P. 1
Arturo Borja - Para mi tu recuerdo

Arturo Borja - Para mi tu recuerdo

|Views: 45.701|Likes:
Publicado porA-Dolcino
Poesía ecuatoriana / Modernismo / Generación Decapitada
Poesía ecuatoriana / Modernismo / Generación Decapitada

More info:

Published by: A-Dolcino on Feb 05, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/10/2015

pdf

text

original

Poesía ecuatoriana ARTURO BORJA (1892-1912)1

PARA MI TU RECUERDO

Para mi tu recuerdo es hoy como la sombra del fantasma a quien dimos el nombre de adorada… yo fui bueno contigo. Tu desdén no me asombra, pues no me debes nada, ni te reprocho nada. Yo fui bueno contigo como una flor. Un día del jardín en que solo soñaba me arrancaste; te dí todo el perfume de mi melancolía, y como quien no hiciera algún mal me dejaste… No te reprocho nada, o a lo más mi tristeza, esta tristeza enorme que me quita la vida, que me asemeja a un pobre moribundo que reza a la Virgen pidiéndole que le cure la herida.

1 ARTURO BORJA (1892 - 1912) Nació en la ciudad de Quito, rodeado de un viejo prestigio familiar. Sobre todo su padre, el doctor Luis Felipe Borja, jurisconsulto eminente. Había en el hogar una atmósfera liberal. Un problema en el ojo lo llevó de viaje a París para su tratamiento. Volvió a Quito con un sentido espiritual diferente. En el propio idioma de ellos pudo leer a Baudelaire, Lautreamont, Verlaine, Mallarmé y Rimbaud. Hay que darse cuenta de lo que eso significaba. Simbolismo y parnasismo le reclamaron lo más escogido de su natural vocación de poeta... Arturo Borja apenas tenía quince años cuando escribió sus primeros poemas. Se sentía prematuramente desengañado. En los momentos de sus tempranas reflexiones confesaba: "Mi juventud se torna grave y serena como -un vespertino trozo de paisaje en el agua". En otras ocasiones invocaba a la locura, la "Madre locura", como libertadora del tedio, y a la melancolía- "Melancolía, Madre mía!"-, que es renunciamiento y laxitud. Pero en los instantes de mayor crispación interior exclamaba, como en "Vas Lacrimae": "La vida tan gris y tan ruin - ¡La vida, la vida, la vida!". O se quejaba de las amargas vulgaridades del medio nativo, como en su "Epístola a Ernesto Noboa Caamaño", prosaica pero sincera muestra de su inadaptación a la realidad. O, por fin, dejaba ver su decisión misma de ir pronto a la muerte: "Voy a entrar al olvido por la mágica puerta - que me abrirá ese loco divino: Baudelaire!". Y aquella urgencia en verdad se cumplió: Borja murió cuando apenas contaba veinte años de edad. A ello obedecen la brevedad y las imperfecciones de su producción lírica, recogida de manera póstuma en la "Flauta de Ónix". Pero la nota del refinamiento y la vibración sentimental se deja advertir en buena parte de sus versos. En algunos de ellos es tan expresiva la queja, que fácilmente se han incorporado al cancionero popular. Tal el caso de los versos de "Para mí tu recuerdo..." En otros, como en los de "primavera mística y lunar", lo evidente es una seguridad mayor sobre los inasibles elementos de lo poético: el tema de mayo florido y devoto se ha tratado con un juego deleitoso de imágenes y musicalidad.

1

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->