Está en la página 1de 15

El sueño de Max Cuento colaborativo

Esta historia ha sido posible gracias a la colaboración de los alumn@s


de 4º curso de Primaria de los Colegios:

*CEIP Sa Graduada de Ibiza


*CEIP Pràctiques I de Lleida
*CEIP Ciudad de Columbia de Tres Cantos -Madrid-
*CEIP Josefa Amar y Borbón de Zaragoza

El primer paso fue crear un personaje. Cada Colegio ideó un


protagonista y así surgió esta pandilla tan especial.
Más tarde vino la elaboración de la historia que comenzó en Ibiza,
tomó impulso en Lleida, se complicó en Madrid y acabó en Zaragoza.

Aquí os presentamos la primera aventura de estos personajes que se


han hecho amigos de todos nosotros a través de esta historia.

2
El sueño de Max Cuento colaborativo

CAPÍTULO I

Hoy para JORGE es un día especial. Son las ocho de la mañana y


suena el despertador. Se levanta corriendo porque hoy es el último día
de clase antes de las vacaciones de Navidad.

Con prisas, como siempre, Jorge empieza a vestirse: camiseta roja,


pantalón deportivo de color verde, zapatillas. Con su cara risueña,
alegre e inquieto como siempre sale corriendo de su casa, un poco
desaliñado y despeinado.

Cuando Jorge llega al colegio se encuentra en el patio con su mejor


amigo MAX. A veces Jorge está triste, pero pasa mucho tiempo con su
amigo Max y de él ha aprendido que no hay que estar triste y que una
amistad es para toda la vida.

Al subir a las clases ya oyen por el pasillo al amigo de todos, ROCO,


que vive en el colegio y vigila las clases con sus grandes ojos saltones;
siempre muy risueño, con su cabeza de pantalla de ordenador y
saludándonos con palabras bonitas. Nos saluda estirando sus grandes
brazos ya que es medio ordenador, medio robot y muy humano.

Roco pasea por los pasillos y entra en las clases para ver cómo se
comportan, si se comportan bien no dice nada y si están mal corrige.
Sobretodo le preocupa una clase de cuarto que es super-charlatana.

Y Roco nos dice:


 ¡ A veces me marean con sus gritos!

3
El sueño de Max Cuento colaborativo

Max es el compañero de pupitre de Jorge, es un chico muy


simpático y alegre y a los dos les gustan las aventuras, siempre sueñan
con algún día montar en una nave espacial, hacer un viaje misterioso,
grandes recorridos a caballo… Es amigo de Jorge y amigo de todos y su
lema es:
“Ayudar a que los enemigos sean amigos de sus enemigos”.

Después de terminar en silencio las actividades de la clase de lengua


castellana empezamos a escuchar a Roco por el pasillo que entre risas
cada vez más fuertes va diciendo:
-¡Qué contento estoy! ¡Qué contento!

Se abre la puerta de nuestra clase de cuarto, apareciendo la jefa


de estudios con su negra melena rizada, también muy sonriente,
acompañando a una niña alta, de ojos azules, pelo rubio, boca pequeñita
y unos bonitos pendientes en forma de estrella colgando de sus
normales orejas.

Roco habla para decirnos que tenemos una nueva compañera, que su
nombre es ARES. La jefa de estudios con su ritual de siempre nos
dice:

4
El sueño de Max Cuento colaborativo

 “Espero que la ayudéis en todo, es recién llegada y todavía no


tiene amigos y deseo que todos seáis sus amigos”.

A continuación, Ares se quedó en la clase donde la profesora le dijo:


- Por qué no te presentas, nos indicas cúal era tu colegio anterior, la
asignatura que más te gusta, tus juegos preferidos.
Ares contestó:
 ¡Vale Yo soy Ares. Del colegio no tengo ganas de hablar. Pero, si
que os quiero decir algo… ¡Conozco a una maga!

5
El sueño de Max Cuento colaborativo

CAPÍTULO II

Los tres amigos estaban tan intrigados con la llegada de la chica


nueva que, a la hora del patio la fueron a buscar.
La encontraron sentada en las escaleras, comiendo tranquilamente su
bocata de chorizo.
- ¡Hola !- le dijo Jorge.
- ¡Hola ! – contestó Ares.
Los tres se quedaron mudos, pero Max le dijo:
 Oye, que sepas que puedes contar con Jorge y conmigo para todo.

Ares se sintió mejor sabiendo que ya tenía dos amigos. Y se pusieron a


hablar, pero enseguida Jorge dijo:
 !Ares! Si lo que dijiste en clase es verdad, dinos, ¿cómo se llama
la maga?
 Tina – contestó Ares muy convencida.
 ¿Y, hace magia? ¿A qué jugáis? ¿Te enseña trucos?
¿Te ha convertido alguna vez en rana?...

No se acababan nunca las preguntas. Por suerte para Ares sonó el


timbre: ¡Riiiiiiiiiiiiiiiiiiiing!

Ares les dijo que les invitaba aquella tarde a merendar en su casa y les
explicaría cosas y aventuras de ella y de su amiga Tina, pero con la
condición de que no hablaran con nadie más del tema y que guardaran
el secreto.

Subieron del patio, y al llegar a clase todos estaban hablando, hasta


que llegó Roco con unos papeles en la mano para dárselos al profesor,
ya que tenía que repartirlos antes de las cinco de la tarde.

Roco exigió silencio con mucha prisa. Estaba muy nervioso y gritaba. Y
eso no era habitual en él. ¿Qué le pasaba? ¡Qué raro!

6
El sueño de Max Cuento colaborativo

Aquella tarde al salir del “cole”, la mamá de Ares la estaba esperando.


Era su primer día en la nueva escuela y su madre estaba algo
preocupada. Cuando vio salir a su hija sonriendo y acompañada de Max
y Jorge, pensó que Ares se lo había pasado bien.
Ares le dijo:
 Mamá, ¿a que puedo invitarlos a merendar y a jugar en casa ?
La mamá le dijo que sí.
Al llegar a casa, prepararon unos zumos de naranja, pan con chocolate
y pan con queso y fueron a la habitación de Ares.

Max y Jorge estaban impacientes por conocer las aventuras de Tina


y Ares, pero antes hablaron un poquito de Roco, ya que estaban muy
extrañados de haberlo visto tan nervioso. Ares les dijo que hablaría
con Tina para ver si podía saber qué le pasaba y, quizás, poder
ayudarlo.

Después, les explicó que, una noche de verano, había ido al Valle de
Ordesa con Tina cuando todavía no era maga, y que pasaron la noche en
una tienda de campaña. El viento movía los árboles con mucha fuerza y
pasaron mucho frío. Se oía el agua de las cascadas y los animales
pasaban muy cerca haciendo ruidos extraños.

7
El sueño de Max Cuento colaborativo

Como no podían dormir, buscaron una cueva para acabar de pasar la


noche y, cuando la encontraron, entraron y, allí, vieron una luz muy
intensa con mil millones de colores que les impresionó mucho.

Como Tina era muy atrevida se acercó y la tocó. Entonces un rayo de


luz todavía más intenso teletransportó a Tina, la elevó al techo de la
cueva, allí permaneció unos instantes, mientras Ares le gritaba:
- Tina, Tina…!!! Baja, baja ahora mismo. No me gusta esta broma…
Y, de pronto, desapareció la luz y Tina quedó en el suelo, inconsciente.
Mientras Ares explicaba esta aventura, Max y Jorge, ni pestañeaban.

Ares continuó diciendo que desde aquel día Tina ya no fue la misma.
¡Tenía poderes !. Ahora era MAGA, y por esto podría ayudar a Roco si
es que tenía algún problema.

8
El sueño de Max Cuento colaborativo

CAPÍTULO III

Ares contactó con Tina telepáticamente y, al instante, apareció.


Max y Jorge se quedaron pasmados al ver que había aparecido con
tanta rapidez. Tina, muy tranquila, preguntó por qué le habían llamado.

Ellos le contaron el problema que les preocupaba con relación a su


amigo Roco: estaba nervioso, chillaba mucho, estaba intranquilo… Tina,
mediante un hechizo, también transportó a Roco a casa de Ares.

Nada más verle supo lo que le pasaba y le dijo:


 Cuando te construyeron unos magos, te implantaron un chip
especial. ¿Te acuerdas cuando el otro día se rompieron las cañerías?
Tú te mojaste cuando las fuiste corriendo a arreglar, y eso dañó un
poco tu chip.

 Solamente lo pueden arreglar cuatro magos que sean buenos


amigos y, además personas de buen corazón.

9
El sueño de Max Cuento colaborativo

Tu chip debería arreglarse enseguida porque si no se cambia pronto


afectará a todos tus circuitos y acabarás perdiendo el control.

Roco se quedó impresionado de la sabiduría de Tina y a la vez


preocupado porque no sabía cómo se iba a poder resolver esa situación,
pero casi inmediatamente la pequeña maga les preguntó que si
confiaban en ella. Los cuatro amigos respondieron que sí, aunque a
Roco le salió un tremendo grito que no pudo controlar.

Tina los teletransportó al bosque, buscaron la cueva y entraron


con mucho cuidado.

De pronto apareció una luz intensísima… Jorge, Max y Ares se


sintieron atraídos por la luz, se acercaron a ella y la tocaron. En ese
mismo momento… notaron una fuerza interior y……………… ¡¡se
convirtieron en magos!!.

Era una sensación muy extraña, entre feliz y angustiado.


Pero de repente Roco salió corriendo y todos corrieron detrás de él.
Estaba lloviendo. Al darse cuenta de que Roco estaba perdiendo todo
el control e intentar alcanzarle, Max descubrió que tenía

10
El sueño de Max Cuento colaborativo

supervelocidad, Tina puso un campo de energía sobre Roco (para


protegerle de la lluvia) y Ares, que no sabía controlar sus poderes, en
vez de de pararle…, le congeló.
¡ESTO FUE UN GRAVE ERROR!
Jorge se puso muy nervioso, tan nervioso que todos sus poderes se
centraron en uno: ¡La SUPERFUERZA!
Dio un salto enorme y un puñetazo en el suelo y Roco … se cayó. Tina
aprovechó para descongelarle.

11
El sueño de Max Cuento colaborativo

CAPÍTULO IV

En medio de toda aquella confusión, Tina decidió dar un gran grito a


todos, para intentar poner un poco de orden.

-¡¡ Todos quietoooos!! – chilló enérgicamente.


En aquel mismo instante Max, Ares, Jorge y hasta Roco ( recién
descongelado y todavía perturbado) se quedaron paralizados
observando a Tina, todavía roja por el esfuerzo.

Ella les explicó que ser mago no era una tarea fácil, debían de ser muy
responsables, conocer cada uno su poder y además llegar a
controlarlo.
Para ello era imprescindible realizar un duro entrenamiento personal,
si no podría ocurrir cualquier tipo de catástrofe.
Todos escucharon atentamente sus explicaciones y comprendieron
cuánta razón tenía.
Por ello, les condujo a un campo secreto de entrenamiento intensivo
para magos novatos.
Max realizaba pruebas de control de velocidad; en poco tiempo
aprendió la intensidad que debía aplicar en cada ocasión.
A Ares le costó un poco más manejar la temperatura del agua. Cuando
quería beber agua fría, le salía tan caliente que se podía hacer un té en
su boca y cuando necesitaba agua caliente para ducharse solo
conseguía unas hermosas estalactitas que lo dejaban congelado.

Jorge aprendió cuánta fuerza debía aplicar en cada ocasión, no era lo


mismo coger una varita mágica, que mover una estantería repleta de
libros de conjuros.
Roco se recuperó de su congelación y esperaba pacientemente a sus
amigos y así poder reparar su chip dañado.

12
El sueño de Max Cuento colaborativo

Además todos juntos debían de realizar una buena acción; así que
llegado el momento se elevaron todos por los aires hasta que
descubrieron un gran incendio en el bosque.

Ares comenzó a proyectar chorros de agua mientras Jorge


rescataba a todos los seres vivos que divisaban, Max a toda velocidad
construía cortafuegos al tiempo que Tina paraba el aire y con las
nubes formaba una gran tormenta de agua que terminó de apagar los
últimos rescoldos que quedaban.

13
El sueño de Max Cuento colaborativo

Al finalizar su misión regresaron muy satisfechos a la Escuela de


Magia donde les esperaba el Mago Supremo, el cual, les entregó un
chip especial para Roco, en reconocimiento a su buena labor.

Tina les teletransportó a todos nuevamente a la cueva donde cambiar


el chip a Roco.

De repente, Max escuchó un grito de la jefa de estudios:


 ¡Max ¡ ¿Otra vez con tus fantasías? ¿Te has vuelto a quedar
dormido encima de la mesa?-
Se despertó sobresaltado mirando a su alrededor dándose cuenta de
que todo había sido un sueño.

La jefa de estudios continuó:


Como os decía chicos, os presento a una nueva alumna que se llama
Ares, espero la tratéis como buenos compañeros.

Ares miró a Max y le guiñó el ojo…

FIN

14
El sueño de Max Cuento colaborativo

Este cuento es parte del proyecto Aprender a aprender lenguas


que une a los colegios:
*CEIP Sa Graduada de Ibiza
*CEIP Pràctiques I de Lleida
*CEIP Ciudad de Columbia de Tres Cantos -Madrid-
*CEIP Josefa Amar y Borbón de Zaragoza
Y ha sido posible gracias al programa ARCE del Ministerio de
Educación.

15

Intereses relacionados