Está en la página 1de 1

LMPARA MGICA

La primera lmpara mgica, siglos antes de las Mil y una noches, desconcert
mucho a su primer dueo. Cmo usarla? Cmo despertar al genio?
Cuntos deseos era posible pedir? El vendedor del bazar no tena la menor
idea. Es un objeto novedoso, explic. Parece que brota humo y que luego
se oye una voz Pero no s mucho ms. El primer dueo de la primera
lmpara mgica, despus de desembolsar por ella cien monedas de oro, pas
largusimos das tratando de que funcionara. Como es lgico (como es lgico
en los cuentos), encontr la solucin de casualidad, cuando menos lo
esperaba, limpindola, frotndola para quitarle los dedos y otras marcas
estampadas al cabo de mil y un intentos y de mil y un desengaos. El genio
apareci, entonces, algo nervioso porque tambin para l era la primera vez.
El primer dueo de la lmpara y el genio de la
lmpara se miraron, un buen rato, sin saber muy
bien qu hacer. La Literatura no haba inventado
an eso de qu desea usted, mi amo?, ni eso de
soy el genio y he de concederte tres deseos.
Peor an, el mismo genio ignoraba si los deseos
que al parecer l poda hacer realidad tenan
alguna clase de lmite o si, en cambio, todo estaba
permitido. Cuesta decir quin tuvo la idea: si el
primer dueo de la lmpara, si el genio, si los dos
en simultneo. El caso es que el primer deseo (el
tan apreciado manual de instrucciones) fue
tambin la solucin que hizo posible ms deseos
en el futuro.

EDUARDO BERTI