Está en la página 1de 303
GEYMET a LOS SECRETOS eo MWe OU KeNTN MODERNA EN AJEDREZ Avances desde Nimzowitsch aC) MN rece) Los secretos de la estrategia moderna en ajedrez Avances desde Nimzowitsch John Watson Traducido al espafol por Juan Sebastin Morgado y Roberto Gabriel Alvarez Publicado por primera vez en inglés en el Reino Unido por Gambit Publications Lid 1998 Publicado en espaol por Gambit Publications Led 2002 9 Joha Watson 1998, 2002 ‘Traduccign al espaol © Juan Sebastién Morgado y Roberto Gabriel Alvarez 2002 El derecho de John Watson aserreconocido como autor de este trabajo ha sido impuesto en confor- ‘midad con el Copyright, Designs and Patents Act (Acta de Propiedad lntclectual, Disedo y Parentes ‘de Gran Bretaia) 1988. ‘Todos lot derechos reservados. Este libro lees vendido sujeto ata condicién que no debe ser, mediante comercio u otro medio, prestado, revendido,alquilado ocirculado en cualquier medio de soporte distinta de aquel en el cual esti publicado y sin una condicién similar incluyendo que esta condicign sea aceptada por el subsiguiente comprador. ‘Una copia del Catdlogo de la Biblioteca Britinica en datos de Publicaciones esté disponible desde 1a Biblioteca Beitinica ISBN 1 901983 609 (Gdicién en inglés ISBN 1 901983 072). DistRBUcION! Mundial (excepto EETjU): Central Books Lid, 99 Wallis Rd, London E9 SLN, Inglaterra. el +45 (0)20 8986 4654 Fax +44 (0)20 8533 5821. E-mail: orders@Centralbooks.com. EEUU: BHB International, Inc., #1 Monroe Tarpike, Trumbull, CT 0661 1, EEUU. Por todas as demi cuestiones (incluyendo un lstado completo de todos ls tiles ajedrecisticos de Gambit) favor contactar con los Editores, Gambit Publications Lid, PO. Box 32640, London WI4ONN, inglitera, Evmail: Muray@ gembitchessfreserve.co.uk O visite et sitio de GAMBIT en la web en tpu/srwu gambtbooks.com Eticidn en inglés editada por Graham Burgess y Chris Baker Supervisin de la versi6a espafiola: Aatonio Gude ‘Comporiciéa a cargo de John Nunn Impreso en Gran Bretaia por Cromwell Press, Trowbridge, Wilshice, Inglaterra. 987654321 Gambit Publications Ltd Director Gerente: GM Murray Chandler Director ajedrecistica: GM Joba Nuna Director Editorial: MF Graham Burgess Edior en slemdn: MEF Pews Nunn Sumario Simbolos y abreviaturas Dedieatoria ‘Agradecimientos Introduceién Parte 1: El perfeccionamiento de la teoria tradicional 1: Perspectiva La naturaeza de la teorfa del medio juego Metodotogia 2: Bl Centro y el desarrollo El centro y ts tiempos Cazando peones ena apertura El verdadero gran cea La masa de peones cent sles mévies El abandono del cearo 3: Minorias, mayorias, y peones pasados Los ataques de minorias ‘Sobre mayors y candidatos Los peones pasados y el bloqueo El Iujuriaso pedn pasado contemporineo 4: Cadenas de peones y peones doblados Las mevas ideas de Nimzowitsch Nimzowitsch y los peones doblados Una vieja dispura El desarrollo de la teoria sobre los peones doblados Teiplicados 5: La evoluci6n del peén dama aislado Encuadrando el tema El entorno moderne del PDA 6: Cuestiones retativas a las piezas menores Laopinin orodoxs cLos colores opuestos se tren? {Folklore o realidad? Damas y caballos 7: Aquellas torres radicales La sépsima y octava Blas Las tomes que vagabundean por las filas Los finales tablas? 6 6 6 4 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ 8: La realeza en la actualidad Ladefensa “Nimzoindia del rey” Las aventuras del rey después de Nimzowitsch femas diversos Maniobras y debilidades Lo antiguo y auevo sobre el cambio de piezas La superproteccién: unas pocas observaciones Parte 2: Las nuevas ideas y la revolucién moderna 1: Perspectiva El retomo de la muerte del ajedrez 2: La independencia a las reglas La muerte dela regla general; ejemplos de la préctica Descripcién contra realidad. ‘La guardia real y c6mo desviarla ‘Sendo cqgteses con el caballo 3: Bl juego moderno de peones Nuevas consideraciones sobre Ia dena de peones El sactififio posicional de peén {Bstin sub peones verdaderamente retrasados? {La nuevaelacida del flanco hacia el cent Guos tens de peones 4: El alfl moderno ‘Todo ese Sancherar La auevaimoral de los afiles malos Reconsideracién de la pareja de alfiles ‘5: Eleaballo contemporineo Ellos viven en el borde usiones épticas Se esté sintiendo superiluo? 6: Alfiles contra caballos 1: uno contra uno Las piezas menores se enfrentan 7: Alfiles contra caballos 2: pares de piezas menores Contra toda probablidad: apostando por los corceles 8) Elcaso clésico: as debilidades permaneates ) Espaciocentro por afiles: una obscura compensacién ©) lavirtiendo el sentido comin La venganza de los alfiles Una digresién préctica 8: El sacrificio de calidad Origenes 100 100 100 405 107 uz 2 116 120 120 126 136 4 149 152 132 154 160 164 170 178 176 176 182 12 182 189 193 208 212 214 214 SUMARIO Ua salto conceptual Patente Petrosiin El producto sin terminar 9: Profitaxis La nocién de Nimzowitsch La profilaxis modema: prevencién extendida 10: El dinamismo: fa diferencia moderna {Qué es el dinamismo? iAcumulaciéa 0 saqueo? Equilibrio dinémico y planeamiento Ventajas visuals contra elasticidad 11: Tiempo e informactén La teorfa de la informaciéa y el ajedrez Tablas? El tiempo y las aperuras con colores invertidos La simetrfa de hoy es la oportunidad de! mafiana 12: La danza deta infeiativa: algunas divagaciones LLos misterios del dinamismo: gqué es una ventaja? Dinamismo y provocacién 13: Reconsideracién de la apertura moderna La paradoja de Alekhine La revolucién analitica Una perspectiva de la teria contemporiea La vanguardia 14: Jugando ajedrez moderno / conclusién. Conclusisa Bibliografia Indice de jugadores Indice de aperturas 216 23 230 230 233 22 242 pan 248 250 233 253 254 255 259 261 261 263, 268 268 2m 272 289 303, Simbolos y abreviaturas + jaque jaque doble jaque mate capture NW jugada brilane 1 ‘buena jugada 12 jugads interesante 2 jugada dudosa 2 jugada mala 72 jugada muy mala Co. campeonato 1.0 la partida termina en victoria de las blancas ‘th la partida termina en tablas 0-1 Ia partida termina en victoria de las negras (D) verel diagrama siguiente Dedicatoria A Tal Shaked y Patrick Hummel, mis alumnos, quienes estén ensefiéndome poco a poco sobre el ajedrez Agradecimientos Grecias a Graham Burgess y Sohn Nunn, por su paciencia y sugerencias,y ala gente de ChessBase, quienes me proveyeron infinidad de datos. También estoy agradecido al MI Larry D. Evans. por su amistad y el uso de su excelente biblioteca. Introduccion En Chessman Comics #2', Chessman y Zug zwang fueron vistas mirando el westem aje- drecistico "Fuerte Blunder”, con la actuaciéa estelar del General Principio y del Capitén ‘Alternativa, en el cual tiene lugar ef siguiente didlogo entre el General y su asstente: "Gene- ral Principio sefor, justed casi ha exterminado los antiguos indios!”; “Si, pero temo que hay ‘nuevas promociones indias por venir!” Ea tem- pos de Nimzowitsch, el mundodel ajedrezesta- ba padeciendo grandes transformaciones, las cuales desafiarfan sin duda los principios gene- rales que por aquel entonces dominaban Ia t2o- ria ajedrecistica. En efecto, estos cambios, rmayormente aparentes en las nuevas formacio- nes india abogadas por el mismo Nimzowitsch, fin de cuentas ponen absolutamente en duda la validez misma de tener cosas tales como ‘principios generales’. Nimzowitsch puso en dduda la teorfa antigua, y sus sucesores fueron sguiados 2 una era de pragmatismo, rechazo del ogmatismo, ¢ investigacin analitica, ue aiin caracterizael ajedrez moderna, Micomesido en ‘este libro ha sido identificar los cambios més importantes en la teorfa ajedrectstica que dis- tinguea el pensamiento ajedrecisico moderne del clésico, ‘Ahora mismo, puesto que estoy advertido de cudn desalentador puede parecer este Libro al lector, quisiera hacer algunas observaciones B- Jos6ficas y organizacionales. En primer lugar, definir qué es ‘modemo’ en el ajedrez ba sido una labor difieil; como Linea directiva general, clegi 1935, e1afo dela muerte de Nimzowitsch, como punto divisorio entre el juego moderno y premodemo, Por supuesto, no hubo una revolu- ida ajedrecistica durante ese aflo particular; asi que las ideas que caracterizo como ‘moder ras’ no estaban necesariamente desatendidas antes de 1935, y naturalmente, algunos de los ‘conceptos que enfatizaré han ingresado slo 1 {lautor se estdrefriendo a su propia obra! Chessman Comics “Myreng; Chess Enterprises Inc, 1982, ‘ecienvemente ea la conciencia general. Pero ‘cuando el lector se confunda sobre por qué es- toy designando una idea como ‘moderna’ 0 ‘elésica’ le adviero que debe tomar este limite algo arbitario s6lo como una guia Desafortunadamente, a estructura de este l- bro es algo artficiosa, y espero que et lector me perdone si realizo cepetidas explicaciones so- bre esto, La parte 1 esté planeada para hacer que el estudiante se sienta c6modo con la teoria, clsica y con las revisiones de Nimzowitsch a dicha teorfa, Me parecié justo para el afciona- do medio, explicarle un poco sobre la teorfa antigua y establecer algunas bases para las pos- teriores demandas desu cambio radical. Pero la parte | también abre el tema de la ‘evoluciéa’ ‘moderna de la eoria antigua. Aunque la distin cidn es algo arbivaria,introduje ea la pare ! lo (que podria denominarse como desarrollo ‘natu ral’ de a teoria antigua, mientras que la parte 2 esti dedicada a los cambios ‘tevolucionarios’, por ejemplo, uno que refuta antiguos principios CO involucra cambios loséficos Fundamentaes, De ese modo, ambas partes curmplen el mandato el subttuto del libro (’Avances Desde Nirmzo- ‘witsch’); pero la parte 2 eubre, con wna minima revisiGn del pensamiento pasado, las nuevas ideas que distinguen radicalmente el juego mo- demo. Con optimismo, espero que el capitulo y las secciones introductorias ayuden al lector a notar estas diferencias. A riesgo de ponenmete- dioso, repetiré y ampliaré lo que acabo de deci sobre la organizaciGn de este libro en el primer capitulo dela pare I, y luego de auevo, en me- ‘nor magnitud en el primer capitulo de la pare Seguidamente, deseo abordar mi aproxima- ida estilisica a este libro, incluyendo el uso de las estadisticas y mi eleccién de material de ejemplo. La primera observacién a realizar es ue este no es un libro de ensefanza, Miencras, Watson fe 8 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ‘aunque esperarfa y asumiré que su estudio pue~ de ayudamos como jugadores, ese n0 es su pro- pésito primario. Tampoco estoy escribiendo una ‘guia completa referentea la weorfa ajedrecistica del medio juego, en la forma que lo han hecho Pachman o Euwe y Kramer en sus bien conoci= dos libros. Ante sus ojos l libro es una especie de libro de medio juego, con numerosos ejem- pos de la teoria de aperturas, dado que a aper- ‘ura y el medio juego ya no son funcionalmente separables. Dentro de ese contexto, no obstan- te, me intereso en un grande pero limitado con- junto de temas, que hallé relevantes para mi {esis acerca de los avances en el ajedrez moder- ‘no. Asi, por ejemplo, sel lector observa la sec~ ida sobre “Las columnas abiertas como un factor en el ataque contra el rey” (Pachman), puedo no haber dicho absolutamente nada so- bre el tema. Hay también poco aqut del tipo de libros ‘cémo jugar’. Mi meta ha sido iavestigar temas te6ricos, y no, por ejemplo, cémo mane- jar la presién del reloj o prepararse para el s guiente torneo. La emocionante realidad es que hay suficiente material y materia prima como para pensar en escribir ua libro dos veces més ‘grande que este sin desviarse de las ideas aje- “recisticas en s{ mismas. De tanto en tanto, durante ambas partes, me he referido a los anilisis estadisticos que he cealizado sobre algin tema (la frecuencia en la aparicidn de una cierta estructura de peones, por ejemplo, o los porcentuales de victoria de las negras en la Defensa Sicilian). En cada caso, esto fue hecho usando el programa de base de datos de ChessBase. Aunque ao be indicado siempre el tamafo o alcance de las bisquedas realizadas, he intentado hacer cada busqueda ‘an inequivoca y estadisticamente significaiva como fue posible. Pero les interpretaciones de dichos datos pueden ciertamente cambiar, y al lector le divertiré cealizat su propia investiga cid sobre tales temas, especialmente porque se pueden cosechar diferencias mas suiles. Emplesndo este tipo de analisis por primera vez, pienso, cieros temas centenarios estén su- jetos a una solucién menos parcial. Como apunta mi siempre astuto editor Graham Burgess, asiy todo, el empleo de tales estadfsticas leva a ine- vitables ambigledades. Suponga, por ejemplo, que examina un largo conjunto de finales para decidir si fa dama y el caballo son superiores 2 la dama y el afl Si los jugadotes ya conside- ran que la dama y el caballo son superiores, pueden tenderaconvertirposiciones superiores en esa forma presumiblemente mis segura de Finales venajosos. Los porcentuales resultantes de victoria-derrota estarin entonces sesgados en favor de ia dama ye caballo, dado que refle- jacin la percepeién tanto come la realidad. Ya que no puedo hacer nada sobre dichos efectos, (oda vez que realicé una afirmacién estadistca ‘uve cuidado no sélo de examinar las estadis- cas, sino ejemplos coneretos. Para terminar con este tema, creo que mis conclusionesteaativas son ampliamente correcas a pesar de este pro- blema: y en los easos mds controvertidos (al ‘como +0 contra 8-2), cualquier bifuracion tenderd a favorecer al bando contra el cual es- toy argumentando (en este caso, el bando con la ddama y eleaballo),y as su comecci6n solamen- te podirdforalecer mi argumento. Siestaitima definicién es confusa, js6lo tenga en cueata el sentido de esta dscusién cuando se encuente frente alas argumentaciones estadisticas! La parte mis dificil de escribir est libro ha sido la eleccidn de los ejemplos a utilizar. En principio, quis evita volver a usr los mismas «ejemplos clésicos que los libros deensefanza y medio juego han tendido a usar hasta el hartaz~ 420. Los lectores experimentados sabrén a cus- les me refiero, Por otra parte, habria sido pura arrogancia ignorar lo que han dicho muchos maravillosos escrtores en temas del medio jue- 0 Sobre los asuntos aos que me estoy reiien- do. A fin de cuentas, he revisado y tomedo notas de uaa amplia coleccin de libros, en la rmayoria de los casos trabajos teéricos, libros de ‘ensedanza, y colecciones de partidas. Muchos de ellos estén indicados en la bibliografi. Ut- lice mas ejemplos de estos que lo proyectedo originalmeate, ea pate por la sabidurfa de sus autores, pero también porque descubri un nié- mero de aspectos nuevos en estos ejemplos (in- cluyendo errores y evaluaciones equivocadss), (que creo aclararon mis argumentos sobre las di- ferencias que vemos en el ajedrez modemo. Entonces, como serd particularmente evidente cn la parte 2, ile ls bisquedas en bases de datos para encontrar ejemplos frescos de part- ‘das con ideas modernas, as cuales van desde 0 rutiario a lo innovador. Debido a que muchos deestos ejemplos moderns pueden parecer un Ivtropucciéw : 9 poco extravagantes paral lector menos experi mentado, su yuxtaposicién con los ejemplos bien conocids y con posiciones aleccionadoras claramente dificiles de describir, espero hagan rds fécil Ia incursién en los nuevos conceptos. Ouro tema general que estoy seguro suscitard comentarios ataie ala comprensisn ajedrecisti- a comparativa de los jugadores clisicos y mo- demos. Ellector debe comprender que mi propia y temprana educacién ajedrecistica fue casi ‘completamente cumplida por el estudio de Ias partidas de los jugadores anteriores 2 1930; yla primera cosa que hice cuando preparé este libro fue reproducir y examinar criticamente cientos e partdas de los antiguos maestros, tanto como leer los textos eldsicos y los libros de torneo. ‘Aunque rara ver toque el tema expresamente, se hard obvia mi consideraciéa sobre que los jugadores modemos tienen una més amplia y uti comprensién del juego que sus predeceso- rs, Normalmente, esto se dird de modo técito, y de ninguna manera denigra alos grandes maes- ttos antiguos, tanto como diff tlmente menos- aban los logros de Bill Tilden en el tenis, afirmar que Andre Agassi lo dominaria en un encuentro individual, 0 el trabajo de Newton en fisica, para decir que ao consiguiera inventar la teorfa de la relatividad, Pero hay tanta emocién colocada en la veneracién de los antiguos cam- eones, que quiero enfatizar mi respeto por su Juego, y también cudn irelevante considero la ‘comparacién directa de épocas inmensamente difeceates. El propésito del libro es mostra lo que ha cambiado en el ajedrez moderno, no el hhacerjuicis negatives sobre los jugadores par- ticulares. Finalmente, necesito recordar al lector que ‘no hay forma de “demostrar" as diversas afi. ‘maciones que hago sobre el juego moderno. Puedo mostrar ejemplos, por supuesto, pero al final, indudablemente sobre o subestimaré la importancia de diversas ideas. Este libro serd ms significative si uno pone un ojo critico para cevaluar si lateoria preseatada aqu{ tiene una s6- lida base empitica en el estudio y juego pro- pios. Espero que mi libro los induciré a hacerlo, ¥ a pensar de manera refrescante sobre ¢l aje- ‘deez moderno. Joha Watson Carlsbad, CA: 1998 Parte 1: El perfeccionamiento de la teoria tradicional 1 Perspectiva La naturaleza de la teorfa del medio juego Elajedre se divide madcionalment en ues f- ses: apertura, medi juego, y final. To lrgo y ao ancho de Ia historia del ajedeer, pero espe- cialmente en [as sltimas cunt! décadas, Ia teorfa de las apertures se ha expandido Sme- reais. Ulimamente, esta expansi6n se be teansformado en una suerte de exposi, y es ‘amos inundados con un material csi iimitado sobre esta fase de Ia part, desde Libros are visas y bases de datos. La teora dels finales, A perar de que aunes ha sido unde de intenso interés popular ha inspirado siempre un ajo de libros yarculs de alta calidad, aunque slo sea pocque a final es ideal para concusiones debnivasy andlisisestrictos {Pero qué hay sobre la teria del meio juc- 0° Los jugadores que desean estudiar esta srea de Ia para iene une limitada y bastante in- satisfactoria gama de recursos entre los cuales elegiz Ants que focalisac esta fase del juegoen el sentido terico, lo libros suetenenfocr los temas mis populares y manejables tales como combinacione,ataquey defeasa, como mejo- ‘arel propio pensamieno, y's consejos gene- tales part el competidor En contraste con la aperray el inal, reas en las evales lo juga- dores usvalmente se inclinan por un trabajo modemo para su ilstcién, muchos o ta vez ta mayors de ls estudiantes, leen todavia los clasios cuando se refiee ala ora del medio juego. {Cuénos de nosotros aprendimos aves- tros principias generles del medio juego, _ mis nuevos, pero diffcilmeate contempor digamos, de Lasker y Nimzowitsch, 0 de los eos, trabajos de Euwe y Kramer, Romanovsti oPachmas? Ea os Estados Unidos, actualmen- teyel més popular de estas fuentes tadicionales es Mi sistema, de Nimzowitsch, un libro escri- to.ea 1925! No obstate lo brillate que vale a pena lee, y adelantado su Epoca, que este bro es (y¢5 todas exas cosas), uno se asombra ‘que no tengamos una cantidad de trabajos desu tipo mis avanzados y actalizados. La teoria del medio juego, cn0 a ido a ninguna parte en los ihimos 77 afos? A pests de su aspecto, esta no es sélo una cuestén retdrica, y requiee un poco de refle: 16a para se respondia. Po tape, est bro intentari mostrar que el estado dela teoxia mo- dema de sjedre, es sin duda dramdticamente diferente del estado de Ix tors en tempos de Nimzowitsch. Es extemadamente diffi cod fica esta diferencia ena forma en que la teoria ajedreistica ha sido preseatada tradicional. imeote, eso es, con reglas generates, principios, © afirmaciones flosdficas. Todos estamos fa- miliarizados con el tipo de reglas a las cuales ime estoy refrieado, las cuales son supuesta ‘mente ies sino estrictamente adecuadas, por «ejemplo, movercada pieza una vez ena aperu- 13, cesarrllar los caballo anes que los alles, Jos peones son mis fueres uno al lado del ou, las torres deben esa stuadasdetris de los peo. nes pasados, no situa los caballos en el Borde del tablero, dos alflesconstnuyen una venta, 10 mover los peones en frente del rey propio, abstenerse de cazar peones cuando estamos fal- tos de desarolo,ytantas otras, Eatonces, bay PERSPECTIVA u “principios’ del juego posicional. sobre los cua les volveremosen el curso de este libro, que son a menudo descripciones de las ventajas 0 des- ventajas de varios elementos del juego. por ejemplo, alfiles malos, peones retrasados, ca- ballos centinelas, piezas ceaualizadas, comple- js de peones doblados, cadenas de peones, ¢ incontables otras consideraciones. Me atreveré a afirmar que esto es verdadero al menos en espirtu, si no literalmente: este ‘ipo de teoria ‘orientada a reglas'y ‘oriencada «a principios'funcioné o era al menos sobreen- tendida en la época de la muerte de Nimzo- wwitsch en 1935. Para poner esto de manera un poco diferente, las reglas y principios que po- dian ser claramente establecidos y todavia tie- ren posibilidades de ser viles en el juego prictico, ya habfan sido enunciadas e interiori- 2zadas por los mejores jugadores del mundo allé por 1935. Asumamot que esta propuesta es de ‘momento verdadera. ;Explicarfa estola falta de trabajos posteriores que postularan un conjunto completamente nuevo de principias y reglas, reflejando los descubrimientos de las ulteriores ‘eneraciones? Pero es aqui donde el asunto se vuelve espinoso, Cualquiera que lea una gran vas, comeatindolas tanto en Mi sistema como cn La préctica de mi sistema. La idea es que a las negras ain les gustaria que las blancas Jngasen 45 sin ..c5, dado que 13..5?! 14 d5 ‘otorga alas blancas manos libres para prepara 483 y 4 con atague. Una jugada que sugiere es 13.206", donde 14 d5 Ze8 ya amenazs..De5 Y¥ 6, por ejemplo 15 Ze2 Be5 16 Del o6 17 g3exd5 18cxd5 Axa 19 Dxd3 Zc8. El objeto de esta variante es que las blancas pueden li quidar sus peones-¢ doblados y atin ast quedar on un pen seriamente retrasado sobre una co- tumna aber, idea que se aplica a muchas po- siciones y fue enunciada por primera vez por CADENAS DE PEONES ¥ PEONES DOBLADOS ” [Nimzowitch, Por supuesto, las blancas podrfan no sertan complacientes, y elegiralgo como 14 e2 Ge8 15 Ziel, tal como indica Nimzowitsh, ‘Aqu{ supongo que 14..,9fB!? 15 Efe] Zac8 16 ‘Dh g6 17 23 Wg7 podria ser un poco ms fle- sible para las negras, aunque uno siente que las blancas estin algo mejor después de 18 D2. ara termina, Nimzowisch dijo que 13.8 también era posible ea la posicién del diagra- ima, dando 14 h3 Dg6 15 Dh2 Be7, donde 16 £4 exfil 17 xf eB [8 Rxh6 Axed parece muy bueno para las negras, de modo que seria prefe- ible algoasi como 16 Dgs Dxgd 17 hxg a7 188. 14h3 [Me pregunto aqui por 14 g3, cubriendo f4 de ta incursign de un caballo y preparindose para Dd seguido de £4, Asi L4..Og5 15 Obs DE6 (15..e6 16 DES) 16 1 bien puede favo recer las blancas. 14..Ahf8 15 Dh2 Deb 16 263 (D) 16.08 Nimzowitsch muestra oa fexibilidad tip camente moderna; sino puede obligar a 43 sin tener que jugar <5, jugar de todos modos ipero en un momento en que posea pers- pecivas en el flanco rey! Todavia, 16...876t habeia sido una altemativa sida, inteatando 17 Dt hs, 17 05 04 18 26221 Esta es una pobre reorganizacién, pero las negra han igualado en cualquier caso. 18.018 19 Sg4 08 Ieénicament, las aegras ofecen cambiar su “tuen' afl por el malo" de las blanca habla- ‘emos en la parte 2 sobre cua engabozas y 4 ‘menudo indtles resultan estas etiquetas. El es- to de la partida muestra todo tipo de nuevas ideas, que seria debatidas en otra parte de este Fibro (profilais, dos caballos contra dos alfiles, alfile buenos y malos,et.), pero n0 son iiles ahora a nuestra exposicidn: 20 Wa2 26 21 33 Di4g6 22.22? DH7 23 bs D6 24 a3 Zb8 25 “Her Eo7 26 Rel be? 27 ht RB 28 ‘18 29 nS Dh 30 g4 QDh7 31 Ve? To7 32 1633 freS dees 34 013.7 35 Refi 8 36 Ds D6 37 DES Sxt5 38 gxf5 Des. y losca- ballos negros resultaron Superiores a los alles blancos, otorgéndoles una pequeia pero persis- teate ventaja Marshall - Nimzowitsch ‘Nueva York 1927 e406 2 dd d53.Dc3 2b4 En el mundo de habla inglesa, amamos a 4ésta la Variante Winawer pero en algunos otvos lugares e fa denomina ‘Variante Nimzowitses’, reconociendo 1 alcance de su aporte. Tarrasch dijo de 3,..,2b4: “Es bien conocido que esto a0 8 bueno, porque llevaré a un cambio o a una ‘etirada desfavorables.” Podemos asumir que Nizowitsch realiz6 un meticulaso estudio de ta siguiente jugada de las blancas (la cual 00 es considerada peligrosa hoy en dia) pues el Dia- blo ta indicé como respuesta correcta. 4exd5 exd5 5213 De7 La jugada moderna, flexible. Los civales de ‘Tarrasch habjan jugado ...€6 en tales posicio- nes, 6 a3 Dbe6 7h3 Le6! Una eleccién interesante, Nimzowitsch, el primer gran especalista en posiciones con peo- tes doblados, anticipa el cambio en c3, tas lo cual ..tf5 habe solo ‘amenazado' con volver « enderezat los peones de las blancas mediante <-Stxd3. La jugada ...226, por otra pare, e- fuerza el contol sobre la casill cftca 4. 80-0479 2F4 2xc3 10 bxe3 £61 (D) Esto resuinge a las piezas Blancas (especal- mente al caballo en 3, que ao tiene adonde i) y prepara el mis rudimeatario de los avances de ‘ones enellanco rey mediante.g5 5. EL desarrollo de las negras es superior, aunque to- ‘avia no hayan enrocado, ene sentido madera ‘que sus piezascoordinan con sus peones, mea tras las aparentemente activas piezas meaores 4 LOS SECRETOS DE A ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ blancas no tienen perspectivas sin la jugada li- beradara 4. 11 SDI g5 12 £g3 0-0-0 13 Wet Zdes 14 fel Ots ‘Optando por la simplificacin, 14..g6 ha- bria oftecido excelentes perspectivas de ataque, pero Nimzowitsch esté probablemente teniea- do-en cuenta el afecto de su rival por las posi- cioaes complicadas. 15 Bxf5 SQxf5 16 WS DaB 17 Wes b6 18 Wa3 07 19 Bos Dest Al obligar a las blancas a defender su peda «, las negras ganaron tiempo para cubrir las casillas del flanco dama, y ahora amenazan -Ada5-c$ con efecto decisive. Nétese cémo no leha dado nunca alas blancas la oportunidad de Jugar la liberadora c4. La actual ocupacién del punto fuerte, mosurada en Ia mayoris de los l- bros de ensefanza, es secundaria a esta consi- deracin 20d? Qas 21 Hb? Srel+ 22 Zrel Le 23 Exe8 Bxe8 24 Wl e8! Omitiendo 24...e2!. Pero las negras con- servan su gran ventaja posicional. 25 Bal Be 26 D3 Ded 27 Da2 Da3 28 DE Dxc2 29 Bhs 2a3 --¥ las negras ganaron un largo final de alfi- les de distinto color. Estas partidas han influido hasta hoy en los libros sobre el medio juego. Los ejemplos con- vencionales de peones doblados en esos libros suelen ser meras cuestiones donde el poseedor de los peones doblados es lentamenta restringi- 40 y desbordado. Pero la préctica modema ha ‘evolucionado de una manera més equilibrada, ‘como veremos mus adelaate. Primero, un conto desvio: Una vieja disputa ‘Vac de los més antguos puatos de controversia «en a teoria sobre os peones doblados fue la Va- Fiante del Cambio de Ia Ruy Lopez, 1 e4 5 2 DES De63 AOS a6 4 Rxc6 dec6. Esta apertura lleva a menudo a medio juegos sin damas,con- frontando la veotaja estitica de las blancas (los peones doblados del rival) con el predominio dindmico de las negras (la pareja de alles y ‘una colurana central abiera). La ‘Ruy Lopez del Cambio' tiene ain una camtided de caracte~ risticas interesantes que la hacen aplicable al ajedrez modemo, Por un lado, las blancas, po- seedoras de la pareja de caballo, seenfrentana ua dilema: si deben o 20 abrir el juego. Esta cuestéa, que es absoluameate critica eneljue- go de piezas menores, seré vista detalladamen- teen laparte 2. Pero tambiga resulta de interés Ja eterna discusién sobre si la pareja de alfiles construe de por sf una vensj; esto también se discute extensamente en la pane 2. Permi- tanmesaltar estos temas viendo una de las pax ‘tidas més famosas en la historia del ajedrez: Lasker ~ Capablanca San Petersburgo 1914 LedeS 213 De63 RDS a6 4 Reb dxo6 Sd4 Bien, esta es una cuestiéa aparte: Lasker, ‘con ta pareja de caballos jdesea abci la posi- i6a sin demoras! xd 6 Bas xa 7 Deas (D) Capablanca comenta: “Por muchos aos, ef ‘gran Lasker consideré que esta posiciéa era te6cicamente ganadora para las blaneas a causa CADENAS DE PEONES ¥ PEONES DOBLADOS dea preponderancia de peones sobre el fanco rey. Es ciero que si se cambiaran todas las piezas.. las blancas ganarian.. Su famoso an- tecesor, Steinit, por el contraio, nunca fuvo singuna confianza en la eficacia de este siste- “tma Sostenia que con la pareja de alfilesy juego libre las negrastenian mds que suficiente com- pensacién .. Soy proclive 2 estar de acuerdo con Stenitz.” (Leccioner elementaler de aje- are 7aBd6 “Lavidea de las negras es enrocar en el flanco «ey Su razonamiento es que el rey debe perma- seceren el flanco més débil para posteriormen- te oponerse al avance de los peones blancos mientras que ea la préctica el mejor sistema se- sa bastante diffi de comprobar” (Fundamen- tos del ajedrez) Detris de todo esto se encuentra la oposicion centre la estrtegia estétca y la dindmica. La opinin moderna es que sormalmente, es mejor quedar con estas debilidades ‘permanentes' lo antes posible, de manera que tengamas todas las oportuiades de transformarias en algo fa- vorable mediante un juego dindmico. En otras palabras: cufnto mds tarde se adquiere una de- bilidad, menor e I probabilidad que uno pue- da repararla 0 trabajar en tormo a ella. En esta posicién, las negras posterionmente encontra- oa maneras de accatuar su pareja de alfles mediante elenroque en e/flanco dama (contra- Fiamente aCapa),y luego abrir liaeas. Uaejem- plo excelente de esto fue Peterson-Alekhine, Grebro 1935: 7.247 8 263 0.0.09 D2 De? (09..c5 10 e266 11 0.0.0Be7 12 Zhei Des I3A3 Me7 14 D4 Hees 15 Dd5 dB =Ljubo- jevi€-Beliavski, Tuburg 1986) 10.0-0-0 Ze8 UL Ehel Qg6 12 e027! as 13 b3 £5! 14 extS Dat (0). 15 Dot (las blancas tienen dificulades para defenderse en Ia columna-e, como muestra 15 g4 Dg? o 15 Egl xfs) 15..Aixg? 16 Eel Dae) 17 Died eS, y la pareja de alfiles ae- 70s result6 una fuerza sin oposicién: 18 Dds Ee 19 c3 218 20 Bes g621 O03 24622045 65 23 de? S65 24 Aaf5 Exf5 25 Hg? He? 26 RAI Eas 27 De3 8640-1. 823.047 90.00.0 10 64 “Por aquel entonces, consderé débil a esta jugada”, continda Capa, “y ain lo sostengo. Deja débil el peba-e 10_He8 11 Qb3 £6 12 15 ‘Un avance que Fue ampliamente elogiado y casi sempre mereci6 un ‘!. Controla e6 y li- bera el alfi-e1 de tas blancas. Por oto lado, la jugada tienen cieras desventaja, como ya ve- Dé! Pachmman, Suetin (y otros) citcaron esta 16- sicajugada, Re indies 12..g5, alacual Suetin agrega un" afirmando que 13 fxg6 Oixg6 14 Ex{6 25 es seguido por ..3 en favor de Tas negras. Pero a jugadadel texto es excelente 13 214 (0) 13.2672 Esto, ao obstante es dudoso, dado que aban- sdoua e6, Lasker indicé 13...xf4 14 Ht 5 15 Ral Bb7 16 502 (16 Za7 Bac8 17 RD Deb sélo ayuda alas negras) y ahora 16..22ad8!? 17 Exa5 Had 18 a2 Hxd2 19 xd? con veata- Jt. pero Capablanca menciona que tras la simple 19..Oe6, las negras estén mejor, ameaazando Bes y -.Db4. ¥ lo que es mis, la ventgja 50 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ convencional del alfil contre caballo con una estructura de peones estable se muestra clara mente tras 16,.23c8!, y no hay una buena ma- nera de impedis alas negras jugar ..2c6 y De5.ch 0 ..2t. Ademés, el peda-e8 de las blancas seria débil. Con una visién moderna, todo esto parece certo casi de manera evidente, con todo, durante alos, los comentaristas afir- rmaron que las blanca pose‘an una gran ventaja hasta ventaja decisiva después de 12 £5. 14 Bxd6 exd6 15 ds Bad 16 De6 Zd7 17 Zadi Deb? ‘Capablanca todavia afirma que hay equili brio tras 17..c5 18 5£2 (18 DAS Sxd5 19 exdS 1S) 18.45 19 exd5 Rxd5 20 Dxd5 Had5 21 Ends Oxds. Después de 17..08?, las negras no jugaron bien, pero Lasker obmuvo una posicién domi- ante y venei6 de manera brillante: 18 EP b5 19 Hfd2 Zde7 20 bd e7 24-03 S.a8 22 ¢2 Za 23 pt h6 24 B3 a5 25 ha axbd 26 axb4 Zae7 27 €f3 Bg8 28 fd g6 29 Hg3 g5+ 30 G3 Db6 31 bxgs bres 32 Zh3 a7 33 &g3 eB 4 dhl 0735 05 dxe5 36 Det D5 37 DCS 08 38 Ded] Oxd7 39 Eh7 3IB 40 Zal dB 41 ZaS+ 28 42 D5 10 ‘Aungue los caballos ganaron esta partida, los comentarios owesiran cudn fécilmente los files pueden llegar a ser efectivos en estas po- siciones. Esto es particularmente claro si las blancas permitena las negras consolidarse en la apereua, como en la siguiente paride moderna: Rozentalis ~ Timman Olimpiada, Erevan 1996 Led 05 2D De6 3 AbS a6 4 Lxc6 dxe6 5 0.0'Bd6 6 d3 (67 4e3 2068 Dba? De7 94 ‘De auevo, la decision de abrir lineas. O esto es casi absolutamente correcto, 0 uno suftiré la presién de los alfles durante toda la partda, 9.uexd4 10 Qxdd 267 11 He2!? La siguience jugada de las negras.es tan efec- tiva, que quizés las blaneas debieron evitarla ca dicalmente mediante 11 b4!?. Luego pueden cconsiderar un sinntimero de posiciones agresi- ‘a para sus piezas. 11...c5 12 D403 66 (D) Esto limita al caballo-b3 ~ y la actividad de las blaneas —lo suicicate para permiti alas ne- gras desarrollarse, moe 2 @ AR ABWHA am mre adas 14 Dest? Es dificil saber qué hacer, dado que Id f4 96 no parece permit alas blancas ninguea ruptu- ra efectiva para liberareasillas en favor de sus eaballos. 14.86 15 Ddd2 g6 16 2C4.2g7 17 D432 El gran pecado de os caballos es su pasividad. Timman sugiere 17 €5 0-0 18 Bael con i dad, aunque simplemente 18.. 245 co ~-BaeB todavia parece favorecer aos alfiles. 17..0-0-0 18 Dadi The8 19 b3 25 20 23 Sg621 14 ‘Timman sefiala 21 £3 £5, abriendo més l- neas. Les alfiles son agut demasiado podero- 305, y también son tiles las columaascentales abieras de las negra. Dngxf 22 Sxf4 267 23 WES Bas! (D) Esto gana material y la partida. 24 Dect £5 25 eS tres 26 Bez Qxe5 27 ees Wes 28 Dees Das 29 Edet «5 30 g3 ed ‘ny las uegras ganaron. CADENAS DE PEONES Y PEONES DOBLADOS SI ‘Aunque la Vaciante del Cambio se juega pe- riddicamente todavia, parece que la discusién teérica ha quedado més o menos resuelta, con los alfileslogrando una eémoda igualdad. Cuan do las blancas ganan,y esto es interesante. casi siempre sucede debido a rupturas de peones {que modifican la estructura tales rupturasestin basadas en latictica, ue permite crear casillas para los eaballes. Aqui tenemos un ejemplo: Fischer - Spasski Match (partida 9), Sveti Stefan/Belgrado 1992 1 ed e5 2 O03 Deb 3 RDS 26-4 Lxe6 dxe6 5 0.0 16 6 d4 exd4 7 Dds e5 8 D3 Posteriormente en este mismo match (pai- da 27), Fischer se desvi6 con 8 Qe? Bxdl 9 ‘Exdl, a lo que Spasskirespondis 9.247 10 Dc3 De7 hasta conseguir unatemprana veatsja com la pareja de afiles. 8..Sixdl 9 Bid @ps!? En general, 9.054 no ha funcionado part- ‘cularmente bien, y debe ser preferible 9..247 10 @c3 De7, como en el comentario anterior. 10 £3 e6 11 De3 RAG 12 e3 b6 13 a4 0.0.0 14 5! 67 (0) 1565! {El ripido desacrolloy a apertura de lineast ‘Como descubrisemos en la parte 2, tiende a ser ‘unerror importante para el poseedor de la pare jade eaballos construirlentamente la posiciéa, Confiando en la teoria que uno debe mancener la ‘posiciGn cerrada para los alfilesrivales. Lo més Probable es que una vez que el poseedor de los alfiles consiga una estnicura de peones estable on igual desarrollo, sea demasiado tarde para aque los caballos sean efectivos. Técticamente, el primer punto en favor de las blancas es que 15..fre5 Falla por 16 axb6 exb6 17 Det Re7 18 Exd8 x48 19 Dbre5 15.07 16 Zxd8 Rxd8 17 Det e672? Spasski es tomado por sorpesa por la tima jugada de las blancas, con fa cual Fischer s¢ topé en un folletn escrito por Solis. Pero las blancas estaban algo mejor en cualquier cas. 18 axb6 exb6 19 Dbxe5! RB No es mejor 19..bxe5 20 Exa6+ 266 21 Axc5. La partida est decidida. 20 Dxa6 fxeS 21 Db 1-0 Pues 21..8b5 22 Od6+ dubs 23 aS! mate mediante c3 en la siguiente jugada. eo éste fue un caso excepeional, producido ‘causa de una variante mal elegida por las ne- ‘ras. A medida que la teoria ha ido evolucio- nando, en esta venerable vaiante ls alfiles han emostrado poder sostener la posicién, oinclu- s0 algo més. El desarrollo de la teoria sobre los peones doblados El trabajo de Nimzowitsch establecié un estén- dar para la opiniéa moderna acerca de los peo- nes doblados, y todavia vemos que sus ideas cesta siendo utilizadas en la apertura que reci- biera su nombre, En el siguiente ejemplo. in- vestigaremos cémo se desarrollaron estas ideas. Yustipov - Karpov Linares 1993 1.4 216 2 04 063 D3 Abd 4 03 05 5 243 Deb 609 Rc 7 bed 0.08 Ded B69 of 68! Pienso que a Nimzowitsch le gusara este refinado orden de jugadas con 8.06 (para pre- sionar el pe6n-c mediante ..2a6) y 9..De8, la ‘ual (a) evita £35, (b se ancips a la idea de las blancas de f4-F5 mediante la preparacién de la jugada de bloqueo ..£5.y(c) prepara ..d6 con un posterior ataque sobre aquel pesn-ct a Ja vez que beinda apoyo para f5. Hoy ea dia damos tales ideas por sabidas, pero ellas costaron una prolongada experiencia de ‘aprender a fuerza de gotpes”. Comparese la 52 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ‘partida Bronstein-Najdori, Torneo de Candida- tos, Budapest 1950, la cual, después de idé cas 7 peimeras jugadas, continus 8 De2 d6!? (esto debilita figeramente el centro) 9 e4 De8 10 0-0 b6 11 F4 226? (D) (la dima chant para jugar £5). 12 £5} e5 13 161, Ahora se bre una brecha sol fancy dele pss 3. 14.235 pone demasiada presign sobre el fanco fey pordjemplo I6,exdt 1523 (amenazan- do Dhs)'15.8c7 16 Exo! exf6 17 2.16 y todo termina Ast Najdor coniaué con 13..<8h8 14 5 Da5 15 Dg3 gxl6 (eso cede a casillaf5 y la panida~ por ura parte, un tema tradicional de peones dablados ~ pro, qué més podta ha- esse confra 16 fxg? ing 17 2N62) 16 D5 Rc8 17 WhS Axf5 18 exf5 Res 1923 Zg7 20 ‘Sh6 Hg8 21 Bhd 1-0. El problema de las ne- gras fue el insuficientefrenado de le masa de peones del flanco rey, pero tom aos desacro- ilar 1s mtodos precios para hacerlo posible El concepto profilitco de ..DeW/£5/..d6, as y todo se desarrollasaturalmente desde las ‘ideas del propio Nimzowitsch. 100-0 a6 11 £45 12.93 9613 2030) Una posiciéa muy interesante, En este mo- mento, la mayoci de los jugadores (yespecial- mente los jugadores compenetrados con los ejemplos clisicos sobre como frenar y luego atacar el complejo de peones doblados) ealiza- tian una jogada tal como 13.46 (la cual sin dudas se ha jugndo aqui), 13.46 0 13..@e7 (oreparando el staque convencional mediante «= 25 yl .e8), Nuestra edvcaci6n ajedreise ticaha grabado en nuestas ments que los ales 10 deben ser lberados, y ebmo una estructura fijay estable, favorece a los caballos; después de todo, :p0r qué sino jugariamos ..e8, y.96? Pero Karpov halla otra solucién, la cual es ilustrativa sobre el desarrollo de Ia teoria posi- ional moderna: 13.cxdA! 14 exdd dt iLas negras no s6lo desdoblan los peones de las blancas, sino que realizan una jugeda que también abc lineas! Con el debido respeto ha- cia Nimzowitsch, no creo que él (0 por cierto, ninguno de sus contempordneos) hubiera con- siderado esta idea. Lo que resulta tipicamente moderno es el enfoque de las negras sobre las debilidades de color; y de nuevo, en muchas po- siciones con peones doblados, el jugador que lucha contra ellos permite su liguidacién para explotar las casilla débiles que han dejado de- tris, 15 eras Las casillas blancas también cae was 15 ‘Bad Da5! 0 15 ext5 extS 16 cxdS xd 17 Wrd3 Weds, sequida de 46. 15.ndtxd3 16 Sxd3 fred 17 Seed Beds! 18 Bras exdS 19 Zack ZeB 20 £5! Esto es todas luces necesario prontamente, (© Tas negras tendrén un caso sencillo de caba- los fuertes contra el miserable afi de las blan- 25 en 63. Eso ocutiria, por ejemplo, después de 246 y .e7. e 20,246 24 gs Es instrvciva 21 £h6 Hf7 22 £6 Ba7! con idea de 97, como indicé Kézpov. El afl de las blancas estarfa fuera, pero los caballos se- sfan ain claramente mejores, yel pe6ad de las blancas requerira también atencién, 21. hxg6 22 BefBs xf 23 hd! CADENAS DE PEONES Y PEONES DOBLADOS “33 Las blancas estin respondiendo ingeniosa- mente ante la amenaza de un endurecimiento del juego por parte de las negras. Esta jugada im- plica el sacrifcio de un peén, pero como vere- ‘mos, da.a las blancas el necesario contrajuego. 23.4 24 5 Dxdd 25 hS? Karpov correctamente sugiere 25 Bfl+! #e8 (eunque quizés 25.8 fuera un mejorintento para ganar) 26 Zel+ d7 27 Ze7 deb 28 2Bg7! Aun si las negras obtienen dos peones pa- sados en el flanco dama después de 28...2xa3, el pedrch pesado de las blancas serd una fuerza importante, bastante buena para equilibrar. 25..gxh5 26 Hfl+ eB 27 Qxhs Axa} 28 Dg7s a7 29 BeT+ he6 30 Rxa? Dac?! Después de una secuencia obligada, los ca- ballos negros estin bien deseavueltos para es- coltar al pen-b, El resto es sencillo (al menos para Karpov): 31 216 b5 32 gd bd 33 a2 b3 34 Eb2 eS 35 IS Hg8! 36 Dxdd Hxgee 37 2 Ded 38 Sxdd+ dexd4 39 Rxb3 Bed 40 Za3 eB 0-1 Tal como hizo con muchos otros temas posi- cionales, Botvinik fue uno de los primeros ju- gadores en cevalorar a los peones doblados, logrando hallar ventajas en su posesién. Aqui estén dos ejemplos: Botvinik ~ Kan Cio. de la URSS, Leningrado1939 1 dd QF6 2 04 06 3. Des Ab4 4 D1 05 5.23. Bxc3+Gbxc3 Ha5 7 Ra? Des $ Ber Axd29 Dxd2 d6 10 «3 (D) Botwinik evita 10 €4?, ta cual habria permiti- do 10..cxdd! 11 exdd Qe6 12 eB e5!, y las ‘negras quedarian con un caballo centinela, el mejor afl, y grandes posiblidades de ataque. 10.052! Pachman es muy ertico con esta jugada. y probablemente esti en lo certo. Pero considera su valor en términos de la teoria clésica. Con esta jugada, las negras demarcaa teritorio ea el ‘centtoyliberan sualfil-c8; con tres peones cea- tales en casillas negras, sin duda el alii debe- ria ser excelente. Mas alld de esto, las negras pueden imaginar que obligerdn a las Blancas a resolver la situacién central después de, por ejemplo, ..e6. Entonces, si as blancas jue- gand5 y e4, tendrén un horible afl de casillas blancas, pro si cambiaran en €5 05, desapae recerfa entonces 1a movilidad central de las blancas, y sus peones-c no soo estariandobla- dos, sino también aslados, Algo similar a esto habcd pasado por a mente de Kan, per. 11 dreS! dre5 12.243 he 13 0-0 0-0(0) Notablemeate, ila que esti peor aquieslaes- tructura de peones de las negras!;Por qué? Por- que las blancas tienen un maravilloso punto fuerte en d5 tanto para su caballo como para su afl, mientras que ls “éébiles’ peones dobla- dos cubren casillas equivalentes para las piezas negra (especialmente d4). Estas ideas han le- do a ser tpicas en el ajedrez moderno, pero en aquel tiempo, el concepto de aceptar tales peones doblados y aislados (y sin tener lacom- pensacin de un ataque) era desconocido. 1341 En posiciones parecidas las blancas emplean ‘nla actuaidad otro plan interesante. que im plica el aslado det caballo a d5, por ejemplo, mediante e4, Bfdl, y Ofl-<3-d5, Correctamente St LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ preparada, esta maniobra sera bastante cazona- ble para estaposicién, pero I4 £4 es més direc ta. Tras L4..exf 15 ext 15 (para evita (5), las, blancas obtienen Ia columaa-e abierta y el pun- to fuerte en 5, ai que las negras se defienden 14.247 15 £5 B16 Pachman prefiere 5.5 16 24, pero esto parece muy bueno para las blancas, que pueden jugar R43, Des, y aun mis considerar el ata- que mediante g4, bi, y 16 Des Hd8 17 Dri6s Grl6 18 Bed ZD8 19 Endl b6 203 a6 Las negras no pueden mover su dama porque las blancas jugarian (6, y Botviik tendria el contol final de la columina-d debido al punto fuere en d5; por ejemplo, 20...2b7 21 Sxb7 (21 S517) 21..24xb7 22 Wed! Ze7 23 Bas y 24 idl. Antes que esperar el doblaje de las blaneas Sobre la columaa-, las negras juegen para abrir Lneas en el lanco dama, 2L RAS bs 22 exbS Hxbs 23 of Bb6 24 L(D) 24.248 La tltima jugada de las blancas evita 24...2b7 Y adems desalienta 24.2708, donde Packman indica 25 Rxb6 Xxb6 (25...'xb6 26 6!) 26 “Bek? (026 BL) 26..8e7 276! gxf5 28 We2 $27 29 313 “y las biancss tienen un fuerte aa que". Pero lo que sigue es senillamente una uestibn de técnica; as bancss, con las piezas activa, simplemente vanancaza de Is debi des cegras: 25 Rxb6 axb6 26 ef 2c8 27 Wad Qd7 28 ‘Ba7 Le8 29 Xb1 Lab 30 24! h7 31 a5 bxas 32 Hxas Ra 33 WxcS Za? 34 We3 Was 35 be Wad 36 th? Ma} 37 Bes La? 38 a8 Hxa8 39 Qxa8 Zea 40 BreS des 41 We7 0° Botvinik - Chéjover Leningrado 1938 144 D662 c4 6 3De3 Bb4 413 0-05 Bes 86 6 €3 We7 7 Be? e5 8 We? ZeB 9 0-0 Lxc3 10 bxc3 h6 11 hs o5 12 Bael Rod 13 2xf6! Wai6 14 Wed Oxf3 15 af} Des 16 dxcs! xe5 17 dl (D) jAqut estamos de nuevo! A primera vista as negras tienen una superior estructura de peones (debido a los peones -a y -c blancos): pero en ‘ealidad, esos peones aseguran un punto fuerte ‘en d5 (que eventualmente serf ocupado por su alfil)y quitan alas negras cualquier punto fuerte similar para su caballo, En la parte 2, hablare- ‘mos sobre la falta de dogmatismo que caracteri- za al ajedrez modemmo. En estas dos paridas, Botvinik demuestra la actitud concreta, prag- ‘matica, con la cual susttuy6 el juego basado en Drincipios de sus antecesores, Evalia corrcta- ‘mente que su mejor juego de piezas forzaré una ‘ransformacién favorable dela partida (sea me- diante el cambio de la estructura o bien ganan- ddo material), ances que las dificultadesestticas de largo plazo de sus peones leguen a tener in- ‘luencia en el juego. 17..Ead8 18 Zd5 b6 19 Etat Das 20 b3 Rxd5 21 Sud We7 22 Res! G7 23 S15! ‘Amenazando de nuevo Hd7 (que las negras evitaron con su dltima jogads), por ejemplo, 23...8aB 24 Ea7 Brod 25 Bred seguida de 245. Las negras consiguen cambiar las damas CADENAS DE PEONES ¥ PEONES DOBLADOS 3 sin perdec material, pero a cambio de otorgar a tas blancas Ia dima actividad de piezas: 23...8b8 24 Sd7 dB 25 BxeS Axed 26 “WxbS Rxb8 27 Led! Dad 28 Rds Bes 29 es “Todo termin6, El avance de los ones blan- ‘cos enel flanco rey y la centralizacién de su rey_ deciden la patda fcilment: 29.25 30 e4 D5 31 exds Debs 32 «5 a4 33, 4 Dad 34 ta g5 35 g3 pxtt 36 ext D6 37 Sed oh 38 (5 De5 39 Sc7 D3 40 e6 fxe6 41 fe6 1.0 Quiero enfatizar que esta modema actitud pragmitice tradicionalmente ha sido considera- 4a como una debilidad. Hoy en dia, los jugado- a los peones doblados en todo tipo es, simplemente porque saben que sus debilidades no pueden ser aprovechadas, 0 bien porque es0s peones son ities para coatro- lar easillas,o hasta ayudan en el ataque. Vea ‘mos un ejemplo més del juego de Borvinik: Botvinik ~ N. Sorokin uo. de la URSS, Mosca 1931 La posiciGn de las negras no tiene serias de- ilidades, de modo que si las blancas van acon- seguir algo, deben hacerlo muy répidamente. lrSnicamente, sia las negras ls tocarael uno de jugar, podsian considerar la creativa 20.,.226!, aceptando los peones doblados, dado que tras 21 Btxe6 fxe6, cubren Ia casila-d5, abren la. co- lumna-f y compiten por las casillas blancas. Pero les toca mover alas Blancas, y Jeremy Sil- ‘man sefiala de manera perspicaz, que tanto la agresiva a5 como las amenazas de las blancas sobre el peda-eS “resultan frustradas por la dlama negra, la cual est realizando una trea defeosiva superativa.” Ast: +2083 Citando a Silman: “{Cusintos jugadores ha- ban rehusado considerar esta jugada a causa de los peones doblados y aslados?” Ea tiempos de Botviik, presumo que hasta los mejores jr gadores babrian pasado por alto esta idea. Es interesante hacer notar que hoy vemos con re- ‘gularidad estas jugedas précticas en los mejores jugadores actuals, quicnes no estén muy inere- sados en consideraciones teéricas cuando pus den pecibie uaa ventaja dindmica, 20,13 21 fxe3 2.g4 22 a5 Dc8 23 Eel! Poniendo el ojo sobre e7 y amenazando eS; de ese modo las negras deben ceder suai bue- 20. 23.813 24 grf3 De7 25 Dd5 (D) 25.66 Quizds fuera mejor 25..Dexds 26 exdS Zack, aunque la combinacin del all y peén pasado elas blaneas dé, fnalmeate,uca paiza al eae ball 26 Dxl6+ gxf627 RT Labs 28 2. Oxa5 29 Zoe? Zbe8 30 Exf7 Exc7 31 Bxc7+ ShS 32 Rd5 bs Elfin, Elcaballo negro est paalizadoea 5, 1 las blaneas solo juegan con el rival antes de “pasar a cobrar en efectivo' 33 b3 Bd8 34 ap3 £5 35 Ghd fred 36 tet 3d6 37 DhS 516 38 b3 3d6 39 h4 Zb6 40 Sed 16 41 Ba7 Ebe 42 Ze7 Mae 43 Ze? B16 44 ‘a7 Bb645 Ee7 B16 45 bbs Ra6 47 217 E16 48 296 Dxd3 49 doxh6 ELB 50 Eb7+ S851 Eg7+ h8 52.87 Rat 7 53 Kat gs 54°06 Qd2 $5 2471.0 56 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ A veces las ventas conseguidas al aceptar los peones doblados s6lo son suficientes para creat una partida desequilibrada, Veamos aqut tun ejemplo iresistiblemente divertde: rer) ok Baba _ sae © ae # Bf @ Lilienthal - Smyslov Parnu 1947 Esta posicin parece bastante sla para las negras. Pensaria que las blancas podria jugar S53 intetar pasar la dama al flanco fey. 0 bien hallar una manera de forzar concesiones jugandoa su debido tiempo 0g3. Pero Lilien- ‘hal halla una deslurmbrante forma de proseguir: 12 fxeS des 13 dest?!? Dave iDetengémonos aqui! Las blancas tienen ‘cuatro isltes de peones y cuatro peones ais- Iados, incluyeado los peones doblados, y una seria debilidad ened. En contraposiciéa las ne- gras, con casi ninguna debilidad,iya estin ocu- pando a casila ideal e5 con su caballo! Como ‘pueden ls blaneasjusificar su juego? 14 t4 Ea principio, creen que el punto fuerte 45 vale la pena. Mas alld de esto, los peones-c de las blancas cubrea la columna-d, de modo que elcaballo negro n0 puede ie dé. Y en algunos casos, la columna-f puede cesultar dtl. Todo esto es dificil de creer, pero slo el hecho de que alguien dela tala de Lilienthal jugase de esta Forma, y que no queda claro qué bando esti realmente mejor. demuestra evn complicado puede resultarel ema de los peones doblados. 14g? Mientras las blaneas han sido en extemo a0 ogmitica, tal vez Ins negras necesitaran set tun poco mis estereotipadas, y no cambiar fa nica pieza menor mala de las blancas. Ea xi ‘opinidn, algo como 14..0-0 15 Dd5 a6 pare- ce adecuado, por ejemplo, 16 2f4 2.26 17 a4 a5 18 Zadl Hae3 19 Re2 507 con una posi- i6n prometedora aunque poco clara 15 Re? Rxed 16 Bred (6 17 D45 817 Mayer menciona 17...807, y si 18 h5+ ‘Dg6 19 gA!? 0-0 20 g5 es uaa coatinuacién in- teresante. 18 2140-0 19 2xeS Dxe5 (D) 20 at jAhora Lilienthal tiene una estupends idea sobre el flanco dama! Desea jugar a5, aunque sin embargo parece que las negras pueden evi- tarlo fScilmente, Por supuesto, ea rerospectiva, ‘uno podria argumentar que tado esto es proba- blementeforzado, ya que de otro modo seguiria pronto 7-36. 20..e6 21 Gg4 bh8 22 a5! Dxas 23.515 wee ‘Toda la concepcidn de las blancas es incref- Dlemente ingeaiosa. ;Ahora poseen ua peda pasado con deseos de avanzar! Esto parece Oftecerles bastante compensacisa por el peén, probablemente més que suficieate. 4,-ae8 25 Zael Zeb A primera vista parece buena, 25...De6 26 £6 6, pero 27 €7 f7 28 Bes! con idea de “aT jfavorece a las blancas! De modo que ‘Smystov trata de bloquear mediante el sacrifi- cio de calidad, pero las blancas emplean aueva- ‘mente el punto fuerte 45 para abrirse paso: 26 De Zfe8!? 27 Axes Wxes 28 WAS 56 29 Rd De6 30 Ws! Ones 31 SE ‘Abiora.n0 hay nada que hacer contra Bf2-<2, yy las blaneas ganan: CADENAS DE PEONES ¥ PEONES DOBLADOS 7 B1nthg 32 E12 216 33 Hed bS 34 Zxes Weed 35 RxeS Exe5 36 Hd6+ Zeb 37 H8+ bes 38 HH8+ 1639 Bea gS 40 Fa7 Tes 41 Wa8e OHO 42 hd e749 He7+ Hh 44 Bxb6 1-0 ara finalizar esta seccién, veamos un bri- ante ejemplo de reciente faerura, que ejempli- fica acerca de la ausencia de prejuicios de los jugadores contempordneos sobre esta cuestién: IWanchuk ~ Anand Match (partida 1), Linares 1992 Esta es wna tipica posicién Siciliana. Las blancas se embarcan en un procedimiento con- vencional de simplifcais 16 Das Braz 17 Det64? extort Pero no tuvieron en cuenta esta excéleteres- puesta del val. Lo eral haba sido 17.6 18 Zxd2 Ge7 19 hf, con las blancas “quizds algo mejor” (Anand). 18 Exd2 ht ‘Anand comenta: “La primera impresi6n es ‘que las blancas estén mejor, oa menos noestén peor, en vista dela esrucrura de peones daiada de las negras. Sin embargo, las blancas estén seriamente peor. Si pudieran coasolidar su es- tcuctura de peones ene flancorey mediante h3, ‘entonces sin duda estarfan mejor, pero de mo- mento eto resulta imposible” 19 Ee Anandda 19 2¢2 nxg4 20 fxg4 Zh3conme- Jor posicion de ins negras. 19.-hxgt 20 fxg tt Una jugada paradéjica cealizada dentro de ua esprit modemo. Esto imide h3, aunque a ‘expensas del costo aparentemente devastador dde cambiar el mejor alfil negro por ef mal alfil blanco. jObserven tan solo esas debilidades en 5 y f5! Anand comenta: “El ‘mal” alfil-e7 de Jas negras protegerd sus peones, mientras fuer- zan cambios de peones que leven eventual- ‘mente a quedarse con peones centales pasados y unidos.” En la parte 2, escucharemos a Suba Aafirmar ‘los alfiles. malos protegen peones ‘buenos!’ ése es un ejemplo genuino. 2103 eft 22 Saft Zh3 (D) “Las negras parecen haber cometido una lis- ‘a completa de pecados posicionales: han per- mitido peones-f doblados, dando a las blancas ‘un peén-h pasado y alejado, y han cambiado su alll "bueno" con ..2e4; aun asf estin mejor {Contradictorio? Si, pero esto no significa que las antiguas reglas posicionales hayan sido sus- pendidas para el curso de esta partida.” (Anan). Continda explicando que su torre-h3 desorga- niza la posicidn de las blanca, y que las nezras tienen el plan de largo plazo de cambiar su pe6o-d por el peén-e de las blancas mediante 5, y su pebn-t por el peén-g mediante ..£5, pra quedarse con los peones centraes pasados yunidos. Bien, creo que existen dos formas de ver «esto, pero pienso que la mayoria de las personas dirdn que “suspendidas’ para esta partida, jsino que tam= bién han demostrado ser pautas poco confia- bles! El punto clave de las rezlas es que permiten al jugadoruilizarlas en lugar de hacer culos extremadamentelargos, para poder en- ‘war con confianza en cierto tipo de posiciones, ‘como Tvanchuk hizo aqut. Por supuesto, si mas 58 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ‘conseguirel mejoralfily una estructura de peo- nes cldsicamente mejor (agujeros en d5 y £5), las blances hubiesen permitido un ataque de mate, uno podifa ergumentar que, después de todo, no puede esperarse demasiado de las re- ‘las, Pero cuando en una posiciénsimplificada, donde el alfle7 de las negras no aporta act dad alguna, la mera presencia de una torre acti- va puede transformar toda la posicién en favor de las negras, pienso que correctamente pode- ‘mos cuestionar si ales reglas estén cumpliendo on su propésito, Pongamos esto de otro modo: {euintos jugadores en el mundo hubieran ju- gado_17..gxf6, previendo al mismo tiempo 20...4c4 (0 legara pensar en esta posbilidad, inclusive estando jugado 20...8e4, y déndoles Ja enorme ventaja de tener aquella posici6na para evaluat)? Mi presuncién es: muy, muy po- os (después de todo, Anand otorga un “!” a ambas jugadas). {Pero por qué? Porque aoso- tros rechazarfamos autométicamente por prin- cipia esta combinaciéa de ideas. Depositamos nuestra confianza tn estes reglas,y asumimos dogméticamente que favorecerin a las blancas cl alfl bueno y fa muy superior estructura de ‘peones. La percepcin profunda de los jugado- es modernos, especialmente de los mejores, es ‘que laposicin debe jugase por sf misma, y 0 en base aciera ides abstract que tengamos de ella, En efecto, como veremos, el desarrollo de este sencillo concepto caracteriza la mayor par- te del vance que a tenido el ajedrez en la era moderna. Volviendo a a partida, lo que siguees compli- ado y confuso, pero la esencia de esto es que el entendimiento de Anand sobre los peones pasa- dos (;que ecién aparecen 12 jugadas después de su decision original!) demuestra ser correto. 23 He2?! Mejor era 23 Sl. tras lo cual Anand brin- da un extenso andlisis basado en la variante 23..<47 24 Rd3 Sh4!, con ventaja de las ne- ‘25 en todos los casos. B3..d247 24 g5 ‘Anand pasa por alto esta jugada aparente- mente ‘cooperaiva’ (ayuda alas negrasaconse- ‘gir sus peones pasados) sia hacer comentarios. Pero mediante ..298, en cualquier caso esto ba- bia sido forzado, 24..8e6 25 x16 Bxf6 26 2d? eT! 27 el (628 263 Esta reorganizacién tomé demasiado tiem- po, ya que ahora !as negras legan a...d5. nd 29 exd5+ Pxd5 30 EES! es! 31 men? ‘Anand sefiala que la ltima posibitdad real de as blancas era31 E3!, obligando a31..2h7 32Ec3+S07, y dice que las negrastenea ‘una dificil labor técnica por delante'. El resto de la parida tiene que ver con los preparativos para avanzar los peones pasados: 31Zb6 32 bb? a7 33 Hed 246 HED eB! 35 Let e636 a3 Hh7 37 Ey3 2538 sba2 24739 Bes Hee7 40 b4 a1 41 22 2.46 42 Hg3 edt “Después de todo el alboroto sobre los peo- res negros pasados y conectados, ise entrega ‘uno de ellos! Sin embargo, esto gana la cali- dad" (Anand). 43 Kret+ eS 44 ZxeS+ freS 45 b2 Ed? o4 Qué partidat Veremos otrs ejemplos de po- siciones inusuales y creativas con peones do- blados en la parte 2; pero antes de cerrar este capitulo, pongamos atenciéa brevemente en un tema bastante relacionado: Triplicados En muchas aperturas modemas, los peones do- ‘blados se oponen al juego dindmico de piezss. Peron unos pocos casos, dichos peones dobla- dos surgen de lo que incialmente eran peones ‘riplicados. Que alguien fuese tan desafiante como para permit alegremente que sus peones sean triplicados puede impresionamos como algo iausual, pero en los dos casos que vere- ‘mos, sélo para hacer las cosas peores, estos peones estin también sobre una columna abier- {a enemiga! Examinemos concisamente estos casos de estudio sobre el énfasis moderuo‘en la ‘actividad y el oportunismo, Enla Apertura Catalana, una dels variantes Principals (esencialmente medema) sigue: 14.452 04 263 DB 264 23 207 5292 0-0 6 0-0 dxed 7 De5 Ae6!? 8 Dxcé Robatsch invents 7...0c6!? en los afios se- ‘ena y esto fue répidamente adverido por ju- gadores no esteeotipados como Petrosiin y Geller. Las negras aceptan deliberadameate ones doblados ~y basta incluso triplicados esa couaatacar él centro de las blances CADENAS DE PEONES ¥ PEONES DOBLADOS conseguir un activo juego de piezas. Conside- ems 8 Sxc6 bxc6 (0). Las blancas pueden permiir a las negras conserva sus peones tiplicados por unajugada mas mediante 9 2c3!7, pero enionces su em- pleo como ariete queda evidenciado después de 9.051 10 dxeS AxcS 11 Wad Dds! 12 Des ibs 13 We2 a5, y las blancas toda ‘a tienea ue jusificar su desventaja de peén. Entonces es mis tipico 9 xcé Be8 10 DreT+ Bre7 11 Has, Hlegando aura posicién ceracteristca en la cual la negras cuentan coa su actividad de piezas, los alfiles de distiato co- lor, las ligeras debilidades de las blancas ea «1 lanco rey, para compensar su peén menos (y los peones aisados -a y ~), por ejemplo, 11.5! (ue tambiéa e5 poco clara) 12 “Gros 26 13 We2 BidB 14 Ral 5115 dae Bxdi+ 16 Wxdl WxeS con suiclente activi dad, Stohl-Polak, Checostovaquia 1990, S..bxc6 9 Da3!? ‘Ahora as blancas aceptn un par de peones dobladost Resulta muy earactrstico del desa- mollo de la teoria sobce los peones doblados 4que, de manera creciente, veamos posiciones donde se pone éafasis ea la actividad sobre un Aebilitamiento sero y permanente de los peo- ‘es, Aquf as blancas obtienea una pareja de al- files muy activa acambio del pesa-a deb (y 10 ‘que es més importante, cambio de cosceder a Tas negras otro tempo para mejorar sus propia posicia). La evidente 9 2xc6 Bb8 10 De3 267! LL xb7 Zxb7 produce una posicié muy instruc- iva en fa cual entra en juego la restate ventaja e los peoues eiplicados: la presion sobre las *s9. columnas-b y-4, por ejemplo, 1263 ¢5 13 8B AT! 14 dxe5 eT 15 e6 dé y las negras 20 tienen problemas. 9.8123 10 bxa3 a6! (D) Esta posiciéa es digna de algiin debate, A pesar de los peones-a doblados, la estructura de las blancas es ciectamente mis saludable, y po- seca la pareja de alfiles y un peda extra en el ‘centro. Estas Son ventajas clisicas que habrian probablemente atemorizado a los jugadores de piiezas negras, incluso durante el reinado de Botvinik (cuando los alfiles resistin), asf como también en épocas premodemas. En realidad, 7..2e6 conduce a muchas de estas posiciones, completamente dependieates de los desequili- brios dindmicos y las Lineas abiertas, que n0 fueron tomadas en cuenta seriamente hasta unas pocas décadas atrés. En la posicién del diagra- ma, especificamente, vemos a las negras lo- srando una ventaja en desarrollo, mientras las blancas recuperan su material, Los peones ti- plicados procuran a las negras juego sobre as columnas -b y -d, lo cual es extico, y ganen tiempo para construir un tipo de posicién de bloqueo que justfica su posesisn del caballo. Ahora seguiremos el curso de una partidainte- resante y temética: Viadimirov - Vaganién ‘Mose 1990 LL 8x06 Karpov demostrs Ia estrategia activa de las negras contra Antunes en Tilburg 1994 después dell Bg5h6 12 9x16 Bxf6 13 Rxc6 Habs 14 “Has Abo 15 Kit ds 16 2134 c6! 17 Se? 60 LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ‘Ge7 18e3 Ze! 194 65 20 Hs 0521 des ExeS 22 d8+ &h7 23 adi 2c6! con gran ventaja para las negras 11..2b8 12 Bas Zb6 13 2g? Qas 14 Be Vaganién sugiere 14 a5!?, con posicién igualada 14, Kowoaias elogia comectamente esta jugada, la cual evita que las blancas expulsen el caballo de su paderosa ubicacién en 5 15 of feed 16 Sexes h6 17 2927! Mejocera 17 e317 6 18 Bibl 28, pero a esto fallaen resolver et problema del alfil malo blanco en 3, y las piezas negras més act- 17.16 18 203 3! 19 Riot est ‘Ammenaza con doblar las tres, ast que las blancas son obligadas a endecezas los peoues aegros, y el peba-<3 también cobra fuerza. 20 Eixb6 exb6 21 Eel bs! ‘Ahora se amenaza a5 y .-b4, La siguiente jugada de las blancas prepara fy 283, pero las negrasemplean eta nveva oportunidad para cotrar en una posiciéa con actividad de pienss muy superior. 224 D3 23 Zxed Wadd 24 Weed Bas 25 SREB a5! 26 Gadd Suds 27 202 G17 28 Bed bxos 29 5c3 e5! 30 bees hes Las negras denen venaja decisiva. Aqui la verdadera moraleja es que existe una gran dis- tancia entre el inicio del medio juego y el final En esta partda, en el momento en que se al- canz6 dicha etapa, las negras ya habian ende- rezado sus peones del flanco dams, isnica- mente, fueron los peones-a doblados de las blancas quienes permitiecon al peda-c3 pasado de as negras converisse en una fuerza impor- ante (Ova apertura en la cual eutinariamente apa- recen los peones uiplicados es la Variante Wi- newer dela Defensa Francesa (I e4 6 24.45 3 Dc3 Ab4), cn la cual las blancas quedan con los wiplicados después de, por ejemplo, 4 e5 5 523 2xc3+6 bxc3 De7 donde juegan en breve d4xc5. Existen muchas variantes como és, pero todas ellas dependen de las mismas ideas que vvimos en la Catalana: fa uilzacién de las co- lumnas -b -d, el punto fuerte en d4, ventaja fen desarrollo y actividad mientras las negsas recuperan sus peones, y hasta incluso una pa- lanea central con e4, andloga al ..c5 de Las ne~ gras en los ejemplos anteriores. Veammos emo funciona esta idea: ‘Smyslov - Uhlmann ‘Mar del Plata 1966 Let e6 2d4 45 3De3 bs 405 De7 Smyslov jugé primero con los peones tipi cados contra Botvinik en Ia 20* partida del match por el Campeonato del Mundo en 1957, {que continu 4..c5 5 a3 xc3+-6 bxc3 We 7 ‘Wps £6 8 DO Deb 9 We3 BI 10 xcs! Dge7 11 3 fre5 12 DxeS con una sblida ventsja de las Blancas. $23 2xc3+ 6 bxe3 57 OO LAT $ a4 (Orr varianteapasionadamente disputada sur- 2¢ tras 8 dxc5 (D), nuevamente con la idea de capturar la inicativa con jugadas como bl, DAk.b5, lo Hb+-g4 en ciertos casos Como en nuestra variante principal (después de 8 24), este conjunto de peones tiplicados posee caracteristicas inexistentes en los ejem- plos anteriores de la Apertura Catalana. El e6-e5 de las blancas, por un lado, puede set tun elemento restrictivo, pero tambiéa carece temporalmeate de apoyo. Otra diferencia es (que las negras ya han desarrollado una pieza ims que las blaneas, ai que la pura velocidad de desarrollo no es aqaf una ventaja, como lo fue para el poscedor de los peones tiplicados en la Catalana. Para compensar esto, las blan- ‘as tienen idea de Od4-b5 y Zbl-b4, queen co- Iaboracién con el pe6a-e5 puede poner enorme presiéa sobre la posicida de las negras, a LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ ventaja de las negras en Pope-Davis, Australia 1975. Una vez mds. la fundamental solidez es- tructural dela posicién de las negras las man- tiene en juego. Pero la textual es quizés mds instructiva: ras ella, las blancas emplean supa «ejade alfiles y hacen pedazos el aparentemente ‘buen centro negro, hasta obtener una clara ven- taja que transforman én victoria durante el f- nal. Es particularmente interesante también que ‘Smyslov se abstenga dela obvia ruprura cd y n0 tenga apuro en liquidar sus peones triplicados: 17 9)d6 WoT 18 a5 €5 19 BAL Oa8 20 Za eG 21 Rpt! Deb 22 Labi De7 23 93 (5 24 Bh3 362125 £4! d4 26 exe Dd5 27 2 exds 28 Bxdd Oxdd 29 add Re7 302 D3 31 el Exel 32 hxel Det 33 Oxed £xed 34 3 1H(6 35 ZdBs Gg 36 Ba7+ EET 37 Bal Sbef7 38 42 e639 of BAT 40 403 Se6 41 hdd BET 2 eS ~y las blaneas ganaron con bastante facili- ad. Con estos ejemplos. concluimos nuestra mi- rads ala historia y desarolio de la teorfa sobre los peones doblados. Es innecesario decir que los peones doblados constituyen todavia, en la ‘mayoria de los casos, una desventaja para quie- ‘nes os poseen. Pero en la actualidad, hemes ido sis allé del dogma que acostumbraba dominar Jateorfa, la decsién de aceptarlos peones do- blados se ha transformado en pragmatica, ba- sdndose en los factores que potencialmente ofrecen compeasaci6n 5 La evolucién del peén dama aislado Este capitulo se ocupa de las foralezas y debili- dades del peén dama aislado (‘PDA’) y sus estructuras asociadas. Es un tema que ba man- tenido su actualidad através de losafios:y toda- via existen muchos jugadores que prefieren a ‘uno u otro bando. Pero este es también un buen c|jemplo de tema que desde hace tiempo ha ea- ‘ado en una etapa de cvolucién lent, sin ain- ‘gin cambio conceptual importante, En lo que sigue, examinaremos la concepcida tradicional del PDA, e intentaremos explicar las sutilezas de este tema en un contexto moderno. Encuadrando el tema Steinita, en el siglo pasado, presents y explicé las caracterstcas clave de las p siciones con peda dama aislado. No resulta sorprendente que el jugador que remared primero las caracte- rsticas estticas de las posiiones de sjedre, haya preferido jugar coatra el PDA. Steinitz -gan6 varias paridas de este tipo contra Zuker tort. y una de elas legé a ser un clisico con enorme influencia en las siguientes genera- ciones. Posteiores campeones mundiales del ‘juego posicional” como Petrsién y Kérpov también compartieron esta preferencia por de- fenderse conta el PDA, mieatra Spasski, Kas- prov, y (quizés sorpresivameate) Botvinik, estuvieron dispuestos a aceptar el PDA a cam- bio deta libertad en el desarrollo y as chances, de ataque que ocorg. Po supuesto, los jugado- tes modernos estén bien al tanto de los pros y ‘contras del PDA. y de manera tipicamente pragmética, ceptarin cualquiera de los lados ‘ea tanto esto les parezca corto. Nimzowitsch realizé un buea trabejo de revi- sién de los temas conexos con el pes aislado, y en Mi sistema, brinda una opi bastante equlibrada de sus veatajasy desventa- jas, Peco postriormeate, en La prictca de mi sistema (y esto demuestra cudnt tenia ain por ‘desarollase la tcora del PDA), se vuelve dog tmitico, afmando que las ventajas dindmicas del peda se volvieron “inocuas'y lo ridiculiza: “Hay armas de guerra que veinte afos aris eran el terror de los beligerantes, sin embargo, hoy ellas no son més que juguetes inofensivos. La técnica defensiva ha progresado, y estaes la razén por la cual hoy el poderio dinémico del ‘pen dama aislado nos resulta solamente un ju guete, y entonces os resulta dificil comprea- der por qué alguien habria de escaparse ante dicha arma” Respecto alos peones colgantes, cs interesante sefialar que dice “a diferencia del ped aislado este arma de ningin modo ¢s ob- soleta” Hablemos por un momento sobre las carac- teristicas generales dela posicin del diagrama, ‘una posiciéa tipica que surge de aperturas ta'es ‘como el Gambito Dama Aceptado, la Variante ‘Semi-Tarrasch del Gambito Dama, ia defensa Caro-Kann (Ataque Pinov-Borvinik), la Sici- liana 2 €3 (después de 2..45), y Ia Defensa Nimzoindia. El peda dama aislado de las blan- ‘eas puede ser atacado de manera directa, por supuesto, pero afios de experiencia han deci- vvado en el siguiente plan general para las ne~ gras: 2) restringi el avance del peén; ) ocupar la caslla delante del peén: ) simplificar y inalmente ) atacar y desta la debilidad, 0 en caso contrariotransformar favorablemente la estuc- cura. “ LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ Dos disposiciones tpicas de las negras son: 2) 6, ADT, . db. REGB: y b) 1.36; bS, 8, ..a5, seguido quizés por 245, 2X63, y nddd5 con dominio de las casillasblancas. En cesumidas cuentas, asf es eémo fa teria twadicional consideraba a las negras en dichas aperturs. Es interesante menciona que Nim- owitsch sugiere que, en general, las blancas deben disponerse lentamente en estas posicio- nes mediante e3, We2, Zacl y Rd, y siuar su alfl ey en d3 0 bl (pero, agrega, “no ea 13"), Ena opinién modema, esto es demasiado pasivo, y no es asombroso que con el tempo [Nimaowitsch se volvieraen contra del PDA, te- niendo en cuenta su opiniGn sobre cémo debian proceder as blancas. En cambio, los jugadores ‘modemos, comenzando cén Botvinik, conside- ran que las blancas deberfan desarollarserépi- damente y ceatralizar sus tors (poe ejemplo, mediante S95, @43, Zadl, fel), y luego in- tentar jugar d5 0 bacer jugadas de tanteo sobre el Manco ry. Contra el segundo plan de las ne- gras mencionado anteriormente con ..26, 5. tc. las blancas tienen algunas opciones nuevas aque implican Ded. ‘Veamos una partida de tiempos en que el PDA de las blancas estaba recabrando popula~ fidad, en base a este tratamiento més active: Szabo ~ Van Seters Hilversum 1947 (ela posicién del diagrama) 11 Bel b6 12 B43 267 13 Bes Ze8 Critcada por Pachman, quien no obstante presenta esta instructiva veriante para demos- tear que las blancas conservan ciertainiciativa después de 13.45: 14 Sxd5 end5 (L4.Sexg5 15 Red h6 16 45 con iniciativa, por ejemplo, 16..end5 17 Oxd5 266 18 Radlt) 15 xe? ADxeT 16 Des Ags 17 hd hs 18 Deb fre6 19 Wxg6 Heht 20 Sees+ Shs 21 Be ZacS 22 *He2 y as blancas estén mejor debido a su buen caballo contra el alfil malo de las negras. 14 Zadi Wer!? 13 Qa2 Reds 16 h3 Za7 o) Ligicamente, las negras ee ban opvesto al peén-d y a la dama blancos con su torre en la columna-4, pero ahora caen victimas del ‘deseo de expansibn de este peén: 17451 Esta ruptura de peén resume la estrategia de las blanca, y su factibilidad tiende a determi nar el éxito del primer jugador en este tipo de posicin. Nétese c6mo la ruptura d5 derrumba Jos slid bastiones de las negras en 6 y £7, rementando de este modo Ia infivencia dl alfa? de las blancas. Ademis activa su tore- 4 yladama-d3, exiznde el rango de accibn de Ia ore-el. y abre sumerosas casillas para los caballos blancos (por ejemplo. a5. a4, y £5). Por supuesto, la jugada tiene una justification téctica, pues si las negras pudieran ganar el peed y luego simplificar, las blancas esarfan perdidas, 17..2xd5 Desaforunadamente para las negres, 17.0505 pierde a causa de 18 bl g6 19 Exe’. 18 Rxds a8 aa Y aqui 18..exd5 piende material después de 19 Dxds. 19 Wed exd5 20 DadS Sxg5 21 Dxgs g6 Todo termind; 21...@xg5 lleva al mate was (22 We8+. Obsérvese cudn activas se han vuelto todas las piezas blanca, 22 Whd b5 23 D6+ Wxk6 24 Red7 Das 25 Bes dg7 26 Bxt7+ 1-0 Es sorprendente la cantidad de paridas de «ste tipo que han ganado las blanea.facuso.en Jos iempos modemos, Kirpov ha permtido la devastadore d5 con mayor frecuencia de fo que pareceria posible para tan bilan jugador de fensivo. Por otra part, él otros defensores than ganado buena pate de las paridas donde la iniciativa de las blancasdesaparec6,y sus de- bilidades permaneates permiteron alas negras eventualmente dominar la parida y ganazla. LA EVOLUCION DEL Tedricamente este tipo de posicién todavia esté considerada como equilibrada dinimicamente En general, como sefiaaran Nimzowitsch y coos, el PDA colabora con el ataque en el me- ._ dio juego, pues apoya punts fuertes agresivos comoeS 5. y delimits el teitorio,otorgando a las piezas blancas mayor libertad de movi- rmientos. A la inverse, el PDA es considerado una debitidad en ‘posiciones que posean el ca- ricter de un final” (Nimzowitsch), Hasta aqui llega a teora tradicional. y en lo Fundamental es corrects pero ¢: interesante examinarca50s del PDA cvando las damas estin ausentes. Pach- man nos brinda estos dos ejemplos: Botvinik Bronstein Match por el Cio. del Mundo (partida 15), Mosci 1951 Las negras poseen piezasrelativamente acti vas, aunque con pocas perspectvas posiivs. No pueden disputar la cailla-d6 (como debe- rian hacecl, por ejemplo, sie caballo-c5esti- vieraen cb, donde ..4c5y basta incluso ..o6 podrianjugarse en el momento oporcuno). De ese modo las blancas estén aqui cierameate tmejoc La siguiente jugada de as blancas no s6lo Dloquea el pesn- sino también amenaza D5. 10 Das! #47 11 D243 0.012 Des G8 13 Mp5 Ee8 14 Da3 Ahed3 15 Gd3 Wes 16.203 Bes 17 3 6 Pachman dice: “Un erortipico en ests po- siciones. Tras el cambio de dams las acgras sbandonan todas las posbilidades ticticas del medio juego ..". Mejor era 17..7DS, pues 18 WES Badd 19 WehS QahS 20 Rd Be? brine da bastante coatajuego, PEON DAMA AISLADO 65 18 Gixg6 hxg6 19 Hadi Zed 20.3 (D) ‘Aguserecomendé 20..2x4421 Bxd4 Reds 22 Gxd$ e823 £3 con so ligera ventajade las blancas. Esto pone en evidencia un tema so- bre el PDA: en ausencia de una segunda debili- dad, resulta con frecuencia imposible para el 11 bando que juega contra el aslado,transformar en vitora su venaja en el final. La presencia de una posicin de reserva todavia defeadible (cuando las cosas van mal) e5 una de las razo- tes acerca de por qué las posiciones con PDA son aia bastante respeables en determinadas apermuras. 21 Ded 48 22 Bd3 O18 23 Hdl e724 PM a7 25 gS 06 26 bd 18 27 Ded es @ Aqui Botvinikeché por tierra los frutos de su labor con 28 £4? Ket, donde no pudo encontrar nada mejor que 29 £5 He5 30 £f4 Zes 31 Bes e532 Red Hod 33 e5 thet En vez de e30, 66 28 Six{6!yxf629 (4 ZS 30c4 Bxd$ 31 Dds inabria ganado, en vista de 31.26 32 Dx" Ehh$ 33 Det Re7 34 Zxd8 Sxd8 35 Sxd8_ Rxd8 36 Se?, ete. O'Kelly ~ Euwe Amsterdam 1950 ‘Una posicién que viene del Givaco Piano. La titima jugada de las negras, 13.86, fue ‘ealizada en la suposicién de que Ia desaperi- cid de las damas favorecerta al bando que jue- ‘ga contra el ped aistado (como en el ejemplo anierin). Pero esta posicién demuestra que et cxpacio, la actividad, y los puntos fuertes (en este caso para los cabalos, en e5 y€5) son ven- ‘ajas importantes hasta en posiciones algo si- pliticadas: 14.23 Wxb3 15 Oxb3 £65 16 Des Qb4 17 Back 17 DfT Beds 18 D6 D2 es poco claro. 17...Ded5 18 6! b5 19 LxdS exdS 20 Dc6! Dxc6 21 Txe6 Hes En este momento, se acordé el empate, pero andliss posteriores(citados por Pachman) de- mostraren que las blancas tienen gran venta Una variate critica, por ejemplo, seria 21. fe8 22 ExaSt Exe8 23 £3 Zel+ 24 M2 Eo 25 Bes Hxb2+ 26 hg g5 27 HoT g7 28 Heal amenazando Zb7 coa ventaa dcisiva. Para fi- naliza, la columnas abiertas de las negras y el punto fuerte 5 resultaron més valiosas que la Aebilidad en di: y de hecho, 13.8706 es consi- ‘derada ahora como inferior. Podefamos concluir on justicia que no existen reglas absolutas sobce la simplifcacién en las posiciones con LOS SECRETOS DE LA ESTRATEGIA MODERNA EN AJEDREZ PDA; tenemos que emplear nuestro mejor jui- cio y tomar en cuenta las caracteristicas de cada posicién, EI entorno moderno del PDA {Cémo esté considerado el PDA en ta actali- dad? Para comenzar, han desaparecido todas esas peleas sobre si ese ped es fuerte o débil. ‘Afirmaciones como las de Nimzowitsch citadas anteriormente (de La préctica de mi sistema) ‘no s6lo son intolerables, sino también irele- vantes en elentomno del ajedrez actual, EIPDA todavia aparece en muchas varantes slides que ‘ndudablemente resultanjugables; peo también hha demostrado ser una propuestaarriesgada en ‘ours posiciones, antiguamente convencionales. Et hecho es que nadie ms tiene cuidado si es ‘bueno © malo poseer un peda dama aislado; s6lo se tiene cuidado sobre hasta dénde es bu ‘800 malo ua determinado peda, en una posicién specifica. Estoes parte dela “independencia a las reglas’y la aproximaciéa analitca conereta (que discuiremos extensamente en Ia pate 2. Secé itl enumerar unas pocas de las posicio- nes mas comunes con pedn dama aistado en el ajedrez modemo, y ver en qué forma difieren: £1 Gambito Dama Aceptado En el Gambito Dama Aceptedo, muchas va- Fiamteslevan aposicionesde PDA. Unaque me ‘esult6 muy interesante surge después de I d4 5 2.4 dred 3 DAS O16 403 26 5 Bact 5 6 0-0 267 24312, Esta es una retirada sofisticada que se anticipa ala pérdida de tiempo que sigue 4 .bS, que ahora podria sec eespondida median- te ad. Las blancas también quieren jugar dxcS y 4 en muchas variantes, asi que las negras nor- rmalmente crean un PDA mediante 7..cxd4 8 ‘exd4. Una varantetipica es 8.227 9 D3 0-0 10 29505 (D). Ahora en lugar de los tradicionales intentos de atacar mediante Zel, 0 We2 seguido de Rfdi, las blancas apuntan drectamente al flan- codsma mediante 11 Sel 6712 2x16! 2x16 13 De (apuntando a 5) 13...245 14 Se5 con ventaja;o bien IL a6 b4 12 Det (12 Dbl, con idea de Dbd2-03-c5 0 Dbd2-ch, ambién es muy prometedora) 12.267 13 Oxf6+ 2x16 14 Rxf6 Bus 15 De5 Wes 16 23.con veatsja, dado que 16...06 se puede responder con 17 LA EVOLUCION DEL PEON DAMA AISLADO or xc6 (0 17 Led Dees 18.2367) 17.216 18 Bxh7+ (andlisis de Eingorn). Esta variante ilustra dos teadencias particu Jarmente modemas: [a predisposicién para re- troceder antes que desarvollar (mediante 243, ‘que ademas cobra fuerza fuera de lacasillacla- ):y la predisposicién para jugar con PDA incluso hasta en posiciones simplificadas (ver las variantes de cambios en £6). Tambiéa, ve- ‘mos aqui ua ejemplo en el cual la movilidad del PDA no resulté un tema importante pero el es- pacio. y brindar apoyo alas caslls circundan- tes s{o fueron bastante. Globalmente, este €s tua ejemplo de PDA ‘seguro’, ya que, aunque las blancas consigan o 10 veataja, no debiera significa Ia derota de ls oegra. Francesa Variante Tarrasch Keene sedala que Tarrasch tenia tanto afecto pot los peones dama aislados que abandons Gugando con las blancas) la varante dela De- fensa Francesa que ain boy eva su aombre, por ejemplo, 1 e¢ e6 2d4-d5 3 2. Ensus nots al ‘match Tarrasch-Walbrodt, partida 8, Nurem- berg 1894, comenta sobre 3 Ad2: “el método correcto de juego que aqui Walbrodtelige. eft (a completamente osa jugada: 3..c5! 4 exds exdS!..", Su razonamiento es que las blancas pronto tendrin que conceder alas negras el te- tmido PDA, tanto después de dxc5 como de exd6, Sin duda, en Ia actualidad las aegras practi- ‘can regularmente esta variant, pro el tema 00 i 3 D2 est “refutada’; mas bien: ZES la ventaja de las blancas de naturaleza formal. 0 se sispersa en una tempranaigualdad o en ua final ‘ablas? Una vez més, Kitpor brinda algunas consideraciones moderas en favor de las blan- cas, ganando en su carrera hermosas batallas técnicas: aunque més tarde, €l prefiriera 3 D3. como arma principal contra la Francesa. Ea ri opinién, este es un caso “de aivel interme- dio’ parae! PDA.cnel cual un sofisticadojuga~ dor de piezas blancas conseguiré neutralizar la actividad de las negras, pero tendré grandes di- ficultades para conseguir el punto entero, ia- cluso para coaservar una ventaja permanente. ‘Un tema relevant es que la gran mayoria de os finales estindar son tablas ain aquellos coa ua solo caballo blanco contra el alfil ‘malo’ de las negras. Cualesquiera fuesen las razones, esta variante sin dudaconduce a un alto porcentaje de empatcs. ‘Veamos unas pocos fragmentos para tener nocién de los temas: |e4 26 2d4.d5 3 O25 4 exd5 exdS 5 Dgf3 D6 6 LS R46 7 dxcs x05 8.263 £46 90-0 ge? 10 Bel 0-0/0). men eee gaee oe a) 1 243 b6 1243 BE5 13 £4217 207 14 Rc3 BAG 15 DS (15 Axf5 Rxf5 16 Adds ‘Bed 17 Qacb bxc6 18 Be5 =) 15.2061 16 247 d4! (jEl deseo de expansia! Cuando las rnegras consiguen delimitar el teritoio de ma~ nera segura, debian estar bien) 17 Sd2 Bd8 18 Del? (con idea de ira 43, pero omite un de- tall tictico; 18 We2 247 sélofavorece ligera- mente alas negras)18..3! 19 We2 (19 e3, dxe3 20 Bxd6 exf2+ 21 Ph? Bxd6 22 eB+ h7 es igualmente bueno para las negras) 19..