo orden son muy fuertes en cada uno de nosotros. Estos prejuicios, digámoslo, no
escapan a los psicoanalistas que los comparten. Los psicoanalistas que me invitaron esta tarde
me han hablado mucho acerca de la sensibilidad quebequense sobre el asunto. Me han
proporcionado documentos de trabajo sobre el estado de la opinión y artículos de periódicos. Leí
uno de Jean Larose, por ejemplo, que muestra cuán difícil es considerar la cuestión de lo
femenino fuera de lo contencioso que existe entre los hombres y las mujeres. Lo contencioso que
aquí está determinado, supongo, por las circunstancias históricas particulares. Es entonces difícil
considerar la cuestión de lo femenino sin la de lo masculino, es decir, la de la diferencia de los
sexos, que es una de las modalidades dominantes de la diferencia en general. Esta cuestión de la
diferencia es en efecto inmediatamente modalizada o interpretada a partir de la problemática del
poder y de las minorías, por lo tanto en términos de dominado/dominante.
Estamos aquí en las Américas. Empleo el plural porque hay Américas de lengua inglesa, de
lengua española, de lengua amerindia y de lengua francesa. Y es indudablemente en las
Américas en cuestión que el problema de las minorías tomó su importancia hacia el final del siglo
XX. Sin embargo, las mujeres no son precisamente una minoría. Son la mitad de la humanidad. Y
esta diferencia sexual, calificada de pequeña diferencia, es un operador que produce no obstante
una clasificación y, por lo tanto, la clase. Los hombres de un lado, las mujeres del otro, como en la
iglesia, como en todos los grandes sistemas clasificatorios. Es uno de los fundamentos del orden
social. ¿Pero es acaso uno de los fundamentos del sujeto del inconsciente? Nada menos seguro
que eso.
En una conferencia como esta, hay oyentes y un locutor. Los psicoanalistas que me invitaron
intentaron darme a conocer qué tipo de oyentes eran ustedes. Me pregunté desde dónde irían a
escucharme. Supongo que me van a escuchar a partir de las coordenadas del discurso, es decir,
del lazo social en el cual están tomados, del cual ustedes son sus efectos. Y yo misma, ¿desde
dónde voy a hablarles? Voy a hablarles a partir del discurso que me determina, no siempre, pero
que me determina esta tarde en todo caso, es decir, el discurso analítico. El discurso determinado
por el lugar central que ocupa el sujeto del inconsciente.
3

Es más bien alentador. dicha emisión fue anulada por los organizadores que habían leído algunos de mis textos y que los habían encontrado demasiado ortodoxos. por último. que yo era ortodoxa. Y. Y entonces relataba que una dama había venido a pedirle un análisis. pude deducir que la ortodoxia que me era imputada era minoritaria. Estos elementos solo son verdaderos en el campo de la experiencia analítica. Ahora bien. desde el punto de vista del poder.psicoanalisisinedito. durante las entrevistas preliminares. Una emisión en la que iría a intervenir entre otros. Y aunque el malentendido sea la forma estructuralmente necesaria de la comunicación en los sujetos hablantes. Es por eso que elegí no partir de las figuras de lo femenino: la mamá. Y la dama se quedó un poco perpleja. La primera reacción es: este 4 . Antonio Di Ciaccia le respondió: «¿Cómo lo sabe?». sobre Medea. la suegra. había relatado uno de nuestros colegas que ha venido también aquí a trabajar con ustedes. Lacan trabajó. Los colegas que me invitaron iniciaron el contacto a partir de una emisión en la radio sobre las mujeres. y que es Antonio Di Ciaccia. en relación a la que me prohibía hablar allí. como la emisión fue anulada. Lo que quisiera esta tarde es transmitirles algunos elementos de saber sobre la cuestión de lo femenino. Voy a ser muy prudente. voy a tratar sin embargo de descifrarlo en ciertos aspectos. Entonces aprendí sobre el Otro de la radio quebequense. la puta (cuando pensamos en la madre. en su análisis. habiendo interrumpido su análisis anterior con el cual no estaba satisfecha. Estos estereotipos tienen su importancia. que era por lo tanto una heterodoxia dominante. En primer lugar. Una anécdota que. precisamente en un congreso sobre la sexualidad femenina. la pecadora. Tienen su validez en el campo científico que los produce y pueden transformarse en una ideología dominante bajo pena de convertirse en prejuicios de poder. le dice: «Vengo a verlo porque al menos usted… es un hombre. Esto empezó mal. mientras que en general se hace a los lacanianos el reproche inverso y se los excluye porque no son lo suficientemente ortodoxos. Es un señor. por lo tanto sobre algunas heroínas que puso al trabajo del discurso analítico. pensamos rápidamente en la puta). eso me demostró. Le dio mucho que pensar por un momento. una vez más. y en aquella época llevaba una barba candado. grandes figuras de lo femenino sobre las cuales los psicoanalistas trabajaron. tal como lo esclarece la práctica del sujeto del inconsciente. tantos años después de que Freud dijera traer la peste a las Américas. un poco sobre Antígona. Y acariciándose la barba candado. como acostumbro en tanto analista a no estar del lado del poder dominante. etc. por ejemplo. precisamente en relación al discurso analítico. la virgen. No pretenden para nada constituir una nueva filosofía o una nueva moralidad para el orden social en general. cuán subversivo es el psicoanálisis respecto al orden establecido. Decidí partir más bien de una anécdota. encontrarse portadora del virus psicoanalítico. como dice Lacan.». porque hay figuras.Psicoanálisis Inédito www. Una vez más. En segundo lugar. el discurso analítico resultó marginalizado. No.com Por supuesto que aquí están reunidas todas las condiciones para que el malentendido se espese entre nosotros. Y. Habría podido abordar las cosas así.

La dificultad está entonces en la relación entre los significantes y la sexualidad. es de algún modo en la biología que discernimos en general la capacidad de poder decir lo que hay de más verdadero sobre lo verdadero. desde el punto de vista de la cadena significante. ni siquiera en las prácticas sexuales. Parece. es decir que ofrece la imagen de un hombre. sin embargo. ¿acaso.com tipo es un loco. Tengo una paciente en París que es una irlandesa que ya tiene un recorrido analítico tras ella. Este es el punto de vista del psicoanálisis. tenemos más bien la costumbre de considerar que la biología aporta lo mejor de lo mejor sobre la exactitud y por consiguiente sobre la verdad. en el campo del sujeto del inconsciente. en relación al sujeto del inconsciente. el nivel de la mascarada y el nivel del semblante. y entonces también del lenguaje. puede reconocerse algo de lo masculino o de lo femenino como la imagen que en general nos sirve de referencia? La imagen es una referencia de este punto de vista digamos etológico. tengamos sexo a partir de significantes. después de la enseñanza de Jacques Lacan y su relectura de Freud. Decía. Y es allí precisamente donde se sitúa la dificultad. En esta anécdota. sin embargo.Psicoanálisis Inédito www. y voy a comenzar por esto. Tres tipos de apariencia. y 5 . De hecho. La cuestión de las apariencias Voy a intentar desplegar tres niveles posibles de apariencia que tienen su valor teórico en el psicoanálisis: el nivel de la biología. Y. Es el sentido de la pequeña anécdota que les transmití. yo decía que Antonio Di Ciaccia parecía un hombre. Vacía de saber. No es una sexología. a partir de la predominancia del discurso de la ciencia en nuestra sociedad del siglo XXI. O bien habría podido responder (soy yo la que lo imagina): «¡Pero usted lo parece!» Entonces voy a plantear lo siguiente. la biología se descubre vacía de saber. el campo de la sexualidad en el discurso analítico es primero el campo de la palabra. Puedo contarles otra anécdota. en el orden humano. fuimos llevados a definir al inconsciente precisamente como una cadena ordenada. El discurso analítico aborda la cuestión de la diferencia sexual por medio de otras dos cuestiones: la cuestión de las apariencias y la cuestión de las identificaciones. es del orden de la apariencia. El hecho de que los significantes no tengan un sexo y que.psicoanalisisinedito. que la biología. Por lo tanto. ¿pero acaso tiene con qué? Es decir. ya que. Hay algo de paradójico. una combinatoria de significantes. El psicoanálisis no se interesa particularmente en la biología. es decir que la sexualidad humana se despliega en el campo del lenguaje y de la palabra. en las hormonas. La cadena significante es justamente el funcionamiento del inconsciente ya que.

de analizantes. Escogió un analista. Algo que fue tratado mucho en psicoanálisis y de lo que voy a dar la palabra que fue tomada y retomada por los diferentes teóricos del psicoanálisis. y no lo que hay 6 . Pero. más madre y menos mujer. De ese modo. habría entonces aprendido algo sobre lo femenino”. porque en el fondo Lacan lo recuerda: los caracteres sexuales secundarios de la mujer no son otros que los caracteres secundarios de la madre. Frecuentemente. es decir.com que comenzó un análisis hace ya varios años. tampoco sobre lo masculino. Naturalmente. en cambio. finalmente. la única manera de realmente tocar lo femenino es la máscara misma.psicoanalisisinedito. y llega a una generalización de la noción de mascarada mostrando que. quien ha escrito un artículo famoso y notable sobre la feminidad como mascarada a partir de un caso clínico del cual despliega su lógica bastante metódicamente. la dificultad para definir lo femenino más allá de la biología y más allá de las normas sociales. Es lo que entonces me lleva a decirles que. lleva a disociar lo que habitualmente está asociado. desde el punto de vista del discurso del inconsciente. Decía entonces que consideraba tres niveles de apariencias. pero en lo que concierne al sujeto hablante. esta encantadora persona. Llega a una conclusión sorprendente. que era también un jesuita. Por otra parte. y eso opera incluso como apariencia. Así que está Joan Rivière. un día. como es también bastante difícil no tener en cuenta lo real biológico en el abordaje de la cuestión de la diferencia de los sexos. Entonces. Pero esta mujer habría sido un poco naïve: no es seguro que hubiese hecho progresar el saber de su analista sobre la mujer. la biología no es portadora de un saber sobre lo femenino. exasperada por las intervenciones que juzgaba antifemeninas. a pesar de todo. una definición de lo femenino por la hembra. los diferentes analistas: la mascarada. desde el punto de vista del discurso analítico. Describe entonces la mascarada a partir de datos clínicos de esta paciente. Entonces. que tiene humor y saber vivir. que muestran que tener un hijo no es siempre el medio de volverse más mujer que madre. que era discípula de Mélanie Klein. hay toda una clínica de pacientes que vienen al análisis. al cual – sin duda. él vería al mismo tiempo la pastelería y el ser femenino de la pastelería. Luego. en relación a esto. en Irlanda. No voy a decir que la biología no aporte indicaciones sobre lo real del sexo.Psicoanálisis Inédito www. le dice que había pensado en desnudarse ante él para que finalmente pudiese ver lo que era una mujer. es bastante difícil definir lo femenino más allá. Acabo de hablarles del nivel de la biología como apariencia. entrenada por el rigor de su escucha. normas de rol. a saber. por la maternidad. no es operante. no completamente equivocada – ella le imputaba prejuicios antifemeninos. con los analistas que había allí – analistas lacanianos. Evidentemente no. “Si hubiese visto el órgano femenino. O bien que un día ella le haría una torta con forma de vulva. Segundo nivel de apariencia. cómo estaba hecha una mujer. eso origina y crea en el sujeto que. puesto que es eso lo que quería. se descubra menos mujer. no puso su promesa en ejecución y más bien escogió luego otro analista. que es que lo femenino es la máscara.

que es que. Por lo tanto la cuestión del parecer se arregla de un modo diferente en el hombre y en la mujer. detrás de la mascarada femenina. E incluso. «Desrealización» no en el sentido de una imaginarización. Lacan retoma esto varias veces en algunos de sus textos. es entonces del orden del parecer. todo lo que concierne a los asuntos de la sexualidad en el sujeto humano. Es un término del cual. no hay nada. evidentemente. y por consiguiente. Lo hemos discutido: es una de las metáforas fundamentales de las relaciones sexuales de hoy. es preciso hablar. Y. reconociendo el trabajo de Joan Rivière y desplegando la cuestión de la mascarada a partir de la cuestión del «parecer». la conclusión que se impone es ésta: la mascarada es lo femenino. define la posición sexual femenina justamente mediante este término de «máscara». Porque. la tesis que él defiende es que. En el fondo.Psicoanálisis Inédito www. Hay entonces un momento en el que es preciso hablar.psicoanalisisinedito. «mascarada». evidentemente. sino en el sentido de una pérdida del real biológico. para acceder a la dimensión de la sexualidad. yo no querría que ustedes lo considerasen como negativo. Y. define como protegida la posición sexual que preside al conjunto de las manifestaciones sexuales por parte de un sujeto y también a la asunción de su propio sexo. si eso concluye una vez sin palabras. en esta puesta en forma de la necesidad mediante la demanda. Dicho de otro modo.com detrás de la máscara. Siempre hablamos. detrás de la máscara de lo femenino. del lado femenino. Es la condición del pasaje por la lengua y por el circuito de la demanda y del deseo. esta es la respuesta diferencial hombre/mujer a partir de esta base común. Finalmente. Por lo tanto. la dimensión metafórica implicada por el lenguaje conlleva una especie de «desrealización» de lo sexual en el mundo para el sujeto. todo sujeto humano hace pasar un ser por un «parecer». El gran reproche que en general las mujeres hacen a los hombres es la ausencia de palabras. para tener acceso a la sexualidad. incluso en el flechazo amoroso. pero no es así como sucede. Incluso si nos enamoramos y nos volvemos locos de deseo en el instante de un abrir y un cerrar de ojos. en consecuencia. Digo esto de una manera un poco divertida. la posición masculina consiste en la protección. un sujeto humano debe entonces pasar por el lenguaje. Y en la mujer se arregla mediante la mascarada. en un momento dado. Por un lado en los Escritos. pero que de todos modos está del lado del parecer. Lo hemos discutido mucho. sería extraño que el asunto concluyera sin una palabra. Por lo tanto. Y. No hablan lo suficiente. Del lado masculino. siempre con el fin de evitar un malentendido demasiado arduo. la segunda vez hay que pese a todo decir algo. para entrar en el mundo de la sexualidad humana. pero también en sus Seminarios. No era un término peyorativo 7 . que él define como el deseo. algo se escapa. Voy a decir unas palabras sobre esto. debe pasar por la puesta en forma de la necesidad mediante la demanda. En el fondo. es preciso hablar. Y muestra que este parecer se declina de manera diferente del lado femenino que del lado masculino.

Pienso que la categoría del semblante es una categoría que permite considerar lo simbólico de un modo un poco diferente a como Lacan lo consideraba en la primera parte de su enseñanza. Piensen en su interés por los módicos objetos maternos. puesto que es más bien eso lo que está en juego. la sexualidad humana es asunto de semblante. las joyas. de un cierto modo. para evocar de un modo un poco más concreto la cuestión de la mascarada. es la cuestión del semblante. Es la dificultad que hace progresar al psicoanálisis. la categoría del semblante es una categoría que fue inventada en psicoanálisis gracias al abordaje de la sexualidad femenina. cuando una niña dice a su mamá: «Cuando mueras. y no define en absoluto al semblante como en oposición a lo que sería lo contrario del semblante. Dice que. etc. me parece que en Lacan se opera un paso más en relación al término de mascarada. del hecho de discurso. tampoco era un término peyorativo para quien lo introdujo: Joan Rivière. Lacan hace de la cuestión del semblante la característica misma del discurso. en mi opinión. los zapatos. Es cierto que la sexualidad femenina es una trama fundamental de la invención en psicoanálisis. Por lo tanto. que en particular articula de una manera más íntima y menos jerárquica la categoría de lo real y la categoría de lo simbólico. Por otra parte. Es una manera de hacer allí con la sexualidad humana en tanto que se sitúa en el dominio del lenguaje. habiendo sido introducido por Joan Rivière para caracterizar una posición femenina. por vía 8 . Annick. Lacan va a llegar a generalizar esta posición al conjunto de los sujetos humanos. En general. la mascarada está ligada a la insignia. por consiguiente. tu abrigo. Piensen en las relaciones de las niñas con las insignias y los emblemas maternos. es decir. una rivalidad edípica. porque tal vez me encuentren un poco abstracta. una pequeña observación clínica de Lacan sobre esta relación de la niña con los objetos de la mascarada femenina en la madre. lo que sería auténtico.). Entonces. El semblante es. tendré tu…» (pudiendo ser eso un sombrero. Y podríamos decir que. El tercer nivel de apariencia que. va a decir. No. es absolutamente fundamental para considerar la cuestión de la clínica de la sexualidad en el sujeto humano y que introduce Lacan un poco antes en su enseñanza. nos equivocamos al interpretarlo como un deseo de empujar al otro a la tumba o una forma de agresividad de la niña respecto a su madre. de la transmisión.Psicoanálisis Inédito www. los objetos… Los objetos como eso que toca el cuerpo femenino. y la cuestión del deseo pasa por la del semblante. diría. Esto va en la dirección que señalabas. o de la feminidad como mascarada. tus aros. en su madre. la mujer con la que más conviven es con su madre. Así que aquí tienen el segundo nivel de la apariencia. De lo que se trata es de la transmisión. Vivimos en el mundo de semblantes porque vivimos en el mundo del lenguaje y. es decir. ya que. al emblema.com para Lacan. Hay una pequeña anécdota. tu bolso. No es de eso de lo que se trata.psicoanalisisinedito. maternos o femeninos. y que eso se debe a su enfoque de la sexualidad femenina y a la manera en la que ha planteado hasta el extremo más lógico la cuestión de la mascarada femenina. la modalidad fundamental del lazo entre los sujetos humanos.

Significante que. retomada por Lacan. vamos a decir lo siguiente: hay transmisión fálica para definir lo femenino. de una fase fálica para ambos sexos. resulta transformado o elevado al nivel de la insignia. en el ejemplo que tomé de estos dos objetos transmitidos de la madre a la hija. Por lo tanto. Y. haría esto. erigía un ideal que se enunciaba a través de la expresión «la señora». y gracias a este ideal del yo. al falo como un significante. si acentuamos su valor de fetiche. es decir. ¿Se trata. y tenemos entonces la opción de reflexionar sobre la cuestión de estos objetos femeninos transmitidos de una mujer a otra. soportaba un poco mejor lo insoportable de las interdicciones parentales.psicoanalisisinedito. el significante del deseo para ambos sexos. al mismo tiempo. puede o bien tomar valor de fetiche. finalmente. a otra futura mujer. de significantes. Lacan va a dedicarse a precisar la diferencia entre ambos y a definir. tendría lo otro. articulado también con la posesión de un objeto fetiche. o bien tomar valor de emblema. había encontrado como fórmula mágica: «Cuando sea una señora. como dice Lacan. es decir. por lo tanto. Vamos a decir que estos objetos se reagrupan bajo una categoría que en psicoanálisis llamamos la categoría del falo. de ese mismo modo.Psicoanálisis Inédito www. mientras que. Dicho de otro modo. en consecuencia. Para cada mujer. de insignia. ligados a la transmisión. es decir. «cuando sea una señora». el significante que viene a funcionar de ordenador del deseo en ambos sexos y que. hacen existir un ideal de lo femenino. Es decir. que a veces choca. por todos los «no» que sus padres le dijeron sobre las cosas que ella tenía ganas de hacer. el punto de dificultad que el psicoanálisis encuentra en relación a una cierta forma de pensamiento feminista – pero incluso más allá del feminismo –. 9 . los llevan a la categoría en la que van a encontrar mi punto de ortodoxia. son objetos ligados a la demanda. a una niña. pero que. de objetos que funcionan sobre la vertiente del ideal y entonces como significantes? ¿O se trata de fetiches? Está entre ambos. tanto deseado como deseante en sentido activo. justamente como velo ante la dificultad de decir lo femenino. contrariada por todas las limitaciones que se le impusieron en la vida cotidiana. se preparaba así para asumir su sexo. Y son objetos que.com de esos objetos. Entonces tendría esto. del emblema. yo…». La mascarada está hecha de este tipo de elementos emblemáticos. Ahora bien. de algo de lo femenino. como yo decía. haría lo otro. verán que estos objetos metonímicos del deseo. pero de todos modos está ligado a la orientación del deseo. sean insignias o fetiches. que lo femenino se define a partir de este significante del deseo. de todos modos. La cuestión que hace entonces que el psicoanálisis a veces haya podido ser muy mal visto por una orientación feminista. es decir que. es la utilización del concepto de falo y la afirmación de Freud. la ortodoxia del psicoanálisis. Pienso en otra niña que. inscribe la sexualidad humana en el registro de una transmisión. es una lectura de los textos de Freud en la que no siempre queda muy clara la diferencia entre el pene y el falo. gracias a esta fórmula mágica. estos objetos que son extraídos de lo femenino. De algún modo. hacen existir la máscara misma. si acentuamos su valor de emblema.

por lo tanto. están sin embargo determinadas por una identificación masculina. siguiendo a algunos autores. tener y ser. El falo en todos sus registros. como mujer.psicoanalisisinedito. la identificación no permite situarse. a partir del significante falo. y a partir de la negación. por consiguiente. Y el descubrimiento de Freud va a ser que las pacientes histéricas. y que llevó. Y vamos a ver lo que Lacan agrega: se plantea la pregunta de cómo con un significante. por la importancia de una especie de figura ideal femenina. Pero eso no cambia el punto central del problema que es. sino que subraya la importancia del amor en el registro de la sexualidad femenina. Consideradas a partir de esto. en todas sus marcas. hay dos posiciones diferentes: una posición que Lacan va a calificar del lado hombre como fetichista y una posición que va a calificar del lado mujer como erotomaníaca. La historia del psicoanálisis vio a los analistas buscar soluciones a esta paradoja de lo femenino definido a partir del falo. una identificación a lo masculino. aunque estén todas orientadas por la búsqueda de lo femenino. 10 . por lo tanto por la vía del falo. Es la cuestión de la diferencia entre. No es que él considere que todas las mujeres son erotómanas. no es eso. a considerar que no hay sino un único significante para el deseo en ambos sexos. Es decir. por un lado. aunque a veces haya sido llevado a reconocer en él el punto de verdad. solución de la cual Lacan siempre muestra el costado un poco banal. Este pasaje por una identificación masculina lleva a considerar entonces que en psicoanálisis no podemos responder a la pregunta «¿Qué es una mujer?» por medio de las identificaciones. es a partir de una identificación masculina al deseo del hombre por una mujer. Es gracias a la escucha de pacientes histéricas que Freud inventa el psicoanálisis. y por otro. es decir. Por ejemplo. que el psicoanálisis encuentra su origen en la palabra histérica. que se constituye de algún modo el nudo del síntoma histérico.com también para la niña. La cuestión de la identificación Ustedes saben. Si ambos sexos pasan por la fase fálica. la negación. ¿cómo llegan a hacerse dos a partir de uno? Allí Lacan va a añadir otros dos elementos que van a permitirle poner en marcha una combinatoria. y Annick lo ha recordado. fabricar dos posiciones sexuales. que se declina en todos sus emblemas. si ambos tienen relación con el deseo por la vía del lenguaje. precisamente. el significante único del deseo. en oposición a la importancia del fetiche en la sexualidad masculina. podemos hacer una combinatoria que define ambas posiciones diferentes originadas a partir de un mismo significante. afirmarse. A partir de tener y ser. Lacan considera. la combinatoria está construida con un significante del deseo. que a partir de su clínica analítica mostró que eso era sin duda indefendible. la definición de la sexualidad a partir de la cuestión del lenguaje. un único significante. Dicho de otra manera. sobre la afirmación freudiana de que la niña no conoce la existencia de su vagina.Psicoanálisis Inédito www. Y que.

el caso Dora. La cuestión del goce Así pues. Freud se detiene en la cuestión de la identificación y en la cuestión del «parecer». pero bajo el modo de privarse de él. De modo que el hecho de no poner en tela de juicio esta identificación masculina interrumpe la cura de Dora y le permite preservar su ideal femenino. finalmente. pasar por la organización significante. mostrando cada vez la intervención de Freud como una intervención que pone en jaque las identificaciones. en un trayecto analítico. Excepto eventualmente en la psicosis. para tener acceso a lo femenino. en los años ‘70. Lacan vaya a operar un pasaje más allá de Freud. lo que hay de inaudito es que. « Intervención sobre la transferencia ». Buenos Aires. o solo alcanzable como un ideal. donde efectivamente ocurre. y en particular ante el cuestionamiento de la identificación de Dora a un personaje masculino. del lado del emblema. Y toda la dinámica de las identificaciones que sean. Lo cual produce que éste permanezca inaccesible como tal. implica pasar por el Otro de lo simbólico para tener acceso a lo femenino.com ¿Por qué? Porque el pasaje por el deseo masculino para definir lo que es una verdadera mujer – la histérica se considera a sí misma como no estando a la altura. Es decir. es decir. el hecho de que no podemos sostener por medio de una identificación una posición femenina. J. Freud retrocede ante el cuestionamiento de una identificación. 11 . La perspectiva de las identificaciones fue absolutamente crucial en la dinámica de la invención del psicoanálisis y en la dinámica de la cura de la histeria. puede decirse que con la cuestión de las identificaciones se descubre.. Que toda la dinámica de las identificaciones pasa necesariamente por el sistema significante y que.Psicoanálisis Inédito www. Lo propio de un ideal es que permanezca como ideal. no tan bien. el cual era para ella la meta de la operación. reinscribe lo femenino del lado fálico. 1988. Escritos 1. Por lo tanto. Es decir que esta erección de lo femenino por vía de una identificación no produce sobre el sujeto sino un efecto negativo. No quiero desarrollar mucho eso. en un momento dado de su enseñanza. Por lo tanto. etc. A punto tal que.psicoanalisisinedito. en función de la castración. no como debería. una identificación que se dijese «soy una mujer» o «es una mujer». – por supuesto que erige lo femenino como ideal. Siglo XXI. justamente en función de sus propios prejuicios.1 en el que retoma uno de los casos prínceps de Freud. por el conjunto de la cadena significante y el conjunto del Otro. y que por otra parte es susceptible de conllevar un cierto número de elementos 1 Lacan. Hay por ejemplo un texto de Lacan en los Escritos que fue dedicado a la transferencia. se detiene en el punto de contradicción que define lo femenino por medio de la referencia fálica y únicamente por ella. que nunca sea encarnado. porque sería introducir un concepto que no estoy segura que se conozca mucho. pasando por el sistema significante.

Pero algo de lo femenino escapa si nos quedamos en el marco de una lógica del deseo. Es decir. tampoco a partir de las identificaciones. implica poner de manifiesto dos tipos de funcionamiento. de un padre. Lacan aborda la cuestión de la sexualidad a partir de la lógica.com imaginarios. Va a hablar de una mujer. Podremos evocarlo luego en la discusión. ¿Entonces qué quiere decir? Todo lo contrario. Hay una parte de lo femenino que es explicitable: es el deseo femenino. «todas las mujeres son bellas». es decir. Un discurso que valdría para todas las mujeres. Funcionamiento lógico que se sostiene siempre en una excepción a la regla. pero la castración está presente en todo lo que dije. barrando la L del artículo definido «La». es decir. Mientras tomemos. porque es en esos términos que la aborda. Eso evidentemente no quiere decir que una mujer no exista. no a partir del fetiche. y que produjo escándalo: «La mujer no existe». y el deseo femenino en términos de «ser el falo». como Freud. Voy a explicarme luego al respecto. No a partir del emblema. y por otra parte de un hombre. en los años ‘70. sino a partir de la cuestión del goce. en esta última parte de su enseñanza. una. 12 . El pasaje que Lacan va a hacer. de la insignia. pero esta vez a partir de la cuestión del goce. A partir del momento en el que. etc. que ustedes tal vez conozcan. la cuestión de lo femenino a partir del deseo en tanto que está condicionado por la demanda. por el conjunto del aparato simbólico. La sexualidad masculina – en el sentido de la sexualidad de todos los seres hablantes. tal como pude evocarlo para ustedes en términos de «enmascarado». Y va a definir el funcionamiento fálico por medio del funcionamiento en términos de universal. ya que va a ser llevado a cuestionar el universal de lo femenino. en el sentido de la sexualidad humana – se sitúa en este registro lógico y está organizada por el universal: es el funcionamiento fálico. a partir del registro del lenguaje.psicoanalisisinedito. vamos a decir que lo femenino permanece enigmático en tanto que tal. Hay un funcionamiento que está fundado en una lógica de lo universal. la castración es el hecho de tener que pasar por el lenguaje para obtener satisfacción. la revolución lacaniana. lo femenino definido a partir de lo que sería un «todas las mujeres».Psicoanálisis Inédito www. Lacan va a abordar entonces la cuestión del goce. que pronunció en Roma por primera vez. un poco como una provocación. El abordaje de la sexualidad tal como Lacan lo propone en Aun. que está lógicamente definido a partir de la universalidad. de la mascarada. Es el sentido de una formula. Así que va a tener en cuenta las singularidades y ya no más el funcionamiento simplemente en términos de universal. es decir. No puse el acento sobre la noción de castración. de proposiciones que fueron construidas a partir de la fórmula «todos los» seguida de un predicado: «todos los hombres son mortales». es considerar de nuevo la cuestión de lo femenino. lo que se vuelve prevalente en su abordaje es el artículo indefinido un. fundado en la excepción paterna. Y va a abordarla de una manera que va a ser percibida.

Por lo tanto. y de insignias. masculina y femenina. del lado masculino. construye clases. en esta perspectiva. Ese es el funcionamiento fálico por excelencia. por primera vez. sino como suplementaria. es decir. a partir del momento en el que tenemos un único significante. sean machos o sean hembras. justamente. en este momento. que su afirmación va a ser que. Y entonces. desde que lo femenino es tomado y enunciado en este registro. A partir del momento en el que hablamos. mientras que aquí. en particular. Pero. es la posición paterna. y hay una parte de esos sujetos que. como totalmente asimétrico de lo masculino. que es la ley del lenguaje. en lo que concierne a lo femenino. es decir. es considerar otro modelo de funcionamiento lógico que diera cuenta de lo femenino. y eso vale para el registro del deseo de una manera fundamental. además. Es decir que considera que todos los seres hablantes funcionan según la lógica de la castración y. responde a la universalidad de la castración para los seres hablantes. Lacan será llevado a decir que. lo que va a extraer es una perspectiva totalmente asimétrica. a la prohibición del incesto. funcionan de otro modo. veían bien que en eso había una simetría. o lo femenino en la sexualidad. ocultar la falta o protegerse de la falta. por lo tanto. todos los otros están sometidos a la ley. El Padre de la horda primitiva no está sometido a la prohibición del incesto. responden a otra lógica. en el psicoanálisis. ciertamente. Está hecho de conjuntos y funciona a partir de la excepción. en tanto hablamos. Y es eso lo que llevaba a Di Ciaccia a 13 . Por ejemplo. que pasa por el lenguaje. ambos sexos se reparten respecto a ese significante de una manera ciertamente diferente. y luego. pero simétrica. a partir de allí. además.com Eso produce conjuntos. Aquí tienen una construcción del conjunto de las mujeres a partir de una posición de excepción materna. la sexualidad femenina. funciona en función de la castración. esto puede encontrarse por ejemplo en boca de un hombre – «todas putas. es la excepción. si decimos – sí. en este caso. sean cuales fueren biológicamente. siempre que hablen. tal como Freud la puso en evidencia. no responde a la lógica del conjunto definido a partir de una excepción. produce conjuntos coherentes. y que la posición paterna sostiene al conjunto de los hombres que están sometidos a la prohibición y. lo define a partir del término de «no-todo». esto funciona del mismo modo. Eso pone de manifiesto un primer punto: que. los hombres y las mujeres. excepto que volvamos a caer del lado fálico. Dicho de otro modo. enunciamos lo femenino de una manera fálica. la posición de excepción. Cuando hace un rato hablaba de dos posiciones. podemos considerar la sexualidad femenina. En el fondo. Dicho de otro modo. Es decir. se implica un funcionamiento de tipo clasificatorio y universalista. una parte de la sexualidad humana. quienes quieran que sean. Cuando pone en evidencia que existe otro registro. no podemos afirmar nada universal sobre lo femenino. tenemos a todos los seres hablantes. en el lenguaje común. es definida no como complementaria de la sexualidad masculina. salvo mi madre». es una excepción mítica. su hipótesis es que lo femenino no responde a la misma lógica. Entonces. hasta donde sé. La orientación de Lacan.psicoanalisisinedito. según una organización del deseo de la cual hablé hace un rato: a partir de identificaciones y de emblemas.Psicoanálisis Inédito www. y al mismo tiempo responde a una lógica de la segregación. Pero algunos de ellos.

tal vez a su hermano también. piensa que va a matarlo. Un ejemplo precisamente de una figura que evocaba al comienzo. en un momento dado. es justamente el nombre de Jasón. y que esta otra lógica se manifiesta. es decir. Medea es una mujer que – simplifico la historia – por amor a un hombre. sitúan a ese hombre a partir de su descendencia. la madre en ella. Entonces. lo ayuda en tareas diversas y tiene dos niños suyos. asesina a su padre. Entonces. No. que va a buscar en una lógica diferente a la lógica aristotélica. llegan a un reino y allí Jasón se enamora de la hija del rey y pretende tomarla como esposa y entonces dejar a Medea. a partir del nombre. en la familia. los niños que una mujer tiene con un hombre. Y bien. Va a sacrificar. ella es demasiado bruja para él. que es el goce implicado en el órgano. y en tanto tal responde a un funcionamiento fálico. y por lo tanto inscriben a ese hombre en la cadena simbólica de filiación. que permite pensar un femenino más allá del funcionamiento fálico general para todo el mundo. en tanto que ese nombre es el que podría sucederlo y el que lo representará en el futuro. porque no estoy segura de que pudiésemos hacer una demostración rigurosa. El nombre de Jasón. es decir. Eso lleva. por un lado. o se encarna en una posición de goce diferente. que es Medea. finalmente. Por lo tanto. que es pues la lógica de lo femenino. considerando que.. hay una especie de descompletud que Lacan opera. a partir del Nombre del Padre. ella va a hacer otra cosa. Es aproximativo. pero para considerar que una mujer pueda no ser toda madre y que. Entonces despliega esto de una manera completamente rigurosa utilizando algunos modelos lógicos. por ejemplo. Es una lógica más allá del sentido sexual y que implica un corte en el interior mismo de los sujetos que se sitúan del lado femenino. y se va con él. a sus propios hijos. ¿Por qué? Porque los niños de un hombre. ¿cuál va a ser la respuesta de Medea? La respuesta de Medea es contraria a lo que piensa Jasón. a matar. por lo tanto. en el registro del semblante. Y la consecuencia de esto es considerar un goce que viene a suplementar al goce sexual clásico. abandonarla. es decir. vamos a ser llevados a considerar esta lógica del «no-todo». cuando se da cuenta que ella está completamente contrariada por haber sido engañada por él. lo que no es del orden de lo materno responde en ella a otra lógica. a ambos hijos que tuvo con Jasón. Jasón.Psicoanálisis Inédito www. para hacerles captar la cuestión. lo que va a buscar socavar por venganza. él considera que hay una parte de la sexualidad humana que no depende totalmente [pas totalement] – porque no es «en lo absoluto» [pas du tout] – de esta lógica masculina que está fundada fundamentalmente sobre el fantasma. un místico que era biológicamente un hombre. a poder precisar el corte entre. Sobre esto tal vez voy a dar un ejemplo. quien. Por lo tanto. la madre: la madre funciona del lado masculino. se pone a su servicio. en la filiación que 14 .psicoanalisisinedito. Quizás conozcan la historia de Medea en la mitología griega. etc. por otro. la mujer y. por ejemplo. es decir. ligado al hecho de que la sexualidad humana no puede expresarse sino en el registro del lenguaje y. funciona en el sistema simbólico tal como está organizado por las estructuras del parentesco. pero pienso que esto puede explicarles concretamente un poco las cosas.com recordar que uno de los ejemplos que Lacan da de sexualidad femenina es San Juan de la Cruz. En su peregrinación.

¿Qué podemos extraer entonces. de los místicos. No de ser la mujer de sus niños. es la lógica de la sucesión. etc. de ser una mujer para Jasón. era la satisfacción. que son las leyes del padre y de la transmisión. en este ejemplo. Es evidentemente porque ama a Jasón que desea vengarse. a los niños: los objetos fálicos que la hacían madre. Y llegando incluso más lejos. no responde totalmente a ese tipo de funcionamiento. es decir. Lo que ella hace allí es evidentemente en la vertiente del odio y del odio simbólico. y una mujer enamorada y decepcionada que se venga. es decir. es a la vez la lógica del amor y del odio – el amor versus el odio. lo cual hace sin culpabilidad alguna. pero una mujer sobre la que. Y en especial el amor de Dios. que tan bien regula tanto las leyes de parentesco como las leyes del lenguaje. para poner un nombre sobre una tumba. para socavar el orden simbólico. precisamente. No quiere ser una madre. acerca de una lógica «todo» y de una lógica «no-todo»? Desde el punto de vista de la lógica del «todo». y en particular en los textos de una de las tragedias antiguas sobre Medea.com seguirá dándole existencia. de un odio que apunta al sujeto y no a la persona. casi inefable. ya que. Así. no le deja siquiera el nombre del niño que tuvo con ella. y una lógica de otro orden que. podríamos. por lo tanto la lógica padre/madre. se dice que lo que era importante para ella. en los textos. como uno de los ejemplos posibles del funcionamiento de esta otra satisfacción. respecto a lo que acabo de decir. No es eso lo que ella quiere. Ella tuvo hijos con él. Lacan es llevado a considerar dos o tres otros ejemplos como éste de actos femeninos que dejan entrever la perspectiva de otra lógica que la lógica simbólica. quiere ser una mujer. un nuevo partenaire. Le dio una descendencia. Por lo tanto. Por lo tanto. lo que él le concede de buen gusto. pero que. Le perdona la vida para. es decir. ella le perdona la vida. ya que Jasón le pide los cuerpos de sus hijos para enterrarlos. pero para hacerlo más fácil – oponer a la lógica del deseo y a las formas del amor asociadas al deseo. Muy bien. a partir de la ausencia de universalidad de lo femenino en esta lógica. Eso es la lógica fálica. Una mujer por cierto odiosa. de algún modo. Lo que ella sacrifica para de algún modo socavar esta lógica es entonces. es la cuestión del amor la que se pone en primer plano.psicoanalisisinedito. este ejemplo está para mostrarles un funcionamiento que disocia una lógica universalista que inscribe a Medea en el registro de las leyes humanas. Ella mata a sus propios niños para echar mano en el orden simbólico. y ella le niega ambos cuerpos que lleva con ella – en la historia mítica se dice que los lleva en un carreta – para ir a encontrar un nuevo amor. la lógica de la filiación. otro amor. una lógica del amor que hace consistir otra satisfacción.Psicoanálisis Inédito www. que es 15 . una mujer enamorada. Y en el Seminario que dedicó a este enfoque de la sexualidad femenina según el registro del «no-todo». una satisfacción completamente paradojal en este caso. para esquematizarlo – no sería del todo preciso. sin duda a partir del funcionamiento edípico y del funcionamiento simbólico. Por lo tanto. la perspectiva que abre Lacan es la perspectiva de una definición de lo femenino. Por lo tanto. como les dije. de esta satisfacción femenina. descompletar el funcionamiento simbólico en el cual él está totalmente inscripto. ¿Y qué es lo que queda? Queda una mujer. diría.

De allí el hecho de que Lacan tache la «L». no está enteramente en el mismo registro. Es decir. Por una parte. a pesar de todo. porque no responde totalmente a la lógica del lenguaje y escapa también a las leyes de la palabra. que no es sino uno de los aspectos del falo. considerado como femenino por Lacan. Así que. Por lo tanto. que no está ligado a las representaciones ni al orden significante. Pero hay todo un conjunto de fenómenos que se pueden trabajar para intentar aproximarse de la manera más clínicamente formulable a este enigma. como puede tachar la «M» de mujer. a una marca. eso acontece. con Freud. Entonces. En mi opinión. él lo dice. y luego. es un goce otro. que verdaderamente ya no lo es. Esta fórmula. Hay entonces numerosos elementos en Aun que precisan la cuestión.psicoanalisisinedito. que está entonces más allá del sentido sexual o del sexo como sentido. es un goce que no está ligado a un órgano. función sobre la cual Lacan considera. Es todo lo contrario. no se define en términos de grupo. en el sentido de la Mujer en mayúscula. que designa justamente la universalidad. que es el centro y el pivote del funcionamiento simbólico. No es eso. eso permanece un poco enigmático. pero que tratan de cernir ese punto. un goce no totalmente simbolizable que escapa al proceso de simbolización. por 16 . eso no se define en términos de poder. Hay un más allá del Edipo que permite definir algo del orden de lo femenino. hay goce femenino que no responde a la lógica de lo universal. que no es sino uno de los modos de aparición de las insignias fálicas erigidas. Hay también un acercamiento que Lacan puede hacer de lo femenino por medio del amor cortés. La mujer. Eso no se reivindica. eso acontece. quien la enuncia en términos edípicos. Simplemente. no se define en términos de emblemas ni de identificación. eso se sitúa en otra época. «La mujer no existe». este avance se lo debe a sus analizantes.com el modo de satisfacción. otro goce. En fin. digamos enigmático. a partir de ciertos análisis de los que no obstante ahora tenemos su retrospectiva. no debe entonces leerse en ningún caso como «No hay lo femenino». Aquí tienen entonces lo que yo podría decirles sobre la cuestión de la sexualidad femenina. Eso no se reivindica tampoco. Por lo tanto. No el amor y el odio en la vertiente imaginaria de la agresividad. no existe. Para resumir.Psicoanálisis Inédito www. Es decir. sino algo que es de otro registro. se trata de la problematización de una posición femenina más allá de la función paterna. diré entonces que este goce femenino al que la enseñanza de Lacan llega hacia el final. Algunas palabras para concluir. y a partir de algunos modos de escritura que no son femeninos. y que es del registro de la escritura. no se trata en lo absoluto de una definición de lo femenino del lado del ideal. para Lacan. Aquí lo tienen: el goce femenino. en tanto universal. hay un más allá del Edipo – lo cual no quiere decir sin el Edipo –. lo femenino en tanto que no está capturado totalmente en la función del Nombre del Padre. incluso si podemos aproximarnos como lo ha hecho a partir de textos de místicos. En consecuencia. podemos decir que. es decir que son sus analizantes en particular los que le enseñaron sobre este goce. Tampoco se trata de una definición de lo femenino del lado de una identificación a un rasgo. pero cuya clave hay que buscar del lado del amor y del odio. El ideal femenino.

Marie-Hélène Brousse: La mascarada es un concepto que fue introducido. En el caso de Joan Rivière. No hay otro acceso a lo real que el semblante. funciona de una manera universalizada para todos los fenómenos de lenguaje. no hay más simbólico que la mascarada. Funciona según este registro del semblante. No hay otro femenino que eso. es el funcionamiento mismo de lo simbólico. siempre traicionarlo un poco –. por el trabajo de Joan Rivière sobre un caso clínico de una paciente mujer. Detrás de la máscara. CONVERSACIÓN Annick Passelande: Tengo una pregunta en relación al comienzo de su conferencia. a partir de cierto momento. una modelización de una posición femenina del deseo. Por eso yo lo aproximé – fui yo la que lo hice. en tanto es producido por el funcionamiento de las palabras. De modo que el semblante no es necesariamente en acto. Finalmente. antes que la letra. para la última parte de la enseñanza de Lacan. Bueno. porque considero que la mascarada es también. 17 . Me gustaría que pudiese precisar la diferencia que hace entre la mascarada y el semblante. que no se vive como semblante. No hace falta ir a buscarlo. una forma de semblante. Es simplemente una forma de semblante en acto. contrariamente a lo que se podría pensar. porque de algún modo hace de la posición femenina de mascarada el ejemplo mismo del funcionamiento de lo simbólico. Considero al semblante que.Psicoanálisis Inédito www. y soy yo la que los arrima así. Excepto que tal vez habría que establecer una diferencia. Levantan el velo y no encuentran más lo femenino. Pero. la máscara es la cosa misma. Todo lo simbólico funciona así. se agita. Lo cual es curioso. no hay nada. de algún modo. como lo recordaba. que se vive eventualmente como engaño. si ustedes quieren. a partir de la puesta de manifiesto de la creencia. Lo femenino es la máscara. Y eso evidentemente no está en oposición a lo real. que no se sabe semblante.com otra parte. y ese semblante está en la misma relación a lo real que la máscara en relación a lo femenino. Pero todo lo que está del lado de la reivindicación recae inmediatamente del lado del falo. puesto que la mascarada es un semblante en acto. para Lacan. de los significantes. crear el semblante es la naturaleza misma del lenguaje. Es de algún modo una hipótesis que tengo. El velo es lo femenino. aquí tienen. que se caracteriza por el hecho de que. lo que fue puesto en evidencia en lo que concierne a la mascarada. El semblante es una categoría que fue introducida a partir de la noción de discurso. Dicho de otro modo. Vivimos en el semblante. eso se vive como engaño. Lacan lo retomó para hacer de él. mientras que finalmente no lo es. y no Lacan – a la mascarada. para hacerlo tal vez incluso más simple – es decir. que ese velo.psicoanalisisinedito.

Por lo demás. Fundamentalmente Medea no es el ejemplo clave que Lacan da del goce femenino. 18 . es una manera de concretar lo que puede decir en algunos momentos: hay parlêtres que se sitúan del lado masculino. porque en este momento eso quiere decir: ¿qué estatuto darle a lo femenino? Si no es inconsciente. 1991. Paidós. Buenos Aires. Ya no habla tanto del sujeto del inconsciente en Aun. después de todo. que es el «parlêtre». como madre. puesto que ella de este modo se aparta del orden simbólico. ¿entonces qué es? Entonces. a partir de un neologismo que hace en francés. puesto que es suplementario. de un cierto modo. el odio esté siempre asociado al amor como una de las pasiones fundamentales del ser. Así que. p. pero hay hombres – hombres biológicos – que también pueden elegir situarse del lado femenino. Pero. Quise mostrar a partir de allí que había la idea de una satisfacción femenina que estaba en oposición a una definición de la mujer mediante la madre.Psicoanálisis Inédito www. respecto a San Juan de la Cruz como ejemplo de goce femenino. El Seminario. J. en el registro del sexo masculino.2 es decir. No sé si han comprendido eso en lo que he dicho. ¿cómo podemos retomar precisamente esta cuestión del «notodo»? Marie-Hélène Brousse: Usted tiene razón en destacar eso.. Por lo tanto. excepto tal vez al considerar la perspectiva de la psicosis. y como el de las beguinas de Anvers. mientras que del lado del amor están más bien los místicos. ¿Qué es lo que extrae para su texto? Porque se trata de textos. en todo caso. usted tiene razón. Me pregunto entonces cómo considerar el «no-todo». nunca estamos sino del lado suplementario. en el campo de la neurosis y de la normalidad – si existe –. Dicho de otro modo. Lo cual plantea un problema. Porque nunca es un lado solo.com Auditorio: Mi pregunta es la siguiente: ¿Cómo se podría considerar tal vez la cuestión del «notodo» con el ejemplo que ha dado anteriormente sobre Medea? Creo también que más tempranamente Lacan había abordado el «no-todo» en función de San Juan de la Cruz. no hay acceso directo a lo femenino. Pero. considera el ser de la palabra o la falta instaurada por la palabra como lo que define tanto al sujeto como al sujeto del inconsciente mismo. el ejemplo de Medea era facilitador. la mujer no entra en juego sino quo ad matrem». Libro XX. Soy yo la que infiere que hay un goce femenino que está presente también. Y es del lado del odio. Lacan dice: «Para el inconsciente. es por 2 Lacan. Y que. pero la idea es que. volviendo a este cuestionamiento tal como Lacan lo había hecho. que encontramos en cada página en el seminario Aun. Finalmente. detrás está la voluntad reiterada de Lacan de salir de las referencias biológicas. Entonces. El inconsciente no conoce otra definición de lo femenino sino la «materna». En Aun. 47. a partir de San Juan de la Cruz. Aun. habla del «parlêtre». evidentemente. el ejemplo de San Juan de la Cruz es como el de Santa Teresa de Ávila.psicoanalisisinedito. por ejemplo. ya que se trataba de una madre y de una mujer. No hay acceso a lo femenino. No es completamente ortodoxo tomar a Medea como figura del «no-todo». Y que haya probablemente un goce femenino también del lado del odio cuando es llevado a esta dimensión. a pesar de todo. habla menos del sujeto – Miller hacía notar eso no hace mucho tiempo.

Creo entonces que se debe a esta escritura sobre el amor de Dios. a pesar de su lado decidido a rechazar la actividad sexual con los hombres. el flirt. evocaba el fantasma con el cual había llegado a condescender a hacer el amor con un hombre. ¿Lo ven? Así eso funciona. No le gustan los hombres. Evidentemente que los hay. pero no son tan diferentes a los fantasmas masculinos – la experiencia analítica lo muestra. es insoportable. claramente fálico. si hay fantasmas femeninos. Lo hace obligada. se puede considerar un lazo entre un nuevo amor. ven que es un fantasma típicamente histérico. es decir. sin duda. del fantasma. Y entonces. Santa Teresa de Ávila tuvo. El principal modo de fantasma que fue elucidado por Freud en torno a «Pegan a un niño». Pasa entonces por una identificación masculina para soportar el acto sexual y para extraer de él una cierta satisfacción. En fin. ya que pasa por un hombre para alcanzan a una mujer. eso le plantea algunos problemas. Eso es un fantasma. Es un goce que no obstante se manifiesta más por la escritura que por la palabra. gozar orgánicamente. como ustedes saben –. se obligaba a considerar el siguiente fantasma que sostiene su goce sexual. de cierto modo. que es la figura de Dios construida por estos testimonios de místicos. Para poder soportar hacer el amor con un hombre y gozar sexualmente. Pero si ella considera que es el sexo de su partenaire. No le gusta hacer el amor con los hombres. en el sentido en el que son las mujeres las que los tienen. sino una forma de Otro que incluye la falta que hace referencia. le gusta la sexualidad adolescente. pudiesen transmitir su experiencia. que los celebra sobre todo cuando están muertos. ese tipo de encuentros. 19 . ordenado. dado que. se hartó y la abandonó. Es evidente que ella está en ambos lugares: en el lugar femenino y en el lugar masculino. Saben que siempre hay un antagonismo entre los místicos y la jerarquía de la Iglesia. eso no es posible. que es que el sexo de su partenaire sea el suyo. Decía lo siguiente. estaba un poco fastidiada por lo que le ocurría. si ustedes quieren. al cabo de un cierto tiempo – porque no son cosas que se confiesen así como así. es decir. y el goce femenino. los peores problemas con la Inquisición. gran sospecha por parte de la jerarquía de la Iglesia para con los místicos. en la Iglesia en tanto que sistema jerárquico. Ella lo soporta. no diría el Otro que no existe. que no es el Dios del Papa. para decirlo claramente. Les doy entonces un ejemplo clínico en cuestión. pese a todo. Es lo que me llevaba a decirles que. Es una analizante que se caracteriza por una sexualidad que rechaza. muestra que es un fantasma tan propio en hombres como en mujeres. Dios definido tal vez como el Otro. habiendo llevado sus análisis hasta su punto final. tener un orgasmo.Psicoanálisis Inédito www.psicoanalisisinedito.com eso que liga eso a la escritura. y que entonces sea su propio sexo el que la penetra. no es la misma concepción de Dios en el misticismo que en la fe de la Iglesia. Por otra parte. que es ella. Así que es también por eso que Lacan esperaba mucho de los fines de análisis y del modo por el cual los analizantes. uno de los hombres con los que vivió y que amaba. porque evidentemente se plantea la cuestión de saber si los fantasmas son masculinos o femeninos. pero nada más. Voy a darles un ejemplo clínico de eso. Como dice. Entonces. ¿De qué testimonian esos textos escritos? Testimonian acerca de una cierta relación a un Otro específico. que tenga un sexo masculino. una nueva forma de amor o de odio. No es entonces el mismo Dios o.

Marie-Hélène Brousse: No lo sé. pero no sé qué podría decir usted al respecto. que lo causa. Y es un personaje que nos ha honrado recientemente con su presencia en Montréal. Si ustedes quieren. No escribieron sus fantasmas. Es lo que se puede hipotetizar. o sobre todo Lacan. no sé exactamente lo que hace la persona. El deseo está entonces siempre correlacionado a un fantasma que lo sostiene. Puse a jugar esta cuestión en torno a un personaje que está construyéndose actualmente en nuestra época. implica el hecho de que ocupen varios lugares y. Visiblemente.Psicoanálisis Inédito www. El equivalente de un fantasma tal como lo define el psicoanálisis. pero funciona como tal.com Ahí es muy exagerado. es que no está articulado al fantasma. considera como un equivalente del fantasma. qué hace que Jörg Haider sea una mujer. el caso Schreber. pero todo fantasma implica este tipo de funcionamiento. Lo que comprendo de este personaje. Y justamente. y luego. Por demás interesante. Nació once años después de su muerte. Lo mismo con San Juan de la Cruz. trabajando con esta idea. a partir de un Otro barrado y no a partir de la lógica del objeto. es decir. tiene sin embargo lo que Freud. y que es un conciudadano de Freud. y que se llama Jörg Haider. es que se toma constantemente grandes libertades con el orden simbólico. Es preciso que 20 . ¿Sería una especie de místico de la política. pero tal vez no haya fantasmas. tal como acabo de definirlo. ser esa mujer de Dios. No lo creo. Podemos imaginarnos fantasmas detrás de eso. Ellos precisamente escribieron. Eso es de algún modo equivalente a un fantasma. Bien lo comprenden. Escribieron a partir de la lógica del amor. En particular. no tuvieron la idea. en el sentido en que usted describe o define lo que es una mujer. Tampoco se considera como madre de una nueva humanidad. Sería interesante poner eso a prueba. Pero es muy interesante… André Jacques: Al venir aquí. finalmente? De todos modos. No es lo mismo. Eso sería apasionante. Para gozar. como el de San Juan de la Cruz. Por una parte. Si bien Schreber no tenía verdaderamente fantasmas. es entonces un caso límite. Y luego persigue un goce muy personal. por otro lado. Dicho de otro modo. porque hay delirios psicóticos que también implican a Dios. no a un fantasma en el sentido propio del término. es decir. Gozaba sin fantasma. pero no me complace meterme allí. el goce suplementario femenino – el cual por otra parte no excluye un goce sexual de tipo fantasmático –. no hay necesidad de esta construcción que articula una falta en ser y un objeto.psicoanalisisinedito. es decir. no está ligado al fantasma. No estoy del todo segura de que Teresa de Ávila esté en esa situación. pensaba que usted hablaría de «¿Qué es una mujer?». Lacan piensa que ellos escribieron a partir de otra lógica que la del fantasma. No tengo ganas de meterme allí. místico del poder. porque lo es. que es la famosa frase «qué bello sería ser una mujer en el momento del acoplamiento». implica a un objeto y a un sujeto. No hay fantasma que lo sostenga. Y me puse a pensar. tomar el texto – ¿por qué no? sería un trabajo absolutamente apasionante – y ver si encuentran el equivalente a un fantasma en lo que escribieron. No pienso en absoluto que se diga «¡Ah! Sería fantástico experimentar el acoplamiento con Dios». por ejemplo. Durante largo tiempo busqué la diferencia entre los místicos y un delirio psicótico. frase última. Santa Teresa de Ávila no tenía un fantasma de su relación con Dios. en lo que Lacan dice del goce femenino. lo encuentro muy inventivo.

así que me fastidia un poco hablar de él. Efectivamente. pero está también la idea de otro orden a establecer. con usted. Debería leer sus textos y no obstante no lo encuentro especialmente femenino. mientras que él hace política. Es un goce notodo en la ley del Padre. en este caso. Lo que es seguro. Hay otra posibilidad. pero se sirve de él como contrapunto. No lo niega porque vive muy bien en él. no leí nada sobre él.psicoanalisisinedito. que no se necesita que esté desconectado de la ley del Padre. que sea perverso. no sé nada. 21 .Psicoanálisis Inédito www. André Jacques: Mi pregunta es: ¿es una mujer o es un perverso? Marie-Hélène Brousse: Aquí lo tiene. de hecho? Marie-Hélène Brousse: Ya allí. Es más bien la vertiente paranoica la que está en juego. implica no obstante otro registro que el suyo propio. es que hay pocas posibilidades de que sea neurótico. en un terreno extremadamente resbaladizo. «Espera. Si ustedes quieren. No tenía la idea de que debía transformar el destino del mundo y de los hombres. en lo que usted dice. está la respuesta. No puedo decir nada que fuese pertinente. prefiero ponerme a la izquierda».com encuentre argumentos. una falsedad –. entonces vemos que no se trata de esa vertiente. pero finalmente él hace política. Marie-Hélène Brousse: Sí. «Espera. Es que no hay acceso alguno al goce femenino si no pasan por el otro lado. Por lo tanto. está excluido considerar el goce femenino simplemente como un goce fuera de la ley. Es decir. no lo sé. No conozco a ese señor. en fin. Tal vez este señor no sea psicótico. no se considera ni uno ni otro lado de los que Lacan escribe en el cuadro de la sexuación. habría que leer lo que ha dicho de un modo lo suficientemente preciso. André Jacques: Para un psicópata. No lo conozco. Y haciendo política. ¡En absoluto! André Jacques: De hecho. pero que no pone en tela de juicio este funcionamiento simbólico. pero eso no alcanza para definir el goce femenino como fuera de la ley del Padre. No puedo responderle de modo argumentado. aquí me aventuro. es decir. No es eso. Ya hay un elemento de respuesta. al sistema de la ley lo usa como contrapunto. la psicosis. que eso no es un goce. ¿es por eso una mujer? ¿Qué hay además. Lo dejo a usted a cargo. no se trata del funcionamiento metafórico. Verdaderamente. Eso lo repetí muchas veces porque sé que es lo más difícil de hacer pasar. Eso la concernía solo a ella. es decir. el de Adolf Hitler – ya que finalmente creo que pese a todo podemos calificarlo de fascista sin que sea. Sin embargo. Si tomamos otro ejemplo. mensaje de tipo organizacional del mundo. o para alguien que está completamente desprovisto de toda forma de sentimiento de culpabilidad. Es lo que extraigo de su pregunta. Medea no la hacía. yo prefiero a la derecha». que parece desconectado respecto a la ley del Padre. tal vez como Medea se servía de él como contrapunto para su goce particular en el incidente que usted describió. Pero. Entonces no hay mensaje mesiánico. Es cierto que utiliza el orden establecido para sus propios fines.

pero eso implica un fantasma. qué puede querer decir eso. no tiene en cuenta las sensibilidades. ustedes saben. puede haber – no necesariamente hay – un modo de satisfacción que se parece a la perversión en un cierto tipo de utilización del niño. como todas las deducciones lógicas. pero en el fondo ellas tienen ese objeto en sus manos. afortunadamente no siempre. somos llevados a pensar que. Caso contrario. que las mujeres raramente son de estructura perversa. Eso parte de la idea del lugar. es decir. Marie-Hélène Brousse: Es una deducción lógica que. ¿cómo explicar lo que determina la idea de que haya menos perversiones en las mujeres? Está la explicación de Freud.com Fabienne Espaignol: Precisamente. finalmente al goce femenino. socialmente hablando. no es un objeto. En fin. pero es cierto que se puede precisar la diferencia entre una posición perversa y una posición femenina. pueden considerarse en este registro. la perversión consiste en ocupar una posición de objeto. para una mujer. Fabienne Espaignol: Leía en un artículo que usted decía que hay menos mujeres perversas porque su perversión pasa por la maternidad. Podríamos decir «Pero esta mujer es completamente perversa en su modo de funcionar». Porque la tesis de los psicoanalistas hasta prueba lo contrario. No creo que tenga el tiempo como para hacerlo esta tarde. Eso es muy importante. me lo preguntaba en el ejemplo de Medea. Si consideramos que la perversión se define por un cierto tipo de relación con el objeto.psicoanalisisinedito. en todo caso. es cierto. Así que realmente es una cuestión muy clínica a precisar. todo el seminario Aun fue dedicado a un estudio de la sexualidad. En el fondo. Fabienne Espaignol: Eso me hizo dar un salto. Es eso lo que quería decir. No en toda maternidad. siendo el niño el objeto eminente de las mujeres. lo que no se ve necesariamente. pero sí a veces. Marie-Hélène Brousse: Absolutamente. cuando se trata en particular de la madre. Por ejemplo. Marie-Hélène Brousse: Sí. a la que diferencia de la homosexualidad femenina. las prácticas de maltrato infantil. tienen al niño en sus manos para funcionar en un registro perverso. aunque la homosexualidad femenina no sea realmente tratada del todo como una perversión por Lacan en su seminario. Y que.Psicoanálisis Inédito www. sino que porque la relación al niño es una relación que puede producir un modo de satisfacción perversa que pasa aproximadamente desapercibido. no se ve muy bien por qué eso sería así. de la posición del objeto en relación al niño. Me gustaría tal vez comprenderlo un poco. al tiempo que marca sus relaciones. 22 . Pero. Así que tal vez pueda ser interesante distinguir qué es una mujer perversa y luego qué sería una mujer que tiene un goce otro. En fin. en la maternidad. la perversión está del lado del fantasma. pero en la perspectiva que desplegué. será más fácil satisfacerse así con el niño que tal vez ir por el mundo buscando otros sujetos.

llevar a un niño que tiene un brazo roto y que vuelve tres meses después con otra cosa. pero el lado masculino está construido a partir de la noción de límite que es la excepción. eso me parece evidente. Es decir que. para el hombre que ama. Está claro que en los místicos machos. que se pone en esa posición de abyección. Más bien fui llevado a pensar que. eso está sostenido por el límite dado por la excepción paterna. Ese objeto – Lacan hizo una lista siguiendo a Freud – es un objeto libidinal. que delimita al conjunto mismo. ¿no es también del orden del fantasma? Marie-Hélène Brousse: Planteemos más claramente que el fantasma corresponde a una cierta definición del objeto causa del deseo. y luego hay algo que es exterior a ese conjunto. o a una madre. No estoy seguro de poder decir de la beguina de Anvers.A.E. incluso para Dios – en todo caso. en una elección. Sin embargo. el goce de las mujeres. 23 . Si ustedes quieren. es una modalidad histórica del infanticidio. Me parece que la diferencia se efectúa sobre el límite de que el goce de la mujer tiene algo completamente característico en este sentido. Auditorio: Por ejemplo. hay un conjunto. hay muy frecuentemente la sospecha de que no son completamente accidentes. para una fórmula de «todos sometidos a la función castración». que el místico es más bien alguien que se toma como abyección y que se cree el objeto. en los escritos de Santa Teresa de Ávila. ¿respecto al de quién? Al de los hombres. se terminó de jugar con los números en los hombres. aunque eso haya sido leído como tal y desarrollado por toda la vertiente del psicoanálisis que acentuó el masoquismo femenino. Muchas veces lo hacen evidentemente bajo presión social. Mientras que la castración limita tremendamente los desempeños del hombre. en un segundo tiempo. Tengo la costumbre de decir: uno. cuando la estructura social es tal que es imposible tener un niño porque es ilegítimo. por ejemplo. ese deseo de fusión que aparece con un Otro invisible pero presente. tal vez no lo he acentuado lo suficiente. He trabajado al respecto para un D.com Por ejemplo. que se toma por objeto del deseo de Dios al menos en un primer tiempo. La noción de infinito probablemente no alcanza a la mujer sino gracias a su relación particular con el goce. sin embargo – y me preguntaba: ¿qué es lo que podemos decir en el fondo sobre el goce de las mujeres? Digámoslo así. que ella puede decidir volverlo ilimitado para el hombre al que ama. que es pues la fórmula de Lacan: «para todo hombre: la castración». que Dios podría gozar de la posesión de abyección en la que el místico se encuentra. Porque. el de la cuestión del límite. dos. Escuchándola. Marie-Hélène Brousse: Estoy completamente de acuerdo con el rasgo que usted toma. no es tan evidente que Dios sea llevado a la categoría de los objetos pulsionales. la fórmula del fantasma está francamente invertida. No lo hacen necesariamente solo por eso. tampoco. sabemos bien que en los servicios de urgencia infantiles. cuatro. podía ver toda una parte de práctica – ya amplia. sobre el infanticidio que las madres operan.Psicoanálisis Inédito www. Y. tres. cuando vemos a los padres. por ejemplo.psicoanalisisinedito. Jean-Paul Gilson: Sí. pulsional. Aquí tiene. Pues bien. en el caso de los místicos.

Caso contrario. pero es extremadamente gracioso. mostrando que hay un pequeño rasgo. no hay goce femenino que no esté ligado a la castración. si se transforma el agua y ya no es más aquella en la que se lavaron los pies los mendigos. no lo tendrían. Andarían desenfrenadas. si es una dama homosexual. No tengo presente en este momento el ejemplo que toma. pero por otra parte Santa Teresa de Ávila finalmente tenía límites en la existencia. que permite efectivamente considerar una diferencia entre un goce de tipo masculino y un goce llamado femenino. por una vez. estamos del lado de la perversión. En un caso. Ahora bien.psicoanalisisinedito. que es el de la perversión. Lacan pone muy estrechamente en relación goce femenino y letra. como es un poco obsceno. Temo decir una estupidez además.» Lo que sostiene entonces la diferencia ahí. es decir. del lado femenino. podría ser un poco delicado. Mientras que. excepto que un goce de tipo femenino no es sin relación con el límite.com Entonces. está claro que el ejemplo de los místicos muestra que era ciertamente muy específico. es la incidencia del partenaire sexual y de su cuerpo. estamos del lado de la eucaristía. comer un trozo de cadáver del compañero. Y que por eso está allí el pudor. sin embargo. no respecto a los místicos. Dice: «evidentemente. que no es el lado invasión de goce que se puede poner en evidencia en la psicosis. que no está en el marco del Santo y que está en el marco de la perversión. Es algo sobre el místico que puede eventualmente beber el agua en la que se lavaron los pies de los mendigos. En el seminario Aun. Pero. que no es situable del mismo modo. en el sentido de que no se lo puede deducir de una excepción. allí se pasa a otro registro. En todo caso. Porque hay una cuestión que eventualmente me interesa en la definición que usted dio de una posición de goce mística en términos de abyección. Es un poco lo que Lacan evoca en La ética del psicoanálisis. eso funciona lógicamente. Evidentemente. Entonces no es lo mismo comer una hostia que. en el caso de la perversión. el orden social siempre consideró – era cierto para Medea y era también un horror para los griegos – que había un lado desenfrenado que no requería manifestarse sino en ciertas circunstancias. no está dicho que haya límite. pese a todo. está dicho que no se sabe demasiado dónde está. sino en la que se lavó un bello muchacho o una bella muchacha. En el fondo. mientras que. porque si no. Fundó un orden. de un objeto extraído del cuerpo. del terreno de la castración. además. no habría diferencia alguna entre el goce femenino y la invasión de goce en la psicosis.Psicoanálisis Inédito www. puso en marcha un montón de cosas. de todos modos. y a partir del terreno fálico. lo cual es también una manera de no asimilar goce femenino y perversión. Pese a todo. eso hace a una pequeña diferencia. en el Libro V del Emilio considera que lo que es muy peligroso con las mujeres es que justamente no tienen límite. 24 . No obstante. para que al menos tengan un límite. hay un límite. y también escribió. como en el film de Fellini que se llama Satyrycon. en la perspectiva mística. y es que es cierto que no hace falta mucho para pasar finalmente a la posición perversa. En el otro. eso produce una modificación que fue finalmente imaginarizada en la literatura. en referencia al sacrificio de Cristo. sino al Santo. Está entonces esta perspectiva del límite. hay una delimitación. es el cuerpo infinito de Dios el que está en cuestión. Es decir. y de una manera muy graciosa. y el pequeño rasgo es por supuesto la articulación con el objeto sexual. Pienso rápidamente en Jean Jacques Rousseau quien.

Habría que tomarlo y desplegarlo de alguna manera. lo que no es en absoluto el caso en la perversión. en particular. Esta nueva dama es extranjera. es decir. etc. que conozco por el cónyuge.Psicoanálisis Inédito www. testimonian una modificación. sin estar del lado del misticismo. en todo caso la posibilidad de otra forma de amor. para poder seguir viviendo con este señor. El de una mujer que se llama Anne Dunand. es decir. Se comportaba bien con ella. de algún modo. es susceptible de ser analizada en la perspectiva de Aun. ella le dice: «No tenés necesidad de darle tu nombre. por otra parte. para ser honesta. objetos libidinales por el trayecto de la pulsión. Porque pese a todo es esa la característica por la cual Lacan retoma a los místicos. Sí. de la que se deriva el fin de su análisis y su demanda de lo que se llama «pase». por oposición al corte y a la separación. fue publicado. en la gente que no es ni mística ni monstruo enamorado. que está en análisis. ¡porque monstruos enamorados se encuentran varios cuando se es analista! Tomemos un ejemplo. porque las identificaciones son siempre identificaciones que implican. una mujer enamorada al punto de matar a sus hijos. en su capacidad de fundar una familia y de dar su nombre. Dos extremos del goce femenino.com Raymond Joly: ¡Solo hace falta esperar que su santo no sea fetichista del pie! Marie-Hélène Brousse: Exactamente. porque eso se articula al amor de la madre y a las diferentes caídas identificatorias ligadas a la relación a la madre. pero bueno. Hay muchos monstruos enamorados. ciertos testimonios de pase que. pienso que. Y. todos esos «hace falta que» deben poder subsumirse bajo una proposición más general. Experiencia que. Pienso en un testimonio de fin de análisis que. Aquí tienen al monstruo enamorado. de alcanzarlo justamente en el punto en el que Medea quiere alcanzar a Jasón. es cierto que los encuentro menos en mi práctica analítica porque. las mujeres místicas.psicoanalisisinedito. Este señor abandonó a su mujer. Mientras que. que la relación es. tendrás que tener un bastardo». del lado místico. No obstante. Auditorio: De un lado. Por lo tanto. su futuro. Tampoco hace falta que sea una práctica compulsiva. es decir. 25 . necesita que se case con ella. la referencia al infinito. como consecuencia de la caída de las identificaciones implicadas por medio de un análisis. pese a todo. como usted lo dice. por lo tanto a la finitud y al límite. Allí yo tendría la idea de que este goce femenino puede eventualmente manifestarse de manera más clara. que habló de una experiencia que tuvo hacia el final de su análisis. Es muy interesante. sin estar del lado del amor de Dios. y del otro. a saber. Pero la primera esposa se sumerge en el rechazo a divorciarse. naturalmente. en la perspectiva de una apertura de este goce suplementario. destruye sus bienes. pude escuchar ciertos testimonios de fin de análisis. Pero. como usted lo señalaba. una relación con algo del orden de lo infinito y de la incompletud. en cambio. Después encontró una mujer. de hecho. por la satisfacción de hacer sufrir a este hombre. no tienen tanta necesidad de analista. en la vida cotidiana. Entonces. su bienestar. ¿puede decir algo del goce femenino? Marie-Hélène Brousse: Sí. Pero. Por otra parte. pero es usted tremendamente optimista. Hay figuras de monstruos menos evidentes que esa. no la ama más. tuvo ganas de tener un hijo con ella.

Entonces eso se sitúa en el dispositivo analítico. con la perspectiva psicoanalítica. aparece con sus propias leyes. La última persona que recibí recientemente.com cuando son simbólicas.Psicoanálisis Inédito www. como la regla es decir todo lo que le viene a la mente. no se había planteado la pregunta por el sentido de la vida. parecen bastante peculiares. Es algo a tener en cuenta. ¿Acaso para que una mujer alcance el goce femenino es preciso hacer un análisis de cinco o diez años? ¿O hay que ser místico o un personaje de la mitología griega? ¿No hay medios más simples? ¿Existe eso en la vida cotidiana? ¿Acaso las mujeres ordinarias pueden vivir el goce femenino tal como usted lo describe? Esa es finalmente mi pregunta. es tratar de hacerse la geografía del lugar. es decir. Auditorio: Eso no responde a mi pregunta. Y ahora. 26 . Abandonó a su marido por un hombre con quien ella tuvo una relación durante veinte años. Y luego. significantes. Se quedó con él. ella se la plantea. eso puede aparecer en ese momento y esclarecer con otra luz el conjunto del funcionamiento del sujeto. En todo caso. al comienzo. Se veían regularmente. Entonces. que dejó de hacer el amor con ella al cabo de dos o tres años de relación. Este señor era un millonario. Pero eso para mí no tiene el sentido de una «mujer ordinaria en la vida ordinaria». muy rápidamente. ¿es una mujer ordinaria? ¡No lo sé! No es una mujer muy ordinaria. ver cómo ese lugar puede modificarse en sus perspectivas. mujeres extraordinarias. sí. No conozco sino mujeres ordinarias. Una enamorada que dice cosas extraordinarias. lo decía a partir del discurso analítico y de la práctica analítica. No voy a decir que ella es mística. ella en París. y el trabajo del analista.psicoanalisisinedito. no dirige su vida amorosa según la lógica de los bienes. ¡está en una “No man’s land”! Ella se escucha decir eso también. de repente. «¿Para qué?» Y luego agrega «en este momento. a partir del momento en que están en análisis. de todos modos. Comprendan bien que. estoy en una “No man’s land”». es muy serio. Y luego él la dejó. Entonces. En análisis. publicado – por eso me permito hablar de él – en el que pienso. Pero ese es el caso de todo sujeto en análisis. Paso mi vida escuchando cosas extraordinarias. con un mundo singular. porque sabía que la vida no tenía ninguno. es decir. tampoco según la lógica de los hijos. como un mundo propio. No dirige su vida según la lógica de un goce sexual. Es decir que. emblemas. son completamente extraordinarias. pero. en un análisis. a ella le importa un carajo. digo simplemente que testimonia un viraje sobre la cuestión del amor que resuena en la cuestión de un goce otro. cuando le respondo que no conozco sino mujeres ordinarias. ya que finalmente no tuvo hijos con él. si sigo utilizando una metáfora geográfica. el testimonio de Anne Dunand. durante veinte años. de una manera sociológica. ella los había tenido antes. Marie-Hélène Brousse: Solo conozco mujeres ordinarias. porque usted de hecho habla de goce límite. al mismo tiempo. incluso los más normales. es alguien que llamaría una enamorada. Y se dio cuenta de que. de situaciones que considero límites. si caen. sin duda estoy un poco rara. puede ponerlo de manifiesto. Y evidentemente. Se los dije al principio. estamos un poco desconectados de los estándares «ordinarios». Efectivamente. En todo caso. y allí su mundo se vino abajo. Les dije que lo que yo decía. muy extraña. Él vivía en Nueva York.

que se puede considerar que el análisis hace operar. no es por eso que lo digo. y que. El reverso del psicoanálisis. Pero. en ciertos momentos. además. ¿por qué vinculo el fin del análisis a la cuestión del goce femenino? No es para decir que al final del análisis estaría eso. Evidentemente. Es completamente considerable. y aquel que correspondería al que usted habló considerando el pase. por supuesto. Auditorio: Me parecía que usted había identificado más bien dos tipos de goce que podrían corresponder. al goce no sexual.3 donde se despliega muy bien. de hecho. hay un franqueamiento posible. Buenos Aires. Lacan considera que un análisis puede superar el punto de detenimiento freudiano. hay varios. o que correspondería a un goce de fin de la cura. por otra parte. como usted misma lo ha dicho. 27 . En todos los sentidos que quieran. dado que la mayoría de las veces habían elegido la castidad. entonces. Si el trabajo sobre la cadena significante opera. Libro XVII. El Seminario. es decir. 1992. ¿Acaso esos efectos son siempre del orden de un goce femenino? No. y que se escuchan en el diván. “¡seguro que van a llegar a eso las señoras.com puesto que él no le hacía el amor desde hacía 18 años. Pero un análisis incita a un franqueamiento de las coordenadas edípicas. en fin… ordinaria. Lo digo por otra razón. más allá de la lógica paterna. ese franqueamiento. en ciertos momentos – no necesariamente en el final. femenino!” ¡Mejor si eso sucede! Pero. No es cronológico. un fin de análisis lleva al más allá del Edipo. Eso está en El reverso del psicoanálisis. extraordinarias. pueden haber tal vez otros momentos cruciales del análisis –. Marie-Hélène Brousse: Pero sí. Y yo entendí como si hubiese varios registros del goce femenino. Bueno. Es una linda mujer. en la perspectiva de la última parte de la enseñanza de Lacan. No porque en la primera parte del análisis se esté en el Edipo. El sueño de Freud es el sueño del padre. por ejemplo. para responder al segundo punto de su pregunta. no lo creo. finalmente. con fantasmas. Entonces. Y. es una mujer muy ordinaria. podemos muy bien considerar una mujer que tiene un goce de órgano sexual fálico.psicoanalisisinedito. se hizo la nariz. no podemos decir que las místicas debían cogerse a las masas. a las personas que son. No veo cómo eso sería impensable. está divorciada. porque. en todo caso. tenga acceso a un goce femenino. Pero. y que vienen a análisis. y en la segunda parte se esté más allá del Edipo. ¿es una mujer ordinaria? Sí. en todo caso. fuera de sexo. lo que sin embargo se diría. que es de hecho el punto sobre el cual Lacan considera que Freud se detuvo porque su deseo era un deseo de padre. Paidós. por otro lado. eso 3 Lacan. No es el asunto en el que se desemboca habiendo renunciado a todo.. El goce femenino no es una ascesis. al goce sexual. Entonces. J. tiene hijos. de otro modo. eso debe entenderse desde el punto de vista del genitivo. Estos rebasamientos de las coordenadas edípicas tienen efectos subjetivos muy fuertes. sino habría que considerar que basta con ser monja para tener acceso al goce femenino.Psicoanálisis Inédito www. una especie de rebasamiento de las coordenadas edípicas. y por otra parte los señores también. Trabaja.

porque no han trabajado sobre su cadena significante. Tiene que haber entonces una cierta forma de paralelismo entre aquello a lo que se llega cuando opera ese franqueamiento y eso que los místicos testimonian en sus textos. en la Acrópolis. que lo sorprende mucho. tal vez. lo retoma y da esta interpretación.. No creo que se pueda considerar decir que. 28 . excepto que. Amorrortu.4 hacia el final de su vida. fue más allá del Padre. Si tienen en mente un texto magnífico. no es la inquietante extrañeza de la que habla en otra parte. Y allí le ocurrió algo raro que fue traducido como sentimiento de extrañeza. “33° conferencia. Tomo XXI. no lo creo. Y en el texto cuenta lo que pasa antes. y luego explica que. no quiso pensar en ello y que no hizo nada. un ejemplo que Lacan toma. en la Acrópolis. que pueden presentarse así. Obras Completas. de otras maneras. etc. el término utilizado no es Unheimlich. por ejemplo. último año. para los que puedan saberlo. De hecho. Freud habla sin embargo de modo muy explícito de esta relación de la mujer o de la niña con su madre. utilizado en la psicosis. que él remite a un período pregenital. que organizaban su deseo. pero descubre un espacio – eso seguro – que no corresponde ya totalmente a los espacios de las coordenadas del fantasma y del Edipo. Me parece que en estos textos está la raíz de todo lo que pudo ser dicho luego sobre el goce femenino.. en su carta. Y. la interpretación que da es que. y pienso que no hemos terminado de hacerlo. S. y entonces.com lleva a un territorio que no está más completamente reglado por la lógica edípica de la castración. Pensaba en ambos textos de Freud sobre la feminidad. pero hay fenómenos que recuperan el mismo tipo de determinación lógica. Anita Desjardins: Una observación que no será muy extensa. teniendo en cuenta las 4 Freud. Eso incluso le sucedió a Freud. 1988. No podemos tomar en serio la idea de que un análisis llegue a su fin. por un sentimiento de despersonalización. las coordenadas previas. durante veinticinco años. Es Fremdheit. “Sobre la sexualidad femenina” (1931). Hay varios elementos que podrían tomarse así en los testimonios de pase. el momento. Amorrortu. Freud. Un muy bello texto en el que Freud escribe a Romain Rolland el recuerdo de lo que le había sucedido en la Acrópolis veintipico de años atrás. S. Buenos Aires. O bien – Lacan lo evocó – una forma de depresión. fueron puestas en perspectiva a partir de otro espacio que no funciona igual. y eso remite más bien. Tomo XXI. que se llama Un trastorno de la memoria en la Acrópolis. si quieren. etc. pero a lo cual ellos no han llegado de ese modo. o por una forma de reír. algo que se debe al hecho de que las coordenadas habituales del sujeto. le sucede esto: un sentimiento de despersonalización. 1988. Obras Completas. las coordenadas edípicas en las cuales se movía. justo antes del período fálico. a un sentimiento de despersonalización.psicoanalisisinedito. en 1931 y 1932. ¡aquí tienen el goce femenino! No. porque no han trabajado sobre el fantasma. por ejemplo. lo dejó dormir. ¡listo! ¡Seguro se llega al goce femenino! No estoy segura de eso. en alemán. que es una carta a Romain Rolland escrita cuando Freud estaba muy viejo. Y Freud. Es una analogía. sin duda. La feminidad” (1933). Es eso. en un análisis. la Conferencia y Sobre la sexualidad femenina. Entonces. Buenos Aires. al final del análisis. es lógico que se llegue a este pasaje y que se tengan entonces este tipo de efectos que pueden presentarse por un goce femenino.Psicoanálisis Inédito www. Podemos decir que.

de este retorno al período pre-edípico y del atravesamiento de este período en el que Freud dice que. no es así. el texto sobre Dora lo prueba). ¿Cómo decirles lo que pienso al respecto? Hay un punto fastidioso en estos textos. elementos de su recorrido y de su trayecto analítico. En cambio. A partir de eso. Tengo la idea de que. biológicamente hablando. consiste en decir que. fijada – no diría coagulada [figée] sino fijada [fixée] – al Edipo. Es lo que dice en uno de sus textos. Una tendencia hacia la madre. y que el análisis de esa relación con la madre pase en un momento por la interpretación del deseo de la madre. sí. analíticamente. Quisiera agregar dos otras observaciones. Hay testimonios de hombres que muestran perfectamente algo comparable y que elucida lo que fue bastante rápidamente organizado en el movimiento analítico por la teoría del Edipo invertido. quien. quiero decir. en esa ocasión. está muy de acuerdo con Jeanne Lampl de Groot y Hélène Deutsch. no crean que se trate solamente de testimonios de mujeres. Marie-Hélène Brousse: Encuentro muy interesante su observación. no elaboró entonces sobre la cura. como para que lo recordemos de pasada. y no todos tienen la misma opinión. Y son tal vez los pases a los que usted hace alusión. Ese es un primer punto que usted me permite rectificar. interpretación. Saben que critica a Jones y luego no está de acuerdo con Karen Horney.Psicoanálisis Inédito www. cita a todos sus discípulos que han trabajado sobre la cuestión. Trabajé mucho al respecto. que es una locura de lo pre-edípico. Sí. en lo que nos dejó sobre la cura misma. Acentúo lo que usted no había acentuado. El segundo es que. El sujeto interpreta. y no me refiero tampoco a los hombres homosexuales. el sujeto pasa su vida interpretando en un análisis. eso plantea nuevamente la cuestión de la relación entre la relación con la madre y una posición femenina. estos textos marcan un cambio de opinión en Freud. Digo «locura» porque la idea era que íbamos a encontrar en lo pre-edípico el fundamento originario de un sujeto y entonces sabríamos lo verdadero sobre lo verdadero.psicoanalisisinedito. Destaqué el de Anne Dunand porque fue publicado. los que pueden dar un poco el recorrido singular de una mujer. Por otra parte. que usted me da la oportunidad de hacerla. es normal». hubo en el movimiento analítico esta interpretación de Freud. Los testimonios que aportan algunos elementos nuevos sobre estas cuestiones no son solo testimonios de mujeres. si llegué a hacerme entender. a partir de los testimonios en cuestión. que no era la única. y lo han hecho mucho. porque allí ustedes podrían decirme «bueno. pero es un punto que ha adquirido bastante importancia en todo un período del movimiento analítico hasta Lacan. Hay hombres heterosexuales que testimonian una posición femenina en ciertos aspectos. 29 . efectivamente. uno por uno. No. para que se haya realmente levantado el velo sobre esta cuestión del otro goce. las mujeres una por una. mostrando que justamente no se trata de eso. es extremadamente difícil incluso intentar abordarlo. si puedo decirlo.com fechas en la que esos textos fueron escritos. Los hombres biológicos pueden por su parte testimoniar perfectamente una posición femenina. porque es importante. Es eso que tuvo lugar en la historia del movimiento psicoanalítico. es preciso que haya análisis de la relación con la madre. a la posición del Padre (de hecho. Comprendí que ésta no era la que usted hacía. La primera. en los postfreudianos. Entonces.

en el interior de la perspectiva de la mascarada. Porque allí todavía se está a pleno en el funcionamiento edípico. que. Auditorio: […] Marie-Hélène Brousse: Sí.psicoanalisisinedito.com en un momento dado. es decir. Hay también. Es un poco por eso que evoqué la transmisión que una madre puede hacer a su hija.Psicoanálisis Inédito www. casi siempre. Traducción y establecimiento: Lorena Buchner. en el interior del funcionamiento fálico. Pero no es en ese momento que puede producirse la apertura más allá del Edipo. interpreta el deseo de la madre como un deseo de muerte respecto a él. algo que puede transmitirse de madre a hija y que no es del orden del estrago. es decir. Es preciso justamente que eso caiga. 30 . es cierto. incluso en su versión de deseo mortal. la cuestión del deseo de la madre se reduzca. Lacan habla del estrago madre-hija. Porque no se trata del estrago. finalmente.