Está en la página 1de 25

El templo Wat Pa Maha Chedi Kaew, en la

provincia tailandesa de Sisaket, realmente nos


sorprende con su diseño, ya que el mismo fue
construido con botellas de vidrio.
Construido con más de un millón de botellas de
cerveza de las marcas Heineken -de color verde- y
Chang -de color marrón-, las preferidas en la zona, se
empezaron a utilizar el año 1984 para decorar las
celdas de los monjes, y con el tiempo, al ir recibiendo
cada vez más y más, pudieron levantar otros edificios,
como una pagoda, la sala de ceremonias o los aseos.
Las chapas tampoco se desperdician, ya que se
utilizan para decorar murales.
Este particular templo fue levantado a unas 400 millas
al noreste de Bangkok, en la ciudad de Khun Han,
cerca de la frontera camboyana.
Durante su construcción los monjes budistas
decidieron reunir tal cantidad de botellas de vidrio
como un ejemplo de reciclaje útil, y para ello
movilizaron a los habitantes de la zona en una
operación de limpieza que culminó en este singular y
exquisito templo donde se refleja maravillosamente
el sol de tailandés